Technical ReportPDF Available

Abstract and Figures

El presente informe analiza el panorama de la actividad huelguista en Chile durante el 2020, examinando su comportamiento general y el impacto que ha tenido la pandemia de COVID-19 en ella. Para ello, utiliza los datos nuevos del Observatorio de Huelgas Laborales (OHL), iniciativa de las Facultades de Economía y Negocios y de Ciencias Sociales de la Universidad Alberto Hurtado (UAH) y del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social - COES - ANID/FONDAP/15130009.
Content may be subject to copyright.
Francisca Gutiérrez
Rodrigo Medel
Domingo Pérez
Pablo Pérez
Diego Velásquez
2020
INFORME DE
Huelgas
Laborales
en Chile
2020
2
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
Índice de Contenidos
Resumen ejecutivo .......................................................3
Glosario básico ..........................................................4
1. Introducción ..........................................................5
2. Antecedentes del impacto de la pandemia COVID-19 en el trabajo .............6
3. Huelgas en Chile .......................................................8
3.1 Balance general .........................................................8
3.2 Distinción según tamaño de empresa, tácticas y demandas .................14
3.3 Características geográficas y sectoriales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
4. Impacto de las suspensiones laborales y la conversión al teletrabajo ...........
en la actividad huelguista ..............................................20
4.1 Suspensiones laborales y huelgas ....................................... 20
4.2 Teletrabajo y huelgas ...................................................23
5. Conclusiones .........................................................27
Referencias ............................................................28
Autores:
Francisca Gutiérrez Investigadora asociada COES
y profesora asistente FEN UAH, ex directora del
Observatorio de Huelgas Laborales COES-UAH.
Rodrigo Medel investigador del Observatorio de
Huelgas Laborales COES-UAH y académico del
departamento de Política y Gobierno de la UAH.
Domingo Pérez investigador del Observatorio de
Huelgas Laborales COES-UAH, coinvestigador del
Fondecyt Regular Nº1150860.
Pablo Pérez Investigador adjunto COES, Director
del Observatorio de Huelgas Laborales COES-UAH,
Profesor Asistente Depto. Sociología de la UAH.
Diego Velásquez investigador asociado del
Observatorio de Huelgas Laborales COES-UAH
e investigador en el Centro de Análisis de las
Organizaciones y las Relaciones Laborales de la UAH.
Se agradece la contribución de:
Adrián Ulloa
Licenciado en Ciencias Políticas, UAH.
Gino Ocampo
Sociólogo UAH.
Lennin González
Estudiante Ingeniería Comercial, UAH.
Dirección:
Pablo Pérez
Los Navegantes 1963
Providencia - RM
comunicaciones@coes.cl
www.coes.cl
3
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Resumen ejecutivo
El presente informe analiza el panorama de la actividad huelguista en Chile durante el 2020,
examinando su comportamiento general y el impacto que ha tenido la pandemia de CO-
VID-19 en ella.
Siete son los hallazgos más importantes en informe:
Primero, entre 2019 y 2020 el número de huelgas totales descendió casi un 50% (de 430
en 2019 a 246 en 2020)
Segundo, las huelgas extra-legales siguen siendo superiores en volumen a las huelgas lega-
les (144 vs. 102), pero con una proporción menor a la observada los años 2017, 2018 y 2019.
Tercero, durante 2020 la duración de las huelgas legales aumentó respecto del año anterior,
marcando su mayor nivel desde que el OHL registra este dato. A su vez, la duración de las
huelgas extra-legales no sólo fue menor, sino que se acortó durante el 2020.
Cuarto, el uso de tácticas convencionales o culturales en las huelgas aumentó significati-
vamente desde el registro iniciado en 2010. En 2020, el uso de estas tácticas representó el
66% del total de tácticas.
Quinto, las demandas remuneracionales siguieron siendo la principal causa de las huelgas.
De hecho, ellas elevaron su proporción respecto al periodo 2016-2019, alcanzando el 63%
de los registros.
Sexto, se aprecia una distribución geográfica desigual de las huelgas según legalidad. Hay
regiones del país–II, III, Metropolitana, VI, VII y XIV–que tienen una proporción de huelgas
legales que es mayor al resto.
Por último, se observa que la pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto negativo en la
conflictividad laboral en Chile. Esto se expresa de dos maneras. Por una parte, las ramas
económicas con mayor porcentaje de trabajadores suspendidos en virtud de la Ley de
Protección del Empleo presentan un menor número de días-personas de trabajo perdido.
Por otra parte, las ramas económicas con mayor conversión al teletrabajo poseen un menor
número de huelgas.
4
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Glosario básico
Huelga: Toda disrupción deliberada del proceso de trabajo, organizada por un grupo de
trabajadores/as, para el logro de una reivindicación común.
Negociación colectiva reglada: Corresponde a la negociación entre trabajadores/as y em-
pleador/a que se efectúa con sujeción a todas y cada una de las normas de carácter proce-
sal establecidas en el Libro IV del Código del Trabajo y da lugar a los derechos, prerroga-
tivas y obligaciones previstas en dicho cuerpo legal resolviéndose a través de un contrato
colectivo o un fallo arbitral. Este tipo de negociación contempla la posibilidad que los/as
trabajadores/as recurran a la huelga.
Huelga legal: Corresponden a aquellas huelgas que se realizan en el marco de la negocia-
ción colectiva reglada. Este tipo de huelgas son reglamentadas por el Código del Trabajo y
contabilizadas por la Dirección del Trabajo de Chile.
Huelga extra-legal: Son aquellas huelgas que son realizadas por fuera del marco de la ne-
gociación colectiva reglada. También son conocidas como huelgas ilegales o huelgas de
hecho.
Trabajadores comprometidos (TC): Es la cantidad de trabajadores/as que participaron en
una huelga.
Promedio de Trabajadores Comprometidos (PTC): Corresponde a la suma total de traba-
jadores/as comprometidos/as en el año, dividido por el total de huelgas registradas para el
mismo período.
Días perdidos (DDPP): Días de trabajo perdidos, producto de la duración de la huelga. Se
analiza si sábado o domingo es día de trabajo según la naturaleza de la empresa o sector
económico.
Días-Persona de Trabajo Perdidos (DPTP): Es un indicador del costo económico de las
huelgas para la empresa. Se calcula multiplicando la cantidad de trabajadores/as compro-
metidos/as en la huelga por los días de trabajo perdidos, descontando los días no hábiles.
Así, por ejemplo, si 20 trabajadores/as estuvieron 3 días hábiles en huelga, generaron un
DPTP de magnitud 60. En este informe, este indicador se presenta calculado por cada
100.000 trabajadores
Tácticas: Son acciones complementarias a la huelga que se realizan para visibilizar la causa
o maximizar las oportunidades de éxito de la huelga.
5
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
1. Introducción
La pandemia de COVID-19 cambió sustancialmente el panorama laboral en el mundo. Pér-
didas masivas de empleo, reducción de horas de trabajo, extensión del teletrabajo y cre-
cimiento exponencial de formas de empleos atípicos como el trabajo de plataformas son
algunas de las tendencias observadas a nivel mundial. Pero el efecto sobre los trabajadores
no ha sido parejo: la pandemia ha hecho evidente las desigualdades existentes en materia
de recursos y capacidad de los Estados para hacer frente a las crisis económicas y asegurar
condiciones mínimas para sus trabajadores. América Latina y el Caribe han sido una de las
regiones más afectadas en esta contingencia, con una pérdida de más de 34 millones de
empleos (OIT, 2020). En el caso particular de Chile, el PIB sufrió una contracción de 6% entre
marzo y diciembre del 2020. A esto se sumó la suspensión de más 800.000 contratos de
trabajo durante el mismo año, posibilidad que el gobierno otorgó a las empresas a través de
la promulgación de la llamada “Ley de Protección al Empleo”. En paralelo, muchas empresas
del país recurrieron al teletrabajo para continuar funcionando durante los periodos de cua-
rentena. Para muchos trabajadores, especialmente mujeres trabajadoras, esto implicó una
intensificación de la carga laboral y dificultades para conciliar trabajo y familia. ¿Cómo han
afectado estas transformaciones a los patrones de conflicto laboral observados en el país?
