ArticlePDF Available

Abstract

Actualmente son numerosos los desacuerdos en torno a la enseñanza de la Educación Física (EF), incluso hacia sus intenciones, finalidades y funciones. Esta variedad de enfoques, en muchos casos opuestos, se agudiza notoriamente por la influencia de las redes sociales. La búsqueda del “like” y el halago inmediato deriva en un reduccionismo de la materia, más mediatizado por la ocurrencia de la actividad concreta que por la evidencia científica. Esto, junto a otros factores, limita que la asignatura goce del prestigio social y curricular que merece. El objetivo del presente artículo es intentar arrojar luz sobre los principios fundamentales que han de estructurar la enseñanza de la EF. A través de la revisión de la literatura, se presentan diez elementos clave: 1.- Plantear propuestas con coherencia pedagógica; 2. - Crear una identidad corporal dentro de la cultura de la actividad física y el deporte; 3.- Generar un clima social positivo en el aula; 4.- Trabajar la inclusión y romper estereotipos; 5.- Utilizar los modelos pedagógicos; 6.- Aplicar la evaluación formativa y compartida; 7.- Evidenciar el aprendizaje generado; 8.- Fomentar la autorregulación; 9.- Promover la transferibilidad del aprendizaje; 10.- Conocer/transformar el entorno y el servicio a la comunidad. El texto, sin ninguna pretensión de sentar cátedra, busca la reflexión pausada y profunda del profesorado de EF, un colectivo de gran dinamismo, potente y con infinidad de posibilidades para conseguir que la asignatura siga creciendo y evolucionando.
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
255
En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación
Física
In search of agreement on the pedagogical aims to be pursued in Physical Education
David Hortigüela-Alcalá
1
, Ángel Pérez-Pueyo
2
, Alejandra Hernando-Garijo
3
1
Universidad de Burgos.
2
Universidad de León.
3
Universidad de Burgos
Autor de correspondencia: David Hortigüela-Alcalá. dhortiguela@ubu.es
Cronograma editorial: Artículo recibido 30/12/2021 Aceptado: 22/01/2022 Publicado: 01/05/2022
https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
Para citar este artículo utilice la siguiente referencia:
Hortigüela-Alcalá, D., Pérez-Pueyo, A., & Hernando-Garijo, A. (2022). En búsqueda de
acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Sportis Sci J, 8
(2), 255-282 https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
Contribución específica de los autores: Los tres autores han participado de manera
proporcionada en la elaboración de cada una de las partes del manuscrito.
Financiación: No existió financiación.
Consentimiento informado participantes del estudio: No procede.
Conflicto de interés Los autores no señalan ningún conflicto de interés.
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
256
Resumen
Actualmente son numerosos los desacuerdos en torno a la enseñanza de la Educación
Física (EF), incluso hacia sus intenciones, finalidades y funciones. Esta variedad de enfoques,
en muchos casos opuestos, se agudiza notoriamente por la influencia de las redes sociales. La
búsqueda del “like” y el halago inmediato deriva en un reduccionismo de la materia, más
mediatizado por la ocurrencia de la actividad concreta que por la evidencia científica. Esto,
junto a otros factores, limita que la asignatura goce del prestigio social y curricular que
merece. El objetivo del presente artículo es intentar arrojar luz sobre los principios
fundamentales que han de estructurar la enseñanza de la EF. A través de la revisión de la
literatura, se presentan diez elementos clave: 1.- Plantear propuestas con coherencia
pedagógica; 2. - Crear una identidad corporal dentro de la cultura de la actividad física y el
deporte; 3.- Generar un clima social positivo en el aula; 4.- Trabajar la inclusión y romper
estereotipos; 5.- Utilizar los modelos pedagógicos; 6.- Aplicar la evaluación formativa y
compartida; 7.- Evidenciar el aprendizaje generado; 8.- Fomentar la autorregulación; 9.-
Promover la transferibilidad del aprendizaje; 10.- Conocer/transformar el entorno y el servicio
a la comunidad. El texto, sin ninguna pretensión de sentar cátedra, busca la reflexión pausada
y profunda del profesorado de EF, un colectivo de gran dinamismo, potente y con infinidad de
posibilidades para conseguir que la asignatura siga creciendo y evolucionando.
Palabras clave
Concordancia; principios educativos; reflexión docente; enseñanza; aprendizaje.
Abstract
There are currently numerous disagreements about the teaching of Physical Education
(PE), including its intentions, aims and functions. This variety of approaches, in many cases
opposed to each other, is made more acute by the influence of social networks. The search for
"likes" and immediate praise leads to a reductionism of the subject, more influenced by the
occurrence of the specific activity than by scientific evidence. This, together with other
factors, limits the subject from enjoying the social and curricular prestige it deserves. The aim
of this article is to try to shed light on the fundamental principles that should structure the
teaching of PE. Through a review of the literature, ten key elements are presented: 1.-
Proposing proposals with pedagogical coherence; 2. - Creating a corporal identity within the
culture of physical activity and sport; 3.- Generating a positive social climate in the
classroom; 4.- Working on inclusion and breaking stereotypes; 5. - To use pedagogical
models; 6.- To apply formative and shared evaluation; 7.- To demonstrate the learning
generated; 8.- To encourage self-regulation; 9.- To promote the transferability of learning;
10.- The text, without any pretensions of setting up a chair, seeks the slow and deep reflection
of PE teachers, a highly dynamic and powerful group with infinite possibilities to ensure that
the subject continues to grow and evolve.
Keywords
Concordance; educational principles; teacher reflection; teaching; learning.
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
257
Introducción
En las últimas décadas, el tratamiento de la EF se ha regido bajo dos postulados
claramente diferenciados; a) el rendimiento y b) el aprendizaje (Aarskog et al., 2019). El
primero, enmarcado bajo una racionalidad técnica (López-Pastor & Gea, 2010), se centra en
el tratamiento fisiológico y de la condición física como objetivo prioritario. El segundo,
orientado hacia una racionalidad práctica (López-Pastor & Gea, 2010), atiende a aspectos más
pedagógicos vinculados con la participación activa del estudiante en su propio proceso de
aprendizaje. Si bien pudiera pensarse que estas dos visiones se han ido acercando y
complementando entre ellas con el paso del tiempo, la realidad demuestra que, en algunos
casos, la polarización es todavía elevada (Butz, 2018). Bajo la demanda de la necesaria
tercera hora semanal, este aumento horario se justifica con el único argumento de reducir los
niveles de sobrepeso y obesidad entre los escolares, centrándose enfoques de enseñanza y
rendimiento (León-Díaz, et al., 2020). Nadie duda de la especial relevancia que tiene abordar
esta situación, pero la EF no puede convertirse en una herramienta enfocada exclusivamente
desde una perspectiva biomédica. Si esto acabara sucediendo, su tratamiento pedagógico, y,
por ende, su status curricular, terminaría claramente dañado (Quennerstedt et al., 2021), razón
que ha llevado a algunos autores a intentar mediar con propuestas que intenten acercar
posiciones para reflexionar sobre los intereses de unas y otras posturas (Pérez-Pueyo, et al.,
2020).
Actualmente coexisten otros planteamientos más dispares y heterogéneos, que van
desde la búsqueda de la salud (Aguareles, et al., 2015; Generelo, Julián, & Zaragoza, 2009)
hasta la delimitación de enfoques gamificados (Escarvajal, & Martín, 2019; Fernández-Río, et
al., 2019). Esta variedad de enfoques, que en misma podría enriquecer la EF, no debería
acabar perjudicando la idiosincrasia de la asignatura. En este sentido, el crecimiento
imparable de las redes sociales hace que todo se comparta y difunda de manera inmediata sin
ningún tipo de filtro, primando en muchos casos la reproducción de prácticas ocurrentes por
encima de propuestas rigurosas sustentadas en la generación de aprendizaje y la evidencia
científica, derivando en una “pirotecnia educativa” (Pérez-Pueyo & Hortigüela-Alcalá, 2020)
o al “síndrome del postureo” (Flórez & Fernández-Río, 2021). Ante esto, cada vez existen
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
258
más referencias sobre los efectos que la enseñanza de la EF puede tener en diversidad de
variables psicológicas, sociales y motivacionales (Sevil, et al., 2014). Por ello, atender a esta
certidumbre es fundamental si se pretende dotar de rigor a la materia. En este sentido, es
imprescindible que los resultados de estas investigaciones lleguen al mayor profesorado
posible, utilizando los resultados contrastados como pautas estructurales que rijan las
prácticas del día a día (Lovins et al., 2020). Ante esto, deberíamos replantearnos las razones
por las que, en más casos de los debidos, determinadas publicaciones y difusiones de
manuales o materiales (sin ningún tipo de fiabilidad y revisión externa) son utilizadas por el
profesorado de EF como fuentes fundamentales de su acción pedagógica. Los más peligroso
es que puede caerse en la irreflexión como forma habitual de proceder, primando el “todo
vale” sobre el rigor científico y curricular. Quizás, y si se utilizara la evidencia científica (que
la hay y mucha) como elemento fundamental de planificación y programación, los debates y
los cuestionamientos sobre la materia seguirían existiendo, pero más en la búsqueda de la
suma y del aporte que en la de los posicionamientos enfrentados (Svendsen & Svendsen,
2017).
