Conference PaperPDF Available

Las prácticas alimentarias en manos de las mujeres. Rol o derechos?

Authors:

Abstract

De la mano con los cambios significativos que vienen marcando la agricultura y la producción alimentaria a nivel rural, urbano y global, se ha logrado percibir una mayor preocupación y promoción por la participación de las mujeres en diferentes ámbitos de la cadena agroalimentaria. Un sinnúmero de organismos internacionales y nacionales resalta la importancia del rol de la mujer como principal actor dentro del ejercicio de la soberanía y seguridad alimentaria, más específicamente por su papel en la preparación alimentos. Aun sin desacreditar que existe una participación importante de la mujer en este proceso, esta visión sugiere una reflexión acerca de la centralidad que se da en los discursos sobre el rol de la mujer y las responsabilidades que puede representar consigo misma y con su entorno. Por otro lado, no se estimula la idea de una mejora de las relaciones equitativas de género, donde ambos hombres y mujeres sean los detentores del derecho a su alimentación. El presente documento pretende analizar desde una perspectiva social-antropológica a través de conceptos sobre equidad de género, soberanía, seguridad alimentaria y nutricional, si las prácticas alimentarias deben abordarse como un rol de la mujer o como un conjunto heterogéneo de prácticas y derechos donde mujeres y hombres sean responsables y partícipes. Los datos provienen de una aproximación etnográfica con mujeres partícipes en ferias alimentarias en San José de Costa Rica y Cochabamba Bolivia. Los resultados de la exploración indican que mujeres que trabajan en las ferias alimentarias conciben la preparación de alimentos no sólo desde el papel idealizado que debe cumplir la mujer pero deben entenderse desde una redefinición que plantee la heterogeneidad en cuanto a los quehaceres alimentarios, donde hombres y mujeres sean representados. Palabras clave: derecho a la alimentación, equidad de género, soberanía y seguridad alimentaria, prácticas alimentarias.
Food practices in the hands of women. Role or Rights?
As práticas alimentares nas mãos das mulheres. Rolo ou Direitos?
Las prácticas alimentarias en manos de las mujeres. ¿Rol o Derechos?
Cecilia Zenteno Lawrence1&Marianela Zúñiga Escobar2
1Programa de Pòs-graduação em Desenvolvimento Rural, Universidade Federal do Rio Grande do Sul,
cn.zenteno@gmail.com
2 Escuela de Nutrición, Universidad de Costa Rica/ Programa de Pòs-graduação em Desenvolvimento Rural,
Universidade Federal do Rio Grande do Sul, marianelaze@gmail.com
De la mano con los cambios significativos que vienen marcando la agricultura y la producción alimentaria a nivel
rural, urbano y global, se ha logrado percibir una mayor preocupación y promoción por la participación de las
mujeres en diferentes ámbitos de la cadena agroalimentaria. Un sinnúmero de organismos internacionales y
nacionales resalta la importancia del rol de la mujer como principal actor dentro del ejercicio de la soberanía y
seguridad alimentaria, más específicamente por su papel en la preparación alimentos. Aun sin desacreditar que
existe una participación importante de la mujer en este proceso, esta visión sugiere una reflexión acerca de la
centralidad que se da en los discursos sobre el rol de la mujer y las responsabilidades que puede representar consigo
misma y con su entorno. Por otro lado, no se estimula la idea de una mejora de las relaciones equitativas de género,
donde ambos hombres y mujeres sean los detentores del derecho a su alimentación. El presente documento
pretende analizar desde una perspectiva social-antropológica a través de conceptos sobre equidad de género,
soberanía, seguridad alimentaria y nutricional, si las prácticas alimentarias deben abordarse como un rol de la
mujer o como un conjunto heterogéneo de prácticas y derechos donde mujeres y hombres sean responsables y
partícipes. Los datos provienen de una aproximación etnográfica con mujeres partícipes en ferias alimentarias en
San José de Costa Rica y Cochabamba Bolivia. Los resultados de la exploración indican que mujeres que trabajan
en las ferias alimentarias conciben la preparación de alimentos no sólo desde el papel idealizado que debe cumplir
la mujer pero deben entenderse desde una redefinición que plantee la heterogeneidad en cuanto a los quehaceres
alimentarios, donde hombres y mujeres sean representados.
