ChapterPDF Available

La Psicología de Las Redes Sociales

Authors:

Abstract

Las redes sociales se han convertido en la forma de comunicación más habitual entre los jóvenes, donde pueden compartir y comentar lo que piensan o sienten. Día a día va creciendo esta opción, y creándose nuevas redes sociales que intentan aglutinar a nuevos usuarios. La ventaja de estas redes en comparación con otros medios como blogs o foros, es la inmediatez de la comunicación. Mi experiencia en cuanto a redes sociales es relativamente reciente, de apenas 2 años y poco, y todo a raíz de una entrevista de trabajo, en el que me ofrecían se director de un departamento de Psicología, pero la persona que me entrevistó le extrañó mi nula presencia en Internet. Por aquel entonces mi interés en las redes sociales era nulo, ya que me mantenía mis contactos a través de los e-mails o por teléfono. Aunque al final no superé la entrevista, aquello me hizo reflexionar y plantearme que me estaba perdiendo de algo, mi presencia en Internet, y que eso había podido influir negativamente en la valoración de mi currículum. Así que a los pocos días me abrí perfiles en Twitter, Facebook y Google+, donde mantengo una intensa actividad, que ha sido "recompensada" por multitud de contactos y de seguidores. Además, y como parte de mi compromiso con la divulgación científica cuento con un blog denominado Novedades en Psicología, donde cada artículo que publicó en mi blog sobre los últimos avances en las distintas materias de psicología y las neurociencias, luego las comparto a través de mis redes sociales, consiguiendo miles de seguidores que se traducen en una media de mil visitas al día en el blog.
Como citar este trabajo
De la Serna, J.M. (2018). La Psicología de Las Redes Sociales. En J.M. De la Serna.
CiberPsicología: Relación entre Mente e Internet. Hackensack: Babelcube Inc., 61-82.
1
CAPÍTULO 5.
LA PSICOLOGÍA DE LAS REDES SOCIALES
Juan Moisés de la Serna
Las redes sociales se han convertido en la forma de comunicación más
habitual entre los jóvenes, donde pueden compartir y comentar lo que
piensan o sienten.
Día a día va creciendo esta opción, y creándose nuevas redes sociales
que intentan aglutinar a nuevos usuarios.
La ventaja de estas redes en comparación con otros medios como blogs
o foros, es la inmediatez de la comunicación.
Mi experiencia en cuanto a redes sociales es relativamente reciente, de
apenas 2 años y poco, y todo a raíz de una entrevista de trabajo, en el que
me ofrecían se director de un departamento de Psicología, pero la persona
que me entrevistó le extrañó mi nula presencia en Internet.
Por aquel entonces mi interés en las redes sociales era nulo, ya que me
mantenía mis contactos a través de los e-mails o por teléfono. Aunque al
final no superé la entrevista, aquello me hizo reflexionar y plantearme que
me estaba perdiendo de algo, mi presencia en Internet, y que eso había
podido influir negativamente en la valoración de mi currículum.
Así que a los pocos días me abrí perfiles en Twitter, Facebook y Google+,
donde mantengo una intensa actividad, que ha sido "recompensada" por
multitud de contactos y de seguidores.
Además, y como parte de mi compromiso con la divulgación científica
cuento con un blog denominado Novedades en Psicología, donde cada
artículo que publicó en mi blog sobre los últimos avances en las distintas
materias de psicología y las neurociencias, luego las comparto a través de
mis redes sociales, consiguiendo miles de seguidores que se traducen en una
media de mil visitas al día en el blog.
2
Pero quizás de la labor en las redes que personalmente me siento más
orgulloso es de lo conseguido en LinkedIn, que a diferencia de las anteriores
se trata de una red profesional, donde tengo más de tres mil quinientos
profesionales de la salud mental que me siguen para conocer las últimas
publicaciones que realizo.
Redes sociales en donde dedicamos tiempo y energías en responder,
compartir y dar “Like”, para mantenernos al día sobre las últimas
publicaciones del tema de interés o simplemente para estar en contacto con
las personas que nos interesa.
Todo ello es una actividad humana, que puede y debe de ser analizada,
para ayudarnos a comprender y a describir lo que sucede en el ciberespacio,
es decir en Internet.