La EF debe gozar del estatus curricular que merece. Para ello, es imprescindible que se
manifieste, con contundencia y de forma consensuada, identificando la esencia y los fines
principales de aprendizaje de la misma, yendo mucho más allá de la prevención de la
obesidad y el sobrepeso (Hortigüela-Alcalá et al., 2020) o de los intereses particulares de
algunos docentes o colectivos por convertirla en un campo de investigación biomédica. Nadie
duda de la importancia de la salud física y, en consecuencia, de la necesidad de realizar más
Educación Física, pero es ¿suficiente para alcanzar las finalidades de una EF integral? (Pérez-
Pueyo, et al, 2020). Hammeleck (1976) afirmaba que la educación es mucho más que la EF,
pero muy poco sin ella. Si se acepta esta afirmación, la finalidad de la EF será más que la
salud física, intentando que el alumnado consolide un estilo de vida activo, asiente el
conocimiento de la propia corporalidad, disfrute de las manifestaciones culturales de carácter
motor, integre actitudes ecosocialmente responsables o afiance el desarrollo de todos los
procesos decisionales que intervienen en la resolución de situaciones motrices. Todos ellos
contribuyen a construir y a consolidar una verdadera competencia de carácter corporal, que va
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
259
mucho más allá de lo eminentemente motor, pero que se asienta sobre este ámbito tan
importante para el desarrollo integral del alumnado.
En cualquier caso, es fundamental que el colectivo docente busque acuerdos
generalizados e irrenunciables que permitan seguir avanzando. El potencial pedagógico de la
materia es incuestionable, y para que este redunde de manera significativa en el aprendizaje
del estudiante se ha de atender a los dominios afectivo, cognitivo, motor y social (Bjørke &
Mordal Moen, 2020). Estos dominios deberían de ser trabajados de forma equilibrada en cada
uno de los contenidos que se implanten, siendo la motricidad el eje fundamental sobre la que
ha de girar toda la acción educativa. Por ello, el tratamiento del cuerpo tiene que entenderse
como medio y no como fin en sí mismo, abordándose de manera transversal y transferible a
diversidad de ámbitos, tanto dentro como fuera del aula (Gleddie & Morgan, 2021).
Si bien cada etapa educativa es diferente por diversidad de factores (desarrollo
psicoevolutivo, relacional, madurativo…), la EF es igual de relevante en todas ellas. Es en ese
acompañamiento pedagógico, desde infantil hasta bachillerato, donde se debe justificar con
evidencias por qué, para qué y cómo ha de abordarse la asignatura. Para ello, no puede
perderse la visión de que las experiencias del alumnado son clave para reconfigurar las
propuestas aplicadas en el aula, siempre bajo la premisa inexcusable de la generación de
aprendizaje (Ramos & McCullick, 2015).
Por todo ello, el presente estudio tiene un carácter reflexivo, en el que se presentan, a
través de la justificación de evidencias, 10 principios fundamentales que deberían sustentar
una EF pedagógica y didácticamente rigurosa.
Principios fundamentales de aplicación en la Educación Física
1. Plantear propuestas con coherencia pedagógica
La coherencia pedagógica, y más cuando se aborda el ámbito corporal, ha de ser un
principio irrenunciable dentro de la asignatura (Hortigüela-Alcalá et al., 2016). Para ello, en el
contexto español, el proceso de concreción curricular establecido a nivel de aula a través del
concepto de unidad didáctica (UD), existente hasta el momento actual, ha buscado
precisamente este fin, al establecer contenidos con orden y coherencia altamente
interrelacionados. Sin embargo, en muchos casos se observa el trabajo de contenidos
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
260
puntuales, en actividades específicas, que no se enmarcan dentro de una globalidad que tenga
un claro sentido de aprendizaje y que se centra exclusivamente en la realización del
contenido. Ante esto, podemos preguntarnos cuál es la lógica a la que se debería atender para
estructurar los contenidos de aprendizaje en EF. Una adecuada temporalización es mucho más
que el establecimiento de progresiones motrices, algunas de las cuáles no siempre ofrecen el
resultado esperado cuando se aplican a determinado grupo-clase por el nivel de
heterogeneidad que lo conforman (Pérez-Pueyo, 2010). Se trata de potenciar el desarrollo de
habilidades motrices que puedan ser adaptadas a diversidad de disciplinas y contextos
(Buszard et al., 2016). El cuestionarse el por qué y para qué de las propuestas, tanto a nivel de
programación de aula como de actividades, es algo fundamental para que el marco de
actuación docente cobre un verdadero sentido; un sentido que vaya mucho más allá de la tarea
en misma (Pérez-Pueyo, Hortigüela-Alcalá, & Fernández-Río, 2021). En este sentido, los
aspectos emocionales, sociales y motivaciones han de ser integrados de manera intencionada
en las propuestas aplicadas, huyendo de las recetas estándar en pro de la búsqueda del logro
colectivo del grupo clase; y precisamente esto es unas de las claves de las metodologías
activas (León-Díaz, et al., 2020). Por ello, los resultados que se pretende que los estudiantes
adquieran al finalizar una UD no pueden centrarse en un resultado motriz inmediato, sino en
un constructo de mayor dimensión que genere un andamiaje estrechamente relacionado con la
identidad profesional del docente (González-Calvo et al., 2021). Es necesario, por lo tanto, no
centrarse exclusivamente en los contenidos a impartir, sino en la manera de impartir los
mismos, atendiendo intencionadamente a estructuras metodológicas y organizativas que
favorezcan el aprendizaje a través de tratar pedagógicamente lo corporal. Plantearse la
interrelación existente entre las propuestas/proyectos llevados a cabo, las razones que
atienden a la elección de esos contenidos y no otros, así como el rol que desempeña el docente
en el aula por y para los estudiantes, deberían ser decisiones de primer nivel a la hora de
estructurar el proceso de enseñanza.
Sin embargo, la nueva LOMLOE (2020) y los Reales Decretos que la desarrollan
establecen un cambio para el desarrollo curricular y la concreción a nivel de aula
denominadas “situaciones de aprendizaje”. Estás serán establecidas en los nuevos decretos de
currículo de las CCAA, aunque parece que el enfoque competencial que deben desarrollar
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
261
únicamente aumentará el enfoque global del que se está proponiendo en este apartado y
orientado a la generación de una adecuada identidad corporal en el alumnado.
2. Crear una identidad corporal dentro de la cultura de la actividad física y el deporte
Si hay algo que todo docente de EF pretende es la generación en sus estudiantes de
valores positivos a través de la práctica de la actividad física y el deporte, aunque no todos
tienen el mismo enfoque al estar regidos bajo marcos de racionalidad diferentes (López-Pastor
& Gea, 2010; Tinning, 1992). Sin embargo, estos valores, tanto dentro como fuera del aula,
solamente pueden ser transmitidos si las enseñanzas de los contenidos en clase van asociados
a la generación de experiencias positivas en todo el alumnado, sin exclusión, fundamentadas
en el respeto y la aceptación de los demás, independientemente de sus características (Overton
et al., 2017; Pérez-Pueyo, 2015). Para ello, y si se parte de la idea de que la motricidad ha de
ser un elemento que acompañe y se integre en el desarrollo psicoevolutivo del estudiante,
debemos atender con intencionalidad a la creación de una identidad corporal del alumnado.
Esta identidad corporal tiene un carácter global y multidisciplinar, atendiendo a aspectos
relativos a miedos, inseguridades, adherencia hacia la práctica de la actividad física y la
reflexión crítica sobre los factores sociales, culturales y políticos que inciden en la dimensión
de la actividad física y del deporte como el consumismo, la influencia de los medios de
comunicación, el dopaje, el sexismo, la violencia o las faltas del respeto a los demás. Además,
profundizar en esta cultura motriz supone establecer las bases pedagógicas para que los
estudiantes valoren la importancia que tiene integrar la práctica de actividad física y del
deporte en sus vidas de manera activa, transferible y perdurable en el tiempo (Coulter & Ní
Chróinín, 2013).
La identidad corporal va asociada al conocimiento, experimentación y aprendizaje de
diferentes manifestaciones de la cultura motriz. Además de los enfoques más habituales
asociados a la condición física y los deportes, también se abarcan otros fundamentales para
generar esta identidad en una parte del alumnado como el conocimiento de la cultura motriz
tradicional, la cultura artístico-expresiva contemporánea y el deporte como manifestación
cultural, todos ellos sin dejar de lado la importancia de la perspectiva de género y los factores
que lo condicionan. En este sentido, y para atender a las necesidades de todo el alumnado,
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
262
será necesario que las experiencias positivas se generalicen, lo que requiere de la creación de
un clima social de aprendizaje adecuado en el aula, que no siempre es sencillo.
3. Generar un clima social positivo en el aula
El ámbito social es uno de los factores clave en la generación de aprendizaje (Baumi et
al., 2013). Esto se agudiza exponencialmente cuando la motricidad está presente, ya que las
posibilidades de interacción a través del cuerpo son mucho mayores (Lawson, 2020). Por
ende, en las clases de EF, las relaciones sociales entre compañeros son constantes, lo que hace
reflexionar acerca de la importancia que ha de tener el docente para garantizar que estos
vínculos sean positivos. No se puede dar por hecho que determinados contenidos trabajados
en el aula, por solos, vayan a generar un clima social positivo, pues, si esto no se regula
intencionadamente desde la metodología de enseñanza o el modelo pedagógico, no se
obtendrán los resultados deseados.
