ArticlePDF Available

La importancia de la restauración en la investigación arqueológica: intervención y estudio de cinco placas de hueso y marfil procedentes de la estancia 100 del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo” (Guareña, Badajoz)*. Pátina 21. 2019

Authors:

Abstract

La importancia de la restauración en la investigación arqueológica: intervención y estudio de cinco placas de hueso y marfil procedentes de la estancia 100 del túmulo tartésico de "Casas del Turuñuelo" (Guareña, Badajoz) * Resumen En el presente artículo se describen los trabajos de investigación llevados a cabo en el Instituto de Arqueología-Mérida-CSIC sobre un conjunto de placas de hueso y marfil halladas en el yacimiento tartésico de "Casas del Turuñuelo" (Guareña, Badajoz), en un contexto del siglo V a.C. El estudio se centra especialmente en la intervención realizada sobre las piezas en materia de restauración y conservación, recopilando las diferentes fases del trabajo y la metodología empleada, así como su integración dentro del conjunto de actuaciones pertenecientes a las diferentes disciplinas científicas bajo las que se rigen los equipos multidisciplinares en Arqueología hoy en día. La ejecución de los trabajos de restauración ha sido fundamental para el buen conocimiento de las placas, tanto a nivel iconográfico como técnico, lo que nos ha permitido obtener unos interesantes resultados a nivel histórico acerca del desarrollo del comercio fenicio en occidente, la existencia de un artesanado especializado en la fabricación de estas placas en los enclaves peninsulares, así como determinados aspectos tecnológicos aplicados a este tipo de placas decorativas antes desconocidos en este tipo de manufacturas en la Península Ibérica.
87
Arqueología PÁTINA 21. Noviembre 2019
La importancia de la restauración en la
invesgación arqueológica: intervención
y estudio de cinco placas de hueso y
marl procedentes de la estancia 100 del
túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
(Guareña, Badajoz)*
Resumen
En el presente arculo se describen los trabajos de invesgación llevados a cabo en el
Instuto de Arqueología Mérida- CSIC sobre un conjunto de placas de hueso y marl
halladas en el yacimiento tartésico de “Casas del Turuñuelo” (Guareña, Badajoz), en un
contexto del siglo V a.C. El estudio se centra especialmente en la intervención realizada
sobre las piezas en materia de restauración y conservación, recopilando las diferentes
fases del trabajo y la metodología empleada, así como su integración dentro del conjunto
de actuaciones pertenecientes a las diferentes disciplinas ciencas bajo las que se rigen
los equipos muldisciplinares en Arqueología hoy en día. La ejecución de los trabajos de
restauración ha sido fundamental para el buen conocimiento de las placas, tanto a nivel
iconográco como técnico, lo que nos ha permido obtener unos interesantes resultados
a nivel histórico acerca del desarrollo del comercio fenicio en occidente, la existencia de
un artesanado especializado en la fabricación de estas placas en los enclaves peninsulares,
así como determinados aspectos tecnológicos aplicados a este po de placas decoravas
antes desconocidos en este po de manufacturas en la Península Ibérica.
Palabras clave: Restauración, hueso, marl, Tarteso, Casas del Turuñuelo.
Ana María Herranz Redondo,
Esther Rodríguez González,
Sebasán Celesno Pérez
Ana María Herranz Redondo. Instuto de Arqueología (CSIC – Junta de Extremadura)
anam.herranz@hotmail.com
Esther Rodríguez González Instuto de Arqueología (CSIC – Junta de Extremadura)
esther.rodriguez@iam.csic.es
Sebasán Celesno Pérez Instuto de Arqueología (CSIC – Junta de Extremadura)
scelesno@iam.csic.es
*Este trabajo se
inserta dentro del
Proyecto del Plan
Nacional de I+D+i
“Construyendo Tar-
teso: análisis cons-
trucvo, espacial
y territorial de un
modelo arquitectó-
nico en el valle me-
dio del Guadiana”
(HAR2015-63788-P).
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
88
The importance of restoraon in archaeological research:
intervenon and study of ve bone and ivory plates from
farm 100 of the Tartessus mound of the Turuñuelo Homes”
(Guareña, Badajoz)
Abstract
This arcle describes the research work undertaken at the Archaeology Instute – Mérida-
CSIC on a set of bone and ivory plates found in the Tartessus site of the “Turuñuelo
Homes” (Guareña, Badajoz), in a 5th century BC context. The study specically focuses
on the intervenon performed on the pieces in terms of restoraon and conservaon,
going over the dierent work stages and methodology used, and its integraon as part of
the set of acons belonging to the dierent scienc disciplines guiding mul-disciplinary,
modern Archaeology teams. The undertaking of the restoraon works has been essenal
to properly understand the plates, both in iconographic and technical terms, which has
allowed us to get some interesng historical results concerning the development of
Phoenician trade in the West, the existence of specialised crasman ship in the producon
of these plates in the peninsula’s enclaves, and certain technological aspects applied to
this type of decorave plate that were previously not known in this kind of producon in
the Iberian Peninsula.
Keywords: Restoraon, bone, ivory, Tartessus, Turuñuelo Homes.
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
89
EL TÚMULO TARTÉSICO DE “CASAS DEL TURUÑUELO”
El yacimiento tartésico de “Casas del Turuñuelo” se localiza en el término
municipal de Guareña, un pequeño municipio de la provincia de Badajoz,
próximo a la conuencia entre los ríos Guadiana y Búrdalo (Imagen 1a).
Los trabajos arqueológicos en dicho enclave comenzaron en el año 2014,
aunque el yacimiento ya aparecía recogido en la Carta Arqueológica de
la Comunidad de Extremadura desde los años ochenta, catalogado como
un posible yacimiento romano (Suárez de Venegas, 1986). Posteriores
trabajos arqueológicos vinculados a tareas de prospección, anunciaron
la posible pertenencia de este enclave a la I Edad del Hierro (Rodríguez
Díaz et al., 2004), una cronología que ha podido ser conrmada gracias al
inicio de las tareas de excavación por parte de un equipo de invesgadores
del Instuto de Arqueología (CSIC – Junta de Extremadura) (Celesno
Pérez y Rodríguez González, 2017a; 2017b). Estos trabajos han permido
incluir el yacimiento de “Casas del Turuñuelo” dentro de la categoría
de asentamiento: edicios tartésicos ocultos bajo túmulo (Rodríguez
González, 2018), una categoría caracterísca del poblamiento tartésico
del valle medio del Guadiana, donde a lo largo de este río se localizan
una serie de enclaves o grandes edicios encargados de controlar las
vías de paso y los recursos ubicados en su entorno. En total se conocen
trece de estos túmulos, aunque solo dos de ellos han sido hasta la fecha
excavados en extensión: Cancho Roano (Zalamea de la Serena, Badajoz)
(Celesno Pérez, 2001) y La Mata (Campanario, Badajoz) (Rodríguez Díaz
(ed.), 2004).
Una de las caracteríscas más destacadas del yacimiento de “Casas
del Turuñuelo” es su excelente estado de conservación, tanto a nivel
arquitectónico, pues se trata del primer yacimiento de la protohistoria
peninsular que conserva en alzado sus dos plantas construcvas, como
a nivel material, pues la ubicación del túmulo, junto a dos importantes
arterias uviales, ha permido que el yacimiento mantenga desde
su ocultación un estado constante de humedad que ha favorecido
la conservación de materiales orgánicos, como tejidos, semillas o
huesos y marles, lo que supone una información excepcional para el
conocimiento de la sociedad tartésica que habitó este territorio entre
los siglos VI y IV a.C.
