PreprintPDF Available

Opinión pública sobre el cambio climático en Estados Unidos- Versión final Tirant Lo Blanch

Authors:
Preprints and early-stage research may not have been peer reviewed yet.

Abstract

El cambio climático supone graves consecuencias ambientales, sociales y económicas para la humanidad. (IPCC, 2019). El entendimiento de esta problemática, así como las acciones para mitigar sus repercusiones, y transitar a modelos más ecológicos, se ve condicionado por la participación de múltiples actores que tratan de incidir en las políticas públicas a través de estrategias de relaciones públicas. Para ello, planifican, desarrollan y ejecutan estrategias dirigidas a los medios de comunicación (Fernández Souto y Almansa Martínez, 2020). La posición de Estados Unidos ha estado muy condicionada por las políticas presidenciales, como ha sido la retirada del Acuerdo de París por parte de Trump. Este artículo analiza la presencia de lobbies y think tanks en la cobertura mediática de la prensa digital norteamericanos durante la Cumbre del Clima. Se estudian medios de orientación política demócrata y republicana. Se recopilaron un total de 189 noticias. De menor a mayor número de piezas emitidas: Fox News (22), CNN (42), New York Times (58) y Breitbart (66). El encuadre temático de los cuatro medios estuvo representado por: Declaraciones de activistas y políticos (27%), Iniciativas ecológicas (14%), Consecuencias del cambio climático (13%), Cumbre del Clima (11%), Estudios científicos sobre cambio climático (9%), Huelgas climáticas (6%), Industrias fósiles y energéticas (5%), Incendios forestales de California, Australia y la Amazonía (5%), Políticas públicas ambientales (4%), Partidos políticos y cambio climático (4%), Científicos del clima (2%). Fue posible detectar la presencia de 59 Lobbies y 65 think tanks en las piezas analizadas, un promedio de 1,5 menciones de alguno de estos grupos. La aparición en los medios se reflejó principalmente de dos maneras: a. A través de la utilización de informes especializados para construir las informaciones y opiniones. En este caso, aparte de referenciar al lobby o think tank, se enlazaba directamente el hipervínculo del estudio, o de la organización para su consulta. b. Por medio de la entrevista indirecta y/o parafraseo de representantes del lobby o think tank, que sirvieron de fuente en las informaciones. La presencia de lobbies y think tanks en el cubrimiento informativo de la Cumbre del Clima de Madrid-Chile 2019 por parte de la prensa digital norteamericana, evidencia el grado de relevancia de estos grupos en la construcción del debate público. Destaca la presencia de los lobbies del sector ambiental, así como de los think tanks procedentes de la academia, gobierno y sector ambiental. Indiscutiblemente, los grupos de presión y los laboratorios de ideas sirven como prescriptores de unos determinados intereses que buscan trasladar a la sociedad.
Opinión pública sobre el cambio climático en Estados Unidos:
presencia e influencia de lobbies y think tanks en la prensa
norteamericana
SARA LÓPEZ GÓMEZ
Universidad de Málaga
saralogo22@uma.es
ANTONIO CASTILLO ESPARCIA
Universidad de Málaga
acastilloe@uma.es
SUMARIO. I. INTRODUCCIÓN II. MARCO TEÓRICO. 2.1. Lobbies ambientalistas y
lobbies de la industria fósil. 2.2. Think tanks ambientalistas y conservadores. III.
OBJETIVOS Y METODOLOGÍA. IV. RESULTADOS. 4.1. Presencia de lobbies y think
tanks. 4.2. Tipología de lobbies. 4.3. Tipología de think tanks. V. DISCUSIÓN Y
CONCLUSIONES. VI. REFERENCIAS.
I. INTRODUCCIÓN
La crisis climática, es sin lugar a duda uno de los mayores desafíos que enfrenta
la humanidad. Informes del IPCC
1
advierten que las actividades humanas han
causado un calentamiento global de 1°C por encima de los niveles preindustriales,
como consecuencia del incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero
2
,
debido al sistema productivo y de consumo industrial, altamente dependiente de los
combustibles fósiles como el petróleo, carbón y gas. Las repercusiones que ya se
están reflejando, ponen en riesgo la subsistencia de comunidades enteras, e incluyen
el aumento del nivel del mar, la disminución del hielo marino del Ártico, la pérdida y
extinción de especies, la disminución de la disponibilidad de alimentos y agua potable,
1
Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC): organismo
intergubernamental de las Naciones Unidas. (IPCC, 2018).
2
Gases de efecto invernadero GEI: gases atmosféricos que absorben y emiten radiación dentro del
rango infrarrojo. Los principales gases son dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso
(N2O), hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6). (Ministerio
para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, 2021).
el incremento de la probabilidad de ocurrencia de eventos severos como sequías,
huracanes, olas de calor e inundaciones. (IPCC, 2019). Los países de las regiones
del trópico sur son los más afectados, tanto por su ubicación geográfica, como por sus
limitadas capacidades de mitigación y transición energética, en especial en regiones
del cono sur de África, Europa mediterránea, Europa central, sureste de Asia, sur y
centro de América. Por su parte, los mayores emisores de CO2 a nivel mundial son
China, Estados Unidos, Unión Europea, India, Rusia y Japón (CMNUCC, 2018).
Con la intención de contrarrestar esta situación, se han establecido diversas
iniciativas de cooperación internacional como el protocolo de Kioto de 1997, Los
Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS de 2015 y el Acuerdo climático de París. Este
último, ratificado en 2015 por 195 naciones, busca incidir directamente en las
emisiones globales y tiene como finalidad promover la investigación y el desarrollo de
energías renovables, manteniendo el aumento de la temperatura global por debajo de
los C, y disminuyendo las emisiones de CO2 mucho antes de 2030. (CMNUCC,
2016). En este aspecto, la prevalencia en el derecho internacional público de las
naciones insta a que toda norma internacional sea aceptada de manera voluntaria por
los Estados y no sea de obligado cumplimiento. Esa primacía hace que las actitudes
políticas de los diferentes gobiernos conviertan al cambio climático en una cuestión
de debate público nacional.
