ArticlePDF Available

¿Y los campesinos dónde están? Una propuesta de análisis para el estudio del campesinado y su aplicación en el valle medio del Guadiana durante la I Edad del Hierro

Authors:

Abstract and Figures

El campesinado es quizás una de las figuras sociales menos analizadas en la protohistoria peninsular por el escaso reflejo que su actividad deja en el registro arqueológico. Para contribuir a su conocimiento se propone un esquema de trabajo que reúne la información procedente de las actuaciones arqueológicas, los análisis bioarqueológicos y los estudios de las Áreas de Captación Económica. Dicho esquema ha sido aplicado al estudio de los asentamientos tipo aldea o granja documentados en el tramo medio del Guadiana entre los siglos VII-V a.C. para ensayar su utilidad y así comprender el papel que el campesinado pudo desempeñar en el desarrollo social y económico del poblamiento de esta región durante la I Edad del Hierro.
Content may be subject to copyright.
279Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
¿Y los campesinos dónde están? Una propuesta de análisis para el estudio del
campesinado y su aplicación en el valle medio del Guadiana durante la I Edad
del Hierro
Esther Rodríguez González1
Recibido:23/04/20/Aceptado:30/10/20
No hay una piedra en el mundo, que valga lo que una vida
Milonga del moro judío, Jorge Drexler, 2004.
Resumen.Elcampesinadoesquizásunadelasgurassocialesmenosanalizadasenlaprotohistoriapeninsular
porelescasoreejoquesuactividaddejaenelregistroarqueológico.Paracontribuirasuconocimiento
se propone un esquema de trabajo que reúne la información procedente de las actuaciones arqueológicas,
los análisis bioarqueológicos y los estudios de las Áreas de Captación Económica. Dicho esquema ha sido
aplicado al estudio de los asentamientos tipo aldea o granja documentados en el tramo medio del Guadiana
entre los siglos VII-V a.C. para ensayar su utilidad y así comprender el papel que el campesinado pudo
desempeñar en el desarrollo social y económico del poblamiento de esta región durante la I Edad del Hierro.
Palabras clave: Tarteso; valle medio del Guadiana; I Edad del Hierro; campesinado; áreas de captación eco-
nómica; bioarqueología; granja; aldea.
[en] And where are the peasants? An analysis proposal for the study of the peasantry and
its application in the central Guadiana valley during the Early Iron Age
Abstract. The peasant population is perhaps one of the least analysed social subjects in the Iberian protohistory
becauseitsactivityispoorlyreectedinthearchaeologicalrecord.Inordertocontributetoitsknowledge,
we propose a work scheme that collects the information from archaeological activities, bioarchaeological
data and Catchment Area analyses. This scheme has been applied to the study of well-known villages or farm
type settlements in the middle section of the Guadiana river between the 7th-5th centuries BC to prove its
usefulness and understand the role that the peasantry played in the social and economic development of the
population of this region during the First Iron Age.
Keywords: Tartessos; central Guadiana Valley; Early Iron Age; peasant; economic catchment areas; bioar-
cheology; farm; village.
Sumario. 1. El campesinado, una gura (in)visible en el registro arqueológico de la I Edad del Hierro. 2.
Modelos teóricos para el estudio del campesinado durante la I Edad del Hierro en el valle medio del Guadiana.
3. El poblamiento tipo aldea o granja en el Guadiana Medio durante la I Edad del Hierro. 4. Conclusiones.
Bibliografía.
Cómo citar: Rodríguez González, E. (2020). ¿Y los campesinos dónde están? Una propuesta de análisis
para el estudio del campesinado y su aplicación en el valle medio del Guadiana durante la I Edad del Hierro.
Complutum, 31(2):279-303.
1 Instituto de Arqueología (CSIC – Junta de Extremadura)
Plaza de España, 15; 06800, Mérida
esther.rodriguez@iam.csic.es
ARTÍCULOS
Complutum
ISSN: 1131-6993
https://dx.doi.org/10.5209/cmpl.72485
280 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
1. El campesinado, una gura (in)visible
en el registro arqueológico de la I Edad del
Hierro
Elconocimientosobrelaguradelcampesinado
se ha ido incrementando en las últimas décadas, a
pesar de la lectura peyorativa que habitualmente
ha girado en torno a la misma (Fontana 1997).
Dicho conocimiento es bastante desigual en fun-
ción de la etapa histórica y el territorio objeto de
estudio, pues la escasez de datos o fuentes no han
permitido conseguir, en algunas ocasiones, una
lectura objetiva sobre el papel de esta clase social
dentro de la Historia, su origen y el desarrollo de
sus actividades. Este es el caso de la Protohis-
toria peninsular (Pérez Jordá et al.2007: 327),
dondeelcampesinadoconstituyeunaguramuy
desdibujadapordosrazonesfundamentalmente:
el escaso interés que su investigación despierta y
la complejidad que conlleva extraer información
sobre la misma a partir de un registro arqueológi-
co muy sesgado donde la evidencia arqueológica
de su existencia permanece prácticamente oculta.
Sinosacercamosalestudiodelaguradel
campesino durante la Antigüedad, es evidente
el vacío de información que se abre entre la Pre-
historia Reciente (Gilman 1997) y la transición
entre la II Edad del Hierro y el mundo romano.
Así, la aparición de las primeras comunidades
agrariassejacomounadelasconsecuencias
de la denominada “Revolución Neolítica” (Díaz
del Río 1995; Hernando Gonzalo 1999), una
etapa que dará paso al surgimiento de un “modo
de vida campesino” (Vicent 1991a) como base
fundamental sobre la que se sustentarán la ma-
yor parte de las formaciones económicas y so-
ciales de los siglos venideros. A la hora de es-
tablecer la transición entre sociedades de caza-
dores-recolectores y las primeras comunidades
de agricultores y ganaderos, la incorporación de
los estudios arqueobotánicos está siendo funda-
mental, pues están suponiendo un gran avance
en el conocimiento acerca de la incorporación
de determinadas especies y cultivos (Peña-Cho-
carro et al. 2013). Mientras, la transición entre
la II Edad del Hierro y el mundo romano traerá
como novedad la incorporación de las fuentes
escritas que aportan un volumen de información
mayor,loquehasupuestounpuntodeinexión
al incorporar nuevos y valiosos datos para cono-
cer el sistema de articulación de los territorios,
el reparto de tierras y la jerarquía establecida en
el diálogo entre el campo y la ciudad (Fernán-
dez Ochoa et al. 2014; Ariño y Chávez Álvarez
2019). En otro estadio quedan las etapas suce-
sivas, caso de la Historia Medieval y Moderna,
donde los estudios tanto históricos como antro-
pológicoshanevaluadolaguradelcampesina-
do desde diversos puntos de vista.
Frente a esta realidad, la Protohistoria se eri-
ge como un período intermedio donde los tra-
bajos sobre el campesinado son escasos y poco
conocidos. Bien es cierto que no podemos eng-
lobardentro de estaarmación a todala Pro-
tohistoria peninsular y a todos los territorios,
pues la llegada de la II Edad del Hierro traerá
aparejada una transformación económica, y por
ende social, que se detecta en la incorporación
degurascomoelcampesinoalosestudiosar-
queológicos e históricos (Mayoral 2004), como
así se detecta en el análisis de sociedades como
la ibérica (Ruiz y Molinos 1992). Pero también
esciertoqueelsurgimientodeestaguraviene
condicionado por la aparición de las primeras
aristocracias (Ruiz 1994; Oliver 2012) y será a
partir del estudio de las mismas cuando se es-
bocen las primeras lecturas acerca de la base
social donde se insertan los campesinos.
Esta división social se ha trasladado también
al análisis arqueológico, donde el conocimiento
de las denominadas aristocracias se alza por en-
cimade las guras de aquellos que trabajan el
campo. La huella arqueológica de estos últimos
esmuy débil, de ahí la dicultad para afrontar
su estudio a partir de los restos arqueológicos
que su actividad genera. Así, podemos incluir el
modo de vida campesino dentro del denominado
Hidden Landscape o Paisaje Oculto (Binltiff et
al. 1999; Van Leusen et al. (eds.) 2011), un tér-
minocuyoobjetivoesidenticaraloscolectivos
sociales huidizos para el registro arqueológico
(Sevillano2018:693).
A esta realidad no es ajeno el valle medio del
Guadiana, cuyo sistema de poblamiento entre
los siglos VII – V a.C. está caracterizado por la
existencia de grandes construcciones de monu-
mental arquitectura que, por su riqueza tanto ma-
terial como arquitectónica, han centrado buena
partedelinterésarqueológicoycientícodelas
últimas décadas. Hasta el momento, se conocen
trecedeestos edicios ocultos bajotúmulo,de
los cuales, solo tres de ellos han sido objeto de
excavacionesarqueológicas:CanchoRoano(Za-
lamea de la Serena, Badajoz), La Mata (Campa-
nario, Badajoz) y Casas del Turuñuelo (Guareña,
Badajoz). Su posición, junto al río Guadiana y
enlaconuenciaconalgunode sus principales
auentes,asícomolamonumentalidaddesuar-
quitectura, ha llevado siempre a considerar el im-
portante papel que estos enclaves desempeñaron
281Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
en el territorio tanto a nivel político como eco-
nómico (Jiménez Ávila 1997; 2001; Rodríguez
Díaz et al. 2015; Rodríguez González 2018b); lo
que ha relegado a un segundo plano al resto de
yacimientos arqueológicos, a excepción quizás
de las necrópolis.
Laescasezdereferenciasbibliográcasacer-
ca del estudio del campesinado y de los enclaves
relacionados con la explotación de los recursos
del entorno en el valle medio del Guadiana, cho-
ca con las referencias existentes en otras regiones
que comprenden el suroeste de la Península Ibé-
rica, con las que comparte no pocas similitudes
culturales. El valle del Guadalquivir es quizás
el territorio donde más han proliferado los aná-
lisis espaciales en los que se engloba la detec-
ción y el estudio de los asentamientos en llano,
identicadosconpequeñasaldeasogranjas.Un
ejemplo de ello son los trabajos realizados du-
rante décadas por miembros del Departamento
de Prehistoria y Arqueología de la Universidad
de Sevilla entorno a municipios de la campiña
como Marchena (Sevilla) (Ferrer (coord.) 2007),
Alcalá del Río (Sevilla) (Ferrer et al. (coord.)
2007), Coría del Río (Sevilla) (Escacena et al.
(coord.) 2018), Las Cabezas de San Juan (Se-
villa) (Beltrán y Escacena (eds.) 2007) o Vejer
de la Frontera (Cádiz) (Ferrer y Cantillo Duarte
(coord.) 2017). Junto al valle del Guadalquivir,
la mitad meridional de Portugal cuenta igual-
mente con un extenso conocimiento acerca de
las denominadas “comunidades rurales” (Mata-
loto 2004; 2009), tanto en el sur (Arruda 2001)
como del centro (Calado et al. 2007; Mataloto
2010/2011;MatalotoyMatias2013;Albergaria
y Melro 2013), donde la construcción de la pre-
sa de la Alqueva ha favorecido el conocimiento
sobre el Patrimonio cultural de la región.
Entonces, ¿qué explica el limitado conoci-
mientoquesobrelaguradelcampesinadote-
nemos en la arqueología de esta región donde,
sin embargo, los estudios territoriales en torno al
poblamiento de la I Edad del Hierro no son es-
casos? (Walid y Nuño 2005; Rodríguez Díaz et
al. 2004a; 2009; Sevillano et al. 2013; Celestino
y Rodríguez González 2017a, Sevillano 2018;
Paniego y Lapuente e.p.). Posiblemente, una de
las causas principales sea el proceso de antropi-
zación sufrido por las vegas del Guadiana desde
los años 50 del pasado siglo como consecuen-
cia de la conversión de sus tierras en parcelas
de regadío. Esto se ha traducido en la transfor-
mación radical de su paisaje (Sánchez Sánchez-
Mora2012:229),deloquesepuedededucirla
desaparición de un destacado número de yaci-
mientos. A este hecho debemos sumar el punto
de vista desde el que se ha examinado el modo
de vida campesino hasta la fecha. A pesar de la
calidad de la investigación en torno al análisis de
los paisajes agrarios en la protohistoria del Gua-
diana Medio (Celestino 2005; Rodríguez Díaz
2009a),laguradelcampesinadonuncahasido
objeto de una investigación independiente, sino
que la visión que tenemos del mismo deriva de
los estudio realizados sobre las “aristocracias” o
“señores del campo”, habitantes de los grandes
edicioquejalonanelGuadiana,loqueende-
nitivanosaportaunaimagensesgadaycondi-
cionada de los grupos inferiores encargados de
la explotación de la tierra.
Dicho esto, el objetivo de este trabajo es
analizar el modelo de poblamiento del Guadia-
na Medio a través de sus asentamientos en lla-
no, para con ello contribuir al conocimiento del
papel del campesinado durante la Antigüedad,
incorporando a los estudios ya conocidos, una
primera aproximación de la lectura extraída de
estas tierras del interior. Para ello, el trabajo se ha
estructuradoendosbloques:unprimerapartado
teórico en el que se analizan los diferentes mode-
los a través de los cuales se ha tratado de diseñar
el esquema social de este territorio durante la I
Edad del Hierro, a los que el trabajo aquí presen-
tado sirve de alternativa; y, un segundo apartado,
estrictamente arqueológico, en el que se aborda
el análisis tanto de los yacimientos incorporados
a la categoría de asentamientos campesinos, para
lo cual se han recopilado nuevas evidencias y
reexaminado los ejemplos de asentamiento tipo
aldea o granja conocidos, actualizando la última
revisión publicada hace ya más de una década
(Jiménez Ávila y Ortega, 2008), como de los da-
tos bioarqueológicos resultado de la realización
de análisis polínicos, antracológicos, carpológi-
cos y faunísticos, que sirven de marcadores para
la denición de una actividad agrícola en este
territorio. Por último, para determinar la cone-
xión entre el asentamiento y la explotación de los
recursos del entorno se ha realizado un cálculo
de las Áreas de Captación Económica (ACE), un
recurso cuya utilidad ya ha sido puesta de relieve
(Vicent 1991b), pero que nunca se ha empleado
para el estudio de esta región.
