ArticlePDF Available

Abstract and Figures

El comercio de tiburones entre Ecuador y Perú se viene desarrollando desde hace varias décadas. De esta manera, el Perú se ha convertido en unos de los principales países exportadores de aletas de tiburón a Hong Kong e importadores de carne de tiburón desde Ecuador hacia Perú para suplir las necesidades alimenticias. Sin embargo, hasta la fecha se han venido aumentando el numero de intervenciones para combatir el tráfico ilegal de estos productos derivados de especies de tiburones protegidas.
Content may be subject to copyright.
El comercio internacional de especies marinas tales como tiburones y rayas (elasmobranquios), están diezmando sus poblaciones
silvestres y consecuentemente acabando con los hábitats marinos. Los elasmobranquios son especies que regulan el tamaño
poblacional de sus presas manteniendo los hábitats sanos en los océanos. Sin embargo, la industria pesquera y la demanda de
productos derivados de éstos, tales como las aletas y los troncos, están poniendo en riesgo su supervivencia de sus poblaciones.
Las aletas son exportadas principalmente a Hong Kong, donde estas son procesadas para utilizarlas en un plato tradicional - sopa
de aleta de tiburón - servido en banquetes y fiestas de matrimonio como un símbolo de estatus social. Hoy en día la sopa de aletas
de tiburón es accesible a persona de cualquier grupo social y no solo se sirve en Asia, sino que también en restaurantes de muchos
lugares del mundo, dentro de los cuales está el Perú.
La carne de tiburón se comercializa desde los troncos eviscerados de éstos, los cuales se comercializan para consumo humano
nacional y demanda internacional. Dentro de la lista de los 20 principales países que lideran las pesquerías de tiburones en el
continente americano, según un reporte de TRAFFIC en el 2019, México se encuentra liderando con casi 40.000 toneladas
métricas (tm) de tiburones desembarcadas entre 2007-2017, seguido de Estados Unidos (5th, ~37.400 tm), Argentina (6th,
~33.400 tm), Brazil (9th, ~19.900 tm), Perú (17th, ~10.900 tm), y Ecuador (20th, 7.600 tm). Lamentablemente, la ausencia de
información sobre el esfuerzo pesquero, hacen insuficientes las evaluaciones sobre la dinámica de las pesquerías de tiburones, y la
implementación de las medidas de manejo y ordenación pesquera, en el caso de que éstas existan.
Los tiburones son particularmente vulnerables a la sobrepesca debido a su lento crecimiento, relativamente tardía edad de
madurez sexual y baja fecundidad, entre otras características intrínsecas de éstos. Adicionalmente, la naturaleza migratoria de las
especies de tiburones y rayas y su amplia distribución a lo largo de los océanos, se sobreponen con varias pesquerías donde estas
especies son capturadas como especies objetivos o especies incidentales. En este contexto, la cooperación y cohesión regional e
internacional es necesaria para el manejo y ordenación de las pesquerías. De esta manera, varias medias de ordenación pesquera
se han establecido durante los últimos años, así como regulaciones destinadas al comercio internacional de productos tales como
aletas y troncos de tiburones.
En el contexto nacional del Perú, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora
Silvestres (CITES) es un acuerdo internacional, en la que Perú mediante Decreto Ley 21080 de 1975 forma parte de esta
convención, y se implementa a través del Decreto Supremo 030-2005-AG (Reglamento para la implementación de CITES). Esto
implica que Perú debe velar porque el comercio de especies de flora y fauna no sean una amenaza para la supervivencia de las
poblaciones de estas especies. Perú cuenta con las capacidades logísticas y humanas para combatir el comercio ilegal de especies
listadas en sus Apéndices de CITES, sin embargo, existe un largo camino para asegurando el comercio internacional sostenible de
las poblaciones de animales y plantas silvestres.
EL TRÁFICO DE
TIBURONES EN LATINOAMERICA:
ECUADOR Y PERU ESTAN EN LA MIRA
Ph. D. Sebastián Hernández Muñoz
REVIS TA INF OR MA TIVA C IMAP PÁ GI NA 7
CENTRO DE INVES TI GACI ÓN Y CAP AC IT AC N MA RÍTI MO P ESQU ER O CIMA P
JOTA Y JAVI
Durante las tres últimas Conferencia de las Partes (CoP), 11 especies de tiburones han sido incluidas el Apéndice II de CITES cuyo
comercio internacional puede o no ser permitido, a través de un control y monitoreo por parte de las autoridades competentes en
cada país. El cumplimiento de CITES involucra la implementación de medidas regulatorias nacionales, regionales, e internacionales,
dentro de los cuales la trazabilidad de los productos exportados ha sido fuertemente criticada para lograr un monitoreo adecuado
(validez de permisos CITES, blanqueamiento de especies CITES, etc.). La eficiencia de CITES dependerá de la coordinación y
monitoreo coordinados por las autoridades científicas y administrativas en cada país. En caso de Perú, la estructura de CITES está
conformada por el Ministerio de Medio Ambiente (MINAM) como autoridad científica y el Ministerio de la Producción (PRODUCE),
como autoridad administrativa. La función principal de ambas es vigilar el cumplimiento adecuado de la legislación establecida por
CITES, la que supone inspección de centros de comercio, puntos de entrada y salida de mercancías en aeropuertos, puertos
marítimos, y fronteras a través de la identificación de redes de tráfico ilegal de especies silvestres de fauna y flora.