Palabras clave: derecho a la alimentación, equidad de género, soberanía y seguridad alimentaria, prácticas
alimentarias.
Introducción
Ha sido recurrente el discurso relacionado con el rol que desempeña la mujer en la
consecución de la soberanía y la seguridad alimentaria y nutricional, tanto en el contexto rural
como en el urbano. Esta situación, en los últimos años ha marcado una pauta para la promoción
de acciones que buscan visibilizar a la mujer y establecer mecanismos que reduzcan la brecha
desigual entre géneros, en cuanto a la obtención de recursos que les permita ser más eficientes
en las prácticas que incluye la cadena agroalimentaria; es decir, en la producción, compra,
preparación y distribución de los alimentos.
Los gobiernos y las organizaciones internacionales y locales en Latinoamérica, han
evidenciado transformaciones importantes en la sociedad, que justifican dirigir las acciones
hacia el papel preponderante de la mujer. Algunas de estas trasformaciones tienen que ver,
desde el manejo de los recursos naturales, hasta los resultados en la transición nutricional de la
población, caracterizados por el exceso de peso en la población. Esta última ha sido enmarcada
dentro de dos abordajes principales, como lo son la soberanía y la seguridad alimentaria y
nutricional, desde donde se justifican acciones tanto para promover la equidad, como el
empoderamiento de la mujer en procesos en donde se pueda generar desarrollo.
El concepto de soberanía alimentaria lanzado por la Vía Campesina el año de 1996 como
una alternativa a las políticas neoliberales y que con el transcurso de los años, ha fundamentado
sus principios bajo la Declaración de Nyéléni, Selingué, Mali el año2007, propone como
soberanía alimentaria: el derecho de las naciones para definir su propia alimentación y
agricultura y donde uno de sus fundamentos es la defensa por la equidad e igualdad de género
en todas las políticas y prácticas relacionadas con la producción de alimentos.
Por otro lado el concepto de seguridad alimentaria propuesto por la Organización de las
Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) durante la Cumbre Mundial de
Alimentación el año 1996 supone cuatro dimensiones: la disponibilidad de alimentos, la
estabilidad en la oferta de alimentos, el acceso a los alimentos y el consumo y utilización
biológica de los alimentos. Estos pilares son detentados, según la Organización de Naciones
Unidas (2012), por las mujeres que juegan el papel de guardianas para mantener la seguridad
alimentaria y nutricional de sus hogares y comunidades.
En ambos conceptos se destaca la importancia que tiene la participación de la mujer en
el proceso de preparación de alimentos a nivel personal, familiar y comunitario, siendo el primer
concepto basado en principios de equidad y el segundo basado en principios de
empoderamiento a través del reconocimiento.
En el caso del Estado Plurinacional de Bolivia se ha adoptado ambos conceptos desde
una perspectiva principalmente basada en la soberanía a través de la seguridad alimentaria, y
en el caso de Costa Rica se ha planteado y adoptado dentro de sus políticas alimentarias el
concepto de seguridad alimentaria y nutricional. Ambos países, como el resto de países de la
región latinoamericana, son atendidos por acciones internacionales y de cooperación que
establecen marcos de trabajo, éstos incluyen la atención del rol de la mujer en la soberanía y la
seguridad alimentaria y nutricional, ya sea como objetivo principal o como un eje transversal
de esas acciones.
A pesar de que la participación de la mujer es importante para la soberanía y seguridad
alimentaria y nutricional, afirmar que se trata de promover el rol o el papel de la mujer en los
procesos relativos a la alimentación, puede representar una relación problemática debido a la
gran complejidad que existe en la conexión entre mujer y alimentación, tal y como se describe
en el apartado siguiente.
