BookPDF Available

Abstract

SANKOFA. Historias sobre Adopción y Búsquedas de Orígenes, es un libro elaborado en el marco del Proyecto FONDECYT N°3170338 “Adopciones en Chile: la construcción de narrativas sobre “los orígenes” y la Identidad”. El libro se basa en un proceso de investigación participativa y de co-producción de conocimiento en torno a diversas narrativas sobre la adopción y los procesos de búsquedas de orígenes desde la perspectiva de un grupo de personas adultas adoptadas en Chile, en diálogo con la Investigadora Principal del proyecto.
Sankofa
Esta palabra refiere tanto a un símbolo, concepto
u objeto del pueblo Akan representado por
un pájaro con la cabeza hacia atrás con un
huevo en su boca, el que transmite la idea de que
rememorando el pasado podemos comprender
el presente y el futuro.
(
Ilustración: Gisella Malatesta
Todos los derechos res ervados. E sta obra está p rotegida por una licenc ia
Creative Commons. Queda prohibido reproducir, copiar parcial o totalmente
o distri buir la presente pub licación sin el per miso de su editor a.
Edición y asesoría técnica de contenidos: Irene Salvo Agoglia.
Participantes por orden alfabético: Marcelo Álvarez, Teresa Arana, Alexia Arancibia,
Marcela Brogle, Carlos Guzmán, Gisella Malate sta, Sandra Or tíz, Patricia Riquelme,
Nancy Thoman y Victoria Swain.
Diseño y diagramación: Marcela Brogle.
Ilustracion: Gisella Malatest a.
Fotografía: Teresa Arana Migliassi.
Financiado por el Proyec to FONDECYT N°3170338 (2017-2020) Adopciones en Chile: la
construcción de narrativas s obre “los orígenes” y la Ident idad, Agencia Nacional de
Investigación y Desarrollo (A NID), Gobierno de Chile.
2021
Reconocimiento – NoComercial – SinObraDerivada (by-nc-nd)
No se per mite un uso comercial d e la obra original ni la ge neración de obr as derivadas .
Agradecemos a todas las per sonas e instituciones que contribuyeron a que este libro fuera
posible: las profesionales del Programa de Búsqueda de Orígenes del Departamento de
Adopción (SENAME), el Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología (FONDECYT), de la Agencia
Nacional de Investigación (ANID) del Gobierno de Chile, la revisión exper ta de Beatriz San
Román (Universidad Autónoma de Barcelona), Christina Baglietto (Child Identity Protection),
María José Junco (Fundación Chilena de la Adopción) y Erika Villalobos (Servicio Nacional
de Menores).
En especial, agradecemos a todas y todos los participantes del estudio por compartir
generosamente sus historias de vida y a nuestras familias por su apoyo constante. Sin la
confianza y apertura de todas estas personas e instituciones, no podríamos habernos
conocido y este libro nunca habría sido posible.
Tú eres de ese árbol, no lo olvides, que echó ramas y nunca fue talado.
(Masha Kalëko, Polonia)
09
19
45
119
13
INDICE
09
13
Prólogo
Introducción
19
20
25
34
Capítulo 1: Narrando la adopción en primera persona
El lugar de la adopción en nues tra cultura y socieda d
Construyendo nuestra identidad
Conociendo y hablando sobre nuest ros orígenes: de la revelación a la aper tura comunicativa
45
51
59
66
76
82
91
97
108
Capítulo 2: Buscando nuestros orígenes
Decidiendo buscar nuestros orígenes
Algunas razones que nos motivaron a buscar los or ígenes: ¿qué esperábamos encontrar?
El lugar de nues tra familia adoptiva en nuestras búsque das de orígenes
El lugar de las redes sociales en nuest ras búsquedas de orígenes
Dando los primeros pasos en nuestras búsquedas de orígenes: ¿cómo y por dónde empe zar?
Localizando nuestra familia de origen y decidiendo iniciar los primeros contactos
Realizando los primeros encuentros
Después de los primeros encuentros ¿qué puede suceder?
119
123
127
131
135
139
143
147
151
155
159
Capítulo 3: Nuestras historias de vida
Gisella, El sobrevuelo
Marcela, El re-conocimiento
Alexia, No hay razón para vivir con el cor azón roto
Marcelo, Quién s oy
Patricia, Robadizo
Sandra, E spiral de emociones
Teresa, Lo contenido
Nancy, Á ngel
Victor ia, Un puzzle sin fín
Carlos, La vuelta larga
167
171
173
179
Anexo 1.
Procesos d e búsquedas de oríge nes realizados vía el Prog rama especializad o del Estado chilen o
Anexo 2. Procesos de búsquedas de orígene s realizados vía Fundaciones privadas chilenas
Anexo 3. La situación de las irregularidades en los procesos adoptivos en Chile
Anexo 4. Recursos sugeridos
Prólogo
Por Beatriz San Román
Los adinkra son símbolos visuales, originarios de África Occidental, que expresan una idea
o aforismo. Sankofa, el que da título a este libro, se relaciona con la necesidad de mirar
atrás y reclamar nuestro pasado para así podernos mover hacia adelante. De acuerdo
al Diccionario Adinkra elaborado por W. Bruce Willis a finales del pasado siglo, significa
“no es tabú ir a buscar lo que corre el riesgo de quedarse atrás”. Al leer esta definición,
no puedo dejar de pensar que tiene su punto que en ella aparezca la palabra “tabú”,
precisamente cuando estamos hablando de adopción y de orígenes. No hace tanto la
adopción estaba impregnada de un halo de secretismo y la mer a expresión del deseo, por
fugaz que pudiera ser, de querer reconectar con “los orígenes” se leía como un signo de
que los lazos adoptivos no habían funcionado todo lo bien que debieran. Hoy, en cambio,
el derecho de las personas adoptadas a reconectar con su vida antes de la adopción no
solo nos resulta legítimo, sino casi diría que evidente. Atrás quedó, pues, el tabú y este
libro es una bella prueba de que se puede pensar, sentir, hablar, escribir, pintar, componer
y crear en torno a las búsquedas de orígenes.
09Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
La expresión “búsqueda de orígenes” parece apuntar a un viaje con un destino predetermi-
nado, aunque no podamos buscar “orígenes” en Google Maps y esperar que nos devuelva
un itinerario detallado. No obstante, podría parecer que, por complicado que resulte a
veces encontrar el camino, una vez avistado se trataría de avanzar hacia el objetivo final.
Esta metáfora tiene dos problemas inherentes. En primer lugar, el destino no es un punto
concreto ni tiene que ser igual para todas las personas adopt adas, ni para cada cual en cada
momento. Algunas querrán reencontrarse con sus madres o sus familias de nacimiento,
así como quizás también conocer y adentrarse en sus entornos afectivos; otras tendrán
suficiente con conocer su historia y no querrán recone ctar con su primera familia. A veces,
el viaje tiene un final identificable; otras veces, solo será el comienzo de otros itinerarios
afectivos o vitales. Por otra parte, la imagen de una ruta, con más o menos etapas que
recorrer, no da cuenta de la complejidad del viaje. Quizás la imagen de una maraña
que desentrañar se acerque más a muchas experiencias de esta singular aventura, una
maraña en la que se enredan instancias burocráticas, pero también eventos, emociones
y sentimientos a los que dar sentido. Y es que las llamadas búsquedas de orígenes, como
otros viajes especiales que pueden marcar una vida, son también, quizás, ante todo, viajes
“hacia dentro”, en los que una se compone, se descompone y se recompone.
Este libro coral entreteje experiencias diversas de ese viaje en un tapiz colorido, denso
y lleno de matices. Quienes se encuentren en su particular camino de reencuentro con
sus orígenes encontrarán sin duda en sus páginas algo así como el apoyo de un sherpa
sabio y colectivo, un acompañamiento amoroso que no impone ni da recetas, sino que
abre rendijas para mirar la propia trayectoria vital y la propia subjetividad desde otras
perspec tivas. La generosidad de sus autoras/es nos proporciona la posibilidad de acercarnos
a los saberes encarnados derivados de la experiencia, que conforman un conocimiento
fractal y situado, que nos permite mirar hacia un futuro en el que hay luz donde antes
había silencio e interrogantes.
Volviendo a Sankofa y la idea de “buscar lo que corre el riesgo de que darse atrás”, no puedo
acabar este prólogo sin poner de relieve el papel esencial de alguien muy especial en la
génesis y elaboración de este singular volumen. Leyendo los tex tos que lo conforman, mi
mente se iba a “sus orígenes” o al menos a lo que, desde mi posición, identifico como tales.
10
Una y otra vez, acudía a mi mente la imagen de Irene Salvo Agoglia, con su entusiasmo
apasionado y contagioso, con ese brillo fulgurante en sus ojos con el que me habló en
tantas ocasiones, primero de la investigación en la que estaba trabajando con personas
adoptadas en Chile y, más tarde, de la idea de crear una obra colectiva que recogiera la
riqueza de sus narrativas y reflexiones. Solo alguien como ella, inasequible al desaliento
y con una inmensa capacidad de articular personas diferentes desde una posición en la
que el cuidado es siempre una premisa esencial, podía haber alentado la producción de
un libro como este. Quedamos en deuda con ella y con todas las personas que lo han
hecho posible.
11Histor ias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
Introducción
Por Irene Salvo Agoglia
¿Cuál es el origen de este libro?
Todo tiene un origen y este libro también. Este libro fue pensado y realizado en el marco
de un proyecto de investigación1. Durante los tres años de su desarrollo, pude explorar,
conocer, comprender y reflexionar junto a sus participantes, con mayor complejidad,
profundidad y riqueza, temas fascinantes como la adopción, la construcción y comu-
nicación de “los orígenes” y los procesos de búsquedas de orígenes. Además de todas
las experiencias y aprendizajes que tuve como investigadora, me sentí enormemente
conmovida y transformada en el plano humano. Gracias a esta investigación, tuve el
privilegio de escuchar parte de las historias de vida de personas diversas y con múltiples
capacidades que, generosamente, las compartieron conmigo. Solo espero haber dado
algo bueno a cambio.
Tras realizar una revisión exhaustiva de diversos materiales y recursos sobre búsquedas
de orígenes a nivel internacional, constaté que existe una abundante bibliografía sobre
la temática en diversos países del mundo. Más recientemente, han sido publicadas
algunas guías y manuales elaborados por organismos internacionales y/o profesionales
especializados, con el fin de brindar información, orientación y algunas recomendaciones
sobre estos procesos. Sin embargo, también verifiqué que muchos de estos recursos no
han sido lo suficientemente co-constr uidos con los protagonistas de estos procesos. Chile
no cuenta con materiales técnicos especializados y accesibles para diver sos públicos sobre
adopción, ni menos aún sobre los procesos de búsquedas de orígenes.
1. FONDECY T N°3170338 (2017-2020): “Adopcione s en Chile: la construc ción de narrativas s obre “los orígenes”
y la Identidad”, Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID). Gobierno de Chile. Investigadora
Responsable: Dra. Irene Salvo Agoglia.
13Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSanko fa
Este libro es fruto de la convicción de que, para avanzar hacia proce sos adoptivos basados
en Derechos Humanos y centrados en las necesidades y derechos de las personas que
son adoptadas, resulta fundamental y necesario como punto de partida, promover y
fortalecer la agencia y las voces de los narradores directos de estas historias de vida. Por
ello, en el proceso creativo de este libro, ha sido fundamental creer que todas las per sonas
que fueron adoptadas tienen algo impor tante que decir y cuentan con capacidades para
narrar su historia de vida o de adopción. Así, resulta fundamental, no solo articular la
evidencia existente y reunir y brindar información y orientación sobre estos procesos,
sino también incorporar los propios saberes de quienes han vivido esta experiencia en
primera pers ona. Compartir las historias de adop ción y búsquedas de orígenes es un “acto
de empoderamiento” que ofrece la oportunidad a las personas que fueron adoptadas
para hablar por sí mismas. Finalmente, también es un “acto de resistencia”, porque les
permite dar sentido a sus propias experiencias, rompiendo con las normas o discursos
impuestos sobre la adopción. Así, estas historias, poemas, canciones y
autorretratos
buscan, en gran medida, romper el silencio impuesto culturalmente.
¿Cómo fue creado este libro?
Como investigadora a cargo del proyecto comencé el trabajo de campo en etapas
consecutivas con divers os participantes (pers onas adultas que fueron adoptadas, madres
y padres adoptivos, integrantes de familias de origen y profesionales) que decidieron
participar de entrevistas narrativas individuales. Posteriormente, un grupo de quince
personas que fueron adoptadas se sumaron voluntariamente a una instancia de pro-
ducción artística grupal, en la que trabajamos con la técnica plástica del “autorretrato”,
con el acompañamiento de la Dra. Rosario García-Huidobro. Una vez realizado este
proceso y sostenido el contac to a lo largo del tiempo con algunos de estos par ticipantes,
comenzamos el trabajo de producción de este libro. Conformamos un grupo de trabajo
con diez mujeres y hombres, de entre 22 y 54 años de edad, de diferentes ciudades de
Chile y profesiones, que fueron adoptados cuando eran bebés en el país y buscaron sus
orígenes en la vida adulta mediante el “Programa de Búsqueda de Orígenes”, llevado
adelante por el Departamento de Adopción del Servicio Nacional de Menores (SENAME)
y sus Unidades Regionales de Adopción. En la creación de este libro, cada participante
definió los alcances, posibilidades y formas de su participación. Algunas/os contribuyeron
14
mediante la escritura, el dibujo, la fotografía y/o el diseño. Todos/as contaron con un espacio
personal para plasmar parte de sus historias personales. Durante toda la investigación y
también en este libro me preocupé de tomar todos los resguardos éticos necesarios. En
los diversos extractos de entrevistas, algunos han optado por poner su nombre de pila y
otros un pseudónimo, y también se omiten lugares y detalles identificativos de algunas
historias.
El libro se compone de 3 capítulos principales y algunos anexos. En los dos primeros
capítulos son abordados algunos aspectos generales sobre la adopción y de los procesos
de comunicación y de búsquedas de orígenes, incluyendo extractos narrativos de diversos
participantes del estudio más general (personas que fueron adoptadas y madres/padres
adoptivos), así como también otros recursos como citas, c anciones y poemas. Cada tema
abordado se acompaña de una sección llamada “Mensaje en la botella”, donde ofrecemos
algunas ideas u orientaciones generales sobre el tema tratado, y de una sección llamada
“Bitácora”, en la que cada lector/a puede escribir y reflexionar sobre diversos aspectos
de su viaje personal. En el tercer capítulo, presentamos las 10 historias de vida de las
que personas que participaron de este libro. Finalmente, en el apartado de anexos son
profundizados temas, información y recursos complementarios relevantes.
¿Qué propósitos tiene este libro?
Este libro se inspira en un enfoque inclusivo que valora la diversidad y singularidad
de las narrativas de vida y de los caminos personales vinculados a la adopción y a las
búsquedas de orígenes. Además, dado que aún persisten en nuestra sociedad muchas
creencias erróneas, lugares comunes y estereotipos acerca de la adopción, en sus
páginas intentamos recoger la complejidad y pluralidad de la experiencia adoptiva y
de los procesos de búsqueda de orígenes, tan heterogéneos como otras experiencias
humanas. Por ello, privilegiamos compartir un relato emocional directo de las vivencias
que no se pueden reducir ni expresar solo con palabras. No pretendemos que este libro
sea un Manual que prescriba
a priori
cómo deberían ser (o no) estos procesos,
ni
tampoco buscamos ofrecer recetas o advertencias en relación a las búsquedas de
orígenes, porque respetamos y confiamos profundamente en las decisiones que toma
15Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSanko fa
cada persona al respecto. A medida que cada persona lea este libro, le quedará claro
que cada historia es única y que involucra a personas, expectativas y circunstancias
diferentes. No hay garantías de que una búsqueda de orígenes resulte exactamente como
se espera. Frente a esa incertidumbre propia de la vida y de cada proceso, esperamos
que este libro sea una especie de compañero de ruta, accesible y útil para quienes se
han
embarcado en este viaje personal reflexivo y de toma de decisiones. También
esperamos
que las historias que se cuentan aquí, les ayuden a tener un poco más de
información, a encontrar su propio camino y a buscar los apoyos que puedan necesitar.
16
¿A quiénes está dirigido este libro?
En Chile, este camino de apertura recién comienza y aún tenemos muchos desafíos que
abordar en los procesos adoptivos presentes y futuros. Por ello, deseamos que este libro
pueda llegar a múltiples públicos: personas de diferentes edades que fueron adoptadas,
integrantes de familias adoptivas, integrantes de familias de origen, profesionales e
investigadores que se vinculan al ámbito de la adopción, así como personas que esté
sensibilizadas, abiertas e interesadas en conocer más sobre estas experiencias de vida.
Así, esperamos que e ste libro circule por diversos espacios sociales e institucionales, para
que pueda alcanzar, hacer reflexionar y/o acompañar a la mayor cantidad de personas
que sea posible.
17Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSa nkofa
Para el nacimiento de un niño nunca está listo el mundo...
Que el parto sea ligero
y el niño crezca sano
Que sea feliz a veces
y que salte precipicios.
Que su corazón tenga fuerzas para perdurar
y que su mente despierta llegue lejos...
(Wislawa Szymborska, Polonia)
CAPITULO 1:
Narrando la adopción
en primera persona
19Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSan kofa
Contar y escuchar historias es lo que hacemos todos los seres humanos desde que
somos muy pequeños. Contamos historias sobre de dónde venimos, hacia dónde vamos
y sobre cómo entendemos lo que hemos vivido. La capacidad y posibilidad no solo de
contar historias para darle sentido a nuestras vidas, sino también de ser escuchados y
reconocidos en las historias de otros, es absolutamente fundamental para poder vivir.
