ArticlePDF Available

Abstract and Figures

Este artículo presenta el nivel de institucionalización del compromiso con la sustentabilidad de las universidades colombianas. El estudio aborda cinco ámbitos institucionales: gobierno y participación; docencia y formación ambiental; investigación ambiental; extensión o proyección social ambiental; y gestión y ordenamiento ambiental. Se realizó mediante la aplicación de una encuesta a 60 instituciones de educación superior de Colombia. Para el análisis se utilizaron los indicadores de la estadística descriptiva, cuyos resultados muestran que las universidades colombianas han avanzado en el compromiso con la sustentabilidad, pero aún se encuentran en un nivel bajo de la escala utilizada en la investigación. Solo el ámbito de docencia y formación ambiental se encuentra en un rango medio.
Content may be subject to copyright.
159
Recepción: 22/10/2019 | Envío a pares: 05/03/2020 | Aceptación por pares: 20/03/2020 | Aprobación: 06/04/2020
DOI: 10.5294/edu.2020.23.2.1
Para citar este artículo / To reference this article / Para citar este artigo
Plata, A. M., Holguín, M. T., Sáenz, O., Mora, W. M. y Callejas, M. M. (2020). Compromiso de las universidades colombianas con la
sustentabilidad. Educación y Educadores, 23(2), 159-178. https://doi.org/10.5294/edu.2020.23.2.1
Compromiso de las universidades colombianas
con la sustentabilidad
Resumen
Este artículo presenta el nivel de institucionalización del compromiso con la susten-
tabilidad de las universidades colombianas. El estudio aborda cinco ámbitos insti-
tucionales: gobierno y participación; docencia y formación ambiental; investiga-
ción ambiental; extensión o proyección social ambiental; y gestión y ordenamiento
ambiental. Se realizó mediante la aplicación de una encuesta a 60 instituciones de
educación superior de Colombia. Para el análisis se utilizaron los indicadores de la es-
tadística descriptiva, cuyos resultados muestran que las universidades colombianas
han avanzado en el compromiso con la sustentabilidad, pero aún se encuentran en
un nivel bajo de la escala utilizada en la investigación. Solo el ámbito de docencia y
formación ambiental se encuentra en un rango medio.
Palabras clave (Fuente: tesauro de la Unesco)
Colombia; desarrollo sostenible; educación superior; enseñanza superior; gestión
educacional; gestión universitaria; universidades.
Ángela María Plata Rangel
https://orcid.org/0000-0002-1276-0926
Universidad Sergio Arboleda, Colombia
angela.plata@usa.edu.co
María Teresa Holguín Aguirre
https://orcid.org/0000-0002-9352-9223
Universidad Libre, Colombia
mariat.holguina@unilibre.edu.co
Orlando Sáenz Zapata
https://orcid.org/0000-0003-1229-802X
Universidad de Ciencias Aplicadas y
Ambientales, Colombia
osaenz@udca.edu.co
William Manuel Mora Penagos
https://orcid.org/0000-0003-4289-4842
Universidad Distrital Francisco José de
Caldas, Colombia
wmmorap@correo.udistrital.edu.co
María Mercedes Callejas Restrepo
https://orcid.org/0000-0003-4018-7079
Universidad de Ciencias Aplicadas y
Ambientales, Colombia
mcallejas@udca.edu.co
160
ISSN 0123-1294 | e-ISSN 2027-5358 | Educ.Educ. Vol. 23. No. 2 | Mayo-julio de 2020 | pp. 159-178
Colombian Universities’ Commitment
to Sustainability
Abstract
This article presents the level of institutionalization of Colombian universities’ com-
mitment to sustainability. The study addresses five institutional areas: governance
and participation, environmental teaching and training, environmental research,
environmental and social outreach, and environmental management and planning.
It is carried out by administering a survey to 60 higher education institutions in Co-
lombia. For the analysis of results, descriptive statistic indicators are used. Results
show that Colombian universities have progressed in their commitment to sustaina-
bility, but are still at a low level on the scale used in the research. Only the environ-
mental teaching and training area has reached a medium level.
Keywords (Source: Unesco thesaurus)
Colombia; sustainable development; higher education; educational management;
university management; universities.
161
Compromiso de las universidades colombianas con la sustentabilidad
Ángela María Plata Rangel, María Teresa Holguín Aguirre, Orlando Sáenz Zapata, William Manuel Mora Penagos, María Mercedes Callejas Restrepo
Comprometimento das universidades colombianas
com a sustentabilidade
Resumo
Este artigo apresenta o nível de institucionalização do comprometimento com a sus-
tentabilidade das universidades colombianas. O estudo aborda cinco âmbitos ins-
titucionais: governo e participação; docência e formação ambiental; pesquisa am-
biental; extensão ou projeção social ambiental e gestão e ordenamento ambiental.
Além disso, foi realizado mediante a aplicação de um questionário a 60 instituições
de ensino superior da Colômbia. Para a análise de resultados, foram utilizados os
indicadores da estatística descritiva. Os resultados mostram que as universidades
colombianas vêm avançando no engajamento com a sustentabilidade, mas ainda se
encontram em um nível baixo da escala utilizada na pesquisa. Somente o âmbito de
docência e formação ambiental se encontra na média.
Palavras-chave (Fonte: tesauro da Unesco)
Colômbia; Desenvolvimento sustentável; ensino superior; educação superior; gestão
educacional; gestão universitária; universidades.
162
ISSN 0123-1294 | e-ISSN 2027-5358 | Educ.Educ. Vol. 23. No. 2 | Mayo-julio de 2020 | pp. 159-178
Los efectos negativos de la actividad humana
sobre el ambiente transitan hacia la construcción de
sociedades más sostenibles, lo que se ve reflejado, por
ejemplo, en el interés de los gobiernos en dar respues-
ta a los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Tal como
lo resaltan Amérigo et al., “el análisis transcultural y la
evolución de la crisis medioambiental están revelan-
do nuevos planteamientos que ponen de manifiesto
que la cuestión medioambiental está representada
en la sociedad contemporánea por múltiples realida-
des que van más allá de una conceptualización dual
u opuesta” (2017, p. 2). Es importante entonces
anali-
zar el papel que juegan las universidades frente a
dichos planteamientos, pues es con fundamento en
su responsabilidad y la integración de sus funciones
sustantivas como contribuyen a la capacitación de
las comunidades en las regiones. Por tanto, para ser
coherentes con lo que promulgan, las universidades
deben lograr que sus prácticas sean sustentables en
su gestión tanto académica como administrativa,
con el desafío de evaluar permanentemente cómo
están respondiendo a esta integración (Alonso et al.,
2015; Lozano, 2006; Wals, 2014).
Sin embargo, cada vez se reportan más dificul-
tades asociadas al proceso evaluativo, entre ellas, las
derivadas de la utilización de herramientas ajenas al
contexto universitario. Otra dificultad es que las
he-
rramientas hacen más énfasis en el ámbito de la
gestión ambiental (agua, energía, residuos) y es me-
nos frecuente un enfoque holístico (Koester et al.,
2006; Sterling, 2004) que abarque los ámbitos aten-
diendo a la extensión y proyección social, la docen-
cia, la investigación, así como a las operaciones en el
campus (Ceulemans et al., 2015; Fonseca et al., 2011;
Lukman y Glavic, 2006). Adicionalmente, durante el
año 2014, en el XIX Foro de Ministros de Ambiente
de América Latina y el Caribe, se convocó a “desa-
rrollar un diagnóstico por país sobre la inclusión de
consideraciones ambientales en las universidades”
(pnuma, 2014), lo cual llevó al equipo de investigación
Universidad, Ambiente y Sustentabilidad (UAS) a
realizar un estudio sobre el nivel de institucionaliza-
ción del compromiso con la sustentabilidad, en una
muestra de 36 universidades colombianas, es decir,
un 43,9 % del total de las 82 que hay en el país (Sáenz
et al., 2017).
El objetivo de la investigación presentada en
este artículo es reconocer el compromiso con la sus-
tentabilidad por parte de un grupo de universidades
colombianas, comparando los resultados de dos fases
de estudio, a partir de la aplicación de una encuesta de
25 preguntas básicas. Para su desarrollo, se estable-
cieron las diferencias entre los resultados globales de
las dos fases. La primera contempló solo las respues-
tas Sí/No y en la segunda se realizó una verificación
de la información. Las preguntas fueron tomadas y
adaptadas del proyecto Red de Indicadores de Sos-
tenibilidad Universitaria (RISU), titulado “Definición
de indicadores para la evaluación de las políticas de
sustentabilidad en universidades latinoamericanas”,
el cual buscaba definir un marco de análisis para la
evaluación de las políticas de sostenibilidad en las
universidades de la región (Benayas et al., 2014).
Al finalizar el análisis de los resultados, a partir
de preguntas cerradas dicotómicas (SÍ o NO), la in-
vestigación dio cuenta de un alto nivel de compro-
miso institucional de las universidades colombianas
(Sáenz et al., 2017). Sin embargo, en una segunda fase
se corroboraron los resultados obtenidos, analizando
la información adicional aportada por cada universi-
dad, a partir de tres criterios de verificación: amplia-
ción de la información, aprobación oficial y divulgación
en sus páginas web, donde se demuestra una varia-
ción importante de los resultados iniciales.
