ArticlePDF Available

Abstract

Introducción. Desde 2020 TikTok se ha convertido en red social tendencia a escala global. De ser inicialmente una plataforma para adolescentes se ha convertido en un entorno digital donde impera la comunicación efímera muy estimulante y visual. Hoy confluyen en ella una amplia diversidad de emisores, entre los cuales asisten medios y periodista. Y como ocurre en toras redes sociales, en un contexto de hiperconectividad, las informaciones falsas se viralizan con facilidad, complejizando así el desarrollo de la desinformación. Metodologí­a. A partir de una triangulación de técnicas de carácter cualitativo y cuantitativo, tales como estudio de casos, análisis de contenidos, entrevistas a profundidad y encuestas, se analiza la comunicación de los fact-checkers con perfil activo en TikTok, con el fin de determinar las claves para desmentir bulos y luchar contra la desinformación en una red social tan particular, donde aparentemente los usuarios asisten para divertirse y distraerse. Discusión y conclusiones. Queda en evidencia no solo la pertinencia sino la necesidad de medios, periodistas y específicamente medios de verificación, de llevar a cabo su labor a través de nuevos escenarios como lo es TikTok, no solo para poder asegurar un incremento del alcance del mensaje de cara a nuevos segmentos de audiencia, sino como un proceso innovador para atacar el fenómeno de la desinformación, noticias falsas y especulaciones cada vez más descentralizado a través de los canales digitales. TikTok ha supuesto un reto narrativo a partir de la síntesis del mensaje y la creatividad visual.
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 87
Espacios de verificación en TikTok.
Comunicación y formas narrativas para
combatir la desinformación
Fact-checking in TikTok. Communication and narrative forms to
combat misinformation
Pavel Sidorenko Bautista. Universidad Francisco de Vitoria. España.
pavel.sidorenko@ufv.es
[CV]
Nadia Alonso-López. Universitat Politècnica de València. España.
naallo1@har.upv.es
[CV]
Fábio Giacomelli. Universidad Beira Interior. Portugal.
fabio@ubi.pt
CV]
Cómo citar este artículo / Referencia normalizada
Sidorenko-Bautista, P.; Alonso-López, N.; Giacomelli, F. (2021). Espacios de verificación en
TikTok. Comunicación y formas narrativas para combatir la desinformación. Revista Latina de
Comunicación Social, 79, 87-113. https://www.doi.org/10.4185/RLCS-2021-1522
RESUMEN
Introducción. Desde 2020, TikTok se ha convertido en red social tendencia a escala global. De ser
inicialmente una plataforma para adolescentes, se ha convertido en un entorno digital donde impera
la comunicación efímera, muy estimulante y visual. Hoy confluyen en ella una amplia diversidad de
emisores, entre los cuales se encuentran medios y periodistas. Y, como ocurre en las redes sociales,
en un contexto de hiperconectividad las informaciones falsas se viralizan con facilidad,
contribuyendo así al desarrollo de la desinformación. Metodología. A partir de la combinación de
técnicas de carácter cualitativo y cuantitativo, tales como estudio de casos, análisis de contenidos,
entrevistas en profundidad y encuestas, se analiza la comunicación de los fact-checkers con perfil
activo en TikTok, con el fin de determinar las claves para desmentir bulos y luchar contra la
desinformación en una red social tan particular, donde aparentemente los usuarios acuden para
divertirse y distraerse. Discusión y conclusiones. Queda en evidencia la pertinencia y la necesidad
de que medios, periodistas y, específicamente, medios de verificación lleven a cabo su labor a través
de nuevos escenarios como lo es TikTok, no solo para poder asegurar un incremento del alcance del
mensaje de cara a nuevos segmentos de audiencia, sino como un proceso innovador para atacar el
fenómeno de la desinformación, noticias falsas y especulaciones cada vez más descentralizado a
través de los canales digitales. TikTok ha supuesto un reto narrativo a partir de la síntesis del
mensaje y la creatividad visual.
PALABRAS CLAVE: Periodismo de verificación; Desinformación; Fact-checking; Noticias falsas;
Nuevas narrativas; TikTok; Comunicación efímera.
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 88
ABSTRACT
Introduction. Since 2020, TikTok has turned into a global trending social network. It has become a
digital environment where ephemeral, highly stimulating, and visual communication reigns from
being initially a platform for teenagers. Today, it brings together a wide range of broadcasters,
including the media and journalists. And, as it occurs in social networks, in a context of
hyperconnectivity, false information is easily made viral, thus contributing to the development of
disinformation. Methodology. From a combination of qualitative and quantitative techniques, such
as case studies, content analysis, in-depth interviews, and surveys, the communication of fact-
checkers with an active profile on TikTok is analyzed in order to determine the keys to debunking
hoaxes and combating disinformation on such a particular social network, where users apparently go
to have fun and distract themselves. Discussion and conclusions. It is evident the relevance and
needs for media, journalists, and the verification media to carry out their work through new scenarios
such as TikTok. Not only to ensure a message reaching increase to new audience segments, but also
as an innovative process to attack the phenomenon of disinformation, such as fake news and
speculation that is increasingly decentralized through digital channels. TikTok has been a narrative
challenge based on message synthesis and visual creativity.
KEYWORDS: Verification journalism; Misinformation; Fact-checking; Fake-news; New narratives;
TikTok; Ephemeral communication.
CONTENIDO
1. Introducción. 2. Marco Teórico. 2.1. Noticias falsas, desinformación y bulos. 2.2 Combatir la
desinformación: el fact-checking. 2.3 TikTok y el periodismo de verificación. 3. Metodología. 4.
Resultados. 5. Discusión. 6. Conclusiones 7. Bibliografía
1. Introducción
Posverdad fue elegida palabra del año en 2016 por el diccionario Oxford. En la definición que realiza
de este vocablo explica que denota circunstancias en las que los hechos que cuentan con una carga
emocional e implican las propias creencias personales influyen más en la sociedad que los propios
hechos objetivos. La posverdad es una sociedad que prefiere huir de la verdad (Tesich, 1992), donde
la manipulación y las mentiras operan como mecanismos de protección.
Por su parte, Keyes (2004) se refiere a la Era de la Posverdad en un momento de expansión de
Internet y las nuevas tecnologías de la Información y la Comunicación en que los usuarios pueden
construir, reinterpretar y participar de sus propios relatos avanzando hacia una cultura online en la
que resulta cada vez más difícil distinguir entre la realidad y la ficción (Coughland, 2017).
En un contexto de hiperconectividad y desarrollo tecnológico, las informaciones falsas pueden
convertirse en virales y resulta altamente complicado desmentirlas debido al volumen de audiencia
alcanzado y a la afinidad que pueden generar si se distribuyen a través de círculos que aportan
credibilidad y peso emocional (Rodríguez-Fernández, 2021).
En este sentido, las redes sociales adquieren un papel relevante como vehículos de informaciones
falsas. Pero ese potencial también puede emplearse para verificar estos contenidos desinformativos.
De hecho, diversas agencias de verificación tienen presencia en redes sociales desde donde
desmienten noticias falsas, bulos y otros contenidos desinformativos.
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 89
2. Marco Teórico
Desinformación y posverdad se encuentran vinculadas al actual ecosistema mediático marcado por la
hiperconectividad, el desarrollo tecnológico, los nuevos soportes y la expansión de las redes sociales.
Esto ha originado una variación en el flujo comunicativo y un aumento sin precedentes de las fuentes
informativas, quedando los medios de comunicación desbancados en muchos casos por las redes
sociales como fuente primaria de información (Coleman, Morrison y Anthony, 2012; Alonso, 2019),
lo que contribuye a la difusión y viralización de contenidos falsos (Ceron, De Lima-Santos y Quiles,
2021; Jang y Kim, 2018). Por ello, y a pesar de no tratarse de un fenómeno nuevo (Salas, 2019;
Vizoso y Vázquez, 2019), la desinformación ha adquirido una dimensión masiva en los últimos años,
constituyendo un problema más importante de lo que lo fue en el pasado (Burkhardt, 2017; Guallar et
al, 2020) al verse incrementadas las posibilidades de difusión de contenidos desinformativos y, por
ende, las dificultades para determinar la certeza o no de una información (Blanco, García y Tejedor,
2019).
2.1. Noticias falsas, desinformación y bulos
En 2017, un año después de que posverdad fuese declarada palabra del año, tal consideración pasó al
término fake news. La popularidad del término se incrementó a partir de los procesos electorales en
Estados Unidos en 2016 que llevaron a la presidencia a Donald Trump y el proceso del Brexit que
desembocó en la separación de Reino Unido de Europa (Allcott y Gentzkow, 2017; López-Borrull,
2020) siendo situados estos períodos por diversos estudios (Cabezuelo y Manfredi, 2019; MacKenzie
y Bhatt, 2020, Pérez-Dasilva, Meso-Ayerdi y Mendiguren-Galdospin, 2020) como entre los más
prolíficos en cuanto a producción de noticias falsas.
En este sentido, cabe tener en cuenta definiciones como la realizada por Amorós (2018) en la que se
atribuye a las noticias falsas la finalidad de obtener un beneficio político o de otra índole. Por su
parte, Salaverría et al (2020) se decantan por ‘bulo’ para referirse a estos contenidos falsos creados y
difundidos deliberadamente con una intencionalidad que va desde la broma o la parodia hasta el
engaño deliberado.
Por su carácter sensacionalista pero también por la implicación emocional que conllevan acorde a las
creencias preexistentes de los usuarios (Albright, 2017; Mazaira, Rúas y Puentes, 2019; Preston et
al., 2021), las noticias falsas obtienen una mayor credibilidad, se difunden con una gran rapidez y
tienen un 70% más de posibilidades de ser replicadas “llegando más lejos, más rápido y más
profunda y ampliamente que la verdad en todas las categorías de información.” (Rodríguez-
Fernández, 2021: 39).
Respecto al término desinformación, refiere a un fenómeno más amplio y difícil de identificar
(Salaverría, 2020; Del Fresno, 2019) que engloba todo contenido falso, inexacto o engañoso cuya
difusión es intencionada con la finalidad de engañar, causar daño y obtener algún beneficio
(European Comision, 2018; Lazer et al. 2018).
