ArticlePDF Available

LA FORTIFICACION ANTONELLIANA DE LA PLAZA DE PANAMA: la visión militar territorial en la defensa de la ruta de los tesoros hispánicos durante la segunda mitad del siglo XVI

Authors:

Abstract

La Plaza de Panamá, ubicada en las costas del Pacífico de las Indias, adquiere una notable importancia luego del descubrimiento de las minas de Potosí (en 1545), por ser el punto de conexión con España en la ruta de exportación de las riquezas americanas hacia el Viejo Continente. La defensa militar de su territorio estará condicionada por la necesidad imperativa de fortificar el sector atlántico del Istmo de Panamá, expuesto al asedio de corsarios y piratas en su interés de conquista territorial, comercial y, principalmente, en la obtención de las riquezas hispánicas que transitaban por el Caribe. A continuación, se analizan los planteamientos defensivos de la “Planta y Prospitiva de la ciudad de Panama” de 1586, atribuida a Bautista Antonelli, como parte del primer Plan de Defensa Militar a escala regional para las Indias, estructurado para la protección de los puertos y de la flota naval de la monarquía de Felipe II.
14
Canto
Rodado
Revista especializada
en patrimonio cultural
No. 14 - 2019
Canto Rodado
Revista especializada en patrimonio cultural
Año 2019 - No. 14
Publicación anual del Patronato Panamá Viejo
Patrocinada por el Grupo SUCASA
ISS N 1818-2917
El contenido del volumen se regula por las licencias Creative Commons según los términos de las
siguientes condiciones:
Atribución
No comercial
No derivativas
Cuerpo editorial
Editora Mirta Linero Baroni Patronato Panamá Viejo
Asistente editorial Kira Gil Patronato Panamá Viejo
Comité editorial
Almyr Alba Fundación de Apoyo al Desarrollo Social, Panamá
María Isabel Arrocha Investigadora independiente, Panamá
Richard Cooke Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, Panamá
Francisco Corrales Museo Nacional de Costa Rica, Costa Rica
Kathleen Deagan Museo de Historia Natural de Florida, EE.UU.
Juan Guillermo Martín Universidad del Norte, Colombia
Reinier Rodríguez Universidad Católica Santa María La Antigua, Panamá
Beatriz Rovira Universidad Nacional, Panamá
Equipo técnico
Traductora Kay Tarble de Scaramelli Investigadora independiente
Diseño Gráco Maisa Ferro Corotú Estudio de Diseño
Junta Directiva del Patronato Panamá Viejo
Presidente Ernesto Boyd Sasso Club Kiwanis de Panamá
Vice-Presidente Carlos Aguilar Navarro Ministerio de Cultura
Secretario Iván Eskildsen Alfaro Autoridad de Turismo de Panamá
Tesorero Valeria Rosales Banistmo
Vocal Mario Lewis Fundación Rilemo
Vocal Raúl Méndez Club Kiwanis de Panamá
Directora Ejecutiva Julieta de la G. de Arango
Portada
Skyline de la ciudad de Panamá en 1670. Arturo de la Guardia para el Museo de la Plaza Mayor
Samuel Lewis García de Paredes
Patrocina
Canto Rodado
Revista especializada en patrimonio cultural
No. 14
2019
Ensayos
PEDRO ARIAS DE ÁVILA: Gobernador de Castilla del Oro, fundador de Panamá
POBLAR EN AQUELLA NUEVA TIERRA: es tructura territorial y dinámicas
fundacionales en la América española hasta 1542
PANAMÁ VIEJO DENTRO DE LA TRADICIÓN URBANA MEDIE VAL
A VEINTICINCO AÑOS DE LA “Guía de referencia para la construcción de
una maqueta de sitio. Panamá Viejo: la ciudad y su arquitectura” del
Dr. Arquitecto Eduardo Tejeira Davis
LA FORTIFICACIÓN ANTONELLIANA DE LA PLAZA DE PANAMA: la visión militar
territorial en la defensa de la ruta de los tesoros hispánicos durante
la segunda mitad del siglo XVI
PANAMÁ VIEJO: el Asiento de los genoveses y las migraciones africanas en
la primera globalidad
EL BARROCO EN PANAMÁ: de la oferta a la demanda de arte en tiempos barrocos
Martillo de hierro
Cat. 189-2008
Colección de Referencia
Patronato Panamá Viejo
LA FORTIFICACIÓN ANTONELLIANA
DE LA PLAZA DE PANAMA: la visión
militar territorial en la defensa de la ruta
de los tesoros hispánicos durante
la segunda mitad del siglo XVI
THE ANTONELLIAN FORTIFICATION OF THE PLAZA OF PANAMA: The
Military Territorial Vision for the Defense of the Route of Hispanic
Treasure during the Second Half of the Sixteenth Century
Patricia L. Cid Labra, Leonardo Casini
97
Canto Rodado14: 97-120, 2019ISSN 1818-2917
Resumen
LA FORTIFICACIÓN ANTONELLIANA
DE LA PLAZA DE PANAMA: la visión
militar territorial en la defensa de la
ruta de los tesoros hispánicos durante
la segunda mitad del siglo XVI
THE ANTONELLIAN FORTIFICATION OF THE PLAZA OF PANAMA: The
Military Territorial Vision for the Defense of the Route of Hispanic
Treasure during the Second Half of the Sixteenth Century
Patricia L. Cid Labra (1), Leonardo Casini (2)
(1) Universidad Católica Santa María la Antigua, (2) Centro de Investigaciones para la Conservación del Patrimonio
Arquitectónico y Urbano (COPAU).
Correo electrónico de contacto: pcidl@usma.com.pa
La Plaza de Panamá, ubicada en las costas del Pacíco
de las Indias, adquiere una notable importancia luego
del descubrimiento de las minas de Potosí (en 1545),
por ser el punto de conexión con España en la ruta de
exportación de las riquezas americanas hacia el Viejo
Continente. La defensa militar de su territorio estará
condicionada por la necesidad imperativa de forticar el
sector atlántico del Istmo de Panamá, expuesto al asedio
de corsarios y piratas en su interés de conquista terri-
torial, comercial y, principalmente, en la obtención de
las riquezas hispánicas que transitaban por el Caribe. A
continuación, se analizan los planteamientos defensivos
de la “Planta y Prospitiva de la ciudad de Panama” de
1586, atribuida a Bautista Antonelli, como parte del pri-
mer Plan de Defensa Militar a escala regional para las
Indias, estructurado para la protección de los puertos y
de la ota naval de la monarquía de Felipe II.
Panamá, Bautista Antonelli, forticaciones
Palabras Clave
Canto Rodado14: 97-120, 2019ISSN 1818-2917
98
Following the discovery of the Potosí mines in 1545, the
"Plaza de Panamá" located on the Pacic Coast of the Indies,
acquired increased importance for being the connection point
with Spain on the route used to export treasure from America
to the Old Continent. The military defense of its territory was
conditioned by the urgent need to fortify the Atlantic sector of
the Isthmus of Panama exposed to siege by corsairs and pira-
tes seeking territorial and commercial conquest and, above all,
possession of the Spanish treasure that was in transit throu-
ghout the Caribbean. The text below analyzes the defensive
strategies of the “Planta y Prospitiva de la ciudad de Panama”
dated 1586, and attributed to Bautista Antonelli as part of the
rst military defense plan at the regional scale for the Indies
designed for the protection of the ports and naval eet of the
monarchy of Philip II.
Panama, Bautista Antonelli, fortications
Abstract
Keywords
99
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
La Plaza de Panamá en la
América de Felipe II
Con la fundación de Panamá en 1519,
España obtiene la primera base en el
Pacíco con la que se abre un mercado
impensable hasta ese momento. Para
mediados del siglo XVI, el sistema co-
mercial español está ya ampliamente
instaurado atravesando el istmo desde
Nombre de Dios a Panamá, conectan-
do al Norte con el Sur de América, a
las islas del Caribe con las Filipinas, al
Occidente con el Oriente y viceversa.
Un período que se extenderá por un
siglo durante el cual, gracias a los re-
cursos económicos y militares, reinará
la hegemonía española en el mundo
occidental.
La plata americana1 será para Feli-
pe II el recurso que le permitirá recu-
perarse de los escasos fondos dejados
por la gestión de su padre, subsanar las
deudas españolas y abrirse a nuevos
proyectos y conquistas, como la rein-
corporación de las provincias septen-
trionales de los Países Bajos, la unión
de Portugal a la monarquía hispana y,
en especial, la preparación de una Ar-
mada Española más aguerrida. La Casa
di San Giorgio, entidad bancaria geno-
vesa, nanciará a la Corona hasta algo
más del segundo decenio del siglo XVII
(Sartor 2004: 16).
La estrecha relación de Felipe II con
Italia, surgida desde temprana edad
y enfatizada por los intereses político
– comerciales y la posesión de los do-
minios españoles en esas tierras, le ha-
cen recurrir a los ingenieros y militares
italianos con la intención de continuar
con la labor emprendida por Carlos
I: actualizar las estructuras fortica-
das medievales a los planteamientos
abaluartados renacentistas; así como
impartir en España el nuevo cono-
cimiento en el arte de la guerra y las
técnicas constructivas que emergieron
como productos de la adaptación a las
nuevas armas de artillería del período
y donde Italia logró desarrollar un no-
table avance tecnológico en los siste-
mas forticados.