El rol de la mujer
De acuerdo con Ross (2009) la preparación de la comida en el imaginario social como
emanación automática del ser madre y mujer, no se le vincula al poder, sino a la servidumbre
(visto como la obligación inexcusable de hacer una cosa). Dada esa connotación a lo largo del
tiempo y desde una perspectiva socio-cultural, la mujer ha sido asociada al tema alimentario a
partir del “papel que juega” o “el rol que cumple”, encargándole o responsabilizándola con las
tareas domésticas que tienen que ver con el cuidado de las otras personas en la familia, de la
alimentación de esa familia, del cultivo para autoconsumo, intercambios, comercialización,
trabajo productivo familiar y comunitario.
La relación de la mujer con la alimentación/comida y más recientemente, la relación de
la mujer con la agricultura y la comercialización, requiere de una reflexión más profunda que
permita analizar las asociaciones, sin perjudicar las libertades de las personas, y en este caso,
las libertades de las mujeres. Un claro ejemplo de la utilización de estas asociaciones se observa
a través del discurso que orienta la implementación de acciones, por parte de varios organismos
internacionales que promueven argumentos como “La mujer rural y su rol en la seguridad
alimentaria” (IICA, 2017), “Mujeres: su rol en la soberanía y la seguridad alimentaria”(FAO,
2018), “Género y agricultura”: ¿Cuál es el rol de la mujer en la seguridad alimentaria” (BID,
2017), “El rol de la mujer en la elección de una alimentación saludable” (INCAP, 2015). Los
cuáles, a través del discurso de “roles” intentan visibilizar estas prácticas como una herramienta
que sirva para promover el empoderamiento y la autonomía de las mujeres a favor del desarrollo
de las economías locales, del desarrollo sostenible, del desarrollo rural, de la salud familiar y
hasta comunitaria.
Si bien es cierto, muchas mujeres desempeñan prácticas que contribuyen con esos
objetivos, éstas son realizadas por motivaciones o decisiones propias que no siempre tienen que
responder a una expectativa social. Sin embargo, el incluir a la mujer en una categoría de “roles”
impulsada por argumentos tan nobles como la soberanía y la seguridad alimentaria y
nutricional, pone en cuestión una interpretación que lejos de incorporar una perspectiva
feminista, se aleja de la defensa por los derechos humanos. Según Sen (2010b, p. 48),
refiriéndose a una categorización socialmente formulada, argumenta que ésta puede provocar
una notable violación del derecho humano de una persona a poder verse a misma con sus
propios ojos.
Este tipo de argumentos pueden verse reflejados constantemente en los documentos de
política o acuerdos y convenios que se establecen en las regiones. Generalmente buscan
reconocer el trabajo de cuidado que realizan las mujeres, dándole importancia al rol que estas
desempeñan en la preparación y la preservación de la cultura alimentaria; reconociendo la
importancia del papel que tienen las mujeres no solo para la soberanía y la SAN durante su
participación en la producción de alimentos, sino por su rol fundamental en las actividades
reproductivas y de cuidado de sus familias (SAN-CELAC, 2016).
Discursos políticos sobre alimentación en Bolivia y Costa Rica
En el caso de Bolivia los conceptos sobre soberanía y seguridad alimentaria forman
parte de la Nueva Constitución Política del Estado (NCPE) aprobada el año 2009 e involucra
en sus distintos artículos la obligación del Estado en garantizar la alimentación a la población
a través de estos conceptos. Este hecho que ha permitido que distintas normas y políticas
públicas sean emitidas incluyendo aspectos relacionados a la perspectiva de género. Entre estas
se encuentra: la ley de organizaciones económicas campesinas, indígenas originarias (OECAS)
y de organizaciones económicas comunitarias (OECOM) para la integración de la agricultura
familiar sustentable y la soberanía alimentaria, la Ley No. 338. En esta se reconoce el aporte
productivo de las mujeres indígena-originario-campesinas, interculturales y afrobolivianas en
la producción de alimentos destinados al consumo nacional y la soberanía alimentaria. El
contexto de la promulgación de esta ley involucra los aspectos de género desde una perspectiva
transversal a la temática de la soberanía alimentaria y la agricultura familiar y desde su
promulgación, se han implementado distintos programas comunitarios que impulsan la
participación de mujeres en empresas productoras de alimentos a nivel comunitario y nacional.
