ArticlePDF Available

Abstract

Cómo funcionan las tecnologías? Alianzas socio-técnicas y procesos de construcción de funcionamiento en el análisis histórico Resumen ¿Cómo explicar el "funcionamiento" de las tecnologías? Esta es una pregunta clave en el campo de los estudios sociales de la tecnología. Un ingeniero de producto o proceso diría que todo depende de un buen diseño del artefacto o sistema productivo, de la capacidad de un artefacto o sistema de resolver problemas tecnológicos previamente existentes. Un economista de la innovación o un tecnólogo explicarían (homogéneamente) que todo sistema tecnológico se afirma interactuando solidariamente con otros sistemas, desplegando ventajas crecientes de adopción, de inclusión en "paradigmas tecnológicos", generando economías de escala, incrementando sus niveles de compatibilidad con los usuarios o de adecuación entre oferta y demanda. Y en muchos sentidos, todos estarían en lo cierto. Pero ocurren muchas más cosas para que los artefactos y sistemas "funcionen". Porque además de todo esto, en términos socio-técnicos, todo sistema incorpora incrementalmente productores y usuarios, nuevos artefactos y dispositivos, financiadores y soportes políticos, nuevos usos y técnicas, infraestructuras y redes de proveedores... Y todo este proceso va construyendo el funcionamiento de estos sistemas tecnológicos, su necesidad y su irreversibilidad… Toda una alianza heterogénea se va desplegando, coaligando, coordinando, consolidando, para que esa tecnología funcione. Y, al mismo tiempo, esa alianza va construyendo el no
(127)
Pasado Abierto. Revista del CEHis
. Nº10. Mar del Plata. Julio-diciembre 2019.
ISSN Nº2451-6961. http://fh.mdp.edu.ar/revistas/index.php/pasadoabierto
¿Cómo funcionan las tecnologías? Alianzas socio-técnicas y procesos de
construcción de funcionamiento en el análisis histórico
Hernán Thomas
Instituto de Estudios Sobre la Ciencia y la Tecnología, Universidad Nacional de
Quilmes, Centro de Economía de la Innovación y del Desarrollo, Universidad Nacional
de San Martín, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Argentina
thomas@unq.edu.ar
Lucas Becerra
Instituto de Estudios Sobre la Ciencia y la Tecnología, Universidad Nacional de
Quilmes, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Argentina
lucasecon@yahoo.com.ar
Agustín Bidinost
Instituto de Estudios Sobre la Ciencia y la Tecnología, Universidad Nacional de
Quilmes, Agencia Nacional para la Promoción Científica y Tecnológica, Argentina
bidinost88@gmail.com
Recibido: 30/07/2019
Aceptado: 28/11/2019
Resumen
¿Cómo explicar el “funcionamiento” de las tecnologías? Esta es una pregunta clave en el campo
de los estudios sociales de la tecnología. Un ingeniero de producto o proceso diría que todo
depende de un buen diseño del artefacto o sistema productivo, de la capacidad de un artefacto o
sistema de resolver problemas tecnológicos previamente existentes. Un economista de la
innovación o un tecnólogo explicarían (homogéneamente) que todo sistema tecnológico se
afirma interactuando solidariamente con otros sistemas, desplegando ventajas crecientes de
adopción, de inclusión en “paradigmas tecnológicos”, generando economías de escala,
incrementando sus niveles de compatibilidad con los usuarios o de adecuación entre oferta y
demanda.
Y en muchos sentidos, todos estarían en lo cierto. Pero ocurren muchas más cosas para que los
artefactos y sistemas “funcionen”. Porque además de todo esto, en términos socio-técnicos, todo
sistema incorpora incrementalmente productores y usuarios, nuevos artefactos y dispositivos,
financiadores y soportes políticos, nuevos usos y técnicas, infraestructuras y redes de
proveedores... Y todo este proceso va construyendo el funcionamiento de estos sistemas
tecnológicos, su necesidad y su irreversibilidad…
Toda una alianza heterogénea se va desplegando, coaligando, coordinando, consolidando, para
que esa tecnología funcione. Y, al mismo tiempo, esa alianza va construyendo el no-
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 128
funcionamiento de la alianza que sustentaba el funcionamiento de tecnologías rivales. Eso que
los deterministas tecnológicos denominan -cuando ocurre a gran escala- un “cambio de
paradigma” o una “revolución tecnológica” se comprende mucho mejor en términos de alianzas
socio-técnicas.
Si el funcionamiento es un proceso de construcción socio-técnica -relativo, obviamente- la
respuesta no está ni simple ni originariamente en los artefactos ni exclusivamente en los actores
sociales, sino en las relaciones interactivas en los procesos de co-construcción, socio-
históricamente situados- entre artefactos y sistemas y actores e instituciones.
El concepto “alianza socio-técnica” fue concebido para dar cuenta de estas relaciones
explicativas, no deterministas a priori. Para superar, al mismo tiempo, tanto las restricciones de
esas historias monolíticamente tecnológicas, como las de esas homogéneas historias sociales del
cambio tecnológico. Todas las dinámicas de co-construcción se dan en el marco de heterogéneas
alianzas socio-técnicas. El funcionamiento por fuera de las alianzas sólo existe en la mente de
algunos historiadores deterministas tecnológicos… o de algunos científicos y tecnólogos.
Palabras clave: Historia de las Tecnologías, Funcionamiento / No-funcionamiento, Alianza
Socio-Técnica
How do technologies work? Socio-technical alliances and functioning construction
processes in historical analysis
Abstract
How to explain the "working" of technologies? This is a key question in the field of social
studies of technology. A product or process engineer would say that everything depends on a
good design of the artefact or productive system, on the capacity of an artefact or system to
solve previously existing technological problems. An innovation economist or a technologist
would explain (homogeneously) that every technological system is affirmed by interacting in
solidarity with other systems, displaying increasing adoption advantages, of inclusion in
“technological paradigms”, generating economies of scale, increasing its levels of matching
with users or adequacy between supply and demand.
And in many ways, everyone would be right. But many more things happen for artefacts and
systems to "work". Because in addition to all this, in socio-technical terms, every system
presents incrementally producers and users, new artefacts and devices, funders and political
supports, new uses and techniques, infrastructures and provider networks... And this whole
process is building on the working of these technological systems, their need and their
irreversibility ...
An entire heterogeneous alliance is deployed, co-operating, coordinating, consolidating, in order
to technology works. And, at the same time, that alliance is building the non-working of the
“other” alliance that sustained the working of rival technologies. What technological
determinists call - when it occurs on a large scale - a "paradigm shift" or a "technological
revolution" is much better understood in terms of socio-technical alliances.
If “working” is a process of relational socio-technical construction, the answer is neither simply
nor originally in the artefacts nor exclusively in the social actors, but in the interactive relations
In the processes of co-construction, socio-historically located- between artefacts and systems
and actors and institutions.
The concept of "socio-technical alliance" was conceived to account for these explanatory
relationships, not a priori deterministic. To overcome, at the same time, both the restrictions of
those monolithically technological stories, and as the homogeneous social stories of
technological change. All co-construction dynamics happen within the framework of
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 129
heterogeneous socio-technical alliances. The working outside alliances only exists in the minds
of some technological determinist historians ... or some scientists and technologists.
Keywords: Technology History working / non-working - Socio-Technical Alliance
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 130
¿Cómo funcionan las tecnologías? Alianzas socio-técnicas y procesos
de construcción de funcionamiento en el análisis histórico
Introducción
Las tecnologías todas las tecnologías desempeñan un papel central en los procesos de
cambio social. Demarcan posiciones y conductas de los actores; condicionan estructuras
de distribución social, costos de producción, acceso a bienes y servicios; generan
problemas sociales y ambientales; facilitan o dificultan su resolución.
Al mismo tiempo recíproca, sistémicamente las sociedades son
tecnológicamente construidas. Los artefactos y sistemas funcionan condicionando
formas de uso, pertinencia y necesidad de conocimientos, niveles de generación de
rentas, formas de apropiación de beneficios, modelos de organización de la producción,
procesos de territorialización y desterritorialización, regímenes económico-productivos,
dispositivos de control social, posibilidades de ejercicio del poder, visiones acerca de lo
que es posible o imposible.
Todas las sociedades humanas se desarrollan sobre bases materiales que ellas
mismas –y eso que llamamos “naturaleza”– producen. Todas son condicionadas y
restringidas en sus acciones y posibilidades por esta base material. Y esa base material
responde a una única explicación: la generación, producción, uso y adopción de
tecnologías. ¿Cómo explicar la historia sin comprender el papel de cada una de las
tecnologías puestas en juego? ¿Cómo explicar las tecnologías sin comprender los
procesos de construcción de su funcionamiento?
¿Cómo funcionan las tecnologías? constituye así una pregunta clave para las
ciencias sociales (aunque muchas veces es delegada tan modesta como
negligentemente a las ciencias naturales o a las ingenierías). Afortunadamente, ¿cómo
se construye el funcionamiento de las tecnologías? es una pregunta indelegable para el
campo de los estudios sociales de la tecnología.
Un ingeniero de producto o proceso diría que el funcionamiento depende de un
buen diseño del artefacto o sistema productivo, de la capacidad de un artefacto o
sistema de resolver problemas tecnológicos previamente existentes. Un economista de
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 131
la innovación o un tecnólogo explicarían (homogéneamente) que todo sistema
tecnológico se afirma interactuando solidariamente con otros sistemas, desplegando
ventajas crecientes de adopción, de inclusión en “paradigmas tecnológicos”,
aumentando relativamente la productividad, generando economías de escala,
incrementando sus niveles de compatibilidad con los usuarios o de adecuación entre
oferta y demanda.
Y en muchos sentidos, todos estarían en lo cierto... parcialmente. Es que, en la
práctica, ocurren procesos concurrentes para que los artefactos y sistemas “funcionen”.
Porque además de todo esto, en términos socio-técnicos, todo sistema tecnológico
incorpora incrementalmente productores y usuarios, financiadores y soportes políticos,
infraestructuras y redes de proveedores, cambios culturales y regulatorios, entre otros
muchos elementos heterogéneos. Y todo este proceso va construyendo el
funcionamiento de estos sistemas tecnológicos, su necesidad y su irreversibilidad.
Sin embargo, en términos generales, las ciencias sociales (la historia, la
sociología, la antropología, las ciencias políticas y, aún, la economía) han tratado al par
tecnología-funcionamiento como una “caja negra” (Rosenberg, 1982) ... un nombre
elegante para una negligencia. La construcción de esta caja negra implica al menos dos
problemas ontológicos que tienen alcances analíticos.
Por un lado, la tecnología (sus dinámicas y procesos) ha sido tratada como una
“variable independiente” que tiene “efectos” sobre los procesos sociales (determinismo
tecnológico) o como una “variable dependiente” en donde las decisiones de los actores
y grupos sociales determinan las trayectorias de cambio tecnológico (determinismo
social) (Thomas, 2008a).
Por otro, cuando se presenta la cuestión del “funcionamiento” se confunden, en
forma recurrente, la noción de funcionamiento según lo entienden los actores socio-
históricamente situados, que se asimila a una definición analítico-metodológica
universal, ex-ante, útil para todo análisis. Lo que en última instancia convierte al
analista en un actor más. Este proceso mimético entre el nivel del actor y el nivel del
analista construye un sentido común (lejos de constituir un núcleo de “buen sentido”)
que se inmiscuye en las explicaciones socio-históricas sobre los procesos de cambio
tecnológico e innovación, las dinámicas de desarrollo socio-económico, las políticas y
estrategias de política pública, el rol del estado en la esfera tecno-productiva, etc.
Es por esto que una primera acción necesaria para entender por qué funcionan
las tecnologías es distinguir claramente el nivel de los actores (el cual no es objeto de
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 132
análisis de este documento) del nivel analítico-metodológico (al cual nos dedicaremos
en extenso a lo largo de las siguientes páginas).
La noción sobre qué y cómo funciona la tecnología a nivel de los actores es
usualmente definida como sigue:
Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), el
funcionamiento es la acción y el resultado de funcionar (y da como ejemplo la
aseveración: “el funcionamiento del aparato es correcto”). Y define funcionar con dos
acepciones: 1) dicho de una persona, de una máquina, etc.: Ejecutar las funciones que le
son propias y 2) marchar o resultar bien. “El negocio funciona como esperaba”.
