ChapterPDF Available

"EL FUEGO FUE CERTERO Y BIEN DIRIGIDO (…)" INICIO DE LAS INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL SITIO CAMPO DE BATALLA DE "LA VERDE" (PARTIDO DE 25 DE MAYO, PROVINCIA DE BUENOS AIRES)

Authors:

Abstract

Los avances del mercantilismo y el capitalismo junto a la incorporación de nuevos espacios mediante la conquista generaron resistencias y conflictos de índole diversa en el área rioplatense. Testimonios de momentos concretos de beligerancia se encuentran representados en los campos de batalla. La denominada “Arqueología de campos de batalla” puede definirse como el estudio de conflictos y confrontaciones bélicas del pasado. Se considera que dicha especialidad arqueológica se inicia con los estudios realizados en el sitio Little Big Horn (Fox 1993). Dicho sitio -junto con otros tantos de la guerra civil norteamericana- constituyen lugares de índole mítica en el imaginario colectivo del pueblo estadounidense y sus análisis propiciaron e impulsaron el desarrollo de trabajos similares en diversas partes del globo (Fox 1993; Geier y Winter 1996). En Europa se han investigado arqueológicamente campos de batallas de diversos periodos de su historia (desde la antigüedad clásica hasta la Primera y Segunda Guerra mundial o la Guerra civil Española) (Carman 1999, Hill y Wileman 2002; Pollard y Banks 2005). Los investigadores escoceses y españ
Arqueología histórica en América Latina
47
“EL FUEGO FUE CERTERO Y BIEN DIRIGIDO (…)”
INICIO DE LAS INVESTIGACIONES
ARQUEOLÓGICAS EN EL SITIO CAMPO DE
BATALLA DE “LA VERDE” (PARTIDO DE 25 DE
MAYO, PROVINCIA DE BUENOS AIRES)
Carlos Landa1, 3, Emanuel Montanari 1, Facundo Gómez Romero 2
Introducción: la arqueología de campos de batalla en el contexto rioplatense
os avances del mercantilismo y el capitalismo junto a la incorporación de nuevos
espacios mediante la conquista generaron resistencias y conflictos de índole di-
versa en el área rioplatense. Testimonios de momentos concretos de beligeran-
cia se encuentran representados en los campos de batalla. La denominada “Arqueo-
logía de campos de batalla” puede definirse como el estudio de conflictos y confron-
taciones bélicas del pasado. Se considera que dicha especialidad arqueológica se inicia
con los estudios realizados en el sitio Little Big Horn (Fox 1993). Dicho sitio -junto con
otros tantos de la guerra civil norteamericana- constituyen lugares de índole mítica en
el imaginario colectivo del pueblo estadounidense y sus análisis propiciaron e impul-
saron el desarrollo de trabajos similares en diversas partes del globo (Fox 1993; Geier
y Winter 1996). En Europa se han investigado arqueológicamente campos de batallas
de diversos periodos de su historia (desde la antigüedad clásica hasta la Primera y
Segunda Guerra mundial o la Guerra civil Española) (Carman 1999, Hill y Wileman
2002; Pollard y Banks 2005). Los investigadores escoceses y españoles destacan en
este campo de estudio (Pollard y Banks 2005; Quesada Sanz 2008)
A excepción de los trabajos pioneros del Dr. Mariano Ramos en el sitio “Vuelta
de Obligado” -también un sitio mítico cuya fecha constituye el día de la soberanía na-
cional argentina- y los realizados por García, Pereira y Fernández en el sitio “Batalla
de San Pedro” en Colonia Uruguay (Ramos et. al 2003; García et. al 2009) en América
Latina y específicamente en el ámbito rioplatense, la arqueología de campos de batalla
constituye un área prácticamente inexplorada. Estos tipos de sitios representan un
desafío metodológico dado sus características particulares referidas a hechos históri-
cos que constituyen eventos muy acotados en el tiempo y en donde se desarrolló un
tipo de actividad muy específica. Siguiendo a Quesada Sanz (2008: 27): “Al contrario
que la inmensa mayoría de los yacimientos arqueológicos, un campo de batalla refleja
una instantánea, una foto fija de los acontecimientos de unas horas o de dos días a lo
sumo, con una sección muy sesgada del conjunto de la sociedad y sus actividades”.
1 1. Instituto de Arqueología, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. 25 de Mayo 217
(C1002ABE), Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 2. INCUAPA. Departamento de Arqueología. Facultad de
Ciencias Sociales. UNCPBA. 3. CONICET.
