ArticlePDF Available

Ni nativos ni inmigrantes: llamadles náufragos digitales

Authors:

Abstract

Nativos Digitales ha sido quizás la denominación que más ha cautivado en la descripción de los jóvenes nacidos tras los 90. A partir de esa metáfora pensada a comienzos de este siglo, ríos de tinta se han escrito. Sin dudas, Marc Prensky dio en el clavo, cuando denominó de esa manera a los nacidos en un mundo ya digital. Pero también es cierto que ésa es una forma de categorizar que levanta dudas, suspicacias, adhesiones y rechazos. De hecho, para muchos analistas, agranda indebidamente una brecha generacional con los adultos, y especialmente: atemoriza a los docentes quienes se sienten en desventaja frente a las habilidades digitales de sus alumnos.
1
Ni nativos ni inmigrantes: llamadles náufragos digitales
Roberto Balaguer (2009)
Originalmente publicado en el blog de la UBA:
https://ubaculturadigital.wordpress.com/2009/02/27/ni-nativos-ni-inmigrantes-llamadles-naufragos-digitales/
Nativos Digitales ha sido quizás la denominación que más ha cautivado en la
descripción de los jóvenes nacidos tras los 90. A partir de esa metáfora pensada
a comienzos de este siglo, ríos de tinta se han escrito. Sin dudas, Marc
Prensky dio en el clavo, cuando denominó de esa manera a los nacidos en un
mundo ya digital. Pero también es cierto que ésa es una forma de categorizar
que levanta dudas, suspicacias, adhesiones y rechazos. De hecho, para muchos
analistas, agranda indebidamente una brecha generacional con los adultos, y
especialmente: atemoriza a los docentes quienes se sienten en desventaja frente
a las habilidades digitales de sus alumnos.
Recientemente Javier Velilla dedicaba en su blog varias entradas a los
Nativos Digitales y en ellas recordaba que:
"Hace unos meses el consultor creativo y estratégico experto en el mundo de
los jóvenes, Jeroen Boschma (2008), retomaba este análisis en su libro
Generación Einstein. En su opinión, las personas que nacieron después de
1988 forman parte de una generación de nativos digitales que “les ha dotado
2
de una manera de procesar la información más cercana a Einstein (creativo y
multidisciplinar) que a Newton (racional, lógico y lineal)”. Es decir,
determinados elementos compartidos definen unos principios comunes sobre
la visión de la vida, el contexto y, por supuesto, los valores.
Sin embargo, hay un aspecto que valdría la pena repensar acerca de estas
denominaciones, y es el hecho de que esos nombres no dejan de poner el acento
en forma casi única, central y categórica en el contexto
tecnocultural (digital) de nacimiento dejando por fuera otras aristas que
hacen a la cuestión generacional. ¿Determinismo tecnológico? Mmmmhh...
Lo que no hemos tomado en cuenta al aceptar como válida esta definición
(reconozcamos acertada en buen parte en su descripción de lo fáctico en torno a
estos jóvenes) es que, aceptarla, implica a la vez, estar de acuerdo con la idea de
que estos jóvenes son así básicamente por la tecnología y no por otras
variables, entre ellas su generación precedente y su contexto vincular (con los
otros y con las máquinas).
Nativo Digital es considerado aquel que ha nacido y crecido en un entorno
digital y esa variable es tomada casi como la única determinante en su
subjetivación y "elección" de forma de vida. Sin embargo, no deja de
reconocerse que hay jóvenes, que a pesar de su pertenencia generacional, no son
"digitales". Nadie discute el indudable "parecido del hombre con su tiempo",
pero éso sólo no alcanza para definir subjetividades. Lo dice quien cree en
ellas fuertemente y acepta que estas generaciones son diferentes (en algunos
aspectos) a anteriores. Lo dice quien ha tenido la suerte de recorrer partes del
mundo discutiendo sobre ello. Pero también lo dice quien, en su día a día, lidia
en la consulta con la repetición de estructuras familiares y esquemas repetidos
que provienen o bien de los genes o bien de su aprendizaje en el ambiente
familiar y vincular.
