ArticlePDF Available

Morir de hambre: Autarquía, escasez y enfermedad en la España del primer franquismo

Authors:

Abstract

La década de los cuarenta, con la guerra civil, es uno de los momentos más comprometidos y difíciles para la sociedad española de todo el siglo XX. No sólo por ser una sociedad dividida, marcada por la dramática brecha del conflicto bélico, el exilio y la represión; también por la situación de miseria en que vivió sumida gran parte de la población. Los largos años cuarenta han quedado grabados en la memoria colectiva como momentos de escasez, de penuria y, en definitiva, de miseria generalizada. Pero, ¿hasta qué extremos llegó la tragedia? Estudiamos las condiciones socio-económicas del periodo autárquico a partir de una documentación alternativa a la ofrecida por el régimen franquista. Para ello empleamos los informes y memorias de la diplomacia británica referidos a los años cuarenta. Así, intentamos ofrecer fotografías más precisas de la realidad socioeconómica del primer franquismo a través de una lente más transparente. Tras caracterizar y analizar la política económica autárquica, ahondamos en dos aspectos de las trágicas condiciones de vida: el hambre y las enfermedades. Descubriremos, a través de testimonios fiables y con una plasticidad sobrecogedora, que la situación que vivieron las clases más humildes fue más extrema de lo que hemos pensado hasta ahora. Ese paisaje no les dejaría otra opción que abandonar cualquier intento de oposición al régimen, y optar por intentar sobrevivir. En definitiva, la crítica situación económica, la represión socioeconómica y la desmovilización política derivadas de los efectos de la economía autárquica, se convirtieron finalmente en factores decisivos en la solidez y continuidad del régimen franquista.
«MORIR DE HAMBRE».
AUTARQUÍA, ESCASEZ Y ENFERMEDAD EN LA
ESPAÑA DEL PRIMER FRANQUISMO'
Miguel Ángel del Arco Blanco
«Para ganar la voluntad del pueblo que gobiernas,
entre otras has de hacer dos cosas: la una, ser bien criado
con todos [...]; y la otra, procurar la abundancia de los
mantenimientos, que no hay cosa ques fatigue el
corazón de los pobres que el hambre y la carestía»
Carta de D. Quijote a Sancho Panza, II, L.
INTRODUCCIÓN
La década de los cuarenta, con la guerra civil, es uno de los momentoss
comprometidos y difíciles para la sociedad española de todo el siglo XX. No-
lo por ser una sociedad dividida, marcada por la dramática brecha del conflicto
bélico, el exilio y la represión; también por la situación de miseria en que vivió
sumida gran parte de la población.
Los largos años cuarenta han quedado grabados en la memoria colectiva
como momentos de escasez, de penuria y, en definitiva, de miseria generaliza-
da. Pero, ¿hasta qué extremos llegó la tragedia? Es cierto que la documentación
oficial franquista nos daría noticias de esta triste España; a la vista de la de-
sastrosa situación, era imposible no hacerlo. Peron así, ¿podemos conceder
plena credibilidad a lo que un régimen dictatorial decía de su propia gestión?
Pensamos que no.
* Este artículo hubiera sido imposible sin los investigadores del Cañada Blanch Centre de la London
School of Economics and Political Science de Londres, que posibilitaron mi estancia en dicho
centro. Mi agradecimiento a los profesores Sebastián Balfour y Paul Prestan; también a Alejandro
Quiroga y Gerald Blaney. Los consejos de Miguel Gómez Oliver contribuyeron a la redacción
final.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
242
Miguel Ángel del Arco Blanco
Con el fin de ofrecer fotografíass precisas y espontáneas de la gris Espa-
ña de posguerra, hemos recurrido a una fuente alternativa: la documentación
de la diplomacia británica en España durante los años cuarenta. Realizamos una
labor de investigación en la sección del
Foreign
Office de los National
Archives
(Kew, Londres, Reino Unido). Manejamos los informes de la embajada en Ma-
drid, pero también las notas, telegramas, oficios o memorias de los consulados
y viceconsulados británicos de España.
Son años vitales para la diplomacia inglesa. La II Guerra Mundial y la posible
entrada de España en la misma motivan su interés por el régimen de Franco
y por lo relacionado con nuestro país. Prestan especial atención a la situación
socioeconómica, dado que comprenden que es una pieza fundamental de cara
a la participación de España junto a las potencias del Eje. A nuestro juicio, la
objetividad de las fuentes diplomáticas británicas estarían, desde luego, mucho
s acordes con la realidad que la ofrecida por la documentación franquista.
No tendría sentido que una burocracia altamente profesionalizada y destacada
como la británica describiese a su propio Gobierno la realidad de forma defor-
mada, máxime en un contexto bélico internacional.
Pretendemos analizar la realidad socioeconómica del primer franquismo a
través de una lentes transparente. Comenzaremos caracterizando y anali-
zando la política económica autárquica, causa principal del tremendo estanca-
miento económico español. Posteriormente ahondaremos en dos aspectos de
las trágicas condiciones de vida: el hambre y las enfermedades. Descubriremos,
a través de testimonios fiables y con una plasticidad sobrecogedora, que la si-
tuación que vivieron las clasess humildes fues extrema de lo que hemos
pensado hasta ahora.
1.
LA CAUSA DEL
DESASTRE:
LA POLÍTICA AUTÁRQUICA
Desde la muerte del general Franco la historiografía ha acabado con mu-
chos,
no todos, de los mitos levantados por el régimen franquista. Uno de los
s destacados ha sido las causas de la larga posguerra, uno de los momentos
económicoss críticos de la Historia de España. Un nutrido número de histo-
riadores ha demostrado que la principal causa de la situación socioeconómica
fue la política económica del régimen: la autarquía
1
.
1.
Entre otros: BARCIELA, Carlos, «Los costes del franquismo en el sector agrario: la ruptura del
proceso de transformaciones», en GARRABOU, Ramón; BARCIELA, Carlos; y
JIMÉNEZ
BLANCO,
José
Ignacio, Historia agraria de la España
Contemporánea,
vol.
Si,
Barcelona, 1986; BARCIELA, Carlos,
«La España del estraperlo», en GARCÍA DELGADO, José Luis, El primer
franquismo.
España durante
la Segunda Guerra Mundial, Madrid, 1989; BARCIELA, Carlos y LÓPEZ ORTIZ, M.
a
Inmaculada,
«El fracaso de la política agraria del primer franquismo, 1939-1959. Veinte años perdidos para
la agricultura española», en BARCIELA, Carlos (ed.), Autarquía y
mercado
negro.
