ArticlePDF Available

Abstract

El bienestar psicológico suele asociarse con niveles de funcionamiento óptimo que incluyen, no solo la relación entre el sujeto y los demás, sino también actitudes internas como el dominio y el crecimiento personal. Alrededor de este contexto se planteó la presente investigación, cuyo objetivo principal fue el de describir el bienestar psicológico de adolescentes montevideanos a través de la escala BIEPS-J propuesta por Casullo. Se realizó un estudio transaccional, correlacional y no experimental, que contó con la participación de 473 jóve-nes de planteles educativos públicos y privados de Montevi-deo. Los puntajes directos de bienestar psicológico y sus di-mensiones fueron comparados a través de técnicas paramé-tricas como la prueba t-Student y el análisis de varianza de una vía (ANOVA), pero también mediante herramientas ro-bustas a la heterocedasticidad como las versiones de Welch para ambos procedimientos. La asociación entre variables se midió con el test chi-cuadrado de independencia, calculando el estadístico exacto de Fisher cuando no se cumplieron las suposiciones de dicha prueba. Se hallaron diferencias signi-ficativas en la aceptación según sexo (p = 4×10-6) y según la edad agrupada en los vínculos (p = 0,003), en la aceptación (p = 0,036) y en el bienestar psicológico (p = 0,028). También se encontró una relación estadísticamente significativa entre el sexo y la aceptación (p = 1,28 × 10-4) y entre el sexo y el bienestar psicológico (p = 0,007). Los resultados son discu-tidos desde los postulados de bienestar multidimensional y desde los indicadores evolutivos adolescentes del ciclo vital. En este sentido, la muestra adolescente presenta altos va-lores de bienestar psicológico, expresado en un adecuado funcionamiento en control, aceptación, vínculos y proyectos. Se sugiere una posible trayectoria diferencial del bienestar psicológico en sus dimensiones de acuerdo al sexo. Palabras clave: bienestar psicológico, adolescencia monte-videana, sexo, salud mental, salud integral. Psychological well-being is usually associated with levels of optimal functioning that include, not only the relationship between the subject and others, but also internal attitudes such as mastery and personal growth. It was around this context that the present research was proposed, whose main objective was to describe the psychological well-being of Mon-tevidean adolescents using the Casullo's BIEPS-J scale. A cross-sectional, correlational and non-experimental study was carried out with the participation of 473 adolescents from public and private high schools in Montevideo. The scores of psychological well-being and their dimensions were compared through parametric techniques such as t-test and one-way ANOVA, but also through robust tools for heteroscedas-ticity such as Welch's t-test and Welch's ANOVA. The association between variables was measured with the chi-square test of independence, by calculating Fisher's exact statistic when the assumptions of that test were not met. Significant differences were found in acceptance by sex (p=4×10-6) and by age grouped into links (p=0.003), acceptance (p=0.036) and psychological well-being (p=0.028). A statistically significant relationship was also found between sex and acceptance (p=1,28×10-4) and between sex and psychological well-being (p=0.007). The results are discussed from the multidimensional well-being postulates and from the adolescent evolutionary indicators of the life cycle. In this sense, the adolescent sample presents high values of psychological well-being, expressed in an adequate functioning in control, acceptance, links and projects. A possible differential trajec-tory of psychological well-being in its dimensions according to sex is suggested.
182
Salud mental en la adolescencia
montevideana: una mirada desde
el bienestar psicológico
Diego García Álvarez1, Mgtr. https://orcid.org/0000-0002-9350-785X; diegogarcia_123@hotmail.com. Juan Hernández-Lalinde2, Mgtr. https://orcid.org/0000-0001-6768-
1873; j.hernandezl@unisimonbolivar.edu.co. Jhon-Franklin Espinosa-Castro2, Mgtr. https://orcid.org/0000-0003-2186-3000; j.espinosa@unisimonbolivar.edu.co. María
José Soler3, Dra. https://orcid.org/0000-0002-6289-2951; mariajsoler@gmail.com
1Universidad Rafael Urdaneta, Fac. de Cs. Políticas, Soc. y Administrativas, Maracaibo, Venezuela.
2Universidad Simón Bolívar, Departamento de Cs. Básicas, Sociales y Humanas, Cúcuta, Colombia.
3Asociación Jóvenes Fuertes, Montevideo, Uruguay.
Autor para correspondencia: Juan Hernández-Lalinde. Universidad Simón Bolívar, Departamento de Ciencias Sociales y Humanas. Calle 14 entre avenidas 4 y 5, Barrio
La Playa. C. P.: 540006. Cúcuta, Colombia. Correo electrónico: j.hernandezl@unisimonbolivar.edu.co.
Mental health in the Montevidean adolescence: a view from the psychological well-being
Resumen Abstract
El bienestar psicológico suele asociarse con niveles de fun-
cionamiento óptimo que incluyen, no solo la relación entre el
sujeto y los demás, sino también actitudes internas como el
dominio y el crecimiento personal. Alrededor de este contexto
se planteó la presente investigación, cuyo objetivo principal
fue el de describir el bienestar psicológico de adolescentes
montevideanos a través de la escala BIEPS-J propuesta por
Casullo. Se realizó un estudio transaccional, correlacional y
no experimental, que contó con la participación de 473 jóve-
nes de planteles educativos públicos y privados de Montevi-
deo. Los puntajes directos de bienestar psicológico y sus di-
mensiones fueron comparados a través de técnicas paramé-
tricas como la prueba t-Student y el análisis de varianza de
una vía (ANOVA), pero también mediante herramientas ro-
bustas a la heterocedasticidad como las versiones de Welch
para ambos procedimientos. La asociación entre variables se
midió con el test chi-cuadrado de independencia, calculando
el estadístico exacto de Fisher cuando no se cumplieron las
suposiciones de dicha prueba. Se hallaron diferencias signi-
cativas en la aceptación según sexo (p = 4×10-6) y según la
edad agrupada en los vínculos (p = 0,003), en la aceptación
(p = 0,036) y en el bienestar psicológico (p = 0,028). También
se encontró una relación estadísticamente signicativa entre
el sexo y la aceptación (p = 1,28 × 10-4) y entre el sexo y el
bienestar psicológico (p = 0,007). Los resultados son discu-
tidos desde los postulados de bienestar multidimensional y
desde los indicadores evolutivos adolescentes del ciclo vital.
En este sentido, la muestra adolescente presenta altos va-
lores de bienestar psicológico, expresado en un adecuado
funcionamiento en control, aceptación, vínculos y proyectos.
Se sugiere una posible trayectoria diferencial del bienestar
psicológico en sus dimensiones de acuerdo al sexo.
Palabras clave: bienestar psicológico, adolescencia monte-
videana, sexo, salud mental, salud integral.
Psychological well-being is usually associated with levels of
optimal functioning that include, not only the relationship be-
tween the subject and others, but also internal attitudes such
as mastery and personal growth. It was around this context
that the present research was proposed, whose main objec-
tive was to describe the psychological well-being of Mon-
tevidean adolescents using the Casullo’s BIEPS-J scale. A
cross-sectional, correlational and non-experimental study
was carried out with the participation of 473 adolescents from
public and private high schools in Montevideo. The scores
of psychological well-being and their dimensions were com-
pared through parametric techniques such as t-test and one-
way ANOVA, but also through robust tools for heteroscedas-
ticity such as Welch’s t-test and Welch’s ANOVA. The asso-
ciation between variables was measured with the chi-square
test of independence, by calculating Fisher’s exact statistic
when the assumptions of that test were not met. Signicant
differences were found in acceptance by sex (p=4×10-6) and
by age grouped into links (p=0.003), acceptance (p=0.036)
and psychological well-being (p=0.028). A statistically sig-
nicant relationship was also found between sex and ac-
ceptance (p=1,28×10-4) and between sex and psychologi-
cal well-being (p=0.007). The results are discussed from the
multidimensional well-being postulates and from the adoles-
cent evolutionary indicators of the life cycle. In this sense,
the adolescent sample presents high values of psychological
well-being, expressed in an adequate functioning in control,
acceptance, links and projects. A possible differential trajec-
tory of psychological well-being in its dimensions according
to sex is suggested.
Keywords: psychological well-being, Montevidean adoles-
cence, sex, mental health, integral health.
Recibido: 07/02/2020 Aceptado: 02/03/2020
AVFT Archivos Venezolanos de Farmacología y Terapéutica
Volumen 39, número 2, 2020
183
www.revistaavft.com
Introducción
La salud es denida como el estado de bienestar integral per-
cibido por la persona1, así pues, la salud mental va más allá
de la ausencia de síntomas psicopatológicos, se considera un
continuo entre la enfermedad y el estado ideal del individuo
en las mejores condiciones posibles; es decir, es la capaci-
dad para el disfrute de recursos personales que permitan un
funcionamiento óptimo en el contexto sociocultural, así como
resistir adversidades y orecer a lo largo del ciclo vital2. De
modo que uno de los indicadores claves para describir la sa-
lud mental es el bienestar psicológico, tal y como lo planteó
la Organización Mundial de la Salud (OMS) de forma pionera.
En este sentido, el constructo del bienestar psicológico ha
sido desarrollado por Carol Ryff3,4,5 durante más de 30 años
de investigación. La autora plantea el bienestar psicológico
desde un enfoque relacional que converge en seis elementos
que lo constituyen en sí mismo, orientados al funcionamiento
óptimo, desarrollo psíquico adecuado y, por supuesto, al cre-
cimiento personal. Especícamente, los elementos que de-
nen al bienestar psicológico son: a), autoaceptación; b), sen-
sación de autonomía en la vida personal; c), dominio sobre
el ambiente; d), relaciones sociales positivas; e), propósito
en la vida; y f), sensación de crecimiento personal. En resu-
men, el cultivo de estos elementos posibilitará el bienestar
psicológico en la construcción de la subjetividad a lo largo
del ciclo vital.
La investigación empírica del bienestar psicológico concebi-
do desde este modelo multidimensional propuesto por Ryff ha
mostrado interesantes correlatos con salud mental5,6, rasgos
sanos de la personalidad5,7,8, bioindicadores5,9,10 e incluso con
salud física5,11, así como también correlaciones negativas con
psicopatologías5,12. Una de las líneas de investigación que ha
tomado relevancia es el estudio del bienestar psicológico de
acuerdo al ciclo vital; especícamente se ha encontrado que
aquellos sujetos con adecuado desarrollo psicosocial en su
adultez presentan mayor bienestar psicológico. Sin embargo,
la investigación abocada a profundizar en este constructo en
la infancia, niñez y adolescencia es escasa13.