Sin embargo, en junio de 2017, el entonces presidente de Estados Unidos,
Donald Trump, como parte de su promesa electoral, anunció la retirada del Acuerdo
de París, manifestando que estaba comprometido con los intereses económicos de la
nación y que este acuerdo, por el contrario, favorecía a países como China, castigando
la economía norteamericana. (Mars, 2019). En 2019, el país oficialmente se retiró del
acuerdo, además de revocar más de 100 legislaciones ambientales, en su mayoría
realizados por la Agencia de Protección Ambiental EPA, que entre otras cosas, debilitó
los límites a las emisiones de dióxido de carbono de las centrales eléctricas,
automóviles y camiones, alcanzados en la presidencia de Obama, eliminó las
protecciones de más de la mitad de los humedales del país, y suprimió la justificación
legal para restringir las emisiones de mercurio de las centrales eléctricas. (Popovich,
Albeck Ripka y Pierre Louis, 2021).
En un contexto de conmoción social, en enero de 2021, dos semanas después
del asalto al Capitolio, en el que un grupo de asistentes a un mitin presidencial
convocado por Donald Trump acudió violentamente al recinto con la intención de
interrumpir la certificación de votos del Congreso, el demócrata Joe Biden se
posesionó como presidente. (Leatherby, et al., 2021). Una de sus primeras acciones
fue la reintegración de los Estados Unidos en el Acuerdo climático de París (Abnett,
2021). No obstante, tal y como señalan estudios de la Universidad de Standford, a
pesar de que en términos generales los estadounidenses son cada vez más
conscientes del cambio climático, creciendo de un 43% en 1997, a un 59% en 2018,
el porcentaje de personas que afirma que la temperatura de la tierra se ha
incrementado, se ha agudizado la brecha partidista, del 13% en 1997 al 32% en 2018.
Esto significa que la certeza del aumento de la temperatura de la tierra y la
preocupación por las políticas climáticas es significativamente mayor para las
personas autodenominadas como demócratas o independientes, entre un 80% y un
90%, que, para los autodenominados como republicanos, con un 57%. (Krosnick, et
al., 2018).
En este sentido, el entendimiento del fenómeno climático, así como las
acciones para su mitigación, se ven condicionadas por la participación de múltiples
actores de orientación política contraria, que buscan incidir en las legislaciones
estatales, a través de la planificación, desarrollo y ejecución de estrategias de
relaciones públicas. Las actividades dirigidas a los medios de comunicación son una
de ellas. (Almansa-Martínez y Fernández-Souto, 2020). Por tanto, esta investigación
analiza la cobertura de la prensa digital norteamericana a la Cumbre del Clima de
Madrid-Chile 2019, sucedida del 2 al 13 de diciembre, con la intención de detectar la
presencia de lobbies y think tanks, tanto proambientalistas, como escépticos de la
ciencia del clima, identificando sus estrategias comunicativas de influencia.
II. MARCO TEÓRICO
El planteamiento político sobre la emergencia climática, a pesar de poseer una
implicación internacional, se caracteriza por formar parte del debate nacional y es uno
de los asuntos públicos con mayor discusión, debido a las fuertes implicaciones
nacionales en economía, sociedad, políticas públicas y salud, entre otras (Castillo
Esparcia y López Gómez, 2021). Esa dificultad para extraer la emergencia climática
de las discusiones ideológicas y partidistas conlleva la participación de numerosas
asociaciones sociales, empresas, think tanks y patronales a favor, o en contra de
decisiones políticas de obligado cumplimiento. (Nerlich, Koteyko y Brown, 2010;
Schäfer, 2012). De ahí, que todo participante se vea implicado según afecte a sus
intereses económicos o éticos y desee intervenir en el proceso de proposición,
discusión, aprobación e implementación de políticas públicas. En este sentido, esos
grupos de interés devienen en grupos de presión y/ lobbies cuando desarrollan
estrategias y actividades comunicativas para conseguir que las decisiones
institucionales sean favorables a los intereses que defienden esos colectivos
implicados. En esencia, el lobby defiende sus intereses desde su propia perspectiva
y en ese proceso puede encontrarse con aliados o contrarios, y configurar alianzas
estratégicas o tácticas. Sirva el ejemplo del ámbito empresarial en el que se confrontan
los objetivos de empresas que niegan y rechazan iniciativas medioambientales para
reducir el cambio climático, mientras otras empresas tienen su negocio en nuevas
actividades económicas de mejora del medio ambiente.
2.1. Lobbies ambientalistas y lobbies de la industria fósil
Uno de los elementos esenciales en la cuestión del cambio climático son las
estrategias de comunicación que desarrollan cada uno de los actores para poner en
valor sus mensajes. En este sentido, una parte significativa sobre el grado de
conocimiento y aceptación del cambio climático proviene de los mensajes que llegan
a los individuos, ya sea a través de los medios de comunicación o mediante otros
ámbitos entre los cuales cabe citar las redes sociales, configurando un modelo
comunicativo en el que las relaciones públicas tienen un papel esencial (Fernández
Souto, y De Lourdes Oliveira, 2019;
Otro de los elementos que está muy relacionado con la estrategia discursiva
sobre el cambio climático es el gran poder simbólico para la conformación de las ideas
que poseen los medios de comunicación. Por ello, las acciones para conseguir
presencia mediática son muy intensas en las que en muchas ocasiones se confrontan
dilemas éticos sobre cómo conseguir el acceso a los medios de comunicación
(Almansa-Martínez, Castillo-Esparcia y Fernández-Souto, 2018). De ahí qué los
actores que intervienen en esta discusión pública planifiquen, desarrollen y ejecuten
acciones de relaciones públicas mediante potentes gabinetes de comunicación que
generan informaciones para conseguir espacio mediático (Almansa-Martínez, 2003).
Desde la perspectiva de un lobby, en el ámbito de la emergencia climática se
organizan a través de dos grandes macro posiciones, como son la negación del
cambio y la constatación de ese cambio. La opinión mayoritaria reconoce la existencia
de un cambio climático causado por la acción del hombre y concita el interés de
asociaciones medioambientalistas, asociaciones de consumidores, empresas de
sector ambiental, que concurren bajo el argumento de esa emergencia. Las dos
posiciones planifican, desarrollan y ejecutan acciones de influencia de tipo directo
(encuentros, reuniones, documentación dirigida a los puestos clave de las
instituciones públicas, entre otros), o de tipo indirecto (grass-roots lobbying) como
pueden ser campañas mediáticas en redes sociales, manifestaciones, movilizaciones
sociales (Castillo-Esparcia, 2011).
Uno de los aspectos esenciales de las campañas de lobby es que se deben
combinar las estrategias off y on line debido a que los procesos de sensibilización de
la opinión pública se hacen a partir de las características de recepción y atención de
cada uno de los públicos implicados (Levine y Kline, 2017). Así, por ejemplo, las
acciones sobre los jóvenes deben privilegiar aspectos con herramientas de tipo digital,
pero también deben implicar acciones de sensibilización en espacios en los que se
desenvuelven como pueden ser centros educativos.
