ArticlePDF Available

Cenchrus (Poaceae) ornamentales en Argentina: ¿De cultivados a invasores? - Ornamental Cenchrus (Poaceae) in Argentina: From cultivated to invasive?

Abstract and Figures

Introducción y objetivos: La introducción de plantas exóticas para uso ornamental representa un riesgo de invasión para los ecosistemas. Cenchrus advena, C. longisetus y C. setaceus son gramíneas introducidas como ornamentales y altamente cultivadas en el centro-norte de Argentina, aunque se desconoce su estado en el proceso de invasión. En este trabajo se registra la presencia de estas tres especies, se actualiza su taxonomía, nomenclatura y morfología. Además, se presentan mapas de presencia y una clave para diferenciarlas de sus congéneres, tanto nativas como exóticas. Se analiza el estado de invasión y se discuten recomendaciones de manejo. M&M: Se estudiaron ejemplares de herbario, nuevas poblaciones de plantas cultivadas y naturalizadas y se recopiló información de bases de datos digitales de acceso abierto. Resultados: Se encontraron 158 registros de las tres especies distribuidos en 11 provincias, que permitieron citar por primera vez a C. setaceus para la Flora Argentina. Se halló una alta proporción de registros naturalizados de C. setaceus y C. longisetus. Ambas especies presentaron individuos establecidos en ambientes naturales disturbados de Córdoba, iniciando su propagación como invasoras. Cenchrus advena fue únicamente hallada bajo cultivo. Conclusiones: El comportamiento invasor de los pastos C. longisetus y C. setaceus hallado en Córdoba podría estar replicándose en otras provincias debido al elevado nivel de cultivo y a la susceptibilidad ambiental. Por ende, es urgente frenar su cultivo, monitorear las poblaciones naturalizadas e invasoras y reemplazar su cultivo por especies nativas en el marco de objetivos sustentables y reglamentaciones vigentes.
Content may be subject to copyright.
Summary
Background and aims: The introduction of alien plant species for ornamental use
represents a risk of invasion for ecosystems. Cenchrus advena, C. longisetus and C.
setaceus are grass species introduced as ornamentals and highly cultivated in north-
central Argentina, although their status in the invasion process is unknown. In this study,
the presence of these three species is recorded, and their taxonomy, nomenclature and
morphology are updated. In addition, presence maps and a key to di󰀨erentiate them
from congeners, both native and alien, are presented. The status of the invasion is
analyzed and management recommendations are discussed.
M&M: Herbarium specimens and new wild and cultivated plants were studied, and open
access online database information were compiled.
Results: We found 158 records of the three species distributed in 11 Argentine provinces,
which allowed us to cite C. setaceus for the rst time for the Argentine ora. A high
proportion of naturalized records of C. setaceus and C. longisetus were found. Both
species presented individuals established in disturbed natural environments of Córdoba
province, initiating their state of propagation as invasives. Cenchrus advena was only
found under cultivation.
Conclusions: The invasive behavior of the grasses C. longisetus and C. setaceus found
in Córdoba could be replicating in other provinces due to the high level of cultivation and
propagule pressure. Therefore, it is urgent to stop their cultivation, monitor naturalized
and invasive populations and replace their use with native species within the framework
of sustainable development goals and current regulations.
Key wordS
Introduced ora, invasive alien species, naturalization, new record, ornamental grasses,
Pennisetum.
reSumen
Introducción y objetivos: La introducción de plantas exóticas para uso ornamental
representa un riesgo de invasión para los ecosistemas. Cenchrus advena, C. longisetus
y C. setaceus son gramíneas introducidas como ornamentales y altamente cultivadas
en el centro-norte de Argentina, aunque se desconoce su estado en el proceso de
invasión. En este trabajo se registra la presencia de estas tres especies, se actualiza
su taxonomía, nomenclatura y morfología. Además, se presentan mapas de presencia
y una clave para diferenciarlas de sus congéneres, tanto nativas como exóticas. Se
analiza el estado de invasión y se discuten recomendaciones de manejo.
M&M: Se estudiaron ejemplares de herbario, nuevas poblaciones de plantas cultivadas y
naturalizadas y se recopiló información de bases de datos digitales de acceso abierto.
Resultados: Se encontraron 158 registros de las tres especies distribuidos en 11
provincias, que permitieron citar por primera vez a C. setaceus para la Flora Argentina.
Se halló una alta proporción de registros naturalizados de C. setaceus y C. longisetus.
Ambas especies presentaron individuos establecidos en ambientes naturales
disturbados de Córdoba, iniciando su propagación como invasoras. Cenchrus advena
fue únicamente hallada bajo cultivo.
Conclusiones: El comportamiento invasor de los pastos C. longisetus y C. setaceus
hallado en Córdoba podría estar replicándose en otras provincias debido al elevado
nivel de cultivo. Por ende, es urgente frenar su cultivo, monitorear las poblaciones
naturalizadas e invasoras y reemplazar su cultivo por especies nativas en el marco de
los objetivos del desarrollo sustentable y reglamentaciones vigentes.
PalabraS clave
Especies exóticas invasoras, ora introducida, naturalización, nuevo registro, pastos
ornamentales, Pennisetum.
1. Instituto Multidisciplinario de
Biología Vegetal, Consejo Nacional
de Investigaciones Científicas y
Técnicas – Universidad Nacional de
Córdoba. Av. Vélez Sarsfield 299. CC
495, CP 5000. Córdoba, Argentina.
2. Facultad de Ciencias
Agropecuarias. Universidad
Nacional de Córdoba. Ing. Agr.
Felix Aldo Marrone 746. Ciudad
Universitaria. CC 509. CP 5000.
Córdoba. Córdoba, Argentina.
3. Facultad de Humanidades y
Ciencias, Universidad Nacional del
Litoral. Santa Fe, Argentina.
4. Instituto de Investigaciones en
Biodiversidad y Medioambiente
(INIBIOMA- Universidad Nacional
del Comahue-Conicet, Quintral
1250, San Carlos de Bariloche, Río
Negro, Argentina.
*lcarbone@agro.unc.edu.ar
Citar este artículo
CARBONE, L. M., A. L. CHIAPERO,
H. F. GUTIÉRREZ & J. O. CHIAPELLA.
2022. Cenchrus (Poaceae)
ornamentales en Argentina: ¿De
cultivados a invasores?. Bol. Soc.
Argent. Bot. 57: 271-286.
DOI: https://doi.
org/10.31055/1851.2372.v57.
n2.37107
Lucas M. Carbone1,2*, Ana Laura Chiapero1, Hugo F. Gutiérrez3 y
Jorge O. Chiapella4
cenchruS
(Poaceae) ornamentaleS en argentina:
¿de cultivadoS a invaSoreS?
ornamental
cenchruS
(Poaceae) in argentina: From cultivated to
invaSive?
Recibido: 21 Mar 2022
Aceptado: 14 May 2022
Publicado impreso: 30 Jun 2022
Editora: Lía Montti
ISSN versión impresa 0373-580X
ISSN versión on-line 1851-2372
271
272
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022
introducción
Los pastos son primordiales para el diseño
de espacios verdes (Oakes, 1990; Chen, 2021).
A pesar de la diversidad y promoción del uso
de gramíneas nativas de Argentina (Rúgolo &
Puglia, 2004; Jewsbury et al., 2016), la obtención
de su germoplasma es una limitante para su uso
ornamental (Eynard et al., 2020). En consecuencia,
es frecuente la introducción de especies exóticas
(i.e. no nativas), con el riesgo ambiental que
representan (e.g. Giorgis & Tecco, 2014).
Actualmente, las especies exóticas invasoras son
uno de los principales causantes de cambios en
los ecosistemas, con pérdida de biodiversidad,
alteración en su funcionamiento y pérdida de
servicios ambientales (MA, 2005; IPBES, 2019).
Lamentablemente, el ritmo actual de introducción
de especies exóticas no tiene precedentes y sigue
aumentando globalmente (IPBES, 2019).
El género Cenchrus L. s.l. (Panicoideae,
Paniceae) está representado por unas 110 especies
distribuidas en ambientes tropicales y subtropicales
de todo el mundo (Chemisquy et al., 2010). Las
especies son reconocibles por sus espiguillas
rodeadas por un involucro de setas libres o
soldadas, articulado en la base y caedizo a la
madurez junto con las espiguillas, favoreciendo su
dispersión. Tradicionalmente, Pennisetum Rich.,
Cenchrus y Odontelytrum Hack. han sido tratados
como géneros independientes muy relacionados
basándose en caracteres morfológicos (Caro &
Sánchez, 1967; Türpe, 1983), pero en los últimos
años, estudios logenéticos, con datos morfológicos
y moleculares, han sugerido su unificación,
conservándose el nombre Cenchrus por prioridad
(Donadío et al., 2009; Chemisquy et al., 2010).
En Argentina, el género está representado por 11
especies nativas y 9 exóticas cultivadas, de las
cuales 5 se encuentran naturalizadas por escaparse
de cultivo (Rúgolo & Puglia, 2004; Gutiérrez,
2012; 2015; Zuloaga et al., 2019). Algunas de estas
especies poseen importancia económica, por ser
consideradas malezas en cultivos, por su uso como
forrajeras o como céspedes, mientras que otras, en
su mayoría exóticas, se destacan por su extendido
uso ornamental, pese a ser registradas como
invasoras de ambientes naturales en otras partes
del mundo (Oakes, 1990; Rúgolo & Puglia, 2004;
Fernández et al., 2016).
Cenchrus advena (Wip & Veldk.) Morrone,
Cenchrus longisetus M.C. Johnst. y Cenchrus
setaceus (Forssk.) Morrone son los representantes
exóticos del género con más alto nivel de cultivo
como ornamentales en el centro-norte de Argentina
(e.g., Rúgolo & Puglia, 2004; Fernández et al.,
2016; Municipalidad de Córdoba, 2020). Si bien
existen antecedentes de naturalización e invasión
de C. longisetus y C. setaceus en distintos lugares
del mundo (Poulin et al., 2007; Fernández et al.,
2016; GISD, 2021; PIER, 2021), se desconoce el
estado actual de las poblaciones en nuestro país
y si representan un peligro de invasión para los
ambientes naturales.
Como parte de la revisión del género Cenchrus
para la Flora de Córdoba (Gutiérrez, en preparación)
y con base en el análisis de nuevas colecciones
de herbario y bases de datos digitales, en este
trabajo se propone: I) Registrar la presencia de
tres de las especies de Cenchrus ornamentales
más cultivadas en el centro-norte de Argentina: C
advena, C. longisetus y C. setaceus, II) actualizar
la información taxonómica y la nomenclatura
de las especies, incluyendo su caracterización
morfológica, mapas de presencia y una clave
para determinar las especies de Cenchrus de la
Argentina y III) categorizar los registros de cada
especie como cultivadas/naturalizadas y determinar
su estado en el proceso de invasión, particularmente
en la provincia de Córdoba. Finalmente se discuten
los posibles factores ambientales y antrópicos que
inuyen en la naturalización y posible invasión
de estas especies y las medidas para prevenir
el potencial daño ecosistémico de estos pastos
exóticos.