La adolescencia es el contexto de estudio de esta investiga-
ción, entendida como una etapa establecida en una cons-
trucción social con indicadores evolutivos denidos acerca
de su trayectoria; por ejemplo: madurez sexual y reproducti-
va, formación de la identidad, pensamiento formal hipotético-
deductivo y otros indicadores psicosociales de acuerdo al
desarrollo individual14,15; es un periodo de crecimiento, pero
debido a estas características puede que sea una etapa ex-
puesta a múltiples factores de riesgo y posibles comporta-
mientos riesgosos16. La Organización Panamericana de la
Salud en 2018, sugiere la investigación de la salud mental en
la adolescencia como una meta que deben tener los grupos
de investigación en desarrollo humano17. Siguiendo la línea
propuesta por estos organismos, en el presente trabajo se
estudia el bienestar psicológico como un indicador de salud,
tal y como lo indicó la OMS en su declaración de principios18.
En Latinoamérica, Casullo20 y Casullo y Castro-Solano12,21
realizaron aportes fructíferos en el estudio de la salud men-
tal adolescente basados en la propuesta salutogénica de
Ryff3,4,5 en la que el bienestar psicológico se estudia más
allá de la ausencia de síntomas físicos y psicopatológicos.
Casullo y Castro-Solano21 y García-Álvarez22 consideran al
bienestar psicológico un indicador complejo de salud mental
que no se reduce a la unidimensionalidad del afecto positivo
y negativo. En consecuencia, las ciencias de la salud y del
comportamiento se han actualizado al abordar el objeto de
estudio a través de indicadores de funcionamiento psíquico
óptimo con base en el desarrollo del ciclo vital; es decir, de un
mayor desarrollo simultáneo de las dimensiones de bienestar
psicológico, se puede inferir un mejor funcionamiento mental.
Por su parte, Casullo y Castro-Solano21 liderizaron una inves-
tigación considerada el principal antecedente del presente
estudio, que consistió en evaluar el bienestar psicológico en
1270 adolescentes argentinos medido a través de la escala
de bienestar psicológico diseñada por los investigadores con
base en los postulados teóricos del modelo multidimensional.
A modo de resultados, encontraron: a), una escala de bien-
estar psicológico con adecuadas propiedades psicométricas
con validez de constructo de cuatro dimensiones que expli-
can esta variable en adolescentes argentinos a través de la
aceptación, autonomía, control ambiental y proyecto de vida;
y b), el sexo y la edad no inuyen en la percepción de bien-
estar psicológico en adolescentes argentinos.
En Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay,
se han realizado esfuerzos por estudiar la salud mental en
la adolescencia, pero han sido investigaciones concebidas
desde la comprensión de la salud mental como ausencia de
enfermedades y síntomas psicopatológicos, estudios cientí-
cos que han sido llevados a cabo a través de instrumentos
de «screaning» o de cribado23,24, los cuales no han ofrecido
datos para la comprensión del funcionamiento psíquico sano
en la adolescencia montevideana. Sin embargo, un estudio
posterior con una muestra de 188 adolescentes de Monte-
video analizó las relaciones del bienestar psicológico como
medida de salud mental en cuanto a constructos sanos de la
personalidad e incluyó características psicopatológicas en su
diseño. Los resultados de esta investigación sugieren un va-
lor predictivo de la autoestima y autoecacia en el bienestar
psicológico adolescente, sin encontrar diferencias signicati-
vas de acuerdo al sexo22.
Con base en este contexto, surgen las siguientes formula-
ciones orientadoras del problema: a), ¿cuál será el nivel de
bienestar psicológico percibido en adolescentes montevidea-
nos?; b), ¿cuál será el nivel de bienestar psicológico y sus
dimensiones en adolescentes de acuerdo al sexo y la edad?;
c), ¿existirán diferencias estadísticamente signicativas en
el bienestar psicológico y en sus dimensiones de acuerdo al
sexo y la edad?; d), ¿tendrá el sexo y la edad adolescente al-
guna relación con el bienestar psicológico percibido?. De ahí
que, el principal propósito de este artículo es el estudio del
bienestar psicológico como una mirada a la salud mental, fun-
cionamiento adecuado y desarrollo óptimo en la adolescen-
cia montevideana. En este orden de ideas, se plantean los si-
guientes objetivos de investigación: a), describir el bienestar
psicológico de adolescentes montevideanos; b), caracterizar
184
las dimensiones del bienestar psicológico en adolescentes
montevideanos de acuerdo al sexo y edad; c), establecer di-
ferencias en el bienestar psicológico de acuerdo al sexo y
la edad adolescente; y d), determinar asociaciones entre el
bienestar psicológico, sexo y edad adolescente. Asimismo,
las hipótesis que orientan este estudio son las siguientes:
a), se observará un nivel medio de bienestar psicológico en
adolescentes; b), no existirán diferencias signicativas en el
bienestar psicológico y sus dimensiones de acuerdo al sexo;
y c), existirán niveles mayores de bienestar psicológico en
adolescentes tardíos que en los tempranos.
La presente investigación se enmarca en el proyecto de in-
vestigación «Bienestar psicológico en la adolescencia» de la
Asociación Jóvenes Fuertes de Uruguay, con la meta de ge-
nerar datos psicométricos conables que sirvan de base para
futuros estudios enmarcados en salud mental. Por lo tanto,
la justicación teórico-cientíca de este estudio se esgrime
en constituirse en un antecedente descriptivo del bienestar
psicológico como aproximación a la comprensión de la salud
mental y funcionamiento psíquico óptimo en una muestra de
adolescentes de Montevideo. De igual manera, se busca pro-
fundizar en la posible relación que pueda tener el papel del
sexo en la vivencia del bienestar psicológico, y por supues-
to, analizar qué peso tendría la edad en la naturaleza del
mismo. Se espera que los resultados sean orientadores para
todos aquellos profesionales abocados a la promoción de
salud mental en contextos adolescentes, ya sean médicos,
psiquiatras, psicólogos, orientadores y educadores, como un
modesto aporte a la praxis profesional que pueda ser opera-
cionalizado en formas de intervención.
Materiales y métodos
Tipo de investigación, diseño y participantes
Se realizó una investigación transaccional, correlacional y no
experimental25. Para ello, se seleccionaron 473 adolescen-
tes mediante muestreo no probabilístico por conveniencia.
La escogencia de los sujetos se realizó a nivel de secundaria
regular, en instituciones públicas y privadas de Montevideo,
Uruguay. El único criterio de exclusión fue la presencia de
alguna discapacidad física o intelectual que pudiera alterar
la interpretación de los resultados de la escala de bienestar
psicológico. En vista de que no se emplearon técnicas alea-
torias de muestreo, el tamaño de la muestra fue determinado
por la cantidad de sujetos que voluntariamente participaron
en el estudio mientras este duró, además de por aspectos
logísticos, económicos y de tiempo. Las conclusiones obte-
nidas del análisis de esta muestra han sido analizadas con
cautela, extrapolando los resultados únicamente a la pobla-
ción de la cual ha sido extraída.
La recolección de datos se realizó por medio de convenios
institucionales de la Asociación Jóvenes Fuertes Uruguay
con instituciones educativas en Montevideo, en efecto, el
estudio fue autorizado por la misma fundación y la junta di-
rectiva de cada una de las instituciones. Asimismo, se realizó
consentimiento informado tramitado por las instituciones, así
como la muestra adolescente fue informada sobre la investi-
gación, asegurando la condencialidad y uso cientíco de los
resultados. De igual manera, se garantizó que la investiga-
ción no representaba riesgo ni para su salud mental ni física
de la muestra adolescente, ni con consecuencias escolares
y académicas, y que podían abandonar el estudio cuando
quisieran. Todos estos aspectos estaban noticados en el
consentimiento informado.
Instrumentos
La medición de las variables de interés se realizó con la esca-
la de bienestar psicológico para jóvenes (BIEPS-J) propues-
ta por María Martina Casullo20, instrumento integrado por 13
ítems en formato de escala de Likert de tres opciones: a),
en desacuerdo; b), ni de acuerdo, ni en desacuerdo; y c), de
acuerdo. La estructura factorial de la escala consta de cuatro
dimensiones más el constructo global; a saber: control, vín-
culos, proyectos, aceptación de sí mismo y bienestar psico-
lógico. Originalmente, la consistencia interna del instrumento
fue aceptable, reportando un índice global de 0,74, aunque
las dimensiones evidenciaron niveles de conabilidad relati-
vamente bajos: 0,56 para el control, 0,51 para los vínculos,
0,55 para los proyectos y 0,50 para la aceptación.
Estos resultados fueron inferiores a los encontrados en la
presente investigación, en la que se estimó la abilidad de
la escala a través de los coecientes omega de McDonald
y alfa de Cronbach. En lo que respecta a la primera medi-
da, se hallaron valores de 0,67 para el control, 0,69 para los
vínculos, 0,64 para los proyectos, 0,61 para la aceptación y
0,79 para todos los ítems. Con respecto al coeciente alfa,
los índices de consistencia fueron de 0,64 para el control,
0,69 para los vínculos, 0,64 para los proyectos, 0,59 para la
aceptación y 0,79 para la escala completa.
Para comprobar si el instrumento medía el constructo que
pretendía analizar, los autores llevaron a cabo análisis de co-
rrelación con pruebas psicológicas que permitían identicar
nociones clásicas de bienestar, pero también con escalas
que medían síntomas clínicos tales como la somatización,
ansiedad, depresión, entre otros. En general, se registraron
correlaciones positivas de magnitud moderada cuando se
asoció la BIEPS-J con pruebas de satisfacción vital como la
propuesta por Diener y col.26 o la desarrollada por Andrews y
White27. Asimismo, se identicaron correlaciones negativas
de tamaño medio al cotejar los factores de la escala con la
severidad global de los síntomas y con el malestar psicoló-
gico generalizado. Estos hallazgos respaldan la validez del
instrumento utilizado en este estudio.
Análisis estadístico
Antes de la realización de los contrastes, se inspeccionó la
base de datos para decidir si era apropiado el uso de técni-
cas paramétricas. Para ello, se examinaron las condiciones
del teorema de límite central en muestras obtenidas de po-
blaciones nitas según lo postulado por Cochran28 y Lohr29,30
En tal sentido, se determinó el tamaño muestral para satisfa-
cer tales premisas mediante
. Puesto que el coeciente
de asimetría más elevado fue el de la dimensión «vínculos»,
cuyo valor absoluto fue de 2,07, se precisó que serían nece-
AVFT Archivos Venezolanos de Farmacología y Terapéutica
Volumen 39, número 2, 2020
185
www.revistaavft.com
sarios 136 sujetos o más para garantizar la pertinencia de
dichas técnicas, lo que quedó asegurado al haber trabaja-
do con 473 individuos. También se inspeccionó el supuesto
de independencia de observaciones mediante la prueba de
las rachas de Wald-Wolfowitz sin encontrar inconsistencias.
