BookPDF Available

PROTOCOLO DE RESPUESTA A VARAMIENTOS DE ESPECIES MARINAS EN ECUADOR

Authors:
PROTOCOLO DE RESPUESTA A
VARAMIENTOS DE ESPECIES MARINAS
(Cetáceos, Pinnípedos, Tortugas Marinas,
Tiburones Ballena y Mantarrayas)
Ecuador, 2018
Página 2 de 93
Ejecución:
Ministerio del Ambiente Subsecretaria de Gestión Marina y Costera
Financiamiento:
Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit GIZ Ecuador
Elaboración, supervisión y revisión (Ministerio del Ambiente):
M.Sc. Nelson Zambrano, Subsecretario de Gestión Marina y Costera de la SGMC
M.Sc. Roddy Macías, Director de Gestión y Coordinación Marina y Costera de la SGMC
Blgo. Luciano Ponce, Director Provincial del Ambiente de Santa Elena
Vet. Yolanda Gualoto, Especialista en Vida Silvestre del MAE
Blgo. Xavier Carchi, Especialista de Gestión y Coordinación Marina y Costera de la SGMC
M.Sc. Julia Cordero, Especialista de Vida Silvestre, Dirección Provincial del Ambiente de
Manabí.
Blga. Beatriz Ladines, Administradora de la Reserva de Producción de Fauna Marino y
Costera Puntilla de Santa Elena.
Vet. Rubén Alemán, Guardaparque del Parque Nacional Machalilla
Equipo consultor (elaboración y edición):
Dra. Patricia Rosero R., GIZ Ecuador
Revisión:
Dr. Fernando Félix, Museo de Ballenas de Ecuador
Fotografía de portada:
Ministerio del Ambiente, 2013.
© Ministerio del Ambiente, 2018.
Este documento debe citarse de la siguiente manera:
Ministerio del Ambiente. 2018. Protocolo de Respuesta a Varamientos de Especies Marinas
(Cetáceos, Pinnípedos, Tortugas Marinas, Tiburones Ballena y Mantarrayas). Deutsche
Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit GIZ Ecuador. Quito: Ministerio del Ambiente.
Página 3 de 93
ÍNDICE
ABREVIATURAS .......................................................................................................... 5
INTRODUCCIÓN .......................................................................................................... 6
OBJETIVOS ................................................................................................................. 9
ALCANCE ..................................................................................................................... 9
MARCO LEGAL .......................................................................................................... 10
MARCO TEÓRICO ..................................................................................................... 16
CAPÍTULO I ............................................................................................................... 18
RESPUESTA RÁPIDA A UN VARAMIENTO ............................................................. 18
1.1. REPORTE DEL VARAMIENTO .................................................................... 18
1.2. VERIFICACIÓN DE LOS HECHOS .............................................................. 18
1.3. RESPUESTA EN CASO DE VARAMIENTO DE ANIMALES VIVOS ............ 19
1.4. RESPUESTA EN CASO DE VARAMIENTO DE ANIMALES MUERTOS ..... 19
1.5. NORMAS BÁSICAS DE SEGURIDAD Y ASEPSIA ...................................... 20
1.6. NORMAS DE ASEPSIA ................................................................................ 21
1.7. MATERIALES, EQUIPOS E INSUMOS PARA LOS VARAMIENTOS ........... 21
FLUJOGRAMA DE ACTORES ................................................................................... 22
CAPÍTULO II .............................................................................................................. 23
PROTOCOLO DE ACTUACIÓN EN MAMÍFEROS MARINOS .................................. 23
2.1. ACTUACIONES QUE REALIZAR EN UN VARAMIENTO VIVO ....................... 23
2.2. VARAMIENTOS DE CETÁCEOS GRANDES (BALLENAS, CACHOLOTES,
ETC) ....................................................................................................................... 24
2.3. VARAMIENTOS DE CETÁCEOS PEQUEÑOS ................................................ 26
2.4. VARAMIENTO DE PINNÍPEDOS ..................................................................... 29
CAPÍTULO III ............................................................................................................. 33
PROTOCOLO DE ACTUACION DE VARAMIENTO PARA TORTUGAS MARINAS . 33
3.1. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN CON TORTUGAS MARINAS MUERTAS ...... 33
3.2. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA TORTUGAS MARINAS VARADAS
VIVAS ..................................................................................................................... 34
CAPÍTULO IV ............................................................................................................. 37
PROTOCOLO DE ACTUACION DE VARAMIENTO PARA TIBURONES BALLENA Y
MANTARRAYAS ........................................................................................................ 37
4.1. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA MANTARRAYAS VARADAS VIVAS 37
4.2. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA TIBURÓN BALLENA VARADO VIVO
38
4.3. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA TIBURONES BALLENA Y
MANTARRAYAS VARADAS MUERTAS ................................................................. 39
CAPÍTULO V .............................................................................................................. 41
SISTEMATIZACIÓN DE DATOS ................................................................................ 41
5.1. TOMA DE DATOS ............................................................................................ 41
CAPÍTULO VI ............................................................................................................. 45
LIBERACIÓN, TRASLADO A CENTROS DE TENENCIA Y MANEJO DE FAUNA
SILVESTRE AUTORIZADOS O EUTANASIA ............................................................ 45
6.1. LIBERACIÓN ................................................................................................... 45
Página 4 de 93
6.2. TRASLADO A CENTROS DE TENENCIA Y MANEJO DE FAUNA SILVESTRE
AUTORIZADOS ...................................................................................................... 49
6.3. EUTANASIA ..................................................................................................... 50
6.4. NECROPSIA .................................................................................................... 53
CAPÍTULO VII ............................................................................................................ 54
DISPOSICIÓN FINAL (ELIMINACIÓN DE LOS RESTOS ANIMALES) ..................... 54
DIFUSIÓN .................................................................................................................. 55
GLOSARIO ................................................................................................................. 56
BIBLIOGRAFIA ........................................................................................................... 58
ANEXOS ..................................................................................................................... 60
ANEXO 1: Agenda telefónica de administradores de áreas protegidas marino
costeras del Ecuador al 2017. ................................................................................. 60
ANEXO 2. Formato de informe técnico de varamiento. ........................................... 61
ANEXO 3: Ficha de varamiento de cetáceos grandes ............................................. 63
ANEXO 4: Ficha de varamiento de cetáceos menores ............................................ 65
ANEXO 5: Ficha de varamiento de pinnípedos ....................................................... 67
ANEXO 6: Ficha de varamiento de tortugas marinas .............................................. 69
ANEXO 7: Ficha de varamiento de tiburones ballena .............................................. 71
ANEXO 8: Ficha de varamiento de mantarrayas ..................................................... 72
ANEXO 9. Acta única de liberación ......................................................................... 74
ANEXO 10. Informe único de la liberación .............................................................. 76
ANEXO 11. Matriz de base de datos de liberaciones de vida silvestre .................... 77
ANEXO 12. Plan de centro de tenencia y manejo de fauna silvestre para la
liberación para especies de fauna silvestre listadas en los libros rojos del ecuador y
lista de la UICN. ...................................................................................................... 78
ANEXO 13. Plan de monitoreo para centro de tenencia y manejo de fauna silvestre
para liberación gradual de individuos de especies consideradas en peligro crítico, en
peligro y vulnerable que consten en los libros rojos del ecuador y en las listas rojas
globales de la UICN. ............................................................................................... 81
ANEXO 14. Plan de liberación para especies de fauna silvestre no listadas en los
libros rojos del ecuador y lista de la UICN. .............................................................. 82
Página 5 de 93
ABREVIATURAS
1. CBI: Comisión Ballenera Internacional.
2. CDB: Convención de Biodiversidad Biológica.
3. CIAT: Comisión Interamericana del Atún Tropical.
4. CITES: Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y
Flora Silvestres.
5. CMS: Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales
Silvestres.
6. COA: Código Orgánico del Ambiente.
7. CONVEMAR: Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.
8. CPPS: Comisión Permanente del Pacífico Sur.
9. DIRNEA: Dirección Nacional de Espacios Acuáticos.
10. DP: Dirección Provincial del Ambiente.
11. GAD: Gobierno Autónomo Descentralizado.
12. GIZ: Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit.
13. INMOBILIAR: Servicio de Gestión Inmobiliaria del Sector Público.
14. MAE: Ministerio del Ambiente.
15. MAP: Ministerio de Acuacultura y Pesca.
16. PNM: Parque Nacional Machalilla.
17. PNV: Parque Marino Valdivia.
18. SGR: Secretaria de Gestión de Riesgos.
19. SGMC: Subsecretaria de Gestión Marina y Costera.
20. TULAS: Texto Unificado de Legislación Ambiental Secundaria.
21. UICN: Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.
Página 6 de 93
INTRODUCCIÓN
Ecuador es uno de los países más megadiversos del mundo, el mismo cuenta con
alrededor de 30 especies de mamíferos marinos (delfines, ballenas y lobos marinos)
(Tirira, 2017), 5 especies de tortugas marinas (Flachier, et. al. 1997),
aproximadamente 60 especies de tiburones y más de 30 especies de rayas (Martínez-
Ortíz y García-Domínguez, 2013). Estas especies se encuentran afectadas por
diversos impactos tanto naturales como antropogénicos, la mayoría de las
afectaciones no naturales se deben a otros factores como tráfico marítimo (colisiones
con embarcaciones), contaminación (derrame de hidrocarburos desechos sólidos,
vertido de aguas residuales sin tratamiento, residuos plásticos, ruido), agresiones
directas e interacción con artes de pesca. Siendo esta última, la principal amenaza y el
mayor problema de manejo y conservación de las poblaciones de especies marinas
(Rosero, 2010), como mamíferos marinos (Félix & Samaniego, 1994; Rosero, 2017),
aves marinas (Jiménez. et. al. 2008), tortugas marinas (Peckham. et al. 2008; Tomas.
et al. 2008; Shigueto. et al. 2008) y peces cartilaginosos como tiburones, mantarrayas
y rayas (Martínez et al., 1991; MICIP, 2006).
Para monitorear estas interacciones, es necesario conocer las especies involucradas,
los números de individuos afectados y la extensión temporal y espacial de estas
ocurrencias. Es primordial crear un protocolo de respuesta para atención inmediata en
caso de varamientos e interacción con humanos, con la participación de autoridades
locales, investigadores, académicos, entre otros, que conlleven la información de la
Red Ecuatoriana de Respuesta a Varamiento y Rescate de Especies Marinas que
deberá ser liderada por la Autoridad Ambiental.
Aunque las causas de los varamientos son difíciles de identificar, principalmente
cuando los individuos se encuentran en estado de descomposición; el varamiento de
estas especies constituye una fuente de información biologica y ecológica de estas
especies, pues muchas de ellas son muy difíciles de observar en el mar y los
varamientos ofrecen una oportunidad única de aprender sobre ellas y su registro ha
permitido incluso el registro de especies que no se conocían anteriormente en el país
(Felix et al., 2011).
Para el Ecuador, existen dos publicaciones con registros de varamientos de mamíferos
marinos en la costa continental de Ecuador en los períodos 1987-1995 y 1996-2009,
mediante el cual se informa sobre 196 casos de varamientos de mamíferos marinos
pertenecientes a los Órdenes Cetácea (13 especies) y Carnívora (2 especies).
1
,
2
en su
gran mayoría localizados en Santa Elena (65% del total).
En 32 casos (23% del total), se estableció que la causa primaria o probable del
varamiento estuvo relacionada con actividades antrópicas: interacción pesquera (25
casos) y colisiones con embarcaciones (7 casos). Las especies con mayor incidencia
fueron: ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) (27.5%), delfín común (Delphinus
delphis) (12.3%), león marino sudamericano (Otaria flavescens) (12.3%), bufeo
(Tursiops truncatus) (10.14%) y delfín manchado (Stenella attenuata) (9.42%).
1
ACTA OCEANOGRÁFICA DEL PACÍFICO. VOL. 16, No. 1, 2010-2011 VARAMIENTOS DE MAMÍFEROS MARINOS
REGISTRADOS EN LA COSTA CONTINENTAL DE ECUADOR ENTRE 1996 Y 2009 Fernando Félix Ben Haase
Judith Denkinger, Jéssica Falconí.
2
Chiluiza, D, W. Aguirre, F. Félix y . Haase. 1998. Varamientos de mamíferos marinos en la costa continental
ecuatoriana entre 1987 y 1995. Acta Oceanográfica de Pacífico, 9(1):209-217.
Página 7 de 93
La falta de un esfuerzo sistemático de muestreo impide hacer comparaciones
estadísticas conclusivas. Aun así, queda demostrada la importancia de continuar los
registros en el tiempo para obtener información sobre la dinámica, el cambio en la
comunidad de cetáceos y los factores antrópicos que los afectan, tanto en especies
costeras como oceánicas, residentes o migratorias.
La Comisión Permanente del Pacífico Sur (CPPS) publicó el documento “Esfuerzos
para mitigar el impacto de actividades pesqueras en Cetáceos en los Países del
Pacífico Sudeste”, dicho documento resume:
“La interacción de cetáceos menores con artes de pesca es considerada como uno de
los mayores problemas de conservación marina a nivel mundial. Entre abril y
septiembre del 2009 se realizó un estudio para evaluar el nivel de interacción de
cetáceos menores con pesquerías artesanales en Puerto López, Machalilla y Salango,
costa central de Ecuador. Para el efecto se monitorearon 185 viajes de embarcaciones
que utilizaron redes agalleras (trasmallos) y redes de cerco como artes de pesca.
Durante el estudio se registró la captura incidental de 7 cetáceos menores de cuatro
especies diferentes: dos bufeos Tursiops truncatus (28.57%), un cachalote enano
Kogia sima (14.28%), dos delfines de Risso Grampus griseus (28.57%) y dos delfines
manchados Stenella attenuata (28.57%). Todos los casos ocurrieron en redes
agalleras de superficie con un ojo de malla de 5 pulgadas.
El índice de mortalidad promedio estimado fue de 0.07 delfines/día. Agosto fue el mes
que se registró la mayor captura incidental (0.18 delfines/día). Los resultados indican
un aumentado en la tasa de captura en relación a estudios anteriores. Durante el
estudio se observó interés y predisposición de los pescadores para colaborar en temas
relacionados con la conservación de cetáceos. Se recomienda ampliar este tipo de
estudios a otros sitios de la costa ecuatoriana, impulsar programas de educación y
sensibilización dirigidos a pescadores e implementar medidas de manejo pesquero
para reducir las actuales tasas de mortalidad de cetáceos menores.”
3
Respecto a las tortugas marinas, de las 7 especies que existen en todo el mundo, 5
especies frecuentan aguas ecuatorianas y 4 de ellas anidan en Ecuador. A menudo se
las observa en alta mar o varadas en la playa.
