ChapterPDF Available

GESTIÓN INTEGRAL ESTRATÉGICA PARA EL EMPRENDIMIENTO DE LA MIPYME

Authors:

Abstract

Al ser Jalisco quien ocupa por tercer año consecutivo el liderazgo en aportación al Producto Interno Bruto PIB agropecuario de acuerdo a lo señalado por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural. Seder (2017), se vuelve un tema de vital importancia, donde la globalización se encuentra presente y es necesaria la integración dinámica de países y productos a mercados internacionales por lo que la competitividad debe ser un punto de referencia para el sector, lo que soporta a la realización de la presente investigación, realizando una adaptación de, el trabajo de Saavedra y Milla (2016), en el que se propone Valorar el grado de explicación que tienen las variables planeación estratégica, producción y compras, para medir la competitividad en la Agroindustria en Jalisco México, siendo sujeto de estudio doscientas cinco empresas Pymes, medianas y grandes pertenecientes al sector, con un instrumento de 32 ítems considerando criterios tanto internos como externos, así como los utilizados en la competitividad Porter (1990) la competitividad del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el de competitividad sistémica Hillebrand, Messner y Meyer - Stamer (1996). El instrumento se valida, de acuerdo al estado del arte y con un alfa de Cronbach de 0.898. Se confirma la hipótesis de investigación respecto a la relación de estas variables con la competitividad, con un análisis de ecuaciones estructurales en donde los valores de ajuste, comparativos y de parsimonia cumplen con los criterios Hair (1999), se comprueban las hipótesis con dos componentes planeación estratégica, producción y compras, que explican el 80.394% de la varianza. La aportación de esta investigación es la restructura de las dimensiones consideradas en las variables, así como la eliminación de siete ítems, que permiten una mayor explicación del constructo competitividad, siendo, estas; teóricas, metodológicas y de adaptación.
1
GESTIÓN INTEGRAL ESTRATÉGICA
PARA EL EMPRENDIMIENTO
DE LA MIPYME
COORDINADORES DE LA PUBLICACIÓN
Gloria Leticia López Salazar
Alejandra López Salazar
Rubén Molina Sánchez
Sergio Méndez Valencia
Juan Morua Ramírez
2
DATOS DE CATALOGACIÓN:
Gloria Leticia López Salazar
Alejandra López Salazar
Rubén Molina Sánchez
Sergio Méndez Valencia
Juan Morua Ramírez
Primera edición
Editor: Asociación Internacional de Investigadores sobre Emprendimiento y Mipymes AC
México 2020
ISBN: 978-607-441-711-1
Área: Ciencias Sociales y Administrativas
Formato: electrónico
Paginas: 390
GESTIÓN INTEGRAL Y ESTRATÉGICA PARA EL EMPRENDIMIENTO DE LA MIPYME
Es una obra producto de investigaciones colectivas por profesores-Investigadores de más de 27 Universidades
a nivel nacional e internacional, sobre el tema de Mipymes y Emprendimiento, bajo líneas de investigación coor-
dinadas por expertos y seleccionadas por arbitraje de doble ciego y cesión de derechos por los autores para la
presente publicación.
Editor responsable: Dr. Rubén Molina Sánchez, Presidente de la Asociación Internacional de Investigadores so-
bre Emprendimiento y Mipyme AC y Vice-Presidente de la AIREPME Capítulo México. humanaruben@gmail.com
Primera Edición 2020
ISBN: 978-607-441-711-1
Los gastos de operación de las investigaciones, su arbitraje y trámites de edición y publicación son erogadas por
los propios investigadores, sus universidades y la AIIEMIPYME AC.
Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de esta publicación puede reproducirse, registrarse o
transmitirse con nes comerciales, sin permiso por escrito del editor. Para nes académicos y educativos, será
a elección de los autores.
Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reeja la postura del editor de la publicación.
348
Capítulo 21
LA PLANEACIÓN ESTRATÉGICA, PRODUCCIÓN Y COMPRAS Y SU IMPACTO
EN LA COMPETITIVIDAD EN LA AGROINDUSTRIA EN JALISCO MÉXICO
Lilian Patricia Parra López / lilian.parra@edu.uag.mx
María Luisa Saavedra García / lsaavedra@fca.unam.mx
Rafael Avalos Pelayo
Resumen
Al ser Jalisco quien ocupa por tercer año consecutivo el liderazgo en aportación al Producto Inter-
no Bruto PIB agropecuario de acuerdo a lo señalado por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo
Rural. Seder (2017), se vuelve un tema de vital importancia, donde la globalización se encuentra
presente y es necesaria la integración dinámica de países y productos a mercados internacionales
por lo que la competitividad debe ser un punto de referencia para el sector, lo que soporta a la rea-
lización de la presente investigación, realizando una adaptación de, el trabajo de Saavedra y Milla
(2016), en el que se propone Valorar el grado de explicación que tienen las variables planeación es-
tratégica, producción y compras, para medir la competitividad en la Agroindustria en Jalisco Méxi-
co, siendo sujeto de estudio doscientas cinco empresas Pymes, medianas y grandes pertenecientes
al sector, con un instrumento de 32 ítems considerando criterios tanto internos como externos, así
como los utilizados en la competitividad Porter (1990) la competitividad del Banco Interamericano
de Desarrollo (BID) y el de competitividad sistémica Hillebrand, Messner y Meyer - Stamer (1996).