Un otro ejemplo es el Decreto Supremo No. 2167, que reconoce dentro de sus ejes
transversales el papel clave que juega la mujer sobre la soberanía alimentaria y donde ubica
a la mujer como responsables exclusivas del estado nutricional de la familia. Esta normativa
busca a través del sistema de género desde el enfoque de empoderamiento, el reconocimiento
del rol que juega la mujer en la alimentación y al mismo tiempo denota como elemento central,
su responsabilidad en la preparación de alimentos.
En estos dos ejemplos de normativas nacionales se puede observar que existen esfuerzos
a nivel de nacional que impulsan el trabajo de las mujeres con respecto a la preparación de
alimentos. Estos principalmente se basan en emprendimientos comunitarios que promueven el
empoderamiento de las mujeres a través de la generación de empleo a través de la preparación
de alimentos. En resumen ambas regulaciones resultan contradictorias y ambiguas desde los
términos de soberanía alimentaria como menciona Patel (2012), dado que se busca la equidad
de la mujer a través de una plena realización de sus derechos como rol principal en la
preparación de alimentos se ha impulsado un marco legal propicio para el establecimiento de
normas que reconozcan el aporte de las mujeres en la producción de alimentos, pero aún existe
un vacío en la implementación de las mismas a nivel comunal y nacional. No se han encontrado
evidencias de programas nacionales o locales que impulsen los derechos en soberanía y
seguridad alimentaria de las mujeres a nivel personal y familiar.
Para el caso costarricense recientemente se han impulsado con mayor protagonismo una
serie de lineamientos que sustentan el marco normativo de la SAN en el país, aun siendo
deficiente el avance visible en instrumentos políticos que reconocen y defienden la soberanía
alimentaria. Además, el tema del derecho a la alimentación no ha sido reconocido de manera
explícita, sino como parte de los derechos más amplios, siendo incluido en la Constitución
Política de 1949 como parte del artículo 21 titulado “Derechos y Garantías Individuales” que
“la vida humana es inviolable”; además del artículo 50 titulado “Derechos y Garantías Sociales”
que establece: “el Estado de Costa Rica procurará el mayor bienestar para todos los habitantes
del país” (COSTA RICA, 1949).
En relación con la Política Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (2011-
2021), en ésta se establece la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres dando las
mismas posibilidades de acceso a recursos productivos, servicios y oportunidades para asumir
responsabilidades y roles en la seguridad alimentaria y nutricional (COSTA RICA/ PNSAN,
2011). Por su parte, los acuerdos internacionales en relación al tema de la SAN, han venido
posicionando el “papel o rol” de la mujer en este campo. Tal es el caso del Plan SAN-CELAC
que respondiendo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en este caso al segundo, relacionado
con el poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y
promover la agricultura sostenible, establece metas diferenciadas para las mujeres.
Recientemente se propuso un proyecto de Ley Nº 20.076 sobre el Derecho Humano a la
Alimentación y la Seguridad Alimentaria y Nutricional, el mismo define algunos principios
esenciales para su cumplimiento, entre ellos el principio de la equidad de las mujeres en el
ámbito alimentario. Este principio define que: “La igualdad de género y el reconocimiento del
rol central de las mujeres en este campo, son esenciales para garantizar la Seguridad
Alimentaria y Nutricional. Las mujeres deberán tener acceso a la tierra y al agua; a los recursos
financieros; a la participación en los sectores productivos y en los mercados; a las instancias de
toma de decisiones; a la formación, al conocimiento y a la tecnología, tanto para producir
alimentos sanos como garantizar la alimentación adecuada a sus familiares; así comoa la
protección social” (ASAMBLEA LEGISLATIVA, 201, p. 29).
