ChapterPDF Available

Psicología Forense: Definición y Técnicas

Authors:

Abstract

Durante los últimos cien años, la Psicología Forense ha adquirido progresivamente cada vez mayor protagonismo en los tribunales de justicia. Su actividad se ha centrado en valorar daños, capacidades, competencias e imputabilidades, desde un punto de vista psicológico, en lo que se ha denominado como la Psicología Forense Clínica. Pero además, tradicionalmente ha asesorado en la obtención y valoración de las pruebas testificales, en la especialidad de Psicología Forense Experimental. A lo largo de este capítulo se analizan los antecedentes históricos de la Psicología Forense y su situación actual, se desarrollan sus aplicaciones más relevantes, los aspectos clave de la especialización en Psicología Forense, las limitaciones y admisibilidad de los informes periciales, y las principales técnicas utilizadas en el área.
TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA
INVESTIGACIÓN CRIMINAL
INSTITUTO UNIVERSITARIO GENERAL GUTIÉRREZ MELLADO UNED
2009
INSTITUTO UNIVERSITARIO “GENERAL GUTIÉRREZ MELLADO”
de Investigación sobre la Paz, la Seguridad y la Defensa
“Teoría y práctica de la
investigación criminal”
José COLLADO MEDINA
Coordinador
Autores
Julio BORDAS MARTÍNEZ * José Luis CALVO GONZÁLEZ *
José Luis GONZÁLEZ MÁS * Ricardo MAGAZ ÁLVAREZ *
Antonio MANZANERO * José Miguel OTERO SORIANO *
Rafael Jerónimo PARDO MATEOS * Yolanda PECHARROMÁN
LOBO * Alicia RODRÍGUEZ NÚÑEZ * Lucio TOVAL MARTÍN *
Psicología Forense:
Definición y técnicas
Antonio L. Manzanero1
Resumen: Durante los últimos cien años, la Psicología Forense ha
adquirido progresivamente cada vez mayor protagonismo en los
tribunales de justicia. Su actividad se ha centrado en valorar daños,
capacidades, competencias e imputabilidades, desde un punto de vista
psicológico, en lo que se ha denominado como la Psicología Forense
Clínica. Pero además, tradicionalmente ha asesorado en la obtención y
valoración de las pruebas testificales, en la especialidad de Psicología
Forense Experimental. A lo largo de este capítulo se analizan los
antecedentes históricos de la Psicología Forense y su situación actual, se
desarrollan sus aplicaciones más relevantes, los aspectos clave de la
especialización en Psicología Forense, las limitaciones y admisibilidad de
los informes periciales, y las principales técnicas utilizadas en el área.
1 Doctor en Psicología. Profesor del Departamento de Psicología Básica I.
Universidad Complutense de Madrid.
314 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
Índice: 1. Introducción.! 2. Antecedentes históricos y estado
actual.! 3. Aplicaciones de la Psicología Forense.! 4. Especialización y
formación del psicólogo forense.! 5. Límites de la intervención y
admisión de informes periciales.! 6. Técnicas de la Psicología Forense
Clínica.! 7. Técnicas en la Psicología Forense Experimental.! 8.
Conclusión.
Palabras Clave: Psicología forense testigos peritajes.
INTRODUCCIÓN
La Psicología Forense consiste en la aplicación de la Psicología
(métodos y conocimientos) a la realización de pruebas periciales en al
ámbito del Derecho. Es por tanto, la Psicología aplicada a los tribunales o
a aquéllas actividades que el psicólogo puede realizar en el Foro.
Aunque no existe una taxonomía clara de esta área aplicada, ya
que frecuentemente se confunden las distintas especialidades, su ámbito
de aplicación está enmarcado en la Psicología Jurídica, junto con otras
especialidades.
Considerando el marco aplicado de conocimientos, podemos
distinguir entre dos tipos diferentes de Psicología Forense: Clínica y
Experimental.
La Psicología Forense Clínica trata de la evaluación de daños en las
víctimas y de atribución de responsabilidad e imputabilidad de los
agresores. Sus especialistas pertenecen al área de la personalidad, la
evaluación y el tratamiento de psicopatologías.
La Psicología Forense Experimental 2 trata fundamentalmente de la
evaluación de las pruebas testificales, identificaciones y declaraciones.
Sus especialistas pertenecen a la Psicología Experimental o Psicología de
los Procesos Cognitivos (atención, percepción y memoria), de ahí su
denominación3.
2 DIGES y ALONSO!QUECUTY, 1993
3 GRISSO, 1987
INTERVENCIÓN JUDICIAL 315
ANTECEDENTES HISTÓRICOS Y ESTADO ACTUAL
La Psicología Forense no es una ciencia nueva. Podemos
encontrar sus antecedentes en los siglos XVII y XVIII, en tratados de
psiquiatría legal y criminología, pero como ciencia moderna, en Europa
tiene sus orígenes entre mediados del siglo XIX y principios del XX, de la
mano del italiano C. Lombroso, fundador de la primera escuela de
antropología criminal y autor de L’uomo delinquente (1876); del francés A.
Binet que publicó el libro La suggestibilité (1900), donde se recogen los
primeros trabajos aplicados a la Psicología del Testimonio; y de los
alemanes H. Gross, autor del libro Kriminalpsychologie (1897), H.
Münsterberg, que publicó el primer manual específico sobre Psicología
Forense titulado On the Witness Stand (1908) y L. W. Stern, que editó la
primera revista especializada en el área titulada Beitrage zur Psychologie
der Aussage (1903!1906).
En España, podría considerarse a Pedro Mata (1811!1877) el
primer gran impulsor de las especialidades forenses (medicina y
psiquiatría) y de la primera cátedra de Medicina Legal, y el primero en
interesarse en la Psicología Forense, aunque desde una perspectiva
fundamentalmente organicista4. Relevante también fue su discípulo José
María Esquerdo (1842!1912), que estudió casos tan famosos como el de
Francisco Otero (que atentó contra en rey Alfonso XII) o el de El
Sacamantecas (que le llevó a defender ante la Comisión de Reforma del
Código Penal del Senado la falta de responsabilidad criminal del
enajenado mental). Impartió docencia en la Facultad de Medicina del
Hospital San Carlos de Madrid sobre Patología General y Enfermedades
Mentales, y entre otras cosas fue presidente de la sección de Neuropathies,
Maladies Mentales et Anthropologie Criminelle del XIV Congres International
de Medecine, celebrado en Madrid en 1903. Asimismo, cabe destacar a
autores e investigadores como Rafael Salillas (1854!1923), fundador de la
Escuela de Criminología; Luis Simarro (1851!1921), primer catedrático de
Psicología Experimental en la universidad española; Francisco
4 En los años cincuenta del s. XIX, fue muy conocida la intervención de MATA,
junto con PUJADAS y MOLIST en el caso de Fiol, al que consiguieron que el
tribunal decretara su internamiento en un manicomio tras haberle
diagnosticado de monomanía.
316 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
Santamaría (1866!1925), autor del primer estudio experimental sobre
psicología del testimonio (1909); Quintiliano Saldaña (1878!1938), con
interesantes trabajos sobre atribución de responsabilidad (1936); Gregorio
Marañón (1887!1960) con excelentes trabajos sobre las bases
psicobiológicas del comportamiento, la personalidad y las emociones
(1936); Gonzalo Rodríguez Lafora (1886!1971), pionero en la evaluación
psicológica forense; y Emilio Mira (1896!1964), autor del Manual de
Psicología Jurídica (1932), fueron algunos de los que más contribuyeron al
desarrollo de la Psicología Forense española (Carpintero y Rechea, 1995).
Desde un punto de vista formal, los Psicólogos Forenses
comienzan su andadura con la Ley de Sanidad Española de 1885 que crea
el cuerpo de Facultativos Forenses, organizado en tres secciones: 1) Sección
de Medicina y Cirugía, 2) Sección de Toxicología y Psicología, y 3)
Sección de Medicina Mental y Antropología.
Ya avanzado el s. XX, algunos hitos marcarán la situación actual
de la psicología jurídica española, fundamentalmente la creación en 1965
del primer Gabinete Psicológico de la Prisión de Madrid y en 1968 de la
Central de Observación Penitenciaria. Durante la década de los setenta,
se funda la Sección de Sociología y Psicología Jurídica del Colegio de
Abogados de Barcelona en 1971, y se publica la reglamentación
penitenciaria que recoge la figura del Psicólogo como técnico en
rehabilitación social en 1979. Y en los ochenta el recién fundado Colegio
Oficial de Psicólogos crea las distintas comisiones de Psicología Jurídica.