Por tanto, las noticias falsas se pueden entender como un género de la desinformación y un
instrumento para la deslegitimación del periodismo (Egelhofer et al. 2020; McNair, 2017) en un
momento de pérdida de confianza de los usuarios en la política y en los medios de comunicación
tradicionales (Pérez-Curiel y Velasco-Molpeceres, 2020) en que la difusión de información falsa a
través de las redes sociales constituye una amenaza potencial para la democracia y para la sociedad
(Allcott, Gentzknow y Yu, 2019).
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 90
2.2. Combatir la desinformación: el fact-checking
Ante la desconfianza sobre las informaciones de medios tradicionales y el crecimiento exponencial
de la desinformación en la red, surge la necesidad de mecanismos de verificación que contribuyan a
mejorar el acceso a la información de la ciudadanía (Palau-Sampio, 2018; Nyhan y Reiffler, 2015).
Por este motivo, en los últimos años se ha producido un importante crecimiento del fact-checking
con iniciativas nacionales e internacionales (Alonso, 2019; Ufarte, Peralta y Murcia, 2018). Así, el
fact-checking puede definirse como el mecanismo para analizar, contrastar y verificar informaciones
que presenten una veracidad dudosa (García-Vivero y López, 2021) constituyendo la herramienta
más eficaz para combatir la expansión de las informaciones falsas (Amorós, 2018).
Además, en agencias y medios de comunicación de referencia como el Washington Post, Le Monde,
la BBC, Channel 4, la agencia EFE y Reuters, entre otros, han venido surgiendo medios
independientes de verificación para que los usuarios puedan comprobar si una noticia es verdadera o
falsa (Vázquez, Vizoso y López, 2019). Asimismo, iniciativas como The Trust Project suponen un
compromiso de veracidad e imparcialidad en las informaciones al que se adhieren los diarios
digitales. Y la herramienta informática TjTool, implementada por el diario Público.es (España),
muestra a los usuarios la trazabilidad de los contenidos informativos que publica (Terol y Alonso,
2020).
Desde el ámbito institucional, destacan también estrategias como el Plan de Acción contra la
Desinformación propuesto por la Unión Europea -en vigor desde 2019-, la creación de grupos de
verificación para localizar contenidos desinformativos en redes sociales, la creación del Observatorio
Europeo de Medios Digitales (EDMO) y la Red Internacional de Verificación de Datos (IFCN) del
Instituto Poynter en Estados Unidos.
Asimismo, el aumento de informaciones falsas que se produjo a causa de la pandemia provocada por
la Covid-19 (Sánchez y Magallón, 2020) instó a redes sociales como Facebook, Twitter y TikTok a
implementar acciones coordinadas para desmentir los contenidos falsos en sus propias plataformas.
2.3. TikTok y el periodismo de verificación
La red social TikTok se caracteriza por una lógica de contenidos basados en el entretenimiento con
grandes cantidades de estímulo visual, mucho dinamismo, exigencia creativa y rapidez de
producción y consumo de publicaciones mayormente determinadas por playbacks, historias
divertidas y contenidos “relajantes a la mente” (Li, Xiaohui y Zhegwu, 2019; Shuai, Yuzhen y
Yifang, 2019; Yu-Liang, Chun-Chin y Shu-Ming, 2019). Es la consecuencia de un contexto
comunicacional donde se abole la unidireccionalidad del mensaje, así como los roles preestablecidos
desde la pasividad de emisores y receptores (Torres y Villena, 2020).
En otras palabras, se trata de un entorno digital que invita constantemente a la acción e implicación
de los usuarios, cuya comunidad está compuesta en gran medida por la ‘Generación Z’ (Rapkin,
2017; Shuai et al., 2019) aunque el inicio de la pandemia por Covid-19 ocasionó que un importante
número de Millennials y usuarios de la ‘Generación X’ se sumaran a esta vía no solo para consumir
contenidos, sino para producirlos en similar proporción.
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 91
Su app móvil ha sido la más descargada del 2020 (Ditrendia, 2020) y su rápida popularidad motivó a
emisores de muy diversa naturaleza, entre ellos medios y periodistas (Sidorenko et al., 2020;
Vázquez et al., 2020), a intentar innovar adaptándose rápidamente al particular código del mensaje.
De hecho, ha sido un canal digital muy importante en la distribución de información relacionada con
la pandemia por Covid-19 (Basch, Hyllyer y Jaimie, 2020) no solo porque la Organización Mundial
de la Salud, Cruz Roja y otros actores oficiales empezaron a actuar de manera muy temprana a través
de ella, sino también por el uso de determinados hashtags empleados por muchos usuarios
particulares. Esto ha permitido a los especialistas una mayor aproximación a los hábitos de los
usuarios relacionados con la pandemia, con las impresiones y riesgos desinformativos que este tipo
de entornos digitales conllevan.
Pese a la eventual impresión sobre la superficialidad que pueden reportar muchas publicaciones que
circulan con éxito y popularidad a través de esta vía, Van den Bremer y Siebelink (2020) aprecian
que los usuarios de TikTok tienen una visión y participación más crítica sobre los contenidos solo
cuando se interesan verdaderamente en el tema. Una de las prácticas más habituales al respecto la
constituye la revisión del cajón de comentarios para contrastar el contenido.
En TikTok la mayoría de los usuarios se preocupan mucho por su imagen y marca personal, por lo
que en muchas ocasiones piensan lo que van a publicar (Vogel y Rose, 2016; Omar y Dequan, 2020).
Esto puede -aunque no sea necesariamente así- incidir en la veracidad de los relatos.
Sin embargo, ante el ascenso sostenido de la actividad en esta plataforma a partir de 2020 (Ditrendia,
2020), los responsables de la red social han intentado controlar el flujo de vídeos especulativos y
tendenciosos (Ballesteros, 2020; Pérez, 2021). De la misma manera que viene ocurriendo en otras
plataformas digitales, en TikTok se ha empezado a reportar un flujo importante de contenidos que
fomentan la desinformación de manera accidental, pero, sobre todo, también de forma intencionada.
Desde 2021, denotando la importancia de la comunidad de usuarios, la red social ha tomado la
determinación de eliminar inmediatamente las publicaciones que sean reportadas como ‘bulos’ y
‘noticias falsas’ (Pérez, 2021).
3. Metodología
Los estudios de Sidorenko, Herranz y Cantero (2020) y Vázquez, Negreira y López (2020) han
dejado en evidencia el trabajo de diversos medios de comunicación a nivel global a través de TikTok,
pese a las particularidades narrativas que dicha red pueda suponer.
Ante esta necesidad de incrementar el alcance del mensaje y poder llegar a nuevos segmentos de
audiencia, así como para luchar contra la desinformación, el periodismo ha empezado a tener
presencia en TikTok mediante el denominado periodismo de verificación, cada vez más activo frente
al alto flujo de desinformación, bulos, especulaciones y noticias falsas que circulan a través de
diversas vías digitales.
Esta investigación propone evidenciar cómo comunican estos fact-checkers en una red social donde
impera el contenido efímero y veloz con alto grado de estímulos visuales. Para ello, se plantean las
siguientes preguntas de investigación:
RQ1: ¿Qué temas abordan los fact-checkers en las publicaciones de TikTok?
RQ2: ¿Cómo son los contenidos que construyen los fact-checkers en esta red social?
RQ3: ¿Cómo reacciona la comunidad de usuarios a estos contenidos?
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 92
RQ4: ¿TikTok es una moda para los fact-checkers o, por el contrario, es una vía más para atacar
la desinformación?
A partir de estas preguntas, se establecen siguientes hipótesis:
H1. El trabajo de los fact-checkers en TikTok es incipiente y limitado en cuanto a actores.
H2. La particularidad del código del mensaje en TikTok limita el trabajo de los fact-checkers en
la red social.
H3. La pandemia por Covid-19 y la inestabilidad política en diversos países ha aumentado la
labor de fact-checkers en TikTok en torno a estos dos temas.
H4. El trabajo de fact-checkers a través de TikTok se ha centrado en verificar y desmentir bulos y
noticias falsas.
H5. Pese a la importancia de la comunidad de usuarios en la dinámica de TikTok, los fact-
checkers interactúan poco con su audiencia.
Para dar respuesta a las preguntas e hipótesis planteadas y dado que TikTok es una red social en auge
y relativamente inexplorada desde una perspectiva académica, se propone una metodología de
estudio adaptada a la particularidad de la red social que consiste en la combinación de técnicas
cuantitativas y cualitativas (Gaitán y Piñuel, 1998: 286; Soler y Enríquez, 2012: 887) a partir del
rastreo de medios y fact-checkers con perfil activo en TikTok. La selección se ha realizado en base al
listado presentado por la Fundación Gabo (2020, Abril, 2) sobre medios que han venido contrastando
y verificando información frente a la infodemia de la Covid-19 y a la relación de medios que integran
la International Fact-Checkers Network (IFCN, n.d). Se excluyen de la muestra los medios en
proceso de revisión de afiliación por parte de la IFCN.
Tras una revisión entre más de cien nombres hasta el 28 de febrero de 2021, los fact-checkers con
actividad en TikTok propuestos para estudio son:
Bolivia Verifica @boliviaverifica (Bolivia)
Agencia Lupa @agencialupa (Brasil)
Mala Espina @malaespinacheck (Chile)
Maldito Bulo @malditobulo (España)
Newtral @newtraltiktok (España)
Politifact @politifact (Estados Unidos)
France Info @franceinfo (Francia)
Newscheckerin @newscheckerin (India)
The Quint @thequint (India)
Kompas.com @kompascom (Indonesia)
Tempo.co @tempodotco (Indonesia)
Africa Check @africacheck (Sudáfrica)
Factcheckvn @factcheckvn (Vietnam)
A partir de la información obtenida y con el fin de conocer la actividad y alcance de cada perfil, se ha
creado una tabla de análisis que permita visualizar variables como: cantidad de seguidores, total de
‘me gusta’ y total de contenidos publicados desde el inicio de actividades en TikTok hasta la fecha
límite de observación propuesta.
Se ha procedido a efectuar un análisis de los contenidos de cada medio y fact-checkers con la
finalidad de determinar si su propuesta se adapta a la “narrativa TikTok” y constituye una labor
diferenciada con respecto a los contenidos que desarrollan a través de otras plataformas digitales.
Asimismo, se ha intentado delimitar qué tipo de temas se abordan con más frecuencia a través de esta
plataforma particular.