Marco conceptual
Los sistemas ambientales universitarios: una
estrategia integral para incorporar los temas
de ambiente y sustentabilidad
Abordar la inclusión de los temas de ambiente
y sustentabilidad en las universidades requiere de
una perspectiva sistémica, para lo cual es necesario
adentrarnos en todos y cada uno de los procesos,
funciones, políticas y objetivos de la educación su-
perior, en la búsqueda de la coherencia académica
163
Compromiso de las universidades colombianas con la sustentabilidad
Ángela María Plata Rangel, María Teresa Holguín Aguirre, Orlando Sáenz Zapata, William Manuel Mora Penagos, María Mercedes Callejas Restrepo
y administrativa, a fin de comprometerse con una
educación integral donde se impulse el trabajo in-
terdisciplinario, transdisciplinario y transversal a
los programas académicos y a los procesos de la
gestión educativa.
La institucionalización del compromiso con la
sustentabilidad en las instituciones de educación
superior (IES) constituye un llamado a la responsa-
bilidad social universitaria, en cuanto estas deben
formar profesionales que prioricen la conservación
del ambiente, la calidad de vida, la equidad social,
entre otros. Como lo señalan González et al.:
La cultura de la sustentabilidad requiere, en
definitiva, un cambio de modelo que permee a
todos los estamentos de la comunidad univer-
sitaria y modifique substancialmente su forma
de ser y de estar en ella, desde las esferas aca-
démica y profesional, ligadas a sus roles como
docentes, investigadores, estudiantes o perso-
nal de gestión, incluso en los ámbitos deporti-
vo, artístico, recreativo, de promoción cultural
y de reflexión crítica y política, hasta la esfera
personal y social, ligada a sus roles como ciu-
dadanos. (2015, p. 87)
En lo que respecta a la perspectiva de sistemas
y, en particular, a los sistemas sociales, Niklas Luh-
mann (1990) los identifica como complejos, auto-
poiéticos, con propiedades emergentes, respecto de
los cuales siempre se debe identificar su composi-
ción, su estructura, sus mecanismos y su entorno.
Se puede afirmar entonces que las IES son sis-
temas sociales complejos, como también los cam-
pos del saber que estas abordan, entre ellos el am-
biental. Por lo tanto, es posible hablar de Sistemas
Ambientales Institucionales (SAI) que se organizan
como un macrosistema y guardan relaciones con
otros sistemas del contexto universitario.
Como estrategia para abordar los temas de
ambiente y sustentabilidad en las Universidades,
los SAI buscan la cohesión e integración de las fun-
ciones sustantivas de la universidad con la gestión
administrativa, con el fin de formar profesionales
integrales que respondan a las necesidades del con-
texto, con competencias para el análisis y la bús-
queda de soluciones frente a las problemáticas so-
cioambientales.
El SAI no solo se relaciona internamente con
otros sistemas de la misma universidad, sino que
externamente guarda relaciones con otros sistemas
de mayor jerarquía, como el Sistema Nacional Am-
biental (SINA) y las redes universitarias como la Red
Ambiental de Universidades Sostenibles y la Red Co-
lombiana de Formación Ambiental. La Red RISU para
Latinoamérica, o la Global Universities Partnership
on Environment for Sustainability (gupes o Alianza
Mundial de Universidades por el Ambiente y la Sus-
tentabilidad) (Mora, 2015).
La formación, en el contexto de la IES, debe
propender por el desarrollo humano sustentable, a
partir de procesos de análisis crítico enfocados en
la generación de una cultura ciudadana que vin-
cule aspectos conceptuales, técnicos, investigativos
y participativos. Asimismo, dicha formación debe
guardar coherencia con los diversos escenarios de
la acción universitaria: docencia, investigación, ex-
tensión y proyección social, gestión administrativa,
reflejando así una conexión entre el discurso y la
práctica educativa.
Por otra parte, Holguín resalta que:
Una gestión educativa en temas de ambiente
y sustentabilidad, concebida de manera sisté-
mica, permite reconocer la sinergia que se debe
dar permanentemente entre la academia y la
administración, así como el papel desde cada
uno de los roles laborales y perfiles profesio-
nales, en la comprensión de los problemas am-
bientales. (2017, p. 43)
La inclusión de los temas de ambiente y sus-
tentabilidad en la educación superior debe propi-
ciar el desarrollo de conocimientos y habilidades
164
ISSN 0123-1294 | e-ISSN 2027-5358 | Educ.Educ. Vol. 23. No. 2 | Mayo-julio de 2020 | pp. 159-178
para que los profesionales establezcan relaciones
sustentables con su entorno; además, como lo seña-
la Holguín, se requiere
… de la participación de diversos saberes, puntos
de vista y perspectivas, lo cual implica un traba-
jo de permanente de diálogo, análisis y síntesis,
entre las diferentes facultades, los programas
académicos, la administración, los directivos, los
docentes, los estudiantes, los administrativos, el
personal de servicios generales, la comunidad
educativa en general, e, incluso, los vecinos, los
proveedores, contratistas y todos aquellos que
prestan servicios de diferente índole. (2017, p. 43)
Por su parte, la Política Nacional de Educación
Ambiental (PNEA) señala que es necesario la inclu-
sión de la dimensión ambiental en el currículo de la
educación superior, tanto en los programas de for-
mación inicial y de especialización de profesionales,
como en el desarrollo de proyectos de investigación
y en el servicio social (Ministerio de Educación Na-
cional y Ministerio de Ambiente de Colombia, 2002).
A mediados de la década del 2000, se empezó
a hablar en Colombia de los Proyectos Ambientales
Universitarios (praus). Algunas instituciones los en-
tendieron como una estrategia para la inclusión de
la dimensión ambiental en el currículo y otras como
una herramienta equivalente a los Proyectos Ambien-
tales Escolares (praes) que se tienen en los niveles de la
educación primaria y secundaria. Sin embargo, no se
logró su apropiación por parte de las universidades.
El presente estudio retoma la propuesta de Sis-
temas Ambientales Universitarios (SAU) formulada
colectivamente en un proyecto desarrollado por el
convenio de cooperación entre la Secretaría Distri-
tal de Ambiente de Bogotá y la Universidad Piloto
de Colombia, durante los años 2007 y 2008, titulado
“Convenio de cooperación número 035-07 para desa-
rrollar estrategias de investigación y gestión para la
inclusión y dinamización de la dimensión ambiental
en la Educación Superior en la ciudad de Bogotá” (Ro-
mán, 2016).
Este trabajo dio paso a un libro titulado Siste-
ma Ambiental Universitario. Modelo integrado para
la inclusión de la dimensión ambiental y urbana en la
educación superior, en el cual se define el Sistema
Ambiental Universitario como un “conjunto de li-
neamientos, normas, orientaciones, planes, progra-
mas proyectos, actividades, metas e indicadores, así
como recursos (humanos, técnicos y financieros) y
responsables que orientan, regulan e interactúan
en la planeación y gestión de la Universidad” (Ro-
mán, 2016).
El Equipo UAS, por su parte, habla de Sistemas
Ambientales Institucionales, para ampliar su cober-
tura a todas las IES, y lo define como
… el nivel más complejo de organización al cual
una IES debe llegar en los temas de ambiente y
sustentabilidad, donde la responsabilidad socio-
ambiental es el contexto que mueve el
desarro-
llo de todos los proyectos y acciones que deben
emprender las IES para fortalecer la formación
integral de los ciudadanos y reducir los impac-
tos que puedan generar sobre el ambiente y la
sociedad. (Universidad Libre, 2016)
La responsabilidad socioambiental es el eje y el
marco general para la inclusión de los temas de am-
biente y sustentabilidad en las IES. Parte de un con-
cepto general de responsabilidad social, adaptado a
las funciones y procesos de la universidad, según el
cual se “busca responder de forma transparente y
congruente a los intereses de las partes interesadas
minimizando los impactos negativos y maximizan-
do los positivos” (Vallaeys et al., 2009). Basados en
lo anterior, el Equipo UAS establece los ámbitos para
agrupar discursos y prácticas de ambiente y susten-
tabilidad desde una mirada sistémica. Estos son:
1.
gobierno y participación: Hace referencia a la for-
ma en que una IES se organiza para la toma
de decisiones frente a los temas relacionados
con ambiente y sustentabilidad, lo cual debe
reflejar la institucionalización del compro
mi-
165
Compromiso de las universidades colombianas con la sustentabilidad
Ángela María Plata Rangel, María Teresa Holguín Aguirre, Orlando Sáenz Zapata, William Manuel Mora Penagos, María Mercedes Callejas Restrepo
so ambiental, consolidado, por ejemplo, en
una política ambiental, una oficina respon-
sable de la “ambientalización” administrativa
y curricular, un presupuesto exclusivo, entre
otros requerimientos.