En este sentido, han sido numerosos los autores que han aclarado que no se debe
confundir trabajar en grupo con cooperar (Barba, 2010; Fernández-Río, 2011; Pujolás, 2008;
Velázquez, 2004, 2010), del mismo modo que colaborar y cooperar son dos términos con
connotaciones distintas (Pérez-Pueyo, 2015), por lo que trabajar de forma grupal no siempre
es suficiente para generar un clima social idóneo en clase. En este sentido, es necesario tener
claro qué se quiere conseguir y para qué, y así poder elegir el modelo pedagógico más
adecuado para alcanzarlo. Por ejemplo, si en la clase de EF en general se quiere dar el salto a
la cooperación, aunque se trabajen los deportes colectivos, habrá que tener presente que la
lógica en la estructura del aula ha de enfocarse hacia el logro individual y colectivo,
fomentando el respeto entre compañeros y la responsabilidad individual dentro del grupo
(Hortigüela-Alcalá et al., 2019a). Para ello, es necesario concebir el grupo como la suma de
unas individualidades que pueden y deben aportar en función de sus características y
capacidades, vinculando lo motriz con el plano más social. Sin embargo, esto no implica que
los deportes se puedan denominar como situaciones de cooperación-oposición y considerar
que en el deporte hay cooperación por jugar en equipo.
En la actualidad, las aportaciones de las investigaciones sobre el aprendizaje
cooperativo, la cooperación y la actividad física y Educación Física se tienden a denominar
acciones de colaboración-oposición (López-Pastor, 2017). Se debe entender que, al oponerse
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
263
un equipo a otro, dentro de un mismo equipo se colabora y no se coopera, pues cooperar
implica que nadie gana y nadie pierde (Velázquez, 2013) y en la cooperación no cabe la
exclusión (Pérez-Pueyo & Hortigüela-Alcalá, 2020). Sin embargo, que no se deba denominar
al deporte colectivo como una situación de cooperación-oposición, no implica que no se
pueda utilizar el aprendizaje cooperativo en el proceso de enseñanza de los deportes, aunque
es cierto que su aplicación no es demasiado fluida (Fernández-Río, 2002; Fernández-Rio &
Méndez-Giménez, 2016), lo que ha generado que se haya apostado por experiencias de
hibridación, por ejemplo, del Teaching Game for Understanding (Casey & Dyson, 2009;
González-Víllora, et al., 2018, 2019) con excelentes resultados en cuanto a la relaciones y el
clima social. Por todo ello, y analizando el aprendizaje cooperativo tanto en sus orígenes
(Johnson & Johnson, 2009; Johnson, Johnson, & Holubec, 2000; Kagan, 2000) como en los
desarrollos posteriores en la EF (Orlick, 2002; Pujolás, 2008; Velázquez, 2013), no se excluye
el uso de determinadas situaciones competitivas en momentos concretos, siempre y cuando la
victoria y la derrota se gestionen adecuadamente y se entiendan como una parte más del
juego.
No se debería olvidar, en ningún caso, que la generación de un clima social adecuado
está directamente relacionada con el nivel de motivación que consigamos producir en el
alumnado en relación al logro o la sensación de competencia percibida (Cecchini, González,
Carmona & Contreras, 2004; Deci & Ryan, 1985). En este sentido, es poco probable que un
alumnado sin experiencias de logro positivas en las clases llegue a tener un nivel de
motivación elevado hacia la EF (Méndez-Giménez, Fernández-Río & Cecchini-Estrada, 2013;
Pérez-Pueyo & Hortigüela-Alcalá, 2019).
4. Trabajar la inclusión y romper estereotipos
Un tratamiento inclusivo es lo que otorga un verdadero sentido pedagógico a cualquier
asignatura curricular (Ríos, 2009). Esto cobra todavía más relevancia en la EF, ya que la
motricidad, si no es abordada bajo un enfoque participativo y de aprendizaje, puede generar
baja competencia percibida en aquellos estudiantes con menor habilidad motriz (Esteban et
al., 2021). Esta inclusión ha de ser abordada como algo que va más allá de la atención al
alumnado con necesidades educativas especiales, entendiendo que cada estudiante tiene unas
características específicas que le hacen diferente a los demás. Esta diferenciación atiende a
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
264
aspectos muy diversos, que van desde su propio desarrollo psicoevolutivo, su implicación
emocional, hasta su nivel de desempeño motor; lo que implica un desarrollo simultáneo de las
capacidades que desarrollan de manera integral al individuo, donde lo motriz en esta materia
se convierte en un medio y no en un fin (Pérez-Pueyo, 2015). Además, la EF es idónea para
romper con sesgos subjetivos que en muchos casos se producen en el aula y que reproducen
estereotipos culturales y sociales vinculados con el género, la etnia, la identidad sexual…
Conseguir que toda esta serie de necesidades se alcancen requiere de la elección del modelo
pedagógico más adecuado (Pérez-Pueyo, Hortigüela-Alcalá, & Fernández-Río, 2021). Educar
por y a través del movimiento mediante una pedagogía que fomente en el alumnado la
reflexión crítica y el cuestionamiento de las imposiciones imperantes por los medios de
comunicación, permite lograr una EF más evolucionada y emancipadora (Varea et al., 2019).
5. Utilizar los modelos pedagógicos
La concepción, divulgación y el empleo de los modelos pedagógicos en EF se ha
incrementado significativamente en los últimos años en nuestro país (Pérez-Pueyo et al.,
2021). La prolija evidencia científica generada ha conllevado que cada vez con más asiduidad
los docentes los incorporen en sus clases, existiendo formaciones, congresos y documentos
didácticos al respecto de acceso gratuito por parte del profesorado (León, et al., 2020). Sin
embargo, su utilización ha de regirse bajo una serie de principios que respeten sus elementos
y características esenciales que, sin pretender ser rígidos, permitan servir de guías orientativas
a todo docente interesado en su puesta en práctica. Actualmente, no pueden servir de excusa
cuestiones como el desconocimiento de los modelos o la dificultad existente para acceder al
diseño de experiencias y el enfoque de las mismas, ya que se dispone de literatura, con claro
carácter práctico, así como evidencia científica, aplicada en diversidad de contextos
(Fernández-Río et al., 2021; García-González, 2021; Morente, González-Fernández, &
Sánchez-Fernández, 2020¸ Pérez-Pueyo, Hortigüela-Alcalá, & Fernández-Río, 2021;
Sánchez-Alcaraz, et al., 2020). No obstante, y a pesar de la manifiesta potencialidad
demostrada a la hora de hibridar los modelos, es claramente aconsejable utilizar con
convicción y dominio un modelo antes de combinarlo con otros/s.
En determinadas ocasiones, la falta de conocimiento y de rigor en la puesta en práctica
de los modelos por parte del profesorado está llevando a algunos docentes a creer que hibridar
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
265
es mejor que aplicar un único modelo. Creer que unir dos buenos modelos produce un
resultado mejor, no siempre es cierto. Hibridar requiere haber encontrado una carencia
(entendida como debilidad o flaqueza) en la aplicación de un modelo en un contexto o a un
tipo de alumnado determinado, en relación a lo que se pretende alcanzar con él. La
hibridación se produce porque se considera que combinar un modelo con otro, que posee
precisamente una fortaleza en lo que flaquea el primero, lo compensará (Hernando-Garijo,
Hortigüela-Alcalá, & Pérez-Pueyo, 2021).
Se necesita rigurosidad en su tratamiento y su implementación ha de ser progresiva y
controlada, garantizando siempre el control del aula, así como sobre lo que se pretende
enseñar. Además, la implantación de un modelo, cuando es la primera vez, requiere del
docente reflexión y análisis sobre lo que no ha funcionado adecuadamente, pues generalmente
los problemas están en la competencia del docente para aplicar algo nuevo sin interferencias
de su metodología anterior. Sin embargo, también puede ocurrir que el alumnado requiera de
un tiempo de adaptación al cambio por el nuevo modelo, que no siempre es fácil; sobre todo,
cuando se pasa de un enfoque eminentemente competitivo a otro de carácter participativo
centrado en la colaboración, la cooperación y la inclusión. Del mismo modo, es claramente
aconsejable tener tranquilidad a la hora de pretender generar cambios tras su implantación, ya
que en multitud de ocasiones estos cambios de enfoque pedagógico provocan resistencias
entre los estudiantes y los propios compañeros del docente (Casey & MacPhail, 2018). En
este sentido, la evaluación se antoja clave, tanto si se desarrolla con carácter formativo
asociada a los modelos (Hortigüela-Alcalá, Pérez-Pueyo, & Fernández-Río, 2020; Pérez-
Pueyo, Hortigüela-Alcalá, & Fernández-Río, 2020) que permita evidenciar el cambio, como si
se centra en la práctica docente, por la reflexión y la autocrítica que genera en el docente.