Hoy en día, los Psicólogos Forenses además de ser requeridos
cada vez más a título particular, desde un punto de vista institucional se
encuentran integrados en la Administración de Justicia en las Clínicas
Médico!Forenses, en los Juzgados de Familia y de Menores, en los
Juzgados de Vigilancia Penitenciaria y en los Grupos de Menores y Malos
Tratos de las distintas Policías y Cuerpos de Seguridad. Finalmente,
diferentes universidades ofrecen títulos de post!grado sobre esta
especialidad.
APLICACIONES DE LA PSICOLOGÍA FORENSE
Las especializaciones de la Psicología Forense dependen del área
conceptual de la psicología aplicada, del tipo de problema a que se quiere
dar respuesta y de la población objetivo.
INTERVENCIÓN JUDICIAL 317
Psicología Forense Clínica
Las principales tareas de la Psicología Clínica aplicada a la
psicología forense consisten en la evaluación de daños a las víctimas de
delitos, la evaluación del estado mental de los acusados para establecer la
posible imputación de los hechos delictivos y en su caso asesorar al
tribunal sobre el tipo de pena o tratamiento impuesto en caso de ser
declarados culpables, y la evaluación de la competencia de los testigos y
víctimas para declarar.
En cualquier caso, la actuación de los psicólogos forenses
dependerá de los diferentes tribunales5:
Clínicas Médico!Forenses. La primera participación de los
psicólogos en las Clínicas Médico!Forenses data de 1986. Estas
intervenciones dependen del Tribunal Superior de Justicia de cada
Comunidad Autónoma y están en proceso de incorporarse a los
recientemente creados Institutos de Medicina Legal, junto con los
Institutos Anatómico!Forenses, y de Toxicología. Así pues, los psicólogos
aquí colaboran en las evaluaciones de agresores y víctimas en casos de
agresiones físicas, sexuales y psicológicas, de accidentes de tráfico y
laborales, incapacidades, trastorno mental, maltrato a menores, ancianos
y de género, mobbing, bullying, toxicomanías...
Juzgados de familia. Fue en estos juzgados donde se crearon los
primeros equipos técnicos con participación de los psicólogos, en
colaboración con Trabajadores Sociales. Aquí el psicólogo actúa a
requerimiento del juez, en general para informar sobre la situación
personal y familiar de los cónyuges en procesos contenciosos de divorcio,
para la guarda y custodia de los hijos y el establecimiento del régimen de
visitas correspondiente, y en los procesos de protección de menores.
Juzgados de Menores. Los equipos técnicos adscritos a los juzgados
de menores se encargan de la valoración de los menores delincuentes. Su
labor consistirá en la elaboración de informes, generalmente en
colaboración con trabajadores sociales y educadores, evaluando la
personalidad y condicionantes (educativos, familiares...) de los menores
5 VÁZQUEZ, 2005
318 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
infractores, y recomendando las medidas a aplicar a lo largo de todo el
proceso.
Otros. Además podemos encontrar psicólogos forenses en los
Juzgados de Vigilancia Penitenciaria y en la Asistencia a Víctimas. En los
primeros su labor consiste en la elaboración de informes psicológicos
sobre los condenados para los permisos de salida, la libertad condicional,
la progresión o regresión de grado, el seguimiento de liberados
condicionales y para casos específicos relativos a la gravedad del delito,
reincidencia, duración de la condena, alarma social o riesgo de fuga. En
los Servicios de Asistencia a Víctimas el psicólogo asesora a las víctimas
de delitos en colaboración con juristas y trabajadores sociales.
Psicología Forense Experimental
Desde la Psicología Experimental las principales aplicaciones
tienen que ver con los procedimientos en los que intervienen procesos
psicológicos básicos, fundamentalmente memoria, percepción y atención.
Así pues, la actuación de los psicólogos se centra en la Psicología del
Testimonio6, colaborando en los procedimientos de toma de declaración
para casos especiales, en el asesoramiento a los tribunales acerca de los
factores que influyen en la exactitud de las declaraciones de los testigos,
asesorando en la composición de las ruedas de identificación y los factores
que influyen en estos procedimientos y elaborando informes periciales
donde se evalúa la credibilidad de las declaraciones de los testigos
(exclusivamente en casos de agresiones sexuales a menores).
Así pues, podemos distinguir dos diferentes roles del psicólogo
forense experimental: como peritos evaluando pruebas testificales, lo que
ocurre sólo en casos especiales en agresiones sexuales a menores y
pruebas de identificación, y como testigos expertos asesorando al
tribunal sobre el conocimiento científico en psicología del testimonio para
una mejor valoración de las pruebas. Estos roles se aplican a dos ejes: el
de la mentira y el de la exactitud de los testigos. Cuando hablamos de
mentira hacemos referencia a la actuación deliberadamente errónea del
testigo; sin embargo, estos son la minoría de casos en comparación con la
6 MANZANERO, 2008
INTERVENCIÓN JUDICIAL 319
gran cantidad de errores no deliberados que cometen: entonces
hablaríamos de la exactitud de sus declaraciones e identificaciones. A
este respecto la ciencia psicológica ha establecido a lo largo de
innumerables investigaciones cuáles son los principales factores que
influyen en la exactitud de identificaciones7 y declaraciones8 y en qué
sentido lo hacen. Un conocimiento en profundidad de estos factores y de
los procedimientos que podrían minimizarlos facilitaría la labor de
investigación criminal y la toma de decisiones judiciales.
Otra actuación, menos conocida, de los psicólogos forenses
experimentales consiste en la elaboración de informes periciales para
casos de plagio de patentes, marcas y propiedad intelectual en general.
ESPECIALIZACIÓN Y FORMACIÓN DEL PSICÓLOGO FORENSE
Como puede apreciarse, los conocimientos y especialidad de los
psicólogos forenses determinan sus funciones. Soria9 distingue entre
conocimientos genéricos y específicos en Psicología Penal Forense clínica:
1. Por conocimientos generales entiende los comunes a la ciencia
psicológica, entre los que incluyen como áreas de conocimiento
relevantes para la psicología forense la evaluación, intervención,
asesoramiento, supervisión, investigación, fundamentos científicos y
desarrollo profesional.
Así, el psicólogo forense debe conocer la metodología específica a
emplear en la evaluación del objeto pericial; los diferentes
tratamientos para abordar la enfermedad mental (señalando
especialmente los de abuso de sustancias, agresión sexual y
desórdenes de personalidad); los derivados de la ley penal y de
salud mental, del sistema penitenciario y del sistema forense; los
métodos de enseñanza de los conocimientos propios del área; los
relativos a metodología de investigación, diseño y análisis
estadístico; y los de la psicología en general (investigaciones
relevantes, sociodemografía, estadística forense, etcétera).
7 MANZANERO, 2006
8 DIGES y MANZANERO, 1995
9 SORIA, 2002
320 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
2. Entre los conocimientos específicos de la psicología forense incluye:
las bases biológicas, cognitivo!afectivas, sociales e individuales de la
conducta.
Algunos de estos conocimientos son necesarios también para la
psicología forense experimental, fundamentalmente los relativos a las
cuestiones de investigación, hasta el punto de ser conveniente (si no
imprescindible) la práctica en la investigación en procesos cognitivos
básicos. Y específicamente deberá conocer en profundidad los procesos,
funciones y factores de influencia en la memoria, la percepción, la
atención y los procesos asociados como pensamiento, lenguaje, toma de
decisiones, representación, etc.
Psicología versus Psiquiatría Forense
En los años 70 se empezaron a presentar informes psicológicos en
los juicios y hasta los 80 se discutió sobre la competencia de psicólogos y
psiquiatras para elaborarlos. Hoy día continúa la polémica acerca de qué
profesional está más capacitado para elaborar un informe pericial sobre el
estado mental de encausados y testigos. Sin embargo, quizá lo más
relevante no sea la titulación sino la especialización, el conocimiento y la
experiencia del perito. No olvidemos que el cargo no da el conocimiento.
Como en la Medicina, en la Psicología existen numerosas especialidades
(clínica, organización de empresas, educativa, social, jurídica...), e igual
que un traumatólogo no es el especialista más adecuado para evaluar el
estado mental de un acusado, tampoco lo es el psicólogo especializado en
la organización de empresas y recursos humanos para valorar los daños
psicológicos de una víctima. Pero incluso más allá, tanto la psiquiatría
como la psicología son ciencias donde existe gran variedad de
paradigmas (funcionalistas, organicistas...) y escuelas (dinámica,
cognitiva, conductual...) y cada una es adecuada para un objetivo
determinado.