Actualmente se están desarrollando gran cantidad de datos que pueden
ser analizados, sobre la frecuencia de uso, en qué redes dedicamos más
tiempo, qué hacemos en cada red, con quienes contactamos, ..., algo que en
principio no parece ser de interés, se ha observado que sirve y mucho para
comprender cómo somos.
Las últimas investigaciones señalan que tal y como cada uno sea en la
realidad, así se comportará en Internet, por lo que se puede realizar el
estudio al revés, sabiendo cómo se comporta en la red, podemos averiguar
cómo es cada uno.
Una herramienta imprescindible para las ciencias sociales, tal y como
la sociología o la psicología social, ya que permite observa cómo van
cambiando los grupos en Internet, su interacción, y con ello la sociedad en
donde están.
Pero también es de interés a nivel psicológico, tanto a la hora de detectar
psicopatologías como para poderle ofrecer soluciones personalizadas al
usuario.
A continuación, se exponen las últimas investigaciones psicológicas de
Internet separas en función de la red social objeto de estudio y análisis.
Facebook
3
Cada día dedicamos más tiempo a estar conectados a través de las
distintas redes sociales, ya sea por mantenernos informados, o simplemente
para compartir con otros.
Si algo ha caracterizado a esta última década ha sido en la inclusión de
la vida de todo tipo de redes sociales, orientados a facilitar la vida. A golpe
de ratón se puede hablar con el mejor amigo, o con un colega al otro lado del
mundo, a la vez que se reciben las últimas noticias sobre lo que sucede en
Japón.
Pocas cosas son las que actualmente no se pueden hacer a través de las
redes sociales, ya sea estar conectados a un chat, un foro, o un grupo de
discusión sobre la temática de interés, donde cualquier persona puede
compartir y opinar sobre dicho tema.
Algo que se ha visto como un peligro entre los más jóvenes, ya que son
estos los que mayor tiempo dedican a las redes sociales, lo que en ocasiones
puede repercutir negativamente en el desempeño académico del estudiante,
pero ¿Son las redes sociales reflejo de lo que somos?
Esto es precisamente lo que se trata de investigar desde la Universidad
Monash (Malasia) cuyos resultados han sido publicados en la revista
científica Cyberpsychology: Journal of Psychosocial Research on
Cyberspace.
En el estudio participaron ciento cincuenta y ocho estudiantes
universitarios, con edades comprendidas entre los dieciocho a veinticuatro,
de los cuales el 77% eran mujeres. De todas las redes sociales empleadas
por estos jóvenes se decidió por elegir la red social Facebook, debido a la
extensión y popularidad en su uso. Para ello se evaluó el nivel de intrusión
de esta red social en la vida diaria a través de un cuestionario estandarizado
denominado F.I.Q. (Facebook Intrusion Questionnaire).
Igualmente, para observar si se produce este "reflejo" de la persona en
las redes, se analizó una característica de personalidad como es el nivel de
obsesión. Para ello se evaluaron a los participantes a través de dos
cuestionarios estandarizado, el O.C.I.-R. (Obsessive Compulsive Inventory-
Revised) y el O.B.Q.-20 (Obsessive Belief Questionnaire-20). La
4
investigación trata pues de descubrir si la forma de comportarse en la red
social Facebook va a variar o no en función del nivel de obsesión de cada
persona.
Los resultados muestran que las creencias y comportamientos obsesivos
se van a ver reflejados significativamente en el uso de Facebook, de forma
que aquellos alumnos que tenían mayores niveles de obsesión, eran también
los que realizaban un uso más intensivo de esta red social.
A pesar de la claridad en los resultados hay que tener en cuenta las
limitaciones del estudio, ya que se trata de una población muy concreta con
una idiosincrasia específica como es la de Malasia, y además todos los
participantes son universitarios, por lo que requeriría de nueva
investigación antes de poder extrapolar los resultados a todos los jóvenes.
Otra de las limitaciones de estudio es que la información que se obtiene
proviene del uso de los cuestionarios estandarizados, basados en la
respuesta del participante, y no tanto en lo que realmente hace. Hoy en día
existen Apps, los cuales son pequeños programas que se instalan en los
Smartphone y que van registrando el uso que se hace a través del mismo, lo
que permite conocer exactamente cuánto tiempo se dedica a estar conectado
a las redes sociales a través del móvil, lo cual proporcionaría una medida
más fiable que el uso en exclusiva de los cuestionarios estandarizados.