Asimismo, la suposición de homocedasticidad de varianzas
fue evaluada a través del test clásico de Levene, hallando
diferencias signicativas únicamente en el constructo «víncu-
los». En este caso, se utilizaron alternativas robustas como
la prueba de t de Student o el análisis de varianza (ANOVA)
de Welch. En el resto de variables no se observaron aleja-
mientos importantes de las premisas paramétricas.
Considerando lo anterior, se abordó el análisis de la siguiente
manera: las variables cuantitativas fueron expresadas a tra-
vés del mínimo (Mín.), máximo (Máx.), rango (R), media (M),
desviación estándar (DE) y coeciente de variación (CV),
mientras que las características cualitativas fueron identi-
cadas en forma de frecuencias absolutas y relativas. Para
comparar las puntuaciones directas de bienestar psicológico
y sus correspondientes dimensiones, se empleó la prueba t-
Student y el ANOVA unifactorial clásico cuando las varianzas
fueron iguales, mientras que; ante la presencia de hetero-
cedasticidad, se utilizaron las versiones robustas de Welch
para ambos procedimientos. Los contrastes post hoc fueron
ejecutados mediante la técnica LSD de Fisher. La asociación
entre variables se midió con la prueba chi-cuadrado de in-
dependencia, calculando el estadístico exacto de Fisher en
aquellos casos en los que más del 20 % de las casillas re-
portaron frecuencias esperadas menores que cinco. Las pro-
porciones condicionales de las tablas de contingencia fueron
contrastadas a través de la prueba z, corrigiendo el nivel de
signicación según Bonferroni. Los tamaños de efecto fueron
estimados a partir de los coecientes V de Cramér, h, d y f de
Cohen31, mientras que la potencia de prueba fue calculada a
partir de las diferencias observadas.
El procesamiento de los datos fue llevado a cabo con los
programas SPSS (versión 25), R-Studio (versión 1.2.1335),
Statgraphics (versión 16.1.03) y G-Power (versión 3.1.9.2).
El nivel de signicación de los resultados fue establecido a
partir de un valor de p<0,05.
Resultados
La muestra estuvo conformada por 473 sujetos, de los cuales,
el 54,54% ( n = 258) fueron hombres y el 45,45% (n = 215)
fueron mujeres. La edad promedio fue de 13,76 ± 1,54
(CV = 11,19%), con mínimo y máximo de 11 y 19 años,
respectivamente. Se registraron diferencias signicativas
en esta variable al ser comparada según género (t = 2,48,
p = 0 , 013). Concretamente, se observó una edad media de
13,92 ± 1,57 años (CV = 11,28%) en los adolescentes mas-
culinos, en contraposición a las femeninas, cuya edad rondó
los 13,57 ± 1,48 años (CV = 10,91 %). Por otro lado, la dis-
tribución según grupos etarios fue la siguiente: el 48,84 %
(n = 231) de los participantes tenían una edad comprendida
entre los 11 y los 13 años, el 45,45 % (n= 215) de los ado-
lescentes se ubicaron en el grupo cuya edad osciló desde
los 14 hasta los 16 años, y el 5,71 % (n = 27) de los sujetos
se localizaron en el rango que abarcó desde los 17 hasta los
19 años, edades que comprenden la adolescencia temprana,
media y tardía. El detalle de esta información puede visuali-
zarse en la Tabla 1.
Tabla 1. Descripción de la muestra según sexo,
edad y grupos etarios
Variable Categorías Recuento (n) Porcentaje (%)
Sexo Masculino 258 54,55
Femenino 215 45,45
Grupos etarios Desde 11
hasta 13 años 231 48,84
Desde 14
hasta 16 años 215 45,45
Desde 17
hasta 19 años 27 5,71
Las puntuaciones directas de bienestar psicológico y sus
dimensiones pueden apreciarse a nivel general en la Ta-
bla 2. Con respecto al control, se observaron puntajes que
oscilaron desde 1 hasta 12, con promedio de 10,09 ± 1,78
(CV = 17,64 %), mientras que los vínculos en la adolescen-
cia abarcaron un rango comprendido entre 1 y 9 puntos, con
media de 8,04± 1,45 (CV= 18,03 %). En lo que concierne a
los proyectos, se registraron valores que promediaron los
7,71 ± 1,49 puntos (CV= 19,33 %), con cifras mínimas y máxi-
mas de 3 y 9, respectivamente, en tanto que la aceptación
en la adolescencia varió desde 2 hasta 9 puntos, ubicándo-
se en una media de 7,42 ± 1,58 (CV = 21,29 %). El bienestar
psicológico generó valores comprendidos entre 5 y 39, con
promedio de 33,09 ± 5,01 (CV = 15,14 %).
Tabla 2. Descripción general de las puntuaciones directas de
bienestar psicológico y sus dimensiones
Variable Mín, Máx, R M DE CV
Control 1 12 11 10,09 1,78 17,64 %
Vínculos 1 9 8 8,04 1,45 18,03 %
Proyectos 3 9 6 7,71 1,49 19,33 %
Aceptación 2 9 7 7,42 1,58 21,29 %
Bienestar psicológico 5 39 34 33,09 5,01 15,14%
Ya se ha mencionado que las puntuaciones directas de bien-
estar psicológico se categorizaron en tres niveles a partir
de los percentiles. Así pues, y como se señala en la Tabla
3, la distribución de las valoraciones para el control en la
adolescencia se concentró en el nivel medio, con fracción
de 41,44 % (n = 196), en contraposición a los puntajes ba-
jos y altos, cuyas proporciones fueron de 32,35 % (n = 153)
y 26,22 % (n = 124), respectivamente. En el caso de los vín-
culos, proyectos y del bienestar psicológico, la mayoría de
las personas adolescentes generaron registros que se loca-
lizaron en un nivel superior. De forma concreta, el 53,91%
(n = 255) de los sujetos evidenció cifras de magnitud alta para
sus vínculos, mientras que el 23,89 % (n = 13) se asoció con
puntuaciones bajas y el 22,20% (n= 105) con cifras mode-
radas. La dimensión de proyectos se distribuyó como sigue:
el 41,86 % (n= 198) de los individuos generó puntajes altos,
seguidos de aquellos que ostentaron valores bajos y medios,
con fracciones respectivas de 35,94 % (n = 170) y 22,20 %
186
(n = 105). El constructo global se comportó de forma similar;
a saber: 47,36 % (n = 224) de los participantes evidencia-
ron niveles altos en esta variable, mientras que el 27,06 %
(n = 128) se vinculó con cifras bajas y el 25,58% (n = 121)
con valores elevados. Por último, la aceptación exhibió una
distribución semejante a la observada en el control. Especí-
camente, el 45,03% (n = 213) de los participantes se ubi-
có en el grupo con niveles medios, en tanto que el 24,95 %
(n = 118) se relacionó con valoraciones bajas y el 30,02 %
(n = 142) con cifras superiores.
Tabla 3. Descripción general de las puntuaciones corregidas de
bienestar psicológico y sus dimensiones
Variable Nivel Recuento (n) Porcentaje (%)
Control Bajo 153 32,35
Medio 196 41,44
Alto 124 26,22
Vínculos Bajo 113 23,89
Medio 105 22,20
Alto 255 53,91
Proyectos Bajo 170 35,94
Medio 105 22,20
Alto 198 41,86
Aceptación Bajo 118 24,95
Medio 213 45,03
Alto 142 30,02
Bienestar psicológico Bajo 128 27,06
Medio 121 25,58
Alto 224 47,36
La comparación de los puntajes directos de bienestar psi-
cológico y sus respectivos factores se ilustra en la Tabla 4.
No hubo diferencias signicativas cuando las puntuaciones
fueron cotejadas según sexo, salvo en el caso de la acepta-
ción (t = 4,69, gl = 471, p = 4 × 10-6). Nótese que los hombres
generaron cifras más elevadas que las mujeres (7,72±1.42
vs. 7,05±1,68), discrepancia de baja magnitud detectada
con una elevada potencia (TE = 0,43, potencia = 0 ,996).
También se hallaron diferencias estadísticas importantes
según la edad agrupada en los vínculos adolescentes (f de
Welch = 6,15, p = 0,003, TE = 0,13, potencia = 0 , 694), en la
aceptación (f = 3,34, p = 0,036, TE = 0,12, potencia = 0 ,631)
y en el bienestar psicológico (f = 3,61, p = 0,028, TE = 0,12,
potencia = 0,664). En cuanto este factor, se encontró que
adolescentes cuya edad uctuó desde los 17 hasta los 19
años reportaron puntajes más elevados que quienes se ubi-
caron en el rango medio de edad (8,56 ± 0,85 vs. 7,87 ± 1,60,
p = 0,020), efecto moderado identicado con potencia acep-
table (TE = 0,54, potencia = 0,747).
En lo que respecta a la aceptación, los adolescentes cuya
edad osciló desde los 17 hasta los 19 años ostentaron va-
loraciones más altas que quienes tuvieron desde 11 hasta
13 años (8,15± 1,10 vs. 7,42 ± 1,58, p = 0,023), registrándo-
se una vez más una diferencia de tamaño medio detectada
con potencia aceptable (TE = 0,54, potencia = 0,747). Esto
se repitió al comparar la adolescencia tardía con la adoles-
cencia media, es decir entre 14 y 16 años (8,15 ± 1,10 vs.
7,32 ± 1,61, p = 0,010), aunque el efecto en esta oportuni-
dad fue levemente superior y se detectó con alta potencia
(TE = 0,61 potencia = 0,838). Por el lado del bienestar psi-
cológico, también se hallaron diferencias en la adolescen-
cia tardía y quienes se encontraban en la adolescencia tem-
prana e intermedia. Especícamente, los de edad avanzada
obtuvieron puntajes superiores a las cifras encontradas en
los más tempranos (35,37 ± 2,65 vs. 33,21 ± 4,80, p= 0,033),
pero también a las valoraciones halladas en los adolescentes
intermedios (35,37 ± 2,65 vs. 32,68 ± 5,37, p = 0,008). En el
primer caso, se detectó una diferencia de tamaño moderado
con una razonable probabilidad (TE = 0,56 potencia = 0,779),
mientras que, en el segundo, se identicó un efecto ligera-
mente mayor, pero con una potencia importante (TE= 0,64
potencia = 0,873).
