ArticlePDF Available

La elección de 2017 y el fraccionamiento del sistema de partidos en Chile

Authors:
  • Tresquintos

Abstract and Figures

El propósito de este artículo es reportar los resultados de la elección presidencial y legislativa de Chile en 2017 y explorar su efecto sobre el sistema de partidos. Relata el contexto, y sugiere que hubo tres temas recurrentes que definieron tanto la nominación de los candidatos como el tono de la campaña: una importante polarización política, dos grandes escándalos de corrupción y el debut de un nuevo sistema electoral. Presenta a los candidatos presidenciales y sus principales bases de apoyo. Describe los puntos medulares de la elección y las principales estrategias electorales. Repasa los resultados de la elección, los analiza y los interpreta. Destaca el inédito fraccionamiento en el sistema de partidos provocado por el contexto político e institucional de los últimos años. Sugiere que a partir de 2018 el sistema de partidos está en uno de sus niveles más fragmentados de su historia. Especula que hacia delante los próximos gobiernos serán más flexibles que los anteriores y buscarán pasar legislación sobre la base de negociaciones y pactos multilaterales.
Content may be subject to copyright.
204
La elección de 2017 y el fraccionamiento
del sistema de partidos en Chile
The 2017 elections and the fragmentation of the party system in Chile
kenneth b u n k e r 1
Universidad Sapienza de Roma, Italia.
RESUMEN: El propósito de este artículo es reportar los resultados de la elección
presidencial y legislativa de Chile en 2017 y explorar su efecto sobre el sistema
de partidos. Relata el contexto, y sugiere que hubo tres temas recurrentes que
denieron tanto la nominación de los candidatos como el tono de la campaña:
una importante polarización política, dos grandes escándalos de corrupción y
el debut de un nuevo sistema electoral. Presenta a los candidatos presidenciales
y sus principales bases de apoyo. Describe los puntos medulares de la elección
y las principales estrategias electorales. Repasa los resultados de la elección,
los analiza y los interpreta. Destaca el inédito fraccionamiento en el sistema de
partidos provocado por el contexto político e institucional de los últimos años.
Sugiere que a partir de 2018 el sistema de partidos está en uno de sus niveles más
fragmentados de su historia. Especula que hacia delante los próximos gobiernos
serán más exibles que los anteriores y buscarán pasar legislación sobre la base
de negociaciones y pactos multilaterales.
PALABRAS CLAVES: Elección Presidencial; Elección legislativa; Reforma electoral;
Sistema de partidos; Sistema electoral.
1. PhD. en Ciencia Política. Profesor visitanteUniversidad Sapienza de Roma. kabunker@
gmail.com
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
205
ABSTRACT: The purpose of this article is to report the results of Chile’s presiden-
tial and legislative elections in 2017 and explore their effect on the party system. It
relates the context and suggests that there were three recurring themes that dened
both the nomination of the candidates and the tone of the campaign: strong poli-
tical polarization, two major corruption scandals, and the debut of a new electoral
system. The article presents the presidential candidates and their main support bases
and describes the central points of the election and the main electoral strategies. It
reviews, analyzes and interprets the results of the election, highlighting the unpre-
cedented fragmentation in the party system caused by the political and institutional
context of recent years. We suggest that as of 2018 the level of fragmentation in
the party system is among the highest in its history. We speculate that henceforth
governments will be more exible than in the past and will seek to pass legislation
based on multilateral agreements and negotiation.
KEY WORDS: Presidential Election; Legislative Election; Electoral Reform; Party
System; Electoral System.
Introducción
El 19 de noviembre de 2017 los chilenos acudieron a las urnas para votar en la
séptima elección presidencial desde el retorno de la democracia. Como en la ma-
yoría de las ocasiones anteriores, la elección fue un referéndum sobre el gobierno
saliente2. Mientras que algunos votantes se presentaron para sufragar a favor de la
continuidad de la obra del segundo gobierno de la presidenta socialista Michelle
Bachelet, otros lo hicieron para votar en contra. Ocho candidatos se inscribieron
para competir.
Dado que ninguno logró obtener una mayoría absoluta en la primera
vuelta, las dos candidaturas con mayorías relativas pasaron a una segunda ron-
da a disputarse un mes después. El 17 de diciembre de 2017 se confrontaron el
candidato de la continuidad, el senador de centroizquierda Alejandro Guillier y
el candidato de la alternancia, el expresidente de centroderecha Sebastián Piñera.
El segundo ganó con 56,4% de los votos, y fue elegido presidente de Chile para
el periodo 2018-2022.
2. B (2014).
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
206
La elección presidencial, que se celebró junto con la elección legislativa, se
dio en medio de un clima de relativa inquietud e incertidumbre. Como se relata en
la siguiente sección, una inusitada polarización ideológica y dos grandes escándalos
de corrupción generaron inquietud sobre cómo reaccionaría la ciudadanía en las
urnas. A su vez, la aplicación del nuevo conjunto de reglas electorales para elegir
a senadores y diputados provocó incertidumbre sobre cómo los votos se transfor-
marían en escaños.
Este artículo recuenta los hechos que se dieron alrededor de la elección
presidencial y legislativa de 2017 para explorar si hubo una transmutación im-
portante en el sistema de partidos. Para determinar aquello, no solo es importante
describir los principales eventos que sucedieron en la antesala de la elección, con
especial enfoque en la carrera presidencial, sino que, también, es crucial mirar
los resultados de la elección legislativa. Es de esperar que la elección presiden-
cial impacte en la elección legislativa3, y que ambas en conjunto impacten en el
sistema de partidos4.
El contexto de la elección presidencial es importante para entender las
estrategias de los partidos para enfrentar la elección legislativa. Por eso, este
artículo comienza allí. Un recuento descriptivo relativo a los candidatos presi-
denciales y sus bases de apoyo no solo es útil para entender por qué los partidos
se ordenaron tácticamente en la forma en que lo hicieron, sino que, además, para
entender cómo inuyeron para causar potenciales efectos de largo plazo. Es im-
posible entender el sistema de partidos sin las observar las dinámicas que se dan
en elecciones presidenciales5.
Lo que resta de este artículo se estructura de la siguiente forma. La segun-
da sección relata el contexto de la elección. La tercera presenta a los candidatos
presidenciales, sus principales bases de apoyo y describe cómo reaccionaron frente
a algunos de los puntos medulares. La cuarta analiza los resultados y destaca el
fraccionamiento en el sistema de partidos y el recambio en el Poder Legislativo. La
sección nal resume el escenario político resultante, y enfatiza en la adopción de
un modo de gobernar basado en negociaciones y pactos multilaterales.
3. J (1999).
4. N y C (1997).
5. S y T (2017).
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
207
1. El contexto de la elección de 2017
Parte de la razón de la derrota del ocialismo tiene que ver con la creciente pola-
rización política que alcanzó su peak durante el cuatrienio de Michelle Bachelet
(2014-2018)6. La tendencia en esa dirección se acentuó con las revisiones constitu-
cionales propuestas por el gobierno. La profundidad y el simbolismo ideológico tras
las reformas los obligó a los chilenos a escoger entre apoyar la vía progresista del
cambio estructural, representado por Michelle Bachelet y su gobierno, y el camino
moderado de la responsabilidad scal, propuesto por Sebastián Piñera y la oposición7.
La fuerza con que Michelle Bachelet buscó aprobar las reformas fue funda-
mental para generar este clima. Luego de su instalación en 2014, el gobierno hizo
todo lo posible para empujar su agenda legislativa. De hecho, tuvo bastante éxito
solo en el primer año de gobierno, en el cual logró aprobar las reformas tributaria,
educacional y electoral8. Y a pesar de no poder cumplir con la todas sus promesas
de campaña, pudo avanzar bastante, como en la de una Nueva Constitución, que
en su etapa de diseño involucró a más de doscientas mil personas9.
Como respuesta a esta agenda reformista, la oposición intentó llevar el debate
hacia el coste económico. Sebastián Piñera y la coalición de derecha buscaron ad-
vertir que las reformas no solo eran caprichosas y estaban mal diseñadas, sino que,
además, implicaban costos inconmensurables10. El modus operandi de la ofensiva
se pudo observar con mayor claridad en los ataques a la reforma tributaria, donde
la oposición fue tajante en acusar al gobierno de Michelle Bachelet de dogmatismo
e improvisación.11
Por su parte, el ocialismo enfrentó serios problemas políticos para hacerle
frente a las críticas. A pesar de pasar tres grandes reformas estructurales en el co-
mienzo de su periodo, al poco andar se vio obligado a hacer grandes cambios en
el gabinete12. La salida de todo el círculo cercano a la Presidenta dentro de los dos
primeros años del mandato obligó al gobierno a pasar de una táctica proactiva a
6. Véanse A (2008); F et al. (2018); L (2000).
7. La Nación (2017).
8. A (2016).
9. N (2018).
10. G y S (2016).
11. El Mercurio (2017).
12. T (2017).
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
208
una estrategia defensiva. Si bien la administración buscó pasar reformas hasta el
nal de su cuatrienio, su éxito fue limitado13.
Este y otros debates ideológicos y políticos que se dieron durante el cuatrienio
de Michelle Bachelet estuvieron marcados por dos grandes escándalos de corrupción.
Uno fue el caso Caval, en el que se vio envuelto el propio hijo de Michelle Bachelet
(Sebastián Dávalos), y el otro fue el caso SQM, en el cual se vieron involucrados
senadores y diputados de todos los partidos. Mientras que, primero, tuvo un efecto
sobre la popularidad de la Presidenta, el segundo tuvo un costo transversal sobre
la legitimidad de toda la clase política.
Poco tiempo después de darse a conocer los hechos relacionados al caso Caval
(en febrero de 2015), los índices de aprobación presidencial se desplomaron. En
agosto de 2016, la encuesta Adimark mostró a la gobernante en 15% de aprobación,
el índice más bajo para cualquier Mandatario desde el retorno de la democracia14.
A su vez, en marzo de 2017, la encuesta CEP mostró una caída similar para varios
de los líderes políticos tradicionales15. El castigo afectó a todos, desde los alcaldes
más desconocidos hasta los presidentes de partido menos inuyentes.