No entraremos a contribuir en la construcción
teóricadelaguradelcampesinado,puesnoes
uno de los objetivos con los que parte este traba-
jo. Ese ejercicio ya ha sido emprendido por di-
versos autores a partir de distintos puntos de vista
que siempre encuentran una base común que no
esotraquelaconexión de la guradelcampe-
282 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
sino con la labranza de la tierra y la explotación
agrícola (una revisión en Parcero 2002). En este
sentido y dentro del contexto objeto de análisis
enestetrabajo,ladeniciónquequizásmásse
acerca a la realidad territorial que vamos a des-
cribirsea la propuesta porShanin (1983: 276):
“El campesinado está formado por pequeños
productores agrarios que, con ayuda de un equi-
po simple y el trabajo de sus familias, producen
principalmente para su propio consumo y para
cumplir con las obligaciones prescritas por los
que detentan el poder económico y político”, lo
queParcerohasimplicadoydenominadocomo
“pequeños productores agrarios” considerados
como una categoría socioeconómica concreta
y no como simples agricultores cuyo objetivo
es garantizar la subsistencia tanto de la unidad
familiar como de las relaciones sociales que el
campesino tenga con los enclaves de su entorno
(Parcero2002:37-38).
La lectura de los datos obtenidos del análisis
arqueológico nos permite incorporar un segundo
objetivo a nuestro trabajo al aportar nuevas in-
terpretaciones que permitan argumentar acerca
de la estructura social y política que rige el mo-
delo de poblamiento del valle medio del Guadia-
na durante la I Edad del Hierro. Así, a la descrip-
ción de los enclaves agrícolas y de sus entornos
hemos incorporado el análisis de las relaciones
que se establecen entre éstos y el resto de asen-
tamientos del valle, ubicados en categorías su-
periores, lo que permite deducir la existencia de
una sociedad de estructura trapezoidal. Con ello
queremos contribuir a la propuesta realizada por
otros autores, quienes invitan a plantear nuevos
modelos para la comprensión de las sociedades
protohistóricas basados en enfoques multidisci-
plinares(Fernández-GötzyLiceras2019:180),
como el que aquí se recoge.
2. Modelos teóricos para el estudio del
campesinado durante la I Edad del Hierro
en el valle medio del Guadiana
EntrenalesdelsigloVIIeiniciosdelsiglo
VI a.C. se detecta en el valle medio del Gua-
diana un cambio en su régimen de poblamien-
toquesemaniestaenlamultiplicación del
número de asentamientos frente a un período
anterior, el Bronce Final, donde el modelo
de ocupación nos resulta prácticamente des-
conocido (Celestino y Rodríguez González
2017b). En este momento se inaugura un sis-
tema original y de fuerte personalidad orga-
nizado a partir de tres categorías de asenta-
miento a las que debemos sumar la existencia
de necrópolis (Fig. 1).
Fig. 1. Mapa del poblamiento del valle medio del Guadiana durante
la I Edad del Hierro. (Elaboración propia).
283Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
La primera categoría está monopolizada
por el enclave del Tamborrio, pues hasta la fe-
cha constituye el único asentamiento en altura
ante la ausencia de evidencias constructivas
en el Cerro del Castillo de Medellín (Walid
y Pulido 2013, Rodríguez González 2018a:
116-ss). Está localizado en una elevación jus-
to en la conuencia entre los ríos Guadiana
y Zújar. Aunque únicamente se ha excavado
una fracción del yacimiento, se ha podido de-
nirla existencia deun espacio de acrópolis
en la zona más elevada del cerro, un conjunto
de almacenes en parte de la ladera norte del
mismo y una línea de muralla que cuenta con
dos fases constructivas, una primera fechada
en el siglo VII a.C., construida con adobe, y
una segunda, del siglo VI a.C., fabricada en
piedra. La segunda categoría de asentamiento
la ocupan los edicios tartésicos ocultos bajo
túmulo, grandes construcciones ortogonales
cuya arquitectura y elenco material son por sí
mismos un claro ejemplo de propaganda. En
este sentido, esta categoría atesora los mate-
riales más suntuosos, entre los que se localizan
las importaciones, elementos que, unidos a su
arquitectura de tradición oriental, han llevado
a considerarlos como los regentes del control
territorial y, por ende, de los asentamientos
menores localizados en sus inmediaciones
(RodríguezGonzález,2018:259).Enelúltimo
escalón se sitúan las construcciones de menor
entidad, ubicadas en el llano, dedicadas a la ac-
tividad agrícola y construidas con materiales
perecederos, de ahí que la huella arqueológica
que generan sea reducida.
Aunque a simple vista la jerarquía entre
asentamientos está clara, el principal proble-
mavienealahoradedenirlosvínculosque
mantienen entre ellos, es decir, si existen o no
relaciones de dependencia y el régimen por el
que éstas se articulan. Ciertamente, el interés
de la investigación se ha centrado en el aná-
lisis de los denominados edicios tartésicos
ocultos bajo túmulo, dada la monumentalidad
de las construcciones y la riqueza de sus ma-
teriales. A partir de ellos se ha elaborado una
únicalecturaterritorialentornoaladenición
y articulación de un territorio político cuya es-
tructura interna ha sido explicada a partir de
dos modelos teóricos: el “modelo piramidal
de poder concentrado”, basado en el “modo
de producción asiático y oriental” donde un
aristócrata o régulo local ostentaría el poder,
erigiéndose como propietario de la tierra, el
trabajo y el excedente (Rodríguez Díaz et al.
2007:93-94),yporelcualseregiríaelterrito-
rio durante los siglos VII – VI a.C.; y el “mo-
delocelularydepoderdisgregado”identica-
do con un “modo de producción germánico”
basado en relaciones de clientela o servidum-
bre entre un grupo de élite y unas poblaciones
campesinas encargadas de la explotación de la
tierra (Rodríguez Díaz et al.2007:94-95),que
se inauguraría en el siglo VI a.C. Así, mientras
el primer modelo sería el ideal siempre y cuan-
do considerásemos el papel de Medellín como
punto central del territorio; el segundo modelo
parece encajar mejor dentro de una estructu-
ra territorial donde las grandes construcciones
tipo Cancho Roano son la categoría preponde-
rante. La aplicación de este modelo ha dado
como resultado la creación de un proceso que
ha sido bautizado como la “señorialización del
campo” (Rodríguez Díaz et al. 2004b; 2007;
RodríguezDíaz2009a),dondeladeniciónde
la aristocracia ha condicionado la apariencia
que tenemos del campesinado.
A pesar de la utilidad del modelo, éste con-
tiene algunos vacíos de información que deben
sermatizados,puessiconsideramoslosedi-
cios bajo túmulo como núcleos aristocráticos
encargados de la gestión de la tierra, ¿qué pa-
pel le dejamos a los enclaves en altura como el
Tamborrio dentro de la articulación territorial?
o ¿cómo explicamos la diversidad funcional de
estosedicios,dondeenCanchoRoanoprima
la actividad cultual frente a la Mata de clara
función económica? Así mismo, este modelo
deendeladecadenciadelpoderdeMedellín
frente al surgimiento de un poder “disgregado”
quequedaríabajolatuteladelosgrandesedi-
cios tipo Cancho Roano. Sin embargo, ¿cómo
encajan las cronologías aportadas por las ne-
crópolis en este punto? Si damos por hecho
que la necrópolis de Medellín pertenece a un
poblado localizado en lo alto del cerro del cas-
tillo, un poblado que supuestamente ve mer-
mada su capacidad política desde principios
del siglo VI a.C., ¿cómo se explica el repun-
te que sufre en el número de enterramientos
apartirde nesdelsigloVIa.C.?(Almagro-
Gorbea 2008: 900) o ¿por qué surgen áreas
funerarias nuevas, como la necrópolis de Val-
delagrulla (Medellín) (Menéndez Menéndez et
al.2013)fechadasentrenalesdelsigloVIIe
inicios del siglo V a.C.?
Aunque nunca se ha profundizado en este
aspecto, sí se ha valorado en otras contribu-
ciones la posibilidad de que la concentración
de tumbas documentadas justo en el vértice
284 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
que dibujan el río Guadiana y la desembo-
cadura del río Ortiga, delimite un paisaje
funerario donde se concentran los enterra-
mientos de los diferentes asentamientos que
se distribuyen por el Guadiana Medio (Ro-
dríguezGonzález2018a:255;2018b:131).
Eso explicaría la densidad de enterramientos
en estas necrópolis, así como su ausencia en
el entorno próximo a los yacimientos exca-
vados, pues la única excepción que se ha ar-
gumentado hasta la fecha es el denominado
MontóndeTierraChicojuntoalediciode
La Mata; sin embargo, existen ciertas dudas
acerca de la cronología protohistórica de
este monumento y de la necrópolis tumular
documentada en su entorno (Rodríguez Díaz
et al.2004a:531).Porotraparte,lahomoge-
neidad y la localización de las tumbas, justo
en el centro del valle, es un argumento más
para sostener esa hipótesis; se trata de un es-
pacio que concentra dos siglos de memoria y
quereejalaestabilidaddelmodeloterrito-
rialhastasutotaldesapariciónanales del
siglo V a.C.
Al modelo teórico de “señorialización
del campo” se ha vinculado un prototipo
metodológico que ha recibido el nombre de
“Arqueología Rural” (Duque et al. 2012-
2013; Rodríguez Díaz 2009a; 2009b), al
considerarse como resultado de la unión de
dosdisciplinas:laArqueologíaAgrariayla
Arqueología del Paisaje. Para ello, esta me-
todología se estructura en torno a tres nive-
lesdeanálisis:elasentamiento(microespa-
cial), su entorno inmediato (mesoespacial),
dondeseincluyeelestudiodel‘territoriode
explotación’yel‘territoriodecaptación’,y
eldenominado‘territoriopolítico’(macroes-
pacial) en el que se inserta el análisis de la
dialéctica campo-ciudad y las relaciones so-
bre la propiedad de la tierra.
En su origen, la Arqueología Rural no
constituye un modelo independiente de la Ar-
queología del Paisaje, sino un apéndice de esta
última, a la que se incorpora el estudio de los
paisajes agrarios y de los elementos que lo in-
tegran(Criado-Boado1991:248).Laescasez
de paisajes protohistóricos agrarios conserva-
dos en el Guadiana Medio hace que la aplica-
ción de este modelo resulte problemática, una
situación que se agudiza si tenemos presente la
ya mencionada antropización que han sufrido
sus vegas, pues a la complejidad de detectar
enclaves de población vinculados a la explo-
tación de los recursos, se suma la más que im-
probable recuperación de huellas agrarias2 que
nos permitan reconstruir el paisaje agropecua-
rio de esta región entre los siglos VII – V a.C.
Así mismo, debemos detenernos en el uso
deltérmino“rural”paradenirlosyacimien-
tos tipo aldea o granja en el valle medio del
Guadiana, un concepto que nos resulta im-
preciso para el marco cronológico y territo-
rial objeto de estudio en este trabajo (Ferrer
et al. 2007). Por ello, es conveniente aclarar
este aspecto antes de emprender un análisis
arqueológico en el que este término permane-
ce ausente. El empleo de este vocablo supone
asumir la existencia de una dialéctica entre el
campo y la ciudad propuesta por algunos in-
vestigadores (Rodríguez Díaz et al. 2004b:
597; Pavón y Rodríguez Díaz 2007), que se
encuentra completamente sobredimensiona-
da en tanto en cuanto no tenemos constancia
de la existencia de “ciudades” en el Guadiana
Medio hasta época romana. Hemos de recordar
que el concepto de ciudad no está relaciona-
do con la extensión que ocupa el enclave, sino
con la existencia de unos recursos y unas fun-
ciones(Carandini1994:154; Bendala 2003),
ausentes o desconocidas en los denominados
enclaves de primer orden de la protohistoria
del suroeste peninsular caracterizados como
poblados(FerrerydelaBandera2005:566)y
no como ciudades.
Dicho esto, nuestros esfuerzos deben con-
centrarse en los dos primeros niveles de la
metodología, el estudio del asentamiento y su
entorno.Irunpasomásallá eintentardenir
el‘territoriopolítico’,es decir,establecerlas
relaciones de propiedad –ya sean de clientela
o servidumbre–, determinar la capacidad de
control de cada uno de los enclaves sobre su
territorio circundante y la extensión de terreno
dedicado a cada una de las actividades o en-
sayar sobre el parentesco entre los habitantes
de los diferentes yacimientos localizados, es
unejerciciomuyatrevidoatenordelosinsu-
cientes datos arqueológicos con los que conta-
mos hasta el momento.
Recientemente, el sistema de poblamiento
del valle medio del Guadiana ha sido anali-
zado bajo los preceptos de las sociedades de
Casas propuesto por Levi-Strauss (Rodríguez
Díaz et al. 2018), para lo que se ha tenido en
2 Se emplea el término agraria y no agrícola dado que este
primero “hace referencia a espacios dedicados tanto a
labores agrícolas como ganaderas y a las formas de or-
ganización que permiten llevar a cabo tales actividades”
(Uriarte,2007:90).
285Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
cuentalosparámetrosarqueológicosdenidos
recientemente para caracterizar a las “Socieda-
des de Casa” en la Prehistoria y la Protohisto-
ria del Mediterráneo (González Ruibal y Ruiz
Gálvez 2016). Aunque en la Protohistoria de
la Península Ibérica existen sociedades que
bien pueden funcionar dentro de este sistema
de “Sociedades de Casa”, caso del mundo ibé-
rico, “no todas las casas grandes son “grandes
Casas”,conmayúsculas”(RuizGálvez2018:
32). De ese modo, las grandes construcciones
que presiden el Guadiana no parecen encajar
dentro de este sistema pues la falta de infor-
mación doméstica y la escasa documentación
que poseemos de las necrópolis no permiten
hacer un estudio en profundidad que demues-
tre lo contrario. Así, el tamaño que presentan
las construcciones o la presencia de importa-
ciones son factores sugerentes, pero no su-
cientespara denir elmodelo de Casa (Ruiz
Gálvez2018:32).
