ArticlePDF Available

Fotos y Cultura: usos expresivos de las imágenes fotográficas

Authors:

Abstract

Estudio de las teorías y prácticas relacionadas con las imágenes fotográficas. Se profundiza en el fotomontaje y la antropología visual, y se propone un modelo de ficha para el estudio comparativo de las fotos. Se trata de varios ensayos reunidos en formato de libro.
Demetrio E. Brisset
FOTOS Y CULTURA
Usos expresivos de
las imágenes fotográficas
textos mínimos
Universidad de Málaga
A pesar del actual triunfo de la realidad virtual, seguimos utilizando
la fotografía como soporte masivo de la comunicación icónica, aunque se
esté reemplazando la imagen fotoquímica por la digital.
En este libro se estudian las diversas teorías relacionadas con las
imágenes fotográficas, que desde 1839 han ido modelando nuestra visión
del mundo, integradas ya totalmente a nuestras formas de entender y
transmitir las culturas.
Dentro del universo de la fotografía, se profundizará en la variante
expresiva de los fotomontajes y en las relaciones entre fotos y etnografía,
que cristalizan en esa nueva disciplina que se llama antropología visual.
Y se culminará proponiendo un modelo de ficha que facilite el
estudio comparativo de las fotos.
Licencia Creative Commons:
Demetrio E. Brisset
Servicio de Publicaciones e Intercambio Científico de la
Universidad de Málaga (2002)
Versión digital actualizada (2010)
ISBN: 84-7496-936-0
Foto de portada:
Madrid (1971-85), del autor.
Índice
Pág.
PRESENTACIÓN ............................................................. 6
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN
FOTOGRÁFICA .................................................. 9
1.1 Los inicios de la fotografía ............................... 10
1.2 Conflictivas relaciones artísticas ...................... 12
1.3 Fotos e imágenes .............................................. 15
1.4 Las convenciones de lo fotográfico .................. 17
1.5 Imágenes infográficas ...................................... 18
2 TEORÍAS SOBRE LA FOTOGRAFÍA ................. 21
3 VARIEDADES FOTOGRÁFICAS ........................ 26
3.1 La fotografía entre la memoria y la expresión .. 26
3.2 La información visual: el fotoperiodismo ....... 28
3.3 Fotografía y texto acompañante ........................ 31
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE .................. 33
4.1 Consideraciones teóricas sobre el fotomontaje .. 34
4.2 Evolución histórica del fotomontaje ............... 36
4.3 Una propuesta de definición .............................. 43
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA ...................................... 45
5.1 Relaciones entre fotografía y antropología ....... 46
5.2 Algunos problemas de la fotografía etnográfica . 53
6 USOS DE LAS POSTALES .................................... 65
6.1 El caso de E. S. Curtis ......................................... 69
7 PARA UN ANÁLISIS FOTOGRÁFICO .................. 73
7.1 La iconología ....................................................... 73
7.2 La antropología cultural ...................................... 76
8 MODELOS DE FICHAS .......................................... 81
8.1 Una propuesta de ficha ........................................ 86
BIBLIOGRAFÍA........................................................ 91
Procesión del Viernes Santo en Cuenca (1972), foto D. E. Brisset.
Presentación
A comienzos del siglo XXI, cuando la cibercomunicación y la
imagen virtual se están integrando en la vida cotidiana de las sociedades
ricas, y con el fenómeno de la globalización se presentan como modelo
para las mayoritarias poblaciones pobres del planeta, sigue siendo
necesario conocer los modos por los que las imágenes se cargan de
sentido, y su importancia en las transmisiones culturales.
Aquí se expondrán diversas propuestas teóricas sobre el fenómeno
fotográfico presentadas por reconocidos autores; se plantearán problemas
que se relacionan con la compleja relación entre el soporte material, la
tecnología y la difusión del producto fotográfico; y se hará énfasis en el
uso e interés cultural que presentan este tipo de imágenes.
El punto de partida personal es doble. Por un lado, desde que en el
verano de 1968 comprara en Suecia una mara reflex, y en 1969
estudiara fotografía en Londres, me vinculé a la expresión fotográfica.
Como reportero free-lance desde 1971; habiendo sido colaborador fijo
(texto y fotos) en publicaciones como Cambio 16, Diario 16, Cuadernos
para el Diálogo y Sábado Gráfico; y colaborador habitual en Triunfo,
Hermano Lobo, Primer Acto, Historia 16, Telos y La Aventura de la
Historia. En 1982 fui uno de los fundadores en Granada de la Gazeta de
Antropología, que desde 1999 se hizo digital y se ha convertido en punto
de referencia antropológico en la sección hispana de Internet.
También me interesé en la investigación sobre las capacidades
expresivas de la imagen, tanto en su vertiente de fotomontajes como en la
de diaporamas (serie de diapositivas que se proyectan acompañadas de
sonidos, que a mediados de los 70 simplemente llamábamos
audiovisuales), en una época gris en la que la censura franquista impedía
la libre expresión.
Con la implantación de las cámaras de vídeo ligeras, a mediados de
los 80, pasé a trabajar con este medio audiovisual, que en esencia son
frames o fotos sucesivas, y presenta la gran ventaja de captar las acciones
íntegras acompañadas de sus sonidos.
El tema de mis vídeos ha sido casi siempre etnológico, centrados en
manifestaciones festivas tradicionales, entre los que se cuentan Fiestas y
danzas de León (1986-8), Moros y Cristianos en la Alpujarra (1989), V
Centenario de la Toma de Granada y Verdiales (1992), Saetas Colectivas
(1994) y, en un terreno más sociológico, Sueños de Altura (2000) y
Anticumbre Sevilla'02 (2002).
Desde 1993 doy clases en la Universidad de Málaga, nombrado
catedrático de Comunicación Audiovisual en 2009. En la Facultad de
Ciencias de la Comunicación me correspondió impartir Teoría de la
Comunicación Audiovisual y Análisis Audiovisual, con lo que profundicé
en la vertiente teórica de la imagen. Uno de los frutos de esta labor fue el
libro Los mensajes audiovisuales. Contribuciones a su análisis e
interpretación, publicado en esta misma colección en 1996. Entre mis
ensayos conectados con el tema están: “Fotografía bélica, muerte y símbolo”
(2005),“Antropología visual y análisis fotográfico” (2004), “La influencia del
fotomontaje” (2003), "La dinámica del fotomontaje" Telos # 47 (1996) y
“Aportación visual al análisis cultural”(1992).
En los cursos de doctorado he ido abordando diversos aspectos de
esa nueva disciplina que se llama Antropología Visual, sobre la que
pronuncié conferencias y proyecté mis vídeos en las universidades de
Mendoza y Ushuaia -Argentina- (1998), París y Trömso -Noruega-
(2000), Aix-en-Provence (2006) y Braga -Portugal- (2007).
Desde mi experiencia en la parte práctica y teórica de la imagen
fotográfica, y con un interés antropológico, he ido redactando el conjunto
textual que aquí se presenta, basado en el amor a las fotos.
El Judas de la Semana Santa de Puente Genil (1984), foto D. E. Brisset.
7
1
CONCEPTOS BÁSICOS
SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
Las producciones icónicas oscilan entre dos directrices opuestas: el
realismo o reflejo de la vida humana, especialmente en su faceta de las
relaciones sociales, y la fantasía, tanto en su componente temática
(acciones y personajes inverosímiles) como en la formal (superación de
las leyes físicas y dominio de la imaginación).
Se pueden considerar paradigmas de ambas orientaciones
conceptuales y prácticas, en el caso de la búsqueda de lo real el reportaje
o documentalismo, y en la vertiente creativa las obras experimentales y
de vanguardia. Esta última forma de expresión se podría emparentar con
el vídeo-arte, que posee, en palabras de Raymond Bellour,
Una voluntad de huir, por todos los medios posibles de tres cosas: la
omnipotencia de la analogía fotográfica, el realismo de la representación, y el régimen
de credibilidad del relato.
1
El reportaje o documental realista perseguiría la autenticidad de
las imágenes que trasmite y del discurso interno que las conecta. Objetivo
poco asequible en la actual sociedad del espectáculo y la simulación, que
se ha esforzado por despojar de sentido lo auténtico. De acuerdo con la
visión pesimista de Jean Baudrillard, en nuestra cultura de los medios se
ha erradicado el terreno de la verdad, y lo único que ha quedado es una
galaxia autorreferente de “simulacros de simulaciones” que hacen
imposible la distinción.
2
1 En "Los bordes de la ficción", TELOS núm. 9, Marzo 1987:72.
2 Gene Youngblood: “El aura del simulacro: el ordenador y la revolución cultural",
TELOS m.9, Marzo 1987:100. Parte del concepto de aura de autenticidad
formulado por W. Benjamín para derivar de ahí el criticismo de Baudrillard.
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
10
Un ejemplo de esta actitud mediática puede ser el del conocido
spot del explorador-traficante-empresario blanco que se adentra en
aisladas zonas montañosas tercermundistas para seleccionar el mejor
grano de café, que indudablemente es el envasado por la firma
anunciante. Se presenta una situación ecológica (los indígenas cultivando
café en la foresta tropical) y económica (el comprador occidental que
impone su criterio) que son ambas reales, y que se presentan rodadas con
técnica de reportaje, para envolver y autentificar un hecho no
comprobado: esta marca de café es la mejor porque se obtiene de la
mejor materia prima. Es posible que el espectador con sentido crítico
deslinde con presteza lo auténtico de lo que no lo es, pero habrá sufrido
un nuevo embate de los mecanismos de la simulación comunicacional,
con lo que seguirá decreciendo su confianza en la credibilidad de lo
aparentemente real. En este caso, para mayor ilusionismo, el espacio
geográfico del rodaje ha sido el jardín botánico de la ciudad de Málaga
(que también lo fuera para el clásico del cine franquista Los últimos de
Filipinas), con lo que entre la apariencia y la realidad hay una distancia
de antípodas.
Y no olvidemos las constantes manipulaciones a las que son
sometidas las noticias, como tan ostentosamente sucediera en las
recientes guerras del Golfo Pérsico -con el desdichado cormorán
embreado como personaje estelar, que de hecho había fallecido en
Alaska cuando la catástrofe ecológica causada por el naufragio del Exxon
Valdés- y de Yugoslavia -con la caravana de civiles bombardeados como
si fueran militares-, siendo así que los noticieros se presentan como el
“vivo reflejo de los sucesos”.
1.1 Los inicios de la fotografía
Abierto el campo operativo, comencemos con un breve resumen de
la fase inicial de la tecnología-arte fotográfico.
Su precedente se sitúa en la cámara oscura, cuyos principios se
conocían desde la Alta Edad Media, siendo uno de los secretos que
sirvieron a los pintores renacentistas para plasmar el entorno visual con
una asombrosa precisión.
Parece demostrado que la 1ª foto o heliografía fue obtenida en
1826 por Nicéforo Niépce: Punto de vista desde la ventana del Gras. Se
trataba de una imagen en negativo del exterior de la casa del autor,
registrada sobre una placa de peltre (aleación de zinc, plomo y estaño)
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
11
que se había recubierto con betún de judea disuelto en aceite de espliego,
endurecida en las partes afectadas por la intensa luz solar de un día de
verano (tras una exposición de unas 9 horas), mientras en las oscuras el
betún seguía siendo soluble y fue eliminado con un disolvente a base de
aceite de espliego y trementina
3
. Este complicado proceso material, de
resultados casi alquímicos, fue posible por los conocimientos de física,
mecánica y química que tenía Niépce, quien además era entendido en
literatura e historia.
En 1829 este investigador se asoció con Daguerre, quien aportaría
adaptaciones técnicas, especialmente en la lente de la primitiva cámara, al
hallazgo. A los 4 años fallece en la pobreza Niépce, mientras su socio
obtiene la 1ª imagen positiva fija, en una placa de cobre recubierta de
plata.
En 1839 Daguerre patenta el invento, y se realiza en París una
exposición con 30 de sus fotos, que eran obras únicas. El comentario que
publica la revista alemana Leipziger Anzeiger resulta tremendamente
revelador de la mentalidad de un sector de la sociedad ante esta novedad
comunicativa:
Querer fijar reflejos fugaces no sólo es una imposibilidad, tal como ya han
demostrado experiencias muy serias realizadas en Alemania, sino que ese querer linda
con el sacrilegio. Dios creó el hombre a su imagen, y ninguna máquina humana puede
fijar la imagen de Dios; debería traicionar de golpe sus propios principios eternos para
permitir que un francés, en París, lanzara al mundo invención tan diabólica
4
.
Ese mismo año Ramón Alabern obtuvo en Barcelona el primer
daguerrotipo español, que fue sorteado vendiéndose los boletos a 6 reales
de vellón, e ignorándose qué ocurrió con él. Una semana después, Pou,
Graells y Camps hacen la foto en Madrid, que representaba el palacio
real de Oriente. A fines de este 1839, el pintor y notario José Arrau
presenta una memoria en la Academia de Barcelona sobre Observaciones
acerca del daguerrotipo (estudio de luces y sombras), con lo que ya
tenemos aquí presente a la fotografía como objeto de estudio teórico
5
.
3 Que ésta sea la foto fue establecido por el historiador Helmut Gernsheim, en
cuya colección fotográfica se encuentra, depositada en la Universidad de Texas
(Austin).
4 En Gisèle Freund: La fotografía como documento social, G. Gili, Barcelona,
1976:67.
5 Datos en A. Sanz. "Algunos acontecimientos históricos", en La fotografía en
España hasta 1900, M..de Cultura, Madrid, 1982:14-16.
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
12
Para no prolongar la cronología del desarrollo de la fotografía,
terminemos con mencionar que la comercialización de las cámaras
portátiles cargadas con fílm de celuloide de 35 mm. de ancho, se hace por
la Kodak en 1888, anunciándolo con la frase: "Usted aprieta el botón y
nosotros hacemos lo demás". A partir de entonces la nueva tecnología
icónica se democratizará, ampliándose al gran público.
1.2 Conflictivas relaciones artísticas
Si se considera la fotografía desde el punto de vista de su conexión
con otras formas de expresión artísticas, esta relación mutua en la mayor
parte de las ocasiones ha perjudicado sus posibilidades de desarrollo
autónomo, supeditándola e incluso absorbiéndola.
Durante gran parte del XIX, se necesitaba tal tiempo de exposición,
que debía limitarse a los retratos de pose y paisajes. Las evidentes
ventajas que ofrecía en el retratismo la impusieron sobre la pintura, al
mismo tiempo que obligó a la vanguardia pictórica a reconsiderar el
objeto de la pintura.
La “reproducción de la realidad tal como se ve” que aparentaba
esta nueva técnica no podía ser igualada por el pintor, y en ello podremos
ver una de las causas que propiciaron el abandono del realismo por la
búsqueda abstracta en las diversas escuelas de principios de este siglo.
El curioso fenómeno de la inter-influencia lo hallamos en la
abstractización de un sector de la de la fotografía años más tarde.
Simple “apoyo” o “ayuda” de la pintura por un lado y “técnica mágica”
propia de circos y ferias por otro, la fotografía necesitaba teóricos que la
dignificaran. Este mérito se le atribuye a Stieglitz y su American House,
en Nueva York, sala convertida por él en lugar permanente de exhibición
fotográfica y de discusión de tesis pro-“fotografía como nuevo arte”.
Enormes esfuerzos se requerían para contrarrestar la opinión general que
desestimaba la fotografía, incluyéndola en categorías tales como
alquimia, artesanía o juego.
Estos teóricos definían su nuevo arte como escritura mediante la
luz (significación de la palabra fotografía en latín), que, como todo
lenguaje de signos, posee su propia gramática. Se fue convirtiendo la
cámara en utensilio para la expresión personal del autor; permitiéndole la
ruptura de las leyes espaciales y de semejanza, con la luz y la sombra
como componentes esenciales; y la selección no tan solo del tema, sino
también de la composición, el contraste, el significado de los elementos.
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
13
El fotógrafo reivindica su derecho a interpretar la realidad externa,
recogiendo de ella lo que le pueda servir para su intención. Se abandona
la mera reproducción para conseguir una recreación. El artista, con la
cámara, reclama total libertad creativa.
