Ambulatory group treatment for cocaine dependent patients combining cognitive behavioral therapy and motivational interviewing

Article (PDF Available)inPsicothema 23(1):107-13 · February 2011with30 Reads
Source: PubMed
Abstract
Psychological interventions in cocaine dependent patients have demonstrated efficacy. Remarkable approaches are Contingency Management (CM) and Cognitive Behavioral Therapy (CBT). Lack of treatment adherence is the most important limitation. Motivational Interview (MI) has been shown to be an adherence enhancer. The objective of this study is to evaluate retention and abstinence in a combined CM and CBT group treatment in patients who have reached maintenance stage according to Prochaska and DiClemente's transtheoretical model (1982). Therefore, a longitudinal study was carried out with cocaine dependent patients with or without concomitant mental health disease. A 12-session open group was conducted weekly. Nineteen patients were included (78.9% men, mean age 36.6 years), 95% consumed intranasally and 47% had another psychiatric comorbidity. Treatment retention was 84%. During treatment and the first month of follow-up, all patients remained abstinent whereas at three months, 3 patients relapsed. These data confirm that using combined CM and CBT group therapy in cocaine dependents undergoing maintenance treatment enhances adherence and is effective to achieve abstinence.
El consumo de cocaína en España ha ido incrementándose en
los últimos años, ocupando actualmente el primer puesto en Eu-
ropa (Observatorio Europeo sobre Drogodependencias, 2009).
Las estimaciones de prevalencia en nuestro país en el año 2009
situaron entre el 0,1 y el 3,1% el consumo de cocaína (Comisión
Clínica de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre
Drogas, 2008; Observatorio Europeo sobre Drogodependencias,
2009). Éstas han variado poco con respecto a los informes previos,
manteniéndose por encima de la media europea. Debido al mante-
nimiento, e incluso incremento de las tasas de consumo de cocaína,
se han planteado tratamientos multidisciplinares para abordar y pa-
liar las consecuencias psicológicas, físicas y sociales que conlleva
el abuso y la dependencia de cocaína.
Los estudios han mostrado que las intervenciones psicosociales
son los tratamientos más e caces en personas dependientes de co-
caína (Dutra et al., 2008; Mendelson y Mello, 1996; Vocci y Mon-
toya, 2009). Sin embargo, hasta la actualidad no existe consenso
sobre cuál de dichas intervenciones es más e caz (véase tabla 1).
Investigaciones recientes apuntan hacia una gran heterogenei-
dad entre los pacientes dependientes de cocaína y la posibilidad de
que determinadas intervenciones puedan tener efectos diferencia-
les en función de características más homogéneas relacionadas con
el consumo (Stulz, Gallop, Lutz, Wrenn y Crits-Christoph, 2010).
Según los datos actuales, la Terapia de Conducta [TC] y la Te-
rapia Cognitivo Conductual [TCC] son las intervenciones que han
reunido mayor número de evidencias empíricas. Hay diversos es-
tudios que demuestran que la TCC es e caz en el tratamiento para
Psicothema 2011. Vol. 23, nº 1, pp. 107-113 ISSN 0214 - 9915 CODEN PSOTEG
www.psicothema.com Copyright © 2011 Psicothema
Fecha recepción: 12-2-10 • Fecha aceptación: 30-6-10
Correspondencia: Lidia Sánchez Morales / Carlos Roncero
Servicio de Psiquiatría
Hospital Universitario Vall d’Hebrón
08035 Barcelona (Spain)
e-mail: lidia.sanchez.morales@gmail.com / croncero@vhebron.net
Tratamiento ambulatorio grupal para dependientes de cocaína
combinando terapia cognitivo conductual y entrevista motivacional
Lidia Sánchez
1
, Sira Díaz-Morán
1,2
, Lara Grau-López
1
, Áurea Moreno
1
, Francisco José Eiroa-Orosa
1
,
Carlos Roncero
1,2
, Begoña Gonzalvo
1
, Joan Colom
3
y Miguel Casas
1,2
1
CAS Vall d’Hebrón. Servicio de Psiquiatría. Hospital Universitario Vall d’Hebrón,
2
Departamento de Psiquiatría. Universidad Autónoma
de Barcelona y
3
Generalitat de Catalunya. Departament de Salut. Subdirección General de Drogodependencias
Las intervenciones psicológicas en pacientes con dependencia de cocaína han demostrado ser e caces,
destacando el Manejo de Contingencias y la Terapia Cognitivo-Conductual [TCC], siendo la falta
de adherencia la limitación más importante. La Entrevista Motivacional [EM] mejora la adherencia.
El objetivo de este estudio es evaluar la retención y abstinencia con tratamiento combinado de EM
y TCC grupal en pacientes cocainómanos que han alcanzado el estadio de mantenimiento según el
modelo transteórico de Prochaska y DiClemente (1982). Para ello se realizó un estudio longitudinal,
en dependientes de cocaína con o sin trastorno mental concomitante. Se realizó un grupo abierto de
12 sesiones con periodicidad semanal. Se incluyeron 19 pacientes (78,9% hombres, edad media 36,58
años), el 95% consumía vía intranasal y el 47% tenía otra comorbilidad psiquiátrica. La tasa de retención
fue del 84%. Durante el tratamiento y el primer mes de seguimiento todos los pacientes se mantuvieron
abstinentes, mientras que entre el primer y tercer mes de seguimiento tres pacientes recayeron. Los
datos avalan que el tratamiento combinado de EM+TCC para dependientes de cocaína en estadio de
mantenimiento mejora la adherencia y es e caz para mantener la abstinencia.