A pesar de los esfuerzos en el país, aún hace falta un marco que dé cuenta de la atención
que requiere el hacer efectivo este derecho y consecuentemente de la importancia de
considerarlo desde una perspectiva de género. Por otro lado, a pesar de tener contextos
diferentes, en ambos países muchas de las acciones políticas estiman la condición de roles de
la mujer en el tema de la soberanía y la SAN, estableciendo además planes que incluyen
procesos de empoderamiento para la mejora de sus prácticas en relación con los alimentos.
Los derechos de las mujeres en la alimentación
Si bien es cierto, el considerar el “papel o rol” de la mujer en las acciones políticas, ha
generado algunos beneficios para algunas de ellas, hacemos hincapié en ampliar la discusión
hacia una perspectiva que permita dar mayor importancia al tema de derechos. Generalmente
se promueven acciones que buscan empoderar a las mujeres en determinado papel o rol que
desempeñan en la sociedad, pues los resultados podrían reflejar mayor bienestar para ella o para
los otros (su familia, su comunidad, la sociedad como un todo).Desde esta perspectiva pareciera
que en el tema de los alimentos, la mujer necesita de apoyo (materiales o inmateriales) para
poder cumplir con su rol en la soberanía y la SAN, independientemente de si lo hace por pasión,
por costumbre, por necesidad, por imposición, por responsabilidad, entre otros.
Al preguntarle a un grupo de mujeres costarricenses y bolivianas, quién es la persona
que tiene un papel importante en la alimentación dentro del grupo familiar y por qué, las
respuestas demostraron que algunas de ellas cumplen este papel porque: “Es un tema que más
apasiona, aunque mi esposo también lo hace”, “Es un poco difícil porque mi esposo y yo nos
dividimos exactamente igual, porque tenemos experiencia en el tema de alimentación los dos,
y nos dividimos para no recargarnos uno u otro”.
Desde una perspectiva de derechos, el poder tener la libertad de escoger entre las
diversas oportunidades que buscan contribuir con la soberanía y la SAN, es una condición para
todas las personas. En ese sentido, Sen (2010b, p. 65) argumenta que en vez de tratar a las
personas, y en este caso a las mujeres, como “pacientes” cuyas necesidades exigen atención,
debemos ser tratados como agentes cuya libertad de decidir cuáles son nuestros valores y cómo
buscarlos, puede entenderse más allá de las satisfacción de necesidades.
Al preguntarle al grupo de mujeres acerca de lo que pensaban cuando se les hablaba de
“el rol o el papel de la mujer en la alimentación”, éstas indicaron una diversidad de aspectos,
algunos de ellos más allá del tema alimentario y otros referentes al trabajo en el hogar: “Para
la mujer es mamá, es trabajadora, es ama de casa, trabajadora independiente, creo que la
mujer es como la organizadora de ya sea el hogar o de la empresa, es esencial en la vida para la
organización”, “Una mujer puede manejar todo tipo de cosas, su rol es infinito”.
Al incluir el tema de derechos como parte de la discusión que dirige los temas del rol de
la mujer en la soberanía y la SAN, se espera considerar las acciones desde las perspectivas de
las mujeres; es decir, conocer sus intereses, sus identidades, sus oportunidades de lo que quieren
y pueden realizar a través de su participación en la cadena agroalimentaria. De acuerdo con el
grupo de mujeres entrevistadas, al preguntarles sobre lo que consideran son los derechos de las
mujeres, éstas indicaron: “Yo creo que las mujeres tenemos derecho a todo, exactamente igual
que los hombres, yo no veo a las mujeres y los hombres diferentes, los veo iguales”, “Lo
primero que se me viene a la mente es libertad, de expresión, libertad de ser”, “Pienso que es
derecho a opinar”.