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 93
Los contenidos encontrados se han categorizado como:
Contenido propio de TikTok - CP
Réplica a comentarios en TikTok u otras redes sociales - RC
Contenido proveniente de otra plataforma - COP
Se entiende por ‘Contenido propio de TikTok’ (CP) aquel que ha sido desarrollado en una narrativa
vertical, según establece la red social. Por su parte, las ‘Réplicas a comentarios de TikTok u otras
redes sociales’ (RC) son aquellas publicaciones que responden en vídeo a un comentario de un
usuario en otra anterior (caso TikTok) o que hagan alusión expresa a una consulta realizada al medio
a través de vías alternativas como Twitter, Facebook, Instagram o YouTube, por ejemplo. Por último,
el ‘Contenido proveniente de otra plataforma’ (COP) es aquel que no respeta la narrativa de TikTok
y ha sido publicado a través de esta vía en formato horizontal, cuadrado u otra dimensión que
corresponda a otra plataforma digital.
Esta última categoría delimita si el medio hace un esfuerzo por realizar una comunicación
diferenciada y adaptada a TikTok o simplemente desarrolla un contenido base y lo publica en
similares condiciones a través de los canales digitales deseados.
Asimismo, para conocer sobre qué temas hacen mayor énfasis los fact-checkers estudiados, se han
establecido las siguientes categorías:
Temas políticos - A
Temas sanitarios - B
Temas de interés social - C
Deportes - D
Desinformación y Fake News en general - E
Información propia - F
Otros temas - G
Recopilación de varios temas - H
Por otra parte, se han realizado entrevistas estructuradas a los responsables de algunos de estos
perfiles con el fin de conocer sus motivaciones y estrategias para afrontar la lucha contra la
desinformación en una plataforma con un código de mensaje tan particular como lo es TikTok. Así,
se logró obtener las consideraciones de Maldita.es (España), Newtral (España), Mala Espina (Chile),
Agencia Lupa (Brasil) y de Cotejo (Venezuela), este último como fact-checker ajeno a la red social
pero inmerso en una realidad nacional con un alto flujo de desinformación. Este testimonio permite
comprender la eventual importancia de TikTok aunque de momento no tengan participación activa.
Asimismo, de manera complementaria y con el fin de contrastar y/o complementar los datos
obtenidos a través del estudio de los perfiles seleccionados, así como la información recibida a partir
de las entrevistas, se realizó con intención meramente referencial y sin que los datos obtenidos
resulten determinantes, una encuesta que contó con la participación de 400 personas en España,
Brasil y Portugal. Las encuestas fueron realizadas durante el primer trimestre de 2021 a personas de
diferentes perfiles de audiencia en posesión de un dispositivo móvil de comunicación. El primer paso
fue caracterizar, de forma puramente referencial, al público que participó en la encuesta realizando
una separación por edades (Gráfico 1) para delimitar el nivel de conocimiento de los usuarios acerca
del término fact-checking y sus implicaciones, el alcance que tienen los fact-checkers a través de la
plataforma TikTok y conocer los intereses de los usuarios en dicha red social para así concretar hasta
qué punto estas labores de verificación son pertinentes a través de dicha plataforma.
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 94
Gráfico 1: Distribución etaria de los encuestados para la investigación
Fuente: Elaboración propia
Como última nota aclaratoria, las revisiones de contenido de los medios indios, indonesios y
vietnamita se han realizado con la asistencia de traductores en línea en tiempo real.
4. Resultados
A excepción de algunos casos, en primera instancia es posible apreciar que la mayoría de fact-
checkers comenzó su trabajo a través de TikTok en el contexto del primer año de la pandemia por
Covid-19 (Tabla 1), es decir, en el momento en que la red social se convirtió en tendencia global,
confirmándose así la primera hipótesis de la investigación.
1%
42%
32%
22%
2%
1%
Menos de 16 años ('Post-
Centennials')
16-23 años ('Generación Z' /
'Centennials')
24-37 años ('Millennials')
38-56 años ('Genración X')
57-64 años ('Boomers')
Má de 65 años
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 95
Tabla 1: Métricas de los perfiles de fact-checkers en TikTok desde la primera publicación hasta el
28 de febrero 2021
Id. del Fact-checker y fecha de inicio en
TikTok
N.º de
seguidores
Total de ‘me
gusta’
N.º de contenidos hasta el 30 de
enero 2021
Bolivia Verifica
@boliviaverifica
10/02/2021
127
269
Agencia Lupa
@agencialupa
07/09/2020
11.600
72.411
Mala Espina
@malaespinacheck
21/07/2020
19
276
Maldito Bulo
@malditobulo
03/07/2019
7394
69.699
Newtral
@newtraltiktok
19/10/2020
596
950
Politifact
@politifact
30/08/2020
823
4558
France Info
@franceinfo
11/11/2020
58.600
855.603
Newscheckerin
@newscheckerin
18/06/2020
149
140
The Quint
@thequint
16/10/2019
20.700
20.700
Kompas.com
@kompascom
26/08/2020
141.700
136.317
Tempo.co
@tempodotco
12/02/2020
315.200
2.766.891
Africa Check
@africacheck
30/03/2020
697
1834
Factcheckvn
@factcheckvn
28/03/2020
85.700
336.912
Fuente: Elaboración propia
El engagement obtenido a través del botón ‘me gusta’ es una variable irregular entre los diferentes
fact-checkers consultados, como lo ha sido también la cantidad de publicaciones. De hecho, algunos
llevan cierto tiempo sin volver a publicar en TikTok (hasta la fecha de la observación) mientras que
en otras plataformas de tipo social o webs tienen una actividad actualizada:
Politifact no publica desde el 17 dic 2020.
Mala Espina no publica desde el 15 octubre 2020.
Newscheckerin no publica desde el 19 junio 2020.
The Quint no publica desde el 28 junio 2020.
Africa Check no publica desde el 25 noviembre 2020.
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 96
En cuanto al tema narrativo, fue posible identificar la actividad de los fact-checkers según los
siguientes indicadores:
Tabla 2: Tipos de contenidos y temática abordadas por los fact-checkers en TikTok desde la
primera publicación hasta el 28 de febrero 2021
Fact-
checker
Tipo de
contenido
A
B
C
D
E
F
G
H
Vídeos de
verificación
Vídeos
informativo
s/
educativos
Bolivia
Verifica
@boliviaver
ifica
CP
6
-
-
-
-
1
-
-
-
7
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
Agencia
Lupa
@agencialu
pa
CP
20
23
1
-
6
28
6
20
60
44
RC
-
2
-
-
-
-
-
-
2
-
COP
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
Mala
Espina
@malaespin
acheck
CP
7
3
-
-
-
-
-
-
3
7
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
-
-
1
-
-
-
-
-
-
1
Maldito
Bulo
@malditobu
lo
CP
3
31
12
2
20
7
20
4
41
58
RC
-
9
1
-
1
-
2
-
11
2
COP
1
-
1
-
1
-
-
-
-
3
Newtral
@newtraltik
tok
CP
5
5
5
-
3
2
9
3
11
21
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
3
8
6
-
-
2
6
-
-
25
Politifact
@politifact
CP
7
2
-
-
-
3
1
1
10
4
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
1
-
-
-
-
-
-
-
1
-
France Info
@franceinfo
CP
4
13
31
-
-
1
23
1
17
56
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
-
-
1
-
-
-
1
-
-
2
Newschecke
rin
@newschec
kerin
CP
-
8
-
-
1
1
-
-
-
10
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
The Quint
@thequint
CP
2
13
25
-
-
2
19
1
20
42
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
6
13
62
1
-
2
73
1
-
158
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 97
Kompas.co
m
@kompasco
m
CP
50
24
72
5
1
2
135
1
10
280
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
2
-
-
-
-
-
1
-
-
3
Tempo.co
@tempodot
co
CP
136
42
91
1
-
16
95
18
32
367
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
3
6
13
-
-
-
9
-
-
31
Africa
Check
@africachec
k
CP
-
6
-
-
8
1
-
-
4
11
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
-
1
-
-
-
-
-
-
1
-
Factcheckvn
@factcheck
vn
CP
10
29
14
-
1
1
22
1
76
2
RC
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
COP
-
-
1
-
-
-
-
-
1
-
TOTAL
266
238
337
9
42
69
422
51
300
1.134
(CP) Contenido propio de TikTok | (RC) Réplica a comentarios en TikTok u otras redes sociales |
(COP) Contenido proveniente de otra plataforma
A) Temas políticos | B) Temas sanitarios | C) Temas de interés social | D) Deportes | E)
Desinformación y Fake News | F) Información propia | G) Otros temas | H) Recopilación de varios
temas
Fuente: elaboración propia
Según los datos de la Tabla 2 y el Grafico 2, y respondiendo a la RQ1, el mayor flujo de contenidos
abordados por los fact-checkers estudiados corresponde a la categoría “G” que alude a “Otros
temas”, entre los cuales hay informaciones de índole económico, climático y tecnológico, entre otros.
Seguidamente, los temas de interés social (“C”), políticos (“A”) y sanitarios (“B”), en ese orden,
constituyen los otros temas con mayor volumen de contenidos dedicados.
Gráfico 2: Total de temáticas abordadas en TikTok por los fact-checkers desde su primera
publicación hasta el 28 de febrero 2021
Fuente: elaboración propia
18%
17%
23%
1%
3%
5%
29%
4%
A
B
C
D
E
F
G
H
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 98
En relación a la H3, según datos de la Tabla 2 y Grafico 3, 12 de los 13 fact-checkers estudiados
elaboraron contenidos en TikTok centrados en el tema salud, siendo la coyuntura de la Covid-19 una
las principales variables y consecuencias de la producción de publicaciones centradas en este ámbito.
Destacan así los fact-checkers españoles Maldito Bulo y Newtral, así como la brasileña Agencia
Lupa y la vietnamita Factcheckvn, que han concentrado su atención en mayor medida en el tema
sanitario, fuertemente influenciado por dicha pandemia.
Por su parte, Newscheckerin, de India, solo ha producido contenido en TikTok centrado en el tema
de la Covid-19, mientras que The Quint, también de India, pese a tener una importante producción de
contenidos influenciados por dicha coyuntura sanitaria, ha centrado sus esfuerzos en el tema social,
determinado también de manera importante por la pandemia.
Asimismo, 11 de los 13 perfiles publicaron contenidos sobre temas políticos, tanto de interés
nacional como internacional.