Dentro de las especies de tiburones listadas en el Apéndice II de CITES se incluyeron los tres tiburones martillos (Sphyrna lewini,
Sphyrna zygaena y S. mokarran), el tiburón punta blanca oceánico (Carcharhinus longimanus), el tiburón sardinero (Lamna nasus),
el tiburón sedoso (Carcharhinus falciformis), tres especies de tiburones zorros (Alopias pelagicus, Alopias superciliosus, y Alopias
vulpinus), y dos especies de tiburones diamante o makos (Isurus oxyrinchus e Isurus paucus). Dentro de éstas, la mayoría de estas
especies participan en el comercializadas nacional, regional e internacional entre países latinoamericanos y desde éstos hacia el
mercado internacional en Europa (España) y Asia (China). Brasil es el principal importador de carne de tiburón a nivel mundial, sin
embargo, también existen otras rutas de comercialización de aletas y carne de tiburón, tales como Ecuador y Perú, Costa Rica y
México, entre otras.
Un buen ejemplo evidencia el aumento de la demanda de estos productos (aletas y carne de tiburón) a través de la frontera entre
Ecuador y Perú. Las exportaciones de aletas de tiburón casi se han duplicado en los últimos años desde el Perú, siendo el país
exportador más importante en Latinoamérica, alcanzando 270 toneladas en el 2017. Lamentablemente, las estadísticas oficiales de
desembarques de tiburones en el Perú no reflejan el volumen real de captura de este grupo de especies. Adicionalmente, se ha
detectado evidencias que los comerciantes y exportadores de aletas están transportándolas a través de los pasos fronterizos
autorizados e ilegales desde Ecuador a Perú, con o sin sus permisos CITES adecuados y/o certificados que acrediten el origen de
éstas. A su vez, varias inconsistencias han sido evidenciadas en los certificados CITES emitidos por la autoridad administrativa
(PRODUCE), los cuales ponen en duda su validez, de igual manera que respetar las cuotas de exportación estipuladas por la
autoridad científica (MINAM). De esta manera, se pone en manifiesto varios vacíos y desafíos en el Perú, a nivel regional e
internacional para la implementación de CITES, y a su vez, combatir el comercio ilegal a través de la cadena de custodia de estos
productos.
PÁ GI NA 14
REVIS TA INF OR MA TIVA C IMAP PÁ GI NA 8
CENTRO DE INVES TI GACI ÓN Y CAP AC IT AC N MA RÍTI MO P ESQU ER O CIMA P
JOTA Y JAVI
La situación mundial y regional en el Pacifico Sur Occidental en las poblaciones de tiburones y su comercialización, hacen del Perú
un punto clave para poder monitorear, regular, y combatir el comercio ilegal del tráfico de aletas y carne de tiburón, en especial
desde Ecuador a Perú. En este contexto, desde el 2014 se vienen realizando talleres para construir las capacitación logística y
humana para la implementación de las regulaciones CITES de especies de tiburones listadas en el Apéndice II. Para tales fines y en
conjunto con la colaboración con OCEANA y el Ministerio de Ambiente - MINAM, se han implementado el uso de guías de
identificación visual de las aletas y troncos de especies de tiburones listadas en CITES y que son comercializadas en el Perú. La
solución a esta problemática está en las manos de las autoridades peruanas competentes en el tema, las cuales a través de la
SUNAT (Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria), MINAM, PRODUCE, SANIPES (Organismo
Nacional de Sanidad Pesquera), Fiscalías (por ejemplo, Fiscalía Especializada en Materia Ambiental del Santa - FEMA) quienes a
través de sus competencias deben velar por control y cumplimientos de las normativas nacionales relacionadas a productos
pesqueros.
Es así, como el 13 de marzo del 2018 se incautaron más de 2 toneladas de aletas secas de tiburón (51 sacos), valorizado en más
de 18 mil dólares en el mercado nacional, de procedencia supuestamente ilegal transportadas desde Aguas Verdes en Tumbes
hacia el mercado de los Olivos en la ciudad de Lima, para posteriormente exportase a Hong Kong, donde su valor es aún más
elevado. La intervención ocurrió en la panamericana norte del Vivero Forestal del distrito Chimbote, provincia de Santa,
Departamento de Ancash. En la operación participaron personal de SUNAT, PRODUCE, SANIPES y el Ministerio Público (FEMA).
