ChapterPDF Available

Cambios sociales y cambios en las prácticas y demandas de actividad física y deporte: 1966-2016. Nuevos retos organizativos

Authors:
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF2 3
Desde que en 1982 el INEF fue adscrito provisionalmente a la Universidad Politécnica de
Madrid, hemos compartido, Universidad y Facultad, 34 de los 50 años que conmemo-
ramos desde la creación de este Centro de referencia en el ámbito deportivo español. Y, como
en todo semicentenario, podemos decir que hemos recorrido juntos un camino, no exento de
dicultades y problemas, pero en el que ha habido muchas más luces que sombras y en el que
hemos conseguido muchos logros de los que sentirnos todos extremadamente orgullosos. Un
recorrido que las distintas actividades programadas para este aniversario mostrarán con detalle
los principales éxitos alcanzados y permitirán apreciar como, en cada uno de ellos, la comuni-
dad universitaria del INEF ha sido el principal protagonista, bajo el liderazgo de algunas perso-
nalidades singulares, sin cuyo empuje difícilmente estaríamos sonde estamos. En n, como en
toda buena historia, encontraremos en estos primeros cincuenta años momentos difíciles, per-
sonajes que los afrontan y resuelven y, en consecuencia, también muchos objetivos alcanzados.
Hitos superados que comenzaron con la propia creación del INEF y su dotación de medios
y programas, hechos en los que, junto a la constante defensa del carácter universitario de estos
estudios, fue determinante su primer director D. José María Cagigal. Objetivos que continuaron
consiguiéndose al lograr que, en sucesivas leyes, se regulasen los estudios en el INEF de forma
análoga a los planes universitarios de 5 años entonces existentes, o en el traslado de la dependen-
cia del INEF del Consejo Superior de Deportes, que apoyó su actividad en los primeros años y
con el que se continúa manteniendo una estrecha y magníca cooperación, para ir acomodán-
dose en la Universidad Politécnica de Madrid, en la que desde 2003 es una Facultad más junto
al resto de Escuelas que desarrollan su actividad en ámbitos tecnológicos.
No podemos olvidar tampoco que importantes que hayan sido los objetivos alcanzados, el
principal fruto del esfuerzo de los equipos directivos y del personal del Centro durante estos
50 años ha sido, sin duda ninguna, los excelentes profesionales e investigadores del ámbito
deportivo que en el INEF de la UPM se han formado. Algunos de ellos destacan en su profesión
siendo famosos atletas, entrenadores o preparadores físicos. Pero todos ellos han desarrollado
su trabajo día a día de una manera excelente, en clubes deportivos, en Centros educativos, en
instalaciones deportivas, en la administración, o en muchos otros lugares nacionales o extranje-
ros, dejando siempre la marca INEF a un muy alto nivel.
Es por ello que para mí, en tanto que Rector de la UPM, es un auténtico privilegio sumarme
a las felicitaciones a uno de nuestros más queridos Centros, el INEF, por estos primeros 50 años
de excelente actividad. Felicitación que realizo con el orgullo de conocer y reconocer su buen
hacer. Y, nalmente, felicitación que emito con el placer de saber que nos quedan por delante
muchos aniversarios para celebrar y muchos días para compartir ese largo nales de etapa en ese
camino que juntos vamos a recorrer.
Enhorabuena INEF, felicidades por vuestros primeros 50, y gracias a todos los que con vues-
tro trabajo y estudio habéis convertido al INEF en la espléndida realidad que hoy luce la Univer-
sidad Politécnica de Madrid.
Carlos Conde Lázaro
   
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF4 5
Presentación
En 2016, la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la Univer-
sidad Politécnica de Madrid, cumplirá su cincuenta aniversario. Este centro y su actividad
a lo largo de estos años, desborda el marco usual de una institución universitaria, ya que en
1977 integró a todos los centros y escuelas que venían impartiendo estudios sobre Educación
Física y Deportes. Fue el pionero de todos los INEF en España, consiguió en 1980 la inte-
gración y el reconocimiento de los estudios de Educación Física y Deportes como estudios
universitarios y convalidó a todos los anteriores titulados profesores de Educación Física,
reconociendoles como licenciados universitarios (más de 5.000 titulados).
Desde su primera etapa, dependiente de la Delegación Nacional de Educación Física y De-
porte, y posteriormente del Consejo Superior de Deportes (CSD), contribuyó notablemente
al desarrollo y éxitos del deporte español, con una política de estrecha colaboración con el
propio CSD, las Federaciones deportivas y el Comité Olímpico Español. El INEF, sus aulas,
instalaciones y profesorado promovieron la formación de los técnicos, preparadores físicos y
gestores deportivos que tantos éxitos y prestigio han dado al deporte español en estas últimas
décadas. El 1 de octubre de 2003 nuestra institución entró a formar parte de la Universidad
Politécnica de Madrid, donde ahora se encuadra como un centro universitario.
Por todo ello queremos conmemorar el 50 aniversario con una serie de actos y foros
académicos que rindan homenaje a D. José María Cagigal Gutiérrez - fundador, primer direc-
tor, humanista y teórico del deporte -, a los directores, decanos, profesorado y personal que
ha desempeñado aquí su labor, y a todos los titulados que cursaron sus estudios en nuestra
Facultad.
Para terminar, quisiera presentar esta publicación conmemorativa del 50º aniversario. En
ella hemos reunido diversas ponencias que serán presentadas durante los actos y algún otro
texto que, desde el Comité Organizador, se ha realizado. No es por tanto un libro de actas al
uso, sino una aportación heterogénea en su forma, pero homogénea en su fondo: un home-
naje al maestro D. José María y a nuestros 50 años de historia.
Antonio Rivero Herraiz
   
50ª ANIVERSARIO - INEF 7
ESTRUCTURA ORGANIZATIVA:
COMITÉ DE HONOR 50 ANIVERSARIO INEF
PRESIDENTE: Su Majestad el Rey de España, Felipe VI
• Presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid: Dª. Cristina Cifuentes Cuencas
• Alcaldesa del Ayuntamiento de Madrid: Dª. Manuela Carmena Castrillo
• Presidente del Consejo Superior de Deportes: D. Miguel Cardenal Carro
• Rector de la Universidad Politécnica de Madrid: D. Carlos Conde Lázaro
• Decano de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deportes (INEF)
de Madrid: D. Antonio Rivero Herraiz
• Presidente del Comité Olímpico Español: D. Alejandro Blanco Bravo
• Presidenta del Colegio Ocial de Licenciados en E.F. y Deportes de Madrid:
Dª. Alicia Martín Pérez
COMITÉ ORGANIZADOR
• Presidente: Dr. Antonio Rivero Herraiz. Decano de la FCCAFyD (INEF)
• Director: D. Cristóbal Moreno Palos. Profesor de la FCCAFyD (INEF)
• Secretaria General: Dra. Cristina López de Subijana. Profesora de la FCCAFyD (INEF)
• Secretario Ejecutivo: Dr. Javier Perez Tejero. Profesor de la FCCAFyD (INEF)
• Responsable de Exposiciones: Dª. Pilar Irureta-Goyena Sánchez
• Secretaria de Comunicación: Dª. Lidia Sanabria Alcalde
• Vocales:
• D. Francisco Fuentes Jiménez. Secretario Académico de la FCCAFyD (INEF)
• Dr. Pedro J. Benito Peinado. Vicedecano Jefe de Estudios y Estudiantes
de la FCCAFyD (INEF)
• Dr. Antonio Campos Izquierdo. Vicedecano de Orientación Profesional
y Calidad de la FCCAFyD (INEF)
• Dr. Alberto García Bataller. Vicedecano de Innovación Educativa
de la FCCAFyD (INEF)
• Dr. Francisco Javier Calderón Montero. Vicedecano de Postgrado
e Investigación de la FCCAFyD (INEF)
• Dra. Ana Concepción Jiménez Sánchez. Profesora de la FCCAFyD (INEF)
• Dr. Manuel Sillero Quintana. Profesor de la FCCAFyD (INEF)
• Dr. Vicente Gómez Encinas. Responsable Asociación Antiguos Alumnos
• D. Lorenzo Jiménez Hernández. Administrador de Centro
COMITÉ CIENTIFICO
• Dra. Teresa González Aja. Catedrática en CCAFyD de la FCCAFyD (INEF)
• Dra. Marcela González Gross. Catedrática en CCAFyD de la FCCAFyD (INEF)
• Dr. Jesús Martínez del Castillo. Catedrático en CCAFyD de la FCCAFyD (INEF)
• Dr. Luis Miguel Ruíz Pérez. Catedrático en CCAFyD de la FCCAFyD (INEF)
• Dr. Javier Sampedro Molinuevo. Catedrático en CCAFyD de la FCCAFyD (INEF)
• Coordinador: Dr. Miguel A. Gómez Ruano. Profesor de la FCCAFyD (INEF)
50ª ANIVERSARIO - INEF 9
VIERNES 19 de Febrero de 2016
09:00 - 10:00 Recogida de Acreditaciones
10:00 - 11:30 Acto Inaugural
11:30 - 12:00 Descanso
12:00 - 14:00 FORO 1: “La Primera Promoción del INEF y su repercusión en la Educación Física y
Deporte Nacional”. Coordina: D. José Angel Prieto Jiménez, Licenciado en CCAFyD y
alumno de la I Promoción.
14:00 - 16:00 Almuerzo*
16:00 - 18:00 FORO 2: 50 Años de Enseñanza de la Educación Física, 5 Décadas de estudio del
comportamiento deportivo”.
Coordina: Dr. Luis Miguel Ruíz Pérez, Catedrático de Universidad.
18:00 - 20:00 FORO 3: “La presencia del INEF en los éxitos del deporte español”.
Coordina: Dr. Javier Sampedro Molinuevo, Catedrático de Universidad.
(ACTOS SOCIALES)
SÁBADO 20 de Febrero de 2016
DOMINGO 21 de Febrero de 2016
10:00 - 12:00 FORO 4: “Actividad Física y Salud: 50 años de avance.
Coordina: Dra. Marcela González Gross, Catedrática de Universidad.
12:00 - 14:00 FORO 5: “Cambios sociales y Cambios en las prácticas y demandas de Actividad
Física y Deporte: 1966-2016. Nuevos retos organizativos”.
Coordina: Dr. Jesús Martínez del Castillo, Catedrático de Universidad.
14:00 - 16:00 Almuerzo*
16:00 - 18:00 FORO 6: “Los Pioneros”.
Coordina: Dra. Teresa González Aja, Catedrática de Universidad.
18:15 - 19:30 Acto Clausura: El INEF de Jose María Cagigal.
Participan: Francisco Cagigas (Presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos del INEF),
Luis Carlos Torrescusa (Profesor de la FCCAFyD-INEF) y Dr. Javier Olivera Beltrán
(Conferencia: Jose María Cagigal: el hombre y su obra. )
22:30 Concierto 50 Aniversario: “Noche Sinfónica Americana”. Auditorio Nacional de Música.
(*) Los almuerzos no están incluidos en la inscripción al congreso.
10:00 Carrera 50 aniversario (10 km)
PROGRAMA
50ª ANIVERSARIO - INEF 11
ÍNDICE
- Presentación al libro por parte del Rector D. Carlos Conde ............................................................................................. 3
- Presentación del Decano D. Antonio Rivero ................................................................................................................................................ 5
- Comité de Honor/ Organizador/ Cientíco ................................................................................................................................................. 7
- Programa Congreso ..................................................................................................................................................................................................................................... 9
- El INEF, la historia de un proyecto hecho realidad: la actividad física
y el deporte en la universidad española.................................................................................................................................................................13
- Perl Humano y profesional de JM Cagigal ................................................................................................................................................... 9
- JM Cagigal Lecciones Imprescindibles ...................................................................................................................................................................37
- Evolución de la EF escolar ..........................................................................................................................................................................................................49
- Yo estaba allí .........................................................................................................................................................................................................................................................59
- Academia Olímpica ................................................................................................................................................................................................................................73
- Cambios sociales y cambios en las prácticas y demandas de actividad
física y deporte: 1966-2016. Nuevos retos organizativos..........................................................................................................83
- Actividad Física y salud 50 años de avance .............................................................................................................................................. 123
- Recuerdos del INEF ............................................................................................................................................................................................................................125
- Las ciencias del deporte en España: en continua transición.........................................................................................129
- La internacionalización de los investigadores españoles de ciencias del deporte.
Un ejemplo con origen y nal en la Universidad de Granada ................................................................................131
- El futuro de la actividad física y del deporte.
Un marco para la acción con protagonismo a todos los niveles ..........................................................................135
- El Laboratorio INEF ..........................................................................................................................................................................................................................141
- Seminario Mujer y deporte ...................................................................................................................................................................................................181
- Asociación de Antiguos Alumnos ............................................................................................................................................................................193
- Acuarela Caballo de Equitación (Museo del Juego) ..................................................................................................................196
- Cartel carrera del INEF .............................................................................................................................................................................................................. 197
50ª ANIVERSARIO - INEF 13
El INEF, la historia de un proyecto hecho realidad:
la actividad física y el deporte en la universidad
española.
DR. ANTONIO RIVERO HERRAIZ.
DECANO DE FACULTAD DE CC. A.F. Y D. INEF, UPM.
El Instituto Nacional de Educación Física –cuyo artíce y primer director fue Jose María Ca-
gigal–, se creó con el objetivo de formar a los futuros profesores de Educación Física españoles
desde una, irrenunciable, vocación universitaria. Estos profesionales serían los responsables
de elevar la cultura física y la práctica deportiva de una sociedad que se transformaba impara-
blemente. Desde el día en que se abrieron sus puertas con la organización del Congreso Mun-
dial de Educación Física y del Deporte (1966), la Institución ha recorrido un largo camino,
hasta conseguir alcanzar el reconocimiento universitario y los objetivos académicos para los
que fue concebida. En estas líneas conmemorativas de nuestro 50ª aniversario intentaremos
realizar una breve –pero completa– historia del INEF de Madrid.
José María Cagigal y su obra
Todo relato histórico sobre el Instituto Nacional de Educación Física –hoy Facultad de CC.
A.F. y D. INEF-, ha de empezarse con la necesaria referencia a la obra y personalidad de su
fundador y primer director D. José María Cagigal Gutiérrez (Deusto, 10-2-1928 / Barajas,
7-12-1983).
José María Cagigal, es y será recordado en el ámbito de las enseñanzas físico-deportivas
como el más importante lósofo y teórico del deporte español. Humanista convencido y prac-
ticante de sus creencias, siempre tuvo en su mente de pedagogo y de amante del deporte la
creación de un centro superior de educación física y deportiva, en el que pudieran estudiar y
formarse, con todas las garantías de excelencia, los futuros profesores.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF14 15
humanismo deportivo: una teoría sobre el hombre (Olivera, 2003) nos relata la vida y obra de
Cagigal, siendo éste un texto de referencia para todos los interesados en la personalidad y
trayectoria intelectual de nuestro más reconocido humanista deportivo.
Podemos citar entre los trabajos más destacados de José María Cagigal, sus obras: Hombres
y deporte (1957), Deporte, Pedagogía y Humanismo (1967), Deporte, pulso de nuestro tiempo
(1972), El deporte en la sociedad actual (1975), Los dos caminos del deporte (1975), Deporte
y agresión (1976), Cultura intelectual y cultura física (1979), Deporte: espectáculo y acción
(1981) y su último gran legado ¡Oh Deporte! (Anatomía de un Gigante, 1981).
2. Sociedad y deporte en la España de los sesenta: el INEF
La organización del sistema deportivo español, durante el franquismo, estaba condicionada
por un férreo control desde las instituciones del Régimen. El franquismo tuvo diversas etapas
que también afectaron a la práctica de la actividad física. Tras los años del “primer franquis-
mo” (1939-1950), y su precariedad de medios y el “decenio bisagra” (1950-1959), con el nal
de la autarquía económica; vinieron los sesenta, los años del desarrollismo, conocidos en tér-
minos económicos como años del “milagro español”.
En aquellos años el deporte de competición y la representación internacional estaban
dirigidos desde la Delegación Nacional de Deportes, las federaciones y el COE. La Secretaría
General de Movimiento, mediante el Frente de Juventudes (OJE), la Sección Femenina, el
Sindicato Español Universitario (S.E.U.) y la Obra Sindical de Educación y Descanso eran
las instituciones encargadas de fomentar y organizar la base deportiva social de todo el país.
En 1961 la nueva Ley de Educación Física, reestructuró las directrices deportivas españo-
las aunque dentro de los mismos principios y –como no podría ser de otra forma- dentro del
mismo marco político. Los dirigentes del deporte español (Delegados Nacionales de Deportes
y a su vez Presidentes del Comité Olímpico Español) durante estas dos décadas y sus períodos
de mandato fueron: D. José Moscardó e Ituarde, de 5/3/1951 a 12/4/1956 y D. José Antonio
Elola Olaso, de 8/5/56 a 26 /12/ 1966.
La Ley del Deporte de 1961 por un lado creaban nuevas estructuras deportivas responsa-
bles de la formación y divulgación de la educación física y el deporte, poniendo las bases de lo
que fue posteriormente la transición deportiva y por otro, reconocía las competencias de las
estructuras del Movimiento creadas por el franquismo y que hasta entonces, venían asumien-
do –como ya hemos mencionado- esas responsabilidades (Juventudes, Sección Femenina,
S.E.U. y la Obra Sindical de Educación y Descanso).
En esos años, la Educación Física como materia formativa en los planes de estudios de
nuestros escolares no tenía importancia alguna, calicada como una asignatura “maría”. La
impartición correcta de la asignatura de Educación Física –contenida en los planes de estu-
dio- y la participación en competiciones deportivas denominadas Juegos Escolares, fueron
rasgos diferenciadores que distinguían a ciertos colegios privados y religiosos - así como a
determinados centros públicos como las universidades laborales- del resto, ya que estas ac-
tividades difícilmente se podían realizar con éxito en la mayoría de los centros de enseñanza
pública normalizada.
En cuanto al deporte de competición, podemos decir que durante mucho tiempo las in-
fraestructuras deportivas, fueron insucientes y estuvieron circunscritas, salvo excepciones,
1. José María Cagigal
Formado en los jesuitas –orden a la perteneció desde 1946 a 1961-, con estudios superiores
realizados fuera de España y conocedor de varios idiomas -lo que le permitió una importante
proyección internacional - José María Cagigal fue ganando su prestigio desde los años cin-
cuenta, con sus artículos y publicaciones, hasta llegar a fundar y dirigir revistas esenciales en
la historia del deporte español como Citius, altius, fortius (1958-1976) o la posterior Deporte
2.000 (1968-1977). Cagigal siempre trató de intelectualizar la comprensión del hecho depor-
tivo, contemplándolo desde las ópticas propias de las ciencias humanas y sociales, lo que le
valió la obtención del premio Noel Baker de la UNESCO por su particular interpretación
losóca del deporte y de la educación física.
Sus teorías sobre la importancia del deporte para el desarrollo humano fueron cada vez
más seguidas y respetadas. Sus trabajos y reexiones sobre la dualidad deportiva como prác-
tica y espectáculo, así como la evolución del deporte en la sociedad del siglo XX, fueron desa-
rrollándose y ganando seguidores en España y fuera de nuestro país.
En los ámbitos intelectuales del deporte internacional, Cagigal fue nuestro más recono-
cido representante y junto a la posterior presencia de Juan Antonio Samaranch, fue nuestro
mejor embajador en el universo olímpico, a través de la Academia Olímpica Internacional.
Entre su cargos más importantes destacaremos: Presidente de la Asociación Internacional
de Escuelas Superiores de Educación Física, Vicepresidente de la Federación Internacional
de Educación Física, miembro del Comité ejecutivo del Consejo Internacional de Educación
Física y Deportes y sobre todo Director, de la que fue su gran obra, el Instituto Nacional de
Educación Física, entre los años 1966 y 1977.
Jose María Cagigal, fue una de esas personalidades que desde las estructuras políticas
terminales del franquismo, desarrollaron nuevas formas de pensar y construyeron escenarios
desde los que la emergente sociedad española pudo desarrollarse y evolucionar tras la na-
lización del Régimen. Algunas de estas personas sobresalientes, participaron posteriormente
en la transición política. Otros, como en el caso de Cagigal, siguieron su andadura vital desa-
rrollando su actividad en sus áreas de saber, dejando un legado intelectual valiosísimo para
las futuras generaciones de universitarios. Javier Olivera en su trabajo José María Cagigal. El
José María Cagigal en su despacho (izquierda) y en una reunión presidida por Juan Antonio Samaranch.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF16 17
«José Antonio» de la Delegación Nacional de Juventudes, a los efectos de lo establecido en
los artículos noveno y decimosexto, tendrían carácter de Escuelas ocialmente reconocidas,
como colaboradoras del Instituto Nacional de Educación Física
Todos los títulos expedidos con anterioridad a la vigencia de esta Ley, tanto para el per-
sonal civil como militar, por la Escuela Central de Educación Física del Ejército, Academia
Nacional de Mandos «José Antonio», de la Delegación Nacional de Juventudes; Escuela Na-
cional «Julio Ruiz de Alda», de la Delegación Nacional de la Sección Femenina, y Centros
dependientes del Ministerio de Educación Nacional, tendrían idéntica validez a los que en lo
sucesivo se concederían de acuerdo con esta Ley. El Ministerio de Educación Nacional dicta-
ría las normas necesarias para hacer efectiva la educación física en los distintos grados de la
enseñanza, cuyos planes y programas serían propuestos para su aprobación por la Delegación
Nacional de Juventudes, Sección Femenina y Sindicato Español Universitario, a quienes co-
rrespondía la ejecución de estos planes en el ámbito de sus respectivas jurisdicciones.
Por último se decía que el Profesorado de Educación Física sería designado por el Minis-
terio de Educación Nacional, a propuesta de las Delegaciones Nacionales de la Sección Feme-
nina y Juventudes y Sindicato Español Universitario, entre los solicitantes que con arreglo a
esta Ley acrediten la posesión del título
Su importancia se centró en considerar “la Educación Física y Deportiva como necesidad
pública que el Estado reconoce y garantiza como derecho de todos los españoles. La obligato-
al ámbito privado. No obstante, durante los sesenta además del fútbol, boxeo y ciclismo -po-
pulares desde tiempo atrás- otros deportes comenzaron a ganar en seguidores: baloncesto,
balonmano, tenis, natación, voleibol, atletismo,…etc.
Aunque el protagonismo en los Juegos Olímpicos continuó siendo meramente partici-
pativo o con algún éxito individual aislado, la sociedad española empezaba a considerar el
deporte como un elemento educativo fundamental y su práctica era bien vista, desde todos
los estratos sociales.
Como ya hemos indicado nos encontramos ante la primera ley del deporte español, la
Ley 77/1961 conocida popularmente como la “Ley Elola” porque fue promulgada durante
el mandato de D. José Antonio Elola-Olaso como Delegado Nacional de Educación Física y
Deportes.
En ella se abordaba el problema de la construcción de las instalaciones deportivas, tan
apremiante y necesario para el desarrollo de las distintas actividades del deporte, especial-
mente en los centros escolares y municipales. Por primera vez se legisló para intentar dotar a
los centros públicos, de un mínimo de instalaciones deportivas que permitieran desarrollar
con garantía los programas de educación física. En los siguientes años y a través de la Dele-
gación nacional de Deportes se pondrían en marcha los primeros planes de construcción de
instalaciones deportivas.
La Ley también ordenó la creación del Instituto de Educación Física, para la formación
del Profesorado, de los entrenadores deportivos y la especialización de la Medicina dedicada
al deporte; especicando que el personal docente de Educación Física debería poseer el título
correspondiente de la especialidad, expedido por el Instituto Nacional de Educación Física o
Escuelas ocialmente reconocidas. El Instituto, como Centro ocial reconocido por el Minis-
terio de Educación Nacional, expediría los títulos del Profesorado de Educación Física.
El Instituto Nacional de Educación Física de Madrid, primer centro creado al amparo de
la Ley, sería el responsable de dar continuidad a lo realizado durante la primera época del
franquismo y consolidar denitivamente los estudios de educación física en nuestro país, do-
tándolos de autonomía con respecto a otros estudios y con una clara intención de integrarlos,
en relación a su titulación, en la Universidad Española. Esto no signicó, que se dejara de
aprovechar la experiencia anterior acumulada por la acción de los Organismos y Centros de
formación y perfeccionamiento del profesorado existente.
En este sentido la Ley fue bastante clara en cuanto a sus intenciones, por un lado creaba el
organismo responsable, de cara al futuro en la formación del profesorado de educación física
y por otro, mantenía la idea de que el Instituto Nacional de Educación Física, no era algo que
surgía de la nada, sino que era consecuencia de la labor realizada anteriormente por los orga-
nismos de la administración que, hasta entonces, tenían esa responsabilidad.
También se especicaba que la formación del Profesorado femenino del Instituto Nacio-
nal se realizaría en la Escuela Nacional «Julio Ruiz de Alda», Centro ocial reconocido por
el Ministerio de Educación Nacional, dependiente de la Delegación Nacional de la Sección
Femenina.
Por lo tanto el Instituto Nacional de Educación Física, asumiría directamente la formación
del profesorado masculino, mientras que para la formación del profesorado femenino, se de-
signaba a la Escuela Nacional Julio Ruiz de Alda, como la parte del Instituto responsable de su
formación, aunque las alumnas recibieran la formación por separado.
La Escuela Central de Educación Física del Ejército y la Academia Nacional de Mandos
José María Cagigal con los alumnos del INEF.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF18 19
riedad de la Educación Física en todos los niveles de enseñanza suponía un hito en cuanto a la
importancia que otorgaba a la educación física en este momento. Esta Ley incluía la creación
del Instituto Nacional de Educación Física como órgano dependiente de la Delegación Na-
cional de Educación Física y Deportes. La propia Ley justicaba su creación ante la necesidad
de ocuparse de ...la formación y perfeccionamiento del profesorado de Educación física y de
los entrenadores deportivos (...). Será también función del Instituto la investigación cientíca
y la realización de estudios y prácticas orientadas al perfeccionamiento de cuantas materias se
relacionen con la educación física” (art. 15).
Una de las funciones previstas en dicha ley era la investigación cientíca y la realización de
estudios y prácticas orientadas al perfeccionamiento de cuantas materias se relacionan con la
educación física, si bien esta función no llegó a desarrollarse plenamente.
3. Edicio social del Inef de Madrid
Para la Creación y puesta en marcha del futuro Instituto Nacional de Educación Física (INEF),
Jose Antonio Elola, Delegado Nacional de Deportes, designó a José María Cagigal, al ser pa-
dre de la idea y activo colaborador en la redacción de la” ley Elola”. Cagigal junto a José Luis
Albarrán, funcionario de la Delegación Nacional de Deportes, viajaron a diversos países eu-
ropeos para estudiar los distintos planes de formación del profesorado de educación física y
con la información recogida, Cagigal presentó a Elola el proyecto de futuro Instituto Nacional
de Educación Física.
Hay que mencionar que el propósito de Cagigal, era crear un instituto moderno a imagen
y semejanza de los más vanguardistas ya existentes en Europa y Estado Unidos, y con un
futuro universitario al igual que estos. Sus planteamientos pedagógicos serían diferentes a los
centros existentes hasta ese momento, donde se habían formado los profesores de Educación
Física en España, que eran por la vía militar en la Escuela Central de E. F. Toledo, en la Es-
cuela de Educación Física adscrita a la Facultad de Medicina de Madrid o bajo la inuencia
política del Régimen (Academia Nacional de Mandos e Instructores Jose Antonio o la Escuela
Nacional de Especialidades Ruíz de Alda para la mujeres). En 1963 se aprobaron los estatutos
que regirían el nuevo centro de enseñanzas físico-deportivas.
Hay que entender que la España donde debía encajar esta nueva institución educativa era
la de un país en completo desarrollo.
Tras el plan de estabilización (1959-1961) que supuso la liberalización de la economía espa-
ñola, vinieron los años de los Planes de Desarrollo de ministro López Rodó, y un incuestionable
progreso de la economía y de la sociedad (1961-1973). Un cambio demográco con las migra-
ciones de gentes del campo a las grandes ciudades, la llegada del turismo masivo, la adquisición
de automóviles y electrodomésticos, acompañó a una modernización generalizada de la socie-
dad, que se iba acercando a los estándares de vida en la Europa Occidental. Basta saber que la
producción industrial aumento entre 1960 y 1973 en una tasa anual del 10% y que los universi-
tarios españoles pasaron de 87.608 en 1962 a 168.992 en 1968 (Fusi y Palafox, 1998), para darnos
cuenta del cambio social y económico que estaba produciendo en nuestro país. En esta etapa
de desarrollismo a ultranza, que también trajo otro tipo de problemas sociales, se inauguraba el
INEF de Madrid, gracias a la inuencia y prestigio de José María Cagigal, con la celebración del
Congreso Mundial de Educación Física y del Deporte, en el año 1966.
Vista exterior del edicio principal del INEF de Madrid.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF20 21
a realizar los estudios, estos debían poseer el título de bachillerato superior, y tras realizar
un examen de pruebas físicas y de cultura general eran entrevistados individualmente por
el propio José María Cagigal, quien realizaba personalmente su selección. Sesenta y cuatro
alumnos varones formaron la primera promoción, de ellos 56 terminarían los estudios. Una
vez celebrado el Congreso Mundial de Educación Física y Deporte (1966) las clases comenza-
ron el 3 de noviembre de 1967. El INEF fue una institución privilegiada con unas asignaciones
económicas que variaron entre entre el dos y el cuatro por ciento del presupuesto total de la
DND (más o menos cincuenta millones de pesetas, algo excepcional en aquellos tiempos).
José María Cagigal como Director del INEF tenía categoría de Director General de la DND.
Filosofía docente e inuencia del INEF en la educación física española
La singularidad del INEF como institución educativa era evidente. En primer lugar los pilares
en que se basaban los estudios eran humanísticos, educativos y cientícos (Coca, 2008) y se
apartaban de las líneas políticas o militaristas que entonces prevalecían y que históricamente
habían inuido en las instituciones encargadas de formar instructores y profesores de edu-
cación física. Fue ese mismo perl humanístico y pedagógico de su creador y director, el que
marcaría el devenir de la institución. Debemos señalar, como paradójico, que el prestigio de
la institución y la demanda que de sus estudiantes había en la sociedad, no se correspondía
En aquellos momentos el deporte español se debatía entre una, casi generalizada, incultu-
ra deportiva y los primeros éxitos del deporte español desde 1939.
Exitos de los clubes de fútbol y baloncesto e individualidades como: Manuel Santana,
Ángel Nieto, Luis Ocaña, Mariano Haro, Pedro Carrasco, Santiago Esteva Francisco Fernán-
dez Ochoa, etc., fueron los abanderados del deporte nacional en los años 60 y 70. Los éxitos
olímpicos, salvo raras excepciones, eran prácticamente inexistentes y sin embargo el deporte
empezaba a ser entendido por la sociedad como una actividad positiva, prestigiosa, digna de
considerarse con mayor importancia y el ejercicio físico empezó a ser mejor valorado por los
benecios que proporcionaba a sus practicantes. La aparición de un centro de la importancia
y calidad del INEF sería decisiva en todo lo referente a la extensión de la educación físico-de-
portiva en los años siguientes.
Para la construcción de las instalaciones deportivas, aulas, residencia, etc.. se rmaría un
convenio entre la Universidad Central de Madrid con la Delegación Nacional de Deportes de
la que dependería el Inef económica y administrativamente.
Para impartir las clases a la primera promoción del Instituto Nacional de Educación Fí-
sica, fueron reclutados los más prestigiosos nombres del deporte y la educación física en sus
diversos ámbitos. Los tribunales estuvieron compuestos por catedráticos de universidad, los
directores de las otras escuelas de Educación Física, miembros de la Delegación Nacional
de Deportes y de la propia directiva del INEF. Estos tribunales fueron un auténtico ejemplo
de coherencia, equidad y reparto de responsabilidades. En cuanto a los alumnos aspirantes
Aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF). Alumnos de la facultad en clase de fútbol
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF22 23
de ninguna manera con el reconocimiento académico que la institución y sus egresados me-
recían. Al ser el INEF una institución dependiente de la Delegación Nacional de Deportes
y sin vinculación con la Universidad, se encontraba al margen de la comunidad académica,
creando un vacío legal que sería uno de los grandes problemas que arrastrarían los egresados
del INEF durante muchos años, esta anómala e injusta situación marcaría posteriormente
una etapa de constantes reivindicaciones ante las diferentes administraciones.
José María Cagigal hombre tolerante y culto, de un talante liberal que no abundaba entre
los dirigentes deportivos españoles del tardofranquismo, supo impregnar a la institución de
una nueva forma de entender la educación física y el deporte. Citando al profesor Ramiro
Merino, la idea básica sobre la que Cagigal forjaría la losofía del INEF sería “entender la
educación física como un medio para el desarrollo integral de la persona” (Merino, 2008).
Esta idea, ahora bastante generalizada entre los docentes fue, en su momento, singular y no-
vedosa. En cuanto al Deporte, Cagigal lo entendía compuesto por tres elementos esenciales:
la competición, el juego y el ejercicio físico. Todo ello derivaría en el deporte praxis -actual-
mente conocido como deporte de ocio, realizado por un amplio abanico de practicantes-, y el
deporte espectáculo –deporte competitivo llevado a su máxima expresión como distracción
de masas-. Estas ideas y conceptos ahora tan aceptados, eran novedosos e incluso diferían de
los existentes por entonces.
Para terminar este breve recorrido debemos destacar el que, desde nuestro punto de vista,
consideramos como su gran logro; conseguir la incorporación de las ciencias al ámbito de la
actividad físico deportiva en todas sus facetas, y construir los cimientos de unos programas de
estudios especícos que basados en las ciencias humanas, sociales y experimentales dejaron
a nuestros estudios a las puertas de la universidad. Para ello Cagigal actuó con una volun-
tad inquebrantable y con una seguridad plena en sus ideas. Él consiguió levantar nuestra
sede, el actual edicio, situado en la Avenida Juan de Herrera en donde, desde 1967, vienen
formándose estudiantes que posteriormente sería universitarios ahora, también, doctores en
Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.
El INEF y su particular transición
En la nueva Ley General de Educación 1970 se reglamentaba el paso del INEF a la Univer-
sidad, era la oportunidad para salir de la marginalidad académica en que la institución se
encontraba. Pero la ley no resolvía el problema al congurar una doble dependencia, pues
el INEF administrativamente seguiría dependiendo de la Delegación Nacional de Deportes.
Pasaron los años y el prestigio que el INEF iba ganando con su Director José María Cagigal al
frente iba en aumento, también la relación de éste con los delegados nacionales de deportes
fue uida y de buena convivencia.
Sin embargo, en 1976 durante el primer gobierno de Adolfo Suarez aparecieron nuevos
problemas que fueron erosionando el funcionamiento de la institución. Mientras que la De-
legación Nacional de Deportes, seguía controlando administrativamente INEF, Jose María
Cagigal incrementaba su tendencia hacia una inclusión la Universidad, donde veía un mejor
futuro para la institución y sus estudiantes. Las tensiones con el nuevo Consejo Superior de
Deportes- se hicieron insostenibles, lo que produjo la dimisión de Cagigal el 10 de octubre
de 1977, junto a la de Jesús Galilea director del INEF de Barcelona, al no estar conformes con
Alumnos en la clase de judo (imagen superior),
laboratorio de anatomía (Imagen izquierda), piscina
del CSD (imagen derecha) y biblioteca de la Facultad
(imagen inferior).
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF24 25
organización de los JJ.OO de 1992 en Barcelona, también permitió que el posterior Real De-
creto 1423/1992 autorizara al Gobierno para adecuar los estudios impartidos en los INEF a
lo establecido en la L.R.U de 1983, lo que implicaba el acceso al tercer ciclo universitario y al
reconocimiento absoluto de los mismos. A partir de aquí, la historia es conocida por todos.