El instrumento se valida, de acuerdo al estado del arte y con un alfa de Cronbach de 0.898. Se con-
rma la hipótesis de investigación respecto a la relación de estas variables con la competitividad,
con un análisis de ecuaciones estructurales en donde los valores de ajuste, comparativos y de par-
simonia cumplen con los criterios Hair (1999), se comprueban las hipótesis con dos componentes
planeación estratégica, producción y compras, que explican el 80.394% de la varianza.
La aportación de esta investigación es la restructura de las dimensiones consideradas en
las variables, así como la eliminación de siete ítems, que permiten una mayor explicación del cons-
tructo competitividad, siendo, estas; teóricas, metodológicas y de adaptación.
Palabras claves: Planeación, producción, compras, agroindustria, competitividad
Abstract:
Being Jalisco who occupies the leadership for the third consecutive year giving contribution to agri-
cultural GDP, following the normativities of the Ministry of Agriculture and Rural Development.
Seder (2017), becomes a topic of vital importance, where globalization is present and the dynamic
integration of countries and products into international markets is necessary, so competitiveness
must be a benchmark for the sector, which supports to the realization of the present investigation,
making an adaptation of, the work of Saavedra and Milla (2016), in which it is proposed to know
the value of the degree of explanation that the strategic variables planning, production and pur-
chases have, to measure the competitiveness in the Agroindustry in Jalisco Mexico, being subject
I
r
a
l
í
n
d
i
c
e
349
to study two hundred ve SMEs, medium and large companies belonging to the sector, with an
instrument of 32 items considering both internal and external criteria, as well as those used in Por-
ter competitiveness (1990) the competitiveness of the Inter-American Bank Development (IDB)
and systematic competitiveness Hillebrand, Messner and Meyer - Stamer (1996). e instrument
is validated, according to the state of the art and with a Cronbachs alpha of 0.898. e objective of
the research regarding the relationship of these variables with competitiveness is conrmed, with
an analysis of structural equations where the adjustment, comparative and parsimony values meet
the Hair criteria (1999), the hypotheses are tested with two strategic planning, production and
purchasing components, which explain 80.394% of the variance.
e contribution of this research is the restructuring of the dimensions considered in the
variables, as well as the elimination of seven items, which allow a greater explanation of the com-
petitiveness construct, being, these; theoretical, methodological and the last one,adaptation
Key words: Planning, production, agroindustry,competitiveness.
Introducción
Acorde a estudios realizados por la Organización de la Naciones Unidas (ONU) y Organización de las
naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO) se ha identicado que en los países que no
han sido capaces en el pasado de diversicar sus economías y reducir su dependencia en los cultivos
para exportación tienen un historial de crecimiento que esta, muy por debajo de la media, su reto es
cambiar este panorama en el futuro.
La actividad agroindustrial en Jalisco se encuentra en los primeros lugares a nivel nacional ya que
cuenta con una amplia gama de productos primarios y procesados que son estratégicos para la econo-
mía nacional, contribuye en la disponibilidad de alimentos para la población, genera empleos y divisas.
Jalisco cuenta con diversos, productos en cadenas consolidadas son: el agave, huevo, caña de azúcar,
leche, maíz, carne de res, porcino y avícola, le brindan un posicionamiento competitivo a nivel mun-
dial. Ante la creciente demanda en el consumo de alimentos en mercados cada vez más diferenciados,
aunado al surgimiento de nuevos factores, son retos y oportunidades que Jalisco tiene, en materia de
actividad agroindustrial.
En 2015 y 2016 entidades de fomento a la actividad agroalimentaria en el ámbito federal y estatal,
han realizado diversos esfuerzos para buscar una mayor apertura a los productos mexicanos, lo cual
seguramente favorecerá el aumento de las exportaciones a corto plazo, lo cual incluye el desarrollo y
consolidación de una amplia red de negociaciones comerciales internacionales a través de tratados y
acuerdos todas estas negociaciones representan un reto, pero también una oportunidad para las expor-
taciones agroalimentarias. Jalisco requiere de productores y empresas, preparados para tener un papel
protagónico ante estos escenarios. FUMEC (2016).
En Jalisco el 98% de las empresas dedicadas a la agroindustria son Mipymes por lo es necesario
conocer el concepto de las mismas, en La agroindustria que se divide en dos categorías, alimentaria y
no alimentaria: la primera se encarga de la transformación de los productos de la agricultura, ganade-
ría, riqueza forestal y pesca, en productos de elaboración para el consumo alimenticio y la segunda se
ocupa de la transformación de las materias primas usando sus recursos naturales para la realización de
productos no alimenticios. México en su nuevo asomo al modelo neoliberal (Fernández, 2005) entien-
350
de a las Mipymes; por eso propone replantearlas en su quehacer diario con nanciamiento, asesoría y
desarrollo, enfocados al logro de la competitividad.
Históricamente la agroindustria en Jalisco se ha caracterizado por un desarrollo dual, ya que por
un lado existen empresas ya consolidadas en el sector, no obstante, en cierta parte del segmento de la
cadena se encuentran un escaso desarrollo compuesto por productores pequeños y medianos que pre-
sentan dicultades para obtener benecios económicos y aprovechamiento de la infraestructura por la
lejanía en que se ubican.