No obstante, como afirma Sáiz10, si en las áreas clínicas existen
dudas acerca de la capacidad de psiquiatras y psicólogos clínicos para
emitir un informe, en la Psicología Forense Experimental no hay conflicto
10 SÁIZ, 2002
INTERVENCIÓN JUDICIAL 321
posible ya que sólo los psicólogos investigan los aspectos de las pruebas
testificales relacionados con percepción, atención y credibilidad.
LÍMITES DE LA INTERVENCIÓN Y ADMISIÓN DE INFORMES
PERICIALES
Dos aspectos son de interés en la regulación de la actuación del
psicólogo forense: por un lado los relacionados con el procedimiento de
actuación, y por otro los que se refieren a la obligación de aceptar el
cargo.
Del procedimiento de actuación
La actuación de los psicólogos forenses en los tribunales viene
regulada fundamentalmente por la Ley de Enjuiciamiento Criminal
(Libro II, Del sumario; Título V; De la comprobación del delito y averiguación
del delincuente; Capítulo VII, Del informe pericial; artículos 456 a 485)11. Así,
en el art. 456 de la LECrim se establece que “El Juez acordará el informe
pericial cuando, para conocer o apreciar algún hecho o circunstancia
importante en el sumario, fuesen necesarios o convenientes
conocimientos científicos o artísticos”. En el art. 459 se establece que
salvo excepciones “todo reconocimiento pericial se hará por dos peritos”.
Y en el art. 478 que “el informe pericial comprenderá, si fuere posible:
1.º Descripción de la persona o cosa que sea objeto del mismo en el
estado o del modo en que se halle. El Secretario extenderá esta
descripción, dictándola los peritos y suscribiéndola todos los
concurrentes.
2.º Relación detallada de todas las operaciones practicadas por los peritos
y de su resultado, extendida y autorizada en la misma forma que la
anterior.
3.º Las conclusiones que en vista de tales datos formulen los peritos
conforme a los principios y reglas de su ciencia o arte”.
Y para poder cumplir con la petición, según el art. 485, “el Juez
11 Ministerio de Justicia, 2003
322 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
facilitará a los peritos los medios materiales necesarios para practicar la
diligencia que les encomiende, reclamándolos de la Administración
pública, o dirigiendo a la autoridad correspondiente un aviso previo si
existieren preparados para tal objeto, salvo lo dispuesto especialmente en
el artículo 362”.
De la obligación de aceptar el cargo
El artículo 462 de la LECrim establece que “nadie podrá negarse
a acudir al llamamiento del Juez para desempeñar un servicio pericial, si
no estuviese legítimamente impedido”. Sin embargo, el psicólogo no
debe aceptar siempre el cargo pericial para el que es propuesto. Los
artículos 416 y 417 establecen las circunstancias que dispensan de la
obligación de declarar. Y del 468 al 470 el procedimiento mediante el cuál
un perito puede ser recusado por las partes. Pero, además, desde un
punto de vista práctico, dos son las condiciones que impedirían al perito
cumplir con el cargo encomendado: la primera, que no sea posible
cumplir con la petición desde el punto de vista de la ciencia; la segunda,
que el perito psicólogo no tenga los conocimientos necesarios para
llevarla a la práctica. En el art. 475 se afirma que “el Juez manifestará
clara y determinadamente a los peritos el objeto de su informe”. Si así no
lo hiciese y el objeto de la prueba pericial estuviese poco claro, deberá
recabarse toda la información posible para poder establecer, antes de la
aceptación del cargo, la posibilidad de llevarlo a cabo. En ocasiones
podemos encontrarnos que la petición no es lo suficientemente explícita o
que en los términos en que está formulada no es posible cumplirla. Así
por ejemplo, podemos encontrarnos con que la petición realizada al
psicólogo forense implica establecer la verdad de las declaraciones de un
testigo. Sin embargo, la ciencia actual no permite valorar una declaración
en esos términos, dado que hasta el momento no existen técnicas válidas
de detección de mentiras12. Por otro lado, la petición escapa a la
competencia del perito, dado que es el Juez el encargado de establecer la
realidad de los hechos. Si es este el caso, el psicólogo experto deberá
matizar la petición o reformularla antes de su aceptación, de modo que
no haya lugar a dudas acerca del mandato y la posibilidad de cumplir
con él. Así, será fundamental el asesoramiento previo del perito acerca de
12 MANZANERO, 2001, 2008
INTERVENCIÓN JUDICIAL 323
qué se puede hacer y qué no.
En caso de que el psicólogo forense tuviera dudas acerca de su
capacidad para cumplir con la petición por falta de conocimientos o
experiencia, deberá manifestarlo cualquiera que sea el momento en que
se encuentre el procedimiento, aún después de la aceptación del cargo.
La LECrim establece en su art. 459 que los peritos deberán ser
preferentemente titulares, aunque el título no es garantía suficiente desde
un punto de vista práctico. En cualquier caso, la ley establece que el
perito deberá poseer la cualidad necesaria (art. 472).
Por otro lado, la actuación del psicólogo forense debe regirse,
desde una perspectiva ética, por el Código Deontológico del Psicólogo13,
donde se especifica en el art. 6 que “la profesión de psicólogo/a se rige
por principios comunes a toda deontología profesional: respeto a la
persona, protección de los derechos humanos, sentido de
responsabilidad, honestidad, sinceridad para con los clientes, prudencia
en la aplicación de instrumentos y técnicas, competencia profesional,
solidez de la fundamentación objetiva y científica de sus intervenciones
profesionales”. Además, el art. 48 dice que “los informes psicológicos
habrán de ser claros, precisos, rigurosos e inteligibles para su
destinatario. Deberán precisar su alcance y limitaciones, el grado de
certidumbre que acerca de sus varios contenidos posea el informante, su
carácter actual o temporal, las técnicas utilizadas para su elaboración,
haciendo constar en todo caso los datos del profesional que lo emite”.
TÉCNICAS DE LA PSICOLOGÍA FORENSE CLÍNICA
En la Psicología Forense Clínica las principales técnicas utilizadas
consisten en las propias de la psicología clínica, esto es, de la metodología
de entrevistas y de los instrumentos de evaluación utilizados
habitualmente en esta área para la valoración de estado mental o de la
personalidad. No obstante, para algunas actuaciones no existen
instrumentos que midan las variables específicas consideradas en
psicología forense, como ocurre en los casos de custodias disputadas,
donde no existe por el momento un instrumento que permita concluir
13 Colegio Oficial de Psicólogos (1987): Código deontológico del psicólogo. Madrid:
Junta Estatal.
324 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
quién es el progenitor más adecuado para ostentar la custodia de los
hijos14. En estos casos, la combinación de varias técnicas y procedimientos
facilitarán la labor del psicólogo forense.
En cualquier caso, no debe olvidarse que los informes periciales
no tienen un objetivo terapéutico sino jurídico, y que el origen de la
petición pericial no es el sujeto evaluado sino la necesidad del sistema15.
Una evaluación adecuada implica ineludiblemente considerar para qué se
va a evaluar, qué se va a evaluar y cómo se va a evaluar16. La respuesta a la
primera pregunta procede de la petición realizada en el ámbito jurídico,
que puede proceder del juez o de cualquiera de las partes (acusación y
defensa). Por ello, será fundamental una primera entrevista con los
actores origen de la demanda (jueces o abogados) para especificar la
petición, recoger la información necesaria para la planificación de la
actuación y poder contestar a qué y cómo, y solicitar los medios necesarios
para llevarla a la práctica. Así, por ejemplo, será el propio juez quien
facilite el acceso a los sujetos objeto de la pericia, fundamentalmente si la
petición se realiza de una parte e implica la valoración de un sujeto de la
otra.
La entrevista psicológica forense
Es sin duda el procedimiento más utilizado en psicología forense.
En general, la entrevista psicológica forense debe permitir obtener datos
para el informe pericial y la formulación de hipótesis, así como para la
planificación de pruebas posteriores para la falsación o verificación de las
mismas. Podemos distinguir dos tipos de entrevistas: semi!estructuradas
y estructuradas. Las primeras son aquellas que permiten al peritado
expresarse libremente, aunque sin perder el control ni el objetivo de la
entrevista. Las entrevistas estructuradas son aquellas específicamente
diseñadas con un propósito y por lo tanto con un guión más o menos
definido. Se utilizan principalmente en casos de violencia de género,
agresiones sexuales, actitudes parentales, trastorno de estrés post!
traumático, déficit neuropsicológicos o toxicomanías, entre otras.