Tabla 4. Puntuaciones directas de bienestar psicológico y sus
dimensiones según sexo y grupos etarios
Variable Grupos M±DE Est, (p) TE (pot,)
Control Masculino 10,20 ± 1,68a 1,38 NA
Femenino 9,97 ± 1,90a (0,167)
Desde 11 hasta
13 años 10,09 ± 1,86a 2,24 NA
Desde 14 hasta
16 años 10,01 ± 1,72a 0,107)
Desde 17 hasta
19 años 10,78 ± 1,42a
Vínculos Masculino 8,07 ± 1,46a 0,62 NA
Femenino 7,99 ± 1,44a (0,534)
Desde 11 hasta
13 años
8,13 ±
1,33a,b 6,15 0,13
Desde 14 hasta
16 años 7,87 ± 1,60a (0,003) (0,694)
Desde 17 hasta
19 años 8,56 ± 0,85b
Proyectos Masculino 7,64 ± 1,49a -1,01 NA
Femenino 7,78 ± 1,49a (0,313)
Desde 11 hasta
13 años 7,64 ± 1,55a 0,58 NA
Desde 14 hasta
16 años 7,76 ± 1,47a (0,563)
Desde 17 hasta
19 años 7,89 ± 0,93a
Aceptación Masculino 7,72 ± 1,42a 4,69 0,43
Femenino 7,05 ± 1,68b 4×10
-6 (0,996)
Desde 11 hasta
13 años 7,42 ± 1,58a 3,34 0,12
Desde 14 hasta
16 años 7,32 ± 1,61a (0,036) (0,631)
Desde 17 hasta
19 años 8,15 ± 1,10b
Bienestar psic, Masculino 33,51 ± 4,97a 1,96 NA
Femenino 32,60 ± 5,02a (0,050)
Desde 11 hasta
13 años
33,21 ±
4,80a 3,61 0,12
Desde 14 hasta
16 años
32,68 ±
5,37a (0,028) (0,664)
Desde 17 hasta
19 años 35,37 ± 2,65b
Nota: con respecto al sexo, se ha empleado la prueba t-Student para muestras
independientes cuando el contraste de varianzas no ha sido signicativo y la prueba
t-Welch cuando lo ha sido. Con relación a los grupos etarios, se ha usado la ver-
sión clásica del ANOVA unifactorial cuando las varianzas han sido semejantes y el
ANOVA de Welch cuando no lo han sido. Los contrastes post hoc se han ejecutado
a través del método LSD de Fisher. El tamaño del efecto y la potencia de la prueba
solo se ha estimado cuando se han encontrado diferencias estadísticamente signi-
cativas, empleando para esto los coecientes d y f de Cohen. NA = no aplica. Los
grupos con distintos subíndices (a o b) exhibieron medias signicativamente dife-
rentes al nivel de 0,05; por ejemplo: los niveles de aceptación en los hombres fueron
signicativamente más elevados que en las mujeres (7,72a vs. 7,05b)
AVFT Archivos Venezolanos de Farmacología y Terapéutica
Volumen 39, número 2, 2020
187
www.revistaavft.com
La asociación entre las variables de interés, el sexo y los
grupos etarios se observan en las Tablas 5 y 6. El sexo del
adolescente se relacionó signicativamente con la acepta-
ción (X2= 17,92, p = 1,28 × 10-4, TE = 0,20, potencia = 0 ,973) y
con el bienestar psicológico (X2= 10,01, p = 0,007, TE = 0,15,
potencia = 0 , 816). En términos precisos, se encontró que la
proporción de mujeres con niveles bajos de aceptación fue
más elevada que la de los hombres (32,56 % vs. 18,60 %,
z = 4,74, p = 2,09 × 10-6), diferencia de magnitud media detec-
tada con alta potencia (TE = 0,32, potencia = 0 ,936). Estos
hallazgos se invirtieron cuando se cotejaron los porcentajes
dentro del nivel alto; a saber: la fracción de los adolescentes
con puntajes corregidos de aceptación alta fue sensiblemen-
te más elevada que la de las mujeres (36,82 % vs. 21,86 %,
z = 3,53, p = 4,08 × 10-4), desigualdad de tamaño moderado
identicada con una considerable probabilidad (TE = 0,33,
potencia = 0 ,948). Por otro lado, y en lo concerniente al
bienestar psicológico, se halló que la proporción de adoles-
centes femeninos con puntajes bajos fue signicativamente
mayor que la de los adolescentes masculinos (33,49 % vs.
21,71 %, z = 2,87, p = 0,004), aunque tal diferencia resultase
pequeña en términos prácticos (TE = 0,26, potencia = 0 .815).
Lo contrario sucedió cuando se cotejaron las fracciones se-
gún sexo en el estrato de puntajes elevados: los hombres
alcanzaron un porcentaje más alto que las mujeres (53,10 %
vs. 40,47 %, z = 2,74, p = 0,006), generando una discrepancia
pequeña identicada con potencia aceptable (TE = 0,25, po-
tencia = 0 ,785).
Tabla 5. Asociación entre los puntajes corregidos del bienestar psicológico, sus dimensiones y el sexo en la adolescencia
Variable Categorías Masculino (n =258) Femenino (n =215) Estad, (p) TE (pot,)
n % del total % del grupo n % del total % del grupo
Control Bajo 74 15,64 28,68a 79 16,70 36,74a 4,47 NA
Medio 117 24,74 45,35a 79 16,70 36,74a (0,107)
Alto 67 14,16 25,97a 57 12,05 26,51a
Vínculos Bajo 58 12,26 22,48a 55 11,63 25,58a 0,92 NA
Medio 56 11,84 21,71a 49 10,36 22,79a (0,633)
Alto 144 30,44 55,81a 111 23,47 51,63a
Proyectos Bajo 98 20,72 37,98a 72 15,22 33,49a 2,25 NA
Medio 60 12,68 23,26a 45 9,51 20,93a (0,325)
Alto 100 21,14 38,76a 98 20,72 45,58a
Aceptación Bajo 48 10,15 18,60a 70 14,80 32,56b 17,92 0,20
Medio 115 24,31 44,57a 98 20,72 45,58a 1,28 × 10-4 (,973)
Alto 95 20,08 36,82a 47 9,94 21,86b
Bienestar psic, Bajo 56 11,84 21,71a 72 15,22 33,49b 10,01 0,15
Medio 65 13,74 25,19a 56 11,84 26,05a (0,007) (0,816)
Alto 137 28,96 53,10a 87 18,39 40,47b
Nota: las proporciones dentro del grupo con diferentes subíndices, dieren entre sí al nivel de p<0,05 cuando se comparan según sexo. Se ha calculado el estadístico chi-
cuadrado cuando las suposiciones de la prueba han sido vericadas y se ha usado el test exacto de Fisher cuando no. El tamaño del efecto se ha estimado mediante el
coeciente V y h de Cramér. Estos indicadores y la potencia de prueba solo se muestran cuando la asociación ha sido signicativa. NA = no aplica.
Tabla 6. Asociación entre los puntajes corregidos del bienestar psicológico, sus dimensiones y los grupos etarios en la adolescencia
Variable Categorías
11 – 13 años (n = 231) 14 – 16 años (n = 215) 17 – 19 años (n = 27) Estad,
(p)
TE
(pot,)
n% del
grupo
% del
total n% del
grupo
% del
total n% del
grupo
% del
total
Control Bajo 75 15,86 32,47 72 15,22 33,49 6 1,27 22,22 5,75 NA
Medio 94 19,87 40,69 93 19,66 43,26 9 1,90 33,33 (0,219)
Alto 62 13,11 26,84 50 10,57 23,26 12 2,54 44,44
Vínculos Bajo 50 10,57 21,65 59 12,47 27,44 4 0,85 14,81 7,58 NA
Medio 51 10,78 22,08 51 10,78 23,72 3 0,63 11 , 11 (0,108)
Alto 130 27,48 56,28 105 22,20 48,84 20 4,23 74,07
Proyectos Bajo 83 17,55 35,93 76 16,07 35,35 11 2,33 40,74 2,73 NA
Medio 56 11,84 24,24 42 8,88 19,53 7 1,48 25,93 (0,605)
Alto 92 19,45 39,83 97 20,51 45,12 9 1,90 33,33
Aceptación Bajo 59 12,47 25,54 57 12,05 26,51 2 0,42 7,41 9,16 NA
Medio 101 21,35 43,72 101 21,35 46,98 11 2,33 40,74 (0,057)
Alto 71 15,01 30,74 57 12,05 26,51 14 2,96 51,85
Bien, psic, Bajo 60 12,68 25,97 66 13,95 30,70 2 0,42 7,41 8,99 NA
Medio 59 12,47 25,54 56 11,84 26,05 6 1,27 22,22 (0,061)
Alto 112 23,68 48,48 93 19,66 43,26 19 4,02 70,37
Nota: las proporciones dentro del grupo con diferentes subíndices, dieren entre sí al nivel de .05 corregido según Bonferroni cuando se comparan de acuerdo a grupos
etarios. Se ha calculado el estadístico chi-cuadrado cuando las suposiciones de la prueba han sido vericadas y se ha usado el test exacto de Fisher cuando no. El tamaño
del efecto se ha estimado mediante el coeciente V y h de Cramér. Estos indicadores y la potencia de prueba solo se muestran cuando la asociación ha sido signicativa.
NA = no aplica.
188
Para nalizar, no se encontró una asociación estadística-
mente signicativa entre los niveles de las dimensiones de
bienestar psicológico y los grupos etarios de los adolescen-
tes montevideanos. Como puede notarse en la Tabla 6, nin-
guno de los factores del constructo evaluado se relacionó
con la edad del estudiante, aunque las cifras obtenidas en
el caso de la aceptación (X2=9,18, p=0,057) y del bienestar
psicológico en su totalidad (X2=8,99, p=0,061) permitirían
sospechar de alguna signicación marginal.
