Technical ReportPDF Available

Informe Acoso sexual en Arqueología (España)

Technical Report

Informe Acoso sexual en Arqueología (España)

Informe
Acoso sexual en
Arqueología
Autoras:
María Coto Sarmiento
Lara Delgado Anés
Lourdes López Martínez
Jesús Martín Alonso
Ana Pastor Pérez
Apen Ruíz Martínez
María Yubero Gómez
1
Introducción
3
La encuesta
5
Narrativas
7
Conclusiones
2
¿Que es el acoso
sexual?
4
Análisis de datos
6
Difusión
8
Enlaces de interés
Índice
Introducción1.
Este informe nace de la voz colectiva de algunas arqueólogas una tarde
cualquiera en un bar del barrio del Raval y posteriores encuentros tanto
físicos como cibernéticos en Barcelona, Madrid o Edimburgo (Escocia,
Reino Unido). A través de un diálogo informal, todas detectamos la
necesidad de crear un instrumento que encuadrarse y diese voz, de forma
preliminar, a una situación que se estaba repitiendo, que tenía continuidad
y que habíamos experimentado en diversas formas: el acoso. Acoso es una
palabra que puede encerrar múltiples situaciones, es un término con
connotaciones peyorativas, y conlleva una diversidad difícil de detectar en
algunos casos. Esta diversificación, primeramente recogida en nuestras
conversaciones informales, lo convierte en un concepto complicado de
tipificar o definir con unicidad: existen muchos tipos y formas de acoso.
Con esa premisa decidimos no ahondar en definiciones ni en crear un
instrumento “perfecto” para su análisis, sino que creamos una encuesta
online que permitiese hacer una llamada de atención colectiva, a una
situación que pudiésemos comenzar a paliar y combatir en un futuro.
La arqueología como disciplina era el hilo conductor, pero esta disciplina
varía considerablemente entre lo que llamamos: arqueología programada o
de gestión: la académica y la que se denomina profesional. Esos dos
grandes grupos podrían subdividirse, pero optamos por crear esa división
principal entre lo público y lo privado para agilizar la lectura de datos y
estadística.
03
La idea primigenia era poder generar datos y compartirlos tanto a nivel
social media como a través de una conferencia enmarcada en un evento
de nivel internacional, que además tenía lugar en la ciudad de Barcelona
(donde vivimos la mitad de integrantes de este proyecto). El lugar elegido
fue en la European Association of Archaeologist (EAA) 25th annual
meeting, un macro congreso donde se dan cita más de cuatro mil
especialistas durante casi una semana. La sede de la conferencia estaba
en el centro de Barcelona, en la Facultat de Geografia i Història de la
Universidat de Barcelona; un centro al que acuden estudiantes de
diferentes disciplinas, por lo que el alcance de la propuesta sería
transdisciplinar.
La encuesta se lanzó en verano a través de distintos canales de difusión
con la intención de obtener datos recientes y a la vez prevenir de
situaciones de acoso que pudiesen tener lugar durante las campañas
arqueológicas estivales (la mayor parte de excavaciones organizadas por
universidades tienen lugar en esta época y participan numerosos
estudiantes). Los objetivos principales fueron: clasificar los datos por
género, edad, relaciones de poder, repercusión del acoso, situación,
consecuencias y universidades. Además, se añadía un espacio para relatar
todo aquello que se desease comentar.
Los resultados parciales se publicaron en las redes sociales en distintas
plataformas especializadas, con tal de dar a conocer el trabajo que
estábamos haciendo y animar a otros participantes a rellenar la encuesta.
Desde junio hasta finales de agosto de 2018, casi cuatrocientas personas
decidieron compartir con nosotras su experiencia. Mayoritariamente, como
era de esperar, recibimos respuestas provenientes de España o de países
de habla hispana; pero también lanzamos una encuesta traducida al inglés,
e intentamos distribuirla por los canales de difusión del propio congreso.
04
La mayoría de encuestados formaban parte de distintas universidades que
cuentan con grados y másteres de arqueología, espacios donde la
información circula a gran velocidad. El alto nivel de participación permitió
obtener información relevante.
Para acompañar los datos recogidos y darlos a conocer a la mayor parte
de asistentes del congreso, creamos diferentes acciones que permitiesen
escenificar algunos de los momentos que habíamos vivido al conocer los
datos de la encuesta (ver Fig. 1). Empapelamos la Facultat de Geografia i
Història de la Universitat de Barcelona con una serie de carteles que
reflejasen los principales datos o testimonios anónimos recogidos (esta fue
la sección más compleja a nivel emocional). Los carteles incluían datos
estadísticos y testimonios en ambos idiomas. Los testimonios fueron
anónimos para preservar la identidad de los participantes -ninguna
palabra se cambió de orden-. Se pegaron carteles en castellano e inglés
por todas las plantas y pasillos de forma que los estudiantes y asistentes
del congreso pudiesen leerlos e incluso interaccionar con ellos dejando sus
mensajes. En un principio los gestores de la universidad nos solicitaron su
retirada, pero finalmente muchos de ellos pervivieron a lo largo del
congreso y semanas posteriores. En las siguientes líneas, se pueden
observar algunos de los carteles que recogen las estadísticas, así como
dos diseños destinados a interactuar con los asistentes. Los ejemplos
recogen tanto resultados de las encuestas como testimonios de las
personas acosadas (Fig.1).
05
06
Fig 1. Ejemplo de carteles con algunos testimonios de las personas encuestadas.
Además de generar esta acción de denuncia, participamos en una
conferencia especializada dentro del programa general del congreso. Esta
sesión cuyo título era The women dimension in Archaeology: between
politics and social constrains (la dimensión de las mujeres en arqueología:
entre política y constricciones sociales) tuvo lugar el viernes día 7 de
septiembre en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona y fue
impartida por nuestra compañera Apen Ruiz bajo el título de Invisible
violences: from Gender as a subject matter to examine gendered practices.
Hay que resaltar que dentro de la Asociación Europea de Arqueólogos
(Archaeology of Gender in Europe, AGE) existe un grupo que trabaja
cuestiones de género, y que fue contactado a lo largo de todo este
proceso de cara a participar de forma conjunta y especialmente colaborar
en la difusión de la encuesta. Este grupo trabaja fundamente a nivel
teórico, y cuenta con un gran número de integrantes a nivel internacional.
No se debe confundir con otros grupos de arqueólogas feministas, que
poco a poco han ido surgiendo en los últimos años.
Por último, convocamos un taller denominado "Stop Acoso sexual en
arqueología" (Fig. 2) en torno al acoso sexual en arqueología, abierto a
cualquier participante y que tendría lugar en un espacio neutro, cercano a
la universidad, a una hora en la que ya no hubiese conferencias para que
pudiesen asistir un mayor número de personas (ver pág. 45 para más
detalles). El sitio elegido fue el Espai Mallorca, un centro autogestionado
ubicado a pocos metros de la universidad en la Plaza Vicenç Martorell. Los
resultados obtenidos en este taller también se han agregado a este
informe. Finalmente, se trabajó en crear puntos de apoyo y sinergias,
confluir en un uso del lenguaje y niveles de agresión.
07
Todas estas acciones buscaban estimular un punto de partida y generar
nuevos grupos de trabajo y detección para el futuro. Creemos que las
acciones virtuales deben complementarse con acciones directas, a pesar
de las limitaciones de espacio y tiempo que poseen las segundas.
Generar una sinergia entre arqueólogas para trabajar juntas en el futuro,
y que este trabajo no quede en una acción única en el tiempo creando
espacios más seguros tanto en la esfera pública como la privada, será un
reto que tengamos que afrontar lo antes posible. Esperamos que sirva a
todas.
08
Fig 2. Cartel del taller organizado en el Espai Mallorca sobre acoso
sexual.
2. ¿Qué es el acoso
sexual?
09
Descripción
Contacto físico no solicitado y deliberado (palmadas, tocamientos,
pellizcos, etc.).
Comentarios e insinuaciones no solicitados acerca de la apariencia
física, aspecto u otros.
Miradas o gestos de carácter sexual que puedan incomodar.
Bromas de carácter sexual que puedan incomodar a la persona.
Chantaje sexual basado en una relación de poder donde la persona
acosadora se encuentra en una situación de poder a la persona
acosada.
Basado en los protocolos de la Universidad de La Laguna y de la
Universidad Complutense de Madrid, acoso sexual se puede definir como:
"Cualquier comportamiento, verbal, no verbal o físico, de naturaleza
sexual y no deseados por la persona que los recibe que tenga el propósito
o produzca el efecto de atentar contra la integridad física o psicológica de
una persona. Asimismo, es fundamental destacar, en el caso del acoso
heterosexual contra las mujeres, que es el mayoritario, se considera que
además de afrentar a la dignidad es discriminatorio por razón de sexo
(destacando la sexualización de las mujeres como uno de los instrumentos e
indicadores de la desigualdad de género), y se cataloga el acoso sexual
como violencia de género” (Protocolo ULL, 2014, p.22, Protocolo UCM,
2016, p. 14 ).
Por lo tanto, se pueden considerar acoso sexual:
10
Ofrecimiento, insinuación e invitaciones que puedan comprometer a la
persona acosada.
Conductas que creen un ambiente intimidatorio de trabajo (acoso sexual
ambiental), basado en el comportamiento hostil, sexista u ofensivo.
A continuación se describen los tipos de acoso más comunes detectados en
la encuesta. Aunque existen diversos tipos de acoso, únicamente se han
incluido las definiciones de los acosos de carácter sexual o sexista basados
en el objetivo de la encuesta (físico, verbal, visual y virtual).
Tipos de acoso
Acoso sexual físico
Se basa en el contacto físico no consentido (tocamientos, pellizcos,
agarrar, palmadas, pellizcos, realizar acercamientos deliberados,
forzamiento con índole sexual, etc.).