Ambulatory group treatment for cocaine dependent patients combining cognitive behavioral therapy and
motivational interviewing. Psychological interventions in cocaine dependent patients have demonstrated
ef cacy. Remarkable approaches are Contingency Management (CM) and Cognitive Behavioral Therapy
(CBT). Lack of treatment adherence is the most important limitation. Motivational Interview (MI) has been
shown to be an adherence enhancer. The objective of this study is to evaluate retention and abstinence in
a combined CM and CBT group treatment in patients who have reached maintenance stage according to
Prochaska and DiClemente’s transtheoretical model (1982). Therefore, a longitudinal study was carried
out with cocaine dependent patients with or without concomitant mental health disease. A 12-session
open group was conducted weekly. Nineteen patients were included (78.9% men, mean age 36.6 years),
95% consumed intranasally and 47% had another psychiatric comorbidity. Treatment retention was 84%.
During treatment and the rst month of follow-up, all patients remained abstinent whereas at three months,
3 patients relapsed. These data con rm that using combined CM and CBT group therapy in cocaine
dependents undergoing maintenance treatment enhances adherence and is effective to achieve abstinence.
LIDIA SÁNCHEZ, SIRA DÍAZ-MORÁN, LARA GRAU-LÓPEZ, ÁUREA MORENO, FRANCISCO JOSÉ EIROA-OROSA, CARLOS RONCERO, BEGOÑA GONZALVO, JOAN COLOM Y MIGUEL CASAS
108
conseguir y mantener la abstinencia en pacientes dependientes de
cocaína (Carroll, 2001; Carroll et al., 2004). Respecto a las TC
basadas en el condicionamiento operante, el Manejo de Contingen-
cias [MC] ha resultado e caz tanto en pacientes con dependencia
de cocaína (García-Rodríguez, Secades-Villa, Higgins, Fernández-
Hermida y Carballo, 2008; Higgins y Silverman, 1999; Prender-
gast, Podus, Finney, Greenwell y Roll, 2006), así como en pacien-
tes con trastorno mental grave comórbido (Shaner et al., 1997). A
su vez, otras intervenciones dentro de los programas de manejo de
contingencias como la Aproximación de Reforzamiento Comuni-
tario sumada a la Terapia de Incentivo [CRA+TI] ha mostrado su
e cacia en la reducción del consumo en pacientes con adicción a la
cocaína (García-Rodríguez et al., 2009; Secades-Villa et al., 2007;
Secades-Villa, García-Rodríguez, Higgins, Fernández-Hermida y
Carballo, 2008).
Tras observar la e cacia de estas intervenciones por separado,
algunos estudios han analizado el efecto conjunto de ambos trata-
mientos (TCC+TC). Al comparar el MC, TCC, TCC+MC y trata-
miento médico estándar, se encuentra que el MC y la TCC son más
e caces que el tratamiento médico estándar; que sus efectos no
son aditivos; y que a largo plazo sus resultados son equivalentes y
superiores en e cacia al resto de tratamientos estudiados (Rawson
et al., 2002; 2006).
Una de las limitaciones en los estudios de salud mental es la
elevada tasa de abandono de tratamiento, siendo los pacientes con
trastornos por dependencia de sustancias los que presentan mayo-
res tasas de abandono en comparación con otros trastornos menta-
les (McNair y Corazzini, 1994; Sweet y Noones, 1989). Concreta-
mente, los pacientes con dependencia de cocaína abandonan más
el tratamiento que los pacientes consumidores de otras sustancias
adictivas (Dutra et al., 2008; Fishman, Reynolds y Riedel, 1999;
Veach, Remley, Kippers y Sorg, 2000). Algunos estudios encuen-
tran relación entre la tasa de abandono y la e cacia del tratamiento,
siendo la primera un factor pronóstico de recaída si no se completa
el tratamiento (Fernández-Hermida, Secades-Villa, Fernández-
Ludeña y Marina, 2002). Estos datos muestran la importancia de
diseñar intervenciones que disminuyan las tasas de abandono.
Una estrategia emergente para mejorar la adherencia al tra-
tamiento ha sido combinar las terapias empíricamente validadas
o sus componentes para compensar sus puntos fuertes y débiles
(véase tabla 2).
Una opción terapéutica que se centra principalmente en mejo-
rar la retención al tratamiento es la Entrevista Motivacional [EM]
(Miller y Rollnick, 2002), utilizando técnicas especí cas para tra-
bajar la ambivalencia y fomentar la motivación al cambio. Ésta ha
mostrado su e cacia en el tratamiento de Trastornos por Uso de
Sustancias, reduciendo el consumo de sustancias (Burke, Arkowitz
y Menchola, 2003) y aumentando la retención en el tratamiento
(Connors, Walitzer y Dermen, 2002; Secades-Villa, Fernández-
Hermida y Arnáez-Montaraz, 2004). Concretamente, se ha estu-
diado el efecto de esta técnica en pacientes dependientes de co-
caína (Carroll et al., 2006; McKee et al., 2007) y en dependientes
de cocaína con trastorno mental concomitante (Horsfall, Cleary,
Hunt y Walter, 2009) encontrando un aumento en la retención en
el tratamiento.
En dependencia de cocaína se ha estudiado la EM como trata-
miento previo a otras intervenciones: el MC o la TCC (Ball et al.,
2007; Rohsenow et al., 2004), mostrando e cacia en la reducción
del consumo en pacientes poco motivados inicialmente. También
se ha incluido en combinación: EM+TCC, aplicando sesiones pre-
vias de EM seguidas de TCC manteniendo el estilo EM (escucha
activa y re exiva, preguntas abiertas, reconocer y trabajar las resis-
tencias y fomentar la autoe cacia y la motivación al cambio, entre
otras). Comparando TCC con EM+TCC, la intervención combina-
da mostraba mayor retención en el período de seguimiento, aunque
no aparecieron diferencias en el consumo de cocaína (McKee et
al., 2007).
