ArticlePDF Available

Noticias de un centenario: dossier de homenaje a María Luisa Bombal (1910-2010)

Authors:
EN-CLAVES del pensamiento, año IV, núm. 7, junio 2010, pp. 135-142.
135
Parte de la singularidad del siglo x x hispanoamericano, en materia de lite-
ratura, se debió a la emergencia de un nutrido grupo de escritoras ya en
el inicio del mismo: Delmira Agustini, Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, Teresa
de la Parra, Victoria Ocampo, Silvina Ocampo, Juana de Ibarbourou, Norah
Lange, Lydia Cabrera, María Luisa Bombal, Dulce María Loynaz..., entre las
más famosas. No sería temerario armar que esa emergencia masiva resume
el acontecimiento literario (y sociocultural) que de manera inequívoca y más
radical distingue, en Hispanoamérica, al siglo x x de los anteriores en cuanto a
los sujetos psicosociales implicados en el funcionamiento de la literatura.
Tantas escritoras de mérito aparecidas en un lapso de aproximadamente
diez años entre sus respectivos estrenos como tales tenían que singularizarse
y singularizar a priori el decurso de una tradición en la que sus congéneres ha-
bían sobresalido más bien por su raleza… o por (su) excepción: una sor Juana
Inés en el siglo x v i i , una Gertrudis Gómez de Avellaneda en el x i x … y no mucho
más como para ameritar el vago etcétera. Eso, por supuesto, desde la perspec-
tiva canónica, pues si todavía aquellas pioneras de la modernidad tuvieron que
abrirse paso contra la corriente de concepciones, gustos y valores naturalizada
noticias de un centenario: dossier
de homenaje a maría luisa bombal
(1910-2010)
Os m a r sá n c h e z ag u i l e r a *
* Profesor/investigador de la Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales del Tecnológico de
Monterrey (r z m c m ).
136 Osmar Sánchez Aguilera
EN-CLAVES del pensamiento, año IV, núm. 7, junio 2010, pp. 135-142.
por siglos de costumbre en terreno literario, se entenderá que a las contempo-
ráneas de la Avellaneda (1814-1873) y más aún a las de sor Juana (1648-1695)
se les hayan exigido, como condición para superar los ltros del canon, hazañas
intelectuales inconcebibles aun para sus propios colegas varones.
Narradoras o ensayistas varias de ellas, habitual ha sido, sin embargo,
identicarlas con la poesía, referirse a todas como poetas. Con lo que salta de
inmediato otro desvío, otra imprecisión de resonancia ya histórica: Victoria Ocam-
po (1890-1979), Teresa de la Parra (1889-1936), Lydia Cabrera (1900-1991)
descollaron como ensayistas, memorialistas o narradoras. Pero, aun las poetas
más renombradas entre ellas —Mistral (1889-1957) y Storni (1892-1938)— acu-
mularon una considerable producción en prosa reexiva de carácter ensayístico
o colindante con el artículo, la reseña o la nota. Muy impreciso, entonces, es
constreñir a poemas (en verso o prosa) todo el corpus textual producido por estas
escritoras surgidas en el periodo que media entre la declinación del modernismo
y la consolidación de las poéticas de vanguardia en la región.
