BookPDF Available

PROTOCOLO PARA LA REHABILITACION Y MANEJO DE NUTRIAS GIGANTES Pteronura brasiliensis

Authors:
  • Multiversidad Mundo Real Edgar Morin
Pteronura brasiliensis
PROTOCOLO PARA LA REHABILITACION
Y MANEJO DE NUTRIAS GIGANTES
PROTOCOLO PARA LA REHABILITACION Y MANEJO DE NUTRIAS GIGANTES
PROTOCOLO PARA LA REHABILITACION Y MANEJO DE NUTRIAS GIGANTES
Pteronura brasiliensis
PROTOCOLO PARA LA REHABILITACION
Y MANEJO DE NUTRIAS GIGANTES
PORTADAS NUTRIAS.indd 1 3/2/20 18:52
Pteronura brasiliensis
Pteronura brasiliensis
PROTOCOLO PARA LA REHABILITACION
Y MANEJO DE NUTRIAS GIGANTES
CÍTESE COMO:
Peña, J., Morales-Betancourt, D., Galvis, C., Medina-Barrios, O. Garrote,
G., Valderrama, J. y F. Trujillo. 2020. Pteronura brasiliensis. Protocolo
para la rehabilitación y manejo de nutrias gigantes. Fundación Omacha,
Fundación Zoológico de Cali, IBICO, Zoológico de Barcelona. Bogotá,
Colombia. 128 pp.
PTERONURA BRASILIENSIS, PROTOCOLO PARA REHABILITACION Y
MANEJO DE NUTRIAS GIGANTES es un proyecto de Fundación Omacha,
que cuenta con el apoyo de la Fundación Zoológico de Cali, Zoológico de
Barcelona e IBICO.
EDICIÓN: Fundación Omacha
AUTORES: Juliana Peña, Diana Morales-Betancourt, Carlos Galvis,
Oscar Daniel Medina Barrios, Germán Garrote, Jimena Valderrama y
Fernando Trujillo.
REVISIÓN CIENTÍFICA: Mariella Superina
DISEÑO GRÁFICO E IMAGEN: Julio García Robles
FOTOGRAFÍA: Fernando Trujillo, Julio García Robles,
Diana Morales-Betancourt, Jimena Valderrama y Juliana Peña.
IMPRIME: Unión Gráca Ltda.
ISBN: 97 8-8 4-9 42030 -1-5
Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los autores y del editor,
bajo las sanciones establecidas en la ley, la reproducción total o parcial de esta obra
por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento
informático. Todos los derechos reservados.
4 5
Pteronura brasiliensis
ambos escenarios el individuo es remitido a un Centro de Atención, Valoración
y Rehabilitación de fauna silvestre (CAVR) para iniciar la rehabilitación, la cual
tiene como objetivo devolver el animal en óptimas condiciones que le permitan
sobrevivir en su hábitat natural. Sobre este proceso se centra el presente
documento, ya que esta especie tiene requerimientos particulares para su
tratamiento médico, nutricional, biológico y comportamental. La información
relacionada con los procedimientos previos, puede consultarse en la anterior
resolución.
La sección de Manejo Veterinario es una guía elaborada por médicos
con experiencia y sirven como guía a otros veterinarios, quienes son las
personas idóneas para realizar estos procedimientos. Por su parte, las demás
secciones del proceso de rehabilitación pueden ser desarrolladas por técnicos,
profesionales en biología, ecología y anes, con conocimiento en la especie
y en comportamiento animal; idealmente con experiencia especíca en
rehabilitación de nutrias, considerando que las dos especies presentes en
Colombia tienen diferencias biológicas y por ende diferencias en el proceso
de rehabilitación.
Es importante mencionar que los procedimientos de rehabilitación se
plantean desde experiencias especícas y desde los lineamientos que propone
el grupo de especialistas de la Unión Internacional para la Conservación de la
Naturaleza (UICN) para esta especie. Sin embargo, cada individuo tiene unas
características e historia de vida particular, aunado a condiciones o limitantes
particulares de cada proceso, por lo que deberán, con criterio, adaptarse a
cada escenario.
Este documento surge como una necesidad ante la frecuente aparición de
individuos decomisados, generalmente crías, principalmente en la región de
la Orinoquia. Para abordarlo se consolidó un equipo de trabajo de veterinarios
experimentados con esta especie y biólogos con experiencia en manejo y
rehabilitación.
PRESENTACIÓN DEL PROTOCOLO
En Colombia la rehabilitación de las nutrias gigantes (Pteronura brasiliensis)
es un proceso que está regulado por la resolución 2064 del 21 de octubre de
2010, "por la cual se reglamentan las medidas posteriores a la aprehensión
preventiva, restitución o decomiso de especímenes de especies silvestres de
Fauna y Flora Terrestre y Acuática y se dictan otras disposiciones".
Tras el decomiso de un animal, se puede emitir el concepto técnico de ser
apto para la liberación por parte de un funcionario de un hogar de paso o del
Centro de Atención y Valoración de fauna silvestre (CAV) al que fue enviado. En
6 7
Pteronura brasiliensis
A su vez, esto se regula en la Resolución 2064 del 21 de octubre de
2010, por la cual se reglamentan las medidas posteriores a la aprehensión
preventiva, restitución o decomiso de especímenes de especies silvestres de
fauna y ora terrestre y acuática y se dictan otras disposiciones, sobre esta
se basa este documento en la sección de manejo posdecomiso.
MARCO LEGAL
En Colombia, Pteronura brasiliensis es una especie En Peligro (EN) (Trujillo,
Botello & Carrasquilla 2006), raticado en la Resolución 1912 del 15 de
septiembre de 2017. La anterior protección se fundamenta en la Constitución
Nacional de 1991, principalmente en el Artículo 79 que indica que "Todas las
personas tienen derecho a gozar de un ambiente sano. La ley garantizará
la participación de la comunidad en las decisiones que puedan afectarlo. Es
deber del Estado proteger la diversidad e integridad del ambiente, conservar
las áreas de especial importancia ecológica y fomentar la educación para el
logro de estos nes". Así como en un decreto anterior vigente, el cual generó
el marco normativo en materia ambiental para el ámbito nacional, el Decreto
Ley 2811 de 1974: Código Nacional de Recursos Naturales Renovables y de
Protección al Medio Ambiente y su reglamentación a través del Decreto 1608
de 1978.
Por lo anterior, el país raticó la rma de la Convención sobre el Comercio
Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres por medio
de la Ley 17 de 1981, la cual posteriormente se convalida en la Ley 84 de
1989 del Estatuto Nacional de Protección a los Animales, en su Artículo 31, el
cual establece la prohibición de la fauna silvestre con nes comerciales. Años
después, tras la rma del Convenio sobre la Diversidad Biológica, se hace su
raticación con la Ley 165 de 1994 y se establecen las normas para el manejo
sostenible de especies de fauna silvestre y acuática con la Ley 611 de 2000.
Por último, la Ley 599 de 2000 del código penal, en el artículo 333, hace
referencia al proceso sancionatorio ambiental, lo cual se amplía en la Ley 1333
del 21 de julio de 2009, y la brinda en el marco general e indica en el Artículo
52 sobre la disposición nal de fauna silvestre decomisada o aprehendida
preventivamente o restituida.
8 9
Pteronura brasiliensis
CONTENIDO
10. Introducción
12. Historia natural
28. Proceso de rehabilitación
36. Rehabilitación de fauna salvaje
36. Recepción e identicación de individuos
40. Evaluación médica
44. Evaluación de la condición corporal
60. Evaluación de comprotamientos
64. Rehabilitación física
70. Enfermedades (identicación y tratamiento)
74. Exámenes paraclínicos
80. Necropsia
84. Dieta
98. Calidad del alimento y su manejo
100. Condiciones ambientales para el manejo de nutrias gigantes
104. Ambiente social
108. Toma de decisiones
112. Liberación, reubicación o derivación
114. Seguimiento
116. Educación
118. Condiciones mínimas de instalaciones, facilidades
veterinarias y de dieta
120. Nodos de contactos y Autores
123. Bibliografía
10 11
Pteronura brasiliensis
Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora
(CITES, por sus siglas en inglés) (Duplaix et al. 2015).
Es una especie gregaria, es decir que vive en grupos, entre el agua
dulce y las zonas terrestres adyacentes. Su dieta es principalmente
carnívora, esencialmente consume peces y su cuerpo evidencia
adaptaciones hacia el ambiente acuático. No obstante, la mayor cantidad
de su tiempo y actividades las realiza fuera del agua (Duplaix 1980,
Staib 2005).
En diferentes lugares en Suramérica, incluyendo Colombia, entre los
años 1950 y 1970, la especie fue intensamente cazada por su piel, lo
cual disminuyó drásticamente las poblaciones e hizo que estuviera al
borde de la extinción. En la actualidad, las mayores amenazas para
las nutrias son la disminución del hábitat y su calidad, el conicto que
se presenta con algunos pescadores que las consideran competencia
(Trujillo, Botello & Carrasquilla 2006) y la tenencia ilegal como mascotas
(Morales-Betancourt 2011, Trujillo & Mosquera 2018).
Hoy día, las autoridades ambientales reciben individuos provenientes
de decomiso y entregas voluntarias y aunque no todos los individuos
son aptos para una rehabilitación de acuerdo al concepto emitido por los
funcionarios capacitados para ello, varios sí lo son y requieren un manejo
especíco que les permita tener las condiciones necesarias para retornar
a su hábitat natural. Por esto, la nalidad del presente documento fue
compilar los conocimientos adquiridos a lo largo de los años, desde
diferentes entidades y proyectos, en torno al manejo que se le debe dar
los individuos de nutria gigante (Pteronura brasiliensis), con el n de
incrementar el éxito de los procesos de rehabilitación y con ello aportar
a las poblaciones en vida silvestre.
Introducción
La nutria gigante (Pteronura brasiliensis) es uno de los grandes
carnívoros de América del Sur y uno de los mamíferos más amenazados
del mundo (Duplaix, Evangelista & Rosas 2015). En la lista roja de la UICN
se encuentra en la categoría En Peligro de extinción (EN) (Groenendijk,
Duplaix, Marmontel, van Damme & Schenck 2015). Desde 1973 es
prohibido el comercio internacional de la especie (viva o muerta y sus
partes), ya que se cataloga en el Apéndice I de la Convención sobre
12 13
Pteronura brasiliensis
TAXONOMÍA
En la clasicación taxonómica se encuentra en el orden Carnivora
(Bowdich 1821), familia Mustelidae (Fischer 1817), subfamilia Lutrinae
(Bonaparte 1838) y es la única especie del género, siendo su nombre
cientíco Pteronura brasiliensis (G me l i n 1 7 8 8). Los e s tu di o s lo g e n é t i c os
indican que se originó en Asia, al igual que las demás especies de
América (Duplaix et al. 2015). Los primeros registros fósiles de sus
antecesores datan de hace 25 Ma. Sin embargo, las demás Lontras de
Suramérica tienen un ancestro distinto en América al de Pteronura, es
decir, tienen una historia evolutiva paralela e independiente (Feuillet &
de Thoisy 2009).
Respecto a los grupos logenéticos se establecieron cuatro, de los
cuales solo uno (Amazonas, Orinoco y Guyanas) corresponde al área
geográca de Colombia (Duplaix et al. 2015). Aunque estudios recientes
indican que existe un quinto grupo (Puerto Carreño) altamente diverso
y diferenciado de otras muestras en Colombia, por lo que tendrá
que tenerse en consideración para las estrategias de conservación y
liberación de individuos (Caballero, Correa-Cárdenas & Trujillo 2015).
BIOLOGÍA Y ECOLOGÍA
La nutria gigante (Pteronura brasiliensis), conocida como lobo de río o
perro de agua, es un mamífero carnívoro diurno y semiacuático, ya que
requiere tanto del agua dulce como del ecosistema terrestre adyacente
para vivir. Es gregaria y se encuentra en grupos familiares, conformados
por una pareja y su descendencia, que varían en promedio de cuatro a
diez individuos (Emmons 1997; Trujillo, Botello & Carrasquilla 2006), los
cuales se mantienen con sus padres hasta alcanzar la madurez sexual,
aproximadamente hasta los dos años (Duplaix et al. 2015).
Los grupos son territoriales, ocupan un rango de hogar superior a
los 12 km2, estimándose una densidad de individuos de 0,8 km2 (Díaz
& Sanchez 2002). Habitan ríos y lagunas con buen abastecimiento de
comida, así como vegetación ribereña (Isola 2004), variando de una
época climática a otra. Durante el periodo de aguas bajas los territorios
están mejor denidos, mientras que en aguas altas parecen dispersos, ya
que deben buscar sus presas en áreas de mayor tamaño (Duplaix 1980;
Trujillo, Botello & Carrasquilla 2006; Duplaix, Waldemarin, Groenendijk,
Evangelista, Munis, Valesco & Botello 2008; Trujillo & Mosquera 2018).
Los mayores depredadores de la nutria gigante son el ser humano
con la actividad de la caza, el caimán negro (Melanosuchus niger)
(Jácome-Negrete 2016), el caimán del Orinoco (Crocodylus intermedius),
las babillas (Caiman crocodylus), las anacondas (Eunectes sp.) y los
jaguares (Panthera onca), los cuales se pueden alimentar de las crías
(Trujillo & Mosquera-Guerra 2018).
Historia natural
14 15
Pteronura brasiliensis
Rango geográco de Pteronura
brasiliensis (Kruuk 2006) y distribución
geográca en Colombia.
La nutria gigante habita en
Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador,
Guayana Francesa, Guyana,
Paraguay, Perú, Surinam y
Venezuela.
En Colombia tienen una
distribución amplia en la cuenca
de los ríos Amazonas y Orinoco.
DISTRIBUCIÓN
La distribución histórica de P. brasiliensis abarcaba los biomas Orinoco,
Amazonas y Pantanal, desde el sur de Venezuela hasta el norte de
Argentina. Se reporta esta especie desde los 0 a 600 m s. n. m. (Duplaix
et al. 2008) e incluso hasta los 1000 m s. n. m. (Groenendijk, Duplaix,
Marmontel, van Damme & Schenck 2015a). Actualmente la distribución
de la especie se ha reducido y fragmentado, declarándose extinta en
Uruguay y Argentina (Harris 1968; Laidler 1984; Carter & Rosas 1997).
En Colombia las nutrias gigantes se distribuyen en la cuenca del
Amazonas y Orinoco, estando presentes en una gran cantidad de ríos
que incluyen el Arauca, Casanare, Ele, Lipa, Cravo Sur, Cusiana, Pautó,
Meta, Bita, Duda, Guayabero, Guaviare, Inírida, Putumayo, Caucayá,
Caquetá, Cahuinarí, Apaporis, Mirití-Paraná y Amazonas, entre otros;
además de lagunas y otros humedales (Botello 2000; Trujillo, Botello &
Carrasquilla 2006; Ferrer et al. 2009; Trujillo 2014).
16 17
Pteronura brasiliensis
Clasicación cientíca:
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Sublo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Subclase: Theria
Infraclase: Placentalia
Orden: Carnivora
Suborden: Caniformia
Familia: Mustelidae
Subfamilia: Lutrinae
Género: Pteronura
Especie: Pteronura
brasiliensis
Descrita: Gmelin, 1788
La cola mide de 53 a 70 cm, es
gruesa en su base y aplanada
hacia la punta.
Longitud adultos: de 150 a 190 cm.
Extremidades cortas y
gruesas, dedos unidos por
una membrana interdigital.
Su color varia entre
leonado y café oscuro.
Dispone de una
mancha amarillenta
en el cuello, única
en cada ejemplar,
la cual sirve a los
investigadores para
identicar individuos.
Largas vibrisas
faciales.
Cabeza ancha y ovalada,
con grandes ojos.
Nariz cubierta de pelo,
a excepción de las
narinas. Fosas nasales
separadas.
Orejas pequeñas y
redondeadas.
MORFOLOGÍA
Pteronura brasiliensis es la especie más grande de la subfamilia Lutrinae.
Tiene el cuerpo alargado y ondulado, totalmente cubierto de pelos de
color café, con una longitud máxima de 1,9 m y un peso de hasta 32 kg
(Feuillet & de Thoisy 2009).
La cola representa el 35% de la extensión de su cuerpo, es gruesa en
la base y aplanada hacia la punta, por lo que le sirve para dar propulsión
durante el nado sumergido (Feuillet & de Thoisy 2009). La cabeza es
aplanada en la parte superior, el hocico redondeado y prominente, el
cuello largo y musculoso, en este se observa un patrón de color único
para cada individuo de color crema denominado mancha gular (Duplaix
1980).
Las vibrisas (pelos largos y gruesos que sobresalen sobre los ojos y
como bigotes) son largas, numerosas y sensibles, lo que contribuye a la
localización de presas en aguas turbias, cuando la visión no es óptima;
su nariz está cubierta de pelos (Duplaix 1980) y al igual que las demás
nutrias tienen dos tipos de pelos, unos densos y nos de corto tamaño
que atrapan aire y mantienen el cuerpo aislado y caliente, y otros más
largos.
Las orejas son pequeñas y redondeadas y, al igual que las ventanas
de la nariz, pueden ser cerradas para evitar la entrada de agua durante
la inmersión (Groenendijk 1998). Los cinco dedos de las cuatro patas
poseen gruesas membranas interdigitales que van hasta las uñas
(Duplaix 1980). No se alcanza a presentar dimorsmo sexual, aunque
las hembras pueden ser ligeramente más pequeñas (10 cm) y pesar
máximo 26 kg (Duplaix et al. 2015).
