ArticlePDF Available

Abstract and Figures

Este artículo tiene como objetivo general presentar la evolución del empleo formal considerando la emergencia sanitaria asociada al COVID-19 en las seis entidades que componen la región Frontera Norte [Nuevo León (NLN), Baja California (BC), Chihuahua (CHI), Coahuila (COA), Tamaulipas (TAM) y Sonora (SON)]. En específico se plantearon tres objetivos por entidad: 1) Exposición de la evolución del empleo desde enero de 1998 hasta marzo del 2020 (estado de las economías antes del COVID-19); 2) Proyección del comportamiento del empleo para los meses de abril a junio del 2020 (asumiendo que el COVID-19 no se hubiera presentado) y 3) Presentación de dos escenarios probables del impacto negativo del COVID-19 sobre el empleo para los meses indicados en el punto 2.
Content may be subject to copyright.
Año 13, Núm. 3 / Julio-Septiembre 2020 31
ECONOMÍA ACTUAL
Empleo en la frontera norte de México ante
el COVID-19
Isaac Sánchez-Juárez
Rosa M. García-Almada¹
Introducción
Este artículo tiene como objetivo general presentar la
evolución del empleo formal considerando la emer-
gencia sanitaria asociada al COVID-19 en las seis enti-
dades que componen la región Frontera Norte [Nuevo
León (NLN), Baja California (BC), Chihuahua (CHI),
Coahuila (COA), Tamaulipas (TAM) y Sonora (SON)].
En especíco se plantearon tres objetivos por entidad: 1)
Exposición de la evolución del empleo desde enero de
1998 hasta marzo del 2020 (estado de las economías an-
tes del COVID-19); 2) Proyección del comportamiento
del empleo para los meses de abril a junio del 2020 (asu-
miendo que el COVID-19 no se hubiera presentado) y
3) Presentación de dos escenarios probables del impacto
negativo del COVID-19 sobre el empleo para los meses
indicados en el punto 2.
1. Datos y metodología de la investigación
Los datos utilizados en esta investigación fueron toma-
dos del sitio web de la Secretaría del Trabajo y Previsión
Social del Gobierno Federal (consultar en http://www.
stps.gob.mx/gobmx/estadisticas/). Las proyecciones de
la evolución del empleo sin la presencia del COVID-19
se realizaron utilizando el soware Eviews, se usaron
modelos de suavizamiento exponencial con el método
Holt-Winters multiplicativo (por ajustarse mejor a la
tendencia histórica de los datos).
En cuanto al COVID-19 se asume que tuvo un
impacto negativo en el empleo ya que para contener su
avance fue necesario detener actividades económicas
que se denominaron no esenciales y crear una política
de distanciamiento social y minimización de la movi-
lidad2, lo que sumó a la trayectoria recesiva existente
desde el segundo trimestre del 2019, incertidumbre en
materia de política económica interna y un entorno in-
ternacional adverso. Se consideró que el impacto sería
negativo para las entidades de la Frontera Norte ya que
tienen una deciente infraestructura de salud y se en-
cuentran fuertemente vinculadas a la economía ameri-
cana (y mundial) por la vía de la inversión extranjera
directa y las exportaciones manufactureras.
Utilizando el índice de vulnerabilidad económi-
ca y en materia de salud por entidad construido por la
1 Profesores-investigadores del Laboratorio de Problemas Es-
tructurales de la Economía Mexicana. Universidad Autónoma
de Ciudad Juárez. Correos electrónicos: isaac.sanchez@uacj.
mx y maria.garcia@uacj.mx. respectivamente.
