ArticlePDF Available

Etica de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas

Authors:

Abstract

El artículo trata de los principales problemas éticos que suscita la innovación científica y tecnológica en los ámbitos de la genética (tests genéticos, cribado genético, confidencialidad de la información genética, controles policiales, laborales o de empresas aseguradoras) y de la investigación sobre la transferencia nuclear (clonación) con fines terapéuticos. Incluye referencias a la legislación española y a las declaraciones internacionales más recientes y aporta orientaciones basadas en autores como Victoria Camps, José Egozcue, Ángel Carracedo, Juan Ramón Lacadena, Carlos Alonso Bedate, A. Alonso, C. M. Romeo Casabona, etcétera.
Margarita Moladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
131 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
ÁGORA — Papeles de Filosofía — (2005), 24/2: 131-148 ISSN 0211-6642
Recibido: 03/04/06. Aceptado: 18/07/06.
ÉTICA DE LA CIENCIA Y SUS APLICACIONES
TECNOLÓGICAS
Margarita Boladeras
Universidad de Barcelona
Resumen
El artículo trata de los principales problemas éticos que suscita la innovación científica y
tecnológica en los ámbitos de la genética (tests genéticos, cribado genético, confidencialidad
de la información genética, controles policiales, laborales o de empresas aseguradoras)
y de la investigación sobre la transferencia nuclear (clonación) con fines terapéuticos.
Incluye referencias a la legislación española y a las declaraciones internacionales más
recientes y aporta orientaciones basadas en autores como Victoria Camps, José Egozcue,
Ángel Carracedo, Juan Ramón Lacadena, Carlos Alonso Bedate, A. Alonso, C. M. Romeo
Casabona, etcétera.
Palabras clave: ética de la ciencia, confidencialidad de la información genética, cribado
genético y ética, ética de los tests genéticos, ética de la transferencia nuclear.
Abstract
This paper is about the main ethical problems caused by the scientific and technological
innovation in the field of the genetics (genetic testing, genetic screaning, confidenciality
of the genetic information, police control, labour inspection or check of the insurance
companies) and in the field of the research about the nuclear transfer (cloning) with
therapeutic purposes. It contains references to Spanish laws and the very recent interna-
tional declarations and it provides a guidance based on authors like Victoria Camps, José
Egozcue, Ángel Carracedo, Juan Ramón Lacadena, Carlos Alonso Bedate, A. Alonso, C.
M. Romeo Casabona, etc.
Keywords: ethics of science, confidenciality of the genetic information, ethics of genetic
screening, ethics of genetic testing, ethics of nuclear transfer.
Margarita Boladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
132 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
1. Introducción
Es una tarea fundamental del presente, con repercusiones de gran tras-
cendencia para el futuro, objetivar y profundizar en la multiplicidad de
puntos de encuentro entre la ciencia, la tecnología y la ética. La toma de
decisiones, a veces arriesgadas y de gran alcance humano, forma parte
consubstancial del quehacer científico y de sus aplicaciones tecnológicas;
las consecuencias para las personas de este proceder deben ser justamente
valoradas y tenidas en cuenta por los científicos, por los filósofos morales
y por cualquier responsable institucional. La ética ha de aportar análisis,
razones y propuestas para orientar las múltiples exigencias de este deber, en
un diálogo comprensivo y crítico con los investigadores científicos y todos
los profesionales implicados. Para todos ellos existe una exigencia básica:
la actuación responsable en una sociedad plural como la nuestra.
Las biotecnologías abren muchas posibilidades de intervención en la vida
de las personas y ello plantea dilemas éticos que afectan al trabajo de los
científicos, a los receptores de las técnicas y a la sociedad en general.
2. ¿Qué implicaciones éticas y jurídicas tiene la innovación tecnológica?
Las biotecnologías tienen aplicaciones que trastocan los límites hasta ahora
conocidos de la vida y de la muerte. La selección de gametos, la fertiliza-
ción in vitro, la clonación, los diagnósticos genéticos, los análisis de ADN,
los trasplantes de órganos (de donantes muertos o vivos), la innovación
farmacológica y de los sistemas de intervención quirúrgica y de cuidados
intensivos, etcétera suscitan muchas preguntas sobre las responsabilidades
que tenemos ante las amplísimas posibilidades de intervención y elección
que nos ofrecen las biotecnologías. El sentido de responsabilidad obliga a
una profundización ética de todas estas cuestiones, que sea consecuente
con los derechos humanos y los principios de dignidad, libertad y respeto
a la vida en un sentido integral (vida física y moral); también nos indica
la necesidad de establecer regulaciones legales sobre el uso de dichas
tecnologías y sobre las actividades profesionales correspondientes.
Podemos concretar en dos ejemplos la trascendencia de la situación
actual: a) Con relación a los análisis de ADN podemos preguntarnos: ¿Es
ético utilizar los análisis de ADN para diagnosticar enfermedades que no
se pueden curar? ¿Cómo asegurar la confidencialidad de la información
genética? ¿Impondrán las empresas o las aseguradoras análisis obligato-
rios? ¿Qué usos debe hacer la policía de la información genética? b) Con
relación a la clonación y la transferencia nuclear, ¿es éticamente aceptable
Margarita Moladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
133 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
la clonación de células humanas con fines terapéuticos, es decir, para la
creación de líneas celulares destinadas a la investigación?
3. Análisis de ADN
El conocimiento que poco a poco se va teniendo del genoma humano,
de las bases que componen los genes y la forma en que se estructuran y
combinan, así como de los procesos que generan, permite identificar los
factores responsables de enfermedades genéticas graves como el Alzhei-
mer, la hemofilia, la enfermedad de Huntington, la atrofia muscular de
Aran-Duchenne, la fibrosis quística, el síndrome de Down, el síndrome
del cromosoma X frágil, la enfermedad de Tay-Sachs y muchas otras.1
Por eso es tan importante investigar en este campo.
En este momento la situación se caracteriza por el hecho de que hay
suficientes conocimientos para poder analizar los genes y detectar anoma-
lías y defectos genéticos que están implicados en el desarrollo de muchas
enfermedades, pero no se sabe lo suficiente para curar las alteraciones
genéticas ni para prevenir de manera segura los riesgos derivados de dichas
anomalías, ni tan siquiera se puede diagnosticar con precisión el futuro
estado de salud de la persona a partir de sus datos genéticos, ya que los
tests genéticos predictivos habitualmente sólo diagnostican el grado de
“susceptibilidad” que tiene un individuo de desarrollar una enfermedad
genética. Por ello se cuestiona la utilidad de la información genética para
los posibles sujetos de los análisis.
En relación al propio sujeto, un diagnóstico sobre los posibles riesgos
de sufrir ciertas enfermedades permite tomar precauciones, evitando formas
de vida o dietas o medicamentos que puedan contribuir a aumentar el
peligro. Aunque, de momento, aún no sea posible eliminar los problemas
genéticos, los investigadores trabajan para encontrar terapias génicas y
las perspectivas de futuro son esperanzadoras.