La situación de incertidumbre antes mencionada se agrava para aquellos productores que no tie-
nen acceso para vender su producción a las grandes procesadoras o empacadoras, ya que éstas siguen
políticas estrictas para aceptar proveedores, que incluyen variables de calidad, así como de inocuidad
a lo largo de todo el proceso de producción hasta la entrega en sus instalaciones. Estas características
solicitadas por las procesadoras representan una barrera para la entrada natural de los productores pe-
queños y medianos, quienes difícilmente cumplirán con los requisitos.
A partir de 1982 la producción alimentaria dejó de ser parte de la estrategia de desarrollo nacional
para convertirse sólo en una actividad generadora de divisas (Hewitt, 2007).
Recientes datos emitidos por SAGARPA, México se ubica en el lugar 12º en el ranking mundial
de productores de alimentos, la producción agroalimentaria se estima en más de 30 mil millones de
dólares, lo que genera que ingresen al país divisas por la venta de productos agroalimentarios mayores
a lo del petróleo, turismo y remesas.
Por lo anterior, resulta necesario realizar un estudio acerca de los factores que impulsan la com-
petitividad en este sector a n de dar a conocer su situación actual y proponer estrategias para su de-
sarrollo.
El objetivo de esta investigación consiste en valorar el grado de explicación que tienen las varia-
bles planeación estratégica, producción y compras, para medir la competitividad en la Agroindustria
en Jalisco México, se utilizó una muestra de doscientas cinco empresas Pymes, medianas y grandes
pertenecientes al sector.
Este trabajo se integra de Parte I, marco contextual donde se describe al sector agroindustrial en
Jalisco; II. Marco teórico e hipótesis, se presenta el desarrollo de los fundamentos de la investigación y
la formulación de las hipótesis del estudio; III. Métodos y Materiales, se describe el método utilizado,
el instrumento de medición y los análisis estadísticos realizados; IV. Resultados, incluye el análisis e
interpretación de los datos y por último se presentan las conclusiones de esta investigación.
I. Marco contextual
La segunda prioridad de la FAO ( 2013- 2018) en México es apoyar la mejora de las políticas públicas
agropecuarias, alimentarias, forestales, de pesca y acuacultura, y la modernización del marco norma-
tivo e institucional para lograr que el campo mexicano sea más productivo y sustentable, con el n de
garantizar el suministro de alimentos y materias primas nacionales, incrementar la productividad y la
competitividad agropecuarias nacional y regional; fomentar el mejor ordenamiento territorial del país,
así como el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, especialmente del agua, los suelos,
los bosques y las plantas en general.
El crecimiento sostenido de algunos países en desarrollo como Brasil, China e India impone retos
y oportunidades en el ámbito mundial para el desarrollo del sector agroalimentario. El Fondo Mone-
tario Internacional estima un crecimiento de la economía mundial de 3.8% promedio anual para los
351
próximos seis años, con diferencias importantes entre los grupos de países; 5.2% para los mercados
emergentes y 2.2% para las economías avanzadas, lo que incidirá en aumentos en el consumo y co-
mercio de alimentos a escala global. Esta tendencia representa una gran oportunidad para México,
que podría tomar un papel protagónico en el abastecimiento de la demanda mundial de alimentos. Sin
embargo, la tierra cultivable tanto en el mundo como en México es limitada. Es necesario enfrentar el
cambio climático que se traduce en fenómenos meteorológicos extremos que afectan la producción
de alimentos. En este contexto, el gran desafío global es el incremento de la producción alimentaria a
través de mayor productividad.
El consolidar su presencia, es el reto principal manteniendo niveles constantes de calidad y de
abasto de sus productos primarios y procesados, acorde al requerimiento del mercado.
Los productos agroalimentarios en particular tienen una gran importancia por ser bienes de pri-
mera necesidad y de consumo generalizado para la población. De acuerdo con la Encuesta Nacional de
Ingresos y Gastos de los Hogares 2014 (ENIGH 2014), realizada por el Instituto Nacional de Estadística
y Geografía (INEGI), los hogares mexicanos destinan alrededor de 22% de su ingreso monetario tri-
mestral a la compra de alimentos, el porcentaje de este gasto es incluso mayor en los hogares de ingresos
bajos en todo el país: entre 37% y 79%. Por su relevancia para los consumidores, en la denición ocial
del Índice Nacional de Precios al Consumidor.es por ello que el presente estudio se enfoca en la com-
petitividad si bien un tema estudiado desde diversos enfoques, pero gracias esa diversidad de enfoques,
permite identicar aquellas variables en la agroindustria pueden favorecer su crecimiento, pues de ella
depende la toma de decisiones adecuadas para que las empresas de este giro logren ser competitivos.
II. Marco Teórico e Hipótesis
Al ser el instrumento basado en tres principales teorías es indispensable señalarlas:
Competitividad.
Para Porter (1990) existen cuatro factores que integran la competitividad, dotación de la demanda, de-
manda interna, estructura productiva y predisposición social hacia la innovación.
Luego entonces es necesario que exista un mercado que acepte el producto, para así establecer
o mejorar las estrategias de comercialización, y sobre todo nos habla de una estructura de productores
y profesionales dedicados a los diversos giros sobre todos aquellos que forman parte de la cadena de
valor del sector.
Porter (2009) señala que una empresa alcanza el éxito si mantiene una ventaja competitiva sos-
tenible en costos inferiores o diferenciación. Se obtienen menores costos cuando la empresa es capaz
de diseñar, fabricar y comercializar un producto o servicio comparable más ecientemente que sus
competidores.
