PreprintPDF Available

Desarrollo del Estudio del Emprendimiento

Authors:
Preprints and early-stage research may not have been peer reviewed yet.

Abstract and Figures

Documento de Trabajo, fundamentado en la investigación teórica de la Tesis Doctoral: El Desequilibrio Creativo en el Emprendedor, por Deseo, por Necesidad y Social (2011)
Content may be subject to copyright.
1
Documento de Trabajo, fundamentado en la investigación teórica de la Tesis Doctoral:
El Desequilibrio Creativo en el Emprendedor, por Deseo, por Necesidad y Social (2011)
DESARROLLO DEL ESTUDIO DEL EMPRENDIMIENTO
María Soledad Parra M., Académica (PhD)
Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Albacete, Universidad de Castilla La Mancha
I. INTRODUCCIÓN AL EMPRENDIMIENTO Y TIPOS DE EMPRENDEDORES
El presente artículo se enfoca al estudio de la etapa inicial del proceso de emprendimiento
1
, en el cual
se desarrolla el desequilibrio creativo. Esta etapa parece estar relacionada de forma crítica con la
definición del tipo de emprendedor latente que evolucionará a lo largo del proceso de creación de
organizaciones, porque es el momento en el que se determina la idea que generará a futuro una nueva
empresa u organización. Esta idea puede estar enfocada a crear un nuevo negocio, a solucionar un
problema social y/o medioambiental, o a encontrar la mejor forma de superar la pobreza y/o situación
económica de una persona o familia. Es decir, esperamos que este estudio nos permita comprender el
proceso y diferencias clave entre el “emprendedor por oportunidad”, el “emprendedor por necesidad” y el
“emprendedor social”, porque posiblemente más que nunca antes, éstos tienen el potencial de ayudar a
solucionar los problemas económicos, sociales y medioambientales que enfrentamos globalmente.
El emprendimiento es un fenómeno complejo que abarca una variedad de contextos y las diversas
definiciones encontradas en la literatura reflejan esta complejidad. Por ejemplo el proyecto GEM toma
una amplia visión de la actividad emprendedora y se enfoca sobre el rol jugado por las personas en el
proceso de emprendimiento, es decir, estudia el comportamiento de las personas con respecto a
comenzar y gestionar un negocio (Bosma, Jones, Autio & Levie 2007). El término emprendimiento tiene
muchas acepciones e incluye el concepto de emprendedor, el cual a veces se contrasta o se asimila al
término empresario. Para Schumpeter (1963), empresario es el que lleva a cabo nuevas combinaciones
de los medios de producción, quien también puede ser empleado y no sólo independiente, además,
pierde esa calidad cuando comienza a dirigir la empresa en forma rutinaria (Veciana 1999). También se
distingue entre varios términos: capitalista o proveedor de fondos y otros recursos no humanos para la
empresa, gerente, supervisor y coordinador de actividades de producción, y por último, empresario en el
sentido más estricto del término, es decir, como planificador, innovador y persona que en definitiva
adopta las decisiones en una empresa de producción (McClelland 1968).
Por otro lado, el término emprendedor se origina en la economía francesa en los siglos XVII y XVIII y
sugiere que éste cambia los recursos económicos mejorando la productividad y rendimiento (Sullivan,
Weerawardena & Carnegie 2003). Esto implica que los primeros estudios de actividades emprendedoras
fueron llevados a cabo por economistas, tales como Schumpeter, quien en los años treinta se enfocó en
la persona y su rol en el proceso económico y cambio social. Más tarde, en 1948 Cole estableció el
estudio del emprendimiento en la Universidad de Harvard, teniendo como objetivo investigar a las
personas de las sociedades industrializadas insertas en el mercado occidental (Greenfield & Strickon
1981). Por lo tanto, el paradigma correspondiente a este concepto es que la motivación de este
1
En este trabajo de investigación utilizaremos como sinónimos los términos emprendimientoy “creación de organizaciones”,
de manera que con éste último, abarcamos a todos los tipos de entidades que podrían crear los distintos tipos de emprendedores
(por oportunidad, por necesidad, social y sostenible), no sólo empresas con fines de lucro sino también organizaciones sin fines de
lucro.
2
emprendedor por oportunidad
2
era la búsqueda de nuevas oportunidades de negocios, con el objetivo
final de maximizar los beneficios económicos.
Otro concepto de emprendedor muy distinto al anterior surge en 1976, cuando el economista Muhammad
Yunus (Premio Nobel de la Paz 2006), genera una nueva idea para ayudar a las personas más pobres de
su país natal, Bangladesh, lo que dará origen a la fundación del Grameen Bank o el “Banco de los
Pobres” en 1983. Para Yunus la habilidad emprendedora es universal y aún los más pobres tienen el
talento de reconocer las oportunidades a su alrededor y pueden estar impacientes por transformarlas en
una realidad, cuando se les dan las herramientas adecuadas. Su idea ha puesto en marcha un
movimiento global de microcréditos, que ha beneficiado a alrededor de 100 millones de personas en más
de 75 países, ofreciendo a los más pobres, principalmente mujeres, micro préstamos para iniciar un
pequeño negocio (Yunus 2007). Este segundo paradigma se refiere al emprendedor por necesidad
3
,
motivado por una urgencia para mejorar sus condiciones de vida personal y/o familiar, cuyo objetivo es
superar la pobreza.
Luego el término emprendedor social es más nuevo y se refiere a personas quienes se aproximan a un
problema social con espíritu emprendedor, con visión de negocios y que crean un cambio. Se atribuye el
reconocimiento de este término a William Drayton, quien en 1980 fundó Ashoka, una empresa diseñada
para financiar a los emprendedores sociales y conectarlos a una red profesional (Barendsen & Gardner
2004). Drayton originó un movimiento mundial alrededor del concepto de emprendimiento social, cuyo
objetivo es que el pensamiento creativo e innovador pueda ser aplicado para resolver los problemas
sociales y ayudar a las personas (Yunus 2007). Este tercer paradigma corresponde a la creación de una
organización con o sin fines de lucro, cuyo objetivo es la maximización del beneficio social y/o
medioambiental, en el que la motivación del emprendedor social
4
es mejorar la sociedad y el
medioambiente.
Excluimos el término emprendedor corporativo
5
o lo que también en la literatura se denomina “intra-
emprendedor”, porque nos parece que esta persona que es un empleado de una organización, en el
tiempo podría evolucionar y transformarse en uno de los emprendedores por oportunidad, necesidad,
social o sostenible. Esto porque el emprendedor corporativo tiene mayor similitud con el concepto de
“persona que hace carrera en la empresa”. Por último, incluimos una pequeña referencia al
emprendedor sostenible
6
, de muy reciente conceptualización, que corresponde al desarrollo de la
nueva corriente de literatura enfocada al concepto de emprendimiento sostenible. Este emprendedor
sostenible correspondería a la conjunción del emprendedor por oportunidad y social. Se diferencia del
emprendedor social porque su organización siempre recibirá ingresos propios por ventas.
2
Emprendedor por Oportunidad (Deseo): Es un emprendedor que crea su empresa o negocio para aprovechar una oportunidad
en la que cree firmemente que puede desarrollar una actividad, compitiendo en el mercado o abriendo una brecha innovadora en el
mismo (Coduras et al. 2003).
3
Emprendedor por Necesidad: Un emprendedor está en este caso, cuando declara haber creado su empresa o negocio ante la
falta de alternativas de empleo o salida profesional. La tasa de actividad emprendedora por necesidad es mucho mayor en los
países pobres que en los ricos (Coduras et al. 2003).
4
Emprendedor Social: Juega el rol de agente de cambio en el área social, a través de asumir una misión para crear y sostener
valor social; reconocer y perseguir oportunidades para servir a esa misión; comprometerse en un proceso de continua innovación,
adaptación y aprendizaje; actuar audazmente sin estar limitado por los recursos; y exhibir un sentido de responsabilidad por los
usuarios y resultados. Esta definición incluye a las organizaciones con y sin fines de lucro, y al sector público (Dees 1998).
5
Emprendedor Corporativo: Un intra-emprendedor se define como un empleado que desarrolla actividades de nuevos negocios
para su empleador, incluyendo establecer una nueva organización o subsidiaria, y lanza nuevos productos o combinaciones de
productos/mercado. El fenómeno del emprendimiento dentro de las organizaciones existentes se llama usualmente
“emprendimiento corporativo” o “intra-emprendimiento”, el que se puede estudiar a nivel individual, organizacional o en el contexto
macro (Bosma & Levie 2009).
6
Emprendedor Sostenible: Crea una organización que simultáneamente es económica, social y medioambientalmente viable. Son
capaces de identificar las oportunidades para obtener rentas emprendedoras, mientras simultáneamente emprenden desafíos
sociales y medioambientales, son quienes se arriesgan hacia la triple línea de fondo: personas, planeta y profit (Cohen, Winn 2007).