2. Docencia y formación ambiental: Implica acciones
concretas para que las IES incorporen en sus
procesos de formación y docencia el compo-
nente de sustentabilidad ambiental. Hace re-
ferencia a procesos pedagógicos y didácticos
en los que el diseño de los currículos, planes de
estudio y syllabus está orientado al desarrollo
de competencias ambientales (Mora, 2015).
3. investigación ambiental: La Política Nacional de In-
vestigación Ambiental (Ministerio de Ambien-
te y Desarrollo Sostenible, Departamento Na-
cional de Planeación y Colciencias, 2001, p. 6) la
define como “aquella que se ocupa del estudio
del entorno físico-biótico, de su relación con
la estructura sociocultural, y de las dinámicas
que tal relación conlleva”.
4. extensión o proyección socioambiental: En la interac-
ción e integración con el entorno, las IES iden-
tifican diversos problemas ambientales que la
sociedad demanda, entre ellos, los relaciona-
dos con el ambiente, y a partir de ahí los articu-
la en la búsqueda de una solución a través de
la integración de la docencia y la investigación.
5.
gestión ambiental: Es un eje central en los pro-
cesos formativos de la institución, a través
del cual se debe enseñar con el ejemplo, a
partir de la intervención del contexto biofí-
sico, desarrollando un conjunto de procesos
enfocados a mitigar los impactos de las acti-
vidades de la institución. Para el presente es-
tudio, se indagaron aspectos relacionados con
la gestión propia del campus, por ejemplo:
gestión de residuos, uso eficiente de recursos,
movilidad sostenible, consumo responsable,
entre otros.
Herramientas de medición de la
sustentabilidad aplicadas a las universidades
La evaluación de la contribución de la educa-
ción superior a la sustentabilidad es llevada a cabo a
través de diferentes herramientas. Con frecuencia se
utiliza el envío de un cuestionario en línea y también
se realiza la presentación de reportes de sustentabi-
lidad o la participación en rankings. En relación con
el Global Reporting Initiative (GRI, 2015), a pesar de
que no exige un proceso independiente de verifica-
ción, sí se alienta a tenerlo en cuenta, pues afirma
que esta iniciativa puede proporcionar tanto a los
lectores del informe como a los gerentes internos
una mayor confianza en la calidad de los datos de
desempeño de la sustentabilidad, lo que hace más
probable que se los utilice en la toma de decisiones.
En el ámbito de la educación superior, Fonse-
ca et al. (2011) verificaron los informes de sostenibi-
lidad publicados por 25 universidades de Canadá y
encontraron que ellos tienen un valor limitado y son
potencialmente engañosos como una herramienta
para informar decisiones orientadas a la sostenibili-
dad. Por lo tanto, el proceso de verificación evidenció
que la información publicada por las universidades
no estaba cumpliendo con lo esperado.
Por su parte, en Perú, Cárdenas (2014) indagó
sobre la incorporación de la perspectiva ambiental
en 37 universidades. El proceso consistió en la apli-
cación de un cuestionario enviado a las IES. Posterior
a la recepción de las respuestas, procedieron a la ve-
rificación de los documentos e información aporta-
da en tres formas: análisis y confrontación de las evi-
dencias que adjuntaban, revisión de sitios web y, en
algunos casos, consultas directas a los responsables.
En un estudio realizado en España por CRUE
(2010) se evaluaron las políticas universitarias de
sostenibilidad en 31 universidades españolas. Para
ello se envió un cuestionario virtual y posteriormen-
te se realizaron entrevistas presenciales. El proceso
de verificación estuvo enfocado en la indagación de
la comprensión de las preguntas del cuestionario
166
ISSN 0123-1294 | e-ISSN 2027-5358 | Educ.Educ. Vol. 23. No. 2 | Mayo-julio de 2020 | pp. 159-178
por parte de la persona que lo había diligenciado. El
proceso permitió cambiar las respuestas, al mejorar
la comprensión de la pregunta.
Por otra parte, el Greening Universities Toolkit
concibe estrategias básicas necesarias para que las
universidades puedan transformarse en institucio-
nes verdes, con capacidad para abordar el cambio
climático, aumentar la eficiencia de los recursos,
mejorar la gestión de los ecosistemas y minimizar
los residuos y la contaminación, centrándose en la
planificación, diseño, desarrollo y gestión sosteni-
ble de los campus (UNEP, 2013). Adicionalmente se
encuentra el Green Metric Ranking, el cual es una
iniciativa de Universitas Indonesia (2015), cuyo resul-
tados están basados en una puntuación numérica
que permite realizar una clasificación a partir del
compromiso ambiental de las universidades.
Metodología
La investigación planteada en este artículo
tiene un alcance de tipo exploratorio, en cuanto se
busca identificar aspectos de la institucionalización
de la sustentabilidad en un grupo de universidades
colombianas, un tema poco estudiado en el país. De
acuerdo con Hernández, este tipo de estudios sirve
para familiarizarse “con fenómenos relativamente
desconocidos, obtener información sobre la posibili-
dad de llevar a cabo una investigación más comple-
ta respecto de un contexto particular” (2014, p. 91).
Diseño de la herramienta y aplicación del
cuestionario
La herramienta se diseñó con las 114 preguntas
propuestas en el proyecto de la Red de Indicadores
de Sostenibilidad Universitaria (RISU), las cuales
fueron convalidadas con el esfuerzo colectivo de un
grupo importante de universidades latinoamerica-
nas pertenecientes a la Alianza de Redes Iberoame-
ricanas de Universidades por la Sustentabilidad y el
Ambiente (ariusa) (Benayas et al., 2014). Para el pre-
sente estudio, se eligieron 25 de las 114, que se iden-
tificaron como “básicas” para la identificación de
aspectos de ambiente y sustentabilidad en las IES.
Por su parte, el proyecto RISU dividió el cues-
tionario en 11 temáticas: 1) Política de sostenibilidad;
2) Sensibilización y participación; 3) Responsabili-
dad socioambiental; 4) Docencia; 5) Investigación y
transferencia; 6) Urbanismo y biodiversidad; 7) Ener-
gía; 8) Agua; 9) Movilidad; 10) Residuos, y 11) Contra-
tación responsable. Para el presente estudio, se de-
cidió simplificar el número de temáticas, pues se
consideró que a partir de la dimensión 6 de RISU,
correspondiente a “Urbanismo y biodiversidad” y
hasta la 11, “Contratación responsable”, se podrían
agrupar bajo un solo ámbito, designado como “Ges-
tión y ordenamiento ambiental del campus”.
A partir de dicho análisis, y a través de una
amplia revisión de estudios a nivel internacional, se
definieron los siguientes cinco “ámbitos” de acción
institucional: 1) gobierno y participación; 2) docencia
y formación; 3) investigación y tecnología; 4) exten-
sión o proyección; 5) gestión y ordenamiento.
Selección de las preguntas
Con el fin de obtener información básica y pri-
mordial de las universidades colombianas, a partir
de la revisión de un grupo de seis expertos1, se tomó
la decisión de elegir cinco preguntas para cada uno
de los cinco ámbitos, con un total de 25 que dio lugar
a una nueva encuesta, que se considera básica para
la evaluación del compromiso con la sustentabili-
dad de las IES.
El instrumento estuvo conformado por pregun-
tas cerradas, con un espacio para la ampliación de la
información, como también para reportar información
1 La mayoría de sus integrantes llevan más de una década
trabajando con las universidades promoviendo la incor-
poración de los temas de ambiente y sustentabilidad y, de
acuerdo con su experiencia, consideran en su conjunto han
alcanzado un nivel medio en el cumplimiento de los indica-
dores utilizados en la encuesta.
167
Compromiso de las universidades colombianas con la sustentabilidad
Ángela María Plata Rangel, María Teresa Holguín Aguirre, Orlando Sáenz Zapata, William Manuel Mora Penagos, María Mercedes Callejas Restrepo
publicada en la web institucional u otro medio
dispo-
nible para el público. El envío del instrumento se rea-
lizó a través de Google Formularios, invitando a las IES
a diligenciarlo con información de carácter institu-
cional. La encuesta fue respaldada por la Asociación
Colombiana de Universidades (ascun), como también
por la Red Ambiental de Universidades Sostenibles
(RAUS) y la Red Colombiana de Formación Ambiental
(RCFA), dos organizaciones que han venido acompa-
ñando los procesos de institucionalización del com-
promiso ambiental de la IES colombianas.
Escala de análisis
Para el análisis se estableció una escala de or-
den para cada uno de los ámbitos, como también
para el total de las respuestas. Para cada ámbito se
determinaron diferentes niveles de acuerdo con la
respuesta proporcionada. Para este análisis no solo
se tuvo en cuenta si la respuesta era positiva o ne-
gativa, sino que adicionalmente se analizó: 1) si la
ampliación de la información era pertinente; 2) si
la información está institucionalizada a partir de
un documento formal tipo resolución o acuerdo, y,
adicionalmente, 3) si se hace divulgación de estos a
través de las páginas web de la universidad. La pun-
tuación proporcionada a cada pregunta se explica
a continuación:
1. Si la respuesta es negativa, puntuación: 0.
2. Si la respuesta es positiva, puntuación: 1.
3. Si se incluye una ampliación pertinente de la
información, puntuación: 2.
