ChapterPDF Available

Los crímenes de Grindelwald de Joanne Rowling: neurodivergencia queer y potencial biblioterapéutico de la obra en las dinámicas abusivas de pareja

Authors:

Abstract

Joanne Kathleen Rowling saltó a la fama como autora de la saga Harry Potter en 1997, siendo actualmente una de las escritoras inglesas de literatura infantil y juvenil popular más conocidas a nivel mundial. Además de la notoriedad que se granjeó como novelista, recientemente Rowling se ha estrenado como guionista, tras la publicación de las dos primeras obras de la serie Animales fantásticos: Animales fantásticos y dónde encontrarlos: Guion original de la película (2017) y Los crímenes de Grindelwald: Guion original de la película (2018). Desde la aparición del cine sonoro en 1928, la profesión de guionista ha adolecido de una acusada segregación por razón de sexo, siendo los hombres los que dominan mayoritariamente esta industria (Nelmes y Selbo, 2015: i-ii). Recientemente, un informe publicado por The Writer’s Union puso de manifiesto que en los últimos diez años solo un dieciséis por ciento de los guiones de películas en el contexto británico habían sido escritos por mujeres (2018). Con el renombre de Rowling, su paso al sector cinematográfico podría suponer un desafío a esta tendencia, inspirando a otras autoras a lanzarse a la carrera de guionista.
Capítulo 12
Los crímenes de Grindelwald
de Joanne Rowling: neurodivergencia
queer
y potencial biblioterapéutico
de la obra en las dinámicas abusivas de pareja
Rocío Riestra-Camacho
Universidad de Oviedo
12.1. ROWLING, ESCRITORA Y GUIONISTA: UNA COMBINACIÓN PIONERA
Joanne Kathleen Rowling saltó a la fama como autora de la saga
Harry Potter
en 1997, siendo
actualmente una de las escritoras inglesas de literatura infantil y juvenil popular más conocidas a nivel
mundial. Además de la notoriedad que se granjeó como novelista, recientemente Rowling se ha
estrenado como guionista, tras la publicación de las dos primeras obras de la serie Animales fantásticos:
Animales fantásticos y dónde encontrarlos: Guion original de la película
(2017)
y
Los crímenes de
Grindelwald: Guion original de la película
(2018). Desde la aparición del cine sonoro en 1928, la
profesión de guionista ha adolecido de una acusada segregación por razón de sexo, siendo los hombres
los que dominan mayoritariamente esta industria (Nelmes y Selbo, 2015: i-ii). Recientemente, un
informe publicado por The Writer’s Union puso de manifiesto que en los últimos diez años solo un
dieciséis por ciento de los guiones de películas en el contexto británico habían sido escritos por mujeres
(2018). Con el renombre de Rowling, su paso al sector cinematográfico podría suponer un desafío a
esta tendencia, inspirando a otras autoras a lanzarse a la carrera de guionista.
La evolución de novelista a guionista ejemplificada por Rowling no es un fenómeno normalizado
entre las artistas, lo que contrasta con la larga lista de nombres de varones que han desarrollado su
trabajo como guionistas y escritores, tales como Isaac Asimov, Arthur C. Clarke o, más recientemente,
George R. R. Martin (Banks, 2015: 21-38). Esta acusada tendencia resulta sorprendente, pues el hecho
de que una novelista se lance a la ocupación de guionista se trata en realidad de una transición natural.
Al fin y al cabo, tanto una novela como un guion de cine son ejemplos paradigmáticos de textos
narrativos. Según la teoría de la comunicación, una narrativa se define como una estructura textual
donde al menos un personaje experimenta varios eventos interconectados temporal y causalmente
(McDonald, 2014: 116). Esta definición genérica explica por qué un guion cinematográfico guarda
similitudes técnicas elementales con una novela, por ejemplo (Koivumäki, 2011: 25), pero también
permite estudiar como características comunes estructuras propias de géneros narrativos distintos. Por
esta razón y dado que mi línea de investigación se centra en la literatura inglesa, el análisis examinará
Los crímenes de Grindelwald
como un ejemplo de narrativa literaria de este ámbito geográfico, de
manera autónoma a la película homónima. En concreto, el capítulo pretende establecer una lectura en
clave de género de la obra, indagando en la representación de su personaje principal, Newt Scamander,
un hombre con asperger, como una apuesta de Rowling por la inclusión
queer
y neurodivergente. Esta
caracterización, no exenta de problemas en el ámbito de la relación entre Newt y Tina Goldstein, su
interés romántico, da pie a cerrar el análisis examinando las posibilidades biblioterapéuticas de esta
obra para lectores en el espectro autista y sus parejas.
12.2. CONTROVERSIA DENTRO Y FUERA DEL MUNDO MÁGICO
En junio de 2020, Rowling fue acusada de transfobia cuando compartió por Twitter un enlace a un
artículo titulado “Opinión: Creando un mundo post-Covid-19 más igualitario para la gente que
menstrúa” e ironizó con que las personas menstruantes solían tener un nombre, en clara alusión a las
mujeres. Acusaciones previas de Rowling como tránsfoba han aparecido en torno a un argumentario
sobre la alegada falta de diversidad sexual y de género en la serie
Harry Potter
. Algunos críticos como
Tison Pugh han propuesto que la primera saga de Rowling está marcada por un profundo sesgo
heteronormativo (2011: 83). De manera similar, se ha planteado que su secuela teatral,
Harry Potter y
el legado maldito,
escrita conjuntamente entre Rowling, John Tiffany y Jack Thorne en 2016, presenta
como heteronormativa una historia homoerótica entre el hijo de Harry Potter y el hijo de Draco Malfoy
(Hecke, 2017: 193). La falta de representación de personajes gays, lesbianas, bisexuales o transgénero
(LGTB) en el mundo mágico creado por la autora evidencia una preferencia manifiesta por una
tendencia de representación cisheterosexual.