Ninguna historia es igual, cada experiencia es diferente. Al mismo tiempo, nuestras historias
de vida pueden estar conectadas de forma conmovedora. Crear un relato sobre nuestra
adopción implica construir una forma de pensar, asumir y sentir los distintos aspectos
que circulan alrededor de la misma.
EL LUGAR DE LA ADOPCIÓN EN NUESTRA CULTURA Y SOCIEDAD
Antes de entrar de lleno en los procesos de bús quedas de orígenes, es fundamental hablar
de la adopción en términos más generales. La adopción constituye una amplia y diversa
gama de formas de construcción de parentesco. La evidencia muestra que, la mayoría de
las veces, genera un impacto positivo en las vidas de las personas adoptadas, brindando
una experiencia de per tenencia y estabilidad relacional, además de permitir la recuperación
de experiencias de adversidad temprana. Al mismo tiempo, es indudable que la adopción
representa uno de los cambios más radicales que un niño(a) puede experimentar, junto
a ella, se producen muchas experiencias de separación y rupturas –especialmente
en
los países con adopción cerrada– con la familia de origen u otras personas significativas
de
la vida de cada niño(a), su lugar o cultura de origen, su idioma, etc. Ello implica
desafíos
adicionales para el proceso de construcción de identidad.
Los sentidos que puede tener la exper iencia adoptiva en la vida de cada persona dependerá n
de múltiples circunstancias y factores . La gran mayoría de nosotros fuimos adoptados(as)
entre los años setentas y noventas. Social, cultural e históricamente la adopción fue con-
siderada por mucho tiempo como un tema tabú, un est igma y muchas veces una práctica
atravesada de un carácter “caritativo” o “humanitario”. Esto ha tenido efectos diversos
en las personas que forman parte de la llamada “triada adoptiva”, es decir, las familias
de origen, las madres/padres adoptivos y las personas que fueron adoptadas, quienes
por muchos años fueron tratadas como personas y familias de “segunda categoría”. La
antropóloga Diana Marre plantea que el secreto ha sido el “modus operandi” en la forma
20
moderna de prac ticar las adopciones, dado que esta figura desafía dos tabúes de nuestr a
cultura: que las familias –en especial las madres de origen– no pueden ni deben entregar
o desprenderse de sus hijos(a) –aunque no hayan decidido o deseado tenerlos– y que
la infertilidad es algo vergonzoso para las parejas que muchas veces deciden adoptar.
Como consecuencia de ello, muchas personas involucradas en los procesos adoptivos,
la ocultaban y mantenían en secreto, por lo que conocer, hablar y buscar orígenes se vio
dificultado durante mucho tiempo. Además, hasta hace algunas décadas, la mayoría de
los niños y niñas que eran adoptados eran bebé s que supuestamente apenas tenían vagos
recuerdos de su contexto de origen y no existía casi ninguna posibilidad de contacto con
sus relaciones previas. Era muy común que se buscaran bebés lo más parecidos posibles
a los padres adoptivos para asemejar que se trata de un hijo(a) procreado biológicamente.
Así, la adopción implicaba una ruptura definitiva con su familia, cultura o país de origen
y podía hacerse “como si” hubiera nacido en su familia adoptiva. En línea con esto, los
profesionales y las familias adoptivas estaban convencidas de que lo mejor para la es tabi-
lidad y el bienestar del niño(a) era establecer un vínculo único y exclusivo con sus hijos(as).
Se pensaba que cortar para siempre todo vínculo y/o contacto con la familia de origen
evitaría que la persona adoptada se “confundiera” con respecto a sus figuras parentales
y promovería el apego con su familia adoptiva. Las adopciones internacionales, en las
que con frecuencia las diferencias fenotípicas hacían evidente la adopción, contribuyeron
en gran medida a darle visibilidad y, en cierto modo, impulsaron un proceso de aper tura
comunicativa en torno a la adopción, tanto a nivel familiar como social.
Afortunadamente, la forma tradicional de adopción en Chile está cambiando. Somos testigos
de una transformación jurídica e institucional, acompañada de una mayor legitimación social
de la adopción. Existe también mayor acuerdo entre los especialistas en que el enfoque de
“ruptura” con el pasado o con los “orígenes” es contrario a los Derechos Humanos y la salud
mental de las personas adoptadas. Durante las últimas tres décadas, se han producido
diversas transformaciones en el campo de la adopción a nivel global, regional y nacional
como producto de múltiples factores socio-culturales y políticos. Algunas tendencias
globales muestran la disminución de las adopciones internacionales, el aumento de las
adopciones nacionales de niños(as) cuyas madres y padres han sido “inhabilitados” y han
transitado por el sistema de cuidados alternativos (cuidados residenciales y familias de
acogida). En este escenario, es cada vez más probable que, antes de ser adoptados, los
niños(as) se vuelvan más grandes o “mayores” y se produzcan adopciones en las que las
21Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSan kofa
familias de origen no han consentido voluntariamente dicha adopción, o en las que ha
existido algún tipo de contacto o relación entre los niños(as) y diversas personas –no solo
conectadas biológicamente– que pueden ser importantes para ellos y eventualmente
podrían desear sostener.
Cuando por alguna razón sale el tema yo digo “sí, yo
soy
adoptada”. Y todos: “¡Oh, eres adoptada!”. Y yo: “Sí, soy
adoptada. Es loco, la gente se sorprende y para
es
algo tan normal. Yo lo hablo abiertamente, porque no
tengo secretos, soy súper abierta. Yo soy como soy y me
muestro como soy, el resto me da lo mismo. No tengo
rollo,
pero es muy llamativo que la gente se sorprenda tanto
con que
una sea así de abierta. (Carla, 31 años)
Pese a todos los avances, aún persisten mitos, prejuicios y estereotipos respecto de la
adopción que debemos continuar resignificando y transformando entre todas(os). Lo
hemos constatado sobre todo cuando emerge, por alguna u otra razón, el tema de la
adopción o contamos que somos adoptados en conversaciones con otras personas.
Cuando afirmamos “Yo soy adoptado(a), se dan una serie de reacciones y comentarios:
“¡Oh! pobrecito(a), lo siento mucho”,¡Tengo una conocida que también fue adoptada!”,
“¿Has conocido a tu “verdadera” mamá y papá?, “¡Qué afortunada(o) debes sentirte!”, “Eso
debe ser muy difícil”, “No puedo imaginar a alguien renunciando a su hijo(a)”, “¡Oh, siempre
deseé que me adoptaran, ¡tus padres realmente te eligieron!”, “¡Con razón no te pareces a
tus papás!”, “¡Siempre quise adoptar!”, etcétera. Tú entiendes, seguramente te ha pasado.
Creemos que este tipo de expresiones ponen en evidencia lo mucho que aún falta por
avanzar en nuestra sociedad.
22
Estaba en quinto básico y no recuerdo por qué empezamos
a hablar de la adopción y yo con toda la naturalidad del
mundo dije que era adoptado y nadie me creyó. Ni siquiera
la profesora me creyó, porque conocían a mi mamá y con mi
mamá nos parecemos []. Se empezaron a burlar de mala
forma diciéndome que yo estaba mintiendo, incluyendo a la
profesora. Incluso citaron a mi mamá porque consideraron
grave que yo mintiera acerca de un tema supuestamente “tan
delicado”. Mi mamá dijo “sí, sí, él es adoptado, es verdad, él
no está mintiendo no vengan a tratar a mi hijo de mentiroso”.
¿Pero cómo?, si se parece a usted”, “Sí, se parece a mí, pero
él es adoptado y sus hermanos también, todos mis hijos son
adoptados, por qué les voy a tener que dar pruebas?, por
qué no le creen?” [] En otras reuniones entre amigos, una
vez estábamos conversando y yo dije “Yo soy adoptado” y
una amiga me sacó aparte y me dijo “Pero no digas eso tan
abiertamente” y yo le pregunté “¿por qué no?” (Marcelo, 37 años)
23Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
Los demás deben saber que las personas adoptadas no son
fenómenos, celebridades o alguien por quien sentir pena.
Deben sabe r que todas las personas adopta das comprenden de
diferente manera lo que significa ser adoptadas. Deben saber
que las pers onas adoptadas tienen múltiple s familias y mundos
para navegar. Deben saber que una persona adoptada puede
(o no) querer entrar en todos los detalles de su historia de vida
solo porque tú ti enes curiosidad. Deben s aber que una persona
adoptada es muc ho más que el hecho de haber sido ado ptada.
(Blog de Tara Vander woude (http://w ww.taravanderwoude.com)
CONSTRUYENDO NUESTRA IDENTIDAD
Cuando el niño era niño
era el tiempo de preguntas como:
¿Por qué yo soy yo y no soy tú?
¿Por qué estoy aquí y por qué no allá?
¿Cuándo empezó el tiempo y dónde termina el espacio?
¿Acaso la vida bajo el sol es tan solo un sueño?
Lo que veo, oigo y huelo,
¿no es sólo la apariencia de un mundo frente al mundo?
¿Existe de verdad el mal y gente que en verdad es mala?
¿Cómo es posible que yo, el que yo soy, no fuera antes de existir;
y que un día yo, el que yo soy, ya no seré más éste que soy?
(Peter Handke, Alemania)
Todos los seres humanos nos construimos a través de historias y necesitamos contar con
las coordenadas que permiten respondernos preguntas tales como: ¿quién soy? o ¿d e
dónde vengo?, ¿a quién me parezco?, ¿por qué sucedió esto o aquello?, entre otras.
Esto
permite construir sentidos más cohesionados e integrados sobre quiénes
fuimos,
somos y seremos, aquello que se ha llamado “la identidad”. La identidad es
una noción muy compleja, fluida, abierta y multifacética, que involucra dimensiones y
coordenadas físicas, genéticas, culturales, étnicas, sociales, jurídicas, subjetivas, entre
otras.
Por ello, contar con información disponible, completa y veraz sobre nuestros orígenes,
poder conocerlos y/o buscarlos es un Derecho Humano. Este derecho está contenido en los
artículos 8 y 9 de la Convención de los Derechos del Niño (1989) y en el Convenio de la Haya
relativo a la Protección del Niño y a la Cooperación en materia de Adopción
Internacional
(1993). Ambos instrumentos jurídicos internacionales han sido ratificados
por el Estado chileno y garantizados por la legislación adoptiva vigente en Chile (Ley
19.620/1999), lo cual obliga a realizar todos los esfuerzos para que este derecho se
cumpla plenamente.
25Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
1. El niño será inscripto
inmediatamente después de su
nacimiento y tendrá derecho desde
que nace a un nombre, a adquirir una
nacionalidad y, en la medida de lo
posible, a conocer a sus padres y a ser
cuidado por ellos.
2. Los Estados Par tes velarán por
la aplicación de estos derechos
de conformidad con su legislación
nacional y las obligaciones que
hayan contraído en virtud de los
instrumentos internacionales
pertinentes en esta esfera, sobre todo
cuando el niño resultara de otro modo
apátrida.
1. Los Estados Par tes se comprometen
a respetar el derecho del niño a
preservar su identidad, incluidos
la nacionalidad, el nombre y las
relaciones familiares de conformidad
con la ley sin injerencias ilícitas.
2. Cuando un niño sea privado
ilegalmente de algunos de los
elementos de su identidad o de todos
ellos, los Estados Partes deberán
prestar la asistencia y protección
apropiadas con miras a restablecer
rápidamente su identidad.
MENSAJE EN UNA BOTELL A
Derecho a la Identidad
Convención Internacional de los Derechos del Niño (1989)
Artículo 7 Artículo 8
Convenio de la Haya (1993)
Artículo 30
1. Las autoridades competentes de
un Estado contratante asegurarán la
conser vación de la información de la
que dispongan relativa a los orígenes
del niño, en par ticular la información
respec to a la identidad de sus padres ,
así como la historia médica del niño y
de su familia.
2. Dichas autoridades asegurarán el
acceso, con el debido asesoramiento,
del niño o de su representante a esta
información en la medida en que lo
permita la ley de dicho Es tado.
26
En particular, las personas que fueron adoptadas necesitan conocer y narrar su historia
porque es clave en su proceso de construcción identitaria. A diferencia de las demás
personas, hemos contado con menos información de momentos tempranos de nuestra
historia, ya sea porque esa información no fue debidamente preservada por el
Estado,
sus leyes y sus instituciones o porque, aun contando con ella, muchas veces no la
hemos
podido conocer o no se nos ha relatado oportuna y apropiadamente.
Nuestro
conocimiento y comprensión sobre qué significa ser adoptado(a) es diverso, siendo
influido
por vivencias y procesos personales, por múltiples significados y discursos culturales y
también por los contextos históricos y políticos que han rodeado nuestras
adopciones. Para algunos de nosotros “ser adoptado” nos ha marcado identitariamente
y, para otros, solo se trata de una parte de nuestras historias de vida.
Yo no soy adoptado, yo fui adoptado y soy mucho más que
eso. La adopción es una parte de mi historia de vida y de quién
considero que soy: no solo soy hijo, soy esposo, soy padre, soy
amigo, soy hermano, soy nieto, soy cristiano, soy abogado, etc.
(…) pero lo más insólito es que la gente encuentre raro que yo
cuente con naturalidad que fui adoptado. (Marcelo,37 años)
Ser adoptado tiene una connotación negativa para mí, tiene la
carga más del dolor, del sufrimiento, del abandono, del miedo,
de la duda, del rechazo, de la muerte, del “mito” del adoptado.
En cambio, ser hijo adoptivo es algo más sanador, algo más
recíproco también. (Carlos, 38 años).
27Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankof a
Según la psicoanalista argentina Paula Berenstein, muchas veces la identidad se percibe
como una totalidad que no admite fisuras, ni contradicciones. Por ejemplo, el “ser adop-
tado” o “ser hijo adoptivo” puede quedar subrayado perdiendo de vista la multiplicidad
de rasgos con los que una persona se constituye. No obstante, todas las personas están
conformadas por diversos rasgos superpuestos y simultáneos que, a veces, incluso,
pueden llegar a sentirse como discordantes o contradictorios. Siendo la adopción una
experiencia de vida que nos ha acompañado a lo largo de nuest ra historia, existen muchos
sentimientos en relación a ser adoptados que no son posibles de e xplicar de manera simple.
Nos hemos sentido de muchas formas: abandonados, separados, elegidos, afortunados,
orgullosos, amados, agradecidos, enrabiados, desolados, subvalorados, compadecidos,
engrandecidos e idealizados. Cada situación tiene una multiplicidad de aristas que no se
pueden comprender solo con una idea, sentimiento y/o fantasía. Así, múltiples emociones,
sentimientos y sentidos sobre nuestra adopción co-e xisten y se transforman en el tiempo,
a medida también que vamos reescribiendo nuestras historias.
Ser adoptado es una experiencia continua y compleja, con
múltiples capas y matices. No hay respuestas fáciles, aunque
existen presiones para complacer a la gente para “superar el
pasado”. Qué alivio poder es cuchar que vivir en este “gris” y en
esta tensión está bien, que es posible sentir y no sentir dolor y
que no estam os solos en nuestro camino d e adopción. Escuchar
que ser una persona adoptada puede ser al mismo tiempo
lo más maravilloso y lo más trágico. No tenemos otra opción
que vivir nuestras realidades complejas y paradójicas entre
pérdidas y ganancias, ambigüedad y desconocimiento. Cada
uno de nosotros tiene la opción de reconocer que realmente
no sabemos lo que sentimos al ser adoptados, liberar todas
las expectativas y suposiciones sobre nosotros y tener espacio
para caminar, correr, bailar y, a veces, tropezar por nuestro
camino de adopción.
(Blog de Tara Vander woude (http://w ww.taravanderwoude.com)
28
Dear Adoption, You Are a Paradox 2
This is my story of the mind and heart’s
fragmented journey and process through
loss, love, and the light ahead.
I am a book without the f irst few chapters;
a movie without the first few scenes; a
painting without a background; a house
without a foundation.
I was:
Abandoned but loved
Unwanted but chosen
Hurting but grateful
Anxious but calm
Angry but smiling
Groundless but trapped
Self-Blaming but victimized
Silent but overwhelmed
Not good enough but a perfectionist
A child but an adult
Lonely, but with a new family
Chinese, but white
Querida adopción, tú eres una paradoja
Esta es mi his toria sobre el viaje fragme n-
tado de la mente y el corazón, a través
de la pérdida, el amor y la luz del futuro.
Soy un libro sin los primeros capítulos,
una película sin las prime ras escenas; una
pintura sin fondo, una casa sin sus bases.
Yo fuí:
Abandonado pero amado
No deseado pero elegido
Dolido pero agradecido
Ansioso pero tranquilo
Enojado pero sonriente
En el aire pero contenido
Culposo pero victimizado
Silencioso pero abrumado
No lo suficientemente bueno,
pero perfeccionista
Un niño pero un adulto
Solitario, pero con una nueva familia
Chino, pero blanco
2. Seleccionamos este extracto del Blog Dear Adoption (https://dearadoption.com/), por ser un testimonio
personal refleja la complejidad emocional ligada a la significación de la adopción en nuestras historias de
vida e identidad.
29Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
I have another mother
One who gave me her lips, her curls, her eyes
Or so I imagine
Though I have never known her
I carry her in my body
the wonder that lives in my soul
is so familiar, sometimes I forget it’s there
until I’m surprised
when I meet people and their families look the same
I forget
others share more features than just a name
So here I am intertwined
I carry two worlds in my body, my heart, and my mind
I am both / and
I am all of the above
I am everything that breaks dichotomies
assigned by Westernized notions of identity
I may not have chosen to grow up in this way
but I will continue to make this a way
— of being fully human — alive and whole
between two worlds within my soul
Adopted, a poem
30
Adoptada, un poema
Tengo otra madre
Una que me dio sus labios, sus rizos, sus ojos
O eso me imagino
Aunque nunca la he conocido
La llevo en mi cuerpo
la maravilla que vive en mi alma
es tan familiar, a veces olvido que está ahí
hasta que me sorprendo
cuando conozco gente y sus familias se ven iguales
Olvido
que otros compar ten más caracterís ticas que solo un nombre
Así que aquí estoy entrelazada
Llevo dos mundos en mi cuerpo, mi corazón y mi mente
Soy ambos / y
Soy todo lo de arriba
Soy todo lo que rompe dicotomías
asignadas por nociones occidentalizadas de identidad
Puede que no haya elegido crecer de esta manera
pero continuaré haciendo de esto una forma
de ser completamente humana viva y completa
entre dos mundos dentro de mi alma
(Ruthie Johnson, 2019)
31Histor ias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
BITACORA
Sentimientos e ideas ligados a la adopción / haber sido adoptado(a)
¿Cómo ha influido en tu vida haber sido adoptado(a)?
32
¿Cómo suele reaccionar tu entorno cuando compartes que fuiste adoptado(a)?
33Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSan kofa
CONOCIENDO Y HABLANDO SOBRE NUESTROS ORÍGENES: DE LA REVELACIÓN
A LA APERTURA COMUNICATIVA
“No somos páginas en blanco, ¿verdad?. No sólo nos
adoptabas, sino también a nuestro pasado”
(Película Lion, 2017)
La noción de “orígenes” tiene una complejidad particular, dada la vaguedad y/o diversidad
de sentidos que tiene: nacimiento, historia pre-adoptiva, familia de origen, cultura de
origen, etc. Durante muchos años, hablar sobre la adopción fue pensado como un
momento de “revelación” en el que se le contaría al hijo(a) que había sido adoptado(a). Así,
durante muchos años, libros y profesionales hablaron de la “revelación de los orígenes”
para referirse al momento en que se le contaría a un hijo(a) que había sido adoptado, un
momento que debía ser escogido con cuidado, valorando su capacidad para asimilar esta
información. Además, prevalecía la idea de que en sí mismo “ser adoptado” era tr aumático
y que los hijos(as) al saberlo, se sentirían irremediablemente abandonados, que no habían
sido queridos por algún motivo. Asimismo, se construyó una cultura del “secreto” dado
que las familias de origen, los hijos(as) adoptivos y las madres/padres adoptivos
eran
fuertemente estigmatizados socialmente. En parte, por este motivo, hasta el día de
hoy muchas personas desconocen
que fueron adoptadas, aunque probablemente lo
intuyen o sospechan, o se han enterado
muy tardíamente y de forma no apropiada.
Hoy, en cambio, existe una contundente evidencia científica que muestra que los secretos
sobre la adopción pueden ser muy dañinos para todas las personas involucradas y que lo
más beneficioso para el desarrollo de una autoestima e identidad positiva en las personas
adoptadas es contar con relaciones más abiertas y transparentes con sus padres y entorno
social. Para la Dra. en Psicología Social Beatriz San Román, existe un creciente consenso
en la idea de que los niños(as) deberían saberlo “desde siempre”, en que no se trata de
una
conversación solemne y meditada, sino de algo que debe estar presente en la
narrativa
familiar desde la más tierna infancia. Como señala la psicoanalista argentina Paula
Berenstein,
desde lo vincular, las preguntas y respuestas que circulan no son cerradas, ni las
respuestas
contestan para siempre las interrogantes. Incluso pueden aparecer
contradicciones que
34
promuevan nuevas interrogantes y nuevos armados que historicen la vida familiar. Así,
nuestro bienestar se verá incrementado si nuestras madres/padres nos cuentan
temprana y progresivamente que fuimos adoptados y establecen con nosotros una
comunicación abierta, flexible y empática sobre nuestra adopción, nuestra historia de
origen, nuestra conexión con parientes biológicos y potencialmente nuestra necesidad y
deseo de conocerlos y/o establecer contacto (o no) en algún momento de nuestras
vidas
. Al mismo tiempo, las madres/padres adoptivos también tienen derecho a recibir
la
información más precisa, completa y detallada posible de todos los antecedentes y
experiencias de su hijo(a), para así poder establecer las bases de esta apertura
comunicativa. Además, es fundamental que todas las instituciones y profesionales que
han trabajado y/o acompañado a los niños y niñas en sus procesos adoptivos, preserven,
cuiden y atesoren toda información, recuerdo y/o experiencia significativa relativa a su
historia de vida, por ejemplo, elaborando un libro de vida.
Sin embargo, hablar de lo que pasó antes de la adopción sigue siendo un tema difícil para
muchas personas. De una parte, se asume que las personas adoptadas tienen derecho a
conocer “sus orígenes”, en tanto que pieza fundamental en la construcción de su identidad,
pero, paradójicamente, en muchos países no pueden acceder a la información sobre los
mismos hasta la mayoría de edad, como si ese proceso de autoconstrucción no empezara
hasta los dieciocho años.
35Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSanko fa
Yo creo que lo principal es que nosotros como adultos y
padres entendamos que esta historia no es de nosotros, es de
nuestros hijos, no nos la podemos apropiar. La mayoría de los
papás, por no decir el 100%, están de acuerdo en contarles a
sus hijos su historia, etc., pero ninguno o muy pocos tienen la
real noción de la importancia de eso. De entender por qué mi
hijo necesita de verdad conocer su historia. Y el rol que vamos
a cumplir en eso. Es como “ya, sí, obvio que le voy a contar
que no nació de mi guata porque…” pero, por qué le tienes
que contar eso, qué le va a signicar, no sé si está tan claro
(..) Cómo tú le vas hablando a tu hijo de su mamá biológica,
como tú vas exponiendo todo ese mundo que él tiene. Con
qué carga, incluso el tono de voz, los más mínimos detalles.
Si mi hijo siempre está sintiendo que yo me pongo incómoda,
que no quiero hablar, que evito este tema, por supuesto que el
día en que vaya a comenzar a buscar sus orígenes, no me va
a decir. En cambio, si yo estoy abierta siempre, apoyándolo,
lo vamos a hacer juntos, siempre juntos, yo también quiero
conocerla. Yo voy a ser la primera persona que él va a buscar.
Yo quiero estar ahí. (Francisca, Madre Adoptiva)
Afortunadamente, muchos de nosotros crecimos sabiendo desde un inicio que
habíamos
sido adoptados(as) porque nuestras madres/padres nos fueron contando y
explicando
temprana y oportunamente, a medida que íbamos creciendo.
36
Los padres debemos decirles desde siempre a nuestros hijos.
Yo siempre pienso en mi hija, en lo que ella necesita (…) A mi
he ha hecho sentir súper bien este proceso de ayudar a mi hija,
me ha hecho bien a mí y a ella. No solo a ella () Yo creo que
a todos los niños que han sido adoptados, tarde o temprano
quieren saber algo de su origen, o saber alguna información
o algo… No sé, saber de dónde vino, qué facciones tiene su
mamá biológica, si se parece o no, creo que es importante
para todo ser humano saber eso. (Eugenia, Madre adoptiva).
No obstante, eso no siempre aseguró que pudiéramos hablar libre y fluidamente de la
adopción, de nuestros orígenes, o de nuestra necesidad de buscar o encontrar a nuestra
familia de origen. Por otro lado, aún muchas madres/padres adoptivos sienten temor y
múltiples aprehensiones respecto a cuándo y cómo hablar sobre nuestra
adopción y
“orígenes” y todavía tienden a posponer
la comunicación porque piensan que llegará el
momento más
“oportuno” o “perfecto” para hacerlo. Lamentablemente, algunos de
nosotros descubrimos
accidental y tardíamente, en diferentes momentos de nuestras
vidas (mediana infancia, adolescencia o adultez), que habíamos sido adoptados,
cuando esto nos fue revelado de
forma inapropiada, casual o por otras personas que
no eran nuestros padres.
En otros casos, hemos tenido muy poca información sobre las
circunstancias de nuestra
adopción y siguen existiendo vacíos significativos que nos
han causado frustración,
impotencia, dolor y tristeza.
38
Con mis papás cambiaron muchas cosas para bien. Se fortaleció
aún más la relación que teníamos. Porque en el fondo, fue
un secreto que cargaron y los secretos no son buenos para
nadie. Sentí que me liberé de algo y los liberé a ellos de cierta
manera. (Gabriel, 38 años)
39Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankof a
MENSAJE EN UNA BOTELL A
Hablar de adopción también cuando es difícil
Sab er cómo se encontraron los miembros
de la familia adoptiva, explicar cómo
se produjo ese encuentro, puede s er un
primer paso, pero es solo una parte de la
historia: hablar de adopción es mucho más
que eso.
A veces la información de la que se dispone
es muy escasa, fragmentaria o p oco fiable;
otras, cont iene datos sensibles –para
alguna o ambas par tes– que las familias
no comparten por temor a causar un dolor
innecesario a sus hijos(as) o porque su
propio dolor les impide hablar de ello. Aun
así, esa información es primordial para la
construcción de la identidad de la persona
adoptada y de unas relaciones familiares
saludables y s ólidas. Por complicado
que pueda parecer asumir lo que pasó,
conviene tener presente que mucho
peor es construir(se) sobre un vacío de
interrogantes sin respuesta.
Las personas que han sido adoptadas,
como todas las de más, necesitan conocer
y dar sentido a su biografía para poder
mirar al futuro, así como también (re)
conocer –y que les sea reconocido y
valorado explícitamente– cuán importante
ha sido su exis tencia y presencia en la
construcción y/o ampliación de su familia.
Conocer y asimilar la propia historia es
un proceso no exento de dif icultades y de
sentimientos difíciles de gestionar. Tener
la posibilidad de pensar y de cir en voz alta
esos sentimientos, compartiéndolos con
las personas más cercanas, es la for ma
más saludable de convivir con ellos y
elaborarlos.
Las madres y padres son quienes mejor
conocen a su hijo, por lo tanto, son
quienes deberían relatarle su his toria
y acompañarlo en ese camino de
elaboración. Además, es fundamental que
tengan un papel activo y muy impor tante
en la búsqueda y conser vación de
información sobre los or ígenes de su hijo/a
(por ej. cuidar, compar tir y actualizar su
libro de vida).
El pro ceso de adopción es par te de la
historia familiar. Hablar de ello, aunque
a veces puede resultar difícil, no pone en
peligro los vínculos familiares. Al contrario,
compartir, incluso la más dolorosa o
secreta de las informaciones, genera
empatía y confianza y, por tanto, refuerz a
la relación entre padres e hijos(as).
Cada familia adoptiva encontrará su for ma
particular de brindar esta información,
pero nunca e s demasiado pronto para
empezar a hablar sobre la adopción.
Cuanto antes se empieza, antes se
adquiere la práctica para hablar con
(Adaptado de Guía Hablar de adopción, también cuando es difícil elaborada por
AFIN, 2014)
40
serenidad y tranquilidad sobre el tema. Los
niños(as), independientemente de su edad
o la edad en que hayan sido adoptados,
piensan a menudo en lo que pasó. Que
un niño(a) no pregunte, no quiere decir
que el tema no le inte rese, no siempre es
fácil para ellos expresar en palabras sus
interrogantes .
Lo más importante es abrir y mantener
abiertos los canales de comunicación para
que se sientan relativamente cómodos al
hablar o preguntar. Como cualquier evento
familiar importante, la adopción debería
ser motivo de referencia y conversación
habitual, desde el encuentro e inicio de
la convivencia. La vida cotidiana ofrece
multitud de ocasiones para hablar del
nacimiento, de las diferencias raciales, de
la posible inf luencia de las experiencias
previas y posteriores a la adopción en
los miembros de la familia; es de cir, de la
adopción en sus términos generales.
En el relato sobre la adopción, deben tener
cabida, además de los episodios vividos
conjuntamente por padres e hijos(as),
los sucesos anteriores: la existencia de
una familia de origen y la separación o
pérdida de ella, la posible existencia de
otras figuras signif icativas (por ej. la familia
de acogida), el tiempo y experiencia de
institucionalización, la adopción como la
opción escogida para tener un hijo(a), etc.
Las historias de adopción suelen contener
episodios percibidos como difíciles y
dolorosos , también para los padres . Para
poder acompañar y sostener a los hijos(as),
es necesario que ellos (re)conozcan y
elaboren antes sus propios sentimientos.
La información sobre su historia de origen
debe ser equilibrada y precisa, sin pasar
por alto información “difícil”, ni descuidar
tampoco la inclusión de información
positiva. No obstante, las cuestiones
que parecen más difíciles de abordar e
incorporar merecen un trato más dire cto y
exclusivo, así como ser relatadas de for ma
clara, pausada, comprensible y adecuada a
cada etapa madurativa del niño(a).
Es importante que las cue stiones que se
sienten como más delicadas se transmitan
a los hijos(as) en momentos apropiados,
es decir, cuando se perciba una buena
sintonía, de manera que los sentimientos
que generen se puedan acoger con empatía
y calidez. L as partes que más puedan doler,
a unos y otros, nunca deberían aparecer en
momentos de conflicto.
Conviene tener presente que, para los
hijos(as), la adopción – como el nacimiento,
la sexualidad, la enfermedad o la muer te–,
son temas complejos y llenos de matices,
detalles y posibles interpretaciones, por lo
que, para entenderlos e interiorizarlos, no
basta con explicarlos una vez. Preguntarles
si han entendido, explicarlos de nuevo
desde una perspec tiva alternativa
y pedirles su opinión mejorará la
comprensión del relato y la construcción
saludable de la propia historia personal.
Pensar y hablar con alguna persona
de confianza y, si hace falta, con un
profesional, puede ayudar a madres/
padres a elaborar los temas que perciben
como más dolorosos, y prepararse para
dimensionar cuándo y cómo transmitir
adecuadamente los aspectos concretos de
esa historia.
41Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSanko fa
BITACORA
Proceso de comunicación de los orígenes
¿Cuándo y cómo supiste qué habías sido adoptado(a)?. Comparte tu recuerdo.
42
Luego de saber que habías sido adoptado(a), ¿existieron oportunidades para conversar
con tus madres/padres sobre tus preguntas, dudas o curiosidad al respecto?
43Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
Todo principio no es más que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad
(Wislawa Szymborska, Polonia)
CAPITULO 2:
Buscando
nuestros
orígenes
45Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
La “búsqueda de orígenes” es un proceso interno y externo en el cual las personas adop-
tadas que sienten la necesidad, ejercitan su derecho a conocer su historia, en especial la
información relativa a su madre o familia de nacimiento, u otros aspectos vinculados a
su historia pre-adoptiva. Que se trate de un derecho humano implica que, si necesitamos
y queremos conocer y buscar nuestros orígenes, nadie puede quitarnos esta opción. No
obstante, en ningún caso estamos obligados a hacerlo si no es algo que deseamos.
Durante las últimas tres décadas, los procesos de búsquedas de orígenes, contactos y
encuentros entre personas adultas adoptadas y sus familiares de origen se han vuelto
cada vez más frecuentes alrededor del mundo. Esto ha suscitado un creciente interés
social, científico y profesional hacia la adopción, que puede verse tanto en la prolife-
ración de estudios sobre el tópico, como en la presencia de la temática en los medios
de comunicación, películas, cuentos y debates sociales. Hace unos años fue estrenada
la película Lion o Camino a Casa (2016)3
. Su protagonista, Saroo, es un niño de origen
indio que es adoptado por
una pareja australiana. En su juventud temprana inicia su
búsqueda de orígenes, tras
desarrollar una amistad con sus compañeros de
Universidad, también de origen indio.
Un día, en una reunión con ellos, se encuentra
con algo inesperado: el olor y el sabor
de los “jalebis”, un postre de su infancia que
compartía con su hermano Guddu, ahora al alcance de la mano, a miles de kilómetros
de su lugar de nacimiento. A partir de este
momento, se comienzan a disparar
fragmentos de la memoria de Saroo: lugares, rostros,
voces, olores y diversas
emociones. De esta forma, Saroo inicia una intensa búsqueda interna, recuperando
tempranos recuerdos sobre su lugar de nacimiento y su familia de la India y
preguntándose si los volverá a encontrar. Posteriormente, sus nuevos amigos le
sugieren que use “Google Earth” para buscar de forma remota la ubicación de la aldea
donde vivía cuando pequeño, lo cual lleva a Saroo a continuar un vertiginoso viaje interior,
navegando a través de esta plataforma digital, en una interacción compleja e intensa entre
ubicaciones internas y externas de sí mismo.
3. Si aún no la ha s visto, te la recomen damos. Aquí pued es encontrar más info rmación: http s://ww w.filmainity.
com/ar/film812212.html
46
Para la antropóloga sueca Bárbara Yngvesson, las personas adoptadas que buscan sus
orígenes intentan responder a la complejidad de sus orígenes múltiples, entendiendo su
circulación como un proceso de evolución temporal y espacial, que ocupa posiciones
simultáneamente diferentes, en un conjunto de “múltiples ubicaciones de sí mismos”,
en un espacio “entre el ahora y el entonces”, y entre familias, hogares de protección,
relaciones afectivas, niveles socioeconómicos, países y culturas. El proceso vivido por
Saroo resalta lo común de las preguntas a la base de muchas búsquedas de orígenes,
que intentan responder preocupaciones humanas recurrentes ¿de dónde vengo? ¿por
qué fui adoptado(a)?, ¿cómo era mi familia de origen?, así como conocer algunos aspectos
específicos ligados a las razones y circunstancias vinculadas al proceso adoptivo. Creemos
que es un ejemplo excelente para mostrar cómo las búsquedas implican,
simultáneamente, viajes interiores y exteriores, así como procesos de auto-localización,
más allá de si se trata de adopciones nacionales o internacionales.