El
fracaso económico
del primer
franquismo,
•I92>9-'I959,
Barcelona,
2003;
CARRERAS, Albert, «La producción industrial
española, 1842-1981: construcción de un índice anual», en Revista de Historia
Económica,
o II,
n.° 1 (1984); COMÍN, Francisco y MARTÍN ACEÑA, Pablo, «La política autárquica y el INI», en
SÁNCHEZ RECIO, Glicerio y TASCÓN, Julio (eds.), Los
empresarios
de
Franco.
Política
y
economía
en
España, 1936-1957, Barcelona,
2003.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
«Morir de hambre». Autarquía, escasez y enfermedad en la España del primer... 243
El modelo económico autárquico aspiraba al autoabastecimiento del país, a
través de la sustitución de importaciones por la producción nacional logrando
así una balanza de pagos favorable; con estos capitales y con el fomento directo
de la economía por parte del Estado, el fin último no era sólo la independencia
económica, sino la industrialización de la nación. Sin embargo, la política au-
tárquica fue un absoluto fracaso, y el régimen no comenzó a liberalizar tímida-
mente su política económica hasta comienzos de los años cincuenta.
El franquismo siempre recurrió a dos explicaciones para justificar como algo
inevitable la adopción de la política económica autárquica: la II Guerra Mundial
y las consecuencias de la Guerra Civil. Sin embargo, la autarquía no fue la única
alternativa ante la cerrazón de los mercados internacionales durante la II Guerra
Mundial, e incluso al posicionarse España con las potencias del Eje no sacó par-
tido de la neutralidad, malogrando una oportunidad para el desarrollo industrial
español
2
. Además, las destrucciones de la guerra civil fuerons limitadas de lo
que reconocería el régimen, no pudiendo explicar en ningún caso, por solas,
la negativa evolución económica de años anteriores
3
.
En definitiva, ha quedado demostrado que la irracional política económica
autárquica fue la principal responsable del estancamiento económico y de la lar-
ga crisis de subsistencia. Algún historiador ha idons allá, afirmando que
la autarquía económica formó parte de los planes del régimen para controlar y
someter a la población
4
.
En las fuentes diplomáticas del Public Record Office quedan reflejados los
perniciosos efectos de la política autárquica. Reproduce, quizá de formas
esperpéntica, las típicas imágenes consecuencia de la aplicación de la política
económica: desabastecimiento, hambre, desnutrición, precios exorbitantes,
racionamiento, largas colas y, por supuesto, estraperlo y corrupción.
A finales de 1939 desde el consulado de Málaga se informaba que produc-
tos como el arroz, harina, azúcar u otros alimentos básicos eran imposibles de
obtener; las patatas y la carne habían «desaparecido de los mercados»; y los pre-
cios se habían incrementado de forma exponencial. Y por supuesto, las colas: la
escasez de pan era la «principal preocupación» de las multitudes que dependían
de él para sobrevivir, y por ello formaban «colas esperando toda la noche a las
puertas de las panaderías»
5
.
Pero la autarquía dibujó un mundo de contrastes. Mientras que amplias
clases humildes estuvieron sometidas a los avatares de la perenne escasez de
los años cuarenta, unos pocos nadaron en la abundancia. En 1940 un ingeniero
de minas inglés se hospedó por unos días en el cortijo de un gran propietario
alménense de la zona del Cabo de Gata. Aquí está su testimonio: «mientras
2.
CATALÁN, Jordi, La
economía española
y la II
Guerra
Mundial, Barcelona, Ariel, 1995, p. 281.
3.
BARCIELA, Carlos; LÓPEZ, M.
a
Inmaculada; MELGAREJO Joaquín y MIRANDA José Antonio, La
España de
Franco
(19¡9-'I975)-
Economía,
Madrid, 2001, p. 20.
4.
RICHARDS, Michael, Un tiempo de
silencio.
La
guerra civil
y la
cultura
de la
represión
en la España de
Franco,
1956-1945, Barcelona, 1999, pp.
22-23.
5.
Public Record
Office (PRO), Foreign Office (FO) 371/24507, pp. 319-320. Informe 22-12-1939.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
244 Miguel Ángel del Arco Blanco
que estuvimos en la casa de Pepe, había abundancia de todo, pero me pregunto
a qué precio. En los pueblos hay gente que no ha comido pan desde hace tres
meses, mientras alguna gente tiene tanto dinero como para comprar coches y
disfrutar de cualquier diversión que les apetezca»
6
.
Contrastes y paradojas de un modelo económico subordinado a la política.
Mientras que el pueblo se moría de hambre y se le pedía un sacrificio por la au-
tosuficiencia que garantizaría el engrandecimiento de la nación, se exportaban
productos agrarios a la Alemania nazi en pago por su ayuda en la Guerra Civil.
El embajador Yecklan informaba de ello a lord Halifax el 1 de julio de 1940. Y
no dejaba de mostrar su sorpresa: aunque «las perspectivas de alimentos para el
invierno parecían siniestras», «la totalidad de la cosecha de patatas de la zona
de Valencia habían sido enviadas a Alemania y ahora estaban siendo enviadas
también a Francia. Tomates y frutas en grandes cantidades estaban también
en camino». Así, la contribución de España a la causa alemana podía significar
«casi la inanición de su pueblo»
7
.
La falta de combustible fue una constante en estos años. Paradójicamente,
un sistema económico que aspiraba a la industrialización del país, convivía con
escenas como las de las calles de Barcelona, donde en octubre de 1940 no cir-
culaban «coches en las calles»
8
. Algo que no ocurría en Málaga, donde aunque
la carencia de gasolina y su excesivo coste hacía imposible que los propietarios
privados usasen sus coches, circulaban «gran número de coches conducidos por
funcionarios o miembros de sus familias»
9
. El favoritismo y el privilegio tam-
bién fueron una característica de la política económica autárquica.
Las capass bajas vivían al borde de la subsistencia. El racionamiento
era insuficiente, los productoss básicos escaseaban o estaban sometidos al
mercado negro. El Gobierno era incapaz de alimentar a la población mediante
su política de abastecimientos. En teoría, intervenía y hacía entregar la mayor
parte de la producción agrícola, la almacenaba y la repartía entre el pueblo. En
la práctica, no sólo se incurrió en el favoritismo hacia algunos sectores de la
población sino que, en muchas ocasiones fue incapaz de distribuir los alimentos
porque, o bien desaparecían y pasaban al mercado negro o, sencillamente, no
estaban en condiciones para ser consumidos. Veamos algunas muestras.
El personal político y la burocracia franquista jugaron un papel principal
en la introducción de grandes cantidades de productos en el mercado negro.
Lo descubrimos una y otra vez. Desde pequeños almacenistas, a funcionarios
del Servicio Nacional del Trigo, de la Comisaría General de Abastecimientos
y Transportes, agentes del orden público y... gobernadores civiles. En junio
de 1945 se informaba desde Mallorca del cese de Manuel Veglison Jornet, que
causó «mucho interés, indignación y comentarios». Junto a dos funcionarios de
la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes indujeron al Ministe-
6. PRO/FO371/24507, pp. 17-20.
7.