La diferenciación es la capacidad de ofrecer al comprador un valor superior y singular en tér-
minos de calidad, características especiales y servicio posventa. En términos de enfoque sistémico se
puede decir que la competitividad empresarial depende de la interacción entre los elementos del nivel
micro con aquellos del nivel meso, macro y meta, es decir con su entorno.
352
Competitividad sistémica:
La competitividad industrial no surge espontáneamente, al modicarse el concepto macro, ni se crea
recurriendo al espíritu de la empresa a nivel micro, es más bien el producto de un patrón de interacción
compleja dinámica entre el Estado, las empresas las instituciones intermediarias y la capacidad organi-
zativa de una sociedad. Esser, Hillebrand, Messner y Meyer (1996) Al tratarse de la conjunción de facto-
res internos y externos se debe buscar la manera de incentivar a las empresas a capacitar a su personal,
mejorar la producción, sus sistemas, y controles, pero siendo apoyados por proyectos gubernamentales
que favorezcan e incentiven la competitividad en las empresas, con políticas públicas y económicas, así
como factores socioculturales.
Competitividad BID
En el mapa de la competitividad del Banco Interamericano de Desarrollo y adaptado por la cámara
de comercio de Medellín y Antioquia para ser utilizado en el diagnóstico organizacional de la Pyme
donde se analizan nueve áreas: planeación estratégica, producción y operaciones, aseguramiento de
la calidad, comercialización, contabilidad y nanzas, recursos humanos, gestión ambiental y sistemas
de información. Siendo esto aspectos internos de las empresas y por lo tanto controlables y el nivel de
competitividad de las empresas depende del control que se tenga sobre estos.
De acuerdo con Saavedra y Milla (2016),en su modelo de competitividad sistémica señalan el es-
tablecimiento de variables, a nivel macro, meso y meta, donde deben considerarse los factores internos
y externos de las empresas, como un modelo integral que considera los aspectos empresariales, econó-
micos, políticos, sociales y tecnológicos mismos que deben interactuar ya que es preocupación de todos
los niveles tanto locales, nacionales e internacionales ya que reduce la pobreza y fomenta el crecimiento
y está sustentado en el esfuerzo colectivo con políticas sociales, políticas, tecnológicas organizativas y
ambientales. Figura 1
Figura 1 Factores que inciden en los niveles analíticos de competitividad sistemática
353
Hipótesis
• H1 La competitividad tiene una relación directa con la planeación estratégica y la producción
y compras.
• H2 La competitividad tiene una relación directa con la Planeación estratégica desde el Proceso
de planeación estratégica y la implementación de la estrategia.
• H3 La Producción y compras considerando la Planicación y proceso de producción, la In-
vestigación y desarrollo, el Aprovisionamiento tienen relación directa con la competitividad
.
III. Métodos y materiales
La metodología del mapa de competitividad del BID ha sido utilizada, en diversas investigaciones entre
las que se encuentran. Saavedra, Ojeda, Moreno, Pereda, García, Rochin Vega, Muñoz y Peña (2014)
donde se realiza un diagnóstico, la competitividad en forma interna de la empresa, el cual fue diseñado
para ser utilizado en MYPIMES del sector industria y adaptado por Saavedra para analizar los sectores
comercio y servicio.
La presente investigación consiste en una adaptación del trabajo de Saavedra y Milla (2016), en el
que se propone valorar el grado de explicación que tienen las variables planeación estratégica, produc-
ción y compras, para medir la competitividad en la Agroindustria en Jalisco México.
El instrumento consto de 32 ítems considerando dos variables, planeación estratégica midiendo
dos dimensiones proceso de planeación e implementación en cuanto a la variable producción y com-
pras se establecieron tres dimensiones, proceso, investigación y desarrollo, aprovisionamiento.
Debido a que uno de los factores de mayor crecimiento en México es la agroindustria, es de rele-
vante importancia realizar un estudio que permita conocer el nivel que presentan las empresas dedica-
das a la agroindustria en Jalisco, para determinar su aportación en este rubro.
La presente investigación se basó en el instrumento de Saavedra y Milla (2016) en el que se propo-
ne una metodología que permita determinar el nivel de competitividad, de las empresas, considerando
criterios tanto internos como externos, así como los utilizados en la competitividad del Banco Intera-
mericano de Desarrollo (BID) y el de competitividad sistémica ( Esser, Hillebrand, Meyer y Messer,
1996). Se realizó una investigación descriptiva y correlacional, los datos fueron recolectados a través de
un trabajo de campo realizado a una muestra de 205 empresas del sector agroalimentario que aceptaron
participar en la investigación.
Denición operacional de las variables
A continuación, se presenta la matriz operacional de las variables donde se señala, la denición concep-
tual, operacional, las variables, dimensiones, así como los autores que han trabajado, sobre las mismas
variables (Ver Figura 2).
354
Figura 2. Matriz Operacional
355
Milla y Saavedra 2016
El instrumen-
to utilizado
en la presente
investigación
está basado en
el instrumen-
to, creado por
Saavedra y Mi-
lla en el 2016
por lo que se
muestran las
definiciones
de las variables
analizadas.
356
Universo, población y muestra
Para la determinación de la muestra se recurrió a la información proporcionada por IIEG (2018), don-
de se señala una población de 262 empresas en el estado de jalisco.