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
90
Durante el año 2015 se llevó a cabo la I Campaña de excavaciones
arqueológicas en el yacimiento cuyo objevo fue la excavación íntegra
de la estancia 100. Se trata de una habitación de 60 m2 ubicada en la
planta superior del edicio, orientada al este y dividida en tres ámbitos
diferenciados por el po de pavimento empleado y los elementos
arquitectónicos secundarios localizados en la misma (Celesno Pérez
y Rodríguez González y 2017a) (Imagen 1b). Entre los materiales
recuperados durante la excavación de la estancia se localizó un conjunto
numeroso de platos que han sido puestos en relación con la existencia de
un banquete ritual celebrado antes de la clausura del enclave (Celesno
Pérez y Rodríguez González, 2017: 188-189) o los restos de varias esteras
de esparto que parece que cubrirían parte del suelo de la habitación
(Marín Aguilera et al., 2019).
Imagen 1a. Mapa
de localización del
túmulo tartésico de
Casas del Turuñuelo
en el valle medio
del Guadiana.
Imágen 1b. Fotogra-
a aérea del área
excavada. El rec-
tángulo rojo marca
la localización de
la estancia 100.
(Montaje: Esther
Rodríguez González.
©Construyendo
Tarteso)
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
91
De la excavación del pavimento de la estancia 100 proceden las cinco
placas objeto de estudio en este trabajo (Imagen 2).
Imagen 2. Vista
aérea de la estancia
100. El rectángulo
rojo marca la locali-
zación del conjunto
de placas de la UE
112; mientras que
el rectángulo verde
indica la ubicación
de la placa UE 150.
(Montaje: Esther
Rodríguez González.
©Construyendo
Tarteso)
Imagen 3. Fotogra-
a de detalle del
hallazgo de la placa
de marl UE 150.
(©Construyendo
Tarteso)
La primera de ellas procede de la UE 150, un área muy afectada por el
incendio que puso n a la vida del edicio. Se trata de una placa exenta
de escaso grosor, documentada en posición horizontal, recuperada en
un estado muy fragmentado y totalmente combusonada (Imagen 3).
En ella se disnguía en bajorrelieve a un bóvido postrado cuya posición
parecía adaptarse al tamaño de la placa, la cual aún conservaba ciertas
zonas en los bordes con restos de lámina de oro. Una vez documentada
in situ, la placa se extrajo fragmento a fragmento, conservándose en
una pequeña caja de cartón.
El resto de placas fueron recuperadas sobre el pavimento de la estancia
(UE 112) conectadas entre sí (Imagen 4). Dada su colocación parece
que las placas habrían revesdo una caja trapezoidal de madera ya
desaparecida como consecuencia del incendio, que tendría unas
dimensiones aproximadas de 19cm de largo x 10cm de ancho. Cada
una de las placas fue idencada según la ubicación que ocupaban en
cada lateral de la caja ya que aparecieron en su posición original y en
conexión denominándose, de ese modo, como placas norte, sur, este y
oeste. Las placas norte y este conservaban además un remache en su
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
92
parte central, aún in situ, que las unía sicamente a la estructura de
madera.
Imagen 4. Plano
cenital. Estado y
ubicación de las
placas UE 112 tras
excavación. (©Cons-
truyendo Tarteso)
Todas ellas fragmentadas y parcialmente combusonadas, se extrajeron
fragmento a fragmento una vez documentadas, siendo introducidas en
bolsas de polieleno, previa realización de un croquis de ubicación de cada
fragmento, así como la documentación de sus dimensiones e iconograa.
Por úlmo, del interior de la caja pudieron recuperarse un conjunto de
cuentas de pasta vítrea, muy afectadas por las altas temperaturas, por lo
que presentan un mal estado de conservación.
El hallazgo de las cinco placas abrió la puerta a una serie de cuesones
históricas, como son su procedencia, la idencación de la materia prima
empleada en su fabricación, su lectura iconográca o su funcionalidad,
principalmente en el caso concreto de las cuatro placas encargadas de
revesr la caja de madera, que nos obligaron a diseñar una estrategia de
intervención sobre las piezas cuyo punto de parda era el planteamiento
de una metodología de restauración que nos permiese, mediante la
limpieza de las placas, obtener una documentación exhausva tanto
de su iconograa como de su proceso de fabricación y las herramientas
empleadas en el mismo.
Los excelentes resultados obtenidos tras la ejecución de estos trabajos nos
han llevado a abordar diversos aspectos de la invesgación con el objevo
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
93
de profundizar en el conocimiento acerca de la existencia de un comercio
fenicio con el occidente del Mediterráneo o a la presencia de talleres de
eboraria en las colonias fenicias peninsulares (Rodríguez González et al.
2020). Finalmente, para completar el conocimiento derivado del estudio
de estas piezas, el presente trabajo surge con dos objevos principales:
presentar las diversas fases que han conformado la restauración de las
placas de la estancia 100 del yacimiento de Casas del Turuñuelo (Guareña,
Badajoz); y que nuestro caso de estudio sirva de base para abordar futuras
intervenciones sobre hallazgos óseos y ebúrneos dentro de un contexto
arqueológico similar.
DESCRIPCIÓN DE LAS PLACAS Y ESTADO DE CONSERVACIÓN
Las vicisitudes propias de la dinámica de los proyectos de excavación y
el interminable estudio de multud de material extraído ralenzan, en
no pocas ocasiones, el tratamiento de los objetos arqueológicos que, en
muchos casos, permanecen almacenados y en estado de espera para
su intervención, especialmente aquellos que no han requerido ningún
tratamiento de urgencia y han conseguido adquirir un equilibrio con
el entorno permaneciendo estables en los depósitos del yacimiento o
del museo. Es el caso de todas estas placas, las cuales permanecieron
almacenadas en condiciones estables hasta su tratamiento y que, si bien
presentan pérdidas volumétricas, permian realizar una aproximación a
sus dimensiones originales, el po de material, su iconograa y su estado
de conservación. Para ello hemos empleado una lupa estereoscópica
Leica EZ4D y el soware de adquisición de imágenes Leica LAS EZ.
Placas UE 112
Placa norte
La placa norte corresponde a uno de los lados largos de la caja. Conserva
unas dimensiones de 14,7 x 2,7 x 0,2 cm y fue recuperada en nueve
fragmentos (Imagen 5a). El estudio macroscópico de la pieza ha permido
documentar, tanto por la sionomía de su supercie como por los rasgos
de sus secciones, que se trata de una única placa fabricada en marl, un
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
94
dato que posteriormente ha podido corroborarse por la realización de un
análisis espectrográco de infrarrojos (Rodríguez González et al. 2020: 12-
ss, g. 8). Del mismo material es el remache central, que se manene in
situ. En el extremo izquierdo de la placa destaca la presencia de un oricio
más, lugar que ocuparía otro remache no conservado.
En ella se ha representado mediante técnica de incisión una procesión
de barcos, temáca desconocida hasta la fecha en la eboraria tartésica
(Celesno Pérez y Rodríguez González, 2017: 190). En su reverso, destaca
lo que parece ser un posible grabado que puede representar una forma
de zigzag, oculta en gran parte por una espesa capa de carbonatos,
presentes tanto en el anverso como en el reverso de la misma, de modo
bastante irregular e interriendo en su lectura iconográca.
Placa sur
La placa sur conserva unas dimensiones de 18,8 x 2,3 x 0,3 cm, lo que la
convierte en la placa de mayores dimensiones (Imagen 5b). Se trata de
la placa peor conservada, pues fue recuperada en dieciséis fragmentos
y, aunque se conserva en su totalidad, presenta algunas faltas matéricas.
Está fabricada en hueso y la técnica empleada en su decoración es también
la incisión.
En su anverso aparece representada una procesión de tres peces que
parecen nadar hacía el lado izquierdo. Los peces presentan una serie de
marcas circulares, realizadas con un troquel, que insinúan las escamas.
