ChapterPDF Available

Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la cobertura de las elecciones 2018

Chapter

Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la cobertura de las elecciones 2018

Abstract

El capítulo busca responder a la interrogante de qué ha cambiado en el desempeño de la prensa mexicana, a veinte años de la transición democrática, considerando los rasgos de sesgo partidista y oficialista con los que se condujo la cobertura de las elecciones por décadas. Se elabora un repaso de los rasgos históricos y estructurales de dicha prensa, así como algunas señales de transformación, pero también de involución reciente. Mediante un análisis de contenido de 2 mil 95 notas informativas acerca de la elección, distribuidas en 17 fechas a lo largo de la campaña en 22 diarios nacionales y locales, pusimos a prueba los valores equidad, pluralidad, profundidad informativa y deliberación mediada, expuestos en el capitulo teórico. Los resultados son contrastantes. Por un lado, la cobertura de campaña se demuestra imparcial y plural en términos de actores, superando problemas históricamente padecidos de sesgo partidista. No obstante, la prensa también exhibe pobreza informativa, dado el limitado número de temas que reproduce, falta de argumentos y propuestas que demanda de los candidatos, y carencia general de rasgos de deliberación. Concluimos que la prensa mexicana ha superado un piso mínimo de normas de desempeño necesarias para su funcionamiento en democracia, pero que aún está lejos de constituir un instrumento significativo para la profundización de la misma.
MEDIOS Y ELECCIONES
Una evaluación integral del modelo
de comunicación política
COMITÉ CIENTÍFICO DE LA EDITORIAL TIRANT HUMANIDADES
Manuel asensi Pérez
Catedrático de Teoría de la Literatura y de la Literatura Comparada
Universitat de València
raMón Cotarelo
Catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la Facultad de Ciencias Políticas y
Sociología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia
Mª teresa eChenique elizondo
Catedrática de Lengua Española
Universitat de València
Juan Manuel Fernández soria
Catedrático de Teoría e Historia de la Educación
Universitat de València
Pablo oñate rubalCaba
Catedrático de Ciencia Política y de la Administración
Universitat de València
Joan roMero
Catedrático de Geografía Humana
Universitat de València
Juan José taMayo
Director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones
Universidad Carlos III de Madrid
Procedimiento de selección de originales, ver página web:
www.tirant.net/index.php/editorial/procedimiento-de-seleccion-de-originales
MEDIOS Y ELECCIONES
Una evaluación integral del modelo
de comunicación política
MARTÍN ECHEVERRÍA
Coordinador
BUAP
Instituto de Ciencias de Gobierno
y Desarrollo Estratégico
tirant humanidades
Ciudad de México, 2020
Copyright ® 2020
Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede
reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico,
incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de
información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores y
del editor.
En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant Humanidades México
publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com/mex/
© Martín Echeverría y otros
© EDITA: TIRANT HUMANIDADES
DISTRIBUYE: TIRANT LO BLANCH MÉXICO
Río Tiber 66, Piso 4
Colonia Cuauhtémoc
Alcaldía Cuauhtémoc
CP 06500 Ciudad de México
Telf: +52 1 55 65502317
infomex@tirant.com
www.tirant.com/mex/
www.tirant.es
ISBN: 978-84-17973-99-5
MAQUETA: Tink Factoría de Color
Si tiene alguna queja o sugerencia, envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de
no ser atendida su sugerencia, por favor, lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-
empresa nuestro procedimiento de quejas.
Responsabilidad Social Corporativa: http://www.tirant.net/Docs/RSCTirant.pdf
Índice
Presentación. Evaluando el modelo de comunicación político electoral .... 9
Agradecimientos ............................................................................. 15
Acerca de los autores....................................................................... 17
Evaluación de desempeño del modelo de comunicación política mexica-
no. Bases teórico normativas y propuesta metodológica ...................... 21
Martín EchEvErría
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana.
Desempeño en la cobertura de las elecciones 2018 ............................. 45
rubén GonzálEz-Macías
Martín EchEvErría victoria
víctor huGo rEyna García
Desempeño de la Prensa Nativa Digital en las Elecciones 2018 en Méxi-
co ................................................................................................ 67
Patricia andradE dEl cid
MarianGEl Pablo contrEras
La información televisiva durante las campañas electorales. Análisis del
contenido de las noticias en televisión privada en el proceso electoral
mexicano de 2018 .......................................................................... 87
rodolfo barriEntos
fEliPE Marañón
alMa rosa saldiErna
carlos Muñiz
Calidad informativa en la televisión pública mexicana: la campaña elec-
toral federal 2018 ........................................................................... 105
francisco JaviEr MartínEz Garza
ana laura Maltos taMEz
8
Índice
Tópicos y temas que conguraron la agenda político electoral en Twit-
ter................................................................................................ 125
José luis lóPEz aGuirrE
blanca nahayEli GóMEz aGuilEra
ElizabEth téliz MartínEz
luis fErnando GonzálEz MurGuía
ana Paulina roMEro caMPos
Opinión en televisión y democracia: los programas post debate en las
elecciones federales 2018 ................................................................ 155
MaGdalEna sofía Paláu cardona
Deliberando a través los debates. Desempeño de los candidatos en elec-
ciones mexicanas ........................................................................... 181
Martín EchEvErría
45
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa
mexicana. Desempeño en la cobertura de las elecciones 2018
Dr. Rubén González-Macías
Dr. Martín Echeverría Victoria
Centro de Estudios en Comunicación Política
Benemérita Universidad Autónoma de Puebla
Dr. Víctor Hugo Reyna García
Facultad de Comunicación y Mercadotecnia
Universidad De La Salle, Bajío
Resumen
El capítulo busca responder a la interrogante de qué ha cambiado en el desempeño
de la prensa mexicana, a veinte años de la transición democrática, considerando
los rasgos de sesgo partidista y oficialista con los que se condujo la cobertura de
las elecciones por décadas. Se elabora un repaso de los rasgos históricos y
estructurales de dicha prensa, así como algunas señales de transformación, pero
también de involución reciente. Mediante un análisis de contenido de 2 mil 95 notas
informativas acerca de la elección, distribuidas en 17 fechas a lo largo de la
campaña en 22 diarios nacionales y locales, pusimos a prueba los valores equidad,
pluralidad, profundidad informativa y deliberación mediada, expuestos en el capitulo
teórico. Los resultados son contrastantes. Por un lado, la cobertura de campaña se
demuestra imparcial y plural en términos de actores, superando problemas
históricamente padecidos de sesgo partidista. No obstante, la prensa también
exhibe pobreza informativa, dado el limitado número de temas que reproduce, falta
46
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
de argumentos y propuestas que demanda de los candidatos, y carencia general de
rasgos de deliberación. Concluimos que la prensa mexicana ha superado un piso
mínimo de normas de desempeño necesarias para su funcionamiento en
democracia, pero que aún está lejos de constituir un instrumento significativo para
la profundización de la misma.
Palabras clave: prensa, México, sesgo partidista, análisis de contenido,
deliberación mediada
Introducción
En la literatura académica especializada, la prensa mexicana se ha caracterizado
en los últimos lustros fundamentalmente como deficitaria: carente de suficiente
equilibrio, investigación y riqueza informativa (Reyna, 2016). No obstante, se
esperaba que la transición democrática del año 2000 fuera a la vez un resultado y
un catalizador de su transformación, que la libera, aún sea parcialmente, de las
ataduras del poder (Hughes, 2006). Tomando en cuenta la trayectoria que había
recorrido, era esperable que al paso del tiempo la transición profundizara y
expandiera dicha transformación, tanto a nivel geográfico, donde estados y
municipios pudieran gozar de una prensa autónoma, como en las prácticas
profesionales de los periodistas. Esto no ocurrió así, al menos no de manera
general.