A pesar de ello, hay quien ha analizado las obras de Rowling como inclusivas desde el paradigma
de los estudios de género, concretamente bajo una mirada
queer
. En particular, este tipo de propuestas
recurren a la noción de “lectura queer” que Donald Hall define como la posibilidad de estudiar un
subtexto
queer
a partir de ciertas alusiones ambiguas sobre la caracterización de los personajes (2003:
116-127). En referencia a
Harry Potter
, se ha argumentado que la inclusividad de la obra se proyecta
a través de una representación
queer
más sutil que la basada en una orientación sexual explícita de
sus personajes. Este es el punto de vista defendido por Jarazo-Álvarez (2020), Oindri Roy (2017), Bill
Murray (2017) o David Nylund (2007), entre otros. Jarazo-Álvarez, en concreto, sostiene que Harry sale
del armario como mago tras, literalmente, haber estado viviendo en una alacena en casa de su familia
adoptiva, los Dursleys (2020: 182). Los hombres-lobo, por ejemplo, serían un recurso a través del que
la saga
Harry Potter
hace otra representación inclusiva implícita de la orientación homosexual. Mediante
referencias continuadas a un discurso del miedo sobre la transmisión de la licantropía en un contexto
escolar,
Harry Potter y el prisionero de Azkaban
(1999), especialmente, habría ofrecido una crítica a la
histeria sobre SIDA y homosexualidad que se vivió en Reino Unido y Los Estados Unidos durante los
años ochenta (Jarazo-Álvarez, 2020: 182). Nylund, por su parte, aporta evidencia de que este tipo de
lecturas
queer
sobre la saga
Harry Potter
pueden ser realizadas por los propios infantes a quienes está
dirigida y de que estas pueden resultar psicoterapéuticas en su desarrollo de una identidad de género
queer
(2007: 20-22).
En
Los crímenes de Grindelwald
se hace por primera vez una alusión a una relación homosexual.
Publicada en noviembre de 2018, la entrega se centra en el ascenso al poder del mago tenebroso
Grindelwald, a quien Albus Dumbledore se declara incapaz de detener y por ello convence al
protagonista, Newt Scamander, para que así lo haga. La razón por la que Dumbledore elude enfrentarse
a Grindelwald es porque en el pasado habían hecho un pacto de sangre, un juramento mágico según
el cual ninguno de los dos podía atacarse sin morir a consecuencia de ello. Durante su juventud, ambos
magos habían mantenido una relación muy estrecha. Precisamente, la historia
apunta a que Grindelwald
y Dumbledore estuvieron enamorados. La propia Rowling reveló en 2007 que siempre se había
imaginado a Dumbledore gay (Elliott, 2007) y que la relación de este con Grindelwald habría sido más
una conexión amorosa que una simple amistad: “Aparece en el libro. Dumbledore estaba—el libro lo
deja muy claro…Creo que un niño lo entenderá como una amistad y un adulto se percatará de que se
trataba de una historia de amor” (Tosenberger, 2008: 201, traducción de la autora).
Lo que ha molestado especialmente a la crítica es que cuando Rowling ha tenido la oportunidad de
redimirse de su sesgo heteronormativo en
Los crímenes de Grindelwald
,
dando voz a la historia de
amor entre Dumbledore y Grindelwald, esta no la haya aprovechado (Hecke, 2017: 198-200). Como
indica Hills, a Dumbledore se le ha “sacado del armario hiperdiegéticamente” (2002: 137), es decir,
fuera del texto principal. En la saga
Harry Potter
, una única referencia velada a la homosexualidad de
Dumbledore emerge en
Harry Potter y las reliquias de la muerte
(2007), en relación a la relación
homoerótica que estableció con Grindelwald:
Ni Dumblemore ni Grindelwald se refirieron nunca posteriormente a esta breve amistad de juventud. Sin
embargo, no puede haber ninguna duda de que Dumblemore se retrasó, durante aproximadamente cinco
años de confusión, víctimas y desapariciones, en su ataque sobre Gellert Grindelwald. ¿Le retrasó el afecto
por el hombre o el miedo a exponerse ante su una vez mejor amigo lo que hizo que Dumblemore vacilara?
¿Fue solo a regañadientes que Dumbledore se dedicó a la captura del hombre al que una vez había estado
tan encantado de conocer? (122)
No sería posible argumentar que la causa de la ausencia de espacio narrativo dedicado a una
homosexualidad más explícita de Dumbledore radique en una falta de oportunidades para haberla
abordado, pues como señala Roy son numerosas las ocasiones en las que el mago aparece hablando
sobre la importancia del amor a lo largo de toda la saga
Harry Potter
(2017: 105-106).
En contraste con la serie
Harry Potter
, la saga de
Animales fantásticos
está protagonizada por
adultos y
Los crímenes de Grindelwald
es con diferencia la obra de Rowling donde más claramente se
dibujan una serie de relaciones románticas entre sus personajes principales. Ignorada la oportunidad
de abordar la relación homosexual entre Dumbledore y Grindelwald, Rowling sigue manteniendo un
patrón básicamente heteronormativo en esta entrega, como lo demuestran la relación entre Newt y
Tina, los protagonistas; Queenie y Jacob, sus compañeros de aventura; o Theseus y Leta, los principales
personajes secundarios. Sin embargo, lo que esta obra también conserva de la saga
Harry Potter
es su
presentación de motivos
queer
a través de un subtexto velado, un aspecto que será abordado en la
siguiente sección.
12.3. LA NEURODIVERGENCIA
QUEER
DE NEWT SCAMANDER
Dentro del contexto creado por el género fantástico juvenil en el que se inscribe
Los crímenes de
Grindelwald
hay un espacio para la subversión
queer
, pues como indica Murray “las obras de fantasía
están fundamentalmente basadas en una representación alternativa de la realidad, y por tanto la
reorganizan en un plano diferente a la nuestra” y así, el universo
Harry Potter
“tiene el potencial de
elaborar un planteamiento novedoso de lo
queer
en nuestro propio mundo” (2017: 3, traducción de la
autora). Dentro de la trama de
Los crímenes de Grindelwald
, se puede analizar el género y orientación
sexual del personaje de Newt Scamander desde un punto de vista
queer
(Pugh y Wallace, 2006: 266),
pero también su neurodiversidad.