La gran línea de fractura del eje longitudinal a lo largo de la parte central de
la placa es tesmonio del po de fragmentación que sufrió la misma en el
contexto arqueológico. En efecto, y tal como se documentó en el momento
de su excavación, esta placa presentaba toda la mitad superior abada y
boca abajo, de ahí que destaque a simple vista una heterogeneidad en la
disposición de los depósitos, por lo que hay partes en las que no existe
cubrición (fragmentos de la parte inferior en la mayoría de los casos), y
otras en las que la iconograa está totalmente invadida por una costra
(parte superior del eje longitudinal), que impide su legibilidad.
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
95
Placa este
Esta placa se corresponde con uno de los lados cortos de la caja. Fabricada
en hueso, fue recuperada en diez fragmentos. Conserva unas dimensiones
de 10,1 x 2,5 x 0,3 cm y de ella procede el segundo de los remaches de
marl recuperados en su posición original (Imagen 5c). Dicho remache
conserva unas dimensiones de 1,4cm de largo por 0,8 de ancho (cabeza) y
fue documentado en la parte central de la placa, por lo que cabe suponer,
a diferencia del resto, que se trata del único remache de sujeción a la caja
de madera ante la ausencia de otros oricios.
En cuanto a su decoración, también incisa, representa un león de perl
devorando la pata de un hervíboro, posiblemente un bóvido. Sobre el
lomo del felino podía disnguirse el mismo troquelado en círculos que el
empleado en la placa sur para representar las escamas de los peces.
Al igual que la anterior, la placa presentaba un patrón de fragmentación
similar consistente en una gran fractura longitudinal en la parte central;
sin embargo, dado que los fragmentos poseen unas dimensiones mayores
que en el caso de la placa sur, el número de éstos es menor.
Placa oeste
Finalmente, la placa oeste corresponde también a uno de los lados cortos
de la caja y está fabricada en hueso. Conserva unas dimensiones de 10,2
x 3 cm x 0,3 cm y se completa con un total de diez fragmentos, aunque
debemos hacer constar que la pieza sufrió una fractura postexcavación
que provoco el aumento de los mismos (Imagen 5d).
Con respecto a su iconograa, también mediante incisión, repite el
mismo movo que la placa este, es decir, un león de perl. Frente a las
fauces del león se representa una embarcación de la misma pología
que las de la placa norte, pero en este caso en posición inclinada. En el
cuerpo del animal se observan las impresiones de círculos realizados con
troquel presente en las placas sur y este del conjunto. A diferencia de la
placa contraria, ésta conserva dos agujeros donde irían insertos ambos
remaches no conservados. Se trata de la placa que ha aportado los datos
más interesantes desde el primer análisis organolépco.
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
96
El primer examen visual realizado al conjunto de las cuatro placas permió
concluir que el estado de conservación de las mismas es deciente,
pues presentan en un nivel general las alteraciones picas del hueso y
marl arqueológicos: polvo y suciedad supercial; concreciones terrosas
y carbonatadas de diferente grosor, dureza y distribución; parculas de
carbones y hollín adheridas a la supercie; eorescencias o cristalización
de sales de modo puntual; fragmentación, grietas y suras por dilatación
y contracción del material ante el aumento de temperaturas; pérdida
acelerada de humedad por exposición al contexto aéreo que también han
causado alabeo (Rosas et al., 2005: 71); pérdidas volumétricas, así como
abrasión y descamación de la supercie. Todas ellas han sido expuestas
a altas temperaturas como resultado de la amorzación del recinto, por
lo que presentan, aunque de carácter muy irregular, coloraciones de
marrón oscuro a negro, en algunos casos muy acusadas y en otros en
varios grados, como en el caso de la placa sur, lo que indica procesos de
alteración diferentes a muy poca distancia (por focos de combusón más
o menos lejanos y posición de los fragmentos); o la placa este, la cual
presenta tan sólo una de sus mitades afectada por la combusón. En caso
de la placa norte, la carbonización es práccamente total, lo que a su
vez ha causado un incremento de la microdureza del material (Fernández,
2011: 36).
Imagen 5. Estado
inicial de placas UE
112. a. Norte, b. Sur,
c. Este y d. Oeste.
(Montaje: Ana M.
Herranz. ©Constru-
yendo Tarteso)
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
97
Placa UE 150
La placa perteneciente a la UE 150, conserva unas dimensiones de
8,7cm x 2,1cm x 0,2cm y fue documentada en diecinueve fragmentos
(Imagen 6). A parr de su examen bajo el binocular se pudo establecer
una diferenciación clara con respecto a las placas de la caja anterior: está
tallada y decorada en marl y presentaba una dureza y alta resistencia
mecánica como consecuencia de la exposición de toda la placa a altas
temperaturas, así como un extraordinario trabajo en bajorrelieve, técnica
mediante la cual parece representarse un bóvido. A pesar de aparecer
fragmentada y con pérdidas matéricas, la placa conservaba en algunos
de sus fragmentos un no hilo de oro en proceso de desprendimiento,
correspondiente al marco inciso que enmarca la decoración.
Imagen 6. Estado
inicial de placa UE
150. (Montaje: Ana
M. Herranz. ©Cons-
truyendo Tarteso)
La observación bajo el binocular también permió diferenciar del resto
de depósitos terrosos una zona con un llamavo cúmulo de gránulos o
pequeñas parculas de color azul intenso, hecho que nos hizo sospechar
que se tratara de restos de pigmento aún conservados, aunque poco
adheridos a la supercie y, por lo tanto, con riesgo de pérdida, por lo que
el fragmento que contenía estas parculas fue apartado y conservado
para un futuro análisis (Imagen 7). En cuanto al reverso, algunos de los
fragmentos presentaban varios signos, uno grande cruciforme y varios
triangulares elaborados con una mayor profundidad.
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
98
ACTUACIONES PREVIAS
El conocimiento de la materia o naturaleza tanto de estas placas como
de sus productos de alteración ha sido esencial para determinar una
metodología de intervención basada en los principales criterios de
restauración (Brandi, 2008; García y Flos, 2008: 135-138) como el
respeto a la pána, mínima intervención, uso de materiales inertes, su
compabilidad con el material original y su reversibilidad, etc. De ahí
que los pasos iniciales de la restauración de cada objeto arqueológico,
como en este caso, implique una fase de estudios previos que a su vez se
completen con los provenientes de un equipo de carácter muldisciplinar
(Marn y Pozo, 2016: 44), de variadas visiones y aplicaciones analícas y
metodológicas, destacando la siguiente documentación.
Estudios histórico-arsco y tecnológico
Esenciales para esbozar desde la fase inicial el contexto propio de este
po de placas, documentando su tecnología, funcionalidad, iconograa y
paralelos, mediante la consulta de las principales publicaciones referidas
a placas de marl y hueso hispano-fenicias (Almagro Gorbea, 2008; Aubet,
1980, 1981, 2009; Maluquer de Motes, 1981, 1983; Le Meaux, 2010).
Imagen 7. Fotograa
de detalle de los
restos de oro (8x) y
las parculas azules
(16x) presentes en
la placa UE 150.
(Montaje: Ana M.
Herranz. ©Constru-
yendo Tarteso)
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
99
Documentación gráca generada durante el transcurso de la campaña
arqueológica
En este caso ha sido primordial el registro de la disposición en que
aparecieron las placas dentro de la unidad estragráca (Celesno Pérez y
Rodríguez González, 2017b: 46), cuyo análisis ha proporcionado una mejor
comprensión tanto de los factores de deterioro como de sus alteraciones,
tales como los patrones de fractura, la heterogeneidad de los pos y la
distribución de los depósitos o concreciones, el desigual porcentaje de
combusón de cada uno de los fragmentos y la ubicación original de
alguno de los elementos documentados como uno de los remaches de
marl, asociado a la placa este o elementos asociados a la caja como las
múlples cuentas de pasta vítrea.