Discusión
De acuerdo a los postulados del modelo multidimensional del
bienestar psicológico de Ryff3,4,5 y Casullo20, se interpreta que
el 47,36 % de la muestra de adolescentes se ubica en un ni-
vel alto de bienestar psicológico; es decir, presentan una alta
percepción acerca de su funcionamiento psíquico expresado
en autoaceptación de su personalidad, control ambiental, vín-
culos sanos y sensación de llevar un proyecto de vida acorde
a las demandas correspondientes del ciclo vital, congurán-
dose en una favorable evaluación sobre cómo se ha llevado
la vida. A su vez, un 25,58 % de la muestra se caracteriza por
un nivel medio o promedio de bienestar psicológico, léase
como una forma adecuada de su funcionamiento, así como
del desarrollo de los elementos convergidos al crecimiento
personal con una apropiada evaluación de la vida y sus re-
cursos personales. Sin embargo, el 27,06 % de la muestra de
adolescentes presenta un nivel bajo de bienestar psicológico
que puede entenderse como un manejo decitario de los ele-
mentos que posibilitan el mismo; en otras palabras, podrían
presentar dicultades en el control de situaciones de la vida
diaria impidiendo el aprovechamiento de oportunidades y re-
cursos personales, afectando el planteamiento de metas y
objetivos acarreando un débil proyecto de vida, esto debi-
do a un empobrecido conocimiento personal que conlleva a
conictos en la autoestima y autoaceptación; en efecto, sus
vínculos sociales pueden llegar a ser escasos y dicultosos.
Para caracterizar las dimensiones del bienestar psicológico
en la adolescencia, se considera que presentan niveles me-
dios de control y aceptación, mientras que niveles altos de
vínculos y proyectos de vida, siendo afín con el alto nivel de
bienestar psicológico que caracteriza la muestra adolescen-
te. De acuerdo a Ryff5 y Casullo20, se interpreta que la dimen-
sión del control es adecuada en la forma en cómo los ado-
lescentes pueden identicar recursos, sentirse competentes
para aprovechar oportunidades del contexto provocando
cierto dominio sobre el ambiente para satisfacer necesida-
des, intereses y deseos. Asimismo, la aceptación se carac-
teriza en el adecuado reconocimiento del sí mismo tanto en
sus lados talentosos, virtuosos y aquellos rasgos y estados
no tan luminosos; esta dimensión del bienestar psicológico
permite la aceptación de las incongruencias, reconocimiento
del pasado, del presente y orientarse al futuro. Con respec-
to a los vínculos, dimensión con valores altos en la muestra
de adolescentes, se entiende que sus vínculos son sanos,
positivos y cálidos; pueden establecer relaciones conables,
empáticas y afectivas ya sea con pares, familia y primeras
relaciones amorosas. De igual manera, la dimensión de pro-
yecto de vida con valores altos en la muestra adolescente
implica que reconocen tener metas, tareas y objetivos que
pueden entenderse como un camino que siguen en la vida;
perciben que esta tiene algún signicado.
En el contexto de estos resultados, Casullo y Castro-Solano21
reeren que el bienestar psicológico es considerado un factor
protector de la salud mental en adolescentes en Argentina, ex-
plican que niveles bajos de bienestar psicológico —y de sus
dimensiones— pueden congurarse en personas con riesgo
psicológico y probabilidad de sufrir síntomas o alguna psicopa-
tología, incluso indican que las dimensiones de aceptación de
sí mismo y vínculos se vieron seriamente afectadas en el gru-
po de adolescentes con síntomas psicopatológicos marcados,
a diferencia de grupos con puntajes más altos en estas dimen-
siones y en ausencia de sintomatología. En resumen, postulan
que las dimensiones del bienestar psicológico pueden actuar
como elementos para discriminar entre adolescentes que pre-
sentaban más o menos trastornos mentales, y por supuesto,
ser un indicador objetivo de salud mental percibida.
Ahora bien, Casullo20 en su estudio original realizado con
adolescentes en Argentina no publicó resultados descriptivos
acerca de los niveles de la variable bienestar psicológico ni
en ninguna de sus dimensiones; sin embargo, las investiga-
doras Martínez y Morote41 en el estudio realizado con adoles-
centes en Lima en Perú reeren que la dimensión más alta
fue los proyectos mientras que la dimensión de aceptación
fue la más baja, resultados similares a los encontrados en el
presente estudio. Asimismo, los resultados acá encontrados
son congruentes con los reportados por Cruz y su equipo de
investigación en España42 quienes reeren que la muestra
de su estudio se caracteriza por altos niveles de bienestar
psicológico como en cada una de sus dimensiones.
Al establecer la diferenciación de acuerdo al sexo, los re-
sultados indican que no existen diferencias estadísticamente
signicativas en el bienestar psicológico ni en ningunas de
sus dimensiones, a excepción de la aceptación, en la que
los adolescentes hombres muestran mayores puntajes sobre
las adolescentes; es decir, reeren mayor disposición para
reconocer los múltiples rasgos y estados de su personalidad,
así como para reconocerse en el continuo de la vida con la
aceptación de su pasado. Los resultados sugieren que el
bienestar psicológico podría verse posibilitado por distintas
vías en tanto a la capacidad para llevar una vida con sen-
tido, sentirse en control de las situaciones, poseer dominio
ambiental y generar vínculos sociales sanos a través de la
subjetivación adolescente masculina o femenina. Puede que
las diferencias encontradas en aceptación consigan explicar-
se mediante enfoques de género o aspectos socioculturales
asumidos a la vivencia del papel de género y no en el sexo
biológico22,32,34. Asimismo, estos resultados son congruentes
con experiencias de investigación en Argentina21, Uruguay22,
Chile33, España34 y otros países35,36, en los cuales no se en-
contraron diferencias en el bienestar psicológico percibido
de hombres y mujeres. Sin embargo, la literatura cientíca
advierte que, en ocasiones, son encontradas diferencias en
cuanto al sexo y que estas son signicativas estadísticamen-
AVFT Archivos Venezolanos de Farmacología y Terapéutica
Volumen 39, número 2, 2020
189
www.revistaavft.com
te pero poco prácticas37,38 debido al pequeño tamaño del
efecto, lo cual sugiere una trayectoria distinta en el cultivo
del bienestar psicológico entre hombres y mujeres.
Ahora bien, tomando la edad como variable para establecer
diferencias signicativas en el bienestar psicológico y sus di-
mensiones, los altos niveles diferenciales en la adolescencia
tardía sobre la adolescencia temprana y media se explican
debido a que, teóricamente, en la trayectoria ideal del ciclo
vital los indicadores evolutivos deben haber alcanzado su
desarrollo a esa altura; esto es, esencialmente, la formación
de la identidad16.El desarrollo psicosocial en la adolescen-
cia presenta la crisis normativa constituida en la formación
coherente del yo, proceso mediante el cual la persona en
la adolescencia integra gustos, intereses, rasgos y estados
en la formación de una identidad, en el sí mismo, sistema
de valores y creencias a los cuales se le es el a través del
compromiso personal. De alguna manera, el proceso de for-
mación de la identidad es una tarea psicosocial de orden vital
y saludable, e incluye la denición en áreas referentes a la
sexualidad, ocupación o vocación y sistema de creencias.
Ryff5 explica que varias investigaciones han encontrado una
asociación fuerte entre el logro de la identidad adolescente
con el bienestar psicológico, así como con otras tareas psi-
cosociales a lo largo de la vida.
Asimismo, las asociaciones encontradas entre el sexo, la
edad y el bienestar psicológico son explicadas en el sentido
de que las mujeres posiblemente presentan una trayectoria
distinta en el desarrollo de su bienestar psicológico; en efec-
to, algunos autores como Erikson39 explican que la identidad
masculina está basada en aspectos individuales, de compe-
tencia y reconocimiento; mientras que la identidad femenina
según Gilligan y Utrilla40 más allá de estar basada en la ad-
quisición de una identidad separada, está formada con base
a la evaluación de sus capacidades, habilidades y recursos
personales en adecuación con el contexto social, en el cuida-
do de los demás y de sí misma.
Ahora bien, Casullo20 reere en su estudio original con ado-
lescentes de Argentina que la edad, el sexo y el lugar de re-
sidencia no presentaron interacciones con el bienestar psico-
lógico, incluso especicó que no se encontraron diferencias
en la percepción del bienestar psicológico según sexo, edad
y región sociocultural. Por su lado, en adolescentes en Lima
en Perú41 sólo se encontraron diferencias signicativas en
la dimensión de aceptación favoreciendo a la adolescencia
media sobre la tardía; así como diferencias según el sexo en
las dimensiones de vínculos para las adolescentes, mientras
que, en la dimensión de aceptación para los adolescentes,
aspecto congruente con los hallazgos del presente estudio y
con los reportados por Cruz y su equipo de investigación en
la adolescencia española42.
De acuerdo a los objetivos e hipótesis de investigación plan-
teados se enuncian las siguientes conclusiones: a), la mues-
tra de adolescencia montevideana se caracteriza por un nivel
alto de bienestar; b), los adolescentes analizados presentan
niveles adecuados en las dimensiones del bienestar psicoló-
gico, valores medios de control y aceptación y valores altos
en vínculos y proyectos de vida; c), no existen diferencias es-
tadísticamente signicativas de acuerdo al sexo en el bienes-
tar psicológico y en ninguna de sus dimensiones a excepción
de la aceptación favoreciendo a los adolescentes hombres;
d), hay diferencias estadísticamente signicativas en los
valores altos del bienestar psicológico en la adolescencia
tardía en contraste con los valores de adolescencia media y
temprana; y e), no existen asociaciones signicativas entre
la edad adolescente, sexo y el nivel bienestar psicológico,
mientras que existen asociaciones signicativas entre el
sexo y el bienestar psicológico. No obstante, estas conclu-
siones deben ser consideradas con cautela en el estricto
sentido descriptivo, comprensivo y especíco de la muestra
de estudio, debido a las limitaciones concernientes al tipo de
muestreo, el cual, al no ser aleatorio, podría comprometer la
generalización de los resultados.
A modo de líneas futuras de trabajo de investigación, los auto-
res se plantean qué tan pertinente sería la posibilidad de usar
la escala de bienestar psicológico para adolescentes como
un instrumento que permita discriminar entre adolescentes
con adecuado funcionamiento psíquico, riesgo psicológico o
posible curso de síntomas depresivos y de otro orden psico-
patológico. De modo que sería interesante incluir en diseños
de investigación variables referidas a las diferencias indivi-
duales ya sean sanas y de algún dominio psicopatológico,
así como el diseño posible de estudios longitudinales acerca
del desarrollo del bienestar.
Referencias
1. Huber M, Knottnerus JA, Green L, Horst H, Jadad AR, Kromhout
D et al. How should we dene health? BMJ 2011;3(43):16-19. DOI:
https://doi.org/10.1136/bmj.d4163.