En 1993 se establecerían los nuevos planes de estudio y se cambiaría la denominación de la
titulación por la de Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, más acorde
con los nuevos tiempos, en que nuevos ámbitos de trabajo y novedosas líneas de estudio e
investigación así lo aconsejaban. El nuevo plan de estudios de la Facultad de CC. De la A. F y
del D. ( INEF) de la UPM se aprobó en septiembre de 1996. A partir de entonces los procesos
de integración se produjeron sin pausa. En 1998 el INEF fue transferido a la Comunidad de
Madrid dependiendo de la Dirección General de Universidades y es adscrito a la UPM con
un periodo de integración transitorio. Se aprobaron las convocatorias de plazas a profesor ti-
tular de universidad con destino al lNEF y así poder formar un Departamento. El personal de
administración y servicios también se integraba en la universidad. Finalmente el 23 de junio
del 2003 se publicó el decreto 83/2003, gracias al cual Instituto Nacional de Educación Física
(INEF) entraba a formar parte de la Universidad Politécnica de Madrid, con la denominación
de Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte –INEF y siendo su primer Direc-
tor Javier Rojo González.
A partir de esta denitiva integración se fueron produciendo nuevos avances académicos,
siendo la impartición del doctorado un gran logro. Posteriormente en el proceso de adapta-
ción al nuevo Espacio Europeo de Educación Superior se aprobará el nuevo Grado en Cien-
el proyecto de fusión de las Escuelas Superiores de Educación Física elaborado por Benito
Castejón, entonces presidente del CSD. (Olivera Beltrán, 2003). La situación era, qué dada la
desaparición obligada de la Escuela Superior de Educación Física de la Academia Nacional
José Antonio y de la Ruiz de Alda –perteneciente a la Sección Femenina-, los alumnos debían
de integrarse en el INEF tal y como ordenaba la ley La Ley de Cultura Física y del Deporte de
1980, que en su artículo 1º designaba a los Institutos Nacionales de Educación Física como
Centros de Enseñanza Superior para la formación, especialización y perfeccionamiento del
Profesorado de Educación Física.
Estos hechos fueron consecuencia de la gran transformación que se empezaba a fraguar
en todos los ámbitos sociales y políticos desde el nal de la dictadura, y que solo a partir de la
aprobación de la nueva Constitución Española de 1978 empezarían a regularizarse de manera
consensuada y más ordenadamente mediante la Ley del Deporte y la Cultura Física de 1980.
Todavía quedaba mucho por hacer. Vinieron los tiempos de reivindicación académica y
profesional. La lucha por el reconocimiento universitario de los estudios de profesor de edu-
cación física fue dura, siendo este un tema digno de un estudio más pormenorizado que se
apartaría de los objetivos más generalistas de este breve texto.
El nuevo Real Decreto 790/1981 planteaba una nueva regulación de los INEF, ampliando
la duración de 4 a 5 años y reconociendo la equivalencia de sus titulaciones a las universita-
rias. Tras una etapa de largas discusiones (ya sin la gura de Cagigal como director y guía
del Centro), profesorado y alumnado debatieron las diferentes posibilidades y oportunidades
para que el INEF encontrara su lugar en la Universidad, ganando la opción de la Universidad
Politécnica de Madrid, ya que dada la especicidad de su estructura compuesta por escuelas
técnicas admitiría, mejor que otras instituciones universitarias madrileñas, la idiosincrasia de
nuestros estudios, respetando las estructuras docentes consolidadas desde los principios del
INEF. Una Orden del Ministerio de Educación y Ciencia de 22 de julio de 1982 adscribía, de
forma provisional, el INEF a la Universidad Politécnica de Madrid.
Por esta época José María Cagigal, tras superar diversas vicisitudes con los organismos
rectores del deporte español del nuevo Consejo Superior de Deportes, se dedicó por entero a
su actividad docente e investigadora, llegando a compaginar clases con el INEF de Barcelona.
Fue entonces, en el mes de diciembre de 1983, en un viaje a Roma para asistir a una reunión
de la Academia Olímpica Internacional, cuando se produjo el trágico accidente de aviación en
el aeropuerto de Barajas, donde José María Cagigal, el profesor Felipe Gayoso y el Delgado de
alumnos, Juan Fernández, perdieron la vida. El impacto del suceso en el INEF fue demoledor,
su incidencia entre el profesorado y alumnado sembró una total desolación. El INEF tuvo que
continuar su andadura, ahora sin la gura de su creador José María Cagigal.
La entrada en la Universidad: de 1990 a la actualidad
Pasaron los años, la institución siguió su camino entre el trabajo y la dedicación cotidiana
de profesores y alumnos en un contexto de perpetua duda e incluso de disconformidad con
la inestable situación académica. Fue entonces cuando se aprobó la nueva Ley del Deporte
de 1990, que permitió la total y denitiva inclusión del INEF y otros institutos nacionales
de educación física, fundados con posterioridad, en la universidad. Esta ley que, entre otros
asuntos, preparaba las estructuras del deporte para una nueva etapa en la que destacaba la
Museo del INEF de Madrid.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF26 27
Bibliografía:
COCA, S., “Ocio y tiempo libre un enfoque crítico” en Homenaje a José María Cagigal, del
instructor a la Universidad, Libros de Bastiagueiro, La Coruña, 2008
MERINO, R., “José María Cagigal, humanista, pensador y ensayista” en Homenaje a José Ma-
ría Cagigal, del instructor a la Universidad, Libros de Bastiagueiro, La Coruña, 2008
OLIVERA, J., José María Cagigal. El humanismo deportivo: una teoría sobre el hombre, Insti-
tuto Andaluz del Deporte, Junta de Andalucía, Málaga, 2003.
FUSI, J. P.; PALAFOX, J., España: 1808-1996. El desafío de la modernidad, Espasa Calpe S.A.,
Madrid, 1997
Este texto es una adaptación del artículo: Rivero, A. “El instituto Nacional de Educación Fí-
sica: una visión histórica, ATHLOS, Revista Internacional de Ciencias Sociales de la Actividad
Física, el Juego y el Deporte. Vol. III-Año II, 2012, 214-229
cias del Deporte y el Postgrado Ocial (Máster universitario en Ciencias de la Actividad Física
y del Deporte y Doctorado). En el año 2008 se crearon departamentos académicos y en los
meses de junio y julio de 2012 fueron nombrados los primeros catedráticos, entrando así en
la total normalidad universitaria, tan deseada durante años y que con tantos esfuerzos se per-
siguió por el colectivo de profesores y diferentes generaciones alumnos.
Actualmente en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la
Universidad Politécnica de Madrid se imparte el título de Grado en Ciencias del Deporte; las
titulaciones de Master Universitario en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Máster
Universitario en Dirección de Organizaciones e Instalaciones de la A.F. y D., y Máster Uni-
versitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato
y Formación Profesional, a los que podemos sumar distintas titulaciones propias (másteres,
cursos de experto, etc.,) vinculados a nuestra área de conocimiento.
Podemos decir que tras cincuenta años de recorrido, el Instituto Nacional de Educación
Física –ahora Facultad- continúa en la vanguardia de la docencia e investigación en el área de
actividad física y deportiva de nuestro país.
En una efemérides como esta, hacemos público nuestro mayor agradecimiento al funda-
dor y actual padrino D. Jose María Cagigal
Antonio Rivero Herraiz
     . .   . ()
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF28 29
PERFIL HUMANO Y PROFESIONAL
DE JOSÉ MARÍA CAGIGAL
Profesora BENILDE VÁZQUEZ GÓMEZ 2015
RESUMEN
El artículo presenta el perl humano y profesional de J.M.Cagigal, creador del INEF de Ma-
drid ,1º Centro universitario de enseñanzas de la Educación física y el Deporte creado en
nuestro país. Para ello se rodeó de los mejores especialitas del momento, tanto en el ámbito
cientíco como en el de la práctica deportiva.. Durante diez años este Centro formó a las pri-
meras promociones de docentes en Educación Física y Deportes. El éxito de este modelo,
hizo surgir , a su imagen, otros INEF a lo largo de la geografía española .
Se expone la aportación de J.M.Cagigal al mundo del deporte, al que entendía como una
actividad netamente humana, una experiencia enriquecedora, tanto individual como social-
mente, Abogó por una interpretación del deporte, desde las Ciencias sociales y humanas,
abriendo el camino,en nuestro país, a nuevas disciplinas como la Sociología del Deporte, la
Psicología, la Antropología., etc...A su vez, su gura representa un cambio fundamental en
la concepción de la Educación física, considerándola una educación integral que abarca toda
la personalidad, superando el dualismo cuerpo-mente. Así,.propone un modelo cientíco,
esencialista, y experiencial, que permanezca y supere las modas y los vaivenes políticos a los
que la historia nos tenía acostumbrados.
¿Quién fue José María Cagiga?
Al poco tiempo de comenzar mi vida profesional conocí a José María, por lo que no he sido
formalmente alumna suya; sin embargo, me interesó su forma de entender la educación física
y el deporte, por una parte tan alejada de de lo que yo misma había sufrido, y por otra tan
cercana a lo que mi formación pedagógica me había aportado ya en ese momento, por lo que
muy pronto sintonicé con su pensamiento, así que aunque no fui alumna suya sí discípula.
Muchas de mis convicciones sobre la educación física tienen su origen en él y no solo esto
sino que, seguramente, mi permanencia y satisfacciones en este campo disciplinar se las debo
a él, una de ellas el recibir el 1º Premio Internacional de E.Física J.M.Cagigal, que se convocó
como homenaje al poco de su muerte.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF30 31
En primer lugar, tengo que decir que es una gura que se resiste a ser histórica ya que su
pensamiento es de plena actualidad a los 30 años de su muerte, tiempo en el que además la
sociedad española ha afrontado, seguramente, los mayores cambios de su historia reciente.
En segundo lugar, señalar que la obra de J.María podría llenar muchas más páginas de las
que en esta publicación me permiten dedicar, por lo que me disculpo.
Y, como no podía ser de otra manera, en mi caso, trataré de hacer un perl humano y
profesional de José María desde la perspectiva pedagógica y de mi conocimiento personal.
¿Fue J.M.Cagigal un pedagogo? Y si lo fue, como creemos que sí,¿qué aportó al saber pe-
dagógico?, ¿podríamos considerarlo un continuador de la tradicción de grandes educadores a
través de la educación física y del deporte como lo fueron Bassedow, Jhan o omas Arnold, e
incluso el más próximo a nosotros Pierre de Cubertin, que recalan en este campo desde otros
ámbitos como la Filosofía, la Moral o el sentido cívico y patriótico?
José María Cagigal fue, ante todo, un hombre de reexión y convicciones, tanto por su
formación como por su personalidad. Su preocupación por el hombre y por todo lo humano
le lleva a interesarse por el hecho deportivo, al que se acerca no ya con la mirada del técnico
sino con la del lósofo que se pregunta tanto por el qué como por el porqué de este fenómeno
individual y social que se fue expandiendo en las sociedades occidentales después de la 2ª
guerra mundial y que él vió agigantar ya antes de su muerte.
Dedica Cagigal la mayor parte de su obra al análisis del deporte, y, convencido de que la
experiencia deportiva es muy enriquecedora para el hombre busca la promoción a través de
la educación física a la que dota de un nuevo sentido alejado del tradicional adiestramiento al
que se había vista reducida en tantos casos.
La educación física es, para él, una acción global que no va dirigida solo a la entidad biológica
sino a todos los aspectos de la personalidad; la educación física es, pues, educación de la persona.
Esta concepción de la educación física le lleva también a distinguir entre el deporte profesional y
de espectáculo y el deporte educativo, abogando por un deporte más lúdico, más experiencial que
convencional, sin olvidar, por otra parte, la función social del deporte espectáculo.
Pero J.M. Cagigal es también un hombre de acción. Y no podía ser de otra manera, ya que
todo el que se apasiona por una idea trata de llevarla a la práctica, máxime cuando se trata de
una idea educativa. Él sabe que toda la educación actual debe estar basada en datos cientí-
cos, por lo que era urgente situar a la educación física en el campo de la ciencia. Así es como
se gesta el primer INEF, el de Madrid, que nace con vocación cientíca y formación univer-
sitaria. J.María se volcó en esta Institución que, además de centro académico fue, durante su
mandato, foro de muchas reuniones internacionales, como fruto de ese afán cientíco y di-
vulgador que le caracterizaba. El INEF de Madrid se convirtió en un centro modelo, visitado
también por diversa personalidades nacionales e internacionales.
Su obra, inconclusa por su brusca muerte, puede ser considerada como el punto de arran-
que para una antropología y losofía del deporte en nuestro país: “antropo-losofía” gustaba,
él, llamarla.
Para justicar estas armaciones, seguiré un doble itinerario en la vida de J.María Cagigal:
el del intelectual y el de hombre de acción.
Como punto de arranque hay que constatar que, J.María, conjuga en su persona una for-
mación teórica de base netamente humanística y trascendental con el espíritu emprendedor
y de acción propios de quienes se han sentado en las aulas jesuíticas. Este espíritu es el que
trasciende de su línea de actuación y de sus realizaciones concretas.
El itinerario intelectual de J.M.Cagigal comienza, a nuestros efectos, con la reexión sobre
el hecho deportivo que aparece ya en 1957 con el título signicativo de “Hombres y Deporte”.
En esta obra muestra una interpretación del deporte de tipo trascendente en el que recoge,
como dice en el prólogo, entre brochazos históricos y culturales, un “merodeo por el discutible
terreno metafísico del deporte”.
J.M. Cagigal observa, no obstante, la realidad actual del deporte, pero en esa etapa de su
obra no utiliza método empírico alguno sino el método losóco; la observación empírica
podría quedar en el conocimiento de hechos concretos y aislados, insuciente, inicialmente
para su tendencia a la reexión losóca e incluso teológica como explicaciones al ser y al
hacer humanos; como dice en su prólogo :
“triste desperdicio el de un hombre que profesa seriedad, malgastar sudores en una trivia-
lidad como el deporte
Sin embargo, en este mismo texto conrma su preocupación por la trascendencia huma-
na y la repercusión social del deporte:
“Una preocupación domina las páginas de este libro: la trascendencia humana y social
del deporte y la necesidad, en concreto en España, de una pedagogía deportiva de indudables
repercusiones cívicas”
Desde este punto de partida, su obra sigue, a mi modo de ver, una trayectoria que va
desde el planteamiento trascendental inicial, de marcada raíz losóco-cultural, no ajena
tampoco a su formación alemana, hacia una progresiva tecnicación incorporando al análisis
del hecho deportivo diversas ciencias sociales como la Psicología ( “Deporte y Agresión )
y la Sociología (“Deporte, pulso de nuestro tiempo” o el “Deporte en la sociedad actual” ),
aunque sin abandonar la preocupación inicial.
En su obra posterior se acerca al modelo que ya pregurara en “Hombres y Deporte”: una
visión inicial y panorámica, no exenta de cierta ingenuidad, plagada de intuiciones que más
tarde trataría de completar con datos más completos, y necesariamente aislados, entresacados
de las diversas disciplinas cientícas, que capturan en fracciones los secretos de la naturaleza”.
Una de las más recurrentes aseveraciones de Cagigal es la de armar lo humano en el
deporte. La humanidad siempre ha hecho deporte, dice, y, por otra parte, el deporte solo se
puede concebir realizado por el hombre. El deporte no es un mero ejercicio físico; éste tam-
bién lo hacen los animales.
A este respecto, es pertinente la denición que hace del deporte como diversión liberal,
espontánea, desinteresada, expansión del espíritu y del cuerpo más o menos sometidos a reglas”.
Es ésta una denición fenomenológica, pero, ¿Qué hay detrás o debajo de la manifestación
deportiva? Cagigal en sus deniciones intuye que tiene que haber algo más, mucho más, que
mero ejercicio físico y su esfuerzo se dirige a desentrañarlo. ¿Qué hondo sustrato de la per-
sonalidad se maniesta a través del deporte?, actividad que concita pasiones, reúne masas,
gratica a muchos y aliena a muchos más. Es evidente que debe alcanzar profundas capas de
la personalidad.
Como señala J. J. López Ibor en el prólogo aDeportePedagogía y Humanismo”, cualquier
análisis de una situación deportiva pone de maniesto unas categorías que tienen poco que
ver con la hipertroa muscular o la apariencia corporal del atleta; por ello, reducir el deporte
al simple cultivo de la corporeidad es desintegrarlo. El deporte tiene que ver con el juego, y
uno de los componentes del juego es la fantasía; en el caso de los juegos deportivos se trata de
“modos de expresar la fantasía motora.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF32 33
Pero el juego deportivo no es solo fantasía motora; a la vez está sometido a reglas cuya
trasgresión supone sanciones y, esto añade una nueva dimensión al deporte, la social.
Esto hace que el deporte sea también cultura, o sea acción colectiva normalizada.
El deporte es una forma de trascender la propia corporeidad; en él se trata de superar los
límites espacio-temporales y los corporales, lo que le convierte, para Cagigal, en una nueva
forma de trascendencia. Pues bien, el humanismo que Cagigal encuentra en el deporte es un
humanismo trascendental espiritual: Elevación espiritual”, “Trascendencias espirituales” son
apartados nales de su primera obra.
Los valores que José María encuentra en el deporte le hacen reclamar una Pedagogía que
forme en estos valores. Esta Pedagogía está fuertemente enraízada en valores espirituales y
morales: “Etica de la superación individual”, “Deporte y moralidad social”, son capítulos de su
segunda obra, “Deporte, Pedagogía y Humanismo
Así pues, desde el mundo del deporte Cagigal viene a desembocar en el mundo de la educa-
ción. Educar a través del deporte y educar para el deporte sería su nalidad, tarea evidentemente
no fácil, como él mismo reconoce, reclamando, ya en 1966, una psicopedagogía especíca para
el profesor de educación física. Es precisamente de esta época la creación de este Instituto de
Educación Física como institución encargada de desarrollar y aplicar esa Psicopedagogía.
Introduce, pues, en su obra el tema de la educación física, señalando las coincidencias
y diferencias que entre ella y el deporte existen. A la educación física dedica José Mª Cagi-
gal muchas páginas, y ante el menosprecio que de ella se hace en nuestra sociedad y en los
estamentos ociales, reclama para la misma igual trato que el que se da a las otras materias
educativas.
Inuido por la fenomenología y por las modernas corrientes psicológicas (la psicología
genética, la profunda, la psicología social, etc.) considera el cuerpo humano como punto de
partida de la formación de la personalidad y, por tanto, de la educación. Este es el tema central
de una de sus últimas obras Cultura intelectual, cultura física”, en la que reivindica una ma-
yor atención a la educación corporal, sobre todo en la infancia, llegando, incluso, a proponer
la etapa de la educación básica como una etapa centrada en la educación física, al entender
que el primer aprendizaje del ser humano es el aprendizaje corporal.
Por supuesto que, a muchos y entonces, estas propuestas pudieron sonarles a disparates,
pero los hechos han venido a darle la razón, al menos en parte. Hoy, las Escuelas de For-
mación de Maestros han incorporado la especialización en Educación física .También las
distintas leyes de reforma educativa acometidas en las últimas décadas han dado, por n, a
la educación física un tratamiento de igualdad, al menos formal, con las otras asignaturas,
incluyendo un área propia en el currículo escolar, el Área de E. física., y accediendo su profe-
sorado al mismo estatus profesional que el resto del profesorado.
El tema del hombre corporal se convertirá en el última tema de estudio de Cagigal, en
sintonía con la preocupación por el cuerpo y los usos corporales de la década de los años
ochenta.¿Un humanismo corporal”
También, el último análisis que hace Cagigal del deporte, lo sitúa en este ámbito: la vuelta a
la reivindicación de los valores corporales vividos a través del deporte, como una nueva forma
de humanismo: “Deporte, alternativa de vida es el título de uno de sus artículos últimos
.Considera urgente el encuentro del hombre consigo mismo y la relación espontánea con los
demás. La participación cada vez mayor de todo tipo de personas en la práctica deportiva no
es una cuestión de moda para Cagigal, sino una necesidad existencial derivada de la articia-
lidad de la vida actual que ha colocado al hombre en una situación de dependencia de fuerzas
que él no puede controlar, de falta de protagonismo, de anonimato y de deshumanización por
la excesiva especialización y tecnicación del trabajo
En este contexto, ¿es el deporte una vuelta a los orígenes? Para J. María el deporte también
es esta, tanto individual como social, es algo a hacer en tiempo de ocio, es un ámbito en el
que al hombre se le ofrece, frente al sedentarismo, actividad y movimiento, frente a la masi-
cación, las acciones personales originales. Así, el deporte es necesario no sólo para que el
cuerpo no se convierta en una rémora, fuente de achaques y neurosis, sino para que favorezca
el equilibrio de la propia inteligencia humana.
Pero el deporte, como decíamos antes, no es sólo acción individual sino también suceso
social. El deporte, tanto el deporte-participación como el deporte-espectáculo, son lugar y
ocasión de encuentro con otras personas; micro-relación y macro-relación le llama Cagigal, y
es aquí donde se completa el valor humanístico del deporte.
El lenguaje deportivo es un lenguaje universal, fácilmente comprensible para todos, sabio o
ignorante, joven o adulto; no hay barreras idiomáticas y esto forma parte, sin duda, de su éxito
social como espectáculo, tanto a nivel local y nacional como internacional e intercultural.
Por último añadiré que José Mª Cagigal hace una advertencia que sería bueno recordar
ante las manifestaciones técnico-cientícas tan acusadas del deporte actual: “el deporte, desde
el espectáculo mundial hasta el anónimo esfuerzo individual, debe retener, por encima de todo,
su condición lúdica”.
Por eso previene contra la manipulación política y mercantil del deporte que acaban con-
virtiéndolo en una mercancía que tiende a deshumanizar. Lo mismo podría decirse de la ma-
nipulación tecnológica, que, a menudo, convierte al deportista en mero objeto cientíco en el
que se concentran las ansias de protagonismo de investigadores, entrenadores y promotores..
Como sabemos esta tendencia no ha hecho más que crecer, como se constata al pensar en las
dicultades que existen para eliminar el dopaje, por poner solo un ejemplo.
En mi opinión José Mª Cagigal realizó aportaciones fundamentales en el ámbito de la
Pedagogía:
A). La construcción de un modelo de E. Física que puede caracterizarse por lo
siguiente:
1. Modelo superador del tradicional dualismo cuerpo-alma; modelo que no se resume en
una mera didáctica de corte positivista dominada por el ecientismo, tipo USA, sino que se
caracteriza por un planteamiento pedagógico que sienta las bases de qué, por qué y para qué
antes del cómo.
Este modelo parte del reconocimiento del cuerpo y del movimiento como punto de par-
tida de la E. Física, por ello las denominaciones de, educación corporal, educación del hombre
corporal o educación del hombre en movimiento se cuelan en sus últimos escritos para de-
nir a la E. Física, que en las décadas anteriores había perdido en gran medida la connotación
educadora; si bien no llegó a desaparecer la denominación histórica.
2. Modelo esencialista en el sentido de que la E. física se justica en las bases antropológicas
del hombre , el cuerpo y el movimiento, y, éstas son anteriores a “los requerimientos o deman-
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF34 35
das de las sociedades concretas en las que vive, derivadas muchas veces de losofías sociopolí-
ticas determinadas”.
Este planteamiento, a mi modo de ver, tiene una gran importancia para la estabilidad
social y académica de la E. física, al situarla por encima de los vaivenes políticos que
tan determinantes fueron en su historia; recuérdese el caso de Jhan en Alemania, o lo
sucedido en España empezando por el caso Amorós y continuando en pleno siglo
XIX con los planes de estudio del Bachillerato en los que la E. física entraba o no
en el currículum según el color político del gobierno, o con la implantación de las
primeras cátedras de gimnástica, sometidas a los mismos avatares políticos..
Bien es verdad, que, el hombre siempre vive en un contexto social concreto y la
adaptación a él exige unos objetivos y contenidos determinados pero que “no atañen
a los elementos básicos de la E.física
3. Modelo cientíco , que le aleja de los conocidos planteamientos intuitivos o de autoridad
sujetos al prestigio de los grandes maestros y, por lo tanto, más endebles. Una muestra de esto,
como lo muestra el profesor Oliveras, es que J.M. Cagigal “prescinde intelectualmente de la E.
Física ocial existente en España en aquel momento” (por lo que se creó no pocas enemistades).
4. Modelo experiencial basado en la vivencia personal derivada de la experiencia motriz: ”la
fruición del propio movimiento como la denía él. También en esto José Mª. Cagigal ha ido
por delante; así una de las orientaciones actuales de la E. Física, especialmente la escolar, in-
siste en un objetivo básico: el desarrollo de hábitos de ejercicio físico para toda la vida, y esto
se presenta como novedad; pues bien:
“ un muchacho que ha adquirido un gran aprendizaje o incluso
llega a ser un gran campeón no habrá sido objeto de una correcta E.
Física si no ha adquirido el disfrute por la conducta física, y con este
disfrute el hábito, la ación por practicar el ejercicio físico
(son palabras de José Mª. Cagigal).
B.) Pero la E. Física para José Mª. Cagigal tiene una determinación especíca en
nuestro mundo actual: es la educación físico-deportiva; hay que educar, pues, a
través del deporte pero también para el deporte.
José Mª. Cagigal reclama una pedagogía especíca deportiva que se hace más necesaria en
tanto que el deporte se ha convertido en un fenómeno de masas y muchas prácticas deporti-
vas caen en excesos que alejan al deporte de su dimensión humanista.
¿Cómo se desarrollarán los valores educativos del deporte? ¿Cómo convertir al deporte en
una escuela de vida a la manera que ya lo plantearon Arnold y Coubertin?
Para J. M. Cagigal, partiendo de nuevo de la experiencia corporal propia, implicando en
las tareas motrices especícas a toda la personalidad desde el dominio afectivo hasta el cog-
nitivo contemplando el disfrute corporal pero también el conocimiento del por qué y el para
qué de los aprendizajes y destrezas deportivas.
Seguramente esta visión integral del aprendizaje deportivo evitaría muchas de las mani-
pulaciones a las que se ven sometidos muchos deportistas por falta de conocimiento y signi-
cado de lo que están haciendo y de su alcance.
C. Otra gran aportación fue proponer este modelo de educación física como un
modelo de educación general, sobre todo, en las primeras edades, pues en él están
presentes muchas de las notas distintivas de la educación actual: actividad, motiva-
ción, sentido lúdico, creatividad, etc.
En este sentido la pedagogía de Cagigal no está exenta de reminiscencias rousseaunianas:
“la ignorancia de lo que sea la educación física en todos los sistemas generales de educación ha
hecho que se pierda el más básico modo natural de educar al niño de una manera globalizada
Finalmente, pienso que J.M.Gagigal dotó a la educación física de un prestigio social y acadé-
mico que antes no había tenido en España.
Pero como todo cambio en educación puede quedarse en una declaración de intenciones
si no se dispone de los profesionales adecuados para llevarlas a cabo, J.María también lo en-
tendió así y por eso su obra más querida fue este INEF de Madrid como centro de formación
de los profesionales encargados de promover los cambios.
Quiero añadir, todavía, que J. María estaba dotado de algo que si no se dispone de él no es
posible llevar a cabo ninguna tarea social de este tipo, me reero a su capacidad de liderazgo;
su fuerza de convicción, su voluntarismo, su búsqueda de ideales, y su fuerza creativa le con-
virtieron en un verdadero maestro para sus alumnos, muchos de los cuales se unieron a su
obra en este INEF, y en otros que se fueron creando a lo largo de toda España.
Esta capacidad de liderazgo se extendió más allá de nuestro país asistiendo a numerosos
foros en los que su hacer le valieron reconocimientos, y , sobre todo muchos seguidores.
Me parece que la celebración de este 50 aniversario, es una buena ocasión para recordar a
la persona que con su creatividad y visión de futuro fundó esta casa y, hoy, es nuestro patrón.
Entiendo, además, que este homenaje, es buena ocasión para llamar la atención de los
nuevos estudiantes, hacia lo que representa J.M.Cagigal en nuestra historia reciente,y como
nos dio ejemplo de “hacer camino al andar
Bibliografía citada:
Cagigal J.M.(1957).-Hombres y Deporte.Taur us
Cagigal, J.M. (1966).-Deporte, Pedagogía y Humanismo .Publicaciones del Comité
Olímpico Español.
Cagigal (1972).-Deporte, pulso de nuestro tiempo.Madrid, Editora nacional.
Cagigal,J.M. (1975).-El deporte en la sociedad actual. Madrid, Magisterio español
Cagigal,J.M. (1979).-Cultura intelectual y cultura Física. Buenos Aires, Kapelusz
Cagigal,J.M. (1981).- ¡ Oh, Deporte!,Anatomía de un gigante.Valladolid,Miñón
CagigalJ.M. (1983).-Educación física. En Diccionario de las Ciencias de la Educación,
TomoI .Madrid, Santillana.
José María Cagigal
Lecciones imprescindibles
INTERVENCIÓN DE LUIS CARLOS TORRESCUSA MALDONADO
UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID
FACULTAD DE CIENCIAS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA Y EL DEPORTE. INEF
ACTO DEL 50 ANIVERSARIO DEL INEF DE MADRID
ALUMNO DE LA PROMOCIÓN 19811986
PROFESOR DEL INEF UPM MADRID
Estar hoy aquí es un honor, un placer y también una responsabilidad. Todo ello se lo debo a
nuestro INEF , al que agradezco profundamente haberme permitido hablar desde este atril y
frente a todos ustedes.
Hace unos años, un veterano profesor de losofía de mi instituto me contó una anécdota
relacionada con su experiencia docente. Realizó un examen da sus alumnos de primero de
bachillerato que contenía una sólo pregunta: Aristóteles.
Una vez nalizado el ejercicio y se puso a corregirlos se encontró con una de las respuestas
más sorprendente y a la vez más ingeniosa que había conocido a lo largo de su dilatada expe-
riencia docente. Uno d los chicos respondió a su pregunta con una sola frase: ¿Qué le voy a
contar que usted no sepa?
Permítanme compartir con ustedes esta anécdota, y a la vez servirme de ella para comen-
zar mi intervención, aunque ya advierto, que no será la única y me extenderé algo más que el
ingenioso alumno, al cual no cito por no saber ni conocer su nombre.
¿Qué puedo contar yo de José María Cagigal que la mayoría de ustedes no sepan?
De esta forma, quiero reconocer de antemano el conocimiento de este auditorio sobre
materia, y por otra parte, me libero de profundizar en el perl pedagógico y profesional de
Cagigal, a los cuales se han referido desde esta misma tribuna eruditos y expertos mucho más
capaces que las que pueda tener quien hoy tiene el privilegio de dirigirles la palabra.
Preero abordar la ardua tarea de hablar de Cagigal desde una perspectiva más intimista.
Quiero hablar de cómo inuyó e inuye en mi vida y en mi pensamiento. De su capacidad
de liderazgo moral y sobre todo, de lo que hizo nacer en mí: una búsqueda permanente por y
para hacer cosas, y que mis sueños tuvieran la oportunidad de hacerse realidad.
50ª ANIVERSARIO - INEF 37
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF38 39
Abordar la gura de Cagigal desde una óptica muy personal: su inuencia en los
demás.
Siempre he creído que hay gente que le pasan cosas y son víctimas de sus circunstan-
cias. Por el contario, hay personas que hacen que las cosas pasen, buscan las circunstancias
apropiadas y si no las encuentran las crean. Según Bernard Shaw, estas personas son las que
triunfan en la vida pues la modican, las moldean, en su devenir, siendo capaces de alinear
sus intereses y sus benecios con el resto de la gente que por él se ven inuenciados. Es decir,
no sólo consiguen hacer sino que los demás hagan.
Cagigal, era una persona que poseía esta características entre otras muchas: hacer cosas y
un poder de seducción para que otras personas también hicieran cosas. Cosas sencillas, difí-
ciles o inesperadas. Cosas útiles, trascendentes o sin importancia. Cosas nuevas, creativas, o
redescubrir otras ya realizadas. En n, provocaba la acción, la pro actividad, la participación,
la transformación, la inquietud, la duda, la búsqueda.
Hoy se reconoce está cualidad y se admira como uno de los rasgos fundamentales de un
líder, y desde está perspectiva hablaré de D. José María.
Para argumentar este pensamiento, que mejor que contar algunos de los capítulos más
relevantes de mi estancia en el INEF y que tuvieron al insigne fundador de esta casa como
protagonista. De todos ellos saqué unas lecciones imprescindibles par la vida que hoy quiero
compartir con ustedes.
LECCIONES IMPRESCINDIBLES
Primera lección: la curiosidad como catalizador de aprendizajes
“En una dehesa… de mi Extremadura. Así comienzan los primeros versos de la roman-
za de Luisa Fernanda, zarzuela excepcional y con la que rindo homenaje a mis orígenes
extremeños. Fue en esta maravillosa tierra, concretamente en Badajoz, donde tuve el pri-
mer conocimiento sobre Cagigal. Corría el curso 1980- 1981 y mi vida discurría entre los
estudios de COU, mis prácticas deportivas y dudas más que razonables sobre que carrera
universitaria realizar. Una decisión nada baladí y que con toda seguridad determinaría mi
futuro personal y profesional.
Fue el entonces profesor de Educación Física del colegio de los Maristas donde cur-
saba mis estudios, quien me habló del INEF. Sin duda, motivado por mi participación en
las clases, pero sobre todo, por mi implicación en la organización de los campeonatos y
olimpiadas internas, vio en mí un futuro “inepto” con “f” y me sugirió la posibilidad de
venir a Madrid. Eran cuatro años (luego cinco) de una carrera incipiente, con un futuro
más que prometedor y una profesión por construir. Me hablo de la necesidad de superar
unas pruebas físicas difíciles por el gran número de candidatos que a ellas se presentaban
y de un examen teórico, el cual versaría sobre algún texto de un tal José María Cagigal.
Para prepararme, me regaló un libro suyo “El deporte en la sociedad actual”. No debía
saber que aquel año, por primera vez, se tenía en cuenta la nota de selectividad y se ha-
bía eliminado la prueba teórica, que en su día fue una entrevista personal con el propio
Profesor Cagigal.
Leí el libro y su lectura me produjo sensaciones ambivalentes. Por un lado había muchas
cosas que no entendía y escapaban a mis limitados conocimientos, y por otra parte, generaban
en mí una sana curiosidad por los variados temas que el texto trataba. Creo que no miento al
decir, que este primer contacto con el que luego sería mi profesor, inuyo en mi elección, la
cual no fue del todo entendida por mis padres que pretendían otros caminos, pero a lo que
nunca se opusieron y mostraron siempre su apoyo. A ellos le debo lo que soy y estar hoy aquí.
Segunda lección: amor a una profesión.
Fue el segundo año de mi estancia en Madrid, cuando tuve la oportunidad de recibir de forma
directa su magisterio. En un aula de la planta octava del edicio central nos disponíamos cada
mediodía muchos más alumnos que sillas y mesas se podían contar, pues era habitual que
la asistencia a sus clases fueran multitudinaria y con presencia de compañeros de diferentes
cursos.
Era una persona sencilla, dotada de un verbo fácil y de una na ironía. Asombraba verle
en clase tan natural. No aburría. No era dogmático. Por el contario, nos creaba las dudas
sucientes sobre lo temas expuestospar luego salir corriendo hacia biblioteca e indagar en
otras fuentes. Nos seducía desde lejos queriendo pero pareciendo que era sin querer. Era un
magníco profesor.
Mi promoción fue la última que pudo recibir su magisterio, y con él un caudal inmenso de
conocimientos, de experiencias y de referencias bibliográcas a las que acudir para ampliar
nuestra visión de la educación, la educación física y del deporte. También nos transmitió
amor a la profesión docente y a sacudirnos cualquier complejo de inferioridad frente a otras
profesiones u otras ciencias.