Los fact-checkers indonesios concentraron principalmente sus esfuerzos en temas políticos y
sociales, tales como denuncias por casos de corrupción, presuntos abusos de poder en
administraciones locales, manifestaciones, desplazados, migrantes y exclusión social, entre otros.
Gráfico 3: Producción de contenidos sobre las tres principales temáticas: Política, Salud y Social
por parte de los fact-checkers en TikTok desde su inicio de actividades en la red social hasta el 28 de
febrero 2021
Fuente: elaboración propia
La mayoría de los fact-checkers estudiados en TikTok realizan contenidos donde muestran sus
rutinas de trabajo y la labor que adelantan en torno a la desinformación y las noticias falsas. Muchos
de estos vídeos son en clave de humor, perfectamente adaptados a la estética y código del mensaje de
la red social.
0
20
40
60
80
100
120
140
160
A B C
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 99
No obstante, casos como Maldito Bulo (22 contenidos), Africa Check (8 contenidos) , Agencia Lupa
(6 contenidos), Newtral (3 contenidos), Newscheckerin (1 contenido), Kompas.com (1 contenido) y
Factcheckvn (1 contenido) también han invertido tiempo y esfuerzos -unos mucho más que otros
como se aprecia en la Tabla 2 y Gráfico 4- en producir contenidos que buscan educar sobre el
fenómeno de la desinformación, noticias falsas, bulos y especulaciones que abundan sobre todo a
través de vías digitales.
Gráfico 4: Contenidos educativos y orientativos sobre desinformación y fake news, y contenidos
promocionales de la labor de los fact-checkers desde el inicio de actividades en TikTok hasta el 28
de febrero 2021
Fuente: elaboración propia
En atención a lo indicado en el Gráfico 5, a excepción de Agencia Lupa (Brasil) y Factcheckvn
(Vietnam), los fact-checkers publican en TikTok más con intención informativa y orientativa que
para la propia verificación de bulos, desinformación y noticias falsas, con lo que no se cumple la H4.
0
5
10
15
20
25
30
E F
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 100
Gráfico 5: Intención de las publicaciones de los fact-checkers en TikTok desde su inicio de
actividades en la red social hasta el 28 de febrero 2021
Fuente: elaboración propia
Por otra parte, en cuanto al tipo de trabajo realizado por los fact-checkers en TikTok y en referencia a
la RQ2, según datos de la Tabla 2 y Gráfico 6 queda en evidencia que los contenidos adaptados a las
características estéticas y narrativas de la red social constituyen el mayor porcentaje de trabajo,
quedando muy por debajo aquellos que son respuestas a los comentarios de los seguidores o
contenidos de otras plataformas digitales que han sido redirigidos o reciclados en TikTok. De esta
manera, no se cumple la H2 y sí la H5.
Gráfico 6: Total del tipo de contenido publicado por los fact-checkers en TikTok desde su primera
publicación hasta el 28 de febrero 2021
Fuente: elaboración propia
No obstante, hay excepciones como The Quint, cuya producción multimedia en TikTok proviene de
otras plataformas digitales, especialmente de Instagram.
0
50
100
150
200
250
300
350
400
450
Verificación Información/orientación
83%
1%
16%
CP
RC
COP
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 101
En lo concerniente a las encuestas, 383 encuestados se pronunciaron sobre el hecho de seguir medios
o perfiles periodísticos en TikTok. De ellos, 342 (89%) negaron hacerlo (Gráfico 7).
Gráfico 7: ¿Sigues a medios o perfiles periodísticos en TikTok?
Fuente: elaboración propia
Ante la pregunta específica sobre si conocían en qué consistía el fact-checking, de los 382 que
respondieron apenas 170 (45%) lo hicieron de forma afirmativa (Gráfico 8), mientras que la mayoría
contestó no conocerlo.
Gráfico 8: ¿Sabes en qué consiste el fact-checking?
Fuente: elaboración propia
Ante la pregunta de si seguían alguna cuenta que refiriese a procesos de fact-checking en TikTok, de
379 respuestas, 370 (98%) fueron negativas (Gráfico 9). Entre los nombres referidos en las pocas
respuestas positivas están: Maldito Bulo y Newtral en España y Agencia Lupa en Brasil.
11%
89%
No
45%
55%
No
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 102
Gráfico 9: ¿Sigues perfiles en TikTok que refieran a procesos de fact-checking?
Fuente: elaboración propia
Por último, ante la pregunta sobre hábitos de consumo de contenidos en TikTok, 218 participantes
señalaron las razones por las cuales acuden a dicha red social. En este sentido, la mayor motivación
es el hecho de buscar entretenimiento (41%), seguido de conocer recetas de cocina (15%) y descubrir
nuevos destinos turísticos (11%) (Gráfico 10).
Gráfico 10: ¿Para qué utilizas TikTok comúnmente?
Fuente: elaboración propia
5. Discusión
Más allá de los fact-checkers con actividad en TikTok, el engagement y seguidores que reciben estos
perfiles y sus contenidos, en líneas generales son bajos en comparación con algunos medios
informativos de alcance global como es el caso de The Guardian (más de 3000 seguidores y más de
2000 likes’), USA Today (casi 1 millón de seguidores y más de 23 millones de ‘likes’), BuzzFeed
News (más de 5000 seguidores y más de 220 mil likes’), Huffington Post (más de 50 mil seguidores
y más de 30 mil ‘likes’) y NBC News (más de 600 mil seguidores y casi 20 millones de ‘likes’).
2%
98%
No
202; 41%
73; 15%
44; 9%
31; 6%
53; 11%
43; 9%
9; 2%
18; 4%
17; 3%
Despejarme y entretenerme
Conocer nuevas recetas de
cocina
Conocer nuevos trucos de
informática
Seguir la vida de influencers
Descubrir nuevos destinos
turísticos
Por la música
Para convertirme en
influencer
Para conocer las últimas
noticias nacionales
Para conocer las últimas
noticias internacionales
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 103
No obstante, hay excepciones como Agencia Lupa (Brasil), France.info (Francia), Kompas.com
(Indonesia) y Tempo.co (Indonesia) que tienen una base importante de audiencia que reacciona a su
trabajo, ayudando a la visibilidad de los contenidos de cara al algoritmo de la red social en cuestión.
Estos resultados contrastan con el caso de la agencia de verificación española Maldito Bulo que, pese
a tener menos seguidores que los casos anteriores, acumula mayor engagement. Esto indica que su
trabajo está resultando de interés y utilidad y, por tanto, se trata de un caso efectivo.
De esta manera, como se ha apuntado, se confirma la primera hipótesis planteada sobre el hecho de
que todavía en 2021 el trabajo de estos fact-checkers es incipiente y limitado en cuanto actores en
TikTok, con las excepciones señaladas.
En un primer momento, esto puede considerarse como una muestra de que la labor de verificación de
medios y periodistas está enfocada a la mera experimentación. Así lo corroboran algunos de los
contenidos estudiados, como los publicados por los fact-checkers Tempo.co (Indonesia) y The Quint
(India). En estos se aprecia un alto volumen de contenidos correspondientes a 2020 que no están
adaptados a la narrativa propuesta por TikTok, lo cual indica la premura de algunos medios de sumar
esfuerzos a través de la plataforma digital tendencia del año, con la eventual poca comprensión del
código del mensaje que ello implica. De hecho, algunos contenidos tienen muy poco engagement,
como una entrevista a un médico (véase http://bit.ly/3qCMDG9) que corresponde a un vídeo de
IGTV (véase https://bit.ly/2N2f7LS).
En concreto, los contenidos de Tempo.co son en estricto formato vertical, pero no se trata de
contenidos producidos a partir de las propias herramientas de edición de TikTok, sino que han sido
trabajados externamente de forma previa y carecen del dinamismo y estímulo visual que demanda la
comunidad de usuarios de la red social (véase por ejemplo http://bit.ly/3vaFSzb). En otras ocasiones,
editan igualmente a través de alguna herramienta externa el contenido de forma vertical, pero le
insertan vídeos horizontales que, por el formato de TikTok, no encajan correctamente con la
disposición de la pantalla, resultando más pequeña la propuesta multimedia y, por tanto, ajena a la
estética y código de mensaje de la red social (véase http://bit.ly/3ewil5Q).
En cuanto a The Quint (India), sus publicaciones son en tono cómico y entretenido, pero muchos
vídeos por sus dimensiones no parecen contenidos nativos de TikTok, sino provenientes de
plataformas alternativas como pueden ser YouTube o Instagram. Este tipo de propuestas parecen ir
en concordancia con los gustos y pretensiones de la audiencia a través de dicha red social, que acude
a esta para despejarse y entretenerse.
Sin embargo, si nos referimos a la comprensión creativa del ‘formato TikTok’ en Agencia Lupa
(Brasil), a partir de publicaciones tituladas ‘Caiu na Rede’, recogen y someten a verificación en 60
segundos información de diversa índole que circula en las comunidades populares, (véase por
ejemplo http://bit.ly/3ePiXna). Este fact-checker también ha llevado a cabo la verificación de
noticias a partir de una propuesta estética basada en bailes (véase http://bit.ly/2Oe0F3X).
De forma similar, Factcheckvn (Vietnam) ha desarrollado varios raps (véase http://bit.ly/3cqaZhz y
http://bit.ly/3lfunS9) con el fin de innovar en este tipo de proceso, aunque llama la atención que no
son los vídeos con mayor engagement y, sin duda, resultan bastantes disruptivos para la propuesta
periodística en cuestión. Ambos casos son claros intentos de adaptación y desarrollo de nuevas
estrategias por parte de dichos medios con respecto al código de mensaje de TikTok empleado por
las audiencias más jóvenes.
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 104
También cabe señalar nuevamente a Maldito Bulo (España). En su propuesta de verificación a veces
aborda temas de cultura popular como, por ejemplo, mecanismos para “evitar llorar” cuando se corta
una cebolla (véase http://bit.ly/3bo7n0b), lo cual se adapta a las propuestas que son tendencia en
TikTok, en este caso en relación con el formato de los ‘micro-tutoriales’, un estilo narrativo propio
de la red social derivado de sus propias características de vídeos de formato corto.
