ArticlePDF Available

En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española

Authors:

Abstract and Figures

En 1982 se publicó en el Estado español el libro Nuestros cuerpos, nuestras vidas, traducción de Our Bodies, Ourselves (OBOS), un proyecto cuyo historial de elaboración y ediciones múltiples atravesó los años setenta en los Estados Unidos de América. Esta traducción fue la culminación, en España, de un tráfico discursivo que empezó a finales de la década de los setenta. Ese intenso ruido discursivo fue, en gran medida, producido gracias al proyecto obos, que una de las traductoras del libro conocía bien por su implicación en la primera traducción al español para Estados Unidos y que emprendió con ella un viaje transnacional entre EE. UU. y España. A partir de fuentes textuales de la época, que exponen la naturaleza fragmentaria, discontinua y parcial de la traducción, reflexiono en este artículo sobre las razones por las cuales este trasfondo proactivo de la traducción de obos merece atención. Este arroja luz no solo sobre aspectos singulares de un movimiento creativo de saberes subalternos, que se opuso a los discursos expertos de la medicina, sino también sobre la emergencia de un nuevo sujeto, autorrepresentado política y discursivamente, las mujeres, que desafió colectivamente la representación hegemónica tradicional de la mujer.
Content may be subject to copyright.
ISSN 2011-799X
Artículo recibido: 15/06/2019
Artículo aceptado: 29/10/2019
doi: 10.27533/udea.mut.v13n1a05
En torno a la traducción de Our Bodies,
Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo
en la Transición española1
Lola Sánchez
osanchez@ugr.es
https://orcid.org/0000-0003-4109-2661
Universidad de Granada, España
Resumen
En 1982 se publicó en el Estado español el libro Nuestros cuerpos, nuestras vidas, traducción de Our
Bodies, Ourselves (obos), un proyecto cuyo historial de elaboración y ediciones múltiples atravesó los
años setenta en los Estados Unidos de América. Esta traducción fue la culminación, en España, de
un tráfico discursivo que empezó a finales de la década de los setenta. Ese intenso ruido discursivo
fue, en gran medida, producido gracias al proyecto obos, que una de las traductoras del libro conocía
bien por su implicación en la primera traducción al español para Estados Unidos y que emprendió
con ella un viaje transnacional entre ee.uu. y España. A partir de fuentes textuales de la época, que
exponen la naturaleza fragmentaria, discontinua y parcial de la traducción, reflexiono en este artículo
sobre las razones por las cuales este trasfondo proactivo de la traducción de obos merece atención.
Este arroja luz no solo sobre aspectos singulares de un movimiento creativo de saberes subalternos,
que se opuso a los discursos expertos de la medicina, sino también sobre la emergencia de un nuevo
sujeto, autorrepresentado política y discursivamente, las mujeres, que desafió colectivamente la repre-
sentación hegemónica tradicional de la mujer.
Palabras clave: traducción, feminismo español, política, salud de las mujeres, Our Bodies, Ourselves,
Nuestros cuerpos, nuestras vidas, sujeto político del feminismo, Transición española.
About the translation of Our Bodies, Ourselves in Spain and the construction
of a new political subject of feminism in the Spanish Transition
Abstract
The book Nuestros cuerpos, nuestras vidas was published in Spain in 1982. It was the translation of Our
Bodies, Ourselves (obos), the result of a long project, whose history and multiple editions spanned the
seventies in the United States of America. This translation was itself the culmination in Spain of an
1 Este artículo es resultado de la investigación llevada a cabo en el marco del proyecto I+D “Género, emociones y
subjetividad en las relaciones entre pacientes y profesionales sanitarios. Un acercamiento interdisciplinar”. Plan na-
cional de Investigación. Ministerio de Economía y Competitividad de España. Referencia: HAR2016-78223-C2-2-P.
Periodo: 30/12/2016 a 29/06/2020.
Lola Sánchez
94
Towards Transnational Feminist Translation Studies
underground discursive traffic at the end of the seventies. This widespread discursive noise was, to a
large extent, due to the obos, project which one of the translators of the book for Spain knew about
due to her involvement in the first translation into Spanish for the United States. Her experience laun-
ched a transnational journey between the usa and Spain. Using sources from that time that expose
the fragmentary, discontinuous and partial nature of translation, I reflect upon the reasons why this
Spanish proactive background of the translation of obos deserves attention. Indeed, it sheds light
on not only unique aspects of a creative movement of subaltern knowledge that challenged expert
medical discourse, but it also inspired the emergence of a new discursively self-constituted political
category, women, which collectively challenged the traditional, established representation of woman.
Keywords: translation, Spanish feminism, politics, women’s health, Our Bodies, Ourselves, Spanish
Transition.
Autour de la traduction de Our Bodies, Ourselves en Espagne et la construction
d’un nouveau sujet politique du féminisme pendant la Transition espagnole
Résumé
En 1982 fut publié en Espagne le livre Nuestros cuerpos, nuestras vidas, traduction de Our Bodies, Our-
selves (obos), un projet éditorial dont l’histoire et l’élaboration des multiples éditions traversèrent les
années soixante-dix aux États-Unis. Cette traduction fut l’aboutissement en Espagne d’un intense
trafic discursif qui s’initia à la fin de la décennie 70’. Cette prolifération discursive fut engendrée, en
grande partie, grâce au projet obos, que l’une des traductrices du livre en Espagne connaissait bien
grâce à sa participation à une première traduction espagnole pour les Etats-Unis et qui fit avec elle la
traversée transnationale entre les États-Unis et l’Espagne. A partir de sources textuelles de l’époque
qui exposent la nature fragmentaire, discontinue et partiale de la traduction, je réfléchis aux raisons
pour lesquelles cet arrière-plan proactif de la traduction d’obos mérite notre attention. En effet, il
éclaire non seulement les aspects singuliers d’un mouvement créatif de savoirs subalternes qui s’op-
posa aux discours experts de la médecine mais aussi l’émergence d’un nouveau sujet, les femmes, une
autoreprésentation discursive et politique défiant de façon collective la représentation hégémonique
traditionnelle de la femme.
Mots clés : traduction, féminisme espagnol, politique, santé des femmes, Our Bodies, Ourselves, Tran-
sition espagnole.
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
95
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
La historia no es una consecuencia inevitable de la
marcha del tiempo, sino un conjunto de opciones
que prevalecieron al descartar otras. El resultado
de este tipo de investigación es una apertura a la
reinterpretación.2
Joan Scott (2007, p. 28)
1. Traducción, feminismo transnacional
e historiografía
Desde los estudios de traducción se ha señala-
do a menudo (Tymoczko, 2000; Wolf, 2012,
entre otras3) cómo, desde los años noventa,
el giro cultural de la traducción primero y,
luego, las aportaciones de los estudios pos-
coloniales han ensanchado los marcos de la
investigación traductológica y han dado paso
a la elaboración de planteamientos más am-
plios de interpretación, al activar la inclusión
de perspectivas históricas, información con-
textual y perspectivas no eurocéntricas en los
debates sobre la traducción como producto
cultural. Con el impulso interdisciplinar pro-
movido en esos marcos interpretativos, las in-
vestigaciones traductológicas con perspectiva
feminista, hoy por hoy en plena expansión,
han mostrado un particular dinamismo, al
traer a un primer plano los macrocontextos
de la traducción y las relaciones de poder que
entran en juego de diversas maneras en el fe-
nómeno de la traducción (Castro y Ergun,
2017b, 2018).
Como lo han señalado Olga Castro y Emek
Ergun (2018), la investigación traductológi-
ca con perspectiva feminista, al incorporar
una lente geopolítica crítica que asume una
mirada situada de la traducción, ha facilitado
la comprensión de que todo acto de traduc-
2 Las traducciones al español de todas las citas y expre-
siones de originales en inglés o francés son mías.
3 Utilizo en todo el texto los substantivos referidos a per-
sonas con el género gramatical femenino.
ción feminista tiene “un lugar en un mapa y
en una historia”, un contexto en el que dife-
rentes agentes (autoras, traductoras lectoras,
editoriales, etc.) participan de la activación o
desactivación de discursos. Por ello, apelan
a una polinización más importante entre los
estudios feministas y los estudios de traduc-
ción, que mueva los límites de la traductolo-
gía y amplíe su alcance geopolítico, teórico y
metodológico.
El crecimiento de los trabajos que, desde esos
planteamientos, han abogado por la necesa-
ria interdisciplinariedad de la investigación
traductológica ha puesto de manifiesto cómo
política y traducción han estado siempre muy
imbricadas a lo largo de la historia (Evans y
Fernández, 2018). Se ha ensanchando la de-
finición de “traducción”, llevándola más allá
de una estrecha transposición textual (Tymoc-
zko, 2007), y la de “política”. Más allá de la
estricta comprensión formal o institucional
de la esfera política, desde una visión poses-
tructuralista se atiende a lo político, asumido
aquí como el conjunto de relaciones o diná-
micas individuales y colectivas que tienen
efectos sobre la hegemonía de ciertos sistemas
de saber-poder, y reconocen la dimensión que
la traducción —como cualquier otro discur-
so— entraña de interacción social, de acción
emancipadora y transformación de lo social.
Así, Jonathan Evans y Fruela Fernández se-
ñalan que la traducción, comprendida como
actividad política, tiene efectos importantes
en cómo las comunidades son representadas
y, por consiguiente, entendidas en contextos
locales caracterizados por situaciones de des-
igualdad. La traducción, entonces, tiene la ca-
pacidad de alterar las narrativas propias que
esas comunidades construyen de sí mismas
(Evans y Fernández, 2018, p. 4).
Desde una mirada sociológica, Michaela
Wolf plantea, además, que:
Lola Sánchez
96
Towards Transnational Feminist Translation Studies
[...] toda traducción está necesariamente rela-
cionada con contextos sociales: por un lado, el
acto de traducir, en todas sus diversas etapas,
es indudablemente llevado a cabo por indivi-
duos que pertenecen a un sistema social; por
otro lado, el fenómeno de la traducción está
inevitablemente implicado en las instituciones
sociales, que determinan en gran medida la se-
lección, producción y distribución de la traduc-
ción y, como resultado, las estrategias adopta-
das en la traducción misma. (2012, p. 132)
Según Wolf, esta visión permite conectar las
relaciones de poder que subyacen a todo pro-
ceso de traducción, a la condición situada de
toda traducción y de toda traductora en el
contexto de la interacción entre las condicio-
nes externas e internas de la elaboración tex-
tual que condiciona el proceso de traducción
(Wolf, 2012, pp. 133-134). Así, se puede ha-
blar del “activismo” de quienes traducen (Car-
celén-Estrada, 2018; Castro y Ergun, 2018;
Tymoczko, 2007; Wolf, 2012). Ese activismo
implica una posición de agencia de sujetos
comprometidos con su tiempo y su lugar, con
una clara dimensión proactiva: quienes tra-
ducen “piensan que los textos que producen
beneficiarán a la humanidad o impactarán
positivamente en la cultura de recepción” (Ty-
moczko, 2000, p. 26). Así, la traducción como
política ofrece un espacio para amplificar vo-
ces marginales y contestar conceptualizacio-
nes hegemónicas presentes en la sociedad civil
(Carcelén-Estrada, 2018, p. 255).