L
M. Ramos y O. Hernández de Lara, eds.
48
Existe sin embargo una conjunción dialéctica referida al hecho histórico de
una batalla, conjunción que debe considerarse en dos planos superpuestos, estos son:
el evento de la batalla en sí, y la construcción posterior de dicho evento a partir de las
diferentes memorias históricas orales o escritas. Al respecto, en el trabajo pionero de
Little Big Horn, el arqueólogo Richard Fox y equipo contaron con la invaluable ayuda
de un diario ilustrado con dibujos de la batalla que había pertenecido a un aborigen
que participó en ella. Este tipo de datos, muchas veces, superan en calidad informativa
a los partes y/o documentos oficiales de las batallas, ya que recogen detalles de prime-
ra mano que generalmente no se consignan en los otros escritos mencionados, en
donde la pátina de la jerga oficial castrense elimina todo tipo de agregados. Lamenta-
blemente, para el caso del sitio batalla de La Verde, no se ha recuperado hasta el mo-
mento un documento de estas características. Aunque sí partes militares y reconstruc-
ciones posteriores provenientes de la ficción (El Huinca 1974)
Con relación a las temporalidades que se manejan en la arqueología de cam-
pos de batalla, el trabajo de Altizer, efectuado sobre la batalla de El Caney, desarro-
llada en 1898 en territorio cubano, reflexiona sobre este particular. El autor utiliza el
modelo temporal del historiador francés Braudel para dejar en claro que si bien la
batalla en sí refiere a un momento concreto y acotado en el tiempo, el estudio arqueo-
lógico de la misma trasciende este acotado marco temporal. Debido a que el evento de
una batalla es una suerte de microcosmos que hace referencia a todo un contexto
socio-histórico que la explica, con causas y consecuencias históricas que deben de ser
analizadas para poder comprender el evento de la batalla en sí mismo (ver Altizer
2008). Considerando y aceptando los alcances de este planteo, se propone consignar
en el apartado siguiente el contexto histórico de la batalla de La Verde.
Contexto histórico
Este trabajo se inserta dentro de un plan de investigaciones que considera
abordar el estudio arqueológico histórico de eventos bélicos acaecidos durante las dé-
cadas de 1860-1870 en contextos de fronteras aborígenes. Para ello se propone co-
menzar con el estudio arqueológico de la “Batalla de La Verde” (Partido de 25 de Ma-
yo, provincia de Buenos Aires), acontecimiento sucedido el 26 de noviembre de 1874.
La batalla de La Verde sucedió dentro de la denominada Revolución Mitrista
de 1874. Esta revolución se originó a raíz del resultado de la elección presidencial en
la que se impuso Nicolás Avellaneda como sucesor de Domingo Faustino Sarmiento. El
escrutinio no fue aceptado por Bartolomé Mitre y sus lugartenientes quienes se levan-
taron en armas contra el gobierno nacional. Este alzamiento estalló en dos grandes
teatros de operaciones:
1- Cuyo y Córdoba, en donde las fuerzas rebeldes al mando de José Miguel Arre-
dondo, luego de sucesivos avances fue vencida por Julio Argentino Roca en la
Batalla de Santa Rosa (7 de diciembre de 1874)
2- La provincia de Buenos Aires donde Mitre desembarco en la zona del Tuyú y
fue recorriendo la zona de fortines comandados por sus seguidores (Ignacio
Rivas, Francisco Borges y Benito Machado, entre otros) levando las tropas a
su cargo, al gauderío local y a los guerreros pampas de Cipriano Catriel. Así
Mitre logró poner en pie un ejército de 6000 a 7000 hombres (Walther 1964).
Arqueología histórica en América Latina
49
Cuando las fuerzas mitristas o el ejército constitucional como se autodenomi-
naban se dirigían al norte de la provincia -con el fin de reunirse con las fuerzas de
Cuyo-, se encontraron con exploradores de la vanguardia del ejercito leal al gobierno
al mando del teniente coronel José Inocencio Arias. Sorprendido por la cercanía del
ejército rebelde, Arias procedió a parapetarse con sus 800 hombres en la estancia de
La Verde. Así lo sostiene el mismo Coronel en el parte de batalla remitido al ministerio
de Guerra y Marina el 26 de Noviembre de 1874.
El 23 de corriente, á las 8 de la noche salió esta Division del 9 de Julio con direc-
ción á “La Verde”, donde según los informes que había recibido esperaba encontrar a
la division del Coronel Gonzalez y Carpio Caro” (Ministerio de Guerra y Marina
1875:30).