El concepto de soberanía alimentaria, destaca que para mejorar la situación de la mujer
es importante reconocer el trabajo que ella realiza en la preparación de alimentos, pero al mismo
tiempo observa que es necesario distribuir equitativamente las labores de cuidado en la familia
y la comunidad. En ello Nobre, (2011) menciona que uno de los avances más importantes dentro
de los aspectos de equidad en soberanía alimentaria busca la inclusión entre todos los miembros
de la familia y en donde es importante tener en cuenta que por un lado se debe reconocer que
las mujeres tienen un papel importante en el contexto de la preparación de los alimentos y por
otro lado, que la preparación de alimentos se debe distribuir en el ámbito familiar de forma
equitativa.
Al analizar específicamente el derecho humano a la alimentación como una de las
contribuciones más importantes a las que apuntan o deberían apuntar las estrategias de
soberanía y SAN, nos preguntamos si éstas realmente ofrecen oportunidades para hacer efectivo
tal derecho. En este sentido, las estrategias (como lo hemos descrito en este texto) se han
preocupado por brindar capacidades a las mujeres que les permita empoderarse y poder cumplir
con su papel o rol. Sin embargo, ¿Será que al obtener capacidades diferenciadas, las mujeres
contarán con igual oportunidad de derechos para lograr mayor bienestar, desarrollo…? ¿El
producir alimentos para la familia, involucrarse en la preparación de alimentos y su distribución
intrafamiliar, como actividades que contribuyen con la soberanía y la SAN, es un rol exclusivo
que desempeña la mujer? ¿No sería más apropiado estimular el aporte de capacidades de forma
igualitaria entre hombres y mujeres, de modo que con ese cúmulo de capacidades puedan tener
las mismas oportunidades como ciudadanos? ¿Será que los hombres requieren de
empoderamiento y capacidades para ejercer con mayor responsabilidad sus roles en relación
con la soberanía y la SAN, de los cuáles se encuentran distantes?
Según Ross (2009), es importante observar desde ángulos distintos, que permitan una
apreciación nueva de las historias de múltiples generaciones de mujeres que han dedicado, y lo
hacen hoy también, la mayor parte o toda su vida al universo hogareño, en donde el tema
alimentario es importante. Según la autora, esta observación debe hacerse sin concesiones,
desde la búsqueda de la autonomía, de la simetría, del empoderamiento y de la multiplicidad de
acciones, no de una idealización para que se convierta en “prisión glorificada”. Argumenta
además que, el universo alimentario es un ambiente propicio para coadyuvar a eliminar las
inequidades de género y para modificar las percepciones genéricas de lo que es supuestamente
“natural” en el mundo doméstico (ROSS, 2009, p. 67).
Consideraciones finales
El debate nacional e internacional en relación con la mujer y las prácticas alimentarias
desde el enfoque de la soberanía y la SAN, han establecido un discurso predominante acerca
del rol o papel de la mujer en éste ámbito. Bajo estas líneas de acción ha sido considerado el
empoderamiento de la mujer y la atención a sus necesidades; sin embargo, existe poca
complementariedad de estos argumentos desde una perspectiva de derechos.
Pese a que durante las últimas décadas en muchos de los espacios agrícolas y de
producción de alimentos se han logrado feminizar, aún la mayor parte del trabajo que las
mujeres realizan no es reconocido como un derecho. Para la preparación de alimentos se
identifica a la mujer como la guardiana de los conocimientos ancestrales, como elemento clave
para la alimentación familiar y como fuente de transmisión de sabiduría. Sin embargo,
proponemos una visión más amplia de este tipo de abordajes, considerando que incluso la
propia palabra “rol o papel” tiene una connotación en el imaginario colectivo, que podría no
estar representando otros aspectos integrales del ser humano y que son esenciales al hablar de
soberanía y SAN. Así, las estrategias bajo estos enfoques, al tener como fin el desarrollo
humano y partir de las libertades que consideran las personas, podrían superar la atención de
necesidades para cumplir con una acción atribuida y exclusiva a un género, y ampliar sus líneas
de acción a temas referentes a las oportunidades, distribución intrafamiliar del trabajo en
relación con los alimentos (a nivel familiar o comunitario) y de forma inclusiva.