14 VÁZQUEZ, 2005
15 BAREA y VILLEGAS, 2002
16 ZALDÍVAR, 2000
INTERVENCIÓN JUDICIAL 325
Las pruebas psicológicas
Estas pruebas son habitualmente utilizadas después de las
entrevistas para la evaluación específica de determinados parámetros. Se
aplican sobre todo para la evaluación de la inteligencia, de la
personalidad normal y patológica, y del estado neuropsicológico. Y, en
general, puede distinguirse entre pruebas psicométricas y pruebas
proyectivas.
Las pruebas psicométricas constituyen fundamentalmente una
medida objetiva y tipificada de una muestra de conducta, lo que supone
uniformidad en el procedimiento de aplicación y puntuación, y una
interpretación de los resultados conforme a unas normas establecidas17.
Los más utilizados son los test de inteligencia, las pruebas de
personalidad y las pruebas neuropsicológicas. Las pruebas proyectivas se
basan en la evaluación del comportamiento dinámico de los sujetos ante
diferentes estímulos, por ejemplo dibujos o juegos.
En el diseño y posterior aplicación de todo test se consideran dos
criterios de obligado cumplimiento: validez y fiabilidad.
La validez de un test indica si cumple realmente con la función
para la que está diseñado, esto es, si mide lo que pretende medir. La
fiabilidad indica la estabilidad o consistencia de las medidas
proporcionadas por el test en repeticiones sucesivas.
Tanto las pruebas psicométricas como las proyectivas son
utilizadas por la psicología forense clínica; no obstante, los proyectivos
han recibido un gran numero de críticas, ya que son de interpretación
muy compleja y requieren un gran conocimiento y experiencia por parte
de la persona que los administra. La posibilidad de llegar a conclusiones
erróneas por interpretaciones poco rigurosas es, pues, su principal crítica.
Además, en ocasiones se los ha tachado de subjetivos, y por ello algunos
autores (Lapasió y Ramón, 2002) definen principios y requisitos para su
aplicación:
1. Principio de adecuación, según el cual algunas técnicas proyectivas
17 ANASTASI, 1973
326 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
carecen de la adecuada fiabilidad.
2. Principio de complementariedad, que establece el uso de más de una
técnica para poder establecer comparaciones y contrastar resultados.
En general se recomienda su uso únicamente como un método
auxiliar que sirva como complemento a las pruebas psicométricas.
3. Principio de interpretación restrictiva, que limita la realización de
extrapolaciones o conclusiones radicales de los mecanismos
dinámicos implícitos en las pruebas proyectivas.
4. Principio de selectividad, que recomienda la selección de aquellos datos
que puedan aportar más información para el objetivo de la pericial.
Pruebas y técnicas específicas
Para algunas de las evaluaciones periciales se utilizan pruebas
específicas según el tipo de delito de que se trata. Las más utilizadas se
circunscriben a la evaluación de las agresiones sexuales, a la conducta
violenta, a las víctimas de agresiones, a las toxicomanías, y a la
evaluación en guarda y custodia.
Evaluación de la conducta violenta. Para la evaluación de posibles
maltratadores Echeburúa y Corral18 proponen el uso de una Entrevista
General Estructurada de Maltratadores, el Cuestionario de Variables
Dependientes del Maltrato y el Inventario de Pensamientos Distorsionados sobre
la Mujer y sobre el Uso de la Violencia. Además existen diferentes
cuestionarios como el PCL!R, Psychopathology Checklist, y autoinformes
como el Cuestionario de conductas antisociales/delictivas, para menores a
partir de ocho años, entre otros.
Evaluación de víctimas de agresiones. En general las pruebas
utilizadas para la evaluación de víctimas de agresiones miden la
ansiedad y la depresión. Además se cuenta con otras técnicas como el
Inventario de miedos, el Cuestionario de evaluación del autoconcepto, el
Inventario de cogniciones postraumáticas, la Escala de gravedad de síntomas, o
la Entrevista de valoración de peligrosidad.
18 ECHEBURÚA y CORRAL, 1998
INTERVENCIÓN JUDICIAL 327
Evaluación de toxicomanías. Existen diferentes técnicas que pueden
utilizarse para su evaluación; entre las más utilizadas se encuentran el
Cuestionario de alcoholismo (AUDIT), el Índice de severidad de la adicción
(ASI) o el Protocolo para la evaluación psicológica de las drogodependencias.
Evaluación en guarda y custodia disputada. Además de las
entrevistas estructuradas, se utilizan diferentes cuestionarios y escalas
como el TAMAI (Test Autoevaluativo Multifactorial de Adaptación Infantil),
el Cuestionario de conductas infantiles para padres, o la Escala de comunicación
padres!adolescentes.
TÉCNICAS EN LA PSICOLOGÍA FORENSE EXPERIMENTAL
Las principales técnicas utilizadas en la Psicología Forense
Experimental tienen como objetivo la obtención de pruebas testificales y
su evaluación desde el punto de vista de la exactitud y credibilidad, y
dependen del tipo de prueba: identificación o declaración19.
Las Pruebas de identificación de personas
Desde el punto de vista de la identificación de personas, tanto el
Código Penal como la Ley de Enjuiciamiento Criminal (artículos 368 a
374) establecen diferentes procedimientos para permitir la identificación
del delincuente, definida como la acción de designar a presencia judicial a una
persona determinada como responsable de un hecho delictivo.
Una de las diligencias más relevantes y la más practicada en el
sistema judicial para alcanzar este fin es el reconocimiento en rueda de
presos. Sin embargo, es una de las pruebas con menor fiabilidad de todas
las que pueden practicarse, ya que la tecnología aplicada a la obtención
de otras piezas de convicción permite identificar a una persona con un
porcentaje de error mínimo, como ocurre con las pruebas de ADN; sin
embargo, no siempre es posible practicarlas, dado que en pocas ocasiones
se cuenta con las muestras materiales necesarias. Por ello, debe recurrirse
a la identificación ocular como prueba única y por tanto fundamental
para poder inculpar a alguien de la comisión de un delito. El problema es
que los testigos no siempre aciertan en sus identificaciones.
19 MANZANERO, 2008
328 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
La creencia popular afirma que la mayoría de los falsos
reconocimientos se debe a la mala voluntad de los testigos, esto es, no
admite los errores no deliberados, adjudicando cualquier fallo en una
identificación a la intención deliberada de mentir20. Sin embargo,
reconocer a una persona en una rueda de identificación es una tarea de
memoria, y quizá una de las más complicadas, debido a que la memoria
está lejos de ser perfecta y se encuentra limitada no sólo en capacidad
sino también por el efecto de innumerables factores (cognitivos, sociales,
evolutivos, e incluso clínicos y de personalidad) que la distorsionan,
provocando errores no intencionados tanto de omisión como de
comisión21. En ocasiones, los errores son provocados por el propio
Sistema.
Identificación en fotografías
En algunos casos puede producirse la identificación previa del
sospechoso de un delito en una fotografía. Esta identificación puede
realizarse de forma natural, por la aparición del supuesto culpable en
medios de comunicación, o como consecuencia de una “rueda
fotográfica” en comisaría o los juzgados. Una identificación previa
servirá como base para detener a la persona a quien se imputarán los
delitos. Sin embargo, la sola identificación en fotografía no es válida
como prueba para el sistema legal. Por tanto, una vez que la policía
localiza a la persona de la fotografía a quien señaló el testigo, se
procederá a realizar una rueda de identificación en vivo, siguiendo el
procedimiento señalado en la Ley de Enjuiciamiento Criminal (arts. 368 a
374). La dificultad a que nos enfrentamos aquí es que el simple hecho de
mostrar las fotografías al testigo podría estar viciando todo el
procedimiento posterior de identificación: en la rueda en vivo el testigo
podría estar señalando a la persona de la fotografía y no al autor del
delito.