Acoso sexual verbal
Se basa en crear un ambiente verbal intimidatorio hacia la víctima (piropos,
comentarios de carácter sexual, etc.).
Aunque se trata de un tipo de acoso diferente, se relaciona también con el
acoso sexista basado en la comentarios sexistas e inapropiados, ridiculizar
a la persona por razón de sexo, asignar tareas inferiores, despreciar o
ridiculizar el trabajo de la persona por razones de sexo, etc.
11
Acoso sexual visual
Realizar gestos o miradas de carácter sexuales e intimidatorio (mirar
escote).
Acoso sexual virtual
Acoso sexual basado en el acoso virtual sexual deliberado y no consentido
(envío de fotografías de carácter sexual no consentidas, envío masivo de
información de carácter sexual, chantaje sexual en la red, etc. ). Al ser un
tipo de acoso nuevo, relacionado con el acceso a las nuevas tecnologías,
este último está en fase de incluirse en los manuales de protocolos de
acoso sexual. En la encuesta, se ha incluido este tipo de acoso dentro del
verbal, ya que la mayoría respondían a mensajes de tipo verbal a través
de las redes sociales.
3. La encuesta
Descripción, desarrollo y metodología
La intención principal de crear una encuesta sobre acoso sexual en
arqueología fue dar voz colectiva a todas aquellas personas que habían
pasado o estaban pasando por diversos episodios de acoso sexual de
distinta índole y magnitud. Queríamos, por lo tanto, dar a conocer esta
situación y visibilizar de un modo general esta problemática para poder
generar unas pautas que ayuden a actuar antes tales episodios. Una forma
sencilla y cercana fue a través de la elaboración de una encuesta online.
Aunque conocíamos los pros y los contras de hacer una encuesta a través
de internet (y más una plataforma como Google Form), sabíamos que era la
única forma de poder llegar a una comunidad más amplia que mediante
entrevistas personales.
Los episodios de acoso están salpicados por un miedo a las represalias, la
proximidad de los agresores y el proceso de externalizar una situación
emocionalmente difícil. Por estos motivos, fue complicado poder contactar
con personas para realizar entrevistas personales y hablar. Esto es debido
a varios factores relevantes: el miedo que existe todavía a las
consecuencias, el silencio y la delicadeza del tema. En consecuencia,
decidimos crear una encuesta anónima donde las personas podían
responder a una serie de preguntas sin ser públicamente reconocidas,
guardando los datos de forma confidencial, pero a su vez dejando una
opción para ser contactados, así como un email para poder intercambiar
información en un futuro. También se dio la posibilidad de no responder a
algunas preguntas o testimonios complementarios tuviesen su origen o
referencia a algún episodio difícil o traumático. Esto favoreció que mucha
gente se decidiese hablar para explicar su caso, proporcionando una serie
de datos concretos que podían ser verificados posteriormente.
12
La encuesta se abre el 12/06/2018 y se cierra el 10/08/2018 (con una
ampliación hasta el 17/08/2018). Como hemos indicado previamente,
seleccionamos esta fecha coincidiendo con el inicio de las excavaciones
arqueológicas de verano. Nuestro objetivo aquí fue conocer si esta
problemática seguía ocurriendo en excavaciones que ya habíamos
detectado previamente casos de acoso.
La encuesta se hizo online a través de la plataforma de Google Form. Se
realizó en dos idiomas: castellano e inglés para llegar a un público más
amplio (debido al interés de difundir sus datos en un congreso
internacional).
Los participantes podían rellenar la encuesta una sola vez y mediante
una cuenta verificada de Gmail.
Los participantes tenían la posibilidad de dejar preguntas en blanco.
Los resultados que presentamos aquí fueron obtenidos a partir de los
datos, seleccionando únicamente el caso concreto de España. Asimismo,
se incluyeron aquellos participantes procedentes de España que habían
hecho la versión de la encuesta en inglés.
Detectamos casos procedentes de Latinoamérica y de otros países
europeos que fueron reportados a otra encuesta realizada de carácter
internacional.
Para elaborar la encuesta online, nos basamos en una encuesta
preexistente en el campo de la Academia desarrollada por la prof. Dra.
Karen Kelsky. Se trata de una encuesta online que incluye más de 1.000
casos de acoso sexual en centros académicos de todo el mundo. En
nuestro caso, se tomaron las preguntas y se adaptaron al marco de la
arqueología general. Asimismo, se decidió no hacer ninguna distinción
entre lo público o lo privado dentro del sector arqueológico, es decir,
podían participar todas aquellas personas englobadas en el campo de la
arqueología (estudiantes, trabajadores, profesores, alumnos) tanto del
sector público como del privado.
A nivel general destacamos como puntos principales:
13
Se comprende que la encuesta puede contener un posible sesgo al
tratarse de una encuesta online, siendo únicamente posible tratar su
veracidad mediante la verificación de la cuenta Gmail y los comentarios.
No creemos que sea un valor fundamental en la interpretación de los
resultados acorde con el objetivo de este trabajo.
Dentro de la encuesta se detectaron y eliminaron respuestas con
intención de manipularla/sesgarlas intencionalmente través de
respuestas que hicieron cuestionar su posible veracidad, así como se
aceptaron un mínimo de respuestas en la encuesta.
Los datos aquí presentados muestran una valoración de la encuesta
realizada y en ningún caso representan al 100 % de la población activa
que se dedique a la disciplina de la arqueología en todas sus facetas.
Todos los datos recopilados en esta encuesta fueron confidenciales y
estaban protegidos por las leyes nacionales e internacionales que
aplicasen (Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del
Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas
físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre
circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE
(Reglamento general de protección de datos) (Texto pertinente a
efectos del EEE).
Se creó un correo electrónico para cuestiones relacionadas con la
encuesta: respectarchaeologists@gmail.com.
Los canales principales de difusión de la encuesta fueron a través de
diferentes redes sociales.
14
15
2
2
Preguntas de la encuesta
Género
1
Ciudad
3
Disciplina
4
¿Has sufrido alguna vez algún tipo de acoso
sexual durante tu carrera arqueológica (sea
como estudiante, trabajadora, investigadora,
docente u otros)? (ten en cuenta el acoso en un
sentido amplio, puede ser físico, psicológico,
verbal, de acecho u otros)
5
En caso de que tu respuesta sea "NO" ¿sabes de
alguien que haya sufrido acoso?
6
Edad
7En caso de que tu respuesta sea "SÍ".
¿Cuéntanos qué pasó y cuándo (especifica el
año también, por favor)? (No dudes en
contarnos tu experiencia, pero si no te sientes
con ganas, simplemente responde algunas
preguntas sobre estadísticas)
8¿En qué excavación/prospección/proyecto de
investigación/institución/centro de investigación o
educativa ocurrió?
¿En qué país?
9
¿Qué tipo de investigación era?
10
16
2
Género de la persona acosadora
11
Posición de la persona acosadora
12
¿Hablaste con alguien sobre el tema?
13
En caso afirmativo, ¿hubo consecuencias?
14
¿Puedes explicar el impacto que esta
situación de acoso tuvo en tu carrera y/o en
tu vida cotidiana?
15
¿Hay algo más que quieras contarnos?
16
¿Te gustaría recibir un informe sobre esta investigación? En
caso afirmativo puedes escribir tu mail y te mandaremos
toda la información disponible. Tu mail no será utilizado para
otros usos ni será publicado
17
17
Masculino/ Femenino/ No-binario/ Otros/ Preferiría no decirlo
2
2
Opciones de respuestas
1
Respuesta libre
3Respuesta libre
4
Sí/ No/ Quizás pero no sé si se puede considerar acoso
5
Respuesta libre
6
Respuesta libre
2
8
7Respuesta libre
Respuesta libre
9
Pública/Privada
10
Mujer/ Hombre/ No-binario/ Prefiero no decirlo
11
Por encima de ti/ mismo que tú/ Por debajo de ti
12
Sí/No
13
Respuesta libre
14
Respuesta libre
15
Respuesta libre
16
Respuesta libre
17
Respuesta libre
4. Análisis de datos
Datos de participación
Total participantes de la encuesta: 358 participantes
Total participantes procedentes de España: 326 participantes
Total participantes procedentes de países latinoamericanos: 32 participantes
Total participantes que fueron eliminados por sospecha: 5 participantes
Total usados para el estudio de datos: 321 participantes
18
1 jkl
Género
Femenino
227 Masculino
87
No
binario
2
Preferiría no decirlo
2Respuestas
en blanco
3
Fig 3. Género de las personas encuestadas.
19
2Edad
19-24 25-30 31-35 36-40 41-45 46-50 51-55 56-60 61-65
100
75
50
25
0
Fig 4. Edad de las personas encuestadas (N: 294).
3
20
Casos de acoso sexual por comunidades
Fig 5. Comunidades donde se detectaron casos de acoso.
3
21
4¿Has sufrido alguna vez algún tipo de acoso sexual durante tu
carrera arqueológica (ya sea como estudiante, trabajadora,
investigadora, docente u otros)?
5En caso de que tu respuesta sea "NO" ¿sabes de alguien
que haya sufrido acoso?
6
Fig 6. Participación por género. Otros géneros no se contabilizaron por falta de datos en esta parte.
Fig 7. Personas que conocen a alguien que ha sufrido acoso (N: 164).
22
6Tipo de investigación (naturaleza del proyecto/excavación)
Pública
76.6%
Privada
23.4%
7Género de la persona acosadora
Fig 8. Tipo de investigación (N: 201 ).
Fig 9. Género de la persona acosadora (N: 207).
23
8Posición de la persona acosadora
9¿Hablaste con alguien sobre el tema?
Fig 10. Posición de la persona acosadora (N: 203).
Fig 11. Personas que hablaron de su acoso con otras personas (N: 204).
24
10 ¿Hubo consecuencias?