Este escenario tuvo un impacto signicativo sobre la nominación de candi-
datos16. Por ejemplo, varios senadores titulares no pudieron ir por la reelección por
estar inmiscuidos en procedimientos legales (como el senador Jaime Orpis). Algunos,
pudiendo optar por la reelección, decidieron no hacerlo por sus sendas caídas en
índices de aprobación (como el senador Patricio Walker). Otros, a pesar de haber
estado directamente involucrados en las irregularidades, decidieron repostular de
igual manera (como el senador Fulvio Rossi).
En la misma línea, es imposible ignorar el efecto que tuvo la anticipación del
debut del nuevo sistema electoral sobre algunas de las deniciones más importan-
tes17. Ante los nuevos incentivos institucionales, los partidos se vieron obligados a
rearticular sus estrategias políticas y redenir sus modos de afrontar la competencia.
El aumento en el número total de legisladores a elegirse, así como el incremento en
el número de escaños disponibles en cada uno de los distritos, obligó a los partidos
a cambiar sus tácticas.
13. F (2018).
14. Véase encuesta A (2016).
15. Véase encuesta C (2017).
16. B (2017).
17. Véase G y M (2015).
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
209
Normalmente, la modicación a uno de los elementos más importantes de
la estructura electoral (magnitud de distrito) conlleva a un cambio en los modos
de coordinación entre los distintos partidos18. Pero más importante, la evidencia
sugiere que cambios en los sistemas electorales llevan a cambios en los sistemas
de partidos.19 Este es, al menos, el caso en Chile20. Todas las reformas electorales
han impactado tanto la coordinación de los partidos antes de la elección como el
sistema de partidos después de la elección.
La combinación entre el clima político polarizado, el escenario de baja po-
pularidad política y la inminente aplicación del nuevo sistema electoral, inevitable-
mente sugirió que habría una transmutación importante en el sistema de partidos.
Algunos pronosticaron que el sistema volvería a ser uno de tres tercios, similar al
existente previo al quiebre de la democracia en 1973, mientras que otros auguraron
que resultaría un nuevo ordenamiento multipartidario, sin grandes coaliciones o
partidos dominantes21.
Asimismo, se especuló sobre las características que tendría el nuevo Congreso
que, para algunos, estaría marcado por un recambio inédito. Esta idea no solo estuvo
relacionada a la potencial entrada de varios partidos nuevos a la competencia, sino,
también, a la noción de que el potencial castigo electoral sería notoriamente fuerte
para los partidos y candidatos tradicionales. Como se mencionó atrás, varios de los
legisladores titulares, tanto senadores como diputados, no buscarían la reelección
o, bien, se especulaba que los que si lo hacían sería con poco éxito22.
2. Candidatos presidenciales,
coaliciones y partidos políticos
Ocho candidatos presidenciales se inscribieron en el Servicio Electoral de Chile
(Servel) para competir en la elección de 2017. Los primeros en hacerlo fueron quienes
participaron, y ganaron, en las primarias presidenciales del 2 de julio del mismo
año (véase tabla 1). Las primarias, reguladas por la Ley electoral, proveyeron que
cada coalición pudiese presentar todos los candidatos que quisieran para denir a
18. R (1967).
19. C (1997).
20. N (2005).
21. C (2017).
22. B (2017).
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
210
su representante común, con la salvedad de que los resultados fueran vinculantes,
y que el ganador quedara automáticamente inscrito.
Uno de ellos fue el expresidente Sebastián Piñera, que ganó las primarias de
la coalición de derecha (Chile Vamos), al vencer al senador Manuel José Ossandón
y al diputado Felipe Kast. La victoria le permitió inscribir su tercera candidatura
presidencial (su primera campaña fue en 2005, cuando perdió ante Michelle Bachelet,
y su segunda fue en 2009, cuando le ganó al entonces expresidente Eduardo Frei
Ruiz-Tagle). Al igual que en sus incursiones previas, se buscó presentar como el
candidato de la bonanza económica.
Beatriz Sánchez también inscribió su candidatura tras ganar en las primarias
de su coalición (Frente Amplio). Luego de una breve, pero intensa campaña, logró
derrotar a Alberto Mayol, para transformarse en la nominada ocial. Periodista
de profesión, buscó representar a los votantes que en elecciones anteriores habían
apoyado a los candidatos y partidos de la Concertación (entre 1989 y 2012) y Nueva
Mayoría (desde 2013). Aprovechando el desprestigio de la política tradicional, se
buscó presentar como una outsider independiente.
Tabla 1.
Resultados de las elecciones presidenciales primarias de 2017
Número de votos Porcentaje de votos
Chile Vamos
Sebastián Piñera 827.434 58,4
Manuel José Ossandón 372.215 26,2
Felipe Kast 218.489 15,4
Total* 1.418.138 100,0
Frente Amplio
Beatriz Sánchez 221.416 67,6
Alberto Mayol 106.300 32,4
Total* 327.716 100,0
Fuente: Servicio Electoral de Chile. * Solo suma el total de votos válidos; no suma votos nulos ni blancos.
Los otros seis candidatos se inscribieron directamente en el Servel. Algunos
lo hicieron tras ser apoyados por un partido político, mientras que otros lo hicie-
ron presentando las treinta mil rmas requeridas. Eduardo Artés siguió la primera
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
211
ruta, inscribiendo su candidatura el 22 de julio, con el respaldo del partido Unión
Patriótica (UPA). Buscó representar el nicho de votantes de izquierda abandonados
por el Partido Comunista. Usando a Corea del Norte y Venezuela como modelos,
se buscó presentar como el único candidato genuinamente de izquierda23.
El cuarto en inscribirse fue Alejandro Guillier, el 4 de agosto. A pesar de ser
independiente, fue apoyado por la coalición de centroizquierda, La Fuerza de Mayoría.
Como sucesor de la presidenta Michelle Bachelet, buscó representar un proyecto
de continuidad con el gobierno saliente, pero con algunos visos de moderación.
Elegido senador para el periodo 2014-2022, se presentó como un socialdemócrata
a medio camino entre la Concertación y la Nueva Mayoría. Su coalición lo buscó
presentar como un candidato progresista responsable.
Su campaña llegó para mostrarse como un contraste a la campaña de Beatriz
Sánchez. Dado que ambos candidatos provenían del mundo de los medios de co-
municación e, incluso, trabajaron juntos en el pasado, la diferenciación implicaba
un trabajo estratégico mayor. En esa línea, el senador buscó mostrar su apoyo de
una coalición tradicional como una de sus principales ventajas frente a Beatriz
Sánchez, que, por su parte, era apoyada por una coalición nueva que contaba una
representación política signicativamente pequeña.
José Antonio Kast y Alejandro Navarro inscribieron sus candidaturas el
mismo día, el 18 de agosto. Mientras que el primero se registró luego de juntar las
rmas solicitadas por el Servel, el segundo lo hizo con el apoyo del partido PAIS.
Ambos representaron polos opuestos. José Antonio, como exmilitante de la Unión
Demócrata Independiente, buscó representar a un electorado de extrema derecha,
mientras que Alejandro, un exmilitante del Partido Socialista, buscó representar a
un electorado de extrema izquierda.
Carolina Goic inscribió su candidatura el 19 de agosto y Marco Enríquez-
Ominami el 20 de agosto. Carolina fue la cuarta candidata de la Democracia
Cristiana (DC) en competir en una elección presidencial desde 1990, pero la primera
en competir por fuera de una gran coalición desde 1970. A su vez, Marco fue por
su tercera aventura consecutiva, luego de perder en las primeras vueltas de 2009 y
2013. Ambos candidatos, apelaron al voto blando de la centroderecha y centroiz-
quierda, respectivamente.
En paralelo a los candidatos presidenciales, nueve coaliciones se inscribieron
para competir en la elección legislativa. Cada una de estas coaliciones, compuestas
23. B ().
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
212
por múltiples partidos políticos, presentó una lista con candidatos a senador (en
siete circunscripciones) y diputado (en veintiocho distritos). Algunas coaliciones se
enfocaron en competir en algunas localidades más que otras. En total, 196 candi-
datos compitieron por veintitrés escaños disponibles en el Senado y 960 candidatos
compitieron por 155 escaños disponibles en la Cámara de Diputados.
La coalición que respaldó a Sebastián Piñera (Chile Vamos) estuvo compuesta
por cuatro partidos: la Unión Demócrata Independiente (UDI), Renovación Nacional
(RN), Evolución Política (Evopoli) y el Partido de Regionalistas Independientes
(PRI). Los dos primeros partidos son los fundadores de la alianza de derecha y han
competido juntos en todas las elecciones presidenciales y legislativas desde 1989. A
su vez, fue la primera de Evopoli y el PRI en la coalición. De hecho, fue la primera
de Evopoli en cualquier elección.
La coalición de Alejandro Guillier (La Fuerza de la Mayoría) enfrentó la
elección con menos partidos que en la anterior. Mientras que se mantuvieron jos
el Partidos Socialista (PS), el Partido Por la Democracia (PPD) y el Partido Radical
(PR), el Partido Comunista (PC) reemplazó a la Democracia Cristiana (DC) en
la alineación titular. Si bien el PC formó parte de la coalición para la elección de
2013, y presentó algunos candidatos al Congreso en esa ocasión, no tuvo mucha
incidencia en las decisiones estratégicas.
A su vez, la DC presentó su propia alternativa (llamada Convergencia
Democrática) para respaldar a Carolian Goic y la larga lista de candidatos a senador
y diputado. La DC fue acompañada en la coalición por dos partidos pequeños, el
MAS y la Izquierda Ciudadana (IC). La decisión de abandonar la coalición en que
participaron desde 1989 se debió a una serie de disputas con el PC por espacios
de poder y lineamientos ideológicos. La entrada del PC a la coalición implicó una
caída en la capacidad del partido de ejercer poder dentro de la coalición.
Pero la decisión de la DC, de abandonar la coalición, también se debió a
que algunos académicos ligados al partido encontraron que bajo el nuevo sistema
electoral (proporcional) el partido tendría menos probabilidades de sufrir una de-
rrota que bajo el anterior (binominal)24. Argumentaron que la caída en la barrera
de entrada y su lista nacional los favorecería en la traducción de votos en escaños.