Con el impulso de aproximaciones poscolo-
niales, la reflexión feminista sobre el fenóme-
no de la traducción se ha producido de mane-
ra muy aguda en los últimos años. El análisis
de los dispositivos culturales transnacionales
que propician o limitan tanto la circulación de
teorías y saberes feministas como la comuni-
cación transnacional de los feminismos en la
era neoliberal pone sobre la mesa la necesidad
cada vez más urgente de la traducción para
auspiciar conversaciones transnacionales que
forjen alianzas frente a las nuevas realidades
del capitalismo en su fase neoliberal (Castro
y Ergun, 2017a, 2018; Costa y Alvarez, 2014;
Mohanty, 2013; Sánchez, 2017). Si bien no
cabe duda de que el proceso de globalización
económica y cultural ha producido un aumen-
to importante de las traducciones y de la inves-
tigación en ese campo, si se atiende al cruce de
fronteras por personas, ideas, textos y saberes
y a sus repercusiones en movimientos locales,
las prácticas transnacionales del feminismo se
pueden considerar históricas.
En el presente trabajo vuelvo la mirada hacia
el itinerario textual-contextual que culminó
con la traducción al español y la publicación
para el Estado español, en 1982 (con reedición
en 1984), del libro Nuestros cuerpos, nuestras vi-
das (ncnv). Era la traducción de una famosa
publicación titulada Our Bodies, Ourselves. A
Book by and for Women (obos), un libro escrito
por mujeres y destinado a la educación y la sa-
lud sexual de las mujeres. obos, publicado por
primera vez en formato editorial comercial en
1971, era la primera concreción de todo un
proyecto político feminista en marcha, cuyo
singular recorrido atravesó los años setenta
en los Estados Unidos de América. Por su ca-
rácter pionero, en España, ncnv se convirtió
en un recurso esencial dentro del movimiento
por la salud de las mujeres, promovido, desde
el final de dicha década, por activistas y pro-
fesionales de la salud (Nogueiras, 2015; Ortiz,
2014; Valls-Llobet, 2009).
Sin dudar de ese diagnóstico que han hecho las
historiadoras, al iniciar mi investigación sobre
la traducción de obos para España, la consulta
de algunas fuentes primarias y secundarias me
llevó a especular que obos habría podido em-
prender su viaje transatlántico, circular y ser
traducido parcialmente y de manera informal
antes de transformarse en ncnv en 1982.
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
97
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
Como plantea Maria Tymoczko,
[…] la recopilación de fuentes en sí misma de-
pende de supuestos teóricos acerca de qué cuen-
ta como fuente, y la descripción y el análisis de
las fuentes implican juicios interpretativos y
evaluaciones determinadas por marcos teóricos
y paradigmas intelectuales. (2007, pp. 159-160)
La prerrogativa epistémica que, en la cultu-
ra occidental, se otorga al libro como objeto
cultural por encima de otras fuentes deja en
la sombra y desplaza otras producciones que,
sin embargo, pueden ser parte del proceso más
informal y, por ello, más opaco de la historia
que conduce finalmente a la publicación de un
libro y asegura, con su materialidad, su pre-
sencia indiscutible en el mundo.
Por otra parte, si bien en general se asume
que, en la interacción entre texto y contexto,
el texto traducido es el punto de inicio de la
interacción social con su lectorado y su entor-
no sociocultural, en muchas ocasiones el texto
publicado es solo la cara visible de otra histo-
ria invisible de interacciones diversas y nego-
ciaciones, a menudo difíciles, que ocurren en
la antesala del texto publicado (Flotow, 2019).
En este sentido, algunas fuentes, de naturaleza
tangible —monográfico de una de las traduc-
toras de obos, artículos de la prensa generalis-
ta o de la prensa feminista— de finales de los
años setenta, me han permitido confirmar mi
intuición de partida y llevarme a plantear que
la salida editorial de ncnv en 1982 fue la cul-
minación de un proceso sociodiscursivo que
empezó mucho antes y que implicó la traduc-
ción menos formal de materiales diversos que
formaron parte del trasfondo de su traducción
del inglés al español.
En este sentido, mi trabajo busca rescatar y
traer a un primer plano esas fuentes que anti-
ciparon la publicación de ncnv. Materiales de
diversa índole y género textual, producidos al
margen y con anterioridad al libro publicado,
constituyen un epitexto que, entiendo, restitu-
ye algunos de los eslabones perdidos del pro-
ceso informal y de la transacción transnacio-
nal que culminó con la traducción stricto sensu
de obos y la publicación de ncnv en 1982.
Para analizar esos materiales y ponerlos a dia-
logar con su contexto, han sido fundamentales
las investigaciones que desde la historia de las
mujeres y del feminismo en España han estu-
diado el papel desempeñado por las mujeres
en el franquismo y la transición política a un
régimen democrático.
Por lo tanto, mi reflexión está encaminada
no tanto al estudio de cómo se llevó a cabo
de forma concreta la traducción de obos, sino
al examen del recorrido sociodiscursivo ante-
rior que determinó, finalmente, su necesaria
e imprescindible publicación. En ese historial
intervinieron muchos factores y agentes pre-
sentes en la sociedad española, al final de una
dictadura de unos cuarenta años (1939-1975)
que puso a las mujeres (y otros cuerpos femi-
nizados) en el punto de mira de unas férreas
políticas de control social (Osborne, 2012).
El interés dedicado a la naturaleza sociodis-
cursiva de ese proceso me permite indagar en
las múltiples relaciones entre texto y contex-
to, y tener “una visión de la traducción como
generativa, como un trabajo que [...] depende
de y está en conversación con su entorno, al
mismo tiempo que ejerce una influencia en él”
(Flotow, 2012, p. 138). Así, desde una pers-
pectiva traductológica, se esclarecen aconte-
cimientos que no son tan visibles desde otras
orientaciones disciplinares.
Lejos de la relación transparente y especular
entre original y traducción, me resulta produc-
tivo, entonces, pensar la publicación de ncnv
Lola Sánchez
98
Towards Transnational Feminist Translation Studies
como espacio de culminación de una serie de
relaciones inter y transtextuales con distintas
capas de elaboración y transformación en el
tiempo. Así, la traducción se puede concebir
como una difracción que abre el texto a las
interferencias más que a la reproducción. Si-
guiendo a Donna Haraway, la difracción, en-
tendida como una metáfora óptica, permite
una nueva mirada crítica al mundo, que trans-
forme los dispositivos material-semióticos:
La difracción no produce un desplazamiento
de “lo mismo”, como sí lo hacen la reflexión
y la refracción. La difracción produce un mapa
de la interferencia, no de la réplica, del reflejo
o de la reproducción. Un modelo difractario
no proyecta un mapa de diferencias, sino que
apunta ahí donde aparecen los efectos de la di-
ferencia. [...] una tecnología reproductiva que
puede generar algo más que la visión sagrada
de lo mismo, algo impropio, algo inadecuado,
y por ahí, tal vez, algo inapropiable. (Haraway,
1992, p. 300)
De esta manera, busco vincular el proceso de
desplazamiento, recontextualización y reapro-
priación del largo y particular historial de obos
al contexto de los debates que tenían lugar en
el seno del feminismo español.
Mi reflexión indaga, también, sobre un aspec-
to hasta ahora poco explorado de esta trans-
ferencia transnacional: su participación activa
en una batalla por el significado en la cons-
trucción del sujeto colectivo “las mujeres”,
como categoría política del feminismo en el
contexto de aquellos años. En este sentido, me
resulta igualmente útil la noción de tráfico de
teorías (Costa, 2002) o de tráfico de significado
(Carcelén-Estrada, 2018), que me permite en-
focar el proceso de traducción de obos más allá
del prestigio consensuado historiográficamen-
te en torno a la publicación de ncnv y poner de
manifiesto el contrabando de textos y signifi-
cados que, en este caso, constituye un arrière-
plan interesante por lo que desvela, en térmi-
nos generales, de la naturaleza fragmentaria
y parcial de la traducción (Carcelén-Estrada,
2018, p. 260), y del proceso no lineal, sino dis-
continuo de la traducción de dicha obra, to-
talmente permeado por las contingencias del
contexto histórico y social.
2. obos y sus viajes transnacionales
Con la emergencia de la lucha por la defen-
sa de los derechos civiles y la justicia social, a
partir de los años sesenta, en Estados Unidos,
los movimientos de mujeres se organizaron en
torno a una nueva metodología de encuentro
—centrada en los grupos de autoconciencia—,
que ponía el acento sobre la vida cotidiana y
la experiencia del propio cuerpo para concebir
juntas formas colectivas de acción social. En
1969, un grupo de mujeres organizó, en Bos-
ton, un taller sobre “las mujeres y su cuerpo”.
Constatando sus dificultades frente a un sis-
tema médico al que tachaban de paternalista,
normativo y represivo, emprendieron un tra-
bajo de recolección de informaciones médicas
susceptibles de serles útiles. Durante meses,
en los que investigaron temas relacionados
con la salud y la sexualidad de las mujeres
(anticoncepción, embarazo, alumbramiento
o enfermedades de transmisión sexual), con-
frontaron los datos recogidos para producir
pequeños textos sobre estas cuestiones.
La gran demanda que suscitó esta primera
producción textual las llevó a autoeditar, en
1970, un pequeño libro, Women and Their Bo-
dies, en una imprenta comunitaria. Además de
los temas anteriores, el libro incorporaba ca-
pítulos sobre heterosexualidad y lesbianismo,
así como una crítica abierta al sistema institu-
cional médico y sus deficiencias de cara a la
salud de las mujeres. Aparte de la novedad de
los contenidos, integraba una dimensión com-
pletamente revolucionaria: se enseñaba a las
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
99
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
mujeres a hacerse, individual o colectivamen-
te, exploraciones de sus órganos genitales.4
En 1971, tras el éxito arrollador que había lo-
grado esta edición underground en los círculos
de mujeres, una editorial comercial compro-
metida con los movimientos sociales, la New
England Free Press, publicó la primera edi-
ción5 comercial del libro, con un nuevo título:
Our Bodies, Ourselves. A Book by and for Women.
Para tener capacidad de negociación, el grupo
se formalizó oficialmente como The Boston
Women’s Health Book Collective y en 1976
publicó el libro en la editorial neoyorkina Si-
mon & Schuster. El contrato establecía una
doble condición: control editorial completo
por parte del Colectivo y un descuento signifi-
cativo del 70 % para la adquisición de ejempla-
res por los centros de salud sin fines lucrativos.
Conscientes de la dificultad de acceso a la in-
formación para muchas residentes de habla
hispana, el Colectivo planeó, desde los pri-
meros momentos del proyecto, una edición
en español y negoció con la editorial la cesión
de una parte de los beneficios para una tra-
ducción destinada a la comunidad hispano-
hablante. Así vio la luz, en 1977, la primera
traducción al español bajo el título de Nuestros
Cuerpos, Nuestras Vidas. Un libro por y para las
mujeres. Fue llevada a cabo por Raquel Scherr
Salgado, una chicana, profesora de literatura
en Berkeley, y la universitaria argentina Leo-
nor Taboada, residente temporal en Estados
Unidos, en colaboración con un grupo de mu-
jeres hispanohablantes.
4 En el sitio web Our Bodies Ourselves. Information Inspires
Action (s. f.) hay disponible una copia de la edición ori-
ginal de 1970, así como información muy valiosa sobre
la historia del proyecto y de sus múltiples traducciones.
5 La última edición del libro en inglés es la novena, pu-
blicada en el año 2011 y profundamente revisada.
El apartado “Notas para la edición en espa-
ñol” del prólogo de esa edición hacía constar:
La publicación de la primera edición de Nues-
tros Cuerpos, Nuestras vidas en español, es la con-
creción de un antiguo sueño de nuestro Colec-
tivo. Sabemos por propia experiencia lo difícil
que resulta conseguir información útil y actua-
lizada sobre nuestra salud y sexualidad, incluso
para las de habla inglesa criadas en este país.
