BookPDF Available

Abstract and Figures

Cada ejemplar depositado en una colección sistemática constituye una prueba irrefutable de la presencia de una especie en un lugar y en un momento dado (ver Mares et al., 1989). Así, es importante que cada uno de los ejemplares depositados en una colección, cuente con la mayor cantidad posible de información que pueda servir de apoyo a diferentes líneas de investigación. De esta manera es fundamental la adopción de un criterio estandarizado para la toma de los datos, métodos de preparación y preservación, por parte de coleccionistas, investigadores y responsables del mantenimiento de las colecciones, lo que constituye uno de los objetivos de la presente publicación. En ese sentido, la Colección Mamíferos Lillo (CML), de la Universidad Nacional de Tucumán, desarrolla metodologías internacionales estandarizadas, promoviendo el conocimiento sobre los mamíferos argentinos, y capacitando a estudiantes y profesionales para el manejo y uso de las colecciones. Este manual tiene por objetivo principal informar e instruir a las personas interesadas, especialmente a estudiantes e investigadores, sobre los métodos adecuados para realizar estudios, con colectas, de la fauna de mamíferos y documentar lo más detalladamente posible acerca de sus hábitats, hábitos e historia natural. También podrá ser una herramienta para las autoridades gubernamentales de medio ambiente y fauna, para que interpreten y actúen en consecuencia, respecto a la importancia de permitir el desarrollo de aquellos estudios biológicos sobre las poblaciones naturales, entendiendo que el impacto sobre ellas es prácticamente ínfimo cuando la metodología empleada es la correcta.
Content may be subject to copyright.
COLECCIÓN MAMÍFEROS LILLO
UN MANUAL DE PROCEDIMIENTOS PARA LA
PREPARACIÓN Y CONSERVACIÓN DE MAMÍFEROS
Y ANEXOS
Rubén M. Barquez
M. Mónica Díaz
María Fernanda López Berrizbeitia
Marcos I. Mollerach
Publicaciones Especiales PIDBA Nº 6
Instituto de Investigaciones de Biodiversidad
Argentina
2021
1
COLECCIÓN MAMÍFEROS LILLO:
UN MANUAL DE PROCEDIMIENTOS PARA LA
PREPARACIÓN Y
CONSERVACIÓN DE MAMÍFEROS Y ANEXOS
Rubén M. Barquez
M. Mónica Díaz
María Fernanda López Berrizbeitia
Marcos I. Mollerach
Publicaciones Especiales PIDBA 6
Instituto de Investigaciones de Biodiversidad Argentina
2021
2
3
Título original: Colección Mamíferos Lillo: un manual de procedimientos para la preparación y
conservación de mamíferos y anexos.
Cita bibliográfica: Barquez, R. M., M. M. Díaz, M. F. López Berrizbeitia y M. I. Mollerach.
2021. Colección Mamíferos Lillo: un manual de procedimientos para la preparación y
conservación de mamíferos y anexos. Publicaciones Especiales PIDBA 6, Tucumán,
Argentina, 56 pp.
Primera edición: No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento
informático, ni la transmisión en ninguna forma ya sea electrónica, mecánica, por fotocopia, por
registro u otros métodos, sin el previo permiso por escrito de los titulares de derechos de autor.
Derechos reservados: 2021. PIDBA (Instituto de Investigaciones de Biodiversidad Argentina),
Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo, Universidad Nacional de Tucumán.
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES DE BIODIVERSIDAD ARGENTINA
4
5
Colección mamíferos Lillo : un manual de procedimientos para la preparación y
conservación de mamíferos y anexos / Rubén Marcos Barquez... [et al.].- 1a ed
ilustrada. - Yerba Buena : Rubén Marcos Barquez, 2021.
Libro digital, PDF
Archivo Digital: descarga y online
ISBN 978-987-86-8942-5
1. Zoología. 2. Museos. 3. Mamífero. I. Barquez, Rubén Marcos.
CDD 599.1
Diseño de Tapa: Rubén M. Barquez
Edición: Rubén M. Barquez
Impresión Digital PIDBA (Instituto de Investigaciones de Biodiversidad Argentina)
Tucumán - Argentina
Marzo de 2021
6
COLECCIÓN MAMÍFEROS LILLO:
UN MANUAL DE PROCEDIMIENTOS PARA LA
PREPARACIÓN Y
CONSERVACIÓN DE MAMÍFEROS Y ANEXOS
Rubén M. Barquez
M. Mónica Díaz
María Fernanda López Berrizbeitia
Marcos I. Mollerach
Publicaciones Especiales PIDBA Nº 6
Instituto de Investigaciones de Biodiversidad Argentina
2021
7
8
TABLA DE CONTENIDOS
Introducción ................................................................................................................................. 11
Generalidades .............................................................................................................................. 11
Historia de la Colección Mamíferos Lillo ......................................................................... 11
Los pioneros ...................................................................................................................... 13
Los aportantes a la colección ............................................................................................ 14
El reconocimiento internacional ........................................................................................ 15
Ubicación y ordenamiento de la colección .................................................................................. 16
La colección principal ................................................................................................................. 18
Catalogado ......................................................................................................................... 18
Catálogo institucional ......................................................................................................... 19
Base de datos digital ........................................................................................................... 19
Catálogo abreviado impreso ............................................................................................... 20
Ejemplares tipo .................................................................................................................. 21
La colección húmeda ......................................................................................................... 21
La colección Rusconi ........................................................................................................ 21
Secciones especiales de la colección ........................................................................................... 22
Documentación histórica ................................................................................................... 22
Catálogos y cuadernos de notas de campo ........................................................................ 22
Fotografías ........................................................................................................................ 22
Biblioteca .......................................................................................................................... 23
Tejidos ............................................................................................................................... 23
Procedimientos para la toma de datos y preparación de pequeños mamíferos para colecciones
sistemáticas .................................................................................................................................. 23
Registro de datos ......................................................................................................................... 23
Cuaderno de notas ............................................................................................................. 25
Catálogo ............................................................................................................................ 25
Datos Adicionales ................................................................................................................... 26
Condición reproductiva ..................................................................................................... 26
Condición de lactancia ...................................................................................................... 27
Muda del pelaje ................................................................................................................. 27
Presencia de ectoparásitos ................................................................................................. 27
Presencia de endoparásitos ................................................................................................ 27
TAXIDERMIA ............................................................................................................................ 28
Proceso previo a la taxidermia .......................................................................................... 28
Etiquetas para piel ............................................................................................................. 28
Etiquetas para cráneo y esqueleto y ejemplares en líquidos ............................................. 29
Información a registrar en las etiquetas ....................................................................................... 29
Sexo ................................................................................................................................... 29
Número de catálogo .......................................................................................................... 29
Nombre del colector .......................................................................................................... 29
Localidad ........................................................................................................................... 29
Medidas estándar .............................................................................................................. 30
Fecha de captura ................................................................................................................ 31
Preparación de las pieles .............................................................................................................. 31
Método de piel rellena ....................................................................................................... 32
Extracción de la piel ..................................................................................................... 32
Rellenado de la piel ...................................................................................................... 34
Método de piel plana o extendida ..................................................................................... 37
Método de piel curtida ....................................................................................................... 37
Preparación de cráneos y esqueletos ........................................................................................... 37
Limpieza con insectos derméstidos ................................................................................... 38
Tratamiento final de cráneos y esqueletos ........................................................................ 39
Preservación de ejemplares en fluidos ......................................................................................... 39
La Colección Sistemática ............................................................................................................ 40
9
Acondicionamiento de los especímenes para su ingreso en la colección ............................. 40
Desinfección ........................................................................................................................... 40
Identificación Sistemática ......................................................................................................... 41
Ordenamiento previo al catalogado .......................................................................................... 41
Formas de adquisición de material .............................................................................................. 42
Adquisición por personal institucional .............................................................................. 42
Adquisición por intercambios .................................................................................................. 42
Adquisición por compras ......................................................................................................... 42
Adquisición por donaciones .................................................................................................... 43
Préstamos ................................................................................................................................... 43
Ejemplares de referencia ........................................................................................................... 43
Almacenamiento y mantenimiento ...................................................................................................... 44
La Colección de Ectoparásitos .................................................................................................... 46
Catalogado y almacenamiento de los ejemplares ................................................................ 47
Catálogo CMLA ................................................................................................................ 49
Catálogo abreviado impreso .............................................................................................. 49
Ejemplares Tipo ................................................................................................................. 49
Usos e importancia de las colecciones ....................................................................................... 49
Pautas básicas para el funcionamiento de la colección ............................................................... 50
Conclusiones ................................................................................................................................ 51
Agradecimientos .......................................................................................................................... 52
Literatura citada ........................................................................................................................... 53
10
11
COLECCIÓN MAMÍFEROS LILLO:
UN MANUAL DE PROCEDIMIENTOS PARA LA PREPARACIÓN Y CONSERVACIÓN DE
MAMÍFEROS Y ANEXOS
Rubén M. Barquez
M. Mónica Díaz
María Fernanda López Berrizbeitia
Marcos I. Mollerach
INTRODUCCIÓN
Las colecciones sistemáticas cumplen un rol imprescindible en las investigaciones científicas. No
solamente constituyen la base del conocimiento sobre la identidad de las especies del planeta sino
que, además, resultan ser un repositorio que documenta la historia de la vida y múltiples aspectos
de su historia natural. Numerosos problemas de carácter sistemático, biogeográfico, ecológico,
anatómico, evolutivo y genético, han sido resueltos mediante el estudio de ejemplares depositados
en colecciones. Por estos motivos, además de la importancia educativa y de exhibición (Schlitter,
1984), las colecciones constituyen un patrimonio no renovable y una fuente inagotable de
información, insustituibles para un adecuado conocimiento de la fauna.
La acelerada destrucción de los ambientes naturales estimula la urgencia para conocer la
biodiversidad y ejecutar planes de manejo para protegerla. A la vez, el acelerado y permanente
atropello contra el medio ambiente, hace más necesario exigir a los gobiernos que fomenten e
impulsen la realización de evaluaciones sobre la situación de los grupos de mamíferos que habitan
en sus territorios, su estado de conservación, y su distribución en los diferentes biomas y regiones.
Estos estudios deben ser acompañados de una colecta, racional y limitada, de ejemplares de
referencia, o voucher specimens, para ser depositados en colecciones sistemáticas, y
documentar su presencia e información adicional que acompaña a esos especímenes, para evitar
dudas futuras sobre sus identidades y mantener archivada la información científica que surja del
desarrollo de esas investigaciones.
Cada ejemplar depositado en una colección sistemática va a constituir entonces, y en efecto lo
hacen, una prueba irrefutable de la presencia de una especie en un lugar y en un momento dado
(ver Mares et al., 1989). Así, es importante que cada uno de los ejemplares depositados en una
colección, cuente con la mayor cantidad posible de información que pueda servir de apoyo a
diferentes líneas de investigación. De esta manera es fundamental la adopción de un criterio
estandarizado para la toma de los datos, métodos de preparación y preservación, por parte de
coleccionistas, investigadores y responsables del mantenimiento de las colecciones, lo que cons-
tituye uno de los objetivos de la presente publicación.
En ese sentido, la Colección Mamíferos Lillo (CML), de la Universidad Nacional de Tucumán,
desarrolla metodologías internacionales estandarizadas, promoviendo el conocimiento sobre los
mamíferos argentinos, y capacitando a estudiantes y profesionales para el manejo y uso de las
colecciones. Este manual tiene por objetivo principal informar e instruir a las personas
interesadas, especialmente a estudiantes e investigadores, sobre los métodos adecuados para
realizar estudios, con colectas, de la fauna de mamíferos y documentar lo más detalladamente
posible acerca de sus hábitats, hábitos e historia natural. También podrá ser una herramienta para
las autoridades gubernamentales de medio ambiente y fauna, para que interpreten y actúen en
consecuencia, respecto a la importancia de permitir el desarrollo de aquellos estudios biológicos
sobre las poblaciones naturales, entendiendo que el impacto sobre ellas es prácticamente ínfimo
cuando la metodología empleada es la correcta.
GENERALIDADES
Historia de la Colección Mamíferos Lillo
La Colección Mamíferos Lillo (CML) de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), posee un
significativo valor histórico, no sólo por la fauna y regiones geográficas representadas, sino
también por el tipo de ordenamiento y preservación de los especímenes depositados en ella. Posee
ejemplares topotípicos de las mismas series de colectas que sirvieron al mastozoólogo británico
12
Oldfield Thomas, para describir nuevas especies entre los años 1900 y 1929. Además, cuenta con
ejemplares tipo de Didelphimorphia, Chiroptera y Rodentia.
Los primeros ingresos de mamíferos en la colección datan de abril de 1938, una fecha posterior
al fallecimiento de Miguel Lillo, ya durante la gestión del Dr. Horacio Descole, lo que indica que
Lillo no legó mamíferos en su testamento, sino que estos primeros ejemplares fueron incorporados
luego de adquirirlos en "compra" la Universidad Nacional de Tucumán, según registro de los
libros originales. Probablemente estos primeros ingresos se hicieron efectivos durante la labor de
Rodolfo Schreiter como conservador del Instituto Lillo, para lo que fue contratado en 1937 y en
colaboración con Descole en la tarea organizativa de las colecciones y del Instituto.
El primer registro formal de un ejemplar para la colección de mamíferos del Lillo es el que se
encuentra anotado en los libros históricos de inventario del “Instituto de Zoología” del Instituto
Miguel Lillo de la Universidad Nacional de Tucumán de 1938 (Fig. 1), que incluía todo tipo de
fauna, insectos, arácnidos, moluscos, anfibios, reptiles, pero mayormente aves y mamíferos. Hoy
estos registros están incorporados en el Catálogo Institucional con número de CML. El registro
1 corresponde a una vicuña con procedencia “Norte Argentino”, sin fecha de colecta ni nombre
de colector. Evidentemente se trataba de un ejemplar en mal estado, ya que la ficha indica
pezuñas destruidas. Cuero rajeteado”. La fecha de Inventario para el Instituto de Zoología es 27
de abril de 1938. Este ejemplar no se encuentra actualmente en la colección, y quizás ha sido
destruido o eliminado en procesos curatoriales antiguos, cuando se quemaban los especímenes en
mal estado. Ese sistema de registro de inventario ya no es más que un archivo histórico.
El ordenamiento actual sigue otro modelo, el del Catálogo Institucional, que se inicia con el
ejemplar número 00001 correspondiente a un carnívoro, un hurón mediano, que tampoco se
encuentra en la colección, y que fuera adquirido en compra al naturalista Emilio Budin, quién lo
colectara en Julio de 1929. El ejemplar número 00002 es un pequeño marsupial del noroeste
argentino, procedente de Orán (provincia de Salta), colectado por el Dr. Abraham Willink el 21
de septiembre de 1944. El ejemplar con fecha s antigua de colecta corresponde a un pequeño
roedor, “Phyllotis xanthopygus”, procedente de Río San Francisco, Calilegua (provincia de
Jujuy), colectado el 7 de julio de 1901 por el Sr. Emilio Budin y adquirido en compra por la
Universidad Nacional de Tucumán.
Desde la llegada de Claes C. Olrog al Instituto Lillo, y bajo su conducción, la colección
adquiere identidad propia y crece con sus aportes y el de otros colectores, incluyendo a
importantes naturalistas y biólogos, argentinos y del extranjero.
Fig. 1. Tapa y primera hoja del libro de inventario de mamíferos del Instituto de Zoología de la UNT, año 1938.
13
Los pioneros
El principal contribuyente al nacimiento y crecimiento de la colección de mastozoología del
Instituto Miguel Lillo, fue el Dr. Claes C. Olrog quien, en su condición de profesor de la
Universidad Nacional de Tucumán, estuvo a cargo de la misma como curador, hasta su retiro
laboral definitivo por jubilación en 1985.
Claes Christian C. Olrog (Fig. 2) nació en Estocolmo, Suecia, el 25 de noviembre de 1912.
Estudió biología y participó en expediciones
científicas en las universidades de Upsala y
Estocolmo (Willink, 1999). Durante su juventud
trabajó en el Museo de Ciencias Naturales de
Estocolmo participando de expediciones a
Laponia, Islandia, Groenlandia y a diferentes
localidades de Europa. En 1941 realizó
investigaciones en la Patagonia de Argentina y en
Paraguay. En 1948 se radicó en Tucumán
ocupando un puesto de Ornitólogo en el Instituto
Lillo y luego se nacionalizó argentino. Ejerció
actividad docente en la carrera de Zoología en la
Escuela Universitaria de Ciencias Naturales, más
tarde Facultad de Ciencias Naturales e Instituto
Miguel Lillo, donde dictó diversas materias a lo
largo de su vida, como Zoología Sistemática II,
Zoogeografía General, Zoogeografía Argentina,
Paleozoología y materias especiales como
Mastozoología Argentina, Ornitología Argentina
y Radiación Adaptativa. Olrog no solo fue el principal impulsor de la creación y crecimiento de
la colección de mamíferos, sino también de la colección ornitológica de la Universidad Nacional
de Tucumán y pionero en la publicación de libros sobre aves y mamíferos de Argentina y de
Sudamérica. Pocos meses después de su retiro laboral, falleció en Tucumán el 29 de noviembre
de 1985.