La exploración de las posibilidades inmanentes a la fotografía fue
emprendida a fondo por la escuela alemana del Bauhaus, quien incluyó
en su plan de estudios una sección dedicada a la fotografía
6
. Moholy-
Nagy fue uno de los pioneros en la abstractización de que hablamos
antes. Como era de rigor en esta escuela, se buscaba el placer estético en
detrimento de la emotividad, avanzando en una vía que llevaba en último
término al puro esteticismo.
En la misma época brota el movimiento iconoclasta de los
dadaístas, que en su afán de destruir todas las artes, también atacan al
realismo fotográfico, llegando a producir Ray, Ernst y Duchamp los
llamados fotogramas o fotos-sin-cámara mediante la colocación de
objetos sobre papel sensible al que se ilumina, registrándose las masas y
contornos de los objetos, resultando extraños dibujos geométricos.
Fue destacable el trabajo de la escuela dadaísta de Berlín por su
utilización del foto-montaje, como luego se verá.
El progreso técnico en el campo fotográfico ha sido espectacular en
los últimos decenios. Tanto la óptica (diferentes objetivos de gran
precisión que van desde los super-teleobjetivos hasta los macro, pasando
por el ojo de pez como máximo gran angular), la mecánica (velocidades
de disparo de millonésimas de segundo, motores), la química (rollos de
gelatina ultrasensible, reveladores peculiares, papeles variados), como el
abaratamiento del material gracias a su producción masiva, generalizaron
la fotografía, permitiendo que millones de aficionados se convirtiesen en
artistas en sus ratos libres, como aspecto inseparable de los viajes.
Pero en los años del triunfo del consumismo, en la década de los
sesenta, aún las galerías de arte y museos mantenían gran prevención ante
el fenómeno de la foto. Sólo unos pocos profesionales obtenían la
facilidad de exponer (Avedon, Beaton, Brassai) ante un público no
acostumbrado a comprar fotos ni a considerarlas al mismo nivel que los
grabados o cuadros. No fue hasta fines de 1970 que uno de los más
importantes museos de Europa en organización de exposiciones artísticas,
el Petit-Palais de París, abrió sus puertas al fotógrafo francés más
6 En muchas universidades y escuelas técnicas europeas, se enseña la fotografía junto
con las artes gráficas.
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
14
conocido: Cartier-Bresson, dando un paso que luego ha sido imitado en
todas las latitudes. La consagración oficial de la fotografía en nuestros
grandes museos sucedió a partir de la muerte del dictador Franco, cuando
surgió un interés público hacia la foto histórica, a la par que hacia las
nuevas tendencias. Un revelador ejemplo de este estallido mediático son
las múltiples exposiciones de la primavera fotográfica madrileña, que
desde finales de los noventa se impuso como fenómeno social en el
panorama español. Como también se podrían considerar las ventas de
fotos en masiva feria de arte que es el madrileño ARCO.
Y este panorama es mundial, ya que en la última década del S. XX,
la cotización de fotografías antiguas y de reputados artistas experimentó
un enorme auge. La obra que multiplicó los precios fue un retrato que
Alfred Stieglitz hizo en 1920 a su esposa, pianista de profesión, y que se
reduce a mostrar sus manos mientras cose con aguja y dedal: en 1993 se
vendió por 52 millones de pesetas. En 1998 fue superada por una imagen
doble hecha por Man Ray esa misma década, titulada Noire et blanche,
que alcanzó en subasta los 97 millones de pesetas. En 1999, las cifras han
sido mareantes: sólo en en una semana del mes de abril, cuatro salas de
subastas de Nueva York vendieron 2.083 millones de pesetas en fotos; en
Londres, en mayo se alcanzó el récord europeo: 43 millones de pesetas
por un fotograma de Moholy-Nagy fechado en 1925. Pero no sólo los
autores fallecidos se beneficiaron de esta valorización en la época de la
burbuja bursátil y de las inversiones especulativas.
Los precios siguieron al alza hasta que la Gran Recesión acabó con
las alegrías financieras, quedando como las fotos más caras de la historia:
el cartel de un vaquero refotografiado por Richard Price en 2001
(subastado en 2008 por $3.4 millones, unos 385 millones de las antiguas
pesetas); las mercancías de un supermercado digitalizadas por el alemán
Andreas Gursky ($3.3 millones en 2007) y un estanque a la luz de la luna
de Steichen en 1904 ($2.93 millones en 2006).
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
15
Con las nuevas tecnologías de la imagen fotográfica, la magnética
que sacó la Sony al mercado en 1981 (con su modelo mavica), y las
actuales ligeras y económicas camaritas compactas digitales, nos
hallamos ante una nueva etapa de grandes posibilidades, que podrá
conseguir el ideal de que toda persona sea artista.
1.3 Fotos e imágenes
Al enfrentarnos con las obras fotográficas, se puede comenzar por
ubicarlas dentro del amplio espectro de lo icónico.
Imagen, según el actual diccionario castellano proviene del latín
arcaico imago (aparición, fantasma, sombra), y significa:
1. "Figura, representación, semejanza y apariencia de una cosa."
2. " Representación mental de algo percibido por los sentidos."
Entre las diferentes definiciones conceptuales de la imagen visual,
o captadas a través del sentido de la visión, propongo aceptar por su
operatividad la formulada por Moles:
La imagen es un soporte de la comunicación visual que materializa un
fragmento del entorno óptico (universo perceptivo), capaz de permanecer en el tiempo
y que constituye uno de los componentes principales de los mass-media
7
.
De las diferentes clases de imágenes, según el tipo de soporte del
que dependen, las fotográficas son mecánicas (ya que poseen soporte
material que les da corporeidad y permanencia) y registradas
(reproductibilidad infinita).
Ahora bien, con el actual desarrollo de las imágenes infográficas,
cuyo referente sólo se halla en la mente del autor, se ha creado una nueva
categoría diferenciada de las imágenes fotográficas (sean fotoquímicas o
digitales). Estas últimas se pueden considerar como improntadas, ya que
"son la impronta lumínica de un referente físico", tal como define Torán
8
.
La imagen improntada es signo indicial en cuanto que la luz que
refleja un determinado objeto es captada por el objetivo que se halla en
conexión física con él. Es una luz que ha sido modulada por las formas
del objeto y la actitud reflectante de sus superficies, o sea, la huella
lumínica del objeto que deja su impronta en un soporte, bien sea
7 Abraham Moles: La imagen. Comunicación funcional, Trillas, México D.F.,
1991:24.
8 Enrique Torán: Tecnología audiovisual II, Síntesis, Madrid, 1998:13.
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
16
fotoquímico o electrónico. Y es su carácter de signo indicial el que le
aporta el prestigio de objetividad y verismo.
Pero, teniendo un soporte bidimensional, su analogía no se
establece con el objeto real, que es tridimensional, sino que se produce
entre la percepción visual de esta imagen y la percepción visual del
objeto real, entre ambos estímulos luminosos en la retina.
Siguiendo a Aumont
9
, mirar una imagen es entrar en contacto,
desde el interior de un espacio real que es el de nuestro universo
cotidiano, con un espacio de naturaleza muy diferente, el de la superficie
de la imagen, que se puede considerar como espacio plástico.
Los elementos propiamente plásticos de la imagen fotográfica
(representativa o no) son los que la caracterizan en cuanto conjunto de
formas visuales, y los que permiten constituir esas formas:
a) La superficie de la imagen y su organización, lo que se llama
tradicionalmente su composición, es decir, las relaciones geométricas más
o menos regulares entre las diferentes partes de esta superficie.
b) La gama de los valores, ligada a la mayor o menor luminosidad de
cada zona de la imagen, y el contraste global que hace nacer esta gama.
c) La gama de los colores y sus relaciones de contraste.
d) La materia de la imagen misma, como es el grano de la emulsión.
Estos elementos son los que hacen la imagen fotográfica, y con
ellos ha de habérselas el espectador.
De acuerdo con el aspecto temporal, nos encontramos conque se
trata de imágenes fijas o no temporalizadas, que existen idénticas a
mismas en el tiempo. No llevan incorporadas la duración, ya que el
tiempo de su visionado dependerá de la subjetividad de cada espectador.
En la práctica, pueden presentarse según una doble diferenciación
semántica de las imágenes: autónomas, que poseen significado en sí
mismas, o secuenciales, cuando forman parte de una serie de fotos unidas
por su significación.
Esta imagen se concibe, produce y ejecuta con la ayuda de
herramientas técnicas fotográficas. El emisor es quien construye la
imagen, y al elaborarla manifiesta su intención de comunicar
impresiones, ideas, dudas, sentimientos y/o informaciones. Para ello, una
vez decidida la situación que quiere captar (personajes y objetos), elige
una técnica y selecciona la iluminación, el ángulo de toma, el encuadre,
9 Jacques Aumont: La imagen, Paidós, Barcelona, 1992.
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
17
la distancia focal y demás parámetros técnicos.
1.4 Las convenciones de lo fotográfico
Con respecto a todos los sistemas de representación que le han
precedido históricamente, la foto supone una revolución.
Para unos, existen posibilidades propias de la fotografía, que
pueden revelarnos el mundo de manera distinta a como el ojo había
conseguido hacerlo hasta entonces. Para otros, la fotografía es el arma
suprema de la representación, que acaba y completa lo que había
emprendido toda la historia anterior de las artes figurativas: la imitación
de las apariencias.
Pero la fotografía no es la realidad y ni siquiera puede
considerársela una reproducción de nuestra percepción óptica. Hay
muchas fotos, de tipo creativo, que entran de lleno en el ámbito de lo no
analógico, compartiendo con la pintura un potencial fantaseador. Como
sintetiza Gubern:
En sentido dilatado pero a la vez riguroso, habría que definir simplemente a la
fotografía como cualquier alteración de la emulsión fotosensible. Sabiendo que
cuanto más amplia es una definición, menos operativa resulta, sin embargo no hay
más remedio que acudir a ella si queremos abarcar la amplia gama de todos los
géneros fotográficos posibles, recordando que la fotografía mimética es sólo una
posibilidad -si bien históricamente ha resultado la más extensa y la más cultivada- de
la producción fotográfica
10
.
La fotografía no es más que un medio convencional de representar
la realidad mediante un proceso óptico-químico que suscita un grado de
ilusión representativa` superior al de cualquiera de los métodos manuales
(e inferior, lógicamente, al de sistemas tecnológicos desarrollados con
posterioridad, como el cine o la televisión).
Entre las convenciones de lo específicamente fotográfico están:
1- Sólo se trasmite información susceptible de ser convertida en
términos ópticos, por su estimulación a un único sentido: el de la vista.
2- Posee una "doble realidad": la realidad tridimensional es reducida a
la bidimensionalidad de la imagen, y además de modo monofocal (lo que
la relaciona con las convenciones de la perspectiva lineal o artificialis).
3- Su carácter estático al inmovilizar el movimiento`.
10 Román Gubern: La mirada opulenta, G. Gili, Barcelona, 1987:155.
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
18
4- En las fotos en blanco y negro se altera una de las cualidades más
típicas del mundo visual, la presencia del color.
5- Toda imagen fotográfica supone de manera automática la elección
de un espacio que se elige mostrar y la simultánea eliminación del
espacio que queda fuera de los límites del encuadre. Y este encuadre es
centrípeto, aislando unos rasgos visuales que parecen desprenderse del
mundo para subsistir sólo en tanto que signos. En esto se separa del cine,
con su espacio off o fuera de campo, que es siempre posible de actualizar
en el siguiente plano. Aquí, "el personaje que sale de campo continúa
viviendo. Un campo ciego` dobla sin cesar la visión parcial" (Barthes).
6- La fotografía está formada por una materia elemental, el grano
químico, más visible en cuanto mayor sea la ampliación y/o se fuerce el
revelado del negativo.
7- Su capacidad de representación icónica se encuentra fuertemente
condicionada por las necesidades de utilizar la luz como elemento básico.
Siguiendo a Arnheim se puede decir que la fotografía se basa en la
manipulación de lo técnicamente visible, no de lo humanamente visual.
Ni todo lo que vemos, ni cómo lo vemos, puede ser trasladado a una foto.
Reconocer las convenciones que hacen que la fotografía nos
presente duplicados parciales de la realidad, tal como se presenta ante
nuestra percepción, es caer en la cuenta de las características que le
otorgan especificidad y que le hacen susceptible de funcionar en tanto
que mecanismo de transmisión de información y que, además, se
encuentran dentro de las posibilidades de manipulación que se ofrecen al
fotógrafo/a, acentuadas cuando se utiliza la tecnología digital para la
obtención de imágenes de síntesis.
1.5 Imágenes infográficas
Para terminar con el apartado de la inclusión de las fotos dentro del
ámbito icónico, entremos brevemente en este nueva categoría
diferenciada de la analógica, que así explica Renaud:
Es analógica una señal físicamente en relación directa de proporcionalidad con
el fenómeno del cual procede: así la imagen fotográfica sobre el papel es lo análogo,
químicamente hablando, de lo que se representa: es la grabación química del objeto.
Con el ordenador el Numérico sustituye el Cálculo en la grabación analógica de los
datos fisicos: ya sea que la imagen analógica (foto, cine o vídeo) sufra un tratamiento
de conversión numérica (de digitalización de la imagen) que permita su manipulación,
como que ésta resulte simplemente de un modelo numérico escrito y calculable,
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
19
generador de visibilidad (síntesis de la imagen); en ambos casos se subordina la esfera
de la óptica a la de la modelización y del cálculo
11
.
Con las Nuevas Tecnologías de la Imagen, la imagen numérica
construye su relación con lo real mediante la operatividad de la
simulación visual: el simulacro interactivo sustituye a la imagen-
espectáculo, trastocando el concepto de representación. También se
define un nuevo régimen de discursividad, de sentido, de goce y de
estética, con procedimientos en los que el proceso predomina sobre el
objeto, la forma cede el lugar a la morfogénesis.
Al irrumpir en las pantallas las electrónicas imágenes de síntesis
obtenidas en los ordenadores, esas imágenes digitales de naturaleza
fantasmagórica, ya que son 'software' o producto de un programa y no
objeto, se da un vuelco al panorama teórico, hasta señalarse que ya no
tiene sentido hablar de imágenes:
Con la introducción del pixel (el mínimo elemento componente de la imagen
digital) cambia todo el cuadro de referencia de la (re)productibilidad tecnológica de la
imagen [...] Con la pixelización de la imagen -y con la softwarización del referente-
ya no tiene sentido hablar de niveles molares/moleculares ni de imágenes
icónicas/anicónicas
12
.
Para ampliar estos conceptos, entremos en el próximo capítulo en
la exposición de las principales teorías sobre las imágenes fotográficas.
11 VV.AA.: Videoculturas de fin de siglo, Cátedra, Madrid, 1990:19.
12 M.W.Bruno, Ibídem:169
1 CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA IMAGEN FOTOGRÁFICA
20
2
Teorías sobre la fotografía
Abordemos ahora las imágenes fotográficas desde los recientes
planteamientos teóricos.
El primer (y primario) discurso sobre la fotografía la considera
como una imitación, y la más perfecta, de la realidad. Está tan
generalizada esta postura que bastará limitarse a mencionar que ya en
1859 Baudelaire separaba a la fotografía como “simple instrumento de
una memoria documental de lo real", del arte como “pura creación
imaginaria”; considerándola como una ayuda para el recuerdo, cuya
función sería salvar del olvido “las cosas preciosas cuya forma va a
desaparecer y que exigen un lugar en los archivos de nuestra memoria”
1
.
Una concepción opuesta es la propugnada por los críticos hacia la
omnipotencia del “efecto de realidad”. Entre ellos se pueden destacar:
a) Teóricos de la imagen que se inspiran en la psicología de la
percepción, como Arnheim, quien señala las diferencias aparentes que la
imagen presenta respecto a lo real. Esta deconstrucción del realismo
fotográfico está basada en el análisis de la técnica fotográfica y sus
efectos perceptivos
2
.
b) Teóricos que niegan la pretendida “neutralidad” de la cámara,
como Bourdieu, para quien la fotografía es el resultado de una selección
arbitraria, es un sistema convencional al que se le han asignado unos usos
1 Charles Baudelaire: “Le public moderne et la photographie”, en Salon de 1859,
apud Dubois (1992:24).