Por eso escribimos este libro. Y también com-
prendemos que es aún más difícil enfrentarse
a estos problemas cuando el idioma es extraño
y la cultura ajena. Por eso decidimos desde el
comienzo que una de nuestras primeras prio-
ridades sería hacer esta información accesible
a las mujeres de habla española de los Estados
Unidos. (Colectiva, 1977, p. 10)
Esta misma sección mencionaba un proyec-
to de colaboración, en España, con la edito-
rial catalana Fontanella, “que próximamente
publicará una edición internacional del libro
para España y Latinoamérica” (Colectiva,
1977, p. 10).
A finales de los años setenta y coincidiendo
con el desarrollo de encuentros internaciona-
les para los derechos y la salud de las mujeres,
obos inició una vuelta al mundo bajo múltiples
traducciones o adaptaciones (Bessaïh y Bo-
gic, 2016; Bogic, 2017; Davis, 2007; Shapiro,
2014; Thayer, 2014). En el ingente trabajo
que ha realizado Kathy Davis (2007) acerca
de la notoriedad y de la circulación mundial de
obos, la autora señala que la razón del éxito
del libro se debió a que no solo daba indica-
ciones y consejos concretos sobre prácticas de
salud que las mujeres podían llevar a cabo
ellas mismas, individual o colectivamente,
sino que también asumía —a partir de las
experiencias narradas— que las mujeres no
tenían por qué admitir, en razón de su cuer-
po, idénticas experiencias, necesidades e inte-
reses. El libro invitaba a las lectoras a pensar
Lola Sánchez
100
Towards Transnational Feminist Translation Studies
críticamente sobre sus propias experiencias y
a estar atentas a las circunstancias de otras
mujeres, en espacios sociales, culturales y po-
líticos diferentes de los suyos. Davis ha subra-
yado así el potencial que tiene la traducción
en la reelaboración de saberes propios desde
enunciaciones situadas.
Las rutas de los viajes que emprendió obos
alrededor del planeta pasaron también por el
Estado español. En el año 1982, la editorial
barcelonesa Icaria publicó su traducción bajo
el título Nuestros cuerpos, nuestras vidas (versión
española), con copyright de las ediciones nor-
teamericanas de 1971, 1973 y 1976. Desde la
historia de las mujeres y de género, como ya
he señalado, ncnv es considerado un texto de
absoluta relevancia dentro de la historia del
feminismo de la llamada “Transición demo-
crática”.6 Sin embargo, como muestro a conti-
nuación, el texto publicado por Icaria en 1982
y reeditado en 1984 puede entenderse, en una
medida importante, como el resultado de todo
un “tráfico sin complejos de teorías y prácticas
feministas a través de fronteras geopolíticas,
disciplinarias y de otro tipo” (Costa y Alva-
rez, 2014, p. 562),7 en torno y a partir de obos,
que se inició ya en la década de los setenta.
6 No existe consenso sobre la delimitación de ese perio-
do. Un sector amplio, sin embargo, lo entiende como la
etapa comprendida entre la muerte del dictador Francis-
co Franco, el 20 de noviembre de 1975, y las elecciones
generales de octubre de 1982, que afianzará la estabili-
dad del nuevo régimen político con el triunfo electoral
del Partido Socialista Obrero Español. Este permanece-
rá en el poder hasta el año 1996, inaugurándose así la al-
ternancia política que, hasta hoy, ha llevado al gobierno
a partidos de diferentes signos políticos.
7 Con la noción de tráfico de teorías, Costa y Alvarez po-
nen el foco sobre las condiciones materiales, las barreras
y los obstáculos que condicionan el viaje de las teorías
a través de las diferentes rutas que organizan su traduc-
ción, su publicación y su difusión.
Lo planteo como un contrabando de textos y
traducciones difractadas que armaron un en-
tramado de intervención discursiva de sujetos
con agencia y de relaciones transtextuales, in-
tertextuales e hipertextuales que merecen ser
exploradas, por la capacidad que tuvieron de
generar procesos interpretativos y subjetivos,
y alterar modelos de representación hegemó-
nicos locales.
3. De Boston a Barcelona: tras la estela
de Nuestros cuerpos, nuestras vidas
Como se indica en el apartado “Notas para la
edición en español” de la primera edición de
obos en lengua española para Estados Unidos,
al que me he referido más arriba, existían ya
negociaciones entre el Colectivo de Boston y
la editorial Fontanella para publicar una tra-
ducción de la obra para el Estado español (Co-
lectiva del Libro de Salud de las Mujeres de
Boston, 1977). En realidad, lo que publicó en
1978 Fontanella –una editorial culturalmente
vanguardista y políticamente progresista, que
tenía ya en su catálogo algunos libros de inspi-
ración feminista– no fue una traducción stric-
to sensu de obos, sino un libro pequeño (pero
de grandes consecuencias), titulado Cuaderno
feminista. Introducción al self-help, de Taboada,
colaboradora de la primera traducción al espa-
ñol en suelo estadounidense. Tras una estancia
temporal en Estados Unidos, Taboada viajó a
España con obos en su maleta y se afincó de-
finitivamente en Palma de Mallorca, en 1976.
A partir de los materiales y de la experiencia
que había traído consigo, empezó a dedicar
tiempo a la propagación de conocimientos so-
bre sexualidad de las mujeres y, como parte de
esa labor de divulgación, elaboró la redacción
del Cuaderno. “Me gustaría haberla hecho en
grupo, pero no ha podido ser esta vez por ra-
zones ajenas a mi voluntad” (Taboada, 1978a,
pp. 7-8), deploraba en la introducción.
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
101
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
3.1. Tráfico de teorías en el contexto
del feminismo español de la Transición
Para entender la relevancia de la circulación
difractada de los materiales de obos que cul-
minaron con la publicación, en el año 1982,
de ncnv, es necesario perfilar el contexto en el
que transitaron. En efecto, al interpretar el fe-
nómeno de la traducción como una práctica
social y cultural imbricada en otras prácticas
sociales con las que interactúa y ponerlo a
conversar con su entorno, se visibiliza la red
de conexiones diversas en la que se inserta:
Las traductoras y traductores comprometidos
son visibles como sujetos, y como agentes tienen
agendas políticas y utilizan la traducción como
un medio para cumplir con esas agendas. Además
[…], a menudo, o casi siempre, se unen con otras
personas de pensamiento similar en la acción co-
lectiva. Este tipo de activismo no implica un es-
fuerzo individual, ni se limita necesariamente a
la traducción. En general las traductoras y traduc-
tores comprometidos se unen con escritoras/es,
editoras/es, activistas políticas/os y otras/os para
acciones conjuntas y programas coordinados. [...]
En realidad, participan en movimientos sociales
y pretenden ser eficaces en el mundo para lograr
un cambio material, social y político concreto y
específico. (Tymoczko, 2007, p. 213)
En la coyuntura histórica particular por la que
atravesó el Estado español durante el proceso
de transición política a un régimen democrá-
tico, existía ya una intensa transacción de tex-
tos feministas (originales y traducciones) que
circulaban clandestinamente, muchas veces en
la trastienda de librerías que servían a menudo
de lugares de encuentro y centros de informa-
ción (Robles y Mediavilla, 2000). Ese era uno
de los peajes que tenía que pagar ese “tráfico
de teorías” (Costa y Alvarez, 2014) para puen-
tear la censura del régimen franquista.
Un claro ejemplo, entre otros, de un tráfi-
co multilateral y multilingüe fue el opúsculo
La liberación de la mujer. Año cero (1977). Era
la edición, en lengua española, de Libération
des femmes, année zéro8 (1972), que contenía ya
algunas traducciones de feministas estadou-
nidenses. La edición española seleccionaba y
traducía de la edición francesa capítulos de au-
toras tanto estadounidenses como francesas, e
incorporaba capítulos de reconocidas feminis-
tas españolas, como María Aurèlia Campany
o Lidia Falcón. En otros idiomas del Estado
español, como el catalán y el gallego, también
hubo traducciones de textos feministas que
consiguieron circular, sorteando mejor o peor
la censura institucional del régimen (Godayol,
2013, 2014, 2017).
El feminismo que se gestó y adquirió prota-
gonismo durante esa época fue diverso, plu-
ral y, a menudo, internamente conflictivo en
sus orientaciones (Augustín, 2003; Montero,
2009; Nash, 2011). Es imposible dar cuenta
en poco espacio de la riqueza y la compleji-
dad de un movimiento impulsado tanto por
políticas identitarias de signo feminista, como
por la política de resistencia antifranquista. En
grandes líneas, quiero destacar los siguientes
aspectos, relevantes para mi argumentación.
Las posiciones feministas oscilaban entre, por
una parte, las exigencias de la lucha por la de-
mocracia, los derechos de ciudadanía y contra
las discriminaciones específicas de género; y,
por otra, la construcción de una identidad co-
lectiva de signo feminista. En los grupos más
radicales, fueron centrales temas sobre los que
el mutismo había sido casi completo, tanto
por parte de las mujeres, como de los servicios
sanitarios oficiales: sexualidad, lesbianismo,
control del propio cuerpo, separación entre
8 Nótese la transformación en la traducción del título
de la obra entre el plural “femmes” en francés y el
singular “mujer” en castellano. Volveré más adelante
sobre esta cuestión.
Lola Sánchez
102
Towards Transnational Feminist Translation Studies
sexualidad y reproducción, y reivindicación
del placer sexual para las mujeres. En ese es-
cenario, se desarrolló el movimiento self-help
o de autoconciencia, y tuvo un impacto abru-
mador no solo en los movimientos de muje-
res, sino también en sectores no implicados
directamente en la lucha feminista (Martínez,
2018; Nash, 2011).
En la trama compleja de la tensión entre lo
que se denominó “feminismo de la igualdad”
y “feminismo de la diferencia”, polémica que
ocupó gran parte de los debates (Augustín,
2003), los discursos sobre el cuerpo y la sexua-
lidad permearon las diversas corrientes, en-
frentándose a la tradición marxista que consi-
deraba esas cuestiones como secundarias. Así,
en aquellos años, el tema de la sexualidad fue
un área de la experiencia de las mujeres prio-
rizada por todo el movimiento feminista (Es-
teban, 2003).
Dentro del conjunto de prácticas organizati-
vas y formas de acción social de las mujeres
destacó una tendencia fuerte a la autoorgani-
zación en grupos no mixtos, estrategia desti-
nada a reapropiar y empoderar la palabra de
las mujeres mediante un proceso de reflexión
compartida. Además, la capacidad creciente
del movimiento feminista de promover acción
social por medio de un entramado organizati-
vo que reunía militantes de izquierda, militan-
tes feministas y movimiento vecinal dio lugar
a que la cuestión del cuerpo y de la sexuali-
dad se trasladara de manera significativa a las
prácticas sociales.
Diversas campañas feministas en los barrios o
coordinadas a nivel estatal, charlas semiclan-
destinas, reuniones y charlas de educación
sexual, repartos de folletos o la creación de
centros de planificación familiar en los barrios
consiguieron propugnar, en la arena pública
de los debates políticos, las reivindicaciones
en torno a los derechos reproductivos y se-
xuales, así como la defensa de la autonomía
del cuerpo de las mujeres y la denuncia de la
naturalización del ser mujer como una forma
fundamental de justificación social y científica
de su desigualdad. La reivindicación del pro-
pio cuerpo y de su control era una exigencia
elemental, aquello sin lo que la lucha política
no podía siquiera empezar: era de vital im-
portancia que las mujeres fueran dueñas de su
cuerpo para convertirse en sujetos políticos.