6. Aplicar la evaluación formativa y compartida
La evaluación ha de entenderse como el principal cambio pedagógico de cualquier
metodología que se haga llamar activa (MacPhail & Halbert, 2010). De hecho, Pérez-Pueyo,
Hortigüela-Alcalá y Gutiérrez-García (2019) consideran que la evaluación formativa es el
primer cambio metodológico. En este sentido, la forma en la que el docente aborde la
evaluación en el aula y el sentido que le otorgue como herramienta para generar aprendizaje
serán claves para conseguir percepción de logro en el estudiante. La evaluación ha de ser
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
266
sinónimo de aprender, y para ello hay que proporcionarle intencionalidad en cada contenido
que se imparta en el aula (Quinlan & Pitt, 2021; López-Pastor & Pérez-Pueyo, 2017). Esto
ofrece todavía más transcendencia a la EF, donde tradicionalmente han imperado enfoques
sustentados en el rendimiento físico del alumnado bajo la calificación de test de condición
física. Para ello, se debería entender la evaluación como un proceso objetivo que implique al
alumnado de manera activa, ya que, si se permite que el estudiante pueda tomar decisiones
sobre su proceso evaluador y gestionar así sus tiempos en la realización de las tareas, el
aprendizaje será mucho más significativo (Hortigüela-Alcalá et al., 2019b). Estos procesos
dialógicos, en relación a la evaluación, favorecen la transparencia sobre aquello que se
pretende enseñar, entendiendo la calificación como una consecuencia final, como una lógica
del trabajo (Pérez-Pueyo, 2010) y no como una herramienta de control y de poder. Naturalizar
la emisión de juicios de valor entre iguales en torno a la motricidad mejora la consciencia del
aprendizaje, por lo que el reto del docente ha de ser cómo integrar los feedbacks en el aula, a
través de qué procedimientos, con qué instrumentos y cuáles son los momentos idóneos para
implicar a los estudiantes en la misma (López-Pastor & Pérez-Pueyo, 2017).
7. Evidenciar el aprendizaje generado
¿Tiene sentido enseñar sin ser capaces de evidenciar el aprendizaje adquirido por el
alumnado? ¿El aprendizaje se evidencia con un test o con un examen? ¿Es suficiente con la
opinión del docente sobre el esfuerzo que hace o que podría realizar el alumnado? En EF no
siempre ha sido fácil definir hacia dónde ha de orientarse la enseñanza y, por ende, cuáles han
de ser los aprendizajes de los estudiantes (Hortigüela-Alcalá et al., 2021). Bajo este
planteamiento, nada baladí, surgen una gran cantidad de aristas que limitan en cierto modo
poder responder categóricamente a estas preguntas. Algunos docentes, atendiendo al
currículo, orientan la adquisición de estos aprendizajes desde una visión puramente cognitiva,
siendo el tratamiento corporal una consecuencia del conocimiento de diversidad de conceptos,
grupos musculares o manifestaciones de las capacidades físicas básicas, entre otros muchos
contenidos. Otros profesores utilizan la práctica de actividad física (y los resultados que
derivan de la misma) como eje sustancial del proceso de enseñanza, mientras que demasiados
consideran que la actitud y el esfuerzo “percibido” por el docente es suficiente para valorar (y
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
267
desgraciadamente calificar) el resultado de lo aprendido en EF, sin otra evidencia que la
utilización del “ojímetro” como instrumento de medida.
En cualquiera de los casos, y partiendo de la necesaria relación entre teoría y práctica,
¿cómo se constata el aprendizaje adquirido del estudiante? ¿De qué manera se le permite
demostrar lo aprendido? Esas dos preguntas deberían incitar la reflexión acerca de cómo el
plano motor ha de incidir de manera intencionada en la toma de decisiones individuales y
colectivas del alumnado, su autogestión emocional, su autorregulación de las tareas, la
asunción de roles en grupo, así como la aceptación y el aprovechamiento de sus capacidades
en función de los objetivos de las tareas. Es por eso que en diversas ocasiones “menos es
más”, pudiendo ser más interesante desarrollar menos unidades didácticas/ situaciones de
aprendizaje, pero que permitan al estudiante implicarse activamente en las propuestas y poder
evidenciar su aprendizaje mediante el análisis de sus producciones. Por ello, es fundamental
aportar claridad sobre los fines de aprendizaje que se pretenden adquirir, estableciendo
estructuras metodológicas sólidas para conseguirlos e incorporar procesos de evaluación
formativa con instrumentos claros para huir de la inmediatez y la mera diversión puntual.
Si conseguimos diferenciar divertirse de disfrutar, conseguiremos entender que el
disfrute requiere del trabajo y el esfuerzo que debe desarrollar el individuo para lograr
satisfacción por el logro alcanzado; pero, sobre todo, que este proceso requiere de la
personalización del aprendizaje y de la capacidad para autorregularse.
8. Fomentar la autorregulación
La autorregulación del aprendizaje (también conocida como “aprendizaje
autorregulado”) ha sido ampliamente estudiada en la literatura a nivel general (Schunk &
Zimmerman, 1994; Zimmerman & Schunk, 2011; Zimmerman & Martínez-Pons, 1990). Al
igual que en el aprendizaje general, la motivación del estudiante se asocia en múltiples
ocasiones a las posibilidades que se le otorgue para demostrar lo aprendido en relación a la EF
(Roberts, 2014). Si bien es importante dotarle de recursos de aprendizaje, lo es mucho más
darle oportunidades para que los aplique en diversidad de contextos y situaciones,
fomentando de este modo su responsabilidad y autonomía. Sin duda, existen múltiples
estrategias para generar autonomía, sin embargo, los procesos basados en la autorregulación
del aprendizaje son los que más garantías ofrecen para ayudar al alumnado a ir adquiriéndola
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
268
progresivamente (Heras, Pérez-Pueyo, Hortigüela-Alcalá, & Herrán, 2020). De hecho,
Fernández-Río (2020) considera que la autorregulación debe ser el punto de partida de una
nueva forma de enseñar la EF, pues se ha identificado como fundamental para prevenir el
fracaso escolar (Fernández-Río, et al., 2017).
Bajo esta autonomía, y siempre que los procesos de enseñanza se estructuren bajo
propuestas de tareas secuenciadas con coherencia, la autorregulación de las mismas es un
aspecto de clara incidencia en el aprendizaje (Heras-Bernardino et al, 2020; 2021). Por
ejemplo, cuando se trabaja la condición física, se produce una mejora generalizada en la
percepción de autoeficacia, lo que incide directamente en la mejora del aprendizaje y una
interpretación más ajustada de sus capacidades, de las exigencias de la tarea y de las
posibilidades de éxito. Además, incrementa de manera efectiva la capacidad del alumnado
para trabajar de manera autónoma, a través de su implicación en los procesos de planificación,
monitorización y evaluación de su propio trabajo (Heras-Bernardino, Pérez-Pueyo, & Herrán,
2017a,b; Heras-Bernardino, et al., 2019).
Sin embargo, también se traduce en una mayor capacidad para enfrentarse y resolver la
gran variedad de situaciones con las que se encuentran en el proceso de aprendizaje. Por
ejemplo, en la elaboración de los montajes finales (sombras, combas, malabares,
acrobacias…), se les puede dejar decidir sobre el cómo y el cuándo de la elaboración de los
mismos. Para ello, es preciso otorgar un bagaje inicial de recursos que les permita conocer y
experimentar la temática. A partir de ahí, y bajo la delimitación clara de aquello que tienen
que ser capaces de conseguir tanto individualmente como en grupo, facilitar espacios y
tiempos en el aula para que busquen acuerdos, metas parciales y realicen los ensayos
pertinentes. Estas prácticas de autorregulación en torno a la motricidad conexionan
directamente con la gestión de sus habilidades emocionales, de especial incidencia en el
desarrollo psicoevolutivo del estudiante cuando se asocian a tareas abiertas con posibilidad de
realización en diversidad de momentos (Papastergiou & Mastrogiannis, 2021). Un factor
importante en torno a la aplicación de la autorregulación de las tareas, a través de la propuesta
de planes de trabajo, de mayor o menor tiempo de duración, es su aplicabilidad en cualquier
contenido e incluso en cualquier asignatura, lo que favorece la propuesta de planteamientos
estructurales en búsqueda de la generación de autonomía del estudiante. Quizás, lo más
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
269
importante de adquirir la capacidad de autorregularse es la transferibilidad de la misma a otros
contextos.
9. Promover la transferibilidad del aprendizaje
Los modelos trans-contextuales en el ámbito de la actividad física han demostrado en
los últimos años la incidencia que tienen las experiencias vivenciadas por los estudiantes en
las clases de EF en su adherencia a la práctica en su tiempo de ocio (Barkoukis & Hagger,
2013). La generación de motivación autodeterminada, influenciada por la competencia,
relación y autonomía que caracteriza a las necesidades psicológicas básicas, favorece
positivamente esta transferencia (Koka & Hagger, 2010). La búsqueda de esta motivación
intrínseca hacia la asignatura atiende específicamente a los fines esenciales de la materia,
entendiendo que lo que suceda en el aula debe poderse transferir al día a día de los
estudiantes, porque… ¿De qué manera incide el aprendizaje del estudiante de EF en los
aspectos que se demandan en la sociedad? ¿Cómo el aprendizaje a través de la vivencia
corporal construye la identidad social y cultural del estudiante? Para poder responder a estas
cuestiones, hay que tener presente que el eje motriz ha de tener un peso didáctico en dos
direcciones fundamentales: a) específico; vinculado directamente con los contenidos
disciplinares de la asignatura; b) transversal, incidente en diversidad de ámbitos. Bajo esta
combinación es donde se encuentra la verdadera transcontextualidad, siempre que se atienda a
la percepción de los estudiantes de manera longitudinal (Erdugan, 2020). Lo más relevante es
que estos enfoques incidan de manera positiva en la personalidad del estudiante, generando
hábitos hacia la práctica de actividad física y, que, sobre todo, les permitan disfrutar de la
motricidad desde su expresión más amplia. De hecho, las nuevas posibilidades que les ofrece
la actividad física y el deporte les acercan hacia experiencias relacionadas con la aplicación de
sus conocimientos y la adquisición de nuevos aprendizajes vinculados al servicio a la
comunidad y/o la transformación de su entorno, junto su aportación a los Objetivos de
Desarrollo Sostenible.