El término neurodivergencia o neurodiversidad ha sido concebido por la comunidad autista para
referirse a personas cuya neurología es atípica, en contraste con las personas neurotípicas, que no
presentarían esta diversidad neurobiológica. En una reciente publicación (2019), he expuesto que Newt
Scamander tiene asperger. Su mirada evasiva, su comportamiento retraído de la sociedad y su interés
obsesivo por las criaturas mágicas son las principales características que se señalaron como
sintomáticas de su condición como personaje dentro del espectro autista, un diagnóstico que el propio
Eddie Redmayne, el actor que da vida a Newt Scamander, confirmó como fundamental sobre su
actuación (Armitage, 2018).
Siguiendo a Stephens, “los estudios y activismo
queer
han permanecido centrados en la
investigación sobre prácticas y deseos homosexuales” (2012: 2). Esto ha ocurrido a expensas de tomar
como objetos de estudio otras formas de vida
queer
, que incluyen, entre otras, identidades no
normativas en relación a la corporeidad y a la diversidad neurológica (Félez, 2015). En este sentido,
planteo que dada su condición asperger Newt es un personaje
queer
ya que, en palabras de Melanie
Yergau, “las historias sobre autismo son, en esencia, historias
queer
(2018: 18, traducción de la
autora).
Yergau emplea el concepto de “neurodivergencia
queer
” para criticar el establecimiento médico que
entiende el espectro autista como aquel basado en graves déficits sociales que coartan las capacidades
sociales, sexualidad e identidad de género de una persona, convirtiéndola en un ser asocial (2018: 3).
Con el término “neurodivergencia
queer
”, Yergau propone entender el espectro autista como una
identidad
queer
en el sentido de “antirrelacional” en lugar de asocial, la dirección hacia la que recientes
teorizaciones
queer
sobre la sociabilidad humana están dirigiéndose (2018: 18). Desde el punto de
vista de Yergau, las relaciones interpersonales no pueden seguir considerándose exclusivamente desde
la óptica neuronormativa, debiendo abrirse a nuevas consideraciones inclusivas de la afectividad y de
la sociabilidad.
A la condición de asperger de Newt se añaden características referidas a su identidad y presentación
de género que justifican a mayor abundamiento el análisis del protagonista como un personaje
queer
.
En cuanto a su presentación de género, Newt ha sido caracterizado con un aspecto feminizado. Por
ejemplo, es barbilampiño y su vestimenta ahonda en esta ausencia de rasgos masculinizantes. Como
indica Jarazo-Álvarez respecto a este último punto, “su código de vestimenta (pajarita, chaleco y
maletín) son elementos comúnmente asociados a la flema británica, pero también a la contención de
la masculinidad y a una expresión
queer
(2020: 184, traducción de la autora). En lo tocante a su
identidad de género, resulta destacable que Newt adopta un rol de cuidador, estereotípicamente
asociado a las mujeres; en su caso, se trata de una devoción literalmente maternal por el cuidado de
las criaturas fantásticas (ver Rowling, 2017: 96). Por tanto, Newt es un personaje con aspecto e
intereses feminizados (Fernández Caba, 2019: 63).
Cabe señalar un último argumento por el que la caracterización de Newt en
Los crímenes de
Grindelwald
es propia de una representación neurodivergente además de
queer
. Concretamente, la
obra presenta a Newt como un personaje retraído respecto a su necesidad de contacto físico o
explícitamente sexual. La falta de actividad sexual o supuesta atracción sexual se ha identificado como
un rasgo del continuo autista (Hendrickx, 2008: 37). Sin embargo, también es destacable que, en la
década de los años 20, justo cuando está ambientada la obra, el concepto nacionalista de la flema
británica insistía en una presentación feminizada del hombre inglés en oposición a la híper-masculinidad
sexualizada norteamericana (Jarazo-Álvarez, 2020: 184). Esto pone de manifiesto cómo la
caracterización
queer
de Newt se hace palpable a través de una identidad no normativa donde
interaccionan cuestiones de género, neurobiología y contexto social, que hacen que el concepto de
neurodivergencia
queer
sea adecuado para examinarle gracias a la complejidad de análisis
interseccional que permite (Serra, 2017).
La comunidad autista ha creado el término «
gendervague
» (literalmente género impreciso) para
mostrar su desconformidad con el paradigma cisheteronormativo, promulgando la aceptación de sus
formas de sexualidad como igualmente respetables a la cisheterosexualidad (Brown, 2017: 166).
Aunque Newt se siente atraído por Tina, el personaje nunca le expresa afecto de forma física directa
en
Los crímenes de Grindelwald
. Se podría argumentar que, o bien es un personaje asexual, por su
falta de interés en mantener relaciones sexuales, o bien que su orientación sexual es demisexual. Son
demisexuales las personas que solo tienen relaciones sexuales una vez se ha fortalecido el vínculo
afectivo entre ellas. La demisexualidad es una orientación sexual solo reconocida dentro del paradigma
queer
, “aquel que desafía la asunción normativa de que la intimidad está basada en la atracción
romántica o sexual” (Hammack et al., 2018: 559, traducción de la autora). Me inclino a defender que
en el caso de Newt se trata de esta última opción, ya que se sabe que en el futuro el protagonista
tendrá un hijo con Tina.
Esta interpretación sobre la neurodivergencia, género y orientación sexual no normativas del
personaje principal de
Los crímenes de Grindelwald
rompería una lanza a favor de Rowling, quien
gracias a una utilización sutil de códigos identitarios habría diseñado un protagonista que difiere del
héroe tradicional de la literatura juvenil e infantil (Pugh, 2011: 86), epitomizando, en cambio,
características de una nueva masculinidad neurodivergente y
queer
, que encontraría su lugar en el
héroe emasculado británico (Jarazo-Álvarez, 2020: 184). La obra de Rowling favorece además una
lectura crítica de la relación que Newt establece con Tina como sujeta a las dificultades propias de la
condición de asperger. En su representación del carácter retraído de Newt, Rowling ilustra los abusos
inintencionados de un hombre en el continuo autista hacia la mujer de la que está enamorado, lo que
da pie a elaborar una lectura biblioterapéutica en clave de género de la obra.