En este sentido, partiendo de un desempeño esperado en términos de una
democracia más o menos madura, el escenario dibujado por los estudios empíricos
al respecto es de claroscuros. A nivel federal, la llamada “prensa nacional” más
bien ubicada en la Ciudad de México, por mucho el mercado de medios más
47
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
maduro ha gozado de libertades no hace mucho tiempo negadas: escruta a los
poderes del Estado, le da voz a la sociedad civil, escenifica el debate público
(Lawson, 2002). No obstante, y en ciertos momentos, ha demostrado vulnerabilidad
frente a la instrumentalización del Poder Ejecutivo, sobre todo a partir de coyunturas
sensibles como las elecciones y mediante el acicate de la publicidad oficial
(Echeverría, 2013). Con todo, la prensa local es, con mucho, el talón de Aquiles
para la democratización de los medios; su desempeño no ofrece un contraste claro
entre las prácticas del pasado autoritario y las que se esperarían de un régimen
democrático. La injerencia directa de los gobiernos en las organizaciones
periodísticas o los convenios publicitarios casi permanentes y a sobrecosto, se
traducen en un sesgo editorial oficialista y partidista que rara vez se disimula: elogio
de la acción gubernamental, tratamiento negativo o indiferente a los miembros de la
oposición política o civil, tematización oficial (González, 2013; González &
Echeverría, 2017; Marquez, 2012; Salazar, 2018).
Aunado a lo anterior, la violencia que se registra en contra de los periodistas en
ciertos estados del país, por parte del crimen organizado o el gobierno mismo
(González & Reyna, 2019; Rodelo, 2009), y la precarización del negocio y la labor
periodísticas (Espino, 2016; Reyna, 2019), no han favorecido la construcción de una
prensa profesional en México, misma que demuestra señales de estancamiento o
franca involución.
Frente al mencionado contexto y respecto a los objetivos de este volumen, la
pregunta pertinente es, pues, cómo se desempeñó la prensa en la cobertura de las
elecciones 2018. Esta pregunta cobra relevancia ante el nivel de deterioro del
periodismo que se registró durante el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018),
cuando los rasgos previamente descritos se agudizaron (Fundar, 2018). Por otro
lado, cabía también la posibilidad de que el expresidente Peña utilizara amplios
recursos clientelares para inclinar la cobertura hacia el candidato del partido en el
gobierno, como había sido la tradición en el México autoritario (Benavides, 2000;
Riva-Palacio, 1995; Trejo Delarbre, 1988). En suma, la prensa tenía la encomienda
de cubrir las elecciones más grandes de la historia mexicana en un escenario de
48
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
inusitada violencia, instrumentalización, parcialidad y precarización de la tarea
periodística, lo que condicionaría su actuación de manera relevante.
La evaluación de desempeño se suele entender como la corroboración, en la
cobertura mediática, de la puesta en práctica de los valores profesionales del
periodismo, así como de las buenas prácticas esperadas por otros actores
interesados en su actuar, sobre todo de la sociedad civil (McQuail, 1998; Stromback,
2005). Ello da lugar a mediciones respecto a los valores canónicos del periodismo
liberal, como la imparcialidad, balance, suficiencia y corroboración de fuentes, etc.
No obstante, como lo mencionamos en el primer capítulo de este volumen, una
evaluación ulterior del desempeño periodístico se enfoca en su capacidad para
activar y contribuir a procesos de deliberación en los públicos, una función
conceptualizada como deliberación mediada (Gastil, 2008; Maia, 2009). Con ello,
pretendemos aportar al debate académico elementos de evaluación desde el punto
de vista de las necesidades de los ciudadanos en democracia, de manera que se
obtenga una evaluación más completa, con más dimensiones, del quehacer
periodístico.
Bajo esta perspectiva teórica, el objetivo del presente capítulo es evaluar el
desempeño de la prensa mexicana en la cobertura de las elecciones presidenciales
de 2018, respecto a 1) los valores del periodismo liberal y 2) la presencia de
elementos constitutivos de una deliberación mediada, en un contexto de crisis
económica, de autonomía y de seguridad del periodismo mexicano. En
correspondencia a dicha tarea, este capítulo presenta un estado de condiciones que
consideramos críticas para el ejercicio del periodismo, como lo revelan diversos
estudios empíricos, y vinculamos esas condiciones a un desempeño deficiente de
la prensa. La sección metodológica describe las variables que fueron tomadas en
cuenta para la realización del estudio, y argumenta respecto a su operacionalización
y pertinencia. Finalizamos con una interpretación de los hallazgos expuestos, en un
intento de proporcionar una explicación coherente respecto a los mismos.
49
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Cobertura de las elecciones en la prensa mexicana: Del oficialismo a la
imparcialidad y la deliberación
Desde su nacimiento, el periodismo ha estado relacionado con alguna postura
política. De manera tácita o explícita, todos los medios de comunicación tienen
vínculos directos o indirectos con ciertos partidos con los cuales simpatizan. Por
ende, su línea editorial representa la manifestación y defensa de determinada
ideología política. Esto provoca que, en la práctica, no exista ningún medio
independiente, puesto que todos tienen sus propios intereses y valores. Esta
situación se ve reflejada en la agenda que manejan, misma que determina cuáles
temas se cubren y cuáles se omiten (Patterson & Donsbach, 1996; Hallin & Mancini,
2004; McNair, 2007).
El caso del periodismo mexicano no es la excepción, ya que históricamente ha
estado alineado con algún partido político, o un grupo dentro de éste. Desde la
prensa decimonónica hasta la contemporánea, reporteros, editores, directores y
dueños han servido de portavoces voluntarios e involuntarios de diversos actores
políticos (gobernantes, funcionarios públicos y líderes partidistas), de tal suerte, que
la información que las empresas mexicanas de comunicación difunden a sus
públicos está invariablemente matizada por sus filias y fobias políticas (Lawson,
2002; Pineda y Del Palacio, 2003; Hughes, 2006; González, 2013).
No obstante, durante los primeros setenta años del régimen priísta (1929-2000),
esta aparente diversidad de expresiones ideológicas se vio significativamente
limitada. A través de diferentes formas de coerción (acceso a la información,
suministro de papel, concesiones de radio y televisión, contratos de publicidad,
compra de reporteros y editores vía chayote, y un largo etcétera), la mayoría de los
medios se alineaban al discurso oficial. Por lo tanto, para entender en toda su
dimensión el vínculo entre el periodismo y el poder político no basta solamente
considerar el manejo de la agenda informativa; además, no hay que perder de vista
la ayuda material y financiera que históricamente los medios han recibido de las
arcas públicas (Lawson, 2002; Hughes, 2006; González, 2013).
50
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Relacionado con la cobertura de la información política, el dominio que ejercía el
régimen priísta se hacía evidente en tres aspectos: el control de la agenda pública,
un silencio selectivo en ciertos temas relacionados con el gobierno y su desempeño,
y un sesgo evidente a favor de los candidatos oficiales durante las elecciones
(Lawson, 2002). El primer punto tiene que ver con el hecho de que los funcionarios
públicos y los miembros del partido en el poder eran los principales actores de las
noticias y por ende las únicas fuentes de información; lo que generaba que los
eventos fueran presentados de acuerdo a los intereses del gobierno. De tal suerte
que la agenda era impuesta por las oficinas de comunicación de las diferentes
secretarías, y difundida acríticamente por las diferentes publicaciones, estaciones
de radio y de televisión (Lawson, 2002; González, 2017).