A Antonio Ferramolino (Sferrandino
da Bergamo o Hernan Molin), Giovan-
ni Battista Calvi (Juan Bautista Calvi),
Giovan Giacomo Paleari Fratino (Jacome
Palearo - el Fratin) entre otros llama-
dos por Carlos I, le siguieron Vespasia-
no Gonzaga, Tiburzio Spannocchi (Tibur-
cio Espanoqui o Espanochi) y Giovanni
Battista Antonelli (Juan Bautista Anto-
nelli) que junto a su hermano Battista
Antonelli (Baptista o Bautista Antonelli)
y sus sobrinos Cristoforo Rota (Cristó-
bal de Roda), Cristoforo y Francesco Ga-
ravelli (Cristóbal y Francisco Garavelli),
trabajarán en diversas obras en el ex-
tenso territorio de la monarquía, tanto
en la península ibérica como en ultra-
mar, dejando un legado militar arqui-
tectónico e ingenieril que representa
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
100
el alto grado de conocimiento y espe-
cialización, así como el dominio en las
estrategias y las técnicas defensivas a
escala territorial.
Dentro de la organización comer-
cial en América, la ruta del Istmo de
Panamá será un punto clave o, como
la llama el historiador español Juan
Manuel Zapatero,la llave del mun-
do de las riquezas o de las angustias”
(Zapatero 1989: 135). Las arcas de la
Corona Española, durante los últimos
dos decenios del siglo XVI, contarán
con un ingreso anual proveniente de
los recursos mineros que oscilará entre
los dos y tres millones de ducados. Esta
cifra, sumada a los impuestos que se
pagaban en Castilla y a los tributos por
las concesiones papales, permitirán
a Felipe II invertir alrededor de 10
millones de ducados al año2 (Elliott
2006) en la Armada Invencible” con los
cuales preparará y dotará al ejército de
tierra y a la ota naval, organiza com-
bates y fortica las zonas más sensibles
y expuestas al fuego enemigo.
La actividad comercial ilícita entre
los colonos y los corsarios -ingleses,
franceses y holandeses- así como la
codicia de éstos ante los metales pre-
ciosos que surcaban el océano en los
convoys con dirección a España, serán
recurrentes a lo largo de las costas at-
lánticas y del Caribe. La defensa de
Panamá estará comprometida tanto
en el Atlántico como en el Pacíco y
en la historia de la piratería se harán
famosos los ataques de Francis Drake
a Nombre de Dios (1572 y 1573), Ven-
ta de Cruces (1573) y Portobelo (1596)
(Cordingly 2012: 27 – 42). La Plaza
de Panamá se sentirá amenazada por
Drake en marzo de 1579, cuando se
apoderará del navío Nuestra Señora
de la Concepción junto con los tesoros
que se dirigían de Lima a Panamá, lo
que conrmará la vulnerabilidad de su
defensa.
El buen estado nanciero de la Co-
rona Española en los años 80, más los
ingresos derivados de la unión con Por-
tugal, permitirán a Felipe II decidirse
por la creación de un “plan de defensa
militar” para forticar el territorio de la
costa occidental de las Indias y el Cari-
be, y reforzar la Armada en estos sitios.
Para esto encargará al Ingeniero Militar
Battista Antonelli por su vasta experien-
cia en las estructuras forticadas del li-
toral valenciano, donde acompañó a su
hermano Giovanni Battista Antonelli y a
Vespasiano Gonzaga:
“Por cuanto conviniendo á mi ser-
vicio y buena guarda y seguridad
de las costas de las Indias y bien
comun y general de mis súbditos y
naturales, asi dellas, como destos
mis reinos, y del trato y comercio
y seguridad de las otas que van á
las dichas Indias y vienen dellas, he
acordado que se hagan y fabriquen
101
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
los fuertes, torres y atalayas nece-
sarias en las partes y lugares más
cómodos y apropósito que parecie-
ren convenir […] é porque mejor se
haga mi servicio y lo que conviniere
cerca de los dichos sitios y partes
donde se hayan de hacer los dichos
fuertes y torres é atalayas, trazas é
modelo dellas, conviene vaya […]
una persona, que sea ingeniero y de
prática y experiencia en semejante
ministerio, teniendo satisfaccion de
vos Baptista Antonelli, y de la mu-
cha que teneis de cosas de fortica-
ciones, y acatando lo que me habeis
servido en otras muchas, os he que-
rido nombrar, como por la presente
os nombro por mi ingeniero para el
dicho efecto […]”3 (Llaguno 1829:
244 – 245)
En 1586 y 1587, Battista Antonelli visi-
tará Santa Marta, Cartagena de Indias,
Nombre de Dios, Portobelo, Panamá y
La Habana para idear su primer plan-
teamiento para las “Defensas del Cari-
be”, ya que éste era el sector principal a
proteger dentro de la ruta marítima del
tráco comercial entre la América co-
lonial y España. A partir de 1589, y por
los siguientes diez años, se encontrará
nuevamente en América para iniciar la
construcción de las primeras fortica-
ciones4 y ampliar su proyecto defensivo
en el cual incluirá a las actuales islas de
Puerto Rico y República Dominicana,
así como el puerto mexicano de Vera-
cruz y la Florida. En 1604, incorporará
a Araya en Venezuela, completando un
amplio y ambicioso plan de gran ex-
tensión y complejidad militar.
Las construcciones de las fortica-
ciones proyectadas por Antonelli, que
continuará Cristoforo Rota, sufrirán un
período de crisis determinado por la
política económica en España durante
el último decenio del siglo XVI y el ini-
cio del siglo XVII, además del cambio
de monarquía.
Las guerras emprendidas por Feli-
pe II contra Inglaterra, Francia y Ho-
landa habían afectado las relaciones
comerciales a tal punto de impactar a
la economía española y ocasionar la
conducción de éstas al desarrollo de
las actividades directamente con Amé-
rica y las islas del Caribe, debido a su
capacidad autónoma de producción. Al
decline de este período, se le sumó una
disminución demográca signicativa
a causa de las epidemias en el conti-
nente que, además de afectar a la po-
blación, también se vio reejada en la
mano de obra necesaria para la cons-
trucción de las estructuras forticadas.
En 1596, Felipe II declarará la banca-
rrota de España (Elliott 2006) y con ello
el sector militar se verá privado de sus
antiguos recursos nancieros, lo que
repercutirá en la forticación de la Pa-
namá virreinal. Con el funesto declive
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
102
del período, dos años más tarde la mo-
narquía de Felipe II también concluye.
El sistema defensivo
para la Plaza de Panamá:
cronología de proyectos y
problemáticas
La primera fase del Plan de Defensa
Militar consistirá en organizar la pro-
tección de los principales puertos en
esta zona. Se efectuarán visitas técnicas
de evaluación, en especial a los sitios
en emergencia (Cartagena de Indias,
Nombre de Dios, la ruta interoceánica
de Panamá y la Habana), se realizarán
estudios geográcos y morfológicos del
territorio, además del reconocimiento
de las posibles fuentes primarias para
la producción de materiales construc-
tivos. Los resultados de estos estudios
brindarán importante información que
será utilizada en la fase de conceptua-
lización de los planteamientos defensi-
vos dentro de una estrategia militar de
amplia escala territorial.
Battista Antonelli dedicará alrededor
de dos años a esta etapa. A su regre-
so, llevará consigo las primeras carto-
grafías levantadas y los proyectos que
serán presentados ante el comendador
Tiburzio Spannocchi, Ingeniero Mayor y
Arquitecto Militar Hidráulico del Rey,
para su evaluación y posteriores ade-
cuaciones a concordar entre ambos.
Además de las planimetrías, Antonelli
presentará informes detallados sobre
sus evaluaciones de los sitios, la des-
cripción de sus propuestas, posibles
costos e identicación de las priorida-
des defensivas a construir.
El Informe de 15875 sobre el Istmo
de Panamá (Hakluyt 1600: 547 - 557),
evidenciará la vulnerabilidad en la pro-
tección del territorio Atlántico y Pací-
co. Para contrarrestar las deciencias,
la principal defensa será ubicada en
el sector atlántico debido a la mayor
concentración de la piratería donde
Antonelli propone trasladar el poblado
de Nombre de Dios a la bahía de Por-
tobelo6 y la creación de forticaciones
menores en este sitio (Mena 1992).
La Plaza de Panamá, en cambio, será
protegida a través del refuerzo militar
en la Boca del Río Chagres y a lo lar-
go del Camino de Cruces (Venta de
Cruces, Quebrada y Ballano) donde
también se realizarán estructuras for-
ticadas de menor escala, y se acondi-
cionará el Camino Real que, además,
será modicado para conectarlo con
Portobelo, en lugar de Nombre de
Dios. Para la misma Plaza, propondrá
la forticación inmediata alrededor de
las Casas Reales y tesorería, la defensa
de estructuras primarias entorno a la
ciudad y la realización de un reducto
en Isla Perico para la protección de la
ruta marítima y el tránsito de embarca-
ciones (Castillero 2016: 220 - 224). De
este modo, Antonelli crea un sistema
103
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
defensivo completo y articulado des-
crito por Zapatero como el “triángulo
estratégico”.
