ArticlePDF Available

Abstract

¿Cuántos de nosotros hemos tenido esa plática en donde no sabemos si vimos una foca o un lobo marino? Si bien tanto los elefantes marinos, las focas de puerto y los lobos marinos son mamíferos marinos pertenecientes al orden Carnívora y antiguamente se agrupaban en la superfamilia de Pinnípedos (la palabra Pinnípedos deriva del Latín pinna= aleta o ala y pedís = pie); las focas de puerto y elefantes marinos pertenecen a la familia Phocidae y los lobos marinos pertenecen a la familia Otariidae. ¿Pero cómo puedo identificarlos? A continuación les mencionaremos algunas características y datos importantes para poder identificarlos y saber por qué son tan diferentes.
ECOLOGIA
Diferencias entre focas,
lobos y elefantes marinos
Por:
Arturo Hernández Velasco.
Alejandro Arias del Razo.
Mónica Galván.
Foto: Arturo Hernández Velasco ¿Las conoces?
32
¿Cuántos de nosotros hemos tenido esa plática en donde no sabemos si
vimos una foca o un lobo marino?
Si bien tanto los elefantes marinos, las focas de puerto y los lobos marinos
son mamíferos marinos, pertenecientes al orden Carnívora y antiguamente se
agrupaban en la superfamilia de Pinnípedos (la palabra Pinnípedos deriva del
Latín pinna= aleta o ala y pedís = pie). Las focas de puerto y elefantes marinos
pertenecen a la familia Phocidae y los lobos marinos pertenecen a la familia
Otariidae.
¿Pero cómo puedo identificarlos?
A continuación les mencionaremos algunas características y datos importantes
para poder identificarlos y saber por qué son tan diferentes.
Características externas que permiten
diferenciar entre lobos marinos y focas
* Las focas carecen de orejas o pabellón auditivo, en cambio los lobos marinos cuen-
tan con orejas pequeñas y puntiagudas.
* Las extremidades anteriores o pectorales de los lobos marinos son largas y finas,
los dedos no están separados y tienen uñas poco desarrolladas; en cambio las focas
cuentan con aletas anteriores cortas con dedos casi totalmente separados y uñas
bien desarrolladas con pelaje tanto en la palma como en la zona dorsal de la aleta.
* Las aletas posteriores o pélvicas en los lobos marinos son cortas con dedos un poco
separados y con uñas bien desarrolladas, las aletas pueden retraerse hacia adelante;
en cambio para las focas sus aletas posteriores son largas con dedos poco separados
y uñas poco desarrolladas, no pueden retraerse para adelante.
* Es por esto que los lobos marinos son capaces de caminar en cuatro patas como
los perros, mientras que las focas (incluyendo los elefantes marinos) se mueven on-
dulando su cuerpo y arrastrándose.
Foto: Arturo Hernández V.
Foto: Arturo Hernández V.
33
* La natación de los lobos marinos es por movimien-
tos al unísono de las aletas pectorales en cambio para
las focas es por medio de movimientos alternados de
las aletas pélvicas y la parte posterior del tronco. Un
dato curioso es que los lobos marinos de California
no saben nadar al nacer, este es un comportamiento
aprendido, mientras que en las focas es un compor-
tamiento innato.
* Otra característica distintiva es la forma de sus cuer-
pos, los lobos marinos se caracterizan por su cuerpo
delgado, hocico puntiagudo en cambio las focas pre-
sentan un cuerpo menos alargado y son más fusiformes
(un poco más regordetas que los lobos marinos).
Diferencias entre adultos
hembras y machos
En la foca de puerto o foca común no hay dimorfis-
mo sexual, esto significa que hembras y machos son
muy similares tanto en tamaño como en pelaje. Por
cierto, la frecuencia de colores blancos es más alta
en latitudes altas donde las focas viven en el hielo,
mientras que en la Península de Baja California las
focas de color café o negro son más comunes. El
color de su pelaje también varía dependiendo de
la temporada ya que mudan todo su pelo una vez
al año, por lo que el pelo viejo se ve café opaco,
mientras que el pelo nuevo se ve brillante y de
diferentes colores.