2.2. Think tanks ambientalistas y conservadores
En el marco de la estrategia de comunicación sobre el cambio climático, el
papel de los laboratorios de ideas es muy reseñable por su aportación al discurso
sobre el fenómeno, y en especial por las contribuciones que puedan realizar
especialistas y expertos, debido a la alta consideración social como prescriptores
(Castillo-Esparcia, Guerra-Heredia y Almansa-Martínez, 2017). Los think tanks se
definen como organizaciones que proponen acciones de incidencia política basadas
en informes y análisis realizados por especialistas sobre temáticas políticas y con
proposiciones de aplicabilidad práctica. Su aportación es relevante para proponer
soluciones a problemas políticos en un entorno muy cambiante que necesita de
expertos en las materias, que aporten experiencia en los diferentes campos (Castillo-
Esparcia, Castillero-Ostio y Castillo-Díaz, 2020). Así mismo, al igual que ocurre con
los lobbies, existe una confrontación discursiva e ideológica entre negacionistas y no
negacionistas sobre el cambio climático y sus causas, buscando participar en el
proceso de discusión pública para que prevalezca su determinada perspectiva. Por
parte de los negacionistas, también denominados CTT o Conservative Think Tanks
(Dunlap y Jacques, 2013), esa estrategia discursiva en su primer estado es negar la
existencia de un cambio climático. Ante las evidencias científicas de ese cambio, en
el segundo estadio, se ha planteado la discusión en términos de las causas de ese
cambio y de si son fruto de la evolución natural del planeta. Por el contrario, los
defensores de la existencia del cambio climático han ido fortaleciendo sus posiciones,
por lo que los términos de la discusión ya no son la existencia o no del cambio, sino
la necesidad temporal de afrontarlo de manera inmediata. Así se ha pasado del
término -cambio climático-, al de -emergencia climática-, en el que se pone énfasis en
la necesidad perentoria de emprender medidas inmediatas. Y, en este caso, los
términos no son elementos neutrales, sino que forman parte de la lucha simbólica
sobre el conocimiento de la situación y de la configuración de vocablos que delimiten
y conceptualicen el papel del cambio climático.
En toda esta lucha simbólica de ideas, los think tanks han desarrollado un rol
como organizaciones que mediante informes, estudios y análisis han ido aportando
evidencia científica a la sociedad en términos comprensibles y tangibles. De ahí que
una parte significativa de su propuesta ha sido una estrategia mediática dirigida
principalmente a la sociedad, a través de acciones de presencia en los medios de
comunicación, pero también con actividades dirigidas a colectivos específicos para
movilizar o para concienciar, sensibilizar y educar (Bolsen y Shapiro, 2018; Bevan,
Colley y Workman, 2020).
En este sentido, la tematización y el encuadre son los aspectos en los que se
han modulado las estrategias. En una primera etapa, ha imperado el elemento
tematizador, para concienciar y sensibilizar, pero, en una segunda etapa, los
encuadres han pasado a ser predominantemente comunicativos, para imponer sus
particulares perspectivas, en especial, sobre cómo resolver y qué acciones realizar
por parte de los poderes públicos. (Quintana-Pujalte, Sosa-Valcarcel y Castillo-
Esparcia, 2020).
Imagen 1
Interacciones en la transmisión del consenso científico a la opinión pública
Fuente: (Díaz Nosty, 2015, p 7-8). Adaptación y traducción propia de ilustración
original.
En todo este proceso, los medios de comunicación han jugado un papel
relevante como mecanismos de transmisión masivos de las ideas de cada una de las
dos posturas. Así, los medios son receptores de influencia de lobbies, think tanks y
otros actores (políticos, científicos, educativos), pero también difusores de las
diferentes ideas. Sin embargo, no debe olvidarse que los medios de comunicación son
empresas que tienen sus propios intereses empresariales, y que pueden contar con
una ideología que los puede situar en posiciones cercanas, o alejadas a cada uno de
los dos grandes macrogrupos (negacionistas y defensores de la existencia del cambio
climático). Por eso, es necesario que la audiencia de los medios conozca esos
intereses empresariales e ideológicos, algo que no se produce en esa situación
altamente polarizada.
Asimismo, existe una confrontación en cuanto al nivel de presencia en el
contenido de los medios de comunicación, que se disputa a través de estrategias de
comunicación que planifican y realizan los diferentes actores mediáticos que
participan en la discusión pública sobre el cambio climático. De ahí, que ruedas de
prensa, actos que llamen la atención mediática (protestas, manifestaciones, acciones
en la vía pública, comunicados de prensa, entrevistas y otras tácticas) sean utilizadas
por aquellos que quieren tener una notoriedad. Por otro lado, los medios pueden
establecer inclusiones y exclusiones de las informaciones, así como establecer
jerarquías en su contenido, ofreciendo más espacio o posiciones privilegiadas en la
estructura de la noticia (portadas de diarios, titulares de televisión o radio, entrevistas
a ciertos activistas, lobistas, o científicos, por ejemplo).
III. OBJETIVOS Y METODOLOGÍA
Con el propósito de detectar los actores políticos con más participación e
influencia, y que desarrollan acciones de relaciones públicas más proactivas, se
planteó un análisis a la cobertura de la prensa digital norteamericana de orientación
republicana y demócrata durante la celebración de la Cumbre del Clima de Madrid -
Chile COP 25 de 2019. Se definieron los siguientes objetivos:
O1: Detectar el grado de presencia de lobbies y think tanks en la cobertura
mediática de medios norteamericanos durante la Cumbre del Clima.
O2: Analizar las tipologías de lobbies y think tanks y su grado de presencia en
las noticias emitidas.
O3: Describir el encuadre temático desde el cual es abordada la Cumbre y su
posible vinculación con la presencia de cierto tipo de grupos de presión y think tanks.
Con la intención de abarcar un espectro ideológico diverso, se incluyeron
medios de orientación política republicana y demócrata. La elección se justificó con
base en el informe del Instituto Reuters para el estudio del periodismo de 2019, que
caracterizó a los medios norteamericanos con mayor tendencia a una determinada
corriente política, y con una participación similar. La selección final incluyó a CNN
(19% de participación) y New York Times (17% de participación) de orientación
demócrata, así como Fox News (19% de participación) y Breitbart (7% de
participación) de orientación republicana. (Newman, et al., 2019, pp. 44 y 118).