Luego del fallecimiento de Olrog se produce un espacio de tiempo (entre diciembre de 1985 y
abril de 1988) durante el cual la colección permanece sin atención curatorial, quedando su cuidado
a cargo del técnico José María Gómez hasta que, en abril de 1988, el Dr. Florencio Aceñolaza,
Decano de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo, designó a Rubén M.
Barquez como curador de la colección de
mamíferos de la Universidad Nacional de
Tucumán, cargo que ocupa hasta el presente, con
el apoyo y colaboración de los miembros del
PIDBA (Instituto de Investigaciones de Biodi-
versidad Argentina). En ese momento la colección
contaba con apenas 2766 ejemplares. Durante esa
nueva gestión curatorial, la colección adquiere el
nombre de Colección Mamíferos Lillo, y se define
la abreviatura CML para identificarla inter-
nacionalmente.
La colección mastozoológica contó por largo
tiempo con las labores de José María Gómez (Fig.
3), técnico no docente de la Universidad Nacional
de Tucumán, hasta su retiro por jubilación a
principios de los años 1990. mez estuvo a
cargo del mantenimiento de ejemplares en la
colección de mamíferos y fue asistente de campo
de diversos investigadores del Instituto Lillo,
participando como técnico en los viajes de
campaña de Claes Olrog y de otros investigadores
como el Dr. Osvaldo Reig, durante la corta estadía en la que éste permaneció como contratado
del Instituto, entre 1958 y 1960.
Fig. 2. Claes Olrog. Foto tomada camino a Laguna
Brava, La Rioja, en marzo de 1984.
Fig. 3. El técnico José María Gómez, preparando un
ave durante una campaña en los años 1950’s.
14
El 3 de marzo de 1992 se creó el PIDBA, uno de los grupos de investigaciones surgidos en el
ámbito de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo de la Universidad Nacional
de Tucumán, y sus miembros participan voluntariamente de las tareas de mantenimiento de la
colección, desde los orígenes del programa. El PIDBA nace como proyecto para responder a la
entonces creciente demanda de estudiantes que requerían tener orientadores para ser capacitados
en mastozoología, sistemática y ecología de mamíferos, conservación y biodiversidad, temas
ausentes desde el fallecimiento del Dr. Claes C. Olrog, quien era el único profesor que dictaba
materias afines a la temática. En la actualidad el PIDBA fue reconocido como “Instituto de
Investigaciones de Biodiversidad Argentina
de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto
Miguel Lillo (UNT).
Desde entonces, más del 70 % de la colec-
ción actual de mamíferos ha sido obtenida con
el apoyo financiero de programas y proyectos
desarrollados por el PIDBA, obteniendo
especímenes como producto de las investí-
gaciones ejecutadas por sus miembros, e
investigadores y proyectos asociados. Se
estima hoy un número mayor de 15000
ejemplares de los cuales a la fecha, mayo de
2020, ya se han ingresado 13822 en bases de
datos.
Los aportantes a la colección
Los ejemplares que se conservan en la CML
tienen fechas muy variables, desde muy
antiguos como un roedor obtenido por Emilio
Budin (Fig. 4) en 1901 en Cerro San Francisco, Calilegua (provincia de Jujuy), hasta ejemplares
ingresados recientemente como parte de estudios en desarrollo por el equipo de investigadores de
la CML, becarios y miembros del PIDBA, además de donaciones de estudiantes de licenciatura y
doctorado, principalmente de la Universidad Nacional de Tucumán. A lo largo de su historia, la
CML ha crecido en número, gracias al aporte de más de 300 diferentes donantes. La mayoría de
esos ejemplares corresponden a catálogos personales de investigadores y estudiantes que han
realizado investigaciones específicas, pero también a donantes ocasionales y a proyectos como
ARG (Proyecto Argentina, desarrollado mediante fondos externos obtenidos por Michael A.
Mares y Janet K. Braun y la contraparte argentina ejercida por dos de los autores, RMB y MMD,
del presente trabajo) o PIDBA.
Además de los miembros del grupo de
trabajo de la CML y del PIDBA, entre los colec-
cionistas que aportaron a la colección, se
registran algunas personalidades de la ciencia e
investigadores de la mastozoología nacional e
internacional, como Sydney Anderson, Emilio
Budin, Francisco Contino, Julio R. Contreras,
Horacio Descole, Luis Dinelli, Juan Foerster,
Abel Fornes, Konstantine Gavrilov, Kenneth
Hayward, Rafael Herbst, Alfredo Langguth,
Raymond Laurent, Michael A. Mares, Elio
Massoia, Jorge Morello, Ricardo Ojeda, Claes
Olrog, Serafín A. Pierotti, Ronald Pine, Jorge
Rabinovich, Osvaldo Reig, Mauricio Rumboll,
Carlos Rusconi, Stewart Shipton, Wolfang
Weyrauch, Abraham Willink y Alfredo Ximé-
nez, entre otros.
Las tesis de grado y postgrado de la Facultad
de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo, de la Universidad Nacional de Tucumán y otras
unidades académicas, resultan una fuente importante de aporte de ejemplares a la colección. Los
Fig. 5. Dr. Michael A. Mares, colaborador y
benefactor de la CML.
15
roedores y quirópteros constituyen más del 88 % del total de los especímenes conservados. Casi
el 60 % de éstos posee cráneo y la mayoría de los colectados, en los últimos 10 años, poseen
esqueletos completos, básicamente como resultados de los proyectos PIDBA y proyectos
cooperativos como el ARG.
Desde hace algunos años se han agregado secciones especiales, consistentes en el depósito,
ordenamiento y mantenimiento de muestras de tejidos de todas las especies que se colectan,
ectoparásitos y fotografías, que conforman parte de la base de datos que acompaña a la
información biológica del material depositado en la CML.
Numerosas contribuciones a la colección provinieron de diferentes fuentes, épocas y lugares.
Por ejemplo, parte del mobiliario, equipamiento general para laboratorio y campañas, vehículos
4x4, fueron donados por el Dr. Michael A. Mares (Fig. 5) y el Sam Noble Oklahoma Museum of
Natural History, de Norman, Oklahoma, EEUU, del cual Mares era su director. Asimismo parte
del equipamiento actual proviene de fondos del Estado Nacional, como Agencia, CONICET y
Universidad Nacional de Tucumán, otorgados a miembros del PIDBA, quiénes donaron los bienes
a la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo, UNT.
El reconocimiento internacional
La Colección Mamíferos Lillo constituye la primera y hasta recientemente, la única colección de
mamíferos de América del Sur categorizada por la American Society of Mammalogists (ASM).
Esta categorización, otorgada el 16 de junio de 1999 (Fig. 6), representa un certificado de
credibilidad internacional hacia la CML por su sistema curatorial y por su importancia en el
desarrollo de la mastozoología y aporte al conocimiento.
Apenas recibida la certificación de acreditación, desde la CML se informó el hecho a la Facultad
de Ciencias Naturales y al rectorado de Universidad, destacando la importancia Institucional del
honor conferido por ASM. Eso motivó una nota de reconocimiento por parte del entonces Rector,
CPN Mario Marigliano, fechada 22 de marzo de 2000 (res. 011-00) donde manifiesta:
Fig. 6. Diploma que certifica la categorización de la CML por parte de la ASM.
16
debo expresarle que dicho reconocimiento enaltece a la Institución, por la desinteresada labor
desarrollada, que sin lugar a dudas ejemplifica y estimula la ímproba tarea llevada a cabo. Por
lo tanto, le congratulo por este logro y le solicito haga extensivo al equipo que le colabora.”
Recientemente, Dunnum et al. (2018) publicaron los resultados de un relevamiento de
colecciones mastozoólogicas del hemisferio occidental, donde incluyen a la Colección de
Mamíferos Lillo, dependiente de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo de la
Universidad Nacional de Tucumán. Ese trabajo destaca el crecimiento de las colecciones
sistemáticas dedicadas a la preservación de mamíferos a lo largo de los últimos 10 años, un
período de tiempo que el Comité de Colecciones de la ASM utilizó para los censos de crecimiento
de las colecciones y mantenimiento de los ejemplares. El estudio incluyó 429 colecciones de todo
el hemisferio occidental, de las cuales solo 12 de Sudamérica cuentan con un número mayor a
diez mil ejemplares. Se documentó un incremento en el número total de especímenes, la
expansión de la disponibilidad de colecciones de recursos genómicos, además de avances
substanciales en digitalización y accesibilidad en internet. La Colección de Mamíferos Lillo es
una de las 14 relevadas en Argentina y una de las únicas dos que poseen más de 10 mil ejemplares,
junto con la Colección de Mamíferos del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN),
aunque es la única con acreditación de la ASM.
UBICACIÓN Y ORDENAMIENTO DE LA COLECCIÓN
La Colección Mamíferos Lillo se encuentra ubicada en los predios legados por el Dr. Miguel Lillo
a la Universidad Nacional de Tucumán (por testamento escrito antes de su fallecimiento en el año
1931), más precisamente en el edificio conocido como “Edificio de Zoología” en el piso 4 del ala
este, sobre calle Las Piedras, altura del 1500, en San Miguel de Tucumán.
Según Aceñolaza (com. pers. a RMB), hacia fines de la década de 1950 los espacios existentes
en el predio donado por Lillo eran insuficientes para atender la demanda de las colecciones
biológicas. A la tradicional casa de Lillo se habían agregado, hacia el oeste, un edificio construido
por la familia Descole y otro que servía a la administración y a la actividad docente los que, en
conjunto, constituyen la parte más antigua de edificios que se observa de frente a ellos, al ingresar
a la propiedad por calle San Lorenzo. También existía otro edificio, ubicado en el parque del
predio, aproximadamente donde actualmente se encuentra el “cactario” frente del nuevo edificio
de botánica, entre éste y el edificio de zoología. Esta era una construcción antigua, con galerías
con techos de tejas y una media galería que la bordeaba al este y al sur, y que sirviera como
laboratorios, oficinas de investigadores y aulas de la Escuela Universitaria de Ciencias Naturales,
hasta su destrucción por un incendio a principio de los años 1970’s (Fig. 7). En 1972 el Dr. Mares
dictó la materia Ecología en las aulas de ese edificio.
Ante esa falta de espacios, la UNT gestionó en el Ministerio de Educación de la Nación, los
fondos necesarios para construir el “Edificio de Zoología”, que fue entonces proyectado por el ya
afamado arquitecto Eduardo Sacristie junto a su equipo de colaboradores, de la Facultad de
Fig. 7. Edificio donde funcionaba una parte de la Escuela Universitaria de Ciencias Naturales, hasta los primeros años
de los 1970`s cuando fue destruido por un incendio (derecha). Se ve al Dr. Konstantine Gavrilov, de traje oscuro, su
hermano Alejandro, de delantal blanco y una mujer no identificada. Fotografías tomadas desde las galerías de la planta
baja del actual edificio de zoología.
17
Arquitectura, y con la dirección técnica a cargo de “Construcciones Universitarias” conducida
entonces por el ingeniero Alberto Farías.
En la Memoria de la Universidad” del año 1966, se menciona que en el edificio actualmente
en construcción, en un lugar ya concluido de la planta baja, se está organizando el Museo
Pedagógico de Ciencias Naturales, que será inaugurado en el mes de septiembre de 1966”. En
realidad, esto sucedió dos meses más tarde, 6 de noviembre de 1966, debido a la ampliación del
sector de fauna fósil que recientemente se había descubierto en La Rioja y en el noroeste de
Argentina. También el mismo mes, las galerías de la planta baja de ese edificio fueron utilizadas
parcialmente para el desarrollo de eventos producidos por las Primeras Jornadas Argentinas de
Zoología. En la actualidad la administración de la Fundación Miguel Lillo hizo uso de esos
espacios para construir el MUL (Museo Miguel Lillo de Ciencias Naturales), para ser visitado por
la población local de la provincia y el turismo en general.
Así, en la década de 1960, la Universidad levantó ese edificio orientado este-oeste sobre calle
Piedras, que consistía en un sótano, planta baja y cuatro pisos. De estos, la planta baja se programó
para museo, el primer piso para el departamento de Geología y los otros tres pisos para el de-
partamento de Zoología.
El primer piso comenzó a ser ocupado por investigadores-docentes de Geología, aún mientras
estaba en obras, de tal manera que Florencio Aceñolaza (com. pers. a RMB) relata que En julio
de 1969, al ingresar como profesor de la Escuela Universitaria de Ciencias Naturales del
Instituto Miguel Lillo, se me adjudicó el primer gabinete, entrando, hacia el oeste. En ese
momento también se encontraban ubicados en sus respectivos gabinetes los profesores Gerardo
Bossi, Juan Carlos Porto, Alberto Luna Reyeros, Celestino Danieli, Rafael González, Hugo Peña,
Vicente Ferreiro, Vicente Busignani y José Bonaparte”. Es destacable que todos estos
investigadores universitarios utilizaban, en gran medida, sus oficinas y espacios de trabajo como
aulas para funcionamiento de sus cátedras y materias que dictaban para las diferentes carreras, de
la entonces “Escuela Universitaria de Ciencias Naturales”.
El segundo piso fue ocupado por el Dr. Raymond Laurent con sus colaboradores, en el ala
oeste, formando la Sección de Herpetología, mientras que el tercer piso fue ocupado por el Dr.
Abraham Willink y los entomólogos y ecólogos que lo acompañaban. En el cuarto piso se
instalaron el Dr. Claes Olrog y el Dr. Juan G. Esteban, entonces profesor de la materia Vertebrados
de la Carrera de Zoología. Los pisos segundo y tercero, de zoología, fueron formalmente
inaugurados el 3 de mayo de 1969. En el cuarto piso se dispusieron las colecciones de Ornitología
y Mastozoología, incluyendo las vitrinas que contenían ejemplares taxidermizados de aves y
mamíferos, procedentes principalmente de las colecciones privadas de Stewart Shipton y de
Emilio Budin (Fig. 8), adquiridas en compra por la Universidad Nacional de Tucumán, la mayoría
en el año 1938 por un valor de 100 mil pesos destinados por la UNT para la adquisición del Museo
Zoológico del Sr. Stewart Shipton (Ref.: 1939. Universidad Nacional de Tucumán, Instituto
Miguel Lillo: Memoria de la Comisión Asesora correspondiente a 1938, p. 20) (Fig. 9).
Fig. 8. Antiguo salón de mastozoología y ornitología en el cuarto piso, en el año 2000: a) vista del salón con las vitrinas
y cajas conteniendo ejemplares de aves y mamíferos taxidermizados por S. Shipton, Emilio Budin y otros, b) vista de
cabezas taxidermizadas comprada a Stewart Shipton.
18
LA COLECCIÓN PRINCIPAL
En la actualidad la colección principal (Fig. 10) contiene aproximadamente 15 mil ejemplares, de
los cuales 13822 ya están ingresados en la base de datos digital. Aproximadamente el 30% del
material está conservado en alcohol; el resto consiste en partes secas, principalmente pieles y
cráneos, caparazones, esqueletos, astas y fragmentos. Los ejemplares más antiguos han sido
taxidermizados utilizando
productos químicos, que
actualmente no son aconse-
jados por la posibilidad de
afectar la salud de prepa-
radores, técnicos y usuarios
en general. Aproximada-
mente desde los años
1980’s, en la CML se han
dejado de utilizar productos
tóxicos como arsénico y
bórax para el procesamiento
de las pieles y la tarea cura-
torial consiste en atender
con mayor cuidado a los
ejemplares depositados en
la colección, colocando quí-
micos tradicionales en los
armarios contenedores. En consecuencia, se calcula que aproximadamente un 70% del material
taxidermizado, depositado en la CML, no contiene venenos peligrosos para la salud. Asimismo,
se han mejorado y modificado los métodos de taxidermia por lo que más adelante, en este trabajo,
se ofrecen instrucciones para realizarla de la manera apropiada y minimizar las posibilidades de
infecciones posteriores por pestes.
Catalogado
El ordenamiento sistemático de los ejemplares sigue los listados disponibles en Barquez et al.
(2006) para los mamíferos de Argentina y en Wilson y Reeder (2005) para el acomodamiento
general, teniendo en cuenta los cambios que surgen de nuevas publicaciones, referidas a cambios
en algunos grupos sistemáticos (ej. Gardner, 2008; Patton et al., 2015). De manera general el
ordenamiento es filogenético para orden y suborden y dentro de cada suborden las familias y
Fig. 9. Tapa de la Memoria de la Universidad Nacional de Tucumán referida a la Comisión Asesora del Instituto Miguel
Lillo, de 1938 (izquierda) donde se declara la recepción de los fondos en ese año, para la adquisición de la colección
de Shipton (derecha).
Fig. 10. Vista del área principal de la colección de pieles y esqueletos.
19
demás categorías sistemáticas que le siguen, son ordenadas alfabéticamente (ver Williams et al.,
1977). Este criterio también se sigue para los ingresos de lotes en los cuales, previo a su catalogado
e ingreso a los armarios contenedores, se acomodan todos los ejemplares como se explica en el
capítulo ordenamiento previo al catalogado. Recién cuando se han ordenado de esa manera,
cada ejemplar es identificado con el número correspondiente del catálogo institucional CML. Este
tipo de ordenamiento previo simplifica el proceso de ingreso y computarización, permitiendo
también un uso posterior más eficiente de los especímenes.