4. Cita documento institucional relacionado con
aprobación oficial, puntuación: 3.
5. Divulga a través de su página web la informa-
ción relacionada, puntuación: 4.
De esta manera, la puntuación máxima por pre-
gunta es de 4, para un total de 20 puntos por ámbito.
A partir de la puntuación proporcionada, se estable-
ció la siguiente escala de orden para cada ámbito:
0-4 puntos: nivel muy bajo.
4,1-8 puntos: nivel bajo.
8,1-12 puntos: nivel medio.
12,1-16 puntos: nivel alto.
16,1-20 puntos: nivel muy alto.
A partir de la calificación para cada uno de los
ámbitos, se estableció también una escala para el
análisis del total de las 25 preguntas por universi-
dad, la cual variaba entre 0 y 100. La mayor puntua-
ción posible (100) se da a partir de la multiplicación
de los 5 ámbitos, por la mayor puntuación en cada
uno de ellos, la cual era de 20. La escala general usa-
da se muestra a continuación:
0-20,9 %: muy bajo
21-40,9 %: bajo
41-60,9 %: medio
61-80,9 %: alto
81-100 %: muy alto
Para el análisis de cada uno de los cuestiona-
rios diligenciados, se socializó la metodología esta-
blecida con un grupo de seis expertos de cinco IES,
realizando varios ejercicios de manera conjunta
para unificar criterios y proponer un protocolo de
análisis estandarizado. Posteriormente, cada uno
proporcionó el puntaje por pregunta, de acuerdo
con el mecanismo establecido. Después de esto, se
tomó una muestra al azar de 20 universidades, para
asegurarse de la uniformidad en la puntuación pro-
porcionada por los seis expertos.
Establecimiento de la muestra
El Ministerio de Educación Nacional afirma que
en 2014 el país contaba con un total 288 institucio-
nes de educación superior, de las cuales solo 82 eran
universidades. Dadas las condiciones de las universi-
dades colombianas, en cuanto a la institucionaliza-
168
ISSN 0123-1294 | e-ISSN 2027-5358 | Educ.Educ. Vol. 23. No. 2 | Mayo-julio de 2020 | pp. 159-178
ción del compromiso con la sustentabilidad, se esta-
blece un muestreo por conveniencia, una técnica no
probabilística donde los sujetos son seleccionados
por su accesibilidad para el investigador. Es decir, la
encuesta fue diligenciada por las universidades que
voluntariamente quisieron considerar su aporte. La
encuesta fue respondida por 36 IES de diferentes re-
giones del país, reconocidas oficialmente como uni-
versidades, que corresponden al 43,9 % del total (82)
y suministran una información significativa sobre la
situación actual del proceso estudiado.
Verificación y análisis del resultado
Para la sistematización de la información se
utilizó el método de tabulación automatizado, me-
diante el cual, con el apoyo de equipos electrónicos
“se hace una concentración más rápida de resulta-
dos a través de la tabulación y clasificación de infor-
mación. Los resultados se presentan así en forma
más confiable, con mayor profundidad y en un me-
nor tiempo” (Muñoz, 2011, p. 121). Este fue el caso de la
utilización de Google Formularios, una herramienta
que permite realizar la recopilación de forma auto-
mática y ordenada. Por otra parte, se utilizaron crite-
rios de estadística descriptiva donde se interpretan
los datos y se los presenta en gráficas, cuadros y re-
súmenes. Para las universidades que respondieron
la encuesta, se realizó análisis de frecuencias, iden-
tificando la media para el puntaje total de las IES
y para cada uno de los cinco ámbitos, teniendo en
cuenta puntajes mínimos y máximos.
Resultados
La Figura 1 presenta los puntajes generales ob-
tenidos por cada una de las 36 universidades, en or-
den ascendente. Como se puede apreciar, el menor
puntaje obtenido fue de 13 y el máximo de 81, con un
rango de 68 puntos, lo que muestra una importante
dispersión de los datos. El promedio general fue de 41
puntos, que es el puntaje mínimo de la categoría que
se calificó como nivel medio, y se estableció que 21 de
36 universidades están en el nivel bajo y muy bajo.
De acuerdo con la Figura 1, se puede colegir el
nivel en el que se encuentran las 36 universidades.
Casi la mitad de ellas se ubican en el nivel bajo, con
puntajes entre 21 y 40, y 9 alcanzan el nivel medio,
al obtener entre 41 y 60 puntos; 5 presentan un ni-
vel alto y solo 1 obtiene un nivel muy alto, mientras
que 4 universidades tienen un nivel muy bajo. Los
resultados de la encuesta coinciden entonces con el
supuesto inicial: que el nivel de institucionalización
del compromiso con el ambiente y la sustentabili-
dad en las IES en Colombia es incipiente.
Comparado con un estudio exploratorio pre-
vio, de los mismos proponentes de este documento
(Sáenz et al., 2017) sin realizar verificación, se encon-
tró que los datos están desplazados del orden en las
categorías, de modo que los que en el estudio ante-
rior aparecían como altos pasan a estar en el nivel
medio y algunos de los que estaban en nivel medio
pasan al bajo, cuando a las respuestas positivas se
les aplican los criterios verificación.
Otro aspecto que interesa conocer es el avance
de la institucionalización del compromiso en cada
uno de los 5 ámbitos definidos, para agrupar los 25
indicadores básicos. Los resultados que agrupan los
5 ámbitos se presentan en la Figura 2.
Para cada uno de los 5 ámbitos de acción se
seleccionaron 5 preguntas básicas, a las cuales se
les asignó un puntaje máximo de 4, si cumplían
con todos los criterios de verificación. Consecuen-
temente, el puntaje más alto posible en cada ám-
bito fue de 20. En la Figura 2 se aprecia que, de los 5
ámbitos de acción universitaria para la institucio-
nalización de la universidad, 4 se encuentran entre
7 y 8, es decir, en el rango de bajo, y solo 1 ámbito,
el de docencia y formación ambiental, está en el
rango medio entre 9 y 12. Este resultado también
es coherente con el supuesto de partida, donde
se afirma que en las universidades existe una in-
cipiente ambientalización, por lo cual se esperaba
que el promedio de las universidades se ubicara en
la categoría de bajo.
169
Compromiso de las universidades colombianas con la sustentabilidad
Ángela María Plata Rangel, María Teresa Holguín Aguirre, Orlando Sáenz Zapata, William Manuel Mora Penagos, María Mercedes Callejas Restrepo
Figura 1. Puntaje general para cada universidad
Figura 2. Puntajes promedio en los 5 ámbitos de acción universitaria en Colombia, 2014
Fuente: Elaboración propia.
Fuente: Elaboración propia.
170
ISSN 0123-1294 | e-ISSN 2027-5358 | Educ.Educ. Vol. 23. No. 2 | Mayo-julio de 2020 | pp. 159-178
De igual manera, es coherente el orden en que
se presentan en la Figura 2 los niveles de institu-
cionalización del compromiso con el ambiente y la
sustentabilidad por ámbito. Este orden correspon-
de en gran medida al conocimiento que se tiene del
proceso histórico de incorporación de la dimensión
ambiental en los diferentes ámbitos de acción de las
IES. En general, este comenzó en Colombia desde fi-
nales de la década del setenta y desde un principio el
mayor énfasis se hizo en la creación de nuevos pro-
gramas ambientales y en la incorporación de temas
afines en todos los programas de formación profe-
sional. Por lo tanto, no sorprende que el ámbito de
acción con mayor puntaje (de 10,5) sea el de docencia
y formación. Un buen número de universidades co-
lombianas tienen programas de pregrado y posgra-
do especializados en temas de ambiente y susten-
tabilidad y algunos avanzan en la incorporación de
estos temas en los demás programas.
El segundo ámbito de acción con mayor punta-
je es el de investigación, con un valor de 8,9. Este es
también un resultado que coincide con lo esperado a
partir del conocimiento que se tiene del proceso his-
tórico, pues desde la década del noventa la investiga-
ción ambiental es el otro campo de acción que más
se ha promovido en las instituciones de educación
superior, por parte de las agencias gubernamentales
de ciencia, tecnología y educación en Colombia, y a
partir de 2001 los aspectos ambientales hacen parte
de los compromisos éticos en todo proyecto de inves-
tigación presentado ante Colciencias y soportado en
la política nacional de investigación ambiental.
De acuerdo con el conocimiento previo, se es-
peraba que el tercer puntaje correspondiera al ám-
bito de extensión o proyección social. Las mismas
agencias estatales han promovido también el tra-
bajo de las universidades sobre problemáticas am-
bientales y de sustentabilidad en relación directa
con las comunidades, las empresas y los gobiernos
locales. Sin embargo, este ámbito de acción aparece
en el cuarto lugar con puntaje de 7,1, por razones que
se analizarán más adelante.