¿Qué sentido tiene par a las personas adoptadas s aber que las dos
personas que le dieron la vida son al mismo tiempo extraños y
completamente de sconocidos?, ¿Cómo les influ ye saber que sus
progenitores camina n la misma tierra y respiran el mismo air e?
¿Cómo es posible que las pe rsonas adoptadas no se preg unten
alguna vez si ellas tambié n están siendo buscadas , imaginadas
y/o soñadas? ¿Cómo, pues, no buscar? Sin embargo, ¿cómo se
busca cuando se sabe que las posibilidades son escasas?
(Blog de Tara Vander woude: http://w ww.taravanderwoude.com)
47Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankof a
No todas las personas que hemos sido adoptadas sentimos esta curiosidad o
necesidad de iniciar un proceso de búsqueda. Si bien no se sabe exac tamente
qué
porcentaje de personas adoptadas buscan información sobre sus orígenes,
se estima que
aproximadamente la mitad lo hacen y la otra
mitad no. Este libro recoge las historias
de personas que, por múltiples motivos, han
necesitado conocer y buscar más
información sobre sus orígenes o historia pre-adoptiva,
y/o contactar familiares de
origen. No obstante, para otras personas esto es algo que no
produce mayor curiosidad
ni interés. En nuestras propias historias, tenemos hermanos(as)
adoptivos que no han
necesitado o querido –hasta ahora– iniciar una búsqueda. Otras
personas desean
buscar, pero están preocupados por lo que puedan encontrar, por lo que
se demoran o
nunca inician una búsqueda. Esto evidencia nuevamente que se trata de una decisión
y un proceso personal que puede ser realizado (o no) por diversas razones.
48
MENSAJE EN UNA BOTELL A
Orientaciones generales para tomar la decisión
de buscar tus orígenes
Antes de emprender tu búsqueda de orígenes, intenta hablar
con otras personas adoptadas o personas de confianza, que
probablemente tengan diferentes opiniones o hayan tenido
diferentes experiencias. Eso puede ayudarte a aclarar tus
motivaciones, expectativas y/o temores.
Probablemente nunca exista el momento perfecto para
comenzar tu búsqueda de orígenes, pero puede haber
“peores” momentos. Si no te sientes bien de ánimo o no
cuentas con mucho apoyo, podría ser mejor esperar un poco
hasta que las cosas se estabilicen y se aclaren un poco más.
No te dejes presionar para comenzar la búsqueda de orígenes
o de información. Solo iníciala cuando realmente te sientas
listo para ello. La gente suele mostrar mucha curiosidad y
entusiasmo con las búsquedas de otras personas, pero no son
las personas que lo van a vivir directamente. Por otro lado,
si quieres seguir adelante, no te desanimes si otras personas
reaccionan de forma negativa: es tu búsqueda.
Si decides seguir adelante, busca todo el apoyo que
puedas y asegúrate de que esa ayuda estará disponible
posteriormente. Tu familia, tu pareja, amigos cercanos y/o un
profesional especializado podrán escuchar te y contenerte
emocionalmente y tú podrás escuchar sus opiniones y definir
qué te hace sentido y ayuda.
49Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
Como todo proceso vital, la búsqueda de orígenes no es un camino en línea recta. Por el
contrario, es un camino muy dinámico y transformador, como si se caminara en espiral.
Como ocurre con las ramas de un árbol, cada paso nos ha llevado a un lugar diferente y
desconocido, ante el cual no existe la preparación absoluta. Nadie puede predecir lo que
sucederá en una búsqueda o potencial encuentro, o qué es lo que se encontrará (o no).
Espiral (Georgina Hassan)
El otoño vuelve a despertarme de la siesta,
voy a dejar caer otra piel,
Camino en espiral, ¿Dónde me iré a encontrar?
Quiero nacer de nuevo en tus ocres y naranjas,
voy a dejar caer otra piel,
Camino en espiral, ¿Dónde me iré a encontrar?
Ese vértigo tan mío, es impulso que me hace caminar.
CANCIONES PARA EL VIAJE
canción completa aquí https://www.youtube.com/watch?v=FmYLsf-DnLo
50
DECIDIENDO BUSCAR NUESTROS ORÍGENES
Una búsqueda de orígenes es generalmente un proceso emocionalmente desafiante
que puede requerir muchas consideraciones a lo largo del tiempo, pero que la mayoría
de la gente se alegra de haber comenzado. Solo tú puedes decidir si estás listo para
empezar a caminar. Para algunos de nosotros, dar este primer paso implicó tomar un
tiempo extenso para enfrentar preguntas, dudas y temores. Para otros, este primer paso
se dio más rápidamente. En otras ocasiones, nos detuvimos o decidimos no continuar
avanzando hacia una u otra dirección. Otras veces, ocurrieron diversos eventos e hitos
en nuestras vidas luego de haber emprendido la búsqueda (un embarazo, cambio de
trabajo, fallecimiento de un pariente), que influyeron en que cambiáramos la decisión
o la postergáramos. Además, debimos enfrentarnos y desarmar diversos mitos que aún
rondan la adopción que influyeron en la forma en que entendimos y/o llevamos adelante
nuestros procesos de búsqueda.
51Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSa nkofa
1. Que las personas que buscamos orígenes tenemos
problemas de salud mental, conflictos con nuestra
familia adoptiva o que nuestra adopción ha sido
negativa.
2. Que las personas que buscamos orígenes queremos
reemplazar a nuestra familia adoptiva por nuestra
familia de origen (en caso de localizarla y/o contactarla).
3. Que las madres y padres adoptivos siempre se sentirán
decepcionados y nunca apoyarán la búsqueda de
orígenes.
4. Que la familia de origen siempre nos abandonó y nunca
querrá encontrarse con nosotros.
5. Que la familia de origen se aprovechará de nosotros
porque tiene otro estatus socio-económico.
MENSAJE EN UNA BOTELL A
Algunos mitos que debemos deconstruir para
buscar los orígenes
Poner en duda estos mitos puede implicar responder a los siguientes desafíos vinculados
a las búsquedas:
Algunos desafíos vinculados a las búsquedas de orígenes
Para las personas adoptadas:
Temor a comunicar a los padres que iniciaremos nuestra búsqueda de orígenes
para evitar que sientan una “traición” o “desagradecimiento”, que hay algo que
no han hecho bien como padres o para evitar causarles dolor o preocupación.
Sentimiento de malestar por reprimir las propias necesidades emocionales o
deseos, posponiendo o abandonando nuestra búsqueda.
Para las madres y/o padres adoptivos:
Temor a perder a su hijo(a), por la creencia de que se irá o se distanciará
afectivamente cuando encuentre y conozca a su familia de origen.
Sentimiento de frustración en su rol como padre/madre, por considerar que la
búsqueda de la familia de origen, muestra que han fallado como padres.
Temor a que su hijo(a) sufra, se desilusione y/o encuentre información difícil de
asimilar.
Temor a que la reacción de la familia de origen le haga daño a su hijo(a), ya
sea que no quiera encontrarse con él/ella o “se aproveche” pidiéndole apoyos
económicos.
Para la familia de origen
Sorpresa e impacto de ser localizado por el hijo(a) biológico(a).
Temor a contar a sus familias actuales la existencia de un hijo(a) que fue
entregado en adopción de forma secreta.
Incertidumbre y desorientación respecto de cómo relacionarse, qué decir,
pedir y/o cómo llamar a la persona que le busca.
53Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSanko fa
Creo que los padres sienten ese miedo al reemplazo (...) Un
día mi papá me llamó y me dijo “Hija, es importante que
llames a la mamá y “le digas que ella no sienta que te perdió
como hija, que sepa cuál es tu verdadera mamá. ” (…) No sé si
habré sido fría, pero le dije que no tenía una verdadera mamá
y una falsa mamá: “Papá, lo lamento, no voy a llamar a la
mamá para decirle: “¡Tú eres mi verdadera mamá, tranquila,
porque tú me has criado!. Yo no tengo una verdadera mamá y
una falsa mamá, tengo dos verdaderas mamás. Esa la verdad
para mí y espero que ustedes lo puedan entender” () En mi
caso no veo la necesidad de escoger entre una y otra, ya que
ambas existen en esta historia, y ambas hicieron posible mi
existencia acá (…) Evidentemente el vínculo con mi mamá
adoptiva es mayor y siempre la consideraré mi mamá, pero
al conocer a mi madre biológica sentí como que se completó
un puzzle. Todo suma, tener varias madres en una vida es
un regalo. (Macarena, 42 años)
54
Mi experiencia me ha dicho todo lo contrario. Papás son
los que crían y no va a haber otros papás, por más que los
conozcan. Les evitarían mucho sufrimiento a los niños.
Aunque los conozcan, no corta el vínculo, ni el cariño, ni
nada. Todo lo contrario, se va a armar más, porque el niño se
va a dar cuenta de todo lo que los papás hicieron por él o
por ella. Se quitan los miedos. Yo estoy feliz porque a mí me
gusta contar nuestra historia. Yo les diría a los papás que
los acompañen, que no los dejen solos.” (Ana, Madre adoptiva).
BITACORA
Algunos desafíos para decidir iniciar la búsqueda de orígenes
¿Te ha pasado alguna de las situaciones y/o desafíos anteriores? ¿Qué piensas sobre el lo?
Si te ha pasado, ¿cómo cambiaste de idea o lo enfrentaste?
56
¿Te ha pasado algo diferente? ¿Qué has hecho para resolverlo? Compártelo.
57Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankof a
(Adaptado de Manual de Recomendacione s en la Búsqueda de Orígenes elaborado
por CORA , 2019)
MENSAJE EN UNA BOTELL A
Acompañamiento profesional especializado del proceso de búsqueda
de orígenes
Valorar las necesidades emocionale s
de la persona que busca y la situación
actual de la familia de origen y
conjugar ambas realidades.
Ayudar, contener y acompañar a la
familia de origen en los procesos de
búsquedas de orígenes.
Explorar y analizar las motivaciones,
expectativas, temores o ideas
preconcebidas de todas las partes
involucradas.
Decidir los distintos pasos y tiempos
aconsejables para el encuentro
–cuando este se desea– en función
de las circunstancias, e xpectativas o
situación emocional de cada una de
las partes.
Preparar a todos los involucr ados
para lo que pue den encontrar y la
posible relación que pue da crearse
después , así como acompañar en la
construcción de esa nueva relación,
si así lo desearan ambas par tes.
Ayudar a la familia adoptiva a
conocer su lugar en el proceso, que
será aquel que estime y decida la
persona adoptada y que puede ir
variando a lo largo del mismo.
Ayudar a la familia adoptiva
a acompañar desde la
incondicionalidad, la permanencia
y la empatía; lo que supondrá
en algunas ocasiones un
acompañamiento directo y, en
otras, saber mantenerse al margen
y respetuosamente respecto de los
tiempos y la intimidad de su hijo(a).
Acompañar terapéuticamente a
personas y/o familias adoptivas
que presentan conflictos familiares
y comunicacionales de elevada
intensidad, derivados de la
necesidad de elaborar la aceptación
e integración de la diferencia física,
étnica y cultural, el daño ge nerado
por el secretismo de prácticas
irregulares, etc.
El apoyo de un programa y/o profesional especializado puede ayudar a los
diferentes integrantes de la triada adoptiva (la persona que fue adoptada, su
familia adoptiva y su familia de origen) para:
58
ALGUNAS RAZONES QUE NOS MOTIVARON A BUSCAR LOS ORÍGENES:
¿Q ESPERÁBAMOS ENCONTRAR?
En Chile, año tras año, cientos de personas que fueron adopt adas nacional e internacional-
mente deciden iniciar y activar ex ternamente su proceso de búsqueda de sus orígenes. La
decisión de iniciar esta búsqueda a menudo se compara con abr ir una “Caja de Pandora”,
no siendo posible saber a ciencia cierta que se encontrará. Por ello, algo fundamental
para iniciar este viaje personal son las motivaciones y expectativas que tenemos sobre
la búsqueda de orígenes. Cada uno tenía sus propias razones específicas para buscar o,
simplemente, fue movido por la curiosidad. Los motivos que nos llevaron a emprender
esta búsqueda fueron muy variados e incluso se transformaron en distintas etapas de
nuestras vidas y del proceso.
59Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankof a
MENSAJE EN UNA BOTELL A
Algunas motivaciones para buscar orígenes
1. La curiosidad de “ver” o “constatar” si nos parecíamos
a alguien físicamente o, simplemente, de tener más
información personal.
2. La sensación de que nos faltaban algunas piezas de
nuestro “rompecabezas” personal.
3. La necesidad de conocer a nuestra familia de origen y
cómo son sus vidas.
4. La necesidad de conocer y comprender las razones y
circunstancias que rodearon nuestra adopción.
5. La necesidad de conocer nuestros antecedentes
genéticos de salud y los de nuestros(as) descendientes.
6. El deseo de transmitir a nuestras familias de origen que
estábamos bien.
7. La necesidad de sentir paz y reconciliación en nuestra
historia y con las personas que son parte de ella.
8. En adopciones internacionales, podemos agregar
conocer el lugar y la cultura de origen.
9. Otras motivaciones.
60
Según dicen algunas antiguas tradiciones, el árbol de la vida
crece al revés. El tronco y las ramas hacia abajo, las raíces hacia
arriba. La copa se hunde en la tierra, las raíces miran al cielo. No
ofrece sus frutos, sino su origen. No esconde bajo tierra lo más
entrañable, lo más vulnerable, sino que lo arriesga a la intemperie:
entrega sus raíces, en carne viva, a los vientos del mundo.
Son cosas de la vida, dice el árbol de la vida.
(Eduardo Galeano, Uruguay)
En mi caso fue principalmente curiosidad, porque soy
súper curioso y me gusta saber, y también porque tenía
un
sentimiento de gratitud hacia mi madre biológica,
porque
me ponía a pensar cuáles eran todas las opciones
que tuvo:
pudo haberse hecho un aborto, me podría
haber regalado,
me podría haber vendido, me podría
haber dejado en la
puerta de una iglesia, o en un
basurero o quién sabe qué.
Sin embargo, mi madre
biológica, pudiendo tener todas
esas opciones, decidió
dejarme vivir, entregarme y darme la oportunidad de
vivir y tener un futuro que capaz ella no me podía dar.
(Marcelo, 37 años).
Aunque las búsquedas de orígenes pueden iniciarse en dist intas edades, probablemente, no
suceden en cualquier momento de la vida, sino a raíz de diversos proce sos y experiencias
personales. Cuando decidimos comenzar a buscar información sobre nuestros orígenes,
nos encontrábamos en diferentes momentos de nuestras vidas: estábamos esperando
nuestro primer(a) hija(o) o había nacido recientemente, otras(os) nos emparejábamos
o casábamos, nos estábamos titulando o había fallecido alguno(a) de nuestros padres
adoptivos, nos habían dado un diagnóstico médico de alguna enfermedad hereditaria,
etcétera. En esos momentos y contextos diversos, es fundamental saber que se abre un
camino nuevo, incierto y con muchos aspectos difíciles de prever o anticipar. En nuestro
caso, nos resultó útil enfrentarnos a la búsqueda con la mente abierta y manteniendo un
espíritu de curiosidad, así como pensar diver sos escenarios posibles. Es impor tante tener
presente que la búsqueda por sí sola no hará que respondas todas tus inquietudes , dudas
y/o curiosidad, o que satisfagas todas tus necesidades emocionales. Aunque encuentres
algunas piezas más de tu puzzle personal, nadie tiene todas las piezas y, en muchos
sentidos, la vida siempre está abierta a la resignificación.
62
Mi búsqueda fue como abrir los ojos y empezar a despertar,
como cuando te levantas en la mañana, abres los ojos y sabes
que tienes que levantarte, y dices…5 minutos más. Yo soy
muy buena para aplazar la alarma, y como que ya la atrasas,
la atrasas, la atrasas y ya, te pusiste en pie y ya sabes qué
tienes que hacer. Este es el momento, no se puede hacer nada.
Hay que levantarse, hay que bañarse, hay que trabajar, hay
que hacer todas esas cosas. Entonces dije “Esto lo tengo que
poner en marcha, tengo que buscarla, tengo que averiguar
esta parte de mi vida, tengo que saber qué es lo que pasa, si
yo la conozco puedo saber lo que pasa con mi vida, por qué
me pasa lo que me pasa, por qué decido lo que decido. Para
mí era un pendiente y sentía que tenía que atender a eso. Ya
no me podía hacer más la dormida. Por eso lo asocio a un
despertar, así como “despabila y hazte cargo”. Es muy fácil
también vivir en la comodidad de la hipótesis, y qué habría
pasado si, y quizás si ella es así, o justicar lo que te pasa por
esto o por lo otro. Empiezas a hipotetizar, y para salir del
“quizás” necesitaba enfrentarme a una cosa más concreta y
esto más concreto era conocerla o buscarla al menos.
(Gisella, 35 años).
BITACORA
Motivaciones y expectativas para buscar orígenes
Si estás pensando en iniciar tu búsqueda
¿Qué sientes que estás buscando?, ¿Cuáles son tus motivaciones y expectativas?
¿Qué cosas te preocupan más en la búsqueda de orígenes?
¿Te sientes preparada(o) y abierta(o) para aceptar cualquier resultado?
64
¿Qué tipo de ayuda crees que necesitas para llevar adelante tu búsqueda?
Si ya realizaste tu búsqueda de orígenes, ¿sientes que se cumplieron tus expectativas?