A estas consideraciones hay que añadir la relevancia que la información
genética puede tener para otros miembros de la familia y su descendencia,
ya que muchas enfermedades dependen del sexo para manifestarse y se
pueden evitar teniendo hijos del sexo que no la padece. La ley española
35/1988 de técnicas de reproducción humana asistida ya permitía la se-
lección de sexo en estos casos.2 La nueva Ley 14/2006, de 26 de mayo,
1 M. Boladeras (1998), Bioética, Síntesis, Madrid, p. 175 y ss.
Margarita Boladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
134 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
sobre técnicas de reproducción humana asistida, reconoce la importancia
del diagnóstico preimplantacional para detectar enfermedades hereditarias
graves u otras alteraciones que pongan en peligro la viabilidad del pre-
embrión y admite la posibilidad de seleccionar preembriones para poder
ayudar a salvar la vida de un familiar, en determinados casos, con el
control y la autorización administrativos.3
Conviene destacar la importancia del diagnóstico prenatal en casos
de riesgo o de sospecha de problemas del feto. Las técnicas que pueden
aplicarse a este diagnóstico no son sólo genéticas, sino también de otro
tipo: exploraciones radiológicas, ecografías, fetoscopias. La amniocentesis
permite obtener una información completa mediante análisis bioquímicos
y cromosómicos de células fetales del líquido amniótico.
Es fundamental que todo diagnóstico genético se inscriba en un contexto
de asesoramiento (“consejo genético”) y de conocimiento de causa de la
persona implicada.4 Ésta ha de haber manifestado claramente su voluntad
de saber, después de recibir información suficiente. El consentimiento in-
2 Romeo Casabona, C. M. (2003), Genética y derecho. Responsabilidad jurídica y
mecanismos de control, Astrea, Buenos Aires. Romeo Casabona, C. M. (2002), Los genes
y sus leyes. El derecho ante el genoma humano, Comares, Granada.
3 La nueva ley también permite realizar técnicas terapéuticas en el preembrión con
la autorización de la autoridad sanitaria correspondiente, previo informe favorable de la
Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida. La investigación con preembriones
se condiciona a la autorización de las autoridades sanitarias competentes, previo informe
favorable de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida o del organismo
competente si se trata de investigaciones relacionadas con líneas celulares troncales. Otros
cambios relevantes que introduce esta ley: 1) elimina las limitaciones de generación de
ovocitos fecundados en cada ciclo reproductivo, aunque mantiene el número de preembriones
que pueden transferirse a la mujer en cada ciclo reproductivo en un máximo de tres,
como había establecido la Ley 45/2003; 2) la donación continuará siendo anónima, pero
se llevará un control de los hijos generados con los gametos de un mismo donante y se
limita el número máximo a seis; 3) los gametos o preembriones crioconservados se tendrán
que guardar hasta que la receptora no reúna los requisitos clínicamente adecuados para la
práctica de la técnica de reproducción asistida; 4) el marido puede dar el consentimiento
para que su material reproductor sea utilizado durante los doce meses siguientes a su
muerte para fecundar a la su mujer (la Ley 35/1988 indicaba seis meses). La Ley 14/2006,
de 26 de mayo, mantiene la nulidad de los contratos de gestación de substitución (“madres
de alquiler”) y la filiación por el parto, así como también los diferentes destinos posibles
de los preembriones crioconservados sobrantes: 1) donación a otras parejas, 2) donación
para la investigación, o 3) cesar la conservación sin ningún otro uso.
4 Comisión Europea (2004), Dirección General de Investigación, 25 recomendaciones sobre
repercusiones éticas, jurídicas y sociales de los tests genéticos, Bruselas; la recomendación
9 indica: “a. Dentro de la asistencia sanitaria, los tests genéticos deben ir acompañados
Margarita Moladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
135 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
formado5 es imprescindible y, por supuesto, los individuos pueden negarse
a saber y a hacer análisis genéticos (derecho reconocido por la ley).6
Otra tipología de problemas viene dada por el respeto a la confiden-
cialidad. ¿Cómo asegurar la confidencialidad de la información genética?
Los datos genéticos constituyen una información muy sensible de carácter
personal; su divulgación puede comprometer gravemente a la persona y
perjudicarla en aspectos de vital importancia: en sus relaciones con otros
miembros de la familia, en su situación laboral y posibilidades de ascen-
so, contratos de seguros, acuerdos bancarios, etcétera. En todo examen
genético, tan importante como la buena información y el consentimiento
del paciente, es el secreto de la información obtenida.7 La confidencia-
lidad de los datos genéticos debe estar garantizada, como se reconoce
en la Declaración Internacional de los Datos Genéticos Humanos de la
ONU de 2003, las recomendaciones y directivas de la Unión Europea y
la legislación española (Ley Orgánica 15/1999, de protección de datos
de carácter personal).
de información fundamental y, en caso necesario, de una oferta de consejo médico y
asesoramiento individualizado (cuando se trate de tests genéticos de gran valor para el
pronóstico de trastornos graves, la oferta de asesoramiento específico debe ser obligatoria
y se debe animar a los pacientes a que hagan uso de ella)”.
También la Declaración Internacional de los Datos Genéticos Humanos de la UNESCO/
ONU de 2003 establece: “Artículo 11: Asesoramiento genético. Por imperativo ético,
cuando se contemple la realización de pruebas genéticas que puedan tener consecuencias
importantes para la salud de una persona, debería ponerse a disposición de ésta, de forma
adecuada, asesoramiento genético. El asesoramiento genético debería ser no directivo,
estar adaptado a la cultura de que se trate y atender al interés superior de la persona
interesada.”
5 Simón, P., El consentimiento informado, Triacastela, Madrid, 2000.
6 Ya la Ley General de Sanidad, 14/1986 de 25 de abril, admite la posibilidad de
rechazar cualquier tratamiento médico (Artículo 10.9).
7 “La protección de los datos genéticos frente a terceros debe mantenerse incluso
cuando ese tercero es un familiar biológico del afectado, que solicita la información
como referencia necesaria para identificar la posible presencia en el que requiere la
información de un gen patológico de las mismas características que el descubierto en el
familiar, heredado igualmente de los padres; o cuando el médico ve la necesidad de que
los familiares conozcan esa información por poder afectarles a ellos también los resultados
obtenidos del análisis realizado. Lo frecuente es, no obstante, que el interesado consienta
en la transmisión de esa información a sus familiares o que tome espontáneamente
la iniciativa.” Romeo Casabona, C.M. (2003), “El tratamiento y la protección de los
datos genéticos” en Mayor Zaragoza, F. y Alonso Bedate, C. (coords.), Gen-Ética, Ariel,
Barcelona, p. 244.
Margarita Boladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
136 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
Los datos sanitarios se crean, se transmiten y se almacenan con ayuda
de las tecnologías digitales que están al alcance de muchas personas. No
siempre estos circuitos de información son suficientemente rigurosos en
las formas de acceso, ni los usuarios tienen el cuidado necesario para
garantizar el derecho a la confidencialidad. La situación se complica aún
más por la conveniencia de utilizar estos datos para estudios estadísticos,
prospectivos, etcétera.
La Ley Orgánica 15/1999, de protección de datos de carácter personal,
en su artículo 3. a) y f) define los “datos personales” como “cualquier
información concerniente a personas físicas identificadas o identificables”
y el “procedimiento de disociación” como “todo tratamiento de datos
personales de modo que la información que se obtenga no pueda asociarse
a persona identificada o identificable”. De este modo los datos sanitarios
pueden ser tratados en muchas investigaciones sin transgredir el principio
de confidencialidad.
