ThesisPDF Available

PRESENTE Y FUTURO DEL CÉSPED ARTIFICIAL SEGÚN DEPORTISTAS, ENTRENADORES, GESTORES Y ARQUITECTOS. Una visión cualitativa

Authors:
UNIVERSIDAD DE CASTILLA-LA MANCHA
FACULTAD CIENCIAS DEL DEPORTE
(TOLEDO)
TESIS DOCTORAL
PRESENTE Y FUTURO DEL CÉSPED ARTIFICIAL SEGÚN
DEPORTISTAS, ENTRENADORES, GESTORES Y
ARQUITECTOS
Una visión cualitativa
PRESENTE Y FUTURO DEL CÉSPED ARTIFICIAL SEGÚN
DEPORTISTAS, ENTRENADORES, GESTORES Y
ARQUITECTOS
Una visión cualitativa
JOSÉ LUIS FELIPE HERNÁNDEZ
Directores:
Dra. Dª. Leonor Gallardo Guerrero
Dr. D. Pablo Burillo Naranjo
TOLEDO, 2011
II
III
A mis padres,
que me dieron todo
cuando no había nada
"Las cosas podrían haber sucedido de cualquier otra manera y, sin
embargo, sucedieron así"
El Camino
Miguel Delibes
IV
V
Dra. Dª. Leonor Gallardo Guerrero, Profesora Titular
de la Universidad de Castilla-La Mancha en la Facultad de
Ciencias del Deporte de Toledo,
Certifica
Que el trabajo de Tesis Doctoral desarrollado por el
Licenciado José Luis Felipe Hernández, titulado Presente y
futuro del césped artificial según deportistas,
entrenadores, gestores y arquitectos. Una visión
cualitativa, ha sido realizado bajo mi dirección. En mi
opinión, reúne los requisitos para proceder a iniciar los
trámites pertinentes para la Comisión de Doctorado de la
Universidad de Castilla-La Mancha y su posterior defensa
ante tribunal.
Y para que conste, expido la presente certificación en
Toledo, a 27 de Abril de 2011.
Fdo. Dra. Dª. Leonor Gallardo Guerrero
Dr. D. Pablo Burillo Naranjo
VI
VII
AGRADECIMIENTOS
“Si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre hombros de
gigantes”
Bernardo de Chartres
VIII
IX
En primer lugar a la Dra. Leonor Gallardo Guerrero, por darme esta magnífica
oportunidad, que espero no haber desaprovechado. Además por su atenta
dedicación y fe en formar este gran grupo de trabajo, del que me siento muy
orgulloso de pertenecer.
Al Dr. Pablo Burillo Naranjo, por su eterna paciencia y por todo lo que he
aprendido de él en este tiempo. Ha conseguido ser para un excelente director,
maestro, compañero, y lo más importante, amigo.
Además me gustaría agradecer de manera muy especial a todas las personas que
forman el Grupo IGOID: A la Dra. Marta García-Tascón, por todo lo que me ha
enseñado, que ha sido mucho. A José Luis Gil, por compartir este camino. A
María, Javier, Álvaro y Marcelo, que vienen por detrás con muchísimas ganas.
A mis compañeros de la Universidad Europea de Madrid, que me descubrieron un
mundo totalmente nuevo para mí, y me abrieron las puertas de esa gran familia
que forman.
A todos los deportistas, entrenadores, gestores y arquitectos que perdieron un poco
de su tiempo para que todo esto haya sido posible.
A toda mi familia. A mis abuelos, tíos y primos, porque sin su ayuda durante
tantos años esto no hubiera sido posible. A mis padres, José Luis y Mercedes, que
confiaron siempre en mí y que me enseñaron que el único camino hacia el éxito es
el trabajo. Sin duda, valen más unos buenos padres que cien maestros. A mi
hermano, Juan Carlos, que espero haber sido un buen modelo para él, por lo
menos es lo que he pretendido.
Por último a Mª Ángeles, por esperarme, por el tiempo que le robaron estas
páginas, y por estar siempre ahí cuando lo he necesitado. Te lo debo todo.
José Luis
X
XI
Presente y futuro del césped artificial desde el punto de vista de deportistas,
entrenadores, gestores y arquitectos. Una visión cualitativa.
RESUMEN
Introducción
El número de campos de fútbol de césped artificial a nivel municipal ha sufrido un
incremento exponencial en los últimos años. Una mayor posibilidad de utilización horaria,
así como una reducción en los costes de mantenimiento han hecho que este pavimento sea
el mejor aliado para la actual gestión municipal, basada en una concepción de deporte para
todos, donde la rentabilidad social de la instalación se antoja necesaria en una sociedad cada
vez más demandante de instalaciones de calidad donde practicar actividad física.
Sin embargo, la implantación de césped artificial en el mundo del fútbol de élite está siendo
más lenta, aunque su avance parece imparable. El apoyo a esta superficie por parte UEFA y
FIFA ha sido determinante para la implantación del césped artificial en las competiciones
oficiales. Este apoyo se ha centrado en países con climatología extrema, que durante la
época invernal la práctica del fútbol sobre hierba natural se hace imposible. No obstante,
cada vez es más frecuente ver partidos oficiales sobre césped artificial, incluso en regiones
donde la climatología no es muy severa, como en Francia, Alemania, Italia e incluso España.
Con esta investigación se pretende conocer la opinión de los agentes relacionados con el
alto rendimiento deportivo (deportistas europeos profesionales y entrenadores de fútbol
españoles de categoría nacional) y los agentes relacionados con la planificación y gestión de
este tipo de instalaciones (gestores deportivos y arquitectos especialistas en instalaciones
deportivas), para conocer los aspectos más relevantes del césped artificial en el presente y
sus oportunidades de mejora futuras.
Metodología
Para este estudio se ha diseñado una metodología cualitativa, basada en la Teoría
Fundamentada, para conocer en profundidad la opinión de los informantes clave sobre el
césped artificial. Como instrumento de recogida de datos se diseñaron 4 entrevistas semi-
estructuradas, una para cada grupo de sujetos. La muestra está formada por 32 deportistas
profesionales (españoles, alemanes e ingleses), 25 entrenadores de nivel nacional, 24
gestores deportivos y un grupo objeto formado por 5 arquitectos especialistas en
instalaciones deportivas. Se estudiaron aspectos de satisfacción con la superficie, seguridad,
diseño y mantenimiento de la instalación y futuro del césped artificial.
Resultados
Respecto a los resultados obtenidos en los agentes implicados en el alto rendimiento
deportivo, podemos destacar que la principal ventaja que presenta el césped artificial es la
XII
homogeneidad. Esta homogeneidad hace que la interacción superficie-balón (rebote vertical
y rodadura horizontal) sea de una calidad muy alta, e incluso la rodadura de balón sobre
césped artificial es mejor valorada que la producida sobre hierba natural. En cuanto a la
interacción superficie-deportista, la homogeneidad hace que hay aspectos valorados como
positivos (carrera sin balón, cambios de dirección, etc.), aunque hay parámetros como la
dureza, el agarre o el lanzamiento a portería que son claramente mejor valorados sobre
hierba natural. En cuanto a la seguridad, consideran que el riesgo de lesión sobre césped
artificial es semejante al producido sobre hierba natural, a excepción del riesgo de abrasión
tras un tackle, aspecto peor valorado en el césped artificial. Entrenadores y deportistas
muestran preferencia por la hierba natural a la hora de entrenar y competir, aunque verían
con buenos ojos la implantación del césped artificial en las competiciones de élite.
Por otro lado, para los agentes implicados en la planificación y gestión del césped artificial,
es imprescindible la participación del gestor deportivo en el diseño de la instalación. Es
básico un estudio geotécnico previo al diseño de la instalación. El sistema de construcción
que mejor se adapta para la práctica del fútbol es la sub-base asfáltica con base elástica,
fibra monofilamento y relleno de arena de sílice con caucho SBR. La formación del gestor
deportivo en parámetros de control de la gestión de la instalación (plan de uso, control de
gastos, establecimiento de tasa por hora de uso, etc.) y en el mantenimiento de la
instalación son fundamentales para prolongar la vida útil del césped artificial. La instalación
de energías renovables (sobre todo placas solares y reutilización del agua de riego) y la
reutilización del 100% de los materiales, son imprescindibles para garantizar la sostenibilidad
ambiental y económica de la instalación.
Discusión y conclusiones
Aunque la hierba natural sea considerada como la superficie ideal en el presente para la
práctica del fútbol en competiciones de élite, el hecho que el césped artificial llegue a las
competiciones de élite europeas sería visto como positivo, sobre todo en zonas donde la
climatología no permite la práctica del fútbol en la época invernal y en clubs cuya situación
económica es precaria.
Pero para ello es imprescindible que el césped artificial se instale de manera gradual en las
competiciones de élite, comenzando desde el fútbol base. Así los deportistas se aclimatarían
a esta superficie desde su etapa de desarrollo, de manera que cuando lleguen a la élite,
puedan disputar indistintamente competiciones sobre hierba natural o césped artificial sin
ningún tipo de problema.
Además, la homologación de la superficie debe ser imprescindible no sólo en los campos de
primer nivel, sino en cualquier tipo de campo de fútbol de césped artificial, para garantizar
unos parámetros de funcionalidad, seguridad y espectacularidad del juego idénticos a los de
la hierba natural.
XIII
Present and future of artificial turf from the perspective of players, coaches, sports
manager and architects. A qualitative approach.
ABSTRACT
Introduction
The number of artificial turf football field at the municipal level has been an exponential
increase in recent years. The higher possibility of using time and a reduction in maintenance
costs have made this surface the best partner for the current municipal administration,
based on a concept of sport for all, where the social profitability of the installation appears
necessary in a society that increasingly demands quality facilities to practice physical activity.