12.4. BIBLIOTERAPIA DE PAREJA EN
LOS CRÍMENES DE GRINDELWALD
Argumento que la representación de la condición neurodivergente y
queer
de Newt, en concreto en
torno a su relación con Tina, es potencialmente biblioterapéutica. Sucintamente, la biblioterapia es la
disciplina que estudia cómo los libros pueden servir para mejorar la salud y bienestar emocional de las
personas (McCarty, 2018: 2). En
Los crímenes de Grindelwald
, la representación de las dificultades para
una relación romántica a las que se enfrentan Newt y Tina desencadena una serie de situaciones con
potencial biblioterapéutico para lectores que padezcan dificultades en el contexto de una pareja en la
que uno de los miembros tiene asperger. Específicamente, la obra muestra la necesidad de que ambas
partes se pongan una en el punto de vista de la otra para construir una relación sana y no sujeta a
problemáticas tóxicas propias de la neurobiología divergente o de la violencia de género.
Tal y como Sara Hendrickx sostiene, a menudo las personas con asperger sienten una especial
necesidad de identificarse con las experiencias románticas de otras personas, ya que sus dificultades
para la comunicación interpersonal reducen sus oportunidades para entablar relaciones (2008: 10) y
cuando se encuentran en ellas estas pueden dar lugar a patrones abusivos, algo que parece más
habitual por parte de hombres con asperger hacia mujeres neurotípicas (Myhill y Jekel, 2008: 5). En la
biblioterapia, la identificación narrativa es una estrategia fundamental. Ya Caroline Schrodes fue pionera
en proponer la identificación como una de las etapas necesarias para que se produjera el efecto
biblioterapéutico tras la lectura de una obra. Schrodes planteaba que una persona necesita verse
reflejada en la narrativa para que esta pueda desencadenar sobre ella una mejora en su historia vital
(1960: 314). Actualmente, la biblioterapia propone que la similitud entre personaje y lectores, con la
consiguiente identificación que ello produce, puede alentar a estos a emular determinados sentimientos
representados en la obra y a sentirse más reconocidos en la sociedad (McCarty, 2018: 64).
La representación de protagonistas con asperger en la literatura y el cine no siempre ha sido
acertada. De hecho, la representación de personajes con asperger ha pecado de estereotipar esta
condición neurológica, impidiendo a la comunidad «
aspie
» (el término con el que se autodenominan
las personas con asperger) disfrutar de una experiencia de identificación narrativa (Murray, 2008: 45).
En cambio, existe evidencia de identificación narrativa con el personaje de Newt Scamander por parte
de esta comunidad (Mullis, 2018: 153; Simmons, 2018). Así, defino el potencial biblioterapéutico de
Los crímenes de Grindelwald
como el efecto beneficioso que leer esta obra tendría para el aprendizaje
social de una persona en una relación en la que uno de los miembros tiene asperger que identifique la
condición neurodivergente y
queer
de Newt, al ver representados pero superados los potenciales
abusos en una relación amorosa análoga.
Desde un punto de vista de la diferencia sexual, el asperger se da con más frecuencia en hombres
que en mujeres, y estos son menos empáticos que ellas (Baron-Cohen, 2003: 133). Sin embargo,
también cabe la posibilidad de que en las mujeres la falta de empatía sea menos visible debido a que
se las socializa desde niñas para que sean más empáticas e interactivas (Simone, 2010: 222). De
cualquier modo, en el ámbito de la pareja, la falta de empatía puede dar lugar a situaciones de abuso
y violencia psicológica, que normalmente no son intencionadas y tienen su origen en malentendidos
debidos a la propia problemática comunicativa del asperger (Aston, 2003: 136).
Experimentar un proceso de identificación narrativa a partir de personajes dentro del espectro
autista en relaciones íntimas es crucial para que las personas con asperger puedan prosperar en sus
propias relaciones interpersonales. Dos estudios han señalado que la lectura de literatura romántica
incrementa la sensibilidad interpersonal (Fong et al., 2013) y la capacidad mentalista de las personas,
esto es, su habilidad para leer los estados mentales y ponerse en la piel de otras a través de procesos
empáticos (Kidd y Castano, 2016). Una de las cuestiones que ambas investigaciones señalan es el
potencial que este resultado tiene para el aprendizaje de habilidades interpersonales en el asperger
(Fong et al., 2013: 372; Kidd y Castano, 2016: 1). En esta evidencia se apoya la propuesta de
biblioterapia para parejas en la que uno de los miembros tiene asperger aquí presentada, aunque en
esta el efecto se entiende como terapéutico solo si son ambas partes de la pareja las que pueden
sanear sus interacciones, es decir, si se trata de un efecto bidireccional.
Varias de las dificultades sociales habituales para entablar una relación romántica en el asperger se
hacen precisamente patentes en la representación del comportamiento de Newt y Tina en
Los crímenes
de Grindelwald.
El conflicto amoroso comienza cuando Newt descubre que Tina está saliendo con un
compañero de trabajo. Tina decidió dar este paso debido a su propia confusión sobre que Newt estaba
prometido con una amiga de la infancia, ya que Tina leyó un titular de periódico donde erróneamente
se indicaba que Newt se casaba con Leta Lestrange. El prometido es en realidad el hermano de Newt,
Theseus Scamander. La aventura se inicia cuando Newt decide ir a París en busca de Tina, a fin de
aclarárselo todo y declarársele.
Una escena en la que el carácter abusivo de Newt a causa de su condición neurodivergente se hace
evidente es en la que, una vez reunidos Newt, Jacob y Tina en París, el protagonista se muestra más
preocupado por un Zouwu, una criatura mágica parecida a un gato gigante a la que acaban de rescatar,
que por Tina:
JACOB entra y ve a TINA observando la maleta. TINA se apresura a volver a mirar el libro.
