ChapterPDF Available

Cartografías híbridas de la participación

Authors:

Abstract

Entrada en el blog de la Fundación IS+D para las ciencias sociales avanzadas. https://isdfundacion.org/2022/12/05/cartografias-hibridas-de-la-participacion-gobernanza-y-movilizacion/
-
-
-
forma de participación
liderada por élites, donde el objetivo es, por un lado, abordar la crisis de legitimidad de
instituciones y expertos y, por otro lado, mejorar la formulación de políticas involucrando
nuevas voces e intereses y accediendo a nuevas fuentes. de información”. De acuerdo
con los planteamientos explicitados en la anterior entrada de esta serie del blog de la
Fundación para la Investigación social avanzada, estos autores interpretan la DIG como
un proceso de “invitación” institucional a la ciudadanía para participar en sus espacios.
Por su parte, la gobernanza impulsada por la democracia (GID) tiene “una orientación
más crítica y de abajo hacia arriba. Surge a través de la movilización popular, los
intentos de llevar los movimientos sociales al estado y la recuperación y reinvención de
estructuras participativas para perseguir aspiraciones transformadoras” (Bua & Bussu,
2020: 717).
En la tarea de cartografiar las expresiones participativas, los dos autores delimitan tres
acercamientos a la democracia: el de la participación rutinaria, que remite a
mecanismos clásicos como el voto y en su caso, el referéndum (vinculados a la esfera
representativa de Pedro Ibarra); el de la democracia titular, que vinculan con los
intentos de reformular la democracia pero preservando el statu quo, que podríamos
asociar con la apuesta de las instituciones por implementar mecanismos de
participación; y el de la democracia crítica, que supone un cuestionamiento de las
bases y desarrollo de nuestros sistemas y se asocia a la protesta.
Fuente: Bua & Bussu (2022)
Como se observa en el gráfico adjunto, la conexión de estas tres formas de acercarse
a la democracia define 4 estrategias.
-
-
- rechazan involucrarse directamente en la gestión pública para evitar la
asimilación. Este es el caso de muchos movimientos sociales como los Centros
sociales okupados. Este espacio es definido por Bussu como gobernanza
democrática anarco-comunitaria. En base a lo ya abordado, sería el caso de
la apuesta de dinámicas movimentistas impulsadas desde la lógica de la
irrupción que buscan mantenerse de forma irredenta al margen de las
instituciones. Estamos hablando, en consecuencia, de la participación al margen
de la institución.
- Finalmente, la confluencia de las anteriores tres estrategias delimita el espacio
de la gobernanza impulsada por la democracia. Este espacio muestra el
mayor nivel de hibridación ya que, de una parte, emerge de la intersección entre
la participación rutinizada y la democracia crítica a medida que los movimientos
sociales y la sociedad civil local ingresan a las instituciones estatales locales y
las remodelan para responder a las demandas de reformas y derechos de abajo
hacia arriba”. Pero, de otra parte, comparte la intersección entre la democracia
rutinarizada y la titular ya que los mecanismos participativos de la
democratización de la gobernanza son similares a los de la gobernanza
democrática, ya que ambos aprovechan décadas de conocimiento académico y
práctica de gobernanza participativa, facilitan la deliberación.
Sin embargo, concluye destacando una diferencia clave entre la democracia impulsada
por la gobernanza, que en nuestro esquema podríamos asociarla a la participación por
invitación en la institución, de una parte, y la democratización de la gobernanza, que en
nuestro modelo se asociaría a la participación horizontal con la institución: señala que
la orientación normativa es diferente, ya que el enfoque principal de la primera es la
toma de decisiones eficiente y las ventajas epistémicas de los usuarios de servicios,
mientras que la democratización de la gobernanza pone énfasis en los derechos
ciudadanos y la justicia social.
Ahora bien, demuestra que es posible su convivencia. Para ejemplificarlo, esta
investigadora de la participación se centra en el caso de Barcelona bajo el mandato de
Ada Colau. Subraya que los espacios contra-hegemónicos se desarrollaron en paralelo
a la infraestructura formal de gobernanza participativa. Concluye señalando que cuidar
las lógicas de la democratización de la gobernanza permite “potenciar ese intento de
abrir las instituciones a los movimientos sociales y a los ciudadanos en general, al
incorporar la gobernanza participativa en el proceso de políticas locales y salvaguardar
los espacios críticos. que los movimientos sociales actúen como contrapeso a la
administración”. Algo que posibilitaría, de paso, que los movimientos sociales puedan
conservar cierto grado de independencia y capacidad de contención.
Delimita, en consecuencia, el horizonte de posibilidad de nuevas expresiones de
participación y que se concreta no solo en el espacio de hibridación que apuesta porque
la gobernanza se abra a la participación, sino que busca avanzar en la conformación de
mecanismos de participación que, además de lograr la eficiencia en la toma de
decisiones, permitan avanzar en la justicia, la igualdad y el compromiso ciudadano.
Bibliografía
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.