However, the introduction of artificial turf in the world of elite football is slow, but his
progress seems unstoppable. Support for this surface by UEFA and FIFA has been
determinant in the introduction of artificial turf in official competitions. This support has
focused on countries with extreme weather conditions where football practice on natural
grass becomes impossible in the winter season. However, it is common to see official games
on artificial turf, even in regions where the weather is not very severe, as in France,
Germany, Italy and even Spain.
This research aims to know the opinion of the agents involved in high performance sport
(European players and Spanish professional coaches of national category) and the agents
involved in the planning and management of sports facilities (sports managers and architects
specializing in sports facilities), to know the most important aspects of artificial turf in the
present and future opportunities for improvement.
Methods
For this study we designed a qualitative methodology based on Grounded Theory, to know
in depth the opinions of key informants on artificial turf. As data collection instrument, 4
semi-structured interviews were designed, one for each group of subjects. The sample
consists of 32 professional players (Spanish, German and English), 25 national coaches, 24
sports managers and a group which consists of 5 architects specializing in sports facilities.
We studied aspects of satisfaction with the surface, safety, design and maintenance of the
facility and future of artificial turf.
Results
Regarding the results obtained from key informants involved in sports performance, we
emphasize that the main advantage of artificial turf is the homogeneity of the surface. This
homogeneity makes that the interaction surface-ball (vertical bounce and ball roll) has very
high quality, and even ball roll on artificial turf has better rated than natural grass. In player-
XIV
surface interaction, homogeneity makes that artificial turf has better values (race without
the ball, changing direction, etc.), although there are parameters such as hardness, grip or
shot on goal that are clearly best rated on natural grass. As for security, they consider that
the risk of injury on artificial turf is similar than the produced on natural grass, except the
risk of abrasion after a tackle, aspect that has worst score on the artificial turf. Coaches and
players have a preference for natural grass at the time to train and compete, but they would
welcome the introduction of artificial turf in elite competitions.
On the other hand, for the key informants involved in the planning and management of
artificial turf, sports manager's participation in sports facility design is essential. It's
fundamental a previous geotechnical study to the design of the facility. The construction
system best rated for playing football is the asphalt sub-base with shock pad, monofilament
fiber and silica sand filling with SBR rubber. The sports manager training in parameters such
a management control of the installation (use plan, cost control, setting hourly rate of use,
etc.) and the maintenance of the system are essential to prolong the life of artificial turf. The
installation of renewable energy (especially solar and reuse of irrigation water) and reuse
100% of materials are essential to ensure the environmental and economic sustainability of
the facility.
Discussion and conclusions
While the natural grass surface is considered ideal in the present for the practice of elite
football competitions, the fact that artificial turf to reach the elite European competition
would be seen as positive, especially in areas where the weather conditions doesn’t permit
playing football in winter and in clubs whose financial situation is precarious.
But it is essential that artificial turf be installed gradually in elite competitions, starting from
the youth football. In this way, players could be acclimated to the surface from its
development stage, so when they reach the elite competitions they can play either on
natural grass or artificial turf without any problem
In addition, the homologation of the surface must be essential in first level fields and in any
artificial turf football field, to ensure parameters such sport functionality, safety and
spectacle of the game, identical than in natural grass fields.
XV
ÍNDICE DE CONTENIDOS
XVI
XVII
ÍNDICE
INTRODUCCIÓN ............................................................................................................ 3
PRIMERA PARTE: FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
Capítulo I: Los campos de fútbol como espacios más representativos de la sociedad actual
1. PAVIMENTOS DEPORTIVOS EN EL FÚTBOL ........................................................... 11
1.1. CAMPOS DE FÚTBOL DE TIERRA ........................................................................ 11
1.2.CAMPOS DE FÚTBOL DE HIERBA NATURAL ........................................................ 13
1.3.CAMPOS DE FÚTBOL DE CÉSPED ARTIFICIAL. EL PAVIMENTO DEL S.XXI ............. 18
1.3.1.El césped artificial en la élite mundial ..................................................... 20
Capítulo II: Aspectos a considerar en el césped artificial como pavimento para la práctica
del fútbol
2. ELEMENTOS QUE CONFORMAN E INFLUYEN EN UN CAMPO DE FÚTBOL
DE CÉSPED ARTIFICIAL ......................................................................................... 27
2.1.DISEÑO DE LA INSTALACIÓN: IDEA, REALIDAD Y CONCEPCIÓN DE UN CAMPO DE
FÚTBOL DE CÉSPED ARTIFICIAL ................................................................................ 27
2.2.SUPERFICIE: ASPECTOS CLAVE EN EL CICLO DE VIDA DEL CÉSPED ARTIFICIAL ..... 34
2.2.1.Gestión de la instalación: El papel del gestor deportivo .......................... 34
2.2.2.Mantenimiento: Importancia del mantenimiento del césped artificial .... 37
2.2.3. .. Seguridad: ¿Es el césped artificial una superficie segura para los usuarios
deportivos? ..................................................................................................... 43
2.2.4.Futuro: ¿Hacia dónde va el césped artificial? Certificación y homologación del
césped artificial ............................................................................................... 45
Capítulo III: Agentes implicados en el mundo del fútbol
3. AGENTES IMPLICADOS EN EL MUNDO DEL FÚTBOL............................................. 59
3.1. AGENTES IMPLICADOS EN LA ALTA COMPETICIÓN ............................................ 59
3.1.1.Deportistas ............................................................................................. 59
3.1.2.Entrenadores .......................................................................................... 62
XVIII
3.2.AGENTES IMPLICADOS EN LA PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN .................................. 65
3.2.1.Gestores deportivos ................................................................................ 65
3.2.2.Arquitectos deportivos ........................................................................... 70
SEGUNDA PARTE: ANÁLISIS EMPÍRICO
Capítulo IV: Planteamiento del problema de investigación
4. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA ........................................................................ 79
4.1.OBJETIVOS DE INVESTIGACIÓN .......................................................................... 81
Capítulo V: Diseño y metodología de la investigación
5. DISEÑO Y METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN ................................................. 85
5.1.METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN .............................................................. 85
5.1.1.Diseño de la investigación ....................................................................... 90
5.1.1.1.Generación de la Teoría Fundamentada ................................... 92
5.1.2.Validez y fiablidad de la investigación ..................................................... 94
5.1.2.1.Validez de la investigación ........................................................ 94
5.1.2.2.Fiabilidad de la investigación .................................................... 96
5.2.PARTICIPANTES .................................................................................................. 97
5.2.1.Muestra principal de participantes (Teoría Fundamentada) .................... 97
5.2.2.Muestra de deportistas ........................................................................... 98
5.2.3.Muestra de entrenadores ....................................................................... 99
5.2.4.Muestra de gestores deportivos ........................................................... 100
5.2.5.Muestra de arquitectos deportivos ....................................................... 100
5.3.INSTRUMENTO DE RECOGIDA DE DATOS ......................................................... 101
5.3.1.Validez del instrumento ........................................................................ 102
5.3.1.1.Validez de contenido .............................................................. 102
5.3.1.2.Validez de constructo ............................................................. 103
5.3.1.3.Validez de criterio ................................................................... 103
5.3.2.Fiabilidad del instrumento .................................................................... 104
5.3.3.Entrevista final deportistas ................................................................... 105
XIX
5.3.4.Entrevista final entrenadores ................................................................ 105
5.3.5.Entrevista final gestores deportivos ...................................................... 106
5.3.6.Entrevista final grupo objeto arquitectos deportivos ............................ 106
5.3.7.Tipo de preguntas de los instrumentos de la investigación ................... 108
5.4.TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN .......................................................................... 108
5.4.1.Proceso de codificación ........................................................................ 110
5.5.CRONOGRAMA DE INVESTIGACIÓN ................................................................. 120
5.6.RECURSOS MATERIALES ................................................................................... 123
Capítulo VI: Resultados
6. RESULTADOS....................................................................................................... 127
RESULTADOS DEPORTISTAS
6.1.RESULTADOS GENERALES DEPORTISTAS .......................................................... 127
6.2.DATOS POR SUBCATEGORÍAS DEPORTISTAS .................................................... 129
6.2.1. Superficie ............................................................................................ 129
6.2.2. Seguridad ............................................................................................ 152
6.2.3. Satisfacción con el césped artificial y natural ....................................... 155
RESULTADOS ENTRENADORES
6.3.DATOS GENERALESN ENTRENADORES ............................................................. 175
6.4.RESULTADOS POR SUBCATEGORÍAS ENTRENADORES ...................................... 177
6.4.1. Superficie ............................................................................................ 177
6.4.2. Seguridad ............................................................................................ 194
6.4.3. Satisfacción con el césped artificial y natural ....................................... 198
RESULTADOS GESTORES DEPORTIVOS
6.5.DATOS GENERALES GESTORES DEPORTIVOS .................................................... 219
6.6.RESULTADOS POR SUBCATEGORÍASGESOTRES DEPORTIVOS ........................... 220
6.6.1. Diseño de la instalación ....................................................................... 220
6.6.2. Superficie ............................................................................................ 227
XX
6.6.3. Seguridad ............................................................................................ 233
6.6.4. Gestión del césped artificial ................................................................ 238
6.6.5. Mantenimiento del césped artificial .................................................... 253
RESULTADOS GRUPO OBJETO ARQUITECTOS DEPORTIVOS