Catálogo institucional
Consiste en un libro encuadernado (Fig. 11), con páginas numeradas secuencialmente, donde cada
línea contiene los datos de un ejemplar. Este catálogo vino a reemplazar a las tarjetas individuales
que originalmente se utilizaban para el registro de ejemplares en la colección, y su funcionamiento
se implementó a partir de 1988. El catálogo es escrito a mano, con tintas indelebles o lápiz, y la
información básica de cada ejemplar incluye el número de la colección, ubicación física del ejemplar,
información sistemática (género, especie y subespecie), localidad de colecta, sexo, fecha de colecta,
nombre del colector, número de catálogo del colector, tipo de preparación, medidas externas y
observaciones.
Base de datos digital
Contiene la información del catálogo institucional y otros campos agregados (Fig. 12), especialmente
Aquellos que provienen de proyectos de los investigadores de la Sección y grupos de trabajo, PIDBA
y proyectos asociados. Por ejemplo, se agregan datos morfométricos, observaciones personales de
los coleccionistas, ambiente, georreferenciación y otros. Adicionalmente contiene información
técnico-científica interna, que facilita el trabajo curatorial de la colección.
Fig. 11. Primera página del catálogo institucional en papel de la CML.
20
Catálogo abreviado impreso
Es un instrumento que la CML dispone para facilitar la labor de los visitantes y minimizar la
manipulación del Catálogo Institucional, garantizando así mayor durabilidad en el tiempo.
Comprende la información básica estándar (Fig. 13) para que cualquier investigador, local o visitante,
pueda encontrar rápidamente los ejemplares que desea revisar. Este documento impreso contiene el
número de catálogo, orden, familia, género, especie, país, provincia, sexo, año de colecta, colector y
tipo de preparación de todos los ejemplares de la CML. La misma información está disponible en-
línea en Internet, en la página Web Institucional, en el sitio http://pidba.com.ar/. Esta disponibilidad
de los datos básicos de la CML permite a los interesados tener una idea aproximada del material
disponible y les permite planificar una visita organizada, o solicitar mayor información a los
curadores, optimizando así los costos de dinero y esfuerzos para sus investigaciones.
Fig. 12. Modelo del formato base de las hojas de datos digital de la CML.
Fig. 13. Modelo del catálogo abreviado impreso.
21
Ejemplares tipo
Los ejemplares tipo tienen un valor científico especial porque constituyen el material utilizado para
la descripción de un taxón. Por esto se depositan en armarios y bandejas (Fig. 14) destinadas
especialmente al almacenamiento de "tipos" y que, por lo general, se encuentran separadas del resto
de la colección, bajo especial custodia del curador o profesional responsable. Tradicionalmente las
etiquetas que identifican a los ejemplares tipo son rojas, o se destacan con una marca roja. Los museos
que poseen un gran número de
tipos, los almacenan en armarios
especialmente identificados con
color rojo.
La CML posee 15 ejemplares
tipo y 18 paratipos. Todos son de
taxones descriptos de Argentina,
con la excepción de una especie
de marsupial y una subespecie de
murciélago de Bolivia. Los tipos
y paratipos pertenecen a los
órdenes Didelphimorphia (2),
Chiroptera (6) y Rodentia (25) y
todos se mantienen separados del
cuerpo principal de la colección
y no pueden ser transportados
fuera del ámbito de la misma. Se
pueden ver en el sitio Web
pidba.com.ar/. La gina Web de
los tipos muestra fotos de los ejemplares en vistas dorsal y ventral, los cráneos en vistas dorsal, ventral
y lateral y las etiquetas originales.
La colección húmeda
La colección de ejemplares conservados en alcohol (Fig. 15) asciende en la actualidad a más de
4500 registros ingresados en base de datos. Una cantidad importante aun no ingresada en
catálogos se encuentra a espera de ser catalogada y proviene de donaciones de material procedente
de estudios de tesis doctorales de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo,
principalmente de murciélagos y roedores.
La Colección Rusconi
Esta colección, originalmente denominada
Colección Rusconi, se mantuvo inicialmente
separada de la colección principal de masto-
zoología del Instituto Lillo. Estaba destinada a
resguardar los ejemplares comprados a Carlos
Rusconi por la Universidad Nacional de
Tucumán, pero más tarde esa sección
comenzó a utilizarse como depósito de todo
material osteológico que ingresara al área de
mastozoología, incluyendo material sin proce-
dencia, sin datos, o ejemplares de zoológicos,
criaderos o granjas. Ese procedimiento desvir-
tuó el valor científico y el objetivo original de
la Rusconi transformándola en un depósito
de huesos, muchas veces de procedencia desco-
nocida y no todos con el mismo valor cientí-
fico. Así funcionó hasta fines de los años
1970’s cuando, bajo la conducción curatorial
del Dr. Claes Olrog, se procedió a la migración
de ejemplares con información comprobada,
desde la “Rusconi” hacia la colección principal.
Fig. 14. Bandeja de ejemplares tipo.
Fig. 15. Vista de uno de los armarios contenedores del
material fijado en líquidos de la CML.
22
En la actualidad la “Colección Rusconi” no existe como tal y todo el material de mamíferos,
aunque la mayoría ubicado en sus lugares originales, está incorporado en la CML, con números
correspondientes a ésta, pero manteniendo los datos originales, asociados al material, para evitar
la pérdida de información. Un caso curioso es el del ejemplar CML 5097, tipo de Ctenomys
porteousi australis, una subespecie de oculto, consistente en cráneo y mandíbula, encontrado en
la CML mientras se realizaba una investigación, en diciembre de 2015, del material de Carlos
Rusconi.
LAS SECCIONES ESPECIALES DE LA COLECCIÓN
Las “Secciones Especiales” de la colección incluyen aquellas destinadas a la preservación de
diversos materiales que provienen de las investigaciones, como tejidos, esqueletos completos,
documentación y correspondencias originales, cuadernos de notas, catálogos de campo,
fotografías y biblioteca especializada.
Documentación histórica
Esta sección preserva, de manera ordenada y seleccionada, diferentes tipos de documentos
históricos, principalmente parte de la correspondencia académica mantenida por curadores o
miembros de la CML y del PIDBA, con investigadores de diferentes instituciones. Entre otros la
documentación incluye parte de la correspondencia académica de Claes Olrog y documentos que
pertenecieron al naturalista Emilio Budin, consistente en cartas originales y el intercambio de
correspondencia con el prestigioso mastozoólogo Oldfield Thomas, del Museo Británico de
Historia Natural, y otros naturalistas
de museos del mundo, además de sus
cuadernos de notas de campo,
catálogos y fotografías de viajes
históricos. Estos documentos están en
gran parte escaneados para ser
consultados digitalmente y evitar su
deterioro. Oportunamente, una vez
finalizada su clasificación y ordena-
miento, serán puestos a disposición
pública a través de internet.
Catálogos y cuadernos de notas de
campo
En la sección se conservan los
originales, o fotocopias, de catálogos
de campo de miembros del PIDBA
que desarrollaron sus estudios de
grado y postgrado y doctorados, desde
1980 a la fecha, vinculados con
ejemplares colectados por ellos y
depositados en la CML. También se
conservan originales o copias de las
notas de campo de algunos miembros.
Las notas de campo y catálogos (Fig.
16) de Emilio Budin se conservan
como material histórico de la
mastozoología argentina y se encuentran en proceso de digi-talización para minimizar su
manipulación, ya que incluye documentos de principios de los años 1900’s.
Fotografías
Todas las fotografías de viajes de campo, situaciones especiales de la sección de mastozoología
y del PIDBA (conservadas impresas en papel, diapositivas o negativos) están digitalizadas,
clasificadas, numeradas e ingresadas en bases de datos que facilitan la búsqueda de ambientes,
especies, personas, lugares y otros.
Fig. 16. Hoja del catálogo de campo de Emilio Budin durante un
viaje a Patagonia en 1927.
23
Biblioteca
Del mismo modo que lo anterior existe una biblioteca de sección que contiene más de 3500
volúmenes de libros, 10000 separatas y trabajos electrónicos de la especialidad ingresados en base
de datos. Todo el material ha sido donado por miembros del PIDBA desde sus orígenes.
Tejidos
La colección de tejidos consiste en partes extraídas de los ejemplares colectados (órganos,
sculo y otros) durante el proceso de taxidermia, conservados en tubos Eppendorf con alcohol
96º y mantenidos en freezer (Fig.
17). Los tubos se identifican con el
mero de catálogo del coleccionista
o proyecto y están ordenados en
forma numérica. Los materiales
corresponden a ejemplares obteni-
dos por medio de proyectos del
PIDBA y de investigaciones de sus
miembros. En la actualidad se con-
servan tejidos de aproximadamente
700 individuos, principalmente mar-
supiales, roedores y murciélagos de
diferentes procedencias de Argen-
tina.
PROCEDIMIENTOS PARA LA TOMA DE DATOS Y PREPARACIÓN DE PEQUEÑOS
MAMÍFEROS PARA COLECCIONES SISTEMÁTICAS
Los procedimientos metodológicos para la colecta de mamíferos para investigaciones científicas
no es objeto de este trabajo. Ese es un aspecto s relacionado con el diseño de cada estudio a
desarrollar que puede, o no, incluir ejemplares de referencia o voucher specimensentre sus
propósitos.
El objeto de este manual es instruir sobre las metodologías adecuadas para registrar, de una
manera estandarizada, los datos de ejemplares que eventualmente deban ser sacrificados para
incorporar a un repositorio institucional, colección o museo. Es todos los casos es desaconsejable
la creación de colecciones “privadas”, de modo que el depósito en ellas carecen de confiabilidad
para su perduración en el tiempo y los ejemplares así mantenidos pueden no ser formalmente
citados en las publicaciones científicas.
A continuación, ofrecemos lineamientos básicos para un adecuado procedimiento de toma de
datos a campo de pequeños mamíferos, y recomendaciones para la realización de la taxidermia,
que suministre mayor utilidad y datos al posterior estudio de los especímenes en las colecciones.
REGISTRO DE DATOS
El uso de una metodología estandarizada para registrar información ha sido anteriormente
publicada en Díaz et al. (1998). El presente trabajo actualiza esa información básica y mantiene
el espíritu de sugerir y orientar, respecto al empleo de métodos que permitan que los datos
tomados por un coleccionista, sean comparables con la información disponible en los ejemplares
en museos y en la literatura. En ese sentido es necesario tener en cuenta que la omisión, o ausencia
de datos obtenidos durante de las colectas originales, puede disminuir el valor potencial del
material, o hacerlo menos útil para ciertos estudios y puede, por ejemplo, dificultar o impedir el
desarrollo de análisis taxonómicos, ecológicos o biogeográficos.
Para el registro de datos son indispensables el Cuaderno de notas y el Catálogo de espe-
címenes colectados. Adicionalmente, los investigadores o colectores pueden utilizar diferentes
tipos de planillas para registrar información adicional referida a los ejemplares.
Fig. 17. Conservación de tejidos en freezer.
24
Fig. 18. Modelo de una hoja del cuaderno de notas.
Fig. 19. Modelo de hoja del catálogo de campo.
25
Cuaderno de notas (diario)
Es un cuaderno que contiene anotaciones (Fig. 18) y observaciones del investigador, o colector,
realizadas durante los viajes de campo. Estas anotaciones deben escribirse con tinta permanente,
china, o lápiz, para prevenir el deterioro, o borrado con el paso del tiempo, o por efecto de factores
ambientales adversos. Nunca deben usarse bolígrafos comerciales ya que por el tipo de tinta que
contienen, los escritos se borran o hacen ilegibles con facilidad y en corto tiempo.
Aunque las anotaciones son personales y cada colector podrá tener estilos o motivaciones
diferentes para escribir sus notas, algunos tópicos deben ser tenidos en cuenta para garantizar la
utilidad de las anotaciones en posibles investigaciones futuras.
Por ejemplo, debe registrarse la ubicación exacta de la localidad de colecta o sitio de estudio,
coordenadas geográficas, la fecha de cada día de trabajo e instrucciones claras de como llegar al
sitio. Referido al trabajo de campo es importante escribir comentarios sobre la metodología
empleada, el número y tipo de trampas colocadas, tipo de cebos empleados, ambientes
muestreados, especies capturadas, condiciones climáticas diarias, observaciones sobre la fauna y
la flora y otros aspectos que parecieran relevantes, a criterio del investigador, para el estudio que
se esté desarrollando.
Este tipo de diario acompañará al investigador, o colector, en cada viaje que realice a lo largo
de toda su vida, y deberían, todos los volúmenes ya completos, ser depositados en originales o
copias, en el museo que haya recibido la mayoría de las colecciones a las que se refiere en ellos
(Nagorsen y Peterson, 1980).
Catálogo
El catálogo es una carpeta de anillas (Fig. 19), que contiene hojas individuales (no encuadernadas)
en la cuales se listan, de manera correlativa, los ejemplares capturados y preparados por un
colector a lo largo de su vida. Al igual que el cuaderno de notas, el catálogo contiene hojas
elaboradas con materiales resistentes a las variaciones ambientales y al efecto de factores de
deterioro, como la lluvia o el sol; las hojas deben ser de papel de alta resistencia, preferentemente
de algodón 100%, y para la escritura deben utilizarse tintas indelebles. El listado de ejemplares
Fig. 20. Modelo de Catálogo pre-impreso.
26
se escribe en una sola cara de cada hoja del catálogo. En el ángulo superior izquierdo se deben
anotar las iniciales del propietario del catálogo y el año.
Primero se escribe la localidad exacta de colecta indicando el país, provincia, departamento,
localidad precisa, coordenadas geográficas y elevación. Un renglón abajo de la localidad se anota
la fecha, no abreviada, día (en números), mes (en letras) y año (en números). Luego, para cada
día de colecta se anotan, uno por línea, los datos de los ejemplares procesados ese día, indicando
el número correspondiente de catálogo, el sexo, nombre de género, especie y medidas externas
(ver medidas estándar, más adelante) de cada uno. Al lado del símbolo de sexo se puede anotar
la condición reproductiva abreviada.
El reverso de cada hoja (la cara en blanco ubicada al lado izquierdo del catálogo) se utiliza
para incluir comentarios adicionales sobre los ejemplares catalogados, como ser el dibujo de la
muda de pelaje, anotar la presencia de parásitos, número y tamaño de fetos, extracción de tejidos,
realización de cariotipos y tipo de preservación, entre otros. Algunos investigadores o museos
utilizan catálogos pre-impresos para registrar información ampliada de cada ejemplar colectado.
Un modelo de estos catálogos especiales se puede observar en la Fig. 20 abajo y en general se
emplean durante la realización de estudios más complejos que la simple colecta de inventario.
Para estudios ecológicos, o de otro tipo, en los cuales los ejemplares son liberados, es frecuente
el uso de Planillas que se emplean para registrar información sobre ellos. Esas planillas (por
ejemplo, la de la Fig. 21) son variables y diseñadas por el investigador, para incorporar
información acorde a las necesidades del proyecto en desarrollo. Aún así, siempre es
recomendable la colecta de ejemplares de referencia para que sean depositados en un museo y
permitan, con el tiempo, comprobar la identidad de la especie con la que se realizó el estudio
ecológico, especialmente si surgen investigaciones sistemáticas futuras que proponen cambios.
DATOS ADICIONALES
Los datos adicionales, referidos a condiciones particulares de los ejemplares colectados, son
anotados en el reverso de cada hoja del catálogo o en los catálogos pre-impresos. Los datos más
importantes a registrar son los siguientes:
Condición reproductiva
Algunos aspectos generales de la condición reproductiva pueden ser anotados en el catálogo.
Estas son observaciones determinadas por la examinación superficial de la genitalia externa. La
determinación del estado reproductivo puede resultar confusa en período no reproductivo de la
especie, o en caso de ejemplares que no han alcanzado la madurez sexual. La diferencia más
notable entre sexos se manifiesta en la distancia entre el ano y los genitales, que es mayor en los
machos que en las hembras (Fig. 22). Para los machos normalmente se registra la posición de los
testículos definiéndolos como abdominales (TA) o escrotales (TE), según estén visibles
Fig. 21. Modelo de planilla simple para registro de datos básicos de ejemplares liberados.
27
externamente, o no. En el caso de los marsu-
piales los testículos son siempre escrotales. En
las hembras se examinan caracteres que per-
mitan reconocer algún estado reproductivo,
como preñez o turgencia de las mamas.
Algunos investigadores anotan la condición de
la vagina en cerrada (VC) o vagina abierta o
perforada (VA), pero se ha puesto en duda la
relación de estas observaciones con el estado
reproductivo real de las hembras (Miotti, 2020).
Condición de lactancia
Durante la estación de cría las glándulas mamarias pueden estar agrandadas. Esta observación
debe ser anotada en el catálogo y si fueran necesarias mayores explicaciones, también pueden
registrarse en los cuadernos de notas. En los murciélagos, las mamas se encuentran debajo de las
axilas, mientras que en los roedores y marsupiales se ubican ventralmente a manera de hileras
paralelas, o en círculo, en número variable. La lactación se define como la secreción de leche. Se
usan tres criterios para determinar la lactancia: 1) por observación directa de las crías
amamantándose; en marsupiales es posible observar hembras con crías adheridas a las mamas, 2)
por extracción de leche de las mamas, 3) por la acumulación de tejido mamario sumado al cambio
de coloración en la zona de las mamas. También se puede observar la post-lactación cuando la
zona de las mamas está sin pelos, flácidas y con los pezones oscuros. En sus notas de campo el
coleccionista debería indicar la condición observada (Nagorsen y Peterson, 1980).
