PreprintPDF Available

CUADERNOS PARA LA EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL 1. Infancias y adolescencias trans*

Authors:
Preprints and early-stage research may not have been peer reviewed yet.

Abstract

Este material se enmarca en las actuaciones desarrolladas por el Proyecto Sex.Diversidad. Talleres y materiales del servicio municipal de atención a la diversidad sexual y de género y acompañamiento al alumnado trans* financiado por el Cabildo de Gran Canaria a través de la Consejería de Igualdad, Diversidad y Transparencia del Cabildo de Gran Canaria en su convocatoria de subvenciones para el fomento de la igualdad por razón de sexo, orientación sexual o identidad de género, dirigida a las entidades sin ánimo de lucro y entidades locales de Gran Canaria para el ejercicio 2019. Con este material queremos acompañar a los agentes educativos en el camino emprendido por Sex.Diversidad de transformar los centros educativos para que sean espacios acogedores de la diversidad, con mayúsculas, donde juega un papel muy importante la diversidad sexual y de género, pero que se intersecciona con otras posiciones sociales de los sujetos sexuados. En este documento encontrarás tres temas: Sexualidad(es), Comprendiendo las infancias y adolescencias trans* y Acompañando a las infancias y adolescencias trans*. A través de ellos vamos a transitar el plural de las sexualidades para atender las especificidades en la infancia y la adolescencia, ofreciendo una perspectiva para el acompañamiento y recursos educativos para hacer de los centros educativos espacios acogedores de la diversidad. A lo largo de los temas, encontrarás diferentes recursos que acompañan las explicaciones. Con ellos pretendemos facilitarte la comprensión de los contenidos y al mismo tiempo, dotarte de recursos que puedas transformar en herramientas didácticas. Hay películas, comics, libros, cuentos, artículos, páginas web… Además, al final de cada tema hemos seleccionado bibliografía recomendada para profundizar. Partimos de la convicción de que la diversidad es un valor para la convivencia y que la tarea de la educación sexual es comunitaria, de modo que tu papel es fundamental.
CUADERNOS PARA LA EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL
INFANCIAS Y ADOLESCENCIAS TRANS*
2
Enero 2020
Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana. Concejalía de Educación.
San Bartolomé de Tirajana por la Educación Sexual
Cuadernos para la Educación Sexual Integral nº 1. Infancias y adolescencias trans*.
Autora: Noemi Parra Abaúnza noemiparra@malegriasexologia.com
Diseño y maquetación:
ISBN:
Depósito Legal:
Creative Commons: no se permite un uso comercial de la obra original ni la generación
de obras derivadas
Subvencionado por el Cabildo de Gran Canaria, Consejería de Igualdad, Diversidad y
Transparencia en su convocatoria de subvenciones para el fomento de la igualdad por
razón de sexo, orientación sexual o identidad de género, dirigida a las entidades sin
ánimo de lucro y entidades locales de Gran Canaria para el ejercicio 2019.
3
Contenido
Saluda ............................................................................................................................................ 4
Introducción .................................................................................................................................. 5
Tema 1. Sexualidad(es) ................................................................................................................. 6
1.1. La normatividad de género ........................................................................................... 6
1.2. Acercándonos a la experiencia sexual humana. ........................................................... 8
1.3. Diversidad de identidades y expresiones de género: realidades trans* ..................... 11
1.4. Referencias bibliográficas ........................................................................................... 14
1.5. Bibliografía recomendada ........................................................................................... 15
Tema 2. Comprendiendo las infancias y adolescencias trans* ................................................... 15
2.1. La experiencia de género en la infancia ........................................................................... 15
2.2. Las infancias y adolescencias trans* en el siglo XXI ......................................................... 19
2.3. Referencias bibliográficas ................................................................................................ 23
2.4. Bibliografía recomendada ................................................................................................ 24
Tema 3. Acompañando las infancias y adolescencias trans* ...................................................... 24
3.1. Acompañamiento comunitario y afirmativo de la diversidad .......................................... 25
3.2. Recursos sociales y educativos ......................................................................................... 34
3.2.1. Asociaciones en Canarias .......................................................................................... 34
3.2.2. Educación .................................................................................................................. 36
3.2.3. Municipales ............................................................................................................... 36
3.2. Referencias bibliográficas ................................................................................................ 38
4
Saluda
Los derechos sexuales han sido reconocidos por la comunidad internacional
como derechos humanos en diferentes declaraciones, convenciones y pactos de las
Naciones Unidas y diferentes organismos internacionales. Entre ellos, tal y como afirma
la Declaración de los Derechos Sexuales de la Asociación Mundial para la Salud Sexual
(WAS por sus siglas en inglés) “toda persona tiene derecho a la educación y a una
educación integral de la sexualidad. La educación integral de la sexualidad debe ser
apropiada a la edad, científicamente correcta, culturalmente competente y basada en
los derechos humanos, la igualdad de género y con un enfoque positivo de la sexualidad
y del placer.
En el año 2018 la UNESCO ha realizado Orientaciones técnicas internacionales
sobre educación en sexualidad que acentúan la posición de la educación sexual dentro
de un marco de derechos humanos e igualdad de género, poniendo de relieve su
contribución a varios Objetivos de Desarrollo Sostenible (en particular los objetivos 3, 4
y 5) relativos a la vida sana, el bienestar, la educación de calidad y el logro de la igualdad
de género. En este contexto los gobiernos estamos llamados a implementar políticas
públicas que garanticen este derecho.
Desde la Concejalía de Educación y con el objetivo de promover la
implementación de programas de Educación Sexual en nuestras escuelas, nos
esforzamos por desarrollar actuaciones de educación sexual dirigidas al alumnado de
primaria y secundaria, asumiéndolo como una responsabilidad propia, a la vez que
instamos al Gobierno Autonómico a que se incorpore en el currículo escolar.
El Marco Municipal “San Bartolomé de Tirajana por la Educación Sexual” emana
de nuestro III Plan de Igualdad y es pionero en Gran Canaria. Por un lado, es una apuesta
por una perspectiva comunitaria de la educación sexual, siendo el municipio el mejor
espacio para desarrollarse. Por otro lado, es una propuesta educativa que cubre todas
las etapas desde la infancia hasta la juventud generando espacios de aprendizaje de la
sexualidad desde una actitud de cultivo, donde la diversidad es un valor para la
convivencia forjando una ciudadanía plena, responsable y comprometida.
Sus actuaciones se articulan a partir de los ejes prioritarios de: Diversidad,
Juventud, Educación y Comunidad. Este cuaderno forma parte de las actuaciones
desplegadas desde Sex.Diversidad, servicio sexológico de atención a la diversidad sexual
y acompañamiento a alumnado trans* y sus familias.
Desde la Concejalía de Educación ponemos al servicio de la ciudadanía de este
municipio programas, recursos humanos y materiales, además de coordinar las acciones
que desde otros sectores de la comunidad contribuyen a un desarrollo integral de la
infancia y la juventud, para lo que contamos con la colaboración directa de agentes
comunitarios municipales. Gracias por formar parte de esta apuesta por la educación
sexual integral en nuestro municipio.
Clara Inés Martel, Concejala de Educación.
5
Introducción
Este material se enmarca en las actuaciones desarrolladas por el Proyecto
Sex.Diversidad. Talleres y materiales del servicio municipal de atención a la diversidad
sexual y de género y acompañamiento al alumnado trans* financiado por el Cabildo de
Gran Canaria a través de la Consejería de Igualdad, Diversidad y Transparencia del
Cabildo de Gran Canaria en su convocatoria de subvenciones para el fomento de la
igualdad por razón de sexo, orientación sexual o identidad de género, dirigida a las
entidades sin ánimo de lucro y entidades locales de Gran Canaria para el ejercicio 2019.
La finalidad de este proyecto es promover la diversidad sexual y de género como
valor para la convivencia desde el marco de la educación sexual y con perspectiva de
género, que se concreta en los objetivos específicos de facilitar la educación de la
sexualidad desde el fomento de la diversidad sexual y de género como valor para la
convivencia dirigida al alumnado de todos los niveles educativos del municipio y
sensibilizar e informar sobre la diversidad sexual y de género, así como las realidades
trans* al alumnado, las familias y los agentes educativos.
Para conseguir estos objetivos, se han realizado talleres Sex.Diversidad en todos
los niveles educativos y editado diferentes materiales para la formación de los agentes
educativos, la información del alumnado y sus familias y la sensibilización social sobre la
realidad de las infancias y adolescencias trans*.
Consideramos que la educación sexual es una educación para la convivencia de
los sujetos sexuados basada en valores como la igualdad, la no violencia y la libertad,
ingredientes indispensables para la prevención del acoso escolar por razón de
orientación, identidad y expresión no normativas. La Ley 6/2014, de 25 de julio, Canaria
de Educación no Universitaria (BOC n.º 152, de 7 de agosto) insta en el artículo 23.9 al
impulso de acciones encaminadas a incorporar en el funcionamiento del sistema
educativo una educación en valores tales como la educación ambiental, la cultura de la
paz, la convivencia y la igualdad, independientemente de su identidad sexual y de
género. Además, reseña en su artículo 7.d. el derecho del alumnado al reconocimiento
y a la protección de la identidad sexual, así como a la intimidad personal, sin que, en
ningún caso, puedan ser objeto de discriminación. Además, se concreta en el currículo
educativo pudiendo incorporarse en diversas materias de manera transversal.
Con este material queremos acompañar a los agentes educativos en el camino
emprendido por Sex.Diversidad de transformar los centros educativos para que sean
espacios acogedores de la diversidad, con mayúsculas, donde juega un papel muy
importante la diversidad sexual y de género, pero que se intersecciona con otras
posiciones sociales de los sujetos sexuados.
En este documento encontrarás tres temas: Sexualidad(es), Comprendiendo las
infancias y adolescencias trans* y Acompañando a las infancias y adolescencias trans*.
A través de ellos vamos a transitar el plural de las sexualidades para atender las
especificidades en la infancia y la adolescencia, ofreciendo una perspectiva para el
6
acompañamiento y recursos educativos para hacer de los centros educativos espacios
acogedores de la diversidad. A lo largo de los temas, encontrarás diferentes recursos
que acompañan las explicaciones. Con ellos pretendemos facilitarte la comprensión de
los contenidos y al mismo tiempo, dotarte de recursos que puedas transformar en
herramientas didácticas. Hay películas, comics, libros, cuentos, artículos, páginas web…
Además, al final de cada tema hemos seleccionado bibliografía recomendada para
profundizar.