6.7.DATOS GENERALES ARQUITECTOS ................................................................... 266
6.8.RESULTADOS POR SUBCATEGORÍAS ARQUITECTOS.......................................... 267
6.8.1. Diseño de la instalación ....................................................................... 267
6.8.2. Superficie ............................................................................................ 276
6.8.3. Futuro ................................................................................................. 279
TERCERA PARTE: DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES DE LA INVESTIGACIÓN
Capítulo VII: Discusión de resultados
7. INTRODUCCIÓN .................................................................................................. 275
7.1.DISCUSIÓN 1. Análisis de la satisfacción y necesidades que presenta el césped artificial
para los agentes implicados en la alta competición ............................................... 291
7.1.1. Superficie ............................................................................................ 291
7.1.2. Seguridad ............................................................................................ 297
7.1.3. Satisfacción con el césped artificial y natural ....................................... 299
7.2.DISCUSIÓN 2. Análisis de la satisfacción y necesidades que presenta el césped artificial
para los agentes implicados en la planificación y gestión ....................................... 307
7.2.1. Diseño de la instalación ....................................................................... 307
7.2.2. Superficie ............................................................................................ 312
7.2.3. Seguridad ............................................................................................ 319
7.2.4. Gestión de la instalación ..................................................................... 320
7.2.5. Mantenimiento de los campos de fútbol de césped artificial ............... 325
7.2.6. Futuro del césped artificial .................................................................. 328
Capítulo VIII: Conclusiones del estudio
8. INTRODUCCIÓN .................................................................................................. 333
XXI
8.1CONCLUSIONES ................................................................................................ 334
8.1.1 Ventajas y desventajas del césped artificial desde el punto de vista de
deportistas, entrenadores, gestores y arquitectos deportivos ....................... 334
8.1.2 Elementos más relevantes para la construcción de un campo de fútbol de
césped artificial ............................................................................................. 335
8.1.3 Problemas más habituales en la construcción y uso de los campos de fútbol de
césped artificial. ............................................................................................ 335
8.1.4 Parámetros de diseño de un campo de fútbol de césped artificial desde el
punto de vista de la alta competición. ........................................................... 336
8.1.5 Parámetros de diseño de un campo de fútbol de césped artificial desde el
punto de vista de la planificación y la gestión ................................................ 337
8.2HIPÓTESIS FINAL DE INVESTIGACIÓN ................................................................ 338
8.3DECÁLOGO SOBRE DISEÑO Y EXPLOTACIÓN DEL CÉSPED ARTIFICIAL ................ 339
8.3.1 Decálogo sobre diseño y explotación del césped artificial según los usuarios
relacionados con el alto rendimiento deportivo ............................................ 339
8.3.2Decálogo sobre diseño y explotación del césped artificial según los usuairos
relacionados con la planificación y gestión .................................................... 340
8.4LIMITACIONES DE LA INVESTIGACIÓN ............................................................... 341
8.5FUTURAS LÍNEAS Y PERSPECTIVAS DE INVESTIGACIÓN ..................................... 342
Capítulo IX: Referencias bibliográficas ..................................................................... 331
ÍNDICE DE FIGURAS .................................................................................................. 343
ÍNDICE DE TABLAS .................................................................................................... 351
ANEXOS
ANEXO 1. Modelo definitivo de entrevistas a deportistas (Castellano) ................... 370
ANEXO 2. Modelo definitivo de entrevista a deportistas (inglés) ........................... 372
ANEXO 3. Modelo definitivo de entrevista a entrenadores .................................... 374
ANEXO 4. Modelo definitivo de entrevista a gestores deportivos .......................... 376
ANEXO 5. Modelo definitivo de entrevista a arquitectos deportivos ...................... 380
ANEXO 6. Carta de invitación a la reunión del grupo objeto de arquitectos especialistas en
instalaciones deportivas ........................................................................................ 382
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
XXII
INTRODUCCIÓN
“La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer
más trabajo bien hecho”
Jonar Edward Salk
2
3
INTRODUCCIÓN
Las sociedades, desde su inicio se han caracterizado por estar en un estado de constante
cambio y evolución. Actualmente la práctica deportiva es un pilar fundamental en la
sociedad y no deja de avanzar e innovar en un empeño por satisfacer los deseos y
necesidades de unos usuarios cada vez más exigentes en lo que a actividad física se refiere.
El deporte se ha convertido en una actividad social con una enorme capacidad de
movilización y convocatoria, tanto por su valor social como económico, que hace que sea un
elemento de indispensable análisis dentro del ámbito público y privado (Dorado, 2006).
“Dentro de este fenómeno social que es el deporte, la instalación deportiva es cómplice de la
indudable función social y saludable que se desarrolla a través de la práctica físico-deportiva”
(Burillo, 2008:3).
La instalación deportiva, como punto de reunión de la sociedad no sólo para la práctica
deportiva, sino como un contexto ideal para el desarrollo de las relaciones sociales de sus
usuarios, comenzó su expansión a partir de la década de los ´70. El advenimiento de la
democracia a nuestro país, y el impulso que adquirió la práctica deportiva fruto del interés
de unas recién estrenadas Comunidades Autónomas, en lo que años después se
denominaría como estado de bienestar, fue el principal pilar para concebir el ejercicio físico
como medio para la mejora de la calidad de vida de una sociedad que despertaba del
analfabetismo motriz en la que se vio sumergida durante varias décadas.
La importancia de las instalaciones deportivas ha sido defendida por diferentes
publicaciones internacionales (Andrews, Sudwell y Sparkes, 2005; Bale, 2001; Duncan,
Duncan, Stryke y Chaumeton, 2002; Stahl et al., 2001). Estas investigaciones son pruebas
irrefutables de la necesidad de la construcción y desarrollo de las instalaciones deportivas
como medio para la satisfacción de un usuario cada vez más exigente y de un intento de que
la ansiada calidad en la práctica deportiva deje de ser esa lejana utopía y se convierta en
realidad.
Dentro de una instalación deportiva, el pavimento es el elemento central sobre el que giran
el resto de espacios y equipamientos que la componen. Tradicionalmente, el pavimento para
la práctica del fútbol ha sido la hierba natural (destinado a las competiciones de élite) y la
tierra (para la práctica deportiva recreativa y de ocio). Pero en los últimos años ha irrumpido
con fuerza el césped artificial. Este pavimento se ha consagrado como el idóneo para la
práctica deportiva recreativa, dado que posibilita una utilización horaria muy superior a la
hierba natural, reduciendo considerablemente los costes de mantenimiento. No obstante,
cada vez es más frecuente ver el césped artificial en las competiciones oficiales de élite. En
un primer momento, este hecho supuso un rechazo por parte de deportistas y entrenadores.
Posteriormente, se ha demostrado que el césped artificial no genera un mayor riesgo de
4
lesión para deportistas, y que presenta unas propiedades mecánicas y de comportamiento
de balón muy similares a las de la hierba natural. A pesar de ello, sigue habiendo reticencias
por parte de los deportistas a la hora de disputar competiciones oficiales sobre césped
artificial.
Esta investigación se centra en conocer la opinión de deportistas profesionales de diferentes
países de Europa, la de entrenadores de nivel nacional en España, la de los gestores
deportivos que se encargan diariamente de su control y la de arquitectos encargados de su
diseño, para comprender qué necesita el césped artificial para continuar su imparable
avance como superficie deportiva.
El número de campos de césped artificial en todo el mundo han experimentado un
exponencial crecimiento. En concreto, en España existen unos 4.000 campos de fútbol de
césped artificial, lo que supone un incremento del 200% en tan sólo 4 años. Se estima que
para el 2014 esta cifra se haya duplicado, llegando a los 8.000 campos de fútbol. Datos
similares ocurren en el resto del mundo, siendo incluso muy superiores en países del Norte y
Este de Europa, donde la climatología adversa imposibilita la práctica del fútbol sobre hierba
natural.
Este exponencial incremento en la construcción de campos de fútbol de césped artificial es
un aspecto muy positivo para fomentar la práctica del fútbol independientemente de las
condiciones climatológicas, y además generando una mayor rentabilidad, social y
económica, de la instalación. Sin embargo, la mayoría de los campos de fútbol no tuvieron
ningún control de calidad tras su instalación, lo que generó instalaciones deficientes, que no
aseguraban los requisitos de funcionalidad del juego y seguridad de los deportistas. Este
hecho tiene su explicación en la adjudicación de la obra por subasta (presupuesto invertido),
y al desconocimiento y escasa formación de las partes (propietarios y constructores).
A pesar que para la práctica de élite del fútbol es obligatoria la acreditación de la superficie
que asegure unos correctos parámetros de funcionalidad y seguridad del juego, siguen
existiendo muchos deportistas y entrenadores que se oponen a esta superficie. Por ello es
necesario conocer la opinión de los agentes directamente relacionados con la práctica del
fútbol sobre césped artificial, para conocer qué aspectos son susceptibles de mejora para la
total aceptación del césped artificial como superficie de juego.
Esta tesis doctoral está dividida en 3 grandes apartados:
En la primera parte, titulada Fundamentación Teórica, se realiza una revisión bibliográfica
sobre el tema a estudiar, abordando todos los apartados que se tratan en el resto de trabajo
de investigación. A su vez está dividida en 3 capítulos:
5
En el Capítulo I, se analizan los diferentes pavimentos destinados tradicionalmente a la
práctica del fútbol: la tierra, la hierba natural y el césped artificial, con todas sus
características y requerimientos para ser considerados como pavimento deportivo. Además,
dentro del césped artificial se analiza su evolución histórica como pavimento para la práctica
del fútbol de élite.
En el Capítulo II se realiza una revisión bibliográfica de todos los elementos que influyen en
el césped artificial, y que constituyen todos los bloques de las diferentes entrevistas
realizadas a los sujetos. Se recoge información acerca del proceso de diseño de este tipo de
instalaciones, los diferentes sistemas de construcción de un campo de fútbol de césped
artificial, el mantenimiento requerido, la seguridad que ofrece el césped artificial con
respecto al resto de superficies y el futuro que le aguarda a este pavimento.
El Capítulo III ofrece información acerca de los informantes clave que han participado en
este estudio, partiendo del número de licencias de futbolistas en todo el mundo y de
entrenadores en España, así como aspectos clave a tener en cuenta para futbolistas,
entrenadores, gestores y arquitectos.
La segunda parte está dedicada al Análisis Empírico de la investigación, dividida en 3
capítulos:
En el Capítulo IV se expone el planteamiento del problema de investigación, recogiendo la
hipótesis inicial de investigación, así como los objetivos planteados para la realización de
este estudio.