Si bien es difícil rastrear los circuitos infor-
males de la traducción, la apropiación, por el
movimiento feminista, de la denominación
self-help9 —para designar tanto la práctica co-
lectiva de autoconocimiento del cuerpo como
el movimiento de pedagogía crítica que flore-
ció en una vertiente importante del feminis-
mo español (Martínez, 2018)— es indicio de
que los discursos en torno al self-help eran una
importación de Estados Unidos, donde tenían
ya un largo recorrido, a partir de las ediciones
artesanales que precedieron la publicación co-
mercial de obos en 1971.
Taboada conocía bien esos materiales por su
implicación con el Colectivo de Boston y su
labor traductora para la versión chicana de
obos en 1977. Es muy probable entonces que
ella misma y los grupos de mujeres con los
que colaboró desde su llegada a España con-
tribuyeran mucho a acuñar esa denominación
a partir de la difusión o traducción informal de
esos materiales, dando lugar así a las primeras
difracciones de obos en territorio hispano. En
efecto, así recuerda los primeros tiempos de su
traslado a España: “siempre [había] estado en
contacto con las mujeres de Boston. Aún no
había mails [...], como mucho, faxes. Pero pe-
9 Aunque ese nombre fue, poco a poco, alternando con
los de “autoayuda” o “autoconocimiento” del cuerpo,
continuó siendo la denominación más frecuente.
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
103
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
riódicamente llegaban unos paquetes enormes
cargados de fotocopias que difundíamos a to-
das nuestras aliadas”.10
De manera más tangible, como muestro a
continuación, es posible pensar que el libro
Cuaderno feminista. Introducción al self-help de
Taboada (1978a) constituyera uno de los pri-
meros eslabones hacia la traducción de obos
para el Estado español. De hecho, se sustituyó
a la publicación de la traducción de obos anun-
ciada en el apartado “Notas para la primera
edición en español” de obos para Estados Uni-
dos, mencionado más arriba.
Al desplazar el eco de este y otros materiales a
una posición más central del análisis, preten-
do, además, mostrar su implicación en la con-
tienda discursiva en torno a los significados de
género de la época. Sostengo que participaron
de una ruptura en el sistema de conocimiento
patriarcal, haciendo emerger nuevos patrones
de representación del grupo social de las mu-
jeres al grito de “lo personal es político”. Una
revolución epistemológica estaba en marcha.
3.2 El Cuaderno de Taboada y otras
difracciones de obos
Publicado como primer volumen de una nue-
va colección de la editorial Fontanella —Las
desobedientes—, el Cuaderno feminista. Intro-
ducción al self-help de Taboada (1978a) contaba
con 111 páginas, en un formato pequeño que
permitía un manejo parecido al de una guía o
un manual. La portada, de color violeta oscu-
ro, incorporaba la imagen de unas manos con-
formando un triángulo entre los pulgares y el
resto de dedos, emulando la vulva, una señal
que en esa época se estaba adoptando como
contraseña feminista (véase Figura 1).
10 Conversación personal con Leonor Taboada, en sep-
tiembre de 2018.
El opúsculo iniciaba con una dedicatoria “A
las mujeres del Boston Women’s Health Book
Collective que abrieron tantos ojos y a todas
las demás, empezando por mi madre, y ter-
minado por Mari” (Taboada, 1978a, p. 7). A
lo largo de sus páginas, con referencias conti-
nuas a la experiencia, la labor y al libro de las
mujeres de Boston, Taboada dejaba constan-
cia de que se había basado en los materiales
acumulados en su estancia estadounidense.
En la introducción, titulada “Por qué escribo
este libro”, explicaba su intención:
Porque poseo en este momento una informa-
ción que creo que todas las mujeres tenemos
derecho a manejar. [...] Porque creo que las
mujeres necesitamos un arma corta para defen-
dernos de la opresión, y esa arma es el conoci-
miento. [...] Este cuaderno recopila una serie
de datos sobre mujeres que las mujeres hemos
descubierto una vez que decidimos tomar nues-
tras vidas en nuestras manos. [...] Este cuader-
no está abierto, no pontifica, no pretende ser un
misal sino un punto de partida para estimular
la investigación de las mujeres, y mi trabajo no
es de creación sino que me limito simplemente
a hacer circular una información que ya exis-
te. [...] Ordeno algunos de los materiales que el
movimiento feminista ha elaborado en todo el
mundo. Transmito, espero, la fuerza y la ener-
Figura 1. Portada del Cuaderno feminista (1978)
Recuperada de: https://asociacionlatrama.
wordpress.com/tag/self-help/
Lola Sánchez
104
Towards Transnational Feminist Translation Studies
gía que provienen de manejar esos elementos.
(Taboada, 1978a, pp. 7-8)11
Con esta cita del Cuaderno quiero llamar la
atención sobre tres aspectos: en primer lugar,
esa “información”, en posesión de Taboada y
a la que aludirá en otras intervenciones suyas
(Anónimo, 1978; Taboada, 1978b, 1978c; Ta-
boada y Muck, 1978), era un eco de la frase
repetida en los prefacios de obos (The Boston
Women’s Health Book Collective, 1973, p. 2,
y 1976, p. 12): “Our book contains real mate-
rial about our bodies and ourselves that isn’t
available elsewhere”.12 El Colectivo de Boston
introducía así la narración detallada de cómo
se había formado, cuál había sido el proceso
colectivo para recabar la información y ela-
borarla, finalmente, para su publicación. La
alusión persistente en el Cuaderno al Colecti-
vo de Boston constituía, sin duda, la marca
de su deuda con el trabajo del Colectivo, pero
también trazaba una genealogía habilitante
y empoderante para su propio discurso. Las
mujeres de Boston no solo eran “madres sim-
bólicas” (Godayol, 2014, p. 85) que ampara-
ban y avalaban la autoridad y la legitimidad
de su discurso; también acompañaban, como
hermanas simbólicas, a las mujeres españolas,
creando con el diálogo transatlántico los vín-
culos de sororidad tan necesarios en la situa-
ción de aislamiento cultural impuesto por las
circunstancias políticas.
En segundo lugar y en conexión con el prime-
ro, la cita muestra que si bien el Cuaderno no
fue una traducción stricto sensu de obos, sí que
este constituyó lo que se puede llamar un “tex-
to base”, inspirándonos en la terminología de
11 En este fragmento, la cursiva en la expresión “las mu-
jeres” es mía, para llamar la atención sobre el uso del
plural. Volveré sobre ello más adelante.
12 “Nuestro libro contiene material auténtico acerca de
nuestros cuerpos y de nosotras mismas que no está dis-
ponible en otro lugar”.
los enfoques funcionalistas de la traducción
(Nord, 1997, p. 25). Es decir, una materia pri-
ma textual y referencial, en otro idioma, que
Taboada conocía bien desde su participación
en el proceso de elaboración de la versión chi-
cana de obos y que explotó para confeccionar
su Cuaderno.
Por último, es significativa la utilización, en
todo el Cuaderno, de la expresión “las muje-
res”, presente varias veces en la cita. Si bien
alterna en el texto con el enunciado de menor
frecuencia “la mujer”, es predominantemente
la categoría de representación utilizada para
nombrar y dirigirse a sus destinatarias, junto
con el uso de verbos en primera persona del
plural en referencia a un nosotras con las que el
texto las interpelaba.
En aquella época, apenas entraba en los de-
bates la noción de género que cambiaría sus-
tancialmente la comprensión feminista de la
contingencia sociohistórica de un orden social
que naturalizaba el cuerpo y la sexualidad de
las mujeres, y justificaba su posición y exclu-
sión social (Sánchez, 2014).
El topos discursivo que subyacía al conjunto
de los discursos sociales, incluidos los produ-
cidos por las propias mujeres, era la categoría
de “la-mujer”, entidad taxonómica de descrip-
ción de la realidad, propugnada desde el últi-
mo tercio del siglo xix por el discurso médico
(Sánchez, 2008). Emergente de esos discursos,
que atravesarían gran parte del siglo xx, la ca-
tegoría de “la-mujer” hacía del grupo social de
las mujeres una entidad abstracta, monolítica,
ahistórica y en dependencia total de los hom-
bres en la estructura de género de la sociedad
desde finales del siglo xix. Ese topos era toda-
vía central en las representaciones del acervo
cultural, constituyendo un imaginario social,
constantemente realimentado por distintos
modos de la producción cultural (iconografía,
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
105
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
literatura, cultura popular).13 Era, así, cons-
titutiva de la episteme, o visión del mundo de
aquel momento,14 conformando, para las mu-
jeres, una identidad anclada al cuerpo y a su
destino biológico.
La emergencia de una nueva categoría de
identidad, “nosotras, las mujeres”, trabajó
así a contrapelo del dispositivo cultural que
construyó la identidad de las mujeres como
objeto desencarnado y sin agencia. El proceso
discursivo de decirse en plural atentaba contra
el orden simbólico imperante y les permitió a
las mujeres autoconstituirse en un grupo so-
cial autodesignado, autoconstruido y autorre-
presentado política y discursivamente (Fraser,
2012), infiltrando poco a poco regiones ente-
ras de los discursos sociales de la época.
El Cuaderno, soporte material de muchas re-
uniones de mujeres, fue sin duda parte de
ese proceso de “tráfico de significados” que,
siguiendo a Antonia Carcelén-Estrada, me-
diante la traducción, contribuyen a causar una
crisis del significado y empujan a una resigni-
ficación (Carcelén-Estrada, 2018, p. 265).
El tránsito de “la mujer” a “nosotras, las
mujeres” fue importante desde un punto de
vista simbólico; pero, más allá, implicaba
una transformación epistemológica de gran
transcendencia: constituyó avant la lettre una
13 No solo estaba presente en producciones culturales
de corte patriarcal sino también en títulos de revistas
feministas como La mujer y la lucha, en el nombre de
numerosos grupos feministas como la Asociación De-
mocrática de la Mujer o el Frente de Liberación de la
Mujer y en la denominación de los primeros encuentros
de la época: i Jornadas de Liberación de la Mujer, or-
ganizadas en Madrid en 1975, poco tiempo después de
la muerte del dictador, o las ii Jornadas Estatales de la
Mujer, organizadas en Granada en 1979.
14 Su fuerza, resultado de una construcción histórica
densa, perdura aún en muchos discursos.
producción de “conocimientos situados” (Ha-
raway, 1988). Las mujeres se apropiaban así
del proceso crítico y colectivo de producción
de conocimiento, desarrollando lo que Davis
ha llamado, en referencia a las traductoras de
obos en el mundo, “su propia marca de polí-
tica feminista oposicional de conocimiento”
(Davis, 2007, p. 201).
Al mismo tiempo que se situaba, el discurso
se politizaba. Al compás de la emergencia de
una posicionalidad que hacía posible la cons-
trucción de una subjetividad colectiva, el noso-
tras también decía que no habría solución si no
era colectiva.
El Cuaderno ofrecía numerosos dibujos de
trazo sobrio —claramente inspirados en los
de obos— de los órganos genitales internos
y externos de las mujeres. Acompañando el
texto, mostraban procedimientos individua-
les (o entre dos) de exploración de la vagina
o de colocación de métodos anticonceptivos
manuales y ejercicios para aliviar los dolores
menstruales o realizar autopalpación de las
mamas. Brindaba igualmente esquemas y ta-
blas que enseñaban cómo controlar el ciclo
menstrual. Todos estos elementos, asociados
a estrategias retóricas —uso de verbos y pro-
nombres de segunda persona del singular o
del plural, terminología médica explicitada de
manera sencilla, etc.—, concurrían a afianzar
destrezas de las lectoras en la intimidad de sus
cuerpos.