La Para el tamaño de la muestra se consideró la fórmula de muestreo proporcional, con una
desviación estándar de 1.96 un error de 5 % dando un tamaño de muestra de 157 instrumentos a aplicar
Bernal (2000). Si embargo al ser recaba la información en 205 empresas se trabajó con todas ellas.
IV. Resultados
Se consideró para la presente investigación el tamaño de empresa de acuerdo al número de emplea-
dos basado en la clasicación utilizada por INEGI, los resultados fueron: menor de 10 empleados un
39.5 %, más de 10 y menor de 50 empleados un 35.5%, entre 50 y 250, un 13.5 %, y más de 250 un 11.5
% (Ver Tabla 4). Tabla de resultados de tamaño de las empresas analizadas Figura 3.
Figura 3 tamaño de la empresa
Elaborado con datos obtenidos de la base de datos (qualtrics)
Otro dato que se considero fue los años de experiencia en el sector donde los datos obtenidos fue-
ron: 4 a 10 años dedicándose a esta labor fue el más señalado con 66, representando un 32.5 %. De 1 a 3
años: 62 menciones dando un 30.5 %. De más de 15 años: 53, equivalentes a un 26.5%. Y 22 señalaron
tener entre 10 y 15 años dedicados a la agroindustria con un 10.5% (Ver Figura 4).
Tabla 4. Años de experiencia en la agroindustria
Elaborado con datos obtenidos de la base de datos qualtrics
357
Variable planeación estratégica
Para la validación del instrumento en primer lugar se valida el instrumento para el contructo planea-
ción estratégica con un alfa de .8019 y entro a c
Para la validación del instrumento en primer lugar se analiza, para el constructor de competitivi-
dad la variable planeación estratégica, con un alfa de Cronbach de .819 (Cronbach 1951), los resultados
del análisis factorial, para el cual se utilizó spss 25 con una rotación varimax , con una rotación ortogo-
nal manteniendo un ángulo de 90 grados minimizando el número de variables que tienen alta carga en
un factor, (Grajales 2000) dando como resultado una simplicación del número de factores la varianza
total explicada de 60.475 %, con un KMO de 0.852 Keisser,meyes olkin ( prueba de esfericidad de
Barlett )y una correlación parcial notable para KMO ≥ 0.6; y muy bajo para< 0.5. KMO que obtuvo un
nivel de signicancia 0.000 con 21 grados de libertad y un chi - cuadrado de 400.629 comprobando el
grado de explicación de los ítems para el constructo.
También se realizaron las pruebas de valor absoluto aplicadas para determinar el análisis factorial
conrmatorio con análisis de rutas (Amos 25) reveló un RMSEA o error cuadrático medio de aproxi-
mación por grado de libertad de 0.063 que de acuerdo por lo citado por (McCallum,Browne y Sugawara
,1996) establecen que para un buen ajuste debe ser menor de 0.05 y uno razonable entre 0.05 y 0.08 (
Browne y Cudeck ,1993) por lo que esta dimensión muestra un ajuste correcto. La P value X2 dio como
resultado 0.034, por lo tanto, se rechaza la Hipótesis nula. Diagrama 1
Pruebas de ajuste comparativo aplicadas: La prueba Turkey Lewis o TLI conrma la ausencia de
relación entre variables, que de acuerdo a lo establecido por Bentler y Bonett 1980 compara el ajuste
por grados de libertad del modelo propuesto y nulo (ausencia de la relación entre variables). Este ín-
dice tiende a 1 para modelos con buen ajuste, considerándose aceptables los valores superiores a 0.9
aunque lo ideal sería valores mayores a 0.95. resultado presentado 0.955, por lo que se conrma ajuste
excelente.
El Índice de Ajuste Normalizado NFI, que mide la reducción proporcional en función de ajuste
cuando se pasa del modelo justo al modelo propuesto (Bentler y Bonett 1980) quienes establecen valo-
res arriba de 0.95 y en este caso dio como resultado 0.942 dando un resultado positivo. Ajuste compa-
rativo CFI presento un .972 valores cercanos a 1 y mayor de 0.95 según lo establecido (Bentler y Bonett
1980) por lo que se acepta.
Pruebas de parsimonia, Parsimonia Godness Fit Index PNFI que modica el NFI, considerando
los grados de libertad del modelo utilizado para conseguir un buen nivel de ajuste La parsimonia se
dene en la consecución de mayores niveles de ajuste por grado de libertad utilizado, es decir un grado
de libertad por coeciente estimado. Puede tomar valores entre 0 y 1, cuanto más próximos a 1, mayor
parsimonia del modelo (Hair 1995), obteniendo un valor en esa prueba de .583 por lo que se considera
aceptable. CMIN que es el resultado de chi cuadrado entre los grados de libertad y su resultado debe ser
entre los valores 1 y 3 (Hair 1995) en este caso dio un resultado de 1.822, por lo que acepta. En cuanto
al resultado de la prueba de criterio de información de Akaike AIC se acepta propuesta de segundo
modelo al dar un valor mínimo que paso de 74.664 a 53.690 en este segundo modelo, datos presentados
en la gura 5
358
Figura 5. Diagrama de correlaciones
Datos obtenidos (Amos 25 ) gura 5
Figura 6. Resultados obtenidos de la variable planeación estratégica.