Ecuador cuenta con información cuantitativa y sistemática de la interacción de tortugas
marinas con pesquerías que podría llevar o no a varamientos de esta especie, sin
embargo, datos de varamientos existen muy pocos
4
.
Hay varios registros de varamientos de tortugas marinas en diferentes años, llegando
a contabilizarse más de 100 tortugas durante un periodo de algunos días, y más de
6.600 tortugas en un periodo de 9 meses. Lepidochelis olivacea ha sido la especie
más comúnmente afectada. Aunque, muchas veces se culpa a la pesca incidental, no
está clara la causa de esta mortalidad masiva (Coello & Herrera 2010: 38).
El Ministerio del Ambiente a través de la Subsecretaría de Gestión Marina y Costera
sistematizó información relacionada con varamientos de especies marinas en el perfil
costero durante el 2016 reportándose 146 varamientos de tres especies (Tabla 1).
3
INTERACCIÓN DE CETACÉOS MENORES CON ARTES DE PESCA ARTESANAL EN EL PARQUE NACIONAL
MACHALILLA ECUADOR Cristina Castro-Patricia Rosero
4
Oficio Nro. MAGAP-SRP-2017-3858-OF
Página 8 de 93
Tabla 1. Número de casos de varamiento de especies marinas registrados en la costa
ecuatoriana en 2016 (Fuente: DGCMC-MAE -2017).
ESPECIE
ESMERALDAS
MANABÍ
GUAYAS
TOTAL
CETÁCEOS
2
21
1
52
PINNÍPEDOS
2
22
0
25
TORTUGAS M.
3
52
0
69
TOTAL
7
95
1
146
Debido a la importancia de registrar datos que resultan extremadamente valiosos para
la conservación, investigación y sensibilización ciudadana de estas especies varadas,
se ha elaborado el presente protocolo que establece las acciones a seguir para la
atención de varamientos de especies marinas.
En el caso que los animales lleguen vivos, se concentrarán esfuerzos
interinstitucionales para su rehabilitación y reinserción al hábitat, así como evitar su
sufrimiento, previo a una evaluación inicial que indicará el curso de acción a seguir.
En el caso de que los animales lleguen muertos, se procederá a realizar necropsias,
tomar medidas biométricas y a tomar muestras para su posterior examen de
laboratorio) para tratar de establecer la causa de la muerte, identificar amenazas
potenciales e identificar la población a la que pertenecen los animales.
El presente trabajo se enmarca en el objetivo estratégico A de las Metas Aichi para la
biodiversidad
5
, el Programa Regional para la Conservación de las Tortugas Marinas en
el Pacífico Sudeste, el Plan Nacional para la Conservación de las Tortugas Marinas de
Ecuador y el Plan de Acción para la Conservación de los Mamíferos Marinos en el
Pacífico Sudeste.
Las instituciones que quieran sumar esfuerzos a la atención inmediata de varamientos
de especies marinas y conformar la RED ECUATORIANA DE RESPUESTA A
VARAMIENTO Y RESCATE DE ESPECIES MARINAS deberán manifestarlo por
escrito a la Autoridad Ambiental y ajustarse a los lineamientos del presente protocolo.
5
Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 y las Metas Aichi
Página 9 de 93
OBJETIVOS
OBJETIVO GENERAL
Elaborar un protocolo de respuesta para asistir a especies marinas que se
encuentren en una situación de varamiento, enfocada a cetáceos, pinnípedos,
tortugas marinas, tiburones ballena y mantarrayas.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS
Definir las acciones a seguir por parte de las instituciones cooperantes,
organizaciones y/o red de voluntarios, para establecer responsabilidades
durante la atención de varamientos.
Determinar los requerimientos técnicos y operativos mínimos para la asistencia
y traslado de pequeños cetáceos, pinnípedos y/o tortugas marinas a los Centro
de Rescate Autorizados.
Diseñar un mecanismo para la toma adecuada de decisiones y difusión de la
información durante la atención del varamiento.
Establecer la Red Ecuatoriana de Respuesta a Varamiento y Rescate de
Especies Marinas (cetáceos, pinnípedos, tortugas marinas, tiburones ballena y
mantarrayas).
ALCANCE
Este protocolo pretende dar recomendaciones científico técnicas específicas a cada
situación que se presente en un varamiento localizado en zonas marino costeras; en
virtud, de que las situaciones son distintas dependiendo de la especie, condiciones de
marea, lugar de varamiento, personal, medios disponibles, entre otros. Por lo tanto,
este protocolo será un instrumento dinámico que permita ajustes con base a la
experiencia. El mismo establece una guía de los procedimientos más adecuados para
los representantes de la Autoridad Ambiental local, a la hora de encontrarse cetáceos,
pinnípedos, tortugas marinas, tiburones ballena o mantarrayas, varados vivos o
muertos.
Con la expedición del Acuerdo Ministerial del PROTOCOLO DE RESPUESTA A
VARAMIENTOS DE ESPECIES MARINAS (cetáceos, pinnípedos, tortugas
marinas, tiburones ballena y mantarrayas) se pretende potenciar una red de
personas que debidamente equipadas y entrenadas que puedan atender futuros
eventos que ocurran en la costa de Ecuador.
Página 10 de 93
MARCO LEGAL
El presente protocolo se enmarca en la Normativa Ambiental vigente hasta el 2017; a
continuación, se resumen los principales articulados que tengan relación con la
presente normativa:
Constitución de la República
Art 3.- Establece que son deberes primordiales del Estado; entre otros el siguiente: “7.
Proteger el patrimonio natural y cultural del país”.
Art. 14.- Se declara de interés público la preservación del ambiente, la conservación
de los ecosistemas, la biodiversidad y la integridad del patrimonio genético del país, la
prevención del daño ambiental y la recuperación de los espacios naturales
degradados.
Art. 71.- El Estado incentivará a las personas naturales y jurídicas, y a los colectivos,
para que protejan la naturaleza, y promoverá el respeto a todos los elementos que
forman un ecosistema.
Art. 73.- EI Estado aplicará medidas de precaución y restricción para las actividades
que puedan conducir a la extinción de especies, la destrucción de ecosistemas o la
alteración permanente de los ciclos naturales.
Art. 154.- “A las ministras y ministros de Estado, además de las atribuciones
establecidas en la ley, les corresponde: (…) 1. Ejercer la rectoría de las políticas
públicas del área a su cargo y expedir los acuerdos y resoluciones administrativas que
requiera su gestión. (…)”;.
Art. 226.- “Las instituciones del Estado, sus organismos, dependencias, las servidoras
o servidores públicos y las personas que actúen en virtud de una potestad estatal
ejercerán solamente las competencias y facultades que les sean atribuidas en la
Constitución y la ley. Tendrán el deber de coordinar acciones para el cumplimiento de
sus fines y hacer efectivo el goce y ejercicio de los derechos reconocidos en la
Constitución.”;
Art. 261.- numeral 11: El estado tendrá competencias exclusivas sobre la
biodiversidad,
Art. 313.- Se consideran sectores estratégicos la energía en todas sus formas, las
telecomunicaciones, los recursos naturales no renovables, el transporte y la refinación
de hidrocarburos, la biodiversidad y el patrimonio genético, el espectro radioeléctrico,
el agua, y los demás que determine la ley.
Art. 395.- numerales 1 y 3: “1. El Estado garantizará un modelo sustentable de
desarrollo, ambientalmente equilibrado y respetuoso de la diversidad cultural, que
conserve la biodiversidad y la capacidad de regeneración natural de los ecosistemas, y
que asegure la satisfacción de las necesidades de las generaciones presentes y
futuras; (…)3. El Estado garantizará la participación activa y permanente de las
personas, comunidades, pueblos y nacionalidades afectadas, en la planificación,
ejecución y control de toda actividad que genere impactos ambientales.”;
Página 11 de 93
Art. 400.- El Estado ejercerá la soberanía sobre la biodiversidad, cuya administración y
gestión se realizará con responsabilidad intergeneracional. Se declara de interés
público la conservación de la biodiversidad y todos sus componentes, en particular la
biodiversidad agrícola y silvestre y el patrimonio genético del país.
Art. 404.- (…) El patrimonio natural del Ecuador único e invaluable comprende, entre
otras, las formaciones físicas, biológicas y geológicas cuyo valor desde el punto de
vista ambiental, científico, cultural o paisajístico exige su protección, conservación,
recuperación y promoción. Su gestión se sujetará a los principios y garantías
consagrados en la Constitución y se llevará a cabo de acuerdo con el ordenamiento
territorial y una zonificación ecológica, de acuerdo con la ley”.;
Código Orgánico del Ambiente (COA)
Registro Oficial Suplemento 983 de 12-abr.-2017
Art. 1.- Objeto. Este Código tiene por objeto garantizar el derecho de las personas a
vivir en un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, así como proteger los
derechos de la naturaleza para la realización del buen vivir o sumak kawsay.
Art. 2.- Ámbito de aplicación. Las normas contenidas en este Código, así como las
reglamentarias y demás disposiciones técnicas vinculadas a esta materia, son de
cumplimiento obligatorio para todas las entidades, organismos y dependencias que
comprenden el sector público, personas naturales y jurídicas, comunas, comunidades,
pueblos, nacionalidades y colectivos, que se encuentren permanente o temporalmente
en el territorio nacional.
Art. 5.- Derecho de la población a vivir en un ambiente sano. El derecho a vivir en un
ambiente sano y ecológicamente equilibrado comprende:
12. La implementación de planes, programas, acciones y medidas de adaptación para
aumentar la resiliencia y reducir la vulnerabilidad ambiental, social y económica frente
a la variabilidad climática y a los impactos del cambio climático, así como la
implementación de los mismos para mitigar sus causas.
Art. 9.- Principios ambientales.
1. Responsabilidad integral. La responsabilidad de quien promueve una actividad que
genere o pueda generar impacto sobre el ambiente, principalmente por la
utilización de sustancias, residuos, desechos o materiales tóxicos o peligrosos,
abarca de manera integral, responsabilidad compartida y diferenciada. Esto incluye
todas las fases de dicha actividad, el ciclo de vida del producto y la gestión del
desecho o residuo, desde la generación hasta el momento en que se lo dispone en
condiciones de inocuidad para la salud humana y el ambiente.
7. Precaución. Cuando no exista certeza científica sobre el impacto o daño que
supone para el ambiente alguna acción u omisión, el Estado a través de sus
autoridades competentes adoptará medidas eficaces y oportunas destinadas a evitar,
reducir, mitigar o cesar la afectación. Este principio reforzará al principio de
prevención.
Art. 17.- De la investigación ambiental. El Estado deberá contar con datos científicos
y técnicos sobre la biodiversidad y el ambiente, los cuales deberán ser actualizados
permanentemente. La Autoridad Ambiental Nacional deberá recopilar y compilar
dichos datos en articulación con las instituciones de educación superior públicas,
privadas y mixtas, al igual que con otras instituciones de investigación.
Art. 23.- Autoridad Ambiental Nacional. El Ministerio del Ambiente será la Autoridad
Ambiental Nacional y en esa calidad le corresponde la rectoría, planificación,
Página 12 de 93
regulación, control, gestión y coordinación del Sistema Nacional Descentralizado de
Gestión Ambiental.
Art. 24.- Atribuciones de la Autoridad Ambiental Nacional. La Autoridad Ambiental
Nacional tendrá las siguientes atribuciones:
2. Establecer los lineamientos, directrices, normas y mecanismos de control y
seguimiento para la conservación, manejo sostenible y restauración de la
biodiversidad y el patrimonio natural;
Art. 30.- Objetivos del Estado. Los objetivos del Estado relativos a la biodiversidad son:
3. Establecer y ejecutar las normas de bioseguridad y las demás necesarias para la
conservación, el uso sostenible y la restauración de la biodiversidad y de sus
componentes, así como para la prevención de la contaminación, la pérdida y la
degradación de los ecosistemas terrestres, insulares, oceánicos, marinos, marino-
costeros y acuáticos;
4. Regular el acceso a los recursos biológicos, así como su manejo, aprovechamiento
y uso sostenible;
5. Proteger los recursos genéticos y sus derivados y evitar su apropiación indebida;
8. Promover la investigación científica, el desarrollo y transferencia de tecnologías, la
educación e innovación, el intercambio de información y el fortalecimiento de las
capacidades relacionadas con la biodiversidad y sus productos, para impulsar la
generación del bioconocimiento;
Art. 35.- De la protección de las especies de vida silvestre. Para la protección de la
vida silvestre, se establecen las siguientes condiciones a las personas naturales y
jurídicas:
1. Conservar a las especies de vida silvestre en su hábitat natural prohibiendo su
extracción, salvo las consideradas para la investigación, repoblación de especies con
cualquier tipo de amenaza y las establecidas en este Código;
3. Proteger todas las especies nativas de vida silvestre terrestres, marinas y acuáticas
con especial preocupación por las especies endémicas, las amenazadas de extinción,
las migratorias y las listadas por instrumentos internacionales ratificados por el Estado;
5. Coordinar acciones interinstitucionales para la conservación in situ de especies de
vida silvestre que sean afectadas, o que puedan resultar afectadas por actividades
antropogénicas;
6. Promover investigaciones sobre vida silvestre para difundir el bioconocimiento
dentro del territorio nacional; y,
Art. 64.- Conservación y manejo ex situ. La conservación ex situ
procurará la protección, conservación, aprovechamiento sostenible y supervivencia
de las especies de la vida silvestre, a fin de potenciar las oportunidades para la
educación ambiental, la investigación y desarrollo científico, desarrollo biotecnología) y
comercial de los componentes de la biodiversidad y sus productos sintetizados.
La conservación ex situ constituye un soporte complementario para la conservación in
situ. Además, deberán servir como mecanismos de promoción del conocimiento de la
importancia de las especies de vida silvestre. La Autoridad Ambiental Nacional
evaluará la sostenibilidad de dichas actividades periódicamente.
Art. 66.- Medios de conservación y manejo. Son medios de conservación y manejo
ex situ de especies de vida silvestre, los que se detallan a continuación:
1. Viveros;
2. Jardines botánicos;
3. Zoológicos;
4. Centros de cría y reproducción sostenible;
5. Centros de rescate y rehabilitación;
Página 13 de 93
6. Bancos de germoplasma;
7. Acuarios; y,
8. Otros establecidos por la Autoridad Ambiental Nacional.
Art. 75.- De la bioseguridad. Las normas de bioseguridad regularán los productos de la
biotecnología moderna, con el objeto de contribuir a la conservación y el uso
sostenible de la biodiversidad y de garantizar los derechos a la salud humana y al
ambiente.
La Autoridad Ambiental Nacional, en coordinación con las instituciones competentes,
establecerá las normas, las políticas públicas y los planes de bioseguridad para el
control de los riesgos de los productos de la biotecnología moderna.