Referente al segundo aspecto, el silencio selectivo, significaba que la información
comprometedora acerca del titular del Poder Ejecutivo y su círculo cercano no les
incumbía a los periodistas. La omisión de noticias controversiales sobre corrupción
o malos manejos dentro de la administración implicaba que la prensa debía
mantener ojos, oídos y boca cerrados. Por si fuera poco, también se esperaba que
sólo se difundiera la versión oficial de los hechos, sin ningún tipo de contexto,
seguimiento o análisis posterior (Lawson, 2002; Hughes, 2006; González, 2017).
Por lo que respecta al tercer punto, en cuestiones electorales la prensa actuaba
como porrista del candidato oficial. En campaña, la cobertura era abiertamente
sesgada, parcial e inequitativa a favor del PRI, relegando a la oposición y sus actos
a un papel meramente anecdótico (Hallin, 1995; Lawson, 2002; Adler-Lomnitz et al,
2004). “La prensa escrita en general actuaba como un escriba real, acompañando
al candidato oficial en su campaña y narrando las actividades de su corte” (Lawson,
2002: 54-55). A pesar de que la movilización del electorado era mínima, el PRI
invertía grandes cantidades de recursos en los medios, ya que tenían un rol
específico que cumplir en el ritual de la campaña: por un lado, previo a ésta, los
reporteros daban cuenta del drama de las negociaciones para ver quién sería el
candidato; por el otro, el entorno mediático era la arena en donde los actores
políticos intercambiaban mensajes. A final de cuentas, las élites políticas
consideraban que el control sobre los medios representaba qué tan capaz era el
51
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
futuro presidente de ejercer el poder, no tanto qué tan efectivos eran éstos para la
movilización del electorado. De tal suerte que “el papel de los medios impresos era
instrumental en la transmisión de las actividades de negociación, mientras que la
televisión era usada principalmente para transformar al candidato negociador en el
presidente-emperador de la República” (Adler-Lomnitz et al, 2004:254).
A pesar de estas condiciones históricas de partida, durante las últimas cinco
décadas, una serie de periodistas y empresarios del periodismo han intentado
modificar esta orientación mediante la implementación de numerosas
transformaciones en sus respectivos periódicos. Éstas se han articulado, por una
parte, hacia el apartidismo, la imparcialidad y la objetividad y, por otra parte, hacia
la crítica, la denuncia y la vigilancia de los grupos de poder.
El proyecto modernizador más expansivo ha sido el orientado hacia la
imparcialidad. Encabezado por Alejandro Junco al asumir la dirección de El Norte a
principios de la década de 1970, se distingue de aquel liderado por Julio Scherer -
al renunciar a Excélsior y fundar Proceso en 1976- por su reproductibilidad. A través
de un modelo de producción de noticias altamente estandarizado que minimiza la
ambigüedad de las prácticas periodísticas y la asociación con periódicos como El
Imparcial, El Norte pudo poner a prueba sus ideales más allá de Nuevo León y
posteriormente establecer sus franquicias en la Ciudad de México, con Reforma, y
en Guadalajara, con Mural (Reyna, 2019). En contraste, Proceso ha inspirado a La
Jornada, RíoDoce y Zeta, pero no ha expandido su marca más allá de la capital del
país.
El modelo de producción de noticias de Grupo Reforma ha servido de ejemplo
incluso a periódicos sin una relación directa con este grupo editorial. Más allá de la
diversidad de las maneras en las que ha sido puesto en práctica, en este modelo se
responde a las acusaciones de “prensa vendida” desde el apartidismo, la
imparcialidad y la objetividad para presentarse como un observador distanciado de
la realidad social y política. Esta postura queda resumida en un discurso ofrecido
por Junco a fines de 2014: “Nuestra contribución se hace reportando las cosas como
son” (Junco, 2014). En este ideal, “Reportar las cosas como son”, se supone que el
periodismo puede y debe actuar como un espejo de la realidad, reflejando los
52
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
hechos que son dignos de convertirse en noticia, pero sin intervenir con su punto de
vista.
A pesar de las intenciones declaradas por los principales periódicos del país,
durante las cinco décadas de su transformación estructural han tenido altas y bajas.
Por ejemplo, un análisis de contenido sobre el desempeño de 16 periódicos durante
las elecciones federales de 2012 expuso una inclinación en términos de presencia
a favor del candidato que resultaría electo como presidente, el priista Enrique Peña
Nieto, en tanto que el candidato de Nueva Alianza, Gabriel Quadri, apenas recibió
atención (Martínez, 2013). Este desbalance se hizo más evidente en diarios de
provincia que no han sido identificados como parte de la modernización del
periodismo nacional como La Opinión de Poza Rica o Diario de Xalapa, donde el
candidato priista concentró el 79% y el 53% de las noticias, de manera respectiva.
Este patrón de sesgo partidista se repite en numerosos estudios electorales
respecto a elecciones presidenciales o intermedias, en distintas regiones, y en
prensa o televisión (Aceves, 2010; Andrade, 2012; Echeverría, 2013; Espino
Sánchez, 2016; González, 2013; Martínez, 2013; Ortiz & Gómez, 2013; Reyna,
2014). Los análisis empíricos de contenido observan una visibilidad y tratamiento
selectivamente favorable hacia cierto partido político -generalmente aquél que está
en el poder- y desfavorable a la oposición; el ocultamiento, negación o mínimo
énfasis de señalamientos de mala conducta; y una tematización conveniente a
determinado partido. Cabe señalar que estos rasgos se acentúan en mayor medida
en los periódicos de las regiones que en los de la capital, mal llamada nacional
(González & Echeverría, 2017).
Con todo, en el entendido de que la cobertura periodística puede inclinar la
balanza a favor de ciertos candidatos y partidos políticos, el Instituto Nacional
Electoral (INE, anteriormente llamado Instituto Federal Electoral, IFE) monitorea los
noticiarios de radio y televisión desde 2006 para evaluar medir sesgos a favor y en
contra de los distintos protagonistas de los procesos electorales. Aunque esta
regulación aún no alcanza a las publicaciones impresas, pudiera darse un proceso
de mímesis en ellas, algo que pretendemos constatar empíricamente en este
capítulo.
53
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
No obstante, el desempeño de los medios informativos no se agota en la
expectativa mínima, aunque no menor, de imparcialidad. Como comentamos en el
capítulo 1 de este volumen, la prensa en un entorno democrático requiere satisfacer
otras necesidades de sus lectores, particularmente aquellas vinculadas con la
deliberación, entendido como un acto eminente de civilidad, racionalidad y
participación ciudadanas en el espacio público (Stromback, 2005; Habermas, 1998;
Rawls, 2001). Así, se concibe a la prensa como un escenario de deliberación
mediada, en donde los candidatos puedan deliberar entre sí y los ciudadanos
observalos deliberar para así enriquecer la discusión pública.