Con estos resultados, parece claro que al final se expresa tal y como cada
uno es en lo que se hace, ya sea al comunicarse de forma presencial, cara a
cara, o a través de las redes sociales. Así y pesar del avance de la tecnología
todavía podemos ver personas hablando por el teléfono moviendo las manos
para dar mayor ímpetu al mensaje que expresa, aun sabiendo que la otra
persona no le va a poder ver.
Pero los resultados anteriores llevan a plantearse lo siguiente, si se es
igual en el mundo real que en el virtual, ¿Qué pasa con los roles que le ha
tocado vivir a cada uno?, ¿Se convierte la red en un lugar de “liberación” de
los mismo o no?
Esto es precisamente lo que trata de explorarse conjuntamente desde la
Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) y la Universidad del Oeste
5
de Inglaterra (Inglaterra) cuyos resultados han sido publicados en la revista
científica Psychology of Women Quarterly.
En el estudio participaron ciento cincuenta estudiantes universitarias
con edades comprendidas entre los 17 a 25 años, todas ellas mujeres, y con
un peso promedio normal, evaluado mediante la fórmula de peso dividido
entre la altura al cuadrado.
A las participantes se les preguntó mediante cuestionario ad-hoc on-line
sobre sus hábitos en el consumo de ocio, televisión, revistas, músicas…
incluido las redes sociales, para lo cual debía de identificar el número de
horas que dedicaba a cada una de estas actividades. En el caso de la red
social Facebook, debía de indicar con qué frecuencia lo revisaba. Y en el caso
de las revistas leídas, si estas solían ser o no de moda.
Igualmente se evaluó la tendencia de cada una de ellas a compararse
con el resto a través de la escala estandarizada denominada Upward and
Downward Appearance Comparison Scale; se solicitó la misma información,
pero esta vez, sobre la comparación dentro de la red Facebook, con los
“amigos” y usuarios de dicha red. Por último, se evaluó mediante el S.O.Q.
(Self-Objectification Questionnaire) la imagen personal que tenía de
misma, como “mujer-objeto” o no.
Los resultados muestran que las jóvenes universitarias muestran una
alta correlación entre el uso que se hace de Facebook el uso de la mujer como
objeto de deseo, esto es, en la red se sigue manteniendo los cánones sociales
de “mujer-objeto” que en la vida real; ya que se obtuvieron los mismos
resultados que en la relación entre la mujer como objeto de deseo y las
revistas de moda.
Esto es, la presión de la sociedad que sufren especialmente las jóvenes
por tener una “cara bonita” y un “cuerpo perfecto”, lo van a sufrir tanto en
su vida real como en la virtual, y eso, que todas las participantes tenían un
peso normal, pero ¿Qué pasaría con aquellas que tiene sobrepeso?
Si se mantiene la misma presión o incluso es menor en la red, está en
vez de convertirse en un lugar de ocio y esparcimiento, puede convertirse en
una continuación de las normas sociales en donde se vie, perpetuando así
6
los cánones de belleza y la presión que las jóvenes sienten como “mujeres-
objeto”.
Una de las principales limitaciones de este estudio es que la información
se extrajo mediante autoinformes, cuando actualmente existen programas
de “rastreo” capaces de identificar qué tiempo se está conectado, qué servicio
de red está empleado e incluso con quién ha conectado, información toda
ella más objetiva que la anterior.
Hay que tener en cuenta que la población objeto de estudio han sido las
jóvenes universitarias, por lo que hay que investigar en otras poblaciones
antes de poder establecer generalizaciones al respecto
A pesar de lo anterior, los resultados parecen claro, en cuanto que los
“cánones sociales” son transmitidos y mantenidos en la red, limitando con
ello las posibilidades que ofrece Internet a la hora de crear y mantener una
identidad digital, independiente de las “exigencias sociales” del lugar de
donde se viva.
Algo que es preocupante, ya que quiere decir, que en las “sociedades
machistas”, los valores que se inculcan e imponen, van a seguir
manteniéndose entre las jóvenes, incluso aunque se encuentren en un
mundo virtual.