1
En términos más extensos, para el portal mexicano “Definición”
funcionamiento es: “el comportamiento normal que un elemento tiene, comportamiento
esperado para realizar una tarea específica. El término deriva de función, de la relación
que se establece entre dos variables determinadas. Así, funcionar implica que algo se
relacione con un hecho o circunstancia de modo efectivo. En el caso de un artefacto,
funcionará si cumple con su cometido”.
2
Estas definiciones focalizan la noción “funcionamiento” en el nivel del actor: es
éste quien define si los artefactos y sistemas “se comportan normalmente”, “con
corrección”, “de un modo efectivo”, “se comportan como se esperaba para ejecutar las
funciones que les son propias”, “cumplen con su cometido” (y definen en qué consiste
esa “normalidad”, corrección”, efectividad”, cometidos). Una explicación subjetiva.
Una forma de determinismo social.
Aunque también en el plano del actor en el sentido común de los usuarios, en
las concepciones de ingenieros, tecnólogos y científicos, es posible encontrar juicios
deterministas tecnológicos, donde el funcionamiento es inmanente al objeto: se explica
por las propias condiciones, características, “naturaleza”, de los artefactos y sistemas:
“funciona porque está bien hecho” (según los parámetros de “la ingeniería”). Y, aún, en
diferentes territorios cognitivos se extiende la noción “funcionamiento” a fenómenos
biológicos o políticos.
Lejos de una explicación inmanente determinista tecnológica o
excluyentemente actoral determinista social del funcionamiento de la tecnología, este
artículo propone un marco teórico y metodológico, con herramientas analíticas
1
RAE, “funcionamiento”, recuperado de https://dle.rae.es/funcionamiento 28-11-2019; RAE,
“funcionar”, recuperado de https://dle.rae.es/funcionar 28-11-2019.
2
https://definicion.mx/funcionamiento/ 28-11-2019.
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 133
concretas, que permitan abrir la caja negra del funcionamiento de las tecnologías a los
fines de informar marcos conceptuales de las ciencias sociales con mayores grados de
capacidad descriptiva y explicativa.
¿Por qué resulta pertinente este ejercicio? Porque en términos estilizados, la
tecnología (sus procesos y dinámicas) es conceptualizada desde el mainstream de las
ciencias sociales como:
a) ausencia explicativa de las dinámicas tecnológicas. Se suponen efectos
“desde” y “hacia” la “variable tecnología”, pero no se integran sus dinámicas y procesos
dentro del orden causal.
b) políticamente y socialmente neutral: no responde a intereses o valores, no
responde a situaciones socio-políticas o socio-económicas, no responde a cuestiones
geoestratégicas o ideológicas. En definitiva, la tecnología no “inclina la balanza” (no
participa en la toma de decisiones) de la trayectoria de cambios y continuidades de las
dinámicas sociales.
c) definida sobre una trayectoria lineal y evolutiva: los cambios
tecnológicos, recorren sus propias trayectorias tecnológicas autogeneradas y
autogobernadas. La variable que explica el cambio tecnológico es el “avance” del
conocimiento científico que lo genera.
d) universal: concebida en base a “criterios de verdad” suficientemente
justificados por un conocimiento científico positivista que aplica a todo tiempo y lugar.
Definiciones preliminares: de la “tecnología” a las “tecnologías” (en plural)
La definición de Bunge (1966 y 1972) que sostiene que “la tecnología es conocimiento
científico aplicado” ha sido ampliamente difundida mediante libros de texto y manuales,
favoreciendo una conceptualización donde “la tecnología” se ubica y se realiza en “la
frontera del conocimiento científico”. Esta forma particular de definición también ha
llevado a una diferenciación taxonómica entre tecnología y técnica (Bunge, 1966;
Sanmartín, 1990); donde la última solo se extiende hacia saberes que se logran por la
actividad concreta, sin mediar conocimiento científico alguno.
Una definición de tecnología más amplia y que permite mayores niveles de
interjuegos analíticos es la provista por Winner (1977, 1985 y 1988). Para Winner, el
concepto “tecnología” se despliega en tres niveles: i) los “artefactos” (las tecnologías
materiales como herramientas, instrumentos, máquinas, utensilios, etc.), ii) los
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 134
“procesos” (las habilidades, métodos, procedimientos, rutinas, etc.), y iii) las “formas de
organización” social (las empresas, las cooperativas, los clubes, y también formas no
institucionales, como el barrio, por ejemplo).
La tecnología entendida en esta forma permite pensar vínculos entre esos tres
niveles y, por extensión, desplegar análisis más consistentes. Es decir, entender cómo
los artefactos se inscriben dentro de procesos y cómo ambos son parte de las formas de
organización.
Es más, esta definición permite situar socio-históricamente a las tecnologías,
dándoles un rol particular dentro de un conjunto de relaciones sociales dadas. ¡Pero
cuidado con las miradas reduccionistas sobre las tecnologías y su “contexto”! Es
bastante obvio para las ciencias sociales en general que bajo modos de producción
capitalista los artefactos son mercancías (en sus múltiples formas: bienes de consumo
final, intermedio y bienes de capital), los procesos son las técnicas de producción y las
formas de organización social son la empresa, el mercado y el Estado. No hay que ir
más lejos que la definición schumpeteriana de innovación tecnológica por la cual se
entiende a todo nuevo desarrollo tecnológico como aquel que se realiza en el mercado y
constituye un monopolio (Schumpeter, 1928 y Nelson, 1995).
Cuando aquí se afirma que las tecnologías son situadas, esto implica que son
significadas y funcionan en términos de las configuraciones socio-técnicas (Santos y
Thomas, 2012) en las cuales se desarrollan. Es decir, un artefacto puede ser una
mercancía o un bien social; un proceso puede ser una metodología productiva o una
forma de aprendizaje; y una tecnología de organización puede ser una empresa privada,
una cooperativa de trabajo, una feria de economía social o una estructura militar (entre
muchas otras posibilidades). Solo para dar un ejemplo: un “mismo” artefacto, un
comprimido de Ibuprofeno 400, es una mercancía para el laboratorio privado (y la red
de farmacias y médicos que los recetan) y es un bien social para los laboratorios
públicos productores de medicamentos (y la red de hospitales públicos que los ofrecen
de manera gratuita).
Así, este documento fija un primer punto de apoyo en una definición de
tecnologías que abarca genéricamente a los artefactos, los procesos y las formas de
organización, que se sitúan particularmente dentro de configuraciones socio-técnicas.
Al mismo tiempo, y como segundo nivel clave, las “tecnologías” son analizadas
en diferentes dimensiones: como conocimientos, como materialidades y como prácticas.
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 135
La dimensión material es la más obvia, pues normalmente responde a objetos
observables, tangibles y no-tangibles. De tan obvia, la dimensión material tiende a
distraer de la atención a las otras dimensiones tecnológicas. Y, en particular, genera y
justifica todo un territorio explicativo basado en la existencia de dos esferas
independientes entre sí, una tecnológica (poblada de artefactos) y otra social (poblada
de actores). Y esta diferenciación es la base epistemológica de los abordajes
deterministas (tecnológico y social).
La dimensión cognitiva es menos autoevidente pero pertenece a un mismo
régimen ontológico. Todas las tecnologías son combinaciones de una heterogeneidad de
conocimientos: conocimientos tecnológicos nuevos y previamente disponibles; saberes
construidos desde la práctica; consuetudinarios; ancestrales; tácitos y formales; y
conocimientos científicos que han sido objeto de un tratamiento singular por parte de
ingenieros y tecnólogos, a fin de convertirlos en insumos para el diseño de artefactos y
sistemas.
En este sentido, los usuarios finales no utilizan conocimientos científicos
aplicados a tecnologías, sino tecnologías en las que esos diversos conocimientos
(incluido el científico) han sido adecuados para su uso.
Finalmente, la última dimensión de las tecnologías es la de las prácticas. Estas
no se tratan simplemente de las técnicas que utiliza un operario industrial en contextos
productivos. Desde el piso de una fábrica hasta una cancha de tenis, desde la dirección
de un vehículo hasta la reparación de calzados, desde la manipulación de teclados hasta
el ejercicio de diseño de sistemas, todos los humanos desplegamos una extensísima
serie de prácticas tecnológicas que condicionan nuestras capacidades laborales, nuestras
formas de comunicación y desplazamientos, nuestras formas de diversión y de
comprensión del mundo. Realizamos cotidianamente un fantástico despliegue de
prácticas que hacen nuestras vidas posibles.
La incorporación de las prácticas como una dimensión de las tecnologías
introduce en el análisis los procesos de aprendizaje. Ya no es la dimensión cognitiva
simple e independiente relacionada con las formas y tipos de conocimiento. Ahora, el
foco está sobre el proceso dinámico por el cual los sujetos aprenden en relación con las
tecnologías.
Las prácticas son el resultado de interacciones sociales (Berger y Luckmann,
1968), que es lo mismo que decir que los sujetos aprenden prácticas durante su
desarrollo. Y en este sentido, las dinámicas de “hacer y aprender, aprender haciendo”
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 136
constituyen una fuente de prácticas que no están codificadas, constituyen la dimensión
del “conocimiento tácito” (Collins, 2010).
3
Si bien analíticamente es posible identificar estas tres dimensiones
(conocimientos, materialidades y prácticas), desde el punto de vista óntico estas se
realizan, normalmente, de manera conjunta y entrelazada, sistémicamente vinculadas.
Conocimientos que generan y se incorporan en materialidades, que son utilizados y
operados en y gracias a ciertas prácticas, que implican aprendizajes, que generan
nuevos conocimientos y nuevas materialidades, etc.
A partir de estas consideraciones, es conveniente adoptar la siguiente definición
de tecnologías:
Las tecnologías son conjuntos de artefactos, procesos y formas de organización
que se despliegan como acciones (cognitivas, materiales y prácticas) realizadas
conscientemente por los humanos para alterar o prolongar el estado de las cosas con el
objetivo de que desempeñen un uso o función situado y constituido en forma particular
dentro de configuraciones socio-técnicas dadas.
Del funcionamiento inmanente de las tecnologías a su construcción socio-técnica
La tensión determinista (determinismo tecnológico vs. determinismo social), común en
los estudios sobre tecnología, sólo puede ser superada si se abandona la representación
analítico-estructural de “tecnología” y “sociedad” como dos entidades equivalentes, dos
esferas de existencia independiente. Pero, evidentemente, no es suficiente con
abandonar una perspectiva para resolver un problema. La superación sólo se consigue si
es posible adoptar una nueva explicación que evite los inconvenientes de la anterior.
Los desarrollos conceptuales en términos constructivistas-relativistas han
permitido quebrar la lógica lineal de los análisis deterministas. A punto tal que han
generado un nuevo objeto de análisis, ni excluyentemente tecnológico, ni restringido a
las relaciones sociales: “socio-técnico”.
3
El Programa Empírico del Relativismo (PER) es una aproximación orientada a demostrar la
construcción social del conocimiento científico. El primer elemento que define al PER es la noción de
conocimiento tácito. Según H. Collins (1981), gran parte de los estudios anteriores sobre sociología de la
ciencia y del conocimiento se basan en una asunción equivocada sobre el proceso de transmisión del
conocimiento. En general, se supone que el conocimiento es un bien universal y fácilmente adquirible,
como si fuera un fragmento de información digital que se puede cargar y obtener en una computadora. Es
decir, es un modelo de conocimiento que no tiene en cuenta el papel clave del conocimiento tácito y de la
“cultura material” construida alrededor de los artefactos y los procesos de producción. H. Collins
denomina esta creencia “modelo algorítmico”.
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 137
El desarrollo de los estudios sociales de la tecnología durante los últimos 30
años generó una serie de abordajes que intentan captar la naturaleza compleja de los
procesos de cambio tecnológico (Vessuri, 1991 y 1994). Estos abordajes se han
centralizado en una convicción teórica: es imposible e inconveniente realizar
distinciones a priori entre “lo tecnológico”, “lo social”, “lo económico”, “lo científico”.
Esta característica del cambio tecnológico ha sido descrita con la metáfora del “tejido
sin costuras” [seamless web] (Hughes, 1986; Bijker, Hughes y Pinch, 1987). Así, para
Bijker (1995), el tejido de una sociedad moderna no está hecho de distintas piezas
científicas, económicas, tecnológicas o sociales. Esos “dobleces” pueden ser vistos
como visiones parciales, sesgadas, de los actores o construcciones “disciplinarias” de
los analistas.