Elaboración propia de los datos obtenidos (Amos 25)
Variable producción y compras
La segunda variable analizada para el constructo de competitividad fue producción y compras se
encontró con un alfa de Cronbach de .945 , por lo que la abilidad es excelente al estar cercano a 1
(Cronbach 1951), los resultados del análisis factorial, para el cual se utilizó spss 25 con una rotación
varimax siendo esta una rotación ortogonal manteniendo un ángulo de 90 grados, minimizando el
número de variables que tienen alta carga en un factor, (Grajales 2000), que presento una varianza total
explicada de 53.656% , el KMO dio un resultado de 0.941 dando una correlación parcial muy buena (
Keiser , Meyer y Olkin), con un nivel de signicancia de .000 grados de libertad 300 y un chi- cuadrado
de 2585.267. iagrama 2
Pruebas de valor absoluto aplicadas de análisis factorial conrmatorio con Amos 25 reveló un
RMSEA o error cuadrático medio de aproximación por grado de libertad de 0.063 que de acuerdo por
359
lo citado por (McCallum,Browne y Sugawara ,1996) establecen que para un buen ajuste debe ser menor
de 0.05 y uno razonable ( Browne y Cudeck ,1993)entre 0.05 y 0.08 por lo que esta dimensión muestra
un ajuste correcto .La P value X2 dio como resultado 0.034, por lo tanto se rechaza la hipótesis nula.
Pruebas de ajuste comparativo aplicadas: La prueba Turkey Lewis o TLI resultó con un valor
de .0955 conrma la ausencia de relación entre variables, que de acuerdo a lo establecido por; Bentler
y Bonett 1980 compara el ajuste por grados de libertad del modelo propuesto y nulo (ausencia de la re-
lación entre variables). Este índice tiende a 1 para modelos con buen ajuste, considerándose aceptables
los valores superiores a 0.9 aunque lo ideal sería valores mayores a 0.903. El Índice de Ajuste Norma-
lizado NFI, que mide la reducción proporcional en función de ajuste cuando se pasa del modelo justo
al modelo propuesto (Bentler y Bonett 1980) quienes establecen valores arriba de 0.95 y en este caso
dio como resultado 0.942 dando resultado positivo. Ajuste comparativo CFI, presento un .972 valores
cercanos a 1 y mayor de 0.95 según lo establecido (Bentler y Bonett 1980) por lo que se acepta. Figura 7
Figura 7. Resultados obtenidos del modelo
Creación propia con datos obtenidos de AMOS 25
Figura 8. Correlaciones. Producción y compras.
Datos obtenidos: Amos 25
360
Modelo competitividad
Resultados del modelo constructo competitividad obtenidos: alfa de Cronbach de .851 , por lo que la
abilidad es excelente (Cronbach 1951), los resultados del análisis factorial, para el cual se utilizó spss
25 con una rotación varimax siendo esta una rotación ortogonal manteniendo un ángulo de 90 grados,
minimizando el número de variables que tienen alta carga en un factor, (Grajales 2000), que presento
una varianza total explicada de 80.394% , el KMO de 0.851 dando una correlación parcial muy buena
( Keiser , Meyer y Olkin), con un nivel de signicancia de .000 grados de libertad 10 y un chi- cuadrado
de 568.543
Pruebas de valor absoluto aplicadas de análisis factorial conrmatorio con Amos 25 reveló un
RMSEA o error cuadrático medio de aproximación por grado de libertad de 0.082 que de acuerdo por
lo citado por (McCallum,Browne y Sugawara ,1996) establecen que para un buen ajuste debe ser menor
de 0.05 y uno razonable ( Browne y Cudeck ,1993),entre 0.05 y 0.08 por lo que esta dimensión muestra
un ajuste correcto .La P value X2 dio como resultado 0.04, por lo tanto se rechaza la hipótesis nula.
Pruebas de ajuste comparativo aplicadas: La prueba Turkey Lewis o TLI resultó con un valor de
.977 conrma la ausencia de relación entre variables, que de acuerdo a lo establecido por; Bentler y
Bonett 1(980) compara el ajuste por grados de libertad del modelo propuesto y nulo (ausencia de la re-
lación entre variables). Este índice tiende a 1 para modelos con buen ajuste, considerándose aceptables
los valores superiores a 0.9 aunque lo ideal sería valores mayores a 0.900. El Indice de Ajuste Norma-
lizado NFI, que mide la reducción proporcional en función de ajuste cuando se pasa del modelo justo
al modelo propuesto (Bentler y Bonett (980) quienes establecen valores arriba de 0.9 y en este caso dio
como resultado 0.972 dando resultado positivo. Ajuste comparativo CFI, presento un .981 valores cer-
canos a 1 y mayor de 0.95 según lo establecido (Bentler y Bonett 1980) por lo que se acepta. Figura 9.
Figura 9. Resultados
Creación propia con datos obtenidos de AMOS 25
361
Conclusiones
La aportación de esta investigación es la restructura de las dimensiones consideradas en las variables,
así como la reducción de ítems, que permiten una mayor explicación del constructo competitividad,
siendo, estas; teóricas, metodológicas y de adaptación.
