ArticlePDF Available

Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición.

Authors:

Abstract

La investigación científica sobre personas desaparecidas a nivel internacional y nacional se ha incrementado durante los últimos años en pos de abordar los diferentes retos establecidos acerca de la estandarización de la respuesta inicial (prevención e intervención) ante el fenómeno por parte de la Administración Pública. Los objetivos de este trabajo se centran en la identificación de las características que componen los perfiles de adultos y menores desaparecidos en España así como las relaciones existentes entre éstas y los estados de salud en los que las personas desaparecidas son localizadas. Se ha estudiado una muestra de 1,140 desapariciones ocurridas y esclarecidas en España en el año 2019. Los resultados indicaron que existen características que discriminan entre los perfiles de adultos y menores desaparecidos, así como entre los diferentes tipos de desenlaces (buen estado de salud, lesión y fallecimiento). Estos hallazgos generan diversas implicaciones en función del grupo de edad de la persona desaparecida: a) en el ámbito de la prevención general de las desapariciones, y sobre los grupos específicos de riesgo de resultar dañados o fallecidos, así como b) en el ámbito de la investigación policial para la creación de herramientas de apoyo a la toma de decisiones.
Fecha de envío: 05/10/2021
Fecha de aceptación: 25/10/2021 Fundación Universitaria Behavior & Law |1
Cómo citar este artículo en formato APA:
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores
desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. . Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI:
10.47442/blj.v7.i1.87
Behavior & Law Journal
Año 2021
Volumen 7. Número 1.
Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España:
Un análisis del estado de aparición.
Profiles of missing adults and minors’ cases in Spain: An analysis of the state of health when located.
Néstor García Barceló (1)
Marta Rivero Bartolomé (2)
María Iglesias Rus (2)
Claudia Alcántara Rodríguez (2)
José Luis González Álvarez (3)
(1) Universidad Autónoma de Madrid, Madrid, España.
(2) Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad (ICFS), Madrid, España.
(3) Secretaría de Estado de Seguridad (SES). Dirección General de Coordinación y Estudios (DGCE).
Email de correspondencia (autor principal): nestor.garcia@icfs-uam.es
Resumen
La investigación científica sobre personas desaparecidas a nivel internacional y nacional se ha incrementado durante los últimos años
en pos de abordar los diferentes retos establecidos acerca de la estandarización de la respuesta inicial (prevención e intervención) ante
el fenómeno por parte de la Administración Pública. Los objetivos de este trabajo se centran en la identificación de las características
que componen los perfiles de adultos y menores desaparecidos en España así como las relaciones existentes entre éstas y los estados de
salud en los que las personas desaparecidas son localizadas. Se ha estudiado una muestra de 1,140 desapariciones ocurridas y esclarecidas
en España en el año 2019. Los resultados indicaron que existen características que discriminan entre los perfiles de adultos y menores
desaparecidos, así como entre los diferentes tipos de desenlaces (buen estado de salud, lesión y fallecimiento). Estos hallazgos generan
diversas implicaciones en función del grupo de edad de la persona desaparecida: a) en el ámbito de la prevención general de las
desapariciones, y sobre los grupos específicos de riesgo de resultar dañados o fallecidos, así como b) en el ámbito de la investigación
policial para la creación de herramientas de apoyo a la toma de decisiones.
Palabras Clave
Perfiles, personas desaparecidas, adultos, menores, toma de decisiones, prevención.
Abstract
International and national research on the field of missing persons have increased during the past few years to address the main
challenges in the field about the standardization of the Public Administration’s first response (prevention and intervention). The
objectives of this research are focused on the identification of those characteristics which form the adults and minors’ missing person
profiles as well as the identification of the associations between these characteristics and the missing persons’ state of health when
located. A sample composed by 1,140 solved missing person cases reported in Spain during 2019 has been studied. Results showed that
there are some characteristics that can distinguish between adults and minors’ missing person profiles and their outcomes (good state
of health, harmed and deceased). These findings entail different implications considering the group of age of the missing person: a) at
prevention level focused on the prevention of missing person cases (society) as well as harmed and fatal outcomes (risky groups), and
b) in the scope of criminal investigation to promote the creation and validation of different tools for the support of the decision making
process.
Keywords
Profiles, missing persons, minors, adults, decision making, prevention.
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |2
I. INTRODUCCIÓN
El incremento del número de publicaciones
científicas sobre personas desaparecidas que se ha venido
produciendo durante las últimas dos décadas se debe
principalmente a la necesidad de estandarizar la respuesta
inicial ante este fenómeno desde una perspectiva basada en
la evidencia por parte de la Administración Pública (Taylor
et al., 2018). En pos de abordar este objetivo, la mayoría de
investigaciones científicas realizadas hasta la fecha se han
centrado principalmente en cinco facetas diferentes:
explicación del fenómeno (causas y motivos), descripción
de las personas desaparecidas y las desapariciones, estudio
de la efectividad de las alertas de desaparición, construcción
de tipologías empíricas, e identificación de factores de riesgo
de resultar dañado o fallecido (Bonny et al., 2016; Buckley,
2012; García-Barceló et al., 2020; Huey y Ferguson, 2020;
Newiss, 2004; Sarkin, 2019; Woolnough et al., 2019;
Woolnough y Cunningham, 2020). Todo lo cual debe estar
soportado por la suficiente investigación empírica.
Sin embargo, las citadas iniciativas coinciden en la
necesidad de diferenciar entre las actuaciones dirigidas hacia
a) las personas adultas desaparecidas, a las que se les
presupone “el derecho al olvido” siempre y cuando no se
identifiquen situaciones que pudieran alertar sobre un riesgo
existente de resultar dañado o fallecido durante la
desaparición (QSD Global, 2017), y b) a los menores
desaparecidos, a quienes por cuestiones civiles y de especial
vulnerabilidad resulta imprescindible proteger en todo
momento, independientemente de las circunstancias que
rodeen la desaparición (UNICEF, 2006). Un ejemplo de ello
son las alertas adoptadas en el contexto de las
desapariciones de menores de edad: Alerta AMBER y el
Sistema de Alerta Temprana por Desaparición de Menores
(ALERTA-MENOR DESAPARECIDO; García-Barceló
et al., 2019).
La definición de persona desaparecida se ha
constituido como una ardua tarea sobre la que han surgido
diferentes aproximaciones en función de características
como la edad (Hedges, 2017). El concepto de adulto
desaparecido se encuentra tasado en Europa como “aquel
individuo de 18 años o más de cuyo paradero se desconoce
por parte de su entorno familiar, social o profesional y
podría suponer un riesgo para su bienestar o el de terceros”
(Taylor et al., 2018). Sin embargo, no existe un consenso
mundial respecto a la definición de “niño desaparecido”, lo
que provoca que las estadísticas acerca de la magnitud del
problema a nivel mundial sean poco fiables (UNICEF y
ICMEC, 2011). En España, un niño/a desaparecido se
considera cualquier persona que haya desaparecido siendo
menor de edad en el momento de la desaparición, en
consonancia con la definición de persona desaparecida
establecida por La Recomendación del Consejo de Europa
(Rec. 2009/11, de 9 de diciembre de 2009).
No obstante, diferentes publicaciones indican que
más de un millón de niños desaparecen cada año en todo el
mundo, lo que constituye una preocupación de primer nivel
global (ICMEC, 2020) y justifica la necesidad de realizar
esfuerzos para prevenir la ocurrencia de estos eventos, entre
otros. Por ofrecer algunos datos específicos, en 2017 en
Australia se denunciaron 25,000 desapariciones de niños
(AFP, 2017), en 2019 en Canadá se registraron 40,425
denuncias por desaparición de menores (CM, 2019), y
también en 2019 en Estados Unidos se denunciaron
421,394 casos (NCIC, 2019). En Europa, cada año se
denuncia la desaparición de unos 250,000 niños
aproximadamente (ICMEC, 2020). En España, según los
datos reflejados en el Informe sobre Personas
Desaparecidas publicado por el Centro Nacional de
Desaparecidos (CNDES; 2020) el 67% de las denuncias
registradas por desaparición entre los años 2010 y 2020 se
relacionan con casos de menores de edad, mientras que en
el 33% de las desapariciones denunciadas lo hizo un adulto.