La utilización de datos personales deberá tener siempre el consentimiento
de la persona afectada (artículo 6.1. El tratamiento de los datos de carácter
personal requerirá el consentimiento inequívoco del afectado, salvo que la
ley disponga otra cosa.)8 Deberán ser especialmente protegidos los datos
relativos a la ideología, afiliación sindical, religión y creencias, así como
los indicadores de origen racial, salud y vida sexual. Por consiguiente, los
datos genéticos pertenecen a este grupo de “especial protección”.
Se han llevado a cabo investigaciones genéticas sobre poblaciones por
parte de empresas privadas que han suscitado muchas dudas y críticas
respecto de la confidencialidad. Los estudios genéticos prospectivos son
significativos a nivel de poblaciones, no a nivel individual; son relevan-
tes para conocer qué pasa con determinadas características genéticas de
una población o de un grupo, su evolución histórica, las consecuencias
para la salud de las personas de ciertos cruces genéticos, prevalencia de
enfermedades, etcétera.9 Por esta razón, en Islandia y otros lugares, se
han realizado estudios genéticos de toda la población, que han puesto en
manos de empresas privadas la información de los individuos. A pesar de
que, como en el caso de Islandia, se ha llegado a esta situación después
8 La ley exceptúa los casos de grave peligro para la salud pública.
9 La Declaración Internacional de los Datos Genéticos Humanos de la UNESCO/ONU
(2003) define “Cribado genético: prueba genética sistemática que se realiza a gran escala
y se ofrece como parte de un programa a una población o a un subconjunto de ella con
el fin de detectar rasgos genéticos en personas asintomáticas”.
Margarita Moladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
137 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
de un acuerdo parlamentario, existen importantes grupos contrarios a
esta cesión generalizada de datos personales.
Islandia reúne peculiaridades que la hacen especialmente deseable
para los genetistas: población reducida y aislada geográficamente, tiene
registros médicos detallados de cada individuo desde el año 1915 y el
80% de la población conoce su árbol genealógico porque el interés por
la genealogía es una característica de su cultura. En 1998 el Parlamento
aprobó una ley que permitía la creación de una base de datos centra-
lizada, con información genealógica, genética y médica individual de
todos los ciudadanos islandeses; asimismo, el Parlamento intervino en
el establecimiento de un contrato exclusivo con la compañía biomédica
DeCode Genetics, que le permitía el acceso a los registros nacionales de
salud a cambio de una tarifa anual y de medicamentos gratuitos. Con
anterioridad DeCode Genetics había suscrito un contrato con la empresa
Hoffman-LaRoche para la financiación de algunos estudios sobre genes.
El contrato entre el Estado de Islandia y DeCode Genetics estipula que
la base de datos pertenece al sistema nacional de salud, pero la empresa
tiene el derecho exclusivo de comercializar los datos durante 12 años.10
Este es un buen ejemplo de los conflictos que pueden surgir entre las de-
cisiones políticas que buscan un bien general y los derechos individuales
a la confidencialidad.
¿Impondrán las empresas en sus relaciones laborales o las aseguradoras
en las precondiciones para suscribir pólizas análisis de ADN obligatorios?
Algunas compañías aseguradoras inglesas hace tiempo que pretenden la
autorización del gobierno para hacer análisis genéticos obligatorios a
las personas que soliciten pólizas de seguro de vida. De momento sólo
se ha aceptado para la detección de la Corea de Huntington y algunas
enfermedades extremadamente graves y de escasa incidencia, pero la
lista podría ampliarse en un futuro próximo. Las legislaciones actuales
proclaman la no discriminación por motivos genéticos, pero seguramente
serán necesarias algunas batallas para evitar que los negocios pasen por
delante de los derechos humanos.
Finalmente, ¿qué usos puede hacer la policía de la información gené-
tica? He hablado del deber de respetar la confidencialidad de los datos
genéticos y este deber no es exclusivo de los profesionales de la medicina,
sino que ha de orientar las actuaciones de todos, especialmente de los
profesionales, ya sean abogados, jueces, periodistas, maestros o policías.
10 Véase www.actionbioscience.org/esp/genomic/hlodan.html
Margarita Boladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
138 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
Ahora bien, la sociedad ha encomendado a la policía la tarea de llevar
ante los jueces a los delincuentes, junto con la pruebas de su culpabilidad.
Los datos genéticos pueden facilitar esta tarea y aportar mucha precisión
a las investigaciones. El problema consiste en determinar cuándo, a quién
y en qué circunstancias se puede obligar a hacer tests genéticos, cómo
se almacena la información y durante cuánto tiempo, ya que el trabajo
policial incluye una casuística muy amplia, que afecta a personas más o
menos sospechosas, culpables e inocentes.
Según Juan Ramón Lacadena, “la genética forense consiste en el análisis
del polimorfismo o variabilidad genética humana aplicada a los problemas
judiciales”.11 Estos pueden ser:
Investigación de paternidad: cuando hay una impugnación por parte
del supuesto padre o se presenta una reclamación por parte de la
madre y/o del hijo.
Criminalística: Asesinatos y delitos sexuales (violación). Se analizan
restos orgánicos humanos (sangre, pelos, saliva, esperma, piel).
Identificación: restos cadavéricos, personas desaparecidas, etcétera.
Ángel Carracedo, catedrático de Medicina Legal de la Universidad de
Santiago de Compostela, que ha sido presidente de la Sociedad Interna-
cional de Genética Forense y es el actual vicepresidente, ha explicado
el concepto de polimorfismo: “En el año 1965 se descubrió algo que
tuvo mucha importancia, no sólo en la medicina forense, sino en toda
la medicina, que fueron los polimorfismos de ADN basura: el ADN
repetitivo. Los seres humanos somos muy parecidos unos a otros, hay
muy pocas especies que tengan tan poca diferencia entre sus individuos
como la nuestra. De ahí que el trabajo forense, que consiste en buscar
diferencias entre los individuos, estuviese muy dificultado. Este descubri-
miento supuso una revolución muy importante porque aunque somos
muy parecidos en el ADN, hay una parte de él que no se expresa, que
es lo que llamamos ADN basura, en el que los individuos somos todos
11 Lacadena, J. R., Genética y bioética, Universidad Pontificia de Comillas, Desclée
de Brouwer, Bilbao, 2002, p. 407. Asimismo en: Carracedo, A., “La huella genética”.
En C. M. Romeo Casabona (ed.) Genética humana. Fundamentos para el estudio de
los efectos sociales derivados de los avances en genética humana, Cátedra de Derecho y
Genoma Humano, Universidad de Deusto, Fundación BBV, Diputación Foral de Bizkaia,
Bilbao, 1995, pp.295-326; Choclán, J.A., “Pericia genética y proceso penal”, Rev.
Derecho y Genoma Humano, Deusto, Bilbao, 1998, 9, pp.59-90; Guillén, M.; Pestoni,
C.; Carracedo, A., “Bases de datos de ADN con fines de investigación criminal: aspectos
técnicos y problemas ético-legales”, Rev. Derecho y Genoma Humano (Deusto, Bilbao),
1998, 9, pp.137-158.