18 19
Pteronura brasiliensis
Staib & Schenck 2014; Noonan et al. 2017). El tiempo generacional es
de 7 años (Groenendijk et al. 2015a), que es el promedio para que las
hembras tengan sus primeras crías. En cautividad, la esperanza de vida
está entre 17 y 20 años (Noonan et al. 2017).
ALIMENTACN
Los mustélidos son generalmente carnívoros oportunistas. La dieta en
vida libre de las nutrias consta principalmente de peces, crustáceos
moluscos y otros vertebrados acuáticos; también consumen aves,
mamíferos terrestres como roedores, y reptiles y anbios (Duplaix
1980; Emmnos 1997; Kruuk 2006; Staib 2005). Generalmente pescan
en las aguas superciales de lagunas y ríos donde la densidad de peces
es alta (<0,60 m) llegando a cazar 3,2 peces/h/nutria. Está reportado
que un adulto en vida silvestre puede llegar a consumir 3 kg de peces
diariamente (Carter & Rosas 1997).
SENTIDOS
Pteronura brasiliensis es diurna y depredadora, por lo que es un animal
muy visual. La contracción de los músculos oculares en la parte anterior
del lente hace que sus ojos se vean saltones o bulbosos después de la
inmersión, ya que es una adaptación para mejorar la visión en aguas poco
claras o turbulentas por el movimiento. Pueden distinguir y reaccionar
a otros individuos y personas a distancias de 50 m y aunque tiene
orejas pequeñas, su sentido está bien desarrollado. No se tienen estudios
especícos, pero se ha identicado que es mejor que el oído humano
(Duplaix 1980; Trujillo & Mosquera 2018).
En cuanto al sentido del olfato, también es agudo. Tiene cornetes
nasales bien desarrollados y numerosas terminaciones nerviosas
dentro de su hocico. Utilizan las glándulas de secreción anal para
marcar territorios; se considera que las letrinas permiten reforzar los
comportamientos dominantes e identicar el estado sexual de otros
individuos que se acercan al territorio (Duplaix 1980).
El sentido del tacto está presente en la manipulación del alimento y
en el contacto nariz con nariz que ocurre entre los miembros del grupo
cuando se reencuentran; así como en las actividades de confort. Las
vibrisas, abundantes y notorias, están asociadas con una especialización
sensorial facial relacionada en el cerebro con amplias circunvoluciones
cerebrales (Duplaix 1980).
LONGEVIDAD
En la vida silvestre, las nutrias gigantes tienen una esperanza de vida
ligeramente diferente entre machos y hembras de 15,5 y 13,5 años
respectivamente (Groenendijk, Hajek, Johnson, Macdonald, Calvimontes,
20 21
Pteronura brasiliensis
REPRODUCCIÓN
Tras el periodo de gestación de 64 a 77 días, la hembra tiene entre dos y
tres crías, justo después del periodo de lluvias; aunque pueden tener solo
una o hasta seis cachorros, los cuales nacen con pelo y ojos cerrados,
con pesos que varían de 155 a 380 gr (siendo de menor peso los nacidos
en cautiverio) y de 31 a 36 cm de longitud (Duplaix et al. 2015).
Los individuos de un mismo grupo comparten las madrigueras, pero
tienen una madriguera separada para el nacimiento, las cuales son
mucho más pequeñas y están escondidas entre la vegetación riparia.
La madriguera para el parto es abandonada después de unas semanas,
cuando la hembra lleva a los cachorros con el resto del grupo y pueden
ser reutilizadas para siguientes partos (Duplaix 1980; Duplaix et al.
2015). Una vez reunidos con el grupo, las crías son protegidas por sus
padres (cuidado parental) y cuando los padres salen en busca de comida,
los miembros subadultos del grupo se hacen cargo de ellas (cuidado
aloparental) (Rosas, Mendes, de Mattos & Silva 2009b).
ESTRUCTURA SOCIAL
La especie es monógama y los grupos están compuestos de una pareja
de adultos (pareja alfa), subadultos, jóvenes y neonatos (Duplaix 1980).
Se considera cachorros o crías desde el día de nacimiento hasta los seis
meses de edad; juvenil desde los seis meses hasta el año y subadulto
entre el primer y segundo año (Duplaix et al. 2015).
Estudios recientes muestran que las parejas recién formadas aceptan
nuevos integrantes subadultos, los cuales permanecen hasta por dos
años con el grupo (Leuchtenberger & Mourão 2008), incluso se ha visto
la aceptación en algunos casos de cachorros que fueron rehabilitados
La nutria gigante se alimenta principalmente de peces de las familias
Characidae, Pimelodidae, Serrasalmidae, Curimatidae, Erythrinidae,
Anostomidae, Cichlidae y Loricariidae (Jácome-Negrete 2016), y de
Perciformes y Siluriformes (Duplaix et al. 2015). La variedad es amplia
y cambia, dada la diversidad de especies que ese encuentran en las
cuencas donde habitan las nutrias. Las presas las consumen fuera
del agua, en la orilla o en la supercie sobre algún tronco o piedra
emergida. Se conoce poco sobre las estrategias de captura, pueden
hacerlo de manera individual o con más de un miembro del grupo; con
peces se observa un cambio en el nado, con inmersiones prolongadas y
respiraciones cortas en supercie, incluyendo algunos saltos fuera del
agua para realizar clavados.
Cada uno de los individuos subadultos y adultos caza su propia
comida, no se observa que se compartan las presas; cuando son peces,
se observa que los sacan del agua con la boca, una vez en la orilla o
sobre alguna supercie emergida (roca o rama) se toma rmemente con
las patas delanteras. En el caso de peces de escama los consumen desde
la cabeza y en bagres desde la cola.
Es común que otros integrantes realicen vocalizaciones cuando uno
tiene una caza exitosa, pero no hay intento de obtener alimento (Duplaix
1980). No obstante, en condiciones muy desfavorables, en época seca
y sin disponibilidad de otras presas, un grupo de nutrias en visibles
condiciones de desnutrición fue observado cazando babillas subadultas,
en dichos casos, se observó que diferentes nutrias se alimentaron del
mismo individuo de manera sucesiva y no simultánea, el cambio de
consumidor produjo comportamientos defensivos entre ellas (Ribas,
Damasceno, Magnusson & Leuchtenberger 2012).
22 23
Pteronura brasiliensis
• Locomoción terrestre: caminar, trotar, galopar, saltar, escalar,
deslizar y sentarse en trípode (utilizando la cola de soporte).
• Locomoción acuática: nado (con cabeza fuera del agua), el periscopeo
(estirar el cuello para tener la cabeza mucho más alta fuera del agua) es
una postura investigación ante algún ruido, olor u observación realizada;
nado regular (incluye buceo), nado en cacería (se distingue por las fuertes
inhalaciones y el chapoteo), nado en alarma (rápido, donde el macho alfa
es el último en alejarse, manteniendo la postura defensiva). El tiempo de
inmersión máximo registrado en individuos adultos fue 72 s y la mayor
rapidez de 100 m en 26 s equivalente a 14 km/h (Duplaix 1980).
ACTIVIDADES DE CONFORT
La especie presenta una amplia variedad de actividades de acicalamiento,
que se realiza el individuo a sí mismo o a otros individuos de su grupo
(Duplaix et al. 2015), como rodar y refregarse (contra una supercie),
rascado (solo cuando se realiza con las patas traseras), mordisqueo de
pelaje (en ancos, espalda, extremidades, cola, zona dorsal y ventral),
uso de patas delanteras (para restregarse los ojos, el hocico, detrás de
las orejas), estiramiento, bostezo y sacudida de cabeza.
Posturas de reposo: postura baja (el cuerpo extendido cerca del suelo,
con las cuatro extremidades exionadas y la cola reposando en tierra,
usualmente cuando está alerta), descanso (diferentes posiciones cuando
duermen durante el día, pueden ser en compañía, utilizando el cuerpo
de otro miembro como soporte, enrollados en sí mismos, entre otros),
dormir (de día o noche, se diferencia del descanso al ser un sueño
profundo donde la exhalación es más larga que la inhalación, incluso se
observan movimientos o sonidos durante el sueño).
y puestos en libertad (McTurk & Spelman 2005; Gómez, Jorgenson &
Valbuena 1999). Sin embargo, hay casos en que los grupos no son
permeables y el intento de individuos rehabilitados por unirse a grupos
ya establecidos en libertad han terminado en la muerte de los foráneos
tras el ataque directo del grupo residente (McTurk & Spelman 2005). En
otros casos, los animales son ahuyentados con fuertes vocalizaciones
y los enfrentamientos físicos son evitados (Morales-Betancourt 2011).
En todo caso, los individuos transeúntes (Duplaix 1980) pueden tener
una mayor vulnerabilidad a los predadores, pero si logran establecerse
en territorios vacíos con buena disponibilidad de alimento, durante sus
recorridos podrán encontrar pareja y establecer un nuevo grupo, pero
para ello deberá haber presencia de otros grupos aguas arriba, aguas
abajo o en cuerpos de agua cercanos.
COMPORTAMIENTO
Se pueden observar distintos tipos de comportamientos como lo son
los instintivos, las interacciones entre individuos de la misma especie
y con otras especies (Manning & Dawkins 2012). Así como también se
puede observar el desarrollo de habilidades a lo largo del crecimiento de
cada individuo. Para la nutria gigante los comportamientos se agrupan
en cuatro aspectos principales: locomoción, actividades de confort,
alimentación y eliminación (Duplaix 1980).
LOCOMOCIÓN
La nutria gigante es una especie ágil tanto en el ambiente acuático como
en el terrestre. Las categorías de comportamiento registrados para cada
uno son de acuerdo a Duplaix (1980):
24 25
Pteronura brasiliensis
acompaña de posturas defensivas, también usado en vida silvestre
cuando hay alarma por caimán). Otros: apareamiento (sonido emitido
por la hembra, ya que el macho genera gruñidos), "hum" de succión
(emitido por crías durante la lactancia).
Llamados que solo ocurren en vida silvestre:
-Llamados de cohesión: "hum" corto (al salir del agua) y llamado de
aislamiento (ocurre cuando uno de los individuos ha perdido contacto
con el grupo durante el forrajeo).
Llamados que ocurren únicamente en cautiverio:
-Llamados de cohesión: llamado cercano (en movimiento o juego).
ESTADO DE CONSERVACIÓN
Posterior a la época de la cacería por pieles, entre 1950 y 1970, las
poblaciones de esta especie se redujeron considerablemente o
desaparecieron de las inmediaciones de los grandes centros poblados
como Leticia (Amazonas), Puerto Carreño (Vichada), Inírida (Guainía) y
Florencia (Caquetá). En 1972 la especie hizo parte de los 10 mamíferos
más amenazados del mundo (Duplaix et al. 2015). Sin embargo, en
algunas de estas localidades se han recuperado paulatinamente y la
frecuencia de observación ha aumentado.
Su comportamiento diurno y sus fuertes vocalizaciones hacían de esta
especie una presa fácil de ser ubicada y cazada, a diferencia de la nutria
neotropical, que por su comportamiento solitario y más silencioso no
sufrió el mismo impacto (Bastida et al. 2007). La diversicación de pieles
a nal de la década del 1970 aumentó aún más la cacería de nutrias, una
sola piel costaba alrededor de US$ 250 y un abrigo US$ 4000 (basado
en el Bureau of Labor Statistics, consumer price index).
ELIMINACIÓN
La defecación se realiza en letrinas fuera del agua. Primero se olfatea
y luego se da la espalda antes de proseguir. La micción puede ocurrir
después de la defecación y tienen más presión, mezclando en ocasiones
las heces de la letrina (Duplaix 1980).
SONIDOS
El repertorio de sus vocalizaciones es extenso e incluye 22 sonidos
en adultos y 11 en neonatos. Los sonidos se agrupan en: llamados de
cohesión, vocalización de alarma y amenaza, llamados de alimentación
y otros (Mumm & Knörnschild 2014):
En los llamados de cohesión se encuentran:
-Llamado simple (sonido "coo", llamado corto asociado a distintos
comportamientos), llamado de contacto (en movimiento o juego se
requiere reubicar al grupo, ocurre durante el forrajeo, se distingue al
tener un silbido en medio), modicación al llamado de contacto (cuando
inicia desde el silbido en el mismo contexto), "hum" (sonido distinguido
de la especie asociado a las actividades grupales), modicación al "hum"
(sonido “coo-hum”, incluye un sonido "hum" y llamado de contacto,
asociado al cambio de dirección durante el desplazamiento, saludo y
juego), silbido (llamado al grupo), silbido doble (monitoreo del entorno),
llamado subacuático.
-Vocalización de alarma y amenaza: gruñido (defensa, advertencia,
jugando), "hah" (sonido característico de la especie, advertencia),
resoplido (alarma, amenaza), grito ondulado (alarma). Llamados de
alimentación: suplica, llamado de súplica, grito de súplica, modicación
grito de súplica, quejido (cuando un subadulto obtiene una presa y se
26 27
Pteronura brasiliensis
o renería de petróleo), derrames de petróleo (lo que produce daños
en el pelaje, hipotermia, toxicidad por falla renal y hepática cuando el
animal lo consume al limpiar su pelaje, daños en los pulmones y ojos e
inanición por pérdida de alimento) (Carter & Rosas 1997; Peterson, Rice,
Short, Esler, Bodkin, Ballachey & Irons 2003), contaminación por aguas
negras y abonos, reducción de los caudales y modicación de los cauces,
generando alteraciones en la disponibilidad de presas y hábitat (zonas de
refugio, desplazamiento, letrinas, madrigueras) (Díaz & Sánchez 2002;
Duplaix, Evangelista & Rosas 2015; Duplaix & Savage 2018).
Esta especie está protegida junto a la nutria neotropical a través de
la resolución 574 de julio 24 de 1969, que establece la veda de la caza
de algunas especies de la fauna silvestre. Posteriormente se conrmó
la prohibición de la caza con la resolución 848 de agosto de 1973, aún
vigente, por medio de la cual se veda la caza de mamíferos silvestres
del orden Carnivora. Actualmente existe un plan de conservación de la
nutria gigante y la neotropical en Colombia avalado por el Ministerio de
Ambiente (Trujillo et al. 2017).
Caza por su piel.
Sobreexplotación del recurso
pesquero hace que los
pescadores la vean como
amenaza y opten por matarla.
Venta y tenencia ilegal de crías
como mascotas, generalmente son
sacricadas a medida que crecen
por el aumento de su agresividad.
Altos niveles de mercurio en las
cuencas de los ríos Amazonas y
Orinoco.
AMENAZAS
La especie tiene la misma categoría de amenaza a nivel mundial
y en Colombia: En Peligro de extinción (EN). Esto quiere decir que se
encuentra en un nivel de riesgo cuatro sobre cinco antes de la extinción,
y el segundo de tres en el grado de amenaza. A nivel mundial se reporta
por A3ce en CITES y en Colombia por A2cd+3cd (Trujillo et al. 2006),
su amenaza está determinada por los factores de Población (A) debido
"reducción del tamaño de la población observada, estimada, inferida o
sospechada, en el pasado donde las causas de la reducción pudieron no
haber cesado O no ser entendidas y conocidas O no ser reversibles" por
"una reducción del área de ocupación (AOO), extensión de presencia
(EOO) y/o calidad del hábitat" (c) y por "niveles de explotación reales o
potenciales" (d).
Hoy en día, la especie presenta amenazas directas e indirectas. Como
amenazas directas se pueden mencionar principalmente el conicto con
pescadores y piscicultores y la captura de crías para tenencia (Trujillo
et al. 2006; Morales-Betancourt 2011; Trujillo & Mosquera-Guerra 2018;
Duplaix & Savage 2018). En varias ocasiones, las crías que se tienen en
cautiverio (tenencia ilegal) son sacricadas al llegar a la etapa juvenil o
adulta porque sus demandas de alimentos y actividad son muy altas y
en ocasiones ocurren mordeduras a las personas con las que interactúan
(Trujillo y Morales Betancourt, observación personal).
Entre las amenazas indirectas se encuentran la pérdida de la cobertura
vegetal en las márgenes de los cuerpos de agua (por tala de bosque,
cultivos, extracción de material de arrastre, construcciones de viviendas,
vías, senderos, entre otros), sobrepesca, bioacumulación de metales
pesados por contaminación de los ríos con mercurio (por extracción
de oro uvial), plomo, cromo y otros metales pesados (por extracción
28 29
Pteronura brasiliensis
Se deben tener en consideración los siguientes requerimientos para
iniciar un proceso de rehabilitación:
• Evaluación del estado físico y comportamental o mental del
individuo. Estado biológico, nutricional y sanitario.
• Facilidades locativas adecuadas para la rehabilitación y liberación.
• Condiciones del área para el momento de la liberación (debe coincidir
con el periodo de mayor disponibilidad de presas).
• Estado del área de liberación (densidad: otros grupos o individuos
en el área, disponibilidad de alimento durante todo el año, vegetación
riparia, áreas de refugio, proximidad a zonas urbanas o de ocurrencia
humana, etc.)
• Personal para realizar el proceso de seguimiento e implementación
de acciones necesarias en los tiempos adecuados.
• Recursos para las fórmulas dietarias adecuadas (pescado diario
y fresco de acuerdo al tipo de especies, en cantidad y frecuencia
necesarias).
• Acompañamiento de un médico veterinario en vida silvestre con
experiencia en la especie.
• Realizar un plan de manejo en cautiverio y liberación.
• Determinar las entidades que puedan recibir al individuo para
disposición nal en caso que el individuo no sea apto para la liberación.
Adicionalmente, en caso de neonatos y juveniles, se ha de identicar
si en otras áreas existen individuos en condiciones de cautividad,
para realizar un proceso conjunto de rehabilitación, ya que aumenta
el aprendizaje, fortalece los comportamientos naturales y evita el
condicionamiento, amansamiento o habituación.