3
II. CRONOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN SOBRE EMPRENDIMIENTO
De acuerdo con el modelo de Low & MacMillan (1988) y en coherencia con el objetivo general del
estudio, nos interesa vincularlo a un propósito mayor, que es la relación entre el proceso de creación de
organizaciones y el progreso económico, y mejoramiento social y medioambiental. Porque como afirma
Van de Ven (1986) pocos temas se caracterizan por un acuerdo común tan amplio, como el rol del
emprendimiento para el desarrollo social y económico. Y es por esto que la conexión entre crecimiento
económico (enfatizado en creación de empleo) y emprendimiento es un tema relevante en la actualidad,
debido a lo cual el fomento de la creación de empresas es clave en la política económica de numerosos
países del mundo, a través de múltiples programas gubernamentales (Fundación Incyde UE 2003).
Adicionalmente, Shane & Venkataraman (2000) se preguntan por qué estudiar emprendimiento y
responden con tres razones: primero, porque es un mecanismo por el cual la sociedad convierte
información técnica en productos y servicios; segundo, porque a través de éste las ineficiencias
temporales y espaciales en una economía son descubiertas y mitigadas; y tercero, porque en una
sociedad capitalista la innovación en productos y procesos es el crítico motor que conduce el proceso de
cambio. Por lo tanto, agregan que su ausencia desde nuestras teorías deja incompleto nuestro
entendimiento del paisaje de negocios.
Entonces siguiendo el camino trazado por Low & MacMillan (1988), donde sugieren que las nuevas
investigaciones deberían estudiar las diferentes perspectivas teóricas existentes, pretendemos después
de revisar la literatura más actualizada en cuanto a emprendimiento, entregar primero un panorama
general y cronológico de la evolución de la investigación sobre emprendimiento (Figura 1), en segundo
lugar describir los modelos que nos parecen más destacados y fructíferos para el estudio del
emprendimiento, dejando al final el más relevante actualmente en la literatura (Mitchell et al. 2002).
Figura 1:
Fuente: Elaboración propia
4
Estudio del Emprendimiento durante el siglo XX
El interés académico en el emprendimiento es relativamente nuevo, relacionado al contexto de los
problemas de crecimiento y desarrollo económico. Por esto los primeros estudios se realizaron dentro de
la economía y sólo más tarde los historiadores, psicólogos, sociólogos y antropólogos pusieron interés en
el tema (Greenfield & Strickon 1981). Uno de los primeros referentes fue Schumpeter, quien en los años
treinta, afirmaba que al poner en práctica “nuevas combinaciones” se encuentra el desarrollo económico,
y a éstas las llaman empresas mientras a las personas cuya función es realizarlas, las llaman
emprendedores (Schumpeter 1963). En la postguerra muchos académicos se comprometieron en la
investigación del emprendimiento desde la Universidad de Harvard por iniciativa de Cole, y la atención
fue cambiando desde las funciones del emprendimiento hacia los rasgos psicológicos de los
emprendedores y a las condiciones sociales que los producen.
En la década de los sesenta, el psicólogo McClelland (1968) dentro de su investigación, se preguntaba
de qué modo influía la necesidad de alto nivel de logro en el desarrollo económico, que se conectaba
radicalmente con el emprendedor que organizaba la empresa, es decir, la atención de la disciplina
cambió desde el acto a los actores (Shaver & Scott 1991). Por otro lado, el sociólogo Hagen dirigió su
estudio hacia las minorías en sociedades desarrolladas, las que contribuían con emprendedores
precipitando el crecimiento económico, como por ejemplo los judíos en muchos países. Mientras en 1967,
Glade se enfocaba sobre lo que hace un emprendedor, y sugería que para el entendimiento y explicación
del fenómeno, no son las características psicológicas o sociales las que son críticas sino más bien el
comportamiento emprendedor (Greenfield & Strickon 1981).
Gartner en la década de los ochenta, argumentaba que desde la “perspectiva del comportamiento”, un
emprendedor es visto como una serie de actividades involucradas en la creación de una organización, lo
cual es un evento contextual y el resultado de múltiples influencias. Además, aseguraba que la
“perspectiva de los rasgos de personalidad” no había sido fructífera, porque la unidad básica de análisis
era el emprendedor asumido como un estado fijo de existencia o una especie descriptible, mientras la
investigación debería enfocarse sobre lo que el emprendedor hace, y no sobre quién es (Gartner 1988).
Dentro de esa década también, Low & MacMillan vieron el desarrollo de la teoría del emprendimiento
desde dos perspectivas: adaptación estratégica y ecología de la población. Sugerían que la primera
perspectiva enfatizaba la libertad de las personas para tomar decisiones que involucran la identificación
de oportunidades, la reunión de recursos para explotarlas, y las estrategias inherentes para perseguirlas
a través de empresas. En contraste, la ecología de la población enfatizaba los factores medioambientales
como precursores a la actividad emprendedora y como mecanismos para seleccionar nuevas empresas
que más apropiadamente conformen las dinámicas de un particular nicho (Gartner 2001).
Low & MacMillan (1988) señalaban también que varios autores habían sugerido modelos que capturaban
la complejidad contextual, es decir, se había progresado más allá de las deterministas teorías culturales y
de personalidad hacia unas más integrales y dinámicas:
- Sobre las teorías psicológicas, señalaban que la amplia variación entre los emprendedores hacía
infructuoso cualquier intento de desarrollar un perfil psicológico estándar, como también el
identificar tipologías basadas en los rasgos psicológicos o demográficos del emprendedor. Más
útiles eran los estudios psicológicos que se enfocaban sobre el emprendedor dentro de la
organización y sobre el proceso por el cual las características individuales afectaban los resultados
organizacionales.
- Con relación a las teorías socio-culturales, afirmaban que se vio al emprendedor como un
tomador de decisión operando dentro de una situación cultural y social específica, lo que implicaba
5
la percepción de una oportunidad combinada con los recursos disponibles. Además, más tarde se
consideraba la interacción de muchos factores culturales y situacionales, y entregaban un marco
de referencia dinámico que capturaba el rango tirar (pull) positivo y de desplazamiento negativo
que guiaban a la puesta en marcha de un negocio.
- Con respecto a las teorías de redes, expusieron que estudios que habían examinado las redes,
eran intentos más refinados para poner al emprendedor dentro del contexto social, y que la
importancia de las redes había sido reflejada en un creciente interés en las incubadoras. Y
sugerían que otros autores vieron el proceso emprendedor como encajado en una cambiante red
de continuas relaciones sociales que facilitaban y restringían los vínculos entre los emprendedores,
los recursos y las oportunidades.
Durante esa misma época, la posición contextualista de Aldrich (1989) negaba que las características
personales de los fundadores contribuyeran en algo al éxito de una nueva empresa (Shaver & Scott
1991). Aldrich (1990) señalaba que mientras algunos investigadores se habían fijado en los atributos de
los fundadores de empresas, otros como él mismo se habían enfocado sobre las condiciones del entorno
que generan variaciones en el número de fundaciones de empresas en el tiempo, lo que los ecologistas
habían llamado la “perspectiva de tasas”. Para este autor estas aproximaciones eran complementarias, y
cada una se diseñaba sobre diferentes tradiciones de investigación en las ciencias sociales. Además,
agregaba que los ecologistas trabajaban en cuatro niveles de análisis: grupo, organización, población y
comunidad, y tomaban una visión a largo plazo que era típica de la perspectiva de psicología social.
A principios de la siguiente década, Shaver & Scott (1991) señalaban que el foco de la psicología sobre la
persona como la unidad de análisis, no debería estar construido como equivalente a la búsqueda de
características personales, que sin consideración de la situación producen comportamientos que guían a
la creación de empresas, sino, que dentro de esta concentración sobre la persona, dos inquietudes
teóricas centrales debían ser “los contenidos de la mente” (el proceso que interviene entre el mundo
externo y el comportamiento observable) y “el ejercicio de libre elección”. Afirmaban que se requiere una
persona, quien en su mente tenga todas las posibilidades juntas, quien crea que la innovación es posible,
y quien tenga la motivación a persistir hasta que el trabajo esté hecho, es decir, que se necesitaba “una
persona, un proceso y una elección”. Y este estudio del proceso y de la elección incorporaba las
variables personales y situacionales.
De forma contemporánea, los autores Gartner, Shaver, Gatewood & Katz (1994) planteaban lo siguiente:
a) El emprendedor en el emprendimiento es más probable que sea plural que singular, y pueden ser
identificados sobre la base de “ser” (ej.: propietario), y/o sobre la base de “comportarse” (ej.:
adquirir recursos).
b) La actividad emprendedora involucra hacer y “pensar”, y esto último es crítico para entender lo que
ocurre durante la creación de empresas, por lo que debería haber más vínculo entre la psicología y
el comportamiento organizacional.
c) La situación emprendedora ocurre en el tiempo y tiene una implicación de proceso / cambio /
evolución (de la oportunidad, del entorno, etc.), por lo tanto, la investigación longitudinal es
relevante.
d) La motivación de trabajo v/s la habilidad, porque es inconveniente asumir que los emprendedores
que enfrentan oportunidades únicas tendrán el pertinente conocimiento, destrezas y aptitudes para
cumplir sus objetivos.
e) Hay muchos diferentes tipos de emprendedores, es decir, el emprendimiento está relacionado con
la variación porque las nuevas combinaciones son diferencias y no la norma, por lo tanto, no existe
el promedio porque éste es inherentemente idiosincrático.