La misma situación se refleja en el ámbito de
gestión y ordenamiento ambiental con puntaje de 7,1,
en el cual se esperaría también que hubiese mayor
avance; sin embargo, existen aún grandes retos para
continuar avanzando en la gestión ambiental y ga-
rantizando un desarrollo más armónico del campus.
Por encima de lo esperado, el ámbito de go-
bierno y participación aparece como el tercero, con
puntaje de 7,6. Este resultado puede reflejar el énfa-
sis que se viene haciendo en los últimos años sobre
institucionalización del compromiso con la susten-
tabilidad, a través de la formulación de política am-
biental universitaria, la formalización de la acción
por el ambiente y la sustentabilidad a través de pla-
nes y programas y la participación de la comunidad
universitaria.
Por otra parte, el análisis comparativo por ám-
bito entre Fase I y Fase II es muy importante, cuan-
do se analiza el comportamiento de los datos sin
verificación y con verificación. Como se explicó en
la metodología, un primer momento del análisis se
basó en las respuestas obtenidas en cada pregunta
a partir de los descriptores “SÍ” o “NO”, pero en la se-
gunda fase se hizo lectura de los datos aportados en
el descriptor “Ampliación de la información” y “Pági-
na web relacionada”. En la ampliación se analizaba
además la pertinencia de la información y si respon-
día a información soportada por documentos oficia-
les de orden institucional.
En la Figura 3 se puede observar la variación de
los datos, los cuales van en descenso del desempeño
ambiental con verificación y sin verificación. Uno de
los aspectos analizados para que se presente este
fenómeno es, por ejemplo, el desarrollo de acciones
aisladas con deficientes procesos de sistematización
y documentación de sus avances. En ocasiones se
cuenta con la información, pero no se potencian los
medios de divulgación, pues se afirma que, al ser in-
formación institucional, no es susceptible de divul-
gación. Otro aspecto no menos importante es que
en algunos casos la encuesta fue contestada por
171
Compromiso de las universidades colombianas con la sustentabilidad
Ángela María Plata Rangel, María Teresa Holguín Aguirre, Orlando Sáenz Zapata, William Manuel Mora Penagos, María Mercedes Callejas Restrepo
una sola persona y no por un equipo, como pedían
las instrucciones, lo cual refleja ausencia de infor-
mación que debe ser compilada con actores tanto
académicos como administrativos.
Profundizando un poco más sobre la amplia-
ción de la información aportada, se han identificado
algunas tendencias de las Universidades. Por ejem-
plo, en el “Ámbito participación y política ambiental”,
de las 36 Universidades que respondieron la encues-
ta solo 8 dicen no tener una política ambiental; sin
embargo 3 señalan que se encuentran en el proceso
de aprobarla. Dentro de las 28 que responden que sí
tienen política, solamente hay 4 que están en proce-
so de formalización, lo que permite evidenciar que
existe un avance progresivo en la formalización de su
política ambiental en las universidades colombianas.
Una afirmación recurrente en esta pregunta es
el hecho de que 6 universidades, a pesar de indicar
que no tienen una política exclusiva de ambiente,
indican que sí tienen integrado el tema a través del
PEI, la misión y visión de la Universidad; adicional-
mente, en algunos casos lo ambiental aparece den-
tro de otras políticas, como pueden ser las de calidad
o seguridad y salud en el trabajo.
Adicionalmente, aunque no es el factor dominan-
te, 7 universidades en su ampliación de la información
afirman tener una resolución o documento formal a
través del cual se institucionaliza la política ambien-
tal. Sin embargo, al momento de la aplicación de la
encuesta no tenían dicho documento de respaldo.
En este mismo ámbito, respecto de la pregun-
ta 3: “La organización de la acción por el ambiente
y la sustentabilidad en su universidad corresponde:
a) un conjunto de acciones o agenda,b) un Plan de
Acción Ambiental y c) un Sistema Ambiental Institu-
cional”–, hubo una pequeña excepción a la regla de
Figura 3. Análisis por ámbitos comparando Fases 1 y 2
Fuente: Elaboración propia.
172
ISSN 0123-1294 | e-ISSN 2027-5358 | Educ.Educ. Vol. 23. No. 2 | Mayo-julio de 2020 | pp. 159-178
evaluación, pues, como se puede observar, había op-
ciones adicionales a la respuesta SÍ o NO (Sáenz et al.,
2017). Entonces, dada la importancia de la pregunta
para analizar la “institucionalización del compromi-
so con la sustentabilidad”, se dio prioridad a las res-
puestas b) o c), ya que daban cuenta de un nivel de
organización más complejo de las acciones. De este
modo dichas opciones proporcionaban una mayor
puntuación que tener un conjunto de acciones.
Los resultados de la Fase 1 demuestran que,
de las 36 universidades, 25 señalaron que su ac-
ción por la sustentabilidad se debía a un Sistema
Ambiental Institucional o un Plan de Acción Am-
biental, y 11 universidades indicaron que solamen-
te tenían un conjunto de acciones ambientales o
agenda. En el proceso de verificación en la Fase 2, se
determinó que, entre las 25 universidades mencio-
nadas arriba, 17 indican tener un Sistema Ambien-
tal Institucional y 8 un Plan de Acción Ambiental, lo
cual muestra que las universidades reconocen di-
ferencias en la concepción del Sistema Ambiental y
del Plan de Acción.
A diferencia de lo que se esperaba, se deter-
minó que, de las 17 IES que decían tener SAI, solo 3
demostraron tener un nivel alto de institucionaliza-
ción del compromiso con la sustentabilidad y 5 un
nivel medio. Las 7 restantes instituciones obtuvieron
un nivel bajo y 2 muy bajo, lo que lleva a concluir que
es necesario reconceptualizar con las universidades
la categoría de SAI, dado el interés que representa
para la investigación el hecho de trascender desde
allí hacia estadios más altos de su compromiso.
Al analizar la relación de la pregunta 1 (exis-
tencia de una política ambiental universitaria) y la 3
(la organización de la acción por la sustentabilidad)
respecto al desempeño final de las Universidades, se
pueden identificar varios hallazgos (Figura 4).
Figura 4. Relación de la organización de la acción por la sustentabilidad y existencia de una política
ambiental institucional
Fuente: Elaboración propia.
173
Compromiso de las universidades colombianas con la sustentabilidad
Ángela María Plata Rangel, María Teresa Holguín Aguirre, Orlando Sáenz Zapata, William Manuel Mora Penagos, María Mercedes Callejas Restrepo
En la Figura 4 se puede observar que un grupo
de 7 universidades obtuvo bajo y 2 muy bajo en la
valoración, aun a pesar de haber indicado la existen-
cia de un sistema ambiental institucional y una po-
lítica ambiental universitaria. Solo una universidad
se ubicó en nivel muy alto; esta institución indica
tener política ambiental, pero estar trabajando solo
un conjunto de acciones o agenda, que sumadas
pueden dar cuenta de un proceso sistemático que
cuenta con evidencias.
Por el contrario, 9 de las universidades con
puntajes más bajos señalaron tener sistema, pero
no política ambiental. Este hallazgo es importante,
porque parece demostrar que, entre más avances
demuestra una universidad en el proceso, más con-
ciencia tienen sus gestores sobre la perspectiva sis-
témica, razón por la cual se es más discreto en su de-
nominación, y que, entre menos avances, su forma
de denominar el proceso indica desconocimiento de
la categoría sistema ambiental por parte de quienes
contestaron el instrumento.
Para el análisis del ámbito de “Docencia y for-
mación ambiental”, según la forma de ponderación
de la información, que propone la Tabla 2, entre 0 y
4, se puede decir que en promedio las 5 preguntas
de este ámbito se encuentran en un estado inter-
medio, donde hay respuestas positivas que incluyen
ampliación de la información, pero en su mayoría
no se presentan canales de verificación oficial (Fi-
gura 5). Las preguntas donde más se evidencia la ve-
rificación son la 9 y la 10, las cuales adicionalmente
son las de mayor puntuación, pues, cuando las IES
cuentan con programas formales como pregrados y
posgrados, siempre se encuentran sus documentos
en las páginas web de las instituciones. Es evidente
entonces el crecimiento de programas de forma-
ción en temas ambientales, lo cual no solo sucede
en Colombia. En Inglaterra, por ejemplo, desde la
década
del setenta ya se ofrecían grados académi-
cos en Ciencias Ambientales y, posteriormente, en
1987, 15 universidades inglesas ya contaban con di-
chos programas (Leal-Filho, 1999).
En la Figura 5 se observa que solo 15 de 36 uni-
versidades, es decir, el 41,6 %, están por debajo de 9
puntos y se ubican en bajo o muy bajo; 10 de 36 uni-
versidades (27,8 %) se encuentran en el nivel medio;
y 11 de 36 universidades (30,6 %) alcanzan a estar en-
tre alto y muy alto.