El presente informe busca responder esta pregunta a partir del análisis de la actividad huel-
guista, una de las expresiones más evidentes de la conflictividad en las relaciones laborales.
Para ello, utiliza los datos nuevos del Observatorio de Huelgas Laborales (OHL), iniciativa del
Centro de Estudios del Conflicto y la Cohesión Social (COES) y las Facultades de Economía y
Negocios y de Ciencias Sociales de la Universidad Alberto Hurtado (UAH) que surgió el 2014
para mejorar la información existente sobre huelgas, y así complejizar el análisis de la conflic-
tividad laboral en el país. En efecto, a diferencia de la Dirección del Trabajo y otras instancias
académicas con fines similares, el OHL ha desarrollado una metodología propia basada en la
revisión sistemática de prensa que le ha permitido recolectar datos sobre huelgas “extra-le-
gales” que ocurren por fuera del proceso de negociación colectiva reglada y que han sido
tradicionalmente excluidas del análisis de la conflictividad laboral1.
En los informes anteriores, el OHL ha sostenido la tesis que desde el año 2006 el país inició
un nuevo ciclo de protesta social que se expresó especialmente en el aumento del número
de huelgas laborales (OHL, 2016). Este aumento ocurrió en el marco de un fortalecimiento
de la sindicalización, un ciclo económico positivo y la revitalización de la movilización social
en general (Medel y Pérez, 2017; OHL, 2020). La reforma laboral implementada en el 2017
no sólo hizo poco por extender los derechos a huelga, negociación colectiva y sindicaliza-
ción (Pérez Ahumada, 2021), sino también que, contrariamente a las expectativas de quie-
nes se opusieron a ella, redujo levemente el número de huelgas en los años inmediatamente
posteriores a su aplicación. Sin embargo, la actividad huelguista se recuperó el 2019, tanto
como resultado del estallido social de octubre como por procesos de más larga data que
justifican el ciclo de movilización señalado previamente.
Este informe presenta estadísticas generales de los niveles de conflicto laboral en Chile. Con ello,
se busca analizar si la pandemia ha afectado el ciclo de movilización laboral identificado en in-
formes anteriores y, de ser así, en qué medida lo ha hecho. El documento está dividido en 5 par-
tes. Luego de esta introducción (sección 1), la sección 2 hace una breve revisión de los efectos
que ha tenido la pandemia COVID-19 en el empleo. Siguiendo la lógica de informes anteriores,
la sección 3 muestra el panorama general de la actividad huelguista en Chile, mientras que la
sección 4 presenta evidencia sobre cómo las medidas tomadas durante la pandemia –particu-
larmente, suspensión de contratos y conversión al teletrabajo– afectaron el patrón de huelgas
durante 2020. Finalmente, la sección 5 presenta las conclusiones generales del informe.
1.- Para detalles sobre la metodología, ver “Instructivo metodológico”, disponible en https://observatoriodehuelgas.cl
6
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
2. Antecedentes del impacto de la pandemia COVID-19
en el trabajo
El impacto que el virus ha generado en la economía marca un hito en la historia mundial. Se-
gún el Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB de América Latina el 2020 experimentó
una contracción del -9,4%. En el caso del empleo, la Organización Internacional de Trabajo
(OIT, 2020) estimó que las horas trabajadas se redujeron en un 8,8% en el mundo, mien-
tras que los ingresos se redujeron en un 8,3%. El impacto fue especialmente importante en
América Latina y el Caribe, en donde 34 millones de empleos se perdieron por la crisis. Esto
afectó especialmente a mujeres, trabajadores/as jóvenes (menores a 24 años) y migrantes,
aumentando las desigualdades en el mercado de trabajo observadas antes de la pandemia.
A modo de ilustración, el Mapa 2.1 muestra el porcentaje de horas perdidas en una cartogra-
fía global elaborado por la OIT. Al comparar entre regiones, se observa que América Latina
perdió más horas de trabajo que el resto de regiones del mundo.
Mapa 2.1. Porcentaje de horas de trabajo perdidas en el mundo en 2020
relativas al último cuarto del 2019
Fuente: ILO (2021).
América Latina también presentó una mayor tasa de desempleo e inactividad2. Como es de
esperar, los grupos más vulnerables son quienes sufrieron en mayor medida las consecuencias
económicas de la pandemia: los segmentos más afectados por el desempleo fueron los tra-
bajadores informales, con bajos niveles de calificación, jóvenes y mujeres (Weller et al., 2020).
Chile no estuvo exento de estos problemas. En el trimestre junio-agosto de 2020, la baja
en la ocupación giró en torno al 20%. Además, aumentó el desempleo y disminuyó la parti-
cipación –especialmente la de mujeres– en el mercado del trabajo (OIT, 2020). Un estudio
realizado en Chile comprobó que existe una fuerte relación entre condiciones laborales
2.- El desempleo se refiere a aquellas personas que perdieron su trabajo, pero se mantienen en busca de uno
nuevo. La inactividad corresponde a aquellas personas que perdieron su empleo, pero dejaron de buscar uno
nuevo, dejando así de participar del mercado laboral. En el caso de quienes sufrieron pérdida de horas de trabajo,
mantienen su relación laboral.
7
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
precarias, responsabilidades familiares y la transición al trabajo de cuidados. Según este es-
tudio, esto dejó a las mujeres desempleadas con niños/as en una situación de dependencia
económica respecto de sus parejas (Rivera y Castro, 2021).
Respecto a la forma en que las empresas enfrentaron la crisis, se observan diferencias entre
los distintos países de la región. De acuerdo a un estudio en conjunto entre la Comisión
Económica Para América Latina y el Caribe y la OIT (CEPAL/OIT, 2020), Chile presentó una
mayor disminución de la producción y ventas que el resto de países de la región en el mes
de abril –el 69% de las empresas se vieron afectadas–.
Ahora bien, el COVID-19 no sólo impactó sobre el empleo, sino que también aceleró las
transformaciones productivas que venían ocurriendo con anterioridad en el mundo (Boc-
cardo, 2020). En primer lugar, con la pandemia quedó en evidencia la importancia de los
procesos de trabajo basados en plataformas como Uber Eats o Corner Shop. El problema
recae en que este tipo de empleos se caracteriza por su precariedad con bajos salarios,
alto grado de informalidad, malas condiciones de seguridad, escaso acceso a la seguridad
social, imposibilidad de sindicalización, entre otras características (Arias et al., 2020; Boc-
cardo, 2020). En segundo lugar, se aceleró la inversión e implementación de tecnología en
las empresas. Esto se explica tanto por la necesidad de salvaguardar las condiciones de
seguridad y salud como por la necesidad de asegurar la productividad. En ese contexto, la
logística y el transporte son sectores que se visto un fuerte aumento de este tipo de inver-
siones (Boccardo, 2020). En tercer lugar, se implementaron cambios en la organización de
la producción. Según un estudio de CEPAL/OIT (2020), en América Latina las empresas en
su mayoría incorporaron medidas sanitarias, mientras que, en menor medida, incorporaron
o potenciaron ventas o servicios en línea. Por último, otra modalidad muy utilizada fue el
teletrabajo. Como ocurre a nivel global, el trabajo a distancia acarrea problemas relacio-
nados a la conexión constante, dificultando la separación entre las horas de trabajo y de
descanso, donde se entremezclan el trabajo asalariado con el doméstico y de cuidados,
junto con aspectos materiales como la definición sobre quién provee el servicio de internet
y computadores, o sobre el espacio físico donde se realiza el trabajo en la vivienda.