La ruedas de identificación
El mejor medio para evitar errores de identificación es extremar
20 MIRA y DIGES, 1991
21 MANZANERO, 2008
INTERVENCIÓN JUDICIAL 329
el control en las condiciones de la rueda. Por ello, las ruedas no deben
estar sesgadas, esto es, deben ser imparciales. Y una rueda es imparcial si
el sospechoso tiene la misma probabilidad de ser elegido que cualquiera
del resto de los componentes de la rueda. Para conocer el grado de
imparcialidad de una rueda se recomienda utilizar testigos simulados. Si
las personas que no han estado presentes durante la comisión del delito
señalan al sospechoso con mayor frecuencia de la esperable por azar,
simplemente a partir de la descripción inicial, significará que la rueda no
es imparcial y hay un sesgo contra el acusado, que es señalado como el
autor por quienes no estuvieron presentes.
A este respecto, se han propuesto dos principios de
imparcialidad22: 1) un número suficiente de componentes que asegure
una probabilidad pequeña de señalar a un inocente por azar; y 2) que el
sospechoso no sea diferente del resto de los componentes de la rueda,
que no se un sesgo a favor o en contra del acusado, que disminuya la
probabilidad de ser señalado por azar por una persona ajena al caso
investigado.
Así, la labor del psicólogo forense experimental será evaluar el
tamaño funcional de la rueda y los posibles sesgos en su composición, y
asesorar sobre los diferentes factores de influencia que sesgarían las
respuestas de los testigos (tabla I).
Variables a estimar Variables del sistema
Del suceso De los testigos Del proceso De la rueda
-Condiciones
físicas
-Duración
-Violencia
-Detalles
impactantes
-Foco en el arma
-Número de
agresores
-Género
-Edad
-Raza
-Entrenamiento
-Expectativas y
creencias
-Ansiedad
-Papel del testigo
-Efectos de demora
-Información post!
suceso
-Fotografías
-Descripciones
previas
-Retratos!robot
-Composición
-Número de
componentes
-Selección de
cebos
-Modo de
presentación
-Instrucciones
Tabla I. Principales variables que pueden afectar a la exactitud en la identificación por
parte de los testigos.
22 MALPASS y DEVINE, 1983
330 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
La detección de las identificaciones erróneas
Durante las últimas décadas se han desarrollado diferentes
procedimientos para valorar la credibilidad de las declaraciones de los
testigos23, técnicas que no permiten saber si los testigos mienten o dicen la
verdad, aunque podrían facilitar los juicios sobre la credibilidad de los
relatos que proporcionan. Sin embargo, ninguno de estos procedimientos
es aplicable a las pruebas de identificación. Además, el problema aquí no
es tanto detectar la mentira y por tanto la falsa identificación deliberada,
como los errores no deliberados.
En cualquier caso, para valorar la exactitud de una identificación
podríamos basarnos en diferentes medidas basadas en los procesos de
memoria y toma de decisión que intervienen en las pruebas de
reconocimiento24, como por ejemplo el tipo de respuesta que el testigo
emite ante la identificación25 o el tiempo que tarda en reconocer26; y en
toda la información que tengamos sobre el caso: circunstancias en que se
produjo el suceso, características del testigo, y, en general, todos los
factores que puedan afectar al recuerdo y reconocimiento del autor de los
hechos27.
Además, diferentes informes28 han propuesto un gran número de
reglas sobre cómo realizar e interpretar adecuadamente una rueda de
reconocimiento que podrían permitirnos interpretar adecuadamente una
identificación. Recientemente se han elaborado un listado de 39 reglas
adaptadas al sistema español29 cuyo incumplimiento llevaría al rechazo
de la prueba de identificación, desde el punto de vista de la Psicología del
Testimonio, con independencia de que se proporcione una justificación.
23 MANZANERO, 2001
24 SPORER, McQUISTON!SURRETT e IBABE, 2006
25 MANZANERO, LÓPEZ y CONTRERAS, 2008
26 MANZANERO y FARIAS!PAJAK, 2008
27 MANZANERO, 2006, 2010
28 Por ejemplo, WAGENAAR, 1988; WELLS, 1988
29 MANZANERO, 2010
INTERVENCIÓN JUDICIAL 331
Las declaraciones de los testigos
La Psicología Forense Experimental ha definido diferentes
procedimientos para la obtención de las declaraciones de los testigos y la
valoración de su exactitud y credibilidad30.
Podemos señalar dos formas diferentes de toma de declaración:
formato de recuperación narrativo y formato de recuperación
interrogativo. Tradicionalmente estas dos formas se han empleado de
forma complementaria. En el formato narrativo se pide al testigo
simplemente que cuente qué sucedió. En términos de tareas de memoria
se le está pidiendo que realice una tarea de recuerdo libre: que sin
limitación alguna y sin interrupciones cuente todo lo que recuerde, de la
forma que prefiera. El formato interrogativo consiste en realizar una serie
de preguntas a los testigos que previamente han sido elaboradas
formando el guión del interrogatorio, que puede ser implícito o explícito.
En términos de tareas de memoria se le está pidiendo al testigo que
realice una tarea de recuerdo dirigido. Ambos tipos de recuperación
tienen ventajas y limitaciones.
El formato narrativo presenta una ventaja importante, las
declaraciones dadas de esta forma no suelen contener tantas distorsiones
como con el interrogativo. Sin embargo, suelen ser bastante pobres en
cuanto a la cantidad de detalles proporcionados, consisten generalmente
en descripciones muy generales de lo sucedido; esto es, presentan errores
de omisión. El formato interrogativo, por su parte, tiene la ventaja de
proporcionar una gran cantidad de información, pero con más
distorsiones de las aparecidas en el formato anterior, más errores de
comisión. Esta característica del formato interrogativo, más detalles pero
menos exactos, se debe al efecto que las preguntas tienen sobre la
memoria31.
Técnicas de ayuda al recuerdo
Además de estos dos procedimientos utilizados en las entrevistas
estándar para tomar declaración a los testigos, existen otros
30 MANZANERO, 2010
31 DIGES, 1997
332 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
procedimientos más complejos que facilitan el recuerdo y pueden evitar
las desventajas que presentan el formato de recuperación narrativo e
interrogativo32. Cuando a los testigos se les hace difícil recordar, puede
recurrirse a diferentes técnicas de ayuda al recuerdo. Una de las técnicas
sobre las que más énfasis se está poniendo en la actualidad, como uno de
los procedimientos más completos de toma de declaración, es la
Entrevista Cognitiva (EC). Esta forma de entrevista ha sido desarrollada
como un completo procedimiento de toma de declaración dirigido a la
obtención de información cuantitativa y cualitativamente superior a la
que es posible obtener mediante las entrevistas estándar, disminuyendo
la posibilidad de que aparezcan errores de omisión y comisión en las
declaraciones de los testigos33.
En la EC se distinguen 3 pasos en la entrevista cognitiva: 1) crear
un ambiente propicio, 2) recuerdo libre y 3) aplicación de técnicas de
recuperación de memoria: reinstauración del contexto, focalización del
recuerdo y técnicas de recuperación extensiva.
a) Reinstauración cognitiva del contexto: consistirá en tratar de poner al
testigo mentalmente en la misma situación física y mental de cuando
ocurrió el suceso. La reinstauración del contexto en que se produjo el
suceso proporciona indicios que incrementan la coincidencia entre el
suceso original y el contexto de recuperación, lo que facilitará el
acceso a la información sobre el suceso original. La técnica consiste
en pedir al testigo que imagine de nuevo el suceso sobre el que está
declarando, intentando recordar todos los aspectos posibles
relacionados con el momento del suceso.
b) Focalización del recuerdo: Consiste en ayudar al testigo a concentrarse
en lo que está describiendo. Esto puede lograrse mediante la
realización de preguntas abiertas, permitiendo pausas largas y no
interrumpiendo al testigo cuando está hablando.
c) Recuperación extensiva: Puede ayudarse a los testigos a buscar en su
memoria más extensivamente mediante el uso de diversas técnicas:
32 GARRIDO y MASIP, 2006
33 MEMON y KÖEHNKEN, 1992
INTERVENCIÓN JUDICIAL 333
! Cambio de perspectiva: consistente en el recuerdo desde diferentes
perspectivas, por ejemplo pidiéndole que adopte la perspectiva de
otra persona o que trate de contarlo como si hubiera estado en un
lugar diferente a donde se encontraba en el momento del suceso.
! Recuerdo de los hechos desde diferentes puntos de partida,
pidiendo al testigo que repita su testimonio en un orden diferente.
El empleo de ésta técnica se justifica, como en el caso del cambio
de perspectiva, en que cuantas más vías de acceso se tenga a la
información almacenada en la memoria más posibilidades habrá
de que ésta se haga accesible por uno u otro camino.