Tabla 1
E cacia de los diferentes tratamientos psicológicos
Autores Año N Intervención
Tratamiento
activo
(% analíticas
negativas)
Rawson et al. 2002 120
TCC
MC
TCC+MC
PMM
19,8%
30,3%
26,1%
11,0%
Secades-Villa et al. 2007
037
CRA+TI (12 semanas)
ST (12 semanas)
57,1%
39,1%
Secades-Villa et al. 2008
043
CRA+TI (24 semanas)
ST (24 semanas)
40%
21%
García-Rodríguez et al. 2009
096
CRA (cupones bajo valor)
CRA (cupones alto valor)
ST
96,09%
97,07%
88,45%
TCC: Terapia cognitiva conductual
MC: Manejo de contingencias
PMM: Programa de Mantenimiento con Metadona
CRA: Aproximación de Reforzamiento Comunitario
TI: Terapia de Incentivo
ST: Tratamiento estándar
Tabla 2
Adherencia de tratamientos psicoterapéuticos en estudios anteriores
Autores Año N Intervención Duración Retención
Secades-Villa
et al.
2008 43
CRA+TI
ST
24 semanas
73%
42%
Secades-Villa
et al.
2007 37
CRA+TI
ST
12 sesiones
85,7%
69,6%
McKee et al. 2007 74
TCC
TCC+EM
3 sesiones
iniciales
61%
68%
García-Rodríguez
et al.
2007 66
CRA+TI (cupones
bajo valor)
CRA+TI (cupones
alto valor)
ST
6 meses
78,6%
53,3%
35%
Carroll et al. 1994 121
PR+desipramina
ST+placebo
ST+desipramina
PR+placebo grupo
12 semanas
49%
39%
37%
36%
CRA: Aproximación de Reforzamiento Comunitario
TI: Terapia de Incentivo
ST: Tratamiento estándar
TCC: Terapia cognitiva conductual
EM: Entrevista Motivacional
PR: Prevención de recaídas
TRATAMIENTO AMBULATORIO GRUPAL PARA DEPENDIENTES DE COCAÍNA COMBINANDO TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL Y ENTREVISTA MOTIVACIONAL
109
La evidencia sugiere que la combinación de dos tipos de trata-
miento psicológico, EM y TCC, potencia los efectos de la inter-
vención, ya que mejora la retención. En este sentido, el objetivo
principal del estudio es describir la efectividad del tratamiento
grupal combinado EM+TCC, de nida por el mantenimiento de la
abstinencia al mes y a los tres meses después de nalizar el trata-
miento. El objetivo secundario es estudiar el grado de retención al
tratamiento en formato grupal.
Método
Se realizó un estudio descriptivo, longitudinal de doce sesiones
de psicoterapia en formato grupal y seguimiento a uno y tres meses.
Se estudió la efectividad del tratamiento administrado evaluando
el mantenimiento de la abstinencia y la retención en terapia.
Participantes
La muestra del estudio estuvo compuesta por 19 pacientes, in-
cluidos dentro del Programa Integral de Tratamiento para depen-
dientes de cocaína, del ambulatorio de Drogodependencias del Hos-
pital Universitario Vall d’Hebrón. Se incluyeron pacientes desde
noviembre de 2008 hasta febrero de 2009 por orden de llegada al
recurso. Los criterios de inclusión al grupo fueron: presencia de de-
pendencia de cocaína según criterios DSM-IV (American Psychia-
tric Association, 2002); abstinencia de al menos dos meses (criterio
arbitrario, autoinformado por el paciente, que nos permite inferir
estadio de mantenimiento en su proceso de cambio, para el cual está
diseñado la intervención); y, por último, edad igual o superior a 18
años. Se consideraron los siguientes criterios de exclusión: presen-
cia de deterioro cognitivo que di cultara el abordaje terapéutico;
negación por parte del paciente de participar en la terapia de grupo y
presentar otro trastorno psiquiátrico concomitante descompensado.
El rango de edad estaba comprendido entre 25 y 59 años, siendo
la media de edad de 36,6 ± 8,3 años. En cuanto a la distribución
por género, el 78,9% fueron hombres. La descripción de los datos
sociodemográ cos puede ser observada en la tabla 3.
La vía de consumo principal de todos los pacientes fue la in-
tranasal, excepto en un caso que fue la vía endovenosa. La edad
media de inicio del consumo de cocaína fue de 19,9 ± 3,8 años y
la edad media de inicio de consumo regular fue de 24,5 ± 5,3 años.
Se observó que los pacientes acudían a tratamiento tras 13,4 ± 9,1
años de evolución de la adicción. El 47% tenían comorbilidad con
el eje I y eje II (tabla 4).
Instrumentos
La evaluación consistió en la realización de una entrevista clí-
nica y la administración de las entrevistas estructuradas SCID-I
(First, Spitzer, Gibbon y Williams, 1997) y SCID-II (First, Gib-
bon, Spitzer, Williams y Benjamin, 1999), realizada por expertos
independientes con la nalidad de ajustar los diagnósticos. Poste-
riormente se realizó una valoración de inclusión en el programa
psicoterapéutico grupal. Ésta consistió en una entrevista clínica de
valoración tanto del estado de cambio del paciente como de los cri-
terios de inclusión/exclusión, anteriormente referidos, al programa
psicoterapéutico grupal. En fase activa de tratamiento se aplicó un
registro estructurado tanto de la asistencia de los pacientes a las
sesiones de la terapia, como de los resultados de los dos controles
de orina semanales de cada paciente. En el seguimiento a uno y
tres meses se mantuvieron los urino-análisis supervisados, con la
nalidad de objetivar el mantenimiento de la abstinencia en la fase
post-tratamiento.