Muda del pelaje
El estado de la muda (o reemplazo del pelaje) se puede observar en el lado interno de la piel,
cuando ha sido extraída durante el proceso de taxidermia. Esto debe ser graficado por el
taxidermista. El estado de la muda se
representa dibujando sobre un esquema
del cuerpo del animal, las zonas que
tienen manchas melánicas, que corres-
ponden a aquellas donde el animal estaba
cambiando el pelaje (Fig. 23). Estas
zonas también se pueden observar exter-
namente en ejemplares vivos y pieles
taxidermizadas, mediante una examinación cuidadosa de pelaje, debido a la diferencia de textura
y longitud de los pelos en el área de muda.
Presencia de ectoparásitos
Es importante registrar en el catálogo la cantidad de ectoparásitos colectados. Comúnmente los
roedores, marsupiales y murciélagos poseen ectoparásitos que pueden ser insectos o arácnidos.
La colecta se realiza cuidadosamente tratando de extraer la totalidad de los ejemplares que se
encuentren en el pelaje del mamífero. El método más sencillo de extracción es manual y por
medio de una pinza de punta fina o de un pincel humedecido en glicerina. Los ectoparásitos se
colocan en frascos con una mezcla de 75% de alcohol, 5% de glicerina y 20% de agua destilada,
identificados con el número de catálogo del mamífero hospedador, localidad y fecha de captura.
En la CML existe una sección específica para el depósito de estas muestras (ver colección de
ectoparásitos).
Presencia de endoparásitos
No existe en la CML una sección específica para endoparásitos. Estos son sicamente
depositados en las colecciones de los investigadores que hicieron las extracciones y simplemente
hacen referencia al número de CML de los hospedadores cuando publican los resultados. En breve
se va a implementar un sistema para que los endoparásitos sean extraídos en el área y devueltos
a la CML una vez estudiados y procesados.
Fig. 23. Esquema de la muda de pelaje de una piel
taxidermizada.
28
TAXIDERMIA
La taxidermia de ejemplares para colecciones científicas es un proceso sencillo, bastante diferente
de la taxidermia artística” que se realiza para representar a los ejemplares como si estuvieran
vivos. El proceso, que se explica más abajo, consiste básicamente en extraer la piel y rellenarla,
manteniendo la mayor cantidad posible de partes del ejemplar para estudios posteriores,
morfológicos, sistemáticos, genéticos y otros. Antiguamente, una gran parte de los ejemplares
taxidermizados era descartada y solamente se conservaban la piel y el cráneo. En los últimos 20
años, aproximadamente, la mastozoología ha comenzado a prestar mayor atención a esos
elementos que antes se descartaban, como el cuerpo del animal, incluyendo sus esqueletos com-
pletos, órganos, músculos y otros, lo que ha favorecido el desarrollo de estudios novedosos, por
ejemplo sobre anatomía esqueletal postcraneal (Carrizo y Díaz, 2011, 2013; Gaudioso et al., 2017,
2020a 2020b; Pérez et al., 2017, 2020), vincundolas a adaptaciones funcionales e incluso a
aspectos evolutivos de las especies, como también a análisis moleculares, descripción de órganos,
anatomía interna, endoparásitos y otros.
Proceso previo a la taxidermia
El sacrificio de un animal debe realizarse con rapidez y eficiencia, considerando la importancia
de minimizar y evitarle sufrimientos. Normalmente los pequeños mamíferos son sacrificados por
paro cardio-respiratorio producido por presión en la zona pectoral, o por dislocación cervical, por
ser métodos rápidos que causan poco sufrimiento (Choate et al., 1987; Sikes et al., 2016). Algunos
coleccionistas utilizan sustancias inyectables controladas (barbitúricos, ketamina/diazepam o
ketamina/xilazina), o inhalantes (halotano, enflurano, isoflurano, sevoflurano, metoxiflurano,
desflurano) o anoxia utilizando el CO2 (American Veterinary Medical Association).
Inmediatamente muerto el ejemplar debe ser medido, pesado y examinado para registrar, en el
catálogo y en las etiquetas, la información inherente al mismo. Apenas medido, y antes de iniciar
la taxidermia, es importante haber escrito las etiquetas para la piel y para el cráneo y esqueleto
con los datos correspondientes. No se recomienda escribir las etiquetas al final de la taxidermia.
Luego de medido y antes de iniciar el primer corte de piel para la taxidermia, se debe atar la
etiqueta de la piel en la pata derecha del ejemplar y recién entonces continuar con todo el proceso
de taxidermia, con la etiqueta colocada en la piel.
Ambos tipos de etiquetas son de papel resistente, de alta calidad, preferentemente de algodón
100%, y deben escribirse con tinta permanente. Las primeras tienen forma rectangular de
aproximadamente 9x2 cm y las segundas son redondas de aproximadamente 2 cm de diámetro.
Etiquetas para piel
En estas etiquetas se anotan los datos que se indican en la Fig. 24 y en ese orden: sexo, iniciales
del colector (o siglas identificadoras del proyecto) y número de su catálogo de campo, nombre
del colector (y nombre del preparador si es diferente del colector), localidad de captura (país,
departamento y localidad específica y las coordenadas geográficas y elevación se pueden agregar
si están disponibles). Debajo de la etiqueta, hacia el lado izquierdo, se agregan las medidas
estándar (ver explicaciones adicionales más abajo); al
lado derecho se escribe la fecha de captura (día en
números, mes en letras y año en números) completa,
no abreviada. El hilo de la etiqueta debe anudarse de
la manera que se indica en el detalle, a la derecha de
la figura, ya que ese sistema dificulta que el hilo
pueda romper el papel durante la manipulación de los
ejemplares, tanto durante su preparación como en su
Fig. 24. Etiqueta de piel. El detalle muestra la manera de colocar el hilo de la etiqueta.
Fig. 25. Forma de hacer el nudo cuadrado.
29
utilización en colecciones; además el nudo de la etiqueta (donde se ata al tobillo del ejemplar) no
debería superar los 2 cm, evitando de este modo que se enrede en la pata o en la cola del ejemplar.
La etiqueta se ajusta al tobillo de la pata derecha del ejemplar, asegurándola con un nudo
cuadrado (Fig. 25), lo que significa que deben hacerse dos nudos, uno hacia un lado y el otro hacia
el lado contrario y recién ajustar; esto evita que la etiqueta se desprenda accidentalmente.
Etiquetas para cráneo y esqueleto y ejemplares en
líquidos
Inmediatamente separado de la piel, el cuerpo debe ser
identificado con una etiqueta con el número
correspondiente (Fig. 26). Estas etiquetas para
cráneos y esqueletos son redondas y pequeñas,
fabricadas con papel tipo cartulina 100 % de algodón.
En el campo, o durante el proceso de taxidermia, la
etiqueta se escribe con tinta indeleble, en un solo lado,
donde se anota el número de catálogo del ejemplar al
que pertenece, las iniciales del propietario del
catálogo y el sexo del ejemplar. El lado opuesto queda
en blanco en esta etapa y allí se anotará más adelante
el número de la CML correspondiente. La etiqueta se
coloca en la mandíbula o en el arco zigomático,
teniendo cuidado de no romper partes óseas. Estas
etiquetas también se utilizan para esqueletos
completos, para ejemplares que se conservarán en
fluidos, o para material adicional del ejemplar como embriones, contenidos estomacales y otros
(De Blase y Martin, 1974, Martin et al., 2011). Para los ejemplares que van a ser preservados en
fluidos la etiqueta se ata, con nudo cuadrado, en la pata derecha.
INFORMACIÓN A REGISTRAR EN LAS ETIQUETAS
Una etiqueta tipo con la información estandarizada se puede observar en la Fig. 24. Los datos que
necesariamente deben registrarse son los siguientes:
Sexo
El sexo es determinado por examinación de la genitalia externa. Este se anota en el ángulo
superior izquierdo de la etiqueta con la simbología tradicional para macho y para hembra. Algunos
investigadores agregan, al lado del símbolo de sexo, abreviaturas de la condición reproductiva
observada, pero ese dato en general se registra en el catálogo.
Número de catálogo
El número de catálogo se anota a continuación de la indicación del sexo, y más o menos centrado
en la parte superior de la etiqueta. En el caso que el catálogo pertenezca a una persona (por
ejemplo M. M. Díaz), se escriben sus iniciales (MMD) precediendo al número correspondiente al
ejemplar preparado (por ejemplo, MMD 279); si se utilizan catálogos institucionales, de
programas de investigación o de proyectos particulares (por ejemplo, Programa de
Investigaciones de Biodiversidad Argentina), el número del ejemplar es precedido por la
abreviatura o acrónimo correspondiente al proyecto o Institución (por ejemplo, PIDBA 43).
Nombre del colector
En el ángulo superior derecho de la etiqueta se escriben las iniciales del nombre y el apellido
completo del propietario del catálogo. Abajo, o al lado del nombre del propietario, se pueden
anotar las iniciales del preparador, si es diferente del colector.
Localidad
La localidad de captura es de radical importancia para cualquier estudio. Ésta debe ser tan precisa
como para permitir que otro investigador o coleccionista pueda regresar exactamente al mismo
sitio, siguiendo las referencias anotadas en la etiqueta. La indicación de la localidad incluye país,
Fig. 26.
30
provincia o estado, departamento y ubicación exacta del sitio de colecta, en relación a un punto
geográfico permanente de referencia. En los últimos años la accesibilidad a posicionadores
satelitales facilita la georreferenciación de las localidades generando información precisa sobre
latitud, longitud y elevación de cada sitio de colecta.
Medidas estándar
El tamaño y las proporciones son de gran importancia para la identificación en muchos
mamíferos, de manera que un conjunto de medidas estándar deben ser tomadas antes de la
extracción de la piel (De Blase y Martin, 1974), como se muestra en las Figs. 27, 28, 29. Las
medidas se anotan en el ángulo inferior izquierdo
de las etiquetas. De este modo el orden de las
medidas en las etiquetas es: LT-C-P-OºPe, donde
LT: longitud total, C: longitud de la cola; P:
longitud de la pata; O: longitud de la oreja y Pe:
peso en gramos. En el caso de los murciélagos,
algunos investigadores agregan el antebrazo (AB)
por su importancia en la identificación de las
especies, aunque se trata de una medida “dura” que
perfectamente puede ser tomada más adelante, en
el ejemplar en el museo. Obsérvese que la
separación con º indica un cambio de la unidad de
medida ya que las cuatro primeras son en
milímetros y la última es en gramos. La descripción
de cada una de las medidas estándar para pequeños
mamíferos son las siguientes:
Longitud total (LT): distancia en línea recta desde el extremo anterior del hocico hasta la última
vértebra de la cola, excluyendo los pelos. En las especies que no tienen cola, la medida se toma
hasta el extremo posterior del cuerpo (rabadilla), lo que no incluye al uropatagio en los
murciélagos;
Longitud de la cola (C): distancia desde el punto de inserción de la cola al cuerpo, hasta la última
vértebra caudal excluyendo los pelos;
Longitud de la pata posterior (P): distancia desde el talón hasta el extremo anterior del dedo más
largo del pie, incluyendo la uña;
Longitud de la oreja (O): distancia desde la escotadura basal y el extremo distal del pabellón
auricular.
Peso (Pe): expresado en gramos.
Longitud del antebrazo (AB): distancia entre el codo y la muñeca cuando el ala está plegada (Fig.
28).
Numerosos problemas sistemáticos se han planteado históricamente, debido a la falta de
aplicación de las medidas estándar. Como consecuencia, es recomendable emplear los
lineamientos internacionales. En caso de ser necesarias otras medidas, estas deben anotarse en el
Fig. 27. Medidas estándar de un pequeño mamífero cuadrúpedo, un roedor en este caso.
Descripción de las abreviaturas ver el texto.
Fig. 28. Medidas estándar de un murciélago.
31
catálogo, pero no en las etiquetas. Otras
medidas adicionales como la longitud del trago
o la envergadura alar en quirópteros, o la
longitud de la pata sin uña en roedores, no se
escriben en las etiquetas sino en el catálogo en
la hoja de información adicional de los
ejemplares, o en planillas adicionales. Si alguna
de las partes del ejemplar estuviera rota, la
medida correspondiente debe escribirse entre
paréntesis. Por ejemplo, para un ejemplar cuya
longitud total es 150 mm, pero le falta el
extremo de la cola, la forma de anotar las
medidas sería: (240)-(120)-26-28º49; los
valores entre paréntesis indican que la longitud
total y de la cola, son aproximadas; sin
embargo, restando la cola de la longitud total, la
longitud de cabeza y cuerpo, frecuentemente
usada en sistemática, es real.
Si se está midiendo una especie que no tiene
cola, se anota un 0 en el lugar correspondiente a
esta medida: 122-0-25-22º30.
Algunos coleccionistas registran, en lugar de la longitud total, la longitud cabeza y cuerpo. Lo
mismo sucede con la longitud de la pata, para la que tradicionalmente los mastozoólogos
norteamericanos incluyen las uñas, mientras que los europeos las omiten.
Fecha de captura
La fecha de captura se anota en el ángulo inferior derecho de la etiqueta. Debe escribirse sin
abreviar, para evitar interpretaciones erróneas, o confusiones con diferentes formatos de fecha,
aplicados en otros países. Por ejemplo, debe escribirse 18 de diciembre de 1995 y nunca 18/12/95
o 12/18/95. Tampoco deben utilizarse dos dígitos para indicar el año.
PREPARACIÓN DE LAS PIELES
Antes de comenzar la taxidermia, el colector debe asegurarse de tener a mano todos los elementos
necesarios para completarla satisfactoriamente. Los imprescindibles son los siguientes: lapicera
de tinta indeleble, regla milimétrica o calibre, balanza, etiquetas de piel y de cráneo, tijeras, pinza
de punta fina, maíz molido o aserrín, alambre, hilo y aguja, algodón, alfileres, planchas de secado
y cepillo.
Los métodos más utilizados para preparar pieles para colecciones sistemáticas son: piel
rellena, piel plana y piel curtida. Los dos primeros son los más frecuentemente utilizados para
mamíferos pequeños y medianos.
MÉTODO DE PIEL RELLENA
Es el método más utilizado e intenta conservar la forma y tamaño original del ejemplar, sin llegar
a ser una taxidermia artística o de pedestal. Los ejemplares preparados mediante este método
pueden ser preservados con un cuidado posterior apropiado; por otro lado este tipo de preparación
conserva caracteres importantes para la identificación de las especies y las partes propuestas en
la morfometría (Williams y McCarthy, 1984).
Extracción de la piel
Antes de comenzar la taxidermia se debe atar la etiqueta a la pata derecha del animal a preparar.
El primer paso consiste en realizar una incisión en la piel, en la línea media del vientre, por delante
de la genitalia y hasta la altura del esternón, con mucho cuidado para no cortar la musculatura
abdominal (Fig. 30). Durante todo el procedimiento de extracción de la piel se utiliza maíz molido
fino, o aserrín, para absorber los líquidos, sangre y grasas, evitando que manchen la piel (Mares
et al., 1989). Si la piel es muy delgada, o el proceso de taxidermia se hace demasiado prolongado,
Fig. 29. Rostro de un murciélago ideal donde se observa
la forma de medir la oreja. Además se detallan algunos
caracteres que pueden ser medidos y observados para
estudios sistemáticos, como el trago, antitrago, hoja nasal
verrugas mandibulares y membrana interauricular.
32
es común que la piel comience a secarse; en ese caso se aconseja mojar con un algodón húmedo,
para mantenerla flexible y evitar su rotura en el momento de coser.
Con ayuda de una pinza de punta fina se separa la piel de la musculatura hasta alcanzar las
patas posteriores. Con la pinza se extraen las
patas hacia afuera de la piel, y se cortan a nivel
del tobillo en roedores (Fig. 31) y marsupiales
y a nivel de la ingle en los murciélagos. Para
conservar el esqueleto completo, una de las
patas (la derecha con etiqueta) permanecerá en
la piel y la otra en el esqueleto. En este último
caso, para dejar los huesos de la pierna en el
esqueleto, se corta la piel circundando la pierna
y se separa ésta del resto de la piel (Hafner,
1984; Miller, 1932).
Luego de cortadas las patas, se cortan los
conductos genitales y el anal (Fig. 32) y recién
se continúa con la extracción de la piel. En los
machos se deja la bácula en la piel, ya que ésta
puede ser utilizada como carácter sistemático.
Si la bácula va ser utilizada para su estudio de
manera inmediata, se remueve el pene y se lo coloca en alcohol 70% (Nagorsen y Peterson, 1980)
para su posterior procesamiento (ver Lidicker Jr., 1968) y conservación en glicerina 100%.
Fig. 30.
Fig. 33. Secuencia de extracción de la cola.
33
Una vez cortados los conductos anal y genitales, se extrae la cola de la piel tomándola, con
una pinza, o con los dedos, por la base de la parte ósea y replegando suavemente, para separarla
del hueso (Fig. 33). En los murciélagos el proceso general de taxidermia es más eficaz si se extrae
primero la cola y luego se cortan los huesos de las patas, a la altura de la articulación del fémur
con la pelvis (Williams y McCarthy, 1984). En murciélagos de mayor tamaño se eliminan los
músculos del fémur hasta dejar solamente el hueso.