PRO/FO371/24508, pp. 87-89.
8. PRO/FO371/24509, pp. 1-11. Informe 29-10-1940.
9. PRO/FO371/24508, pp. 256-265, 1940.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
«Morir de hambre». Autarquía, escasez y enfermedad en la España del primer... 245
rio de Comercio a «suministrar grandes cantidades de azúcar para una fábrica
ficticia de leche condensada, y procedieron a vender el azúcar en el mercado
negro». Pese a que el régimen había intervenido debido a incesantes denuncias,
no lo hizo por igual: los dos funcionarios estaban en prisión, pero Veglison ha-
a dejado la isla «como hombre libre»
10
.
La gestión del abastecimiento revelaba también la incapacidad del sistema
y de quien lo gestionaba. En 1940 nada menos que 50.000 toneladas de arroz y
una considerable cantidad de bacalao fueron lanzadas al mar en Málaga debido
a su avanzado estado de descomposición
11
. Mientras, el «Nuevo Estado» hacía
soñar a unos hambrientos españoles con tiempos mejores y con almacenes
repletos de trigo, harina o aceite.
El personal político y burocrático del régimen tuvo una responsabilidad
principal no ya en el fracaso de la política económica autárquica (que, de par-
tida, estaba condenada al fracaso), sino en continuar aplicándola durantes
de una década. No sólo gran parte de él fue ineficaz y corrupto sino que, debi-
do a intereses de lucro personal, a la posición de privilegio que ostentaban o,
simplemente, dado que su carrera profesional dependía de la pervivencia de un
organismo de intervención, continuaron apoyando y presionando para prose-
guir con una política intervencionista, irracional y, sobre todo, tremendamente
injusta
12
.
El inteligente embajador inglés sir Samuel Hoare descubriría la irracionali-
dad del sistema económico en tempranas fechas. En octubre de 1941 culpaba
de la situación a «los ridículos, incluso criminales, errores cometidos por los
ignorantes administradores» del régimen. Contemplaba la escasez como algo
forzado, y veía el estraperlo como un fenómeno económicamente racional:
«El precio por el que un ganadero debe vender su leche es de 1,90 pesetas el
litro.
Cuando el comerciante ha pagado el coste del transporte por traer la leche, por
ejemplo, a Madrid, debe vender esa leche a algos de 2 pesetas por litro para tener
una legítima ganancia. Sin embargo, el precio oficial al que debe ser vendida la leche
en Madrid es de 1,10 pesetas por litro. Entonces, ¿cómo puede ser vendida leche en
Madrid? La respuesta es que es vendida en contrabando [estraperlo] al mayor precio
posible o es aguada tanto que un litro pueda ser vendido a 1,10 pesetas»
13
.
La España de los años cuarenta roza el esperpento. Lo paradójico, si no fuese
por los sufrimientos y muertes de gran parte de la población, tendría tintes de
cómico. En 1943 en Santillana del Mar (Cantabria), «donde hay más vacas que
habitantes (5.800 vacas y
5.000
seres humanos), y donde camiones cargados de
leche marchan diariamente a las fábricas, es
imposible comprar
un
vaso
de
leche
en
10.
PRO/F0214/58. Informe de marzo de 1945.
11.
PRO/FO371/24508, pp. 256-265. Informe 6-12-1940.
12.
Sobre corrupción del personal y sus presiones para la continuación de la política agraria, ver:
BARCIELA, Carlos, «Franquismo y corrupción económica», en
Historia
Social, n.° 30 (1998), pp.
83-96;
y del mismo autor: «El
lobby
agrario en la España franquista», en SÁNCHEZ
RECIO,
Glicerio
y TASCÓN Julio, Los empresarios..., pp. 111-120.
13.
PRO/F0371/26899, pp. 16-19.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
246
Miguel Ángel del Arco Blanco
ninguna tienda o posada». Pero el absurdo, como en la literatura, estaba cercano
a la existencia, a la muerte: al mismo tiempo, «los trabajadores agrícolas esta-
ban muñéndose de hambre, mientras todas sus cosechas son tomadas por las
autoridades tan pronto como están listas»
14
.
Tras pasar unos días en Madrid, un empresario inglés informaba al Foreign
Office. Ante la crítica situación que contempló, concluía que el régimen «está
s preocupado de imponer sus propias teorías económicas sobre la población
que alimentarla, ys interesado en la política internacional [...] que en aten-
der las abrumadoras necesidades de reconstrucción dentro del país»
15
.
Y así sería durante largo tiempo. Los primeros síntomas de liberalización
económica comenzarían a partir de 1951 y, de forma decidida, con el Gobierno
de 1957 y el Plan de Estabilización Económica de 1959. Sin embargo, el régimen
franquista lo intentó hasta el final. En 1950 España negociaba de forma desespe-
rada la importación de grandes cantidades de trigo con otros países. Tanto que,
no sólo tenía conversaciones con Pakistán, sino que existían intermediarios en
El Cairo y Teherán para negociar la compra de trigo a la Unión Soviética
16
. Al
final el modelo económico autárquico, o mejor, los «intereses creados» de los
grupos de presión
17
, estuvieron por encima del ideario político
18
.
2.
HAMBRE
El estudio de las condiciones de vida de los españoles durante el primer
franquismo ha preocupado a la historiografía. Diversos historiadores se han
interesado por el análisis de estos trágicos años, ahondando en las verdaderas
condiciones económico-sociales que atenazaron a la mayoría de los españoles,
y que un tardofranquismo económicamente triunfante había querido borrar de
la Historia.
El abastecimiento no fue eficiente. El racionamiento resultó insuficiente
para garantizar las necesidades mínimas de la población, donde el pan era
«negro y escaso» y llegaba de forma desigual a vencedores o vencidos. Condi-
ciones higiénico-sanitarias muy deficientes dieron lugar a un incremento de la
mortalidad, sobre todo infantil. El déficit de viviendas y su estado lamentable
se convirtió en un verdadero problema nacional. El nivel productivo de la agri-
cultura española tardó tiempo en alcanzar los niveles de preguerra. Apareció el
14.
PRO/F0371/34788, pp. 66-68. Informe Creswell tras su visita a Santander, 20-7-1943.
15.
PRO/F0371/26891, pp. 99-103, 1941.
16.
PRO/F0371/89583, Informe confidencial de 1950. España compraría cereales a la URSS a cam-
bio de aceite de oliva y wolframio. El intercambio no llegó a realizarse. Por telegrama desde El
Cairo con fecha de 21 de marzo de 1950, sir Ronald Campbell comunicaba que su «contacto» le
había informado de que «finalmente ha decidido no ofrecer trigo ruso a los españoles (aunque
ellos estarían muy dispuestos a aceptarlo), ya que temía que estas transacciones con la URSS le
pudiesen traer complicaciones en el futuro».