6
Shane & Venkataraman en el año 2000, proponían su propio modelo y afirmaban que el fenómeno del
emprendimiento se había vuelto una amplia etiqueta, bajo la que se había alojado una mezcolanza de
investigación, y hasta esa fecha, había carecido de un marco conceptual que explicara y pronosticara una
serie de fenómenos empíricos, para que realmente tuviera utilidad como un campo de ciencia social.
También Gartner (2001) señalaba que a pesar de la creación de más teoría en emprendimiento, los
académicos notaban la dificultad de integrar los esfuerzos de desarrollo teórico, dentro de cualquier
esquema coherente. Más que intentos de generar una teoría exhaustiva o global de emprendimiento,
sugería esfuerzos con metas más modestas, similares a lo que Shane & Venkataraman (2000) habían
llevado a cabo en su modelo.
Además, agregaba Gartner (2001) que las seis decisiones clave de especificación para la investigación
del emprendimiento de Low & MacMillan (1988), estaban interrelacionadas y podían ser vistas como un
modelo para ayudar a los académicos en este campo, a escoger tópicos específicos y entonces
desarrollar teorías, métodos, ideas y cuestiones adecuadas. Y finalizaba, estableciendo que el desarrollo
de teoría en emprendimiento ocurrirá cuando los académicos estén dispuestos a, simultáneamente,
identificar el propósito, el enfoque, el nivel de análisis, el marco de tiempo y las metodologías, lo que el
artículo de Shane & Venkataraman (2000) aportaba en esa dirección.
III. MARCOS TEÓRICOS MÁS DESTACADOS
A continuación se describen los modelos teóricos, seleccionados como los más destacados en la
literatura (Figura 2). Más adelante se expone la perspectiva más actualizada aún en etapa de evolución y
por lo tanto, no totalmente consolidada, como es la investigación sobre la “cognición emprendedora” que
han realizado varios investigadores liderados por Mitchell (Mitchell et al. 2002, 2004 y 2007).
Figura 2:
a. Modelo de Gartner (1985)
Este autor afirma que el emprendimiento es un fenómeno complejo y multidimensional, por lo tanto,
describe la creación de nuevas empresas a través de un modelo de cuatro dimensiones (Figura 3), que
incluye:
- La Persona involucrada en crear una nueva organización, cuyas características psicológicas como
la necesidad de logro, el locus de control, la propensión al riesgo y la tolerancia a la ambigüedad,
MARCOS TEÓRICOS
Modelo / Perspectiva
Social
psico-
lógica
Estra-
tégica
Ecoló-
gica
Psico-
lógica
Econó-
mica
Cogni-
tiva
Motiva-
cional
Gartner (1985) X
Low y MacMillan (1988)
X X
Aldrich (1990) X
Shaver y Scott (1991) X
Shane y Venkataraman (2000)
X X X X X
Proyecto GEM (2007)
X X X
Mitchell et al. (2002-'04-'07)
X X X
Fuente: Elaboración propia
7
así como el análisis de sus antecedentes, experiencia y actitudes (satisfacción en el trabajo,
experiencia previa, padres emprendedores, edad y educación) han sido examinados en muchos
estudios.
- La Organización que comienza, porque la mayoría de estudios ha olvidado comentar algunas de
las características sobre las que se han enfocado, como por ejemplo el tipo de empresa o la
presencia de socios, aunque si se las ha vinculado con otras dimensiones como experiencia
emprendedora y respuesta al medioambiente.
- El Entorno o la situación que influye en la nueva organización, la que podría generar
emprendedores y está relacionada con la idea de “empujar” y “tirar” del entorno, por lo que existen
dos visiones: el determinismo medioambiental que ve una serie de condiciones a las que la
organización debe adaptarse, y la elección estratégica que ve una realidad que las organizaciones
crean vía la selectividad de sus propias percepciones. Y finalmente,
- El Proceso o acciones llevadas a cabo por la persona para crear la empresa, porque el
emprendimiento es una actividad o función, y al reconocer este aspecto dinámico se han
enumerado algunos de los comportamientos que realiza el emprendedor, tales como: encuentra
una oportunidad de negocios, acumula recursos, comercializa productos y servicios, produce el
producto, crea una organización y responde al gobierno y a la sociedad.
Figura 3:
b. Modelo de Low & MacMillan (1988)
Estos investigadores recomiendan tomar en cuenta seis elementos (Figura 4) al diseñar un programa de
investigación sobre emprendimiento:
1) Propósito: Es necesario en los futuros programas de investigación no sólo establecer claramente
el propósito del estudio sino también vincularlo a un objetivo más fundamental, que es explicar y
facilitar el rol de la nueva empresa en el progreso económico.
2) Perspectiva Teórica: Se sugiere que la investigación futura debería examinar y establecer
claramente los supuestos teóricos y qué perspectivas teóricas adicionales deberían ser exploradas
(por ejemplo la ecología de la población, la adaptación estratégica, etc.).
Individuo
Procesos
OrganizaciónEntorno
CREACIÓN DE NUEVAS EMPRESAS
Modelo de Gartner (1985)
Fuente: Gartner (1985)
8
3) Enfoque: Existe una tendencia hacia una investigación más contextual y orientada al proceso, lo
que significa un importante avance y mueve el campo hacia una posición más cercana que sea
capaz de explicar, más que sólo documentar el fenómeno emprendedor.
4) Nivel de Análisis: Existen varios estudios que examinan más que un nivel de análisis, es decir, la
persona, el grupo, la organización, la industria y la sociedad, y tales estudios de multi-nivel proveen
un entendimiento mucho más rico del fenómeno emprendedor.
5) Marco de Tiempo: Más descubrimientos pueden obtenerse de los estudios que emplean más
amplios marcos de tiempo que aquellos que emplean instantáneas transversales, porque los
diferentes temas estratégicos se vuelven importantes cuando la empresa e industria evolucionan. Y
finalmente,
6) Metodología: Existe poco progreso en la investigación sobre temas de causalidad y limitados
ejemplos de diseños de investigación que desarrollen hipótesis a priori, entonces, la investigación
modelada y experimental ha carecido de una fundación para su desarrollo.
Figura 4:
c. Modelo de Aldrich (1990)
Usando una perspectiva ecológica, Aldrich considera tres procesos que afectan las tasas de fundación de
empresas (Figuras 5 y 6): intra-poblacional, institucional e inter-poblacional.
- Procesos intra-poblacionales: Los recursos medioambientales o la capacidad del entorno
establecen un límite sobre el número de organizaciones compitiendo por los mismos recursos, y su
análisis debe incluir:
a) Previas disoluciones: las organizaciones existentes retienen recursos y al disolverse los
liberan.
b) Previos nacimientos: altos niveles de fundaciones son una señal de que crecen las
oportunidades.
c) Dependencia de la densidad: su aumento puede incrementar o inhibir las fundaciones; y
d) Procesos independientes de la densidad: algunas fuerzas afectan las fundaciones por el
ciclo de vida de la población.
INVESTIGACIÓN SOBRE EMPRENDIMIENTO
Modelo de Low y MacMillan (1988)
Investigación previa
Modelo de Investigación y futuros
desafíos
1
Poca claridad, descriptiva, carente de
unidad
Claramente establecido, explicatorio, hacia
progreso económico
2
Débil desarrollo teórico, supone implícita
selección estratégica
Guía teórica, supuestos establecidos,
varias perspectivas teóricas
3
Foco sobre personalidad o determinantes
culturales
Foco sobre el proceso emprendedor en el
contexto social
4
Principalmente un solo nivel de análisis Múltiples niveles de análisis
5
Angosto marco de tiempo Amplio marco de tiempo
6
Casos estudio, encuestas transversales,
un método, descriptiva
Guía teórica, hipótesis a priori, múltiples
métodos, explicativo
Fuente: Low y MacMillan (1988)
9
Figura 5:
- Procesos Institucionales: Muchos procesos dependientes del tiempo que afectan a las
fundaciones, incluyen factores institucionales tales como: factores políticos y políticas
gubernamentales (ej.: turbulencia política), ubicación espacial (ej.: fuentes de ideas y
emprendedores), cultura (ej.: interpretación de las condiciones externas a macro-nivel), y otros
eventos específicos a períodos particulares en la historia (ej.: medios de comunicación).
- Procesos inter-poblacionales: Las poblaciones inter-dependientes son separadas por procesos
de competencia, dominación y diferenciación. La competencia empuja a las organizaciones a
adoptar formas similares y mayor homogeneidad. Algunas pueden ser conducidas a adoptar otra
forma, aunque la literatura ha enfatizado la selección más que la adaptación. Las poblaciones
dominantes conducen a otras hacia un rol secundario, que resulta en una diferenciación por niveles
en la comunidad. Las posibles relaciones entre A y B son: competencia total, competencia parcial,
competencia depredadora, neutralidad, proporcionada y simbiosis.