El instrumento se valida, de acuerdo al estado del arte y con un alfa de Cronbach de 0.851. Se
conrma el objetivo de la investigación respecto a la relación de estas variables con la competitividad,
con un análisis de ecuaciones estructurales en donde los valores de ajuste, comparativos y de parsimo-
nia cumplen con los criterios Hair (1999), se comprueban las hipótesis con dos componentes planea-
ción estratégica, producción y compras, que explican el 80.394% de la varianza.
Se recomienda continuar con la validación del instrumento, ya que hasta el momento no se ha
encontrado evidencia de estadística de la aplicación del instrumento a nivel estadístico.
Referencias
Bernal, C. (2014) Fundamentos de investigación. Pearson
Caruso, 2003. “e Impact of International Economic Sanctions on Trade An empirical Analysis,” In-
ternational Trade 0306001, University Library of Munich
Enigh. (2014). enigh.gob.mx.
Esser, K. Hillerbrand, W, Desser. y Meyer – Stamer J. (1996). Competitividad Sistémica: Nuevo desafío a
las empresas y a la política. Santiago de Chile: CEPAL.
Esser, K. Hillerbrand, W, Desser. y Meyer – Stamer J. (1994). Competitividad internacional de las empre-
sas y políticas requeridas. Berlín, Alemania: Instituto de Desarrollo Alemán.
Estrada, R. (2010). Planeación estratégica en el Mipyme: Evidencia empírica de las empresas mexicanas.
Cantabria, España: Universidad de Cantabria.
FAO. (2006). Calidad e inocuidad en las cadenas latinoamericanas de comercialización de alimentos.
Roma. FAO.
FUNDES. (2001). Hacia una Política de Estado para la competitividad de las empresas en México. Ciu-
dad de México. México: FUNDES. Fundación para el desarrollo sostenible.
http://www3.weforum.org/docs/WEF_GlobalCompetitivenessReport_2009-10.pdf
http://techba.org/2014/noticias/tag/fumec/
https://www.sagarpa.gob.mx/ProgramasSAGARPA/Paginas/
https://seder.jalisco.gob.mx/acerca/programas/busqueda
https://imco.org.mx/competitividad/informe-legislativo-2017/
http://www3.weforum.org/docs/WEF_GlobalCompetitivenessReport_2009-10.pdf
http://techba.org/2014/noticias/tag/fumec/
García, C (2014) La competitividad de la Pyme en Nuevo León. En Saavedra, M ( Coord). Hacia la com-
petitividad de la Pyme, latinoamericana, cd de México, México FCA publishing, UNAM.
362
Hair J.F. (1999) Análisis Multivariante. Pearson. 5 edición. En español
Hidalgo A. (2016). El capital humano para el logro de la competitividad, en las Mipymes del sector agroin-
dustrial de Tabasco. Universidad Autónoma de Guadalajara Campus Tabasco. Villahermosa, Ta-
basco, México.
ISO (2018). ISO 14001:2015. Sistemas de gestión ambiental. https://www.iso.org.
Kaplan, R y Norton D. (2011). Mapas estratégicos. Harvard Business school press.
Martínez, J. & Álvarez, C (2006). Mapa de competitividad para el diagnóstico de Pymes. En las memo-
rias XI foro de investigación. Congreso Internacional de Contaduría y Administración e Informá-
tica. Ciudad de México, México.
Messer, D (1996). Latinoamérica hacia la economía mundial: Condiciones para el desarrollo de la compe-
titividad sistémica. Alemania, Berlín. Instituto de paz y desarrollo de Duisburg.
Mintzberg, H.& Quinn, J. (1993). El proceso estratégico. México: Prentice Hall.
Ojeda, C. (2014) La microempresa en México un diagnóstico de su situación actual. Universidad de
Aguascalientes. ISBN Universidad Autónoma de Aguascalientes 978-607-8523-06-1
Ortega, M. (2011). Estrategia emergente de la Pyme de México en ambientes de incertidumbre. Un
estudio cualitativo en empresas del sector automotriz. En las memorias del XV congreso Interna-
cional de Investigación en Ciencias Administrativas, celebrado en Veracruz ( México), del 17 al 20
de mayo 2014
Porter, M. (2009). Estrategia competitiva. Ciudad de México, México: Editorial Patria.
Porter, M. Porter R. (1990) What Was the Enlightenment ?. ISBN on line 978-1-349-09885-9
Rochin, F., González, L., Camargo,, A., Heredia.,Aguilar, P. Sainz. N. Meza, A.y Rascón .A.(2014). La
competitividad de la Pyme en Sonora. En Saavedra,L.(Coord.). Hacia la determinación de la com-
petitividad de la Pyme Latinoamericana. Ciudad de México, México. FCA Publishing. UNAM
Rubio, A & Aragón, A. (2005). Factores explicativos del éxito competitivo: El caso de las Pymes del
Estado de Veracruz. Contaduría y Administración 216, 35-69.
Rubio, A. & Aragón, A. (2006). Competitividad y recursos estratégicos en la Pyme. Revista de empresa
17,32-47.
Rubio, A. & Aragón A. (2007). Recursos estratégicos en la Pymes. Revista de dirección y economía de la
empresa. Vol. 17. No. 1
Saavedra, M. Y Mila, S. (2017). La competitividad de la Mipyme en el nivel micro: el caso de Querétaro
México. En – Contexto, 5 (7), 175-203. Pag 103 – 126.