Wikipedia dice que: "A digital native is a person who has grown up with
digital technology such as computers, the Internet, mobile phones and MP3".
Wikipedia dice con qué ha crecido esta generación y no con quién, y esto
no es un dato menor a la hora del análisis de qué queremos decir cuando
3
hablamos de nativos digitales. Caemos una y otra vez en la trampa de poner
en manos de la tecnología nada más y nada menos que el futuro. En algún
sentido, cuestionar esto me acerca (a pesar de tener ciertas diferencias) a la
postura del excelente y amplio informe Jóvenes y Cultura
Messenger coordinado por Angel Gordo Lopez, donde, entre otras cuestiones,
se critica la naturalización de la relación jóvenes-computadoras.
Un referente en la cultura digital como lo es Juan Freire escribe en su
blog, a propósito de los nativos digitales que:
"Palfrey discute en su blog las dificultades que presenta la definición e
identificación de los nativos digitales con respecto a otros colectivos
demográficos, geográficos o culturales y propone algunos criterios para su
definición. La edad, la pertenencia a una generación cronológica, no
es un factor suficiente ni que identifique las razones últimas de la
pertenencia de una persona a esta categoría (negritas mías):
- Not all people born during a certain period of history (say, after the advent of
BBSes) are Digital Natives. Not everyone born today lives a life that is digital
in every, or indeed any, way. For starters, only about 1 billion of the 6.7 billion
people in the world have regular access to the supposedly “World Wide Web.”
In other cases, young people we are meeting choose to have little to do with
digital life.
Juan Freire reafirma que ni el contexto tecnocultural, ni la edad, definen por
sí solos la llamada digitalidad. El hábito no hace al monje y la conectividad
no construye per se la llamada Generación Einstein, la misma a la que
Nicholas Carr ataca por su estupidez googlena. Como también señala John
Palfrey quien está a cargo del Berkman Center of Internet and Society, hay
nativos digitales que no son digitales e inmigrantes digitales con
comportamientos digitales envidiables para un nativo.
Adolfo Estalella ha dedicado también una entrada a esta cuestión en su blog
recordando que fueron dos: Digital Natives, Digital Immigrants y Do They
Really Think Differently? los escritos de Marc Prensky que fueran seminales
para la comprensión de este fenómeno social, mientras toma una postura
4
contraria a esta denominación que entiende no adecuada y fracturante del
diálogo intergeneracional.
Debemos entonces continuar describiendo y buscando parecidos y diferencias y
sobre todo razones para ser digital o inmigrante más allá de la fecha de
nacimiento.
El último estudio llevado a cabo en Argentina sobre este tema, estuvo a cargo
de dos señales de televisión infantil y abunda en detalles sobre las
características de esta generación y su relación con la tecnología.
Las conclusiones surgieron después de consultar nada menos que a 3.000
chicos de entre 7 y 15 años, de clases media y media alta, entre los cuales
(prestemos atención) el 53% dijo que no podría vivir sin televisión, 48%
sin la computadora, 37% sin Internet, 35% sin celular, 34% sin
videojuegos y 30% sin equipo de música.
Descubrimos o más bien confirmamos, a través de este estudio que los llamados
nativos digitales no pueden vivir sin sus tech devices, pero nada se dice allí
de sus padres, abuelos, hermanos o amigos. ¿Podrán vivir solos aunque
hiperconectados? ¿Qué fantasía robinsoncrusoniana digital se esconde
detrás de todo esto? ¿Por qué solemos omitir ese aspecto en nuestras
discusiones?