El uso de los parámetros aplicados a otras
regiones del Mediterráneo y publicados por
González Ruibal y Ruiz Gálvez, han sido em-
pleados por esta última autora en el análisis de
losediciosdelGuadiana,loquelehapermi-
tido argumentar que, en todo caso, solo los edi-
ciosde Cancho Roano ode Casas delTuru-
ñuelo estarían en condiciones de incorporarse a
este modelo de “Sociedades de Casa”, pues en
ellos se cumple un número destacado de requi-
sitos, caso de la arquitectura, la ornamentación,
la ritualidad, la perpetuación de elementos del
pasado, así como el culto a los antepasados y la
presencia de emblemas, mientras que otros per-
manecen ausentes como el culto funerario o las
evidencias de bilateralidad; elementos, muchos
deellos,ausentesenelcasodelediciodeLa
Mata(RuizGálvez,2018:34),razónporlacual
la aplicación de este modelo no parece factible,
al menos a la luz de las evidencias arqueológi-
cas con las que contamos.
3. El poblamiento tipo aldea o granja en el
Guadiana Medio durante la I Edad del Hierro
Laausenciadelaguradelcampesinoenlos
modelos expuestos en el epígrafe anterior, nos
ha empujado a ofrecer una lectura alternati-
va que no tenga a las aristocracias como eje
central, sino como un factor más dentro de la
fórmula que conforma el poblamiento del va-
lle medio del Guadiana durante los siglos VII
– V a.C. Para emprender este estudio conta-
mos con un total de once asentamientos ubi-
cados en llano y vinculados a las actividades
agrarias. Aunque a simple vista no resulta un
número muy destacado de enclaves si lo com-
paramos con otras regiones del suroeste penin-
sular, lo cierto es que el conjunto resulta más
quesignicativo,puesdebemostenerencuen-
ta las transformaciones que el medio físico ob-
jeto de estudio ha sufrido desde principios del
siglo XX. Con ello, queremos sentar las bases
de un trabajo que el avance de las investiga-
ciones irá mejorando tras la incorporación de
nuevos asentamientos acompañados de nuevas
baterías de análisis.
La información de la que disponemos pro-
cede de dos regiones concretas del Guadiana
Medio:lasVegasAltas y LaSerena,dos co-
marcas que todavía a día de hoy mantienen
claras diferencias paisajísticas, pues mientras
en las vegas predominan los espacios fértiles
destinados al cultivo por su proximidad a los
cursos de agua, La Serena se caracteriza por un
paisaje de dehesa dominado por encinas y al-
cornoques que favorece al desarrollo extensivo
de la ganadería.
Los datos empleados en el estudio derivan de
unadobleactividadarqueológica:laprospección
y la excavación. Dentro de este último grupo,
tampoco el volumen de información es homogé-
neo, pues contamos con enclaves completamente
arrasados, caso del yacimiento de Media Legua
– 2; con sitios cuyo arrasamiento es moderado,
pero que igualmente es muy limitado el volumen
de información que proporcionan, como La Car-
bonera; o enclaves donde el porcentaje de infor-
mación es mayor, porque incluso se han podido
excavar, total o parcialmente, caso del Palomar,
El Chaparral o Cerro Manzanillo (Fig. 2).
Con el objetivo de rastrear las huellas del
modo de vida campesino y el espacio físico
en el que se desenvolvían, hemos recopilado
ypuesto en común la siguienteinformación:
1. Datos procedentes del análisis de los restos
arquitectónicos y materiales con la nalidad
de denir la funcionalidad de los enclaves,
pero sin detenernos en la descripción detalla-
da de los restos arqueológicos al tratarse de
yacimientos ya publicados; 2. Resultados ob-
tenidos en los diferentes estudios polínicos,
carpológicos, antracológicos y faunísticos con
la nalidad de reconstruir el paleopaisaje; 3.
Resultados del cálculo de ACE para con ello
detectar un patrón en la selección de los espa-
cios y ver qué elementos presentan en común
(Tabla 1).
286 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
Fig. 2. Mapa de asentamientos tipo aldea o granja en el valle medio del Guadiana durante la I Edad del
Hierro. (Elaboración propia).
Tabla1:Listadodeyacimientoslocalizadosenllanotipoaldeaogranjaincluidosenelestudio.
La tabla recoge la información correspondiente a su localización, la actividad arqueológica
llevaba a cabo, su extensión, la funcionalidad otorgada y la bibliografía.
Yacimiento Localización Actividad Extensión Funcionalidad Bibliografía
La Mata de
Cancho Roano
Zalamea de la
Serena Prospección <0,5 ha Agraria Paniego y Lapuente
e.p.
Las Reyertas Quintana de la
Serena Prospección <1,5 ha Agraria Paniego y Lapuente
e.p.
La Carbonera La Guarda Excavación 0,08 ha Agraria Sánchez Hidalgo et al.
2013
Media-Legua
– 2 Campanario Excavación < 0,5 ha Agraria Rodríguez Díaz et al.
2007
La Barca-
Torruco
Villanueva de la
Serena Prospección 3 ha Agraria Rodríguez González
2018
Cerro
Manzanillo Villar de Rena Excavación 0,05 – 0,08 ha Agraria Rodríguez Díaz et al.
2009
La Veguilla Medellín Prospección 3-4 ha Agraria Rodríguez Díaz et al.
2009
La Marquesa Medellín Prospección 3 ha Agraria Sevillano2018:675
El Palomar Oliva de Mérida Excavación 4 ha Agraria Jiménez Ávila y
Ortega 2001
El Chaparral Aljucén Excavación 0,5 ha Agraria Jiménez Ávila et al.
2005; Sanabria 2008
Escuela de
Hostelería Mérida Excavación - Artesanal Jiménez Ávila y Heras
2017
287Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
Dentro del conjunto que conforman estos
once asentamientos, podemos distinguir dos
categorías:lasaldeasylasgranjas.Ladiferen-
cia principal entre ambos tipos se enmarca en
la existencia dentro del asentamiento de una
o varias unidades de producción, lo que ha-
bitualmente se traduce en la mayor o menor
extensión del asentamiento. No obstante, son
muchas las características que comparten estos
yacimientos en llano, al margen de la exten-
sión que presenten, comenzando por la esca-
sez y homogeneidad de su repertorio material
y la fragilidad de su arquitectura; dos realida-
desqueavalanlainvisibilidaddelaguradel
campesinado dentro del registro arqueológico
(Fig. 3).
Fig.3.Plantadelosediciosenllanoanalizadosenelestudio.A)ElChaparral(apartirdeSanabria
2008:38,g.16);B)MediaLegua–2(apartirdeRodríguezDíazet al. 2007:89,g.5);
C) La Carbonera (a partir de Sánchez Hidalgo et al.2013:1101,g.4);D)CerroManzanillo
(a partir de Rodríguez Díaz et al.2009:40,g.5);E)ElPalomar(apartirdeJiménezÁvila
yOrtega2008:255,g.2yJiménezÁvila2016:93,g.14).(Elaboraciónpropia).
El material arqueológico recuperado duran-
te las labores de excavación está representado,
mayoritariamente, por un repertorio de cerá-
mica “común” entre la que se distinguen dos
grupos:lacerámicadecocinaydealmacena-
je. Entre las primeras destacan las cerámicas
a mano de cocción reductora, mientras el se-
gundo grupo lo engrosan las cerámicas a tor-
no, entre las que podemos destacar las ánforas
como principal recipiente contenedor. Entre el
instrumental destacan los molinos barquifor-
mes destinados a la molienda del cereal.
Sin duda, uno de los aspectos que más lla-
man la atención dentro de estos contextos agrí-
colas es la ausencia de herramientas de hierro
vinculadas al trabajo de la tierra. Dicha ausen-
cia se contradice con la presencia, dentro del
yacimiento de Cerro Manzanillo, de una cube-
ta rectangular que ha sido interpretada como
la fragua de un herrero destinada al trabajo del
hierro, posiblemente para el mantenimiento
delasherramientasdelagranja(Rovira2009:
173),loqueponedemaniestolaexistencia
de las mismas y su uso en las labores agríco-
las. Sin embargo, la tipología de herramientas
de hierro empleadas en estas tareas es bien
conocida gracias al casi medio millar de pie-
zas recuperadas durante las excavaciones del
288 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
yacimiento de Cancho Roano (Kurtz 2003),
entre las que destaca la presencia de cuchillos,
hoces, guadañas, hachas, sierras, cinceles, pi-
cos y punzones. Este elenco se acerca a los
materiales que están siendo recuperados en el
yacimiento de Casas del Turuñuelo y que, sin
embargo, resultan discretos en el edicio de
La Mata. Así, la distribución de los objetos de
metal en los yacimientos del Guadiana Medio
durante la I Edad del Hierro demuestra, por un
lado, la vinculación de las grandes construc-
ciones con el entorno agrario, mientras que,
por otro lado, acota el contexto de aparición de
las herramientas a los centros de poder.
A nivel arquitectónico, debemos reseñar la
mala conservación que presentan las construc-
ciones objeto de estudio, arrasadas hasta los
cimientos como consecuencia de la debilidad
delaedicaciónyelempleodematerialespe-
recederos ante la estacionalidad de muchos de
los asentamientos. A pesar de ello, parece que
todos los asentamientos conocidos presentan
una similar organización interna en la que se
diferencia un área doméstica destinada a la
residencia y un área de producción, separadas
por un amplio espacio abierto. Quizás uno de
los mejores ejemplos sea el yacimiento de Ce-
rro Manzanillo (Rodríguez Díaz et al. 2009),
al que se suma el de la Carbonera (Sánchez Hi-
dalgo et al.2013:1104-1105)oeldelPalomar,
dondesedenelaexistenciadeplazasoespa-
cios abiertos en torno a los cuales se organiza
la arquitectura del poblado (Jiménez Ávila y
Ortega2001:235-236).
La presencia de almacenes es otro de los
ejemplos que poseen en común todos los ya-
cimientos analizados. Tanto en Cerro Manza-
nillocomoenelPalomarse han identicado
un conjunto de construcciones rectangulares
como posibles áreas de almacenaje. Si bien,
las estructuras documentadas en Cerro Manza-
nillo son de factura discreta y están acompa-
ñadas por dos plataformas destinadas a las ac-
tividades previas al almacenamiento, como el
tamizado o la limpieza del cereal (Rodríguez
Díaz et al.2009:84),elejemplodocumentado
en el Palomar conserva una longitud de casi 30
m y una anchura de 6,50 m (Jiménez Ávila y
Ortega2001:234),unasmedidasacordescon
la magnitud del enclave, catalogado como un
poblado. Además, en el caso de El Palomar se
han localizado ocho estructuras circulares so-
bre elevadas que conservan únicamente el ba-
samento de piedra y que han sido interpretadas
como posibles hórreos u pequeños almacenes
decarácterdoméstico/familiar(JiménezÁvila
yOrtega2001:232).Estetipodeestructuras
se encuentran también presentes en otros ya-
cimientos, caso del Chaparral, donde se han
documentado seis ejemplos. Aunque en una
primera lectura del yacimiento fueron interpre-
tados como posibles hórreos (Jiménez Ávila et
al.2005:465), la posterior publicacióndela
excavación y la presencia en algunas de estas
estructuras de restos de cenizas ha llevado a
su reinterpretación como hornos-tahona (Sa-
nabria2008:59).Igualmente,elyacimientode
La Carbonera también cuenta con una de estas
estructuras circulares, así como el enclave de
Media Legua – 2, cuyas dos únicas estructuras
conservadas han sido interpretadas como po-
sibles bases de hornos (Rodríguez Díaz et al.
2007:88).
Lo cierto es que ambas lecturas son com-
pletamente plausibles, pues ninguno de los ca-
sos recogidos más arriba presenta un estado de
conservación adecuado como para decantarse
por una de las dos funciones. Todos ellos pre-
sentan un diámetro de media de 2 m, el mis-
mo que posee la base circular conservada en
Cancho Roano, el único ejemplo cuyo estado
deconservaciónpermitecerticarsuusocomo
un horno.
El único caso de estudio que se sale de esta
tónica es el yacimiento ubicado en el solar de
la Escuela de Hostelería de Mérida (Jiménez
Ávila y Heras 2017), donde se han localizado
tres hornos cerámicos vinculados a sus corres-
pondientes vertederos. Este hallazgo permite
incorporar a las actividades el desarrollo de la
artesanía, siendo así el único caso de esta na-
turaleza documentado en el Guadiana Medio,
pues a pesar de que las analíticas cerámicas
nos marcan la fabricación de las piezas con
material del entorno de los enclaves, las áreas
de producción nos resultan prácticamente des-
conocidas.
A los datos aportados por la arquitectura y
el material se suma la documentación bioar-
queológica, recopilada por primera vez en un
trabajo de esta naturaleza y empleada para tra-
tar de reconstruir el entorno de los asentamien-
tos tipo aldea o granja del Guadiana Medio y
denirasílasactividadeseconómicasdesem-
peñadas en el mismo. La procedencia de los
datos empleados es diversa, pues lamentable-
mente no todos los yacimientos cuentan con
una batería de análisis arqueobotánicos, y en
el caso de tenerla no cuentan con un número
similar de muestras, ni todos ellos han sido pu-
289Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
blicados bajo un mismo registro, lo que com-
plicaelejerciciodedenirlarepresentatividad
de cada una de las especies en sus yacimientos
correspondientes. A pesar de ello, sirva este
ejercicio como primera aproximación cuyos
datos nos resultan bastante esclarecedores.