Ante la urgente necesidad de inter-
vención en estos sitios, el Ingeniero
presentará una serie de estructuras de
rápida construcción y de menores pro-
porciones para que actúen en la custo-
dia inmediata del territorio. Las estruc-
turas primarias se referirán a trincheras
hechas de empalizadas de troncos o en
muros de tierra y fajina que según las
circunstancias habrían podido ser en-
camisadas en piedra en un momento
posterior7 (Casini y Cid 2016: 96). Las
forticaciones menores serán torres
vigías y plataformas para soportar el
peso del armamento y la acción del
movimiento al momento del disparo.
Esto habría permitido acudir al estado
de emergencia, habilitar el territorio
para la defensa de los sitios en cues-
tión y volverlo militarmente operativo
de forma inmediata. En una fase pos-
terior, se presentarán proyectos amura-
llados a ejecutarse en mamposterías y
de mayores dimensiones.
Para este período el declive en las
nanzas de la monarquía española se
ve reejado en la falta de presupuesto
para la realización de las estructuras,
así como en el pago de los servicios a
la fuerza militar, a lo cual se sumará la
falta de recurso humano en la cons-
trucción de las obras. Es muy probable
que esto haya impedido el mayor desa-
rrollo de imponentes obras forticadas
en el territorio de Panamá dejando así,
además, al sector Pacíco desprovisto
de defensa a pesar de los importantes
proyectos efectuados por Battista Anto-
nelli.
Proyectos de defensa del siglo XVII
Los proyectos de Antonelli serán dis-
cutidos en España durante la primera
década del siglo XVII. Tenemos cono-
cimiento del proyecto dedicado a la
Plaza gracias a la “Planta y Prospitiva de
la ciudad de Panama” de 1586, atribuida
al ingeniero italiano8 (Castillero 2006 y
Mena 1992). Desconocemos si se trata
de un planteamiento denitivo que ha
acompañado al Informe de 1587 pero,
como hipótesis, suponemos que ha
sido presentado a Tiburzio Spannochi9
durante el período de permanencia
de Antonelli en España (1599 – 1603) y
que los encuentros entre ambos inge-
nieros generaron nuevas consideracio-
nes al respecto, como la modicación o
adaptación de los planteamientos que
se observan en este plano.
Spannocchi también analiza una pro-
puesta enviada por Alonso de Sotoma-
yor (Gobernador de Tierra Firme) junto
con Hernando de Montoya (Maestro
Mayor de las forticaciones de Porto-
belo), elaborada luego del rechazo por
la Audiencia al proyecto de Antonelli
en octubre del 1600 debido a la ne-
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
104
cesidad urgente de defensa inmediata
en el sitio y al tiempo de ejecución que
habría comportado (cerca de dos años)
(Castillero 2006).
A pesar de las problemáticas, Span-
nocchi decide continuar con la formula-
ción de Antonelli para la Plaza de Pana-
, la cual concluirá con la denición
de un proyecto abaluartado pero sólo
para la defensa de las Casas Reales,
junto con la descripción técnica para la
construcción de las obras condiciona-
das a un presupuesto reducido.
Las decisiones adoptadas por Span-
nocchi estarán recogidas en el Informe
del 13 de enero de 1602 que se envía
a Alonso de Sotomayor, con la Real
Cédula del 31 de diciembre de 1603
(Castillero 2006). El Informe incluye un
plano con el proyecto para las Casas
Reales cuya ubicación, actualmente,
es desconocida. Como hipótesis, con-
sideramos que lo más cercano a éste
ha sido plasmado en la Planta para
la forticación de las Casas Reales de
Panamá (anónima y sin fecha) donde
se aprecia la posible adaptación de la
Planta según las indicaciones de 1602,
del proyecto propuesto por Antonelli en
su cartografía de 1586.
El proyecto será retomado nueva-
mente en 1608, cuando Cristoforo Rota
junto con dos canteros para las forti-
caciones de Tierra Firme” son transfe-
ridos desde Cuba (Arroyo 2016: 296).
La última concepción antonelliana la
apreciaremos en la cartografía para la
Plaza, datada en 1609 (Mena 1992: 85),
y que delinea un nuevo esquema con-
ceptual para las Casas Reales, basado
en el proyecto anónimo mencionado10
(Castillero 2006: 175 – 177).
Aún se desconoce dónde se encuen-
tra la planimetría denitiva elaborada
por Rota, que acompaña a su Informe
de 1609 (“Relación del Sitio en donde es-
tán las Casas Reales desta ciudad de Pa-
namá e isla de Perico”) (Castillero 2006:
176.), donde se reere “me remito a la
planta que va con esta que lo declara todo
con sus miembros y medidas”. El proyec-
to no es construido, probablemente
por el período de recesión económica
que sufría la monarquía de Felipe III,
especialmente en el último decenio
de su vida, cuando los ingresos prove-
nientes de América disminuirán hasta
obtener menos de 1 millón de duca-
dos al año (Elliott 2006: 372). Debido a
esto, se dejará de invertir en la Armada
Real y en la defensa forticada de los
puertos de las Indias.
A partir de 1621, los intereses de
Felipe IV en restablecer la Armada
crearán nuevas estrategias económi-
cas que permitirán nuevamente contar
con ingresos para la ejecución de obras
militares. Rota permanecerá en Pana-
má, donde se ocupará de las obras de
Portobelo hasta 1626. Luego pasará a
Cartagena de Indias donde fallecerá
105
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
en 1631. La forticación de la roca de
las Casas Reales nunca será realizada11
(Arroyo 2016).
Análisis de la Planta y
Prospitiva de la ciudad de
Panama, 1586, como un
proyecto de forticación
La reconocida cartografía “Planta y
Prospitiva de la ciudad de Panama” (-
gura 1) con fecha del 15 de septiembre
de 1586, además de su valor documen-
tal sobre la comprensión del asenta-
miento algunos años después de su
fundación12, permite efectuar algunas
consideraciones sobre el proceso de
difusión inicial de la manera de forti-
car alla moderna que viene exportado
desde Europa al Nuevo Mundo.
El plano anónimo ha sido atribuido
a la ideación de Battista Antonelli que
en aquel período se encuentra en las
costas de las Indias por petición del
Rey Felipe II quien, a través de la Real
Cédula emitida en Valencia el 15 de
febrero de 1586 (Llaguno 1829), le en-
carga la planicación y realización de
las defensas de los principales sitios y
puntos nodales de la región. La rma
autógrafa en este plano podría encon-
trarse en otros documentos o podría
corresponder a la ejecución material de
un asistente dibujante encargado de
Figura 1. Planta y perspectiva de la ciudad de Panamá. 15 de septiembre de 1586. La Planta
coherentemente con los tratados de la época en materia de forticaciones, analiza toda el área alrededor
de la ciudad a defender para mostrar y evaluar todos los elementos del territorio del plan de defensa.
Ministerio de Defensa. Archivo del Museo Naval. España. AMN 0013 – D – 0017.
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
106
pasar en limpio las delineaciones de un
dibujo inicial o de los apuntes hechos
en campo.
En la orden de “ver y visitar las di-
chas costas y reconocer y tomar rela-
ción encontramos una de las princi-
pales indicaciones de los tratados que
prescribe el levantamiento del territorio
donde se va a intervenir, concentrando
la atención en todo aquello que podría
condicionar la fundación y gestión de
estas obras defensivas; lo cual va desde
la disponibilidad de los materiales de
construcción a las condiciones climáti-
cas, y para nalizar, con la potenciali-
dad y vulnerabilidad estratégica.
Por ejemplo, en las Epitomi delle forti-
cazioni moderne13 de Giovanni Battista
Antonelli, cuyo contenido muy proba-
blemente ha sido referencia técnica
para su hermano como parte del cono-
cimiento familiar en el tema y porque
se basa en algunos célebres tratados
de forticación de la época (Casini y
Cid 2016), se evidencia la necesidad
del estudio preliminar de un área antes
de comenzar la fundación de una obra
defensiva.
“Indicaciones para comenzar. Antes
de iniciar la construcción es nece-
sario tener muchas consideraciones
para no entrar irresponsablemente
en un encargo, […], y antes que se
inicie alguna cosa se deberá levantar
un diseño del sitio donde se quiere
forticar con sus medidas y par-
ticularidades, como los ríos, lagos,
estanques, fosos, canteras, alturas,
establecimientos del enemigo y en
denitiva, cualquier otra cosa im-
portante […]. Considerando cuál
y cuánta materia sería necesaria,
cuán cercano o lejano se encuentra
para obtenerla, cuánto costará, si
habrán bosques cercanos para hacer
cal y ladrillos […].14 (Sartor 2009:
217) (traducción propia).