¿A quiénes sientes cerca y/o disponibles para apoyarte en este proceso (amigos, pareja,
familiares, profesionales)?
65Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
EL LUGAR DE NUESTRA FAMILIA ADOPTIVA EN NUESTRAS BÚSQUEDAS DE
ORÍGENES
Si bien ponemos permanentemente el foco en que el proceso de búsqueda de orígenes
tiene como centro a las personas que fueron adoptadas, todos somos seres interdepen-
dientes y relacionales. Por tanto, se trata también de una experiencia que va más allá de
quien busca, involucrando e impactando también a su familia adoptiva y su familia de
origen, entre otras relaciones. Nuestro planteamiento en este libro es que todos tenemos
que contribuir a crear una cultura de apertura e integración en la adopción para que
los procesos de búsquedas de orígenes puedan generar mayor bienestar en todas las
personas involucradas, especialmente en las personas que fueron adoptadas. Por ello,
si tu familia adoptiva estableció una comunicación abierta y transparente, la primera
y mejor fuente para empezar tu búsqueda de orígenes son ellos mismos. No obstante,
como ya hemos señalado, la legislación vigente, la cultura del secreto y del silencio y las
creencias erróneas, estereotipos y prejuicios sobre la adopción y sobre las búsquedas de
orígenes, generan dificultades y obstáculos para que algunas familias adoptivas vivan
este proceso de forma abierta. A veces, esto mismo provoca que se sientan y expresen
diversos conflic tos de lealtad y tensiones entre nuestr a necesidad y el afecto que sentimos
hacia nuestros padres.
Cuando me dijeron que era adoptada, mi mamá me dijo: “si
tú quieres, vamos y conocemos a tu familia biológica cuando
estés preparada” Y yo misma, le dije que no. Que no tenía
intenciones de conocer a mi familia biológica. La verdad, a
mi quizás me gustaría verla o verlos, saber quiénes son, verles
la cara. Pero no me gustaría encontrarme y hablar con ellos
porque siento como… deslealtad hacia mis padres.
(Rosario, 25 años)
66
Para el psicólogo español Alberto Rodríguez, es clave que la familia adoptiva tenga muy
claro que la búsqueda de orígenes de sus hijos(as) no es la búsqueda o reemplazo de
una familia por otra. Debe estar presente y acompañar a su hijo(a) en todas sus dudas,
sea cual sea el modo en que ha activado la búsqueda. Los padres tienen que transmitir
incondicionalidad a su hijo(a) y su disponibilidad en el proceso de búsqueda. Si bien los
Programas de Búsqueda de Orígenes de SENA ME y de las fundaciones privadas no informan
directamente a los padres adoptivos de este proceso, resguardando la privacidad de la
persona interesada, para desarchivar los antecedentes de una adopción, el Tribunal de
Familia competente exige notificar a los padres adoptivos aun cuando los interesados
sean mayores de edad. En aquellos casos en que los Tribunales de Familia notificaron a
nuestros padres, es to no resultó positivo para muchos de nosotros, y lo debimos enfrentar
a través de múltiples maneras. Lamentablemente, algunos decidieron interrumpir su
búsqueda por este motivo.
Me preguntaron “¿quieres hacer lo de la búsqueda de
orígenes. “Sí, –les dije– pero ¿mis papás van a saber?” y
me respondieron: “No tengo la certeza de decirte si van a
enterarse o no, porque depende del Juzgado donde caiga la
causa. Depende del criterio del Juez si va a mandar o no una
carta de noticación a tus padres” () Cuando me lo dijeron
me pareció un funcionamiento ridículo, tengo más de 18
años. Me pareció hasta peligroso. (Fernando, 33 años)
67Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
Para desarchivar mi causa, tuvieron que noticar a mis
padres adoptivos. No me había comunicado con mi padre
adoptivo hace 20 años, desde que abandonó a mi madre, fue
muy desagradable. Tuvimos que ir a una audiencia con mi
madre y el Juez le preguntó a mi madre: “¿Estás de acuerdo
con que tu hija desarchive tu archivo de adopción?” Y mi
madre respondió: “Por supuesto, no se preocupe, estamos
de acuerdo”. (Nora, 33 años)
Ellos tuvieron que involucrar a mis padres porque debían
noticarlos judicialmente de mí búsqueda. Yo les dije que
no estaba de acuerdo, que era mi búsqueda y era mi origen,
que no tenían por qué estar involucrados (…) Me quedé con
la sensación de que solo cuando no estén mis viejos, quizás
podré encontrar algunas respuestas. Solo quería saber si
realmente había nacido un día 24 de diciembre.
(Rodrigo, 37 años)
68
Es importante diferenciar entre secreto y privacidad. Soy
una adulta y es mi proceso. A otros les podría pasar que sus
padres no estén de acuerdo con que busquen sus orígenes y
nos hacen pasar por una situación muy difícil. (Sonia, 35 años)
Pensando en lo anterior, es fundamental que los programas y profesionales ayuden a
las personas que buscan sus orígenes a compartir con su familia este proceso e intenten
sumarlas para que puedan tener un rol de apoyo y no de interferencia en la experiencia.
En algunos casos, a medida que fuimos creciendo, nuestros padres nos contaron la
información que tenían o les habían dado cuando nos adoptaron. Otras veces, tuvimos
la posibilidad de preguntarles a ellos directamente qué
información tenían y nuestros
padres adoptivos se mostraron muy abiertos a brindárnosla y
nos transmitieron su apoyo
incondicional. Así, los hicimos partícipes de diversas instancias
asociadas a esta búsqueda,
siendo fundamental contar con su contención, comprensión
y apoyo, lo cual fortaleció
aún más nuestro vínculo de amor y confianza.
Fui acompañado por mis papás. Eso igual me hizo sentir bien,
sentirme apoyado por ellos. Sentí que lo había enfrentado bien
y que les había podido contar. Eso me dio más tranquilidad
para “sacarme el bichito” de saber más sobre mis orígenes
porque encuentro esencial si uno es adoptado saber tu origen.
(Jaime, 23 años)
69Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankof a
Mis papás siempre me apoyaron, siempre estuvieron ahí, me
preguntaban. Les iba a contando, tal vez no les contaba tanto
en detalle, pero si los mantenía al tanto toda la información:
“oh, mamá, me respondió”. Sí, le contaba, “ya, pero tienes
que estar tranquila”, como que trataban de bajar lo que
había pasado. “Qué bueno que te respondió”, y de repente
cuando pasaba mucho tiempo en que no tenía noticia, “¿oye
y no has hablado con ella?”, “no, no he hablado con ella”.
Siempre me estaban preguntando, constantemente, si sabía
alguna información. Sí, ellos me acompañaron, cuando abrí
el expediente me acompañaron. (Fernanda, 25 años)
Yo la apoyé porque es su derecho averiguar y porque quería
hablar con su mamá. Porque su madre biológica es su mamá,
yo soy “mami” o “madre”, pero no “mamá”. No sé cómo,
pero ella lo estableció así y me parece perfecto, porque es
una lata tener que hablar de “tu madre biológica” todo el
tiempo. Se plantea el tema de qué va a pasar cuando la
ubiquen, cómo va a ser esto del tema de seguridad, me
preocupaba muchísimo. Ir a visitarla en una población, yo
no soy clasista para nada, pero esa parte me preocupaba
muchísimo, la parte de seguridad, el entorno, qué se yo.
Por un lado, decía “ojalá que la encuentre” y por otro lado
decía “ojalá que no la encuentre”, que esto no pase más allá.
Y lamentablemente no la encontró porque falleció. Eso fue
muy duro para ella, muy duro, y yo lo sentí mucho también
porque siento que se quedará toda la vida con la incógnita
del por qué. (Carmina, Madre adoptiva)
Mi papá no quería: “¿para qué vas a buscar?”. Me decía: “Si
te puedes encontrar con personas aprovechadoras, y bla bla
bla”. Mi papá me dijo “si tú vas a hacer esto, hazlo sola. Era
aprensión, yo creo, como soy su única hija... Creo que es miedo
de que me puedan hacer daño, no sé, miedo. (Celeste, 33 años)
En otros casos en que decidimos contárselo a nuestros padres, a veces atravesamos
momentos de fuerte tensión que nos llevaron a dejarlos al margen de los diferentes pasos
que dimos en nuestros procesos de búsqueda, o bien, ellos mismos nos pidieron que
hiciéramos la búsqueda en solitario.
Algunas madres/padres adoptivos pueden mostrarse más cerrados, temerosos o menos
comprensivos con nuestra necesidad de buscar. Se pueden sentir cuestionados en su
rol parental e incluso sentir que han fallado o han hecho algo mal. Si bien hoy en día se
prepara mucho más a las madres y padres adoptivos sobre la comunicación y bús queda de
orígenes, para algunos esto continúa siendo algo difícil. Por eso, en algunos casos, uno de los
momentos centrales fue compartir con nuestros padres nuestra decisión de iniciar esta
búsqueda. Otros, decidimos no contarles a nuestros padres por los temores que teníamos
al respecto y por las reacciones que veíamos en ellos.
Cada vez que mencionaba el tema de buscar a mi
madre
biológica, para mi mamá era tragedia griega.
Entonces
mi madre falleció y dos años después me dije a
mí mismo:
“cuando me titule, voy a buscar. Voy a tener más
recursos, voy
a tener más experiencia y voy a saber mejor
donde hacerlo”. (Marcelo, 37 años)
72
MENSAJE EN UNA BOTELL A
¿Confunde a las personas adoptadas tener dos familias
(de origen/adoptiva)?
Las personas adoptadas (niños/as, adolescentes y adultos)
aprenden a diferenciar relaciones y vínculos. Lo hacen con
respecto a sus abuelos, hermanos, profesores, y también con
respecto a personas que formaron parte de su familia,
aunque ya no estén (parientes y amigos que viven lejos o que
murieron), e incluso con las segundas o terceras parejas de
sus padres/madres, si se produce en algún momento alguna
separación.
La cuestión clave es la importancia que los padres otorgan a
esas personas y el lugar que ocupan para ellos mismos.
Cuanto más y mejor incorporada tiene la familia adoptiva a la
familia de origen, más fácil será para las personas adoptadas
crecer incluyendo a esas personas y otorgándoles un lugar
particular, aunque no estén presentes en su día a día.
La transmisión de esas figuras a los hijos(as) depende de la
voluntad y del deseo de los padres de crear un espacio para
ellas. Desde el concepto y la dimensión que ellos les den, las
personas adoptadas irán situando en su biografía y mapa de
relaciones a la familia de origen, sin confundirse.
(Adaptado de Guía Hablar de adopción, también cuando es difícil
elaborada por AFIN, 2014)
BITACORA
El lugar de mi familia en mi búsqueda de orígenes
¿Qué piensas sobre la notificación a los padres adoptivos previa a desarchivar los
antecedentes de una adopción?
¿Qué reacciones ha tenido tu familia desde que les contaste tu decisión de buscar or ígenes?
74
¿Qué necesitas hacer o qué apoyos requieres para que tu familia esté involucrada de la
forma en qué tú lo deseas?
¿Qué lugar quisieras que tenga tu familia en tu proceso de búsquedas de orígenes?
75Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSanko fa
EL LUGAR DE LAS REDES SOCIALES EN NUESTR AS BÚSQUEDAS DE ORÍGENES
En la llamada “era digital”, las redes sociales son parte del mundo cotidiano de los
niños(as), adolescentes y adultos. Sin duda, internet se ha convertido en una herramienta
cada vez más útil para la obtención de información. Diversas personas utilizan las redes
sociales como Facebook para localizar personas o familiares a los que les han perdido
el rastro hace mucho tiempo. Este fenómeno también incluye a las personas que han
sido adoptadas. Aunque es un fenómeno relativamente nuevo, está aquí para quedarse.
Estos medios ofrecen muchas ventajas y oportunidades: el aspecto independiente de
la búsqueda, la rapidez, la ausencia de costos, la posibilidad de mantener el contacto y
cierta virtualización del procedimiento que permite, al menos en apariencia, mantener
cierta distancia emocional. Al mismo tiempo, se necesita tener una visión equilibrada que
también considere algunos cuidados que deben tomarse para que la búsqueda apoyada
por estos medios sea mayoritariamente positiva para todas las personas involucradas.
Puede resultar muy emocionante encontrar a alguien a través de Facebook u otro sitio
de redes sociales y ser muy fácil establecer contacto con ellos. Pero es un medio tan
inmediato que las personas adoptadas, las familias de origen y las familias adoptivas
pueden estar completamente desprevenidas para las posibles consecuencias que esta
forma de contacto puede ocasionar. Si bien puede haber muchos resultados positivos
y las personas resultar contentas de haberse podido conectar, también puede haber
situaciones en las que las personas se sientan conmocionadas e incómodas por haber
sido contactadas de esta manera. Es crucial que las personas adoptadas y las familias
de origen reflexionen que implica hacer un acercamiento a través de las redes sociales,
considerando las consecuencias que el contacto por esta vía puede tener no solo para
ellas, sino que también para las otras personas involucradas. Además es importante
evaluar si hay mejores formas de hacer el primer acercamiento, por ejemplo, contando
con el apoyo de un profesional o servicio especializado. A continuación, te dejamos a
disposición algunas sugerencias que podrían serte de utilidad.
76
MENSAJE EN UNA BOTELL A
Redes sociales y búsquedas de orígenes
Cuida la privacidad de tu perfil público, de tu familia adoptiva
y de tu familia de origen. En tu caso, puedes asegurarte que
tu muro, fotografías y ubicación de Facebook solo pueda ser
vista por amigos. En Facebook, puedes revisar todas estas
configuraciones haciendo clic en “Cuenta” en la esquina
superior derecha, luego seleccionando “Configuración de la
cuenta” o “Configuración de privacidad”.
Infórmate sobre tus derechos. La legislación sobre adopción
para acceder a información sobre los antecedentes familiares
y las circunstancias de tu adopción y los servicios y/o
profesionales especializados para acompañamiento. Toma
siempre todos los resguardos posibles ante personas que se
ofrezcan como intermediarios, que puedan resultar no éticas,
ni especializadas. Si eres menor de edad, compártelo con tu
familia adoptiva para que te apoyen, contengan y orienten.
Toma decisiones informadas tras recopilar la mayor cantidad
de información posible sobre las circunstancias de tu
adopción y tus orígenes. Esto puede ayudarte a decidir si
establecer contacto a través de las redes sociales como
forma complementaria o utilizar la ayuda de un servicio o
profesional especializado.
(Adaptado de Adoption Search Reunion, 2013)
Si has encontrado información mediante las redes
sociales, detente un momento y reflexiona. Puede ser muy
emocionante encontrar a la persona que buscas y es posible
que desees ponerte en contacto con ella lo antes posible. Sin
embargo, es muy importante reflexionar sobre el impacto
que tendrá el contacto para ti y también para ella.
Prepárate para los posibles resultados o variedad de
reacciones que puedes recibir al hacer contacto de esta
manera. Considera cómo te sentirías si recibes una respuesta
negativa o no recibes respuesta alguna de la persona a la
que le enviaste un mensaje, o si el familiar con el que te
contactaste está feliz de saber de ti, pero puede querer llevar
las cosas mucho más lejos y más rápido de lo que tú quieres
y puedes.
Intenta evitar contactos prematuros, “impulsivos” (no
preparados) y sin apoyo. Piensa en las motivaciones
y expectativas que tienes, así como en las posibles
expectativas de los demás. A veces, estos no coincidirán, por
lo que debe pensar en cómo manejará esto. Prepárate para
ajustar tus expectativas en el camino.
Intenta comprender la variedad de emociones que puedes
llegar a experimentar. Puedes sentirte molesto, asustado,
abrumado por la felicidad, sentir culpa, etcétera. Comparte
tus pensamientos y sentimientos e imagina cómo se podrían
sentir las personas que estás contactando.
Busca apoyo de personas significativas para ti con las que
puedas hablar (familia, amigos, parejas, profesionales,
etc.) sobre tus miedos y expectativas. Además, considera el
impacto que puede tener para otros miembros de tu familia,
habla sobre cómo podría afectarlos y cuáles son sus puntos
de vista.
Piensa en el futuro y considera todos los resultados posibles,
así como también que una de las partes puede cambiar de
opinión.
BITACORA
Usando las redes sociales en mi búsqueda de orígenes
¿De qué forma crees que puede servirte usar redes sociales para complementar tú
squeda?
¿Qué reflexionas a partir del mensaje en la botella sobre este tema?
80
¿De qué forma puedes equilibrar tu deseo de saber/buscar y el cuidado hacia ti
mismo(a) y hacia los demás?
81Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSa nkofa
DANDO LOS PRIMEROS PASOS EN NUESTRAS BÚSQUEDAS DE ORÍGENES:
¿CÓMO Y POR DÓNDE EMPEZAR?
No existe un momento indicado, ni una duración determinada para
llevar a cabo el proceso de búsqueda de orígenes, tampoco una edad
concreta para realizarlo. Cada persona adoptada deberá llevar su
propio ritmo, acompañado por las personas que elija, que le orienten
y le ayuden a gestionar el tiempo, pero siendo siempre el mismo
adoptado quien vaya tomando las decisiones en cada paso.
(Manual CORA, 2019, p.29).
Como ya hemos señalado, las búsquedas de orígenes pueden incluir muchísimos momentos,
decisiones y pasos, pero puede resultarte útil pensar en tres grandes pasos: 1) buscar y
obtener (o no) la información, 2) localizar (o no) a integrantes de la familia de origen y 3)
establecer (o no) contacto con la familia de origen. Algunas personas solo querrán dar
el primer paso, otras llegarán hasta el segundo y otras seguirán los tres pasos. Algunas
darán rápidamente los tres pasos y otras lo harán con meses o años de distancia entre
ellos. Sea como sea, siempre será tú elección.