Por su parte, Kompas.com (Indonesia) aplica la “verificación inversa” en temas mainstream
aludiendo a contenidos sobre situaciones inciertas o ejemplos contraproducentes por
irresponsabilidad. Valga como muestra un vídeo (véase http://bit.ly/3l3PAP4) donde una mujer
comenta en TikTok que se ha pegado el cabello con un pegamento determinado para darle mayor
fijación. La periodista, mientras contextualiza el hecho, indica los efectos contraproducentes citando
inclusive recomendaciones del fabricante del producto para evitar que otros secunden la acción. De
nuevo, se trata de una narrativa que tiene que ver con las particularidades de la propia red social,
puesto que en TikTok la idea de comunidad de usuarios recae muchas veces en la lógica del
challenge” imitando acciones o situaciones de otros.
Africa Check (Sudáfrica) (véase http://bit.ly/3rDb0F5) destaca por aprovechar al máximo todos los
recursos nativos de edición y creación multimedia de la plataforma, explotando incluso el recurso
musical, que es una de las variables del algoritmo para potenciar la visibilidad de los contenidos en el
feed principal. Las periodistas que intervienen en las publicaciones de este medio establecen diálogos
y coreografías definidas por la comunidad de usuarios de TikTok, por lo que su propuesta es muy
orgánica y concordante con el código de mensaje establecido.
De lo dicho anteriormente, es posible afirmar que, independientemente de los temas, el país o el tipo
de medio, el periodismo de verificación cuenta con interesantes e innovadoras maneras de
incrementar su alcance sin necesidad de caer en prácticas sensacionalistas. Por tanto, la segunda
hipótesis no queda confirmada, ya que la propia narrativa de TikTok no limita la actividad de los
fact-checkers, sino que constituye otra vía para acceder a otros segmentos de audiencia.
En este sentido, Pablo Hernández de Maldito Bulo destaca que “el fenómeno de la desinformación es
transversal, llega a todos los segmentos de la población y usa todas las redes sociales. Por eso es
importante estar presente en todas ellas, incluida TikTok (…) La desinformación ha llegado a
TikTok y el mejor lugar para combatirla es allí donde se difunda”. Hernández destaca especialmente
el público joven que usa esta red social, la cual puede resultar especialmente vulnerable a los bulos.
Desde Newtral sostienen que “cualquier red social que acumule un número masivo de usuarios
siempre va a tener que llevar a cabo, conforme aumenta ese crecimiento, un mayor trabajo de
moderación si quiere evitar la expansión de contenidos dañinos, ya no solo relativos a la
desinformación”. Desde el medio afirman que por esta razón se han convertido en partners de
TikTok en España, con el fin de intentar atajar a tiempo las noticias falsas dentro de la plataforma.
Desde otra perspectiva, desde Mala Espina (Chile) afirman que la intención de su trabajo ha radicado
en un intento de llegar a nuevas audiencias, así como ir probando distintas plataformas. En otras
palabras, se trata, de momento, de un proceso de experimentación, aspecto sobre el que Karla Torres
(Cotejo) afirma que es una razón importante para pensar bien la participación de los medios en la
plataforma, pues quienes se encarguen de llevar el perfil y realizar un eventual monitoreo de
contenidos en ella deben estar muy familiarizados con su particular estilo y código del mensaje.
En referencia la tercera hipótesis planteada en la investigación se observa que el área temática con
más presencia en los verificadores estudiados en TikTok es la política, seguida de los contenidos
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 105
relacionados con la sanidad y con temas sociales. En el caso de fact-checkers como Mala Espina
(Chile), Politifact (Estados Unidos), Tempo.co (Indonesia) y Bolivia Verifica (Bolivia) abundan las
publicaciones informativas y de verificación sobre temas de interés político según la estética y
elementos multimedia propios de TikTok, como música y animaciones en formato vertical (véase
http://bit.ly/3elf610). Asimismo, en varias publicaciones del perfil de TikTok de Tempo.co
(Indonesia) la atención hacia temas políticos trasciende al plano internacional, siendo las elecciones
estadounidenses de finales de 2020 uno de los temas recurrentes al respecto en el período estudiado.
La presencia de los temas sanitarios se relaciona con la pandemia de la Covid-19 en la Agencia Lupa
(Brasil), Africa Check (Sudáfrica), Newscheckerin (India) y The Quint (India). Por su parte, los
españoles Maldito Bulo y Newtral también han abordado temas de educación sexual, cuidado de la
piel y cura de heridas, entre otros, como el caso de una respuesta a un comentario de un usuario sobre
la veracidad de la orina como remedio a las picaduras de medusas (véase http://bit.ly/3ekaGr5). En
este contenido concreto, la periodista de Maldito Bulo no solo hace alusión al mainstream de
entretenimiento televisivo, sino que referencia fuentes científicas sobre las acciones más acordes a
tomar en cuenta ante dicha situación.
No obstante, en proporción general, la categoría “otros temas” es la que más abunda en la producción
de contenidos de estos emisores a través de TikTok. Al respecto, es posible apreciar verificaciones o
contenidos informativos/orientativos sobre temas climáticos, tecnológicos, de farándula local e
internacional o cualquier otro tema que no entrara en las categorías preestablecidas para este estudio.
Es decir, en la mayoría de los fact-checkers estudiados, pese a poner mucho énfasis en la verificación
o desmentir temas políticos, sanitarios, económicos o sociales, resulta frecuente observar tipologías
más diversas de contenidos.
De esta manera, según las evidencias aquí expuestas y tomando en consideración las presunciones de
la tercera hipótesis, como se apuntaba en líneas anteriores, se puede afirmar que, en gran medida, en
los fact-checkers sometidos a estudio, tanto la coyuntura de la Covid-19 como los episodios políticos
a escala global coparon las publicaciones, pues se trata de temas que han sido muy susceptibles de
alimentar un flujo enorme de información en muchos casos cuestionable o especulativa (López,
2020; Sidorenko, Herranz y Cantero, 2020; Pappapico, 2020).
Pese a la idea implícita que puede arrojar el anglicismo ‘fact-checkers’, estos medios periodísticos de
verificación de información, lejos de tener una actividad exclusivamente centrada en contrastar
noticias y rumores, también publican como medios generalistas y educadores en materia periodística.
Si bien la verificación está presente en la mayoría los perfiles observados, solo en la producción
multimedia de Agencia Lupa (Brasil) y Factcheckvn (Vietnam) este proceso periodístico supera a la
creación de contenidos informativos/orientativos. Asimismo, queda en evidencia que Bolivia
Verifica (Bolivia) y Newscheckerin (India) solo se han centrado en producir con base en esta
segunda premisa, que persigue de igual modo mitigar la desinformación planteando por adelantado
información específica sobre diversos eventos o situaciones y así reducir la posibilidad de que surjan
bulos o especulaciones al respecto.
En el caso particular de The Quint (India), su enfoque se ha orientado en buena parte a promocionar
reiteradamente sus rutinas de trabajo y estrategias de verificación en tono entretenido, como ya se ha
indicado. Por su parte, Maldito Bulo (España) incide mucho en la educación y orientación sobre el
trato con la desinformación y las noticias falsas, o elaborando contenidos donde aconsejan cómo
actuar, por ejemplo, con un familiar que acostumbra a publicar a través de aplicaciones de mensajería
contenidos que no están contrastados (véase http://bit.ly/3v78U2D).
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 106
Por tanto, no se cumple en la mayoría de los casos estudiados la cuarta hipótesis, puesto que el
trabajo de los fact-checkers a través de TikTok no se ha centrado exclusivamente en verificar y
desmentir bulos y noticias falsas. De hecho, las dos excepciones anteriormente señaladas pueden
suponer eventualmente cierta confusión entre usuarios que aún desconocen en qué consiste el
proceso de verificación de noticias o la finalidad de un fact-checker.
En este sentido, se hace referencia a un ejemplo en particular de Maldito Bulo, donde el medio
contestó justamente a esta última duda (véase http://bit.ly/3chRGqK). Al respecto, Pablo Hernández
(Maldito Bulo), incide en que “aparte de reaccionar a las desinformaciones para retirarlas, hay que
actuar creando desmentidos en formato TikTok pero también dando información veraz a través de la
misma red social”.
En relación con la quinta y última hipótesis de la investigación, se evidencia que los fact-checkers
interactúan poco con su audiencia a pesar de la importancia de la comunidad de usuarios en la
dinámica de TikTok. Este trabajo de creación de una comunidad resulta relevante para aumentar el
alcance y la relevancia de los contenidos verificados y que se aproxime al de las propias
informaciones falsas, convirtiéndose así en una alternativa para dinamizar la labor educativa,
orientadora y verificadora, no solo en TikTok, sino también en otras redes sociales como Twitter
(Magallón-Rosa, 2018) y Facebook (Andersen y Søe, 2020). Esto invita a la reflexión dada la
importancia de la comunidad de usuarios en Tiktok.
No obstante, en atención a casos particulares, entre los perfiles estudiados, Maldito Bulo (España) y
The Quint (India) son los que más interacciones reportan con sus usuarios, estrechando así la
relación entre medio y audiencia. Como nota adicional, Maldito Bulo ha explorado esta interacción a
partir del recurso del ‘duet’ (dueto)
1
para reaccionar a otro vídeo dentro de la misma red social (véase
http://bit.ly/3kVspGt).
Desde Agencia Lupa (Brasil) afirman que la mayoría de los contenidos que verifican y sobre los
cuales realizan publicaciones en TikTok, así como a través de otras redes sociales, proviene en gran
medida de la aportación de los usuarios de internet, lo que plantea otro tipo de interacciones, en este
caso de la audiencia con el medio.
Podría pensarse que, al haber pocos fact-checkers aún en TikTok, los que están activos podrían
convertirse en referentes del periodismo de verificación. Sin embargo, los datos de las encuestas
evidencian aún el desconocimiento que existe sobre la labor de estos actores o su simple presencia en
la red social, pues aún no se relaciona con el entorno propicio para acudir a este tipo de contenidos y
mensajes.
6. Conclusiones
A través de esta investigación se ha podido profundizar en las formas narrativas y en la
comunicación que llevan a cabo agencias de verificación de diferentes lugares del mundo en la red
social TikTok y constatar el elevado potencial de la red social para combatir los contenidos
desinformativos. De hecho, debido a la proliferación de vídeos de contenido engañoso durante la
pandemia mundial de la Covid-19, diversas instituciones sanitarias y humanitarias como la OMS,
Cruz Roja o Unicef emplearon esta red social para desmentir contenidos falsos e informar de
1
TikTok permite a partir de los duetos que la pantalla se divida en dos, teniendo en el lado izquierdo el perfil que
reacciona a un contenido y en el derecho el vídeo original sobre el cual se desea comentar.