En algunos marsupiales la grasa, alma-
cenada en la cola durante el período invernal,
representa un serio inconveniente para su
preparación ya que se dispersa pudiendo afectar
seriamente la piel. Si esta grasa no se limpia
adecuadamente aumentan las posibilidades
que, durante su almacenamiento en una colec-
ción, sea atacada por pestes. Para resolver este
problema potencial debe eliminarse la totalidad
de grasa acumulada, haciendo un corte
longitudinal a lo largo de toda la cola, extra-
yendo la grasa mediante raspado con un bisturí
y utilizando aserrín o maíz molido para
absorberla, con precaución para no manchar la
piel.
Una vez separada la parte posterior de la
piel, el resto se “desenfunda” hasta llegar a las
patas anteriores (Fig. 34); donde se procede del
mismo modo que con las posteriores, pero el corte se hace a nivel de las muñecas. En murciélagos
se conserva el antebrazo en la piel, ya que tiene importancia sistemática y el corte se efectúa a
nivel de la articulación del húmero con la cintura escapular. Si el ejemplar de murciélago es
grande se aconseja eliminar la musculatura dejando el hueso limpio, para evitar la descomposición
de la piel. Una vez separadas las extremidades se desprende la piel de la cabeza, lo que requiere
un especial cuidado. Las orejas se separan efectuando un corte en la parte cartilaginosa de la base,
muy cerca del cráneo (Fig. 35); igual procedimiento se sigue con los ojos (Fig. 36).
Al llegar a la boca se corta cuidadosamente la piel bordeando los labios y al llegar al hocico
se corta el cartílago nasal (Fig. 37) evitando dañar los huesos nasales (Mares et al., 1989). Cuando
se trabaja en la cabeza, hay que tener especial cuidado de no dañar partes óseas delicadas del
cráneo, como los procesos supraorbitales y los arcos zigomáticos (Williams y McCarthy, 1984).
Una vez extraída la piel, se da vuelta para limpiar el lado interno de restos de carne y sangre
que pudieran permanecer adheridos, lo que se hace empleando aserrín o maíz molido fino. Una
vez limpia la parte interna de la piel, se inicia el rellenado.
Fig. 35. secuencia de corte de la oreja.
34
Años atrás se utilizaban productos químicos como agentes secadores, colocados en el interior
de la piel, para acelerar el proceso e impedir el daño por insectos; esos productos eran arsénico,
bórax, alumbre, nitrato de potasio y jabón arsenical; en los últimos años han dejado de utilizarse
ya que se ha detectado que pueden causar serios problemas de toxicidad al ser humano, además
de causar efectos secundarios en los ejemplares, como alteración de la coloración original en las
pieles.
Rellenado de la piel
Es inevitable que durante el proceso de remoción la piel se estire y no mantenga el tamaño
exactodel ejemplar vivo. Sin embargo, se recomienda tratar de que la piel rellena, una vez que
se haya secado, mantenga lo s cercanamente posible las dimensiones reales del espécimen,
para lo cual se recomienda seguir las instrucciones que se indican más adelante.
Habitualmente la piel se rellena con algodón, pero algunos taxidermistas utilizan otros
materiales, como estopa fina. El trozo de algodón debe tener una forma más o menos cilíndrica y
ser un poco más largo y ancho que el cuerpo del animal antes de que se haya extraído la piel (Figs.
38, 39).
Con una pinza larga se toma el algodón por el extremo que se insertará en la cabeza (Fig. 39),
se introduce en la piel hasta hacerlo llegar lo más anterior posible en el hocico y luego se desplaza
la piel (Fig. 40) sobre el algodón, para rellenarla completamente. Si la cantidad de algodón
Fig. 36. secuencia de corte a nivel de los ojos.
Fig. 38.
35
resultara mayor que la necesaria para el tamaño
del ejemplar, no se debe forzar el algodón dentro
de la piel, sino retirar el exceso (Fig. 41).
Recién cuando se ha rellenado la piel con el
algodón, y no antes, se introducen los alambres
en las extremidades y en la cola. Estos alambres
deben estar perfectamente rígidos y ser inoxi-
dables, para asegurar su durabilidad y evitar
daños que, con el tiempo, pueda producir el
óxido en la piel.
En roedores y marsupiales, es importante
asegurarse que el extremo del alambre alcance la
palma de la mano y la planta de los pies hasta la
base de los dedos; esto asegura su preservación en el tiempo. En murciélagos se sigue el mismo
procedimiento para las patas, en el caso de las alas se introduce el alambre en el hueso de manera
independiente o uniendo los húmeros de cada brazo, insertando un solo alambre entre ellos, para
dar rigidez a las alas. El alambre para la cola debe envolverse ligeramente con algodón desflecado
(Fig. 42), excepto en la punta para evitar que se trabe cuando es introducido (Fig. 43) en la cola.
Una vez finalizado el rellenado y colocación de los alambres, se cose la piel (Fig. 44) de
adentro hacia afuera, con cuidado, para evitar romperla.
Finalizada la taxidermia se cepilla el ejemplar (Fig. 45) y se coloca sobre una plancha de cartón
prensado, o de otro material suficientemente blando pero resistente y se fija con alfileres hasta
que esté completamente seco (Fig. 46).
En roedores y marsupiales las patas anteriores deben fijarse alineadas muy cerca del cuello y
la cabeza sin sobrepasar el nivel del extremo anterior del hocico; las patas posteriores se ubican
pegadas y paralelas, a los lados de la cola. Tanto las patas anteriores como las posteriores se
clavan con las palmas hacia abajo y sin estirar. La cola se fija con alfileres cruzados sobre ella en
la parte basal, en el medio y en el extremo distal, para mantenerla recta durante el secado (Mares
et al., 1989). En murciélagos se aconseja colocar las alas plegadas a los lados del cuerpo para
evitar su deterioro durante el almacenamiento en colecciones, pero el antebrazo, los metacarpales
y las falanges, deben ubicarse de tal manera que puedan medirse cuando ya estén depositados en
Fig. 40.
Fig. 41.
Fig. 42.
36
la colección (Williams y McCarthy, 1984). Para ello, se colocan alfileres en la articulación brazo-
antebrazo, cerca del primer dedo y en el extremo distal del ala. En caso de que la especie tenga
uropatagio, éste debe quedar extendido, y el calcar expuesto para poder medirse, al igual que las
patas y la cola (Fig. 47).
Una vez fijadas en la plancha de cartón, las pieles no deben secarse al sol sino que deben ser
mantenidas en cajas cerradas, para un secado gradual y natural y, a la vez, evitar que sean atacadas
por insectos durante ese tiempo.
Fig. 44.
Fig. 45.
Fig. 46.
Fig. 47.
37
MÉTODO DE PIEL PLANA O EXTENDIDA
Las pieles planas, o extendidas, representan un método sencillo y rápido de preparación en el
campo. El método de Anderson (1965) mantiene ambas patas en la piel, mientras el de Nagorsen
y Petersen (1980) mantiene una pata anterior y una posterior del mismo lado en la piel y las dos
restantes en el esqueleto. Para este método la extracción de la piel se realiza de igual manera que
en el método anterior, pero la incisión es transversal, por encima de la genitalia. Cuando la piel
ha sido extraída y está totalmente limpia, se introduce un cartón lo suficientemente ancho y largo
para soportar la totalidad de la piel, incluyendo la cola (Fig. 48). En mamíferos pequeños, el cartón
puede colocarse apenas extraída la piel, mientras que en los de mayor tamaño, es conveniente que
antes de insertar el cartón se seque la piel del lado interno con substancias como ceniza, aserrín,
aire caliente o sal, para evitar la descomposición posterior.
En la cola y en las patas se colocan alambres de igual manera que en el método anterior de piel
rellena. El número de catálogo se puede escribir, además de en la etiqueta, sobre el cartón inserto
en la piel.
MÉTODO DE PIEL CURTIDA
Este método se utiliza principalmente para mamíferos medianos y grandes. Las pieles curtidas
pueden prepararse abiertas o como fundas. Para el último caso, se procede de igual manera que
para las pieles extendidas. Para las pieles abiertas se realiza una incisión a lo largo del vientre
desde la genitalia hasta alcanzar la garganta, y desde las palmas o plantas a lo largo de las
extremidades; en animales de mayor tamaño la cola también se abre ventralmente. Luego se
separa la piel de la musculatura, teniendo precaución de dejar las uñas en la piel y de extraer las
vértebras caudales. Una vez desprendida la piel, se limpia todo resto de carne, grasa y sangre que
pueda haber quedado adherido a ella. Algunos autores recomiendan tratar las pieles con sal
(cloruro de sodio) como método de secado (Anderson, 1965; Nagorsen y Peterson, 1980; Setzer,
1963), pero esta substancia produce cambios en la coloración del pelaje por lo que su uso en
taxidermia no es aconsejable (Hall, 1962; Hawks et al., 1984).
Existen numerosos compuestos que se utilizan para curtir, como la combinación de cloruro
de sodio y ácido sulfúrico, que produce blanqueado del cuero y es reversible en agua; sulfato de
aluminio y cloruro de sodio; sulfato de cromo básico, resistente al agua, menos susceptible al
moho que los taninos vegetales y produce una mayor resistencia del pelaje con la edad; aceites
minerales oxidantes o aceite oxidante animal y vegetal; tanino vegetal, alguno de los cuales
producen deterioro en los cueros por cambios en el pH y en el porcentaje de agua y grasa; y formol
diluido (Abrams, 1948; Austin, 1922; Cordon, 1965; Kaplan, 1971; Stambolov, 1969).
Uno de los problemas de este método de preparación de pieles, es el cambio en las propiedades
de la queratina de los pelos, lo que disminuye su valor para ser utilizados en taxonomía (Hawks
et al., 1984). Es importante que el curador de una colección que reciba pieles curtidas, sea
informado sobre el método de preparación a efectos de determinar los cuidados a aplicar para su
conservación posterior; normalmente en las pieles de origen comercial que ingresan a colecciones,
el proceso de preparación no es conocido (Hawks et al., 1984).
PREPARACIÓN DE CRÁNEOS Y ESQUELETOS
Una vez finalizada la taxidermia, el cráneo y el esqueleto deben ser secados para su limpieza
posterior que, preferentemente, se hace con coleópteros derméstidos. En especies de pequeño
Fig. 48.
38
tamaño, como roedores, murciélagos y marsupiales, se extraen las vísceras (las que pueden
preservarse en alcohol 70% o formol 10%) y el resto del cuerpo se deja secar. Durante el secado
es importante evitar el contacto con moscas u otros insectos que pudieran depositar huevos en la
carne fresca ya que la acción de las larvas puede desarticular los huesos.
Para esto se aconseja colocar los cráneos y esqueletos en cajas cerradas o en bolsas fabricadas
con tela mosquitero. Los ejemplares que se van a preparar como esqueleto completo se atan con
hilo para mantener las extremidades pegadas al cuerpo y se dejan secar. En mamíferos de mayor
tamaño, como una comadreja o mayores, se aconseja extraer la mayor cantidad posible de carne,
los ojos, masa encefálica, lengua y parte de la musculatura para evitar su descomposición y ataque
por moscas.
Los métodos de limpieza de cráneos y esqueletos han variado a lo largo de la historia, e
incluyen ebullición, maceración con bacterias, uso de químicos y uso de diversas especies de
artrópodos (Maiorana y Van Valen, 1985; Sommer y Anderson, 1974). El método de limpieza
para un esqueleto de mamífero depende del tamaño, edad y condición general del ejemplar (De
Blase y Martin, 1981; Martin et al., 2001), pero siempre el método más recomendable es la
limpieza con derméstidos.
Limpieza con insectos derméstidos
El método más eficiente y ampliamente utilizado es la limpieza con coleópteros derméstidos
(género Dermestes, Familia Dermestidae). Este método se aplica desde 1922 y se han publicado
diversas técnicas (Hall y Russell, 1933; Sommer y Anderson, 1974; Tiemeier, 1940; Valcarel y
Johnson, 1981; Williams y Rogers, 1989). Los derméstidos son frecuentemente utilizados en
museos donde se necesita limpiar un número grande de animales pequeños y medianos, de manera
rápida, económica, completa y con un mínimo daño.
Este método requiere poco esfuerzo por parte del preparador, siendo la mayor desventaja el
tiempo necesario hasta la formación de una colonia óptima y su mantenimiento posterior.
El tamaño y crecimiento de una colonia depende del tipo y de la cantidad de material que se
procesa. Un buen contenedor para una colonia, o dermestario, puede ser una pecera de vidrio, o
cualquier recipiente de vidrio, metal o plástico resistente, de paredes verticales y suturas selladas
(Vorhies, 1948) para evitar que los insectos o sus larvas puedan escapar. En el piso del dermestario
se coloca una lámina o camade algodón, donde las larvas pueden empupar. En el interior del
dermestario es conveniente colocar un pequeño recipiente con agua, o con un algodón
humedecido, que permita mantener la humedad. Cualquiera sea el tipo de contenedor utilizado
como “dermestario”, debe mantenerse en la oscuridad, ya sea en una habitación oscura o cubierto
con una tela; además procurar que se ubique en un lugar con temperatura controlable y teniendo
la precaución de mantener una buena ventilación. Es fundamental mantener el dermestario alejado
del área de almacenamiento de las pieles o colecciones, ya que la liberación por error de algunos
individuos puede resultar altamente destructiva (De Blase y Martin, 1981; Sommer y Anderson,
1974; Tiemeier, 1940). Cada cierto tiempo es necesario agregar carne fresca en el dermestario, ya
que los ejemplares de mamíferos que son traídos del campo generalmente han perdido la humedad
y no contienen suficiente grasa para mantener activa a la colonia; la falta de alimento es uno de
los factores que más afecta a una colonia de derméstidos (Sommer y Anderson, 1974). Algunos
técnicos alimentan a las colonias agregando alimento balanceado para perros o gatos domésticos,
especialmente cuando no se dispone de mamíferos para ser limpiados.
Cada cráneo o esqueleto debe colocarse separado y garantizar que no se mezcle con otro
ejemplar. En el caso de que los especímenes a limpiar se hayan secado en exceso, Hooper (1956)
comprobó que los derméstidos prefieren especímenes humedecidos con aceite de hígado de
bacalao, o humedecidos con caldos de carne.
Algunos técnicos inyectan formol 50% en las articulaciones y alrededor de los dientes para
impedir que los derméstidos separen dichas estructuras (Sommer y Anderson, 1974); también es
conveniente que las etiquetas sean humedecidas con formol diluido para evitar que los
derméstidos mastiquen o coman el papel, borrando los números que identifican a los ejemplares.
Otros métodos menos eficientes y menos recomendables incluyen la limpieza con hormigas,
con crustáceos isópodos (Bolin, 1935; Maiorana y Van Valen, 1985), por ebullición (De Blase y
Martin, 1981), por maceración química (Hildebrand, 1968; Mahoney, 1966) o bacteriana (De
Blase y Martin, 1981), o la limpieza por enzimas (Hildebrand, 1968; Harris, 1959; Mahoney,
1966).
39
Tratamiento final de cráneos y esqueletos
Cualquiera sea el método empleado para limpiar un esqueleto, es necesario aplicar un proceso
final de limpieza para disolver los restos que hubiesen quedado y blanquear los huesos (Budin,
1988). Para ese procedimiento se utiliza agua lavandina de uso comercial (hipoclorito de sodio)
diluida en agua en iguales proporciones y agua oxigenada 10%. De ese modo, primero se sumerge
el ejemplar durante un minuto como máximo en la lavandina diluida (una exposición s
prolongada puede dañar las partes más delicadas) (Budin, 1988; Williams et al., 1977). Luego se
sumerge por unos minutos en el agua oxigenada 10%. La acción limpiadora de ambas sustancias
se observa en la espuma que se forma alrededor de los huesos cuando actúan sobre los restos de
tejidos y grasa que hayan quedado (Budin, 1988). Inmediatamente se lavan con agua las partes
tratadas, hasta eliminar completamente el agua oxigenada. Terminada esa limpieza se seca el
esqueleto con el calor de una lámpara, o con aire caliente de un termoventilador o secador de
cabellos, teniendo precaución de no mezclar los diferentes especímenes o partes de un ejemplar
con otro.
PRESERVACIÓN DE EJEMPLARES EN FLUIDOS
Algunos ejemplares de micromamíferos, enteros o parte de ellos, pueden ser preservados en
conservantes líquidos, dependiendo de la naturaleza de la investigación en marcha. Como los
tejidos sufren cambios instantáneos o rápidos cuando se produce la muerte, deben ser fijados de
manera inmediata. Previo a su inmersión en el fijador, el ejemplar debe abrirse completamente a
lo largo del vientre, cortando la piel y la musculatura, y perforar el diafragma para permitir la
entrada del líquido en todos los espacios. No es recomendable inyectar el fijador con jeringa sin
abrir el espécimen. El conservante tradicionalmente usado para la fijación es el formol comercial
diluido al 10% (Barbour y Davis, 1969; Biswas, 1980; De Blase y Martin, 1981; Hall, 1962;
Nargosen y Peterson, 1980). El tiempo de fijación para especímenes enteros varía entre 12 horas
(Nagorsen y Peterson, 1980) y cuatro días (Quay, 1974). Para animales de mayor tamaño es
conveniente inyectar pequeñas cantidades del formol diluido en la cavidad torácica y en los
músculos (Barbour y Davis, 1969; Biswas, 1980; Nagorsen y Peterson, 1980). El volumen de
fijador en el frasco contenedor debe exceder la masa corporal del animal por lo menos diez veces
a efecto de que los fluidos del cuerpo puedan diluirse en el formol. La cantidad de fijador en un
recipiente debe incrementarse a medida que incrementa el número de ejemplares que se incluyen
en él, para evitar del deterioro de los tejidos (Biswas, 1980; De Blase y Martin, 1974).
