Technical ReportPDF Available

Recomendaciones para los procesos de evaluación en entornos virtuales.

Authors:

Abstract

Documento elaborado desde la Secretaría Académica de Rectorado de la Universidad Nacional de Tucumán (Argentina), con recomendaciones sobre cómo llevar a cabo instancias de evaluación, en instancias de virtualización de emergencia ante la situación de aislamiento social como consecuencia de la pandemia por COVID-19.
RECOMENDACIONES
PARA LOS
PROCESOS DE
EVALUACIÓN EN
ENTORNOS
VIRTUALES
Secretaría Académica I Universidad Nacional de Tucumán
PALABRAS DE
PRESENTACIÓN
El sistema educativo es
atravesando un momento crucial. Nuestra
universidad está trabajando fuertemente en
sostener los procesos de aprendizaje desde la
virtualidad. Hay unidades académicas que ya
iniciaron y otras que están trabajando para
iniciar sus actividades en diferentes entornos
digitalesde enseñanza y aprendizaje. Se estima
que esta situación se extenderá por un tiempo
más prolongado del que inicialmente se había
previsto, por lo cual desde la Secretaría
Académica de la UNT convoqué a profesionales
de diferentes facultades y de la UNT Virtual, con
importante formación y experiencia en esta
modalidad de enseñanza, para generar este
documento, con la intención de que contribuya a
clarificar algunos temas que nos estamos
planteando en estos días.
Agradezco enormemente la premura y diligencia
puesta en su producción y destaco
la disponibilidad inmediata con que sus
autoras/es respondieron a la solicitud que les
hiciéramos.
01 RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES
Dra. Carolina Abdala
S E CR E T AR I A A C A DÉ M I CA I U N T
Autora/es del documento: Nicolas Auvieux, María Luisa Bossolasco, Roxana Enrico, Fernando
Garcia, María Fernanda Guzmán, María Fernanda Hidalgo, Lia Fabiana Torres Auad.
INTRODUCCIÓN
Como punto de partida, hay que considerar dos aspectos ineludibles: por un lado, con
respecto a la situación estudiantil, sabemos que las posibilidades de todo el estudiantado,
desde el punto de vista tecnológico, son heterogéneas y que hay alumnos/as sin ninguna
posibilidad de acceso a algún dispositivo tecnológico en sus hogares (computadora o
teléfono móvil) y/o conexión a Internet. Por otro lado, en relación con los/as docentes,
debido a que las prácticas de enseñanza han sido siempre predominantemente presenciales,
muchos/as de nuestros/as docentes cuentan con poca formación pedagógica y/o
tecnológica para desempeñar su rol en la modalidad virtual. Así es que recomendamos tener
presentes estas limitaciones, en particular las referidas a aquellos/as estudiantes que no
pueden llevar al día las propuestas que se realizan desde los entornos virtuales, evitando
generar algún tipo de exclusión. Resulta imprescindible entonces qué los equipos de cátedra
se anticipen y piensen los modos en que se trabajará con aquellos/as alumnos/as que no
puedan dar continuidad a la propuesta de virtualización diseñada una vez que podamos
reintegrarnos a las actividades presenciales. La consigna es incluir a todo el estudiantado,
no dejando ningún estudiante excluido/a o que se vea obligado/a a perder su año
académico por estos motivos.
RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES 02
Bajo estas premisas, y si bien son
diversos los temas que preocupan e
inquietan en este momento a los/as
docentes, la cuestión de la evaluación
ha surgido con mayor protagonismo.
No obstante, consideramos que en este
tiempo se debería poner el foco en
los/as estudiantes y sus procesos de
aprendizaje, y entender a la evaluación
como una instancia más del acto
formativo y que transcurre a lo largo
de todo el proceso. Tal como se señala
en el Anexo de este documento, “la
evaluación formativa” es muy útil en la
enseñanza presencial, y en la
modalidad a distancia resulta
imprescindible. De hecho, gran parte
de las propuestas de enseñanza se
impulsa a partir de situaciones de
evaluación. Así, la evaluación es
constante y debe ser suficiente,
pertinente y estar muy bien diseñada
para apoyar realmente el aprendizaje.