Esta nueva forma de construcción del objeto de análisis posibilita otorgar un
mayor grado de precisión al planteo interactivo de la construcción social de la
tecnología, desde una posición no determinista. Por esto resulta más adecuado hablar de
"lo socio-técnico", tanto en términos de abordaje teórico-metodológico como de unidad
de análisis.
Los estudios constructivistas intentan mostrar el carácter social de la tecnología
y el carácter tecnológico de la sociedad, en contra de las visiones deterministas lineales,
tecnológicas o sociales, corrientemente adoptadas por los analistas (economistas,
historiadores de la tecnología, etc.) o por los propios actores (ingenieros, empresarios,
políticos, operarios, usuarios...) intervinientes en los procesos de cambio tecnológico.
Contra lo que supone el sentido común y esto incluye también a ingenieros,
científicos y tecnólogos una tecnología no “funciona” porque “está técnicamente bien
hecha”. El “funcionamiento” de los artefactos no es algo “intrínseco a las características
del artefacto” (Bijker, 1995: 14), sino que es una contingencia que se construye social,
tecnológica, política y culturalmente.
Como vimos previamente, para el sentido común una tecnología funciona
cuando está bien diseñada en términos paramétricos estables, mejores prácticas
universales, saber hacer experto–. Y “no-funciona” porque, por motivos extra-técnicos
ajenos a esos parámetros, a esas mejores prácticas, a esa experticie elementos políticos,
económicos, culturales, socio-cognitivos interfieren en el proceso de diseño, producción
y uso de artefactos y sistemas, generando disfunciones. En síntesis: una tecnología
funciona cuando está diseñada, producida y usada siguiendo las reglas y criterios de los
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 138
métodos de ingenieros, tecnólogos y científicos, y no funciona cuando los procesos de
diseño, producción y uso son “contaminados” por cuestiones ideológicas.
Pero esto supone otorgar capacidad explicativa a un conjunto de “asimetrías
analíticas”, en términos de Bloor (1976) o Bijker (1995). En particular, implica que los
conocimientos técnicos y científicos son neutrales (en modo alguno ideológicos), y que
son posibles procesos de diseño, producción y uso de tecnología que nada tengan que
ver con la política, la economía, la cultura, la sociedad porque estos conocimientos
científico-tecnológicos expertos son neutrales, extraños a la esfera social. Si los
artefactos funcionan es porque se respetó esa neutralidad, si no funcionan es porque la
ideología y la sociedad operaron en su contra.
Gran parte de las historias de la tecnología se desarrollan bajo esta línea
argumental. Tanto es así que muchas historias de las tecnologías (en particular las
escritas por practitioners) son más historias internalistas de la ingeniería (de transportes,
de energía, civil, etc.) que explicaciones de la existencia y funcionamiento de artefactos
y sistemas. El problema es que esta concepción historiográfica convierte a la cuestión
del funcionamiento en un aspecto derivado, lógico, del buen diseño: el funcionamiento
evidencia la “calidad”– entendida en términos disciplinarios y expertos de diseño y
producción. El funcionamiento se reduce a un dato inicial que describe y explica
explanans por qué un artefacto o sistema es adoptado y usado. Los artefactos mal
diseñados, en cambio, no funcionan, y, por lo tanto, no son adoptados ni utilizados. Y,
en términos de consecuencias analíticas, las tecnologías que “no funcionaron” no son
objeto de explicación teórica ni empírica.
Lamentablemente para esta línea argumental, la historia está llena de artefactos
con problemas de diseño y producción adoptados y utilizados, y de ingeniosos,
creativos, ventajosos y eficientes diseños tecnológicos discontinuados o que nunca
vieron la luz (en definitiva, considerados “fracasados”). La empírea no parece
subordinarse a esta línea explicativa.
Así como tampoco es posible encontrar un solo caso de desarrollo tecnológico
completamente exento de elementos económicos, políticos, culturales o sociales…
simplemente porque esto es imposible (al menos, en las sociedades humanas realmente
existentes). Y no estamos simplemente hablando de análisis de contexto externalistas
de cuestiones macroeconómicas, macro-culturales, macropolíticas, de ambiente, de
época, sino de concretos y discernibles ideologemas que intervienen, en un plano de
simetría e igualdad con otros ideologemas, generados por comunidades de ingenieros y
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 139
tecnólogos en los supuestamente asépticos ámbitos de laboratorios y unidades de I+D.
4
Es que resulta totalmente inadecuado partir de una discontinuidad epistemológica,
diferenciando analíticamente a priori los conocimientos tecnológicos y científicos del
resto de los conocimientos intervinientes en los procesos de concepción, diseño,
producción y uso de tecnologías (Bloor, 1976; Bijker, 1995). Y, por lo tanto, también
resulta inadecuado operacionalizar esa distinción a la hora de comprender por qué
algunas tecnologías funcionan y otras no.
Wiebe Bijker (1995) ha realizado tres aportes sustantivos al análisis de los
procesos de construcción de funcionamiento:
a. el funcionamiento es un aspecto central y sustantivo (no adjetivo) del
análisis de las tecnologías,
b. el funcionamiento es una construcción social (socio-técnica), y
c. el funcionamiento es “lo que hay que explicar”, no “lo que explica”
Centralidad del funcionamiento
Christopher Freeman (1995) afirmaba que un artefacto no es adoptado porque funciona;
funciona porque es el adoptado. En todo proceso de innovación los artefactos funcionan
porque son objeto de diferentes alteraciones y mejoras que generan crecientes ventajas
de adopción. En tanto los artefactos no elegidos no son beneficiarios de estas mejoras
sucesivas. Por eso, al final de este proceso, resultan ser “los que funcionan”.
En un sentido convergente con el economista de la innovación, para Bijker en
sus marcos tecnológicos el funcionamiento no es una cuestión objetiva: “el
funcionamiento está en los artefactos”, pero tampoco subjetiva: “el funcionamiento es
una construcción social”.
5
Tanto en Freeman como aún más explícitamente en Bijker, el funcionamiento
constituye el resultado de un proceso de construcción social, no el resultado de un
acierto puntual de diseño, y menos aún, de serendipia. Es un nudo explicativo
fundamental para la comprensión de los procesos de aprendizaje y de cambio
tecnológico.
Construcción social del funcionamiento
4
Ideologema: la menor unidad inteligible de (una) ideología (Makaryk, 1993). Vinculados a
construcciones ideológicas acerca de lo que es y no es, lo que es bueno o malo, adecuado o inadecuado,
eficiente o ineficiente, lo que es posible o imposible, viable o inviable.
5
Un marco tecnológico (Bijker, 1987) es un concepto que busca aplicarse a la interacción entre varios
actores. No son entidades fijas, son desarrollados como parte del proceso de estabilización de una
tecnología. Incluye tanto el reconocimiento de aquello que cuenta como un problema como las estrategias
disponibles para resolverlo y los requerimientos que una solución debe tener.
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 140
En los marcos tecnológicos en Bijker (1995), el “funcionamiento” o “no-
funcionamiento” de una tecnología es una relación interactiva entre actores y artefactos.
Es una contingencia socialmente construida. Así, lejos de un absoluto universal, el
funcionamiento constituye una cuestión relativa, contingente ¿para quién funciona y
para quién no? Los artefactos, sus características y condiciones físicas son tan
relevantes como la subjetividad de los actores implicados. Simplemente porque no es
posible asignar cualquier sentido a cualquier artefacto o sistema. Esto permite a Bijker
recuperar la simetría analítica y superar, al menos parcialmente, la denunciada
incompatibilidad entre la teoría actor-red (ANT) y el constructivismo social de la
tecnología (SCOT).
El funcionamiento como explanandum
Dadas las consideraciones anteriores, para Bijker (1995) el “funcionamiento” de un
artefacto o sistema no debe ser considerado como explanans (lo que explica: “un
artefacto es adoptado porque funciona”) sino como explanandum (lo que hay que
explicar: ¿por qué se considera que un artefacto funciona?). El “funcionamiento” de un
artefacto socio-técnico es así un objeto de análisis, focalizado en el proceso de
construcción continua, que se despliega desde el mismo inicio de su concepción y
diseño hasta alcanzar un estado de estabilización y clausura.
Lejos de las “cajas negras” deterministas lineales del sentido común, ahora es
necesario explicar el funcionamiento de las tecnologías para comprender procesos de
cambio tecnológico indisociablemente vinculados a procesos de cambio social.
Análisis Socio-Técnico del funcionamiento / no-funcionamiento de las tecnologías
Es necesario complementar el desarrollo teórico de Bijker (1995) para evitar el riesgo
de restringir el alcance de los procesos de construcción de funcionamiento a
homogéneos procesos sociales de asignación de sentido -en un movimiento
reduccionista homogéneamente social.
Agencia simétrica de actores y artefactos
Los artefactos, sus características y condiciones físicas son tan relevantes como la
subjetividad de los actores implicados. Simplemente porque la agencia de los artefactos
impide asignar cualquier sentido a cualquier tecnología: sus características físico-
materiales, su desempeño / comportamiento, su composición, su resistencia, etc. inciden
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 141
directamente sobre los sentidos que es posible asignarles, las descripciones que es
posible construir, los parámetros que es posible cuantificar…
Equiparar la agencia de los artefactos a la de los actores permite, en
consecuencia, recuperar la simetría analítica y superar, al menos parcialmente, la
denunciada incompatibilidad entre el abordaje en términos actor-red (ANT) y el
constructivista (SCOT).
Construcción socio-técnica de funcionamiento / no-funcionamiento
A fin de generar mayor simetría, no basta con enunciar el problema. Es conveniente re-
conceptualizar, integrando el concepto de co-construcción de actores y artefactos de
Trevor Pinch (1996) en la definición de “funcionamiento” en términos de análisis socio-
técnico: el “funcionamiento” o “no-funcionamiento” de un artefacto es resultado de un
proceso no lineal de co-construcción socio-técnica en el que intervienen simétricamente
normalmente de forma auto-organizada elementos heterogéneos, humanos y no
humanos: condiciones materiales, artefactos y sistemas, instituciones de I+D,
conocimientos tácitos y codificados, regulaciones, financiamiento, usuarios,
prestaciones, modas, artefactos arquetípicos, etc. Supone complejos procesos de
adecuación de respuestas/soluciones tecnológicas a concretas y particulares
articulaciones socio-técnicas históricamente situadas.
La adopción de esta definición deviene regla metodológica: el “funcionamiento”
o “no-funcionamiento” de los artefactos debe ser analizado simétricamente (Thomas y
Kreimer, 2002a; 2002b; Kreimer y Thomas, 2003; Thomas, Fressoli y Aguiar, 2006).
El esfuerzo de Bijker (1995) y de gran parte de la historiografía de la
tecnología se focalizó en la explicación del funcionamiento de artefactos y sistemas.
Esfuerzo que en la mayoría de la literatura economistas, sociólogos, historiadores
llevó a la selección de casos considerados “exitosos”.
El principio de simetría se extiende en el análisis socio-técnico al tratamiento en
igualdad de condiciones, con igualdad de conceptos explicativos e instrumentos
heurísticos tanto a los desarrollos considerados “éxitos” como a los “fracasos”,
redefinidos como procesos de construcción de funcionamiento / no-funcionamiento de
las tecnologías.
El funcionamiento como proceso
Desde la perspectiva socio-técnica el funcionamiento de un artefacto no es un fenómeno
estático, ocurrido en un momento único, resultado de la inspiración de un tecnólogo o
del talento natural de un practitioner. Ni mucho menos es el resultado lógico y lineal de
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 142
resolución de un problema de la generación tecnológica anterior: la puesta “en acto” de
lo que estaba “en potencia”, en términos identitarios aristotélico-tomistas.
Se produce como resultado de una secuencia: supone complejos procesos
sucesivos de adecuación de soluciones tecnológicas a concretas y particulares
articulaciones socio-técnicas, históricamente situadas. ¿Cuándo y en qué circunstancias
funciona y cuándo deja de funcionar? ¿Dónde funciona y dónde no? Lejos de una
linealidad lógica, estas secuencias responden a la agencia de diversos actores y
artefactos, al interjuego de los elementos heterogéneos antes enunciados.