El escenario descrito tuvo como contraparte huelgas y protestas en sectores laborales par-
ticularmente afectados por el aumento de la presión operativa y el riesgo de infección con
COVID-19. Sectores como los de atención médica y enfermería, almacenamiento, empresas
de venta por correo y logística, transporte de pasajeros y producción de alimentos, han sido
algunos de los que han mostrado mayor actividad huelguista a nivel global (Azzellini, 2021).
Las paralizaciones de trabajadores de plataformas digitales también ganaron visibilidad en
el mundo durante la pandemia, a pesar de los obstáculos que plantea el proceso de trabajo
en este sector a la organización de sus trabajadores. En el caso de América Latina, el 2020
fue escenario de más de cuatro paros internacionales que sumaron repartidores de Uber
Eats, Rappi, iFood, Glovo y otras plataformas en Argentina, Ecuador, Chile, México y Brasil
(Howson et. al., 2020; Gutiérrez-Crocco y Atzeni, 2021). Estas movilizaciones responden a
que, si bien la actividad de los repartidores de plataformas ha sido definida como esencial,
esta se ha vuelto más precaria durante la crisis sanitaria debido a la situación contractual
de estos trabajadores y la intensificación del control de las plataformas sobre su trabajo
(Gutiérrez-Crocco y Atzeni, 2021).
De todas formas, aún se requiere mayor investigación para estimar con mayor precisión el
efecto de la pandemia del COVID-19 sobre la conflictividad laboral. Para ello, el presente
informe entregará, además de su análisis tradicional, información en profundidad sobre el
impacto de la pandemia en la actividad huelguista en Chile.
8
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
3. Huelgas en Chile
3.1 Balance general
La Figura 3.1 muestra el número de huelgas ocurridas en el país entre 1990 y 2020. Esta fi-
gura indica que en 2020 el número de huelgas disminuyó ostensiblemente en comparación
a 2019. Si en este último año hubo alrededor de 430 huelgas, durante 2020 sólo hubo 246.
Esta esta reducción es notoria y se explica en gran medida como efecto de la pandemia
(ver abajo). Sin embargo, a pesar de eso, el número de huelgas siguió siendo superior al
observado a mediados de los 2000, cuando la actividad huelguista llegó a su punto más
bajo desde por lo menos el retorno a la democracia.
Figura 3.1. Número total de huelgas por año
450
400
350
NÚMERO DE HUELGAS
300
250
200
321
1990
1991
1992
1993
1994
297
1995
1996
1997
1998
1999
235
2000
2001
2002
2003
2004
186
2005
2006
2007
2008
2009
2011
236
2010
2012
2013
2014
384
2015
2016
2017
2018
2019
246
2020
9
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Siguiendo la lógica de informes anteriores, la Figura 3.2 presenta el número de huelgas
divididos según legalidad. Los datos de la figura confirman una tendencia observada des-
de 2015, a saber: el número de huelgas extra-legales es mayor al de las legales. Así, por
ejemplo, de las 246 huelgas contabilizadas en 2020, el 59 % de ellas (144 huelgas) fueron
extra-legales, mientras que el resto de ellas (41%, correspondiente a 102 huelgas) fueron
huelgas legales.
Figura 3.2. Número de huelgas por legalidad
300
250
200
150
100
NÚMERO DE HUELGAS
LEGAL EXTRA-LEGAL
123
112
2000
2001
2002
2003
2004
101
85
2005
2006
2007
2008
2009
132
104
2010
2011
2012
2013
2014
178
206
2015
2016
2017
2018
2019
102
144
2020
10
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Un aspecto que debe ser notado en 2020 es el cambio observado dentro de las huelgas
extra-legales. Como se ha repetido en informes anteriores, estas huelgas incluyen tanto a
las huelgas no reguladas del sector privado como a todas las huelgas del sector público.
Al hacer esa distinción, la Figura 3.3 muestra que durante 2020 la mayoría de las huelgas
extra-legales fueron huelgas no reguladas en el sector privado. Así, del total de 144 huelgas
extra-legales registradas en 2020, el 68% de ellas (98 huelgas) correspondió a casos del
sector privado.
Figura 3.3. Número de huelgas por sector y legalidad
200
150
100
50
0
NÚMERO DE HUELGAS
PÚBLICO PRIVADO EXTRA-LEGALPRIVADOLEGAL
18
94
2000
123
2001
2002
2003
2004
28
57
2005
101
2006
2007
2008
2009
59
45
2010
132
2011
2012
2013
2014
118
87
2015
178
2016
2017
2018
2019
46
98
2020
102
11
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
La Figura 3.4 muestra el promedio de trabajadores comprometidos (TC) por huelga en el
periodo 1990-2020 para el sector privado de la economía. Como se observa, históricamen-
te ha habido un predominio de trabajadores movilizados por medio de huelgas extra-lega-
les. Esto ha configurado una de las características centrales de la anatomía de la huelga no
institucional en Chile: una paralización que no cuenta con el respaldo de la institucionalidad,
pero que basa su éxito en el poder de los números (Pérez, Medel y Velásquez, 2017). Dicha
tendencia sufre un quiebre importante el año 2019 que se prolonga para el 2020, donde por
primera vez en la serie el porcentaje de TC promedio movilizados en huelgas legales iguala
al de las huelgas no legales. Si se observa el detalle, se puede ver que el 2020 dicha excep-
cionalidad no responde a disminución del promedio de TC en general, sino que se trata de
una baja en la movilización específicamente de la huelga extralegal.
Más allá de la diversidad de factores que puede estar condicionando este fenómeno, una
hipótesis es que dicha baja responda a un peor escenario socioeconómico por la pandemia.
Esto estaría generando un repliegue de los trabajadores que corren más riesgo en sus mo-
vilizaciones, es decir, aquellos que se mueven sin el fuero de la negociación colectiva. Así,
en el 2020, los TC promedio de las huelgas extra-legales decaen hacia sus niveles mínimos
históricos desde el retorno a la democracia, mientras que las huelgas legales mantienen la
tendencia histórica de los TC promedio.
Figura 3.4. Promedio TC por año
3000
2500
2000
1500
1000
500
0
MEDIA TRABAJADORES COMPROMETIDOS
38%
1990
62%
26%
1991
74%
12%
1992
88%
33%
1993
67% 28%
1994
72%
5%
1995
95%
19%
1996
81%
9%
1997
91%
20%
1998
80%
14%
1999
86%
25%
2000
75%
30%
2001
70% 33%
2002
67%
16%
2003
84% 19%
2004
81%
34%
2005
66%
23%
2006
77%
13%
2007
87% 15%
2008
85% 18%
2009
82%
5%
2011
95%
12%
2010
88%
7%
2012
93%
7%
2013
93%
12%
2014
88% 9%
2015
91%
23%
2016
77%
34%
2017
66%
18%
2018
82%
50%
2019
50% 50%
2020
50%
LEGAL EXTRA-LEGAL
12
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Por su parte, al analizar la variación mensual de las huelgas registradas en 2020 (Figura
3.5), es posible observar que la mayoría de las huelgas (legales o extra-legales) ocurrió en
los últimos cuatro meses del año, salvo el mes de marzo donde el número de huelgas fue
también alto.