Por ello, nuestra principal
recomendación es que, en este tiempo
de aislamiento, sólo se desarrollen
evaluaciones de proceso, tendientes a
lograr un seguimiento del aprendizaje
de los/as estudiantes, y de ninguna
manera se avance hacia evaluaciones
conducentes a calificar y acreditar
saberes. Hechas estas aclaraciones,
efectuamos las recomendaciones que
siguen a continuación.
03 RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES
Es necesario distinguir entre tres conceptos: Evaluación, Calificación y Acreditación. (ver anexo).
En esta etapa, se recomienda sólo llevar adelante procesos de evaluación formativa.
Considerar que no todos los docentes están en condiciones de diseñar instancias de evaluación de
manera mediada por la tecnología, tanto desde lo metodológico como de posibilidades de acceso
(dispositivo o conectividad) y desde la infraestructura misma del campus.
No pensar en instancias de evaluación durante el primer mes de “cursado virtual”: considerar que
además del tiempo de aprendizaje necesario para la apropiación de los contenidos disciplinares de
cada materia, en esta oportunidad existe un tiempo de “aprendizaje del enseñar y aprender
virtualmente” tanto por parte de los/las docentes como de los/las estudiantes. El primer mes de
cursado, se sugiere ocuparse de la enseñanza y no de la evaluación de los aprendizajes de los
alumnos. El foco debe estar en obtener información para ajustar la propuesta de enseñanza.
1.
2.
3.
1. Desde la Plataforma Moodle se puede trabajar con el diseño de actividades del tipo
“Cuestionarios”, el espacio de entrega de “Tareas”, el diseño de “Foros” de debates o de un
“Taller” (que permite la revisión por pares a partir de criterios definidos por el docente).
Además, se puede pensar en instancias de encuentros sincrónicos utilizando diversas
herramientas de videollamadas. Estos recursos permiten que los/las estudiantes vayan
dando cuenta de sus aprendizajes y que el/la docente pueda realizar devoluciones a partir
de esas evidencias. En este sentido, comprender que las instancias de feedback resulta clave.
2. Para aquellas asignaturas que utilizan herramientas como Google Classroom, es
importante recordar que también tienen la posibilidad de envíos de trabajos, la
participación en foros, la realización de evaluaciones con formularios de Google, así como la
integración de documentos compartidos dentro del mismo paquete de Google.
RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES 04
4. Pensar en estrategias de autoevaluación, de co-evaluación y/o de prácticos evaluativos
(similares a los prácticos o evaluativos que uno hubiese tomado en el cursado presencial), con el
propósito de trabajar en dinámicas de retroalimentación y feedback (devoluciones) por parte de
los docentes. No entender estas entregas de trabajos como instancias de acreditación de
saberes.
5. Revisar las “condiciones de regularidad o de cursado” establecidas por reglamento en cada
Facultad y asignatura y, por consiguiente, en el contrato pedagógico de cada materia. Procurar
llevarlas al mínimo. Considerar las materias con una fuerte carga práctica, para ir pensando en
cómo se desarrollarán una vez que retornen las clases presenciales y que tal vez a través de la
virtualidad puedan enseñarse de caracter predominantemente teórico.
6. Suspender, hasta que se restituya la situación de presencialidad, instancias evaluativas de
parciales o instancias que acrediten saberes y que resulten definitorias de la condición final de
cursado de una materia. Repensar las actividades desde el proceso de evaluación continua.
Seguramente esto requerirá la redefinición de los tiempos previstos para el cursado del primer
cuatrimestre.