2 Para información relativa al virus y las medidas gubernamen-
tales aplicadas revise este enlace: https://coronavirus.gob.mx/
Empleo en la frontera norte de México ante el COVID-19
32 Año 13, Núm. 3 / Julio-Septiembre 2020
32
organización México ¿cómo vamos? (disponible en ht-
tps://bit.ly/3g4UdFA) se crearon dos escenarios del pro-
bable impacto negativo del COVID-19 sobre el empleo
formal. La vulnerabilidad económica considera cuatro
indicadores que capturan los sectores económicos que
serán más impactados por su relación con el exterior, a
como indicadores que reejan la incertidumbre laboral
de algunos trabajadores y la contribución de las activi-
dades más vulnerables en la economía estatal (manu-
facturas como porcentaje del PIB, sectores vulnerables
como porcentaje del PIB, empleos formales eventuales
como porcentaje del empleo formal total e informalidad
laboral como porcentaje de los trabajadores totales).
La vulnerabilidad del sistema de salud contempla
cuatro indicadores que miden la disponibilidad de in-
fraestructura y capital humano en los centros de salud
para atender pacientes afectados por COVID-19. Tam-
bién incorpora características demográcas y de salud
que están relacionados con un mayor riesgo de compli-
caciones una vez contraído el virus (camas de hospitales
por cada 100 mil habitantes, personal médico por cada
100 mil habitantes, población de 65 años y más como
porcentaje de la población total, presencia de diabetes
como porcentaje de la población de 20 años y más).
Los seis estados que componen la región Frontera
Norte se agruparon en función de la mayor a la menor
vulnerabilidad y por tanto el decrecimiento pronostica-
do más elevado se asignó al estado más vulnerable. En
el escenario 1 (vulnerabilidad económica) se asignaron
los decrecimientos para el periodo marzo-abril 2020 de
3 También se supone que, en julio, toda vez que concluyó la jor-
nada de sana distancia y el cierre recomendado de negocios,
la actividad económica comenzará a recuperarse y con ella los
empleos ya que la crisis obedecía primordialmente a un diseño
propuesto para contener el avance de la epidemia.
4 Los decrecimientos para el escenario 1 son mayores que en el
escenario 2 debido al supuesto de un mayor impacto negativo
del COVID-19 en el empleo como resultado de la estructura
económica prevaleciente. Dichos porcentajes se establecieron
considerando el decrecimiento estimado entre 3 y 4% de la
producción en la Frontera Norte para todo el 2020.
4.0% para SON, 3.5% COA, 3.0% TAM, 2.5% BC, 2.0%
NLN y 1.5% CHI, los cuales se aumentaron 0.5% para
los periodos abril-mayo y mayo-junio, esto porque se
supuso que a medida que el tiempo transcurre el impac-
to sería más negativo3. Como parte del escenario 2 (vul-
nerabilidad en salud) se establecieron las siguientes ta-
sas de decrecimiento para el periodo marzo-abril 2020,
NLN 3.0%, TAM 2.5%, COA 2.0%, BC 1.5%, SON 1.0%,
CHI 0.5%. Al igual que en el escenario 1 se aumentaron
0.5% para los periodos abril-mayo y mayo-junio4.
2. Evolución y escenarios probables del
empleo ante el COVID-19
2.1.Nuevo León
Se inicia la exposición con NLN ya que es la entidad con
la mayor importancia económica regional medida por
el número de empleos formales registrados. En enero de
1998 registró 793,421 empleos formales, mientras que
en marzo del 2020 fueron 1,650,239. En promedio anual
entre 1998 y 2020 el empleo creció a una tasa de 3.0%.
Durante todo el periodo de estudio se presentaron dos
recesiones importantes en materia de empleo, una entre
marzo 2001 y diciembre 2001 y otra entre noviembre
2008 y mayo 2009, en la primera se perdieron 24,229
empleos, mientras que en la segunda fueron 79,790. De
acuerdo con el pronóstico que se realizó, de no haberse
presentado la pandemia del COVID-19 en abril del 2020
se hubieran registrado 1,654,350 empleos, 1,654,910 en
mayo y 1,657,920 en junio, con lo que el crecimiento hu-
biera sido ligeramente positivo.