10. Conocer/transformar el entorno y el servicio a la comunidad
El impacto más inmediato que se puede generar en los estudiantes es aquel que se lleva
a cabo en su entorno más cercano. La práctica de la actividad física y la aplicación del
aprendizaje que deriva de la motricidad puede y debe transferirse a aquellos lugares en los
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
270
que al alumnado le sea más factible ponerlo en práctica (Merriman et al., 2020). Para ello, la
enseñanza de la EF debe transcender de lo que acontezca únicamente en el aula, proponiendo
alternativas viables que conecten con sus intereses. Las prácticas motrices son s
significativas y viables cuando, individual y/o grupalmente, puedan ser replicadas y
desarrolladas en diversidad de contextos, ya sean en entornos de ciudad, rurales o
estrechamente vinculadas con el medio natural (Chen et al., 2019). Además, en muchos casos,
el alumnado desconoce, por ejemplo, los eventos deportivos que se organizan desde sus
municipios, por lo que la EF se convierte en una asignatura fundamental para generar hábitos
que, basados en un principio de autonomía, les permita autorregular y gestionar la práctica de
actividad física en su tiempo libre. Por lo tanto, es de verdadera relevancia que las estructuras
metodológicas docentes tengan un carácter emancipatorio y transformativo, favoreciendo la
reflexión del por qué y para qué, facilitando vías para que los estudiantes puedan sentirse
protagonistas y competentes en sus prácticas.
En este sentido, cobran especial relevancia las propuestas vinculadas al aprendizaje-servicio
(Carson & Raguse, 2014; Sotelino-Losada, Calvo-Varela, & Rodríguez-Fernández, 2019), los
recreos activos (Martín-Acosta, & Escaravajal Rodríguez, 2019) o los retos saludables
(Abarca-Sos, et al., 2015), los que, a través de propuestas sencillas, pueden conseguir una
elevada implicación de los estudiantes en diferentes contextos educativos de cara a la
transformación de diferentes realidades (Pérez-Pueyo et al., 2019). En esta línea, las familias
se convierten en un factor clave, por lo que hacerlas partícipes, en la medida de lo posible, en
nuestras propuestas, otorgará una mayor dimensión al proceso de enseñanza.
A modo de síntesis, y con el fin de establecer de un modo más visual los diez
principios establecidos, en la figura 1 se presentan los mismos. Ha de quedar claro que la
clave se encuentra en su tratamiento de forma integral. A pesar de no ser dependientes los
unos de los otros, se han presentado de una forma secuenciada, con el propósito de otorgar
una secuencia lógica y graduada que pueda ser aplicada a cualquier propuesta y contexto.
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
271
Figura 1. Diez principios fundamentales para la enseñanza de la Educación Física
Conclusiones
En el presente artículo se han presentado 10 principios fundamentales sobre los que
debería regirse la EF actual. Nos encontramos en un momento transcendental para el
tratamiento de la asignatura, ya que existen diversidad de postulados, enfoques y
reivindicaciones curriculares que demandan más cantidad de horas semanales de EF, pero en
muchas ocasiones sin un objetivo pedagógico claro y fundamentado. Más allá de
planteamientos basados en el reduccionismo de la obesidad o del plenamente lúdico, es
momento de que, como colectivo, nos hagamos fuertes y sólidos para defender una EF
rigurosa a través de la utilización de enfoques metodológicos que garanticen un aprendizaje
transferible al ámbito motor, social y emocional. Es el momento de pararnos a reflexionar
sobre el establecimiento de pautas comunes y conscientes que nos permitan progresar con
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
272
más unanimidad a lo largo del paso del tiempo. Es el momento de pensar más en el buen
hacer, sin prisas, que no en la búsqueda instantánea de la superficialidad de acciones
concretas. Es el momento de sembrar semillas robustas y desterrar otras que han demostrado
no tener demasiada validez, para obtener a medio plazo frutos que demuestren la
incuestionable importancia que tiene la asignatura. La EF tiene un poder de transformación y
emancipación incalculable, y es ahí en donde se debe incidir, no siendo tan importante el qué,
como el cómo y el para qué se hacen las cosas, la forma en la que las proponemos y la
proyección en el día a día de quiénes somos y pretendemos ser en el aula.
Referencias bibliográficas
Aarskog, E., Barker, D., & Borgen, J.S. (2019). What Were You Thinking? A Methodological
Approach for Exploring Decision-Making and Learning in Physical Education. Sport,
Education and Society, 24(8), 828-840.
http://dx.doi.org/10.1080/13573322.2018.1491836
Abarca-Sos, A., Murillo, B., Julián-Clemente, J. A., Generelo, E., & Zaragoza, J. (2015). La
Educación Física:¿ Una oportunidad para la promoción de la actividad física? Retos:
Nuevas Tendencias en Educación Física, Deportes y Recreación 28, 155-159
Aguareles, I., Domingo, J., López, S., Marrón, D., & Julián, J. A. (2015). Desarrollo y
evaluación de identidades activas y cívicas. Un modelo pedagógico relacionado con la
salud. Tándem: Didáctica de la Educación Física, 50, 32-38.
Barba, J.J (2010). Diferencias entre el aprendizaje cooperativo y la asignación de tareas en la
Escuela Rural. Comparación de dos estudios de caso en una unidad didáctica de
acrosport en segundo ciclo de primaria. Retos: Nuevas Tendencias en Educación
Física, Deportes y Recreación, 18, 14-18.
Barkoukis, V., & Hagger, M.S. (2013). The Trans-Contextual Model: Perceived Learning and
Performance Motivational Climates as Analogues of Perceived Autonomy Support.
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
273
European Journal of Psychology of Education, 28(2), 353-372.
http://dx.doi.org/10.1007/s10212-012-0118-5
Baumi, M., Field, S.L., & Ledbetter, M. (2013). Immigration, "Any Small Goodness," and
Integrated Social Studies. Social Studies and the Young Learner, 26(1), 17-21.
Bjørke, Lars & Mordal, K. (2020). Cooperative Learning in Physical Education: A Study of
Students' Learning Journey over 24 Lessons. Physical Education and Sport Pedagogy,
25(6), 600-612. http://dx.doi.org/10.1080/17408989.2020.1761955
Buszard, T., Machar, R., Rich, M., & Farrow, D. (2016). Scaling Tennis Racquets during PE
in Primary School to Enhance Motor Skill Acquisition. Research Quarterly for
Exercise and Sport, 87(4), 414-420.
http://dx.doi.org/10.1080/02701367.2016.1216653
Butz, J.V. (2018). Applications for Constructivist Teaching in Physical Education. Strategies:
A Journal for Physical and Sport Educators, 31(4), 12-18.
http://dx.doi.org/10.1080/08924562.2018.1465868
Carson, R.L., & Raguse, A. L. (2014). Systematic Review of Service-Learning in Youth
Physical Activity Settings. Quest, 66(1), 57-95.
https://doi.org/10.1080/00336297.2013.814578
Casey, A & MacPhail, A., (2018). Adopting a Models-Based Approach to Teaching Physical
Education. Physical Education and Sport Pedagogy, 23(3), 294-310.
http://dx.doi.org/10.1080/17408989.2018.1429588
Cecchini, J. A., González, C., Carmona, A. M. & Contreras, O. (2004). Relaciones entre
clima motivacional, la orientación de meta, la motivación intrínseca, la auto-
confianza, la ansiedad y el estado de ánimo en jóvenes deportistas. Psicothema, 16,
104-109.
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
274
Chen, B., et al (2019). Integrate Classroom Physical Activity in Schools. Journal of Physical
Education, Recreation & Dance, 90(8), 10-19.
http://dx.doi.org/10.1080/07303084.2019.1649577
Coulter, M., & Ní Chróinín, D. (2013). What is PE? Sport, Education and Society, 18(6), 825-
841.
Deci, E. L. & Ryan, R. M. (1985). Intrinsic motivation and self-determination in human
behavior. Plenum Press.
Gleddie, D.L., & Morgan, A. (2021). Physical Literacy Praxis: A Theoretical Framework for
Transformative Physical Education. Prospects: Quarterly Review of Comparative
Education, 50(1), 31-53. http://dx.doi.org/10.1007/s11125-020-09481-2
Erdugan, F. (2020). Contribution and Importance of Student Ideas in Physical Education
Lessons: From a Literature Review towards a New Approach. African Educational
Research Journal, 8(2), 258-261.
Escarvajal, J. C. & Martín, F. (2019). Análisis bibliográfico de la gamificación en educación
física. Revista iberoamericana de ciencias de la actividad física y del deporte, 8(1),
97-109.
Esteban, I. et al. (2021). Examining Early Adolescents' Motivation for Physical Education:
Associations with Actual and Perceived Motor Competence. Physical Education and
Sport Pedagogy, 26(4), 369-374. http://dx.doi.org/10.1080/17408989.2020.1806995
Fernández-Río, J. (2002). El Aprendizaje Cooperativo en el aula de Educación Física para la
integración en el medio social. Análisis comparativo con otros sistemas de
enseñanza y aprendizaje. Tesis doctoral, Universidad de Oviedo.