Art. 235.- De la gestión integral de los residuos y desechos peligrosos y especiales.
Para la gestión integral de los residuos y desechos peligrosos y especiales, las
políticas, lineamientos, regulación y control serán establecidas por la Autoridad
Ambiental Nacional, así como los mecanismos o procedimiento para la
implementación de los convenios e instrumentos internacionales ratificados por el
Estado.
Art. 239.- Disposiciones para la gestión de residuos y desechos peligrosos y
especiales. Se aplicarán las siguientes disposiciones:
1. Considerando la disponibilidad de tecnologías existentes para el transporte,
eliminación o disposición final de residuos y desechos peligrosos y especiales, la
Autoridad Ambiental Nacional dispondrá, de conformidad con la norma técnica, la
presentación de requerimientos adicionales como parte de la regularización;
2. Los Gobiernos Autónomos Descentralizados Municipales o Metropolitanos definirán
las rutas de circulación y áreas de transferencia, que serán habilitadas para el
transporte de residuos y desechos peligrosos y especiales; y,
3. Todo movimiento transfronterizo de residuos y desechos peligrosos y especiales,
incluyendo lo relacionado a tráfico ilícito de los mismos, será regulado por la
normativa específica que la Autoridad Ambiental Nacional expida para el efecto, en
cumplimiento con las disposiciones nacionales e internacionales respectivas y
conforme las disposiciones de este Código.
Art. 262.- De la regulación y responsabilidad del manejo de la zona marino-costera.
La Autoridad Ambiental Nacional, en coordinación con los Gobiernos Autónomos
Descentralizados en materia de gestión ambiental, regulará las obligaciones
especiales aplicables a las actividades públicas o privadas en la zona marino
costera, con el fin de lograr la conservación, restauración, protección y
aprovechamiento sostenible de los recursos y biodiversidad marina y costera,
armonizando las actividades recreativas, comerciales y de producción con los
derechos de la naturaleza.
Ley de la Biodiversidad
Codificación 21 RO 418 del 10 de septiembre del 2004
Art. 1.- Las tortugas, como toda la biodiversidad, son bienes nacionales de uso
público.
Texto Unificado de Legislación Ambiental Secundaria Libro IV (TULAS)
Art. 121.- Para efectos de la administración, manejo y control de los centros de
tenencia y manejo de fauna silvestre, estos se clasifican en: zoológicos (se incluye
acuarios), centros de rescate de fauna, zoocriaderos de producción comercial,
zoocriaderos de investigación médica y farmacéutica, museos faunísticos y circos. Los
Página 14 de 93
centros de manejo de la flora silvestre se clasifican en jardines botánicos, viveros y
herbarios.
Art. 123.- Las actividades permitidas en los centros de tenencia y manejo de fauna
silvestre, son las siguientes: En los Centros de Rescate de Fauna: investigación,
rehabilitación y liberación previa notificación al Ministerio del Ambiente.
Ley Forestal y de Conservación de Áreas Naturales y Vida Silvestre
Art. 5.- El Ministerio del Ambiente, tendrá los siguientes objetivos y funciones:
e) Elaborar y ejecutar los planes, programas y proyectos para el desarrollo del
subsector, en los campos de forestación, investigación, explotación, manejo y
protección de bosques naturales y plantados, cuencas hidrográficas, áreas naturales y
vida silvestre.
Art. 73.- La flora y fauna silvestres son de dominio del Estado y corresponde al
Ministerio del Ambiente su conservación, protección y administración, para lo cual
ejercerá las siguientes funciones:
c) Proteger y evitar la eliminación de las especies de flora y fauna silvestres
amenazadas o en proceso de extinción;
f) Cumplir y hacer cumplir los convenios nacionales e internacionales para la
conservación de la flora y fauna silvestres y su medio ambiente
Tratados Globales
Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de
Fauna y Flora Silvestres (CITES).
Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR).
Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales
Silvestres (CMS).
Tratados Regionales
Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT).
Comisión Ballenera Internacional (CBI).
Convención de Biodiversidad Biológica (CDB).
Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas
Marinas.
Planes de Estratégicos y de Acción
Plan Estratégico para la Conservación de Diversidad Biológica 2011-2020.
Plan Estratégico del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.
Plan Global de Acción para la Conservación, Manejo y Utilización de Mamíferos
Marinos.
Plan de Acción Internacional para la Conservación y Ordenación de los
Tiburones.
Plan de Acción para la Protección del Medio Marino y Áreas Costeras del
Pacífico Sudeste.
Plan de Acción para la Conservación de los Mamíferos Marinos en el Pacifico
Sudeste.
Página 15 de 93
Planes de Acción para la Protección de los Tiburones en el Pacífico Sudeste.
Planes Nacionales
Plan Nacional del Buen Vivir.
Plan Nacional de Conservación para la Tortugas Marinas.
Plan de Acción Estratégico Nacional de Biodiversidad para el período 2015
2021.
Plan de Acción Nacional para la Conservación y el Manejo de Tiburones de
Ecuador.
Página 16 de 93
MARCO TEÓRICO
DEFINICIÓN DE VARAMIENTO
Un animal “varado” o “encallado” es un animal que se encuentra en la orilla de un
cuerpo de agua, ya sea vivo o muerto, o en una posición indefensa, incapaz de
regresar por mismo a su medio natural (Mignucci-Giannoni et. al., 1999; Pizarro,
2014).
Para el caso de pinnípedos, se aplica el término varamiento sólo cuando se trata de
animales muertos, heridos o enredados, pues son animales que pueden caminar en
tierra y trepar por las rocas naturalmente. En el pasado ha habido mucha confusión
sobre si un pinnípedo en la costa requiere o no asistencia. Lo pinnípedos vivos en la
playa no requieren asistencia a menos que estén seriamente lastimados.
Las causas de los varamientos pueden incluir animales desorientados, heridos,
enfermos, crías solas o víctimas de acciones antrópicas o desastres naturales. Pueden
clasificarse por el número de individuos (individual o múltiple), el número de especies
involucradas y por el estado físico de los individuos (Capella y Flórez 2010).
CLASIFICACIÓN DE VARAMIENTOS (Pizarro, 2014)
Varamientos individuales: son los que ocurren más frecuentemente. Se trata de
animales solitarios hallados en las playas. Estos pueden varar vivos o muertos.
Varamientos masivos: son los protagonizados por varios animales, los cuales
ocurren generalmente en varios puntos cercanos. Esto implica una muerte masiva de
animales marinos y un peligro para la salud pública por la cantidad de animales en
descomposición.
Varamientos extraños: son aquellos en los que hallamos solo parte de animales
como caparazones de tortugas o restos incompletos de delfines, o en los que las
hembras han varado con sus crías, o aquellos donde se encuentran especies varadas
que no son comunes en la región.
RED DE VARAMIENTOS
Según la “Guía para la atención de varamientos de mamíferos acuáticos en Colombia”
en Europa y en Estados Unidos existen redes de varamientos desde la década de los
70 respaldadas por acuerdos entre países, como el Acuerdo sobre la Conservación de
los Cetáceos en el Mar Negro, el Mar Mediterráneo y el Atlántico (ACCOBAMS, por
sus siglas en inglés) y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados
Unidos (NOAA). En la actualidad, en Ecuador no se han creado redes de varamientos,
solo iniciativas individuales de diferentes instituciones que atienden casos de
varamiento, pero no trabajan de manera coordinada ni operan bajo una regulación
específico de la Autoridad Ambiental.
Una red de varamiento debe velar por la investigación, rescate, rehabilitación y
conservación de la fauna marina, articulando las funciones y facilidades de diferentes
instituciones gubernamentales y no gubernamentales para coordinar efectivamente la
Página 17 de 93
recolección de información de los eventos y encaminar investigaciones científicas que
sirvan como insumo para los procesos de gestión (Mignucci-Giannoni 1999).
Conformación de la Red Ecuatoriana de Respuesta a Varamientos de Especies
Marinas
La Red Ecuatoriana de Respuesta a Varamiento y Rescate de Especies Marinas, tiene
como objetivo el seguimiento y estudio de la fauna marina, que por diferentes motivos
varan o aparecen accidentados en las costas ecuatorianas, proporcionando un
aprovechamiento valioso de la información biológica como alimentación, reproducción,
grado de desarrollo y afecciones patológicas que serían difícil o imposible conocer con
otros métodos; y que además, puede servir como herramienta útil para conocer el
estado de conservación de las poblaciones; estas investigaciones se realizarán en
colaboración con especialistas cualificados.
Para lo cual, la Autoridad Ambiental una vez que se formalice el “Protocolo de
Respuesta a Varamientos de Especies Marinas”, deberá convocar oficialmente a los
especialistas e involucrados para la conformación de la “Red Ecuatoriana de
Respuesta a Varamiento y Rescate de Especies Marinas”, la misma que se reunirá
periódicamente cada año, para conocer y analizar los datos obtenidos y buscar
posibles soluciones a las causas de varamientos.
Esta Red estará conformada de un Presidente/a, Coordinador/a del Grupo Operativo,
Coordinador/a del Grupo Técnico Científico y Coordinador/a del Grupo de Difusión y
Divulgación. Y sus responsabilidades serán:
Atender a los reportes de varamiento de especies marinas en las costas de
Ecuador continental.
Conocer las causas del varamiento, para contribuir a la protección, conservación y
correcto manejo de las especies.
Apoyar a la Autoridad Ambiental en el desarrollo de informes anuales, el
levantamiento de la información, identificación de las especies, liberación,
desarrollo de la necropsia o eutanasia durante el varamiento.
Determinar el destino final de los especímenes.
Manejar una base de datos sobre los varamientos reportados.
Planificarán capacitaciones continuas sobre identificación de especies, causas de
varamientos, metodologías de necropsia, identificación de patologías, entre otras;
según se requiera.
Realizar campañas de difusión de forma preventiva, respecto a la importancia de
atención al varamiento, problemática, concientización ambiental, investigación
científica relacionada y los procedimientos a seguir en caso de producirse un
varamiento.
Desarrollar un programa de formación de voluntarios para la Red.
Integrar un directorio de la red.
La Autoridad Ambiental brindará apoyo en la Investigación de la Red, mediante el
intercambio de información entre ambas entidades; así como también, en el
monitoreo de las especies liberadas y del estado de las poblaciones.
Página 18 de 93
CAPÍTULO I
RESPUESTA RÁPIDA A UN VARAMIENTO
1.1. REPORTE DEL VARAMIENTO
El hallazgo de especies marinas varadas deberá ser reportado por el alertante
(ciudadano y/o institución) mediante la LINEA DE EMERGENCIA ECU 911. La
información que deberá solicitar esta línea es la siguiente:
a. Nombre del ciudadano.
b. Lugar de varamiento (solicitar referencia).
c. Accesibilidad al área.
d. Tipo de animal varado.
e. Número de animales varados.
f. Tamaño aproximado.
g. Condiciones de mar (marea alta y baja/oleaje).
h. Condición del animal (vivo, herido, muerto).
i. Número de celular de contacto.
Y se recomendará al alertante que se mantenga en el sitio hasta el arribo de la
Autoridad Ambiental.
Posteriormente, el ECU 911 procederá a comunicar a la Autoridad Ambiental (Anexo
1) y facilitar la información solicitada al ciudadano alertante.
1.2. VERIFICACIÓN DE LOS HECHOS
El ECU 911 reportará el evento a la Autoridad Ambiental y esta coordinará con otras
instituciones cooperantes como especialistas, MAP, DIRNEA, GAD Provincial, Junta
Parroquial, Policía Nacional (Figura 1), dependiendo de las condiciones del
varamiento.
La Autoridad Ambiental será la única entidad gubernamental que coordinará la
atención del varamiento con los Directores Provinciales y responsables de las Áreas
Protegidas Marino Costeras y/o oficinas técnicas más cercanas al sitio del evento,
instituciones cooperantes y la red de varamiento y de voluntarios (para el efecto en un
plazo de 100 días la Autoridad Ambiental dará los requisitos para acceder a esta Red).
El responsable de la atención del varamiento deberá coordinar la logística para la
asistencia del evento, tomando en consideración los siguientes aspectos:
Tamaño del animal.
Número de individuos varados.
Facilidad de manipulación.
Condición del animal.
Condiciones ambientales.
Accesibilidad al lugar.
Logística disponible.
Personal capacitado disponible.
Nivel de visitación turística.
Página 19 de 93
1.3. RESPUESTA EN CASO DE VARAMIENTO DE ANIMALES VIVOS
La Autoridad Ambiental dispondrá con la colaboración de la Autoridad Policial y/o
Armada Nacional un acordonamiento y/o cerco sanitario de la zona, para evitar el
acercamiento y manipulación del individuo por parte de la ciudadanía e
inmediatamente se implementará el Protocolo de Comunicación del MAE.
Con el objeto de levantar información que ayude a esclarecer las causas del
varamiento la Autoridad Ambiental registrará los datos en la ficha de Varamiento
(Anexos 3 al 8).
Dependiendo de las condiciones del lugar y del diagnóstico del especialista o
veterinario, se procederá a la liberación inmediata, traslado a centros de rescate y
rehabilitación o se precederá con la eutanasia según se estipula en el Capítulo VI.
1.4. RESPUESTA EN CASO DE VARAMIENTO DE ANIMALES MUERTOS
Se procederá con la metodología empleada para especies vivas. Posterior al análisis
del encargado del varamiento por parte del Ministerio del Ambiente, se evaluará la
posibilidad del desarrollo de una necropsia por parte de una persona autorizada por la
Autoridad Ambiental.
Únicamente se tomarán muestras histopatológicas hasta un máximo de 24 horas
después de muerto el animal y si las condiciones son adecuadas (frescas) hasta poder
realizar la necropsia.
Las actividades por realizarse son las siguientes:
Coordinar el levantamiento del cerco sanitario con las autoridades
correspondientes.
Implementar los canales de comunicación normales con los diferentes actores.
Inspección minuciosa externa en busca de epizontes, parásitos, marcas, cicatrices,
redes de artes de pesca o cualquier otra señal que pueda ayudar a la
determinación de la causa de muerte.
Determinación del sexo del animal.
Fotografiar el animal, primero completo en diferentes ángulos (frontal, lateral,
dorsal, ventral) y después por partes, cabeza (boca y dientes), zona genital, aleta
dorsal, cola, y enfatizar con acercamientos en áreas que muestren heridas,
pigmentaciones, epizontes, parásitos o cualquier anomalía.
Toma de medidas morfométricas tomadas con una cinta métrica según las fichas
de campo de cada especie (Anexos 3 al 8).