Procedimiento
Se realizó una intervención multicomponente para pacientes
dependientes de cocaína y en estadio de mantenimiento. Se combi-
nó la TCC, concretamente la Prevención de Recaídas (PR, Carroll,
2001), y la EM (Miller y Rollnick, 2002) en formato grupal (véase
gura 1).
Los pacientes se incluían en el grupo de Prevención de Recaí-
das si al llegar al recurso y realizar la valoración de inclusión al
grupo informaban de un período de al menos dos meses de absti-
nencia y cumplían los criterios de inclusión/exclusión jados para
el estudio. Si el tiempo de abstinencia informado era menor de dos
meses se incluían en un grupo motivacional hasta alcanzar los dos
meses de abstinencia a cocaína, siendo desde este momento las
pruebas objetivas de analíticas de orina el criterio para medir la
abstinencia.
Tabla 3
Características sociodemográ cas
N%
Convivencia últimos 30 días
Familiares de primer grado
Pareja/Pareja e hijos
Solo hijos
08
10
01
42,1%
52,6%
05,3%
Situación laboral
En paro
Activo
Recibe pensión/baja laboral
05
08
03
26,3%
42,1%
15,9%
Estado civil
Casado/pareja
Soltero
Divorciado/viudo
07
08
04
36,8%
42,1%
21,1%
Tabla 4
Características psiquiátricas
N%
Tratornos del Eje I: TUS
Trastorno por uso de alcohol
Trastorno por uso de cánnabis
Trastorno por uso de opiáceos
Trastorno por uso de sedantes, hipnóticos y ansiolíticos
Trastorno por uso de otras tipos de sustancias
Trastorno por uso de nicotina
06
08
02
01
01
13
31,6%
42,1%
10,5%
05,3%
05,3%
68,4%
Presencia de patología dual
09 47,0%
Comorbilidad psiquiátrica (*)
Trastornos de personalidad
Trastornos del Eje I (no TUS)
05
04
55,6%
44,4%
* Número y porcentajes sobre los 9 pacientes que presentan patología dual
LIDIA SÁNCHEZ, SIRA DÍAZ-MORÁN, LARA GRAU-LÓPEZ, ÁUREA MORENO, FRANCISCO JOSÉ EIROA-OROSA, CARLOS RONCERO, BEGOÑA GONZALVO, JOAN COLOM Y MIGUEL CASAS
110
El tratamiento consistió en un programa circular de doce sesio-
nes independientes. El inicio podía realizarse en cualquier punto
de la terapia, evitando así la lista de espera para la inclusión al gru-
po de tratamiento y adecuándose a las necesidades de la práctica
clínica ambulatoria. Cada sesión estuvo dirigida por un psicólogo
clínico y un coterapeuta. La periodicidad fue semanal y la duración
de 60 minutos.
Las sesiones fueron semidirigidas y el terapeuta se apoyó en
los principios básicos de la EM: empatía, crear discrepancias, giro
a la resistencia y fomentar la expectativa de autoe cacia (Miller,
2002) con el objetivo de trabajar técnicas cognitivo-conductuales
para la prevención de recaídas: detección de situaciones de riesgo,
estrategias conductuales y cognitivas de afrontamiento y cambio
en el estilo de vida (Carroll, 2001).
Todos los pacientes incluidos en el grupo realizaron controles
de orina dos veces por semana tanto en fase de tratamiento activo
como en fase de seguimiento, siendo los controles de orina super-
visados una de las variables dependientes en el presente estudio. La
segunda variable dependiente fue de nida como asistencia al grupo
psicoterapéutico y se utilizaron como medida registros sistemáticos
de asistencia al grupo, considerando que los pacientes habían per-
manecido si no habían faltado más de tres sesiones consecutivas.
Se consideró éxito terapéutico el mantenimiento de la abstinen-
cia completa durante el tratamiento activo, 12 semanas (urino-aná-
lisis negativos dos veces por semana), siendo motivo de retirada
del grupo la presencia de un control positivo en orina, o la falta de
asistencia al grupo en tres ocasiones consecutivas.
Análisis de datos
Para la obtención de los resultados se empleó el programa es-
tadístico SPSS 15.0, a partir del cual se extrajeron los estadísticos
descriptivos que se especi can a continuación.
Resultados
En cuanto al nivel de asistencia al grupo, se calcularon los por-
centajes a partir de la muestra total de pacientes (n= 19), a lo largo
del proceso de análisis de datos; aunque a priori en el proceso de
diseño del estudio se pre jó descontar los posibles abandonos para
evitar duplicación de datos. En cuanto al nivel de asistencia al gru-
po, el total de la muestra asistió de media a 10 sesiones del total de
12. Solo el 37% de los pacientes acudió a todas las sesiones. Sin
embargo, el 84% de la muestra acudieron al menos a 11 de las 12
sesiones ( guras 2 y 3).
A partir de los controles de orina se constató que el 100% de la
muestra mantuvo la abstinencia del consumo de cocaína durante el
período activo de tratamiento psicológico. En este sentido, la va-
riable del nivel de consumo (urino-análisis negativos dos veces por
semana) medida durante el tratamiento activo y en el seguimiento,
incluyendo la totalidad de la muestra (n= 19), se mantuvo cons-
tante en todos los pacientes durante el primer mes de seguimiento.
Durante el segundo y tercer mes de seguimiento se constató que
tres pacientes habían consumido ( gura 4).
También es importante resaltar el porcentaje de pacientes que
no acudieron a realizar los controles de orina. La tendencia dismi-
nuyó a medida que acudieron al tratamiento grupal, pasando del
30% en los ocho primeros controles, al 21% en los ocho últimos.