Estudio del entorno geográco del yacimiento
El estudio de la geomorfología (almetría, litología) e hidrograa
(recursos hídricos, masas de agua subterránea) del terreno, así como
otros parámetros relevantes (clima y temperaturas, radiación solar anual,
precipitaciones anuales, vientos y heladas, vegetación y fauna local,
núcleos industriales y de población, etc.), son esenciales para evaluar no
sólo los factores de deterioro que han actuado sobre este po de bienes,
sino también muy úles para la planicación de tratamientos en la fase
previa al inicio de la campaña arqueológica, permiendo una previsión
de las posibles alteraciones en base a la naturaleza orgánica o inorgánica
del material arqueológico y posibilitando una mejor programación de
metodologías y productos a ulizar.
Estudio microestructural y material de las placas
Se trata de un punto importante para cercar el material constuvo y
clasicar cada placa, especialmente en cuanto a la dicil diferenciación
marl/hueso por la similitud en tecnología y apariencia, siendo
disnguibles mediante el examen organolépco de la microestructura de
sus secciones (Imagen 8) por parte de un especialista.
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
100
Tres de ellas (sur, este y oeste) se han trabajado sobre parte de hueso
corcal y presentan una estructura laminada en su supercie externa con
celosías de espacios esponjosos en su núcleo, siendo visible la presencia
de canales de Havers en las secciones. La placa de marl (norte), presenta
una supercie y estructura densa y compacta, en la que se destacan las
microláminas que forman la denna y líneas de Schreger.
La parcularidad de los artefactos de hueso y marl reside igualmente
en la similitud que presentan desde el punto de vista sico-químico, pues
ambos se componen de fosfato, uoruro y carbonato cálcico (García y
Flos, 2008: 28) así como de colágeno, variando su porcentaje, distribución
y microestructura según se trate de hueso o marl.
No obstante, los factores de deterioro del contexto arqueológico suelen
dicultar su clasicación organolépca, especialmente si se trata de hueso
o marl expuesto a altas temperaturas, por alteración de la microestructura
de estos materiales, siendo necesario acudir a la realización de técnicas de
análisis concretas, para conocer, por ejemplo, el po de marl ulizado.
En este punto, se vio necesario la realización de una espectrometría
infrarroja por transformada de Fourier (espectrometría FT-IR)1, obteniendo
por resultado una candad de fosfato signicavamente menor en las
Imagen 8. Fotograa
de detalle en la que
se aprecian las di-
ferencias entre una
sección de marl,
correspondiente a
la placa norte (16x)
y otra de hueso de
la placa este (12x).
(Montaje: Ana M.
Herranz. ©Constru-
yendo Tarteso)
1. Este análisis fue
realizado en el Ins-
tuto de Ciencias de
Materiales (CSIC –
Universidad de Sevi-
lla), mediante Jasco
FT7IR-6200 IRT-5000
por método de re-
ectancia atenuada,
no requiriendo des-
trucción de material.
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
101
placas previamente clasicadas como hueso, así como el uso de marl
de hipopótamo tanto para la placa norte como para cada uno de los
remaches (Rodríguez González et al. 2020: 12-ss, g. 6 y 8)2.
Para la placa UE 150, la cual ha sufrió combusón total, no se ha podido
determinar el po de marl, si bien los exámenes bajo binocular, al igual
que su resistencia mecánica y aspecto de su supercie, cercan que es
realizada en este material. La parcularidad de esta placa reside en los
gránulos azules que fueron observados en uno de sus fragmentos, al cual
se le aplicó un examen fotográco mediante técnica de foto infrarroja VIL
(Visible-induced Luminescence) con objeto de detectar la presencia de azul
egipcio gracias a las propiedades de este pigmento, ya documentado en
otras piezas de este yacimiento, ante la radiación infrarroja (Ojeda Zarallo,
2016)3 obteniéndose un resultado posivo por una fuerte luminiscencia
detectada en la zona de los gránulos azules y conrmándose, por tanto,
restos de pigmento azul egipcio que cubrirían la placa en origen.
Pruebas de compactación y solubilidad en soporte y productos de
alteración
Estas pruebas resultan muy importantes para establecer una propuesta
de tratamiento con la metodología y los productos adecuados. En este
caso, ambas se han realizado tanto en los soportes como en los productos
de alteración.
Para conocer la naturaleza química de las erras adheridas se ha realizado
un test químico bajo binocular con ácido nítrico (HNO3) al 10% en agua
desmineralizada (Odegaard, Sco y Zimmt, 2000: 100) sobre muestras
de terrones desprendidos que han reaccionado al contacto, siendo estas
erras de naturaleza carbonatada y encontrándose entremezcladas con
granos de sílice de diversa granulometría.
Cabe destacar la gran resistencia mecánica que presentaban la placa
norte UE 112 y la placa UE 150, al ser ambas de marl, así como la gran
diversidad de depósitos terrosos, dureza y distribución en cada uno de
los fragmentos (Imagen 9): erras muy pulverulentas de color anaranjado
fácilmente removibles con brocha, capas de carbonatos muy delgadas
y muy adheridas al soporte, si bien no provocaban ilegibilidad de la
2. Los espectros
obtenidos se han
comparado con la
colección de mues-
tras de referencia
del INCENTIVS de la
Universidad Johan-
nes-Gutenberg de
Mainz.
3. Este examen fue
realizado en el Cen-
tro de Conservación
y Restauración de
Bienes Culturales
de la Junta de Ex-
tremadura, con una
cámara réex Nikon
D60 provista de l-
tro interno IR de 750
nm y ltro B+W 093
IR, en cámara oscura
y con focos de luz
LED.
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
102
iconograa aunque sí un cierto velado, y erras carbonatadas muy densas
de color marrón oscuro, mezcladas con restos de carbones y granos de
sílice, con una adhesión media al soporte que sí interferían en su lectura.
Sobre todas ellas se han testado diferentes disolventes4 siendo el alcohol,
combinado con la limpieza mecánica, el más efecvo para debilitar las
fuerzas cohesivas presentes en las erras concrecionadas, especialmente
en el caso de las más gruesas.
Imagen 9. Fotogra-
as de detalle en
las que se aprecía la
diferente dureza, ad-
hesión y distribución
de carbonatos en
placas sur (detalle
del general en esca-
la.), norte (8x) y este
(8x). (Montaje: Ana
M. Herranz. ©Cons-
truyendo Tarteso)
4. Las pruebas de so-
lubilidad se han visto
reducidas al uso de
alcohol, acetona y
agua desmineraliza-
da / alcohol al 50%,
este úlmo po
aplicado tan sólo a la
concreción, de for-
ma local con pipeta,
evitando el contacto
con la supercie de
los fragmentos.
TRATAMIENTO REALIZADO
Placas UE 112
El tratamiento de limpieza mecánica y química se ha llevado a cabo
fragmento a fragmento bajo binocular y ha consisdo en la rerada de las
erras y concreciones anteriormente mencionadas, tanto en la supercie
como en el interior de las incisiones decoravas.
Tras una limpieza mecánica supercial con brocha, se ha procedido
a eliminar los depósitos mediante aplicación de alcohol con hisopo y
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
103
remoción con palo de naranjo, evitando en la medida de lo posible recurrir
al uso del bisturí, con objeto de no rallar la supercie, tan sólo para rebajar
la mayor parte de las concreciones gruesas de dicil eliminación hasta la
altura de la capa na de carbonatos (Imagen 10), estableciéndose esta
úlma como el límite de intervención, evitando el desprendimiento de la
supercie pulida o pána del hueso y del marl al exisr gran adherencia
y procurando una limpieza controlada y homogénea, documentando
detalles elaborados con minúsculas incisiones ocultas bajo las capas
carbonatadas (Imagen 11). En otros casos sólo exisan restos de erras
sueltas de fácil remoción bajo las cuales aún se conservaba la supercie e
incisiones en perfectas condiciones.