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
33
Año 13, Núm. 3 / Julio-Septiembre 2020
Gráca 1
Evolución del empleo formal en la Frontera Norte de México 1998/01 a 2020/03
Fuente: Elaboración propia con datos de la STPS
33
En el caso de NLN como parte del escenario 1 se
pronosticó que en abril se tendrían 1,617,234 empleos,
1,576,803 en mayo y 1,529,499 en junio (nivel similar
al que se tenía en abril del 2017). En cuanto a empleos
perdidos serían 33,005 en abril, 40,431 en mayo y 47,304
en junio, 120,740 en todo el segundo trimestre del 2020.
Los resultados para el escenario 2 son que en abril se ten-
drían 1,600,732 empleos, en mayo 1,544,706 y 1,482,918
en junio (nivel similar al que se tenía en agosto del
2016). En cuanto a empleos perdidos serían 49,507 en
abril, 56,026 en mayo y 61,788 en junio, 167,321 en el
segundo trimestre del 2020.
2.2.Baja California
En enero de 1998 registró 480,493 empleos formales,
mientras que en marzo del 2020 fueron 916,498. En pro-
medio anual entre 1998 y 2020 el empleo creció a una
tasa de 2.84%. Durante todo el periodo de estudio se
presentaron dos recesiones importantes en materia de
empleo, una entre marzo 2001 y marzo 2002 y otra en-
tre octubre 2008 y marzo 2009, en la primera se perdie-
ron 45,456 empleos, mientras que en la segunda fueron
67,529. De acuerdo con el pronóstico que se realizó, de
no haberse presentado la pandemia del COVID-19 en
abril del 2020 se hubieran registrado 920,848 empleos,
925,673 en mayo y 931,184 en ju-
nio, observe que de acuerdo con el
pronóstico se hubiera dado un lige-
ro crecimiento.
En el caso de BC como parte
del escenario 1 se pronosticó que
en abril se tendrían 893,586 em-
pleos, 866,778 en mayo y 836,441
en junio (nivel parecido al que se
tenía en julio del 2017). En cuanto
a empleos perdidos serían 22,912
en abril, 26,808 en mayo y 30,337
en junio, 80,057 en todo el segun-
do trimestre del 2020. Los resulta-
dos para el escenario 2 son que en
abril se tendrían 902,751 empleos,
en mayo 884,696 y 862,578 en ju-
nio (nivel parecido al que se tenía
en junio del 2018). En cuanto a em-
pleos perdidos serían 13,747 en abril, 18,055 en mayo
y 22,117 en junio, 53,920 en el segundo trimestre del
2020.
2.3.Chihuahua
En enero de 1998 registró 596,819 empleos formales,
mientras que en marzo del 2020 fueron 897,260. En pro-
medio anual entre 1998 y 2020 el empleo creció a una
tasa de 1.78%. Durante todo el periodo de estudio se
presentaron dos recesiones importantes en materia de
empleo, una entre febrero 2001 y junio 2003 y otra entre
diciembre 2007 y junio 2009, en la primera se perdie-
ron 104,055 empleos, mientras que en la segunda fueron
117,688. De acuerdo con el pronóstico que se realizó, de
no haberse presentado la pandemia del COVID-19 en
abril del 2020 se hubieran registrado 897,392 empleos,
897,699 en mayo y 894,967 en junio, observe que de
acuerdo con el pronóstico en junio se hubiera observa-
do una contracción.
En el caso de CHI como parte del escenario 1 se
pronosticó que en abril se tendrían 883,801 empleos,
866,125 en mayo y 844,472 en junio (nivel parecido al
que se tenía en enero del 2017). En cuanto a empleos
perdidos serían 13,459 en abril, 17,676 en mayo y 21,653
en junio, 52,788 en todo el segundo trimestre del 2020.
Empleo en la frontera norte de México ante el COVID-19
34 Año 13, Núm. 3 / Julio-Septiembre 2020
34
Los resultados para el escenario 2 son que en abril se
tendrían 892,774 empleos, en mayo 883,846 y 870,588
en junio (nivel parecido al que se tenía en febrero del
2018). En cuanto a empleos perdidos serían 4,486 en
abril, 8,928 en mayo y 13,258 en junio, 26,672 en el se-
gundo trimestre del 2020.