Figura 6:
PROCESOS EN LA TASA DE FUNDACIÓN DE EMPRESAS
Modelo de Aldrich (1990)
Fuente: Elaboración propia
PROCESOS
Intra-poblacionales
Cambios
Independientes
Proceso de
Disolución
Proceso de
Nacimiento
Cambio de
Densidad
COMUNIDAD A
PROCESOS
Institucionales
Otros
Eventos
Ubicación
Espacial
Factores
Políticos
Cultura
COMUNIDAD A
COMUNIDAD A
PROCESOS
Inter-poblacionales
Competen cia Total
COMUNIDAD B
Competen cia Parcial
Competenc ia Depredadora
Neutralidad
Proporcionada
Simbiosis
PROCESOS EN LA TASA DE FUNDACIÓN DE EMPRESAS
Modelo de Aldrich (1990)
Fuente: Elaboración propia
10
d. Modelo de Shaver & Scott (1991)
La especificación del proceso por el cual el mundo externo es representado en la mente, es la inquietud
fundamental para la perspectiva psicológica en la creación de nuevas empresas, es decir, se debe
involucrar a los procesos cognitivos que ocurren dentro de la persona que inicia una nueva empresa.
Además, una meticulosa perspectiva psicológica para el estudio de las elecciones involucradas en la
creación de nuevas empresas, debe incorporar ambas características de la toma de decisión, racional e
irracional (Figura 7).
Figura 7:
- La persona no la personalidad. La mayoría de los psicólogos se suscriben a alguna versión del
modelo de S-O-R (estímuloorganismo-respuesta), pero todos reconocen que solo el estímulo y la
respuesta pueden ser observados directamente. Todas las variables de la O (organismo) deben
ser inferidas desde la relación observada entre estímulos y respuestas, es decir, ninguna particular
explicación de la O (organismo) es más real que otra. La única variable personal cuya asociación
con la creación de nuevas empresas parece más convincente es la motivación de logro.
- Proceso de Cognición Social. Se centran sobre los “procesos de cognición social” porque la
creación de empresas es una actividad social. Pueden ser ilustrados en dos áreas: los heurísticos
cognitivos y las atribuciones de éxito/fracaso. Ambas representan los procesos internos supuestos
para mediar entre: el estímulo del entorno (oportunidades) y las respuestas (puesta en marcha de
organizaciones). El reconocimiento de la oportunidad es tratado como un ingrediente clave y
también lo son los principios de atribución para explicar éxito/fracaso.
- El Ejercicio de Elección. La “perspectiva de las elecciones” deliberadas para crear una nueva
empresa involucra el control percibido y requiere la consideración de los procesos motivacionales:
a) ¿Puedo hacer algo diferente? Los emprendedores saben que pueden hacerlo y creen que
pueden ejercer control sobre personas y eventos.
b) ¿Quiero hacerlo? Existe una variedad de razones por las que los emprendedores ponen en
marcha sus negocios y tales motivaciones han sido descritas en términos de alguna forma
en la teoría de la expectativa.
e. Modelo de Shane & Venkataraman (2000)
Definen el campo de emprendimiento como “el examen académico de cómo, por quién y con qué efectos
las oportunidades para crear futuros bienes y servicios son descubiertas, evaluadas y explotadas”, es
decir, que involucra el estudio de las fuentes de oportunidades; los procesos de descubrimiento,
PERSONA, PROCESO Y ELECCIÓN
Modelo de Shaver y Scott (1991)
Fuente: Elaboración propia
Proceso de
Elección
Proceso de
Cognición Social
11
evaluación y explotación de oportunidades; y la serie de personas que las descubren, evalúan y explotan
(Figura 8). Afirman que su perspectiva es de desequilibro, que el comportamiento emprendedor es
transitorio y que no requiere la creación de nuevas organizaciones, porque existen dos modos de
explotación de las oportunidades: la creación de nuevas empresas (jerarquías) y la venta de
oportunidades a las existentes (mercados).
- Existencia de Oportunidades Emprendedoras. Las oportunidades emprendedoras son las
situaciones en las que nuevos bienes, servicios, materias primas, y métodos de organización
pueden ser introducidos y vendidos por más de su coste de producción. Su reconocimiento es un
proceso subjetivo, pero ellas mismas son un fenómeno objetivo que no es conocido para todos, ni
en todo momento. Sus formas varían desde la creación de nueva información, la explotación de
ineficiencias de mercado por información asimétrica, o la reacción a cambios en los costes y
beneficios relativos de usos alternativos de los recursos. El emprendimiento requiere que las
personas tengan diferentes creencias acerca del valor de los recursos.
- Descubrimiento de Oportunidades Emprendedoras. Un emprendedor puede lograr el beneficio
de una oportunidad sólo si reconoce que existe y tiene valor. Dos categorías de factores influyen
en la probabilidad de que las personas descubran oportunidades:
1. La posesión de información previa necesaria para identificar una oportunidad, porque con
ella un emprendedor crea esquemas mentales que proveen un modelo para reconocer
nueva información y oportunidades.
2. Las propiedades cognitivas necesarias para valorarla, porque las personas deben ser
capaces de identificar nuevas relaciones de medios-fines que son generadas por un cambio
dado, en orden a descubrir oportunidades.
- Decisión para Explotar Oportunidades Emprendedoras. Por qué, cuándo y cómo las personas
explotan las oportunidades, parece ser una función de:
1. La naturaleza de la oportunidad: es necesario que el emprendedor crea que el valor
esperado será bastante grande para compensar el coste de oportunidad de otras
alternativas; y
2. La naturaleza de la persona: la decisión de explotarla involucra comparar su valor contra los
costes de generar ese valor y los de generar valor de otras formas. La decisión está también
influida por diferencias individuales en percepciones, optimismo y otros.
Figura 8:
PROCESO DE DESCUBRIR, EVALUAR Y EXPLOTAR OPORTUNIDADES
Modelo de Shane y Venkataraman (2000)
Fuente: Elaboración propia
Nueva información
Información asimétrica
Cambio uso recursos
12
f. Modelo del Proyecto GEM Global Entrepreneurship Monitor (2007)
GEM ve al emprendimiento como un proceso (Figura 9). Considera a las personas en la actividad
emprendedora en diferentes fases, desde la más temprana cuando los negocios están en gestación a la
fase establecida y la posibilidad de descontinuación del negocio (Bosma, Jones, Autio & Levie 2007).
Distingue cuatro fases, con tres puntos de transición que marcan las típicas barreras emprendedoras:
- La primera fase del proceso de puesta en marcha consiste de personas en la población adulta que
contemplan establecer un negocio. Y la primera transición se completa una vez que estas
personas (emprendedores incipientes) han iniciado algunas actividades emprendedoras de puesta
en marcha (más que sólo hablar). A esta transición la llama “concepción”.
- La segunda fase es la puesta en marcha que puede ser la creación de una empresa,
independiente y autónoma; o una auspiciada por un negocio existente. Y la segunda transición
de nacimiento de la empresa, se refleja en el pago de cualquier salario por más de tres meses a
alguien, incluyendo los propietarios (Bosma, Acs, Autio, Coduras & Levie 2008).
- Por último, la distinción entre la tercera y la cuarta fase tiene que ver con la edad de la empresa:
las que han pagado salarios y remuneraciones por más de tres meses y menos de 3,5 años (42
meses) son consideradas “nuevas” y si los han pagado por más de 3,5 años son consideradas
“establecidas”.
Figura 9:
g. Modelo de Mitchell et al. (2002; 2004; 2007)
La teoría de la cognición social, introduce la idea de estructuras de conocimiento: modelos mentales
(cogniciones) que se ordenan para optimizar la efectividad personal en determinadas situaciones. La
perspectiva cognitiva relacionada al emprendedor nos provee con algunas útiles herramientas con las
que explorar el fenómeno, específicamente la visión de “Cognición Emprendedora” nos ayuda a entender
cómo piensa y por qué hace las cosas. Entonces, las “cogniciones emprendedoras” son las estructuras
de conocimiento que las personas usan para hacer valoraciones, juicios o decisiones, que involucran la
evaluación de la oportunidad, creación de nuevas empresas y crecimiento. Es decir, esta visión se refiere
a cómo los emprendedores usan modelos mentales simplificados, para reconstruir o estructurar
PROCESO DE EMPRENDIMIENTO Y DEFINICIONES OPERACIONALES GEM
GEM Global EntrepreneurshipMonitor (2007)
Fuente: Bosma, Jones, Autio & Levie (2007)
Emprendedor
Incipiente:
Involucrado en la
Puesta en Marcha de
un Negocio
Propietario
Gerente
de un Nuevo
Negocio (hasta 3,5
años de edad)
Etapa Temprana de Actividad Emprendedora Total
Propietario
Gerente de un
Negocio Establecido
(más de 3,5 años de
edad)
Emprendedor
Potencial:
Oportunidades,
Conocimiento y
Habilidades
Descontinuación
del Negocio
CONCEPCN NASCIMIENTO
ORGANIZACIÓN PERSISTENCIA
13
información previa desconectada, que los ayuda a identificar e inventar nuevos productos y servicios, y
reunir los recursos para comenzar y desarrollar un negocio (Mitchell et al. 2002).
