ArticlePDF Available

Abstract

Este documento tiene como objetivo identificar mediante los filtros Hodrik-Prescott (hp) y Christiano-Fitzgerald (cf) los ciclos económicos en México del periodo 1993/01 a 2017/04; además exponer su duración, profundidad, volatilidad y correlación con el consumo, gasto público, inversión, exportaciones e importaciones. Para esto se usaron series trimestrales del pib desestacionalizadas a precios del 2013 en millones de pesos. Los ciclos se obtuvieron al distinguir entre la serie observada y su tendencia, usando como factores de suavizamiento los valores 1600 y 1096 (en el caso del filtro hp). De esta forma, en 24 años se identificaron tres ciclos, completos, tres recesiones y dos crisis. La magnitud y duración de los ciclos, particularmente en su etapa recesiva demuestra que la política macroeconómica (fiscal y monetaria) no ha sido eficiente en su tarea de lograr que el PIB observado se mantenga cercano a su tendencia, por lo que debe ser rediseñada para contribuir tanto a la estabilidad de corto plazo como al crecimiento de largo plazo.
93
Journal of Economic Literature (jel):
C2, C5, E32, E2
Palabras clave:
Métodos econométricos
Modelización econométrica
fluctuación de la actividad
económica. Ciclos
Consumo, ahorro, producción em-
pleo e Inversión
Keywords:
Econometric methods
Econometris Modeling
Business fluctuations and Cycles
Consumption, Saving,
Production, Employment
and Investment
Fecha de recepción:
19 de junio de 2018
Fecha de aceptación:
11 de enero de 2019
Ciclos económicos en México:
identificación, profundidad y duración
Business cycles in Mexico:
identification, amplitude and duration
economía unam vol. 16, núm. 47,
mayo-agosto, 2019
© 2019 Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Economía. Este es un artículo Open Access bajo la licen-
cia CC BY-NC-ND (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/).
Resumen
Este documento tiene como objetivo identifi-
car mediante los filtros Hodrik-Prescott (hp) y
Christiano-Fitzgerald (cf) los ciclos económicos
en México del periodo 1993/01 a 2017/04; ade-
más exponer su duración, profundidad, volatili-
dad y correlación con el consumo, gasto público,
inversión, exportaciones e importaciones. Para
esto se usaron series trimestrales del pib deses-
tacionalizadas a precios del 2013 en millones de
Isaac Sánchez-Juárez
Universidad Autónoma
de Ciudad Juárez
<isaac.sanchez@uacj.mx>
pesos. Los ciclos se obtuvieron al distinguir entre la serie observada y su tendencia, usando
como factores de suavizamiento los valores 1600 y 1096 (en el caso del filtro hp). De esta forma,
en 24 años se identificaron tres ciclos, completos, tres recesiones y dos crisis. La magnitud y
duración de los ciclos, particularmente en su etapa recesiva demuestra que la política macro-
económica (fiscal y monetaria) no ha sido eficiente en su tarea de lograr que el pib observado
se mantenga cercano a su tendencia, por lo que debe ser rediseñada para contribuir tanto a la
estabilidad de corto plazo como al crecimiento de largo plazo.
Abstract
This document aims to identify through the Hodrik-Prescott (hp) and Christiano-Fitzgerald
(cf) filters economic cycles in Mexico from the period 1993/01 to 2017/04; also expose its dura-
tion, depth, volatility and correlation with consumption, public spending, investment, exports
and imports. For this, quarterly series of gdp seasonally adjusted to 2013 prices in millions of
pesos were used. The cycles were obtained by distinguishing between the observed series and
its trend, using as softening factors the values 1600 and 1096 (in the case of hp filter). Thus, in
24 years three complete cycles were identified, three recessions and two crises. The magnitu-
de and duration of the cycles, particularly in their recessive stage, shows that macroeconomic
policy (fiscal and monetary) has not been efficient in its task of achieving that the observed
gdp remains close to its trend, and therefore it must be redesigned to contribute to both short-
term stability and long-term growth.
Introducción
En el caso mexicano son varios los autores que han trabajo en la identifica-
ción de los ciclos económicos (Mejía, 2003; Mejía et al., 2004; Almendra-
Arao et al., 2008; Erquizio, 2010; Heat, 2011; Calderón, 2012; Loría y Salas, 2014;
Calderón y Hernández, 2017 y Mejía et al., 2017); partiendo de ellos, este artícu-
lo actualiza las cifras con el afán de colaborar en el diseño de una política ma-
DOI: https://doi.org/10.22201/fe.24488143e.2019.47.464
94
economía unam vol. 16, núm. 47, mayo-agosto, 2019
croeconómica que pueda contribuir tanto a la estabilidad de corto plazo como al
crecimiento de largo plazo. Además, en aras de contribuir a que esto sea de ayu-
da en la formación de las nuevas generaciones de economistas, en el documento
se detalla el procedimiento que se siguió para la obtención de los resultados, lo
que también contribuye a replicar la investigación y darle validez.