Tal y como sugieren los autores del estudio, se trata de una primera
aproximación a esta problemática de la imagen digital entre jóvenes, siendo
necesario la incorporación de nueva investigación que sea capaz de explicar
mejor este fenómeno, e igualmente sirva para poder establecer planes de
prevención, para que la imagen de la mujer como objeto de deseo no se siga
difundiendo.
Desde que ha irrumpido en la vida de los jóvenes las redes sociales, se
ha producido un fenómeno novedoso, el de la adicción a Internet.
Si bien el fenómeno de la ciberadicción es reciente, este ha ido
evolucionando rápidamente, así los primeros adictos a los videojuegos o a
Internet, pasaban horas y horas sin salir de sus cuartos, incapaces de
desconectarse de los juegos de rol o de cualquier otro videojuego para sumar
7
más puntos y aumentar en el ranking mundial; como si eso fuese lo más
importante de todo.
De estos primeros casos surgió el término del síndrome de “hikikomori”,
originariamente identificado en Japón durante la década de los ochenta y
noventa. Los jóvenes que lo sufrían, literalmente daban la espalda a la
sociedad, y se negaban a interactuar con los demás, si no era a través de las
computadoras.
Algo que en ocasiones llevaba a una mala nutrición e incluso al
abandono de la higiene personal.
Ejemplo de ello se han observado en mayor o menor grado a lo largo del
globo, donde la pantalla del ordenador se convierte en la “realidad” del
joven, no existiendo nada más allá fuera de las cuatro paredes de su cuarto.
Actualmente, y gracias a los dispositivos móviles, como las tabletas,
iPads, Smartphone o teléfonos inteligentes, ya no es preciso quedarse en
casa para estar conectado a Internet.
Además, la incursión de las redes sociales ha hecho que las posibilidades
de comunicación aumenten, más allá de los videojuegos, o chat de hace unos
años, lo que ha traído como consecuencia un incremento del número de casos
de adicción a Internet, pero ¿Cuál es el porcentaje de adictos a Facebook?
Esto es precisamente lo que ha tratado de responderse desde el
Departamento de Sistemas de Información y el Departamento de
Fundamentos de la Educación y Ciencias Sociales, Facultad de Educación,
Universidad Tecnológica de Malasia (Malasia), junto con el Departamento
de Cómputo y Tecnología de la Información, Universidad Islámica Azad
(Irán) cuyos resultados acaban de ser publicados en la revista científica
International Journal of Information and Education Technology.
En el estudio participaron cuatrocientos cuarenta y un estudiantes
universitarios con una media de 24 años, de los cuales el 49% eran mujeres.
A todos se les evaluó mediante la escala estandarizada para conocer el
nivel de adicción a Facebook denominada B.F.A.S. (Bergen Facebook
Addiction Scale), igualmente se evaluó el nivel de locus de control mediante
el L.O.C. (Locus of Control) y el nivel de egoísmo personal mediante
8
Barron's Ego Strength Scale; además se recogió información sobre la
religión y la procedencia del estudiante.
Los resultados informan que los jóvenes mostraban niveles muy
elevados de adicción a Facebook, llegando al 47% de los mismos, esto quiere
decir que casi la mitad de los usuarios de Facebook eran adictos a esta red
social.
Estos resultados se mantienen a pesar de la procedencia (malasio o no
malasio), religión que practicasen (musulmana, cristiana, budista, ...) e
incluso género de los participantes.
Los autores no entran a valorar estos datos ni las implicaciones sobre la
salud mental de los jóvenes, ni sobre sus relaciones sociales.
Una de las limitaciones del estudio, es que la selección de los
participantes, se realizó entre aquellos que usaban habitualmente las redes
sociales, es decir, los resultados reflejan que entre los usuarios habituales
se produce estos niveles elevados de adicción, pero no dice nada de aquellos
jóvenes que no usan las redes sociales con tanta frecuencia.
Hay que tener en cuenta que el estudio se realizó únicamente con
universitarios, no pudiendo extender los resultados al resto de la población,
ni siquiera a la juventud, ya que pueden estar influyendo variables tan
destacadas como el nivel socio-económico o la cultura de los usuarios de
Facebook, aspectos que no se analizan en este estudio.