En la Real Cédula se enfatizará tam-
bién la praxis de crear un equipo de
trabajo formado por las guras de un
militar experto en las técnicas de ata-
que y defensa junto con la de un téc-
nico experto en el arte de construir
para el desarrollo del proyecto y la
construcción de las obras defensivas;
en este caso identicados en el Maes-
tro de Campo Juan de Tejeda, y en el
Ingeniero Battista Antonelli: “lo que asi
por ambos fuere determinado lo poneis en
ejecución. (Cordingly 2012)
La “Planta y Prospitiva de la ciudad de
Panama” es una obra meticulosa que,
probablemente, ha sido pensada para
ser presentada en España ante una co-
misión que apruebe las propuestas. En
varios sectores se aprecia una traza li-
gera –preparatoria- en lápiz, que luego
es remarcada en tinta; principalmente
en las delineaciones generales del con-
107
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
texto territorial de los cursos de agua
y la costa. Por otro lado, también se
observan algunas anotaciones rápidas
como el pozo o el puente, que después
se reescriben con buena grafía (gura
2). Este método, muy común, testimo-
nia el proceso que se realiza desde la
toma de datos preliminares hasta la
denición nal y nos lleva a pensar
en la existencia de notas y bosquejos
preparatorios, además de un posible
informe que acompaña a la cartografía
(Hakluyt 1600).
Desde un punto de vista meto-
dológico, resulta signicativa la elec-
ción de sobreponer la representación
del proyecto sobre la de los lugares
al momento de la elaboración de la
Planta. Esta elección de comunica-
ción proyectual, más sintética, eleva
el rango del dibujo al de un proyecto
verdadero; obviamente, en una fase de
representación general de las obras por
cumplir que nos deja suponer que -por
una parte- se trata de un autor maduro
y -por la otra- un público competente
en la materia, capaz de interpretar esta
forma de comunicación.
Debido a las exigencias en la plani-
cación defensiva, la Planta adopta un
área más amplia que el conjunto urba-
no, deniendo su perímetro natural en
los cursos de agua al oeste, al norte y en
la ysleta con forma de media luna que
delimita el “puerto donde entran los
navíos”. El territorio es caracterizado a
través de la gráca y con anotaciones.
Así, por ejemplo, en la periferia norte
y oeste vienen representados algunos
árboles como indicación genérica de
vegetación y se especica que al no-
reste, entre el río y la costa, están las
ciénagas; evidentemente a ser tomadas
en cuenta por la dicultad de cruzar-
Figura 2. Planta y perspectiva de la ciudad de
Panamá. 15 de septiembre de 1586. Particular
de la planta donde se observan la preparación
y las anotaciones reescritas con buena grafía. Se
evidencia el pozo porque representa un recurso
importante a considerar en el territorio. Ministerio
de Defensa. Archivo del Museo Naval. España. AMN 0013 –
D – 0017.
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
108
las y porque afectarían a los agresores
ocasionales.
El autor se preocupa por comunicar,
a través de las acotaciones, incluso los
efectos de las mareas que no podía re-
presentar ecazmente con la gráca,
como en “arresife de pena que con baxa
mar queda […] descubierta y parte della
[…] cubierta […] que es donde esta la
letra A localizado sobre la extensión
rocosa donde se encuentran las Casas
Reales, o en el caso de la entrada del
puerto “donde entran los navios con ple-
na mar .y con baxa mar quedan en seco
y no pueden entrar ni salir . sino es sin
carga […]”
Ambas informaciones no sólo tie-
nen un valor descriptivo, sino también
táctico. En el primer caso, se señala el
cambio de extensión de un área estra-
tégica a lo largo del día. En el segundo,
se destaca la variación en la profun-
didad del fondo que da acceso a las
barcas que se acercaban al puerto de
la ciudad, posiblemente, para llevar su-
ministros durante los tiempos de ata-
que o, en caso contrario, desembarcar
a las tropas enemigas.
Por otra parte, en el dibujo se repre-
sentan también una serie de montícu-
los en el interior del área en cuestión.
Entre ellos se evidencia, con una atenta
traza gráca y una diferenciación en el
color, aquellos localizados al oeste, de-
trás del “monesterio de frailes de la mrd.
cercano al poblado.
En la Planta se encuentra además, el
sistema infraestructural de las vías de
comunicación, otro aspecto prioritario
a considerar en la elaboración del pla-
no de defensa de la ciudad, y relacio-
nado con la posibilidad de acceso que
el enemigo habría podido aprovechar.
Entre las calles que vienen evidencia-
das, dos de ellas (una al oeste a la altu-
ra del “matadero” y la otra al norte por
“Sta. Ana”) son atravesadas por cursos
de agua con un “puente”, cuyo valor
estratégico es resaltado tanto por el di-
bujo como por una anotación.
Con los mismos criterios son repre-
sentadas las construcciones externas al
poblado como en el caso de los “Bu-
xios [bohíos] del Rey”, casas individua-
les o chozas dispersas, consideradas,
además, como posible resguardo de
los enemigos. Entre las diversas in-
formaciones encontramos también la
presencia de un pozo cercano al cruce
próximo al poblado que es señalado
por su valor estratégico como recurso
para el abastecimiento de agua incluso
para los agresores.
La representación informativa de
toda el área es integrada con la par-
te urbana15, la cual es examinada con
atención especial en cuanto a su vulne-
rabilidad. En particular, el autor se con-
centra en la red viaria que delinea con
precisión, sin detenerse mayormente
109
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
en los detalles de las edicaciones, las
cuales son representadas con estanda-
rización gráca para llenar cada lote o
-como en el caso de las iglesias- donde
se proponen plantas simplicadas.
El único complejo de edicios que,
en cambio, es dibujado con una plani-
metría detallada (posiblemente como
fruto de un levantamiento especíco
que registra la unión interna entre las
diversas células) son las Casas Reales,
evidentemente consideradas como el
centro del proyecto completo de de-
fensa. Las áreas y los edicios princi-
pales relacionados al funcionamiento
de la ciudad son identicados con ano-
taciones como: “casas reales a donde
estan audiencia y oidores”, “casa del
cabildo”, “Plaça”, “Puerto”, las diversas
iglesias, “ospital” y “carneseria”.
Queda claro que el autor de la Plan-
ta sigue las instrucciones de los tra-
tados de la época, en cuanto a las fa-
ses propedéuticas de estudio para la
realización de las obras defensivas de
una ciudad. En “Forticatione di Città
in castello vecchio”16 (Sartor 2009: 248),
por ejemplo, Giovanni Battista Antonelli
se reere a la forticación de un sitio
ya edicado y especica que antes de
“construir nuevos edicios, para su
forticación se tendrá que considerar
cuidadosamente el interior y el exte-
rior del sitio” (traducción propia). En
particular, para las áreas externas a la
ciudad recomienda lo siguiente:
Anotaciones sobre el exterior del si-
tio. Se observará si el sitio está en
llanura, de qué cualidad es la tierra,
si es arenosa o pantanosa, o dura o
adecuada para las minas, si por la
Ciudad pasan ríos o pasan cerca,
[…] si en el entorno hay elevaciones
o montículos que afecten a la Ciu-
dad, […] si cercano hay bosques,
viñedos, arboledas, agrupaciones de
árboles, iglesias, casas y otras edi-
caciones y, en particular, tener pre-
sente dónde el enemigo puede rea-
lizar baterías y atacar de cualquier
otra manera a la Ciudad, y aprove-
charse de estas cosas [para escon-
derse n. del a.] […]. Si el sitio fuera
marítimo, se considerará la cualidad
del mar, del puerto, qué fondo ten-
ga […] si existe cerca alguna isla o
roquerío que al ser ocupado por el
enemigo pueda afectar a la Ciudad
[…]”17 (Sartor 2009: 249) (traduc-
ción propia)
Luego del análisis del contexto te-
rritorial y urbano, el autor propone un
plan de defensa que consiste en la rea-
lización de un sistema constituido por
una fortaleza como protección del sitio
de las Casas Reales, y de un perímetro
defensivo más amplio alrededor de la
ciudad.
La escala general de representación
de la Planta no es compatible con la
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
110
de un proyecto detallado, ni tampoco
cuenta con el carácter si se compara con
los planos de detalle ejecutivo contem-
poráneos del mismo Battista Antonelli.
Sin embargo, sí es funcional en cuanto
a presentar un estudio general acerca
de las decisiones defensivas prelimina-
res propuestas para el área, y sobre las
conexiones recíprocas entre territorio,
ciudad y defensa, si se analiza desde el
punto de vista del sistema. Es necesa-
rio precisar que las representaciones de
las soluciones de defensa propuestas
no son proposiciones grácas genéri-
cas de tipologías generales sino que,
por el contrario, son representaciones
originales simplicadas que responden
y se adaptan a las condiciones especí-
cas del lugar, acerca de las cuales el
autor ha profundizado y considerado.
La fortaleza (gura 3) es el centro
del sistema y tiene la tarea de prote-
ger el lugar que, desde la óptica más
amplia del sistema defensivo regional
que Battista Antonelli está preparando,
sirve para la custodia y protección de
las riquezas que transitan por el Istmo.