Fig 12. Consecuencias del acoso (N: 148). Es necesario destacar en esta gráfica que las
personas que han respondido no necesariamente han sido acosadas sexualmente, pero sí han
vivido situaciones de acoso cercanas hacia otras personas.
5. Narrativas
Análisis del acoso en las narrativas
Recientes estudios realizados en espacios académicos de la península
cuantifican la ocurrencia de acoso a partir del número de personas que
hacen denuncias, es decir, visibilizan la dimensión cuantitativa y, por tanto,
nos permiten entender el alcance de la violencia sexual en contextos
académicos (Navarro-Guzmán et al., 2016; Puigvert et al., 2017). El
objetivo de la parte cualitativa de la entrevista era ir un poco más allá de
los resultados y escuchar las voces de las personas que habían vivido
situaciones de acoso. En la entrevista realizada, cuando las personas
encuestadas contestaron afirmativamente a la pregunta ¿has sufrido
alguna vez algún tipo de acoso sexual durante tu carrera arqueológica?,
les invitamos a que explicaran qué había pasado. De este modo, recogimos
narrativas que nos permitiesen visibilizar y analizar la complejidad y
diversidad de los escenarios de acoso sexual.
Las preguntas abiertas de la encuesta nos posibilitaron entender mejor las
percepciones de los entornos sociales en los que se producen dichos casos,
la brutalidad de su impacto, las consecuencias que tienen para las
personas que las sufren, así como la frecuente impunidad para las
personas que las ejercen.
Tal como otros estudios apuntan, entendemos el acoso sexual no como un
caso aislado ni una cuestión de comportamiento inadecuado, ni de mala
interpretación de mensajes, sino como un mecanismo de control y coerción
que funciona para producir y reproducir el reparto de poder en una
estructura sumamente heteropatriarcal (Lazar et al., 2014).
25
En este sentido, las narrativas, desvelan aspectos que nos han permitido
delinear algunos patrones o líneas generales de cómo funciona la violencia
sexual en el contexto arqueológico, a pesar de tener ciertas
particularidades (relacionadas principalmente con el trabajo de campo en
excavación arqueológica). Es decir, queríamos saber si el acoso sexual
que se ejerce en arqueología presenta ciertas características que pueden
entenderse dentro de la historia de la propia disciplina: el machismo que se
simboliza y se ejerce con la figura del arqueólogo hombre. Es posible, que
en un contexto actual de mayor feminización de la disciplina (Luxan et al.,
2018) este status quo de poder se vea en peligro y por tanto se castigue
aún más a las mujeres que trabajan en el campo o/y que ostentan cargos
de dirección.
Aunque la muestra no corresponda al total del mundo de la arqueología,
estas nos desvelan una serie de manifestaciones complejas de las
violencias. Algunas de estas violencias son más habituales y más visibles
que otras, algunas son quizás reconocidas socialmente por su presencia en
otros contextos, y tenemos constancia de otras violencias, que aunque
parezcan más insignificantes producen igualmente mucho dolor y siguen
funcionando como mecanismos de control y mantenimiento de las
relaciones de poder. Entendiendo especialmente la excavación
arqueológica como un espacio social, un lugar en el cual existen relaciones
sociales interferidas por unas relaciones de poder, y por tanto de género,
algunos de los ejes centrales que nos permitieron organizar las narrativas
son: 1 ) cómo se manifiestan el acoso sexual en el contexto arqueológico,
es decir, qué tipos de acoso se ejerce, si aparecen de igual forma en
contextos académicos que en contextos de excavaciones, 2) si están
presentes de igual forma en excavaciones privadas que en públicas, 3)
cómo reaccionaron las personas que sufrieron violencias, y 4) cuáles
fueron las consecuencias que tuvieron.
26
Un primer análisis nos permitió clasificar el tipo de acoso que se da en
contextos arqueológicos públicos, tanto en excavaciones como en
espacios académicos. En la mayoría de los casos las personas, en su
inmensa mayoría mujeres, que han sufrido acoso en el contexto de
excavaciones arqueológicas, este ha sido de tipo verbal y visual (ver Fig.
13 a continuación).
27
Fig 13. Resultados de la encuesta del tipo de acoso. Existe una prevalencia del acoso verbal con
respecto al resto. En la encuesta, personas explicaron que habían sufrido varios tipos de acoso a la
vez, contabilizándose por separado como muestra la imagen. Los cyber acosos se contabilizaron en
su mayoría en acoso verbal (N: 138 basado en las detecciones claras del tipo de acoso. Otros casos
tuvieron que ser descartados por poco concluyentes).
El cuerpo
En algunos casos las mujeres reciben comentarios que tienen que ver
directamente con el cuerpo, siendo en su mayoría comentarios realizados
por personas que ostentan una posición de poder dentro del contexto de
excavación arqueológica. Por ejemplo, una mujer explicó que recibía
“comentarios de superiores varones sobre mi físico”. Aunque en otras
ocasiones son comentarios de otros miembros del equipo que declaran
abiertamente que "no hay nada más sexi que una mujer poniéndose en pie
tras excavar, sacándose las bragas de la raja del culo."
En otros casos son los trabajadores de la excavación, no necesariamente
arqueólogos que enuncian frases como "tú lo que necesitas es un buen
polvo, yo te la metía hasta la garganta", tal como explica una de las
encuestadas; o el caso de una arqueóloga que durante la excavación
recibía constantemente miradas molestas de obreros de la construcción
"mirándome de forma insistente el pecho". Los comentarios acosadores no
se refieren solamente al cuerpo físico, a veces las mujeres cuentan que
solo por el hecho de ser mujer se te excluye con frases como “ah! Pero
eres una mujer! no deberías estar aquí rodeada de tierra y barro,
deberías estar en un campo lleno de flores”. Este tipo de comentarios que
forman parte de un ámbito de violencia verbal se extienden a otros
escenarios como congresos en los que se les recuerda a las mujeres que “a
pesar de que seas ponente y expongas los resultados de un proyecto…”, su
presencia “…es como compañía, para hacer "bonito" y entretener a los
"jefes”, como comentó una participante. Otra de las mujeres entrevistada
cuenta que “un profesor me denigró diciendo que con un rostro bonito
debía dedicarme a otra cosa, que allí solo distraía.” Estos son casos
contundentes en los que por el simple hecho de ser mujer y tener un cuerpo
de mujer, se cosifica el rol en el ámbito científico.
El grupo
Una de las características del trabajo arqueológico en la comunidad
universitaria es que se realiza en contextos grupales, en los cuales se
generan relaciones de poder dentro de un grupo. Estos contextos, en
muchos casos, tienden a normalizar la violencia sexual expresada de forma
física, visual o verbal. Por ejemplo, en gran parte de las excavaciones se
escuchan conversaciones, chistes, o anécdotas con un tono claramente
machista y heteronormativo, que facilitan un entorno no solo incómodo
para las mujeres, y sin duda algunos hombres, sino que además se
normaliza la violencia verbal como algo que forma parte del cotidiano de
las relaciones y dinámicas sociales.
28
Este tipo de comentarios normalizan un ambiente en el que las mujeres
arqueólogas están claramente marcadas como oursiders. Tal como nos
cuenta otra de las personas que compartieron su experiencia: “tuve un
compañero que no paraba de hacer chistes asquerosos sobre las mujeres”.
Por tanto, las excavaciones se convierten en espacios en los que “se
generan verdaderas camaraderías cuyos debates consisten en decidir
quién estaba más buena o a quién se iban a follar, a cuántas se iban tirar
etc.”.
La jerarquía
Otro aspecto a destacar son las estructuras claramente jerárquicas en las
excavaciones arqueológicas. La gran mayoría de los casos son hombres los
que ostentan la posición de director, y es bastante frecuente que se utilice
la violencia como parte de este ejercicio de poder. Por ejemplo, una
estudiante que participó en excavaciones menciona que “el director de la
excavación ponía a las chicas en trabajos que pudiera mirarles el culo o el
escote con libertad”. Además, estas narrativas nos permiten ver un serie
de violencias que aún siendo visuales, van dirigidas a mantener un orden
establecido y a perpetuar una estructura de poder. Esta jerarquización
arqueológica recuerda a las mujeres desempeñar ciertos roles o ejercer
ciertas tareas delimitadas por los mandatos de género. Como indicador, en
una de las respuestas se cuenta que el profesor al saber que la estudiante
realizaba prácticas de Antropología Física limpiando huesos, le dijo que “a
las mujeres nos gustaba mucho limpiar". En otro caso, una estudiante al
finalizar el primer año de carrera, un profesor la invitó a realizar unas
prácticas con su equipo, pero “me avisó de que por ser mujer no me
permitiría participar en la excavación, sino en tareas de documentación,
ya que consideraba que las mujeres no somos lo suficientemente fuertes
como para realizar tareas que requieran esfuerzo físico”.
29
El poder
En otras ocasiones los comentarios están claramente dirigidos a cuestionar
el rol que algunas mujeres tienen en espacios de poder. Por ejemplo una de
las mujeres que respondió la entrevista nos dice “que te digan, siendo la
directora de la excavación: guapísima, niña, preciosa, encanto, etc. y
tener que recordarles cuál es tu nombre, apellidos y cargo en esa
intervención”. En algunos casos, algunas mujeres han sufrido claros
impedimentos para formar parte de equipos de investigación, al recibir
comentarios como “con lo guapa que era mejor se buscará un marido que
la mantuviera”. Otro tipo de acoso que aparece en las respuestas son los
cyber acosos que se dan normalmente en contextos académicos en los que
hay un claro ejercicio de poder por parte del profesor. Por ejemplo, una
estudiante cuenta que “un profesor en segundo de carrera, vía Facebook
nos invitó a seguir una página de edad media. Obtuvo nuestros perfiles y a
una compañera le decía "piropos", básicamente le tiraba los trastos,
diciéndole que tanto ella como su madre eran guapísimas”. En ocasiones el
acoso pasa por vías más tradicionales como la correspondencia vía mail
que según cuenta una estudiante “siempre comenzaba con un "hola,
cachorrito".