A pesar que los autores del estudio se han decantado por analizar los
niveles de Facebook, debido a la popularidad de esta red, y su creciente
número de usuarios, que actualmente se ha contabilizado en cerca de dos
billones; no se ha realizado un análisis comparativo con otras redes sociales
para tratar de comprender si es un fenómeno propio de Facebook, o de
cualquier otra red como Twitter o Google+.
Por lo que se requiere de nuevas réplicas para poder establecer al
respecto.
Igualmente habrá que tener en cuenta si los adictos a Facebook son
adictos exclusivamente a esta red social, o a otras o a todas; lo que estaría
hablando más que de un "problema" con Facebook, de un problema de
9
personalidad del individuo que se refleja en su uso de Internet.
Pero para poder conocer la respuesta a esta cuestión se ha de mejorar
el diseño, incorporando preguntas sobre el empleo de otras redes sociales y
su frecuencia de uso.
Twitter
Uno de los principales problemas del profesional, el cuidador o el
familiar de un paciente afectado con trastorno del espectro autista es estar
correctamente informado. Si bien todos podemos tener unas ideas generales
sobre el autismo, hasta que un familiar no se presenta con esta
problemática, no existe la necesidad de profundizar en el conocimiento sobre
su origen, factores desencadenantes, evolución y sobre todo tratamiento.
Hasta hace unos años el acceso a esta información especializada
resultaba difícil hasta para los profesionales que debían de hacer cursos de
actualización para poder conocer los avances que al respecto se iban
realizando. Las consultas a las bibliotecas han dado paso a los anuarios de
las revistas, y de ahí a los portales especializados, hasta las páginas web de
fundaciones, federaciones y asociaciones.
Hoy en día con el desarrollo y la popularización de Internet estar al día
sobre la temática de su interés, se ha convertido en una tarea relativamente
más fácil para cualquier profesional, cuidador o familiar de un paciente con
trastorno del espectro autista, a pesar de lo cual es necesario acudir a las
redes sociales para estar al día, ya sea Facebook, Google+ o Twitter, pero
¿Puede Twitter ayudar al Trastorno del Espectro Autista?
Al menos así lo creen desde el Centro de reconocimiento de patrones y
análisis de datos de la Universidad Deakin y el National ICT (Australia)
quienes han presentado sus resultados en el 2014 IEEE/ACM International
Conference on Advances in Social Network Analysis and Mining.
En este caso no existen participantes, ya que se trata de un análisis
matemático de los Tweets que se han remitido por Internet con alguna de
las palabras en inglés “autism”, “adhd”, “autismawareness”, “asperger” y
“aspie”, en total se alcanzaron a analizar 944.568 Tweets emitidos entre el
10
26 de agosto del 2013 y el 25 de noviembre de ese mismo año.
El principal resultado es sobre la validez de la información con alto
valor, emitida por parte de las administraciones públicas, que se comparte
a través de Twitter sobre la temática del Trastorno del Espectro Autista,
prevaleciendo esta información, frente a la que se pueda generar por
cualquier usuario particular.
Tal y como indican los autores del estudio es la primera vez que se
realiza este tipo de investigación, lo que abre las puertas al estudio y
análisis de las distintas psicopatologías a través de las redes sociales, para
comprender cómo van evolucionando los intereses de instituciones,
familiares y cuidadores de pacientes afectados por una u otra
psicopatología.
Esto tiene el inconveniente que los datos solo son descriptivos, pero no
se puede comparar con ningún resultado anterior, que permita comprender
la evolución del uso de estos conceptos. A pesar de lo limitado de los
resultados, lo que el estudio evidencia es la importancia que está teniendo
cada vez más las redes sociales, tanto para los profesionales, cuidadores y
familiares de pacientes con Trastorno del Espectro Autista, ya no sólo para
estar al día de las últimas novedades en cuento a investigación se refiere,
sino incluso para compartir sentimientos sobre todo de apoyo entre los
usuarios, lo que refuerza la labor que se realiza desde las asociaciones
familiares de pacientes.