El número de urino-análisis no realizado aumentó durante el segui-
miento postgrupo, ya que faltaron a realizar los controles el 42%
de la muestra ( gura 4).
Pacientes dependientes
a cocaína que inician
tratamiento psicológico
Grupo motivacional
(Objetivo: inicio de la abstinencia)
Grupo prevención recaídas
(Objetivo: mantenimiento abstinencia
Seguimiento a un mes
Seguimiento a tres mes
Consumo activo o < 2 meses
abstinencia
> 2 meses abstinencia
Figura 1. Estructura del programa de intervención psicoterapéutica
Registro datos inicio
de tratamiento
Evaluación primer
mes de seguimiento
Evaluación tercer
mes de seguimiento
Muestra total de 19
pacientes
Total abstinentes
19 pacientes
Total sin recaída
16 pacientes
Figura 2. Diagrama de ujo del estudio
TRATAMIENTO AMBULATORIO GRUPAL PARA DEPENDIENTES DE COCAÍNA COMBINANDO TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL Y ENTREVISTA MOTIVACIONAL
111
Ningún paciente fue retirado del grupo, puesto que no se detec-
taron urino-análisis positivos durante las 12 semanas de tratamien-
to, ni ningún paciente se ausentó de la terapia grupal durante tres
sesiones consecutivas.
Discusión y conclusiones
Los datos sociodemográ cos presentados por el Observatorio
Europeo sobre Drogodependencias en 2008 son similares a las
características de la muestra del presente estudio. Se mantiene la
misma distribución por género que en la población general con
trastorno por dependencia de cocaína. Además, la edad media de
consumo regular informada por los pacientes coincide con la des-
crita a nivel poblacional (Observatorio Europeo sobre Drogode-
pendencias, 2009). La muestra de pacientes está constituida por
pacientes que consumen más de una sustancia, lo que es congruen-
te con los datos descritos en el Plan Nacional de Drogas sobre los
pacientes dependientes de cocaína.
Prochaska, DiClemente y Norcross (1992) a rman que no todas
las intervenciones son e caces y están indicadas en cualquier pun-
to del proceso de deshabituación. Por ello, en el presente estudio
se de ne de forma operacional no solo el tipo de tratamiento, sino
también el momento en el que ha sido administrado y ha mostrado
su efectividad. Según los resultados obtenidos, el tratamiento com-
binado de EM+TCC ha mostrado 100% de efectividad logrando
el mantenimiento de la abstinencia en todos los pacientes en fase
activa de tratamiento.
Existen pocos estudios sobre la evolución y el seguimiento
post-tratamiento de estos pacientes. En el presente, además de des-
cribir la efectividad de la intervención en fase activa, se evalúa el
mantenimiento del cambio conseguido. A un mes de seguimiento,
la efectividad del tratamiento es de un 100%, los controles de orina
semanales siguen siendo negativos durante el primer mes de segui-
miento post-tratamiento. Sin embargo, entre uno y tres meses de
seguimiento se registran tres consumos. En base a los resultados
de esta fase, se puede interpretar que los cambios conductuales se
mantienen mayoritariamente en el tiempo. Ball (2007) describió
la superioridad de la EM frente al Counseling. Los resultados del
presente estudio son similares al grupo que recibió EM.
100%
90%
80%
70%
60%
50%
40%
30%
20%
10%
0%
1
2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19
Pacientes
Asistencia
Figura 3. Proporción de asistencia de cada paciente a las sesiones
100%
80%
60%
40%
20%
0%
81%
100%
100%
55% 54%
84%
Tasas de retención y abstinencia
Tasa retención controles de orina supervisados promedio pacientes durante tratamiento
Tasa de abstinencia promedio durante tratamiento
Tasa retención controles de orina supervisados promedio seguimiento 1 mes
Tasa de abstinencia promedio seguimiento 1 mes
Tasa retención controles de orina supervisados promedio seguimiento 3 meses
Tasa de abstinencia promedio seguimiento 3 meses
Figura 4. Evolución de la retención controles de orina supervisados y la
abstinencia durante el proceso de evaluación
LIDIA SÁNCHEZ, SIRA DÍAZ-MORÁN, LARA GRAU-LÓPEZ, ÁUREA MORENO, FRANCISCO JOSÉ EIROA-OROSA, CARLOS RONCERO, BEGOÑA GONZALVO, JOAN COLOM Y MIGUEL CASAS
112
A diferencia de estudios anteriores, este diseño psicoterapéu-
tico no muestra mayor número de abandonos o menor e cacia de
la intervención psicológica en los pacientes con diagnóstico dual
(Drake, O’Neal y Wallach, 2004). El diseño de esta intervención
psicológica, además de un modelo adecuado a la práctica clínica
diaria, ya que evita las listas de espera para tratamiento psicotera-
péutico, es efectivo para pacientes dependientes de cocaína duales
o no en estadio de mantenimiento.
La adherencia es uno de los puntos más débiles de la interven-
ción en salud mental, mostrándose en la literatura disparidad en los
datos reportados, encontrando superior el tratamiento psicológico
al tratamiento estándar, con rangos de adherencia de 53,3 a 85,7%
y de 35 a 69,6%, respectivamente (Carroll et al., 1994; García-
Rodríguez et al., 2007; McKee et al., 2007; Secades et al., 2007;
Secades-Villa et al., 2008). La CRA es la intervención que mayor
adherencia ha mostrado en estudios anteriores (García-Rodríguez
et al., 2007). En el presente estudio, el 84% de la muestra acudió al
menos a 11 de las 12 sesiones de grupo. El 37% acudieron a todas
las sesiones, obteniendo cuotas de adherencia mayores a las conse-
guidas en otros estudios con tratamiento estándar. Estos datos son
similares a los conseguidos con CRA (Secades-Vila et al., 2008), a
pesar de las diferencias metodológicas entre los estudios.