Hasta tal punto caló en nosotros su “padeia” y nos motivo de tal modo que hizo que un
grupo de compañeros de manera informal nos agrupásemos en una especie club de discu-
sión y debate sobre la educación física y el deporte. Las reuniones a manera de “club de los
poetas muertos” se realizaban de forma rotatoria en las habitaciones del colegio mayor donde
estábamos alojados, muy cerca del Inef. Allí y presididas por un hornillo saciábamos dos
hambres. Una, la siológica, gracias al chocolate calentado en tan singular artilugio y cuyo
único acompañamiento era el pan que a mediodía nos había sobrado o “cogíamos prestado de
la cocina”. La segunda, un hambre más espiritual, un deseo de conocimiento, de mejora, de
transformación, de seguir creciendo como individuos; ansiosos de caminos nuevos; inquietos
y noveleros, la cual saciábamos refugiándonos colectivamente y dándonos calor intelectual.
Mi recuerdo para los integrantes de aquella asociación “clandestina” que en tercero tenía más
de 20 miembros.
Nuestros sueños, nuestros anhelos, nos llamaban a ser y comportarnos tal como lo que
queríamos ser, aún todavía sin serlo.
Sin darnos cuentas éramos nuevos productos de una renovada mayéutica socrática El
conocimiento, pero sobre todo, la pasión estaba dentro de nosotros. Sólo faltaba alguien que
lo exprimiera y lo sacara al exterior. Es como si nuestro interior estuviera al corriente de todo,
incluso antes de que nosotros lo supiéramos: jóvenes ilusionados, animosos, proyectos de
futuros profesores que apuntaban a lo que iban a ser. Nos faltaba un rumbo, y este nos lo dio
D. José María. El logro que un conjunto de personas muy diferentes entre sí, en un momento
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF40 41
determinado y en determinadas circunstancias actuásemos de forma complementaria, per-
cibiéramos el benecio común y naciera un amor inquebrantable a nuestra profesión. Nos
grabó a fuego en nuestro pensamiento un verso:
“La gran obra continúa y tú puedes contribuir con una estrofa
Tercera lección: “Deporte, pedagogía y humanismo… mucho humanismo
Al nal del cuatrimestre debíamos presentar un trabajo de investigación sobre el contenido de
las clases donde resaltará sobre todo la aportación personal. Lo tuve fácil. Conservaba el libro
que me regaló el profesor del colegio, y ahora me sentía más preparado para volver al mismo
y comprender mejor sus reexiones y enunciados. A ello me ayudo las reiterada sugerencias
de D. José María de acudir a las fuentes lo cual hice con profusión aumentando mi bagaje de
conocimientos.
Me atreví a dar mi opinión sobre uno de los esquemas que ilustraban el libro, concreta-
mente el relacionado con la división del deporte en dos grandes realidades: el deporte praxis
y el deporte espectáculo. Me armé de valor y “contribuí con mi verso” dejándolo por escrito.
Sugerí al juego y el deporte como herramientas y medios para “humanizar la humanidad.
Una vuelta a los orígenes, a lo lúdico, a lo intrascendente, a lo más humano. En aquellos mo-
mentos, mi vanidad juvenil me hizo creer que estaba aportando algo nuevo. Hoy, sin género
de dudas, estoy convencido que era ya “víctima” consentida del humanismo “cagigaliano”.
Cual fue mi sorpresa cuando en una de las últimas clases del cuatrimestre requirió mi
presencia en la pizarra. Puso en antecedentes a mis compañeros y me sugirió que expusiese
públicamente mi crítica a sus pensamientos. Y así lo hice. Era observado en todo momento
en silencio por la mirada atenta y serena de mi maestro, y la poca disimulada sorpresa de
mis compañeros. Lejos de asustarme, Cagigal me decía con sus ojos “adelante, y me daba la
conanza necesaria para desarrollar mi exposición.
Al nal de mi comunicación, esperaba su veredicto. Se dirigió a mí y a todos los demás
asegurando que mis aportaciones enriquecían el esquema en cuestión, y lo más sorprendente,
me pidió permiso para citarme en caso utilizar mis argumentos.
Una lección de humildad, pero también de tremenda humanidad. De liderazgo moral y
responsable. En contra de la soberbia tan habitual, Cagigal hacía un ejercicio sano de genero-
sidad, de graticación al esfuerzo, de reconocimiento de méritos y de impulso a desarrollar
un espíritu crítico con el que mejorar nuestras habilidades y capacidades
El reconocimiento de una posible imperfección le hizo más grande y demostró una vez
más que sus lecciones nos buscaban aplaudidores sino crear líderes.
Aprendí que el verdadero desafío no estaba en alcanzar una meta, sino en la forma de
buscarla y llegar hasta ella.
Cuarta lección: Frente a la mediocridad que nos amenaza dignidad, y valores
Un año después, mi vida volvió a cruzarse con Cagigal. Mi implicación en el INEF era cada
vez mayor y en aquel tiempo formaba parte como delegado de alumnos de la Junta de Go-
bierno de la Institución. En una reunión de la misma y creo no quebrantar ninguna norma
contándolo casi 27 años después, nos encontramos con un tema grave e inesperado. Se nos
proponía sancionar a D. José María por haber asistido sin permiso a unas reuniones de la
Asociación de Escuelas Superiores de Educación Física de la que era Presidente. Sabíamos que
tenía algunos problemas con la Dirección pero no sabíamos hasta que punto. La autorización
le había sido denegada por considerar que sus viajes eran muy frecuentes y faltaba a clase con
asiduidad. La verdad, es que eran muchos los compromisos internacionales que debía atender
y eran muchas las escuelas del mundo que demandaban su presencia, amén de congresos,
jornadas, conferencias, etc. Pero igualmente hay que decir, que era constante su preocupación
por recuperar las clases y no perjudicar a sus alumnos con su no asistencia.
Los representantes de alumnos y algunos profesores de la Junta no estuvimos de acuerdo
con una posible amonestación o sanción, y menos, con la sugerencia de que diera una expli-
cación ante todos nosotros de su comportamiento. Nos pareció en su momento algo fuera de
lugar y en nuestra inocencia, no fuimos capaces de atisbar otros intereses encubiertos detrás
de las decisiones que se querían tomar y de las que pretendía hacernos cómplices.
Entonces aprendí y hoy estoy convencido, de lo que en nosotros era admiración en otros
era envidia e ingratitud. Que la mediocridad habita entre nosotros y que siempre, en palabras
de Sabina, los “enanos intentarán revelarse contra Gulliver” acusándole de ser el tuerto en
el país de los ciegos; el que anda en el país de los cansados; el listo en el país de los necios; el
cuerdo en el país de los locos; el que vive en el país de los muertos.
Los líderes responsables, los líderes morales, saben que papel desempeñan en la sociedad,
en las organizaciones, en función de su talento y de su personalidad sin renunciar a ello. Por el
contario, siempre hay gente predispuesta actuar de forma egoísta, en busca de un benecio a
corto plazo, sin sentido de la responsabilidad y con la vista sólo puesta en sus propios intereses.
En palabras de Alex Rovira, “cuando se pierde la responsabilidad, generosidad y la inte-
gridad, se acaban perdiendo necesariamente la conanza, la calidad y el compromiso, y todo
benecio se convierte en malecio.
Pude comprobar dos formas de actuar totalmente diferentes. La del profesor Cagigal del
año anterior y la de los que ahora le querían juzgar. Y de nuevo aprendí que puede haber lide-
razgos positivos y negativos, y que la diferencia entre ambos está en los valores. Son nuestra
armadura moral pues nacen de nuestras creencias y convicciones más profundas. Son la base
de nuestros comportamientos y argumentan nuestras vidas. Por tanto es conveniente volver
sobre ellos, alimentarlos y rearmarnos en ellos, e incluso trasmitirlo.
“Melior, pulcrihus, humanius”. Mejor, más hermoso y más humano, era el lema que Ca-
gigal proponía para sustituir el “Citius, altius, fortius” de los Juegos Olímpicos, precisamente
con el objetivo de priorizar la excelencia y la perdurabilidad, la trascendencia de los valores
por encima de la búsqueda de resultados caducos.
Quinta lección: perdida- derrota-oportunidad
Se cumplen ahora más 25 años del accidente aéreo que causó el fallecimiento de José María
Cagigal, Juan Fernández y Felipe Gayoso.
La noticia nos la dio a los alumnos Fernando Vizcaíno, por aquel entonces director del
Instituto Nacional de Educación Física, y la misma produjo una gran consternación en la
institución.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF42 43
Fuimos muchos los aquel fatídico siete de diciembre quedamos huérfanos y no en sentido
gurado. Una vez superada la rabia por la perdida de nuestro maestro y por medio de las
conversaciones con mis compañeros comencé a percibir su legado. Murió el hombre pero no
sus ideas ni su pensamiento. Nos dimos cuentas que habíamos disfrutado tanto de sus ense-
ñanzas que nunca lo perderíamos, pues todo lo que admiramos profundamente se convierte
en parte de nosotros mismos.
Sirvan las palabras escritas en una carta por uno de mis compañeros para explicar mejor
lo que digo:
“Convertimos nuestras pequeñas derrotas en grandes victorias. Ten paciencia. Llegará
el día en que esto no será necesario. Nacerán en nosotros los triunfos de nuestros lógicos
e integrales objetivos.
Sólo una cosa más. Me has convencido. Somos la única herencia de nuestros héroes.
Ellos sólo no pudieron con la derrota humana. Es muy difícil saber apreciar y elogiar las
virtudes de los grandes, siendo como somos, pequeños humanos. Sólo así, viviendo en
nosotros y luchando por ellos, Cagigal y otros, saldrán adelante”.
Javier Coteron
No hubo mejor momento para aplicar uno de los pensamientos Cagigalianos por mí más
admirado: la pedagogía de la derrota.
En palabras menos brillantes que las de D. José María el enunciado viene a decir que a
lo largo de una vida tenemos un 50% de victorias y un 50 % de derrotas. No hay vencedores
eternos ni perdedores permanentes. Debemos educar para gestionar tanto unas como otras.
Las victorias son más fáciles de digerir aunque también exigen su pedagogía. Por el contario,
los fracasos en la vida, las perdidas, las derrotas, son más difíciles de digerir. Es por ello que
necesitamos educar como afrontar estas situaciones logrando un mejor manejo de las mis-
mas, y por tanto mitigar sus efectos. Incluso convertirlas en oportunidades.
Sexta lección: olvido - esperanza
Pasó el tiempo y al igual que ocurrió con la bella ciudad de Olimpia el paso del tiempo y el
polvo de la historia hicieron mella en su recuerdo. Sólo los esfuerzos de unos pocos lucharon
contra la inacción de la mayoría.
Nunca he sabido porqué un personaje de su relevancia para la educación y el deporte
español ha estado poco menos que en el ostracismo.
Incluso se ha tratado de desprestigiar su obra con el calicativo de teórica, buscando una
dicotomía entre teoría y práctica en vez de la natural complementariedad entre ambas, y la
necesidad de enriquecerse mutuamente.
Muchos años después de salir del INEF volvía a para entrar en vetusto edicio de la calle Mar-
tín Fierro como amante profesor. Para mí fue algo especial volver a cruzar el hall de entrada, y
esta vez, bajo la atenta mirada del mí maestro, cuyo busto ocupa un lugar privilegiado en el mismo.
Más tarde, tuve la oportunidad de contribuir a reivindicar su memoria organizando el
Foro Cagigal. Tengo que decir porque es de justicia, la total colaboración encontrada en la
persona de Isabel de Gregorio, mujer de D. José María, sus hijos y en Javier Sampedro, nues-
tro decano, que me animaron a intentarlo y llevarlo cabo. Descubrí la profunda admiración
y el cariño de muchos de los ponentes que gentilmente participaron el en foro por Cagigal:
José Antonio Marina, Vicente del Bosque, Javier garcía Cuesta, Javier Urra, Teresa González,
Conrado Durántez, etc.
Igualmente tengo que denunciar el poco apoyo de los medios de comunicación, de las
instituciones, de los organismos del deporte exceptuando el Ayuntamiento de Alcobendas, la
Fundación Deportes Alcobendas y esta Facultad. Me costó entender como otros personajes
sin su relevancia cultural y pedagógica conseguían mayor atractivo y presencia en los perió-
dicos, hasta el punto de vivir de ello. Preero pensar que no gestionamos sucientemente
bien el evento en vez de reconocer la desmemoria e ingratitud de muchos con la persona a
la que pretendíamos homenajear. Entendí entonces, que el peor de los olvidos no es que no te
recuerden, sino que no reconozcan tus méritos.
Séptima lección: Herencia. In Memoria de José María Cagigal
Hasta hora, he tratado de transmitirles que Cagigal me enseñó a ser hombre, a amar una
profesión y a una búsqueda continua del saber revalorizando mis capacidades. En palabras de
Álvaro Pombo: “hacer valer mis valores”.
Pero Cagigal fue mucho más. Su obra, extensísima, nos dejó un pensamiento moderno y
tremendamente actual sobre sus dos temas más recurrentes: educación física y deporte. Era
un hombre de su tiempo pero con ideas muy adelantadas al mismo.
Alguien lo ha denominado «moderno renacentista» por su visión cosmológica del ser
humano y por su capacidad de aunar diferentes disciplinas, relacionar temas e integrarlas en
un nuevo enfoque original.
Su obra es fruto de una actividad intensa en busca del saber. Estudiaba, comparaba, ana-
lizaba, y al n, creaba su propia forma de ver las cosas, construyendo su propio pensamiento.
Uno de sus grandes objetos de estudio fue el deporte. De hecho, inventó el término de
«homus deportivus» para calicar al ser humano de la sociedad contemporánea.
Consideraba el deporte un fenómeno social de tal envergadura que le llevó a denominar a
la sociedad del nal del siglo XX como “sociedad fundamentalmente deportiva”: «El deporte,
como toda actividad humana de carácter espontánea, llena de riqueza vital, debe ser estudiado
desde todo los ángulos de la cultura y cómo su desarrollo se ha convertido en un hecho social».
Separaba el deporte parta todos, -que nombraba como «deporte praxis»-, del deporte de
alta competición -que denominaba «deporte espectáculo»-.
Para Cagigal, el primero representaba la pureza, el deporte original y la forma más natural
de hacerlo. Pronosticó su crecimiento como parte del ocio y del tiempo libre del futuro y en
parte acertó
El deporte espectáculo representaba el deporte de masas, y ya por entonces identicaba
algunos de sus graves problemas actuales: violencia, excesiva preocupación por los récord,
demasiado mercantilismo, etcétera, y advertía de las amenazas que aparecerían en el futuro:
dopaje, especulación, crecimiento desmesurado, etcétera.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF44 45
No se equivocó, y sus malos presagios sobre la inuencia de lo político-económico en el
deporte se han conrmado.
El hombre, la educación y el desarrollo del mismo, eran su verdadero interés, otorgando
un papel especial a las capacidades física como medio y herramienta para lograrlo. Así decía:
«El objeto de la Educación Física es el hombre con sus posibilidades de acción y expresión».
No sólo otorgaba un papel instrumental al ejercicio para construir y armonizar los cuer-
pos de los jóvenes, más allá, veía en la educación física la posibilidad de generar cultura y así
contribuir -de manera fundamental- a la educación integral del ser humano. Por ello, abogó
para que los profesionales de nuestra asignatura fuéramos pedagogos, y animó a teorizar so-
bre nuestras experiencias y dotarlas del exigido rigor cientíco
Dignicó una profesión sumida en el “ostracismo académico” de la época, y la sacó a la
luz, dotándola de un objeto claro: la educación del hombre a través del ejercicio y el deporte,
y lo impregnó de una losofía humanista. Una losofía antropológica; un marco pedagógico;
una teoría general de lo que es la educación física y el deporte, que nosotros, los profesionales
de la actividad física, debíamos concretar
¿Lo hemos hecho?
La educación física ha mejorado ¿Pero lo ha hecho lo suciente? Desde el punto de vista
de los estudios, de nuestra consideración académica, del número de titulados, etc.: Sí.
Igualmente a mejorado nuestro posicionamiento dentro del currículo educativo, nuestra
presencia en los centros y nuestro prestigio como profesionales.
Sin embargo, ¿Hemos sido capaces de dar respuestas a las demandas de los ciudadanos?
¿Hemos demostrado nuestra utilidad como para aumentar nuestra presencia en los progra-
mas y en el horario? ¿Tenemos respuesta al progresivo crecimiento de problemas tales como
la obesidad infantil, el sedentarismo o la disminución de la práctica deportiva en adolescentes
y jóvenes? ¿Creamos hábitos en nuestras chicas y chicos?
Seguramente más preguntas rondarán la cabeza de más de uno en este auditorio. Las
que he hecho son signicativas y sobre todo explicativas de porque la educación física que
tenemos de apenas dos horas a la semana no son sustitutivas, ni siquiera paliativas de aquellas
cuatro horas que jugábamos en los patios de los colegios, en los parques o en la calle. Es más,
nos dejamos que desde otros ámbitos se den respuestas que invaden nuestra responsabilidad y
cale en la opinión pública, por ejemplo, que el problema de la obesidad es sólo de comer más
o de la bollería industrial.
La educación física se está trasladando fuera de los colegios e institutos sin que estemos
haciendo lo necesario para que el centro educativo sea precisamente eso: la institución que
eduque personas de forma integral, donde el cuerpo y su vivencia inera comportamien-
tos saludables, estables y duraderos es nuestros jóvenes contribuyendo a su calidad de
vida, y por lo tanto a su bienestar físico y psíquico.
Cagigal desarrollo un marco general de cómo la educación física y el deporte contribuyen
como medios y herramientas educativas de primer orden a la formación de los sujetos: desde
el hombre para el hombre.
A nosotros, los profesionales, nos correspondía una interpretación generosa y abierta del
mismo y su aplicación práctica en el día a día. En el aula, en la pista o en el gimnasio.
Hemos respondido a sus postulados parcialmente. Necesitamos un replanteamiento,
cuando no una nueva revolución que nos haga subir el un nuevo escalón
Actualmente, la Educación Física se enfrenta a retos viejos pero en tiempos actuales. Vuel-
ve a ser poco considerada y se percibe cierta frustración entre los profesionales, necesitamos
rearmarnos moralmente y una cura de autoestima.
Más allá de unos contenidos más o menos novedosos -que tienen fecha de caducidad-,
de metodologías -que no logran una máxima implicación del alumno - y de programaciones
-que no tienen ningún futuro ni utilidad más allá del horario escolar-, necesitamos volver
encontrar un nuevo grial.
Hagamos una crítica de nosotros mismos. “Dejemos de preguntarnos si somos buenos o
malos, en vez de preguntarnos que debemos ser y si somos todo lo que deberíamos ser”. Po-
seemos más conocimientos, sabemos más, pero hemos olvidado hacia donde vamos
Tenemos la ventaja de que el rumbo fue trazado hace tiempo, que está vigente y que con-
tienen todos los ingredientes de una teoría humanista de la educación por y para el hombre a
través de su vivencia psicosomática. Es recomendable una relectura o una primera lectura de
las obras del insigne y querido profesor que ponga el reloj en hora
Su pensamiento sigue vivo y debe ser aprovechado, y es más, debe ser continuado con
personas que sean capaces ser tan integradores, generosos y preclaros a la hora de escribir,
teorizar y crear ciencias desde nuestras propias experiencias como profesionales. Las nuevas
generaciones deben conocer su obra y, desde un espíritu crítico, indagar, buscar, comparar y
encontrar matices nuevos y diferentes enfoque para nuestra profesión.
Su obra no es un catecismo ni un libro único sobre la educación física y el deporte. Pero es
un punto de partida extraordinario, actual y variado de nuestro objeto educativo, el hombre
en movimiento. Desde lo corporal a la cultura.
Se lo debemos como alumnos, como compañeros, como profesionales, y nos lo debemos
como hombres y mujeres que contribuimos cada día al desarrollo del ser humano a través de
la educación física y del deporte.
Cagigal vive en cada uno de nosotros.
El mayor logro de Cagigal fue hacer que otros hiciéramos. Logró formar a gente que hace que
las cosas pasen creando para ellos las circunstancias apropiadas y abriendo oportunidades.
Permítanme ponerme como ejemplo y pregonar -que como yo-, son cientos los profesio-
nales que de alguna manera somos fruto de su pensamiento, reivindicado por medio de las
generaciones salidas desde este maravilloso INEF y divulgada día a día en cada patio, en cada
gimnasio, en cada piscinas o en cualquier otro espacio deportivo educativo de nuestro país.
Ahora nos toca a nosotros hacer que otros hagan. Comunicar el mismo espíritu, la misma
pasión, el mismo amor que D. José María, nuestro profesor, nuestro maestro y ahora nuestro
patón nos transmitió.
Y una cosa más. La más importante quizás: Demostraremos que a través del deporte y la
educación es posible educar personas y ciudadanos ejemplares contribuyendo a una sociedad
seguramente mejor.
Permitidme acabar con unos versos dirigidos a todos los profesionales formados en este
INEF y a los que ahora en él habitan, con la sana intención de recordar y recuperar parte del
espíritu “inoculado” en los pasillos, aulas y demás estancias de esta “casa” a lo largo de tantos
años y que, quiero creer, permanece en cada uno de nosotros:
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF46 47
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas...
Muchas gracias.
50ª ANIVERSARIO - INEF 49
Evolución de la educación física escolar en nuestro
país en los últimos 40 años. Análisis de los aspectos
positivos y negativos. Nuestra aportación.
LEOPOLDO DE LA REINA MONTERO
PRIMERA PROMOCIÓN DEL INEF
RESUMEN
Contemplamos los cambios que han tenido lugar en la educación física escolar siguiendo las
leyes educativas y los principales textos que han inuido en nuestra formación permanente. El
punto de inexión ha sido, posiblemente, la LOGSE (1990). Aunque consideramos que las leyes
no han inuido de manera importante en nuestra actuación docente, dado que en los primeros
años éramos los precursores en casi todos los aspectos de la educación física.
Hemos pasado en estos cuarenta años de una gimnasia que recibimos a una educación fí-
sica para la salud. En los inicios de nuestra carrera docente casi siempre éramos precursores:
primeros titulados INEF, primeros licenciados, primeros agregados de Bachillerato, catedráticos
de Secundaria, titulares de Universidad... Aportamos prestigio a la educación física con nuestra
praxis docente, con la teoría como profesores de Universidad o con publicaciones, y también
como asesores en la administración educativa. En torno al cambio de siglo empezamos a decaer
en nuestro empuje innovador y fuimos cediendo el testigo a las nuevas generaciones.
Los objetivos de la educación física cuando llegamos tenían que ver sobre todo con una gim-
nasia estática y correctiva y pasamos a impartir clases cuyos objetivos y contenidos tenían que
ver más con la condición física y el deporte.
DESARROLLO
1. Qué objetivos han cambiado
Cuando iniciamos nuestra andadura docente había existido la Gimnasia en el Bachillerato
(así se llamaba la asignatura); esta etapa se extendía desde primero a sexto de Bachillerato (9 a
16 años). A continuación estaba el “Preu” en el cual no había clases de gimnasia. Por lo tanto
como correspondía a la gimnasia sueca o neosueca -vigente en aquella época- los objetivos
eran más higienistas y correctivos, y la actividad física estaba más preocupada por la postura
(era más estática), y se utilizaban las formaciones en las e hileras.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF50 51
Por otra parte la mayoría de los profesores de educación física de aquella época tenían es-
casa formación, pues para ellos era su segunda actividad. Casi todos eran militares (Escuela
Central de Educación Física de Toledo) o del Frente de Juventudes y de la Sección Femenina,
que impartían además Formación del Espíritu Nacional (o desempeñaban otras actividades).
Más adelante se fueron añadiendo objetivos motores, sociales, afectivos y cognitivos a los
iniciales que encontramos. Por eso, a partir de 1971, en la práctica docente empezó a tener
más peso el deporte y fueron desapareciendo las tablas gimnásticas. Quizás sea esta una de las
mayores aportaciones de las primeras promociones a la educación física escolar.
Como consecuencia de la Ley General de Educación de 1970 aparecieron algunas pu-
blicaciones ociales como la “Guía didáctica del área de Expresión Dinámica” editada por la
entonces denominada Junta Nacional de Educación Física.
En los años 70 se realizaba la programación más por contenidos que por objetivos. En
ellos entraban la condición física y algunos deportes individuales (gimnasia y atletismo) y
colectivos (fútbol, baloncesto, balonmano).
En esta época empezamos a aplicar los test de aptitud física como criterio objetivo. Se tra-
taba de una novedad en las clases de educación física.
Con el desarrollo de la Ley General de Educación de 1970 apareció la O.M. de 22 de marzo
de 1975 del Ministerio de Educación y Ciencia, por la que se explicitaba el plan de estudios
de Bachiller (15-17 años). En su introducción la O.M. dice: “La educación física y deportiva
favorecerá el desarrollo de la aptitud físico-deportiva de los alumnos...” Esta OM no distinguía
entre objetivos y contenidos.
Es con la Orden de 6 de mayo de 1982 (Ciclo Medio EGB) y la Orden de 25 de noviembre de
1982 (Ciclo Superior), cuando ya se hace una referencia extensa a la educación física. Por lo
tanto durante los años 70 se produce un vacío normativo en la EGB. Entre el año 1970 en que
sale la ley General de Educación y el año 1982 no se marcan objetivos y contenidos ociales,
salvo para el Bachillerato con la OM de 22 de marzo de 1975.
Analicemos lo que se propone para el Ciclo medio (3º-5º) de EGB: “La Educación Física
ha de contribuir, con su acción e inuencia en el aspecto psicomotor de la persona a la ma-
duración progresiva del alumno y procurará el desarrollo de las aptitudes perceptivas y de las
cualidades físicas del niño…
Los bloques temáticos eran los siguientes:
1. Movimientos básicos: relajación, lateralidad, ejercicios gimnásticos…
2. Coordinación dinámica general.
3. Cualidades físicas.
4. Actividades en la naturaleza.
5. Actividades lúdicas y predeportivas.
Se lee en el preámbulo de la OM del ciclo superior (6º-8º): “La Educación Física ocupa
un lugar preferente entre los aspectos educativos que inuyen positivamente en el desarrollo
equilibrado de la persona
Los bloques temáticos eran los siguientes:
1. Movimientos básicos: ejercicios gimnásticos, ejercicios de suelo, expresión corporal.
2. Atletismo.
3. Aparatos gimnásticos.
4. Actividades en la naturaleza.
5. Juegos simples, juegos predeportivos, juegos deportivos.
A partir de los 80 se comienza a introducir la programación por objetivos. Como hemos visto,
en los decretos anteriores existía una cierta confusión y se mezclaban objetivos y contenidos.
En un artículo de De la Reina (1986) en la Revista Española de E. Física y Deportes, se pre-
senta el siguiente cuadro comparativo de los objetivos educativos y de la educación física, aten-
diendo a las ideas de Pila (profesor de nuestra promoción), S. Bañuelos y el documento del
MEC “Hacia la Reforma” (1985). Este cuadro reeja el estado de la cuestión en aquella época.
Estaba muy en boga en aquel tiempo hablar de objetivos operativos o concretos; que eran
los que planteaban los profesores en su centro.
En ese mismo año Speakman y Jewett (1986) predecían que en el futuro los objetivos
más valorados serían la eciencia círculo-respiratoria y el trabajo en equipo (en función de la
opinión de los profesionales de distintos países). ¿Se cumplieron sus previsiones? Creemos
que en parte sí, pues la EF inició unos derroteros que tenían más en cuenta los objetivos salu-
da-bles del ejer-cicio físico (eciencia círculo-respiratoria).
En 1990 se publica la Ley Orgánica del Sistema Educativo (LOGSE). Supuso un cam-bio
importante en el panorama educativo nacional. Los objetivos se denían en términos de capa-
cidades. En su artículo 4.1 dene lo que se entiende por currículoel conjunto de objetivos,
contenidos, métodos pedagógicos y criterios de evaluación de cada uno de los niveles, etapas,
ciclos, grados y modalidades del sistema educativo que regulan la práctica docente.
Son novedades de la LOGSE la inclusión de los criterios de evaluación en cada área o ma-
teria y la división de los contenidos en conceptos, procedimientos y actitudes. Los conceptos
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF52 53
implicaban los contenidos teóricos de educación física que era necesario impartir en los dis-
tintos niveles.
En Primaria (6-12 años) aparece la gura del maestro especialista en educación física. En
esta etapa se trata de dotar a los alumnos del mayor número patrones posibles con los que
poder construir nuevas opciones de movimiento, y desarrollar correctamente las capacidades
motrices. Desaparecen los aparatos gimnásticos de los contenidos de educación física (esta-
ban con la Ley del 70 en el ciclo superior de EGB).
En el Bachillerato (16-18) al igual que en primaria y la ESO la utilización de la educación
física y el deporte es un objetivo, y la educación física será una materia común del primer
curso de bachillerato.
En el año 2006 se promulga la Ley Orgánica de Educación (LOE). No analizaremos esta
Ley porque creemos que ha tenido poca inuencia en los profesores de nuestra promoción ya
que nos ha cogido al nal de nuestra carrera docente.
2. Ámbitos de actuación docente
Años 70: Las clases de EF se imparten tanto en primaria como en bachillerato. Hasta el curso
76-77, según Hernández Vázquez (1980) la necesidad de titulados es grande (el 45,9 % del
profesorado masculino no poseía título de educación física). Por eso hubo que crear la gura
del profesor habilitado.
Los Licenciados del INEF, no tenían límites en el ámbito de la enseñanza; hasta que en
el curso 1992-93 el Ministerio de Educación limitó su acción educativa a la ESO y al primer
Curso de Bachillerato (art. 16 LOGSE). En Primaria la educación física la debían impartir los
maestros especialistas. Posteriormente, incluso se exigió el Certicado de Aptitud Pedagógi-
nos han inuido en este período.
En el año 1970 y siguientes, a través de la asignatura Educación física de Base nos llegaron
las ideas de Le Boulch. Conceptos como esquema corporal, percepción espacial y temporal, y
estructuración espacio-temporal fueron introducidos en nuestro lenguaje profesional y, con-
secuentemente, en nuestra práctica docente.
Un autor que inuyó en nuestra formación inicial fue Mosston con su libro “Gimnasia Di-
námica. Se trataba de un libro práctico de un autor que luego fue muy reconocido por su in-
uencia teórica a causa de su obra “La enseñanza de la Educación Física” (estilos de enseñanza).
En 1971 en el libro la “Educación Física y Deportiva Escolar” del Centro de Investigación
del INEF encontramos diversos modelos de clase de EF basados en la gimnasia, atletismo,
juegos y natación; algo muy innovador en aquella época.
Debemos citar aquí a Pila Teleña. Para nosotros fue un excelente profesor porque nos en-
señó cosas útiles para la docencia y dirigió con ecacia nuestro practicum. Y más adelante a
primeros de los 80 editó una publicación, muy útil, con toda la programación de la educación
física desde primero de EGB hasta tercero de BUP.
Posiblemente a partir de este momento, en torno a la década de los 90, podríamos decir
que ya no ha habido ni autores ni grandes obras que nos hayan inuido de forma general;
entre otras razones por una muy simple: la edad. A medida que se van cumpliendo años cual-
quier profesional tiene más experiencia y es menos permeable a las innovaciones.
4. Inuencia de las leyes. Cómo han afectado a nuestro trabajo
La norma marco que nos recibió al comienzo de nuestra andadura docente fue Ley 14/1970:
General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa. Nos permitía impartir clase
en la EGB, el Bachillerato y la Formación Profesional.
ca, también como consecuencia de la LOGSE (art.
24.2), para ejercer la docencia a los titulados de los
INEF, a pesar de que en su currículo existían varias
asignaturas referidas a la enseñanza.
Un reto que tuvimos que afrontar fue la gene-
ralización de las clases mixtas de educación física.
En los primeros años setenta las clases de EF eran
diferenciadas por sexos, salvo excepciones. Como
podemos ver en la portada de la Revista Española
de E. Física y Deportes era un tema de actualidad en
los años 80.
3. Cómo hemos aplicado los fundamentos
cientícos” en una educación integral del
niño y adolescente.
Para conocer esta aplicación un método indirecto
sería hacer referencia a los textos y teorías que más
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF54 55
En los años 1987 a 92 se implantaron los cursos de especialización en Educación Física para
Maestros, que fueron el preámbulo para la creación de la titulación universitaria de Maestro
Especialista en Educación Física.
Con la publicación de la LOGSE (1990) la situación mejoró, pues tanto en educación in-
fantil como en primaria y secundaria se contempla la actividad física y por lo tanto la necesi-
dad de la educación física. Además se incorporan las enseñanzas deportivas como enseñanzas
de régimen especial.
En resumen opinamos que las leyes han afectado poco a nuestro trabajo como profesores,
pues siempre hemos gozado de gran libertad en los centros educativos. Como dice Paco Gil
(2014): “No hay mucha diferencia en las clases de los años 70 y 2000. La sociedad y algunos
gobiernos han pretendido convertir en sedentarios, caprichosos, descreídos, consumistas…
a mis alumnos, pero como yo no lo he consentido no ha cambiado mucho el programa de
mis clases.” Sin embargo las leyes (LODE 1985 y LOGSE fundamentalmente) y el deterioro
social, actuando al unísono, sí que han afectado a nuestro trabajo por la pérdida de autoridad
del profesor.
5. Cómo podemos valorar la evolución. Algunos hitos desta-cados.
Los egresados del INEF (1971) en competencia con los profesores militares, profesores mé-
dicos y de la Academia de Mandos, empezamos a navegar por el proceloso mar profesional.
Pero no había problemas: faltaban brazos cualicados para trabajar en nuestro ámbito, en
el que fuimos creando nuevos espacios de actuación. Al salir con el título de “Maestro de
deportes, se revolucionaron bastantes federaciones; algunas en sentido positivo (integrando
a los egresados) y otras poniendo zancadillas (creían ver devaluados o en peligro sus títulos
de entrenadores).
La ley General de Educación de 1970 concedió al INEF el rango de Instituto Universitario.
Pero como precisa Hernández Vázquez (1980): “...De este modo los profesores de educación
física seguían siendo profesores “especiales” como lo eran desde el siglo XIX, a pesar de que
el centro que los formó había adquirido el rango universitario. Por lo tanto los profesores de
educación física estaban en los años 70 y primeros 80 en situación de transitoriedad y des-
igualdad con relación al resto de los componentes del claustro.
En el curso 1976-77 según Hernández Vázquez (1980, cfr. gráfico) los datos revelaban
una falta de titulados realmente importante para ejercer la docencia en centros escolares.
Por lo tanto muchos de los puestos docentes eran ejercidos por personas con menor cua-
lificación de la que exigía la plaza (sólo un 41,7% eran profesores de educación física titu-
lados). Se daba además un gran desequilibrio entre hombres y mujeres (mayor número de
titulados masculinos). Existía una gran variedad de titulaciones: profesor de educación
física (con tesina y sin tesina), maestro instructor, instructores y “profesores habilitados”
(diplomados, monitores, entrenadores, atletas, jugadores). Panorama que aún se com-
plicó más con la licenciatura; por eso poco después y durante algunos años el Colegio
Profesional pasó a denominarse Colegio Oficial de Profesores y Licenciados en Educación
Física (COPLEF). Anteriormente hasta 1982, aproximadamente, se denominaba Colegio
Oficial de Profesores de Educación Física. Es más, la trascendencia de las primeras pro-
mociones INEF, lleva a que el Consejo General de Colegiados decide cambiar su escudo
tradicional y adoptar el logotipo del escudo del INEF, que completa con la orla de laurel
y la corona real.
1982: Titulación de Licenciado en Educación Física. Fue un momento importante en
nuestra trayectoria profesional, consecuencia de una serie de acontecimientos afortunados.