2.4.Coahuila
En enero de 1998 registró 430,069 empleos formales,
mientras que en marzo del 2020 fueron 775,171. En
promedio anual entre 1998 y 2020 el empleo creció a
una tasa de 2.59%. Durante todo el periodo de estudio
se presentaron dos recesiones importantes en materia
de empleo, una entre febrero 2001 y septiembre 2001 y
otra entre noviembre 2008 y junio 2009, en la primera
se perdieron 20,042 empleos, mientras que en la segun-
da fueron 55,249. De acuerdo con el pronóstico que se
realizó, de no haberse presentado la pandemia del CO-
VID-19 en abril del 2020 se hubieran registrado 774,083
empleos, 769,605 en mayo y 765,835 en junio, observe
que de acuerdo con el pronóstico en junio se hubiera
observado una contracción.
En el caso de COA como parte del escenario 1 se
pronosticó que en abril se tendrían 748,040 empleos,
718,118 en mayo y 685,803 en junio (nivel parecido al
que se tenía en marzo del 2015). En cuanto a empleos
perdidos serían 27,131 en abril, 29,922 en mayo y 32,315
en junio, 89,368 en todo el segundo trimestre del 2020.
Los resultados para el escenario 2 son que en abril se
tendrían 759,668 empleos, en mayo 740,676 y 718,456
en junio (nivel parecido al que se tenía en junio del
2016). En cuanto a empleos perdidos serían 15,503 en
abril, 18,992 en mayo y 22,220 en junio, 56,715 en el se-
gundo trimestre del 2020.
2.5.Tamaulipas
En enero de 1998 registró 401,692 empleos formales,
mientras que en marzo del 2020 fueron 677,680. En
promedio anual entre 1998 y 2020 el empleo creció a
una tasa de 2.29%. Durante todo el periodo de estudio
se presentaron dos recesiones importantes en materia
de empleo, una entre marzo 2001 y diciembre 2001 y
otra entre noviembre 2008 y julio 2009, en la primera
se perdieron 23,069 empleos, mientras que en la segun-
da fueron 50,629. De acuerdo con el pronóstico que se
realizó, de no haberse presentado la pandemia del CO-
VID-19 en abril del 2020 se hubieran registrado 677,730
empleos, 675,990 en mayo y 672,865 en junio, observe
que de acuerdo con el pronóstico se hubiera observado
una contracción.
En el caso de TAM como parte del escenario 1 se
pronosticó que en abril se tendrían 657,350 empleos,
634,342 en mayo y 608,969 en junio (nivel parecido al
que se tenía en junio del 2016). En cuanto a empleos
perdidos serían 20,330 en abril, 23,007 en mayo y 25,374
en junio, 68,711 en todo el segundo trimestre del 2020.
Los resultados para el escenario 2 son que en abril se
tendrían 660,738 empleos, en mayo 640,916 y 618,484
en junio (nivel parecido al que se tenía en enero del
2017). En cuanto a empleos perdidos serían 16,942 en
abril, 19,822 en mayo y 22,432 en junio, 59,126 en el se-
gundo trimestre del 2020.
2.6.Sonora
En enero de 1998 registró 335,884 empleos formales,
mientras que en marzo del 2020 fueron 630,894. En pro-
medio anual entre 1998 y 2020 el empleo creció a una
tasa de 2.77%. Durante todo el periodo de estudio se
presentaron dos recesiones importantes en materia de
empleo, una entre marzo 2001 y enero 2002 y otra entre
noviembre 2008 y julio 2009, en la primera se perdie-
ron 41,082 empleos, mientras que en la segunda fueron
36,903. De acuerdo con el pronóstico que se realizó, de
no haberse presentado la pandemia del COVID-19 en
abril del 2020 se hubieran registrado 632,099 empleos,
632,437 en mayo y 629,689 en junio, observe que de
acuerdo con el pronóstico se hubiera observado una
contracción.
En el caso de SON como parte del escenario 1 se
pronosticó que en abril se tendrían 605,658 empleos,
578,404 en mayo y 549,483 en junio (nivel parecido al
que se tenía en agosto del 2015). En cuanto a empleos
perdidos serían 25,236 en abril, 27,255 en mayo y 28,920
en junio, 81,411 en todo el segundo trimestre del 2020.