En su formulación normativa, la deliberación mediada implica otorgarles a los
ciudadanos una base sustanciosa de información que les permita equipar un voto
razonado y consciente. Ello implica proporcionar un volumen significativo de
cobertura de asuntos políticos, desde una pluralidad de voces y a propósito de una
pluralidad de temas. Conlleva también reproducir propuestas de política pública. La
cobertura mediática deberá reproducir razones o argumentos respecto a las
posiciones vertidas, en un tono de civilidad y procurando el diálogo entre las
posiciones de los contendientes. Toda esta cobertura deberá estar reproducida en
un tono político, lejos de tratamientos vinculados al infoentretenimiento (Bennett et
al., 2004; Maia, 2009; Rinke, Wessler, Löb, & Weinmann, 2013; Rohlinger, 2007;
Wessler & Rinke, 2014):
Este escenario ideal de requisitos de cobertura precisa de condiciones
periodísticas, tanto de tipo económico como profesional, desafiantes. Una cobertura
detallada, profunda y plural no es eficiente en costos. Todo lo contrario, la práctica
común consiste en la reproducción casi verbatim de las declaraciones de los actores
electorales, cuyo costo en tiempo y accesibilidad es mínimo (Lorenzo, 2008). El
medio que quiera realizar una cobertura sustanciosa de información electoral,
deberá comprometer recursos considerables para afrontarla. Los requisitos de base
sustanciosa y deliberación también requieren un grado considerable de
profesionalización periodística, que permitan acopiar la información requerida y
proporcionar un tratamiento consciente y deliberadamente cívico.
54
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
No obstante, tanto la suficiencia económica como la profesionalización
periodística son por lo menos infrecuentes en México (Echeverría, 2017; González,
2013). Esto se relaciona con las persistentes y casi endémicas condiciones de
precariedad y clientelismo mediático ya mencionadas, que se agudizaron en el
periodo de gobierno del ahora ex presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), por
mucho el más sombrío para la prensa en el México postautoritario. Aunado al más
de un centenar de periodistas asesinados, tanto por el crimen organizado como por
los gobiernos locales (González, 2018), se ha documentado la transferencia de 37
mil 725 millones de pesos a periódicos, portales digitales y televisoras (de 2012 a
2017) que derivaron en una línea editorial oficialista (Fundar, 2017), además de
despidos de periodistas de alto perfil que habían sido críticos y asertivos frente al
gobierno, en virtud de las presiones o amenazas de este último. En medio de estas
circunstancias coercitivas la prensa llegó a las elecciones de 2018 en condiciones
desafiantes de autonomía para cumplir a cabalidad las normas profesionales de
conducta.
Con todo, como cualquier parámetro normativo y por tanto de naturaleza
idealista, la deliberación mediada no debe ser desestimada. En tanto aspiración
democrática, conviene mantenerla como una práctica necesaria de alcanzar,
aunque actualmente sea distante. Después de todo, la imparcialidad como ideal de
desempeño de la prensa mexicana fue durante décadas una aspiración tenida como
ingenua, pero en función de su observación constante por la sociedad civil, en parte,
ésta fue finalmente conseguida (Aguayo & Acosta, 1997). Verificar de nueva cuenta
la adhesión de la prensa a los valores de imparcialidad periodística conseguida
desde hace varios años y explorar un desempeño profesional bajo la normativa de
deliberación mediada, es el cometido del ejercicio empírico que se presenta en las
siguientes páginas.
55
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Metodología
El presente reporte se desprende del proyecto “Evaluación del modelo de
comunicación política en las elecciones federales de 2018”, llevado a cabo por la
Red de Observatorios Mexicanos (ROM) del Consejo Nacional de Educación e
Investigación en Ciencias de la Comunicación (CONEICC), e integrado por las
universidades La Salle de Ciudad de México, Loyola de Guerrero, las autónomas
de México, Puebla, Coahuila y Baja California, la Universidad de Veracruz, así como
los Institutos Tecnológicos de Estudios Superiores de Monterrey (TEC de
Monterrey) y de Occidente (ITESO) de Guadalajara. Dicho proyecto integró un
corpus de notas informativas que cubrieron la campaña, y en periódicos que fueran
representativos de los respectivos Estados en donde se asientan las Universidades
participantes, tanto en tiraje como en prestigio. Así, fueron incluidos en la muestra
los diarios El Universal, Milenio, Reforma, Jornada y Excélsior, de la Ciudad de
México, NTR Noticias y El Informador, de Jalisco, ABC, El Horizonte y El Porvenir
de Nuevo León, El Sur y La Jornada de Guerrero, El Siglo de Torreón, Zócalo Saltillo
y Vanguardia, de Coahuila, La Crónica, La Voz de la Frontera, El Mexicano y
Frontera, de Baja California, y El Diario de Xalapa, Dictamen y Notiver, de Veracruz.
La muestra recogió dos mil 95 notas informativas relacionadas con las elecciones
federales, durante el periodo oficial de campaña (30 de marzo al 27 de junio de
2018) y mediante un muestreo aleatorio de salto sistemático que comprendió 17
fechas
1
, mismo que demostró una distribución satisfactoria de las mismas a lo largo
del periodo analizado. Se excluyeron de la muestra los formatos correspondientes
al periodismo de opinión (editoriales, artículos, cartones), por contemplar criterios
de evaluación que no corresponden a los del presente proyecto.
1
Las fechas de la muestra fueron el 30 de marzo, 3, 11, 19, 23 y 27 de abril, 1, 9, 17, 21, 25 y 29 de
mayo y 6, 14, 18, 22 y 26 de junio
56
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Como se explica teóricamente en el capítulo 1 de este volumen, las variables
medidas corresponden a las del proyecto general y están basadas en libros de
códigos y operacionalizaciones correspondientes a dos cuerpos teóricos de
evaluación de desempeño: el de la teoría liberal de periodismo, y los ordenamientos
constitucionales
2
que se desprenden de la misma, y los de la deliberación mediada.
El libro de códigos operacionaliza estas fuentes teórico normativas de evaluación,
explicitando los valores que contemplan, y los criterios o indicadores que los
traducen empíricamente.
Para la primera fuente, se operacionalizan cuatro valores. En primer lugar, el
valor de imparcialidad, observado bajo el indicador de una equidad partidista tanto
en el tratamiento como en la visibilidad de los actores. En segundo lugar, el valor de
base de información sustanciosa, traducido en los criterios de volumen de cobertura
de la elección en términos de espacio físico otorgado a la cobertura de la
campaña, tematización plural que cubra un rango amplio de intereses de política
pública entrega de propuesta de políticas públicas por parte de los actores
políticos, y finalmente un tratamiento político, y no estratégico, de la información, es
decir, un énfasis en temas y políticas públicas, en lugar de escándalos, aspectos de
personalización, encuestas y elementos de infoentretenimiento. En tercer lugar, el
valor de la entrega de razones, medido bajo el criterio de argumentación o
presentación de pruebas o explicaciones acerca de las posiciones de los actores.
Finalmente, el valor de la inclusión, medido bajo el criterio de pluralidad de voces o
rango de actores provenientes de distintos ámbitos sociales (empresa, expertos,
sociedad civil, etc.).
Por su parte, la fuente de deliberación mediada espera un desempeño tal que los
ciudadanos puedan observar a través de los medios cómo deliberan los actores
2
La Constitución Mexicana, en su Art. 6º, consigna que “toda persona tiene derecho al libre acceso
a información plural y oportuna”, que preserve además la “veracidad de la información”. Por su parte
el Artículo 1 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión aboga por la “difusión de
información imparcial, objetiva, oportuna y veraz del acontecer nacional”. En este marco normativo
es patente el triunfo del canon normativo liberal del periodismo en la manera en que informa el
entramado regulatorio mexicano.