El acceso a la licenciatura se realizó mediante pruebas de convalidación con distintos niveles
de exigencia en función de los estudios previos.
1985: La convocatoria de profesores agregados de bachillerato y numerarios de FP.
“Hasta este momento éramos profesores “especiales” (“Personal vario sin cualicar”: Educa-
ción Física, Formación del Espíritu Nacional, Formación Política y Enseñanzas del Hogar),
con horario “especial”, dedicación “especial” y retribución “especial”. Sin embargo una serie de
movilizaciones hizo posible el acceso a la función pública en igualdad de condiciones con el
resto del profesorado.” (Campuzano, 2014)
Años 90 y siguientes: Es tal la fuerza del término INEF que a pesar de crearse las “Facul-
tades de las Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, se les añade el apellido INEF para
reconocer su origen o familia. El prestigio del INEF es tal que muchos licenciados, formados
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF56 57
Referencias
Centro de Investigación, Documentación e Información (1971). Iniciación a la Educación
Física y Deportiva Escolar. Madrid: Instituto Nacional de Educación Física y Deportes.
Campuzano, J. (2014). Entrevista personal 7 julio.
De la Reina, L. (1986). Estructuración de los objetivos de la E. física en las EEMM. Revista
Española de E. Física y Deportes, nº 9/10.
Gil Sánchez, F. (2014). Entrevista personal 4 de julio.
Hernández Vázquez, J.L. (1980). Profesor de Educación Física. Pasado, presente y futuro.
Anexo I del Boletín Informativo del Colegio Ocial de Profesores de Educación Física.
Mosston, M. (1968). Gimnasia Dinámica. México: Ed. Pax.
Pila Teleña, A. (1985). Educación Físico-deportiva. Enseñanza-aprendizaje. Madrid: Ed. A.
Pila Teleña.
Speakman-Yearta y Jewett (1986). Cross-cultural comparisons of physical education purpo-
ses. International Journal of Physical Education, vol. XXIII, 1 quarter.
en Universidades privadas se autodenominan licenciados INEF. Y ahí, tal vez la primera y
las siguientes promociones, tuvieron un gran protagonismo llegando a convertir el término
INEF en una carrera en vez de una institución. El Profesor de Gimnasia, o de Educación Fí-
sica, dio paso al “Licenciado INEF” en el lenguaje popular. Podríamos decir que esta es una
de las consecuencias positivas de la actuación de las primeras promociones: el prestigio de la
institución que se desplaza al ejercicio de la profesión y viceversa.
En resumen podríamos decir que el profesor de EF de nuestra promoción ha pasado por
tres etapas:
1. Años 1971-1985: Período de innovación y juventud. Siempre dispuestos a hacer cosas
nuevas, a experimentar. Había pocos titulados de nuestro nivel. El campo profesional era
enorme (“un mar sin orillas”).
2. Años 1985-2000: Período de madurez y experiencia. Culmen profesional. Comienza a
ser frecuente encontrar a titulados más jóvenes. El campo profesional se va saturando.
3. Años 2000-2010: Período de mantenimiento de “status” y lucha contra la rutina. Pérdi-
da de ilusión. Vamos dando paso a las nuevas generaciones. Empezamos a jubilarnos.
50ª ANIVERSARIO - INEF 59
“YO ESTABA ALLÍ”
ÉLIDA ALFARO GANDARILLAS
EXDIRECTORA Y PROFESORA DEL INEF.
RESUMEN
La creación del Instituto Nacional de Educación Física por la Ley 77/1961, de 27 de diciembre,
sobre Educación Física, constituyó un hecho de suma importancia para el devenir de la edu-
cación física y el deporte de nuestro país y para el reconocimiento académico y profesional
de los estudios de Educación Física y Deporte. Sin embargo, ello no puede ni debe ocultar el
trabajo realizado por otros centros formativos existentes con anterioridad a la promulgación
de esta normativa.
La propia Ley (Cap. Sexto, Art. Decimosexto) establece el reconocimiento de la Escuela
Superior de Educación Física “Julio Ruiz de Alda” como parte femenina del Instituto Nacional
de Educación Física, además de otorgar a la Escuela Central de Educación Física del Ejército y
a la Academia Nacional de Mandos José Antonio la función de escuelas colaboradoras.
La Escuela Superior de Educación Física Femenina inaugurada ocialmente en 1959, se
encargó de la formación del profesorado hasta 1977, año en el que se integra en el Instituto
Nacional de Educación Física (INEF). Durante esos años y fundamentalmente desde la apro-
bación de la Ley de Educación Física de 1961 hasta el inicio de actividad docente en el INEF
(1967), la Escuela Femenina fue protagonista de la evolución de la Educación Física a nivel
nacional y escaparate internacional de los planteamientos educativos y técnicos adoptados al
hilo de las nuevas corrientes teóricas que se estaban implantando en Europa y en el mundo
sobre la Educación Física y Deportiva.
Este artículo, a través de la propia experiencia de su autora, trata de desvelar cuál fue
la estrecha relación de la Escuela Superior de Educación Física Femenina con el INEF y su
inuencia en el reconocimiento internacional del Instituto en los años previos a su inaugura-
ción, el 3 de noviembre de 1967, y hasta su integración en 1977.
Al hilo de esta exposición se muestra también el recorrido profesional de la autora, con
un breve repaso a su etapa de gimnasta, profesora y después Directora del INEF (1994-1998),
para nalizar en el momento actual.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF60 61
1. LA ESCUELA DE EDUCACIÓN FÍSICA FEMENINA “JULIO RUIZ DE ALDA” Y
EL INSTITUTO NACIONAL DE EDUCACIÓN FÍSICA (INEF).
La Escuela Superior de Educación Física Femenina inaugurada ocialmente en 1959, se
encargó de la formación del profesorado de Educación Física hasta 1977, año en el que se
integra en el Instituto Nacional de Educación Física (INEF). Durante esos años y funda-
mentalmente desde la aprobación de la Ley de Educación Física de 1961 hasta el inicio de
actividad docente en el INEF (1967), la Escuela Femenina fue protagonista de la evolución
de la Educación Física a nivel nacional y escaparate internacional de los planteamientos
educativos y técnicos adoptados al hilo de las nuevas corrientes teóricas que se estaban
implantando en Europa y en el mundo sobre la Educación Física y Deportiva.
Aunque desde diciembre de 1961 existía jurídicamente el Instituto Nacional de Educa-
ción Física, en la práctica era un centro sin desarrollo de funciones propias. Sus instalacio-
nes se estaban construyendo y diversas polémicas políticas estaban retrasando su inaugura-
ción. En consecuencia, la Escuela femenina toma un protagonismo nacional e internacional
sin precedentes al ser el único centro formativo de los existentes en España en ese momento
que la Ley del 61 reconocía con el mismo rango que el INEF.
Entre los años sesenta y setenta, José María Cagigal, como Subdelegado Nacional de
Deportes y como profesor de la Escuela, inuiría notablemente en su apertura hacia Europa
y en el prestigio y reconocimiento internacional del trabajo que en ella se realizaba, princi-
palmente en el campo de la gimnasia y de la educación.
Por su parte, Carlos Gutiérrez Salgado, en colaboración con Cagigal y como Director
Técnico de la Escuela, ejercía una fuerte inuencia en la orientación de los estudios acer-
cando estos al enfoque pedagógico y técnico de las más prestigiosas escuelas europeas.
El claustro de profesores contaba con los mejores y más reconocidos profesionales del
momento, muchos de los cuales formarían parte también del Claustro del INEF cuando este
abrió sus puertas. Además de Cagigal y Gutiérrez Salgado, se encontraban en este grupo
Miguel Piernavieja, Domingo Barcenas, Luis Carrero, Antonio Sicilia y Ramón Carbajosa.
Durante los años sesenta la Escuela de Educación Física Femenina “Julio Ruiz de Alda
se puso a la altura de las mejores instituciones formativas europeas en cuanto a Plan de
Estudios, sistema de enseñanza, profesorado e instalaciones.
A partir de la inauguración del INEF (1967), la relación entre ambas instituciones se
estrecharía notablemente al compartir gran parte del profesorado y realizar en muchas oca-
siones actividades conjuntas y colaboraciones mutuas. La participación en cursos de per-
feccionamiento y la asistencia a congresos y encuentros cientícos, generalmente, contaba
con la presencia de profesorado de ambas instituciones. Por ello, cuando en 1977 se produ-
ce la integración de las Escuelas, el profesorado de la Escuela femenina es incorporado en
su totalidad al Claustro del INEF sin problemas.
2. ACTIVIDADES CONJUNTAS DE LA ESCUELA FEMENINA Y EL INEF.
2.1. Gymnaestrada de Viena y Congreso de Educación Física y Deportiva en Colonia.
La Gymnaestrada, también llamada Festival Gimnástico, es un encuentro a nivel mundial que
organiza la Federación Internacional de Gimnasia cada cuatro años. Su objetivo fundamental
es presentar realizaciones gimnásticas de carácter no competitivo con el n de mostrar los
benecios del deporte, intercambiar información sobre lo que realizan los distintos países,
debatir sobre la importancia del deporte no competitivo como un elemento fundamental para
la mejora humana y vericar nuevos enfoques metodológicos.
La primera Gymnaestrada se celebra en Rotterdam (Suecia) en el año 1953, propiciada por
el holandés Joham Heinrich François Sommer, y en ella participan 14 federaciones nacionales
y 6.000 atletas. Hasta la fecha se han celebrado quince versiones, la última en Helsinki (Fin-
landia) en julio de 2015, con la participación de 55 federaciones nacionales y 21.000 atletas.
La Escuela Superior de Educación Física Femenina, como parte femenina del Instituto
Nacional de Educación Física1, es invitada a participar en la IV Gymnaestrada de Viena (Aus-
tria), celebrada del 20 al 24 de julio de 1965 y en la que concurren un total de 29 federaciones
nacionales y 15.600 atletas.
Componen el grupo español de demostración 42 personas: una selección de alumnas y
cuatro egresadas de la Escuela Superior de Educación Física Femenina, Rosa Ascaso, Teresa
Bardisa, Rosa Jimeno y Élida Alfaro. La dirección está a cargo de las profesoras de gimnasia
Sagrario Prieto, Isabel Benavente y Mª Fernanda Villanueva. Acompañan al grupo los pro-
fesores de la Escuela, José María Cagigal que ocupaba además en ese momento el cargo de
Subdelegado Nacional de Educación Física y Deportes, Carlos Gutiérrez Salgado y Ramón
Carbajosa, así como la Directora Pilar Ozores. Completan la delegación española la Regidora
Central de Educación Física de la Sección Femenina, Concepción Sierra, y la Jefa del Depar-
tamento Central de Educación Física Femenina, María de Miranda.
Para presentar a la Escuela española se elabora una pequeña publicación en tres idiomas
(español, francés y alemán), prologada por José María Cagigal, en la que bajo el título Educa-
ción Física y Danza el autor hace una profunda reexión sobre los aspectos educativos de la
danza y su correlación con la educación física femenina y el movimiento gimnástico. Presenta
a la Escuela Superior de Educación Física Femenina de Madrid como artíce de un método
basado en el estudio sistemático de la danza como puro movimiento físico, en la estilización
de este movimiento y su conversión a ritmo, agilidad, elasticidad y potencia para inspirarse y
extraer de ella movimientos gimnásticos2.
La demostración española constituye todo un éxito en Viena, de tal forma que al grupo
español se le solicita repetir su actuación en la instalación central reservada para los grupos
más destacados. Resulta interesante y novedosa la relación directa entre danza y gimnasia
que se muestra y que queda plasmada cuando tras la ejecución de las bailarinas, típicamente
ataviadas con trajes regionales, aparecen las gimnastas realizando los ejercicios inspirados y
extraídos de esa danza y utilizando aparatos de percusión populares del folklore español.
Al nalizar la Gymnaestrada el grupo completo se desplaza a Colonia (Alemania) para
participar en el IV Congreso Internacional de Educación Física y Deportiva para Niñas y
Mujeres que se celebra en la Deutsche Sporthochschule del 2 al 7 de agosto. Allí, su demos-
tración, precedida de una exposición del método sobre el que se ha creado y en el que se está
1. En la Ley de Educación Física de 1962, Art. Decimosexto dice: “El Instituto, como Centro ocial reconocido por
el Ministerio de Educación Nacional, expedirá los títulos del Profesorado de Educación Física. La formación del
Profesorado femenino del Instituto Nacional se realizará en la Escuela Nacional «Julio Ruiz de Alda»
2. Cagigal, J, M., (1965). Educación Física y Danza. GIMNASIA EDUCATIVA ESPAÑA. pp. 3-4.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF62 63
trabajando en España, obtiene otro gran éxito3 y deja constancia de que el método gimnástico
español está a la altura de las corrientes más modernas de gimnasia femenina. También que
la Escuela Superior de Educación Física Julio Ruiz de Alda puede rivalizar en cuanto a forma-
ción del profesorado con las escuelas europeas más punteras.
La intervención de José María Cagigal en el Congreso, se centra en el enfoque humanís-
tico de la Educación Física y la orientación psico-pedagógica y currículo formativo de las
profesoras de Educación Física en España, en línea con las más prestigiosas Escuelas europeas
(Liselott Dien, en Alemania). Deja patente la positiva evolución que se está abordando en
torno a la Educación Física Deportiva femenina en todo el país, así como las nuevas formas
que está adoptando el movimiento gimnástico.
Al presentar la demostración de la Escuela de Educación Física Femenina, señala que
el método español conjuga la técnica gimnástica con movimientos extraídos de las danzas
folklóricas españolas, combinando el ritmo de los bailes y los instrumentos típicos usados en
ellos con la gimnasia. La elaboración del movimiento gimnástico se realiza tras un estudio
desmenuzado y pormenorizado del movimiento de la danza para conseguir la estilización de
este movimiento desde el punto de vista de la Gimnasia.
2.2. VIII Encuentro Internacional de Gimnasia de Kiel y Viaje por España y (1966
y 1967).
El VIII Encuentro Internacional de Gimnasia se realizó en Kiel (Alemania), en el mes de julio de
1966. Este encuentro tenía como nalidad mostrar las tendencias gimnásticas femeninas en las
Escuelas de Educación Física europeas. Participaron en el mismo las alumnas de la Escuela “Julio
Ruiz de Alda” que nalizaban sus estudios ese mismo año. Ellas mostraron, una vez más, el méto-
do gimnástico español combinación de danza, ritmo y gimnasia4 explicando, además, los aspectos
técnicos y pedagógicos que sustentaban los distintos tipos de ejercicios que se ejecutaban.
En el verano de 1967 la Escuela de Educación Física Femenina, con las alumnas que se
graduaban ese mismo año, organizó un viaje por varias capitales españolas con el n de ex-
poner las nuevas tendencias de la Educación Física y mostrar el recién creado método gim-
nástico basado en la danza. Este viaje tenía como objetivo la difusión por todo el país de las
corrientes gimnásticas y educativas más actuales, las cuales serían adoptadas seguidamente
por el profesorado femenino en institutos y escuelas para sus clases de Educación Física.
2.3. Congreso Mundial de Educación Física y Deportiva.
En septiembre de 1966, el recién creado Instituto Nacional de Educación Física por la Ley
77/1961, de 23 de diciembre, sobre Educación Física, organiza el Congreso Mundial de Edu-
3. ABC, jueves 5 de agosto de 1965, Edición de la mañana, Pág. 51, se hace eco del éxito español en Colonia. http://
hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1965/08/05/051.html Consultada 18-11-2015
4. Con el n de explicar el método presentado por España, se elaboró para esta ocasión un librito GIMNASIA
EDUCATIVA. ESPAÑA, en español, alemán y francés, en cuya portada, junto al cartel ESPAÑA, aparece
fotograada una alumna de la Escuela.
cación Física y Deportiva, previo al inicio de los Estudios de Profesor de Educación Física en
dicho Centro y cuyo primer curso se inauguraría ocialmente el 2 de noviembre de 1967, bajo
la dirección de José María Cagigal Gutiérrez.
El Congreso reúne en Madrid, en las instalaciones recién construidas en la Ciudad Uni-
versitaria para sede del INEF, a las personas más destacadas en el ámbito de la Educación
Física y el Deporte a nivel mundial, todos ellos investigadores y expertos de reconocido pres-
tigio internacional; también, a todas las personalidades y profesionales relevantes en el marco
nacional que, como dirigentes políticos y deportivos o como profesionales en ejercicio, esta-
ban asistiendo por primera vez en muchos casos a una concentración del máximo nivel en la
orientación y estudio de la Educación Física y Deportiva.
De las dimensiones e importancia política de este encuentro a nivel nacional nos dan no-
ticia el nombramiento del Jefe del Estado Español como Presidente de Honor y la relevancia
de los Vicepresidentes de Honor, entre los que se encontraban el Vicepresidente del Gobierno,
cuatro Ministros y el Rector de la Universidad de Madrid y Consejero del Reino. Además, la
relación de Miembros de Honor, constituida por representantes de las grandes instituciones
del Estado español y, en el plano internacional, por los representantes de las organizaciones
cientíco-deportivas y educativas más importantes a nivel mundial5.
El Congreso es organizado por la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes de
España, conjuntamente con la Féderation Internacionale d’Education Physique, y es patroci-
nado por la totalidad de las organizaciones cientícas relacionadas con las Educación Física y
el Deporte existentes en el mundo6.
La Presidencia del Congreso corresponde conjuntamente al Delegado Nacional de Edu-
cación Física y Deportes y Presidente del Comité Olímpico Español y al Presidente de la
Féderation Internationale d’Education Physique. El Comité organizador lo preside José María
Cagigal, Director del Instituto Nacional de Educación Física, y como vicepresidente actúa
Pierre Seurin, Secretario General de la Féderation Internationale d’Education Physique.
A lo largo de una semana, desde el 12 al 18 de septiembre de 1966, se desarrolla el Congre-
so mediante ponencias, comunicaciones y demostraciones, todas ellas con traducción simul-
tánea a cuatro idiomas: español, francés, inglés y alemán, y con la intervención de prestigiosos
conferenciantes y de las personalidades más relevantes del mundo en ese momento en el ám-
bito de la educación física y el deporte. Nombres internacionalmente reconocidos como A. de
Paula Brito (Portugal), Raymond Benoit (Canadá), George E. Cooper (Inglaterra), Paul Kuna-
th (Alemania Oriental), Jean Le Boulch (Francia), Pierre Seurin (Francia), Miro Mihovilovic
(Yugoslavia), Primo Nebiolo (Italia), Kadumi Odan (Japón), E. Romero Brest (Argentina), B.
Petrak (Checoslovaquia), Bruce C. Ogilvie (Estados Unidos), Ludwig Prokop (Austria), R.
Ruis Aguilera (Cuba), Helenita Sa Earp (Brasil), H. Ueberhorst (Alemania Federal), Anderzj
Wohl (Polonia), Ernst Hirt (Suiza) y Liselott Diem (Alemania Federal) entre otros, exponen
sus estudios y experiencias en torno a la Educación Física y Deportiva desde planteamientos
educativos, psicológicos, sociológicos, médicos y técnicos, marcando un antes y un después
en la orientación y quehacer de la Educación Física y el Deporte de nuestro país.
En la presentación de las Actas del Congreso, José María Cagigal señala que “el congreso
5. En las Actas del Congreso Mundial de Educación Física y Deportiva (1968), pp. 30-33 se puede ver la relación
completa de Miembros de Honor y Organismos e instituciones que colaboran.
6. En las Actas del Congreso Mundial de Educación Física y Deportiva (1968), pp. 30-33 se puede ver la relación
completa de Miembros de Honor y organizaciones e instituciones internacionales colaboradoras.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF64 65
ha tenido dos objetivos, uno intrínseco centrado en el encuentro de especialistas relacionados
con la Educación Física y Deportiva y con ello la ocasión de investigar, elaborar y ofrecer a
colegas de todo el mundo los propios logros. Y, en segundo lugar, poner en contacto activo, en
igualdad de esfuerzos cientícos y en paridad de apoyos, a los más importantes organismos
con incumbencia internacional en las tareas de la educación física7.
Bajo la perspectiva del primer objetivo, en las Actas del Congreso se recogen también los
trabajos y experiencias de profesionales españoles. Así encontramos conferencias como “El
ocio, concepto ambivalente” de Francisco Secadas (pag. 447-460), “Educación deportiva de
una sociedad por la televisión” de José María Cagigal (pag.116-121) “La gimnasia de pausa en
el trabajo” y “La gimnasia, componente esencial de los modernos métodos de repreparación
psicofísica del parto sin dolor” de Juan José Gómez Sigler (pag. 202-217), “Actualización de
la cha aptitud o condición biológica par su utilización en la educación física universitaria” y
“Metabograma de esfuerzo como índice de aptitud” de José Mª Alvaro-Gracia. (pag. 79-84).
Otras intervenciones españolas están centradas en mostrar nuevos métodos y enfoques
de la Educación Física, como son las del Dr. Carlos Gutiérrez Salgado (pag. 239-241) que
presenta “Matrogimnasia o gimnasia simultánea para madres e hijos”, con una demostración
a cargo del Club FAMI, dirigida por la Profesora Consuelo Pérez.
Es también el Dr. Carlos Gutiérrez Salgado quien presenta “Educación Física femenina y
expresión popular” (pag. 233-238). En su alocución, tras realizar un breve repaso de la evo-
lución de la educación física femenina en España, pasa a resaltar la necesidad de incorporar
nuevos métodos a la educación física y deportiva de las mujeres.
Expone la adopción en España de una nueva forma de hacer gimnasia para las mujeres,
surgida tanto de la observación de las corrientes de las escuelas extranjeras (Stutgart, Medau,
Cleve, Beckman…) como de nuestra peculiar idiosincrasia cultural en torno a la danza.
El método que se presenta, dice, es fruto de la investigación de las propias raíces rít-
micas y motrices de nuestras danzas tradicionales y del análisis sistemático de la nalidad
y efecto de los ejercicios gimnásticos. El resultado es una simbiosis entre danza y técnica
gimnástica que concluye en movimientos rítmico-gimnásticos personalizados a partir de
danzas populares concretas. Así, los Verdiales de Santa Catalina (Málaga) dan paso a unos
ejercicios con mazas que tienden a lograr elasticidad, coordinación y gracia, el Paloteo
(Castilla) inspira movimientos más sobrios que procuran movilidad, coordinación y rela-
jación, del Aurrescu (San Sebastián) se derivan los ejercicios de locomoción combinados
con saltos que se caracterizan por su brío e intensidad, y las danzas de Galicia, Asturias y
Aragón generan los ejercicios con pelotas y con picas. Por último, para los ejercicios de rit-
mo se utilizan instrumentos de percusión típicos del folklore español (castañuelas, vieiras,
crótalos…)8.
“La tarea de elaboración cientíca y perfeccionamiento de este método corresponde a la
Escuela Superior de Educación Física Femenina Julio Ruiz de Alda, rama femenina del Insti-
tuto Nacional de Educación Física” […] “Y como parte nal de nuestra exposición deseamos
7. Cagigal, J.M. (1966). Actas del Congreso Mundial de Educación Física y Deportiva, (Pág. 11). Madrid: Instituto
Nacional de Educación Física.
8. Como en demostraciones anteriores en el extranjero, se publica un pequeño libro Educación Física Femenina
y Expresión Popular, en el que se explica el método de la Escuela Superior de Educación Física para incluir en la
documentación del Congreso.
presentar una breve demostración práctica de cuanto referente a nuestra gimnasia educativa
hemos expuesto9 (Gutiérrez Salgado, C. 1968. Pag. 238).
Para presentar el método gimnástico de España se confeccionó un pequeño folleto en
cuatro idiomas: español, francés, inglés y alemán, con explicación y fotografías de las danzas
concretas y los movimientos gimnásticos inspirados en este tipo de danzas. En su inicio se
cita el cap. VI, Art. XVI de la Ley de Educación Física, que relaciona la Escuela Superior de
Educación Física Femenina con el recién creado Instituto Nacional de Educación Física10.
Las profesoras de la Escuela Superior de Educación Física Femenina, Sagrario Prieto e
Isabel Benavente, dirigen la demostración que siguió a continuación, en la que participaron
alumnas y profesoras recién egresadas de la Escuela. De ellas, algunas pasaríamos posterior-
mente a ser profesoras del INEF (Élida Alfaro, Fátima Barriocanal, Manuela Fdez. del Pozo y
Puricación Rey).
–Por mi parte, tuve el privilegio de participar con el grupo de gimnastas que hicieron
esta demostración sin pensar, ni mucho menos, que años después no sólo formaría parte del
Claustro de Profesores del Instituto que en ese momento se estaba inaugurando sino que,
además, llegaría a dirigirlo-.
2.4. Gymnaestrada de Basilea y Congreso Mundial de Educación Física y Deportes
en Estrasburgo.
La Escuela Superior de Educación Física Femenina y el Instituto Nacional de Educacion Física
participaron con sendas demostraciones gimnásticas en la V Gymnaestrada, celebrada en Ba-
silea (Suiza), entre el 2 y 6 de julio de 1969. La participación global de atletas en este encuentro
fue de 9.600, representando a 29 delegaciones nacionales.
En esta ocasión, ambos grupos representaban a los dos centros de formación reconoci-
dos legalmente por la Ley de Educación Física vigente y, como en la anterior Gymnaestrada,
estaban acompañados por dirigentes y profesores de ambas instituciones. La demostración
gimnástica femenina, dirigida por las profesoras Fátima Barriocanal, Manuela Fernández del
Pozo, Ana Mª Garoz y Puricación Rey. El grupo del INEF contaba con la dirección de los
profesores Cesar Román y Julio Cesar Legido.
Al frente de la delegación española estaba José Mª Cagigal, Director del Instituto Nacional
de Educación Física, que ya tenía un reconocido prestigio como teórico del Deporte entre
las más importantes organizaciones e instituciones deportivas y educativas internacionales.
El sería el encargado de presentar las dos demostraciones españolas, la de su propio centro y
la de la Escuela femenina, como muestra de los avances y evolución de la Educación Física y
Deportiva en España.
El Congreso Mundial de Educación Física y Deportiva se celebra a continuación en Es-
trasburgo (Francia), del 6 al 10 de julio, y hacia allí se dirige todo el grupo español.
Cagigal expone en este Congreso uno de sus trabajos más notables “Educación Física,
9. Gutiérrez, C. (1966). Educación Física Femenina y expresión popular. Actas del Congreso Mundial de Educación
Física y Deportiva (pp. 233-238). Madrid: Instituto Nacional de Educación Física.
10. Delegación Nacional de la Sección Femenina. Escuela Superior de Educación Física Julio Ruiz de Alda (1966),
Educación Física Femenina y Expresión Popular. Madrid: G. Magerit, S.A.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF66 67
¿ciencia?”, el cual había sido leído como Lección Inaugural en el Acto de Inauguración del
INEF. En la primera parte de este trabajo revisa el concepto de educación, como proceso de
ayuda al individuo en el desarrollo de su ciclo vital e incide en la necesidad de formar buenos
educadores. Dene la educación física como una parte de la educación y critica la educación
física tradicional por sus escasas ambiciones disciplinares. Preconiza una materia abierta a la
educación sensorial, perceptiva, rítmica, con aprendizajes propioceptivos y exteroceptivos y
coordinación espacio-temporal que integre la música, la danza, la expresión sonora, el folclo-
re y, sobre todo, el deporte. (Olivera Betrán, J. 2006, pp. 224-225).
Las demostraciones gimnásticas que presentan el INEF y la ESEF (Centros masculino y
femenino de formación de profesorado de Educación Física), darían el enfoque práctico a la
intervención teórica de José María Cagigal.
Entre el grupo español se encontraban como deportistas varias personas que más tarde
pasarían a formar parte del Claustro de Profesores del INEF: Elida Alfaro, Fátima Barriocanal,
Manuela Fdez, del Pozo, Mariano García Carretero, Isabel Martín, Ramiro Merino, Purica-
ción Rey y Fernando Sánchez Bañuelos.
3. LA EDUCACIÓN FÍSICA Y DEPORTIVA, MI PROFESIÓN.
Mi relación con el deporte comenzó muy temprano. En el Instituto Beatriz Galindo de Ma-
drid, donde estudié Bachillerato, formaba parte del equipo que participaba en las competi-
ciones de gimnasia de la época, logrando en dos ocasiones el primer puesto en los Campeo-
natos Nacionales (1957 y 1959)11; por este motivo, con el Equipo del Beatriz Galindo, viajé a
Bergerac (Francia) para representar a España en el encuentro organizado por la Fédération
internationale catholiqued’éducation physique et sportive (1959).
Acabado el bachillerato y los estudios de Magisterio que realicé después y como mi interés
por el deporte continuaba, ingresé en la Escuela de Educación Física Femenina “Julio Ruiz
de Alda”. Al nalizar los estudios en 1964 y como Viaje Fin de Estudios la promoción que
acababa ese año participamos en el Campeonato de Francia de Gimnasia femenina, celebrado
en Poissy (Francia), en junio de ese mismo año, con una demostración gimnástica fuera de
concurso del método gimnástico de la Escuela “Educación Física Femenina y Expresión Po-
pular” que obtuvo un gran éxito12.
Durante nueve años ejercí como profesora de Educación Física en la Institución SEK de
Madrid y en la Universidad Central de Madrid. En los Colegios SEK tuve la oportunidad de
iniciar las primeras experiencias coeducativos en Educación Física, al amparo de la nueva
Ley de Educación13 que permitía la enseñanza mixta, e introducir en las clases las nuevas
tendencias gimnásticas y el nuevo enfoque que esta materia estaba tomando en el ámbito
educativo. Estas experiencias quedarían plasmadas en las demostraciones gimnásticas, con la
intervención conjunta de niñas y niños realizando ejercicios con música, que se celebraban
11. Nota de Prensa periódico ABC de 16 de marzo de 1957. http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/
madrid/abc/1957/03/16/055.html Consultado 29-11-2015
12. Nota de Prensa periódico ABC de 24 de junio de 1964, comentado el éxito obtenido por la Escuela
de Educación Física Julio Ruiz de Alda. http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/
abc/1964/06/24/087.html Consultado 30-11-2015.
13. Ley 14/1970, de 4 de agosto, General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa
anualmente en el Palacio de los Deportes de Madrid. También en el primer libro editado con
enfoque coeducativo Expresión Dinámica Educación Física (Libro de Fichas y Guía del Profe-
sor) publicado en 1976 y del que soy coautora14.
En octubre de 1964, fui nombrada Profesora de Educación Física de la Universidad Cen-
tral de Madrid, impartiendo clases en la Facultad de Filosofía y Letras y en la Escuela Superior
de Ingenieros Industriales, hasta que todo el profesorado de Educación Física fue cesado
(1987) al ser eliminada la asignatura de Educación Física de los Estudios Universitarios. Tam-
bién en 1964, fui nombrada vocal de la Federación Española de Gimnasia, con la que colaboré
hasta 1972.
En el curso 1973-74 me incorporé como profesora de Gimnasia al Claustro de Profesores
de la Escuela de Educación Física Femenina, manteniéndome en dicho puesto hasta la inte-
gración de la Escuela en el INEF (1977). Previamente, en 1964, fui propuesta como Auxiliar
de la Profesora de Gimnasia Sagrario Prieto, pero mi condición de no aliada a Sección Fe-
menina impidió que la propuesta pudiera materializarse.
Durante el periodo 73-77 colaboré junto a otras profesoras de la Escuela con el INEF en
varias actividades, principalmente en la impartición de numerosos cursos de actualización en
Educación Física para el profesorado de los distintos niveles educativos y en otros cursos de
formación permanente con profesorado extranjero. Paralelamente, impartí varios Cursos de
Psicomotricidad en diferentes centros escolares de España y participé en diversos encuentros
cientícos nacionales e internacionales.
En junio de 1977, formé parte del Comité Organizador del Congreso Internacional de
Educación Física y Deportiva15, a petición de José María Cagigal, en la que sería la última ac-
tividad organizada por él al frente del INEF; su dimisión se produciría el 26 de septiembre de
ese mismo año. Por este motivo, las actas de este Congreso no llegaron a redactarse. También
en 1977 fui nombrada Vocal de la Asamblea General del Deporte.
Ese mismo año, se produce la incorporación al INEF de la Escuela Superior de Educación
Física Femenina y, mediante carta del Director del Consejo Superior de Deportes, Benito Cas-
tejón, se me comunica que paso a formar parte del Claustro de Profesores del INEF.
En los años convulsivos del INEF que siguieron a la unicación de las Escuelas, cuando el
alumnado estaba repartido en turnos de mañana y tarde, compartí la docencia de las asigna-
turas Gimnasia y Educación Física de Base. Posteriormente, me hice cargo consecutivamente
de Didáctica de la Educación Física Especial, Teoría de la Educación Física, Desarrollo Motor
y Optimización del Aprendizaje Deportivo.
Uno de los momentos más difíciles que tuve que atravesar como profesora y titulada por
la Escuela de Educación Física Femenina “Julio Ruiz de Alda” se produjo en 1981 con el pro-
ceso de convalidación16. A pesar de que esta Escuela había sido la única de las existentes con
anterioridad al INEF que tenía Plan de Estudios especíco de Educación Física, aprobado por
el Ministerio de Educación y Ciencia, y haber sido equiparada al INEF en la Ley de Educación
Física de 1961, sus egresadas fuimos discriminadas teniendo que someternos a una convali-
dación mucho más exigente que la de nuestro homólogos de las otras Escuelas.
14. Alfaro, E., Domingo, A., Antón, J. L., Hernández Antón, J. L., Hernández Vázquez, J. L., Manchón, J. I.,
Mayoral, A., Pascua, M. y Villanueva, M. (1976). Expresión Dinámica y Educación Física. Madrid: Samarán.
15. Programa Congreso Internacional de Educación Física y Deportiva (1977), Madrid: Imprenta INEF.
16. Real Decreto 790/1981, de 24 de abril, sobre Institutos Nacionales de Educación Física y las Enseñanzas que
imparten.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF68 69
En el periodo 1987-89 realicé los Cursos de Doctorado en el primer Programa Educación
Física y Deportes de la Universidad Complutense de Madrid. Seguidamente, cursé el Master
en Administración y Dirección del Deporte en la primera convocatoria que organizó el Comi-
té Olímpico Español y la Universidad Complutense de Madrid (cursos 1989-91).
Una experiencia también interesante fue la participación en la Primera Sesión Internacio-
nal Conjunta para Educadores y Responsables de los Institutos de Educación Física, celebrada
en Olimpia (Grecia), del 24 al 31 de julio de 1993.
4. LA DIRECCIÓN DEL INEF: ¿POR QUÉ NO?
El INEF ha supuesto para muchas personas un marco idóneo para el desarrollo personal, pro-
fesional y académico; desde la docencia a la investigación, pasando por la gestión, ha permi-
tido la realización de muchas de nuestras aspiraciones al hilo de la evolución de la Educación
Física y del Deporte de nuestro país.
Desde mi etapa de estudiante de Educación Física me he sentido comprometida con mi
profesión y con el deporte; por ello, cuando José Luis Hernández Vázquez me ofreció la posi-
bilidad de formar parte de su equipo directivo como Secretaria General del Centro, no dude
en aceptar su propuesta (1990-94). Entre otras razones, porque había realizado recientemente
el Master en Administración y Dirección del Deporte y me atraía el hecho de intervenir en la
práctica.
Sin embargo, la opción de acceder a la dirección del INEF suponía un paso mucho más
importante. En primer lugar por la responsabilidad que conllevaba pero, también, por el he-
cho de ser la primera mujer en la historia del Centro que se presentaba al cargo. No obstante,
pensé ¿y, por qué no?... -tengo un recorrido profesional y una formación similar a la mis
compañeros y, además, cuento ya con una cierta experiencia de gestión…, sólo queda por
resolver la aceptación de una posible derrota… y, para esa, estoy preparada porque la práctica
deportiva desde niña ha sido una buena escuela-.