Construcción de funcionamiento como proceso auto-organizado
Por esto, en el análisis socio-técnico es coherente y consistente afirmar que los procesos
de construcción de funcionamiento/no-funcionamiento son auto-organizados. No
responden a procesos humanos, lógicos, racionales, de progreso, direccionamiento y
organización del cambio tecnológico. Obviamente, sí pueden ser objeto parcial de
iniciativas organizadas, por ejemplo, de estrategias empresariales que intentar disminuir
el grado de incertidumbre de los procesos de innovación, y también pueden ser
resultado de procesos de auto-organización secundaria, pues normalmente los procesos
de cambio tecnológico toman como punto de partida tecnologías anteriores. Pero de
ningún modo es posible afirmar que los procesos de construcción de
funcionamiento/no-funcionamiento son previsibles, ni lineales, ni gobernables, ni,
menos aún, autónomos, evolutivos y racionales. Aún en el caso de poderosos gobiernos
o empresas transnacionales oligopólicas con enormes capacidades de generación de
consensos y ejercicio de coerción, la historia de las tecnologías muestra la
imprevisibilidad de rupturas en la orientación de los procesos de cambio tecnológico, de
sorpresas en las estrategias de I+D, producción, mercadeo, control de market shares,
6
de
imprevisibilidad de los desarrollos de terceros, en definitiva: muestran la
ingobernabilidad de las trayectorias socio-técnicas.
El funcionamiento integrado en alianzas socio-técnicas
Analizar la construcción de “funcionamiento/no-funcionamiento” de las tecnologías
como parte de procesos auto-organizados implica un desafío teórico-metodológico. El
6
Cuotas de mercado
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 143
concepto de “alianza socio-técnica” resulta particularmente adecuado para este
ejercicio. Definimos alianza socio-técnica como un concepto del nivel del analista:
Reconstrucción analítica de una coalición de elementos heterogéneos implicados
en el proceso de construcción de funcionamiento / no-funcionamiento de una
tecnología.
Movimiento de alineamiento y coordinación (en el sentido de Callon, 1992) de
artefactos, ideologías, regulaciones, conocimientos, instituciones, actores sociales,
recursos económicos, condiciones ambientales, materiales, etc. que viabilizan o impiden
la generación, producción, adopción, uso, estabilización de una tecnología y la
construcción de su funcionamiento / no-funcionamiento (Maclaine Pont y Thomas,
2007; Thomas y Fressoli, 2011; Thomas, Fressoli y Becerra, 2012).
Las alianzas socio-técnicas son coaliciones auto-organizadas. Aunque en
algunos casos es posible registrar acciones de planificación parcial (en el mismo sentido
que, por ejemplo, se planifica una coalición política). Por ejemplo, una gran empresa
monopólica transnacional o un gobierno pueden tener poder suficiente como para
construir el funcionamiento de sus sistemas tecnológicos, inhibiendo (destruyendo una
alianza local rival) o subordinado (incorporando los elementos de la alianza local a su
propia alianza) los desarrollos artefactuales de emprendimientos locales de menor
escala. O, en otros términos, su estrategia de control de mercado y territorio les permite
controlar algunos aspectos clave de la alianza socio-técnica en la que desarrolla sus
negocios o sus planes nacionales. Pero, a lo largo de la historia, es posible observar que,
aún en estos casos, esa capacidad de alineamiento y coordinación es acotada por una
multiplicidad de elementos que escapan al control de las firmas o los estados, desde
alteraciones en la estructura de negocios hasta cambios climáticos. Por eso, aún en estos
casos, las alianzas son en última instancia- auto-organizadas. En todo caso, lo que
ocurre es que la capacidad de organización de estos “grandes actores” les permiten
desplegar capacidades redundantes, poder de coerción, movilización y capacidad de
cambio, tales que pueden retomar posiciones dominantes o, aún promover la
construcción de alianzas alternativas, ejerciendo su poder oligopólico u oligopsónico.
El concepto de alianzas socio-técnicas está basado en la noción de redes tecno-
económicas de Michel Callon (1986 y 1992). En particular, incorpora las capacidades
descriptivas de mapeamiento de relaciones entre actores e intermediarios de las redes
tecno-económicas. Pero las alianzas suponen al menos dos ventajas analíticas sobre las
redes callonianas:
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 144
a) incorporan la dimensión ideológica como elemento constitutivo de la alianza,
dejada fuera de consideración por el materialismo taxativo de las redes tecno-
económicas de Callon (1992) y Latour (1991). Ideas, conceptos, ideologías: visiones de
lo que existe, lo bueno y lo posible, constituyen componentes significativos de los
procesos de construcción de funcionamiento en las alianzas socio-técnicas, y
b) donde las redes callonianas son fundamentalmente descriptivas, pero
problemáticamente explicativas, y restringen la cuestión del poder a las relaciones de
traducción de intermediarios, las alianzas socio-técnicas se focalizan sobre la cuestión
del poder en las dinámicas de cambio tecnológico. Siguiendo a Wiebe Bijker (1995), en
dos niveles en particular: micropolítico (procesos decisorios y vinculaciones de co-
construcción) y semiótico (procesos de asignación de sentido y construcción de
funcionamiento).
Por esto mismo, las alianzas socio-técnicas permiten también superar las
restricciones de los Grandes Sistemas Tecnológicos de Thomas Hughes (1986). Pero
aun así es posible rescatar la noción de “momentum” no simplemente de una tecnología
sobre otra, sino de una alianza sobre otra asociado a la noción de funcionamiento.
7
Y,
por otra parte, el concepto de alianzas viabiliza convertir en explanandum (lo explicado)
lo que en Hughes es explanans (lo que explica): la idea de constructor del sistema.
Hughes no explica por qué un componente humano del sistema tiene la capacidad de
convertirse en su constructor. Por un lado, las dinámicas de las alianzas (como las redes
callonianas) pueden ser alineadas y coordinadas tanto por humanos como por no
humanos. Por otro, permiten comprender por qué en un momento particular de la
trayectoria de una alianza un humano puede aparecer, ante el sentido común, como su
organizador.
En el gráfico 1 se presenta la alianza socio-técnica de un caso específico, lo que
tal vez permita comprender mejor el contenido y configuración de una alianza, la
multiplicidad y heterogeneidad de los elementos que la constituyen, y el modo en que
permiten explicar los procesos de construcción de funcionamiento socio-técnico:
Gráfico 1: Alianza socio-técnica del Rastrojero
7
El concepto de momentum es tomado de la física para superar las restricciones analíticas del concepto
(determinista tecnológico) de autonomía. La metáfora comprende tanto factores estructurales como
eventos contingentes. Según Hughes (1987), los sistemas tecnológicos poseen una masa de componentes
técnicos y organizacionales, dirección o metas, y expresan una tasa de crecimiento que sugiere una
velocidad. Esta cualidad en los grandes sistemas tecnológicos es análoga al movimiento inercial.
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 145
IAME Banco Industrial
Estado Nacional
Automotores
Escuelas técnicas
Empresas
mixtas
Mercado automotriz
Empresas
Transnacionales
Pequeños
talleres
Consorcio Industrial para
la Producción Automotriz
Argentina
CIPA
Industrias
medianas
Alianza Socio-Técnica: Rastrojero
Desarrollo tecno-productivo de la industria metalmecánica y
refuerzo del modelo de acumulación
Cumplimiento de los objetivos políticos y económicos
Maduración rápida
Infraestructura know how
materias primas ingenieros
técnicos obreros
Exenciones
protección Transferencia de
recursos del sector
agríco-pecuario
Capital
infraestructura
Capital
capital
Know how
maquinaria
Contratos
preferenciales
instrumentos
aprendisaje
máquinas
capacitación
contratos
Capacitación
autopartes
complejas
Fuerza laboral
capacitada
70 % del
capital
privado
30 % del
Capital
público
Usuarios
consumidores
Repuestos
Usuarios
consumidores
Fuente: Gráfico tomado de Picabea y Thomas (2015).
¿Cómo se desarrolló en Argentina el Rastrojero -el primer vehículo utilitario
producido en serie en América Latina? (Picabea y Thomas, 2015)
Hasta antes de la Segunda Guerra Mundial, la mecanización del agro y el desafío
del aumento de la producción demandaba capacidades que, hasta ese momento, se
satisfacían fundamentalmente mediante la importación de tractores y maquinaria
agrícola. Hacia fines de la década del ’40, el gobierno argentino adoptó una explícita
estrategia de sustitución de importaciones. Si bien se realizaron diferentes gestiones, las
fábricas norteamericanas, habituales proveedores de tractores, camiones y camionetas,
rechazaron la invitación para radicar terminales en el país. Los precios de importación
resultaban privativos para los productores locales pequeños y medianos, objeto de los
nuevos créditos promocionales del gobierno.
Frente al escaso desarrollo previo de las capacidades industriales locales y la
problemática fluidez de los mercados de tecnología de posguerra, se aprovechó el
conjunto de instalaciones disponibles. La Fábrica Nacional de Aviones fundada por las
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 146
fuerzas armadas a inicios de la década del ’30, en una situación política completamente
diferente concentraba gran parte de la capacidad tecno-productiva metalmecánica.
En el proyecto tecno-nacionalista del peronismo, la fábrica adquirió un papel
central. Reconvertida en Industrias Metalmecánicas del Estado (IME), la empresa
estatal se reconvirtió de unidad especializada a emprendimiento multipropósito.
Paralelamente, el estado argentino buscó tecnología incorporada en la adquisición de
rezagos de guerra. Entre ellos, 2.500 tractores británicos utilizados para movilizar
aviones en los campos de las bases aliadas.
Pero la iniciativa de utilizarlos en actividades agrícolas fracasó: los tractores
eran inestables en terrenos anfractuosos, como medios de tracción de arados y
cosechadoras. El gobierno convocó al director de IME, Brigadier San Martín,
planteándole el desafío de generar utilidad para esos tractores.
Así, los ingenieros aeronáuticos de IME diseñaron una posible utilización de una
de sus partes: los motores. Y el artefacto propuesto un vehículo utilitario liviano fue
el resultado de la integración de las capacidades de diseño aeronáutico, de producción
de algunos experimentos automotrices previos (el “Justicialista”) y de las partes
importadas como rezago de guerra: el “Rastrojero”.
El diseño del vehículo incorporaba una caja de paredes desmontables, que
facilitaba la realización de carga y descarga desde diferentes ángulos. El despeje
permitía su circulación en caminos de ripio y, aún, en tierra arada. No sólo resultó útil
en tareas rurales, sino también como vehículo de carga y logística para las pequeñas y
medianas empresas (PyMEs) del plan de desarrollo gubernamental.
Para su producción se generó una precaria línea de montaje, no automatizada, en
una nueva instalación dentro de la fábrica, utilizando una vez más capacidades de
tecnología de proceso adquiridas en la producción aeronáutica. Los trabajadores de IME
se reconvirtieron de aeronáuticos a automotrices. Nuevos empleados fueron entrenados
en escuelas cnicas cercanas y contratados por IME para realizar las nuevas
localmente inéditas tareas de producción automotriz.
No todas las partes se producían in house. Incrementalmente se tercerizaron
producciones de piezas, inicialmente a los antiguos proveedores aeronáuticos, que
fueron objeto de capacitaciones tecnológicas. Se fue integrando así un parque de
proveedores PyME de una naciente industria automotriz nacional, primero en la
provincia de Córdoba, sede de IME, y luego en otros centros urbanos del país (Buenos
Aires, Rosario). Gran parte de este esfuerzo también fue financiado por el estado, con
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 147
fondos provenientes del Banco Industrial (generados por el Instituto Argentino de
Promoción del Intercambio IAPI-, como retenciones a las exportaciones agrícolas).
Obviamente, la nueva marca automotriz carecía de concesionarias. Se generó
una red de ventas, el Consorcio Industrial para la Producción Automotriz Argentina
(CIPA), que ofrecía precios significativamente menores a los utilitarios importados de
la competencia (Ford, Chrysler, General Motors) y financiamiento a largo plazo, con
respaldo del Banco Industrial.
Las ventas crecieron rápidamente. La relación calidad-precio del vehículo
resultó conveniente para los usuarios en comparación con los bienes rivales importados.
Rápidamente se agotó el stock de motores de los tractores británicos. El estado
argentino promovió un concurso para la radicación de un proveedor de motores diesel.
