Francisco Gracia's scientific contributions

Citations

... Tal como os autores que têm vindo a estudar a região, não posso deixar de notar a dissemelhança observada entre esta margem do Guadiana e a esquerda, onde esta tipologia de povoamento parece estar ausente quer em território português, quer na Extremadura espanhola. Motes et al. 1986Motes et al. , 1987Celestino 1991Celestino , 1992Celestino , 1994Celestino , 1995Celestino , 1997Celestino e Jiménez Ávila 1993, 1997Celestino e Martín 1996), inexistentes na margem direita. Não quero também deixar de recordar que o melhor paralelo para a situação verificada no Alentejo Central é aquele que se verificou na região de Ourique, onde se documentou, na mesma época, Anejos de AEspA XLVI ANA MARGARIDA ARRUDA 308 El horizonte post-orientalizante del valle medio del Guadiana presenta, en lo que a modelos de poblamiento y organización social se refiere, fuertes diferencias con respecto a las zonas que lo rodean por el sur, este y norte áreas ocupadas respectivamente por el mundo turdetano e ibérico y por un novedoso e interesante horizonte cultural que comienza a bosquejarse en la actual provincia de Cáceres. ...
... Sin embargo, la progresiva asunción de la tumba como opción contextual preferente para la investigación llevó a anclar la datación del tesoro en los ss. VII-VI a.C. (Blanco Freijeiro, 1956;Maluquer, 1970;Blázquez, 1975;Almagro Gorbea, 1977;Aubet, 1977Aubet, -78, 1984Perea, 1991, etc.). ...
... En Castellón prácticamente se desconocen yacimientos datados en este siglo cuarto, tan solo podemos indicar la presencia de algunas piezas áticas de importación pertenecientes al siglo IV a.C., es el caso de la necrópolis de Orleyl de Vall d'Uixó (Aranegui, 1981), o la crátera del Castell de Almenara (Trías, 1966). La estratigrafía del yacimiento de la Moleta del Remei en Alcanar, que tal y como hemos indicado se ubica en el marco geográfico del llano litoral septentrional de Castellón, nos señala una continuación de la producción cerámica ibérica, así como un mercado cerámico de importación que empieza a desplazarse hacia la Magna Grecia, perdiendo el mercado púnico (Gracia, Munilla, Pallarés, 1989;Pallarés, Gracia, Munilla, 1985), todo ello durante el Ibérico pleno de los siglos IV a.C. Pero si escasos son los datos referidos a esta cuarta centuria, más escasos aún son los de la centuria siguiente. ...
... En un treball anterior vam efectuar un assaig per relacionar les amplàries dels murs amb l'alçada teòrica dels sostres, conjuntament amb la potència dels nivells d'enderroc dels diferents sectors ( Aguilella et al. 2004Aguilella et al.-2005). En aquell treball, aplicant algunes de les fórmules publicades per a l'anàlisi arquitectònica ( Gracia et al. 1994;Gracia, Munilla, 2004) s'observava com els sectors de major altura interior eren aquells situats al nord del carrer 12, qüestió que es correlacionava amb la potència dels enderrocs. Els sectors 13, 19 i 24 (i possiblement el 28) per contra, presentaven teòricament una coberta situada a menor altura, i conseqüentment sòcols més estrets i nivells d'enderrocs menys potents. ...
... En este sentido, hay que tener en cuenta la importancia que adquieren en todas las sociedades pre-industriales, los rituales relacionados con los cambios de estación (rituales vinculados a los ciclos lunares: solsticios y equinocios), un hecho que a través del filtro de la cristianización refleja todavía nuestro calendario actual (Navidad/ Semana Santa/ San Juan/ San Miguel) (Ruiz-Gálvez 2005: 256). Es de suponer, que este tipo de festivales y prácticas rituales ancestrales vinculadas al ciclo agrícola fueran las que vehicularan las relaciones de la comunidad y permitieran reafirmar el entendimiento social, pues durante el bronce final-primera edad del hierro, la ideología responde al patrón de una organización social de carácter familiar/gentilicio y las creencias estarían relacionadas esencialmente con el culto a los antepasados y con el ciclo agrícola (Lucas 1981;Gracia et al. 1994Gracia et al. , 1997Belarte y Sanmartí 1997;Moneo 2003). Además de la fertilidad de la tierra, estas prácticas debían invocar de manera implícita la fecundidad del grupo, la paz interna y la salud de la comunidad, unas funciones que a lo largo de la historia únicamente son propias de sacerdotes, chamanes y jefes religiosos, es decir de personajes iniciados que tienen un papel principal en el control de las creencias y en la orientación ideológica de la comunidad (Moneo 2003: 273). ...