2. Vázquez C, Hervás G, Rahona JJ, Gómez D. Bienestar psicológico
y salud: aportaciones desde la psicología positiva. Anuario de Psi-
cología Clínica y de la Salud 2009;5(1):15-28.
3. Ryff CD. Happiness is everything, or is it? Explorations on the
meaning of psychological well-being. Journal of personality and
social psychology 1989;57(6):1069-1081. DOI: http://dx.doi.
org/10.1037/0022-3514.57.6.1069.
4. Ryff CD, Keyes, CLM. The structure of psychological well-being re-
visited. Journal of personality and social psychology 1995;69(4):719-
727. DOI: http://dx.doi.org/10.1037/0022-3514.69.4.719.
5. Ryff CD. Psychological well-being revisited: Advances in the sci-
ence and practice of eudaimonia. Psychotherapy and psychosomat-
ics 2014;83(1):10-28. DOI: 10.1159/000353263.
6. Ryff CD, Singer B. Interpersonal ourishing: A positive health
agenda for the new millennium. Personality and social psychology
review 2000;4(1):30-44. DOI: https://doi.org/10.1207/S15327957P-
SPR0401_4.
7. Schmutte PS, Ryff CD. Personality and well-being: reexamining
methods and meanings. Journal of personality and social psy-
chology 1997;73(3):549-559. DOI: http://dx.doi.org/10.1037/0022-
3514.73.3.549.
8. Ryff CD. Challenges and opportunities at the interface of aging,
personality, and well-being. Handbook of personality: Theory and
research 2008;399-418.
190
9. Lindfors P, Lundberg U. Is low cortisol release an indicator of posi-
tive health? Stress and health: Journal of the International Society
for the Investigation of Stress 2002;18(4):153-160. DOI: https://doi.
org/10.1002/smi.942.
10. Staudinger UM, Fleeson W, Baltes PB. Predictors of subjective
physical health and global well-being: Similarities and differences
between the United States and Germany. Journal of Personal-
ity and Social Psychology 1999;76(2):305-319. DOI: http://dx.doi.
org/10.1037/0022-3514.76.2.305.
11. Heidrich SM, Ryff CD. Physical and mental health in later life: The
self-system as mediator. Psychology and Aging 1993;8(3):327-338.
DOI: http://dx.doi.org/10.1037/0882-7974.8.3.327.
12. Casullo MM, Castro-Solano A. Patrones de personalidad, sín-
dromes clínicos y bienestar psicológico en adolescentes. Revista
de Psicopatología y Psicología Clínica 2002;7(2):129-140. DOI:
http://dx.doi.org/10.1037/0882-7974.8.3.327.
13. Cobo-Rendón R, Pérez-Villalobos MV, Hernández H, Aslan-Parra
J. Modelos multidimensionales del bienestar en contextos de
Enseñanza-Aprendizaje: una revisión sistemática. Ecos de la
Academia 2017;6(1):13-28.
14. Güemes-Hidalgo M, González-Fierro MC, Vicario MH. Pubertad y
adolescencia. Revista Adolescere (2017);5(1):7-22.
15. Amorín D. Apuntes para una posible psicología evolutiva. Serie
Cuadernos de Psicología Evolutiva. Montevideo. Waskala Libros,
2018.
16. Papalia D, Feldman RD, Martorell G. Desarrollo humano. México:
McGraw Hill, 2012.
17. Organización Panamericana de la Salud. Aceleración mundial de
las medidas para promover la salud de los adolescentes (Guía
AA-HA): Orientación para la aplicación en los países. Washington,
D.C.: Organización Mundial de la Salud, 2018.
18. Moreno GA. La denición de salud de la Organización Mundial de
la Salud y la interdisciplinariedad. Sapiens. Revista Universitaria de
Investigación 2018;9(1):93-107.
19. Mariñelarena-Dondena L. De la epidemiología psiquiátrica a la psi-
cología positiva. Historia de la trayectoria cientíca de María Mar-
tina Casullo. Universitas Psychologica 2014;13(5):1893-1904. DOI:
http://dx.doi.org/10.11144/Javeriana.upsy13-5.eppp.
20. Casullo MM. Evaluación del bienestar psicológico. En: M. Casullo.
Evaluación del bienestar psicológico en Iberoamérica. (pp. 11-29).
Buenos Aires: Paidós. Paidós; 2002.
21. Casullo MM, Castro-Solano A. Evaluación del bienestar psicoló-
gico en estudiantes adolescentes argentinos. Rev Psicol PUCP
2000;28(1):35-68.
22. García-Álvarez DG, Soler MJ, Rendón RC. Bienestar psicológico
en adolescentes: relaciones con autoestima, autoecacia, malestar
psicológico y síntomas depresivos. Revista de Orientación Educa-
cional 2019,33(63):23-43.
23. Fitermann P, Zerpa M. Aproximación al bienestar psicológico y la
salud mental de los niños y adolescentes de Montevideo. En Ca-
bella W, Nathan M, Fitermann P, Vigorito A, Zerpa M, Bucheli M
(eds.). Cambio familiar y bienestar de las mujeres y los niños en
Montevideo y el área metropolitana: una perspectiva longitudinal
2015,113-145.
24. Daset LR, Fernández-Pintos ME, Costa-Ball D, López-Soler C, Van-
derplasschen W. Desarrollo y validación del autoinforme de adoles-
centes: ADA. Ciencias Psicológicas 2015, 9(1):85-104.
25. Hernández R, Fernández C, Baptista P. Metodología de la investig-
ación cientíca. México: Mc Graw Hill, 2018.
26. Diener E, Emmons RA, Larsen RJ, Grifn S. The Satisfaction with
Life Scale. J Pers Assess. 1985;49(1):71-75.
27. Andrews FM, Withey SB. Social Indicators of Well-Being: Ameri-
cans’ Perceptions of Life Quality. Springer Science & Business Me-
dia; 2012. 462 p.
28. Cochran W. Sampling Techniques. 3rd ed. New York, NY: John Wi-
ley & Sons, Inc.; 1977. 442 p. (Wiley series in probability and math-
ematical statistics).
29. Lohr S. Sampling: Design and Analysis. 2nd ed. Boston, MA:
Brooks/Cole Cengage Learning; 2010. 609 p. (Advanced Series).
30. Alf C, Lohr S. Sampling Assumptions in Introductory Statistics
Classes. Am Stat. febrero de 2007;61(1):71-77.
31. Cohen J. Statistical power analysis for the behavioral sciences. 2nd
ed. Hillsdale, N.J: L. Erlbaum Associates; 1988.567p.
32. Barra E. Inuencia de la autoestima y del apoyo social percibido
sobre el bienestar psicológico de estudiantes universitarios chile-
nos. Diversitas: perspectivas en psicología 2012;8(1):29-38.
33. Barra E. Bienestar psicológico y orientación de rol sexual en es-
tudiantes universitarios. Terapia psicológica 2012;28(1):119-125.
DOI: http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48082010000100011.
34. Alandete JG. Bienestar psicológico, edad y género en universitarios
españoles. Salud & Sociedad 2013;4(1):48-58.
35. Zubieta M, Muratori M, Fernández D. Bienestar subjetivo y psi-
cosocial: explorando diferencias de género. Salud & Sociedad
(2012);3(1):66-76.
36. Barrón RG, Castilla IM, Casullo MM, Verdú JB. Relación entre es-
tilos y estrategias de afrontamiento y bienestar psicológico en ado-
lescentes. Psicothema 2002;14(2):363-368.
37. Muratori M, Zubieta E, Ubillos S, González JL, Bobowik M. Feli-
cidad y Bienestar Psicológico: estudio comparativo entre Argentina
y España. Psykhe 2015;24(2):1-18. DOI:10.7764/psykhe.24.2.900.
38. Ojeda FJR, Velasco AS, Moyeda IXG. Relación del bienestar psi-
cológico, depresión y rendimiento académico en estudiantes de se-
cundaria. Psicología Iberoamericana 2011;19(2):27-37.
39. Erikson EH. El ciclo vital completado (pp. 66-71). Barcelona: Paid-
ós, 2000.
40. Gilligan C, Utrilla JJ. La moral y la teoría: psicología del desarrollo
femenino. México: Fondo de Cultura Económica, 1990.
41. Martínez P, Morote R. El bienestar psicológico en adolescentes
escolares de Lima Metropolitana. En: M. Casullo. Evaluación del
bienestar psicológico en Iberoamérica. (pp. 55-64). Buenos Aires:
Paidós. 2002.
42. Cruz M, Maganto C, Montoya I, González R. Escala de bienestar
psicológico para adolescente. Resultados Españoles. En: M. Ca-
sullo. Evaluación del bienestar psicológico en Iberoamérica. (pp.
65-77). Buenos Aires: Paidós.
... Cuando se analizan los niveles de bienestar psicológico se puede observar que los participantes del estudio presentan puntajes altos, lo cual destaca un aspecto positivo importante en esta muestra, por ser considera como 90 PSICOLOGÍA SOCIAL EN MÉXICO un factor protector (Casullo & Castro-Solano, 2000), y predictor del funcionamiento mental (García Álvarez et al., 2020). ...
... Estos hallazgos reafirman la importancia del abordaje de estas variables en la etapa de la adolescencia y de su mejor entendimiento considerando las diferencias entre hombres y mujeres que impulsen el desarrollo de intervenciones para el desarrollo y fortalecimiento de factores protectores para la adolescencia (Casullo & Castro-Solano, 2000;García Álvarez, Hernández Lalinde, Espinosa Castro & Soler, 2020), así como medida de prevención hacia la vida adulta (González-Arratia, Torres, González & Ruíz, 2021). Los adultos de mediana y tercera edad enfrentan procesos fisiológicos que los hacen vulnerables a adquirir alguna ITS. ...
Article
Full-text available
Durante el siglo XXI, la capacidad social se ha distinguido por la facilidad de crear, comunicar o establecer valores, normas, creencias y roles sociales conforme al comportamiento adecuado del ser humano ante ciertos contextos dados (Toldos-Romero, Rojas-Solís, & Martín-Babarro, 2017). Frente a estos patrones conductuales y a las normas de convivencia para la interacción social se ha determinado a través del tiempo y la cultura diferentes expectativas en el desempeño de los papeles sexuales, ocasionando que de esta manera las sociedades industrializadas ya no requieran de una división sexual de papeles y de características masculinas y femeninas (Díaz-Loving, Wolfgang Velasco Matus, & Rivera Aragón, 2018).