Además, dicho informe institucional también señala que el
94.4% del total de desapariciones denunciadas en el margen
temporal anteriormente mencionado, tanto de adultos
como de menores, se debieron a causas voluntarias.
Aunque afortunadamente la mayoría de las
desapariciones se esclarecen en las primeras horas y las
personas desaparecidas son localizadas en buen estado de
salud, existe un menor número de ocasiones en las que se
producen lesiones, o en el peor de los casos el fallecimiento
de la persona durante la desaparición. Lo que fundamenta
otra de las preocupaciones que rodean la problemática de
las personas desaparecidas: la necesidad de abordar la
prevención de estos desenlaces y la estandarización de la
investigación policial en función de la evidencia (Bonny et
al., 2016; Buckley, 2012; García-Barceló et al., 2020; Huey y
Ferguson, 2020; Newiss, 2004; Sarkin, 2019; Woolnough et
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |3
al., 2019; Woolnough y Cunningham, 2020). Especialmente
en lo que respecta a las tareas relacionadas con el
establecimiento de mecanismos eficaces de valoración del
riesgo de sufrir una lesión, o el fallecimiento, durante la
desaparición (Buckley, 2012; García-Barceló et al., 2020;
Eales, 2017; Fyfe, Stevenson y Woolnough, 2015). En pos
de abordar estos retos, durante los últimos años la
investigación científica viene explorando de manera
empírica las relaciones existentes entre las características de
las desapariciones, las personas desparecidas y el estado de
salud en el que son localizadas (Bantry y Montgomery, 2015;
Biehal et al., 2003; Bricknell, 2017; Eales, 2017; García-
Barceló et al., 2020; Newiss, 2004, Newiss, 2006; Newiss,
2011; Newiss y Greatbatch, 2019; Sveticic et al., 2012;
Tarling y Burrows, 2004).
Antecedentes teóricos
En cuanto a los mecanismos explicativos de las
desapariciones, aunque hasta la fecha no existen teorías
ampliamente consolidadas, se han formulado algunas
aproximaciones que se han centrado en ofrecer información
sobre los mecanismos personales, sociales, y ambientales
que podrían caracterizar las desapariciones que tienen lugar
por la propia decisión de la persona o personas implicadas
(García-Barceló et al., 2019). Por una parte, el modelo
“Safewards”, aborda la explicación de la desaparición como
la combinación de una serie de factores que favorecerían la
consumación del evento (factores de riesgo) y otros que los
contendrían (factores de protección; Bowers, 2014). Por
otra parte, el modelo “Push and pull factors” -desarrollado
en un primer momento por Moon (1995)-, sostiene que las
desapariciones tienen lugar porque las personas intentan
alejarse de situaciones (“push factors” o factores de empuje:
rupturas sentimentales, situaciones de abuso en el hogar,
conflictos familiares o enfermedades mentales) o porque se
sienten atraídos por ellas (“pull factors” o factores de
atracción: deseo de libertad o independencia, de estar con la
pareja, familiares o amigos, de consumir alcohol o sustancias
estupefacientes, de participar en actividades delictivas, o
tener intención de suicidarse). Por último, el modelo
explicativo basado en la teoría “Threat appraisal and coping
theory” sobre el afrontamiento del estrés (Lazarus y
Folkman, 1984), entiende que las fugas son estrategias de
afrontamiento desadaptativas, en las que la persona, ante
situaciones problemáticas o estresantes, optan por
desaparecer como forma de resolución de problemas, lo que
permitiría reducir su nivel de estrés o regular sus emociones
entre otros aspectos (Huey y Ferguson, 2020).
En el ámbito internacional, la literatura científica
existente señala que los casos de adultos desaparecidos se
caracterizan por: ser hombres, de edades tempranas, con
antecedentes de salud mental, involucrados en procesos
judiciales/policiales, que abusan del alcohol y las drogas, o
tienen problemas económicos, laborales, familiares y
relacionados con las emociones (Biehal et al., 2003;
Blackemore et al., 2005; Foy, 2006; Foy, 2016; García-
Barceló et al., 2019; Gibb y Woolnough, 2007; Greene y
Hayden, 2014; Kiernan y Henderson, 2002; Newiss, 2004;
Newiss, 2006; Tarling y Burrows, 2004; Payne, 1995). Por
otro lado, en relación con las características asociadas a los
menores se ha identificado que éstos son personas que:
están en centros de acogida, son reincidentes, tienen
antecedentes de salud mental, abusan de alcohol y drogas,
han sido víctimas de situaciones de abuso, negligencia,
discriminación o explotación sexual, tienen problemas
familiares, escolares, emocionales, relacionados con la
delincuencia, o pretenden ser independientes (Biehal et al.,
2003; Blackmore et al., 2005; Crosland y Dunlap, 2015;
Greene y Hayden, 2014; García-Barceló et al., 2019; Kiepal
et al., 2012; Morewitz, 2016; Shalev, 2011; Stevenson y
Thomas, 2018; Thompson et al., 2011; Tyler y Cauce, 2002).
En cuanto al estudio de las características que
presentan las personas desaparecidas en función del estado
de salud en el que fueron localizadas, la literatura
internacional ha identificado que, los casos en los que la
persona aparece en buen estado de salud suelen asociarse en
mayor medida con casos de menores y adultos jóvenes, que
suelen presentar necesidad de tomar espacio o
distanciamiento de su núcleo familiar, tienen un estilo de
vida ajetreado y consumen alcohol y/o drogas entre otros
aspectos (Biehal et al., 2003; Newiss, 2004, Newiss, 2011,
Tarling y Burrows, 2004). Por otro lado, parece existir
consenso internacional acerca de que, cuanto mayor es la
edad de la persona, mayor es la posibilidad de sufrir una
lesión o el fallecimiento durante la desaparición (Biehal et
al., 2003; Bricknell, 2017; Eales, 2017; García-Barceló et al.,
2020; Newiss, 2006). Específicamente, las desapariciones en
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |4
las que la persona resulta dañada, tanto a nivel psicológico
como físico, se asocian con mujeres y personas de la tercera
edad, que pueden haber sido víctimas de delitos, tienen
antecedentes de salud mentad, presentan discapacidades,
son reincidentes y pueden haber sufrido accidentes físicos o
intentos de suicidio (Bantry y Montgomery, 2015; Biehal et
al., 2003; Bricknell, 2017; Eales, 2017; Tarling y Burrows,
2004). Finalmente, los casos de desapariciones en los que la
persona es localizada fallecida se asocian con mayor
frecuencia a hombres adultos y personas de la tercera edad,
que están en un proceso de separación, pueden ser víctimas
de delito, han manifestado la intención de suicidarse, abusan
del alcohol y/o las drogas, tienen antecedentes mentales
(especialmente depresión), pueden haber sufrido accidentes
físicos, tener problemas económicos, se relacionan con un
entorno delincuencial, tienen problemas en el ámbito
laboral o pueden haber cometido un delito, entre otros
aspectos. Además, se identificó que, el hecho de desaparecer
sin haber tenido discusiones previas y sin constar eventos
de desaparición previos (reincidencia) también se asoció al
desenlace fatal (Bantry y Montgomery, 2015; Bricknell,
2017; García-Barceló et al., 2020; Newiss, 2004; Newiss,
2006; Newiss, 2011; Newiss y Greatbatch, 2019; Sveticic et
al., 2012; Tarling y Burrows, 2004).
En resumen, la mayor parte de publicaciones
existentes en la literatura científica a nivel global se centran
en: a) el estudio de los menores desaparecidos, debido a su
especial vulnerabilidad, y b) en la descripción de las
características de las desapariciones y de las personas
desaparecidas asociadas a los diferentes tipos de desenlaces,
debido a la necesidad de abordar los retos planteados en
materia de prevención e investigación policial.