Algunas herramientas virtuales para la evaluación formativa
En algunas unidades académicas quedaron pendientes
instancias de exámenes finales para el cierre del ciclo
lectivo anterior. Por ello, queremos sumar a esta
propuesta algunas sugerencias que orienten sobre
cómo se podría dar respuesta a estas situaciones, en el
caso de que las instituciones o el colectivo docente
acordaran llevarlas a cabo.
1. Desde cada facultad se podría definir y autorizarun
calendario de fechas de examen en modalidad virtual,
acompañado de pautas institucionales para que se
desarrollen los mismos, así como de los
procedimientos administrativos que deben
considerarse para que los docentes cuenten con las
actas de exámenes.
2. Para examinar, se pueden utilizar diversos medios:
a. Escritos: Empleando la Plataforma Moodle, se
puede trabajar con el diseño de “Cuestionarios” o la
entrega de un manuscrito en un espacio de entrega
de “Tareas” generado a tal fin o, por fuera de la
Plataforma, vía correo electrónico. En casos que sea
pertinente, el/la docente deberá efectuar la
calificación con las retroalimentaciones
correspondientes. Sin embargo, estos exámenes
escritos deberían validarse en instancias de
encuentros sincrónicos, utilizando diversas
herramientas de videollamadas, donde se verifique
la identidad del estudiante examinado y la autoría
de los saberes consignados en el escrito.
b. Orales: Para la implementación del examen oral,
existen diversas plataformas que permiten la
realización de videoconferencias suficientemente
probadas en su eficiencia, tales como Skype, Zoom,
Jitsi, Hangouts, Google Meet, entre otras. Se
recomienda conservar un registro grabado en
formato de video de estas instancias, posibilidad
que incluyen de forma automática algunas de las
plataformas mencionadas.
05 RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES
¿Cómo resolver situaciones de evaluación final inconclusa?
Observaciones y sugerencias sobre plataformas de
encuentro sincrónico
Google Meet y Hangouts
Requieren que todos los participantes tengan una cuenta brindada con los servicios de
Google, es decir, Gmail.
Zoom
Consume muchos datos si los usuarios se conectan desde el teléfono celular sin conexión a
wifi. Se deben considerar las posibilidades de conectividad tanto del alumno como de los
docentes. Si ambos actores tienen conexión a una red, esta plataforma es recomendable
puesto que optimiza el ancho de banda utilizado, aunque sin cuentas pagas ofrece un límite
de 40 minutos de encuentro.
Videollamadas de WhatsApp
Permiten 4 personas en simultáneo y no posee herramientas para conservar registro de
grabación. Se podría considerar la posibilidad de captura de pantalla como evidencia.
Jitsi
Es una herramienta que no requiere descarga de ninguna aplicación en la PC y no tiene
requerimientos de accesos con cuentas específicas para los usuarios. Por otra parte, es
software libre.
RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES 06
Otras sugerencias:
Todas las evidencias de examen
pueden ser conservadas en una
pestaña oculta en el aula
virtual de la cátedra, durante 3 años,
de acuerdo a las exigencias
reglamentarias, sobre todo para
aquellas carreras que se encuentran
en proceso de acreditación.
Se podría considerar que los/as
alumnos/as que no hayan validado
correctamente los conceptos en
esta oportunidad puedan ser
citados, cuando retornemos a los
establecimientos, en instancias
presenciales para re-acreditar sus
saberes, de acuerdo a las pautas
administrativas establecidas.
ANEXO: SOBRE EVALUACIÓN,
CALIFICACN Y ACREDITACN
Evaluar es un proceso sistemático y riguroso de
recogida de información, incorporado al proceso
educativo desde su comienzo, que implica un
juicio de valor y que se orienta hacia la toma de
decisiones para proseguir la actividad educativa,
mejorándola progresivamente (Casanova, 1995;
citado por Elola, Zanelli, Oliva y Toranzos,
2010).