IV. RESULTADOS
Se recopilaron un total de 189 noticias. De menor a mayor número de piezas
emitidas: Fox News (22), CNN (42), New York Times (58) y Breitbart (66). El encuadre
temático de los cuatro medios, estuvo representado por: Declaraciones de activistas
y políticos (27%), Iniciativas ecológicas (14%), Consecuencias del cambio climático
(13%), Cumbre del Clima (11%), Estudios científicos sobre cambio climático (9%),
Huelgas climáticas (6%), Industrias siles y energéticas (5%), Incendios forestales de
California, Australia y la Amazonía (5%), Políticas públicas ambientales (4%), Partidos
políticos y cambio climático (4%), Científicos del clima (2%).
Los medios de orientación demócrata emitieron noticias relacionadas
mayoritariamente con las consecuencias del cambio climático e iniciativas ecológicas,
mientras que los de orientación republicana emitieron noticias en mayor cantidad
sobre declaraciones de activistas y políticos, así como partidos políticos y su
vinculación o posturas sobre el cambio climático.
4.1. Presencia de lobbies y think tanks
Fue posible detectar la presencia de 59 Lobbies y 65 think tanks en las 189
piezas analizadas, un promedio de 1,5 menciones de alguno de estos grupos en cada
pieza. La aparición en los medios se reflejó principalmente de dos maneras:
a. A través de la utilización de informes especializados para construir las
informaciones y opiniones. En este caso, aparte de referenciar al lobby
o think tank, se enlazaba directamente el hipervínculo del estudio, o de
la organización para su consulta.
b. Por medio de la entrevista indirecta y/o parafraseo de representantes del
lobby o think tank, que sirvieron de fuente en las informaciones.
Tabla 1
Presencia de lobbies y think tanks
Como puede apreciarse en la imagen 2, en los medios de orientación política
demócrata, se evidenció una mayor presencia de think tanks, mientras que en los de
orientación política republicana, fue mayor la presencia de lobbies. Esto puede estar
relacionado con que en los primeros se hizo mayor hincapié en declaraciones de
activistas climáticos, y/o miembros de lobbies, dentro de los que se incluyen ONGs
ambientales, y en los segundos, el enfoque temático estuvo direccionado a las
consecuencias del cambio climático e iniciativas ecológicas, en las que se utilizaron
informes especializados de think tanks, así como referencia a proyectos y estrategias
que estos grupos están desarrollando a nivel nacional e internacional.
Imagen 2
Presencia de lobbies y think tanks
Fuente: Elaboración propia
4.2. Tipología de lobbies
El 51% de estos grupos fueron organizaciones ambientales, tales como
Greenpeace, Fridays for Future, Extinction Rebellion y Oxfam, el 20% representan a
la industria fósil y energética, como los lobbies de las petroleras DCP, Eagle Claw o
la Western States Petroleum Association. En menor medida, como se aprecia en la
imagen 2, con porcentajes menos significativos, se encuentran los lobbies religiosos,
como el Evangelical Christian Movement, sindicales, como el United Automobile
Workers Union, sociales, como el Open Society Foundations, así como asociaciones
de abogados, consumidores y del sector transporte. (Ver anexo I).
Imagen 2
Tipología de lobbies
Fuente: Elaboración propia
4.3. Tipología de think tanks
La tipología de think tanks, se establece con base la categoría de instituciones
participantes del Reporte Global Go To Think Tank de 2019, de la Universidad de
Pennsylvania (McGann, 2020, p. 11). Se añade para efectos de esta investigación, la
tipología think tanks conservadores, atendiendo a los precedentes teóricos de Dunlap
y Jacques, 2013; Cann, 2015 y Boykoff, 2016, que indican la existencia de CTT o
Conservative Think Tanks, dedicados a la promoción de políticas públicas
conservadoras y de libre mercado, vinculados con la industria fósil que ejercen presión
desde diferentes esferas sociales, con la intención de retrasar legislaciones en materia
climática.
En estos grupos se evidencia una participación más equitativa de diversos
sectores o áreas de intereses. Por un lado, los think tanks afiliados a las universidades
con un 25%, como el Georgia Tech global change, el Institute of Sustainable Futures
de Sidney, o el Grantham Research Institute, seguido de think tanks ambientales y
afiliados al gobierno, con 22% de participación respectivamente, como el Institute of
Physics, o el Advanced Energy Research Projects Agency. En menor medida se
encuentran representados los think tanks conservadores con un 13%, tales como el
Heritage Foundation, Reason Foundation, o el Heartland Institute, así como de
desarrollo internacional, como el Institute for Sustainable Development and
International Relations, y de política de energía y recursos, como la organización
Wood Mackenzie, con un 7%, respectivamente. Por último, los think tanks dedicados
a la política social con un 4%, como el Pew Research Center. (Ver anexo I).
Imagen 3
Tipología de think tanks
Fuente: Elaboración propia
V. DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
La presencia de lobbies y think tanks en el cubrimiento informativo de la
Cumbre del Clima de Madrid-Chile 2019 por parte de la prensa digital norteamericana,
evidencia el grado de relevancia de estos grupos en la construcción del debate
público. Destaca la presencia de los lobbies del sector ambiental, así como de los
think tanks procedentes de la academia, gobierno y sector ambiental.
Indiscutiblemente, los grupos de presión y los laboratorios de ideas sirven como
prescriptores de unos determinados intereses que buscan trasladar a la sociedad. En
el caso de los think tanks, lo hacen a través de la publicación de informes
especializados con recomendaciones para los decisores políticos, que son
amplificados por los medios, al utilizarlos como fuentes de sus informaciones. En el
caso de los lobbies, a través de acciones de influencia de tipo directo; encuentros,
reuniones, documentación dirigida a los puestos clave de las instituciones públicas y
de tipo indirecto o grass-roots lobbying, en especial a través de los cubrimientos de
manifestaciones, movilizaciones sociales y ruedas de prensa. (Castillo-Esparcia,
2011).