La investigación sobre Cognición Emprendedora es muy reciente y se inicia en los noventa, cuando se
destacaron los términos “cognición de los emprendedores” y “cognición emprendedora”. Al principio ésta
se relacionó con los sesgos y heurísticos cognitivos en la toma de decisión estratégica, con la percepción
de viabilidad y conveniencia, y con el comportamiento planeado y auto-eficacia, teniendo el objetivo de
distinguir a los emprendedores del resto. También se usó la teoría cognitiva para explicar la toma de
riesgos emprendedora, y se demostró que una pedagogía sobre emprendimiento basada en la cognición
era superior, distinta a la tradicional sobre planes de negocios. Más adelante, se argumentó que
considerar varios mecanismos cognitivos podía ser de mucha utilidad para explicar el comportamiento de
los emprendedores. Entonces, se analizaron los errores cognitivos y su relación con la creación de
opciones reales para emprendedores. Luego, se usaron los modelos cognitivos para explicar como la
lógica basada en heurística, ayuda a explicar cómo piensan y toman decisiones estratégicas los
emprendedores; y se utilizaron otros constructos para explicar la decisión de creación de una nueva
empresa a través de culturas. Por último, el uso de constructos cognitivos ha sido extendido para explicar
la complejidad cognitiva en desarrollo de la economía aborigen y en los negocios familiares (Mitchell et al.
2002).
Dentro del contexto de la investigación se han examinado los aspectos problemáticos y los positivos de
las cogniciones emprendedoras. Algunas de las problemáticas consecuencias de éstas, pueden ocurrir
en los entornos emprendedores caracterizados por sobrecarga de información (las personas son
confrontados con más información que la que ellos pueden procesar en un tiempo dado), alta
incertidumbre o novedad (situaciones en las que no pueden fácilmente utilizar los esquemas mentales
existentes), fuertes emociones (los sentimientos pueden producir distorsiones en muchos aspectos de la
cognición), presión de tiempo (incrementan la tendencia a adoptar atajos mentales), y fatiga o estrés. Las
cogniciones emprendedoras incluyen pensamiento contrahecho, inyección de afecto, sesgo de auto-
serving, falacia de planificación y auto-justificación; sobre-confianza o errores de representatividad; y
sobre-confianza, ilusión de control y creencia mal guiada en la ley de números pequeños. Algunas de las
consecuencias positivas incluyen tomar la decisión de la creación de una nueva empresa usando
mecanismos cognitivos, tales como guiones expertos, según Mitchell et al., 2000 (Mitchell et al. 2002;
Baron 1998).
Debido a que la investigación de cognición emprendedora se preocupa de los procesos precedentes que
ocurren dentro de un escenario económico, los más recientes estudios se han acercado hacia el campo
de cognición social. Esta perspectiva considera a las personas dentro de una situación total (un campo
psicológico o gestalt), lo que es una configuración de fuerzas descritas por dos pares de factores: uno es
la “persona” en la “situación”, y el otro es la “cognición” y “motivación”. Una reciente definición de
cognición social como las maneras en que interpretamos, analizamos, recordamos y usamos información
acerca del mundo social, apoya la idea que los modelos usados para conceptualizar el comportamiento
emprendedor individual deberían aproximarse a una realidad integral, porque la información acerca de
estos dos factores pares es procesada por una persona dada (Mitchell et al. 2007).
Para Mitchell et al. (2007), la investigación sobre cognición emprendedora está en tempranas etapas de
desarrollo, aunque en la década pasada, la literatura ha tenido un sustancial desarrollo en el estudio del
pensamiento y especialmente en el examen de cogniciones relativas a la toma de decisiones
emprendedoras. Se puede señalar que en general las explicaciones son complementarias y surgen
desde raíces comunes. En resumen las perspectivas incluyen:
1) El uso de lógica basada en heurísticos (ej.: Baron 1998)
2) Procesos perceptuales / vigilancia emprendedora o alertness (ej.: Gaglio & Katz 2001)
14
3) Perspectiva de experticia basada en el procesamiento de la información emprendedora (ej.:
Mitchell et al. 2000)
4) La perspectiva effectuation que se enfoca sobre qué hacen los emprendedores y cómo la situación
tiene efectos en el pensamiento de los emprendedores (ej.: Sarasvathy 2001).
La Cognición Emprendedora es un fenómeno individual, aunque la decisión de explotar una oportunidad
del emprendedor puede crear valor para la empresa y la comunidad. Debido a su posición estratégica
con respecto al tratamiento del nivel de análisis, múltiples disciplinas, y métodos de investigación, la
investigación de la Cognición Emprendedora ofrece un puente entre lo distintivo e inclusivo. Con respecto
al nivel de análisis reconoce que tal fenómeno reside en las mentes que operan solo en forma individual,
pero debido a la sociabilidad humana, resulta la agregación de personas dentro de nuevas empresas,
éstas dentro de sectores, estas otras dentro de la economía, etc. Otra alternativa de conceptualización
del nivel de análisis tiene relación con: la “proximidad a la consciencia”, basada en la memoria motor en
un extremo y por el sistema de procesamiento ejecutivo en el otro, la que permite limitar, definir y vincular
conceptos como “intuición emprendedora” y el “guión emprendedor” que parecen operar por niveles de
consciencia (Mitchell et al. 2004).
El nexo entre psicología motivacional, comportamiento organizacional y emprendimiento ha quedado
atrás respecto a la interface entre estrategia y emprendimiento, en parte porque la orientación económica
de la investigación estratégica llevó a igualar el motivo emprendedor con el deseo de ganancia. Pero, se
espera que haya cada vez más interesados en el motivo y su efecto sobre la cognición, y por tanto, un
significativo aumento de tópicos tales como razonamiento motivado, orientaciones motivacionales y
cognición situada, los que, a pesar de su relevancia en la Cognición Emprendedora, casi no han sido
tocados. Entre otras, pueden ser estudiadas estas cuestiones: ¿Cómo las personas con motivaciones
personales distintas que la maximización de ganancias (positivo también para el entorno social y
medioambiental) perciben las oportunidades y aplican decisiones lógicas? ¿Cómo los motivos de
ganancias interactúan con otros motivos al percibir las oportunidades y tomar decisiones? ¿Cómo los
cambios en el entorno impactan sobre la importancia relativa de diferentes motivaciones, para reconocer
y actuar sobre una oportunidad? (Mitchell et al. 2007).
h. Modelo adaptado por Jiménez & Villasalero (1999)
Seleccionamos también el modelo desarrollado por Jiménez & Villasalero (1999) porque es didáctico
gráficamente e integral acerca del proceso de creación de organizaciones (Figura 10) y cumple con varios
de los elementos y condiciones propuestas por los modelos de los investigadores contemporáneos
mencionados anteriormente. Es decir, que implícita o explícitamente: incluye a la persona, la
organización, el entorno y el proceso (Gartner 1985); permite un enfoque contextual y orientado al
proceso, así como un análisis multi-nivel (Low y MacMillan 1988); permite analizar los procesos de
fundación de organizaciones (Aldrich 1990); incorpora a la persona, el proceso y la elección (Shaver &
Scott 1991); permite aplicar los procesos de descubrimiento, evaluación y explotación de oportunidades
(Shane & Venkataraman 2000); introduce distintas etapas, transiciones e indicadores (Bosma, Jones,
Autio & Levie 2007); así como, permite enfocarse en la persona y sus procesos internos (Mitchell et al.
2002; 2004; 2007).
Con relación a las aproximaciones teóricas, este modelo al determinar la relación entre diversos enfoques
con cada etapa del proceso de creación de organizaciones, está incluyendo diferentes perspectivas tales
como: socio-cultural, conexión de redes, psicológica, sociológica, económica, ecológica y estratégica.
Cabe destacar también, que siendo éste un modelo que intenta ser integral y abarcar el proceso
completo de creación de nuevas empresas, una de sus virtudes es que nos permite desagregarlo en
15
distintas etapas y elementos claramente delimitados aunque interrelacionadas con el resto, por lo tanto
facilita la organización conceptual del estudio e investigación del proceso de emprendimiento.
Figura 10:
En coherencia con lo anterior, encontramos en este modelo la existencia y delimitación de tres etapas a
lo largo del proceso de creación de organizaciones, los llamados desequilibrios:
1) El Desequilibrio Creativo: diferencia entre una situación inicial donde las ideas de empresa no
existen con relación a otra en la que se ha obtenido un número dado de las mismas. El centro del
Desequilibrio Creativo corresponde al “proceso de cambio de la persona para transformarse en un
emprendedor” (nivel de análisis: la persona).
2) El Desequilibrio Innovador: diferencia entre el número de ideas de negocio generadas con
relación a las que realmente se materializan en un proyecto empresarial nuevo. El centro del
Desequilibrio Innovador se refiere al “proceso de creación de la nueva organización” (nivel de
análisis: la organización).
3) El Desequilibrio de Éxito: diferencia entre las nuevas empresas creadas y las que logran
consolidarse en los primeros cinco años de vida. El centro del Desequilibrio de Éxito tiene relación
con el “proceso de consolidación de la nueva empresa generada” (nivel de análisis: el contexto).