Por lo tanto, se tiene como objetivo identificar los ciclos económicos en
México desde el primer trimestre de 1993 al cuarto trimestre del 2017, expo-
ner su profundidad, duración, volatilidad y correlación con el consumo, gasto
público, inversión, exportaciones e importaciones, detallando el método e in-
dicando a los usuarios la fuente de la información estadística utilizada (con lo
que se siguen las recomendaciones realizadas por De Jesús Romo, 2016).
De esta manera, el artículo contrasta los resultados aquí expuestos con los de
otros autores, lo que resulta de ayuda para quienes toman decisiones en materia
de política económica y también contribuye a la formación de los que serán
los nuevos economistas. Sin mayores preámbulos, el documento contiene tres
secciones, una en la que se exponen los datos y el lugar desde el que es posible
descargarlos, otra con el método y una tercera con los resultados, para cerrar
con algunas reflexiones relevantes sobre las causas de las recesiones durante
los ciclos, así como el tipo de política macroeconómica deseable a la luz de lo
reportado en esta investigación.
I. Características de los datos utilizados
Para identificar los ciclos económicos se utilizaron cifras desestacionalizadas
de la producción bruta de la economía mexicana (pib). Dichas cifras fueron
descargadas del Banco de Información Económica del Instituto Nacional de
Estadística y Geografía (inegi), el 16 de junio del 2018, las cifras se obtuvieron
en valores absolutos, de forma trimestral de 1993-1 a 2017-4, en millones de
pesos del 2013.
Adicional a esto, debido a que se calculó la volatilidad y correlación del
ciclo con los componentes de la demanda y oferta agregada, se descargaron las
series del consumo privado (C), consumo de gobierno (G), formación bruta de
capital fijo (I), exportaciones (X) e importaciones (M), todas ellas desestaciona-
lizadas y en millones de pesos del 2013.
El enlace para descarga de la información es el siguiente:
http://www.inegi.org.mx/sistemas/bie/
Respecto a la descarga de las cifras de forma desestacionalizada, conviene citar
al inegi (2013):
La necesidad de realizar el ajuste estacional es debido a que las series eco-
nómicas se ven afectadas por factores estacionales periódicos, que se repiten
cada año, y cuyas causas pueden considerarse ajenas a la naturaleza econó-
mica de las series. Dichos efectos no permiten comparar adecuadamente los
95
Isaac sánchez-Juárez | Ciclos económicos en México: identificación, profundidad y duración
resultados de un determinado periodo respecto al inmediato anterior, ya que
su presencia dificulta diagnosticar o describir fielmente el comportamiento de
una serie económica. Para remover tales influencias intra-anuales periódicas,
se realiza el ajuste con el paquete estadístico X-13ARIMA-SEATS que es genera-
do y distribuido por el Buró de Censos de los Estados Unidos, aplicando meto-
dología de promedios móviles y modelos RegARIMA.
Debe recordarse que una serie de tiempo, como la del pib, se descompone
de forma estadística en:
PIBt=λt + γt + vt + εt
Donde lambda es el componente tendencial, representa el comportamien-
to secular; gamma es el componente periódico o estacional; ípsilon es el com-
ponente cíclico u oscilaciones periódicas alrededor de la tendencia y épsilon
son aquellos movimientos erráticos que no siguen un patrón. Así, las series
que se usaron contemplaron γt y se mostrará cómo se calculó λt e vt.
II. Método utilizado para identificar ciclos económicos
Se utilizó un método estándar para la identificación de los ciclos económicos,
el cuál consistió en usar las series originales desestacionalizadas del pib para
aplicarles un filtro que ayudará a extraer la tendencia y por diferencia obte-
ner el ciclo, a partir de lo cual se identificaron las diferentes fases o etapas de
este. En concreto, el procedimiento fue (la mayor parte de operaciones se reali-
zaron en Excel para Windows versión 2013): 1) Tras tener la serie del pib deses-
tacionalizada y en valores reales con base 2013, se procedió a sacar logaritmos
base 10 (LOG10PIB); 2) enseguida se sacaron las diferencias de logaritmos, del
trimestre actual, respecto al trimestre anterior y esto se multiplicó por 100,
para obtener las variaciones porcentuales del pib en logaritmos (DifLOG10PIB);
3) el pib tendencial se obtuvo mediante la aplicación del filtro Hodrick-Prescott
(1997), el cual se encuentra disponible para su descarga en: http://www.web-
reg.de/index.html; 4) una vez que se descargó el componente del filtro HP, se
instaló en Excel, de tal forma que fuera un complemento más del programa;
5) de acuerdo con la literatura el componente lambda usado con el filtro HP
debe ser 1600 ya que se trata de datos trimestrales (con base en del Rey et al.,
2014). Aunque existe consenso respecto a este valor, como medida de robustez
también se usó el valor 1096 sugerido por Loría y Salas (2014) para la economía
mexicana; 6) un paso crucial consistió en obtener el componente cíclico de la
serie del pib, por lo que se restó a la serie del pib en logaritmos el pib de tenden-
cia, el resultado fue el ciclo. Tras las operaciones anteriores se obtuvo una hoja
de cálculo como la que se muestra en la Figura 1.