Específicamente, en España se han llevado a cabo
investigaciones que han: a) contextualizado la problemática
de las personas desaparecidas a nivel teórico y en cifras
(García-Barceló et al., 2019); b) identificado tipologías
empíricas (García-Barceló et al., 2020); c) descrito el
fenómeno (García-Barceló et al., 2020); y d) descrito las
desapariciones con desenlaces fatales de etiología suicida
(Larrañaga et al., 2019) y homicida (García-Barceló et al.,
2020). Sin embargo, más allá de los datos estadísticos
ofrecidos por el Centro Nacional de Desaparecidos
(CNDES; Ministerio del Interior, 2021), no se ha llevado a
cabo hasta la fecha, una investigación específica que
describa las diferencias entre los perfiles de adultos y
menores desaparecidos, así como que identifique las
relaciones existentes entre las causas que provocan las
desapariciones de adultos y menores y el desenlace de las
mismas.
Objetivos
Considerando todo lo expuesto anteriormente,
parece evidente y necesario focalizar el objetivo de esta
investigación en la exploración empírica de las
características que componen los perfiles de adultos y
menores desaparecidos en España, y su relación con el
estado de salud en el que aparecen. La generación de este
corpus de conocimiento podría favorecer el aumento del
conocimiento empírico sobre desapariciones de personas en
España, la identificación de factores sociodemográficos,
psicosociales y criminológicos que permitan discriminar
entre las desapariciones de personas adultas y de aquellas
menores de edad en España, así como la identificación
temprana de factores de riesgo de resultar dañado o
fallecido durante la desaparición en función del grupo de
edad.
II. METODOLOGÍA
Procedimiento de trabajo y selección de la muestra
Se creó un equipo multidisciplinar de trabajo
compuesto por académicos, con formación en criminología
y psicología, y por miembros del CNDES. Se llevó a cabo
una revisión de la literatura científica existente y los
protocolos y guías de actuación policial. Posteriormente se
elaboró ad hoc una matriz de base de datos. Paralelamente
se llevó a cabo un estudio de representatividad de la muestra
total (219,425) de desapariciones denunciadas en España
durante los once últimos años (2009 -puesta en marcha base
de datos PDyRH- hasta el 31/12/2020). Para ello se utilizó
la técnica de muestreo probabilístico estratificado
proporcional en función de los criterios: año, caso
esclarecido, demarcación territorial y policial. De este
estudio resultó la necesidad de estudiar al menos 2,000
desapariciones para asegurar la representatividad de la
muestra. Posteriormente, la selección de la muestra
(n=2,000) se realizó cumpliendo con los anteriores criterios
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |5
de muestreo sobre el total de desapariciones denunciadas en
España durante el año 2019 (n=26,356).
Además, se adoptaron los siguientes criterios de
exclusión: a) los casos de menores extranjeros fugados de
centros, y b) los casos de personas reincidentes. De los
anteriores únicamente se incluyó el primer evento de
desaparición denunciado en el año 2019. La adopción de
estos criterios se hizo con el fin de evitar sesgos en la
selección de la muestra. La pandemia COVID-2019 influyó
en la celeridad del proceso de recogida de información, por
lo que hasta la fecha de elaboración de este trabajo se pudo
recopilar una muestra compuesta por 1,140 atestados
policiales sobre desapariciones esclarecidas que
corresponden a otras tantas personas desaparecidas.
Por último, una vez recibidos todos los atestados
policiales, y formado y capacitado el equipo universitario
investigador, éste se dedicó a leer la documentación policial
disponible, y a vaciar la información que contenía en la
matriz de base de datos anteriormente mencionada. Esta
tarea se realizó basándose en técnicas de análisis de
contenido (Andreu, 2002). Y cuando surgía alguna duda, se
resolvía en grupo para asegurar la debida unidad de criterio
y la fiabilidad de los datos
Descripción de la muestra
La edad media de las 1,140 personas desaparecidas
objeto de este estudio es de 30.91 años (DT = 18.924, rango
= 0-93). El 57.3% (653) son adultos, mientras que el 42.7%
(487) son personas menores de edad. El 59.4% (677) de las
desapariciones estudiadas corresponden a varones, mientras
que el 40.6% (463) corresponden a mujeres. En cuanto a la
nacionalidad, el 84.8% (968) de las personas desaparecidas
son nacionales, mientras que el 15.2% (172) son extranjeras.
Finalmente, 851 personas (74.6%) fueron localizadas en
buen estado de salud, 182 (16%) presentaron algún tipo de
lesión, tanto física, como psicológica, mientras que 107
(9.4%) tuvieron un desenlace fatal (fallecimiento).
Tabla 1. Descripción de la muestra (n= 1,140).
Variable
Categoría
n
%
Edad
Adultos
653
57.3
Menores
487
42.7
Sexo
Hombres
677
59.4
Mujeres
40.6
Nacionalidad
Nacionales
84.8
Extranjeros
15.2
Estado de aparición
Buen estado de salud
74.6
Lesionado
16
Fallecido
9.4
Codificación
En la matriz de base de datos que se elaboró ad hoc
se grabaron 10 variables relacionadas con la filiación del
caso, y 205 de carácter sociodemográfico, psicosocial y
criminológico sobre la persona desaparecida y la
desaparición. Una vez analizados y grabados los casos en la
matriz de datos, se llevó a cabo un refinamiento de la misma
previamente a la realización de los análisis: se excluyeron
todas aquellas variables de texto que pretendían
fundamentar los aspectos grabados en la base de datos, las
variables o predictores puros (más del 80% de las
observaciones recaían en la misma categoría) y aquellas en
las que más del 50% de las observaciones resultaron ser
valores perdidos.
Finalmente, la base de datos utilizada para la
presente investigación se compuso de 43 variables: 1
variable de cadena sobre la filiación del caso (ID de caso), 20
variables dicotómicas presencia/ausencia- sobre la
persona desaparecida (género, edad, grupo de edad, rango de edad,
país de origen, nacionalidad, reincidencia, problemas familiares,
laborales/escolares, económicos, emocionales y relacionados con la
delincuencia, antecedentes de salud mental, presencia de enfermedad
crónica o neurodegenerativa, consumo de alcohol y/o drogas,
dificultades económicas en el entorno familiar, deudas económicas,
desvinculación familiar, no hablar el idioma o tener un estilo de vida
ajetreado), 20 variables dicotómicas presencia/ausencia-
sobre circunstancias que rodean la desaparición (el móvil deja
de emitir señal, la persona no lleva la medicación que necesita, ha
abandonado voluntariamente el tratamiento, ha tenido una discusión
previa, ha tenido una conducta de rebelión familiar, ha tenido una
conducta de desvinculación familiar, trata de evitar responsabilidades
en su entorno, ha sido víctima de un delito, se relaciona con un entorno
delincuencial, realiza actividades delictivas, manifiesta sentirse triste o
afligida, ha amenazado previamente con suicidarse, ha dejado una nota
de despedida, se encuentra en un proceso de separación o ruptura, ha
concertado una reunión con su pareja o expareja, ha abandonado a
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |6
menores a su cargo, ha tenido un accidente físico, ha tenido un accidente
de salud mental, se ha ido a otro país o región, está bajo la influencia
del alcohol o las drogas), 1 variable politómica sobre la tipología
de la desaparición (tipología: voluntaria, involuntaria, forzosa) y 1
variable politómica sobre el estado de salud en el que se
localiza a la persona desaparecida (estado de salud: buen estado
de salud, lesionado, fallecido).
El procesamiento de los datos se realizó siguiendo
los criterios éticos de anonimización adoptados en
investigaciones previas (García-Barceló et al., 2020) que
garantizan el cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018 de la
Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales.
Análisis de datos
Se han llevado a cabo análisis descriptivos e
inferenciales bivariantes. Específicamente, debido a la
naturaleza de las variables estudiadas (nominales
dicotómicas), se han realizado Test de Independencia Ji-
Cuadrado (χ²).
III. RESULTADOS
Se ha identificado que existen algunos indicadores que se
distribuyen significativamente de forma diferente en casos
de desapariciones de adultos y de menores (ver Tabla 2).