17.
MORENO FONSERET, Roque, «El régimen y la sociedad. Grupos de presión y concreción de inte-
reses», en
Ayer,
n.° 33, (1999), pp. 87-113.
18.
ElROA, Matilde, Las
relaciones
de.
Franco
con
Europa
Centro-Oriental (Í9¡9-'I955), Barcelona, 2001,
p.
163.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
«Morir de hambre». Autarquía, escasez y enfermedad en la España del primer... 247
estraperlo y sus precios inalcanzables para las clases populares. El control de
los salarios por el régimen trajo consigo una reducción de los salarios reales y,
en definitiva, el empobrecimiento de la mayoría. Esta situación o el destacado
número de parados no fue un problema para un Estado paternalista que intervi-
no férreamente en las relaciones laborales y en el control social, anulando toda
forma de protesta social
19
. En efecto, el triste paisaje cotidiano de la España de
los años cuarenta estuvo tamizado por lass variadas formas de represión,
por una violencia institucionalizada y una coacción cotidiana
20
.
El análisis de la pobreza y de las clases sociales menos favorecidas plantea
problemas metodológicos. Es difícil cuantificar y calificar a la pobreza, puesto
que nos falta lo fundamental: «la voz escrita de sus protagonistas». Así, en la
mayoría de las ocasiones las investigaciones recurren a lo que dicen de ellas
categorías sociales alejadas de su realidad o incluso confrontadas con el objeto
de análisis. El franquismo puede ser un buen ejemplo de ello donde, como en
todas las fuentes oficiales, además encontraremos un desfase entre las cifras
oficiales y
reales
21
.
Sin embargo, si utilizamos la documentación británica salva-
mos algunos de estos escollos, no todos, y obtendremos una informacións
transparente y objetiva.
¿Cómo vio el personal diplomático británico esta España desoladora? Sin
estar sometidos a la censura y parcialidad de la documentación franquista,
informaron al Foreign Office sobre la penosa España que existía fuera de los
muros de embajadas y consulados.
Sin duda, las dificultades económicas de los españoles durante los años
cuarenta y, en definitiva, el hambre, será el asunto ques preocupe -y sor-
19.
MOLINERO, Carme e
YSÁS
Pere, «El malestar popular por las condiciones de vida. ¿Un problema
político para el régimen franquista?», Ayer, n.° 52 (2003) pp. 255-280; MOLINERO, Carme e YSÁS,
Pere,
Patria,
Justicia
y
Pan.
Nivell de vida i
condicions
de
treball
a Catalunya, 1939-1'954, Barcelona,
1985;
ORTEGA LÓPEZ, Teresa M.
a
, Del
silencio
a la
protesta.
Explotación, pobreza y
conflictividad
en una
provincia
andaluza, Granada -/?3é--/?7Z- Granada,
2003,
pp. 63-94; SERRALLONGA, Joan,
«Subordinación, abastos y mortalidad. La Montaña catalana, 1939-1945», Historia
Social,
n.° 34
(1999),
pp. 45-66; GlNARD i FERÓN, David, «Las condiciones de vida durante el primer franquis-
mo.
El caso de las Islas Baleares», Hispania, n.° 212 (2002), pp. 1099-1128; COBO ROMERO, Fran-
cisco y ORTEGA LÓPEZ, Teresa, «Hambre, desempleo y emigración. Las consecuencias sociales
de la política agraria autárquica en Andalucía oriental, 1939-1975», Hispania, LXIV/3 (2004),
pp.
1079-1112; REHER, David S., «Perfiles demográficos en España, 1940-1960», en BARCIELA,
Carlos (ed.), Autarquía y
mercado
negro..., pp. 11-18; BARCIELA, Carlos y
LÓPEZ,
M.
a
Inmaculada,
«El fracaso de la política agraria del primer franquismo, 1939-1959», en BARCIELA, Carlos (ed.)
Autarquía y
mercado
negro..., pp.
55-93;
BABIANO, José, «¿Un aparato fundamental para el control
de la mano de obra? (reconsideraciones sobre el sindicato vertical franquista)», Historia Social,
n.° 30 (1998), p. 38.
20.
CASANOVA, Julián; ESPINOSA, Francisco; MlR, Conxita y MORENO, Francisco, Morir, matar,
sobrevivir.
La
violencia
en la dictadura de
Franco,
Barcelona, 2002; CENARRO, Angela, «Muerte y
subordinación en la España franquista: el imperio de la violencia como base del «Nuevo Estado»,
Historia
Social,
n.° 30 (1998), pp. 5-22; MlR, Conxita,
Vivir
es
sobrevivir.
Justicia,
orden
y
marginación
en la Cataluña
rural
de
posguerra,
Lérida.,
2000.
21.
MAZA, Elena, Pobreza y
beneficencia
en la España
contemporánea
(1808-19Í6), Barcelona, 1999,
pp.
14-15.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
248
Miguel Ángel del Arco Blanco
prenda- al personal británico. Dibujan una situaciónns catastrófica de lo
que comúnmente la historiografía del franquismo ha reflejado
22
.
Los informes no dejan de reflejar la carencia absoluta de alimentos. El emba-
jador inglés informaba desde San Sebastián en agosto de 1939 que la situación
era cadaa peor, siendo imposible obtener harina, arroz o patatas, mientras
que el azúcar y la carne eran escasos y sólo se podía obtener pan una vez cada
cinco días
23
.
Por ese tiempo un industrial vinícola de Jerez de la Frontera (Cádiz) definía
la cuestión alimentaria como «muy seria», tanto que les afectaba incluso a las
clases acomodadas: «si nosotros estamos continuamente hambrientos, puede
imaginar cómo lo deben estar los obreros»
24
.
La población española estaba, literalmente, muriendo de hambre. Pero el
descontento se extendía. Alan Hillgarth, comandante de la Royal Navy infor-
maba de ello en noviembre de 1939: «el descontento se está extendiendo por
todas partes. La falta de comida, su coste cuando está disponible y la mala dis-
tribución de los alimentos disponibles están colocando a la gente en un estado
cercano a la desesperación. Un
cuarto
de la
población
de España
está prácticamente
muñéndose de hambre» (la cursiva es nuestra). La situación era límite; tanto que
se auguraban disturbios en las grandes ciudades si la situación no cambiaba
25
.
Informes de este tipo se repetirán constantemente: empezamos a encontrar
otro motivo además del político para el empleo indiscriminado de la represión
por parte del régimen. Los estómagos hambrientos y desesperados serían tran-
quilizados con el miedo y el terror.