El parte de batalla redactado por Arias también incluye un plano de la batalla
donde se detalla tanto las posiciones de las diferentes divisiones que emprendieron
combate como las instalaciones rurales existentes al tiempo de la batalla. El mismo
parte recaba la correspondencia posterior entre los altos mandos del ejército nacional
donde abundan especificaciones sobre el desarrollo del episodio bélico (Ver por ejem-
plo Ministerio de Guerra y Marina 1875; Del Valle 1926; Walther 1964 y López Mato
2005). También se contó con la muy variada y abundante fuentes documentadas del
museo Mitre. Este museo recopila tanto la correspondencia posterior de los jefes y ofi-
ciales que combatieron en la Verde sino también cartas personales del General Mitre
dirigidas a los oficiales del ejército vencedor. También se destaca las repercusiones de
la batalla en el diario La Prensa donde se narró la capitulación del General Mitre en
Junín o bien la carta del coronel Arias el año 1902 a B.P. Machado donde narra el
accionar del coronel Benito Machado en la batalla, otorgando detalles de esta como
por ejemplo:
el coronel Machado demostró en el combate gran arrojo, cargando sable en mano a
media rienda sobre el Batallón Saladillo, que desplegado en batalla y rodilla en tierra
hacía fuego de hileras terriblemente mortífero, llegando así hasta unos doscientos me-
tros de mis posiciones, donde echó pie a tierra y continuó avanzando hasta unos cin-
cuenta metros más, pero redoblado el fuego de mi infantería se vió obligado a empren-
der la retirada dejando el campo cubierto de muertos y heridos.” (Citado en Del Valle
1926, carta de Arias, original de 1902).
En relación a la abundancia de detalles de batalla, un dato de importancia es
el lugar donde se instalaron las tropas de Arias. Éste se lo identifica como el puesto de
la estancia La Verde donde se aprovechó las instalaciones rurales como un edificio con
terraza y los extensos fosos de los corrales que según las fuentes podían albergar
hasta 2000 caballos (Ministerio de Guerra y Marina 1875).
La gran desventaja numérica de Arias fue compensada por:
la mejor capacidad de fuego de su infantería (armada exclusivamente de fusiles y
carabinas Remington, armas de retrocarga de mayor poder de fuego y precisión)
la posición defensiva tomada
el disciplinamiento de sus hombres.
M. Ramos y O. Hernández de Lara, eds.
50
El 26 de noviembre de 1874, a la madrugada el ejército rebelde desplegó sus
fuerzas y tomó posiciones alrededor del puesto zanjeado. Mitre supuso que la diferen-
cia numérica era suficiente como para asegurarle la victoria, y ordenó cargas sucesi-
vas de caballería por todos los flancos (Ministerio de Guerra y Marina 1875).
“…un fuego nutridisimo al empuje del 4 de Linea y de Caballeria de igual clase man-
dado por el Coronel Machado y demas fuerzas que nos atacaban por nuestros costa-
dos, el fuego fué certero y bien dirijido…” (Ministerio de Guerra y Marina 1875:32)
La batalla fue encarnizada, la infantería de Arias realizó fuego continuo en
varias hileras (de pie y rodillas) llegando a detener las cargas de caballería a pie de
trinchera. Tras tres horas de lucha, “el enemigo ha tenido bajas de 300 á 400 hombres
entre muertos y heridos, ellos varios Gefes y oficiales” (Ministerio de Guerra y Marina
1875:34) entre los cuales el más destacado fue el coronel Francisco Borges (abuelo de
Jorge Luis Borges quien lo inmortalizó en uno de sus poemas titulado: “Alusión a la
muerte del Coronel Francisco Borges, 1833-1874”) (Borges 1960).
En definitiva, la importancia de este evento histórico reside fundamentalmen-
te en que su concreción produce un auténtico cambio en las estructuras de poder
“blanco”: el paso de las jerarquías militares que respondían al General Bartolomé Mi-
tre a las jerarquías militares que quedarían bajo el mando de Julio Argentino Roca
(Viñas 2003).
Metodología
El inicio de las investigaciones arqueológicas de archivo y consulta de mapas
satelitales y cartas topográficas permitió una primera aproximación al fenómeno his-
tórico del yacimiento Campo de Batalla de La Verde”. Tarea que continúo con la
implementación de una variedad de técnicas de investigación que incluyeron: investí-
gaciones bibliográficas editadas e inéditas e investigación cartográfica y aerofotográ-
fica.