2 Rudolf Arnheim: El cine como arte (1932), Paidós, Barcelona, 1986, cap. “Film y
realidad”.
2 TEORÍAS SOBRE LA FOTOGRAFÍA
22
sociales considerados “realistas” y “objetivos”
3
; otros autores del campo
de la iconología, como Gombrich con sus observaciones sobre la estrecha
relación entre convención y significado; J.L. Baudry y los “efectos
ideológicos”; y el equipo de redacción de Cahiers du Cinema al
revalorizar la “puesta en escena” fotográfica y los efectos visuales del
gran angular.
c) Los discursos que se refieren a la utilización antropológica de la
foto. Su idea central es que la significación de los mensajes fotográficos
está de hecho culturalmente determinada, no se impone como evidencia
para todo receptor: El dispositivo fotográfico es un dispositivo codificado
(desde todos los puntos de vista: técnico, cultural, sociológico, estético,
etc.). Esta postura, que se levanta contra el discurso de la mímesis y de la
transparencia, sin embargo admite que la foto etnográfica posee la
capacidad de “registro o documentación visual” (en lo que se acerca a las
anteriores ideas de Baudelaire). Pero se subraya que cada foto depende
del contexto para su interpretación, ya que en su proceso interpretativo se
evidencia su carácter polisémico. Según Hastrup, la representación
visual posee una capacidad de descripción estrecha (muestra formas,
incluso de conducta), más limitada que el lenguaje verbal y escrito, que
rinden cuenta de los significados. Y para descubrir éstos, hay que
examinar la naturaleza de los productores, de las condiciones de
producción y de la audiencia receptora. Sin olvidar que pueden coexistir
varios discursos interactuando. De ahí se desprende que “de un lugar
construimos un espacio de práctica cultural”
4
.
Aunque es irrebatible la anterior postura, hay que tener en cuenta
con el Barthes de La cámara lúcida que: “el referente se adhiere, a pesar
de todo”; denominando referente fotográfico “a la cosa necesariamente
real que ha sido colocada ante el objetivo, a falta de la cual no hubiera
habido fotografía”
5
. El “eso ha sido” (que identifica como la esencia de la
Fotografía), aunque “es evidente que hay códigos que influyen en la
lectura de la fotografía” (entre los que resalta los creadores de
connotación, como los trucajes y lo fotógeno
6
). Como resumen de sus
3 Pierre Bourdieu: Un art moyen, essai sur les usages sociaux de la photographie,
Minuit, Paris, 1965:108-109.
4 Kirsten Hastrup: “Anthropological visions” en Film as etnography (Ed.
Crawford/Turton), Manchester University, Manchester, 1993:8-25.
5 Roland Barthes: La cámara lúcida, G. Gili, Barcelona, 1982:120.
6 El trucaje, que interviene en el plano denotativo “manipula la imagen, pero no
2 TEORÍAS SOBRE LA FOTOGRAFÍA
23
conocidas y sugerentes ideas:
La fotografía es literalmente una emanación del referente [que] puede mentir
sobre el sentido de la cosa [...] pero no puede mentir sobre su existencia [...] Toda
fotografía es así un certificado de presencia
7
.
En una línea parecida se encuentran las reflexiones de Benjamin
8
y
las de Bazin, con su admiración hacia el “poder irracional de la fotografía
que gana nuestra confianza”
9
. Y a partir de ellos han surgido recientes
investigaciones postestructuralistas que se apoyan en Charles Peirce, para
quien los signos se dividen en: el orden del icono (representación por
semejanza); el del símbolo (representación por convención general); y el
del index (representación por contigüidad física del signo con su
referente), que en este caso está dotado de un valor absolutamente
singular o particular, puesto que está determinado únicamente por su
referente, y sólo por éste: es la huella de una realidad. Ya en 1895 Pierce
dijo que: “las fotografías instantáneas [...] pertenecen a nuestra clase de
signos por conexión física [index]”. Emparentada por tanto, con esa
categoría de signos que tienen en común “el hecho de ser realmente
afectados por su objeto”, de mantener con él una relación de conexión
física
10
.
Esta postura teórica tiene entre sus recientes valedores a Philippe
Dubois, para quien, de las cualidades de la imagen indicial (singularidad,
poder de designación, funcionamiento como testimonio) se desprende la
dimensión esencialmente pragmática de la fotografía: “no tienen
significación en sí mismas, su sentido es exterior a ellas [...] La fotografía
no explica, no interpreta, no comenta, ... muestra simplemente”
11
.
introduce ninguna connotación convencional [...] para ser eficaz, debe permanecer
ignorado”. En “Le message photographique”, Communications # 1 , Seuil, Paris,
1961.
7 Barthes, op. cit., 1982:134.
8 El espectador está obligado a buscar “la pequeña chispa de azar, de aquí y ahora,
gracias a la cual lo real, por así decirlo, ha quemado el carácter de imagen” en Walter
Benjamin: “Petite histoire de la photographie” (1931) en Ĺhomme, le langage et la
culture, Denoël, Paris, 1971:61.
9 André Bazin: “Ontología de la imagen fotográfica” (1945) en ¿Qué es el cine?,
Rialp, Barcelona, 1990.
10 Charles Peirce: Ecrits sur le signe (Recop. G. Deledalle), Seuil, Paris, 1978:138-
165.
11 Philippe Dubois: El acto fotográfico (1983), Paidós, Barc.,1992:80.
2 TEORÍAS SOBRE LA FOTOGRAFÍA
24
En cuanto a la problemática del realismo y del valor documental de
la imagen fotográfica, puesta de manifiesto con las tres posiciones
teóricas reseñadas, concluye que: “La foto es ante todo índex. Es sólo a
continuación que puede llegar a ser semejanza (ícono) y adquirir sentido
(símbolo)”
12
.
Volveremos a alguna de estas ideas cuando entremos en las
relaciones directas entre fotografía y cultura. Pasemos ahora a la nueva
problemática teórica que aporta la imagen digital.
Para Alain Renaud, la tecnología digital más que nuevas imágenes
ofrecen otro régimen de visibilidad. Son un reciente fenómeno visual,
capaz de generar no sólo nuevos modos de producción y de
comunicación audiovisual, sino también actuar a nivel social,
Con la generalización y el afinamiento del dispositivo original que las crea -la
máquina numérica, el ordenador gráfico-, las condiciones de un cambio radical de las
prácticas, de los conceptos y de los puntos de apoyo culturales [nos están obligando a
una] renovación filosófica necesaria, urgente, de la problemática de lo visual [que]
ponga en primer plano no ya el concepto de imagen, grabado históricamente por todo
el peso de la tradición metafísica, sino aquél mucho más global de visibilidad
cultural,
lo que resulta esencial para comprender la imagen hoy, socialmente,
Y que el vocablo cómodo, pero demasiado restrictivo de 'audiovisual' no
permite ya circunscribir adecuadamente, (por lo que nos interesarán) los
acercamientos cualitativamente nuevos y las posiciones (epistemológicas, estéticas,
sociológicas) que califican y sobreentienden las producciones de imágenes
('imagerie') contemporáneas
13
.
Según este autor, ahora la visibilidad ha mudado de régimen
'cualitativamente', cambiando el modo de producción (como el de
almacenamiento, de intercambio y de uso social):
Aquí, más que 'una toma de vistas', lo visual -la Imagen terminal- constituye el
perfeccionamiento de una 'toma de lo real' que ha comenzado no en el objeto, sino en
la escritura formal de un 'objeto de pensamiento', que los interfaces permitirán
visualizar, 'pantallizar' y manipular en la pantalla (Así,) la imagerie numérica
desarrolla una situación iconográfica completamente nueva, que se sitúa no en los
'resultados imágenes' dados a ver, sino en los procedimientos, en la morfogénesis que
las hace posibles
14
.
12 Ibídem:51.
13 Ibídem:14-15.
14 Ibídem:22-23.
2 TEORÍAS SOBRE LA FOTOGRAFÍA
25
Y estos son algunos aspectos teóricos planteados por las nuevas
imágenes infográficas, que cada vez tendrán más presencia e influencia
en nuestras vidas.
Comparsa de Carnaval en Pontedeume (A Coruña), 1905, anónimo.
Procesión del Corpus en Toledo al llegar a Zocodover (1976), D. E. Brisset.
3
VARIEDADES FOTOGRÁFICAS
En nuestra sociedad es casi imposible encontrar una persona que
ninguna vez haya tomado o, en vulgar lenguaje simbólico, “disparado”
una foto, término aplicado a la acción de presionar el obturador, que
refleja semánticamente una posición agresiva y de poder sobre el sujeto-
objeto captado o dominado.
Por tanto, nuestra experiencia personal nos lleva a considerar
evidente que el territorio de lo fotografiable reposa en: primero, una serie
de situaciones (posesión de una cámara en el momento y lugar adecuado,
debidamente cargada, iluminación suficiente y colocación con un ángulo
de visión correcto), y, luego, un conjunto de filtros de naturaleza
psicosocial (intención y experiencia del fotógrafo, actitud de las personas
tomados como motivo, relación que se establece entre uno y otros) y
técnica (el conjunto de errores que pueden surgir en el proceso de
producción de la foto).
Cuando decidimos capturar una imagen, a menudo sucede que el
motivo por el que deseamos hacerlo no nos lo planteamos explícitamente,
aunque en mayor o menor medida suele participar de dos opciones.
3.1 La fotografía entre la memoria y la expresión
La fotografía puede cumplir y satisfacer genéricamente dos grandes
funciones culturales. En palabras de Gubern, serían:
La primera es la de la memoria, propia de la producción mimética, bien sea la
memoria individual del autor de la fotografía, o la memoria colectiva que, a través de
la difusión de la imagen, permite a otros sujetos compartir la experiencia visual de su
autor. Y la segunda función es la de creación, en donde el fotógrafo pone el énfasis en
la capacidad de su tecnología como medio de expresión, aproximándose así a la
función del pintor. Pero esta dicotomía no es excluyente, y casi toda foto es, en cierta
medida, a la vez, memoria y creación, o reproducción y expresión, aunque en cada
caso concreto predomine una u otra función
1
1 Román Gubern: La mirada opulenta, Gustavo Gili, Barcelona, 1987:155.
3 VARIEDADES FOTOGRÁFICAS
27
Grupo de soldados y pistoleros enviados por la patronal para reprimir mineros en huelga en Colorado
(USA), causando la que se conoció como masacre de Ludlow (1914), autor anónimo.
Si bien el que fotografía participa de ese inicial interés tecnológico
por el sometimiento de la naturaleza, la mayoría de las fotos que toman
los aficionados tienen que ver con su vida familiar, representando la
fotografía como recuerdo "un 80% de la actividad fotográfica real de
nuestra sociedad", según refiere Moles, quien define la fotografía como
"la cristalización del instante visual", ya que es:
Un método técnico de comunicación que cristaliza en un documento un
fragmento del universo visual con el objeto de trasladarlo a través del tiempo y del
espacio, y que le proporciona al receptor una experiencia vicaria visual relativa a esta
imagen, en otra parte y después con respecto al momento y lugar en que fue 'tomada'
2
.
Lo que el homo photographicus trata es de:
Cristalizar esos instantes que le parezcan notables conjugando los placeres del
errar a través del mundo y la voluntad de permanencia [y conviene convertir} la
búsqueda de lo notable en una búsqueda del sentido
3
.
Respecto al expresionismo, uno de los métodos artísticos de
construcción de un tema, este mismo autor lo define de modo muy
sugerente como "un esfuerzo consciente para que una fotografía exprese
la realidad mejor que la misma realidad". Luego lo precisa aún más, al
exigir que cumpla con las siguientes cualidades:
a) La pregnancia de la forma real que propone es mayor que la pregnancia del
original del cual tomó la imagen;
2
Abraham Moles: La imagen, Trillas, Mexico D.F., 1991:179.
3
Ibídem: 189 y ss.
3 VARIEDADES FOTOGRÁFICAS
28
b) La polisemia de la imagen se ve reducida en provecho de una significación
particular expresada. Esto se verá confirmado experimentalmente por los espectadores
que ven, que observan esta fotografía y traducen sus impresiones mediante palabras.
La imagen es tanto más monosémica cuanto que estas expresiones convergen
mejor hacia un único significado [y así] se llamará fotografía sociológica a las
imágenes en las que la pregnancia social es completamente notable
4
.
Por mi parte, y a partir de la experiencia desarrollada a través de
una larga actividad como fotógrafo profesional, propongo dividirla en los
siguientes campos operativos, de acuerdo con la acción del autor/a:
- Reportaje: No se altera la situación
DIRECTA - De Intervención: Puesta en escena
FOTOGRAFÍA {
TRANSFORMADA - Variados componentes
(Aquí entran los fotomontajes)
En el caso de la modalidad directa, habría que distinguir si se
captan acciones, con lo cual se tendría la doble posibilidad expuesta, o si
se trata de seres inanimados (como un paisaje) en cuyo caso no habría
desdoblamiento de opciones.
Como óptimo exponente de las posibilidades expresivas de la
imagen, está el fotomontaje, que puede resultar casi imperceptible (y
como engañosa y falsa reproducción de la realidad cumplir unos
propósitos de manipulación ideológica) o aparecer con toda
espectacularidad como potenciación de las virtualidad comunicativa de lo
icónico, destruyendo tanto las leyes físicas como las convenciones
estilísticas, para presentarse como realidad visual producida por la
coexistencia de elementos visibles procedentes de objetos diversos y a
veces de la imaginación creativa. Debido a su interés expresivo, se le
dedicará el siguiente capítulo.
3.2 La información visual: el fotoperiodismo
En lo que se refiere a la captación directa y sin que el fotógrafo/a
intervenga, casi como si fuera invisible o ajeno a la situación que se
desarrolla ante su cámara, su producto es el foto-reportaje, básico en la
información visual.
Pero, como todo medio de representación, la fotografía realiza una
operación quirúrgica sobre la realidad, extirpando para su construcción
representativa algunos de los rasgos que caracterizan a esa realidad.
Aceptar el conocimiento del mundo vía la contemplación de su
reproducción fotográfica significa dar por buena, en última instancia, la
4
Ibídem: 203-204. Antes, acudía a la teoría de la Gelstat para considerar que "la
pregnancia es la fuerza de la forma" (p. 46).
3 VARIEDADES FOTOGRÁFICAS
29
identificación entre realidad y apariencia. Y, como subraya Sontag, la
comprensión en profundidad comienza justo en el momento en que nos
negamos a aceptar el que las cosas sean simplemente como nos parecen.
Reconociendo que "una foto puede ocultar tanto como descubrir"
(Godard).
Desde que se fotografiaron en 1855 la guerra de Crimea (por Roger
Fenton,) y en 1863 la de Secesión en los Estados Unidos (por O'Sullivan
y Russell), y se imprimieron en periódicos las imágenes de los horrores
de ambos campos de batalla, irrumpió en el paisaje de los medios de
información la fotografía. Grabada sobre planchas primero y en fotolitos
tiempo después, los reportajes fotográficos adquirieron su destacado rol
como parte esencial de la prensa.
Un caso singular es el de la foto más emblemática de la guerra civil
española: El miliciano caído que Robert Capa fotografió en el frente de
Córdoba en septiembre de 1936, y que se considera "la mejor foto de
guerra de la historia". Analizando la secuencia de fotos que realizó Capa
en dicho lugar, muchos investigadores nos hemos pronunciado en que la
toma correspondió a unas maniobras propagandísticas de los milicianos
de la CNT, y la caída fue teatral.
En 2005 publiqué un artículo sobre la fotografía bélica en la Gazeta
de Antropología digital, en el que aporto diversos datos que sostienen que
se trató de una escenificación, lo que no supone despreciar las cualidades
humanas y profesionales de Capa.