Sin embargo, no todo son ventajas en la entrevista cognitiva.
Diversas investigaciones34 han mostrado que esta técnica podría
presentar ciertos inconvenientes. Entre ellos podemos señalar como más
importante el hecho de que pedir a los testigos que recuperen
información en múltiples ocasiones y de muy diversas formas puede
implicar una mayor elaboración de esta información, lo que podría llevar
a rellenar huecos de la memoria con material procedente de otros
episodios y a realizar más inferencias, que afectaría a su vez a la calidad y
cantidad de información recordada.
Además de la Entrevista Cognitiva, existen otros procedimientos
auxiliares, no siempre recomendables aún cuando se utilizan. El recurso
principal y más sencillo en el caso de menores es la realización de
dibujos, con el objetivo fundamental de facilitar la desinhibición del niño
y su representación de situaciones complejas. Sin embargo, su uso debe
limitarse al de técnica auxiliar que facilite la recuperación de información
y en los objetivos descritos. No debe caerse en la trampa de tratar de
interpretar los dibujos, y menos en los términos en que lo hacen algunas
técnicas proyectivas comentadas más arriba, ya que aquí el objetivo es
otro.
También se propone desde algunos foros la utilización de la
hipnosis como técnica para la obtención de declaraciones, pero ésta es
34 HERNÁNDEZ!FERNAUD y ALONSO!QUECUTY, 1997; HOLLIDAY, 2003
334 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
absolutamente descartada por la ciencia35 ya que los sujetos hipnotizados
tienden a reelaborar sus memorias introduciendo información falsa
procedente de otras experiencias, de sus conocimientos o de las
preguntas del hipnotizador, dado que se incrementa su sugestibilidad.
Con el problema añadido de que una vez reelaboradas las memorias el
daño es irreversible. Por si fuera poco, en esta situación el hipnotizado
mantiene intacta la capacidad de mentir.
Análisis de la credibilidad de las declaraciones
Desde la Psicología Forense Experimental podemos clasificar las
investigaciones acerca de la credibilidad de las declaraciones en: estudios
de los cambios fisiológicos, investigaciones conductuales de los cambios
corporales (factores no verbales de credibilidad) y análisis de los
contenidos verbales. Los dos primeros se han centrado en intentar
detectar la mentira.
a) Estudios de los cambios fisiológicos: Para estudiar los diferentes cambios
fisiológicos asociados a la mentira se han utilizado diversas pruebas. La
técnica más conocida es el detector de mentiras o polígrafo, que se basa
en la medición de diversas respuestas psicofisiológicas entre las que
destacan la tasa cardiaca y respiratoria, la respuesta psicogalvánica de
la piel y la dilatación pupilar. Sin embargo, la técnica presenta
problemas relacionados con posibles fallos en la detección: al medir
variables fundamentalmente relacionadas con la ansiedad podemos
encontrarnos con que personas con un alto nivel de ansiedad pueden
ser identificadas como mentirosas, al producir respuestas similares a
las que acompaña la producción de una mentira. En contrapartida,
una persona con un gran control emocional pasará desapercibida para
este detector de mentiras, aunque efectivamente esté mintiendo. Estos
posibles errores invalidan el uso de esta técnica.
b) Factores no verbales de credibilidad: Miller y Burgoon36 realizaron una
buena revisión de los factores conductuales que afectan a la
credibilidad. Según estos autores, ciertas manifestaciones de indicios
35 CLARK y LOFTUS, 1996; MAZZONI y LYNN, 2006
36 MILLER y BURGOON, 1982
INTERVENCIÓN JUDICIAL 335
no verbales están sistemáticamente asociadas con la comunicación
engañosa. Estos indicios incluyen aquellas conductas sintomáticas de
la ansiedad y la reticencia, es decir, conductas excesivas que exageran
una respuesta normal de comunicación, conductas marcadas por
afecto negativo, conductas indicadoras de vaguedad o incertidumbre,
y respuestas incongruentes que sugieren que la conducta externa está
en contradicción con los sentimientos actuales del testigo deshonesto.
El problema fundamental que nos encontramos aquí es la gran
variabilidad existente en la producción de este tipo de conductas y el
error de interpretación a que podría dar lugar la consideración de un
indicio aislado en lugar del análisis de la conducta del testigo como
un todo.
Así pues, podríamos decir que hasta el momento no existen los
detectores de mentiras válidos. Pero además, aun cuando existieran, el
problema de estos procedimientos es que todos ellos se basan en que
los sujetos están aportando datos falsos intencional y por tanto
conscientemente, por lo que no son aplicables a la mayoría de los
relatos falsos, que son producto de errores que van más allá de la
intencionalidad, y que pasarían desapercibidos pues los propios
sujetos creen en su realidad. Sólo la intencionalidad afectaría (y no
siempre) a dimensiones psicofisiológicas y conductuales que pueden
ser medidas de diferentes formas.
Por esto más recientemente han surgido algunos procedimientos
basados en el análisis del contenido de las descripciones de memoria.
En todos ellos se parte del supuesto de que las declaraciones
procedentes de un hecho real se diferencian de las declaraciones de un
hecho falso (erróneo) en varias dimensiones, tales como el tipo de
expresión, el tipo de detalles descritos, la dudas manifestadas, la
estructura de las narraciones...
c) Análisis de los contenidos verbales: Los estudios sobre las variables de
contenido a través de las que podemos inferir credibilidad se centran
no en el testigo y en las variables relacionadas con la mentira, sino en
las variables del testimonio, que correlacionan con la exactitud de la
información proporcionada por las declaraciones. Así, se produce un
importante cambio cualitativo en los estudios sobre credibilidad. Las
dudas, alusiones a procesos mentales, exageraciones, cantidad de
detalles, pausas, juicios o valoraciones, comentarios personales,
336 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
longitud de las declaraciones y otras tantas variables de contenido
sustituyen a los cambios fisiológicos, gestos, posturas y demás
variables conductuales en el punto de mira de las investigaciones
sobre la credibilidad.
La base que sustenta estos estudios se encuentra en la distinción
entre huellas de memoria de origen externo (perceptivas) y de origen
interno (imaginadas), establecida por Johnson y Raye37, quienes afirman
que las memorias basadas en hechos reales son cualitativamente
diferentes de las basadas en fantasías o imaginaciones.
Por otra parte, algunas diferencias entre memorias de origen
externo e interno pueden detectarse también mediante otras técnicas de
análisis, como el Análisis de la realidad de las evidencias38, el Análisis de la
Realidad de las Declaraciones39 o el Análisis del contenido de las declaraciones40
que permiten diferenciar entre testimonios creíbles y no creíbles. El
campo de aplicación de estas técnicas es los testigos infantiles víctimas de
abuso sexual o físico41.
CONCLUSIÓN
A lo largo del capítulo se ha mostrado una visión global de la
Psicología Forense y sus diferentes especialidades, describiendo sus
aplicaciones, requisitos y limitaciones, y las principales técnicas
utilizadas en el área.
Como se ha podido apreciar es un área muy compleja, tanto
desde el punto de vista de sus aplicaciones jurídicas, como del alcance de
los objetivos de las investigaciones implicadas. Y sus métodos y
procedimientos están en constante evolución de la mano de la tecnología
y la investigación.
Su demanda social en los diversos ámbitos cada vez es mayor.
37 JOHNSON y RAYE, 1981
38 TRANKELL, 1982
39 UNDEUTSCH, 1984
40 STELLER y KÖEHNKEN, 1989
41 Para una revisión ver MANZANERO, 2010
INTERVENCIÓN JUDICIAL 337
Aún cuando todavía sigue siendo una desconocida en muchos aspectos,
incluso para algunos profesionales de la justicia y la investigación. No
obstante, pronto será imprescindible contar con sus aportaciones como
ocurre en la mayoría de los países de nuestro entorno, donde no se
entiende la administración de la justicia sin la colaboración de la
Psicología Forense tanto Clínica como Experimental.
BIBLIOGRAFÍA
ANASTASI, A. (1973): Test psicológicos. Madrid: Aguilar.
BAREA, J. y VILLEGAS, Ch. (2002): La entrevista psicológica penal forense. En
M.A. SORIA (Coord.): Manual de psicología penal forense. Barcelona: Atelier.
CARPINTERO, H. y RECHEA, C. (1995): La psicología jurídica en España: su
evolución. En M. CLEMENTE (Coord.): Fundamentos de la psicología
jurídica. Madrid: Eds. Pirámide.