El Capítulo V recoge el diseño metodológico planteado. Incluye además las características de
la muestra que ha formado parte del estudio, de los instrumentos diseñados y su validación,
el procedimiento de recogida de información, el cronograma de trabajo, etc.
En el Capítulo VI se presentan los diferentes resultados derivados de este estudio, divididos
en las diferentes muestras de informantes clave.
La tercera parte está dedicada a la Discusión y Conclusiones de la Investigación, y a su vez se
divide en otros 3 capítulos:
El Capítulo VII recoge la discusión de los diferentes resultados extraídos del estudio.
En el Capítulo VIII se muestran las diferentes conclusiones derivadas de este estudio, así
como un decálogo de diseño y explotación del césped artificial para los agentes implicados
en el alto rendimiento deportivo y otro para los agentes implicados en la planificación y
gestión. Además recoge las limitaciones de este estudio y las líneas futuras de investigación.
6
En el Capítulo IX se presentan todas las referencias bibliográficas empleadas en este estudio.
Además esta tesis doctoral se completa con los Anexos utilizados durante la investigación.
En resumen, este estudio pretende ser un estudio en profundidad sobre el presente y el
futuro que le aguarda al césped artificial mediante un análisis cualitativo. Este análisis puede
servir de ayuda a investigadores, fabricantes, autoridades deportivas y usuarios para
conocer en profundidad este pavimento deportivo y orientar el camino hacia el que debe
dirigirse la investigación en los próximos años, para tratar de igualar o superar las
prestaciones de la hierba natural.
PRIMERA PARTE: FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
“En principio, la investigación necesita más cabezas que medios"
Severo Ochoa
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
8
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
9
CAPÍTULO I. LOS CAMPOS DE FÚTBOL COMO
ESPACIOS MÁS REPRESENTATIVOS DE LA SOCIEDAD ACTUAL
En la mayoría de los países del mundo solo se puede jugar sobre
hierba artificial, porque se puede utilizar las 24 horas del día y los
siete días de la semana a lo largo de todo el año
Joseph Blatter
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
10
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
11
1. PAVIMENTOS DEPORTIVOS EN EL FÚTBOL
Los primeros campos de fútbol, lejos de ser terrenos de juego reglamentarios, eran las
praderas inglesas, de ahí la procedencia en la traducción de la palabra inglesa field (campo).
La Real Academia Española de la Lengua define Campo, en su 6ª acepción como “Terreno de
juego, localidades e instalaciones anejas donde se practican o contemplan cientos de
deportes como el fútbol” (Burillo et al., 2010).
El primer reglamento de fútbol dictado por la Football Association en 1863 m se establecía
en la regla 1 que “El largo máximo del campo deberá ser de 200 yardas (182,88 m), la
anchura máxima deberá ser de 120 yardas (109,728 m), el largo y el ancho deberán estar
delimitados con banderas; y la meta será definida por dos postes verticales, separados por 8
yardas, sin ninguna cinta o barra entre ellos” (Murray, 1996)
Sería en 1891 cuando la oficialización de las medidas mínimas de longitud del campo (100
yardas ó 91,5 m) y ancho (50 yardas ó 45,75 m) permitió la normalización del deporte y de
los campos de juego, cuya edificación solía estar formada principalmente por terrenos de
hierba natural, y excepcionalmente por campos de tierra, en cuyas praderas no fuera posible
la germinación de la anterior (Burillo et al., 2010).
Siguiendo la terminología propuesta por el CSD (CSD, 2005), los campos de fútbol son
espacios deportivos convencionales” (espacios deportivos correspondientes a las tipologías
más tradicionales, los cuales suelen tener referentes reglados con dimensiones
establecidas), y específicamente se encuentran dentro de la tipología de campos” (espacios
deportivos convencionales de forma rectangular definidos por el pavimento o valla
perimetral que normalmente incorporan los marcajes de las actividades que se pueden
desarrollar y cuya superficie suele superar los 1.500 m2).
Los campos de fútbol han sufrido una gran transformación tanto externa (con el aumento de
los graderíos y servicios auxiliares) como interna (referente a las superficies deportivas), y
lejos de representar lugares y espacios inertes, han sido cómplices de la indudable función
social y saludable que a través de la actividad deportiva allí se desarrolla (Felipe, 2010).
1.1. CAMPOS DE FÚTBOL DE TIERRA
Los campos de fútbol de tierra han sido tradicionalmente las instalaciones deportivas de las
poblaciones con menores recursos y de las categorías más bajas. Como preludio del fútbol
regional, la construcción de campos de fútbol de tierra en España comienza desde que
aparece el fútbol en España, y logra su máximo apogeo a partir de las primeras
competiciones de liga nacional en 1930. Durante las primeras décadas del fútbol en España,
la inmensa mayoría de campos eran de tierra (Burillo, 2009).
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
12
Una vez instauradas las competiciones de Primera y Segunda División en España, gran
cantidad de clubes comienzan a surgir por la popularidad del deporte, para copar las plazas
de Tercera División y de las categorías regionales. Es aquí cuando los clubes más modestos
necesitan de espacios deportivos para disputar las competiciones, y cuya alternativa, los
terrenos de juego de hierba natural, suponía un alto coste para los municipios. El fútbol
aficionado logra su máximo esplendor durante los años 1950 a 1970, (con categorías
regionales de más de 200 equipos) por lo que se construyen numerosos campos de tierra.
Además, en muchos municipios, dada la demanda, necesitan tener varios campos de fútbol,
por lo que una vez que contaban con un campo de hierba natural, los restantes campos se
construían de tierra.
Pero actualmente, la reglamentación de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF, 2007),
en su artículo 265, prohíbe el uso de otras superficies deportivas que no correspondan a
hierba natural o césped artificial en sus competiciones nacionales, por lo que los campos de
tierra quedan para uso exclusivo de competiciones autonómicas y de aficionados.
La construcción de campos de tierra obedece principalmente a su escasa inversión en el
proyecto de ejecución. De esta manera, constituye la superficie que más fácilmente puede
llegar a todos los ciudadanos, sin necesidad de subvenciones ni apoyos de otras
administraciones. Es por lo que en una primera época, los Ayuntamientos optaban en primer
lugar a realizar campos de tierra, puesto que no existían los planes de ayuda regionales
actuales.
Tradicionalmente los campos de tierra eran construcciones de grava y areniscas, bien
compactadas. No obstante, existen zonas en España como Andalucía donde gracias a su
orografía particular, estos campos de fútbol estaban compuestos por terrenos de albero
(arena más fina y con mejores propiedades que la tierra convencional).
Los campos de tierra que mejor comportamiento demuestran son los que tienen un subbase
con un drenaje moderado, con unas pendientes hacia los laterales entre el 0,5% y el 0,8% y
una última capa de unos 6 a 10 cm. de espesor formada por una mezcla de arena silícea y
tierra, controlando el exceso de árido fino (<0,1 mm.) y de árido grueso (>2-3 mm.). Además,
los campos de fútbol de tierra necesitan mantener un grado de humedad para contribuir a la
plasticidad de su superficie y retener los áridos finos del posible deslizamiento por el viento.
Un exceso de drenaje en la subbase o en la última capa contribuirá a la pérdida rápida de la
humedad superficial, por lo que se aconseja que la subbase sea de zahorra natural o artificial
junto con un abanico granulométrico amplio (Ayuntamiento de Valencia, 2007).
Uno de los principales inconvenientes de los campos de tierra es la formación de charcos y
barrizales, además de las lesiones que pueden producir en los deportistas al impactar contra
el suelo, sobre todo en la piel. Es por esto que muchos porteros de fútbol utilizan camisetas
y pantalones largos para poder protegerse en esta superficie. De igual modo, los terrenos de
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
13
juego de tierra requieren de un mantenimiento continuo y preventivo para estar en perfecto
estado (Ayuntamiento de Valencia, 2007):
Marcaje: se han de repintar las líneas de marcación del terreno de juego, tanto para
la competición como para los entrenamientos.
Rastrillado: con el fin de evitar la compactación excesiva y ayudar a que se mantenga
la nivelación del terreno de juego, sin que se formen hoyos, cárcavas, fisuras y
montículos. Este rastrillo tiene que cumplir las funciones de arañar una pequeña
parte de la capa superficial (0,5-1cms), almacenarla mientras se arrastra y depositarla
en zonas deprimidas.
Riego: esta operación es de suma importancia mantener en la superficie un cierto
grado de humedad que permita que la arena suelta superior tenga plasticidad y no
sea tan abrasiva al contacto con el deportista.
Descompactado y Nivelación: el descompactado de la superficie se realiza mediante
rastrillado mecánico con una profundidad de 2 a 3 cms. y con la arena que se ha
levantado realizar una nivelación por motoniveladora láser, con las pendientes de
evacuación de aguas. Esta operación está diseñada para mantener una buena
nivelación del campo y reparar las posibles imperfecciones que se hayan podido
producir por el uso.
Aporte de arena a la capa superficial: con el paso del tiempo, parte de la arena y de
la tierra de la capa superficial se puede ir perdiendo por el transporte del viento. Esta
pérdida depende de las condiciones de entorno locales de la instalación (situación,
frecuencia y velocidad de los vientos, apantallamientos o barreras naturales al viento
cerca del campo, etc.). Para evitar que se vaya perdiendo espesor en la capa
superficial, se deberán de reponer las cantidades perdidas de arena y tierra.
Retirado de hierbas: si existen zonas vegetales alrededor del campo pueden
aparecer malas hierbas y flores, que junto con el riego, pueden llegar a enraizar, por
lo que se ha de proceder a su retirada.
Hay que destacar que, hasta hace muy pocos años, en España la mayoría de los campos de
fútbol de competición regional y de deporte base eran de tierra (incluso lo es todavía en
Comunidades Autónomas donde la incorporación del césped artificial es más lenta). Si bien,
la remodelación de estos campos hacia las superficies de césped artificial es un hecho
imparable (Felipe, 2010).