Superponiendo dos imágenes captadas por Capa de milicianos que caen al suelo,, Luca Pagni
demostró en 2002 que los personajes se encontraban en idéntico espacio.
Las revistas gráficas como soporte, que tuvieron su apogeo en las
décadas de 1950-60, con millones de ejemplares de tirada en revistas
como Life y Paris-Match, no han podido resistir la competencia
televisiva, y han dejado en los suplementos dominicales una de las pocas
plataformas de difusión generalista de los foto-reportajes informativos.
3 VARIEDADES FOTOGRÁFICAS
30
Las revistas monotemáticas en cierta medida han recogido el relevo, pero
sus tiradas son reducidas, y salvo en las de viajes o turismo, apenas se
cuida la estética de la imagen. La mayor difusión actual se halla en la
prensa del corazón, con las anodinas fotos robadas por los paparazzi (o
vendidas en exclusiva), sin interés plástico ni cultural. Por otro lado, en
los programas documentales e informativos de las televisiones se
mantienen altos requisitos de calidad en las imágenes.
El fotógrafo de prensa, fotoreportero o redactor gráfico puede
trabajar de modo autónomo o como acompañante y complemento de un
redactor de texto, aunque en la actualidad se está imponiendo la figura
del reportero multimedia o net-man, que dispone de cámara de vídeo
digital y envía por internet sus imágenes y voz a las emisoras de radio y
TV y las publicaciones de prensa del grupo mediático para el que trabaja.
Asumiendo que no existe un punto de vista único y universal, ni
para construir un mensaje ni para recibirlo, en la cadena informativa que
se establece entre la toma de la imagen y su visión por el lector, las
intervenciones sobre "el reflejo de lo real" pasan por los siguientes
eslabones:
a) El fotógrafo, con sus ideas y opiniones subjetivas, que le llevan a
seleccionar y aislar la parte del hecho total que pretende captar y
transmitir.
b) Las características de la institución u órgano de comunicación para
el que trabajan o al que venden el derecho a utilizar sus fotografías. Tanto
si se trata de la difusión del material gráfico por una agencia de prensa
como del caso de la publicación que ha enviado un corresponsal o la que
compra las fotos que le ofrecen, el material publicable tiene que cumplir
con unos criterios limitativos (valores, intereses, ideología, línea
estética,...). Sin hablar de las censuras políticas y las económicas, menos
aparentes pero de parecida influencia a la hora de normatizar las
informaciones. Como actual ejemplo tenemos que, desde su fracaso en la
guerra del Vietnam, los EE UU no permiten a los fotógrafos moverse
libremente en los conflictos bélicos.
c) Las posibilidades técnicas del medio que publica la foto.
Sin entrar en la polémica de qué derecho prima, si el de informar al
público o el de la intimidad de alguien en la calle, surgen nuevos
fenómenos que tienen que ver con nuevos derechos de propiedad sobre la
imagen. En Francia, si se publica una foto de un monumento actual
(como la pirámide del Louvre o el arco de la Défense), hay que pagar a
los arquitectos; y si se trata de la Torre Eiffel iluminada de noche, hay
que hacerlo también con el iluminador. Este afán recaudatorio está
llegando a límites insospechados: en el 2000 unos propietarios de la
comarca del Pariou demandaron a un hipermercado por haber utilizado en
su publicidad una foto aérea de una montaña suya; por "daños y
perjuicios", y les pidieron 30.000 €.
3 VARIEDADES FOTOGRÁFICAS
31
3.3 Fotografía y texto acompañante
Toda fotografía se debate entre dos polos: la fuerza de la
información bruta que trasmite y su carácter polisémico. Por ello, la
imagen fotográfica suele publicarse acompañadas de un texto escrito que
establece relaciones particulares con ella.
Barthes, en un artículo ya clásico
5
, analizó las funciones del
mensaje lingüístico respecto al icónico, sintetizándolas en dos:
-Anclaje: Trata de evitar la polisemia, centrando y reduciendo las
posibilidades significativas del texto icónico.
-Relevo: Menos habitual, la relación que se establece es de
complementariedad. Se combinan como partes de un sintagma que las
engloba en su unidad superior.
Ambas pueden coexistir dentro del mismo mensaje lingüístico. Y
respecto al pie de foto de la prensa, el texto es como un parásito de la
imagen que le connota o insufla uno o varios significados secundarios,
pudiendo distorsionar el hecho informado si deforma el aquí, ahora y así
de la imagen, arrastrando la interpretación del lector. Pero también puede
ser una fuente de información esencial, no sólo para comprender la foto,
sino también para enterarse del acontecimiento.
Para terminar, de nuevo con palabras de ese lúcido comunicólogo
que fue Moles,
La fotografía se ha vuelto uno de los componentes esenciales para enfrentar
visualmente al mundo. Cualitativamente, la fotografía de aficionado, este pequeño
acto de la vida cotidiana, es la que constituye la mayoría de las imágenes fabricadas
que circulan en este mundo (mil millones de fotos anuales a fines de los 80), pero la
mayor parte destinada a un cajón oscuro, a ser contempladas sólo algunos segundos
en la vida de aquel que las tomó [...] La fotografía de aficionado es un acto y no un
producto
6
.
Aquí se hablaba sobre la época de la foto analógica, aunque en la
actual fase de la foto digital, su exhibición en la sacralizada pantalla del
televisor le confiere un prestigio especial, pero sigue siendo de
contemplación efímera. En ocasiones será enviada a través de internet a
amigos/familiares, con lo que su reproductibilidad, difusión y capacidad
de intervención social se multiplican.
Madrid, Noche Blanca de 2008 (D. E. B.)
5
Roland Barthes: "Rhétorique de l'image", en Communications # 4, 1964:40-51.
6
Moles, op. cit.: 221.
3 VARIEDADES FOTOGRÁFICAS
32
4
EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
A finales de 2001, los cibernautas tuvieron acceso en exclusiva al
documento gráfico de la captura por la Guardia Civil española del
enemigo público número uno de los EE UU. La imagen mostraba a dos
guardias con el escurridizo Osama Bin Laden sujeto entre ambos. Para
los espectadores de más edad, recordaba la captura a principios de los
setenta del tambien maestro en fugas conocido como el Lute. El realismo
de la composición era elevado, y la supuesta foto se difundió en gran
escala, aunque es evidente que nadie la tomó en serio.
Ya a fines de la última década del siglo XX, la prensa internacional
había divulgado varias muestras de una técnica fotográfica (el
fotomontaje) que parecía estar superada. Como caracterizado ejemplo de
su manifiesto uso político -dentro de la campaña mundial de rechazo de
los ensayos nucleares franceses en Mururoa- tenemos el retrato del
presidente Jacques Chirac, retocado por Olivero Toscani para dar la
sensación de que parte del rostro había sido carcomido por la
radioactividad. Acompañadas por la polémica se encontraron las fotos
difundidas por la agencia DEM, donde unos soldados turcos exhibían
como trofeo las cabezas cortadas de dos guerrilleros kurdos:
aprovechando la presencia de extraños contornos y sombras, el gobierno
de Ankara las denunció como "fabricadas" por fotomontaje, aunque es un
comprobado hecho las atrocidades cometidas contra el pueblo kurdo. De
modo ya declaradamente ficticio, está la foto publicada en portada por la
revista norteamericana Spy, en la que se veía a Hillary Clinton con la
falda levantada luciendo unos calzoncillos, con la que se pretendía
ilustrar los sorprendentes "cambios de imagen" de la por entonces
primera dama.
En España, los políticos suelen ser objeto de críticas con esta
técnica, habitual en el repertorio de los ilustradores de prensa. Y en una
campaña publicitaria de Saatchi & Saatchi para la tarjeta VISA, un viejo
de pueblo con boina y garrote aparecía lo mismo sentado en un patio de
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
34
la Alhambra, como junto a Marilyn Monroe cuando el viento alza su
blanca falda. Como se aprecia, aunque las nuevas tecnologías han
convertido a los artesanales fotomontajes analógicos de tijera y
pegamento casi en "especie al borde de la extinción", este modo de
integrar imágenes reales para ampliar su campo semántico, reforzando la
expresión visual al servicio de una voluntad comunicativa, sigue teniendo
múltiples usos.
4.1 Consideraciones teóricas sobre el fotomontaje
Para el abordaje histórico y teórico del fotomontaje, bueno será
ubicarlo brevemente dentro de los más relevantes planteamientos del
hecho fotográfico, esos que Dubois tipifica como los discursos "del
espejo, la transformación y la huella de lo real"
1
, que ya se han
mencionado en un capítulo anterior, y que ahora aplicaremos a esta
modalidad concreta.
Por una parte, están quienes afirman que la fotografía directa posee
por misma suficiente fuerza como para que no haga falta modificar la
imagen original. Como ejemplo en este sentido se tiene a Susan Sontag
cuando proclama que:
La corriente principal de actividad fotográfica ha mostrado que una
manipulación o teatralización surrealista de lo real es innecesaria, cuando no
francamente redundante
2
.
Y en la vertiente opuesta tenemos un claro exponente en Bertold
Brecht, dramaturgo que preconizaba el distanciamiento emocional por
parte del espectador, para quien la simple reproducción de la realidad nos
dice poco respecto a tal realidad, ya que
Una foto de las fábricas Krupp o de la A.E.G. prácticamente no revela nada
sobre tales instituciones. La realidad propiamente dicha ha resbalado hacia lo
funcional. La reificación de las relaciones humanas, por ejemplo la fábrica, no revela
más que lo que está en ésta última. Es necesario pues, de hecho, construir algo, algo
artificial, fabricado
,
que cumplida cuenta de la codificación de las relaciones humanas y
haga visibles las asociaciones oscuras u ocultas, por lo que considera
legítimo “el arte de desenmascarar o de la construcción”
3
.
1 . Philippe Dubois: El acto fotográfico, Paidós, Barc.,1992:20 y ss.
2 . Susan Sontag, Sobre la fotografía (1973), Edhasa, Barc.,1992:62.
3
Bertold Brecht: El compromiso en literatura y arte (1931), Península, Barcelona,
1973:113-114.
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
35
Desde un punto de vista semiótico, y volviendo al primer Barthes,
el mensaje fotográfico se connota por prácticas que tienden a superponer
al puro mensaje analógico o indicial diversos sentidos secundarios. Y
entre las prácticas de modificación de la imagen fotográfica, tenemos las
técnicas del fotomontaje (collage, impresión múltiple, supresiones,
alteraciones) como especialmente facultadas para crear nuevos discursos
fotográficos, gracias a su incorporación de mensajes intencionales más o
menos codificados y su capacidad de ruptura formal. Por otra parte, el
fotomontaje puede compartir las dos capacidades que este autor atribuye
a la fotografía: el studium o la organización de sus estructuras, ya que “es
evidente [que] hay códigos que vienen a modificar la lectura de la foto”,
y el punctum, porque “nada puede evitar (que la fotografía sea en primer
lugar) una emanación de un real pasado” y si una foto conmueve, es por
su poder de contingencia que apunta (punctum) al espectador
4
.
En cuanto al carácter único, ontológico, que Bazin resaltaba en la
fotografía, ese carácter documental con aparente ausencia de
subjetividad, es un hecho que el fotomontaje está capacitado para
poseerlo, ya que aisladamente sus imágenes participan de los signos
informacionales, con una precisión de detalles cargados del "poder de
convicción" que confiere autenticidad a tal tipo de representaciones
visuales. Pero el mecanismo manipulador que los origina, depende
totalmente de la visión motivadora del autor. Aunque para Schaeffer la
imagen fotográfica es "esencialmente un signo de recepción" que no está
necesariamente codificado, por lo que hay que considerar estas imágenes
como obra, como resultado de un hacer sujeto a flexibilidad pragmática.
En el caso de la imagen transformada, el criterio que guía a la
comprensión sólo podría ser:
La confianza implícita del receptor en la supuesta honestidad del que presenta
la imagen como imagen fotográfica, o que deja que se presente como tal
5
.
En palabras de Santos Zunzunegui, al ser toda foto una
construcción significante, "no hay razón para suponer que existan
fotografías más verdaderas que otras"
6
.
Finalmente, aplicando los análisis de los mensajes de Moles, se
pueden diferenciar netamente en los fotomontajes un aspecto semántico y
otro estético. También se le puede situar en un espacio léxico propio,
distinto del de la fotografía documental (tomando la acepción metziana
de lexis como unidad de lectura). Y como definición clásica del
fotomontaje tendríamos la de Stepanova en 1928: "unión y combinación
4. Roland Barthes: La cámara lúcida,G. Gili, Barc., 1982:137.
5 Jean-Marie Schaeffer: La imagen precaria (Del dispositivo fotográfico)(1987),
Cátedra, Madrid, 1990:85.
6 . Santos Zunzunegui: Mirar la imagen, Univ. del País Vasco, Erandio, 1985:248.
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
36
de elementos expresivos extraídos de fotografías"
7
.
4.2 Evolución histórica del fotomontaje
Al comenzar la segunda mitad del siglo XIX, la introducción de la
placa de cristal y de procedimientos de reproducción de gran tirada
(como la fotolitografía), impulsaron a la fotografía hacia el
reconocimiento público. Pronto se integraron varias imágenes
fotográficas, como hizo en 1857 el pintor sueco Oscar G. Rejlander con
su barroca alegoría Las dos sendas de la vida, compuesta a partir de 30
negativos acoplados, pero disimulando el artificio para imitar una pintura
académica
8
. También los retratistas utilizaron una tosca técnica sintética
para unir a los miembros de la familia en la misma imagen. Este fue el
método empleado por el francés Laurent (una de las figuras claves en la
fotografía española, tanto en el sentido artístico como comercial
9
) para
configurar hacia 1860 su macroretrato u orla de los 22 componentes de la
familia real de España. Con la misma técnica se elaboraron imágenes
conmemorativas de los episodios patrióticos, como la Fotografía
compuesta para honrar a los héroes de la escuadra española (de José
Martínez Sánchez, 1866) que muestra en un rectángulo central a la
fragata Numancia, rodeada por los retratos ovalados de los 10 oficiales a
su mando.
Poco tiempo después, cuando los comuneros parisinos fueron
masacrados por la alianza de tropas franco-prusianas, hubo dos fotógrafos
que le otorgaron un sesgo político a este nuevo medio de expresión. En el
mismo año de esta revolución proletaria (1871) Pierre Petit enmarcó en
forma de medallones los retratos de clérigos asesinados por los
sublevados. Un trabajo mucho más elaborado y tendencioso fue el de
Ernest Appert, fotógrafo vinculado a las fuerzas de la policía, que bajo el
título de Crímenes de la Comuna organizó puestas en escena de las
ejecuciones de dichos clérigos (así mostraba al supuesto Arzobispo en su
celda, a padres dominicos huyendo y varios cayendo al suelo,
fusilamientos colectivos) y de los posteriores juicios a los considerados
responsables. Estas composiciones fotográficas, con los diversos
escenarios reales de fondo, se creía que habían sido tomas verdaderas, y
7 . En Nouvelle histoire de la photographie (Dir. R. Frizot), Bordas, París, 1994:431.
8. Ya en 1843 el escocés David O. Hill "fotografió individualmente a los 474
miembros fundadores de la Iglesia Libre de Escocia y los reunió luego
artificiosamente en una ambiciosa composición pintada, que no concluyó hasta
1866", en Gubern, op. cit., 1987:169-170.
9 Véase el estudio de Lee Fontanella en VV.AA.: La fotografía en España hasta
1900, Min. de Cultura, Madrid, 1982:41-45.
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
37
en 1872 se vendían, a mayor gloria de los religiosos fusilados, en tres
formatos: grande, carta de visita y álbum.
Estos fueron posiblemente los primeros fotomontajes políticos,
acompañando a lo que también pudo ser el primer uso represivo de la
fotografía, cuando la policía detuvo y fusiló a obreros parisinos por haber
sido identificados en las fotos que se les hicieron posando en las
barricadas. Así, el orgullo de ser retratados en jornadas históricas les
acarrearía la muerte.