Para facilitar la comprensión de la infor-
mación manejada en este punto del estudio he-
mos elaborado tres tablas donde se recogen los
datos procedentes tanto de los análisis carpo-
lógicos (tabla 2) y las columnas de polen ela-
boradas en los distintos yacimientos (tabla 3),
como los estudios antracológicos (tabla 4) con
lanalidaddealcanzarunavisiónglobalque
permita caracterizar los entornos de los encla-
ves objeto de estudio, actualizando así los re-
gistros publicados hace ya algunos años (Pérez
Jordá et al. 2007; Pulido et al. 2007).
Tabla 2. Resultados obtenidos en los análisis carpológicos organizados por especie y yacimiento.
Resultados carpológicos
Especie/
Yacimiento La Mata Cerro
Manzanillo
El
Tamborrio
Cancho
Roano
Casas del
Turuñuelo Alange
Cereales
Trigo Desnudo x x x x x
Escanda x x
Cebada vestida x x x x x x
Cebada desnuda x x
Avena x
Lino x
Mijo x
Leguminosas
Guijas/Almorta x -
Habas x - x x
Guisantes x - x
Arveja x
Algarrobo
Frutales
Vid x - x
Vitis Silvestre x
Olivo x - x
Higuera x -
Almendro x - x x
Bellotas x x x
Piñones x x
Tabla 3. Resultados obtenidos en los análisis polínicos organizados por especie y yacimiento.
Resultados polínicos
Especie/Yacimiento La
Mata
Cerro
Manzanillo
El
Tamborrio El Palomar Cancho
Roano
Casas del
Turuñuelo Alange
Árboles
Quercus t. ilex x x x x x x x
Pinus x x x x x x
Olea Europea x x x x x
Arbustos
Cistaceae x x x x x x x
Thymelaceae – Daphne x x x
Myrtus x x
Caprifoliaceae – Viburnum x x
Ericaceae x x x x
Oleaceae – Phillyrea x x
Lavandula stoechas x
Rhamnus x x
Anacardiaceae – Pistacea x x x x
Cultivo Cerealia x x x x x x x
290 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
Resultados polínicos
Especie/Yacimiento La
Mata
Cerro
Manzanillo
El
Tamborrio El Palomar Cancho
Roano
Casas del
Turuñuelo Alange
Herbáceas
Gramineae x x
Cichorioideae x x x
Fabaceae x x
Boraginaceae x x x x x
Brassicaceae x
Leguminosae x
Aster type x x
Cruciferae x x x
Campanulaceae x x x
Amaryllidaceae x
Plantago Lanceolata x x x x
Chenopodium x x x
Anthemidae x x
Liliaceae x x
Poaceae x x x x
Scrophulariaceae x
Dacttylis glomerata subsp
hispánica (Roht) Nyman x
Elymus repens (L.) Gould x
Cymodon dactylon (L.) Pers. x
Bromus diandrus Roth x
Phalaris brachystachys Link. x
Agrostis castellana Boiss.&
Reuter x
Herbáceas
Malas
Hierbas
Plantago Coronopus x x
Rumex x x x
Centaurea x
Malvacae x
Papaveraceae x x x
Plantaginaceae x x
Chenopodiaceae/
Amaranthaceae x
Apiaceae x x
Urticaceae x x x x
Caryophyllaceae x x
Zygophyllaceae – Tribulus x
Portulacaceae x
Convolvulaceae x x
Vegetación
de rivera
Alnus x x x x x x x
Populus x x x
Fraxinus x x x x
Ulmus x x x
Salix x x x
Apocynaceae – Nerium
Oleander x
Juncaceae x x
Cyperaceae x x x
Typhaceae x
Lemnaceae x
Zannicheliaceae x
Ranunculaceae x x x
Callitrichaceae x
Potamogetonaceae x
291Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
Tabla 4. Resultados obtenidos en los análisis antracológicos organizados por especie y yacimiento.
Resultados antracológicos
Especie/Yacimiento La Mata Cerro
Manzanillo
El
Tamborrio
Casas del
Turuñuelo Alange
Árboles
Alnus glutinosa x
Arbutus unedo x x
Ficus carica x
Fraxinus angustifolia-excelsior x x x x
Ilex aquifolium x
Laurus nobilis x
Olea Europea x x x x
Pinus pinea-pinaster x x x
P. terebinthus x
Populus/salix x x x
Prunus avium x x
Prunus dulcis x x
Prunus spinosa x
Quercus ilex-coccifera x x x x x
Quercus sp. t. caducifolio xxx
Quercus suber x x
Ulmus x
Juniperus sp. x
Arbustos
Cistaceae sp. x x x x
Buxus x
Dapne gnidium x
Erica sp. x
Ruscus x
Phillyrea/Rhamnus x x
Pistacia lentiscus x x x
Taxus baccata x
Herbáceas
Labiatae sp. x
Leguminosae sp. x x x
Smilax x
Monocotyledaneae x x
Plantago x
Rosaceae maloidea x x x x
Rosaceae Pomoideae x
Rosaceae prunoidea x
Plantas
leñosas
Vitis x
Solo uno de los yacimientos tipo granja
excavado en su totalidad incluye los tres tipos
deanálisis:elcasodeCerroManzanillo(Gar-
cía Alonso et al. 2009; Duque y Pérez Jordá
2009). Dado que no podemos dibujar el paisa-
je completo de la cuenca media del Guadiana
durante el I Milenio a.C. a partir de los datos
de un único yacimiento, la información de
este enclave se ha completado con la de ya-
cimientos como La Mata (Pérez Jordá 2004;
Vázquez et al. 2004) y Cancho Roano (Cubero
1993; Hernández Carretero 2008), pues aun-
que se trata de enclaves pertenecientes a otra
categoría de asentamiento, presentan aspectos
292 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
en común, caso de su localización en el llano
y una misma cronología, por lo que los resul-
tados obtenidos en ambos enclaves permiten
conocer los entornos de pequeños asentamien-
tos como Media Legua – 2, La Carbonera, Las
Reyertas y La Mata de Cancho Roano. Esta
misma situación se reproduce en el caso del
yacimiento del Cerro de la Barca – Torruco,
por lo que para completar la información de
este espacio presentamos los resultados inédi-
tos del estudio arqueobotánico del yacimien-
to del Tamborrio3. A estos análisis se suman
los resultados preliminares recogidos en las
publicaciones de las primeras estancias del
yacimiento de Casas del Turuñuelo4 (Rodrí-
guez González y Celestino 2017; 2019; Ce-
lestino y Rodríguez González 2019). Aunque
estos resultados no pueden ser considerados
concluyentes, pues representan un porcentaje
escaso de la totalidad del edicio, sus datos
nos permiten un primer acercamiento a los ya-
cimientos de La Marquesa y la Veguilla. Por
último, la lectura palinológica del yacimiento
del Palomar (Hernández Carretero 2008) per-
mite un acercamiento a la actividad económi-
ca de este enclave, a falta de que se publiquen
los resultados completos de su excavación, de
la que únicamente se han adelantado lecturas
preliminares (Jiménez Ávila y Ortega 2001).
Esta región se completa con la inclusión de los
resultados bioarqueológicos del yacimiento
de Alange, que permiten hacer una valoración
del paisaje desde cronologías de la Edad del
Bronce (López García et al. 2003). Por su par-
te, la región más al oeste, donde se incluyen
los yacimientos de El Chaparral y la Escuela
de Hostelería, no ha podido ser caracterizada
dado que no existen análisis en ninguno de los
dos yacimientos ni en ningún enclave próximo
de similar cronología.
El análisis de los datos recopilados des-
prende gran homogeneidad, lo que nos permite
englobardentrodeunaúnicareexiónlosre-
sultados obtenidos en los diferentes enclaves.
Así, se detecta la presencia de un bosque de
quercineas de hoja perenne entre las que des-
3 Agradecemos a la empresa de arqueología ARQUEPEC
S.L. la cesión del informe arqueobotánico de las excavacio-
nes en el Cerro del Tamborrio realizado por el Institut Ca-
talàdePaleoecologíaHumanaiEvolucióSocial(Fundació
IPHES).
4 Todos los análisis arqueobotánicos del yacimiento de Casas
del Turuñuelo se están realizando en el laboratorio de Ar-
queobiología del Centro de Ciencias Humanas y Sociales
del CSIC.
tacan el Quercus t. ilex que se intercala con es-
pacios ocupados por Olea Europea y bosques
de Pinus actualmente desaparecidos. El paisa-
je arbóreo está acompañado por un estrato ar-
bustivo dentro del cual destacan taxones como
Cistus, Dafne, Pistacia, Viburnum o Erica en-
tre otros. Un hecho generalizado que se detecta
en todos los ejemplos analizados, aunque en
algunos casos las evidencias son más claras,
caso de Cancho Roano (Hernández Carretero
2008:140),eslareducciónenlapresenciade
polen arbóreo (AP) frente al polen no arbóreo
(NAP), acompañado de palimorfos indicado-
res de las prácticas agrarias, como las herbá-
ceas nitrólas y ruderales. Esta evidencia se
acentúa progresivamente entre los siglos VII
– V a.C.; un hecho que se ha considerado como
consecuencia de una intensa actividad humana
cuyo objetivo era crear espacios abiertos des-
tinados a la actividad agrícola y ganadera, así
como el aprovechamiento de recursos como la
madera(HernándezCarretero2008:141).
La multiplicación de los espacios desti-
nados al cultivo y los pastos para el ganado,
quedanreejadosigualmenteenlosresultados
analíticos. Así, a la reducción de los bosques se
suma el incremento de taxones como cerealia,
entre los que destaca el trigo desnudo y la ce-
bada vestida, así como algunas herbáceas que
nacen como malas hierbas vinculadas a exten-
siones de cultivo como Centaurea, Malvacae,
Plantago Coronopus o Rumex, entre otros, así
comoespeciespirótasderivadasdeluso del
fuego para abrir claros en el bosque. Por últi-
mo, se documentan otros microfósiles no polí-
nicos relacionados con las prácticas ganaderas
y los procesos erosivos que permiten suponer
la intensa actividad económica desarrollada en
el entorno de muchos de estos enclaves.
La vegetación se completa con la serie ri-
paria característica de los márgenes de agua.
Como queda atestiguado en la cartografía,
todos los enclaves aparecen vinculados a un
curso de agua, elemento esencial para el de-
sarrollo de la vida. Por ello, en los diagramas
aparecen representadas especies de rivera
como Alnus, Ulmus, Salix o Populus, junto a
Juncaceae o Cyperaceae. Al igual que ocurre
con la extensión de los bosques, la vegetación
de ribera también irá poco a poco perdiendo
terreno hasta convertirse en auténticos bosques
de galería.
La lectura extraída de las muestras de polen
se completa con el análisis de los restos car-
pológicosdondepuedendenirselostiposde
293Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
cultivo. Sin duda alguna, los cereales son la
especie mejor representada. Entre las muestras
destaca el trigo desnudo (Tricium aestivum/
durum) y la cebada vestida (Hordeum vulgare
vulgare), aunque entre las semillas recupera-
das en el yacimiento del Tamborrio se detecta-
ron evidencias del cultivo del lino y la avena,
mientras que en La Mata existen pruebas de la
produccióndemijo (Pérez Jordà 2004:391).
No parece que exista un patrón en la elección
de la especie cultivada, pues los tanto por cien-
to no varían de forma destacada en función del
yacimiento; no obstante, se ha planteado la po-
sibilidad de que se esté seleccionando el tipo
de cereal a cultivar en función de la calidad
de la tierra (Grau et al.1998:55).Juntoalos
hidratos de carbono el complemento perfecto
son las proteínas representadas por las legu-
minosas, entre las que destacan las guijas, las
habas, los guisantes o las arvejas y los algarro-
bos; un conjunto que se completa con el cul-
tivo de frutales entre los que destacan la vid,
el olivo, la higuera o el almendro. En la ac-
tualidad existe cierta controversia sobre si los
restos de vid y olivo corresponden a especies
cultivadas o silvestres, por lo que se debate la
fecha de introducción de los mismos en la pe-
nínsula ibérica. Los restos de Vitis Vinifera en
yacimientos como Cancho Roano o La Mata,
donde además se localizaron los restos de un
lagar(RodríguezDíazyOrtiz2004:143),per-
mitencerticarelcultivodeestaespecie.Ma-
yor duda presenta el cultivo del olivo (Hernán-
dezCarretero2008:144),pues,aunqueexisten
ánforas de aceite y el olivo está presente en el
polen y los carbones, la presencia de semillas
que acrediten su cultivo es muy reducida.
La lectura del paleopaisaje se completa
con los análisis antracológicos. Los carbones
permiten conocer las especies empleadas en la
construccióndelosedicios,casosdepuertas
o techumbres, en la fabricación de los elemen-
tos muebles o como material de combustión.
La obtención de madera se inserta dentro de
las actividades de recolección, por lo que di-
cho recurso suele proceder del entorno de los
yacimientos y constituye otra de las activida-
des económicas desempeñadas por el campe-
sinado. A ella se suma la recolección de frutos
como el piñón y la bellota, documentados en
asentamientos como Cancho Roano y La Mata.
Para completar y contrastar la información
proporcionada por los análisis bioarqueológi-
cos, hemos realizado un análisis global de las
Áreas de Captación Económica (ACE) que se
articula con la reconstrucción del paleopaisa-
je realizada con anterioridad. La hipótesis de
partida considera a cada asentamiento como
unidades espaciales independientes que tien-
den a localizarse próximos a los recursos fun-
damentales para el desarrollo de la vida, entre
ellos el agua y los alimentos, y que, por lo tanto,
cabe pensar que son los recursos ubicados en
sus inmediaciones los más explotados (Vicent
1991b:57).Amayordistanciaquedanlasáreas
de explotación puntual, como materias primas
para la construcción o los recursos estacionales,
caso de la caza o la recolección de frutos, que
se llevan a cabo en un momento concreto del
calendario. Así, el objetivo de este cálculo te-
rritorial consiste en comprobar las condiciones
de localización de cada yacimiento para poder
interpretarlos en función de las distintas formas
de explotación del terreno que les rodea (Par-
cero2002:60).Sinembargo,nopodemosolvi-
dar que no se trata de un modelo absoluto que
permitaunacercamientoelalarealidadterri-
torial de un paisaje de la Antigüedad, sino una
herramienta de aproximación que nos ayuda a
encontrar puntos en común a la hora de anali-
zar la elección espacial para la ubicación de un
nuevo asentamiento (Parcero y Fábregas 2006).