A esto, se agrega en el modelo la ubicación de dos tipos de factores que afectan el proceso de
emprendimiento, los “factores de creación” que abarcan desde el inicio del proceso hasta la creación de
una nueva organización, y los “factores de éxito” que parten desde este punto hasta la consolidación o
éxito de la nueva empresa. Para nuestro estudio en particular, son de mayor relevancia los factores de
creación, debido a que el estudio se inicia en la fase más temprana del proceso de creación de
organizaciones, aquella en la cual surgen las nuevas ideas que darán origen en el tiempo a una nueva
organización, donde se encuentran y toman forma los distintos procesos que dan inicio al
emprendimiento. Cabe destacar también que la etapa del Desequilibrio Creativo, coincide con las fases
del “emprendedor potencial”, la “concepción” y el “emprendedor incipiente” del modelo del proyecto GEM
Global Entrepreneurship Monitor.
PROCESO DE CREACIÓN DE EMPRESAS
Modelo adaptado por Jiménez y Villasalero (1999)
Fuente: Jiménez y Villasalero (1999); y Villasalero (2000)
PUNTO DE PARTIDA
TASA DE GENERAC IÓN
DE NUEVAS IDEAS
TASA DE CREAC IÓN DE
NUEVAS EMPRESAS
TASA DE FRACASO
DESEQUILIBRIO
CREATIVO
DESEQUILIBRIO
INNOVADOR
DESEQUILIBRIO
DE ÉXITO
ENFOQUE SOCIOCULTURAL
ENFOQUE DE RED ES
ENFOQUE DE REDES
ENFOQUE PSIC OLÓGICO
ENFOQUE SOCIOLÓGICO
ENFOQUE ECONÓMICO
ENFOQUE ECOLÓGICO
ENFOQUE ESTRATÉGICO
FACTORES
DE
CREACIÓN
FACTORES
DE ÉXITO
16
A continuación presentamos nuestra interpretación gráfica fundamentada en el modelo de Jiménez &
Villasalero (1999), el que utilizaremos de ahora en adelante para este estudio, con algunas
modificaciones como la agregación en cada etapa de desequilibrio de los elementos del contexto (el
ámbito interno, el ámbito específico y el ámbito general), que de cierta manera reemplazan la relación
con los distintos enfoques señalados en el modelo anterior (Figura 11).
Figura 11:
IV. TENDENCIAS EN EL EMPRENDIMIENTO DEL SIGLO XXI
Para desarrollar un real contenido y entendimiento en el campo del emprendimiento, es necesario
enfocarlo desde el punto de vista del emprendedor, como unidad de análisis. En otras palabras, es
necesario enfatizar que la organización sirve de instrumento para el emprendedor, más que asumir
típicamente que el emprendedor está al servicio de la sobrevivencia de la organización. Estudiar cómo el
emprendedor diseña las organizaciones que abren camino a sus aspiraciones personales (en relación a
las posibilidades del entorno), puede formar la piedra angular de una variedad de proyectos de
investigación que hasta ahora han sido descuidados o no estudiados (Sarasvathy 2004).
En resumen Sarasvathy argumenta la necesidad de reenfocar la investigación del emprendimiento sobre
el emprendedor como un diseñador de organizaciones, e identifica tres razones que ayudarían a avanzar
en el campo (Mitchell et al. 2004):
1) La tasa de éxito o fracaso del emprendedor es de un dominio distinto de la de la organización.
Dado que al menos varios emprendedores comienzan varias organizaciones, esto implica que la
probabilidad de éxito para un emprendedor es diferente de la de éxito para una organización.
2) El reconocimiento de que el emprendedor hace que las cosas pasen y que sus metas son
heterogéneas, implica que las preguntas con relación a la empresa no tienen importancia; y,
DESEQUILIBRIO
CREATIVO DESEQUILIBRIO
INNOVADOR
Generación
NUEVAS
IDEAS
Creación
NUEVAS
EMPRESAS
Consolidación
CASOS
ÉXITO
DESEQUILIBRIO
DE ÉXITO
FACTORES DE CREACIÓN FACTORES DE ÉXITO
Fuente: Elaboración propia a partir del modelo adaptado por Jiménez y Villasalero (1999)
La Persona La Organización El Sector
PROCESO DE CREACIÓN DE ORGANIZACIONES
17
3) El supuesto de que los emprendedores son inteligentes altruistas (no solo oportunistas o solo
altruistas), lleva a unas nuevas y más fructíferas cuestiones de investigación acerca del diseño de
las empresas, que requerirán la inclusión de nuevos conceptos y métodos desde múltiples
disciplinas.
Es por lo anterior, que además de enfocarnos principalmente en el emprendedor como unidad de
análisis, incluimos otros conceptos de emprendimiento y tipos de organización emprendedora, más allá
de los tradicionales de la investigación económica. Esto es debido a que los tipos de emprendedores por
deseo, por necesidad, social o sostenible, están diseñando nuevas organizaciones similares en su forma
pero distintas en cuanto a su misión. Además, éstas se encuentran inmersas en las actuales tendencias
del entorno global (Figura 12):
- Emprendimiento de negocios con “responsabilidad social”
- Emprendimiento por necesidad “empujado por el entorno”
- Emprendimiento social “con visión de negocios”
- Emprendimiento sostenible (la más reciente e incipiente)
Figura 12:
Surgimiento de Nuevos Tipos de Organizaciones
Es necesario explicar previamente, que los actuales mercados sin trabas dentro del sistema globalizado
de economía libre, aunque son fuentes de inspiración y libertad para todos (energía creativa, eficiencia y
dinamismo), no han sido significativos para resolver los problemas sociales, y en cambio han podido
exacerbar la pobreza, la contaminación y la desigualdad (Yunus 2007). Es decir, los sistemas de ayuda
dentro de la economía de libre mercado no han sido eficaces para resolver los problemas sociales
EMPRESA
DE
NEGOCIOS
MICRO
EMPRESA O
FAMILIAR
TENDENCIAS EN LA CREACIÓN DE EMPRESAS
Cambio de paradigmas y una nueva situación global
EMPRENDEDOR
POR DESEO
EMPRENDEDOR
POR NECESIDAD
EMPRENDEDOR
SOCIAL
INDIVIDUO: ORGANIZACIÓN:
Fuente: Elaboración propia
TENDENCIA:
Emprendimiento de
Negocios con
Responsabilidad Social
Emprendimiento
por Necesidad
Empujado por el Entorno
Emprendimiento
Social con
Visión de Negocios
EMPRESA
SOCIAL
Social
Business
DESEQUILIBRIO
CREATIVO
Generación
NUEVAS
IDEAS
La Persona EMPRENDEDOR
SOSTENIBLE
EMPRESA
SOSTENIBLE Emprendimiento
Sostenible
18
(Figuras 13), que se caracterizan por su gran complejidad y porque enfrentan una serie de dificultades
como la dependencia y malas prácticas de las organizaciones que los asumen (Waddock & Post 1991).
En resumen, ni los gobiernos por sí solos, ni las ONGs, ni las instituciones multilaterales como el Banco
Mundial, ni los mercados globales, han logrado superar los graves problemas sociales y
medioambientales del mundo (Yunus 2007).
Figura 13:
Es por esta situación global, que se ha ido generando una tendencia que reconoce la importancia de la
responsabilidad social en los negocios, mientras simultáneamente, las organizaciones tradicionalmente
enfocadas a resolver los problemas sociales, han sido empujadas por el mercado a volverse cada vez
más comerciales para auto-financiarse. Por otro lado, también se ha sumado un movimiento global que
tiene relación con la naciente investigación, sobre las características del emprendedor por necesidad, las
que coinciden en gran medida con las de los beneficiarios de microcréditos y que resultan en
microempresas. Así como se ha comenzado a estudiar una corriente que puede actuar como paraguas
de todas las anteriores, la que se enfoca en el emprendimiento sostenible. Estos movimientos están
llevando a la creación de nuevos tipos de organizaciones, a veces en forma de híbridos (Figura 14), lo
que intentaremos explicar a continuación.
Figura 14:
ORGANISMOS
DE
AYUDA
BENEFICIARIOS
DE LA
AYUDA
ECONOMÍA DE LIBRE MERCADO
ALGUNOS COMPONENTES
-Gobierno
-Organizaciones SIN fines de lucro
-Cooperativas
-Instituciones Multilaterales (B. Mundial)
-Responsabilidad Social Corporativa
-Emprendedores Sociales
PROBLEMAS DEL SISTEMA DE
AYUDA
-Dependencia
-Malas prácticas financieras
-Industria con intereses propios
-Comportamiento inst. patológico
-Múltiples niveles de mecenazgo
-Cantidad más que calidad
ALTA
FRAGMENTACIÓN
(sin poder
como grupo)
-Pobres
-Discapacitados
-Drogadictos
-Inmigrantes
-Etc.
GRUPO «MÁ ayuda a GRUPO «MENOS»
-Pobreza
-Desigualdad
-Inseguridad
-Injusticia
-Contaminación
-Drogas
-Etc.