En una línea meramente formal, en 1896 se puede destacar una
exuberante y deliciosa composición de Courret titulada Flores peruanas,
que muestra los risueños rostros de un gran número de mujeres del Perú.
Estos ingenuos fotomontajes se prolongarían en nuestro siglo a través de
las tarjetas postales de tipo romántico, que no pretendían disimular su
artificio, como en la sobreimpresión de un bello rostro femenino y la
luna, obra de Tuck (1902). Hoy día siguen haciéndose tarjetas
humorísticas en esta línea. Otra fuente de inspiración eran los álbumes de
fotos familiares, donde a veces se jugaba con personajes recortados y
cambiados de contexto.
A nivel teórico, el futurista italiano Anton Bragaglia (1911) fue uno
de los pioneros en considerar a la cámara como una máquina capaz de
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
38
producir una realidad visual independiente de la mímesis de lo visible,
como demostraba con sus obras de exposición múltiple. A este uso de la
cámara para extender la percepción humana lo llamó fotodinamismo
futuristica
10
.
En cuanto al fotomontaje como medio ideológico progresista, se
considera como precursor en su empleo al inglés Frank Hurley en 1917-
18, con sus impactantes imágenes de la guerra de trincheras. Una de sus
fotos (Sobre la cima), se convirtió en imagen arquetípica de la I Guerra
Mundial, siendo de hecho una composición múltiple a partir de doce
negativos diferentes: "Intenté e intenté incluir los acontecimientos en un
negativo simple, pero los resultados eran desesperanzadores"
11
. Hurley
llamó a su nueva técnica impresión por combinación, y la usó para
trasmitir sus ideas pacifistas. Pero su propósito de respetar la mímesis
fotográfica mediante la manipulación de los negativos, le llevó al
embellecimiento estético del campo de batalla, al que dotaba de un aura
poética casi intemporal, obteniendo un resultado contrapuesto a sus
intenciones. La belleza formal de una imagen puede convertirse en
protagonista de la recepción de la imagen, desplazando su significado.
F. Hurley
A partir de esta guerra surgirán innovadoras teorías y prácticas
artísticas. Por un lado, el fotoperiodismo: la imagen al servicio de la
10. Bernd Hüppauf: "Modernism and the photographic representation of war and
destruction", en Fields of Vision (Ed. L. Devereaux/R. Hillman), Univ. of California,
Berkeley, 1995:102-104.
11. Ibídem:103.
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
39
información. Por otro, el constructivismo: la preocupación por la
composición formal de la imagen (recuérdese la frase de Moholy-Nagy
de que fotografiar es "estructurar mediante la luz"). Y al mismo tiempo, la
subversión Dadá prolongada por el surrealismo: para atacar la sociedad
decadente también hay que emplear nuevos modos de expresión. De la
confluencia de estas tres posiciones, y de las herencias del cartelismo
artístico con su uso creativo de la tipografía y de los trucajes fílmicos
experimentados por Mélies, nacen en 1924-25 los fotomontajes
explícitamente políticos, que en franca ruptura con el realismo buscaban
desvelar el sentido de acontecimientos notables.
En la naciente Unión Soviética de la década de los veinte, se aliaron
las revoluciones formal y política, dando lugar al constructivismo
soviético. Entre los artistas revolucionarios que experimentaron con las
posibilidades de la fotografía, especialmente en su uso propagandístico a
través de los carteles, tras el pionero Rodchenko destacaron El Lissitzky
(especialista en tipografía), Prusakov y el cineasta Dziga Vertov. Para
ellos, tanto la tipografía como la pintura geométrica y cualquier tipo de
imágenes, incluso de filmes, eran susceptibles de integrarse en un todo
coherente, reflejando la nueva cultura industrial
12
. Aunque pronto marchó
a Alemania para enseñar en la recién fundada Bauhaus, el ruso Moholy-
Nagy, mantuvo posiciones cercanas. Más interesado por el aspecto formal
de la composición, sin embargo comprendió que las nuevas técnicas del
cine (montaje, trucos fotográficos, angulaciones de cámara) podían usarse
como elementos creativos en los carteles. Otros miembros de la Bauhaus
también experimentaron con el fotomontaje.
Por su parte, destacados propagadores del revulsivo Dadaísmo
berlinés, como Hausmann, Grosz y Baargeld, desde 1916 creaban obras a
medias entre el collage y el fotomontaje, mezclando retratos, fotos de
prensa, catálogos publicitarios y pintura. Su posición era inequívoca, tal
como expresarían Grosz y W. Herzfelde (hermano de Heartfield):
Con el descubrimiento de la fotografía comenzó el crepúsculo del arte. [Los
dadaístas] vimos la gran tarea: arte de tendencia al servicio de la causa revolucionaria
[...] El artista actual, si es que no quiere ser un corredor aislado, un obús anticuado no
estallado, sólo puede elegir entre la técnica y la propaganda de la lucha de clases. En
ambos casos debe abandonar el 'arte puro'
13
.
Pero será su compañero John Heartfield quien desarrolle y utilice la
técnica del fotomontaje en sentido estricto. Comenzaría en 1924
conmemorando el 101 aniversario de la Gran Guerra, al mostrar al káiser
12. En la década 1930 dijo el artista soviético G. Klucis que "el nombre fotomontaje
nació de la cultura industrial: montaje de máquinas, montaje de turbinas" (Nouvelle
Histoire..., op. cit., p. 432).
13. En su panfleto de 1925 llamado El arte está en peligro.
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
40
que pasa revista a una tropa armada de niños, mientras los esqueletos de
sus padres, en posición de firmes, les contemplaban; y llevaría a la
cumbre su empleo como arma política, con sus incisivas y muy trabajadas
escenificaciones antinazis. Este "creador de arte para el pueblo", que
trabajó como grafista, tipógrafo, decorador teatral y portadista de libros,
partía de fotos de actualidad, que eran alteradas con trucajes diversos y
pintura, y las solía complementar con otras fotos que encargaba realizar a
fotógrafos profesionales. Finalmente, les añadía textos (a menudo con
frases entresacadas de discursos de los jerarcas nazis) que remachasen la
intencionalidad. Su obra, que trataba de reflejar la propaganda política del
día de modo muy militante a favor del proletariado y en contra del
nazismo, estaba dirigida al gran público ("Existe en las masas un hambre
de imágenes", como decían en 1925), siendo varias las publicaciones que
las sacaron en portada, entre ellas -desde 1927- el A-I-Z (Arbeiter-
Illustrierte-Zeitung), revista obrera semanal que llegó a tirar medio
millón de ejemplares. En ella publicaría 238 fotomontajes, uniendo así el
fotoperiodismo con una técnica publicitaria de combate político.
A partir de 1933, tanto la revista como Heartfield se exiliaron en
Praga. En la posguerra se instaló en Berlín Oriental, permaneciendo casi
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
41
desconocido para Occidente hasta las exposiciones antológicas de finales
de los sesenta. Falleció en 1968 en Berlín, cuando se le empezaba a
reconocer como "inventor del fotomontaje"
14
.
Otra exiliada de la Alemania nazi fue Grete Stern, pero en este caso
a Argentina, publicando allí fotomontajes de corte surrealista en una
revista de psicoanálisis, entre 1949-52.
También se dedicaron a la propaganda revolucionaria con el empleo
cartelístico de fotomontajes, los húngaros Bereny y Por. Y en la España
de la Guerra Civil hizo lo mismo el valenciano Josep Renau. Bajo la
inspiración de Heartfield, en 1929 realizó su primer fotomontaje en
blanco y negro. En 1938 fue designado Director de Propaganda Gráfica
del Estado Mayor de la República, exiliándose al año siguiente. Entre
1940-58 trabaja en México, en donde elaboró una serie de fotomontajes
que criticaban la política de los EE UU, tanto en sus discriminaciones
racial y social como en el belicismo. Utilizaba fotos de reportaje y de
publicidad, tanto en color como en blanco y negro, en muy cuidadas
composiciones. Este material fue publicado en 1967 en Berlín Oriental en
el libro Fata Morgana USA, feroz crítica de la mixtificación del auto-
ensalzado "american way of life", presentado como "modelo" mundial:
A fin de permanecer al nivel del tema y no rebasarlo, he adoptado el mismo
lenguaje sofisticado de la publicidad yanqui, su mismo sugestivo naturalismo, es
decir, las imágenes literales de ese monstruoso trompe-l'oeil cuya absurdidad sólo es
plenamente discernible mediante un método tan drástico y terminante como el
fotomontaje, en virtud de su índole documental y de su congelado dinamismo visual
15
.
Renau coincidió en la RDA con su maestro Heartfield, y no regresó
a España hasta 1976, dando a conocer su obra de compromiso político.
Finalmente, a principios de los setenta -quizás a resultas del
"redescubrimiento" de Heartfield y al triunfo del Pop Art- surgió un
nuevo interés por el fotomontaje y su empleo ideológico. En España,
varios autores lo utilizaron desde una posición crítica al oscurantismo
franquista, como Jorge Rueda (el más radical del equipo de Nueva Lente),
14. Su gran redescubriento parte de la exposición de 1969 en Londres. En 1973, la
políticamente comprometida galería Redor de Madrid mostró parte de su obra, con
un espléndido catálogo diseñado por A. Corazón y con textos de S. Marchán, que le
darían a conocer en la España franquista. Su libro Guerra en la Paz. Fotomontajes
sobre el período 1930-38, editado en Munich en 1973, a los 3 años fue publicado por
G. Gili en Barcelona.
15. Josep Renau: The American Way of Life. Fotomontajes: 1952-1966 (1967), G.
Gili, Barcelona, 1977, p. 91. Con este libro, originalmente publicado en Alemania
Democrática, se reencontró con el país del que se había exiliado.
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
42
Demetrio Enrique Brisset (que los publicó en revistas como Hermano
Lobo y Sábado Gráfico), Benito Román, los Yeti y los Onomatopeya,
mientras que el Equipo Crónica lo introducía en su explosivo universo
pictórico. En el cartelismo político destacará su uso subversivo por el
colectivo de artistas del Movimiento Comunista, especialmente en el país
vasco; y en revistas contraculturales, como la madrileña Uronía y la
barcelonesa El Viejo Topo, aparte de colectivos libertarios.
Con una actitud más formalista, destacaron E. Dolcet, M. Falces y J.
Fontcuberta. Entre los extranjeros, sobresalen las sobreimpresiones del
norteamericano Uelsman; la técnica perfeccionista del holandés Paul de
Nooyer y los paisajes desolados de su compatriota Horree; el
enigmatismo del belga Karel Fonteyne; la teatralidad del inglés Tim
Mara; y el conceptualismo del alemán Gert Weigelt. Tras la revolución
mediática aportada por el vídeo en los ochenta, se puede considerar como
gran maestro del arte del fotomontaje en esa década al neoyorkino Joel
Peter Witkin, que refleja un mundo onírico brutal, repulsivo y de estética
feísta, con complicadas escenificaciones.
A partir de los setenta, los publicistas se apropiaron de esta técnica
de expresión, para acomodarla al llamativo despliegue visual de sus
anuncios en vallas y revistas. El chroma-key posibilitó el empleo de una
técnica similar (la incrustación de imágenes) en los programas de TV. Y
con la expansión del vídeo, se propició la colaboración entre esta nueva
tecnología y los fotomontadores, dando lugar a una variante de videofotos
que está todavía en plena experimentación pero que promete
espectaculares resultados, especialmente si cuenta con apoyo infográfico.
El fotomontaje también se ha beneficiado de las facilidades operativas
aportadas por las fotocopiadoras (dando lugar al copy-art) y el diseño por
ordenador, con programas como el Photoshop, de fácil manejo y
múltiples posibilidades, con destacados artífices como el mexicano Pedro
Meyer, y es objeto de enseñanza incluso en algunas escuelas de primaria,
como en las interesantes experiencias llevadas a cabo en Córdoba por
Blas Segovia y su equipo
16
.
En conclusión, que sus posibilidades técnicas se han ampliado, y a
pesar de su captura por los publicistas para fomentar tramposamente el
deseo de posesión consumista (lo que puede alcanzar insospechadas cotas
de subliminalidad con la publicidad virtual que se emite por TV), como
arma política se resigna a morir, debatiéndose entre dos líneas
discursivas: lo manifiestamente obvio (herencia de la agit-prop) y la mera
sugerencia, que suele ser más difícil de plantear con rigor. Pero en ambos
casos, conseguir una belleza formal beneficiará su finalidad
comunicativa, al ser atractiva para el espectador, y potenciar su recepción
de una diversa relación de los elementos del entorno visual.
16. Blas Segovia: "El fotomontaje", en La revolución de los medios audiovisuales
(Aparici, coord.), Ed. de la Torre, Madrid, 1993,pp.303-329.
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
43
4.3 Una propuesta de definición
Partiendo de la propuesta de división de la fotografía en dos grandes
campos operativos, que presenté anteriormente, de este esquema derivo la
definición de fotomontaje como:
* "Una transformación fotográfica que, mediante distintas técnicas,
integra imágenes diferenciadas -según diversos modos de producción-
para mostrar una situación espacio-temporal manipulada, con variable
verosimilitud, al servicio de una intencionalidad más o menos
reconocible"
.
En cuanto a sus procedimientos de producción, pueden ser
puramente fotográficos o mixtos (con inclusión de dibujos, objetos reales
y entornos, además de trucajes varios); las imágenes utilizadas admiten
una amplia gama de procedencia, desde todas de reportaje a todas de
intervención (incluyendo sus posibles combinaciones); la autoría puede
ser individual o repartirse (voluntariamente o no) entre varios autores;
finalmente, se trata de imágenes únicas susceptibles de ser presentadas
como fotografía directa. La comprensión del discurso construido
dependerá de los códigos incorporados. Y en su evolución han influido
tanto los hallazgos del cartelismo, las formas de los collages cubistas, las
actitudes dadaístas/surrealistas y los usos de la agit-prop como los modos
de producción de sentido del montaje cinematográfico. En esta definición
enfatizo su consistencia como proceso icónico
17
, cuyo resultado final es
la construcción intencional de una nueva significación que se expresa
fotográficamente.
Proyección fotos sobre Telefónica de Madrid por el centenario de la Gran Vía, 2010, D. E. Brisset.
17 . Recordando la formulación de Dubois de que: "La foto no es sólo una imagen, es
también un verdadero acto icónico que no se puede concebir fuera de sus
circunstancias, que incluye también el acto de su recepción y de su contemplación.
Es un objeto totalmente pragmático" (1992: 11).
4 EVOLUCIÓN DEL FOTOMONTAJE
44
V
LA ETNO-FOTOGRAFÍA
Otro de los logros de 1968 es el establecimiento de un nuevo
campo de investigación dentro de las ciencias sociales, la Antropología
Visual, como fruto de asumir que la cultura se manifiesta mediante signos
físicos, y por lo tanto, visibles. Se suele considerar como imagen
antropológica a toda aquella de la que un antropólogo pueda obtener
informaciones visuales útiles y significativas. Bajo este punto de partida,
tanto la pintura y el grabado como las imágenes fotoquímicas y
electrónicas, pueden ser de interés antropológico, aunque no hubieran
sido producidas con dicha intención.
La explicación se encuentra en la gran riqueza de datos que
contienen las imágenes icónicas, derivadas de su carácter de
representación por semejanza con el objeto al que sustituyen. Pero
además de representar una ausencia, plasman una puesta en escena (o
presentificación) de una existencia. Y junto a su significado manifiesto
(que se relaciona con una legitimación mimética), acarrean otro latente,
que corresponde a su estructura profunda o simbólica, por lo que se las
puede considerar como imagen-laberinto. En este aspecto, se las puede
conectar con los sueños, que se basan en imágenes mentales, compuestas
mediante unión y transformación de los recuerdos visuales. El mundo
onírico, tal como ha puesto de relieve el psicoanálisis, posee sus
significados ocultos o latentes.
En esta perspectiva, desde la década de los cuarenta se han
asimilado las imágenes icónicas a los textos, por lo que su adecuada
comprensión exige una lectura a dos niveles:
a) Histórico: )cómo fueron construidas y percibidas en su
momento?
b) Actual: )cuáles son sus significados para el espectador del presente?