Imagen 10. Fotogra-
a de detalle de los
trabajos de rebaje
de los carbonatos,
empleando para ello
bisturí y su posterior
eliminación con palo
de naranjo. Se trata
de los trabajos reali-
zados sobre las mar-
cas de zigzag presen-
tes en el reverso de
la placa norte (8x).
(Montaje: Ana M.
Herranz. ©Constru-
yendo Tarteso)
Imagen 11. Fotogra-
a de detalle en la
que puede apreciar-
se la aparición de
algunos rasgos ocul-
tos de la iconograa
bajo las concrecio-
nes tras su limpieza
(placas norte y este,
10x). (Montaje: Ana
M. Herranz. ©Cons-
truyendo Tarteso)
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
104
Cabe mencionar las consolidaciones anteriores a la limpieza realizadas
con Paraloid B72® al 3% en acetona (previa humectación con este
disolvente para facilitar la penetración del consolidante) en el caso de
los fragmentos de placas de hueso que presentaban material disgregado
tanto en bordes como en supercie debido a fragmentaciones y
descamaciones, las cuales dejaban expuestas las zonas internas del hueso
esponjoso. Igualmente, se ha procedido a realizar un refuerzo estructural
temporal sobre el reverso de un fragmento de la placa norte de marl, el
cual presentaba una gran grieta con riesgo de fractura, la cual fue “cosida”
con tres grapas transversales de resina acrílica Paraloid B72® en acetona
al 40% para llevar a cabo una limpieza segura, efectuada sobre una cama
de plaslina cubierta con lm y adaptada a la curvatura de ese fragmento
para disminuir las fuerzas y presión generadas en la limpieza con el palo
de naranjo (Imagen 12)5.
Imagen 12. Foto-
graa de detalle de
la grieta presente
en el anverso y el
reverso (10x) de la
placa de marl. En la
parte inferior de la
imagen se muestra
la cama amorgua-
dora fabricada para
la conservación del
fragmento e imagen
de la limpieza tras
aplicar grapas de re-
fuerzo transversales
a la grieta. (Monta-
je: Ana M. Herranz.
©Construyendo
Tarteso)
5. Las grapas se
reraron cuando
el conjunto estuvo
adherido y la pieza
bien estabilizada y
sin riesgo, mediante
punta de palo de
naranjo alada e
impregnada en ace-
tona, despegando y
separando las gra-
pas desde la parte
inferior sin provocar
la disolución de las
mismas.
Posteriormente a su limpieza se dio paso a la adhesión de fragmentos,
previa planicación en un croquis de ubicación de cada uno de ellos,
debidamente numerados. Una vez clara su ubicación, se procedió a
adherirlos con Paraloid B72® al 30% en acetona. El adhesivo sobrante
entre los fragmentos ha sido eliminado mediante suaves pasadas con
hisopos humedecidos en acetona.
El grosor de los fragmentos facilitó la manipulación, aunque debido a la
diferente curvatura y alabeo de algunos de estos por su parcular fase
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
105
de deterioro (exposición mayor o menor al fuego), especialmente en la
placa norte, la nivelación de la supercie resultó compleja. Sin embargo,
al dividirse la adhesión por grupos que posteriormente fueron pegados
entre sí y aprovechando el margen de polimerización de la resina acrílica
para enderezar y recolocar los fragmentos que quedaban mal situados
dentro del conjunto, se logró un equilibrio bastante aceptable, si bien
originalmente estas placas tampoco presentaban una forma rectangular
perfecta.
Cabe destacar la parcularidad que se observó en el extremo derecho
de la placa oeste, más combusonado, formado por tres fragmentos
y oricio para remache. Si bien el deterioro sufrido por elevadas
temperaturas y presión del sedimento en el marco arqueológico pueden
llegar a afectar de forma independiente la curvatura de cada fragmento,
en este caso se percibe una correspondencia de este grupo, formado por
estos tres fragmentos que forman el extremo, que diere mucho a los
inmediatamente próximos. La escasa correspondencia de curvatura de la
sección entre éstos y los adyacentes, hace pensar que, en primer lugar, la
placa se hubiera fracturado en el momento de hacer un primer agujero en
ese extremo para el remache, tras lo cual ambos planos se habrían lijado
y pulimentado para su unión, pues las secciones presentan un plano tan
reclíneo que no corresponde al patrón de fragmentación natural. En
este caso, estaríamos ante un error técnico bastante considerable cuya
solución habría sido la reparación o el reaprovechamiento de la materia
prima. Asimismo, se observa que el extremo izquierdo es sensiblemente
más grande que el resto de la placa (Imagen 13).
Imagen 13. Fotogra-
a de detalle de la
placa oeste donde
se observa el patrón
de fractura no na-
tural: descamación
que causó el agujero
fallido que creó la
ruptura (arriba) y
plano de fractura
reclíneo entre las
dos partes que indi-
ca lijado para pos-
terior unión (abajo).
(Montaje: Ana M.
Herranz. ©Constru-
yendo Tarteso)
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
106
Con el objevo de respetar esta parcularidad tecnológica, se ha decidido
no adherir el grupo 1 a la otra parte de la placa, formada por la adhesión
de los grupos 2 y 3, puesto que en origen estarían unidos tan sólo por
contacto sico, manteniéndose la totalidad de la placa ja a la pared de
la caja mediante la acción de sendos remaches en los extremos, cuya
existencia atesguan los oricios (Imagen 14).
Imagen 14. Fotogra-
a de detalle de los
trabajos realizados
en la placa oeste
correspondientes a
la adhesión por gru-
pos de los fragmen-
tos recuperados.
(Montaje: Ana M.
Herranz. ©Constru-
yendo Tarteso)
Finalmente, y con ánimo de garanzar su conservación en el futuro, se ha
provisto a cada una de ellas de una capa de protección con Paraloid B72®
en acetona al 3% aplicada con brocha, concentración idónea tras una serie
de pruebas con objeto de minimizar los brillos generados en la supercie
pulida y obteniendo un resultado aceptable que no ha interferido con la
observación de los pequeños detalles de la iconograa incisa.
La intervención para este conjunto de placas ha nalizado con la elección
de un embalaje de plásco inerte al que se ha provisto de un relleno de
espuma de polieleno donde se han excavado camas con la forma de
cada placa, las cuales se han introducido envueltas en papel japonés libre
de ácidos. Sobre ellas, se ha situado otra espuma a modo de protección
y se ha colocado la tapa herméca del embalaje, con su tarjeta y foto
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
107
idencava, favoreciendo su aislamiento hasta su llegada a la instución
museísca (Imagen 15).
Imagen 15. Foto-
graa de detalle
del estado nal de
las placas UE 112.
(Montaje: Ana M.
Herranz. ©Constru-
yendo Tarteso)
Imagen 16. Fotogra-
as de detalle de las
labores de limpieza
mecánica y química
de la placa UE 150.
Las imágenes per-
miten apreciar el
brillo y la supercies
caracteríscos del
marl (8x). (Monta-
je: Ana M. Herranz.
©Construyendo
Tarteso)
Placa UE 150
En este caso, la conservación del oro era prioritaria antes de realizar la
limpieza, ya que exisa peligro de pérdida por su escasa adherencia al
soporte, por lo que se procedió a jar la lámina en todos los fragmentos
que la presentaban con Paraloid B72® en acetona al 2% mediante
impregnación con pincel, concentración elegida por no generar excesivo
brillo. La lámina quedó bien adherida, permiendo la manipulación de los
fragmentos y el paso a su limpieza, la cual se ha realizado de modo muy
similar a las anteriores placas, siendo en este caso mucho más fácil al no
presentar sobre la supercie carbonatos o concreciones resistentes, sino
erras blandas y restos de carbones fácilmente eliminables con hisopos
impregnados en alcohol y leves presiones con palo de naranjo (Imagen 16).