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 107
medidas de prevención contra el coronavirus (Ballesteros, 2020; Fingas, 2020; Sidorenko, Herranz y
Cantero, 2020), así como también lo hicieron usuarios particulares, en su mayoría, profesionales
sanitarios.
Más allá del ámbito humanitario y sanitario, las agencias de verificación de los diferentes países
publican periódicamente en TikTok sobre diferentes cuestiones como la política, la economía y
temas sociales. De hecho, fact-checkers como Agencia Lupa (Brasil), Newtral (España) y Cotejo
(Venezuela) consideran que TikTok puede ser eventualmente una plataforma digital con un potencial
importante para la circulación de noticias falsas y especulaciones que obliga a medios especializados
en verificación, medios informativos generalistas y periodistas a centrar su atención en estos
contenidos falsos y actuar para combatir la desinformación.
Esta actividad de verificación de información y desmentidos en TikTok por parte de los fact-
checkers se adapta a la narrativa propia de la red social en la mayoría de los casos estudiados,
empleando el vídeo vertical, herramientas de edición propias de TikTok y formatos como los micro-
tutoriales. Esto se puede atribuir a la competencia por captar la atención de los usuarios en la red
social con contenidos más entretenidos y visuales. Si los usuarios los ignoran, el algoritmo de la red
social opta por no seguir mostrándolos en el feed principal.
Asimismo, se observa una falta de interacción entre los perfiles de las plataformas de verificación y
la audiencia, lo cual resulta fundamental para el desarrollo del fact-checking (Elizabeth y Mantzarlis,
2016). La lógica de la comunicación a través de TikTok se basa en un constante llamado a la acción,
bien a través de engagement, bien emulando acciones y contenidos por parte de terceros dada la
importancia de la comunidad de usuarios en TikTok. Este debe ser un elemento sobre el cual muchos
emisores deben incidir más.
Una mayor comunicación con la audiencia podría contribuir a aumentar el engagement de los
perfiles de las agencias de verificación en TikTok, así como una presencia más regular en un
momento en que el periodismo de verificación de datos en países como España todavía se encuentra
en una fase incipiente (López y Rodríguez, 2020).
Así, el trabajo de fact-checkers, medios y periodistas en TikTok es crear contenidos atractivos,
dinámicos y estimulantes visualmente que compitan con la basta producción de creatividad que
abunda en la plataforma, sin desmerecer, resentir ni desmejorar la exposición periodística realizada.
En otras palabras, el periodismo de verificación tiene cabida y perdurará en TikTok siempre y
cuando procure y desarrolle nuevas aptitudes narrativas, tomando en consideración la constante
evolución que experimenta la plataforma en cuanto a tendencias y grupos de usuarios.
Por otra parte, la presencia de las agencias de verificación en TikTok resulta fundamental para llegar
a un mayor número de usuarios, sobre todo a los jóvenes, un segmento de la población especialmente
vulnerable a los bulos, como se ha señalado en la investigación. Por tanto, sería deseable una mayor
expansión en esta red de social de estos contenidos tan necesarios en la sociedad de la posverdad,
pero se debe tener en cuenta que no es habitual en los usuarios de TikTok dirigirse expresamente a
un perfil en especial para consumir su contenido, pues los estímulos visuales de la plataforma se
centran -y obligan a los usuarios a centrar su atención- justamente en el feed principal.
A su vez, se debe trabajar en una alfabetización mediática y en la responsabilidad de la ciudadanía
(Aguaded y Romero, 2015; Pabón-Montealegre, 2020) para controlar la difusión de informaciones
falsas, además de acudir a fuentes fiables para informarse (Guallar et al, 2020; Palomo y Sedano
2018). Los medios y periodistas deben mantener e incrementar los esfuerzos educativos sobre el
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 108
peligro que representa la desinformación y la importancia de diversos mecanismos para
contrarrestarla.
Asimismo, la propia narrativa y códigos de TikTok, así como su audiencia y elementos de
engagement, la diferencian de otras redes sociales como Facebook y Twitter, lo que ha supuesto un
límite en la investigación para establecer una posible comparativa con la presencia y actividad de
fact-checkers en estas redes sociales. Resultaría interesante realizar una comparativa en futuras
investigaciones delimitando un período concreto o la verificación de un tema determinado por parte
de los fact-checkers en las diferentes redes sociales.
En definitiva, se considera que TikTok tiene un gran potencial para el periodismo de verificación
trabajando desde la propia narrativa de la red social y fomentando la interacción con la audiencia. En
este sentido, también sería interesante centrar futuras investigaciones en el análisis de contenido de
estas interacciones y del engagement en los perfiles de verificación presentes en TikTok.
7. Bibliografía
Aguaded, I. y Romero R., L. M. (2015). Mediamorfosis y desinformación en la infoesfera:
Alfabetización mediática, digital e informacional ante los cambios de hábitos de consumo
informativo. Education in the Knowledge Society, 16(1), 44-57.
Albright, J. (2017). Welcome to the Era of Fake News. Media and Communication, 5 (2), 87-89.
http://dx.doi.org/10.17645/mac.v5i2.977
Allcott, H., Gentzknow, M. y Yu, C. (2019). Trends in the diffusion of misinformation on social
media. Research & Politics, (6), 2, 1-8. https://doi.org/10.1177/2053168019848554
Allcott, H. y Gentzkow, M. (2017). Social media and fake news in the 2016 election. Journal of
Economic Perspectives, 31(2), 211236.
Alonso G., Marián (2019). Fake News: desinformación en la era de la sociedad de la información.
En: Ámbitos. Revista internacional de Comunicación, 45. 29-52.
http://dx.doi.org/10.12795/Ambitos.2019.i45.03
Amorós G., M. (2018). Fake News. La verdad de las noticias falsas. Plataforma Editorial.
Andersen, J. y & Søe, S. O. (2020). Communicative actions we live by: The problem with fact-
checking, tagging or flagging fake news the case of Facebook. European Journal of
Communication, 35(2), 126139. https://doi.org/10.1177/0267323119894489
Ballesteros H., C.A. (2020). La propagación digital del coronavirus: Midiendo el engagement del
entretenimiento en la red social emergente TikTok. Revista Española de Comunicación en Salud.
Suplemento 1, 171-185. https://doi.org/10.20318/recs.2020.5459
Basch, C. H., Hillyer, G. C. y Jaimie, C. (2020). COVID-19 on TikTok: harnessing an emerging
social media platform to convey important public health messages. International Journal of
Adolescent Medicine and Health, 1-3. https://doi.org/10.1515/ijamh-2020-0111
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 109
Blanco A., I., García G., C., y Tejedor C., S. (2019). El impacto de las fake news en la investigación
en Ciencias Sociales. Revisión bibliográfica sistematizada. Historia Y Comunicación
Social, 24(2), 449-469. https://doi.org/10.5209/hics.66290
Burkhardt, J. M. (2017). Chapter 1. History of Fake News. Library Technology Reports, 53(8), 59.
Cabezuelo L., F. y Manfredi, J. L. (2019). Posverdad, fake-news y agenda política en el discurso de
Trump en Twitter. Historia y comunicación social, 24 (2), 449-483.
Ceron, W., De-Lima-Santos, M.F. y Quiles, M. G. (2021), Fake news agenda in the era of COVID-
19: Identifying trends through fact-checking content, Online Social Networks and Media, 21,
https://doi.org/10.1016/j.osnem.2020.100116
Coleman, S., Morrison, D. E. y Anthony, S. (2012). A Constructivist Study of Trust in the News.
Journalism Studies, 13, (1). 37-53. doi: 10.1080/1461670X.2011.592353
Coughlan, S. (2017, 12 de enero). What does post-truth mean for a philosopher? BBC News.
Consultado el 11 de marzo 2021 en: https://www.bbc.com/news/education-38557838
Del Fresno G., M. (2019). Desórdenes informativos: sobreexpuestos e infrainformados en la era de la
posverdad. Profesional de la información, 28 (3), e280302.
https://doi.org/10.3145/epi.2019.may.02
Ditrendia (2020). Móviles en España y en el Mundo 2020. Consultado el 15 de febrero 2021 en:
https://bit.ly/3iY6iwV
Egelhofer, J.N., Aaldering, L., Eberl, J.M., Galyga S. y Lecheler, S. (2020) From Novelty to
Normalization? How Journalists Use the Term “Fake News” in their Reporting. Journalism
Studies, 21(10), 1323-1343. https://doi.org/10.1080/1461670X.2020.1745667
Elizabeth, J. y Mantzarlis. A. (2016, 6 de julio). The fact is, fact-checking can be better. American
Press Institute. Consultado el 10 de marzo 2021 en: https://www.americanpressinstitute.org/fact-
checking-project/fact-not-fact-checking-great/
European Commission (2018). A multi-dimensional approach to disinformation. Report of the
independent High-Level Group on Fake News and Online Disinformation. Directorate-General
for Communication Networks, Content and Technology. Unión Europea.
Fingas, J. (2020, 3 de marzo). La OMS se une a TikTok para combatir la desinformación del
coronavirus. Entrepeneur. Consultado el 15 de marzo 2021 en:
https://www.entrepreneur.com/article/347084
Fundacion Gabo. (2020, Abril, 2). Más de 100 sitios para verificar desinformación sobre Covid-19.
Consultado el 14 de junio 2021 en: https://fundaciongabo.org/es/noticias/mas-de-100-sitios-para-
verificar-desinformacion-sobre-el-covid-19
Gaitán, J. A. y Piñuel, J. L. (1998). Técnicas de investigación en Comunicación Social. Síntesis.
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 110
Guallar, J., Codina, Ll., Freixa, P. y Pérez M., M. (2020). Desinformación, bulos, curación y
verificación. Revisión de estudios en Iberoamérica 2017-2020. Telos: revista de Estudios
Interdisciplinarios en Ciencias Sociales, 22 (3), 595-613. https://doi.org/10.36390/telos223.09
IFCN. (n.d). Verified signatories of the IFCN code of principles. Consultado el 14 de junio 2021 en:
https://ifcncodeofprinciples.poynter.org/signatories
Jang, S. y Kim, J.K. (2018). Third person effects of fakenews: Fakenews regulation and media
literacy interventions. Computers in human Behavior, 80, 295-302.