Los resultados para el escenario 2 son que en abril se
tendrían 624,585 empleos, en mayo 615,216 y 602,912
en junio (nivel parecido al que se tenía en septiembre
Isaac Sánchez-Juárez y Rosa M. García-Almada
35
Año 13, Núm. 3 / Julio-Septiembre 2020 35
del 2017). En cuanto a empleos perdidos serían 6,309
en abril, 9,369 en mayo y 12,304 en junio, 27,982 en el
segundo trimestre del 2020.
Conclusiones
La epidemia del COVID-19 sumada a la trayectoria re-
cesiva de la economía mexicana y un adverso entorno
económico internacional crearon las condiciones para
la que será la mayor crisis en materia de empleo en Mé-
xico, particularmente en la región Frontera Norte. A
partir de las estimaciones que se realizaron, consideran-
do solo su vulnerabilidad económica (escenario 1) en
el segundo trimestre del 2020 se perderían 493,075 em-
pleos, mientras que si solo se toma en cuenta la vulne-
rabilidad en materia de salud (escenario 2) se perderían
391,736 empleos. En cualquiera de los dos casos el nú-
mero de empleos perdidos será notoriamente superior a
lo ocurrido en las crisis del 2001 y 2008.
En este artículo se decidió hacer un pronóstico
para un periodo corto ya que los meses posteriores a
junio están llenos de incertidumbre, es probable que
ante la reapertura de la economía las cosas mejoren,
pero también pueden empeorar si ocurre un incremen-
to abrupto en el número de contagiados y muertos y por
tanto debe cerrarse la economía nuevamente. Un dato
alentador en materia de recuperación del empleo es la
entrada en vigor del TMEC en el mes de julio, esto po-
dría reactivar la economía de la Frontera Norte, ya que
tiene un fuerte componente industrial manufacturero
asociado a la economía de Norteamérica. También pue-
den contribuir a la recuperación los programas de los
gobiernos estatales y las medidas federales de otorga-
miento de créditos e inversión en infraestructura.
Se espera que sea más las fuerzas de recuperación
que las de la contracción y el empleo se recupere gra-
dualmente a partir del cuarto trimestre del 2020, para
nalmente normalizarse en el segundo trimestre del
2021. La actual crisis deja tres lecciones, la primera es
que debe invertirse en el fortalecimiento del sistema pú-
blico de salud, la segunda es que es preciso gastar más y
mejor en tecnología médica y tercera debe crearse una
política para el desarrollo productivo equitativo que po-
tencie a la economía mexicana y sus regiones para poder
enfrentar con éxito epidemias y crisis como la actual que
cada vez serán más recurrentes.
Bibliografía
Secretaría del Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal
(2020). Estadísticas del sector. STPS. <http://www.stps.
gob.mx/gobmx/estadisticas/>.
Organización M. (2020). ÍNDICE DE VULNERABILIDAD
ECONÓMICA Y DEL SISTEMA DE SALUD FRENTE
AL COVID-19. México ¿cómo vamos?, Organización.
<https://bit.ly/3g4UdFA>.
Chapter
The general objective of the study was to estimate the depth and persistence of the I-shock COVID-19 pandemic on formal employment dynamics in Nuevo Leon, segmenting employment by labor skills and gender. Consistent micro-founded time series, from 1987:Q1 to 2020:Q1, were built using Mexican urban employment surveys to estimate a VAR model linking ITAEE to each market segment. Results show that high-skill employment is elastic to COVID-19 economic I-shock, but recovery is faster, while low-skill employment is the opposite; high and low-skill female employment increased, which reduced the relative gender gap. This multidimensional crisis suggests crafting policies to invest in human capital to have a high-skill labor market and achieve gender equity. This chapter contributes as the first regional study to recover the employment structure by skill gender and estimate the loss and potential recovery of employment resulting from the shock of the COVID-19 pandemic.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.