Se presentaron diversas fábricas europeas (entre ellas, FIAT, que, en ese momento, sólo
tenía plantas productivas en territorio italiano). La firma alemana Borgward resultó
beneficiaria. Rápidamente comenzó su producción local, asociándose estructuralmente a
la producción de IME.
La fábrica continuó desplegando una estrategia de diversificación tecno-
productiva en los años subsiguientes: utilitarios, motos, aviones de uso militar y civil,
tractores. La alianza socio-técnica generada resultó de tal solidez que luego de la caída
del gobierno peronista, del cambio de estrategia de sustitución de importaciones y, aún,
de la radicación de plantas de ensamblado y producción de pick-ups norteamericanas, la
fábrica, ahora llamada IAME, continuó produciendo. El Rastrojero continuó siendo
demandado por los usuarios argentinos.
No es sólo una historia de innovaciones tecnológicas. Ni, simplemente, una
convergencia de redes tecno-económicas. Ni la unificación de sentido entre diversos
grupos sociales relevantes. Ni el resultado de la acción de un system builder. Ni la
implementación de una estrategia tecno-nacionalista gubernamental. ¡Es todo eso y
más!
El análisis del caso “Rastrojero” muestra que su existencia y construcción de
funcionamiento resultan explicables sólo por la integración de una heterogeneidad de
elementos: políticas públicas, capacidades tecno-productivas, recursos financieros,
generación de instituciones, generación de tecnologías de productos y procesos,
desarrollo de proveedores, interacciones usuario-productor… alineados y coordinados
de una forma singular, en una situación socio-histórica particular, en parte auto-
organizada, en parte planificada. Porque, desde esta perspectiva analítica, el Rastrojero
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 148
es un componente integrado en una estrategia política de desarrollo industrial, y al
mismo tiempo, un artefacto que le asigna sentido y materialidad a esa estrategia. En
rigor, el Rastrojero es un artefacto tecno-político. Y, en este sentido, todos los artefactos
son híbridos socio-técnicos.
Donde en otros territorios el desarrollo de la industria automotriz fue gestado
con capital privado, en Argentina fue financiado con dinero público. Donde se
desarrollaron capacidades tecno-disciplinarias a través de largas trayectorias, aquí se
resignificaron intersectorialmente conocimientos locales. Donde en otros territorios la
logística sectorial se gestó en dinámicas de competencia, en Argentina se generaron
dinámicas colaborativas intra-sectoriales. Donde muchas iniciativas latinoamericanas
fracasaron en su intento de estabilizarse, la experiencia IME-IAME resultó sostenible
por décadas (sólo la dictadura militar iniciada en 1976 consiguió discontinuar su
producción). O, en otros términos: fue necesaria la acción directa de un gobierno
dictatorial asociado al interés de las empresas transnacionales lo que pudo deshacer la
alianza socio-técnica del Rastrojero. Las alianzas socio-técnicas permiten describir y
entender ¿cómo se construyó el funcionamiento de la producción autónoma de un
vehículo utilitario en Argentina? ¿qué ocurrió?, ¿por qué ocurrió?, y ¿por qué no ocurrió
de otra manera?
Las alianzas permiten superar las restricciones de las nociones de “ensamble
socio-técnico” de Wiebe Bijker (1995).
8
Al no basarse excluyentemente en el concepto
de flexibilidad interpretativa, posibilitan el ingreso de una diversidad de elementos
heterogéneos en las explicaciones, superando el carácter determinista social de los
procesos semióticos de construcción de sentido del abordaje constructivista.
9
Y, frente a
la ambigua definición de la noción “ensamble socio-técnico” de Bijker, presentan una
clara construcción de sentido del concepto analítico (permitiendo desplegar con
eficiencia nuevas operaciones de triangulación de conceptos).
Finalmente, pero no menos importante, las alianzas socio-técnicas permiten
analizar con competencia explicativa algo que las redes tecno-económicas y los
ensambles ocultan: la posibilidad de enfrentamientos. El carácter en última instancia-
monolíticamente moderno del abordaje actor-red (Law, 2002), y por derivación, de las
8
Un ensamble socio-técnico (Bijker, 1995) es la tercera etapa de análisis de SCOT, es producto de la
interacción entre diferentes marcos tecnológicos.
9
La flexibilidad interpretativa (Pinch y Bijker, 1984) es la primera etapa del modelo de análisis de la
construcción social de la tecnología. En esta etapa, se busca demostrar que los artefactos tecnológicos son
construidos e interpretados culturalmente. La flexibilidad interpretativa también forma parte de las etapas
de diseño, de este modo, no es posible afirmar que existe “el mejor modo” para diseñar un artefacto.
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 149
redes callonianas, hace que toda la actividad referido a enfrentamientos, controversias o
diferendos sea subsumido en una única estructuración de las redes tecno-económicas.
Si bien Bijker presenta la eventualidad de diferentes situaciones de sus “marcos
tecnológicos”: a) inexistencia de un marco tecnológico estabilizado, b) vigencia de un
solo marco tecnológico, y c) enfrentamiento entre marcos tecnológicos, la
operacionalización de esta conceptualización resulta problemática. Por un lado, porque
se restringe a conflictos entre marcos tecnológicos (una unidad de análisis sumamente
abarcativa, equivalente a “paradigmas tecnológicos”). En los análisis de base empírica
es posible identificar otros niveles de enfrentamientos, controversias y diferendos en
objetos de análisis de diferentes escalas y alcances: desde la existencia de bienes rivales
hasta el conflicto entre diferentes países o regiones, unidades de análisis diferentes,
menores o mayores, que los marcos tecnológicos de Bijker. Por otro, porque no aclara
cómo se dan estos enfrentamientos en el seno de los ensambles socio-técnicos. Ni
menos aún, entre ensambles socio-técnicos.
Y ésta es una de las principales capacidades analíticas del concepto “alianzas
socio-técnicas”: permite mapear y comprender conflictos, enfrentamientos,
controversias, diferendos. Permite visualizar interacciones múltiples, entre elementos
heterogéneos, y reconstruir relaciones causales. Y, así, permite simplificar y tornar
inteligible aquello que el sentido común caracteriza como “lo complejo”.
¿Y el “contexto”? Como en el caso de los Grandes Sistemas Tecnológicos de
Hughes (1986), no hay tal cosa (en términos analíticos). Todo elemento que interactúe
con otro en el marco de una alianza pertenece a esa alianza (¡o a su adversaria, claro!).
Si incide, si participa de una relación causal, si se relaciona de algún modo significativo,
participa de esa alianza. Todo elemento que no se vincule a la dinámica de esa alianza
no es significativo para el análisis y, por lo tanto, queda fuera de la reconstrucción
analítica.
Pero, a diferencia de los Grandes Sistemas Tecnológicos de Hughes, no hay
restricciones de escala o alcance: el tamaño, densidad y complejidad de las alianzas es
definido por el analista, en cada ejercicio particular, como ocurre con los sistemas
nacionales de innovación o las redes callonianas. En tanto construcciones del analista,
las alianzas no obedecen a restricciones apriorísticas micro-macro: se extienden hasta
donde la pregunta-problema de investigación lo determine pertinente, hasta donde
aparezcan relaciones explicativas significativas del fenómeno analizado, hasta el límite
de la redundancia.
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 150
Así, las alianzas se constituyen en la unidad de análisis primaria del enfoque
socio-técnico, superando de este modo las restricciones artefactualistas, las distinciones
micro-macro (sociológicas, políticas o económicas), los recortes “homogéneos”, mono-
disciplinarios.
En síntesis: las alianzas permiten explicar los procesos socio-técnicos de
construcción de funcionamiento / no-funcionamiento con mayor competencia
descriptivo-explicativa que otros abordajes alternativos (para una síntesis comparativa,
ver Cuadro 1).
Contribuciones teóricas y metodológicas del Análisis Socio-Técnico a los estudios
socio-histórico de las tecnologías
A esta altura del documento, ya es posible ofrecer una definición acabada de
funcionamiento/no-funcionamiento útil para su movilización analítica. En términos
socio-técnicos, en el plano del analista:
El “funcionamiento/no-funcionamiento” de los artefactos no es algo intrínseco a
las características del artefacto, ni el resultado de una simple asignación de sentido
generada por los actores, sino que es una contingencia que se construye social,
tecnológica, política, científica, cognitiva y culturalmente.
Cuadro 1. Resumen de problemas y soluciones teóricas sobre el análisis del
funcionamiento / no-funcionamiento de las tecnologías
Problemas de las explicaciones sobre
funcionamiento / no-funcionamiento de los
estudios sociales de la tecnología
Soluciones aportadas por el concepto de alianza
socio-técnica a la noción de funcionamiento / no-
funcionamiento
Funcionamiento / no-funcionamiento como
resultado de homogéneos procesos sociales de
asignación de sentido hacia las tecnologías.
Proceso lineal subjetivo ordenado bajo la existencia
de grupos sociales inscriptos en marcos
tecnológicos determinados.
El funcionamiento /no-funcionamiento es siempre
un proceso relacional de co-construcción entre los
elementos heterogéneos que conforman una alianza
socio-técnica. Permite incorporar en el análisis el
carácter auto-organizado y contingente de las
alianzas en las explicaciones sobre funcionamiento
/no-funcionamiento.
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 151
La materialidad de las tecnologías, sus
características y condiciones físicas no intervienen
en el proceso de funcionamiento. Perdida
explicativa por ausencia de la agencia de los
artefactos. Predominio relativo del plano semiótico
en el análisis
En el proceso de co-construcción socio-técnica
intervienen simétricamente elementos humanos y
no humanos alineados y coordinados en alianzas
socio-técnicas. Ampliación de la capacidad
explicativa, en particular porque incorpora la
agencia de lo no humano como explicación del
proceso auto-organizado y contingente.
Sesgo analítico hacia la explicación de casos de
funcionamiento, con la consecuente pérdida de
capacidad explicativa sobre el no-funcionamiento
de las tecnologías
Simetría analítica de casos de funcionamiento / no-
funcionamiento. Ampliación de los estudios de
base empírica, atendiendo aquellas relaciones entre
lo que “funciona” y “no funciona”.
El conflicto se expresa en clave de situaciones de
los “marcos tecnológicos” (MT). Los MT son
unidades sumamente abarcativos no permiten
identificar otros niveles de enfrentamientos,
controversias y diferendos en donde el
funcionamiento /no-funcionamiento es parte de
objetos de análisis de diferentes escalas y alcances.
El análisis de conflictos en materia de
funcionamiento /no-funcionamiento alcanza su
mayor capacidad explicativa al reconstruir alianzas
socio-técnicas adversarias. Permite mapear y
comprender conflictos, enfrentamientos,
controversias, diferendos. Permite visualizar
interacciones múltiples, entre elementos
heterogéneos, y reconstruir relaciones explicativo-
causales. Lo “complejo” se vuelve inteligible.
A pesar de su intención dinámica, el abordaje
constructivista resulta estático: representa un
momento estable de un sistema de interacciones.
La temporalidad historicidad de los marcos
tecnológicos y los ensambles socio-técnicos sólo
es representable mediante una sucesión de
modelizaciones, tantas como estabilizaciones son
detectadas
El concepto alianza socio-técnica permite explicar
procesos diacrónicos de funcionamiento /no-
funcionamiento. En particular, permite explicar (en
función de los cambios en las relaciones entre los
elementos que la componen) por qué una
tecnología que funcionaba en un momento deja de
funcionar y vice-versa.
Fuente: Elaboración propia
Lejos de una característica o condición inmanente de los artefactos tecnológicos,
el “funcionamiento” o “no-funcionamiento” es la acción y resultado de una relación
interactiva entre humanos y no humanos, entre actores y artefactos que se vinculan
como parte de una alianza socio-técnica. El funcionamiento/no-funcionamiento de un
artefacto o sistema tecnológico es resultado de un proceso contingente de co-
construcción socio-técnica en el que intervienen elementos heterogéneos: artefactos y
sistemas, conocimientos, regulaciones, materiales, financiamiento, desempeños
cnicos, prestaciones, gustos y preferencias de los usuarios, definiciones paramétricas,
etc.
Lejos de una condición estable y permanente, el proceso de construcción de
funcionamiento/no-funcionamiento es una secuencia: supone procesos no-lineales,
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 152
interactivos y sucesivos de adecuación de soluciones tecnológicas a concretas y
particulares alianzas socio-técnicas, históricamente situadas.