La decisión de representar la fortica-
ción en axonometría, la prospitiva” en
el título de la cartografía, evidencia la
importancia estratégica predominante
de este punto con respecto a las demás
Figura 3. Planta y perspectiva de la ciudad de Panamá. 15 de septiembre de 1586. Proyecto en
“prospitivade la fortaleza, centro del sistema de defensa ideado por Battista Antonelli, que se sobrepone
al dibujo del tejido urbano levantado por el autor. Ministerio de Defensa. Archivo del Museo Naval. España. AMN
0013 – D – 0017.
111
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
situaciones representadas en el plano.
La fortaleza se adapta al área irregu-
lar donde se encuentran las Casas Rea-
les y presenta una planta ligeramente
romboidal que optimiza el área don-
de se asienta. En la parte oriental que
supervisa la entrada al Puerto, se nota
una particular composición con un tipo
de tenaza18 sincopada en la cual, por
necesidad ante la falta de espacio, se
suprime la cortina intermedia (Sartor
2009: 235).
El frente de tierra occidental, hacia
la ciudad, presenta una solución más
ortodoxa. Con dos baluartes que an-
quean una cortina donde, en posición
asimétrica, se abre el ingreso que co-
necta con un puente que pasa sobre
un foso y se asienta en un revellín.
Además de proteger el ingreso, estos
baluartes presiden toda la ciudad y al
arresife de pena” (de peña). Un último
baluarte cubre toda el área oriental ha-
cia el mar.
La misma forticación será analiza-
da y desarrollada en la Planta de la for-
ticación para las Casas Reales de Pa-
Figura 4. Planta de la forticación para las Casas Reales de Panamá. c.a. 1586. Bautista Antonelli.
Biblioteca Nacional de España. MR/43/237.
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
112
namá (gura 4) sin datación y atribuida
también a Battista Antonelli. En este
plano, y a una escala de mayor detalle,
aparece la delineación de una traza de
referencia similar a la de la Planta de
1586 a la cual se sobrepone un nuevo
desarrollo del proyecto que añade un
nuevo baluarte hacia el frente de tierra,
potenciando así la defensa desde este
sector.
Tanto la propuesta para la fortica-
ción alrededor de las Casas Reales -di-
bujada en la Planta de 1586- como el
proyecto sin datación detallado a ma-
yor escala, se encuentran plenamente
incluidos en la cultura proyectual de
las forticaciones alla moderna, como
se explica en los tratados contemporá-
neos, en los que también se identican
diversas referencias de otros proyectos
del Ingeniero.
En el proyecto de mayor escala y de-
talle, “Planta del fuerte y reparo adonde
serrecogen [sic] las otas que ban a San
Juan de Ulúa […]”19 (AGI, MP-Mexico,
37), rmado por él mismo con fecha 27
de enero de 1590, encontramos solu-
ciones análogas a la analizada para el
frente de tierra de la Plaza de Panamá y
el vértice para resguardo de la entrada
del Puerto. Entre las diversas analogías,
se repiten la presencia de la cassamata
en la unión entre el baluarte y la cor-
tina sólo por el lado de la defensa del
ingreso (incluso en este caso, en posi-
ción asimétrica) y la conguración par-
ticular de tenaza sincopada en el punto
donde se restringe la fortaleza debido
a la falta de espacio para desplegar el
sistema completo.
En el proyecto “Planta de la forti-
cacion del Morro y Punta de la Haua-
na”20 (AGI, MP-Santo Domingo, 13),
rmado también por Battista Antonelli
con fecha 5 de marzo de 1593, regresa
el mismo conjunto del frente de tierra
con las casamatas, de los baluartes sólo
hacia el lado interior, para protección
del ingreso y que se integra con un fos-
so, un rebeline (o revellín) y una estrada
cubierta (camino cubierto) que en la
Planta de Panamá no está aparente-
mente presente, tal vez por el tamaño
de representación, que sí es indicado a
mayor escala en el siguiente proyecto,
la “Planta de la forticación para las
Casas Reales de Panamá”.
Las soluciones adoptadas en estos
proyectos se inscriben en el más am-
plio panorama de la investigación y de
las aplicaciones en la nueva manera
de forticar alla moderna que encuen-
tra una potente forma de difusión en
los tratados de la época (Casini y Cid
2019). Entre ellos podemos hacer re-
ferencia a los modelos y diseños pro-
puestos en la “Teorica y practica de
forticacion, conforme las medidas y
defensas destos tiempos de Cristóbal
de Rojas que, a pesar de haber sido pu-
blicado poco después de los proyectos
y la Planta de 1586, resulta apropiado
113
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
porque además de ser una referencia
fundamental de los tratados en el tema
en idioma español, reúne y desarrolla
las investigaciones sobre las forti-
caciones de algunos de los mayores
teóricos de la época21 (De Rojas 1598: f
31r). En particular, encontramos cómo
el mismo concepto del conjunto del
frente de tierra con el ingreso también
se ha propuesto en los diversos dise-
ños de Cristóbal de Rojas, a pesar de
las debidas diferencias entre el modelo
teórico y la aplicación práctica. Pode-
mos citar en primer lugar, por ejem-
plo, aquellos relativos al Abecedario
en declaracion de los nombres de la
forticacion” y al “frente de la fortica-
ción” (De Rojas 1598) como testimonio
de que esta solución fue compartida y
considerada ecaz en cuanto a su im-
postación, su funcionamiento y en sus
partes generales.
En la Planta, la forticación para la
protección de las Casas Reales y el in-
greso del Puerto, se integran con un
segundo elemento de defensa al que
una nota señala como “trinciera” (trin-
chera) (gura 5). Este, probablemente,
es propuesto porque resulta más sim-
ple, económico y rápido de construir
con respecto a una muralla así como
ésta es sólidamente concebida, permi-
tiendo así optimizar inmediatamente
Figura 5. Planta y perspectiva de la ciudad de Panamá. 15 de septiembre de 1586. Particular de la
trinchera en la planta. En la anotación del recinto exterior es indicado como trinciera”. Ministerio de Defensa.
Archivo del Museo Naval. España. AMN 0013 – D – 0017.
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
114
los recursos disponibles. Una posible
conformación de esta “trinciera” puede
que derive del proyecto ya citado de
Bautista Antonelli para la forticación
del Morro y la Punta de La Habana
donde, al lado del fuerte del Salvador
de la Punta, aparece un frente con bas-
tiones identicados, igual que en el
caso de Panamá, como una trinchera.
Al respecto de ésta, una nota especi-
ca que la dicha trinchera es de piedra
seca revocada de cal por de fuera para
batería de mano esta buena como no
llegue artillería” lo cual, considerando
la declarada resistencia reducida ante
la artillería, conrma el rango inferior
de este elemento en relación a una
muralla como tal.
En el plano dibujado para Cuba tam-
bién se observa que la “trinchea” está
compuesta por un muro exterior y un
terraplén interno22 (Hakluyt 1600: 552).
Una posible variación constructiva de
la trinchera realizada como una em-
palizada de troncos con un terraplén
posterior, se encuentra en el dibujo
“Modelo del fuerte de Panamá” (AGI,
Mp-Panamá, 236) que representa a las
Casas Reales rodeadas por este ele-
mento23 (Hakluyt 1600: 555).
La tarea de esta “trinciera” consiste
en garantizar una primera línea de
defensa contra las amenazas prove-
nientes desde el interior, mientras que
el lado costero evidentemente es con-
siderado más seguro por la naturaleza
de los fondos marinos y por el resguar-
do de la fortaleza de las Casas Reales24
(Hakluyt 1600: 556). En la “trinciera”
se propone, de manera simplicada,
el canónico elemento de las fortica-
ciones alla moderna, representado por
la cortina anqueada por baluartes.
Signicativamente, en el tramo norte,
después del primer baluarte angular, es
prevista la variación de la más simple y
económica plataforma en lugar de otro
bastión para dividir el excesivo largo de
la cortina antes del siguiente baluarte.
Coherentemente con la práctica y los
manuales, incluso de épocas preceden-
tes, se escoge congurar ambos acce-
sos de la ciudad con pasillos estrechos
plegados en ángulo recto de modo tal
de obligar a disminuir la velocidad de
ataque y obstaculizar el ingreso del
enemigo al interior del recinto.
El trazado de la línea de forticación
externa prevista en la Planta es deni-
da según la vulnerabilidad del sitio, sus
posibilidades estratégicas y el centro
del sistema representado por el fuerte
a erigir para la protección de las Ca-
sas Reales y no por último, en relación
con la creación de un marco de gastos
compatibles. Todos estos factores iden-
ticados como vínculos, seguramente
son considerados como primarios con
respecto a la conservación in toto del
complejo urbano completo.
De acuerdo con estas consideracio-
115
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
nes, la presencia de los levantamientos
dibujados detrás del “monasterio de
frailes de la merced” (gura 6) pueden
haber estimulado al proyectista a re-
traer el perímetro defensivo, en modo
tal de no entrar en el campo de tiro de
algún enemigo que se hubiese estable-
cido para hacer “batteria”25 en ese lugar,
y en conformidad con las prescripcio-
nes de los tratados de la época en los
cuales, un buen sitio donde realizar
forticaciones o campos forticados
es aquel que no sea signoreggiato da
nessuna altezza”26 (dominado desde
ninguna altura) (Sartor 2009: 352). Del
mismo modo, la necesidad de identi-
car un número razonable de accesos
defendibles según las fuerzas disponi-
bles, o por conveniencia, desplegadas
puede haber presionado a determi-
nar sólo dos de ellos para la ciudad,
suprimiendo los demás y volviendo a
dibujar el sistema vial externo.