Personalmente desconocía toda esta temática del análisis de grandes
sumas de datos provenientes de Internet, denominados Big Data, por lo que
me he adentrado en esta temática, y me he dado cuenta de que se trata de
un ámbito todavía inexplorado para la psicología. Un análisis de miles o
millones de datos en el que buscar patrones con los que comprender y
predecir el comportamiento humano.
En el ámbito de la empresa se utiliza para conocer cómo se comportan
sus clientes y usuarios, para con posterioridad tratar de predecir el
comportamiento a través de análisis estadísticos y con ello optimizar los
beneficios de las empresas. Por mi parte, que estoy interesado en la
11
temática de la salud mental, traté de casarlo con Big Data.
Para conocer de qué se habla en Internet sobre esta temática, hay varias
opciones, la más simple es la de contabilizar el número de grupos o foros,
pero con ello sólo sabría dónde se reúnen los interesados en cada una de las
temáticas específicas de la salud mental.
Pero para saber qué es lo que está pasando en la red, lo mejor es hacerlo
a través de algunas de las herramientas de comunicación directa más
empleadas como son los microbloggings y en concreto Twitter, por lo que
inicié mi primer estudio con Big Data para contestar a ¿Cuánto se habla en
Twitter sobre la salud mental?
El análisis se realizó sobre el tráfico de Twitter con respecto a la
temática de la salud mental, todo ello analizado gracias a la colaboración de
la empresa Cartodb. Para delimitar el concepto de salud mental se
escogieron cuatro de los términos más destacados, dos correspondientes a
la edad adulta, relativos a enfermedades neurodegenerativas, y dos a la
edad infantil, sobre trastornos del desarrollo: la Enfermedad de Párkinson,
la Enfermedad de Alzheimer, el Trastorno por Déficit de Atención e
Hiperactividad, y el Trastorno del Espectro Autista, respectivamente. Lo
que deja fuera otras temáticas igualmente importantes como las relativas a
los Trastornos del Estado de Ánimo, especialmente el Trastorno de
Depresión Mayor; o los Trastornos de la Adicción o los de la Conducta
Alimentaria.
Para este estudio se analizaron todos los Tweets publicados durante un
día completo de la semana anterior. En total se han analizado 11.500
Tweets geolocalizados repartidos por todo el mundo, empleando para ello el
paquete estadístico SPSS v. 22, de los cuales, lo primero que hay que indicar
que existe una distribución diferente en función de la temática de la
conversación. Así, los temas relativos a la salud mental en adultos fueron
de un 56% (tres mil quinientos Tweets sobre la Enfermedad de Alzheimer y
tres mil Tweets sobre la Enfermedad de Párkinson); siendo el 44% relativo
a la temática en la infancia (dos mil quinientos Tweets el Trastorno por
déficit de atención e hiperactividad y dos mil quinientos sobre el Trastorno
12
del Espectro Autista)
Hay que tener en cuenta que los términos de búsqueda en Twitter han
sido en inglés, empleando las palabras claves: "parkinson"; "alzheimer",
"adhd" y "autism", lo que hace que los resultados tengan que tomarse con
cuidado sobre todo en lo que respecta a los países de habla no inglesa, de
hecho, se escribieron 8.171 Tweets en inglés (el 71,05%); frente a los 1.252
en español (el 10,88%), lo que hace entre los dos, el 82% del total, además
de otros treinta y dos idiomas más a lo largo del mundo.
En cuanto a la distribución de los Tweets en cada uno de los cuatro
términos de búsqueda según el idioma, informar que el 57% de los Tweets
en inglés son sobre la temática de la salud mental infantil y el 43% de los
Tweets a la salud mental en adultos.
En el caso del idioma español el 99% de los Tweets correspondieron a la
salud mental en adultos, ya que los términos de búsqueda se usan igual en
español que en inglés. En cambio, los términos respectivos a la salud mental
infantil son diferentes, de ahí su bajo porcentaje. Reseñar que, dentro de la
salud mental en adultos, el 72% se corresponde a la temática del Alzheimer,
mientras que el 37% corresponde a la temática del Párkinson.
Tal y como sucedía en el estudio anteriormente comentado, al tratarse
de una innovadora forma de investigación, todavía no existen estudios
suficientes con los que poder realizar una comparación, por lo que se
requiere de nueva investigación antes de poder obtener conclusiones al
respecto.