JACOB
(grita
hacia el interior de la maleta)
Eh, Newt, amigo. Tina está aquí arriba, más sola que la una ¿no quieres subir
a hacerle compañía? (2018: 118)
En este pasaje, Newt está metido en su maleta, cuyo interior es similar a un gran zoológico de
criaturas mágicas, curando al Zouwu. Este comportamiento responde a su interés obsesivo por cuidar
de las criaturas fantásticas, así como a su identidad de género
queer
feminizada y su menor empatía,
al menos con humanos, en tanto que hombre con asperger. Tina interpreta esta falta de atención como
una prueba de que Newt la ignora y carece de interés hacia ella, una reacción que conocemos a través
de la intervención preocupada de Jacob. En una persona con asperger es habitual “no entender que
para muchas personas NT [neurotípicas] retirarse significa abandono, rechazo o una forma de castigar
a la otra persona” (Hendrickx, 2008: 63, traducción de la autora). Es posible que una persona dentro
del espectro autista o una que se encuentre en una relación con una persona con asperger se identifique
con esta escena, y gracias a la representación implícita de la sensación de abandono de Tina por parte
de Newt pueda concienciarse de lo hiriente que resulta este comportamiento para la parte neurotípica
de la pareja.
Los sentimientos de rechazo de Tina a consecuencia de la forma de Newt de ignorarla se representan
de una manera incluso más explícita en una escena posterior, donde Tina se despide de Newt
abruptamente: “TINA Tengo que ir a informar al ministerio de lo que he averiguado
(le tiembla un poco
la voz)
Ha sido un placer volver a verlo.
Sale de la habitación a grandes zancadas, y Newt se queda
perplejo y disgustado.
” (2018: 121). En este caso, Newt no es capaz de imaginarse que Tina se haya
enfadado por haberla dejado sola momentos antes, dado que para él el abandono no ha sido tal,
mientras que sí interpreta el comportamiento de Tina como una retirada abrupta e improcedente. Las
personas con asperger podrían reconocer ese sentimiento de perplejidad y tristeza cuando su pareja
es la que decide retirarse de manera brusca (Aston, 2003: 132). Lo beneficioso de este pasaje radica
en que el motivo por el que Tina se marcha ha sido evidenciado en la escena anterior, y esta coherencia
narrativa puede resultar esclarecedora para lectores con asperger para percatarse de la “reciprocidad”
(Hendrickx, 2008: 84) de los sentimientos de abandono. En el contexto de la pareja, esto es relevante
porque pone de manifiesto cómo el comportamiento de Newt, aunque inconsciente, ha sido abusivo de
cara a Tina. En ambas escenas, donde Tina ha reaccionado en consecuencia, sería útil para lectores
neurotípicos aprender sobre la necesidad de dejar constancia de sus sentimientos heridos (
Ibid
.: 55).
En las situaciones en las que el hombre con asperger se muestra incapaz de empatizar con la parte
neurotípica de la pareja, es común que esta desarrolle inseguridad ante otras personas que piensa que
reciben el mismo grado de interés que ella (Aston, 2003: 122). Este es el caso de Tina, quien recela
ante la posibilidad de que Newt, aparte de ignorándola, esté en realidad enamorado de Leta, la
prometida de su hermano: “TINA ¿Y tu hermano cree que has venido a reconquistarla? (pausa) ¿Has
venido
a reconquistarla? NEWT ¡No! He venido a…” (2018: 143). En esta situación, donde la dificultad
de Newt para acabar la frase trunca sus intenciones sobre declarársele a Tina, es realista en su
representación de la masculinidad tortuosa en la condición de asperger. Como indica Hendrickx, una
persona con asperger en una situación comunicativa incómoda puede decidir permanecer en silencio
por miedo a decir algo inadecuado. Este es especialmente el caso de los hombres con asperger, donde
la socialización de género y su propia condición neurobiológica exacerban su dificultad para ser
emocionalmente comunicativos, lo que aumenta el sufrimiento de la persona neurotípica (2008: 40).
Para lectores neurodivergentes, sería útil identificarse con las dificultades comunicativas de Newt, ya
que estas resultan especialmente traumáticas en relación a la expresión abierta de sentimientos
amorosos: “algunos hombres con asperger no hablan porque tienen miedo de decir algo inapropiado,
especialmente en referencia al espinoso tema de sus sentimientos y emociones” (Aston, 2003: 55,
traducción de la autora).
Las dos escenas donde se resuelve este conflicto representan la otra cara de la moneda del potencial
terapéutico de la obra, aportando evidencia de la posibilidad de desafiar a las dificultades del asperger
y de la masculinidad. En la primera, Newt trata de aclarar a Tina el malentendido sobre su supuesto
matrimonio:
“NEWT Tina, en cuanto a eso del compromiso…TINA
(crispada)
Ah, sí, perdona. Debería haberte
felicitado. […] NEWT No, es que no… […] Tina, en cuanto a Leta…”. La conversación continúa
mostrando las dificultades y esfuerzos comunicativos del protagonista por hacerse entender:
NEWT No quiero que estés contenta.
(abochornado)
Bueno, no es eso. Lo siento. Claro que…claro que
quiero que estés contenta. Y he oído decir que ahora lo estás. Y me parece perfecto. Lo siento… (
con gesto
de impotencia
) Lo que intento decir es que quiero que estés contenta, pero no te alegres de que yo lo esté,
porque no lo estoy.
(ante la mirada de confusión de
TINA
)
No estoy…contento.
(TINA sigue sin comprender)
Ni comprometido. TINA ¿Qué? NEWT Fue un error de una estúpida revista. Mi hermano va a casarse con
Leta […]. (2018: 141-142)
Es reseñable que el conflicto amoroso se haya iniciado a partir de un malentendido, pues estos son
muy habituales en una relación entre personas con asperger y neurotípicas (Aston, 2003: 65), con lo
que las posibilidades de identificarse narrativamente con esta escena aumentan para la audiencia. Esto,
a su vez, incrementa la relevancia biblioterapéutica del pasaje.
