BookPDF Available

Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional

Authors:

Abstract

¿De qué manera las PYME mexicanas agroindustriales que participan en las redes de cooperación empresarial internacionales están actuando como instrumentos de desarrollo endógeno? ¿Qué ventaja representa la red de cooperación empresarial internacional para los sistemas productivos locales? ¿Cuál es la medida que se requiere para que la PYME mexicana agroindustrial no sólo se internacionalice sino que contribuya al desarrollo rural de las zonas económicamente pobres de México? ¿Cuál es la razón por la que la PYME mexicana agroindustrial participante en Al-Invest no ha utilizado dicha medida? ¿Qué factores mantienen la red de cooperación empresarial internacional a mediano plazo, e inclusive, permiten que esta última crezca? Para analizar a la PYME, que forma parte de la red de cooperación empresarial internacional y dar respuesta a las preguntas de investigación, se manejan tres niveles: el internacional, el regional y el local. Asimismo, se consideran aspectos teóricos (desarrollo endógeno, economía espacial, economía internacional, teoría de juegos, administración financiera y economía de la empresa), formales (el programa Al-Invest, el apoyo financiero otorgado por el eurocentro Bancomext y la Política Agrícola Común) y empíricos (el encuentro sectorial Al-Partenariat, una encuesta preeliminar a 129 empresas, un cuestionario a 86 empresarios y 5 casos de estudio relacionados con el desarrollo endógeno y las redes de cooperación empresarial internacionales).
UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID
FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y EMPRESARIALES
Departamento de Economía Aplicada I
DESARROLLO ENDÓGENO ARTICULADO
CON LA RED DE COOPERACIÓN
EMPRESARIAL INTERNACIONAL
MEMORIA PARA OPTAR AL GRADO DE DOCTOR
PRESENTADA POR
Tania Elena González Alvarado
Bajo la dirección de la doctora:
Sara González Fernández
Madrid, 2006
ISBN: 978-84-669-3011-6
UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID
FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y
EMPRESARIALES
DEPARTAMENTO DE ECONOMÍA APLICADA I
“DESARROLLO ENDÓGENO ARTICULADO
CON
LA RED DE COOPERACIÓN
EMPRESARIAL INTERNACIONAL
EL CASO DE MÉXICO”
Por:
Tania Elena González Alvarado
Adscrita de la División de Investigación de la
Facultad de Contaduría y Administración
Universidad Nacional Autónoma de México
Directora:
Sara González Fernández
2006
Tania Elena González Alvarado
2
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
3
Introducción................................................................................................................. 7
I) Las teorías del desarrollo y el desarrollo endógeno ..................................... 15
1. Teorías sobre crecimiento y desarrollo económico....................................... 16
2. El desarrollo económico y las propuestas de la CEPAL ............................... 21
3. Desarrollo endógeno y las redes locales....................................................... 25
Resumen del capítulo ..........................................................................................48
II) Los procesos de globalización e integración regional ..................................... 51
1. La globalización económica. Su definición .................................................. 53
A) Globalización financiera............................................................................. 67
B) El papel de la tecnología y su relación con las finanzas.............................. 75
C) Globalización comercial ............................................................................. 84
2. Regionalización económica ............................................................................. 87
3. La Política Agrícola Común. Un ejemplo de protección comercial derivado de la
integración regional............................................................................................. 93
Resumen del capítulo ........................................................................................ 105
III) Las micro, pequeña y mediana empresas mexicanas del sector
agroindustrial...................................................................................................... 107
1. Definición y criterios de clasificación............................................................ 109
2. Las empresas en el contexto nacional mexicano y el impacto de la apertura... 131
3. La situación del sector agrícola mexicano...................................................... 162
Resumen del capítulo ........................................................................................ 168
IV) Al-Invest en el marco de la cooperación al desarrollo................................. 171
1. La cooperación al desarrollo europea vs cooperación para el desarrollo ..... 178
2. La cooperación al desarrollo que la UE ofrece a terceros países..................... 182
3. La cooperación al desarrollo que la UE mantiene con México ....................... 191
4. El programa Al-Invest y su financiación........................................................ 198
5. Los resultados del programa Al-Invest........................................................... 211
6. El papel del eurocentro Bancomext................................................................ 221
A) El crédito para la internacionalización .......................................................... 222
B) El capital de riesgo ofrecido por el eurocentro Bancomext............................ 227
C) La cobertura de riesgo por medio de las cartas de crédito y las garantías....... 230
Resumen del capítulo ........................................................................................ 236
V) La red de cooperación empresarial internacional y las redes locales........... 241
1. El proceso de internacionalización ............................................................. 242
2. Definición y características de la cooperación empresarial......................... 251
3. Los acuerdos de cooperación, sus límites y su relación con los vínculos de
cooperación....................................................................................................... 256
4. El funcionamiento lógico de las redes de cooperación empresarial
internacionales .................................................................................................. 270
5. La red de cooperación empresarial internacional como medio para entrar al
mercado asiático................................................................................................ 280
Resumen del capítulo ........................................................................................ 289
Tania Elena González Alvarado
4
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
5
VI) Las empresas agroindustriales mexicanas participantes en Al-Partenariat
2003...................................................................................................................... 293
1. El Al-Partenariat 2003, ciudad de México. Resultados............................... 296
2. La pequeña gran fábrica de chocolates de Uruapan........................................ 314
A) Aspectos culturales................................................................................... 315
B) Aspectos económicos locales.................................................................... 316
C) Aspectos sobre cooperación...................................................................... 318
D) Aspectos financieros................................................................................. 319
3. La fábrica de chocolates en Morelia............................................................... 321
A) Aspectos culturales................................................................................... 322
B) Aspectos económicos locales ............................................................. 322
C) Aspectos sobre administración financiera........................................... 324
D) Aspectos sobre cooperación empresarial ............................................ 325
4. La cooperativa exportadora de aguacate ........................................................ 327
A) Aspectos culturales ............................................................................ 328
B) Aspectos económicos locales ............................................................. 331
C) Aspectos sobre cooperativismo .......................................................... 332
D) Aspectos sobre administración financiera........................................... 333
E) Aspectos sobre cooperación empresarial ................................................... 335
5. La comercializadora de productos agroindustriales........................................ 337
A) Aspectos sobre administración financiera ................................................. 337
B) Aspectos sobre cooperación empresarial ................................................... 338
6. La organización de artesanas que elaboran prendas de vestir.......................... 339
A) Aspectos culturales ............................................................................ 340
B) Aspectos económicos locales ............................................................. 341
C) Aspectos sobre administración financiera........................................... 342
D) Aspectos sobre cooperación empresarial ............................................ 344
Resumen del capítulo .................................................................................... 347
Conclusiones generales........................................................................................ 351
1. Diseño y desarrollo de la investigación......................................................... 360
2. Limitaciones.................................................................................................. 363
3. Avances......................................................................................................... 365
A) Primera etapa de investigación (2000-2001) ............................................. 365
B) Segunda etapa de investigación (2002-2003) ............................................ 366
C) Tercera etapa de investigación (2004)....................................................... 369
D) Cuarta etapa de investigación (2003-2005) ............................................... 369
Anexos ................................................................................................................. 371
Bibliografía.......................................................................................................... 387
Tania Elena González Alvarado
6
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
7
“Lo determinante para el crecimiento económico
no es la dimensión de las empresas
sino la formación de sistemas
de empresas, de redes de empresas...”
Chandle (1996)
Introducción
Durante la conferencia en Estambul, del 3 al 5 de junio de 2004, los
representantes de los países miembros de la OCDE reconocieron que la PYME
juega un papel clave en el crecimiento económico sostenido y en la creación de
empleos; que ésta contribuye al desarrollo social, cultural y económico de las
naciones.
Reafirmaron durante dicho encuentro, su compromiso para trabajar en
establecer políticas que respalden el desarrollo, crecimiento y competitividad de
las PYME; para buscar el diálogo político y la cooperación respecto a este
asunto con los países miembros de la OCDE y con los no miembros.
El objetivo del “OECD Bologna Process” del 13 al 15 de junio de 2000 fue, a
través del diálogo y la cooperación, establecer una agenda para fomentar tanto
el espíritu emprendedor como la creación de empresas competitivas en el nivel
global, aumentando la cooperación entre la OCDE y las otras organizaciones
internacionales implicadas. La segunda conferencia organizada por la OCDE
en Turquía, Estambul en Junio de 2004, proveyó una nueva oportunidad para
extender el diálogo político sobre las PYME innovadoras consideradas
conductores de crecimiento en la economía global.
En esta segunda reunión, los miembros de la OCDE manifestaron la necesidad
de mantener el desarrollo de las mejores políticas públicas que faciliten la
creación y el rápido crecimiento de PYME innovadoras. Esto implica:
1) Políticas y un marco institucional que contribuyan a un ambiente favorable
de negocios para la PYME; para provocar la creación y facilitar la entrada,
Tania Elena González Alvarado
8
crecimiento, transferencia y salida de las empresas en los diferentes mercados;
siendo coherentes en los niveles internacional, nacional, regional y local;
2) Políticas macroeconómicas que contribuyan a la estabilidad y a una buena
estructura política en las áreas que impactan a la PYME, tales como:
competitividad, negocios internacionales e inversiones, mercados financieros,
mercados laborales y educación; y, como parte del desarrollo económico,
programas para la reducción de la pobreza y estrategias de desarrollo para la
PYME que involucren al sector privado;
3) Asistencia y programas de desarrollo para la PYME que sean claros en sus
objetivos y beneficios. Las políticas y los programas deberán basarse en la
investigación, la evidencia empírica, el diálogo público-privado, y ser evaluados
regularmente en efectividad y eficiencia;
4) Políticas que contribuyan a la movilización de recursos humanos conforme a
la promoción de las empresas; desarrollar una cultura que valore a las
empresas y reconozca el éxito emprendedor.
Entre las prioridades resaltaron: la necesidad de reducir las barreras de acceso
al mercado global para la PYME; de facilitar el acceso a la financiación en
términos razonables; desarrollar una fuerte “cultura de evaluación” en las
instituciones y agencias responsables de las políticas y programas para la
PYME; de proveer una base sólida para crear políticas basadas en la evidencia
empírica.
La Unión Europea (UE) en el afán de cubrir la necesidad de reducir las barreras
de acceso al mercado global para la PYME, creó a principio de los años
noventa del siglo pasado programas como Al-Invest y Asia-Invest, entre otros.
La finalidad de dichos programas es formar redes de cooperación empresarial
que faciliten la internacionalización de las PYME pertenecientes a diferentes
países.
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
9
Estas redes presentan para la empresa mexicana la oportunidad de incursionar
en mercados extranjeros que van más allá del europeo porque sus elementos
establecen vínculos de cooperación empresarial, permitiendo que la
experiencia de las empresas locales sea aprovechada por las extranjeras. De
esta forma, a las empresas de menor tamaño se les facilita penetrar en
mercados extranjeros y, con ello, posicionarse en otros países o regiones,
como pudiera ser el mercado europeo o el asiático.
Es posible que las empresas mexicanas que forman parte de la red de
cooperación empresarial internacional deseen permanecer en algún nicho del
mercado extranjero. Estas empresas que buscan o están internacionalizándose
afrontan obstáculos implicados en el proceso de la internacionalización. Una
vez que las PYME logran vencer dichos obstáculos, y se mantienen en el
mercado internacional, es importante que también sean instrumentos de
desarrollo endógeno al vincularse con las empresas que continúan actuando
localmente. Esto último permite justificar el programa Al-Invest como
instrumento de cooperación para el desarrollo entre la Unión Europea y los
países de América Latina; al mismo tiempo que armoniza con la necesidad
manifestada en el marco de la OCDE de establecer programas que reduzcan la
pobreza, involucrando en los mismos al sector privado.
Por lo anterior, y dada la necesidad declarada por la OCDE de obtener
evidencia empírica que permita evaluar los resultados de los programas, a
través del presente proyecto de investigación, se pretende encontrar respuesta
a las siguientes preguntas: ¿de qué manera las PYME mexicanas
agroindustriales que participan en las redes de cooperación empresarial
internacionales están actuando como instrumentos de desarrollo endógeno?
¿Qué ventaja representa la red de cooperación empresarial internacional para
los sistemas productivos locales? ¿Cuál es la medida que se requiere para que
la PYME mexicana agroindustrial no sólo se internacionalice sino que
contribuya al desarrollo rural de las zonas económicamente pobres de México?
¿Cuál es la razón por la que la PYME mexicana agroindustrial participante en
Al-Invest no ha utilizado dicha medida? ¿Qué factores mantienen la red de
Tania Elena González Alvarado
10
cooperación empresarial internacional a mediano plazo, e inclusive, permiten
que esta última crezca? Como posible respuesta a dichas preguntas tenemos
las siguientes hipótesis:
Hipótesis principal
Las PYME mexicanas que participan en las redes de cooperación
empresarial internacionales están actuando como instrumentos de
desarrollo endógeno al generar fuentes de empleo y establecer vínculos
con las empresas locales.
Hipótesis secundaria 1
Los sistemas productivos locales aumentan la posibilidad de prevalecer
si se articulan a las redes de cooperación empresarial internacionales.
Hipótesis secundaria 2
El apoyo financiero del eurocentro es la principal medida que se requiere
para que la PYME mexicana agroindustrial no sólo se inserte en la red de
cooperación empresarial internacional sino que contribuya al desarrollo
rural de las zonas económicamente pobres de México.