Una vez obtenido el apoyo de los dueños de los terrenos actuales en donde se
desarrolló la batalla, señores Sánchez Álzaga, se efectuaron los primeros reconoci-
mientos en el lugar del evento. Resulta necesario especificar que el único dato relevan-
te que poseíamos para detectar la localización exacta del campo de batalla, era la ubi-
cación de un monolito recordatorio construido por el ejército argentino en 1974, al
cumplirse los cien años de ocurrida la batalla.
Los límites del evento bélico son imprecisos (aproximadamente unas 130 ha),
ya que los partes de batalla detallan movimientos de masas de caballería a gran escala
y en diversos frentes de ataque contra la posición fija de Arias. A esto hay que agre-
garle que si por definición todo campo de batalla resulta susceptible de ser estudiado
y analizado como cualquier otro yacimiento arqueológico, en el caso de este tipo de
sitios se cuenta con el problema de su delimitación. Al respecto expresa Quesada Sanz
(2008: 26) “La extensión de los campos de batalla es otro serio problema, ya que pue-
den oscilar entre un espacio reducido, poco mayor que un campo de fútbol muy difí-
cil de localizar por esta misma circunstancia-, o un inmenso espacio de diez kilóme-
tros por cuatro. Un campo de batalla medio de la antigüedad abarcaría típicamente un
espacio de 30 a 150 ha, mayor en varios órdenes de magnitud incluso a un poblado o
ciudad de gran tamaño”.
Arqueología histórica en América Latina
51
Fig. 1. Imagen satelital del sitio. Plano histórico realizado por Arias (Museo Mitre)
Esta cuestión revierte un grado de resolución aún más conflictiva si para el
campo de batalla en cuestión la información escrita es pobre, escueta o contradictoria
y si además en el terreno no se perciben ningún tipo de estructuras construidas ad-
hoc o restos de las mismas (tales como foseados o trincheras). A esto debe agregársele
M. Ramos y O. Hernández de Lara, eds.
52
el hecho de la formación de nuevos suelos y de la historia deposicional del campo de
batalla en sí mismo. Al respecto, el parte de batalla menciona la existencia de médanos
de arena, geo-forma actualmente visible en los terrenos adyacentes al campo de bata-
lla, pero que no son visibles en el predio del mismo, por otra parte bastante alterado
por el laboreo intensivo agrícola del terreno.
Para el caso del yacimiento Campo de Batalla de La Verde, la primera pros-
pección en el terreno, efectuada en el otoño de 2007, pudo certificar la existencia del
monolito y tomar un contacto inicial con el paisaje actual en donde se desarrolló el
combate hace ya 136 años.
La segunda prospección en el terreno, efectuada en el 2008, posibilitó la de-
marcación de zonas de potenciales de hallazgos arqueológicos superficiales efectua-
dos por habitantes del lugar. La prospección con detectores de metales en esas zonas
confirmaron los primeros hallazgos del conflicto bélico: vainas de cartuchos de fusiles
tipo Rémington y plomos del mismo tipo de arma. A partir de la localización de estos
pequeños núcleos de hallazgos, se planteó la elección de un área que sería prospec-
tada con detectores de metales.
En dicha área fue diseñado un sistema de recolección superficial en el terreno
cultivado mediante el planteo de transectas (unidades de recolección de datos en el te-
rreno) y la utilización de procedimientos no invasivos, como el uso de detectores me-
tales. Se tuvo en consideración el grado de fiabilidad de los hallazgos recuperados en
terrenos cultivados, a partir del análisis del comportamiento del registro arqueológico
en estos contextos (ver Gómez Romero 1999):
Desplazamiento Lateral (escaso 5m en más de 20 episodios de arado) posterior-
mente el desplazamiento se atenúa alcanzando un movimiento promediado
Desplazamiento Horizontal (en forma de elipse)
Rotura de implementos (considerable en artefactos de 3 cm, en artefactos meno-
res el arado los rasguña pero no lo rompe)
Asimismo se efectuó un levantamiento topográfico de la zona elegida para
prospectar con detectores de metales.