Materiales y Métodos
Para el desarrollo del objetivo I), se realizaron
revisiones de las colecciones y consultas de las
bases de datos de las tres especies estudiadas en
los herbarios: Facultad de Ciencias Agropecuarias
de la Universidad Nacional de Córdoba (ACOR),
Universidad Nacional del Sur (BB), Museo
Botánico (CORD), Instituto de Botánica del
Nordeste (CTES), Fundación Miguel Lillo (LIL),
Museo de La Plata (LP), Instituto de Investigaciones
Marinas y Costeras (MDQ), Instituto Argentino
de Investigaciones de Zonas Áridas, Mendoza
273
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
(MERL) e Instituto de Botánica Darwinion (SI).
Los siguientes herbarios no tuvieron representación
de las tres especies estudiadas entre sus colecciones:
Universidad Nacional del Comahue (BCRU),
Museo Municipal de Historia Natural de San
Rafael, Mendoza (BOTSR), Universidad Nacional
de la Patagonia San Juan Bosco (HRP), Museo
de Ciencias Naturales y Antropológicas, Mendoza
(MCNAM- B-H), Universidad Nacional de Salta
(MCNS), Facultad de Agronomía y Veterinaria de
la Universidad Nacional de Río Cuarto (RIOC),
Universidad Nacional de Santiago del Estero
(SDE), Universidad Nacional del Litoral (SF)
y Universidad Nacional de San Luis (UNSL).
También se consultaron los registros de ejemplares
de herbario disponibles en Documenta Florae
Australis© (DFA, http://www.darwin.edu.ar/iris/).
Se realizaron además nuevas colectas de plantas
cultivadas y naturalizadas en ambientes urbanos y
naturales de la provincia de Córdoba, que fueron
depositadas en los herbarios ACOR y CORD.
Finalmente, se realizó la búsqueda y revisión de
las tres especies estudiadas en las siguientes bases
de datos digitales de acceso abierto: Infraestructura
Mundial de Información en Biodiversidad (GBIF.
org, 2022), iNaturalist (https://www.inaturalist.
org) y Ecoregistros (https://www.ecoregistros.org),
cubriendo el registro de observadores independientes
hasta el 30 de mayo del 2022. Las identicaciones
realizadas por usuarios de iNaturalist y Ecoregistros
fueron revisadas y corregidas cuando presentaron
errores. Los registros digitales con imágenes
de baja calidad o bajo nivel de detalle, que no
permitieron corroborar la identidad de las especies,
fueron descartados.
Con la información recopilada se generó una
base de datos sistematizada donde a cada registro
de las tres especies se le asignó la categoría
de cultivada/naturalizada cuando fue posible, la
información geográca incluyendo coordenadas
en grados decimales y la información de colecta
correspondiente (fecha, colector/observador).
Cuando los ejemplares de herbario no presentaron
la georreferencia, se les asignaron coordenadas de
acuerdo a la localidad de recolección. Los datos
recopilados fueron utilizados para datar la historia
de introducción, actualizar y mapear los registros
de las especies. Los mapas de presencia fueron
realizados con el programa QGIS v. 3.16 (QGIS,
2021), en donde se diferenciaron los registros
cultivados de los naturalizados y particularmente
los invasores en la provincia de Córdoba (ver
objetivo III). Además, se diferenciaron los registros
según si su origen fue obtenido a partir de herbario
o bases de datos digitales.
Para el objetivo II), correspondiente al tratamiento
taxonómico, se estudiaron morfológicamente
los ejemplares de herbario con microscopio
estereoscópico (Carl Zeiss Stemi DV4) para
conrmar la identidad de las especies, usando
revisiones actualizadas (Gutiérrez, 2012; 2015;
Veldkamp, 2014; van Valkenburg et al., 2021).
Para determinar el nombre válido de las especies,
se consultó la nomenclatura de las publicaciones
originales y de los ejemplares tipo (https://plants.
jstor.org/). Los ejemplares tipo analizados fueron
indicados en la lista de sinónimos con “!” luego del
número del ejemplar. Se realizaron descripciones
y se tomaron fotografías teniendo en cuenta
los caracteres diagnósticos mencionados en la
bibliografía consultada y con base en la observación
de los ejemplares de herbario estudiados. Con esta
información, se realizó una clave para determinar las
especies de Cenchrus de la Argentina, incluyendo
nativas y exóticas (cultivadas y naturalizadas),
basándose en la bibliografía previa (Gutiérrez et al.,
2012; 2015) y datos de este estudio.
Para responder al objetivo III), se procedió a
categorizar cada uno de los registros de los tres
pastos exóticos seleccionados (C. advena, C.
longisetus y C. setaceus) según el modelo conceptual
de invasiones biológicas propuesto por Blackburn
et al. (2011). De esta manera, se clasicaron como
cultivada (i.e. especie exótica -no nativa-, presente
únicamente en cultivos), naturalizada (i.e. especie
exótica creciendo espontáneamente en ambientes
urbanos, escapada de cultivo, o introducida
accidentalmente), o invasora (especie exótica con
poblaciones autosostenibles en ambientes naturales
-no urbanos-, con individuos que sobreviven, se
reproducen y dispersan a una distancia signicativa
del punto de introducción original). La categoría
“invasora” sólo se estableció para registros de
la provincia de Córdoba, donde se observaron a
campo aspectos clave, tales como la supervivencia,
reproducción y dispersión (ver Fig. 1 en Blackburn
et al., 2011).
Finalmente, se realizó un listado que incluye todas
las especies de Cenchrus registradas en Argentina,
tanto nativas como exóticas, proporcionado su
274
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022
nombre válido, sinónimos, nombres comunes,
origen y estado de invasión para las especies
exóticas (Blackburn et al., 2011) utilizando los
datos de este trabajo y de estudios previos (Rúgolo
& Puglia, 2004; Gutiérrez, 2012; 2015).
reSultadoS
Se recopilaron 158 registros correspondientes
a las tres especies estudiadas, que estuvieron
distribuidos en 11 provincias del centro y norte
de Argentina. De estos, más de la mitad (56%)
fueron obtenidos a partir de ejemplares de herbario
y el resto de bases de datos digitales. Del total,
81 registros correspondieron a C. setaceus, nuevo
registro para la Flora Argentina, de los cuales el
79% fueron de plantas naturalizadas; seguido por
53 registros de C. longisetus, de los que el 44%
se hallaron naturalizados, representando registros
nuevos para las provincias de Córdoba y Salta.
Por último, 24 registros fueron obtenidos para C.
advena, encontrada únicamente como cultivada
(Fig. 1; Tabla S1). Según los registros, el inicio del
cultivo de estos pastos ornamentales en Argentina
fue datado en 1892 para C. longisetus, en 1960 para
C. setaceus y en 2002 para C. advena (Tabla S1).
Mientras que, los primeros registros de poblaciones
naturalizadas fueron hallados unos 20 años después
de la introducción de C. longisetus (en 1917) y unos
60 años posintroducción para C. setaceus (en 2021),
ambos en la provincia de Buenos Aires (Tabla S1),
posiblemente originados por escape de cultivo.
Tratamiento taxonómico de las tres especies
estudiadas
Cenchrus advena (Wip & Veldk.) Morrone, Ann.
Bot. 106: 127. 2010.
Pennisetum advena Wip & Veldk., Sida 18(4):
1033. 1999.
Pennisetum macrostachys auct. non Trin.
Pennisetum setaceum (Forssk.) Chiov. cv.
‘Burgundy Giant’. Pennisetum setaceum (Forssk.)
Chiov. cv. ‘rubrum’. TIPO: ESTADOS UNIDOS.
Texas, Brazos Co.: cultivada en Texas A&M
University, 18 Sep. 1990, J. K. Wip 1723 (holotipo:
L!; isotipos: K, MO, US, UTC). Fig. 2.
Hierbas perennes, con rizomas cortos,
densamente macollantes, hasta de 1,5 m de altura.
Follaje de color púrpura. Cañas erectas, 3-8 nodes,
comprimidas, hasta de 5 mm diám., macollas
intravaginales. Vainas comprimidas, verdosas a
púrpuras, iguales o menores los entrenudos, lígulas
pestañosas de 0,5-0,7 mm long.; láminas planas,
con bordes escabrosos, púrpuras, 4-8(11) mm lat.
Fig. 1. Mapa de presencia de Cenchrus advena (A), C. longisetus (B) y C. setaceus (C) en Argentina.
Se indica con diferentes colores el estado de los registros: cultivados (verde), naturalizados (amarillo)
e invasores (rojo); con línea continua los registros provenientes de herbario y con línea punteada los
obtenidos de bases de datos digitales. Se muestra una ampliación de la zona de Córdoba con alta densidad
de registros en B y C. Los puntos no coloreados corresponden a registros cuyo estado de invasión no fue
posible establecer. La información de los registros está disponible en la Tabla S1.
275
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
x 7-30 cm long. Panojas espiciformes cilíndricas,
exertas, estrechas, péndulas, de 15-32 cm long.,
con muchas espiguillas, con tintes rosados a
púrpuras, castañas cuando maduras; raquis piloso,
con pelos hasta de 1 mm long. Involucro de
setas libres, las externas escabrosas, las internas
plumosas, unas pocas setas notoriamente más
largas que las restantes, estípite pubescente de 0,7-
0,8 mm long. en estado inmaduro y 0,5 mm long.
cuando maduro, desarticulado en la base, con 1-3
espiguillas persistentes. Espiguillas de 5,5-6,5 mm
long.; gluma inferior de 0,8-1 mm long., gluma
superior de 3-3,5 mm long., acuminada, nervio
medio conspicuo; antecio inferior estaminado,
lemma de 4,5-5 mm long., acuminada, 7 nervia,
con el nervio medio liso, sólo escabroso en el ápice,
pálea membranosa, biaquillada, con pequeños pelos
retrorsos en las carenas; antecio superior perfecto;
lemma 4-5 mm long., acuminada a aristada,
membranosa 3 nervia; pálea subigual a la lemma;
3 estambres, con anteras amarillas de ca. 2,5 mm
long., apiculadas, glabras; ovario fusiforme, estilo
único y dos estigmas plumosos largos y púrpuras.
Cariopsis ausentes.
Distribución y hábitat. Probablemente originaria
de África (Gutiérrez, 2015), introducida como
cultivada en el S de Estados Unidos, México
(Wip & Veldkamp, 1999; Sánchez-Ken, 2019)
y en Argentina en áreas urbanas de Buenos Aires,
Córdoba, Entre Ríos, Mendoza, Misiones, Santa Fé
y Tucumán (Fig. 1A; Tabla S1; Rúgolo & Puglia,
2004). Al momento no hay evidencias de que se
haya naturalizado y se comporte como invasora en
ningún lugar del mundo (Wip & Veldkamp, 1999).
Nombres comunes. “pennisetum púrpura”,
“pennisetum rubrum/rubra”, “purple fountain
grass”.