Keyes, R. (2004). The Post-truth Era: Dishonesty and deception in contemporary life. St. Martins Pr.
Lazer, D. M. J., Baum, M. A., Benkler, Y., Berinsky, A. J., Greenhill, K. M., Menczer, F.,
Metzger, Miriam J., Nyhan, B., Pennycook, G., Rothschild, D., Schudson, M., Sloman, Steven
A., Sunstein, C. R., Thorson, E. A., Watts, Duncan J., Zittrain, J. L. (2018). The science of fake
news. Science, v. 359, n. 6380, 1094-1096. https://doi.org/10.1126/science.aao2998
Li, X., Xiaohui, Y. y Zhengwu, Z. (2019). Research on the causes of the “TikTok” app becoming
popular and the existing problems. Journal of advanced management science, 7(2), 59-63.
https://doi.org/10.18178/joams.7.2.59-63
López, E. (2020). Las pandemias en el siglo XXI: Un desafío para la salud pública. Actualización en
Nutrición, 21 (1), 1-3
López-Borrull, A. (2020). Fake news e infodemia científica durante la Covid-19, ¿dos caras de la
misma crisis informacional?. Anuario ThinkEPI, 14, e14e07
López P., F., y Rodríguez R., J. (2020). El Fact-checking en España. Plataformas, prácticas y rasgos
distintivos. Estudios Sobre El Mensaje Periodístico, 26(3), 1045-1065.
https://doi.org/10.5209/esmp.65246
Magallón-Rosa, R. (2018). Nuevos formatos de verificación. El caso de Maldito Bulo en Twitter.
Sphera Publica, 1 (18), 41-65.
MacKenzie, A. y Bhatt, I. (2020) Lies, Bullshit and Fake News. Postdigit Sci Educ 2.
https://doi.org/10.1007/s42438-019-00085-4
McNair, B. (2017). Fake News: Falsehood, Fabrication and Fantasy in Journalism. Routledge.
Mazaira C, A., Rúas A., J. y Puentes R., I. (2019). Fact-checking en los debates electorales
televisados de las elecciones generales de 2015 y 2016. Revista Latina de Comunicación Social,
74, 748 a 766. http://dx.doi.org/10.4185/RLCS-2019-1355
Nyhan, B. y Reifler, J. (2015), The Effect of Fact‐Checking on Elites: A Field Experiment on U.S.
State Legislators. American Journal of Political Science, 59, 628-
640. https://doi.org/10.1111/ajps.12162
Omar, B. y Dequan, W. (2020). Watch, Share or Create: The Influence of Personality Traits and User
Motivation on TikTok Mobile Video Usage. International Journal of Interactive Mobile
Technologies, 14 (4), 121-137. https://doi.org/10.3991/ijim.v14i04.12429
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 111
Pabón-Montealegre, M. V. (2020). Criterio para navegar en la desinformación. La WebQuest como
herramienta de aprendizaje para formar a los maestros. Universitas Científica, 16(1), 18-21.
Palau-Sampio, D. (2018). Fact-checking y vigilancia del poder: La verificación del discurso público
en los nuevos medios de américa Latina. Comunicación y Sociedad, 31 (3), 347-365.
Palomo, B., y Sedano A., J. A. (2018). WhatsApp como herramienta de verificación de fake news. El
caso de B de Bulo. Revista Latina, (73), 1384-1397. https://doi.org/10.4185/RLCS-2018-1312
Papapicco, C. (2020). Informative contagion: The Coronavirus (COVID-19) in italian journalism.
Online Journal of Communication and Media Technologies, 10 (3), 1- 12
Pérez, S. (2021, 3 de febrero). TikTok to flag and downmark ‘unsubstantiated’ claims fact checkers
can’t verify. TechCruch. Consultado el 11 de marzo 2021 en: https://tcrn.ch/3w3G5nY
Pérez-Curiel, C., y Velasco-Molpeceres, A. M. (2020). Impacto del discurso político en la difusión
de bulos sobre Covid-19. Influencia de la desinformación en públicos y medios. Revista Latina,
(78), 86-119. https://doi.org/10.4185/RLCS-2020-1469
Pérez-Dasilva, J.A., Meso-Ayerdi, K. y Mendiguren-Galdospín, T. (2020). Fake news y coronavirus:
detección de los principales actores y tendencias a través del análisis de las conversaciones en
Twitter. Profesional de la información, 29 (3). https://doi.org/10.3145/epi.2020.may.08
Preston, S., Anderson, A., Robertson, D.J., Shephard, M.P. y Huhe, N. (2021). Detecting fake news
on Facebook: The role of emotional intelligence. PLoS ONE, 16(3).
https://doi.org/10.1371/journal.pone.0246757
Rapkin, M. (2017, 1 de noviembre). The social media platform that has Gen Z obsessed. Wall Street
Journal Magazine. Consultado el 15 de marzo 2021 en: https://on.wsj.com/2YVWhZj
Rodríguez-Fernández, L. (2021). Propaganda digital. Comunicación en tiempos de desinformación.
Barcelona: UOC.
Salas A., C. (2019). La primera fake news de la historia. Historia y comunicación social, 24 (2), 411-
431. https://dx.doi.org/10.5209/hics.66268
Salaverría, R., Buslón, N., López P., F., León, B., López G., I., Erviti, M. C. (2020). Desinformación
en tiempos de pandemia: tipología de los bulos sobre la Covid-19. Profesional de la información,
29 (3). https://doi.org/10.3145/epi.2020.may.15
Salaverría, R. (2020). Claves para hacer frente a la desinformación. Biko INSIGHTS. 52-61.
Sánchez D., J.M. y Magallón R., R. (2020). Infodemia y COVID-19. Evolución y viralización de
informaciones falsas en España. Revista Española de Comunicación en Salud. Suplemento 1. 31-
41. https://doi.org/10.20318/recs.2020.541
Shuai, Y., Yuzhen, Z. y Yifang, M. (2019). Analysis of the reasons and development of short video
application Taking Tik Tok as an example. 9th International Conference on Information and
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 112
Social Science (ICISS 2019). Francis Academic Press, 340-343.
https://doi.org/10.25236/iciss.2019.062
Sidorenko B., P., Herranz, J. M. y Cantero, J. I. (2020). Use of new narratives for COVID-19
reporting: from 360º videos to ephemeral TikTok videos in online media. Tripodos, 47(1), 105-
122
Soler, P., Enríquez, A. M. (2012). Reflexión sobre el rigor científico en la investigación cualitativa.
Estudios sobre el Mensaje Periodístico, 18, 879-888. https://doi.org/ggvt53
Terol B., R. y Alonso- L., N. (2020). La prensa española en la Era de la Posverdad: el compromiso
de la verificación de datos para combatir las Fake News. Revista Prisma Social, (31), 304-327
Tesich, S. (1992). A goverment of lies. The Nation, 254(1)
Torres M., J. L. y Villena A., E. (2020) Usos y recursos de TikTok como herramienta de
comunicación. En, Herrero G., J., Segarra S., J. e Hidalgo M., T. (coords.) La narrativa
audiovisual. Del concepto a la alfabetización mediática (259-269) Madrid: Fragua.
Ufarte, M.J., Peralta, L., Murcia, F.J. (2018). Fact-checking: un nuevo desafío del periodismo.
Profesional de la Información, 27(4), 733-741. https://doi.org/10.3145/epi.2018.jul.02
Vásquez H., J., Negreira R., M. C. y López G., X. (2020). Let´s dance the news! How the news
media are adapting to the logic of TikTok. Journalism, 1-19.
https://doi.org/10.1177%2F1464884920969092
Vázquez H., J., Vizoso, Á. y López G., X. (2019). Innovación tecnológica y comunicativa para
combatir la desinformación: 135 experiencias para un cambio de rumbo. El profesional de la
información, 28(3). https://doi.org/10.3145/epi.2019.may.01
Van Den Bremer, A. J, M. y Siebelink, R. (2020). Critical Thinking on TikTok. Tesis sin publicar.
Universidad de Utrecht.
Vizoso, A. y Vázquez H., J. (2019). Plataformas de fact-checking en español. Características,
organización y método. Communication & Society, 32(1), 127-144.
https://doi.org/10.15581/003.32.1.127-144
Vogel, E. A. y Rose, J. P. (2016). Self-reflection and interpersonal connection: Making the most of
self-presentation on social media. Translational Issues in Psychological Science, 2, 294-302.
https://doi.org/10.1037/tps0000076
Yu-Liang, F. Y. L., Chun-Chin, C. y Shu-Ming, W. (2019). Evaluation of charm factors of short
video user experience using FAHP a case study of TikTok app. IOP Conference Series:
Materials Science and Engineering, 688, 1-5. https://doi.org/10.1088/1757-899X/688/5/055068
RLCS, Revista Latina de Comunicacn Social, 79, 87-113
[Investigación] DOI: 10.4185/RLCS-2021-1522| ISSN 1138-5820 | Año 2021
Recibido: 30/03/2021. Aceptado: 15/09/2021. Publicado: 02/11/2021 113
AUTORES
Pavel Sidorenko Bautista
Doctor por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Castilla-La Mancha. Profesor en la
Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Francisco de Vitoria y del Máster en
Comunicación e Identidad Corporativa de la Universidad Internacional de La Rioja. Investiga sobre
nuevas narrativas y nuevas tecnologías aplicadas a la comunicación y el periodismo. Pertenece al
grupo de investigación ‘DiploCity’.
pavel.sidorenko@ufv.es
Índice H: 5
Orcid ID: https://orcid.org/0000-0002-8094-3089
Google Scholar: https://scholar.google.es/citations?hl=es&user=NZkQkeEAAAAJ
ResearchGate: https://www.researchgate.net/profile/Pavel-Sidorenko-Bautista
Scopus ID: https://www.scopus.com/authid/detail.uri?authorId=57211801795
Academia.edu: https://ufvitoria.academia.edu/PavelSidorenkoBautista
Nadia Alonso López
Doctora en Comunicación por la UV y Máster en Gestión de la Producción Audiovisual y en
Marketing y Comunicación Digital. Profesora en el Departamento de Comunicación Audiovisual,
Documentación e Historia del Arte de la Universitat Politècnica de València. Pertenece al grupo de
investigación ArtiCom y es miembro de la Asociación Española de Investigación de la Comunicación
(AE-IC) y de la Sociedad Española de Periodística (SEP).