Figura 3.5. Número y porcentaje de huelgas según mes de inicio y legalidad
30
25
20
15
10
5
0
NÚMERO DE HUELGAS
47.4%
31.6%
ENERO
21.1%
80%
FEBRERO
20%
15.4%
7.7 %
MARZO
76.9% 16.7%
33.3%
ABRIL
50%
64.3%
14.3%
MAYO
21.4%
26.1%
4.3%
JUNIO
69.6%
47.8%
17.4%
JULIO
34.8% 66.7%
22.2%
AGOSTO
11.1%
53.6%
21.4%
SEPTIEMBRE
25%
62.5%
20.8%
OCTUBRE
16.7%
31%
34.5%
NOVIEMBRE
34.5%
39.3%
7.1 %
DICIEMBRE
53.6%
PÚBLICO PRIVADO EXTRA-LEGALPRIVADO LEGAL
13
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
La Figura 3.6 muestra la duración de días promedio de cada tipo de huelgas entre 1990 y
2020. A pesar de variaciones importantes, la tendencia general se ha mantenido en gran
medida estable: las huelgas legales (del sector privado) tienden a durar mucho más que
las huelgas extra-legales, sean éstas del sector público o privado. Es interesante notar que
la brecha en la duración de las huelgas se ha incrementado desde mediados de la década
pasada. En el 2020, las huelgas legales registraron una duración promedio de 12,4 días, el
valor máximo de toda la serie. Por el contrario, en el 2020 la duración promedio de las huel-
gas extra-legales del sector privado fue de sólo 1,8 días, uno de los promedios más bajos
de toda la serie.
Figura 3.6. Promedio de días perdidos en huelga según sector y legalidad
12.5
10.0
7.5
5.0
2.5
DÍAS DE DURACIÓN PROMEDIO
PÚBLICO PRIVADO EXTRA-LEGALPRIVADOLEGAL
3.7
3.8
1990
11,7
1991
1992
1993
1994
1,7
9.4
1995
9.6
1996
1997
1998
1999
2.8
1.7
2000
2001
2002
2003
2004
2006
2007
2008
2009
3.3
3.9
2010
9.9
2011
2012
2013
2014
4.9
4
2015
11.9
2016
2017
2018
2019
2.9
1.8
2020
12.4
1.1
2005
8.2
1.9
7.9
14
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
3.2 Distinción según tamaño de empresa, tácticas y demandas
El 2020, se confirma la tendencia histórica según la cual la mayor parte de las huelgas ocu-
rren en las grandes empresas (77%) (ver Figura 3.7). No obstante, al igual que en el 2019
y en comparación con el periodo 2010-2018, el último año se observó una reducción de la
brecha entre las huelgas ocurridas en las micro y pequeñas empresas, y las que tuvieron
lugar en las medianas empresas.
Figura 3.7. Porcentaje de huelgas según tamaño de empresa
80%
60%
40%
20%
0%
PORCENTAJE DE HUELGAS
12.6%
2010
14.7%
72.7%
8.8%
2011
16.4%
74.9%
7.2%
2012
14.9%
77.9%
7.6%
2013
12.9%
79.5%
7.1%
2014
13.3%
79.6%
5.8%
2015
13.6%
80.6%
9.4%
2016
19.1%
71.5%
7.2%
2017
15.8%
77.0%
5.4%
2018
18.9%
75.7%
11.6%
2019
7.6%
80.8%
10.9%
2020
11.8%
77.3%
MYPE MEDIANA GRAN EMPRESA
15
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Al examinar las tácticas utilizadas durante las huelgas, entre el 2010-2020 para el sector
privado de la economía, se observan algunos cambios importantes durante el 2020. La Fi-
gura 3.8 muestra que este año, la gran mayoría de los y las trabajadoras en huelga recurrió
a tácticas complementarias para aumentar el impacto de la huelga. En el 66% de los casos,
utilizaron tácticas convencionales o culturales, el porcentaje más alto registrado desde el
2010. Por el contrario, el 2020 fue el año en el que se registró un menor porcentaje de huel-
gas con tácticas disruptivas (ellas se ocuparon en menos del 7% de los casos).
Figura 3.8. Número y porcentaje de huelgas según tácticas desplegadas
80%
60%
40%
20%
0%
PORCENTAJE DE HUELGAS
45.2%
44.1%
8.5%
2.3%
2010
38.8% 48.6%
11.7%
0.9%
2011
37.1%
42.5%
17.9%
2.5%
2012
34.5% 46.2%
17.2%
2.1%
2013
56.2%
31.2%
9.8%
2.9%
2014
50.6%
28.3%
17.0%
4.2%
2015
32.6% 44.5%
20.9%
2.0%
2016
29.6% 55.6%
13.4%
1.4%
2017
35.5%43.2%
18.9%
2.4%
2018
38.1% 47.0%
14.6%
0.4%
2019
25.0% 66.0%
7.0 %
2.0%
2020
SIN TACTICAS
COMPLEMENTARIAS CONVENCIONALES
O CULTURALES DISRUPTIVAS VIOLENTAS
16
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Por su parte, la Figura 3.9 muestra la evolución de las demandas en las huelgas entre el
2010-2020 para el sector privado de la economía. Siguiendo la tendencia notada en infor-
mes previos, la gran mayoría de las huelgas se estructuran en torno a demandas por remu-
neraciones. En nuestro informe del año pasado se observó que durante el 2019 las huelgas
basadas en demandas por remuneraciones habían disminuido ostensiblemente respecto a
los años anteriores. Dicha disminución coincidía con un crecimiento de las huelgas basadas
en demandas por mejores condiciones de trabajo y especialmente por mejoras en la orga-
nización del trabajo (OHL 2020). Los datos para 2020 muestran una reversión del cambio
observado en 2019. En 2020, el porcentaje de huelgas basadas en remuneraciones volvió
crecer ostensiblemente (dicho porcentaje pasó de ser el 44% en 2019 a ser el 63% en 2020),
mientras que el porcentaje de huelgas basadas en demandas por una mejor organización
disminuyó de modo significativo (éste bajó del 30% en 2019 al 11% en 2020). Por su parte
en 2020 el porcentaje de huelgas basadas en demandas por mejores condiciones laborales
aumentó a el 18%, transformándose en el porcentaje más alto de este tipo de huelgas desde
2010. Estos datos pueden ser el resultado de la pandemia y la crisis económica. Es probable
que ambos fenómenos hayan aumentado importancia relativa no sólo de la demanda por
remuneraciones, sino que también por mejores condiciones de trabajo.