Para la necropsia se procede a la examinación de los órganos internos y la toma
de muestras respectivas (Anexo 3 al 8). Dependiendo del grado de
descomposición del animal se determinará si se procede o no con la necropsia y
determinar qtipo de muestras es posible tomar, así como las condiciones de
preservación de los tejidos.
Información a los asistentes al varamiento acerca de la especie implicada, posibles
causas de muerte, funcionamiento de la propia Red, etc.
Cuando se trate de animales de gran tamaño (más de 5 metros), lo más importante
es el levantamiento de información y coordinar la disposición final con las
autoridades locales.
La disposición final la dictará la Autoridad Ambiental y coordinará el apoyo de los
actores requeridos.
Página 20 de 93
1.5. NORMAS BÁSICAS DE SEGURIDAD Y ASEPSIA
Las normas de seguridad y asepsia son todas las medidas sanitarias pertinentes para
evitar posibles accidentes y/o lesiones al personal de la Red de Varamiento o al
animal, como traumatismos o la transmisión de enfermedades zoonóticas.
Los equipos de seguridad para realizar la asistencia a los varamientos dependerán en
su gran mayoría de la especie y de condiciones del varamiento y/o climáticas en la
zona; en el caso de que el varamiento se produzca dentro de la zona marina, se
analizará el nivel de peligrosidad de trabajar con el animal. El encargado del
varamiento determinará en qué casos se utilizarán los materiales básicos detallados a
continuación:
Vehículo exclusivo para el rescate.
Cintas y conos de seguridad.
Megáfono.
Reflector portátil.
Material organizativo (fichas técnicas, material divulgativo).
Guantes (Caucho, cuero y lana).
Gafas de protección o cubiertas para cara.
Botas de caucho.
Gorra, sombrero, protector solar.
Redes de malla de piola.
Cuerdas trenzadas de 5 pulgadas, slinga de amarre y cabo sassom.
Material de atención (toallas blancas, mantas, cubos, palas, toldos de sombreo,
camillas específicas de transporte, lonas, colchones de goma espuma o inflables,
piscina desmontable).
Materiales de Primeros auxilios (Clorixidina, povidin, suero fisiológico, gasas,
guantes quirúrgicos y normales, crema humectante, vendas gasas, spaladrapos,
alcohol, analgésicos, antinflamatorios, antibióticos básicos, tijeras).
Material clínico veterinario.
Tanques de transporte.
Kennel o jaulas de metal.
Linternas manos libres.
Generadores portátiles.
Cuchillos y afiladores.
Recipientes para muestras.
Preservantes según muestras (alcohol 95% o formol 4%).
Cal.
Bombas de agua / mangueras.
Equipo de comunicación (Equipo fotográfico y de vídeo grabación).
Palas.
Llantas.
Retroexcavadora.
Adicional a estos materiales, en el caso de que se realice dentro del agua se debe
tomar en cuenta la utilización de:
Wetsuit.
Snorkel.
Botas de neopreno.
Guantes de neopreno.
Tabla de Surf / Moto acuática.
Zodiac / embarcación de apoyo.
Página 21 de 93
En el caso de desarrollar la necropsia:
Overoles blancos impermeables.
Mascarillas industriales.
1.6. NORMAS DE ASEPSIA
Cuando se reporte un varamiento de megafauna marina (cetáceos, lobos marinos,
tortugas, tiburones ballena o mantarrayas) se debe de seguir el siguiente
procedimiento:
Personal que no se encuentre en optima estado de salud o presente alguna herida
no podrá atender a los animales varados.
Personal de la Red de Varamientos deberá estar vacunado para Tétano y Rabia.
Personal de la Red deberá evitar el contacto con cualquier tipo de secreción o
fluidos del animal varado que lleguen a mucosas o heridas y en el caso que se
tenga contacto con fluidos deberá lavarse las manos y desinfectarse con alcohol
y/o yodo.
Personal de la Red debe evitar ser mordido por el animal (lobos marinos o
delfines) y en el caso de ser mordido deberá abandonar la actividad y trasladarse
al centro de salud más cercano.
Evitar ingerir alimentos ni bebidas al momento de manipulación del animal varado.
No fumar durante la atención del varamiento.
Desinfectar todo el material utilizado durante la atención del varamiento.
Disponer en todo momento un equipo de primeros auxilios.
Al finalizar la atención del varamiento se recomienda una limpieza completa
enfatizando lavarse bien las manos y las zonas que hayan estado en contacto con
el animal con jabón medicado (o en su defecto jabón azul para lavar ropa y/o yodo
o alcohol.
1.7. MATERIALES, EQUIPOS E INSUMOS PARA LOS VARAMIENTOS
Las instituciones que formalmente acepten constituir parte de la Red Ecuatoriana de
Varamientos y Rescates de Especies Marinas, deberán considerar la inclusión en sus
presupuestos anuales los siguientes materiales:
Materiales que fueron incluidos en el detalle de equipos de seguridad.
Embarcaciones.
Vehículos.
Guías de identificación de mamíferos marinos, tortugas, tiburones y mantarrayas.
Materiales de laboratorio para tomas de muestras.
Medicinas.
Arneses para rescate.
Cama baja.
Tanques para transportar.
Cintas métricas.
Material para eutanasia (Capítulo VI).
P24 para disposición final.
Materiales para disección.
Drones.
Cámaras de video.
Cámaras fotográficas.
GPS.
FLUJOGRAMA DE ACTORES
Según las características del animal (tamaño, número, estado de descomposición, etc.), lugar (fácil o difícil acceso, dentro o fuera de un área
protegida) o influencia turística (baja o alta), se activarán diferentes rangos del flujo de actores establecido para la Red Ecuatoriana de
Respuesta a Varamiento y Rescate de Especies Marinas (Figura 1); este criterio estará a cargo del responsable del varamiento por parte del
Ministerio del Ambiente (Anexo 1), con asesoramiento de la red de varamientos.
Figura 1. Flujograma de actores para respuesta a varamientos y rescates de especies marinas en Ecuador.
CAPÍTULO II
PROTOCOLO DE ACTUACIÓN EN MAMÍFEROS MARINOS
Actualmente, Ecuador no cuenta con Centros de Tenencia y Manejo de Fauna
Silvestre que asistan a cetáceos, ya que el Centro de Rescate de Tortugas Marinas del
Parque Nacional Machalilla, asiste únicamente a tortugas marinas, aves y en raras
ocasiones si las condiciones del individuo lo permiten a pinnípedos, sin embargo, no
existe capacidad operativa para atender estas especies de animales.
Por otro lado, en la Provincia de Santa Elena se localiza el Parque Marino Valdivia,
regentado por el Servicio de Gestión Inmobiliaria del Sector Público (Inmobiliar), esta
infraestructura fue construida por el Ministerio de Turismo con la finalidad de crear
conciencia en la población a través de la educación ambiental, con la exposición
permanente de especies marinas en acuarios adaptados para este fin y rescate fauna
marina como pinnípedos, tortugas marinas y aves.
2.1. ACTUACIONES QUE REALIZAR EN UN VARAMIENTO VIVO
No todos los animales que llegan a la playa y que se encuentran vivos pueden ser
auxiliados, este punto es primordial para la toma de decisiones y comunicación
oportuna para la comunidad y los medios de comunicación.
Existen además una serie de factores que van a condicionar las actuaciones que
podamos realizar con los animales varados. Entre ellos existen factores biológicos y
ambientales como:
1. Tamaño del animal: Normalmente cuando el individuo es grande la cavidad
toráxica se ve comprometida por el mismo peso del individuo, la única solución
posible en estos casos es la reintroducción inmediata al mar.
En el manejo del animal, lo primero siempre será la seguridad del personal de
rescate. Cuando se trata de organismos grandes primero hay que pensar que se
necesita mayor cantidad de personas para el rescate; para el caso de los animales
pequeños, al no encontrarse enfermos pueden ser devueltos rápidamente al mar.
2. Número de individuos varados: Lo más importante en estos casos es determinar
el estado de salud de cada uno de ellos y priorizar los que verdaderamente son
viables al rescate.
3. Estado del animal: Puede resultar un tema controversial ya que, en algunas
ocasiones, las condiciones no son aptas para que se realice una intervención
exitosa.
La inspección básica de un veterinario o especialistas definirá si es factible o no el
rescate. Signos evidentes como determinadas posturas y comportamientos pueden
demostrar intensos dolores o enfermedades, así como también la presencia de
heridas graves, fracturas, etc., que pueden ayudar a tomar una correcta decisión.
Página 24 de 93
4. Accesibilidad a la zona de varamiento: Puede ser causa para no realizar el
respectivo rescate y como se señaló, lo primero es precautelar la seguridad del
equipo de rescate.
Con todos estos argumentos a la hora de tomar una decisión debemos pensar que
incluso si actuamos y estamos prolongando el sufrimiento del animal lo mejor es que la
naturaleza haga su trabajo. Así las opciones que tenemos son:
a) Sin intervención alguna: En el caso de pinnípedos vivos que llegan a la playa y
no muestre heridas graves o estén enredados, lo más probable es que han llegado
a la costa a descansar o a mudar la piel. Por lo cual, estos animales no requieren
asistencia de ningún tipo, ni de reubicación.
b) Liberación inmediata: Si después de una evaluación externa del animal no se
encuentran causales que justifiquen una intervención directa, es mejor tratar de
ayudarlos a regresar al mar. Si el animal insiste en regresar a tierra, entonces se
evaluará la opción de enviarlo a un centro de rescate.
c) Recuperación: Esta posibilidad únicamente se realiza si es que contamos con un
centro especializado, personal capacitado y material logístico que pueda brindar
las condiciones necesarias para su rehabilitación o atención y monitoreo en playa.
d) Eutanasia: Debemos mencionar que esta opción es también una alternativa viable
a fin de que se evite el sufrimiento del animal. Sin embargo, debemos tomar en
cuenta que únicamente se llevará a cabo con personal calificado y sin público
presente.
2.2. VARAMIENTOS DE CETÁCEOS GRANDES (BALLENAS, CACHOLOTES, ETC)
La Autoridad Ambiental con el apoyo de la Red Ecuatoriana de Respuesta a
Varamiento y Rescate de Especies Marinas coordinarán las acciones a seguir con los
delegados de las instituciones cooperantes y voluntarios (Figura 1), para lo cual se
deberá realizar el siguiente procedimiento:
Cerco seguridad (Policía Nacional y/o Armada Nacional)
Levantamiento de información biológica en la ficha de varamiento (Anexo 3) se
deberá observar si hay heridas, interacción con artes de pesca, fracturas, parásitos
(u otras patologías), tamaño, sexo etc.
En el caso de animales vivos que se decida liberarlos, se debe realizar el siguiente
procedimiento:
I. Mojar al espécimen para evitar sobrecalentamiento, quemaduras y deshidratación
utilizando mantas húmedas (preferiblemente de colores claros), baldes de agua y
cavar con palas un espacio alrededor del animal que permita el ingreso del agua
para mantenerlo húmedo (Foto 1).
II. En el caso de enmallamiento, se debeliberar a la especie del arte de pesca
mediante un instrumento que permitan cortar las mallas sin afectar la integridad del
animal.
Página 25 de 93
Foto 1. Humectación de ballena jorobada varada en Santa Elena (MAE, 2016).
En el caso de grandes cetáceos puede ser preferible remolcar a los animales hacia el
mar. Para esto se necesita una embarcación tipo remolcador cuya velocidad de
remolque no exceda un nudo y es recomendable avanzar de forma intermitente para
permitirle respirar al animal, por ejemplo, avanzar por 20 segundos y parar 10
segundos.
6
Para remolcar al animal, debemos sujetarlo con cintas de lona a inflables
(flotadores) que sean colocados a los costados del cuerpo. Para sujetar al animal se
debe rodear con cintas de lona ajustables para lo cual se pueden utilizar
guías metálicas, de PVC u otro material, para facilitar el paso de las cintas. Los
inflables deben ser unidos a la embarcación que realizará el remolque mediante las
cintas de lona, previamente al inflado de los flotadores. Se debe realizar el arrastre del
animal tirando despacio y de forma intermitente para permitir que el animal quede bien
alojado en los inflables (Figura 2).
Se debe remolcar con la cabeza orientada hacia la proa de la embarcación ya que
hacerlo al revés puede dañar las aletas, dislocar vértebras o causar asfixia, además de
que esta posición ayuda a los cetáceos a darles sensación de libertad de movimiento
en el agua y orientarse para poder decidir su propio curso.
Si las condiciones del varamiento no son las más aptas para la sobrevivencia (en el
caso de que se haya producido el varamiento en marea baja) del animal debemos
informar a las autoridades para tomar las decisiones más acertadas posibles.
6
Protocolo de atención para varamiento de mamíferos marinos gobierno Mexicano
Página 26 de 93
Figura 2. Asistencia de grandes cetáceos (DOF, 2014)
Varamientos en masa
Las actuaciones del personal que brinda la asistencia técnica podrían descontrolarse
en virtud de la cantidad de individuos a los que se les debe brindar la atención al
mismo momento, por lo que es necesario tener un plan de acción para esta clase de
situaciones.
Lo mejor es organizar a los voluntarios para que cada grupo brinde al menos lo
primeros auxilios hasta que un veterinario pueda revisarlo y decidir qué hacer con los
animales.
Es importante que el representante de la autoridad ambiental encargado de la difusión
de la información de una manera clara y oportuna.
2.3. VARAMIENTOS DE CETÁCEOS PEQUEÑOS
Al igual que en el caso de los cetáceos mayores, se deberá levantar un cerco de
seguridad y recopilar la información, de ser el caso que el animal vare vivo y se decida
liberarlo; se procederá a humectar al individuo (Figura 3) o en el caso de encontrarse
enmallado, se lo deberá liberar con mucho cuidado, evitando lastimar al espécimen
(Figura 4).
Para reintroducir cetáceos pequeños al medio marino deben realizarse las siguientes
acciones:
1. La atención del cetáceo debe hacerse de forma suave y tranquila evitando hacer
ruido, pero haciéndose notar nuestra presencia.
2. El rescate lo atenderán máximo 3 o 4 personas dependiendo del tamaño del
animal.
Página 27 de 93
Figura 3. Humectación de cetáceos menor Figura 4. Desenmallamiento de cetáceo menor
Si es posible, debe mantenerse al cetáceo en el agua, sosteniéndolo siempre con las
manos en la zona ventral del animal, con una mano por delante de las aletas
pectorales y otra por detrás de éstas, evitando a todo momento el contacto con su cola
(Foto 2).
Foto 2. Atención dentro del agua a cetáceo menor (Ministerio de Ambiente y Desarrollo
Sostenible, 2017)
En algunas ocasiones es posible remolcar al animal valiéndose de kayaks o
embarcaciones menores para lo cual se podrá usar arneses con correas y bandas
anchas acojinadas.
