ArticlePDF Available

Abstract

Las revistas infantiles de postguerra representan un referente literario dentro de la tradición artística española. Volad como medio periodístico financiado por Acción Católica se divulgó durante diez años entre sus suscriptoras. La singularidad de los testimonios estéticos publicados así como la promoción de estructuras de participación lectora elevaron elcarácter artístico del soporte. La inclusión en el diseño interno de la publicación de «Pluma al Viento» y «Correo de Pluma al Viento» como espacios de intercomunicación constante y periódica con el público infantil promovieron la implicación del niño en la elaboración de la revista al mismo tiempo que estimularon la expresión literaria. La mayoría de las indicaciones se referían a la necesidad de una adaptación temática, laconveniencia de imprimir una estructura argumental clara y concluyente, la versificación de los recursos expresivos, la excitación imaginativa, la adopción de un estilo poético y la corrección ortográfica y gramatical. De esta manera, el soporte periodístico no sólo era entendido como un canal a través del cual el niño se divertía y estimulaba sus capacidades imaginativas y literarias, sino que al mismo tiempo era considerado como un espacio para la promoción de autores. En definitiva, la tarea desarrollada por Volad como vehículo de expresión de la infancia permite que se erija como paradigma de educación literaria con amplia repercusión en la actual tradición literaria española.
Volad: Una propuesta de intercomunicación con la infancia
57
Volad: Una propuesta de
intercomunicación con la infancia.
Lucía Ballesteros Aguayo
Universidad Complutense de Madrid
Recibido:
Agosto 2013
Publicado:
Enero 2014
ISSN: 2340-8685
DEPÓSITO LEGAL:
MA 1949-2013
Pág 57 a la 64
Palabras clave
Literatura, Infancia,
Educación, Postguerra y
Prensa.
Keywords
Literature, Children,
Education, Post-war and
Press.
Resumen
Las revistas infantiles de postguerra
representan un referente literario
dentro de la tradición artística
española. Volad como medio
periodístico financiado por Acción
Católica se divulgó durante diez años
entre sus suscriptoras. La singularidad
de los testimonios estéticos publicados
así como la promoción de estructuras
de participación lectora elevaron el
carácter artístico del soporte. La
inclusión en el diseño interno de la
publicación de «Pluma al Viento» y
«Correo de Pluma al Viento» como
espacios de intercomunicación
constante y periódica con el público
infantil promovieron la implicación del
niño en la elaboración de la revista al
mismo tiempo que estimularon la
expresión literaria. La mayoría de las
indicaciones se referían a la necesidad
de una adaptación temática, la
conveniencia de imprimir una
estructura argumental clara y
concluyente, la versificación de los
recursos expresivos, la excitación
imaginativa, la adopción de un estilo
poético y la corrección ortográfica y
gramatical. De esta manera, el soporte
periodístico no sólo era entendido
como un canal a través del cual el niño
se divertía y estimulaba sus
capacidades imaginativas y literarias,
sino que al mismo tiempo era
considerado como un espacio para la
promoción de autores. En definitiva, la
tarea desarrollada por Voladcomo
vehículo de expresión de la infancia
permite que se erija como paradigma
de educación literaria con amplia
repercusión en la actual tradición
literaria española.
Summary
The post-war children’s magazines
stand for a literary milestone within the
artistic Spanish tradition. Volad as a
journalistic means financed by
AcciónCatólica was published for ten
years among the subscribers. The
peculiarity of the creations published,
just like the promotion of the reader’s
involvement raised the artistic
character of the publication. The
inclusion in the internal design of the
publication of «Pluma al Viento» and
«Correo de Pluma al Viento», as
spaces of continuous and periodical
intercommunication with the children,
promoted the children’s involvement
in the elaboration of the magazine at
the same time as it stimulated the
literary expression. Most of the
indications referred to the need of a
thematic adaptation, the importance of
giving a clear and concluding
storyline, the versification of the
expressive resources, the stimulation
of the imagination, the use of a poetic
style, and the orthographical and
grammatical correctness. In
conclusion, the task developed by
Volad as a vehicle of expression of the
children proves that it is a paradigm of
the literary education with a wide
repercussion on the present Spanish
literary tradition.