Obs. Cultivar híbrido originado probablemente
de la cruza de C. setaceus y C. elegans (Veldkamp,
2014), de los que se diferencia por las hojas
púrpuras más anchas y planas, cañas ramicadas
plurinodes, estípite del involucro menor a 1 mm
long. e inorescencias péndulas. Fue considerada
por varios autores (Rúgolo & Puglia, 2004; Brickell,
2016) como cultivar de C. setaceus de hojas
púrpuras: ‘Purpureum’ (syn. ‘Atropurpureum’)
comercializado como Pennisetum rubra/rubrum,
que posee láminas anchas e inorescencias carmesí
oscuro; ‘Burgundy Giant’ de mayor altura (1,8
m) e inorescencias mayores a 30 cm long.; y
‘Fireworks’ de altura intermedia y hojas púrpuras
con bandas rosadas a lo largo de los márgenes,
entre otros. Sin embargo, estudios taxonómicos
consideran que estos cultivares con follaje morado
altamente comercializados deben poseer el rango de
especie bajo la denominación de Cenchrus advena
(Wip & Veldk.) Morrone (=Pennisetum advena)
(sensu Wip & Veldkamp, 1999; Veldkamp, 2014;
van Valkenburg et al., 2021). Cenchrus advena (cfr.
infra) se diferencia de C. setaceus por presentar
follaje púrpura (raro verde), láminas más anchas
(3,5-11 mm), cañas ramificadas en los nudos
aéreos, estípite del involucro más corto (ca. 1
mm), gluma inferior de 0.5-1 mm long., antecio
inferior estaminado e inorescencias péndulas (ver
Material Suplementario S3). En rigor, C. setaceus,
posee follaje siempre verde, láminas liformes
a convolutas y nas (2-3,5 mm lat.), cañas sin
ramicaciones aéreas, estípite de 1-2 mm long.,
gluma inferior ausente, antecio inferior neutro e
inorescencias más rígidas. El nombre Pennisetum
cupreum Thore (Horticulture IV: 555, 1906) y
la combinación realizada sobre este basónimo,
Cenchrus × cupreus (Thore) Govaerts (Skvortsovia
4(3): 77, 2018), son nombres no válidamente
publicados pues nunca fueron tipicados. Respecto
a su reproducción sexual, no se observó la presencia
de frutos en las poblaciones locales, lo que podría
indicar que es estéril, consistente con la ausencia de
casos de naturalización (Wip & Veldkamp, 1999).
Su propagación se realiza de manera vegetativa
(Owen & Lopez, 2018). Especie sensible al frío.
Especímenes examinados. ARGENTINA. Prov.
Buenos Aires: Pto. General Pueyrredón, Mar del
Plata, G. Sottile 157 (MDQ). Prov. Córdoba: Dpto.
Capital, Córdoba, Ciudad Universitaria, parque de
la Fac. de Cs. Agropecuarias, cultivada, 08/XI/2021,
L. M. Carbone 1452 (ACOR); 25/XI/2021, L. M.
Carbone 1453 (ACOR). Prov. Mendoza: Dpto.
Guaymallén, Guaymallén, cultivada, 20/VII/2002,
F. A. Roig 16388 (MERL). Prov. Santa Fe: Dpto.
San Martín, El Trébol, cultivada, 28/V/2022, J.
Tavella & L. M. Carbone 1464 (ACOR).
Iconografía. Wip &. Veldkamp (1999), Sida
18(4): 1034.
276
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022
Fig. 2. Cenchrus advena. A: Planta cultivada. B: Macolla en estado reproductivo. C: Inorescencia. D:
Detalle del involucro de setas conteniendo dos espiguillas. E: Detalle de involucro seco con tres espiguillas.
F: Detalle de espiguilla (el involucro de setas ha sido seccionado).
Cenchrus longisetus M.C. Johnst., Sida 1(3): 182.
1963.
Pennisetum villosum R. Br. ex Fresen., Mus.
Senckenberg. 2: 134-135. 1837.
Cenchrus villosus (R. Br. ex Fresen.) Kuntze,
Revis. Gen. Pl. 3(3): 347. 1898. TIPO: ETIOPÍA.
Abyssinia, E. Rüppell s.n. (holotipo FR 0030074;
isotipos BM 000923353!, BM 000923354!, FR
0030075!). Fig. 3.
277
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
Hierbas perennes, a veces anuales o de vida
corta, formando matas hemisféricas hasta de 60
cm de altura, rizomatosas. Cañas paucinodes,
péndulas, decumbentes, hasta de 70 cm long. y
2-5 mm lat. Vainas pilosas en los márgenes; lígula
pestañosa corta de ca. 2 mm long.; láminas lineares,
planas a involutas, de 10-40 x 0,3-0,5 cm. Panojas
espiciformes cilíndricas a esféricas, de 2-3 cm
lat. y hasta de 11 cm long., con setas plumosas
blanquecinas o verde pálido, a veces tornándose
Fig. 3. Cenchrus longisetus. A: Plantas cultivadas. B: Plantas invasoras en las Sierras de Córdoba
(Candonga). C: Inorescencia. D: Detalle del involucro de setas conteniendo una espiguilla. E: Detalle de la
espiguilla (el involucro de setas ha sido seccionado).
278
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022
púrpuras a la madurez. Involucro de setas plumosas
desiguales, pero nunca una o pocas notoriamente
más largas que las otras, estípite pubescente,
con 1-3 espiguillas persistentes, desarticulado
en la base. Espiguillas de 8-11 mm long., gluma
inferior rudimentaria, de ca. 1 mm long.; gluma
superior 3-7 mm long., 1-3 nervia; antecio basal
estaminado o neutro, con lemma 7-11 nervada;
pálea membranosa, menor que la lemma; antecio
superior perfecto, lemma 8-11 mm long., 3-5
nervada; pálea subigual; 3 estambres, con anteras
de ca. 4 mm long., exertas; ovario glabro, estilo
único y estigmas blanquecinos, exertos, largos y
connados, aparentemente uno, persistentes entre las
setas. Cariopsis ovoide a oblonga, lisa a namente
rugosa, de ca. 3 mm long., con restos del estilo,
escutelo hasta de la ½ del largo de la cariopsis.
Distribución y hábitat. Nativa del NE de África
tropical y la península Arábiga. Introducida
como ornamental y naturalizada en casi todas las
regiones tropicales y subtropicales del mundo,
incluyendo nuestro país (Parodi, 1967; Gutiérrez,
2012; Fernández et al., 2016). En Argentina habita
en Buenos Aires, Jujuy, Mendoza, Santa Fe y
Tucumán, y se amplía su distribución a Córdoba,
Entre Ríos, La Pampa y Salta (Fig. 1B), donde
fue hallada cultivada y naturalizada en ambientes
urbanos-periurbanos (en vías del tren, terrenos
baldíos y en espacios verdes como maleza de
césped), y en ambientes naturales disturbados
(bordes de caminos) (Tabla S1). Fue citada para
Formosa (Gutiérrez, 2012) con base en el ejemplar
Bordón s/n -CTES 408396-, sin embargo, este
material corresponde a Cenchrus pilcomayensis;
por lo tanto, se excluye de esta provincia hasta que
se realicen nuevos registros.
Nombres comunes. “cola de zorro”, “panizo
velloso”, “pasto plumoso”, “pennisetum”, “zacate
plumoso africano”, “white owering fountain grass”.
Especímenes examinados. ARGENTINA. Prov.
Buenos Aires: Pdo. Bahía Blanca, Bahía Blanca,
naturalizada, 26/V/2022, J. L. Camina & L. M.
Carbone 1463 (ACOR); Bahía Blanca, 13/III/2018,
Mattenella 6103 (BB); Pdo. La Plata, La Plata,
20/IV/1906, T. J. V. Stuckert 15891 (CORD, SI);
La Plata, 09/I/1929, A. L. Cabrera 597 (LP); La
Plata, 03/V/1938, E. C. Clos 6538 (CTES); La
Plata, 17/X/2004, P. M. Simon 1111 (LP); Pdo.
Capital Federal, Paseo de Julio, 16/V/1917, C. M.
Hicken 12965 (LIL). Prov. Córdoba: Dpto. Capital,
Córdoba, Ciudad Universitaria, 25/X/2021, L. M.
Carbone 1447 (ACOR); Córdoba, Barrio Centro,
30/IX/2021, M. Scandaliaris 2334 & 2335 (ACOR);
Córdoba, Parque de las Naciones, 04/III/2007, M.
J. Nores 8 & 9 (CORD); Dpto. Calamuchita, Villa
General Belgrano, 28/V/2022, L. M. Carbone 1466
(CORD); Dpto. Colón, Candonga, 24/II/2022, L. M.
Carbone & A. L. Chiapero 1454 & 1455 (CORD).
Prov. Jujuy: Dpto. Yavi, La Quiaca, 8/III/2002,
M. A. Negritto et al. 439 (CORD, CTES). Prov.
Mendoza: Dpto. Capital, Mendoza, escapada de
cultivo, 30/XI/1955, A. Ruiz Leal 17335 (MERL);
Mendoza, Quita Agronomía, 13/X/1958, escapada
de cultivo, A. Ruiz Leal 19728 (MERL).
Iconografía. Türpe (1983), Lilloa 36: 129.
Gutiérrez (2015), Fl. Arg. 3 (1): 277. Wip (2021),
Fl. North Am.
Cenchrus setaceus (Forssk.) Morrone, Ann. Bot.
(Oxford), n.s. 106: 129. 2010.
Phalaris setacea Forssk., Fl. Aegypt.-Arab. 17.
1775.
Pennisetum tiberiadis Boiss., Diagn. Pl. Orient.
ser. 1, 13: 43. 1854.
Pennisetum setaceum (Forssk.) Chiov., Boll. Soc.
Bot. Ital. 113. 1923. TIPO: YEMEN. Jabal Barad,
Mokhajah, Forsskål 117 (lectotipo C 10002753!,
designado por Ferrer-Gallego & Boisset, Phytotaxa
218 (2): 174. 2015). Fig. 4.
Hierbas perennes o de vida corta, densamente
macollantes y rizomatosas, hasta de 1 m de altura.
Follaje de color verde claro, nunca púrpura. Cañas
erectas. Vainas menores que los entrenudos, lígulas
pestañosas de 0,1-0,2 mm long., con setas de 0,75-1
mm long.; láminas involutas, con bordes escabrosos,
verdes, de 2-3,5 mm lat. Panojas espiciformes
cilíndricas, exertas, estrechas, hasta de 30 cm
long., con muchas espiguillas, con tintes rosados a
púrpuras, raquis escabroso. Involucro de setas libres,
las internas plumosas, unas pocas setas notoriamente
más largas que las restantes, estípite pubescente
de 1-2 mm long., desarticulado en la base, con 1-3
espiguillas persistentes. Espiguillas de 4,7-5,5 mm
long.; gluma inferior ausente, gluma superior de ca.
279
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
2,5 mm long., acuminada; antecio inferior neutro,
lemma de ca. 5 mm long., acuminada a aristada,
3-5 nervada, con el nervio medio escabroso, palea
ausente; antecio superior perfecto o estaminado
(cuando hay varias espiguillas por involucro); lemma
4-7 mm long., acuminada a aristada, membranosa,
pálea subigual a la lemma; 3 estambres, con anteras
amarillas de ca. 2 mm long., de ápice glabro; ovario
fusiforme, estilo único y dos estigmas plumosos
largos. Cariopsis ovoide a oblonga, lisa a namente
rugosa, de ca. 3 mm long., con restos del estilo,
escutelo hasta de la ½ del largo de la cariopsis.