Todos los hallazgos del área prospectada resultaron ser vainas de fusiles tipo
Rémington y plomos del mismo tipo de arma. Cabe acotar que en la Arqueología Ar-
gentina no ha existido un análisis sistemático de este tipo de ítems del registro mate-
rial, a diferencia de lo que ocurre en otros países, en donde son los arqueólogos quie-
nes tienen a su cargo el análisis de los mismos (Fox 1993, Sivilich 1996). Por el contra-
rio su identificación y análisis somero ha quedado a cargo de museólogos, historiado-
res militares y/o coleccionistas. Este fenómeno ha comenzado a revertirse en los
últimos años, a partir de las investigaciones en sitios militares de campaña fuertes y
fortines, en donde se estudia este tipo de objetos como cualquier otro elemento de la
cultura material, susceptible de brindarnos información valiosa acerca de un compor-
tamiento del pasado, en este caso un combate bélico. Dentro de este grupo de trabajos
podemos citar los pioneros de Tapia et al. 2005, seguidos de los de Landa 2009, Landa
et. al 2009; Leoni 2009 y nuevamente Tapia et al. 2009.
Al ser el episodio de este combate casi una batalla de sitio se espera una con-
centración una dispersión mayor radial de proyectiles Rémington, que poseen mayor
alcance y fueron disparados desde posiciones fijas hacia posiciones móviles. Y una ma-
yor concentración de proyectiles esféricos de plomo en la actual zona forestada, que
se corresponde con la posición defensiva elegida por el Teniente Coronel Arias.
Arqueología histórica en América Latina
53
Los materiales hallados en el sitio relacionados a la batalla suman unos 61
entre materiales bélicos como proyectiles (disparados e impactados), vainas de pro-
yectil Rémington, botones militares de distinta procedencia y tamaño (ver fig. 2) y ma-
teriales no bélicos como clavos de hierro entre otros (la presencia de materiales no
militares en los campos de batalla ya fue descripta por Sutherland y Schmidt 2003,
para el caso de la batalla medieval de Towton) (gráfico 1).
Gráfico 1. Porcentaje de hallazgos.
Fig. 2. Fotos de los botones militares y plomos con deformación por impacto
(marcas de arado)
M. Ramos y O. Hernández de Lara, eds.
54
Los materiales bélicos como los proyectiles de plomo blando corresponden a
municiones de calibre .43 Rémington español. Estos se hallaron en el sector sudeste
del sitio (a unos 200 m SE del monolito conmemorativo) asociados a vainas rémington
.43 español identificados por el museólogo experto en armas antiguas Gabriel Trenti-
ni. Un número significativo de los proyectiles y vainas presentan diversas evidencias
que permiten establecer inferencias tanto en torno a su uso y descarte como a los pro-
cesos de formación a los que se vieron sometidos: deformación (forma de hongo) y
marcas que podrían indicar la acción del arado (fig. 2). En relación a las vainas halla-
das, las mismas superan en una relación de 2 a 1 el número de proyectiles encontra-
dos en este sector Sudeste (fig. 2). El conjunto de vainas muestran rasgos de percusión
(disparadas) aunque otras no poseen esos rasgos (sin disparar). También se encontra-
ron el culote o rim desprendido del cuerpo de la vaina que manifiesta signos de haber
sido afectado por la corrosión bajo tensión (stress corrossion cracking). En el futuro
estos rasgos identificados en las vainas como otros en los proyectiles serán caracte-
rizados y analizados según los criterios analíticos de la arqueometalurgia y el balístico
(Pichipil et al. 2011).
A modo de cierre
La concreción de las primeras instancias de una etapa de trabajo de campo de
mayor volumen y alcance espacial a desarrollarse en la primavera del presente año,
nos permitirán ir dilucidando aspectos desconocidos de este suceso histórico. Esta
primera fase cumplió con las expectativas planteadas de identificar el sitio de la bata-
lla a partir, principalmente, de los materiales diagnósticos como por ejemplo la densi-
dad de vainas y proyectiles Rémington calibre .43 español.
El estudio del campo de batalla de La Verde posibilitará por primera vez en el
país la investigación de un evento bélico terrestre. Permitirá en lo particular: conocer
a través de la arqueología: los movimientos de los ejércitos combatientes; las estrate-
gias utilizadas por ambos bandos operativizadas en el terreno; la implementación de
tecnologías armamentísticas novedosas (utilización por primera vez en el contexto
pampeano del fusil tipo Rémington); la utilización de clases sociales y grupos étnicos
diferentes; y en lo general: un mejor conocimiento del contexto histórico nacional y
territorial que explica la eclosión de este tipo de episodios que en definitiva ayudan a
una mejor comprensión de la región pampeana y sus actores sociales en las postrime-
rías del proceso histórico conocido como “La conquista del desierto”.