En el caso de contar con un Centro de Tenencia y Manejo de Fauna Silvestre
Autorizado por la Autoridad Ambiental que pueda acoger a la especie (actualmente no
se cuenta con dicho centro), se debe tomar en cuenta las siguientes consideraciones:
En primer lugar, debemos disponer de camillas especiales, que sean de un
material resistente tipo lona de plástico y de fácil limpieza, esta debe tener dos
orificios para que puedan salir las aletas pectorales y una genital para facilitar la
salida de excrementos y orina.
Los soportes de transporte deben ser fácilmente removibles; es decir, deben
quitarse y ponerse rápidamente, con un peso adecuado y con flotabilidad positiva.
En casos urgentes debe usarse mantas, toallas o toldos.
Página 28 de 93
El método más adecuado para trasladar al animal desde la arena hacia la camilla es el
siguiente
7
:
Volteamos al animal hacia un lado con sumo cuidado y asegurándonos que la
aleta pectoral queda pegada al cuerpo.
Ponemos la camilla enrollada hasta la mitad pegada a la parte ventral del cetáceo.
Volteamos hacia el otro lado por encima de la camilla, con sumo cuidado y
asegurándonos que la aleta pectoral quede pegada al cuerpo.
Desenrollamos la camilla.
Volvemos a poner al cetáceo en decúbito ventral (Foto 3).
Foto 3. Traslado de cetáceos pequeños (SEC, 2010)
Al momento de transportar el espécimen se debe considerar lo siguiente:
Evitar el ingreso de agua y arena en el orificio respiratorio, así como cualquier otro
objeto que dificulte la respiración.
No toser y hablar cerca del orificio respiratorio para lo cual se deberá utilizar el
equipamiento necesario con el objetivo de evitar un contagio antropozonosis (ver
equipamiento).
Al momento de la manipulación del espécimen evitar usar accesorios como anillos,
pulseras, relojes con el objeto de ocasionar cortes en los organismos.
Evitar el contacto con heces, sangre o cualquier excreción del animal para impedir
zoonosis.
No inhalar el aire exhalado por el animal.
Documentar el proceso mediante el respectivo informe técnico con medios de
verificación como fotografías y videos.
7
Sección IV Protocolos de actuación para varamientos de animales marinos Sociedad Española de Cetáceos
Página 29 de 93
2.4. VARAMIENTO DE PINNÍPEDOS
Es importante recalcar, que la gran mayoría de pinnípedos que se encuentran en la
playa no están varados, sólo se encuentran descansando, por lo que generalmente no
se requiere intervención alguna y es indispensable el análisis de la situación por parte
de un especialista previo a la toma de acciones sobre el animal.
En algunas ocasiones pueden presentarse crías sin la madre, en este caso hay que
mantener la observación por espacio de un día con el objetivo de saber si la madre se
encuentra en el mar alimentándose, durante este tiempo no se debe manipular la cría,
para evitar el rechazo de la madre, porque al tocarlo se impregnan olores corporales
del humano que generan rechazo en los animales.
Lo primero que hay que realizar cuando se encuentra un animal varado es identificar
pérdida de peso, visibilidad de las costillas, huesos del cráneo visible (occipital),
parasitosis extrema, órbita de los ojos hundidos y secreción ocular, son signos
evidentes de pérdida de peso, que merecen tomar una acción inmediata de traslado al
centro de rehabilitación de fauna marina.
Identificar si tienen lesiones o no, si son superficiales o profundas o extensas que
determinarán las acciones a seguir posteriormente. Si son heridas leves, por lo general
ocurren por peleas de adultos en épocas de apareamiento (celo) o con algún otro
individuo, generalmente en la playa los encontramos descansando, por lo que en este
caso se deberá explicar al público que es un comportamiento natural y que debe
seguir su orden natural. Si son profundas o extensas es necesario el traslado al centro
de tenencia y manejo de fauna silvestre autorizado por la Autoridad Ambiental (Tabla
4).
En el caso que sea un macho adulto es necesario contar con al menos 8 personas
para el traslado y seguir la misma metodología descrita sin embargo deberá ser
anestesiado por el veterinario, para su transporte.
Instalaciones: Los centros de tenencia deberán contar con instalaciones para el
mantenimiento de los animales, las mismas que consisten en un habitáculo seco y con
regulación de temperatura por si es necesario realizar algún tipo de tratamiento de
urgencia o externo en el que no sea recomendable que el animal esté húmedo.
Metodología para el traslado hacia el centro de rescate: Por lo general se utiliza
red de enmalle para capturar al individuo, el personal del Ministerio del Ambiente
deberá al menos contar como mínimo los siguientes equipos para controlar al animal:
Escudos de protección.
Guantes de carnaza.
Jaulas.
Cubetas con tapa.
Bolsa de yute o de tela.
Soga o cuerda.
Página 30 de 93
Medidas de manejo en el lugar del varamiento: Para atrapar un pinnípedo es
necesario hacerlo por detrás del animal para evitar ser mordido, en algunas ocasiones
los individuos jóvenes pueden ser acorralados y asegurados con una red, también
se puede emplear una sábana considerando tener un orificio para evitar la asfixia
(Figura 5).
Los pinnípedos más pequeños pueden ser capturados con un balde limpio de plástico
con asas, utilizando su tapa para arrearlo o como una barrera visual. Para la captura
también se pueden utilizar las camillas de red, redes de enmalle realizando la
aproximación por detrás del animal y arrojándola encima de éste buscando que la
cabeza del ejemplar quede cubierta.
8
Para la captura de animales adultos se pueden utilizar redes o camillas de red, para
lo cual la aproximación se debe realizar despacio y sin hacer ruido, manteniendo un
perfil bajo, gateando si es necesario y escondiéndose de la vista del animal, en la
medida de lo posible, para evitar que se asusten y se replieguen hacia el agua. Para
distraer la atención de los animales se pueden ubicar a personas en puntos que se
encuentren a la vista de los animales, mientras por el lado opuesto los encargados de
su captura se aproximan y bloquean las posibles rutas de escape hacia el agua.
Figura 5. Captura y manejo de pinnípedos
Se pueden emplear escudos de protección para acorralar a un ejemplar a la vez, ya
que éstos proveen cierta seguridad para los rescatadores, sin embargo, es necesario
mantenerse alerta pues un animal agresivo puede tomar ventaja de un pequeño
espacio que quede descubierto (Figura 6).
8
Protocolo de atención para varamiento de mamíferos marinos gobierno Mexicano
Página 31 de 93
Figura 6. Uso de escudos de protección para conducir a un pinnípedo dentro de una jaula.
Los animales pequeños pueden ser contenidos por una o dos personas montándolos a
horcajadas y asegurando la cabeza con ambas manos utilizando guantes de carnaza y
colocando las manos firmemente alrededor del cuello, durante esta maniobra es
importante utilizar la menor fuerza requerida, ya que un animal pequeño puede ser
sofocado bajo el peso de las personas que realizan la maniobra, particularmente si
se presiona el tórax sobre una superficie con rocas o varas, también se debe cuidar de
no dañar las aletas pectorales (Figura 7).
Figura 7. Contención física de pinnípedos pequeños.
Para reducir el estrés y evitar que los animales capturados se dañen o dañen a su
manejador, se puede utilizar una capucha de tela obscura, toalla o sábana o una bolsa
de tela o yute húmeda para colocarla sobre la cabeza del animal. Adicional a esta
medida, se puede evaluar la conveniencia sobre el uso de calmantes o anestésicos
químicos que sean aplicados por personal calificado.
Mientras se espera para realizar el transporte, se debe mantener al animal fresco
utilizando agua y resguardándolo de las altas temperaturas y de la exposición directa
al sol. En el caso de animales enfermos, es conveniente mojar frecuentemente las
aletas posteriores y las aletas anteriores.
Página 32 de 93
Eutanasia: La eutanasia debe ser realizada únicamente por médicos veterinarios
calificados. Ésta podrá realizarse mediante inyecciones letales de barbitúricos u otros
agentes empleados para especies domésticas (Capítulo VI).
Protocolo de Actuación Mamíferos Marinos Muertos: Actualmente funcionarios del
Ministerio del Ambiente cuando atienden un varamiento, en coordinación con otras
autoridades de control, únicamente realizan la disposición final del animal y levanta
información mínima mediante fotografías y fichas de campo donde se anota sus
características externas, identificación cuando es posible de la especie, información
biométrica, factores del varamiento etc.
Por lo cual, se diseñarán cronogramas de capacitación para que los funcionarios de la
Autoridad Ambiental cuenten con la capacidad técnica para poder colectar muestras
necesarias para estudios patológicos.
Página 33 de 93
CAPÍTULO III
PROTOCOLO DE ACTUACION DE VARAMIENTO PARA TORTUGAS
MARINAS
En Ecuador se encuentran presentes 5 especies de tortugas: Chelonia mydas (tortuga
verde), Lepidochelys olivácea (tortuga golfina), Eretmochelys imbricata (tortuga carey);
Dermochelys coriaecea (tortuga laud), Caretta caretta (tortuga caguama). Y en los
últimos 10 años, el Ministerio del Ambiente (MAE) ha realizado enormes esfuerzos
para conservar la biodiversidad marina y costera, mediante la aplicación de diferentes
herramientas. Mediante la preparación y adopción del Plan Nacional para la
Conservación de las Tortugas Marinas, el Ecuador ratifica su compromiso de disminuir
los efectos negativos de las actividades humanas sobre las poblaciones de tortugas
marinas y propone diversas acciones para reducir las presiones que afectan las
poblaciones de estas especies.
9
El presente protocolo se enmarca en este documento técnico con el objetivo de
recabar información cuando se produzca un varamiento.
3.1. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN CON TORTUGAS MARINAS MUERTAS
La Legislación Ecuatoriana no permite la captura, tenencia, comercialización,
transporte ni exposición de tortugas muertas o parte de ellas por parte de la
ciudadanía en general
10
Por lo que, cuando se encuentren tortugas muertas en lo posible se las recogerán para
realizar los respectivos estudios, disposición final o preparación con fines educativos o
científicos de las diferentes partes del esqueleto de las mismas.
Si las condiciones lo permiten, se podrá realizar la necropsia respectiva tomando en
cuenta la siguiente categorización de acuerdo con Protocolos de actuación para
varamientos de animales marinos de la Sociedad Española de Cetáceos:
a) Recién muerta, muy fresca.
b) Ligera autolisis, escamas cutáneas y del caparazón resecas.
c) Autolisis evidente, mal olor, cambios de color en las zonas cutáneas, ligera
timpanización. Debemos tener en cuenta que, en las muestras tomadas, la
autolisis enmascara las posibles lesiones ante-mortem.
d) Autolisis muy avanzada, timpanización muy pronunciada, rdida de escamas
cutáneas. No vale la pena tomar muestras.
e) Falta alguna/s porción/es del cuerpo, puede observarse alguna parte del
esqueleto.
La necropsia seguirá los pasos necesarios según el Protocolo de Necropsias y será
realizada únicamente por los veterinarios, especialistas y/o guardaparques
capacitados de la Autoridad Ambiental.
9
Plan Nacional para la Conservación de las Tortugas Marinas
10
Acuerdo SRP No. 212 RO 581 del 12/12/1990.
Página 34 de 93
En el caso que se encuentren categorizadas como a) y b), el representante de la
autoridad ambiental registrará los datos siguiendo la ficha del Anexo 6.
Si no se evidencia lesiones externas y si las condiciones lo permiten, se debe llevar el
espécimen a la oficina técnica más cercana o centro de tenencia y manejo para
realizar la necropsia respectiva, caso contrario se realizará in situ sin público presente.
En el caso que se encuentren un mayor número de individuos, se recolectarán
muestras representativas.
En el caso que se encuentren categorizadas como c), d) y e) se realizará la
disposición final dependiendo la ubicación del individuo; es decir, si está dentro de una
playa de Uso Público y Turismo, se la entierra en el mismo sitio. Si es encontrada en
una playa de turismo masivo, en lo posible se trasladará a otro lugar para su
disposición final.
3.2. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA TORTUGAS MARINAS VARADAS VIVAS
Para diferenciar que una tortuga se encuentra varada o en proceso de anidación se
debe considerar lo siguiente; las tortugas que se encuentran anidando se observan
siempre caminando con dirección a la zona de dunas o con vegetación ya sea para
depositar sus huevos, construir el nido o regresando al mar luego de la ovoposición
por lo que no es necesario realizar un reporte o llevarla al centro de rehabilitación.
Las tortugas varadas que se encuentran inmóviles en la zona de playa, enredadas con
artes de pesca, enfermas y que presenten lesiones (golpes) se debe realizar el
siguiente procedimiento para verificar si se encuentran vivas:
a) Verificar la reacción al tocar la cola (cloaca) esta debe de contraerse.
b) Cuidadosamente, acercar el dedo índice al ojo, verificar si cierra la membrana
nictitante.
Si después de realizar este procedimiento notamos que se encuentran vivas es
necesario de trasladarlas a la oficina técnica más cercana o Centro de Tenencia y
Manejo de Fauna Silvestre Autorizado, para lo cual se debe seguir la siguiente
metodología:
Humectar al individuo con una franela (cualquier tela de color claro sirve también)
mojada y /o vaselina.
Colocarla en un lugar con sombra hasta que llegue la autoridad ambiental con un
tiempo máximo de dos días (Figura 8).
No alzarla por las aletas, ni colocarla boca arriba.
Cuando se encuentra totalmente inmóvil, pero con signos vitales (contracción de
cloaca) hay que colocarla en una tabla con pendiente con la cabeza hacia la
misma, hasta ser trasportada al centro.
El trasporte hacia el centro puede ser en un tanque con agua o en una llanta de
carro forrada con una manta húmeda y la tortuga colocada en el centro de la llanta
con las aletas pectorales fuera de la llanta (Foto 4).
Dependiendo de la gravedad de las lesiones y la capacidad de traslado, las
tortugas que se encuentren varadas vivas serán llevadas al Centro de Tenencia y
Página 35 de 93
Manejo de Fauna Silvestre Autorizado más cercano y serán tratadas por el
veterinario respectivo siguiendo la normativa para tal efecto.
Figura 8. Modo de manipulación de tortuga. Foto 4. Atención de Tortugas Marinas (PNM, )
Para diagnosticar las causas del varamiento y la posible existencia de
afecciones, debemos de:
1. Recopilar el máximo de datos de la persona que entrega la tortuga. En muchas
ocasiones unas buenas preguntas, por ejemplo, al pescador que la capturó, nos
pueden ayudar en diagnósticos preliminares (anzuelos, ahogamientos, choques,
flotando a la deriva por debilidad, etc.).