Fig. 4. Cenchrus setaceus. A: Planta cultivada. B: Plantas invasoras en las Sierras de Córdoba (El
Manzano). Se indica con echas los individuos alrededor de la planta focal. C: Inorescencia. D: Detalle del
involucro de setas conteniendo dos espiguillas en or. E: Detalle de la espiguilla (el involucro de setas ha
sido seccionado). F: Cariopsis, vista escutelar.
280
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022
Distribución y hábitat. Nativa del N de África
y SO de Asia incluyendo la península Arábiga
(Veldkamp, 2014). Introducida como ornamental
y naturalizada en todas las regiones tropicales y
subtropicales del mundo, siendo invasora muy
agresiva en Hawái y Arizona, y en menor grado
en S de California en EUA (Poulin et al., 2007;
GISD, 2021; PIER, 2021). Primer registro como
especie naturalizada para Argentina, donde habita
en Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos,
Jujuy y Mendoza (Fig. 1C), siendo hallada bajo
cultivo y frecuentemente naturalizada en áreas
urbanas y periurbanas (terrenos baldíos, vías del
ferrocarril), y naturalizada en bordes de caminos de
sierras próximos a ambientes naturales de Córdoba
(Tabla S1).
Nombres comunes. “pasto africano”, “pennisetum
africano”, “pennisetum verde”, “fountain grass”.
Obs. Cenchrus setaceus es muy similar a C.
alopecuroides (citado como cultivado en Buenos
Aires; Rúgolo & Puglia, 2004), diferenciándose la
primera especie por las láminas liformes y bordes
escabrosos, base del pedúnculo glabro, estípite
involucral pubescente y gluma inferior ausente
(Material Suplementario S3; Veldkamp, 2014).
Especímenes examinados. ARGENTINA.
Prov. Buenos Aires: Pdo. Bahía Blanca, Bahía
Blanca, 28/V/2022, J. L. Camina & L. M. Carbone
1465 (ACOR). Prov. Córdoba: Dpto. Capital,
Córdoba, Ciudad Universitaria, 25/X/2021,
L. M. Carbone 1448 (ACOR); Córdoba, Cruz
Roja y Av. Vélez Sarseld, en vías del tren, 04/
XI/2021, L. M. Carbone 1450 (ACOR); Córdoba,
Barrio Juniors, 23/IX/2021, M. Scandaliaris 2331
(ACOR); Córdoba, Barrio Centro, 23/IX/2021,
M. Scandaliaris 2332 & 2333 (ACOR); Dpto.
Calamuchita, Los Reartes, 28/V/2022, L. M.
Carbone 1467 (CORD); Dpto. Colón, Río Ceballos,
El Caracol, 08/XI/2021, L. M. Carbone 1451
(ACOR); Jesús María, 02/IV/21, J. Romero 220
(CORD); El Manzano, 18/XI/2021, L. M. Carbone
1453 (ACOR); Dpto. Punilla, Villa Carlos Paz,
20/X/2021, J. Romero 1-39 (CORD); Dpto. Santa
María, Villa Ciudad de América, 29/V/2022, L. M.
Carbone 1468 (CORD).
Iconografía. Wip, 2021; Fl. North Am.
Estado de invasión en la provincia de Córdoba
Se encontraron 10 registros de C. longisetus
en 5 localidades y 54 registros de C. setaceus
en 9 localidades de la provincia de Córdoba,
de los cuales la mayor parte fueron de plantas
naturalizadas (Fig.1 B-C). Los primeros casos
de naturalización ocurrieron en 2007 para C.
longisetus y en 2021 para C. setaceus (Tabla S1).
Todas las poblaciones analizadas de ambas especies
presentaron individuos en estado reproductivo y
dispersando activamente sus propágulos, mientras
que C. advena se encontró sólo cultivada y los
ejemplares analizados no presentaron producción
de semillas pues tuvieron inorescencias estériles.
Particularmente dos poblaciones naturalizadas
de C. longisetus y dos de C. setaceus halladas en
ambientes naturales disturbados de las Sierras
de Córdoba superaron la barrera de cultivo,
supervivencia, reproducción y dispersión a una
distancia signicativa de los registros cultivados
(Fig.1B-C; Fig. 3B; Fig. 4B; Tabla S1), por lo que
se encuentran iniciando su estado de propagación
bajo la categoría de Invasoras (D1). Las poblaciones
locales de C. advena no superaron la barrera de
cultivo, ocupando el estado de Introducción y
categoría de Introducidas (B2).
Con el n de integrar esta información a lo ya
conocido para el género Cenchrus en Argentina, se
presenta un listado actualizado de todas las especies
nativas y exóticas (cultivadas, naturalizadas e
invasoras), proporcionando su denominación
actual, los sinónimos y nombres comunes con los
que frecuentemente se los conoce o comercializa
(Tabla S2). Finalmente se incluye una clave para
determinar estas especies en función de caracteres
exomorfológicos (Material Suplementario S3).
diScuSión
En este trabajo se registraron poblaciones
cultivadas, naturalizadas (potencialmente invasoras)
e invasoras de los pastos exóticos C. longisetus
y C. setaceus en Argentina. Particularmente
en la provincia de Córdoba, estos pastos están
iniciando el estado de propagación como invasores
recientes en ambientes naturales disturbados
(sensu D’Antonio & Vitousek, 1992; Blackburn
et al., 2011), comportamiento que podría estar
281
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
replicándose en otras provincias de Argentina. Esto
es posiblemente propiciado por el alto nivel de nivel
de cultivo y naturalización de ambas especies en
las ciudades y como resultado de la presencia de
individuos reproductivos con eciente dispersión y
establecimiento de propágulos. Estos podrían formar
nuevas poblaciones, las que representan una amenaza
de invasión para los ecosistemas del centro-norte de
Argentina. Por otro lado, las poblaciones estudiadas
de C. advena fueron encontradas únicamente bajo
cultivo y son categorizadas como introducidas.
Considerando el nuevo reporte de C. setaceus para
la Flora Argentina y la actualización del estado de
invasión de C. longisetus, este es el primer trabajo
en reportar como invasoras a dos de las seis especies
exóticas del género en Argentina (Tabla S2).
Una especie exótica se considera invasora
cuando constituye poblaciones autosostenibles en
ambientes naturales con individuos que sobreviven
a una distancia signicativa del punto original de
introducción. Esto es, cuando en el proceso de
invasión, una especie introducida se naturaliza,
supera la barrera de la dispersión y comienza su
expansión (Blackburn et al., 2011; Richardson
& Rejmánek, 2011). Los registros naturalizados
encontrados en Argentina, tanto de C. longisetus
como de C. setaceus, fueron hallados principalmente
en ambientes urbanos o periurbanos, cercanos a
plantas cultivadas, y también en ambientes naturales
disturbados de las Sierras Chicas de Córdoba
(Fig. 3B y 4B), a una distancia signicativa de los
registros de cultivo/introducción. En particular, los
individuos de los ambientes naturales de Córdoba
presentaron persistencia vegetativa in situ mediante
rizomas, altos niveles de reproducción por semillas
y capacidad de dispersión de propágulos a larga
distancia, lo que se corresponde con la denición
de una especie invasora en estado de propagación
(categoría D1, Blackburn et al., 2011). Si bien
sólo se conoce en detalle el comportamiento de las
poblaciones naturalizadas en Córdoba, es esperable
que esto también ocurra en otras provincias que
actualmente presentan registros naturalizados,
condiciones ambientales y niveles de cultivo
similares. Especícamente, los individuos hallados
en los ambientes serranos se encontraron en sitios
con alto grado de disturbios antrópicos (bordes
de caminos), pero no en comunidades vegetales
no disturbadas. Algo similar se ha observado en
ambientes áridos y semiáridos de Sudáfrica, donde
la invasión de C. setaceus ocurre principalmente
a lo largo de bordes de caminos y otros ambientes
disturbados del paisaje (Rahlao et al., 2010). Por
lo tanto, es probable que el proceso de invasión
de estas especies en nuestro país también sea
favorecido por actividades y disturbios antrópicos
y que las poblaciones estén iniciando la fase de
propagación tanto en Córdoba como en otras
provincias. Eventualmente, es probable que estos
pastos se propaguen de estas zonas disturbadas
hacia ambientes no disturbados, debiendo tomar
las medidas de prevención necesarias para evitar la
invasión de áreas naturales conservadas.
Cenchrus setaceus también ha sido reportada
como exótica invasora de alto riesgo en Hawái,
Arizona y California (D’Antonio & Vitousek, 1992;
Poulin et al., 2007; GISD, 2021; PIER, 2021).
Este pasto C4 de amplia plasticidad fenotípica,
presenta un rápido crecimiento, capacidad de
rebrote posfuego, elevada producción de biomasa
y de semillas apomícticas con dispersión anemóla
(Simpson & Bashaw, 1969; Poulin et al., 2007).
Estos rasgos sugieren que la especie puede colonizar
nuevos sitios, desplazar a la vegetación nativa al
incrementar la competencia y elevar la cantidad
de combustible inamable y consecuentemente la
frecuencia de los incendios (D’Antonio & Vitousek,
1992; Poulin et al., 2007). Las consecuencias
ecosistémicas de un ciclo pasto-fuego exacerbado
tras la invasión de C. setaceus ya han sido alertadas
en ambientes semiáridos de América del Norte
(D’Antonio & Vitousek, 1992). Por otro lado, C.
longisetus ha sido reportada como naturalizada en
Argentina (Parodi, 1967) y como invasora agresiva
en ambientes semiáridos de Sudáfrica, Australia
y España donde mostró una alta producción de
frutos y alto nivel de establecimiento (Nel et al.,
2004; Grice et al., 2013; Fernández et al., 2016).
En este sentido, se ha sugerido que C. longisetus
también podría presentar este comportamiento
invasor en ambientes semiáridos disturbados de
Argentina (Fernández et al., 2016), resultado que
es conrmado en el presente trabajo para ambas
especies exóticas.
La expansión de una especie exótica invasora
depende de la presión de propágulos (i.e., cantidad
y calidad de frutos producidos; Simberlo, 2009)
y de los factores ambientales que condicionan su
establecimiento (i.e., barrera ambiental; Richardson
& Pyšek, 2006; Blackburn et al., 2011). El
282
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022
cultivo de plantas exóticas en las ciudades como
ornamentales es la vía de ingreso común para
muchas especies que, luego de naturalizarse en
ambientes urbanos altamente transformados y
disturbados, se dispersan por sus propios medios
e invaden ambientes naturales (Padayachee et al.,
2017). Según los resultados aquí presentados, hace
pocos años que se empezó a cultivar masivamente
a C. longisetus y C. setaceus como ornamentales
en las ciudades (75 % de los registros cultivados
fueron hallados a partir del año 2020). Debido
al alto nivel de plantación actual de C. setaceus
y C. longisetus observado en los espacios verdes
urbanos de la provincia de Córdoba en particular
(Municipalidad de Córdoba, 2020) y del resto del
centro y norte de Argentina en general (Tabla S1),
cabe esperar que exista un aumento en la presión de
propágulos. Esto podría resultar en un incremento
de la invasión en los próximos años si no se toman
medidas que frenen su cultivo.