Otros académicos, mediante simulaciones electorales, encontraron que si el partido
abandonaba la coalición sufriría su peor derrota histórica25.
24. M  M ().
25. B (); M ().
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
213
La conglomeración de partidos que apoyó a Beatriz Sánchez (Frente Amplio)
estuvo compuesta por seis partidos, encabezados por Revolución Democrática (RD),
el Partido Humanista (PH) y el Partido Liberal (PL). Esos tres partidos contaban
con los únicos diputados titulares de la coalición: Giorgio Jackson, Gabriel Boric y
Vlado Mirosevic, respectivamente. Es importante notar que además de estos par-
tidos, hubo una serie de otros movimientos que también participaron apoyando a
Beatriz en la carrera presidencial y presentaron candidatos a la elección legislativa.
Por su parte, los candidatos presidenciales Marco Enríquez-Ominami y
Alejandro Navarro fueron endosados por la misma coalición (Por Todo Chile). Si
bien compitieron de forma independiente en la elección presidencial, colaboraron
en confeccionar la lista legislativa. A su vez, Eduardo Artés fue apoyado por su
propia coalición (Unión Patriótica). Además, hubo otras tres listas legislativas
que levantaron candidatos a senador y diputado, pero que no apoyaron a ningún
candidato presidencial en particular: la Coalición Regionalista Verde, Sumemos y
el Partido de Trabajadores Revolucionarios.
3. La campaña electoral,
las estrategias y los debates
La campaña electoral comenzó noventa días antes de la elección presidencial. Un
tema recurrente fue las evaluaciones y juicios al gobierno saliente. Al igual que los
votantes, los candidatos se dividieron. Mientras que los dos de derecha coincidieron
en el rechazo a la continuidad, los seis candidatos de izquierda se dividieron. Marco
Enríquez-Ominami, Carolina Goic, Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez plantearon
la necesidad de una continuidad moderada, mientras que Eduardo Artés y Alejandro
Navarro postularon la urgencia de una profundización radical.
Otro tema recurrente a lo largo de la campaña giró en torno a los escándalos
de corrupción. Para los candidatos endosados por los partidos tradicionales fue
una cuestión particularmente sensible. Por un lado, se vieron obligados a condenar
las irregularidades, pero, por otro, tuvieron que ser cuidadosos de no ser víctimas
colaterales de sus propias críticas. Algunos candidatos, incluso, tuvieron que en-
frentar interpelaciones directas, como fue el caso de Marco Enríquez-Ominami,
que en el transcurso de la campaña fue involucrado en las irregularidades por la
Fiscalía Nacional26.
26. La Tercera ().
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
214
Un tercer tema giró en torno a los potenciales efectos de la reforma electoral.
A pesar de no inuir directamente en el debate ideológico, formó parte importante
de la conversación política. La proliferación de alternativas obligó a los candidatos
a modicar sus estrategias. Esto fue notoriamente diferente a elecciones anteriores,
que se disputaban entre dos bandos. El simple hecho de tener ocho candidatos pre-
sidenciales y nueve listas legislativas inuyó tanto en la relación entre candidatos
como en el modo de interacción entre candidatos y votantes.
En referencia al rol Bachelet en la elección, es importante volver a destacar
que en términos ideológicos solo dos de los seis candidatos se identicaron con la
derecha mientras que el resto lo hizo con el centro o la izquierda. Esta distribución
les daba una ventaja importante a los candidatos de derecha, que en caso de pasar
alguno de ellos a segunda vuelta, tendrían una base electoral más cohesionada. Esta
heurística electoral fue funcional para que Sebastián Piñera y José Antonio Kast
diseñaran campañas implícitamente complementarias.
Por su parte, Sebastián Piñera apuntó sus críticas al costo económico de las
reformas. Según el ex Presidente, los problemas tras el diseño y la implementación
de los cambios estructurales no eran casos aislados, sino que eran frecuentes y
característicos del modo de gobernar de la coalición de gobierno. Un ejemplo re-
currente usado por el candidato de Chile Vamos fue la redundancia y futilidad del
proceso de reforma constitucional. Según él, la presidenta Michelle Bachelet ocupó
demasiado tiempo y recursos en una causa perdida.
En contraste, José A. Kast dirigió sus críticas al legado social y cultural de
Michelle Bachelet. Buscó rechazar la agenda valórica del gobierno, por medio de
críticas a iniciativas relacionadas al aborto y el matrimonio homosexual. A dife-
rencia del enfoque liberal y económico de la campaña de Sebastián Piñera, José
Antonio Kast buscó proponer un modelo más tradicional y conservador. En este
sentido, ambos hicieron campañas complementarias. Mientras que uno atacó las
externalidades económicas, el otro criticó las externalidades valóricas.
Eduardo Artés y Alejandro Navarro también plantearon posturas críticas,
pero en una dirección contraria. Ambos sostuvieron que, si bien las reformas de
Michelle Bachelet iban en la dirección correcta, eran insucientes. Esto fue parti-
cularmente cierto en el caso de Eduardo Artés, que en más de una ocasión trató al
gobierno de neoliberal. En cualquier caso, ambos candidatos propusieron darle un
giro a la izquierda importante al país. Para ellos, el gobierno, a pesar de ser el más
progresista desde el retorno de la democracia, no hizo todo lo que pudo haber hecho.
Beatriz Sánchez también presentó una visión crítica al gobierno, pero buscó
matizarlo un poco más, reconociendo que el gobierno había avanzado bastante en
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
215
temas de equidad social. Sin embargo, considerando que el objetivo principal del
Frente Amplio es reemplazar a la centroizquierda, y no renovarla, tuvo que tomar
posturas más moderadas para no alienar a los votantes. Por esta misma razón
tuvo que proponer un programa económico menos radical de lo que hubiese sido
consistente con la ideología de su coalición.
Marco Enríquez-Ominami siguió en una línea similar, pero con menos fuerza,
pues no contaba con suciente capital político para generar masa crítica de apoyo
a sus propuestas. Su involucramiento en el caso de SQM le jugó en contra. Al ser
asociado con escándalos de corrupción, muchos de sus potenciales votantes migraron
hacia la candidatura de Alejandro Guillier o de Beatriz Sánchez, que eran ideoló-
gicamente anes, pero sin los ancos judiciales. Su incapacidad de hacer críticas a
las irregularidades sindicadas por la Fiscalía Nacional le jugaron en contra.
Por su parte, el candidato ocial de la continuidad, Alejandro Guillier, buscó
defender la obra de Michelle Bachelet, pero con mayor templanza. Rara vez sugirió
ahondar en las reformas. Más bien, prerió usar un tono conciliador, que lograra
comunicar su aprobación a la buena intención de las revisiones estructurales, pero
aceptar que también había espacio para mejorar. Su modelo de campaña fue similar
al de la otrora Concertación, pero con un tinte progresista marcado por la reciente
incorporación denitiva del Partido Comunista a la coalición.
En comparación al resto de las candidaturas, la de Carolina Goic fue la más
moderada. Precisamente porque el objetivo de la DC era apuntar a un público más
moderado y de centroderecha, su plataforma de campaña se basó en críticas a la
gestión del gobierno. Su principal crítica fue que, si bien la administración había
comenzado bien, nalmente había sido cooptado por fuerzas de izquierda. A su
vez, trató de reivindicar el papel de un partido capaz de articular política desde el
centro, de acorde con los valores tradicionales de los chilenos.
En forma paralela al debate ideológico, las coaliciones y los partidos entraron
en importantes conversaciones internas en anticipación de lo que podrían pasar
en la transformación de votos en escaños, que por primera vez sería regulado por
el nuevo sistema electoral27. Tuvieron que lidiar con la sensación generalizada de
que habría una fragmentación en el sistema de partidos. Eso implicaba que, por un
lado, nacería una serie de partidos políticos nuevos y que, por otro lado, morirían
algunos de los acuerdos partidarios vigentes.
27. T  V ().
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
216
Uno de los factores que se mencionó como factor explicativo fundamental
de la potencial fragmentación, fue el aumento en el número de escaños disponibles
por cada unidad electoral. Al pasar del binominal al proporcional se pasaba de un
sistema que repartía dos escaños en todas las unidades electorales a un sistema que
repartía entre tres y ocho escaños dependiendo de la población. Es efecto, mientras
que en 1989-2013 era necesario alcanzar un 33% para asegurar un escaño, en 2017
no sería necesario alcanzar más de 25% para asegurar lo mismo.
Para agrupaciones políticas menores esto implicaba una gran oportunidad para
constituirse como partido. Varios de los movimientos que en elecciones anteriores
anticipaban perder en todas las circunscripciones antes las grandes coaliciones, al
no poder alcanzar los umbrales mínimos, ahora tenían la esperanza de hacerlo. Fue
el caso de algunos partidos como Revolución Democrática por la izquierda y de
Evolución Política por la derecha. Tan pronto como se anunciaron las nuevas reglas
electorales se transformaron en partidos, y al poco andar en máquinas electorales.
Esto inuyó sobre la elección al fragmentar y pluralizar un debate que tra-
dicionalmente se daba entre dos bandos. El caso de Revolución Democrática es
ejemplar. Al bajar las barreras de entrada, aumentaron sus incentivos para competir
en todas las circunscripciones y distritos. Y, al mismo tiempo, al llevar una lista
legislativa, aumentaron sus incentivos para inscribir a una candidata presidencial
propia. Al estar en ambas elecciones, aumentó su participación en el debate político
nacional y, con eso, su inuencia en el ámbito nacional.
Ahora bien, tal como se generaron incentivos para que nacieran partidos
políticos nuevos, también se generaron para que murieran más de alguno de los
vigentes. En esta línea, un caso emblemático fue el de la Democracia Cristiana. No
dejó indiferente a nadie cuando el partido que apoyó a Carolina Goic anunció que
perseguiría una opción electoral propia. Como se mencionó más atrás, si bien su
denición obedeció fundamentalmente a razones ideológicas, solo se volvió política
y electoralmente viable tras la reforma.
La difícil relación de la DC con el resto de los partidos de la coalición de
centroizquierda sirvió como antecedente para contextualizar la salida, pero fueron
los incentivos de las nuevas reglas electorales las que la justicaron estratégicamente.