Mientras tanto, las reacciones desde la cúpula del «Nuevo Estado» eran
variadas. Serrano Súñer inauguraba la tradición del régimen para justificar la
escasez, achacándola a «la criminal prolongación de la guerra por parte de los
«rojos»» y a las destrucciones de la contienda
26
.
El propio general Franco no aceptaba ni esa justificación. Debatiendo sobre
la situación económica durante un Consejo de ministros, afirmó que «las cosas
no pueden estar tan mal desde el momento en que a todos los sitios a los que
voy se me ofrecen banquetes y encuentro caras sonrientes»
27
.
Los informes de la embajada sobre la situación son constantes, tanto que
ellos mismos asumen que «las reiteraciones sobre las abrumadoras condiciones
de España son monótonas». Cada nota o telegrama nos hace ver que la situa-
ción no puede ser peor y que la sociedad está al borde del colapso; sin embargo,
22.
Las investigaciones realizadas sobre el período en esta provincia no son tan explícitas como
los testimonios que ofrecemos a continuación; pensamos que las fuentes históricas empleadas
son la clave. ElROA, Matilde, Viva
Franco.
Hambre,
racionamiento,
falangismo.
Málaga, 1939-1942,
Málaga, 1995, pp. 104-118 y BARRANQUERO, Encarnación, Málaga entre la
guerra
y la
posguerra.
El
franquismo.
Málaga, 1994.
23.
PRO/F0371/23168, pp. 85-92, informe 9-10-1939.
24.
PRO/F0371/23168.
25.
PRO/F0371/23168, pp. 192-194. Memorándum, 17-11-1939.
26.
PRO/F0371/23168, pp. 132-135. Informe noviembre de 1939.
27.
PRO/F0371/23168, pp. 186-187. Telegrama 17-11-1939.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
«Morir de hambre». Autarquía, escasez y enfermedad en la España del primer... 249
siempre encontramos algunans dramática y, las revueltas, son siempre
inexistentes. Un marinero británico atracado en Algeciras informaba estremeci-
do que la población «hace casi cualquier cosa por una rebanada de nuestro pan
blanco», y en cuanto al vestido, hacía notar que «todos parecían harapientos»
28
.
En efecto, en la zona de Gibraltar la situación era tan desesperada que «los
españoles se llevan las bolsas de comida, y a veces incluso los desechos de los
soldados británicos»
29
.
La embajada británica recopilaba testimonios de viajeros horrorizados:
«para saber lo que es verdaderamente apretarse el cinturón uno tiene que estar
en España». La situación era tan dantesca que un informante inglés de Huelva
dudaba si la embajada creería lo que veía: «me pregunto si se creerá que la gente
está comiendo nadas que bellotas y castañas, e incluso estas son muy esca-
sas y caras». Otro viajero de Lisboa se refería a la «verdaderamente espantosa y
catastrófica hambruna de España». El hambre era tal que «un burro cayó muerto
en Campillo [Huelva] el otro día, y la gente comenzó a pelear para conseguir
una pieza». Y por supuesto, las clases bajas sufrían las peores consecuencias:
«en algunas localidades los famélicos pobres están comiendo perros y gatos,
que roban cuando tienen la oportunidad». En definitiva, la fotografía de España
a ojos de los viajeros era estremecedora: «España era horrible, tan pobre y tan
hundida, la gente parecía azul y hambrienta»
30
. Insistimos: la situación llegó a
ser mucho peor de lo que habíamos creído hasta ahora.
En noviembre de 1940 la situación se veía agravada en Barcelona: se acu-
saba una mayor escasez -aún- de alimentos; pero a la vez, el régimen estaba
persiguiendo el estraperlo,a básica por la que se complementaban los pobres
racionamientos ofrecidos. De esta forma, era «imposible obtener lo básico
para vivir». Mientras tanto, el ejército era tratado preferentemente, recibiendo
alimentos incluso en los tres días en que no se suministró racionamiento a la
población
31
. El régimen franquista sabía gestionar el problema del abasteci-
miento, repartiendo el hambre de forma discriminada entre sus apoyos sociales.
Mientras tanto, miraba hacia otro lado, achacaba la situación económica a las
destrucciones de las «hordas marxistas», a la coyuntura internacional y, nove-
dad, a las desgraciadas epidemias. En efecto, un británico llegado de España
a Tánger hacía saber que la «epidemia de tifus está siendo exagerada por las
autoridades españolas para ocultar la verdad»: que los españoles pobres estaban
muriendo de hambre
32
.
La desnutrición dejaba secuelas en la población. Estampas tan tristes como
la descrita por un corresponsal de la embajada en Huelva: «pagamos a una mu-
jer por limpiar el gallinero todos los días, pero la pobre alma difícilmente puede
caminar, no ya trabajar, por la falta de comida. Algunos hombres apenas pueden
28.
PRO/FO371/24509. Informe 29-10-1940.
29.
PRO/FO371/24509. Informe 18-11-1940.
30.
PRO/FO371/26890, pp. 40-50. Informe sobre las condiciones económicas de España, 1941.
31.
PRO/FO371/24509, pp. 15-29. Informe 5-11-1940.
32.
PRO/F0371/26891, pp. 85-86. Telegrama, 22-9-1941.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
250 Miguel Ángel del Arco Blanco
sostenerse en pie... y deben ir a trabajar o no conseguirán dinero... aquí no hay-
caridad ni asistencia social»
33
. En esa misma provincia se daba noticia de que los
«hombres abandonan el trabajo por debilidad y se alimentan a base de tomates
para guardar el pan para sus hijos»
34
. El director de las Minas de San Miguel
(Almería) revelaba en 1941 que la extracción de mineral se había reducido a
muy pequeña escala debido a la falta de carbón y «a debilidad de los hombres
debido a la malnutrición». Desde Mahón el vicecónsul inglés comunicaba que
«la clase trabajadora tiene serias dificultades para continuar trabajando»
35
. Los
obreros de los muelles de Sevilla también se veían afectados: la carga y descarga
de los barcos no podía «ser efectuada con la misma rapidez que antes»
36
. Con
una sociedad en estas condiciones, no tiene sentido que nos preguntemos por
la oposición al régimen. Era imposible.
La peor secuela del hambre era la muerte. La historiografía ha hecho refe-
rencia a este fenómeno, la mayoría de las veces recurriendo a la memoria co-
lectiva
37
. Sin embargo, en las fuentes del Foreign Office no es difícil encontrar
referencias explícitas a los fallecimientos por inanición. Otra prueba de que la
situación eras crítica de lo que el franquismo reconocería.