La dimensión didáctica del Cuaderno era evi-
dente en su pretensión de promover el auto-
conocimiento de las “partes prohibidas” (Ta-
boada, 1978a, p. 20) del cuerpo. La retórica del
texto y sus imágenes conformaban un “texto
poroso” (Wells, 2010, p. 99), en el que autora
y lectoras se encontraban para hilar una nue-
va relación con su cuerpo. Se invitaba a las
lectoras a intimar con él, lejos de la mirada
Lola Sánchez
106
Towards Transnational Feminist Translation Studies
masculina. Se trataba de impugnar la posi-
ción epistemológica privilegiada detentada
por la medicina y la ciencia para el acceso al
cuerpo de las mujeres, y de “Arrebata[r] colec-
tivamente un conocimiento que hasta ahora
[había] sido propiedad de un grupo selecto”
(Taboada, 1978a, p.39).
El análisis de Susan Wells (2010) en su estu-
dio detallado de las distintas ediciones de obos
en lengua inglesa, es aplicable aquí: en el Cua-
derno interseccionaban cuestiones centrales de
escritura, de género y de ciencia.
La última página del Cuaderno anunciaba la pre-
paración de la publicación, dentro de la misma
colección de Fontanella, del libro del “Colectivo
feminista de Boston. Nuestros cuerpos, nuestras
vidas (Edición en castellano revisada y amplia-
da)” (Taboada, 1978a, p. 111). El proyecto de
colaboración entre el Colectivo de Boston y la
editorial catalana parecía estar en ese momen-
to bien encauzado. Solo había que esperar…
Mientras se esperaba, sin embargo, como
muestro a continuación, se inició un ruido dis-
cursivo que promovió difracciones de obos en
otros espacios del discurso feminista de aquel
momento, revelando así la dimensión estraté-
gica del uso de la traducción dentro de un dis-
positivo transfronterizo para diseminar ideas
feministas y construir solidaridades feministas
transnacionales (Castro y Ergun, 2018).
En su edición diaria del 14 de abril de 1978,
un artículo anónimo del periódico de tirada
nacional El País15 se hacía eco de la publica-
ción del Cuaderno. Bajo el díscolo título de
“El cuerpo de las mujeres está colonizado.
‘Introducción al self-help’, un libro de informa-
15 Fundado en 1976, poco tiempo después de la muer-
te del dictador Franco, el diario El País se consideraba
entonces como un referente mediático de la joven demo-
cracia española.
ción sexual feminista”, el artículo recogía la
siguiente declaración de Taboada, que recal-
caba, como ya lo hiciera en la introducción de
su Cuaderno y como también lo había hecho
anteriormente el Colectivo de Boston en la in-
troducción de obos, su deseo de trasmitir co-
nocimientos y de poner cierta información en
manos de las mujeres:
Si me he decidido a escribir este cuaderno es
porque poseo una información elemental, pero
absolutamente fiable, de la que hasta ahora no
habíamos podido beneficiarnos las mujeres.
He partido de la experiencia del Colectivo de
Boston, que escribió un libro con los relatos
de cientos de mujeres que habían comprobado
cómo todo lo que leían sobre cualquier aspecto
de la sexualidad femenina estaba condicionado
por la visión que del cuerpo de la mujer tienen
los hombres. Este libro yo lo traduje en Esta-
dos Unidos para las mujeres de habla hispana,
y me fui poniendo en contacto con toda esta
corriente feminista enormemente importan-
te. El self-help o auto-ayuda es un movimiento
que hace hincapié en el auto-examen y el au-
to-conocimiento del propio cuerpo. Un grupo
de mujeres de Los Ángeles lo vieron de mane-
ra más claramente política, como una toma de
conciencia diferente ante el mundo (Taboada,
en Anónimo, 1978).
El Cuaderno se convirtió en el libro de cabece-
ra de muchas mujeres y muchos grupos que
practicaban el self-help (Nash, 2011): Taboada
recuerda que, tras la publicación de algunas
notas de prensa sobre el libro, ella y su grupo
recibieron un “montón de cartas de mujeres
de todo el estado”.16
Asimismo, obos difractó en una de las primeras
revistas feministas del momento, Vindicación
Feminista. Esta revista, que a lo largo de sus
tres años de vida (1976-1979) salió a la venta
16 Conversación personal con Leonor Taboada, en sep-
tiembre de 2018.
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
107
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
de manera regular, ofrecía en sus páginas co-
laboraciones de firmas importantes del movi-
miento de mujeres del Estado español. Junto
con artículos sobre aborto, divorcio, análisis
de la situación política del momento o de la
situación de las mujeres en distintas zonas del
mundo, los temas más recurrentes de sus pági-
nas eran los referentes al cuerpo, la sexualidad,
el aborto, la violencia o los anticonceptivos,
siempre desde la necesidad de reapropiación
del propio cuerpo (Larumbe, 2009).
Entre febrero y junio de 1978, Vindicación pu-
blicó un dosier por entregas que publicitaba la
experiencia y el libro del Colectivo de Boston
(Taboada, 1978b; Taboada, 1978c; Taboada y
Muck, 1978). Con acento guerrero, típico del
tono general de la revista, se promocionaba el
trabajo realizado por las mujeres en Boston y
el concepto de self-help, instando a las lectoras
a formar grupos de autoconciencia y a poner
en práctica las experiencias estadounidenses.
No solo se instigaba al boicot de la institución
médica, sino que también se apelaba a lo que
hoy llamaríamos, en términos foucaultianos,
un examen crítico de las biopolíticas de con-
trol social, para pasar de “objeto de saber” de
los discursos hegemónicos a “conocedoras en-
carnadas” (Tuana, 2006):
No se trata de reemplazar el sistema médico,
sino de desmedicalizar la sociedad [...]. Para
ir hacia nosotras mismas, tenemos que ir paso
a paso tratando de reconocer nuestros deseos,
debajo de cada una de las represiones que la
cultura impone. Y no hay manera de hacer ese
proceso sin que no implique la destrucción de
los conceptos y las instituciones dominantes. Y
por el sólo hecho de ser mujeres, tenemos que
empezar por el punto donde el cerco es más es-
trecho: la recuperación de nuestro propio cuer-
po. (Taboada, 1978b, p. 38)
La última entrega de Vindicación se inicia-
ba con la traducción de una declaración del
Feminist Women’s Health Center, en la que se
exponían los principales objetivos del movi-
miento para la salud de las mujeres. El artícu-
lo proseguía relatando la historia de estos cen-
tros en Estados Unidos, de su organización,
sus prácticas, sus orientaciones políticas, su
colaboración con otros proyectos feministas,
su sostenibilidad económica y sus dificultades
con los “altos estamentos de la política sanita-
ria” (Taboada y Muck, 1978, p. 10). Sus auto-
ras justificaban esos contenidos así:
Sabemos que hay muchas mujeres [en el Estado
español] con interés en trabajar en este terreno
[el self-help], por lo que intentamos plantear las
experiencias [del Colectivo de Boston] de ma-
nera que se comprendan los planteamientos
ideológicos a la vez que la práctica (Taboada y
Muck, 1978, p. 11).
Desde una perspectiva posestructuralista en-
tiendo el contexto no como un telón de fondo
inerte en el que vendrían a adherirse los discur-
sos sino como un espacio de interacción social
entre acontecimientos y discursos que tiene
efectos en las mentes y transforma las prác-
ticas de las agentes sociales. En este sentido,
obos y sus difracciones alimentaron entonces
una revolución tanto discursiva como política
y epistemológica, que transformó también las
praxis de las militantes. Así relataba Taboada
esa efervescencia:
La fiebre [del movimiento self-help] también llegó
a España. En primer lugar, a Palma de Mallorca,
donde seis mujeres empezamos reuniéndonos
en una galería de arte o en nuestras casas hasta
que alquilamos un piso junto a otros grupos fe-
ministas y montamos el colectivo Pelvis. Duran-
te las primeras Jornadas Catalanas de la Dona,
en mayo del 76, hicimos las primeras sesiones
de autoexamen: los pasillos de la Universidad
y hasta en los lavabos vieron durante horas y
horas grupos de mujeres que se palpaban las
mamas o se colocaban el espéculo. Muchas
mujeres del grupo Lamar, en Barcelona, y en
Lola Sánchez
108
Towards Transnational Feminist Translation Studies
especial Hanna Muck, cogieron en principio el
testigo pero en pocos meses grupos de mujeres
con espéculo y todo tipo de literatura sobre el tema17
invadían Universidades, Parroquias, cocinas
y comedores de casas de feministas de Caste-
llón, Valencia, Pamplona, Madrid, Bilbao, San
Sebastián, Sevilla, Málaga [...], etc. (Taboada,
2000, p. 2)
De reunión en reunión, las difracciones de
obos fueron infiltrando poco a poco el discurso
de las mujeres, hasta permear un imaginario
social colapsado hasta la fecha por los tabúes
sobre el cuerpo y la sexualidad. Participaron
en un movimiento creativo de saberes subal-
ternos que apelaban a una despatriarcaliza-
ción de la institución médica y de sus discur-
sos. Y esto tuvo incidencia mucho más allá de
los circuitos feministas. Como lo ha señalado
la historiadora Mary Nash:
Es notable la rápida aceptación de los derechos
reproductivos entre las mujeres que hicieron
suyo este nuevo sistema de creencias que difun-
dió [el Cuaderno feminista de Taboada] con un
gran impacto entre mujeres de diferente extrac-
ción social. Desde esta perspectiva, crearon una
comunidad anclada en la idea de la dimensión
política de lo personal y de la integración de
los derechos y la salud reproductiva como parte
integrante de la nueva ciudadanía en femenino.
(2011, p. 302)
Sostengo, entonces, que obos constituyó una
mina que abasteció de manera difractada una
producción textual diversa: observación, tra-
ducción, adaptación, imitación, reelaboración
o simple ostentación de la referencia extranje-
ra con un fin de legitimación. Sus difracciones
circularon en redes informales, fuera de los
circuitos comerciales de edición, en los nue-
vos espacios de socialización, de militancia,
17 La cursiva es mía para señalar un indicio de cómo
obos difractó igualmente en una producción textual in-
formal que circuló en los grupos de mujeres.
de encuentro, y también de ocio que crearon
las mujeres.
En 1980, la periodista Bel Carrasco reclamaba
la publicación, en España, de ncnv. En su ar-
tículo publicado en El País del 7 de noviembre
de 1980, “‘Nuestros cuerpos, nuestras vidas’,
un manual del feminismo activo de los años se-
tenta inédito en España”, se reconstituía (una
vez más) la historia de obos en Estados Unidos
y sus múltiples traducciones, y se señalaba que
Algunos ejemplares de la edición chicana de
1973,18 en un incorrecto castellano (sic), llega-
rán pronto a las librerías de Madrid” (Carras-
co, 1980a). Si bien la publicación de ncnv se
hizo esperar dos años más, la edición chicana
era parte, desde hacía ya algunos años, de esos
libros que circulaban, de mano en mano, en
los ambientes feministas (véase Figura 2).
En el aislamiento cultural y político del Esta-
do español, la dimensión transnacional de ese
intercambio fue, sin duda, habilitante para las
mujeres.19 Los movimientos de mujeres en paí-
ses de larga tradición democrática constituían
referentes poderosos para un movimiento fe-
minista español en pleno auge. Las conexiones
con otros mundos de mujeres en lucha poten-
ciaban la idea de que las españolas no estaban
solas en la lucha contra el patriarcado. Sin
18 En realidad, el copyright de la edición chicana es de
1977. En esta misma cita la expresión “incorrecto castella-
no” delata la relación de poder que subyace a la conside-
ración del español peninsular como la variación correcta.