Respecto a los factores ambientales, y de acuerdo
a los modelos de idoneidad de hábitat desarrollados
por Albuquerque et al. (2020), se ha observado
que las áreas más susceptibles a la invasión de
C. setaceus son aquellas con climas tropicales
y subtropicales (después de los Mediterráneos)
y en particular aquellas con mayor intervención
humana; por esto los ambientes naturales próximos
a las áreas más pobladas y antropizadas del centro
y norte de la Argentina presentan un alto riesgo de
invasión. Además, se ha observado en ambientes
con distinto nivel de invasión, que la disponibilidad
de agua es un factor determinante del crecimiento
y de la producción de semillas de C. setaceus
(Poulin et al., 2007; Goergen & Daehler, 2001),
por lo que su propagación sería favorecida en los
veranos húmedos, como los que presentan las áreas
de Argentina donde registramos a esta especie. En
síntesis, la combinación de un elevado potencial
invasor en áreas subtropicales, alta presión de
propágulos y susceptibilidad ambiental representan
un panorama muy benecioso para la propagación
de estos pastos y una alerta concreta de invasión
para los ecosistemas del centro y norte de Argentina.
La existencia de múltiples especies y cultivares
de Cenchrus utilizadas como ornamentales ha
llevado a una considerable confusión respecto
a su correcta identicación y las características
ecológicas asociadas. Como ejemplo, Cenchrus
advena, actualmente tratada como una especie
independiente debido a su diferenciación
morfológica y genética (Veldkamp, 2014; van
Valkenburg et al., 2021), fue antes considerada un
cultivar de C. setaceus (e.g., Rúgolo & Puglia, 2004;
Brickell, 2016). Este reciente cambio taxonómico
concuerda con el potencial invasor contrastante
entre ambos pastos. Mientras C. setaceus se
reproduce exitosamente por frutos apomícticos y
posee un elevado potencial invasor, C. advena es
estéril y en general no produce progenie viable
(Simpson & Bashaw, 1969). Esta capacidad
reproductiva ha sido asociada al nivel de ploidía
de ambas especies. Según Simpson & Bashaw
(1969), C. setaceus posee individuos triploides (3x
= 27) y excepcionalmente hexaploides (6x = 54)
mientras que C. advena es hexaploide y presenta
un comportamiento meiótico irregular responsable
de su esterilidad. No obstante, Zhang et al. (2015)
registró poblaciones triploides de ambas especies.
Además, se ha observado producción de semillas
de C. advena tras cruzamientos híbridos con polen
de C. setaceus o de C. ciliaris (i.e. pseudogamia
interespecíca; Simpson & Bashaw, 1969). Por
lo tanto, a pesar de la ineciente producción de
semillas de C. advena, no habría que subestimar
la plasticidad reproductiva de este pasto cultivado.
Sería necesario desarrollar estudios sistematizados
sobre las características citológicas, genéticas
y reproductivas de las especies de Cenchrus
ornamentales de Argentina para esclarecer las
bases de su comportamiento reproductivo y su
consecuencia en el proceso de invasión.
Con el objetivo de limitar los efectos negativos
de las especies exóticas invasoras sobre la
biodiversidad, reglamentaciones vigentes de
la Unión Europea exigen la prohibición de la
producción, venta y plantación de C. setaceus,
e indican que no se regule el germoplasma de
C. advena (Val’hor, 2017; van Valkenburg et
al., 2021). En Argentina, la ley nacional 24375
aprueba el Convenio sobre la Diversidad Biológica
(Río de Janeiro, 1992), que en su artículo 8
menciona que las partes contratantes “Impedirán
que se introduzcan, controlarán o erradicarán las
especies exóticas que amenacen a ecosistemas,
hábitats o especies” (CDB, 1992). En el marco
de la reciente Estrategia Nacional sobre Especies
Exóticas Invasoras (ENEEI, 2022), la herramienta
de prevención sería el paso inicial para el desarrollo
de un programa de manejo local para contener el
283
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
avance de la reciente invasión de C. longisetus y
C. setaceus a través de la drástica interrupción de
su uso ornamental, disminuyendo así la presión de
propágulos. Luego, con base en las áreas con alta
densidad de registros naturalizados y en particular
con registros invasores detectadas en este estudio
(Fig. 1; Tabla S1) se debería evaluar su crecimiento,
evolución, y eventualmente aplicar medidas de
control y erradicación (e.g., Blackburn et al., 2011).
El monitoreo continuo en tiempo real es crucial para
prevenir daños ecológicos y los gastos económicos
asociados a una invasión avanzada (Brundu, 2017;
Laface et al., 2020). En el contexto actual de
invasiones biológicas, es necesario aplicar medidas
de prevención que frenen el uso de las especies
introducidas (Blackburn et al., 2011; Padayachee
et al., 2017). Este es el caso de C. advena y
posiblemente de otras gramíneas (e.g. Miscanthus
sinensis) donde, pese a su limitada producción de
semillas y que no existan antecedentes de invasión,
la multiplicación vegetativa por rizomas podría
ser un mecanismo que favorezca su persistencia y
propagación. En su lugar, se debe priorizar el uso
ornamental de pastos nativos (e.g. especies de los
géneros Eustachys, Nassella, Jarava, Paspalum,
Panicum, etc.) de acuerdo a las ecorregiones
para favorecer la biodiversidad autóctona de los
ambientes naturales (ver Rúgolo & Puglia, 2004;
Jewsbury et al., 2016, Cabido et al., 2018).
Es importante aclarar que los mapas de registros
presentados en este trabajo representan una línea
de base para el monitoreo de la presencia de
estos pastos y para la detección temprana de las
poblaciones naturalizadas e invasoras y no un mapa
de distribución acabado de las especies en todo el
territorio argentino. Teniendo en cuenta que estas
especies cultivadas poseen escasa representación
en los herbarios y que el inicio de su naturalización
es reciente (en particular para C. setaceus), es
probable que los puntos de cultivo y las poblaciones
naturalizadas estén subestimadas, representando
sesgos de muestreo. Por ende, la ausencia de
registros en ciertas áreas del centro y norte de la
Argentina no indica que las especies estén ausentes,
que no sea peligroso su cultivo o que no haya riesgo
de invasión, sino probablemente se deba a un vacío
de información. Además, es posible que existan
diferencias en el comportamiento y en el estado de
invasión de estas especies entre áreas del país con
distintas condiciones climáticas. Asimismo, los
puntos obtenidos a partir de bases de datos digitales
requieren de corroboración a campo. Por lo tanto, es
necesario realizar estudios que nos permitan contar
con información más exhaustiva para conocer la
distribución actual de estas especies e identicar
zonas críticas para aplicar medidas de manejo.
concluSioneS
Como conclusiones de este trabajo se destacan
los siguientes aspectos: i) la importancia de integrar
disciplinas como la taxonomía y la ecología en
el manejo de especies exóticas, ii) la necesidad
de planicar el uso de especies ornamentales con
base en los objetivos de desarrollo sustentable
y en el marco del Convenio sobre Diversidad
Biológica, iii) un llamado urgente a las autoridades
ambientales correspondientes a frenar el cultivo,
venta y plantación de Cenchrus setaceus y de
Cenchrus longisetus tanto en el ámbito público como
privado, debido a su categorización de invasora
en Argentina, iv) monitorear las poblaciones
naturalizadas de C. setaceus y C. longisetus en
todo el país para conocer el avance de la reciente
invasión mediante un proyecto de ciencia ciudadana
para que la sociedad se involucre y sensibilice sobre
la problemática de invasiones y para evaluar las
medidas de erradicación y v) evitar el cultivo de C.
advena pese a la ausencia de potencial invasor y en
su lugar promover la utilización de pastos nativos.
contribución de loS autoreS
LMC realizó la conceptualización, curación de
datos y análisis de ejemplares de herbario. LMC y
ALC realizaron la escritura del manuscrito original
y coordinaron el estudio, sistematizaron los datos y
confeccionaron las guras. HFG y JOC aportaron
en la conceptualización del estudio. Todos los
autores contribuyeron en la escritura y revisión de
la versión nal.
agradecimientoS
Agradecemos a Gabriel Bernardello y a los
revisores por las valiosas sugerencias que hicieron
que este trabajo mejore sustancialmente. A Ana
284
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022
Calviño y Giovana Galfrascoli por la motivación
para que este trabajo se concrete; a Melina
Scandaliaris, Julia L. Camina, Julia Tavella, Melisa
Giorgis, Franco Chiarini y Jorge Romero por
la colaboración en la colecta de ejemplares de
herbario y contribución de datos, a los curadores
de los herbarios adheridos a la Red de Herbarios
de Argentina (RedHAr), en particular al personal
de los herbarios BB, CORD, CTES, LIL, LP y
MERL por la disponibilidad y asistencia con
el material de herbario; a Rocío Deanna por el
asesoramiento nomenclatural y a Alejandro Vera
por el asesoramiento sobre leyes de especies
invasoras. Este trabajo ha sido nanciado por el
proyecto FONCyT (PICT 2019-1536).
bibliograFía
ALBUQUERQUE, F., M. A. MACIAS-RODRIGUEZ,
A. BÚRQUEZ, & H. ROWE. 2020. Toward an
understanding of broad-scale patterns of the habitat
suitability of fountain grass (Cenchrus setaceus
(Forssk.) Morrone, Poaceae). Plant Ecol. 221: 1029-
1043. https://doi.org/10.1007/s11258-020-01060-x
BLACKBURN, T. M., P. PYŠEK, S. BACHER, J.
T. CARLTON, R. P. DUNCAN, V. JAROŠÍK,
J. R. U. WILSON & D. M. RICHARDSON.
2011. A proposed unied framework for biological
invasions. Trends Ecol. Evol. 26: 333-339.
https://doi.org/10.1016/j.tree.2011.03.023
BRICKELL, C. (editor in chief). 2016. A-Z Encyclopedia of
garden plants. 4th ed. Royal Horticultural Society, DK.
BRUNDU, G. 2017. Information on measures and related
costs in relation to species included on the Union
List: Pennisetum setaceum; Technical note for IUCN
for the European Commission [online]. Disponible
en: https://circabc.europa.eu/sd/a/2f7ce5bd-07c4-
49af-8506-7ed0917b6ad7/TSSR-2016-003%20
Pennisetum%20setaceum.pdf [Acceso: 11 nov
2021].
CABIDO, M, S. R. ZEBALLOS, M. ZAK, M. L.
CARRANZA, M. A. GIORGIS, J. J. CANTERO &
A. T. R. ACOSTA. 2018. Native woody vegetation
in central Argentina: Classication of Chaco and
Espinal forests. Appl. Veg. Sci. 21: 298-311.
https://doi.org/10.1111/avsc.12369
CARO, J. A & E. SÁNCHEZ. 1967. Las especies de
Cenchrus (Gramineae) de la República Argentina.