La conceptualización del funcionamiento en estos términos relacionales, no-
lineales, permite mapear los comportamientos de actores y artefactos, trazarlos en el
tiempo, comprender esas trayectorias artefactuales, institucionales, locales, sectoriales,
nacionales y regionales. Y aún, con la misma unidad conceptual, salvar las diferencias
micro-macro: el mismo abordaje analítico conceptual permite comprender los procesos
de construcción de funcionamiento desde un artefacto singular a un sistema nacional de
innovación.
Además, permite comprender mejor el carácter situacional de los procesos de
construcción de funcionamiento/no-funcionamiento: ¿por qué ciertas dinámicas
sectoriales de innovación son más intensas que otras? ¿por qué ciertas economías
regionales generan cambios tecnológicos sustantivos en los que basan sus modelos de
acumulación en tanto otras no lo hacen? ¿por qué ciertos países innovan más que otros?
Y, aún, permite comprender con -mayor capacidad explicativa que los conceptos
deterministas lineales de “transferencia” y “difusión”- ¿cómo ciertas empresas y países
consiguen construir el funcionamiento extendido de los artefactos y sistemas que
controlan y dominan, y construir el no-funcionamiento de tecnologías alternativas
rivales? Preguntas íntimamente vinculadas a una cuestión central: ¿por qué algunos
países/regiones/sociedades se desarrollan y otros no? Así, la “inocente” categoría
“funcionamiento” deviene –hacia atrás una herramienta de análisis político-económico
y hacia adelante una herramienta de planificación del desarrollo.
Conceptualizar el funcionamiento en términos interactivos se vincula con otro
concepto relacional, de orden teórico operativo: las alianzas socio-técnicas. Donde no
importa tanto la “naturaleza” de cada elemento constitutivo como las relaciones que se
establecen entre ellos. O, en otros términos: los elementos no existen en sí, sino en
virtud de las posiciones relativas que ocupan en las alianzas socio-técnicas. Eso permite
deconstruir el carácter identitario de cada elemento singular (de cada actor y artefacto),
integrándolo analíticamente en un conjunto de interacciones que conforma y lo
conforma.
Y, a diferencia de las alianzas que normalmente visualiza el sentido común, no
se trata de relaciones homogéneas, excluyentemente entre humanos: entre fracciones
políticas, entre empresas, entre comunidades, entre actores individuales; o entre no
humanos: entre sistemas tecnológicos, entre materias primas, insumos o sistemas finales
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 153
de ensamblado. Actores y artefactos se entremezclan en múltiples interacciones
explicativas, en interjuegos de co-construcción de papeles, identificaciones,
confrontaciones, distanciamientos, discontinuidades.
Cuando de enfrentamientos entre alianzas se trata, las alianzas socio-técnicas se
comportan como las alianzas políticas tradicionales: algunos artefactos se alinean y
coordinan con algunos grupos sociales, en tanto funcionan en contra de los intereses de
otros grupos sociales. Y, claro, las alianzas adversarias también comparten algunos
elementos entre sí. Esto es particularmente útil en el análisis de los procesos de
transición socio-técnica. Permite entender, con ventaja explicativa, la noción de
momentum de una tecnología de Hughes (1986): algunos actores y artefactos enrolados
en un sistema tecnológico son incorporados en el nuevo sistema, inicialmente de forma
confusa y luego claramente alineados y coordinados.
Las alianzas socio-técnicas suponen, dado lo visto en el punto anterior, múltiples
ventajas sobre conceptualizaciones similares o afines: redes tecno-económicas, grandes
sistemas tecnológicos, ensambles socio-técnicos. Por una parte, porque dan cuenta de
todas y cada una de las ventajas de estos abordajes, integrándolas en un ejercicio
analítico que permite obviar las contradicciones muchas veces aparentes o periféricas
de estas conceptualizaciones. Por otra, porque posibilitan un grado mayor de
complementación en acciones de triangulación conceptual, donde los tres abordajes
anteriores suponen un límite epistemológico: el principio de simetría radical, la escala,
la presencia de determinismos tecnológicos o sociales en última instancia.
Es posible integrar el concepto alianza socio-técnica con múltiples
conceptos generados en otras matrices teóricas: materialismo histórico, economía del
cambio tecnológico, sociología del conocimiento, análisis de política, análisis
ideológico, y, de este modo, posibilita realizar investigaciones de base empírica sobre
un amplio abanico de objetos, no sólo sobre aquéllos caracterizados a priori como
“científico-tecnológicos”: desde productivos hasta culturales, desde normativos hasta
conductuales, desde individuales hasta colectivos. Así, es posible analizar sistemas
tecno-productivos, dinámicas innovativas, relaciones usuario-productor, dinámicas de
adopción y rechazo de tecnologías, planes de negocios, dinámicas sectoriales, políticas
públicas, estrategias institucionales, sistemas regulatorios, sistemas de control social,
relaciones de poder, conflictos de clase o de género, dinámicas de inclusión y exclusión,
etc. Y específicamente, posibilita la triangulación teórico-conceptual con categorías
normalmente aplicadas a las alianzas entre humanos: correlación de fuerzas, hegemonía
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 154
y contra-hegemonía, intercambio y negociación, procesos de construcción de sentido,
poder relativo de una alianza sobre otra.
Al no presentar restricciones de escala a priori, las alianzas resultan
sumamente elásticas: fractales. Es posible analizar con esta herramienta: desde una
innovación menor hasta una estructura de control corporativo global, desde un sistema
de armas hasta un cambio de tecnología de hábitat, desde una iniciativa individual de un
entrepreneur hasta la dinámica de un sistema nacional de innovación, desde el
funcionamiento de un modelo de cisterna de agua hasta un proceso de desarrollo local.
Pero las “alianzas socio-técnicas” no se restringen al papel de categorías
descriptivo-analíticas, útiles para la comprensión del presente o el pasado de los
procesos de cambio socio-técnico y construcción de funcionamiento/no-funcionamiento
de las tecnologías. Al mismo tiempo, revelan su capacidad de operar como insumos
para el diseño estratégico.
No porque las alianzas auto-organizadas como los procesos de co-construcción
que albergan- sean pasibles de planificación racional. Pero sí porque, en su capacidad de
mapeamiento y generación de inteligibilidad, permiten generar insumos para la
configuración de escenarios posibles y la previsión de efectos no deseados. Y porque,
en el plano de los actores, son pasibles de algunos niveles de organización parcial: ¿en
el marco de qué alianza funciona un bien rival?, ¿cuál es su estructura logística, de
producción, de distribución y consumo?, ¿cómo deteriorar su posición dominante?,
¿cuáles son las tecnologías de producto o proceso adecuadas para desplegar una alianza
contra-hegemónica?, son preguntas socio-técnicas normales en una firma capitalista. O,
en el plano de la concepción de estrategias de desarrollo: ¿qué alianzas socio-técnicas es
necesario incorporar en el diseño de estrategias de desarrollo en una localidad
determinada?, ¿qué aspectos de las alianzas son gobernables por los propios actores
sociales locales?, ¿qué alianzas es necesario generar para revertir procesos de
subdesarrollo? O, aún más concretamente, ¿qué escala, densidad y extensión es preciso
alcanzar para lograr desplazar a alianzas que construyen el funcionamiento de bienes
rivales y dinámicas socio-técnicas excluyentes?
Así, la comprensión de los procesos de construcción de funcionamiento / no-
funcionamiento de las tecnologías y la reconstrucción de las alianzas socio-técnicas en
las que éstos se despliegan resultan insumos útiles para la comprensión de procesos
socio-históricos, dinámicas de acumulación, análisis y resolución de conflictos,
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 155
configuración de bases materiales, construcción de poder, así como para la planificación
estratégica, la visualización de riegos y oportunidades, la construcción de futuribles.
Porque el análisis de los procesos de cambio socio-técnico atraviesa el conjunto
de las disciplinas sociales y tecnológicas (de la historia a la informática, de la sociología
a la microbiología, de las ciencias políticas a la física de partículas, de la economía a la
ingeniería de materiales, de los estudios de género a las ciencias biomédicas…). Porque
en ausencia de la comprensión de los procesos de construcción de su base material, las
sociedades humanas resultan ininteligibles (aunque algunos piensen lo contrario).
Bibliografía
Berger, Peter y Thomas, Luckmann (1968). La construcción social de la realidad.
Buenos Aires: Amorrortu Editores.
Bijker, Wiebe (1995). Of Bicycles, Bakelites and Bulbs. Toward a Theory of
Sociotechnical Change. Cambridge: The MIT Press.
Bijker, Wiebe (2008 [1987]), La construcción social de la Baquelita: Hacia una teoría
de la invención. En Thomas, Hernán y Buch, Alfonso (coords.). Actos, actores y
artefactos. Sociología de la Tecnología (pp. 217-262). Bernal: Editorial de la UNQ.
Bijker, Wiebe, Hughes, Thomas y Pinch, Trevor (eds.) (1987). The Social Construction
of Technological Systems. Cambridge: The MIT Press.
Bloor, David (1976). Knowledge and social imagery. Chicago: University of Chicago
Press.
Bunge, Mario (1966). Technology is Applied Science. Technology and Culture, Vol. 7,
N° 3, pp. 329-347.
Bunge, Mario (1972). La investigación científica, su estrategia y su filosofía. Barcelona:
Ediciones Ariel.
Callon, Michel (1986). Algunos elementos de una sociología de traducción:
Domesticación de las vieiras y los pescadores de la Bahía San Brieuc. En Law, Jon
(Ed.). Power, Action and Belief: A New Sociology of Knowledge (pp. 196-233).
Londres: Routledge & Kegan Paul.
Callon, Michel (1998). El proceso de construcción de la sociedad. El estudio de la
tecnología como herramienta del análisis sociológico. En Doménech, Miquel y Tirado,
Francisco (eds.), Sociología simétrica. Ensayos sobre ciencia, tecnología y sociedad
(pp. 143-170). Barcelona: Gedisa.
Callon, Michel (2001). Redes tecno-económicas e irreversibilidad. Revista Redes, Vol.
8, N°17, pp. 85-126.
Callon, Michel (2008 [1992]). La dinámica de las redes tecno-económicas. En Thomas,
Hernán y Buch, Alfonso (Eds.). Actos, actores y artefactos. Sociología de la tecnología
(pp. 147-184). Bernal: Editorial de la UNQ.
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 156
Collins, Harry (1981). The Place of the “Core-Set” in Modern Science: Social
Contingency with Methodological Propriety in Science. History of Science, Vol. 19,
1, pp. 619.
Collins, Harry (2010). Tacit and Explicit Knowledge. Chicago: Chicago University
Press.
Freeman, Christopher (1975). La teoría económica de la innovación industrial. Madrid:
Alianza.
Freeman, Christopher (1995). The National System of Innovation’ in historical
perspective. Cambridge Journal of Economics, Vol. 19, N° 1, pp 5-24.
Hughes, Thomas (1986). The Seamless Web: Technology, Science, etcetera, etcetera.
Social Studies of Science, Vol 16, N°2, pp. 192281.
Hughes, Thomas (2008 [1987]). La evolución de los grandes sistemas tecnológicos. En
Thomas, Hernán y Alfonso Buch (Eds.). Actos, actores y artefactos. Sociología de la
tecnología (pp. 101-146). Bernal: Editorial de la UNQ.
Kreimer, Pablo y Hernán Thomas (2003). La construction de l´utilité sociale des
connaissances scientifiques et technologiques dans les pays périphériques. En Mignot,
Jean-Pierre y Poncet, Christian (eds.), L´industrialisation des connaossances dans les
sciences du vivant (pp. 29-72). París: L´Harmattan,
Latour, Bruno (1992). Ciencia en Acción. Barcelona: Labor.
Latour, Bruno (1998 [1991]). La tecnología es la sociedad hecha para que dure. En
Doménech, Miquel y Francisco Tirado (Eds.), Sociología simétrica. Ensayos sobre
ciencia, tecnología y sociedad (pp. 109-142). Barcelona: Gedisa.
Law, Jon (2002). Aircraft stories. Descentering the object in technoscience. Durham y
Londres: Duke University Press.
Makaryk, Irene (Ed.) (1993). Encyclopedia of contemporary literary theory. Toronto:
University of Toronto Press.
Nelson, Richard (1995). Recent evolutionary theorizing about economic change.
Journal of Economic Literature, Vol. 33, N° 1, pp. 48-90.