Margarita Moladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
139 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
prácticamente distintos. El descubrimiento de variación entre individuos
en este tipo de ADN fue una revolución muy importante, aunque hubo
una serie de dificultades hasta su aplicación práctica, pero desde el año
90 tenemos una herramienta muy importante para poder proporcionar a
los jueces información importantísima para saber a qué persona pertenece
una mancha, a veces minúscula.”12
Para las investigaciones criminales los bancos de datos son un instru-
mento muy útil. La situación de las bases de datos de ADN en Europa es
muy diversa a causa de las diferentes normativas existentes y de los usos
más o menos generalizados de la genética forense.13 En España existen
diversos ficheros policiales de datos de ADN,14 pero, según Ángel Carra-
cedo, la falta de una legislación específica sobre bases de datos de ADN
provoca “ineficacia” y falta de control sobre “información sensible” para
los ciudadanos; esta regulación también es necesaria a causa del carácter
decisivo de la información de las bases de datos de ADN como instru-
mento para resolver delitos y por los dilemas éticos que plantea.15
4. Clonación y transferencia nuclear
¿Es éticamente aceptable la clonación de células humanas con fines te-
rapéuticos, es decir, para la creación de líneas celulares destinadas a la
investigación?
Para contestar esta pregunta es preciso conocer algunas cosas básicas
sobre la clonación.16 La literatura habla demasiado de la posibilidad de
hacer “ejércitos de clones” y demasiado poco de lo que realmente repre-
senta hoy el fenómeno y las técnicas de clonación. Con estas técnicas se
producen algunos medicamentos importantes como la insulina; el desci-
12 Entrevista publicada en La Voz de Galicia el 7 de enero de 2003.
13 García, O. y Alonso, A., “Las bases de datos de perfiles de ADN como instrumento
en la investigación policial” en Romeo Casabona, Carlos María, Bases de datos de perfiles
de ADN y criminalidad, Comares, Granada, 2002.
14 Fernández García, E., “La elaboración de bases de datos de perfiles de ADN de
delincuentes: aspectos procesales”, en Romeo Casabona, Carlos María, Bases de datos
de perfiles de ADN y criminalidad, Comares, Granada, 2002, p. 184 y ss.
15 Entrevista del diario El País, publicada el 29 de agosto de 2003.
16 Nussbaum, M. y Sunstein, C. R. (eds.) (2000), Clones y clones. Hechos y fantasías
sobre la clonación humana, Cátedra, Madrid. Nationaler Ethikrat (2005), Le clonage aux
fins de reproduction et le clonage à des fins de recherche biomédicale, Berlin (Declaración
del Consejo Nacional de Ética de Alemania sobre clonación).
Margarita Boladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
140 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
framiento del genoma humano ha sido posible gracias a las técnicas de
clonación del ADN, y así un largo etcétera.
Clonar es hacer una copia genética de
una molécula,
una célula,
una planta,
un animal,
un ser humano.
Eso quiere decir que la célula, la planta o el animal reproducidos
tienen el mismo código genético nuclear17 que la célula, animal o planta
del cual proceden.
El organismo completo de una planta puede reproducirse por esque-
jes. Hay especies de invertebrados que pueden desarrollar el organismo
completo a partir de un fragmento (aunque esta no sea la forma habi-
tual de reproducción); los vertebrados han perdido esta habilidad. La
reproducción sexual representa un mayor grado de complejidad de los
procesos reproductivos y una variación genética mucho más grande. En
la reproducción sexual humana, a veces se produce el hecho de los her-
manos gemelos monocigóticos, que se originan a partir de un sólo óvulo
fecundado que se divide en dos mitades iguales en las primeras fases del
desarrollo embrionario, dando lugar a dos fetos separados genéticamente
idénticos.
El caso más conocido de clonación producida tecnológicamente es sin
duda el de la oveja Dolly, el éxito del investigador escocés I. Wilmut del
Instituto Roslin de Edimburgo (el año 1997 se dio a conocer el experi-
mento que había comenzado el año anterior). Se crearon 277 embriones
clónicos, de los cuales 29 fueron transferidos a ovejas hembras, logrando
13 embarazos y tan sólo un nacimiento.
¿Qué hicieron para crear embriones clónicos? En el laboratorio se aisló
una célula mamaria (célula somática) de la oveja Dorset de Finlandia, de
seis años de edad y embarazada (oveja donante) y se extrajo el núcleo.
También se aisló un óvulo de una oveja escocesa (oveja proveedora) y se
extrajo el núcleo; en este óvulo sin núcleo se introdujo el núcleo de la
17 El código genético “está escrito” en los genes, es decir, en el ADN de los cromosomas,
que se encuentran en el núcleo de todas las células, por eso se habla de código genético
nuclear. También hay fragmentos de ADN en las mitocondrias, situadas en el citoplasma; es
el llamado ADN mitocondrial. En la transferencia nuclear se reproduce un ser genéticamente
idéntico con relación al ADN nuclear, no con relación al ADN mitocondrial, puesto que
el citoplasma no se transfiere.
Margarita Moladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
141 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
primera célula y se “soldó” mediante un impulso eléctrico (electroforesis).
Las moléculas del óvulo reprogramaron los genes del núcleo para produ-
cir el embrión de oveja. Este inicio de embrión se transfirió a una oveja
madre y, después del tiempo de gestación, nació una oveja genéticamente
idéntica (identidad genética nuclear) a la primera (la oveja donante).
La clonación de animales puede ser beneficiosa para mejorar la pro-
ducción, investigar nuevas técnicas de hibridación, “programar” caracte-
rísticas que pueden interesar para la mejora de la salud de las personas
(por ejemplo, producir leche que tenga unos elementos nutritivos deter-
minados, modificar algunos componentes orgánicos) o los trasplantes de
órganos o tejidos, etcétera. Muchos ciudadanos desconfían seriamente
de las consecuencias que puede tener una intromisión de tal envergadu-
ra en la naturaleza; pero lo que asusta, por no decir que aterra, es la
posibilidad de clonar humanos y todo lo que ello puede comportar; por
eso existe un rechazo generalizado a la clonación de humanos, reforzado
por declaraciones internacionales y la prohibición explícita en las leyes
de muchos países.
La Comunidad Europea ha prohibido la clonación de humanos en
el Protocolo adicional de 1998 al “Convenio para la protección de los
Derechos Humanos y la dignidad del ser humano con respecto a las apli-
caciones de la biología y la medicina”, en el que se establece: “Cualquier
intervención dirigida a crear un ser humano genéticamente idéntico a otro
ser humano, ya sea vivo o muerto, está prohibido. Para el propósito de
este artículo, el término ser humano “genéticamente idéntico” a otro ser
humano significa un ser humano que comparte con otro el mismo con-
junto de genes nucleares” (Artículo 1).
El gobierno de Holanda ha firmado este protocolo porque considera
que la expresión “ser humano” del punto 1 se refiere exclusivamente a
seres humanos nacidos. La Comunidad Europea reconoce la capacidad
de los Estados miembros de interpretar los términos “seres humanos” y
“embriones humanos”.
También en el Proyecto de Tratado de la Constitución Europea, en el
Artículo II-63 se dice: “Toda persona tiene derecho a su integridad física
y psíquica. En el marco de la medicina y la biología se respetarán en
particular: […] d) la prohibición de la clonación reproductora de seres
humanos.” Esta delimitación del rechazo a la clonación reproductora evita
entrar en el ámbito de la clonación terapéutica, algo que muchos defienden
porque permitiría salvar muchas vidas y evitar grandes sufrimientos.
