ArticlePDF Available

Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional

Authors:

Abstract

Este estudio indaga por las percepciones de un grupo de personas que van a adoptar una mascota —gatos o perros— sobre éstas, así como por las percepciones de bienestar emocional y físico influenciadas por la presencia de la mascota en sus vidas. Es un estudio cualitativo fenomenológico, con entrevista semiestructurada, aplicado sobre nueve personas en el momento de realizar la adopción de su mascota, y tres meses después, cuando ya estaban conviviendo con éstas. Se encontró que aquellos que se referían a su mascota como un animal tendían a adoptar para que éste sirviera de compañía o ayudara en los procesos de responsabilización de un miembro de la familia, mientras que aquellos que veían a la mascota como un miembro más de la familia lo buscaban por compañía y amor, y asimismo manifestaron mayor impacto en sus percepciones sobre el bienestar físico y emocional. Cabe anotar que la percepción sobre las mascotas tendió a cambiar en el tiempo, pasando de verlas sólo como un animal hasta darles un lugar en la familia. Finalmente, se encontró que los participantes desarrollaron en general una relación empática con sus mascotas, preocupándose por sus necesidades y modificando sus conductas para darle bienestar al animal de compañía, aspecto que también influyó en su propio bienestar.
[53]
Impacto de la adopcIón de una mascota en las
percepcIones de bIenestar físIco y emocIonal1
e Impact of Adopting a Pet in the Perception of Physical and
Emotional Wellbeing
M L T, M L
J J O
Recibido: 2018-07-03 Aceptado: 2018-12-12
1. Artículo derivado de la investigación “Impacto en las percep-
ciones de salud y bienestar que se generan en un grupo de
personas después de adoptar una mascota”, realizada durante
los años 2017-2018.
2. Psicóloga, Universidad EAFIT, Medellín, Colombia. Correo:
mlondo55@eat.edu.co; https://orcid.org/0000-0002-3405-
0044.
3. Doctora en Psicología. Profesora Pregrado de Psicología,
Universidad EAFIT. Correo: mlemosh@eat.edu.co; http://
orcid.org/0000-0002-9131-4704.
4. Doctor en Psicología social del trabajo. Profesor Pregrado de
Psicología, Universidad EAFIT. Correo: jorejue2@eat.edu.
co. https://orcid.org/0000-0001-9181-463X.
Para citar este artículo en :
Londoño, M., Lemos, M. y
Orejuela, J. (2018). Impacto de
la adopción de una mascota en las
percepciones de bienestar físico y
emocional. Revista de Psicología Uni-
versidad de Antioquia, 10(2), 53-74.
DOI: 10.17533/udea.rp.v10n2a03
Resumen. Este estudio indaga por las per-
cepciones de un grupo de personas que van
a adoptar una mascota —gatos o perros—
sobre éstas, así como por las percepciones
de bienestar emocional y físico inuenciadas
por la presencia de la mascota en sus vidas. Es
un estudio cualitativo fenomenológico, con
entrevista semiestructurada, aplicado sobre
nueve personas en el momento de realizar la
adopción de su mascota, y tres meses después,
cuando ya estaban conviviendo con éstas. Se
encontró que aquellos que se referían a su
mascota como un animal tendían a adoptar
para que éste sirviera de compañía o ayudara
en los procesos de responsabilización de un
miembro de la familia, mientras que aquellos
que veían a la mascota como un miembro
más de la familia lo buscaban por compañía
y amor, y asimismo manifestaron mayor im-
pacto en sus percepciones sobre el bienestar
físico y emocional. Cabe anotar que la per-
cepción sobre las mascotas tendió a cambiar
en el tiempo, pasando de verlas sólo como
un animal hasta darles un lugar en la familia.
Finalmente, se encontró que los participantes
desarrollaron en general una relación empáti-
ca con sus mascotas, preocupándose por sus
necesidades y modicando sus conductas para
darle bienestar al animal de compañía, aspec-
to que también inuyó en su propio bienestar.
Palabras clave: animal, salud, rol, relación.
Abstract: e aim of this study was to explo-
re the perceptions of a group of individuals
that are going to adopt a pet (cat or dog), as
well as the perceptions of physical and emo-
tional wellbeing that they consider have been
[54]
inuenced by the presence a pet in their lives.
A qualitative phenomenological study was ca-
rried out between 2017 and 2018 with a sam-
ple of nine people recruited at the moment of
adoption for a semi structured interview and
a follow-up three months later. Results show
that individuals that referred to their pet as
an animal generally adopted in order to have
company or to help in the processes of res-
ponsibility of a member of the family, whi-
le those that saw the pet as a member of the
family adopted for love and companionship,
but also reported a greater impact in their per-
ceptions of physical and emotional wellbeing.
It is worth noted that the perception of the
pet tended to change during time, since “just
an animal” to someone that has a role in the
family. Finally, it was found that participants
generally developed an empathic relationship
with their pets, caring for their needs and
modifying behaviors in order to provide them
wellbeing, which in turn inuenced their own
wellbeing.
Keywords: animal, health, role, relationship.
Introducción
Actualmente en Colombia en seis de cada diez hogares hay una mascota o
animal de compañía, por lo general perros y gatos (El Espectador, 2015). Entre
las razones más comunes que las personas brindan para tenerlos está el hecho
de que los animales ofrecen compañía incondicional, dan sensación de cuidado
y protección a sus cuidadores y distraen a las personas de sus preocupaciones
cotidianas (Revista 4 Patas, 2017). Sin embargo los estudios van más allá y han
indagado por los efectos de los animales en el contexto terapéutico de la terapia
asistida por animales (Ávila et al., 2013), equinoterapia (Ramos, Díaz, Báez y
Tarajano, 2006), zooterapia (Fonseca, 2010) y delnoterapia (Pineda, 2008),
y se han centrado principalmente en los benecios de la tenencia de animales,
ya sea en la población en general (Hugues et al., 2014a), en pacientes con en-
fermedades cardiovasculares (Hugues et al., 2014b) o en adultos mayores con
diabetes mellitus de tipo 2 (Hugues et al., 2016).
Igualmente, se ha encontrado que tener perros aumenta los niveles de ac-
tividad física por parte de sus dueños (Díaz y Olarte, 2016; Kushner, Jackson,
Jewell y Rudlo, 2006; Lewis, Krägeloh y Shepherd, 2009; Rodríguez, 2013).
Al respecto, Lutz (2013) arma que este incremento en la actividad física lleva
a que los dueños de las mascotas sean menos propensos a tener enfermedades
como la obesidad, artritis o un diagnóstico de insuciencia cardiaca conges-
tiva en comparación con quienes no tienen una mascota. Sin embargo, este
estudio también evidenció que las personas que tienen mascotas presentan
una mayor tendencia a sufrir de alergias y asma. En relación con las personas
[55]
con enfermedades, se ha hallado que en personas con cardiopatías las mas-
cotas cumplían un papel motivador sobre el aumento de la salud física en
actividades como caminatas y las personas consideraban que ellos les ayuda-
ban a controlar y manejar su enfermedad (Hugues et al., 2014a, Rodríguez y
Muñoz, 2010).