Partimos de la convicción de que la diversidad es un valor para la convivencia y
que la tarea de la educación sexual es comunitaria, de modo que tu papel es
fundamental.
Tema 1. Sexualidad(es)
En este tema vamos a acercarnos la sexualidad desde sus plurales. Para ello
tendremos en cuenta dos cosas: las dimensiones de la experiencia sexual humana y la
estructura social en la que se produce. En este sentido, el género como categoría de
análisis nos ofrece una mirada crítica de la normatividad y sus efectos, es decir, el
sexismo, la desigualdad y la violencia. Este marco nos permite aproximarnos de manera
amplia y compleja a la experiencia sexual, sin parcelar sus diferentes aspectos y
entendiendo que la diversidad es constitutiva a la misma: es la normatividad de género
la que restringe la comprensión de las sexualidades.
A lo largo del tema, incluiremos recursos que ayudaran a comprender los
contenidos, acercarnos a la realidad y manejar diferentes herramientas que pueden ser
trasladadas al aula de variadas formas. Al final, además de las referencias bibliográficas,
añadiremos las lecturas recomendadas.
1.1. La normatividad de género
El género funciona como un mecanismo cultural de diferenciación binaria y
relacional de lo masculino y lo femenino, otorgándoles diferentes posiciones de poder,
donde lo femenino ocupa una posición de subordinación. Como categoría de análisis,
por tanto, tiene dos dimensiones: diferenciación y poder.
La primera dimensión es la que se utiliza de manera más habitual, en demasiadas
ocasiones como una simple sustitución del concepto sexo. La dimensión del poder
permite comprender que el proceso de sexuación no es neutro, sino que se produce en
la estructura social y que su experiencia remite la sexualidad como la experiencia
subjetiva de este proceso. Es decir, la sexualidad se refiere a la vivencia subjetiva de la
experiencia sexuada que, además, está atravesada por diversos ejes.
7
Dibujando el género es una propuesta didáctica compuesta por un libro y una serie de
videos de animación creada por Gerard Coll-Planas y María Vidal
http://www.dibgen.com/index-es.html
La norma de género en la experiencia sexual tiene las siguientes características:
es cisheterosexista, es decir, presupone la cissexualidad (correspondencia entre el sexo
asignado y la identificación en relación con el género) y la heterosexualidad (orientación
sexual hacia personas de diferente sexo al propio), colocándola en una posición de
poder jerarquizada (subordinación de lo considerado femenino). La matriz heterosexual
(Butler, 2007) define los estándares normativos que regulan el género, así como un
modelo de erótica (deseos y prácticas) reproductivista. Se articula en torno a las
dimensiones de la experiencia sexual, que diferenciamos a nivel analítico, pero que son
vivenciadas como un todo por las personas desde diferentes posiciones sexuadas:
cuerpo, subjetividad (identidad y expresión), orientación sexual, erótica y vínculo
amoroso. En la ilustración 2 se muestra el funcionamiento de la normatividad sexual y
de género. El género funciona como un eje de desigualdad que genera exclusiones en
torno a sus disidencias: cuerpos intersexuales, identidades trans*, orientaciones
sexuales no normativas (bisexual, lesbiana, gay, asexual, etc.), modelos eróticos
disidentes, etc. (ver ilustración 3). El “consenso” con la norma se sostiene a través de su
vigilancia a través del sexismo. La homofobia y transfobia, por tanto, son componentes
necesarios en el régimen binario de las sexualidades de modo que juegan un importante
papel en el sostenimiento del sexismo (Coll-Planas, 2010). Como vemos en la ilustración
3, las posiciones sexuadas son expansivas, abiertas y plurales, pero se constituyen en un
contexto normativo que tanto las produce como posibilita sus disidencias (Foucault,
2009).
Ilustración 1 Las dimensiones de la experiencia sexual y la normatividad de género. Elaboración propia.
8
Plantear un análisis del género a la experiencia sexual permite: cuestionar la
inmutabilidad y naturalidad de la norma sexual y cuestionar la dualidad de la experiencia
sexual (el binarismo de género).
1.2. Acercándonos a la experiencia sexual humana.
La experiencia sexual humana está atravesada por las concepciones de género
que son binarias. En este apartado, vamos a acercarnos a las dimensiones de la
sexualidad desde el marco de la sexología feminista crítica (Parra, 2019). Con ellas vamos
a diferenciar materialidad, subjetividad, deseos, prácticas y vinculaciones como espacios
donde lo sexual adquiere significado de manera experiencial, biográfica y dialógica con
el contexto social. Se pueden diferenciar a nivel analítico, pero son vivenciadas como un
todo por los sujetos sexuados. Las dimensiones que vamos a rastrear son: cuerpo
sexuado, subjetividad (identidad de género y expresión de género), orientación sexual,
erótica y orientación relacional. De manera sencilla diremos que cada una de ellas puede
responder a las siguientes preguntas: ¿cómo es mi cuerpo? ¿quién soy? ¿quién me
gusta? ¿qué me gusta? ¿cómo me vinculo?
Ilustración 2. Dimensiones de la experiencia sexual humana
Cuerpo sexuado
El proceso de sexuación corporal se produce a diferentes niveles: el cariotipo
(organización de los cromosomas, si son XX, XY, XXY, X0, etc.), las gónadas (ovarios,
testículos, ovotestis, etc.), las hormonas (andrógenos, estrógenos y progestágenos), la
morfología genital, los órganos reproductivos internos y las características sexuales
secundarias (mamas, vello facial, etc.). Cada nivel tiene numerosos matices y en algunos,
además, se puede intervenir para variarlos. La sexuación corporal se da en un continuo
donde abundan los matices y los grados que desbordan la clasificación binaria del
dimorfismo sexual. Entre las muchas posibilidades de esta gradación está la
intersexualidad, que consiste en un desarrollo sexual diverso en relación con los
extremos binarios del sexo. En este sentido, la intersexualidad no es un tipo de cuerpo
9
sexuado, sino un conjunto muy amplio de posibilidades en el rango de variabilidad
sexual en el que todos los sujetos se constituyen.
En este TEDx, Alice Dreger, historiadora de la medicina y la ciencia aborda esta
pregunta ¿Es la anatomía destino? https://bit.ly/37TiQjP
En este video de animación se habla de las características intersexuales:
https://bit.ly/2uxlgWV
La Brújula Intersexual es una comunidad virtual en la que puedes encontrar mucha
información https://brujulaintersexual.org/
Identidad de género
La identidad hace referencia a la percepción subjetiva que cada persona tiene en
relación con su vivencia sexuada y que cobra significado en el género. La identidad
también tiene múltiples posibilidades, grados y matices. La normatividad de género
prevé solo dos posibilidades, hombre y mujer, que pueden tener o no correspondencia,
dentro del mismo esquema binario, con el cuerpo sexuado, con la expresión de género
y con la orientación sexual. Cuando hay correspondencia o continuidad entre la
identidad sentida y el sexo asignado se hace referencia a personas cis (lo podemos ver
escrito como cissexual o cisgénero). Cuando hay discontinuidad entre la identidad
sentida y el sexo asignado se hace referencia a personas trans*. El asterisco señala el
lugar de la diversidad en cuanto a la identidad de género que desestabiliza el binarismo,
como veremos más adelante.
En este video de animación (inglés), Anne Fausto-Sterling analiza el desarrollo de la
identidad de género https://vimeo.com/209451071
Pol Galofre “Construir la masculinidad de forma consciente”
https://www.youtube.com/watch?v=RhUYfwVb6dg
Expresión de género
Tiene que ver con la presentación exterior como femenina, masculina o andrógina,
para hacer referencia a la apariencia del individuo a través de sus rasgos físicos y de
comportamiento, gestualidad, indumentaria, peinado, etc. que se relacionan con la
construcción social del género. No tiene por qué ser fija y estable en el tiempo, ni
tampoco presentar correspondencia con sexo asignado o con la identidad o la
orientación sexual de la persona.
Orientación del deseo
10
Hace referencia al sentido que toma la atracción erótica y de vinculación amorosa.
La orientación sexual se puede expresar en términos de mayor o menor preferencia o
de ausencia de atracción (asexualidad). Comúnmente se han dividido las orientaciones
sexuales entre heterosexual, bisexual y homosexual. Estas categorías surgieron
asentándose en las diferencias corporales (concretamente a la morfología genital), pero
se utilizan en relación con la identidad de las personas involucradas. Pero la identidad
tiene muchas posibilidades y no parece fácil definir algo tan subjetivo como los patrones
de atracción sexual. De modo que los términos anteriores pueden ser demasiado
restringidos para algunas personas. Por ello, aparecen otras categorías que intentan
representar esa diversidad (como pansexual, demisexual, asexual, etc.). Al visibilizarla,
se muestran los estrechos límites del binarismo de género. Como consecuencia, la
noción de lo que es o puede ser la orientación sexual es cada vez más compleja.
Cortometraje de animación In a Heartbeat de Beth David y Esteban Bravo (2017)
https://www.youtube.com/watch?v=2REkk9SCRn0
Erótica
Se refiere los deseos de los sujetos sexuados que pueden tener una dimensión
práctica o no. Las prácticas eróticas son las realizaciones de nuestros deseos, pueden
tener lugar en el contexto de las relaciones con otras personas e implican comunicación
y consenso. En las relaciones eróticas se pueden realizar muchas prácticas diferentes y
en ellas entran en juego diferentes partes de nuestro cuerpo. Sólo algunas de ellas
tienen riesgos, para evitarlos y/o reducirlos se pueden utilizar medios preventivos. El
modelo de erótica normativizada es aquella manera de entender la erótica en la que
participan un hombre cis y una mujer cis, considerando sus sexualidades como opuestas
y complementarias. En este modelo, se entiende que sólo hay “sexo” cuando se realiza
la práctica de la penetración del pene en la vagina, siendo esta la forma que se considera
“adecuada” para alcanzar el orgasmo. Es normativizado porque es una manera de
entender la sexualidad bajo la óptica de la norma heterosexual, orientada a la
reproducción y que tiene una mirada muy restringida del placer, que se da por válida y
buena.
En este video La PsicoWoman pregunta ¿qué es follar? Para reflexionar sobre la erótica
normativizada https://bit.ly/2tEG3aF
Orientación relacional
Hace referencia a la tendencia a significar los vínculos afectivos (De las Heras, 2018).