De acuerdo con la guía
de identificación Natio-
nal Adubon Society para
mamíferos marinos; los
elefantes marinos, que
recordemos también son
focas, si presentan un no-
table dimorfismo sexual.
Los machos pueden medir
hasta cuatro metros de
largo y pesar hasta dos
toneladas.
Pero su característica más
notable es una probóscide
que asemeja la trompa de
un elefante, de ahí su nom-
bre común. Por otro lado,
las hembras no tienen la
probóscide y no superan
los tres metros de largo, y
los 900 kilogramos de peso.
Foto: Arturo Hernández V.
Foto: Arturo Hernández V.
Foto: Arturo Hernández V.
Foto: Arturo Hernández V.
34
Al igual que a los elefantes marinos,
los Lobos marinos de California tam-
bién tienen dimorfismo sexual. Los
machos adultos son más grandes y
gordos que las hembras, llegando a
medir más de dos metros de longitud
y con pesos de poco menos de 400
kg. En esta especie en particular los
machos también tienen otra carac-
terística distintiva, la llamada “cresta
sagital”, que es básicamente es una
protuberancia que sobresale casi 4
cm en la parte superior de la cabeza
y entre más longevo sea el macho, es
más prominente (punto para tomar
en cuenta en nuestras próximas ob-
servaciones). Las hembras son más
pequeñas y esbeltas que los machos,
normalmente pesan alrededor de 90
kg, también tienen coloraciones más
claras pero hay que tener cuidado ya
que los animales mojados lucen más
oscuros.
Comportamiento
Todos estos animales forman colonias que pueden
llegar a tener cientos o miles de individuos. Sin
embargo, no tienen la misma estructura. La foca de
puerto se considera monógama serial, es decir que
un macho corteja a una sola hembra hasta que se
aparea, y después comienza a cortejar a otra más. En
el caso de los elefantes marinos, los machos forman
harenes donde controlan a un grupo de hembras.
Por último en los lobos marinos de California, los
machos controlan territorios reproductivos, es decir
un espacio físico y se aparean con las hembras que
hay dentro de este.
Distribución mundial y
en donde encontrarlos en México
Los principales factores que determinan la distri-
bución de los pinnípedos son la disponibilidad
de alimento (Montgomery et al. 2007), la dispo-
nibilidad de sitios con las condiciones terrestres y
acuáticas óptimas para su sobrevivencia y el grado
de disturbios humanos cercanos a las colonias.
En la actualidad se conocen 33 especies de focas
(entre ellas el elefante marino y la foca de puerto)
y 7 de lobos marinos.
Foto: Arturo Hernández V.
Foto: Arturo Hernández V.
Foto: Arturo Hernández V.
Foto: Arturo Hernández V.
35
Cuatro especies de pinnípedos habitan en México: lobo marino de California
(Zalophus californianus), lobo fino de Guadalupe (Arctocephalus philippii
townsendi), elefante marino del norte (Mirounga angustirostris) y foca co-
mún del Pacífico o foca de puerto (Phoca vitilulina ricardii), todas ellas con
poblaciones residentes.
En México, el elefante marino del norte y la foca común habitan en la costa
del océano Pacífico, desde la mitad de la Península de Baja California en Isla
Asunción, hasta la frontera con Estados Unidos. El lobo fino de Guadalupe
vive únicamente en Isla Guadalupe (que le da su nombre) y las islas San
Benito. La distribución más amplia es la del lobo marino de California, se le
encuentra desde las costas de Sinaloa hasta la frontera con Estados Unidos
del lado del Pacífico, así como en todo el Golfo de California.
No todas las focas viven
en ambientes marinos
Las únicas excepciones son la Foca Ner-
pa (Pusa sibirica) y la Foca anillada de
Saimaa (Pusa hispida saimensis) quienes
pasan toda su vida en agua dulce.
En nuestro país podemos encontrar innumerables
loberas (colonias de lobos marinos) y colonias de fo-
cas. La mayoría de estas se encuentran en islas, donde
encuentran menos depredadores terrestres. Depen-
diendo de la especie eligen distintos tipos de costa,
como playas de arena, de canto rodado, plataformas
de roca y hasta acantilados.