Adicionalmente, en adultos de la tercera edad se ha encontrado que la te-
nencia de mascotas se relaciona con mayor actividad, comida más saludable y
más cuidado de su salud, ya que en varios casos los animales que compartían
con ellos se ponían inquietos o tenían actitudes diferentes ante alteraciones
del balance corporal, como cuando tales adultos sufrían episodios de hipogli-
cemia (López, 2015; Hugues et al., 2016; Pacheco, 2012). Otros estudios han
evidenciado la inuencia positiva que tienen los perros en temas como la dis-
minución del estrés y del cortisol que presentan las personas, lo cual propicia
el aumento de la salud mental de los mismos (Polheber y Matchock, 2013;
Gonzáles y Landero, 2011), pues al someter a los voluntarios a situaciones
generadoras de estrés, el grupo que estaba en compañía de un perro mostraba
menores niveles de cortisol en su sistema en comparación con los voluntarios
que estaban acompañados de un amigo o estaban solos.
Asimismo, autores como Núñez, León, Morales y Roa (2004) evidencia-
ron que la tenencia de animales de compañía en adultos mayores se relaciona
directamente con el optimismo que dichas personas tienen sobre la vida, lo
cual explicaría el mejor estado de salud que éstos presentan respecto a un
grupo de personas sin mascotas. Por último, debe considerarse que estar ex-
puestos a interacciones con mascotas desde temprana edad, especícamente
perros, propicia el adecuado desarrollo de la motricidad gruesa de los niños
en comparación con quienes no están en contacto con dicho animal. Cabra,
Hincapié, Jiménez y Tobón (2011) lograron establecer que los aspectos que se
ven beneciados por dicha interacción son la lateralidad, la noción de cuerpo
y las estructuras espaciotemporales.
Estos datos contrastan con el hecho de que en la actualidad, debido al
estilo de vida que exige la sociedad —hiperproductivismo, consumismo y
fuerte individualización de las relaciones sociales—, el cuidado de sí mismo
ha pasado a segundo plano ya que aspectos como lo laboral han pasado a ser
Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional
[56]
altamente prioritarios, por lo cual es común encontrar a personas con dife-
rentes enfermedades causadas por el estrés cuando éste sobrepasa los niveles
óptimos, generando consecuencias negativas en el ámbito laboral como, por
ejemplo, alteraciones en la productividad, en la motivación, la satisfacción, el
bienestar, el compromiso y la salud mental, así como trastornos gastrointes-
tinales, cardiovasculares, ansiedad, angustia, depresión, entre otros (Durán,
2010; Ivancevich y Matteson, 1992; Orejuela, 2018).
Dado lo anterior, y considerando que la Organización Mundial de la Sa-
lud —— dene la salud como «un estado de completo bienestar físico,
mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades»
(, 2015), se hace relevante investigar diferentes alternativas que puedan
contribuir a mejorar el estado de salud de las personas de forma integral, yen-
do más allá de las enfermedades y centrándose en el bienestar social, biológico
y emocional con el que las personas deberían contar. Estas perspectivas están
en pro de la calidad de vida de las personas en términos de condiciones de vida
y satisfacción con ella (Urzúa, 2012).
Cabe anotar que la evidencia encontrada hasta el momento sobre las mas-
cotas se orienta en gran medida a personas con diversas enfermedades o que
se encuentran en la tercera edad. Sin embargo, pocos estudios se orientan
al impacto que generan las mascotas en el bienestar y la calidad de vida de
la población en general. De esta manera, este estudio pretende aportar in-
formación sobre los posibles impactos que tienen los animales de compañía,
mejor conocidos como mascotas, en las percepciones de bienestar emocional
y personal de sus dueños. De este modo, los resultados que pueda arrojar la
investigación presente aportarían al campo del conocimiento psicológico en
cuanto a la consideración de los benecios de implementar animales, no sólo
en el proceso terapéutico de una persona, sino también como una estrategia
de mejoramiento de su calidad de vida y percepción de bienestar subjetivo
a partir del uso creativo del tiempo libre, con el n de reforzar, optimizar y
complementar las técnicas, herramientas y formas de abordaje utilizadas en los
ámbitos clínicos y no clínicos —cotidianos—.
Teniendo en cuenta lo anterior, se formularon como objetivos para este
estudio:
Mariana Londoño Taborda, Mariantonia Lemos y Johnny Javier Orejuela
[57]
1) indagar por las percepciones que tienen sobre las mascotas —gatos y
perros— un grupo de personas que contactan alguna fundación del Área Me-
tropolitana del Valle de Aburrá entre el 2017 y 2018 para llevar a cabo un
proceso de adopción;
2) explorar de qué manera la adopción de la mascota afecta las percepcio-
nes de bienestar emocional y físico de estas personas.
Método
Diseño
Para dar respuesta a los objetivos de este estudio, se diseñó un estudio cua-
litativo fenomenológico en el que se contactó a los posibles participantes, an-
tes de adoptar una mascota en alguna fundación del Área Metropolitana, para
invitarlos al estudio. Aquellos que accedieron participar fueron citados para
una entrevista semiestructurada que buscaba explorar las razones que llevaban
a la decisión de adoptar; asimismo se les pidió autorización para volverlos a
contactar tres meses después para una nueva entrevista enfocada en explorar
el impacto de las mascotas en sus percepciones de su bienestar emocional y
físico.
Participantes
Los participantes fueron contactados en diferentes fundaciones vinculadas
a la adopción de mascotas en el Área Metropolitana. Los participantes debían
tener entre 18 y 65 años y no habían de contar con ningún tipo de mascota
en el momento de la adopción, es decir, la mascota que adoptaron debía ser la
primera que tenían en la vida o en un lapso de mínimo un año. Se excluyeron
aquellos sujetos que tuvieran algún tipo de discapacidad cognitiva, neuro-
lógica, motora o psiquiátrica que obstaculizara el desarrollo de la entrevista
semiestructurada.
Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional
[58]
Se evaluaron nueve personas, de las cuales cuatro fueron hombres y cinco
mujeres. Una de las participantes vivía sola, mientras que los demás com-
partían su casa con miembros de su familia nuclear. Las características de los
participantes se describen en la tabla 1.
Tabla 1. Características demográcas de los sujetos evaluados en el estudio
Sujeto Sexo Edad Estado civil Con quién vive Mascota adoptada
1 Hombre 54 Casado Esposa e hijos Perro
2 Mujer 21 Soltera Mamá Gato
3 Mujer 36 Casada Esposo e hijos Perro
4 Hombre 49 Casado Esposa e hijos Perro
5 Mujer 24 Soltera Sola Dos gatos
6 Mujer 53 Casada Esposo e hija Gato
7 Hombre 46 Casado Esposa e hijos Perro
8 Mujer 20 Soltera Padres Perro
9 Mujer 43 Casada Esposo e hijos Perro
Procedimiento
El proyecto se presentó a diferentes fundaciones para el cuidado y adop-
ción de animales del Área Metropolitana y de esa manera solicitar el acceso a
información de los posibles participantes. En aquellas donde el proyecto fue
aceptado, cuando los individuos iniciaban el contacto para llevar a cabo la
adopción, las personas de las fundaciones les contaban del estudio y los invita-
ban a participar. Quienes aceptaron la invitación rmaron el consentimiento
informado y posteriormente respondieron la entrevista semiestructurada. A
todos los participantes se les informó que iban a ser contactados a los tres
meses para un seguimiento. La entrevista inicial tomó un tiempo aproximado
de 20 minutos y la segunda de 15 minutos.