Narradora marcada notablemente por el espíritu renovador de la vanguar-
dia1 (con técnicas de montaje que, en sus versiones castellanas, preeren, a
la subdivisión tradicional del relato en capítulos, el ujo de las intermitencias o
los fragmentos en la historia narrada, acorde con el ritmo de las asociaciones
mentales de la voz —o voces— narradora(s), siempre ensimismada(s); predi-
lección por el discurso indirecto libre en la reproducción de las voces de los
otros; coexistencia de varios puntos de vista o acentuaciones sobre una misma
palabra; juego como de espejos entre voces narradoras…), la chilena Ma-
ría Luisa Bombal (1910-1980) logró singularizarse aun entre esas escritoras-
pioneras, además, por un reconocimiento bastante rápido durante la década de
1930 (Buenos Aires, revista y editorial Sur, amistad con Neruda, con Mistral, con
Lange, con Girondo, con Borges…) —a partir de, cuando menos, una novela
consagratoria— y por la aceptación de una trascendencia histórico-literaria que
no pocas veces se le ha escamoteado a las otras.2
Un elemento más de singularidad, en el caso de esta narradora chilena, ven-
dría dado por su distancia del feminismo explícito, y ni se diga de su asunción
1 Así se ocupaba de su obra hace ya algunos años, dando por un hecho ajeno a discusión la
impronta vanguardista de toda ella, Francine Masiello en su artículo “Texto, ley, transgresión: es-
peculación sobre la novela (feminista) de vanguardia”, en Revista Iberoamericana, núm. 132-133.
Pittsburg, Universidad de Pittsburg, 1985, pp. 807-822.
2 “María Luisa Bombal is the mother of all us”, llegó a sostener Carlos Fuentes, uno de los
protagonistas y líderes de opinión más inuyentes en la nueva narrativa hispanoamericana. Cf.
Lucía Guerra, “María Luisa Bombal”, en Diane Martin, The Spanish-American Women Writers. The
Bibliographical Sources. Westport, Greenwood Press, 1990, p. 42.
EN-CLAVES del pensamiento, año IV, núm. 7, junio 2010, pp. 135-142.
Noticias de un centenario 137
militante, a las maneras de Alfonsina Storni, de Victoria Ocampo, de Teresa de
la Parra, o de Gabriela Mistral.
Mientras que De la Parra, por ejemplo, calicó el suyo como feminismo
moderado, pues que no le interesaba reclamar o defender los derechos de
la mujer como agente de la actividad política;3 y Mistral tuvo como pilar de su
feminismo (contrario en eso al de Storni) la idea de que la maternidad era lo
más alto a que podían aspirar los seres humanos, aun por encima del conjunto
de producciones simbólicas cifradas bajo la palabra “arte” (en cuya memoria de
siglos musa pasiva fue el rol más natural de la mujer, y potencia y fecundidad
creativas lo propio del hombre), Bombal creyó en una naturaleza de corte no
poco esencialista que ayudaría a comprender la no-comunicación entre hombres
y mujeres en sus interacciones a lo largo de la historia. Semejante naturaleza
reconoce en el intelecto y la fuerza el axis del comportamiento masculino, y en
la ensoñación y los sentimientos el del femenino. Feminismo entonces ¿para
qué?
Disociada por voluntad propia del feminismo (explícito o militante), en la
narrativa de Bombal no escasean, sin embargo, las puntadas que favorecen
la orientación de su lectura (/interpretación) en ese rumbo. En efecto, si, por
un lado, pueden rastrearse huellas de esa disociación ya desde su rotundo
enunciado tardío: “no me inspiró para nada el feminismo porque nunca me
importó. Sí leía mucho a Virginia Woolf, pero porque sus conceptos los hacía
novelas y no daba sermones”,4 o en su creencia de que es la naturaleza de la
mujer (organizada, además, en torno al amor) la que condenaría a ésta a vivir
en función de otros que, por naturaleza también, parecerían incapacitados a su
vez para corresponderle; por otro lado, son más notables los indicios en toda
esa obra (incluidas esas mismas huellas) de una fuerte conciencia de mujer
interesada en entender la existencia de sí misma y, por extensión, la suerte de
sus congéneres.