Dimensión física
Además de los acosos verbales, algunas de las personas que contestaron
la encuesta hablan de acoso físico, que está especialmente presente en
contextos de excavaciones arqueológicas. Existen ejemplos en los que el
director de la excavación pasaba el tiempo “tocándome el culo”, hasta
estrategias menos visibles como la experiencia que nos cuenta una
estudiante al referirse a la convivencia durante las excavaciones. La
arqueóloga narra que “había dos casas para dormir, (el director) cambió a
todos los que se quedaban los fines de semana a dormir en la excavación a
la otra casa y me dejó sólo a mí con él en la primera casa. Cuando volvía a
la casa por la noche me ofrecía alcohol, dormir con él y me decía que si me
dejaba hacer un masaje le diría a mis profesores que me pusieran
matrículas de honor.
30
Yo a todo le decía que me dejara en paz. Cuando me encontraba me daba
abrazos aunque intentara quitarme. Una de las noches entró en mi
habitación mientras dormía, y yo le tiré una zapatilla”. Este tipo de
actitudes se encuentran en muchos casos silenciadas por el grupo, y no es
de extrañar que las arqueólogas mencionen que aunque todo el mundo
sabe, es una especie de secreto compartido, nadie dice nada. Tal como nos
cuenta una de las entrevistadas: “además, en dicha excavación, tuve la
impresión de que el equipo técnico, durante las campañas iban detrás de
las voluntarias con el propósito de acabar acostándose con ellas, doblando
ellos en edad y teniendo un cargo superior a ellas, es decir, desde una
posición totalmente jerárquica. Es más, esa misma noche en la que el
técnico intentó algo conmigo, más tarde le vi insistiendo a otra voluntaria,
que en ese momento ella estaba en un estado de embriaguez por el
alcohol”.
El acoso físico está también presente en contextos académicos, fuera de la
excavación, y está claramente relacionado con jerarquías de poder. Por
ejemplo, una estudiante cuenta que “durante la carrera, cuando estaba en
primero (febrero del año 1999), durante una revisión de examen, un
profesor y catedrático de Historia Política se sentó a mi lado para ver el
examen y colocó su entrepierna en mi rodilla. Empezó a frotarse”. O el caso
de una profesora que narra varios episodios de violencia por parte de
diferentes colegas profesionales que ostentan posiciones de poder, como
por ejemplo el vicedecano de la universidad donde trabajaba que “me
entró a los morros sin mediar palabra y sin mi consentimiento. En dos
ocasiones en mi despacho” o un colega profesor que “me sujetó
forzándome contra la pared para intentar besarme. Al zafarme, no paró
durante meses de llamarme por teléfono y amenazarme”. Finalmente, otro
aspecto que las narrativas visualizan es el tema de las consecuencias ante
los hechos. En la mayoría de las ocasiones, se respondió a la pregunta
sobre si hubo consecuencias para la persona acosadora con un rotundo
no: “No, era el director, ¿cómo iba a haber consecuencias?”. En este
sentido, también nos interesaba saber qué habían hecho las personas que
habían sido víctimas de acoso, y cómo ellas consideraban que les había
influido en sus vidas, y por otro lado también queríamos saber si había
ocurrido algo con los agresores.
31
El silencio
El hecho de que no haya habido denuncias no implica que las víctimas no
hayan compartido sus experiencias con otras personas. Se documenta
mayormente que las víctimas hablaron con personas cercanas a su entorno
o, en menor medida, habían realizado un tipo de queja formal. Por ejemplo,
una de las personas cuenta que, aunque en un primer momento ella no dijo
nada “hubo consecuencias meses más tarde, cuando volvió a hacer otro
comentario machista hacia mi persona y decidí poner una queja formal. A
partir de ahí otras compañeras decidieron también explicar que la misma
persona había hecho comentarios soeces hacia ellas y con todas las quejas
conseguimos que nuestra empresa no contestara más a ese cerdo.” En
general, por las respuestas obtenidas, está bastante claro que muchas de
las personas que han sufrido abusos en ámbitos arqueológicos, sea en
excavaciones, en universidades, en ámbito privado contractual, o en
ámbito público, a pesar de lo traumático de las situaciones de acoso, se
sienten mejor cuando consiguen hablar, pero son muy conscientes de que a
pesar de que las relaciones abusivas y el acoso sexual es algo conocido, se
normaliza y pocas veces los acosadores son represaliados. Por ejemplo,
una de las personas que respondió valora incluso como “positivo” el ser
consciente de lo que le estaba ocurriendo: “el impacto fue positivo, porque
me sentí más fuerte para luchar y quejarme si volvía a verme en
situaciones similares, también en parte, porque por parte de la empresa y
compañeros tuve mucho apoyo y comprensión. Pero en el momento me
sentí con mucha rabia y sentí asco hacia esa persona”. A pesar de que no
se realizaron denuncias, y que el tema del acoso está envuelto de mucho
silencio, en las respuestas se vislumbra que se crean lazos de solidaridad
entre iguales y las mujeres tienen muy claro que el acoso se dan en
contextos de violencia sexual estructural; por ejemplo, una de las
encuestadas nos cuenta que “en algunas ocasiones lo comentábamos en
privado entre las compañeras, en otras ocasiones guardé silencio porque
te consideran que estas loca y quieres malmeter o simplemente te
consideran que tú eres la provocadora”.
32
33
Fig 14. Reacciones de las personas encuestadas ante un acoso a partir de las narrativas. Cambio
de rutina corresponde a actuar de forma diferente o evitar a su agresor; abandono corresponde a
dejar una asignatura, excavación, etc. tras el acoso; no impacto se entiende como que la persona
no fue consciente en ese momento; decepción y frustración es cuando la persona se frusta consigo
misma por su no reacción; normalización cuando la persona considera que es algo que ocurre y que
es normal; psicológico cuando la persona ha tenido que solicitar asistencia psicológica después del
acoso e incomodidad e inseguridad cuando la persona se ha visto en insegura o incómida después
del acoso (N: 122 basado en las detecciones claras del tipo de síntoma. Otros casos tuvieron que
ser descartados por poco concluyentes).
O en otra respuesta se menciona que las situaciones de acoso le “hizo ser
consciente de la desigualdad en la que vivimos las arqueólogas. Me hizo querer
cambiar las cosas, y luchar desde el plano profesional y personal para cambiar la
arqueología".
El contexto de la empresa privada en arqueología
En contextos de empresa privada, parece que en algunas ocasiones sí
hubo más consecuencias que en la pública en forma de despidos, apertura
de expedientes, etc. Una arqueóloga nos cuenta que no hubo
consecuencias a pesar de que ella habló con los supervisores, “por razones
obvias; el acosador era quien sufragaba la excavación”. Además, era muy
consciente de que se normaliza la situación porque “cuando lo conté, a
nadie le sorprendió especialmente, se ve que que el señor tenía cierta
fama adquirida como viejo verde”. Como claramente se menciona en
alguna de las respuestas, “era un secreto a voces pero nadie hizo nada” o
“el ente promotor de los trabajos no hizo nada por evitar el acoso del que
era conocedor desde el principio”.
Conclusiones
A partir de todas las respuestas a la encuesta, resulta claro que en la
inmensa mayoría de las ocasiones las personas acosadoras ostentan
posiciones de poder que les convierte en seres impunes, tal como nos
cuenta una estudiante que había decidido callarse porque al “hablarlo con
unas amigas llegamos a la conclusión que para mí era más beneficioso no
montar ningún revuelo. Lo peor es que sigo pensando que por muy triste
que sea, a nivel académico fue la mejor decisión. Con los años, descubrí
que este hombre tenía toda una fama que lo perseguía. Hoy en día creo
que está jubilado aunque siempre fue una persona con prestigio,
columnista en periódicos”. Otro aspecto a resaltar que ya se ha comentado
anteriormente, son las redes de amistad que convierten a los agresores en
seres impunes como nos cuenta una arqueóloga “a pesar de que hubieron
múltiples quejas, él siguió trabajando ahí. Con una disculpa hacia los
gerentes bastó, pues eran sus amigos”.
34
En general, el análisis de las narrativas nos permite detectar patrones
tanto del comportamiento de los acosadores como de las personas
acosadas. Resulta interesante destacar que los resultados dieron un patrón
bastante común: la mayoría tuvieron lugar en el sector público entre
personas que ostentaban un cargo de poder por encima de la persona
acosada y no hubo ninguna repercusión o consecuencia para la persona
acosadora pero sí para la acosada.
Esto parece indicar que, incluso existiendo protocolos de actuación en
algunas universidades, parece que no están funcionando correctamente.
Este análisis de las narrativas acompaña los datos cuantitativos a través
de un lenguaje claro y escalofriante: el miedo a la pérdida de empleo o a
fracasar en la carrera académica han acallado muchas voces en el ámbito
arqueológico -al igual que ha sucedido en muchos otros-.
35
6. Difusión
Introducción
La difusión de la encuesta a través de las redes sociales fomentó la
aparición de diferentes noticias en torno a esta problemática. El grupo no
contó con ningún perfil asociado a las redes sociales ni tampoco se planificó
ninguna estrategia más allá de la difusión de la encuesta. En las tareas de
difusión participó de forma muy activa el colectivo CRAS (Centro
Revolucionario de Arqueología Social ).
La respuesta fue inmediata, teniendo una gran repercusión en las redes
sociales con la participación de más de 300 personas en la encuesta.
36
Fig 15. Detalle de las interacciones a partir de la publicación de la encuesta de acoso sexual en Facebook
(12/06/18).