Hipótesis secundaria 3
La PYME mexicana agroindustrial participante en Al-Invest no ha utilizado
el apoyo financiero otorgado por el eurocentro Bancomext porque
desconoce dicho apoyo.
Hipótesis secundaria 4
El apoyo de los eurocentros por medio de los encuentros empresariales,
la asesoría y la financiación son los que mantienen la red de cooperación
empresarial internacional a mediano plazo, e inclusive, permiten que esta
última crezca.
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
11
Con la finalidad de contrastar las hipótesis con los resultados empíricos se
define como objeto de estudio en el presente trabajo: la PYME mexicana del
sector agroindustrial que forma parte de la red de cooperación empresarial
internacional. Por otra parte, el trabajo se conforma de seis capítulos. En el
primer capítulo se establece la parte teórica relacionada con el desarrollo
endógeno; en el segundo capítulo se describen los procesos de globalización y
de regionalización; en el tercer capítulo se ubica a la PYME mexicana del
sector agroindustrial en su contexto económico; en el cuarto se analizan los
acuerdos de cooperación, los vínculos de cooperación y el funcionamiento
lógico de la red de cooperación empresarial internacional; el quinto capítulo es
un análisis de los aspectos financieros del programa Al-Invest y del apoyo
financiero que ofrece el eurocentro Bancomext; en el sexto y último capítulo se
contrastan las partes teórica y formal con los resultados obtenidos por las
empresas que asistieron al encuentro Al-Partenariat 2003, Ciudad de México.
Para analizar a la PYME, que forma parte de la red de cooperación empresarial
internacional, se manejan tres niveles: el internacional, el regional y el local.
Asimismo, se consideran aspectos teóricos (desarrollo endógeno, economía
espacial, economía internacional, teoría de juegos, administración financiera y
economía de la empresa), formales (el programa Al-Invest, el apoyo financiero
otorgado por el eurocentro Bancomext y la Política Agrícola Común) y
empíricos (el encuentro sectorial Al-Partenariat, una encuesta preeliminar a 129
empresas, un cuestionario a 86 empresarios y 5 casos de estudio relacionados
con el desarrollo endógeno y las redes de cooperación empresarial
internacionales).
Tania Elena González Alvarado
12
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
13
AGRADECIMIENTOS
A la Universidad Complutense de Madrid por el privilegio de formar parte de
sus estudiantes;
A la Dra. Sara González, a quien admiro y respeto, quien me ha brindado
apoyo incondicional, contribuyendo significativamente a mi formación como
doctorante;
A los profesores y compañeros del Departamento de Economía Aplicada I por
su tiempo y apoyo académico;
A la Máxima Casa de Estudios de México (UNAM) que me abrió la puerta a
nuevas oportunidades;
A mis padres por ser la base principal de mi vida;
A la maestra Andrea Velasco Ruvalcaba, cuyos consejos, dedicación y cariño
perdurarán por siempre;
A Josefina Candelaria por ser una amiga incondicional y hermana;
A mis maestros Demetrios Argyriades, Juan Manuel Silva Camarena, Silvia
Acevedo Jiménez, Ma. Teresa Lavorie Díaz, quienes han contribuido en
diferentes etapas de mi vida a mi formación académica y de investigación;
A mis amigos con los que ahora comparto este pequeño logro y que se
mantuvieron cerca de mi trabajo en estos últimos años;
A todos ellos dedico el presente trabajo
Tania Elena González Alvarado
14
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
15
I) Las teorías del desarrollo y el desarrollo endógeno
El desarrollo histórico del capitalismo ha implicado una tendencia a la
mercantilización de todas las cosas, cuya economía ha estado gobernada por
el intento racional de maximizar la acumulación (Wallerstein, 2003a: 4, 6). La
práctica monopolista y la motivación competitiva han sido realidades paralelas
del capitalismo histórico (Wallerstein, 2003a: 24).
El capitalismo histórico trae como resultado un ciclo alternante de expansiones
y estancamientos del sistema en su conjunto. Por otra parte, la degradación de
determinados procesos en la escala jerárquica lleva a una reubicación
geográfica parcial. Esto último se convierte, empíricamente, en una constante
reestructuración geográfica del sistema mundial capitalista. Esta
reestructuración conlleva a que ciertos productos pasen por un determinado
ciclo en el que dejan de ser productos del centro para convertirse en productos
periféricos, tal es el caso de la industria automotriz, el acero y la electrónica.
Para llamar desarrollo a estos reajustes tendríamos primero que demostrar
que ha habido una reducción de la polarización global del sistema.
Empíricamente parece que esto no ha sido así. Más bien, la polarización ha ido
en aumento. (Wallerstein, 2003a: 26, 27)
En la medida que el sistema capitalista ha predominado en el sistema
económico mundial, la desigualdad económica ha sido cada vez más marcada
“Se dice que en ningún sistema histórico anterior disfrutó la gente de una vida
material tan cómoda o tuvo una gama de experiencias vitales alternativas a su
disposición tan amplia como en el sistema actual [...pero…] la abrumadora
mayoría de los trabajadores mundiales, que viven en zonas rurales u oscilan
entre éstas y los suburbios de la ciudad, están en peores condiciones que sus
antepasados hace quinientos años” (Wallerstein, 2003a: 90, 91).
De acuerdo con Wallerstein (2003b: 90) existen limitaciones estructurales para
el proceso de acumulación incesante de capital que rige nuestro mundo actual.
Tania Elena González Alvarado
16
Estas limitaciones han creado una situación estructuralmente caótica, difícil de
soportar y que tendrá una trayectoria impredecible.
Por otra parte, existen teorías económicas que buscan explicar el porqué surge
dicha desigualdad económica y el cómo poder frenarla. También se han dado,
en el campo de la teoría económica, a la tarea de proponer nuevas alternativas
que permitan abatir la pobreza extrema y lograr un mejor nivel de vida para la
población en general.
En este capítulo abordaremos a manera de síntesis algunas teorías sobre
desarrollo económico que han ejercido influencia en el actuar y pensar de los
latinoamericanos, posteriormente, señalaremos algunos aspectos sobre
desarrollo endógeno y las aportaciones hechas por Vázquez Barquero sobre
las redes locales para, a partir de dichas aportaciones, explicar la vinculación
teórica entre las redes de cooperación empresarial internacionales y el
desarrollo endógeno. A continuación señalamos algunas corrientes teóricas
relacionadas con el desarrollo económico en Latinoamérica (estructuralistas, el
pensamiento de la CEPAL y el subdesarrollo).
1. Teorías sobre crecimiento y desarrollo económico
Los estructuralistas son aquellos estudiosos que insisten en que no puede
esperarse que una economía subdesarrollada llegue a ser totalmente
independiente en sus decisiones porque las duraderas estructuras
neocoloniales desde la independencia han afectado profundamente el proceso
de cambio e impiden la modernización. Conforme a esto último, los
estructuralistas consideran que América Latina no ha escapado a su herencia
colonial y neocolonial, que ésta sigue siendo prisionera más que beneficiaria
del legado del pasado, que los términos “colonial” o “en desarrollo” son los
mismos (Stein y Stein, 2002: 194).
Stanley Stein y Bárbara Stein (2002: 3,4) explican el subdesarrollo
latinoamericano rastreando en el pasado los factores que han contribuido a
ello, desde la conquista hasta nuestro presente. Ellos consideran que el
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
17
colonialismo hispano perpetró patrones de dependencia externa tanto en la
península ibérica como en sus colonias americanas. Para estos dos
estudiosos, el cambio en los países latinoamericanos es desafiado por los
intereses derivados del continuo colonialismo-neocolonialismo-dependencia
externa.
Por otra parte, Raymond Barre (2004) advierte que no debemos confundir el
“desarrollo económico” de los países en desarrollo con el “crecimiento
económico equilibrado” de las economías capitalistas desarrolladas. El
confundir ambos términos desvía la atención de los factores que propician el
desarrollo, para centrarse en las condiciones que permiten el crecimiento sin
amplias fluctuaciones de la actividad económica y de la ocupación.
Barre (2004: 12) señala que el crecimiento económico equilibrado —Economics
of Growth— sufre una doble limitación: la primera, se centra en el estudio de
las condiciones que permiten un crecimiento sin fluctuaciones amplias en la
actividad económica y de la ocupación más que de las causas de este
crecimiento; la segunda, se afilia a la ortodoxia keynesiana que favorece la
investigación de las relaciones simples entre cantidades globales limitadas en
número. Es decir, las teorías del crecimiento económico equilibrado describen
la evolución económica de un estado progresivo a un estado estacionario sin
explotar el análisis de las transformaciones económicas, políticas y sociales
que permiten el crecimiento de una economía fundada en la empresa
individual.
Para este autor una economía subdesarrollada es aquella que presenta una
estructura primaria y dual; su funcionamiento se caracteriza por la inestabilidad
y la dependencia —económica, política y social— y, difícilmente, puede romper
el círculo vicioso de la pobreza (Barre, 2004:16). Barre añade que para abordar
los problemas del subdesarrollo se tiene que considerar el contexto de la
actividad económica, las relaciones entre las estructuras económicas y las
estructuras de encuadramiento —sociales, políticas y mentales. En la medida
en que las diversas estructuras sean compatibles, el crecimiento económico
podrá desarrollarse sin obstrucción.
Tania Elena González Alvarado
18
Desde el punto de vista de Barre (2004:51), las incompatibilidades de
estructura son las que provocan las crisis de crecimiento o crisis de estructura.
Además, distingue entre crecimiento espontáneo (agentes del mercado) y
planificado (con dirección del Estado); entre crecimiento cerrado y abierto, esto
último con base en los movimientos internacionales de los hombres y los
capitales (Barre, 2004: 62, 63). Barre (2004:119) propone como objetivo para
los países subdesarrollados: realizar sin demora el Estado benefactor que los
países desarrollados han adquirido en el curso de los últimos decenios, como
coronación de un largo proceso de evolución de una gran industrialización y un
considerable ahorro.
Por otra parte, Hirschman (1973: 68) aborda el desarrollo desde un enfoque
distinto, su defensa básica del crecimiento desequilibrado implica que, en
cualquier instante en el tiempo, los recursos de una economía no deben
considerarse como rígidamente fijos en cuanto a su cantidad, y que, de hecho,
entrarán en juego más recursos o factores de la producción si el desarrollo se
caracteriza por desequilibrios sectoriales que galvanizan, hacia la acción, a los
empresarios privados o a los funcionarios públicos. Él señaló la existencia de
una relación directa entre el viejo concepto de las ventajas comparativas que el
país B obtiene por comerciar con el país A, y la influencia que A puede ejercer
sobre B mientras el comercio sea exterior, y por tanto, sujeto a interrupción o
terminación al antojo de A (Hirschman, 1973: 18). Hirschman (1973: 22)
exploró la manera en que un país puede adquirir influencia política a través del
comercio exterior, declarando que la ventaja del comercio mide también la
oportunidad del dominio.
“Con el propósito de maximizar el crecimiento, los países en desarrollo
necesitarían una alternativa apropiada de contacto y aislamiento, de apertura del
comercio y del capital proveniente de los países desarrollados, seguido de un
periodo de nacionalismo y retraimiento.” (Hirschman, 1973: 33)
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
19
El objetivo principal durante la apertura sería el aprendizaje, y durante la
restricción, la maduración del aprendizaje. Su enfoque lo basa en el
“posibilismo”, el cual implica la “bendición disfrazada”, es decir, puntualiza las
vías en las que muchos supuestos obstáculos al desarrollo se han convertido
en ciertas ocasiones en un activo y en un incentivo, obviamente, se duda de
cualquier información al respecto o de que sea necesario superar este o aquel
obstáculo si queremos obtener este o aquel desarrollo deseable (Hirschman,
1973: 37).
A continuación transcribimos un ejemplo de la “bendición disfrazada” explicado
por Hirschman
“La paradoja del desarrollo económico latinoamericano en el periodo de altos
precios del petróleo (1973-1985) es en efecto el notable contraste entre los
graves retrocesos económicos experimentados por México, el nuevo rico
petrolero, y los notables avances logrados por el Brasil, pobre en petróleo y
hambriento de este combustible. Están aquí todos los elementos de un cuento
moral excelente, aunque desconcertante: parecía que la carencia de petróleo
fuera una bendición disfrazada, mientras que su dotación abundante fuera una
maldición disfrazada con mayor habilidad aún.” (Hirschman, 1996: 196)
Para este estudioso el ahorro y la inversión son tanto el resultado como la
causa del desarrollo. Pocas veces se ha encontrado que la escasez de capital
en el sector manufacturero detenga el éxito de proyectos cuidadosamente
planeados y que tienen la ventaja de contar con una administración competente
(Hirschman, 1970: 14, 15).
Los países de América Latina han llegado con retraso al proceso de desarrollo
económico. Esta condición implica por fuerza que su desarrollo es un proceso
menos espontáneo y más deliberado que en los países donde primero ocurrió.
Además, este desarrollo se ve frenado por una serie de círculos viciosos
engranados (Hirschman, 1970: 16).
Pese a lo anterior, este autor proponía que los países en desarrollo avanzaran
sin prisa, siguiendo la dinámica de los eslabonamientos hacia atrás, desde las
Tania Elena González Alvarado
20
últimas etapas de producción hacia las primeras y hacia la producción de
bienes de capital; por el contrario, los países de industrialización temprana a
menudo tuvieron que producir en forma simultánea todos los insumos
necesarios, incluso sus propios bienes de capital, aunque fuera por métodos
artesanales. Esa compulsión de los países de industrialización temprana ha
sido considerada una ventaja, mientras que la naturaleza secuencial del
proceso de industrialización en los países de industrialización tardía podría
convertirse en un obstáculo, debido al riesgo de quedar estancados en la etapa
de producción de bienes de consumo final (Hirschman, 1996: 87).