La EM ha mostrado su efectividad como intervención coadyu-
vante a la TCC para mejorar la adherencia. En la mayoría de estu-
dios se inicia el tratamiento psicoterapéutico con un número limi-
tado de sesiones de EM y posteriormente se continúa con la TCC.
Sin embargo, en el presente estudio se utilizan ambos modelos
psicoterapéuticos al mismo tiempo, es decir, usan conceptos espe-
cos de la TCC (detección de situaciones de riesgo, estrategias
de afrontamiento tanto cognitivas como conductuales y cambios
en el estilo de vida) y el estilo de la EM (escucha re exiva, pre-
guntas abiertas, comentar la expectativa de autoe cacia y dar giro
a la resistencia). Con este modelo combinatorio de EM+TCC se
obtienen resultados superiores en adherencia que usando la EM
como coadyuvante a la TCC (McKee et al., 2007).
Paralelamente se observó un efecto de la intervención grupal
en la adherencia a los urino-análisis supervisados en fase de tra-
tamiento activo, aunque estos datos no se mantienen en fase de
seguimiento. Este dato abre nuevas perspectivas de estudio acerca
de la relación entre intervención psicoterapéutica y aumento de la
adherencia a otras intervenciones dentro del mismo recurso asis-
tencial. Existen pocos datos para poder explicar el aumento de
adherencia al recurso en fase activa de tratamiento psicológico,
aunque consideramos que puede ser interesante la investigación en
este sentido para comprender qué mecanismos actúan y poderlos
fomentar. Ello podría disminuir los abandonos de tratamiento en
pacientes con dependencia de cocaína.
En referencia al número de sesiones, se observa cómo en el ter-
cer corte temporal (de la 9ª a la 12ª sesión) la adherencia disminu-
ye. Ello podría ser debido a que en este período se detecta una me-
joría en sus habilidades de afrontamiento y los pacientes informan
sobre su alta expectativa de autoe cacia y la motivación a iniciar
un seguimiento mensual. Con los datos descritos se puede plantear
si se podría disminuir el número de sesiones necesarias sin alterar
su efectividad. Ello supondría un tratamiento con menor número de
sesiones que la TCC para dependientes de cocaína (Carroll, 2001).
Hay ciertas limitaciones en el presente estudio que afectan a
la validez externa del mismo. En primer lugar es un estudio des-
criptivo, por lo que hay que ser cautos al extraer las conclusiones.
En estudios posteriores se podría plantear comparar un grupo de
pacientes recibiendo TCC +EM con otro grupo de pacientes que
reciben únicamente TCC y con un grupo control. Por otro lado,
la muestra del estudio es reducida. Por lo tanto, es recomendable
poder replicarlo en un futuro con mayor número de pacientes. Se
debería realizar un tiempo de seguimiento mayor en período no
activo de tratamiento para valorar la efectividad de la intervención
no solo a corto y medio plazo, sino también a largo plazo.
Este estudio piloto muestra la posibilidad de realizar, en contex-
to clínico, estudios que valoren la efectividad de las intervenciones
grupales que se realizan en los dispositivos de asistencia al pacien-
te con dependencia de cocaína. Se considera necesario elaborar
diseños de investigación compatibles con la práctica clínica que
puedan evaluar las intervenciones psicoterapéuticas en los diferen-
tes dispositivos.
Referencias
American Psychiatric Association (2002). DSM-IV-TR. Manual diagnós-
tico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona: Masson.
Ball, A., Martino, S., Nich, C., Frankforter, T., Van Horn, D., Crits-Chris-
toph, P., Woody, G., Obert, J.L., Farentinos, C., y Carroll, K. (2007).
Sitte matters: Multisite randomized trial of motivational enhancement
therapy in community drug abuse clinics. Journal of Consulting and
Clinical Psychology, 75, 556-567.
Burke, B.L., Arkowitz, H., y Menchola, M. (2003). The ef cacy of motiva-
tional interviewing: A meta-analysis of controlled clinical trials. Jour-
nal of Consulting and Clinical Psychology, 71, 843-861.
Carroll, K.M., Rounsaville, B.J., Gordon, L.T., Nich, C., Jatlow, P., Bisighini,
R.M., y Gawin, F.H. (1994). Psychotherapy and pharmacotherapy for
ambulatory cocaine abusers. Archives of General Psychiatry, 51, 177-
187.
Carroll, K.M. (2001). Un enfoque cognitivo-conductual. El tratamiento de
la adicción a la cocaína. FAD (Fundación de Ayuda contra la Droga-
dicción). Barcelona: CITRAN.
Carroll, K.M., Fenton, L.R., Ball, S.A., Nich, C., Frankforter, T.L., Shi,
J., y Rounsaville, B.J. (2004). Ef cacy of disul ram and cognitive-
behavioral therapy in cocaine-dependent outpatients: A randomized
placebo controlled trial. Archives of General Psychiatry, 64, 264-272.
Carroll, K.M., Ball, S.A., Nich, C., Martino, S., Frankforter, T.L., Faren-
tinos, C., Kunkel, L.E., Mikulich-Gilbertson, S.K., Morgenstern, J.,
Obert, J.L., Polcin, D., Snead, N., y Woody, G.E. (2006). Motivational
interviewing to improve treatment engagement and outcome in indi-
viduals seeking treatment for substance abuse: A multisite effectiveness
study. Drug and Alcohol Dependence, 81, 301-312.
Comisión Clínica de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional
sobre Drogas (2008). Cocaína. Informe nº 3 de la Comisión Clínica,
2008. Madrid: Centro de Publicaciones, Ministerio de Sanidad y Po-
lítica Social.