Vale la pena destacar que las acciones de estos grupos no siempre son
amplificadas en los medios con una inclinación política favorable a los intereses que
éstos defienden. Es el caso de los medios republicanos con mayor presencia de
lobbies ambientalistas, o de los medios demócratas con mayor presencia de lobbies
de la industria fósil y energética. De igual forma sucede con los think tanks
conservadores, pues en segmentos de noticias en prensa y T.V durante 2017, más de
la mitad de la cobertura proporcionada a estos grupos procedió de medios de
comunicación de orientación política de izquierda como el Washington Post y el New
York Times (Boykoff y Farrell, 2020). En dichas situaciones, los medios hacen un
tratamiento informativo adaptado a sus propias líneas editoriales, proporcionando
cobertura a estos grupos, a la par que se cuestionan sus acciones. No obstante, sea
cual sea el encuadre mediático, los hallazgos dan cuenta de estrategias comunicativas
de influencia ejecutadas por parte de estos grupos, que les posicionan en el
ecosistema informativo, contribuyendo a su reconocimiento, participación y discusión
de políticas públicas, así como su posterior identificación con determinados discursos
debatidos en el seno social.
Asociación de
abogados/as
Social Sindicatos
Fósil y
energético
Ambiental y
ONGs
Ambiental y
ONGs
Ambiental y
ONGs
General
Association of
Republican
Lawyers RAGA
Open Society
Foundations
Trade unions
New wales
from the south
Western States
Petroleum
Association
NYC-DSA
Ecosocialist Working
Group
Oil Change
International
Oxfam
Southern Povert y
Law Center
National
Guestworker
Alliance (NGA)
United Mine
Workers of
America
FracTracker
Alliance
NRCD Council for
Defense of Natural
Resources
Hubbub Cluster Solaire
Transporte
Thomson
Reuters
Foundation
United
Automobile
Workers Union
Halliburton Sunrise Movement
Ellen MacArthur
Foundation
Breakthrough
Energy
Ventures
Asociación
Nacional
de Funcionarios
de
Proarmas Religiosos
United Services
Automobile
Association
Extinction rebellion
ECF European
ClimateFoundation
World Wide
Fund for
Nature (WWF)
Consumidores
NRA
(Association
National Rifle)
Evangelical
Christian
Movement
Federation of
German
Industries
Americans Pledge Greenpeace
US Climate
Alliance
Consumer
Watchdog
Fósil y
energético
Franciscan
Action
Network
American
Petroleum
Institute
SCAC- Sociedad Civil
Para La Acción
Climática de Chile
World Wide Fund for
Nature Brasil
Watershed
Management
Group
Lobby
Independent
Petroleum
Association of
America
GreenFaith
Oil company
DCP
lobby
Fridays For Future
Elizabeth River
Project
World
Resources
Institute (ONG)
CELAM -
Consejo
Episcopal
Latinoamericano
Oil company
Eagle Claw
lobby
IUCN International
Union for Nature
conservation
EcoWorks
Shut Down DC
Oil company
GPA
Midstream
Fonda Fire Drill
Desarrollo
internacional
Think tanks
conservadores
Ambiental
Afiliado al
gobierno
Afiliado a la
universidad
Afiliado a la
universidad
Política de
energía y
recursos
Power Shift Africa
(PSA)
American
Conservation
Coalition
Geophysical
union
Potsdam
Institute
(Alemán)
Georgia Tech global
change
MIT - Massachusetts
Institute of
Technology
State Energy
and
Environmental
Impact Center
Institute for
Sustainable
Development and
International
Relations
Heritage
Foundation
Project
Drawdown
NOAA
Environmental
Literacy
Program
High Meadows
Environmental Institute
National Snow and
Ice Data Center
NSIDC- University of
Colorado
Wood
Mackenzie
The Center for
Global
Development
Reason
Foundation
International
Union for
Conservation
(IUCN)
Cooperative
Institute for
Research in
Environmental
Sciences
Global Change Institute
Wits University
The Center of
Excellence for
Climate Extremes
(CLEX)
Vivid
Economics
and Energy
Transition
Advisors
IEA International
Energy Agency
Students for
Trump ( S4T )
Berkeley Earth
National
Laboratory
for the
Preservation of
Genetic
Resources
Lamont-Doherty Earth
Observatory
- Columbia University
Institute of
Sustainable
Futures - Sidney
Center for
Global
Sustainability-
University of
Maryland
Politica social
Heartland
Institute
Institute of
Physics
Advanced
Energy
Research
Projects Agency
University of Michigan
School of Environment
and Sustainability
Sabin Center-
University of
Columbia
Ambiental
Pew Research
Center
Young
Conservatives
for Carbon
Dividends YCCD
IPCC
Center for
International
Climate
Research in
Norway
Afiliado al
gobierno
Grantham Research
Institute
Woodwell
Climate
Research
Center
Breakthrough
Energy Coalition
Americans for
Prosperity
Woods Hole
Research Center
ARPA-E
United States Global
Change
Research Program
(USGCRP)
School of
Environment
and Sustainability
Navigant
Research
AGU Advancing
Earth and Space
Science
International
Renewable
Energy Agency
(IRENA)
IBAMA
National Academy of
Sciences -
Cambridge
The
International
Union for
Conservation
of Nature
Global Carbon
Project
National
Academy of
Sciences of the
United States of
America
Amazon
Environmental
Research Institute
Boyce Thompson
Institue
LOBBIES
THINK TANKS
ANEXO I - LISTADO DE LOBBIES Y THINK TANKS
VI. REFERENCIAS
Abnett, K (2021). World welcomes U.S. return to Paris climate accord, readies wish-
list for Biden. Reuters [Online] 21 de enero de 2021 https://cutt.ly/pb0R50C
Almansa-Martínez, A., & Fernández-Souto, A.-B. (2020). Professional Public Relations
(PR) trends and challenges. Profesional De La Información, 29(3).
https://doi.org/10.3145/epi.2020.may.03
Almansa-Martínez, A., Castillo-Esparcia y Fernández-Souto, A.-B. (2018): Ética en las
relaciones entre los medios de comunicación y los gabinetes de comunicación,
Prisma Social: revista de investigación social, Nº. 22, 1-19.