Así que, acepté y salí elegida para el periodo 1994-98. Ahora venía lo peor: dedicación,
esfuerzo y, sobre todo, mucho trabajo. El objetivo fundamental estaba claro, la meta la total
integración del Centro en la Universidad; a ello dediqué la mayor parte de mi esfuerzo, aun-
que no tuve la satisfacción de verlo culminado. Los intereses políticos y económicos de los
organismos en litigio, Comunidad de Madrid, Consejo Superior de Deportes y Universidad
Politécnica no se ponían de acuerdo, demorando una y otra vez lo que cada vez parecía más
cerca. Al n se logró en el plazo de pocos meses después de dejar la dirección17.
Sin embargo, otros objetivos importantes también se cumplieron en mi tiempo, siendo los
más destacados:
- Aprobación de un nuevo Plan de Estudios de los Licenciados en Ciencias de la Actividad
Física y del Deporte18 y su inicio en el curso 1996-97.
17. R.D. 1192/1998, de 12 de junio, sobre traspaso de funciones y servicios de la Administración del Estado a
la Comunidad de Madrid en materia del Instituto Nacional de Educación Física y Decreto 155/1998, de 3 de
septiembre, del Consejo de Gobierno, por el que se adscribe el INEF a la Universidad Politécnica de Madrid.
18. Real Decreto 1670/1993, de 24 de septiembre, establece el título universitario ocial de Licenciado en Ciencias
de la Actividad Física y del Deporte y las directrices generales propias de los planes de estudios conducentes a la
obtención del mismo. Al amparo de este Real Decreto, es aprobado el Plan de Estudios de Licenciado en Ciencias
- Puesta en marcha del Programa ERASMUS en el INEF y comienzo del intercambio de
estudiantes.
- Acceso de los estudiantes del INEF a las becas de Doctorado y de estudiantes, a las que
hasta ese momento no habían tenido derecho.
- Presidencia de la Conferencia Española de Institutos y Facultades de Ciencias de la
Actividad Física y del Deporte y representación de la misma en la Red Europea de Institutos
de Ciencias del Deporte.
- Negociación con el CSD y la Comunidad de Madrid para evitar el traslado del INEF a las
instalaciones de “la Peineta.
- Organización del I Seminario Iberoamericano de Institutos y Facultades de Ciencias
del Deporte y creación de la Red Iberoamericana de Institutos Facultades de Ciencias del
Deporte19.
- Participación en el Programa ALFA (Programa de la U.E. para la cooperación académica
de Instituciones de Enseñanza Superior con América Latina).
La dirección del INEF fue una extraordinaria experiencia personal y profesional
gracias a la colaboración y apoyo de muchas personas. Desde aquí, quiero expresar mi
agradecimiento al profesorado y personal de administración y servicios del INEF por su
colaboración y, especialmente, a las personas que formaron parte del Equipo Directivo
durante esos años: María Luisa Bueno, Teresa González Aja, Carmen Martínez de Dios,
Francisco Fuentes, José Luis Rodríguez, Javier Rojo, Alberto García Bataller y Vicente
Gómez Encinas. También, a Lidia Sanabria y Lorenzo Jiménez por su apoyo desde la
Secretaría de Dirección.
5. LOS ÚLTIMOS AÑOS.
Desde 1998 y hasta mi jubilación como docente en septiembre de 2008, mi actividad profesio-
nal ha estado centrada en las asignaturas Desarrollo Motor y Optimización del Aprendizaje
Deportivo. Paralelamente, entre los años 2000 y 2003, he impartido la asignatura Aprendizaje
y Desarrollo Motor en la Universidad Camilo José Cela, en la que, actualmente, soy profesora
del Curso de Postgrado Especialista Universitario en Detección e Intervención Psicopedagógica
en Altas Capacidades20.
En el año 2001 empecé a colaborar con el Departamento de Psicología Evolutiva y de la
Educación de la Universidad Complutense de Madrid, con el que he realizado varios estu-
dios en relación con la detección y desarrollo de altas capacidades motrices. Con un grupo
de personas expertas en alta capacidad de varias universidades españolas, en 2001 creamos
de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid, por Resolución de 25 de septiembre
de 1996.
19. La Conferencia Española de Institutos y Facultades de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, celebrada
el 15 de Febrero de 1996, adoptó el acuerdo de promover la realización del I Seminario Iberoamericano de
Institutos y Facultades de Ciencias del Deporte, celebrado en Cartagena de Indias (Colombia) del 1 al 5 de julio de
1996, se aprobó la creación de la Red Iberoamericana de Centros Superiores de Ciencias del Deporte y los objetivos
y estatutos de la misma . https://www2.ulpgc.es/index.php?pagina=fcafd&ver=presentacion3 y
http://www2.ulpgc.es/index.php?pagina=fcafd&ver=2seminario Consultadas 28-11-2015.
20. Universidad Camilo José Cela http://www.ucjc.edu/estudios-universitarios/postgrados/cursos-de-especialista/
Consultada 02-12-2015.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF70 71
la Sociedad Española para el Estudio de la Superdotación (SEES), en la que ocupo en estos
momentos el cargo de Secretaria General21.
Al abandonar la dirección (1998) empecé a colaborar directamente como Co-Directora
en el Seminario Permanente Mujer y Deporte, que desde 1990 dirigía Benilde Vázquez en el
propio INEF, y a orientar mi interés profesional e investigador hacia la temática de igualdad
de género. Con el Seminario he realizado y sigo realizando acciones en el ámbito de la investi-
gación, la organización de jornadas y encuentros cientícos, la impartición de conferencias, el
desarrollo de diversas publicaciones y la asesoría a diferentes administraciones y organismos
públicos y privados nacionales e internacionales.
También bajo esta perspectiva, en 2006 nació la Asociación de Estudios sobre la Mujer
(ASEM-UPM)22, de la que soy socia fundadora y actual Presidenta.
En esta línea de trabajo y estudio continúo desarrollando mi actividad profesional actual.
Entre las actuaciones más recientes se encuentran: la participación como conferenciante in-
vitada en FISU GENDER EQUALITY ROUND TABLE, celebrada durante la Universiada de
Kazán (2013)23, la coautoría de la plataforma digital Modulo Deporte y Género para la forma-
ción del personal técnico deportivo del CSD (pendiente de publicación), la participación en
los Cursos de Verano 2015 de la Universidad Complutense, la obtención del IV Premio FISU
Igualdad de Género en el Deporte con el Proyecto Igualdad de Género en el Deporte Univer-
sitario: orientaciones para deportistas, personal técnico y dirigentes y la participación como
conferenciante invitada al I Congreso Internacional Mujeres y Deporte, organizado por el
Instituto Costarricense de Deporte y Recreación (2015), en el que se me ha nombrado asesora
para el Primer Plan de Igualdad en el Deporte, que está abordando el Gobierno de Costa Rica.
En relación con mi trabajo en el campo de la Igualdad de Género en el Deporte, en el año
2006, recibí la Medalla de la Real Orden del Mérito Deportivo del Consejo Superior de De-
portes24 y en 2013, fui elegida por el Instituto Europeo para la Igualdad de Género como una
de las doce mujeres que inspiran a Europa25.
Hasta aquí, mi vida ligada al deporte…
21. WEB Sociedad Española para el Estudio de la Superdotación. http://pendientedemigracion.ucm.es/info/sees/
Consultada 02-12-2015.
22. WEB Asociación de Estudios sobre la Mujer. http://www.upm.es/institucional/PAS/Asociaciones/
Asociaci%C3%B3n+de+Estudios+sobre+la+Mujer Consultada 03-12-2005.
23. http://www.su.net/en/Gender-Equality-Round-Table-3133.html?mbID=5396 Consultada 02-12-2015.
24. Información WEB CSD. http://www.csd.gob.es/csd/documentacion/otras-noticias/real-orden-del-merito-
deportivo/view Consultada 02-12-2015.
25. Nota de Prensa en la WEB UPM https://www.upm.es/e-politecnica/?p=2472 Consultada 02-12-2015.
Referencias bibliográcas.
BOE. Ley 77/1961, de 3 de diciembre sobre Educación Física. Recuperado 20 de noviem-
bre de 2011 de http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-1961-23723
Carbajosa, C. (2000). Las profesoras de educación física en España: historia de su formación
(1938-1977). Oviedo: Universidad de Oviedo.
Delegación Nacional de la Sección Femenina (1965). GIMNASIA EDUCATIVA. ESPAÑA.
Madrid: L.G.Magerit, S.A.
(1966). GIMNASIA EDUCATIVA. ESPAÑA. Madrid: L. G. Magerit, S.A.
(1966). EDUCACIÓN FÍSICA FEMENINA Y EXPRESIÓN POPULAR: Congreso Mundial
de Educación Física y Deportiva. Madrid, 1966. Madrid: L. G. Magerit, S.A.
Gwendolyn, A. (1965). Fih International Congress of the International Association of
Physical Education and Sports for Girls and Women. Journal of Health Physical Education,
Recreation, 36, 24-72.
Instituto Nacional de Educación Física y Deportes (1968), Actas del Congreso Mundial de
Educación Física y Deportiva. Madrid: Grácas Ruan.
(1970). Memoria 1970. Madrid: ARO Artes Grácas.
(1977). Congreso Internacional de Educación Física y Deportiva, Madrid: Imprenta INEF.
Olivera Betrán, L. (2006). José María Cagigal y su contribución al humanismo deportivo.
Revista Internacional de Sociología, Vol. LXIV, N.44, 2017-235.
Zagalaz, M. L. y Cachón, J. (2012). La escuela de Profesoras de Educación Física
“Julio Ruiz de Alda” de Madrid. ATHLOS. Revista Internacional de Ciencias Sociales
de la Actividad Física, el Juego y el Deporte. 3, 144-168. Enlace Web: http//www.
museodeljuego,org. Consultado 12-11-2015.
50ª ANIVERSARIO - INEF 73
ACADEMIA OLÍMPICA ESPAÑOLA
CONRADO DURÁNTEZ CORRAL
PRESIDENTE ACADEMIA OLÍMPICA ESPAÑOLA
Los II Juegos Atléticos Iberoamericanos se desarrollaron en el Estadio Vallehermoso de
Madrid entre los días 7 a 12 de octubre de 1962. En esas fechas me encontraba sirviendo
mi primer destino como Juez de Primera instancia e Instrucción en el malagueño Gauciín
próximo a Ronda y ahí recibí invitación del carismático dirigente y entrenador Manuel Fraga
Ferrán para incorporarme al conjunto atlético español como Jefe de Equipo. Nos alojamos en
los Colegios Mayores de la Ciudad Universitaria y en una de las veladas vespertinas de con-
fraternización que diariamente se organizaban subió al escenario un hombre alto de aspecto
educado y señorial de gran calva y con gafas que con excelente voz y gran profesionalidad
cantó los Remeros del Volga. Era María José Cagigal. Cuando nos presentaron hicimos rápida
amistad y me regaló un ejemplar de su libro Hombres y Deporte con cariñosa dedicatoria.
Un año antes, yo había asistido, enviado por el COE, a la inauguración del primer Curso
de la Academia Olímpica Internacional al que volví a acudir en años sucesivos. Mis buenas
relaciones con los dirigentes griegos, me permitieron recomendarles a que invitasen a Cagigal
como conferenciante para el IV Curso de la Academia, programada para el 1964, lo que así
hicieron, interviniendo Cagigal con la ponencia Persona y Deporte, a las que seguirían, en
1967 (VII curso) El atleta ante la derrota y en 1968 (VIII Curso) La Educación Social a través
del deporte.
Cagigal, pedagogo y humanista quedó hondamente impresionado por sus vivencias en
Olimpia y en razón a ello, urdimos la posible creación en el INEF de una institución de di-
fusión e investigación olímpica de carácter nacional similar a la de Olimpia. El Memorando
que en tal sentido presenté a Samaranch fue aceptado y la Sesión inaugural del proyecto tuvo
lugar en la Sala Internacional del INEF el 25 de noviembre de 1968 en la que Cagigal hizo
encendido elogio de la convivencia de la creación de un Centro de Estudios Olímpicos que así
se fundó y al que ulteriormente, siguiendo la tendencia de denominación de otros países para
instituciones similares se llamó Academia Olímpica.
La AOE fue así la primera AON que se constituía como lial y colaboradora de la AOI.
A lo largo de estos 47 años, la AOE ha venido celebrando ocialmente un Curso Anual de
difusión olímpica en el que a la vez se hace la selección de entre los asistentes más cualicados
de los que han de asistir al Curso Anual de la AOI. Cada curso es ocialmente anunciado por
un programa y un cartel y sus trabajos editados en Actas, habiéndose celebrado en las fechas
del 20, 30 y 40 Aniversario actos protocolarios a los que asistió el Presidente del COI y au-
toridades académicas deportivas y nacionales y presidido por S.A.R. el Príncipe de Asturias,
Presidente de Honor de la AOE. Con ocasión de tales acontecimientos, en 1999 el Coro de la
Facultad de Educación Física de Madrid entonó, por primera vez en español, el Himno Olím-
pico adaptado y dirigido por Adela Rovira, y también se recitó por primera vez en español la
Oda Olímpica de Pierre de Coubertin en la sentida voz de Pablo Sanz.
Más de cuarenta publicaciones sobre temática olímpica han sido editadas por la Academia
Olímpica Española, habiendo recibido diplomas acreditativos de participación más de 6.000
alumnos, y se han acuñado nueve medallas conmemorativas de las distintas efemérides. La
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF74 75
AOE ha contribuido a la promoción para la creación de Academias Olímpicas en África con
sendos cursos en Benin (1997) y Togo (2001), creándose como consecuencia de ellos seis
Academias Olímpicas en el área francófona.
La necesidad de difundir el Olimpismo por los cauces del idioma y una cultura común,
condujo a la AOE a impulsar la creación de la Asociación Iberoamericana de Academias
Olímpicas, con una primera Sesión habida en Madrid el 26 de junio de 1988. Dos años más
tarde, el 14 de junio de 1990, se redactaron los Estatutos de la Asociación y se eligió a la Junta
Directiva. La Asociación ha venido programando Congresos bianuales en los que se discu-
ten los planes de actuación y se discuten acuerdos en la difusión del olimpismo, a la par que
se exponen y se someten a crítica los trabajos realizados por cada AON asociada durante el
bienio. El resultado obtenido ha sido altamente positivo al pasar de cinco AOs, inicialmente
asociadas, a las 26 que hoy día existen (Andorra, Angola, Argentina, Bolivia, Brasil, Colom-
bia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Guinea Ecuatorial,
Honduras, México, Mozambique, Nicaragua, Panamá, Perú, Portugal, Puerto Rico, República
Dominicana, Sao Tomé, Uruguay, Venezuela).
El COI reconoció ocialmente a la AIAO en 1996, y en 2002, durante el IX Congreso ha-
bido en León, la Asociación hubo de cambiar de nombre a la actual de Asociación Panibérica
de Academias Olímpicas, al haberse asociado al grupo, las academias africanas de Angola,
Mozambique, Sao Tomé y Guinea Ecuatorial.
La Asociación imprime en Actas el contenido de los Congresos que son distribuidas a los
distintos asociados, merced a la colaboración de la Agencia de Cooperación Internacional del
Ministerio de Asuntos Exteriores de España y ha editado ocho publicaciones sobre olimpis-
Olimpia, 16 de junio de 1961. Fundación de la
Academia Olímpica Internacional. Carl Diem
pronuncia la lección inaugural
AOI 1964. IV Sesión. Conferencia José María Cagigal.
Madrid, 25 de noviembre de 1968. Acto inaugural de la fundación de la Academia Olímpica Española y asistentes
al curso. En la fotografía de la izquierda y en el centro Juan Antonio Samaranch, Presidente del Comité Olímpico
Español y José María Cagigal, Director del Instituto Nacional de Educación Física
Publicaciones sobre Olimpismo editadas por la
Academia Olímpica Española
Carteles conmemorativos de los cursos de la Academia
Olímpica Española
Madrid, 19 de abril de 1999. Acto protocolario con motivo del XX Aniversario de la fundación de la Academia
Olímpica Española, presidido por SAR. el Príncipe de Asturias que aceptó la Presidencia de Honor de la misma
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF76 77
mo, siendo la última Orígenes del Olimpismo en Iberoamérica, en donde se estudó, por cada
miembro asociado, cómo se introdujo la idea olímpica en cada país hasta la fundación del
CON, publicación prologada por el entonces Presidente del COI, Jacques Rogge. Medallas
conmemorativas y carteles anunciadores se han realizado por la Asociación para los distintos
Congresos.
A imitación de la APAO, se están tratando de fundar asociaciones similares en Asia y
África, proyecto este último en el que ilusionadamente viene trabajando Mario Francisco,
Presidente del CON y AO de Benin, quien ha pasado recientemente el relevo en la tarea al
tunecino Rida Layouni.
También impulsada por la AOE, se fundó en Madrid, el 1 de septiembre de 1996, la Unión
Española de Filatelia Olímpica, al objeto de impulsar esta sección cultural y artística del
fenómeno olímpico. La UEFO celebra Asambleas anuales y edita dos números anuales de
la Revista Filatelia Olímpica la que, en certamen de Beijing, ha obtenido Diploma de Plata
y Diploma Especial el libro El Fuego de Olimpia, en razón al exhaustivo estudio que en él se
realiza sobre el símbolo del fuego en la historia olímpica. En el año 2007, el COE adquirió, con
destino a la AOE, la Colección de Filatelia Olímpica Sebastián Sabaté, la mejor en su temática
a nivel nacional, inaugurada en Exposición el 18 de diciembre de 2007 en presencia de los
miembros del COI, S.A.R. Doña Pilar de Borbón y Mohamed Mzali.
A través de la AOE se han obtenido del Servicio de Correos catorce sellos conmemorati-
vos de los distintos congresos y actividades organizados por la AOE.
Igualmente, bajo el impulso de la AON se creó en Madrid, el 6 de octubre de 1998, el
Comité Español Pierre de Coubertin, al objeto de difundir la vida, obra e imagen del restau-
rador del movimiento olímpico. El Comité, a través de una Exposición Iconográca itinerante
sobre el célebre humanista francés, ha difundido a nivel nacional e internacional su imagen
y rico ideario, habiéndose editado cinco publicaciones sobre su vida y obra. También existen
veinte calles con su nombre y se han fundido dos bustos sobre su imagen, uno en el año 2000,
obra del artista gallego Álvaro de la Vega, y otro el 23 de marzo de 2006, obra del escultor ma-
drileño Federico Lozoya, desvelado por S.M. el Rey Don Juan Carlos, acompañado por el Pre-
sidente del COI, Jacques Rogge, que al manifestar su admiración por la obra le fue entregada
una copia con destino al Museo de Lausana, el 31 de enero de 2007. La versión en cuestión re-
produce, con gran delidad, la imagen fotográca de Pierre de Coubertin obtenida en Nyons
(Suiza) en 1926, quizá la más expresiva y el de cuantas se conservan del célebre humanista.
Por último, la etapa iniciada en 1990 y aún no acabada supone la de la creación de Centros
de Estudios Olímpicos en distintas Universidades. El CEO en cuestión se crea por la vía de
un Convenio suscrito por el Presidente del COE, el Rector de la Universidad respectiva y el
Presidente de la AOE. El COE-AOE cede un fondo bibliográco de temática olímpica al CEO
y ambas partes contratantes se comprometen a organizar ciclos de conferencias, seminarios o
cursos de difusión olímpica, colaborando proporcionalmente en los costes. Hasta el momento
se han creado 34 en las Universidades Autónoma de Barcelona, La Coruña, Granada, Cáce-
res, León, Almería, País Vasco, Murcia, Santiago de Compostela, Sevilla, Córdoba, Alicante,
Madrid, 4 de abril de 1971. S.A.R. George W. de Hannover acompañado del Director del INEF, José María Cagigal y
el Presidente de la AOE Conrado Durántez, así como de un grupo de diplomados españoles de la AOI.
Atenas, agosto 1969. Delegación española en el 9º curso de la AOI.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF78 79
Actas conteniendo las conferencias y trabajos de los
distintos cursos de la Academia Olímpica Española
Publicaciones de Olimpismo para jóvenes editadas por
la Academia Olímpica Española
Medallas conmemorativas de la Academia Olímpica
Española
Publicaciones diversas del Comité Español Pierre de
Coubertin
Cotoneau (Benin), 1al 5 de noviembre de 1977. Curso
de promoción de las Academias Olímpicas en África
Occidental
Sellos y Matasellos conmemorativos de la Academia
Olímpica Española y de la Unión Española de Filatelia
Olímpica
San Millán de la Cogolla (Logroño), 20 de mayo de 2008. Inauguración del XII Congreso de la Asociación
Panibérica de Academias Olímpicas
Madrid, 8 de julio de 2002. Audiencia concedida por SAR el Príncipe de Asturias a los participantes en el IX
Congreso de la Asociación
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF80 81
Rey Juan Carlos de Madrid, Universidad de Valladolid en Segovia, Universidad Autónoma de
Madrid, Valencia, Europea Miguel de Cervantes de Valladolid, Cádiz, Alfonso X El Sabio, La
Rioja, Jaén, Vigo, Oviedo, Las Palmas de Gran Canarias, Universidad de Valladolid en Soria,
Universidad de Navarra, Europea de Madrid, Alcalá, Cantabria, Girona y Castilla La Mancha
y en los Ayuntamientos de Noja, La Nucía y Castellón, estando en proyecto un convenio a
nivel nacional para que exista un CEO en cada Universidad de España. Los días 22 y 23 de
marzo de 2007 se celebró en la Universidad de Granada el I Congreso de CEOs, al objeto de
aunar ideas y establecer una estrategia común, acordándose la celebración bienal de este tipo
de reuniones y habiendo obtenido recientemente el Presidente del COE apoyo de sponsoriza-
ción para el funcionamiento de los CEOs.
En los términos de difusión olímpica a nivel escolar, la AOE ha editado ocho publicacio-
nes sobre la historia y losofía del olimpismo, siendo la última Olimpismo y Deporte. Valores
y Símbolos, texto que, presentado por el Presidente del COE, Alejandro Blanco, y aceptado en
la Asamblea del ACNO habida en Beijing entre el 4 al 12 de abril de 2008, fue distribuido a
todos los CONs.
En otro sentido señalar que, entre los días 4 y 5 del mes de octubre de 2008, tuvo lugar
en Madrid el I Congreso de Diplomados Olímpicos, es decir de Diplomados de la AOE que
también lo fueron de la AOI, Congreso que tuvo por objeto crear una Asociación de estos
diplomados y proponer un plan de estrategia divulgadora a nivel nacional del deporte y los
principios olímpicos.
La AOI ha reconocido y distinguido a la AOE por su trabajo, dedicación y colaboración
con reiterados premios, entre otros el del 10 Aniversario de la AOI (1971) Medalla de Plata
en publicaciones (1981) Premio Especial Internacional del 35 Aniversario de la AOI por la
difusión del Olimpismo en Iberoamérica; Premio Vergina en reconocimiento a los 50 años de
colaboración con la AOI entregado el 11 de junio de 2009 por el Presidente de la República
Karolos Papoulias y Premio Athenea entregado en Atenas el 24 de mayo de 2015 por el Pre-
sidente de la República Prokopis Pavlopoulos en razón a ser la AOE la primera creada en al
mundo y la más activa.
Santa Fe (Granada), 7 de mayo de 1996. Sesión
inaugural del V Congreso
Santiago de Compostela, 5 de mayo de 1998.
Asistentes al VII Congreso
Madrid, 25 de noviembre de 2009. Intervención de S.A.R. D. Felipe Príncipe de Asturias, Presidente de Honor de la
AOE en los Actos conmemorativos del XL Aniversario
50ª ANIVERSARIO - INEF 83
“Cambios sociales y cambios en las prácticas y
demandas de actividad física y deporte: 1966-2016.
Nuevos retos organizativos”
MARTÍNEZ DEL CASTILLO, JESÚS, COORD. UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID
MOSCOSO SÁNCHEZ, DAVID, UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE
MARTÍN RODRÍGUEZ, MARÍA, UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID
JIMÉNEZBEATTY NAVARRO, JOSÉ EMILIO, UNIVERSIDAD DE ALCALÁ DE HENARES
DEL HIERRO PINÉS, DAVID, OCISPORT CONSULTING
RESUMEN
En paralelo a los cambios sociales, políticos, económicos y culturales que han tenido lugar
desde la creación del INEF en 1966, la evolución del número de practicantes de actividad fí-
sico-deportiva (AFD) creció considerablemente hasta el año 2000 y después se ha estancado.
Con lo que se sigue a gran distancia en esta variable, de los países europeos de referencia.
Estas evoluciones y cambios suscitan diferentes interrogantes:
¿Por qué creció el número de practicantes en las primeras décadas? ¿Por qué se ha deteni-
do el crecimiento de las personas practicantes de AFD? ¿Por qué no practica la mitad de
la población? ¿existen barreras para la práctica de AFD?
Por otro lado esta evolución de las demandas y las tasas de práctica ¿se ha distribuido
homogéneamente en la estructura social en España?, o ¿siguen existiendo condiciones
sociales de acceso a la práctica según la edad, la clase social y el género?
¿Han inuido, inuyen en todo ello los cambios sociales acaecidos?
¿Qué retos deberían plantearse las organizaciones deportivas para que se siga incremen-
tando el número de personas que realizan habitualmente AFD?
Pues bien para iniciar la respuesta a estos interrogantes en este Foro, se desarrolla a conti-
nuación del apartado de Introducción, el apartado dedicado a los “Cambios Sociales y su
inuencia en las demandas de AFD”. Y a continuación se abordan los apartados dedicados
a las demandas y barreras a la AFD según la edad, la clase social y el género. Tras lo cual se
naliza con el apartado de retos organizativos en el que se abordan aquellas iniciativas que
presumiblemente permitirían retomar el crecimiento del número de practicantes de AFD y
seguir acercándonos a las tasas de los países europeos de referencia.
Introducción
Cuando comenzó su andadura el INEF de Madrid, con el Congreso Internacional de 1966, y
el comienzo de las clases para la primera promoción en 1967, España era un país que iniciaba su
modernización económica en el contexto del llamado desarrollismo y que empezaba a afrontar su
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF84 85
modernización en el ámbito del Deporte26. En ese proceso cabe mencionar entre otras iniciativas
la creación por José María Cagigal del propio INEF, los pioneros estudios estadísticos del deporte
efectuados por el INE (primeras encuestas de hábitos deportivos de 1968 y 1974; primera encuesta
de 1975 de organizaciones y recursos del deporte: entidades, equipamientos, recursos humanos).
En aquella época España27 era un país todavía eminentemente rural y sedentario como
reejó la encuesta del INE (1968), donde sólo practicaba el 12 % de la población. Y donde
podían observarse (Martínez del Castillo, 1983), lo que Le Pogam (1979) denominaba “Con-
diciones sociales de acceso a la práctica deportiva” según la edad, el género y la posición
social. Así los escasos practicantes deportivos de la época se concentraban en (Martínez del
Castillo, 1983): los jóvenes, los varones y las personas con un cierto capital cultural, econó-
mico, social28 y biológico. El resto de grupos sociales apenas había incorporado la actividad
físico-deportiva a sus estilos de vida29 y constituía la mayor parte de ese 88% de población no
practicante en 1968. Cabe señalar que ese problema social y deportivo ya fue señalado por
Cagigal (1976) en su excelente diagnóstico del sistema deportivo de la época, así como en sus
excelentes propuestas para mejorar el desarrollo y la organización del Deporte en España.
Figura 1. Evolución las tasas de práctica (demanda establecida) y de no práctica en España
Fuente: Adaptado de INE (1968), Durán (1995) y García Ferrando (1982, 1991, 2001, 2011)
En referencia a la evolución del número de personas que practicaban actividad físico-de-
portiva (AFD), la gura 1 evidencia que las décadas de los setenta, los ochenta y los noventa
26. Los términos Deporte, Actividad Física o Actividades Físico-Deportivas empleados en este texto hacen
referencia a la denición abierta de Deporte aprobada por el Consejo de Europa (1992)
27. En todo este documento todos los datos y guras se reeren al conjunto de España, excepto en algunos casos
que se indica que la muestra estudiada era territorialmente más restringida.
28. Aquí se hace una aplicación de la Teoría de las Especies de Capital de Pierre Bourdieu (1979), a las que cabría añadir
cuando se analiza socialmente el Deporte, los capitales biológico y motriz (Martínez del Castillo et al., 2006, 2010a).
29. Sobre la evolución de las prácticas físicas deportivas en España en el período 1968-1982 y las tasas de práctica
según grupos sociales en aquella época puede consultarse Martínez del Castillo (1983)
(Durán, 1995), supusieron un incremento considerable e ininterrumpido de las personas que
practicaban AFD (del 12% en 1968 al 47% en el 2000). Ello conllevó que paralelamente la
población no practicante se fuera reduciendo progresivamente desde el 88% en 1968 hasta el
53% en el 2000. Sin embargo llama la atención que desde el 2000 la tasa de práctica y de no
práctica se ha estabilizado en torno al 50% de la población. Es decir que de cada dos personas,
una practica AFD y otra no. Esta situación comparada con los países europeos de referencia,
del centro y el norte de Europa (European Commission, 2014b) es claramente insatisfactoria,
dado que en dichos países la mayoría de sus poblaciones realizan AFD.
Por otra parte también han acaecido profundos cambios en las actividades practicadas y
demandadas, dentro del proceso conocido como la heterogeneización del Deporte (Durán,
1995; Puig, Martinez del Castillo, y Apunts, 1985). De la práctica cuasi-exclusiva de algunos
deportes federados se ha pasado a un sistema deportivo más abierto en el que coexisten la
práctica deportiva federada con las demandas de práctica de las más variadas actividades
físicas con nes recreativos, lúdicos, higiénicos, sociales… dentro de lo que se denominan las
actividades de tness, wellness, o deportes de aventura entre otras AFD (Buñuel, 1994; Durán,
1995; CIS, 2015; García Ferrando y Llopis, 2011).
A la espera de los resultados de la encuesta de 2015 del CIS-CSD, y otras investigaciones
sociales en la AFD, estas evoluciones y cambios suscitan diferentes interrogantes:
¿Porqué creció el número de practicantes en las primeras décadas? ¿Porqué se ha detenido
el crecimiento de las personas practicantes de AFD? ¿porqué no practica la mitad de la
población? ¿existen barreras para la práctica de AFD?
Por otro lado esta evolución de las demandas y las tasas de práctica ¿se ha distribuido
homogéneamente en la estructura social en España?, o ¿siguen existiendo condiciones
sociales de acceso a la práctica según la edad, la clase social y el género?.
¿Han inuido, inuyen en todo ello los cambios sociales acaecidos?
Pues bien para iniciar la respuesta a estos interrogantes en este Foro, se desarrolla a con-
tinuación en primer lugar el apartado dedicado a los “Cambios Sociales y su inuencia en
las demandas de AFD”. Y a continuación se abordan los apartados dedicados a las demandas
y barreras a la AFD según la edad, la clase social y el género. Tras lo cual se naliza con el
apartado de retos organizativos en el que se abordan aquellas iniciativas que presumiblemente
permitirían retomar el crecimiento del número de practicante de AFD y seguir acercándonos
a las tasas de los países europeos de referencia.
Por último debe señalarse que en los Estudios de Hábitos Deportivos en España realizados por
el CSD y el CIS, solo se diferenciaba a las personas según practicaban o no practicaban AFD. Pero
esta dicotomía no es plenamente ecaz para diagnosticar los cambios organizativos y las políticas
que permitan ir reduciendo progresivamente el número de personas sedentarias. En ese sentido en
algunos proyectos de I+D+ i realizados en nuestras universidades y grupos de investigación sobre
las personas adultas y mayores (Martín et al. 2014; Martínez del Castillo et al. 2008), a la hora de es-
tudiar las demandas de AFD de una determinada población, se diferencian tres tipos de demanda
(Martínez del Castillo, 1988; Martínez del Castillo et al., 2010a) que serán analizadas en este Foro
en los apartados dedicados a las demandas según la edad, el género y la clase social:
La Demanda Establecida, formada por las personas que practican regularmente AFD.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF86 87
La Demanda Latente, formada por las personas que no practican AFD, pero estarían inte-
resadas en realizarla.
La Demanda Ausente, formada por las personas que no practican AFD, y que no estarían
interesadas en realizarla.
Los cambios sociales y su inuencia en los cambios en las demandas de actividad
física y deporte
En España, el deporte ha adquirido una importancia sin precedentes en las últimas décadas. Los
triunfos deportivos individuales (Indurain, Nadal, Jorge Lorenzo, Fernando Alonso, Contador,
Gasol, Edurne Pasabán…) o colectivos (selecciones españolas de fútbol, baloncesto, tenis…)
han despertado una inusitada pasión en la ciudadanía. Ahora bien pese al aparente triunfalismo
mediático en el ámbito del deporte, los datos contrastan con otra realidad. Como ya ha sido
expuesto anteriormente, tan sólo el 40% de los españoles practican deporte, y este porcentaje es
menor aún entre quienes lo realizan de forma habitual, es decir, 3 o más veces en semana (un
22%) (CIS, 2010). Además, dicha cifra es muy inferior a la de otros países europeos —como No-
ruega, Finlandia, Dinamarca o Irlanda—, donde alrededor del 60-70% de las personas practican
deporte, según datos del Special Eurobarometer “Sport and Physical Activity (European Com-
mission, 2014b). Con lo que cabe preguntarse si esa pasión que aparentemente ha suscitado en
los últimos años el deporte entre los españoles se materializa más allá del espectáculo deportivo.
Y, con ello, cabe preguntarse si esa imagen de España, como país de grandes ídolos deportivos,
inuye o no en la reproducción de la práctica del deporte en la ciudadanía.
Es necesario matizar que, aunque es cierto que en España el número de personas que
practican deporte es inferior al de otros países europeos, en su análisis se debe recordar que
este país ha vivido un recorrido histórico diferente. El sistema democrático, el desarrollo eco-
nómico y el Estado de Bienestar, llegaron a España mucho más tarde que en otros Estados
de la UE. De ahí que en 1975 en este país apenas hicieran deporte 2 de cada 10 personas, la
mitad que en 2010. Pese a dicho matiz, lo cierto es que cuatro décadas más tarde aún persisten
barreras y desigualdades sociales en el acceso a la práctica del deporte según la edad, la clase
social y el género que serán abordadas en los siguientes apartados de este Foro.
Todavía no hace mucho tiempo que el deporte se encontraba ausente en el imaginario y
las prácticas culturales de la mayoría de las personas. Durante siglos, la práctica de los llama-
dos deportes modernos (atletismo, ciclismo, remo, baloncesto, etc.) contaba únicamente con
el reconocimiento social en espacios educativos y asociativos a los que sólo accedían las clases
más favorecidas (Moscoso, 2005). En consecuencia, esos deportes únicamente eran practica-
dos por un escaso segmento de la población. Una imagen muy clara al respecto la proporciona
la obra de Delibes (1989), Mi vida al aire libre. Memorias deportivas un hombre sedentario.
Habría que esperar al último cuarto del siglo XX, gracias a la universalización de la enseñanza
pública y la propagación del Estado del Bienestar, para que el deporte se convirtiera en una práctica
cultural generalizada, en el contexto de cuatro décadas de deportivización de la sociedad española.
En este contexto, políticas dirigidas a su promoción, como las conocidas “Campañas de
Deporte para Todos” —iniciadas a raíz de la rma en 1975 de la Carta Europea del Deporte
para Todos—, y la adopción de leyes especícas en materia de cultura física y deportiva —en
particular, la Ley 13/1980 General de la Cultura Física y del Deporte—, supusieron un punto
de inexión en la manera de concebir en la ciudadanía española y de gestionar el deporte en
el seno de las instituciones públicas del país.