1.2. CAMPOS DE FÚTBOL DE HIERBA NATURAL
La hierba natural deportiva, es una superficie vegetal segada a una altura y con una
frecuencia determinada que es utilizada para la práctica de algún deporte (fútbol, rugby,
tenis, golf, atletismo, etc.), y está formada en su mayoría por gramíneas de una sola especie
o formando mezclas (Hardisson, 2007).
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
14
Según el diccionario de términos piscícolas de la Sociedad Española de Ciencias Forestales la
hierba natural se define como “tapiz de baja talla y alta cobertura y densidad que cubre el
suelo”. De manera específica, la Norma UNE 41959-1:2002 IN define a la superficie deportiva
de hierba natural como “terreno deportivo con una cubierta de hierba natural”. Su
estructura de arriba hacia abajo, está integrada por la cubierta de hierba natural, la capa de
enraizamiento, el subsuelo y en algunos casos por otras capas intermedias de grava, de
sellado, etc., así como las tuberías que constituyen la red de drenaje o de riego (Burillo,
2009).
La hierba natural es el único pavimento que está formado por seres vivos, a diferencia de las
demás superficies, que son materiales inertes. Esta circunstancia hace que sea uno de los
más complejos sistemas de mantener en estado óptimo y del que tan solo nos proponemos
como meta realizar una mera aproximación al conocimiento de las principales características
de la hierba natural.
A lo largo de la historia del fútbol, los mejores campos de juego han estado compuestos
principalmente por hierba natural, dejando los terrenos de tierra para las categorías
inferiores. En España, este tipo de terrenos de juego tuvo su máximo esplendor desde 1960
hasta 1990. Existía una necesidad de construir nuevas instalaciones deportivas y el fútbol era
el principal (y en ocasiones el único) deporte en muchas poblaciones. Se produce un efecto
mimético en muchos municipios, respaldados por el ámbito político y social de la época, en
el que existía una primacía del “deporte competición”. Estos campos de fútbol de hierba
natural estaban destinados para el uso exclusivo del equipo de la localidad (Correal, 2009).
Posteriormente, sobre todo debido al auge del “deporte para todos” y al cambio en la
mentalidad de la gestión deportiva, el número construcciones de hierba natural se ha visto
reducido progresivamente.
No obstante, estos terrenos constituyen en la actualidad la inmensa mayoría de los campos
de fútbol de competición profesional (la totalidad en el fútbol profesional de España) y
considerablemente de fútbol semiprofesional (en España el 74% de los campos de fútbol en
la temporada 2008/2009). Tanto es así, que en las fases finales de competiciones
internacionales como la Copa Mundial FIFA absoluta, la Eurocopa de Naciones absoluta, o la
Final de la UEFA Champions League, deben obligatoriamente jugarse en terrenos de hierba
natural.
Las hierbas naturales han sido apreciadas por su importancia en la calidad de vida desde
aproximadamente 2000 años. Hay referencias históricas de los campos de deporte usados
por Akbar, el gran emperador del Hindustan (1600 a.C.); alfombras de hierba persa en el
reino de Asiria (500 a.C.); los jardines del emperador de China (1090 d.C.) y los jardines
medievales de Bretaña en el siglo XIII (Monreal, 2007).
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
15
La hierba deportiva cumple una doble función: como medio de crecimiento del propio pasto,
en el que se desarrolla el sistema radicular, y como soporte físico de juego, sobre el que se
desplazan los jugadores. Por lo tanto en el estudio de las superficies deportivas interesan
tanto las propiedades agrónomas como las que afectan al mantenimiento y al uso deportivo
(Fabeiro, 2007).
La hierba natural ha evolucionado sorprendentemente en estos últimos años, y todavía ha
de hacerlo mucho más debido a la gran competencia del césped artificial. Ciertamente,
desde hace 20 años, mientras que en el sector empresarial e industrial del césped artificial
ha existido una gran inversión de presupuesto en investigación e innovación del producto,
en el ámbito de la hierba deportiva natural no se ha contemplado durante muchos años esta
oportunidad para mejorar su producto (el cual hasta hace pocos años era el preferido e
imprescindible en las nuevas construcciones deportivas), por lo que irremediablemente los
pavimentos naturales han ido sucumbiendo a favor de los sintéticos. De esta manera, la
industria de la hierba natural está intentando volver a obtener el rédito que ha ido
perdiendo poco a poco, para conseguir que hierba natural y césped artificial convivan dentro
del ámbito deportivo, maximizando sus virtudes y reduciendo sus debilidades.
Según el CSD (2008), la estructura de un terreno de un campo de fútbol de hierba natural
debe ajustarse a los requerimientos indicados en la norma UNE 41959-1:2002 IN, cuyas
características deben de ser las siguientes:
Firme, para pisar correctamente.
Resistente, por su efecto colchón para evitar lesiones.
Denso, para permitir el juego rápido.
Persistente bajo condiciones de corte bajo.
Enraizamiento profundo para evitar chuletas.
Tolerante al pisoteo para resistir el uso.
La hierba natural deportiva ha manifestado un importante avance en mejora vegetal, que
han desarrollado variedades de especies cespitosas más adaptadas a las condiciones
agroclimáticas de nuestro país y a las exigencias de los pavimentos deportivos (Zulueta
Corporación, 2007). La siembra de la propia hierba es una práctica que está desapareciendo,
siendo sustituida por la plantación de tepe.
Respecto a la superficie, la planta es el principal factor, sin ella no existe la hierba deportiva.
Dentro de las gramíneas, es donde se encuentran la totalidad de 700 géneros dentro de 10
especies, presentes en todo el ecosistema, pero sólo son 20 las denominaciones capaces de
formar una hierba deportiva (Hardisson, 2007). Según diferentes autores (Ayuntamiento de
Valencia, 2007; Hardisson, 2007), las especies principales en la creación de una hierba
deportiva son (Figura 1.1):
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
16
Festuca arundinácea: hierba poco densa pero muy resistente, tolerante a la sequía y
al calor, poco mantenimiento, resistencia al pisoteo y gran capacidad de adaptación
para unas condiciones adversas.
Poa pratensis: de color verde azulado, adaptada a climatología variada, alta
densidad, soportando muy bien los calores estivales, tolerante al pisoteo, sensible a
ciertas enfermedades, siendo indispensable su uso en mezclas para campos
deportivos.
Ray grass ingles (lolium perenne): especie fundamental en el mundo de las
cespitosas, de rápida germinación, aspecto uniforme, alta tolerancia al pisoteo y al
frío, es ideal para resiembra, alta resistencia a hongos, exige mucha agua y abono
debido al crecimiento rápido y poco tolerante a la sombra.
Bermuda (cynodon dactilon): resistente a la sequía y a los hongos, tolera altamente
el pisoteo y arrancamiento, pero muy poco la falta de luz solar.
Figura 1.1. Morfología de las especies de hierba deportiva más comunes (Rosa, Sanchís, Alcántara y Zamora,
2007)
El mantenimiento de la superficie en un estado óptimo es el aspecto más problemático de
esta superficie deportiva. En un campo de fútbol de hierba natural, lo más importante que se
requiere es que se deben realizar las tareas de mantenimiento de forma continuada, para
minimizar los efectos negativos (compactación, perdida de cubierta vegetal, etc.) que
produce el desarrollo de la actividad deportiva.
Para Merino y Ansorena (1997) el empleo de maquinaria específica en las labores de
mantenimiento de estas superficies ha constituido un avance en el rendimiento final. El
desarrollo experimentado en estos últimos años por dicha maquinaria ha sido decisivo para
conseguir disminuir el efecto negativo que la actividad deportiva produce sobre la cubierta
vegetal, contribuyendo a la mejora del aspecto estético y práctico de la hierba. A
continuación se detallan las labores de mantenimiento que se deben realizar para que el
campo de hierba natural se encuentre en perfecto estado (Ayuntamiento de Valencia, 2007;
Merino y Ansorena, 1997; Puerta, 2007):
Siega: Es una operación de corte de las hojas de la hierba, que evita la tendencia a
encamar y espigar y permite mantener las hojas y tallos a una altura compatible con
las necesidades de juego. La siega más frecuente aumenta la densidad de la pradera
deportiva.
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
17
Riego: Es la aplicación de agua a las superficies de hierba mediante instalaciones
térmicas. Tan importante es la cantidad del riego como la calidad del agua para el
riego, ya que puede alterar la composición y las propiedades del suelo. La cantidad de
agua de riego que necesita la planta está en función de muchos factores (cantidad de
evaporación, transpiración de las hojas, las precipitaciones, la zona geográfica, etc.).
Escarificado (o poda vertical): es una labor superficial, que produce el corte y
disgregación de las raíces superficiales, así como la aireación y mejora de la actividad
biológica en la capa superficial del suelo. Esta labor lo que hace es mejorar la
permeabilidad de la capa de enraizamiento y favorece el acceso de los abonos al
sistema radicular de las plantas.
Aireación: consiste en perforar el suelo con unos pinchos huecos para oxigenar en
profundidad el terreno, para que el sistema radicular realice el intercambio de gases
con normalidad y aumente el drenaje, los cuales extraen de la capa de enraizamiento
un material que se desea eliminar, dejando el suelo agujereado (Figura 1.2).
Figura 1.2. Sistema de aireación de un campo de hierba natural
Fertilización: es el aporte de nutrientes necesarios para el desarrollo de la planta,
como macronutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio), nutrientes secundarios (calcio,
magnesio y azufre) y microelementos (hierro, manganeso, boro, cobre, zinc, etc.). El
abonado es recomendable usarlo tras la siega ya que con esta operación la planta
pierde parte de los minerales absorbidos.
Protección Fitosanitaria: productos fitosanitarios contra plagas, enfermedades y
malas hierbas.