Resulta provechoso que en la siguiente escena Newt consiga finalmente superar la barrera del
silencio emocional, buscando una forma personal de expresar sus sentimientos en consonancia con su
devoción por las criaturas mágicas:
NEWT ¿Sabes que tus ojos…? TINA Mis ojos… ¿qué? NEWT No debo decirlo. […] Mira, aquí esta. Solo es
una foto tuya que recorté del periódico. Pero es interesante porque tus ojos, en papel prensa…Mira, al
natural tienen ese efecto, Tina. Es como…como el fuego en el agua, en aguas muy oscuras. Y eso solo lo
he visto…
(con dificultad)
Yo eso solo lo he visto…TINA
(en voz baja)
¿En las salamandras? (2018: 143)
Newt epitomiza aquí las inseguridades del hombre con asperger a decir algo inapropiado, tanto
desde una perspectiva de su condición neurodivergente como de su masculinidad (Aston, 2003: 75).
Finamente, haciendo uso de un símil romántico y poco convencional, las vence (si bien parcialmente
pues es Tina quien completa la referencia que Newt estaba intentando hacer). Así, por su parte, Tina
demuestra que una persona neurotípica puede compartir las representaciones mentales de una con
asperger. De esta forma, el pasaje puede animar a lectores dentro del espectro a superar los miedos a
expresar sus sentimientos, rompiendo con los desafíos de la masculinidad y el asperger en las relaciones
románticas.
12.5. CONCLUSIÓN
Aunque Rowling siga manteniendo un sesgo de representación cisheteronormativo, este análisis ha
evidenciado cómo la escritora demuestra que en
Los crímenes de Grindelwald
hay lugar para una
formulación inclusiva de la identidad de género y de la diversidad neurobiológica. Gracias a la creación
de un héroe neurodivergente y
queer
en tanto que se trata de un personaje situado en el espectro
autista, la autora británica se ha convertido en una precursora de la incorporación de la
neurodivergencia a la literatura fantástica.
La neurodiversidad
queer,
sin embargo, no exime al personaje de Newt Scamander de las
problemáticas de la socialización de género. Aunque caracterizado con un aspecto feminizado, la
masculinidad exacerba las dificultades del asperger dentro del contexto de la relación romántica de
Newt con Tina. Estas concuerdan con la evidencia socio-psicológica sobre las diferencias sexuales en
el asperger, que, como se ha expuesto, pueden llegar a ser más abusivas por parte de hombres con
asperger hacia mujeres neurotípicas debido a la menor empatía de estos.
Desde una mirada biblioterapéutica con perspectiva de género, se ha aprovechado este conflicto
para señalar un posible aprovechamiento de
Los crímenes de Grindelwald
por parte de lectores que se
encuentren en una relación en la que uno de los miembros de la pareja tiene asperger. En concreto,
se ha señalado el potencial beneficioso de esta obra al representar cómo las dinámicas interpersonales
entre Newt y Tina siguen pero finalmente rompen con ciertos patrones del asperger y de la
masculinidad. En un momento en el que la continuidad de
Animales fantásticos
se encuentra
comprometida por las dinámicas de la violencia en la pareja que afectan a miembros del propio reparto
como Johnny Depp, Rowling ha mostrado un acierto pionero en
Los crímenes de Grindelwald
al
establecer la necesidad de una comunicación bidireccional sobre las necesidades y el respeto en el
contexto de la pareja para llegar a construir una relación sana.
REFERENCIAS BIOBLIOGRÁFICAS
Aston, M. (2003). Aspergers in Love. Couple Relationships and Family Affairs. Londres y Nueva York:
Jessica Kingsley Publishers.
Banks, M. (2015). The Writers: A History of American Screenwriters and Their Guild. Nueva Jersey y
Londres: Rutgers UP.
Baron-Cohen, S. (2003). The Essential Difference. Male and Female Brains and the Truth About Autism.
Nueva York: Basic Books.
Brown, L. (2017). Ableist Shame and Disruptive Bodies: Survivorship at the Intersection of Queer,
Trans, and Disabled Existence. En A. J. Johnson, N. Ruth, y E. Lund (Eds.). Religion, Disability, and
Interpersonal Violence (pp. 163-179). Cham: Springer.
Armitage, H. (2020). Eddie Redmayne Thinks Newt Scamander Is on the Autism Spectrum. Digital Spy.
1 de octubre. https://www.digitalspy.com/movies/a870584/fantastic-beasts-newt-scamander-
autism-eddie-redmayne-crimes-of-grindelwald/.
Elliott, G. (2020). Rowling Reveals Harry Potter Secrets. Time. 15 de octubre.
http://content.time.com/time/arts/article/0,8599,1674073,00.html.
Félez, J. L. A. (2015). Narrativa corporal, neuro-diversidad y ecología política: la lucha por otra
discapacidad/minusvalía. Iniciación a la Investigación, 1, pp. 1-11.
Fernández Caba, I. (2019). Masculinidades y paz, modelos alternativos: aproximación al personaje de
Newt Scamander. (Tesis de fin de máster). Universidad de Granada.
Fong, K., Mullin, J. y Mar, R. A. (2013). What You Read Matters: The Role of Fiction Genre in Predicting
Interpersonal Sensitivity. Psychology of Aesthetics, Creativity, and the Arts,
7(4), pp. 370-376.
Hall, D. (2003). Queer Theories. Nueva York: Palgrave Macmillan.
Hammack, P., Frost, D. y Hughes, S. (2018). Queer Intimacies: A New Paradigm for the Study of
Relationship Diversity.The Journal of Sex Research
,
56(48), pp. 556-592.
Hecke, M. (2017). Queerbaiting in the Harry Potter Series and in Harry Potter and the Cursed Child? En
M. Gymnich, H. Birk y D. Burkhard (Eds.). Harry yer a wizard. Exploring J. K. Rowling’s Harry
Potter Universe (pp. 193-205). Marbug: Tectum Verlag.
Hendrickx, S. (2008). Love, Sex and Long-term Relationships: What People with Asperger Syndrome
Really Really Want. Londres y Filadelfia: Jessica Kingsley Publishers.
Hills, M. (2002). Fan Cultures. Londres: Routledge.