naallo1@har.upv.es
Índice H: 3
Orcid ID: http://orcid.org/0000-0002-5220-2232
Google Scholar: https://scholar.google.es/citations?user=77kOgs8AAAAJ&hl=es
ResearchGate: https://www.researchgate.net/profile/Nadia-Alonso-Lopez
Academia.edu: https://upv-es.academia.edu/NadiaAlonsoL%C3%B3pez
Fábio Giacomelli
Periodista. Estudiante de doctorado en Ciencias de la Comunicación e Investigador asociado al
LabCom.CA en la Universidad Beira Interior. Financiado por una beca doctoral FCT con referencia
SFRH/BD/143944/2019
fabio@ubi.pt
Índice H: 1
Orcid ID: https://orcid.org/0000-0003-3261-0041
Google Scholar: https://scholar.google.com/citations?user=ZRC7_6wAAAAJ&hl=pt-BR&oi=ao
ResearchGate: https://www.researchgate.net/profile/Fabio-Giacomelli-3
Academia.edu: http://www.ubi.academia.edu/fabiogiacomelli
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
The proliferation of fake news on social media is now a matter of considerable public and governmental concern. In 2016, the UK EU referendum and the US Presidential election were both marked by social media misinformation campaigns, which have subsequently reduced trust in democratic processes. More recently, during the COVID-19 pandemic, the acceptance of fake news has been shown to pose a threat to public health. Research on how to combat the false acceptance of fake news is still in its infancy. However, recent studies have started to focus on the psychological factors which might make some individuals less likely to fall for fake news. Here, we adopt that approach to assess whether individuals who show high levels of ‘emotional intelligence’ (EQ) are less likely to fall for fake news items. That is, are individuals who are better able to disregard the emotionally charged content of such items, better equipped to assess the veracity of the information. Using a sample of UK participants, an established measure of EQ and a novel fake news detection task, we report a significant positive relationship between individual differences in emotional intelligence and fake news detection ability. We also report a similar effect for higher levels of educational attainment, and we report some exploratory qualitative fake news judgement data. Our findings are discussed in terms of their applicability to practical short term (i.e. current Facebook user data) and medium term (i.e. emotional intelligence training) interventions which could enhance fake news detection.
Article
Full-text available
Salaverría, R. (2020). Claves para hacer frente a la desinformación. Biko Insights #4 (pp. 52-61). Pamplona, diciembre 2020.
Article
Full-text available
El presente artículo parte de la actual crisis sanitaria de la Covid-19 para reflexionar sobre los efectos a nivel de uso de información, principalmente por la existencia de las fake news y también los problemas de la comunicación científica que en cierto sentido la crisis ha agravado. Así como la propia OMS habla de una infodemia, en este caso hablamos también de una infodemia científica. Ello nos sitúa en la reflexión sobre si ha producido también una crisis informacional, de confianza y de seguridad. Se propone una mayor alfabetización científica dada la mayor presencia de contenidos científicos en el debate y opinión social.
Article
Full-text available
The influence of TikTok has reached the news media, which has adapted to the logic of the platform, in a context marked by the incidental consumption of news, virality and the intermediation of technology in access to information. The popularity of this social network invites news outlets to address a young audience on a platform characterized by visual and short content and dynamics defined by algorithmic recommendations, trending hashtags and challenges. Based on an exploratory search of news media and programmes on TikTok from around the world, we selected 234 accounts and conducted a content analysis of the 19 news media and programmes identified with a verified profile and general thematic scope. The results point to a progressive incorporation of the media since 2019, with the purpose of informing, positioning their brand and adapting to the logic of TikTok in a new approach to journalism for younger generations.
Article
Full-text available
En la Era de la Posverdad se observa cómo los/as ciudadanos/as desconfían cada vez más de los medios de comunicación, especialmente de los escritos. El ciberperiodismo, que dejó de ser financiado por los lectores y lectoras para pasar a manos de la publicidad en lo que se conoce como la tiranía del clic (Marín, 2019), y la desinformación provocada por las mal llamadas fake news y por los bots que difunden bulos por la red ha generado este clima informativo en el que los/as lectores/as llegan a cuestionarse cualquier noticia. La presente investigación tiene el objetivo de analizar las herramientas de verificación de datos que los diarios generalistas utilizan para detectar noticias falsas y ganar credibilidad entre los/as usuarios/as. Para ello, se realiza un estudio sobre 38 diarios digitales en España con la finalidad de comprobar si implementan alguna herramienta, cuales son y como muestran la trazabilidad de las informaciones que se publican. Se emplea una metodología cuantitativa y cualitativa de estudio de caso. Tras el análisis, se observa que hay herramientas que trazan de manera excelente de dónde procede la información que se consume, pero la mayor parte de los diarios digitales no las implementan.
Article
Full-text available
Introducción: El desorden informativo generado por la Covid-19 dibuja un escenario estratégico para la difusión de la falacia y la propaganda política. Las redes sociales, en modo eco-chamber, reproducen el discurso gubernamental de la confusión y la mentira y favorecen un clima de desinformación, desestabilizador de las democracias. En paralelo, los públicos digitales se instalan como prosumidores del bulo político en Twitter y se atisba una tendencia de los medios a combatir las fake news. Metodología: El objetivo principal es conocer qué marcas de desinformación identifican el mensaje del líder, qué papel juegan las audiencias en la producción y difusión de lo falso y qué procesos de verificación desarrollan las agencias de fact-checking (Pagella Politica, Maldito Bulo, Full Fact y PolitiFact) y los medios (La Repubblica, El País, The Guardian y The New York Times) en una situación de máximo riesgo. Sobre una muestra compuesta por tweets publicados por los presidentes de gobierno (n= 272), noticias relacionadas con la Covid-19 (n1=4.543) y bulos detectados en Twitter (n1=200) diseñamos una metodología de análisis de contenido cuantitativo-cualitativo y análisis crítico del discurso político. Se emplea el software SPSS de estadística aplicada. Resultados, discusión y conclusiones: Los resultados revelan el protagonismo de un lenguaje político falaz, que favorece la producción del bulo en la red y requiere la efectividad del sistema de fact-checking de agencias internacionales y medios de comunicación, para combatir lo falso, siempre, y más si cabe en momentos de una pandemia sanitaria sin precedentes.
Article
Full-text available
The disruptive evolution of technology has impacted on all aspects of communication. Consequently, various alternatives are being developed for storytelling, delivering messages, and connecting to people. The evolution of social media and mul-timedia technologies is evident. Since 2014, we have witnessed changes both in the concept of immersion over the 360º format and virtual reality. Such changes aim at much closer proximity between user and content, strengthening possible empathic bonds. Even so, emerging audiences, especially Generation Z, spend time in digital environments that do not support this type of content. As a consequence, their interactions and multimedia behavior focus on vertical, ephemeral content, rendering TikTok as an innovative alternative with a significant growth trend. This study proposes a review of media outlets and journalists' work reporting on the COVID-19 pandemic using 360º multimedia narratives and Tik-Tok. Research shows evidence of the limited use of the immersive multime-dia format and the increase of productions in the ephemeral vertical format of TikTok-whose audience reach has grown significantly.
Article
Full-text available
Introducción: La pandemia del coronavirus ha producido un fuerte impacto en las redes sociales, tanto en su nivel de utilización como en su modo de empleo. Organizaciones sanitarias internacionales han empleado todas las redes sociales para conseguir que sus mensajes alcanzasen a los diferentes perfiles poblacionales. Objetivo: Describir la amplitud y dinámica de las interacciones en la red social de vídeos cortos TikTok durante esta crisis. Se seleccionó esta red por su rápido crecimiento durante el año 2019 y 2020, especialmente entre el público juvenil, factores que han llevado a la Organización Mundial de la Salud a seguir el ejemplo de la Cruz Roja o Unicef, para abrir cuenta en esta red social en plena pandemia. Metodología: Se capturaron y analizaron estadísticamente 28.234 vídeos que incluyeron alguno de los 18 hashtags relacionados con el coronavirus de la muestra seleccionada. Resultados: El empleo de los hashtags seleccionados creció aceleradamente para después mantenerse estable en torno a las 500 citas diarias. Se detectó un intenso índice de engagement con una media de 27 mil interacciones con cada post. Conclusiones: Los contenidos de consumo rápido y desenfadado que caracterizan a esta red social podrían haber servido de válvula de escape ante el confinamiento.
Article
The rise of social media has ignited an unprecedented circulation of false information in our society. It is even more evident in times of crisis, such as the COVID-19 pandemic. Fact-checking efforts have significantly expanded and have been touted as among the most promising solutions to fake news. Several studies have reported the development of fact-checking organizations in Western societies, albeit little attention has been given to the Global South. Here, to fill this gap, we introduce a novel Markov-inspired computational method for identifying topics in tweets. In contrast to other topic modeling approaches, our method clusters topics and their current evolution in a predefined time window. To conduct our experiments, we collected data from Twitter accounts of two Brazilian fact-checking outlets and presented the topics debunked by these initiatives in fortnights throughout the pandemic. By comparing these organizations, we could identify similarities and differences in what was shared by them. Our method resulted in an important technique to cluster topics in a wide range of scenarios, including an infodemic-a period overabundance of the same information. In particular, our results revealed a complex intertwining between politics and the health crisis during this period. We conclude by proposing a novel method which, in our opinion, is suitable for topic modeling and also an agenda for future research.
Article
Objectives TikTok is a popular social media platform, especially among those who are 13–24 years of age. The purpose of this cross-sectional study was to describe the content of COVID-19 material on TikTok. Methods A total of 100 videos posted under the hashtag #Coronavirus were included in this study along with all (n=17) posts uploaded by the World Health Organization (WHO). Results Overall, these videos were viewed 1,194,081,700 times. The most commonly cited topics included anxiety (14.5%) with more than 190.6 million views and quarantine (10.3%) with 106.6 million views. Fewer than 10% of videos mentioned how the virus is transmitted, symptoms, and prevention. WHO videos more often focused on viral transmission and symptoms but covered these topics in fewer than 10% of the videos. Conclusions Although research suggests that cases of COVID-19 may be less severe in those under 18 years of age, social distancing remains paramount due to the possibility of transmission even in those with minimal or no symptoms. For young adults in particular, the WHO suggests staying connected through social media and making every attempt to stay positive. TikTok has the potential, not only to convey important health information, but to address these aspects of the COVID-19 pandemic as well.