Análisis de la información
Las entrevistas fueron transcritas y codicadas inicialmente de acuerdo con
las categorías iniciales —razones para adoptar, e impactos esperados y obte-
Mariana Londoño Taborda, Mariantonia Lemos y Johnny Javier Orejuela
[59]
nidos en los ámbitos físico y emocional—. El análisis implicó la observación
de similitudes y diferencias en las respuestas para encontrar tendencias y dar
cuenta de los códigos analíticos. Los análisis cualitativos se desarrollaron en el
programa A.ti versión 7.
Resultados
Razones para la adopción
Al analizar las entrevistas realizadas a los adoptantes en el momento previo
a la adopción de la mascota, se encontró que los participantes le otorgaron
dos diferentes roles al animal de compañía y que, a su vez, éste inuyó direc-
tamente en la justicación de la adopción —gura 1—. Para las personas que
sólo consideraron a la mascota como un animal, bajo una perspectiva más ins-
trumental, la adoptaron porque pensaron que el animal de compañía ayudaría
al logro de algún propósito, por ejemplo: la adquisición de responsabilidades
en algunos integrantes de la familia, principalmente los niños, dado que ellos
serían los encargados de velar por las demandas de las mascotas y así llegar a
ser los responsables de éstas. Al respecto, uno de los participantes comentó que
decidieron adoptar:
[…] porque los niños estaban insistiendo en que querían un perrito, adoptar algu-
na mascotica, como teníamos pescaditos y no les gustaban —todavía los tenemos,
inclusive, pero no, [querían] un animalito que pueda compartir más con nosotros.
Pensamos en un gato o en un perro y yo les dije que una mascota que por lo menos
sea pequeña, entonces más que todo fue por los niños, por darle gusto a ellos…
aspiramos [a] que los niños cojan responsabilidades frente a muchas cosas de ellos,
entonces espero que tengan obligaciones [con] la mascotica y con otros quehaceres
de la casa, que colaboren con el aseo, que sean más disciplinados con el estudio, en
ese sentido cedimos con la mascota (S1, comunicación personal, ago 10, 2017).
Por otra parte, se identicó que otras personas asignaban a la mascota un
rol menos instrumental y más trascendental, con tendencia a humanizarlo
—atribuyéndole características o rasgos humanos— o asumirlo en la posi-
ción de un álter ego como si de otro ser humano se tratara; por ejemplo, un
Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional
[60]
participante indicó que «el perrito aquí se va a tratar como otra persona de la
casa, porque yo pienso que ellos son como otra persona, es un animalito muy
entendido y todo eso y hay que tratarlos como una persona» (S7, comunica-
ción personal, nov 27, 2017). A su vez, se encontró que quienes tuvieron la
tendencia a humanizar a los animales de compañía adoptaron por dos razones:
compañía y gusto. Con respecto a la primera razón, una participante armó:
«[…] que rico, como una compañía para mi papá porque mi papá mantenía
mucho acá, pues mantiene mucho acá en la casa, es encerrado, no sale, enton-
ces principalmente fue como por eso» (S8, comunicación personal, nov 28,
2017), y otra dijo: «[…] también creo que será una gran compañía porque mi
casa es sola y creemos que al llegar y encontrar a la mascota será como una
compañía» (S2, comunicación personal, sept 12, 2017). La segunda razón se
evidenció en expresiones como la dada por una de las participantes, quien
comentó que: «[…] no tenemos mascotas en este momento y a mi mamá le
gustan mucho los gatos y por esto queremos adoptar uno en vez de un perro»
(S2, comunicación personal, sept 12, 2017).
Cabe anotar que tres meses después de la adopción se identicó que los
dos roles mencionados anteriormente se mantuvieron. En cuanto al primer
grupo de personas, se evidenció el caso de una participante la cual antes de la
adopción había comentado: «[…] pues la verdad yo de las mascotas, yo no he
sido como muy amiga, las quiero, pero de lejitos… me parecen lindas y todo,
pero de lejitos, pero vamos a ver cómo me va con la propia» (S6, comunica-
ción personal, nov 28, 2017); y que tres meses después de la adopción expresó:
[…] las mascotas son muy lindas, yo siempre he dicho que me parecen muy lindas
pero fuera, pues yo he sido como enemiga de tener mascotas en mi casa, son muy
lindos y no tengo problemas contra ellos, pero ahora que ya tengo uno me he ido
como encariñando, no he soltado la rienda total pero sí me he ido como adaptan-
do, lo que pasa es que me genera como cierta… no sé si es miedo o temor, no sé,
no sé cómo descifrarlo (S6, comunicación personal, feb 15, 2018).
En lo concerniente a aquellos que tendieron a humanizar a su mascota, se
encontró que tres meses después éstas hacían parte de la familia y la trataban
como un miembro más. Verbigracia, una participante armó que los animales
adoptados: «[…] son muy lindos, nosotros los queremos mucho… como dijo
Mariana Londoño Taborda, Mariantonia Lemos y Johnny Javier Orejuela
[61]
mi esposo, es otro integrante más acá en la casa» (S3, comunicación personal,
nov 2, 2017); en tanto que otro participante indicó: «[…] siento que son
como otra persona, están con uno, lo acompañan, juegan con uno» (S7, co-
municación personal, feb 6, 2018).
Figura 1. Rol asignado y motivos de la adopción
Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional
[62]
Impacto físico y emocional de las mascotas en los adoptantes
Tres meses después de la adopción se identicó que el humanizar a la mas-
cota fue fundamental sobre el impacto emocional percibido por los adoptan-
tes. Se evidenció que los participantes que tendieron a humanizar a sus mas-
cotas desarrollaron una relación empática con ellos, la cual se denió como
atribución de sentimientos, capacidades o actitudes propias de los humanos a
sus animales de compañía. Esto fue patente en expresiones de algunos partici-
pantes tales como la siguiente:
[…] desde que nos conocimos hubo empatía, yo lo conocí hace tres meses y hubo
química entre los dos, de hecho, es un perro que no es un bebé, tiene dos años y
desde que lo traje hubo tanto empatía que la relación es como si nos conociéramos
desde hace mucho tiempo (S4, comunicación personal, ene 5, 2018).
Otra participante expresó que:
[…] se siente como si fuera un niño más de la casa, entonces es el que da ternura,
es muy tierno, la perrita es toda tierna, entonces uno también se vuelve como más
tierno, se vuelve como un niño también, la perrita le mueve a uno la cola, entonces
uno empieza a hablarle pues [de manera] mimada a la perrita (S9, comunicación
personal, ene 5, 2018).
Por último, se evidenció el caso de una participante que consideró que su
animal de compañía le daba afecto, porque «puede brindar en cierto modo el
mismo cariño que una persona» (S8, comunicación personal, feb 5, 2018).
Sobre el impacto en el ámbito emocional se encontró que una parte está
mediado por la compañía que las mascotas ofrecen, ya que algunos parti-
cipantes expresaron sentimientos de bienestar y acompañamiento derivados
de su presencia. V. gr., un participante indicó que «los niños se sienten muy
acompañados y por ejemplo llegan a la casa y son alegres de llegar aquí porque
saben que la perrita los está esperando» (S9, comunicación personal, ene 5,
2018); otro participante sostuvo que la mascota: «[…] me trae mucha tranqui-
lidad, mayor compañía, me da mucha conanza… las mascotas son la mejor
compañía para los seres humanos» (S4, comunicación personal, ene 5, 2018).
