ChapterPDF Available

La disciplina del olvido: ligero tránsito por la ciencia de la memoria literaria

Authors:

Abstract

Que la literatura se nutre del olvido parece un hallazgo de la ciencia.
La disciplina del olvido:
ligero tránsito por la ciencia
de la memoria literaria
Víctor E. Bermúdez
Que la literatura se nutre del olvido parece un hallazgo de la ciencia. La me-
moria no es únicamente un tema literario activo en Occidente desde Homero; por
encima de todo, los gestos de la memoria se hallan en la estructura misma del
quehacer literario. Quizás porque ahí cohabitan una recuperación del pasado y una
proyección de la imaginación. Que el futuro está implicado en la memoria es algo
que sugiere, por ejemplo, el poeta francés Bernard Noël, cuando en Le Livre de
l’oubli (2012) dice: «como la hoja se desprende del árbol / y lo olvida / el porvenir
requiere del olvido» (10). No muy lejos, también la filosofía se propone como una
vía legítima para indagar las lógicas de la memoria, cuando Henri Bergson afirma
la existencia de la mente y de la materia e intenta determinar la relación entre am-
bas examinando la memoria. Sin embargo, será la ciencia la que refrende o matice
las intuiciones filosófico-literarias con sus propios métodos. Así, la memoria ha
orientado reflexiones en todos los ámbitos del pensamiento; basta un ágil periplo
por algunas de las ideas que han atravesado esta tentativa del ser humano por co-
nocerse a sí mismo. Y en la base de todo está el olvido.
(Neuro)ciencia de la memoria
Algunas aportaciones significativas a la actual ciencia de la memoria vie-
nen de la mano del neurofisiólogo Eric Kandel. No exenta de consideraciones
filosóficas, su obra In Search of Memory (Kandel 2007) cuenta que la alianza
disciplinar decisiva para la investigación sobre la memoria se da en la década
de los setenta, entre la psicología cognitiva —ocupada en la mente— y la neu-
rociencia —concentrada en el cerebro—. Fruto de esta unión fue el desarrollo
de métodos para el estudio de los procesos mentales, que posibilitaron obtener
imágenes cerebrales con las que fue posible observar la actividad de distintas
regiones cerebrales en funcionamiento.
MEMORIA
309
La categorización de diversos tipos de memoria ha sido una de las labores más
relevantes de las ciencias cognitivas. In Search of Memory recuerda que debemos a
Brenda Milner importantes contribuciones acerca del papel de la memoria explí-
cita en el hipocampo, así como evidencias empíricas sobre el almacenamiento de
la memoria implícita (2007: 156). «Específicamente, Milner descubrió que además
de la memoria consciente, en la que interviene el hipocampo, hay otra memoria
inconsciente cuya sede está fuera del hipocampo y de la zona medial del lóbulo
temporal. En la década de 1950, Jerome Bruner, uno de los padres de la psicología
cognitiva, había propuesto la misma distinción, pero a partir de observaciones so-
bre el comportamiento» (Kandel, 2007: 158). He ahí otra convergencia de postu-
lados producida desde concepciones distintas de la memoria.
La taxonomía científica propone categorías como la «memoria explícita» y la
«implícita». Vinculada con el cerebelo y los ganglios basales, la memoria implícita
—o «no declarativa»—, conlleva un procesamiento no consciente de recuperación de
la información, relevante en el aprendizaje motor. Por su parte, la memoria explícita
—o «declarativa»—, exige una recuperación consciente del contenido almacenado.
Así, la «memoria semántica» —involucrada en acontecimientos u objetos ajenos al
contexto del sujeto— y la memoria episódica —relacionada con información propia
de un contexto específico— son subcategorías de este tipo de memoria consciente.
No sería vano señalar que la memoria episódica posee un interés potencial para los
estudios literarios, puesto que tiene un carácter autobiográfico y está vinculada a
espacios, lugares, emociones y experiencias propias del sujeto, mientras que la me-
moria semántica codifica un conocimiento más abstracto del mundo.