Referencias citadas
(1974). La “Gran” Revolución del 74. El Huinca. Editorial Abril.
Altizer, W. 2008. “Time perspectivism, temporal dynamics, and Battlefield Archaeo-
logy: a case study from the Santiago campaign of 1898”. Nebraska Anthropologist
Paper 36. University of Nebraska. Lincoln.
Archivo Mitre. 1875. Plano de la Batalla de La Verde. Nº 0714.
Borges, J. L. 1960. El Hacedor. Emecé. Buenos Aires.
Carman, J. 1999. “Beyond the Western Way of War: Ancient Battlefields in comparati-
ve perspective”. Ancient Warfare. Archaeological perspectives J.Carman y A. Harding
(eds.). Stroud. pp. 39-55.
Arqueología histórica en América Latina
55
Del Valle, A. 1926. Recordando el pasado, campañas por la civilización. Tomo I. Ed. Pla-
cente y Dupuy. Azul.
Fabiansson, N. 2003. “The archaeology of the Western Front 1914-1918”. En http://
w1.865.telis.com. Acceso Febrero 2010.
Fox, R. 1993. Archaeology, History and Custer’s last battle. University of Oklahoma
Press. Norman.
García, L; Pereira, V y E, Fernández. 2009. “Proyecto de prospección arqueológica del
campo de Batalla de San Pedro (Departamento de Colonia, Uruguay) 1807”. Monte-
video. Ms.
Geier, C. y S. Winter (eds.). 1996. Look to the Earth: Historical Archaeology and the
American Civil War. University of Tenneessee Press. Konxville.
Gómez Romero, F 1999. Sobre lo arado: el pasado, arqueología histórica en los alrede-
dores del Fortín Miñana (1860- 1869). Biblos. Azul.
Hill, P y J, Wileman 2002. Landscapes of War. The Archaeologies of Agression and
Defense. Stroud, Gloucestershire, and Charleston: Tempus.
Landa, C. G. 2009. Fierros viejos y fieros soldados. Arqueometalurgia de materiales
provenientes de un asentamiento militar de fines del siglo XIX”. En: Alicia H. Tapia
editora. De ranqueles, militares y religiosos en el Mamül Mapu. Enfoque Arqueológico
y Etnohistórico. Publicación digital. Proyecto Ubacyt F 095, Facultad de Filosofía y
Letras, Universidad de Buenos Aires. En prensa.
Landa, C; Montanari, E; Gómez Romero, F; De Rosa, H, Ciarlo, N y C, Clemente Conte
2009. “Not all were spears and facones: Firearms from Otamendi Fortlet (1858-
1869), Buenos Aires Province, Argentine”. Journal of Conflict Archaeology 9: 183-
200. University of Glasgow.
Leoni, J, B. 2009. Armar y vestir al ejército de la Nación: los artefactos militares del
Fuerte General Paz (Carlos Casares, Buenos Aires) en el marco de la construcción
del estado nacional y la guerra de frontera. Intersecciones. En prensa.
López Mato, O. 2005. 1874. Historia de la revolución olvidada. Ed. Olmo. Buenos Aires.
Pichipil, M., De Rosa, H., Landa, C. y E. Montanari 2011. Las vainas de latón de fusiles
Remington: testigos de una época. 11° Congreso Binacional de Metalurgia y Mate-
riales SAM/CONAMET. 18-20 de Octubre, Rosario, Argentina.
Pollard, T. y I. Banks 2005. “Why a Journal of Conflict Archaeology and why now?”
Journal of Conflict Archaeology. 1. pp. I-VII.
Quesada Sanz, F 2008. “La ‘Arqueología de campos de batalla’. Notas para un estado de
la cuestión y una guía de investigación”. Saldvie. Nº8. pp 21-35.
Ramos, M, Sokolovsky, J y Trujillo, O. 2003. “Un enfoque interdisciplinario sobre la
Batalla de Vuelta de Obligado: es posible conocer los comportamientos de estrés y
terror en combate durante un evento ocurrido en 1845? Revista de la Escuela de
Antropología: 235- 252. Rosario.
Sivilich, D.M. 1996. “Analyzing musket balls to interpret a Revolutionary War site”.
Historical Archaeology 30(2):101-109.
Sutherland, T y Schmidt, A. 2003. “The Towton battlefield archaeological survey pro-
yect: an integrated approach to Battlefield Archaeology”. Landscapes 4 (2): 15- 25.
Tapia, A.H., de Rosa, H., Landa, C. y E. Montanari 2005. “Preguntas arqueológicas y
respuestas metalográficas. Artefactos de metal del Fortín La Perra (1883-1885)”.