Calificar es una manera sintética de informar
resultados de un proceso de evaluación. Es la
traducción de los resultados de la evaluación a
una escala determinada, por ejemplo del 1 al 10 o
de la letra A a la D (Elola, 2010). Este proceso
implica una medición y se refiere a asignar un
valor -una cantidad numérica- al atributo
medido, luego de compararlo con un patrón.
Acreditar es un proceso que afirma el
cumplimiento de ciertos requisitos para obtener
una certificación. Es el reconocimiento de que
alguien o algo ha alcanzado las metas
establecidas. La acreditación es de carácter
académico-administrativo, mientras que la
evaluación y la calificación son de
carácter estrictamente académico, refieren el
tipo y nivel de los aprendizajes
logrados.
07 RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES
Según Lipsman (2009), “la evaluación es el aspecto más vulnerables del trabajo de los
profesores”. Cuando nos referimos a la evaluación, la consideramos una parte indisociable
del proceso de enseñanza y aprendizaje (Anijovich, 2019). La evaluación debe realizarse
durante todo el proceso educativo y considerar siempre sus funciones diagnós tica,
formativa y sumativa. A pesar de eso, existe una vi sión muy arraigada en el cuerpo docente
que insiste en concebirla como un elemento final en el proceso de enseñanza y
aprendizaje con la aplicación de instrumentos propios de una evaluación sumativa, tales
como las pruebas escritas.
La concepción de evaluación de los aprendizajes ha evolucionado hacia un concepto más
integral, evaluar para aprender; deja de re ducirse a una mera calificación para convertirse
en un proceso que contribuye a optimizar los aprendizajes. Evaluar no es solo
calificar.
Evaluar implica juzgar el valor de la enseñanza y del aprendizaje, construir un espacio que
genere información respecto de la calidad de la propuesta de enseñanza que redunde en la
mejora. Evaluar para aprender supone una manera más auténtica y desafiante de integrar
la evaluación con la enseñanza y el aprendizaje (Anijovich, 2019).
La evaluación debería ser entendida como una oportunidad para que los y las estudiantes
pongan en juego sus saberes, visibilicen sus logros, aprendan a reconocer sus debilidades y
fortalezas, además de la función “clásica” de aprobar, promover, certificar (Anijovich y
Cappelletti, 2017).
De la evaluación
RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES 08
En contextos de enseñanza y aprendizaje mediados por tecnologías, suelen plantearse diversos
interrogantes: ¿Cómo incorporar la evaluación en los sistemas virtuales? ¿Se puede lograr una
evaluación formativa utilizando modelos evaluativos no presenciales? ¿Pueden los modelos tradicionales
de evaluación ser transferidos a sistemas educativos a distancia? En este sentido, se debe señalar que en
la opción pedagógica de educación a distancia, el modelo pedagógico que prima es centrado en el
estudiante, donde se visualiza la importancia de desarrollar una concepción metodológica más abierta,
flexible, que le ofrezca herramientas para construir su propio proceso de aprendizaje y lo haga
protagonista en la apropiación del conocimiento, por medio de una concepción deevaluación como
regulación y autorregulación de los aprendizajes. En la educación a distancia en general y en la virtual
en particular, la interacción profesor/a-alumno/a se configura por medio de los recursos tecnológicos,
se disminuye sensiblemente la posibilidad de contar con el lenguaje gestual, corporal, oral y la
comunicación en tiempo real. Gran parte de ésta se centra en las actividades que el/la estudiante
realiza y el/la profesor/a enseña a partir de sus comentarios y observaciones escritas acerca del
desempeño que observa.
La evaluación así entendida se convierte en el elemento que da dirección y sen tido al diseño de
materiales, a la programación de cursos, a la acción de facilitación y apoyo al apren dizaje y, en última
instancia, a la formación de un estudiante autónomo y capaz de seguir aprendien do solo (UNED, 2004).