Las orientaciones relacionales son independientes de la orientación sexual de las
personas que se vinculan. Hablar de orientaciones relaciones cuestiona la naturalidad
de la normatividad amorosa en torno a la monogamia visibilizando las diferentes formas
tanto de vincularse como de estructurar las relaciones. Conceptos como no-monogamia,
11
poliamor o anarquía relacional ponen en la pista de la diversidad de vivencias y también
de propuestas desde perspectivas críticas.
Como conclusión a este apartado te facilitamos dos recursos:
Sexo es una palabra divertida de Cory Silverberg (Bellaterra, 2019) ofrece un enfoque
no binario de la educación sexual en que podrás rastrear estas dimensiones y la
manera de trasladarla a personas a partir aproximadamente de 9 años.
La Colección de Guías sobre derechos Sexuales y Reproductivos de las Mujeres Jóvenes
de Noemi Parra (ICI, 2018) abordan todas estas dimensiones y cuentan con Situaciones
de Aprendizaje https://bit.ly/2sSaTN0
1.3. Diversidad de identidades y expresiones de género: realidades trans*
Cuando se habla de diversidad de identidades y expresiones de género y
realidades trans*, estamos en la dimensión “subjetividad(que como vimos hace
referencia a la identidad y a la expresión de género) de la experiencia sexual humana,
es decir, a la sexualidad como vivencia subjetiva de la experiencia sexuada. El concepto
diversidad de género (gender diversity) es un intento de abarcar todas las formas de
identidad y expresión de género (GATE, 2013). De modo que con “diversidad de género”
se hace referencia a todas las experiencias de género no normativas. Con experiencias
de género nos referimos a la variedad de identidades y expresiones que se dan el terreno
de la sexualidad y que son significadas a través del género. Podríamos decir que la
sexualidad implica, por tanto, un espectro de posibilidades que interpretamos a partir
del género.
Una manera de hacer referencia a esta diversidad es mediante el concepto
trans*. Hablar de las realidades trans* interpela a la norma de género porque todos los
sujetos nos constituimos como sexuados en diferentes posiciones del espectro. El prefijo
trans- se refiere a “al otro lado”. Con él se señala la discontinuidad que se produce en la
normatividad de género (ver ilustración 3). Pero como estamos argumentado, la
experiencia sexual es diversa y la norma, en tanto irreal, no es materializable, de modo
que todas las personas en nuestro proceso de constitución sexuada no conformaremos
la norma en diferentes grados. El prefijo trans- también hace referencia a “a través de”,
lo que nos lleva a transitar un espacio plural de posibilidades marcado por la diversidad.
Esta segunda acepción nos traslada a inicio del epígrafe donde hablamos de diversidad
de identidades y expresiones de género. Preferimos esta segunda acepción del prefijo,
porque el anterior remite a la dualidad de la norma de género. Una dualidad que no nos
permite aprehender de manera compleja nuestra constitución somo sujetos sexuados
12
entendida como posiciones dentro de un espectro, y esencializa en su explicación el
orden de género, lejos de evidenciar el binarismo y, por tanto, su dimensión de poder.
Ilustración 3 Diversidad, normatividad y exclusiones. Elaboración propia.
En este mismo sentido actúa el prefijo cis- (de este lado) que tiene la intención
de indicar el privilegio normalmente tácito o asumido de no ser trans* (Stryker, 2017, p.
41). Esto implica un uso del término centrado en señalar los procesos normativizadores
y sus jerarquías y privilegios.
Ilustración 4 Cis- y trans* en el contexto normativo de género. Elaboración propia.
Por ello, haremos referencia a trans(sexualidades)* ya que nos remite a la sexualidad
en plural, es decir, a las vivencias subjetivas de la experiencia sexual y el prefijo nos
muestra el efecto productor de la norma de género, porque señala su disidencia o no
conformidad. Las sexualidades son expansivas, abiertas y plurales, pero se dan en un
contexto normativo que nos recuerdan los prefijos, cuyo uso es eminentemente político
(ilustración 4).
Ahora bien ¿por qué usamos el asterisco? El término trans* utiliza el asterisco para
mantener abiertas las numerosas historias de los cuerpos diversos y las muchas formas
en que estas historias se han desarrollado (Halberstam, 2018, p. 76). Apela a la
13
diversidad y creatividad en las experiencias de género. Susan Stryker (2017) afirma que
su uso proviene de las bases de datos y las búsquedas de Internet, en las que el símbolo
funciona como un comodín. El concepto trans* es definido por GATE en el año 2013 para
referirse a personas cuya identidad y/o expresión de género es diferente al sexo
asignado.
Algunas personas trans* se identifican como transexuales, transgénero, travesti (en
determinados países de América Latina), otras como hombres y mujeres, otras como
personas no binarias. De modo que vemos como las personas que no conforman la
norma de género se describen a sí mismas con muy diferentes términos, algunos de los
cuales son específicos de las culturas locales (two spirit, muxé, fa'afafine, mahu, hijra,
nadl-e, etc.). El activismo global ha comenzado a usar la abreviación trans*, con un
asterisco, explicitando un marcador para todo el espectro posible de identidades y
expresiones de género que tienen lugar bajo la amplia definición de lo trans* (GATE,
2013). El término es popularizado en el Estado español por Platero (2014) que lo define
como un “concepto paraguas”. La imagen del paraguas sugiere que las personas trans*
se protegen de la lluvia torrencial del sexismo juntas porque es un eje de desigualdad
común que las atraviesa, configurándose como una herramienta educativa (Singer,
2014).
Por ello, utilizamos la palabra trans* ya que es un término inclusivo y
autorreferencial. El asterisco funciona como una pregunta (no da nada por hecho)
marcando el carácter abierto y heterogéneo en las vivencias corporales y subjetivas de
la sexualidad que se cuelan por las rendijas de las normas sociales de género, pero que
se produce en él (ver ilustración 3). Cada categoría: transexual, no binarie, transgénero,
agénero, bigénero, travesti, genderqueer, crossdresser, etc. cuyo uso compete a las
personas interpeladas por ellas y tiene lógicas locales/globales, intenta dar cuenta de
cada uno de esos niveles y matices del proceso, de modo que será difícil aprehenderlos
todos porque “habrá vivencias y experiencias que todavía no estén escritas en un
glosario” (Transitar, 2018) de eso precisamente va la diversidad (ver ilustración 5).
Las categorías (o etiquetas), por un lado, ordenan la experiencia de cada persona en
relación con su vivencia subjetiva de la experiencia sexuada y, por otro lado, permiten
ser reconocidas por las demás personas y ser visibles colectivamente. Esto último, la
identidad social, es la que favorece la articulación política para la promoción y defensa
de los derechos. Luego, cada persona se sentirá más o menos cómoda y referenciada
con el uso de determinados términos y/o se identificará colectivamente. Las palabras
sirven a ordenar nuestra experiencia y pueden ser políticamente estratégicas, pero
nosotras no somos las palabras, somos mucho más.
14
Ilustración 5 Maraña identitaria. Elaboración propia.
Documental “Vida en trans” (2019) https://bit.ly/308x2Tq
Documental Test de vida real (2009) https://bit.ly/37TxIyF
1.4. Referencias bibliográficas
Butler, J. (2007). El género en disputa. Barcelona: Paidós.
Coll-Planas, G. (2010). La voluntad y el deseo. La construcción social del género y la
sexualidad: el caso de lesbianas, gays y trans. Barcelona-Madrid: Egales.
De las Heras, R. (2018). Thinking Relationship Anarchy from a Queer Feminist Approach:
Sociological Research Online. https://doi.org/10.1177/1360780418811965
Foucault, M. (2009). Historia de la Sexualidad I. La voluntad de saber. Madrid: Siglo XXI.
GATE. (2013). Critique and Alternative Proposal to the “Gender Incongruence of
Childhood” Category in ICD-11. Buenos Aires.
Halberstam, J. (2018). Trans*. Una guía rápida y peculiar de la variabilidad de género.
Barcelona-Madrid: Egales.
Missé, M. (2018). A la conquista del cuerpo equivocado. Barcelona: Egales.
Parra, N. (2019). Sexología feminista en la colección de guías de derechos sexuales y
reproductivos de las mujeres jóvenes. Presentado en I Congreso Internacional de
Educación e Intervención: Psicoeducativa, Familiar y Social, Las Palmas de Gran Canaria.
15
Platero, L. (2014). Trans*exualidades. Acompañamiento, factores de salud y recursos
educativos. Barcelona: Bellaterra.
Singer, T. B. (2014). Umbrella. TSQ: Transgender Studies Quarterly, 1(1-2), 259-261.
https://doi.org/10.1215/23289252-2400199
Stryker, S. (2017). Historia de lo trans. Madrid: Continta Me Tienes.
Transitar (Ed.). (2018). Transitar. Niñez y juventud trans*. Recuperado de
https://www.transitar.cl/2018/06/14/transitar-ninez-y-juventud-trans/
1.5. Bibliografía recomendada
Para profundizar sobre las realidades trans* recomendamos la lectura de estos
dos libros:
Halberstam, J. (2018). Trans*. Una guía rápida y peculiar de la variabilidad de género.
Barcelona-Madrid: Egales.
Missé, M. (2018). A la conquista del cuerpo equivocado. Barcelona: Egales.
Tema 2. Comprendiendo las infancias y adolescencias trans*
Tras la aproximación a la experiencia sexual y la normatividad de género que
realizamos en el tema 1, ahora abordaremos las realidades trans* en la infancia y
adolescencia como una forma más, de todas las posibles, de constitución de la
experiencia sexuada, pero que supone la no conformidad con normatividad. En este
sentido, la pregunta no será ¿por qué hay niñes trans*? Sino ¿por qué hay transfobia?
Lo que nos remite de nuevo a la normatividad de género como productora de sexismo,
desigualdad y violencia, y a la acción socioeducativa como instrumento para transformar
las relaciones de género y la comprensión de las sexualidades.
A lo largo del tema, incluiremos recursos que ayudaran a comprender los
contenidos, acercarnos a la realidad y manejar diferentes herramientas que pueden ser
trasladadas al aula de variadas formas. Al final, además de las referencias bibliográficas,
añadiremos las lecturas recomendadas.