3 En “Inuencia de las mujeres en la formación del alma americana”, ensayo de 1930 uctuan-
te entre la conferencia y la condencia, esta escritora venezolana se declara asustada y aturdida
por el reclamo de las sufragistas “para conseguir que las mujeres tengan las mismas atribuciones y
responsabilidades políticas que los hombres” y explica que “las mujeres debemos agradecerles mu-
cho a los hombres el que hayan tenido la abnegación de acaparar de un todo para ellos el ocio de
políticos. Me parece que, junto con el de los mineros de carbón, es uno de los más duros y menos
limpios que existen”. Teresa de la Parra, Obra escogida. México, f c e /Monte Ávila Latinoamericana,
1992, t. 2, p. 19. Muestra de que tal idea era compartida, Bombal dirá en su “Testimonio autobiográco”
que ella, de joven, “pensaba que la política era cosa de hombres”, en M. L. Bombal, Obras completas.
3a ed. Barcelona-Buenos Aires-México-Santiago de Chile, Andrés Bello, 2000, p. 331.
4 Ibid., p. 337.
138 Osmar Sánchez Aguilera
EN-CLAVES del pensamiento, año IV, núm. 7, junio 2010, pp. 135-142.
Desde luego, ni esto la haría forzosamente feminista, ni el serlo (o no) afec-
taría el mérito de su obra en tanto producción literaria, o incluso la validez de
la consideración de la misma en cualquier reconstrucción histórica de las ideas
(literarias y no) al momento de pensar en la mujer como revisora de su situación
psicosocial con respecto al hombre y como constructora de imágenes (/ideas)
acerca de ella misma.
Además del protagonismo constante de los personajes femeninos en sus
novelas y cuentos (Brígida, Ana María, la innombrada protagonista-narradora de
La última niebla, Yolanda, María Griselda: provenientes todas de la burguesía
media o media alta), con sus rebeldías pasivas y sus cuestionamientos mentales
de ciertas jerarquías, valoraciones y costumbres avaladas por una sociedad
androcéntrica, la revisión a que es sometida la institución del matrimonio bas-
taría para insertar la obra de Bombal en el mapa del variopinto feminismo en
el que se mueven con variadas conciencia e intensidad colegas suyas durante
las décadas iniciales del siglo xx.
Punto neurálgico, el matrimonio devino en la obra de Bombal un verdadero
leit motif, un motivo recurrente. Pero no sólo en la suya: inevitable, al parecer,
en las reexiones de las mujeres más activas en el pensamiento sobre su propia
suerte, el matrimonio cuenta con toda una tradición en la literatura produci-
da por ellas en Hispanoamérica, desde aquella monja jerónima que, en el siglo
x v i i , prerió las incomodidades de la vida conventual a las subordinaciones
apriorísticas del matrimonio, según lo reere en su más célebre carta (ensayo
también); hasta la escritora argentina de la segunda mitad del siglo x x que en
su “Cambio de armas” (1982) sugiere una transición como de grados o sólo de
matices entre el ámbito público alterado por una dictadura militar y el ámbito
privado representado por un matrimonio (o su simulacro), en lo concerniente al
tipo de relaciones, siempre de dominación, presentes en uno y otro.
Entre las contemporáneas mismas de Bombal ese motivo abunda. Para
muestra bastará el botón aportado por una “moderada”: la venezolana Teresa de
la Parra, quien desde la década de 1910 viene deslizando su resistencia a las
subordinaciones y mutilaciones que para la mujer implica la institución del matri-
monio. Ya en su cuento “Historia de la señorita grano de polvo bailarina del sol”
queda sugerido con bastante rmeza que la mujer, representada en la gura de
la tan sencilla como feliz bailarina, pone en riesgo su gracia plena, su libertad y
aun su vida, lo mismo a manos del posesivo muñeco que la ama obsesivamente,
que por el desinterés del insecto gigante que se la traga en un bostezo casual
cuando ella pasaba cerca de él. Entre uno y otro extremo, ella se encuentra a
gusto a solas consigo misma, inundada por el rayo de sol que entra por una
ventana. Acaso más evidente resistencia al compromiso matrimonial ofrece su
EN-CLAVES del pensamiento, año IV, núm. 7, junio 2010, pp. 135-142.