Mientras que tener deudas económicas (χ²=47.577), no
hablar el idioma del lugar de desaparición (χ²=4.867),
abandonar voluntariamente la medicación/tratamiento
(χ²=72.585), irse a otro país/región (χ²==31.326), tener
antecedentes policiales/penales (χ²=5.422), manifestar
sentirse triste o afligido (χ²=15.058), verbalizar previamente
la intención de suicidarse (χ²=14.300), estar en un proceso
de separación/ruptura (χ²=42.530), estar bajo la influencia
de alcohol/drogas (χ²=13.940); sufrir un accidente
(χ²=14.044), o un accidente episódico de salud (χ²=78.035)
están presentes en una mayor proporción de casos de
adultos desaparecidos, la búsqueda por parte de la persona
desaparecida de un estilo de vida estimulante (χ²=73.034),
desvincularse de la familia (χ²=9.586), tener una discusión
previa (χ²=16.604), rebelarse del entorno familiar
(χ²=151.590), evitar afrontar responsabilidades en el
entorno (χ²=42.482), relacionarse con pares delincuentes
(χ²=14.548), y ausentarse con la pareja o ex pareja
(χ²=38.553) son circunstancias que están presentes en una
mayor proporción de casos de menores desaparecidos.
Tabla 2. Perfil de los adultos y menores desaparecidos (n= 1,140).
*BES=Buen estado de salud
Adultos
Menores
p
Presencia de los indicadores
n
(%)
n
(%)
Tener deudas económicas
69
(94.5)
4
(5.5)
.000
No hablar el idioma
25
(75.8)
8
(24.2)
.027
Abandonar
voluntariamente
tratamiento
153
(85.5)
26
(14.5)
.000
Irse a otro país o región
92
(82.1)
20
(17.9)
.000
Tener antecedentes
policiales o penales
216
(61.4)
136
(38.6)
.020
Manifestar estar triste o
afligido
106
(71.6)
42
(28.4)
.000
Amenazas previas de
suicidio
76
(74.5)
26
(25.5)
.000
Estar en un proceso de
separación/ruptura
78
(90.7)
8
(9.3)
.000
Estar bajo la influencia
del alcohol/drogas
60
(82.2)
13
(18.8)
.000
Sufrir accidente físico
22
(95.7)
1
(4.3)
.000
Accidente episódico de
salud mental
106
(96.4)
4
(3.6)
.000
Estilo de vida estimulante
o ajetreado
297
(46.1)
447
(53.9)
.000
Desvincularse entorno
familiar
212
(51.5)
200
(48.5)
.002
Tener una discusión
previa
160
(47.3)
178
(52.7)
.000
Rebelarse del entorno
familiar
154
(34.8)
289
(65.2)
.000
Evitar responsabilidades
99
(39.3)
153
(60.7)
.000
Relacionarse con pares
delincuentes
176
(49.9)
177
(50.1)
.000
Reunión con pareja o
expareja
56
(35)
104
(65)
.000
Específicamente, en pos de abordar los retos relacionados
con la valoración del riesgo de sufrir un daño durante la
desaparición, o el fallecimiento en el peor de los casos, se
han estudiado las relaciones existentes entre los perfiles
(diferentes causas y circunstancias que rodean las
desapariciones) de adultos y menores, y el estado de salud
en el que aparecen (ver Figura 1; Tablas 3 y 4).
En primer lugar se identificó que, aunque la
mayoría de adultos y de menores desaparecidos aparecen en
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |7
buen estado de salud (59.3% y 95.3% respectivamente), los
menores desaparecidos suelen aparecer en buen estado de
salud en una proporción mayor de casos que los adultos,
mientras que, los desenlaces fatales y aquellos en los que la
persona resultó lesionada, presentaron una mayor tasa de
ocurrencia en el grupo de adultos (15.4% y 25.3%
respectivamente) que en el grupo de menores, donde la
frecuencia de estos estados de aparición resultó ser muy baja
(1.2% y 3.5 respectivamente). Además, estas diferencias
resultaron ser estadísticamente significativas (χ²=192.559;
p=.000; ver Figura 1).
Figura 1. Distribución del estado de localización en función del
grupo de edad (n= 1,140).
*BES=Buen estado de salud
Profundizando en el estudio específico del perfil de
los adultos desaparecidos, mientras que los adultos que
desaparecen por causas como tener antecedentes policiales
o judiciales (χ²=17.285), o irse a otro país o región
(χ²=11.224) tienden a aparecer en buen estado de salud,
aquellos que lo hacen por causas como tener un accidente
de salud mental (χ²=120.587), estar bajo la influencia del
alcohol o las drogas (χ²=13.289), o abandonar
voluntariamente la medicación (χ²=29.216) tienden a
aparecer lesionados. En los casos más graves en los que la
persona fue localizada fallecida, la desaparición estuvo
rodeada por circunstancias como estar en un proceso de
separación o ruptura (χ²=9.740), o haber amenazado
previamente con suicidarse (χ²=21.241). Además, se
encontró que el hecho de sufrir un accidente físico
(χ²=17.485) o manifestar sentirse triste o afligido
(χ²=17.339) se dio significativamente con más frecuencia en
personas que aparecieron lesionadas o fallecidas, que en
aquellas que fueron localizadas en buen estado de salud (ver
Tabla 3).
Tabla 3. Perfil de los adultos desaparecidos en función del estado
de aparición (n= 653).
BES*
Lesionado
Fallecido
p
Presencia de los
indicadores
n
(%)
n
(%)
n
(%)
Aband. voluntario del
tratamiento
83
(54.2)
61
(39.9)
9
(5.9)
.000
Irse a otro país o región
69
(75.0)
15
(16.3)
8
(8.7)
.004
Antecedentes
policiales/penales
146
(67.6)
56
(25.9)
14
(6.5)
.000
Manifestar estar triste o
afligido
45
(42.5)
35
(33.0)
26
(24.5)
.000
Amenazas previas de
suicidio
29
(38.2)
24
(31.6)
23
(30.3)
.000
Proceso de
separación/ruptura
37
(47.4)
20
(25.6)
21
(26.9)
.008
Influencia del
alcohol/drogas
19
(31.7)
29
(48.3)
12
(20.0)
.001
Accidente físico
3
(13.6)
12
(54.5)
7
(31.8)
.000
Accidente de salud
mental
18
(17.0)
70
(66.0)
18
(17.0)
.000
*BES=Buen estado de salud
Por otro lado, en cuanto a la relación entre las
características de los menores que desaparecen y el estado
de salud en el que son localizados (ver Tabla 4), se encontró
que aquellos menores que desaparecen y no tienen un estilo
de vida ajetreado (χ²=9.925), no tratan de desvincularse de
la familia (χ²=6.117) y no manifiestan conductas de rebelión
familiar (χ²=1.228) se asocian a desenlaces fatales.
Tabla 4. Perfil de los menores desaparecidos en función
del estado de aparición (n=487).
BES*
Lesionado
Fallecido
p
Presencia de los
indicadores
n
(%)
n
(%)
n
(%)
No estilo de
vida ajetreado
117
94.4
3
2.4
4
3.2
.019
No
desvinculación
familiar
239
95.6
6
8.9
5
2.8
.047
No rebelión
familiar
160
94.1
4
2.4
6
3.5
.004
59.3
25.3
15.4
95.3
3.5 1.2
0
20
40
60
80
100
BES Lesionado Fallecido
Adultos
Menores
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |8
*BES=Buen estado de salud
IV. CONCLUSIÓN
Los hallazgos de esta investigación ponen de
manifiesto que existen algunas circunstancias de las
desapariciones y características de las personas
desaparecidas en España que comparten las desapariciones
de adultos y de menores: abusar del alcohol y las drogas,
tener dificultades económicas, necesidad de aclararse, ser
víctimas de delitos o haber cometido actos delictivos. Estos
hallazgos parecen coincidir con las investigaciones previas
realizadas en el ámbito internacional (Biehal et al., 2003;
Blackemore et al., 2005; Crosland y Dunlap, 2015; Foy,
2006; Kiepal et al., 2012; Kiernan y Henderson, 2002;
Stevenson y Thomas, 2018).
Sin embargo, se ha podido identificar que existen
otras variables que permiten discriminar entre el perfil de los
adultos y los menores desaparecidos. Los adultos
desaparecidos en España son personas que tienen deudas
económicas, no hablan el idioma del lugar donde han
desaparecido, han abandonado voluntariamente la
medicación que necesitan, se van a otros países o regiones,
tienen antecedentes policiales y/o penales, manifiestan su
intención de suicidarse, se encuentran tristes o afligidos, en
un proceso de separación, bajo la influencia del
alcohol/drogas y/o pueden haber tenido un accidente,
tanto físico como de salud mental. Estas características
podrían fundamentar la existencia de diferentes escenarios
temáticos sobre desapariciones de adultos: aquellos que
desaparecen como vía de escape, aquellos que lo hacen con
intenciones disfuncionales como acometer el suicido,
aquellos que tienen accidentes de salud, y aquellos que
pudieran ser víctimas de delito (Biehal et al., 2003; Bonny et
al., 2016; García-Barceló, 2020; Henderson et al., 2000).