Asociación de
abogados/as
Social Sindicatos
Fósil y
energético
Ambiental y
ONGs
Ambiental y
ONGs
Ambiental y
ONGs
General
Association of
Republican
Lawyers RAGA
Open Society
Foundations
Trade unions
New wales
from the south
Western States
Petroleum
Association
NYC-DSA
Ecosocialist Working
Group
Oil Change
International
Oxfam
Southern Povert y
Law Center
National
Guestworker
Alliance (NGA)
United Mine
Workers of
America
FracTracker
Alliance
NRCD Council for
Defense of Natural
Resources
Hubbub Cluster Solaire
Transporte
Thomson
Reuters
Foundation
United
Automobile
Workers Union
Halliburton Sunrise Movement
Ellen MacArthur
Foundation
Breakthrough
Energy
Ventures
Asociación
Nacional
de Funcionarios
de
Proarmas Religiosos
United Services
Automobile
Association
Extinction rebellion
ECF European
ClimateFoundation
World Wide
Fund for
Nature (WWF)
Consumidores
NRA
(Association
National Rifle)
Evangelical
Christian
Movement
Federation of
German
Industries
Americans Pledge Greenpeace
US Climate
Alliance
Consumer
Watchdog
Fósil y
energético
Franciscan
Action
Network
American
Petroleum
Institute
SCAC- Sociedad Civil
Para La Acción
Climática de Chile
World Wide Fund for
Nature Brasil
Watershed
Management
Group
Lobby
Independent
Petroleum
Association of
America
GreenFaith
Oil company
DCP
lobby
Fridays For Future
Elizabeth River
Project
World
Resources
Institute (ONG)
CELAM -
Consejo
Episcopal
Latinoamericano
Oil company
Eagle Claw
lobby
IUCN International
Union for Nature
conservation
EcoWorks
Shut Down DC
Oil company
GPA
Midstream
Fonda Fire Drill
Desarrollo
internacional
Think tanks
conservadores
Ambiental
Afiliado al
gobierno
Afiliado a la
universidad
Afiliado a la
universidad
Política de
energía y
recursos
Power Shift Africa
(PSA)
American
Conservation
Coalition
Geophysical
union
Potsdam
Institute
(Alemán)
Georgia Tech global
change
MIT - Massachusetts
Institute of
Technology
State Energy
and
Environmental
Impact Center
Institute for
Sustainable
Development and
International
Relations
Heritage
Foundation
Project
Drawdown
NOAA
Environmental
Literacy
Program
High Meadows
Environmental Institute
National Snow and
Ice Data Center
NSIDC- University of
Colorado
Wood
Mackenzie
The Center for
Global
Development
Reason
Foundation
International
Union for
Conservation
(IUCN)
Cooperative
Institute for
Research in
Environmental
Sciences
Global Change Institute
Wits University
The Center of
Excellence for
Climate Extremes
(CLEX)
Vivid
Economics
and Energy
Transition
Advisors
IEA International
Energy Agency
Students for
Trump ( S4T )
Berkeley Earth
National
Laboratory
for the
Preservation of
Genetic
Resources
Lamont-Doherty Earth
Observatory
- Columbia University
Institute of
Sustainable
Futures - Sidney
Center for
Global
Sustainability-
University of
Maryland
Politica social
Heartland
Institute
Institute of
Physics
Advanced
Energy
Research
Projects Agency
University of Michigan
School of Environment
and Sustainability
Sabin Center-
University of
Columbia
Ambiental
Pew Research
Center
Young
Conservatives
for Carbon
Dividends YCCD
IPCC
Center for
International
Climate
Research in
Norway
Afiliado al
gobierno
Grantham Research
Institute
Woodwell
Climate
Research
Center
Breakthrough
Energy Coalition
Americans for
Prosperity
Woods Hole
Research Center
ARPA-E
United States Global
Change
Research Program
(USGCRP)
School of
Environment
and Sustainability
Navigant
Research
AGU Advancing
Earth and Space
Science
International
Renewable
Energy Agency
(IRENA)
IBAMA
National Academy of
Sciences -
Cambridge
The
International
Union for
Conservation
of Nature
Global Carbon
Project
National
Academy of
Sciences of the
United States of
America
Amazon
Environmental
Research Institute
Boyce Thompson
Institue
LOBBIES
THINK TANKS
ANEXO I - LISTADO DE LOBBIES Y THINK TANKS
Almansa-Martínez, A. (2003): Teoría, estructura y funcionamiento de los gabinetes de
comunicación, Universidad de Málaga, Málaga.
Bevan, L.D., Colley, T., Workman, M. (2020): Climate change strategic narratives in
the United Kingdom: Emergency, Extinction, Effectiveness; Energy Research &
Social Science, Volume 69, 101580. https://doi.org/10.1016/j.erss.2020.101580
Bolsen, T. and Shapiro, M. A. (2018): The US News Media, Polarization on Climate
Change, and Pathways to Effective Communication, Environmental
Communication, Volume 12, Issue 2, 149-163.
https://doi.org/10.1080/17524032.2017.1397039
Boykoff, MT (2016). Consensus and contrarianism on climate change. How the U.S.
case informs dynamics elsewhere. Revista de estudios científicos, Mètode 6
(2016): 8995. https://doi.org/10.7203/metode.85.4182
Boykoff, MT & J. Farrell (2020). Climate change organizations and media attention in
the United States. In Climate change denial and public relations: strategic
communication and stakeholders in climate inaction, edited by Núria Almirón
and Jordi Xifra, 121-39. New York: Routledge.
Cann, HW (2015). Climate change still challenged: conservative think tanks and
skeptical frames. Paper prepared for the annual meeting of the Western Political
Science Association. Las Vegas, NV, April 2-4, 2015.https://cutt.ly/GhlqPpq
Castillo Esparcia, A.; López Gómez, S. (2021): Public Opinion about Climate Change
in United States, Partisan View and Media Coverage of the 2019 United Nations
Climate Change Conference (COP 25) in Madrid. Sustainability, 13, 3926.
https://doi.org/10.3390/su13073926
Castillo-Esparcia, A. (2011): Lobby y Comunicación, Sevilla, Comunicación Social.
Castillo-Esparcia, A., Castillero-Ostio, E., y Castillo-Díaz, A. (2020). The think tanks in
Spain. Analysis of their digital communication strategies. Revista Latina de
Comunicación Social, (77),253-273. https://www.doi.org/10.4185/RLCS-2020-
1457
Castillo-Esparcia, Antonio; Guerra-Heredia, Sergio; Almansa-Martínez, Ana (2017).
“Political communication and think tanks in Spain. Strategies with the media”. El
profesional de la información, v. 26, n. 4, pp. 706-713.
https://doi.org/10.3145/epi.2017.jul.14
CMNUCC (2016) ¿Qué es el Acuerdo de París? https://cutt.ly/whk634D
CMNUCC (2018). Informe sobre la brecha de emisiones de 2018.
https://cutt.ly/NhlqqgB
Díaz Nosty, B. (2015). The symbolic rupture of scientific consensus: An
interdisciplinary approach to climate change: The case of the United States.
Infoamérica: Iberoamerican Communication Review, N. 9 (2015). P. 185-201.