En España la Ley 35/1988 de reproducción humana asistida incluía
dentro de las infracciones muy graves: “Crear seres humanos idénti-
Margarita Boladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
142 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
cos, por clonación u otros procedimientos dirigidos a la selección de la
raza. La creación de seres humanos por clonación en cualquiera de las
variantes o cualquier otro procedimiento capaz de originar varios seres
humanos idénticos.” La nueva Ley 14/2006, de 26 de mayo, insiste en la
prohibición de la clonación; el artículo 1.3 dice textualmente “Se prohíbe
la clonación en seres humanos con fines reproductivos” y considera in-
fracción muy grave “la práctica de técnicas de transferencia nuclear con
fines reproductivos” (9ª).
Ahora bien, la práctica unanimidad actual contra la clonación de
humanos se circunscribe a la clonación reproductiva, no a la clonación
terapéutica, es decir, aquella que se hace para investigar (con células
troncales, por ejemplo) o con finalidades regenerativas de células o tejidos
enfermos. La investigación en estos campos es fundamental y requiere la
utilización de líneas celulares clónicas.18
Recientemente algunos expertos e instituciones se han pronunciado sobre
la necesidad de apoyar este tipo de investigaciones, aunque implique la
transferencia nuclear. Es importantísimo conocer los procesos de programa-
ción y reprogramación de las células, de diferenciación y desdiferenciación
celular y ello implica procedimientos de clonación terapéutica.
El Comité Consultivo de Bioética de Cataluña ha aprobado a finales
del 2005 un documento titulado “Consideraciones sobre la transferencia
nuclear”, que puede consultarse en las páginas web del Departamento
de Salud de la Generalitat de Catalunya19. También la Fundación Víctor
Grífols y Lucas ha difundido (2005) una declaración de expertos redac-
tada por Josep Egozcue, Gemma Marfany y Victoria Camps, “Clonación
terapéutica: perspectivas científicas, legales y éticas”20, de la cual destacaré
dos aspectos.
Con relación a la naturaleza del fenómeno de la reproducción humana
clónica, el texto recuerda que “ocasionalmente nacen gemelos (mellizos
monocigóticos) que, aunque reciben el nombre de gemelos idénticos y son
idénticos genéticamente, distan mucho de serlo en sus características (fe-
notipo), puesto que, a parte de ser físicamente muy parecidos, en todo lo
demás son personas tan distintas como cualquier otra pareja de hermanos
18 Bernat Soria (2003), “Ingeniería celular y tisular”, en Mayor Zaragoza, F. y Alonso
Bedate, C. (coords.), Gen-Ética, Ariel, Barcelona, pp. 123-137.
19 http://www.gencat.net/salut/depsan/units/sanitat/pdf/trannuclear.pdf
20 El documento se encuentra en http://www.fundaciongrifols.org/cat/publicaciones/otras.
asp?id=7
Margarita Moladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
143 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
no gemelos. Por tanto, la clonación no es antinatural ni es sinónimo de
manipulación genética, sino que es inherente a la especie humana” (p. 44).
Con relación a la responsabilidad moral de la investigación científica y la
búsqueda de recursos terapéuticos, indica: “Desde un punto de vista ético, el
uso científico o terapéutico de embriones humanos plantea mayormente
una duda: la legitimidad o ilegitimidad ética de utilizar embriones para
otro fin que no sea aquel al que los embriones parecen destinados, que
es el de la reproducción. Esta duda o problema va unido a otro, aparen-
temente de mayor envergadura, referido a la humanidad o dignidad del
embrión. Dado que algunos sectores consideran que un embrión es una
persona en potencia, utilizarlo con propósitos distintos al de obtener un
ser humano sería la usurpación de una cometido que no nos corresponde.
La investigación es vista, en tal caso, como una forma de pervertir la
naturaleza del embrión y, lo que para estos sectores es más grave, como la
destrucción de algo que ha de verse como un ser humano. El problema, en
tal caso, no es científico, ni siquiera ético, sino religioso. Desde siempre se
ha discutido, en filosofía, cuándo el ser humano empieza a serlo, es decir,
en qué momento, desde la producción del embrión hasta el nacimiento,
podemos hablar de que existe un individuo o una persona. Puesto que la
cuestión no tiene una respuesta empírica, para resolverla hay que acudir
a la religión o a la metafísica, es decir, hay que buscar una respuesta
basada en una doctrina, más derivada de unas creencias o convicciones
religiosas o ideológicas, que de una argumentación estrictamente racio-
nal. El embrión es, sin duda, un ser humano en potencia, pero sólo en
potencia, como lo es el feto en las primeras semanas de desarrollo. Sólo
un acuerdo social unánime que afirmara la dignidad humana del embrión
podría impedirnos aceptar la investigación con embriones. Este acuerdo,
en estos momentos, no existe, dado que las posiciones más extremas a
favor de la humanidad del embrión son deudoras de doctrinas religiosas.
Y la religión no es universalizable ni es legítimo imponer sus creencias
al conjunto de la población” (p. 66).
Otra publicación de suma utilidad, con opiniones razonadas de expertos
muy competentes, es el volumen monográfico de Carlos María Romeo
Casabona y otros autores, Investigación con células troncales.21
21 Carlos María Romeo Casabona (dir.), Investigación con células troncales, Monografías
Humanitas, Fundación Medicina y Humanidades Médicas, Barcelona, 2004.
Sobre el estatuto ontológico del embrión véanse los trabajos de Carlos Alonso
Bedate (2003), “El estatuto ético del embrión humano: una reflexión ante propuestas
alternativas”, y Diego Gracia (2003), “El estatuto de las células embrionarias”, ambos
Margarita Boladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
144 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
5. ¿Qué tipo de sociedad se está configurando a partir de las nuevas
aplicaciones del conocimiento científico y técnico?
Habría que decir tantas cosas para responder a esta pregunta que no
cabrían en los límites de este artículo. Por ello utilizaré tan sólo algunas
imágenes y metáforas para señalar cuestiones especialmente relevantes.
Con este fin me referiré a una obra de arte del cine: Gattaca.22
Gattaca ha sido una película alabada por la calidad del guión, por la
coherencia del sentido que se pretende transmitir con las imágenes y la
estética escogidas, por lo cuidado de los detalles, etcétera. Sin embargo,
parte de un tópico muy negativo: el desarrollo del conocimiento científico
nos lleva a un mundo tenebroso, controlado, uniformizado y deshumani-
zado, en el que los sentimientos se consideran una debilidad que hay que
superar. Esta asociación de lo científico con una sociedad tan inteligente
como totalitaria, muy frecuente en el cine, en la literatura y en algunos
medios de comunicación, es verdaderamente nefasta para el avance de la
racionalidad integradora que necesitamos en el presente y en el futuro.
El totalitarismo no es creado por la ciencia, sino por los políticos y
los ciudadanos (científicos o no) que los secundan; la ciencia puede ser
un instrumento de liberación y de mejora “humana” de la sociedad y
también puede convertirse en un instrumento en manos de fanáticos y
fundamentalistas. El discurso científico es el único que se ajusta a reglas
claras y universales de rigor y de autocorrección, en las que los hechos
y la coherencia racional constituyen el tribunal supremo. Todo lo que
contribuye a oscurecer esta idea es un flaco servicio a la sociedad.