Si bien siempre hubo un debate sobre un potencial éxodo de la coalición, es casi
seguro que bajo el binominal el partido habría sufrido una gran derrota electoral.
En cambio, el proporcional moderado ofrecía mejores garantías para que varios
de los titulares consiguieran la reelección.
La salida de la DC, y su constitución como una nueva alternativa política,
generó tensión en el sector de centroizquierda por la duración de la campaña. Una
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
217
razón de aquello fue porque al buscar la opción propia se convertían en oposición
a un gobierno del cual aún formaban parte. La DC tuvo ministros en el gabinete de
Michelle Bachelet hasta el último día. Pero también generó tensiones porque tuvo
que rivalizar con La Fuerza de la Mayoría en el ámbito nacional en las elecciones
legislativas. Partidos que fueron aliados por décadas de pronto se convirtieron en
rivales.
La gura 1 muestra las encuestas de intención de voto presidencial para los
cuatro candidatos más populares, desde agosto de 2016 hasta noviembre de 2017.
La tendencia sugiere que Sebastián Piñera siempre estuvo liderando la carrera, pero
nunca con más de la mayoría absoluta de las preferencias. También muestra que
Alejandro Guillier fue su principal rival, hasta la repentina aparición de Beatriz
Sánchez en la carrera. A partir de abril de 2017 las encuestas mostraron que, si
bien Sebastián Piñera pasaría sin problemas a una segunda vuelta, no era claro si
sería junto a Alejandro Guillier o Beatriz Sánchez.
Figura 1.
Encuestas de opinión pública
Fuente: Adimark; Cadem; CEP; Criteria Research; Mori-CERC.
Nota: Línea representa mediana cruzada de todas las encuestas publicadas, por candidato.
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
218
4. Resultados de la elección
La primera vuelta de la elección presidencial se llevó a cabo el 17 de noviembre
de 201728. La gura 2 muestra los índices de participación electoral en las siete
elecciones presidenciales que se han celebrado desde el retorno de la democracia.
Muestra que desde entonces el índice de participación electoral ha caído 41 puntos,
de 87% en 1989 a 46% en 2017. Parte de la caída se debe a la reciente transición
del régimen de voto obligatorio a voto voluntario, que se implementó por primera
vez en la elección municipal de 201229.
Figura 2.
Participación electoral en elecciones presidenciales, 1989-2017
Fuente: Servicio Electoral de Chile.
La tabla 2 muestra los resultados de la primera vuelta. Muestra que Sebastián
Piñera fue el candidato más votado, con 36,6% de los votos. También muestra
28. El mismo día se llevaron a cabo las elecciones legislativas y de consejeros regionales (Cores).
En esta elección se presentaron 1 382 candidatos para ocupar 278 escaños. Las elecciones se
realizaron en el ámbito de circunscripción provincial usando un sistema proporcional.
29. Véanse B y R (2014); C et al. (2016).
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
219
que el segundo lugar fue para Alejandro Guillier, y que el tercero fue para Beatriz
Sánchez. Por una diferencia de un poco más de cien mil votos, el senador logró
pasar a la segunda un mes después. El cuarto lugar fue para José Antonio Kast,
quien dejó a Carolina Goic en el quinto lugar y a Marco Enríquez-Ominami en
el sexto. Ni Edaurdo Artés ni Alejandro Navarro lograron superar el uno por
ciento de los votos.
Lo relevante del resultado de la primera vuelta es que la suma de votos entre
los dos candidatos de derecha fue menor a la mayoría absoluta de los votos. Es
decir, la suma de los votos de los candidatos de izquierda fue mayor al cincuenta
por ciento más uno. Teóricamente, una coordinación de los candidatos de centro e
izquierda le hubiera dado la victoria a Alejandro Guillier. Por eso, el gran desafío
del senador en la antesala de la segunda vuelta fue tratar de cohesionar a todas las
fuerzas progresistas.
Los resultados de la segunda vuelta muestran que no fue posible. Sebastián
Piñera logró derrotar a Alejandro Guillier por 54,6% a 45,4%. Un análisis más no
de los votos permite inferir que Sebastián Piñera no solo logró mantener sus votos y
recoger muchos de los de José Antonio Kast, y algunos de Carolina Goic, sino que,
además, captar la mayoría de los votos de las personas que no participaron en la
primera vuelta, pero sí lo hicieron en la segunda (casi cuatrocientas mil)30. En esta
línea, la incapacidad para articular un frente progresista cohesionado fue funcional
para darle la victoria a Sebastián Piñera.
Ganó el candidato con mayor capacidad de coordinación. Esto ya había
ocurrido en elecciones anteriores. En 2005, la derecha se dividió en dos grandes
candidaturas, pero su incapacidad para coordinarse le dio la victoria a Michelle
Bachelet en la segunda vuelta31. Asimismo, en 2009, la izquierda se dividió en tres
candidaturas, pero su incapacidad para coordinarse le dio la victoria a Sebastián
Piñera32. Tal como Joaquín Lavín le dio la victoria a Michelle Bachelet en 2005 y
30. La suma de votos por Sebastián Piñera y José Antonio Kast en la primera vuelta fue 2 940
429. Los votos por Sebastián en la segunda vuelta fueron 3 796 579. Es decir, logró captar 856
150 votos adicionales entre la primera y segunda vuelta. Dado que solo votaron de forma válida
360 152 votantes más en la segunda vuelta, es racional presumir que entraron votos nuevos entre
la primera y segunda vuelta que fueron mayoritariamente para Sebastián Piñera. Pero también
es racional presumir que muchos de los votantes que votaron por algunos de los seis candidatos
restantes en la primera vuelta, especícamente por la candidata ideológicamente más cercana a
la derecha (Carolina Goic), prerieron a Sebastián Piñera por sobre Alejandro Guillier.
31. A  R (2006).
32. B (2010).
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
220
Marco Enríquez-Ominami le dio la victoria a Sebastián Piñera en 2009, Beatriz
Sánchez le dio la victoria a Sebastián Piñera en 2017.
La descoordinación de los partidos de centroizquierda fue el factor deter-
minante en la denición de la segunda vuelta de 2017. La división de la izquierda
en seis candidaturas le permitió a Sebastián Piñera ganar en segunda vuelta. Entre
todas ellas, la participación de Beatriz Sánchez fue la más perjudicial para Alejandro
Guillier. A pesar de sumar alrededor del 42% de los votos entre ambos en primera
vuelta, la animosidad del periodo de campaña dividió a los votantes de tal manera
que fue imposible volver a unicarlos para votar en contra de Sebastián Piñera en
la segunda vuelta.
Tabla 2.
Resultados de la elección presidencial 2017
Primera vuelta Segunda vuelta
Número
de votos
Porcentaje
de votos
Número
de votos
Porcentaje de
votos
Sebastián Piñera 2.417.216 36.6 3.796.579 54.6
Alejandro Guillier 1.497.116 22.7 3.159.902 45.4
Beatriz Sánchez 1.336.824 20.3
José Antonio Kast 523.213 7.9
Carolina Goic 387.780 5.9
Marco Enríquez-O. 376.471 5.7
Eduardo Artés 33.690 0.5
Alejandro Navarro 24.019 0.4
Total* 6.596.329 100.0 6.956.481 100.0
Fuente: Servicio Electoral de Chile. * Solo suma el total de votos válidos; no suma votos nulos ni blancos.
La tabla 3 muestra los resultados de la elección de senadores de 2017. Muestra
una correspondencia entre los dos candidatos presidenciales que pasaron a segunda
vuelta y la votación de los senadores de sus respectivas coaliciones. Los candidatos
recibieron más o menos los mismos votos que sus listas legislativas. Sin embargo,
ambas listas también recibieron un mayor porcentaje de escaños que de votos. Por
su parte, Beatriz Sánchez obtuvo el doble de votos que su lista de candidatos sena-
toriales y Carolina Goic obtuvo la mitad de los votos que la suya.
Considerando que se renovó la mitad del Senado, los doce senadores de
Chile Vamos se sumaron a los siete que venían del periodo anterior, para sumar
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
221
diecinueve, y convertirse en la primera fuerza del Poder Legislativo para el periodo
2018-2022. Los siete senadores de La Fuerza de La Mayoría se sumaron a los ocho
que venían del periodo anterior, para sumar quince. Los tres escaños conseguidos
por Convergencia Democrática le permitieron convertirse en la tercera fuerza. Por
su parte, el senador elegido del Frente Amplio se suma a dos senadores indepen-
dientes elegidos en 2013.
Tabla 3.
Resultados de la elección de senadores 2017
Número de
votos
Porcentaje de
votos
Número de
escaños
Porcentaje de
escaños
Chile Vamos 628.320 37,7 12 52,2
La Fuerza de la Mayoría 380.203 22,8 7 30,4
Frente Amplio 184.333 11,1 1 4,3
Convergencia Democrática 238.644 14,3 3 13,1
Por Todo Chile 22.929 1,4 0 0
Coalición Regionalista Verde 2.916 0,2 0 0
Otros*208.998 12,5 0 0
Total** 1.666.343 100.0 23 100.0
Fuente: Servicio Electoral de Chile. * Incluye independientes y otras coaliciones**. Solo suma el total de votos
válidos; no suma votos nulos ni blancos.
La tabla 4 muestra los resultados de la elección de diputados de 2017. Muestra
un patrón similar al de la elección senatorial, al haber una correspondencia entre la
votación de los dos principales candidatos. La votación de Chile Vamos se asimila
a la proporción de votos recibido por Sebastián Piñera, y la votación de La Fuerza
de la Mayoría se asimila a la votación de Alejandro Guillier. Y al igual que en la
elección senatorial, estas dos listas fueron las únicas beneciadas en la traducción de
votos a escaños, recibiendo más escaños de lo que les correspondería en un sistema
perfectamente proporcional.
Los resultados también muestran una correspondencia con la elección sena-
torial, en la cual la lista legislativa del Frente Amplio obtuvo menos votos que su
candidata presidencial y que la lista legislativa de Convergencia Democrática obtuvo
más votos que la suya. La obtención de más de 10% de los votos para cada una
de estas dos terceras fuerzas es un hecho histórico inédito. En todas las elecciones
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
222
anteriores las dos grandes coaliciones se llevaban más del noventa por ciento de
los votos y escaños en las elecciones de diputados.