Se entiende por rehabilitación de fauna la acción de recuperar física
y conductualmente a un animal silvestre para retornar a su hábitat
natural, del cual fue sustraído. La rehabilitación tiene como objetivo
preparar integralmente a los ejemplares, de manera tal que les permita
desenvolverse en su ambiente de forma independiente y acorde a las
características biológicas de su especie (Aprile & Bertonatti 1996).
La rehabilitación de fauna silvestre requiere de conocimientos en
biología y medicina veterinaria de cada especie y en general no existe
un único método (Aprile & Bertonatti 1996), debido a la singularidad
de los casos. Por ello es muy importante documentar y divulgar los
procesos, no solo para el cumplimiento de los requerimientos legales, sino
también para contribuir con información que sea útil a otras personas e
instituciones encargadas de estos procedimientos.
El tipo de rehabilitación dependerá de las condiciones de los lugares
en los que se realice y de la técnica de liberación seleccionada, ya sea
dura, en la cual se corta la relación humano-animal en un momento
determinado y de forma abrupta; o blanda, cuando el proceso de ruptura
de la relación con la persona a cargo se realiza de manera gradual
(Llewellyn 2003). En varios casos con otras especies de nutrias se ha
probado que la liberación blanda es exitosa.
Proceso de
rehabilitación
30 31
Pteronura brasiliensis
VALORACIÓN INICIAL PARA LA REHABILITACIÓN
Recepción e identicación de individuos
Al momento de recibir un animal en el CAVR, se debe verificar
la información: salvoconductos o permisos de movilización, acto
administrativo de la autoridad ambiental, hoja de vida del individuo y se
debe diligenciar el acta de entrega. Posteriormente en el CAVR se realiza
el acto de registro y se inicia la rehabilitación o preliberación como lo
establece la Resolución 2064 del 21 de octubre de 2010.
En el CAVR se revisan o toman los datos detallados del origen del
individuo, medidas corporales y registro fotográfico del patrón de
manchas ubicado en la garganta de los animales (zona gular), ya que
son únicos y sir ven de identicación individual. La edad aproximada del
animal se establece de acuerdo a la curva de crecimiento. Estos datos
son importantes ya que permitirán ofrecer un tratamiento adecuado a
cada individuo. Cada ejemplar se deberá tener una cha individual (hoja
de vida) en donde se registren cambios de salud o comportamiento y los
procedimientos que se le realizan.
VALORACIÓN COMPORTAMENTAL
Después de diligenciar la ficha individual, se realiza el examen
comportamental. En este punto, se debe prestar atención a la condición
actitudinal del animal, haciendo referencia a la postura corporal y su
respuesta al ambiente que lo rodea. Se deben registrar, en el formato
establecido, todas las conductas observadas en el arribo al CAVR en la
historia del individuo, ya sean naturales, condicionadas, aberrantes o
indeseadas y en casos muy especícos en los que se tenga conocimiento
pleno de la historia de vida del animal e improntas.
Los recursos anteriormente mencionados se deben mantener mínimo
nueve meses. Liberar a un individuo menor de un año disminuye
signicativamente las probabilidades de éxito de supervivencia en vida
silvestre.
En la etapa de rehabilitación se requiere de un recinto que permita
fomentar o fortalecer los comportamientos naturales del animal, por
lo que será necesario ofrecer diferentes estímulos de tipo ambiental,
sensitivo, cognitivo y alimenticio. Para ello, el enriquecimiento ambiental
se constituye como la principal herramienta. En algunos casos, estos
recintos podrán realizarse en los lugares de liberación (liberación
blanda explicado en dicha sección), siempre y cuando se presenten las
condiciones anteriormente descritas y la autoridad ambiental competente
lo permita.
32 33
Pteronura brasiliensis
Manipulación general
Cada día, durante la limpieza o alimentación, se debe reportar cualquier
anormalidad respecto al comportamiento en general del individuo,
ingestión de alimento, consistencia de heces, etc. (Rey 2016). Además,
se deben realizar una serie de actividades de limpieza y desinfección
regularmente (Reid-Smith 2015) para evitar la proliferación de patógenos:
• Agua limpia para beber, debe estar siempre disponible y debe ser
cambiada diariamente.
• Comederos y bebederos, se deben limpiar y desinfectar diariamente.
• Diariamente se debe eliminar cualquier residuo fecal, de alimento
(incluidas las escamas) y cualquier otro sustrato contaminado.
• La desinfección del recinto debe ser regular, enfocando esfuerzos
en paredes, pisos duros y piscinas, retirando posteriormente el agente
desinfectante con abundante agua.
• Áreas compactadas del suelo deben ser removidas y suavizadas
para evitar lesiones en extremidades de los animales.
Esta evaluación debe realizarse durante todo el periodo de
permanencia del individuo en el centro de rehabilitación, desde que
ingresa hasta que naliza el proceso. Se debe tener en cuenta que
el connamiento generalmente produce condiciones de estrés en los
animales que conllevan a comportamientos estereotipados, alterando
la respuesta a estímulos ofrecidos; estas condiciones pueden variar de
acuerdo al tiempo de cautiverio, a las condiciones y a la habituación del
mismo por lo que la implementación de adecuados enriquecimientos
ambientales es fundamental para mantener la salud física y mental de
los especímenes.
VALORACIÓN MÉDICA
Al tratarse de un procedimiento exclusivamente veterinario, se encuentra
en la sección Evaluación Médica y Evaluación Corporal.
MANEJO
Identicación individual y de sexo
Las nutrias poseen una serie de manchas en el cuello o región gular de
color café marrón y crema que son únicas para cada individuo y sirven
para identicarlas visualmente (Duplaix 1980). Para determinar el sexo,
en adultos es sencillo ya que las hembras que ha tenido crías se les
puede observar las cuatro glándulas mamarias más desarrolladas. En los
machos, el escroto es posible de ver después del completo desarrollo,
entre el segundo y tercer año. Para individuos subadultos y crías, la
observación de la proximidad de la supercie urinaria y el ano permite
establecer si es hembra, presentándose alta proximidad, o macho con
menor proximidad (Groenendijk & Hajek 2015).
34 35
Pteronura brasiliensis
Indicaciones para el transporte de nutrias gigantes (AZA 2009).
1. Debe ser seguro
para el animal y el
personal que lo maneja
(mínimo dos personas).
2. Transporte adecuado
(cajas transportadoras),
preferiblemente de
madera. Y con espacio
suciente para el animal.
Mínimo 2m x 1m x 1m para
un adulto.
3. Con ventilación y
preferiblemente de
madera que absorba la
humedad.
4. Minimizar la luz y
el ruido lo que más se
pueda.
5. Las cajas de
transporte no deben
tener rejas de metal,
porque pueden llegar
a lastimarse las
almohadillas de las
patas.
6. Debe tener agua y
alimento a disposición
dentro de la caja.
7. Para esto se pueden
se puede adaptar un
recipiente de metal que
puede estar unido a la
esquina de la caja.
8. Debe contener viruta
o heno para comodidad
del animal y para
absorber heces y orina.
9. Temperatura entre
15-26° C aunque no se
debe mantener a más
de 21,1° C porque el
animal puede presentar
hipertermia.
10. No deben
mantenerse en
contenedores de
transporte por más de
24 horas sin agua ni
comida.
11. Debe haber
información del contacto
de emergencia del sitio
de envío y recepción por
si escapa la nutria en el
trayecto.
12. Arribo: cuando
el animal llegue a su
destino, debe colocarse
la caja en su encierro,
abrir la puerta y el
animal debería salir
voluntariamente.
CAPTURA
Se dene como el acto de atrapar y connar a un animal en un espacio
limitado. Para la aplicación de este procedimiento se emplean diferentes
tipos de equipos y materiales:
• Señuelos: ejemplares de la misma especie (preferiblemente del
sexo contrario) o animales que hagan parte de la cadena alimenticia del
ejemplar objeto de captura.
• Cebos: pueden ser alimentos preparados o naturales de gran
atractivo y palatabilidad, suministrados en periodos determinados con
la intención de generar conductas de acostumbramiento a los lugares
de alimentación.
• Esencias y olores: son atrayentes especícos para determinados
animales; en este grupo se encuentran principalmente las feromonas.
• Sonidos: se utilizan como atrayente la imitación de las llamadas
producidas por la especie del animal y de algunas especies que pueden
formar parte de la dieta.
Para la captura de animales silvestres se usan generalmente trampas
con cierres de accionamiento manual cuando se está monitoreando el
movimiento del animal, o semiautomático cuando no se está presente
en el momento de la captura (Varela, Brieva, Parra & Barragán 2005).
TRANSPORTE
Al momento de realizar un decomiso o traslado a otra institución, se
deben seguir ciertas pautas para que el animal esté lo más cómodo
posible durante su viaje a la corporación o centro de rehabilitación.
Además de garantizar la seguridad del personal responsable de su
manejo.
36 37
Pteronura brasiliensis
• Cuarentena: donde se hace un aislamiento y periodo de aclimatación
para que el animal se acostumbre a su entorno, manejo y dieta, antes de
hacer capturas, procedimientos invasivos o anestesia. De acuerdo con
los riesgos se determinará la necesidad de aislamiento, considerando
las necesidades sociales de la especie. Se aprovecha el periodo de
cuarentena para toma de muestras como coprología, hematología,
química, diagnóstico por imagen, etc. Debe ser mínimo 30 días, para
que si tiene alguna enfermedad se puedan observar signos asociados.
• Destinación: pueden ser liberación inmediata, rehabilitación (para
posterior reubicación o liberación), bajo cuidado humano (zoológicos) y
muerte o eutanasia.
RECEPCIÓN DE ANIMALES
REGISTRO
IDENTIFICACIÓN
EVALUACIÓN MÉDICO
BIOLÓGICA
LIBERACIÓN
O REUBICACIÓN REHABILITACIÓN MUERTE O EUTANASIA
NECROPSIA Y
DISPOSICIÓN FINAL
DESTINACIÓN
Pasos a seguir en el
momento de recibir
un animal
(Varela, Brieva, Parra
& Barragán 2005).
Desde un punto de vista etimológico rehabilitar (re=volver; habilitar=
capacitar o condicionar) se interpreta como volver a condicionar una
cosa o algo. Por eso entendemos rehabilitación de fauna como la acción
de recuperar sanitaria, física, psíquica y conductualmente a un animal
silvestre que padeció algún tipo de patología o bien que fue sustraído de
su hábitat (Evans 1985). Esta tiene como objetivo capacitar integralmente
a los ejemplares, de manera tal que les permita desenvolverse en su
ambiente de forma independiente y acorde a las características biológicas
de su especie (Aprile & Bertonatti 1996). A continuación se describen
los pasos de un protocolo de rehabilitación para Pteronura brasiliensis.
RECEPCIÓN E IDENTIFICACIÓN DE INDIVIDUOS
La llegada de individuos a las corporaciones generalmente ocurre de
forma imprevista y ello hace que los funcionarios no estén debidamente
preparados, incluso en aquellas corporaciones que cuentan con centros
de fauna, que generalmente están más enfocados a especies terrestres.
Por esta razón es conveniente disponer de un sistema de recepción
planicado.
• Recepción: se debe realizar una valoración biológica completa al
animal con una apertura de historia clínica individual, examen clínico y
medición de índices siológicos.
• Terapéutica: se efectúan diferentes tratamientos según se requiera
y de acuerdo al examen clínico, y se aplican métodos de medicina
veterinaria preventiva como cuarentena, el aislamiento y desparasitación.
Rehabilitación de
fauna salvaje
38 39
Pteronura brasiliensis
Parámetro
Características
generales
Peso
Longitud
Cría (hasta 5 meses)
Neonato pelo gris
claro, que se oscurece
a las 6-7 semanas.
Ojos cerrados antes
de cuatro semanas. Se
pueden sexar a las diez
semanas.
Nacen con un peso de
156-256 gr.
A los cinco meses
pueden pesar 4,5 kg.
80 cm al nacer.
Aproximadamente
90-100 cm a los
4- 5 meses
Juvenil (de 5 meses a
2 año s)
Después de los diez
meses
es difícil diferenciarlo de
un adulto.
Pueden pesar desde 5
kilos hasta el peso que
tendrán en estado adulto
que es de hasta 34 kg.
Puede ser desde un
metro hasta 1,9 m a la
edad adulta.
Adulto (más de 2
os)
Animal completamente
desarrollado. Madurez
sexual a los dos años.
Los adultos pueden
pesar de 24-34 kg.
La longitud puede ser
entre 1,5-1,9 m.
Parámetros de identicación de la edad en nutrias.
L. TOTAL
PESO
LO NGITUD (mm)
1200
1000
800
600
400
200
0
8.000
7.000
6.000
5.000
4.000
3.000
2.000
1.000
0
PESO (gr)
2 meses
11/22/97 2,5-3
meses
12/3/97
2,5-3
meses
12/9/97
3-3,5
meses
12/19/97
4-4,5
meses
1/15/98
5-5,5
meses
2/5/98
6-6,5
meses
4/1/98
EDAD ESTIMADA
Curva de crecimiento
realizada con las medidas
morfométricas y peso,
tomadas quincenalmente a
la cría de nutria gigante en
proceso de rehabilitación
(Gó mez 1999).
Fichas individuales
para toma de datos
de cada individuo
recibido.
• Seguimiento: se evalúa constantemente el progreso médico del
animal y se controlan posibles problemas clínicos (Varela, Brieva, Parra,
& Barragán 2005).
Al momento de recibir un animal, el primer paso a seguir consiste en
la toma detallada de los datos de origen del individuo que se va a recibir.
Los datos recogidos son de suma importancia, ya que permitirán dar un
tratamiento adecuado, partiendo de lo que se pueda reconstruir a partir
de ellos, por lo que se debe tomar la mayor cantidad de información
posible. Cada ejemplar debe tener una cha individual. Además, existen
curvas de crecimiento que ayudan en el momento de determinar qué
edad aproximada tiene un individuo.
40 41
Pteronura brasiliensis
Estado de conciencia
Alerta o normal
Deprimido
Estuporoso o
semicomatoso
Coma
Qué se observa
Animal activo que está pendiente de todo lo que sucede a su alrededor y
responde a los estímulos externos.
Animal consciente, pero inactivo y no responde al ambiente, tiende a dormir
todo el día.
Animal generalmente en posición de descanso, puede o no tener los ojos
abiertos y solo responde a estímulos dolorosos.
No responde a estímulos externos, ojos cerrados, no responde a estímulos
dolorosos pero aún tiene signos vitales como respiración y latidos cardiacos.
Implica disminución de las funciones cerebrales y alto peligro de muerte.
Evaluación del estado de conciencia de un animal.
Condición del pelaje y uñas.
Se debe evaluar la humectación y condición del pelaje. Si la cercanía
lo permite, la presencia de ectoparásitos y la presencia de heridas,
nodulaciones y lesiones de piel. Los animales enfermos o con mal estado
nutricional por lo general presentan pelo hirsuto (opaco o quebradizo,
de mal aspecto).
Membranas mucosas:
Nos permite evaluar la irrigación sanguínea y el estado de hidratación del
animal. Se evalúa la mucosa conjuntiva palpebral, gingival, vestíbulo-
vaginal y balanoprepucial. Las cuales pueden presentar alteraciones de
color por causas siológicas o patológicas y se clasican en: cianóticas
(color azulado) cuando se disminuye el oxigeno en la sangre del animal;
ictéricas (color amarillo) cuando hay mucha bilirrubina en sangre a
causa de problemas en el hígado o la vesícula biliar; pálidas (rosa claro,
EVALUACIÓN MÉDICA
Después de hacer diligenciar la cha individual es importante observar
al animal detenidamente (examen visual). En este momento se debe
mirar el posicionamiento del animal físicamente y su interacción hacia
el medio externo. Vericar que no tenga posición antiálgica, la cual se
presenta cuando los animales intentan evitar un dolor. Esta valoración
permite hacer una evaluación indirecta del funcionamiento general del
sistema nervioso central y en especial el sistema reticular activador
ubicado cerca del tallo cerebral.
Desplazamiento
Esta valoración permite hacer una evaluación indirecta de daños o
lesiones a nivel musculoesquelético. Se deben reportar las cojeras y
clasicarlas como de apoyo o elevación. Asimismo, se deben reportar
las ataxias o incoordinaciones y paresias o debilidades.
Puntos clave para
evaluar la actitud de
un paciente.
Posicionamiento
del cuerpo
Expresión facial
Es importante observar
de manera integral.
Respuesta a estímulos
externos.
42 43
Pteronura brasiliensis
blanco) por disminución del volumen sanguíneo; rosas, las cuales son
indicadoras del estado de hidratación e irrigación sanguínea adecuado;
y congestionadas (rosa oscuro, rojas) por procesos inamatorios o
estados febriles.
Ganglios linfáticos:
Bajo condiciones normales no deben ser palpables. El aumento de
tamaño de los ganglios linfáticos ubicados en las zonas submandibular,
axilar, inguinal y en los muslos puede indicar una respuesta frente a un
proceso inamatorio, infeccioso o neoplásico.
Ojos y nariz
Se debe evaluar la apertura palpebral de los ojos, presencia de
secreciones y su carácter, así como cualquier pérdida de transparencia
en el medio ocular. La nariz se deberá evaluar por secreciones, así como
humectación y cambios en forma y textura.
Órganos reproductores externos
Se deben evaluar en hembras las glándulas mamarias y pezones que
suelen aumentar de tamaño durante los procesos siológicos, como
gestación, o patológicos, como pseudogestación. Se deben reportar todas
las secreciones prepuciales y vaginales y su carácter y el tamaño testicular.