Este mantenimiento constituye un coste excesivo, que sólo los grandes Ayuntamientos y
clubes profesionales son capaces de asumir, para una utilización del espacio deportivo
bastante escasa. El futuro de la hierba natural se sitúa en la investigación y desarrollo de
especies de hierba natural que combinen gramíneas más resistentes al uso deportivo, con
menor gasto hídrico, y con una reducción de las tareas y costes de mantenimiento (Felipe,
2010).
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
18
1.3. CAMPOS DE FÚTBOL DE CÉSPED ARTIFICIAL. EL PAVIMENTO DEL S.XXI
Varios han sido los motivos por los que el césped artificial está consiguiendo ganar terreno a
otras superficies en diferentes deportes, como en el fútbol, rugby, tenis, golf, etc. Entre ellos
destacan la mejora del producto en torno a sus elementos constructivos como la fibra de
césped artificial o los rellenos. El césped artificial es un pavimento sintético que, como su
propio nombre indica, trata de imitar las propiedades de los pavimentos de césped natural,
resolviendo muchos de los problemas de mantenimiento y cuidados que tiene la hierba
como ser vivo que es, llevando esto a un material inerte más fácil y barato de mantener
(Burillo et al., 2010).
Las superficies sintéticas de césped empezaron a desarrollarse en la segunda mitad del s. XX
en Estados Unidos, para sustituir a las superficies naturales, y poder solucionar los
problemas de mantenimiento en instalaciones cubiertas, donde la sombra y la falta de
ventilación no permitían crecer adecuadamente a la hierba natural.
El césped artificial se empezó a instalar en la década de los ´60 en Estados Unidos, para
sustituir al césped natural. La primera fibra sintética se construyó para el estadio cubierto
Astrodome de Houston en 1965 (Figura 1.3), y muy pronto se empezó a instalar en los
estadios de fútbol americano y béisbol de toda Norte América. Estos primeros campos
estaban fabricados de fibras de nylon fibrilado (Vercammen, 2007). La introducción del
césped artificial en España, fue en el año 1973 en Sotomontes, Madrid por el arquitecto Díaz
De Tejado. Fue para campo deportivo de hockey. Por otro lado, el segundo campo de césped
artificial para hockey fue un año después, en 1974 en Pau Negre, Barcelona (Ortego, 2008).
Figura 1.3. Astrodome de Houston (izquierda con hierba natural; derecha con césped artificial). Fue la primera
instalación deportiva con césped artificial, para solucionar sus problemas de iluminación y ventilación
Ya en 1970 una compañía alemana desarrolla un producto similar al anteriormente instalado
pero fabricado en polipropileno, un material menos resistente que el nylon pero que reducía
considerablemente el riesgo de lesiones por abrasión de la piel (Figura 1.4). Ambos
productos se fabricaron con una base elástica inferior y es lo que hoy se conoce como
césped artificial de primera generación.
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
19
Figura 1.4. Césped artificial de 1ª generación
La segunda generación del césped artificial llega a finales de la década de los ´70, cuando
una empresa canadiense desarrolla diferentes productos fabricados también en
polipropileno (PP). Este producto se diferencia de su antecesor en que sus fibras están
divididas longitudinalmente en dos y las costuras más separadas. Además se utiliza menos
fibra que en los de primera generación y se abaratan los costes (Correal, 2008). Los
pavimentos de segunda generación incorporan un relleno de arena y la fibra alcanza
longitudes de hasta 30 mm. (Figura 1.5). En estos primeros pavimentos de césped artificial
de pelo corto, la arena favorece un ligero deslizamiento del calzado y reduce el
aplastamiento del pelo. Estos suelos al tener una baja capacidad de absorción de impactos,
suelen incorporar en su base una capa “shock-pad” de entre 20 y 40 mm de espesor, ya sea
de caucho reciclado o de otros materiales con alta capacidad de absorción de impactos. Es
su utilización en hockey en los Juegos Olímpicos de Montreal (1976) y la instalación de este
pavimento en el campo de fútbol londinense del Queens Park Rangers F.C. (1981), así como
en otros campos de fútbol de la División inglesa, lo que favorece su expansión y
demuestra la rentabilidad económica asociada a la gestión de una instalación deportiva. Sin
embargo, el césped artificial sufre un duro varapalo en su avance por instaurarse como
superficie deportiva para la práctica del fútbol de élite, cuando en la década de los ’80
fueron prohibidos por las asociaciones nacionales e internacionales de fútbol, debido a su
gran diferencia con los pavimentos naturales (Burillo et al., 2010).
Figura 1.5. Césped artificial de 2ª generación
Pero el césped artificial continuó su importante perfeccionamiento, buscando una superficie
que fuera más blanda, más funcional, con mejor tracción para el jugador, etc. Prosiguió
desarrollándose el producto, aparecieron nuevas fibras y nuevos materiales.
Posteriormente, en los años finales del siglo XX, se inicia una generación en el césped
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
20
artificial al incluirse partículas de caucho triturado en los rellenos artificiales. Por primera
vez, se comienza a denominar el césped artificial como sistema (Green Floor y Moure, 2004).
En los pavimentos de césped artificial de generación el pelo alcanza de 50 a 70 mm de
largo, tienen una menor densidad de puntadas y el relleno, en lugar de sólo arena, se coloca
también granulado de caucho SBR (Stireno Butadieno Rubber, en sus siglas en inglés); o
EPDM (Etileno Propileno Dieno tipo M) con o sin mezcla de arena (Figura 1.6). Las fibras
reducen la abrasión, y en vez de polipropileno se utilizan los polietilenos lubricados. Estos
suelos tienen una mejor capacidad de absorción de impactos que las generaciones
precedentes, son más parecidos en su comportamiento a una buena hierba natural y pueden
ser utilizados (a pesar de no ser del todo óptimos), con los clásicos calzados con tacos de
goma a los que están acostumbrados los futbolistas, haciendo que las organizaciones
internacionales que regulan el fútbol (FIFA y UEFA), abriesen el camino de nuevo al césped
artificial en las competiciones internacionales.
Figura 1.6. Césped artificial de 3ª generación
Las futuras generaciones intentarán mejorar las prestaciones de la hierba natural. Han
existido algunas iniciativas de mezclar el césped artificial con el terreno natural. Como
ejemplo, esto se llevó a cabo en el Estadio Santiago Bernabéu, en 2002, sobre la zona Sur del
campo, ya que apenas recibe directamente la luz solar. Sin embargo, esta solución no ha
dado grandes resultados, y fue retirado años más tarde.
Aunque se ha hablado mucho de ello, todavía no existe el sistema de césped artificial de
generación, sin embargo, se ha avanzado mucho en la concepción del anterior sistema
(Burillo, 2009). Las más modernas instalaciones de césped artificial están combinando los
distintos tipos de fibras, y sobre todo se están mezclando los rellenos de caucho y arena, que
provoquen una mayor estabilidad, elasticidad, restitución de energía y recuperación al
aplastamiento (efecto memoria de la fibra).
1.3.1. El césped artificial en la élite mundial
Aunque la introducción del césped artificial en el fútbol sería tarde o temprano una realidad,
hasta que no se autorizó su práctica a través de los organismos gestores del deporte, no
terminó de prosperar su aceptación para la sociedad deportiva (sobre todo del ámbito
profesional) (Burillo et al., 2010).
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
21
No fue sencilla la aceptación por parte de los organismos gestores del fútbol (FIFA, UEFA y
RFEF) del césped artificial como superficie para la práctica de competiciones oficiales.
Fueron necesarias varias investigaciones sobre calidad técnica y seguridad para convencer
que el césped artificial es una superficie segura y funcional para la práctica del fútbol.
FIFA (2007a) siempre ha sostenido que el césped artificial debería ser una alternativa y no un
sustituto de la hierba natural de alta calidad. Sin embargo, dadas las condiciones climáticas
del planeta, no siempre es posible conseguir superficies naturales de alta calidad. El
desarrollo del fútbol en cualquier lugar del mundo ha sido un objetivo perseguido por la
FIFA, aliándose con las superficies de césped artificial para conseguirlo.
En los últimos 30 años, los campos de fútbol sintéticos han ido evolucionando hacia la
implantación de la 3ª generación de césped artificial, abriéndose la vía para la aceptación
por parte de la FIFA y posteriormente UEFA (actualmente los criterios de calidad de ambas
organizaciones están unificados) del uso de campos de césped artificial para la competición
internacional. En la Figura 1.7 se muestra una síntesis del recorrido internacional durante los
últimos años.
Figura 1.7. Esquema cronológico de la evolución de los acuerdos de FIFA-UEFA (Burillo et al., 2010).
En el apoyo al proceso de normalización del césped sintético, tanto FIFA como UEFA han
reconocido que los criterios de rendimiento en comparación con la hierba natural de alta
calidad han sido ampliamente demostrados. De manera que el principal hito es la unificación
de criterios internacionales en el año 2005 cuando se introduce el Concepto de Calidad de la
FIFA para Césped Artificial (FIFA Quality Concept for Football Turf). Esta regulación consiste
en un riguroso programa de ensayos/pruebas para evaluar los campos de fútbol de césped
artificial, mediante cuya exitosa aplicación, los fabricantes o los titulares de las instalaciones
tendrán la oportunidad de suscribir un contrato de licencia, que garanticen la idoneidad del
campo.
1997
Primera generación
de pavimentos con
relleno de arena y
caucho
1998 2001 2002 2003 2004
Comienzan los
estudio de UEFA
sobre hierba
artificial
FIFA Publica el
primer “Quality
Concept” para
hierba artificial
UEFA publica un
manual para hierba
artificial
IFAB (International
Football Association
Board), incluye la hierba
artificial como superficie
de juego
La UEFA acepta la
hierba artificial, para
las competiciones
oficiales 2005/2006
FIFA Publica el
“Quality Concept”
(FQC) para hierba
artificial, ** = UEFA
2005
Desacuerdo FIFA- UEFA: Las
instalaciones deben ser ensayadas bajo
dos criterios diferentes en función del
tipo de competición a desarrollar
Acuerdo FIFA- UEFA. FIFA se encarga
de las homologaciones y generación
de equipos de ensayo. UEFA de los
paneles médicos y estudios
biomecánicos que permitan generar
criterios
FIFA y UEFA
unifican criterios.