PROBLEMA
SOCIAL
RESOLUCIÓN
DEL
PROBLEMA
CARACTERÍSTICAS DEL PROBLEMA SOCIAL
COMPLEJIDAD:
-Multiplexity
-Crisis
-Actores
interdependientes
-Largo plazo y por etapas
-Esfuerzos temporales
-Toma de consciencia
-Cambio de actitudes
-Propósito colectivo
-Muchos actores:
Organismos
e individuos
ABARCA LO:
-Social
-Económico
-Legal
-Político
-Cultural
-De salud
-Etc.
SISTEMA DE AYUDA SOCIAL
Fuente: Elaboración propia a partir de Waddock y Post (1991) y Fowler (2000)
TIPOS DE ORGANIZACIONES
Emprendimiento
Social
-BeneficioSocial
-Crearexcedentes
Fuente: Elaboración propia a partir de Fowler (2000)
Organización
SIN
Fines de Lucro
Organización
CON
Fines de Lucro
Organización
SIN
Fines de Lucro
Organización
CON
Fines de Lucro
Organización
SIN y CON
Fines de Lucro
Emprendimiento
Social Integrado
-BeneficioSocial
-Crearexcedentes
Emprendimiento Social
Complementario
-Beneficio Social y de Negocios
-Crearexcedentes y rentabilidad
Emprendimiento de
Negocios
-Beneficiode Negocios
-Crearrentabilidad
RESPONSABILIDAD SOCIAL y AUTO-FINANCIAMIENTO
19
La gran mayoría de la investigación sobre emprendimiento se refiere al concepto de organizaciones
con fines de lucro
7
las que se financian a través de la generación de ingresos provenientes
principalmente de la venta de productos y servicios, y en las que la medición de su éxito se lleva a cabo,
a través del resultado anual de sus beneficios. Aunque paulatinamente la literatura ha ido incorporando el
emprendimiento social, el que se relaciona a las organizaciones sin fines de lucro
8
, las que se suelen
llamar ONGs (aunque pueden ser asociaciones, corporaciones, fundaciones, cooperativas, sociedades,
etc.), y que hasta ahora se han financiado principalmente por donaciones y subvenciones, en las cuales
la medición de sus resultados se observa a través del mejoramiento social, el que actualmente es difícil
de evaluar porque entre otras cosas no está estandarizado (Barendsen & Gardner 2004).
Por otra parte dentro del emprendimiento social, Yunus (2007) plantea un nuevo tipo de organización
llamada social businesso “empresa social”, cuya misión es proveer beneficio social compitiendo en el
mercado con las que buscan maximizar sus ganancias, y que genera un excedente por 100% de ingresos
propios que se invierte nuevamente en la empresa social, porque ésta tiene que ser rentable, sin
pérdidas, aunque no entrega dividendos a sus inversores y sólo les devuelve la inversión (Figura 15). Así
también en Reino Unido aparece alrededor del año 2000, el concepto de social enterprise”, organización
que al menos genera el 50% de sus ingresos por medio de venta de productos y/o servicios propios
(Madill et al. 2010; Kadol 2011).
Figura 15:
Por último, destacamos que según el Código de Buen Gobierno de la Empresa Sostenible 2002, "Una
empresa sostenible es aquella que crea valor económico, social y medioambiental a corto y largo plazo,
contribuyendo de esa forma al aumento del bienestar y al auténtico progreso de las generaciones
presentes y futuras, tanto en su entorno inmediato como en el planeta en general". La empresa
7
Organización con fines de lucro: O empresa privada, la que puede definirse como unidad económica de producción de bienes y
servicios; conjunto de actividades, bienes patrimoniales y relaciones de hecho; o como la acción de emprender y lo que se
emprende. Se puede clasificar de múltiples maneras, por su tamaño (microempresas, pymes o grandes), por su sector (extracción,
manufactura, servicios o información), por el tipo de sociedad (sociedad anónima o de responsabilidad limitada), por la industria a la
que pertenece (automotriz o informática), por su nivel de internacionalización (exportadora o multinacional), por su carácter familiar,
etc. (Parra 2005)
8
Organización sin fines de lucro: Han operado tradicionalmente en el sector social para resolver o mejorar problemas como el
hambre, la indigencia, la contaminación ambiental y el abuso de drogas, entre otros. Las que han provisto ciertos bienes sociales
básicos tales como la educación, las artes y el cuidado de la salud, que el mercado por mismo no parece proveer
adecuadamente. Además, han complementado las actividades del gobierno, han contribuido con ideas para nuevos programas y
otras innovaciones y han funcionado como vehículos para que los ciudadanos privados persigan sus propias visiones de una buena
sociedad, independiente de la política gubernamental (Dees 1998).
NUEVOS MODELOS DE EMPRESA
Negocio que
maximiza el
beneficio social
-Compiten por
mejorar la sociedad
-Tienden a ser
amigas, se unen
EMPRESA
SOCIAL
Tipo 1
EMPRESA
DE
NEGOCIOS
Negocio que
maximiza el beneficio
económico
-Compiten por hacer
más dinero
-A veces son enemigas
DIFERENCIA POR MISIÓN Y OBJETIVOS
EMPRESA
SOCIAL
Mezcla 1 y 2
EMPRESA
SOCIAL
Tipo 2
Negocio que
maximiza
el beneficio social
Los productos y/o
servicios crean el
beneficio social y los
excedentes se
mantienen en la
empresa
Negocio que
maximiza el beneficio
económico
Los propietarios son
pobreso excluidos y el
beneficio social estáen
los excedentes que
reciben
Fuente: Elaboración propia a partir de Yunus(2007)
20
sosteniblees aquella que trabaja a favor de un modelo de desarrollo que aporta valor a la sociedad,
que mejora la calidad de vida, que trata de gestionar con éxito el equilibrio para todos los grupos de
interés. No sólo significa compensar las externalidades negativas de la empresa, debe respetar también
los equilibrios entre la dimensión económica, social y medioambiental. La misión de la empresa es
encontrar oportunidades que resulten beneficiosas para ella como para la sociedad, en un amplio sentido
(Alfaya & Blasco 2002). Esta es la organización que se inserta en el paradigma de “desarrollo sostenible”
9
que promueve la ONU Organización de Naciones Unidas desde el año 1987, y que se vislumbra como
un posible modelo viable para salvar al planeta y a la humanidad en el futuro.
REFERENCIAS
- Aldrich, H. (1990) Using an Ecological Perspective to study organizational founding rates.
Entrepreneurship: Theory and Practice, 14 (3), pp. 7-24
- Alfaya, V. & Blasco, J. (2002) La sostenibilidad y la empresa. Documento del VI Congreso Nacional
del Medio Ambiente, CONAMA, pp. 55-70
- Barendsen, L. & Gardner, H. (2004) Is the Social Entrepreneur a New Type of Leader? Leader to
Leader, Fall, pp. 43-50
- Baron, R. (1998) Cognitive Mechanisms in Entrepreneurship: Why and when entrepreneurs think
differently than other people. Journal of Business Venturing, 13, pp. 275-294
- Bosma, N. & Levie, J. (2009) GEM - Global Entrepreneurship Monitor: 2009 Global Report. Babson
College (EEUU), Universidad del Desarrollo (Chile) y Reykjavík University (Islandia), pp. 1-73
- Bosma, N., Acs, Z., Autio, E., Coduras, A. & Levie, J. (2008) GEM - Global Entrepreneurship Monitor:
2008 Executive Report. Babson College (EEUU) y Universidad del Desarrollo (Chile), pp. 1-68
- Bosma, N., Jones K., Autio, E. & Levie, J. (2007) GEM - Global Entrepreneurship Monitor: 2007
Executive Report. Babson College (EEUU) y London Business School (Reino Unido), pp. 1-66
- Coduras, A., López-García, P., Justo, R. & De la Vega, I. (2003) Informe Ejecutivo GEM España.
Global Entrepreneurship Monitor, pp. 1-104
- Cohen, B. & Winn, M. (2007) Market imperfections, opportunity and sustainable entrepreneurship.
Journal of Business Venturing, 22, pp. 29-49
- Dees, G. (1998) Enterprising Nonprofits. Harvard Business Review, Jan-Feb, pp. 55-67
- Fundación Incyde UE (2003) Creación y Consolidación de Empresas. Políticas de Apoyo, pp. 1-156
- Gaglio, C. & Katz, J. (2001) The Psychological Basis of Opportunity Identification: Entrepreneurial
Alertness. Small Business Economics, 16, pp. 95-111
- Gartner, W. (2001) Is There an Elephant in Entrepreneurship? Blind Assumptions in Theory
Development. Entrepreneurship: Theory and Practice, Summer, pp. 27-39
- Gartner, W., Shaver, K., Gatewood, E. & Katz, J. (1994) Finding the Entrepreneur in Entrepreneurship.
Entrepreneurship: Theory and Practice, 18 (3), pp. 5-9
- Gartner, W. (1988) “Who is an Entrepreneur?” Is the wrong question. American Journal of Small
Business, Spring, pp. 11-32
- Gartner, W. (1985) A Conceptual Framework for describing the Phenomenon of New Venture Creation.