Memoria y literatura
Desde Homero se han distinguido, de manera convencional y cuestionable, dos
tipos de memoria literaria. La «memoria épica», a menudo asociada con la memo-
ria colectiva, y la «memoria lírica», más próxima al sujeto. Así, en el individuo y en
la colectividad cohabitan formas distintas de recuperación del pasado que el dis-
curso literario integra y potencia con distinta intensidad según el género, la época
o el contexto histórico-sociológico. La memoria lírica codifica una proyección del
sujeto que posee un potencial como repositorio de la conciencia humana suscepti-
ble de ser estudiado desde múltiples perspectivas. Es así porque en ella tiene lugar
una autorreferencialidad en la cual una presencia literaria se construye no mediante
la descripción de un narrador omnisciente, sino como consecuencia del diálogo in-
terno que un personaje —en narrativa— o un sujeto lírico —en poesía— establece
consigo mismo.
Así lo ha sabido ver la teórica literaria Suzanne Nalbantian en Memory in
Literature (2003), donde una mirada con vocación interdisciplinar alienta un minu-
#NODOS
310
cioso análisis altamente técnico en terminología psicológica y neurocientífica tanto
como filosófica y literaria. En su capítulo «Proust and the Engram: The Trigger
of the Senses», Nalbantian parte del concepto de «engrama» —modificaciones
bioquímicas en el cerebro que responden a estímulos externos y que intervienen
en la configuración de los recuerdos— para abordar la cuestión de la memoria en
la obra del novelista y ensayista francés. El conocido episodio de la magdalena de
Proust que ilustra cómo una actividad de los sentidos evoca un recuerdo es para
Nalbantian tan solo un punto de partida —¿trillado ya?— de una gran amalgama
de indagaciones potenciales sobre la psicología de la memoria en los textos litera-
rios. «Reminiscencia» es como Proust denomina al engrama, aunque habla tam-
bién de una «memoria involuntaria»; y, en efecto, la ciencia indica que el engrama
puede ocurrir consciente o no-conscientemente.
Al introducir herramientas de las ciencias cognitivas al análisis de la memoria,
Nalbantian revitaliza la teoría literaria. A partir de nociones como la «memoria
pura» (William James) o la «memoria asociativa», Nalbantian aborda interdiscipli-
narmente la obra de autores como Virginia Woolf, James Joyce y William Faulkner,
tanto como la de Octavio Paz, Jorge Luis Borges o Guillaume Apollinaire, enla-
zando referencias filosóficas, psicológicas y neurobiológicas en torno al texto litera-
rio. De hecho, se lleva a cabo una doble labor: teórico-crítica —poner la literatura
bajo la lupa de las ciencias cognitivas— y epistemológica —mostrar cómo algunas
consideraciones filosóficas están en la base de conceptos científicos—. No solo es-
tas tres vías —filosófica, científica y teórico-literaria— convergen en planteamien-
tos semejantes, sino que además la teoría literaria se enriquece a la vez que sugiere
que la ciencia puede alentar su investigación en los textos literarios, abriendo la
posibilidad de recorrer el camino en dirección inversa.
(Neuro)ciencia de la memoria literaria
El estudio transdisciplinar de la memoria da un paso más en The Memory
Process, donde se reúnen los trabajos de una serie de investigadores que buscan ac-
tivamente acercarse a los límites de sus disciplinas. El mérito de la obra es conjugar
la investigación científica de la memoria con la de teóricos del arte, la literatura o la
música. Una de las claves de la aproximación entre disciplinas consiste en partir de
una noción de memoria que es «multifacética y posee múltiples etapas impulsadas
por estímulos provenientes de distintos niveles de funcionamiento» (Nalbantian et
al., 2011: 1), lo cual permite abarcar un amplio espectro de consideraciones, meto-
dologías y conceptos.
Posee un valor epistemológico el yuxtaponer lenguajes y perspectivas so-
bre cómo abordar la memoria con métodos y nomenclaturas de la genética y la
epigenética, la neuroimagen funcional o el análisis de sueños. Junto con ello, se
MEMORIA
311
proporciona un abanico de posibilidades con las que la investigación científica de
la memoria puede informar el estudio teórico y analítico de textos literarios. Las
posibilidades son incalculables, ya que también los estudios empíricos abren un te-
rritorio fértil de trabajo al acercarse al material artístico-literario. Así, por ejemplo,
el neurobiólogo Jean-Pierre Changeux arroja el sugerente título de «The Epigenetic
Variability of Memory: Brain Plasticity and Artistic Creation». Sin embargo, la
singularidad de esta propuesta transdisciplinar reside en que aspira a recorrer el
camino en ambas direcciones, por lo que los teóricos proponen aquí un corpus de
registros literarios de la memoria. Se trata de corpus seleccionados y presentados en
funcn de su intes potencial para un blico científico especializado, pero intere-
sado en identificar manifestaciones de la memoria fuera de los contextos de control
empírico-experimental.