2.1. La experiencia de género en la infancia
La teoría posestructuralista del género y el interaccionismo simbólico comparten
un enfoque para comprender la reproducción social del género: nuestro ser individual
se forja a través de la interacción (Meadow, 2018, p. 17). Candance West y Don H.
16
Zimmerman (1987) afirman que el género en sí mismo está constituido a través de la
interacción. De modo que armar la identidad sexuada requiere del juego, la
experimentación, la interpelación y la incorporación al mundo (Alcántara, 2016). Judith
Butler (2007), posiblemente una de teóricas postestructuralistas más influyentes de los
estudios de género, argumenta que no es una característica innata, sino que se logra de
manera performativa a través de actos repetitivos y sedimentados (McGeeney &
Harvey, 2015, p. 155).
Como venimos sosteniendo, sexualidad es diversidad y en la infancia se
caracteriza por ser diversa y anárquica, de hecho, el perverso polimorfo que vio Freud
(1905) en la niñez se basa en la negación a la regulación de la diferencia sexual y de la
heterosexualidad normativizante (Errázuriz, 2015). Nos constituimos como sujetos
sexuados a través de la interacción y descubrimos la diferencia o diferencias del mundo
en la experiencia. El concepto de experiencia nos resulta de mucha utilidad como forma
de comprender el proceso identitario de manera no esencialista y la categoría género
en intersección con otras que intervienen en el proceso de formación de la identidad.
La asignación sexual se realiza a través de la visualización de los genitales
(siempre que sean claramente clasificables desde nuestros parámetros culturales
normativos). Los estudios psicológicos de la niñez señalan que la identificación se da en
torno a la adquisición del lenguaje y es anterior al conocimiento de las diferencias
corporales, que cronológicamente podríamos situar alrededor de los 3 años (Lamas,
2016), de modo que la continuidad o la no conformidad con la norma de género se
evidenciará de manera temprana. Pero tanto la manera de comprender esa no
conformidad, que puede estar inscrita en determinados parámetros comprensivos del
mundo adulto y no atender a la experiencia infantil, como las trayectorias posibles
tienen un amplio abanico de posibilidades. La manera en que la experiencia de género
en la infancia se organizará no viene dada de antemano y las etiquetas pueden ser
escurridizas y limitadas para comprender su proceso. Poner nombre a la experiencia es
fundamental para el bienestar de las personas, pero debería ser lo suficientemente
impermeable para no encapsular la propia identidad en una definición y entender que
es un proceso con una trayectoria biográfica que será particular.
Video clip HollySiz - The Light https://bit.ly/39Nqf5S
Para explicar las rupturas de género en las infancias, desde una perspectiva
afirmativa de esas experiencias como fluidas y creativas, se las viene nombrando de
diferentes formas: diversidad de género, creatividad de género, género creativo, etc. De
este modo se positivizan estas experiencias de género frente a las perspectivas
patologizantes centradas en el malestar y la disforia (Platero, 2014) además, se amplía
el espectro de opciones en los procesos y se nos ofrece una oportunidad que es
desestabilizadora de la norma de género que, de otro modo, se entiende como algo
“natural”.
17
Estas formas creativas de experimentar el género serán variables y, por tanto,
sus necesidades concretas también lo serán (Pyne, 2014):
En unos casos, puede haber un rechazo de las categorías binarias, que pueden
llevar (o no) a la ubicación en categorías identitarias como niñe. Si no se tienen
referencias de otras personas no binarias, se suele expresar en términos de “soy un niño
y una niña”, “a veces soy un niño y a veces una niña”, es decir, a través de las categorías
binarias al alcance se expresa la no conformidad de género.
Ilustración 1 Ryle, proyecto fotográfico "Sólo un nombre" (Sheila R. Melhem, 2018)
En otros casos, se mostrará una expresión de género que desafía las fronteras de
las categorías de género, por ejemplo, se identificará como niña, pero tendrá una
expresión de género masculina.
Y, en otros, se mostrará una identificación distinta al género asignado, que los
puede llevar a hacer transiciones del rol de género, no siempre los mismos aspectos en
todas las personas ni de la misma manera o en los mismos tiempos. Estas transiciones
(que también pueden realizar personas no binarias) pueden implicar cambios en el
nombre, el pronombre, la vestimenta, el corte de pelo, las modificaciones corporales,
etc. Es decir, las transiciones no tienen siempre una línea recta, ni todas las personas
necesitan lo mismo, porque no hay única forma de experimentar el género.
Ilustración 6. Detalle del proyecto de educación sexual básica "Niñas y niños"
18
Ilustración 7. Portada del libro "I am Jazz", Jessica Herthel y Jazz Jennings (2014)
Como Eva Alcántara consideramos la dimensión sexuada de la identidad como
un proceso continuo singular y social, “las posibilidades de la identidad son múltiples y
variables. Las transformaciones sociales abren la posibilidad a lugares legítimos de
existencia, pero esto es un proceso lento y gradual” (Alcántara, 2016, p. 130). Cada
trayectoria será única y tendrá necesidades específicas en cada momento del ciclo vital.
Gender Creative Kids (Canadá) https://gendercreativekids.ca/
La no conformidad de la norma género en la infancia supone aceptar la
incertidumbre como parte del proceso identitario. Esta no debe significar una excusa
para desatender sus necesidades actuales y no hacer nada. No se trata de esperar, sino
de acompañar esa exploración sin expectativas, aceptando el valor del tránsito en sí
mismo, la indagación y la búsqueda en un momento del ciclo vital en el que se está
organizando el sentido del mundo. Es algo tan complejo y sencillo a la vez como “asumir
que hay un lugar posible para múltiples y variadas formas de existencia (corporal y
subjetiva) y que esos lugares cambian en términos de posibilidades históricas”
(Alcántara, 2016, p. 125) también en términos de las relaciones familiares y
comunitarias.
Ahora bien, la exploración requiere un contexto para poder darse porque si no,
exponemos a las criaturas a la violencia del orden de género que estructura la vida
social. Esto pone en una encrucijada a muchas familias y personas trans* ¿qué pasa si
mi hijo quiere ir al colegio con dos coletas? ¿si mi hija quiere seguir llamándose Yeray
cuando se identifica como niña y es femenina en su expresión? ¿y si a veces se identifica
como niña y otras como niño? Enfrentarse a unas instituciones sociales atravesadas por
19
el género no es una tarea sencilla, ni todas las personas tienen condiciones para ello. No
es una cuestión baladí y pone en tensión la tendencia a la cis-normativización con las
perspectivas críticas y transformadoras de las relaciones de género. De modo que
acompañar la exploración no es una responsabilidad individual ni familiar, sino que
desde una perspectiva universalizadora nos compromete como comunidad. Se necesita
una transformación comunitaria, familiar e institucional que garantice la acogida de la
diversidad de identidades y expresiones de género para que las criaturas puedan vivir
vidas vivibles” como afirmaría Judith Butler.
Cortometraje Vestido Nuevo de Sergi Pérez (2007) https://bit.ly/35wcuoH
2.2. Las infancias y adolescencias trans* en el siglo XXI
Las infancias trans* son un fenómeno social relativamente nuevo ya que hasta
mediados de la década de los años 90 no existen referencias directas (Meadow, 2014).
En el año 2013 en Argentina se produce un hecho muy significativo: Lulú, de 6 años,
obtuvo su nuevo DNI. Esto fue posible tras una fuerte presencia mediática y al amparo
de Ley de Identidad de Género (la primera del mundo que reconoce la libre
autodeterminación). La historia de Lulú se convirtió en una noticia mundial ya que por
primera vez un Estado apoyaba a una niña de seis años para tramitar el cambio de
nombre y asignación de sexo en el Documento Nacional de Identidad (Carbajal, 2014).
20
Ilustración 8. Portada de la revista National Geographic, enero 2017
Lulú hizo posible una infancia trans*. Decimos una, porque como estamos viendo
las infancias trans* no tienen una única trayectoria, y que la hizo posible, porque un
relato sobre la infancia trans* se articula a nivel internacional y en Argentina se dieron
condiciones de posibilidad para su existencia legítima. Hay un reconocimiento
institucional del derecho a la identidad de género en igualdad de condiciones para las
personas menores de 18 años (no sólo para las cis). Antes de Lulú otras personas se
alejaron del sexo asignado al nacer, dando como resultado diversas experiencias, a las
que se otorgaron diferentes significados y generando categorías a través de las cuales
los sujetos se ubicarían y tratarían de entenderse (Coll-Planas, 2010, p. 89). Pero en ellas,
la infancia no tenía lugar, porque la infancia era un no-lugar, y las transgresiones de
género en la infancia se normativizaban como parte del proceso de construcción de la
adultez en un ejercicio sistemático de edadismo (discriminación por edad). De hecho,
este edadismo implica que la infancia no puede ser sexual.
En los últimos años las infancias trans* vienen tomando espacios en el ámbito
público. En el Estado español, será crucial para aprehender este hecho la creación, en el
año 2013, de la primera Asociación de Familias de Menores Transexuales: Chrysallis (que
funda su delegación en Canarias en el año 2015). Pero no será la única, otras como
21
Fundación Daniela, Arelas, TransHuellas, AMPGYL (ahora Familias contra la Intolerancia
X Género), Euforia, así como grupos de familias en diversos colectivos LGTB o espacios
autónomos (como el Grupo TransFamilia), contribuirán (junto con otras instituciones) a
la configuración del discurso público sobre las infancias trans* desde diferentes
perspectivas.
Proyecto fotográfico “Sólo un nombre” de Sheila R. Melhem (2018) compuesto por:
exposición, fotolibro, documental y guía didáctica.
http://sheilamelhem.com/solounnombre/
Ilustración 9. Detalle de la exposición "Sólo un nombre", junio de 2018
Esta visibilidad de la diversidad de identidades y expresiones de género en las
infancias, entre otras cuestiones, se relaciona con una nueva forma de entender la niñez,
ya no como una transición sino como un espacio social donde las criaturas son sujetos
con voz propia y donde las relaciones sociales con el mundo adulto están en proceso de
redefinición. Tal como sostiene Susana Sosenski “las infancias son múltiples, plurales,
cambiantes y, en tanto, no sólo los límites de la edad, sino en especial los significados y
concepciones sobre la infancia, se modifican a lo largo del tiempo” (Sosenski, 2016, p.
58).