(20 years that changed the world). https://cutt.ly/3b2vpXn
Dunlap RE y Jacques, PJ (2013). Climate Change Denial Books and Conservative
Think Tanks: Exploring the Connection. American Behavioral Scientist 57 (6)
699731: https://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/0002764213477096
Fernández Souto, A.B. y De Lourdes Oliveira, I. (2019). Relaciones Públicas Políticas.
Revista Internacional de Relaciones Públicas, Vol. IX, Nº 18, 1-4. Recuperado
el 23 de julio de 2021. http://dx.doi.org/10.5783/RIRP/18-2019-01-01-04
IPCC (2018). Ficha informativa del IPCC: ¿Qué es el IPCC? https://cutt.ly/nb0z1DP
IPCC (2019). Informe especial del IPCC sobre los impactos del calentamiento global
de 1,5 ºC. https://www.ipcc.ch/sr15/
Krosnick, J, et al., (2018). American Public Opinion on Global Warming. Stanford’s
Political Psychology Research Group (PPRG). University of Stanford
https://climatepublicopinion.stanford.edu/
Leatherby, L.; Ray; A.; Singhvi, A.; Triebert, C.; Watkins, D.; Willis, H. (2021). How a
Presidential Rally Turned Into a Capitol Rampage. The New York Times [Online]
12 de enero de 2021 https://cutt.ly/Ub0RE7z
Levine, A.S., Kline, R. (2017): A new approach for evaluating climate change
communication. Climatic Change 142, 301309.
https://doi.org/10.1007/s10584-017-1952-x
Mars, A. (2019). Trump notifica su portazo al Acuerdo de París contra el cambio
climático. El País [Online] 5 de noviembre de 2019. https://cutt.ly/4hk671W
McGann, J. G. (2020). 2019 Global Go To Think Tank Index Report. TTCSP Global
Go To Think Tank. Index Reports. 17. University of Pennsylvania.
https://repository.upenn.edu/think_tanks/17
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (2021). Inventario
Nacional de Gases de Efecto Invernadero (GEI). https://cutt.ly/9b0xb6X
Nerlich, B., Koteyko, N. and Brown, B. (2010), Theory and language of climate change
communication. WIREs Clim Change, 1: 97-110. https://doi.org/10.1002/wcc.2
Newman, N.; Fletcher, R; Kalogeropoulos, A; Nielsen, R.K. (2019). Reuters Institute,
Digital News Report 2019; Universidad de Oxford: Oxford, Reino Unido.
https://cutt.ly/ShlqCuj
Popovich.; Albeck Ripka, L.; y Pierre Louis, K. (2021). The Trump Administration
Rolled Back More Than 100 Environmental Rules. Here’s the Full List. New York
Times [Online] 20 de enero de 2021 https://cutt.ly/mb0nZvV
Quintana Pujalte, L., Sosa Valcarcel, A., & Castillo Esparcia, A. (2020). La espiral del
colapso. Encuadre de la inmigración en medios españoles. Estudios Sobre El
Mensaje Periodístico, 26(3), 1157-1170. https://doi.org/10.5209/esmp.66097
Schäfer, M.S. (2012), Online communication on climate change and climate politics: a
literature review. WIREs Clim Change, 3: 527-543.
https://doi.org/10.1002/wcc.191
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
The research examines the news on climate change in different media, through the analysis of agenda setting and framing, in the context of a construction of media discourse. The role of the media has been relevant in the symbolic struggle of climate change images. The polarized public opinion on climate change in the USA, which has led the Trump government to withdraw from the Paris Agreement, as well as the revocation of environmental policies, is analyzed by the coverage that media with Republican and Democratic political tendencies gave to the climate crisis during the 12 days of the 2019 Climate Summit. The 189 news articles broadcast by Fox News, Breitbart, CNN, and the New York Times were identified, analyzed, and contrasted. The results reveal that media with a Republican political tendency were the only ones that broadcast denial news of climate change. Breitbart reported the largest number of news items throughout the sample, mostly denialists, at 71%, using tactics related to the spectacularization of the climate phenomenon, ad hominem attacks on ecologists and politicians, the connection between environmental initiatives and “eco-fascism” or the “radical left”, as well as use of the half-truth fallacy and questionable sources associated with the fossil fuel industry. Fox News practically did not address the issue during the summit. The Democratic political tendency media did not report any kind of denial news; their information and opinions communicated environmental initiatives and climate change consequences.
Article
Full-text available
Resumen. Este estudio se interesa por conocer cómo se presenta el encuadre de la prensa española de referencia sobre la inmigración irregular por el Mediterráneo, durante 2018. A partir del análisis de contenido de más de 700 piezas informativas, se realiza una comparación entre los primeros seis meses del año, bajo la gestión del expresidente Mariano Rajoy, y los seis meses posteriores bajo la administración de Pedro Sánchez. Los resultados muestran una clara tematización en la etapa de Sánchez, puesto que el volumen de noticias aumenta, así como los editoriales y las tribunas de opinión invitadas. Se aprecia un interés mediático por resaltar que el fenómeno de la inmigración podría afectar la convivencia en España y, en consecuencia, poner en peligro los pilares del estado de bienestar, en tanto provoca el colapso de la seguridad ciudadana, de los recursos administrativos y financieros y de los servicios sociales. Palabras clave: Encuadre mediático; inmigración; opinión pública; análisis de contenido; España. [en] The spiral of collapse. Frame of immigration in Spanish media Abstract. This study is focused in knowing how the framing of the Spanish reference press on irregular immigration through the Mediterranean is presented during 2018. Based on the content analysis of more than 700 informative pieces, a comparison is made between the first six months of the year, under the management of former president Mariano Rajoy, and the subsequent six months under the administration of Pedro Sánchez. The results show a clear thematization in the Sanchez`s stage, since the volume of news increases, as well as the editorials and the grandstands of opinion invited. There is a media interest to highlight that the phenomenon of immigration could affect coexistence in Spain and, consequently, endanger the pillars of the welfare state, while causing the collapse of citizen security, administrative and financial resources and social services.
Article
Full-text available
Many scholars study when climate change communication increases citizen engagement. Yet, past work has largely used public opinion-based measures of engagement to evaluate alternative frames. In this paper, we argue for a new approach to evaluation, which is premised on research on the policy-making process showing that space on the political agenda and, ultimately, policy change are more likely to arise in response to changes in both public opinion and collective political action. Thus, we argue that alternative frames should be evaluated based on their consequences for both. This is especially critical given that frames can have divergent effects on attitudes and behavior. Using a combination of field and survey experiments, we apply our approach to evaluate two frames related to climate change risks. We find that they heighten people’s concern about climate change yet decrease their rate of political action to express that concern. Our results suggest caution with regard to these frames in particular and that, more generally, frames that might seem advantageous when examining public opinion may not be when political behavior is analyzed.