De igual modo, algunos participantes comentaron que se integraron más y la
Mariana Londoño Taborda, Mariantonia Lemos y Johnny Javier Orejuela
[63]
familia se unió en torno a la mascota, es decir, la presencia de la mascota y su
cuidado obligó a la interacción e integración social entre los integrantes de la
familia, cumpliendo así una función de vertebrador social no calculado; éste
es el caso de uno de los participantes quien comentó:
[…] pues de pronto la alegría, los pelados se han integrado más alrededor de la
mascota, o sea, yo veo es la alegría y la unión familiar alrededor de la mascota,
pues sí, los sentimientos muy unidos ahí frente a la mascota (S1, comunicación
personal, oct 20, 2017).
Otros participantes manifestaron que las relaciones de los integrantes de la
casa mejoraron debido a que tienen más temas de conversación o intereses en
común; una participante armó: «[…] mi novio y yo no convivimos pero es
como tener dos seres a los que los dos queremos y tenemos un nuevo tema de
conversación siempre que hablamos, nos reímos juntos de cuenta de ellas» (S5,
comunicación personal, feb 10, 2018), y otra sostuvo: «[…] a veces la relación
de mi papá conmigo y con el gatico ha sido mucho mejor porque eso como
que nos ha unido más y encontramos a veces muchas más cosas de que hablar
juntos o pasar el tiempo juntos» (S8, comunicación personal, feb 5, 2018).
Adicionalmente, algunos participantes comentaron que ellos mismos o sus
familiares se volvieron más tiernos, cariñosos y amorosos desde que empeza-
ron a convivir con el animal que adoptaron. Un participante indicó: «[…] soy
más tierno, más amoroso, más delicado, me siento más seguro» (S4, comu-
nicación personal, ene 5, 2018); otro expresó: «[…] a mi papá lo volvió más
cariñoso» (S8, comunicación personal, feb 5, 2018). De igual forma, algunas
personas percibieron que mejoraron sus relaciones sociales ya que se preo-
cupan más por los animales en general y las demás personas que tienen a su
alrededor; ante esto, una de las participantes declaró que «la responsabilidad
del animalito… lo hace a uno pues como salir más a la calle, como socializar
más con la gente… social, porque uno pues, no sé, se preocupa más como
por las demás personas y los demás animalitos también» (S3, comunicación
personal, nov 2, 2017).
En cuanto al impacto en el bienestar físico que ha tenido el animal de com-
pañía en los adoptantes, se identicó que los participantes fueron físicamente
Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional
[64]
más activos al velar por las necesidades de sus mascotas; una participante co-
mentó al respecto:
[…] si hay que sacarlo a pasear, bueno, saquémoslo a pasear, que no se vuelva
como una carga sino que es algo que la mascotica siente y que uno también dis-
frute al sacarlo, al servirle, al cambiarle el agua, servir el cuido, de que se acabó el
cuido, ah, bueno, de que a uno no le dé pereza de ir al supermercado a conseguir-
lo, hacer las cosas como con gusto para tener bien al animalito (S9, comunicación
personal, ene 5, 2018).
Otra participante señaló que:
[…] por él uno hace más ejercicio, entonces se siente uno como mejor de estado
físico así no lo saquemos demasiado, pues que dos o tres horas en el día, pero sí,
el hecho como tener uno de pronto la responsabilidad del animalito entonces lo
hace a uno pues como salir más a la calle, como socializar más con la gente (S3,
comunicación personal, nov 2, 2017).
También se encontró que algunos participantes fueron más activos pues
jugaban con sus animales de compañía; una participante sostuvo que: «[…]
uno llega a la casa y lo primero que uno hace es pensar, ir [a] saludarlas, tie-
ne entretenimiento, como jugar con ellas, estar con ellas» (S5, comunicación
personal, feb 10, 2018), y otro participante expresó: «[…] pues a veces nos
alegra mucho también porque se pone a jugar con nosotros» (S7, comunica-
ción personal, feb 6, 2018).
Otros adoptantes manifestaron que sus mascotas han sido de gran ayuda
para distraer cualquier tipo de dolor o enfermedad que puedan tener, por
ejemplo, una participante indicó: «[…] me ha pasado que tengo un dolor de
cabeza o algo y lo distraen a uno» (S2, comunicación personal, dic 12, 2017);
igualmente, el participante S9 expresó que la mascota tuvo un impacto en el
bienestar físico de uno de sus familiares dado que:
[…] ahora la niña ha estado con dolorcito como en la pierna… pues ya ella se
levanta, que tiene que sacar a pasear a la mascota, eh, precisamente hoy se levantó
porque teníamos que ir a comprarle la camita a la mascota, pues que comprarle
lo que el perrito necesitaba, entonces a ella la está empujando mucho a no pensar
mucho en su dolor, sino que es algo que la tiene muy motivada y muy ocupada
(S9, comunicación personal, ene 5, 2018).
Mariana Londoño Taborda, Mariantonia Lemos y Johnny Javier Orejuela
[65]
Sin embargo, se encontró los casos de dos participantes en los cuales la
mascota tuvo un impacto físico negativo ya que uno expresó sentir desgaste
y otro un deterioro en su salud; al respecto la participante S9 expresó: «[…]
me ha desgastado un poquito, porque estos niños parecen locos con el perrito,
todo el día lo quieren estar, todo el día quieren salir con el perro… entonces
uno a veces como [que] repite, repite, a veces es desgastante» (S9, comunica-
ción personal, ene 5, 2018). El participante S1 indicó que: «[…] la señora
dice que ella ha tenido quebrantos de salud por la mascota […] ella le empezó
una alergia y ha culpado a la mascota de la alergia» (S1, comunicación perso-
nal, oct 20, 2017).
Por otro lado, se halló que las mascotas tuvieron un impacto asociado a la
disminución del estrés. Sobre este fenómeno algunos participantes expresaron
sentirse más relajados debido a su animal de compañía. Una de las mujeres
evaluadas manifestó lo que sigue:
[…] han cambiado cosas, como por ejemplo el manejo del estrés laboral que, pues,
yo antes tenía el vicio de que llegaba a la casa de trabajar y era todo el tiempo, todo
el tiempo pensando en el trabajo, en lo que había sucedido durante el día, en lo
que tenía pendiente para el día siguiente y cosas así, y era como una costumbre
que ya estaba cogiendo yo. Y desde que están las niñas todo es diferente porque
ya uno llega a la casa y lo primero que uno hace es pensar, ir saludarlas, eh, tiene
entretenimiento, como jugar con ellas, estar con ellas (S5, comunicación personal,
feb 10, 2018).
De igual manera, otro participante indicó que: «[En] un 100 %, me deses-
tresa, me relaja» (S4, comunicación personal, ene 5, 2018). El impacto en el
bienestar físico y emocional de la adopción de mascotas en los adoptantes se
representa a continuación en la gura 2.
Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional
[66]
Figura 2. Impacto de la mascota tres meses después de su adopción
Discusión
Los resultados de este estudio evidencian cómo las mascotas pueden llegar
a tener un impacto principalmente positivo en la percepción de bienestar por
parte de los adoptantes, la cual parece estar relacionada con el rol asignado y la
función que se les atribuye o se les da a los animales de compañía. Por un lado,
se los puede ver como un animal que tiene por su presencia la capacidad de
cumplir funciones pedagógicas o terapéuticas, por ejemplo, que lleve a com-
Mariana Londoño Taborda, Mariantonia Lemos y Johnny Javier Orejuela
[67]
prender el valor de la responsabilidad a partir de tener que asumirla mediante
el cuidado de la mascota; función que podríamos denominarla como instru-
mental. Por otro lado, la mascota puede ser investida de valor en sí misma, la
cual además ofrece compañía y opera como un vertebrador social al obligar a
la interacción e integración social de las familias o grupos —de la tercera edad
o infantiles, v. gr.— derivada de la necesidad de garantizar su cuidado; a esta
función no calculada de la presencia de la mascota posiblemente podamos
denominarla como trascendental.
Una de las principales razones de la adopción se centró en la compañía que
los participantes en un primer momento consideraban que las mascotas les
iban a brindar. Esto se asemeja a los motivos por los cuales las personas del país
adoptan un animal de compañía, dado que, según un reportaje publicado en
la Revista 4 Patas (2017), los colombianos tienden a adoptar un animal debido
a la compañía incondicional que ofrecen, la sensación de cuidado y protección
y por ser una poderosa fuente de distracción de las preocupaciones cotidianas.
Ahora bien, es importante resaltar que la compañía no es sólo el principal
motivo para adoptar una mascota, sino también el principal benecio deriva-
do de su presencia; en este sentido la expectativa coincide con el resultado, lo
cual probablemente contribuye aún más a percibir positivamente su impacto
en la vida de los adoptantes, pues se sabe que se experimenta mayor satisfac-
ción y menos frustración cuando lo esperado coincide con lo logrado.
Debe considerarse además que como consecuencia de los benecios per-
cibidos en la dimensión física y emocional, las mascotas tienden a ser huma-
nizadas incluso por quienes en principio no las percibían así; desde luego, se
profundiza esa percepción y tendencia en quienes de entrada ya las tenían
humanizadas, como si de álter egos se tratara. Ello quizá se deba no sólo a una
tendencia a la reciprocidad, sino al efecto de la tendencia social generalizada,
acaecida en las últimas tres décadas, a desarrollar mayor nivel de sensibilidad
hacia el medio ambiente, lo que incluye a los animales, quienes han dejado de
ser vistos como seres inferiores o meros instrumentos para comenzar a ser rei-
vindicados como sujetos de derecho. El movimiento ecologista, ambientalista
y animalista parece haber tenido ya un efecto de sensibilización social frente
al reconocimiento de la dignidad de los otros seres —ora y fauna—, supe-
Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional
[68]
rándose así, por lo menos en parte, esa falsa visión de superioridad de los seres
humanos respecto del resto de la naturaleza, actitud heredada de la tradición
judeocristiana y reforzada por gran parte de la tradición cientíca.
Adicionalmente, se identicó que el rol que los adoptantes y sus familiares
le otorgaron a las mascotas se relacionó directamente con los cambios que
ellos percibieron en diferentes ámbitos de sus vidas a partir de la adopción
de los animales de compañía. Al respecto se evidenció que la mayor parte de
los participantes del presente estudio tuvieron la tendencia a humanizar a sus
mascotas, incluso cuando su percepción inicial fue más «instrumentalista»,
por lo cual le atribuyeron a tales animales sentimientos, capacidades y actitu-
des propias de los humanos tales como la empatía, la ternura, capacidad de
producir alegría, tranquilidad y conanza, así como de satisfacer la necesidad
de reconocimiento.
En consecuencia, y en consonancia con esa tendencia espontánea a la hu-
manización, se les consideró y trató como un miembro más de la familia. En
estos casos, los participantes desarrollaron una relación empática y simpática
con su mascota y a dicha relación se le atribuyó un impacto emocional gene-
ralmente positivo, ya que los participantes expresaron sentimientos de bienes-
tar, conanza, alegría, tranquilidad e incluso se les adjudicó a las mascotas la
capacidad de desestresar y generar seguridad; todo esto debido a que sentían
que sus mascotas los acompañaban, les brindaban afecto, pero probablemen-
te, sobre todo, porque les daban sentido a su vida, se volvían un asunto re-
levante del cual ocuparse y por el cual tenían que comunicarse, interactuar e
integrarse con otros y hacer uso positivo de su tiempo libre.
El bienestar subjetivo está fundamentalmente asociado a la búsqueda de
sentido y es posible que las mascotas al volverse un proyecto relevante para
sí, que obliga en ocasiones a salir de sí mismo y a compartir con otros —fun-
ción psicosocial que se comparte con el trabajo: la función de trascendencia,
sentimiento de que se sale de sí para contribuir a algo más grande, a alguna
perennidad, y de diversicación de la actividad, al ofrecer otros espacios para
interactuar y hacer uso del tiempo y comprobar las capacidades— contribuye
a esta percepción positiva de cómo se está en la vida y el mundo; en este sen-
tido la mascota es un medio y un n en sí misma.
Mariana Londoño Taborda, Mariantonia Lemos y Johnny Javier Orejuela
[69]
Por otro lado, se identicó que los adoptantes se perciben como físicamen-
te más activos, sea por cumplir con las demandas de su mascota al tenerlos que
sacar a caminar en el caso de quienes adoptaron perros, sea por jugar con sus
mascotas; resultados que son similares a los resultados de otras investigaciones
(Díaz y Olarte, 2016; Kushner et al., 2006; Lewis et al., 2009; Rodríguez,
2013; Lutz, 2013). Es importante anotar que estas investigaciones también
habían encontrado que la tenencia de un animal de compañía podía llegar a
incrementar la tendencia a sufrir alergias y asma. Si bien ninguno de los parti-
cipantes del presente estudio noticó sufrir de asma, sí se evidenció el caso de
una persona que consideró que desarrolló una alergia a raíz de la interacción
con su mascota. Adicional a esto, en la presente investigación se encontró el
caso de una participante que expresó haber sufrido un mayor desgaste físico
al estar tan pendiente de su mascota junto con sus demás responsabilidades.
Pero, en todo caso, se debe destacar que son más los efectos positivos que los
negativos sobre la salud física y mental generados por las mascotas como con-
secuencia de su presencia en la vida de los adoptantes.
Respecto al impacto físico se encontró que la tenencia de un animal de
compañía puede ser de gran ayuda para distraer algún tipo de dolor o consti-
tuir una motivación para superarlo Este resultado concuerda con otras investi-
gaciones que probaron que la tenencia de un animal de compañía se relaciona
con un incremento en la actividad física, consumo de comida más saludable,
aumento en el cuidado de la salud y del optimismo de los dueños ante la en-
fermedad y la vida, fenómenos vinculados con una mejoría signicativa del
estado de salud percibido (López, 2015; Hugues et al., 2014; Núñez et al.,
2014; Pacheco, 2012).
Asimismo, se halló que algunos participantes que interactuaban con sus
mascotas identicaron una disminución signicativa de los niveles de estrés
que percibían antes de haber adoptado. Estos resultados coinciden con in-
vestigaciones realizadas sobre el tema. Por ejemplo, el impacto asociado a la
disminución del estrés es semejante a la investigación realizada por Polherber
y Matchock (2013), quienes identicaron que el interactuar con un animal de
compañía —en este caso, un perro— disminuyó los niveles de cortisol en las
personas expuestas a situaciones estresantes.
Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional
[70]
La compañía en cuanto principal función y benecio de las mascotas quizá
tenga mucho sentido en el marco de una sociedad cada vez más regida por la
ideología de la individualización (Beck y Beck-Gernsheim, 2003; Bauman,
2008) —variable simbólica—, en la que las personas están cada vez más em-
pujadas a responder en solitario ante las contingencias de la existencia, pero
en condiciones de mayor precariedad objetiva y subjetiva: la fragilización del
lazo social es el ejemplo más contundente. Esta sensación de soledad que fuer-
za a diversas personas a adoptar una mascota para alejarse de sí o de un ser
querido, no es sino el síntoma de una sociedad cada vez más individualista;
súmese a esto la reducción signicativa del tamaño real —tres miembros— y
de conguración de los hogares —unipersonales en porcentajes crecientes en
las ciudades más grandes (variable demográca). Así pues, la protección ante
las amenazas de la vida y la sensación de desamparo ya no es posible superarlas
a través de la compañía de otros seres humanos semejantes, pues entre ellos
todos tendemos a volvernos extraños y excesivamente condicionales; frente a
una situación así parece ser que las mascotas, los animales que antes veíamos
como inferiores, son un estrategia de defensa efectiva para afrontar esta nueva
forma de experimentar el mundo.
Es lamentable que en el marco de una sociedad individualista, hiperpro-
ductivista y centrada en la acumulación sin límite, que nos pone a competir
frenéticamente a todos contra todos, los seres humanos no podamos ya te-
jer relaciones de mutua conanza y reconocimiento recíproco entre nosotros
(Honneth, 2003), que no tengamos ya conanza en la lealtad de los seres
humanos, que en ese mundo los amigos tiendan a no tenerse más, que sean
un bien simbólico en vía de extinción (Sennett, 2007; Enriquèz, 2000). Los
animales, en condición de mascotas, tienen en sí mismos el potencial no sólo
de servirnos de compañía, sino de obligarnos a interactuar e integrarnos con
otros y desarrollar empatía y altruismo y experimentar mayor bienestar; por
ese efecto parecen ser el antídoto al sinsentido de una sociedad cada vez más
hiperindividualizada, solitaria.
En conclusión, se logró identicar que el rol que los participantes le otorga-
ron al animal de compañía inuyó signicativamente, a partir de la adopción,
en los cambios percibidos en diversos aspectos de sus vidas, esto es, quienes
Mariana Londoño Taborda, Mariantonia Lemos y Johnny Javier Orejuela
[71]
humanizaron a sus mascotas desarrollaron una relación empática con éstas, la
cual se vinculó signicativamente con la compañía percibida y sentimientos
de bienestar generados por sus mascotas, lo que generó un impacto emocional
positivo para los adoptantes. De igual forma, se evidenció un impacto físico
positivo debido a que los adoptantes se volvieron más activos físicamente al
tener que suplir las demandas de sus mascotas. A su vez, se identicó que
las mascotas se asociaron a la disminución del nivel de estrés presentado por
algunos participantes; sin embargo, en dos casos el animal de compañía tuvo
un efecto negativo en la salud.
Dado que el propósito de esta investigación se centró en identicar las ra-
zones de adopción y los benecios recibidos en la salud física y emocional de
los adoptantes de perros y gatos, consideramos conveniente indicar como li-
mitaciones el hecho de que no se abordaron los motivos de adopción ni el im-
pacto percibido en el bienestar físico y emocional de otros tipos de mascotas
como las aves o algún otro tipo de animales domésticos. Tampoco se indagó
por la percepción que se tiene de las mascotas y las razones de un determinado
trato hacia ellas —en sentido recíproco— por parte de sus adoptantes, siendo
esta variable ética y ecológica un asunto pendiente de investigar y no discu-
tida aquí, pues superó el alcance del estudio. En tal sentido se recomienda
desarrollar investigaciones similares con otros tipos de mascotas sobre el trato
ofrecido a ellas en correspondencia con los sentidos construidos alrededor de
lo que ellas son y signican para los seres humanos.
El valor práctico del estudio presente reside en mostrar las motivaciones y
la función psicosocial que pueden cumplir las mascotas para los seres huma-
nos, y cómo ellas pueden ser útiles para el desarrollo de la empatía, las actitu-
des altruistas, el establecimiento de relaciones de reconocimiento recíproco,
así como para la facilitación de la integración social a partir de la constitución
del cuidado de la mascota como un proyecto común. Todo esto puede servir
para desarrollar estrategias pedagógicas, terapéuticas y de intervención psi-
cosocial con familias y grupos —de niños o adultos de la tercera edad— en
contextos institucionalizados y no institucionalizados, o en contextos clínicos
y no clínicos. Si bien hay suciente evidencia del impacto positivo de los ani-
males en el campo de la terapia, este estudio por sus resultados nos invita a
Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional
[72]
considerar a las mascotas como recurso de intervención en contextos no sólo
terapéuticos sino cotidianos.
R
Ávila, A., Torres, G., Villazala, O., López, A., Moldes, I., Saavedra, M., Larrañeta, L.,
y Pérez, L. (2013). Efectos de la terapia asistida con animales en personas con
daño cerebral o lesión medular. Trauma, 24(2), 109-116.
Bauman, Z. (2008). A sociedade individualizada: vidas contadas e histórias vividas. Rio
de Janeiro: Zahar.
Beck, U., y Beck-Gernsheim, E. (2003). La individualización: el individualismo insti-
tucionalizado y sus consecuencias sociales y políticas. Barcelona: Paidós.
Cabra, C., Hincapié, S., Jiménez, D., y Tobón, M. (2011). Estudio descriptivo de los
efectos que ejerce el perro como mascota en el desarrollo de la motricidad gruesa
de infantes sanos de cinco años de edad. Revista Lasallista de Investigación, 8(1),
82-89.
Díaz, M., y Olarte, M. (2016). Animales de compañía, personalidad humana y los
benecios percibidos por los custodios. Revista Latinoamericana de Ciencia Psi-
cológica, 8(2), 1-21.
Durán, M. (2010). Bienestar psicológico: el estrés y la calidad de vida en el contexto
laboral. Revista Nacional de Administración, 1(1), 71- 84.
Enriquèz, E. (2000). «O indivíduo preso na armadilha da estrutura estratégica». En:
F. Mottas y M. De Freitas (eds.). Vida psíquica e organização. São Paulo: Editora
.
García, C., Zamorano, E., Ruiz, M., Pardo, A., Pérez, P., López, V., Freire, O., y Rejas,
J. (2010). Cultural adaptation into Spanish of the generalized anxiety disor-
der-7 (-7) scale as a screening tool. Health Qual Life Outcomes, 8(), -.
Gonzáles, M., y Landero, R. (2011). Diferencias en estrés percibido, salud mental
y física de acuerdo al tipo de relación humano-perro. Revista Colombiana de
Psicología, 20(1), 75-86.
Fonseca, H. (2010). Efectos de la zooterapia canina en las conductas prosociales y el nivel
de actividad física de un niño con trastorno autista y sobrepeso (Tesis de maestría).
Campus presbítero Benjamín Heredia, Costa Rica.
Mariana Londoño Taborda, Mariantonia Lemos y Johnny Javier Orejuela
[73]
Honneth, A. (2003). Luta por reconhecimento: a gramática moral dos conitos sociais.
São Paulo: Editora 34.
Hugues, B., Álvarez, A., Castelo, L., Ledón, L., Mendoza, M., y Domínguez, E.