Gattaca nos introduce en un mundo en el que se ha desarrollado la
ingeniería genética de tal suerte que, por el análisis de una gota de sangre
en el momento de nacer, se conoce el pronóstico de las enfermedades
graves que afectarán a la persona, así como su techo de vida.
Se nos presenta una sociedad en la que se ha generalizado la euge-
nesia y se ha logrado erradicar enfermedades e imperfecciones genéticas
(los individuos con estas características son llamados “válidos”; los que
en Mayor Zaragoza, F. y Alonso Bedate, C. (coords.), Gen-Ética, Ariel, Barcelona, p.
19-66. Un libro de debate: Beca, J. P. (ed.) (2002), El embrión humano, Mediterráneo,
Santiago de Chile.
22 El guión es de Andrew Niccol, también director de la película. Se estrenó en
1997. Se llama Gattaca la corporación aeroespacial en la que se desarrolla la acción;
este nombre está compuesto de las primeras letras de los pares de bases que componen
el ADN: guanina, adenina, timina, citosina (GATC), que se combinan en largas cadenas
en la estructura de doble hélice del ADN.
Margarita Moladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
145 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
han “nacido de la fe”, según las costumbres antiguas, sin selección de
genes, son “no válidos”). En una misma familia crecen Anton (válido)
y Vincent (no válido); éste es más bajo que su hermano, lleva gafas y
tiene una esperanza de vida de 30 años por insuficiencia cardiaca, a pesar
de lo cual tiene un sueño: volar al espacio. La empresa Gattaca lleva a
cabo los programas de aeronáutica espacial y Vincent siempre mira los
lanzamientos con ese deseo imposible. Llega a tener un empleo en esta
empresa… en el servicio de la limpieza. Su condición de no válido no le
permite aspirar a más.
La discriminación que se produce en una sociedad de estas características
es una de las cuestiones de fondo que plantea la película. La diferente
constitución genética es causa de un conjunto de discriminaciones socia-
les que afectan a los distintos aspectos de la vida: los “no válidos” son
personas de segunda clase, con limitaciones estrictas de carácter laboral,
la imposibilidad de ejercer cargos de responsabilidad, etcétera. Cuando
ocurre algo malo los sospechosos son ellos, porque es impensable que un
“válido” pueda ser el autor. (En este punto resulta difícil no pensar en
las discriminaciones actuales sobre la base de otro tipo de diferencias.)
A pesar de este contexto, un conjunto de acontecimientos, en el que se
combina la capacidad de decisión y de esfuerzo del protagonista Vincent
para lograr su sueño con la ayuda que recibe de muchas personas mo-
vidas por diferentes sentimientos y “debilidades”, le permite vencer las
dificultades e incluso una persecución policial, superando los controles
científicos impuestos por las autoridades gracias al propio conocimiento
científico, y llega, finalmente, a la realización de su ideal.
El saber experimental permite alcanzar objetivos tan dispares como la
selección de genes para evitar enfermedades, la creación de una sociedad
fanática del eugenismo que discrimina a los individuos desde el origen
hasta la muerte, viajar por el espacio, mejorar las condiciones del medio
ambiente, solucionar problemas humanos, establecer controles de seguri-
dad y tener capacidad para eludirlos. Pasando de la ficción a la realidad
de nuestro presente, creo que esta ambivalencia produce un profundo
desasosiego a muchos ciudadanos.
El conocimiento es poder y la ciencia siempre ha sido un instrumen-
to en manos de políticos y de otros agentes sociales. Pero no podemos
ignorar que es el principal motor de desarrollo humano y económico,
y que toda sociedad que no la promueva está condenada a la miseria
material y espiritual.
Esta necesidad de la ciencia, unida a la posibilidad de su instrumen-
talización, obliga de manera más apremiante que nunca a establecer
Margarita Boladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
146 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
mecanismos de transparencia y legitimación democrática respecto de las
decisiones más relevantes concernientes a sus aplicaciones y repercusiones
sociales. La historia nos da ya demasiados ejemplos de lo que ocurre
cuando no existen estos mecanismos (en la época nazi, por ejemplo) o
cuando se falsea el sentido de lo democrático (como ocurre en tantas
consultas populares).
6. ¿A qué personas beneficiarán estas innovaciones?
Lo que acabo de decir es especialmente relevante para responder a esta
pregunta. Sólo una organización social verdaderamente democrática po-
drá asegurar una distribución justa de los beneficios de las aplicaciones
científicas y tecnológicas. Sólo las dinámicas democráticas de carácter
transnacional harán posible una armonización internacional de las exi-
gencias de justicia.
Por supuesto, hay que trabajar mucho para que las instituciones pro-
fundicen en las obligaciones para con la justicia que se derivan de una
auténtica dinámica democrática y en las nuevas formas de organización
que requiere el futuro inmediato.
Bibliografía
Alonso Alonso, A., “Una década de perfiles de ADN en la investigación
penal y civil en España: la necesidad de una regulación legal”, en
Romeo Casabona, C. M. (dir), Genética y Derecho, Consejo General
de Poder Judicial, Madrid, 2001.
Alonso Bedate, C., “El valor ontológico del embrión humano: una vi-
sión alternativa”, en Beca, J. P. (ed.), 2002. Bakke, O.M., Carné, X.
y García Alonso, F., Ensayos clínicos con medicamentos, Doyma,
Barcelona, 1994.
Beca, J. P. (ed.), El embrión humano, Mediterráneo, Santiago de Chile, 2002.
Belmont Report (1978), versión castellana publicada por el Ministe-
rio Español de Sanidad y Consumo en el volumen Ensayos clínicos
en España (1982-1988), Anexo 4: “El informe Belmont”, Madrid,
Pub. del Ministerio de Sanidad y Consumo, 1990. Beauchamp, T. L.
y McCullough, L. B., Ética médica. Las responsabilidades morales
de los médicos, Labor, Barcelona, 1987. Beauchamp, T. L. y Chil-
dress, J. F., Principios de ética biomédica, Masson, Barcelona, 1999.
Boladeras, M. con otros autores, Science, Law and the Courts in
Europe, Amedeo Santosuosso, G. Gennari, S. Garagna, M. Zucotti,
Margarita Moladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
147 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
C. A. Redi (eds.), Ibis, Pavia, 2004. Boladeras, M. y Neus Campillo,
Filosofía social, Síntesis, Madrid, 2001.
Boladeras, M. con otros autores, El pensament filosòfic i científic II. El
segle XX, Terricabras, J.M. (coord.), Editorial Pòrtic/Univ. Oberta de
Catalunya, Barcelona, 2001.
Boladeras, M. con otros autores, Bioética y calidad de vida, Ed. El Bosque,
Bogotá, 2000. Boladeras, M., Bioética, Síntesis, Madrid, 1998.
Boladeras, M., Comunicación, ética y política. Habermas y sus críticos.
Tecnos, Madrid, 1996. Boladeras, M., Popper (1902-1994), Ed. del
Orto, Madrid, 1997. Boladeras, M., Libertad y tolerancia. Éticas para
sociedades abiertas, Ed. de la Universidad de Barcelona, Barcelona,
1993.
Camps, V., Una vida de calidad, Ares y Mares, Barcelona, 2001.
Camps, V., La voluntad de vivir, Ariel, Barcelona, 2005.