Un hito que muestra ese cambio es La Convención de los Derechos del Niño en
1989, en la que se les reconoce como sujetos de derechos, protagonistas de sus vidas y
22
cuyo interés se califica como superior. Estando entre sus valores fundamentales el
derecho de la población infantil a ser escuchada, a opinar, y a difundir ideas, así como la
importancia de promover su participación y escuchar sus opiniones, especialmente en
aquellos asuntos que les atañen (Sosenski, 2016). Pero no olvidemos que sus voces y
narrativas se producen en contextos sociales específicos, en la familia (a través
principalmente de sus progenitores) y en instituciones concretas (como la escuela), que
no pueden desvincularse de relaciones de poder con el mundo adulto (Sosenski, 2016).
Se trata pues de entender la polifonía de los discursos para dar cuenta de su
complejidad, desencializándola y estando en predisposición de escuchar y de
acompañar, en ocasiones, desde la incertidumbre.
Gender Spectrum (EE.UU.) https://www.genderspectrum.org/
En este contexto, definir la experiencia social de la diversidad de identidades y
expresiones de género en las infancias en el contexto de su emergencia entraña algunas
dificultades. En primer lugar, que no sea reconocida, que sea negada o invisibilizada de
diferentes formas. En segundo lugar, que se establezca un relato normativo sobre el
hecho trans* inteligible socialmente (en muchos casos cis-normativizador) pero que
silencie las múltiples formas posibles de vivenciar y experimentar el género. Y, en tercer
lugar, que se articule un relato desde el mundo adulto (y en muchos casos cis) que anule
su voz. En la infancia una diferencia radical son los procesos de mediación en su
desarrollo, esto nos lleva a pensar sobre cómo construir mediaciones sensibles con sus
experiencias que les permitan “apalabrarse” (Cruz, 2019).
Otro aspecto fundamental para comprender la emergencia de las infancias
trans* como sujeto es que estamos ante un cambio de paradigma en la interpretación
de la diversidad de género en el que ha sido fundamental el activismo trans* adulto en
el movimiento por la despatologización. Tratada durante décadas como una
enfermedad mental, las realidades trans* parecieran estar impregnadas de un nuevo
significado, como lo demuestra un creciente número de voces públicas que las afirman
como parte de la diversidad humana. Este cambio de paradigma hace un movimiento
del desorden a la diversidad, del tratamiento a la afirmación, de la patología al orgullo,
de la cura a la comunidad (Pyne, 2014). En la actualidad, nos movemos hacia un enfoque
de derechos humanos en cuya coyuntura se intersecciona con los enfoques biomédicos
de carácter patologizante y el activismo y teorías críticas. De modo que los marcos
interpretativos relacionados con el hecho trans* están en un momento de ruptura y
cambio: se da la coexistencia entre el modelo clínico y legislación con elementos
patologizantes e indicios de que se comienza a dar una transformación discursiva “que
cuestiona el carácter binario y socialmente construido del modelo vigente de
sexos/géneros” (Suess, 2011, p. 38) que empieza a tener una plasmación práctica a
través de algunos lineamientos, circulares y/o protocolos en áreas específicas .
23
Este cambio de paradigma vinculado a la defensa de los derechos humanos y,
también de los derechos de la infancia entre los cuales están ser nombrado y tener una
identidad reconoce la libre autodeterminación y se fundamenta en el derecho a la
identidad de género.
Nos movemos en un terreno nuevo, la realidad de las infancias trans* en el siglo
XXI, donde los cambios están ocurriendo de manera acelerada, aunque no tan rápido
como las vidas de las personas requieren. Pero esta urgencia no debe quitar tiempo a la
importancia de reflexionar sobre ello. Necesitamos atinar en respuestas que
efectivamente caminen en la dirección que mejorar la calidad de vida hoy de las
infancias y adolescencias trans* (también las que vendrán) y sus vidas de mañana. El
reto no es individual, es comunitario, por lo que debemos lanzar una mirada de largo
alcance y transformadora a las normas sociales que significan nuestras experiencias
sexuadas.
2.3. Referencias bibliográficas
Alcántara, E. (2016). Niñas y niños. El derecho a existir sin diagnósticos. En Derecho a la
identidad de género de niñas, niños y adolescentes. Elementos para comprender y
decidir. (pp. 111-151). México: Tribunal Superior de Justicia y Consejo de la Judicatura
de la Ciudad de México.
Butler, J. (2007). El género en disputa. Barcelona: Paidós.
Carbajal, M. (2014). Lulú. Debate Feminista, 47(año 25), 172-201.
Coll-Planas, G. (2010). La voluntad y el deseo. La construcción social del género y la
sexualidad: el caso de lesbianas, gays y trans. Barcelona-Madrid: Egales.
Cruz, D. 2019. “Reflexiones éticas sobre la niñez: una mirada crítica a los
pronunciamientos de los grupos antiderechos”, en A. Pons, y S. Guerrero (coords.)
Afecto, cuerpo e identidad. Reflexiones encarnadas en la investigación feminista,
México, UNAM e IIJ, pp. 233-254.
Errázuriz, P. (2015). El caleidoscopio de la sexualidad: crónica de una práctica anunciada.
Liminales. Escritos sobre psicología y sociedad., 1, 84-99.
Freud, S. (1905). Tres ensayos de teoría sexual.
Lamas, M. (2016). La identidad de género en el caso de la transexualidad. En Derecho a
la identidad de género de niñas, niños y adolescentes. Elementos para comprender y
decidir (pp. 21-52). México: Tribunal Superior de Justicia y Consejo de la Judicatura de
la Ciudad de México.
McGeeney, E., & Harvey, L. (2015). Cisgender-Living in the gender assigned alt birth. En
The Palgrave handbook of the psychology of sexuality and gender (Richards, Christina y
Baker, Meg John, pp. 149-165). England: Palgrave McMillan.
24
Meadow, T. (2014). Child. TSQ: Transgender Studies Quarterly, 1, 57-59.
Meadow, T. (2018). Transkids. Being Gendered in the Twenty-First Century. California:
University or California Press.
Nieto, J. A. (1998). Transgénero/transexualidad: de la crisis a la reafirmación del deseo.
En Transexualidad, transgenerismo y cultura. Antropología, identidad y género (pp. 11-
38). Madrid: Talasa.
Nieto, J. A. (2003). Antropología de la sexualidad y diversidad cultural. Madrid: Talasa.
Platero, L. (2014). Trans*exualidades. Acompañamiento, factores de salud y recursos
educativos. Barcelona: Bellaterra.
Pyne, J. (2014). Gender independent kids: a paradigma shift in approaches to gender
non-conforming children. Canadian Journal of Human Sexuality, 23(1), 1-8.
Rodríguez, I. (2007). Para una sociología de la infancia: aspectos teóricos y
metodológicos. Madrid: CIS.
Sosenski, S. (2016). Repensar las infancias desde la historia. En Derecho a la identidad
de género de niñas, niños y adolescenyes. Elementos para comprender y decidir. (pp.
53-83). Tribunal Superior de Justicia y Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México.
Suess, A. (2011). Análisis del panorama discursivo alrededor de la despatologización
trans: procesos de transformación de los marcos interpretativos en diferentes campos
sociales. En El género desordenado. Críticas en torno a la patologización de la
transexualidad. Barcelona-Madrid: Egales.
West, C., & Zimmerman, D. H. (1987). Doing gender. 1(2), 125-151.
2.4. Bibliografía recomendada
Para profundizar sobre las infancias trans*, además de la bibliografía
especializada citada, recomendamos la lectura del libro:
Platero, L. (2014). Trans*exualidades. Acompañamiento, factores de salud y recursos
educativos. Barcelona: Bellaterra.
Tema 3. Acompañando las infancias y adolescencias trans*
En este tema nos centraremos en el cambio de paradigma en la atención de la
diversidad de las identidades y expresiones de género desde una perspectiva de
derechos humanos, afirmativa de la diversidad y cuestionadora de la normatividad de
género. En este sentido, el acompañamiento de las infancias y adolescencias trans*
25
tiene dos ejes principalmente: la transformación comunitaria y la afirmación de la
diversidad aportando herramientas para afrontar la adversidad.
A lo largo del tema, incluiremos recursos que ayudaran a comprender los
contenidos, acercarnos a la realidad y a manejar diferentes herramientas que pueden
ser trasladadas al aula de variadas formas. Al final, además de las referencias
bibliográficas, añadiremos las lecturas recomendadas.
3.1. Acompañamiento comunitario y afirmativo de la diversidad
En correspondencia con lo expuesto en los dos temas anteriores, el carácter
abierto de la sexualidad nos plantea una oportunidad de reflexión y acción comunitaria
y educativa, poniendo valor en la diversidad y cuestionando la norma de género, como
generadora de exclusiones, desigualdades y violencia. Esto debe ir de la mano del
necesario acompañamiento de la diversidad de identidades y expresiones de género en
la infancia desde perspectivas afirmativas (ni correctoras ni patologizadoras). Por ello,
el acompañamiento de la diversidad de género en las infancias debe realizarse desde
una perspectiva comunitaria que implica una óptica universalizadora, siguiendo la
terminología propuesta por Eve Kosofky Sedgwick (1998), es decir, que ponga en el foco
de atención los procesos sociales, frente a una óptica minorizadora que entienda la
cuestión como un asunto que afecta solo a grupos delimitables.
Estas dos ópticas, que aparecen habitualmente entremezcladas, pueden
delimitarse en el acompañamiento a las infancias trans* de la siguiente manera (Parra,
2018):
Minorizadora: pone el foco en grupos delimitables, en este caso, personas
transexuales. En este sentido, el proceso se justifica en la media en que existan personas
transexuales y está orientado a atender sus necesidades específicas. Esta realidad se
entiende como una excepción a atender y, en todo caso, a promocionar valores de
inclusión social de su realidad. Las actuaciones, por tanto, se centran en informar sobre
esta realidad, caracterizarla e incluir sus necesidades, consideradas específicas, en el
contexto educativo.
Universalizadora: su foco son los procesos sociales en torno a la gestión de las
sexualidades. Plantea un marco de acción socioeducativa desde la educación de las
sexualidades e incluye al género como norma social productora de sexismo. El proceso
es transformador y atiende los malestares de género y las diferentes formas de
gestionarlo por parte de las personas y comunidades, entendiendo que el contexto
social es productor de significados y narrativas que influyen en la subjetividad de los
individuos. De modo que sus actuaciones son globales, atienden a las concepciones
sociales sobre el sexo, la sexualidad y el género.