Actas del Primer Congreso Argentino de Arqueometría, pp. 51-58. Humanidades y
Artes Ediciones, Rosario.
M. Ramos y O. Hernández de Lara, eds.
56
Tapia, A, H, De Rosa y C, Landa 2009. “Rastros de uso, reciclamiento y descarte en
vainas C43 de Remington Patria (1879-1885, La Pampa)”. Problemáticas de la Ar-
queología Contemporánea. Tomo III, Antonio Austral y Marcela Tamagnini
(comp.): 455- 466. Editorial de la Universidad Nacional de Río Cuarto, Rio Cuarto.
ISBN: 978-950-665-556-3
Viñas, D. 2003. Indios, ejército y fronteras. Santiago Arcos. Buenos Aires.
Walther, J, C. 1964. La conquista del desierto. EUDEBA. Buenos Aires.
... Casi todas las pesquisas referidas al tema en las últimas décadas hacen mención de los trabajos realizados por Douglas Scott y Richard Fox en Little Big Horn, EE.UU. (Fox 1993), como caso paradigmático, así como a otros autores anglosajones, donde se destacan las publicaciones de los investigadores estadounidenses (Fox y Scott 1991;Scott 2009;Bleed y Scott 2011), escoceses (Pollard y Banks 2008) y, en menor medida, españoles, con una multiplicidad de publicaciones (Quesada Sanz 2008), como bien se ha señalado con anterioridad (Landa et al. 2011;Leoni y Martínez 2012). Ahora bien, son escasos los trabajos realizados en América Latina que aluden a otras producciones de la región (Landa 2013), por diferentes motivos. ...
Article
Full-text available
El paso o paraje El Tonelero (partido de Ramallo, provincia de Buenos Aires, Argentina) abarca unos 5 km aproximadamente comprendiendo la costa Oeste del Río Paraná y la isla homónima. En dicho paraje, hacia mitad del siglo XIX, acaecieron tres episodios bélicos de escasa representación, tanto en la historiografía nacional como en la memoria colectiva de sus habitantes (dos de ellos en 1846 y el restante en 1851). Desde inicios de la década de 2010, a raíz de un proyecto municipal en torno al establecimiento de una arenera y un puerto extractivo, los vecinos se vieron motivados - ante una posible expropiación - a constituir un colectivo y ponerse en pie de lucha. De esta forma, el paraje fue configurándose en un espacio de confrontación, en donde la monumentalidad, las prácticas performáticas, los relatos y narrativas, así como el trabajo arqueológico componen imaginarios; erigiéndose como soldados distribuidos en un campo de bata- * Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. Instituto de Arqueología. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Buenos Aires. Argentina. ** Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Buenos Aires. lla, remitiendo a sus antiguos predecesores. El objetivo del presente trabajo es analizar los imaginarios y prácticas espaciales producidos por los colectivos en disputa, las representaciones materiales, así como relatos y saberes implicados en aras de controlar y apropiarse de dicho espacio, tanto simbólica como materialmente.
Article
Historical archaeology can be defined as the specialty that deals with the recent human past, in America’s case, since the arrival of the Europeans to the continent, through the material evidence of human activities and other sources of information. Works carried out within this scope deal with multiple topics and from different theoretical perspectives. Many epistemological debates have taken place on the definition of historical archaeology and the use of different sources of information. Conceptualizations should not be imposed uncritically, as local processes vary greatly. The topics developed in Argentina during the last twenty-five years reflect its maturity in the country and the diversity of problems that can be studied by this field of knowledge.