Jarazo-Álvarez, R. (2020). Gender, sexuality and the war on terror in Harry Potter and Fantastic Beasts
and Where to Find Them. En R. Jarazo-Álvarez y P. Alderete Martínez (Eds.). Cultural Politics in
Harry Potter. Life, Death and the Politics of Fear (pp. 178-193). Nueva York y Londres: Routledge.
Kidd, D. y Castano, E. (2017). Different Stories: How Levels of Familiarity With Literary and Genre
Fiction Relate to Mentalizing. Psychology of Aesthetics, Creativity, and the Arts, 11(4), pp. 474-486.
Koivumäki, M. (2011). The aesthetic independence of the screenplay. Journal of Screenwriting, 2(1),
pp. 25-40.
McCarty Hynes, A. (2018). Bibliotherapy: The Interactive Process. A Handbook. Nueva York: Routledge.
McDonald, D. G. (2014). Narrative research in communication: Key principles and issues. Review of
Communication Research, 2(1), pp. 115-132.
Mullis, C. (2018). Autistic-Coded Characters. Canadian Journal of Disability Studies, 7(3), pp. 147-156.
Murray, B. (2020). Coming Out of the Broom Closet. Subtexts and Shortcomings of Queer Narrative in
Harry Potter. Forbes and Fifth. 20 de octubre. https://www.forbes5.pitt.edu/article/coming-out-
broom-closet.
Murray, S. (2008). Representing Autism Culture, Narrative, Fascination. Liverpool: Liverpool UP.
Myhill, G. y Jekel, D. (2008). Asperger Marriage: Viewing Partnerships thru a Different Lens. FOCUS CE
,
pp. 1-11.
Nelmes, J. y Selbo, J. (2015). Women Screenwriters: An International Guide. Londres:
Palgrave
Macmillan.
Nylund, D. (2007). Reading Harry Potter: Popular culture, queer theory and the fashioning of youth
identity. Journal of Systemic Therapies, 26(2), pp. 13-24.
Pugh, T. y Wallace, D. (2006). Heteronormative Heroism and Queering the School Story in J. K.
Rowling’s Harry Potter Series. Children’s Literature Association Quarterly, 31(3), pp. 260-281.
Pugh, T. (2011). Dumbledore’s Queer Ghost: Homosexuality and Its Heterosexual Afterlives in J. K.
Rowling’s Harry Potter
Novels. En T. Pugh (Ed.). Innocence, Heterosexuality, and the Queerness of
Children’s Literature (pp. 83-101). Nueva York y Londres: Routledge.
Riestra-Camacho, R. (2019). Lumos! Action! Asperger's Cognitive Dramatherapy through Fantastic
Beasts and Where to Find Them: The Original Screenplay. Children’s Literature Association
Quarterly, 44(4), pp. 401-414.
Rowling, J. K., Tiffany, J. y Thorne, J. (2016). Harry Potter y el legado maldito. Madrid: Salamandra.
Rowling, J. K. (1999). Harry Potter y el prisionero de Azkaban. Madrid: Salamandra.
(2007). Harry Potter y las reliquias de la muerte. Madrid: Salamandra.
(2017). Animales fantásticos y dónde encontrarlos: guion original de la película. Madrid: Salamandra.
(2018). Los crímenes de Grindelwald: guion original de la película. Madrid: Salamandra.
Roy, O. (2017). The Boy who Lived in the Cupboard: ‘Queer Readings’ and Rowling’s Harry Potter
Series. Rupkatha Journal on Interdisciplinary Studies in Humanities, 9(1), pp. 103-111.
Schrodes, C. (1960). Bibliotherapy: An Application of Psychoanalytic Theory.
American Imago,
17(3),
pp. 311-319.
Serra, M. L. (2017). Mujeres con discapacidad: sobre la discriminación y opresión interseccional. Madrid:
Dykinson.
Simmons, E. (2020). On Newt Scamander and Autistic Representation. The Odyssey. 12 de octubre.
https://www.theodysseyonline.com/newt-scamander-autisticrepresentation.
Simone, R. (2010). Aspergirls: Empowering Females with Asperger Syndrome. Londres y Filadelfia:
Jessica Kingsley Publishers.
The Writer’s Union. (2020). Women shut out of top screenwriting jobs for over 10 years. Writers Guild.
5 de octubre. https://writersguild.org.uk/women-shut-out-of-top-screenwriting-jobs-for-over-10-
years/.
Tosenberger, C. (2008). ‘Oh my God, the Fanfiction!’: Dumbledore’s Outing and the Online Harry Potter
Fandom. Children’s Literature Association Quarterly, 33(2), pp. 200-206.
Yergau, M. (2018). Authoring autism / on rhetoric and neurological queerness. Duke y Londres: Duke
UP.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
Recognition of sexual and gender diversity in the 21st century challenges normative assumptions of intimacy that privilege heterosexual monogamy and the biological family unit, presume binary cisgender identities, essentialize binary sexual identities, and view sexual or romantic desire as necessary. We propose a queer paradigm to study relationship diversity grounded in seven axioms: intimacy may occur (1) within relationships featuring any combination of cisgender, transgender, or nonbinary identities; (2) with people of multiple gender identities across the life course; (3) in multiple relationships simultaneously with consent; (4) within relationships characterized by consensual asymmetry, power exchange, or role-play; (5) in the absence or limited experience of sexual or romantic desire; (6) in the context of a chosen rather than biological family; and (7) in other possible forms yet unknown. We review research on queer relational forms, including same-sex relationships; relationships in which one or more partners identify as transgender, gender nonbinary, bisexual, pansexual, sexually fluid, “mostly” straight, asexual, or aromantic; polyamory and other forms of consensual nonmonogamy; kink/fetish relationships; and chosen families. We argue that a queer paradigm shifts the dominant scientific conception of relationships away from the confines of normativity toward an embrace of diversity, fluidity, and possibility.