Tensionar ambas nos lleva a una propuesta que, partiendo de una óptica
universalizadora, atienda las necesidades específicas de las personas trans*.
26
Entendemos que la atención de las infancias y adolescencias trans* tiene como objetivo
crear las condiciones para la mejora de su calidad de vida, partiendo de que son las
normas sociales en torno al género las que dificultan su vida cotidiana. Como desarrolla
Platero (2014), se trata de crear las condiciones para la mejora de su calidad de vida, lo
que implica trabajar desde dos dimensiones: los entornos sociales acogedores de la
diversidad, protectores, libres de transfobia, las competencias personales que favorecen
la resistencia a las dificultades y el desarrollo pleno de las propias personas trans*. Pero
para que esto sea posible es necesario que se garantice el derecho a la identidad de
género en las personas menores de 18 años.
Ilustración 10. Fotografía de la web imaginamas.org
La identidad de género es un derecho inherente de todas las personas.
Garantizarlo pasa por colocar los derechos humanos como la principal herramienta para
apoyar y dar legitimidad a las múltiples posibilidades de existencia, privilegiando los
principios de igualdad y de autodeterminación, frente a la evaluación externa basada en
diagnósticos.
En el Estado español, el marco legislativo no garantiza el derecho a la identidad
de género en estas condiciones, por ello, están en trámite en el Congreso una Ley LGTBI
y una Ley Trans. La ley vigente en la actualidad, Ley 3/2007, de 15 de marzo, reguladora
de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas, excluye a las
personas menores de 18 (además de no nacionalizadas como españolas y sin “capacidad
suficiente”). Un acuerdo del Tribunal Constitucional el 18 de julio de 2019 elimina la
exclusión de menores de edad, pero con la condición de que tengan "suficiente madurez
y se encuentren en una situación estable de transexualidad".
El 24 de octubre de 2018, se publicaba en el BOE la Instrucción de la Dirección
General de Registros y Notariado para resolver las solicitudes de cambio de nombre. En
27
esta Instrucción por primera vez el Estado español despatologiza la identidad de género.
Este trámite se realiza en el Registro Civil del municipio a través de un procedimiento
administrativo que no requiere ningún tipo de informe diagnóstico.
Información sobre el procedimiento para el cambio de nombre en el Registro
Civil y DNI https://bit.ly/303weze
Una de las piedras angulares para el bienestar en la infancia y adolescencia es el
acompañamiento en su experiencia sexuada, promoviendo y respetando la autonomía
de la persona, independientemente de su edad. Miquel Missé (2018, pp. 122-123),
partiendo de una consideración del género como un entramado de relaciones y
significaciones sociales, hace una delicada y fundamentada descripción sobre cómo
acompañar la diversidad de género en la infancia, concluye así:
Finalmente, diría que lo más importante es generar un espacio durante la
infancia que minimice los gestos de identificación normativos desde afuera y que
maximicen la exploración, la experimentación de las identificaciones, las dudas.
Para en eso consiste acompañar. Pero reconozco que acompañar es
profundamente complejo, y muchísimas familias están haciéndolo lo mejor que
pueden. Por eso me parece importante que se pueda debatir sobre los cómos,
los cuándos y los porqués, precisamente porque es difícil y requiere diálogos
abiertos. (Missé, 2018, p. 123)
Diferentes autores priorizan los roles de información, asesoramiento y
acompañamiento terapéutico dirigido no sólo las criaturas sino también a familiares,
personas educadoras y otras personas del contexto social cercano, frente al rol
evaluador predominante en los modelos basados en el diagnóstico que se centran en la
criatura (Suess, 2016, p. 611). Dentro del rol de acompañamiento Ehrsaft (2011) citado
en Suess (2016, p. 611) destaca la importancia de tener en cuenta las circunstancias
familiares, sociales y culturales, lo que nos lleva a una mirada interseccional.
Los grupos de progenitores parecen tener un papel destacado en el
acompañamiento con objetivos como a) fomentar el apoyo mutuo, b) promover la
comprensión de los gender identity problems, c) identificar vías para abordar los
problemas que pueden afrontar las criaturas y d) asumir la incerteza en relación con el
desarrollo de la identidad de género. Con resultados como entender y aceptar mejor a
la persona, darle más libertad, que sienta más apoyo y conocer diferentes experiencias
y estrategias para la interacción con ella (Suess, 2016, p. 611).
De modo que se trata de articular un modelo de acompañamiento encaminado
a legitimar el desarrollo identitario, reforzando aptitudes y habilidades sociales para la
gestión de conflictos, ayudando en la organización de su experiencia, potenciando los
factores protectores (movilizando la resiliencia interna: habilidades para establecer
relaciones sociales, verbales, afectivas, etc. y la externa: recursos que pueden ser
28
instituciones u otras personas relevantes que ofrezcan su apoyo, como un familiar,
profesorado, persona adulta del entorno, etc.)
En el acompañamiento, un aspecto importante tiene que ver con el propio
proceso de la experiencia de género en la infancia. Este proceso, como hemos ido
viendo, puede expresarse de maneras diversas, entre las cuales estará la transición
social (pero no es la única posibilidad). Esto implica enfoques de acompañamiento
basados en la creación de espacios para la exploración de expresiones e identidades de
género (que no excluyan a las no binarias). Como plantea Amtes Suess, mientras el
debate sobre la transición social temprana parte de un proceso de tránsito dentro de un
modelo binario de géneros y su defensa o crítica se basa en el la distinción dualista entre
quienes persistirán como personas transexuales y quienes desistirán, se puede
identificar la emergencia de enfoques que proponen el apoyo a una libre exploración de
expresiones e identidades de género en la infancia, basados en una perspectiva de
despatologización e incluyendo opciones más allá del binario (Suess, 2016, p. 614). El
segundo planteamiento es más abierto y fluido, además de radicalmente
antiesencialista. Pone el foco en la gestión comunitaria de las sexualidades, de modo
que las urgencias marcadas por el anterior pierden un peso que ganan los contextos,
buscando aquellos que posibilitan la exploración segura del género.
Acompañar la exploración de género en la infancia y adolescencia significa
ayudarles en la organización de su experiencia. Para ello será necesario escuchar con
sensibilidad, cuidando no etiquetar lo que dicen y hacen con parámetros construidos
desde la mirada de las personas adultas (Alcántara, 2016a) que se pueden estar
moviendo en los márgenes del adultismo y el sexismo, así como escuchar sus propias
propuestas para mejorar sus condiciones de vida. Siguiendo a Garaizábal (2016) lo que
buscamos en el acompañamiento es promover y respetar la autonomía de la persona
en lugar de sustituirla en el proceso, independientemente de su edad y teniendo en
cuenta que es fundamental comprender que existen una multiplicidad de vías en la
construcción de la propia subjetividad, todas ellas legítimas. Se trata de un modelo
encaminado a legitimar su desarrollo identitario, que refuerce sus aptitudes y
habilidades sociales para la gestión de los conflictos, facilitándole herramientas y,
principalmente, apoyos para ello.
29
Ilustración 11. Detalle del corto de animación 1977, Peque Varela (2007)
En esta línea de aportaciones, Amtes Suess (2016, p. 615) recoge propuestas de
diferentes autores. Algunas se refieren a una batería de recomendaciones a personas
profesionales como el uso de un lenguaje no patologizante para la conceptualización de
la diversidad de identidades y expresiones de género; la necesidad de repensar la
conceptualización del cuerpo, incorporando un modelo de sexualidad no binario y no
normativo en el ámbito educativo; la relevancia de mejorar los entornos sociales y
familiares las criaturas a través de un apoyo afirmativo. Otras apuntan hacia los servicios
sociales y comunitarios como los mecanismos de registros de incidentes de
discriminación, acceso a la vivienda cuando tengan rechazo familiar, fomento de grupos
y asociaciones.
Un tema central es la educación, en la que se demanda la inclusión de la temática
de diversidad de identidades y expresiones de género en los diseños curriculares y
protocolos de afirmación de identidades y expresiones de género y de protección contra
la violencia transfóbica. Payne y Smith (2014) citado en (Suess, 2016, p. 618) señalan
que el proceso de creación de un entorno afirmativo para criaturas diversas puede
constituir una oportunidad para reflexionar sobre la presencia del binarismo de género
en el currículo, los protocolos y las prácticas profesionales. Un ejemplo de ello, es el
proceso de investigación acción participativa que se desarrolló en el CEIP El Tablero en
el municipio de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) donde en el estudio inicial se
vincula la diversidad de identidades y expresiones de género en la infancia con la escuela
coeducativa entendida como aquella que “cuestiona los roles y estereotipos de género,
es correctora de desigualdades por razón de género y favorece el reconocimiento de la
diversidad sexual y de género” y una de las medidas del Plan Integral de Actividades
(PAI) es la reflexión sobre los marcadores y la segregación por género, por ejemplo,
30
baños y acampadas, y sus demandas principales se centran en la formación y en la
definición del procedimiento del acompañamiento de la diversidad de género.
“Baños públicos y el laberinto del sexo” Eva Alcántara (2019) https://bit.ly/2QWm27j
“Baños inclusivos en la escuela” elaborado en el proceso de IAP del CEIP El Tablero
(Sex.Diversidad, 2018) https://bit.ly/2T265iE
En la tabla 1 se muestra el resultado del PAI cuyo objetivo es “promover la
acogida de la diversidad sexual y de género desde una óptica universalizadora que se
desarrolle dentro del marco de la diversidad como valor para la convivencia” (Parra,
2018).
Tabla 1. Relación de temas, objetivos y medidas
TEMAS
OBJETIVOS
MEDIDAS
Cultura de centro
Promover una cultura de centro
acogedora de la diversidad
sexual y de género
- El Grupo Motor facilita las
actividades del PAI
Currículos, materiales
y prácticas de aula
Promover la diversidad sexual y
de género y la igualdad como
valor para la convivencia en el
currículo educativo y los
materiales didácticos que
incorpore contenidos adecuados
al nivel educativo
- Indicadores para la revisión del
currículo, materiales y
prácticas de aula desde una
perspectiva coeducativa y de
diversidad sexual y de género.