La evaluación del tracto reproductivo se puede realizar en animales
que están involucrados regularmente en un programa de entrenamiento
médico. En ejemplares bien entrenados es posible la ultrasonografía del
útero, así como la inspección visual o palpación de la glándula mamaria
y los testículos. No se deben usar las hormonas contraceptivas en
nutrias gigantes debido a sus efectos colaterales, como endometritis y
piómetra y el resultado potencial de la inhibición futura de reproducción.
Examen
de mucosa
gingival en una
nutria gigante
anestesiada.
44 45
Pteronura brasiliensis
Calicación
Condición
general
Cuello y
hombros
Abdomen
y cintura
Región
caudal
Vertebras
y caja
torácica
Emaciado
No hay presencia de
grasa y hay pérdida
de masa muscular,
son visibles vértebras
lumbares, costillas,
pelaje opaco y sin brillo.
Escápula pronunciada,
falta de músculo sobre
los hombros
Cintura muy
pronunciada y línea
de abdomen muy
pronunciada.
Cadera y región iliaca
muy pronunciada.
Todas las vértebras y
costillas son visibles
Pobre
Flaco, masa muscular
pobre.
Escápula visible con
un poco de musculo
sobre sus hombros,
cuello delgado.
Cintura visible detrás
de sus costillas, no
hay grasa abdominal.
Huesos pélvicos
visibles.
Las puntas de las
vértebras lumbares y
torácicas son visibles,
y las costillas son
ligeramente visibles y
fácilmente palpables.
Ideal
Tono muscular
y grasa corporal
óptima, bien
proporcionado,
buena condición
del pelo.
Líneas suaves
sobres sus
hombros.
No es visible una
línea abdominal,
hay un poco de
grasa abdominal
no es exagerada.
Caderas y pelvis
ligeramente
visibles.
No hay vertebras
o costillas visibles
Sobrepeso
Depósitos
grasos
notables
en todo el
cuerpo.
No hay
delineación
sobre el
área de los
hombros.
La región
abdominal se
ve ligeramente
redonda.
No hay
visibilidad de
huesos.
Se evidencian
depósitos
grasos sobre
las vértebras
y costillas
Obeso
Depósitos grasos muy
evidentes, no hay
diferenciación entre
hombros estómago o
región pélvica.
No hay denición,
región del cuello muy
engrosada, depósitos
grasos sobre los
hombros y cuello.
Grasa abdominal obvia,
y zona de la cintura
voluminosa la grasa
abdominal descuelga
desde la caja torácica.
Depósitos grasos
obvios en miembros
posteriores, patas y
cola.
Tejido graso sobre la
caja torácica además
de grandes depósitos
grasos en sobre las
vértebras.
Condición corporal en nutrias (AZA 2009).
EVALUACIÓN DE LA CONDICIÓN CORPORAL
Durante el examen general se debe evaluar la condición corporal.
En la siguiente tabla se hace una descripción de las diferentes áreas
corporales para ayudar a determinar la condición del individuo.
22
Abdomen y cintura:
se observa el volumen
del área y si existen
depósitos grasos.
Cuello y hombros:
cómo se ve la escápula y
presencia o no de músculo
sobre hombros.
Caja torácica: observar
qué tan pronunciadas
están las costillas y
vértebras costales.
Condición general: observar todo el individuo en busca
de depósitos grasos, prominencias óseas y estado de
pelaje.
Región caudal:
observar qué tan
visible es la cadera
y región ilíaca.
46 47
Pteronura brasiliensis
Otro aspecto para evaluar durante el examen general es el grado de
deshidratación. Este es un signo de enfermedad común y es necesario
realizar una determinación lo más precisa posible para abordarla de la
manera correcta (Williams et al. 1990). Pueden existir diferentes niveles
de deshidratación que se podrán evaluar de la siguiente forma:
Manifestación
corporal
Mucosas Secas
Ojos hundidos
Demora del retorno del
pliegue en retornar*
< de 5%
No
No
Menos de un
segundo
5-7%
Leve
No
1”-2
12-15%
Severo
Severo
No
retorna
7-10 %
Moderado
Leve
2”-5”
10 -12 %
Severo
Severo
>5”
% deshidratación
Estimación de la deshidratación mediante algunas manifestaciones corporales
(Varela, Brieva, Parra & Barragán 2005). *Consiste en tomar una porción de piel
como un ligero "pellizco" y tomar el tiempo en que la piel vuelve a su posición.
EVALUACIÓN DE LA DESHIDRATACIÓN
Ejemplar con enfermedad neoplásica metastásica terminal
y condición corporal de emaciación. Se observa la pérdida
de grasa subcutánea y la prominencia del arco costal
(azul), la tuberosidad coxal (verde) e incluso el trocánter
mayor (roja). Se aumenta la profundidad de la fosa ilíaca
(naranja).
En esta imagen se pueden observar dos individuos con
una condición corporal ideal, se observa la línea dorsal
y ligeramente las costillas con una cantidad adecuada de
grasa subcutánea.
Este es un ejemplar con sobrepeso, en el que se ven
pliegues sobre el miembro anterior derecho y aumento
en el volumen de la zona dorsal, no se observa
depresión en la zona correspondiente a la fosa ilíaca.
En esta imagen se puede observar la prominencia ósea
de la región escapular (azul), costal (verde) e ilíaca
(roja), consistente con una condición corporal pobre,
de acuerdo con la tabla de evaluación de condición
corporal.
48 49
Pteronura brasiliensis
3. Intraperitoneal. Es una ruta sencilla y también requiere poco
equipo para la perfusión. Al igual que la ruta subcutánea, en casos
de deshidratación o hipovolemia graves es lenta y debe considerarse
inefectiva. Puede utilizarse para la administración de uidos cristaloides
y algunas medicaciones, incluso para la perfusión de transfusiones
sanguíneas, pero la vía resulta más incómoda para los pacientes y
potencialmente irritante. Además si se produce una infección, es
inmediata la difusión generalizada de la misma y se tiene el riesgo de
enfrentarse a una septicemia fulminante. En la mayoría de las ocasiones
no existe una clara justicación para utilizar la vía intraperitoneal en
lugar de la vía intravenosa o la intraósea.
4. Intravenosa. Requiere cierto material, catéteres venosos y
yugulares en animales muy pequeños, bombas de infusión, etc. La
colocación de catéteres venosos puede llevar algo más de tiempo que
una administración subcutánea o intraperitoneal y los pacientes deben
ser controlados de forma exhaustiva. Es una ruta rápida y efectiva y es
la más indicada en animales con deshidratación o hipovolemia graves,
al igual que en la corrección de desequilibrios electrolíticos importantes.
Las venas periféricas que con mayor frecuencia se utilizan son las venas
cefálica (extremidades anteriores), safena y coccígea dorsal. La yugular
permite el acceso venoso central, al terminar la punta del catéter
en la vena cava craneal. La vía venosa permite un acceso directo al
compartimento intravascular; a través de ella se pueden administrar
grandes volúmenes de uidos a velocidades elevadas y suministrar
prácticamente todos los medicamentos requeridos, incluidos aditivos
de la uidoterapia a las concentraciones que sean necesarias. Se debe
tener en cuenta la velocidad de infusión del suero, ya que si es muy
Posicionamiento de
catéter IV calibre 24
en vena cefálica de
un individuo juvenil.
En la corrección del
décit de hidratación
por vía intravenosa
es muy importante la
asepsia para evitar
contaminación de la
vía y diseminación de
una posible infección.
La corrección de décit de hidratación puede realizarse por las vías
oral y parenteral (subcutánea, intravenosa, intraósea e intraperitoneal).
1. Oral. Es la vía siológica y se recomienda por ser más sencilla
y ecaz que las demás alternativas y permite la administración de los
volúmenes necesarios y las medicaciones. Puede emplearse para evitar
deshidratación en animales jóvenes (cachorros) por ejemplo con diarrea,
administrando "soluciones de rehidratación oral" (ORS) con la frecuencia
suciente (cada 1/2 hora o más a menudo). En casos de deshidratación
grave esta ruta es demasiado lenta. Si los animales vomitan o si existe
enfermedad del tracto gastrointestinal alto, es una ruta inadecuada.
En otros casos no existe ingestión de alimentos o líquidos por parte del
paciente o bien se encuentra en una situación en la cual la deglución o la
digestión son complicadas o imposibles: coma, sedación profunda, etc.
Una alternativa en cachorros es usar el tubo gástrico.
2. Subcutánea. Se usa con frecuencia, es sencilla, barata, permite
suministrar volúmenes importantes de uidos y requiere poco equipo.
Es imprescindible que exista una buena perfusión periférica para que se
absorba el líquido inyectado en el espacio subcutáneo. En caso contrario,
quedará secuestrado y no se absorberá correctamente; por esta razón
en casos de deshidratación grave es lenta e inefectiva. Hay que tener
en cuenta que algunos uidos no deben administrarse por esta vía
(ej. glucosa). Los sueros que contienen calcio o potasio deben diluirse
previamente antes de administrarlos por esta vía. Cuando la técnica no
se realiza con la suciente asepsia puede haber complicaciones graves:
infecciones subcutáneas que ocupan grandes extensiones. Se debe evitar
que el uido administrado gravite hacia zonas declives y que afecte a
zonas de heridas quirúrgicas hasta su cicatrización completa.
50 51
Pteronura brasiliensis
localmente con lidocaina 2%. Los lugares de acceso más frecuentes son:
la fosa trocantérica del fémur, la supercie medial de la tibia proximal
(aprox. 1-2 cm distal a la tuberosidad de la tibia), la propia tuberosidad
de la tibia, el ala del ilion y el tubérculo mayor del húmero.
Los fluidos para la corrección de déficit de hidratación pueden
clasicarse en dos grandes grupos: soluciones cristaloides y coloides:
-Las soluciones cristaloides contienen electrolitos que pueden desplazarse
por todos los compartimentos orgánicos. Así pueden pasar del espacio
intravascular al intersticial y al intracelular y además, pueden excretarse
o secretarse por la orina.
-Las coloidales contienen moléculas de alto peso molecular que permite
que queden restringidas al ámbito intravascular, impidiendo su paso al
espacio intersticial. Estas sustancias tienen inuencia osmótica lo que
supone una entrada y retención de agua en el espacio intravascular y en
consecuencia, aumentan y mantienen la volemia y la presión sanguínea.
En la corrección de la deshidratación por vía oral en animales
anoréxicos por varios días es importante no suministrar líquidos que
tengan niveles altos en solutos, puesto que pueden causar diarreas por
hiperosmolaridad; es recomendable no usar más del 10% de dextrosa
en estos líquidos.
La sustitución de uidos puede ser realizada por vía parenteral con
Ringer lactato y glucosa 5%, para una dosis total de 10% de peso
corporal/día. Los uidos orales para niños son una buena opción para
usar en cachorros de nutrias. Las crías que están demasiado débiles
para alimentarse por sí mismas, deben ser alimentadas a través de un
tubo gástrico (ver sección de nutrición). Es muy importante que el tubo
lo coloque alguien con conocimiento en el área, ya que accidentalmente
se puede pasar el tubo por la tráquea y como resultado enviar leche a
los pulmones (AZA 2009).
alta o hay mucha cantidad se puede generar edema pulmonar o ebitis.
También hay que tener en cuenta las concentraciones que vienen en
las presentaciones comerciales de algunos medicamentos, ya que una
alta concentración puede generar irritación, ebitis o dolor. Hay que
vericar que el catéter se encuentre en la posición adecuada en vena y no
subcutáneo o intramuscular, ya que dependiendo del principio activo se
podría generar irritación, dolor e incluso necrosis del tejido. La vía venosa
permite utilizar uidos isotónicos, hipotónicos e hipertónicos, algo que
las vías intraperitoneal o subcutánea no permiten. Desafortunadamente,
requiere la restricción física o química del paciente, lo cual no siempre
es una opción para esta especie.
5. Intraósea. En animales pequeños o pacientes donde la colocación
de un catéter venoso resulta imposible, la administración de uidoterapia
intraósea proporciona un acceso ecaz y rápido al sistema circulatorio
central a través de la red de capilares de la médula ósea. El hueso que
rodea la cavidad medular evita el colapso del espacio vascular que, sin
embargo, sí se produce en las venas periféricas durante el shock. El
hueso proporciona estabilidad y permite administrar rápida y fácilmente:
sangre, cristaloides, coloides y medicaciones varias. El ritmo de absorción
de una sustancia inyectada en médula ósea es igual al de la inyectada
en una vena periférica y las soluciones y medicaciones que pueden
utilizarse son las mismas, al igual que lo son las dosis recomendadas.
Hay catéteres intraóseos comerciales, que suelen tener un estilete que
evita que la luz del catéter se obstruya al colocarlo. En crías de nutria con
huesos "blandos" se puede administrar uidoterapia intraósea utilizando
agujas hipodérmicas (20-22 G), espinales (20 G) o de médula ósea. La
técnica de trocarización debe realizarse de forma aséptica para evitar la
contaminación bacteriana del canal intraóseo. En animales conscientes el
procedimiento puede resultar doloroso, la piel y periostio se anestesian
52 53
Pteronura brasiliensis
Examen físico
Posterior al examen visual, se continúa con el examen físico que consiste
en un registro de datos que permita obtener una información correcta
y útil. En esta se obtienen datos como estado general, actividad motriz,
respiraciones (cuantitativa y cualitativa) por minuto, temperatura (°C),
y pulso (por minuto), además del registro del color de las membranas
mucosas (MM) (que pueden ser rosadas, pálidas, cianóticas o ictéricas y
congestivas), el tiempo de llenado capilar (TLLC) en segundos y el peso
del animal (gramos o kilogramos). Para este examen es probable que se
necesite algún tipo de restricción que puede ser física o química, siempre
pensando en lo que es mejor para el individuo y lo que le vaya a causar
el menor estrés posible.
En algunas ocasiones se puede presentar la necesidad de capturar,
restringir y/o inmovilizar a las nutrias para procedimientos clínicos o de
emergencia. Sin embargo, debe hacerse una evaluación cuidadosa, pues
en las nutrias, especialmente en las gigantes, es un procedimiento de alto
riesgo. Es clave que todos los equipos de captura estén en buen estado
de funcionamiento y a disposición del personal encargado del cuidado
de los animales; cabe mencionar que este personal debe ser autorizado
y capacitado para este n.
Se recomienda el uso de anestesia por vía intramuscular (IM) en el
muslo craneal (cuádriceps), el muslo caudal (semimembranoso-tendinoso)
o los músculos perforantes lumbares asociados (Spelman 1999).
En general, la restricción se lleva a cabo con un brete o jaula de
captura. La SSP de nutrias de la AZA recomienda entrenar a los animales
para recibir inyecciones, lo cual reduce al mínimo los riesgos (en
animales de zoológicos). La inmovilización de Pteronura brasiliensis con
Ejemplo de cómo calcular la dosis para hidratar:
Cachorro de 200 gr con 10% de deshidratación
Día 1
1. Determinar el estado de deshidratación.
2. Determinar deficiencia de fluidos (valor decimal del % de
deshidratación por el peso en gr) (10% = 0,1).
Deciencia de uidos = 200 gr x 0,1 = 20 ml
(asumiendo que 1 gr = 1 ml)
3. El requerimiento por mantenimiento es de 50 ml/kg (constante)
50ml/kg x 0,2 kg = 10 ml mantenimiento.
4. La cantidad total diaria a suministrar el día 1 es 30 ml.
5. Esta dosis total se suministra en 2 o 3 dosis al día, puede ser vía
oral si es posible el acceso, si no se puede dar por vía intravenosa (IV)
Día 2
1. Calcular el requerimiento calórico del cachorro (ver sección de
dieta), usar la TMB (tasa metabólica basal) x 2 si es adulto o 3 si es un
cachorro; en el caso de un individuo de 200 gr es de 72 Kcal/día.
2. El cachorro necesita una dieta líquida y en el caso de que se use
una fórmula que brinde 1,78 kcal/ml, el individuo necesita 40,4 ml/día.
Día 3 y posteriores
Se evalúa la actitud del individuo diariamente y su porcentaje de
deshidratación y se reajustan las dosis de los uidos; dependiendo de
la edad de la cría se va introduciendo una dieta sólida (Varela, Brieva,
Parra & Barragán 2005) & (AZA 2009).
54 55
Pteronura brasiliensis
A pesar del método de inducción, la anestesia puede ser mantenida
por intubación del animal y el mantenimiento, puede hacerse con
Isouorano. Las nutrias son relativamente fáciles de intubar y este
método es el preferido cuando es necesario inmovilizar un animal durante
un procedimiento prolongado (más de 30 minutos).
Un cuidadoso monitoreo de los signos vitales, donde se evalue el grado
de profundización de la anestesia es primordial, así como monitoreo de
la temperatura corporal, frecuencia y tipo de respiración, la frecuencia
cardíaca, el ritmo y el color de las mucosas y el tiempo de llenado capilar.
En cuanto a los sitios para la oximetría de pulso se recomiendan lugares
como la lengua, en la comisura de los labios, la boca o en el recto. La
suplementación de oxígeno debe estar disponible y se administra cuando
sea necesario.
Debido al gran tamaño de Pteronura brasiliensis se recomienda la
aplicación de una inyección intramuscular profunda. La respiración de
los animales debe ser vigilada cuidadosamente, así como la temperatura
con el n de evitar una hipertermia (L. Spelman, comunicación personal,
2007). Los métodos de enfriamiento por enema y piel con agua fría están
contraindicados, pues incrementan la vasoconstricción periférica que
impide el intercambio térmico y aumenta el daño en órganos. Es ideal
hacer los movimientos en horas del día donde se minimice este riesgo.