El ámbito de “Investigación ambiental”, como
se señaló anteriormente, es el segundo en el desem-
peño de las universidades, con un promedio de 8,9,
lo que lo deja en un nivel medio. Así, por ejemplo, las
ideas más recurrentes cuando se pregunta por la in-
vestigación dentro del campus de las IES son: se rea-
liza a través de semilleros y trabajos de aula, a través
de trabajos de grado; se aplica a planes de manejo
ambiental o programas dentro del SGA, o se hace
a través de proyectos de investigación propiamen-
te dichos. Sin embrago, dentro de las universidades
que afirmaron tener estrategias para incentivar el
uso del campus de la universidad en la realización
de investigaciones sobre temas ambientales, se en-
contró que la idea más recurrente, con un total de 6
universidades, era la investigación aplicada a planes
de manejo ambiental o programas dentro del siste-
ma de gestión ambiental.
A pesar de que este ámbito ocupó el segundo
lugar, tal como lo afirman Kanashiro et al. (2010),
es necesario tener en cuenta que, en términos ge-
nerales, hay aún carencia de conocimientos y prác-
ticas en gestión ambiental que ayuden a enfrentar
la crisis socioambiental. Dichos conocimientos solo
serán eficientemente generados por medio de estu-
dios, investigaciones y capacitación de profesores,
investigadores y profesionales, formados de forma
multidisciplinaria e interdisciplinaria.
Respecto al ámbito de “Extensión y proyección
socioambiental”, el promedio de las 36 universida-
des fue de 7,1. En relación con la existencia de pro-
gramas permanentes de vinculación con el sector
empresarial del entorno en materia de ambiente
o sustentabilidad, 22 universidades responden que
SÍ, de las cuales 8 no amplían la información y solo
174
ISSN 0123-1294 | e-ISSN 2027-5358 | Educ.Educ. Vol. 23. No. 2 | Mayo-julio de 2020 | pp. 159-178
7 muestran el sitio web. Las 14 restantes responden
que NO tienen estos programas. Al ampliar la infor-
mación, se refieren a prácticas empresariales o so-
ciales de los estudiantes, convenios con empresas y
exigencia a los proveedores de la universidad.
Algo semejante sucede con los programas
permanentes de intervención para contribuir a la
solución de problemas ambientales o de susten-
tabilidad en comunidades, donde 13 universidades
responden NO tener estos programas y 23 respon-
den que SÍ cuentan con ellos. Entre las acciones se-
ñaladas están las capacitaciones a las comunidades
en temas ambientales, programa de paz y compe-
titividad, prácticas sociales y empresariales, proyec-
tos de recuperación y acciones de consultoría. Por
otra parte, de las 36 universidades, 32 responden
afirmativamente acerca de la participación en re-
des. De estas, 11 no amplían información y, de las 21
restantes, 9 pertenecen a RCFA y 5 a RAUS. Las de-
más indican que pertenecen a otras redes, varias de
ellas internacionales.
En el ámbito de “Gestión y ordenamiento am-
biental”, el promedio de las 36 universidades fue de
7,1, es decir, de bajo desempeño; por tanto, este será
uno de los ámbitos en los que deberán avanzar con
mayor compromiso las universidades colombianas.
Como para este ámbito el promedio obtenido por
cada pregunta oscila entre 1 y 1,9, y de acuerdo con
las escalas establecidas, se puede concluir que las
universidades en general desarrollan actividades de
gestión ambiental que no incluyen un proceso de se-
guimiento. Sin embargo, las universidades destacan
algunas acciones que se presentan a continuación.
En lo relacionado con la existencia de un plan
específico, eje estratégico o línea de acción que inclu-
ya aspectos de ahorro en agua, sanidad para consu-
mo humano, riego y gestión de aguas residuales (Be-
nayas et al., 2014), de las 36 universidades
25 indican
contar con un plan o acciones asociadas al mismo.
De estas, 22 ampliaron información, pero solo 6 tie-
nen información relacionada en la web y 6 indican
tener un programa oficialmente de ahorro y uso
Figura 5. Preguntas del ámbito de docencia y formación por universidad
Fuente: Elaboración propia.
175
Compromiso de las universidades colombianas con la sustentabilidad
Ángela María Plata Rangel, María Teresa Holguín Aguirre, Orlando Sáenz Zapata, William Manuel Mora Penagos, María Mercedes Callejas Restrepo
racional del agua; otras mencionan adelantar algu-
nas estrategias como: implementación de sistemas
ahorradores en lavamanos y sanitarios; aprovecha-
miento de aguas lluvias; sustitución de insumos de
limpieza por otros ecológicos, para evitar la conta-
minación del agua; sensibilización sobre el consu-
mo de agua embotellada; desarrollo de proyectos en
las cuencas del territorio; mantenimiento preventi-
vo de instalaciones hidrosanitarias; seguimiento a
partir de indicadores de consumo de agua; y planta
de tratamiento de aguas residuales.
Respecto a la existencia de un plan específico,
eje estratégico o línea de acción que incluya aspec-
tos relacionados con el tema de energía, 22 universi-
dades respondieron positivamente y 20 de ellas am-
pliaron la información, pero solo 9 reportan tenerla
publicada en la página web; mientras que 6 insti-
tuciones indican tener proyectos o programas enca-
minados al uso eficiente y racional de la energía, y
las demás enuncian implementar algunas estrate-
gias: reconversión tecnológica de luminarias a tipo
led; seguimiento a los consumos de energía; auto-
matización de los edificios. Solo 1 universidad men-
ciona tener un grupo de investigación sobre el uso
eficiente de la energía. La instalación de energías
limpias, como paneles solares o aerogeneradores,
parece aún débil en las universidades colombianas.
En cuanto al manejo adecuado de residuos, 31
universidades mencionan contar con un “plan espe-
cífico, eje estratégico o línea de acción para la mini-
mización, recogida selectiva y manejo adecuado de
los residuos”; de estas, 22 ampliaron información
y 12 indican tenerla publicada en página web. Este
componente ha mostrado mayor gestión a lo largo
de la historia de las universidades, lo cual se confir-
ma también en el presente diagnóstico durante la
fase de verificación, donde 15 universidades señalan
tener un “Plan de manejo de residuos sólidos” pro-
piamente dicho. Las demás reportan la implemen-
tación de algunas de las siguientes estrategias: ma-
nejo de residuos peligrosos con gestores externos;
planta de compostaje, con selección de residuos só-
lidos en la fuente, para lo cual han dispuesto puntos
ecológicos y centros de acopio; recuperación de resi-
duos potencialmente reciclables; recolección de re-
siduos posconsumo: pilas, luminarias de mercurio,
llantas, celulares; campañas para promover el reúso
del papel; ecopuntos con sistemas de estímulos; re-
colección de tapas, entre otros.
Sobre trabajo en ambiente y biodiversidad, 22
instituciones responden afirmativamente, pero so-
lamente 7 de ellas indican contar con un plan o pro-
grama específico y las demás citan algunas de las
estrategias que vienen desarrollando: inventario de
especies de fauna y flora, acciones de ornato y pai-
sajismo, proyectos de cuidado y conservación de la
biodiversidad, entre otros.
Finalmente, frente a la pregunta sobre plani-
ficación urbanística, 26 IES responden positivamen-
te y 18 amplían información pertinente, pero solo 4
indican tener publicado en la página web la infor-
mación. En este ítem no se enuncian realmente las
estrategias, como sucedió con los demás aspectos
ambientales analizados.
Conclusiones
Las universidades colombianas están avanzan-
do en el compromiso con la sustentabilidad; sin em-
bargo, se confirmó el postulado inicial de que aún
se encuentran en un nivel incipiente o bajo. Ello se
comprueba en el resultado promedio por ámbitos,
con 4 en el rango bajo y solo 1, el de docencia y for-
mación ambiental, en el rango medio. Dichos resul-
tados tienden a desmejorar cuando se avanza a los
procesos de verificación. Por lo anterior, las universi-
dades deben reforzar sus procesos de documenta-
ción y divulgación.
Es necesario que las IES valoren la perspectiva
sistémica a la hora de adelantar procesos de inclu-
sión de los temas de ambiente y sustentabilidad.
Para ello será necesario reforzar esta categoría de
análisis a través de procesos de capacitación y pro-
ducción académica de estudios como este que de-
176
ISSN 0123-1294 | e-ISSN 2027-5358 | Educ.Educ. Vol. 23. No. 2 | Mayo-julio de 2020 | pp. 159-178
muestren sus bondades. Convertir el proceso en un
sistema ambiental y a la vez desarrollarlo a través de
la investigación permanente puede ser una estrate-
gia de mediano y largo plazo que induzca al segui-
miento y socialización permanente de sus avances.
Sin duda un proceso de estas características
requiere de la decisión efectiva de las directivas,
quienes tienen a cargo la toma de decisiones acerca
de la creación de los departamentos de formación y
gestión ambiental, la asignación de presupuestos, la
pronación de compras sustentables, la transforma-
ción hacia infraestructuras sostenibles, la posibili-
dad de convenios con el sector el Estado y el sector
productivo para el desarrollo de proyectos de inves-
tigación y proyección social que permitan impactar
positivamente las comunidades.