En lugar de concentrarnos en ahorrar exclusivamente recursos escasos como
el capital y el espíritu empresarial, el enfoque de Hirschman (1970: 18) nos
lleva a la búsqueda de presiones y mecanismos de inducción que atraigan y
movilicen el mayor monto posible de estos recursos.
En las teorías actuales sobre desarrollo económico se da una importancia
central a la acumulación de capital y a la innovación, desviando la atención de
las fuerzas que generan efectos multiplicadores de la inversión, de aquellos
mecanismos que en términos de Vázquez (2005: 24) se encuentran “ocultos en
la caja negra del desarrollo”. Mecanismos que transforman los impulsos de la
inversión en crecimiento sostenido de la renta y del empleo, y dan lugar a
economías en el sistema productivo y a rendimientos crecientes de los factores
de producción. Estos mecanismos se relacionan con una organización flexible
de la producción, el cambio y la adaptación institucional, la difusión de las
innovaciones y del conocimiento y el desarrollo urbano del territorio.
Sin embargo, la idea del cambio por sí misma puede convertirse en un
obstáculo. Esto pasa cuando las expectativas exageradas y una preferencia
personal por la liquidez conducen al abandono total y apresurado de empresas
y formas útiles, que ya se encontraban en marcha, para empezar una nueva
actividad con la cual se pueden “hacer ricos con más rapidez”. Otra
manifestación consiste en rechazar o posponer proyectos perfectamente
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
21
sólidos con base en que pueden sobrevenir otros proyectos mucho más
remunerativos (Vázquez, 2005: 31, 32).
De acuerdo con Elies Furió (1996: 38), el trabajo de Hirschman puede ubicarse
dentro de las teorías de desarrollo regional desigual porque este último maneja
la tesis de que, geográficamente, el crecimiento es necesariamente
desequilibrado. Este planteamiento de Hirschman ha sido aplicado en la
economía regional para explicar en estudios sectoriales los procesos de
polarización y la difusión del crecimiento económico. La desigualdad entre
regiones es entonces consecuencia inevitable del crecimiento mismo. Sin
embargo, Hirschman (1958: 187) aclara que una vez que el crecimiento se
apodera de una parte del territorio, se movilizan ciertas fuerzas que actúan
sobre las partes restantes.
Los puntos básicos que se pueden extraer sobre el pensamiento de Hirschman
que permiten enriquecer el análisis de los casos sobre desarrollo endógeno son
la introducción del término vínculos en la teoría del desarrollo, el crecimiento
desequilibrado que caracteriza a los espacios sujetos a un proceso de
crecimiento económico, el posibilismo que permite encontrar distintas vías
hacia el desarrollo y el hecho de que el ahorro y la inversión no sólo sean vistos
como la causa sino como el resultado del desarrollo. A continuación
analizaremos brevemente las propuestas de la CEPAL, las cuales ejercieron y
continúan ejerciendo fuerte influencia en la economía latinoamericana durante
el siglo XX.
2. El desarrollo económico y las propuestas de la CEPAL
La unidad en el pensamiento de la CEPAL depende del temprano
planteamiento de la concepción del sistema centro-periferia, presente ya en sus
documentos iniciales. Esta concepción define algunas características de la
estructura productiva periférica: ésta es heterogénea, es decir, existen
actividades con elevada productividad del trabajo y sectores donde la
productividad es muy baja, debido al atraso tecnológico. También se puede
calificar a esta estructura periférica de especializada, en tanto que las
Tania Elena González Alvarado
22
actividades de exportación se concentran en pocos bienes primarios, y en
cuanto carece de muchos de los sectores existentes en las economías
modernas en las que las técnicas capitalistas se difundieron con amplitud. Por
contraste, la estructura productiva de los centros se considera homogénea y
diversificada (Rodríguez, 1993: 6).
Las ideas de la CEPAL no han respondido a un plan preconcebido. Fueron
surgiendo en el andar de los años, a medida que iban avanzando en el
conocimiento del desarrollo latinoamericano y de su vinculación con los
grandes centros comerciales. Los primeros trabajos se empeñaban en
demostrar que la industrialización era una exigencia ineludible del desarrollo.
La CEPAL trató de probar que no existe en el capitalismo una tendencia
espontánea a traer desarrollo cuando se expande hacia la periferia (Prebisch,
1993: VII).
De acuerdo con las ideas generales plasmadas en los primeros documentos de
la CEPAL el desarrollo económico
“[…] se expresa en el aumento del bienestar material, normalmente reflejado en
el alza del ingreso real por habitante, y condicionado por el incremento de la
productividad media del trabajo. Este incremento se considera dependiente de la
adopción de métodos de producción indirectos cuyo uso implica el aumento de la
dotación de capital por hombre ocupado. A su vez, la mayor densidad de capital
se va logrando a medida que la acumulación se lleva a cabo impulsada por el
avance técnico, necesario para asegurar su continuidad”. (Rodríguez, 1993: 25)
Lo que expresa esta definición, según Rodríguez (1993: 25), es el objetivo de
dilucidar qué características asume el proceso de acumulación al propagarse
las técnicas capitalistas de producción en el ámbito de un sistema económico
mundial compuesto por centros y periferia.
La industrialización encuentra dificultades crecientes en los países que más
avanzan en ella, dificultades derivadas de la estrechez de los mercados
nacionales y también de este hecho peculiar: cuanto más se sustituyen unas
importaciones, tanto más crecen otras a medida que se acrecienta el ingreso,
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
23
primero por la mayor demanda de bienes de capital y en seguida por los
efectos de mayor ingreso (Prebisch, 1964: 20,30).
Prebisch (1993: XI) caracteriza al capitalismo periférico como un proceso
dinámico de propagación e irradiación de técnicas, ideas, ideologías e
instituciones de los centros en una estructura social —la de la periferia— que
es fundamentalmente diferente. Esto de acuerdo con el autor apareja muy
importantes contradicciones, tanto en el desarrollo interno de la periferia como
en las relaciones con los centros que se desenvuelven bajo la hegemonía de
estos últimos. Hay que saber qué estructuras se encuentran atrás del mercado.
En el caso de las relaciones centro-periferia, hay estructuras productivas muy
dispares, que impedirían el desarrollo si no hubiera un esfuerzo tenaz y
deliberado de acondicionamiento estructural en las relaciones de intercambio
con los centros, lo cual requiere combinar racionalmente las exportaciones
industriales y la sustitución de importaciones.
La experiencia indica que el crecimiento económico no resuelve por sí solo el
problema de la pobreza, si éste no va acompañado de una profunda
preocupación social, y que las políticas redistributivas —sea que consistan en
la distribución de la riqueza, la prestación de más servicios sociales o el
otorgamiento de subsidios— tampoco son eficaces si no existe un aumento del
producto para distribuir (Iglesias, 1992: 115).
Un cambio importante en la estructura social de América Latina es la relativa
declinación de la población rural. La propia industrialización ha generado
nuevas desigualdades y disparidades. Una nueva división, que se ha hecho
más marcada es la que se establece entre los países más grandes y los más
pequeños, midiendo el tamaño de la población. Dada la importancia del
mercado interno en el curso de la industrialización, sobre todo en el caso de la
sustitución de importaciones, la industria estaba destinada a desarrollarse con
mayor vigor en los países más grandes que en los más pequeños (Hirschman,
1996: 181,182).
Tania Elena González Alvarado
24
Las teorías de la CEPAL describen y examinan ciertos aspectos del desarrollo
de las fuerzas productivas, pero no cubren las relaciones de producción, así
como tampoco la forma en que ambas interactúan. Para esto último de acuerdo
con Rodríguez (1993: 275) se requiere articular la argumentación en torno a la
acumulación de capital, considerando a esta última como un proceso de
generación, apropiación y utilización del excedente económico.
Estas teorías con sus muchas propuestas han dominado el pensar y actuar de
las economías latinoamericanas; como ejemplos aplicables al caso mexicano
se pueden citar sobresalientemente: la industrialización por sustitución de
importaciones y la maquiladora como plataforma de exportación. Ambas
estrategias aplicadas en el nivel macro no trajeron el tan esperado desarrollo
económico, de hecho, el impacto positivo en la economía mexicana fue menor
en comparación con lo que se esperaba cuando dichas propuestas fueron
adoptadas.
Estas propuestas partían de un sistema económico centralizado en el que las
acciones se caracterizaban por una lógica de arriba-hacia abajo, todo ello en
un esfuerzo por parte de los gobiernos y organizaciones interventoras por
provocar el tan esperado desarrollo. La prueba empírica ha demostrado que el
desarrollo tiene mayor viabilidad cuando se parte bajo un esquema o flujo de
acción cuya lógica vaya “arriba-hacia abajo-desde abajo-hacia arriba”;
involucrando a los actores locales; es decir, cuando los actores locales
protagonizan los proyectos de desarrollo y estos están acordes con su cultura,
costumbres y peculiares circunstancias entonces los proyectos pueden ser
exitosos. Este enfoque es analizado teóricamente bajo la corriente denominada
desarrollo endógeno que a continuación describiremos.
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
25
3. Desarrollo endógeno y las redes locales
Singer (1998:30) aborda la problemática urbana desde un enfoque global en el
que la primera sólo puede ser analizada como parte de un proceso más amplio
de cambio estructural, que afecta tanto a la ciudad como al campo y no se
agota en sus aspectos ecológicos y demográficos. Para este autor, el proceso
de industrialización no consiste solamente en un cambio de técnicas de
producción y en una diversificación mayor de productos, sino también en una
profunda alteración de la división social del trabajo. La aglomeración espacial
de la actividad industrial se debe a la necesidad de utilización de una misma
infraestructura de servicios especializados (energía, agua, comunicaciones,
entre otros) y a las economías exteriores que derivan de la complementariedad
entre los establecimientos industriales (Singer, 1998: 32).
El proceso tecnológico y la concentración del capital son dos procesos que se
alimentan mutuamente. La ubicación de las empresas se adopta casi siempre
en localidades que cuentan con una mayor urbanización. El tipo de vida que
ofrece las grandes ciudades es atractivo para quienes toman la decisión sobre
localización de la empresa porque tendrán que vivir en las inmediaciones de la
misma. Por otra parte, el desarrollo regional interviene en el marco institucional
para hacer que el sistema de precios reoriente las inversiones hacia regiones
nuevas, haciendo menos heterogénea la distribución de las actividades en el
espacio (Singer, 1998: 39).
La creación de desigualdades regionales puede ser vista como el motor
principal de las migraciones internas que acompañan a la industrialización
capitalista. En algunos lugares la economía se especializa en la producción de
una o pocas materias primas, reproduciendo dentro de los países la dicotomía
“desarrollados-subdesarrollados”.
Existen dos tipos de factores de expulsión que llevan a las migraciones:
factores de cambio y de estancamiento (Singer 1998: 40, 41). Los factores de
Tania Elena González Alvarado
26
cambio forman parte del proceso de industrialización, en la medida en que éste
alcanza a la agricultura, trayendo consigo cambios en la técnica y, en
consecuencia, aumentos en la productividad del trabajo. Los factores de
estancamiento resultan de la incapacidad de los productores en economía de
subsistencia para elevar la productividad de la tierra.
“El proceso de cambio tecnológico en los países capitalistas desarrollados difiere
considerablemente de la industrialización capitalista en los países no
desarrollados. En primer lugar, el ritmo de cambio tecnológico y sus efectos
socioeconómicos son mucho más amplios en los últimos en comparación con los
primeros. Mientras en los países desarrollados el cambio se da a medida que
determinadas innovaciones “maduran”, en los países no desarrollados se
implantan ramos de producción enteros y de una sola vez, sometiendo a la
estructura económica a choques mucho más profundos. En segundo lugar,
desde que un país atraviesa el umbral del desarrollo, deja de tener un sector de
subsistencia o éste permanece apenas en forma de bolsones de atraso de
pequeña expresión. La regla general es que, en un país desarrollado, el conjunto
de la población está integrado en la economía de mercado. Obviamente la
situación es la opuesta en los países no desarrollados, en los que buena parte de
la población aún se encuentra en economía de subsistencia” (Singer, 1998: 50).
La ciudad domina políticamente al campo, imponiéndole su autoridad y su ley.
Ciudad y campo constituyen dos modos distintos de organización de la vida
social. La ciudad para poder subsistir tiene que dominar el campo, del cual
extrae un excedente. Así, el desarrollo capitalista tiende a favorecer
marcadamente a la ciudad en perjuicio del campo. (Singer, 1998: 111)
La ciudad es entonces el espacio por excelencia del desarrollo endógeno
porque, como lo indica Vázquez (2005:40), genera externalidades que permiten
la aparición de rendimientos crecientes. La ciudad tiene un sistema productivo
diversificado que potencia la dinámica económica, es un espacio de redes en el
que las relaciones entre actores permiten la difusión del conocimiento y
estimula los procesos de innovación y de aprendizaje de las empresas.
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
27
La industria de la transformación es la actividad urbana por excelencia. La
técnica industrial moderna requiere de equipos muy grandes, cuyo movimiento
exige enorme cantidad de brazos. Para producir mas barato es necesario
producir en masa. Eso hace que no sólo las fábricas sean de grandes
dimensiones sino también que muchas de ellas se agrupen en la misma área.