Tabla 4.
Resultados de la elección de diputados 2017
Número de
votos
Porcentaje de
votos
Número de
escaños
Porcentaje de
escaños
Chile Vamos 2.318.719 38,7 72 46,5
La Fuerza de la Mayoría 1.442.196 24,1 43 27,7
Frente Amplio 989.353 16,5 20 12,9
Convergencia Democrática 640.612 10,6 14 9,0
Por Todo Chile 235.576 3,9 1 0,6
Coalición Regionalista Verde 115.323 1,9 4 2,6
Otros*255.471 4,3 1 0,7
Total** 5.997.250 100,0 155 100,0
Fuente: Servicio Electoral de Chile. * Incluye independientes y otras coaliciones**. Solo suma el total de votos
válidos; no suma votos nulos ni blancos.
5. Análisis de los resultados
Lo más relevante de los resultados de la elección presidencial es la importante
votación de la candidata de la tercera fuerza, que logró distorsionar el resultado
nal de la elección. Su votación es testimonio de que no solo hay dos coaliciones
dominantes, sino que al menos tres. Si bien la presentación de Beatriz Sánchez en
2017 se parece en alguna medida a la de Marco Enríquez-Ominami en 2009, hay
una gran diferencia: el rol de las listas legislativas. La de Beatriz Sánchez obtuvo en
su primera elección más de veinte veces lo que obtuvo la lista de Marco Enríquez-
Ominami en la suya.
En esa línea, los resultados de las elecciones legislativas muestran un fuerte
quiebre en el ordenamiento del sistema de partidos. La entrada de una tercera y
cuarta fuerza al Poder Legislativo cambia la composición del Congreso, y como
tal la naturaleza de las relaciones entre los partidos, al igual que la relación entre
el gobierno y la oposición. La distribución de poder dicotómica que caracterizó el
sistema de partidos desde 1990 se acabó en 2018. La entrada de las nuevas fuerzas
es evidencia del quiebre.
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
223
Este fraccionamiento se puede observar en el aumento en el número de parti-
dos que compite en elecciones y que obtiene representación legislativa. La gura 3
muestra la evolución del número efectivo de partidos electorales (NEPE) y legislativos
(NEPL), de acuerdo con el índice de Markuu Laakso y Rein Taagepera33. Muestra
que en la elección de 2017 el NEPE y el NEPL llegaron en su punto más alto desde
1949. Muestra que por primera vez en más de medio siglo hay más de diez partidos
relevantes compitiendo en elecciones, y más de siete representados en el Congreso.
Figura 3.
Número efectivo de partidos, 1925-2018
Fuente: Servicio Electoral de Chile.
Nota: No hubo elecciones entre 1973 y 1989.
El fraccionamiento del sistema de partidos es claramente visible en los re-
sultados de la elección de diputados, donde cuatro grandes coaliciones obtuvieron
más del 10% de los votos. También es visible en el alto porcentaje de escaños que
cada una de esas coaliciones obtuvo. Los resultados no solo muestran un quiebre
con los patrones, sino, además, con la tendencia histórica. El fraccionamiento del
sistema de partidos, que se da a partir de la elección de 2017, es incluso superior al
que hubo en los años previos al quiebre de la democracia en 197334.
Un dato importante que ayuda a caracterizar este quiebre está en los índices
de reelección, que en este caso sugieren que junto con la modicación en la estruc-
tura del sistema de partidos hay una renovación signicativa en la composición de
33. L y T (1979).
34. Véase V (1978).
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
224
los legisladores. Los datos sugieren que la elección de 2017 no solo fue la instancia
en que menos senadores y diputados buscaron ser reelectos, sino que también la
instancia en que menos de ellos la consiguieron. En otras palabras, fue la elección
de mayor recambio legislativo desde el retorno de la democracia.
La tabla 5 muestra las tasas de reelección en el Senado desde 1989. Como se
adelanta más atrás, muestra que, en comparación con todas las elecciones anteriores,
la de 2017 fue la instancia en la que menos senadores buscaron la reelección (junto
con 1997 y 2013) y en que menos senadores la consiguieron (junto con 2013).
Presumiblemente, esto está relacionado con los escándalos de corrupción, pues
aquello explicaría porqué varios de los titulares no fueron a la reelección (como
Jaime Orpis), y porque varios de los que fueron, perdieron (como Fulvio Rossi).
Tabla 5.
Reelección en el Senado, 1993-2017
Año Senadores que
buscaron la reelección
Senadores que
consiguieron la reelección
Total de
escaños
Número Porcentaje Número Porcentaje Número
1993 15 83,3 9 60,0 18
1997 10 50,0 7 70,0 20
2001 11 61,1 9 81,8 18
2005 12 60,0 7 58,3 20
2009 11 61,1 7 63,6 18
2013 10 50,0 6 60,0 20
2017 10 43,4 6 60;0 23
Total 79 58,4 51 64,8 137
Fuente: Servicio Electoral de Chile.
La tabla 6 muestra las tasas de reelección en la Cámara de Diputados. En
términos comparativos, la elección de 2017 no solo fue la elección con la menor
cantidad de diputados a la reelección (66,6%), sino que, también, fue la elección
con la menor cantidad de diputados reelectos (76,2%). Tomando en cuenta los da-
tos de reelección para el Senado, estas cifran posicionan a la elección legislativa de
2017 como instancia en que han entrado más legisladores (senadores y diputados)
novatos desde el retorno de la democracia.
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
225
Tabla 6.
Reelección en la Cámara de Diputados, 1993-2017
Año Diputados que
buscaron la reelección
Diputados que
consiguieron la reelección
Total de
escaños
Número Porcentaje Número Porcentaje Número
1993 87 72,5 70 80,5 120
1997 86 71,6 73 84;9 120
2001 92 76,6 72 78,3 120
2005 92 76,6 77 83,7 120
2009 91 75,8 74 81,3 120
2013 91 75,8 77 84,6 120
2017 80 66,6 61 76,2 155
Total 619 73,6 504 81,3 875
Fuente: Servicio Electoral de Chile.
6. Escenario político resultante
La elección presidencial y legislativa de 2017 es relevante en dos maneras. Primero,
porque marca un cambio en la dirección política del país. El retorno de Sebastián
Piñera al poder prueba que el modelo progresista de izquierda por Michelle
Bachelet no fue bien recibido por la mayoría de los chilenos. Al constituirse como
un referéndum en cuanto a la administración de la Presidenta, la elección se puede
interpretar como una donde los chilenos privilegiaron la bonanza económica por
sobre la reforma estructural.
La elección también es relevante porque marcó el inicio de un nuevo sistema
de partidos. El ordenamiento sobre la base de dos grandes coaliciones fue reem-
plazado por uno de tres o cuatro coaliciones diferentes. Esto tiene algunos efectos
notorios. A diferencia del ordenamiento anterior, donde el gobierno de turno tomaba
las decisiones de forma unilateral, el nuevo ordenamiento obliga a involucrar a la
oposición. A pesar de ser un sistema más fraccionado, es uno más uido también.
Cabe destacar que la legislatura que debutó en el periodo 2018-2022 es la
con más miembros debutantes desde el retorno de la democracia35. Esto es eviden-
cia adicional de que el sistema cambió. Los partidos antiguos perdieron escaños
35. Véanse B y N (2015).
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
226
a costa de los nuevos. Mientras que la renovación de poder en la izquierda se dio
en un espacio de reemplazo (RD como suplemento del PS), en la derecha se dio en
uno de renovación (Evopoli como complemento de la UDI).
Una pregunta relevante que nace de lo anterior es cómo este nuevo escenario
afecta la gobernabilidad. Algunos han sostenido que fragmentaciones en el sistema
de partidos naturalmente conducen a menor capacidad de gobernabilidad y, a veces,
a crisis, como en Chile en el periodo pre 197336. La lógica es que jefes de gobierno
con apoyo minoritario en presidencialismo tienen problemas estructurales para
legislar37. Sin embargo, hay quienes encuentran lo contrario38, pues sugieren que la
fragmentación puede conducir a más oportunidades de negociación.
De hecho, hay varios elementos en el nuevo contexto multipartidista de
Chile que sugieren que la segunda línea es más aplicable, a partir de 2018. Pues,
hay razones para creer que el gobierno elegido para el periodo 2018-2022 tiene
menos posibilidades de estancarse legislativamente que los anteriores. Si el bloque
tradicional de centroizquierda no quiere cooperar con Sebastián Piñera, el Presidente
puede optar por negociar con el nuevo bloque de centroizquierda o, incluso, con la
reducida, pero disciplinada bancada de la Democracia Cristiana.
Los primeros pasos del gobierno debutante en 2018 sugieren aquello. Al no
tener los votos para legislar unilateralmente, optó por un método basado en ne-
gociaciones y pactos multilaterales. En vez de arriesgar caer en parálisis legislativa
por no tener el apoyo suciente, buscó construir puentes con partidos de todos los
colores políticos. Sin estar ideológicamente alineado, buscó abrir líneas de conver-
saciones abiertas y simultáneas con todos los partidos.
Esto fue lo que ocurrió, por ejemplo, con la conformación de las mesas de
trabajo de Seguridad, Infancia, Araucanía, Salud y Desarrollo, a las cuales asistieron
desde conocidos exministros a políticos emergentes de izquierda
39
. Todo indica que
el nuevo modelo a seguir es el ecuatoriano, de coaliciones fantasmas, donde distintos
proyectos de ley se diseñan, negocian y aprueban con el apoyo de distintos sectores
40
.
Al contrario de lo que se ha sostenido en el pasado, mayor fragmentación implica
mayor exibilidad, y en algunos casos, incluso, mayor gobernabilidad.
36. V (1978).
37. L (1990).
38. C (2007).
39. La Tercera (2018).
40. Véase M A (2006).
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
227
Referencias bibliográcas
A, Eduardo (2008). “Policy positions in the chilean senate: An analysis of
coauthorship and roll call data”. Brazilian Political Science Review, 2(2):
74-92.