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
22
La primera gran prueba de un torneo de fútbol internacional sobre césped artificial se
produjo en 2003, en el estadio Töölö de Helsinki, una de las cuatro sedes en la que se
celebró la Copa del Mundo de Selecciones Sub-17 en Finlandia. Dadas las condiciones
climatológicas de Finlandia (inviernos largos y difíciles con temperaturas inferiores a -16º C,
y muy poco sol), muchos campos de hierba natural se congelaban y se endurecían haciendo
imposible la práctica del fútbol. El campo de césped artificial fue una primera solución y FIFA
accedió a convertirse en sede de este campeonato. Se registraron valores similares en
cuanto al número de goles por partido, pases acertados o jugadores lesionados, que en los
otros tres campos de hierba natural.
El primer torneo oficial internacional de fútbol que se jugó íntegramente en el césped
artificial fútbol tuvo lugar en Perú en 2005, también con la Copa del Mundo Sub-17 de
Selecciones. Existieron 5 sedes oficiales, de las cuales 4 fueron estadios reconvertidos de
hierba natural al césped artificial y el quinto fue un nuevo estadio, también de césped
artificial. La decisión de reconvertir estos 4 campos a césped artificial partió del Comité
Organizador por temor a suspender algún partido por las precipitaciones (FIFA, 2007b). Dos
de los partidos de cuartos de final se disputaron en un campo que había soportado tres días
de lluvias torrenciales, por su cercanía con la selva amazónica, pero el drenaje del campo
funcionó, no teniendo que suspender ninguno de los partidos y dejando el campo en las
mismas condiciones anteriores a la lluvia.
A estos torneos le han seguido otros muchos, como la Copa del Mundo Sub-20 de
Selecciones que se disputó en Canadá en 2007, en la que de los 52 partidos disputados, 29
fueron en césped artificial y 23 en hierba natural, partidos de clasificación para la Eurocopa
2008 de Austria/Suiza, partidos de Liga de Campeones, Copa de la UEFA, etc. Y aunque poca
gente es consciente de ello, el césped artificial ya ha debutado en una gran cita mundialista.
Ha sido en el Mundial de Sudáfrica 2010, donde los estadios Mbombela y Peter Mokabi
disponían de un sistema mixto de césped natural y artificial. En total, en estas sedes se
disputaron 8 partidos de la fase de clasificación (Notigras, 2010, junio).
Actualmente, el césped artificial es una superficie cada vez más consolidada en las ligas
profesionales europeas de fútbol (como Austria, Finlandia, Suecia, Países Bajos, Rusia, etc.),
debido a la posibilidad de disputar partidos con independencia de la climatología, en
condiciones idóneas. En la Ligue 1 francesa, el Nancy y el Lorient han optado por este tipo de
pavimento para evitar los problemas de nieve en el primeo y de abundantes lluvias en el
segundo. En la Serie B italiana, el Novara ha incorporado el césped artificial con una novedad
añadida: el relleno de coco en sustitución del tradicional caucho SBR. Así como también
destacar campos de césped artificial en los que se han jugado competiciones de Champions
League o Europa League de UEFA como el estadio Luzhniki de Moscú o el Red Bull Arena de
Salzburgo.
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
23
En España, la primera competición profesional disputada sobre césped sintético homologado
fue en el estadio municipal de la U.D. Vecindario, en Segunda División, durante la temporada
2006/2007. Gracias a la normalización internacional de FIFA, el club consiguió la
homologación de su campo para partidos oficiales tanto de la RFEF como de la Liga de Fútbol
Profesional (Burillo et al., 2010).
En otras ocasiones, han sido los clubs españoles los que han tenido que disputar
competiciones europeas en estadios con césped artificial. Es el caso del Sevilla, F.C. (frente al
Red Bull Salzsburgo, en el estadio Red Bull Arena, en la temporada 2008/2009; y frente al
PFC CSKA Moskva, en el estadio Luzhniki, en la temporada 2010/2011), el Getafe C.F. (frente
al Young Boys suizo en el Stade de Suisse, temporada 2010/2011), el Athletic Club de Bilbao
(frente al Young Boys suizo, en el Stade de Suise, en la temporada 2009/2010), el R.C.
Deportivo de La Coruña (frente al PFC CSKA de Moskva, en el estadio Luzhniki, en la
temporada 2008/2009) o el Real Racing Club de Santander (frente al Honka Espoo finlandés,
en el estadio Tapiola Sports Park, en la temporada 2008/2009).
La aclimatación de los deportistas a estos estadios no fue nada traumática. FIFA (2009a;
2009b) establece que un campo homologado con FIFA 2 estrellas (homologación requerida
para estadios de fútbol de césped artificial donde se van a disputar competiciones
internacionales) tiene una calidad idéntica al de un campo de hierba natural con las más
altas prestaciones. Sin embargo, los campos de hierba natural no pasan ningún control
previo por lo que cabría la posibilidad que la superficie de hierba natural de los campos
profesionales se encontrara en peores condiciones para la disputa de partidos que los
campos certificados de césped artificial (Burillo et al., 2010).
Finalmente, en la Tabla 1.1 se muestra el número de estadios de fútbol donde se juegan
competiciones profesionales certificados según FIFA 1 y 2 estrellas por países.
Podemos ver como el país con mayor número de estadios certificados por FIFA es Holanda
con un total del 26,09%. Aspecto a destacar es el caso de España. Es el país de Europa del Sur
con mayor número de campos de fútbol de césped artificial, muy cerca de los principales
países europeos en cuanto a número de campos de fútbol de césped artificial como
Alemania u Holanda (ESTO, 2008). Sin embargo, el número de campos de fútbol acreditados
es de tan sólo 4 (1,74% del total), dato que debe hacernos reflexionar acerca de la poca
importancia que hemos dado en España a la calidad en las instalaciones deportivas, y
entender la importancia de la certificación como medio para asegurar la calidad y la
seguridad de los campos de fútbol de césped artificial.
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
24
Tabla 1.1. Número de estadios de fútbol de césped artificial donde se practican competiciones de élite por
países
PAÍS
CERTIFICACIÓN
TOTAL
PAÍS
% PAÍS
FIFA 2
Estrellas
%
FIFA 1
Estrella
%
Alemania
3
2,44%
6
5,61%
9
3,91%
Austria
3
2,44%
0
0,00%
3
1,30%
Azerbaiyán
2
1,63%
0
0,00%
2
0,87%
Bélgica
1
0,81%
7
6,54%
8
3,48%
Bulgaria
0
0,00%
1
0,93%
1
0,43%
Chipre
1
0,81%
2
1,87%
3
1,30%
Croacia
2
1,63%
1
0,93%
3
1,30%
Dinamarca
2
1,63%
1
0,93%
3
1,30%
Escocia
4
3,25%
0
0,00%
4
1,74%
Eslovaquia
0
0,00%
2
1,87%
2
0,87%
España
1
0,81%
3
2,80%
4
1,74%
Finlandia
5
4,07%
1
0,93%
6
2,61%
Francia
3
2,44%
1
0,93%
4
1,74%
Grecia
0
0,00%
1
0,93%
1
0,43%
Holanda
35
28,46%
25
23,36%
60
26,09%
Hungría
1
0,81%
0
0,00%
1
0,43%
Inglaterra
1
0,81%
2
1,87%
3
1,30%
Irlanda del
Norte
4
3,25%
0
0,00%
4
1,74%
Islas Feroe
1
0,81%
0
0,00%
1
0,43%
Israel
3
2,44%
0
0,00%
3
1,30%
Italia
3
2,44%
6
5,61%
9
3,91%
Kazajstán
1
0,81%
0
0,00%
1
0,43%
Lituania
1
0,81%
0
0,00%
1
0,43%
Luxemburgo
0
0,00%
1
0,93%
1
0,43%
Malta
1
0,81%
0
0,00%
1
0,43%
Noruega
12
9,76%
5
4,67%
17
7,39%
Polonia
3
2,44%
6
5,61%
9
3,91%
Portugal
2
1,63%
8
7,48%
10
4,35%
Rep. Checa
2
1,63%
4
3,74%
6
2,61%
Rep. Irlanda
2
1,63%
4
3,74%
6
2,61%
Rumanía
2
1,63%
0
0,00%
2
0,87%
Rusia
1
0,81%
3
2,80%
4
1,74%
San Marino
0
0,00%
1
0,93%
1
0,43%
Serbia
1
0,81%
0
0,00%
1
0,43%
Suecia
11
8,94%
4
3,74%
15
6,52%
Suiza
5
4,07%
5
4,67%
10
4,35%
Turquía
4
3,25%
7
6,54%
11
4,78%
TOTAL
123
100,00%
107
100,00%
230
100,00%
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
25
CAPÍTULO II. ASPECTOS A CONSIDERAR EN EL CÉSPED
ARTIFICIAL COMO PAVIMENTO PARA LA PRÁCTICA DEL FÚTBOL
“Estoy convencido de que algún día se utilizará el césped artificial
en las primeras divisiones del fútbol, pongo la mano en el fuego, y
por mi parte no habría ningún problema. Jugar ahí es una
gloria”
Cesc Fábregas
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
26
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
27
2. ELEMENTOS QUE CONFORMAN E INFLUYEN EN UN CAMPO DE FÚTBOL DE
CÉSPED ARTIFICIAL
2.1. DISEÑO DE LA INSTALACIÓN: IDEA, REALIDAD Y CONCEPCIÓN DE UN CAMPO
DE FÚTBOL DE CÉSPED ARTIFICIAL
Ortego (2008) un buen proyecto de diseño de un campo de fútbol es un valor añadido a la
calidad de la futura instalación. Para ello, preciso tener en cuenta los siguientes aspectos
clave:
Confección del programa y presupuesto: Antes de proceder a la construcción
elaborar un programa de actuación. De este programa dependerá la superficie del
terreno que se necesita, el presupuesto de construcción, el proceso administrativo
de actuación, etc. El mayor conocimiento del programa facilitará la elaboración del
proyecto, el presupuesto y como consecuencia una obra mejor. Entre las cuestiones
que la organización debería plantearse están: cuantos campos se han de construir,
tamaño de los campos, niveles de usuarios, espacios complementarios y auxiliares,
iluminación, graderío, espectadores, etc.