El fiscal especializado en materia ambiental de la FEMA, Esneider Bustamante Delgado recabó y presentó la documentación
pertinente relacionada al caso en cuestión en el Juzgado de Investigación Preparatoria de Nuevo Chimbote, Provincia del Santa,
Departamento de Ancach, donde el Juez declaró infundada la solicitud de devolución de las aletas de tiburón incautadas,
presentada por los investigados.
El miércoles 10 de octubre del 2018 se celebró la audiencia de la apelación sobre la devolución de las aletas de tiburón planteado
por los investigados, donde la Sala Penal de la Corte Superior de Justicia del Santa resolvió confirmar en todos sus extremos una
resolución que declaró infundada de la devolución de los 51 sacos de aletas de tiburón, por lo cual la empresa involucrada ya no
pudo apelar más a la devolución del producto incautado. Casi dos años después, el 18 de junio del 2020, la FEMA pide 5 años y 6
meses de pena privativa de la libertad contra los empresarios involucrados, adicionalmente, el Ministerio Público solicitó el pago
de la suma de 106 mil 375.50 soles (~ 30.000 US dólares) por concepto de reparación civil. El 11 de marzo del 2020 se realizó la
audiencia de control de acusación y se dictó el acto de enjuiciamiento para los tres imputados, y hasta la actualidad se está
esperando la fecha para el juicio oral. Sin embargo, el 2 de diciembre del 2020, después de casi tres años de investigación de este
emblemático caso de aletas de tiburones, se incineraron las más de 2 toneladas de aletas incautadas y que estaban siendo
almacenadas por la Dirección de Producción de Chimbote, mientras se realizaban las investigaciones del caso.
REVIS TA INF OR MA TIVA C IMAP PÁ GI NA 9
CENTRO DE INVES TI GACI ÓN Y CAP AC IT AC N MA RÍTI MO P ESQU ER O CIMA P
JOTA Y JAVI
Este es el primer caso ambiental que involucra el tráfico ilegal de aletas de tiburones en Latinoamérica, el cual ha alcanzado la
participación en conjunto del Ministerio Público, la coordinación con las diferentes autoridades peruanas competentes en la
materia, y la academia para establecer la ilegalidad e integridad del caso en contra del tráfico de especies de tiburones listadas en
CITES, y cuyo comercio internacional está diezmando las poblaciones silvestres en los océanos. Sin embargo, desde septiembre del
2020 se han intervenido más de diez casos de tráfico ilegales de aletas y troncos de tiburones en el Perú de procedencia
ecuatoriana, los cuales han sido intervenidos e incautados conjuntamente en operativos realizados por la SUNAT, FEMA, Policía
Nacional (PNP), y PRODUCE. En este contexto, Perú se ha convertido en un país líder en Latinoamérica para combatir este tipo de
delitos, muchos de los cuales están asociados a otros delitos categorizados como crimen organizado que atenta la supervivencia de
la vida silvestre, en este caso los tiburones.
REVIS TA INF OR MA TIVA C IMAP PÁ GI NA 10
CENTRO DE INVES TI GACI ÓN Y CAP AC IT AC N MA RÍTI MO P ESQU ER O CIMA P
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
La anchoveta se distribuye desde Chile hasta Zorritos, al norte de Perú, y generalmente tiene una alta abundancia en invierno con un pico de desove al final de esta temporada
  • Passuni
Otra posibilidad de la presencia de estos tiburones durante el invierno es que pueden estar buscando peces pequeños, otra de sus presas además del zooplancton (Last & Stevens 1994). El primer individuo encontrado en Ecuador fue observado regurgitando pescado, principalmente anchoveta Engraulis ringens (Romero & Liza 2004). La anchoveta se distribuye desde Chile hasta Zorritos, al norte de Perú, y generalmente tiene una alta abundancia en invierno con un pico de desove al final de esta temporada (Passuni et al. 2016). En el futuro sería útil dilucidar si hay una temporada preferida para que M. pelágicos se acerque a la costa del Pacífico Oriental.
ATC llevaron a cabo trabajos de campo y recopilaron datos; SKS compiló los datos y redactó el artículo; RMV y AMP ayudaron a escribir el artículo
  • Contribuciones De
  • Amp Rmn
Contribuciones de los autores RMN, AMP, OCM y ATC llevaron a cabo trabajos de campo y recopilaron datos; SKS compiló los datos y redactó el artículo; RMV y AMP ayudaron a escribir el artículo; todos los autores revisaron el manuscrito.