Es importante que cada ejemplar sea fijado con la boca abierta, para facilitar su identificación
posterior mediante la examinación de los dientes; para ello, antes de sumergir el ejemplar en el
liquido, se le coloca un algodón en el interior de la boca para mantenerla abierta (Nagorsen y
Peterson, 1980; Williams y McCarthy, 1984). Si s adelante fuera necesario extraer el cráneo
para su estudio, esto debe hacerse por la boca siguiendo el método propuesto por Williams y
McCarthy (1984).
Si el ejemplar va a ser conservado permanentemente en líquido, debe extraerse del formol,
lavarse con agua de 12 a 24 horas y recién transferirse a alcohol etílico 70%. No es conveniente
mantener los ejemplares eternamente en formol ya que éste es ácido y descalcifica los huesos y
dientes, cuando los ejemplares permanecen en ese fijador por largos períodos; tampoco es
aconsejable como conservante permanente el alcohol isopropílico porque produce fragilidad en
los especímenes (Anónimo, 1982; De Blase y Martin, 1974; Levi, 1966; Quay, 1974).
Los recipientes que contienen a los especímenes se deben cerrar herméticamente, para evitar
la evaporación de los líquidos. También debe asegurarse que las etiquetas estén bien atadas a las
patas de cada ejemplar. Las etiquetas que identifican el contenido de cada frasco, o recipiente que
contiene ejemplares, debe introducirse adentro evitando ser pegadas por fuera. Para esto es
necesario el uso de papel de alta calidad, preferentemente de algodón 100%, que pueda perdurar
inmerso por largos períodos de tiempo, y su escritura debe realizarse con tintas permanentes. El
material preservado en alcohol es especialmente sensible a la luz solar por lo que debe almacenarse
en sitios oscuros y protegido de temperaturas excesivas que aceleran la evaporación de los fluidos.
Los conservantes previenen el crecimiento de microorganismos, como así también los cambios
graduales físicos o químicos en la estructura de los especímenes (Nagorsen y Peterson, 1980).
Las preparaciones en fluido son ideales para mantener los rasgos diagnósticos de los ejemplares,
40
como las almohadillas de las patas o verrugas de la cara, y facilitan el desarrollo de estudios que
no son posibles con los taxidermizados.
LA COLECCIÓN SISTEMÁTICA
ACONDICIONAMIENTO DE LOS ESPECÍMENES PARA SU INGRESO EN LA COLECCIÓN
Cuando los ejemplares llegan al museo, desde el campo, por donaciones de terceros o por cualquier
otra fuente externa, no deben ser ingresados directamente en la colección sino que debe aplicarse
un tratamiento previo de desinfección y catalogado.
Desinfección
La desinfección (o cuarentena), consiste en el aislamiento de los ejemplares en un lugar separado
de la colección principal, para ser preventivamente desinfectados y garantizar la eliminación de
pestes, larvas o insectos perjudiciales. Los métodos de desinfección son variables y algunas
consideraciones generales deben tenerse en cuenta, como ser la salud del personal encargado de la
colección y la preservación de los especímenes durante su almacenamiento definitivo. Estos dos
aspectos deben ser tenidos en cuenta por el curador, antes de utilizar cualquier producto (Williams
et al., 1977, 1985). En general los desinfectantes que se utilizan para la cuarentena son los mismos
que los que se usan para conservar los ejemplares durante su almacenamiento definitivo, pero varían
las concentraciones.
Los desinfectantes de uso más frecuente son:
Naftalina (C10 H8): se considera el mejor repelente, aunque su efectividad como insecticida es
cuestionable. A temperatura ambiente existe en forma de cristales, sublima a una forma de fumigante
de baja toxicidad (Negherbon, 1959). Usualmente se coloca en recipientes abiertos dentro de los
muebles. No hay registros de daños sobre los especímenes, aunque la recristalización puede ocurrir
en algunas superficies (Edwards et al., 1981). Las cantidades recomendadas para su uso efectivo son
0.45 kg por cada 2.8 m3 (Williams et al., 1977). El uso de grandes dosis de naftalina puede resultar
peligroso para el hombre por absorción a través de la piel, inhalación o ingestión. El contacto directo
con los ojos puede producir irritación o cataratas, además de causar nauseas, vómitos, dolor
abdominal, irritación de la vejiga, ictericia, anemia severa, deficiencia renal aguda; la inhalación de
grandes dosis puede causar hemólisis (Genoways y Schlitter, 1984; McGiffin Jr., 1985).
Paradiclorobenceno o pacrosol (C6H4Cl2; PDB): es un insecticida que, a temperatura ambiente,
existe como cristal transparente y al sublimar actúa como un efectivo fumigante. Se usa en recipientes
abiertos en la parte superior de los muebles. La ventaja de este veneno es que provee un método de
fumigación fácil, efectivo y continuo, no es corrosivo, no mancha y no es combustible. En zonas
tropicales se emplea como anti hongos. Una desventaja del PDB es que altas concentraciones pueden
causar recristalización sobre los especímenes. Ante una exposición prolongada a altas temperaturas,
los plásticos se opacan y luego se deforman (Genoways y Schlitter, 1984; Johnson y Kritzman, 1985).
Para un uso efectivo de este insecticida se recomienda una concentración de 0.4 kg por cada 2.83 m3
(Edwards et al., 1981). La continua exposición al PDB es perjudicial para la salud, primariamente
por inhalación y contacto, afectando los ojos, piel, riñones, hígado, sistema respiratorio, y sistema
nervioso central (Edwards et al., 1981). Períodos largos de exposición, entre uno a dos años, puede
provocar hepatitis, cirrosis y cataratas (Negherbon, 1959; Peltz y Rossol, 1983). Exposiciones más
cortas pueden causar mareos, jaquecas, nauseas y falta de coordinación (Edwards et al., 1981; Peltz
y Rossol, 1983).
Alcanfor (C10H16O): era originalmente obtenido a partir de la resina del árbol alcanforero
Cinnamomum camphora, pero actualmente es sintético. Se ha utilizado por muchos años para
prevenir la infección por polillas y escarabajos, es levemente tóxico y no es persistente. Aunque
es eficaz en altas concentraciones, existe preocupación por la seguridad de uso por su toxicidad
que, aunque baja, existe, pero el riesgo es menor comparado con la naftalina y el paradiclo-
robenceno (Pinniger y Harmon, 1999).
41
Otros productos, como el arsénico y el bórax, tradicionalmente usados en el pasado para taxidermia
y preservación de los ejemplares en colecciones, ya no son recomendados por ser perjudiciales para
la salud del personal de manejo y conservación de las colecciones. Los curadores de colecciones
deben testear la presencia de arsénico en las pieles de sus colecciones, e indicar su presencia en cada
ejemplar contaminado. Asimismo debe evitarse la manipulación de esas pieles, sin guantes de látex.
El arsénico es un veneno de contacto que ha sido ampliamente utilizado para la preparación de
pieles de mamíferos. Aunque es muy efectivo para el control de pestes, resulta peligroso para los
preparadores e investigadores que trabajan en las colecciones, debido a que el veneno migra hacia el
exterior de las pieles (Genoways y Schlitter, 1984; Hawks y Williams, 1986; Lederer y Fensterheim,
1983). La presencia de este veneno en colecciones puede ser detectado por métodos químicos, a
través del uso de varillas indicadoras de bromuro de mercurio (II), cinc y ácido clorhídrico, y
mediante rayos X (Díaz et al., 1996; Williams y Hawks, 1987). Debido a sus potenciales efectos
adversos es recomendable el uso de guantes y barbijo durante el estudio de especímenes preparados
con arsénico.
El bórax es un veneno que muchos taxidermistas utilizaban para preparar las pieles. Los
problemas de salud que puede producir la exposición a este veneno, incluyen complicaciones en el
corazón, piel, estómago y sistema nervioso central (Negherbon, 1959).
Otros desinfectantes de uso menos frecuentes son: Vapona (DDVP); Pyrethrum; Baygon;
Dowfume 75; Vikane; Edolan-U; y Dióxido de Carbono (Genoways y Schlitter, 1984; McGiffin Jr.,
1985). Una vez desinfectado el material, recién estará listo para ingresar en una colección, previo
proceso de catalogado, que incluye la identificación sistemática, organización, ordenamiento,
registro y numeración de cada ejemplar (Williams et al., 1977).
Identificación sistemática
Esta etapa consiste en la identificación de las especies sobre la base del trabajo experto de los
curadores y especialistas en cada grupo sistemático y a las fuentes de referencia bibliográfica más
actualizadas. El ordenamiento de las especies en los armarios de la colección se hace siguiendo los
listados sistemáticos generales vigentes, lo que ayuda en el ordenamiento y facilita su búsqueda en
la colección.
La identificación debe hacerse preferentemente hasta nivel de subespecie. Una vez terminada la
identificación, el nombre de la especie se escribe con lápiz en la etiqueta del ejemplar. La escritura
con lápiz facilita futuras correcciones en caso de una identificación errónea, o cambios
nomenclatoriales producidos por revisiones taxonómicas posteriores a la identificación.
La exactitud con que se transcriben los datos al catálogo institucional es de suma importancia.
Un descuido o error en la transcripción de información puede conducir a la publicación de datos
incorrectos, lo que después resulta difícil de subsanar. Por este motivo, el manejo curatorial de la
colección debe ser realizado por personal capacitado (Grinnell, 1921).
La organización y ordenamiento del material almacenado depende de factores como el espacio
físico disponible, el tamaño de la colección, el tipo de preservaciones, la cantidad de personal, la
naturaleza de la utilización y el campo de interés del grupo profesional. El ordenamiento tiene que
ser simple y claro, ya que un sistema complejo contribuye a dificultar el acceso y manejo del material
de estudio (Grinnell, 1921).
Ordenamiento previo al catalogado
Después de identificados, los ejemplares del lote deben ser ordenados secuencialmente con las
siguientes pautas (Williams et al., 1977), para recién asignarles un número del catálogo de la CML:
Todos los especímenes se ordenan sistemáticamente hasta nivel de subfamilia siguiendo
básicamente a Barquez et al. (2006) y Wilson y Reeder (2005), o algún otro autor que plantee un
listado más actualizado para determinado grupo sistemático.
Los géneros de cada subfamilia se ordenan alfabéticamente.
Las especies de cada género se ordenan alfabéticamente.
Las subespecies de cada especie se ordenan alfabéticamente.
Los especímenes de cada subespecie se ordenan alfabéticamente por país.
42
Los especímenes del mismo país se ordenan alfabéticamente por provincia.
Los especímenes de la misma provincia se ordenan alfabéticamente por departamento.
Los especímenes del mismo departamento se ordenan alfabéticamente por localidad, con respecto
al punto de referencia (ciudad, pueblo, río, etc.) indicados en la localidad escrita en las etiquetas.
Cuando más de una localidad se refiere al mismo punto, las localidades son ordenadas de Norte
a Sur, y cuando están ubicadas en la misma latitud se ordenan de Oeste a Este.
Los especímenes de la misma exacta localidad se ordenan alfabéticamente por el apellido de los
colectores.
Los especímenes de los mismos colectores se ordenan secuencialmente por el número de sus
catálogos de campo.
Una vez ordenado el lote de ejemplares de esta manera, recién entonces se les asigna un número
del catálogo institucional de manera correlativa. De ese modo, los ejemplares ya están en condiciones
de ser ingresados en los armarios de la colección. Este ordenamiento previo, tan detallado, simplifica
el proceso de ingreso en el catálogo institucional y en la base de datos digital, permitiendo un uso
posterior más eficiente del material.
FORMAS DE ADQUISICIÓN DE MATERIAL
Los materiales que componen una colección pueden provenir de diferentes fuentes. En general
las fuentes s importantes son las internas, como los grupos de profesionales y técnicos que
trabajan en el museo y los investigadores y estudiantes de la institución. También pueden
obtenerse ejemplares de fuentes externas, por compra, intercambio, donaciones o préstamos. En
los últimos años todo material que ingrese a la colección debe estar acompañado por la
documentación correspondiente, que autorice su colecta por parte de las direcciones de fauna o de
medio ambiente, de las provincias de origen.
Adquisición por personal institucional
El mayor crecimiento de la CML proviene de materiales colectados por los miembros vinculados
a ella y por miembros del PIDBA, que son quienes se encargan básicamente del proceso
curatorial. Los ejemplares incorporados por esos medios involucran una inversión económica
elevada, debido a los gastos que ocasionan las campañas de colectas y estudios, muchas veces
provenientes de fuentes oficiales, pero en una substancial proporción solventadas con fondos
propios de los que realizaron las colectas e investigaciones.
Adquisición por intercambios
Algunas colecciones estimulan la adquisición de especímenes por medio del intercambio con otras
instituciones o museos. En general el intercambio es beneficioso para ambas instituciones
involucradas ya que, por lo general, consiste en especies localmente comunes para una de ellas y
raras para la otra. Este sistema permite ampliar la representación de especies en las colecciones y
tiene un costo relativamente reducido, consistente principalmente en gastos de embalaje, envío y
costos administrativos, sin incluir el valor intrínseco de los ejemplares intercambiados.
Adquisición por compras
Permite incorporar selectivamente especies de regiones geográficas que no estaban representadas
en una colección. La adquisición de especímenes mediante compra no es una práctica usual, debido
a que puede fomentar el comercio de pieles y colectas inescrupulosas por parte de personas
interesadas en lucrar con esas actividades. De todas maneras la compra fue un método de adquisición
mayormente utilizada por algunas instituciones en épocas pasadas, especialmente en los primeros
años del siglo pasado. Esto generaba una cantidad de coleccionistas que realizaban colectas para
vender su trabajo a los museos. En la actualidad este método casi no es practicado. En sus orígenes
la Universidad Nacional de Tucumán adquirió en compra la mayor parte de las colecciones que
permitieron el nacimiento de la colección mastozoológica. En los últimos años el método de compra
no ha sido aplicado por la institución.
43
Adquisición por donaciones
Antes de aceptar una donación de ejemplares es necesario comprobar la información de
procedencia y demás datos, que acompañan a los ejemplares y la legalidad de las colectas. Un
sistema similar a la donación es la incorporación de ejemplares que provienen de estudios realizados
por investigadores, quienes depositan en una colección los especímenes de referencia (“voucher
specimens”) de sus investigaciones. En los últimos años esos ejemplares son acompañados por
documentación probatoria de la legalidad de su colecta. Este es el mecanismo más frecuente que
alimenta a la CML.
Préstamos
Los préstamos representan una de las vías de desarrollo de las investigaciones y deben fomentarse,
con cuidados que garanticen la preservación de los ejemplares. Un criterio importante para los
préstamos es que éstos deben hacerse entre instituciones y no entre individuos. El material puede ser
prestado por un período de tiempo acordado entre las partes y debe retornar a la institución de origen
cuando finaliza ese plazo.
Los préstamos se registran en planillas manuales que documentan el proceso y la información del
material incluido y también en una base de datos digital para control. Una vez efectuado el préstamo
se coloca una etiqueta, como las de la Fig. 49, en el armario, en el lugar correspondiente al ejemplar
prestado, para indicar a otros usuarios que ese material que buscan está prestado.
Los denominados "préstamos permanentes" se pueden hacer efectivos entre una institución que
carece de infraestructura adecuada para el mantenimiento de los especímenes, y otra que si puede
hacerlo (Van Gelder, 1965). El acuerdo principal entre ambas instituciones es que el material debe
ser devuelto al prestador si éste lo requiere.
Ejemplares de referencia
En efecto cada ejemplar colectado y depositado en una colección es una referenciade una situación
particular, cualquiera sea el objeto del estudio. Los especímenes de referencia (voucher specimens
en inglés) son documentos físicos y permanentes de una investigación que permiten verificar la
identidad de los organismos utilizados en ellos y su revisión. Siempre es recomendable colectar al
menos un ejemplar que pueda documentar la identidad sistemática de la especie involucrada en la
investigación realizada en ese lugar y en ese momento. De acuerdo a Yates (1985) los ejemplares de
referencia pueden ser: a) especímenes tipo, b) especímenes que sustentan estudios taxonómicos,
rangos de distribución e historia natural y c) especímenes de documentación biológica empleados
para investigaciones médicas, bioquímicas o proyectos de impacto ambiental.
Como el crecimiento de una colección es generalmente resultado del desarrollo de proyectos
de investigación, ya sean taxonómicos, ecológicos, ambientales, control biológico, genéticos y
bioquímicos, entre otros, muchos de esos estudios generan, o deberían generar, especímenes de
referencia. Lamentablemente, es muy común que algunos estudios médicos o bioquímicos se
desarrollen sin prestar atención a lo que representan los especímenes de referencia y como
consecuencia sean descartados (Yates, 1985).
Fig. 49.
44
ALMACENAMIENTO Y MANTENIMIENTO
El buen funcionamiento de una colección puede verse afectado por el empleo de métodos
precarios de mantenimiento y conservación. Todas las colecciones sufren un proceso de deterioro
con el uso y con el tiempo, lo que obliga a los curadores a tener en cuenta que la utilización de
las colecciones debe estar acompañadas de un sistema de mantenimiento.