A pesar de que tradicionalmente se han em-
pleado isócronas de 5 kilómetros de distancia
que equivalen a una hora de desplazamiento
(Vicent1991b:61),ennuestrocasohemosem-
pleado isócronas de 30 minutos, pues conside-
ramos que en este radio de acción y despla-
zamiento se localizan los recursos indispensa-
bles, caso de las tierras de labor y pastoreo, así
como el agua, a las que se asocian otras acti-
vidades como el desarrollo de zonas de huerto,
pesca o áreas de explotación de recursos como
la extracción de arcillas para la elaboración de
material de construcción; y que estas tierras se
distribuyen a una distancia lógica que permite
el desplazamiento diario a las mismas.
Para el cálculo de las isócronas se ha em-
pleado la fórmula de Uriarte (Chapa et al. 2009)
y un mapa de potenciales usos del suelo elabo-
rado a partir de los datos obtenidos del Corine
Land Cover 2018 al que se le han sumado di-
ferentes variables, caso de la pendiente5, para
lo cual se ha empleado un MDT de 5 m. Así
5 El mapa de potenciales usos del suelo ha sido confecciona-
doporPabloPaniegopara sutesisdoctoral:Del Castro al
oppidum. Conquista e implantación romana en la cuenca
del Ardila (s. III – I d.C.), por lo que quiero agradecerle su
colaboración en la elaboración y diseño del Mapa de Áreas
de Captación Económica para el presente trabajo.
294 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
mismo, no se han tenido en cuenta los cursos de
aguapordosfactores:lavariaciónquesucau-
ce ha experimentado en el último siglo por la
introducción del regadío en esta región y por la
existencia de múltiples vados que no hacen del
Guadiana un obstáculo insalvable. El mapa re-
sultante comprende cinco categorías dentro de
losusospotencialesdelsuelo:1.Improductivo;
2. Agricultura; 3. Terrenos de pasto y dehesa; 4.
Bosques, 5. Aguas (Fig. 4, tabla 5).
Fig. 4. Áreas de Captación Económica de los yacimientos tipo aldea y granja objeto de estudio.
(Mapa elaborado por Pablo Paniego).
La ubicación de los enclaves responde a
un patrón general, próximos a algún curso de
agua, principalmente junto al cauce del Gua-
diana o en el camino de alguno de sus princi-
palesauentes,vinculadostodosellosaespa-
cios de desarrollo de la actividad agrícola de
secano, como viene indicado por los análisis
polínicos, pues solo los ejemplos de El Cha-
parral y La Mata de Cancho Roano presentan
más terrenos destinados a la dehesa y los pas-
tos. Su proximidad a las líneas de agua les ase-
guraba además el acceso a tierras fértiles para
el cultivo de huerta y frutales, así como a otros
recursos, caso de la pesca o la recolección de
moluscos. Así mismo, a excepción de los en-
claves ubicados justo en el paso del Guadiana,
el resto, principalmente los localizados al sur,
contaban en su área de captación económica
con zonas de dehesa y de bosque con los que
completar su base económica; una dehesa a la
que poco a poco le fueron ganando terreno se-
gúnsereejaenlosanálisispolínicos.
El análisis del mapa geológico de la penín-
sula ibérica también nos permite observar la
homogeneidad que presenta el sustrato geoló-
gico sobre el que se localizan los yacimien-
tos. Así, se distinguen dos regiones claras, los
emplazamientos localizados junto al cauce de
importantesarteriasuviales,dondedestacan
los suelos dominados por gravas, arenas, arci-
llas y limos, de aquellos en los que el tanto por
cierto de terreno de bosques y dehesa es mayor
y en los que sobresalen los suelos de areniscas
y cuarcitas, así como pizarras y granitos (Fig.
5). El estudio de la geología permite locali-
zar la procedencia de materias primas tanto
para la construcción y los útiles de molienda
como para la producción cerámica; sin embar-
295Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
go, requiere de una amplia batería de análisis
arqueométricos y petrológicos para su carac-
terización, una línea de trabajo pendiente en
la región de estudio. La importancia de estos
análisis radica en conocer si los habitantes de
estos enclaves se abastecían con las materias
primas de su entorno, lo que supone conside-
rar el amplio conocimiento que tienen sobre el
mismo, o si parte de esos materiales proceden
de territorios más lejanos, lo que nos lleva a
considerar la existencia de intercambios entre
diferentes grupos. Sea como fuere, en el va-
lle medio del Guadiana únicamente contamos
con el estudio geológico del yacimiento de
Cerro Manzanillo, lo que ha permitido cono-
cerlaautosucienciadelcaserío,cuyomate-
rial lítico procede de su entorno más próximo
(PoncedeLeón2009:148).Anteestalectura,
cabe suponer que este modelo de autoabaste-
cimiento y control del entorno es el que pre-
domina en el resto de enclaves tipo aldea o
granja, pero ciertamente, solo el aporte de las
analíticas nos permitirá extraer conclusiones a
este respecto.
Tabla5.Supercieenhectáreascontroladaporcadaasentamientoapartirdeunaisócrona
de 30 min. En la tabla se reúne, en tantos por ciento, el tipo de suelo presente, así
como el curso de agua que queda dentro del mismo.
Yacimiento Área (ha) Improductivo
Tipo 1
Agricultura
Tipo 2
Dehesa y
pastos
Tipo 3
Bosque
Tipo 4
Agua
Tipo 5
La Mata de
Cancho Roano 2131 0% 22,70% 77,30% 0% Arroyo
Cagancha
Las Reyertas 2113 4,58% 52% 43,33% 0% Río Ortiga
La Carbonera 1942 0% 70,32% 29,58% 0,10% Río Ortiga
Media Legua
–2 1964 0% 100% 0% 0% Arroyo del
Molar
La Barca –
Torruco 1912 3,35% 77,67% 11,35% 7,63% Río Guadiana
Cerro
Manzanillo 1999 2,35% 86,67% 8,93% 2,05% Río Ruecas
La Veguilla 2234 0% 93,63% 5% 1,37% Río Guadiana
La Marquesa 2144 3,89% 93,66% 2,40% 0,05% Río Guadiana
El Palomar 1701 2,64% 86,21% 7,28% 3,87% Arroyo
Higuereja
El Chaparral 1627 0,74% 46% 53,26% 0% Río Aljucén
Escuela de
Hosteleria 1803 60,32% 25,52% 14,16% 0% Río Guadiana
Por último, aunque habría sido un exce-
lente complemento a los resultados obtenidos
en este estudio, no se han tenido en cuenta los
restos de fauna a pesar de que la actividad ga-
nadera forma parte del modo de vida campesi-
no, dado el papel que la tracción animal tiene
en la roturación de los campos. Hay una razón
fundamental, la falta de trabajos que permitan
extraer una visión general, pues de la última
síntesis distan ya más de veinte años (Casta-
ños, 1998) y la mayor parte de los yacimientos
incluidos en este estudio no cuenta con un aná-
lisis de su fauna. A diferencia de la paleobotá-
nica, donde se han tomado como referencia los
estudios conocidos porque trazan una visión
general de un entorno, en el caso de la fauna
resulta imposible tomar los datos de enclaves
como Cancho Roano o Casas del Turuñue-
lo, donde la fauna es muy abundante, porque
distorsionaría los resultados de este estudio al
tratarsedecontextosconunfuertesignicado
ritual, donde la presencia del caballo es abru-
madoracomoconsecuencia de lossacricios
que se llevaron a cabo antes de la clausura de
ambos edicios. Por ello, queda como tarea
pendiente la actualización de los restos de fau-
naquenospermitananarenlasconclusiones
planteadas en este trabajo.
296 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
Fig. 5. Mapa geológico del territorio objeto de estudio en el que se insertan los yacimientos
tipo aldea y granja y las isócronas de 30 min. (Elaboración propia).
4. Conclusiones
La interpretación de los datos recopilados en
los anteriores apartados nos permite extraer
nuevas conclusiones sobre la estructura social
del Guadiana Medio durante la I Edad del Hie-
rro a nivel microespacial y mesoespacial; lo
que a su vez nos permite presentar una lectura
alternativa del papel que el campesinado juega
en el modelo de poblamiento propuesto para
este territorio hasta el momento (Rodríguez
Díaz et al. 2010).
Aunque dentro de la categoría de asen-
tamientos que engloba a las aldeas y las
granjas pueden distinguirse enclaves de su-
percie diversa, predominan los pequeños
asentamientos sobre una suave loma siempre
próxima a un curso de agua. La organización
interna de los mismos también parece res-
ponder a un patrón en el que se diferencian
áreas de residencias y espacios de produc-
ción. La presencia de almacenes y pequeños
hórreos marca la importancia del excedente
de producción cuyo objetivo es garantizar
la subsistencia (Vicent 1998), no solo del
núcleo familiar del campesino, sino para
atender los gastos derivados de las relacio-
nes que se establecen con otro tipo de asen-
tamientos,casodelosgrandesediciostipo
Cancho Roano o Casas del Turuñuelo que,
comoveremos,hanrearmadotrasesteaná-
lisis sobre la explotación agrícola, su papel
principal dentro de la organización política y
territorial de este espacio.
El producto más representado en todos los
yacimientoseselcereal,loquelodenecomo
el alimento básico de la dieta. Así mismo, pa-
rece que una actividad común a todos los en-
clavesesladeforestacióncon la nalidad de
ir ganando terreno para permitir el desarrollo
de pastos y cultivos. Solo dos de los enclaves
parecen salirse de esta tónica. El primero de
ellos es el yacimiento de El Tamborrio, cuyo
análisispolínicohapermitidodenirquelalo-
calización de las tierras de cultivo más próxi-
mas estaría a unos 200 m del yacimiento. Esta
interpretación viene cargada de toda lógica si
tenemos en cuenta la categoría de este enclave,
considerado como un asentamiento en altura al
que se supone un papel como cabeza del te-
rritorio encargado de la distribución del exce-
dente y no tanto como centro productor (Ro-
dríguezGonzález2018a:255,259),razónpor
la cual cabe suponer que las tierras de cultivo
más cercanas se localizarían en el vecino Ce-
rro de la Barca, considerado como un poblado
en llano. Este hecho viene refutado por la pre-
sencia de una extensa área de almacenamiento
localizada en la ladera norte del yacimiento del
Tamborrio (Walid y Pulido, 2013: 1196), así
como por un extenso y reciente análisis que se
ha realizado de las pastas de las ánforas de los
yacimientos de El Tamborrio, Cancho Roano,
La Mata, Cerro Manzanillo y Casas del Tu-
297Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
ruñuelo, que prueba los intercambios comer-
ciales que debieron existir entre estos asenta-
mientos (Rodríguez González et al. e.p.).
El segundo caso es si cabe más llamativo,
pues se trata del yacimiento de La Mata. La
escasez de palimorfos en este asentamiento po-
dría deberse tanto a la existencia de malos sue-
los (Grau et al. 2004:69-70) comoalapropia
funcionalidaddeledicio,destinadoalalmace-
namiento y manufactura y no tanto a su produc-
ción, lo que matiza la interpretación que hasta
la fecha se ha realizado de esta construcción.
Estaideadeconsideraral edicio deLaMata
como un centro de almacenaje y producción
viene avalada por la abundante presencia de ce-
rámica de almacenaje, un 70% del total de las
cerámicas recuperadas, entre las que podemos
destacar la existencia de 186 ánforas, lo que
suponen 15.159 l de capacidad de almacenaje,
una cifra muy superior a lo documentado en el
resto de yacimientos coetáneos del valle medio
del Guadiana (Rodríguez Díaz y Ortiz 2004:
229). El tamaño que presentan muchos de estos
recipientes, que alcanzan los 100 l de capaci-
dad, ha llevado a suponer que su uso estaba más
destinado al almacenaje que al transporte, dada
ladicultaddesumovilidad(RodríguezDíazy
Ortiz2004:236).Alacerámicadealmacenaje
se suma la recuperación de 67 molinos barqui-
formes, empleados para la molienda del grano
(RodríguezDíazyOrtiz2004:273).Ambosda-
tosconectanconlosrestosquecerticanqueen
La Mata se desempeñaban labores de limpieza
del cereal, concretamente los correspondiente a
laúltimafaseocribadono(PérezJordà2004:
416), una actividad que se ejecuta, bien justo
antes del almacenamiento, o antes de proceder
a la molienda.
A estos datos se suma la existencia de una
extensa variedad de especies entre los restos
detectados en los análisis bioarqueológicos,
completados por la diversidad de productos
recuperados en los análisis de contenido de
los recipientes (Juan Tresserras y Matamala
2004) que no parecen haber sido producidas
en el entorno inmediato del yacimiento, pues
la revisión de las prospecciones realizadas en
elentornodeledicionospermiteahoracom-
probar que el entorno del yacimiento no estaba
tan densamente poblado como se ha venido
defendiendo (Rodríguez Díaz et al. 2004a:
499). Así, de los 93 enclaves localizados en
estos trabajos de prospección, solo 40 de ellos
corresponden a cronologías protohistóricas,
siendo 36 de ellos hallazgos aislados de moli-
nos barquiformes, lo que condiciona su identi-
cacióncomoasentamientospermanentes.