19 Es de notar, sin embargo, que ese tráfico siguió las pau-
tas de una geopolítica de la traducción que puso en circu-
lación textos procedentes de países con capital simbólico
importante, como Estados Unidos o Francia. En 1980,
en la presentación de una colección editorial feminista,
la abogada feminista Cristina Alberdi insistía en la necesi-
dad de “promocionar y sacar a la luz los textos feministas
procedentes del feminismo de todo el Estado, con el obje-
tivo de superar la dependencia con respecto a la ideología
importada a base de traducciones” (Carrasco, 1980b).
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
109
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
duda, con ese contrabando activo de textos
y traducciones informales, las mujeres que se
improvisaban traductoras acometían interven-
ciones en el orden discursivo de la época, ac-
tos de habla que fueron capaces de “despertar,
inspirar, avalar, movilizar e incitar a la rebe-
lión” (Tymoczko, 2007, p. 213).
4. Nuestros cuerpos, nuestras vidas, al fin…
La edición para España de ncnv publicada en
1982 en primera edición (Fig. 3) y en 1984 en
segunda edición (Fig. 4) no fue finalmente pu-
blicada por Fontanella, sino por la editorial
Icaria, un proyecto editorial nacido en 1976,
en plena Transición, y dedicado a la difusión
del pensamiento crítico, al principio muy vin-
culado al marxismo y al feminismo. Taboada
fue sin duda la promotora de la nueva edición.
Tras su estancia estadounidense y afincada ya
en Mallorca, entabló contactos con feministas
y participó de la creación, en el año 1977, del
grupo Pelvis, considerado uno de los mayores
promotores, en el Estado español, del movi-
miento self-help20 (Martínez, 2018). Para la
nueva traducción de obos al español peninsu-
lar, recabó la colaboración del grupo feminista
catalán Lucha Antipatriarcal de Mujeres An-
tiautoritaria y Revolucionaria (La Mar), gru-
po que, como otros muchos vinculados a la
lucha feminista y antifranquista, promovía la
práctica de la autoconciencia (García, 1997).
El colectivo de mujeres que adaptaron la ver-
sión de obos para España estuvo formado
por Leonor Taboada, Cristina Doria, Silvia
López, Hanna Munk, Pilar Sentís, María Je-
sús Borrell, Neus Planellas, Gretel Amman,
Amy Schwartz, Julia Vaguero, Nines Ace-
ves, Pilar Muxi, Marisa Ortigosa, Marga-
rita Obiols. Según consta en la página 5 del
libro, cada una (o varias) se dedicó a partes
del texto o aspectos particulares del trabajo:
“Sexualidad”, “Amar a las mujeres”, “Cómo
cuidarse”, “Mujeres en acción”, “Nutrición”,
20 Pelvis creó, en 1977, su propia clínica de planifica-
ción familiar, siguiendo el modelo autónomo y autoges-
tionado de las clínicas estadounidenses.
Figura 2. Portada de ncnv (1977). Recuperada
de https://www.radcliffe.harvard.edu/
schlesinger-library/item/spanish-language-
edition-our-bodies-ourselves
Figura 3. Portada de ncnv de 1982 (Colectivo del
Libro de Salud de las Mujeres de Boston, 1982)
Lola Sánchez
110
Towards Transnational Feminist Translation Studies
“Experiencia de la maternidad”, “Embara-
zo”, “El parto”, “Menopausia”, “La mujer y
la salud pública”, “La mujer y las leyes”, “Vo-
cabulario” y “Glosario”.
Figura 4. Portada de ncnv de 1984 (Colectivo del
Libro de Salud de las Mujeres de Boston, 1984)21
El libro adoptó el mismo título que la versión
chicana, Nuestros cuerpos, nuestras vidas. En el
contexto del Estado español, la referencia a
las vidas de las mujeres remitía a las arduas
condiciones de vida de la gran mayoría de
ellas, en cuanto a derechos y condiciones so-
ciales y legales, analizadas desde la perspecti-
va marxista que impregnaba aún los discursos
feministas en ese periodo. Las difracciones de
obos ya habían abierto fisuras y caminos en
la comprensión de un nosotras reflexivo,22 un
sujeto situado de enunciación colectiva desde
el que se entendía “nuestras vidas” como el
resultado de un dispositivo sociohistórico de
21 Ambas portadas se reproducen con permiso de la edi-
torial Icaria.
22 Para el estudio detallado del uso del nosotras en las
versiones anglófonas y francófonas, véase el sugerente
artículo de Bessaïh y Bogic (2016).
exclusión y dominación. Estos análisis sisté-
micos no tendrían ya marcha atrás, aunque su
base marxista fue profundamente revisada y
reelaborada por el feminismo español.
Inspiradas por la experiencia previa de la tra-
ducción chicana de Taboada y Scherr Salgado,
las traductoras se plantearon su labor como
una adaptación a la realidad local. Eran acti-
vistas y no traductoras profesionales: cabe por
ello pensar que no sintieran tanto la presión de
una doxa cultural que limitaba la traducción a
una reproducción fiel y estricta de un original.
En cualquier caso, como lo plantea Davis, una
de las características más importantes de los
viajes transnacionales de obos no reside en su
contenido, su forma o incluso su ideología fe-
minista, sino en cómo se trasladó la labor y el
método de trabajo del pequeño grupo de mu-
jeres de Boston, que a partir de sus experien-
cias encarnadas acaudalaron información útil
para sus propias necesidades de salud. Este
experimento disparó “la imaginación de las
mujeres en diferentes partes del mundo y sir-
vió como una invitación para que hicieran lo
mismo” (Davis, 2007, p. 79). Con sus propias
palabras, en la “Nota a la edición española”,
Pilar Sentís afirmaba:
Durante los últimos años se han hecho varias
adaptaciones en diferentes países. En la traduc-
ción al xicano intervino Leonor Taboada que
dedicaba parte de su tiempo a divulgar conoci-
mientos relacionados con la mujer y su sexua-
lidad. Fue ella quien hace cuatro años contactó
con el grupo La Mar y otras mujeres vincula-
das al movimiento feminista en Catalunya para
llevar a cabo la adaptación al castellano. Hubo
una serie de encuentros y discusiones. En un
principio consideramos que resultaría menos
complicado escribir un libro nuevo siguiendo la
estructura y el temario original. Finalmente op-
tamos por volver a redactar los capítulos que se
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
111
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
apartaban de nuestra realidad y actualizamos
algunos datos. (Sentís, en Colectivo, 1982, p. 7)
El texto de ncnv era más corto que el de los
originales en lengua inglesa y que la versión
chicana. En muchos casos, lo que disminuyó
fue la proporción de citas de mujeres contan-
do experiencias personales que ilustran los pri-
meros capítulos. Algunas de estas citas eran
traducción de las citas originales, otras eran
aportaciones, muy probablemente recabas o
inspiradas en las experiencias formuladas en
las reuniones de mujeres en las que las traduc-
toras habían participado. Aunque tuvieran a
su disposición el texto de la versión chicana,
la edición española siguió de cerca al texto in-
glés, remitiendo a menudo explícitamente a la
situación estadounidense e incorporando da-
tos del contexto español y direcciones de con-
tacto con grupos de mujeres. Las referencias a
los Estados Unidos proporcionaban modelos a
seguir. Por ejemplo, el “Capítulo 14. La mujer
y la salud pública”, declaraba así su objetivo:
Siguiendo el análisis de las mujeres de Boston
dentro del primer tipo de mecanismo de desafío
al sistema sanitario existente pensamos que en
todo caso es mejor aprender a negociar con la
institución médica cuando aún no estamos en-
fermas y nos hallamos en condiciones de discu-
tir. [...]. Conozcamos cual es [la] reacción [del
médico de cabecera] al exigir [el] mínimo dere-
cho [de una revisión ginecológica] y sabremos
con quien estamos tratando y si será de nuestra
utilidad cuando realmente lo necesitemos. (Co-
lectivo, 1982, p. 381)
El capítulo combinaba apartados con datos y
comentarios sobre el sistema de salud en el Es-
tado español; “¿Qué podemos hacer en nues-
tro país?” (Colectivo, 1982, p. 381), con otros
que estimulaban las iniciativas de las mujeres
españolas con base en las experiencias esta-
dounidenses: “Otras alternativas de grupo que
proponen las mujeres americanas” (Colectivo,
1982, p. 383).
Aunque la adaptación de la traducción a la
realidad española era constante en todo el li-
bro, la transformación es más evidente en el
último capítulo: “capítulo 15. Las mujeres y
las leyes”. Estaba enteramente dedicado a un
repaso de las cuestiones que en ese momento
iban a afectar más directamente a las mujeres,
por los cambios esperados de la nueva legisla-
ción: divorcio, aborto, prostitución, homose-
xualidad y leyes laborales básicas.23
Cuando salió a la luz la edición de 1982, el
movimiento feminista estaba entrando en una
nueva etapa, caracterizada por un abandono
del activismo en la calle. En la “Nota a la edi-
ción española”, mencionada más arriba, Sen-
tís afirmaba:
La adaptación se concluyó después de que el
grupo La Mar se disolviera. El panorama de
lo que entonces constituía el movimiento femi-
nista era muy diverso. Había mujeres indepen-
dientes, militantes de partidos marxistas, anar-
quistas y otras que vinculaban el feminismo a
la ecología. […] En la actualidad el feminismo
ha perdido en cierto modo la efervescencia de
aquellos días en que las acciones colectivas se
sucedían continuamente. Hay sin embargo, un
aspecto indiscutible de aquella experiencia y es
que las discusiones que tuvimos y el contacto
23 La nueva Constitución de la España democrática,
aprobada en 1978, abrió las puertas para que la legis-
lación pudiera garantizar el mismo trato a mujeres y
hombres. Sin embargo, muchos aspectos heredados de
la legislación franquista tardarían más tiempo en ver-
se transformados. La Ley de Divorcio se aprobó en el
Congreso de los Diputados en 1981. Una primera ley,
muy restrictiva, de despenalización de la interrupción
voluntaria del embarazo se aprobó en 1985, aunque
habría que esperar hasta 2010 para que una nueva ley
garantizara los derechos fundamentales de las mujeres
establecidos por la Organización Mundial de la Salud.
Lola Sánchez
112
Towards Transnational Feminist Translation Studies
entre nosotras hizo cambiar la dinámica de
nuestra vida. (Sentís, en Colectivo, 1982, p. 7)
ncnv se convirtió en un libro de referencia para
las numerosas profesionales de la salud que, en
la década de los ochenta, incorporaron sus en-
señanzas a sus prácticas e interacción con las
usuarias de los servicios de atención del siste-
ma sanitario. Eso explica que tras agotarse rá-
pidamente la primera edición, Icaria reeditara
el libro en 1984,24 esta vez con la contribución
económica del Instituto de la Mujer. Este, crea-
do en 1983 por el primer Gobierno socialista
de la joven democracia española, era un orga-
nismo autónomo, adscrito en aquel momento
al Ministerio de Asuntos Sociales. Tenía como
misión fomentar las condiciones que posibilita-
ran la igualdad social entre mujeres y hombres,
y la participación de las mujeres en la vida polí-
tica, cultural, económica y social.
Sin embargo, a pesar de haberse consolida-
do el reconocimiento del valor político de las
reivindicaciones de las mujeres, ya estaba en
marcha, en ese mismo momento, otro proce-
so que relegaría el impulso feminista inicial.