No existe ningún procedimiento de evaluación que pueda ser completamente global, indiscutiblemente
exacto o absolutamente revelador de la verdad o la esencia de los logros y el aprendizaje de cada
alumno. Edith Litwin (2008) nos advierte sobre la necesidad de encontrar estrategias de valor que
permitan distinguir cabalmente los aprendizajes construidos de los simplemente almacenados. En este
sentido, el instrumento elegido debe reflejar lo que se conoce como “dominio” del tema, aludiendo no al
grado de destreza alcanzado, sino a su representación adecuada para que unas cuantas actividades o
preguntas manifiesten si se “sabe” o se “sabe hacer” todo lo que se busca.
09 RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES
Evaluación de los aprendizajes en la
modalidad mediada por tecnologías
De la evaluación formativa
Se desempeña a lo largo de todo el curso y su cometido es apoyar al alumno en su proceso de
aprendizaje, al señalar deficiencias y errores. En la enseñanza presencial es muy útil, y en la
modalidad a distancia resulta imprescindible. De hecho, gran parte de la enseñanza se realiza por
medio de ella; es constante y debe ser suficiente, pertinente y estar muy bien diseñada para apoyar
realmente el aprendizaje. Además la retroalimentación que se deriva de ella, ya sea en forma
automática o por medio del tutor o asesor, tiene que ser oportuna, clara y adecuada a cada tipo de
problema. Para evaluar el trabajo propio y el de sus pares el alumno necesita “saber” cuál es el
desempeño apropiado (“a dónde tienen que llegar”), saber en qué fase de su propio aprendizaje están
y recibir apoyo acerca de qué caminos tomar para alcanzarlo. Queda en evidencia que la
retroalimentación se distingue de la mera calificación. Mientras que la primera ofrece información
cualitativa sobre los logros, los desafíos y los modos en que una producción puede ser mejorada, la
calificación solo otorga un valor a dicha producción en función de una escala definida previamente.
Estas prácticas promueven relaciones horizontales de colaboración e instalan una cultura
democrática de participación activa (Anijovich, 2019). Las situaciones de evaluación deberían ser el
mejor lugar para seguir dando cuenta de que cualquier situación de enseñanza implica el respeto por
el otro, por sus condiciones de aprendizaje, por sus capacidades y también por sus limitaciones (Litwin,
2008).
Estrategias de evaluación
En este contexto, es posible tener en cuenta algunas condiciones de las buenas prácticas de
evaluación. Estas tareas evaluativas deberían estar enmarcadas en la enseñanza, y ser
coherentes con el ritmo, clima y tipo de actividades planteadas en la propuesta virtual. Una buena
evaluación debe brindar confianza, un espacio para permitir que los aprendizajes fluyan, se expresen
con naturalidad y recuperar el sentido de lo humano en el acto de aprender.
En definitiva, la confección de los instrumentos o los dispositivos de evaluación juegan un lugar central.
Además es necesario analizar su validez y confiabilidad. La tarea se completa al construir los criterios
con los que se va a evaluar y comunicarlos a los estudiantes para que comprendan su valor.
RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES 10
11 RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES
Posibles instrumentos de evaluación
Porfolio digital
Es una colección de trabajos producidos por lo estudiantes que revelan su
progreso durante un cierto tiempo. Decidir que los estudiantes producirán un
portafolio supone pensar en un sujeto reflexivo con libertad para realizar
búsquedas y elegir caminos alternativos, contemplar soluciones provisorias y
puntos de vista diferentes (Anijovich y González, 2011).
El porfolio es un instrumento que combina las herramientas tecnológicas con el
objeto de reunir evidencias que permitan el seguimiento y la evaluación del
proceso de aprendizaje del estudiante (Benito y Cruz, 2007).
Actividad “Taller” dentro de la Plataforma Moodle
Permite realizar evaluación de pares. Los estudiantes pueden enviar contenido
digital (archivos), o pueden escribir texto directamente en un editor de texto. Los
envíos son evaluados empleando un formato de evaluación de criterios múltiples
definido por los docentes. Se permite el proceso de revisión por pares. A los
estudiantes se les dará la oportunidad de evaluar uno o más de los envíos de sus
pares estudiantes.