Lucía Ballesteros Aguayo
58
“VOLAD abre sus páginas a todas las muchachas españolas que aspiren a ser
escritoras”
1
. Esta sugerente invitación inauguraba las primeras páginas de la revista infantil
de orientación religiosa financiada por Acción Católica. Su difusión entre las suscriptoras
desde 1952 hasta 1962
2
se inscribía dentro de un sector creciente y floreciente especializado
en la promoción de creaciones destinadas al público infantil durante los años de la postguerra
española. La proliferación de soportes informativos, organismos editoriales, iniciativas
públicas y privadas así como la instauración de una conciencia artística entre los
profesionales de la actividad literaria acerca de la especificidad del lector infantil, promovió
la divulgación de producciones dirigidas a este público.
Durante la década de los años cuarenta y cincuenta se multiplicaron las cabeceras de
carácter infantil destinadas a satisfacer el deseo explícito de ofrecer una auténtica formación
integral al niño. El desarrollo de una narrativa infantil fundamentada en la adopción de una
actitud innovadora tendente a la experimentación y la renovación de los materiales artísticos,
produjo la expansión del fenómeno periodístico como vehículo idóneo para encauzar las
inquietudes artísticas. Esta particular visión del fenómeno literario brindaba “una oportunidad
de publicación más libre −por no estar sujeta a los condicionamientos económicos de la
edición del libro−, y más innovadora para llegar a sus naturales destinatarios”
3
.
La finalidad de estas publicaciones se centraba en la atención de las necesidades
educativas de la infancia y en la promoción de autores a través de los canales de
intercomunicación. Los objetivos educativos se integraban dentro de los propósitos estéticos
que definían la filosofía editorial de cada publicación y que establecieron un nuevo
paradigma de educación literaria. Esto fue posible gracias a la apuesta decidida de
asociaciones e instituciones que subvencionaron la elaboración de las revistas y a la
participación de artistas que supieron implantar un estilo propio y moderno encaminado a
elevar el nivel estético de las creaciones infantiles.
El elemento común de estas publicaciones fue la utilización del cuento como la forma
expresiva por excelencia. Las propiedades inherentes al fenómeno cuentístico como la
condensación de la trama, el uso de una sola técnica, la intensificación de los acontecimientos
narrados, la selección de los recursos expresivos y la acomodación del texto a una extensión
limitada, propició su transmisión a través de los cauces periodísticos.
Una de las aportaciones más relevantes de estos planteamientos editoriales con
respecto a las composiciones artísticas pertenecientes al siglo XIX fue la incorporación de
estructuras de participación lectora. La edición de Volad incluíala sección «Pluma al Viento»
que “ofrece la oportunidad de ser publicadas en las páginas de la Revista vuestra
colaboración”
4
. Se inauguraba, así, una nueva relación con el público infantil particularizada
por la implicación en la confección del soporte, la promoción de las capacidades expresivas
y, en definitiva, la transmisión de un determinado paradigma literario.
Volad representaba un proyecto periodístico con una importante presencia del
componente lúdico y de recreo que impregnaba tanto el diseño como el contenido de las
1
Volad, Nº 141, Marzo, 1958, p.23.
2
Las fechas de inicio y finalización de la publicación del medio se han cotejado con los archivos de la
Biblioteca Nacional de España y el Archivo General de la Villa de Madrid.
3
García Padrino, J. Así pasaron muchos años: en torno a la literatura infantil española. Cuenca: Ediciones de
la Universidad de Castilla-La Mancha. 2001, p. 288.
4
Volad, Nº 141, Marzo, 1958, p.23.