Y para descifrar su sentido, se deben interrogar tanto al texto en
mismo como a los contextos de producción y recepción.
Los mayores esfuerzos para la interpretación antropológica de los
textos visuales se han llevado a cabo respecto a los documentales
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
46
etnográficos, aprovechando los logros de las diversas metodologías de
análisis fílmicos. Ya el mismo Sergei Eisenstein en 1934 efectuó un
análisis ideológico-formal de un fragmento de su Acorazado Potemkine,
preludiando los análisis estructuralistas de los setenta. Los filmes, tanto
de ficción como no-ficción, se han convertido en objeto de estudio
pluridisciplinar, con provechosas aportaciones desde los ámbitos de la
historia, la iconología, el psicoanálisis, el feminismo, la sociología y la
antropología cultural. Desde esta última disciplina, y teniendo en cuenta
la numerosa realización de filmes etnológicos que reclaman su atención,
es notoria la influencia del nuevo paradigma reflexivo, que privilegia la
"tendencia participativa", al propugnar que se muestre al propio
investigador y el "encuentro etnográfico" que tiene lugar durante el
rodaje, cuando las personas filmadas dejan de ser objeto para convertirse
en coautores. Y el discurso trasmitido, una negociación entre ambas
partes.
Sin abordar el vastísimo campo de las imágenes secuenciales
documentales, tanto fílmicas como magnéticas y digitales, nos
limitaremos al terreno de la imagen fija fotoquímica.
5.1 Relaciones entre fotografía y antropología
Mientras que las obras audiovisuales gozan de un amplio corpus de
análisis, en el caso de la fotografía antropológica no han sido muchos los
trabajos teóricos, aunque en la década de los ochenta comenzó el interés
por su abordaje
1
. En palabras de Jay Ruby:
El estudio académico de la fotografía ha sido dominado por los historiadores
del arte [siendo reciente] la emergencia de una aproximación social a la historia de la
fotografía según la cual se considera a las fotos como artefactos socialmente
construidos que nos cuentan algo sobre la cultura reflejada así como la cultura del que
toma dichas imágenes [para concluir que] la fotografía etnográfica es una práctica sin
una teoría o método bien articulados
2
.
Esta reciente valorización se debe en gran parte al actual
descubrimiento del valor informativo de las fotos de archivo, justo
cuando están sufriendo un deterioro que las aboca a su desaparición.
1 . Aparte de las publicaciones que mencionaremos, entre los precursores textos sobre
este específico tema están los libros colectivos editados por H. Becker (1981) y R.
Bolton (1989); y los de J. y M. Collier (1986), M. Banta y C. Hinsley (1986),
Blackman (1986), y J. Tagg (1988). También son relevantes las aportaciones de Sol
Worth (1981) para formular una antropología de la comunicación visual y los
sugerentes ensayos de Jay Ruby, accesibles en la red en:
www.temple.edu/anthro/ruby/jayruby.html. En la década de los noventa son
numerosas las investigaciones publicadas, y el tema posee cierta actualidad.
2 . En su aportación a la Enciclopedia de Antropología Cultural, New York, H.Holt,
1996:1346
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
47
También sucede que en los ámbitos de la antropología y la fotografía se
plantean dudas similares. Según manifiesta Pinney
3
, ambas prácticas
están descubriendo simultáneamente sus propias carencias: del mismo
modo que en la antropología se discute su condición de antropo-grafía,
como cierto "visualismo" retórico, por parte de la otra se evidencian sus
conexiones con el lenguaje, convirtiéndose en una foto-gramática. Y al
aproximarse sus trayectorias, se posibilita una convergencia creativa.
De hecho, en sus respectivos orígenes ya estuvieron entrelazadas.
Por un lado, el surgimiento de ambas fue casi simultáneo: a los dos años
de la 10 exposición fotográfica con la que Daguerre divulgó su invención
de imágenes positivas fijas, se fundó la Sociedad para la Protección de
los Aborígenes (1841), precedente del Real Instituto Antropológico de
Londres. Y escasos años después ya se utilizaba el nuevo invento para
fotografiar tanto a los nativos chinos (Itier en 1843) y a los indios de EE
UU (1847) como a los esclavos negros de Carolina del Sur (Zealy en
1850, para demostrar la inferioridad de la raza negra)
4
. En Europa, los
fotógrafos ambulantes están presentes en las fiestas populares desde
1850. Poco después, en pleno período de expansión colonial, la
Asociación Británica para el Avance de la Ciencia (BAAS) publicó en
1854 un Manual para informes etnológicos, donde se imparten una serie
de instrucciones para nsules, políticos, residentes y viajeros, en la que
se indica como deben recopilar la información de manera estandarizada
sobre los diferentes tipos raciales, usos y costumbres, recomendando la
obtención de retratos individuales de estas gentes, mediante
procedimientos fotográficos. La nueva fe en la objetividad de la
fotografía la iba a convertir en sustituta de los dibujos de campo. Así, en
España, la Comisión Científica del Pacífico en 1862 organizó una
expedición por Sudamérica, a través de los ríos Napo y Amazonas, con la
incorporación de un fotógrafo-dibujante, al que se le encarga:
El mayor cuidado en sacar retratos de cuerpo entero de todas las razas, así
como vistas de las habitaciones y de cuantos objetos inmuebles puedan servir para
ilustrar la historia de las poblaciones aún salvajes o semisalvajes [también]
acompañará en sus expediciones a los encargados de recolectar, para sacar vistas de
montañas, cortes de terreno, aspecto de la vegetación, etc.
5
.
3 . Christopher Pinney: "The parallel histories of anthropology and photography", en
Edwards (ed.), reprod. en Cadernos de Antropologia e Imagem n1 2: "Antropologia e
fotografia", Univ. do Estado, Río de Janeiro, 1996:29-52.
4. Joan Naranjo: "Fotografía y antropología: los inicios de una relación fructífera",
en Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, LIII-21:"Perspectivas en
antropología visual", CSIC, Madrid, 1998:9-21.
5. Puig-Samper (1988), cit. por Dolores Adellac en "La formación del archivo
fotográfico en el museo", Anales del Museo Nacional de Antropología III, 1996:244.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
48
Se iba extendiendo por las metrópolis un interés por recopilar el
mayor número de imágenes que permitiesen el estudio físico de los otros,
los pueblos colonizados, aunque los autores no fueran antropólogos sino
viajeros o aficionados observadores, que podrían facilitar los estudios
antropológicos sobre los otros pueblos. Asimismo, la inquietud por
recopilar el mayor número posible de imágenes conlleva la edición de los
llamados álbumes etnológicos que hacen referencia a un país, a un viaje o
a un conjunto de ambos. Así, a partir de 1868 se reunió en 8 tomos la
gran colección fotográfica Pueblos de la India (por Watson y Kaye) y en
1869 en Londres, Lamprey elaboró la antropometría, un método para
rigurosas mediciones, consistente en colocar a los sujetos a fotografiar
delante de una cuadrícula.
En este contexto, la Sociedad Berlinesa de Antropología pretendía
fomentar en Alemania la naciente curiosidad hacia este tipo de imágenes,
y encargó a Carl Dammann la realización de un álbum. El autor lo que
hizo fue recoger fotos ya realizadas y agruparlas en su famoso Álbum de
fotografías sobre antropología-etnología (especie de mapa de las razas de
la Humanidad), editado en Hamburgo entre 1873-74 y que contenía 642
fotos de gente de diversas edades en los cinco continentes, hechas por
varios autores con diferentes intenciones y tratamientos, y agrupadas
geográficamente según las fronteras existentes en la época. Esta
ordenación constituyó una gran innovación, ya que lo corriente eran
reportajes sobre una zona concreta, resultado de un viaje personal. Las
fotos se agrupaban en 50 láminas que correspondían a las diferentes
zonas, con un pequeño comentario descriptivo y, en su caso, el autor de
ellas. En unas ocasiones se trata de investigadores, y en otras de
comerciantes o personas destinadas en dichos países. La mayoría de estas
fotografías son retratos desnudos de medio cuerpo, que reflejan al modelo
de frente y de perfil, normalmente sobre fondo blanco. Cuando se
muestran de cuerpo entero, suele ser para apreciar deformaciones (como
en las nalgas) o los genitales, como hace Gustav Fritsch en Sudáfrica.
Casi todas las composiciones son poses en el estudio, separados de su
contexto, siendo raro que se muestren grupos o gente en la calle con
objetos (como sí se ve en las del Egipto Medio). Como ejemplo de
tratamiento de reportaje, apenas se tiene el que Albert Frisch efectuó en la
Amazonia, con indígenas realizando actividades cotidianas en su choza,
en canoa y en la selva. A través del álbum, se permitía el acceso a
"exóticas culturas" a un público más amplio que los viajeros, funcionarios
y militares residentes allí, con fotografías
Que en muchos casos dan una imagen más romántica que científica de las otras
culturas. En algunos grupos culturales la indumentaria y objetos con los que aparecen
representados los individuos nos condiciona ya hacia la imagen de pueblos exóticos,
mientras que en culturas consideradas 'evolucionadas', como las europeas, por medio
de su indumentaria y composición, se intenta reflejar una sociedad más avanzada
6
.
6. Departamento de documentación del Museo Nacional de Antropología (Madrid),
en el catálogo de la exposición del álbum celebrada allí en junio 2000.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
49
El éxito mundial de este álbum, uno de los más completos que se
conocen de este tipo, marcaría posteriores publicaciones.
Por entonces, en España destacan los trabajos del francés Laurent,
que al margen de sus obligaciones como retratista de la monarquía o las
compañías de ferrocarriles, para vender como postales buscó temas
populares, como las parejas de bohemiens o gitanos de Granada,
lavanderas al borde del Tajo o recolectores de frutos de las palmeras de
Elche.
A fines del siglo XIX surgen las primeras teorizaciones: a partir de
su experiencia en la Guayana Británica, Im Thurn publicó el artículo
"Usos antropológicos de la cámara" (1893)
7
, criticando la tendencia a
mostrar tipos raciales con el método antropométrico que aislaba al sujeto
de su entorno natural. Por aquel entonces, M.V. Portman estaba
culminando su intensa investigación fotográfica y estadística sobre los
habitantes de las islas Ardaman, que le proporcionaría material para 11
libros, incluyendo fotos sobre estudios faciales (con mediciones
antropométricas) y secuencias narrativas que mostraban el proceso
técnico para fabricar artefactos (arcos, enseres domésticos,...).
Consecuencia de su práctica fue el artículo "Fotografía para
Antropólogos" (1896) en la misma revista, donde defiende una fotografía
como manifestación del descontextualizado y objetivado especimen
científico. Las opuestas posturas articuladas por Im Thurn y Portman
fueron como un eco del debate planteado por la misma época respecto al
arte fotográfico: naturalismo contra intervencionismo o manipulación
científica
8
.
En 1898, con el patrocinio de la Univ. de Cambridge, A. C. Haddon
emprendió su expedición al Estrecho de Torres, en la que se considera la
primera recopilación etnológica sistemática organizada por los ingleses,
con grabaciones de campo que incluían un extenso uso de la imagen:
obtuvieron unas 500 fotos y cierto metraje fílmico. El énfasis de esta
fotografía antropológicamente orientada se puso en la vida cotidiana, el
ritual y la cultura material, sin prescindir de los "tipos físicos". Cuando
en 1901 B. Spencer llevó cámaras de foto y cine y un cilindro grabador
de sonido para estudiar a los aborígenes de Australia Central, las nuevas
tecnologías audiovisuales consiguieron imponerse como parte del
proceso de investigación antropológica.
Pero en este período inicial fueron utilizadas dentro de la vigente
relación de fuerzas colonial, sirviendo también como representante de la
superioridad tecnológica (y de conocimientos) occidentales. Estos
materiales formaban parte de los datos brutos que se enviaban a las
7 . En el Journal of the Anthropological Institute, 22.
8. Elizabeth Edwards: "Photography and Anthropological intention in Nineteenth
Century Britain", en Revista de Dialectología. ,op. cit.: 40.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
50
metrópolis para ser desde allí analizados. Y de algún modo funcionaban
como metáfora del poder, apropiándose del tiempo y el espacio de los
individuos estudiados; aislando un único incidente dentro del flujo vital, a
menudo fuera del contexto que le otorgaba su razón de ser, y para
demostrar supuestas inferioridades. Pero sobre todo, actuaban como
prueba testifical de la presencia in situ del antropólogo y el carácter
verídico de su relato: eran una autenticación.
A medida que se afinaban los métodos de análisis, fueron
apareciendo limitaciones a la capacidad cognitiva de las fotos, que se
desvalorizaron hasta quedarse como mero producto de la investigación.
En 1922, el antropólogo que sistematizó y convirtió en canónica la
observación participante en el trabajo de campo, con sus estudios
funcionalistas en las islas del Pacífico, decidió utilizar la fotografía como
herramienta auxiliar en esta labor. Bronislaw Malinowski era consciente
de la limitación descriptiva de las fotos, como registro de superficie, que
no permitía la comprensión de la organización social: lo visual quedaba al
margen del proceso de interpretación; la foto se deslizaba inevitablemente
hacia el pintoresquismo. Otra carencia que constató, el registro de
comportamientos en la esfera íntima, quedó ejemplificada por el escaso
número de fotos que tomó relacionadas directamente con la vida erótica:
Pero como ésta evoluciona en una sombra profunda, lo mismo en el sentido
literal que en el figurado, las fotografías sólo habrían podido ser obtenidas gracias a
poses artificiales y simuladas, y no tengo para qué decir que una pasión (o
sentimiento) artificial y simulado carece de valor
9
.
Uno de los fundadores de la antropología norteamericana, Franz
Boas, se había interesado pronto por el uso etnográfico de las tecnologías
de la representación, dudando de la validez científica que podían tener las
imágenes obtenidas por los fotógrafos artísticos, no especializados en el
conocimiento de las culturas. Bajo su tutela, se desarrolló una de las más
ambiciosas experiencias jamás realizadas para tratar de aprovechar
antropológicamente la fotografía, a cargo de su discípula Margaret Mead
y el marido de ésta, Gregory Bateson. En una carta de 1938, Mead le
escribe a su maestro Boas:
Cuando dije que pensaba ir a Bali, usted me dijo: 'Si yo fuese a Bali, haría un
estudio de los gestos'. Esto es pues, una de las cosas que tratamos de llevar a cabo.
Hemos coleccionado una gran cantidad de material fotográfico, y también
cinematográfico, relativo a las actividades cotidianas y también a las más estilizadas,
como la danza, la pelea de gallos, la plegaria y las posturas del estado de trance
10
.
9. Bronislaw Malinowski: La vida sexual de los salvajes (1929), Ed. Morata,
Madrid, 1971:47.
10. Margaret Mead: Cartas de una antropóloga (1977), Bruguera, Barcelona,
1983:252.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
51
A base de dedicarle hasta la tercera parte de su tiempo a las
actividades fotográficas, Mead y Bateson perfeccionaron un nuevo estilo
de registro de acciones, anotando múltiples datos para precisar los
elementos circunstanciales de cada imagen
11
. Para su más adecuada
interpretación, consideraron necesario contar con otro material semejante,
de buena calidad, que permitiera la comparación. Y para obtenerlo, se
fueron al río Sepik en Nueva Guinea. El resultado final de esta vasta
labor fueron unos 43.000 negativos fotográficos de 35 mm. y alrededor
de 12.000 metros de película, un corpus que, según la propia Mead,
Posibilita explorar formas de registrar los análisis teóricos de otras disciplinas
a través de materiales visuales y de proporcionar una fuente continua para el
planteamiento de nuevas hipótesis, desde el momento en que el comportamiento, una
vez registrado en película, puede ser observado repetidamente bajo la luz de nuevos
materiales
12
.