El análisis del plan defensivo proyec-
tado en la Planta no puede prescindir
de la consideración de las transfor-
maciones urbanas que este sistema
aplicado sobre la ciudad -gurativa-
mente evocativo en la sobreposición
del proyecto al estado actual de aquel
momento- habría determinado y di-
reccionado. La presencia de un recinto,
incluso en forma de trinchera, presu-
pone al menos la realización de una
Figura 6. Planta y perspectiva de la ciudad de Panamá. 15 de septiembre de 1586. Particular de la
planta. España. Ministerio de Defensa. Archivo del Museo Naval. AMN 0013 – D – 0017.
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
116
tagliata (o corte) externa, o bien de un
área libre de cualquier obstáculo visual
– construido o natural – que impida ver
al enemigo y que permita a éste, en-
contrar un reparo para atacar:
“El corte se hará entorno al foso de
mil pasos y por lo menos de seis-
cientos, donde no queden ni fosos,
ni jardines, murallas, edicios, setos,
cóncavos, ni ninguna cosa que dé co-
modidad al enemigo. (Sartor 2009:
242 ) (traducción propia)27
En el caso del proyecto para la Pla-
za de Panamá, esta prescripción habría
comportado la demolición de: las áreas
externas en el norte, los “Buxios del
Rey”, Santa Ana y, probablemente, el
Monasterio de los Frailes de la Merced
al oeste. Además, como de manual28,
también el área interna cercana a la
trinchera habría debido ser liberada,
tanto para la construcción del terraplén
como para garantizar el espacio de ma-
niobra de los defensores (Sartor 2009:
239). Las mismas consideraciones va-
len para la realización de la fortica-
ción de las Casas Reales, lo cual habría
determinado, en consecuencia, una re-
conguración en el área delantera del
frente de tierra con la inmediata rede-
nición de los lotes interceptados por
la abertura del foso y la probable reali-
zación de una franja de respeto libre de
construcciones y sitios eminentes.
A nivel de la red vial interna también
habrían existido consecuencias, ya que,
la decisión de contar con sólo dos ac-
cesos en el lado occidental habría com-
portado el refuerzo del eje interno oes-
te – este, a expensas del norte – sur que
habría quedado sin conexión directa
con el exterior.
La delineación de la trinciera, así
como fue dibujada, determina una
nueva zona de expansión para el cre-
cimiento de la ciudad en el cuadrante
noroccidental, detrás de “los teatinos”
que se crean; probablemente más
como una consecuencia de la implan-
tación de un correcto trazado defensi-
vo -que no debe presentar importantes
concavidades- que por la voluntad o la
exigencia de proveer espacios de creci-
miento en compensación por las áreas
a demoler.
Reflexiones
La necesidad de forticación de
puertos y ciudades en la América co-
lonial se intensica en la medida que
aumenta el abastecimiento de oro y
plata en las arcas de la Corona Espa-
ñola. Con el descubrimiento de las mi-
nas de Potosí, la ruta marítima desde
el Pacíco del Virreinato del Perú hasta
Sevilla será protegida por la Armada
Real que, con sus ingenieros militares,
se encargará de la forticación de los
principales puntos de conexión a lo
117
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
largo de esta travesía.
El caso de la Plaza de Panamá en
el Pacíco será uno de los principales
lugares a forticar junto con Lima y
Arica. Debido a la vulnerabilidad en la
defensa de la ruta interoceánica a tra-
vés del Istmo de Panamá y a las di-
cultades que presentaba el trayecto por
el Estrecho de Magallanes, la Plaza de
Panamá será considerada como la pri-
mordial entre estas ciudades, a pesar
de que no irá más allá de un plantea-
miento preliminar -dirigido a resolver
una problemática inmediata- y de eco-
nómica y rápida construcción.
El Plan de Defensa establecido en la
“Planta y Prospitiva de la ciudad de Pa-
nama” representa una de las primeras
aplicaciones en el Nuevo Mundo de la
manera de forticar alla moderna y, en
este caso especíco, del curso proyec-
tual sobre el que se sustenta. En este
sentido, la Planta se convierte en la
icónica representación del ujo de co-
nocimientos y saberes que recorren las
rutas que unen a España con el Nuevo
Mundo.
El valor militar del Plano analizado
es considerado en su perspectiva como
componente de un plan estratégico a
escala más amplia, territorial, en comu-
nión con la Boca del Chagres y Porto-
belo, y regional con los demás centros
del Caribe. En la misma perspectiva
ampliada, la Planta se convierte en un
claro testimonio sobre la importancia
de la Plaza de Panamá como nodo es-
tratégico reconocido donde se proyecta
la defensa de América.
Notas
1 Bennasar, 2001. El historiador hispa-
nista francés describe el tráco comer-
cial terrestre y marítimo de América
con España, los valores de las merca-
derías y de los metales preciosos, así
como, los mejores y peores momentos
de la actividad minera.
2 Las cifras desglosadas corresponden a
6.200.000 ducados en ingresos por im-
puestos, 1.603.000 en tributos por las
concesiones papales y 2.000.000 por la
plata americana.
3 “Real cédula por la que el Rey nom-
bra á Antonelli su ingeniero para que
vaya á examinar las costas y puntos
de América, donde convenga levan-
tar fuertes y castillos. 15 de febrero de
1586”. Además, se comunica que será
enviado junto con el Maestre de Cam-
po Juan de Tejada (también llamado
Tejeda), el capitán general de la arma-
da Álvaro Flores de Quiñones y demás
ociales.
4 La Habana (1589 – 1594) y luego en
Cartagena de Indias y Portobelo (1594
– 1599).
5 Se incluye “A relation of the ports, har-
bors, forts and cities in the west Indies
which have bene surveied, edied, -
nished, made and mended, with those
which have bene builded, in a certaine
survey by the king of Spaine his direc-
tion and commandement: Written by
Baptista Antonio, surveyour in those
parts for the said King. Anno 1587 “,
presentada en la sección “The discour-
ses, letters, intelligences […]”. Tam-
bién en Castillero 2006: 164, edición
de 1904.
6 La ilustre historiadora española expli-
ca de forma exhaustiva la problemática
acaecida que motiva al traslado urgen-
te de Nombre de Dios a Portobelo y el
estado de avance de las obras antone-
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
118
llianas para el momento.
7 Se aborda con mayor amplitud el co-
nocimiento de Battista Antonelli en las
técnicas constructivas y las forticacio-
nes en tierra. En cuanto a la solución
de atrincherar el territorio con empali-
zadas o con estructuras en tierra y fa-
jina como fase inicial en el progresivo
desarrollo constructivo de las fortica-
ciones, es una práctica común dentro
de la edilicia militar. También consultar
a Cámara 1998.
En el caso de Antonelli y la creación
de estructuras menores para la defen-
sa, existen numerosos casos entre los
que podemos mencionar: el Fuerte de
San Vicente en Río de Janeiro de 1583
(Sartor 2009: 152), las Casas Reales de
1587 (Castillero 2006: 163) y el Fuer-
te de San Lorenzo de 1588 (Zapatero
1985: 18).
8 Los autores explican sobre la autoría
del plano.
9 En 1601, Felipe III reconoce la labor de
Tiburzio Spannocchi en la supervisión
ocial de todos los proyectos militares
a ejecutarse en el territorio de la pe-
nínsula ibérica y de ultramar y lo nom-
bra “Ingeniero Mayor de los Reinos de
España”.
10 El historiador atribuye la “Planta para
la forticación de las Casas Reales de
Panamá” a Cristóbal de Roda.
11 Los estudios recientes de la Dra. Sil-
via Arroyo mencionan un proyecto de
Francisco Narváez Alfaro que es apro-
bado por la Junta de Guerra de febrero
de 1632 donde se solicita la aproba-
ción de Cristoforo Rota (posiblemente,
a las modicaciones de su proyecto de
1609) para que fuese ejecutado. Este
objetivo no se alcanzará debido al des-
conocimiento de la muerte de Rota al
momento de la Junta, acaecida un año
antes en Cartagena de Indias.
12 Para mayores detalles, consultar a:
Mena 1992; Mena 2008; y Castillero
2006.
13 Giovanni Battista Antonelli escribe
tres epítomes que están recogidos en
un único manuscrito conservado en la
sede del Museo del Ejército en Toledo,
inv. 44.100. Los “Epitomi della maniera
di allogiare un campo” (Epítomes so-
bre la manera de habilitar un campo)
del 24 de abril de 1560; “Epitomi de-
lle Forticationi Moderne” (Epítomes
de las Forticaciones Modernas); y
“Epitomi del Trattato dell’Artiglieria”
(Epítomes del Tratado de Artillería).
Para mayores detalles consultar Sartor
2009: 9 - 56, Giovanni Battista Anto-
nelli: il mestiere delle armi.