El comercio es otra actividad que exige la concentración espacial de quienes se
dedican a ella. La ciudad ejerce funciones industriales, comerciales, de
servicios de todo tipo, inclusive religiosos. (Singer, 1998: 161-163)
El estudio de Singer se centra en el desarrollo de las grandes ciudades, en
torno a las cuales, se espera gire el desarrollo de las zonas rurales,
aumentando la dependencia de las zonas atrasadas hacia los grandes
conglomerados. Ejerciendo influencia en las políticas públicas sobre desarrollo
para que las instituciones se apliquen a la puesta en marcha de grandes
proyectos de industrialización e inversión en infraestructura, creyendo que esto
automáticamente generará desarrollo.
Por otra parte, el desarrollo endógeno permite partir de una perspectiva
contraria: las zonas más atrasadas pueden encontrar el camino a un mejor
nivel de vida por medio de un desarrollo que parta de sus propios agentes, no
necesariamente de agentes externos que a mediano plazo puedan revertir la
dependencia en forma negativa para la localidad.
El aprendizaje de las empresas locales sobre los efectos de la globalización
(aumento del paro, cierre de empresas, externalización de la producción, entre
otros), sobre el valor y la atracción de los recursos locales y sobre la
recuperación de los espacios productivos propicia una respuesta de las
empresas locales a los desafíos que acompañan a la globalización (Vázquez,
1999: 19).
Para los estudiosos del desarrollo se ha puesto de manifiesto que es necesario
promover el desarrollo local utilizando lo mejor posible los recursos
Tania Elena González Alvarado
28
económicos, humanos, tecnológicos, culturales y naturales de cada región
(García, et al, 1998: 17).
“La teoría del desarrollo endógeno considera que en los procesos de desarrollo
intervienen los actores económicos, sociales e institucionales, cuya densidad y
carácter innovador va a favorecer los procesos de crecimiento y cambio
estructural.” (Vázquez, 1999: 20)
Esto último debe procurarse bajo un ambiente de descentralización que permita
a las diferentes regiones un mayor margen de actuación. En el caso de México
la descentralización llevada a cabo no ha sido tan profunda como para
presentar la misma oportunidad a todas las regiones de aprovechar los
recursos endógenos para su desarrollo, como se podrá analizar en el capítulo
tres del presente trabajo.
En relación con la descentralización, el Instituto de Estudios Económicos y
Regionales del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas de
la Universidad de Guadalajara desarrolló un proyecto de investigación. La
investigación se centró en las iniciativas locales, tomando en cuenta los
factores que intervienen en su desarrollo y los impactos que pueden tener en la
región donde surgen.
Bajo la idea de que la descentralización es importante para provocar desarrollo
endógeno se realizó un estudio de 29 casos mexicanos. En el estudio se
consideró a la transferencia de funciones a los estados y municipios como un
paso obligado para que México pueda registrar una nueva oleada de
crecimiento económico.
Los casos estudiados mostraron que los cambios institucionales ocurridos en
México en los últimos años, tales como la reestructuración administrativa y la
privatización de empresas paraestatales, han tenido consecuencias directas en
el nivel local que demandan el surgimiento de propuestas alternativas
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
29
aprovechando recursos liberados por dichos cambios y las oportunidades de
acción local abiertos con esta transición (García, et al., 1998: 192).
En ese trabajo de investigación se encontró que las agencias estatales y
federales no habían desarrollado estrategias que permitieran impulsar
iniciativas capaces de generar nuevos conocimientos institucionales y sociales,
y que, estos a su vez, pudiesen adaptarse a otras condiciones y proyectos con
fines distintos. El apoyo, por tanto, ha sido parcial y de corto plazo hacia
iniciativas que no necesariamente tienen como objetivo el fortalecimiento
sectorial o regional. Los gobiernos locales carecen de recursos para la gestión
de iniciativas que puedan cambiar las condiciones locales. En los casos
estudiados fue evidente el desperdicio de recursos institucionales y evidente la
escasa participación de universidades y centros de investigación (García, et al.,
1998: 193).
Un problema que los investigadores consideraron de vital importancia en los
casos estudiados es que las iniciativas locales nacen sin ningún análisis previo
de los mercados y sin los cambios necesarios para aprovechar nuevas
oportunidades. Estas iniciativas se inspiran en conocimientos que tienen los
promotores y generalmente se inscriben en la vocación productiva regional. Por
otra parte, las iniciativas exitosas parecen estar ligadas con la participación de
actores locales, la innovación organizacional, la promoción de una mayor
integración regional, la reinversión local, el conocimiento del mercado y una
efectiva intervención del sector público (García, et al., 1998: 194).
La transición hacia un modelo de desarrollo basado en los recursos endógenos
de una región requiere de un largo proceso de aprendizaje social, es decir, del
cúmulo de experiencias y prácticas de una sociedad que puedan reflejarse en
un cambio en las relaciones entre los individuos y de éstos con las instituciones
públicas y las corporaciones. También se necesita mejorar las condiciones para
crear una actitud emprendedora en los habitantes de la región y la existencia
de instituciones que permitan resolver controversias sobre el crecimiento
Tania Elena González Alvarado
30
económico, como es el impacto social, cultural y ambiental (García, et al., 1998:
18).
Esta transición hacia un modelo de desarrollo aún cuando sea por iniciativa de
agentes locales conducirá a un proceso de transformación cultural. Esta
transformación tendrá un impacto que puede ser positivo o negativo para la
población en general. Aún cuando el impacto sea positivo, éste implicará la
pérdida de aquellos aspectos culturales que en el proceso de dicho desarrollo
no se hayan rescatado, probablemente, por que estos aspectos no se les
consideró importantes para lograr el desarrollo, o bien, estos aspectos fueron
sustituidos o modificados en el camino hacia el desarrollo.
Respecto al impacto cultural que el desarrollo económico implica, un grupo de
investigadores —quienes realizaron un estudio empírico en Yucatán
relacionado con la cultura Maya y los programas de desarrollo impuestos por el
gobierno en dicho Estado— consideraron que el impacto en los aspectos
cultural, social y ambiental fue negativo para la cultura Maya.
“El retroceso de la cultura que se puede considerar tradicional en beneficio de
“nuevas” formas culturales de procedencia exógena, o lo que viene a ser lo
mismo y, de forma genérica, el retroceso de lo “maya” frente a lo “español”. Las
manifestaciones de este proceso también son múltiples: desde la degradación de
la vivienda […] hasta el retroceso del monolingüismo maya en beneficio del
bilingüismo maya-español […], sin tener en cuenta la “norteamericanización”
creciente que aún no se ha estudiado.” (Córdoba, et al, 2000: 241)
Dicho grupo de trabajo concluyó
“[…] cualquier acción en el camino del crecimiento económico deseable, pasa
por la modernización de las estructuras y esta sólo puede realizarse atacando las
condiciones ambientales existentes, tanto en el plano natural como en el social.
La dialéctica entre conservación ambiental y desarrollo que venimos discutiendo
está atrapada por otra dialéctica, si cabe, de mayor envergadura: la que se
establece en el par modernización/tradición. […] La modernización ataca a la
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
31
tradición: éste ha sido uno de los costes históricos del desarrollo.” (Córdoba, et
al, 2000: 242)
El desarrollo entonces puede obtenerse con base en los aspectos cultural,
social y ambiental, los cuales al mismo tiempo se verán modificados durante
dicho proceso. En este sentido coinciden los resultados de dos diferentes
análisis empírico en el marco mexicano con las conclusiones de Vázquez, a
pesar de que el análisis hecho por este último se ha orientado hacia las
economías desarrolladas
“El nacimiento y la consolidación de los sistemas productivos locales se han
producido en áreas que se caracterizan por un sistema sociocultural fuertemente
vinculado al territorio” (Vázquez, 1999: 39).
Por tanto, los aspectos culturales conforman parte importante para lograr el
desarrollo de una localidad, sin importar el grado de desarrollo de la región. Las
estructuras familiares y las tradiciones locales, los valores culturales y los
códigos de la población favorecen la dinámica del modelo aportando recursos
humanos y financieros, facilitando las relaciones laborales y sociales y
favoreciendo los intercambios de bienes y servicios, formales e informales, y la
difusión de la información y el conocimiento por la red de empresas locales
(Vázquez, 1999: 31).
“[...] el desarrollo endógeno puede entenderse como un proceso de crecimiento
económico y cambio estructural, liderado por la comunidad local utilizando el
potencial de desarrollo, que conduce a la mejora en el nivel de vida de la
población [...]” (Vázquez, 1999: 32).
Dentro de esta dinámica, las empresas, las organizaciones y las instituciones
locales forman parte de entornos que tienen la capacidad de conocer, de
aprender y de actuar (Vázquez, 1999: 37). Esto les convierte en una especie de
cerebro de la dinámica de una economía local. Las empresas tienen la
potencialidad de aprendizaje y la capacidad de intervenir en los procesos de
crecimiento y cambio estructural de las economías locales.
Tania Elena González Alvarado
32
“Lo que, en realidad, caracteriza a los procesos de desarrollo endógeno es la
capacidad de la comunidad local de controlar las transformaciones que tienen
lugar en una localidad o región. Cuando ello ocurre, el territorio no es un receptor
pasivo de las estrategias de las grandes empresas y de las organizaciones
externas, sino que al disponer de una estrategia propia, está en condiciones de
incidir en la dinámica económica local” (Vázquez, 1999: 43).
Vázquez afirma que algunos factores que influyen para aumentar la capacidad
de respuesta o de reestructuración productiva son la tasa de innovación
regional, la cualificación de los recursos humanos, la capacidad tecnológica y
emprendedora de las empresas, la flexibilidad de las organizaciones
empresariales e instituciones y la integración de empresas, ciudades y regiones
en redes competitivas e innovadoras.
“[...] cuando se produce la convergencia de las estrategias de las empresas
externas y del territorio, los procesos de desarrollo endógeno adquieren una
dinámica propia” (Vázquez, 1999: 45).
Esto implica que los agentes locales deben pasar de un estado receptor pasivo
a verdaderos agentes activos en pro del desarrollo local y de su vinculación con
el exterior. Lo importante no es la magnitud de los proyectos sino la forma
como se establezcan y promuevan dichos proyectos
“Para conseguir el desarrollo de un territorio la cuestión no reside en realizar
grandes proyectos industriales, sino que se trata de impulsar los proyectos, que
utilizan el potencial de desarrollo y promueven el ajuste progresivo del sistema
económico local, cualquiera que sea la dimensión de las inversiones.” (Vázquez,
1999: 46)
Vázquez (2005) argumenta que el desarrollo empresarial y la formación de
redes locales, el cambio y la adaptación institucional, la difusión de las
innovaciones y del conocimiento y el desarrollo urbano del territorio son los
mecanismos (elementos de la caja negra del desarrollo) que impulsan la
acumulación de capital. Él explica que la interacción de dichos mecanismos
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
33
produce un efecto sinérgico que estimula el crecimiento sostenido de la
productividad y el progreso económico y social.
El autor considera que el desarrollo económico de los países, las regiones y la
ciudad no depende exclusivamente del nivel de ahorro e inversión de cada
economía sino, sobre todo, del buen funcionamiento de las fuerzas del
desarrollo y de los mecanismos para la acumulación de capital y de
conocimiento.
El desarrollo con base en la capacidad de una localidad para atraer inversión
extranjera directa (IED) no siempre propende a ventaja porque este tipo de
inversión ve a la sociedad local como un mercado de consumidores o de mano
de obra, más no de productores. Este tipo de iniciativas puede traer cambios
económicos, pero los cambios no son necesariamente garantía de desarrollo.
García (1998: 63) y el grupo de investigadores, del cual forma parte, proponen
algunos criterios de análisis que permiten discriminar las iniciativas con
potencial de contribuir al desarrollo local mexicano de aquéllas que sólo
ofrecen cambios en la base económica. Los criterios sugeridos por este grupo
de investigadores son:
- La participación relevante de los actores locales bajo una posición de
liderazgo
- La generación de empleo y que dichas iniciativas contribuyan a mejorar
la calificación de la fuerza de trabajo
- Aprovechamiento innovador de los recursos locales. Esto implica el
mejor uso posible de los recursos evitando su deterioro y permitiendo su
recuperación
- Introducción de nuevas formas de organización
- Reinversión de la riqueza generada en la localidad con el propósito de
incrementar el multiplicador del ingreso generado por las actividades que
constituyen la base económica
Tania Elena González Alvarado
34
Con respecto a la introducción de nuevas formas de organización, es probable
que éstas funcionen siempre y cuando se deriven de las formas antiguas en las
que se encontraba la economía local organizada. El simplemente imponer un
modelo de desarrollo porque en otro territorio, bajo otras características,
funcionó no quiere decir que deba aplicarse como molde o receta de cocina en
todos los territorios. Cada localidad debe partir de lo que propiamente es, pasar
por un proceso lento de aprendizaje que le conduzca a una nueva pero muy
singular forma de organizarse, que probablemente sea similar o mantenga
ciertos principios paralelos a los de otras localidades.
En los estudios empíricos relacionados con el desarrollo endógeno se puede
identificar una multiplicidad de modelos con caminos de crecimiento diferentes.
Entre estos, Vázquez (2005:9,10) destaca, cayendo bajo ciertas generalidades,
por lo menos cuatro modelos básicos:
1. Sistemas productivos locales formados por empresas vinculadas entre sí
y cuyas actividades productivas están integradas en la cadena de
producción de la ciudad o región donde se localizan. El sistema
productivo tiene un mercado de trabajo, que funciona siguiendo las
reglas que le son propias, y las innovaciones y el conocimiento surgen y
se difunden con facilidad dentro del distrito.