Con respecto al modo en que usamos Twitter a continuación, transcribo
la entrevista que realicé sobre esta temática al Dr. David Lavilla Muñoz,
Profesor Titular de Comunicación Digital y Nuevas Tendencias de la
Universidad Europea:
- ¿Qué es #informetwitter y cuál es su objetivo?
El #informetwitter es una investigación, con registro en la OTRI,
realizada desde la Universidad Europea de Madrid conjuntamente con dos
empresas expertas en Internet y Redes Sociales para conocer cómo se
comporta el usuario de este microblog. Así las cosas, la UEM y las empresas
13
Redbility e Influenzia han extraído conclusiones sobre cuál es la manera
más eficiente de comunicarse y participar en esta red social a partir de tres
metodologías cualitativas: Eye Tracking, y Evaluación emocional y análisis
morfológico y sintáctico del mensaje.
- ¿Cómo surge #informetwitter?
Surge de una idea inicial de la empresa Redbility para conocer mejor al
usuario de esta red social y ayudar a las empresas a manejar la herramienta
Twitter y comunicar mejor a través de esta plataforma.
- ¿Cuántas personas colaboran en #informetwitter?
En esta investigación colaboraron en total más de cincuenta personas.
Entre ellos se destacan los usuarios avanzados de Twitter, los profesionales
de Redbility, los de Influencia y los de la Universidad Europea de Madrid.
- ¿Cómo se trabaja en #informetwitter?
La empresa Redbility se encargó de las herramientas tecnológicas
necesarias para realizar el estudio, con el fin de proponer su posterior
análisis de la misma extracción de los datos. Influezia, aportó el
conocimiento de los usuarios expertos en el uso y manejo de la red social y
el Máster de Periodismo Digital y redes Sociales de la Universidad Europea
de Madrid el sello de calidad universitaria, su certificación y el compromiso
de generar análisis académico a partir de los datos obtenidos.
- ¿Cuál es la población objeto de estudio de #informetwitter?
Redbility empleó diferentes técnicas cualitativas para analizar la
muestra -que constaba de treinta y cinco participantes divididos en usuarios
expertos (heavy users) y usuarios medios (médium users), - y analizar así
su información. Entre las técnicas se encontraban la observación directa, el
análisis emocional, el análisis morfosintáctico y el eyetracking. Y se dividió
al sujeto de estudio, según su dispositivo de uso. Todos estos usuarios fueron
extraídos de la base de datos que maneja Influenza, empresa líder en
14
España, en cuanto usuarios expertos, con repercusión mediática dentro de
Internet, de un universo de ciento treinta usuarios con las características
solicitadas para la realización de un estudio de este fin.
- ¿Cuáles son los resultados alcanzados por #informetwitter?
Las conclusiones, de manera más exhaustiva, se pueden observar en
esta dirección:
http://www.redbility.com/downloads/Conclusiones_sobre_la_investigacion_
del_comportamiento_de_los_usuarios_en_Twitter.pdf. No obstante, entre
las más significativas destacan:
a. Que Twitter alimenta el ego personal.
b. Que la espera en la apertura de links genera ansiedad.
c. Que un tweet con abreviaturas y desestructurado no funciona.
d. Que si se utiliza el humor y la ironía el tweet tendrá más éxito
e. Que escribir bien comunica mejor
f. Que los tweets enviados a primera hora de la mañana son los más
leídos.
- ¿Cuáles son los objetivos a alcanzar en un futuro por #informetwitter?
El grupo #informetwitter presenta ahora una tesis doctoral que versa
sobre la reputación en línea realizada por la profesora de la Universidad
Europea de Madrid Mercedes Agüero Pérez. En ella se trata de constatar
que todo este auge virtual en la comunicación empresarial no deja de
conllevar riesgos ya que el propio usuario de Internet puede entrar en
conversación otros usuarios o compañías de manera horizontal, sin
jerarquías; y de esta manera beneficiar o dañar su reputación. En esta tesis,
además, se ha tratado de realizar una serie de recomendaciones a las
empresas para intentar favorecer la gestión de su reputación a partir de
parámetros comunes observados en los usuarios avanzados de esta red
social.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.