Kurtziana 4: 95-129.
CDB. 1992. Convenio sobre la Diversidad Biológica.
Naciones Unidas. [online] Disponible en: https://
www.cbd.int/doc/legal/cbd-es.pdf. [Acceso: 9 mar
2022].
CHEMISQUY, M. A., L. M. GIUSSANI, M. A.
SCATAGLINI, E. A. KELLOG & O. MORRONE.
2010. Phylogenetic studies favor the unication of
Pennisetum, Cenchrus and Odontelytrum (Poaceae):
a combined nuclear, plastid and morphological
analysis, and nomenclatural combinations in
Cenchrus. Ann. Bot. 106: 107-130.
https://doi.org/10.1093/aob/mcq090
CHEN, J. 2021. Ornamental Plant Research Inaugural
Editorial. Ornamental Plant Research. 1:1.
https://doi.org/10.48130/OPR-2021-0001
D’ANTONIO, C. M. & P. M. VITOUSEK. 1992.
Biological invasions by exotic grasses, the grass/
re cycle, and global change. Annu. Rev. Ecol. Syst.
23: 63-87.
https://doi.org/10.1146/annurev.es.23.110192.000431
DONADÍO, S, L. M. GIUSSANI, E. A. KELLOGG,
F. O. ZULOAGA & O. MORRONE. 2009. A
preliminary molecular phylogeny of Pennisetum and
Cenchrus (Poaceae-Paniceae) based on the trnL-F,
rpl16 chloroplast markers. Taxon 58: 392-404.
https://doi.org/10.1002/tax.582007
ENEEI. Estrategia Nacional sobre Especies Exóticas
Invasoras. 2022. [online] Disponible en: https://
www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/
primera/263335/20220527. [Acceso: 30 may 2022].
EYNARD, C., A. CALVIÑO & L. ASWORTH. 2020.
Cultivo de plantas nativas: propagación y viverismo
de especies de Argentina central. Ecoval Ediciones,
Arg. 2da ed. ampliada.
FERNÁNDEZ, O., E. S. LEGUIZAMÓN & H. A.
ACCIARESI. 2016. Malezas e invasoras de la
Argentina. Tomo II: Descripción y Reconocimiento.
1º ed., Bahía Blanca: EDIUNS.
GBIF.org (18 March 2022) GBIF Occurrence Download
https://doi.org/10.15468/dl.nt8uf5
GIORGIS, M. A. & P. A. TECCO. 2014. Árboles y
arbustos invasores de la Provincia de Córdoba
(Argentina): una contribución a la sistematización
de bases de datos globales. Bol. Soc. Argent. Bot.
49: 581-603.
https://doi.org/10.31055/1851.2372.v49.n4.9991
GISD. GLOBAL INVASIVE SPECIES DATABASE
[online]. 2021. Disponible en: http://www.iucngisd.
org/gisd/speciesname/Cenchrus+setaceus#.
[Acceso: 10 nov 2021].
285
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
GOERGEN, E. & C. C. DAEHLER. 2001. Reproductive
ecology of a native Hawaiian grass (Heteropogon
contortus; Poaceae) versus its invasive alien
competitor (Pennisetum setaceum; Poaceae). Int. J.
Plant Sci. 162: 317-326.
https://doi.org/10.1086/319587
GRICE, A. C., E. P. VANDERDUYS, J. J. PERRY & G.
D. COOK. 2013. Patterns and processes of invasive
grass impacts on wildlife in Australia. Wildlife Soc.
B. 37: 478-485. https://doi.org/10.1002/wsb.314
GUTIÉRREZ, H. F. 2012. Cenchrus. En: ZULOAGA,
F. O., Z. E. RÚGOLO & A. M. ANTON, Flora
Vascular de la República Argentina, vol 3(I): 270-
283. Córdoba, Arg.: Grácamente Ediciones.
GUTIÉRREZ, H. F. 2015. Las especies americanas
del género Cenchrus s.l. (Poaceae, Panicoideae,
Paniceae). Darwiniana 3: 114-200.
https://doi.org/10.14409/fabicib.v18i0.4863
IPBES. 2019. Summary for policymakers of the global
assessment report on biodiversity and ecosystem
services of the Intergovernmental Science-Policy
Platform on Biodiversity and Ecosystem Services. S.
Díaz, et al. (eds.). IPBES secretariat, Bonn, Germany.
56 p. https://doi.org/10.5281/zenodo.3831673
JEWSBURY, G., M. J. LOYOLA, L. M. CARBONE, M.
E. CARRERAS, S. M. PONS, J. E. MARTINAT,
M. A. CASTILLO MOINE & E. FUENTES. 2016.
Pastos posfuego de las Sierras de Córdoba: Guía de
campo. Ecoval. Córdoba, Argentina.
LAFACE, V. L. A., C. M. MUSARELLA, A. CANO
ORTIZ, R. QUINTO CANAS, S. CANNA &
G. SPAMPINATO. 2020. Three new alien taxa
for Europe and a chorological update on the alien
vascular ora of Calabria (southern Italy). Plants 9:
1181. https://doi.org/10.3390/plants9091181
MA. 2005. Millennium Ecosystem Assessment.
Ecosystems and Human Well-being: Synthesis.
Island Press, Washington, DC, USA.
MUNICIPALIDAD DE CÓRDOBA. 2020.
Revalorización de espacios verdes de rotondas,
triángulos y canteros viales [online]. Disponible en:
https://cordoba.gob.ar/revalorizacion-de-espacios-
verdes-de-rotondas-triangulos-y-canteros-viales/.
[Acceso: 04 marzo 2022].
NEL, J. L., D. M. RICHARDSON, M. ROUGET, T.
N: MGIDI, N. MDZEKE, D. C. LE MAITRE,
B. W. VAN WILGEN, L. SCHONEGEVEL, L.
HENDERSON & S. NESER. 2004. A proposed
classication of invasive alien plant species in South
Africa: towards prioritizing species and areas for
management action: working for water. S. Afr. J. Sci.
100: 53-64.
OAKES, A. J. 1990. Ornamental grasses and grasslike
plants. Van Nostran Reinhold, New York.
https://doi.org/10.1007/978-1-4684-1455-4
OWEN, W. G. & R. G. LOPEZ. 2018. Propagation daily
light integral and root-zone temperature inuence
rooting of single-internode Pennisetum × advena
culm cuttings. HortScience 53: 176-182.
https://doi.org/10.21273/HORTSCI12455-17
PADAYACHEE, A. L., U. M. IRLICH, K. T. FAULKNER,
M. GAERTNER, S. PROCHEŞ, J. R. U. WILSON
& M. ROUGET. 2017. How do invasive species
travel to and through urban environments? Biol.
Invasions 19: 3557-3570.
https://doi.org/10.1007/s10530-017-1596-9
PARODI, L. R. 1967. Gramíneas Bonaerenses, Clave
para la determinación de los géneros y enumeración
de las especies. 5ta ed. ACME Agency, Bs As.
POULIN, J., A. K. SAKAI, S. G. WELLER & T.
NGUYEN. 2007. Phenotypic plasticity,
precipitation, and invasiveness in the re‐promoting
grass Pennisetum setaceum (Poaceae). Am. J. Bot.
94: 533-541. https://doi.org/10.3732/ajb.94.4.533
QGIS. 2021. QGIS Geographic Information System.
QGIS Association. Disponible en: http://www.qgis.
org
PIER. Pacic Island Ecosystems at Risk, US Forest
Service [online]. Disponible en: http://www.hear.
org/pier [Acceso: 10 nov 2021].
RAHLAO, S. J., S. J. MILTON, K. J. ESLER & P.
BARNARD. 2010. The distribution of invasive
Pennisetum setaceum along roadsides in western
South Africa: the role of corridor interchanges. Weed
Res. 50: 537–543.
https://doi.org/10.1111/j.1365-3180.2010.00801.x
RICHARDSON, D. M. & P. PYŠEK. 2006. Plant invasions:
merging the concepts of species invasiveness and
community invasibility. Prog. Phys. Geog. 30: 409-
431. https://doi.org/10.1191/0309133306pp490pr
RICHARDSON, D. M. & M. REJMÁNEK. 2011. Trees
and shrubs as invasive alien species – a global
review. Divers. Distrib. 17: 788-809.
https://doi.org/10.1111/j.1472-4642.2011.00782.x
RÚGOLO, Z. E. & M. D. L. PUGLIA. 2004. Gramíneas
ornamentales. Vol 1. Editorial Lola.
SÁNCHEZ-KEN, J. G. 2019. Riqueza de especies,
clasicación y listado de las gramíneas (Poaceae) de
México. Acta Bot. Mex. 126: e1379.
https://doi.org/10.21829/abm126.2019.1379
286
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022
SIMBERLOFF, D. 2009. The role of propagule pressure
in biological invasions. Annu. Rev. Ecol. Evol.
S. 40: 81-102. https://doi.org/10.1146/annurev.
ecolsys.110308.120304
SIMPSON, C. E. & E. C. BASHAW. 1969. Cytology
and reproductive characteristics in Pennisetum
setaceum. Am. J. Bot. 56: 31-36. https://doi.
org/10.1002/j.1537-2197.1969.tb07503.x
TÜRPE, A. M. 1983. Las especies sudamericanas del
género Pennisetum L.C. Richard (Gramineae).
Lilloa 36: 105-129.
VAL’HOR. 2017. Liste des espèces exotiques
envahissantes préoccupantes pour l’Union dans le
cadre du Règlement UE n°1143/2014: Pennisetum
setaceum (Forssk.) Chiov. (Herbe aux écouvillons)
[online]. Disponible en: https://www.valhor.fr/
fileadmin/PEE/PDF/VAL_HOR_PEE_10.2017_
Note_Pennisetum_setaceum.pdf [Acceso: 20 nov
2021].
VAN VALKENBURG, J. L. C. H., M. COSTERUS &
M. WESTENBERG. 2021. Pennisetum setaceum or
Pennisetum advena cultivars, what ornamental do
we have in our garden. Ecol. Evol. 11: 11216-11222.
https://doi.org/10.1002/ece3.7908
VELDKAMP, J. F. 2014. A revision of Cenchrus incl.
Pennisetum (Gramineae) in Malesia with some
general nomenclatural notes. Blumea 59: 59-75.
https://doi.org/10.3767/000651914X684376
WIPFF, J. K. 2021. Flora of North America [online].
Disponible en: http://floranorthamerica.org/
Pennisetum_villosum, http://oranorthamerica.org/
Pennisetum_setaceum. [Acceso: 16 may 2022].
WIPFF, J. K. & J. F. VELDKAMP. 1999. Pennisetum
advena sp. nov. (Poaceae: Paniceae): A common
ornamental grass throughout the southern United
States. Sida 18: 1031-1036.
ZHANG, Y., X. YUAN, W. TENG, C. CHEN, H. LIU
& J. WU. 2015. Karyotype diversity analysis and
nuclear genome size estimation for Pennisetum
Rich. (Poaceae) ornamental grasses reveal genetic
relationship and chromosomal evolution. Sci.