Hoy día se cuestiona la utilidad real de esta inmensa masa de
imágenes, así como se le recrimina descuidar el componente estético
(Becker, 1981). Quizás como consecuencia de las prevenciones de Boas
hacia las fotos artísticas, Mead recelaba que la sensibilidad estética
pudiese interferir con la necesaria objetividad científica, en contra de la
opinión del mismo Bateson, quien no equiparaba dicha objetividad con la
nulidad estilística. La postura de Mead en este aspecto apenas se
modificó con el tiempo, como expuso en uno de sus últimos y más
conocidos artículos. Tras constatar que la antropología busca nuevos
métodos para simplificar o mejorar el trabajo de campo, admite que la
grabación de imágenes exige conocimientos más especializados que la
simple toma de notas:
Es inapropiado pedir que el comportamiento filmado posea las marcas de una
obra de arte. Seremos agraciados cuando ocurra, y podemos alabar esas raras
combinaciones de habilidad artística y fidelidad científica que nos ha proporcionado
grandes filmes etnográficos [para luego criticar la] desorbitada demanda que los
filmes etnográficos sean grandes producciones artísticas
13
.
11. La investigación se publicó en 1942 con el título Balinese Character,
conteniendo 759 fotos organizadas en 100 grupos, donde se ponían en relación los
diferentes tipos de comportamientos culturales, colocando juntas varias fotografías
mutuamente relevantes, acompañadas de observaciones analíticas de Bateson y
trozos de las anotaciones detalladas tomadas por Mead. Otro de los escasos ejemplos
de investigación de fotografía etnográfica publicada son los Gardens of War de
Gardner y Heider (1968).
12. Mead, op. cit.:137-8.
13. En "La antropología visual en una disciplina de palabras", conferencia de 1973
publicada en 1975 en el libro colectivo que concedió carta de naturaleza académica a
la Antropología Visual: Paul Hockings[ed.]: Principles of visual anthropology,
Mouton, Berlin, 1995 (20):6-7.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
52
Imagen de danza balinesa obtenida por Bateson.
Y mientras el matrimonio de antropólogos Bateson-Mead
impresionaba ingentes cantidades de rollos, en la Gran Cordillera Central
de la cercana isla de Filipinas, desde 1934 el fotógrafo Eduardo Masferré
se dedicaba a captar "bellas fotos de la vida tradicional que mostrasen la
nobleza de los nativos", tal como él mismo expresa que era su intención,
sin que le impulsara la investigación antropológica. Una selección de
tales imágenes constituyen una exposición fotográfica que ha organizado
la Smithsonian Institution (Washington D.F.) y que ha recorrido varios
países, dando a conocer la hasta ahora desconocida obra de Masferré, que
resulta muy valiosa por mostrar una gran sensibilidad estética al mismo
tiempo que documentar una forma de vida hoy ya transformada; y que
parece demostrar que el autor filipino gozaba de la confianza y simpatía
de sus vecinos, los personajes retratados, lo que la acerca a la categoría
de posición emic o interna al grupo. Sin seguir con la nominación de
tantos antiguos fotógrafos que han salido a la luz en los últimos años,
cuando se ha valorizado la foto como documento cultural
14
, pasaré a
considerar diversos aspectos generales de la fotografía etnográfica, dentro
de la que podrían perfectamente ubicarse.
14. Como sucede con el manchego Luis Escobar, cuyo descubrimiento marcó el inicio
de la labor como historiador de la fotografía española de su paisano Publio L.
Mondéjar.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
53
5.2 Algunos problemas de la fotografía etnográfica
Comenzemos con la definición de fotografía etnográfica elaborada
por Joanna C. Scherer:
Es el uso de fotos para la conservación y comprensión de cultura(s), tanto la de
los sujetos como de los fotógrafos [...] Lo que convierte una foto en etnográfica no es
necesariamente la intención de su producción, sino cómo se usa para informar
etnográficamente a sus espectadores.
A continuación, admite la validez de las fotos en investigaciones
como las que se realizan respecto a:
Familia; roles femeninos; situación de los niños en sociedad; culturas populares
en sitios y tiempos específicos y su comparación con valores cultos y prácticas
sociales; escala física de eventos tales como la disposición espacial y el grado de
participación individual; cultura material y cambio cultural;... Una vez localizadas las
imágenes deben someterse a detallado análisis
15
.
Estas afirmaciones se pueden complementar con las de Sol Worth,
para quien no podemos aceptar las imágenes fotográficas o fílmicas como
evidencia, debido a que siempre reflejan decisiones humanas (sean
conscientes o inconscientes) y condicionantes tecnológicos. Añade que el
valor de la foto radica en el análisis: los investigadores-fotógrafos que
comprenden las pautas que tratan de reflejar, tomarán fotos capaces de
mostrar dichas pautas a los receptores. Otro uso de la foto y el filme es
como objetos y eventos en mismos, que pueden ser estudiados en el
contexto de la cultura dentro de la que fueron hechos y usados
16
.
Respecto a las relaciones de la fotografía con la antropología, John
Collier Jr. (autor de un precursor libro sobre este tema en 1967), parte de
la aportación que las fotos ofrecen a las ciencias, gracias a su capacidad
para medir, contar y comparar. Y como en toda recogida de datos, a
menos que se los consiga organizar y procesar, apenas serán útiles para la
investigación. Los inventarios deben servir para construir modelos, a
partir de la elección de las categorías a estudiar. Además,
La fotografía ofrece a la antropología una materialidad científica en los
estudios sobre comportamiento humano [incluyendo que] la memoria fotográfica
contiene detalles que ni fueron percibidos en el encuentro original [...] La fotografía
sugiere, pero no explica COMO se ejecutan acciones
17
.
15. Joanna C. Scherer: "Ethnographic photography in anthropological research", en
Hockings, op. Cit.:201-8.
16. Larry Gross: "Sol Worth and the study of visual communication", Introducción a
Studying Visual Communication, Univ. of Pennsylvania Press, Philadelphia, 1981:16
y 34.
17. John Collier Jr.: "Photography and visual anthropology", en Hockings, op.
cit.:235-254
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
54
Tras constatar que el reto planteado a la antropología visual es pasar
de lo icónico a lo conceptual y sus expresiones discursivas, insiste en la
necesidad de sistematizar y analizar rigurosamente nuestros datos
visuales.
* Si regresamos a nuestro punto de partida, la equiparación entre
fotografía (en cuanto imagen) y texto visual, que se debe analizar desde
el doble eje temporal de su momento de producción y el presente de su
contemplación, nos encontramos con una serie de problemas, que giran
de nuevo en torno a la crucial pregunta de: )qué es lo fotografiable?
1) Para abordar esta cuestión esencial desde otro punto de vista,
recordemos que la fotografía siempre posee fuerza evidencial, aunque no
se pueda seguir manteniendo teóricamente la concepción tradicionalista
de aceptarla como una mera impresión o espejo de la realidad.
De acuerdo con Peirce, en la imagen fotográfica se suman el
carácter icónico con el indicial: es la huella de una realidad, la que
constituye el entorno óptico que se fragmenta y materializa sobre un
soporte emulsionado. Tanto la metáfora de Benjamin de que lo real
quema la imagen fotográfica; como la admiración de Bazin hacia el poder
representativo de la foto; pasando por la constatación de Barthes de que
la fotografía es, en primer lugar una "emanación de lo real pasado", que si
conmueve al espectador es por su poder de contingencia, que le "apunta"
perceptivamente; se recalca la índole realista de las fotos. Una
prolongación de lo anterior es considerarlas como artefactos, lo que
supone incluirlas dentro de la categoría de los documentos históricos.
2) Pero a este discurso de la semejanza, mímesis o trasparencia de
la imagen fotográfica, se ha ido contraponiendo otro, semiótico-
estructuralista, que denuncia el efecto de realidad y realza su carácter
transformador, al ser una interpretación-transformación de lo real, como
una creación arbitraria, ideológica y perceptivamente codificada. Y esta
codificación es técnica y estética, cultural en suma.
Ya, para Bourdieu, la fotografía constituía un sistema convencional:
Si la fotografía es considerada como un registro perfectamente realista y
objetivo del mundo visible, es porque se la ha asignado (desde el origen) unos usos
sociales considerados 'realistas' y 'objetivos'
18
.
Y en este discurso de la codificación avanzan Eco, con su propuesta
de que todos los fenómenos visuales interpretables como indicios sean
considerados como signos convencionales, y Barthes, cuando se refiere al
studium fotográfico como "los códigos que vienen a modificar la lectura
de la foto". De las argumentaciones deconstructivistas se desprende que
18. Pierre Bourdieu: Un art moyen. Essai sour les usages sociaux de la
photographie, Minuit, París, 1965, pp. 108-109.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
55
la significación de los mensajes fotográficos está culturalmente
determinada, que no se impone como evidencia para todo receptor, que su
recepción necesita un aprendizaje de los códigos de lectura. Luego, el
dispositivo fotográfico es un dispositivo culturalmente codificado.
Pero esta postura teórica ha sido matizada. Así, Schaeffer opina que
se debe limitar el ámbito de la convención a ciertas relaciones semióticas,
puesto que la representación y la realidad forman parte del mismo
espacio lógico.
Dada la diversidad de las convenciones gráficas de una sociedad a otra, está
claro que hay que admitir que se puede diversificar el mecanismo de reconocimiento
analógico, es decir, que nuestra capacidad de reconocimiento no se limita a un solo
esquema analógico (el de nuestra cultura respectiva).
A continuación señala que en el icono fotográfico,
Sus formas analógicas no son la consecuencia de una selección culturalmente
específica, sino que son modelizadas según criterios de universalidad antropológica, a
saber, su parentesco con la visión fisiológica
19
.
Schaeffer postula una lógica pragmática de la fotografía, al tratarla
como un signo de recepción, al servicio de distintas estrategias de
comunicación. Opina que, en el plano indicial, la imagen no funciona
como mensaje. En cuanto al plano icónico, si bien:
Admite elementos convencionales referibles a una intencionalidad, y si puede
en consecuencia transmitir un 'significado', sin embargo es incapaz de constituirse en
mensaje diferenciado. Pero toda imagen fotográfica es a la vez signo informacional
(índice icónico) y obra material (buena o mala), grabación de la 'realidad' y una
figuración
20
.
Por lo tanto, resultado de un 'saber hacer', y que constituye un
producto cultural, que aunque a veces no responda a un objetivo
comunicacional de sus autores, se incluye dentro de una comunicación
social regulada.
Para concluir este apartado del que se desprende el carácter de
objeto pragmático de la fotografía, se puede volver a Dubois, cuando
aseguraba que la foto no es sólo una imagen, sino que:
Es también un verdadero acto icónico que no se puede concebir fuera de sus
circunstancias, que incluye también el acto de su recepción y de su contemplación
21
.
3) Una vez reconocido que la imagen fotográfica debe ser ubicada
19. Jean-Marie Schaeffer: La imagen precaria (1987), Cátedra, Madrid, 1990: 34.
20. Ibídem:74.
21. Philippe Dubois: El acto fotográfico (1983), Paidós, Barcelona, 1994 (20):11.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
56
en un proceso producción-recepción; siguiendo a Barthes admitiremos
que, considerada como texto, debe asociarse a su propio contexto de
producción. No se trata sólo de buscar tanto las dimensiones ecológico-
económicas como las socio-político-históricas del escenario cultural
donde se construyen las fotos, sino también de investigar sobre los
autores. Como dice Joanna C. Scherer:
Para apreciar las influencias sobre el fotógrafo, sus métodos de manipular a los
sujetos, su selección y sus intenciones explícitas deben ser estudiadas a través del
corpus completo del trabajo del fotógrafo, [por ejemplo] las convenciones estilísticas
para posar los sujetos fotográficos pueden ser determinadas (Scherer 1988),
incluyendo la elección del punto de vista y momento, así como las técnicas para
controlar la imagen a lo largo de la duración de la exposición y la elección de las
lentes.
Resulta pues necesario tener en cuenta las convenciones estéticas de
la época y la escuela fotográfica con la que se relacionan, en lo que
respecta a los tratamientos técnicos y creativos de las obras visuales.
Pero también se deberá investigar cuáles son las motivaciones del
autor para realizarlas, qué uso pretende dar a dichas imágenes
fotográficas, cómo las difunde y vende; en fin, a qué audiencia las dirige:
Reconstruyendo sus fines e intenciones, podemos categorizar y comprender sus
fotos en los contextos en los que fueron creadas. Parece existir una correlación entre
las intenciones explícitas del creador de imágenes, el proceso de selección y los
estilos visuales resultantes
22
.
En resumen, que la correcta contextualización de la producción de
la imagen fotográfica exige el conocimiento profundo tanto de la cultura
del fotógrafo como la de los sujetos fotografiados
23
.
4) Avanzando ahora por el terreno de las conflictivas relaciones
imagen-texto literario, parece constatable que las fotos apenas tienen
22. Scherer, op. cit.:204-205.
23. Dentro de los estudios contextualizadores, Joanna C. Scherer menciona, entre
otros, los de Blackman (1981) sobre la cultura Kaigani Haida a finales del s. XIX y
tras sus recientes cambios; Gutman (1982) y MacDougall (1992) sobre las imágenes
logradas por fotógrafos en India y los artefactos culturales no-occidentales que
obtenían; Geary (1988) sobre las construcciones visuales del colonialismo tal como
se desprende de las imágenes de los Bamum del Camerún; y Albers y James (1984,
1985) sobre las postales como creadoras de arquetipos populares, y su papel en
desarrollar la imagen de los indios de las praderas como representativas de todos los
Indios Americanos. En lo que concierne al análisis crítico del corpus visual de
individuos particulares, señala los realizados sobre: Franz Boas -y las fotos tomadas
por O.C. Hastings bajo su dirección- (Jacknis 1984); Edward S. Curtis (Lyman
1982); Robert Flaherty (Danzker 1980) y Martín Chambi (Harries y Yule
1986)(Op.cit.:205-206).
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
57
relevancia en las monografías antropológicas, cumpliendo un papel más
bien ilustrativo. Parece como si no se las equiparara con otras fuentes de
información. Y también, como señalaba Luc de Heusch, algunas veces:
Un etnógrafo llega a publicar retratos de hombres que conoció y gustó, pero lo
hace a regañadientes, como si el poder emotivo de la foto, siendo extraño a su
propósito, le embarazara
24
.
Si admitimos que la imagen fotográfica expresa un sistema de
signos cuyo nivel informativo supera al de la simple ilustración, debería
adquirir la misma relevancia que el lenguaje escrito. Sin embargo, en la
interacción establecida entre los signos icónicos y lingüísticos, los
significados de la imagen suelen estar condicionados por los del discurso
escrito, que los ancla de modo monosémico. Es difícil conseguir que el
mensaje icónico y el lingüístico participen de esa relación de relevo o
complemento mutuo, combinándose como partes de un sintagma que les
englobe en su unidad superior, como sugería Barthes. Y no deja de ser
verdad que la capacidad discursiva de la imagen es más limitada que la
del lenguaje, ya que es dudosa su capacidad de abstracción.
5) Al enfrentarnos con el signo fotográfico, siguiendo al lingüista
danés Hjelmslev podemos diferenciar en él un plano de la expresión y un
plano del contenido, regulados mutuamente por un código. El primero de
estos planos viene dado por los significantes materiales emulsionados
(luz, sombra, color) organizados de acuerdo con un modo plástico
(encuadre, ángulo y composición). El segundo sirve para transmitir el
significado o sentido del mensaje, estructurado según un modo
discursivo. En cuanto a la codificación, siguiendo a Gubern, encontramos
en la base una de tipo técnico, en función de los recursos materiales que
la hacen perceptible al ojo humano. Luego se pueden aislar otras
codificaciones que pertenecen al ámbito cultural y antropológico, como
son la icónica (variable según los diversos sistemas representacionales de
cada cultura), la iconográfica (los motivos artísticos que se plasman en
temas o conceptos), la iconológica (que según Panofsky expresa los
valores simbólicos), y la estética (su adecuación a los cánones del gusto
dominante en un contexto cultural dado)
25
.