Noticias de un centenario 139
novela Igenia (diario de una señorita que escribía porque se fastidiaba), desde
el momento en que sugiere, ya en su título, una identicación de su protagonista
con la hija de Agamenón sacricada por éste para favorecer el buen viaje de
sus tropas hacia Troya: sacricio equivalente es para María Eugenia Alonso el
matrimonio que sus mayores han arreglado para ella.
Esta resistencia al matrimonio en el caso de Teresa de la Parra llegó a
consolidarse tanto en su pensamiento que hasta se deslizó en la primera de
sus conferencias sobre la “Inuencia de las mujeres en la formación del alma
americana”, cuando armó que:
Para que la mujer sea fuerte, sana y verdaderamente limpia de hipocresía,
no se la debe sojuzgar frente a la nueva vida, al contrario, debe ser libre
ante sí misma, consciente de los peligros y de las responsabilidades, útil a la
sociedad, aunque no sea madre de familia, e independiente pecuniariamente
por su trabajo y su colaboración junto al hombre, ni dueño, ni enemigo, ni
candidato explotable, sino compañero y amigo.5
En el caso de Bombal la narradora y protagonista innominada de La última
niebla, la protagonista de La amortajada, la Brígida de “El árbol”, la Yolanda de
“Islas nuevas” y la protagonista homónima de “La historia de María Griselda”
tienen en común, precisamente, su posicionamiento o su suerte con respecto a
la institución del matrimonio. De hecho, parecería que ese rasgo es clave para
que ellas puedan fungir como heroínas de sus correspondientes narraciones.
Casadas o por casar, para cumplir esa función, ellas han de posicionarse,
preferiblemente, como no conformes con el resultado, o no interesadas en
esa posibilidad. Pues el objeto de esa revisión, sosegada en la supercie pero
abrasiva en el fondo, es la funcionalidad del matrimonio, a partir de la reiterada
frustración que éste genera, sobre todo, en (y desde) ellas, las protagonistas,
quienes, por añadidura, tienen en esa “sacrosanta” institución su única posibi-
lidad de realización plenaria como personas.
—¿Para qué nos casamos?
—Por casarnos —respondo. /[…] /
—¿Sabes que has tenido una gran suerte al casarte conmigo?
—Sí, lo sé —replico, cayéndome de sueño.
—¿Te hubiera gustado ser una solterona arrugada, que teje para los pobres
de la hacienda? (La última niebla, 1935)
5 T. de la Parra, “Inuencia de las mujeres…”, en op. cit., pp. 18-19. En sus procesos periodís-
ticos de esos mismos años, Alfonsina Storni no da tregua a las inconsistencias de diversa índole
que sotienen el matrimonio y aun la imagen al uso de la familia.
140 Osmar Sánchez Aguilera
EN-CLAVES del pensamiento, año IV, núm. 7, junio 2010, pp. 135-142.
¿Por qué se había casado con ella? Para continuar una costumbre, tal vez
para estrechar la vieja relación de amistad con su padre. Tal vez la vida con-
sistía para los hombres en una serie de costumbres consentidas y continuas.
(“El árbol”, 1939)
En dos textos distintos, una misma cuestión, la del matrimonio, el matrimonio
en cuestión: ¿por qué?, ¿para qué?...