A partir de entonces, se puede decir que emergió el concepto de cultura deportiva en la
ciudadanía española, y las administraciones públicas, especialmente los nuevos ayuntamientos
elegidos democráticamente, asumieron la responsabilidad de garantizar su realización (Puig,
Martínez del Castillo y Grupo Apunts, 1985). El deporte comenzó a dejar de ser un privilegio de
minorías para convertirse en un logro y una necesidad de todo individuo, un factor de desarro-
llo humano que debía ser estimulado y mantenido por los fondos públicos. En este escenario, la
práctica deportiva se incorporaría a los estilos de vida de parte de la población española.
En los años noventa, la presencia del deporte había adquirido tal relevancia en nuestros
estilos de vida, que sería imposible entender hoy a una sociedad como la española sin con-
templar esta actividad como una parte esencial de su cultura. Acontecimientos como la cele-
bración del Campeonato Mundial de Fútbol de 1982 —“los mundiales de Naranjito, como se
le conocería popularmente— y de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992, nos recuerdan
que el deporte es un referente en nuestra historia reciente. No en vano, hemos de recordar que
diarios como MARCA se encuentran hoy en España con una difusión por delante de diarios
generalistas como El País, El Mundo o el ABC. Tal como expresara Lagardera Otero (1991, p.
415), “los hombres y mujeres de hoy han aprendido a vivir corriendo tras un balón, contem-
plando las nales olímpicas en el televisor, rellenando las columnas quinielísticas o utilizando
los chándales y las zapatillas deportivas como indumentaria usual en sus prácticas físicas o en
los descansos del n de semana. Y es que el fenómeno deportivo ha acabado conquistando
nuestro imaginario cultural, siendo reconocido positivamente por la mayoría de la población.
En nuestros días, 6 de cada 10 ciudadanos españoles expresan mucho o bastante interés
hacia el deporte, lo que representan un 15% más que en el año 1980. Un incremento en el
porcentaje de personas que maniestan este interés que resulta de ese proceso de deportivi-
zación de la sociedad española al que se alude, y que se da incluso en aquellos casos en que
no practican deporte.
Figura 2. Evolución del interés hacia el deporte en España (1975-2010). Fuente: CIS (2015)
El proceso de deportivización de la sociedad española no se debe en exclusiva a la norma-
lización del sistema deportivo. Las transformaciones experimentadas en la organización del
Estado, el modelo de economía y el paradigma cultural han inuido de manera determinante
a su institucionalización.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF88 89
En el proceso de transformación del país, un fenómeno cuya consideración resulta esen-
cial para comprender la difusión de la actividad deportiva es la creciente importancia adqui-
rida por el tiempo libre y el ocio. En efecto, el tiempo libre se ha convertido en las últimas
décadas en una parte cada vez más importante de nuestras vidas, y hoy su signicado se
traduce básicamente en la realización de actividades no vinculadas a nuestra principal ocu-
pación laboral, las prácticas de ocio, concretadas en actividades de diversa naturaleza como,
por ejemplo, la lectura, la música, la participación en asociaciones no lucrativas, los viajes
turísticos o la práctica del deporte. De ahí que, a menudo, ambos términos sean empleados
confusamente, puesto que buena parte de las actividades de ocio se realizan durante nuestro
tiempo libre. Pero, al margen de ello, hay rasgos del tiempo libre que parecen haber cambiado
en el transcurso de la historia reciente: la propia manera de entenderlo, la forma de ocuparlo
y el tipo de actividades de ocio que se desarrollan en este espacio temporal.
Uno de los aspectos que inuyen en el cambio de concepción y la ocupación de nuestro tiem-
po libre es la creciente densidad normativa e intensa burocratización experimentada en las últimas
décadas. En efecto, la modernización de las instituciones públicas, tras el inicio de la democracia,
implicó que la mayoría de los españoles vivieran un progresivo incremento del tiempo no pro-
ductivo dedicado a tareas de formalización administrativa en el seno de las familias (gestiones
bancarias, solicitudes de ayudas, rentas, inscripciones en registros y escolarización, trámites demo-
grácos…), que condicionan nuestro tiempo de dedicación a las actividades de ocio.
El cambio en el modelo de economía también ha sido decisivo en la ocupación del tiempo
libre. La mayor especialización exigida en los mercados profesionales ha impulsado un proceso
de acceso y promoción laboral mediante la adquisición de méritos. Esto se traduce en una ma-
yor dedicación, en nuestro tiempo no laboral, a la realización de tareas de formación y adquisi-
ción de conocimiento. Esta tendencia se ilustra claramente en la organización del tiempo entre
las nuevas generaciones de españoles, que tienen una apretada agenda entre clases de idiomas,
informática, música, perfeccionamiento, técnicas de estudio, etc. en detrimento del tiempo de
ocio dedicado al juego y las relaciones con los grupos de iguales fuera del espacio escolar.
Otro ámbito que ha ejercido inuencia en los cambios relativos a la concepción y el uso
de nuestro tiempo libre es el cambio producido en el sistema familiar. En las pasadas décadas,
la desaparición de la familia extensa, a favor del incremento de las familias de tipo nuclear,
y, posteriormente, el aumento de familias monoparentales —motivado por el acceso de la
mujer al mercado laboral y, sobre todo, por la pérdida de importancia de los paradigmas
culturales de corte tradicional como el familismo— ha derivado, en el marco de las anteriores
circunstancias, en una mayor sobrecarga de tiempo dedicado a labores domésticas entre las
escasas personas que conforman los nuevos modelos familiares, viéndose signicativamente
reducido el tiempo disponible para el disfrute de actividades de ocio.
Finalmente, las propias formas de ocio han cambiado en las últimas décadas. A las tradi-
cionales actividades que ocupaban este tiempo (estar con la familia, ver la televisión, escu-
char música, ver deporte, practicar deporte, estar con los amigos, salir de excursión…) se le
unen ahora otras muchas vinculadas al uso de las nuevas tecnologías, lo que se entiende por
ocio digital’ (navegar por Internet, chatear, enviar SMS…), y a las nuevas pautas de consumo
(comprar en los centros comerciales). Muchas de estas otras nuevas actividades de ocio pue-
den ser calicadas como actividades sedentarias, que se suman así a unos hábitos de trabajo
ya por sí carentes de ejercicio físico, contribuyendo a alimentar un estilo de vida eminente-
mente sedentario en la sociedad española.
En ese escenario dibujado sobre las nuevas pautas de ocupación del tiempo libre, habría
que preguntarse qué lugar ocupa el deporte. Pues bien, el deporte ocupa un lugar secundario,
si se compara con el que ocupan las actividades relacionales, tales como estar con la familia o
con los amigos, u otras más tradicionales como ver la televisión, leer libros o revistas, o escu-
char música. Incluso, en la actualidad, hacer deporte compite en ocupación con ver deporte
por la televisión o navegar por Internet, tal como puede comprobarse en la evolución de las
principales actividades de tiempo libre de la población española (CIS, 2015). Más relevante
aún que éste, que el deporte, es, desde el punto de vista de la implicación de la ejercitación
física en el tiempo libre, el pasear o caminar, tal como evidencia el mismo estudio (CIS, 2015).
La ocupación de nuestro tiempo libre y la práctica del deporte tienen que ver, a su vez, con
el cambio vivido en la organización del trabajo. El modelo de organización laboral postindus-
trial se caracterizaría por la reducción de la jornada laboral y la progresiva disminución del
uso de fuerza física corporal —gracias a la implementación de tecnología en las tareas pro-
ductivas—, así como a la progresiva terciarización y, con ella, a una especialización profesio-
nal —que implica la sustitución de los trabajadores de cuello azul por los de cuello blanco. Por
tanto, lo más destacado de este cambio es la pérdida de relevancia del esfuerzo físico corporal
en la mayoría de los trabajos actuales.
Figura 3. Realización de actividad física en la ocupación diaria de la población española (1990-2010) Fuente: CIS
(2015)
Tal como muestra la figura 3, casi 7 de cada 10 personas pasan su día sentados o de pie
sin realizar desplazamientos ni esfuerzo físico. Por el contrario, sólo 3 de cada 10 lo hacen
de pie, desplazándose o realizando esfuerzo físico corporal. En consecuencia, la mayor
parte de la población española desarrolla ocupaciones sedentarias, al pasar buena parte
de la jornada laboral sentados o de pie sin hacer esfuerzos físicos (estudiando, al volante
de un vehículo, ante la pantalla del ordenador, detrás de una ventanilla, en el mostrador
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF90 91
de un comercio, sirviendo en una cafetería, etc.). Esta frecuencia, si es valorada junto
con la escasa proporción de personas que practican deporte o la creciente realización de
actividades de ocio pasivo, confirma el predominio de un estilo de vida sedentario en el
seno de la sociedad española.
Así las cosas, la práctica del deporte en este escenario vendría a suplantar hábitos mi-
lenarios en nuestra civilización, que es sencillamente la ejercitación de actividad física. A
medida que la ocupación diaria, el modelo de organización laboral y las actividades de ocio
y tiempo libre se han hecho cada vez más sedentarias, la práctica del deporte se ha conver-
tido en el único resorte de ejercitación física en el caso de muchas personas; de ahí que su
realización, a parte de la ejercitación física en sí misma, esté dirigida a la búsqueda de salud
y bienestar; aunque no únicamente, ya que las motivaciones y la forma de practicarlos la
han dotado de una nueva dimensión en nuestros días.
Figura 4. Evolución de las motivaciones de la práctica del deporte en la población española (1980-2010) Fuente:
CIS (2015)
En efecto, la difusión del deporte en el camino hacia la modernidad avanzada se ha visto
contagiada del predominio de valores de corte postmaterial, lo que sirve para dotar a esta
actividad de una cierta moralidad idealista, otorgándole atributos relacionados con la sa-
lud, el bienestar físico y psíquico, la evasión, las relaciones sociales, etc. Hoy, el deporte se
presenta incluso como una vía de expresión ante las paradojas producidas por la moderni-
dad (conciencia medioambiental vs incremento de los impactos ambientales; avance en la
innovación y el conocimiento en el ámbito de la salud vs emergencia y difusión de nuevas
enfermedades; preocupación por nuestra salud física y psíquica vs aumento del sedentaris-
mo y la obesidad…), adquiriendo una funcionalidad que va más allá de lo estrictamente
deportivo. Con lo cual, en la actualidad el hacer deporte es sinónimo de estar en forma,
mejorar nuestra salud y relacionarnos con los demás, es decir, es objeto de múltiples signi-
cados y motivaciones sociales.
Figura 5. Evolución de los signicados sociales del deporte en la población española (1985-2010) Fuente: CIS (2015)
Todos esos cambios sociales que hemos analizado previamente tienen una relación directa
con el tipo de demandas deportivas que se dan en nuestra sociedad, en la sociedad contem-
poránea española.
Para empezar, la necesidad de responder a los hábitos milenarios de realizar ejercicio físi-
co, y que se expresan en la gura 4, o la convicción de que el deporte es sinónimo de estar en
forma y de tener salud, cada vez más patente en nuestros días, como se constata en la gura 5,
se plasman ligeramente por encima del papel de las relaciones sociales, a la hora de practicar
el deporte. Así, la fórmula como se concibe su práctica es progresivamente más individual,
ajustándose a los horarios, los gustos y las motivaciones personales, por tanto, no colectivas;
o bien con los compañeros de trabajo o estudios, o miembros de la familia, con quien se pasa
buena parte del día. Y, a su vez, de forma no organizada, por cuenta propia, algo que ha cam-
biado de forma signicativa con respecto a hace 30 años, tal como puede comprobarse en las
guras 6 y 7.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF92 93
Figura 6. Evolución de la forma de hacer deporte en la población española (1985-2010). Fuente: CIS (2015)
Figura 7. Evolución de la forma de hacer deporte en la población española (1985-2010). Fuente: CIS (2015)
En línea con lo anterior, los lugares que se utilizan cada con más frecuencia para la prác-
tica deportiva son las instalaciones públicas y, detrás de éstas, los lugares públicos abiertos
(calle, parques, campo, etc.), como puede contemplarse en la gura 8. Por su parte, las insta-
laciones de los centros educativos y las de los clubes privados se utilizan cada vez menos, y ha
aumentado ligeramente el uso de los gimnasios privados y las propias casas para la práctica
del deporte.
(1980-2010)
Figura 8. Evolución de los lugares empleados para la práctica del deporte en España. Fuente: CIS (2015)
Figura 9. Evolución de los tipos de deporte en España, según número de practicantes (1990-2010). Fuente: CIS (2015)
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF94 95
Finalmente, en lo que atañe al tipo de disciplinas deportivas que más se demandan, en
lo que respeta a la evolución a lo largo de las últimas décadas, han aumentado las prácticas
relacionadas con el deporte salud y con las actividades individuales, frente a aquellas que es-
tán más relacionadas con el deporte reglado y la competición, como se ilustra en la gura 9.
Lo cual está en sintonía con todo el conjunto de cambios sociales que han tenido lugar en la
sociedad española en la época contemporánea.
Demandas y barreras a la actividad físico-deportiva según la edad
La edad es una de las variables y factores más diferenciadoras para realizar actividad físi-
co-deportiva (AFD). Así ha sido señalado repetidamente en la literatura por autores como
García Ferrando (1982, 2000, 2010), Jiménez-Beatty (2002), Moscoso et al. (2008), Mosquera
y Puig (2002) o Martínez del Castillo et al. (2006, 2010a), entre otros. Esas diferencias se tra-
ducen en numerosos aspectos, de los que a continuación serán analizados los más relevantes
para detectar las iniciativas más urgentes a emprender para incrementar las tasas de práctica
en todos los grupos de edad: las tasas de práctica, los tipos de demanda, las actividades de-
mandas, las motivaciones y las barreras para practicar.
Figura 10. Evolución de la tasa de práctica (demanda establecida) según grupo de edad (%)
Fuente: Adaptado de García Ferrando 1982, 1991, 2001, 2011
En cuanto a la evolución de la tasa de práctica según grupo de edad, ha ido creciendo en todos
los segmentos desde el primer estudio de 1980 hasta la actualidad (gura 10). No obstante di-
cha tasa y su ritmo de progresión varían de forma sustancial según franja de edad. Pues bien,
analizando estos aspectos en cada grupo de edad nos encontramos con que el grupo entre 15
y 34 años conforman el segmento que más han practicado y practican AFD en España, 51% en
1980 y el 58,7% en 2010, si bien no fue hasta la década de los 90 cuando se produjo un punto
de inexión y fue incrementando de forma progresiva su tasa de práctica, no obstante cabe
resaltar que es el grupo de edad que menos ha crecido de todos en 30 años (un 7,7%).
En cuanto al grupo de edad entre 35 y 44 años es el segundo con más tasa de práctica, y
como se puede observar ha pasado de un 21,5% de practicantes de este segmento en 1980 a
un 44% en 2010; su tendencia ha sido alcista y progresiva a lo largo de los diferentes momen-
tos donde se han realizado los estudios, creciendo de forma muy considerable en 30 años e
incrementando en un 22,5% su tasa de práctica en ese periodo de tiempo.
El segmento de edad entre 45 y 64 años es el tercero con más tasa de práctica, en 1980
practicaban un 7% de los adultos españoles comprendidos en esa franja de edad y en 2010
practicaban un 32%; en la década de los 90 es cuando se produce un incremento muy impor-
tante, pasando a practicar el doble a lo largo de esa década; se trata del grupo de edad que
porcentualmente más ha crecido de todos en 30 años (un 25%).
Por último, el grupo que conforma el segmento de las personas mayores (65 años o más),
ha pasado de tener un 4% de practicantes en 1980 a tener en 2010 un 19%; su evolución a lo
largo de los 30 años ha sido progresiva y alcista, incrementando un 15% su tasa de práctica
en esos 30 años. Todo ello parece conrmar la tendencia de progresiva incorporación a la
actividad física de las personas mayores, apuntada por Mosquera y Puig (2002) y deducida de
los estudios de ámbito nacional efectuados anteriormente en España (CIS-IMSERSO, 1998;
García Ferrando, 1980, 1991, 2001; INC, 2000). Esta tendencia probablemente continuará
incrementándose en el futuro si se siguen evidenciando la Teoría de la Continuidad (Rhodes
et al., 1999) y las Teorías de la Socialización y la AFD (Martínez del Castillo et al., 2010a).
Si además se siguen evidenciando los modelos de ciclo de vida y re-socialización en la AFD
(Martínez del Castillo et al., 2010a), es decir creando unas buenas condiciones de oferta de
AFD y entorno social a todas las personas mayores, incluidas las personas sedentarias en
las etapas anteriores de su ciclo de vida, parte de ellas incorporarán la AFD a sus estilos de
vida. Especialmente si además se lo prescribe su personal médico (Martínez del Castillo et
al., 2010b)
Figura 11. Tipos de demanda según grupo de edad (%)
Fuente: Adaptado de Martín et al. (2014), Martínez del Castillo et al. (2008)
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF96 97
En cuanto al tipo de demanda según grupo de edad, podemos observar en la gura 11 dife-
rencias importantes. La demanda establecida, es decir, aquellos que practican AFD de forma
regular la conforman principalmente aquellos practicantes menores de 65 años, mientras que
la demanda latente, es decir, aquellos que actualmente no practican por algún motivo pero
que estarían interesados en practicar, la conforman principalmente aquellos adultos más jó-
venes – de 30 a 44 años-, si bien también hay un porcentaje importante (alrededor de un 16%)
entre aquellos adultos mayores de 45 años y las personas mayores comprendidas entre los 65 y
74 años. La demanda ausente, es decir, aquellos que no practican actividad físico-deportiva y,
en principio, no estarían interesados en practicar, la conforman principalmente las personas
mayores de 65 años y, muy especialmente, aquellos mayores de 75 años (4 de cada 5 se declara
demanda ausente). El análisis por grupo de edad nos permite observar que los adultos meno-
res de 64 años son los que más practican actividad física y deportiva (algo más el segmento
más mayor de 45 a 64 años), y por consiguiente aquellos mayores de 65 años son los que
menos practican ni están interesados, en principio, en practicar (sobre todo los mayores de
75 años), sin embargo en todos los segmentos de edad se pueden observar tasas de demanda
latente con relativamente pocas diferencias.
Figura 12. Principales actividades practicadas por la demanda establecida según grupo de edad (%)
Fuente: Adaptado de Martín et al. (2014), Martínez del Castillo et al. (2008)
Con respecto a las principales actividades físico-deportivas practicadas por los actuales
practicantes -demanda establecida-, según grupo de edad (gura 12), podemos observar
que los adultos comprendidos entre los 30 y 44 años son los que practican más deporte de
entre los distintos grupos de edad, preferentemente deportes de raqueta, fútbol, baloncesto
y deportes de combate; alrededor de la mitad de los adultos de este grupo de edad practican
también alguna actividad física en sala y/o corren. Aquellos adultos comprendidos entre
los 45 y 64 años practican principalmente alguna actividad física en sala, que engloba acti-
vidades tales como: ejercicio físico, clases colectivas, musculación, tness, actividad física y
música, tai-chi y yoga entre otras; un porcentaje también importante de este grupo de edad
corre habitualmente. Con respecto a las personas mayores de 65 años, los comprendidos
entre los 65 y 74 años son los que más actividad física en el medio acuático realizan de entre
todos los grupos de edad (15%), englobando actividades como natación y ejercicio físico en
el medio acuático; en cualquier caso las actividades físico-deportivas más realizadas por los
mayores de 65 años son las actividades físicas en sala y el caminar con el propósito de hacer
ejercicio, constituyendo los grupos que más realizan ambas actividades de entre todos los
segmentos de edad.
Figura 13. Principales actividades demandadas por la demanda latente según grupo de edad (%)
Fuente: Adaptado de Martín et al. (2014), Martínez del Castillo et al. (2008)
En cuanto a las principales actividades demandadas por la demanda latente (aquellos que
no practican pero estarían interesados en practicar), según grupo de edad (gura 13), po-
demos encontrar que los adultos entre 30 y 44 años demandan principalmente deportes
(sobre todo deportes de raqueta, fútbol, baloncesto y deportes de combate), y actividad
física en sala (tales como ejercicio físico, clases colectivas, musculación, tness, actividad
física y música, tai-chi y yoga entre otras), y con respecto a los adultos comprendidos entre
los 45 y 64 años demandan en proporción similar (un 22%) tanto actividades físicas en el
medio acuático (incluye natación y ejercicio físico en el medio acuático), como deportes y
actividad física en sala; en general los menores de 65 años son los que más deporte deman-
dan como actividad deseada de entre todos los grupos de edad. En relación a los mayores de
65 años preferirían realizar de forma muy mayoritaria tanto actividades físicas en el medio
acuático (alrededor de un tercio de ellos), como actividades físicas en sala (alrededor de la
mitad de estos mayores de 65 años)
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF98 99
Figura 14. Motivaciones para practicar de la demanda latente en personas adultas y mayores (En puntuaciones
medias). Fuente: Adaptado de Martínez del Castillo et al. (2005), Jiménez-Beatty et al. (2007)
Con respecto a las motivaciones que la demanda latente tiene para practicar actividad fí-
sico-deportiva (gura 14), encontramos que tanto para los adultos como para los mayores
de 65 años sus principales motivaciones para practicar actividad física tienen que ver con la
mejora de su salud (incluye “estar en forma”), con la diversión (incluye “porque me gusta”)
y con la búsqueda de relación con los demás (este último aspecto es más esperado por las
personas mayores de 65 años que por los adultos menores de esa edad), todos estos motivos
superan en prácticamente todos los casos una media de 2 puntos en una escala de 0 a 3 pun-
tos, sobresaliendo los motivos vinculados a la salud (más de 2,5 de media). Por el contrario,
los motivos menos esperados por todos los grupos de edad tienen que ver con la búsqueda de
la competición y de la mejora de la técnica (alrededor de 1,5 puntos de media)
Figura 15. Barreras para practicar percibidas por la demanda latente en personas adultas y mayores (En
puntuaciones medias). Fuente: Martínez del Castillo et al. (2005), Martínez del Castillo et al. (2007)
En cuanto a las barreras para practicar actividad físico-deportiva percibidas por la de-
manda latente (gura 15), podemos observar que las principales barreras percibidas por los
adultos menores de 65 años tienen que ver sobre todo con la “falta de tiempo” (2,4 de media),
y con barreras relacionadas con la oferta: “inconvenientes en el horario ofertado” (1,9 de
media), “precio elevado” (1,5 de media) y “lejanía de la instalación” (1,4 de media). Por el
contrario, los mayores de 65 años perciben como principales barreras a la práctica aquellas
que tienen que ver con su salud percibida, considerando el “impedimento físico” y por “mal
estado de salud” (1,6 y 1,5 de media respectivamente), los principales determinantes por los
que no practican de momento actividad física. Cabe no obstante resaltar que en la investiga-
ción efectuada en el municipio de Madrid sobre personas adultas y actividad física (Martínez
del Castillo et al., 2005), se encontró también la “falta de tiempo” como barrera principal, pero
también otras similares relacionadas con las ocupaciones laborales y responsabilidades fami-
liares, tales como: “el empleo actual” (2,08 de media), “las tareas del hogar” (2,03 de media) y
el cuidado de familiares” (1,8 de media).
Demandas y barreras a la actividad físico-deportiva según la clase social
El estructuralismo ha venido armando desde sus inicios, a través de autores como Bourdieu
(en Sánchez y Moscoso, 2014), que las condiciones culturales y sociales de origen inuyen
en el acceso a la práctica deportiva, y en los tipos de AFD realizada o demandada (Bourdieu,
1979). Junto a las constricciones culturales derivadas de la edad y el sexo (Buñuel, 1994), exis-
ten otros elementos condicionantes de la práctica deportiva, y que representan el concepto
de clase social. Un concepto que los sociólogos suelen determinar a partir del nivel de ins-
trucción o educativo, el tipo de trabajo desempeñado u ocupación profesional y los ingresos
familiares (Bourdieu, 1979). Elementos, estos, que sitúan a las personas en distintas categorías
sociales (de clases), de las que se derivan probadas diferencias de actitudes, hábitos y com-
portamientos sociales, no solamente con respecto a la práctica del deporte, sino en relación a
cualquier otro ámbito de la vida (Bourdieu, 1979).
Figura 16. Evolución de la práctica del deporte, según clases sociales en la población española (2000-2010) (%).
Fuente: CIS (2015)
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF100 101
Tal como puede apreciarse en la gura 16, al comenzar el nuevo siglo había considerables
diferencias en el acceso a la práctica de AFD según la clase social en el conjunto de la pobla-
ción española (de 15 años o más). Así en el año 2000 sólo practicaba el 27% de la clase baja,
frente al 40% de la clase media y el 49% de la clase alta. Esas diferencias no se han reducido a
lo largo de estos últimos años de democracia en nuestro país. Según se desprende de los datos
ociales (CIS, 2015) las diferencias en las tasas de práctica deportiva según la clase social, han
permanecido insistentemente, siendo similares las distancias entre la clase alta y la clase baja
en los tres años encuestados (2000, 2005, 2010) por el CIS (2015), con aproximadamente un
22% de media diferencial permanentemente. Ambas clases han incrementado en torno a un
6% sus tasas de práctica en el año 2010, subiendo al 56% la clase alta y al 33% la clase baja.
Mientras que la clase media ha permanecido prácticamente igual en su tasa de práctica, en
torno al 40%, a lo largo de esta primera década del siglo.
Figura 17. Tipos de demanda de AFD en adultos según clases sociales (%)
Fuente: Martín et al. (2014)
Los datos obtenidos recientemente en la población adulta española (Martín et al., 2014) re-
ejan con claridad que a medida que se desciende en la posición social va descendiendo la
demanda establecida (personas que practican AFD): desde el 66,9% de la clase alta, al 63% de
la clase media, hasta el 54,2% de la clase baja. Y a la inversa ocurre con la demanda ausente
(no practicantes no interesados), a medida que se asciende en la posición social va descen-
diendo: desde el 23,6% de la clase baja, al 16,3% de la clase media, hasta el 12,7% de la clase
alta. La demanda latente (no practicantes pero interesados) es muy similar en las tres clases
y oscila en torno al 21% (ligeramente mayor en la clase baja, con un 22%). Ello viene a evi-
denciar también en la población adulta española, las hipótesis provenientes de la Teoría de
las especies de capital y de la estraticación social (Bourdieu, 1979), según las cuales cuanto
más alto es el status socioeconómico de una persona, mayores son las oportunidades y pro-
babilidades de que sea físicamente activo (como pudo comprobarse también en la población
española de personas mayores: Martínez del Castillo et al., 2008; Martínez del Castillo et al.,
2010). Resultados en adultos y mayores, que vienen a seguir aportando evidencias en torno
a la mencionada hipótesis y que vienen a coincidir con la conclusión efectuada por García
Ferrando (2006) en su estudio de 2005 con respecto a la población española de 15 a 74 años:
la condición socioeconómica de los individuos es el principal predictor de práctica deportiva.
Figura 18. Principales actividades practicadas por las personas adultas según clase social (%)
Fuente: Adaptado de Martín et al. (2014)
Las principales actividades practicadas por las personas adultas en España (gura 18) coinciden
con los resultados obtenidos por García Ferrando y Llopis (2011). Sin embargo no se habían
analizado hasta ahora las posibles diferencias existentes en las actividades practicadas según
la clase social en el conjunto de la población adulta española. En ese sentido también parecen
conrmarse las Teorías de las especies de capital y de la estraticación social de Bourdieu (1978,
1979). Los diferentes grupos sociales utilizan la AFD como medio de diferenciación social de
sus clases de pertenencia o de referencia. Así mientras que la práctica de los deportes de raqueta
va descendiendo a medida que se baja en la posición social: del 7,7% de la clase alta, al 4,4% de
la clase media, hasta el 2,2% de la clase baja. Por el contrario en la práctica del Fútbol, se produce
la tendencia inversa: a medida que se desciende en la posición social, se incrementa su práctica:
del 1,9% de la clase alta, al 4,6% de la clase media, hasta el 5,5% de la clase baja. Las otras dos
AFD más practicadas, la Actividad Física en el medio acuático (etiquetadas como Natación) y
el Caminar, parecen evidenciar las mayores oportunidades de una u otra clase para realizarlas
(Bourdieu, 1978; Martínez del Castillo et al., 2010). Así mientras que la práctica de la Natación
(con mayores costes para su realización) va reduciéndose a medida que se desciende en la posi-
ción social (del 12,4% de la clase alta al 5,8% de la clase baja), ocurre lo contrario con el Caminar,
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF102 103
pues se incrementa su práctica a medida que se desciende en la posición social (del 28,6% de la
clase alta al 38,3% de la clase baja).
Figura 19. Principales actividades demandadas por las personas adultas de la demanda latente según clase social
(%). Fuente: Adaptado de Martín et al. (2014)
En cuanto a las actividades demandadas por la personas adultas de la demanda latente según
su clase social, se observa en los deportes de raqueta y el fútbol las mismas tendencias que en
las actividades practicadas por la demanda establecida. Así mientras que la demanda latente
de los deportes de raqueta va descendiendo a medida que se baja en la posición social: del
11,1% de la clase alta, al 8,8% de la clase media, hasta el 4,9% de la clase baja. Por el contrario
en la demanda latente del Fútbol, se produce la tendencia inversa: a medida que se desciende
en la posición social, se incrementa su demanda: del 4,2% de la clase alta, al 6,3% de la clase
media, hasta el 8,4% de la clase baja.
Ahora bien en el caso de la demanda latente por la Actividad Física en el medio acuático
(etiquetada como Natación) se observa una mayor demanda latente y no atendida en la clase
baja (21,1%), siendo algo menor en la clase media (16,8%), y en la clase alta (15,3%). Ello
parece seguir aportando evidencias de los mayores costes (económicos, temporales, quizás
proxémicos) de la AFD en el medio acuático, y del probable décit existente de vasos climati-
zados de piscina en numerosos sistemas socio-territoriales en España.
En referencia a la otra AFD más demandada (las diversas variantes de Clases colectivas
de Actividad o Ejercicio Físico; ver en el apartado de retos organizativos las tendencias en las
actividades más demandadas según ompson, 2014) no se observan diferencias entre las
tres clases y su demanda latente es muy similar: en torno al 20%.
Figura 20. Motivaciones para practicar de la demanda latente en personas mayores según clase social (en
puntuaciones medias). Fuente: Adaptado de Martinez del Castillo et al. (2008)
La motivación principal para practicar AFD en la demanda latente de las personas mayores en
España en las tres clases sociales, es con claridad la “Salud”, con valores promedios en torno a
2,7 en las tres clases (en una escala de 1 a 3). Y con resultados coincidentes en anteriores es-
tudios (García Ferrando y Llopis, 2011; Jiménez Beatty et al., 2007). Ahora bien según la clase
social varían la segunda y tercera motivación en orden de importancia. Así la motivación de
“Divertirse” es la segunda para la clase alta (2,64) y la tercera para la clase media (2,54) y la
clase baja(2,4). Y la motivación de “Estar en Forma” es la segunda para las clases media y baja
(2,65 y 2,44 respectivamente) y la tercera para la clase alta (2,5).
En cuarto lugar, también con puntuaciones medias superiores a 2, se ubica para las tres
clases la motivación de “Relacionarse, si bien es ligeramente más importante para las clases
media y baja (2,4 de media en ambos clases), que para la clase alta (2,14).
Por último y al igual que en la motivaciones según grupo de edad, los motivos menos
esperados de todas las clases sociales son “la mejora de la técnica” (con valores en torno a 1,5
en las tres clases), y de ““la búsqueda de competir”” (alrededor de 1,4 puntos de media).
Entre las barreras para realizar la AFD deseada por las personas adultas se ubica con claridad
un grupo de tres barreras relacionadas con las ocupaciones y responsabilidades laborales,
familiares y personales, que afectan de manera similar a las tres clases estudiadas: “la falta
de tiempo, con promedios en torno a 1,7 (en la escala de 1 a 3); “los horarios incompatibles”
(entre las diversas ocupaciones y responsabilidades de la persona adulta) con promedios en
las tres clases en torno a 1,15; y “el empleo actual” con un promedio algo mayor a medida que
se desciende en la posición social (0,88 en clase alta; 1,04 en clase media; y 1,98 en clase baja).
Por otro lado se ubican dos barreras relacionadas con las percepciones personales de las
personas respecto a la AFD deseada: “la pereza” con promedios en las tres clases en torno a
1,1; y “sentirse mayor” con promedios en las tres clases en torno a 1.
Por último se ubica la barrera del precio de la AFD deseada, al declarar que “es caro” rea-
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF104 105
lizar esa actividad que les gustaría. La prevalencia de esta barrera va descendiendo a medida
que se asciende en la posición social: un promedio de 0,72 en clase baja; 0,48 en clase media;
y 0,44 en clase baja.
Figura 21. Barreras para practicar de la demanda latente en adultos según clase social (en puntuaciones medias)
Adaptado de Martín et al. (2014)
En conclusión de este apartado, las organizaciones deportivas que quieran incrementar sus
clientes y usuarios entre las personas adultas, tienen en los resultados obtenidos una clara
orientación en torno a las principales AFD que les gustaría realizar, las motivaciones y bene-
cios que buscan con esa AFD y las barreras que les dicultan realizar dicha AFD. En todo caso
cabe recordar que la vigente Constitución asigna la responsabilidad a los poderes públicos del
fomento de la AFD para que todas las personas que quieran realizarla puedan hacerla.
Demandas y barreras a la actividad físico-deportiva según género
En este apartado se analizarán las demandas y barreras de mujeres y hombres, desde el enfo-
que de los modelos ecológicos y las teorías feministas de la diferencia.
El marco teórico de los modelos ecológicos presupone que el comportamiento en relación
a la práctica de actividad física, como elemento clave de un estilo de vida físicamente activo
y saludable, está inuido por una interacción a diferentes niveles de factores individuales,
sociales y ambientales (Giles-Corti y Donovan, 2002; Sallis et al., 2006), por lo que resultan de
especial interés para analizar las demandas y barreras de actividades físico-deportivas desde
una perspectiva de género (White, Ransdell, Vener, y Flohr, 2005).
Especialistas de referencia en el área como Vázquez (1993), Puig y Soler (2004) y Mar-
tínez del Castillo et al. (2009) explican que la perspectiva de las teorías feministas de la dife-
rencia, sin ignorar situaciones de desigualdad, tratan de analizar lo que las mujeres aportan
especícamente al deporte. Según Puig y Soler (2004) y Pster y Sisjord (2013) este enfoque
permite analizar la cultura deportiva femenina en el marco de un sistema deportivo patriarcal
ya que, según Fasting (2013), el sistema deportivo continúa estando dominado, identicado
y centrado en los hombres.
Estas características del sistema deportivo contribuyen a explicar por qué actualmente
en España y en la Unión Europea más hombres que mujeres practican deporte (European
Comission, 2014b). Los sucesivos estudios sociológicos sobre hábitos deportivos en España
(INE, 1968; García Ferrando, 2006; García Ferrando y Llopis, 2011), han ido mostrando la
evolución de las desigualdades en el acceso a la práctica deportiva entre mujeres y hombres
de más de 15 años, desigualdad que se ha ido reduciendo pero que continúa siendo impor-
tante: un 31% de mujeres frente al 49.1% de los hombres (García Ferrando y Llopis, 2011). Al
analizar los datos de las sucesivas encuestas (gura 22), se observa que, aunque las mujeres
practican menos deporte, utilizan el caminar como actividad sustitutiva para hacer ejercicio
físico con más frecuencia que ellos. Esto explica que aquellos estudios que incorporan el ca-
minar para ejercitarse al conjunto de actividades consideradas, como el estudio del Instituto
de la Mujer (IM, 2006) o el de Martín et al. (2014), presentan tasas de práctica más elevadas
en ambos sexos, pero más en las mujeres.