96
economía unam vol. 16, núm. 47, mayo-agosto, 2019
Figura 1. Series del pib, LOG10PIB, Dif(LOG10PIB), PIB tendencial y
cíclico
Fuente: elaboración propia.
Para dar mayor consistencia a los resultados siguiendo la crítica de Canova
(1998) también se identificaron los ciclos a partir del filtro de Christiano y Fitz-
gerald (2003) (cf),1 de acuerdo con Mejía y Silva (2014: 72):
… el filtro cf es el más general dentro de los filtros de paso de banda y permite que
cambien las ponderaciones de los adelantos y rezagos en su representación de medias
móviles, por lo que las series filtradas pueden ser obtenidas para la muestra completa,
con lo que se reduce el problema de inicio y final de la muestra que padecen otros.
Para obtener la tendencia con el filtro cf se utilizó el programa Eviews versión
7.2, como supuesto de estacionariedad se supuso que las series eran integradas
de primer orden, removiendo la tendencia lineal con periodos para los ciclos
bajos de 6.0 y 32.0 para los altos.
Lo que siguió fue identificar las etapas del ciclo, posteriormente su duración
y profundidad, para finalmente calcular su volatilidad y correlación con C, G, I,
X y M. Como regla, se asumió que un ciclo económico es el periodo entre dos
fondos (también conocidos como valles). Todo ciclo se compone de pico, fondo,
expansiones, contracciones, recuperaciones, desaceleraciones y crisis. Para más
información revisar el sitio: http://www.nber.org/cycles.html. Siguiendo el tra-
bajo de del Rey et al. (2014: 15-16):
1 Otra opción es el filtro de Baxter y King (1999), pero no fue utilizado ya que por su forma
de cálculo se pierde información al inicio y final, lo que no es de ayuda, ya que la series con
las que se contaba no eran tan largas.
97
Isaac sánchez-Juárez | Ciclos económicos en México: identificación, profundidad y duración
… un pico es el trimestre con mayor valor del pib durante el período de expansión, siendo
el período de expansión económica un período de cuatro o más trimestres consecutivos
en los que el pib está por encima de sus valores de tendencia… un fondo es el trimestre
con menor valor del pib durante el período de contracción, siendo una contracción un
periodo de cuatro o más trimestres consecutivos en los que el pib está por debajo de sus
valores de tendencia…
Las crisis fueron conceptualizadas como acontecimientos que se producen
como resultado del paso de una fase ascendente (de un fondo a un pico) a la
fase descendente (de un pico a un fondo), son un punto de inflexión que señala
un cambio abrupto y violento de una fase de ascenso a una de descenso. Recu-
peraciones fueron consideradas cuando el pib poco a poco comienza a alcanzar
sus valores de tendencia, mientras que las desaceleraciones como aquellos
trimestres en los que el pib gradualmente comienza a estar por debajo de sus
valores de tendencia.
Identificados los ciclos se calculó su duración contando el número de tri-
mestres, reportando el resultado en años y meses. La profundidad se midió de
fondo a pico, así como de pico a fondo, usando para ello la tasa de decrecimien-
to o crecimiento. La volatilidad del ciclo se calculó con la desviación típica.
Finalmente, se calculó el coeficiente de correlación entre las series del ciclo
del pib y C, G, I, X y M.
III. Ciclos económicos, duración, profundidad y volatilidad
Tras aplicar el procedimiento indicado, con el filtro hp se encontraron tres
ciclos económicos completos (la identificación y duración de los ciclos fue la
misma con lambda 1600 y 1096). En el Tabla 1 se indican los tres ciclos, obser-
ve que en la primera fila no se tiene información del fondo en el que inicia el
ciclo, mientras que en la quinta no se tiene información del fondo en el cual
termina, esto último es un hallazgo relevante, ya que la economía mexicana
puede estar desacelerándose, en un momento en el que se está renegociando
el tlcan (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) y se elige al nue-
vo presidente de la República, lo que alienta las tensiones e incertidumbre
entre los agentes económicos.
98
economía unam vol. 16, núm. 47, mayo-agosto, 2019
Tabla 1.Ciclos económicos en México, 1993/01 a 2017/04 (filtro hp)
Fuente: elaboración propia.
Se puede observar que el ciclo económico (1) que inicia en 1995/02 y termina
en 2003/03 es el de mayor duración, por otra parte, el ciclo (2) que inicia en
2003/03 y termina en 2009/02 es menos largo, pero de mayor profundidad en
la etapa recesiva. El ciclo (3) 2009/02 a 2013/04 es de corta duración, pero ob-
serve que su profundidad en la expansión fue de similar magnitud que la del
que se identifica como (2).