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
108
Tras su análisis, el fragmento que presentaba aún restos de pigmento se
ha limpiado cuidadosamente, respetando las parculas en su ubicación.
No se ha optado por su jación debido a criterios de mínima intervención,
si bien puede garanzarse su conservación en un embalaje adecuado.
Una vez establecido el croquis de la ubicación de cada fragmento, se
procedió a su adhesión con Paraloid B72® al 30% en acetona mediante
impregnación con pincel, aplicando una na candad de resina a lo largo de
un borde de fractura de la unión, que posteriormente ha sido presionado
contra el otro, aprovechando la uidez del adhesivo para su recolocación
correcta, todo ello bajo binocular y tomando como referencia un marco
rectangular de paredes rectas para nivelar correctamente los fragmentos,
que fueron divididos en tres grupos y posteriormente adheridos entre sí
(Imagen 17).
Imagen 17. Fotogra-
as de detalle sobre
la fase de adhesión
de fragmentos
bajo binocular (8x).
(Montaje: Ana M.
Herranz. ©Constru-
yendo Tarteso)
La falta volumétrica en su extremo derecho impide esmar una longitud
aproximada, si bien se observa que el movo guravo ene connuidad
hacia ese extremo, apareciendo los cuartos delanteros y oreja de un
segundo bóvido, que parece representarse en perspecva, detrás del
primero, del cual se ha perdido la parte del morro y de los cuartos traseros
junto a la parte inferior o borde de la plaquita.
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
109
Finalmente, ha sido introducida en un embalaje con equeta idencava,
de similares caracteríscas que el de las anteriores placas, proporcionando
al bien cultural una estabilidad ambiental hasta su llegada a la instución
(Imagen 18).
Imagen 18. Foto-
graa de detalle del
estado nal de placa
UE 150. (Montaje:
Ana M. Herranz.
©Construyendo
Tarteso)
PLAN DE CONSERVACIÓN PREVENTIVA
La intervención realizada carecería de sendo si se eludiera la ejecución
de un Plan de Conservación Prevenva, constuyendo ésta una úlma
fase necesaria, inherente al tratamiento y de obligado cumplimiento por
parte de la instución o museo que custodia el bien cultural, encargada de
favorecer la integridad y la conservación a largo plazo de estos materiales
mediante el mantenimiento de unas condiciones idóneas y el seguimiento
periódico del estado de conservación de los bienes culturales, así como el
de la efecvidad de los tratamientos (García-Patrón 2015: 170).
Los principales agentes de deterioro que alteran el marl y hueso son
las uctuaciones o cambios de humedad y temperatura, de ahí que
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
110
un control y seguimiento de estos parámetros sea imprescindible para
garanzar la supervivencia del material, centrados principalmente en
evitar la manipulación del mismo, el mantenimiento de unas condiciones
estables (humedad relava entre 45 y 55%; temperatura de 18 a 20ºC
y un máximo de 150 luxes), así como una revisión periódica del estado
de conservación de los bienes culturales (Tiley-Nel y Antonites, 2015: 40;
Erhardt, Tumosa y Mecklenburg 2007: 13).
Finalizado todo el tratamiento y el estudio de las placas, los bienes
están listos para ser transferidos a la instución museísca provincial
correspondiente, acompañados de toda la documentación generada a lo
largo del tratamiento (informe de intervención donde se detalla cada fase
de forma exhausva y documentación gráca). En este sendo, no ha de
desesmarse la gran importancia que poseen los documentos generados
durante la intervención de los bienes culturales y la entrega de informes
detallados, siendo otro de los elementos inherentes al tratamiento que
igualmente contribuyen a la garana de su conservación cara a futuros
especialistas.
RESULTADOS OBTENIDOS TRAS LAS LABORES DE
RESTAURACIÓN
El trabajo muldisciplinar llevado a cabo durante el estudio de las placas
de hueso y marl documentadas en la estancia 100 del yacimiento de
“Casas del Turuñuelo” ha permido extraer la máxima información tanto
a nivel material como técnológico. Sin embargo, huelga decir que parte
de la invesgación habría sido imposible sin el plan de actuación diseñado
para la restauración de las placas, la cual nos ha permido obtener los
siguientes resultados:
-Integridad, salvaguarda y seguridad de los bienes intervenidos:
la intervención de estas placas no sólo estaba juscada por su
necesaria recuperación y conservación en el futuro, sino igualmente
por la necesidad de extraer el máximo conocimiento acerca del
material empleado en su fabricación, la técnica de elaboración y
especialmente una lectura completa de su iconograa, tan sólo
posible tras la limpieza de la supercie, con objeto de hacer legibles
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
111
todos los detalles presentes en ella, anteriormente ocultos bajo las
concreciones y depósitos. La conservación futura de estas placas
se fundamentará en las medidas de conservación prevenva
garanzadas por las instuciones museíscas, encargadas de
connuar la fase de estabilización.
-Afectación de altas temperaturas sobre el material orgánico: tras
la limpieza de las placas, se ha podido examinar la incidencia de las
altas temperaturas y su distribución. En este caso, se ha seguido el
esquema propuesto por Etxeberría (1994: 114), observándose una
carbonización homogénea y localizada en la parte septentrional
de la caja, que incluye toda la placa norte y ambas mitades de las
placas este y oeste.
-Relectura de la iconograa: tras la limpieza de depósitos y concreciones
que ocultaban parte de la iconograa hasta el momento de su
intervención, se ha podido actualizar dicha iconograa aplicando
diversos ángulos de reexión con focos de luz. Destacan los resultados
obtenidos del estudio de la placa oeste, donde con anterioridad a
los trabajos de restauración no se había apreciado el detalle de que
el león también está devorando la pata de un herbívoro (Imagen 19),
Imagen 19. Fotogra-
a de detalle en la
que se aprecia la im-
portancia de la lim-
pieza y restauración
de las placas. Para
ello hemos seleccio-
nado un detalle de
la placa oeste donde
sólo tras la limpieza
del fragmento se
pudo documentar la
pata de un herbívo-
ro devorada por el
león. (Montaje: Ana
M. Herranz. ©Cons-
truyendo Tarteso)
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
112
siguiendo el mismo esquema que el documentado en la placa este.
Asimismo, la limpieza de los extremos y su estudio mediante el
empleo de luz rasante permió documentar la existencia de medias
ores de loto, situadas en los extremos de las placas este y oeste,
de los que además de su contorno se había representado el detalle
de los pislos de sendas ores (Imagen 20).
Imagen 20. Foto-
graas de detalle de
uno de los extremos
de la placa oeste.
Los diferentes foto-
gramas muestran la
disnción de maces
en la iconograa del
loto según el ángulo
de reexión de la luz
(8x). (Montaje: Ana
M. Herranz. ©Cons-
truyendo Tarteso)
-Fabricación y tecnología de las placas: se han documentado
aspectos determinantes acerca de la cadena operava de trabajo en
la elaboración de estas placas, consistente en recorte del material
óseo/ebúrneo, elaboración de agujeros para remaches y posterior
técnica decorava de incisión. El orden de las actuaciones vendría
determinado por las vicisitudes que presenta la placa oeste, ya
que la correspondencia de la iconograa es exacta entre las partes
previamente fracturadas, lo que indica que se realizó después de
praccar el oricio.
-Marcas o signos en los reversos: destacan los documentados en
la placa UE 150, consistentes en un aspa con tres signos en cuña
a la derecha y dos a la izquierda, casi simétricos, actualmente en
estudio, pues su signicado resulta todavía confuso ante el reducido
número de trabajos que abordan este po de simbología. Por sus
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
113
caracteríscas de posición y simetría, podrían estar relacionadas
con los procesos de fabricación de este po de placas (preparación
inicial, corte de la materia prima, orientación de la pieza, ubicación
como revesmiento, etc.), o incluso pensados para favorecer la
adhesión de la placa a una supercie lisa.