Nota de prensa
Durante la organización de las European Association of Archaeologist (EAA)
25th annual meeting en la Universidad de Barcelona (UB) se llevó a cabo el
día miércoles 5 de septiembre una de las principales acciones consistente en
la pegada de carteles con algunos resultados de la encuesta en los pasillos y
la difusión de dicha acción a través de las redes sociales.
En los días posteriores, varios medios de comunicación se pusieron en
contacto con los miembros del grupo con el fin de conocer más detalle sobre
el estudio. Ante la repercusión generada, las integrantes del estudio
optamos por escribir una nota de prensa que se reproduce en las siguientes
líneas:
“NADA NUEVO BAJO EL SOL, Y SIN PROTECTOR SOLAR. ACOSO EN
ARQUEOLOGÍA".
Hace dos años, en el Raval de Barcelona, en un bar del Carrer Hospital
(espacio relacional por antonomasia de la cultura mediterránea) tras salir de
una conferencia académica, un grupo de arqueólogas que apenas se
conocían entre comenzamos a compartir experiencias en torno al acoso,
maltrato y las relaciones de poder que habíamos vivido recientemente en el
ámbito de las excavaciones. Todas nosotras formábamos parte de un sector
muy determinado de la sociedad: mujeres, mayoritariamente de clase media
y con estudios en el campo de la prehistoria y arqueología, ninguna
llegábamos a superar los 35 años. Compartíamos también la impotencia
común hacia quién dirigirnos y explicarle nuestras historias; se juntaban la
falta de información con la vergüenza o el miedo a las represalias. Iniciar
una encuesta sería un buen punto de partida para concienciar, pero por
nuestras apretadas agendas (en parte relacionado con la precariedad de
nuestro sector) se fue postergando hasta que tras otra conferencia nos
encontramos con otro grupo de arqueólogas que también estaban
interesadas: el Centro Revolucionario de Arqueología Social (C.R.A.S.).
37
Aunque creo que todas querríamos quedar bajo una voz común, un grupo
de mujeres y hombres. Sabíamos que en septiembre tendría lugar el
encuentro europeo de arqueología, lo que llamamos “las EAA” en el sector;
el principal encuentro anual de la Asociación Europea de Arqueólogos. Se
trata del congreso más importante de nuestra disciplina a nivel europeo. Este
año tendría lugar en la Universidad de Barcelona bajo el título de
“Reflecting Futures”, un excelente marco para presentar los resultados a
través de una campaña virtual y física, desde abajo. No hemos contado con
ningún apoyo institucional, ni financiación, seguramente por falta de tiempo,
porque el momento era ahora.
Trabajamos contrarreloj para llegar a tener la encuesta lista antes del
verano. En verano es cuando tienen lugar el mayor número de excavaciones
programadas y queríamos que la encuesta sirviese para prevenir; que
aquellos que habitualmente acosaban supiesen que estábamos abriendo un
canal de comunicación. La encuesta se configuró con formularios de Google
(en castellano e inglés) y se intentaron generar preguntas que permitiesen
crear estadísticas concretas para agilizar su análisis. La difusión fue
mayoritariamente a través de las redes sociales y en diferentes páginas de
arqueología, e incluso a través de los canales de difusión de la Asociación
Europea de Arqueólogos. Tratamos la vía universitaria pero no conseguimos
apoyo de ningún tipo. Los objetivos principales eran: clasificar los datos por
género, edad, relaciones de poder, situación, consecuencias y
universidades. Además, se añadía un espacio para relatar todo aquello que
se desease comentar. Los testimonios han sido la parte más dura a nivel
emocional de este trabajo. Nunca lo olvidaremos. Desde aquí agradecemos a
aquellas mujeres y hombres que se tomaron su tiempo para responder a la
encuesta.
Nada nuevo bajo el sol, el género masculino acosa en casi un 90% de casos
y los individuos que acosan son en su mayoría personas que ocupaban un
puesto de poder por encima del acosado (70%). Se trata de individuos con
una formación académica de alto nivel, licenciados, doctores, personas que
no solo dejan su impronta en lecciones en aulas; sino que escriben libros,
artículos, salen en los medios en alguna ocasión.
38
Personas que supuestamente están al servicio de la sociedad, cuyo trabajo
se desarrolla a través de fondos públicos; personas que forman a otras
personas en etapas incipientes de su pensamiento crítico. Personas que son
o se han convertido en un referente en la Academia. La mayor parte de los
casos tienen lugar en las universidades que ofrecen grados de arqueología
(Complutense, Barcelona y Granada), ya que concentran buena parte de las
excavaciones programadas. La arqueología de gestión también registra
casos de acoso, pero en menor medida, alrededor del 75% tienen lugar en el
ámbito público. La gran mayoría de universidades tienen protocolos de
acoso, pero se desconocen o no están adaptados al contexto arqueológico
en todas sus dimensiones (trabajo de campo).
Nosotras nos inspiramos en campañas y grupos de trabajo realizados en
Reino Unido, que llevan años trabajando con datos y creando protocolos de
actuación bajo el manual Respect. Hay iniciativas similares en otros países
como Chile (Mesa de Trabajo sobre Acoso Sexual en el Ámbito Sexual
Arqueológico) o Bélgica con el colectivo Pay ta Truelle. El hecho de que en
un 89% de casos no haya consecuencias legales es un indicador de la
necesidad de crear e introducir estos protocolos en nuestras fronteras de
manera inmediata e involucrar a los alumnos desde su entrada en la
universidad.
Esto es solo el comienzo de un proceso en el que tendremos que trabajar
todas para que estas situaciones comiencen a minimizarse. Una gran parte
de las personas afectadas ha tenido un sentimiento de frustración y
desamparo; los hay que han dejado la profesión o la asignatura o han tenido
que recibir ayuda psicológica. Un gran porcentaje tiene interiorizado este
acoso, como si formase parte del ADN de cualquier excavación o centro
universitario. Un asesoramiento legal podrá conducirnos a conectar a
aquellas personas que han experimentado episodios de acoso en los mismos
lugares, por si en el futuro quieren realizar un denuncia conjunta. Habrá que
trabajar en los sentimientos de vergüenza o culpa, ya que muchas
respuestas indicaban no haber padecido acoso, pero sí haberlo visto en
repetidas ocasiones a otros compañeros; una encuestada respondió que sus
compañeros no solo no la ayudaron sino que la culpabilizaron.
39
Cuando pensamos en cómo atajar este problema miramos a Europa y
pensamos en cómo crear un sistema unitario para prevenir, denunciar y
combatir el acoso en todas sus formas en la profesión. ¿Cómo fracturar las
cadenas de poder? No debemos olvidar el contexto neoliberal en el que se
mueven las universidades públicas, un contexto donde las relaciones de
igualdad son una entelequia y donde existe una diferencia por sexos para
acceder a puestos de responsabilidad: el mundo académico no entiende de
conciliación social o familiar. Notamos la ausencia esta mañana, durante la
presentación de resultados en la Sesión 744 en el Centro de Cultura
Contemporánea de Barcelona), de algunas de las figuras más relevantes en
la arqueología de género en nuestro país, una rama de arqueología que
busca una reinterpretación del registro arqueológico; todo ello a un nivel
meramente académico. La arqueología tiene esa dualidad: despacho-campo
que supone una fractura en la profesión en sí misma, ya que sigue sin
conectar con los problemas sociales del momento. ¿Se ha querido invisibilizar
este movimiento? Los cambios tendrán que llegar a nivel global, y situar el
acoso en arqueología en el mapa es sólo un punto de partida. El futuro será
también buscar las formar de curar las heridas que generan y que parece,
no quieren ser oídas por las principales voces de esta disciplina en España.
Gracias a las personas que apoyaron esta iniciativa y aquellas que nos
advirtieron que teníamos que andarnos con cuidado. Decir también que este
proyecto no ha recibido ninguna subvención ni ayuda. Noches de insomnio y
horas de trabajo nos avalan. El informe estadístico final se publicará en
abierto en cuanto lo podamos terminar e interpretar.
Ana Pastor, CRAS, María Yubero, Apen Ruíz, María Coto, Lara Delgado
Esta nota de prensa fue enviada a diversos periódicos y otros medios de
comunicación el mismo viernes 7 de septiembre de 2018, junto con material
gráfico que diera soporte a la noticia. A partir de este momento fueron
varios los medios de comunicación que se hacen eco ese mismo día y en los
días posteriores.
40
Prensa y medios de comunicación
En total fueron 11 medios de prensa escrita los que incluyeron los resultados
del estudio o hablaron sobre el mismo desde diversas perspectivas y con
variados tratamientos.
41
Periódico Enlace
Europapress
El País
El Español
La Vanguardia
El Salto
Metrópoli Abierta
Mediterráneo Digital
http://www.europapress.es/catalunya/noticia-
mitad-arqueologas-sufrido-abusos-
excavaciones-estudio-20180907185849.html
https://elpais.com/cultura/2018/09/07/actuali
dad/1536347632_264117.html
https://www.elespanol.com/cultura/patrimonio
/20180907/rozo-miembro-espalda-arqueologas-
denuncian-sexuales-
excavaciones/336216670_0.html
https://www.lavanguardia.com/vida/20180908
/451691570103/acoso-sexual-arqueologas-
excavaciones.html
https://www.elsaltodiario.com/arqueologia/la-
mitad-de-las-arqueologas-ha-sufrido-acoso-y-
casi-siempre-por-parte-de-un-superior
https://www.metropoliabierta.com/el-pulso-de-
la-ciudad/sucesos/la-mitad-de-arqueologas-
ha-sufrido-abusos-durante-las-
excavaciones_10073_102.html
https://mediterraneodigital.com/feminismo/fem
inazis-1/un-estudio-feminista-afirma-que-casi-
un-90-de-los-hombres-acosa.html
42
El periódico
Mediterráneo
El Diario Feminista
Infocosta Tropical
Trendencias
https://www.elperiodicomediterraneo.com/amp
/noticias/sociedad/mitad-arqueologas-dice-
haber-sufrido-abusos-excavando_1169848.html
l
https://eldiariofeminista.info/2018/09/09/la-
arqueologia-espanola-rompe-el-silencio-contra-
el-acoso-sexual/
http://www.infocostatropical.com/mb/noticia.a
sp?id_noticia=82710
https://www.trendencias.com/feminismo/encu
esta-saca-a-luz-problema-acoso-arqueologas-
cada-dos-sufren
El tratamiento de la información fue muy diverso en los distintos medios.