2. Sistemas productivos locales cuyas empresas realizan actividades que
se vinculan a cadenas de producción de otras ciudades o regiones,
debido a que algunas de las fases importantes de la cadena de
producción se realizan fuera del territorio en el que se localizan las
empresas. En estos casos el sistema productivo pierde su
independencia.
3. Sistemas productivos locales formados alrededor de grandes empresas
que realizan todas las funciones (o las más importantes) en la localidad
en que se localizan, y cuyas actividades están integradas en la cadena
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
35
de producción local. La empresa líder compra a proveedores locales o
externos y vende, sobre todo, a mercados externos.
4. Sistemas productivos locales articulados alrededor de empresas que
forman parte de cadenas de producción externas y carecen de vínculos
productivos locales significativos. El sistema productivo está dominado
por grandes empresas que utilizan el espacio en el que radican como un
enclave que les permite realizar la producción y mantener un sistema de
relaciones económicas y sociales.
Por otra parte, existen áreas rurales con alta capacidad innovadora, que a
través de múltiples sistemas de redes (productivas, comerciales, tecnológicas)
están integradas en la economía internacional; la capacidad emprendedora y la
flexibilidad de sus instituciones les permiten generar gran cantidad de
proyectos empresariales y, por lo tanto, articular procesos de desarrollo que
tienen una dinámica propia (Vázquez, 2005: 8). Si bien es cierto que el enfoque
teórico planteado por Vázquez permite hacer un análisis del desarrollo
endógeno bajo el contexto latinoamericano, no debe perderse de vista que el
autor desarrolla su trabajo en el contexto de los países desarrollados. Las
aglomeraciones en los países en desarrollo, como es el caso de México, se
encuentran en contextos locales caracterizados por la pobreza, exceso de
mano de obra, baja cohesión e integración social y bajo nivel de educación, lo
cual dista muchísimo de un Silicon Valley (California) o de un Montebelluna en
Italia.
Las políticas de desarrollo endógeno se generan bajo estrategias con una
visión territorial, considerando que el desarrollo económico puede surgir de
manera difusa si se usan, eficientemente, los recursos existentes en el
territorio, incluyendo entre ellos los factores de atracción externa. Los
resultados muestran que los procesos de desarrollo no se producen en el
vacío, sino que tienen profundas raíces institucionales y culturales (Vázquez,
2005: 40). Por tanto, para lograr que un proyecto de desarrollo obtenga
Tania Elena González Alvarado
36
mejores resultados dependerá mayormente de los aspectos humanos (cultura,
costumbres, capacidad emprendedora) que de los económicos.
Esto último se ha comprobado en México, país con una gran diversidad
cultural. Cuando las instituciones han querido imponer modelos en las
localidades, estos por lo común han fracasado. A continuación describimos tres
ejemplos de este tipo de fracaso que fueron expuestos por un grupo de
investigadores en el XVIII Congreso Internacional en Administración de
Empresas Agropecuarias, 2004.
En estos tres casos se muestra que un cambio de visión y actitud en los
habitantes del medio rural mexicano es un proceso difícil que requiere de un
periodo de transición y posterior consolidación. No es fácil enfrentarse a los
nuevos competidores cuando a través de muchas décadas los productos que
se generaban en cierta localidad tenían un mercado seguro, en el cual el
Estado desempeñaba un papel primordial.
Un aspecto que se vuelve a señalar como fundamental es considerar las
características propias de cada región del país, el mosaico de culturas, los
niveles de tecnificación, el nivel educativo, la infraestructura existente, así como
el nivel de capitalización. Este aspecto cobra importancia al momento de
aplicar las medidas necesarias para provocar el desarrollo local.
Otro factor fundamental es la organización de los productores, en virtud de que
en muchas regiones de México priva una actitud individualista que limita la
posibilidad de conjuntar esfuerzos para enfrentar con mayor solidez los
problemas que los aquejan. Se requieren recursos correctamente canalizados y
una serie de herramientas y mecanismos que permitan descubrir el potencial
de los habitantes y la riqueza de sus lugares de origen. Esto último exige
plantearse objetivos y metas claros y viables aprovechando las fortalezas del
trabajo en grupo, sin olvidar desde luego los rasgos culturales de cada región
que generan patrones de conducta específicos (Aguilar, 2004).
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
37
En el municipio de Amealco Querétaro se vive una crisis en el sector
agropecuario que ha propiciado importantes flujos migratorios y la búsqueda de
nuevas alternativas para aprovechar los recursos de que disponen. El
municipio de Amealco se localiza en el centro de la República Mexicana, al sur
del Estado de Querétaro, dista 220 km aproximadamente de la Ciudad de
México, con una altitud de 2,620 metros sobre el nivel del mar. Colinda con los
municipios de Humilpan y San Juan del Río del Estado de Querétaro, al sur y
al este con el Estado de México y al oeste con el Estado de Michoacán. Se
encuentra dividido en una cabecera municipal (Amealco de Bonfil) y dos
delegaciones, San Ildefonso Tultepec y Santiago Mexquititlán.
El censo levantado por el INEGI en el año 2000, registra una población total de
54,591 habitantes distribuidos en 145 localidades, de la cuales la cabecera
municipal (Amealco) es la única considerada como urbana, 19 comunidades se
consideran como urbano rural por contar con algunos servicios como luz, agua
entubada y teléfono, las restantes 125 se consideran de carácter rural, es el
municipio de Querétaro que tiene más población indígena de la etnia Otomí.
El porcentaje de analfabetismo del municipio con respecto al estatal es alto, y a
pesar de que ha descendido paulatinamente, aun se puede considerar crítico;
así, para 1970 el porcentaje se ubicaba en un 53%. Este porcentaje fue
disminuyendo y para el año 2000 se ubicó en un 21%. Es importante destacar
que el porcentaje de analfabetismo se eleva en las comunidades rurales y en
algunas de ellas llega hasta el 35%, siendo las mujeres la parte de la población
más afectada.
En lo referente a los programas del gobierno federal, destaca el papel que ha
jugado el Instituto Nacional Indigenista, que durante 30 años ha sido el medio
por el cual se canalizan los apoyos que brinda el Gobierno Federal mexicano.
Apoyos que formalmente están enfocados a proyectos de desarrollo, pero en la
práctica solo han servido como complemento de los ingresos de la población y
se desvanecen en el momento en que se ejercen los recursos.
Tania Elena González Alvarado
38
El apoyo se aplica a través de proyectos de inversión que aglutinan a cierto
número de productores de una misma comunidad. Con los recursos asignados
cada grupo de productores opera y está obligado a pagar esos créditos. Los
pagos se canalizan a un fondo regional cuya finalidad es capitalizar y generar
un fondo de inversión propio para cada dirección regional, el cual también se
utiliza para los gastos de operación.
En más de 30 años de operación, ninguno de los proyectos apoyados ha
sobrevivido, no han sido rentables, los recursos se recuperan muy lentamente y
existe una cartera vencida con el fondo de aproximadamente el 85% de los
productores. Ante esta situación, una de las políticas aplicadas en los últimos
años, ha sido negar créditos a todos aquellos productores con cartera vencida
que se nieguen a pagar, por lo tanto, todo aquel que se interese por un
proyecto específico, tendrá que negociar con el Fondo Regional para
establecer sus respectivos plazos de cumplimiento de pagos atrasados y la
forma y los plazos en que cubrirán los nuevos créditos (Aguilar, 2004).
Los investigadores han podido observar que los productores no son agentes
activos en el proceso de identificación y planteamiento de los distintos
proyectos que concursan anualmente. Esto último genera un nivel de
compromiso muy limitado porque el vínculo más fuerte del productor con el
proyecto es su necesidad de obtener recursos. Una vez que los recursos llegan
a sus manos se utilizan para cubrir otras necesidades, dejando de lado el
proyecto mismo. La agrupación de los productores en un proyecto específico
solo se realiza con la finalidad de cubrir los requisitos. Cuando el proyecto ha
sido aprobado, cada integrante del grupo trabaja de manera individual, por
tanto, existe una incongruencia entre la necesidad de trabajo en grupo para
hacer viables los proyectos y la forma individual como en realidad operan.
De los proyectos operados para 2002-2003, los investigadores seleccionaron
tres de ellos por ser representativos y ubicarse en comunidades de distintas
micro regiones, estos fueron (Aguilar, 2004):
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
39
a) Producción de jitomate en invernadero en la comunidad de El
Tepozán
En esta comunidad se tiene un 23% de analfabetismo, su actividad principal es
la producción de maíz en sistema de riego, cuenta con varios bordos para
almacenamiento de agua, gran parte de su población emigra para
complementar sus ingresos. El proyecto inicial estaba planteado para 15
personas, e inicialmente se pretendía producir alcatraces de colores. El grupo
se formó a partir de que se autorizó el proyecto, con una labor de persuasión
por parte de la Dirección Regional porque los productores desconocían por
completo el proceso productivo. El grupo se formó por mujeres de la
comunidad sin ninguna experiencia para organizarse. La producción de flores
fracaso por distintas causas entre las que destaca la falta de asistencia técnica,
la falta de una estructura organizativa, inexperiencia en la comercialización,
falta de un medio de transporte para sacar el producto. Finalmente se presentó
la deserción y el grupo se redujo a seis mujeres, quienes actualmente producen
jitomate y uno de los principales problemas es que no cuentan con asesoría
para realizar trabajo de grupo organizado.
Tania Elena González Alvarado
40
b) Comercialización de sillar en la comunidad de El Bothé
En esta comunidad el índice de analfabetismo es del 34%, la principal actividad
es la producción de maíz, la explotación de sillar está concentrada en algunos
productores que tienen el capital suficiente para realizar la explotación de las
minas. Algunos de los productores las han comprado a un precio que oscila
entre los 10.000 y 20.000 pesos mexicanos, precio que se fija en función del
color del sillar que se espera obtener y del potencial de explotación esperado.
Los colores de sillar que se manejan son: amarillo, blanco, rosa, naranja y
tabaco, en este mismo orden se presentan los precios de venta, siendo el
amarillo el que más barato se vende (dos pesos por pieza) y el que más caro,
el tabaco (nueve pesos). Es importante destacar que para el mes de agosto de
2003, el precio de la pieza de sillar color amarillo en la Ciudad de México se
cotizaba en 25 pesos mexicanos.
En la explotación de sillar se presenta un gran desperdicio provocado en gran
medida por las herramientas que utilizan para el corte por tamaño en cada
pieza (25 cm. de ancho por 45 cm. de largo y 20 cm. de alto,
aproximadamente).
El primer grupo se constituyó por 15 productores y se presentó un constante
flujo de integrantes en virtud de que los primeros tenían la imagen de que se
les repartiría el dinero de manera individual, varios de ellos ni siquiera estaban
explotando sus minas. El grupo, al final, quedó integrado por 7 personas sin
experiencia de trabajo en grupo. En este último grupo se presentaron varios
casos de malversación de fondos.
Finalmente se logró diseñar e imprimir un folleto para la promoción del
producto, establecer una relación con una casa vendedora de materiales para
construcción que se interesaba por el polvo del sillar como opción más
económica para comercializar.
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
41
c) Producción de setas en la comunidad de Chitejé de Garabato
Esta comunidad tiene un índice de analfabetismo del 44%, su principal
actividad es la producción de maíz, la mayoría bajo sistema de temporal. Existe
un alto índice de alcoholismo y un importante flujo de emigración a las ciudades
de San Juan del Río y Querétaro. El grupo inició con 15 personas, sin
experiencia de trabajo en grupo, la gran mayoría eran mujeres, solo dos de
ellas saben leer y escribir. Originalmente, participaban cuatro hombres que
salieron del grupo por no adaptarse a trabajar con mujeres; y por su
desacuerdo en que no se repartieran todos los ingresos. Dos de ellos
emigraron a otras regiones en busca de trabajo, uno más dejó de asistir porque
no estaba dispuesto a cubrir el crédito.
El grupo final quedó integrado por siete mujeres, quienes producen setas para
surtir a la micro región, con un rendimiento aproximado de 30 kg. diarios. Los
principales problemas que tienen son: el control en el proceso productivo, la
falta de manuales que expliquen los métodos para realizar las principales
labores, la falta de transporte para la venta de la producción, la conservación
del producto (no tienen refrigerador), el control de la cosecha y las ventas, el
control sanitario en la nave de producción, falta un sistema de registro contable,
se ha presentado desperdicio del producto por que solo lo venden en fresco, no
tiene marca ni empaque, de las personas que quedan en el grupo solo una
sabe leer y escribir.
Como se pudo observar en estos tres ejemplos de fracaso, el objetivo no es
llenar una agenda con proyectos de desarrollo impuestos en una comunidad,
esperando que automáticamente el desarrollo se de en una localidad
determinada. El desarrollo lo promueven los actores locales con autoestima,
que valoran su cultura y que toman la iniciativa para agruparse. Por tanto, para
lograr el desarrollo se requiere de cambios en la forma de organizarse y en la
participación de los ciudadanos locales bajo iniciativas también locales.
Tania Elena González Alvarado
42
Las comunidades locales deben partir de lo que son. En el caso citado
anteriormente, los proyectos tendrían mayor viabilidad si partieran de la
identidad Otomí, su cultura, sus costumbres y su forma de organizarse. En la
medida en que los miembros de Amealco, por iniciativa propia, formulen y
promuevan los proyectos estarán dando pasos hacia un fuerte proceso de
aprendizaje, que entonces permitirá cambiar las formas de cooperación y el
surgimiento de nuevas instituciones. Instituciones que desplacen a las
antiguas.