A, Alan y Cristóbal R (2006). “Change or continuity? The Chilean elec-
tions of 2005/2006”. Bulletin of Latin American Research 25(4): 481-502.
A, Ignacio (2017). “Chile 2016: ¿El nadir de la legitimidad democrática?”.
Revista de Ciencia Política, 37(2): 305-334.
B, Tiffany D., y Gabriela R (2014). “Subnational patterns of participa-
tion: Compulsory voting and the conditional impact of institutional design”.
Political Research Quarterly, 71(4): 826-841.
B (2017). “Eduardo Artés, candidato presidencial: Corea del Norte es una
democracia popular.” Disponible en www.biobiochile.cl/noticias/nacio-
nal/region-del-bio-bio/2017/08/24/eduardo-artes-candidato-presidencial
-corea-del-norte-es-una-democracia-popular.shtml [Fecha de consulta: 14
de noviembre de 2018].
B, Kenneth (2010). The 2009 Presidential Election of Chile. San Diego, CA:
San Diego State University.
B, Kenneth, y Patricio N (2015). “Incumbency Advantage and Tenure
Length in the Chilean Chamber of Deputies, 1989-2009”. Revista de Ciencia
Política, 35(2): 251-271.
B, Kenneth. “El éxodo electoral de la DC. Disponible en www.tresquintos.
cl/2017/05/09/el-exodo-electoral-de-la-dc/ [Fecha de consulta: 14 de no-
viembre de 2018].
B, Kenneth (2018). “Retiros, Remociones y Renuncias en el Poder Legislativo
de Chile: 1990-2018”. Documentos de Trabajo Universidad Central.
C, José Antonio (2007). Presidentialism, parliamentarism, and democracy.
Cambridge: Cambridge University Press.
C, Gonzalo, Alfredo J, y Mauricio M (). “The re-
turn of censitary suffrage? The effects of automatic voter registration and
voluntary voting in Chile”. Democratization, 23(3): 520-544.
C (2017). A dos días de la elección, dos expertos electorales revelan
sus pronósticos”. Disponible en www.cooperativa.cl/noticias/pais/politica/
presidenciales/a-dos-dias-de-la-eleccion-dos-expertos-electorales-revelan-
sus/2017-11-17/091026.html/ [Fecha de consulta: 14 de noviembre de 2018].
C, Gary W (1997). Making votes count: Strategic coordination in the world’s
electoral systems. New York: Cambridge University Press.
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
228
El Mercurio (2017). “Felipe Larraín: ‘La economía chilena requiere una cirugía
mayor’”. Disponible en www.elmercurio.com/Inversiones/Noticias/Fondos-
Mutuos/2017/01/03/Felipe-Larrain-La-economa-chilena-requiere-una-cirugia-
mayor.aspx [Fecha de consulta: 14 de noviembre de 2018].
F, Jorge, Jorge G, y Jaime L (2018). “Polarization and Electoral
Incentives: The End of the Chilean Consensus Democracy, 1990-2014”.
Latin American Politics and Society, 60(4): 49-68.
F, Claudio (2018). “Debate constitucional en Chile ¿Reemplazo vía enmien-
da?”. Política y Gobierno, 25(2): 469-483.
G, Ricardo y Mauricio M (2016). “Chile’s 2015 Electoral Reform:
Changing the Rules of the Game”. Latin American Politics and Society,
58(4): 126-144.
G, Ricardo y Carolina S (2016). “Chile 2015: Falla política, descon-
anza y reforma”. Revista de Ciencia Política, 36(1): 123-144.
L, Markuu y Rein T (1979). “Effective number of parties: A measure
with application to West Europe”. Comparative Political Studies, 12(1):3-27.
La Nación (2017). “Grieta: Chile se asoma a una polarización inédita por un ba-
llottage de nal incierto”. Disponible en www.lanacion.com.ar/2092144-
grieta-chile-se-asoma-a-una-polarizacion-inedita-por-un-ballottage-de-nal-
incierto. [Fecha de consulta: 14 de noviembre de 2018].
La Tercera (2017). “Caso OAS: scal Chong alista segundo viaje a Brasil para in-
terrogar a Duda Mendonça. Disponible en www2.latercera.com/noticia/
caso-oas-scal-chong-alista-segundo-viaje-brasil-interrogar-duda-mendonca
[Fecha de consulta: 14 de noviembre de 2018].
La Tercera (2018). “Gobierno creará nuevas mesas de trabajo para llegar a acuerdos.
Disponible en www.latercera.com/politica/noticia/gobierno-creara-nuevas-mesas-
trabajo-llegar-acuerdos/249707/ [Fecha de consulta: 14 de noviembre de
2018].
L, Juan J. (1990). “The perils of presidentialism”. Journal of Democracy, 1(1):
51-69.
L, John B. (2000). Legislative institutions and ideology in Chile. New
York: Cambridge University Press.
J, Mark P. (1999). “Electoral laws and the effective number of candidates in
presidential elections”. The Journal of Politics, 61(1):171-84.
M A, Andrés (2006). “Crafting legislative ghost coalitions in Ecuador:
Informal institutions and economic reform in an unlikely case”. En Informal
Institutions and Democracy: Lessons from Latin America (Baltimore, Johns
Hopkins University Press), pp. 69-84.
REVISTA CHILENA DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA
DICIEMBRE 2018 • e-ISSN 0719-2150 • VOL. 9 • Nº 2
RECIBIDO 31/10/2018 • APROBADO 19/11/2018
DOI 10.7770/RCHDYCP-V9N2-ART1823
229
M, Mauricio (2017). “Experto electoral DC proyecta debacle parlamentaria si
partido opta por lista separada”. Disponible en: www.t13.cl/noticia/politica/
experto-dc-proyecta-debacle-parlamentaria-si-partido-opta-camino-propio
[Fecha de consulta: 14 de noviembre de 2018].
N, Patricio (2005). “La transformación de votos en escaños: Leyes electorales
en Chile 1833-2004”. Política y Gobierno, 12(2): 233-276.
N, Patricio (2018). “¿Si puedes repararla, para qué reemplazarla? Democratizar
la Constitución de Pinochet en Chile”, Política y Gobierno, 25(2): 485-499.
N, Octavio Amorim y Gary W. C (1997). “Electoral institutions, cleavage
structures, and the number of parties”. American Journal of Political Science,
41(1): 149-174.
R, D W. (1967). The Political Consequences of Electoral Laws. New
Haven y Landon: Yale University Press.
S, Matthew S., y Rein T (2017). Votes from Seats: Logical Models
of Electoral Systems. New York: Cambridge University Press.
T (2016): “La paulatina partida del gabinete más íntimo de Bachelet”.
Disponible en www.t13.cl/noticia/politica/la-paulatina-partida-del-gabinete-
mas-intimo-bachelet/ [Fecha de consulta: 14 de noviembre de 2018].
T  , Sergio y V, Macarena (2018): “Chile 2017: Ambiciones, estrate-
gias y expectativas en el estreno de las nuevas reglas electorales”. Revista
de Ciencia Política, 38(2): 207-232.
V, Arturo (1978): The breakdown of democratic regimes, Chile (Baltimore,
Johns Hopkins University Press).
BUNKER
LA ELECCIÓN DE 2017 Y EL FRACCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE PARTIDOS EN CHILE
... For example, in 2006, just before the beginning of the student movement protests, the decrease in the enrolment of young Chileans in the electoral registers corresponded to 10 per cent of Chileans between 18 and 25 years of age, which reflected the low electoral participation of the young population of the country. In the 2017 presidential election, this percentage was 37 per cent (Bunker 2018). In opposition to these figures, during 2019, the participation of young people in public demonstrations broke all previous records. ...
... Another element that had a strong rise was interest in politics. In 2019, 43 per cent of young people were interested or very interested in political news (up from 24 per cent in 2018), and 45 per cent said they were interested in discussing politics with friends and family (Bunker 2018). ...
Article
Protest activity has become a central element for political change in Chile. In 2019, during Chileans’ October social outburst, performing arts were in the centre of the street protests. This article explores the inspiration social movements have gained from artistic practices and the role the arts in general have had as a new form of youth participation and engagement in politics in Chile. Also, this article examines the relation between the lack of formal citizenship education in the Chilean curriculum after the return of democracy and the birth of these new forms of political participation and activism within the youth. Additionally, based on the Chilean case, the article argues the need for new conceptualizations of citizenship education beyond the traditional boundaries of education institutions.
... Entre ellas destacan la despenalización del aborto terapéutico, el acuerdo de Unión Civil que permitió el reconocimiento legal a parejas del mismo sexo, la gratuidad en la educación superior para los más pobres (Toro y Valenzuela, 2018), la reforma tributaria para las grandes empresas y las reformas políticas, referente a partidos políticos, sistema electoral, cuotas electorales para mujeres, reforma al financiamiento de campañas, inicio de un proceso para la elaboración de una nueva constitución, entre otros. Sin embargo, estas reformas no estuvieron exentas de dificultades y críticas (Arana, 2017;Bunker, 2018), sobre todo por las «diferencias de opinión en el interior de la coalición hicieron que al gobierno le costara avanzar en sus proyectos pese a contar con mayoría legislativa» (Arana, 2017: 309). ...
... Distinto fue el caso de las elecciones para el Congreso, donde el nuevo sistema electoral convirtió a estas elecciones en una de las más inciertas del período. El nuevo sistema electoral tuvo como resultado una mayor fragmentación del sistema de partidos (Santana, Montero y Rama, 2019; Cruz y Varetto, 2019) lo cual era uno de los resultados esperados (Gamboa y Morales, 2016;Bunker, 2018), pero no necesariamente una mayor polarización. Esta fragmentación existe no solo por el ingreso de nuevos partidos en el Congreso, sino también porque los incentivos para la formación de coaliciones aumentaron con los cambios del sistema, prueba de ello fue el desmembramiento de la coalición de centro izquierda Concertación/Nueva Mayoría. ...