57
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
políticos, enriqueciendo sus propios elementos de información y deliberación. Esta
fuente también considera los tres valores previamente mencionados, además de los
de civilidad, medido bajo el criterio de ausencia de invectivas o expresiones
despectivas en las notas, y el de responsividad, manifestado en el criterio de
expresiones de respuesta, es decir, que las notas contengan reacciones explícitas
de unos actores a las posiciones de otros.
Puesto que cada Universidad que colaboró en el proyecto analizó los periódicos
de su región, no fue posible realizar pruebas de fiabilidad para este estudio. No
obstante, por su carácter denotativo, diversas variables no están sometidas a
interpretaciones ambiguas, por lo que su codificación puede ser fiable (como en el
espacio que ocupan, su colocación, o los temas a los que corresponden).
Hallazgos
Organizamos los resultados de la investigación en función de los valores de
desempeño medidos, aunque las tablas resumen información de varios de ellos.
Imparcialidad
En la tabla 1 se presenta la medición de la equidad partidista respecto a las
dimensiones de tratamiento y la visibilidad, bajo distintos indicadores aplicados a
dos conjuntos de actores presentes en la nota, los principales (quienes eran
mencionados al principio de la nota) y los candidatos a la Presidencia. Los
resultados demuestran una cobertura relativamente imparcial en todos los casos,
aunque acentuado en quien sería eventualmente el candidato ganador y actual
presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y su partido Movimiento de
Regeneración Nacional (MORENA). Bajo la métrica simple de número de notas,
éste último superó al candidato subsecuente Jaime Rodríguez por 4 puntos (26%
58
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
contra 30%), aunque por 8 respecto al candidato de la coalición del PAN, y 7 del
PRI. Respecto al tamaño de la nota, la disparidad es similar, con una superficie
mayor destinada a AMLO (32%), seguido del candidato del PRI (26%), el
independiente (22%) y el del PAN (20%). El acompañamiento de recursos visuales,
así como la cantidad de ellos, se encuentran en el mismo orden, superior para
AMLO (34% y 31%, respectivamente), e inferior para el candidato del PAN (22 y
21%, respectivamente).
La visibilidad de los actores partidistas, independientemente del candidato,
registra disparidades similares en los distintos indicadores. La diferencia entre el
primer y segundo lugar (MORENA y el independiente) es de 4 puntos en número de
notas, 7 puntos en el tamaño acumulado de las mismas, 4 puntos en los recursos
visuales y 7 en la cantidad de recursos.
Por su parte, el tratamiento bajo el indicador de valencia es relativamente
equitativo. Entre el candidato de MORENA y del PRI prácticamente no hay
diferencias respecto a la proporción de notas positivas (27.6% y 27.8%,
respectivamente), y ambos mantienen una diferencia menor respecto a los otros
dos candidatos (22% ambos). Las notas negativas, no obstante, sí muestran
disparidad, puesto que el candidato de MORENA (31%) y el independiente (33%)
recibieron más del 30% de notas negativas, mientras que el candidato del PAN
(19.44%) y del PRI (16%) recibieron menos de 20% de cobertura negativa.
Las coaliciones en su conjunto también registran este tratamiento, de manera
que ordinalmente se comportan como los candidatos. Respecto a las notas
positivas, MORENA saca ventaja (29%) frente al PRI (28%), PAN (23%) y el
independiente (21%), mientras que las negativas se suceden en un orden distinto,
primero MORENA (31%), luego el independiente (31%), posteriormente el PAN
(21%) y finalmente para el PRI (17%).
Por lo que se observa, tanto en visibilidad como en tratamiento no existen
diferencias relevantes -de al menos dos dígitos- que puedan sugerir un sesgo
significativo. Acaso la proporción de notas negativas en relación a las positivas
59
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
indiquen algún favoritismo hacia el PRI a lo largo de la cobertura, en relación a la
valencia de sus notas. No obstante, la cobertura de los distintos partidos no es
coherente con la cantidad de recursos que disponen, o su grado de
institucionalización: resulta por lo menos llamativo que un partido de nueva creación
como MORENA y un candidato sin partido tengan una cobertura más copiosa que
los partidos más establecidos, cuando lo esperable es a la inversa. Este hecho
introduce la necesidad de una lectura relativa del sesgo partidista, que será
comentada posteriormente.
Base de información sustanciosa
Desde el punto de vista normativo, varios indicadores se encargan de registrar si
la prensa proporcionó información suficiente para que los ciudadanos emitan un
voto razonado y consciente. Respecto al volumen de cobertura de la elección, un
primer indicador global de este hecho fue la superficie que ocupó la campaña dentro
de la superficie total disponible de los periódicos analizados, en las fechas
analizadas. Mediante una medición simple, la superficie de análisis totalizó 120
millones, 973 mil 535 cm2, mientras que el espacio dedicado a las notas fue de 654
mil 510 cm2. Ello supone que la elección ocupó el 0.54% de la superficie total de los
periódicos, que pudiera interpretarse como una infra valoración del interés público
que tiene la campaña.
Por su parte, la pluralidad de los temas de campaña indica que un rango amplio
de problemáticas públicas fue cubierto por la prensa, en la medida en que éstos
responden a los intereses de diversos grupos ciudadanos. Sin embargo, en la tabla
2 no sólo observamos que los temas se cubren de manera muy dispar, sino que una
buena parte de la cobertura no se dedicó a discutir temas de política pública, sino
los acontecimientos de la campaña misma (conflictos, escándalos, debates,
personalización, etc.) en un 52% de las piezas. Un primer conjunto de temas
recibe atención mediática, como lo son la política partidista (11%), seguridad pública
(7%) y corrupción (6%), con una distancia importante en el número de notas entre
60
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
ellos (N=226, 157 y 129 de ellas, respectivamente). Un segundo conjunto de temas
es más homogéneo, como economía (3.9%, N=81), educación (3.3%, N=69) e
infraestructura (3%, N=63), aunque la diferencia respecto al anterior grupo de temas
es notable. Los temas subsecuentes tienen frecuencias mucho menores a éstos,
incluso insignificantes respecto a su dimensión social, como el de la salud, que sólo
mereció 14 de las más de dos mil piezas.
Si bien la cobertura mediática de una campaña es fruto de una coproducción
entre candidatos y periodistas, por su grado de concentración y falta de cobertura,
parece que la tematización de los equipos de campaña terminó configurando la
agenda de los periódicos, en una producción más bien pasiva de dicha cobertura.
Por su parte, la pluralidad de voces es un indicador de inclusión respecto a una
base sustanciosa de información. En la tabla 3 notamos que los candidatos
prácticamente acaparan la cobertura, al figurar en el 74% de las notas como actor
principal de la misma, y 88% de los actores en todas las notas. Otros dos actores
destacan en la cobertura, los representantes o miembros del partido (6%), y la
autoridad electoral (7%), por mucho los actores fuera de la contienda más cubiertos.
De hecho, si retiramos a los candidatos de los resultados, el primero tendría el 29%
de cobertura, y el segundo, 24.5%. A partir de ahí, el resto de los actores tienen una
participación prácticamente marginal. Sectores relevantes en el espacio público
como los empresarios merecen 1.4% de las notas (N=29) como actores principales
y 6% como no principales (N=129); los académicos o especialistas reciben el 1.2%
de las piezas como los primeros (N=25) y 3.7% como los segundos (N=78); los
miembros o líderes de organizaciones de la sociedad civil, 1.1% (N=23) y 3%
(N=63); y los ciudadanos comunes, 1.2%, (N=24) y 5.3% (N=110) piezas,
respectivamente.