Article
Full-text available
Our ability to infer and understand others’ thoughts and feelings, known as theory of mind (ToM), has important consequences across the life span, supporting empathy, pro-social behavior, and coordination in groups. Socialization practices and interpersonal interactions help develop this capacity, and so does engaging with fiction. Research suggests that lifetime exposure to fiction predicts performance on ToM tests, but little evidence speaks to the type of fiction most responsible for this effect. We draw from literary theory and empirical work to propose that literary fiction is more likely than genre fiction to foster ToM, describe the development of a new method for assessing exposure to literary and popular genre fiction, and report findings from 3 samples testing the specificity of the relation between exposure to literary fiction and ToM. Results indicate that exposure to literary but not genre fiction positively predicts performance on a test of ToM, even when accounting for demographic variables including age, gender, educational attainment, undergraduate major (in 2 samples), and self-reported empathy (in 1 sample). These findings offer further evidence that habitual engagement with others’ minds, even fictional ones, may improve the psychological processes supporting intersubjectivity. We discuss their implications for understanding the impacts of fiction, and for models of culture more generally.
Book
RESUMEN DEL LIBRO “Mujeres con discapacidad: sobre la discriminación y opresión interseccional” tiene como propósito analizar las situaciones de opresión de las mujeres con discapacidad para que en diálogo con otras ciencias, investigaciones y activismos se pueda acabar con ellas. Este libro parte desde la posición de que las mujeres con discapacidad son sujetas de derecho, humanas, y da protagonismo a lo que llama las voces cognoscentes, es decir, a las voces de las mujeres con discapacidad. Así, la autora toma como punto de partida la toma de conciencia y de sensibilización para utilizar las experiencias de vivir como mujeres con discapacidad dentro de una sociedad patriarcal y capacitista y desde ahí, construye marcos explicativos específicos que pretenden coadyuvar con el activismo, con el Derecho, con las Ciencias Sociales y con quien quiera nutrirse hacia una búsqueda de justicia social. Esta obra pretende también crear un conocimiento que pueda ser utilizado por las propias mujeres con y sin discapacidad, así como por otros grupos sociales marginados, resaltando que el conocimiento que en este libro se re-construye, pueda ser de utilidad tanto dentro como fuera de la academia. En definitiva, se trata de elaborar una hoja de ruta para un camino de justicia social que las mujeres con discapacidad requieren. Disponible en: http://www.dykinson.com/libros/mujeres-con-discapacidad-sobre-la-discriminacion-y-opresion-interseccional/9788491482581/
Chapter
Disabled people’s sexuality is fraught with tensions of desexualization and criminalization – at once presumed nonexistent while pathologized as terrifying and perverse. As sexuality is intricately tied to notions of gender identity (themselves dependent on the able-normative body), disabled people exist more often as objects in othering narratives than as subjects, let alone narrators, of their own. While people with all types of disabilities face astounding rates of sexual violence, those who are also queer, trans, or otherwise LGBTQIAP-identified inhabit bodies marginalized as deviant in multiple ways. Shared experiences of pathologization severely impact access to support, resources, mental health care, and healing spaces for queer and trans disabled survivors, whose experiences with gendered and sexual violence often transgress boundaries between home, school, institutions (and other carceral spaces), and the streets. This chapter will include discussion of exacerbating factors in trauma and erasure of queer and trans disabled survivors, such as the presumptions of incompetence and caregiver benevolence, the delegitimization of disabled people’s genders and sexualities, and the internal violence of ableist shame.
Article
The paper argues that the articulation of non-normative identities, desires and meanings are possible even within literary representations that are also forms of deliberations to conform to (hetro)normalcy. A queer reading of the popular Harry Potter series created by J. K. Rowling is attempted to identify the understated proclivities of subversion in texts that have a non-esoteric readership. Certain ideations that have emerged from queer theoretical discourses are applied in the process of interpreting textual aspects, especially pertaining to the two important characters of Albus Dumbledore and Harry Potter. The aim is not to add to the significantly large amount of slash fiction that the series has generated and instead use the grounds provided by the author herself, purposively and otherwise, that bear affinities or may be read in terms of certain theoretical exercises in the field of queer studies.
Book
Screenwriters are storytellers and dream builders. They forge new worlds and beings, bringing them to life through storylines and idiosyncratic details. Yet up until now, no one has told the story of these creative and indispensable artists. The Writers is the only comprehensive qualitative analysis of the history of writers and writing in the film, television, and streaming media industries in America. Featuring in-depth interviews with over fifty writers-including Mel Brooks, Norman Lear, Carl Reiner, and Frank Pierson-The Writers delivers a compelling, behind-the-scenes look at the role and rights of writers in Hollywood and New York over the past century. Granted unprecedented access to the archives of the Writers Guild Foundation, Miranda J. Banks also mines over 100 never-before-published oral histories with legends such as Nora Ephron and Ring Lardner Jr., whose insight and humor provide a window onto the enduring priorities, policies, and practices of the Writers Guild. With an ear for the language of storytellers, Banks deftly analyzes watershed moments in the industry: the advent of sound, World War II, the blacklist, ascension of television, the American New Wave, the rise and fall of VHS and DVD, and the boom of streaming media. The Writers spans historical and contemporary moments, and draws upon American cultural history, film and television scholarship and the passionate politics of labor and management. Published on the sixtieth anniversary of the formation of the Writers Guild of America, this book tells the story of the triumphs and struggles of these vociferous and contentious hero-makers.
Article
The aesthetic independence of an artwork is usually defined by the direct relationship between the viewer and the artwork. The screenplay, however, is actualized for the viewer only via cinematic performance. Therefore, we should ask how the viewer experiences the performance and to what extent this experience is created by the contribution of the screenplay, and especially which elements are realized in the presentation and contribute to building up the performance for the viewer to experience.The approach I am leaning on, and through which I am hoping to gain new insights into the aesthetic independence, is dramaturgical and thus practice-based. The common hermeneutic approach in artistic research usually defines what the artworks are and how they exist in our world as cultural phenomena. Through the dramaturgical approach I explore how the screenplay functions within the presentational process.I discuss the contribution of the screenplay as a literary artwork by asking how the literary characteristics of the screenplay appear in a film and their function in the performance. I also explore the screenplay's contribution from the viewer's point of view. Here I am not leaning on the perception theories; instead I am using my own observation of the cinematic performance. Lastly, I discuss the dramaturgical process as an interpretive continuum that leads from the screenwriter to the viewer.