El ciclo (1) en su etapa expansiva tuvo una mayor profundidad, lo que se
vincula con los cambios estructurales experimentados por la economía, en par-
ticular los primeros años de operación del tlcan, el cual promovió temporal-
mente el crecimiento económico al promover una reestructuración de las ex-
portaciones mexicanas, las cuales pasaron a ser mayormente manufactureras,
el impulso a la inversión extranjera directa (ied) y la desregulación y aplicación
de políticas de carácter ortodoxo basadas en finanzas públicas equilibradas y
control de la inflación como mecanismo de estabilidad macroeconómica.
La misma Tabla 1, revela, que el éxito del nuevo modelo de desarrollo
económico mexicano fue efímero, ya que al vincular la economía mexicana
con la norteamericana se hizo mucho más dependiente, lo que ha ocasionado
que se contagie de las crisis o contracciones que se producen en Norteamérica,
lo que ocurrió en los primeros años y los últimos de la década de los dos mil
(respecto a la sincronización del ciclo mexicano y americano ver Mejía et al.,
2006 y Mejía et al. 2018).
De los tres ciclos el más volátil fue el primero, mientras que el tercero fue
el de menor volatilidad relativa, esta dispersión que se da con relación a los
valores medios implica que existen constantes desajustes del pib observado
respecto a su tendencia, lo que en muchos casos provoca subutilización de las
Expansiones Recesiones
contracciones
#Ciclo Fondo Pico Duración
Pro-
fundi-
dad
Pico Fondo Duración
Pro-
fundi-
dad
Volatili-
dad
- 1994/04 - - 1994/04 1995/02 9 meses -11.56 -
1 1995/02 2000/03 5 años y
6 meses
39.71 2000/03 2003/03 3 años y
3 meses
-0.75 1.34
2 2003/03 2007/02 4 años 15.59 2007/02 2009/02 2 años y
3 meses
-8.23 1.29
3 2009/02 2012/02 3 años y
3 meses
15.48 2012/02 2013/04 1 año y
9 meses
1.44 0.94
2013/04 2015/03 2 años 6.11 2015/03 - - - -
99
Isaac sánchez-Juárez | Ciclos económicos en México: identificación, profundidad y duración
capacidades productivas y en especial desempleo laboral que presiona a la baja
el bienestar de las personas (ver Figuras 2 y 3).2
Ahora realice el siguiente ejercicio, imagine a un joven mexicano de
24 años, durante su corta vida ha padecido tres ciclos económicos, con tres
recesiones,3 la primera de las cuales tuvo un origen plenamente interno, mien-
tras que las otras dos obedecieron a la sincronización elegida por parte de las
autoridades con el ciclo económico norteamericano, al apostar por un modelo
de neo-dependentismo económico y enclave, que se basa en la inversión ex-
tranjera directa y el ensamble de productos manufactureros en plantas trans-
nacionales cuya única aportación son salarios y empleo de magra calidad (leer
Moreno-Brid y Ros, 2010).
Este joven a sus dos años tuvo que vivir la crisis más severa del México
moderno, con una reducción de 3.04% de la producción nacional, esto en dife-
rencias de logaritmos, dicha caída se observó en el primer trimestre de 1995.
Catorce años después, en el primer trimestre del 2009 una contracción más,
ahora de 2.4%, de tal forma que el crecimiento promedio anual del pib real
entre 1993 y 2017 fue 0.27% (en diferencias de logaritmos).
Las consecuencias de esta irregularidad en el crecimiento y su reducido
valor son particularmente graves para la capacidad de generación de empleo
formal, lo que ha presionado a millones de jóvenes a integrarse al sector in-
formal de la economía, no hacer nada o peor aún engrosar las filas de la de-
lincuencia organizada (respecto a las condiciones del mundo del trabajo en
México leer a Hernández, 2016).
Figura 2. LOG10PIB real y serie del PIB tendencial (λ= 1600, 1096)
Fuente: elaboración propia.
2 Revisar Sánchez y Moreno-Brid (2016) para una explicación-propuestas para generar creci-
miento estable y elevado tanto de corto como de largo plazo.
3 Aunque en las tablas 1 y 3 aparecen cuatro contracciones, solamente las primeras tres
fueron consideradas como recesiones, debido a que se observó decrecimiento del pib deses-
tacionalizado, además que esto coincide con la mayor parte de la literatura revisada.
7.55
7.50
7.45
7.40
7.35
7.30
7.25
7.20
PIB
1993q1
1994q1
1995q1
1996q1
1997q1
1998q1
1999q1
2000q1
2001q1
2002q1
2003q1
2004q1
2005q1
2006q1
2007q1
2008q1
2009q1
2010q1
2011q1
2012q1
2013q1
2014q1
2015q1
2016q1
2017q1
TEN_PIB_HP_1600 TEN_PIB_1096
100
economía unam vol. 16, núm. 47, mayo-agosto, 2019
PIB CICLO-1600 CICLO-1096
-.04
-.02
.00
.02
.04
7.20
7.25
7.30
7.35
7.40
7.45
7.50
1993q1
1994q1
1995q1
1996q1
1997q1
1998q1
1999q1
2000q1
2001q1
2002q1
2003q1
2004q1
2005q1
2006q1
2007q1
2008q1
2009q1
2010q1
2011q1
2012q1
2013q1
2014q1
2015q1
2016q1
2017q1
Figura 3. LOG10PIB y ciclos del crecimiento del pib real en México
(HP con=1600 y 1096)
* Las áreas sombreadas representan las recesiones identificadas.