Sabemos por experiencia que navegan solos. Son la Generación de la Red, de la
Interactividad, del Downloading, del Instant Messaging, del MSN, pero sobre
todo son la Generación del Naufragio. Nos han dicho que parece ser que la
modernidad se hundió y con ella han perecido ideales, referencias, buques
insignia y...capitanes. Estos jóvenes han aprendido a navegar solos porque han
quedado solos, porque los hemos dejado solos (náufragos tecno-
dependientes), mientras naturalizamos cómodamente su relación con las
computadoras y nos abstenemos de influir en sus vidas. Son nativos digitales
que se han echado a la mar sin rumbo, ni capitán, con sus rudimentarias
herramientas como guías para el océano infotoxicado, en buena medida porque
la generación anterior se ha abstenido de participar y eso ha
generado una relación con la tecnología muy cercana. Si no
5
consideramos esto a la hora de pensar en nativos o inmigrantes, poco
comprenderemos acerca de las similitudes y diferencias inter e
intrageneracionales. El Informe Generaciones Interactivas en Iberoamérica
confirma todo esto con datos de siete países. Ni padres, ni docentes participan
activamente en la guía de estos jóvenes por el mundo de la web. Muchos ni
siquiera saben qué hacen sus hijos cuando están frente a la computadora.
Increíblemente aun, a pesar de todo, los náufragos piden ayudan.
Hay veces que nos recuerdan en casa o en la escuela nuestro rol guía,
modelador, nuestra función de capitanes.
Pero también hay muchas veces que simplemente callan, obvian las preguntas
por ser conocidas las respuestas y siguen y encallan en las rocas, o descubren
nuevos mundos, nuevos trucos, nuevas percepciones y llegan a ser como el
jovencito Lim Ding Wen un creador de aplicaciones para el i-phone de tan
sólo 9 años de edad.
Esa quizás es la vida del náufrago digital: un joven nacido generalmente
después del 90, con padres modelo Simpson, con escuelas del siglo XIX
maquilladas y tecnología omnipresente. Vidasconect@das a los otros, la
tecnología y sostenidos por esa conexión porque muchas veces resulta más
confiable que los vínculos con los otros cercanos. Pero para todo ello, para ser
náufrago digital, no es necesario tampoco ser joven, por eso hay adultos
digitales, que, como inmigrantes, se manejan mejor que los nativos.
Como decíamos en una entrada anterior: (La vida de un Nativo Digital año a
año) estos jóvenes han visto aparecer a lo largo de su crecimiento -como
notablemente aparece en el PowerPoint Presentation del informe Teens and
the internet- del Pew Internet, decenas de nuevas tecnologías que han
cambiado sus vidas.
6
Es curioso también observar cómo en esa presentación tan notable y
esclarecedora, aparecen nulas referencias a personas, líderes, ideas. Lo
vincular se reduce allí al vínculo con la tecnología omitiendo las
relaciones intergeneracionales en un descuido harto común al discutir sobre
nativos o inmigrantes.
Esa es la vida del náufrago digital: recorrer en solitario los excesos de
información, imágenes e individualismo como describiera Marc Augé la
sobremodernidad, para buscar sentidos y existencia. Y para el naufragio... no
hay edad.
Por eso se puede ser náufrago joven o viejo. No es la fecha de nacimiento, ni el
contexto digital, sino el contexto vincular (con los otros y con las
máquinas) lo que determinará la "natividad digital".
Por eso, la natividad no pasa por la fecha de nacimiento ni por pertenecer a
una generación. Mientras los científicos sociales sigan ignorando la importancia
del vínculo con la pant@lla y con los otros, como elemento fundamental a
la hora de determinar pertenencias, poco se podrá avanzar.
Cuando nos circunscribimos a lo tecnológico, terminamos siendo deterministas
y sobre todo reduccionistas. No alcanza con estar rodeado de tecnología
para ser digital. Lo sabemos. Eso ayuda, eso familiariza, eso hace que sea un
lenguaje (no una inteligencia) conocido, cercano. Pero eso sólo no hace al nativo
ser nativo o al inmigrante adoptar la lengua nueva como propia. Hay que ser
capaz de relacionarse con las máquinas y fundirse con ellas para ser más que
uno sólo (lo han señalado De Kerkhove y Turkle) y en el encuentro con los otros,
en la Red, ser mucho más que lo que jamás soñamos. Pero para eso, hay que
tener un espíritu de búsqueda de los otros, de necesidad propia de un náufrago.
Quizás paradójicamente se trate de que “sin naufragio, no hay navegación”.
****************
7
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.