Referencias
Alonso-Almeida, M., Marimon, F., Casani, F. y Rodriguez-Pomeda, J. (2015). Diffusion of sustainability re-
porting in universities: Current situation and future perspectives. Journal of Cleaner Production, 106, 144-154.
http://dx.doi.org/10.1016/j.jclepro.2014.02.008
Amérigo, M., García, J., Côrtes, P. (2017). Análisis de actitudes y conductas pro-ambientales: un estudio ex-
ploratorio con una muestra de estudiantes universitarios brasileños. Ambiente & Sociedade, 20(3), 1-20. http://
www.scielo.br/pdf/asoc/v20n3/es_1809-4422-asoc-20-03-00001.pdf
Benayas J., Alba D., Justel A. (2014). Proyecto RISU. Definición de indicadores para la evaluación de las po-
líticas de sustentabilidad en universidades latinoamericanas. https://digi.usac.edu.gt/edigi/digital-02.html
Cárdenas, J. M. (2014). Incorporación de la perspectiva ambiental en las universidades peruanas. Reporte
sobre el compromiso con la sustentabilidad de las universidades. http://www.minam.gob.pe/educacion/wp-
content/uploads/sites/20/2015/09/Informe-Inclusi%C3%B3n-de-lo-ambiental-en-las-universidades_20-DE-
JULIO.pdf
Ceulemans, K., Lozano, R. y Alonso-Almeida, M. M. (2015). Sustainability reporting in higher education:
Interconnecting the reporting process and organizational change management for sustainability. Sustaina-
bility, 7(7), 8881-8903. https://doi.org/10.3390/su7078881
CRUE (2010). Evaluación de las políticas universitarias de sostenibilidad como facilitadoras para el desa-
rrollo de los campus de excelencia internacional. caDep. http://www.crue.org/Documentos%20compartidos/
Estudios%20e%20Informes/21.CADEP2011finalbaja.pdf
Fonseca, A., Macdonald, A., Dandy, E., Valenti, P. (2011). The state of sustainability reporting at Cana-
dian universities. International Journal of Sustainability in Higher Education, 12(1), 22-40. http://dx.doi.
org/10.1108/14676371111098285
Global Reporting Initiative (2015). G4. Guía para la elaboración de memorias de sostenibilidad. Principios
y contenidos básicos. http://www.mas-business.com/docs/Spanish-G4.pdf
González-Gaudiano, E., Meira-Cartea, P. y Martínez-Fernández, C. (2015). Sustentabilidad y Universidad:
retos, ritos y posibles rutas. Revista de la Educación Superior, 44(175), 69-93. http://www.scielo.org.mx/scielo.
php?script=sci_arttext&pid=S0185-27602015000300004&lng=es&tlng=es
177
Compromiso de las universidades colombianas con la sustentabilidad
Ángela María Plata Rangel, María Teresa Holguín Aguirre, Orlando Sáenz Zapata, William Manuel Mora Penagos, María Mercedes Callejas Restrepo
Hernández-Sampieri, R. (2014). Metodología de la investigación (6 ed.). McGraw-Hill. https://www.uca.
ac.cr/wp-content/uploads/2017/10/Investigacion.pdf
Holguín, M. T. (2017). Inclusión de la dimensión ambiental desde la perspectiva sistémica en la educación
superior. “Estudio de caso de la Universidad Libre –sede principal– como referente para un modelo institucio-
nal”. Universidad Libre. http://www.unilibre.edu.co/bogota/pdfs/2017/siaulmt.pdf
Kanashiro- Uehara, T., Prol-Otero G., Andrade-Martins E., Philippi, A. y Mantovani W. (2010). Pesquisas em
gestão ambiental: análise de sua evolução na Universidade de São Paulo. Ambiente & Sociedade. 13(1), 165-185.
http://www.scielo.br/pdf/asoc/v13n1/v13n1a11.pdf
Koester, R. J., Eflin, J. y Vann, J. (2006). Greening of the campus: a whole-systems approach. Journal of
Cleaner Production, 14(9-11), 769-779. https://www.researchgate.net/publication/229392807_Greening_of_
the_campus_a_whole-systems_approach
Leal-Filho W. (1999). Meio ambiente: um tema de valor estratégico para a universidade brasileira. Ambiente
& Sociedade, 2(5), 191-201. http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1414-753X1999000200013
Lozano R. (2006). Incorporation and institutionalization of SD into universities: breaking through ba-
rriers to change. Journal of Cleaner Production, 14(9), 787-796. https://doi.org/10.1016/j.jclepro.2005.12.010
Luhmann, N. (1990). Sociedad y sistema: la ambición de la teoría. Paidós.
Lukman, R., Glavič, P. (2006). What are the key elements of a sustainable university? Clean Technol Envi-
ron Policy, 9(2), 103-114. http://dx.doi.org/10.1007/s10098-006-0070-7
Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Departamento Nacional de Planeación y Colciencias
(2001). Política Nacional de Investigación Ambiental. https://redjusticiaambientalcolombia.files.wordpress.
com/2012/09/politica-nacional-de-investigacic3b3n-ambiental2.pdf
Ministerio de Educación Nacional y Ministerio de Ambiente (2002). Política Nacional de Educación Am-
biental. http://cmap.upb.edu.co/rid=1195259861703_152904399_919/politi-ca_educacion_amb.pdf
Ministerio de Educación Nacional (2014). Estadísticas de Educación Superior. https://www.mineduca-
cion.gov.co
Mora, W. (2015). Introducción a la construcción de un sistema ambiental para la Universidad Distrital.
Documento de Trabajo.
Muñoz, C. (2011). Cómo elaborar y asesorar una investigación de tesis. Pearson. http://www.indesgua.org.
gt/wp-content/uploads/2016/08/Carlos-Mu%C3%B1oz-Razo-Como-elaborar-y-asesorar-una-investigacion-
de-tesis-2Edicion.pdf
pnuma (2014). Decisión del XIX Foro de Ministros de Medio Ambiente para América Latina y el Caribe sobre
Educación Ambiental para el Desarrollo Sostenible. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.
Román, Y. (2016). Sistema ambiental universitario: Modelo integrado de gestión para la inclusión de la
dimensión ambiental y urbana en la educación superior. Universidad Piloto de Colombia.
178
ISSN 0123-1294 | e-ISSN 2027-5358 | Educ.Educ. Vol. 23. No. 2 | Mayo-julio de 2020 | pp. 159-178
Sáenz, O., Plata, A. M., Holguín, M. T., Mora, W., Blanco-Portela, N. (2017). Institucionalización del compromi-
so ambiental de las universidades colombianas. Civilizar Ciencias Sociales y Humanas, 17(33), 189-207. http://
revistas.usergioarboleda.edu.co/index.php/ccsh/article/view/908/776
Sterling, S. (2004). Higher education, sustainability, and the role of systemic learning. En P. B. Corcoran y
A. Wals (eds.), Higher education and the challenge of sustainability (pp. 49-70). Kluwer.
UNEP - United Nations Environment Programme (2013). Greening universities toolkit. Transforming uni-
versities into green and sustainable campuses: A toolkit for implementers. http://wedocs.unep.org/bitstream/
handle/20.500.11822/11964/Greening%20University%20Toolkit%20V2.0.pdf?sequence=1&isAllowed=y
Universidad Libre (2016). Sistema Ambiental Académico, Administrativo de la Universidad Libre - siaul. In-
forme de balance general 2010-2016. http://www.unilibre.edu.co/bogota/pdfs/2017/mt303a.pdf
Universitas Indonesia (2015). UI Green Metric. World University Rankings UI. http://greenmetric.ui.ac.id/
Vallaeys, F., De la Cruz, C. y Sasia, P. (2009). Responsabilidad social universitaria. Manual de primeros pa-
sos. McGraw-Hill.
Wals, A. (2014). Sustainability in higher education in the context of the UN DESD: a review of learning
and institutionalization processes. Journal of Cleaner Production, 62, 8-15. https://doi.org/10.1016/j.jcle-
pro.2013.06.007
... Although the aforementioned implies that Colombian universities have shown progress in their commitment to sustainability, these are at an incipient level, especially in what has to do with verification processes. Therefore, universities must improve their documentation and dissemination systems [14]. ...