Fuente: elaboración propia.
El cálculo realizado de los ciclos y sus componentes fue con el afán de mostrar
la técnica y a partir de ella demostrar que el modelo económico que se ha pri-
vilegiado en México no puede sostenerse ante su incapacidad para suavizar las
fluctuaciones cíclicas y permitir que la trayectoria del PIB observado sea muy
cercana a la del pib tendencial (ver Sánchez, 2011 y Sánchez, 2012).
Por otra parte, se calculó la volatilidad absoluta y relativa de C, G, I, X y M,
encontrándose que la inversión, las importaciones y las exportaciones fueron
mucho más volátiles que el pib, mientras que el consumo privado y el gasto de
gobierno fueron menos volátiles, comportándose de mejor forma con relación
a sus valores promedio (ver Tabla 2).
Tabla 2. Volatilidad del ciclo del pib y del C, G, I, X y M en México, 1993/01-2017/04
Desviación típica Desviación relativa % de desviación
relativa
HP ciclo (PIB) 1.11
HP ciclo (C) 0.95 0.86 -14.41
HP ciclo (G) 0.59 0.53 -46.85
HP ciclo (I) 3.47 3.13 212.61
HP ciclo (X) 1.94 1.75 74.77
HP ciclo (M) 2.72 2.45 145.05
Fuente: elaboración propia.
101
Isaac sánchez-Juárez | Ciclos económicos en México: identificación, profundidad y duración
Para terminar, se calculó la correlación entre el ciclo de estas variables y el
ciclo del pib, encontrándose un valor de 0.94 para el consumo (procíclica), 0.91
para las importaciones (procíclica), 0.89 para la inversión (procíclica) y de 0.45
para el gasto de gobierno y 0.40 para las exportaciones. Esta información resul-
ta valiosa ya que contribuye a entender aquellos factores que las autoridades
deberían incentivar para generar una trayectoria ascendente de la producción,
en particular destaca el consumo, el cual puede incrementarse por medio de
mejoras salariales que amplíen el tamaño del mercado interno.
Pensando tanto en el corto como largo plazo, para dinamizar la producción
también puede reducirse el componente importado de la producción, apostan-
do a la innovación científica y tecnológica, diversificar el comercio exterior, así
como crear condiciones para el incremento de la inversión, particularmente
pública que se ha demostrado es un componente explicativo de las fluctuacio-
nes de la producción.4
En la Tabla 3 aparece la identificación, profundidad y duración de los ciclos
en México a partir del filtro de cf. Aunque a primera vista existe cierta similitud,
al identificarse tres ciclos y tres recesiones, existen varias diferencias. El primer
ciclo en los dos casos se inicia en 1995 y termina en 2003 con un mes de diferen-
cia entre las dos técnicas. El segundo ciclo es el más parecido de los tres ya que
se termina en el mismo mes y mismo año, mientras que en el tercero existe una
diferencia marcada en cuanto a su finalización, ya que con el filtro cf se registró
marzo del 2016 como fondo y después de ello ya no hay un nuevo pico en las
series como sí ocurrió usando el filtro hp. Hay que apuntar que con el filtro de cf
se detectó que en el tercero y cuarto trimestres del 2017 el pib estaba por debajo
de su tendencia, por lo que dados los resultados con el filtro hp puede mantener-
se la aseveración de que la economía está desacelerándose y puede convertirse
en una nueva recesión si no se alcanza un acuerdo en relación con el tlcan y se
magnifica la incertidumbre respecto a la elección presidencial.
Tabla 3. Ciclos económicos en México, 1993/01 a 2017/04 (filtro cf)
Fuente: elaboración propia.
4 Respecto a esto ver Srithongrung y Sánchez (2015), Sánchez et al. (2016) y Sánchez y García
(2016).
Expansiones Contracciones
#Ciclo Fondo Pico Duración Profundidad Pico Fondo Duración Profun-
didad Volatilidad
- 1994/02 - - 1994/02 1995/03 1 año y 6
meses
-7.21 -
1 1995/03 2000/03 5 años y 3
meses
37.13 2000/03 2003/02 3 años -0.85 1.15
2 2003/02 2008/01 5 años 16.08 2008/01 2009/02 1 año y 6
meses
-8.53 1.19
3 2009/02 2012/02 3 años y 3
meses
15.48 2012/02 2016/03 4 años y 6
meses
9.1 0.9
2016/03 - - - - - - - -
102
economía unam vol. 16, núm. 47, mayo-agosto, 2019
En lo que refiere a la profundidad de las recesiones, con el filtro cf, la más se-
vera es la del periodo 2008/01 a 2009/02 y tuvo la misma duración que la del
periodo 1994/02 a 1995/03. La recesión del 2000/03 a 2003/02 duró más que las
anteriores, pero fue de menor profundidad. En lo que refiere a la profundidad y
duración de las expansiones los valores obtenidos con los dos filtros son simila-
res. Por su estabilidad cuando se modificó el valor del parámetro de suavización
con el filtro hp, se decidió privilegiar ese resultado y las operaciones reportadas
de volatilidad relativa y correlación se realizaron a partir de este procedimiento.