- Revisión del currículo de todos
los cursos destacando los
aspectos del currículo que
incorporan la educación
sexual, la coeducación y la
diversidad sexual y de género
- Revisión del material didáctico
utilizado e incorporación, en su
caso, de material alternativo
- Revisión de las prácticas de
aula
- Creación de un banco de
recursos didácticos para las
diferentes materias y niveles
- Sección en la biblioteca del
centro especializada
Espacios educativos:
patios, baños, aulas…
Eliminar los marcadores de
género en la escuela a partir de
un proceso de desnaturalización
de las diferencias y de búsqueda
de alternativas que afirmen la
diversidad y promuevan la
inclusión
- Baños
- Patios
- Aulas y otros espacios físicos
- Cartelería del centro
Documentos
pedagógicos y
oficiales
Garantizar que la educación de
las sexualidades, la igualdad de
género y la acogida de la
diversidad sexual y de género
esté claramente recogida en los
documentos pedagógicos y
oficiales
- Revisión de los documentos de
centro para incorporar la
educación de las sexualidades,
la igualdad de género y la
acogida de la diversidad sexual
y de género.
31
Relaciones con las
familias
Promover la implicación de las
familias en la educación de las
sexualidades y la acogida de la
diversidad sexual y de género
- Desarrollo de actividades con
el AMPA para la difusión de los
valores del proyecto.
- Actividades del proyecto en las
que se vincule a la familia
Formación de la
comunidad educativa
Formar al profesorado en
materia de diversidad sexual y de
género desde el marco de la
educación de la sexualidad con
perspectiva coeducativa
- Curso de formación CEP para la
comunidad educativa
- Difusión de otras actividades
formativas relacionadas con la
materia
- Acreditación para la Igualdad
Fortalecer el papel conectivo del
personal no docente aportando
pautas y herramientas para
atender situaciones de
diversidad sexual y de género
- Curso de formación para la
comunidad educativa
-
Ofrecer pautas a las familias para
la educación de las sexualidades
y el acompañamiento a la
diversidad sexual y de género
- Curso de formación para la
comunidad educativa
- Talleres formativos
Acción educativa
Educar en diversidad sexual y de
género
- Talleres educativos
- Actividades de centro
Educar en igualdad de género
- Talleres educativos
- Actividades de centro y “días
de”
Acompañar la diversidad sexual y
de género del alumnado
- Incorporación de la función de
acompañamiento a la
diversidad sexual y de género a
la tutoría afectiva.
Promover la acogida de la
diversidad sexual y de género
entre iguales
- Taller formativo al “alumnado
ayudante”
Redes comunitarias
de acción educativa
Favorecer la participación de
entidades sociales especializadas
en diversidad sexual y de género,
educación sexual e igualdad de
género en el centro educativo
- Realización de charlas y otras
actividades con entidades
sociales
Consolidar la relación con la
Concejalía de Educación en
materia de atención a la
diversidad sexual y de género
- Realización de actividades
- Apoyo a actividades
Actividades
extraescolares
Promover la educación de las
sexualidades y la acogida de la
diversidad sexual y de género en
las actividades extraescolares
- Reunión explicativa del
proyecto a monitor*s de
extraescolares
- Inclusión de la temática en la
actividad de teatro.
Comunicación
Facilitar información a la
comunidad educativa sobre las
actuaciones del centro educativo
en materia de educación de las
sexualidades y acogida de la
diversidad sexual y de género
- Sección en la página web del
centro con información
actualizada de las actividades
del proyecto
32
Como se puede observar, la actuación sobre el contexto educativo es
fundamental para poder desarrollar un acompañamiento afirmativo de la diversidad.
Todas estas medidas facilitan un marco de convivencia más democrático, igualitario y
libre, en este sentido, es fundamental el cuestionamiento de la normatividad de género
desde la coeducación.
Guía educativa Somos como somos. Deconstruyendo y transformando la escuela de
Mercedes Sánchez Sáinz, Melani Penna Tosso y Belén de la Rosa Rodríguez (Catarata,
2016)
“La escuela que soñamos para nuestra infancia y juventud trans*” ponencia de Lucas
Platero durante el 2º Curso sobre Transexualidad de la Universidad de Verano de
Maspalomas, 20/07/2017 https://bit.ly/2N37yBq
En Canarias contamos con un protocolo educativo:
Protocolo para el acompañamiento al alumnado Trans* y la atención a la diversidad de
género en los centros educativos de Canarias. https://bit.ly/2QA6erU
Hoja de ruta del Protocolo https://bit.ly/2QDeUxR
En el ámbito sanitario, se destaca la necesidad de formación sobre diversidad de
género en atención primaria de salud, la participación de personas jóvenes en los
protocolos de atención sanitaria, la focalización de la atención en la discriminación más
que en la identidad y aumento de atención a aspectos interseccionales. En Canarias
contamos con este protocolo:
Protocolo de atención sanitaria a personas trans* del Servicio Canario de Salud (2019)
https://bit.ly/2QXLJ7t
Esto implica un proceso de desaprendizaje o “culture of unlearning” como
plantean Goodbaum, Huot y Patterson (2012) citado en Suess (2016, pp. 617-618) desde
una perspectiva queer y feminista de la justicia social, por parte de las personas
educadoras. Estos mismos autores recomiendan la implementación de servicios
afirmativos, la facilitación de contactos con grupos de iguales y asociaciones, así como
la realización de actividades educativas. En esta misma línea, Miquel Missé plantea la
importancia de participar en la comunidad trans*
Creo que es muy importante que las personas que hacen transiciones de género en la
infancia y la adolescencia desarrollen herramientas para reforzar su autoestima. Creo
que una de esas herramientas es tener una idea positiva de las personas trans y
participar de la comunidad trans conociendo a otras personas y teniendo referentes
positivos. Eso implica también tener referentes positivos corporales y entender que la
experiencia trans no desaparece cambiando el cuerpo. No es un error que hay que
33
corregir, ni una marca que hay que borrar. Es una forma de vivir el género diversa como
tantas otras. (Missé, 2018, p. 114)
Para avanzar en el bienestar de las infancias trans* debemos facilitar
experiencias de libertad para explorar sus cuerpos, sus sexualidades y sus
personalidades y potenciar su agencia, es decir, la reflexión consciente que facilite el
cuestionamiento de las etiquetas, la resistencia a las expectativas sociales y las
actuaciones de formas distintas a las que correspondería según la etiqueta (Lamas,
2016). Para que estas experiencias de libertad sean posibles debemos avanzar en su
reconocimiento social desde una perspectiva de derechos humanos y remover las
mentalidades que sostienen la norma de género, el sexismo y la transfobia.
En este sentido, la diversidad de identidades y expresiones de género en las
infancias y adolescencias necesita ser acompañada comunitariamente. Esto significa
colocarnos al lado (no delante y tampoco detrás), escuchar atentamente, ofrecer apoyo
e información, facilitar experiencias que permitan explorar la propia identidad,
favorecer que conozcan y se apropien de la propia corporalidad, crear comunidad e
intercambio intergeneracional, reclamar y garantizar sus derechos atendiendo a los
aspectos estructurales y hacer de los contextos en los que se desarrolla la vida lugares
acogedores de la diversidad, que vivan en ella y comprendan la realidad a través de ella.
La afirmación y exploración de la creatividad puede ser un camino hacia la “euforia”
como actitud que disloque la norma de género.
Por último, otro aspecto importante es articular espacios de socialización y
cuidados en el marco de la diversidad sexual y de género, especialmente en la
adolescencia. Espacios seguros donde poder crecer colectivamente, reconocerse,
expresar las dificultades y compartir estrategias de resiliencia, establecer vínculos de
amistad, etc. Esta es una acción contra el aislamiento y la vulnerabilidad que facilita el
proceso de construcción de la propia identidad a través del reconocimiento mutuo y la
capacidad para decidir y actuar.
Porque nos sentimos más segurxs, libres, apoyadxs, escuchadxs, porque podemos
aprender uno del otro, el no sentirnos solos es muy importante porque no nos hace
sentir como unos raritos y nos ayuda a normalizar nuestra propia situación… la
adolescencia suele ser chunga, y el ser trans, desgraciadamente, añade muchas
dificultades en el camino, entonces espacios y actividades como estas son un grandísimo
amortiguador. Chico trans, 14 años. Valoración del I Campamento Diversi(ON) para
adolescentes trans* organizado por Draga Espacio Feminista-LGTBIQ*.
Guía de supervivencia para adolescentes trans de Fox Fisher Owl (Bellaterra, 2019)
Todo ello requiere transformaciones multinivel: legislativas, en la política
pública, culturales, educativas, sanitarias, relacionales, subjetivas, etc. Basadas en la
acción comunitaria entendida como la dinamización de las relaciones sociales de
cooperación entre los miembros de un determinado ámbito o espacio de convivencia
34
para mejorar el bienestar cotidiano de las personas (Carmona & Rebollo, 2009). Esta
tiene una doble función: la mejora de las condiciones de vida de las personas y el
proceso de fortalecimiento ciudadano para su propio protagonismo (Rebollo, Morales,
& González, 2016). Para ello son fundamentales las alianzas y las sinergias entre todas
las instancias implicadas. Y, sobre todo, comprender que la diversidad es un valor social.
Corto de animación 1977, Peque Varela (2007) https://vimeo.com/26781224
BANCO DE RECURSOS SEX.DIVERSIDAD contiene: literatura infantil y juvenil, material
audiovisual, recursos web, materiales didácticos, guías, materiales formativos y
asociaciones en Canarias https://cutt.ly/qrozksq
3.2. Recursos sociales y educativos
3.2.1. Asociaciones en Canarias
Tenerife
ASOCIACIÓN LGBTI ALGARABÍA CANARIAS (Colectivo LGBTI Canarias)
C/ Heliodoro Rodríguez González nº 10 Local Izquierdo, CP 38005 - S/C de Tenerife
Teléfonos: 922 88 21 88 / 638 790 420
E-mail: algarabia@algarabiatfe.org
Web: www.algarabiatfe.org
APERTTURA. ASOCIACIÓN DE PERSONAS TRANSEXUALES DE TENERIFE
Centro de Entidades de Voluntariado
C/ Juan Rumeu García nº 28, buzón 54, CP 38008 - S/C de Tenerife
Tlf. 618 593 218
E-mail: aperttura@gmail.com
Web: www.aperttura.com
TRANSBOYS. ASOCIACIÓN ESTATAL DE HOMBRES TRANS
Centro de Entidades de Voluntariado
C/ Juan Rumeu García nº 28, CP 38008 - S/C de Tenerife.