Todos estos datos nos llevan a plantear la
hipótesis de que La Mata, más que un centro
de poder sea un centro de recepción de produc-
tos llegados de diversos puntos del Guadiana
Medio, encargándose así de su almacenaje; lo
que abre la puerta a la existencia de una jerar-
quíadentroinclusodelosediciosbajotúmu-
lo de época tartésica. Una evidencia de dicha
jerarquía se detecta en la presencia o carencia
de herramientas de hierro vinculadas con las
labores agrícolas dentro de esta categoría de
asentamientos, aunque cabría también supo-
ner la existencia de herramientas fabricadas
en madera. Así, estos objetos son abundantes
en enclaves como Cancho Roano o Casas del
Turuñuelo, mientras que en La Mata permane-
cen ausentes, reducidos a un pico y un posible
fragmento de hoz; por no citar la escasez de
elementos de importación, caso de las cerámi-
cas áticas o los objetos de pasta vítrea, abun-
dantes en los otros dos enclaves citados y que
denenla participación de estos sitiosen un
comercio exterior que va más allá de los lími-
tes de la propia cuenca del Guadiana (Domín-
guez Monedero 1993).
Esta acumulación de herramientas de hie-
rro tiene una doble lectura. Por un lado, que los
asistentesalritualdeclausuradelosedicios
de Cancho Roano o Casas del Turuñuelo las
aportaran a modo de ofrenda, como se ha su-
geridoconlosnumerososcaballossacricados
anteladicultaddejusticarsupertenenciaa
una única cabaña ganadera; o, por otro lado,
queseanestosedicioslosencargadosdepro-
porcionar las herramientas de labor a los cam-
pesinos. Si aceptamos esta última propuesta,
losgrandesediciostipoCanchoRoanoesta-
rían controlando el trabajo de explotación de
las tierras de sus entornos, por lo que parte de
la producción campesina iría a parar a estas
construcciones que posteriormente se encarga-
rían de su redistribución o almacenaje. De ese
modo, los pequeños enclaves tipo granja y al-
dea pueden considerarse como unidades fami-
liares o suprafamiliares de producción y resi-
dencia, vinculados a enclaves mayores, sin que
necesariamente las relaciones de dependencia
entre ambos tengan que ser entendidas en régi-
men de sometimiento, clientela o servidumbre,
comohastalafechasehavenidodeniendo.
Con estas evidencias, para el caso del Gua-
diana medio durante la I Edad del Hierro pro-
ponemos la existencia de una sociedad jerar-
298 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
quizadaqueencajaenelmodelode‘sociedades
trapezoidales’ de Hill (2012), donde la distancia
social entre miembros de una comunidad no es
tandestacadaydondeunaproporciónsignica-
tiva de la sociedad formaría parte del escalafón
másalto.Estaúltimaideasereejatantoenla
abundancia de grandes edicios tipo Cancho
Roano, de los que hasta la fecha hay localiza-
dos un total de trece, como en la concentración
de necrópolis del entorno de Medellín y la ho-
mogeneidad de sus tumbas, caracterizadas por
lapresenciadericosajuaresquemaniestanla
igualdad social de los individuos enterradas en
las mismas.
Lo cierto es que el modelo territorial que im-
pera en el valle medio del Guadiana durante la
I Edad del Hierro funcionó y permaneció prác-
ticamente inalterado durante casi dos siglos, sin
grandesmodicacionesenelsistemaeconómi-
co, social y comercial hasta el colapso y desapa-
rición del modelo territorial a principios el siglo
IV a.C. por unas causas que todavía nos resultan
desconocidas. De este modo, y al margen de que
hubiera una jerarquía establecida entre los dife-
rentes asentamientos, parece claro que existió
un equilibrio entre los mismos que permitió la
estabilidad del modelo y que queda atestiguado,
entre otras evidencias, por la ausencia de armas
en los contextos arqueológicos.
Obviamente, la imagen extraída de esta in-
vestigación no se acerca a la realidad, pues cabe
suponer un paisaje más densamente poblado.
Para dibujar ese panorama poblacional solo hay
que extrapolar los datos obtenidos en este tra-
bajo para considerar la ocupación de espacios
próximosaloscaucesuvialesyalosdenomi-
nadosediciostartésicosocultosbajotúmulo;
sin embargo, calcular la densidad de pobla-
miento será un trabajo arduo y costoso ante la
fuerte transformación que ha sufrido el paisaje
en el último siglo y al que cabe suponer que será
sometido en las décadas futuras ante el rápido
avance de la tecnología agrícola.
Por último, insistir en que el modelo aquí
presentado es el que se detecta tras el análisis
de un territorio concreto, el valle medio del
Guadiana, por lo que no puede extrapolarse a
otras regiones del suroeste peninsular a pesar de
las similitudes que estas puedan guardar a nivel
material, arquitectónico o ritual. La diversidad
es, sin duda, el rasgo social más sobresaliente
de las sociedades de la Edad del Hierro (Ruiz
Zapatero2017:106),unrasgopresentetambién
en Tarteso, pues como ya se ha defendido en
ocasiones anteriores, es muy diferente la reali-
dad detectada en el valle del Guadalquivir de la
documentada en el valle del Guadiana, en tan-
to en cuanto el sustrato indígena que imprime
personalidad a la cultura tartésica es sustancial-
mente diferente en cada uno de estos territorios
(RodríguezGonzález2018a:15).
A pesar de que queda mucho camino por
recorrer y lecturas territoriales que realizar, la
combinación de los datos arqueológicos, tanto
materiales y arquitectónicos como bioarqueo-
lógicos, sumados al análisis de los entornos
económicos, nos ha permitido ofrecer nuevos
argumentos para profundizar en el conoci-
miento de la sociedad en general y del modo de
vida campesino en particular. Así, ponemos a
disposición de la investigación un nuevo mar-
co de análisis al que se podrán ir sumando nue-
vos campos de estudio. En este sentido sería
de interés evaluar las relaciones comerciales
existentes entre los diferentes asentamientos a
través, por ejemplo, del análisis de las pastas
cerámicas y la evaluación de las rutas óptimas
que nos lleven a valorar cuáles eran las me-
jores vías para proceder a los intercambios.
Así mismo, sería interesante evaluar las áreas
de captación de recursos desde los enclaves
mayores, para estimar el número de asenta-
mientos tipo granja o aldea que quedan bajo su
órbita.Elobjetivonalesanarenlalectura
social, económica y política de cada territorio.
En este caso, sirva de avance la fórmula aquí
recogida para evaluar el papel del campesina-
do y profundizar en el característico modelo de
poblamiento detectado en el valle medio del
Guadiana entre los siglos VII – V a.C.
Bibliografía
Albergaria,J.;Melro,S.(2013):Ocupaçao Proto-Histórica na margen esquerda do Guadiana, Memórias
d`Odiana 2ª Série. Estudos Arqueológicos do Alqueva, Evora.
Almagro-Gorbea, M. (2008): La topografía de la necrópolis: estructura y evolución. La necrópolis de
Medellín. III. Estudios anaíticos, IV. Interpretación de la necrópolis, V. El marco histórico de Medellín-
Conisturgis(M.Almagro-Gorbea,dir.),RealAcademiadelaHistoria,Madrid:893-906.
Ariño,E.;ChávezÁlvarez,M.E.(2019):Lasestructurasdelcampo.Arqueología romana en la península
ibérica (E. Sánchez López; M. Bustamante, eds.), Universidad de Granada, Granada, 477-496.
299Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
Arruda, A. M. (2001):A Idade do Ferro pós-Orientalizante no BaixoAlentejo. Revista Portuguesa de
Arqueologia,4-2:207-291.
Beltrán,J.;Escacena,J.L.(Eds.)(2007):Arqueología en el Bajo Guadalquivir. Prehistoria y Antigüedad
de Las Cabezas de San Juan. Universidad de Sevilla, Sevilla.
BendalaGalán,M.(2003):Laciudad, ayer y hoy.Discurso pronunciado en la toma de posesión como
académico de número el día 12 de marzo de 2003. Real Academia de Doctores, Madrid.
Bintliff,J.L.;Howard,P.;Snodgra,A.M.(1999):TheHiddenLandscapeofPrehistoricGreece.Journal of
Mediterranean Archaeology,12-2:139-168.http://dx.doi.org/10.1558/jmea.v12i2.139
Calado,M.;Mataloto,R.;Rocha,A.(2007):PovoamentoProto-Históriconamargendireitadoregolfode
Alqueva (Alentejo, Portugal). Arqueología de la tierra. Paisajes rurales de la protohistoria Peninsular
(A.RodríguezDíaz;I.Pavón,eds.),UniversidaddeExtremadura,Cáceres:129-179.
Carandini,A.(1994):Lapresenzadellcittánellacampagna.All´originedelfenómenonellItaliacentrale
tirrenica. Actas del XIV Congreso Internacional de Arqueología Clásica, II (X. Drupé, cord.), CSIC,
Tarragona:153-164.
Castaños Ugarte, P. M. (1998): Evolución de las faunas protohistóricas en Extremadura. Extremadura
Protohistórica: paleoambiente, economía y poblamieto (A. Rodríguez Díaz, ed.), Universidad de
Extremadura,Cáceres:63-72.
Celestino,S.(2005):ElPeríodoOrientalizanteenExtremaduraylacolonizacióntartésicadelinterior”.El
Período Orientalizante. Anejos de AEsPA, XXXV(S.Celestino;J.JiménezÁvila,eds.),CSIC,Mérida:
767-786.
Celestino,S.; Rodríguez González, E.(2017a): “El valle medio delGuadiana: la identicación deuna
nueva realidad territorial para Tarteso”. Folia Phoenicia,1-1:213-220.
Celestino,S.;RodríguezGonzález,E.(2017b):Deloinvisiblealovisible.LatransiciónentreelBronce
Final y la Primera Edad del Hierro en el valle medio del Guadiana. Territorios Comparados: los valles
del Guadalquivir, el Guadiana y el Tajo en época tartésica, Anejos del Archivo Español de Arqueología,
LXXX(S.Celestino,E.RodríguezGonzález,eds.),CSIC,Mérida:183-212.
Celestino,S.;RodríguezGonzález,E.(2019):Unespacioparaelsacricio:elpatiodelyacimientotartésico
de Casas del Turuñuelo (Guareña, Badajoz), Complutum,30(2):343-366.http://dx.doi.org/10.5209/
cmpl.66337
Chapa,T.;Vicent,J.M.;Mayoral,V.;Uriarte,A.(2009):GISlandscapemodelforthestudyofpreindustrial
settle-ments patterns in Mediterranean áreas. Geoinformation Technologies for Geo-Cultural Lanscapes
(O.Bender;N.Evelpidou;A.Krek;A.Vassilopoulos,eds),CRCPress,Florida:255-273.
Criado-Boado,F.(1991):Delpoblamientopretéritoalospaisajesarqueológicos.El área Bocelo-Furelos
entre los tiempos paleolíticos y medievales (campañas de 1987, 1988 y 1989. Xunta de Galicia, Santiago
deCompostela:245-255.
Cubero, C. (1993): Estudio de muestras carpológicas el yacimiento de Cancho Roano (Zalamea de la
Serena). El Palacio-Santuario de Cancho Roano IV. El Sector Norte (S. Celestino; J. Jiménez Ávila,
eds.),JuntadeExtremadura,Badajoz:215-221.
DíazDelRío,P.(1995):Campesinadoygestiónpluriactivadelecosistema:unmarcoteóricoparaelanálisis
del III y II Milenios a.C. en la Meseta peninsular. Trabajos de Prehistoria,52-2:99-109.http://dx.doi.
org/10.3989/tp.1995.v52.i2.420.
DomínguezMonedero,A.(1993):Mecanismos,rutasyagentescomercialesenlarelacioneseconómicas
entre griegos e indígenas en el interior peninsular. Estudis d´Història Econòmica1993/1:39-74.
Duque,D.;PérezJordà,G.(2009):Restosantracológicosycarpológicos.El caserío de Cerro Manzanillo
(Villar de Rena, Badajoz) y la colonización agraria orientalizante en el Guadiana Medio, Memorias
de Arqueología Extremeña, 12 (A. Rodríguez Díaz; D. Duque; I, Pavón, eds), Junta de Extremadura,
Mérida:159-170.
Duque,D.;RodríguezDíaz,A.;Pavón,I.(2012-2013):Tierraypoder.Paisajesruralesprotohistóricosen
Extremadura. Norba. Revista de Historia,25-26:13-39.
Escacena,J.L.;GómezPeña,A.;PérezAguilar,L.G.(Coord.)(2018):Caura. Arqueología en el estuario
del Gudalquivir. SPAL Monografías, XXVI. Universidad de Sevilla, Sevilla.
Fernández-Götz,M.yLiceras,R.(2019): “Lascomunidadesmedievales devillaytierra:¿unaanalogía
válida para la Protohistoria Final?, Complutum30(1):179-196.http://dx.doi.org/10.5209/CMPL.64514
Fernández Ochoa, C.; Salido, J.; Zarzalejos, M. (2014): Las formas de ocupación rural en Hispania.
Entre la terminología y la praxis arqueológica. CuPAUAM, 40: 111-136.http://dx.doi.org/10.15366/
cupauam2014.40.008.
300 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
FerrerAlbelda,E.(Coord.)(2007): Arqueología en Marchena: el poblamiento antiguo y medieval en el
valle medio del río Corbones. Universidad de Sevilla, Sevilla.
FerrerAlbelda,E.;delaBandera,Mª.L.(2005):ElortodeTartessos:lacolonizaciónagrariaduranteel
Período Orientalizante. El Período Orientalizante. Anejos de AEsPA, XXXV (S. Celestino; J. Jiménez
Ávila,eds.),CSIC,Mérida:565-574.
FerrerAlbelda,E.;delaBandera,Mª.L.;GarcíaFernández,F.J.(2007):Elpoblamientoruralprotohistórico
en el Bajo Guadalquivir. Arqueología de la tierra. Paisajes rurales de la protohistoria Peninsular (A.
RodríguezDíaz;I.Pavón,eds.),UniversidaddeExtremadura,Cáceres:195-224.
FerrerAlbelda,E.;CantilloDuarte,J.J.(Coord.)(2017):Arqueología en Vejer. De la Prehistoria al Período
Andalusí. Universidad de Sevilla, Sevilla.