Las áreas de almacenamiento deben estar protegidas contra riesgos como el fuego, mantener
temperatura y humedad relativa apropiadas para minimizar cambios bruscos, evitar la luz natural
excesiva y estar protegidas del acceso a insectos perjudiciales (American Society of Mammalogists,
1974; Williams, 1993). Además, tanto las áreas de trabajo como las de almacenamiento deben contar
con iluminación artificial adecuada y buena ventilación.
Fig. 50. Vista exterior e interior de un mueble blanco de la CML, con guías que permiten regular la altura entre
bandejas.
Fig. 51. Disposición de pieles, cráneos y esqueletos en dos tipos de mobiliario de la CML.
45
Los armarios que se utilizan en una colección pueden ser de metal, madera, o una combinación
de ambos materiales, pero lo importante es que deben ser herméticos y prevenir el ingreso de pestes,
polvo y otros factores que afecten a los ejemplares depositados. Se recomienda que sean de color
claro, preferentemente blanco (Fig. 50), ya que ese color refleja la luz y ayuda a manteners baja
la temperatura en el interior de los muebles. En algunas colecciones los armarios se rotulan con
colores, indicando el orden de importancia de cada uno de ellos, para priorizar su traslado en caso
de emergencias que pudieran perjudicar las colecciones, como puede ser un incendio o una
inundación.
Dentro de las bandejas o cajones de los armarios, el cráneo y postcráneo de cada ejemplar se
almacena en frascos, preferentemente de vidrio, o cajas de cartón individuales, junto a las pieles
a las que pertenecen (Fig. 51).
Algunos museos mantienen los cráneos separados de las pieles, pero se recomienda que las pieles
y sus cráneos y esqueletos, se acomoden juntos para facilitar el uso de los especímenes por los
investigadores. Sin embargo, los esqueletos frágiles, de animales muy pequeños y constituidos por
muchas partes son mantenidos separados en la CML, bajo el control curatorial, para evitar su rotura
o pérdidas en caso de manipulación frecuente por parte de investigadores visitantes. Las cajas o
frascos que contienen las partes esqueletales se identifican con el número de colección, sexo y
localidad de cada ejemplar, con tinta permanente o impresos y el nombre científico se escribe con
lápiz. Siempre se conserva en el interior, la etiqueta original de campo.
El número de colección se escribe con tinta permanente sobre el cráneo, mandíbula y todas las
partes del esqueleto en las que la escritura sea posible, sin perjudicar las características morfológicas
de las piezas.
Las cabezas disecadas de los animales colectados por Stewart Shipton, la mayoría de ellos
procedentes de África (Fig. 52) se mantienen colgadas en una pared y los animales enteros,
taxidermizados en pedestal, se mantienen en las antiguas vitrinas del museo original del
coleccionista.
Fig. 52. Cabezas originales de la Colección comprada al Sr. Stewart Shipton en 1938 por la Universidad Nacional de
Tucumán.
46
Las pieles curtidas pueden colocarse horizontalmente en cajones, o pueden ser colgadas en un
armario; este último procedimiento facilita el uso de las mismas. Los cráneos de las pieles curtidas
pueden almacenarse en cajones, o en cajas individuales en estanterías, o colgarse en las paredes o
sobre rejas metálicas mediante ganchos en forma de U, que se insertan por el foramen magnum
(Williams et al., 1977).
Como las pieles taxidermizadas son partes orgánicas y contienen una variedad de materiales como
algodón, metales, papel, madera, arcilla, vidrio y productos químicos, entre otros, es importante tener
en cuenta que las fluctuaciones ambientales diarias, pueden causar daños físicos y químicos a los
objetos que están compuestos de múltiples materiales (Williams, 1993). Asimismo, la luz
ultravioleta, la luz natural no filtrada y la luz fluorescente son particularmente perjudiciales, por lo
que es recomendable no exponer a su efecto a los ejemplares de colecciones; el principal efecto
negativo se manifiesta en la decoloración de las pieles y la exposición a la luz acelera el proceso de
degradación (Williams, 1993).
Asimismo, es recomendable que las ventanas del área de colecciones no se abran y que estén
preferentemente selladas, para restringir los efectos de las variaciones de temperatura y humedad
y evitar el ingreso de insectos perjudiciales y polvo. Esta medida debe ir acompañada de un buen
sistema de ventilación, extractores y aire acondicionado. Además, toda colección debe disponer
de extinguidores de fuego.
Los ejemplares de colecciones deben preservarse "para siempre" y el tiempo puede actuar
como una variable que confiere, a los factores antes mencionados, un lapso suficientemente largo
para inutilizar gran parte de una colección si no se toman los recaudos necesarios.
LA COLECCIÓN DE ECTOPARÁSITOS
Colección Mamíferos Lillo Anexos, Dra. Analía G. Autino
Los mastozoólogos de campo tienen una oportunidad única de ampliar el alcance e impacto de
sus investigaciones, mediante la recolección de los parásitos asociados con los organismos que
estudian (Galbreath et al., 2019). Durante muchos años la colecta de parásitos de mamíferos no
había sido tenida en cuenta como parte inseparable de los muestreos de mamíferos. En el Instituto
Lillo, las colectas de este tipo de parásitos comenzaron alrededor de la década de 1980’s, aunque
de una manera no sistemática, lo que se revirtió más adelante en los años 1990’s, cuando se adoptó
un modelo de muestreos integrados y holísticos.
En la actualidad, la colección de ectoparásitos de la institución contiene 870 ejemplares ingre-
sados en base de datos digitales, pertenecientes a los órdenes Diptera, Hemiptera, Ixodida y
Siphonaptera. Como el ingreso en base de datos es un proceso reciente, cientos de ejemplares de
ectoparásitos están aún siendo catalogados. Aproximadamente el 75% del material ingresado está
conservado en alcohol 70% y el resto está conservado en portaobjetos.
De hecho, la mayor parte del material de ectoparásitos depositado hasta ahora, es resultado de
muestreos realizados por el PIDBA a lo largo de más de tres décadas. Los primeros ingresos
formales de parásitos a la colección se realizaron durante las investigaciones de la Dra. Analía G.
Autino (Autino, 1989, 1996) entonces identificados con las siglas de su catálogo personal (AGA),
más tarde institucionalizado a ACML (Anexos de la CML), y últimamente reemplazado por las
siglas CMLA (Colección Mamíferos Lillo Anexos).
Recientemente, en homenaje a la memoria de la Dra. Analía G. Autino, hemos agregado su
nombre a la denominación original de la colección, en reconocimiento a su actuación como
fundadora y gran impulsora de la misma. Se mantiene la abreviatura preexistente debido a que ha
sido ya ampliamente difundida, de modo que el nombre de la colección de parásitos y su
abreviatura quedan definidos como “Colección Mamíferos Lillo Anexos, Dra. Analía G. Autino
(CMLA).
Aquellos primeros ingresos formales de parásitos en la colección ya están incluidos en una
base de datos digital. A pesar de su relativa juventud la colección de parásitos ya ha contribuido
con numerosas publicaciones científicas (Autino et al., 2016; López Berrizbeitia et al., 2016,
2018, 2019) y ha realizado aportes a otras instituciones de importancia científica central, como el
Museo de Historia Natural de Londres (BNHM), Reino Unido, mediante la donación de
especímenes del orden Siphonaptera que incluye paratipos, con el objetivo de facilitar el proceso
de investigaciones internacionales de materiales cuyos tipos se encuentran en la CMLA. Si bien
47
aún es una colección pequeña en número de ejemplares, su crecimiento sistemático y constante,
mediante los estudios que se desarrollan en la institución, la proyectan para transformarse en
breve, en una de las colecciones de referencia sobre el tema en Argentina.
Catalogado y almacenamiento de los ejemplares
El ordenamiento sistemático de los ectoparásitos en la colección sigue los listados de Morrone y
Coscaron (1998), Krantz y Walter (2009), Claps et al., (2020) y Roig-Juñent et al. (2020), aunque
se está actualizando y adoptando
los cambios propuestos en nuevas
publicaciones, referidas a algunos
grupos sistemáticos (Dhooria,
2016; Nava et al., 2017; Whiting et
al., 2008).
Cada ejemplar es identificado y
registrado con un número del
Catálogo institucional de parásitos
(CMLA). Los ejemplares prepa-
rados en portaobjetos se almacenan
en cajas de madera, o de plásticos
especiales, y se ubican dentro de
armarios metálicos exclusivos para
ellos, dispuestos en el área de la
CML (Fig. 53).
Cada portaobjeto tiene adhe-
ridas dos etiquetas de papel blanco
resistente y libre de ácido, impresas
con tinta negra. Esas etiquetas se
colocan a los lados del cubre-
objetos; en la del lado izquierdo se
anotan datos referidos al parásito
(nombre de la especie, autor y año de la publicación original, sexo, número de colección y otros);
en la del lado derecho se anotan datos del hospedador (iniciales del nombre y número de catálogo
del coleccionista, número de catálogo CML del hospedador, su nombre científico, sexo, localidad
exacta y fecha de colecta, coincidentes con la información disponible en la base de datos de la
CML) (Fig. 54). Los portaobjetos deben, preferentemente, almacenarse en posición horizontal
pero, en caso de hacerlo de manera vertical, debe asegurarse que los preparados ya estén bien
curados y secos.
Los ejemplares conservados en alcohol al 70% se depositan en pequeños tubos de vidrio o
viales (de 4 cm de largo x 0.5 cm de diámetro), cerrados preferentemente con tapones de algodón,
para minimizar la evaporación del líquido (Schauff, 2001). En cada tubo se almacena sólo un
individuo identificado con su número de colección asociado. Es recomendable adicionar dos o
tres gotas de glicerina al alcohol, para mantener blando el ejemplar en caso de que el alcohol se
evapore.
Fig. 53. Cajas de almacenamiento de portaobjetos conteniendo
ejemplares fijados de ectoparásitos.
Fig. 54. Ejemplo de portaobjeto conteniendo un ejemplar de ectoparásito.
48
Cada tubo lleva también dos etiquetas, una
con datos de la colección y otra con la
identificación sistemática del parásito. Es reco-
mendable que se utilicen etiquetas separadas que
permitan corregir el nombre científico del
ejemplar, en el caso de que cambie con nuevas
revisiones. Las etiquetas se escriben con tinta
indeleble en papel de algodón y se colocan
adentro del tubo, evitando que se superpongan
para que ambas puedan leerse a través del vidrio
del tubo. Los tubos conteniendo ejemplares de
una misma especie y localidad, se colocan
verticalmente adentro de frascos más grandes
que contienen alcohol 70% hasta el borde; estos
son frascos de boca ancha con tapas de rosca
(Fig. 55) que cierran herméticamente y retardan
la evaporación. Adicionalmente se puede colocar
algún material sellador como parafina, en la tapa
de los frascos contenedores, para evitar la evapo-
ración del alcohol. Por fuera de cada frasco contenedor se pega una etiqueta que indica su
contenido. La colección debe ser chequeada con frecuencia, para controlar que los fluidos
mantengan sus niveles.
Fig. 56. Vista de un armario metálico conteniendo preparados de ectoparásitos.
49
Todos los frascos con ectoparásitos se ubican dentro de armarios exclusivos para ellos,
dispuestos en el área de la CML (Fig. 56).
Catálogo CMLA
El Catálogo CMLA es digital y consiste en una planilla de datos donde cada fila es utilizada para la
información correspondiente a un solo ejemplar. Esta información incluye datos del parásito
(número de la colección, preservación, orden, familia, subfamilia, género, subgénero, especie y autor,
subespecie y autor, tipo nomenclatural, fase, sexo y ubicación en el hospedador), procedencia
(continente, país, provincia, departamento, localidad, latitud, longitud, elevación y fecha de colecta)
y datos del hospedador (siglas y número de la colección, siglas y número del colector, orden, familia,
subfamilia, género, especie y sexo). También se incluye una columna de observaciones de otros
aspectos que se necesiten destacar.
Catálogo CMLA abreviado impreso
Una versión abreviada del catálogo institucional de la CMLA está impresa para facilitar la labor de
los visitantes a la colección. Esta versión es abreviada y contiene información básica estándar que
permite a los usuarios encontrar los ejemplares que necesiten revisar. Una vez encontrados los
ejemplares en ese catálogo impreso, el investigador podrá solicitar a los curadores informaciones
adicionales disponibles, que pudiera contener la base de datos principal. La información contenida
en el catálogo abreviado impreso incluye el número de la colección, preservación, orden, familia,
subfamilia, género, subgénero, especie y autor, subespecie y autor, tipo nomenclatural, fase y sexo
del parásito; datos de procedencia (país, provincia, departamento y localidad), y datos del hospedador
(género y especie). Esa información también se encuentra disponible en-línea en la página Web
Institucional.
Ejemplares Tipo CMLA
La CMLA posee siete holotipos de ectoparásitos: [Ctenidiosomus austrinus, Cleopsylla barquezi,
Plocopsylla (P.) chicoanaensis, P. (P.) hastriteri, Tetrapsyllus (T.) spegazzinii, Ectinorus (E.)
julianae, E. (E.) monicadiazae], cinco alotipos [C. barquezi, P. (P.) chicoanaensis, T. (T.)
spegazzinii, E. (E.) monicadiazae, E. (E.) julianae], 20 paratipos [4 de C. barquezi, 8 de P. (P.)
chicoanaensis, 1 de P. (P.) hastriteri, 3 de T. (T.) spegazzinii, 4 de E. (E.) monicadiazae], dos
neotipos (Agastopsylla hirsutior, A. nylota nylota), uno nealotipo (A. hirsutior) y un topotipo
(Neotyphloceras crassispina hemisus). Todos son ejemplares de formas descriptas de Argentina del
orden Siphonaptera, se mantienen separados del cuerpo principal de la colección y no pueden ser
transportados fuera del ámbito de la misma. Fotos y mayor información referida a los ejemplares
tipo de ectoparásitos, estarán disponibles en la Web a la brevedad.
USOS E IMPORTANCIA DE LAS COLECCIONES
Las colecciones mastozoológicas y sus anexos poseen tanto valor intrínseco como extrínseco
(Schlitter, 1984). La presencia de pieles de valor comercial, marfil, materiales de uso religioso o
elementos curativos, constituyen parte del valor intrínseco de una colección, que puede ser
calculado monetariamente. Ese valor es de difícil estimación, ya que no sólo debe considerarse el
costo del espécimen en si, sino también el de su mantenimiento.
El valor extrínseco se refiere a la valuación relacionada con el uso de la colección. Por ejemplo
una colección puede ser utilizada para programas educativos o exhibiciones institucionales. Estas
exhibiciones deben ser renovadas periódicamente con el objeto de mantener el interés de los
visitantes e incrementar el número y periodicidad de las visitas. Esto aumenta el ingreso de fondos
y favorece el desarrollo de exposiciones renovadas contribuyendo más eficientemente al objetivo
educativo y cultural de la Institución. Pero el valor extrínseco más destacable y de impacto de una
colección, es la investigación científica y los especímenes constituyen la base para ello. Esas
investigaciones pueden ser de diferente tipo, sistemáticas, morfológicas, morfométricas,
anatómicas, genéticas, biogeográficas y otras, para lo cual la presencia de pieles y esqueletos es
de vital importancia, porque permiten corroborar la identidad sistemática de las especies
estudiadas. El crecimiento de la CML en cuanto a los aportes al conocimiento ha sido exponencial
lo que se ve reflejado en las búsquedas científicas sobre la citación “CML Colección Mamíferos
Lillo”: entre 1990 y 2000 la búsqueda arroja 25 registros, entre el 2000 y 2010, 121 registros,
50
entre el 2010 y 2020, 255 registros. Esto refleja un crecimiento de la CML en número de
ejemplares, visitas de investigadores y artículos científicos y académicos donde es citada.
El creciente interés por los cambios ambientales y destrucción del hábitat en los últimos años,
ha causado que las colecciones se transformen en objeto de atención para personas involucradas
en proyectos destinados a monitorear dichos cambios. Los ejemplares de un museo pueden
mostrar, por ejemplo, que especies estuvieron presente históricamente en un sitio, cuales eran sus
preferencias de hábitats entonces y su comparación con el presente. Asimismo, cada ejemplar
contiene abundante información y, por ejemplo, se puede detectar contenido de mercurio para
evaluar niveles naturales en el ambiente, o ser utilizados en otras temáticas además de las
mencionadas, como entomología médica, zoología médica y parasitología (Findley y Jones, 1964;
Parkes, 1963).
Por otro lado, existen especímenes irremplazables como son los de especies ya extintas, porque
contienen caracteres que pueden aportar información que permita establecer las relaciones
filogenéticas con sus parientes vivientes. En algunos casos los objetivos de las investigaciones
requieren la destrucción de algunos especímenes, lo que solo debe permitirse si el planteo de
resultados justifique aportes al conocimiento científico y puedan estos datos ser compartidos con
la comunidad científica.
Numerosos autores (Carriker, 1976; Hedgpeth, 1961; Lee et al., 1978) advirtieron sobre la
importancia de la identificación correcta de los organismos que se investigan y que esas
identificaciones representan el primer paso en el reporte de resultados de todos los trabajos que
involucren entidades biológicas (Yates, 1987).
Algunos museos obtienen especímenes provenientes de zoológicos, criaderos o entidades
privadas. Dichos ejemplares generalmente carecen de información sobre procedencia y fecha de
captura pero pueden, sin embargo, ser utilizados para estudios de anatomía, filogenia y docencia.