... Cuando se analizan los niveles de bienestar psicológico se puede observar que los participantes del estudio presentan puntajes altos, lo cual destaca un aspecto positivo importante en esta muestra, por ser considera como 90 PSICOLOGÍA SOCIAL EN MÉXICO un factor protector (Casullo & Castro-Solano, 2000), y predictor del funcionamiento mental (García Álvarez et al., 2020). ...
... Estos hallazgos reafirman la importancia del abordaje de estas variables en la etapa de la adolescencia y de su mejor entendimiento considerando las diferencias entre hombres y mujeres que impulsen el desarrollo de intervenciones para el desarrollo y fortalecimiento de factores protectores para la adolescencia (Casullo & Castro-Solano, 2000;García Álvarez, Hernández Lalinde, Espinosa Castro & Soler, 2020), así como medida de prevención hacia la vida adulta (González-Arratia, Torres, González & Ruíz, 2021). Los adultos de mediana y tercera edad enfrentan procesos fisiológicos que los hacen vulnerables a adquirir alguna ITS. ...
Book
Full-text available
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2017), las Enfermedades Cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte a nivel mundial, en 2015 se registraron 17,7 millones de decesos provocados por alguna ECV, lo que representó el 31% de las muertes registradas en el mundo. Dentro de las ECV se encuentran: la hipertensión arterial sistémica, las cardiopatías congénitas, la insuficiencia cardíaca, la estenosis valvular aórtica cálcica degenerativa y la cardiopatía isquémica, siendo esta última la principal causa de defunción en el mundo, representando el 16% de las muertes totales (Narro, 2018; OMS, 2017).
... La adolescencia es una etapa que implica grandes cam- 2021, Retos, 41, 9-18 © Copyright: Federación Española de Asociaciones de Docentes de Educación Física (FEADEF) ISSN: Edición impresa: 1579-1726. Edición Web: 1988-2041 bios en todas las facetas de la vida debido a las nuevas demandas ambientales que se le imprimen a la persona adolescente; a saber, mayor exigencia académica, cambios corporales, manejo de relaciones e incluso primeras experiencias de amor y otras más, por lo que estudiar el bienestar se hace necesario para comprender a mayor profundidad la salud mental en la adolescencia (De Carvalho, Pereira, Pinto & Maroco, 2016;García-Álvarez, Hernández-Lalinde, Espinosa-Castro & Soler, 2020;Sawyer et al., 2012). La investigación del bienestar plantea dos enfoques para su estudio, el subjetivo o hedónico y el eudaimónico Fecha recepción: 05-08-20. ...
... En definitiva, los resultados dan cuenta de la multidimensionalidad del constructo de bienestar psicológico adolescente como lo han expuesto autores que hacen énfasis en la construcción psicosocial de la experiencia subjetiva, en vez de enfocarse en propuestas unidimensionales (Casullo, 2002;García-Álvarez et al., 2020;Kern et al., 2015;Ryff, 2016;Seligman, 2011;Singh & Raina, 2020). De igual manera, se propone que la escala original o abreviada sea empleada de forma íntegra para evaluar el bienestar psicológico adolescente en conjunto con entrevistas psicológicas; en efecto, se desaconseja emplear las subescalas de estas a modo de factores para medir alguna dimensión de manera aislada ya que el bienestar psicológico es un constructo dimensional que da cuenta de la interrelación de los elementos mencionados en la experiencia adolescente. ...
Article
Full-text available
Adolescence is a stage in the life cycle that involves great changes in all facets of life. In this stage, the person is exposed to multiple risk and protective factors that can affect their health, so studying the construct of well-being is necessary to understand more deeply the mental health in this period. Despite the above, an important absence of instruments designed for this purpose has been observed in the Latin American context, so the aim of this research was to evaluate the psychometric properties of the adolescent psychological well-being scale designed by Soler, based on Seligman's PERMA theory, and to present alternatives to the original factor structure. An instrumental investigation was carried out in which 779 adolescents from Montevideo participated, a sample that was randomly divided into two parts to carry out a cross-validation. An exploratory factor analysis was carried out in the training sample (n = 390), which revealed four and five dimensional options. Subsequently, four models were evaluated in the test sample (n=389) by means of a confirmatory factor analysis, highlighting two pentadimensional structures, the original (35 items) and the abbreviated (20 items). In both, positive correlations were found with well-being, self-esteem and self-efficacy, and negative correlations with depressive symptoms and psychological distress; however, the convergent and discriminant validity of the abbreviated model was superior. The internal consistency of each factor ranged from unacceptable to excellent, although on average it can be considered adequate. It is concluded that the scale formulated by Soler in its abbreviated version has better psychometric properties than the original one, constituting a valid and reliable instrument that can be administered in the Montevidean adolescent population to assess psychological well-being.
... Para muchas disciplinas sociales y biológicas, la adolescencia es uno de los momentos del desarrollo con mayor número de implicaciones para el sujeto. La adolescencia supone una serie de metas y de conflictos a solucionar (García et al., 2020). Sin embargo, para el cumplimiento de dichas metas, el individuo dispone de las herramientas adquiridas en la niñez mediante los modelos que tuvo durante su aprendizaje primario. ...
Article
Full-text available
Objetivo: determinar la relación entre las prácticas de crianza parental y la conducta antisocial en adolescentes vinculados al sistema de responsabilidad penal para adolescente. Método: el presente estudio se enmarcó en una investigación cuantitativa, descriptiva-correlacional de temporalidad transversal. La población fueron los adolescentes vinculados al sistema de responsabilidad penal y la muestra se determinó siguiendo un muestreo no probabilístico-intencional. En total participaron, 70 adolescentes vinculados al SRPA. Instrumentos: Ficha de caracterización, escala de prácticas parentales de Andrade y Betancourt (2008) y la entrevista neuropsiquiátrica para adolescentes. Resultados: El 80% refiere trastorno de conducta antisocial, se encontró además que el control conductual materno tiene diferencia significativa respecto al grupo de las personas con trastorno antisocial (U= 1134.500; p= .014) y en el caso del grupo de género, la diferencia estaba en el control psicológico materno (U= 354.000; p= .00). El control conductual materno mostró relacionarse con el trastorno de conducta disocial (Coef.= .222; p= .014 ≤ .05). El control psicológico materno y el género se relacionaron (Coef.= .240; p= .00 ≤ .01). Conclusiones: La variable determinante para el caso de la muestra de adolescentes con conducta antisocial fue el control conductual materno y según el género fue el control psicológico, confirmando la importancia que tiene la influencia de las prácticas maternas en la construcción del comportamiento prosociales en adolescentes.
... Los anteriores resultados se pueden comprender y relacionar con el modelo multidimensional de Ryff 18 , que considera que varios de los factores que componen el Bienestar Psicológico no se presentan de manera permanente y constante en las personas. Ejemplo de ello en resultados investigativos se afirma [30][31][32][33][34] , que el propósito de vida, y crecimiento personal, podrían disminuir con el tiempo, mientras que el dominio medio ambiental y la autonomía aumentan con la edad, considerando entonces que los resultados de bienestar son subjetivos teniendo en cuenta que puede variar a lo largo del tiempo, llevando a considerar la variabilidad y subjetividad del bienestar percibido por las participantes. ...
Article
Full-text available
Introducción: En la situación de confinamiento debido al Co-vid-19, se reconoce la afectación y efectos negativos en la salud mental en diferentes comunidades vulnerables, en este caso de mujeres víctimas del conflicto armado, es por esta razón que interesa saber cuál es el impacto en el bienestar psicológico y su relación con los aspectos sociodemográficos. Objetivo: Analizar el Bienestar Psicológico e identificar sus relaciones entre los aspectos sociodemográficos en mujeres víctimas del conflicto armado durante el confinamiento pre-ventivo en pandemia por (Covid-19). Método: Enfoque cuantitativo, alcance descriptivo y con un diseño transversal no experimental. Los instrumentos utiliza-dos fueron el cuestionario de aspectos sociodemográfico y la Escala de Bienestar Psicológico EBP (Ryff). En el análisis se utilizó en análisis de varianzas ANOVA y la prueba de Corre-lación de Pearson. El valor de significancia estadística que se consideró fue menor no igual a 0,05. Resultados: Las mujeres víctimas participantes reportan un bienestar psicológico alto y elevado en el 73,7% de los casos, mejores puntuaciones en las dimensiones: Propósito de vida, Crecimiento personal y Dominio de entorno. Bienestar Psico-lógico mejora en relación con la edad tanto en puntuaciones generales y como en las dimensiones Autoaceptación, Domi-nio del entorno, Crecimiento personal y Propósito de vida. De igual manera, las viudas tienen mejores Relaciones Positivas que otros grupos. Conclusión: El bienestar psicológico está relacionado con experiencias de cada historia de vida y hecho victimizante que les permitió a las mujeres alcanzar altos niveles en las dimensiones asociadas al propósito de vida, crecimiento personal y dominio del entorno. Los aspectos sociodemográfi-cos aportan características fundamentales para un nivel alto de bienestar psicológico en las mujeres víctimas del conflicto participantes de esta investigación.
... La invarianza fue examinada a través de la técnica del AFC multigrupos, los cuales quedaron conformados a partir del sexo de los adolescentes. La escogencia de esta característica se justifica debido a que diversos antecedentes la señalan como factor que tendría efecto sobre el BP y sus dimensiones 38 . Se inspeccionó la invarianza a nivel configural, métrico, escalar y residual, imponiendo restricciones de forma sucesiva y comparando estos modelos anidados a través de la diferencia en los estadísticos chi-cuadrados respectivos. ...
Article
Full-text available
The psychological well-being scale formulated by Casullo is based on Carol Ryff’s multidimensional model. In its original version, this measure is integrated by 13 items gathered in the factors of control, links, acceptance and projects. The research aim was to determine the psychometric properties of this instrument in a sample of adolescents from Maracaibo, Venezuela, through the evaluation of factorial, convergent and discriminant validity, as well as the analysis of invariance and internal consistency. For this purpose, an instrumental study was carried out in which 400 adolescents from this city participated. The results supported the initial structure proposed by the author; however, they also revealed convergent and discriminant validity problems. Consequently, an alternate model was designed in which the first item was removed and the factorial scheme was reconsidered, a change with which these flaws were corrected and adequate psychometric properties were achieved. In this new scheme, in addition, the complete configural and metric invariance was proved, while the partial invariance was verified at the scalar and residual level. It is concluded that the modified version of the scale is a valid and reliable tool to measure and compare adolescent psychological well-being.