FerrerAlbelda, E.; Fernández Flores,A.;Escacena,J.L.; RodríguezAzogue,A. (Coord.) (2007): Ilipa
Antiqua: de la prehistoria a la época romana. Ayuntamiento de Alcalá del Río, Sevilla.
Fontana,J.(1997):Loscampesinosenlahistoria:reexionessobreunconceptoyunosprejuicios,Historia
Social,28:3-11.
GarcíaAlonso,D.;Ramos,S.;Vázquez Pardo,F.M.(2009):Estudiopalinológico. El caserío de Cerro
Manzanillo (Villar de Rena, Badajoz) y la colonización agraria orientalizante en el Guadiana Medio,
Memorias de Arqueología Extremeña, 12, (A. Rodríguez Díaz; D. Duque; I. Pavón, eds.), Junta de
Extremadura,Mérida:149-158.
Gilman,A.(1997):Cómovalorarlossistemasdepropiedadapartirdedatosarqueológicos.Trabajos de
Prehistoria,54-2:81-92.http://dx.doi.org/10.3989/tp.1997.v54.i2.367
González Ruibal, A.; Ruiz-Gálvez, M. (2016): Houses Societies in theAncient Mediterranean
(2000-500 BC). Journal of World Prehistory,29-3:383-437.http://dx.doi.org/10.1007/s10963-
016-9098-8
Grau,E.;Duque,D.;Cuenca,C.(2004):PaleoambienteypaisajedeLaSerena.El edicio protohistórico
de La Mata (Campanario, Badajoz) y su estudio territorial (A. Rodríguez Díaz, ed.), Universidad de
Extremadura,Cáceres:29-72.
Grau,E.;PérezJordà,G.;HernándezCarretero,A.M.(1998):Paisajeyagriculturaenlaprotohistoria
extremeña. Extremadura Protohistórica: paleoambiente, economía y poblamieto (A. Rodríguez Díaz,
coord.),UniversidaddeExtremadura,Cáceres:31-62.
HernándezCarretero,A.M. (2008):Paleoambientey paleoeconomíaenla cuencadelGuadianadurante
el Hierro I. Sidereum Ana I. El río Guadiana en época post-orientalizante, Anejos de AEsPA, XLVI (J.
JiménezÁvila,ed.)CSIC,Mérida:135-148.
Hernándo Gonzalo, A. (1999): Los primeros agricultores de la Península Ibérica. Una historiografía
crítica del Neolítico. Síntesis, Barcelona.
Hill,J.D.(2012): How didBritishMiddleandLatepre-Roman IronAgesocietieswork (if theydid)?.
Atlantic Europe in the First Millenium BC: Crossing the Divide (T. Moore; X. L. Armada, eds.), OUP,
Oxford:242-263.
JiménezÁvila,J.(1997):CanchoRoanoyloscomplejosmonumentalespost-orientalizantesdelGuadiana.
Complutum,8:141-159.
JiménezÁvila,J.(2001):Loscomplejosmonumentalespost-orientalizantedelGuadianaysuintegración
en el panorama del Hierro Antiguo del suroeste peninsular. Arquitectura Oriental y Orientalizante en la
Península Ibérica(D.RuizMata;S.Celestino,eds.),CSIC,Madrid:193-226.
JiménezÁvila,J. (2016):AnchaesTartessos.Elperíodoorientalizante (SiglosVIII-VI a.C.) en
el tramo extremeño del Guadiana. Sidereum Ana III. El río Guadiana y Tartessos (J. Jiménez
Ávila, ed.), Consorcio de la Ciudad Monumental, Histórico-Artística y Arqueológica de Mérida,
Mérida.
JiménezÁvila,J.;Heras, J. (2017):Laocupaciónorientalizantedela Escuela deHosteleríadeMérida.
Sidereum Ana III. El río Guadiana y Tartessos, Serie Compacta 1(J. Jiménez Ávila, ed.) Consorcio de
Mérida,Mérida:107-129.
JiménezÁvila,J.;Ortega,J.(2001):ElpobladoOrientalizantedeElPalomar(OlivadeMérida,Badajoz).
Noticia preliminar. Arquitectura Oriental y Orientalizante en la Península Ibérica (D. Ruiz Mata; S.
Celestino,eds.)CSIC,Madrid:227-248.
JiménezÁvila,J.;Ortega,J.(2008):ElpoblamientoenllanodelGuadianaMedioduranteelperíodopost-
orientalizante. Sidereum Ana I: el río Guadiana en época post-orientalizante, Anejos de AEsPA, XLVI
(J.JiménezÁvila,ed.),CSIC,Mérida:251-282.
301Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
JiménezÁvila,J.;Ortega,J.;López Guerra,A.Mª(2005):El pobladode“ElChaparral” (Aljucén)yel
asentamiento del Hierro Antiguo en la comarca de Mérida. Mérida excavaciones arqueológicas 2002,
8.ConsorciodeMérida,Mérida:457-485.
Juan Tresserras, J.; Matamala, J. C. (2004): Estudio arqueobotánico (tolitos, almidones y bras) y
compuestos orgánicos. El edicio protohistórico de La Mata (Campanario, Badajoz) y su estudio
territorial (A.RodríguezDíaz,ed.),UniversidaddeExtremadura,Cáceres:433-451.
Kurtz,G.(2003):LoshierrosdeCanchoRoano.Cancho Roano VIII. Los materiales arqueológicos I (S.
Celestino,ed.),JuntadeExtremadura,Badajoz:295-366.
López García, P.; Hernández Carretero, A.; López Sáez, J. A. (2003): Estudio paleoambiental y
paleoeconómicodelacuencamediadelGuadianaduranteelImilenioB.C.:ElCerrodelCastillode
Alange y el Cerro de la Muela de Badajoz. SPAL,12:259-282. http://dx.doi.org/10.12795/spal.2003.
i12.10
Mataloto,R.(2004):Um “monte” da Idade do Ferro na Herdae do Sapatoa: ruralidade e povoamento no
1º milenio a.C. do Alentejo Central. Trabalhos de Arqueologia, 37. Dirección General de Patrimonio,
Lisboa.
Mataloto, R. (2009): Através dos campos: arquitectura e sociedade na Idade do Ferro alto alentejana.
L´espai domèstic i lórganització de la societat a la protohistòria de la Mediterràmia occidental (Ier
mil·lenni aC),ARQUEOMEDITERRÀNIA,11(C.Belarte,ed.),UniversidaddeBarcelona,Barcelona:
279-298.
Mataloto, R. (2010-2011): Os Senhores da Terra: necrópoles e comunidades rurais do territorio alto
alentejano nos sécs. VI-V a.C. Arqueologia e Historia,60-61:77-100.
Mataloto,R.;Matias,C.(2013):Vivernocampo:osítiodaHerdadedaSapatoa3eopovoamentorural
centro alentejano em meados do 1º Milénio a.C. Fenicios e Púnicos por Terra e Mar (A. M. Arruda,
ed.),UniversidaddeLisboa,Lisboa:216-235.
Mayoral,V.(2004):Paisajes agrarios y cambio social en Andalucía oriental entre los períodos ibérico y
romano. CSIC, Madrid.
MenéndezMenéndez,A.;Sanabria,D.;SánchezHidalgo,F.;Gibello, V.;Jiménez Ávila, J.(2013):La
necrópolis orientalizante de Valdelagrulla (Medellín, Badajoz). Datos preliminares. Actas del VI
Encuentro de Arqueología del Suroeste Peninsular (J. Jiménez Ávila; M. Bustamante; M. García, eds.),
AyuntamientodeVillafrancadelosBarros,VillafrancadelosBarros:1000-1029.
OliverFox,A.(2012):SignosdepoderenlaProtohistoria.UnejemploenelLevantepeninsular,Potestas,
5:5-27.
Paniego,P.;Lapuente,C.(e.p.):ElentornoinmediatodeCanchoRoano.¿DequiénvivíaCanchoRoano?.
Cancho Roano. Un santuario tartésico (S. Celestino, ed.).
Parcero, C. (2002): La construcción del paisaje social en la Edad del Hierro del noroeste ibérico.
Monografías de Arqueología, Historia y Patrimonio. Fundación Ortegalia, Ortigueira.
Parcero,C.;Fábregas,P.(2006):Diseñometodológicoparaelanálisislocacionaldeasentamientosatravés
deunSIGdeBase ‘Raster’. La aplicación de los SIG en la arqueología del paisaje (I. Grau, ed.),
Universidad de Alicante, Alicante.
Pavón, I.; Rodríguez Díaz, A. (2007): “Campo y ciudad en la ‘protohistoria extremeña’: conceptos y
criterios investigadores”. Arqueología de la tierra. Paisajes rurales de la protohistoria Peninsular (A.
RodríguezDíaz;I.Pavón,eds.),JuntadeExtremadura,Cáceres:11-44.
Peña-Chocarro,L.;PérezJordá,G.;Morales,J.;Vera,J.C.(2013):…yllegaronlosagricultores:agricultura
y recolección en el occidente del Mediterráneo. MENGA. Revista de Prehistoria de Andalucía,4:15-33.
PérezJordà,G.(2004):Cultivosyprácticasagrarias.El edicio protohistórico de La Mata (Campanario,
Badajoz) y su estudio territorial(A.RodríguezDíaz,ed.),UniversidaddeExtremadura,Cáceres:
385-422.
Pérez-Jordà,G.;Alonso,N.;Iborra,Mª.P.(2007):AgriculturayganaderíaprotohistóricasenlaPenínsula
Ibérica:modelosdegestión.Arqueología de la tierra. Paisajes rurales de la protohistoria Peninsular
(A.RodríguezDíaz;I.Pavón,eds.)UniversidaddeExtremadura,Cáceres:327-373.
PoncedeLeón,M.(2009):GeologíadelentornodeCerroManzanilloyprocedenciadelosmateriales
líticos para la arquitectura y elaboración de útiles de molienda. El caserío de Cerro Manzanillo
(Villar de Rena, Badajoz) y la colonización agraria orientalizante en el Guadiana Medio,
Memorias de Arqueología Extremeña, 12 (A. Rodríguez Díaz; D. Duque; I. Pavón, eds.), Junta de
Extremadura,Mérida:139-148.
302 Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
Pulido, F.; Sanz, R.; Abel, D.; Exquerra, F. J.; Gil, A.; González, G.; Hernández, A.; Moreno, G.; Pérez,
J.J.;Vázquez,F.(2007):Los bosques de Extremadura. Evolución, ecología y conservación. Junta de
Extremadura, Mérida.
RodríguezDíaz,A.(2009a):Campesino y señores del campo. Tierra y poder en la protohistoria extremeña.
Bellaterra, Barcelona.
RodríguezDíaz,A.(2009b):“ArqueologíaRural”,territorio y paisaje en la protohistoriadelGuadiana
Medio:unapropuestametodológica.Estudios de Prehistoria y Arqueología en Homenaje a Pilar Acosta
Martínez(R.Cruz-Auñón;E.Ferrer,coord.),UniversidaddeSevilla,Sevilla:305-335.
Rodríguez Díaz, A.; Ortiz, P. (2004): “La Mata”, un edicio organizado. El edicio protohistórico de
La Mata (Campanario, Badajoz) y su estudio territorial (A. Rodríguez Díaz, ed.), Universidad de
Extremadura,Cáceres:75-312.
RodríguezDíaz,A.;Pavón,I.; Duque,D.(2004a):LaMata ysuterritorio.El edicio protohistórico de
La Mata (Campanario, Badajoz) y su estudio territorial (A. Rodríguez Díaz, ed.), Universidad de
Extremadura,Cáceres:497-569.
Rodríguez Díaz, A.; Pavón, I.; Duque, D. (2004b): “La Mata”: macroespacio y contexto histórico. El
edicio protohistórico de La Mata (Campanario, Badajoz) y su estudio territorial (A. Rodríguez Díaz,
ed.),UniversidaddeExtremadura,Cáceres:573-619.
Rodríguez Díaz, A.; Pavón, I.; Duque, D. (2009): Contexto territorial e histórico. El caserío de Cerro
Manzanillo (Villar de Rena, Badajoz) y la colonización agraria orientalizante en el Guadiana Medio,
Memorias de Arqueología Extremeña, 12 (A. Rodríguez Díaz; D. Duque; I. Pavón, eds.), Junta de
Extremadura,Mérida:183-322.
RodríguezDíaz,A;Pavón,I.;Duque,D.(2010):Población,poblamientoymodelossocialesdelaPrimera
Edad del Hierro en las cuencas extremeñas del Guadiana y el Tajo. Arqueología Espacial,28:41-64.
RodríguezDíaz,A.;Pavón,I.;Duque,D.(2015):JerarquíayheterarquíaenlascuencasextremeñasdelGuadiana
y Tajo durante el Período Orientalizante. La estructures socials protohistoriques a la Gàl·lia i a la Ibèria.
Homenatge a Aurora Martín i Enriquera Pons. Arqueo Mediterrània, 14 (M. Carme Belarte, D. Garcia; J.
Sanmartí,eds.),UniversidaddeBarcelonaeInstitutodeArqueologíaClásica,Barcelona:295-313.
RodríguezDíaz,A.;Pavón,I.;Duque,D.(2018):Familias,Linajesy“GrandesCasas”enla“Extremadura
Tartésica. Más allá de las Casas. Familias, linajes y comunidades en la protohistoria peninsular (A.
RodríguezDíaz;I.Pavón;D.Duque,eds.),UniversidaddeExtremadura,Cáceres:209-264.
RodríguezDíaz,A.;Pavón,I.;Duque,D.;Dominguez,A.;Girón,M.;Criado,A.(2009):Elasentamiento.
El caserío de Cerro Manzanillo (Villar de Rena, Badajoz) y la colonización agraria orientalizante en
el Guadiana Medio, Memorias de Arqueología Extremeña, 12 (A. Rodríguez Díaz; D. Duque; I. Pavón,
eds.),JuntadeExtremadura,Mérida:31-135.
RodríguezDíaz,A.;Pavón,I.; Duque,D.;Ortiz,P.(2007):La“señorialización delcampo”postartésica
enelGuadianaMedio:eledicioprotohistóricodeLaMata(Campanario,Badajoz)ysuterritorio.