En general, los resultados expuestos coinciden con la literatura consulta-
da. En especial, ante las modificaciones según el tipo de filtro y criterios técni-
cos, los expertos están de acuerdo en que es necesario contar con un árbitro de
los ciclos, tomando como referencia el modelo americano donde un comité de
cinco académicos conforma el Comité de Ciclos Económicos de la nber, entre
cuyas funciones están el indicar los picos y fondos de la actividad económica,
marcando el inicio y el final de una recesión, utilizando para ello no solo las
variables de producción, sino también datos de empleo, ingreso real, ventas al
menudeo, entre otras.5
De la literatura revisada destaca Heat (2011), quien identificó ciclos en Mé-
xico con datos mensuales, usando para ello un índice compuesto de indica-
dores coincidentes de 1980 al 2009. Básicamente encontró que la recesión de
2000-2003 fue la más larga (36 meses) y la de 1995 la más profunda. La recesión
del 2008-2009 la considera la tercera más profunda en la era moderna de Méxi-
co. Anotar también que los ciclos los contabiliza de pico a pico.
Anton (2011), encontró que los incrementos en producción durante las ex-
pansiones son significativamente menores en México, y de menor duración en
promedio. En lo que refiere a los ciclos sus datos mensuales para 1980 a 2009
le indicaron que uno completo (medido ya sea de fondo a fondo o de pico a
pico) tiene una duración promedio de 60 a 63 meses. Las contracciones duran
alrededor de 17 a 19 meses y las expansiones, de 43 a 46 meses. La contracción
más extensa registrada por su trabajo fue de 38 meses (de septiembre del 2000
a noviembre del 2003), mientras que la expansión más larga fue de 69 meses
(de enero de 1987 a octubre de 1992) (Antón, 2011: 33).
Además, el trabajo de Antón (2011: 41), agrega información que compara el
ciclo mexicano con el norteamericano, encontrando que las recuperaciones de
la economía mexicana se encuentran asociadas a las de su vecino al norte del rio
Bravo. Compara las recesiones ocurridas durante el periodo 1973-2007 en Esta-
dos Unidos con las de México de 1980 al 2009, hallando una disminución porcen-
tual de la producción en la primera economía de 1.8 y en la segunda de 2.2, en
la primera la duración promedio fue de 0.9 años, mientras que en la segunda de
1.6 años; de esta forma, en México las recesiones duran más y son más severas,
5 En esa dirección, el inegi creó el Reloj de los Ciclos Económicos, el cual usa indicadores
coincidentes y adelantados para marcar los puntos de giro del ciclo. Para mayores referen-
cias consultar el manual metodológico en http://www.beta.inegi.org.mx/app/reloj/docu-
mentos/AyudaReloj.pdf.
103
Isaac sánchez-Juárez | Ciclos económicos en México: identificación, profundidad y duración
aún más, cuando la economía está en expansión en los eua esto dura 5.9 años en
promedio, mientras que en México apenas 3.6 años.
Un trabajo que realizó el estudio de los ciclos usando una serie histórica lar-
ga es el de Calderón (2012), lo hizo para el periodo 1896-2010 con datos anuales
del pib real base 1993. Dicho autor señala que (Calderón, 2012: 117-118):
Durante la etapa actual de estancamiento y de reformas neoliberales, en la economía
mexicana se dieron cuatro ciclos y cuatros crisis macroeconómicas en los años 1985,
1994, 2000 y 2007. Las crisis de 1985 y 1994 se debieron a factores internos, mientras
que las crisis del 2000 y 2007 se dieron como consecuencia de las recesiones estadou-
nidenses. En la era del tlcan se observa una mayor integración del ciclo mexicano con
respecto al ciclo norteamericano.
Este autor afirma que, en 115 años, las fases recesivas y de inestabilidad han
dominado el panorama económico del país, siendo particularmente graves en
los últimos treinta y siete años como resultado del cambio de modelo económi-
co, centrado en la dependencia del tlcan y el parcial retiro del Estado de sus
funciones como promotor del desarrollo económico.
Loría y Salas (2014), utilizando datos de 1980/01 a 2013/04, encontraron
que existen seis ciclos, cuya duración varía entre 15 y 22 trimestres. De es-
pecial importancia es que, al calcular la profundidad de los ciclos recesivos,
descubren que estos son lo suficientemente severos como para no necesaria-
mente ser compensados por las fases de expansión. Su trabajo, en el cuarto tri-
mestre del 2013, ya anticipaba que el pib observado estaba 2.5% por debajo del
producto potencial, resultado que se confirma con lo que aquí se demostró, ya
que en esa fecha se alcanza un fondo y cierra lo que se denominó tercer ciclo
(con el filtro hp). En cuanto a la amplitud, en la crisis de 1995 reportaron una
caída de 6.48%, muy similar a la de 6.36% en 2009.