Por su parte, los menores desaparecidos en España
son personas que tienen un estilo de vida ajetreado, tienen
discusiones previas en el entorno cercano, se desvinculan y
rebelan de su entorno familiar, evitan responsabilidades en
el mismo, se relacionan con pares delincuentes y/o se
ausentan con sus parejas. A nivel temático, estas variables
podrían caracterizar diferentes escenarios de menores
desaparecidos: aquellos que se fugan del hogar/centros de
acogida con el objetivo de estar con sus pares cercanos
(amigos y pareja habitualmente) o que tratan de
desvincularse de su entorno familiar (Biehal et al., 2003;
Bonny et al., 2016; García-Barceló, 2020; Henderson et al.,
2000; Payne, 1995).
Todo lo anterior podría indicar que, en España,
mientras que la etiología de las desapariciones de adultos se
debería a causas de diversa índole (voluntarias, involuntarias
y forzosas), la mayoría de menores que desaparecen lo
harían por causas voluntarias, lo que parece ir en la línea de
los datos institucionales publicados por el CNDES
(Ministerio del Interior, 2020; Ministerio del Interior, 2021).
Otro de los retos que se planteó en el marco de la
investigación residió en la identificación temprana de las
características de adultos y menores desaparecidos que se
relacionan con el estado de salud en el que la persona
desaparecida fue localizada. Todo ello con el objetivo de
poder intervenir de una manera más eficaz en la búsqueda y
localización temprana de las personas desaparecidas en el
mejor de los estados de salud posibles.
En este sentido, se encontró que en los adultos que
desaparecen teniendo antecedentes policiales o judiciales, o
que lo hacen al irse a otro país o región, éstos podrían
constituir indicadores de que la persona se localizará en un
buen estado de salud, lo que parece ir en la línea de algunas
investigaciones previas (Biehal et al., 2003; García-Barceló,
2020; Payne, 1995). Sin embargo, se encontró que existen
algunas circunstancias que rodean las desapariciones de
adultos, como tener un accidente de salud mental, estar bajo
la influencia del alcohol o las drogas o abandonar
voluntariamente la medicación, que podrían indicar la
posibilidad de que la persona desaparecida sea localizada
con algún tipo de lesión física (fracturas óseas) o psicológica
(desorientación o aturdimiento), como ya han indicado
previamente algunos autores (Eales, 2017; Gibb y
Woolnough, 2007). También se encontró que, aquellos
casos más graves en los que la persona desaparecida falleció
durante la desaparición, presentaron características en
común como que los implicados podían estar pasando por
un proceso de separación o ruptura, haber amenazado
previamente con suicidarse, tener accidentes físicos o haber
manifestado sentirse tristes o afligidos. Estas características
podrían alertar sobre que la persona desaparecida podría ser
localizada fallecida, especialmente por causas accidentales,
suicidas, u homicidas (Biehal et al., 2003; Eales, 2017;
García-Barceló et al., 2020; James et al., 2008; Woolnough
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |9
et al., 2019), lo que favorecería que se destinasen todos los
recursos necesarios desde el momento en el que se tiene
conocimiento de la desaparición con el objetivo de localizar
a la persona y evitar el desenlace fatal.
Por otro lado, aunque la mayoría de menores
desaparecidos en España fueron localizados en buen estado
de salud, como también parece ocurrir en otros países
(Crosland y Dunlap, 2015; Gibb y Woolnough, 2007;
Hammer, et al., 2002; Shalev, 2011; Foy, 2006; Tarling y
Burrows, 2004), se encontró que aquellos casos de menores
que desaparecen sin tener un estilo de vida ajetreado, o sin
el objetivo de desvincularse o rebelarse de sus entornos
familiares, podrían alertar de forma temprana de un
desenlace fatal.
Estas conclusiones podrían indicar que, a nivel
etiológico, a diferencia con los casos de adultos
desaparecidos con desenlace fatal en los que la etiología de
la desaparición puede ser de diversa índole (voluntaria
[suicidios], involuntaria [accidentes que provocan el
fallecimiento] o forzosa [víctimas de homicidio]), las
desapariciones de menores que resultan fallecidos o con
algún tipo de daño, a pesar de su ínfima tasa de ocurrencia,
podrían estar motivadas en su mayoría por la influencia de
terceras personas, como por ejemplo ser víctimas de
explotación sexual, homicidios o secuestros parentales
(Biehal, et al., 2003; Finkelhor et al., 2002; Sedlak, et al.,
2002).
Implicaciones prácticas
Los hallazgos del presente estudio presentan
diferentes implicaciones a nivel preventivo y en el ámbito de
las investigaciones policiales.
Específicamente, estos resultados ofrecen
oportunidades preventivas en el ámbito educativo, social y
de la salud: a) aportando conocimiento empírico para
favorecer la toma de decisiones de aquellos agentes del
tercer sector social que trabajan con personas vulnerables,
b) favoreciendo el desarrollo de campañas educativas y de
sensibilización sobre desapariciones para la sociedad en
general y para los diferentes grupos de riesgo de sufrir
lesiones o el fallecimiento, y c) fomentando la elaboración
de programas de tratamiento para las víctimas y familias
afectadas en las que alguno de sus familiares permanece
desaparecido en la actualidad. Todas ellas en función de las
características específicas de la persona desaparecida y de las
circunstancias que rodean las desapariciones.
En el ámbito policial, el conocimiento generado por
la presente investigación en cuanto a la identificación de
características asociadas a personas desaparecidas adultas y
menores, y las relaciones existentes entre éstas, y el estado
de salud en el que los adultos y menores son localizados,
podría favorecer la mejora del proceso de toma de
decisiones para la investigación y la búsqueda de la persona
desaparecida en función de la evidencia científica. Todo ello
a través de la construcción de herramientas de valoración
del riesgo de resultar dañado o fallecido en función de la
edad y otras características sociodemográficas,
psicosociales, y criminológicas de la persona desparecida, así
como de las circunstancias que rodean la desaparición.
Líneas futuras de investigación
Para el futuro quedan pendientes algunos retos,
principalmente relacionados con la replicación de estos
análisis desde una aproximación estadística multivariante,
así como el estudio de las relaciones existentes entre las
características de los adultos y menores desaparecidos y el
tipo o escenario de la desaparición. Además, existe la
necesidad de replicar estos estudios profundizando en la
investigación de los desenlaces fatales en función de su
etiología: natural, accidental, suicida y homicida.
Otra de las líneas de investigación pendientes de ser
abordadas en el futuro reside en el estudio geográfico de las
relaciones existentes entre los desplazamientos y lugares de
aparición de las personas desaparecidas y sus perfiles
(características sociodemográficas, psicosociales o
criminológicas).
También se ha identificado que la tasa de
ocurrencia de los casos de menores que son localizados
fallecidos es muy baja (15.4% adultos vs. 1.2% menores).
Por este motivo, los resultados obtenidos sobre los menores
desaparecidos que resultan fallecidos deben ser
interpretados con cautela. Para el futuro, se cree
conveniente realizar esfuerzos para identificar los casos de
menores fallecidos en los últimos 10 años, estudiarlos y
poder generar conclusiones válidas al respecto. Todo ello en
pos de identificar los indicadores de podrían alertar sobre la
posibilidad de que un menor desaparecido tenga un
desenlace fatal.
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |10
Limitaciones
Aunque se ha podido asegurar la representatividad
de la muestra, una de las principales limitaciones de este
estudio reside en el carácter de los datos analizados. El
hecho de que los datos estudiados fueron recogidos para
fines con utilidad policial, y no de investigación científica,
influye tanto en la validez como en la calidad de los datos
estudiados (Bonny ey al., 2016; García-Barceló et al., 2020).