CLARK, S.E. y LOFTUS, E.F. (1996): The construction of space alien abduction
memories. Psychological Inquiry, 7, 2, 140!143.
DIGES, M. (1997). Los falsos recuerdos. Sugestión y memoria. Barcelona: Paidós.
DIGES, M. y ALONSO!QUECUTY, M.L. (1993): Psicología forense experimental.
Valencia: Promolibro.
DIGES, M. y MANZANERO, A. (1995): El recuerdo de los accidentes de tráfico:
Memoria de los testigos. En L. MONTORO, E.J. CARBONELL, J.
SANMARTÍN y F. TORTOSA (Eds.): Seguridad vial: Del factor humano a las
nuevas tecnologías. Madrid: Ed. Síntesis.
DOOB, A. y KIRSHENBAUM, H. (1973): Bias in police lineups !partial
remembering!. Journal of Police Science & Administration, 1, 287!293.
ECHEBURÚA, E. y CORRAL, P. (1998): Manual de violencia familiar. Madrid: Siglo
XXI.
GARRIDO, E. y MASIP, J. (2006): La obtención de información mediante
entrevistas. En E. GARRIDO, J. MASIP y C. HERRERO (Eds.): Psicología
jurídica. Madrid. Pearson.
GRISSO, T. (1987): The economic and scientific future of forensic psychological
assessment. American Psychologist, 42, 831!839.
HERNÁNDEZ!FERNAUD, E. y ALONSO!QUECUTY, M. L. (1997): The cognitive
interview and lie detection: a new magnifying glass for Sherlock Holmes?
Applied Cognitive Psychology, 11, 55!68.
HOLLIDAY, R.E. (2003): The effect of a prior cognitive interview on children’s
acceptance of misinformation. Applied Cognitive Psychology, 17, 443–457.
JOHNSON, M. K. y RAYE, C. (1981): Reality monitoring. Psychological Review, 88,
1, 67!85
LAPASIÓ, D. y RAMÓN, E. (2002): Los test psicológicos en la práctica forense. En
M.A. SORIA (Coord.): Manual de psicología penal forense. Barcelona: Atelier.
338 TEORÍA Y PRÁCTICA DE LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL
MALPASS, R. (1981): Effective size and defendant bias in eyewitness
identification lineups. Law & Human Behavior, 5, 299!309.
MALPASS, R.S. y DEVINE, P.G. (1983): Measuring the fairness of eyewitness
identification lineups. En S.M.A. LLOYD!BOSTOCK y B.R. CLIFFORD:
Evaluating witness evidence. John Wiley & Sons Ltd.
MANZANERO, A.L. (2001): Procedimientos de evaluación de la credibilidad de
las declaraciones de menores víctimas de agresiones sexuales. Revista de
Psicopatología Clínica, Legal y Forense. 1, 2, 51!71.
MANZANERO, A.L. (2006): Identificación de personas: Las ruedas de
reconocimiento. En E. GARRIDO, J. MASIP y C. HERRERO (Eds.):
Psicología jurídica. Madrid. Pearson.
MANZANERO, A.L. (2008): Psicología del Testimonio. Una aplicación de los estudios
sobre la memoria. Madrid: Ed. Pirámide.
MANZANERO, A.L. (2010). Memoria de Testigos: Obtención y valoración de la prueba
testifical. Madrid: Pirámide.
MANZANERO, A.L y FARIAS!PAJAK, K. (2008): Tiempo de reacción y exactitud
en el reconocimiento de personas. IV Congreso Nacional de Psicología Jurídica
y Forense. Murcia, mayo.
MANZANERO, A.L; LÓPEZ, B. y CONTRERAS, M.J. (2008): Efectos de
interferencia en el reconocimiento de personas: exactitud,
discriminabilidad y sesgo de respuesta. IV Congreso Nacional de Psicología
Jurídica y Forense. Murcia, mayo.
MAZZONI, G. y LYNN, S.J. (2006): Using hypnosis in eyewitness memory: past
and current issues. En M.P. Toglia, J.D. Read, D.F. Ross y R.C.L. Lindsay
(Eds.) Handbook of Eyewitness Psychology. Mahaw, NJ: Erlbaum.
MEMON, A. y KÖEHNKEN, G. (1992): Helping witnesses to remember more:
The cognitive interview. Expert Evidence: The International Digest of Human
Behaviour, Science and Law, 1, 39!48.
MIRA, J.J. y DIGES, M. (1991): Teorías intuitivas sobre memorias de testigos: Un
examen de metamemoria. Revista de Psicología Social, 6, 1, 47!60.
MILLER, R.G. y BURGOON, J.K. (1982): Factors affecting assessments of witness
credibility. En R. Bray, N. Kerr (Comp.): The psychology of the courtroom.
New York: Plenum Press.
SAIZ, D. (2002): Memoria y percepción en psicología del testimonio. En M.A.
Soria (Coord.): Manual de psicología penal forense. Barcelona: Atelier.
SORIA, M.A. (2002) (Coord.): Manual de psicología penal forense. Barcelona: Atelier.
SPORER, S.L.; McQUISTON!SURRETT, D. e IBABE, I. (2006): Metamemoria de
los testigos presenciales. En E. GARRIDO, J. MASIP y C. HERRERO (Eds.):
Psicología jurídica. Madrid. Pearson.
STELLER, M. y KÖEHNKEN, G. (1989): Criteria!based statement analysis. En
D.C. RASKIN (Ed.): Psychological methods in criminal investigation and
evidence. New York: Spinger.
TRANKELL, A. (1982): Reconstructing the past. Stockholm: Norstedt & Soners.
INTERVENCIÓN JUDICIAL 339
UNDEUTSCH, U. (1984): Courtroom evaluation of eyewitness testimony.
International Review of Applied Psychology, 33, 51!67.
VÁZQUEZ, B. (2005): Manual de psicología forense. Madrid: Ed. Síntesis.
WAGENAAR, W. (1988): Identifying Ivan. A case study in legal psychology.
Cambridge: Harvard University Press.
WELLS, G. L. (1988). Eyewitness identification. Toronto: Carswell.
ZALDIVAR, F. (2000): Evaluación Psicológica. Granada: Némesis.
... This type of test can also be of use in child and adolescent forensic psychological evaluation, as its main strength is that it enables an assessment in which is difficult to manipulate the response (Anastasi & Urbina, 1998), which is a serious problem in self-report evaluations in criminal and legal contexts in general. However, a number of criticisms of these assessment techniques are well known, including the observation that projective tests incorporate very complex interpretations, so they require great knowledge and experience in the test by the person who administers it, which implies the possibility of concluding erroneously from careless interpretations when these techniques are used by professionals without the necessary qualifications (Manzanero, 2009). Yet it is usually recommended that they are not used on their own in forensic examination, and in applying any projective technique, it must be as a supplement to another test of psychometric origin (Echeburúa et al, 2011;Manzanero, 2009). ...
... However, a number of criticisms of these assessment techniques are well known, including the observation that projective tests incorporate very complex interpretations, so they require great knowledge and experience in the test by the person who administers it, which implies the possibility of concluding erroneously from careless interpretations when these techniques are used by professionals without the necessary qualifications (Manzanero, 2009). Yet it is usually recommended that they are not used on their own in forensic examination, and in applying any projective technique, it must be as a supplement to another test of psychometric origin (Echeburúa et al, 2011;Manzanero, 2009). ...
Article
Full-text available
The psychological assessment of offenders throughout the different stages in the juvenile justice system is essential. It ensures the adequacy of the legal and educational measures to be applied in the process. This paper reviews the main tests of psychological assessment available in Spanish, suitable for use by psychology professionals who work with young offenders in the juvenile justice services in Spanish-speaking countries. We classify these tools into three groups: a) personological, i.e. generic tools, suitable for any professional context in psychology, b) clinical, i.e. tools whose initial use has been limited to working with adolescents with mental health needs, and c) forensic, tools that have been specially developed for use in the juvenile justice population. This last group is described in the second part of this article (which appears in this same issue). The most important instruments of proven utility are presented and reviewed for each group.