Como señala Nash (2011), los centros de pla-
nificación familiar y otras acciones feministas
empezaron a operar en la órbita institucio-
nal, en un ámbito sanitario profesional. Esto
desplazó las iniciativas más informales de las
militantes, produciendo un alejamiento de la
cosmovisión feminista que radiaban. Si bien
la herencia de obos siguió siendo reconocida
como parte de toda una genealogía de discur-
sos y prácticas feminista (Taboada, 2000), el
intenso tráfico textual del periodo anterior
24 En el año 2000, la editorial Plaza & Janés publicó
una tercera edición del libro, revisada y actualizada a
partir de la edición de obos del año 1998. En esta última
edición resulta significativo que no se mencione explí-
citamente quienes estuvieron a cargo de la traducción,
aunque sí la participación en el proceso de Taboada y
otras mujeres de la revista Mujeres y Salud.
fue cediendo terreno a folletos instituciona-
les que protocolizaban la información desde
organismos sanitarios. Si bien esa producción
textual corporativa puede considerarse como
una última difracción de obos, perdió sin em-
bargo el carácter situado y político que mar-
có la producción textual del periodo anterior
estimulada por el proyecto obos en su viaje
transnacional.
5. Conclusión
La difusión-traducción-reelaboración difrac-
tada de obos hasta su publicación como ncnv
muestra un recorrido y un tráfico de signifi-
cados que permiten ensanchar la noción de
traducción más allá del cotejo entre el texto
fuente (ediciones de obos de 1971, 1973, 1976)
y el texto meta (edición de ncnv de 1982) y
abarcar otras fuentes presentes en un dispositi-
vo discursivo cuyos contornos son más borro-
sos. En efecto constituyen un epitexto margi-
nal más difícil de visibilizar porque escapa a la
estricta definición de traducción. Espero, sin
embargo, haber mostrado que obos y su pro-
yecto político de difusión de conocimientos
por y para las mujeres se actualizó en muchos
espacios de discursos formales (prensa gene-
ralista, revistas feministas) e informales (reu-
niones de mujeres) antes de culminar con la
edición de 1982. Se expone así la naturaleza
fragmentaria, discontinua y parcial del fenó-
meno de la traducción, en este caso en cone-
xión con dialécticas de poder en el contexto de
las luchas locales de las feministas españolas
de finales de los años setenta. Antes de la pu-
blicación de la traducción stricto sensu de obos,
las distintas difracciones que promovió cons-
tituyeron una importante tecnología discursiva
que amparó la generación de un nuevo ima-
ginario social. He querido insistir en la visión
productiva de la traducción cuando se entiende
no sólo como resultado de una actividad inter-
lingüística e intercultural sino también como
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
113
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
parte implicada en los procesos con-textuales
en los que emerge —antes de adquirir el esta-
tus de libro traducido— como materia prima
que alimenta nuevos discursos a partir de un
material original que se difracta, se transforma
y se reinventa. Visto en perspectiva, ese proce-
so textual-contextual transnacional arroja luz
sobre su participación en la construcción del
sujeto del feminismo como una identidad que
se construyó en el camino de las prácticas so-
ciales y discursivas de las mujeres de esa épo-
ca, incluyendo prácticas informales de traduc-
ción. Las difracciones de obos contribuyeron
a la desnaturalización de la condición social
de las mujeres e hicieron posible proyectar
estrategias de transformación, abiertas a fu-
turos posibles. Más que de una nueva forma
de devenir mujer, en términos beauvoirianos,
el viaje transatlántico de obos amparó formas
de devenir sujetos en lucha, de devenir feminista.
Un devenir que, lejos de clausurarse, siguió y
sigue abriendo brechas en el sujeto político del
feminismo, en busca de un nuevo sentido co-
mún en la historia transnacional que, hoy, nos
toca vivir…
Agradecimientos
A Leonor Taboada, protagonista tenaz de
la historia contada, por las conversaciones
compartidas.
A Marisa Mediavilla, documentalista, biblio-
tecaria y feminista incansable, por su ayuda
en la búsqueda de literatura gris, aún no ca-
talogada, en los fondos del archivo de la Bi-
blioteca de Mujeres de Madrid, de la que fue
fundadora en el año 1985.
A Mercedes Belbel, Lola Callejón y Francisca
García de la histórica Asamblea de Mujeres
de Granada, creada en 1976, por facilitarme
el acceso al archivo de la Asamblea y a docu-
mentos de la época.
A mi compañera y amiga Cathy Way, por la
traducción al inglés del resumen del artículo.
A mi amiga Ana Delgado, por su lectura aten-
ta y sus comentarios a una versión previa de
este trabajo.
A las revisoras anónimas de una primera ver-
sión del artículo, por sus valiosos comentarios.
Referencias
Anónimo. (1978, 14 de abril). El cuerpo de las mu-
jeres está colonizado. El País. Recuperado de:
https://elpais.com/diario/1978/04/14/
sociedad/261352815_850215.html
Augustín Puerta, Mercedes. (2003). Feminismo:
identidad personal y lucha colectiva (Análisis del
movimiento feminista español en los años 1975
a 1985). Granada: Universidad de Granada.
Bessaïh, Nesrine y Bogic, Anna. (2016).
“Nous les femmes” de 1970 à 2017 à tra-
vers les traductions et adaptations de Our
Bodies, Ourselves en français. ttr: Traduc-
tion, Terminologie, Rédaction, 29(2), 43-71.
https://doi.org/10.7202/1051013ar
Bogic, Anna. (2017). Translating into demo-
cracy: The politics of translation, Our Bo-
dies, Ourselves, and the “Other Europe”.
En Luise von Flotow y Farahzad Farza-
neh (Eds.), Translating women. Different
voices and new horizons (pp. 56-75). Lon-
dres: Routledge.
Carcelén-Estrada, Antonia. (2018). Transla-
tion and activism. En Fruela Fernández
y Jonathan Evans (Eds.), The Routledge
handbook of translation and politics (pp. 254-
269). Londres: Routledge.
Carrasco, Bel. (1980a, 7 de noviembre).
“Nuestros cuerpos, nuestras vidas”, un
manual del feminismo activo de los años
setenta inédito en España. El País. ht-
tps://elpais.com/diario/1980/11/07/
cultura/342399603_850215.html
Lola Sánchez
114
Towards Transnational Feminist Translation Studies
Carrasco, Bel. (1980b, 21 de mayo). Pre-
sentación de la colección Biblio-
teca Feminista. El País. https://
elpais.com/diario/1980/05/21/cultu-
ra/327708014_850215.html
Castro, Olga y Ergun, Emek. (2017a). Feminist
translation studies. Local and transnational
perspectives. Londres: Routledge.
Castro, Olga y Ergun, Emek. (2017b). Re-en-
visioning feminist translation studies. En
Olga Castro y Emek Ergun (Eds.), Feminist
Translation Studies. Local and Transnational
Perspectives (pp. 1-11). Londres: Routledge.
Castro, Olga y Ergun, Emek. (2018). Transla-
tion and feminism. En Fruela Fernández
y Jonathan Evans (Eds.), The Routledge
handbook of translation and politics (pp. 125-
143). Londres: Routledge.
Colectiva del Libro de Salud de las Mujeres
de Boston. (1977). Nuestros cuerpos, nues-
tras vidas. Un libro por y para las mujeres.
[Trad. Raquel Scherr-Salgado y Leonor
Taboada]. Boston: The Boston Women’s
Health Book Collective.
Colectivo del Libro de Salud de las Mujeres de
Boston. (1982). Nuestros cuerpos, Nuestras
Vidas (versión española). Barcelona: Icaria.
Colectivo del Libro de Salud de las Mujeres
de Boston. (1984). Nuestros cuerpos, nues-
tras vidas (2.a Ed.). Barcelona: Icaria.
Costa, Claudia de Lima. (2002). Repensando
el género: tráfico de teorías en las Améri-
cas [Trad. de Patricia Saconi]. En María
Luisa Femenías (Comp.), Perfiles del femi-
nismo iberoamericano (vol. 1, pp. 189-214).
Buenos Aires: Catálogos.
Costa, Claudia de Lima y Alvarez, Sonia E.
(2014). Dislocating the sign: Toward a
translocal feminist politics of transla-
tion. Signs: Journal of Women in Culture
and Society, 39(3), 557-563. https://doi.
org/10.1086/674381
Davis, Kathy. (2007). The making of Our bodies,
ourselves: How feminism travels across bor-
ders. Durham, nc: Duke University Press.
Esteban, Mari Luz. (2003). Feminismo y sa-
lud: balance de tres décadas. En Semina-
rio Balance y perspectivas de los estudios
de las mujeres y del género (pp. 247-257).
Madrid: Instituto de la Mujer.
Evans, Jonathan y Fernández, Fruela. (2018).
Emancipation, secret histories, and the
language of hegemony. En Fruela Fer-
nández y Jonathan Evans (Eds.), The
Routledge Handbook of Translation and Poli-
tics (pp. 1-14). Londres: Routledge.
Flotow, Luise von. (2012). Translating wo-
men: From recent histories and re-trans-
lations to “queerying” translation, and
metramorphosis. Quaderns. Revista de Tra-
ducció, (19), 127-139.
Flotow, Luise von. (2019). On the challen-
ges of transnational feminist translation
studies. ttr, Traduction, Terminologie, Ré-
daction, 30(1-2), 171-192. https://doi.or-
g/10.7202/1060023ar
Fraser, Nancy. (1992). Uses and abuses of
French discourse theory for feminist politics.
Theory, Culture & Society, 9(1), 51-71. https://
doi.org/10.1177/026327692009001004
García Luna, Lola. (1997). Apuntes históricos
del feminismo catalán: de la mar a las La-
gunas de Ruidera pasando por Granada,
1976-1986. Hojas de Warmi, (8), 95-108.
Godayol, Pilar. (2013) Censure, féminisme et
traduction : Le deuxième sexe de Simone de
Beauvoir en catalan [Trad. Bernadette Po-
tez Pichot]. Nouvelles Questions Féministes,
32(2), 74-89. https://doi.org/10.3917/
nqf.322.0074
Godayol, Pilar. (2014). Three feminist classics
in Catalan, Galician and Spanish: Char-
lotte Perkins Gilman, Virginia Woolf
and Betty Friedan. Women’s Studies Inter-
national Forum, 42, 77-86. https://doi.or-
g/10.1016/j.wsif.2013.06.001
En torno a la traducción de Our Bodies, Ourselves para España y la construcción
de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición española
115
Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción
Vol. 13, N.° 1, 2020, enero-junio, pp. 93-116
Godayol, Pilar. (2017). Tres escritoras censu-
radas: Simone de Beauvoir, Betty Friedan y
Mary McCarthy. Granada: Comares.
Haraway, Donna. (1988). Situated knowled-
ges: The science question in feminism and
the privilege of partial perspective. Femi-
nist Studies, 14(3), 575-599.
Haraway, Donna. (1992). The promises of
monsters: A regenerative politics for ina-
ppropriate/d others. En Lawrence Gross-
berg et al. (Eds.), Cultural Studies (pp. 295-
337). Nueva York: Routledge.
Libération des femmes. Année zero. (1972). París:
Maspéro.
Larumbe Gorraitz, María Ángeles. (Comp.).
(2009). Vindicación feminista. Una voz colec-
tiva, una historia propia. Antología facsímil de
textos (1976-1979). Zaragoza: Universidad
de Zaragoza.
La liberación de la mujer: Año cero [Trad. Susana
Lugones]. (1977). Barcelona: Granica.
Martínez Rebolledo, A. (2018). La educación
como herramienta política en el movi-
miento feminista español. El movimiento
self-help (1976-1985). En Victoria Robles
Sanjuán (Ed.), Educadoras en tiempos de
transición (pp. 81-109). Madrid: Catarata.
Mohanty, Chandra Talpade. (2013). Transna-
tional feminist crossings: On neolibera-
lism and radical critique. Signs, 38(4), 967-
991. https://doi.org/10.1086/669576
Montero, Justa. (2009). Las aspiraciones del
movimiento feminista y la transición
política. En Carmen Martínez Ten et al.