Article
In the past 50 years, higher education institutions worldwide have progressively implemented sustainability policies focused on improving their environmental indicators and institutional image. This trend also occurs in Colombia, both in private and public institutions. One of the issues associated with sustainability that has experienced increasing interest by these entities is Climate Change, which is reflected in an increasing number of inventories of Greenhouse Gases (GHG) of an organizational nature. Following this trend, the Technological University of Pereira (UTP), as a state higher education institution, quantified its organizational carbon footprint of 2017. Through the application of the GHG Protocol methodology, direct emissions (Scope 1), indirect emissions associated with electricity (Scope 2) and other indirect GHG emissions (Scope 3) were established. In total, in 2017 UTP emitted 8969 t CO2-eq, of which 97% were scope 3 emissions, mainly due to the daily mobility of students and officials, and the construction of infrastructure. Likewise, in 2017 each member of the university community emitted 0.4 t CO2-eq. Compared to other universities in the rest of the world, the carbon footprint per person at the UTP is low, among other reasons, because the campus does not generate electricity or use heating and furthermore, in terms of proximity, UTP students and employees residences in relation to the campus are close, which allows that the daily commuting is mostly short. Additionally, the impact on total emissions of the years 2017 and 2018 of three strategies in favor of reducing the carbon footprint of UTP based on better management of water, electricity and the mobility of students and teachers was evaluated. If these strategies had been implemented in both years, the carbon footprint would have been decreased 3.1% on average in a conservative scenario and 4.8% on average on an optimistic scenario.
Article
Full-text available
La investigación realizada sobre el compromiso ambiental de 60 instituciones de educación superior (IES) colombianas evaluadas en 2017 permitió conocer su vinculación y compromiso con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). A partir de este hallazgo, el propósito del artículo es presentar la relación de las IES con los ODS de la esfera planeta con base en el conocimiento y la práctica. Se identificaron así los cinco ODS que priorizan las instituciones: primero el 4 “Educación de calidad”, segundo el 6 “Agua limpia y saneamiento”, tercero el 12 “Producción y consumo responsables”, cuarto el 11 “Ciudades y comunidades sostenibles” y quinto el 3 “Salud y bienestar”. El análisis se realiza a partir del enfoque de sistemas ambientales institucionales (SAI), el cual integra cinco ámbitos: 1) políticas y participación ambiental, 2) docencia y formación ambiental, 3) investigación ambiental, 4) proyección socioambiental, 5) gestión y ordenamiento ambiental de los campus. El ODS 4 se configura como el más relevante para la educación superior. En los ámbitos de gobierno y formación ambiental los aportes se asocian principalmente a la meta 4.7, de educación para el desarrollo sostenible. En el ámbito de la investigación ambiental, el objetivo más relacionado con los proyectos de las IES es el 15 (ecosistemas terrestres); en gestión ambiental, los ODS más relacionados fueron el 11 (ciudades y comunidades sostenibles) y el 12 (producción y consumo); y en cuanto a extensión y proyección socioambiental, el 4 y el 11. Se concluye que cada uno de los ámbitos analizados evidencia el compromiso de las IES con la Agenda 2030, y aunque las acciones desarrolladas en su concepción inicial no nacen en todos los casos en respuesta a dicha agenda, las IES sí están aportando a diferentes ODS y a sus metas, siendo el eje la educación de calidad propuesta en el ODS 4.
Article
Full-text available
Este proyecto de investigación se enmarcó en los temas de ambiente y sustentabilidad en las Instituciones de Educación Superior. En estas instituciones existe la necesidad de incorporar dichas temáticas de manera sistémica y holística. Por ello, el objetivo del estudio fue construir el Sistema Ambiental Institucional (SAI), para la gestión y organización del compromiso ambiental de una Institución de Educación Superior (IES) de formación técnico-tecnológica, en Bogotá-Colombia. La metodología de esta investigación es un estudio de caso descriptivo, donde se utilizaron encuestas, documentos y reuniones de trabajo para recolectar la información. En los resultados se observa la gestión de la institución frente a cincuenta y cuatro (54) indicadores de sustentabilidad y la organización de las líneas estratégicas, así como de la política de sustentabilidad en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS). De igual forma, se concluyó que las IES, como el PI, requieren de indicadores de medición realistas frente al contexto del país, organizados en ejes o líneas estratégicas que sean transversales a todas las áreas de la institución; con una política de sustentabilidad como base y una red de aliados, tanto internos como externos.
Article
Full-text available
A través de este trabajo se pretende identificar aspectos de la institucionalización del compromiso ambiental en un grupo de universidades colombianas a partir de cinco ámbitos establecidos: gobierno, docencia, investigación, extensión y gestión. Para esto se aplicó una encuesta de 25 preguntas, planteadas a partir del proyecto RISU: “Definición de indicadores para la evaluación de las políticas de sustentabilidad en universidades latinoamericanas”. El análisis, de carácter estadístico descriptivo, se elaboró con base en una escala entre 1 y 25 puntos, con cinco intervalos de igual magnitud para medir y clasificar el nivel de compromiso ambiental de las universidades. La encuesta fue respondida por 36 universidades del país. El nivel promedio hallado del compromiso de las IES colombianas es alto, con un valor de 18 puntos. Los ámbitos en los que el compromiso es más alto, son los de investigación y docencia, con un mismo valor promedio de 4,0 entre 5,0 posibles. Les siguen en su orden los de extensión (3,6), gestión (3,5) y gobierno (3,3).
Article
Full-text available
El artículo reporta las dificultades que enfrenta el proceso de inserción de la sustentabilidad en las universidades iberoamericanas. Se recupera la discusión conceptual sobre la sustentabilidad en la región, así como los desafíos derivados de las demandas de la sociedad, del Estado y las presiones del mercado global. El punto focal está puesto en la manera en que suelen ejecutarse los pronunciamientos de las instituciones de educación superior (ies). Las principales dificultades están caracterizadas por un conjunto de declaraciones y de planes que quedan en un plano meramente formal. Asimismo, aplicamos la metáfora del “techo de cristal” —adoptada en los estudios de género— para representar la barrera que impide hacer cambios sustantivos y estructurales.
Article
Full-text available
Although there has been a considerable increase in the publication of sustainability reports in the corporate world in the last decade, sustainability reporting in higher education institutions is still in its early stages. This study's aim was to explore the relationship between sustainability reporting and organizational change management for sustainability in higher education. A survey was sent to higher education institutions worldwide that have published sustainability reports in the last ten years. The survey was answered by 23 institutions out of a total of 64. The findings showed that sustainability reporting has been predominantly driven by internal motivations, and that the sustainability reporting process leads to incremental changes, such as an increase in awareness of sustainability and improvements in communication with internal stakeholders. Some factors impeding change are the absence of an external stakeholder engagement process, the lack of inclusion of material impacts in reports, and the lack of institutionalization of sustainability reporting in the higher education system. The paper proposes that higher education institutions need to consider sustainability reporting as a dynamic tool to plan sustainability changes, and not just as a communication activity.
Book
Full-text available
El Manual de Responsabilidad social universitaria presenta un conjunto de instrumentos dirigidos a ayudar a las instituciones de educación superior, paso a paso y de manera sencilla, a identificar más cabalmente su rol fuera de las aulas e incorporar medidas que permitan mejorar su contribución para una sociedad más justa y sostenible. Las universidades son organizaciones complejas en las que muchas personas piensan, investigan y aprenden, pero no necesariamente lo hacen en forma articulada y dirigida hacia un mismo propósito institucional. No es infrecuente que los valores de una universidad y sus prácticas diverjan. Este Manual propone un proceso de diálogo y auto-diagnóstico para que las instituciones integren sus diferentes áreas y funciones y colaboren coherentemente con el desarrollo del medio donde están insertas.
Article
Full-text available
Environmental management research: An analysis of its evolution at the University of São Paulo Increased production of research in environmental management has occurred after international conferences on environment and development, even though the first research groups at USP (University of São Paulo) date from the 1980's. These researches are mostly linked to Applied Social Sciences and to the production, planning and economy subjects. USP is reactive to the insertion of the theme in its programs, but environmental management is still peripheral. Resumo: Aumento da produção de pesquisas em gestão ambiental ocorreu após conferências internacionais sobre ambiente e desenvolvimento, embora os primeiros grupos de pesquisa da USP tenham se formado na década de 1980. Elas são majoritariamente ligadas às Ciências Sociais Aplicadas e aos temas produção, planejamento e economia. A USP é reativa à inserção da temática em seus programas, mas gestão ambiental ainda é periférica.
Article
Universities play a key role in the development of society, and their involvement in sustainable development will be crucial in changing current practices in society towards sustainable development. Thus, information about the measures and actions taken towards sustainable development needs to be communicated to all university stakeholders. Sustainability reporting is a voluntary tool for disclosing efforts towards sustainable development, but little research has analysed the diffusion of sustainability reporting among universities. This study uses a combination of qualitative and quantitative methods to explain the worldwide diffusion of sustainability reporting in universities. At the macro level, regressions using logistic curves showed the stage of diffusion regarding sustainability reporting for different regions around the world. At the micro level, two types of data were analysed to assess the sustainable practices used among universities: (i) data from the Global Reporting Initiative (GRI) sustainability reporting database and (ii) sustainability reports from the GRI database. The results indicate that the diffusion of sustainability reporting is still at an early stage in universities, and no massive diffusion is expected based on the current data, despite the increasing concerns about sustainability in young people and other university stakeholders. Some actions need to be taken to persuade universities to adopt reporting standards and to highlight the benefits and necessity of sustainability reporting. Some European universities, which are the most active universities in providing sustainability reports, have improved their visibility by adopting the GRI, thus increasing their endowments and facilitating their ability to raise funds for future sustainability activities.