Teléfono: 644 74 33 86
E-mail: contacto@transboys.es
Web: www.transboys.es
TRANSGIRLS. ASOCIACIÓN DE MUJERES TRANS
35
E-mail: transgirlspain@gmail.com
LIBERTRANS. ASOCIACIÓN PERSONAS TRANS
C/Volcán Pico Viejo Nº1 P20 El Sobradillo, CP 38107- S/C de Tenerife
Teléfono: 690 082 775
E-mail: atlibertrans@gmail.com
ASOCIACIÓN LGBTI* DIVERSAS
Calle de La Verdad, nº 19, 38400 - Puerto de la Cruz, S/C de Tenerife
Tlf. 616 00 10 60 / 651 07 13 11
E-mail: diversas@felgtb.org
Gran Canaria
COLECTIVO GAMÁ (Colectivo LGTB de Canarias)
Paseo Tomás Morales, nº 8, bajo. CP 35003 - Las Palmas de Gran Canaria
Teléfono: 928 43 34 27 Teléfono / Fax: 928 38 31 69
E-mail: gama@colectivogama.com
Web: http://www.colectivogama.com/
CHRYSALLIS CANARIAS A.F.M.T.
C/ Montaña Clara, 18. San Fernando Maspalomas CP 35100 San Bartolomé de Tirajana
Teléfono: 619 90 99 22 / 679 61 45 52
E-mail: canarias.chrysallis@gmail.com
Web: www.chrysallis.org.es
ASOCIACIÓN DRAGA ESPACIO FEMINISTA-LGBTIQ*
Paseo de Chil nº3, Bajo C.P.: 35014 Las Palmas de Gran Canaria
Teléfonos: 928 382 485 / 615 624 393
E-mail: info@dragafeministas.org
Web: http://dragafeministas.org/
ARANDA LGBTI
Teléfono: 629 26 27 46
E-mail: arandalgtbi@gmail.com
Web: https://arandalgtbi.com
EQUAL LGBTI
Las Palmas de Gran Canaria
Teléfono: 616030597
36
E-mail: equallgtb@gmail.com
Fuerteventura
ALTIHAY (Colectivo LGTBI de Fuerteventura)
C/ Goya, 3, Local 3, Centro Ciudadano Buenavista. CP 35600 - Puerto del Rosario
Teléfono: 928 859 358
e-mail: altihay@felgtb.org
Lanzarote
ASOCIACIÓN LÁNZATE (Colectivo LGTBI de Lanzarote)
C/ Vizcaya nº 6, CP 35500 -Arrecife
Teléfono: 928816016
e-mail: asociacion.lanzate@gmail.com
La Palma
VIOLETAS LGTBI
Tlf.: 638741990 Email: colectivovioletas@gmail.com
3.2.2. Educación
Programa Educar para la Igualdad y Afectivo-Sexual. Servicio de Innovación Educativa.
Dirección General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa. Gobierno de
Canarias.
Teléfonos: 928 455455/922423585
Correo electrónico: proigua.ceu@gobiernodecanarias.org
Sede Gran Canaria: C/ Granadera Canaria, 2. Edif. Granadera Canaria, 1ª planta, CP: 35071, Las
Palmas de Gran Canaria.
3.2.3. Municipales
Sex.Diversidad. Servicio municipal de atención socioeducativa a la diversidad sexual y de
género. Concejalía de Educación. Ayuntamiento de la Villa de San Bartolomé de Tirajana.
Teléfono: 928 723400 ext. 1700
Correo electrónico: tcoeducacion@maspalomas.com
Dirección: Centro de Servicios Sociales, sito en C/ La Margarita s/n Plaza Timanfaya en San
Fernando de Maspalomas.
37
38
3.2. Referencias bibliográficas
Alcántara, E. (2016). Niñas y niños. El derecho a existir sin diagnósticos. En Derecho a la
identidad de género de niñas, niños y adolescentes. Elementos para comprender y
decidir. (pp. 111-151). México: Tribunal Superior de Justicia y Consejo de la Judicatura
de la Ciudad de México.
Carmona, M., & Rebollo, O. (2009). Guia operativa d’acció comunitària. Barcelona: Acció
Social i Ciutadania. Ajuntament de Barcelona.
Garaizábal, C. (2016). El reto de la diversidad de género en la infancia. Universidad de
Verano de Maspalomas.
Joy Green, F., & Friedman, M. (2015). Buscando el final del arcoiris. Barcelona-Madrid:
Bellaterra.
Lamas, M. (2016). La identidad de género en el caso de la transexualidad. En Derecho a
la identidad de género de niñas, niños y adolescentes. Elementos para comprender y
decidir (pp. 21-52). México: Tribunal Superior de Justicia y Consejo de la Judicatura de
la Ciudad de México.
Missé, M. (2018). A la conquista del cuerpo equivocado. Barcelona: Egales.
Parra, N. (2018). La acogida de la diversidad sexual y de género en el contexto educativo.
Informe de análisis de la IAP en el CEIP El Tablero. San Bartolomé de Tirajana:
Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.
Rebollo, O., Morales, E., & González, S. (2016). Guía operativa de evaluación de la acción
comunitaria. Barcelona: IGOP-UAB.
Sedgwick, E. K. (1998). Epistemología del armario. Recuperado de
https://programaddssrr.files.wordpress.com/2013/05/kosofsky-sedgwick-eve-
epistemologc3ada-del-armario.pdf
Suess, A. (2016). Transitar por los géneros es un derecho: Recorridos por la perspectiva
de despatologización (Http://purl.org/dc/dcmitype/Text, Universidad de Granada).
Recuperado de https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=55894
39
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Technical Report
Full-text available
Experiencia piloto de acompañamiento a un centro educativo, el CEIP El Tablero (Gran Canaria, Islas Canarias) para la acogida de la diversidad sexual y de género que forma parte de las acciones realizadas por el Servicio Municipal de Atención a la Diversidad Sexual y de Género y Acompañamiento a Alumnado trans* del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana. Este informe viene a concretar los resultados del trabajo de campo, cerrando la fase de análisis a partir de los cuales se realizará la programación de actividades. El documento se estructura de la siguiente forma: en primer lugar, se realiza un análisis descriptivo del CEIP El Tablero que nos permite la contextualización del proceso, en segundo lugar, se exponen los objetivos de la IAP, seguidamente se aborda la fundamentación y caracterización del modelo de IAP y el proceso metodológico seguido y se concluye con los resultados del trabajo de campo que se centra en la exploración de dos cuestiones: 1) Diagnóstico interno y externo en torno al objeto de atención. 2) Comprensión del objeto de estudio por parte de la comunidad educativa a través de entrevistas grupales y taller de análisis al alumnado. Con este informe y su devolución a la comunidad educativa se pasa a la fase de creación del programa de actuaciones cuya ejecución será apoyada por el servicio municipal, así como su supervisión
Book
Full-text available
La edición en lengua castellana de la Guía operativa de evaluación de la acción comunitaria (editada originalmente en catalán por el Ajuntament de Barcelona) es el resultado de un convenio de colaboración entre el Ajuntament de Barcelona y el IGOP (Institut de Govern i Polítiques Públiques de la Universitat Autònoma de Barcelona) . Se trata de una publicación orientada a la práctica de la evaluación de la acción comunitaria la cual ofrece diferentes herramientas y metodologias de evaluación.
Article
Full-text available
Recent years have seen a substantial change in how children who challenge gender norms (referred to in this article as ''Gender Independent'') are regarded by professionals, by their families and by the public at large. Pathologized and treated for decades as a mental illness, childhood gender non-conformity would seem to be imbued with new meaning, as evidenced by a growing number of public voices claiming gender variance as part of human diversity. Call it a paradigm shift: from disorder to diversity, from treatment to affirmation, from pathology to pride, from cure to community. This commentary article reflects on recent shifts in language, shifts in identity options, and shifts in the focus of intervention with gender non-conforming children. Drawing on existing research and public discourse, I consider what the field of human sexuality can learn from ''Gender Independence.''
Article
Since the 2000s, general and academic concern in openly non-monogamous styles of relating has increased. In Spain, the rise in the general interest toward non-monogamy, meeting groups, and activism has become apparent during the current decade. One of the practical and theoretical paradigms that has been developed within non-monogamy is relationship anarchy. In this article, I will approach relationship anarchy in three different ways: as a philosophy of love, as a way of structuring affective bonds, and as a political philosophy. I shall then focus on the last one: relationship anarchy as a political philosophy, and what can be gained from thinking relationship anarchy from a queer, feminist perspective. I intend to make a theoretical contribution to the discourse of relationship anarchy as a political philosophy from feminist criticism of monogamy and of the naturalization of love; from the premises of lesbian feminism, compulsory heterosexuality, and the erotic pyramid; and from the concept of amatonormativity and sex-centrism in asexual theory. I shall then consider the usefulness of the relationship anarchy paradigm for radical queer politics in the current Spanish context. Finally, I will raise the concepts of the pyramid of relationships and the continuum (between attractions) system to pose how the different hierarchies that relationship anarchy puts in question are linked: amatonormativity, sex-centrism, and couple privilege.
Article
Traducción de: Gender Trouble. Feminism and the Subversion of Identity Crítica interdisciplinaria a la idea esencialista de que las identidades de género son inmutables y están arraigadas en la naturaleza, en el cuerpo humano o en una heterosexualidad normativa y obligatoria, planteada con apoyo en contribuciones provenientes desde la filosofía, la antropología o el psicoanálisis y las lecturas de la autora a las obras de Lacan, Freud y Lévi-Strauss, pero también de De Beauvoir, Irigaray, Kristeva y Monique Wittig.
La voluntad y el deseo. La construcción social del género y la sexualidad: el caso de lesbianas
  • G Coll-Planas
Coll-Planas, G. (2010). La voluntad y el deseo. La construcción social del género y la sexualidad: el caso de lesbianas, gays y trans. Barcelona-Madrid: Egales.
Trans*. Una guía rápida y peculiar de la variabilidad de género
  • J Halberstam
Halberstam, J. (2018). Trans*. Una guía rápida y peculiar de la variabilidad de género. Barcelona-Madrid: Egales.
Sexología feminista en la colección de guías de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres jóvenes
  • N Parra
Parra, N. (2019). Sexología feminista en la colección de guías de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres jóvenes. Presentado en I Congreso Internacional de Educación e Intervención: Psicoeducativa, Familiar y Social, Las Palmas de Gran Canaria.