Picabea, Facundo y Thomas, Hernán (2015). Autonomía Tecnológica y Desarrollo
Nacional. Historia del diseño y producción del Rastrojero y la moto Puma. Buenos
Aires: Atuel.
Pinch, Trevor (1996). The Social Construction of Technology: A Review. En Fox,
Robert (ed.), Technological Change: Methods and Themes in the History of Technology
(pp. 17-36). Amsterdam: Harwood.
Pinch, Trevor y Bijker, Wiebe (1984). The Social Construction of Facts and Artefacts:
or How the Sociology of Science and the Sociology of Technology might Benefit Each
Other. Social Studies of Science, Vol. 14, N° 3, pp. 399441.
Rosenberg, Nathan (1982). Inside the Black Box: Technology and Economics.
Cambridge: Cambridge University Press.
Sanmartín, José (1990). Tecnología y futuro humano. Barcelona: Anthropos.
Santos, Guillermo y Hernán Thomas (2012). Inoculaciones y procesiones y cuarentenas.
Configuraciones socio-técnicas de las viruelas en América Latina: funcionamiento y
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 157
circulación de saberes entre Europa, África y América en el siglo XVIII. Revista Redes,
Vol. 18, Nº 34, pp. 113-142.
Schumpeter, Joseph (1928). The instability of capitalism. Economic Journal, Vol. 38,
pp. 361-386.
Thomas, Hernán (2008). Estructuras cerradas vs. Procesos dinámicos: trayectorias y
estilos de innovación y cambio tecnológico. En Thomas, Hernán y Buch, Alfonso
(Eds.). Actos, actores y artefactos. Sociología de la tecnología (pp. 217-262). Bernal:
Editorial de la UNQ.
Thomas, Hernán (2012). Tecnologías para la inclusión social en América Latina: de las
tecnologías apropiadas a los sistemas tecnológicos sociales. Problemas conceptuales y
soluciones estratégicas. En Thomas, Hernán (Org.), Santos, Guillermo y Fressoli,
Mariano (Eds.), Tecnología, desarrollo y democracia. Nueve estudios sobre dinámicas
socio-técnicas de exclusión/inclusión social (pp.25-78). MINCyT: Buenos Aires.
Thomas, Hernán (2015). El Análisis Socio-Técnico. Documentos de Trabajo del IESCT-
UNQ. Bernal: Universidad Nacional de Quilmes.
Thomas, Hernán y Kreimer, Pablo (2002a). La apropiabilidad social del conocimiento
científico y tecnológico. Una propuesta de abordaje teórico-metodológico. En Dagnino,
Renato y Thomas, Hernán (Orgs.), Panorama dos estudos de Ciência, Tecnologia e
Sociedade na América Latina (pp. 273-291). San Pablo: Cabral-FINEP.
Thomas, Hernán y Kreimer, Pablo (2002b). What is AKNA? Social utility of Scientific
and Technological Knowledge: challenges for Latin American Countries. The 4th Triple
Helix Conference [CD], The Copenhagen Business School.
Thomas, Hernán y Santos, Guillermo (2015). Tecnologías para incluir. Ocho análisis
socio-técnicos orientados al diseño estratégico de artefactos y normativas. Buenos
Aires: Lenguaje Claro-IESCT-UNQ.
Thomas, Hernán; Fressoli, Mariano y Aguiar, Diego (2006). Procesos de construcción
de funcionamiento de organismos genéticamente modificados: el caso de la vaca
transgénica clonada (Argentina 1996-2006). Convergencia, Vol. 13, N°42, pp. 154-180.
Vessuri, Hebe (1991). Perspectivas recientes en el estudio social de la ciencia.
Interciencia, Vol. 16, N°2, pp.60-67.
Vessuri, Hebe (1994). Sociología de la ciencia: enfoques y orientaciones. En Martinez,
E. (ed.) Ciencia, tecnología y desarrollo: interrelaciones teóricas y metodológicas (pp.
51-89). Caracas: Nueva Sociedad.
Winner, Landon (1977). Autonomous Technology. Cambridge: The MIT Press.
Winner, Landon (1988). The whale and the reactor. A search for limits in an age of
high technology. Chicago: University of Chicago Press.
Winner, Landon (1985). Do artifacts have politics?. En Mackenzie, Donald y Judy
Wajcman (eds.), The Social Shaping of Technology (pp. 28-40). Philadelphia: Open
University Press.
¿Cómo funcionan las tecnologías?... Hernán Thomas, Lucas Becerra y Agustín Bidinost
Pasado Abierto. Nº 10. Julio-diciembre de 2019 Página 158
Hernán Thomas. Director del Instituto de Estudios sobre la Ciencia y la Tecnología,
Profesor Titular de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ-Argentina), y
coordinador del área de Estudios Sociales de la Tecnología y la Innovación en esa
institución. También es Profesor Asociado de la Universidad Nacional de Luján y
coordinador del Centro de Economía de la Innovación y el Desarrollo (CEID-EeyN-
UNSAM). Es Director del Diploma de Posgrado en Diseño Estratégico de Tecnologías
para el Desarrollo Inclusivo Sustentable, de la UNQ. Es investigador principal del
CONICET. Profesor invitado en numerosas universidades del país y del exterior.
Realizó numerosos trabajos de asesoría y consultoría para entidades gubernamentales y
agencias internacionales del país y del exterior. Es Doctor en política científica y
tecnológica, por UNICAMP; Especialista en Política Científica y Tecnológica por la
Universidad de Naciones Unidas; Licenciado en Historia, por la Universidad Nacional
de Luján; Profesor de Literatura e Historia por el IADES. Ha realizado estudios de
posdoctorado en política científica y tecnológica, en UNICAMP. Especializado en
Sociología e Historia de la Tecnología, Economía del Cambio Tecnológico y Política
Científica y Tecnológica. Es autor de numerosas publicaciones en estas temáticas. Sus
temas de investigación se enfocan en análisis socio-técnico; dinámicas de cambio
tecnológico y políticas de ciencia, tecnología, innovación y desarrollo; en Tecnologías
para el Desarrollo Inclusivo Sustentable y en Tecnologías Estratégicas.
Lucas Becerra. Doctor en Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires,
Licenciado en Economía de la misma casa de altos estudios y Magister en Estudios
Internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella. Actualmente es Investigador
Asistente del Conicet radicado en el Instituto de Estudios sobre la Ciencia y la
Tecnología de la Universidad Nacional de Quilmes (IESCT-UNQ) y Profesor Regular
del Departamento de Economía y Administración de la misma casa de altos estudios.
Agustín Bidinost. Licenciado en Ciencias Sociales por la Universidad Nacional de
Quilmes, doctorando en Desarrollo Económico en la misma casa de estudios. Becario
doctoral por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANCyP)
radicado en el Instituto de Estudios Sobre la Ciencia y la Tecnología de la Universidad
Nacional de Quilmes
... "Las tecnologías son todos los artefactos, procesos y formas de organización que se despliegan como acciones (cognitivas, materiales y prácticas) realizadas conscientemente por los humanos para alterar o prolongar el estado de las cosas con el objetivo de que desempeñen un uso o función situado y constituido en forma particular dentro de configuraciones socio-técnicas dadas." (Thomas et al. 2019). ...
... En este sentido, las políticas públicas (un programa o un proyecto público, por ejemplo) son entendidas como tecnologías, son objeto de estudio tanto las instituciones que formulan e implementan la política pública como los artefactos tecnológicos y/o los procesos técnicos desarrollados por la política (Juárez, 2018y Thomas et al. 2019. Desde el AST es posible analizar la reconstrucción social del funcionamiento y utilidad ("éxitos" o "fracasos") de las políticas, los procesos y formas de construcción de relaciones problema-solución, la gestación y estabilización de estilos socio-técnicos, las formas de aprendizaje y de construcción de relaciones usuario-productor y las dinámicas de las agendas de política y de investigación. ...
Chapter
Full-text available
El artículo analiza críticamente la racionalidad tecno-cognitiva lineal y sus implicancias para el desarrollo inclusivo sustentable. Y en contraposición, presenta un estudio de caso - el plan Agua para el Desarrollo (desarrollada por un grupo de investigadores del Instituto de Estudios sobre la Ciencia y Tecnología, Universidad Nacional de Quilmes)- sobre la planificación y el co-diseño estratégico basado en la noción de Sistemas Tecnológicos Sociales. Finalmente, se generan insumos para comprender los desafíos de estabilizar estrategias de co-diseño de conocimientos, políticas públicas y soluciones tecnológicas que no responden a un “cambio de foto” sino a un proceso continuo y heterogéneo que es llevado a cabo por "sujetos de aprendizaje" que no operan en el vacío y que encuentran resistencias.
... El AST sostiene que las tecnologías deben ser entendidas como un conjunto de acciones (cognitivas, materiales y práxicas) realizadas de manera consciente por los humanos para alterar o prolongar el estado de las cosas (naturales o sociales) con el fin de que desempeñen un uso o función (Thomas, Becerra y Bidinost, 2019). Esta definición es una crítica directa a la noción ampliamente difundida de "tecnología = conocimiento científico aplicado", ya que extiende a las tecnologías "más allá" de los artefactos: conocimientos, prácticas, formas de organización y procesos también se constituyen como tecnologías. ...
... A partir de esta definición es posible hacernos la siguiente pregunta: ¿cómo funcionan las tecnologías? El funcionamiento/no-funcionamiento de las tecnologías no es algo dado, intrínseco a las características de éstas, sino que es una relación interactiva entre actores y artefactos, una contingencia construida social, tecnológica y culturalmente (Bijker 1995;Thomas, 2008;Thomas, Becerra y Bidinost, 2019). En este sentido, toma particular relevancia la pregunta ¿Para quién funciona y para quién no? (un plan de viviendas sociales, una modalidad específica de ocupación de tierras, una determinada forma de autoconstruir el acceso a servicios básicos comunitariamente, etc.). ...
Thesis
Full-text available
El presente trabajo tiene por objetivo analizar socio-técnicamente los procesos de autoconstrucción de soluciones habitacionales desarrollados por grupos sociales de bajos ingresos en condiciones de escasez. Para ello, se abordará el caso de un asentamiento del Conurbano Bonaerense : el barrio "8 de enero" (González Catán, La Matanza; 2009-2019). El Conurbano Bonaerense presenta un problema concreto en materia de déficit habitacional. Solo para dimensionar esto, en el año 2010 el Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas relevó que en esta región solo el 39,50% de los hogares residían en una vivienda con calidad de conexión a servicios básicos "satisfactoria", solo el 60,46% residían en una vivienda con calidad constructiva "satisfactoria" y solo el 71,41% de los hogares eran propietarios de la vivienda y el terreno que habitaban (INDEC, 2010). Datos más actuales de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), indican que en 2019 el 6,7% de los hogares del Conurbano Bonaerense vivían en estado de hacinamiento crítico y el 23,4% de las viviendas no poseían acceso a agua por red pública (Observatorio del Conurbano Bonaerense, 2019).Estos problemas habitacionales se agudizan en los territorios habitados por grupos sociales de bajos ingresos: villas y asentamientos autoconstruidos por sus propios habitantes que tienden a presentar condiciones deficitarias en términos de infraestructura y ambiente (Di Pace, 1992; Clichevsky, 2002). En el año 2016, el Registro Provincial de Villas y Asentamientos identificó 1584 villas y asentamientos en la Provincia de Buenos Aires, 982 (el 62%) presentes en el Conurbano Bonaerense (Asociación Civil Madre Tierra, 2020). En 2018, el Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP), por el cual se identificaron y mapearon 4.416 barrios populares a nivel nacional, arrojó un total de 953 barrios populares (el 21,6% del total) en el Conurbano Bonaerense (RENABAP, 2018). Existen múltiples trabajos centrados en analizar el diseño e implementación de políticas habitacionales en el Conurbano Bonaerense (Rodríguez et al, 2007; Cravino, 2012), pero son escasas las investigaciones orientadas a: 1) analizar los procesos de autoconstrucción de soluciones habitacionales desplegados por grupos sociales de bajos ingresos en esta región y 2) utilizar los resultados analíticos como insumos para la producción de nuevas políticas públicas. Más significativa es esta vacancia si se buscan trabajos que aborden estos procesos autoconstructivos desde una perspectiva socio-técnica, es decir, desde un enfoque teórico-metodológico centrado en la relación co-construida entre elementos sociales y elementos tecnológicos, socio-históricamente situados. Teniendo todo esto en cuenta, el problema de investigación puede sintetizarse en las siguientes preguntas generales: 1.¿Cómo autoconstruyen sus soluciones habitacionales grupos sociales de bajos ingresos en condiciones de escasez? 2.¿Qué dinámicas de desarrollo inclusivo/excluyente y sustentable/no sustentable se generan, estabilizan, inhiben y/o potencian a partir de estos procesos autoconstructivos? Estos interrogantes se operacionalizan en el siguiente conjunto de preguntas específicas: A.¿Qué estrategias despliegan grupos sociales de bajos ingresos en la obtención, generación y uso de recursos (en términos materiales, cognitivos, económicos y de fuerza de trabajo) para la autoconstrucción de soluciones habitacionales? B.¿Qué procesos de aprendizaje se despliegan en el marco de estas estrategias? C. ¿Qué dinámicas de conflicto/cooperación se despliegan en el marco de estos procesos? D.¿Qué materialidades (en términos edilicios, de acceso a servicios, ambientales, económicos y organizativos) resultan de estas estrategias? E.¿Cómo se articulan grupos sociales, problemas y soluciones habitacionales resultantes del proceso autoconstructivo?