Los que envían y los que evalúan pueden permanecer anónimos si se requiere
así. Los estudiantes tendrán dos calificaciones para la actividad de taller: una
calificación por enviarlo y otra por la evaluación de sus pares.
Diario reflexivo
Es un documento personal que va elaborando periódicamente el estudiante,
quien escribe sobre sus experiencias en relación a un tema definido previamente y
vinculado a la asignatura en cuestión (Benito y Cruz, 2007). Los diarios pueden
contener observaciones, sentimientos, reacciones, interpretaciones, reflexiones,
pensamientos, hipótesis y explicaciones. Fundamentalmente, reflejan la
experiencia de aprendizaje, desarrollan el hábito de observación y reflexión sobre
su propio modo de aprender. Podemos brindar pistas para se redacción: Mi
experiencia en relación a la forma de trabajo fue...Aprendí que...sentí dificultad en… Se
puede incorporar el análisis de experiencias personales o extraacadémicas a la luz
de los conceptos de la asignatura. De este modo se favorece la generalización de
lo aprendido en el aula a otros contextos significativos.
RECOMENDACIONES PARA LOS PROCESOS DE EVALUACIÓN EN ENTORNOS VIRTUALES 12
Lecturas bibliográficas
Anijovich, R. y González, C. (2011). Evaluar para aprender: conceptos e instrumentos. Buenos
Aires: Aique.
Anijovich, R. y Capelletti, G. (2017). La evaluación como oportunidad. Buenos Aires: Paidós.
Anijovich, R. (2019). Orientaciones para la Formación Docente y el Trabajo en el aula:
Retroalimentación Formativa. Recuperado de: https://www.summaedu.org/wp-
content/uploads/2019/07/RETROALIMENTACION-FORMATIVA_2019_apaisado.pdf
Benito, A. y Cruz, A. (2007). Nuevas claves para la docencia universitaria. Madrid: Narcea.
Litwin, E. (comp.) (2009). Tecnologías educativas en tiempos de Internet. Buenos Aires:
Amorrortu.
Litwin, E. (2008). El oficio de enseñar: condiciones y contextos. Buenos Aires: Paidós.
UNESCO (2020). Diez recomendaciones para estudiar a distancia durante la emergencia del
coronavirus COVID-19. Recuperado de: https://news.un.org/es/story/2020/03/1471342
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Evaluar para aprender: conceptos e instrumentos
  • R Anijovich
  • C González
Anijovich, R. y González, C. (2011). Evaluar para aprender: conceptos e instrumentos. Buenos Aires: Aique.
La evaluación como oportunidad
  • R Anijovich
  • G Capelletti
Anijovich, R. y Capelletti, G. (2017). La evaluación como oportunidad. Buenos Aires: Paidós.
Orientaciones para la Formación Docente y el Trabajo en el aula: Retroalimentación Formativa
  • R Anijovich
Anijovich, R. (2019). Orientaciones para la Formación Docente y el Trabajo en el aula: Retroalimentación Formativa. Recuperado de: https://www.summaedu.org/wpcontent/uploads/2019/07/RETROALIMENTACION-FORMATIVA_2019_apaisado.pdf
Nuevas claves para la docencia universitaria
  • A Benito
  • A Cruz
Benito, A. y Cruz, A. (2007). Nuevas claves para la docencia universitaria. Madrid: Narcea.
El oficio de enseñar: condiciones y contextos
  • E Litwin
Litwin, E. (2008). El oficio de enseñar: condiciones y contextos. Buenos Aires: Paidós.
Diez recomendaciones para estudiar a distancia durante la emergencia del coronavirus COVID-19
UNESCO (2020). Diez recomendaciones para estudiar a distancia durante la emergencia del coronavirus COVID-19. Recuperado de: https://news.un.org/es/story/2020/03/1471342