Carracedo, A., “La huella genética”. En C. M. Romeo Casabona (ed.),
Genética humana. Fundamentos para el estudio de los efectos sociales
derivados de los avances en genética humana, Cátedra de Derecho y
Genoma Humano, Universidad de Deusto, Fundación BBV, Diputación
Foral de Bizkaia, Bilbao, 1995, p.295-326.
Comisión Europea, Dirección General de Investigación, 25 recomendaciones
sobre repercusiones éticas, jurídicas y sociales de los tests genéticos,
Bruselas, 2004. Couceiro, A. (ed.), Bioética para clínicos, Triacastela,
Madrid, 1999.
Egozcue, J., Marfany, G. y Camps, V., Clonación terapéutica: perspec-
tivas científicas, legales y éticas, Fundación Víctor Grífols y Lucas,
Barcelona, 2005.
Engelhardt, H.T. , Fundamentos de Bioética, Paidós, Barcelona, 1995.
Fernández García, E., “La elaboración de bases de datos de perfiles de
ADN de delincuentes: aspectos procesales”, en Romeo Casabona,
Carlos María (ed.), Bases de datos de perfiles de ADN y criminalidad,
Comares, Granada, 2002.
García Barreno, P. (dir.), 50 años de ADN. La doble hélice, Ed. Espasa,
Madrid, 2003. García, O. y Alonso, A., “Las bases de datos de perfi-
les de ADN como instrumento en la investigación policial” en Romeo
Casabona, Carlos María (ed.) Bases de datos de perfiles de ADN y
criminalidad, Comares, Granada, 2002. Gracia, D., Como arqueros al
blanco. Estudios de bioética, Triacastela, Madrid, 2004. Gracia, D.,
Procedimientos de decisión en ética clínica, Eudema, Madrid, 1991.
Habermas, J., El futuro de la naturaleza humana, Paidós, Barcelona, 2002.
Lacadena, Juan Ramón, Genética y bioética, Universidad Pontificia de
Margarita Boladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas
148 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
Comillas/Desclée De Brouwer, Bilbao, 2002. Lalín Entralgo, P., His-
toria de la medicina, Masson-Salvat, Barcelona, 1978. Laín Entralgo,
P., La relación médico-enfermo, Rev. de Occidente, Madrid, 1974.
Nussbaum, M. y Sunstein, C. R. (eds.), Clones y clones. Hechos y
fantasías sobre la clonación humana, Cátedra, Madrid, 2000.
Pellegrino, E.D. y Thomasma, D.C., “La metamorfosis de la ética médica. Una
mirada retrospectiva a los últimos treinta años”, en Couceiro (ed.), 73-88.
Puyol, A., El discurso de la igualdad, Crítica, Barcelona, 2001.
Romeo Casabona, C. M. (dir.), Investigación con células troncales, Mo-
nografías Humanitas, Fundación Medicina y Humanidades Médicas,
Barcelona, 2004.
Romeo Casabona, C. M., Genética y derecho. Responsabilidad jurídica
y mecanismos de control, Astrea, Buenos Aires, 2003.
Romeo Casabona, C. M., Los genes y sus leyes. El derecho ante el ge-
noma humano, Comares, Granada, 2002.
Romeo Casabona, C. M., Bases de datos de perfiles de ADN y crimina-
lidad, Comares, Granada, 2002.
Romeo Casabona, C. M. (coord.), Derecho biomédico y bioética, Comares,
Granada, 1998. Simón, P., El consentimiento informado, Triacastela,
Madrid, 2000.
TECHNICAL WORKING GROUP on DNA Analysis Methods, “Guide-
lines for a quality assurance program for DNA analysis”, Crime Lab.
Digest., 1995, 22: 21-43.
UNESCO, Declaración Internacional sobre Datos Genéticos Humanos,
2003.
... El enfoque de la ética, orientado hacia la cultura, la economía, a los temas interculturales o de empresa, las profesiones o el derecho, remite la reflexión hacia la socioesfera (Camps et al., 2015). Finalmente, el interés de la ética por la esfera tecnológica permite formular preguntas sobre la técnica y la tecnología, y remite a cavilar sobre el porqué de las acciones en el terreno de la ingeniería, las ciencias básicas (Boladeras, 2005), especialmente la física y la química. ...
... El enfoque de la ética, orientado hacia la cultura, la economía, a los temas interculturales o de empresa, las profesiones o el derecho, remite la reflexión hacia la socioesfera (Camps et al., 2015). Finalmente, el interés de la ética por la esfera tecnológica permite formular preguntas sobre la técnica y la tecnología, y remite a cavilar sobre el porqué de las acciones en el terreno de la ingeniería, las ciencias básicas (Boladeras, 2005), especialmente la física y la química. ...
... El enfoque de la ética, orientado hacia la cultura, la economía, a los temas interculturales o de empresa, las profesiones o el derecho, remite la reflexión hacia la socioesfera (Camps et al., 2015). Finalmente, el interés de la ética por la esfera tecnológica permite formular preguntas sobre la técnica y la tecnología, y remite a cavilar sobre el porqué de las acciones en el terreno de la ingeniería, las ciencias básicas (Boladeras, 2005), especialmente la física y la química. ...
... El enfoque de la ética, orientado hacia la cultura, la economía, a los temas interculturales o de empresa, las profesiones o el derecho, remite la reflexión hacia la socioesfera (Camps et al., 2015). Finalmente, el interés de la ética por la esfera tecnológica permite formular preguntas sobre la técnica y la tecnología, y remite a cavilar sobre el porqué de las acciones en el terreno de la ingeniería, las ciencias básicas (Boladeras, 2005), especialmente la física y la química. ...
Chapter
Full-text available
Universidad, universitas, significa etimológicamente “corporación”, “comunidad”. Por ejemplo, la universitas mercatorum, o “comunidad de mercaderes”, se diferencia de una universitas magistrorum et scholarium, o “comunidad universitaria” (Esteban y Román, 2016). Se trata de ir más allá del simple hecho de reunirse y constituirse como corporación (Cortina, 2003). A esta comunidad acude un grupo de personas que buscan alcanzar un fin particular y ciertamente diferenciado de cualquier otra corporación, el fin consiste en la búsqueda de la verdad (verum), el bien (bonum) y la belleza (pulchrum). Su vigencia continua, ya que no se trata de que la universidad únicamente se adapte a las circunstancias históricas, sino que, sobre todo, permanezca fiel a su razón de ser (Bayen, 1978). En el mundo universitario y, por lo tanto, en la educación superior, así como en las demás esferas de la sociedad, sigue aún vigente la pregunta por la moral, que puede ser entendida como un conjunto de actos y actitudes que consideramos apropiados en relación con los seres con quienes mantenemos un vínculo relevante o significativo Gobernanza universitaria (Bilbeny, 2003). Si bien la moral se remite a lo práctico, creencias, valores, hábitos, costumbres, la ética se enfoca a la reflexión intelectual sobre lo que consideramos moral. La ética común, como reflexión de la moral del día a día, da razón de los actos, creencias y valores (Cortina, 2011); por otro lado, la ética filosófica, o la reflexión filosófica sobre la moral, se circunscribe al razonamiento, ya sea como ética teórica, en términos de estudio del discurso moral, o como ética práctica o aplicada, según se refiera a la aplicación de la teoría filosófica de la ética en torno a la vida, la sociedad, la tecnología, entre otras. En este contexto emerge la reflexión ética en el contexto de la educación superior y, más exactamente, en el ámbito de la gobernanza universitaria (Antúnez, 2016).