Volad: Una propuesta de intercomunicación con la infancia
59
obras divulgadas, sin desestimar la utilidad didáctica de las creaciones literarias
5
. Las
colaboraciones habituales pertenecían a asiduos escritores que participaban de forma
entusiasta con sus aportaciones. «Pluma al Viento» y «Correo de Pluma al Viento»se
destinaban a la intervención de los lectores en la configuración y el diseño de la publicación
con el envío de sus propuestas literarias. Estos apartados disfrutaban de gran aceptación y
popularidad entre las suscriptoras puesto que establecían canales de intercomunicación
directos y periódicos con el público lo cual a su vez incrementaba el sentiemiento de
pertenencia a un proyecto común y singular. El proceso de fidelización entendido como la
fidelidad que un receptor muestra ante la adquisición de un producto concreto de forma
continuada, estaba asegurado.
La revista recibía mensualmente cuentos elaborados por las lectoras que o bien eran
publicados en «Pluma al Viento» o bien eran revisados para su mejora en «Correo de Pluma
al Viento». Ambas secciones estaban coordinadas por la genial escritora Montserrat del Amo
quien ejerció una notable función de orientación. Sus indicacionesse referían alos aspectos
lingüísticos y formales susceptibles de ser corregidos o modificados con el fin de lograr la
adecuación al medio y así instaurar un determinado gusto estético entre las suscriptoras.
Esta concepción del medio implicaba la consideración de la figura del receptor como
sujeto activo y partícipe del proceso de transmisión y creación literario. «Correo de Pluma al
Viento» estableció una comunicación epistolar entre el soporte y su púbico de tal manera que
se lograba por una parte una mayor adaptación de los contenidos a las necesidades del lector
puesto que las informaciones recibidas facilitaban un perfil más exacto del mismo y, por otra,
se inauguraba un nuevo espacio de expresión artística.
Montserrat adoptaba un estilo desenfadado y maduro para comunicarse con el público
infantil que imprimía un sentimiento de cercanía y confidencialidad. De esta manera, se
pretendía instaurar un espacio de diversión y entretenimiento en el que el niño pudiera
expresar con naturalidad sus inquietudes, dudas y preocupaciones relacionadas con la tarea
creativa y la configuración del cuento. Resultan sugerentes las siguientes palabras: “No
tengas miedo porque Volad recibe con cariño, lee con respecto y contesta con atención a
todas las cartas que recibe. Desde hoy te contamos entre nuestras amigas”
6
.
Este afecto manifestado por la revista que permitía la intercomunicación en términos
de diversión fomentaba la concepción del medio no sólo como vehículo de expresión
encaminado a perfeccionar y pulir el estilo artístico de los lectores, sino que también
constituía un instrumento a través del cual se reivindicaba la singularidad del niño como
sujeto competente en el arte de la ficción. En esta dirección se orientó la siguiente reflexión
que de forma implícita apremiaba al reconocimiento del niño y la especificidad de la
literatura infantil
7
: “¿Sabes lo que pienso muchas veces al leer las cartas de «Pluma al
Viento» y hoy de un modo especial al leer la tuya? Que muchas personas que os llaman
5
El equilibrio entre el componente útil y placentero experimentado por la experiencia estética ha sido recogido
por diferentes autores. Resultanelocuentes las palabras de René Wellek y Austin Warren al respecto: “Y la
utilidad la seriedad, el carácter instructivo de la literatura es una seriedad placentera; es decir, no es la
seriedad de un deber que hay que cumplir o una lección que hay que aprender, sino una seriedad
estética”.Teoría Literaria. Madrid: Gredos, 4º Edición, 5ª Reimpresión, 1985, p. 37.
6
Volad, Nº 150, Diciembre, 1958, p. 23.
7
Este deseo de reclamar la existencia de una narrativa infantil está presente en los estudios recientes en
contraposición a las concepciones de índole tradicional que concebían la especialidad destinada a los niños
como un engendro raquítico y con caracteres de monstruo, tal y como manifestaba de manera sugerente el
Padre Vázquez en su obra La prensa infantil en España. Madrid: Doncel, 1963.
Lucía Ballesteros Aguayo
60
«chiquillas» se quedarían asombradas si os conocieran de verdad y pudiesen ver el mundo de
problemas serios, de amor y de dolor que tenéis dentro. Tu cuento, Sarita, me lo deja entrever
y me impresiona”
8
.