14 “Avvertimenti perché si cominci. E’
necessario prima che si cominci a fa-
bricare haver molte considerationi,
per non entrare scioccamente in una
impresa, […], et prima che si cominci
cosa alcuna si devrà levare un disegno
di quel sito ove si vol forticare con le
sue mesure et particolarità, come dei
umi, lachi, stagni, fossi, cave, altezze,
alloggiamento del nemico et insom-
ma ogni altra cosa importante […].
Considerando quale e quanta materia
farìa bisogno, come vicino o lontano
s’havra, quanto costarà, se vi saranno
boschi vicini per far calce et mattoni
[…].”Epitomi delle Forticationi Mo-
derne (f10 r, f 10 v, en el original).
15 Para mayores detalles consultar Mena
1992: 87 – 104; Mena 2008: 387 – 391 y
Castillero 2006: 151 – 220.
16 “[...] fondar nuovi edicii per la forti-
cation sua, havrano da considerare
diligentemente il sito di dentro e di
fuori.”, Epitomi delle Forticationi
moderne (f 31v, en el original).
17 Anotationi del sito di fuori. Notarassi
se ‘l sito è in piano, di che qualità sia il
suolo della terra, se è arenosso o pan-
tanosso, o sodo o atto a minarsi, se per
la Città pasino umi o quivi vecino,
[…] se habbia intorno relevate o po-
ggi che offendino la Città, […] se abbi
vicino boschi, vigne, arboreti, machie,
chiesse, casse et altri edici et consi-
derassi particolarmente dove il nemico
possa assentare batteria et offendere
in qualsivoglia altra manera la Città,
et havere qualche comodità d’alcu-
na delle dette cose […] Se l’sito sarà
119
Cid Labra y CasiniLa fortificación antonelliana de la plaza de Panamá
marittimo, se considererà la qualità di
quel mare, la del porto, che fondo ha-
bbia […] se quivi vecino vi sia isola o
scoglio che occupatolo il nemico possa
offendere la Città […]”. Epitomi delle
Forticationi Moderne (f 31 v, f32 r, en
eloriginal).
18 Epitomi delle Forticationi moderne
(f 23 r, en el original). Se describen las
Tenazas como “[…] tenaglia non è al-
tro che una cortina diffesa da due ba-
luardi […]” ([…] tenaza no es más que
una cortina defendida por dos baluar-
tes […] (traducción de los autores).
19 AGI (Archivo General de Indias),
MP-México, 37. En el proyecto se de-
sarrollan diversos particulares a una
escala adecuada, incluyendo hasta el
detalle de las separaciones entre los
contrafuertes.
20 AGI, MP-Santo Domingo, 13.
21Auiendo considerado de 25 años a
èsta parte todas las opiniones de for-
ticacion, que han escrito los Inge-
nieros antiguos, y modernos, entre los
quales, han sido el Galasso, y el Busca,
Geronimo Magi, el Capitan Jacome
Castrioto, […] Iacome Lanteri, y otros
muchos, aunque los mas modernos, y
que mas à propósito parece aver escri-
to, son, Carlo Teti, y Geronimo Catanio
[…]”
22 Una descripción análoga se repite
cuando se habla de Nombre de Dios:
“a trench to be made of earth or clay,
so that these townes men may defend
themselves from danger of 3.or 4.
Ships […]”
23 “[…] When newes were brought to
this citie of those Pirates which were
come upon this coast, the Lord Presi-
dent and Judges commanded that the-
re should a sconce [Fortaleza n del a.]
bee made, and trenched round about,
made all of timber for the defence of
this citie against the enemie, and to
keepe your majesties treasure. […]”
24 “[…] as for the sea there is no dan-
ger at al, by reason that the water doth
ebbe & ow twise a day, and then
when it is ebbing water it wil be all ozy
& muddy ground and rocks, so that
in no wise at a low water the enemy
can wade over the mud to come to this
city, […]”
25 El término “hacer batteria” se reere a
la acción del cañoneo.
26 “Epitomi della manera di alloggiare un
campo” (f.125r, en el original).
27 “La tagliata si farà intorno al fosso di
mille passi et almeno di seicento, dove
non vi restino né fossi, né giardini,
muraglie, edici, siepi, concavi, né cosa
alcuna che dia commodità al nemico
[…]”. “Epitomi delle Forticationi Mo-
derne” (f. 28r, en el original).
28 “Spatio per star in battaglia doppo il
terrapieno” (Espacio detrás del terra-
plén donde estar en batalla – traduc-
ción de los autores). En: Epitomi delle
Forticationi Moderne (f. 26v, en el
original).
Referencias Bibliográficas
Arroyo Duarte, Silvia I. (2016).
Transformaciones en el sitio arqueológico de
Panamá Viejo: el ejemplo de las Casas Reales.
Tesis doctoral de la Universitat Politècnica
de València. Valencia, España.
Bennasar, Bartolomé. Artal, Carmen
(trad.). (2001). La América española y la
América portuguesa. Siglos XVI – XVIII.
Ediciones Akal, S.A. Madrid, España.
Cámara, Alicia. (1998). Forticación y
ciudad de los reinos de Felipe II. Editorial
Nerea, S.A. Madrid, España.
Casini, Leonardo y Cid, Patricia. (2016).
“Estudio de las forticaciones italianas
de época moderna. El retro tierra cultural
de los ingenieros militares Antonelli,
activos en Panamá”. Investigación y
Pensamiento Crítico, Vol. 4, N° 3, pp. 74 –
107. Universidad Católica Santa María la
Antigua. Panamá.
Canto Rodado14: 97-120ISSN 1818-2917
120
Castillero Calvo, Alfredo. (2016). Portobelo
y el San Lorenzo del Chagres. Perspectivas
imperiales. Siglos XVI – XIX. Tomo I.
Editora Novo Art, S.A. Panamá.
Castillero Calvo, Alfredo. (2006). Sociedad,
economía y cultura material, historia urbana
de Panamá La Vieja. Imprenta Alloni.
Argentina.
Cordingly, David. Tissoni, Adria (trad.).
(2012). Storia della Pirateria. Arnoldo
Mondadori Editorie S.p.A. Milán, Italia.
De Rojas, Christoval. (1598). Teorica y
Practica de forticacion, conforme a las
medidas y defensas destos tiempos, repartida
en tres partes. Luis Sánchez. Madrid,
España.
Elliott, John H. (2006). La Spagna Imperiale.
1469 – 1716. Società editrice il Mulino.
Bolonia, Italia.
Hakluyt, Richard. (1600). The Principal
Navigations Voyages Trafques and
Discoveries of the English Nation. Bishop,
Newberie and Barker. Londres, Inglaterra.
Llaguno y Amirola, Eugenio y Cean
Bermúdez, José Agustín. (1829). Noticias
de los Arquitectos y Arquitectura de España
desde su restauración. Tomo III. Madrid,
España.
Mena García, María del Carmen (2008).
“Traslado y reconstrucción de la nueva
ciudad de Pana má (1673)”. Orbis Incognitus,
Avisos y legajos del Nuevo Mundo, Vol. II
de Actas del XII Congreso Internacional
de Americanistas, pp. 385 - 397. Fernando
Navarro Antolín (ed.). Universidad de
Huelva, Servicio de Publicaciones. Huelva,
España.
----- (1992). La Ciudad en u n cruce de camino s
(Panamá y sus orígenes urbanos). Escuela de
Estudios Hispano – Americanos. Sevilla,
España.
Sartor, Mario. (2009). Epitomi delle
Forticationi Moderne. Editrice
Universitaria Udinese Srl. Udine, Italia.
----- (2004). Omaggio agli Antonelli.
Editrice Universitaria Udinese Srl. Udine,
Italia.
Zapatero, Juan Manuel. 1989. Las ‘llaves
forticadas de la América Hispana”.
Militaria – Revista de Cultura Militar, n°1,
pp. 131 - 140. Edit. Univ. Complutense.
Madrid, España.
----- (1985). Histori a del Castillo San Lorenz o
El Real de Chagre. Servicio Histórico
Militar / Comisión de Estudios Históricos
de Obras Públicas y Urbanismo CEHOPU.
Madrid, España.
----- (1985). El Castillo San Lorenzo
el Real de Chagre: Panamá. Siglos XVI
al XVIII”. Dos ejemplos de forticaciones
españolas en la exposición de puertos y
forticaciones en América y Filipinas.
Comisión de Estudios Históricos de Obras
Públicas y Urbanismo, CEHOPU. Madrid,
España.
La revista Canto Rodado está indexada en la base de datos Citas Latinoamericanas en
Ciencias Sociales y Humanidades (CLASE), Dirección General de Bibliotecas, Universidad
Nacional Autónoma de México.
La versión electrónica para descarga gratuita se encuentra disponible en las siguientes
páginas web:
. http://www.patronatopanamaviejo.org/ppv2014/es/publicaciones
.https://dialnet.unirioja.es/servlet/revista?codigo=16122
La versión impresa se encuentra disponible para consultas en:
. Fondos de la Biblioteca Pública Harry Castro Stanziola, Patronato Panamá Viejo
. Biblioteca Nacional de Panamá Ernesto J. Castillero
. Bibliotecas de las principales universidades y centros de investigación nacionales e
internacionales.