... Es pues, labor de quien pretenda ejercer influencia en ellos, estar atento a lo que nos comunican y a los permanentes riesgos que están expuestos. La intensidad con que perciben las emociones y la necesidad del adolescente de individualizarse de sus padres, lo condiciona a explorar vivencias nuevas y asumir peligros Benarous & Mazet, 2020;Bernal & Bernal, 2020;Bonilla, 2020;García-Álvarez et al., 2020). Por lo tanto, diseñar e implementar políticas preventivas en favor de los jóvenes es una acción necesaria. ...
Article
Full-text available
El presente estudio se realiza con la finalidad de describir y comparar los resultados entre 85 adolescentes que residen en una zona considerada de alto riesgo psicosocial del Callao (Perú) con un grupo de 82 adolescentes de similares características sociodemográficas que reside en una zona no considerada de alto riesgo psicosocial de la misma jurisdicción. La metodología es de tipo descriptivo – comparativo y de diseño no experimental, transversal. En este caso, se usó la Escala de Afecto y la Escala de Normas y Exigencias, y la Escala de Violencia en el Barrio. Los resultados permiten afirmar que los adolescentes de una zona de alto riesgo psicosocial expresan, desde su percepción, que sus padres priorizan el afecto, el interés y la comunicación, atribuyéndole especialmente al objeto materno dicha práctica. De la misma manera, refieren también, que sus padres recurren al diálogo cuando deben de supervisar o exigir el cumplimiento de sus límites; sin embargo, a comparación del grupo control, evalúan a sus padres de manera más autoritaria.
Article
Full-text available
Due to the COVID-19 pandemic, educational centers and universities in Venezuela have closed their physical plants and are migrating to emergency remote education to continue with academic programs. This empirical study aimed to analyze the predictive capacity of academic self-efficacy and emotional intelligence skills on each of the dimensions of psychological well-being. We employed a cross-sectional predictive design. The sample comprised 277 university students, of which 252 were female (91.00%). Their ages ranged from 18 to 45 years, with a mean of 20.35 ( SD = 2.29). Non-probabilistic chance sampling was used. For data collection, we used an anonymous online form, contacted students by mail, and invited them to participate in the study. Questionnaires were available between 217 and 227 days of decreed quarantine in Venezuela. The results indicated average levels of academic self-efficacy (Me = 4; IQR = 2), emotional intelligence: clarity (Me = 27; IQR = 10), attention (Me = 25; IQR = 10) y repair (Me = 25; IQR = 12), and psychological well-being (Me = 35; IQR = 5). We found differences according to sex and age, specifically in emotional regulation ( z = 3.73, p < 0.001, d = 0.438) and in bonds of psychological well-being ( z = 2.51, p = 0.012, d = 0.276) favoring men (Me = 33, IQR = 9; Me = 8, IQR = 1), respectively. Regarding age, statistically significant differences were found in the group of students older than 21 years with higher perception of psychological well-being ( z = 3.69, p < 0.001, d = 0.43) and in each of its dimensions. Emotional intelligence and academic self-efficacy were found to be significant predictors of psychological well-being and its dimensions, specifically on control ( R ² -Cox = 0.25, R ² -Nagelkerke = 0.34, 69.90% of total correct classification), links ( R ² -Cox = 0.09, R ² -Nagelkerke = 0.12, 65.07% of total correct classification), projects ( R ² -Cox = 0.32, R ² -Nagelkerke = 0.46, 78.40% of total correct classification), acceptance ( R ² -Cox = 0.17, R ² -Nagelkerke = 0.23, 68.28% of total correct classification), and total well-being ( R ² -Cox = 0.52, R ² -Nagelkerke = 0.71, 87.16% of total correct classification). It was concluded that emotional intelligence and academic self-efficacy are protective psychological resources of psychological well-being that should be promoted at university to mitigate the negative effects of the pandemic on the mental health of young people.
Article
Full-text available
La adolescencia presenta uno de los mayores niveles de prevalencia de depresión, afectando diversos ámbitos de la vida de quienes pasan por esta etapa, entre los que destaca el escolar. Para una mayor comprensión de la depresión, se sugiere indagar no sólo los factores de riesgo, sino también los llamados salutogénicos, como las emociones positivas, que han sido señalados como factores protectores de estados emocionales negativos. El objetivo de esta investigación es conocer la relación entre bienestar psicológico, depresión y rendimiento académico en estudiantes de educación secundaria e identificar diferencias entre hombres y mujeres. La muestra se conformó por 114 adolescentes de los tres grados de educación secundaria. Se aplicó el Inventario de Depresión de Kovacs, la adaptación al castellano de la Escala de Bienestar Psicológico de Riff, y el rendimiento escolar se evaluó mediante el promedio final de calificación de los estudiantes. Los resultados muestran diferencias entre hombres y mujeres en el rendimiento escolar y en los niveles de correlación de este parámetro con la depresión y el bienestar psicológico.
Article
Full-text available
El objetivo principal de este estudio se basa en analizar las relaciones del bienestar psicológico con autoestima, autoeficacia, malestar psicológico y síntomas depresivos en adolescentes. Metodológicamente, se ajusta a una investigación no experimental transversal correlacional-causal, con una muestra de 188 adolescentes entre edades comprendidas entre 12 a 15 años, se emplearon instrumentos de recolección de datos de tipo autoinforme. A modo de resultados, se presentan correlaciones significativas entre el bienestar psicológico y las variables estudiadas, a saber: relaciones positivas con autoestima y autoeficacia, e inversamente con malestar psicológico y síntomas depresivos. De igual forma, el análisis de regresión lineal arrojó que la autoestima y la autoeficacia predicen significativamente el bienestar, teniendo mayor influencia el primero. Se encontraron diferencias estadísticamente significativas de acuerdo al sexo en los niveles de autoestima concretamente mayor en el sexo masculino, en cambio mayores niveles de malestar psicológico y sintomatología depresiva en el sexo femenino. Palabras clave: bienestar del estudiante; adolescencia; autoestima; autoeficacia; depresión.
Article
Full-text available
Introducción Los estudios sobre bienestar históricamente se han enmarcado en dos aproximaciones, la corriente hedónica "bienestar subjetivo" relacionada con la presencia de emociones positivas y satisfacción con la vida, y la eudaimónica "bienestar psicológico" asociada al funcionamiento óptimo. Años de investigación demuestran que el bienestar desde estos enfoques juega un papel importante en la salud mental (Guo et al.,
Article
Full-text available
p style="text-align: justify;">El presente estudio, de tipo correlacional transeccional, examinó la influencia de la autoestima y del apoyo social percibido sobre el bienestar psicológico, en una muestra de 450 estudiantes de ambos sexos de la Universidad de Concepción, Chile, quienes respondieron las Escalas de Autoestima de Rosenberg, de Bienestar Psicológico de Ryff y el Cuestionario de Apoyo Social Percibido. Se encontró que la autoestima tenía una influencia mayor sobre el bienestar psicológico que el apoyo social percibido. Aunque no hubo diferencias de sexo en el bienestar psicológico global, se observaron diferencias a favor de los hombres en las dimensiones de autoaceptación y autonomía, y a favor de las mujeres, en crecimiento personal, así como diferencias a favor de los hombres en autoestima y a favor de las mujeres en apoyo social percibido. Palabras clave: bienestar psicológico, autoestima, apoyo social, estudiantes universitarios.</p
Article
Full-text available
The present study compares the levels of happiness and psychological well-being of Spanish and Argentine nationals residing in their countries, evaluates the incidence of sociodemographic variables, and analyzes the mediating effects of happiness on psychological well-being differences between countries. A non-probability convenience sample was used (193 Argentines and 162 Spaniards). The Subjective Happiness and Psychological Well-Being scales were applied and revealed satisfactory levels of happiness and psychological well-being. The variance's analyses conducted indicate that the Spanish participants are happier and that the Argentines enjoy greater psychological well-being. Variance and Student's t analyses reveal differences by sex, age, marital status, and occupation. Argentine women display more environmental mastery than men, while Spanish women have more positive relationships. In Argentina, participants who had separated from their spouses display more autonomy and personal growth than those who cohabit, whereas Spanish cohabitants show a higher perception of environmental mastery and personal growth than singles. Mediation analyses identified happiness as a mediator between the participant's country and their psychological well-being, except in environmental mastery.
Article
El objetivo de este estudio es el desarrollo de una escala breve para la evaluación del bienestar psicológico en adolescentes, la revisión de sus características psicométricas. En el mismo sentido se intentó verificar la presencia de diferencias individuales entre el sexo, la edad y el lugar de residencia de los sujetos evaluados. Los participantes son adolescentes entre las edades de 13 a 18 años (N= 1270) de tres regiones de la Argentina (Región Metropolitana, Noroeste y Patagonia). Los instrumentos administrados son la escala de bienestar (BIEPS-J), otras escalas tradicionales para la evaluación de la satisfacción (Escala SWLS y D-T) y un listado de síntomas psicopatológicos (SCL-90). Los resultados señalan que las escalas clásicas que evalúan satisfacción con la vida resultan indicadores poco válidos para una evaluación del bienestar psicológico autopercibido, considerando las dimensiones teóricas comentadas. Las variables género, edad y contexto sociocultural no parecen afectar la percepción subjetiva del bienestar psicológico.
Article
The purpose of this research was to investigate how the self-system mediates the relationship between physical health and mental health in elderly women. Three theoretical perspectives were examined: social integration (self in relationship to the social structure), social comparisons (self in relationship to others), and self-discrepancies (internal self-evaluations). Community-dwelling elderly women (N = 243) completed self-report instruments measuring the various self-assessments, physical health, and 3 mental health outcomes: psychological distress, well-being, and developmental outcomes. Social integration and social comparisons mediated the effects of physical health on all 3 outcomes.
Article
La presente investigación de carácter historiográfico examina un momento particular de la trayectoria científica de María Martina Casullo (1940-2008). En primer lugar, se revisan sus estudios sobre los factores de riesgo en adolescentes, realizados a partir del año 1985 desde una perspectiva epidemiológica-preventiva. En segundo lugar, se analiza cómo dichos estudios epidemiológicos sobre depresión, riesgo suicida y malestar psicológico en adolescentes fueron el puntapié inicial para el análisis de los procesos salugénicos o protectores que impedían que las personas enfermaran aún frente a situaciones ambientales adversas. Finalmente, se concluye que estas investigaciones constituyen el principal antecedente del campo, que posteriormente Casullo definiera como psicología salugénica o positiva, en la Argentina a finales del siglo XX. De esa manera, se cuestiona críticamente la tendencia naturalizada y whig que no se ha interesado en hallar las condiciones ideológicas y políticas de la emergencia de la psicología positiva.