Por su importancia para la propuesta sugerida en este artículo de reformar
la política macroeconómica, Loría y Salas (2014: 158), concluyen afirmando que:
La marcada desaceleración del crecimiento del producto potencial desde el año 2000
es preocupante, ya que muestra que hay importantes factores estructurales que están
afectando dramáticamente la capacidad productiva de México y que exigen cambios
profundos. Habrá que ver el alcance de las reformas estructurales aprobadas en 2013 y
la evolución de factores como la criminalidad, que seguramente tienen que ver con esta
dinámica.
IV. Discusión final y recomendaciones
La identificación de los ciclos económicos deja como principal mensaje que la
economía mexicana ha comenzado a desacelerarse, lo que puede conducir a
una recesión en los próximos meses y quizá una crisis. Este pronóstico se basa
en la historia reciente, la cual se ha caracterizado por crisis periódicas y rece-
104
economía unam vol. 16, núm. 47, mayo-agosto, 2019
siones, en promedio cada ocho años (recuerde que en 24 años se contabilizaron
tres recesiones y dos crisis).
Las recesiones registradas durante el periodo de estudio fueron tres, la pri-
mera de las cuáles se puede atribuir totalmente a errores de política económica
interna, mientras que la segunda y tercera obedecen a un fenómeno de conta-
gio, particularmente la sincronización con el ciclo económico norteamericano
por la integración comercial entre México y estados Unidos.
Antes de continuar con un breve resumen de las principales características
de cada recesión, interesa señalar que en 2018 la economía mexicana enfrenta
varios riesgos que hacen que el pronóstico de recesión se fortalezca, el primero de
los cuales es la reducción del crecimiento como consecuencia de los sismos ocu-
rridos en septiembre del 2017, lo cual no se registró en ese año, ya que se estima
ocurrirá con rezago.
Otro riesgo se encuentra asociado a la incertidumbre que ocasiona la renego-
ciación del tlcan, ya que, de no continuarse con el acuerdo, entonces las opera-
ciones comerciales deberán ceñirse a los principios de la Organización Mundial
de Comercio (omc), situación a la que los agentes tomarían tiempo en ajustarse,
por lo tanto, se espera esto ralentice la producción.
Sin duda el principal riesgo tiene que ver con el ciclo político, en 2018 se ce-
lebran elecciones para presidente de la República. Existe una fuerte preferencia
del electorado por el candidato de la izquierda, el cual de ganar se espera realiza-
rá cambios en la forma de conducir la economía desde la administración pública.
De acuerdo con los inversionistas existen riesgos por la victoria de la izquierda,
pero también si gana el candidato de la derecha, ya que esto puede ocasionar
tensiones sociales en un país que como se demostró lleva décadas sujeto a la
volatilidad de su ciclo económico.6
La explicación de toda crisis y de las recesiones asociadas, así como de una
baja tasa de crecimiento de largo plazo, se encuentra en fenómenos de tipo co-
yuntural, pero de mayor peso son los factores estructurales. El poco crecimiento
y la volatilidad registrados se explican por la inercia de la economía y las con-
diciones internacionales vigentes, al no resolverse problemas tan importantes
como la ausencia de una política industrial activa, la inversión en ciencia y tecno-
logía, el desarrollo regional, la mejora de la calidad educativa, el crecimiento de
la corrupción y los desvíos de fondos públicos, la baja tasa de inversión pública,
pero sobre todo el mantenimiento de una política macroeconómica inadecuada
que en lo fiscal se guía exclusivamente por el principio de finanzas equilibradas
y en lo monetario por el control obsesivo de la inflación utilizando como ancla
6 Germán-Soto (2017), demuestra que existe una estrecha vinculación entre el ciclo de la
productividad en las industrias manufactureras mexicanas de 1993 al 2014 y el ciclo polí-
tico, de tal forma que en el último año de gobierno la producción se incrementa, mientras
que tiende a desacelerarse en el primer año de gobierno. Esto viene a reforzar la hipótesis
expuesta respecto al próximo registro de una recesión.
105
Isaac sánchez-Juárez | Ciclos económicos en México: identificación, profundidad y duración
los salarios y costos unitarios del trabajo. Teniendo en mente lo indicado, se
pasa ahora a una breve explicación de los factores que desencadenaron las tres
recesiones del periodo de estudio. En 1994-1995 la recesión estuvo relacionada
con la confianza entre los encargados de la política económica, respecto a que,
dado el equilibrio de las finanzas públicas, el resto de los balances, particular-
mente el comercial, no eran importantes. La crisis de 1994 se caracterizó por
estar antecedida de un deterioro en la cuenta corriente como resultado de la
sobrevaluación de la moneda que catapultó el consumo de bienes importados.