2. El peso de la tortuga con relación al tamaño nos indica posibles estados de
emaciación y debilidad. Una tortuga a la que no se le detecte ningún tipo de lesión
ni enfermedad pero que, presumiblemente, nos parezca que pesa poco, es una
seria candidata para padecer algún proceso patológico grave.
3. En la exploración craneal observaremos:
Orificios nasales: Deben estar libres de obstáculos como por ejemplo alquitrán.
Boca o pico: Existencia de nylon (colgando o bien en el interior), anzuelos, restos
de alquitrán o plásticos, fracturas de la mandíbula, etc. Conviene abrir la boca y
observar su interior. Para ello se le toca encima de la cara, suelen reaccionar
abriendo la boca, momento en que podemos trabar el cierre con un objeto de
goma. Mucho cuidado con los dedos pues las mandíbulas de las tortugas son
poderosas, incluso en un animal debilitado.
Ojos: Nos fijamos en los párpados (existencia de parásitos). Comprobamos que
tiene reflejos, tocando levemente la superficie del párpado. Detectamos la
existencia y normalidad de ambos ojos (en ocasiones los párpados enmascaran la
pérdida o lesiones de algún ojo). Recordar que existe un tercer párpado o
membrana nictitante que puede tapar el globo ocular.
Cuello: Detectamos el reflejo de protección al tocar o pellizcar la parte dorsal del
cuello. Si este reflejo no existe, podemos considerar que está muy grave, en
estado de coma. Deberá de aplicarse con la mayor brevedad un tratamiento de
choque para revitalizar al animal. En el cuello nos fijamos también en la existencia
de redes o hilos que compriman o corten la piel. En ocasiones el nylon ha cortado
el tejido y es difícil de visualizar entre los pliegues del cuello retraído.
Aletas delanteras y traseras: Es muy corriente la existencia de enmallamientos
que producen cortes y compresiones, que resultan evidentes en la
exploración de la tortuga. Nos fijamos en la movilidad de las mismas detectando
posibles asimetrías (fracturas). Observar bien las aletas traseras. A veces quedan
escondidas en el hueco inguinal y pueden pasar desapercibidas lesiones en las
mismas.
Página 36 de 93
Caparazón: Detectaremos la integridad del mismo y la existencia de posibles
fracturas o pérdidas de sustancia (choque con hélices, mordidas de tiburón, etc.),
especialmente en los bordes. Las fracturas no tienen por qué implicar movilidad de
los fragmentos (fracturas estables). La existencia de epibiontes como algas y
crustáceos (percebes, clacas, etc.) en el caparazón y aletas, es síntoma de
padecer algún problema grave y crónico.
Plastrón: Igualmente detectamos su integridad. En algunos casos aparece
muy blando, cartilaginoso, con falta de osificación de sus diferentes partes. Ello
revela problemas crónicos durante el crecimiento del animal.
Abertura cloacal: Nos fijamos en la existencia de posibles filamentos o plásticos.
Puede existir en su entorno un pequeño cangrejo que vive allí aprovechando
excreciones de la tortuga, en cuyo caso deberá ser extraído.
Página 37 de 93
CAPÍTULO IV
PROTOCOLO DE ACTUACION DE VARAMIENTO PARA TIBURONES
BALLENA Y MANTARRAYAS
Ecuador cuenta con aproximadamente 60 especies de tiburones y más de 30 especies
de rayas (Martínez-Ortíz y García-Domínguez, 2013). Pero actualmente, no se
cuentan con protocolos para varamientos de estas especies; específicamente de
tiburones ballenas y mantarrayas, debido a la rareza de que se generen estos
acontecimientos.
De producirse este acontecimiento, la Autoridad Ambiental dispondrá con la
colaboración de la Autoridad Policial y/o Armada Nacional un acordonamiento y/o
cerco sanitario de la zona, para evitar el acercamiento y manipulación del individuo por
parte de la ciudadanía e inmediatamente se analizará el estado del animal y se
implementarán los canales de comunicación del MAE.
Es importante mencionar que actualmente en Ecuador, no se cuentan con Centros de
Tenencia y Manejo de Fauna Silvestre adecuados para recibir este tipo de especies.
Por lo cual, todo el procedimiento se desarrollará en el lugar del varamiento, siempre y
cuando se priorice la seguridad del equipo de trabajo.
4.1. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA MANTARRAYAS VARADAS VIVAS
Lo primero que hay que realizar cuando se encuentra un animal varado es identificar el
estado del mismo, verificando pérdida de peso, visibilidad de las costillas, parasitosis
extrema, secreción ocular. También, identificar si tienen lesiones o no, si son
superficiales o profundas o extensas que determinarán las acciones a seguir
posteriormente.
Si se encuentra enmallado, se procederá a liberarlo con mucho cuidado evitando
lastimar al espécimen y se lo devolverá al mar inmediatamente.
Se llenará la ficha de campo (Anexo 8) y tomar se tomarán fotografías de las zonas
priorizadas en la Figura 9.
Durante la manipulación, es importante tomar en cuenta las siguientes indicaciones:
Humectar al individuo con una franela (cualquier tela de color claro sirve también)
mojada y con baldes de agua.
Colocarla en un lugar con sombra.
Usar guantes de carnaza para su manipulación.
No usar de garfios para desplazar las mantarrayas, ni levantarlas por las
hendiduras branquiales.
No hacer agujeros en el cuerpo de las mantarrayas (por ejemplo, para pasar un
cable para levantarla).
Página 38 de 93
Las mantarrayas que sean demasiado grandes para poder ser levantadas a mano
de manera segura, se deben utilizar lonas (Figura 10) y no usar cables o sogas
directamente sobre la piel del animal, ya que podría lastimarlo.
Mantenerse alejado de las aletas, ya que podrían lastimar al rescatista.
Figura 9. Fotodocumentación Figura 10. Método correcto de traslado de mantarrayas
(Poisson, 2012)
4.2. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA TIBURÓN BALLENA VARADO VIVO
Lo primordial es generar un cerco sanitario de la zona con la colaboración de la
Autoridad Policial y/o Armada Nacional, para evitar el acercamiento y manipulación del
individuo por parte de la ciudadanía.
Se analizará el estado del animal y se activará el flujograma de actores (Figura 1), hay
que tomar en cuenta que, debido a las dimensiones del animal se requerirá la cantidad
de personal.
Se tomará la información de la ficha (Anexo 7), haciendo énfasis en determinar
pérdida de peso, visibilidad de las costillas, parasitosis extrema, secreción ocular.
Posteriormente, se procederá a identificar si posee lesiones y su grado de afección. Si
es posible, se tomarán las 70 medidas morfométricas detalladas en la Figura 10.
Si posee algún tipo de red o plástico, se procede a liberarlo con mucho cuidado
evitando generar cortes en la piel del espécimen.
Durante la manipulación con guantes de carnaza, es importante tomar en cuenta las
siguientes indicaciones:
Humectar al individuo con una franela (cualquier tela de color claro sirve también)
mojada y con baldes de agua.
Tratar de proporcionarle sombra.
No usar de garfios para desplazarlo, ni levantarlas por las hendiduras branquiales.
No amarrar sogas en su cola para jalarlo.
No hacer agujeros en el cuerpo.
Mantenerse alejado de la cola.
Página 39 de 93
Figura 10. Medidas morfométricas de Tiburón Ballena (WWF. 2017. Proyecto IKU).
4.3. PROTOCOLO DE ACTUACIÓN PARA TIBURONES BALLENA Y
MANTARRAYAS VARADAS MUERTAS
En el caso de que el animal vare muerto, el especialista, veterinario y/o guardaparque
capacitado, realizará la necropsia respectiva en un área alejada del oleaje y sin público
presente. Adicionalmente, se tomarán muestras de los tejidos (Tabla 2), y la Autoridad
Ambiental determinará la disposición final del espécimen.
Página 40 de 93
Tabla 2. Tipos y métodos de almacenamiento de tejidos a ser colectado en caso de
varamiento de tiburón ballena (WWF. 2017. Proyecto IKU).
TIPO DE
TEJIDO
PROCEDENCIA
TAMAÑO / PESO
MÉTODO DE
ALMACENAMIENTO
Dermal
Debajo de la primera
aleta dorsal, a cualquier
lado entre los resaltes
longitudinales dorsales
10 mm x 10 mm tejido
Lavar con agua ionizada (o
dulce). Preferiblemente
liofilización o congelar
inmediatamente.
Subdermal
~ 100 mm de
profundidad y ~ 5 mm
diámetro
Músculo Rojo
Hígado
Cualquier parte del
hígado
5 g de tejido de hígado
Preferiblemente liofilización o
congelar inmediatamente.
Sangre
Desde el pedúnculo
caudal inferior o en la
base posterior de la
primera aleta dorsal
1 cc sangre
Congelar inmediatamente
Cuerpos
Vertebrales
3 extirpados desde la
parte anterior de la
primera aleta dorsal
Lavar manualmente sin
tratamiento químico. Congelar
inmediatamente
Contenidos
Estomacales
Todo el contenido
estomacal o
submuestras si los
contenidos están
mezclados
Fijar ½ de la muestra en
formalina para ID y ½ en
etanol. Congelar una pequeña
muestra (~ 5 g) para análisis
de ácidos grasos
Ojo
Extraer con lente intacta y
congelar inmediatamente
Página 41 de 93
CAPÍTULO V
SISTEMATIZACIÓN DE DATOS
Los informes del evento de varamiento (Anexo 2) deberán ser realizados por las
Direcciones Provinciales del Ambiente y remitidos a la Subsecretaría de Gestión
Marina y Costera para su sistematización en un plazo no mayor a 7 días laborables.
Para lo cual, se han diseñado fichas de campo (Anexos 3 al 8) que aportarán a la toma
de información in situ requerida por la Autoridad Ambiental. La SGMC será la
encargada de recopilar y sistematizar la información, conforme se vayan reportando
los varamientos con el fin de generar un informe anual para fines pertinentes.
5.1. TOMA DE DATOS
Instructivo de llenado de fichas técnicas
La ficha posee la finalidad de recopilar información para la investigación y correcto
manejo de las especies en territorio, esta debe ser llenada con precisión, detalle y
claridad, hasta el grado de conocimiento que la persona encargada posea, de no
contar con la información para llenar la ficha por completo, no existe inconveniente.
Para la elaboración de las fichas de campo, se recopiló información del Museo de
Ballenas de Ecuador, Sociedad Española de Cetáceos, Red Canaria de Varamientos
de Cetáceos y del Taller: “Protocolo de Varamiento para especies marinas en
Ecuador” llevado a cabo 6 y 7 de diciembre del 2017 en Salinas, provincia de Santa
Elena con la participación de especialistas y personal del Ministerio del Ambiente, GIZ
Ecuador, Armada del Ecuador, Secretaria de Gestión de Riesgos y GAD´s (Foto 4).
Foto 4. Participantes del Taller: “Protocolo de Varamiento para especies marinas en Ecuador”,
llevado a cabo el 6 y 7 de diciembre del 2017 en Salinas, provincia de Santa Elena.
Página 42 de 93
Están diseñadas para una fácil comprensión y llenado, estas fichas cuentan con dos
páginas, la primera posee seis secciones; la primera, es el encabezado (Figura 10), en
donde se describe el lugar, fecha, estado y tipo de varamiento, como esfuerzo
invertido en atención al espécimen. Esto podrá determinar las acciones a tomar y la
preferencia en orden de llamada en el flujograma de actores. Se marcará con una (X)
o ().
Fi cha N°
Enca rgado va rami ento: Lle nado fi cha:
Fecha de ocu rren cia: Hora : Hora de a tenci ón:
Provin cia: Luga r: Coorden as UTM: Mare a:
Luga r de vara mie nto: Altam ar Oril la Pl aya Z ona roco sa
Área : Protegi da Tu rís ti ca Pes que ra
Varam ien to: In di vi du a l Mas i vo Extrañ o
Estado: Vi vo Muerto
Espe cie NCo: Espe cie NCi: Nº Su rcos ventra le s:
Eda d: Cría Juveni l Adulto
Sexo: Mach o He mbra Gestante : Si No
EXAMINACIÓN EXTERNA
Pigmenta ción : Norma l Pérdi da pa rcial de col oraci ón Colo r ne gro Col or bl anco-amari lle nto
Cuerpo: D elga do Robus to
Estado nu tricional : Bue no-mod erad o Pobre -caque xia mode rada
Muy po bre-ca que xia
seve ra
Estado de cons ervaci ón: Muy fres co F resco Autolisis mod erad a Autotico Muy a utolíti co
Estado de la epide rmis : Comp leta rdi da tota l Aus ente
Marca s ca usad as por otros anim ales : Predador terre stre o marin o:
Marca s : Lace ra ci on e s : Cica tríce s :
Les ione s deri vada s d e a cción hu mana
Rede s : Tra s ma l l o Chi n cho rro Electróni ca
Cortes o muti la ciones : Objeto s cl avad os, di sparos , cuerdas:
Pará si tos exte rnos :
Anfípodos (Syncyamus sp.)
Copé podos (Penella s p.)
Cirríped os (Xenobalanus sp.)
MEDIDAS MORFOMÉTR ICAS (cm)
1 2 3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16 17
REGI STRO FOTOGRÁF ICO
Pai sa je Fre nte Poste rior Costa do Ale ta Ca uda l Al eta Dorsal He rida s Ci ca trices
FICHA DE VARAMIENTO DE CETÁCEOS GRANDES
Can tida d
Loca li zación en e l a nima l
Regi stro fotográfi co
Espe ci e
Figura 10. Carilla 1, sección 1 de la ficha de campo
La segunda sección, se centra en la identificación de la especie y determinación de la
edad, sexo y posible gestación del individuo (Figura 11). El conocimiento de los ciclos
de desarrollo y estadios reproductivos de cada especie permite obtener indicadores
que sirven de ayuda a la hora de gestionar la conservación de las poblaciones.
Fi cha N°
Enca rgado va rami ento: Lle nado fi cha:
Fecha de ocu rren cia: Hora: Hora de a tenci ón:
Provin cia: Luga r: Coo rdenas UTM: Ma rea:
Luga r de vara mie nto: Al tama r Oril la Pla ya Zona rocosa
Área : Protegida Tu rís ti ca Pes qu era
Varam i ento: In di vi dua l Mas i vo Extraño
Estado: Vi vo Mue rto
Espe cie NCo: Espe cie NCi: Nº Su rcos ventra le s:
Eda d: Cría Juveni l Adu l to
Sexo: Ma ch o He mbra Gestante : Si No
EXAMINACIÓN EXTERNA
Pigmenta ción: Norma l rdida parcia l de col oración Col or ne gro Color bl anco-a marille nto
Cuerpo: D e lga do Robus to
Estado nu tricional: Bue no-mod erad o Pobre -caque xia mode rada
Muy po bre-ca que xia
seve ra
Estado de cons ervació n: Muy fresco Fres co Autol is is mode rada Autol ítico Muy auto líti co
Estado de la epide rmis : Com ple ta rdi da tota l Aus ente
Marca s ca usada s por o tros an ima les: Pre dador te rrestre o mari no:
Marca s : Lacera ci on e s : Cicatríce s :
Les ione s deri vada s d e a cción huma na
Rede s : Tra s ma l l o Chi n cho rro Electróni ca
Cortes o muti la ciones : Objetos cla vado s, di sp aros , cuerd as:
Pará si tos exte rnos :
Anfípodos (Syncyamus sp.)