De naturaleza diferente parecen, en cambio, los documentados
en el reverso de la placa norte del conjunto recuperado en la UE
112. En este caso, los signos enen forma de zigzag, lo que podría
sugerir una función de llave mecánica, entendiéndose que estas
placas también irían adheridas con algún po de adhesivo natural
a la supercie de la caja, sustancia de la que, por otra parte, no nos
ha quedado ningún indicio material (Imagen 21).
Imagen 21. Fotogra-
as de detalle de las
marcas presentes en
los reversos de al-
gunas de las placas.
Arriba reverso de la
placa UE 150; abajo
reverso de la placa
norte de la UE 112.
(Montaje: Ana M.
Herranz. ©Constru-
yendo Tarteso)
-Posibles restos de oro fundido en placas UE 112: el estudio deta-
llado de cada uno de los fragmentos que componen el conjunto de
placas recuperadas sobre el pavimento de la estancia 100 permió
documentar la presencia de depósitos brillantes y dorados insertos
en los canales de Havers de las placas este y oeste (Imagen 22).
Dichos depósitos presentan una doble lectura, pues bien podrían
tratarse tanto de restos de la resina empleada para adherir la placa
a la madera, como residuos de oro fundido procedente del anverso
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
114
de las placas, pues al igual que en ejemplo de la placa recuperada
en la UE 150, el oro podía haberse empleado en la su decoración.
Solo futuros análisis nos permirán determinar la naturaleza de es-
tos depósitos.
Imagen 22. Fotogra-
as de detalle de los
depósitos dorados y
brillantes documen-
tados en las seccio-
nes de la placa oeste
(35x). (Montaje: Ana
M. Herranz. ©Cons-
truyendo Tarteso)
MÁS ALLÁ DE LA RESTAURACIÓN
Frente a los resultados presentados, parece que no cabe duda alguna
de la importancia que poseen las labores de restauración a la hora de
emprender el correcto estudio de un bien arqueológico alterado por los
procesos postdeposicionales propios de su ocultación. La importancia de
estos trabajos se acentúa en medios de alta humedad, como es el caso
del yacimiento de “Casas del Turuñuelo”, donde al mismo empo que las
condiciones medioambientales favorecen la conservación de materiales
orgánicos, fomentan la presencia de carbonatos y óxidos que alteran
la conservación y el posterior estudio de muchos restos arqueológicos.
Frente a esta situación, sería un error pasar por alto que los resultados
obtenidos en las tareas de restauración se traducen, posteriormente, en
datos iconográcos y tecnológicos que nos permiten abordar un análisis
histórico del que pueden extraerse interesantes conclusiones.
La limpieza y el estudio detallado de cada uno de los fragmentos de hueso
y marl recuperados sobre el pavimento de la estancia 100 han permido
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
115
abordar un exhausto trabajo de invesgación en torno a la iconograa
presente en las placas, su técnica de fabricación y las materias primas
empleadas, de ahí que se considere de vital importancia la presentación
de la metodología de restauración empleada y los resultados obtenidos,
pues consideramos que este paso resulta esencial en un correcto análisis
histórico.
Sin los trabajos de restauración habría sido imposible diferenciar
de forma visual la presencia de dos pos de materias primas, una
información fundamental de cara al estudio del comercio fenicio a través
del mediterráneo, pues conocemos por otros estudios de la existencia
de una red de intercambio de marles a través de la cual están llegando
a la península manufacturas ebúrneas procedentes de Oriente (Marn
Ruiz, 2011).
Así mismo, las labores de restauración han resultado fundamentales
para emprender el estudio tecnológico e iconográco de las piezas, pues
sin la limpieza de las mismas habría sido imposible apreciar detalles
que favorecen la correcta lectura iconográca de las placas, un hecho
fundamental si queremos obtener una interpretación precisa de las
escenas representadas y, por lo tanto, del signicado simbólico de las
mismas. Quizás uno de los ejemplos más claros de la importancia de la
correcta limpieza de las piezas sea la presencia de medias ores de loto
en los extremos de las placas este y oeste, un elemento que presenta
un claro juego visual, de tal modo que, al representar media or de loto
en cada extremo y observar la caja desde un ángulo esquinado puede
apreciarse la or completa. Esta solución iconográca se encuentra
presente en otros ejemplos documentados en la eboraria tartésica y que
habían pasado completamente desapercibidos ante nuestros ojos en la
primera lectura iconográca realizada del conjunto debido a la presencia
de depósitos de carbonato sobre las incisiones.
Otro de los aspectos a resaltar y para cuyo estudio ha sido fundamental
el trabajo de restauración es la documentación del pigmento azul egipcio
de los depósitos adheridos a la placa procedente de la UE 150. Aunque ha
sido necesario corroborar la presencia del mismo mediante la realización
de un análisis lumínico, lo cierto es que sin las labores de restauración la
presencia del pigmento habría sido pasada por alto. La importancia del
hallazgo es mayúscula, pues, aunque conocemos casos en Oriente donde
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
116
los marles conservan parte del pigmento o el oro que los recubría y
decoraba, en la Península Ibérica constuye hasta la fecha un ejemplo
único que nos marca la llegada de este po de importaciones a las colonias
fenicias occidentales y su distribución a las erras del interior.
En esta misma línea debemos hacer referencia a los posibles depósitos
de oro localizados en los canales de Havers de las placas este y oeste
del conjunto que decoraba la caja de madera. Si, como creemos, los
depósitos brillantes localizados se corresponden con el oro, estaríamos
ante las primeras placas de hueso, de fabricación tartésica, decoradas a
la manera oriental, marcándonos así la existencia de talleres occidentales
donde trabajarían artesanos fenicios.
En deniva, nuestro objevo es recalcar la importancia que las tareas
de restauración poseen para el buen conocimiento del bien arqueológico,
además de para su posterior conservación de cara a futuros análisis o
estudios. Así, creemos que el análisis de las placas de hueso y marl del
yacimiento de “Casas del Turuñuelo” constuyen un claro ejemplo de ello.
El objevo nal es que esta metodología se aplique a futuros hallazgos
arqueológicos con similares caracteríscas, dado que queda clara la
ulidad que posee para el correcto conocimiento histórico. Especialmente
en un horizonte, como es la eboraria tartésica, donde todavía nos queda
mucho camino por recorrer.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Almagro-Gorbea, M. (2008). Objetos de marl y hueso. En Almagro-
Gorbea, M. (dir.), La necrópolis de Medellín II. Estudio de los hallazgos
(pp. 401-484). Madrid: Real Academia de la Historia.
Aubet, M. E. (1980). Marles fenicios del Bajo Guadalquivir II. Acebuchal
y Alcantarilla. Studia Archaeologica, 63, 33-79.
Aubet, M. E. (1981). Marles fenicios del Bajo Guadalquivir III. Bencarrón,
Santa Lucía y Setella. Pyrenae, 17-18, 231-279.
Aubet, M. E. (2009). Los marles de Carmona. En Bendala Galán, M.,
Del Álamo, C., Prados Torreira, L. (coords.), El tesoro arqueológico de la
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
117
Hispanic Society of America (pp. 286-298). Madrid: Museo Arqueológico
Regional.
Brandi, C. (2008). Teoría de la restauración. Madrid: Alianza Forma.
Celesno Pérez, S. (2001). Los santuarios de Cancho Roano. Del
indigenismo al Orientalismo Arquitectónico. En Ruiz Mata, D. y Celesno
Pérez, S. (eds.), Arquitectura Oriental y Orientalizante en la Península
Ibérica (pp. 17-56). Madrid: Centro de Estudios del Próximo Oriente.