Los protocolos de anestesia reportados en literatura utilizados con la
especie han sido los siguientes:
• ketamina 7,5 mg/kg (5-10 mg) en combinación con xilacina a 1,5
mg (1-2 mg/kg). La combinación de la ketamina con xilacina (Rompun ®
2%) da un tiempo corto de anestesia con buena relajación muscular y
analgesia. La xilacina puede ser revertida con atipamezol (Antisedan ®)
cerbatana ha demostrado que minimiza el estrés considerablemente. Se
recomienda dardear al animal en el bíceps femoral M./semimembranoso
/semitendinoso. Una variedad de agentes se ha utilizado con éxito en
varias especies de nutria para su inmovilización, que incluyen la ketamina
sola (no recomendado), la ketamina con midazolam, ketamina con
diazepam y Telazol ®. Las nutrias tienen una gran reserva respiratoria,
por lo que usar anestésicos inhalados para la inducción anestésica toma
a menudo mucho tiempo.
Las nutrias tienen una gran reserva respitatoria, por lo que el uso de
anestésico inhalados puede llevar mucho tiempo.
56 57
Pteronura brasiliensis
• La suplementación de oxígeno debe estar siempre disponible para
suministrarla si es necesario. Para procedimientos mayores y de largo
tiempo los animales pueden ser mantenidos con isouorano.
Actualmente los protocolos reportados en "Species 360" son:
1. Ketamina 4,05 mg/kg, Medetomidina 0,036 mg/kg (dosis promedio)
2. Dexmedetomidina 0,015 mg/kg, Ketamina 3,43 mg/kg (dosis
promedio).
3. Butorfanol 0,17 mg/kg, Dexmedetomidina 0,17 mg/kg y midazolam
0,17 mg/kg.
Estos tres protocolos se han utilizado en el Zoológico de Cali con
mantenimiento de constantes y recuperación adecuada.
Nutria gigante bajo
restricción química
en la Fundación
zoológica de Cali.
Monitoreo anestésico.
(C.Osmann, comunicación personal). En el zoológico de Cali se utilizaron
en el pasado la combinación de Ketamina (10 mg/kg) + Xilacina (1 mg/kg)
en tres individuos para procedimientos de corta duración. Se manejaron
parámetros siológicos estables y la recuperación fue rápida.
• Xilacina 2,5 mg/kg, espere 15 minutos y aplicar la ketamina 2,5
mg/kg. Una vez nalizado el procedimiento, se aplica la yohimbina para
revertir (L.Spelman, comunicación personal, 2007).
•Para una sola inyección se recomienda el uso de medetomidina 0.030
mg/kg, 3 mg/kg ketamina y revertir una vez se termine el procedimiento
con atipamezol 0,125 mg/kg. Aunque más fácil de usar, este protocolo
puede conducir a problemas respiratorios en el inicio del procedimiento
(L. Spelman, comunicación personal, 2007).
Atención a nutria
gigante con
mantenimiento
anestésico inhalado
en la Fundación
Zoológica de Cali.
58 59
Pteronura brasiliensis
Signos clínicos asociados a un sistema orgánico afectado. Sistema neurológico:
alteraciones de conciencia, pérdida de función movilidad, convulsiones.
Abdomen: palpar en busca de distensión por
acumulo de gas, presencia de un cuerpo extraño,
parásitos o extreñimiento; evaluar si con la ligera
presión hay expresión de dolor o incomodidad;
escuchar el sonido del estómago e intestinos.
En el abdomen se debe percutir, que consiste en
dar golpes suaves con las yemas de los dedos
y evaluar el sonido en cada región; variará y
si está lleno de gas, sonará como un balón de
fútbol, lo que se conoce como sonido timpánico;
y si hay líquido sonará mate.
Tomar temperatura rectal en centígrados (ºC)
La temperatura externa se puede medir en las
patas y cola, pero es muy subjetiva.
Sistema reproductivo y urinario: se evalúa
conformidad de órganos externos; si es hembra
se observa la vulva en busca de secreciones o
enrojecimiento como signo de preñez.
Piel y otros: se observa en busca de
heridas, enrojecimientos, inamación,
parásitos externos, calidad del pelo,
tumores (abscesos, neoplasias, etc.)
3
4
Examen clínico: 1. Cabeza Cuello y miembros anteriores, 2. Cavidad Torácica,
3. Cavidad Abdominal y 4. Región caudal, piel y otros.
Oídos: evaluar conformación y
funcionamiento, buscar parásitos.
Ojos: evaluar conformación y funcionamiento,
secrecione extrañas, heridas y opacidad.
Nariz: buscar heridas, parásitos y
secreciones (serosa, mucosa, purulenta y
sanguinolenta)
Cavidad bucal: evaluar color y humedad de
membranas mucosas, tiempo de llenado
capilar (TLLC), piezas dentales completas,
ulceraciones, heridas y cuerpos extraños.
Auscultación cardiaca: frecuencia y ritmo, calidad
de sonidos cardiacos y presencia de ruidos
cardiacos anormales.
Frecuencia respiratoria/minuto: se escucha la
cantidad y calidad de las respiraciones, como
profundidad y ritmo, además del ujo del aire.
1 2
60 61
Pteronura brasiliensis
1. Comportamientos normales en Pteronura brasiliensis.
2. Actividades diurnas en Nutria gigante en el Instituto Nacional de Investigación Amazonas,
Manaos, Brasil. Un total de 1554 observaciones fueron hechas en intervalos de 10 minutos
durante 60 días, entre el periodo de enero de 1993 y febrero de 1994 (Carter & Rosas 1997).
Comidas Actividad terrestre
Descanso Actividad acuática
Porcentaje de observaciones
100
50
0
100
50
0
100
50
0
100
50
0
6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 176 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
Horas del día Horas del día
Descansar Cazar y
alimentarse Marcar
territorio Acicalamiento Jugar
1
2
EVALUACIÓN DE COMPORTAMIENTOS
La evaluación comportamental se debe realizar todo el tiempo que el
animal permanezca dentro de la corporación o centro de rehabilitación
desde el ingreso del animal, durante la rehabilitación y al nalizar el
proceso. La evaluación debe realizarse observando al animal sin la
presencia de estímulos perturbadores como ruidos, olores fuertes,
humanos o contacto con otros animales. Durante la observación se
examina el comportamiento del individuo y luego se compara con el
normal esperado para la especie en cautiverio.
El connamiento siempre genera estrés, alterando la respuesta a
un estímulo; este estrés puede variar de acuerdo con el tiempo de
cautiverio, y a la adaptación al mismo. Lo ideal es que el individuo se
muestre incomodo ante el connamiento y que despliegue reacciones
instintivas de defensa ante la presencia humana. Un animal demasiado
adaptado, conforme, y amistoso con las personas, puede indicar
alteraciones comportamentales causadas por impronta inadecuada o
amansamiento, contacto prolongado con humanos. Lo esperado de
carnívoros bajo cuidado humano son comportamientos defensivos,
incluyendo agresión cuando hay humanos cerca.
De esta evaluación se generan una lista de procedimientos a
implementar con el animal o grupo de animales tendientes a modicar
algunos comportamientos indeseables, o a aanzar los propios de la
especie.
Otro aspecto importante en la evaluación comportamental en
Pteronura brasiliensis es la comunicación entre individuos; ya que
como se mencionó anteriormente producen un importante número de
vocalizaciones (Carter & Rosas 1997).
62 63
Pteronura brasiliensis
Impronta: identicación
con un humano como
miembro del grupo
social.
Pérdida de la habilidad
de identicar y
buscar alimento y de
autobalancear la dieta.
Acostumbramiento a
otros animales, como
mascotas y otras
especies.
Alteraciones en el comportamiento adaptado (Brieva C. 2000).
Clasicación de las categorías clínicas (Brieva, Moreno & Sánchez 2000).
Condición clínica Buena o Excelente: es un animal que a su examen clínico
revela un estado de salud óptimo y su actitud, aspecto, conformación y
temperamento son normales, teniendo en cuenta los parámetros normales
de la especie.
Condición clínica aceptable: el animal presenta posibilidades de
recuperación física.
Condición clínica crítica: el animal debe permanecer en cuidados
intensivos u hospitalizados.
Condición clínica mala: hay gran compromiso sistémico, con pocas
posibilidades de vida, debido a enfermedades o lesiones graves e
irreversibles, teniendo en cuenta sus posibilidades de recuperación son
nulas o reducidas.
ESI 1
ESI 2
ESI 3
ESI 4
Al valorar al animal desde el punto de vista comportamental, mediante
evaluación etológica, se efectúa una categorización que puede ser:
1. Tipo A: animales aptos para rehabilitación y liberación.
2. Tipo B: animales para rehabilitación, pero no para liberación; con
estado de conservación muy vulnerable.
3. Tipo C: animales para rehabilitación, pero no para liberación; con
estado de conservación poco o no vulnerable. En este caso seleccionar
a entidades adecuadas para mantenerlos bajo cuidado humano.
El mejoramiento de estos aspectos es lo que se conoce como
rehabilitación biológica, la cual es más compleja y crítica pues involucra
aspectos psicológicos y pretende asegurar que el individuo aprenda a
desempeñarse exitosamente en el hábitat natural. Toda esta información
recolectada en la evaluación médica permite establecer el estado de
salud al ingreso (ESI).
Vocalizaciones de Pteronura brasiliensis
-"Hah" o un budo: alarma o adver tencia.
-Gruñido: sinónimo de amenaza.
-Murmullo o tarareo: resultado de contacto físico
cercano que puede ser intercalado con arrullos cuando
es utilizado por parejas de padres con sus crías.
-"Di" o sonido trisilábico: es producido cuando están
viajando o nadando.
-Chillido o grito vacilante en adultos: agresión,
defensa o excitación.
-Chillido o grito vacilante en crías: para pedir comida
o para expresar frustración.
-Chillido en recién nacidos: comunica miedo, hambre
o localización.
64 65
Pteronura brasiliensis
ser portador sano o el patógeno se encuentra en fase de incubación,
si en este periodo en el área de cuarentena entra otro carnívoro el
periodo debe volver a empezar. Todas las instituciones deben tener
prevención por enfermedades zoonóticas para todos los trabajadores
del lugar, además de protocolos de prevención para minimizar el riesgo
de transmisión, entre los otros animales del lugar. De ser posible se debe
tener personal distinto para el área de cuarentena y para el resto de las
áreas; si no es así, se deben tratar primero los animales de planta y luego
los de cuarentena. Todos los implementos usados en esta área deben
ser de uso exclusivo, o deben desinfectarse adecuadamente aunque esto
presenta un alto riesgo.
Imagen radiográca
de Pteronura
brasiliensis que
muestra enfermedad
articular degenerativa
de columna espinal
en un individuo de 11
años de la fundación
zoológica de Cali.
REHABILITACIÓN FÍSICA
Busca garantizar la buena salud y la recuperación de las capacidades
físicas del animal para facilitar así su buen desempeño en el medio,
este se comienza cuando se tiene un diagnóstico preciso del animal y
se instaura una terapéutica especica según el caso (Brieva C. 2000).
Hospitalización, cuarentena y bioseguridad
Si un individuo ingresa presentando algún tipo de patología, debe
evaluarse la necesidad o no de ubicarse en la zona de hospitalización.
Los animales con enfermedades infecciosas o parasitarias (tabla 8)
deben ser connados estrictamente a esta zona, para evitar trasmisión
de enfermedades a otros animales o al personal; en esta zona se lleva a
cabo el manejo y administración de fármacos el seguimiento del animal
hospitalizado (hoja de evolución), y en general la aplicación de medidas
terapéuticas especícas (Brieva C. 2000).
Como respuesta a este tratamiento inicial pueden pasar tres cosas:
el animal mejora, muere o se opta por la eutanasia por el estado de
compromiso de su sistema; si el animal mejora el paso a seguir es el área
de cuarentena, si muere o escoge la eutanasia se debe hacer la necropsia
correspondiente la cual se explicará más adelante. El cadáver se debe
disponer de acuerdo al plan de gestión de residuos hospitalarios o el
envío a alguna institución para investigación o colección de referencia.
Todos los procedimientos de cuarentena deben ser supervisados por
un veterinario. Así no se tenga un área de cuarentena especíca se deben
mantener los nuevos ejemplares separados del resto de los animales con
contacto físico prohibido, para prevenir transmisión de enfermedades,
pues algunas de las enfermedades pueden tener contagio aerógeno
(moquillo). El tiempo mínimo debe ser de 30 días, ya que el animal puede
66 67
Pteronura brasiliensis
Durante el periodo de cuarentena se deben realizar exámenes de
laboratorio de forma preventiva de acuerdo con el análisis de riesgo
generado a partir del origen y contacto con los otros animales (cuadro
hemático, coprocultivo e imagenología), además del examen clínico
completo que se realiza al llegar, se debe evaluar la presencia de parásitos
externos, y tratarlos adecuadamente, además de muestras de sangre
y heces para descartar parásitos internos. Para salir de cuarentena el
individuo debe tener idealmente 3 muestras fecales negativas o como
mínimo, dos muestras negativas para parásitos intestinales con un
intervalo de dos semanas. Una al inicio del tratamiento y otra al nal,
además de estar libres de ectoparásitos.
Parásitos
Parásitos externos
Parásitos internos
Protocolo de detección
Inspecciones regulares durante el examen físico, raspado de piel.
Exámenes fecales: por observación directa, otación y
sedimentación fecal, técnica de Baermann.
Exámenes fecales en cuarentena: tres muestras negativas a
observación directa, y tres muestras negativas a otación fecal
antes de salir de cuarentena.
ELISA para antígeno del gusano del corazón (Dirolaria
immitins): debe ser realizado en zonas donde hay alta densidad
de mosquitos y sea una zona endémica del parásito.
Protocolos de identicación de parásitos (AZA 2009).
Inyección
subcutánea
(arriba) e inyección
intramuscular
(abajo) mediante
condicionamiento
operante en
un animal de
la Fundación
Zoológica de Cali.
Fotos: cortesía de
Jorge Sánchez.
68 69
Pteronura brasiliensis
Tratamiento
Fenbendazole
Pamoato de pirantel
Ivermectina
Prazicuantel
Dosis
10-20 mg/kg oral por 3 días.
10 mg/kg oral
0,1 mg/kg una vez al mes para prevenir el
gusano del corazón.
0,2-0,4 mg/kg subcutánea (SC) y oral para
tratamiento de nematodos intestinales.
5 mg/kg subcutánea u oral.
10 mg/kg vía oral por 7 días.
Fármacos utilizados
en Pteronura
brasiliensis como
tratamiento
antiparasitario (AZA
2009).
Nombre
Distemper canino (virus
muerto o de subunidad
canarypox). No se
consiguen en el país.
Leptospirosis
Parvovirus
Rabia
Protocolo
Inicial a las 6-8 semanas y cada 2-3
semanas, hasta cumplir 14 semanas
un total de tres vacunas aplicadas de
1 ml intramuscular (IM).
Dos dosis deben ser dadas a
intervalos de 3-4 semanas en zonas
geográcas donde la leptospirosis es
un problema.
2-3 inyecciones IM de 1 ml en
intervalos de tres semanas.
4-6 meses (vacuna de virus muerto
solamente), 1 ml de vacuna IM.
Repetición
Anual
Anual
Anual
Anual
Plan vacunal para
nutrias adaptado de
Wallach & Boever
(1983), AZA (2009) y
Veterinary Standars
Committee American
Association of Zoo
Veterinarians (1998).
La vacunación es importante para salir de cuarentena a continuación
se muestra una tabla con las vacunas apropiadas para este tipo de
animales.
El periodo de cuarentena es el momento apropiado para marcar al
animal si se va a hacer un seguimiento, en el momento en que se haga
un manejo con anestesia para examen clínico o algún otro procedimiento.
Para las nutrias se recomienda colocar un chip de identicación en el
cuello detrás del pabellón auricular izquierdo o entre las escapulas sin
embargo en esta ubicación puede llegar a migrar y romperse o perderse
durante una pelea por lo que se preere detrás de la oreja (AZA 2009).
Si el animal muere durante el periodo de cuarentena se debe hacer
la necropsia adecuada bajo le supervisión de un médico veterinario;
se deben tomar tejidos representativos y mandarlos a análisis
histopatológicos.
Además de las enfermedades infecciosas de estos mustélidos, se
deben considerar otras enfermedades infecciosas comunes de perros
y gatos, que dependiendo de la zona pueden afectar a las nutrias.
Considerar agentes virales parvovirosis, moquillo, adenovirus,
parainuenza y rabia, entre otros. Sus tratamientos deben seguir los
lineamientos planteados para perros y gatos.
70 71
Pteronura brasiliensis
Tularemia
Salmonelosis
Botulismo
tipo C
Leptospirosis
Tuberculosis
Francisella
tularensis
Salmonella
typhimurium,
Salmonella
enteritidis
Clostridium
botulinum
Leptospira
grippotyphosa,
L. pomona,
L. ballum,
L. hyos hyos,
L.canicola, L.
icterohaemorrhagiae
Mycobacterium
tuberculosis
Curso hiperagudo o
agudo, anorexia y
muerte súbita.
Enteritis hemorrágicas,
deshidratación, pérdida
de peso, temperatura
elevada, y conjuntivitis.
Disnea, parálisis ácida,
muerte después de 24
horas de exposición a
la toxina. Muerte por
parálisis respiratoria.
Anorexia, emesis,
letargia, anemia,
hemoglobinuria,
ictericia, ebre y
muerte. En algunos
casos, aborto.
Síndrome respiratorio
crónico, disnea,
tos, estornudos,
agradamiento indoloro
de linfonodos,
emaciación, mastitis
y ligeros aumentos de
temperatura.