Figura 22. Evolución de práctica deportiva en España 1968-2010 según género (%) Fuentes: Adaptado de INE
(1968), García Ferrando, M. (2006), García-Ferrando, M. y Llopis, R. (2011)
Cabe destacar que estas desigualdades en el acceso a la práctica son más grandes en la infancia
y juventud, pero se van reduciendo a medida que avanza la edad, e incluso se invierten a favor
de las mujeres, a partir de los 40 años, tanto en la población europea como la española. En la
juventud un 79% de chicos frente al 66% de chicas, pero en la edad adulta (42% hombres y
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF106 107
47% mujeres) y mayores 30% hombres y 35% mujeres) más mujeres que hombres practican
ejercicio físico o deporte regularmente en España (European Commission [EC], 2014b). Re-
sultados similares fueron obtenidos en el estudio nacional dirigido por Moscoso (Instituto de
Estudios Sociales Avanzados-Consejo Superior de Investigaciones Cientícas [IESA-CSIC],
2007). Este estudio incorpora el planteamiento de Martínez del Castillo et al. (2006, 2010) de
considerar tres grupos de demanda, en función de la práctica y el interés por esta. Sus resul-
tados en la demanda ausente muestran que, en la juventud, menos hombres que mujeres no
practican ni están interesados en hacerlo pero, en la edad adulta y vejez, aumenta de manera
importante, siendo mayor en los hombres.
Estos resultados podrían explicarse por las diferentes motivaciones y modelos de práctica.
En relación a esta cuestión Talleu (2011) concreta que los hombres europeos buscan la supera-
ción de ellos mismos o de otros y experimentar sensaciones, mientras que las mujeres están más
interesadas en mantener o mejorar su salud y bienestar. Por eso ellos optan en mayor medida
por practicar en el marco tradicional asociativo-federativo, deportes de resistencia, de confron-
tación, de equipo, motor y extremos, mientras que ellas preeren diferentes formas de ejercicio
físico tness-wellness –principalmente ofertadas por el sector privado-comercial-, y actividades
con énfasis en la expresión corporal, como la danza o diversas gimnasias. La diferente manera
de concebir el deporte por parte de las mujeres, desde un “modelo wellness”, parece que puede
contribuir a que ellas continúen practicando, mientras que la concepción de los hombres del
deporte como un medio donde disfrutar con la superación, o “modelo rendimiento, puede des-
alentar la práctica a medida que avanza la edad y merman las capacidades físicas.
Llegados a este punto cabe destacar que las políticas deportivas desarrolladas por los
poderes públicos en España, desde los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, han estado más
centradas en el impulso del subsistema competitivo-federativo –dentro del “modelo rendi-
miento”-, a pesar de que solo el 16% de la población española practicante posee licencia fe-
derativa y que, a partir de los 25 años y entre las mujeres, predomina la práctica recreativa
(García Ferrando y Llopis, 2011). El sector privado-comercial ha sido en este periodo quien
se ha hecho eco de las demandas de las mujeres pero, como indican Puig y Soler (2004), solo
ha sido accesible a mujeres que pudieran efectuar este gasto, lo que constituye una de las prin-
cipales desigualdades de género en el acceso a la práctica deportiva. Esta podría ser una de las
razones por las que la demanda latente – personas que no practican pero desean hacerlo- es
mayor en las mujeres en la juventud, adultez y vejez.
Actualmente, hay consenso en que uno de los grandes retos que el sistema deportivo debe
afrontar es contribuir a reducir el sedentarismo, impulsando la práctica regular de ejercicio
físico y/o deporte como elemento clave de un estilo de vida saludable. Esto es especialmente
importante en un país que presenta elevadas tasas de obesidad y sobrepeso infantil y juvenil, y
en las sociedades envejecidas, como la española. Además resulta clave para las mujeres, dado
que la vejez es “territorio de las mujeres” ya que ellas tienen una mayor esperanza de vida. En
ellas los dos momentos vitales que requieren especial atención -por producirse el abandono
deportivo-, son la adolescencia (CIS, 2011) y la edad adulta, con la maternidad y la incorpo-
ración al trabajo (García Ferrando y Llopis, 2011; Moscoso et al., 2008). En estos momentos
se reduce la práctica en ambos sexos, pero lo hace de manera más acusada entre las mujeres.
En relación a las personas adultas cabe destacar que, en España, es un grupo muy numeroso
– pues es la generación del “baby boom”-, que puede jugar un papel clave en la prevención
del sedentarismo de las futuras de las generaciones –al ser la práctica deportiva del padre y/o
madre la principal variable predictora de la práctica deportiva (García Ferrando y Llopis,
2011)-, y que, además, ha sido poco estudiado. Una de las escasas investigaciones es el estudio
del Plan nacional I+D+i de Martín et al. (2014). En él (gura 23), se evidenciaron diferencias
de género según el tipo de demanda: más hombres (51,2%) que mujeres (31%) practican ejer-
cicio y/o deporte, las mujeres utilizan más el caminar para ejercitarse (25,5% mujeres y 13,2%
hombres) y hay más mujeres que hombres en las demandas latente y ausente.
Figura 23. Distribución de la demanda en personas adultas según género (%). Fuente: Adaptado de Martín, M.
(Dir.), Martínez del Castillo, J., Fasting, K., Barriopedro, M., Jiménez
Beatty, J.E., Rivero, A., …Vives, E. (2014). Proyecto I+D+i Necesidades, barreras e innovaciones en la
oferta deportiva a las mujeres adultas en España: Informe para profesionales y organizaciones
deportivas. Madrid: Grupo de Investigación psicosocial aplicada a la actividad física y el deporte-UPM
En las actividades demandadas y sus características se evidenciaron, mediante diferencias es-
tadísticamente signicativas, los principales rasgos de las dos culturas físico-deportivas (Puig
y Soler, 2004) o los dos mundos deportivos diferentes (Talleu, 2011) y desiguales en ciertas
cuestiones, como el acceso a los recursos deportivos públicos. En la demanda establecida la
práctica autónoma al aire libre es mayoritaria en ambos sexos. Caminar es la actividad más
practicada, después ellas eligen las clases colectivas del “modelo wellness” y ellos actividades
enmarcadas en el “modelo rendimiento” muchas fuera del subsistema federativo-competitivo.
Las mujeres practican en mayor medida gimnasias de mantenimiento, yoga, pilates, aeróbi-
cos, ciclo indoor y danza, mientras que los hombres escogen montar en bicicleta, correr, jugar
al fútbol, practicar deportes en la naturaleza y musculación. La natación aparece como un
espacio de práctica compartido. En la demanda latente se observa un patrón similar, excepto
en caminar y el ejercicio acuático, segunda actividad más solicitada por las mujeres, después
de las clases colectivas. Ellas demandan un “modelo wellness” dirigido mientras que ellos que-
rrían en mayor medida un “modelo rendimiento” autónomo similar a los practicantes: montar
en bicicleta, correr, jugar al fútbol, practicar deportes en la naturaleza y musculación.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF108 109
Figura 24. Actividades más demandadas por las Demandas Establecida y Latente según género (%). Fuente:
Adaptado de Martín, M. (Dir.), et al. (2014)
También fueron evidenciadas diferencias estadísticamente signicativas de género en el
modo de organización, espacio, gasto y forma de desplazamiento. Las mujeres aparecen como
un grupo a considerar por las organizaciones y profesionales del deporte. Aunque hacen me-
nos ejercicio o deporte ellas practican (31%) y desearían practicar (68,5%) en mayor medida
bajo dirección profesional; además gastan, y estarían en disposición de gastar, más que los
hombres. Las organizaciones privado-comerciales del sector tness-wellness (20,2%) siguen
siendo las más utilizadas por las mujeres pero las más solicitadas por la demanda latente son
las público-municipales (47,1%). Ellas utilizan en mayor medida espacios urbanos al aire libre
y los hombres espacios naturales. Ellos practican más en solitario o en el marco asociativo y
desearían practicar en solitario, con amistades y/o familiares. En ambos sexos resulta clave
considerar la proximidad del espacio de práctica, pero más entre las mujeres ya que se des-
plazan a este y les gustaría llegar caminando, mientras que ellos se desplazan e irían más en
coche y bicicleta.
La demanda latente estuvo integrada en gran parte por mujeres empleadas con hijos y
por jóvenes adultos entre 30 y 44 años empleados. El análisis de las barreras de la demanda
latente (gura 25) permite profundizar en el conocimiento de los motivos por los que las
personas adultas que desearían practicar no lo hacen. Para ello se utilizó un cuestionario
que arrojó cuatro factores acordes con el modelo ecológico: barreras percibidas organizativas,
sociales-ocupación y sociales-ocupación-culturales –que el modelo estructural consideró re-
lacionadas- y barreras individuales. Posteriormente se realizaron análisis estadísticos multi-
variados y univariados según el género y la edad.
Las barreras sociales relacionadas con la disponibilidad de tiempo fueron las más impor-
tantes para todos los grupos. La dicultad de generar tiempo personal fue la más mencionada
y más importante para las mujeres, seguida de las culturales cuidado de hijos e/o hijas y ho-
gar –vinculadas al “rol de cuidadora” tradicionalmente atribuido a las mujeres-, los horarios
incompatibles y el empleo. En los hombres fueron los horarios incompatibles y el empleo. Los
resultados en las innovaciones en la oferta deportiva relacionadas con estas barreras, apor-
taron otras claves de interés a considerar por las organizaciones y profesionales del deporte.
Las barreras sociales relacionadas con la dicultad de generar tiempo personal, cuidado
de hijos, empleo y horarios incompatibles resultaron ser más importantes para los jóvenes
adultos, muchos con hijos menores. Estas personas solicitaron programas para adultos y me-
nores conjuntos o actividades diferentes para ambos en el mismo horario e instalación -más
solicitada por las mujeres-, programas de cuidado de menores, como ludotecas en la instala-
ción deportiva, así como oferta de programas de ejercicio en el centro de trabajo o mediante
convenios con instalaciones próximas.
Figura 25. Barreras percibidas por personas adultas de la Demanda Latente según género y grupo de edad (En
puntuaciones medias). Fuente: Adaptado de Martín, M. (dir.), et al. (2014)
En relación a las barreras organizativas el precio fue la barrera de este grupo más importante
para las mujeres. Cabe destacar que, a diferencia de los hombres, ellas desean mayoritaria-
mente practicar bajo dirección profesional en una instalación deportiva una actividad por la
que, gran parte, estaría en disposición de gastar mensualmente entre 19 y 30 €. El que tam-
bién aparezca como barrera el no ofertarse la actividad que desean practicar sugiere décits
en la oferta, principalmente público-municipal, ya que este es el modo de organización más
solicitado por estas mujeres. Por último, las carencias en la información de la oferta deportiva
resultaron ser más importantes para las mujeres entre 30 y 44 años y los hombres de mediana
edad. Aunque fueron menos mencionadas, en las barreras individuales el cansancio resultó
ser una mayor barrera para las jóvenes adultas y las mujeres de mediana edad.
El estudio de Martín et al. (2014) concretó las barreras percibidas. La revisión de Talleu en
la Unión Europea (2011) añadía a estas, otras no percibidas de tipo organizativo-ambiental e in-
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF110 111
dividual. La principal barrera organizativa es que la oferta de actividades y espacios para la prác-
tica dirigida o autónoma, así como los contenidos de la educación física escolar, responden en
menor medida a los intereses y demandas de las mujeres y niñas. Además, esta oferta suele ser
de peor calidad y accesibilidad. Otra barrera organizativa es la infrarrepresentación de mujeres
en puestos de dirección y técnicos que diculta el desarrollo de políticas deportivas especícas
para incrementar la participación de las mujeres y niñas en el deporte. Por último, las minorías
étnicas o culturales presentan barreras añadidas, como manifestaciones de racismo y discrimi-
nación o la escasa oferta adaptada. Con respecto a las barreras individuales la falta de tiempo es
la principal razón argumentada para no practicar, debido a que muchas mujeres añaden a sus
responsabilidades académicas o laborales responsabilidades de cuidado de familia y hogar, tra-
dicionalmente atribuidas a las mujeres. Durante la adolescencia, los cambios de la pubertad y la
búsqueda de una identidad sexual pueden hacer que muchas chicas sientan vergüenza o timidez
cuando practican deporte con chicos o en las clases de educación física. A estas barreras, que
tienen una especial incidencia en los dos momentos claves de abandono de la práctica deportiva
de las mujeres, se añaden el menor apoyo social en el entorno familiar y de amistades, junto a
los escasos modelos femeninos en los medios de comunicación.
Kari Fasting (2013), especialista de referencia del área, resume los principales benecios
por los que conseguir que más mujeres participen en el deporte. A los benecios siológicos
ampliamente conocidos se añaden otros psicosociales. A nivel individual el deporte puede
mejorar competencias personales y sociales como la autoconanza, autodisciplina, concien-
cia corporal, la equidad, las habilidades comunicativas, la gestión emocional, el aprendizaje
del respeto mutuo, el saber ganar y perder, trabajar en equipo o gestionar reglas. A nivel social
el deporte puede promocionar objetivos de género más amplios, como el empoderamiento
y la conciencia de los derechos humanos; puede hacer que las mujeres accedan a espacios
públicos donde reunirse, desarrollar nuevas habilidades, obtener apoyo social y disfrutar de
la libertad de expresión y movimiento. El deporte promueve la educación, la comunicación,
la negociación y las habilidades de liderazgo, que son fundamentales para el empoderamiento
de las mujeres y es especialmente importante para las niñas que, a menudo, tienen menos
oportunidades que los hombres para la interacción social fuera del hogar, más allá de las
estructuras familiares. Son todas ellas buenas razones para que uno de los principales retos
del deporte sea, en la actualidad, incrementar la participación de las mujeres para mejorar la
igualdad de género en el deporte y en la sociedad a través del deporte.
Para nalizar parece oportuno exponer las acciones estratégicas 2014-2020 para mejorar
la igualdad de género en el deporte en la Unión Europea (EC, 2014a): incrementar el núme-
ro de mujeres en puestos de toma de decisiones y equipos técnicos, utilizar los medios de
comunicación para reducir los estereotipos de género en el deporte, así como impulsar la
lucha contra la violencia de género y el acoso sexual en el deporte. Otras recomendaciones
a considerar son las propuestas por Fasting, Sand, Pike, y Matthews (2014), basadas en el
análisis de las acciones para mejorar la igualdad de género en el deporte desarrolladas en los
cinco continentes entre 1994 y 2014. Como acciones prioritarias en los próximos años reco-
miendan, en primer lugar, el desarrollo de programas paralelos de cuidado de menores para
las personas que participan en las diversas áreas y roles del deporte, seguida del desarrollo de
programas de apoyo de deportistas de élite, la seguridad en el deporte –prevención de acoso
y abuso sexual, trastornos de la alimentación y lesiones-, así como incrementar el número de
mujeres en puestos de toma de decisiones.
Los nuevos retos organizativos para el desarrollo de la actividad físico-deportiva
El sector deportivo en España, que había crecido mucho en los años anteriores a la crisis eco-
nómica, ha sufrido un retroceso en los últimos años que ha hecho replantearse a los dirigentes
de las organizaciones sus formas de funcionamiento y modelos de negocio. Y aunque algunos
sub-sectores como el de los centros deportivos y de tness ha experimentado un crecimiento
de volumen de facturación del 1,9% en 2014 tras una contracción acumulada del 26% en los
5 años anteriores (DBK, 2015), las organizaciones deportivas afrontan en la actualizada una
serie de retos que limitan su crecimiento y sostenibilidad.
Según un Estudio de Mercado del sector del Fitness en España (Life Fitness, 2015) las
principales amenazas a las que se enfrentan las organizaciones deportivas actualmente en Es-
paña serían: la subida del IVA, las bajas de los usuarios afectados por la crisis, las aperturas de
nuevos competidores (con servicios similares), el efecto de los centros Low cost, del deporte
outdoor y una mala regulación de la actividad profesional.
En el mismo contexto un panel de expertos en organización deportiva realizó como parte
de una sesión de innovación (Welness Sport Consulting y Precor, 2012b), un DAFO sobre el
sector y llegaron las siguientes con conclusiones:
Debilidades.
1. Es un sector poco organizado y poco estructurado.
2. La profesionalidad del Management es mejorable.
3. Faltan estudios sectoriales ables.
4. Poca capacidad de hacer acciones de Marketing potentes.
5. La política de precios es agresiva.
6. Baja productividad del personal al ser poco polivalentes.
7. Poca innovación: todos los clubes ofrecen lo mismo.
8. Se requiere una Inversión elevada para nuevos proyectos.
9. Ausencia de un Plan Director en inversiones públicas.
10. Intrusismo profesional.
Oportunidades.
1. Mayor vínculo con la salud: benecios scales.
2. Crecimiento por alianzas y compras de clubes.
3. Las nuevas tecnologías: redes sociales.
4. Innovación en productos y servicios.
5. Crecimiento a través de los actuales NO clientes.
6. Crecimiento incrementando la venta de atípicos.
7. Acuerdos con prescriptores: médicos, maestros, etc.
8. La especialización en nichos concretos.
9. Ofrecer servicios a terceros: escuelas, asociaciones, empresas, etc.
10. Convergencia con el mercado deportivo en general: tiendas, fabricantes, clubes, fe-
deraciones, etc.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF112 113
Amenazas.
1. Subida de los tipos de interés: encarecimiento de la nanciación.
2. Guerra de precios entre clubes: bajada de precios y de calidad.
3. La lenta recuperación económica.
4. La falta de buenos profesionales.
5. Los productos sustitutivos: cirugía estética, píldora anti obesidad, Wii, home tness,
etc.
6. El aumento del sedentarismo por la estructura familiar y horarios.
7. Saturación de clubes en zonas concretas.
8. Aparición de nuevos operadores de otros sectores.
9. Nuevas leyes del deporte: sobre-regulación del sector.
10. Cultura del NO esfuerzo en parte de los trabajadores y de los clientes.
Partiendo de los citados estudios y de este DAFO, así como de todos los análisis expuestos en
los anteriores apartados de este Foro, se pueden resumir los retos más importantes a los que se
enfrentan el conjunto de las organizaciones deportivas, en los siguientes: conseguir aumentar
la práctica deportiva; trasladar la parte de la práctica autónoma hacia la práctica liderada por
las organizaciones; que aumente el gasto que destinan las familias al deporte; implicar a las
Administraciones Públicas en la promoción de la práctica deportiva; elegir correctamente el
posicionamiento y el modelo de negocio; la adaptación continua a las nuevas tendencias y el
uso de nuevas tecnologías aplicadas a la práctica de ejercicio.
Aumento de la práctica deportiva
Uno de los retos más importantes es el de conseguir aumentar las tasas de práctica de activi-
dad físico- deportiva (AFD). Como ha sido expuesto solo el 40% de la población de más de
15 años practicaba algún tipo de deporte (García Ferrando y Llopis, 2011).
Este porcentaje, aunque cercano a la media de la Unión Europea, situada en el 41% (Eu-
ropean Comission, 2014), todavía posiciona a nuestro país lejos de los países punteros en
práctica deportiva como Suecia (70%), Dinamarca (68%) o Finlandia (66%).
Estos datos sugieren que el potencial de crecimiento de este indicador todavía es muy alto
y que se trabajar sobre la generación de hábito en la práctica deportiva sigue siendo uno de
los retos claves en la organización deportiva.
Por otro lado, como ha sido expuesto en este Foro, todavía hay mucha desigualdad entre
los diferentes grupos demográcos y sociales (García Ferrando y Llopis, 2011): los varones
presentan más tasas de práctica (49,1% respecto al 31,1% de las mujeres); las personas con
edades entre 15 y 24 años (59,8% de práctica respecto al 23% de los mayores de 55 años); y
las personas de clase alta practican más (59%) que la clase media (40%) y mucho más que la
clase baja (33%).
Para poder aumentar las tasas de práctica entre estos segmentos más sedentarios y con
menor penetración, las organizaciones públicas y privadas que ofrecen AFD tendrán que re-
ducir las barreras que evitan el acceso de estos segmentos a la práctica (expuestas en los tres
apartados precedentes de este Foro), adaptando sus estrategias de oferta y todas las variables
que rodean a su oferta en estos segmentos. Además y como acaba de plantearse en el aparta-
do anterior de género, también deben incorporarse las acciones estratégicas 2014-2020 para
mejorar la igualdad de género en el deporte en la Unión Europea (EC, 2014a) y las acciones
estratégicas señaladas por Fasting et al. (2014):
Traslado de la práctica hacia las organizaciones
Por otro lado, más de un 75% de los practicantes realizan su actividad por su cuenta, frente a
los que lo realizan algún tipo de organización deportiva (CIS, 2010; García Ferrando y Llopis,
2011; Martín et al., 2014).
En este sentido las organizaciones deportivas tienen mucho camino por recorrer para
conseguir que estos practicantes realicen actividad física con la mediación de las organiza-
ciones de la AFD.
Aumento del gasto en deporte
Según el Anuario de Estadísticas Deportivas (MECD, 2015) el gasto medio por persona en
los bienes y servicios vinculados al deporte fue de 92,3 euros para 2013. Esta cifra, aunque
es una mejora de un 2,4% sobre el año anterior representa únicamente el 0,9% del gasto de
los hogares lo que nos indica el bajo peso especíco que tiene todavía el deporte en nuestros
patrones de gasto.
Según el Informe Global de las Instalaciones Deportivas en España 2014 (MAS, 2014)
la cuota media mensual que pagó cada cliente fue de 31,78€ + IVA. Esta cuota se paga úni-
camente por el derecho de uso del centro y los servicios básicos. Según Life Fitness (2015)
esto supondría el 90% de ingreso medio por cliente lo que nos indica que todavía hay mucho
margen de mejora en que el cliente consuma otra serie de servicios de valor añadido.
Los dirigentes de las organizaciones deportivas se enfrentan al reto de conseguir que el
cliente se adhiera más a su oferta aumentando su inversión mensual tanto en el servicio gené-
rico como en servicios complementarios que le ayuden a mantenerse activo y a conseguir de
forma más ecaz sus objetivos.
Involucración de las Administraciones Públicas.
El sector deportivo privado sufrió un cambio considerable cuando en septiembre de 2012
el IVA aplicable a servicios deportivos subió del 8 al 21%. Aunque se trata de un impuesto
indirecto y debería ser neutro para las organizaciones deportivas, la realidad es que afecta
directamente al precio de venta de los servicios y muchos de las organizaciones decidieron
en su momento asumir total o parcialmente esta subida de IVA para seguir siendo compe-
titivos y no perder más clientes en un momento ya difícil debido a la crisis económica. La
conuencia de estos factores produjo una bajada tanto del volumen de negocio del sector, el
número de practicantes en organizaciones deportivas privadas y en la rentabilidad de estas
organizaciones.
Además la adecuada regulación del ejercicio profesional en la AFD reduciría el intrusismo
profesional y garantizaría en mayor medida la conanza, seguridad y salud de los clientes. Por
otro lado y como ha sido expuesto en el apartado de Edad de este Foro, la prescripción médica
de ejercicio físico adaptado es una vía muy ecaz y eciente para actuar sobre las personas
de la demanda ausente y que se conviertan en personas activas (Martínez del Castillo et al.,
2010b). Regular dicha prescripción sería un avance importante. Y además puede articularse
en algunas organizaciones con un precio adaptado (como por ejemplo ha sido aprobado re-
cientemente por el nuevo Ayuntamiento de Madrid para sus instalaciones públicas).
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF114 115
En este ámbito el reto para las organizaciones deportivas está en: hacer ver a las Admi-
nistraciones Públicas y fuerzas políticas la importancia de la práctica deportiva para la salud
y la economía del país; y trabajar de forma conjunta para que las Administraciones Públi-
cas desarrollen programas que incentiven la práctica deportiva en la población a través de
campañas de concienciación o políticas scales (como reducción del IVA o deducciones en
impuestos a los practicantes habituales), u otras iniciativas que impulsen y faciliten el acceso a
la práctica deportiva a toda la población (en el marco del mandato constitucional de fomento
de la AFD).
Posicionamiento y modelo de negocio.
España tiene unos 4.530 centros o clubes deportivos de algún tipo de los cuales el 30% son
centros públicos, el 23% son cadenas y el 13% son franquicias (Life Fitness, 2015).
Debido a la crisis económica, el aumento de la competencia y la subida del IVA del sector
deportivo, muchas organizaciones se han replanteado en los últimos años su posicionamiento
competitivo y su modelo de negocio. Lo que ha hecho que la oferta de centros deportivos se
diversique mucho con respecto a lo existente antes del 2012, en: centros low-cost, estudios
especializados, centros privados Premium, centros deportivos, centros municipales de ges-
tión privada, centros municipales de gestión pública y centros privados mid-market (Life
Fitness, 2015).
En este sentido, uno de los modelos de negocio que más ha proliferado es el denominado
Low Cost, donde se engloban centros que como máximo cobran 19,99€+IVA al mes. En Es-
paña ya hay más de 200 centros de este tipo pertenecientes a más de 39 empresas privadas, lo
que supone un aumento del 27% respecto al año anterior (Valgo, 2015). Este tipo de centros
ha provocado un doble efecto. Por un lado han aumentado la demanda establecida de sus
áreas de inuencia reduciendo la barrera del precio. Y por otro han supuesto un trasvase de
clientes de centros de mid-market o centros públicos que no han sido capaces de diferenciar
bien su propuesta de valor.
En este caso el reto para las organizaciones privado-comerciales es crear un modelo de ne-
gocio (y para las organizaciones públicas y privado-asociativas crear un modelo de servicio),
y un posicionamiento adecuado para poder ser competitivos, rentables y sostenibles.
Adaptación a las nuevas tendencias
En la misma línea que el punto anterior, las tendencias de práctica deportiva van cambian-
do de forma muy rápida.
Según estudio publicado por ACSM (ompson, 2014), las 20 nuevas tendencias más
destacadas para 2014 en todo el mundo eran:
1. Entrenamiento con peso corporal.
2. Entrenamiento de alta intensidad en intervalos (HIIT).
3. Educación, Certicación y Experiencias de los Profesionales del tness.
4. Entrenamiento de fuerza.
5. Entrenamiento Personal.
6. Ejercicio y pérdida de peso.
7. Yoga.
8. Programas de Entrenamiento para Adultos y Mayores.
9. Entrenamiento funcional.
10. Entrenamiento personal en Grupo.
11. Promoción de la salud en el lugar de trabajo.
12. Actividades al aire libre.
13. Wellness Coaching.
14. Entrenamiento en circuito.
15. Core Training.
16. Entrenamiento especíco para deportes.
17. Niños y ejercicio para el tratamiento / prevención de la obesidad.
18. Medidas de resultado.
19. Programas de incentivos para trabajadores
20. Boot Camp.
Por lo general, tenemos centros deportivos con una muy buena oferta de servicios y produc-
tos, lo que sin duda repercute en la satisfacción de los clientes. Pero el practicante actual es
muy exigente y la novedad es parte de lo hace que la persona mantenga su motivación para
mantener el hábito del ejercicio. El reto de las organizaciones será la continua revisión de su
oferta y programas deportivos para estimular a sus clientes y orientar su servicio a lo que lo
que estos puedan demandar para mantenerlos delizados.
El uso de la tecnología
El salto tecnológico que se ha producido en los últimos años ha hecho que el practicante use
nuevas tecnologías asociadas a la realización de ejercicio. Este uso puede producirse antes,
durante o después del mismo. Esta tecnología mejora el servicio, lo personaliza y enriquece la
experiencia del cliente tanto a nivel de las sensaciones experimentadas como de los resultados
conseguidos.
Los servicios de tecnología más valorados actualmente por los usuarios son (Life Fitness
2015):
• Conexión a internet (29%).
• Compatibilidad con Apps de ejercicio (Polar, Runkeeper, Garmin…) (9%).
• TV en puesto de cardio (17%).
• Programas de entrenamiento informatizadas y con acceso desde otros dispositivos
(15%).
• Rutas virtuales (7%).
• Personalización de usuario y contenidos (23%).
Las organizaciones deportivas tienen el reto de proveer a sus clientes con la tecnología actua-
lizada que el cliente espera encontrar y que ya utiliza en otros aspectos de su vida. En estos
momentos empieza a ver un salto muy importante entre las organizaciones que incorporan
este tipo de tecnología y las que no. Y esto supondrá un salto igual de grande en los resultados
a corto plazo de unas y otras organizaciones.
Con todo esto el dirigente deportivo debe estar siempre en continuo análisis de los en-
tornos externo e interno para redenir su propuesta de valor de su modelo de negocio o de
servicio, y poder así mantener su competitividad y viabilidad (y rentabilidad social en el caso
de las entidades públicas y privado-asociativas).
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF116 117
Bibliografía
Bourdieu, P. (1978). Sport and Social Class. Social Science Information, 17, 819-840.
Bourdieu, P. (1979). La distinction. Critique sociale du jugement. París: Éditions de Minuit.
Buñuel, A. (1994). La construcción social del cuerpo de las mujeres en el deporte. Revista
Española de Investigaciones Sociológicas, 68, 97-117.
Cagigal, J. M. (1975). El Deporte en la Sociedad Actual. Madrid: Editorial Prensa Española.
Centro de Investigaciones Sociológicas (1995). Los hábitos deportivos de los Españoles (I).
Estudio nº. 2198. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas. En línea [http://www.cis.es/
cis/opencm/ES/1_encuestas/estudios/ver.jsp?estudio=1188]
Centro de Investigaciones Sociológicas. (2000). Los hábitos deportivos de los Españoles(II),
Estudio nº. 2397. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas. En línea [http://www.cis.es/
cis/opencm/ES/1_encuestas/estudios/ver.jsp?estudio=1427]
Centro de Investigaciones Sociológicas. (2005). Los hábitos deportivos de los Españoles(I-
II), Estudio nº. 2599. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas. En línea [http://www.
cis.es/cis/opencm/ES/1_encuestas/estudios/listaMuestras.jsp?estudio=4877]
Centro de Investigaciones Sociológicas. (2010). Hábitos deportivos en España IV, Estu-
dionº. 2833. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas. En línea [http://www.cis.es/cis/
opencm/ES/1_encuestas/estudios/ver.jsp?estudio=10844]
Centro de Investigaciones Sociológicas. (2015). Catálogo de encuestas, Centro de Inves-
tigaciones Sociológicas, Madrid. En línea [http://www.cis.es/cis/opencm/ES/1_encuestas/
estudios/anual.jsp]
Consejo Superior de Deportes (2011). Los hábitos deportivos de la población escolar en
España. Madrid: CSD Fundación Alimentum Fundación Deporte Joven.
DBK (2015). Estudio Sectores DBK. Gimnasios. Noviembre 2015. 8 ª Edición. Alcobendas.
Madrid.
Delibes, M. (1989). Mi vida al aire libre. Memorias deportivas de un hombre sedentario.
Barcelona: Destino.
Durán, J. (1995). Análisis evolutivo del deporte en la sociedad española (1975-1990): Ha-
cia una creciente complejidad y heterogeneidad deportiva. Revista Española de Educación
Física y Deportes, 2(1), 15-24.
European Commission (2014a). Gender Equality in Sport. Proposal for Strategic Actions
2014-2020. Bruseels: European Commission.
European Commission (2014b). Special Eurobarometer 412. Sport and physical activity.
Report. Brussels: European Commission. En línea [http://ec.europa.eu/ public_opinion/ar-
chives/ebs/ebs_412_en.pdf]
Fasting, K. (2013). Breaking the Gender Stereotypes. e Path to Equality in Sport. En A.
Rodríguez, D. Moscoso, J. Fernández, J. Viñas, F. Pires (Eds.). Sociology and Sport in face of
New Challenges. Book of Abstracts 10th Conference of the European Association for Sociology
of Sport. (pp.11).
Fasting, K., Sand, T.S., Pike, E., & Matthews, J. (2014). From Brighton to Helsinki. Wo-
men and Sport Progress Report 1994-2014. Valo: International Working Group Women and
Sport-Finish Sport Confederation.
García-Ferrando, M. (1982). Deporte y Sociedad. Las bases sociales del Deporte en España
. Madrid: Ministerio de Cultura.
García-Ferrando, M. (1991). Los españoles y el deporte (1980-1990). Un análisis sociológi-
co. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia - Consejo Superior de Deportes.
García-Ferrando, M. (2001). Los españoles y el deporte: Prácticas y comportamientos en la
última década del siglo XX. Madrid: Consejo Superior de Deportes.
García-Ferrando, M. (1997). Los españoles y el deporte, 1980-1996. Un estudio sociológi-
cosobre comportamientos, actitudes y valores. Valencia: Tirant lo Blanch/Consejo Superior de
Deportes.
García-Ferrando, M. (2006). Posmodernidad y Deporte: Entre la individualización y la ma-
sicación. Encuesta sobre hábitos deportivos de los españoles 2005. Madrid: Consejo Superior
de Deportes y Centro de Investigaciones Sociológicas.
García-Ferrando, M. y Llopis Goig, R. (2011). Encuesta sobre los hábitos deportivos en Es-
paña 2010. Ideal democrático y bienestar personal . Madrid: Consejo Superior de Deportes &
Centro de Investigaciones Sociológicas.
García-Ferrando, M., y Llopis, R. (2011). Ideal democrático y bienestar personal, Encuesta
sobre los hábitos deportivos en España 2010. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológi-
cas-Consejo Superior de Deportes.
Giles-Corti, B., y Donovan, R.J. (2002) e relative inuence of individual, social and phy-
sical environment determinants of physical activity. Social Science & Medicine, 54, 1793–1812.
doi: 10.1016/S0277-9536(01)00150-2
Grupo IGOID de la Universidad Castilla-La Mancha y Optimización Costes y Procesos
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF118 119
(2014). Informe. Investigación de bajas de clientes en centros deportivos Matrix 2013-2014.
IHRSA (2013). e IHRSA 2013 Global Report. Boston. International Health Racquet &
Sportclub Association.
IHRSA (2013b). IHRSA European Health Club Report 2013. Boston. International Health
Racquet & Sportclub Association.
INE (1968). Encuesta de Actividades Deportivas. Madrid: Instituto Nacional de Estadística.
INE (1974). Encuesta de Actividades Deportivas. Madrid: Instituto Nacional de Estadística.
INE (1975). Estadística de Entidades y Establecimientos Deportivos. Madrid: Instituto Na-
cional de Estadística.
Instituto de Estudios Sociales Avanzados-Consejo Superior de Investigaciones Cientícas
(2007). Estudio E0727: Deporte, Salud y Calidad de vida Fundación La Caixa. Córdoba: IE-
SA-CSIC.
Instituto de la Mujer (2006). Actitudes y Prácticas Deportivas de las Mujeres en España
1990-2005. Madrid: Instituto de la Mujer.
Jimenez-Beatty, J.E. (2002). La demanda de servicios de actividad física. (Tesis doctoral
inédita). Universidad de León. León.
Jiménez-Beatty, J.E., Graupera Sanz, J.L., Martínez Del Castillo, J., Campos Izquierdo, A., y
Martín, Mª. (2007). Motivational Factors and Physician Advice for Physical Activity in Older
Urban Adults. Journal of Aging and Physical Activity, 15, 236-252.
Lagardera, F. (1992). Deporte y calidad de vida. La sociedad deportivizada. En García,
C. (coord.), Actas del 8º Congreso Cientíco Olímpico 1992. Málaga: Instituto Andaluz del
Deporte, 1992, p. 412-423.
Life Fitness (2015). Estudio Anual del Mercado del Fitness en España 2015. Barcelona. Life
Fitness Iberia.