Arqueología de la tierra. Paisajes rurales de la protohistoria Peninsular (A. Rodríguez Díaz; I. Pavón,
eds.),UniversidaddeExtremadura,Cáceres:71-101.
RodríguezGonzález,E.(2018a):El poblamiento del valle medio del Guadiana. Bibliotheca Praehistorica
Hispana, XXXIV. CSIC, Madrid.
RodríguezGonzález,E.(2018b):TheTartessianTumulioftheGuadiana.Rivista di Studi Fenici,46:117-
136.
RodríguezGonzález,E.;Celestino,S.(2017):Lasestanciasdelosdioses:lahabitación100delyacimiento
de Casas del Turuñuelo (Guareña, Badajoz). CuPAUAM, 43: 179-194. http://dx.doi.org/10.15366/
cupauam2017.43.006
RodríguezGonzález,E.;Celestino,S.(2019):Primerasevidenciasdeunbanquete:análisisarquitectónico
y material de la estancia S-1 del yacimiento de Casas del Turuñuelo (Guareña, Badajoz). CuPAUAM,
45,179-202. http://dx.doi.org/10.15366/cupauam2019.45.006
RodríguezGonzález,E.;Dorado,A.; Celestino, S. (e.p.): Las ánforas de la I Edad del Hierrodelvalle
medio del Guadiana. Las ánforas turdetanas “tipo Macareno” cuarenta años después: actualización
tipológica y nuevas perspectivas (F. J. García Fernández; A. Sáez; E. Ferrer, eds.), Universidad de
Sevilla, Sevilla.
Rovira, S. (2009): Restos metálicos y metalúrgicos. El caserío de Cerro Manzanillo (Villar de Rena,
Badajoz) y la colonización agraria orientalizante en el Guadiana Medio, Memorias de Arqueología
Extremeña,12(A.RodríguezDíaz;D.Duque;I.Pavón,eds.),JuntadeExtremadura,Mérida:171-173.
303Rodríguez González, E. Complutum. 31 (2) 2020: 279-303
Ruiz-Gálvez,M.(2018):¿Sociedaddeclaseo…”SociedaddeCasa”?Reexionessobrelaestructurasocial
de los pueblos de la Edad del Hierro en la Península Ibérica. Más allá de las Casas. Familias, linajes y
comunidades en la protohistoria peninsular (A. Rodríguez Díaz; I. Pavón; D. Duque, eds), Universidad
deExtremadura,Cáceres:13-40.
RuizRodríguez,A. (1994): Origen y desarrollo de la aristocracia en época ibérica, en el alto Valledel
Guadalquivir. Actes de la table ronde internationale organisée par le Centre Jean Bérard et l´Ecole
française de Rome.EcoleFrançaisedeRome,Roma:97-106.
RuizRodríguez,A.;Molinos,M.(1992):Los Íberos. Análisis arqueológico de un proceso histórico. Crítica,
Barcelona.
RuizZapatero, G. (2017): Laorganizaciónsocio-política en Carpetania septentrionalen vísperas de la
conquista romana. Vides Monumenta Veterum. Madrid y su entorno en época romana, vol. I, Museo
ArqueológicoRegionaldeMadrid,Madrid:103-113.
Sanabria,D.(2008):Paisajes rurales Protohistóricos en el Guadiana Medio: “El Chaparral” (Aljucén,
Badajoz). Memorias de Arqueología Extremeña, 10. Junta de Extremadura, Mérida.
Sánchez Hidalgo, F.; Sanabria, D.; Menéndez Menéndez, A.; Gibello, V.; Jiménez Ávila, J. (2013):
EntreCanchoRoano y La Mata: laestaciónrural post-orientalizante de La Carbonera (LaGuarda-
Campanario, Badajoz). Actas del VI Encuentro de Arqueología del Suroeste Peninsular (J. Jiménez
Ávila; M. Bustamante; M. García, eds.), Ayuntamiento de Villafranca de los Barros, Villafranca de los
Barros:1098-1132.
SánchezSánchez-Mora,J.A.(2012):ElprocesodecolonizaciónenExtremadura(1952-1975):suslucesy
sus sombras. El agua en Extremadura (Recursos hídricos, usos y gestión del agua, Junta de Extremadura,
Badajoz:225-240.
Sevillano,L.;Mayoral,V.;Salas,E.;Liceras,R.;Heras,F.J.(2013):Detectandoprácticasagrariasantiguas
en el territorio sur de Medellín. La expresión material de las actividades agrícolas protohistóricas del
Suroeste peninsular. Actas del VI Encuentro de Arqueología del Suroeste Peninsular (J. Jiménez Ávila;
M. Bustamante; M. García Cabezas, eds.), Ayuntamiento de Villafranca de los Barros, Villafranca de
losBarros:1031-1064.
Sevillano, L. (2018): Habitando el valle. Metodología para el estudio de prácticas sociales de las
comunidades antiguas: potencialidades y desafíos de la prospección supercial. Tesis Doctoral,
Universidad de Sevilla.
Shanin,T.(1983):La clase incómoda. Sociología política del campesinado en una sociedad en desarrollo.
Alianza, Madrid.
Van Leusen, P. M.; Pizziolo, G.; Sarti, L. (ed.) (2011): Hidden Landscapes of Mediterranean Europe.
Cultural and methodological biases in pre– and proto– historic landscapes studies. Proceedings of the
international meeting. BAR International Series, Oxford.
VázquezPardo,F.M.;Ramos,S.;Doncel,E.;PérezJordà,G.(2004):Larecoleccióndebellotas:aspectos
de su procesado y caracterización. El edicio protohistórico de La Mata (Campanario, Badajoz) y su
estudio territorial (A.RodríguezDíaz,ed.),UniversidaddeExtremadura,Cáceres:423-432.
Vicent, J. M. (1991a): El Neolítico.Transformaciones sociales y económicas. Boletín de Antropología
Americana,24:31-61.
Vicent,J. M.(1991b): Fundamentos teórico-metodológicos paraun programa de investigaciónarqueo-
geográca.El cambio cultural del IV al II milenio a.C. en la comarca noroeste de Murcia, vol. 1 (P.
López,ed.),CSIC,Madrid:31-117.
Vicent,J.M.(1998):LaPrehistoriadelmodotributariodeproducción.Hispania,LVIII/3,num200:827-843.
Walid, S.; Nuño, R. (2005): Aplicaciones Arqueográcas al estudio de las sociedades del Período
Orientalizante:¿quiénconstruyóCanchoRoano?El Período Orientalizante. Anejos de AEsPA, XXXV
(S.Celestino;J.JiménezÁvila,eds.),CSIC,Mérida:977-983.
Walid,S.;Pulido,J.J.(2013):El poblado forticado de la Edad del Hierro en el Cerro del Tamborrio
(Entrerríos, Villanueva de la Serena, Badajoz). Actas del VI Encuentro de Arqueología del Suroeste
Peninsular (J. Jiménez Ávila; M. Bustamante; M. García, eds.), Ayuntamiento de Villafranca de los
Barros,VillafrancadelosBarros:1179-1224.
Article
Full-text available
En la actualidad se conoce un número destacado de necrópolis tartésicas fechadas en la I Edad del Hierro tanto en el valle del Guadalquivir como en el valle del Guadiana. El conocimiento que tenemos de estas deriva del estudio de sus enterramientos y sus ajuares, sin que hasta el momento hayan sido analizadas dentro del paisaje y del modelo de poblamiento del que forman parte. Con el objetivo de reconstruir el paisaje antiguo en el que se ubicaron estas necrópolis y detectar un patrón en la elección de los lugares para su ubicación, proponemos en este trabajo un método de análisis geográfico en el que se combinan los datos LiDAR, la fotografía histórica y los registros de inundaciones. Esta metodología se ha puesto en práctica en el análisis de las necrópolis del valle medio del Guadiana fechadas entre los ss. VII y V a. C. y el resultado nos permite definir la existencia de un patrón que conecta estos espacios funerarios con tradiciones de origen oriental.
Article
Full-text available
Se presentan los primeros resultados de las excavaciones del patio del edificio de época tartésica de Casas del Turuñuelo (Guareña, Badajoz), resultado de las excavaciones llevadas a cabo en los años 2017 y 2018. En este trabajo se analiza tanto su arquitectura como las técnicas constructivas empleadas para conformar este espacio, donde destaca especialmente la presencia de una escalera monumental que salva la distancia entre las dos plantas conservadas del edificio; así mismo, se dan a conocer los materiales de importación mediterránea documentados en este ámbito. Por último, se ofrecen los primeros datos acerca de la hecatombe de animales documentada sobre el suelo del patio, dentro de la cual destaca la figura del caballo. Estos hallazgos convierten al yacimiento de Casas del Turuñuelo en un ejemplo único para abordar el estudio de los últimos momentos de la cultura tartésica en el valle medio del Guadiana, a finales del siglo V ane.
Article
Full-text available
En el año 2016, durante la II Campaña de excavaciones en el yacimiento de Casas del Turuñuelo, se procedió a la excavación del vestíbulo y la estancia S-1, comúnmente conocida como estancia del banquete. En este trabajo se analizan los hallazgos materiales y las estructuras arquitectónicas de este espacio, a través de cuyo estudio hemos podido determinar la funcionalidad de la estancia, diferenciando la existencia de dos actividades distintas pero continuas en el tiempo: la preparación y cocinado de los alimentos y su posterior consumo. Esto nos ha permitido reconstruir la secuencia completa y los elementos empleados en cada una de las fases del banquete celebradas en esta habitación.
Article
Full-text available
Los mecanismos sociales que articularon las sociedades de la Edad del Hierro siguen siendo difíciles de comprender. En las últimas décadas, los modelos piramidales tradicionales han sido cuestionados por varios autores que abogan por la diversidad de las sociedades de la Edad del Hierro y la heterogeneidad de formas potenciales de configuración social. Crucial para la mayoría de los debates es el uso de analogías, con algunos autores que favorecen las fuentes históricas de la Europa medieval, mientras que otros privilegian ejemplos etnográficos de áreas alejadas del continente europeo. Si bien consideramos que ambos enfoques son legítimos, en este trabajo presentamos el ejemplo de las comunidades de “villa y tierra” medievales, particularmente el caso de Soria. Estas comunidades muestran un modelo de relaciones de parentesco, basado en estructuras organizativas transversales, que pueden ayudarnos a comprender los lazos y vínculos entre los habitantes de un paisaje según sus orígenes, lugar de residencia o familia. Por ello, argumentamos que la comunidad de villa y tierra de Soria podría servir como una analogía útil, aunque no una comparación directa, para conceptualizar las interrelaciones entre las áreas urbanas y rurales, así como para examinar la estructuración simultánea de grupos sociales en torno a los principios de parentesco y territorialidad en un contexto de urbanización emergente.
Article
Full-text available
This article presents a new approach towards the territorial model in the central Guadiana valley during the Early Iron Age. The main focus is an analysis of the so-called Tartessian buildings hidden under tumuli. These buildings are large constructions which bear a certain resemblance to the Phoenician architecture of the southwestern Iberian Peninsula. A settlement pattern can be discussed which is unique to the period, and which gives personality to the geographical sphere in which it is found.
Article
Full-text available
Este trabajo se integra en el proyecto del MICINN HAR2010-14917 "El tiempo del tesoro de Aliseda". Resumen Este trabajo tiene como objetivo presentar las aportaciones realizadas sobre población, poblamiento y modelos sociales en el territorio extremeño durante la Primera Edad del Hierro. Dentro de dicho ámbito, especial atención se presta a las comarcas de Vegas Altas-La Serena, en la Cuenca Media del Guadiana, y se avanzan las directrices del proyecto investigador programado para los próximos años en la penillanura cacereña. Como singularidad de la orientalización de estos territorios, se propone una lectura de su dinámica poblacional y sociopolítica en un marco dialéctico "jerarquía-heterarquía". The aim of this essay is to present the contributions performed about population, settlement and social models in territory of Extremadura during the First Iron Age. In this scope, it is paid attention to areas of Vegas altas-La Serena, in Cuenca Media del Guadiana, and besides it is advanced the instructions of research project for the next years in the Penillanura Cacereña. As singularity of Orientalizing of these territories, it is proposed a reading about populational and socio-political dynamics in a dialectical context "hierarchy-heterarchy".
Book
Full-text available
La casa es uno de los espacios esenciales en la existencia del ser humano. Su análisis histórico obliga a imbricar los aspectos materiales e inmateriales que han cobijado y entrelazado las vidas de familias, linajes y comunidades. Este libro ofrece un panorama sobre las diferentes formas de abordar la dimensión socioeconómica, simbólica e incluso política de la “casa” en diversos contextos y tiempos de la protohistoria peninsular. Conocidos arqueólogos entrecruzan y proyectan sus particulares puntos de vista sobre el linaje, la gens, el household o la Casa de Lévi-Strauss en el alto Guadalquivir, el sureste y nordeste mediterráneos, el suroeste tartésico, la Meseta y el noroeste atlántico. Escenarios, culturas y perspectivas distintas asentadas, sin embargo, en el criterio compartido de trascender la materialidad de las casas para adentrarse en la historia de sus habitantes y de sus relaciones tanto de “puertas adentro” como de “puertas afuera”. En suma, una obra para mirar “más allá de las casas”.
Article
Resumen: Con la información proporcionada por la Arqueología se identifican una serie de signos relacionados con la imagen del poder social y económico, y con ello se hace una aproximación a la estructura de la sociedad del Hierro antiguo y de la Cultura Ibérica en la zona comprendida entre el río Ebro y el Palancia, territorio que según las fuentes escritas fue ocupado por los ilercavones. Abstract: With the information provided by archaeology, there are identified a number of signs related to the image of social and economic power, and thus it is an approach to the structure of the Old Iron and Iberian Culture society in the area covered between the Ebro and Palancia rivers. This territory, according to written sources, was occupied by the Ilercavones.