Article
Full-text available
The study of climate change communication has become an important research field. As stakeholders such as scientists, politicians, corporations, or NGOs increasingly turn to the Internet and social media for providing information and mobilizing support, and as an increasing number of people use these media, online communication on climate change and climate politics has become a relevant topic. This article reviews the available scholarly literature on the role of online and social media in climate communication. It analyzes how stakeholders use online communication strategically, showing, for example, that climate scientists and scientific institutions do not seem to be major players in online debates about climate change and climate politics. Furthermore, it highlights the characteristics of online climate communication, outlining, for example, that although (or because) many stakeholders participate online, this does not lead to robust scientific information or better debates. Eventually, the review assesses what is known about the uses and effects of online climate communication, showing that impacts on the broader public seem to be limited so far. Research desiderata are identified in the end, and directions for further studies are shown. WIREs Clim Change 2012, 3:527–543. doi: 10.1002/wcc.191 For further resources related to this article, please visit the WIREs website.
Article
Full-text available
Climate change communication has become a salient topic in science and society. It has grown to be something like a booming industry alongside more established ‘communication enterprises’, such as health communication, risk communication, and science communication. This article situates the theory of climate change communication within theoretical developments in the field of science communication. It discusses the importance and difficulties inherent in talking about climate change to different types of publics using various types of communication tools and strategies. It engages with the difficult issue of the relationship between climate change communication and behavior change, and it focuses, in particular, on the role of language (metaphors, words, strategies, frames, and narratives) in conveying climate change issues to stakeholders. In the process, it attempts to provide an overview of emerging theories of climate change communication, theories that recently have begun to proliferate quite dramatically. In some cases, we can, therefore only provide signposts to the most relevant research that is being carried out with regard to climate change communication without being able to engage with all its aspects. We end with an assessment of how communication could be improved in light of the theories and practices discussed in this article.
Article
Achieving policy, business and behaviour change necessary to mitigate climate change is one of the most formidable challenges of the twenty-first century. Increasingly, researchers have argued that communicating purposively designed stories – ‘strategic narratives’ – may be effective in building support for the policy measures necessary to limit anthropogenic warming to 2˚C above pre-industrial levels. Recently, following the release of the IPCC's 1.5˚C special report, novel dynamics have emerged in climate strategic communication, with the emergence of new narrators, including youth climate strikers, child activist Greta Thunberg, and the insurgent group, Extinction Rebellion. Previous literature focuses mostly on narrative content and coherence, paying less attention to how a narrator's credibility affects climate change strategic narratives’ persuasiveness. Adopting this broader view, this paper analyses five strategic narratives that became prominent in the United Kingdom following the IPCC report. Contrary to some previous calls for all-encompassing strategic narratives communicated top-down from governmental organisations, the most notable strategic narratives in our sample emerged from civil society. We therefore call for greater attention towards the interaction of different narrators in climate change strategic communication, to address whether a broader range of narrators constrains or enables coordinated action to mitigate climate change.
Article
The Think Tanks and Civil Societies Program (TTCSP) of the Lauder Institute at the University of Pennsylvania conducts research on the role policy institutes play in governments and civil societies around the world. Often referred to as the “think tanks’ think tank,” TTCSP examines the evolving role and character of public policy research organizations. Over the last 29 years, the TTCSP has developed and led a series of global initiatives that have helped bridge the gap between knowledge and policy in critical policy areas such as international peace and security, globalization and governance, international economics, environmental issues, information and society, poverty alleviation, and healthcare and global health. These international collaborative efforts are designed to establish regional and international networks of policy institutes and communities that improve policy making while strengthening democratic institutions and civil societies around the world. The TTCSP works with leading scholars and practitioners from think tanks and universities in a variety of collaborative efforts and programs, and produces the annual Global Go To Think Tank Index that ranks the world’s leading think tanks in a variety of categories. This is achieved with the help of a panel of over 1,796 peer institutions and experts from the print and electronic media, academia, public and private donor institutions, and governments around the world. We have strong relationships with leading think tanks around the world, and our annual think Tank Index is used by academics, journalists, donors and the public to locate and connect with the leading centers of public policy research around the world. Our goal is to increase the profile and performance of think tanks and raise the public awareness of the important role think tanks play in governments and civil societies around the globe. Since its inception in 1989, the TTCSP has focused on collecting data and conducting research on think tank trends and the role think tanks play as civil society actors in the policymaking process. In 2006, the TTCSP developed and launched a pilot project named the global index of think tanks, designed to identify and recognize centers of excellence in all the major areas of public policy research and in every region of the world. To date, TTCSP has provided technical assistance and capacity building programs in 85 countries. We are now working to create regional and global networks of think tanks in an effort to facilitate collaboration and the production of a modest yet achievable set of global public goods. Our goal is to create lasting institutional and state-level partnerships by engaging and mobilizing think tanks that have demonstrated their ability to produce high quality policy research and shape popular and elite opinion and actions for public good.
Article
Against a contrasting backdrop of consensus on key issues on climate science, a heterogeneous group dubbed climate «skeptics», «contrarians», «deniers» have significantly shaped contemporary discussions of climate science, politics and policy in the public sphere. This essay focuses on the USA context, and explores some of the intertwined social, political and economic factors, as well as cultural and psychological characteristics that have together influenced public attitudes, intentions, beliefs, perspective and behaviors in regards to climate change science and governance over time. This article makes the case that the USA example can inform developments elsewhere; as such it is important to consider these contextual elements to more capably appraise «contrarian», «skeptic», «denier» reverberations through the current public discussions on climate change.
  • T Bolsen
  • M A Shapiro
Bolsen, T. and Shapiro, M. A. (2018): The US News Media, Polarization on Climate Change, and Pathways to Effective Communication, Environmental Communication, Volume 12, Issue 2, 149-163.
Climate change still challenged: conservative think tanks and skeptical frames. Paper prepared for the annual meeting of the Western Political Science Association
  • H W Cann
Cann, HW (2015). Climate change still challenged: conservative think tanks and skeptical frames. Paper prepared for the annual meeting of the Western Political Science Association. Las Vegas, NV, April 2-4, 2015.https://cutt.ly/GhlqPpq