Figura 3.9. Número y porcentaje de huelgas según demanda principal
100%
75%
50%
25%
0%
PORCENTAJE DE HUELGAS
77.1%
5.9% 15.3%
1.7%
2010
75.0%
3.8% 14.7%
6.4%
2011
71.2%
5.6% 14.1%
9.0%
2012
73.4%
6.8%
12.1%
7.7 %
2013
79.9%
5.9%
9.3%
4.8%
2014
68.2%
8.6% 17.7%
5.6%
2015
59.5%
15.6%
16.8%
8.0%
2016
53.7%
9.0% 27.1 %
10.2%
2017
56.7%
12.8% 24.1%
6.4%
2018
43.5%
16.6% 29.6%
10.3%
2019
63.1%
18.4%
11.3%
7.1 %
2020
REMUNERACIONES CONDICIÓN
DEL TRABAJO ORGANIZACIÓN
DEL TRABJO EXTERNAS A
LA EMPRESA
17
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
3.3 Características geográficas y sectoriales
El Mapa 3.1 muestra el porcentaje de huelgas, respecto a las huelgas extra-legales, en cada
región del país. Esto permite graficar el nivel de legalidad de los conflictos laborales según
su distribución geográfica. Como se observa, en seis regiones ubicadas principalmente en
la zona centro y norte del país –II, III, Metropolitana, VI, VII y XIV– existe una proporción ma-
yoritaria de huelgas legales. Posteriormente, en tres regiones –VIII, X y XI– se encuentra un
uso menor y/o moderado de la huelga legal ante la extra-legal. Finalmente, en seis regiones
–XV, I, IV, V, IX, XII– existe una proporción claramente baja de las huelgas legales, las cuales
no sobrepasan el 25% de todos los conflictos. De esta forma, se constata que la estructura
productiva tiene un impacto desigual en la legalidad de las huelgas según el territorio, mos-
trando algunos cambios notorios entre regiones adyacentes.
Mapa 3.1. Porcentaje de huelgas legales (relativas al total de huelgas) según región
18
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Al examinar la escala geográfica de las huelgas (Figura 3.10) entre el 2010-2020 para el
sector privado de la economía, se observa una disminución de las huelgas multi-regionales
o nacionales. A diferencia de lo ocurrido en años anteriores—en donde estas huelgas alcan-
zaron alrededor del 8% del total, durante el 2020 sólo el 3,5% de las huelgas fueron nacio-
nales o multi-regionales. Esto puede asociarse a las medidas de confinamiento derivadas
de la pandemia que impidieron la realización de acciones de masa típicamente asociadas a
las huelgas de mayor alcance (por ejemplo, convocatorias a marchas y paros nacionales).
Figura 3.10. Número y porcentaje de huelgas según escala geográfica
350
300
250
200
150
100
50
0
NÚMERO DE HUELGAS
91.5%
2010
8.5%
92.5%
2011
7.5%
91.2%
2012
8.8%
92.8%
2013
7.2%
90.2%
2014
9.8%
91.6%
2015
8.4%
91.3%
2016
8.7%
92.1%
2017
7.9%
88.7%
2018
11.3%
89.8%
2019
10.2%
96.5%
2020
3.5%
LOCAL MULTIREGIONAL O NACIONAL
19
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
La Figura 3.11 entrega información que puede ayudar a explicar la distribución geográfica
de las huelgas antes cartografiada. Esta figura indica que en 2020 existieron ramas econó-
micas con un alto porcentaje de huelgas legales (por ejemplo, industria manufacturera, en-
señanza, construcción, información y comunicaciones y servicios financieros). Por su parte,
dicho año hubo ramas económicas como comercio, salud y transporte, que no solo tuvieron
un alto número de huelgas, sino que también un alto porcentaje de huelgas extra-legales.
En el caso de la industria de la salud casi la totalidad de las huelgas—95 % de ellas—fueron
extra-legales.
Figura 3.11. Número de huelgas según rama económica y legalidad
30
20
10
0
NÚMERO DE HUELGAS
Comercio
30%
70%
Salud
5%
95%
32%
Transporte
68%
90%
Industrias manufactureras
10%
Enseñanza
56%
44%
Agricultura, silvicultua y pesca
33%
67%
Construcción
60%
40%
Minería
46%
54%
Otros servicios
36%
64%
Información y comunicaciones
67%
33%
Actividades financieras
83%
17%
Actividades inmobiliarias
50%
50%
Administración pública y defensa
100%
Actividades profesionales/científicas
100%
Alojamiento y comidas
50%
50%
Actividades artísticas
100%
Servicios administrativos
100%
Suministro de electricidad y gas
100%
LEGAL EXTRA-LEGAL
20
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
De forma similar, la Figura 3.12 muestra el impacto de las huelgas ocurridas en 2020—me-
dido según la cantidad de días-persona de trabajo perdidos (DPTP) por cada 100.000 ocu-
pados—en cada rama económica. Según esta medida, en 2020 la actividad huelguista fue
más intensa en ramas como la minería, actividades financieras y de salud.
Figura 3.12. DPTP por cada 100.000 ocupados por rama de actividad económica
15000
10000
5000
0
DPTP cada 100mil ocupados por sector
Comercio
15551.3
Actividades financiera
13675.9
Salud
10600.5
Industrias manufactureras
7489.5
Administración
pública y defensa
4904.4
Transporte
4207.2
Información y
comunicaciones
3128
Actividades inmobiliarias
2534.1
Enseñanza
1200.3
Agricultura, silvicultura
y pesca
1097.9
Otros servicios
814.5
Construcción
587.2
Comercio
586.4
Actividades
profesionales/científicas
533.9
Suministro de
electricidad y gas
121
Actividades artísticas
27. 9
Alojamiento y comidas
16.6
Servicios administrativos
7.4
4. Impacto de las suspensiones laborales y la conver-
sión al teletrabajo en la actividad huelguista
4.1 Suspensiones laborales y huelgas
En esta sección se analiza el efecto que han tenido las suspensiones laborales en Chile so-
bre la actividad huelguista. En primer lugar, se describen los porcentajes de suspensión en
cada rama, comparando la actividad huelguista entre aquellas con poca y alta suspensión
laboral. Luego, se analiza la relación entre el número y legalidad de las huelgas con el por-
centaje de suspensiones por sector. Finalmente, se analiza la relación entre los DPTP y las
suspensiones por rama.
Una de las principales medidas con que las empresas enfrentaron la crisis fue la suspensión
laboral. De acuerdo a los datos entregados en la Encuesta de Remuneraciones y Costos de
la Mano de Obra para el periodo abril-julio 2020 (INE, 2020), una de cada tres empresas
(37,3%) registró trabajadores suspendidos por efecto de la Ley de Protección al Empleo.
Con mayor detalle, considerando el promedio abril-diciembre del 2020, la Tabla 4.1 presenta
el porcentaje de trabajadores suspendidos por cada una de las ramas de actividad econó-
21
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
mica. En ella se observa que los sectores que adoptaron esta medida en mayor proporción
fueron las actividades artísticas (43%), las ramas de alojamiento y servicios de comidas
(35%) y la industria manufacturera, enseñanza y comercio (todas con 10%). Al contrario,
las ramas que suspendieron contratos en menor medida fueron las asociadas a actividades
financieras, de administración pública, minería y de suministro de luz y gas.
Tabla 4.1. Porcentaje de trabajadores suspendidos por rama de actividad económica
Nivel Glosa Trabajadores con
suspensión temporal
del contrato (%)
Baja
Administración Pública 0%
Suministro de Agua, Evacuación de Aguas Residuales,
Gestión de Desechos y Descontaminación 0%
Actividades Financieras y de Seguros 0%
Minería 1%
Suministro de Electricidad, Gas, Vapor y Aire
Acondicionado 1%
Enseñanza 1%
Información y Comunicaciones 2%
Actividades de Atención de la Salud Humana y de
Asistencia Social 2%
Actividades Profesionales, Científicas y Técnicas 2%
Actividades de Servicios Administrativos y de Apoyo 3%
Actividades Inmobiliarias 3%
Transporte y Almacenamiento 5%
Comercio 9%
Alta
Industria Manufacturera 10%
Construcción 10%
Actividades de Alojamiento y Servicio de Comidas 35%
Actividades Artísticas, de Entretenimiento y Recreativas 43%
Fuente: categorización propia de niveles a partir de datos INE (2021).