Martín, M. (Dir.), Martínez del Castillo, J., Fasting, K., Barriopedro, M., Jiménez-Beatty,
J.E., Rivero, A., y Vives, E. (2014). Proyecto I+D+i Necesidades, barreras e innovaciones en la
oferta deportiva a las mujeres adultas en España: Informe para profesionales y organizaciones
deportivas. Madrid: Grupo de Investigación psicosocial y técnicas aplicadas a la actividad
física y el deporte – Universidad Politécnica de Madrid.
Martínez del Castillo, J. (1983). Evolución de las prácticas físico-recretivas en la formación
social española en el período 1968-1982. En Actas del I Simposio Nacional del Deporte en la
sociedad española contemporánea. Madrid: INEF.
Martínez del Castillo, J. (1988). Modèle de Planication des activités physiques de loisir au
niveau local. (Tesis doctoral inédita). Université Catholique de Louvain. Louvain-la Neuve.
Martínez del Castillo, J. (Dir.), Vázquez, B., Graupera, J.L., Jiménez-Beatty, J. E., Ríos, D.A.
(2005). La actividad física y deportiva de las mujeres en el municipio de Madrid. Madrid: Edi-
torial Ayuntamiento de Madrid.
Martínez del Castillo, J., Jiménez-Beatty, J.E., Campos, A., Del Hierro, D., Martín, Mª., y
González, Mª.D. (2007). Barreras organizativas y sociales para la práctica de actividad física
en la vejez. Motricidad European Journal of Human Movement , 19, 13- 35.
Martínez del Castillo, J., González, M.D., Jiménez-Beatty, J.E., Graupera, J.L., Martín, M.,
Campos, A., y Del Hierro, D. (2009). Los hábitos de actividad física de las mujeres mayores
en España. RICYDE Revista Internacional de Ciencias del Deporte, 14, 81-93. doi:10.5232/
ricyde2009.014.07
Martínez del Castillo, J., Jiménez-Beatty, J.E, González, Mª.D., Graupera, J.L., Martín, Mª.,
Campos, A. y Del Hierro, D. (2009). Los hábitos de actividad física de las mujeres mayores en
España. RICYDE Revista Internacional de Ciencias del Deporte, 14, 81-93.
Martínez del Castillo, J., Jiménez-Beatty, J.E., Graupera, J.L., Martín, M., Campos, A. y Del
Hierro, D. (2010a). Being physically active in old age: relationships with being active earlier in
life, social status and agents of socialisation. Ageing & Society, 30, 1097-1113.
Martínez del Castillo, J.; Martín, M.; Jiménez-Beatty, J.E.; Santacruz, J.A. (2010b). e
inuence of physician advice to be physically active in old age. Journal of Sports Sciences, 28
(S1), 132-133.
Martínez del Castillo, J., Jiménez-Beatty, J.E., Graupera, J.L., y Rodríguez, M.L. (2006).
Condiciones de vida, socialización y actividad física en la vejez. Revista Internacional de So-
ciología, 44:39-62.
Martínez del Castillo, J., Jiménez-Beatty, J.E., Meléndez, A., Martín, Mª., Santacruz, J.A.,
Clemente, A., Del Hierro, D., Rivero, A., Cerro, D., García Alonso, J. et al. (2008). Proyecto
Coordinado I+D+i DEP2005-00161-C03-00 Incidencia del envejecimiento de la población en
las las infraestructuras, la gestión deportiva, y las barreras para la práctica del deporte para
todos en las personas mayores. Informe Final. Madrid: Grupo de Investigación psicosocial y
técnicas aplicadas a la actividad física y el deporte – Universidad Politécnica de Madrid.
MAS (2014). Informe Global de las Instalaciones Deportivas en España 2014. Madrid. Ma-
nagement Around Sports.
MECD (2015). Anuario de Estadísticas deportivas 2015. Ministerio de Educación, Cultura
y Deporte. Subdirección General de Documentación y Publicaciones.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF120 121
Moscoso, D. (2005). La construcción social y cultural del liderazgo en el deporte. Apunts:
Educación Física y Deportes, 79, 5-12.
Moscoso, D., Moyano, E., (Dirs.) Biedma, L., Fernández-Ballesteros, R., Martín, M.; Ra-
mos, C., y Serrano, R.(2008). Deporte, Salud y Calidad de Vida. Colección Estudios Sociales
nº 26. Barcelona, Fundación “La Caixa”.
Mosquera, M.J. y Puig, N. (2002), Género y edad en el deporte. En García Ferrando, M.,
Puig, N., y Lagardera, F. (comps.), Sociología del Deporte. Madrid: Alianza Editorial, 114-141.
Pster, G., y Sisjord, M.K. (Eds.) (2013). Gender and Sport: Changes and challenges. Mu-
nich: Waxmann.
Puig, N., Martínez del Castillo, J. y Grupo Apunts (1985). Evolución de las Campañas de
Deporte para Todos en España (1968-1983). Ensayo para poder valorar su inuencia en la
práctica deportiva de los españoles. Revista de Investigación y Documentación sobre las Cien-
cias de la Educación Física y el Deporte, 1-2 y 3, 59-104.
Puig, N., y Soler, S. (2004). Mujer y deporte en España: estado de la cuestión y propuesta
interpretativa. Apunts Educación Física y Deportes, 76, 71-78.
Rhodes, R. E., Martin, A. D., Taunton, J. E., Rhodes, E. C., Donnelly, M., & Elliot, J. (1999).
Factors associated with exercise adherence among older adults: an individual perspective.
Sports Medicine, 28(6), 397-411.
Sallis, J.F., Cervero, R.B., Ascher, W., Henderson, K.A., Kra, M.K., Kerr, J. (2006) An
ecological approach to creating active living communities.Annual Review of Public Health
27, 297–322. doi: 10.1146/annurev.publhealth.27.021405.102100.
Sánchez, R. y Moscoso, D. (2014). “How can one be a sports fan?” La contribución de Pierre
Bourdieu al estudio social del deporte, EMPIRIA. Revista de Metodología de Ciencias Sociales,
30, 161-180.
Talleu, C. (2011). Gender Equality in Sports: Handbook on good practices. Access for Girls
and Women to Sport Practices. Bruselas: European Commission.
ompson, W.R. (2014). Worldwide survey of tness trends for 2015: What’s driving the
market. ACSMs Health Fitness Journal, 18 (6), 8–17
Valgo (2015). 3er Informe Gimnasios Low Cost en España. Valgo.
Vázquez Gómez, B. (1993). Actitudes y prácticas deportivas de las mujeres españolas. Ma-
drid: Instituto de la Mujer, Ministerio de Asuntos Sociales.
Wellness & Sport Consulting y Precor (2012). Estudio WSC-Precor. Del nivel de gestión en
el sector del tness en España. WSC Consulting.
Wellness & Sport Consulting y Precor (2012b). Innovation Sessions. Presente y Futuro del
Fitness a debate. Sesión 1. Visión del tness 2010-2012. WSC Consulting.
Wellness & Sport Consulting y Precor (2013). Estudio WSC-Precor. Sobre la opinión de los
clientes de clubes de tness. WSC Consulting.
White, J.L., Ransdell, L.B., Vener, J., y Flohr, J.A. (2005). Factors related to physical activity
adherence in women: review and suggestion for future research. Women Health, 41 (4), 123-
148.
50ª ANIVERSARIO - INEF 123
Actividad física y salud: 50 años de avance
MARCELA GONZÁLEZGROSS
CATEDRÁTICA DE FISIOLOGÍA DEL EJERCICIO Y NUTRICIÓN DEPORTIVA
GRUPO DE INVESTIGACIÓN IMFINE
UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID.
Dentro de los actos conmemorativos del 50 aniversario del INEF de Madrid, no hemos queri-
do dejar de abordar la que sin duda es una de las salidas profesionales más importantes en la
actualidad para nuestros egresados, la relación entre ejercicio físico y salud. Estudiada desde
hace tiempo, como nos gusta recordar los estudios clásicos de Morris en relación al menor
riesgo de morbi-mortalidad cardiovascular entre los cobradores de autobús londinense que
entre los conductores, o los estudios del grupo de Paenberger con los exalumnos de Harvard
o los estibadores del puerto de San Francisco, en el contexto actual adquiere un protagonismo
especial. Inmersos como estamos en una sociedad sedentaria, con unas tasas de obesidad muy
altas, y unos riesgos de comorbilidades asociados, la actividad física, el ejercicio y/ el deporte
independientemente del matiz semántico se convierten en una herramienta esencial de salud
a todas las edades. Asimismo, también se ha conrmado en muchos estudios la importancia
de la inclusión del ejercicio físico en el tratamiento de la mayoría de las enfermedades. Cada
vez estamos más cerca de ese abordaje multidisplinar y de la inclusión del ejercicio físico den-
tro del sistema nacional de salud.
Estos y otros aspectos se abordan en esta mesa redonda, donde hacemos un recorrido des-
de los comienzos del INEF con el profesor Agustín Meléndez, las fases posteriores con el pro-
fesor Ricardo Mora, y las actuales y futuras con la Dra. Jara Valtueña. Estos tres profesionales
cursaron sus estudios en el INEF de Madrid. Nos acompaña en la mesa el Dr. Jonatan Ruiz
de la universidad de Granada, con el n de aportar una visión desde una de las universidades
españolas que más fuertemente están apostando, con el Parque Tecnológico de Ciencias de
la Salud, que incluye el Instituto Mixto Universitario Deporte y Salud (iMUDS). Los cuatro
ponentes además tienen experiencia internacional.
Referencias
1. MORRIS, J.N., J.A. HEADY, P.A.B. RAFFLE, C.G. ROBERTS, AND J.W. PARKS. (1953): “Coronary Heart-
Disease And Physical Activity Of Work.” e Lancet 262, no. 6796 1111-120.
2. PAFFENBARGER, RALPH S., ROBERT HYDE, ALVIN L. WING, AND CHUNG-CHENG HSIEH. (1986):
“Physical Activity, All-Cause Mortality, and Longevity of College Alumni.New England Journal of Medicine
314, no. 10 605-13.
3. REDONDO FIGUEROC,GONZÁLEZ-GROSSM,MORENO AZNAR LA, GARCÍA FUENTESM, Coords.
(2010): Actividad física, deporte, ejercicio y salud en niños y adolescentes. León, editorial Everest.
50ª ANIVERSARIO - INEF 125
Recuerdos del INEF30
AGUSTÍN MELÉNDEZ ORTEGA
DOCTOR EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN FÍSICA.
PROFESOR AD HONOREM
GRUPO DE INVESTIGACIÓN IMFINE
UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID
Antes de empezar mis estudios en el INEF, había participado como ayudante del entonces
profesor Tosiyasu Uzawa en una concentración de judokas universitarios, y como alumno en
el curso para revalidar mi título de Maestro de Judo (Título federativo de maestro de JUDO)
en septiembre de 1968. La “Ley de Educación Física” establecía “Para la formación y perfec-
cionamiento del Profesorado de Educación Física y los Entrenadores deportivos se crea el
Instituto Nacional de Educación Física…..
Superadas las pruebas de ingreso comencé los estudios, éramos la 3ª promoción. Pronto
comprobaría el ambiente familiar y la gran camaradería reinante. El centro sin barreras ni
vallas para el acceso, disponía de una residencia para los estudiantes.
El plan de estudios trataba de dar una buena formación en las diversas materias y resultaba
novedoso en tanto que se propugnaba el deporte como un medio de Educación Física. Se pre-
tendía una formación integral del individuo con la idea de que teniendo una buena base sería
fácil conseguir una especialización en el campo que se requiriera en el futuro. La biblioteca
suponía una fuente de información fabulosa y los apuntes de las asignaturas era una ventaja.
Los chandales y zapatillas a modo de uniforme, parecían reforzar las señas de identidad. Las
clases de idioma se suprimieron del programa de estudios por la falta de interés del alumnado.
De los seminarios yo cursé dos sobre metodología de la investigación y, a mi modo de ver, el
programa resultaba apropiado en el momento en que nos encontrábamos. En un principio
se podían cursar dos maestrías, en un deporte individual y en otro de equipo. Conferencias,
simposios, congresos mundiales, cursos internacionales celebrados en el INEF, publicaciones,
libros, y cursos monográcos, eran ocasiones únicas para la formación del alumnado.
Hubo momentos de alegría tornados en frustración como cuando se le concedió al INEF
el rango de Instituto Universitario. Parecía inminente el reconocimiento de los estudios como
licenciatura (un instituto universitario podría otorgar títulos de doctor), pero no fue así. La
necesidades de nuevo profesorado y la idea existente de que sería conveniente a ser posible
que tuviesen experiencia “práctica” abrió la puerta a la contratación de algunos de los recién
egresados.
En el bloque biológico, se incluían la Fisiología Celular, el Metabolismo Energético, la Fi-
siología Humana y por n, la Fisiología del Ejercicio. Completaba estas materias la Valoración
de la Condición Biológica. Era la época del libro de L.E. Morehouse y A.T Miller y resultaba
difícil encontrar artículos sobre la Fisiología del Ejercicio o del Deporte. Se vislumbraba que
30. Estas notas son resultado de una rápida introspección basada en recuerdos que pueden resultar algo imprecisos
y con importantes omisiones. Por todo ello espero que el lector pueda disculparme si existen algunas imprecisiones.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF126 127
el INEF debería integrarse en la Universidad o ser un centro especializado en el mundo del
deporte. Nuestro colectivo optó por emprender el camino de la integración en la universidad
y ya se vislumbraba la necesidad de que el profesorado obtubiese el grado de doctor.
En 1981, ya se habían integrado en el INEF la Escuela Nacional [Femenina] Ruiz de Alda
y de la Academia de Mandos José Antonio, y los estudios pasaron a ser 5 años. Siendo ya
profesor adjunto, yo había tratado de continuar mi formación en España pero no encontré ni
donde ni como hacerlo. No había ningún programa al respecto y teníamos negado el acceso
al doctorado. Se interpretaba que ser “licenciados equivalentes a..” no nos capacitaba para ha-
cerlo. Nuestra asistencia o participación en congresos fuera de España, resultaba acnecdótica.
Después de varios intentos conseguí desplazarme a la Universidad de Nuevo Méjico
EE.UU (UNM), allí conseguí un “Master Degree in Exercise Physiology” y un Ph.D. (Doc-
torado) en “Applied Physiology”. Al reintegrarme al INEF en octubre de 1985, después de mi
excedencia especial por estudios, introduje algunos cambios en la Fisiología del Ejercicio y
comencé la tramitación para la homologación de mi doctorado. Lo conseguí en noviembre de
1994. ¡Nueve años más tarde!
En 1987 algunos titulados y profesores del INEF se matricularon en un programa de
doctorado del Departamento “Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación” de la
Universidad Complutense de Madrid (UCM). Yo impartí una de las asignaturas (Introduc-
ción a la Investigación en Fisiología Aplicada). Repentinamente se encontraron con que se les
anulaban los créditos conseguidos debido a la interpretación de que el título de “licenciado
equivalente…” no les permitía realizar el doctorado. ¡Frustración!. Años más tarde, en 1990
se inició un nuevo programa de doctorado regentado por la Escuela Superior de Ingenieros
Industriales en colaboración con el ICE (Instituto de Ciencias de la Educación) de la UPM
en el que desempeñé un importante papel. Los alumnos que habían quedado colgados en
el curso de la UCM fueron aceptados reconociéndoles sólo el 50% de la carga lectiva que
habían cursado. Este programa duró hasta 1993, pasando luego a Agrónomos y más tarde a
Arquitectura previamente a su implantación en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física
y Deporte - INEF.
¡El INEF y sus estudios, estaban en pleno período de renovación!
50ª ANIVERSARIO - INEF 129
Las ciencias del deporte en España:
en continua transición
RICARDO MORARODRIGUEZ
LICENCIADO EN EDUCACIÓN FÍSICA POR INEF
DE UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID.
DOCTOR EN FISIOLOGÍA DEL EJERCICIO
POR LA UNIVERSIDAD DE TEJAS EN AUSTIN EEUU.
CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD DE CASTILLALA MANCHA.
Nuestros estudios han evolucionado desde su denominación original de licenciado/a en Edu-
cación Física hasta la actual de graduado/a en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte1.
Sin embargo, desde la Ley del Deporte de 1990 el único espacio laboral que permanece como
exclusivo de nuestra titulación es la docencia en las enseñanzas de secundaria en la asignatura
de Educación Física. La falta de planicación por parte de las autoridades educativas (MEC)
ha hecho que en los últimos 26 años las facultades que expiden esta titulación se multipliquen
por al menos 5 (de 7 a 35), mientras que la población española en secundaria no ha crecido
debido a la baja tasa de natalidad. Hoy en día, nos encontramos con que menos de un 3% de
todos los titulados en nuestras enseñanzas consiguen trabajo de profesor de Educación Física
en la enseñanza secundaria obligatoria (ESO).
Desconozco si los dirigentes de los INEFs previeron esta situación, el caso es que la deno-
minación de nuestra titulación cambió hacia nales de los noventa haciéndose más amplia,
cientíca” y obviando el término “educación física” quedando en licenciado/a en Ciencias
del Deporte o de la Actividad Física y del Deporte (CCAFD). Mientras que las competencias
académicas de los alumnos/as que completan nuestros estudios han variado desde nales de
los 90 (cambio en la denominación de las titulaciones) y con la adaptación al grado (proceso
de Bolonia en 2009), la regulación laboral de nuestra profesión, no ha cambiado desde hace 26
años. Los esfuerzos para regular el panorama laboral de nuestra profesión desde el Colegio de
Graduados en CCAFD y la Conferencia de Decanos de las distintas facultades de España han
tenido poco éxito, con algunos avances puntuales en algunas comunidades autónomas (i.e.,
Cataluña). Tanto se ha extendido de manera irracional esta titulación universitaria que hoy se
puede ser graduado/a en CCAFD haciendo la carrera “online. Con una educación saturada
de profesionales, nuestros graduados intentan encontrar trabajo en otros ámbitos donde se
realice ejercicio y deporte. Titulaciones medias ociales (TAFAD), técnicos deportivos de las
federaciones y personas formadas en cursillos de distintas empresas y organizaciones (NSCA,
FEDA, entrenador personal, etc.) compiten en igualdad de condiciones con los graduados/as
en CCAFD por puestos de trabajo en gimnasios privados, patronatos deportivos municipales
e instalaciones deportivas públicas.
En 1992 la Asociación Americana del Corazón incluye el sedentarismo como uno de los
riesgos que incrementan el padecimiento de las enfermedades de las arterias coronarias. Al
considerarse las enfermedades cardiovasculares la principal causa de muerte en nuestra so-
ciedad, se recomienda el ejercicio como un instrumento para prevenir estas enfermedades, así
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF130 131
como para ayudar a combatir la obesidad, hipertensión y diabetes. Sin embargo, en España
no está claro qué formación deben tener los profesionales que recomiendan, administran y
hacen el seguimiento de un programa de ejercicio para mejorar la salud. Grupos como la
Federación de Medicina del Deporte (FEMEDE) ya se han posicionado de manera contun-
dente, alegando que a los graduados en CCAFD y los másteres y doctores en esta materia no
les corresponde el ejercicio profesional de ninguno de estos pasos (recomendar, administrar,
seguimiento del ejercicio para la salud), y que estaríamos incumpliendo la ley, puesto que la
nuestra no es una profesión sanitaria. Este tipo de comunicaciones por parte de FEMEDE
tienen una débil respuesta por los organismos que nos lideran (Colegio ocial y Conferencia
de Decanos) y no son contestadas en absoluto por los más de 35 médicos del deporte en Es-
paña que imparten clases en las 35 facultades de CCAFD y que, a diario, capacitan a nuestros
alumnos para entender el efecto benecioso que el ejercicio continuado tiene en distintas
enfermedades.
La Ley de la Ordenación de las Profesiones Sanitarias del 2003 establece de manera ta-
xativa que a los médicos les corresponde el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Sin
embargo, cuando ese tratamiento utiliza el ejercicio creo que podrían ser de utilidad los gra-
duados/as, y doctorados en CCAFD. Los farmacéuticos no pautan las dosis y la frecuencia
de las prescripciones de los medicamentos pero, por lo menos, se les deja administrarlos.
Incluso pueden vender y recomendar la dosis de ciertos medicamentos para enfermedades
menores (constipados, otitis, faringitis, etc.). Excluirnos del tratamiento con ejercicio, por-
que nuestra titulación no está dentro de las ciencias de la salud, me parece un mal uso de los
recursos humanos y económicos de un país. En muchos otros países es al contrario y los
hospitales tienen acuerdos con gimnasios en los que, por ejemplo, los graduados en CCAFD
realizan la fase nal de la rehabilitación cardiaca. Si nuestra profesión no se moviliza pronto,
el nicho profesional del ejercicio para la salud será competencia exclusiva de las titulaciones
en medicina, enfermería, sioterapia, terapia ocupacional, podología y nutrición humana y
dietética. En esta mesa redonda se presentarán ejemplos de programas de ejercicio para la
salud dirigidos por profesionales del ámbito de las CCAFD. Sin embargo, la mayoría de estos
programas se realizan con la motivación de investigar, no de dar un servicio a la población. A
mi parecer, ese mercado de trabajo, está aún por explotar y su desarrollo debe ir acompañado
con una mejora en la formación de los graduados en CCAFD en esta materia.
Referencias
Libro blanco del título de grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, ANECA.
http://www.aneca.es/var/media/150296/libroblanco_deporte_def.pdf
Sociedad Americana del Corazón. http://www.heart.org/HEARTORG/
La internacionalización de los investigadores
españoles de ciencias del deporte.
Un ejemplo con origen y nal en la Universidad
de Granada
JONATAN R RUIZ
INVESTIGADOR RAMÓN Y CAJAL
DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN FÍSICA Y DEPORTIVA, FACULTAD DE CIENCIAS DEL
DEPORTE
UNIVERSIDAD DE GRANADA
ruizj@ugr.es
La internacionalización de los investigadores españoles de ciencias del deporte tiene su origen
en varios investigadores que cursaron la Licenciatura de Ciencias del Deporte y que en un
momento de su formación decidieron viajar al Extranjero en los años 90 para seguir formán-
dose, entre los que se encuentran algunos buenos ejemplos como los Drs. José A López
Calbet, Mikel Izquierdo, Ricardo Mora o Manuel Delgado-Fernández. Nuestra disciplina
tuvo la suerte de que todos volvieron a nuestro país para alimentar de ciencia una disciplina
que prácticamente acababa de nacer. Ellos crearon escuela y se convirtieron en ejemplos para
toda una generación de jóvenes cientícos en Ciencias del Deporte.
Buenos ejemplos también hemos tenido en nuestros compañeros los Médicos del De-
porte que también han formado grandes equipos de investigación. Entre ellos se encuentran
los Drs. Alejandro Lucía y Ángel Gutiérrez. Éste último fue uno de los responsables de la
inclusión de la evaluación de la condición física en uno de los proyectos que han marcado
historia en España y que ha tenido una gran repercusión Internacional. Se trata del Estudio
multicéntrico AVENA (Alimentación y Valoración del Estado Nutricional en Adolescentes.
Estudio AVENA, http://www.estudioavena.es), nanciado por el Fondo de Investigaciones
Sanitarias (Instituto de Salud Carlos III, Ministerio de Sanidad y Consumo, y realizado entre
el 2000 y el 2002. El objetivo del estudio AVENA fue evaluarel estado de salud así como la
situación nutricional y metabólica de una muestra representativa de adolescentes españoles.
Este estudio incluyó la actividad coordinada de cinco centros españoles situados en otras
tantas ciudades (Granada, Madrid, Murcia, Santander, Zaragoza). Granada, donde se en-
contraba Ángel Gutiérrez, fue la responsable de la evaluación de la actividad física y la con-
dición física. Este estudio ha dado lugar a más de 50 publicaciones y 15 Tesis Doctorales, y
ha recibido 7 premios de investigación, de los cuales 6 han estado íntimamente relacionados
con las Ciencias del Deporte.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF132 133
El estudio AVENA dio un lugar a un nicho de cientícos de Ciencias del Deporte en
formación que posteriormente han tenido una repercusión internacional ciertamente no-
table. Además, sirvió de base para la creación de un proyecto de similares características y
objetivos pero realizado en el marco de la Unión Europea entre el 2006 y el 2008; se trata
del Estudio multicéntrico HELENA (HEalthy Lifestyle in Europe by Nutrition in Adoles-
cence, http://www.helenastudy.com). El objetivo general de estudio HELENA fuer evaluar
el estilo de vida y estado nutricional de una amplia muestra de adolescentes europeos de
nueve países. En el estudio HELENA, el área de Ciencias del Deporte ha tenido también un
protagonismo relevante, copando más del 60% de las más de 150 publicaciones que se han
derivado del proyecto. Nuevamente, fue Granada la que lideró la evaluación de la Condi-
ción Física. Además, esta coordinación estaba organizada junto con la unidad de Preventive
Nutrition del Instituto Karolinska.
La unidad de Preventive Nutrition del Instituto Karolinska también ha sido clave en el
formación de un gran número de investigadores Españoles en el área de Ciencias del Deporte.
Entre los años 2005 y 2010 pasaron un total de 25 investigadores españoles por la unidad de
Preventive Nutrition del Instituto Karolinska. Esta unidad llegó a publicar más de 80 artículos
al año relacionados con las Ciencias del Deporte. Hoy, estos 25 investigadores ocupan puestos
de relevancia en sus respectivas universidades de todo el territorio nacional y internacional y
han conseguido becas y contratos de investigación muy prestigiosos.
En el 2005, se creó una red española de Investigación en Ejercicio Físico y Salud (EXER-
NET) que pretendía unir los esfuerzos de los diferentes grupos de investigación españoles en
actividad física y salud, con el objetivo de coordinar, armonizar y divulgar la investigación
en esta área de conocimiento. La red de investigación EXERNET se fundó en el marco de la
Acción Estratégica sobre Deporte y Actividad Física de la convocatoria del Plan Nacional de
I+D+i 2004-2007 del Ministerio de Educación y Ciencia. Los tres grupos fundadores fueron
la Universidad de Zaragoza, la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad de Grana-
da. Diez años más tarde, la red EXERNET se ha convertido en una asociación que aglutina
a más de doce grupos de investigación de todo el panorama nacional relacionados con el
Ejercicio y la Salud.
En el 2009, Instituto Karolinska consiguió nanciación para realizar un proyecto Europeo
denominado estudio ALPHA (Assessing Levels of Physical Activity and tness; evaluación de
los niveles de actividad física y condición física, www.thealphaproject.net/). El objetivo -
nal del estudio ALPHA fue proponer una batería de instrumentos para evaluar la actividad
física y la condición física de una forma comparable en los países miembros de la Unión
Europea. Entre los distintos grupos de trabajo que formaban el estudio ALPHA, el grupo de
trabajo Nº6 (evaluación de la condición física relacionada con la salud) tenía como objetivo
la creación de una batería de test de campo para evaluar la condición física relacionada
con la salud en niños y adolescentes. Este grupo de trabajo estaba liderado por el Grupo de
Investigación EFFECTS-262 de la Universidad de Granada y por investigadores de Grana-
da que tenían una beca post-doctoral en el Instituto Karolinska. Tras publicar más de 30
artículos entre revisiones y estudios metodológicos, unos de los resultados más importantes
del estudio fue la creación de la batería ALPHA-Fitness de test de campo para la evaluación
de la condición física relacionada con la salud en niños y adolescentes basada en la eviden-
cia cientíca (https://sites.google.com/site/alphaprojectphysicalactivity/alpha-public-doc-
uments/alpha-t/assessing-tness-in-children). Esta batería se está utilizando en multitud
de países Europeos, países del Sur de América y Australia. Afortunadamente, la mayoría de
los investigadores españoles que iniciaron su formación con los proyectos AVENA, HEL-
ENA y ALPHA han tenido la oportunidad de volver a alguna Universidad Española donde
hoy ocupan puestos de relevancia.
Destacar que entre el 2000 (inicio del estudio AVENA) y 2015 se ha conseguido más de 20
becas de Formación de Personal Universitario (FPU) o similares, más de 10 becas post-doc-
torales para continuar con los estudios en alguna institución de prestigio internacional, 5
contratos Juan de la Cierva, un proyecto Marie Curie, y 4 contratos de investigación Ramón
y Cajal, todos ellos con formación en Ciencias del Deporte. Algunos de estos investigadores
están hoy acreditados a Catedrático de Universidad y la mayoría tienen la acreditación a Pro-
fesores Titulares de Universidad.
En el 2014, con motivo de la celebración del Symposium EXERNET, se creó el grupo del
trabajo del estudio multicéntrico PREFIT (Evaluación de la condición física en pre-escola-
res) con nanciación negativa (sin nanciación) donde actualmente participan 11 centros
de todo el territorio Nacional, y donde se han evaluado a más de 3000 niños de entre 3 y 5
años de edad. Este proyecto tiene de nuevo su origen en Granada, dentro del seno del grupo
de investigación PROFITH (Promoting Fitness and Health through physical activity) y en el
Instituto Mixto Deporte y Salud (iMUDS). El iMUDS es un centro de investigación multidis-
ciplinar inaugurado en el 2014 y situado en el Parque Tecnológico de la Salud. El iMUDS ha
sido nanciado con fondos FEDER por un valor de 6 millones de Euros. El objetivo general
del iMUDS es desarrollar líneas de I+D+i y de transferencia de conocimiento, de tecnología
o de resultados de investigación mediante el abordaje multidisciplinar de los diversos tópicos
implícitos en la búsqueda de la salud, la promoción de la calidad de vida, la prevención de
riesgos y la optimización del rendimiento en el ámbito de la actividad física, el deporte y la
salud. Actualmente, el iMUDS alberga a 6 unidades de investigación entre las que se encuen-
tra la Unidad de actividad física y la promoción de la salud. Esta unidad tiene actualmente un
total de 9 proyectos activos nanciados por un valor de más de 2 millones de euros.
Merece la pena resaltar que al igual que hace 15 años eran los investigadores españoles los
que viajaban a centros de prestigio del extranjero, hoy son los investigadores de universidades
de prestigio extranjeras los que están desarrollando su etapa de formación pre- y post-docto-
ral en centros de prestigio del territorio Español, en aquellos centros que en su día participa-
ron en el proyecto AVENA, HELENA, ALPHA o PREFIT, y que hoy tienen el conocimiento
suciente como para hacer investigación al más alto nivel así como para atraer cientícos de
todo el mundo.
Gracias a todos aquellos Mentores que de forma desinteresada hicieron de la generación
del 78(±3) una generación de cientícos que han convertido a las Ciencias del Deporte en
España en un área consolidada con una gran proyección internacional.
Nota. Los proyectos mencionados así como los nombres que aparecen en el texto son solo una muestra
del potencial investigador en Ciencias del Deporte que hay en España. Pido disculpas a aquellos que no se
nombran, y que no por ello son menos importantes. Agradecidos también a ellos por su labor cientíca y de
internacionalización.
50ª ANIVERSARIO - INEF 50ª ANIVERSARIO - INEF134 135
Referencias
1. Gonzalez-Gross M, Castillo MJ, Moreno L, Nova E, Gonzalez-Lamuno D, Perez-Lla-
mas F, Gutierrez A, Garaulet M, Joyanes M, Leiva A, Marcos A. Alimentacion y valoracion
del estado nutricional de los adolescentes espanoles (estudio avena). Evaluacion de riesgos y
propuesta de intervencion. I. Descripcion metodologica del proyecto. Nutricion Hospitalaria
2003;18:15-28
2. Ortega FB, Ruiz JR, Castillo MJ, Moreno LA, Gonzalez-Gross M, Warnberg J, Gutie-
rrez A. [low level of physical tness in spanish adolescents. Relevance for future cardiovascu-
lar health (avena study)]. Rev Esp Cardiol 2005;58:898-909
3. Moreno LA, De Henauw S, Gonzalez-Gross M, Kersting M, Molnar D, Gottrand
F, Barrios L, Sjostrom M, Manios Y, Gilbert CC, Leclercq C, Widhalm K, Kafatos A, Marcos
A. Design and implementation of the healthy lifestyle in europe by nutrition in adolescence
cross-sectional study. Int J Obes (Lond) 2008;32 Suppl 5:S4-11
4. Moreno LA, Gonzalez-Gross M, Kersting M, Molnar D, de Henauw S, Beghin L,
Sjostrom M, Hagstromer M, Manios Y, Gilbert CC, Ortega FB, Dallongeville J, Arcella D,
Warnberg J, Hallberg M, Fredriksson H, Maes L, Widhalm K, Kafatos AG, Marcos A. As-
sessing, understanding and modifying nutritional status, eating habits and physical activity
in european adolescents: e helena (healthy lifestyle in europe by nutrition in adolescence)
study. Public Health Nutr 2008;11:288-299
5. Ruiz JR, Romero VE, Pinero JC, Artero EG, Ortega FB, Garcia MC, Pavon DJ, Chi-
llon P, Rejon MJG, Mora J, Gutierrez A, Suni J, Sjostrom M, Castillo MJ. Alpha-tness test
battery: Health-related eld-based tness tests assessment in children and adolescents. Nutri-
cion Hospitalaria 2011;26:1210-1214
6. Ruiz JR, Castro-Pinero J, Espana-Romero V, Artero EG, Ortega FB, Cuenca MM,
Jimenez-Pavon D, Chillon P, Girela-Rejon MJ, Mora J, Gutierrez A, Suni J, Sjostrom M, Cas-
tillo MJ. Field-based tness assessment in young people: e alpha health-related tness test
battery for children and adolescents. Br J Sports Med 2011;45:518-524
7. Ortega FB, Cadenas-Sanchez C, Sanchez-Delgado G, Mora-Gonzalez J, Marti-
nez-Tellez B, Artero EG, Castro-Pinero J, Labayen I, Chillon P, Lof M, Ruiz JR. Systematic
review and proposal of a eld-based physical tness-test battery in preschool children: e
pret battery. Sports Med 2015;45:533-555
El futuro de la actividad física y del deporte.
Un marco para la acción con protagonismo
a todos los niveles.
JARA VALTUEÑA SANTAMARÍA
DOCTORADO EN CIENCIAS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA Y DEL DEPORTE
GRADO EN MEDICINA
DIPLOMATURA EN NUTRICIÓN HUMANA Y DIETÉTICA
GRUPO DE INVESTIGACIÓN IMFINE
UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID
Resumen
Según las previsiones, para el 2030, la inactividad física será la primera causa de mortalidad.
El ser humano está diseñado para moverse y, sin embargo, nuestro estilo de vida actual es muy
diferente. El desarrollo tecnológico crece exponencialmente mientras que se reduce el tiempo
dedicado a la actividad física, a lo que se suma una alimentación inadecuada y un aumento de
estrés en las sociedades modernas. Se maniesta falta de tiempo para la práctica de actividad
física ya desde edades muy tempranas, por lo que la valorización de los espacios de ocio pasa
a ocupar un papel fundamental.
El futuro de la profesión pasa por diferentes niveles, como la integración en el ámbito
sanitario, no sólo en la prevención, sino también en el tratamiento de enfermedades crónicas
degenerativas. La actividad física en los ámbitos laboral y escolar son otros de los aspectos
importantes que se deben abordar. Pasamos la mayor parte del día en el trabajo o en la escue-
la, con estados prolongados de sedentarismo y, sin embargo, los índices de actividad física en
estos ambientes son minoritarios. La actividad física no puede quedar relegada a un segundo
plano o, incluso, a su falta de práctica, a la vez que se produce una sobrecarga de trabajos en
otros ámbitos o materias ya desde edades muy tempranas. Todo ello debe favorecerse a tra-
vés de un entorno y un diseño del lugar donde vivimos adecuados a la práctica de actividad
físico-deportiva, que igualmente se lo facilite a las personas con discapacidad y a los mayores.
Entre todos debemos esforzarnos por conseguir un mayor compromiso político y social
en el impulso de la actividad física. Obtendremos grandes benecios en todas las dimen-
siones, tanto personales en salud y bienestar físico-psicológico, como sociales, laborales y
económicos.