Saavedra, M, . Hernández. M., Mendoza. J, Vázquez. A, Jiménez. M, Navarrete. FCA publishing,
UNAM.D(2014) Hacia la competitividad de la Pyme latinoamericana. Ciudad de México, México
Saavedra, M, (2012). Una propuesta para la determinación de la competitividad en la pyme latinoame-
ricana. Pensamiento y gestión, No. 33 ISSN 2115-941 X.
Saavedra, M. (2008) Caracterización e importancia de la Pymes en Latinoamérica: Un estudio compa-
rativo. Actividad contable. Faces, 17, 122-134. Mérida, Venezuela.
363
Solleiro, J. Castañón, R. (2005). Competitiviness and innovation systems: e challenges for México´s
insertion inthe global contex. Technovation, 45 (2005). 1059 – 1070.
Weller, J. (2016). Brechas y transformaciones la evolución del empleo agropecuario en América Latina.
CEPAL.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Chapter
Full-text available
Se centra en la exposición de las características esenciales en la creación de las microempresas en México, destacando la existencia de diferencias significativas entre aquellas características esenciales que tienen los micronegocios que fueron creados por hombres, de los micronegocios que pertenecen a mujeres.
Article
Full-text available
este estudio se fundamentó en el enfoque de Competitividad Sistémica, el cuál sostiene que los factores que influyen en la misma son los que se encuentran desde los niveles internos (micro) hasta los externos (meso, macro y meta). En esta investigación se analiza la Mipyme de Querétaro en México, en los sectores industria, comercio y servicios, con la finalidad de conocer los factores en el nivel micro que inciden en la competitividad, como un primer paso para aplicar el enfoque sistémico. Para este fin se utilizó la herramienta “Mapa de Competitividad del Banco Interamericano de Desarrollo”, el cual ha sido adaptado por Saavedra (2014).
Article
Full-text available
The aim of this paper is to propose a methodology to determine the level of competitiveness of SMEs by identifying areas where the level is the same, considering both internal and external criteria. The method followed in the review of the literature on business competitiveness as well as empirical studies have attempted to measure the same, in order to identify the indicators to be used in the proposed methodology.
Article
Full-text available
Intellectual capital and its relation to innovation capacity are a common factor observed in the different schemes for the assessment of competitiveness. It is therefore that there is a growing need to adopt a systemic approach in order to analyze and design innovation policies aimed at strengthening collective performance for generating, adopting and diffusing innovations, building an approach known as National Innovation Systems (NIS). Following the concepts of NIS and competitiveness, the case of Mexico is analyzed reviewing some factors that establish obstacles for the development of enterprises, mainly those related to the macroeconomic environment. Finally some basic elements for a science, technology and innovation policy are proposed.
Book
La región de América Latina y el Caribe no puede enfrentar los retos plasmados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible sin prestar particular atención a las zonas rurales y, específicamente, al sector agropecuario. Es indispensable una transformación sostenible de la estructura productiva y social rural que contribuya a la reducción tanto de las brechas urbano-rurales como de la profunda heterogeneidad en el sector agropecuario. La evolución del empleo en este sector y sus características en términos de composición, ingresos y calidad desempeñan un papel central al respecto, más aún cuando para la mayoría de la población rural latinoamericana el sector agropecuario sigue siendo la principal fuente directa o indirecta de ingresos. En este libro se analiza la evolución del empleo y la productividad agropecuarios de América Latina en su conjunto y de cuatro países seleccionados en un contexto económico y social relativamente favorable para la región que va de 2002 a 2012. Se constata que, en el agregado regional, se redujeron algunas brechas, tanto en el sector agropecuario como entre este y otros sectores económicos, y que los avances recientes en la reducción de la pobreza rural están estrechamente vinculados con algunas mejoras del empleo y los ingresos laborales. Sin embargo, persisten las brechas de productividad y empleo, así como los desafíos relacionados con el cambio estructural y la reducción de la pobreza y la desigualdad. Además, el desempeño de los países ha sido muy heterogéneo debido a las grandes diferencias en las estructuras productivas y sociales, y en las políticas macroeconómicas, laborales, sociales y de desarrollo productivo, lo que plantea retos a la hora de ajustar las políticas públicas para que contribuyan a la transformación sostenible del sector agropecuario.
Book
Traducción de: Multivariate data analysis Texto diseñado para facilitar el aprendizaje del análisis multivariante a alumnos de empresariales y sociología que no son expertos estadísticos.
International economic sanctions appear to be a common and recurring feature of political interactions between states. In particular, the United States is the country which has most frequently applied negative economic sanctions after World War II. In a parallel way, several measures, imposed by a multilateral organisation like the United Nations have taken place in recent years. This paper provides, through a gravity model approach, an estimation of the impact of economic negative sanctions on international trade. First, the study reports panel gravity estimates of bilateral trade between the U.S. and 49 target countries over the period 1960-2000, inclusive. The results show that extensive and comprehensive sanctions have a large negative impact on bilateral trade, while this is not the case for limited and moderate sanctions. A second estimation focuses on the impact of unilateral U.S. sanctions on bilateral trade volume between target countries and the other G-7 countries over the same period. The results show that unilateral extensive sanctions have a large negative impact, while limited and moderate ones induce a slight positive effect on other G-7 countries bilateral trade. Thus, in the first case the hypothesis of negative 'network effects' is confirmed, while in the latter the sanctions-busting argument should be defended. In both estimations, however, multilateral sanctions demonstrate a large negative impact on trade flows.