22
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Ahora bien, al comparar la legalidad de las huelgas entre ramas económicas con altos y
bajos niveles de suspensión (Figura 4.1), se observa que las ramas con bajos niveles de
suspensión (entre 0% y 5% de trabajadores suspendidos) existió una mayor cantidad de
huelgas. En estas, además, el porcentaje de huelgas extra-legales fue mayor. En efecto, en
estos sectores hubo casi 150 huelgas, de las cuales el 65% fue realizada por fuera de la ne-
gociación colectiva reglada. Por su parte, en las ramas con alto porcentaje de suspensión
ocurrieron 80 huelgas, de las cuales menos de la mitad (45%) fue extra-legal. Esto sugiere
que existe una relación entre una mayor tasa de suspensión laboral y una disminución en la
actividad huelguista, especialmente en el caso de las huelgas extra-legales.
Figura 4.1. Cantidad y porcentaje de huelgas según legalidad y nivel de suspensión laboral
150
100
50
0
NÚMERO DE HUELGAS
35%
65%
Poca suspensión (0-5%)
55%
45%
Alta suspensión (9-43%)
LEGAL EXTRA-LEGAL
23
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Para profundizar en el vínculo entre suspensión de contratos y actividad huelguista, la Fi-
gura 4.2 muestra la correlación entre DPTP por cada 100.000 ocupados y el porcentaje de
contratos suspendidos en cada rama de actividad económica. Como se observa, existe una
correlación negativa entre ambas variables. Esto quiere decir que a mayor porcentaje de
contratos suspendidos, menor cantidad de DPTP (r de Pearson = –0,4; R2 = 16%).
Figura 4.2. Correlación entre DPTP por cada 100 mil ocupados y porcentaje de contratos
suspendidos en rama de actividad económica
15000
r= - 0.40
10000
5000
0
0.0 0.1 0.2 0.3 0. 4
NÚMERO DE HUELGAS
DPTP cada 100mil ocupados por sector
Suspensión contratos %
Comercio
Salud
Transporte
Enseñanza
Construcción
Minería
Información y comunicaciones
Actividades financieras
Actividades inmobiliarias
Administración pública y defensa
Actividades
profesionales/científicas
Alojamiento y comidas
Actividades artísticas
Servicios
administrativos
Suministro de
electricidad y gas
Industrias manufactureras
4.2 Teletrabajo y huelgas
Por último, en esta sección se analiza el efecto que ha tenido el teletrabajo sobre la activi-
dad huelguista en el país mediante tres aproximaciones. Primero, se describe cuál ha sido
el nivel de teletrabajo en cada rama económica. Segundo, se analiza el nivel de teletrabajo
y la cantidad de huelgas según legalidad. Finalmente, se analiza la relación entre el número
de huelgas y el teletrabajo.
El trabajo remoto desde casa (trabajo a distancia o teletrabajo) es una modalidad de rela-
ciones laborales que ya se venía discutiendo en Chile en el tiempo reciente; no obstante, la
pandemia aceleró la tramitación de la Ley 21.220 dada la fuerte reconversión que experi-
mentaban las empresas ante la expansión del COVID-19. A partir de los datos INE abril-di-
ciembre en 2020, la Tabla 4.2 presenta el porcentaje de trabajadores en teletrabajo según
rama económica. Según se ve, los sectores con un alto nivel de conversión al teletrabajo
fueron suministro de electricidad y agua, información y comunicaciones, actividades finan-
24
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
cieras y enseñanza. En estos sectores, más del 40% de los y las trabajadoras adoptaron
una modalidad de teletrabajo. Junto con esto, es posible observar que hay sectores como
comercio, actividades inmobiliarias y administración pública que tuvieron un nivel “inter-
medio” de teletrabajo (entre 21% y 40% de sus trabajadores adoptaron dicha modalidad de
trabajo). Finalmente, hay un grupo de ramas que tuvieron mucho menos conversión al te-
letrabajo (5% a 20%). Este grupo incluye a ramas como la minería, industria y construcción.
Tabla 4.2. Porcentaje de trabajadores/as convertidos a modalidad de teletrabajo por
rama de actividad económica
Nivel Rama de actividad económica Trabajadores en
teletrabajo (%)
Bajo
Construcción 5%
Actividades de Alojamiento y Servicio de Comidas 7%
Industria Manufacturera 7%
Minería 8%
Actividades de Atención de la Salud Humana y de
Asistencia Social 8%
Actividades de Servicios Administrativos y de Apoyo 10%
Suministro de Agua, Evacuación de Aguas Residuales,
Gestión de Desechos y Descontaminación 11%
Transporte y Almacenamiento 18%
Medio
Comercio 21%
Actividades Artísticas, de Entretenimiento y Recreativas 31%
Actividades Inmobiliarias 34%
Actividades Profesionales, Científicas y Técnicas 36%
Administración Pública 39%
Alto
Actividades Financieras y de Seguros 51%
Suministro de Electricidad, Gas, Vapor y Aire
Acondicionado 57%
Información y Comunicaciones 60%
Enseñanza 74%
Fuente: categorización propia de niveles a partir de datos INE (2021).
25
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Al comparar la cantidad de huelgas entre los sectores económicos diferenciados según el
nivel de conversión al teletrabajo (Figura 4.3), se observa que hay una relación inversa entre
el porcentaje de trabajadores convertidos a teletrabajo y número de huelgas: en sectores
donde hubo menos conversión, el número de huelgas fue mayor. De la misma, al analizar la
distribución de las huelgas según legalidad, es posible observar que en sectores con niveles
intermedios de conversión al teletrabajo la proporción de huelgas extralegales fue mayor
que en sectores de alta y baja conversión. Esto sugiere que la conversión al teletrabajo dis-
minuyó la cantidad de conflictos, así como la proporción de eventos de huelga extra-legales.
Figura 4.3. Cantidad y porcentaje de huelgas según legalidad y nivel de teletrabajo
150
100
50
0
NÚMERO DE HUELGAS
42%
58%
Poca conversión
(5-20%)
33%
67%
Mediana conversión
(21-40%)
65%
36%
Alta conversión
(41-75%)
LEGAL EXTRA-LEGAL
26
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Finalmente, la Figura 4.4 grafica la correlación entre el número de huelgas y el porcentaje
de trabajadores en teletrabajo según rama de actividad económica3. Como se observa, exis-
te una relación negativa moderada entre ambas variables (r de Pearson= –0, 34; R2 = 12%):
a mayor porcentaje de trabajadores convertidos a teletrabajo, menor cantidad de huelgas.
Esto reafirma la idea de que la conversión al teletrabajo tiene efectos negativos sobre la
actividad huelguista. Se requiere mayor investigación para comprender cómo opera la rela-
ción causal entre ambas variables.
Figura 4.4. Correlación entre número de huelgas y porcentaje de trabajadores en
teletrabajo por rama de actividad económica
30
20
10
o
0.2 0.4 0.6
NÚMERO DE HUELGAS
NÚMERO DE HUELGAS
Teletrabajo %
r= - 0.34
Comercio
Salud
Transporte
Enseñanza
Construcción
Minería
Información y comunicaciones
Actividades financieras
Actividades inmobiliarias
Administración pública y defensa
Actividades profesionales/científicas
Alojamiento y comidas
Actividades artísticas
Servicios administrativos Suministro de electricidad y gas
Industrias manufactureras
3 Análisis complementarios sugirieron que la correlación porcentaje de trabajadores en teletrabajo y DPTP fue
negativa pero débil (r de Pearson=-0,15). Por esta razón, ella no ha sido considerada en este análisis.