... La perspectiva sobre PEM que aquí se propone articula, más allá de los grados y formas de mediatización existentes, la diversidad y complejidad de las prácticas educativas en el actual contexto físico-virtual. Por ello se postula que para analizar es pertinente adoptar un enfoque socio-técnico y constructivista (Thomas, Becerra y Bidinost, 2019). Porque el estudio de la instauración de una construcción de conocimiento mediatizada debe contemplar factores técnicos, organizacionales, sociales y culturales que componen los ámbitos educativos y académicos (sea en modalidad semipresencial o plenamente virtual) (Andrés y San Martín, 2019). ...
Article
Full-text available
Este artículo presenta resultados de una investigación sobre las Prácticas Educativas Mediatizadas implementadas en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Argentina) durante el periodo 2020-2021. Especialmente se indagó en las actitudes, habilidades y expectativas de profesores de carreras tradicionalmente presenciales: la Licenciatura en Comunicación Social y la Licenciatura y el Profesorado en Educación. Desde la perspectiva teórica de la mediatización, se analizaron diversos factores técnicos, organizacionales, sociales y culturales. Se detectó que durante esta virtualización forzosa persistió una inercia de la educación presencial, pero de otras formas.
... La heterogeneidad de audiencia que visita y participa en el DHD MyE Cossettini como dispositivo de CPCyT, requiere tener siempre presente que la elección tanto de recorridos como de los canales comunicativos, se asocia al interés para su exploración, pero a su vez está también sujeta a una serie de circunstancias que pueden ser personales, sociales, técnicas, económicas, culturales, etc. Por estas razones, sin dejar de lado aportaciones de la W3C (2018), la A-DHD pone en valor un enfoque socio-técnico-cultural de apropiación y producción creativa de tecnología (Thomas, Becerra y Bidinost, 2019). ...
Article
Full-text available
El artículo presenta un estudio de caso cuya objetivo es mejorar las condiciones de accesibilidad web de un dispositivo de comunicación pública de ciencia y tecnología titulado “Dispositivo Hipermedial Dinámico Memoria y experiencia Cossettini”. El mismo, publica en Acceso Abierto documentos digitalizados del “Archivo pedagógico Cossettini” conteniendo una gran cantidad de elementos estéticos visuales. Desde el marco teórico se sostiene que la elaboración colaborativa de objetos digitales multimodales contextualizados podría posibilitar a quienes participan del DHD MyECossettini una experiencia sensible/accesible de exploración, interpretación y recreación no excluyente de los archivos patrimoniales digitalizados, sin desmedro de lo singular y significativo de la fuente original. En este sentido, se ha propuesto la “Accesibilidad-DHD” basada en los principios de Percepción, Comprensión, Acción y Flexibilidad. En lo metodológico, se abordó el análisis y desarrollo de objetos digitales accesibles con un enfoque socio-técnico e interdisciplinar en atención al principio de percepción. Los resultados alcanzados constatan que las alternativas accesibles elaboradas habilitan nuevos canales perceptivos y proporcionan información contextual que constituye un valor agregado para todas las personas. Finalmente, se concluye que participar de la “Accesibilidad-DHD” no requiere necesariamente de experticia en informática, habilitando a que cada persona, desde su lugar, colabore en garantizar el acceso equitativo a la información. No obstante se advierte que, el desafío más complejo se presenta en la construcción de una toma de conciencia colectiva activa que asuma con responsabilidad de garantizar el Derecho Humano a habitar sin exclusiones el ciberespacio.
Article
Full-text available
A partir de la intervención de una compañía en la comunidad wichí San Ignacio de Loyola se creó una alianza socio-técnica que pervive hasta hoy y que acarreó cambios en los flujos económicos de la zona y también modificaciones estructurales en las condiciones de hábitat, en particular, el acceso a la energía eléctrica domiciliaria y al agua corriente a través de pozo. El caso demuestra cómo las alianzas socio-técnicas pueden inscribirse dentro de procesos asistencial-paternalistas, sin por ello dejar de traer beneficios a las poblaciones que forman parte de esas trayectorias. Proponemos incorporar una mirada interseccional a la perspectiva socio-técnica para contribuir no sólo a una mejor comprensión de este tipo de casos sino también a un más eficiente desarrollo de artefactos y soluciones. Para este artículo se realizó un trabajo de campo que incluyó notas, recuperación de documentación y entrevistas a informantes clave.
Article
Full-text available
Este artículo presenta un análisis multidimensional de las prácticas educativas mediatizadas (PEM) realizadas durante el proceso de virtualización educativa de emergencia en el transcurso del 2020 en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Argentina). Esta experiencia constituye un caso relevante debido a que allí había antecedentes previos de educación virtual y, en general, la accesibilidad tecnológica estaba medianamente resuelta. Sin embargo, se presentaron dificultades cuando la modalidad virtual devino en la única posibilidad pedagógica tras la instauración del aislamiento físico para contrarrestar la pandemia de COVID-19. En consideración de la perspectiva teórica de la mediatización, se postula un estudio que incluye aspectos diversos en las dimensiones institucional, tecnológica, social y textual. Desde un enfoque cualitativo, se realiza un estudio de caso descriptivo y sincrónico. El estudio revela que, a pesar de existir ciertas condiciones favorables para la innovación pedagógica, en esta institución la implementación de la virtualidad se concretó como un intento de reproducción de clases presenciales. Se concluye que este proceso de virtualización motivó al profesorado a reflexionar sobre la mejora de sus asignaturas presenciales, tras la integración de instancias mediatizadas, y habilitó la posibilidad de experimentar y reflexionar sobre la complejidad técnico-cultural que demanda una virtualización integral del proceso educativo.
Article
Full-text available
Dossier temático N° 4. Ciencia, poder, biosocialidades e identidades en los lenguajes de la coproducción Coordinado por María de los Ángeles Martini (UNM), Argentina El dossier temático Ciencia, poder, biosocialidades e identidades en los lenguajes de la coproducción, coordinado por María de los Ángeles Martini (UNM) aborda, desde los lenguajes de la coproducción, cómo las dinámicas de poder y de las culturas son inseparables del cambio científico-tecnológico. A partir del dictum coproduccionista –los modos de hacer-conocimiento científico, su realización, estabilización y cambio son al mismo tiempo modos de hacer-orden social y natural, de configurar el mundo y organizar la vida de la gente en ese mundo– una pluralidad de abordajes resignifican e incorporan nuevas líneas de análisis. El dossier se abre con la valiosa contribución de Hebe Vessuri, quien presenta un panorama general de los estudios de la ciencia y la tecnología para mostrar el particularísimo momento actual de reflexión acerca de la vulnerabilidad social debido al impacto global de la tecnología. Los trabajos de María Cecilia Díaz, Óscar Aguilar y Lucía Ana Romero; Ana Padawer y Mayra Agustina Ramírez; Marisa Álvarez y Verónica Xhardez; y María Inés Carabajal abordan distintos sentidos de la coproducción enlazando problemas públicos, saberes académicos y no académicos y redes socio-técnicas a través del análisis de casos de relevancia en Argentina –cannabis medicinal, industrialización en la agricultura familiar, la estrategia ambiental en relación con especies exóticas invasoras, la apropiación de la información climática–. Finalmente, Christian Francese examina desde una perspectiva filosófica la manera en que los compromisos ontológicos moldean los debates públicos en torno al modelo productivo agrario basado en organismos vegetales genéticamente modificados.
Article
The construction with compressed earth blocks (CEB) has provoked special worldwide interest in recent decades. In Argentina it has considerable experiences due to technical research, its use in public works and the development of some manufacturing units at different scales. The particular interest of its technology transfer to low income population sectors has been central and defines the social profile with which it has been implemented in the last time. However, its contemporary development has a low territorial impact due to the fact that problems are observed that hinder the implementation, dissemination, economic support of the manufacture and CEB commercialisation and the transfer of this technology. The aim of this article is to characterize and discuss the nature of the problems that hinder further development of CEB construction technology in Argentina. Local scientific production was analysed and the agents involved in the CEB production process were identified, who were surveyed and interviewed asking their assessment of the problems that affect the development of this technology today. The results show that the technical aspects involved in the CEB manufacturing stage are the ones that have received the most attention so far, much of the current difficulties to continue with its development are focused on the implementation, dissemination, and economic sustainability of the CEB manufacturing and commercialisation and the transfer of this technology. The lack of a specific regulatory framework for this technology is transversal to these problems mentioned. With regard to the scientific field, these issues need to be incorporated into research agendas, at least at the local level.
Book
Full-text available
Ninguna tecnología es neutral. Todas las tecnologías son políticas. Algunas participan activamente en dinámicas de concentración de poder, de apropiación de la riqueza, de generación de riesgos y daños ambientales, de exclusión. Otras, en cambio, favorecen la democratización del poder, la distribución de la riqueza, el acceso abierto y comunitario a bienes y servicios, la apertura de los procesos decisorios y la preservación del hábitat... la generación de dinámicas de desarrollo inclusivo sustentable. Este libro, “Tecnologías para incluir”, se compone de ocho estudios que analizan críticamente diversas experiencias desarrolladas en áreas clave para el desarrollo inclusivo sustentable: alimentos, vivienda, energía, salud, etc. Es el resultado del relevamiento y análisis de políticas públicas y estrategias institucionales de investigación y desarrollo, así como de experiencias de diseño, producción e implementación de tecnologías para la resolución de problemas sociales y ambientales. Los ocho trabajos incluidos en el libro responden a abordajes de base empírica: estudios de caso correspondientes a distintas y acuciantes problemáticas regionales, análisis crítico de las estrategias implementadas, aprendizajes realizados sobre las concretas soluciones desplegadas localmente, lecciones para futuras iniciativas. “Tecnologías para Incluir” es un insumo para la producción de nuevas y mejores tecnologías y estrategias de desarrollo inclusivo sustentable, concebidas no como parches asistencialistas a los problemas de pobreza y exclusión derivados de la implementación de modelos de crecimiento asimétrico e inequitativo, sino como instrumentos para la construcción de un futuro viable de justicia, democracia e igualdad para todos los habitantes del país y la región.
Article
Full-text available
The need for an integrated social constructivist approach towards the study of science and technology is outlined. Within such a programme both scientific facts and technological artefacts are to be understood as social constructs. Literature on the sociology of science, the science-technology relationship, and technology studies is reviewed. The empirical programme of relativism within the sociology of scientific knowledge and a recent study of the social construction of technological artefacts are combined to produce the new approach. The concepts of `interpretative flexibility' and `closure mechanism', and the notion of `social group' are developed and illustrated by reference to a study of solar physics and a study of the development of the bicycle. The paper concludes by setting out some of the terrain to be explored in future studies.
Article
Over the past two decades or so, historians of science have lamented the limitations of internalist history and celebrated the rise of contextual history. Historians of technology, however, have not accepted the location, by historians of science, of technology within the context of science. Historians of technology see an interaction, rather than contextual dependency. A few historians and sociologists of science and technology are now suggesting `networks' and `systems' as the preferred version of the interactive approach, with the interaction occurring not simply between science and technology, but also among a host of actors and institutions. Networks and systems eliminate many categories in favour of a `seamless web', which may lead to a new appreciation of the complex narrative style.