De hecho, los actores políticos concentran el 85% de las notas, entre miembros
o representantes de partidos políticos y de los poderes Ejecutivo, legislativo y
judicial. Si bien la noticiabilidad de los acontecimientos de campaña direcciona
61
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
naturalmente la cobertura en el sentido de los candidatos, claramente se observa la
difuminación de la sociedad civil en el debate público del momento electoral.
Otros indicadores de base de información sustanciosa cierran la descripción de
este valor (tabla 4). Tan sólo la tercera parte de las notas (36.1%) contiene
propuestas de política pública, un elemento central, desde el punto de vista
normativo, de toda campaña política. Por su parte, tan sólo una tercera parte de las
notas (35%) reproduce las razones o argumentos que proporcionan los actores
políticos respecto a sus posiciones. Asimismo, tan sólo una tercera parte de las
notas (29%) se trata con un encuadre de tópicos políticos, mientras que casi la mitad
lo hace con un encuadre de tipo estratégico (41%), que se enfoca en los resultados
de las encuestas, la personalización, el infoentretenimiento, etc.
Es así que la cobertura de la elección 2018 proporciona una base de información
tenue a sus lectores. Tan sólo la tercera parte de las notas contiene información
política relevante, acerca de una cantidad reducida de temas de política pública, y
en voz, de manera abrumadora, de los actores políticos mismos, en menoscabo del
resto de los actores de la sociedad civil.
Civilidad y responsividad
Finalmente, dos valores asociados a la democracia deliberativa, y compuestos por
un solo indicador cada uno, cierran esta descripción. Tan sólo un 13% de las notas
contiene expresiones despectivas respecto a los opositores, lo cual denota una
campaña cubierta y comunicada bajo parámetros de civilidad. No obstante, tan sólo
el 15% de las notas reproducen dialogismo, es decir, reacciones explícitas de los
actores a las posiciones de sus contrincantes. Ello denota una falta de diálogo al
interior de la nota y una carencia de responsividad general en la cobertura.
62
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Discusión y conclusiones
Históricamente la prensa mexicana ha sido instrumentalizada por el poder político,
de manera corporativa en el periodo autoritario, y de forma clientelar en el post
autoritario. En consecuencia, su desempeño se ha caracterizado por un
considerable sesgo oficialista y partidista que dificultaba condiciones de equidad
política, y que se ha atenuado en la última década, aunque con diferencias notables
entre la prensa capitalina y la local. El presente capítulo ofreció un análisis del
desempeño de 22 diarios de distintas regiones, que observa la imparcialidad
periodística, así como valores vinculados con la deliberación mediada en la
cobertura de la campaña presidencial de 2018.
Los resultados son mixtos. Por un lado, la imparcialidad se reafirma en esta
medición. No se registra un sesgo hacia el partido en el poder como sucedió en la
época autoritaria, y tanto la visibilidad como la valencia, si bien no revelan un
tratamiento estrictamente equitativo (aunque no están lejos de conseguirlo),
reproducen el orden en preferencias electorales entre los contendientes, durante y
al final de la contienda. En otras palabras, desde nuestro punto de vista se trata de
una imparcialidad relativa, justificable en virtud de que la noticiabilidad de los
candidatos suele ser ordinalmente similar a su preferencia electoral (Echeverría,
2017). Llama no obstante la atención que el candidato independiente haya obtenido
el segundo lugar de cobertura, por sobre candidatos de partidos consolidados.
Puesto que se trata de un candidato outsider cuya campaña estuvo orientada a la
espectacularización (durante un debate televisado propuso cortarles las manos a
los criminales, y proporcionó su teléfono personal a los votantes), es posible que se
haya introducido inequidad bajo una cobertura basada en el infoentretenimiento.
Es posible que la desagregación de rotativos por regiones, o una división entre
los capitalinos y los locales, revele énfasis distintos a los aquí manifestados. Sin
embargo, para una prensa con un comportamiento tan circunstancial o errático
63
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
como la mexicana, los resultados agregados son un punto a favor de su
modernización y democratización.
Por el contrario, la cobertura de la elección 2018 proporciona una base de
información tenue a sus lectores. En forma global, los periódicos dedican una parte
ínfima a información de la campaña. Tan sólo la tercera parte de las notas contiene
propuestas políticas, reproduce argumentos o se le da un tratamiento propiamente
político en lugar de estratégico. Este énfasis reducido de la política está puesto en
voz, de manera abrumadora, de los actores políticos mismos, y en menoscabo del
resto de los actores de la sociedad civil.
Asimismo, se habla de una cantidad reducida de temas de política pública -tres
de manera preponderante y otros tres de forma minoritaria- y en cambio aquellos
que son sensibles para el electorado, como los asuntos de género o salud, se
cubren marginalmente. El contenido temático está enfocado, pues, al relato de los
avatares de la campaña misma (conflictos, estrategias, posiciones en las encuestas,
etc.), dando muestra de la pasividad de los periodistas, que no indagan o exigen
información respecto a temas sustanciosos. Aunque se verifica civilidad en las
posiciones de los candidatos, menos de la sexta parte reproduce un diálogo entre
las posiciones de los candidatos.
Bajo estos indicadores, es evidente que no se escenifica propiamente un ejercicio
de deliberación mediada en la prensa, y en algunos indicadores ésta es mínima.
Ello implica que los ciudadanos, por lo menos a través de los diarios, no están
satisfaciendo las necesidades de información sustanciosa, pluralidad de temas y
fuentes, dialogismo y tratamiento político de la campaña, recursos informativos que
les darían mejores elementos para ejercer su derecho al voto.
Aunque varios de los resultados son compartidos en la literatura internacional,
tales como la excesiva concentración de la información en fuentes políticas (ver por
ejemplo Márquez, 2012; Reyna, 2014; Martínez, González & Miranda, 2015;
González, 2016) es posible explicar estos resultados, aún de manera especulativa,
en virtud de los exiguos recursos que las organizaciones periodísticas le otorgan a
64
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
la cobertura de las elecciones, y la concomitante falta de profesionalización en las
redacciones, sobre todo en la dimensión de una ética de servicio público
comprometida con los valores mencionados.
Desde una perspectiva histórica, al parecer la modernización y democratización
de la prensa en México alcanzó a conferir equidad a los partidos en contienda, logro
de suyo importante, pero no dio para más. Sin elevar los estándares de cobertura
un paso más allá de la imparcialidad, es difícil que la prensa mexicana cobre
relevancia como un actor político fundamental para la consolidación democrática.