Poster
Full-text available
Final comments • In the battle event considered, most bullets found were breech block type. • According to the structure observed, most ammunition has been manufactured by casting. • These bullets are made of alloyed lead with a hardness ranging from 8 to 15 HV. This corresponds to a low alloyed lead • The alloy element, which was detected by microscopic studies and confirmed by the hardness measuring, has not yet been chemically identified. Thus, tests that comprise the destruction of an amount of sample are being performed for this purpose. Abstract This work presents the physico-chemical characterization results of several lead or/and lead alloy bullets recovered from the Battle site "La Verde" (currently 25 de Mayo, Buenos Aires province, Argentina Republic) [1]. Morphological analysis, Optical Microscopy, Scanning Electron Microscopy (SEM), Energy Dispersive X-ray Spectroscopy (EDXRS), Neutron Activation analysis (NAA) and Microhardness measurement were performed on some of the samples. The latter aimed to determine artefact features such as alloy composition, manufacturing techniques and evidence of site formation processes. Based on these characteristics, an approach to warfare technology of the time was made, considering it was then when breech block weapons made their first massive appearance in this country Macroscopic Examination The visual analysis allowed to identify three main bullet morphologies :C (even surface), D (with 3 ring marks) A (one groove) (Fig 2) According to some references [2] type A have the features of the ordinary projectiles probably fired with modified Snider Enfield o Martini_Henry weapons used by the National Army at that time. So far, 28, 4 and 5 units of types A, C and D respectively were found together with isolated Minié ball and a spherical specimens
Conference Paper
Full-text available
El estudio de los artefactos de metal de fines del siglo XIX encontrados en asentamientos militares y aborígenes del caldenar pampeano, resulta de interés para identificar prácticas culturales de los diferentes actores sociales y para establecer la temporalidad relativa de los contextos arqueológicos. Continuando con el estudio de los materiales de metal de los sitios Don Isidoro 2 y Fortín La Perra, en este trabajo presentamos los resultados del análisis metalográfico y morfológico-funcional de las vainas C43 de Remington Patria recuperadas en ambos sitios. Mediante observaciones efectuadas con microscopio óptico y con microscopio electrónico de barrido (SEM) obtuvimos información sobre la estructura metalográfica, los procesos de fabricación y alteraciones naturales y antrópicas posteriores. Con lupa estereoscópica de 40 X determinamos la presencia de marcas de uso, corte y fractura. Asimismo, efectuamos el análisis de diversas fuentes escritas para contrastar las hipótesis arqueológicas. El abordaje interdisciplinario ha proporcionado información sobre: 1- la composición química de la materia prima; 2- las técnicas de fabricación; 3- los posibles lugares de procedencia; 4- las marcas de uso, reutilización y reciclamiento; 5- pautas de descarte; y 6- agentes postdepositacionales (naturales y culturales) que afectaron las vainas en particular y el contexto arqueológico en general.
Article
Full-text available
Este trabajo propone una metodología para la investigación de campos de batalla, antiguos o recientes, desde la perspectiva de que un campo de batalla puede y debe ser considerado como un tipo de yacimiento arqueológico, susceptible de ser estudiado aplicando una metodología arqueológica, y utilizando procedimientos de trabajo arqueológicos. Sin embargo un campo de batalla es, por su gran tamaño, breve ocupación, escasez de estructuras, tipo y volumen de materiales, un yacimiento peculiar para el que es necesario desarrollar procedimientos específicos de trabajo de campo y de gabinete. Pero sobre todo su análisis exige una metodología teórica adecuada, que debe incluir no sólo competencias arqueológicas, sino que han de ser combinadas con otras propias del historiador militar, como el conocimiento de la realidad del caos en el campo de batalla, de los tipos y capacidades de las unidades, armas y tácticas, que permitan evaluar adecuadamente, de acuerdo al periodo a que corresponda cada caso, tanto el terreno y las distancias, como las dificultades topográficas, tiempos y la adecuación de las posibles fuentes literarias a la realidad sobre el terreno.
Article
During a Sunday outing in 1992, the Deep Search Metal Detecting Club collected a small number of Revolutionary War musket balls at a county park in New Jersey. Two areas of artifact concentration were generally recorded and park officials were notified. In 1993 the Monmouth County Park System had the same areas plowed to remove vegetation and a limited Phase I archaeological survey was conducted. Additional musket balls were excavated under more controlled conditions. New Jersey is known as the ?Crossroads of the Revolution,? and finds of this type are not unusual. A detailed analysis of the ordnance shows the vast majority of balls are 0.68?0.70 in. in diameter and exhibited no evidence of being fired. The size and surface characteristics indicate the musket balls were probably military and possibly British. The interpreted data indicate that this site was a resting place and only used for a very short period of time, possibly only overnight.
Article
Given the unique ability of archaeology to illuminate temporal processes, archaeologists have begun employing a number of theoretical models to understand the nature of these processes, and the ways in which the modern archaeological landscape retains their physical traces. Battlefields, as discrete temporal events taking place in physical settings with their own history, offer an intriguing avenue to explore archaeological temporality. This paper reviews the ways in which archaeologists have employed the Annales approach and time perspectivism, and considers a case study in battlefield archaeology - the 1898 battlefield of EI Caney, Cuba.
  • J L Borges
Borges, J. L. 1960. El Hacedor. Emecé. Buenos Aires.