-
Cultivo de muestras
fecales o alimento
contaminado en agar
salmonella-shigella
a 37°C
Observación de
signos clínicos
e historia de
enfermedad
hiperaguda.
Serología.
Extendido de esputo
o soap de tráquea
con coloración,
Ziehl- Neelsen,
radiografía de tórax
vista latero-lateral
y dorso-ventral,
cultivo.
Granulomas miliares
o abscesos difusos
en pulmones,
hígado, linfonodos,
mesentéricos y bazo,
se pueden observar
esplenomegalia.
Se pueden observar
abscesos miliares y
focos necróticos en
hígado y bazo, con o
sin enteritis.
Ausentes.
Aguda: anemia,
ictericia,
hemoglobinuria,
hemorragia
en mucosas y
submucosas.
Material caseoso en
pulmón, destrucción
de bronquios y
vasos sanguíneos
"cavernas".
Gentamicina 2 mg/kg
cada 12 -24 h Neomicina
10 mg/kg vía oral cada 6
horas (Carpenter 2009).
Furazolidona o
cloranfenicol: 30-50
mg/kg/día (AZA 2009).
Según resultados del
antibiograma
Retirar alimento
contaminado, inyección
del suero, lavado
gástrico o enemas,
Tetraetilamida, colirios,
administración de uidos
(Pellegrino 2016)
Penicilina g procainica
40.000-44.000 UI/kg
cada 24 horas IM (AZA
2009). Doxiciclina 10
kmg/Kg cada 24 horas.
Gentamicina 2 mg/kg
cada 12 -24 h Neomicina
10 mg/kg vía oral cada
seis horas (Carpenter
2009).
Enfermedad Agente etiológico Signos Diagnóstico Hallazgo de necropsia Tratamiento
Estreptocococis
Estalococosis
Neumonía
Listeriosis
Pasteurelosis
Streptococcus
spp.
Staphylococcus
aureus
Pseudomona
aeruginosa
Listeria
monocytogenes
Pasteurella
multocida,
Pasteurella
pseudotuberculosis
Abscesos subcutáneos
por mordidas.
Prostatitis, múltiples
abscesos abiertos que
drenan con exudado de
color amarillo hasta gris.
Sindrome resporatorio
agudo, disnea, descarga
nasal hemorrágica.
Abortos, muerte
perinatal, septicemia y
ataxia.
Depresión, marcha lenta,
septicemia, espasmos
tónico-clónicos, ataxia,
diarrea, disnea, temperatura
elevada, muerte.
Encontrar bacterias
gram positivas en
forma de coco en
cadenas en Agar
Sangre a 37°C.
Encontrar bacterias
gram positivas en
forma de coco en
Agar sangre a 37° C.
Cultivo de bacterias
gram negativas.
Cultivo de bacterias
gram positivas.
Cultivo de sangre
durante la fase
septicémica.
-
-
Neumonía
hemorrágica,
congestión del hígado
y bazo y hemorragia
en el timo, glándula
tiroides y riñones.
Áreas miliares de
necrosis en el higado,
pulmones bazo y
corazón.
Áreas de necrosis
focal en hígado y
bazo, neumonía,
hepatomegalia y
esplenomegalia.
Penicilina g procainica
40.000-44.000 UI/
kg cada 24 h IM
Cloranfenicol: vía
oral 30-50 mg/kg/día
Trimetropin sulfonamida
vía parenteral 15 mg/
kg/día.
Eritromicina 10 mg/kg
vía oral cada 6 horas
(Carpenter 2001).
Enrooxacina 5 mg/
kg BID IM, Amoxicilina
15 mg/kg IM cada 48
h, según resultados de
antibiograma.
Antibióticos de amplio
espectro Trimetropin
sulfonamida vía
parenteral 15 mg/kg/
día (AZA 2009).
Tretraciclinas 20 mg/
kg cada 8 horas vía oral
(Carpenter 2001).
Posibles enfermedades en nutrias y su tratamiento.
Adaptado de (Wallach & Boever 1983)
Enfermedad Agente etiológico Signos Diagnóstico Hallazgo de necropsia Tratamiento
ENFERMEDADES (IDENTIFICACIÓN Y TRATAMIENTO)
72 73
Pteronura brasiliensis
Strongylosis
Dirolariosis
Parasitismo
en oídos
Strongyloides
sp.
Dirolaria
immitis
Otodectes
cynotis
Vómito, diarrea y
deshidratación.
Tos no productiva crónica
que se acentúa después
del ejercicio, dicultad
respiratoria leve, letargia,
apatía, intolerancia al
ejercicio, síncope, pérdida de
peso y de masa muscular, en
ocasiones dermatitis, anemia
y ascitis con efusión pleural.
Prurito en la región de la
oreja, rascado, sacudir la
cabeza, infestación bacteriana
secundaria, torticolis y
circling usualmente la
infestación es bilateral.
Hallazgo de huevos en
heces.
Signos clínicos,
Detección del parásito
en muestras de
sangre, suero o
plasma. Se pueden
apreciar con un
examen radiográco o
eco cardiográco.
Serología.
Extendido de
secreción del canal
auditivo externo, se
observan huevos,
larvas y adultos.
-
Hallazgo de
parásitos en el
corazón.
Lavado de
oído con aceite
mineral al
0,5 %. Antes
del lavado, el
oído debe ser
limpiado.
Levamisol, Tiabendasol y
avermectinas
Remoción quirúrgica,
ivermectina: 50µg/kg)
después de la remoción para
eliminar también microlarias
por 15-30 días.
Lavado de oído con aceite
mineral al 0,5%. Solo si
hay infección bacteriana
secundaria se debe aplicar
antibiótico de amplio
espectro, se puede aplicar
nextgard e ivermectina
tópica (0.1mg) en el oído
afectado (Ruiz et al. 2010).
Úlceras
gástricas
Peritonitis
Estrés y ayuno
prolongado
Ruptura
de tracto
gastrointestinal
Enteritis hemorrágicas y
muerte súbita.
Dolor abdominal agudo,
aumento de temperatura
de frecuencia cardiaca y
respiratoria.
Signos clínicos
y examinación
postmortem.
Signos clínicos.
Úlcera en
estómago.
Contenido
intestinal
en cavidad
abdominal.
Protectores gástricos
omeprazol 4mg/kg cada 24
horas via oral, ranitidina:
3.5 mg/kg cada 12
horas (Carpenter 2001).
Quirúrgico, antibióticos de
amplio espectro.
Enfermedades digestivas de nutrias y su tratamiento.
Enfermedad Ag. etiológico Signos Diagnóstico H. de necropsia Tratamiento
Coccidiosis
Parasitismo
renal
Triquinosis
Fasciolosis
hepática
Isospora
laidlawi,
I. bigemina,
Eimeria vison,
E. mustelae, E.
hiepei
Dioctophyma
renale
Trichinella
spiralis
Fasciola
hepatica
Diarrea sanguinolenta
y acuosa, anemia,
postración.
Pérdida de peso marcada,
hematuria, poliuria, cólico
renal y temblores.
Solo se observan
con infestaciones
masivas del parásito
con temperaturas
elevadas, dolor muscular
e hinchazón, disnea,
anorexia y eosinolia.
Debilidad, anemia,
edema y constipación
alternada con diarrea.
Hallazgo de oocitos
en heces.
Hallazgo de huevos
en orina, radiografía
donde se ven los
parásitos en riñones.
Observación de
signos clínicos,
eosinolia en el
hemograma y biopsia
muscular.
Hallazgo de huevos
en heces.
Congestión puntiforme,
engrosamiento y edema
de la mucosa intestinal
(ciego y colon) y ultima
porción del recto, ganglios
linfáticos aumentados de
tamaño, contenido intestinal
hemorrágico. (González et al.
2017)
Se encuentran los parásitos
generalmente en riñones
derecho son de color rojo, las
hembras tienen de 20-40 cm
de largo y los machos 12-30 cm
y de 2 mm de diámetro, afecta
tanto el riñón que puede dejar
solo una capa delgada de quiste
y se obser va hipertroado el
otro riñón, el quiste de riñón
contiene nemátodos adultos.
Hallazgos de quistes
musculares.
Hallazgo del parásito a nivel
hepático, puede medir 13-30
mm, y encontrarse brinosis,
colangitis y calcicación del
conducto biliar; anemia y
emaciación se puede observar.
Toltrazuril
10mg/kg sid *
2dias
Extirpación
quirúrgica y
terapia de
uidos.
Tiabendasol
mg/kg por 5-10
días.
Albendazol,
triclabendazole.
Enfermedad Agente etiológico Signos Diagnóstico Hallazgo de necropsia Tratamiento
74 75
Pteronura brasiliensis
Toma de muestra en vena
femoral (Dierauf 1990) y en
vena yugular en Pteronura
brasiliensis (fotogr a a).
EXCREMENTO. Para
evaluación genética, las
heces se deben colectar
en tubos de etanol al
70%. Para parásitos
en formol salino al
10%. Para cultivo se
debe recolectar en un
contenedor estéril.
Enviar a análisis lo
antes posible. Si
refrigera solo se
conserva la prueba por
48 horas.
ORINA. Es recomendable
por cistocentesis, también
se puede inducir a la
micción aplicando una
ligera presión en el
abdomen caudal, si es
necesario los machos
pueden ser caractizados.
Se puede tomar la muestra
si el animal orina en el
momento del examen. La
muestra se debe depositar
en un recipiente estéril
y refrigerar teniendo en
cuenta que la refrigeración
genera artefactos con
cristales.
CU LTI VOS. Si el
animal se encuentra
con una contención
adecuada, estuporoso
o comatoso, se deden
obtener secreciones o
hisopados de aberturas
naturales como el ano,
la vulva, los ojos, oídos
o algunas heridas. Es
recomendable tomar la
muestra en animales
anestesiados.
ECTOPARÁSITOS.
Se pueden recolectar
garrapatas y se
colocan en alcohol
al 70% para
identicación. Para
los ácaros se realiza
el raspado de piel y
la muestra se coloca
en un portaobjetos,
jando con glicerina,
y se observa en el
microscopio.
Muestras para exámenes de laboratorio.
EXÁMENES PARACLÍNICOS
Sangre (gráca con puntos de veno-punción), hematología,
serología y genética
La adquisición de muestras en nutria se toma de la vena cefálica o safena
en animales que se vayan a canalizar por vía IV y cuando se requieran
muestras pequeñas de sangre. De lo contrario, se pueden usar la vena
yugular o femoral. Para el acceso de yugular se debe poner al animal en
posición de esnge, con ayuda de una persona que pase su brazo por
detrás de uno de los hombros y abrace al animal, ubicando el sujetando
el hombro y halando en dirección caudo ventral y estirando su cabeza
hacia craneal y ligeramente diagonal en dirección contraria al hombro,
con el n de visualizar mejor el vaso sanguíneo. Según el tipo de análisis
requeridos se debe envasar la sangre en los siguientes contenedores:
-Vacutainer o microtainer con EDTA (tapa morada): para muestras que
se enviarán para conteo celular o frotis sanguíneo. Se debe refrigerar
la muestra a 4ºC.
-Vacutainer con SPS: para muestras que van a bacteriología.
-Vacutainer o microtainer sin aditivos (tapa roja) o con heparina de
litio (tapa verde): para bioquímica sanguínea.
-Vacutainer o microtainer con citrato (tapa azul) para pruebas de
coagulación.
La toma de muestra de sangre en el ámbito clínico ayuda a guiar el
diagnóstico presuntivo y puede llegar a conrmar o descartar muchas
patologías que se estén sospechando en un caso determinado.
Ubicación de las
venas coccígeas
dorsales.
Foto: Jorge Sánchez.
76 77
Pteronura brasiliensis
Otras pruebas diagnósticas cuando se requiera
Radiografía
El posicionamiento del animal es clave para una buena toma radiográca,
para ello es necesario una buena simetría y estabilización; se pueden
utilizar cuerdas para asegurar las extremidades y espuma radio lúcida
para posicionar bien al paciente. En algunos casos es necesario realizar
anestesia general al animal. Si son pacientes muy grandes se deben
omitir las extremidades para que no oscurezca la región abdominal o
torácica, muchas veces es necesario asegurarlas al chasis con cinta.
Proyecciones de cráneo:
Proyección ventrodorsal. El paladar duro debe quedar paralelo a la
mesa. Se puede conseguir pasando una cinta adhesiva por los dientes
incisivos desde un lado de la mesa a otro o colocando un rollo de algodón
por debajo del cuello.
Proyección ventrodorsal oblicua. Ideal para evidenciar las regiones
nasal y etmoidal sin que se superponga la mandíbula.
Proyección rostrocaudal. Evaluación de senos frontales, la posición de
la nariz debe ser tal que el paladar duro quede perpendicular a la mesa.
Proyección rostrocaudal con boca abierta. Permite evaluar las bullas
timpánicas con mínima superposición, para evaluar el diente del axis y
la congruencia articular atlantoaxial (Moreno 2007).
Proyecciones de columna vertebral:
Es necesaria la anestesia general si se quieren obtener radiografías
de calidad de la columna vertebral, ya que sin ella se pueden ver falsos
estrechamientos de los espacios intervertebrales secundarios a espasmos
musculares. Se coloca el centro longitudinal del haz primario sobre las
vértebras y cuadre la anchura del haz para aumentar el detalle.
Valores hematológicos
de la especie Pteronura
brasilensis (Colares et
al. 1991). Glóbulos rojos
(RBC), hemoglobina
(Hb), volumen de
células empaquetadas
(PCV), volumen
corpuscular medio
(MCV), concentración de
hemoglobina corpuscular
media (MCHC) y
glóbulos blancos (WBC).
Parámetros
RBC (*106 células /µL)
Hb (g/dL)
PCV (%)
MCV ()
MCHC (g/dL)
MCH (pg)
WBC (CélulasL)
Bandas (Células/µL) / (%)
Neutrólos (Células/µL) / (%)
Linfocitos (Células/µL) / (%)
Monocitos (Celulas/µL) / (%)
Eosinólos (Células/ µL) / (%)
Pteronura brasiliensis
5,5
17, 3
60
109,1
28,8
31,5
5200
0 / 0
3588 / 69
1248 / 24
208 / 4
156 / 3
HEMATOLOGÍA
Parámetros
Proteínas totales (g/dL)
Albumina (g/dL)
Globulina (g/dL)
BUN (mg/dL)
Creatinina(mg/dL)
Gl ucosa (mg/dL)
Bilirrubina total (mg/dL)
Colesterol (mg/dL)
AST (IU)
ALT (IU)
Ácido úrico (mg/dL)
Pteronura brasiliensis
6,6
2,6
4
39,2
1.,3
250
0,5
207
8,7
11,6
-
Química sanguínea
Valores de química
sanguínea para la
especie Pteronura
brasilensis (Colares et
al. 1991). Nitrógeno
ureico sanguíneo
(BUN), aspartato
aminotransferasa
(AST) y alanina
aminotransferasa (ALT).
78 79
Pteronura brasiliensis
Radiografía de cavidad torácica y abdominal en
Lontra longicaudis (Go nlez 2009).
Radiografía de miembro posterior
(Go nz ález 2009).
Nutria neotropical o lobito de río
(Lontra longicaudis).
Proyecciones de miembro torácico:
Escápula. Proyección caudo-craneal y medio-lateral.
Articulación escapulohumeral. Proyección medio-lateral y caudo-craneal
de hombro. Proyección medio-craneal y caudo-craneal de humero.
Articulación humero-radio-ulnar (codo). Proyección cráneo-caudal y
medio-lateral de codo (Moreno 2007).
Proyecciones de miembro pélvico y pelvis:
Fémur y articulación femoro-tibio-patelar (rodilla). Proyección cráneo-
caudal y medio-lateral.
Pelvis. Proyección laterolateral izquierda derecha y ventro-dorsal. El
animal puede tener las piernas exionadas o en completa extensión.
Radiografías de miembros torácicos y pélvicos. Las imágenes
radiográcas de los miembros pélvicos o torácicos se realizan con el
paciente en recumbencia lateral o dorsal.
Radiográficas de cabeza. Incluyen posiciones radiográficas
laterales y dorsoventrales y ocasionalmente oblicuas. El paciente se
coloca en recumbencia ventral.
Ultrasonografía. Es muy útil la información que puede arrojar el
diagnóstico ecográco. Los equipos y técnicas utilizados en pequeños
animales son adecuados para su uso en nutrias.
El animal debe ser colocado en decúbito dorsal, preferiblemente
anestesiado o sedado, evitando el uso de xilacina ya que produce atonía
gástrica y acumulación rápida de aire. Debe ser sujetado correctamente
de las extremidades anteriores y posteriores. Es recomendable examinar
en orden: hígado, bazo, estómago, duodeno, páncreas, riñones, glándulas
adrenales, vejiga, próstata y nódulos linfáticos sublumbares seguido de
un barrido del resto del tracto intestinal (Matton et al. )
80 81
Pteronura brasiliensis
Clasicación de la condición de la carcasa (Rowles, Van Dolah & Hohn 2001).
Denición
Vivo
Cadáver
fresco
Descomposición
moderada
Descomposición
avanzada
Descomposición
severa
Apariencia
No distención de dermis
ni epidermis, músculos y
mucosas rmes, órganos
internos intactos.
Ligera distención,
protrusión de lengua y
pene, descamación y
cuarteo de piel y ojos
hundidos. Los órganos
internos tienen integridad
general, están suaves y
friables.
Distención, pérdida
de partes de epidermis
y pelo.
Momicación o esqueleto.
Muestras
Morfometría, Sangre,
Biopsias, orina,
heces, imagenología,
diagnóstico molecular
Se puede recolectar
todo tipo de muestras.