Retomando ahora el hilo de su biografía, hallamos que después de su gloriosa
estancia porteña de casi una década, a partir de 1940 vendría una residencia de
casi 30 años en EE.UU., como antes había tenido otra en Francia entre inicios
de los años veintes y los primeros treintas. Viña del Mar, Santiago de Chile,
Buenos Aires, París, Nueva York… Con semejante expediente viajero desde
niña no sorprende que se haya movido, también como escritora, entre varios
idiomas: el francés estudiado en el Colegio de Monjas y consolidado en La
Sorbona: “la lengua que yo amara y creyera habría de ser la mía en mi anhe-
lo de futuro escritor”, según lo expusiera ella misma en su discurso de recepción
del Premio de la Academia Chilena de la Lengua (1977);6 el inglés en el que
escribió varias novelas (House of Mist, The Shrouded Woman, The Foreign
Minister), además de realizar doblajes y hacer publicidad, buscando integrar-
se a un nuevo ambiente sociocultural del modo que le era más familiar a ella;7
y el español al que terminó debiéndole su reconocimiento y consagración como
escritora: La última niebla (1935), La amortajada (1938), “El árbol” (1939), “La
historia de María Griselda” (1946; 1976)…
Bastaría invocar unos pocos ejemplos de su escritura en español para aden-
trarnos en las bases de tal reconocimiento: “Los hombres, ellos, logran poner
su pasión en otras cosas. Pero el destino de las mujeres es remover una pena
de amor en una casa ordenada, ante una tapicería inconclusa.”
Puede leerse en La amortajada: “remover una pena de amor en una casa
ordenada”: la casa como ámbito propio, “natural”, de la mujer; el amor como un
residuo, una ceniza, de algo que la protagonista novelesca tiene que dedicarse
a recomponer en su memoria y con ayuda de su fantasía; “tapicería inconclusa”:
la espera paciente del amor ideal, siempre distante, quizá inalcanzable, como
nueva Penélope que despliega su ingenio para poder ser el al esposo que
6 M. L. Bombal, “Discurso en la Academia Chilena de la Lengua”, en Obras completas, p. 320.
En ese aspecto su caso guarda alguna similitud con el de la argentina Victoria Ocampo, mejor
preparada inicialmente para realizarse como escritora en francés que en su lengua materna.
7 En ese mismo discurso, la propia Bombal llama la atención sobre el hecho de que para las
traducciones de sus principales novelas a otros idiomas (francés, alemán, japonés, sueco, checo-
eslovaco) se hayan tomado como base sus equivalentes en inglés, y no las castellanas.
EN-CLAVES del pensamiento, año IV, núm. 7, junio 2010, pp. 135-142.
Noticias de un centenario 141
una vez perdió debido a la guerra u otra actividad en el espacio público; y, por
añadidura, esa “casa ordenada” descubre un puente, no importa si involunta-
rio, con un emblema de la poesía vanguardista hispanoamericana, Altazor, de
Vicente Huidobro, por intermedio del verso introductorio de su canto ii : “Mujer
el mundo está amueblado por tus ojos”.
En “La historia de María Griselda” salta este otro ejemplo de esa prosa na-
rrativa en la que sobresale tanto el sentido de ritmo y el gusto por las imágenes,
que tan cerca la ubican de la poesía: “Y comprendió lo que era el alma, y la
admitió tímida, vacilante y ansiosa, y aceptó la vida tal cual era: efímera, miste-
riosa e inútil, con su mágica muerte que tal vez no conduce a nada”. En principio,
rara, para un texto en prosa dedicado a contar la historia que su título anuncia,
es esa acumulación de la conjunción copulativa “y” en apenas dos líneas o
renglones que no pueden escamotear su parentesco versal.
Un ejemplo más, ahora tomado de La última niebla, servirá para constatar
la sutil y muy cuidada textura de la prosa bombaliana, incluso cuando se dedi-
ca primeramente a referir una experiencia tan intensa como subversiva en la
escritura de una mujer hispanoamericana en la década de los treintas: un or-
gasmo de mujer:
Su cuerpo me cubre como una grande ola hirviente, me quema, me penetra,
me envuelve, me arrastra desfallecida. A mi garganta sube algo así como un
sollozo, y no sé por qué empiezo a quejarme, y no sé por qué me es dulce
quejarme, y dulce a mi cuerpo el cansancio inigido por la preciosa carga que
pesa entre mis muslos.