En países como Chile, las personas que fueron adoptadas deben cumplir la mayoría de
edad para iniciar sus procesos de búsqueda de orígenes (18 años), pero otros países han
rebajado la edad para iniciar antes los procesos de búsquedas de orígenes (por ej. desde
los 12 o 14 años) o han incorporado la figura de la adopción abierta (Estados Unidos, Reino
Unido, Alemania, Australia, España, entre otros). La evidencia internacional ha mostrado
los diversos beneficios que puede tener la adopción abierta, para permitir y fomentar el
contacto con la familia de origen desde la infancia, excepto en los casos en que ello atente
contra el Interés Superior de los Niño o su bienestar integral. El año 2013, el gobierno
chileno presentó un “Proyecto de Ley de Reforma Integral al Sistema de Adopciones”
que, si fuera aprobado, debería reemplazar la legislación adoptiva vigente, considerando
entre sus propuestas rebajar la edad de búsqueda de orígenes desde los 18 a los 14 años.
Dentro de nuestro gr upo, hay personas que no están de acuerdo con que se deba esperar
82
A mí me da risa ahora, porque el día que cumplí los 18 años,
a las 6 de la mañana yo ya estaba en pié. A las 8 de la mañana
ya estaba en SENAME porque había llenado la solicitud a
las 00:01 partí directo para allá porque no quería tener que
esperar a que me respondieran y fui […] Me da mucha rabia
la ley de adopción (...) que sea desde los 18 años la búsqueda
¿qué te marca una edad?, hacer esperar a las personas hasta
esa edad para sacarse una duda tan importante. En Chile no
existe la adopción abierta y es lo más sano para una persona
que quiere conocer sus raíces (...) Yo entiendo que es parte
del resguardo, pero si hay una persona que lo necesita y está
preparada, es un sufrimiento más esperar hasta los 18 años.
(Victoria, 25 años)
hasta los 18 años de edad, ya que muchas preguntas y necesidades de tener información
o buscar orígenes pueden surgir en edades más tempranas.
Tener la opción de conocer a sus papás biológicos antes y
no esperar hasta los 18, porque lo encuentro ridículo. Hay
gente que puede ser hasta los 18 años una inmadura y gente
que puede madurar a los 15 y ser maduro para enfrentar ese
tema. (Karina, 23 años)
83Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
BITACORA
La edad mínima para buscar orígenes
¿Desde qué edad crees que se debería tener el derecho de poder iniciar una búsqueda
de orígenes? ¿Por qué?
84
¿Conoces los sistemas de adopción abierta? ¿Qué piensas de esta opción para Chile
(ventajas/desventajas)?
85Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
Como hemos señalado, a veces la información sobre nuestro proceso de adopción puede
conocerse directamente a través de nuest ros madres/padres adoptivos, quienes deb erían
tener información y documentos relativos a nuestro nacimiento y adopción, pero este
no siempre es el caso. Sin embargo, cuando comenzamos a buscar, sabíamos muy
poco sobre cómo
hacerlo. Desconocíamos que teníamos garantizado por ley el derecho a
conocer nuestros
orígenes. No sabíamos dónde acudir ni quién nos podría orientar o
apoyar, siendo ésta otra de las razones que nos motivó a escribir este libro. Para poder
ejercer un derecho, lo primero es estar informados acerca de él.
Mucha gente que fue adoptada en Chile no sabe cómo buscar o
que existe un programa especializado donde hay profesionales
que te ayudarán [...] Me preguntaba ¿cómo puedo buscar?,
¿cómo puedo buscar?. Lo busqué en google con la palabra
adopción y me salió el SENAME. (Alejandra, 24 años)
Hasta ahora, en Chile, el proceso se puede iniciar directamente a través del Servicio
Registro Civil e Identificación. Para esto debes acudir a cualquier oficina del país con tu
cédula de identidad y presentarte ante el Oficial Civil, quien te solicitará redac tar una carta
explicando tu requerimiento al jefe del Sub Departamento de Registro Civil. Por otro lado,
el Departamento de Adopción (SENAME) y algunas Fundaciones ofrecen acompañamiento
profesional gratuito a través de sus Programas de Búsqueda de Orígenes4. La mayoría de
nosotros realizó su proceso a través del Programa de Búsqueda de Orígenes de SENAME
y sus profesionales nos fueron informando los posibles pasos a seguir. Más allá de la
experiencia de cada uno en es te Programa, sin duda, fue un aspecto fundamental no e star
solos en un proceso que implica una fuerte demanda emocional. Aunque la mediación
profesional ha sido sugerida internacionalmente como una forma de apoyo, es importante
que cada persona decida de qué manera prefiere hacer el proceso y si recurrirá o no a este
86
tipo de mediación. Otras personas también buscan apoyo terapéutico complementario,
o bien, se apoyan fuertemente de su red de vínculos cercanos y significativos (familia,
amistades, pareja, etc.). Al respecto, no está de más decir que los y las profesionales
deben especializarse y ac tualizarse continuamente en esta temática y explorar sus propias
creencias, mitos o incluso teorías respe cto a la adopción y a las búsquedas de origen, para
realizar un abordaje lo suficientemente amplio, comprensivo y neutral.
Decidir dar el paso de solicitar el desarchivo de tu expediente de adopción es mucho
más que buscar información o simples datos. Muchas personas que inician los procesos
de búsquedas de orígenes esperan encontrar su documentación para obtener mayores
antecedentes sobre las circunstancias que rodearon su adopción, cómo era su vida antes
de ser adoptados y quiénes son los integrantes de su familia de origen. En nuestro caso,
lo mínimo que esperábamos era encontrar información relevante y completa de nuestra
adopción que nos permitiera tomar las siguientes decisiones o dar nuevos pasos. Algunos
encontramos una cantidad significativa de información, mientras que otros, mínima o
ninguna. Esto depende en gran parte de la edad, del contexto político y de la legislación
adoptiva al momento de ser adoptados, relativa al consentimiento, la información
registrada y conservada y si la familia de origen aportó o no dicha información. Es por
eso que, dado que anteriormente la legislación chilena ordenaba la destrucción de la
documentación sobre la adopción, algunos de nosotros no logramos e ncontrar información
básica y fundamental. Además, en nuestro país, durante décadas se produjeron diversas
prácticas adoptivas irregulares (ver anexo 3) en los que evidentemente resulta aún más
difícil encontrar información. Esto resultó doloroso e insatisfactorio. No obstante, al mismo
tiempo, creemos que tuvo un valor en sí mismo tomar la decisión de buscar información,
aunque el resultado no fuera el inicialmente esperado.
4. Para más info rmación sobre el Pr ograma de Búsque das de Orígenes (SEN AME), dirígete al Anex o 1 de este libro.
87Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
MENSAJE EN UNA BOTELL A
¿Qué podría pasar en este momento del proceso?
No encontrar ningún antecedente que permita continuar tu
búsqueda.
Acceder a información sobre tus orígenes y adopción que
incluya nombres y lugares de residencia que te permitirán
contactar a integrantes de tu familia de origen.
Conocer circunstancias o experiencias de la historia de tu
familia de origen o de tus primeros años de vida difícil de
asimilar.
Saber qué tienes otros hermanos menores o mayores y que
algunos de ellos permanecieron con tu familia de origen.
Descubrir o confirmar que en tu proceso existió una práctica
ilícita o irregular.
En los casos en que sí es posible obtener la documentación, p odrías encontrar la siguiente
información sobre tu historia de vida:
o Acta de nacimiento original.
o Certificado de nacimiento original.
o Fecha y lugar de nacimiento original.
o Antecedentes médicos.
o Informes sociales sobre tu familia de origen.
o Informes sociales sobre tus padres adoptivos.
o Sentencia de adopción.
o Datos de tu madre de origen y otros familiares: nombre,
dirección al momento de la adopción.
o Otros datos o documentos.
Es difícil predecir cuál será el impacto de obtener y leer esta información. Son múltiples
los sentimientos que experimentamos al leer la información que encontr amos en nuestros
archivos. Fue importante estar preparado(a) tanto para lo difícil como para lo positivo que
podíamos encontrar. La primera lectura e interpretación de esta documentación es una
experiencia íntima y creemos que deb e ser siempre realizada por la persona directamente
involucrada. Nadie más que la persona protagonista del proceso pue de hacer esta primer a
lectura, es decir, tú. Igualmente, puedes elegir que junto a ti estén aquellas amistades,
familiares y/o profesionales que hayas decidido que te acompañen para conversar sobre
la información que has encontrado, sus alcances, así como los sentimientos o nuevas
preguntas que esto te ha producido.
Dado que la mayoría de nosotros tenía muy poca información sobre su adopción, leer
por primera vez nuestro archivo fue extremadamente importante y generó una mezcla
de sentimientos y emociones. Tras leerlo, algunos tuvimos que lidiar con la confirmación
de situaciones muy difíciles de asimilar y otros, encontramos información que nos
alivió. Es fundamental tener en mente que, aunque los expedientes, archivos o informes
son documentos “oficiales” y existe información “real” y precisa sobre algunos hechos
sucedidos, en ningún caso se trata de “la verdad” total y absoluta sobre tu historia. Por
ello, la información que encuentres solo te permitirá crear una imagen general de tu
89Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
familia de origen o de las razones y circunstancias que rodearon tu adopción. Un archivo
no te brindará todos los detalles ni todas las versiones sobre tu historia, ni te permitirá
saber a ciencia cierta o de forma completa cómo tu familia de origen se sintió respecto
de la adopción, ni tampoco saber cómo es su vida ahora. Además, ten presente que los
profesionales (trabajadore s sociales, psicólogos, abogados , jueces, etc.) que participaron de
tu proceso adoptivo, también interpretaron y seleccionaron los “hechos” cuando emitieron
un informe o tomaron decisiones sobre tu situación. Por otro lado, tu propia interpretación
de la información se puede ver influenciada por tus sentimientos y significados acerca
de tu adopción, así como por todas las cosas que se dicen respecto de la adopción. En
definitiva, gran par te de las interpretaciones que hacemos, son una perspectiva más entre
muchas otras, pudiendo incluso variar en el tiempo.
Los pasos siguientes también son diversos. Acceder a tu expediente no necesariamente
implica que tomarás la decisión de contactar a algún integrante de tu familia de origen o
que ellos acepten conocerte. Para algunos, la lectura de nuestros expedientes, nos hizo
sentir más curiosidad y motivación por continuar la búsqueda. Para otros, la asimilación
de tanta información nueva requirió de un tiempo mayor para de cidir los siguientes pasos
a seguir. Y otros, consideramos esta información más que suficiente y decidimos dejar
hasta ahí el proceso, lo que no impide que más adelante podamos retomarlo.
Actualmente mi proceso está stand by, eso no signica que esté
cerrado. Me ha hecho bien, ha hecho que sea más clara con las
decisiones que tomo. Siento que tengo una tonelada menos en
mí, porque es algo que uno arrastra, un peso súper grande que
me saqué. Saber la verdad, como que el peso ya está afuera (…)
siento que es un proceso de maduración, me siento muy, muy
liviana por haber hecho esta primera búsqueda. Y fue muy
sano, es como romper una frontera. (Andrea, 26 años)
90
LOCALIZANDO NUESTRA FAMILIA DE ORIGEN Y DECIDIENDO INICIAR LOS
PRIMEROS CONTACTOS
Habiendo encontrado alguna información, la siguiente etapa posible sería comenzar a
localizar y contactar a las personas de tu familia de origen. Como siempre, solo tú deberías
poder decidir si deseas continuar y cuándo hacerlo. Algunos decidimos dejarlo hasta ahí,
al menos por un tiempo, porque ya nos sentíamos satisfechos(as) con la información o
respuestas que encontramos y no estábamos interesados en hacer contacto directo con
alguien de nuestra familia de origen.
No es un tema para mí conocerla personalmente. No me interesa
tener una relación con alguien que es una extraña para mí.
Tampoco necesito pedirle explicaciones porque debe haber
tenido sus razones. No, hasta ahí no más, sé mis orígenes, sé
por qué lo hizo, sé que tengo más hermanos, no necesito nada
más. (Celeste, 33 años)
91Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSa nkofa
Otras veces , puedes sentirte motivado(a) y tener nuevas preguntas por la información que
has recibido y estando listo(a) para dar un nuevo paso. Quienes elegimos continuar este
proceso, esperamos que los profesionales localizaran a los integrantes de nuestra
familia de origen que deseábamos conocer. La mayoría de nosotros quiso localizar y/o
establecer algún tipo de contac to con su madre de origen y/o con hermanos(as). Otros pocos
estuvimos interesados en loc alizar a nuestro padre de origen y cuando lo hicimos fue más
bien como un segundo paso después de haber tenido un encuentro con nuestra madre de
origen, o bien, por no haber podido contactarla por diversos motivos (ej. fallecimiento).
Esta etapa del proceso fue como una “montaña rusa” de emociones. En los casos en que
localizamos integrantes de nuestra familia de origen, fue importante no apresurarnos y
darnos tiempo para hacer un balance respecto de si ac tivar o no el nuevo paso. Llegamos
a otro momento de decisión en el que podíamos seguir adelante y hacer contacto, hacer
una pausa, o bien, decidir no hacer contacto en el futuro próximo. En el caso de quienes
decidimos avanzar un paso más, los primeros contactos fueron realizados por diversos medios
no presenciales. La elaboración y escritura de cartas e intercambio de fotos personales
permitieron establecer una comunicación inicial y representaron una oportunidad para
contar algo de nuestras vidas, como también para hacer algunas preguntas importantes,
aclarando y adquiriendo mayor seguridad respecto de los pasos siguientes.
92
Antes del encuentro me hicieron escribirle [madre de origen]
una carta con una foto en donde le contara cómo era mi vida
y pusiera lo que yo quisiera para que ellos [los profesionales] se
la pasaran el día que la contactaran. La escribí con emoción.
Pensé ‘Si no la conozco, ella me va a conocer y va a saber
que yo crecí bien, con cariño con amor, quería darle esa paz
a ella. Hice la carta, le conté cómo me llamaba y que me
habían tocado unos papás maravillosos que me habían criado
muy bien, con mucho amor, con respeto, que me habían
dado muchos valores, enseñanzas, estudios, que ya era una
profesional, que también había conocido a un buen hombre
que estaba a mi lado, que estaba feliz. De cierta manera le
transmití que su decisión me había dado una oportunidad,
quizás mejor. Le puse una foto mía que me gustaba mucho,
donde salía sonriendo, parada. Justo me la tomaron en la
playa y salgo tan contenta que dije: “Ya, le voy a mandar esta
para que sepa que yo estoy bien”. (Sandra, 33 años)
93Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankof a
No obstante, escribir estas cartas no siempre fue una tarea fácil. Para muchos implicó
una reflexión intensa sobre nuestras vidas y tomar decisiones respecto de qué aspectos
queríamos compartir o no. Si bien se trata de un proceso íntimo, fue muy importante
contar con un apoyo profesional o de alguna figura significativa de nuestro entorno que
nos pudiera orientar o ayudar a pensar nuestras primeras y significativas palabras. A
continuación, compartimos contigo algunas orientaciones generales que podrían ayudarte
si vas a escribir una carta:
MENSAJE EN UNA BOTELL A
¿Qué cosas podrías escribir en una carta a tu familiar o madre
de origen?
Presentar te y describir tus características, intereses y gustos.
Contar qué haces actualmente, qué estudiaste o en qué trabajas.
Compartir alguna información sobre tu vida o tus seres queridos.
Contar los motivos por los que decidiste realizar la búsqueda y
localizarles.
Transmitir cuáles son algunas de tus expectativas o motivaciones.
Agregar una fotografía actual o varias fotografías de distintos
momentos significativos de tu vida.
Según la legislación chilena, tienes derecho a solicitar el contacto directo y pres encial con
tu familia de origen, pero ésta también tiene derecho a que se respete su privacidad, y a
decidir si aceptar o negar dicho encuentro. No podemos perder de vista que las familias
de origen –espe cialmente las madres de origen-, han estado prác ticamente desatendidas,
muchas veces aisladas y sin ningún tipo de apoyo para procesar la entrega voluntaria, o
bien, el retiro involuntario de sus hijos(as) y su posterior adopción. Existen muchísimas
94
circunstancias y razones que han llevado a algunas mujeres a entregar un hijo(a) en
adopción, muchas de ellas derivadas de la falta de autonomía, la pobreza, la falta de
apoyo y la estigmatización de la maternidad en solitario. Otras veces, las adopciones
fueron rodeadas de prácticas irregulares que impactaron fuertemente a las familias de
origen (ver anexo 3). La sociedad las ha tratado frecuentemente como personas invisibles
y sin ningún derecho a buscar a sus parientes biológicos, o bien, las ha estigmatizado por
ser madres solteras o por haber “dejado” a sus hijos(as). Por este motivo, no es poco usual
que algunas madres de origen hayan mantenido sus embarazos y adopciones de forma
“secreta”. Atendiendo a ello, en algunos casos en los que decidimos activar el contacto,
nuestra madre de origen no accedió a encontrarse con nosotros y aunque pudo resultar
difícil, decidimos respetarlo.