Por otro lado, en la muestra analizada se encuentran
sobrerrepresentados los desenlaces fatales, especialmente
los casos de etiología homicida. Como se ha mencionado
anteriormente, para el futuro existe la necesidad de estudiar
las relaciones existentes entre los perfiles de adultos y
menores y los diferentes tipos de desenlaces fatales.
Mientras que los de etiología accidental, natural y suicida
tienen una tasa de ocurrencia anual suficiente para ser
analizados estadísticamente, la tasa de ocurrencia anual de
los casos de desaparición de etiología homicida en España
es muy baja (0,15%; García-Barceló et al., 2020). Para tratar
de soslayar esta limitación y poder identificar los indicadores
de riesgo de este tipo de casuística, se realizaron esfuerzos
para recopilar una muestra suficiente de este tipo de casos
distribuidos en los últimos 20 años, siendo este el motivo
principal de la sobrerrepresentación de este tipo de casos en
la base de datos utilizada para la realización de la presente
investigación.
En resumen, esta investigación se postula como
una de las primeras aproximaciones empíricas llevadas a
cabo en España sobre el estudio de las características
diferenciadoras entre las desapariciones de adultos y las de
menores, así como la relación existente entre estas
características y el estado de salud en el que son localizados
los adultos y menores desaparecidos. Además, el desarrollo
de este tipo de investigaciones científicas favorecerá la
estandarización y protocolización de la respuesta inicial en
función de la evidencia ante casos de desapariciones por
parte de la Administración pública en España, tanto a nivel
preventivo como en el ámbito de la investigación policial.
V. REFERENCIAS
Australian Federal Police (2017). Myths and facts about missing
persons. Recuperado de:
https://missingpersons.gov.au/sites/default/files/PDF%20
%20Publications/NMPCC/Factsheets/17%20
%200905%20NMPCC%20Myths_and_Facts%20ENGLISH
.pdf
Bantry White., E & Montgomery, P. (2015). Dementia, walking
outdoors and getting lost: incidence, risk factors and
consequences from dementia-related police missing-person
reports. Aging Ment Health, 19(3), 224-30. Doi:
10.1080/13607863.2014.924091.
Biehal, N., Mitchell, F., & Wade, J. (2003). Lost from view: Missing
persons in the UK. Bristol: Policy Press.
Blackmore, K., Bossomaier, T., Foy, S., & Thomson, D. (2005).
Data mining of missing persons data. In Classification and
Clustering for Knowledge Discovery (pp. 305-314). Springer,
Berlin, Heidelberg.
Bonny, E., Almond, L., & Woolnough, P. (2016). Adult Missing
Persons: Can an Investigative Framework be Generated
Using Behavioural Themes?. Journal of Investigative Psychology
and Offender Profiling, 13(3), 296-312. Doi: 10.1002/jip.1459
Bowers, L. (2014). Safewards: A new model of conict and
containment on psychiatric wards. Journal of Psychiatric and
Mental Health Nursing, 21(6), 499508.
Doi:10.1111/jpm.12129
Bricknell, S. (2017). Missing persons: Who is at risk?. Australian
Institute of Criminology. Recuperado de:
https://www.aic.gov.au/sites/default/files/2020-
05/rr008_1.pdf
Buckley, M. (2012). Towards more effective missing women
investigations: Police relationships with victims families, the
community and the media. Report of the Missing Women
Commission of Inquiry. Canadá.
Canada’s Missing (CM) (2019). 2019 Fast Fact Sheet. Gobierno de
Canadá. Recuperado de:
https://www.canadasmissing.ca/pubs/2019/index-eng.htm
Crosland, K., & Dunlap, G. (2015). Running Away from Foster
Care: What do we Know and What do we do?. Journal of Child
and Family Studies 24: 16971706. Doi:10.1007/s10826-014-
9972-x.
Eales, N. (2017). Risky business? A study exploring the
relationship between harm and risk indicators in missing
adult incidents (Doctoral Thesis, PhD.). University of
Portsmouth. Portsmouth, United Kingdom.
España. Secretaría de Estado de Seguridad. Instrucción 14/2014,
por la que se regula el procedimiento para la activación y
funcionamiento del Sistema de Alerta Temprana por
Desaparición de Menores (ALERTA-MENOR
DESAPARECIDO). Ministerio del Interior. Recuperado de:
http://www.interior.gob.es/documents/642012/2181236/I
nstrucci%C3%B3n+S
ES+sistema+alerta+desaparecidos.pdf/7788b37d-ca8b-41f3-
ab74-588fcadb6ab4.
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |11
Finkelhor, D., Hammer, H., y Sedlak, A. (2002). Nonfamily
abducted children: National estimates and characteristics. US
Department of Justice. Recuperado de:
https://www.ncjrs.gov/pdffiles1/ojjdp/196467.pdf
Foy, S. (2006). Profiling missing persons within New South Wales (PhD
thesis). Charles Sturt University, Australia.
Foy, S. (2016). A Profile of Missing Persons: Some Key Findings for
Police Officers. En S.J. Morewitz, C. Sturdy Colls (Eds.),
Handbook of Missing Persons (p. 718). Cham: Springer
Fyfe, N., Stevenson, O., y Woolnough, P. (2015). Missing
persons: The processes and challenges of police
investigation. Policing and Society, 25(4), 409-425.
Doi:10.1080/10439463.2014.881812.
García-Barceló, N., González Álvarez, J.L., & Cereceda
Fernández-Oruña. (2020). Personas Desaparecidas: un estuido
piloto de casos. Centro Nacional de Desaparecidos, Ministerio
del Interior, España.
García-Barceló, N., González Álvarez, J.L., Ortigosa Juárez, A.,
& Cereceda Fernández-Oruña. (2020). Desapariciones con
desenlace fatal de etiología homicida en España. Centro Nacional de
Desaparecidos, Ministerio del Interior, España.
García-Barceló, N., González-Álvarez, J. L., Almond, L. &
Woolnough, P. (2020). Behavioural themes in Spanish
missing person cases: An empirical typology. Journal of
Investigative Psychology and Offender Profiling, 17, 3, 349-364. Doi:
https://doi.org/10.1002/jip.1562
García-Barceló, N., Tourís-López R. M. & González-Álvarez, J.
L. (2019). Personas desaparecidas: conveniencia de fomentar
la investigación científica en España. Boletín Criminológico, 183.
Gibb, G., y Woolnough, P. (2007). Missing Persons: Understanding,
planning, responding. Aberdeen: Grampian Police.
Greene, S. K., & Hayden, F. (2014). The cost of missing person
investigations: Implications for current debates. Policing: A
Journal of Policy and Practice, 8(1), 27-34. doi:
10.1093/police/pat036.
Hedges, C. (2017). Understanding and Managing Risk in the
Context of Missing Persons. A decision-making guide to help
assess the risk and urgency of a missing person case.
Recuperado de
https://www.icmec.org/wpcontent/uploads/2017/03/Risk2
016.pdf
Henderson, M., Kiernan, C., & Henderson, P. (2000). Missing
persons: incidence, issues and impacts. Australian Institute of
Criminology, (144), 1 -6.
Andreu, J. (2002). Las técnicas de análisis de contenido: Una revisión
actualizada. Fundación Centro de Estudios Andaluces.
España.
International Centre for Missing and Exploited Children. (2020).
2020 Impact Report. Recuperado de:
https://spark.adobe.com/page/XbosYUYJ4rWk6/
Huey, L., & Ferguson, L. (2020). ‘Going Missing’as a
Maladaptive Coping Behavior for Adults Experiencing
Strain. Deviant Behavior, 1-13.
James, M., Anderson, J., y Putt, J. (2008). Missing persons in
Australia. Canberra: Australian Institute of Criminology.
Kiepal, L., Carrington, P., & Dawson, M. (2012). Missing
Persons and Social Exclusion. Canadian Journal of Sociology 37:
137168. Doi: 10.29173/cjs10114
Kiernan, C., & Henderson, M. (2002). Missing persons: Extending
traditional policing boundaries to address a social issue. Paper to
Third Australasian women and policing conference: women
and policing globally, 2 - 23.
Larrañaga, L., Alfaro, M., García, N. y González, J. L. (2019).
Desapariciones y desenlaces suicidas. Un análisis del método,
entorno y desplazamiento. Behavior & Law Journal, 5(1), 9-
17.