Esa fuente de obtención de material es extremadamente importante y permite adquirir especies
raras, en peligro de extinción o pertenecientes a lugares distantes (Raikow, 1985).
PAUTAS BÁSICAS PARA EL FUNCIONAMIENTO DE LA COLECCIÓN
Las normas de manejo y seguridad de las colecciones de historia natural influyen, a largo plazo,
en la orientación de las actividades de las mismas. Aunque el uso de pautas preestablecidas
beneficia el inicio y el afianzamiento de una colección, es frecuentemente complejo elaborar
normas que cubran totalmente las necesidades de una colección y de su personal (Cato y Williams,
1993). Las pautas que deben gobernar a una colección no pueden estar disociadas de los objetivos
de la institución que la alberga y el proceso de planeamiento debe involucrar un análisis detallado
de los recursos materiales y humanos con los que cuenta (Cato y Williams, 1993).
Las normas básicas y generales de cualquier colección organizada incluyen una variada
temática que hace a la creación, crecimiento, mantenimiento y seguridad. Así, de algún modo, las
propuestas por Cato y Williams (1993), cubren esas necesidades estableciendo diferentes pautas.
Entre estas se mencionan pautas éticas, de documentación, para la adquisición de material, para
la conservación preventiva, de acceso, de préstamo, para el estudio de los ejemplares, para el
control de pestes, para la salud y seguridad y para emergencias.
En el caso de la CML la mayoría de estas pautas están incorporadas y detalladas en el
Protocolo para el manejo de la Colección Mamíferos Lillo, que establece los mecanismos de
funcionamiento de la misma. El protocolo contiene un reglamento interno para el manejo y uso
de la colección como “formas de adquisición del material”, “ingreso y catalogado”, “préstamos”
incluyendo un apéndice que detalla las consideraciones básicas para el uso de los materiales de la
CML por parte de los visitantes.
51
CONCLUSIONES
Cada ejemplar coleccionado es un objeto único y debe asignársele el valor real que tiene su
permanencia en un museo o colección. Nos enfrentamos, en este punto, con el conflicto de
sacrificar animales para ser incorporados en colecciones, pero el proceso de taxidermia requiere
el sacrificio de un ejemplar. Esto debe realizarse con la utilización de métodos “aceptables” en
mastozoología, evitando el sufrimiento del animal. Este es un tópico frecuentemente cuestionado
y reñido con la ética y con los sentimientos humanos. Se enmarca en aspectos filosóficos y su
discusión es importante en los ámbitos de trabajo de cada equipo de investigación.
Antes de comenzar una investigación, es necesario analizar, discutir y responder preguntas
como: ¿es la colecta ineludible?, ¿cuántos ejemplares son necesarios para desarrollar el estudio?,
¿hasta que punto nuestro estudio afecta las poblaciones naturales con la colecta?, ¿podemos
colectar especies raras, en peligro, o de distribución restringida? y lo que es más importante
¿podemos reemplazar la colecta con otra información?. Una vez respondidas las preguntas se
podrá iniciar el proceso de investigación si las respuestas indican que el estudio no afectará a las
poblaciones naturales de las especies involucradas.
A lo largo de los años hemos experimentado diferentes sensaciones frente a la colecta de
mamíferos y también al estudiarlos en museos y colecciones sistemáticas. Con frecuencia hemos
encontrado ejemplares de alto valor científico y cultural, en condiciones lamentables de
preservación, simplemente por falta de atención, conocimiento o descuido institucional. Es por
eso que, enfrentados a la necesidadde extraer animales de la naturaleza, para conocer mejor
una especie, su biología, su ecología, su distribución o cualquier otro aspecto que fundamente su
sacrificio ante criterios humanos, pretendemos que ese sacrificio no sea en vano y que para cada
ejemplar extraído de su ambiente se respete en la posteridad el servicio que su vida presta al
hombre, a su propia especie y al medio ambiente.
La fauna de mamíferos de la Argentina ha sido estudiada a lo largo de los años por
innumerables investigadores. Gran parte de las colecciones obtenidas en esas investigaciones han
sido históricamente derivadas a museos e instituciones de otros países, bajo el pretexto de que en
el exterior las colecciones iban a ser bien preservadas (Barquez y Díaz, 2014). En cierto grado
esa acción ha sido consecuencia de una carencia de infraestructura adecuada y de apoyos
institucionales para una conservación y manejo responsable de material tan valioso. Recién en los
últimos años, especialmente con la agrupación de mastozoólogos en asociaciones que los
representen, ha comenzado en América Latina un proceso de concientización sobre el valor de las
colecciones, la importancia de una cuidadosa preparación de los especímenes, y la potencialidad
de éstos para incrementar el conocimiento de la fauna y su conservación. Desde 1983, con la
creación de la SAREM (Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos) se ha iniciado en
Argentina un camino de mayor preocupación por el mantenimiento de colecciones sistemáticas
nacionales y una comprensión del rol del curador en el procesamiento y cuidado de las mismas.
La mastozoología es una ciencia comparativamente nueva en Argentina con relación a otros
países del mundo. A pesar de los años de historia mastozoológica, el desarrollo de grupos de
investigación y proyectos en este tema es s bien reciente, pero creciente (Barquez y Díaz,
2014). Este casi explosivo impulso de la mastozoología en nuestro país requiere aún de la práctica
y desarrollo de técnicas básicas que garanticen un crecimiento adecuado para las colecciones
sistemáticas, aprovechar al máximo la información obtenida y, sobre todo, concientizar respecto
a que los ejemplares colectados no deben pertenecer a las personas sino a las instituciones. Para
eso es menester que las instituciones afirmen su compromiso con la ciencia y se pongan a su
servicio, favoreciendo el desarrollo de proyectos y habilitando los caminos académicos y
económicos por el cual puedan transitar quienes, con esfuerzo y entusiasmo, dedican sus vidas al
conocimiento de los mamíferos en el país y al mantenimiento de las colecciones.
52
AGRADECIMIENTOS
Deseamos agradecer a todos aquellos miembros del PIDBA, pasados y actuales, que han
alcanzado a entender y apoyar el esfuerzo por el fortalecimiento de la CML, la virtud que significa
amar, respetar y exhibir la identidad universitaria, con ese agradecimiento natural que siempre
viste a los seres nobles, dignos y respetuosos. Esos valores son los que han sostenido y nutrenn
hoy, el crecimiento de la CML al servicio de la ciencia, de la formación de recursos humanos, de
la educación y de la protección del medio ambientevalores que permanecen inalterables en
esos colaboradores a lo largo de sus vidas y de la historia.
Agradecemos al personal, pasado y presente, de la Colección Mamíferos Lillo (Facultad de
Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo, Universidad Nacional de Tucumán), por el esfuerzo
diario para mantener las colecciones en condiciones óptimas, a servicio de la ciencia. Al
CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) por su apoyo al
desarrollo de proyectos de investigación. A diversas instituciones que han apoyado históricamente
al crecimiento y mejoramiento de la colección, a la Fundación Miguel Lillo, Agencia Nacional
de Promoción Científica y Tecnológica, Consejo de Investigaciones de la UNT (CIUNT),
National Science Foundation, National Geographic, Biodiversity Support Program (World
Wildlife Fund, Nature Conservancy y World Resources Institute). A José Aguilar por las algunas
ilustraciones de las figuras originales del proceso de taxidermia, realizadas sobre la base de las
publicadas por Nagorsen y Peterson (1980) y modificadas para el presente trabajo.
53
LITERATURA CITADA
Autino, A. G., F. Ortiz, G. L. Claps y J. C. Bracamonte. 2016. New host and locality records for
chiropteran ectoparasites from Jujuy and Salta provinces, Argentina. Check List, 12(3):1895.
Barquez, R. M. y M. M. Díaz. 2014. Historia de la Mastozoología Argentina. Pp. 1550, en:
Historia de la mastozoología en Latinoamerica, las Guayanas y el Caribe (J. Ortega Reyes, J.
L. Martínez y D. G. Tirira, eds.). Editorial Murciélago Blanco y Asociación Ecuatoriana de
Mastozoología. Quito y México, D. F.
Barquez, R. M., M. M. Díaz y R. A. Ojeda (eds.). 2006. Mamíferos de Argentina: Sistemática y
distribución. SAREM (Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos), Tucumán,
Argentina.
Barbour, R. W. y W. H. Davis. 1969. Bats of America. University of Kentucky Press, Lexington,
286 pp.
Biswas, B. 1980. Mammals. Their collection and preservation for study. Pp. 139-152, en: A
handbook for zoological collects (A. P. Kapur, ed.). Zoological Survey of India, Calcutta.
Bolin, R. L. 1935. A method for preparing skeletons of small vertebrates. Science, 82:446.
Budin, O. A. 1988. Preparación de esqueletos de vertebrados. Miscelanea 81. Ministerio de
Educación y Justicia, Fundación Miguel Lillo, 1-25.
Carrizo, L. V. y M. M. Díaz. 2011. Descripción del postcráneo de Rhipidomys austrinus y
Graomys griseoflavus (Rodentia: Cricetidae: Sigmodontinae). Iheringia, 101(3):207-219.
Carrizo, L.V. y M. M. Díaz. 2013. Descripción morfológica del esqueleto axial de filotinos
(Rodentia: Sigmodontinae): Aspectos morfofuncionales y filogenéticos. Mastozoología
Neotropical, 20(1):7-29.
Carriker, M. R. 1976. The crucial role of systematics in assessing pollution effects on the
biological utilization of estuaries. Pp. 487-506, en: Estuarine pollution control and assessment,
Proceeding of Conference, Volumes 1 and 2, (U.S.E.P.A., Office of Water Planning and
Standards) U. S. Government Printing Office, Washington, D. C.
Cato, P. S. y S. L. Williams. 1993. Guidelines for developing policies for the management and
care of Natural History Collections. Collection Forum, 9(2):84-107.
Choate, L. R., J. F. Eisenberg, M. L. Johnson, T. L. Kunz, A. T. Linzey, J. H. Shaw, J. M. Taylor
y B. Wunder. 1987. Acceptable field methods in Mammalogy: Preliminary guidelines
approved by the American Society of Mammalogists. American Society of Mammalogists,
68(4):1-18.
Claps, L. E., G. Debandi y S. Roig-Juñent. 2020. Biodiversidad de Artrópodos Argentinos,
volumen 2. Editorial Sociedad Entomológica Argentina, Mendoza, 624 pp.
Cordon, T. C. 1965. Control and estimation of fungal resistance of leather. Pp. 333-368, en: The
chemistry and technology of leather. Volumen IV. Evaluation of leather (F. O’Flaherty, W. T.
Roddy y R. M. Lollar, eds.). Monograph Series, American Chemical Society, 440 pp.
De Blase A. F. y R. E. Martin. 1974. A Manual of Mammalogy with Keys to Families of the
World. W. C. Brown Co. Publications, Dubuque, Iowa, 329 pp.
De Blase A. F. y R. E. Martin. 1981. A Manual of Mammalogy with Keys to Families of the
World. W. C. Brown Co. Publications, Dubuque, Iowa, 436 pp.
Dhooria, M. S. 2016. Classification of Subclass Acari. Pp. 6371, en: Fundamentals of Applied
Acarology. Springer, Singapore.
az, M. M., D. A. Flores y R. M. Barquez. 1998. Instrucciones para la preparación y
conservación de mamíferos. Publicaciones Especiales No 1, Programa de Investigaciones de
Biodiversidad Argentina (PIDBA), Tucumán, 44 pp.
Díaz, M. M., M. D. Miotti, P. J. Martinez y R. M. Barquez. 1996. El uso de arsénico en colec-
ciones mastozoológicas: Ventajas y desventajas. Pp. 80. Libro de resúmenes de las XI Jornadas
Argentinas de Mastozoología, San Luis, Argentina.
Dunnum, J. L., B. S. McLean y R. C. Dowler. 2018. Mammal collections of the Western
Hemisphere: a survey and directory of collections. Journal of Mammalogy, 99:1307- 1322.
Edwards, S. R., B. M. Bell y M. E. King. 1981. Pest control in museums: a status report:.
Association of Systematic Collections Publications, Lawrence, Kansas, 57 pp.
Findley, J. S. y C. Jones. 1964. Seasonal distribution of the hoary bat. Journal of Mammalogy,
45:461-470.
54
Galbreath, K. E., E. P. Hoberg, J. A. Cook, B. Armién, K. C. Bell, M. L. Campbell, J. L. Dunnum,
A. T. Dursahinhan, R. P. Eckerlin, S. L. Gardner, S. E. Greiman, H. Henttonen, F. A. Jiménez,
A. V. A. Koehler, B. Nyamsuren, V. V. Tkach, F. Torres Pérez, A. Tsvetkova y A. G. Hope.
2019. Building an integrated infrastructure for exploring biodiversity: field collections and
archives of mammals and parasites. Journal of Mammalogy, 100 (2): 382393.
Gardner, A. L. (ed.). 2008. Mammals of South America. Volumen 1: Marsupials, xenarthrans,
shrews and bats. The University of Chicago Press, 669 pp.
Gardner, S. L. 1996. Field parasitology techniques for use with mammals. Pp. 291298, en:
Measuring and monitoring biological diversity: standard methods for mammals (D. E. Wilson,
F. R. Cole, J. D. Nichols, R. Rudran y M. S. Foster, eds.). Smithsonian Institution Press,
Washington, D.C.
Gaudioso, P. J., M. M. Díaz y R. M. Barquez. 2017. Morphology of the axial skeleton of seven
bat genera (Chiroptera: Phyllostomidae). Anais da Academia Brasileira de Ciências: 89(3
suppl.): 2341-2358.
Gaudioso, P. J., J. J. Martínez, M. M. Díaz y R. M. Barquez. 2020a. Evolution of scapula shape
and size in Chiroptera (Mammalia). Journal of Zoological Systematic and Evolutionary
Research, 58(4):1374-1394.
Gaudioso, P. J., R. M. Barquez y M. M. Díaz. 2020b. Esqueleto postcraneal de Chiroptera: atlas
para la identificación de las partes. Publicaciones Especiales N° 3, PIDBA (Programa de
Investigaciones de Biodiversidad Argentina), 99 pp.
Genoways, H. H. y D. A. Schlitter. 1984. Pest control management for Mammal Collections.
Proceedings of the Workshop of Management of Mammal Collections in Tropical
Environments, Calcutta, 532-558.
Greiman, S. E., J. A. Cook, V. V. Tkach, E. P. Hoberg, D. M. Menning, A. G. Hope, S. A.
Sonsthagen y S. L. Talbot. 2018. Museum metabarcoding: a novel method revealing gut
helminth communities of small mammals across space and time. International Journal for
Parasitology 48:10611070.
Grinnell, J. 1921. The Museum Conscience. Museum Work, 4:62-63.
Hafner, D. J. 1984. Skin-Plus-Skeleton preparation as the standard mammalian museum
specimen. American Museum of Natural History, 27(29):141-145.
Hall, E. R. 1962. Collecting and preparing study specimens of vertebrates. Museum of Natural
History, The University of Kansas, 30:1-46.
Hall, E. R., y W. C. Russell. 1933. Dermestid beetles as an aid in cleaning bones. Journal of
Mammalogy, 14:372-374.
Harris, R. H. 1959. Small vertebrate skeletons. Museum Journal, 58:223-224.
Hawks, C. A., S. L. Williams y J. S. Gardner. 1984. The care of tanned skins in mammal research
collections. Museology, 6:3-32.
Hawks, C. A. y S. L. Williams. 1986. Arsenic in Natural History collections. Leather
Conservation News, 2(2):1-4.
Hedgpeth, J. W. 1961. Taxonomy; Man’s oldest profession. Eleventh Annual University of the
Pacific Faculty Research Lecture, May 22, 1961
Hildebrand, M. 1968. Anatomical preparations. University of California Press, Berkeley, 100 pp.
Hooper, E. T. 1956. Selections of fats by dermestid beetles, Dermestidae. Journal of Mammalogy,
37:125-126.
Johnson, M. L. y E. Kritzman. 1985. Vapona for pest control in a museum. Acta Zoologica
Fennica, 170:75-76.
Kaplan, H. 1971. Furskin processing. Pergamon Press, Oxford, 15:231 pp.
Krantz, G. W. y D. E. Walter. 2009. A Manual of Acarology. 3rd Edition. Texas Tech University
Press, Lubbock: 807 pp.
Lederer, W. H., y R. J. Fensterheim (Eds.). 1983. Arsenic industrial, biomedical, environmental
perspectives. Van Nostrand Reinhold, New York, 443 pp.
Lee, W. L., D. M. Devaney, W. K. Emerson, V. R. Ferris, C. W. Harts, Jr., E. N. Kozloff, F. H.
Nichols, D. L. Pawson, D. F. Soule y R. M. Woollacott. 1978. Resources in invertebrates
systematics. American Zoology, 18:167-185.
Levi, H. W. 1966. The care of alcoholic collections of small invertebrates. Systematic Zoology,
15:183-188.
55
Lidicker Jr., W. Z. 1968. A phylogeny of New Guinea rodent genera based on phallic
morphology. Journal of Mammalogy, 49(4):609-643.
López Berrizbeitia, M. F., M. W. Hastriter, R. M. Barquez, M. M. Díaz. 2019. Fleas of the genus
Tetrapsyllus (Siphonaptera: Rhopalopsyllidae) associated with rodents from Northwestern