Fernández-Río, J. (2011). La enseñanza del bádminton a través de la hibridación de los
modelos de aprendizaje cooperativo, táctico y educación deportiva y del uso de
materiales autoconstruidos. En A. Méndez (Coord.). Modelos actuales de iniciación
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
275
deportiva. Unidades didácticas sobre juegos y deportes de cancha dividida (p. 193-
236). Wanceulen.
Fernández-Rio, J. (2020). Apuntes metodológicos para una educación física post-covid-19.
EmásF, Revista Digital de Educación Física, 66, 89-75. Recuperado de
http://emasf.webcindario.com
Fernández-Rio, J., Cecchini, J. A., Méndez-Giménez, A., Mendez-Alonso, D., & Prieto, J. A.
(2017). Self-Regulation, Cooperative Learning, and Academic Self-Efficacy:
Interactions to Prevent School Failure. Frontiers in Psychology, 8. doi:
https://doi.org/10.3389/fpsyg.2017.00022
Fernández-Río, J., de las Heras, E., González, T., Trillo, V., & Palomares, J. (2020)
Gamification and physical education. Viability and preliminary views from students
and teachers. Physical Education and Sport Pedagogy, 25(5), 509-524.
https://doi.org/10.1080/17408989.2020.1743253
Fernández-Río, J., Hortigüela-Acalá, D., & Pérez-Pueyo, A. (2021). ¿Qué es un modelo
pedagógico? Aclaración conceptual. En A. Pérez-Pueyo, D. Hortigüela-Alcalá y J.
Fernández-Río (coords). Modelos pedagógicos en Educación Física: Qué, cómo, por
qué y para qué (11-24). Universidad de León. Recuperado de
https://buleria.unileon.es/handle/10612/13251
Fernández-Rio, J., & Méndez-Giménez, A. (2016). El aprendizaje cooperativo: Modelo
pedagógico para Educación Física. Retos. Nuevas Tendencias en Educación Física,
Deporte y Recreación, (29), 201-206.
Florez, G, & Fernández-Río, J. (2021). Gamificación. En A. Pérez-Pueyo, D. Hortigüela-
Alcalá, & J. Fernández-Río, (coords). Modelos pedagógicos en Educación Física:
Qué, cómo, por qué y para qué (pp. 382-399). Recuperado de
https://buleria.unileon.es/handle/10612/13251
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
276
García-González, L. (2021). Cómo motivar en educación física. Aplicaciones prácticas para
el profesorado desde la evidencia científica. Zaragoza: Servicio de Publicaciones.
Universidad de Zaragoza
Generelo, E., Julián, J. A., & Zaragoza, J. (2009). Tres vueltas al patio. La carrera de larga
duración en la escuela. INDE.
González-Calvo G., Gerdin, G., Philpot, R., & Hortigüela-Alcalá, D. (2021). Wanting to
become PE teachers in Spain: connections between previous experiences and
particular beliefs about school physical education and the development of professional
teacher identities. Sport, Education and Society, 26(8), 931-944.
https://doi.org/10.1080/13573322.2020.1812563
Hammeleck, O. (1976): Teoría Pedagógica de la Educación Física. “La Educación es mucho
más que Educación Física, pero es muy poco sin ella”. INEF. Ed. COLEFC. Canarias.
Heras-Bernardino, C., Pérez-Pueyo, A., Casado-Berrocal, O. M., Hortigüela-Alcalá, D.,
Herrán-Álvarez, I., & Sobejano-Carrocera, M. (2021). Autorregulación. En A. Pérez-
Pueyo, D. Hortigüela-Alcalá, & Fernández-Río, J., Modelos Pedagógicos en
Educación Física: qué, cómo, por qué y para qué (pp. 403-433). León: Servicio de
Publicaciones de la Universidad de León. Recuperado de
https://buleria.unileon.es/handle/10612/13251
Heras, C., Pérez-Pueyo, A., Hortigüela, D., & Herrán, I. (2020). Capítulo 1 La condición
física en la etapa secundaria desde el Estilo Actitudinal: Incorporación de estrategias
de autorregulación del aprendizaje en España. En V.T. Muñoz, P. Reynaga-Estrada,
J.J. Morales, J.R. López & M.F. González (coords.) Actualidades en educación física
y deporte 2020. Universidad de Guadalajara: Guadalajara (México)
Heras-Bernardino, C., Pérez-Pueyo, Á., & Herrán, I. (2017a). Propuesta didáctica de
atletismo basada en el modelo de proyectos y la autorregulación. Infancia, Educación
y Aprendizaje (IEYA), 3(2), 462-469.
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
277
Heras-Bernardino, C., Pérez-Pueyo, Á., & Herrán, I. (2017b). Aprender a nadar a ritmo:
ejemplo de intradisciplinariedad mediante el uso de estrategias de autorregulación.
Infancia, Educación y Aprendizaje (IEYA), 3(2), 470-478.
Heras-Bernardino, C., Pérez-Pueyo, A., Hortigüela-Alcalá, D., Hernando, A., & Herrán, I.
(2019). La autorregulación en la condición física: un enfoque desde el Estilo
Actitudinal. En F. Ruiz-Juan, J. A. Gonzalez & Á. Calvo (Coords.), Educación Física,
deporte y expresión corporal para generar una vida activa, saludable y prevenir e
intervenir en el sedentarismo y la obesidad (pp. 171-178). Sevilla: FEADEF-APEF
Hernando-Garijo, A., Hortigüela-Alcalá, D., & Pérez-Pueyo, A. (2021). Por qué y para qué de
la hibridación de los modelos pedagógico. En A. Pérez-Pueyo, D. Hortigüela-Alcalá,
& Fernández-Río, J., Modelos Pedagógicos en Educación Física: qué, cómo, por qué
y para qué (pp. 320-349). León: Servicio de Publicaciones de la Universidad de León.
Recuperado de https://buleria.unileon.es/handle/10612/13251
Hortigüela-Alcalá, D., González-Calvo, G., & Pérez-Pueyo, A. (2020). ¿Por qué quiero ser
profesor de educación física? análisis del cambio de percepción durante la formación
universitaria y los primeros años de la carrera docente. Movimento, 26, 1-14.
https://doi.org/10.22456/1982-8918.93430
Hortigüela-Alcalá, D., Hernando-Garijo, A., Pérez-Pueyo, A., & Fernández-Río, J. (2019a).
Cooperative Learning and Students’ Motivation, Social Interactions and Attitudes:
Perspectives from Two Different Educational Stages. Sustainability, 11(24), 1-11.
https://doi.org/10.3390/su11247005
Hortigüela-Alcalá, D., Pérez-Pueyo, Á., & Fernández-Río, J. (2020). Evaluación formativa y
modelos pedagógicos: modelo de responsabilidad personal y social y de
autoconstrucción de materiales. Revista Española de Educación Física y Deportes,
430, 23-41.
Hortigüela-Alcalá, D., Pérez-Pueyo, A., & González-Calvo, G. (2019b). Pero… ¿A qué nos
referimos realmente con la Evaluación Formativa y Compartida?: Confusiones
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
278
Habituales y Reflexiones Prácticas. Revista Iberoamericana de Evaluación
Educativa, 12(1), 13-27. https://doi.org/10.15366/riee2019.12.1.001
Hortigüela-Alcalá, D., Pérez-Pueyo, A., González-Calvo, G., Hernando-Garijo, A. (2021).
Debatir reflexivamente sobre el rol de la educación física en la escuela con Twitter
como elemento de feedback. En C. Hamodi y R. Barba-Martín (coords). Evaluación
formativa y compartida: nuevas propuestas de desarrollo en educación superior (229-
237). Dextra.
Hortigüela-Alcalá, D., Pérez-Pueyo, A., & Fernández-Río, J. (2016). Entender y enseñar la
educación física en la formación inicial del profesorado: estudio de caso en España y
Costa Rica. Movimento, 22(4), 1049-1062. https://doi.org/10.22456/1982-8918.59897
Johnson, D. & Johnson, R.T. (2009). An educational psychology success story: social
interdependence theory and cooperative learning. Educational Researcher, Thousand
Oaks, 38(5), 365-379. https://doi.org/10.3102/0013189X09339057
Johnson, D., Johnson, R. T. & Holubec, E. J. (2000). Los nuevos círculos del aprendizaje. La
cooperación en el aula y la escuela. Aique.
Kagan, S. (2000). L'apprendimento cooperativo: l'approccio strutturale. Edizioni Lavoro.
Orlick, T. (2002). Libres para cooperar, libres para crear (4ª ed.). Barcelona: Paidotribo.Koka,
A., & Hagger, M.S. (2010). Perceived Teaching Behaviors and Self-Determined
Motivation in Physical Education: A Test of Self-Determination Theory. Research
Quarterly for Exercise and Sport, 81(1), 74-86.
Quinlan, M., & Pitt, E. (2021). Towards signature assessment and feedback practices: a
taxonomy of discipline-specific elements of assessment for learning. Assessment in
Education: Principles, Policy & Practice, 28(1), 191-207.
https://doi.org/10.1080/0969594X.2021.1930447
Lawson, H. (2020). The Physical Education System as a Consequential Social Determinant.