Celesno Pérez, S.; Rodríguez González, E. (2017a). El valle medio del
Guadiana: la idencación de una nueva realidad territorial para Tarteso.
Pholia Phoenicia, 1, 213-220.
Celesno Pérez, S.; Rodríguez González, E. (2017b). Tarteso en
Extremadura. Revista de Estudios Extremeños, I, Tomo LXXIII, 13-56.
Erhardt, D.; Tumosa C.; Mecklenburg, M. (2007). Applying science to
the queson of museum Climate. En Padeld, T. y Borchersen, K. (eds.),
Museum Microclimates. Contribuons to the conference in Copenhagen
(pp. 19-23). Copenhagen: Naonal Museum of Denmark.
Etxeberría, F. (1994). Aspectos macroscópicos del hueso somedo al
fuego. Revisión de las cremaciones descritas en el País Vasco desde la
Arqueología. MUNIBE, 46, 111-116.
Fernández Casllo, R. (2011). Estudio histológico del hueso para el análisis
de los cambios por diferencia de temperatura. Tesis Doctoral. Granada:
Universidad de Granada.
García Fortes, S. y Flos Travieso, N. (2008). Conservación y restauración de
bienes arqueológicos. Madrid: Síntesis.
García-Patrón, N. (2015). Conservación y restauración de un lote de 94
piezas pertenecientes al Departamento de Angüedades Medievales del
Museo Arqueológico Nacional. Bolen del Museo Arqueológico Nacional,
33, 157-172.
Le Meaux, H (2010). Los marles peninsulares del principio del Ier milenio
antes de Cristo: estado de la cuesón. Treballs del Museu Arqueologic
d’Eivissa e Formentera, 65, 111-129 (Número dedicado a Aspectos
suntuarios del mundo fenicio-púnico en la Península Ibérica).
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
118
Marn Castellano, E. y Pozo Canales, J. (2016). Consolidación de material
óseo fósil: estudio de penetración de consolidantes. PH Invesgación, 7,
25-51.
Maluquer de Motes, J. (1981). El santuario protohistórico de Zalamea de la
Serena (Badajoz). Tomo I (1978-1981). Barcelona: Instuto de Arqueología
y Prehistoria del CSIC. (Programa de invesgaciones protohistóricas, 04).
Maluquer de Motes, J. (1983). El santuario protohistórico de Zalamea de la
Serena (Badajoz). Tomo II (1981-1982). Barcelona: Instuto de Arqueología
y Prehistoria del CSIC. (Programa de invesgaciones protohistóricas, 05).
Marín Aguilera, B.; Rodríguez González, E. y Celesno Pérez, S. y Gleba, M.
(2019). Dressing the sacrice: texles, texle producon and the sacricial
economy at Casas del Turuñuelo in h-century BC Iberia. Anquity, 93,
933-953.
Marn Ruiz, J. A. (2011). Eboraria fenicia. Abastecimiento, producción y
comercio del marl en el Mediterráneo Occidental. Takurunna, 1, 83-110.
Odegaard, N., Sco, C. y Zimmt, W. (2000). Material characterizacion tests
for Objects of Art and Archaeology. Archetype Publicaons Ltd.
Ojeda Zarallo, M. (2016). Idencación del pigmento azul egipcio mediante
la técnica de imagen VIL. Aplicación a muestras de estucos pintados de
época romana. Working paper, sepembre de 2016. Recuperado de
hps://www.researchgate.net/publicaon/308000867_Idencacion_
del_pigmento_azul_egipcio_mediante_la_tecnica_de_imagen_VIL_
Aplicacion_a_muestras_de_estucos_pintados_de_epoca_romana
[consulta 01/09/2019]
Rodríguez Díaz, A. (ed.) (2004): El edicio protohistórico de La Mata
(Campanario, Badajoz) y su estudio territorial. Cáceres: Universidad de
Extremadura.
Rodríguez Díaz, A.; Pavón, I. y Duque, D. (2004): “La Mata, un edicio
organizado. En A. Rodríguez (ed.), El edicio protohistórico de La Mata
(Campanario, Badajoz) y su estudio territorial (pp. 75-312). Cáceres:
Universidad de Extremadura.
Restauración de cinco placas de hueso y marl procedentes del túmulo tartésico de “Casas del Turuñuelo”
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
119
Rodríguez González, E. (2018). El poblamiento del valle medio del Guadiana
durante la I Edad del Hierro. Madrid: CSIC (Bibliotheca Praehistorica
Hispana XXXIV).
Rodríguez González, E.; Celesno Pérez, S.; Herranz, A.M.; Morillo, J.M.
(2020). Comerciar con Occidente. Las placas de marl y hueso de la caja
de madera de la estancia 100 de Casas del Turuñuelo (Guareña, Badajoz,
España): contexto arqueológico e iconográco, análisis y restauración.
Pyrenae 51-1, 1-29.
Rodríguez González, E. y Celesno Pérez, S. (2017). Las estancias de
los dioses: la habitación 100 del yacimiento de Casas del Turuñuelo.
CuPAUAM, 43, 179-194.
Rosas González, A.; Fortea Pérez, J.; De La Rasilla Vives, M.; Fernández
Colón, P.; Hidalgo González, A.; Lacasa Marquina, E.; Marnez-Maza, C.;
García Tabernero, A. y Basr, M. (2005). Restos neandertales de la Cueva de
El Sidrón: una restauración al servicio de la invesgación paleontológica.
Revista PH, 53, 70-73.
Suárez de Venegas, J. (1986): Carta Arqueológica y análisis de la evolución
de asentamientos de las Vegas Altas. Hoja MTN 778-Don Benito. Memoria
de Licenciatura inédita, Cáceres.
Tiley-nel S.L. y Antonites, A.R. (2015). Archaeological worked bone and
Ivory. A guide to best pracce in preservaon, research and curaon.
Pretoria: University of Pretoria.
Ana María Herranz Redondo, Esther Rodríguez González y Sebasán Celesno Pérez Arqueología
TINA. Noviembre 2019. Nº 21, ISSN: 2603-7009
120
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
Dressing the sacrifice: textiles, textile production and the sacrificial economy at Casas del Turuñuelo in fifth-century BC Iberia - Volume 93 Issue 370 - Beatriz Marín-Aguilera, Esther Rodríguez-González, Sebastián Celestino, Margarita Gleba
Article
Full-text available
se presentan en este trabajo los resultados obtenidos durante la excavación de la estancia 100 del yacimiento de ‘Casas del Turuñuelo’ (Guareña). Para ello realizamos un recorrido a través de su arquitectura y de los elementos materiales documentados durante las excavaciones. A partir de su análisis planteamos una primera lectura del espacio, donde incluimos su funcionalidad y comparativa con otros ejemplos documentados tanto en el núcleo de Tarteso como en su periferia geográfica, el valle medio del Guadiana.
Article
The fact that the middle valley of the Guadiana River has been considered as a peripheral region of Tartesos since the Late Bronze Age has highly conditioned the different interpretations regarding the settlement pattern of this area. Considered as a system that had been inspired by the main territories of Tartesos, this preconception of its territorial organization has nullified the strong personality that this territory possesses by increasing its supposed dependence on the population documented in the Guadalquivir Valley, while diminishing its strong link to the Atlantic world. Therefore, in the following paper we pose a new re-lecture for a better understanding of the territorial and social-economical organization of this region based on new archaeological evidences obtained throughout a series of archaeological excavations carried out in the last couple of years.
En Almagro-Gorbea, M. (dir.), La necrópolis de Medellín II
  • M Almagro-Gorbea
Almagro-Gorbea, M. (2008). Objetos de marfil y hueso. En Almagro-Gorbea, M. (dir.), La necrópolis de Medellín II. Estudio de los hallazgos (pp. 401-484). Madrid: Real Academia de la Historia.