Hortic. 193: 22-31. https://doi.org/10.1016/j.
scienta.2015.06.018
ZULOAGA, F. O., M. J. BELGRANO & C. A.
ZANOTTI. 2019. Actualización del catálogo de
las plantas vasculares del Cono Sur. Darwiniana,
n.s. 7: 208-278. https://doi.org/10.14522/
darwiniana.2019.72.861
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 - Material Suplementario
L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
Tabla S1. Registros de Cenchrus advena, C. longisetus y C. setaceus en Argentina
recopilados de herbarios y bases de datos digitales (Archivo Excel, Datos Primarios,
completar…).
Tabla S2. Especies de Cenchrus registradas en Argentina. Se indica para cada especie
los sinónimos más conocidos, nombres comunes, su origen (nativa, exótica,
cosmopolita) y el estado de invasión (para las especies exóticas, según Blackburn et al.,
2011).
NOMBRE ACTUAL
SINÓNIMOS MÁS CONOCIDOS
NOMBRES
COMUNES1
ORIGEN
ESTADO DE
INVASIÓN
Cenchrus advena (Wipff & Veldk.)
Morrone
Pennisetum advena Wipff & Veldk; Pennisetum
setaceum (Forssk.) Chiov. cv. ‘rubrum’
pennisetum
púrpura,
pennisetum
rubrum/rubra
Exótica
Introducida-
cultivada
Cenchrus alopecuroides (L.) Thunb.
Pennisetum alopecuroides (L.) Spreng.
penisetum chino
Exótica
Introducida-
cultivada
Cenchrus americanus (L.) Morrone
Panicum americanum L.; Pennisetum
americanum (L.) Leeke
mio perla
Exótica
Introducida-
cultivada
Cenchrus chilensis (E. Desv.)
Morrone
Pennisetum chilense (E. Desv.) B.D. Jacks. ex
R.E. Fr.
esporal
Nativa
-
Cenchrus ciliaris L.
Pennisetum ciliare (L.) Link
pasto salinas, pasto
búfalo, buffel grass
Exótica
Naturalizada
Cenchrus clandestinus (Hochst. ex
Chiov.) Morrone
Pennisetum clandestinum Hochst. ex Chiov.;
Kikuyuochloa clandestina (Hochst. ex Chiov.) H.
Scholz
kikuyo, pasto
africano, pasto
kikuyo
Exótica
Naturalizada
Cenchrus echinatus L.
-
cadillo, pasto
camelo, roseta
Cosmopolita
-
Cenchrus latifolius (Spreng.)
Morrone
Pennisetum latifolium Spreng.
rabo de raón
común,
Nativa
-
Cenchrus longisetus M.C. Johnst.
Pennisetum villosum R. Br. ex Fresen.; Cenchrus
villosus (R. Br. ex Fresen.) Kuntze
cola de zorro,
panizo velloso,
pasto plumoso,
pennisetum
Exótica
Invasora
Cenchrus mutilatus Kuntze
Pennisetum mutilatum (Kuntze) Leeke
-
Nativa
-
Cenchrus myosuroides Kunth
Cenchropsis myosuroides (Kunth) Nash
cadilla, cadillo,
cadillo alto, cadillo
chico, simbol
Nativa
-
Cenchrus nervosus (Nees) Kuntze
Pennisetum nervosum (Nees) Trin.
capií, grama,
grama da praia,
simbol
Nativa
-
Cenchrus orientalis (Rich.) Morrone
Pennisetum orientale Rich.
penisetum oriental
Exótica
Introducida-
cultivada
1 Tomado de: Gutiérrez, 2015; Rúgolo & Puglia, 2004.
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 - Material Suplementario
L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
Cenchrus pilcomayensis (Mez)
Morrone
Pennisetum pilcomayense Mez
pastos simbol,
simbol
Nativa
-
Cenchrus polystachios (L.) Morrone
Pennisetum polystachion (L.) Schult.
yerba morris,
mission grass
Exótica
Naturalizada
Cenchrus purpureus (Schumach.)
Morrone
Pennisetum purpureum Schumach.
bambú, pasto
elefante, pasto
gigante
Exótica
Naturalizada
Cenchrus rigidus (Griseb.) Morrone
Pennisetum rigidum (Griseb.) Hack.
cola de zorro
áspera, paja
simbol, simbol
Nativa
-
Cenchrus setaceus (Forssk.)
Morrone
Pennisetum setaceum (Forssk.) Chiov.
pasto africano,
pennisetum
africano,
pennisetum verde
Exótica
Invasora
Cenchrus spinifex Cav.
Cenchrus pauciflorus Benth.
abrojo, cadillo,
roseta
Nativa
-
Cenchrus tribuloides L.
Cenchrus echinatus var. tribuloides (L.) Torr.
roseta
Nativa
-
Cenchrus tristachyus (Kunth) Kuntze
Pennisetum tristachyum (Kunth) Spreng.
-
Nativa
-
Material Suplementario S3. Clave para determinar las especies de Cenchrus nativas y
exóticas (naturalizadas y cultivadas) de la Argentina (modificada de Gutiérrez, 2012;
2015).
1. Setas internas del involucro soldadas entre sí, formando un involucro endurecido y espinoso
que protege a las espiguillas (porción soldada > 1 mm alt.)
2. Involucro con (1) 2 ciclos externos de setas, el primer ciclo con setas cortas (menores
que las espiguillas), el ciclo siguiente con setas más gruesas y dentículos retrorsos
muy adherentes
C. echinatus
2’. Involucro sin ciclo externo de setas
3. Espiguillas de 3,5-5,5 mm; gluma superior 3-5-nervia, de 3-4,5 mm; lemma
inferior de 3,5-5 mm
C. spinifex
3’. Espiguillas de 6-8,5 mm; gluma superior 5-7-nervia, de 4,5-7 mm; lemma
inferior de 5,5-7,5 mm
C. tribuloides
1’. Setas involucrales libres entre sí o soldadas sólo en la base, formando un disco basal
pequeño (porción soldada < 0,5 mm alt.)
4. Involucro con numerosas setas ciliadas o plumosas (junto con numerosas setas lineal-
escabrosas) rodeando 1-5 espiguillas (en C. clandestinus las setas pueden estar
inconspicuamente ciliadas en su tercio inferior)
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 - Material Suplementario
L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
5. Lemma del antecio superior lisa y lustrosa, diferente en textura y de menor
tamaño que la lemma del antecio inferior; raquis conspicuamente angular,
alado en las cicatrices de las espiguillas caídas; espiguillas sésiles, solitarias
por involucro
C. polystachios
5’. Lemma del antecio superior membranácea, similar en textura y tamaño a la
lemma del antecio inferior; raquis longitudinalmente estriado, no alado en las
cicatrices de las espiguillas caídas
6. Plantas rastreras, rizomatoso-estoloníferas, hasta 30 cm alt.;
inflorescencia reducida a un fascículo de 2-5 espiguillas, ocultas dentro
de las vainas superiores, sólo los estambres y ramas estigmáticas
exertas
C. clandestinus
6’. Plantas erguidas o decumbentes, nunca rastreras, hasta 6 m alt.;
inflorescencia en panoja espiciforme exerta
7. Espiguillas de 9-11 mm long.; lemma inferior de 7-10 mm long.;
lemma superior de 9-11 mm long.; estigmas largamente connados
(aparentemente uno)
C. longisetus
7’. Espiguillas de (2,5-)3-7 mm long.; lemma inferior de 2-6 mm long.;
lemma superior de 2-6,5 mm long.; estigmas no connados
8. Plantas robustas, de (1-)2-6 m alt.; hojas lanceoladas de 15-
40 mm lat.; anteras de ápice pubescente
9. Cariopsis encerrada entre las glumelas; gluma superior
0-1-nervia; plantas perennes, de (1-)2-6 m alt.
C. purpureus
9’. Cariopsis conspicuamente globosa que a la madurez
sobresale de las glumelas; gluma superior 5-nervia;
plantas anuales, de 0,5-2(-2,5) m alt.
C. americanus
8’. Plantas de 0,3-1,5 m alt.; hojas lineales a lineal-lanceoladas
o planas de 2-8 mm lat.; anteras de ápice glabro
10. Panojas de 5-12 cm long.; involucro de 7,5-10 mm long.,
con una seta un poco más larga, de 10-15 mm long.;
lemmas agudas
C. ciliaris
10’. Panojas de 15-32 cm long.; involucro de 11-25 mm
long., con una (o varias) seta notablemente más larga,
de 20-33 mm long.; lemmas acuminadas
11’. Plantas de follaje púrpura a verde-púrpura; cañas
ramificadas en los nudos aéreos; láminas planas de
5-11 mm lat.; panojas péndulas; estípite del
involucro menor a 1 mm long.; gluma inferior de ± 1
mm long.; antecio inferior con lemma lisa y pálea
desarrollada, membranosa
C. advena
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 - Material Suplementario
L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
11. Plantas de follaje verde; cañas no ramificadas en
los nudos aéreos; panojas erguidas
12. Láminas filiformes a convolutas de 2-3,5
mm lat., gluma inferior ausente, antecio
inferior con lemma escabrosa sobre el
nervio medio y pálea ausente
C. setaceus
12´. Láminas planas mayores a 3,5 mm lat.,
gluma inferior bien desarrollada, antecio
inferior con pálea desarrollada y
estaminado
13. Láminas de margen escabroso;
inflorescencias rosadas o perladas,
con espiguillas e involucros laxos
que dejan secciones del raquis
libres; estípite largamente
pubescente, setas plumosas
C. orientalis
13´. Láminas de margen liso;
inflorescencias castaño claras a
oscuras, con espiguillas e
involucros densos que no dejan
secciones del raquis libres; estípite
escabroso o con pelos cortos,
setas escabrosas
C. alopecuroides
4’. Involucro con setas lineal-escabrosas (nunca ciliadas, ni plumosas), rodeando a una
única espiguilla
14. Inflorescencia en panoja espiciforme terminal, solitaria en el eje floral (en plantas
jóvenes de C. mutilatus la inflorescencia puede ser exclusivamente terminal,
pero entonces las espiguillas no tienen setas o tienen un involucro formado por
menos de 5 setas)
15. Gluma superior 1(-3)-nervia, de 0,7-3(-3,5) mm long.; gluma inferior de 0,3-
1,5 mm long.; cañas ramificadas desde la base en forma de abanico, de
aspecto iridiforme; panoja rígida; ramas estigmáticas persistentes y
conspicuas
C. chilensis
15’. Gluma superior 5-9-nervia, de (3-)3,5-7 mm long.; gluma inferior de 1,5-3
mm long.; cañas por lo general no ramificadas desde la base; panoja recta
o flexuosa; estigmas normalmente caducos
16. Setas rígidas, gruesas, con dentículos retrorsos en toda su extensión
o con dentículos retrorsos y antrorsos en una misma seta; setas
involucrales de 2-8 mm long.
17. Setas gruesas, soldadas en la base, formando un disco mayor
de 1,5 mm diám.; dentículos retrorsos en toda su extensión;
espiguillas unidas al raquis de la inflorescencia por un eje corto
(ramificación primaria, ca. 0,5 mm) hispídulo.