... La evaluación psicológica y su correspondiente informe, se elaboran desde la psicología forense entendiendo por ésta "la aplicación de la Psicología (métodos y conocimientos) a la realización de pruebas periciales en al ámbito del Derecho. Es, por tanto, la Psicología aplicada a los tribunales o a aquéllas actividades que el psicólogo puede realizar en el Foro" (Manzanero, 2009), así también se le conoce como la "...rama de la Psicología Jurídica que desarrolla sus conocimientos y aplicaciones con vistas a concluir sus hallazgos en el seno de una Sala de Justicia con la finalidad de auxiliar al juzgador en la toma de decisiones" La guarda y custodia de un menor de edad es una de las instituciones del derecho de familia, más importantes que existen, toda vez que sobre la persona que la tiene, recae la responsabilidad del cuido y observancia por el bienestar de los menores. Lamentablemente en la actualidad, muchos son los padres o madres de familia que se disputan este derecho/responsabilidad, más con la intención de evitar el pago de una pensión alimenticia y de allí deviene la importancia del estudio psicológico que se practique a las partes. ...
Thesis
Full-text available
El Centro de Justicia de Familia ubicado en la ciudad de Guatemala, es el ente encargo de impartir justicia, con el fin de mantener la igualdad y equidad del grupo familiar, teniendo como fin último el bienestar de los miembros de la familia y por ende de la sociedad en sí. Inicio a funcionar desde el año 2014, se integraron ocho juzgados encargados de conocer juicios de relaciones familiares, guarda y custodia, interdicción, pérdida de patria potestad. Después de cuatro años de funcionamiento del centro de justicia de familia aún se carece de un protocolo específico de atención antes y después los niños, niñas, adolescentes y personas adultas con alguna discapacidad física e intelectual; quienes deben vivir la experiencia de ser entrevistados por el profesional de la psicología en cámara de circuito cerrado, para garantizar el derecho de opinión, con el fin de evitar la victimización secundaria. Es decir que cuando se desarrolla la entrevista, los jueces, oficiales de audiencia, personal auxiliar de guardería, el técnico en el equipo de circuito cerrado y los profesionales de psicología realizan su trabajo sin lineamientos estandarizados que resguarden la estabilidad emocional de la persona que va a ser evaluada, y guiar a la persona encargada de traerlos a la entrevista. La investigación permitió identificar el proceso que desarrollan las partes que intervienen en la entrevista, se implementó el enfoque cuantitativo, modelo descriptivo, utilizando un cuestionario aplicado a padres encargados, jueces, oficiales y psicólogos. Los resultados fueron recabados y luego vaciados en programa SPSS para luego realizar el análisis estadístico descriptivo presentado a través de gráficas. Con el análisis de los resultados se logró describir el proceso de atención que se brinda en el Centro de Justicia de Familia a los niños, niñas, adolescentes y personas adultas con alguna discapacidad, que son entrevistados en cámara de circuito cerrado y se evidenció la victimización secundaria en el proceso. Se propone el proyecto para la elaboración e institucionalización del “Protocolo de atención del equipo multidisciplinario que atiende a NNA/personas adultas con discapacidad en los Juzgados de Conocimiento del Centro de Justicia de Familia”. Respondiendo a las normas y principios que rigen el actuar de los jueces, para que apliquen el interés superior del niño, visto desde las necesidades propias del desarrollo volitivo, el oficial de audiencia, instruya a la persona responsable o encargado del NNA o persona con discapacidad, que traerá a la entrevista, sobre la ruta a seguir para darle seguridad, que los psicólogos desarrollen el protocolo para recibir declaraciones en cámara de circuito cerrado, atendiendo el interés superior del niño y su derecho a opinión, la persona auxiliar de la sala de cuidado debe conocer que audiencias se realizaran con entrevista, llevarlos a la sala de entrevista y regresarlos a sala de cuidados, el operador del Sistema de Circuito Cerrado en el ámbito de familia, debe tener conocimiento pleno de las audiencias programadas, supervisar el óptimo funcionamiento del equipo previo a la entrevista.
Article
Este artículo analiza la jurisprudencia existente en España relacionada con la validez de la aplicación de diferentes procedimientos conocidos como detectores de mentiras y su aceptación en procesos judiciales. Se aborda la psicología del testimonio como un antecedente que valora la credibilidad de los declarantes, pero no la veracidad de su declaración. Se establece que estas pruebas son mayoritariamente solicitadas por el propio imputado para demostrar su inocencia con base en la credibilidad de su testimonio, pero sin aportar otro tipo de pruebas. El análisis muestra un rechazo al uso de estas herramientas en procesos judiciales, lo cual se explica porque falta mayor experimentación para obtener declaraciones auténticas y se desconocen estos procesos. Para ello, estos métodos siempre deben respaldarse por otro tipo de pruebas válidas.
Chapter
Full-text available
La presente investigación tiene como objetivo principal realizar una evaluación de la efectividad que ha tenido el trabajo realizado por la Unidad Preventiva Comunitaria de Curundú, desde la dimensión perceptiva del ciudadano residente en este sector. En vista de lo anterior, se empleó una metodología con enfoque cuantitativo, transeccional de corte correlacional. A parte de realizar una revisión de fuentes secundarias, se diseñó ad hoc un instrumento que recogiera la dimensión subjetiva de una muestra extraída probabilísticamente del área en estudio. Los resultados obtenidos evidenciaron aspectos muy interesantes acerca de lo que piensa el residente en Curundú sobre la labor que viene realizando el policía comunitario en sus diferentes facetas. Además se desveló cuáles de las variables estudiadas facilitan el esquema asociativo percepción del trabajo policial comunitario-opinión del ciudadano. Las conclusiones dejan al descubierto los aspectos, en los cuales se ha visto fortalecida la imagen de este servicio policial, pero también alerta sobre los temas a profundizar en futuras investigaciones, de cara a garantizar la sostenibilidad del modelo en el tiempo.
Chapter
Full-text available
Se realizó una investigación sobre el efecto de interferencia que provocan las fotografía previas sobre los procesos de reconocimiento de personas con sospechoso presente y sospechoso ausente. Los resultados muestran una gran cantidad de falsas identificaciones en las ruedas de sospechoso ausente. La rueda de sospechoso ausente previa provocó una disminución de discriminabilidad y aciertos, y un incremento de falsas identificaciones y omisiones. Por último, se midieron los juicios de recordar/saber encontrando que en la rueda de sospechoso ausente los aciertos aparecen más relacionados con respuestas de identificación (recordar), mientras que las falsas alarmas lo están con respuestas de familiaridad (saber).
Article
Full-text available
El presente trabajo analiza algunos procedimientos útiles para la evaluación de la credibilidad de las declaraciones de menores que han sido víctimas de agresiones sexuales. Estos procedimientos se basan en el análisis de las declaraciones mediante una metodología específica, y de acuerdo con una serie de criterios que aparecerán en las declaraciones de sucesos reales en función de los factores que concurren en cada caso particular. El supuesto básico es que las descripciones de un suceso real difieren cuantitativa y cualitativamente de las descripciones de un suceso sugerido o inventado.
Usinghypnosisineyewitnessmemory:past andcurrentissues
  • G Ylynn
MAZZONI,G.yLYNN,S.J.(2006):Usinghypnosisineyewitnessmemory:past andcurrentissues.EnM.P.Toglia,J.D.Read,D.F.RossyR.C.L.Lindsay (Eds.)HandbookofEyewitnessPsychology.Mahaw,NJ:Erlbaum.
Elrecuerdodelosaccidentesdetráfico: Memoria de los testigos
  • M Ymanzanero
  • A En
  • L Montoro
  • E J Carbonell
DIGES,M.yMANZANERO,A.(1995):Elrecuerdodelosaccidentesdetráfico: Memoria de los testigos. En L. MONTORO, E.J. CARBONELL, J. SANMARTÍNyF.TORTOSA(Eds.):Seguridadvial:Delfactorhumanoalas nuevastecnologías.Madrid:Ed.Síntesis.
Criteriabased statement analysis Psychological methods in criminal investigation and evidence
  • M Y Köehnken
STELLER, M. y KÖEHNKEN, G. (1989): Criteriabased statement analysis. En D.C. RASKIN (Ed.): Psychological methods in criminal investigation and evidence.NewYork:Spinger.
La entrevista psicológica penal forense
  • J Villegas
BAREA, J. y VILLEGAS, Ch. (2002): La entrevista psicológica penal forense. En M.A.SORIA(Coord.):Manualdepsicologíapenalforense.Barcelona:Atelier.
The effect of a prior cognitive interview on children's acceptanceofmisinformation
HOLLIDAY, R.E. (2003): The effect of a prior cognitive interview on children's acceptanceofmisinformation.AppliedCognitivePsychology,17,443–457.