“La cultura posee funciones sociales, que finalmente son más importantes para la
vitalidad y el desarrollo de una comunidad que el contenido propiamente tal de
dicha cultura. Proporciona una estimación de si mismo, es un mecanismo de
selección en relación con las numerosas influencias externas, inspira estrategias
de resistencia bajo la forma de contra poderes, y la cultura es, sobre todo, un
dinamismo que proporciona un sentido.” (Carpio, 2000: 89)
Los actores locales son quienes tienen que organizarse para formar redes que
sirvan de instrumento para estimular el conocimiento y el aprendizaje sobre la
dinámica del sistema productivo local y de las instituciones, y para acordar
iniciativas y ejecutar las acciones que integran la estrategia de desarrollo. Si
esto no ocurre así, difícilmente un proyecto de desarrollo local tendrá éxito a
largo plazo.
Para Vázquez (2005: 51) la noción de red ha servido para analizar y explicar la
dinámica de los sistemas productivos, y por tanto, del desarrollo de los
territorios. Las redes de empresas pueden tomar distintas formas, tales como
redes personales de los empresarios, agrupaciones o clusters de empresas,
distritos industriales o acuerdos de cooperación.
Existe un creciente interés por aumentar la articulación de empresas, sin
embargo, este objetivo aún no es parte de una estrategia de largo plazo para
el desarrollo de las PYME en América Latina. En los casos más exitosos de
vinculación, ésta ha sido concebida como un instrumento para alcanzar
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
43
objetivos de corto plazo, sin que llegue a constituir la base de visiones
estratégicas, las que por otra parte, están ausentes en la mayoría de los
planteamientos de políticas (Stumpo en Dini, 2004: 11).
Conforme a este reciente interés, la Unidad de Desarrollo Industrial y
Tecnológico de la CEPAL ha realizado once estudios de caso sobre
experiencias de articulación productiva en la que las PYME tuvieron un papel
importante. Estos casos corresponden a diferentes tipos de articulación:
parques industriales, redes, cadenas de subcontratación y clusters. El objetivo
del trabajo fue analizar los resultados de nueve casos, con vistas a reflexionar
sobre los elementos que las autoridades deben considerar al definir estrategias
de intervención con esta área (Stumpo en Dini, 2004: 11).
Los aspectos que se tomaron en cuenta para el análisis de los casos fueron los
siguientes (Stumpo en Dini, 2004: 12):
- El hecho de que la concentración geográfica asociada a la
especialización sectorial (cluster) genera economías externas que
pueden ser aprovechadas en forma “pasiva” por las empresas. Esto se
relaciona con la existencia de un mercado de trabajo especializado; una
oferta local de materias primas, maquinaria y servicios especializados; y
el acceso al flujo de conocimientos técnicos y de mercado que en
general produce una industria situada localmente. El análisis con base
en esto último muestra que estas economías externas (pecuniarias o
tecnológicas) son importantes para el crecimiento de la aglomeración
productiva, pero no resultan suficientes para superar los cambios que
experimentan los mercados de productos y factores. Estas
externalidades son ventajas estáticas que no bastan cuando las
empresas de la aglomeración tienen que enfrentarse con situaciones de
cambio que inciden negativamente en su capacidad de competir tanto en
el mercado interno como en el internacional.
Tania Elena González Alvarado
44
- Un segundo aspecto es la red de relaciones de colaboración entre los
actores de la aglomeración. Este se manifiesta en el análisis de
aglomeraciones productivas exitosas que han sabido reaccionar frente a
cambios de los mercados de productos y factores. Las relaciones se
establecen a través de acciones conjuntas buscadas en forma
intencional. Esta es una diferencia muy importante con respecto a las
externalidades mencionadas en el aspecto anterior, en el sentido de que
estas son involuntarias, es decir, no son buscadas en forma intencional
por las empresas, mientras que las acciones conjuntas implican
decisiones que llevan a diferentes formas de colaboración entre las
empresas y entre éstas y las instituciones públicas y privadas.
- Las acciones colectivas de acuerdo con Schmitz y Nadvi (1999) son de
dos tipos: cooperación entre empresas individuales y grupos de
empresas que se unen para constituir asociaciones empresariales.
También distinguen entre cooperación vertical (proveedores y clientes) y
cooperación horizontal (competidores). Una vez que los dos elementos,
externalidades y acción conjunta, están presentes en el tejido productivo
se puede hablar de eficiencia colectiva. Por tanto, eficiencia colectiva se
refiere al hecho de que el éxito de las experiencias analizadas no puede
ser explicado si se considera a las empresas en forma aislada, y las
externalidades no son una explicación suficiente, en el sentido de que la
acción conjunta perseguida de manera intencional es un componente
que es preciso tomar en cuenta.
El análisis hecho por la Unidad de Desarrollo Industrial y Tecnológico de la
CEPAL respecto a los casos latinoamericanos arroja tres aspectos importantes:
1. La acción conjunta está mucho menos presente que las externalidades
estáticas. Esto se debe a que las acciones conjuntas no se generan en
forma automática, se necesita un nivel de confianza entre los
productores.
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
45
2. La cooperación horizontal es bastante menos frecuente que la
cooperación vertical. La cooperación horizontal permite incrementar el
nivel de eficiencia a través de la utilización compartida de equipamiento
y compra conjunta de factores productivos; además, mediante el uso
compartido del equipamiento se puede hacer frente a una demanda de
mayor magnitud. Sin embargo, la cooperación horizontal exige un alto
nivel de confianza entre los actores, por eso es más difícil de poner en
marcha. Existe en el grupo de estudio un caso en el que se dio la
cooperación horizontal a través de un proceso de aprendizaje largo y
complejo en el que un instrumento público jugó un papel importante para
lograrlo.
3. La cooperación con instituciones ha sido importante en el caso de las
aglomeraciones productivas exitosas. El fructífero apoyo de estas
instituciones se concentró en mejoras en la calidad, formación de
recursos humanos especializados, difusión técnica de gestión y
tecnologías, acciones de comercialización y búsqueda de nuevos
mercados, canalización y facilitación del acceso a instrumentos
nacionales de fomento.
Las conclusiones que arroja dicho análisis es que las experiencias de simple
concentración geográfica de empresas pueden evolucionar hacia formas
sistemáticas más complejas y exitosas pero esta evolución es un proceso
complejo, de ningún modo natural y automático. Los sistemas de empresas
estudiados son realidades que se encuentran en un proceso continuo de
transformación, tanto en lo que se refiere a las relaciones internas de la
aglomeración como las dirigidas hacia otros mercados o aglomeraciones; en
este sentido, la capacidad de adaptación e innovación frente a nuevos
escenarios es fundamental para la supervivencia y consolidación de las
experiencias. Esto significa que los sistemas necesitan tener una capacidad de
diagnóstico y de proyección estratégica que vaya más allá del ámbito interno
de cada empresa para poder afianzar sus posiciones competitivas (Stumpo en
Dini, 2004: 26).
Tania Elena González Alvarado
46
Otra conclusión es que el papel de las instituciones públicas locales puede
tener una función articuladora y pro positiva, apoyando al sistema mediante
recursos técnicos y financieros. Las intervenciones públicas son importantes
pero es indispensable que en la aglomeración existan ventajas estáticas de
algún tipo y que la intervención sea construida y proyectada desde abajo, es
decir, desde los actores locales. (Stumpo en Dini, 2004: 27)
Por otra parte, Vázquez (1999: 47) declara lo siguiente respecto a una
limitación del desarrollo endógeno
“Algunos autores como Amin y Robins (1990) y Harrison (1994) argumentan que
el modelo de desarrollo endógeno no tiene la capacidad para responder a los
cambios sociales e institucionales del mercado. En un mundo cuyo modo de
desarrollo tiende a globalizarse y en el que existen grandes fuerzas que tienden
a la concentración e integración, los sistemas productivos locales tendrían, por
tanto, un futuro limitado” (Vázquez, 1999:47).
Por otra parte, y conforme a esta última cita, el presente trabajo pretende
resaltar que el vincular el desarrollo endógeno con las redes de cooperación
empresarial internacionales es una respuesta para que los sistemas
productivos locales cuenten con un futuro que no necesariamente esté limitado
por la globalización y la integración. En otras palabras, las redes locales
insertas en una red de cooperación empresarial internacional permiten que el
desarrollo endógeno se prolongue. Esta prolongación se basa en la idea de
que las redes locales, al formar parte de una red internacional, cuentan con
mayor retroalimentación (aprendizaje) y flexibilidad para reestructurar la
organización local conforme a los cambios globales.
Al mismo tiempo, estas redes de cooperación empresarial internacionales
pueden facilitar a los territorios encontrar un modo de desarrollo más apropiado
a sus circunstancias, respetando relativamente su cultura y sus costumbres.
Esto abre nuevas posibilidades para aquellos productores cuyo producto
ofrecido en el mercado local es menos atractivo o existe una sobreoferta. La
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
47
posibilidad principal radica en encontrar un nuevo nicho de mercado en el
extranjero, es decir, el producto pudiera ser colocado en otra región del mundo
en la que sea considerado novedoso o exótico. El buscar nuevos mercados
articulándose a la red de cooperación empresarial internacional abre la
posibilidad de dar continuidad a procesos de desarrollo locales que bajo otras
circunstancias difícilmente serían viables.
La teoría del desarrollo endógeno señala que lo significativo no es la dimensión
de las empresas sino la existencia de un sistema de empresas, con fuertes
relaciones e intercambio entre ellas. Esto último puede ser aplicable, no sólo a
las redes locales, sino también a las redes de cooperación empresarial
internacionales. Estas últimas, como se verá en el último capítulo del trabajo
han permitido que empresas de menor dimensión penetren en mercados
extranjeros; situación que bajo otras circunstancias habría sido prácticamente
imposible por los costes que fuera de la red de cooperación empresarial
internacional esto representa.
Tania Elena González Alvarado
48
Resumen del capítulo
El sistema capitalista mantiene la lógica de acumular capitales para seguir
acumulándolos, lógica cuya tendencia es convertir al ser humano en un medio,
más no en el fin de dicho sistema. Esto último ocurre ante la mercantilización
de todas las cosas, siendo entonces el hombre más que la fuerza de trabajo,
un ente consumidor, cuya forma de vida permite dar continuidad a la
acumulación de capitales. Existe una constante reestructuración geográfica del
sistema mundial en la que ciertos productos han dejado de ser del centro para
convertirse en productos periféricos.
Esto ha traído una creciente polarización económica en donde la desigualdad y
pobreza extrema son características preponderantes en el capitalismo actual.
Con el aumento de la desigualdad, han surgido diferentes teorías que
pretenden explicarla y proponer vías alternativas para hacerle frente. Entre
estas teorías surge el enfoque del desarrollo endógeno, cuyo planteamiento es
que los procesos de desarrollo endógeno se basan en la capacidad de la
comunidad local para controlar las transformaciones que tienen lugar en una
localidad o región. El territorio no es un receptor pasivo de las estrategias de
las grandes empresas y de las organizaciones externas, sino que al disponer
de una estrategia propia, está en condiciones de incidir en la dinámica
económica local.
La ciudad es el espacio por excelencia del desarrollo endógeno. La ciudad para
poder subsistir tiene que dominar el campo. El desarrollo capitalista tiende a
favorecer a la ciudad en perjuicio del campo.
Con respecto a la pérdida de aspectos culturales, creemos que es un coste del
desarrollo que vale la pena pagar siempre y cuando la transformación cultural
sea paralela con un aumento en el nivel de vida de la población en general.
Siempre que dicha transformación sea gradual, por iniciativa local y que
permita conservar aquellos factores culturales que impulsan el desarrollo para
beneficio del grupo en cuestión.
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
49
Los análisis empíricos expuestos en este capítulo que han realizado tanto la
CEPAL, como tres grupos de investigadores, muestran que el desarrollo
endógeno toma distintos modos, conforme este último surge y toma fuerza en
localidades bajo contextos muy diversos. Resultando esencial que los actores
locales estén involucrados en dicho desarrollo, siendo las instituciones las que
dirijan e incentiven la formación de redes locales, cuya articulación permita
beneficios a largo plazo.
En este aspecto entran las aportaciones de Vázquez, cuyo enfoque basado en
redes permite analizar los factores involucrados en la caja negra del desarrollo.
Si bien es cierto que la mayor parte de sus análisis se basan en casos de éxito
contextualizados en economías desarrolladas, el autor plantea principios
importantes sobre el desarrollo endógeno que son aplicables a los casos
analizados en los países en desarrollo, en el caso de nuestro proyecto: casos
mexicanos.
Además, las cuestiones que este autor plantea permiten formar una base sobre
la cual partir para realizar dicho análisis. La aportación más importante radica
en desviar la atención de los acontecimientos macroeconómicos y de los
índices agregados tales como PIB, tasa de paro, distribución de la renta, entre
otros, para enfatizar el aspecto humano y la vinculación entre las empresas
locales con actores externos. Esto último permite realizar análisis centrados en
casos particulares y plantear alternativas de desarrollo coherentes con las
circunstancias locales.
Adicional a esto, y como eje vector del presente trabajo, creemos que el
desarrollo endógeno en las pequeñas comunidades rurales mexicanas
respaldado en casos con éxito puede prolongarse, aumentando la capacidad
de las empresas locales para adaptarse al proceso de globalización, en la
medida que estas empresas se inserten a redes de cooperación empresarial
internacionales. Así, una red local puede formar parte de una internacional,
cuando uno de sus elementos (empresa) aprende la lógica de la red de
Tania Elena González Alvarado
50
cooperación empresarial internacional y establece vínculos de cooperación con
empresas extranjeras, permitiendo con ello prolongar los proyectos de
desarrollo local.