Referencias bibliográficas
ASAMBLEA LEGISLATIVA. Proyecto de Ley N. 20.076, de 2016. Ley del derecho humano a la alimentación y
de la seguridad alimentaria y nutricional. Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica. 2016
ASAMBLEA LEGISLATIVA PLURINACIONAL. Ley 338, Ley de Organizaciones Económicas
Campesinas, Indígena Originarias OECAS y de Organizaciones Económicas Comunitarias OECOM para la
Integración de la Agricultura Familiar Sustentable y la Soberanía Alimentaria., 2013, La Paz, Bolivia.
BID. Género y agricultura”: ¿Cuál es el rol de la mujer en la seguridad alimentaria. 2017. Disponible en:
https://blogs.iadb.org/sostenibilidad/2017/10/02/cual-es-el-rol-de-la-mujer-en-la-seguridad-alimentaria/
Declaración de Nyéléni, Peoples’ Food Sovereignty Statement, Selingue, 2007. Disponible en
https://nyeleni.org/IMG/pdf/Peoples_Food_Sovereignty_Statement.pdfvisto el 15 de julio de 2018.
FOOD AND AGRICULTURE ORGANIZATION. Mujeres: su rol en la soberanía y seguridad alimentaria. 2018.
Disponible en: http://www.fao.org/family-farming/detail/es/c/1069434/
GACETA OFICIAL, Decreto 2167 Política de Alimentación y Nutrición, 2014, La Paz Bolivia.
IICA. La mujer rural y su role n la seguridad alimentaria: producción de huevos de pastoreo en el Trópico Húmedo.
2017. Disponible en: http://repositorio.iica.int/bitstream/11324/3050/1/BVE17068964e.pdf
INCAP. El sol de la mujer en la elección de una alimentación saludable. 2015. Disponible en:
http://www.incap.int/index.php/es/noticias/1092-el-rol-de-la-mujer-en-la-eleccion-de-una-alimentacion-
saludable
NOBRE, M., Nyelieny Newsletter, no. 6 September 2011 Disponible en:
https://nyeleni.org/DOWNLOADS/newsletters/Nyeleni_Newsletter_Num_6_EN.pdf visto el 12 de julio de 2018.
ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS, Women Watch, Information and resources on gender equity
and empowerment of women. Overview Food Security, 2012. Disponible
en:http://www.un.org/womenwatch/feature/ruralwomen/overview-food-security.htmlvisto el 17 de julio de 2018.
PATEL, R. Food sovereignty: power, gender, and the right to food. PLoS Medicine, 9(6), 2012.
COMUNIDAD DE ESTADOS LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS (CELAC). Estrategia de Género del
Plan SAN- CELAC. 2016
SEN, A. As pessoas em primeiro lugar: a ética do desenvolvimento e os problemas do mundo globalizado/ Amartya
Sem y Bernardo Kliksberg: tradução Bernardo Ajzemberg, Carlos Eduardo Lins da Silva. São Paulo: Comanhia
das Letras, 2010b.
ROSS, M. Los siete pasos de la danza del comer: Cultura, género e identidades. I ed. San José, Costa Rica. Editorial
UCR, 2009
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
In an article that forms part of the PLoS Medicine series on Big Food, Raj Patel examines the concept of food sovereignty, which aims to address inequalities in power that characterize the global food system and fuel hunger and malnutrition.