La codificación técnica es la primariamente responsable de que
podamos ver una foto. Es sabida la exigencia de que penetre por la lente
una determinada cantidad de luz durante el tiempo de exposición del
negativo, que luego deberá ser correctamente revelado y positivado. Si en
la fase de la exposición no se cuenta con las apropiadas condiciones
luminosas, por falta de nitidez no se distinguirán los elementos visuales
impresionados. Y de esta ley fotográfica básica se desprende la evidencia
24. En Pinney, op. cit.:37.
25. Román Gubern: La mirada opulenta, G. Gili, Barc., 1987:113-4.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
58
de que, si no tenemos suficiente luz (natural o artificial), no hay foto.
Debido a ello es que puede ser necesario alterar ciertas condiciones
de las situaciones reales para que puedan ser debidamente registradas en
un film. Una consecuencia se tiene en el posible "engaño" al espectador.
Pongamos como ejemplo el clásico film Hombre de Aran (1934),
realizado por Robert Flaherty tras una estancia de casi dos años en esta
remota isla irlandesa. Sin repetir las criticas respecto a la ficción
presentada como drama real en varias escenas, apuntaré un dato: en
ningún momento del film aparece la lluvia, cuando resulta que el clima
aranés consiste en una inacabable sucesión de frentes lluviosos
acompañados de vendavales, con breves pausas despejadas. Esta
pluviosidad, que marca la climatología isleña, tiene que afectar a la fuerza
el modo de vida de sus habitantes. Ahora bien, en los momentos
lluviosos son muy pocos los detalles que una cámara puede registrar. La
lluvia real se representa mal en cine. Pero al escamotearla, también se
transforma la imagen del ecosistema cultural ofrecida al espectador.
Otro curioso documento relacionado con la lluvia es una de las
fotos de los Nuer publicadas por el antropólogo inglés Evans-Pritchard en
1940. Titulada Chubasco otoñal, en ella se aprecia un rebaño que se moja
impávido sobre el barrizal, encuadrado entre el mástil y la lona levantada
de una tienda de campaña. Al alabar en esta foto la evidencia de la
presencia del fotógrafo, dentro de la tienda, como un reflejo especular de
la propia cultura del espectador, se la ha llegado a calificar como "las
Meninas de la antropología moderna"
26
. (Es curioso que al universal
comportamiento humano de protegerse de la lluvia, se le otorgue un
rango velazquiano! Pero no deja de ser cierto que no siempre se expone
en la imagen icónica la presencia del autor. Lo habitual es buscar la
transparencia de la imagen, como si fuera su espectador quien asimismo
contemplase la escena real, sin ningún intermediario, ya que se borran las
marcas de la enunciación y la imagen se ofrece por sí misma. Este
voluntario ocultamiento del autor se facilita cuando se emplean
herramientas técnicas poco llamativas: lentes, encuadres y ángulos de
toma normales, y sin alteraciones en el laboratorio. En ocasiones, los
condicionantes físicos imponen dejar rastros de la construcción de la
imagen, como una sombra o un reflejo; una distorsión, filtro o flash. Y
también puede desear voluntariamente aparecer el autor, por razones
discursivas. En el caso de la comentada foto de Evans-Pritchard, habría
que dilucidar primero si su rastro está causado por una circunstancia
física (no mojarse él y/o la cámara) o por una decisión ideológica.
Para finalizar con el fenómeno atmosférico de la lluvia, una jugosa
cita de Roy respecto al género fotográfico de feria:
26. Pinney lo atribuye a Fernández (1985), inspirado en Foucault (1970):"Este cuadro
emergió como una metáfora de la pintura para un tipo de proto-modernismo reflexivo
que, como observa Strathern (1987), se parece más al pos-modernismo" (Ibídem :32).
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
59
El mundo de las fotos de ferias es similar a aquél que recompone la memoria
con un optimismo selectivo. Es un mundo donde nunca llueve, donde el cielo no está
jamás cubierto, un mundo de sol perpetuo
27
.
(No hay duda de que la luminosidad alegra el espíritu humano!
6) El punto anterior nos introduce en el área de la subjetividad. Tras
el revisionismo posmodernista ha quedado manifiesta la inevitable dosis
de subjetivismo que embarga la obra de cualquier investigador, tanto en
su elección de temas y metodologías como en su estilo de escritura, bien
sea icónica o literaria. Tal como expone David Macdougall respecto a la
antropología, en las dos últimas décadas ha cambiado, con la emergencia
de nuevas perspectivas, y ya no se confía en obtener grabaciones fílmicas
objetivas:
Se empieza a no exigir al film etnográfico que siga modelos científicos
convencionales para ser válidos para la antropología. Se le reconocen sus propios
métodos de legitimación [...] Esta variación en el énfasis quizás ofrece nuevas vías
para el film en antropología, incluyendo films que desarrollan complejas redes de
resonancias culturales y conexiones
28
.
Además, cuando se trata de productos comunicativos que poseen un
componente estético, el gusto del autor le llevará a elegir determinadas
composiciones plásticas que respondan a su concepción de lo "bello". En
el modo que selecciona los elementos y los encuadra, quedarán
manifestadas sus preferencias respecto al plano de la expresión. Que
pueden resultar más o menos apropiadas para transmitir la situación
social en ese momento.
7) Demos entrada ahora a los otros, los sujetos representados.
Siguiendo el ya citado artículo de Joanna C. Scherer, podemos
preguntarnos: )Están ahí así debido a la visión del fotógrafo o a su propia
auto-imagen? )Qué pensaban de la fotografía? )Tomaban ellos también
fotos? )Quién deseaba poseer esas imágenes?, y esencialmente, )Cuál era
la relación entre el fotógrafo y sus sujetos?
En primer lugar, la parafernalia tecnológica del fotógrafo puede
asombrar y hasta paralizar a los sujetos, si no la conocen. Un ejemplo
esclarecedor está en el film australiano de la década de 1930 que muestra
el "primer contacto", cuando una tribu de las montañas de Nueva Guinea
contempla por primera vez al hombre blanco, que además utiliza cámara
de cine, hace sonar un fonógrafo y dispara con un rifle.
El fotoetnógrafo que "invade" el espacio social de los miembros de
27. En Irène Jonas: "Mensonge et verité de l'album de photos de famille", en
Ethnologie Française XXI-n1 2, 1991. Repr. en Cadernos..., op.cit.:105.
28. David MacDougall: "Beyond observational cinema", en Hockings, op. cit.:129.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
60
otra cultura, es muy difícil que pase desapercibido. Lo habitual es que
atraiga la atención pública, y se modifiquen las actitudes de los presentes.
Como contaba Edmond Carpenter sobre uno de sus trabajos,
precisamente en Nueva Guinea,
Comparar la grabación de un sujeto que no se da cuenta de la cámara, y más
tarde toma consciencia de ella [...] es comparar diferentes conductas, diferentes
personas
29
.
Admitamos que la mera presencia de la cámara suele provocar
cambios en el comportamiento de los sujetos. Pero también esa
modificación se puede deber a una voluntad expresa, del autor o de ellos
mismos.
Entramos en la dicotomía instantánea versus pose. O, en otros
términos, fotografía de reportaje contra la de intervención. Son las dos
posibles modalidades de la fotografía directa, cuando no se manipulan a
posteriori las imágenes impresionadas.
El fotoreportero suele preferir pasar desapercibido, y captar el
hecho desde fuera. Pero los ya mencionados condicionantes técnicos
pueden exigir que dicha toma se haga cambiando de sitio alguno/os de los
elementos, o repitiendo la acción, a fin de encuadrarla desde el punto
elegido. Un caso modélico de intervencionismo, es el de ese turista en el
Tibet, que al fotografiar un grupo de nómadas retiró de la entrada de la
tienda la gran y multicolor botella rmica china que desentonaba con la
imagen de resistente cultura tibetana que deseaba plasmar
30
.
También se pueden diferenciar dos esferas de acción: la pública y la
privada. En ciertas culturas, ni siquiera en el ámbito de lo público está
aceptado que se tomen fotos, especialmente cuando tratan de hacerlo los
turistas extranjeros, a menudo imbuidos de prepotencia. En cuanto a lo
privado, recordemos la gran dificultad para registrar conductas eróticas.
Sin embargo, hay una parcela privada que se muestra sin rubor a los
extraños y resulta generosa en informaciones: los álbumes familiares.
Desde Bourdieu (1955) no se ha explorado mucho esta práctica social
que puede desvelar las representaciones simbólicas que la familia
construye y espera transmitir a través de su álbum de fotos, con la
fabricación casera de emblemas domésticos. En palabras de Irène Jonas,
es una colección de imágenes significativas, compuesta por fotos que
registran la crónica familiar y marcan un sistema de vida en una época
29. Edmund Carpenter: "The tribal terror of self-awareness", en Hockings: 486.
30. Resaltado por Phillips (1989), quien comenta que "la vida fue censurada en favor
del sueño étnico de un Tibet sin hilos telegráficos ni carreteras" (En Pinney, op.
cit.:52) . Sobre este aspecto del artificial reflejo de una cultura, o la búsqueda de un
primitivismo inmaculado, también se interesó Clifford (1988).
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
61
determinada. Además,
El álbum permite, igualmente la lectura de un tipo de representación del
mundo de sus autores. Revela de modo privilegiado la articulación entre las
inclinaciones subjetivo-creadoras de los individuos y la reproducción de modelos
sociales, tanto en su contenido como en su forma fotográfica
31
.
En lo que respecta a la pose, tal como dice Edwards, cuestiones de
esencia estética e iconográfica son ingredientes importantes, a menudo no
reconocidos, de las representaciones visuales en antropología. Ahí se
pueden incluir tanto la fantasía erótica masculina como las convenciones
exóticas sobre el otro de los occidentales. Asimismo, ítems de cultura
material son empleados como marcadores de primitivismo y, de esa
forma, de distanciamiento cultural. La pose, formas de acción (ritos,
danzas, etc.) y contextos pueden funcionar como marcadores culturales.
Entroncada en esta relación se halla la posición del fotógrafo: )es
interna o externa al grupo?. En otros términos, )ha sido admitido como
miembro temporal o se mantiene un distanciamiento étnico y/o clasista?
Un paso más, y llegamos al tema de la coautoría: )se discuten o
negocian las tomas que se van a realizar? )Participan los sujetos en las
decisiones? )Tienen capacidad de elección?
Se puede incluir aquí la polémica suscitada en el simposio
internacional sobre "Fotografía y museo" celebrado en Bonn en 1994,
sobre si se debía devolver las viejas colecciones de fotos etnográficas a
los pueblos que eran los sujetos de la documentación, o al menos
concederles una remuneración por su uso y publicación. Si son sus
imágenes, )no poseerán ciertos derechos sobre ellas?
Para terminar con este punto, volvamos a la experiencia que
Carpenter realizó en el río Sepik, en apartadas aldeas que no conocían las
cámaras. Tras un miedo inicial al ver sus propios retratos,
En un sorprendentemente breve lapso de tiempo, estos aldeanos [...] estaban
grabando cintas ellos mismos, tomando fotos polaroid de los demás, y jugando sin
cesar con los magnetófonos
32
.
Y los resultados pueden ser buenos, como se desprende de recientes
proyectos desarrollados en Brasil, México y Ecuador, de enseñar el uso
del vídeo a los indígenas y entregarles los aparatos necesarios para que
ellos mismos realizaran sus grabaciones.
8) Hay que insistir en la adecuada habilidad técnica e intuición
necesarias para conseguir captar el instante esencial de una situación
cultural viva, y que posea los suficientes elementos visuales como para
31. Jonas, op. cit.:105.
32. Carpenter, op. cit.:484.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
62
contener una elevada densidad significativa.
Y recordar, con Marshall y De Brigard (1995), que el problema
básico es la elección del evento a ser registrado.
Nuestros criterios de selección, tanto temáticos como técnicos y
estéticos, deben responder a rigorosas opciones.
9) Creo que es indudable el interés que ofrece el análisis
antropológico de obras fotográficas. Para ello se cuenta con una gran
ayuda tecnológica, que aparte de facilitar el acceso a los materiales
visuales, permite reconstruir detalles de la ordenación espacial de las
secuencias, el microanálisis de los elementos presentes, los análisis
fotogramétricos (añadiendo la tercera dimensión a las fotos planas), la
coloración de imágenes en blanco y negro y su correcta datación. La
tecnología digital, la realidad virtual e internet, facilitan las
investigaciones.
Pero sin llegar al uso de estas sofisticadas herramientas analíticas, y
antes de entrar en la ficha a la que someter las imágenes fotográficas para
su posterior comparación, el ámbito de la postal y la obra de E. S. Curtis,
me detendré en un aspecto de la obra de este autor. Se trata de puestas en
escena, incluso recreaciones teatrales, es cierto; pero también lo es el que
nos permiten vislumbrar con bastante rigor descriptivo unas situaciones
culturales que de otro modo no se hubieran podido documentar
gráficamente; y que, décadas más tarde, una vez desaparecidas han
podido ser utilizadas por los descendientes de dichas tribus para
recomponer imaginariamente sus antiguos rasgos culturales.
Terminaré con un caso propio. En 1980, realizando una
investigación sobre los rituales de conquista en la provincia granadina, en
la localidad de Aldeira asistí a una representación de teatro popular que
rememoraba auténticos episodios bélicos de la toma de Granada por los
Reyes Católicos en 1492. Obtuve primeros planos de los protagonistas,
cuando se retan épicamente y combaten con espadas. Los actores tratan
de reflejar emocionalmente a sus personajes, y estos planos cortos gozan
de vigor dramático. Pero si tuviese que elegir una foto que reflejase la
fuerza popular de este ritual, prefiero alguno de los planos generales
obtenidos con gran angular, que muestran a los actores y elementos
simbólicos inmersos en el decorado y a los espectadores dentro de su
entorno ecológico.
Creo que esta contextualización aporta mayor densidad semántica y
ayuda a comprender mejor las claves culturales de este ritual tradicional.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
63
Aunque no deje de tratarse de poses, ya que los personajes están
escenificando o representando frente al público, pero así es su rol en el
ritual, y por lo tanto dichas imágenes fotográficas incorporan la
simbología que los actores tratan de comunicar socialmente.
5 LA ETNO-FOTOGRAFÍA
64
Reos condenados a la picota en la Hungría de "los felices veinte", autor anónimo.
6
USOS DE LAS POSTALES
Las tarjetas postales, esas imágenes viajeras impresas en cartulina,
se encuentran en plena transformación por la competencia de las
imágenes enviadas por correo electrónico, aunque siguen siendo uno de
los más utilizados medios icónicos de comunicación. Aquí haremos un
breve recorrido por su mundo cultural, especialmente referido a España,
aportando la visión emic o desde el interior del grupo social configurado
por destacados coleccionistas; terminando con uno de los fotógrafos que
más relevante uso cultural les ha dado, y que nos servirá para ejemplificar
varios de los temas tratados en el capítulo anterior.
Al finalizar el S. XX, los servicios de correos españoles expedían
casi 200 millones de tarjetas postales sin sobre al año. En lo básico, el
mensaje incorporado a cada postal es triple: se saluda al destinatario, se
pide un recuerdo para el remitente, se envía una imagen informativa con
la que se mantiene cierto vínculo. En este último punto es en el que la
postal consigue incorporar una función específica, que la distingue de la
carta: lo mismo se ofrece una visión descriptiva del lugar donde se
encuentra el remitente que se ilustra un estado de ánimo o se intenta
compartir un sentimiento, por medio de fotos directas o manipuladas,
dibujos o mezcla de técnicas.
En cada época, las tarjetas postales han reflejado la mentalidad
dominante, por lo que se convierten en documentos histórico-culturales y
sentimentales, que testifican por mismos cómo han ido variando tales
aspectos de las sociedades desarrolladas. La multiplicidad de materiales,
formatos y técnicas de expresión artística empleados, sirven de soporte
tanto para efusivas felicitaciones como para recordar luctuosas
efemérides, como es el caso de las series de desastres bélicos que
atraparon el interés ciudadano a principios del siglo. En su reducida
superficie casi toda emoción puede albergarse.
Podríamos remontarnos hasta 1777 para encontrar el precedente
inmediato de nuestras postales, cuando al grabador parisino M. Demaison
se le ocurrió estampar grabados en forma de cartas abiertas, y por lo tanto