Chapter
En este capítulo analizamos las elecciones presidenciales y parlamentarias chilenas de 2017 desde una perspectiva que considera los contextos políticos, sociales y económicos de la época, la campaña, las encuestas de opinión, la normativa electoral y los resultados de las elecciones presidenciales y del Congreso. El énfasis principal estará en el análisis de los resultados de las elecciones de 2017 a partir de los efectos de los cambios institucionales introducidos a partir de 2015. El más importante de ellos, y quizás el cambio institucional más relevante desde la vuelta a la democracia en 1990, fue la reforma del sistema electoral binominal heredado de la dictadura. Los otros cambios institucionales considerados son la introducción de una ley de cuotas de género y las reformas en el financiamiento electoral. Estas reformas han transformado el sistema de partidos y la relación entre el Ejecutivo y el Legislativo, pero no han logrado reencantar a la ciudadanía que mantiene un alto desinterés en la política reflejado en una de las participaciones electorales más bajas de Latinoamérica.
... Casi tres décadas después de la transición el sistema de partidos volvió a mutar (Bunker, 2018). Esto ocurrió después de dos importantes reformas electorales (una en 2011 y otra en 2015) 2 , que no solo aumentaron significativamente el número de votantes elegibles al igualar la ley de la noche a la mañana (Brieba y Bunker, 2019), sino que también aumentaron el número de partidos en competencia bajando las barreras de entrada (Gamboa y Morales, 2016). ...
... Para efectos de este estudio, es importante señalar dos cosas. Primero, que solo Piñera y Kast se identificaron con partidos a la derecha del centro y, segundo, que entre los cuatro primeros candidatos, en términos de votos obtenidos, Piñera y Guillier representaron a los partidos tradicionales, mientras que Sánchez y Kast representaron a los nuevos (Bunker, 2018). ...
Article
Full-text available
Literatura reciente sugiere que los factores culturales están ganando poder predictivo sobre determinantes ideológicos en la explicación del comportamiento electoral en democracias establecidas. Pero, ¿ocurre lo mismo en democracias nuevas? Este artículo busca responder a esta pregunta tomando como referencia el caso de Chile. Utiliza datos de encuestas para comparar factores culturales con los determinantes ideológicos y cohortes de edad globales con generaciones políticas locales. Muestra que el patrón en Chile coincide con el observado en democracias desarrolladas.
... 82 This transformation of the electoral system has accompanied growing levels of political fragmentation. 83 In the same light, the new Congress's powers to create investigation commissions and to summon minters have empowered lawmakers before the Executive branch. 84 The obligation of public information, meanwhile, has driven to the creation of an entire system of transparency to oversee state action, promoting more robust levels of accountability. ...
Article
Full-text available
Some constitutional changes are constitutional amendments in name alone. These unusual constitutional changes dismantle the basic structure of the constitution while at the same time building a new foundation rooted in principles contrary to the old. They are self-conscious efforts to repudiate the essential characteristics of the constitution and to destroy its foundations. We should not understand changes on this scale as mere amendments. They are better understood as constitutional dismemberments. These constitutional changes disassemble one or more of the constitution’s elemental parts by altering a fundamental right, a load-bearing structural design, or a core aspect of the identity of the constitution. In this article, we draw from three jurisdictions in Latin America—Brazil, Chile, and Colombia—to illustrate this phenomenon, to expose its variations, and to suggest that it entails serious implications.
... Entre las distintas variables sociodemográficas que pudiesen ser evaluadas, hay algunas que revelen especial importancia, por ejemplo, el nivel socioeconómico (Contreras y Morales, 2015), edad (Melo y Stockemer, 2014), sexo (Malmberg y Christensen, 2021) y posición política (Van der Meer, Van Deth y Scheepers, 2009). Sobre todo, atendiendo a la realidad que actualmente vive el país, con un creciente malestar hacia las desigualdades del sistema (PNUD, 2015), la emergencia de movilización feminista y la polarización política creciente (Bunker, 2018). ...
... Entre las distintas variables sociodemográficas que pudiesen ser evaluadas, hay algunas que revelen especial importancia, por ejemplo, el nivel socioeconómico (Contreras y Morales, 2015), edad (Melo y Stockemer, 2014), sexo (Malmberg y Christensen, 2021) y posición política (Van der Meer, Van Deth y Scheepers, 2009). Sobre todo, atendiendo a la realidad que actualmente vive el país, con un creciente malestar hacia las desigualdades del sistema (PNUD, 2015), la emergencia de movilización feminista y la polarización política creciente (Bunker, 2018). ...
Chapter
Full-text available
En Chile, con el Estallido Social2 de octubre de 2019 explotó el descontento contra casi todo lo establecido. Aunque se suele decir que con este acontecimiento el país “despertó”, lo cierto es que hemos asistido a un ciclo de movilizaciones que no han cesado desde el 2006 en adelante (Donoso, 2017) y en el que los feminismos han adquirido un protagonismo extraordinario durante los últimos tres años. Ya desde el 2011, en el contexto de las protestas del movimiento estudiantil, junto a las proclamas que demandaban una educación “gratuita y de calidad”, empezamos a ver carteles que también reclamaban una “educación no sexista”. En los años siguientes observamos cada vez más cómo las calles se iban llenando de manifestaciones enlazadas a lo que ocurría globalmente, con movimientos como Me too, que denunciaban la violencia sexual, o, como en el caso de América Latina, con las movilizaciones por “Ni una menos” contra los femicidios y la “marea verde” en favor del derecho al aborto. En mayo del 2018 se produjo el “Tsunami Feminista” (Hiner, 2021), cuando debido a la indignación que provocaron escandalosas denuncias de acoso sexual en las universidades, las estudiantes feministas mantuvieron en “toma” a más de 30 facultades, 15 universidades y algunos emblemáticos liceos en las principales ciudades del país. A la par, rebasaron las calles con innumerables movilizaciones bajo un nuevo repertorio de protesta, reconfigurando otro tipo de liderazgos, feministas y disidentes. Con ello, las estudiantes lograron también alterar las clásicas formas de politización estudiantil de la izquierda masculina universitaria y disputar los imaginarios sociales sobre la violencia de género que la reducían al espacio doméstico o a un problema de varones desadaptados. En paralelo, esta movilización tensionó la propia trayectoria del movimiento feminista chileno, uno que ya venía complejizándose con nuevas interrogantes acerca del movimiento, o los desafíos que implica reconocer la interseccionalidad de las diferentes formas de dominación en las que participa el género, entre otras (Gálvez, 2021). Poco más de un año después, para el Estallido de octubre del 2019, los feminismos fueron parte esencial de la movilización y del proceso constituyente que se abrió a partir de este acontecimiento (Grau et al, 2020). Por supuesto esto no surge de la nada. Sabemos que, tanto en Chile como en Latinoamérica, el movimiento feminista es de larga data, ha tenido diferentes maneras de ser nombrado e historizado y se ha sostenido por años de activismo y trabajo en múltiples espacios y desde disímiles formas. Lo nuevo es la masividad en las movilizaciones y la radicalidad de la interpelación feminista que atraviesa prácticamente todos los ámbitos del orden social (Gago, 2019). Sin embargo, en Chile hay poca investigación empírica sobre el modo en que estos activismos se han ido fraguando y mucho menos sobre lo que ocurre más allá de la capital. En este capítulo trasladamos el foco a Valparaíso, ciudad que resulta relevante en tanto se viene constituyendo “en un espacio de articulación de la acción feminista a nivel nacional” (de Armas y López, 2016, p.186). Para este texto, concretamente analizamos las conmemoraciones del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, entre los años 2017 y 2021, basándonos en un vasto trabajo etnográfico longitudinal de diferentes movilizaciones que hemos llevado a cabo en el contexto de dos proyectos de investigación que estudian las relaciones entre género y memorias sociales del pasado reciente durante los últimos cinco años. Específicamente, nos centramos en el análisis de los registros visuales de los lienzos, pancartas y carteles que portan las manifestantes durante las marchas. Para ello usamos la metáfora de la gramática, no porque creamos en una visión estructuralista del lenguaje sino porque interpretamos las movilizaciones feministas como una provocación a las reglas y normas del habla que, a partir de un “Basta”, buscan cambiar el juego. Nuestros resultados muestran cómo en esta movilización, que históricamente ha sido el escenario más importante de las demandas del movimiento feminista, se transformó en un masivo acto de denuncia de la represión política de las manifestaciones del Estallido Social. Nuestra hipótesis es que la forma en que los movimientos feministas disputan el género y amplían el reclamo contra la violencia, se relaciona estrechamente con las memorias sociales de la dictadura, especialmente con aquellas de las resistencias y las denuncias de las violaciones a los derechos humanos, así como con la presencia de diferentes formas de transmisión generacional de esas memorias dentro de los movimientos feministas. Ese vínculo no siempre ha sido reconocido. En línea con otras investigaciones recientes, hemos estudiado el repertorio de las manifestaciones de los últimos años, considerando especialmente el uso de los cuerpos y “cuerpas” como un aspecto clave de la acción colectiva de estudiantes, mujeres y disidencias sexuales (Paredes, 2018; Cruz, 2021). Sin embargo, creemos que ello no debería dejar de lado el análisis de las palabras y sus soportes -lienzos, carteles, pancartas- como parte fundamental de la protesta. A través de esta gramática de la acción colectiva se denuncia, se demanda, se solidariza, se interpela y se abren nuevas posibilidades para “con-vivir”. Las palabras operan en una trama donde se articula la indignación que provoca la violencia de género del presente y del pasado con la creatividad de la política feminista para imaginar y proponer otras formas de vivir que interrumpan y transformen la precarización de la vida. Esta gramática es el foco de nuestra reflexión. En lo que sigue, expondremos primero nuestro lente teórico, luego los antecedentes históricos más importantes que nos permiten contextualizar el análisis; posteriormente, para entender el material con el que trabajaremos -fundamentalmente registro fotográfico- sintetizaremos la metodología utilizada. A continuación, presentaremos los resultados de nuestro análisis que muestran los distintos niveles en que se despliegan los carteles de las marchas del 8M y sus consignas: en primer lugar, como un acto de denuncia; en segundo, como un artefacto de memoria y, por último, como espacio de transmisión del pasado para la activación política. Finalmente, compartiremos algunos desafíos y preguntas sobre los límites y las posibilidades que portan los feminismos y sus disputas en este presente en transformación.