En 1940 el vicecónsul de Almería afirmaba que «la inanición en esta ciudad
es una realidad de la que soy testigo todos los días»
38
. Un teniente-coronel
británico que visitó las comunidades inglesas del sur de España, advertía sobre
el problema de la comida y sobre las «numerosas muertes por inanición»
39
. En
1941,
un viajero portugués lo hacía extensivo a toda España: «grandes grupos de
población se están muriendo de hambre o al borde de la inanición»
40
. En Sevilla
«un gran número de muertes» tenían lugar en los hospitales por malnutrición e
inanición; pero también había «casos certificados de personas muriendo en las
calles por hambre»
41
.
Descubrimos la verdadera situación del franquismo en sus primeros años.
Pero no fueron los únicos: en 1946 la situación en Madrid y Barcelona había
mejorado relativamente; no así en zonas del sur, donde todavía persistían los
«signos de desnutrición entre la población pobre», mientras que en Málaga
33.
PRO/FO371/24509. Informe 26-12-1940. La caridad, representada por el Auxilio Social ha sido
interpretada como una herramienta de control social: JARNE, Antonieta, «Niños «vergonzantes»
y «pequeños rojos». La población marginal infantil en la Cataluña interior del primer franquis-
mo»,
Hispania Nova, n.° 4 (2004) y
CARASA SOTO,
Pedro, «La revolución nacional-asistencial
durante el primer franquismo», en
Historia
Contemporánea,
n.° 16 (1997), pp. 98-140.
34.
PRO/FO371/24508, pp. 192-193. Memorándum 9-9-1940.
35.
PRO/FO371/26890. Informe sobre la escasez en España, 1941.
36.
PRO/FO371/26890, pp. 71-72. Informe 8-2-1941.
37.
Los jornaleros cordobeses recordarían los años del hambre: «en todos los pueblos cuentan de los
cadáveres inflados recogidos en las calles». MARTÍNEZ ALIER, Juan, La
estabilidad
del
latifundismo,
París,
1968, p. 98.
38.
PRO/FO371/24508. Informe 6-12-1940.
39.
PRO/FO371/24509, pp. 93-97. Telegrama 20-9-1940.
40.
PRO/FO371/26890, pp. 40-50.
41.
PRO/FO371/26890, pp. 71-72. Informe sobre las condiciones en el distrito de Sevilla,
8-2-1941.
Pasado
y
Memoria.
Revista de Historia
Contemporánea,
5,
2006,
pp. 241-258
«Morir de hambre». Autarquía, escasez y enfermedad en la España del primer... 251
todavía encontramos «muertes por inanición en algunas zonas». Pero a pesar
de todo y del duro invierno el pueblo español «ha conseguido de alguna forma
reunir con esfuerzo la suficiente comida para sobrevivir»
42
.
Todos los testimonios coinciden en afirmar que loss afectados eran las
capas populares, mientras que las clases altas y las autoridades se lucraban con
el estraperlo y la escasez ajena. Ante un régimen dictatorial, que controlaba y
gestionaba el siempre insuficiente abastecimiento de alimentos, pero también
la persecución del pequeño estraperlo, única y forzada salida a la muerte por
inanición, la oposición era imposible.
Los informes sobre el problema alimentario están centrados sobre todo a
comienzo de los años cuarenta. Como sabemos, ese período coincide con el
momento en que la represión fues feroz y brutal. En la segunda mitad de
la década, pese a que hubo años de tremenda penuria económica, la situación
alimenticia no fue tan extrema como en los primeros años del régimen. No por
ello,
desde luego, podemos calificarla como satisfactoria. Veamos rápidamente
algunos casos.
En 19461a distribución de las raciones, siempre insuficientes, era irregular, y
en algunas pequeñas ciudades del país no habían recibido ninguna ración desde
hacía seis semanas
43
; en Cataluña eran «casi inexistentes», y la ración de aceite
de diciembre no fue distribuida
44
. Pero en el sur la situación era siempre peor:
en la zona de Málaga la escasez de trigo llegó a ser tan acusada que se estaban
importando «semillas para pájaros desde el norte de África para su uso como
impureza en la elaboración de la harina»
45
.
En marzo de 1948 la embajada británica en Madrid tenía acceso a un infor-
me confidencial del secretario del Consejo Superior de la Cámara de Comer-
cio sobre la alimentación nacional. Se calculaba que la alimentación mínima
requerida por un español estaría en torno a 2.000 calorías al día; teniendo en
cuenta las raciones oficiales y la compra de otros productos en el mercado ne-
gro,
existió un déficit de calorías que iba del 20 por 100 en febrero as del
15 por 100 en agosto de 1947. En 1948 se calculaba que la media de calorías
consumidas por los españoles no sobrepasaba las
1.650.
Sin embargo, en 1946
la situación había sidon peor, ya que la media estaba alrededor de las 1.430
calorías, lo que significaba un déficit en cuanto a lo mínimo requerido de un
28,5 por 100
46
Al final de la década la situación continuaba. Un ingeniero de minas britá-
nico informaba en 1949 que «en España la situación parece ser cada vez peor».
Su descripción de Málaga presenta el panorama desolador de todo el período:
«Conozco Málaga desde 1932. Nunca he visto tantos mendigos y no he visto
sus transportes, tranvías, autobuses y taxis en tan mal estado. El pan es escaso
42.
PRO/FO371/60377. Informe 4-6-1946.
43.
PRO/FO371/60411. Informe
1-1-1946.
44.
PRO/FO371/60411. Informe 16-1-1946.
45.
PRO/FO371/60411. Informe 13-2-1946.
46.
PRO/F0371/73342. Informe 8-3-1948.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
252
Miguel Ángel del Arco Blanco
y de malísima calidad. En Torremolinos hablé con muchos pobres. Era siempre
la misma historia de hambre y paro»
47
.
Pero la tragedia tenía que comenzar a llegar a su fin. En 1950 encontramos
las primeras noticias de una mejora en la situación. Aunque todavía se apre-
ciaban «considerables dificultades y malnutríción entre las clases pobres,
[...] en ninguna parte del país, salvo en ciertas localidades de Andalucía, se ha
observado una extendida desnutrición». Las clasess humildes eran lass
afectadas, ocupando las provincias andaluzas un papel protagonista. Lo peor
había pasado;n en esa situación, no se percibían indicios que pusiesen «en
peligro al régimen»
48
.
Paulatinamente se fueron recuperando los niveles agrícolas de preguerra. En
1952 desaparecen las cartillas de racionamiento. Pero hasta el final de sus días,
el régimen jugó con el hambre como un elemento de control sobre la población.
En noviembre de 1951, con motivo de las elecciones municipales, por prensa y
radio se anunció que el que no participase en la votación no le sería renovada
la cartilla de racionamiento
49
. Hambre y represión fueron unidas. Pero también,
paradójicamente, el hambre y la estabilidad del régimen del general Franco.