Ley del derecho humano a la alimentación y de la seguridad alimentaria y nutricional
  • Asamblea Legislativa
ASAMBLEA LEGISLATIVA. Proyecto de Ley N. 20.076, de 2016. Ley del derecho humano a la alimentación y de la seguridad alimentaria y nutricional. Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica. 2016
Ley de Organizaciones Económicas Campesinas, Indígena Originarias -OECAS y de Organizaciones Económicas Comunitarias -OECOM para la Integración de la Agricultura Familiar Sustentable y la Soberanía Alimentaria
  • Asamblea
  • Plurinacional
ASAMBLEA LEGISLATIVA PLURINACIONAL. Ley N° 338, Ley de Organizaciones Económicas Campesinas, Indígena Originarias -OECAS y de Organizaciones Económicas Comunitarias -OECOM para la Integración de la Agricultura Familiar Sustentable y la Soberanía Alimentaria., 2013, La Paz, Bolivia.
¿Cuál es el rol de la mujer en la seguridad alimentaria
  • Bid
  • Género
BID. Género y agricultura": ¿Cuál es el rol de la mujer en la seguridad alimentaria. 2017. Disponible en: https://blogs.iadb.org/sostenibilidad/2017/10/02/cual-es-el-rol-de-la-mujer-en-la-seguridad-alimentaria/
Peoples' Food Sovereignty Statement, Selingue
  • Nyéléni Declaración De
Declaración de Nyéléni, Peoples' Food Sovereignty Statement, Selingue, 2007. Disponible en https://nyeleni.org/IMG/pdf/Peoples_Food_Sovereignty_Statement.pdfvisto el 15 de julio de 2018.
Mujeres: su rol en la soberanía y seguridad alimentaria
  • Food
  • Organization
FOOD AND AGRICULTURE ORGANIZATION. Mujeres: su rol en la soberanía y seguridad alimentaria. 2018. Disponible en: http://www.fao.org/family-farming/detail/es/c/1069434/ GACETA OFICIAL, Decreto 2167 Política de Alimentación y Nutrición, 2014, La Paz Bolivia.
El sol de la mujer en la elección de una alimentación saludable
IICA. La mujer rural y su role n la seguridad alimentaria: producción de huevos de pastoreo en el Trópico Húmedo. 2017. Disponible en: http://repositorio.iica.int/bitstream/11324/3050/1/BVE17068964e.pdf INCAP. El sol de la mujer en la elección de una alimentación saludable. 2015. Disponible en: http://www.incap.int/index.php/es/noticias/1092-el-rol-de-la-mujer-en-la-eleccion-de-una-alimentacionsaludable NOBRE, M., Nyelieny Newsletter, no. 6 September 2011 Disponible en: https://nyeleni.org/DOWNLOADS/newsletters/Nyeleni_Newsletter_Num_6_EN.pdf visto el 12 de julio de 2018.
Information and resources on gender equity and empowerment of women. Overview Food Security
  • Organización De Las Naciones
  • Women Unidas
  • Watch
ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS, Women Watch, Information and resources on gender equity and empowerment of women. Overview Food Security, 2012. Disponible en:http://www.un.org/womenwatch/feature/ruralwomen/overview-food-security.htmlvisto el 17 de julio de 2018.
Estrategia de Género del Plan SAN-CELAC
  • Comunidad De
  • Latinoamericanos Y Caribeños
COMUNIDAD DE ESTADOS LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS (CELAC). Estrategia de Género del Plan SAN-CELAC. 2016
As pessoas em primeiro lugar: a ética do desenvolvimento e os problemas do mundo globalizado/ Amartya Sem y Bernardo Kliksberg: tradução Bernardo Ajzemberg, Carlos Eduardo Lins da Silva
  • A Sen
SEN, A. As pessoas em primeiro lugar: a ética do desenvolvimento e os problemas do mundo globalizado/ Amartya Sem y Bernardo Kliksberg: tradução Bernardo Ajzemberg, Carlos Eduardo Lins da Silva. São Paulo: Comanhia das Letras, 2010 b .