Desde luego que esas distinciones serían difíciles de repetir, aun por ella
misma en sus textos ingleses. Tal vez sea eso, y no sólo la profundidad psico-
lógica de sus personajes femeninos, lo que se echa de menos en esos otros
textos suyos. Más importante aún, al respecto, es constatar el inujo recíproco
entre sus narraciones en inglés y en español: del español sobre el inglés, y del
inglés sobre el español. Si, v. gr., La amortajada de 1938 diere de la de 1968,
ello se debe a que entre ambas medió su novela en inglés House of Mist (1948)
acrecentada con “La historia de María Griselda” (1846). De modo que en 1968 era
inevitable la gravitación de la versión inglesa sobre La amortajada revisada.
De cualquier modo, ese desplazamiento de su escritura entre el español y
el inglés (traducciones, versiones, cruzamientos o inserciones de unos textos
en otros, etcétera) ofrece bastante campo virgen para el trabajo lológico, com-
parativo, en la delimitación de versiones y en el establecimiento de textos, no
sólo por ese trasiego sobre la frontera de ambos idiomas, sino porque, también,
142 Osmar Sánchez Aguilera
EN-CLAVES del pensamiento, año IV, núm. 7, junio 2010, pp. 135-142.
a veces de manera simultánea, Bombal introdujo modicaciones en distintas
ediciones de más de un texto suyo en castellano.
En las lindes de ese campo se sitúan los estudios de la doctora Margo
Echenberg y de la maestra Blanca Aurora Mondragón elaborados expresamente
para integrar este dossier de homenaje a María Luisa Bombal con motivo del
centenario de su nacimiento. Mientras que el de Blanca se ocupa de rastrear
las diferencias de sentido que en el aspecto religioso introducen las modicacio-
nes de La amortajada a partir de su edición de 1968, acorde con los nuevos
matices y soluciones adquiridos por el pensamiento de la autora en esa dirección;
el de Margo se dedica a desentrañar, comparar y juzgar las implicaciones de la
creación/introducción de personajes femeninos en los equivalentes ingleses de
La última niebla (House of Mist) y de La amortajada (The Shrouded Woman).
Ambas lo hacen con mucha solvencia.
Muy promisoria y sugestiva, además de delicada, se vislumbra esta arista
comparativa en los estudios de la obra de Bombal, porque es evidente, con
sólo vericar fechas, que las modicaciones realizadas por ella en sus textos
en castellano no fueron ajenas a la recuperación de esos textos para sus re-
creaciones y ampliaciones en inglés. Y el hecho de que la propia narradora
dedicara tiempo a traducirse ella misma del inglés al castellano permite ilustrar
su conciencia de las diferencias o distancias entre los textos resultantes de ese
trasiego idiomático (o entre idiomas) en ambas direcciones.
La muy valiosa edición de Obras completas de Bombal preparada por Lucía
Guerra deja entrever la escasa atención que hasta hace poco se le ha prestado
a la arista comentada en la bibliografía crítica dedicada a esta obra: no se pre-
cisan ahí las ediciones de los textos reunidos, en los casos en que ha habido
modicaciones de una a otra, tampoco se especican fechas de las versiones,
y menos aún se considera la parte inglesa de tales Obras completas.
Imposible cerrar esta noticia de presentación sin un agradecimiento expreso,
primero, a la doctora Margo Echenberg y a la maestra Blanca Aurora Mondra-
gón por aceptar no sólo mi invitación a colaborar en este dossier, sino también
los temas sugeridos a cada una, a partir de mi conocimiento de sus intereses
y competencias individuales, así como por el gusto de los hallazgos y textos
compartidos sobre la marcha; y, segundo, a la doctora Dora Elvira García, di-
rectora de esta revista, por conar desde la primera vez en los merecimientos,
en la justicia, de este homenaje.
Fecha de recepción: 09/012/2008
Fecha de aceptación: 17/05/2009
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.