Estas publicaciones fueron posteriores a la salida de la nota de prensa, y
contaron con intervenciones de algunas integrantes del estudio. En paralelo,
revistas como El Salto introdujeron datos de la encuesta en artículos
relacionados con la materia. De la redacción de EuropaPress, beben otros
medios de comunicación como El País, Metrópli Abierta o Mediterráneo
Digital, compartiendo los errores e inexactitudes que comete EuropaPress,
como la confusión -inocente o no- entre “Acoso” y “Abuso”. Las fotografías
que fueron proporcionadas junto a la nota de prensa apenas fueron
utilizadas generando una serie de desaciertos vinculados a los propios
tópicos de la arqueología y a otros factores que probablemente tengan una
intención política clara, como es la vinculación del problema estructura del
acoso en arqueología con la excavación de fosas comunes. De hecho, en 2
de los 11 periódicos (si descontamos la noticia de El Mundo anterior a la nota
de prensa) aparecen excavaciones de fosas comunes o esqueletos que poca
relación tienen con la noticia.
43
Redes sociales
Consideramos que era fundamental compartir datos parciales generados
por las primeras respuestas de la encuesta para incentivar la participación
ciudadana. Para ello nos servimos de las redes sociales (Facebook y
Twitter), con grupos cuya temática era arqueología.
Incrementamos nuestra presencia en las redes sociales, los días de antes y
durante el congreso. Nos coordinamos para ir subiendo a las distintas
plataformas tanto algunos carteles como partes del discurso elaborado en
la sesión académica. Como ya se ha explicado, el grupo no contaba con un
perfil en redes sociales específico, por lo que se realizó a través de
nuestras cuentas personales y a través de los colectivos de los que
formamos parte. Para ello, se utilizó para la difusión los hashtag #s744,
#EAA2018,#stopviolenceinarchaeology, #stopharassmentinarchaeology,
#arqueología (o en su versión en inglés) y #acoso o #violences (también
en inglés).
Los resultados del impacto en las redes se obtuvieron, por tanto, de los
hashtag #stopviolenceinarchaeology y #stopharassmentinarchaeology.
En ambos se puede ver el alto número de personas que retwittearon o
escribieron sus propios tweets, destacando la acción de los carteles contra
el acoso. El tweet que más alcance obtuvo, 151.170 impresiones, es decir
1,426 retweets, 668 me gustas y 4 respuestas. En Twitter vemos que
predomina el “compartir el tweet” y apenas hubo comentarios, todo lo
contrario sucede en Facebook, donde sí se detecta un incremento de
comentarios conforme la difusión aumenta.
En el caso de Facebook, vemos un incremento en el alcance de los post de
CRAS, especialmente el del taller sobre el acoso en arqueología que se
celebraría en paralelo al congreso del EAA la misma tarde del día 7, en el
Espai Mallorca y que comentaremos en la sección siguiente.
44
Fig 16. Ejemplos de difusión de la campaña a través de Twitter.
Fig 17. Difusión a través de Facebook en la página de CRAS Arqueología.
Las redes sociales posibilitan interacciones y réplicas, lo que enriquece y
permite expresar opiniones de forma libre, además de aportar un retorno a
las personas que desarrollan una acción. La acogida a la encuesta fue muy
importante, recibiendo interacciones desde diferentes partes de España y
del extranjero. Dentro de esas interacciones, las hemos tenido positivas y
negativas, y además en algunos casos hemos asociado comentarios a
respuestas de individuos que intentaron boicotear la encuesta, teñidas de un
tono especialmente sexista y violento.
45
Taller: hablemos sobre el acoso sexual en
arqueología
Detección de los casos de acoso.
Acciones de formación y concienciación: formación de personas en
materia de acoso sexual, cómo detectarlo especialmente en contextos de
excavación, qué hacer en caso de haberlo detectado, conocer los marcos
legales y protocolos.
Los datos recogidos en la encuesta corroboraban una falta de medios y un
vacío de propuestas específicas sobre cómo abordar situaciones de acoso
tanto a institucional (laboratorio/campo) como privado. Ello nos condujo a
organizar un taller aprovechando la confluencia de público del mentado
congreso de la EAA, eligiendo un espacio, el Espai Mallorca, que se ubicaba
a escasos metros de la sede del mismo, y en un horario posterior a las
sesiones.
El principal objetivo de este taller metodológico-práctico fue reflexionar
sobre la existencia del acoso sexual en arqueología y plantear acciones
concretas para combatir el acoso. Tras una introducción reflexiva sobre los
resultados de la encuesta realizada, comenzamos a trabajar en distintos
paneles que buscaban mapear aquellas emociones y experiencias en torno al
acoso por parte de las asistentes.
OBJETIVOS
Como objetivos planteamos recolectar una lluvia de ideas sobre:
Prevención: formación de personas especializadas en universidades o
instituciones científicas, detección, protocolos, etc.
Medidas de protección: desarrollo de protocolos, reparto de material
anti-acoso, concienciación en materias educativas, creación de
observatorios independientes a la gestión pública, informes anuales, etc.
En el taller se llevaron a cabo diferentes actividades que fueron divididas en
cuatro secciones: 1) lluvia de conceptos (palabras temáticas), 2) experiencias
personales (comparte), 3) descripción emocionales (sentimientos), 4) mapeo,
5) recursos disponibles y finalmente 5) una valoración final para actuar.
Cada participante podía circular libremente por cada uno de los paneles
durante un periodo de tiempo, dejando sus comentarios e interactuándo con
otras participantes.
Una de las principales acciones planteadas fue la posibilidad de redactar un
protocolo contra el acoso sexual en arqueología planteado desde las
experiencias de las personas que han podido experimentar acoso, y
realizarlo además de forma participativa, atendiendo a demandas y
cuestiones reales o cotidianas. Entendimos además que estos protocolos
existen en algunas universidades, no obstante, se tratan de documentos
realizados genéricamente por expertos en el área legislativa, que si no
trabajan conjuntamente con integrantes de la disciplina, y no generan una
red de difusión, el resultado apenas tendrá alcance y será complejo de
llevar a la práctica.
46
47
Figs 18-19-20. Selección de fotografías del taller de acoso.
7. Conclusiones
Propuestas desde la trinchera
Esta encuesta fue creada y difundida en el verano del año 2018 y desde
entonces hemos ido viendo un incremento de propuestas para la creación de
protocolos, así como un aumento en la visibilización de las denuncias de
acoso sexual en nuestro sector. Los ecos de la prensa pusieron
temporalmente en entredicho los códigos éticos de la profesión tanto de
arqueología como la de investigación. Recientes acciones, como el veto a un
profesor en la Society for American Archaeology o la presencia de sesiones
de debate en torno a esta materia en múltiples encuentros internacionales
interdisciplinares, indican cambios. En noviembre del año 2018 vio la luz el
protocolo Arqueogazte de un grupo de arqueólogas de la Universidad del
País Vasco. Aún así, la laxitud de las respuestas de los organismos (como
proponer que las tutorías se hagan con al puerta abierta), formales en
palabras pero acotadas en acción, denotan la necesidad de creación e
implementación de protocolos adaptados.
Ante el reporte de casos de acoso sexual y la problemática que supone
pensar que las medidas punitivas son la solución al problema, resulta de
extrema necesidad reflexionar sobre las relaciones de poder en contextos
de práctica arqueológica. Encuestas preliminares como la que hemos
realizado, nos permiten vislumbrar que lo que prima es una clara conciencia
de que las situaciones de acoso ocurren en espacios marcados
históricamente por relaciones de poder. A su vez, la falta de información o el
silencio es generalizado.
Por ello, pensamos que más allá de medidas represaliadoras y mecanismos
de denuncia en espacios de práctica arqueológica, encuestas como la que
hemos realizado nos permiten crear espacios de conversación y pensar en
actividades o protocolos que a la larga pueden resultar beneficiosos para
desarrollar entornos más vivibles, seguros y cuidadores en la práctica
arqueológica.
48
La conclusión principal del diálogo-debate fue la propuesta de actividades
de formación y sensibilización en distintos espacios. También se remarcó la
importancia de establecer programas formativos obligatorios para todo el
personal de estas instituciones, de sus comisiones correspondientes y
también del alumnado.
Algunas universidades ya cuentan con protocolos muy generales sobre
acoso sexual pero, de acuerdo con los resultados obtenidos de las encuesta,
apenas se conocen o no son efectivos para ciertos casos específicos en
arqueología dentro del marco de las actividades de campo. Se trataría, por
lo tanto, de crear un protocolo más específico utilizando las herramientas
existentes, pero teniendo en cuenta que la práctica arqueológica se
desarrolla en espacios y condiciones diferentes a las de otras disciplinas
científicas. Dicho protocolo serviría tanto para la arqueología de campo
privada y programada como para actividades de laboratorio en
universidades o centros de investigación.