Lazarus, R. S., y Folkman, S. (1984). Stress, appraisal, and coping.
New York: Springer.
Moon, B. (1995). Paradigms in migration research: exploring
'moorings' as schema. Progress in human geography, 19(4), 504-
524.
Morewitz, S. (2016). Runaway and Homeless Youth: New Research and
Clinical Perspective. Switzerland. Springer international
publishing. Doi:10.1007/978-3-319-30863-0.
National Crime Information Center (NCIC)- FBI (2019). Missing
person and unidentified person statistics. Criminal Justice
Information Service (CJIS). Recuperado de:
https://www.fbi.gov/file-repository/2019-ncic-missing-
person-and-unidentified-person-statistics.pdf/view
Newiss, G. (2004). Estimating the risk faced by missing persons:
A study of homicide victims as an example of an outcome-
based approach. International Journal of Police Science &
Management, 6(1), 27-36. Doi: 10.1350/ijps.6.1.27.34460
Newiss, G. (2006). Understanding the risk of going missing:
Estimating the risk of fatal outcomes in cancelled cases.
Policing: An International Journal of Police Strategies and
Management, 29(2), 246260.
Doi:10.1108/13639510610667655
Newiss, G. (2011). Learning from fatal disappearances. A report by
missing people. London: Missing People.
Newiss, G., & Greatbatch, I. (2019). The spatiality of men who
go missing on a night out: Implications for risk assessment
and search strategies. International Journal of Emergency Services,
9(2),p 153-166. Doi: https://doi.org/10.1108/IJES-03-2019-
0012
Payne, M. (1995). Understanding ‘going missing’: Issues for
social work and social services. The British Journal of Social
García, N., Rivero, M., Iglesias, M., Alcántara, C. & González, J. L. (2021). Perfiles de adultos y menores desaparecidos en España: Un análisis del estado de aparición. .
Behavior & Law Journal, 7(1), 1-12. DOI: 10.47442/blj.v7.i1.87
Fundación Universitaria Behavior & Law |12
Work, 25(3), 333348. Doi:
10.1093/oxfordjournals.bjsw.a056183
QSD Global. (2017). Notas sobre el encuentro de familiares de
desaparecidos. Fundación Europea por las Personas
Desaparecidas. España.
Sarkin, J. (2019). Why victimology should focus on all victims,
including all missing and disappeared persons. International
review of victimology, 25(2), 249-270.
Sedlak, A., Finkelhor, D., Hammer, H., y Schultz, D. J. (2002).
National estimates of missing children: An overview. U.S.
Department of Justice. Recuperado de:
https://www.ncjrs.gov/pdffiles1/ojjdp/196465.pdf
Shalev, K. (2011). Children who go missing repeatedly and their
involvement in crime. International Journal of Police Science and
Management, 13(1), 2936. Doi:10.1350/ijps.2011.13.1.197
Spanish Ministry of Interior. (2020). Informe de Personas
Desaparecidas España [Missing Persons Report- Spain]. Centro
Nacional de Desaparecidos. España.
Spanish Ministry of Interior. (2021). Informe de Personas
Desaparecidas España [Missing Persons Report- Spain]. Centro
Nacional de Desaparecidos. España.
Stevenson, E., & Thomas, S. (2018). A 10 year follow-up study
of young people reported missing to the police for the first
time in 2005. Journal of Youth Studies, 21(6), 115 Doi:
10.1080/13676261.2018.1468874
Sveticic, J. Too, L.S. & De Leo, D. (2012). Suicides by persons
reported as missing prior to death: a retrospective cohort
study. Doi:10.1136/bmjopen-2011-000607
Tarling, R., & Burrows, J. (2004). The nature and outcome of
going missing: the challenge of developing effective risk
assessment procedures. International Journal of Police Science &
Management, 6(1), 16-26. Doi: 10.1350/ijps.6.1.16.34459
Taylor, C., Woolnough, P., & Dickens, G. (2018). Adult missing
persons: a concept analysis, Psychology, Crime & Law, 1-24.
Doi: 10.1080/1068316X.2018.1529230.
Tyler, K. A., & Cauce, A. M. (2002). Perpetrators of early
physical and sexual abuse among homeless and runaway
adolescents. Child abuse & neglect, 26(12), 1261-1274. Doi:
10.1016/S0145-2134(02)00413-1.
Thompson, S., Bender, K., & J. Kim, J. (2011). Family Factors as
Predictors of Depression among Runaway Youth: Do Males
and Females Differ?. Child and Adolescent Social Work Journal
28, 3548. Doi:10.1007/s10560-010-0218-5.
Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia e International
Centre for Missing and Exploited Children. (2011). Niños
desaparecidos en Centroamérica: Investigación sobre prácticas y
legislación para la prevención y la recuperación. Recuperado de:
https://www.icmec.org/wp-
content/uploads/2015/10/Spanish-
Central_America_Missing_Children_Report__ES_.pdf
UNICEF. (2006). Convención sobre los Derechos del Niño. Fondo de
las Naciones Unidas para la Infancia. Recuperado de:
https://www.unicef.es/sites/unicef.es/files/comunicacion/
ConvencionsobrelosDerechosdelNino_0.pdf
Unión Europea. Recomendación del Consejo de Europa, de 9 de
diciembre de 2009 (CM/REC 2009/12) sobre sobre los
principios relativos a las personas desaparecidas y la
declaración de fallecimiento. Consejo de Europa. 9 de
diciembre de 2009, pp. 5-24.
Woolnough, P., Magar, E., & Gibb, G. (2019). Distinguishing
suicides of persons reported missing from those not reported
missing: a retrospective Scottish cohort study. BJPsych
Open, 5(1). Doi: https://doi.org/10.1192/bjo.2018.82
Woolnough, P. S., & Cunningham, S. (2021). Developmental
perspectives on the behaviour of missing children: exploring
changes from early childhood to adolescence. Psychology,
Crime and Law, 27(6), 539-
561. https://doi.org/10.1080/1068316X.2020.1837130
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Technical Report
Full-text available
A pesar de su baja prevalencia, los casos de desapariciones con desenlace fatal por causa homicida despiertan una gran alarma social, lo que genera una necesidad y reclamo de estudio por parte de la sociedad en aras de que estos aspectos se aborden y se sitúen con prioridad en la agenda política. Para abordar estas necesidades y ayudar a las FCSE en la respuesta hacia este tipo de casos, cabe preguntarse si existen aspectos que los caractericen. Para responder ante estas cuestiones y siguiendo los términos de cooperación CNDES-ICFS (UAM), se ha realizado un estudio pormenorizado y sobre el terreno de una muestra de casos de desapariciones en España en las que subyace un homicidio. Esta revisión pormenorizada ha consistido en a) la identificación, recopilación y estudio de la documentación policial (atestados) de una muestra de casos de desapariciones que hubieran terminado en homicidio de la persona desaparecida, y que hubieran sido esclarecidos; b) la entrevista personal con los agentes policiales que investigaron el caso, así como con los entornos de víctimas y agresores, y, en última instancia, con el agresor en prisión; y c) la elaboración de un informe técnico en el que se vaciaron los datos de los distintos casos y se mostraran los resultados de los análisis estadísticos de esos datos, a nivel descriptivo. Esta iniciativa se considera pionera en el ámbito europeo hasta el momento. A pesar de ser un estudio descriptivo, los resultados han permitido describir profundamente variables antes no conocidas sobre el fenómeno de las desapariciones con desenlace fatal de etiología homicida en nuestro país, facilitando así una mayor capacitación de los integrantes de las FCS que trabajen en esta materia. Además, este trabajo sirve como punto de partida para el desarrollo de futuras investigaciones con valor predictivo que mejoren (si cabe) la respuesta policial basada en la evidencia ante la denuncia de un caso de desaparición en el que se advierta desde el primer momento que subyace un homicidio y que permitan estimar las características más probables que puede tener el autor o autores de este (perfilado inductivo).