Connors, G.J., Walitzer, K.S., y Dermen, K.H. (2002). Preparing patients
for alcoholism treatment: Effects on treatment participation and out-
comes. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 70, 1161-1169.
Drake R.E., O’Neal E.L., y Wallach M.A. (2008). A systematic review
of psychosocial research on psychosocial interventions for people
with co-occurring severe mental and substance use disorders. Journal
Substance Abuse Treatment, 34, 123-138.
Dutra, L., Stathopoulou, G., Basden, S.L., Leyro, T.M., Powers, M.B., y
Otto, M.W. (2008). A meta-analytic review of psychosocial interven-
tions for substance use disorders. American Journal of Psychiatry, 165,
179-187.
TRATAMIENTO AMBULATORIO GRUPAL PARA DEPENDIENTES DE COCAÍNA COMBINANDO TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL Y ENTREVISTA MOTIVACIONAL
113
Fernández-Hermida, J.R., Secades-Villa, R., Fernández-Ludeña, J.J., y
Marina González, P.A. (2002). Effectiveness of a therapeutic commu-
nity treatment in Spain: A longterm follow-up study. European Addic-
tion Research, 8, 22-29.
First, M.B., Gibbon, M., Spitzer, R.L., Williams, J.B.W., y Benjamin, L.S.
(1999). The structured clinical interview for DSM-IV axis II disorder
(SCID-II). New York: Biometrics Research Department, New York
State Psychiatric Institute.
First, M.B., Spitzer, R.L., Gibbon, M., y Williams, J.B.W. (1997). Struc-
tured clinical interview for DSM-IV (SCID-I) (Users guide and inter-
view) clinical version. New York: Biometrics Research Department,
New York State Psychiatric Institute.
Fishman, J., Reynolds, T., y Redel, E. (1999). A retrospective investigation
o fan intensive outpatient substance abuse treatment program. Ameri-
can Journal of Drug and Alcohol Abuse, 25, 185-196.
García-Rodríguez, O., Secades-Villa, R., Álvarez Rodríguez, H., Río Ro-
dríguez, A., Fernández-Hermida, J.R., Carballo, J.L., Errasti Pérez,
J.M., y Al-Halabí Díaz, S. (2007). Efecto de los incentivos sobre la
retención en un tratamiento ambulatorio para adictos a la cocaína. Psi-
cothema, 19, 134-139.
García-Rodríguez, O., Secades-Villa, R., Higgins, S., Fernández-Hermida,
J.R., y Carballo, J.L. (2008). Financing a voucher program for cocaine
abusers through community donations in Spain. Journal of Applied Be-
havior Analysis, 41, 623-628.
García-Rodríguez, O., Secades-Villa, R., Higgins, S.T., Fernández-Hermi-
da, J.R., Carballo, J.L., Errasti Pérez, J.M., y Al-Halabi Díaz, S. (2009).
Effects of voucher-based intervention on abstinence and retention in
an outpatient treatment for cocaine addiction: A randomized controlled
trial. Experimental and Clinical Psychopharmacology, 17, 131-138.
Higgins, S.T., y Silverman, K. (1999). Motivating behavior change among
illicit-drug abusers: Research on contingency management interven-
tions. Washington, DC: American Psychological Association.
Horsfall, J., Cleary, M., Hunt, G.E., y Walter, G. (2009). Psychosocial
treatments for people with co-occurring severe mental illnesses an sub-
stance use disorders (dual diagnosis): A review of empirical evidence.
Harvard Review of Psychiatry, 17, 24-34.
Knapp, W., Soares, B., Farrel, M., y Lima, M. (2008). Intervenciones psi-
cosociales para los trastornos relacionados con el consumo de cocaína
y anfetaminas psicoestimulantes (revisión Cochrane traducida). La Bi-
blioteca Cochrane Plus, 3.
McKee, S.A., Carroll, K.M., Sinha, R., Robinson, J.E., Nich, C., Cavallo,
D., y O’Malley, S. (2007). Enhancing brief cognitive-behavioral therapy
with motivational enhancement techniques in cocaine users. Drug and
Alcohol Dependence, 91, 97-101.
McNair, R.R., y Corazzini, J.G. (1994). Client factors in uencing group
therapy dropouts. Psychotherapy, 31, 352-362.
Mendelson, J.H., y Mello, N.K. (1996). Management of cocaine abuse and
dependence. The New England Journal of Medicine, 334, 965-972.
Miller, W.R., y Rollnick, S. (2002). Motivational interviewing: Preparing
people for change. New York: Guilford Press.
Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (2009). Informe
anual 2008: el problema de la drogodependencia en Europa. Luxem-
burgo: O cina de Publicaciones de la Unión Europea.
Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (2009). Informe
anual 2009: el problema de la drogodependencia en Europa. Luxem-
burgo: O cina de Publicaciones de la Unión Europea.
Prendergast, M., Podus, D., Finney, J., Greenwell, L., y Roll, J. (2006).
Contingency management for treatment of substance use disorders: A
meta-analysis. Addiction, 101, 1546-1560.
Prochaska, J.O., y DiClemente, C.C. (1982). Transtheoretical therapy:
Toward a more integrative model of change. Psychotherapy: Theory,
Research and Practice, 20, 161-173.
Prochaska, J.O., DiClemente, C.C., y Norcross, J.C. (1992). In search of
how people change: Applications to adictive behaviours. American
Psychology, 47, 1102-1114.
Rawson, R.A., Huber, A., McCann, M.J., Shoptaw, S., Farabee, D., Reiber,
C., y Ling, W. (2002). A comparison of contingency management and
cognitive-behavioral approaches during methadone maintenance for
cocaine dependence. Archives of General Psychiatry, 59, 817-824.