En conclusión, percibimos a una España famélica, desnutrida, desesperada.
O al menos las clases populares. Los adictos al régimen disponían de mecanis-
mos para sortear las desgracias cons facilidad. Ante esta crítica situación,
¿por qué permaneció estable -y se consolidó- el franquismo durante los años
cuarenta? La brutal represión, los apoyos sociales del régimen, los jugosos be-
neficios de las clasess acomodadas mediante el estraperlo o la arbitrariedad
del sistema económico, o la eficaz propaganda de un régimen que hacía sem-
piterno el recuerdo de la guerra civil, quizá puedan responder a ello. Pero, en
todo ello, puede ser también ilustrativo reflexionar sobre el estado de ánimo
de la población, sobre todo de loss descontentos, las clases desfavorecidas.
Disponemos de una descripción del Madrid de 1940:
«Lo que me deprimes es el aspecto de la gente pobre... ahora todo ha cam-
biado. La guerra parece haber roto el corazón de la gente. Hay una atmósfera de
resentido sufrimiento, pero en mi opinión, esto es sobre todo debido a la falta de
comida. Es muy común ver hombres, mujeres e incluso niños caerse en las calles
desmayados por falta de comida. En algunos lugares uno se queda marcado por
escenas de niños muriendo de hambre. [...] No puedo entender por qué no hay una
forma mejor de distribuir la comida [•..] Las cartillas de racionamiento no aseguran
al pobre lo necesario para mantener juntos cuerpo y alma»
50
.
En este contexto desoiador, desarticulada cualquier posibilidad de asocia-
ción, callado el disenso con las armas, las torturas, la coacción -pero también
el hambre-, la mera intención de oposición al franquismo era una quimera
47. PRO/F0371/79721. Informes 5 y 21 de agosto de 1949.
48.
PRO/FO371/89480. Informe de enero de 1950.
49.
PRO/F0371/96154. Resumen mensual de noviembre de 1951.
50.
PRO/FO371/24509, pp. 72-88. Memorándum del profesor Starkey. Noviembre de 1940.
Pasado y Memoria, Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
«Morir de hambre». Autarquía, escasez y enfermedad en la España del primer... 253
inalcanzable. El régimen comprendió desde el principio que en su aparente
debilidad contextúa!, la desesperada situación económica de las clasess
desfavorecidas, estaba su verdadera fuerza. Tan sólo le bastó con gestionar el
abastecimiento de la población, sometiéndola a su control directo y acercándola
a la frontera entre la vida y la muerte.
3. ENFERMEDADES
El problema de la vivienda, el hacinamiento de parte de la población en
cuevas o la extensión del chabolismo, dará lugar a una falta de higiene. Paralela-
mente, la carencia de medicinas o de loss elementales medios médicos será
casi total. Además, la tremenda escasez de alimentos descrita y la incapacidad
del «Nuevo Estado» para alimentar a su población, no harás que potenciar
al máximo la situación. Una población desnutrida y exhausta hará frente, con
poco éxito, al frío, la falta de higiene y a las absoluta carencia de medica-
mentos. Las enfermedades harán su aparición.
Un buen botón de muestra es la situación de Extremadura en el verano de
1941
51
.
Un informe confidencial de las comisiones médicas de la Dirección
General de Sanidad reflejaba las condiciones en las provincias de Badajoz y
Cáceres. Gran número de personas estaban afectadas por la «pelagra» y por
el «edema del hambre». Además, se habían localizado 75 casos de una nueva
enfermedad en la ciudad de Castuera (Badajoz), que afectaba a jóvenes de am-
bos sexos de entre 18 y 25 años y paralizaba sus extremidades inferiores sin
ninguna posibilidad de posterior curación.
La población era pasto de las enfermedades por su debilitamiento y desnu-
trición. En Trujillo y otras localidades de Cáceres la gente llegó a tal grado de
desesperación que, durante meses enteros, sólo comieron hierba cocinada con
sal.
La falta de proteínas, grasas y otras sustancias básicas en la dieta provoca-
ban el debilitamiento. Así, muchas veces las muertes eran resultado no de las
enfermedades en sí mismas, sino de la baja resistencia de los pacientes a otras
infecciones.
Los relatos ofrecidos son sobrecogedores. Y en ello, el tifus será el elemento
estrella. Destaca por encima de todos elo de 1941. El 2 de abril, el emba-
jador sir Samuel Hoare informaba de la aparición de una virulenta epidemia
de tifus en Madrid, causando gran preocupación al Gobierno debido a la total
carencia de medios para combatirla: «los desinfectantes de cualquier clase están
escaseando, incluso los suministros de jabón están acabándose y las fábricas de
jabón cierran debido a la falta de materia prima». Constataba la existencia de
1.800 casos, con un incremento diario de 23. La tasa de mortalidad es «excep-
cionalmente alta»
52
.
La fuente diplomática se manifiesta, otra vez, excepcional. Días después,
Hoare visita personalmente a un alto cargo responsable de la situación sanitaria.
51.
PRO/F0371/26891, pp.
69-71.
52.
PRO/FO371/26890, pp. 111-116.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
254 Miguel Ángel del Arco Blanco
Y constata que la epidemia de tifus no se constriñe a la capital
53
. Se extendía
como la pólvora: se contabilizan ya alrededor de 500 casos para toda España.
En un mapa sembrado por banderas pudo comprobar que, aparte de Madrid,
todos los casos estaban concentrados en Andalucía y el Levante-sur, aunque
también había una aislada infección en
Lugo.
En cuanto a Madrid, lógicamente,
los barrioss pobres y humildes eran loss infectados.
Meses después, la situación no se atenuaba. El consulado de Málaga informa
el 10 de julio sobre la alarma por la epidemia de tifus que «no muestra signos de
disminuir»
54
. La higiene era la primera defensa contra la enfermedad, pero en la
España de la autarquía, lo trágico caminaba de la mano de lo histriónico: no es
que se careciese de medicinas, sino de jabón. En efecto, «la carencia de jabón
nunca ha sidos acusada que en el presente, a pesar del hecho de que hay
grandes cantidades de aceite disponibles en el país». Las propias autoridades
parecían no hacerse eco de lo crítico de la situación: pese al peligro de contagio
en una población famélica, «las corridas de toros todavía están teniendo lugar y
no se han dado pasos para cerrar cines u otros lugares donde las multitudes se
reúnen». ¿Circo sin pan? Desde luego, la información consular trasluce, por lo
menos, una llamativa despreocupación de las autoridades por la situación y por
el destino de loss humildes.
Y prueba de todo ello sería el desarrollo de la enfermedad en los meses si-
guientes. Sir Samuel Hoare informa personalmente a Londres
55
. La situación es
crítica. Aunque se suponía que la epidemia terminaría bajo el calor del verano,
se había incrementado su extensión, notificándose nuevos casos en esos meses.