Quest, 72(1), 72-84. http://dx.doi.org/10.1080/00336297.2019.1627224
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
279
León, O., Martínez-Muñoz, L. F. & Santos, M.L. (2019). Gamificación en educación física:
un análisis sistemático de fuentes documentales. Revista iberoamericana de ciencias
de la actividad física y del deporte,8(1), 110-124.
León-Díaz, Ó., Arija-Mediavilla, A., Martínez-Muñoz, L. F., & Santos-Pastor, M. L. (2020).
Las metodologías activas en Educación Física. Una aproximación al estado actual
desde la percepción de los docentes en la Comunidad de Madrid. Retos, 38(38), 587-
594. https://doi.org/10.47197/retos.v38i38.77671
López-Pastor, V. L. & Gea, D. (2010). Innovación, discurso y racionalidad en educación
física. Revisión y prospectiva. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la
Actividad Física y el Deporte, 10(38), 245-270.
López-Pastor, V. M. (2017). ¿Qué significa programar por “dominios de acción motriz” y qué
ventajas tiene para el profesorado de educación física? EmasF, Revista digital de
Educación Física, 44, 5-10.
Lovins, T., Prewitt, S., Henderson, H., & Brusseau, T. (2020). Curricular Approaches Used
by Adapted PE Teachers. Physical Educator, 77(4), 695-707.
https://doi.org/10.18666/TPE-2020-V77-I4-8761
MacPhail, A., & Halbert, J. (2010). ‘We had to do intelligent thinking during recent PE’:
students’ and teachers’ experiences of assessment for learning in postprimary
physical education. Assessment in Education: Principles, Policy & Practice, 17(1),
23-39. https://doi.org/10.1080/09695940903565412
Martín-Acosta, F., & Escaravajal Rodríguez, J. C. (2019). Análisis bibliográfico sobre los
programas de recreos activos. Revista Iberoamericana Ciencias de la Actividad Física
y el Deporte, 8(1) 125-135 https://doi.org/10.24310/riccafd.2019.v8i1.5790
Méndez-Giménez, A., Fernández-Río, J. & Cecchini-Estrada, J. (2013). Climas
motivacionales, necesidades, motivación y resultados en Educación Física. Aula
Abierta, 41(1), 63-72.
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
280
Merriman, W., González-Toro, C.M., & Cherubini, J. (2020). Physical Activity in the
Classroom. Kappa Delta Pi Record, 56(4), 164-169.
http://dx.doi.org/10.1080/00228958.2020.1813518
Morente, H., González-Fernández, F. T., & Sánchez-Fernández, A. S. (2020). Metodologías
activas en la práctica de la educación física. Ediciones Morata.
Overton, H., Wrench, A., & Garett, R. (2017). Pedagogies for inclusion of junior primary
students with disabilities in PE. Physical Education and Sport Pedagogy, 22(4), 414-
426. https://doi.org/10.1080/17408989.2016.1176134
Papastergiou, M., & Mastrogiannis, I. (2021). Design, Development and Evaluation of Open
Interactive Learning Objects for Secondary School Physical Education. Education and
Information Technologies, 26(3). http://dx.doi.org/10.1007/s10639-020-10390-2
Pérez-Pueyo, A. (2015). El Estilo Actitudinal en Educación Física: Evolución en los últimos
20 años. Retos. Nuevas tendencias en Educación Física, Deporte y Recreación, 29,
207-215
Pérez-Pueyo, A. (2010). El Estilo Actitudinal. Propuesta metodológica para desarrollar
unidades didácticas en educación física. Editorial CEP S.L.
Pérez-Pueyo A., Hortigüela-Alcalá, D., González-González, G., & Fernández-Río, J. (2019).
Muévete conmigo, un proyecto de aprendizaje servicio en el contexto de la educación
física, la actividad física y el deporte. Publicaciones, 49(4), 183–198.
https://doi.org/10.30827/publicaciones.v49i4.11735
Pérez-Pueyo, A., & Hortigüela-Alcalá. D. (2020). ¿Y si toda la innovación no es positiva en
Educación Física? Reflexiones y consideraciones prácticas. Retos, 37, 639-647.
https://doi.org/10.47197/retos.v37i37.74176
Pérez-Pueyo, A., Hortigüela-Alcalá, D., & Fernández-Río, J. (2020). Evaluación formativa y
modelos pedagógicos: estilo actitudinal, aprendizaje cooperativo, modelo comprensivo
y educación deportiva. Revista Española de Educación Física y Deportes, 428, 47-66
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
281
Pérez-Pueyo, A., Hortigüela-Alcalá, D., & Fernández-Río, J. (coords) (2021). Modelos
pedagógicos en Educación Física: Qué, mo, por qué y para qué. Universidad de
León. Recuperado de https://buleria.unileon.es/handle/10612/13251
Pérez-Pueyo, Á., Hortigüela-Alcalá, D., Fernández-Fernández, J., Gutiérrez-García, C., &
Santos Rodríguez, L. (2020). Más horas sí, pero ¿cómo implantarlas sin perder el
enfoque pedagógico de la Educación Física? Retos, (39), 345-353.
https://doi.org/10.47197/retos.v0i39.80283
Pujolás, P. (2008). El aprendizaje cooperativo. 9 ideas clave. Graó.
Quennerstedt, M., Barker, D., Johansson, A., & Korp, P. (2021). The Relation between
Teaching Physical Education and Discourses on Body Weight -- An Integrative
Review of Research. Curriculum Studies in Health and Physical Education, 12(3),
287-305. http://dx.doi.org/10.1080/25742981.2021.1894407
Ramos, N.O., & McCullick, B. A. (2015). Elementary Students' Construct of PE Teacher
Credibility. Journal of Teaching in Physical Education, 34(4), 560-575.
Ríos, M. (2009). La inclusión en el área de Educación Física en España. Análisis de las
barreras para la participación y aprendizaje. Ágora para la EF y el Deporte, 9, 83-114
Roberts, G. (2014). Time to Demonstrate How We Impact Student Learning. Research
Quarterly for Exercise and Sport, 85(1),
http://dx.doi.org/10.1080/02701367.2013.872490
Sánchez-Alcaraz, B., Valero, A., Navarro, D., Merino, J. A. (2020). Metodologías emergentes
en Educación Física: Consideraciones teórico-prácticas para docentes. Wanceulen
SL.
Sevil, J., Julián, J. A., Abarca-Sos, A., Aibar, A., & García-González, L. (2014). Efecto de
una intervención docente para la mejora de variables motivacionales situacionales en
Educación Física. Retos. Nuevas tendencias en educación física, deporte y recreación,
(26), 108-113. https://doi.org/10.47197/retos.v0i26.34410
Revisión. En búsqueda de acuerdos sobre los fines pedagógicos que han de regir en la Educación Física. Vol. 8, n.º 2; p. 255-
282, mayo 2022. https://doi.org/10.17979/sportis.2022.8.2.8874
282
Schunk, D. H., & Zimmerman, B. J. (Eds.). (1994). Self-regulation of learning and
performance. Issues, and educational applications. Hillsdale (New Jersey): Erlbaum.
Sotelino-Losada, A., Calvo-Varela, D., & Rodríguez-Fernández, J.E. (2019). El aprendizaje-
servicio en Educación Primaria: una propuesta metodológica desde la Educación
Física. Trances, 11(2), 325-346.
Svendsen, A.M., & Svendsen, J.T. (2017). Contesting Discourses about Physical Education:
A Critical Discourse Analysis of 20 Textbooks Used in Physical Education Teacher
Education in Denmark. European Physical Education Review, 23(4), 480-498.
http://dx.doi.org/10.1177/1356336X16657279
Tinning, R. (1992). Educación Física: la escuela y sus profesores. Valencia: Universitat de
Valencia.
Varea, V., González-Calvo, G., & Hortigüela-Alcalá, D. (2019). The influence of
consumerism on Spanish physical education teachers. European Physical Education
Review, 25(4), 949-963. https://doi.org/10.1177/1356336X18789196
Velázquez, C. (2013). Análisis de la implementación del aprendizaje cooperativo durante la
escolarización obligatoria en el área de educación física (Tesis doctoral).
Valladolid: Universidad de Valladolid. Recuperado de
http://uvadoc.uva.es/handle/10324/2823
Zimmerman, B. J., & Martinez-Pons, M. (1990). Student differences in self-regulated
learning: Relating grade, sex, and giftedness to self-efficacy and strategy use. Journal
of Educational Psychology, 82(1), 51-59. https://doi.org/10.1037/0022-0663.82.1.51
Zimmerman, B. J., & Schunk, D. H. (Eds.) (2011). Handbook of Self-Regulation of Learning
and Performance. Rouledge.
... Para el diseño de SA se toma como referencia el anexo VII de la Instrucción Conjunta 1/2022 (Junta de Andalucía, 2022a) (figura 2). Además, en Educación Física (EF) podemos sintetizar seis recomendaciones (MEFP 2022, Junta de Andalucía, 2022a, Hortigüela et al., 2022: (1) enfoque competencial: ofrecer aprendizajes contextualizados, significativos y funcionales para el alumnado, que les permitan realizar y resolver una variada gama de problemas motrices en contextos diversos (deben responder al por qué y para que); (2) estrategias, técnicas, recursos y modelos pedagógicos variados. Preferiblemente emplear estilos cognitivos, creativos, socializadores y participativos, así como diferentes modelos pedagógicos (aprendizaje cooperativo, educación deportiva, estilo actitudinal…); (3) desarrollo de la autonomía, independencia y responsabilidad. ...