Article
Full-text available
En este artículo se examina la aceptabilidad de las acciones wrongful birth (WB) a partir de la teoría discursiva del derecho de Jürgen Habermas. Inicialmente, se describe el alcance que tienen hoy diversas pruebas genéticas para informar decisiones reproductivas. En un segundo momento, se delimitan reclamaciones judiciales presentadas en ordenamientos jurídicos que admiten la interrupción voluntaria del embarazo (IVE), debido a afectaciones en el embrión y el feto que no fueron conocidas por los padres por no seguirse la lex artis ad hoc en el diagnóstico preconceptivo, preimplantatorio y prenatal. En tercer lugar, se explican los puntos con base en los cuales Habermas, en debate con Thomas McCarthy, propone la evaluación de la legitimidad de normas y fallos judiciales en términos de discursos de fundamentación y aplicación. Finalmente, se plantean las consecuencias que surgen de estos argumentos para valorar la admisibilidad de este tipo de demandas.
Article
Full-text available
Resumen Los filósofos tienen una especial responsabilidad en la búsqueda de un horizon-te de sentido que articule adecuadamente el conocimiento científico y las obligacio-nes morales de las personas. Para llevar a cabo esta labor es fundamental el análi-sis de las características constitutivas de la vida en general y de la vida humana en particular. Este artículo propone una reflexión en este sentido, que tiene en cuenta las siguientes perspectivas: 1) algunos cambios conceptuales sobre la " vida " ocurri-dos a lo largo de la historia, 2) los dilemas que la ciencia actual presenta respecto de las fronteras de la vida humana, especialmente con relación a los procesos del desarrollo embrionario, 3) la significación del principio ético de respeto a la digni-dad de la vida humana, y 4) el tratamiento que se da a este principio en la Constitución española y en las declaraciones internacionales más relevantes para este contexto. Palabras clave: vida, vida humana, dignidad humana, embrión gamético, embrión somático, pseudoembrión, clonación. Abstract Philosophers bear a special responsibility in searching a horizon of meaning
Article
Full-text available
Los filósofos tienen una especial responsabilidad en la búsqueda de un horizonte de sentido que articule adecuadamente el conocimiento científico y las obligaciones morales de las personas. Para llevar a cabo esta labor es fundamental el análisis de las características constitutivas de la vida en general y de la vida humana en particular. Este artículo propone una reflexión en este sentido, que tiene en cuenta las siguientes perspectivas: 1) algunos cambios conceptuales sobre la “vida” ocurridos a lo largo de la historia, 2) los dilemas que la ciencia actual presenta respecto de las fronteras de la vida humana, especialmente con relación a los procesos del desarrollo embrionario, 3) la significación del principio ético de respeto a la dignidad de la vida humana, y 4) el tratamiento que se da a este principio en la Constitución española y en las declaraciones internacionales más relevantes para este contexto. Philosophers bear a special responsibility in searching a horizon of meaning that properly articulates the scientific knowledge and the moral commitments of people. To carry out this task, it is fundamental to analyze the constitutive features of life in general and of human life in particular. This article puts forward some ideas on the subject, organized around the following lines: 1) some specific changes in our concept of “life” occurred along the history, 2) the dilemmas presented by current science concerning the borders of human life, especially those relative to the processes of embryonic development, 3) the significance of the ethical principle of respect for the dignity of human life, and 4) the treatment that is given to this principle in the Spanish Constitution, as well as in the most relevant international declarations in this area.
Book
Full-text available
Exposición crítica del pensamiento del filósofo y sociólogo alemán Jürgen Habermas, estructurada a partir de una síntesis de sus conceptos fundamentales, principalmente los desarrollados en su Teoría de la acción comunicativa (1981) y obras posteriores.
Article
Frente a los avances biotecnológicos y las nuevas maneras de entender la salud y la enfermedad, la autora plantea cuestiones sobre los aportes de la ética y el papel de los filósofos en estos campos. Considera que la reflexión bioética no es algo que se deduce de unos derechos o principios éticos básicos fundamentales, sino que es un proceso y un descubrimiento; por lo que al momento de tomar una decisión, esta deberá hacerse con responsabilidad.
Las responsabilidades morales de los médicos, Labor, Barcelona
  • T L Beauchamp
  • L B Mccullough
  • Ética Médica
  • T L Beauchamp
  • J F Childress
Pub. del Ministerio de Sanidad y Consumo, 1990. Beauchamp, T. L. y McCullough, L. B., Ética médica. Las responsabilidades morales de los médicos, Labor, Barcelona, 1987. Beauchamp, T. L. y Childress, J. F., Principios de ética biomédica, Masson, Barcelona, 1999. Boladeras, M. con otros autores, Science, Law and the Courts in Europe, Amedeo Santosuosso, G. Gennari, S. Garagna, M. Zucotti, Margarita Moladeras Ética de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas 147 ÁGORA (2005), Vol. 24, nº 2: 131-148
Fundamentos para el estudio de los efectos sociales derivados de los avances en genética humana, Cátedra de Derecho y Genoma Humano
  • A Carracedo
Carracedo, A., "La huella genética". En C. M. Romeo Casabona (ed.), Genética humana. Fundamentos para el estudio de los efectos sociales derivados de los avances en genética humana, Cátedra de Derecho y Genoma Humano, Universidad de Deusto, Fundación BBV, Diputación Foral de Bizkaia, Bilbao, 1995, p.295-326.
25 recomendaciones sobre repercusiones éticas, jurídicas y sociales de los tests genéticos
  • Comisión Europea
  • Dirección General De Investigación
Comisión Europea, Dirección General de Investigación, 25 recomendaciones sobre repercusiones éticas, jurídicas y sociales de los tests genéticos, Bruselas, 2004. Couceiro, A. (ed.), Bioética para clínicos, Triacastela, Madrid, 1999.
Clonación terapéutica: perspectivas científicas, legales y éticas
  • J Egozcue
  • G Marfany
  • V Camps
Egozcue, J., Marfany, G. y Camps, V., Clonación terapéutica: perspectivas científicas, legales y éticas, Fundación Víctor Grífols y Lucas, Barcelona, 2005.
La elaboración de bases de datos de perfiles de ADN de delincuentes: aspectos procesales
  • Fernández García
Fernández García, E., " La elaboración de bases de datos de perfiles de ADN de delincuentes: aspectos procesales ", en Romeo Casabona, Carlos María (ed.), Bases de datos de perfiles de ADN y criminalidad, Comares, Granada, 2002.
50 años de ADN. La doble hélice Las bases de datos de perfiles de ADN como instrumento en la investigación policial
  • García Barreno
  • P García
  • O Alonso
  • A Gracia
  • D Blanco
García Barreno, P. (dir.), 50 años de ADN. La doble hélice, Ed. Espasa, Madrid, 2003. García, O. y Alonso, A., " Las bases de datos de perfiles de ADN como instrumento en la investigación policial " en Romeo Casabona, Carlos María (ed.) Bases de datos de perfiles de ADN y criminalidad, Comares, Granada, 2002. Gracia, D., Como arqueros al blanco. Estudios de bioética, Triacastela, Madrid, 2004. Gracia, D., Procedimientos de decisión en ética clínica, Eudema, Madrid, 1991.