Morfometría, patología,
parasitología, genética,
algo de histología.
Morfometría, patología,
genética.
Morfometría limitada,
edad, patología de
huesos, genética.
Código
1
2
3
4
5
Interpretación
Se puede observar
sobrecrecimiento
bacteriano en cultivos o
histología, donde puede
haber un poco de autolisis.
Autolisis enmascara
cambios histológicos.
Autolisis enmascara la
causa de muerte y puede
alterar la morfometría.
La causa de muerte es
raramente identicada.
NECROPSIA
Es importante llevar a cabo un riguroso protocolo de necropsia que
permita la recolección de información suciente para determinar la
causa de muerte de un individuo y que sirva como referencia para el
tratamiento de futuros individuos, además del aporte al conocimiento
sobre patología en la especie.
Condición de la carcasa
Se evalúa el estado general de la carcasa, que ayudará a determinar la
cantidad de muestras que se deberán tomar.
Morfometría
En el caso de Pteronura brasiliensis es necesario medir lo siguiente:
Longitud total, circunferencia de la cabeza, circunferencia del cuello,
longitud de la cabeza, longitud del cuerpo, longitud de la cola, longitud
de la oreja, ancho de la oreja, longitud de miembros y patas todo en
centímetros y peso en kilogramos (Silveira et al. 2011). El registro
fotográco es importante porque nos da las medidas talla, forma y
posición del individuo (Rowles, Van Dolah & Hohn 2001).
Contenido estomacal
Es importante tanto para una evaluación diagnóstica como toxicológica.
También es necesaria para aproximación biológica de escogencia de
presa. El contenido estomacal puede variar entre otolitos, carne de la
presa macerada, restos de huesos, espinas, parásitos, cuerpos extraños
y vegetación. Las muestras para toxicología deben ser almacenadas en
papel aluminio y refrigeradas.
82 83
Pteronura brasiliensis
Estado reproductivo.
Determinar si el individuo era sexualmente maduro o no; para una
hembra adulta es importante determinar si estaba preñada, lactando,
o no. La presencia de leche en glándulas mamarias en ausencia de
patología indica que el animal se encontraba en época de lactancia;
la presencia de cicatrices de ovulación es indicativo de un animal
sexualmente maduro, además de que la presencia de un cuerpo lúteo
puede llegar a signicar preñez por lo que hay que revisar con especial
atención el útero. Para determinar la madurez sexual en un macho es
necesario analizar el esperma en busca de espermatozoo, o en el análisis
histológico de tejido gonadal.
Muestras de toxicología
Para este tipo de pruebas se envía orina, contenido gástrico, leche,
sangre, saliva, cabello, hígado, riñón y piel. Deben recolectarse mínimo
20 gr de tejido (100 gr idealmente), deben recolectarse en frascos de
vidrio bien almacenados a –80°C.
HISPATOLOGÍA
El cadáver debe
ser analizado lo
más rápido posible
para evitar cambios
postmortem. Se
deben escoger
secciones normales
y patológicas. El
tamaño de la muestra
debe ser de 1-2 cm
de ancho por 2 cm de
grosor. Se debe jar
en formol al 10%,
en una relación 1:10
(órgano:formol) en
frascos de plástico.
VIROLOGÍA
Para este tipo de
análisis se debe
enviar suero,
pulmones, hígado,
bazo, nódulos
linfáticos y cerebro.
Si hay un feto, se
debe muestrear
todo, además de
la placenta y las
glándulas adrenales
de la madre;
generalmente los
análisis se hacen por
PCR.
MICROBIOLOGÍA
Para evitar la
contaminación, las
muestras externas
se deben hacer antes
de abrir el cadáver,
y las internas
inmediatamente
después. Se abre
y expone el lugar
deseado para tomar
la muestra.
GENÉTICA
Depende del grado
de descomposición
del animal, colectar
una muestra de piel
de la cola 2x2x2cm.
Otros órganos
pueden ser
hígado, bazo o
sangre completa.
Almacenar en un
tubo de plástico,
en etanol al 70% y
en una relación 1:2
(órgano:etanol)
Toma de muestras al momento de la necropsia.
84 85
Pteronura brasiliensis
Generalidades anatómicas siológicas y alimenticias de
Pteronura brasiliensis
Los mustélidos son generalmente carnívoros. La dieta en vida libre de
las nutrias consta principalmente de peces, crustáceos moluscos y otros
vertebrados acuáticos; también consumen aves, mamíferos terrestres
como roedores, reptiles y anbios. Generalmente pescan en las aguas
superciales de lagunas y ríos donde la densidad de peces es alta (<0,60
m) en donde pueden llegar a cazar 3,2 peces/h/nutria. Está reportado
que un adulto en vida silvestre puede llegar a consumir 3 kg de pez
diariamente (Carter & Rosas 1997).
Órganos digestivos
Pteronura brasiliensis
(Aparicio & López
2013)
1
2
3
4
5
6
7
1.- Esófago
2.- Estómago
3.- Omento mayor
4.- Asas yeyunales
5.- Colon descendente
6.- Recto
7.- A n o
DIETA
Las nutrias en rehabilitación deben ser alimentadas con presa viva
para desarrollar su instinto de caza, en vida libre comen peces, aves
y reptiles, cuando se les suministra pescado que ha sido congelado se
debe tener en cuenta la temperatura en la que se les da, ya que en ese
proceso se generan tiaminasas, las cuales se deben evitar; las carpas
presentan alto contenido de estás Se debe revisar el aporte nutricional ya
que al ser descongelado o al tener mucha grasa baja signicativamente
su contenido de vitamina E.
Nota: Las dietas se ajustan según la condición corporal del animal.
Pautas para la presentación de
dietas en rehabilitación (Varela,
Brieva, Parra & Barragán 2005).
Dieta basada
en ingredientes
naturales
Alimentación
a voluntad
Presentación
natural de los
alimentos
Evaluar los
componentes de
los nutrientes y
las necesidades
del animal
Dietas exibles
en cuanto a los
componentes
alimenticios
Utilizar
alternativas de
alimentación
Excederse un poco
en los requerimientos
para que el animal
decida lo que comer
Ayuda a disminuir el
estrés de los cambios
bruscos en la dieta.
86 87
Pteronura brasiliensis
Tabla de variaciones nutricionales en cautividad de la nutria gigante.
Edad
Los adultos consumen
de un 10% (rango
6-16%) de su peso
diariamente, mientras
que los subadultos
consumen de 13,4 %
de su peso corporal
diariamente (rango de
8-1 8,9%) (AZ A 20 09).
Época Reproductiva
Las hembras lactantes
generalmente aumentan
su consumo de alimento
de 4,41-6.61 libras
por día a 13,23 libras
por día también se
reporta aumento
de requerimientos
vitamínicos durante la
época de preñez/lactancia
y suplementación con
calcio durante la lactancia
(Sykes-Gatz 2005).
Necesidades según
variaciones ambientales y
siológicas.
Las necesidades nutricionales
varían según el estado
metabólico del animal. Por
ejemplo, 173 kcal/kg de peso
vivo son sucientes para
mantener a un adulto, si es
mantenido con una pareja
debe aumentar el consumo
de energía a 201 kcal/kg de
peso vivo, durante meses
cálidos y a 243 kcal/ kg de
peso vivo en meses fríos.
Variaciones en las necesidades nutricionales
Luego de tener en cuenta la cantidad de alimento que consumirá
el individuo según su peso vivo se deben cubrir las necesidades
nutricionales de la especie. En las tablas se muestran los requerimientos
nutricionales en nutrias y en animales carnívoros, con lo que se pueden
comparar para hacer dietas balanceadas en cautiverio.
La mayoría de los peces que son consumidos por nutrias gigantes
pertenecen al suborden Characoidei, Percoidei y Siluroidei. Su consumo
varía según la abundancia y vulnerabilidad a la depredación. Los peces
nocturnos y lentos son presas fáciles para las nutrias, el rango de medida
del pez preferido por la especie es de 0,10-0,40 m de longitud; el límite
parece ser 0,60 m.
El tracto gastrointestinal de los carnívoros se caracteriza por un
estomago simple y un tracto gastrointestinal corto, como es en el caso
especíco de los mustélidos. Además el segmento distal de su intestino
está marcado por un cambio de la mucosa y no poseen ciego.
Para animales bajo cuidado humano existen variaciones en las
necesidades nutricionales según la edad o el estado siológico del animal.
88 89
Pteronura brasiliensis
Ejemplos de dietas
Se deben ofrecer peces de buena calidad, bajos en grasa y tiaminasa.
Los peces de agua salada altos en grasa deben ofrecerse solo de forma
ocasional. Las nutrias deben comer 2-3 veces al día. Normalmente a
un adulto se le debe alimentar con 2-3 kg (4,4-6,6 libras) de pez al día.
Las nutrias gigantes consumen principalmente peces de los
órdenes Characiforme, Perciforme y Siluriforme, los últimos son
mayormente consumidos en periodos secos (Trujillo et al. 2016). Entre
el orden Characiforme consumen principalmente especies de las
familias Erythrinidae, Anostomidae, Serralsamidae, Prochilodontidae,
Cynodontidae, Characidae y Ctenoluciidae. En el Perciforme son
consumidas especies de las familias Cichlidae y Scianidae. Finalmente,
en el Siluriforme son las familias Doradidae, Loricariidae, Pimelodidae,
Auchenipteridae y Callichtydae. Cabe citar que también se registran
consumos de reptiles, principalmente tortugas del genero Podocnemis,
así como de diversas aves y pequeños mamíferos, aunque en menor
proporción (Velasco 2004)
Si la mayoría de la dieta consta de pez descongelado, debe
suplementarse con tiamina (Vitamina B1) (100mg diarios) y vitamina
E (400 UI diarias), ya que al descongelarlos se producen tiaminasas
que degradan la tiamina y se pierde alto contenido de vitamina E. Los
suplementos alimenticios deben darse por separado de las comidas
principales, con dos horas de distancia (Sykes-Gatz 2005).
Es importante que se suplementen las dietas con:
-Tiamina: 25-30 mg/kg/día. Aproximadamente 100 mg para un adulto
-Vitamina E: 400 UI/kg/día en base de materia seca.
-Suplemento multivitamínico 3 veces por semana.
ITEM
Energía kcal/g
Proteína Cruda (%)
Grasa %
Vitamina A UI/g
Vitamina D UI/g
Vitamina E mg/kg
Tiamina mg/kg
Riboavina mg/kg
Ácido pantotenico mg/kg
Niacina mg/kg
Piridoxina mg/kg
Ácido fólico
Biotina mg/kg
Vitamina B12 mg/kg
Colina mg/kg
Calcio %
Fosforo %
Potasio %
Sodio%
Magnesio %
Zinc %
Cobre mg/kg
Manganeso mg/kg
Hierro mg/kg
Yodo mg/kg
RANGO
3,6-4,0
24-32,5
15-30
3, 3-10
0, 5-1,0
30 -120
1-5
3,7-4,0
5-7,4
9,6-40
1,8-4,0
0, 2-1,3
0,07-0,08
0,02-0,025
1.000-3.000
0,6-0,8
0,6
0,04-0,06
0,04-0,06
0,04-0,07
50-94%
5-6,25
5,0-9,0
80-114
1,4-4,0
REQUERIMIENTOS NUTRICIONALES
Requerimientos nutricionales en nutrias (en base materia seca) (AZA 2009).
90 91
Pteronura brasiliensis
Alimentar a la nutria en la orilla del lago de su encierro, donde la profundidad sea de unos 20
cm como máximo, con peces recién sacricados. Es importante que el animal vea su presa en
un principio en el agua.
Alternar peces vivos en un contenedor de plástico con las presas muertas recién sacricadas,
siempre en la orilla del lago.
Pasados 10-15 días en rehabilitación, la presa viva se puede dar sin el contenedor de plástico
en la orilla del lago.
Pasados unos días, a evaluar según respuesta, la presa viva se lanza aproximádamente a un
metro de la orilla del lago, donde el animal debe estar nadando libremente sin ningún problema.
En este punto se debe observar en qué lugar del lago se alimenta para colocar la presa a ese
nivel.
Cada día en el que se progresa, el rehabilitador debe entrar menos en contacto con el animal, y
se dejan más peces para evitar el contacto innecesario.
Al nal de un proceso de rehabilitación, las habilidades de caza deben estar desarrolladas
completamente y la nutria debe ser capaz de conseguir su alimento por sí misma.
Presentación de dieta en rehabilitación para Pteronura brasiliensis.
También se han elaborado dietas para nutrias en cautiverio utilizando
como ingredientes carne vacuna o de caballo, alimento balanceado para
perros, huesos molidos, complejos vitamínicos solubles, calcio, huevos
aceite vegetal, que se pueden mezclar formando una pasta si es que el
animal viene acostumbrado a dietas caseras se puede implementar este
tipo de dietas como un inicio de la rehabilitación. Sin embargo el objetivo
siempre será que el animal se acostumbre a cazar peces, por lo que se
debe empezar con un transición donde los peces sean la dieta nal.
Dieta en rehabilitación (enriquecimiento ambiental)
Primero se debe evaluar si el animal ya desarrolló su capacidad de caza
que en las nutrias gigantes está completamente desarrollada más o
menos a los 10 meses; si no la posee se deben crear estrategias para
desarrollar esa habilidad de caza que es vital para un animal en vida
silvestre, con la implementación de un programa de alimentación acorde
a la evolución del individuo.
Morales (2011) reporta que la alimentación de una nutria gigante en
rehabilitación realizada por la Fundación Omacha, fue cada dos horas
desde las 06:30 hasta las 17:00 h y su ración fue calculada ofreciéndole
alimento hasta que solo se comía las cabezas de los peces; en ese punto
se asumió que el animal estaba satisfecho. Además, si se ofrecía una
nueva especie de pez y la nutria no lo ingería por completo, se ofrecía
otra especie de la misma familia para asegurarse de que comiera lo
suciente para saciar su apetito.
92 93
Pteronura brasiliensis
la mezcla con la concentración total, aumentándola gradualmente
para evitar diarreas. Durante la fase inicial (24-36 horas después de
su llegada) se espera pérdida de peso, pero el animal rápidamente
debe empezar a mantener el peso y comenzar a ganar a medida que
la concentración de la fórmula aumenta. La probabilidad de diarrea es
muy alta en animales menores de una semana por su poca inmunidad.
Para esto es necesario implementar dietas con bajo contenido de lactosa
(como Esbilac o Matrix Zoo) y se debe mantener la bioseguridad en el
lugar y sitio de preparación de los alimentos.
Para calcular la cantidad de leche (fórmula) que se debe administrar
a los cachorros se debe saber lo siguiente:
1. La tasa metabólica basal es la cantidad de energía (Kcal) que un
animal necesita para su metabolismo básico en descanso en una zona
de temperatura neutra. Los mustélidos tienen una tasa metabólica basal
alta frente a otros mamíferos, por eso para calcular su tasa metabólica
se usa la fórmula de Iversen (1972) 84,6 x por peso (kg) 0,78.
De esta manera, para una nutria de 200 g se deben dar:
84,6 x (0,2) 0,78 = 24 Kcal/día.
2. Luego de calcular la tasa metabólica, se debe calcular el
requerimiento de energía para el mantenimiento. Esto se determina
según el estado siológico del animal. En un adulto se multiplica por
dos la tasa metabólica basal; sin embargo en un cachorro que tiene un
metabolismo más elevado se multiplica por tres o cuatro, dependiendo
de la especie y de otros factores.
24 kcal/día x 3 = 72 Kcal/día. Energía de Mantenimiento
Manejo de la dieta en cachorros
Inicialmente al animal se le debe dar una solución de electrolitos por las
dos o tres primeras veces, dependiendo de qué tan comprometido este.
Con ello se rehidrata al animal y se le prepara el estómago para recibir
leche materna. La fórmula articial debe ser dada, en un principio,
diluida generalmente en una relación de 1:4 (fórmula: agua) por 2-3
alimentaciones, toma aproximadamente 72 horas para dar al animal
Independientemente
de la etapa, siempre
hay que asegurarse
que el animal coma.
Es importante
aclarar que
estos planes de
presentación de
dieta se deben
implementar cuando
el animal este
completamente
sano.
Trozos de
pescado en
tierra.
Presa
muerta
completa en
tierra.
Presa
muerta
en agua.
Presa muerta
en agua, con
movimiento*.
Presa viva
en el agua.
Presentación de la
dieta en protocolos de
rehabilitación.
* La presa muerta
debe parecer un pez
vivo. Se puede atar el
pez a una cuerda para
menearlo. Lo ideal
es que no vea a los
rehabilitadores.
El tiempo en cada
etapa puede variar
según el individuo.
94 95
Pteronura brasiliensis
Requerimientos nutricionales de referencia para balancear las dietas.
Tabla18.Requerimientosnutricionalesdereferenciaparabalancearlasdietas.
3. La capacidad del estómago de la mayoría de los mamíferos
placentarios es de 5-7 % del peso total. Se convierte el peso a gramos
para encontrar el volumen del estómago (ml). En el caso del mismo
animal de 200 g, la capacidad de su estómago tomando como referencia
5% de su peso total es de:
200g x 0,05 = 10 ml de capacidad total de su estómago
Es importante no pasarse de esa cantidad para no producir
regurgitación, vómito o diarrea en el cachorro.
4. Tras disponer de estos dos datos, se debe dividir la energía de
mantenimiento por el número de Kcal/ml en la fórmula para determinar
el volumen a consumir al día. Si tomamos que, por ejemplo, una fórmula
tiene 1,78 kcal/ml, la cantidad sería la siguiente:
72 kcal/día/ 1,78kcal/ml = 40,4 ml/día
5. Los ml de la fórmula que se va a dar al día se deben dividir por
el volumen a ser consumido en cada comida (teniendo en cuenta la
capacidad del estómago), esto da el número de comidas al día.