... Entre las distintas variables sociodemográficas que pudiesen ser evaluadas, hay algunas que revelen especial importancia, por ejemplo, el nivel socioeconómico (Contreras y Morales, 2015), edad (Melo y Stockemer, 2014), sexo (Malmberg y Christensen, 2021) y posición política (Van der Meer, Van Deth y Scheepers, 2009). Sobre todo, atendiendo a la realidad que actualmente vive el país, con un creciente malestar hacia las desigualdades del sistema (PNUD, 2015), la emergencia de movilización feminista y la polarización política creciente (Bunker, 2018). ...
... Uno de ellos mide las preferencias asociadas a la opción de legislar sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y el otro mide las preferencias con respecto a la política de educación universitaria gratuita. Ambos temas han sido objeto de discusión pública en Chile en los últimos años (Bunker 2017 Los entrevistados tuvieron que responder a cinco preguntas sobre sus preferencias de presidente, cada una de las cuales presentaba dos perfiles diferentes. 4 La aleatorización de los valores del perfil es un elemento central del diseño; por lo tanto, el nivel de cada atributo en cada candidato se definió aleatoriamente en el momento en que se hizo la pregunta (la encuesta se realizó mediante tabletas). ...
Article
Full-text available
Objetivo/contexto: ¿qué efecto tienen las emociones transmitidas por los candidatos en los votantes? En las campañas electorales, los candidatos no solo informan al votante de sus posiciones en políticas públicas o el partido político al que representan. También transmiten emociones. En este trabajo investigamos el efecto que estas tienen en el voto. Metodología: se diseñaron dos experimentos de encuestas y se aplicaron a una muestra representativa de la población residente en Chile, durante los meses de mayo y junio de 2019. Estos experimentos permiten evaluar cómo las emociones transmitidas por los candidatos, a través de sus rostros y discurso político, pueden afectar la preferencia por un candidato. Conclusiones: los resultados muestran que la valencia de las emociones es un factor relevante en la decisión del voto, particularmente cuando se transmite a través de expresiones faciales. Las emociones positivas aumentan la probabilidad de votar por un candidato. Cuando consideramos las emociones transmitidas a través del discurso, encontramos que las emociones positivas sobre el futuro aumentan la probabilidad de votar por ese candidato. Originalidad: este trabajo realiza dos aportes: por una parte, contribuye al estudio del impacto de las emociones en América Latina, lugar donde poco se ha avanzado en estas materias; por otra, el uso de experimentos permite evaluar el efecto de las emociones transmitidas por los candidatos.
Article
Full-text available
Article
Full-text available
En el año 2017 debutó el nuevo sistema proporcional para las elecciones parlamentarias en Chile, en conjunto con las nuevas reglas sobre financiamiento de campañas. Se proponen tres modelos de regresión lineal que toman como variable dependiente el gasto de las candidaturas, aportes de los partidos, y aportes propios, estimando el efecto de la incumbencia, densidad poblacional, participación en elección pasada, coalición y sexo. Se halla que los incumbentes gastan más, lo que es transversal a todas las coaliciones, y que la coalición Chile Vamos incurre en gasto sustantivamente mayor que sus competidores. Además, los candidatos de la Nueva Mayoría recurrieron más al financiamiento desde sus partidos, en comparación al resto de las coaliciones. La densidad poblacional no es significativa, y la participación en 2016 incide en los aportes propios. Las mujeres gastaron levemente menos que los hombres y realizaron menos aportes propios, pero los partidos donan indistintamente del sexo
Article
Full-text available
I respond to George Tsebelis’s article that explains how difficult it is to amend the Constitution of Chile given the high majority thresholds for constitutional reforms, the broad scope of issues covered by those high thresholds and the cumbersome process to modify the amendment section. I review the history of constitutional change in Chile to show that, even though constitutional reform is difficult to achieve, it has happened 43 times since democracy was restored. I discuss how the demand for constitutional replacement is based on the illegitimacy of origin of the 1980 Constitution, but argue that Chileans should take pride in having built a full­fledged democracy despite the constraints of a constitution design to create a protected democracy under military tutelage
Article
Full-text available
This article is a response toward George Tsebelis’ argument (2018) concerning the incentives for constitutional replacement in Chile. It suggests that Tsebelis’ model may work better to explain dynamic of constitutional reforms than dynamic of replacement. As some authors have addressed, this article suggests that there are some crucial exogenous conditions of the constitutional-institutional realm that may influence the possibility of replacing a given constitution and such conditions are not present in the case of Chile. Therefore, Tsebelis’ model may help us to analytically explain the space of decision of actors who may have predefined incentives in a context of a “normal” institutional setting. To respond to the question of why some actors are willing to change the statu quo in a context of pre-fixed incentives, this articles suggest three of them: actors’ perception of the future costs of maintaining the statu quo, the game of power between the Executive and the Legislative, and changes in the balance of power triggering the need for change of crucial aspects of the Constitution. © 2018, Centro de Investigacion y Docencia Economicas A.C. All rights reserved.
Article
Full-text available
Consensus democracy among the main Chilean political forces ended abruptly after the 2013 presidential and parliamentary elections, the most polarized elections since the return to democracy in 1990. Relying on spatial voting theory to uncover latent ideological dimensions from survey data between 1990 and 2014, this study finds patterns of gradual polarization starting at least ten years before the collapse of consensus, based on an increasing demobilization of the political center that misaligned politicians from their political platforms (particularly in the center-left parties). That phenomenon changed the political support for the two main political coalitions and the intracoalition bargaining power of their various factions. The pattern also helps to explain the process behind the 2015 reform of the electoral system.
Article
Full-text available
El año 2017 fue un año diferente para el gobierno chileno. En términos coyunturales, Chile vivió un duro golpe a su institucionalidad debido a la crisis desatada por los incendios forestales, los problemas de corrupción en carabineros y las denuncias de maltrato en dependencias del Servicio Nacional de Menores (SENAME). En lo político, el 2017 fue el estreno de la nueva regla electoral que reemplazó el sistema binominal. El presente artículo sostiene que este cambio de regla electoral provocó tres efectos principales en los actores políticos: a) cambio de ambiciones en medio de la incertidumbre de los agentes políticos b) nuevas estrategias territoriales para la campaña, y c) nuevas expectativas en actores tradicionalmente excluidos de la competencia electoral.
Article
Full-text available
This article argues that the legitimacy of the political system is currently at its lowest point since the return to democracy. Presidential approval ratings dipped to a record low in 2016. The year also saw the highest levels of electoral absenteeism and distrust in the three branches of government, and the lowest levels of identification with political parties. This low legitimacy of the political system can be attributed to cyclical —governmental mismanagement and corruption scandals— and underlying causes —interpersonal mistrust, detachment from the political activity and insulated elites—. If these trends continue, we may witness a transformation of the party system, the emergence of populist movements and leaders, and the erosion of the quality of Chilean democracy.
Article
Full-text available
In 2015, a center-left government introduced an electoral reform that replaced the binomial electoral system governing parliamentary elections since 1989 with a more proportional system. This article provides an account of the reform process, describes the new electoral law, and discusses the factors explaining the reform. We argue, first, that it was possible, due to the incentives the government provided, to secure the support of an ample majority of parliamentarians; also, a new and favorable political scenario had emerged, in which the support of the main right-wing parties was not necessary for the reform to pass. Second, we maintain that the reform sought mainly to resolve problems affecting the parties of the governing coalition related to negotiations of coalition lists for elections. As a complementary objective, the reform promoted a general interest by establishing rules that allowed a “fairer” system of representation and improved competitive conditions.
Article
Full-text available
This article describes and analyzes the political process during Michelle Bachelet's second year in government. As it will be shown, the year 2015 was marked by the emergence of important cases of political and economic corruption, deep deficits in the political leadership of government and political coalitions, and a pronounced decline of trust in main political actors. Nevertheless, important legislative changes occurred that modified political institutions and improved social and political rights.
Article
Full-text available
This article explores incumbency advantage and tenure length in the Chilean Chamber of Deputies between 1989 and 2009. After describing how the electoral system frames electoral competition, we present descriptive data of incumbency advantage and tenure length. There is remarkable stability in both indicators. Three out of four incumbents seek re-election, 82.3% get re-elected. Still, every four years, first-termers comprise 38.5% of the 120-member Chamber. The average tenure length is 2.4 terms. We find a neutral effect of past electoral performance and number of terms in office on the decision to seek re-election and be reelected. However, the results become significant when we control for the incumbent legislators coalition. © 2015 Pontificia Universidad Catolica de Chile. All rights reserved.
Book
Take the number of seats in a representative assembly and the number of seats in districts through which this assembly is elected. From just these two numbers, the authors of Votes from Seats show that it is possible to deduce the number of parties in the assembly and in the electorate, as well as the size of the largest party. Inside parties, the vote distributions of individual candidates likewise follow predictable patterns. Four laws of party seats and votes are constructed by logic and tested, using scientific approaches rare in social sciences. Both complex and simple electoral systems are covered, and the book offers a set of 'best practices' for electoral system design. The ability to predict so much from so little, and to apply to countries worldwide, is an advance in the systematic analysis of a core institutional feature found in any democracy, and points the way towards making social sciences more predictive. © Matthew S. Shugart and Rein Taagepera 2017. All rights reserved.
Article
Cross-national studies of turnout find that compulsory voting has the strongest impact on participation, boosting turnout by 10 to 18 percent. We argue that in the absence of compulsory voting, other institutional factors such as small district size, strong electoral competition, and moderate candidate fragmentation may be similarly effective at mobilizing turnout. Where voting is mandatory, these factors should instead primarily influence how people vote once they are at the polls—diminishing levels of invalid voting, and consequently increasing effective turnout. We take advantage of the abolition of compulsory voting in Chile to test our expectations immediately before and after reform, in the exact same electoral districts. Using this unique subnational research design, we leverage data from more than 1,000 mayoral elections over the course of three electoral cycles and across 345 municipalities to examine patterns of turnout and invalid voting. Results show that small district size, strong electoral competition, and moderate candidate fragmentation are effective at reducing invalid voting when turnout is compulsory, and fostering higher levels of turnout when voting is voluntary.