La elección del terreno: En la elección se deberá atender a distintos criterios
elementales, como el tamaño (que dependerá del uso deportivo y del tipo de
usuarios), la situación (puede ir aislado como instalación deportiva independiente, o
formando parte de un complejo deportivo), la orientación (normalmente en el lugar
donde el sol menos moleste, como el eje longitudinal en la dirección Norte-Sur), la
planimetría (para una buena evacuación de las aguas), la composición del terreno
de base (es decir, composición del suelo base donde se va situar el espacio
deportivo, aspecto decisivo en el coste y estabilidad del campo), la dotación de
infraestructuras (si tiene una zona de acceso urbanizada, dotación de saneamiento,
luz, etc.), los vientos dominantes (para situar el campo al abrigo de los mismos), etc.
La elección del técnico proyectista y el proyecto: Estos aspectos siempre son
objeto de debate. Cuanta más experiencia se tenga no sólo en proyectos, sino en la
dirección técnica de la construcción, será más fácil conseguir un éxito en la
construcción del campo. El técnico proyectista debería contar con la colaboración
de un equipo de asesores (el gestor de la instalación, personal de mantenimiento,
representantes del estudio geotécnico, técnicos que vayan a seguir el control de
calidad y medición, técnicos de riego e iluminación, etc.). En el diseño del proyecto,
se deberá decidir el movimiento de tierras, la infraestructura del sistema, el tipo de
pendiente de evacuación (a dos o cuatro aguas), el tipo de riego y saneamiento, el
cerramiento, el equipamiento, el acabado del césped artificial, etc.
La elección de la empresa constructora: Siguiendo los procedimientos legales para
su contratación
Una vez tenidos en cuenta estos aspectos, el siguiente paso es el proceso de construcción
del césped artificial. Este proceso se basa fundamentalmente en el conjunto de niveles,
materiales y/o capas que constituirán la estructura desde la base hasta la fibra (Burillo,
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
28
2009). Normalmente, la estructura de los campos de fútbol de césped artificial de
Generación responden al siguiente corte transversal (Figura 2.1).
Figura 2.1. Elementos de la construcción de un campo de fútbol de césped artificial de 3ª generación
Según Venegas (2010), el primer paso en el proceso de construcción, una vez seleccionado el
terreno es nivelarlo, darle pendientes y compactarlo (Figura 2.2)
Figura 2.2. Nivelación de un campo de fútbol
Seguidamente se instalarán unas capas granulares no aglomeradas, con aportación de
zahorras. Generalmente se suelen instalar dos capas de zahorras compactadas (base y sub-
base) con distinta granulometría. Este nivel tiene una altura alrededor de 25 cm., con una
pendiente de 0,5% (Burillo, 2009; Correal, 2008). Este aspecto es común a todo tipo de
campos de fútbol de césped artificial.
El siguiente paso es la instalación de la sub-base que estabilizará el campo. Hay dos
opciones: con sub-base asfáltica, compuesta por una capa de aglomerado asfáltico, con una
pendiente de 0,5-0,8% hacia las canaletas perimetrales de recogida de agua. Esta capa tiene
un espesor de alrededor de 7 cm (Figura 2.3).
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
29
Figura 2.3. Sistema de construcción de campo de fútbol de césped artificial con sub-base asfáltica
La otra opción es instalar una sub-base natural, sobre la sub-base de zahorras compactadas
instalada en la fase anterior (Figura 2.4). Este tipo de sub-base genera unas mejores
propiedades mecánicas de la superficie, sobre todo en cuanto a deformación vertical y
absorción de impactos, y además es más económica, puesto que ahorra el coste del proceso
de instalación de una sub-base asfáltica. Por el contrario, es necesario un estudio geotécnico
que garantice la estabilidad de la sub-base, descartando posibles corrimientos de tierra.
Figura 2.4. Sistema de construcción de campo de fútbol de césped artificial con sub-base natural
El siguiente paso en el proceso de construcción es la instalación de la base elástica. Este
proceso es opcional, y según diversas investigaciones (Allgeue et al., 2008; Burillo, 2009; Low
y Dixon, 2010; Severn, Fleming y Dixon, 2010) es recomendable instalar base elástica en
campos de fútbol de césped artificial con sub-base asfáltica (Figura 2.5). Del mismo modo,
no es muy recomendable instalarla en campos con sub-base natural (Burillo, 2009) (Figura
2.6). Esta capa elástica, suele ser de 15-20 mm de grosor y puede ser prefabricada o
instalada “in situ” (Burillo et al., 2010).
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
30
Figura 2.5. Proceso de instalación de capa elástica “in situ” (izquierda) y corte transversal de un campo de
fútbol de césped artificial con capa elástica (derecha)
Figura 2.6. Corte transversal de un campo de fútbol de césped artificial sin base elástica
Inmediatamente después de la capa elástica, o directamente sobre la sub-base asfáltica, se
coloca la alfombra de césped artificial, cosida en un fino doble backing, reforzado, donde va
tejida la fibra de césped artificial (Burillo, 2009). Este soporte es fundamental para dar mayor
consistencia y duración al tejido (Rosa et al., 2008). Su misión es la de servir de soporte para
el tejido de la fibra. Está formado por una o dos capas de polipropileno (PP) y viene
perforado para garantizar el drenaje en vertical del campo. La anchura de los rollos de
moquetas es normalmente de 4 ó 5 m, por lo que para construir un campo es necesario unir
varios de éstos; para ello se utilizan unas cintas de unión que suelen ser geotextiles
impermeables o de poliéster (Figura 2.7).
Figura 2.7. Sistema de unión de juntas de césped artificial mediante geotextil
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
31
En cuanto a la fibra a instalar en los campos de césped artificial, los aspectos a tener en
cuenta según Burillo et al. (2010) son:
Durabilidad de la fibra en términos de resistencia mecánica (debe ser capaz de
soportar el desgaste provocado por el uso y por las operaciones de mantenimiento),
resistencia a los rayos UV (ya que el sol fragiliza el material y degrada el color), al
agua, al frío y al calor.
Forma de la fibra. anchura, grosor, fibrilación pero presencia de nervios, y el
aplastamiento o la pérdida de verticalidad de la misma con el uso.
La abrasión producida por la fibra en la piel de los usuarios cuando estos deslizan
sobre ella.
La resiliencia, capacidad de la fibra de recuperar su estado natural erguido, tras
períodos de aplastamiento.
Las fibras pueden ser de distinta composición, las cuales han ido evolucionando junto con las
generaciones de césped artificial. En la primera generación se utiliza fundamentalmente
nylon. Después se desarrollaron los pavimentos de polipropileno. El polipropileno todavía se
utiliza en deportes como el pádel o golf, en algunos campos de fútbol, a pesar de ser un
producto de la 2ª generación. Finalmente, se mejoró el producto con la aparición de fibras
de polietileno, implantándose en la mayoría de campos de recién construcción. La fibra suele
llevar un tratamiento de lubricación mediante el cual se reduce el efecto de abrasión que
hasta ahora acompañaba a los productos sintéticos. Por lo general toda la materia prima
utilizada tiene una óptima resistencia al desgaste y la abrasión (Catón, 2008).
Las longitudes de la fibra en los productos de 3ª generación son variadas y se podría decir
que oscilan entre los 50 mm y 60 mm en la actualidad. Otras ventajas son:
- Menor aplastamiento del tejido.
- Superficies deportivas con mínimo desgaste.
- Fibras con mayor capacidad de resistencia.
- Fibras con capacidad de “efecto memoria”.
En los campos de fútbol de superficie sintética predominan dos tipos de fibras: Rectas-
Monofilamentos y Rectas-Fibriladas (Párraga y Sánchez, 2002; Sánchez, 2007) A
continuación se analizan las características de cada una de ellas:
Rectas-Monofilamentos. Las primeras monofibras se crearon en
1992. Se caracterizan por ser monofibras libres del proceso de
fibrilación (Figura 2.8). Son fibras menos densas, por lo que
necesitan de un mayor número de fibras por metro cuadrado,
para que la sensación sea similar a la hierba natural. En principio,
argumentan una mayor duración de las características iniciales
del producto gracias a su mayor resistencia. La sensación inicial
es más áspera que los fibrilados, aunque el tratamiento con
lubricantes reduce en gran medida esta primera sensación,
reduciendo así el riesgo de abrasión de la piel. Estas fibras
ofrecen un alto nivel de calidad y son las más utilizadas
Figura 2.8. Fibra
recta-
monofilamento
FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
32
actualmente para el fútbol. Pueden llevar nervios central o a los extremos, que
mejoren el efecto memoria de la fibra. Su longitud es variable alcanzando los 60 mm.
Rectas-Fibriladas. Las primeras fibras fibriladas se desarrollaron en 1987. Son el tipo
de fibras más utilizado junto con los monofilamentos (Figura 2.9). Se caracterizan por
ser fibras de gran espesor o densidad y que, por el propio uso o mediante cepillado
de las mismas, se fibrilan en múltiples partes o miofibrillas por su parte superior
(aproximadamente a 1-1,5 cm. de la parte superior de la