40,4 ml/día/10 ml de capacidad del estómago = 4,04 comidas al día.
6. Y por último, se divide las 24 horas del día por el número de
alimentaciones para saber los intervalos de tiempo entre comidas.
24h/4 comidas al día = 6 h
Por lo tanto cada 6 horas se deben dar 10 ml de fórmula para un
animal de 200 g. Los cálculos se deben realizar cada 3-4 días para ajustar
los requerimientos al peso del animal en crecimiento.
96 97
Pteronura brasiliensis
Al cabo de dos o tres meses se debe empezar a desarrollar la habilidad
de caza. Pero no se dejara de dar leche hasta que el cachorro tengan
cinco meses de edad, en este momento, en vida silvestre, ya deben
ser más hábiles a la hora de obtener su alimento aunque continúan
solicitando alimento a los adultos (Portocarrero Aya, Morales-Betancur,
Díaz & Millan 2009).
Por último, es importante tener en cuenta que en los neonatos se
debe utilizar un paño húmedo y tibio al nal del ofrecimiento de la leche,
efectuando sobre el ano un estímulo para la defecación. Este fue un
comportamiento observando en cautiverio en el zoológico de Cali y de
gran relevancia para el manejo (Poches-Franco 2009).
Relación diaria de alimentación (leche más suplemento vitamínico y peces) tomada
diariamente con una cría de Pteronura brasiliensis (Gómez 1999).
PESO PECES (gr)
3000
400
200
0
600
300
0
VOLUMEN LECHE +
SUPLEMENTOS (mm)
PROMEDIO PESO PECES/DÍA (gr)
PROMEDIO LECHE + SUPLEMENTOS/DÍA (mm)
2 3 4 5 6
Edad estimada en meses
7
CONSUMO DIARIO PROMEDIO
Como regla general, los animales deben tener un espacio entre
comidas en la noche que es el doble de tiempo del intervalo que se
da durante el día. En el caso de nuestro ejemplo, si se dan 6 horas
de intervalo durante el día, durante la noche deben ser 12 horas. Sin
embargo no es recomendable pasarse de 8 horas sin comer, además
estos intervalos también van a depender de qué tan fuerte se encuentra
el cachorro (AZA 2009) .
Una forma de asegurarse de que el cachorro está consumiendo
alimento es observar sus sonidos, pues cuando realmente está
succionando produce una vocalización, que Sykes-Gatz (2005) denomina
"gemido de amamantamiento o lactancia", el cual se caracteriza por ser
una voz mucho más aguda y rápida que los gemidos realizados cuando
hay contacto físico. Además de que también agitan su cola mucho más
rápido, de lado a lado, cuando están amamantándose.
Los lactoreemplazadores recomendados para nutria son los
comerciales para felinos domésticos, ya que los requerimientos
nutricionales son similares. Sin embargo, si no se encuentran, se puede
alimentar al cachorro también con leche deslactosada y suplementarlo
dos a tres veces por semana con Ensure® y/o Emulsión de Scott®
(Poches-Franco 2009).
Composición nutricional de la leche de la nutria (Lutra spp.) (AZA 2009),
se muestra la composición de la leche en nutrias para escoger una fórmula
parecida que cubra los requerimientos.
Especie Sólidos (%) Kcal/ml Grasa (%) Proteína (%) Carbohidratos (%)
Nutria 38 2,6 24 11 0,1
63,2 (MS) 28,9 (MS) 0,3 (MS)
98 99
Pteronura brasiliensis
Preparación de alimentos
Mantener a la vista los procedimientos de preparación de las dietas en
cada área especíca de trabajo es muy útil. Es importante respetar la
precisión de la preparación en cada dieta de acuerdo con lo establecido.
Siempre se deben lavar las manos, tablas y equipos con agua tibia y
jabón antes de iniciar la rutina de trabajo.
Riesgos potenciales
Biológicos: con el fin de minimizar la contaminación fúngica y
bacteriana (Salmonella, Clostridium, aatoxinas, estalococos), se deben
descongelar durante una noche en el refrigerador todo ingrediente
congelado. Nunca se incluyen huevos crudos en las dietas, se deben
cocinar por 7 minutos para eliminar posible contaminación por Salmonella.
Físicos: algunos riesgos físicos potenciales incluyen pacas de heno
o pasto; vidrios, metales o plásticos mezclados con los productos
peletizados comerciales.
Químicos: es importante y necesario inspeccionar periódicamente el
agua y demás ingredientes para evitar la contaminación con residuos
de pesticidas y/o metales pesados. Lavar muy bien los alimentos reduce
el riesgo de residuos de detergentes y otros químicos (Dierenfeld &
Graffam 1996).
CALIDAD DEL ALIMENTO Y SU MANEJO
(ZONAS URBANAS Y RURALES)
Almacenamiento en refrigeración (carnes, vegetales, suplementos).
Todos los ingredientes refrigerados y congelados deben estar cubiertos
(caja recipientes, empaques plásticos) para reducir la pérdida de
humedad. Los productos congelados deben permanecer en anaqueles
en cuartos fríos de –10°C. La transferencia entre áreas frías no debe
exceder más de 30 minutos (Dierenfeld & Graffam 1996).
Almacenamiento seco (granos forrajes, alimentos, concentrados
comerciales).
Todos los productos deben mantenerse en recipientes de plástico o de
acero inoxidable, de fácil limpieza, los cuales puedan cubrirse o cerrarse
de forma que se mantengan libres de plagas. El óptimo almacenamiento
en seco de aire acondicionado y/o ventilación de forma continua para
mantener las temperaturas entre 15 y 25°. Elevadas temperaturas
disminuyen la calidad de los nutrientes.
Tiempo máximo de almacenamiento
Es importante adquirir y consumir los productos de forma periódica.
Idealmente, la carne y el pescado congelado (de bajas cantidades de
grasa) no pueden almacenarse por más de 6 meses. Especies con mayor
cantidad grasa tienen una vida de anaquel menor y no deben en lo
posible almacenarse por más de 4 meses.
100 101
Pteronura brasiliensis
Condiciones ambientales de albergue adaptado (Sykes-Gatz 2005).
a esas actividades: pasto, musgo, arena, arcilla, tierra, hojas, cortezas.
No es recomendable el concreto o debe estar cubierto con arena cuando
su uso es inevitable. Así como para las zonas de refugio o madriguera.
Siempre se deben incluir fosos de cavado y áreas de acicalamiento con
sustratos sueltos y suaves.
Una variedad de plantas vivas, troncos, raíces, tocones, troncos
huecos y colinas pequeñas van a proporcionar una complejidad visual al
recinto y les dará a las nutrias la propiedad para jugar y resguardarse
(AZA, Small Carnivore TAG 2009).
Condiciones
ambientales
del albergue
Temperatura: 20-30ºC. El albergue
debe proveer protección contra rayis de
sol, lluvia, calor y frío
Humedad: los sitios deben
tener buena ventilación para
evitar exceso de humedad y
puedan secarse.
Luz: deben tener luz natural,
en ciclos de 12 horas.
Calidad del agua en piscinas: ltros de agua.
Si no tiene, debe ser cambiada todos los días. Si
tiene cloro, dejar que se evapore primero.
Calidad del aire: es
importante que tenga
buena ventilación
para que los olores
asociados al animal
circulen.
Sonidos y vibraciones:
se deben evitar ruidos
excesivos y prolongados
por sistema auditivo
desarrollado.
CONDICIONES AMBIENTALES PARA EL MANEJO DE NUTRIAS
GIGANTES (DISEÑO DEL HÁBITAT Y CONTENCIÓN)
Enriquecimiento ambiental
Los cambios a los que se somete un hábitat en cautiverio (enriquecimiento
ambiental) deben estar guiados a las necesidades del rehabilitador para
lograr el objetivo, respetando las condiciones ambientales semejantes
a las naturales que aumenten la probabilidad de subsistencia, razón
por la cual el enriquecimiento es un recurso rehabilitador para evitar
consecuencias negativas del cautiverio como estrés o síndrome de mala
adaptación (Varela et al. 2005). El recinto debe pensarse para que sirva
al animal para dormir, resguardarse del clima, esconderse de predadores,
almacenar el alimento, defender y criar y establecer territorialidad (Brieva
C. 2000).
Espacio y Complejidad
Relación tierra/agua. Un recinto con condiciones óptimas para el bienestar
de las nutrias debe de tener un 60% de tierra en áreas mayores a 240
m
2
, con el n de que puedan tener espacio donde secar su pelo. Además,
la mayoría de actividades (acicalarse, jugar, ejercitarse...) las realizan
en tierra. Estas son las actividades a las cuales se deben orientar a las
nutrias para mantener su salud física y comportamental (AZA, Small
Carnivore TAG 2009).
Sustratos
Los recintos deben de tener una zona de manejo y ambos deben
construirse con una variedad de sustratos naturales que se acomoden
102 103
Pteronura brasiliensis
Calidad del agua: es prudente realizar por lo menos una vez a
la semana un test de carga bacteriana del agua (coliformes no deben
exceder 500-1000 por mL de agua) y test diarios de niveles de químicos
para evitar problemas en los animales. Los coliformes fecales no deben
exceder de 400 por mL. Si los cuidadores están expuestos al agua de la
piscina se deben establecer estándares más altos de control para que
se considere seguro también para humanos.
Temperatura de agua: no debe ser menor de 5°C. Si el encierro
es al exterior se deben tener áreas internas en las que el animal pueda
nadar cuando la temperatura externa está por debajo de 15°C.
Existen varios tipos de ltraciones del agua que nos permiten tenerla
dentro de los estándares:
-Filtración biológica.
-Filtración Mecánica.
-Filtración química. En las que se usan sustancias como carbón
activado, osmosis reversa y resinas para intercambio de iones.
Limpieza del recinto: no se debe limpiar toda el área (zona de
manejo y recinto) al mismo tiempo. Los recintos se pueden limpiar a
diario, barrer y eliminar los residuos.
Zona de manejo: se recomienda una zona de manejo con una
piscina de agua limpia todo el tiempo, con luz y espacio suciente para
acicalarse y secarse. La zona de manejo debe de tener un mínimo de
1,22 x 1,22 si un animal va a pasar la noche ahí. Sykes-Gatz (2005)
recomienda que las áreas de manejo deban tener un recubrimiento
natural entre 10 a 15 cm, que puede ser arena sin piedras o material
vegetal. Los cubiles de manejo no deben tener zonas trepables, las mallas
deben de estar cubiertas para que los animales no trepen y se caigan.
Es necesario tener espacios para dormir y esconderse. El diseño
del recinto debe permitir el desarrollo comportamental natural esto
es importante tomarlo en cuenta a la hora del diseño. La vista a las
personas que realizan las labores de cuidado y alimentación puede ser
desde varios ángulos siempre y cuando mantengan una zona sin acceso
visual del o de los cuidadores.
Complejidad del área acuática
La porción de agua debe incluir profundidades variables (50-200 cm)
entre más zonas de profundidad más actividad de buceo y algunas
porciones de playa debe tener acceso fácil. Las playas deben ser
construidas con rocas planas que tengan un nivel o troncos posicionados
para impedir el paso de los sustratos a la piscina. Los bordes deben ser
complejos y curvos y no rectos e ininterrumpidos. La playa debe ser
periódicamente interrumpida con árboles y/o arbustos que den sombra
y estructuras para trepar como troncos y/o rocas. El mobiliario debe
permitir que nutrias de todas las edades puedan acceder a la piscina.
Ejemplo de un
recinto de una nutria
en rehabilitación
(Mora les 2011).
104 105
Pteronura brasiliensis
Estas consideraciones se deben de tener en cuenta para asegurar
que las estructuras de los grupos de nutrias y los tamaños satisfagan las
necesidades sociales y físicas, y el bienestar psicológico de los animales
para facilitar que desarrollen conductas apropiadas. Además hay que
tener consideraciones especícas para animales mantenidos bajo cuidado
humano que han sido decomisados y se pretenden incluir en un grupo o
presentarse con otro individuo decomisado (Portocarrero, Morales, Díaz
& Millán 2009).
El proceso de introducción o reintroducción de individuos en un grupo
social debe seguirse con los siguientes pasos a partir de una introducción
buscando la seguridad para humanos y nutrias:
1.- Acercamiento auditivo y olfativo.
2.- Pasar a un contacto táctil y visual limitado.
3.- Observación de comportamiento aliativo: por ejemplo, riéndose
entre dientes, frotando, gruñendo "amigable", pateando y rodando.
4.-Introducción física (en territorios neutrales).
Seguridad y contención: las paredes del recinto deben tener
un mínimo de dos metros por todos los lados y no debe de tener cerca
ningún tronco, árbol o mobiliario que pueda ser usado para treparse y
rebasar la altura del muro.
AMBIENTE SOCIAL
Interacción social con individuos de su misma especie.
Este punto es como los anteriores de vital importancia para la posterior
liberación de un animal y posible inclusión en un grupo de vida silvestre
ya que son animales muy sociales.
Actividades grupales:
caz ar, com er, d orm ir,
marcar territorio,
defenderse, jugar y
cuidar las crías.
Los grupos están
formados por el
padre, la madre y
dos camadas de
hijos.
Viven en grupos
familiares,
generalmente
compuestos de
seis a diez individuos.
Interacción social de la nutria gigante entre indiviudos de su misma especie.
106 107
Pteronura brasiliensis
La reintroducción
en la naturaleza
es la culminación
de un proyecto de
rehabilitación, y
debe de ser cuidada
para evitar posibles
eventos que reviertan
la posiblilidad de
liberar al indiviuo
con éxito.
Estas consideraciones se deben de tener en cuenta para asegurar
que las estructuras de los grupos de nutrias y los tamaños satisfagan
las necesidades sociales, físicas, el bienestar psicológico de los animales
y facilitar que las especies desarrollen conductas apropiadas. Además
hay que tener consideraciones especícas para animales mantenidos
bajo cuidado humano que han sido decomisados y se pretenden incluir
en un grupo o presentarse con otro individuo decomisado (Portocarrero,
Morales, Díaz & Millán 2009). También hay que tener en cuenta los
posibles grupos que se pueden tener bajo cuidado humano con éxito.
En lo posible, las nutrias deben albergarse en pares. Los grupos
de machos (por ejemplo 2 o 3 animales) puede permanecer juntos
como alternativa. Las hembras pueden mantenerse juntas, pero estas
generalmente solo tienen éxito como dúos si están relacionadas con
animales introducidos a una edad temprana. No se deben juntar hembras
adultas a menos que tengan al grado de parentesco (hermanas), aunque
también se puede presentar grado de agresión. Grupos de hembras que
son compatibles pueden mostrar agresión hacia uno al otro durante el
estro. En los casos de agresión, las hembras deben estar separadas
(Schollhamer 1987). Se recomienda que los pares de nutrias se formen
después de que hayan madurado sexualmente (Carter & Rosas 1997).
Las introducciones pueden tardar desde unas horas hasta varias
semanas o meses en algunos casos. Hay algunas introducciones que
nunca van a tener éxito.
La reintroducción debe de seguir los mismos pasos, especialmente
si los animales han estado separados por mucho tiempo. Cuando los
animales se vuelvan a introducir el uno al otro, incluso después de las
separaciones cortas, el personal debe llevar a cabo cada paso (auditivas,
olfativas, visuales, táctiles limitada y el contacto completo) para asegurar
que los animales no experimenten estrés excesivo o una lesión.
Las nutrias gigantes
son animales
sociales y viven en
grupos familiares
compuestos
generalmente por
hasta diez individuos.
108 109
Pteronura brasiliensis
Cuadro de decisiones para la destinación de
pacientes (adaptado de Varela, Brieva, Parra &
Barragán 2005).
CAPACIDAD DE RECEPCIÓN NO
NO
NO
NO
NO
NO
NO
¿EL ANIMAL ESTÁ SANO?
CUARENTENA ¿EL PACIENTE ES
DE CORTO PLAZO?
¿PUEDE
REHABILITARSE?
¿HAY POSIBILIDAD DE ZOONOSIS
O ENFERMEDAD INFECCIOSA?
CONCEPTO MÉDICO
BIOLÓGICO
¿REHABILITACIÓN
EXITOSA?
DISCAPACIDAD
FÍSICA Y/O
IMPRON TA
LIBERACIÓN REUBICACIÓN EUTANASIA
¿PUEDE
REUBICARSE?
TR ATAMIEN TO
DE PACIENTE A
LARGO PLAZO
TR ATAMIEN TO
DE PACIENTE A
CORTO PLAZO
DERIVACIÓN A
ZOOLÓGICOS O
INSTITUCIONES
COMPROMETIDAS
CON
LA CONSERVACIÓN
TOMA DE DECISIÓN PARA PROCESOS DE REHABILITACIÓN
La rehabilitación de fauna silvestre requiere ineludiblemente de
conocimientos de biología y medicina veterinaria. En general no existe
un único método para rehabilitar una especie, pero aun cuando una
metodología funciona bien es difícil demostrarlo como regla universal
(Aprile & Bertonatti 1996). En la gura siguiente se observa un cuadro
estándar de toma de decisiones. Sin embargo, como se mencionó, no
hay reglas universales y cada caso se estudia independientemente.
EUTANASIA COMO UNA DECISIÓN INTERDISCIPLINAR
La eutanasia deriva del griego y signica "buena muerte". Debe pensarse
siempre en el bienestar del animal, y debe llevarse a cabo con las
técnicas más estrictas para que sea libre de dolor y de angust