Me respondió como a las dos semanas. Me dijo que se alegraba
que estuviera todo bien. Ahí me contó su historia [] después
me contó que estaba súper bien y que tenía su familia, pero que
nadie sabía que me había tenido así que la complicaba mucho
seguir con el tema, que le diera un tiempo para ver cómo
hacía. Y le respondí, le dije que muchas gracias por contactarse
conmigo y que, si necesitaba tiempo o cualquier cosa, yo
estaba a su disposición, que para mí sería ideal juntarnos si es
que se podía, si no muy bien también. De ahí me respondió
como a las dos semanas la cuarta carta y fue un cambio súper
drástico. Me dijo como “no sé para qué me estás buscando, tú
estás feliz, no sé qué quieres de mi”. Siempre me dio la chance
y de un segundo a otro cerró la posibilidad. Me quedé algo
confundido, pero tampoco me compliqué mucho más porque
yo no tenía necesidad de insistir. (Jaime, 23 años)
95Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
Yo buscaba saber la verdad y poder conocer a mi mamá biológica
para poder encajar las piezas del puzle que me faltaban []
Cuando me dijeron que estaba muerta, yo quería una información
que me lo conrmara […] Fue de madrugada, un accidente de
tránsito. Fue heavy, no se lo deseo a nadie [...]: Mira, yo creo
que voy haciendo un duelo, lo sigo viviendo, lo hago de a poco,
muy de a poco. (Victoria, 25 años)
Lamentablemente, en otros casos, nos encontramos con que nuestra madre de origen
había fallecido y tuvimos que asimilar esta noticia de diversas formas.
96
REALIZANDO LOS PRIMEROS ENCUENTROS
Si decides seguir adelante y conocer a alguna persona de tu familia de origen que hayas
localizado y, a su vez, haya aceptado conocerte, deberán planificar este primer encuentro
presencial u online, dependiendo de si son adopciones nacionales, internacionales o
viven en diferentes regiones del país. Si bien los encuentros pueden darse con diferentes
integrantes de la familia de origen, la mayoría de ellos se produce con la madre de
origen. Muchos de nosotros quisimos contactarla, porque sentimos que ella es una de las
personas más impor tantes de nuestra historia de vida, y que además podría responder las
interrogantes sobre nuestro origen y adopción. En nuestro grupo, todos fuimos adoptados
nacionalmente, sin embargo, en los casos de adopciones internacionales, planificar y
concretar un encuentro, sin duda, puede significar un desafío mayor por la distancia y las
diferencias culturales y de idioma.
97Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
Ella me dijo: “Tengo mucho miedo de tu rencor”, y empezó a
hablarme de los miedos que ella tenía de que yo le reprochara
cosas. Le respondí que no venía a reprochar nada, que solo quería
saber. Después me di cuenta que no pude cuestionarme nada
porque tenía tantas ganas de saber la verdad y conocerla, que
las emociones que sentía y que surgieron no las pude expresar
porque no le podía decir: “¿Por qué hiciste esto o aquello?”.
(Elena, 27 años)
Cuando la localizamos, fue difícil igual para ella, porque no
le había contado nada a nadie, parece que solo su mamá sabía.
Un secreto. Pero parece que el esposo lo tomó bien, porque él
nos recibió, bien atento el caballero, fuimos a su casa, de hecho,
ese día nos quedamos a dormir allá. Ella entregó a su hija no
porque no la quisiera, la quería, pero no podía, no podía. Fue
como sacarse ese dolorcito que tenía. De hecho, cuando fuimos
por segunda vez estaba toda la familia: hermanas, primas, y
gente que quería conocer a mi hija. (Edith, Madre adoptiva)
A menudo, los encuentros con las madres de origen son los más cargados em ocionalmente
debido a la importancia de esta figura en nuestras vidas, sumado a los significados que
rodean a la maternidad y a la adopción en nuestra cultura. Para muchos de nosotros fue
un hito muy intenso emocionalmente e inolvidable. Pudimos preguntar algunas cosas y
respondernos otras.
98
Ella me dice: “Dígame Señora X, porque yo siempre le voy a
decir Señorita X”. No me permite que le diga de otra manera. Y
a mi mamá le dijo: “Ella es su hija, ella es su hija” […] A veces
conversamos y ella es bien cuidadosa. Una vez me dijo: “Chao,
hija, que estés bien”. La llamé otro día y me dijo: “Yo pensé que
se había enojado porque le había dicho hija”, “No —le dije—,
no se preocupe, dígame como Ud. quiera decirme” [] Fue
como raro, no me sentí tan cómoda porque mi mamá es mi
mamá, pero no le hice sentir el malestar. (Camila, 32 años)
Otras veces, las madres de origen nos llamaron “hijas(os)” desde el primer momento.
Para algunos esto fue muy conmovedor y gratificante. Y para otros, resultó inesperado e
incluso generó algo de malestar.
No obstante, a partir de ese encuentro también se despertaron nuevas preguntas,
emociones y sentimientos complejos y ambivalentes para nosotros nosotros y para ella.
Nuevamente, el rol que pueden jugar las diferentes expectativas o motivaciones sobre
este encuentro resulta clave, tanto para nosotros como para las familias de origen. Por
ejemplo algunas familias de origen y en particular, las madres de origen pueden sentirse
confundidas y desorientadas respecto de cómo relacionarse contigo, qué contarte (o no),
qué esperar de este encuentro, de qué manera nombrarte y si es posible (o no) acordar
nuevos encuentros contigo. Por ejemplo, algunas madres de origen dejaron muy en claro
que “no eran nuestras madres”, porque ya tenemos una madre y/o padre (adoptivos).
99Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
La llamo por teléfono [a la madre de origen] y me dice: “Yo
sé quién eres”. Y me dice “hija”, al segundo. Para mí fue muy
fuerte que me dijera “hija”, porque evidentemente no la conocía.
Me molestó, de verdad. Aunque yo de alguna manera entré a
su vida en ese momento, a mí me incomodó. Yo no la conocía,
para mí el proceso era más lento. De hecho, después, cuando
la conocí, ella siempre me estuvo forzando a que yo le dijera
“mamá”. (Elena, 27 años)
En vista de lo anterior, en algunos casos se volvió necesario explicar y aclarar de forma
apropiada nuestras expe ctativas respecto de la búsqueda de orígenes, sobre todo cuando
percibimos muchas expectativas del otro lado puestas en el encuentro, o bien, en la
relación que podría ser construida a partir de ese momento. Entendimos también que
la experiencia de contacto puede resultar muy intensa y movilizadora para las familias
de origen, especialmente para las madres de origen, en función de la forma en la que se
realizó la adopción, y que lamentablemente han contado con muy pocos apoyos.
100
Tuve que decirle: “No tengo ningún problema que nosotras
mantengamos contacto, pero hay algo que tú tienes que
entender: yo no busco a una mamá, yo ya tengo una mamá”.
El tema es que yo nunca he perdido a mi mamá, siempre
he tenido a mi mamá, pero ella sí perdió a una hija […] Me
dio mucha pena porque ella lo pasó mal […] Yo tuve diez
años para procesar mi adopción, el tema de la pertenencia
o no pertenencia, la decisión de buscarla, etcétera. En su
caso, no hubo ningún tipo de acompañamiento y lo vivió
con mucha dicultad […] Y que venga un día una persona
al lugar que trabajas y te diga: “¿Usted es fulanita de tal?”.
“Sí”. “Es que nosotros somos del SENAME y su hija la está
buscando”. (Antonia, 35 años)
101Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSa nkofa
MENSAJE EN UNA BOTELL A
Los primeros encuentros
1. No te presiones ni presiones a la otra persona para conocerse
antes de que estén listos. Car tas, mails, fotos, llamados
telefónicos o determinados contactos vía redes sociales
pueden ser una buena forma de conocerse un poco primero.
2. Piensa y ajusta tus deseos y expectativas para el encuentro.
No esperes que siempre se produzca una conexión o lazo
instantáneo. Si eso no ocurre, no significa que el encuentro
haya fracasado.
3. Acuerda un lugar apropiado para encontrarse. Puede ser
conveniente que el lugar del primer encuentro sea lo más
neutro posible5 (por ejemplo, dependencias del Programa de
Búsqueda de Orígenes, una plaza, una cafetería, etc.).
4. Acuerda un tiempo apropiado para el primer encuentro.
Lo usual es que el primer encuentro duré alrededor de dos
horas. Siempre pueden decidir extender el encuentro si lo
necesitan. Recuerda que este encuentro puede ser altamente
emotivo y a veces se puede necesitar hacer una pausa o
realizar nuevos encuentros.
(Adaptado de Trinder, Feast y Howe, 2004)
5. Normalm ente los encuentros m ediados a través d e los profesionales d el Programa de Bús quedas de Orígene s
del SENAME son organizados para que la primera vez ocurran en una sede del servicio. Sin embargo, otras
personas pueden haber hech o búsqueda de orígenes por otro me dio y no estará de más saber esto.
102
5. Deja tiempo a que se desarrolle el encuentro sin emitir
juicios apresurados o categóricos. El primer encuentro es
una situación muy inusual y emocionalmente intensa donde
nadie se comporta como lo haría típicamente. Se pueden
experimentar muchos sentimientos: alegría, alivio, ansiedad,
temor, rechazo, culpa, gratitud, etc.
6. Conversa con personas de confianza (familiares, amigos,
profesionales) para contar con apoyo antes y después del
primer encuentro. Si conoces a alguien que haya pasado por
una experiencia similar, puede ayudarte conversar con él. Es
importante estar lo más preparado posible antes de hacer
contacto y estar atento a cómo te sientes una vez que el
encuentro se ha producido.
7. Decide si necesitas que alguien cercano y de confianza te
acompañe a este primer encuentro (padres, pareja, amigos).
Asegúrate que estas personas estén en condiciones de
manejar la situación, comprender y estar contigo sin sentirse
excluidos, desconfiados y/o celosos.
8. Conéctate con lo que sientes tras el encuentro y compártelo
con alguien de confianza: ¿Estás satisfecho, aliviado,
contento, triste, decepcionado, etc.?
9. Si te parece que puede ser muy difícil sostener nuevos
contactos, deja que las cosas decanten y se reorganicen de
nuevo, hasta decidir el siguiente paso.
103Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
104
Extracto de “Camino a Casa” (2015)
Novela autobiográfica en la que se basó la película Lion
“El encuentro con mis dos madres fue un hito increíble. Era como si la
serie de viajes emocionales en los que me había embarcado nunca fuera
a terminar. ¿Se sentiría mamá menos ligada a mí al conocer a la mujer
que me había traído al mundo? ¿Temería que Kamla, mi madre biológica,
exigiera mi regreso? ¿Le resultaría imposible a Kamla contactar con
mamá?. Siempre había querido reunir a mis dos familias y todos ellos me
habían dicho que deseaban conocerse. Pese a lo triste de que mi padre
no pudiera acompañarnos, de momento, serían mis dos madres las
que se verían por primera vez. Todas mis preocupaciones se esfumaron
cuando ví a mis dos madres -que me habían dado no solo una vida, sino
que dos-abrazarse con lágrimas en los ojos. ¿Cuántos acontecimientos,
desde que era niño pequeño, se habían encadenado para que llegara
este día?. La alegría y el amor que compartíamos, apenas necesitó de
traducción (…) Ahora, lo que quiero para mí no lo tengo tan claro. Ni
siquiera cuando buscaba mi ciudad natal y mi familia con todos mis
esfuerzos llegué a proponerme jamás recuperar la vida que había
perdido. No me movía la necesidad de deshacer un agravio ni el deseo
de volver a mi lugar de origen. Quería saber de dónde venía, poder mirar
un mapa y señalar el lugar donde nací y aclarar algunas circunstancias
de mi pasado. Sobre todo, pese a que traté de no hacerme demasiadas
ilusiones para evitar decepciones, quería encontrar a mi familia india
para supieran lo que me había pasado. No tengo ningún conflicto íntimo
respecto de quién soy ni a cuál es mi casa. Ahora tengo dos familias,
no dos identidades (…) Siento que en todos, los acontecimientos que
vivimos, entrelazan a mis dos familias, conmigo como eje”.
105Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
BITACORA
Reflexiones a mitad de camino
Si estás viviendo esta parte del proceso, estas preguntas pueden serte de utilidad:
¿Por qué quisiste realizar este encuentro?
¿Cuáles de tus expectativas se han cumplido?
¿Crees que obtuviste los resultados esperados?
106
Si sientes que te falta algo por hacer: ¿prefieres continuar, esperar o dejarlo?
Cuando miras hacia atrás, ¿cómo estabas al inicio de este viaje y cómo te sientes ahora?
¿Sientes que te falta algo por hacer?
107Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
DESPUÉS DE LOS PRIMEROS ENCUENTROS ¿QUÉ PUEDE SUCEDER?
Es muy importante comprender las experiencias de encuentro como un proceso que
se inicia progresivamente y se proyecta a largo plazo, no como un evento aislado. Hay
muchas formas de reaccionar, manejar y significar estos contactos. En general, quienes
pudimos establecer contac to directo con nuestra madre o familia de origen, nos sentimos
satisfechos de haber tomado la decisión de busc arla, valientes por atrevernos a establecer
contacto, y hemos mantenido algún tipo de contacto puntual que fluctúa, como todo tipo
de relación, en función de otros ámbitos de nuestra vida y relaciones. Al principio, estos
contactos fueron emocionalmente más intensos y frecuentes y, con el correr del tiempo, se
volvieron más acotados a ciertos hitos: presentaciones de otros integrantes de hermanos
de origen, de nuestra familia adoptiva, cumpleaños y graduaciones, entre otros. Muchas
veces, los medios de comunicación digital y redes sociales como Facebook o WhatsApp
pueden servir para gestionar o regular la cercanía/distancia que necesitamos.
108
Ella me llamó para mi cumpleaños y me dijo: “Llevo 30 años
esperando hacer esta llamada y al n la puedo hacer”, y yo le
dije: “Bueno, dime feliz cumpleaños entonces”. Ella estaba muy
emocionada porque me podía llamar para mi cumpleaños.
Fue extraño, algo nuevo para mí. Me imaginé cómo fue para
ella que llegara cada día de mi cumpleaños, pensando sola
¿cómo estará, estará bien, estará celebrando? […] Reexiono
cómo será para ella llamar ahora y poder decirme “feliz
cumpleaños” y que del otro lado de la línea le digan “gracias”
[…] ¿Cómo vivió ella cada día de mi cumpleaños? Me dijo:
“Para mí eran muy tristes esos días, no sabía cómo estabas,
no podía decirte nada”. (Marcelo, 37 años)
Nosotras tenemos contacto y nos vemos hasta el día de hoy,
quizás no con la frecuencia que ella quisiera, pero sí tenemos
contacto. Me presentó a sus hijos y a su marido, a su hermana,
la familia de su hermana. (Antonia, 35 años)
Otros, solo tuvimos un encuentro y no continuamos el contacto porque sentimos que
era suficiente para conocernos y conversar algunas cosas. A veces, también pasó
que
nos sentimos como extraños y no pudimos encontrar afinidades de ningún tipo.
Los
vínculos biológicos pueden considerarse importantes para algunos, pero eso no
significa que automáticamente compartamos los mismos valores, intereses o estilos de
vida, además de pertenecer a diferentes generaciones, culturas o grupos sociales. En
109Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankof a
La vida le puso otra oportunidad para tratar de sanarse. Adiós
ataduras, Adiós secretos. Esperaba que tuviera la valentía, y
no lo hizo. No estoy para cuestionarla, cada uno toma las
decisiones de su vida como mejor le parezca. Ella piensa que lo
mejor es tenerlo en secreto, no enfrentarlo, porque sus miedos
son más grandes. Pero así vive ella y yo vivo de otra forma,
vivo con la frente en alto, con la verdad y con que nada me
avergüence, porque no tengo nada que esconder [] Y desde
ese día no la llamé nunca más, porque no me puedo relacionar
con gente que tenga miedo, todo el tiempo miedo, miedo,
miedo. (Alejandra, 33 años)
algunos casos, hubo situaciones y diferencias de perspectivas que nos distanciaron con
la familia de origen que contactamos. A veces la fuerza de los secretos y de los estigmas
puede ser demasiado grande para las familias de origen, en par ticular para las madres de
origen. En estas circunstancias, debimos enfrentar tensiones y conflictos con ellas y tomar
decisiones respecto de qué era lo mínimo que necesitábamos para sostener el contacto
y lo que podíamos (o no) llegar a comprender y/o justificar.
110
Para otros, fue importante y necesario que ambas familias se conocieran, a modo de
ritual de integración de nuestra historia de vida e identidad.
Después de algunos meses de haber encontrado a mi familia de
origen, decidí reunir a mis dos familias para que se conocieran.
Vino mi mamá y hermana biológica y mis papás y les hice
un almuerzo, con harto pisco sour...jajaja. Estábamos todos
nerviosos, supongo. Nos sacamos fotos y fue un día mágico e
histórico para mí. Fue como la unión de mis dos mundos. De
ahí nunca más se han vuelto a ver. Pensé que tal vez se iba a
generar algo más, pero para todos fue eso y listo, no necesitaron
generar un lazo. Luego comprendí que el punto de unión era
yo, y lo ocurrido era necesario como un cierre de ciclo para
todos, y no era necesario nada más. (Marcela, 42 años)
111Histor ias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
MENSAJE EN UN BOTELLA
Reflexionando sobre los resultados de la búsqueda de orígenes
(Adaptado del libro Adopción internacional y búsqueda de los orígenes,
elaborado por el SSI, 2018)
No es posible conocer con absoluto detalle la experiencia y
sentimientos de la familia de origen.
Podemos suponer que la separación original de nosotros, les causó
un sentimiento de pérdida y dolor, esos mismos sentimientos generan
barreras y defensas frente al contacto, no hacia ti, o pueden llevarlos
a contarte una versión más “protegida” de tu historia, o del pasado
compartido.
En los casos de adopción internacional, el contexto histórico, social
y cultural puede tener un efecto significativo en el resultado de la
búsqueda, como por ejemplo puede, en un primer lugar, plantear un
desafío mayor comunicación con el mismo programa y el proceso de
localización de los integrantes de la familia de origen.