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
51
II) Los procesos de globalización e integración regional
Para muchos la globalización se convierte en algo mítico, principalmente para
aquellos cuyos antecedentes y sistema de vida les permiten orientar sus planes
de acción sólo a los acontecimientos locales. Como resultado de esto no logran
comprender claramente cómo un fenómeno económico internacional o un
problema financiero ocurrido a miles de kilómetros puede afectarles en su
pequeña comunidad.
Por otra parte, los discursos políticos suelen contribuir a la mitificación de este
proceso económico. Los líderes políticos suelen justificar sus errores desviando
la atención hacia la globalización, responsabilizando de los problemas de
pobreza absoluta y desigualdad económica a este proceso (Krugman, 1997:
172).
Otros líderes se respaldan en la globalización para actuar libremente en el nivel
mundial, promoviendo a la globalización como una forma de desarrollo, una
forma en que los países pobres pueden iniciar el camino hacia el progreso
económico; sin embargo, existe quien ha tomado una posición contraria,
señalando que esta idea demuestra ser en la práctica pura ideología, una
máscara que cubre una agenda completamente diferente: la dominación
económica mundial (Petras y Veltmeyer, 2004: 9).
En la economía internacional, el término global lo usaron inicialmente las
escuelas de negocios de algunas universidades de gran prestigio como
Harvard, Stanford y Columbia, y lo popularizaron algunos autores egresados de
éstas como Michael Porter y Kenichi Ohmae. El sentido que originalmente
implicaba el término fue que las nuevas tecnologías, sumadas a la
liberalización y la desregulación, habían creado las condiciones para que se
pudiera hacer negocios en cualquier parte del mundo, para lo cual las
empresas tenían que reorganizarse y formar nuevas estrategias internacionales
(Guerra-Borges, 2002: 16). Con anterioridad George Modelsky (1972) había
Tania Elena González Alvarado
52
usado el término “globalización” para referirse a la expansión europea
orientada a dominar otras comunidades e integrarlas en un sistema global.
La globalización, en ocasiones, se presenta falsamente como un signo de
advenimiento de un “nuevo orden mundial” en el que dominarán las fuerzas de
la libertad, la democracia y la libre empresa. Sampedro (2003: 122) en su
ensayo El mercado y la globalización nos explica que la libertad que la
globalización promueve no existe como tal. Es una supuesta libertad que se
relaciona estrechamente con el poder de compra que no todos los individuos
disfrutan.
Este autor lo ejemplifica con el caso de un mendigo que por mucha hambre que
tenga carece de la libertad para entrar a una tienda y consumir lo que necesita
para sobrevivir. El mendigo no puede cubrir una necesidad básica a no ser que
obtenga el dinero necesario para realizar una compra. Con respecto a la
democracia, Sampedro señala que sólo existe la voz y el voto de aquel que es
económicamente más fuerte para ejercer influencia en las decisiones políticas.
En cuanto a la libre empresa, considera una aberración el delegar a los
empresarios la responsabilidad que los gobiernos tienen con relación al
bienestar de la población. Esto último lo refuerza con una frase “lo que es
bueno para Missiles corp. ltd. es bueno para Afganistán”.
El problema planteado en este trabajo de investigación se relaciona con el
proceso histórico-económico de globalización, con la inserción de las PYME en
dicho proceso. Además, la globalización económica es lo suficientemente
compleja como para confundirla con otro proceso del que la economía
mexicana también forma parte, la regionalización económica. Estos dos
procesos son contrapuestos pero no necesariamente antagónicos, los cuales
coexisten en el sistema capitalista (Guerra-Borges, 2002: 188).
En este segundo capítulo se sintetizan los análisis hechos sobre ambos
procesos por algunos economistas. En la primera parte del capítulo se
describen las definiciones de la globalización económica que algunos
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
53
entendidos en la materia han propuesto y, en la segunda parte, aclararemos
qué es la regionalización desde el punto de vista económico.
Con respecto al planteamiento del problema en este trabajo de investigación,
existen empresarios que se han concentrado sólo en el mercado local. Sin
embargo, la entrada de competidores extranjeros les exige que tengan una
perspectiva más amplia sobre su propio mercado.
El reconocimiento que tenga el empresario de los cambios en su mercado es
importante, no sólo para la supervivencia de su empresa sino también, para el
desarrollo y crecimiento de la misma. Además, ¿cómo podemos sacar
provecho de algo que poco conocemos? la globalización económica presenta
no sólo nuevos retos para el empresario sino también nuevas oportunidades
que van a ser aprovechadas en la medida en que se les identifique. El
empresario tiene que comprender cuál es su papel dentro de los procesos de
globalización y regionalización económicos, independientemente de si continúa
dirigiéndose al mercado local o si decide vincularse al mercado exterior, porque
ambos procesos ejercen influencia en el mercado.
Para ubicar a las empresas mexicanas en los procesos de globalización y
regionalización económicos, debemos aclarar qué significan dichos términos y
la forma como posiblemente estén afectando tanto en el nivel macroeconómico
como en el microeconómico. Para lograrlo, analizaremos algunas definiciones
sobre ambos procesos presentadas por economistas entendidos en la materia.
1. La globalización económica. Su definición
Para Martín Redrado (2000: XI) la palabra globalización se relaciona
estrechamente con dos términos: crisis financieras y cambios impulsados por
los avances tecnológicos. Es un proceso en el que las finanzas son la fuerza de
la economía que regula la distribución de nuestros recursos y define la calidad
de vida de los habitantes del planeta. El delegar a las fuerzas financieras la
responsabilidad que corresponde a los gobiernos conduce a que en el nivel
internacional surjan crisis financieras que provocan mayor pobreza y
Tania Elena González Alvarado
54
desigualdad. El autor no considera que sea un proceso nuevo por ser en escala
mundial, lo novedoso es la intensidad y la velocidad con que se manifiesta.
Efectivamente, en algunos aspectos como en telecomunicaciones y finanzas la
globalización ha llegado a ser un proceso veloz, de cambios constantes. En
otros aspectos, como en el comercial o en la movilidad de la población, se ha
visto frenada por las barreras impuestas en diversos países, como se analizará
más adelante. De la definición anterior podemos extraer la idea de que la
globalización va acompañada de crisis constantes, particularmente en el sector
financiero como las ocurridas en la última década. Además, la globalización es
un proceso de cambio constante que influye en la población en general.
George Soros (2002: 7) define a la globalización como el libre movimiento de
capitales y el aumento del dominio por parte de los mercados financieros y las
corporaciones multinacionales en las economías nacionales. También usa el
término economía global,
“[...] la cual no sólo se caracteriza por el libre comercio de bienes y servicios, sino
más aún por la libre circulación de capitales. Los tipos de interés, los tipos de
cambio y las cotizaciones de las acciones en diversos países están
estrechamente interrelacionados, y los mercados financieros globales ejercen
una tremenda influencia sobre la situación económica [...]”. (Soros, 1999: 21)
Con esta definición se puede ver que la globalización tiene un aspecto
importante que va a complementar al sistema financiero: el comercio
internacional. Este último implica el intercambio de bienes y servicios entre
agentes de distintos países o regiones, cuyo centro de discusión es la
Organización Mundial de Comercio (OMC).
La OMC es el espacio en el que las grandes potencias debaten sus intereses
comerciales ante el débil peso político y económico de los países en desarrollo.
Las negociaciones finalmente dejan a los segundos en desventaja comercial
frente a los primeros. Entre las medidas adoptadas en el comercio internacional
que han dejado en desventaja a los países en desarrollo se encuentran: los
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
55
derechos de propiedad intelectual, el dumping social y la protección al medio
ambiente.
El investigador Víctor López Villafañe (1997:13) define a la globalización
económica como
“[...] el proceso de interrelación compleja entre diversos mercados, generalmente
por conducto de agentes privados y cuyo objetivo primordial consiste en
ensanchar su escala de ganancias por la venta de productos y servicios o el
establecimiento directo de filiales con el fin de reducir costes o el de competir en
mercados protegidos [...]”
La globalización, conforme a esta definición se caracteriza por una relación de
competencia muy dinámica entre las regiones más desarrolladas en las áreas
de comercio, finanzas, inversiones, entre otras, y por relaciones generalmente
asimétricas con los países de las regiones más subdesarrolladas.
El papel de los agentes privados (empresas con proyección internacional) ha
sido inminente porque estos agentes tienen cierta libertad para decidir en qué
país vender, en dónde producir, en dónde pagar los impuestos y en q
mercado o proyecto de inversión colocar sus capitales, todo ello a una escala
internacional cuyos límites en el espacio o en el tiempo son mínimos en
comparación con el margen de actuación de las empresas de menor
dimensión, que en su mayoría planean y actúan localmente.
Oswaldo de Rivero (2001: 17) considera que la globalización es un proceso
apoyado en la utopía de que es semejante a la ley de gravitación universal de
la cual nadie puede escapar. En realidad, el proceso actual de globalización se
relaciona con un espacio económico que no es tan libre como se predica
porque no se permite la libre circulación de los seres humanos, ni de la
transferencia tecnológica. Estos dos últimos, personas y tecnología, están
regulados por severas leyes de migración y de protección a la propiedad
intelectual.
Tania Elena González Alvarado
56
Para de Rivero, la globalización se caracteriza por la especulación.
Especulación que ha convertido al sistema financiero en un casino global
desconectado prácticamente de la producción y del empleo. Compartimos con
este autor la idea de que es un error comparar el proceso de globalización con
una ley física. La razón es que dicha analogía contribuye a mitificar el proceso
de globalización, a delegar a las fuerzas del mercado la responsabilidad de
resolver los problemas de orden social y a justificar de forma simplista los
errores políticos que los líderes cometen por sus malas decisiones.
Por otra parte, si bien es cierto que la definición propuesta por Oswaldo de
Rivero parece negativa y radical por calificar al sistema financiero global como
un “casino” de la globalización, o al acusar la enorme restricción que existe
contra las corrientes migratorias internacionales, también es cierto que el autor
está señalando complejas realidades que acompañan a este proceso.
Un ejemplo es, en el caso de México como de muchos países, el divorcio
existente entre el sistema productivo y el financiero. La mayor parte del capital
que llega a nuestro país es con el fin exclusivamente especulativo, que ante la
menor señal de alarma o de desconfianza por parte de los inversores sale con
mayor rapidez que con la que entró, dejando a la nación con problemas
financieros que deben ser pagados por la ciudadanía en general. La población
entonces es quien debe afrontar la responsabilidad de las “fallas de mercado”
con mayores impuestos, devaluación, salarios bajos y desempleo, entre otras
consecuencias.
Una definición más es la del economista Paul Krugman, quien considera que la
globalización implica la
“[...] transferencia de tecnología y de capital de los países con salarios altos a
los países con salarios bajos, y el crecimiento resultante de las exportaciones
intensivas en trabajo al Tercer Mundo [...]” (1999: 29).
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
57
Este autor señala que la globalización económica se encuentra caracterizada
por un internacionalismo moderno en el que el comercio internacional no es tan
global. Él denomina “internacionalismo moderno” a las pretensiones de
“modernidad”, de estar “a la última” en materia económica, de una serie de
influyentes economistas de la actualidad. Este internacionalismo ha estado
obsesionado con la lucha competitiva entre los grandes poderes industriales
dejando en segundo término el importante cambio tecnológico (Krugman, 1997:
8-11).
En la definición de Krugman se señala un elemento más, la industrialización
mediante el establecimiento de maquiladoras en los países en desarrollo. Esta
industrialización está complementada con la apertura comercial y ajustes
constantes en su estructura económica, en la mayoría de los casos
supervisados por el Fondo Monetario Internacional (FMI).
El FMI ha sido acusado en cientos de ocasiones por imponer restricciones a los
países en desarrollo a cambio de fondos que les permiten hacer frente a sus
problemas de desarrollo. La acusación es que estas restricciones obstaculizan
el desarrollo de los países, provocan más problemas de los que pueden
solucionar y sólo sirven como incentivo para atraer el capital extranjero. Este
último ingresa al país receptor, en la mayoría de las ocasiones, para sacar
provecho a corto plazo en el mercado financiero (especulación) y pocas veces
es invertido en proyectos orientados al sector productivo que impacten
positivamente al país.
El economista Stiglitz (2002) hace una crítica detallada sobre algunas
negociaciones que el Fondo Monetario Internacional ha hecho con países en
desarrollo, llamados por diversos economistas países del “tercer mundo”. Otro
economista que hace la misma crítica pero agregando con mayor detalle el
elemento corrupción es William Easterly (2003), quien en su obra señala que
en el nivel mundial se han creado círculos viciosos que no permiten que los
beneficios de la globalización aumenten para la mayoría de la población y sí
han aumentado el impacto negativo de este proceso sobre los más débiles.
Tania Elena González Alvarado
58
Esta misma línea de pensamiento ha sido mantenida por Guillermo de la
Dehesa (2003), quien hace un breve análisis de la economía mundial para
mostrar que la globalización en sí misma no es el origen de los problemas
actuales, más bien, es la forma en que se ha promovido. Con respecto a la
manera como se ha promovido la globalización y la forma como las
instituciones internacionales la han complementado es presentada por Stiglitz
(2003) en una segunda obra. El autor nos deja clara la manera en que el sector
telecomunicaciones y el mercado financiero se aliaron de tal forma que en un
período muy corto se han convertido en sistemas realmente globales.