(2014a). Percepción de los benecios de la tenencia de animales de compañía
en tres grupos poblacionales de La Habana, Cuba. Revista de Investigaciones
Veterinarias del Perú, 25(3), 355-365.
Hugues, B., Álvarez, A., Castelo, L., Ledón, L., Mendoza, M., y Domínguez, E.
(2014b). Percepción de los benecios de la tenencia de animales de compañía
en pacientes con enfermedades cardiovasculares. CorSalud, 6(1), 56-62.
Hugues, B., Álvarez, A., Castelo, L., Ledón, L., Mendoza, M., y Domínguez, E.
(2016). Percepción de los benecios de los animales de compañía para adultos
mayores con diabetes mellitus tipo 2. Revista de Investigaciones Veterinarias del
Perú, 27(2), 233-240.
Ivancevich, J., y Matteson, M. (1992). Estrés y trabajo: una perspectiva gerencial.-
xico: Editorial Trillas.
Kushner, R., Jackson, D., Jewell, D., y Rudlo, K. (2006). e  study: people
and pets exercising together. Obesity, 14(10), 1762-1770.
Lewis, A., Krägeloh, C., y Shepherd, D. (2009). Pet Ownership, Attachment and
Health-Rated Quality of Life in New Zealand. Electronic Journal of Applied Psy-
chology, 5(1), 96-101.
López, F. (2015). Inuencia de las mascotas en la calidad de vida de los adultos mayores
(Tesis de pregrado). Universitas Miguel Hernández, España.
López, M., Filippetti, V., y Richaud, M. (2013). Empatía: desde la percepción auto-
mática hasta los procesos controlados. Avances en Psicología Latinoamericana,
32(1), 37-51.
Lutz, R. (2013). Walking the dog: the eect of pet ownership on human health and
health behaviors. Springer Science+business Media, 116(2), 327-339.
Núñez, F., León, M., Morales, M., y Roa, M. (2004). La relación del adulto mayor
con los animales de compañía en una comuna de Santiago. Avances en Ciencias
Veterinarias, 19(2), 75-79.
Orejuela, J. (2018). Clínica del trabajo: el malestar subjetivo derivado de la fragmenta-
ción laboral. Bogotá: San Pablo-.
Organización Mundial de la Salud [] (2015). ¿Cómo dene la oms la salud? Orga-
nización Mundial de la Salud. Recuperado de http://www.who.int/suggestions/
faq/es/
Impacto de la adopción de una mascota en las percepciones de bienestar físico y emocional
[74]
Pacheco, A. (2012). erapeutic Prot by Companion Animals Employment in Heal-
th Care of Older People. Revista Gerencia y Políticas de Salud, 11(22), 58-66.
Pineda, E. (2008). La delnoterapia en niños con síndrome Down atendidos en un
círculo infantil especial. Alegría, 38, 1-7.
Polheber, J., y Matchock, R. (2013). e presence of a dog attenuates cortisol and
heart rate in the trier social stress test compared to huma friends. Springer Scien-
ce+business Media, 37(5), 860-867.
Ramos, A., Díaz, Y., Báez, F., y Tarajano, A. (2006). Equinoterapia: experiencia en
un año de tratamiento. Revista Archivo Médico de Camagüey, 10(6), 102-111.
Redacción Economía El Espectador (28 de enero de 2015). En seis de cada diez hogares
colombianos hay mascotas. El Espectador. Recuperado de https://www.elespecta-
dor.com/noticias/economia/seis-de-cada-10-hogares-colombianos-hay-masco-
tas-articulo-540449
Revista 4 Patas. Las mascotas, la mejor cura para la depresión. (2017). Revista 4 Patas.
Recuperado de http://www.4patas.com.co/perros/comportamiento/articulo/
los-perros-ayudan-a-las-personas-tristes/3814
Rodríguez, M. (2013). Los perros como catalizadores de capital social, salud y actividad:
Estudio en la comunidad cercana al parque para perros de Frases de Curridabat
(Tesis de pregrado). Ciudad Universitaria Rodrigo Facio, Costa Rica.
Rodríguez, M., y Muñoz, R. (2010). Inuencia de tener perros sobre la salud perci-
bida en personas mayores de Jaén (España). Revista Colombiana de Enfermería,
11, 29-33.
Sennett, R. (2007). La cultura del nuevo capitalismo. Barcelona: Anagrama.
Urzúa, M. (2012). Calidad de vida: una revisión teórica del concepto. Terapia Psico-
lógica, 30(1), 61-71.
Mariana Londoño Taborda, Mariantonia Lemos y Johnny Javier Orejuela
Conference Paper
Full-text available
MEMORIAS DE TRABAJOS Presentados en modalidad oral y Póster comentado XXV Seminario Internacional de Cuidado "Impacto de la pandemia en el ejercicio de la profesión: aprendizajes y desafíos para el cuidado, la investigación y la educación" XX V Impacto de la pandemia en el ejercicio de la profesión: aprendizajes y desafíos para el cuidado, la investigación y la educación
Article
Introducción: el aumento de personas mayores en Colombia sumado a la pobreza y a la falta de soporte familiar y redes de apoyo para estas personas constituye un reto para el Estado. Ante esta problemática se exploran alternativas como la influencia de las mascotas en su salud. El objetivo de este manuscrito es comprender el vínculo persona mayor-mascota en la vida cotidiana y las implicaciones para su salud. Metodología: se trata de un estudio cualitativo con perspectiva etnográfica focalizada. Se realizaron 14 entrevistas semiestructuradas y observación a mayores de 60 años que conviven con mascotas en Medellín-Colombia. Participaron 8 mujeres, 6 hombres, entre 60 y 85 años. Mascotas: 17 perros y 7 gatos. Resultados: emergieron cuatro categorías principales: la mejor compañía, un día con la mascota, relación familia-mascota y beneficios de la mascota para la promoción de la salud de los mayores. Discusión: para los mayores lo más satisfactorio de tener mascota es su compañía, comparable a la de un hijo o un ser querido, seguido de la posibilidad que les brinda de expresar emociones placenteras, aumentar su interacción social y sentirse útiles y activos; beneficios que trascienden al resto de la familia. Conclusiones: el vínculo persona mayor-mascota es un coadyuvante para la promoción de la salud.