27
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
5. Conclusiones
Los datos reportados en este informe entregan evidencia que permite entender el impacto
que ha tenido la pandemia de COVID-19 en la conflictividad laboral nacional. Durante el
2020, el número de huelgas totales descendió en casi un 50%, de 430 huelgas en el 2019 a
246 en 2020. Esta disminución puede asociarse a la retracción de la economía, pero tam-
bién a las medidas que han tomado las empresas y el gobierno para enfrentar la crisis y ga-
rantizar el distanciamiento social. En línea con esta idea, el informe muestra que las ramas
con mayor porcentaje de trabajadores suspendidos en virtud de la Ley de Protección de
empleo son aquellas con un menor número de huelgas. Así mismo, los sectores con mayor
conversión al teletrabajo son los que presentan una actividad huelguista menor.
A pesar de lo anterior, cabe señalar que la pandemia ha sido el escenario de intensa con-
flictividad en sectores como comercio, salud, transporte e industrias. Esto se condice con
las tendencias de conflicto laboral observadas en el plano internacional ante la pandemia
COVID-19 (Azzellini, 2021). A su vez, se identifican nuevas expresiones de conflictividad en
sectores emergentes como el de las plataformas digitales de reparto. Si bien estas plata-
formas fueron esenciales para la distribución de bienes y productos de primera necesidad
durante la crisis, sus trabajadores siguen careciendo de derechos laborales mínimos. En
diversos países del mundo, esto ha impulsado la organización de los trabajadores de plata-
formas (Azzellini 2021).
Igualmente, este informe ha entregado evidencia que sugiere que la pandemia no ha tras-
tocado ciertas tendencias de más largo aliento—particularmente, el aumento general de la
movilización laboral—que han sido consignadas en los informes anteriores. Así, por ejem-
plo, las huelgas extra-legales siguen siendo superiores en volumen a las huelgas legales, a
pesar que durante el 2020 la retracción de los paros del sector público fue mayor al de las
huelgas en el sector privado. El lugar de las huelgas extralegales se ha ido ampliando en
los últimos años, lo cual da cuenta de la incapacidad de la legislación laboral de canalizar
institucionalmente los conflictos laborales. Así mismo, la pandemia no revirtió la tendencia
observada en el último tiempo, asociada a una mayor duración de las huelgas legales. En
efecto, en 2020 la duración de estas huelgas llegó a su mayor nivel desde que el OHL re-
gistra este dato. Por el contrario, la duración de las huelgas extra-legales fue sensiblemente
menor y se acortó durante el 2020. Estas tendencias podrían estar asociadas a una pérdi-
da de poder de la huelga legal y un aumento de poder en la extra-legal (Velásquez et. al.,
2021). Por último, durante la pandemia las huelgas por motivos remuneracionales siguieron
siendo, por lejos, las más importantes en el panorama nacional.
El efecto de la pandemia en la actividad huelguista deberá seguir siendo estudiado en los
próximos años. En lo inmediato, y por razones obvias, la pandemia frenó el proceso de revi-
talización de la conflictividad laboral que comenzó el 2006 y que había sido consignado en
los informes anteriores. Sin embargo, las medidas de confinamiento tomadas para enfrentar
la pandemia se han vuelto mucho menos comunes en los últimos meses. Es probable que el
ciclo político de los próximos años—por ejemplo, la llegada de un nuevo gobierno y la apro-
bación de una nueva constitución—esté acompañado de un aumento de la movilización
social y laboral. De ser así, es posible que el país experimente transformaciones importan-
tes en las reglas que hasta ahora rigen las relaciones entre empleadores y trabajadores, lo
cual también podría generar cambios en los patrones y niveles de conflicto laboral del país.
28
CENTRO DE ESTUDIOS DE CONFLICTO Y COHESIÓN SOCIAL
índice
INFORME DE
HUELGAS LABORALES
2020
Referencias
»Azzellini, D. (2021). Class Struggle from Above and from Below during the covid-19 Pan-
demic. Journal of Labor and Society, 1, 1-22.
»Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)/Organización Internacio-
nal del Trabajo (OIT) (2020). “La dinámica laboral en una crisis de características inédi-
tas: desafíos de política”. Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, No 23 (LC/
TS.2020/128), Santiago.
»Gutiérrez-Crocco, F. y Atzeni, M. (2021). “Entre la precarización, el control algorítmico y
la movilización. El efecto de la pandemia en los repartidores de plataformas en Argen-
tina y Chile”. Revista Internacional del Trabajo. Accepted Author Manuscript. https://doi.
org/10.1111/ilrs.12206ILO.
»ILO (2021). ILO Monitor: COVID-19 and the world of work. Seventh edition. Updated esti-
mates and analysis. ILO.
»Howson, K., Ustek-Spilda, F., Grohmann, R., Salem, N., Carelli, R., Abs, D., Salvagni, J., Gra-
ham, M., Balbornoz, M., Chavez, H., Arriagada, A. y Bonhomme, M. (2020). ‘Just because
you don’t see your boss, doesn’t mean you don’t have a boss’: Covid-19 and Gig Worker
Strikes across Latin America. International Union Rights, 27(3), 20-22.
»Medel, R. y Pérez, D. (2017): “Tres modelos de conflicto laboral en Chile: el peso de la
economía, la organización sindical y el régimen de trabajo en las tendencias de la huelga
extralegal”. Revista Colombiana de Sociología, 40(2), 173-195.
»OHL (2016). Informe de Huelgas Laborales 2015.Santiago: COES / UAH.
»OHL (2020). Informe de Huelgas Laborales 2019.Santiago: COES / UAH.
»OIT (2020). Impactos en el mercado de trabajo y los ingresos en América Latina y el Ca-
ribe. Segunda edición. Nota técnica: Panorama Laboral en tiempos de la COVID-19.
»Pérez Ahumada, P. (2021). Why Is It So Dicult to Reform Collective Labour Law? As-
sociational Power and Policy Continuity in Chile in Comparative Perspective.Journal of
Latin American Studies,53(1), 81-105. doi:10.1017/S0022216X20000978
»Pérez, D., Medel, R., & Velásquez, D. (2017). Radiografía de las huelgas laborales en el
Chile del neoliberalismo democrático (1990-2015): masividad del conflicto por fuera de
la ley en un sindicalismo desbalanceado.J. Ponce, C. Santibáñez & J. Pinto (Comps.), Tra-
bajadores y trabajadoras. Procesos y acción sindical en el neoliberalismo chileno (1979-
2017), 155-176.
»Rivera, V., y Castro, F. (2021). Between Social Protests and a Global Pandemic: Working
Transitions under the Economic Eects of COVID-19. Social Sciences, 10(4), 145.
»Velásquez, D., Pérez, D., & Link, S. (2021). “What tactical repertoire to use in strikes and
when to use it? Strategies of workers and their mobilization power in Chile (2010–2018)”.
British Journal of Industrial Relations, https://doi.org/10.1111/bjir.12620.
»Weller, J.; Gómez, M.; Martín, A. y Ravest, J. (2020). “El impacto de la crisis sanitaria del
COVID-19 en los mercados laborales latinoamericanos”. Documentos de Proyectos (LC/
TS.2020/90). Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL): Santiago.
Información estadística revisada
INE (2021). Datos Módulo COVID-19 IR-ICMO. Santiago: INE.