También Samir Amin (1997: 48) nos habla de una globalización del sistema
capitalista, en el que la globalización no se ha limitado al comercio, afecta en
diferentes grados a los sistemas productivos, a la tecnología, a los mercados
financieros y a muchos otros aspectos de la vida social. Un proceso simultáneo
al que alude el autor es la integración de los países del Tercer Mundo, quienes
se han embarcado en la industrialización erosionando la eficiencia de la
administración económica por parte de los Estados nacionales, aunque no
elimina su existencia, es decir, la lógica de intereses del capital dominante
exige se dé prioridad a la administración económica globalizada, a expensas
de las funciones del Estado.
Para Samir Amin (1997) una característica peculiar de la globalización es la
disminución del poder por parte del Estado porque el capital es el que toma el
poder. En esta situación, las instituciones públicas mantienen un escenario
nacional atractivo a los capitales aún a costa del bienestar de sus ciudadanos.
Guillermo de la Dehesa, usa el término de globalización para referirse a
“[...] un proceso dinámico de creciente libertad e integración mundial de los
mercados de bienes, servicios y capitales, dejando como realmente nacional la
mano de obra [...]”. (2000: 17)
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
59
De la Dehesa nos habla entonces de una globalización liderada por las
empresas transnacionales, donde la pobreza se ha quedado en el nivel local,
es decir, aquel que queda desempleado no puede desplazarse con la misma
facilidad que los capitales hacia otra zona del planeta en donde pueda
encontrar mejores oportunidades.
Esta observación es compartida por Ulrich Beck (1998a:16) para quien la
globalización es politización porque
“[...] permite a los empresarios, y sus asociados, reconquistar y volver a disponer
del poder negociador política y socialmente domesticado del capitalismo
democráticamente organizado. La globalización posibilita eso que sin duda
estuvo siempre presente en el capitalismo, pero que se mantuvo en estado
larvado durante la fase de su domesticación por la sociedad democrática: que los
empresarios, sobretodo los que se mueven a nivel planetario, puedan
desempeñar un papel clave en la configuración no sólo de la economía, sino
también de la sociedad en su conjunto, aun cuando «sólo» fuera por el poder que
tienen para privar a la sociedad de sus recursos materiales (capital, impuestos y
puestos de trabajo)”.
Un sistema en el que los empresarios al frente de las transnacionales han
encontrado una nueva fórmula para hacer riqueza. Sistema que para este autor
(Beck, 1998a: 20) no es otra cosa que “capitalismo sin trabajo más capitalismo
sin impuestos”.
Ulrich Beck (1998a: 16) señala que todo el que fomenta crecimiento económico
acaba generando desempleo. Todo el que rebaja drásticamente los impuestos
para que aumenten las posibilidades de beneficios genera posiblemente
también desempleo. Las paradojas políticas y sociales de una economía
transnacional son evidentes, economía que con la eliminación de las trabas a la
inversión debe ser mimada y premiada para que destruya cada vez más el
trabajo y de este modo se incrementen cada vez más la producción y los
beneficios para los grandes capitales. Se ha producido una especie de toma de
Tania Elena González Alvarado
60
los centros materiales vitales de las sociedades modernas, mediante el
desenvolvimiento simple y normal de la vida cotidiana. Las transnacionales
pueden exportar puestos de trabajo; en segundo lugar, están en condiciones de
desmenuzar los productos y las prestaciones de servicios, así como de repartir
el trabajo por todo el mundo; tercero, están en condiciones de servirse de los
estados nacionales para conseguir pactos globales con vistas a unas
condiciones impositivas más suaves y una infraestructura más favorable, al
mismo tiempo que se puede castigar al estado cuando se muestre carero o
poco amigo; por último, pueden distinguir y elegir automáticamente en medio
de las fragosidades de la producción global entre el lugar de inversión, el lugar
de producción, el lugar de declaración fiscal y el lugar de residencia.
Mientras que las transnacionales pueden eludir al fisco del estado nacional, las
PYME que generan gran parte de los puestos de trabajo se ven atosigadas y
asfixiadas por las infinitas trabas y gravámenes de la burocracia fiscal,
convirtiéndose en los perdedores de la globalización (Beck, 1998a:22). Todo
esto ocurre mientras que las grandes empresas se subvencionan optimizando
la creación de infraestructuras, minimizando los impuestos, externalizando los
costes del desempleo y recibiendo subvenciones (Beck, 1998a: 23). Este autor
llega al diagnóstico de que el capitalismo se queda sin trabajo y produce
desempleo, siendo los neoliberales los liquidadores de Occidente, aun cuando
se presenten como sus reformadores.
Para ello define tres términos diferentes: globalidad, globalización y globalismo.
Globalismo es la concepción de que el mercado mundial desaloja o sustituye al
quehacer político; es decir, la ideología del dominio del mercado mundial o la
ideología del liberalismo. El globalismo pretende ver al gobierno como una
empresa, siendo un imperialismo económico bajo el cual las empresas exigen
las condiciones básicas con las que optimizar sus objetivos.
Globalidad significa lo siguiente: hace ya bastante tiempo que vivimos en una
sociedad globalizada; donde la sociedad mundial es comprendida como una
pluralidad sin unidad. Por último globalización significa los procesos en virtud
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
61
de los cuales los Estados nacionales soberanos se entremezclan e imbrican
mediante actores transnacionales y sus respectivas probabilidades de poder,
orientaciones, identidades y entramados varios.
Para Ulrich Beck (1998a: 81) la globalización significa la transformación del
Estado nacional en un Estado transnacional. Es un proceso que fragmenta: no
sólo socava la soberanía del Estado en materia de información y fiscalidad,
sino también puede dar al traste con la existencia misma de comunidades
locales.
La globalización por tanto significa
“La intensificación de los espacios, sucesos, problemas, conflictos y biografías
transnacionales; pero este movimiento —pese a los ecos que concita la palabra
«global»— no debe entenderse ni de manera rectilínea ni en el sentido de «total»
y «omnicomprensivo»; antes bien, este movimiento debe entenderse sólo de
manera contingente y dialéctica; es decir, de manera glocal. Esto quedará más
claro si explicamos el concepto de «diferencia exclusiva» —contraposición
incluyente— como principio de la biografía, la identidad y de organización;
consecuentemente, conviene preguntar e investigar el grado de la densidad y la
medida de la globalización/localización en sus diferentes dimensiones. Las
formas aparentes de la glocalización pueden y deben también investigarse en
última instancia de manera empírica”. (Beck, 1998a: 127)
Ulrich Beck apoya la idea respecto a la existencia de una riqueza globalizada
pero una pobreza localizada, donde la globalización y la localización no sólo
son dos momentos o caras de la misma moneda; son al mismo tiempo fuerzas
impulsoras y formas de expresión de una nueva polarización y estratificación
de la población mundial en ricos globalizados y pobres localizados. En donde la
glocalización es un nuevo reparto de privilegios y ausencia de derechos,
riqueza y pobreza, posibilidades de triunfo y falta de perspectivas, poder e
impotencia, libertad y falta de libertad, siendo así un proceso de una nueva
estratificación en el nivel mundial. Los viejos ricos necesitaban de los pobres
Tania Elena González Alvarado
62
para hacerse ricos y mantenerse como ricos, pero ahora ya no los necesitan
(Beck, 1998a: 89).
Lo nuevo de la era global es que se ha perdido el nexo entre pobreza y riqueza,
y esto es según Bauman (en Beck, 1998b: 323-331) la causa de la
globalización que divide a la población mundial en ricos globalizados —que
dominan el espacio y no tienen tiempo— y pobres localizados —que están
pegados al espacio y tienen que matar su tiempo, con el que no tienen nada
que hacer—, sin existir unidad, ni dependencia entre ambos, conduciendo a
una mayor polarización.
Beck (1998a: 92) critica a Bauman porque este último no da respuesta al cómo
se rompen los lazos entre pobres y ricos, y porque no define claramente lo que
ocurre con el estado-nación. Beck (1998a:93) resalta que el capitalismo
destruye el trabajo y hace referencia a tres mitos en relación a este punto: 1)
todo es más complicado (el mito de la impenetrabilidad); 2) el gran auge de la
sociedad de los servicios va a salvar la sociedad del trabajo (el mito de las
prestaciones de los servicios); 3) sólo tenemos que reducir a su mínima
expresión los costes laborales para que se esfume el problema del desempleo
(el mito de los costes).
En cuanto al primer mito, se alude a la sobre valoración de los puestos que
existía en los países desarrollados; sin embargo, no niega que cada vez son
menos las oportunidades de empleo que ofrece el capitalismo actual. Respecto
al segundo mito, especifica que aunque surjan nuevos puestos de trabajo
existe el factor automatización y el desplazamiento de éstos a otros lugares;
finalmente, señala como error clave el mito de los costes: mientras crecen los
márgenes de beneficio de los empresarios que actúan en el nivel global, éstos
están privando a los estados desarrollados de puestos de trabajo y
contribuciones fiscales, a la vez que cargan sobre las espaldas de los demás
los costes del desempleo y de la civilización avanzada.
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
63
Para Immanuel Wallerstein (2003a: 4, 6, 24) el capitalismo es, por su propia
lógica interna, necesariamente global. El desarrollo histórico del capitalismo ha
implicado una tendencia a la mercantilización de todas las cosas, cuya
economía ha estado gobernada por el intento racional de maximizar la
acumulación. La práctica monopolista y la motivación competitiva han sido
realidades paralelas del capitalismo histórico.
El capitalismo histórico trae como resultado un ciclo alternante de expansiones
y estancamientos del sistema en su conjunto. Por otra parte, la degradación de
determinados procesos en la escala jerárquica lleva a una reubicación
geográfica parcial, lo que se convierte empíricamente en una constante
reestructuración geográfica del sistema mundial capitalista. Esta
reestructuración conlleva a que ciertos productos pasen por un determinado
ciclo en el que pasan de ser productos del centro a ser productos periféricos,
tal es el caso de la industria automotriz, el acero y la electrónica. Para llamar
desarrollo a estos reajustes tendríamos primero que demostrar que ha habido
una reducción de la polarización global del sistema. Empíricamente parece que
esto no ha sido así, más bien, la polarización ha ido en aumento. (Wallerstein,
2003a: 26, 27)
“Se dice que en ningún sistema histórico anterior disfrutó la gente de una vida
material tan cómoda o tuvo una gama de experiencias vitales alternativas a su
disposición tan amplia como en el sistema actual [...pero…] la abrumadora
mayoría de los trabajadores mundiales, que viven en zonas rurales u oscilan
entre éstas y los suburbios de la ciudad, están en peores condiciones que sus
antepasados hace quinientos años.” (Wallerstein, 2003a: 91,90)
De acuerdo con Wallerstein (2003b: 90) existen limitaciones estructurales para
el proceso de acumulación incesante de capital que rige nuestro mundo actual.
Estas limitaciones han creado una situación estructuralmente caótica, difícil de
soportar y que tendrá una trayectoria impredecible.
Tania Elena González Alvarado
64
Una vez presentado el análisis y reflexión de algunos economistas podemos
concluir que la globalización económica es un proceso que se expande en la
medida en que más países abren su economía al exterior y se profundiza
porque los agentes económicos se interconectan y estrechan sus vínculos,
generando una mayor dependencia. Con base en las definiciones presentadas
podemos señalar las siguientes características:
Los mercados financieros son los más abiertos, para los cuales casi no
existen barreras porque, unidos a los avances tecnológicos, han acortado
las distancias y los tiempos, además, son la fuerza impulsora de la
globalización económica.
En el proceso actual de globalización económica existe una riqueza
globalizada junto con una pobreza localizada, perdiéndose el nexo entre
ricos y pobres.
Las transnacionales se subvencionan optimizando la creación de
infraestructuras, minimizando los impuestos, externalizando los costes del
desempleo y recibiendo subvenciones.
En el caso del comercio, aunque se le incluye dentro del proceso de
globalización, aún no ha llegado a un grado de expansión e importancia
para que se le pueda considerar realmente global. Sin embargo, no se
debe menospreciar su participación dentro del proceso de globalización
económica porque, a través de los acuerdos concebidos en el marco de la
OMC, se puede interpretar cuál es la política comercial de los grandes
bloques y los frenos impuestos por ellos al mercado internacional. Este
freno es mediante la protección a ciertos sectores como es el caso del
sector agrícola, así como el freno ocasionado por los procesos de
integración regional que tienden en ocasiones a oponerse a la
globalización.
El Estado aun cuando no ha perdido su soberanía, ahora se ve
presionado por los intereses de los grandes capitales y las
transnacionales para servir a los objetivos de estos últimos, dejando de
lado los intereses de sus ciudadanos. Además, aquellos países con
Desarrollo endógeno articulado con la red de cooperación empresarial internacional: el caso de México
65
problemas de deuda externa han tenido que sujetarse a las condiciones
impuestas a través del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial,
lo cual erosiona su soberanía.
La globalización, no ha ido acompañada por la libertad para el
desplazamiento de seres humanos, por el contrario, los problemas de
migración ilegal se han acentuado, y los países desarrollados cada día se
han visto más enérgicos en cuanto a este tema. Aún en zonas como la
Unión Europea, el libre tránsito de personas se ve limitado por diferencias
lingüísticas y culturales; por lo que no se puede decir que la movilización
de mano de obra se pueda incluir dentro del proceso de globalización. La
población más bien se encuentra localizada y, en la mayoría de los
países, cada vez más limitada.
Como George Soros, entre otros más, lo hace notar en su libro La crisis
del Capitalismo Global (1999), los mercados financieros no son perfectos,
ni tienden al