65
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Tablas
Tabla 1. Equidad partidista en el tratamiento y la visibilidad
Valencia
Tamaño de la nota (en cm2)
Recursos visuales
Cantidad de recursos
Positivo
Negativo
Media
Suma
%
Si
No
Media
Suma
%
Coalición
contendiente
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
Actor principal de la
nota
PRI / Verde /
PANAL
400
23.2%
178
27.9%
63
17.8%
351.14
139050.44
23.2%
330
23.8%
67
20.4%
1.32
431.00
22.8%
PAN / PRD / MC
383
22.2%
144
22.5%
74
20.9%
289.95
109599.21
22.2%
314
22.7%
69
21.0%
1.32
411.00
21.7%
MORENA/PT/PES
524
30.4%
186
29.1%
109
30.8%
341.28
176783.39
30.4%
408
29.5%
111
33.8%
1.51
607.00
32.1%
Independiente
416
24.1%
131
20.5%
108
30.5%
268.87
111310.43
24.1%
333
24.0%
81
24.7%
1.33
442.00
23.4%
Todos los actores
PRI / Verde /
PANAL
759
39.7%
260
39.5%
156
39.1%
384.37
290196.89
39.7%
598
39.7%
156
40.0%
1.60
949.00
44.9%
PAN / PRD / MC
768
40.2%
249
37.8%
167
41.9%
379.82
289421.21
40.2%
611
40.6%
154
39.5%
1.64
995.00
47.1%
MORENA/PT/PES
969
50.7%
345
52.4%
204
51.1%
364.39
350183.23
50.7%
745
49.5%
212
54.4%
1.59
1173.00
55.5%
Independiente
710
37.2%
209
31.7%
182
45.6%
365.48
258026.81
37.2%
550
36.5%
154
39.5%
1.69
921.00
43.6%
Cobertura del
candidato
PRI / Verde /
PANAL
349
22.8%
163
27.8%
52
16.3%
356.25
122906.97
22.8%
296
23.4%
51
19.4%
1.33
389.00
22.3%
PAN / PRD / MC
324
21.1%
131
22.4%
62
19.4%
295.88
94385.62
21.1%
279
22.1%
45
17.1%
1.35
373.00
21.4%
MORENA/PT/PES
458
29.9%
162
27.6%
100
31.3%
343.32
155179.84
29.9%
366
29.0%
90
34.2%
1.53
553.00
31.7%
Independiente
402
26.2%
130
22.2%
106
33.1%
267.99
107195.09
26.2%
323
25.6%
77
29.3%
1.34
430.00
24.6%
Fuente: elaboración propia
66
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Tabla 2. Proporción de temas
N
%
Campaña electoral y debate
1091
52.2%
Política partidista
226
10.8%
Seguridad Pública
157
7.5%
Corrupción
129
6.2%
Economía
81
3.9%
Educación
69
3.3%
Infraestructura
63
3.0%
Participación ciudadana
50
2.4%
Transparencia y acceso a la
información
35
1.7%
Infancia y juventud
28
1.3%
Administración pública
28
1.3%
Empleo
22
1.1%
Salud
14
.7%
Relaciones México-EEUU
13
.6%
Relaciones exteriores
13
.6%
Paraestatales
13
.6%
Agricultura
12
.6%
Religión
11
.5%
Grupos vulnerables
10
.5%
Género
8
.4%
Medios de comunicación
7
.3%
Minorías y etnias
5
.2%
Deportes
3
.1%
Sindicatos
2
.1%
Ciencia y Tecnología
1
.0%
Fuente: elaboración propia
67
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Tabla 3. Actores presentes en la nota
Actor principal
Todos los actores
Excluyendo a
candidatos
N
%
N
%
N
%
Candidato
1541
74.1%
1845
88.2%
Representante o
miembro de partido
121
5.8%
351
16.8%
351
29.3%
Autoridad electoral
144
6.9%
294
14.1%
294
24.5%
Empresarios,
banqueros,
inversionistas
29
1.4%
129
6.2%
129
10.8%
Presidencia de la
República
36
1.7%
117
5.6%
117
9.8%
Miembro de gabinete
de gobierno
28
1.3%
114
5.5%
114
9.5%
Ciudadanos comunes
24
1.2%
110
5.3%
110
9.2%
Senadores o diputados
42
2.0%
107
5.1%
107
8.9%
Otro
14
.7%
88
4.2%
88
7.3%
Académicos,
especialistas,
intelectuales
25
1.2%
78
3.7%
78
6.5%
Periodistas,
comunicadores
24
1.2%
77
3.7%
77
6.4%
Miembro o líder de una
OSC
23
1.1%
63
3.0%
63
5.3%
Agrupación empresarial
(cámaras, consejos)
16
.8%
55
2.6%
55
4.6%
Sindicalistas (miembros
o líderes)
6
.3%
26
1.2%
26
2.2%
Miembros del poder
judicial
3
.1%
21
1.0%
21
1.8%
Deportistas, actores,
cantantes
3
.1%
16
.8%
16
1.3%
Organismos
internacionales
2
.1%
8
.4%
8
.7%
Líderes religiosos
0
0.0%
0
0.0%
0
0.0%
Fuente: elaboración propia
68
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Tabla 4. Entrega de propuestas, tópicos políticos, entrega de razones,
incivilidad y dialogismo
N
%
Entrega de propuestas
Si
752
36.1%
No
711
34.1%
No aplica
621
29.8%
Tópicos políticos
Encuadre político
607
29.1%
Encuadre estratégico
863
41.4%
No aplica
617
29.6%
Entrega de razones
Si
730
34.9%
No
876
41.9%
Sin fuente o posición
483
23.1%
Incivilidad
Si
269
12.9%
No
1819
87.1%
Dialogismo
Si
288
14.5%
No
1692
85.5%
Fuente: elaboración propia
69
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Referencias bibliográficas
Benavides, J. L. (2000). Gacetilla: a keyword for a revisionist approach to the political
economy of Mexico's print news media. Media, Culture & Society, 22(1), 85-
104. doi: 10.1177/016344300022001005
Echeverría, M. (2013). Los partidos y sus medios: cobertura y sesgo en las
elecciones del 2012 en Yucatán. In E. Poot (Ed.), Los procesos Electorales
Yucatecos de 2012. Mérida: UADY.
Espino, G. (2016). Periodistas precarios en el interior de la república mexicana:
atrapados entre las fuerzas del mercado y las presiones de los gobiernos
estatales. Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, 61(228).
González, R., & Reyna, V. H. (2019). "They don't trust us; they don't care if we're
attacked": trust and risk perception in Mexican journalism. Communication &
Society, 32(1), 147-160. doi: 10.15581/003.32.1.147-160
Gonzalez, R. (2013). Economically-Driven PartisanshipOfficial Advertising and
Political Coverage in Mexico: The Case of Morelia. Journalism and Mass
Communication, 3(1), 14-33.
González, R. (2016). Investigative journalism in Mexico: Between ideals and
realities. The case of Morelia. Estudios sobre el Mensaje Periodístico, 22(1),
343-359.
González, R (2018). Silence or alignment. Organized crime and government as
primary definers of news in Mexico. Observatorio (OBS*) Journal, 12(4), 125-
139.
González, R., & Echeverría, M. (2017). Asynchronous modernization of the Mexican
press. A center-periphery comparison. Global Media Journal México, 14(27),
149-165.
Hughes, S. (2006). Newsrooms in Conflict: Journalism and the Democratization of
Mexico. Pittsburgh: University of Pittsburgh Press: Latin America Series.
Junco, A. (2014). "La verdad no es negociable". Obtenido de YouTube:
https://www.youtube.com/watch?v=WOpCqaRwCd4
70
Avances y limitaciones en la democratización de la prensa mexicana. Desempeño en la
cobertura de las elecciones 2018
Lawson, C. (2002). Building the Fourth Estate: Democratization and the Rise of a
Free Press in Mexico. Berkeley: University of California Press.
Márquez, M. (2012). Valores, roles y prácticas en conflicto: el papel de los
periodistas mexicanos en las elecciones presidenciales del 2006. In A. Roveda
& C. Rico (Eds.), Comunicación y medios en las Américas. Entre gobernanza
y gobernabilidad (pp. 181-207). Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana.
Martínez, F. J. (2013). La contienda electoral federal 2012 en la prensa mexicana.
Revista Mexicana de Opinión Pública, Vol. 15, 60-79.
Martínez, F. J., González, R. & Miranda, O. (2015). Actores políticos y sociales de
los telediarios: Una tarea pendiente de las televisoras mexicanas. Revista
Latina de Comunicación Social, 70, 750-764.