C. myosuroides
Bol. Soc. Argent. Bot. 57 (2) 2022 - Material Suplementario
L. M. Carbone et al. - Cenchrus ornamentales en Argentina
17’. Setas delgadas, soldadas levemente entre sí sólo en la base,
formando un disco menor de 1 mm de diámetro; dentículos
retrorsos y antrorsos en una misma seta; espiguillas sin
ramificación primaria.
C. rigidus
16’. Setas flexuosas, quebradizas, con dentículos antrorsos en toda su
extensión; setas involucrales de 3-16 mm long.
18. Vainas foliares con una yema plana en su axila, protegida por
escamas parduzcas, de consistencia papirácea; panoja
espiciforme de 5-14 cm long.; gluma superior de (3-)3,5-5 mm
long.; lemma del antecio inferior de (3,5-)4-5,5 mm long.
C. pilcomayensis
18’. Vainas foliares sin yemas en su axila; panoja espiciforme de
10-25 cm long.; gluma superior de 5-7 mm long.; lemma del
antecio inferior de 5-7 mm long.
C. nervosus
14’. Inflorescencia en panojas espiciformes, una terminal y numerosas axilares,
dispuestas sobre un mismo eje floral
19. Involucro ausente (sin setas en algunas espiguillas) o formado por 1-2(-4)
setas
C. mutilatus
19’. Involucro formado por (13-)15-48 setas
20. Plantas con rizomas tuberculiformes; cañas herbáceas, no
bambusoides; nudos con anillos de pelos de 1-1,5 mm long, caducos
a la madurez; setas involucrales desiguales en largo (ca. 2/3 son
menores o iguales que las espiguillas y 1/3 levemente más largas),
con una seta más larga que las restantes, de 8-15 mm long.
C. latifolius
20’. Plantas sin rizomas tuberculiformes; cañas lignificadas, bambusoides;
nudos glabros; setas involucrales notablemente más largas que las
espiguillas (1,5 a más de 3 veces su largo), con una seta más larga
que las restantes, de 15-25 mm long.
C. tristachyus
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
Antecedentes y Objetivos: En 2006 se dio a conocer el catálogo de las gramíneas de México, pero desde entonces tanto la clasificación como la aparición de especies nuevas cambiaron las cifras de esta familia en México y en el mundo. El objetivo principal de este estudio fue actualizar la lista de taxa en México, reuniendo el mayor número posible de bases de datos en línea. Otros objetivos incluyeron la comparación de la riqueza de especies de la familia Poaceae entre los países con mayor diversidad, así como analizar la riqueza de sus taxa a nivel estatal y por categorías taxonómicas.Métodos: Se consultaron bases de datos en línea, tanto nacionales como extranjeras, que incluían ejemplares de referencia de México, se descargaron y se curaron, además de una confirmación visual de la identidad de un gran porcentaje de ejemplares. Se extrajeron los nombres de las especies, estados donde fueron colectadas y los acrónimos de los herbarios. La base resultante se complementó solo con bibliografía a partir de 2006 y la no incluida en el catálogo que mostraba ejemplares de respaldo.Resultados clave: Se revisaron 227,973 registros que contabilizaron, en total, 1416 taxa, que incluyen 215 géneros, 1312 especies y 214 categorías infraespecíficas. Del total de especies, 1092 se consideran nativas y 224 introducidas (cultivadas y/o malezas). Las especies endémicas de México son 304 (27.83%) o 311 (28.10%) si se consideran categorías inferiores. Las subfamilias más diversas en México son Panicoideae, Chloridoideae y Pooideae, que en conjunto suman 183 géneros y 1175 especies; el resto de las subfamilias poseen una cantidad menor de taxa.Conclusiones: De forma nominal, a nivel mundial México ocupa el 5° lugar en riqueza de especies; sin embargo, si se considera la extensión geográfica, México asciende al 1er lugar con la mayor riqueza de especies de gramíneas por km2, tanto nativas como introducidas, en todo el mundo. A nivel estatal, los estados más pequeños son los más ricos en especies.
Article
Full-text available
Crown division, tissue culture, and culm cuttings are methods for propagating purple fountain grass [Pennisetum ×advena Wipff and Veldkamp (formerly known as Pennisetum setaceum Forsk. Chiov. ‘Rubrum’)]. However, propagation by culm cuttings is becoming an economically attractive method for quick liner production. Our objective was to quantify the impact of propagation daily light integral (PDLI) and root-zone temperature (RZT) on root and culm development of single-internode purple fountain grass culm cuttings. Before insertion into the rooting substrate, cuttings were treated with a basal rooting hormone solution containing 1000 mg•L⁻¹indole-3-butyric acid (IBA) + 500 mg•L⁻¹1-naphthaleneacetic acid (NAA). The cuttings were placed in a glass-glazed greenhouse with an air temperature of 23 °C and benches with RZT set points of 21, 23, 25, or 27 °C. PDLIs of 4 and 10 mol•m⁻²•d⁻¹(Expt. 1) or 8 and 16 mol•m⁻²•d⁻¹(Expt. 2) were provided. After 28 d, culm and root densities (number) increased as the RZT increased from 21 to 27 °C, regardless of PDLI during Expt. 1. Compared with 4 mol•m⁻²•d⁻¹, a PDLI of 10 mol•m⁻²•d⁻¹generally resulted in the greatest root biomass accumulation. For example, as PDLI increased from 4 to 10 mol•m⁻²•d⁻¹, root dry mass increased by 105%, 152%, and 183% at RZTs of 21, 25, and 27 °C, respectively. In Expt. 2, as the RZT increased from 21 to 23 °C, root dry mass increased by 70% under a PDLI of 8 mol•m⁻²•d⁻¹. However, root dry mass was similar among all RZTs under a PDLI of 16 mol•m⁻²•d⁻¹. Our results indicate that single-internode culm cuttings of purple fountain grass can be most efficiently propagated under PDLIs of 8–10 mol•m⁻²•d⁻¹together with RZT set points of 23 to 25 °C for quick liner production. © 2018, American Society for Horticultural Science. All rights reserved.
Article
Full-text available
Pennisetum advena Wipff and Veldkamp, a common ornamental grass in the southern United States, is described and illustrated. A key is provided to separate it from similar taxa (P. macrostachys, P. orientale, and P. setaceum). Pennisetum advena is readily distinguished from P. setaceum, its closest putative relative, by vegetative, inflorescence, fascicle, and spikelet characters.
Article
Full-text available
Estudios filogenéticos recientes evidencian que las especies que integran Pennisetum , Odontelytrum y Cenchrus tienen un origen común y, en consecuencia, se ha propuesto su unificación y transferencia al género Cenchrus . Sin embargo, hasta el presente, no hay un tratamiento taxonómico en forma conjunta para este grupo de especies. El propósito de este trabajo es realizar la revisión taxonómica de las espe - cies americanas del género Cenchrus s.l. (excluyendo del análisis al género monotípico Odontelytrum, originario de África). Se presenta una descripción ampliada del género y una clave para identificar las especies. Para cada especie se presentan descripciones detalladas, sinonimia actualizada, distribución geográfica, observaciones e ilustraciones. En total, se reconocen 41 especies (11 endémicas, y 8 adventi - cias y/o naturalizadas). Se designan lectotipos para los siguientes taxones: Gymnotrix chilensis , G. mexi - cana, G. geniculata, Pennisetum villosum var. humile, P. lanuginosum, Cenchrus crinitus, C. mutilatus, C. palmeri, C. setosus, C. spinifex y C. muricatus Phil . Se proponen 4 sinónimos nuevos ( Gymnotrix distachya , G. rigida var. longiseta, Pennisetum nervosum var. laxiusculum y C. echinatus fo. longispina) y se postula un neotipo para Pennisetum latifolium . Además, se amplía la distribución geográfica de C. mutilatus en Bolivia.
Article
Full-text available
Recent molecular research has confirmed that Cenchrus and Pennisetum (Gramineae) should be united. For nomenclatural, not practical, reasons, Cenchrus is accepted as the correct name. In Malesia there are 16 species. A key, descriptions, and notes are provided. Observations on the nomenclature are given. Some typifications are discussed, e.g. of Cenchrus frutescens. Three new combinations, one neotype and three lectotypes are designated.
Article
Full-text available
Invasive alien trees and shrubs in Córdoba Province (Argentina): a contribution to the systematization of global bases. We present the first database of invasive alien trees and shrubs of Córdoba Province and analyze it in the context of current national and global databases. We identified 34 invasive woody alien species. Most aliens are from Europe, Asia and Middle East origin, introduced for horticulture reasons. Grasslands are the most invaded ecosystem (39%), followed by woodlands and shrublands (32%). Most of the species (59%) are dispersed by animals (birds) and wind (35%). Except for two species, most of the species has also been recorded as invaders in other areas of the world. However, only half of them are currently registered as invaders in South America. This might reflect the notably lower research on biological invasions within the continent and the subsequent bias and underestimation of its invasibility. Two species (Cupressus macrocarpa and Zanthoxylum armatum) should be incorporated as new species in the global database. We also refer to some missing information in two major national databases, hoping to contribute with their updating. Finally, we mention six species native to Argentina to be considered as native invaders of Cordoba Province ecosystems. Overall, we expect to provide useful information for the development of basic and applied studies of biological invasions.
Book
1 Ornamental Grasses.- Types and Kinds.- Garden Types.- Adaptation.- Uses.- Selected Species.- Reference.- 2 Bamboo.- Origin, Types, Propagation, and Growth Habit.- Economic and Horticultural Importance.- Establishment, Maintenance, and Eradication.- Shade Tolerance and Winter Hardiness.- Uses.- Selected Species.- References.- 3 Grasslike Plants.- Variation among Grasslike Plants.- Plant Tolerance.- Winter Hardiness.- Uses.- Selected Species.- References.- 4 Rushes and Sedges.- Composition, Characteristics, and Distribution.- Cyperaceae or Sedge Family.- Winter Hardiness, Size, Form, Color, and Growth Habit.- The Rush Family, Juncaceae.- Selected Species.- References.- Appendix 1 Uses of Ornamental Grasses.- Appendix 2 Uses of Bamboo.- Appendix 3 Uses of Grasslike Plants.- Appendix 4 Uses of Rushes and Sedges.- Appendix 5 Plant Hardiness Zones Map.
Article
Although most studies of factors contributing to successful establishment and spread of non-native species have focused on species traits and characteristics (both biotic and abiotic), increasing empirical and statistical evidence implicates propagule pressure—propagule sizes, propagule numbers, and temporal and spatial patterns of propagule arrival—as important in both facets of invasion. Increasing propagule size enhances establishment probability primarily by lessening effects of demographic stochasticity, whereas propagule number acts primarily by diminishing impacts of environmental stochasticity. A continuing rain of propagules, particularly from a variety of sources, may erase or vitiate the expected genetic bottleneck for invasions initiated by few individuals (as most are), thereby enhancing likelihood of survival. For a few species, recent molecular evidence suggests ongoing propagule pressure aids an invasion to spread by introducing genetic variation adaptive for new areas and habitats. This phenomenon may also explain some time lags between establishment of a non-native species and its spread to become an invasive pest.