Parte de los avances de este campo se han centrado en el papel del sistema lím-
bico en la memoria a largo plazo, privilegiando el estudio de estructuras del cerebro
como la amígdala y el hipocampo, y subrayando la importancia de los componentes
emocionales de la memoria. En el contexto de los tránsitos interdisciplinares ello
propicia, por ejemplo, que algunas reflexiones giren en torno a la consolidación y «re-
cuperación» (retrieval) de la memoria. Así, en el espectro de la memoria emocional
se ponen de relieve distinciones entre la «codificación de la especificidad» (encoding
specificity) y las «recuperaciones que dependen del estado anímico» (mood-dependent
retrieval). Los análisis literarios se ocupan de cómo «la codificación de experiencias
emocionales propias y registradas en lenguaje poético sella los recuerdos autobio-
gráficos y asegura su recuperación» (Nalbantian et al., 2011: 16). Si bien Nalbantian
se sitúa en la teoría literaria, integra en su labor instrumentos de la neurobiología y
proporciona un material útil para otras disciplinas de la memoria.
Las disciplinas que estudian la memoria han de olvidar, o al menos suspender,
algunas de sus premisas y resistir la incomodidad de un tipo de evidencia distinta a
la que les es propia, sin por ello renunciar a su concepción del objeto de estudio. «El
olvido es parte de lo vivo», dice Noël. Y es que la literatura no solo se informa de
conceptos y descubrimientos científicos, sino que en ocasiones los intuye o los propi-
cia. Para el poeta francés «la memoria lleva el pasado al presente y el presente al pa-
sado. Así encuentra su equilibrio, y este balance es quizás el movimiento primero del
sentido» (Noël, 2012: 7). Por eso es necesario restituir el valor de la literatura como
discurso que proyecta la compleja relación del sujeto con el mundo y consigo mismo:
situarla en el epicentro del interés científico. La escritura es la cuna del olvido.
#referencias
Kandel, Eric. En busca de la memoria: el nacimiento de una nueva ciencia de la mente. Katz
Editores. 2007.
#NODOS
312
Nalbantian, Suzanne. Memory in Literature: From Rousseau to Neuroscience. Palgrave Macmillan.
2002.
Nalbantian, Suzanne; Matthews, Paul M.;McClelland,James L. (Eds.). The Memory Process.
Neuroscientific and Humanistic Perspectives.MIT Press.2010.
Noël, Bernard. Le Livre de l’oubli. P.O.L. 2012.
Yates, Frances A. El arte de la memoria. Siruela. 2011.
MEMORIA
313
Article
Full-text available
El estudio aborda el carácter interdisciplinar de la teoría literaria y expone una concepción que la sitúa como ámbito de convergencia de perspectivas científicas y filosóficas, en torno al estudio de la imaginación. Se comienza con un alegato sobre la necesidad epistemológica e institucional de dicha interdisciplinariedad y se sugiere que esta da lugar a un cuestionamiento sobre la naturaleza de los resultados que cada campo del saber proporciona. Deriva de ello una reflexión sobre el tipo de conocimiento que otorgan los estudios teórico-literarios y su singularidad con respecto a los saberes científicos. Dada su flexibilidad metodológica, la teoría de la literatura se halla en posición de articular razonamientos sobre los procesos que subyacen al pensamiento literario. Así, una de sus actuales funciones consiste en incorporar concepciones y herramientas de las ciencias cognitivas con un propósito analítico claro, respondiendo a un fenómeno concreto de la cognición humana cuyo reflejo encuentra en la literatura un repositorio privilegiado. El artículo glosa ejemplos de tal fertilidad concibiendo al lenguaje poético como un terreno propicio para dicha convergencia. Se describe aquí la complejidad de la interdisciplinariedad en los estudios literarios y se sostiene que la teoría literaria ha de proporcionar un material de interés humanístico, ejemplificado en la investigación de procesos específicos de la imaginación poética. Finalmente, se sugiere que la teoría literaria se halla en posición de inspirar ideas en las ciencias cognitivas mediante sus aportaciones sobre el funcionamiento del lenguaje literario y sobre la relevancia de la literatura como corpus de la conciencia humana.
Memory in Literature: From Rousseau to Neuroscience
  • Suzanne Nalbantian
Nalbantian, Suzanne. Memory in Literature: From Rousseau to Neuroscience. Palgrave Macmillan.