Copé podos (Penella s p.)
Cirríped os (Xenobalanus sp.)
MEDIDAS MORFOMÉTR ICAS (cm)
1 2 3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16 17
REGI STRO FOTOGRÁF ICO
Pai sa je Fren te Pos terior Costado Al eta Caud al Aleta Dors al He rida s Cica trices
FICHA DE VARAMIENTO DE CETÁCEOS GRANDES
Can tida d
Loca li zación en e l a nima l
Regi stro fotográ fico
Espe ci e
Figura 11. Carilla 1, sección 2 de la ficha de campo
La tercera sección (Figura 12), posee un detalle de la examinación externa del animal,
el que permitirá definir el grado de coloración, estado nutricional (Foto 5) y de
conservación del animal (Tabla 3), tipo de lesiones como mordidas, marcas, cicatrices,
laceraciones. Registrar la morfología y el patrón de coloración aporta al
reconocimiento externo de los ejemplares varados. Estas observaciones proveen
información sobre ciertos aspectos biológicos y ecológicos de la especie como es la
posible existencia de dimorfismo sexual o la presencia de formas y razas geográficas.
Fi cha N°
Enca rgado va rami ento: Ll ena do fi cha:
Fecha de ocu rren cia: Ho ra : Hora de ate nción:
Provin cia: Lugar: Coorden as UTM: Marea :
Luga r de vara mie nto: Altama r Orilla Playa Zona rocos a
Área : Prote gi da Turís ti ca Pesqu era
Varam i ento: In di vi du a l Masivo Extraño
Estado: Vi vo Mue rto
Espe cie NCo: Es peci e NCi : Nº Surcos ventra les :
Eda d: Cría Juvenil Adul to
Sexo: Mach o He mbra G estan te : Si No
EXAMINACIÓN EXTERNA
Pigmenta ción : Norma l Pérdi da pa rcial de col oración Col or negro Color bla nco-amarille nto
Cuerpo: D elga do Robu s to
Estado nu tricional: Buen o-mod erado Pob re-caqu exia modera da
Muy po bre-ca que xia
seve ra
Estado de cons ervaci ón: Muy fres co Fresco Autol is is mode rada Autol ítico Muy a utol ítico
Estado de la epide rmis : Comp leta Pérdi da total Aus ente
Marca s ca usad as por otros anima les : Predador terres tre o m arin o:
Marca s : La ce racio nes : Ci ca tríces:
Les ione s deri vada s d e a cción huma na
Rede s : Tra s ma l l o Chinchorro El e ctrón i ca
Cortes o muti la ciones : Obje tos clavados , di spa ros, cue rdas :
Pará si tos exte rnos :
Anfípodos (Syncyamus sp.)
Copé podos (Penella s p.)
Cirríped os (Xenobalanus sp.)
MEDIDAS MORFOMÉTR ICAS (cm)
1 2 3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16 17
REGI STRO FOTOGRÁF ICO
Pai sa je Fre nte Posteri or Cos tado Al eta Caudal Ale ta D orsa l He rida s Ci catrices
FICHA DE VARAMIENTO DE CETÁCEOS GRANDES
Can tida d
Loca li zación en e l a nima l
Regi stro fotográ fico
Espe ci e
Figura 12. Carilla 1, sección 3 de la ficha de campo
Página 43 de 93
Tabla 3. Descripción del índice de estimación de condición del cadáver (autolisis).
ESTADO
DESCRIPCION
1
Muy fresco (recién muerto)
2
Fresco, buenas condiciones para la necropsia, muerto hace pocas horas
3
Autolisis incipiente, con cambios de color (enrojecimiento) en piel clara, timpanización ligera
de la carcasa
4
Autolisis avanzada, alteración color y consistencia de órganos
5
Órganos en putrefacción, esqueleto visible
Foto 5. Detalle fotográfico del estado nutricional en cetáceos (ULPGC).
La cuarta sección recopila información para determinar si la afectación ha sido
antropogénica como la pesca, o natural como parasitosis, esta incluye una fila de
registro fotográfico con la finalidad de poder identificar correctamente las especies de
parásitos externos (Figura 13).
Fi cha N°
Enca rgado va rami ento: Lle nado fi cha:
Fecha de ocu rren cia: Hora : Hora de a tención:
Provin cia: Luga r: Coorden as UTM: Ma rea :
Luga r de vara mie nto: Al tamar Orilla Pla ya Zona rocosa
Área : Protegi d a Turística Pesquera
Varami ento: In divi dua l Ma s i vo Extra ño
Estado: Vi vo Muerto
Espe cie NCo: Es peci e NCi: Surcos ventra les:
Eda d: Cría Ju ven i l Adul to
Sexo: Macho He mb ra Ges ta n te: Si No
EXAMINACIÓN EXTERNA
Pigmenta ción: Norma l Pérdida parcial de col oración Color n egro Color blanco-ama ril lento
Cuerpo: D e l ga do Robu s to
Estado nu tricional: Bu eno-mode rado Pobre-ca que xia mo dera da
Muy po bre-ca que xia
seve ra
Estado de cons ervació n: Muy fresco Fres co Autol is is mode rada Au tolíti co Muy a utol ítico
Estado de la epide rmis : Compl eta Pé rdi da tota l Au s ente
Marca s ca usada s por o tros an ima les: Pre dad or terrestre o mari no:
Marca s : Lacera ci one s : Cicatríce s :
Les ione s deri vada s d e a cción huma na
Rede s : Tra s ma l l o Chi nch orro Electróni ca
Cortes o muti la ciones : Objeto s cl avad os, di sparos , cuerdas:
Pará si tos exte rnos :
Anfípodos (Syncyamus s p.)
Copé podos (Penella s p.)
Cirríped os (Xenobalanus sp.)
MEDIDAS MORFOMÉTR ICAS (cm)
1 2 3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16 17
REGI STRO FOTOGRÁF ICO
Pai sa je Fren te Poste rior Cos tado Aleta Cauda l Al eta Dors al He rida s Cica trices
FICHA DE VARAMIENTO DE CETÁCEOS GRANDES
Can tida d
Loca li zación en e l a nima l
Regi stro fotográ fico
Espe ci e
Figura 13. Carilla 1, sección 4 de la ficha de campo
La quinta sección, señala las medidas morfométricas que se tomarán dependiendo del
animal, para identificar especie (Figura 14).
Página 44 de 93
Fi cha N°
Enca rgado va rami ento: Llen ado ficha:
Fecha de ocu rren cia: Hora : Hora de a tenci ón:
Provin cia: Luga r: Coorde nas UTM: Ma rea:
Luga r de vara mie nto: Al tama r Ori ll a Pla ya Zona rocosa
Área : Prote gi d a Turís ti ca Pes que ra
Varam i ento: In di vi dua l Mas i vo Extraño
Estado: Vi vo Muerto
Espe cie NCo: Espe cie NCi: Nº Surcos ventral es :
Eda d: Cría Juven i l Adul to
Sexo: Ma cho Hemb ra Ges tante : Si No
EXAMINACIÓN EXTERNA
Pigmenta ción: Norma l Pérdida parcial de col oración Col or ne gro Col or bl anco-amari lle nto
Cuerpo: D e lga do Ro bu s to
Estado nu tricional: Bue no-modera do Pobre -caqu exia mod erad a
Muy po bre-ca que xia
seve ra
Estado de cons ervaci ón: Muy fres co Fre sco Auto lisis mode rada Auto líti co Mu y a utolíti co
Estado de la epide rmis : Compl eta Pérdi da tota l Aus ente
Marca s ca usad as por otros anima les : Pred ado r te rres tre o ma rino :
Marca s : Laceraci o ne s : Ci ca tríces:
Les ione s deri vada s d e a cción huma na
Rede s : Tra s ma l l o Chi nch orro El e ctrónica
Cortes o muti la ciones : Obje tos clavados , di spa ros, cue rdas :
Pará si tos exte rnos :
Anfípodos (Syncyamus sp.)
Copé podos (Penella s p.)
Cirríped os (Xenobalanus sp.)
MEDIDAS MORFOMÉTR ICAS (cm)
1 2 3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16 17
REGI STRO FOTOGRÁF ICO
Pai sa je F rente Pos teri or Cos tado Al eta Caud al Aleta Dors al He rida s Cica trices
FICHA DE VARAMIENTO DE CETÁCEOS GRANDES
Can tida d
Loca li zación en e l a nima l
Regi stro fotográ fico
Espe ci e
Figura 14. Carilla 1, sección 5 de la ficha de campo
La última sección de la primera carilla establece el registro fotográfico de las áreas
prioritarias para identificación de individuos y causa de la muerte, estos parámetros
cambiarán dependiendo de la especie (Figura 15).
Fi cha N°
Enca rgado va rami ento: Lle nado fi cha:
Fecha de ocu rren cia: H ora: Hora de a tenci ón:
Provin cia: Lu gar: Coorde nas UTM: Mare a:
Luga r de vara mie nto: Al tama r Ori lla Pl aya Zon a rocosa
Área : Protegida Tu rís ti ca Pes q ue ra
Varam i ento: In di vi dua l Ma s i vo Extra ño
Estado: Vi vo Mu erto
Espe cie NCo: Espe cie NCi: Nº Su rcos ventra le s:
Eda d: Cría Juveni l Ad ul to
Sexo: Ma cho Hembra Ges ta nte: Si No
EXAMINACIÓN EXTERNA
Pigmenta ción : Norma l Pérdi da pa rcial de col oración Col or ne gro Color bla nco-ama ril lento
Cuerpo: D e lga do Rob us to
Estado nu tricional: Bu eno-mo dera do Pobre -caque xia mode rada
Muy po bre-ca que xia
seve ra
Estado de cons ervaci ón: Muy fres co Fre sco Autol is is mode rada Auto líti co Muy autolítico
Estado de la epide rmis : Compl eta rdi da tota l Ausen te
Marca s ca usad as por otros anima les : Pred ador terres tre o m arin o:
Marca s : Laceracio ne s : Ci ca tríces:
Les ione s deri vada s d e a cción huma na
Rede s : Tra s ma l l o Chin cho rro El e ctrón i ca
Cortes o muti la ciones : Ob jetos cla vado s, di sp aros , cuerd as:
Pará si tos exte rnos :
Anfípodos (Syncyamus sp.)
Copé podos (Penella s p.)
Cirríped os (Xenobalanus sp.)
MEDIDAS MORFOMÉTR ICAS (cm)
1 2 3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16 17
REGI STRO FOTOGRÁF ICO
Pai sa je Fren te Pos terio r Costa do Aleta Cauda l Al eta Dors al Herid as Cica trices
FICHA DE VARAMIENTO DE CETÁCEOS GRANDES
Can tida d
Loca li zación en e l a nima l
Regi stro fotográ fico
Espe ci e
Figura 15. Carilla 1, sección 6 de la ficha de campo
Finalmente, la segunda carilla está diseñada para describir la toma de muestras
(Anexo 3), posterior a una necropsia (de contar con el especialista autorizado).
Página 45 de 93
CAPÍTULO VI
LIBERACIÓN, TRASLADO A CENTROS DE TENENCIA Y MANEJO DE
FAUNA SILVESTRE AUTORIZADOS O EUTANASIA
6.1. LIBERACIÓN
Según la NORMA TÉCNICA PARA LA LIBERACIÓN O TRASLOCACIÓN DE
INDIVIDUOS DE VIDA SILVESTRE RETENIDA, RESCATADA O NACIDA EN
CAUTIVERIOpublicada en 2015 por el Ministerio del Ambiente; establece las normas
nacionales e internacionales de posibilidades de destino final de los individuos
silvestres extraídos de su hábitat natural, entre las cuáles se encuentra la liberación,
cautiverio definitivo y eutanasia (MAE, 2015).
Liberación de especies de vida silvestre: A fin de simplificar las actividades que
conlleva las actividades de reforzamiento y reintroducción, de flora y fauna silvestre se
lo realizará de la siguiente manera:
a) Liberación inmediata
b) Liberación gradual
c) De individuos de especies no amenazadas y no nacidas en cautiverio.
d) De individuos de especies nacidos en cautiverio.
Disposiciones generales:
1) Se prohíbe todos los procesos relacionados con la reintroducción y
reforzamiento de individuos de flora y fauna silvestre en todo el territorio nacional si se
desconoce el riesgo biológico, ecológico y sanitario que se puede ocasionar en
poblaciones silvestres y sus hábitats naturales.
2) Toda actividad relacionada con la reintroducción y reforzamiento de individuos
de especies de fauna o flora silvestre retenidas, rescatadas, nacidas y/o criadas en
cautiverio, deberá notificarse y realizarse en coordinación con la Autoridad Ambiental,
para lo cual el funcionario responsable de vida silvestre en territorio acompañará el
proceso en cumplimiento a las disposiciones que se emiten en la presente norma.
3) Todo proceso de reforzamiento y reintroducción de individuos de especies de
vida silvestre deberá contar con el Acta Única, considerado el único documento
habilitante para el efecto (Anexo 9).
4) Los procesos de reforzamiento y reintroducción que se efectúen en el
Patrimonio de Áreas Naturales del Estado, se realizarán en coordinación con los
Administradores de la Áreas Protegidas y cumpliendo los requisitos establecidos en la
presente norma.
5) Para incrementar la supervivencia de los individuos de fauna silvestre una vez
liberados y para aumentar la eficacia biológica de los mismos, se deberán reducir al
máximo los niveles de estrés durante el manejo y transporte a través de la aplicación
de protocolos nacionales e internacionales.
Procedimiento para liberaciones de fauna silvestre retenida o rescatada:
Paso 1. Para determinar la factibilidad de liberación de individuos de especies de
fauna silvestre Figura 16.
Página 46 de 93
Figura 16. Flujograma de Liberaciones de Fauna Silvestre (MAE, 2015).
Paso 2. Una vez determinado que el o los especímenes podrían ser liberados; el
funcionario deberá analizar el tipo de liberación a través de los parámetros señalados
en la tabla 4:
Cautiverio definitivo
El animal puede ser rehabilitado en
un centro y entra a un programa de
rehabilitación
Hay espacio disponible en un centro
de tenencia y manejo?