Compra de libros: libreriadepanamaviejo@ediciones-balboa.com o (507) 3023412
Canje, suscripción y donación: info@panamaviejo.org o (507) 2268915
El Patronato Panamá Viejo, sus autoridades, el Cuerpo Editorial, el Comité Cientíco y
el Equipo Técnico no se hacen responsables del contenido aquí presentado. Los datos,
información y opiniones, la veracidad del contenido, la integridad de fuentes y referencias,
así como la debida mención de los cré ditos correspondientes es responsabilidad exclusiva de
los autores y coautores que colaboran en cada volumen.
Canto Rodado No. 14 se terminó de imprimir en noviembre de 2019, por Boski, SA.
Canto Rodado, Año 2018, volumen 13
Índice de contenido
ARTÍCULOS
PROBLEMÁTICA DE DETERIORO Y SOLUCIONES DE CONSERVACIÓN:
Restauración en los bronces arqueológicos muy afectados por cloruros
Joaquín Barrio Martín
LA RESTAURACIÓN DE METALES EN EL PERÚ: los petos de Lambayeque
Luis Enrique Castillo Narrea
REPRODUCCIÓN DE LA T ÉCNICA DE MANUFACTURA DE DOS DISCOS
BIMETÁLICOS DE LA TUMBA 7 DE MONTE ALBÁN, OAXACA, MÉXICO
Ángel Ernesto García Abajo
LA ESTABILIZACIÓN DE D OS ESPADAS DE ACERO MEDIEVAL
CON TRATAMIENTOS GELIFICADOS Y LÁ SER
Soledad Díaz Martínez
PRIMERAS CIUDADE S HISPANOAMERICANAS: Panamá Viejo 1519-1671,
primera ciudad fundada en el océano Pacífico
Silvia Arroyo Duarte, Mirta Linero Baroni
PRIMERAS CIUDADE S HISPANOAMERICANAS: arqueología de Ciudad Vieja,
primera villa de San Salvador, 1525-1545
William R. Fowler
PRIMERAS CIUDADE S HISPANOAMERICANAS: San Miguel de la Nueva Castilla,
(años) primera fundación hispana en el Pacíf ico Sur
Jorge Pável Elías Lequernaqué, Fernando Vela Cossío
PRIMERAS CIUDADE S HISPANOAMERICANAS: Santa Fe la Vieja, 1573-1660
Luis María Calvo, Gabriel Cocco
LOS INICIOS DEL PAISAJISMO DE BALB OA Y SU ARBORIZACIÓN 1916-1919:
una aproximación cultural y ambiental
Graciela Arosemena
INFORMES DE AVANCES
LAS CASA S DE PANAMÁ VIEJO: aproximación al análisis de los restos de
una vivienda colonial a través de las evidencias arqueológicas
Mirta Linero Baroni
ENSAYOS
LA CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN DE METALES
ARQUEOLÓGICOS EN LA CONSTRUCCIÓN DE UNA HISTORIA HETEROGÉNE A
Ton Ferreira
COMPLEJIDAD SOCIAL, R ITUALES FUNERARIOS Y VIOLENCIA RITUAL EN EL CAÑO
Julia Mayo
RESEÑAS
ANIMALES Y PLAN TAS DE LA CIUDAD DE PANAMÁ
Ir is Te jeira
PANAMÁ 500 AÑOS
Marianela Robles Estévez
Canto Rodado, Año 2019, volumen 14
Índice de contenido
ENSAYOS
PEDRO ARIAS DE ÁVILA: Gobernador de Castilla del Oro, fundador de Pana 13
Gustavo García de Paredes Aued
POBLAR EN AQUELLA NUEVA TIERRA: estructura territorial y dinámicas
fundacionales en la América esp añola hasta 1542 25
Fernando Vela Cossío
PANAMÁ VIEJO DENTRO DE LA TRADICIÓN URBANA MEDIE VAL 49
Luis María Calvo
A VEINTICINCO AÑOS DE L A “Guía de referencia para la construcción de
una maqueta de sitio. Panamá Viejo: la ciudad y su arquitectura” del
Dr. Arquitecto Eduardo Tejeira Davis 73
Almyr Alba
LA FORTIFIC ACIÓN ANTONELLIANA D E LA PLAZA DE PANAMA: la visión milit ar
territorial en la d efensa de la ruta de los tesoros hispánicos durante
la segunda mitad del siglo XVI 95
Patricia Cid, Leonardo Casini
PANAMÁ VIEJO: el As iento de los genoveses y las migraciones africanas en
la primera globalidad 121
Rina Cáceres Gómez
EL BARROCO EN PANAMÁ: de la ofer ta a la demanda de arte en tiempos barrocos 143
Fernando Quiles
INFORMES DE AVANCE
LA CASA DEL ARMERO: el legado de B altazar Acosta 167
Mirta Linero Baroni, Juan Ramón Muñiz Álvarez, Clemente Marín Valdez,
Kira Gil Bastos
RESEÑAS
SITIOS DE MEMOR IA DE LA RUTA DE LA LIBERTAD Y LA EXPERIENCIA
DE LA ESCLAVITUD EN AMÉRICA CENT RAL 197
Yajaira Núñez Cortés
COOPMAR - COOPERACIÓN TR ANSOCEÁNICA. POLÍTICAS PÚBLIC AS
Y COMUNIDAD SOCIO CULTURAL IBEROAMERICANA: una Red CYTED 221
Amélia Polónia
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Error de fol. en la última h. Port. grab. xil. arquitectónica Las il. grab. xil. Grab. calc. ret. del autor en h. [4] v.: "Pedro Roman pintor .f.1597" Ej. con encuadernación defectuosa en sign. T y V Enc. Piel Sign.: [ ]4, A-H6, I2, K-N6, O2, P-S6, T4, V-X2
Portobelo y el San Lorenzo del Chagres. Perspectivas imperiales. Siglos XVI -XIX. Tomo I. Editora Novo Art
  • Castillero Calvo
  • Alfredo S A Panamá
Castillero Calvo, Alfredo. (2016). Portobelo y el San Lorenzo del Chagres. Perspectivas imperiales. Siglos XVI -XIX. Tomo I. Editora Novo Art, S.A. Panamá.
Sociedad, economía y cultura material, historia urbana de Panamá La Vieja. Imprenta Alloni
  • Castillero Calvo
Castillero Calvo, Alfredo. (2006). Sociedad, economía y cultura material, historia urbana de Panamá La Vieja. Imprenta Alloni. Argentina.
Storia della Pirateria. Arnoldo Mondadori Editorie S
  • David Cordingly
  • Tissoni
Cordingly, David. Tissoni, Adria (trad.). (2012). Storia della Pirateria. Arnoldo Mondadori Editorie S.p.A. Milán, Italia.
La Spagna Imperiale. 1469 -1716. Società editrice il Mulino
  • John H Elliott
Elliott, John H. (2006). La Spagna Imperiale. 1469 -1716. Società editrice il Mulino. Bolonia, Italia.
The Principal Navigations Voyages Traffiques and Discoveries of the English Nation. Bishop, Newberie and Barker. Londres, Inglaterra. Llaguno y Amirola, Eugenio y Cean Bermúdez
  • Richard Hakluyt
Hakluyt, Richard. (1600). The Principal Navigations Voyages Traffiques and Discoveries of the English Nation. Bishop, Newberie and Barker. Londres, Inglaterra. Llaguno y Amirola, Eugenio y Cean Bermúdez, José Agustín. (1829). Noticias de los Arquitectos y Arquitectura de España desde su restauración. Tomo III. Madrid, España.
Universidad de Huelva
  • Mena García
  • María Del Carmen
Mena García, María del Carmen (2008). "Traslado y reconstrucción de la nueva ciudad de Panamá (1673)". Orbis Incognitus, Avisos y legajos del Nuevo Mundo, Vol. II de Actas del XII Congreso Internacional de Americanistas, pp. 385 -397. Fernando Navarro Antolín (ed.). Universidad de Huelva, Servicio de Publicaciones. Huelva, España. -----(1992). La Ciudad en un cruce de caminos (Panamá y sus orígenes urbanos). Escuela de Estudios Hispano -Americanos. Sevilla, España.
Epitomi delle Fortificationi Moderne
  • Mario Sartor
Sartor, Mario. (2009). Epitomi delle Fortificationi Moderne.
El Castillo San Lorenzo el Real de Chagre: Panamá. Siglos XVI al XVIII". Dos ejemplos de fortificaciones españolas en la exposición de puertos y fortificaciones en América y Filipinas
  • Cultura Militaria -Revista De
  • Militar
Militaria -Revista de Cultura Militar, n°1, pp. 131 -140. Edit. Univ. Complutense. Madrid, España. -----(1985). Historia del Castillo San Lorenzo El Real de Chagre. Servicio Histórico Militar / Comisión de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo CEHOPU. Madrid, España. -----(1985). "El Castillo San Lorenzo el Real de Chagre: Panamá. Siglos XVI al XVIII". Dos ejemplos de fortificaciones españolas en la exposición de puertos y fortificaciones en América y Filipinas. Comisión de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo, CEHOPU. Madrid, España.