Technical Report
Full-text available
En España, cualquier tipo de desaparición con independencia de la motivación subyacente, es objeto de atención policial, por lo que se considera muy importante ayudar a las FCS a priorizar sus actuaciones sobre aquellos casos más graves: aquellas en las que la persona resulta lesionada o herida y, en la peor de las situaciones, fallecida. Para abordar estos retos, desde el Ministerio del Interior, se están llevando a cabo diferentes iniciativas. Una de éstas ha consistido en la contratación del Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad (ICFS) de la Universidad Autónoma de Madrid, como entidad académica y científica, para la recopilación de la documentación policial (atestados) de una muestra numerosa de casos reales, a nivel nacional, esclarecidos, y el posterior vaciado y análisis estadístico univariante, bivariante, y multivariante de los datos, en una iniciativa pionera hasta el momento en España.
Article
Full-text available
Las desapariciones son un fenómeno global que generan una gran alarma social y suponen una repercusión psicológica grave para los implicados. La mayoría de personas desaparecidas son localizadas en menos de 24 horas en buen estado de salud. No obstante, un pequeño porcentaje se asocia con un desenlace fatal, siendo el suicidio la principal causa de muerte. El trabajo actual se centra en el estudio de las desapariciones con desenlace suicida en función del sexo y la edad de la persona desaparecida. Para ello, se ha realizado un análisis del método empleado, entorno utilizado y distancia recorrida por la persona, intentando establecer si existe una asociación entre las variables. Los resultados muestran que los hombres tienden a utilizar el ahorcamiento y los entornos boscosos, desplazándose mayores distancias, mientras que las mujeres recorren una menor distancia destacando la sobredosis como método predilecto. No se han encontrado resultados concluyentes en cuanto a método y entorno según la edad del individuo pero si se ha observado que la distancia recorrida es menor cuanto mayor edad tiene el desaparecido. Este estudio supone un aumento del conocimiento empírico en torno a las desapariciones de etiología suicida, aportando información que pueda ser utilizada en las estrategias preventivas, así como de actuación policial.
Article
Full-text available
The high number of missing persons reports, which is globally reported each year, explains the interest in conducting research in this field. The missing persons phenomenon is complex and multifaceted, and therefore it requires an appropriate response from the involved institutions. One of the main law enforcement challenges in the investigation of missing persons is to develop risk assessment tools for harm and fatal outcomes, which are effective, acceptable and easy to use. Promoting research among multidisciplinary professionals is essential to accomplish in-depth research, allowing to address the phenomenon’s description and the identification of risk factors, as well as to encourage the development of tools and the improvement of the current risk assessment system.
Article
Full-text available
Background Understanding what distinguishes the suicide of individuals reported missing (missing-suicides) from those of individuals not reported missing (other-suicides) may have preventative and/or operational utility and inform our knowledge of suicide. Aims To assess whether specific epidemiological, sociodemographic or circumstantial characteristics differ between individuals reported missing and those not reported missing who take their own life. Method Content analysis of Scottish Police Death Reports, detailing 160 suicides/undetermined deaths over a 3-year period in the North-East of Scotland. Results Those in the missing-suicide group were more likely to be older but did not differ from the other-suicide group on any other epidemiological or sociodemographic characteristics. Individuals in the other-suicide group were more likely to be found inadvertently by people known to them. The missing-suicide group took longer to find and were more likely to be located in natural outdoor locations by police/searchers or members of the public. Conclusions Individuals who die by suicide and who are reported as a missing person differ from those not reported as missing in terms of factors relating to location and how they are found but not epidemiological or sociodemographic characteristics. Declaration of interest None.
Article
Despite the inherent vulnerability of missing children and the associated emotional intensity for those affected, there has been no academic exploration of child development and missing behaviour. The current enquiry comprised an examination of police case records to determine how the circumstances and behaviour of missing children varies across early childhood (2–6 years; n = 79; 10.3%), middle childhood (7–11 years; n = 175; 22.9%), and adolescence (12–17 years; n = 512; 66.9%). Children were more likely to go missing in adolescence than early or middle childhood, and more boys than girls were reported missing before adolescence, with the opposite pattern found during adolescence. Adolescents travelled further, took public transport more, and were more likely to be accompanied than those in the younger age groups. Children in the youngest age group were more likely to go missing unintentionally, whereas adolescents were more likely to run away intentionally. Based on these findings it is argued that developmentally informed understanding should contribute to future strategies for preventing and responding to missing children.
Article
The high number of missing person reports that occur globally each year highlights the need for research in this academically neglected field. This research focuses on establishing whether there are different scenarios or behavioural themes that consistently appear in missing person cases in Spain, which could assist the police investigation process. A representative sample of 341 missing person police reports was collated and up to 27 behaviours , which occur during the disappearance, have been codified, as well as circumstances surrounding the case. Through multidimensional scaling four behav-ioural themes have been identified: intentional-escape, intentional-dysfunctional, unintentional-accidental, and forced-criminal. These findings entail implications, both in terms of prevention and in the scope of police investigations. Specifically, this research is considered a key step in the development of: (a) a predictive risk assessment system for harmed or deceased outcomes, and (b) in-depth review of forced-criminal disappearances that concur with homicide. K E Y W O R D S behavioural themes, missing persons, multidimensional scaling, typology
Article
This study applied the Threat Appraisal and Coping Theory to explore the mechanisms influencing a person to go missing. We examined the negative emotions and stressors – proximate stressors/stressful events, underlying life stressors, emotional states, and other dysfunctional behaviors – of adults who were reported as missing from 2014-2018. Our results indicate that missing persons experience significant underlying life stressors, stressful situations, and proximate stressors that can ‘trigger’ a missing episode. We also found that most missing adults are described as facing negative emotions, such as anger, and engaging in maladaptive behaviors, such as drug and alcohol use, that are related to these events. These findings, we suggest, highlight that affectual and individual-level mechanisms are influential factors contributing to why adults go missing. Lastly, it was revealed that missing adults are commonly reported as experiencing strains and stressors in their personal relationships, indicating that this phenomenon may be attenuated through social support as an adaptive coping resource. Through these results, we can begin to understand missingness as driven by a negative event, stressor, or emotion in which the person engages in the maladaptive coping behavior of ‘going missing’ as a way to escape the situation and achieve some level of emotional or cognitive distance.
Article
Purpose The purpose of this paper is to quantify the risk of fatality for men who are reported missing following a night out. Additionally, the paper aimed to develop search heuristics to inform the development of search strategies, through an examination of the key geographical points involved in these cases. Design/methodology/approach Cases were identified, and data collected, from online media sources supplemented with a request to UK police forces and a search of the UK Missing Persons Unit database. In total, 96 cases which occurred over a five-and-a-half-year period in the UK were included. The study compares the profile of fatalities that result from disappearances occurring in different types of geographical area. Location data were georeferenced allowing Euclidean distances between geographical locations to be generated. Findings In total, 60 per cent of disappearances lasting longer than 48 h resulted in fatality, rising to almost all cases after three days missing. In 89 per cent of cases bodies are recovered from water; 11 per cent on land after the individual died from a fall, hypothermia or a drugs overdose. Practical implications Search strategies can be informed by a consideration of the type of area the person was socialising (high night-time economy through to rural areas) and the geography of subsequent sightings. Originality/value In focusing on the specific circumstances of a disappearance rather than an individual’s personal characteristics, the paper offers an innovative approach to understanding risk (i.e. what is the likelihood of a particular outcome occurring) and the development of heuristics for search strategies in missing person cases.
Article
This article examines issues concerning the scope and role of victimology specifically as far as they relate to missing and disappeared persons. It argues that victimology ought to have a greater effect on the world by dealing with more victims, and that it should not be a solely academic discipline. It is contended that victimology should confront the real issues that arise for the victims after the crimes they suffer, and thus it needs to play a far more pragmatic, practical role. It is reasoned that broadening the study of who victims are, how they become victims and how their fate and suffering could have been avoided will also have a meaningful effect. This is also true regarding what can be done to reduce the numbers of (potential) victims. The article specifically calls on victimology to deal with victims who have gone missing. It argues that even amongst victimologists studying the widest variety of affected victims, there is almost no focus on the missing. The article goes into detail about who the missing are, and analyses the circumstances surrounding missing persons, whether as a result of war, human rights abuses such as enforced disappearances, or disasters, organized violence, migration and many more. The article also touches upon the processes of finding missing persons and considers their legal, technical and societal implications.