Francisca Gutiérrez
Rodrigo Medel
Domingo Pérez
Pablo Pérez
Diego Velásquez
2020
INFORME DE
Huelgas
Laborales
en Chile
2020
... Between 2006 and 2016, a recovery of the protest activity of workers was noticeable in the frequency of legal and illegal strikes and number of working days lost per strike (Gutiérrez et al., 2020). In this period, illegal strikes mobilized the largest number of workers involved in industrial action, and in some sectors of the economy (such as transport, agriculture and fishing, and mining) they represented the majority of strikes (Gutiérrez et al., 2018;. ...
Full-text available
Article
The 2019 uprising in Chile was the outcome of an erosion of political arrangements and the politicization of popular unrest that developed over three decades. Two explanations for it—the political mobilization of the groups that emerged from the neoliberal reforms (the “new people” approach) and the mismatch between institutions and society (the “decoupling” approach)—can be reconciled by emphasizing the connections between elite and popular politics. Analyzing the long-standing relationship between power, legitimacy, and political institutions provides a framework for understanding this and other events of massive unrest. El levantamiento de 2019 en Chile resultó de una erosión de los acuerdos políticos y la politización del malestar popular desarrollado a lo largo de tres décadas. Podemos reconciliar dos de las explicaciones al respecto—la movilización política de los grupos surgidos de las reformas neoliberales (el enfoque de la “gente nueva”) y el desajuste entre las instituciones y la sociedad (el enfoque de “desacoplamiento”)—si enfatizamos las conexiones entre la élite y la política popular. El análisis de la relación de larga data entre el poder, la legitimidad y las instituciones políticas nos proporciona un marco posible para entender este y otros eventos de disturbios masivos.
Full-text available
Article
Emerging research on the economic consequences of the COVID-19 pandemic draws attention to the labor effects of the crisis in the Global South. Developing countries show high levels of labor informality, where most workers cannot work from home and depend on daily income. In addition, the scarce and late state aid makes it difficult for workers to cope with the economic hardships caused by the pandemic. This research explores the employment trajectories of workers throughout the ongoing pandemic in Chile: a neoliberal country with a strong male breadwinner culture and high levels of income inequality. Using longitudinal non-probabilistic data for Chilean employment, this study finds that men lost their jobs to a lesser extent and returned to the labor market faster than women. Likewise, male workers with family (with a partner and young children) remained employed in a higher proportion than female workers with family, and most of these women shifted from employment into care work. The existing literature already pointed out how economic crises can have adverse effects on progress towards gender equality, and the current economic crisis seems to be no exception. Labor informality and low-skilled jobs were highly related to unemployment during the first months of COVID in Chile. These are important variables in a developing economy such as Chile, where around one-third of the population works under these conditions. This article concludes by reflecting on the importance of addressing the present crisis and future economic recovery with a gender perspective.
Full-text available
Chapter
La crisis sanitaria del COVID-19 y las medidas para su contención tuvieron un fuerte impacto en el mercado laboral de los países latinoamericanos. Las tasas de ocupación cayeron marcadamente. Además, entre los que continuaron empleados se observó un aumento de aquellos que mantienen su vínculo laboral, pero no trabajan, y una reducción de las horas trabajadas. La mayor parte de las personas que perdieron su empleo salieron del mercado laboral ante la imposibilidad percibida de una reinserción a corto plazo. Esto disminuyó las tasas de participación y atenuó los incrementos de la tasa de desocupación, que aun así, alcanzaron niveles históricamente altos en muchos países. En este documento se resumen los ajustes que se realizaron en las encuestas de empleo de seis países de la región y se analizan sus resultados para los primeros meses en que estos países se vieron afectados por la pandemia. Se estudia el impacto de la crisis sanitaria, diferenciado por categorías y grupos de ocupación, ramas de actividad, sexo, edad y educación, así como en el empleo registrado.
Full-text available
Chapter
En el presente artículo hemos realizado una radiografía de la huelga chilena frente a la estructura legal, económica, y de acción sindical, en el marco de los ciclos de lucha nacionales y las relaciones de poder que enfrentan los trabajadores para paralizar la producción. La huelga extra-legal es la marca más relevante del ciclo huelguista del 2007- 2015, basada en una multiplicación de la participación de los empleados públicos, de una parte, y una expansión de la participación en el sector privado, de otra. Esta alza en la cantidad de trabajadores movilizados apareja las fuerzas sectoriales del sindicalismo, aunque, a su vez, tensiona aún más la diferenciación con respecto a la potencia huelguista por sector económico. Como un factor transformador, la huelga extra-legal abre un ciclo de lucha más dinámico, pero que deja en mayor evidencia las debilidades internas del sindicalismo chileno.
Full-text available
Article
Desde la apertura de la democracia hasta los tiempos actuales, la huelga extralegal ha adquirido un rol destacado en los conflictos laborales de Chile, fundamentalmente por la mayor cantidad de trabajadores que se moviliza en comparación a los que participan de la huelga legal. Sin embargo, los diversos estudios existentes al respecto, al enfocarse en descripciones y tendencias generales, no han profundizado en los determinantes de su ocurrencia; como consecuencia, se desconocen los factores que pueden estar incidiendo en que sea posible la existencia específica de la huelga extralegal. Si se entiende a la huelga laboral como un evento analítico fundamental para comprender las relaciones de poder en la empresa capitalista, la revisión de literatura internacional ayuda a superar el problema anterior, pues propone modelos de análisis estadísticos a nivel nacional de tipo económico (ciclos de la economía), de organización sindical (afiliación y tamaño de los sindicatos) y de régimen de trabajo (fragmentación y precarización laboral); así como un segundo análisis a nivel de empresa de estos últimos dos modelos. Con base en una estadística sobre las huelgas que se realizaron en Chile durante el periodo 1990-2015 y un análisis de regresión logístico binario, se ha analizado en el sector privado de la economía (en el que se puede optar por una u otra modalidad de huelga) el peso de cada uno de estos modelos estadísticos por separado y el de todos en conjunto. Los resultados demuestran que el modelo de organización sindical y el de régimen de trabajo poseen mayor poder de determinación respecto a las huelgas extralegales, y que el modelo económico pierde significación cuando se incluyen sus variables al modelo completo. Finalmente, se exponen las conclusiones acerca de la relevancia de la distinción entre huelgas legales y extralegales para el caso chileno, en función de trabajadores que no representan únicamente sujetos carentes de derecho, sino también actores con cierta autonomía de la legalidad. En este sentido, estas movilizaciones llevan a estudiar el poder organizativo que determinados trabajadores han mostrado ante condiciones externas adversas (tanto en la ley como en las nuevas formas del trabajo), dentro del debate táctico sobre cómo revitalizar el sindicalismo chileno.
Article
This research analyses workers’ mobilization power in Chile through the joint-cost model, suggesting that wider tactical repertoires, and especially transgressive ones, tend to result in shorter strikes, as a proxy of relative success against the employers. Using the Labor Strike Observatory’s original dataset, we study this relation in the Chilean case, where neoliberalism has weakened unions and constrained the occurrence of strikes at the workplace level. We advanced two quantitative methods of analysis. First, using latent class analysis, we identify the tactical repertoires used by strikers. Second, following an event history methodology, we estimate the contribution of each repertoire to the risk of ending the strike. This paper analyses the strategies and milestones of strikers’ actions, shows the greater power of violent tactics compared to peaceful ones at the beginning of the conflict and finally discusses some limitations of the joint-cost model in the capital– labour relation.