En el caso de la encuesta, se ha detectado una importante deficiencia de
actuación, ya sea por desconocimiento o por falta de medios universitarios a
pesar de contar con protocolos ya existentes. A juzgar por las respuestas a
la encuesta, tanto la falta de protocolos como su desconocimiento, puede
generar en que 1) hablar de situaciones de acoso sexual no se tome como lo
suficientemente importante y eso conduzca a una situación de ridiculización
y por tanto en el caso de haber denuncia, se torna en un proceso lento que
perjudique a la persona acosada, 2) la persona acosada siga en la misma
excavación ante la imposibilidad de abandono o la abandone sin respuesta,
3) la persona acosada tienda a normalizar la situación ante una falta de
respuesta contundente o sea culpabilizada de generar “malestar” en el
equipo y 4) que exista un miedo generalizado en la denuncia a represalias
por conocimiento del agresor de los medios disponibles para su defensa.
49
Es necesario informar previamente a las personas participantes en una
excavación de que existe un protocolo y que además disponen de un
teléfono de información y denuncia ajeno, si se ven envueltas en un caso de
acoso fuera del entorno universitario. Tenemos constancia de víctimas de
acoso en excavaciones con fuertes trastornos posteriores, generados en
parte por tener que permanecer (por diversos motivos) en un entorno hostil y
por la impunidad hacia sus agresores, que se traduce en una culpabilización
de la víctima, con la consiguiente exclusión o expulsión de la misma.
Otra medida preventiva que se sugirió en el taller fue la de enviar desde
algún o algunos organismos, con coordinación nacional (por ejemplo, los
distintos colegios de arqueólogos), una encuesta final homogénea, según un
modelo común, a todo el personal voluntario de todas las campañas, donde
se evalúen el tratamiento de igualdad entre géneros, así como cualquier
conducta inapropiada que hayan detectado o padecido. Los resultados de
esas encuestas deberían ser revisados por las instituciones asociadas a esas
campañas formativas, y aplicar las medidas correspondientes en caso de
que no sean espacios seguros para el aprendizaje, libres de violencias
machistas y de acoso.
Resultaría interesante incluir también este protocolo en los estatutos de los
organismos que trabajen con empresas, centros de investigación y
entidades, así como la posibilidad de realizar cursos de información sobre
acoso sexual previo, como se viene haciendo en otros países como UK. Los
protocolos tienen como objetivos principales: educar y concienciar, pero en
unas etapas de implementación iniciales también pueden convertirse en una
herramienta disuasoria.
La concienciación y visualización resultan necesarias para poder sensibilizar
a la comunidad académica de un verdadero problema existente. Las
propuestas que se han formulado buscan 1) reforzar los protocolos ya
existentes y adaptarlos a la profesión arqueológica que se desarrolla en
campos de acción muy diversos, adaptando los mismos a estas situaciones e
2) instruir al personal arqueológico para su implementación y seguimiento.
50
Los resultados muestran una vez más la necesidad urgente de crear medidas
en el sector de la arqueología, mayoritariamente en el ámbito público, con el
fin de evitar que se perpetúen medidas que parecen proteger a los
agresores, habitualmente personas que ocupan cargos de responsabilidad y
no a las víctimas, en su mayoría aprendices, estudiantes y trabajadoras en
sus primeras etapas de carrera.
51
8. Enlaces de interés
Bibliografía
Clancy, K. B., Nelson, R. G., Rutherford, J. N., & Hinde, K. (2014).
Survey of academic field experiences (SAFE): Trainees report harassment
and assault. PLoS One, 9(7), e102172.
doi: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0102172
Comisión Feminista (2018) Protocolo de ArkeoGazte para la prevención y
actuación ante situaciones de acoso, abusos y agresiones sexuales o por
razón de sexo. Revista Arqueogazte, 8, 35-46.
Lazar, I., Kompare, T., Van Londen, H., & Schenk, T. (2014). The
Archaeologist of the Future is Likely to be a Woman: Age and Gender
Patterns in European Archaeology. Archaeologies, 10(3), 257–280.
doi: http://doi.org/10.1007/s11759-014-9263-6
Luxan Serrano, M. Biglia, B.; Azpiazu, J. (2018). Violencias Sexales: Una
asignatura pendiente. Guia para afrontar las violencias sexuales en las
universidades. (USVreact-Universitat Rovrira i Virgili- Universidad del Pais
Vasco, Ed.).
Navarro-Guzmán, C., Ferrer-Pérez, V. A., & Bosch-Fiol, E. (2016). El acoso
sexual en el ámbito universitario: Análisis de una escala de medida.
Universitas Psychologica, 15(2), 15–25.
doi: http://doi.org/10.11144/Javeriana.upsy.15-2.asau
Protocolo para la detección, prevención y actuación en los supuestos de
acoso sexual y acoso sexista de la Universidad de La Laguna (2014)
https://oficinaigualtat.uib.cat/digitalAssets/321/321226_u.-laguna.-
protocolo-actuacion-acoso-sexual-y-sexista-ull.pdf
52
53
Protocolo para la prevención, detección y actuación ante situaciones de acoso
sexual, acoso por razón de sexo (sexista) y acoso por orientación sexual e
identidad y expresión de género de la Universidad Complutense de Madrid (2016)
https://www.ucm.es/data/cont/media/www/pag-
1465/Protocolo_acoso_UCM.pdf
Puigvert, L., Valls, R., Garcia Yeste, C., Aguilar, C., & Merrill, B. (2017). Resistance
to and Transformations of Gender-Based Violence in Spanish Universities: A
Communicative Evaluation of Social Impact. Journal of Mixed Methods Research,
1–20.
doi: http://doi.org/10.1177/1558689817731170
Valls, R., Puigvert, L., Melgar, P., Garcia-Yeste, C. (2016). Breaking the Silence at
Spanish Universities: Findings From the First Study of Violence Against Women on
Campuses in Spain. Violence Against Women, 22, 1519-1539.
doi: 10.1177/1077801215627511 2
Iniciativas
Encuesta a nivel mundial de acoso sexual
https://theprofessorisin.com/2017/12/01/a-crowdsourced-survey-of-sexual-
harassment-in-the-academy/
Every Dig Sexism
https://everydigsexism.wordpress.com
Paye Ta Truelle
https://www.tumblr.com/privacy/consent?
redirect=https%3A%2F%2Fpayetatruelle.tumblr.com%2F
Protocolo ArkeoGazte
http://ehutb.ehu.es/uploads/material/5bfd7d32f82b2b1e1f8b490e/Present
acion_protocolo.pdf
54
RESPECT Acting against Harassment in Archaeology
http://www.bajr.org/BAJRGuides/44.%20Harrasment/Sexual-Harassment-in-
Archaeology.pdf
ASOR Initiative on the status of women
http://www.asor.org/about-asor/committees/ad-hoc-asor-committees/asor-
initiative-on-the-status-of-women/
Equipo Mesa de trabajo sobre Acoso sexual en el ámbito Laboral
Arqueológico (M.A.L.A.)
https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSfMFCs_hmK4WMX1aeox2lmHhJVR
Kh9_5eUEVar84s7e1TbfeA/viewform
Protocolos y otros enlaces
Acoso sexual en la Universidad
http://www.pikaramagazine.com/2018/11/solidaridad-frente-a-
acosoenlauni/
http://www.pikaramagazine.com/category/en_red/acoso-en-la-uni/
Recopilación de protocolos e información sobre acoso sexual
https://investigadorenparo.wordpress.com/2018/10/29/del-acoso-sexual-
en-la-ciencia-y-en-la-academia-recursos/
http://www.pikaramagazine.com/2018/04/base-de-datos-sobre-
protocolos-de-igualdad-en-las-universidades/
Informe realizado en Canva
Gráficos realizados en Piktochart
**Gracias a todas las personas que colaboraron en el desarrollo de esta
encuesta. Sin vuestra ayuda no hubiese salido a la luz**
EMAIL
re spe ctarchaeologis ts@ gma il.com
D O I
... Researchers have identified the following eight distinctive patterns to harassment within archaeological workplaces and learning environments (Bradford and Crema 2020; Clancy et al. 2014;Coto Sarmiento et al. 2018;Heath-Stout 2019;Hodgetts et al. 2020;Jalbert 2019;Meyers et al. 2015Meyers et al. , 2018Nelson et al. 2017;Radde 2018;Rocks-Macqueen 2018;VanDerwarker et al. 2018): ...
Article
Full-text available
This article is the second in a two-part series that analyzes current research on harassment in archaeology. Both qualitative and quantitative studies, along with activist narratives and survivor testimonials, have established that harassment is occurring in archaeology at epidemic rates. These studies have also identified key patterns in harassment in archaeology that point to potential interventions that may prevent harassment, support survivors, and hold perpetrators accountable. This article reviews five key obstacles to change in the disciplinary culture of archaeology: normalization, exclusionary practices, fraternization, gatekeeping, and obstacles to reporting. Two public health paradigms—the social-environmental model and trauma-informed approaches—are used to identify interventions that can be taken at all levels of archaeological practice: individual, relational, organizational, community, and societal.
Article
#pubarchMED is a project aiming to define the dynamics of archaeological heritage management in the Mediterranean from the perspective of public archaeology. Its ethnographic approach draws on three main sources: legal and academic literature, observation and the perception of professionals. This paper aims to delve into the development of public archaeology and how it impacts practice across the Mediterranean. While the importance of contemporary society for archaeologists seems to be high in the interviews conducted, it will be discussed to what level current practice actually deals with these issues in a critique of a traditional approach to archaeology that does not recognize the transversality of public archaeology or its importance for the future of the discipline itself.