Article
Full-text available
Los crecientes avances en antrozoología han permitido incrementar nuestro conocimiento sobre los potenciales beneficios derivados de la interacción humano-animal de compañía. Sin embargo, aún resta esclarecer los mecanismos y circunstancias que favorecen que estos beneficios tengan lugar. Se desarrolló un estudio descriptivo del que participaron un total de 549 tenedores de mascotas, quienes respondieron un inventario online que constaba de un cuestionario sociodemográfico, una evaluación de personalidad abreviada basada en el Modelo de los cincos grandes (Ten Item Personality Inventory) y la Escala de Beneficios Percibidos (EBP). La única dimensión de la personalidad asociada a los puntajes de EBP fue Apertura a la experiencia; a su vez, esta fue la única dimensión de personalidad asociada con considerar animal de compañía como miembro de la familia. La comparación entre custodios de perros y gatos no evidenció diferencias en EBP. Mientras que la edad de los participantes no mostró diferencias en los puntajes de EBP, las mujeres puntuaron significativamente más alto que los hombres. Se concluye destacando que la relación con perros y gatos es percibida como beneficiosa en igual medida, y que si bien esta percepción no se relacionaría con la edad del custodio, sí estaría relacionada con ciertos rasgos de personalidad, como mayor flexibilidad a cambios o interés por valores no convencionales, los cuales pueden favorecer la conexión entre especies. La marcada percepción diferencial de beneficios por parte de los custodios mujeres, es discutida en función de las limitaciones del estudio destacando un posible sesgo muestral. Palabras clave Antrozoología, Beneficios animales de compañía, Mascotas, Personalidad. Abstract The growing advances in anthrozoology have led to an increase in our knowledge on the potential benefits derived from the interaction between guardians and their animals. However, the mechanisms and circumstances that make this benefits take place are still to be elucidated. A descriptive study was carried out, in which 549 companion animal keepers participated and filled an online survey that consisted of a sociodemographic questionnaire, an abridged personality evaluation based on the Big Five model (Ten Item Personality Inventory; TIPI) and the Perceived Benefit Scale (PBS). The only personality dimension associated with PBS score was Openness to experience; moreover, this was the only personality dimension associated with the fact of considering the companion animal as a family member. The comparison between dog and cat guardians showed no difference in the BPS score. Whereas the participants' age showed no difference in the BPS score, women scored significantly higher than men did. As a conclusion, we highlight the fact that the relationship with dogs and cats is perceived beneficial in the same degree, and that, even though this perception has no relationship with the guardian's age, it would be related to certain personality traits, such as higher flexibility to changes or interest on no conventional values, which might strengthen the connection between species. The marked differential perception of the benefit by female guardians is discussed in function of the study limitations, taking into consideration a possible sample bias.
Article
Full-text available
Since its first use in Psychology at the beginning of the 20th century, the term Empathy has reached the different branches of the aforementioned science, leading to the spread of a number of theories and categories developed in order to explain its functioning or describe its components. In the present paper, some discussions about the scope and the limits of empathy are reviewed in an attempt to clarify the particularities and relations between distinct terms that coexist in the study of this topic: namely, Emotional Contagion, Emotional Empathy, Perspective Taking, Theory of Mind and Mentalizing. Furthermore, we propose an integration of this theoretical field into a broad scheme, in an attempt to account for the complexity of the construct of Empathy.
Article
Full-text available
A great number of previous studies have linked pet ownership to positive health outcomes, but so far no study has investigated its effects on health-related quality of life. Using a sample of 282 university undergraduate students, the present study investigated the effects of pet ownership on health-related quality of life, whilst controlling for demographic variables and exploring the effects of level of attachment to the pet. Quality of life was measured using the World Health Organization Quality of Life-BREF (WHOQOL-BREF), which includes four separate domains: physical, psychological, social, and environmental quality of life. Dog ownership was related to significantly higher scores on physical quality of life (p=.04), and owning a pet other than a dog or a cat was linked to significantly higher scores on the social domain (p<.01). The present results failed to replicate previous findings of increased psychological health in pet owners. Although pet owners generally reported to be highly attached to their pets, level of pet attachment was not significantly related to psychological quality of life. This study provides the first exploratory results of the effect of pet ownership on quality of life as measured by the WHOQOL-BREF in a New Zealand sample.
Article
Full-text available
This article discusses aspects related to the quality of pro-fessional life and occupational stress by pointing out per-sonal and organizational implications as well as preven-tion and coping strategies at both levels. IntroduccIón El dinamismo de un mundo en donde el cambio y la transformación son permanentes y generan altos niveles de incertidumbre y complejidad, lo ambiguo, impreciso y azaroso se abren camino. Las paradojas, las oportunidades y las amenazas interactúan permanentemente, y el paradigma de lo humano y del éxito también cambian, priman-do el "tener" sobre el "ser", la gratificación inme-diata, el dinero como lo único valioso en la vida y el éxito como meta por alcanzar a toda costa y en poco tiempo. Asumir este cambio como constante, implica también aceptar la dificultad de darse un mo-mento de quietud frente a la velocidad de los su-cesos tecnológicos, económicos y culturales que han incidido en la fragmentación entre el mundo personal, familiar y laboral a lo cual, agregan Do-lan, García y Diez (2005, p. 6) la "desaparición del mundo espiritual y cultural" en todos los ámbitos pues "no hay tiempo" para estos temas.
Article
A descriptive observational study to know the results of the treatment with the equinetherapy in disabled children that were attended to the equinetherapy center of Camagüey province was carried out, from September 2004 to June 2005. The universe was constituted by 30 children that were attended at the therapeutic area. A survey to their mothers was applied, which was used as the primary register. Results were processed by a computer. Female sex predominated with 53, 3 %, and the age group of 6 to 8 years with 33, 3 %, the 66,6% had perinatal antecedents, hypoxia was the most relevant with a 30 %. Children with Down’s Syndromes and epileptics prevailed with a 23, 3 %, the 83, 3 % presented mixed disabilities and the 96, 6 % showed ameliorations with the treatment, in the security a 93, 3% and in the mobility an 83, 3 %. It was concluded that the majority of children showed improvements with the treatment.
Article
Se realizó un estudio con el objetivo de explorar la percepción que tenían adultos mayores con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) (n=60) respecto a la tenencia de animales de compañía y su relación con la satisfacción personal, beneficios sobre la salud psicoemocional, el control metabólico y la motivación para la realización de actividades físicas. Se utilizó un cuestionario autoadministrado para la evaluación de estos aspectos y obtención de datos demográficos. El 82% de las personas admitió que se sentían muy satisfechas al compartir sus vidas con estos animales, el 88% percibía una relación muy beneficiosa para su salud psicoemocional y el 97% admitió que los motivaba a cuidarse más de la DM2. Asimismo, la mayoría de las personas que realizaban caminatas con sus perros (15/60) expresaron que los ayudaba a promover las caminatas (84%) y el ejercicio físico (68%)
Article
Este estudio descriptivo transversal, realizado en 2014, busca determinar la influencia que puede ejercer la convivencia con un perro sobre la salud percibida en personas mayores. La muestra de 120 personas mayores de Jaén (54 con perro y 66 sin perro) se obtuvo mediante muestreo por conveniencia entre los meses de septiembre a noviembre. Los datos se recolectaron con la escala del Perfil de Salud de Nottingham, cuestionario autoadministrado que consta de 38 ítems con dos opciones de respuesta (sí/no). Del total de la muestra, el 45% eran dueños de perros, con una media de edad de 71,7 años frente al 55% que no tenían perros a su cargo y cuya media de edad fue de 69,03 años. Se obtuvieron diferencias estadísticamente significativas tanto en todas las dimensiones del cuestionario, excepto energía y sueño, como en la puntuación global del cuestionario. Se concluye que a pesar de que la media de edad del grupo de personas que tienen perros es mayor, reportan una salud percibida superior a la del grupo de adultos mayores que no tienen ningún can.
Article
The study aimed to determine the perception of three groups of people in Havana, Cuba [breeders of ornamental birds (CAO), veterinary medicine students (E), and pet owners (RAC)] through a survey on pet ownership in relation to personal satisfaction and health. Results showed that 99% of the persons were satisfied of sharing their lives with companion animals. They also pointed out high mental health benefits (84, 73, and 80% for CAO, E, and RAC respectively). In relation to metabolic control, 58 and 96% of the persons suffering any of these diseases indicated that were motivated to take better care. The results showed that the surveyed persons in the three population groups perceive that pet ownership brings them physical and mental health benefits.