Foto: Arturo Hernández V.
36
Ya sea para descansar o para reproducirse
las loberas son un buen lugar donde pode-
mos hacer avistamiento de estas maravillo-
sas criaturas, sin olvidar seguir estándares
de avistamiento como el no acercarse
demasiado para evitar molestarlos.
En México uno de los sitios más famosos
y populares para observar lobos marinos
de California es el Parque Nacional Archi-
piélago de Espíritu Santo, en particular una
pequeña isla al norte llamada Los Islotes.
Alimentación y Amenazas
Tanto focas como lobos marinos son carní-
voros y se alimentan de peces (por ejemplo
macarelas, sardinas, arenques) e invertebra-
dos (pulpos y calamares). Se ha observado
que un solo lobo marino en cautiverio puede
comer entre 15 y 35 kg de alimento por día.
Sus principales depredadores son las orcas
y tiburones. En la antigüedad su principal
amenaza fue el ser humano quien los cazaba
para la fabricación de vestimenta y obten-
ción de aceites, no fue hasta principios del
siglo XX que se comenzó a prohibir su caza.
Antes de ese siglo existían cinco especies
de pinnipedos en todo México, pero por
caza excesiva la foca monje del caribe
(Neomonachus tropicalis) se extinguió.
Actualmente solo habitan cuatro especies
las cuales se encuentran bajo alguna cate-
goría de protección en la Norma Oficial
Mexicana (NOM-059-SEMARNAT-2001).
Hoy en día se desconoce cuánto tiem-
po viven las focas y lobos marinos en
su ambiente natural, pero para el caso
particular de los lobos marinos Zalophus
californianus se ha visto que puede llegar
a vivir hasta 24 años en cautiverio.
Este lugar se puede visitar en embar-
cación desde La Paz, Baja California
Sur.
Durante la temporada no reproduc-
tiva se puede bucear o snorkelear e
incluso convivir con estos animales
en el agua.
Sin embargo, en el verano (tempora-
da reproductiva) esto no se permite
para evitar perturbar a los animales.
Foto: Arturo Hernández V.
Foto: Arturo Hernández V.
37
La edad de estos animales se determina al extraer un
diente después de su muerte y leyendo sus anillos de
crecimiento (como los anillos en los árboles).
Contrario a lo que muchas personas piensan, se ha
estudiado el impacto que tienen estas especies en los
recursos pesqueros, recordando la cantidad de alimento
que consumen por día podría serlo, pero se ha visto
que tanto las focas y lobos marinos no representan un
impacto negativo en los recursos pesqueros y en cambio
estos organismos pueden ser un buen indicador de la
salud de los ecosistemas y de las pesquerías.
Hay que tener en cuenta que las focas son especies di-
fíciles de recuperar, ya que sólo tienen una cría al año
y se calcula que el 15% no llega a la edad adulta.
Datos curiosos de lobos y focas
Antiguamente se creía que los pinnípedos obtenían el agua
dulce de los peces que cazaban. Hoy se ha comprobado
con experimentos con lobos marinos en cautiverio que
pueden obtener hidratarse con toda el agua de su alimento.
Las focas son capaces de nadar grandes distancias y sumer-
girse a grandes profundidades para capturar su alimento;
por ejemplo la foca de Weddell puede sumergirse hasta
600 m de profundidad.
¿Lobo o León?
En español el nombre común correcto es lobo marino, el
nombre de león marino resulta de una traducción literal
del inglés (sea lion).
Con todo lo antes mencionado, contamos con información
suficiente para diferenciar entre focas, lobos y elefantes
marinos; seguramente en nuestras próximas salidas a
buceo o visitas a sitios con presencia de estos amigables
organismos podremos identificarlos.
Agradecemos la colaboración a:
Arturo Hernández-Velasco
Comunidad y Biodiversidad A.C.
Alejandro Arias del Razo
Departamento de Ciencias Químico-Biológicas,
Universidad de las Américas Puebla
Mónica Galván
Universidad de Guadalajara,
Centro Universitario de
Ciencias Biológicas y Agropecuarias
Foto: Arturo Hernández V.Foto: Arturo Hernández V.
38
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.