Las indicaciones más frecuentes de los cuentos que finalmente no eran publicados en
«Pluma al Viento» pero que sí eran comentados en «Correo de Pluma al Viento» se referían a
la construcción del argumento que según Montserrat debía ser fuerte y con consistencia. “Tu
cuento tiene poco argumento; tendrías que pensar una historia más interesante en la que pasen
más cosas o las expliques con más detalle”
9
, advertía a una de las suscriptoras. “Bien escrito.
Argumento poco original. Procura desarrollar la imaginación”
10
, aconsejaba a otra. La
preocupación por aunar los esfuerzos del escritor de relatos cortos en el desarrollo
argumentativo de la trama se justificaba por la condensación y la brevedad de la historia que
requería la publicación del cuento en los soportes periodísticos.
Asimismo, en la elaboración de la estructura argumental se insistía en los criterios de
novedad y originalidad: “Debes pensar los cuentos más, para hacerlos más divertidos y
originales. Prueba de nuevo”
11
, y en la necesidad de evitar las historias configuradas en forma
de moralina: “Tu cuento está muy bien escrito, pero no me ha gustado nada el argumento.
¡Por favor! ¡Cuenta una historia sencilla, sin moraleja!”
1213
.
La dedicación profesional del escritor se presentaba como una de las principales
inquietudes del público y a ello se referían muchos de los comentarios: “Nuestro deseo es
ayudaros a realizar vuestra vocación de escritoras, y recibimos constantemente las cartas con
una alegría llena de máximo interés”
14
.Se pretendía así fomentar entre las suscriptoras el
placer de la lectura, la belleza de la escritura y el valor formativo de la comunicación literaria.
La preocupación del medio por los aspectos formativos del niño merece una especial atención
dentro de la función de alfabetización desempeñada por la prensa durante la postguerra.
En ocasiones, se advertía de la idoneidad de adoptar un estilo propio que permitiera
disfrutar de la actividad creativa y del placer de la recreación literaria en lugar de adoptar
“vicios” desvaforables como el deseo de alcanzar fama o prestigio a través de la escritura.
“…no escribas nunca para conseguir «la gloria» […] Hazlo para ser tú mejor y hacer mejores
a los demás con tus escritos”
15
.
Se exaltaba la constancia, el esfuerzo, el trabajo bien hecho, la dedicación al estudio y
la originalidad creativa. Sirvan como ejemplo estas reflexiones acerca de la tarea del artista:
“Escribir, mucho más genialidad, es paciencia. Trabajo paciente. Estudio paciente.
Observación paciente. Ni yo ni nadie podemos darte la respuesta definitiva, que sólo y el
futuro guardan. Estudia, escribe, trabaja. Acepta los consejos y no te desanimes. Creo que tu
8
Volad, Nº 142, Abril, 1958, p. 33.
9
Volad, Nº 142, Abril, 1958, p.33.
10
Volad, Nº 149, Noviembre, 1958, p. 16.
11
Volad, Nº 149, Noviembre, 1958, p. 16.
12
Volad, Nº144, Junio, 1958, p. 26.
13
El componente práctico y útil del exponente narrativo debe de desprenderse de la interpretación general de la
obra.
14
Volad, Nº 141, Marzo, 1958, p.23.
15
Volad, Nº 145, Julio, 1958, p. 29.
Volad: Una propuesta de intercomunicación con la infancia
61
peor enemigo puede ser la impaciencia”
16
, “Tienes que estudiar y aprender mucho antes de
empezar a escribir. Aplícate en la escuela”
17
.
La libertad expresiva y el desarrollo artístico se dibujaban como dos de los rasgos
característicos de la actividad creativa y en esta dirección se inscribían sugerencias como
esta: “La verdad es, Merle, que tienes un estilo más cultivado y vigoroso que lo corriente. Se
te nota que has leído mucho. Lástima que las sabias pinceladas de tu estilo no basten para
mantener y explicar suficientemente el argumento. Hay que trabajar más, explicar más, y
dejar la modernidad del estilo en el justo medio, para hacer una prosa rápida, pero
comprensible”
18
.