Academy of Management Review, 10 (4), pp. 696-706
- Greenfield, S. & Strickon, A. (1981) A New Paradigm for the Study of Entrepreneurship and Social
Change. Economic Development and Cultural Change, 29, pp. 467-499
- Jiménez, J. & Villasalero, M. (1999) Un enfoque contractual de la aplicación de ideas de negocio:
implicaciones para la política de apoyo a la creación de pequeñas y medianas empresas. Revista
Europea de Dirección y Economía de la Empresa, 8 (3), pp. 139-162
9
Desarrollo Sostenible: Una definición clásica es dada por el OECD (1987), en el sentido que es un proceso de cambio, en el cual
la explotación de recursos, la dirección de inversiones, la orientación del desarrollo tecnológico y el cambio institucional, están todos
en armonía y fomentan el actual y futuro potencial de satisfacer las necesidades y aspiraciones humanas (Van Someren 1995).
21
- Kadol, N. (2011) The Social Business Undertakings as a basis for the Sustainable Development
Economy. Human Resources: The Main Factor of Regional Development, 4, pp. 89-97
- Low, M. & MacMillan, I. (1988) Entrepreneurship: Past Research and Future Challenges. Journal of
Management, 14 (2), pp. 139-161
- Madill, J., Brouard, F. & Hebb, T. (2010) Canadian Social Enterprises: An Empirical Exploration of
Social Transformation, Financial Self-Sufficiency, and Innovation. Journal of Nonprofit & Public
Sector Marketing, 22, pp. 135151
- McClelland, D. (1968) La Sociedad Ambiciosa: factores psicológicos en el desarrollo económico.
Madrid, Editorial Guadarrama
- Mitchell, R., Busenitz, L., Bird, B., Gaglio, C., McMullen, J., Morse, E. & Smith, J. (2007) The Central
Question in Entrepreneurial Cognition Research 2007. Entrepreneurship: Theory and Practice,
January, pp. 1-27
- Mitchell, R., Busenitz, L., Lant, T., McDougall, P., Morse, E. & Smith, J. (2004) The Distinctive and
Inclusive Domain of Entrepreneurial Cognition Research. Entrepreneurship: Theory and Practice,
Winter, pp. 505-518
- Mitchell, R., Busenitz, L., Lant, T., McDougall, P., Morse, E. & Smith, J. (2002) Toward a Theory of
Entrepreneurial Cognition: Rethinking the People Side of Entrepreneurship Research.
Entrepreneurship: Theory and Practice, Winter, pp. 93-104
- Mitchell, R., Smith, B., Seawright, K. & Morse, E. (2000) Cross-cultural cognitions and the venture
creation decision. Academy of Management Journal, 43 (5), pp. 974-993
- Sarasvathy, S. (2004) The questions we ask and the questions we care about: reformulating some
problems in entrepreneurship research. Journal of Business Venturing, 19, pp. 707-71
- Sarasvathy, S. (2001) Causation and Effectuation: Toward a Theoretical Shift from Economic
Inevitability to Entrepreneurial Contingency. Academy of Management Review, 26 (2), pp. 243-263
- Schumpeter, J., (1963) Teoría del Desenvolvimiento Económico. edición, México, Editorial
Fondo de Cultura Económica
- Shane, S. & Venkataraman, S. (2000) The Promise of Entrepreneurship as a Field of Research.
Academy of Management Review, 25 (1), pp. 217-226
- Shaver, K. & Scott, L. (1991) Person, Process, Choice: The Psychology of New Venture Creation.
Entrepreneurship: Theory and Practice, Winter, pp. 23-45
- Sullivan, G., Weerawardena, J. & Carnegie, K. (2003) Social entrepreneurship: Towards
conceptualization. International Journal of Nonprofit and Voluntary Sector Marketing, 8 (1), pp.
76-88
- Van de Ven, A. (1986) Central Problems in the Management of Innovation. Management Science, 32
(5), pp. 590-607
- Van Someren, T. (1995) Sustainable Development and the Firm: Organizational Innovations and
Environmental Strategy. Business Strategy and the Environment, 4, pp. 23-33
- Veciana, J. (1999) Creación de Empresas como Programa de Investigación Científica. Revista
Europea de Dirección y Economía de la Empresa, 8 (3), pp. 11-36
- Villasalero, M. (2000) Los factores determinantes de la creación de empresas de acuerdo con una
aproximación contractual: un marco conceptual integrador de los enfoques psicológico, sociológico y
económico. Congreso Nacional de la Asociación Europea de Dirección y Economía de la
Empresa, Jaén, España, pp. 787-796
- Waddock, S. & Post, J. (1991) Social Entrepreneurs and Catalytic Change. Public Administration
Review, 51 (5), pp. 393-401
- Yunus, M. (2007) Creating a World without Poverty, Social Business and the Future of
Capitalism. New York, PublicAffairs
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Full-text available
Article
The contributions and shortcomings of past entrepreneurship research can be viewed within the context of six research design specifications: purpose, theoretical perspective, focus, level of analysis, time frame and methodology. The authors suggest a unifying definition of the field of entrepreneurship. The recent trend toward theory driven research that is contextual and process oriented is encouraging. It is time for entrepreneurship researchers to pursue causality more aggressively. Exploratory studies that are not theory driven should be discouraged unless the topic is highly original. Implications for practicing entrepreneurs are discussed.
Full-text available
Article
Theories of social cognition, information processing, and expertise provided the foundation for a cross-cultural model of venture creation. Using data from seven countries, we found support for the cognitive model. In particular, arrangements, willingness, and ability scripts were found to be associated with the venture creation decision; some two-way interactions involving arrangements scripts were significant; and individualism and power distance were associated with willingness and ability scripts and with the venture creation decision, through interaction with arrangements scripts. Results support and extend theory and provide preliminary evidence of consistency in cognitive scripts across cultures.
Full-text available
Article
Presents a framework that highlights the differences among entrepreneurs and among their ventures. Building on the work of others, four dimensions are identified for this framework describing new venture creation. These are: individuals, environment, organization, and process. This is the first framework to combine all four of these dimensions. The individual dimension should consider not only the psychological characteristics of the entrepreneur such as need for achievement and locus of control, but must also consider the entrepreneur's background, experience, and attitudes. The process dimension should be viewed in light of six different behaviors including the location of a business opportunity and the accumulation of resources. Twelve factors are identified for the environmental dimension. These twelve factors were chosen based on the review of 17 research papers focused on environmental variables which affect new venture creation. The organization dimension is composed of three generic competitive advantage strategies and 14 competitive entry wedges. This framework allows for the examination and comparison of very different new ventures. Conflicting results in prior research studies may be explained by considering the dimensions used in that work. (SRD)
Full-text available
Article
Focuses on the environmental conditions that generate variations in the number of new firms founded over time. Three processes that affect the rates at which organizations are added to an existing population are considered: intra-population, inter-population, and institutional. Intra-population processes include prior organizations' deaths and births. The founding rates for new firms are directly related to the number of failures and the number of prior startups in a population. Also considered important to new venture creation is rising density which is an increase in the number of firms within a population. Inter-population processes include the direct competition and cooperation which occurs among organizations in the same population. Some effects of this are negative--such as competition for workers, capital or members. However, some effects of these inter-population processes are beneficial--such as the creation of technological breakthroughs benefiting others, or the training of workers who disperse to other sites. Institutional processes include politics and governmental policies, spatial location, community culture, and other events specifically linked to particular historical periods. These can have their greatest effect when an organization is emerging, often restricting and marking the new firm in distinctive ways. New venture creation is highly dependent upon the populations in which firms are trying to emerge. (SFL)
Article
What is social entrepreneurship, and what is its role in the public domain? Professors Waddock and Post focus on the activities of two social entrepreneurs to answer those questions and to provide some insight into the conditions that contribute to their work. Social entrepreneurs are private sector citizens who play critical roles in bringing about "catalytic changes" in the public sector agenda and the perception of certain social issues. Although not involved in direct actions to solve public problems, their work sets the stage and context for policy making and policy implementation activities. Using the leaders of Partnership for a Drug-Free America and Hands Across America as examples, Waddock and Post highlight the situational factors that made their projects so successful, including problem complexity, credibility, and a commitment to collective purpose.
Article
This article reports on empirical research investigating social transformation, financial self-sufficiency, and innovation in Canadian social enterprises. A set of profiles on 60 randomly selected social enterprises utilizing information from each organization's Web site was developed and analyzed. The profiles show that about one-third of the sample enterprises were deemed high in social transformation, approximately one-half were assessed high in financial self-sufficiency, and fewer that one-fifth were found to be highly innovative. Implications for marketing in social enterprises are drawn.
Article
Through mapping both distinctive and inclusive elements within the domain of entrepreneurial cognition research, we accomplish our task in this introductory article to Volume 2 of the Special Issue on Information Processing and Entrepreneurial Cognition: to provide a fitting backdrop that will enhance the articles you will find within. We develop and utilize a “boundaries and exchange” concept to provide a lens through which both distinctive and inclusive aspects of the entrepreneurship domain are employed to frame this special issue.