Hasta entonces en Málaga se habían contabilizado 4.000 casos, aumentando
la cifra en 100 casoss por semana. La enfermedad reaparecía en ciudades
en las que parecía erradicada: volvía a incidir cons dureza en Extremadura,
Andalucía y el Levante-sur.
El peligro no tocaba a su fin. Las predicciones auguraban que, con la llegada
del otoño y del invierno, la epidemia alcanzaría «proporciones internacionales».
Internamente, Hoare consideraba imposible frenar la situación: «en España hay
poca o ninguna organización para actuar contra una epidemia de este tipo»;
es más, «los mismos españoles no son compasivos con los sufrimientos de los
demás»; la tremenda fractura social de la guerra civil se ratificaba y se ahondaba
en los momentoss penosos de la posguerra. Todo ello le hacía afirmar que
cualquier esquema de actuación era «impracticable en las presentes condiciones
de España».
El gran déficit higiénico y sanitario contribuyó al brutal desarrollo de la
enfermedad. Pero la desnutrición también era una causa principal. La Misión
Rockefeller había realizado detalladas investigaciones sobre las condiciones de
centenares de familias pobres españolas. Los resultados fueron abrumadores:
53.
PRO/FO371/26890, pp.
140-141.
Casos: Madrid, 310; Murcia, 40; Sevilla,
28;
y Almería, 21.
54.
PRO/F0371/26891, pp. 5-9.
55.
PRO/F0371/26891, pp. 47-52.o 1941.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
«Morir de hambre». Autarquía, escasez y enfermedad en la España del primer... 255
los adultos sólo disponían de entre un tercio y un cuarto de las calorías diarias
necesarias; y los niños, de un quinto. Según sus conclusiones, las clasess
desfavorecidas eran «carne de cañón» ante el tifus. El desentendimiento o
incapacidad de las autoridades del régimen para atajar la situación nos hacen
cuestionarnos si no sería acertado incluir la variable de las epidemias entre un
elementos de la represión franquista de posguerra.
La lamentable situación, la incapacidad del régimen y la delicada situación
del Reino Unido en la II Guerra Mundial en el verano de 1941, hizo que el
propio sir Samuel Hoare propusiese a sus superiores tomar cartas en el asunto.
La situación era tan alarmante que proponía, incluso para un país pro-eje como
España, autorizar la importación de jabón y vacunas. Desde luego, las dimen-
siones de la tragedia superan la visión que el régimen franquista daría de la
misma. Tanto que podía llegar a constituir una factors que importante en el
desarrollo de la Guerra Mundial.
Hoare era consciente que cuanto peor fuese la situación en España, existirían
menos posibilidades de su entrada en la guerra y, también, de que Alemania
enviase su ejército al país. Pero, a la vez, no veía deseable una «explosión sin
precedentes de tifus que empezase en España y que se extendiese a Portugal y
de éste a otros países».
La situación era extrema. Y el propio ministro de Economía de guerra se
dirige al subsecretario de Estado del Foreign Office, autorizando la concesión
«de vacunas y
navicerts
automáticamente sin límite de cantidad». También se
acordaba importar a España «25.000 toneladas de materiales para fabricar ja-
bón, a pesar de que España está exportando considerables cantidades de aceite
de oliva al enemigo»
56
.
No pensamos que tras la ayuda británica se escondiese la esperanza de ganar
a España para sus intereses en la II Guerra Mundial. Como sabemos, durante
1940 y 1941 se producen las negociaciones entre las potencias del Eje y España
para la entrada de ésta en la guerra
57
. En esa coyuntura, tampoco nos inclina-
mos a pensar que la ayuda fuese debida a fines humanitarios.s bien no
complicarns el escenario en el que se desarrollaba la II Guerra Mundial
con la explosión de una epidemia de tifus a nivel europeo.
Por otro lado, el Ministerio de Guerra británico confirma que el régimen de
Franco exportaba aceite a Alemania. A la vez, era testigo del azote de la epide-
mia entre loss pobres. Este cruce de factores refleja una opción deliberada
del «Nuevo Estado» por ayudar a las potencias del eje en lugar de asegurar, no
ya el desarrollo o bienestar mínimo de su pueblo, sino la mera supervivencia.
En definitiva, esta deliberada opción muestra también una represión del-
gimen hacia las capass desfavorecidas de la población, llevándolas hasta
56.
PRO/F0371/26891, pp. 83-84.o 1941. Además se fijaba una ración de 500 Tm. de jabón por
trimestre para España.
57.
PRESTON, Paul,
Franco.
Caudillo de España, Barcelona, 1994, capítulo 16; y HEIBERG, Morten,
Emperadores
del
Mediterráneo:
Franco,
Mussolini y
la guerra civil
española.
Barcelona,
2003,
capítulo
14.
Pasado y Memoria. Revista de Historia Contemporánea, 5, 2006, pp. 241-258
256
Miguel Ángel del Arco Blanco
el límite de la subsistencia. Las dimensiones de la tragedia pueden escapar
fácilmente de la imaginación: no nos referimos a la represión hacia un extenso
número de personas con una actuación o ideología política determinada que no
era, desde luego, poco; estamos hablando que las numerosas capass pobres
del país, sin distinción de región o provincia, estaban en el punto de mira de las
epidemias y, por tanto, de la muerte. Así, asomadas al precipicio de la vida o
la muerte, cuestionar al régimen o manifestar algún tipo de disenso, no tendría
sentido alguno.
4.
CONCLUSIÓN
El «Nuevo Estado» aspiraba a fortalecer, elevar y engrandecer a España,
para lo que se plegarían «inexorablemente los intereses de los individuos, de
los grupos y de las clases»
58
. Para ello, subordinaría «la economía a su política»,
poniendo en marcha el modelo económico autárquíco
59
. Por tanto, según el es-
píritu de leyes, decretos y discursos del régimen, el interés individual quedaba
desterrado y supeditado al interés de la «Nación». Evidentemente, no fue así.
La política autárquica fue un fracaso por dos motivos: el primero, porque
económicamente fue un desastre, no alcanzó sus objetivos y sumió al país en
un gravísimo estancamiento económico; y el segundo, porque no cumplió las
expectativas que inspiraron al régimen (subordinar el interés individual al na-
cional). Pero, ¿debemos confiar en lo que el franquismo decía de sí mismo, en
cuanto a sus aspiraciones y objetivos? Quizá sea demasiado inocente desde el
punto de vista de la interpretación histórica.
La «misión histórica» por la que surgió el franquismo, al igual que otros
fascismos, fue estabilizar y fortalecer las relaciones de propiedad capitalistas y
asegurar el dominio social y económico de unas determinadas clases sociales
que,
durante el período republicano, se