El desarrollo de un juicio estético, el impulso de las capacidades expresivas y el
ejercicio de la facultad imaginativa se elevaban como los principios compositivos sobre los
que se debía edificar la trama narrativa. “Tu historia me ha gustado mucho por su argumento
y por el tono poético con que está escrito. Lástima que sea demasiado corto. Sabe a poco.
Escríbeme de nuevo”
19
.
La comunicación epistolar inaugurada en «Correo de Pluma al Viento» se inscribía en
una relación equidistante entre el escritor y el niño, precisamente, uno de los propósitos que
defendía implícitamente la revista era la reivindicación del niño como receptor hábil y
preparado para interpretar textos de cierta dificultad. De ahí la idoneidad de dirigirse a él en
con un tono maduro frente a las actitudes excesivamente pueriles y aniñadas adoptadas por
autores pertenecientes a épocas anteriores. En esta línea se orientan los comentarios
elaborados por Montserrat a través de los cuales se elevaban las virtudes infantiles y se
exaltaban los valores personales de las lectoras de Volad. “Te asidua de este Correo, así
que tengo asegurada la perseverancia. ¡Ánimo! «El sueño de Tonín» demasiado infantil para
VOLAD”
20
. Premiaba la constancia como una de las cualidades inherentes al escritor y
animaba a sus lectoras a adoptar un estilo poético y consolidado en sus creaciones. Incluso,
en ocasiones, haciendo alarde de su genialidad como artista, mostraba una actitud solidaria
cuando el desánimo y la rutina se adueñabande ellas. “Aquí me tienes de nuevo, querida
Carmen, contestando tu carta. ¡Claro que lo que es el desaliento de un pequeño
contratiempo en mi deseo de escribir! Lo he sufrido muchas veces…y he seguido
escribiendo. Te aconsejo que hagas tú lo mismo, si quieres conseguirlo algún día”
21
afirmaba
en un intento de expresar el desaliento que manifiesta el escritor y avivar la motivación para
continuar con entusiasmo la tarea creativa.
Estos ejemplos exhiben la relación tan especial que se instauró entre el medio y su
público basada en la amistad y la confidencialidad. El ambiente cálido, próximo y jovial en el
que se instauraba la intercomunicación propició la interiorización de unas estructuras
artísticas por parte de los lectores a partir de una orientación lúdica del aprendizaje que se
contraponía a las perspectivas conservaduristas en torno al fenómeno literario infantil que
promulgaban la transmisión de contenidos morales a través de un sistema de enseñanza
doctrinario.
16
Volad, Nº 139, Enero, 1958, p. 24.
17
Volad, Nº 149, Noviembre, 1958, p. 16.
18
Volad, Nº 145, Julio, 1958, p. 29.
19
Volad, Nº147, Septiembre, 1958, p. 8.
20
Volad, Nº150, Diciembre, 1958, p. 22.
21
Volad, Nº 142, Abril, 1958, p. 33.
Lucía Ballesteros Aguayo
62
Esta contemplación del objeto literario demostraba la inexistencia de una alta
literatura frente a un tipo de literatura calificada como “infraliteratura”
22
. Dicha distinción
sustentada en convicciones tradicionalistas acerca del fenómeno literario otorgaba menos
valor artístico a las publicaciones periódicas a las que se le atribuía la única función de
entretener y divertir; en contraposición, se situaba la producción literaria de carácter
instructivo y pedagógico. Actualmente, se ha superado esta concepción arcaica puesto que se
basaba en un argumento inconsistente ya que la valoración de las obras literarias viene
determinada por sus cualidades estéticas y por la consideración que le otorgue el lector
mediante el proceso de individualización inaugurado durante el proceso de lectura. En este
sentido, la finalidad educativa desarrollada por las revistas infantiles pertenecientes a la
postguerra española no deja lugar dudas de la contribución de estos exponentes a la tradición
literaria
23
.