Article
Full-text available
RESUMEN Para dar respuesta a los retos y desafíos del siglo XXI, la Ley Orgánica 3/2020, de 29 de diciembre incorpora el cumplimiento de derechos de la infancia y la inclusión educativa. Así mismo, configura un nuevo marco curricular articulado por situaciones de aprendizaje. En este sentido, el objetivo del presente artículo es mostrar un modelo combinado de tres situaciones de aprendizaje sobre juegos populares y tradicionales, iniciación deportiva y organización de eventos, mediante un trabajo interdisciplinar de Educación Física y tutoría para estudiantes de 3º de Educación Secundaria Obligatoria. El programa para implementar ya ha demostrado su potencial en anteriores estudios en los que se lograron mejorar las actitudes prosociales en el grupo que realizó el servicio y las actitudes positivas hacia la inmigración en el que lo recibió. La intervención establece tres fases: la primera, mediante un aprendizaje basado en proyectos, diseñar y realizar juegos en clase de Educación Física; la segunda, a través de la aproximación al modelo Educación Deportiva, organizar una micro-jornada deportiva por la igualdad; finalmente, la fase final se emplea el modelo aprendizaje-servicio para la organización de un gran evento por la igualdad y desarrollo a través del deporte. Este trabajo puede resultar de interés para enriquecer el currículo de Educación Física con situaciones de aprendizaje transformadoras. Palabras clave: adolescentes; aprendizaje basado en proyectos; educación deportiva; aprendizaje servicio; educación en valores; juegos y deportes. ABSTRACT In order to respond to the challenges of the 21st century, the Organic Law 3/2020, of December 29, incorporates the fulfillment of children's rights and educational inclusion. Likewise, it configures a new curricular framework articulated by learning situations. In this sense, the aim of this article is to show a combined model of three learning situations on popular and traditional games, sports initiation and organization of events, through an interdisciplinary work of Physical Education and tutoring for students of 3rd year of Compulsory Secondary Education. The implementation program has already demonstrated its potential in previous studies in which pro-social attitudes in the service group and positive attitudes towards immigration in the service group were improved. The intervention establishes three phases: the first, through project-based learning, is to design and carry out games in the Physical Education class; the second, through the Sport Education model, is to organize a micro-sports day for equality; finally, the final phase uses the service-learning model to organize a large event for equality and development through sports. This work may be of interest to enrich the Physical Education curriculum with transformed learning situations.
Article
Full-text available
En un contexto de incertidumbre, estrés, incorporación de tecnología y procesos formativos híbridos se requiere de alternativas innovadoras sencillas y eficientes con posibilidades de mejorar la actuación y compromiso académico de los estudiantes en los procesos de enseñanza-aprendizaje del área de Educación Física (EF). El estudio tuvo por objetivo determinar el efecto de la sofropedagogía como estrategia de regulación motivacional para el aprendizaje de capacidades referidas al desarrollo de conciencia del esquema corporal y activación mental positiva en el área curricular de EF. Es una investigación cuasiexperimental con pre y post prueba sin grupo control, desarrollada en procesos formativos presenciales y no presenciales durante dos semestres académicos, con 150 estudiantes del ciclo inicial, intermedio y superior de la Escuela Profesional de Educación Física/Universidad Nacional del Altiplano, Puno-Perú. Los resultados destacan la factibilidad de incluir la sofropedagogía como un entrenamiento motivacional-inductor en los procesos formativos híbridos de enseñanza-aprendizaje, cuyos efectos en el aprendizaje de capacidades en EF fueron significativos: 0.000 menor a 0.05 según la prueba de rangos con signo de Wilconxon. Se concluye que la sofropedagogía ha mostrado otorgar opciones de autonomía-flexibilidad para planificar, ejecutar y monitorear acciones en relación a objetivos propuestos en el área de EF y se adapta fácilmente a calendarios, espacios y ritmos de aprendizaje individual-colectivo de los estudiantes de EF.
Article
Full-text available
Through an extended commentary on the empirical articles in this special issue ‘Signature Assessment and Feedback Practices in the Disciplines’ we elaborate the concepts of signature assessment and signature feedback practices by developing a new taxonomy of their elements. We propose that signature assessments focus on conceptual, epistemological, social, material and/or moral dimensions of the discipline. We also propose four discipline-specific sources of feedback information, particularly highlighting what we are calling consequential feedback, which can be generated by users of disciplinary knowledge or objects. Finally, we identify three levels of feedback timings that can support students’ use of feedback information: rhythms, cycles, and spirals. Based on gaps in the literature in relation to this taxonomy, we identify areas for further empirical research that will advance understanding and application of signature assessment and signature feedback practices.
Article
Full-text available
The purpose of this integrative review of research is to contribute to knowledge about the relation between teaching physical education (PE) and discourses of body weight. The review consists of summarising and synthesising features focusing on how discourses on the relation between teaching PE and body weight in scientific literature in different ways shape the idea of the role of PE. The results of the review reveal that the purposes, content, and forms for teaching PE constitute three discourses of teaching PE in relation to body weight: (i) a risk discourse, (ii) a critical obesity discourse, and (iii) a pluralistic discourse. From these discourses, five different roles of PE are identified; (i) Solving obesity and inactivity, (ii) Including overweight pupils, (iii) Rejecting an obesity epidemic, (iv) Supporting and understanding overweight pupils, and (v) Transforming PE in relation to a plurality of perspectives on body weight. As a consequence, we urge practitioners to take a reflective distance towards the purpose, content, and the pedagogies they are employing in relation to discourses on body weight in order to make informed decisions regarding PE curricula.
Book
Full-text available
El libro se centra en la revolución metodológica que ha supuesto para la Educación Física en las dos últimas décadas la enseñanza basada en modelos, que ha promovido un cambio de perspectiva y de foco de gran calado. Frente a una enseñanza tradicional basada en el contenido, en la que el papel protagonista lo ejerce el docente, los modelos pedagógicos emergen con el foco puesto en el estudiante. El contenido es importante, en efecto, pero desde esta perspectiva se considera junto a otros factores igualmente relevantes del proceso de enseñanza-aprendizaje, como son el contexto, el nivel, la etapa de desarrollo, las características y preferencias individuales, los resultados y la evaluación del aprendizaje o del propio proceso, entre otros. El análisis apriorístico de estos factores permite al docente elaborar planes de enseñanza consistentes, coherentes y más completos en cada unidad didáctica desde donde se encara el proceso de planificación, implementación y evaluación de la enseñanza. Enlace para acceso gratuito a formato ebook: https://t.co/GabGS4GIwb
Book
Full-text available
Durante la edad escolar el alumnado está en continuo cambio y el profesorado necesita de herramientas que se adapten a esos cambios y, sobre todo, al alumnado actual. Debido al nuevo enfoque en el paradigma de enseñanza-aprendizaje, centrando el proceso en el discente, este libro pretende dar al profesorado de Educación Física herramientas para involucrar y fomentar la participación del alumnado y así, modificar el centro de atención para ponerlo más en el aprendizaje que en la trasmisión de contenidos dejando como eje central del proceso al propio alumnado. Estas herramientas están basadas en las metodologías activas que pretenden desarrollar aprendizajes significativos para que el proceso se produzca de una manera activa. Esto, según la literatura científica actual, nos garantiza resultados mejores y más duraderos. Se podría pensar que metodologías activas son sinónimo de innovación actual pero no es así, las metodologías activas ya existían en la Grecia clásica con el método socrático. En este trabajo pretendemos mostrar distintas de estas metodologías y cómo aplicarlas en el entorno escolar desde la perspectiva práctica de la educación física. Muchas de ellas son válidas para la educación actual en tiempos de COVID, donde estamos habituándonos a términos como semipresencialidad, bimodalidad, docencia sincrónica o asincrónica, los cuales están marcando el aprendizaje en nuestras aulas.
Article
Full-text available
The aim of this study was twofold: (a) the design and development of a set of open, interactive, digital Learning Objects (LOs) for high school Physical Education (PE), and (b) the evaluation of the newly-created LOs by PE teachers, experienced both in teaching PE and in Information and Communication Technology (ICT), as to their quality and usefulness, before the dissemination of the use of the LOs in schools. The design and development framework, which was included in an innovative national project, is first presented, followed by descriptions of the 19 LOs that were produced, grouped in two categories (instructivist-oriented and constructivist-oriented LOs). Thirteen (13) of the LOs were subjected to external, summative evaluation by 19 qualified PE teachers, each of whom evaluated all 13 LOs through completing an online evaluation form for each. The form consisted of a standard LO evaluation instrument comprising 4 criteria of quality (interactivity, design, engagement, usability), and of an additional item assessing the usefulness of the LO in the teaching of PE. The LOs were found to be adequate in terms of interactivity, design, engagement, usability and usefulness, which corroborates their suitability for use in schools. Instructivist-oriented LOs and constructivist-oriented LOs were not found to differ significantly in terms of design and usability. However, the latter were found to be significantly more interactive, engaging, and useful in PE teaching than the former. The study provides useful guidance for the future design and development of LOs for PE.
Article
Full-text available
Integrating physical activity into the academic classroom not only supports overall health but also provides learning benefits: motivation, enjoyment of learning, decreases in behavior problems, and improvements in attention, on-task behavior, and academic performance.