(Eds.), El movimiento feminista en España en
los años 70 (pp. 275-303). Madrid: Cátedra.
Nash, Mark. (2011). La construcción de una
cultura política desde la legitimidad femi-
nista durante la transición política demo-
crática. En Ana Aguado y Teresa Ortega
(Eds.), Feminismos y antifeminismos. Culturas
políticas e identidades de género en la España
del siglo xx (pp. 283-306). Valencia: Univer-
sidad de Valencia.
Nogueiras García, Belén. (2015, 23 de octu-
bre). Teoría feminista y discursos y prác-
ticas de salud en España (1975-2013). En
xvii Seminario de autoformación. Red de
mujeres profesionales de la salud. Barce-
lona, España. http://www.caps.cat/ima-
ges/stories/Belen_Nogueira.pdf.
Nord, Christiane. (1997). Translating as a pur-
poseful activity. Functionalist approaches exp-
lained. Manchester, uk: St. Jerome.
Ortiz Gómez, Teresa. (2014). Conocer el pro-
pio cuerpo para acabar con el patriarcado.
Publicaciones feministas sobre salud en
España durante la transición democráti-
ca. En Ricardo Campos et al. (Eds.), Medi-
cina y poder político (pp. 259-263). Madrid:
Sociedad Española de Historia.
Osborne, Raquel. (Ed.). (2012). Mujeres bajo
sospecha. Memoria y sexualidad, 1930-1980.
Madrid: Fundamentos.
Our Bodies Ourselves. Information Inspires Action
(s. f.). https://www.ourbodiesourselves.org/
Robles, Lola y Mediavilla, Marisa. (2000). Las
librerías de mujeres en España. Métodos de
Información, 7(35-36), 57-62.
Sánchez, Lola. (2008). El discurso médico,
piedra angular de la construcción de las
relaciones de género en la época contem-
poránea. Asclepio, 60(1), 63-82. https://
doi.org/10.3989/asclepio.2008.v60.
i1.244
Sánchez, Lola. (2014). Translations that mat-
ter: About a foundational text in feminist
studies in Spain. Signs: Journal of Women
in Culture and Society, 39(3), 570-576. ht-
tps://doi.org/10.1086/674181
Sánchez, Lola. (2017). Translation and the cir-
cuits of globalization: In search of more
fruitful feminist dialogues in contempo-
rary Spain. En Olga Castro y Emek Ergun
(Eds.), Feminist Translation Studies. Local
and Transnational Perspectives (pp. 56-69).
Londres: Routledge.
Lola Sánchez
116
Towards Transnational Feminist Translation Studies
Scott, Joan Wallach. (2007). History-writing
as critique. En Keith Jenkins et al. (Eds.),
Manifestos for history (pp. 19-38). Londres:
Routledge.
Shapiro, Ester R. (2014). Learning from La-
tinas/translating Our bodies, ourselves as
transnational feminist text. En Sonia E.
Álvarez et al. (Eds.), Translocalities/Trans-
localidades: Feminist Politics of Translation
in the Latin/a Americas (pp. 340-362). Dur-
ham, nc: Duke University Press.
Taboada, Leonor. (1978a). Cuaderno feminista. In-
troducción al self-help. Barcelona: Fontanella.
Taboada, Leonor. (1978b). Cómo derribar la
medicina masculina. El self-help o la des-
colonización de nuestro cuerpo. Vindica-
ción Feminista, (20), 38-40.
Taboada, Leonor. (1978c). La práctica del self-
help (ii). Lo que el ginecólogo no puede
saber y nosotras sí. Vindicación Feminista,
(21), 16-18.
Taboada, Leonor. (2000). De feministas y es-
péculos. Mujeres y Salud, (5), 1-3.
Taboada, Leonor y Muck, Hanna. (1978). La
práctica del self-help (y iii). Estados Uni-
dos. Las mujeres luchan por su salud. Vin-
dicación Feminista, (24), 10-11.
Thayer, Millie. (2014). Translations and refu-
sals: Resignifying meanings as feminist
political practice. En Sonia E. Álvarez,
et al. (Eds.), Translocalities/translocalida-
des: Feminist politics of translation in the La-
tin/a Americas (pp. 401-422). Durham, nc:
Duke University Press.
The Boston Women’s Health Collective.
(1970). Women and their bodies. Boston:
New England Free Press. https://www.
ourbodiesourselves.org/cms/assets/
uploads/2014/04/Women-and-Their-
Bodies-1970.pdf
The Boston Women’s Health Book Collective.
(1973). Our bodies, our selves. A book by and
for women. Nueva York: Simon and Schus-
ter.
The Boston Women’s Health Book Collecti-
ve. (1976). Our Bodies, Our Selves. A book
by and for women (2.a Ed.). Nueva York: Si-
mon and Schuster.
The Boston Women’s Health Book Collective.
(2000). Nuestros cuerpos, nuestras vidas. Bar-
celona: Plaza & Janés.
Tuana, N. (2006). The speculum of ig-
norance: The women’s health move-
ment and epistemologies of ignorance.
Hypatia, 21(3), 1-19. https://doi.or-
g/10.1111/j.1527-2001.2006.tb01110.x
Tymoczko, Maria. (2000). Translation and
political engagement: Activism, social
change and the role of translation in
geopolitical shifts. The Translator, 6(1), 23-
47. https://doi.org/10.1080/13556509.2
000.10799054
Tymoczko, Maria. (2007). Enlarging transla-
tion, empowering translators. Manchester,
uk: St. Jerome.
Valls-Llobet, Carme. (2009). Mujer, salud y po-
der. Madrid: Cátedra.
Wells, Susan. (2010). Our bodies, ourselves and
the work of writing. Stanford: Stanford
University Press.
Wolf, Michaela. (2012). The sociology of
translation and its “activist turn”. Transla-
tion and Interpreting Studies, 7(2), 129-143.
https://doi.org/10.1075/tis.7.2.02wol
Cómo citar este artículo: Sánchez, Lola. (2020). En torno a la traducción de Our bodies, ourselves
para España y la construcción de un nuevo sujeto político del feminismo en la Transición espa-
ñola. Mutatis Mutandis. Revista Latinoamericana de Traducción, 13(1), 93-116. doi: 10.27533/udea.
mut.v13n1a05
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
The term “transnational” developed over the 20th century to describe cosmopolitan, multicultural societies that stem from migration; the concept of transnational feminist translation studies adds references to postcolonial feminisms to this term, offering new collaborative avenues of research and publication. This article reports on the challenges such collaborations pose, and how they have impacted an early attempt to produce an anthology of scholarly texts in the area of transnational feminist translation studies (Flotow and Farahzad, 2017). It develops a number of specific areas of difficulty: the “hegemony” of English in academic publishing and how this affects the circulation of feminist texts from beyond the Anglo-American Eurozone; the issue of power relations between editors and authors, cultures, and languages; questions of inclusion and exclusion, especially as different religious/cultural backgrounds affect scholarly discussion; and the importance of women’s/feminist diversity as well as the risks/benefits of a universalizing discourse. While the article is concerned with “challenges”, it ends with a call for more such collaborative transnational work to re-energize and promote the field of feminist translation studies worldwide.
Article
Le présent article se penche sur les traductions et adaptations françaises du classique féministe Our Bodies, Ourselves ( OBOS ) publié aux États-Unis en 1971. Nous explorons la diversité du « nous » dans l’expression « nous les femmes » à travers trois traductions et adaptations de OBOS réalisées dans des environnements francophones qui diffèrent par l’époque et la situation géopolitique. Nous postulons que ces projets de traduction témoignent des tentatives de représentations de la diversité du « nous » en recourant à la réflexivité et l’intersectionnalité, deux approches qui invitent les traductrices à réfléchir à leur propre posture vis-à-vis des autres femmes et à reconnaître les rapports de pouvoir inégaux qui peuvent exister entre elles. Dans la première partie de l’article, nous présentons les origines de OBOS avant de nous pencher sur les versions françaises réalisées respectivement en France et au Sénégal. Dans la deuxième partie, nous traitons de l’intersectionnalité, de son développement au sein du mouvement des femmes au Québec et de son rôle clé dans le processus d’adaptation adopté par la collective de militantes qui travaille actuellement au Québec à une nouvelle adaptation de OBOS . L’engagement des traductrices envers la réflexivité et l’intersectionnalité montre leur volonté de prendre en considération les rapports de pouvoir inégaux entre des femmes qui occupent différentes postures face au « nous les femmes ». De plus, le cas de OBOS illustre une approche de la traduction où la fidélité ne se mesure pas à l’aune de la retransmission exacte du texte; il s’agit plutôt d’une approche redevable au message et au projet politique d’une reprise de pouvoir des femmes sur leur vie.
Book
This bestselling text is a comprehensive overview of functionalist approaches to translation in English. Christiane Nord, one of the leading figures in translation studies, explains the complexities of theories and terms in simple language with numerous examples. Covering how the theories developed, illustrations of the main ideas, and specific applications to translator training, literary translation, interpreting and ethics, Translating as a Purposeful Activity concludes with a concise review of both criticisms and perspectives for the future. Now with a Foreword by Georges Bastin and a new chapter covering the recent developments and elaborations of the theory, this is an essential text for students of translation studies and for translator training.
Book
Feminist Translation Studies: Local and Transnational Perspectives reconfigures feminist translation as a substantial force and form of feminist acti vism both locally and transnationally. By simultaneously re/visiting the field’s established theories and analytical tools, exploring new methodological and theoretical territories and providing innovative insights and models for the study of the subject matter, the volume sets out to be a major reference book for Feminist Translation Studies. It aims to expand our understanding of feminist politics not only to include feminist translation as feminist activism against multiple intersecting regimes of domination, but also to rethink feminist translation through feminist theories and practices developed in different geohistorical and disciplinary contexts. In order to achieve such an expansion, the 25 scholars brought together in this collection reveal the multiple agendas and visions of feminist translation and the different political voices and cultural heritages through which it speaks across times and places. Thus, the volume seeks to increase the geopolitical, sociocultural and historical scope of the field from different disciplinary perspectives so that it becomes more transnational, interdisciplinary and overtly political.
Article
Censorship, Feminism and Translation : The Second Sex by Simone de Beauvoir in Catalan The Second Sex by Simone de Beauvoir was the second feminist essay to reach Catalunya during the Franco period, after decades of refusal to translate supposedly subversive foreign works whose ideology was not in accordance with that of the regime. The aim of this article is to explore for the first time the long bureaucratic process of censorship through which Beauvoir’s text had to go in order to be published in Catalan, from the first request to the censor’s office for permission to print up until the text was finally authorized. The translations of Simone de Beauvoir into Catalan are placed in their contexts while the central point of the article is the study of the record of censorship of the Catalan translation of The Second Sex, established through consultation of the General Archive of the State Civil Administration (AGA) in Alcalá de Henares.
Article
The possibility of using translation for geopolitical agenda and political engagement has stimulated substantial interest in the last decade within translation studies and in other disciplines. Defining engagement in translation studies as translation with an activist component, this article reviews the discourse pertaining to translation and engagement. The case study of the translation of Irish literature into English over the last century, from the epoch of Irish cultural nationalism through Irish political independence to the present, is used as an exemplar of a translation movement that has been effective in achieving significant geopolitical results. Desiderata for a theory of translation and engagement are discussed, in the context of which a criticism is offered of Venuti’s contribution to the discourse of translation and engagement. The article concludes with the identification of characteristics shared by translation movements that have effectively contributed to political engagement and geopolitical change.