22
René Wellek y Austin Warren advirtieron de la falsedad de esta consideración puesto que se identifica con el
juicio esgrimido por los lectores de “buena literatura” cuando en realidad quien debiera de responder a la
cuestión son los verdaderos lectores del medio. Op.cit. p. 37.
23
En esta dirección se sitúan las reflexiones del profesor García Padrino cuando afirma que “Si no hubiese
existido esa oportunidad de publicar en la prensa periódica unas creaciones literarias dedicadas a la infancia, la
literatura infantil española no habría alcanzado esos niveles de interés y de calidad que hoy podemos
apreciar…”. Jaime García Padrino: Op. cit. p. 287.
Volad: Una propuesta de intercomunicación con la infancia
63
Bibliografía
- Anderson Imbert, Enrique: Teoría y técnica del cuento. Barcelona: Arial, Edición
en 1992.
- Chivelet, Mercedes: La prensa infantil en España. Desde el siglo XVIII hasta nuestros
días: Fundación SM, Madrid: 2009.
- Del Rey Briones, Antonio: El Cuento Literario. Madrid: Akal, 2008.
- Fernández Recuerdo, Ricardo: El relato de infancia y juventud en España (1891-
1942). Granada: Universidad de Granada. 2007.
- García Berrio, Antonio y Hernández Fernández, Teresa: Crítica Literaria. Iniciación
al estudio de la Literatura. Madrid: Cátedra, 2004.
- García Padrino, Jaime: Así pasaron muchos años: en torno a la literatura infantil
española. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha. 2001.
- Martín Jiménez, Alfonso: Tiempo e imaginación en el texto narrativo. Valladolid:
Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Valladolid. 1993. Serie Literatura,
nº 27.
- Pastoriza de Etchebarne, Dora: El cuento en la literatura infantil. Buenos Aires:
Kapelusz. 1962.
- Ryan, Michael: Teoría Literaria. Una introducción práctica. Madrid: Alianza, 2002.
- Vázquez, O.P.: La prensa infantil en España. Madrid: Doncel.
- Wellek, René y Warren, Austin: Teoría Literaria. Madrid: Gredos, 4º Edición, 5ª
Reimpresión, 1985.
Full-text available
Article
s [ES] La guerra civil española supuso un impase en el desarrollo de la prensa como soporte de comunicación. De hecho, su instrumentalización con fines propagandísticos viene a explicar el papel que ejerció en la consolidación del nuevo Estado. Pues bien, dentro de la red de periódicos creada en torno al Movimiento Nacional, la prensa infantil ocupó un lugar predominante por su contribución a la formación de las futuras generaciones. Tanto es así que los fines estratégico-ideológicos impuestos por el régimen convivieron en estos soportes con la colaboración de artistas de notorio nivel estético. Es el caso de Gloria Fuertes (1917-1998), quien dio vida en la revista Maravillas a personajes tan populares como Coleta y Pelines para volver a difundir sus historias, ya en la década de los ochenta, en tres libros monográficos: Coleta, la poeta (1982), Coleta, payasa ¿qué pasa? (1983) y Pelines (1986). No obstante, tales protagonistas, más allá de erigirse en proyecciones estéticas de la escritora a modo de heterónimos, acabarían convirtiéndose en auténticos iconos del imaginario infantil.
Enrique: Teoría y técnica del cuento. Barcelona: Arial, 1ª Edición en
  • Bibliografía -Anderson Imbert
Bibliografía -Anderson Imbert, Enrique: Teoría y técnica del cuento. Barcelona: Arial, 1ª Edición en 1992.
Así pasaron muchos años: en torno a la literatura infantil española. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha
  • García Padrino
García Padrino, Jaime: Así pasaron muchos años: en torno a la literatura infantil española. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha. 2001.
La prensa infantil en España. Desde el siglo XVIII hasta nuestros días
  • Mercedes -Chivelet
-Chivelet, Mercedes: La prensa infantil en España. Desde el siglo XVIII hasta nuestros días: Fundación SM, Madrid: 2009.