¿Se tiene indicios de que el
individuo presenta rasgos físicos y
comportamentales de un animal
silvestre?
Exhiben los animales anomalías de
comportamiento que los tornarían
inadecuados para su retorno al medio
silvestre?
Liberación
inmediata
SI
NO
Cuarentena y reconocimiento
Se pueden considerar los animales
libres de enfermedades mediante un
examen veterinario amplio y la
cuarentena o, si se les ha descubierto
alguna infección, pueden ser tratados?
SI
SI
SI
¿Hay disponibilidad de
intercambio o traslado
fuera del país?
NO
NO
Eutanasia
SI
Traslado definitivo
NO
Eutanasia
NO
Se evalúa posibilidad para
liberación a través de un
programa integral
SI
El animal presenta estereotipas que
puedan afectar su supervivencia en
el medio silvestre
SI
NO
Cautiverio
definitivo
¿Se identificó apropiadamente
a la especie y se tiene certeza
de su distribución natural?
SI
Página 47 de 93
Tabla 4. Parámetros de análisis para determinar el tipo de liberación (MAE, 2015).
LIBERACIÓN INMEDIATA
LIBERACIÓN GRADUAL
Si la retención o rescate se realizó en un sitio
que forma parte del hábitat natural de la
especie y dentro de su distribución geográfica.
Si la retención o rescate se realizó en un sitio
lejos del hábitat natural de las especies o fueron
encontradas en domicilios, sitios de expendio,
medios de transporte, entre otros.
Si los animales retenidos o rescatados han
sido recién capturados, en un periodo no
mayor a 24 horas de haberse realizado la
retención/rescate.
Si el animal retenido o rescatado ha pasado por
un período de cuarentena debido a lesiones o
enfermedades detectadas en el momento de la
intervención o cuando el espécimen estuvo por un
periodo no determinado en cautiverio.
Si los animales retenidos o rescatados no
evidencian laceraciones, lesiones, heridas o
aparentes enfermedades, podrían
considerarse aparentemente sanos. Además
de conocer su comportamiento natural.
Si los animales retenidos o rescatados presentan
laceraciones, lesiones, heridas o aparentes
enfermedades, podrían considerarse
potencialmente enfermos.
Si los animales rescatados y/o decomisados
son adultos o juveniles y no dependen del
cuidado parental.
Si los animales rescatados y/o decomisados son
neonatos, pichones o juveniles dependientes aún
del cuidado parental.
Paso 3. Liberación inmediata. - Proceso de liberación que se hace con animales
recién capturados, en un periodo no mayor a 24 horas de haberse realizado la
retención o rescate; sin considerar un periodo previo de adaptación del animal a su
nuevo ambiente, pero teniendo certeza de que se encuentran sanos, identificar
correctamente a la especie que pertenece y que la distribución geográfica natural es la
zona elegida para la liberación.
Para estos casos se deberá realizar lo siguiente:
a. La identificación taxonómica del o los individuos retenidos o rescatados, en
base a bibliografía actualizada, libros de los diferentes grupos taxonómicos y consulta
a expertos; en el caso de que no se pueda identificar la especie taxonómicamente su
liberación será gradual.
b. Determinar el área de liberación de acuerdo con la distribución natural de la/las
especies retenidas o rescatadas, y a sus requerimientos, costumbres y ecología de
cada especie, tomando en cuenta lo siguiente:
Que el área identificada no presente amenazas como cacería, cambio de uso
del suelo (ganadería, agricultura, deforestación), fragmentación de hábitat, conflicto
gente fauna, entre otros.
Que no existan asentamientos humanos cercanos al sitio de la liberación a fin
de evitar posteriores conflictos. La distancia de la liberación de los individuos de fauna
silvestre de asentamientos humanos dependerá de un análisis realizado por la
Autoridad Ambiental y de especialistas.
c. Organizar la logística (personal, vehículos, equipos y materiales) para la
liberación de la o las especies retenidas o rescatadas.
d. Proceder a la liberación y elaboración del informe según el formato establecido
(Anexo 10).
Página 48 de 93
e. Ingresar en la base de datos la información de la liberación realizada de los
animales retenidos o rescatados, conforme al detalle (Anexo 11).
h. Toda liberación inmediata de individuos de especies de fauna silvestre
consideradas En Peligro Crítico, En Peligro y Vulnerable que consten en los libros
rojos del Ecuador y en las listas rojas globales de la UICN deberá ser coordinada con
la Unidad de Vida Silvestre de la Dirección Nacional de Biodiversidad.
Paso 4. Liberación gradual. - Proceso de liberación que se realiza luego que el
individuo retenido o rescatado ha pasado por un período de rehabilitación, cuarentena
o aislamiento debido a alteraciones en el comportamiento, lesiones o enfermedades
detectadas en el momento de la retención o rescate o cuando el espécimen estuvo por
un periodo no determinado en cautiverio. Para facilitar la ejecución de este tipo de
liberación, los técnicos del Ministerio del Ambiente deberán considerar tres aspectos:
4.1 Liberación gradual de individuos de especies consideradas En Peligro
Crítico, En Peligro y Vulnerable que consten en los libros rojos del Ecuador y en
las listas rojas globales de la UICN:
a) Trasladar el o los especímenes a sitios de asistencia veterinaria emergente
como centros de tenencia y manejo de fauna silvestre autorizados por el MAE (Tabla
4), clínicas veterinarias y campers con la finalidad de que el o los individuos de fauna
silvestre sean valorados médicamente por un especialista y se descarten alteraciones
físicas o potenciales enfermedades.
b) Una vez estabilizado el/los individuos de fauna silvestre deberán permanecer o
ser enviados hacia centros de tenencia y manejo de fauna silvestre que cuenten con
un programa de conservación ex situ que asegure la restauración de poblaciones
(reforzamiento y reintroducción) o que cuenten con las instalaciones adecuadas para
su rehabilitación.
c) El centro de tenencia y manejo de fauna silvestre para proceder a la liberación
debe contar con el plan de liberación y monitoreo correspondiente según los formatos
establecidos (Anexo 12).
d) Una vez presentando el plan de liberación al Ministerio del Ambiente, este tiene
un plazo de 15 días para emitir un criterio favorable o desfavorable.
4.2 Liberación gradual de individuos de especies no amenazadas y no nacidas
en cautiverio: En este tipo de liberaciones se aplica a los individuos de especies de
fauna silvestre que no estén categorizados como amenazados y que, por dificultad en
su identificación taxonómica, distribución natural, presentar alteraciones físicas no
permanentes, conductuales, de salud no permanentes o hayan atravesado por un
proceso de cuarentena. Se debe proceder de la siguiente manera:
a) Identificar taxonómicamente el o los individuos de fauna silvestre rescatados
y/o decomisados, en base a la guía de identificación de las especies más traficadas,
libros de los diferentes grupos taxonómicos, análisis genéticos y consulta a expertos.
b) El centro de tenencia y manejo de fauna silvestre para proceder a la liberación
debe contar con el plan de liberación y monitoreo correspondiente según los formatos
establecidos (Anexo 13)
c) Determinar las condiciones sanitarias, físicas y etológicas de los individuos a
ser liberados según criterios propios de la especie.
d) Determinar el área de liberación de acuerdo con la distribución natural de la/s
especies, tomando en cuenta:
- Que el área identificada no presente amenazas latentes como cacería, cambio
de uso del suelo (ganadería, agricultura, deforestación), fragmentación de hábitat y
conflictos gente/fauna.
Página 49 de 93
Disposiciones generales para el seguimiento y monitoreo de especies de fauna
silvestre categorizadas como amenazadas:
a) Los individuos a ser liberados deben contar con algún sistema de identificación
como ejemplo: brazaletes, collares y/o radios collares, microchip para una mejor
identificación y/o localización (según sea el caso).
b) El monitoreo debe realizarse de manera intensiva durante los tres primeros
meses después de la liberación (idealmente localización visual diaria de cada individuo
o el grupo de individuos).
c) Transcurridos los tres primeros meses, se considerará que los animales se han
adaptado al entorno y el seguimiento se hará menos intensivo (idealmente 2-4 veces
al mes durante los siguientes meses o cada vez que se detecte al animal o al grupo de
animales).
d) El monitoreo se continuará realizando a largo plazo, de manera que se pueda
registrar, idealmente y según sea el caso:
- Área de acción.
- Movimientos estacionales de los individuos liberados.
- Hábitos alimenticios en vida libre (fuentes de alimento naturales utilizadas).
- Comportamiento.
- Interacciones intra e inter específicas.
- Uso de hábitat.
- Nacimiento de crías.
- Causas de mortalidad.
- Conflicto gente fauna
- Lesiones
g) Los individuos que no se adapten a su entorno, serán capturados para ser incluidos
en un nuevo programa de liberación. A cada individuo se le dará tres oportunidades de
liberación, si fracasa en el tercer intento, se retira del programa y será incluido en un
programa de conservación en cautiverio.
h) El individuo que no sea aceptado por el grupo liberado, este será incluido en un
programa de conservación en cautiverio o se formará otro grupo en otra área de
liberación.
6.2. TRASLADO A CENTROS DE TENENCIA Y MANEJO DE FAUNA SILVESTRE
AUTORIZADOS
Actualmente, los Centros de Tenencia y Manejo de Fauna Silvestre Autorizados por el
Ministerio del Ambiente localizados en la zona costera del Ecuador (Tabla 5), poseen
personal capacitado y la indumentaria básica para la atención de pinnípedos, tortugas
y aves marinas; por lo cual, es importante el recalcar que ningún Centro de Tenencia y
Manejo en el Ecuador, se encuentra capacitado para acoger a un cetáceo, tiburón
ballena o mantarraya.
Para los criterios de traslado, se debe contar con la validación del estado del animal
por parte de un veterinario de fauna silvestre que forme parte de la red de
varamientos.
Página 50 de 93
Tabla 5. Listado de Centros de Tenencia y Manejo de Fauna Silvestre o Medios de
Conservación Ex Situ de la Región Costa del Ecuador, actualizado a la fecha: 22 de
diciembre de 2017. (MAE, 2017)
PROVINCIA
DENOMINACIÓN
MANABÍ
Centro de rescate y refugio de vida silvestre Valle Alto
SANTA ELENA
“Centro de Conservación de Vida Silvestre Jambelí”
Zoológico el faro
Parque Marino Valdivia
GUAYAS
Centro de Rescate Papi Beto
Zoológico Parque Histórico de Guayaquil
Zoológico Pantanal
Centro de Rescate Narayana
Zoológico del Jardín Botánico de Guayaquil
Zoológico Hacienda Jambelí
Cocodrilera Isla Santay
Centro de Rescate Cerro Blanco
Centro de Rescate San Isidro.
EL ORO
Centro de Conservación de Fauna Silvestre “Zoológico Amazonas”
Centro de Conservación de Fauna Silvestre “Zoológico Arenillas”
NOTA: Es importante el recalcar, que el Centro de Rehabilitación de Fauna Marina del Parque
Nacional Machalilla, se encuentra en proceso de regulación por parte de la Autoridad
Ambiental.
6.3. EUTANASIA
Para llevar a cabo una eutanasia, se debe tomar en cuenta la NORMA TÉCNICA
PARA LA EUTANASIA DE FAUNA SILVESTRE elaborada en 2017 por el Ministerio
del Ambiente; mismo que reglamenta los criterios y métodos que orientan
técnicamente la decisión de aplicar eutanasia en fauna silvestre afectada por
enfermedades terminales, fauna exótica y fauna silvestre nativa que no se encuentre
en categorías de amenaza como disposición final post decomiso o rescate; esta norma
es de observancia obligatoria por la Autoridad Ambiental y sus entes objeto de control,
a nivel nacional (MAE, 2017).
Procedimiento para autorizar la eutanasia en fauna silvestre: casos en los que se
autoriza su aplicación:
Fauna silvestre por enfermedades terminales, lesiones graves, deterioro físico
o conductual.
Fauna silvestre exótica: Invasora y Feral y No Invasora
Fauna silvestre nativa NO amenazada como alternativa post decomiso y
rescate.”
“Métodos para la eutanasia: Se reconoce como único método de aplicación de
eutanasia al químico cuyos protocolos se describen a continuación:
La mayoría de los fármacos inyectables usadas como anestésicos son aceptables
para la eutanasia, si se manejan las sobredosis correctamente. La vía más acertada
es la intravenosa (IV). Se debe al mismo tiempo inmovilizar al animal adecuadamente,
para que estuviese tan cómodo como sea posible, para qué sufra un mínimo de estrés,
Página 51 de 93
se puede administrar previamente un sedativo o un tranquilizante para este efecto. Si
el animal es demasiado pequeño para recibir inyecciones intravenosas, o si las venas
anatómicamente apropiadas no son visibles o evidentes, se puede utilizar la vía
intraperitoneal (IP) para inyectar una sobre dosis de un agente farmacológico no
irritante o la vía inhalatoria.
1.- Inyección endovenosa (IV) de una solución de Pentobarbital al 20%
Es de acción rápida
Pérdida rápida del conocimiento, seguida de un paro cardíaco.
Puede ser usado en combinación con una droga de pre eutanasia
(preanestesico) de ser necesaria en animales temerosos o agresivos.
No posee efectos secundarios preocupantes.
Las combinaciones de grandes concentraciones de barbitúricos con anestesia
de tipo local pueden también servir y ser convenientes si se administra un agente
endovenoso para la eutanasia.
2.- Inyección Ciclohexaminas y combinaciones
ketamia, zolacepam IM
De acción rápida.
Rápida pérdida del conocimiento.
Pueden ser adecuados para animales que ya están anestesiados, por motivos
humanitarios, no se les permite recobrar el conocimiento.
Se requieren relativamente grandes volúmenes o altas concentraciones para
eutanasiar a animales
3.- Inyección endovenosa (IV) de agentes anestésicos (Tiopental o Propofol;
compuesto de Tiobarbitúrico o Fenol), administrada como una sobredosis
De acción rápida.
Rápida pérdida del conocimiento.
Pueden ser adecuados para animales que ya están anestesiados, por motivos
humanitarios, no se les permite recobrar el conocimiento.
Se requieren relativamente grandes volúmenes o altas concentraciones para
eutanasiar a animales, potencialmente transformando esto en una rutina poco práctica,
dependiendo de la disponibilidad comercial de la preparación.
4.- Uso de anestésicos inhalatorios
Son particularmente útiles en la inducción de eutanasia en aves de menor
tamaño, roedores, felinos de menor tamaño, cánidos jóvenes, y en general, en
aquellos animales en los que la punción venosa se considere dificultosa.
Son útiles en animales previamente anestesiados.
Los animales muestran, muchas veces, reacciones de defensa e