Article
Full-text available
Volumen 76. n°2, jul-dic 2021: pp. 69-95 Dossier género y arqueología Mendoza, Argentina eISSN 2591-3093-ISSN 0325-0288 Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0). https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/deed.es Mujeres y disidencias feministas en las arqueologías sudamericanas. Claves para nombrar la violencia patriarcal y re-existir en las academias hostiles Women and feminist dissidence in South American archaeologies. Keys to naming patriarchal violence and re-existing in hostile academies RESUMEN La pandemia mundial por COVID-19 fue el escenario trágico en el que las violencias patriarcales se evidenciaron de diferentes modos. Mientras se multiplicaban las violencias físicas, verbales, económicas y psicológicas en cada hogar, muchas mujeres y disidencias nos animábamos a
Article
Full-text available
Este trabajo, de carácter preliminar, surgió del interés de un grupo de arqueólogas de diferentes regiones de la Provincia de Mendoza (Argentina) reunidas con el objetivo de generar una nueva mirada acerca del lugar de las mujeres en la historia local de la disciplina. Esta visión basada en relatos propios permitió evidenciar, repensar y cuestionar esta historia y seguidamente exponer la situación actual. Para abordar esta problemática se trabajó en el análisis de tres ejes. El primero, se centró en reconocer las trayectorias de las pioneras y evidenciar su presencia en la historia de la arqueología en Mendoza; el segundo eje analizó la existencia de disparidad profesional entre varones y mujeres dentro de la disciplina; el tercero indagó sobre los tipos de violencia ejercida en el ámbito profesional y académico. Los resultados demuestran la invisibilización histórica que han tenido las mujeres pioneras de la disciplina en la provincia entre las décadas de 1940 y 1970. También pudo reconocerse la disparidad y segregación profesional entre mujeres y varones en el ámbito de la docencia y la investigación, en la que las mujeres logran menores avances en la carrera profesional. Por último, se pusieron de manifiesto las acciones concretas de violencia de género experimentadas por las arqueólogas en la actualidad, que dan cuenta de la interiorización de los mecanismos de coerción del patriarcado dentro del sistema académico.
Article
¿Hemos llegado ya al futuro? Es la pregunta de partida de una reflexión que busca situar la arqueología española tras diez años de la publicación del libro El futuro de la arqueología en España. A través de un repaso por los diferentes ámbitos que engloban la práctica arqueológica se profundizará en los avances que está viviendo el sector y los retos que siguen pendientes. Un manifiesto por la unión del colectivo desde el análisis crítico de la realidad profesional de la arqueología.
Presentation
Full-text available
Biological Anthropology, as a discipline, has come a long academic way in Portugal, spanning from the 1 9th century, when it first appeared in Coimbra. Later, in the 1 980’s, it was extended to Évora and during the 21 st century to the Lisbon universities. This discipline, traditionally focused on an academic perspective of teaching and researching, has been complemented (and challenged) in the last 25 years with the presence of Biological Anthropology professionals in archaeological fieldwork within the context of commercial archaeology. Following several international studies on gender and abuse in academic and professional fields (including Biological Anthropology and Archaeology), this communication aims to: 1 ) identify and study the presence of sexist behaviours and sexual abuse in the context of activities in Biological Anthropology (both in commercial and academic circles), and 2) understand the consequences of these behaviours both at a personal level (physical and mental health, quality of interpersonal relationships, etc.) and at work (career progression, happiness at work, etc.). For this purpose, a vast and detailed online survey was created and subsequently made available to students, researchers and workers in Biological Anthropology. SPSS programme was used to analyse the data. With this study, we aim to have a clearer vision about a reality not yet studied in Portugal, thus allowing, under the lens of professional ethics and gender equality, a reflection on its causes, impacts and solutions.
Article
Full-text available
This article is the first of a two-part series to analyze current research on harassment in archaeology. Harassment has shaped the discipline of archaeology since at least the late 1800s. Since the 1970s, harassment has been recognized as a significant factor impacting gender equity in archaeology. Recent qualitative and quantitative research has verified that harassment occurs at epidemic rates in archaeology. Archaeologists are primarily harassed by other archaeologists, and harassment occurs not only in field research settings but also in classrooms, laboratories, museums, office workplaces, and conferences. Although women in archaeology experience a higher frequency of harassment, both men and women report harassment at disturbingly high rates. Archaeologists of color, LGBTQIA+ archaeologists, nonbinary archaeologists, and archaeologists with disabilities are also disproportionately harassed. As reflected in the author's own career experiences, harassment creates a cognitive burden for survivors and reduces access to professional opportunities, directly impacting diversity within archaeology. Fortunately, there are evidence-based interventions and policies that can reduce harassment and support survivors. These are discussed in the second article, “Disrupting Cultures of Harassment in Archaeology.”
Article
Presentamos los resultados de dos cuestionarios sobre la salud mental de estudiantes y doctorandos en arqueología y los ponemos en relación con el contexto de la carrera investigadora y las prácticas de profesionalización en la universidad española. Observamos una alta incidencia de problemas de salud mental entre investigadores predoctorales e identificamos el género, la carga de trabajo o la incertidumbre sobre el futuro como factores determinantes a la hora de experimentar este tipo de problemas, planteando la necesidad de dar visibilidad a estas cuestiones en el mundo de la investigación.
Book
Full-text available
LAS VIOLENCIAS DE GÉNERO CONSTITUYEN UN PROBLEMA SOCIAL QUE INVOLUCRA TODA LA SOCIEDAD. LA INVESTIGACIÓN DESARROLLADA EN ESTE ÁMBITO DA CUENTA DE QUE ESTAS VIOLENCIAS AFECTAN A MUJERES Y OTROS SUJETOS NO NORMATIVOS DE TODAS LAS EDADES, CULTURAS, CLASES SOCIALES Y NIVELES EDUCATIVOS; ASÍ MISMO, LOS CONTEXTOS EN LAS QUE SE PRODUCE SON MÚLTIPLES Y VARIADOS SIENDO EL ESPACIO UNIVERSITARIO UNO DE ELLOS. EN EFECTO, NUMEROSOS ESTUDIOS REALIZADOS ENTRE LA POBLACIÓN UNIVERSITARIA, ESPECIALMENTE EN EL ÁMBITO ANGLOSAJÓN, REFLEJAN ÍNDICES MUY PREOCUPANTES DE AGRESIONES SEXUALES Y DE VIOLENCIA DE GÉNERO. SIN EMBARGO, TANTO EN ESPAÑA COMO EN OTROS PAÍSES DE LA UNIÓN EUROPEA, LOS SERVICIOS DE APOYO A LAS ESTUDIANTES EN ESTAS SITUACIONES SON POCO CONOCIDOS Y MUY LIMITADOS. LA FALTA DE PROCEDIMIENTOS INSTITUCIONALES CLAROS Y DE UN APOYO APROPIADO SUELE PRODUCIR VICTIMIZACIONES SECUNDARIAS ENTRE LA POBLACIÓN AFECTADA POR DICHAS VIOLENCIAS.
Article
Full-text available
Researchers in many fields, especially those engaged in the study of gender-based violence, have shown an interest in using mixed designs as innovative methodological procedures to transform social realities. In this article, we introduce the “communicative evaluation of social impact” as a methodological tool to reveal the social impact achieved by a multiphase mixed methods design conducted sequentially on gender-based violence in Spanish universities. This tool shows the transformative power of mixed methods with a communicative orientation to generate new legislation, create proper conditions for reporting abuse, and establish new solidarity dynamics with and among the victims to promote violence-free universities.
Article
Full-text available
La cuantificación del acoso sexual, su definición y sus componentes, constituyen algunas de las cuestiones que más han centrado la atención de quienes investigan este tema. El objetivo de este trabajo es analizar las características psicométricas de la Escala de acoso sexual e interacción social de contenido sexual en el ámbito universitario de elaboración propia. Se empleó un cuestionario de 38 ítems, administrado a 1693 personas (1521 estudiantes y 172 miembros del personal docente y de administración y servicios) de una universidad española. Los resultados indican que el cuestionario está constituido por 4 factores que explican el 61.81% de la varianza total y evalúan comportamientos de chantaje sexual y de interacción social de contenido sexual y acoso sexual de componente verbal y físico que tienen lugar en el ámbito académico con datos de fiabilidad favorables. A partir de los resultados se recomienda el uso de la escala en futuras investigaciones.
Article
Full-text available
A recent study into the archaeological profession in 21 European countries resulted in recognising gender equality as a major topic that needs attention. The overall trend is that women will form the future majority of workers in archaeology. However, the conditions under which women work differ by country, and in several countries, women are paid less and are not well represented in leadership positions. Gender equality needs to be put on the agenda and each country should take measurements to close the gap.
Article
Full-text available
Little is known about the climate of the scientific fieldwork setting as it relates to gendered experiences, sexual harassment, and sexual assault. We conducted an internet-based survey of field scientists (N = 666) to characterize these experiences. Codes of conduct and sexual harassment policies were not regularly encountered by respondents, while harassment and assault were commonly experienced by respondents during trainee career stages. Women trainees were the primary targets; their perpetrators were predominantly senior to them professionally within the research team. Male trainees were more often targeted by their peers at the research site. Few respondents were aware of mechanisms to report incidents; most who did report were unsatisfied with the outcome. These findings suggest that policies emphasizing safety, inclusivity, and collegiality have the potential to improve field experiences of a diversity of researchers, especially during early career stages. These include better awareness of mechanisms for direct and oblique reporting of harassment and assault and, the implementation of productive response mechanisms when such behaviors are reported. Principal investigators are particularly well positioned to influence workplace culture at their field sites.
Protocolo de ArkeoGazte para la prevención y actuación ante situaciones de acoso, abusos y agresiones sexuales o por razón de sexo
Comisión Feminista (2018) Protocolo de ArkeoGazte para la prevención y actuación ante situaciones de acoso, abusos y agresiones sexuales o por razón de sexo. Revista Arqueogazte, 8, 35-46.
Breaking the Silence at Spanish Universities: Findings From the First Study of Violence Against Women on Campuses in Spain
  • R Valls
  • L Puigvert
  • P Melgar
  • C Garcia-Yeste
Valls, R., Puigvert, L., Melgar, P., Garcia-Yeste, C. (2016). Breaking the Silence at Spanish Universities: Findings From the First Study of Violence Against Women on Campuses in Spain. Violence Against Women, 22, 1519-1539. doi: 10.1177/1077801215627511 2