Rawson, R.A., McCann, M.J., Flammino, F., Shoptaw, S., Miotto, K.,
Reiber, C., y Ling, W. (2006). A comparison of contingency manage-
ment and cognitive-behavioral approaches for stimulant-dependent in-
dividuals. Addiction, 101, 267-274.
Rohsenow, D.J., Monti, P.M., Martin, R.A., Colby, S.M., Myers, M.G.,
Gulliver, S.B., Brown, R.A., Mueller, T.I., Gordon, A., y Abrams, D.B.
(2004). Motivational enhancement and coping skills training for cocaine
abusers: Effects on substance use outcomes. Addiction, 99, 862-874.
Secades-Villa, R., Fernández-Hermida, J.R., y Arnáez-Montaraz, C.
(2004). Motivational interviewing and treatment retention among drug
user patients: A pilot study. Subst Use & Misuse, 39, 1369-1378.
Secades-Villa, R., García-Rodríguez, O., Álvarez, H., Río, A., Fernández-
Hermida, J.R., y Carballo, J.L. (2007). El programa de reforzamiento
comunitario más terapia de incentivo para el tratamiento de la adicción
a la cocaína. Adicciones, 19, 51-57.
Secades-Villa, R., García-Rodríguez, O., Higgins, S.T., Fernández-Hermida,
J.R., y Carballo, J.L. (2008). Community reinforcement approach plus
vouchers for cocaine dependence in a community setting in Spain: Six-
month outcomes. Journal of Substance Abuse Treatment, 34, 202-207.
Shaner, A., Roberts, L.J, Eckman, T.A., Tucker, D.E., Tsuang, J.W.; Wilkins,
J.N., y Mintz, J. (1997). Monetary reinforcement of abstinence from co-
caine among mentally ill patients with cocaine dependence. Psychiatric
Services, 48, 807-810.
Stulz, N., Gallop, R., Lutz, W., Wrenn, G.L., y Crits-Christoph (2010).
Examining differential effects of psychosocial treatments for cocaine
dependence: An application of latent trajectory analyses. Drug and Al-
cohol Dependence, 106, 164-172.
Swwet, C., y Noones, J. (1989). Factors associated with premature termi-
nation from outpatients treatment. Hospital and Community Psychiatry,
40, 947-951.
Veach, L.J., Remley, T.P., Kippers, S.M., y Sorg, J.D. (2000). Retention
predictors related to intensive outpatient programs for substance use
disorders. American Journal of Drug and Alcohol Abuse, 26, 417-428.
Vocci, F.J., y Montoya, I.D. (2009). Psychological treatments for stimulant
misuse, comparing and contrasting those for amphetamine dependence
and those for cocaine dependence. Current Opinion in Psychiatry, 22,
263-268.
  • [Show abstract] [Hide abstract] ABSTRACT: This work describes the profile of patients with relapse after hospital detoxification at six months of outpatient follow-up. An observational and prospective study was carried out in patients with substance-dependence disorder who were in the Detoxification Unit of the Vall d'Hebron University Hospital (Barcelona) between June 2009 and October 2010. Demographic, clinical, diagnostic and therapeutic variables were assessed. The criterion for relapse was a return to use of the substance that had led to hospitalization, and relapse was assessed by means of anamnesis, breathalyzer and/or urine analysis. Study variables were compared between patients who relapsed and those who did not. Of the 165 patients included, 108 patients finished the study (75% males, age 37.7 ± 9.5 years). A total of 72.2% had relapsed at the 6-month follow-up. Profile of patients who relapsed was: hospitalized for heroin detoxification (91.7% vs 8.3%, p = .038), polyconsumers (71.4% vs 32%, p = .05), high substance use in the hours prior to admission as a "farewell" (61.5% vs 39.5%, p = .04), patients with comorbidity (44.9% vs 23.3%, p = .04) and patients with affective disorders (19.5% vs 3.2%, p = .005). Detoxification from opiates and use in the hours prior to admission were associated independently with relapse at 6 months. There is a high percentage of relapses after hospital detoxification. Patients most likely to relapse are those dependent on opiates and those with compulsive use immediately prior to hospitalization.
    Article · Jan 2012
  • [Show abstract] [Hide abstract] ABSTRACT: Although cognitive-behavioral therapy (CBT) is effective in the treatment of patients with drug use disorders, it is difficult to implement for inexperienced interventionists, especially in China. This article describes a structured problem-oriented strategy based on CBT in a group format, which aims to make the implementation of CBT more convenient in practice and to improve the enthusiasm of the participation of patients. The treatment uses an integrated approach by discussing topics oriented by structured problems, teaching important knowledge and training skills, playing psychological games, and so on.
    Article · Jul 2013
  • [Show abstract] [Hide abstract] ABSTRACT: The relapse rate after discharge from inpatient detoxification is high. The objective of this pilot study is to assess the sociodemographic, clinical and therapeutic factors associated with maintaining abstinence in patients who participated in a brief motivational interviewing group during admission for detoxification. A total of 46 patients, diagnosed substance dependent according to DSM –IV, and admitted to the Hospital Detoxification Unit, participated in a brief motivational interviewing group. Sociodemographic, clinical, motivation to change (University of Rhode Island Change Assessment, URICA) and satisfaction with the treatment group (Treatment Perceptions Questionnaire, CPT) data were collected. Abstinence and treatment retention two months after discharge were assessed by weekly telephone calls. A survival analysis was performed. Being male, having more cognitions of the maintenance stage of change at discharge, being satisfied with group therapy and therapist during hospitalization are associated with longer abstinence after discharge. The brief motivational interviewing group approach with patients admitted for detoxification is related to greater likelihood of maintaining abstinence and subsequent treatment retention.
    Full-text · Article · Jul 2015

  • undefined · undefined
  • undefined · undefined
  • undefined · undefined