Otra de las puertas que pueden abrirse en estos encuentros, es conocer a hermanos(as)
de origen. Antiguamente, no existía el principio de inseparabilidad, es decir, procurar
mantener juntos a los hermanos(as) de origen. En las adopciones actuales, se intentan
mantener en la misma familia adoptiva. En los casos en que no es posible, y los herma-
nos(as) son adoptados por distintas familias, se promueven los contactos entre ellos a
través del tiempo. Para lograr esto, se necesita el compromiso de las familias adoptivas,
los(as) profesionales y otras personas clave. En nuestro grupo, la mayoría fuimos hijos(as)
primogénitos y, a veces, los únicos que fueron adoptados. Ello nos hizo experimentar a
algunos(as) sentimientos dolorosos y ambivalentes cuando constatamos que fuimos los
únicos hijos(as) entregados en adopción o percibimos que no teníamos ninguna afinidad
por ser de “mundos diferentes”. Otras veces supimos de hermanos(as) de origen que
también fueron adoptados por otras familias, pero que no logramos localizar.
112
En algunos casos, nuestra madre de origen no les había contado a sus otros hijos(as) de
nuestra ex istencia y decidió hacerlo. En otros casos, nuestros hermanos(as) o medios-her-
manos(as) de origen conocían de nuestra existencia y los conocimos, tras encontrar a
nuestra madre de origen.
Yo cuando hablo con ella [madre de origen], ella me produce
mucha tranquilidad, mucha paz. Me siento bien cuando converso
con ella. Quizás porque toda su familia sabía del tema. Sabían sus
otras hijas y sabía su pareja sabía de mi existencia. Eso me hace
sentir bien. No fue algo así como “ya listo, te dejé ahí y me olvidé
de ti”. De alguna forma, ella siempre me tuvo presente, por algo
lo contó, por algo quiso que sus hijas y su pareja lo supieran y fue
como haber estado presente en ella a pesar de todo.
(Fernanda, 25 años)
Desde el primer encuentro, las experiencias y significaciones resultaron muy variadas.
Algunos sentimos gran satisfacción y cone xión con ellos, a partir de las cuales es tablecimos
relaciones “fraternas” más a largo plazo.
Si mi hermano necesita algo sabe que puede llamarme. Los
invité a todos a mi matrimonio. Mi sobrina se quedó con
nosotros enero y febrero. Se vino a mi ocina y pintaba
mandalas, nadó todo el verano en la piscina de mi edicio y
me dijo: “Tía, fueron las mejores vacaciones de mi vida”. Yo
lo siento así, creció el cariño, jamás pensé tener un hermano
y jamás pensé que iba a ser tía. (Nancy, 34 años)
113Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
114
Pez Koi (o Nishikigoi)
Cuenta la leyenda que, hace miles de años en un pasado lejano, el
agua del río azul que fluía desde el cielo y el río dorado que fluía
desde la tierra, estaban separados por el legendario portal del
Dragón. El río dorado, llamado así por el color oro de sus aguas,
era el último lugar donde podían nadar libremente los habitantes
del mar; ya que los Dioses que caminaban en la tierra habían
destruido su inmenso hogar creyéndose los dueños verdaderos
de todo lo que alcanzaba sus ojos. Entre todos los habitantes
de sus aguas, la familia de peces Koi eran los más hermosos de
todos, brillaban a la luz del sol como estrellas relucientes. El de
color negro era el papá Koi, el rojo la mamá Koi y su pequeño hijo
Koi destacaba por un color azul profundo. Lo que más deseaba el
pequeño pez Koi era llegar a las aguas del río azul pues su padre
le contó que hubo un tiempo en que no existían barreras entre
un lugar y otro. Y los peces más valientes, los peces dragones
volaban en los cielos, como perlas iluminando toda oscuridad.
La entrada se encontraba río arriba y traspasando el portal del
Dragón, se llegaba a la Gran Cascada del río azul. A todo aquel
que llegara le salían alas doradas, para volar, convirtiéndose así
en Pez Dragón.
El pequeño pez Koi, decidido a encontrar la Gran Cascada se
dispuso a nadar río arriba contra la corriente. Los otros peces desa-
nimados pensaban que era más fácil nadar con la corriente y no se
molestaban en descubrir que había más allá de la cascada pues los
caminantes de la tierra ponían trampas para burlarse de ellos.
Pese a la fuerza de la corriente, el pequeño pez Koi haciendo un
gran esfuerzo, aleteó lo más fuerte que podía. Avanzaba lenta-
mente pero poco a poco iba haciendo camino y se abría paso por
el río.
115Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
El ruido del chapoteo llamó la atención de los caminantes de la
tierra, enfadados porque un pez pequeño se atreviera a desa-
fiarlos, mandaron llamar al monstruo de la gran boca el cual se
tragaba entero todo lo que nadaba a su paso. Ellos no contaban
con el que el pez Koi tenía un tamaño muy pequeño y por ello,
sin problemas, atravesó la piel agujereada del monstruo. Siguió
nadando río arriba y de pronto el agua se tornó oscura y sucia. No
podía ver nada y comenzaba a encontrarse mal. Los caminantes
de la tierra se jactaban de haber vencido los esfuerzos del
pequeño pez, cuando de pronto desde la orilla el Dios del Aire
compadecido mandó llamar a un remolino de viento que se llevó
toda la suciedad y le despejó el camino para que continuara.
El pez Koi continuó, ya estaba cerca lo presentía en sus aletas.
Siguió y siguió nadando, pero algo extraño pasaba, había menos
agua a su alrededor. Y de pronto se topó con un muro de piedra
que se elevaba casi hasta el cielo. ¿Qué podía hacer ahora? Al otro
lado se encontraba el portal del dragón.
Entonces pensó que su única posibilidad era saltar lo más fuerte
que pudiera, lo intentó y el pez Koi no se rendía, a pesar de que
oía la risa de los caminantes burlándose de él. Una y otra vez
arrojó su cuerpo al aire para caer de nuevo al agua. Estaba tan
cansado que incluso parecía que el muro era mucho más alto.
Pero nunca quiso darse por vencido. El Dios de las Aguas que le
estaba observando, emocionado por su valentía quiso echarle
una mano, ya que los caminantes habían detenido su curso y
despreciado sus aguas a capricho. Cuando el pez Koi reuniendo
todas las fuerzas que le quedaban se preparaba para el último
salto, el Dios de las Aguas hizo llamar a las olas y su salto se elevó
hasta alcanzar la cima y poder pasar al otro lado hacia la Gran
Cascada del río Azul.
116
Así, debido a que no se rindió nunca, el pequeño pez Koi pudo sal-
tar al otro lado del portal y desapareciendo en la niebla renació
como un precioso Pez Dragón. Ese mismo Pez Dragón persigue las
perlas de la sabiduría por todos los cielos como recompensa de
su esfuerzo y corajes. Por las noches se puede ver al pequeño pez
chapoteando alegremente por las aguas del gran río Azul. Desde
aquel día cada pez Koi que encuentra la fuerza, el coraje y la
perseverancia de subir a contracorriente superando sus dificul-
tades, es recompensado con la metamorfosis y transformado en
un precioso Pez Dragón. Las cataratas hoy en día son conocidas
como ‘La Puerta del Dragón’ y los peces Koi son considerados
símbolo de alcanzar el destino, de superación y cumplimiento de
las metas en la vida.
117Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
CAPITULO 3:
Nuestras historias
de vida
119Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
En este último capítulo, compartimos nuestros viajes personales en
torno a la adopción y
la búsqueda de nuestros orígenes. Como verás, nuestras experiencias
y perspectivas son
diversas, hemos buscado y encontrado cosas muy distintas.
A partir del proceso de búsqueda de orígenes, muchos de nosotros establecimos o
reelaboramos relaciones con las diferentes personas a las que es tamos unidos o vinculados
de una forma u otra. Pero, quizás, la relación más importante que pudimos reescribir, fue
la que tenemos con nosotros mismos. Al emprender este viaje personal hemos debido
reflexionar sobre una serie de preguntas y cuestiones relacionadas con el sentido de
ser adoptados, nuestra identidad, qué es (o no) una familia, cómo nos conectamos con
otras personas, incluidas nuestras familias adoptivas y de origen. Más allá de lo que
hemos “encontrado”, se trata de un camino que de alguna forma u otra nos transformó
y permanecerá siempre abierto. La forma en la que aceptamos e interpretamos esta
experiencia también se ha ido modificando a medida que pasa el tiempo y la vida nos ha
traído nuevas experiencias, desafíos y aprendizajes.
120
En el proyecto de investigación trabajamos en grupos pequeños pintando nuestros
autorretratos, para luego presentarnos y hablar de nosotros a través de éstos. Este
trabajo nos per mitió recorrer nuestra his toria, pensar qué nos distinguía individualmente
y qué teníamos en común. Al mismo tiempo, la experiencia grupal posibilitó conocer a
otras personas que habían sido adoptadas y buscado sus orígenes. Nos dispusimos con
apertura, curiosidad y motivación a realizar una actividad nueva e inusual, así como
también a encontrarnos y compartir con otros, parte de nuestras historias. A
continuación, nos presentamos a través de nuestros autorretratos, fotografías y textos.
En ellos plasmamos parte de nuestros procesos de adopción, identidad y búsquedas de
orígenes, así como también nos volvemos a mirar integrando estas experiencias.
121Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankofa
122
Gisella “El sobrevuelo”
Noctiluca (Jorge Drexler)
La noche estaba cerrada
Y las heridas abiertas
Y yo que iba a ser tu padre
Buscaba sin encontrarme en una playa desierta
Tenía la edad aquella en que la certeza caduca
Y de pronto al mirar el mar vi que el mar brillaba con un millar de noctilucas
Algo de aquel asombro debió anunciarme que llegarías
Pues yo desde mis escombros al igual que el mar sentí que fosforecía
Supe sin entenderlo de tu alegría anticipada
Un día entenderás que habla de ti esta canción encandilada
Brilla noctiluca,
Un punto en el mar oscuro,
Dónde la luz se acurruca.
Soy Gisella y tengo 37 años. Nací y he vivido siempre en la quinta región. Fui adoptada a
los 3 meses de edad y me enteré de aquello recién a los 21 años. Desde que supe que fui
adoptada he vivido un proceso de permanente análisis y autoconocimiento, vinculado a
mi condición de hija adoptiva. Comencé mi búsqueda de orígenes a los 3 0 años y contacté
a mi progenitora, con la cual mantengo un contacto esporádico. Después de haberla
conocido, muchas cosas se aclararon para mí, ayudándome a comprender otros procesos
vitales. Compartir esta vivencia con otras personas es gratificante porque quisiera que
las personas que deciden buscar sus orígenes conozcan otras experiencias y puedan
visualizar lo positivo que se avecina en una búsqueda. Al final del camino siempre hay un
aprendizaje y una ganancia.
https://www.youtube.com/watch?v=FB9bK9f8xE A
canción completa aquí
123Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSanko fa
“Dibujar mi autorretrato fue un desafío, pues el autoanálisis con el objetivo de luego
describirme a partir de colores, formas, zonas geográficas y mensajes implicaba
tratar de construirme desde afuera. Fue una oportunidad de identificar elementos
tan significativos para mí, que me definen y que no había reflexionado anterior mente
(…) Fue muy enriquecedor y bello; escuchar los testimonios y descripciones de los
compañeros fue como abrir una ventana a un territorio desconocido. Todos en la
misma dinámica de hablar de este hito en su vida, graficándolo a partir de tr azos y
colores... era vivenciar una forma nueva de abrirs e; hablar de uno y escuchar del otro
(...) Elegí pintarme a partir de esta fotografía porque me la tomé yo misma, luego
de cumplir una meta 2017: tatuarme. Era mi segundo tatuaje y tenía un significado
simbólico que reflejaba fortaleza, renacimiento y desafío. Me sentía feliz en ese
momento y quería expresar a través de la letra de la canción Noctiluca de Drexler
el impacto emocional que puede sentir una persona al saber que se conver tirá en
padre o madre. Además, quise incorporar y trazar dos elementos importantes en
mi vida: las aves, que son para mí un símbolo de liberación y el mapa de la quinta
región, donde nací, fui criada y se constituyó mi vida, marcando especialmente
la comuna de Cartagena, donde comencé a ejercer mi profesión por primera vez,
conocí a una gran amiga que conservo hasta hoy y donde aprendí a valorar y
apreciar cosas sencillas de la vida. La intensidad de los colores es un reflejo de lo
intensa que me siento yo: amo las aves y lo que representan y el lugar donde he
crecido ha definido mi persona”.
124
Gisella y su madre en el jardín de rosas.
125Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSanko fa
126
Marcela “El re-conocimiento”
Luego de 38 años de no saber supe, supe.
Saber de la mente una historia, Una historia de varios, una historia de mí.
Se ordenan interrogantes. Comienza a haber espacio para procesar el
dolor. La interpretación. Rearmar la historia que se contó el corazón.
Hubo un tiempo en que la historia se escribía con papelitos de colores,
con dulces y juegos. Cada vez la historia se puso más turbulenta, con
emociones y calamidades. Este es el tiempo del no tiempo.
Soy Marcela y tengo 46 años. Me dedico al diseño gráfico y tengo una hija. Fui adoptada
a los 2 años y medio y siempre lo he sabido. Me lo contaron mis padres adoptivos a
modo de cuento desde que tengo recuerdo. Asimismo, siempre supe que algún día iba
a develar la incógnita de mi identidad. En la niñez y adolescencia me costó enfrentarme
a esa realidad y evitaba el tema, hasta que con el tiempo, ya de adulta, pude lograr
poco
a poco enfrentarme a esa verdad con menos miedo, hasta vivirlo desde
la
aceptación y el agradecimiento. Comencé mi búsqueda de orígenes a los 37 años y
contacté a mi madre, hermanos, tíos biológicos a los 38 años. Hasta ahora, sostengo un
contacto periódico con ellos.
“Para hacer mi autorretrato escogí a la Marcela adulta junto a la Marcela niña,
porque una de las sensaciones que he tenido en los últimos años es que ser “yo”
no se compone de solo la personalidad actual y su parte consciente. Siento que
hay en mí guardadas todas las personas que fui cada segundo hacia atrás. Relativo
al tema de la adopción, está en mí esa pe queña niña que vivió el comienzo de este
proceso y la experiencia está muy guardada en ella. Es por eso que quise rescatarla
y traerla y hacerla partícipe del presente. Que se venga a sanar conmigo. Siento
que estoy volviéndome a contar una historia que fue antes contada y guardada
con dolor”.
127Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankof a
Mi papa me ayudó en el proceso inicial de ver donde había que iniciar el proceso de
búsqueda de orígenes. Una vez realizado, tres meses después, me escribieron un
correo, contandome que me tenían una noticia buena y una mala. La buena, era que
mi mamá
biológica siempre me había estado buscando y la mala, era que se enteraron
que le dijeron
en esos años que yo estaba enferma, y que si no me daba en adopción yo
moriría. Debe
haber sido profundamente doloroso para ella enterarse que fue engañada,
pero para mi era
buena noticia: nunca había sido abandonada ni rechazada realmente.
Una locura. Desde ahí todo lo he recibido como regalo de la vida, mamá, hermanos,
sobrinos, tíos. Todos muy cariñosos conmigo y siempre han sabido de mi existencia.
128
Creo que es importante para quien emprenda esta búsqueda que intente enfrentarlo
sabiendo que, sea cual sea el resultado, la victoria más grande es enfrentarse uno mismo
al desafío de realizar la búsqueda de su propia historia. También, que la visión
de lo
ocurrido va mutando contínuamente.
129Historias sobre adopción y búsquedas de orígenesSankof a
130
Alexia “No hay razón para vivir con el corazón roto
Creo que la mejor manera de comenzar mi historia es con una par te de mi canción favorita.
Habla de un desamor y de cómo hay que seguir la vida cuando alguien se va. Siempre
que la escucho y recuerdo el tiempo que viví en el limbo, si así se puede decir, cuando
me enteré de que fui adoptada, intenté comprender desde el amor todo lo que estaba
pasando. Obviamente no soy la única que ha vivido eso, y comprender en el fondo de mi
corazón que hay muchas personas en es te mundo que buscan amor de distintas maneras
y formas, como mis padres adoptivos que buscaron otro tipo de amor en mí, es algo que
me ha hecho bien. A mis 31 años sigo buscando una forma de amor y de amar. Seguir
caminando en la vida con la cabeza en alto y orgullosa de lo que soy es lo que quiero.
Me llamo Alexandra y tengo 31 años, vivo en la cuarta región y supe que fui adoptaba
cuando tenía 26 años y estaba embarazada de 8 meses.
Solamente fue una conversación que tuve con mi mamá. En ese momento no sentí que
eso fuera una realidad y lo vi más como un sueño. Me enfoqué en tener a mi hijo y en ser
una buena hija. Al paso de los meses, se fue despertando más y más mi curiosidad. Miraba
a mi hijo y buscaba en que se parecía en mí y en qué me parecía a él. Al mismo tiempo,
me preguntaba en qué me podría parecer a mis papás biológicos, por qué me habían
https://www.youtube.com/watch?v=uHP-qgzUVLM
canción completa aquí
Esta es una situación dura, sólo me tengo a mí mismo para culpar,
es un simple hecho de la vida que le puede pasar a cualquiera,
ganar o perder es una acción que debes aceptar con amor.
En un mundo que está lleno de dolor hay gente que busca el amor
de diferentes formas, es una lucha larga y dura, pero siempre viviré
para el mañana, miraré atrás y diré que lo hice por amor.
(It’s a Hard Life, Queen)