Reyna, V. H. (2014). Nuevos riesgos, viejos encuadres: la escenificación de la
inseguridad pública en Sonora. México: El Colegio de Sonora
Reyna, V. H. (2016). Cambio y continuidad en el periodismo mexicano: una revisión
bibliográfica. Comunicación y Sociedad(27), 79-96.
Reyna, V. H. (2019). De la estandarización a la descualificación: las consecuencias
indeseadas de la modernización del periodismo mexicano. Comunicación y
Sociedad (16), 1-20.
Riva-Palacio, R. (1995). La prensa en México. Una aproximación crítica.
Comunicación y Sociedad(25-26), 11-33.
Rodelo, F. V. (2009). Periodismo en entornos violentos: el caso de los periodistas
de Culiacán, Sinaloa. Comunicación y Sociedad(12), 101-118.
Rodríguez, R. (1993). Prensa vendida: los periodistas y los presidentes, 40 años de
relaciones. Ciudad de México: Grijalbo.
Salazar, G. (2018). ¿Cuarto poder? Mercados, audiencias y contenidos en la prensa
estatal mexicana. Política y gobierno, XXV(1), 125-152.
Trejo Delarbre, R. (1988). Las redes de Televisa. México: Claves Latinoamericanas.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
Este artículo propone una nueva interpretación sobre la modernización del periodis-mo mexicano. A partir de entrevistas a periodistas de tres estados del norte de México que han sido identificados como pioneros de la modernización del periodismo nacional, se muestra cómo la estandarización de la producción de noticias ha generado-a manera de consecuencia indeseada-una descualificación del trabajo periodístico. Palabras claVe: Descualificación, estandarización, modernización, periodismo, Mé-xico. This article proposes a new reading of Mexican journalism's modernization. Based on interviews with journalists from three Northern Mexican states that have been identified as pioneers of Mexican journalism's modernization, it shows how the standardization of news production has generated-as an unintended consequence-a deskilling of journa-listic work.
Article
Full-text available
Drawing from 93 semi-structured, in-person interviews with journalists from 23 states, this article analyzes the relation between trust and risk perception in Mexican journalism. It focuses on how Mexican journalists perceive and experience public trust placed in them as social actors, and how it influences their willingness or reluctance to assume the risks associated with reporting on corruption and drug-trafficking in a country marked by anti-press violence. The findings challenge previous studies as they show that journalists from all regions of the country-even in the so-called safe states-are fearful, even when they have not been victims of threats, beatings or kidnappings. Also, it explains that the connection between institutions and journalism makes news workers feel unprotected and unaccompanied. As a result, they accept self-censorship and even express a willingness to resign. Thus, this article surpasses the social, spatial and temporal delimitations of risk, by arguing that distrust in journalists increases the dangers they face.
Article
Full-text available
The aim of this article is to explain, through the concept of Conflict Discourse System, the influence that Mexican government and organized crime exert on the news-making process. The results of the analysis prove that, considered as sources of information, authorities and cartels frequently determine the agenda and framing of the coverage of their activities. This the outcome of the use of bribes and/or violence. As a result, at the moment of covering these beats, journalists frequently are obliged to choose between silence or alignment. Therefore, rather than reporters, members of the government and drug lords have become the primary definers of news.
Article
Full-text available
Literature on Mexican press has focused on national newspapers or case studies on specific local presses. Only few works have systematically compared subnational press and its environment, mainly due to lack and dispersion of reliable data. Leaning on an original database of 1217 headlines of the main local newspapers and press markets traits, here I present a panoramic portrait of Mexican subnational press, empirically informing common intuitions about its relationships with readers and local power. Data shows that, although there are disconnections between supply and demand, low levels of diaries circulation and few critic contents, there is enough diversity to propose a research agenda to explore causes and effects of this features.
Article
Full-text available
After seventy years of an almost complete hegemony, in 2000 the Institutional Revolutionary Party lost the presidency of the Republic to the oppositional National Action Party candidate, Vicente Fox Quesada. That moment was considered the hallmark of the political transition that started in certain regions two decades ago. According to a group of American scholars, the transformation of the political system involved the modernisation of the media system as well, as the Mexican press as a whole was moving towards its professionalization. Nonetheless, diverse case studies focused on specific regions have found empirical evidence that prove otherwise. That is, the findings consistently prove that local and regional journalism is still determined by the customs of the authoritarian model. Based upon a content analysis of the coverage of the 2015 congressional elections in both national and state newspapers, the main argument of this article is that Mexican journalism oscillates between modernisation and stagnation. In other words, whilst the so-called national media-located in Mexico City-showed a more professional performance than those located in other regions (regarding-for instance-the use of diverse sources of information, and the implementation of different journalistic genres, other than the standard news story); both groups shared a similar political bias and a limited coverage of those elections. Therefore, the main conclusion is that instead of a general transformation or stagnation, Mexican press develops an asynchronous modernisation process in which there are simultaneously liberal and authoritarian features. However, the former are more frequent in national news outlets than in their regional counterparts, which tend to be inclined to the latter.
Article
Full-text available
Los reportes emitidos sobre diversas entidades de la república mexicana confirman que, a pesar de que se efectúan elecciones competitivas en todos los estados, la intervención de los gobiernos estatales en los medios locales sigue siendo la norma. Los periodistas cuentan con contratos muy precarios y el gobierno del estado tiene mayor oportunidad de cooptar su línea editorial a cambio de recursos económicos. Esta investigación muestra cómo los periodistas de medios locales siguen desarrollando una línea editorial oficialista, igual que en la época del autoritarismo, y analiza su situación a partir de las variables “profesionalización de los periodistas” e “intervención de los gobiernos estatales en los medios de comunicación locales”. Para esta investigación se elaboró un estudio de caso sobre el estado de Querétaro; se entrevistó a periodistas y a exfuncionarios de gobierno; se realizó un análisis de contenido y se recopilaron fuentes secundarias que describen las relaciones entre los gobernadores y los medios locales de México. El análisis de los datos sugiere que el estado de Querétaro puede ser un ejemplo del control que ejercen los gobernadores sobre los medios locales.
Article
Full-text available
The following article is a literature review of the studies that address the impact of the democratic transition on Mexican journalism. This line of inquiry is among the most fertile given the debate between the authors that posit the normative change hypothesis and those that contend there's a pragmatic continuity. Both perspectives are analyzed and a third way is proposed.
Article
Full-text available
Broadcast television is the main medium of communication in Mexico, but its news programmes offer biased information regarding political issues, as they tend to privilege governmental sources of information to the detriment of non-official sources. In order to prove this hypothesis, the contents of the two most-watched TV news programmes in Mexico were analysed to identify the political actors that appeared the most, the diversity of sources, and the frequency of appearance. The obtained data were subjected to the regular statistical analyses used in content analysis, while the Gini index, which is a measure of statistical dispersion, was used to establish the degree of imbalance in the representation of the different political actors in news programmes. The findings indicate that the main sources of information included in the TV news programmes were members of Mexico‟s Federal Government and, to a lesser extent, the legislative power and the state governments. Furthermore, of the different political parties operating in Mexico, the Institutional Revolutionary Party (PRI), the current ruling party, is the most represented in TV news programmes. Unsurprisingly, the main issues addressed in TV news programmes were economy, security and politics, which are precisely also the main issues included in the agenda of the political actors. The empirical evidence confirms the lack of modernisation in Mexican journalism, which is characterised, among other aspects, by the absence of investigative journalism and its adherence to the agenda of the government, particularly the federal administration.