Debido a esa crisis, hoy se sabe que utilizar el tipo de cambio como un
mecanismo de control de la inflación tendrá como consecuencia el desajuste
del sector externo, lo que se traducirá en una brecha importante entre el pib ob-
servado y su valor de tendencia. De aquí las autoridades sacaron la conclusión
de que debían eliminarse los sistemas de control cambiario y dejar que el dólar
flote libremente con base a su oferta y demanda. A pesar de esto, hoy en día
el sistema cambiario tiene distorsiones relacionadas con la especulación, pero
no se alimenta el déficit en cuenta corriente con las reservas internacionales
como ocurrió en 1994.7
En relación con la recesión del 2001, Calderón y Hernández (2017: 71),
comentan que:
Marcado por la crisis macroeconómica de 2000.3-2001, este ciclo de 8 años se caracte-
riza por tener una fase de ascenso (0.65) superior a la fase de descenso (0.45), y una fase
de aceleración (0.21) superior a la de contracción (−0.176). La expansión estuvo determi-
nada por la expansión que conoció Estados Unidos en los noventa, misma que terminó
con la crisis de principios del 2001, momento en que la economía mundial mostró una
desaceleración que dio lugar a una contracción severa del comercio internacional. Este
deterioro del crecimiento mundial incidió negativamente en el desempeño de la econo-
mía mexicana, con sus consecuentes pérdidas en los niveles de inversión y el empleo. En
2002 la economía mexicana se recuperó lentamente.
En lo que refiere a la recesión del 2008-2009, Mejía et al. (2017), consideran que
fue producto de la sincronización con el ciclo norteamericano, por medio de las
exportaciones, la ied y las remesas, por lo que se observa una paradoja, ya que las
autoridades se enfocan en mantener fundamentos macroeconómicos “sólidos”,
pero ello no evita que se produzcan las recesiones como resultado de choques
externos negativos. Por lo que las políticas y programas de ajuste que se basan en
los principios del Consenso de Washington han resultado un fracaso.
Mejía et al. (2017), demuestran que tanto en la recesión del 2001 como en
la del 2008, el gobierno instrumentó al principio políticas restrictivas para en-
frentarlas, durante la primera aumentó el “corto”, mientras que en la segunda
la tasa de interés se incrementó durante cinco ocasiones para mantener las
7 Para mayores referencias sobre este episodio económico ver Cárdenas (2015).
106
economía unam vol. 16, núm. 47, mayo-agosto, 2019
expectativas inflacionarias de acuerdo con su objetivo. Aunque también des-
tacan que, por un periodo breve, a partir de enero de 2009, se relajó la política
monetaria con lo que se tuvo durante ese tiempo una política monetaria anti-
cíclica. En la parte fiscal, también en ese año, el gasto de gobierno aumentó,
pero dicha estrategia se revertió al año siguiente. Fuera de este episodio, la
política macroeconómica ha sido procíclica con lo que la constante es el bajo
crecimiento económico, recesiones, crisis y en general ciclos económicos ines-
tables. Ante estas condiciones, se requiere aplicar una política fiscal activa que
coadyuve al dinamismo productivo y una política monetaria que contemple
además de la estabilidad de los precios, un equilibrio del empleo a partir de un
mayor crecimiento económico.
Para continuar conviene citar a Mejía et al. (2017: 79), quienes terminan su
reporte de investigación señalando que:
Los hechos son claros: las fases del ciclo estadounidense se reflejan inmediatamente en
la economía nacional, o para decirlo de otro modo, la dinámica de la última depende de la
primera, con muy poco margen de maniobra para la política de estabilización. Por tanto,
ante las limitaciones que enfrenta para mitigar los choques de corto plazo, la preocupa-
ción central de la política tendría que ser el crecimiento de largo plazo.
La principal recomendación de este trabajo es que se vuelva a diseñar la política ma-
croeconómica en función de la producción, no al servicio de grupos e intereses del
sistema financiero. La economía real y no la economía de casino es la que debe for-
talecerse, por lo tanto, debe ponerse énfasis en el crecimiento económico. Para ello,
la política fiscal debe centrarse en tener un carácter anticíclico y a la vez eliminar la
fragilidad estructural de las finanzas públicas, esto es, promover la recuperación de
la actividad económica primero y asegurar enseguida la sustentabilidad fiscal.
En materia de política monetaria debe reformarse la ley orgánica del Banco de
México para obligarlo a cumplir con un mandato dual centrado en el crecimiento
económico y el control de los precios, además, vigilar que la política monetaria no
siga generando costos sociales producto de la sobrevaluación cambiaria.
Para que México pueda crecer y generar el empleo que demanda una cre-
ciente fuerza de trabajo, tiene que complementarse el enfoque actual centrado en
la estabilidad macroeconómica con uno de dinamismo macroeconómico, de no
presentarse este cambio se corre el riesgo de perpetuar el no desarrollo que pre-
valece en el país y con ello quedarse para siempre en “el laberinto de la soledad”.
107
Isaac sánchez-Juárez | Ciclos económicos en México: identificación, profundidad y duración
Bibliografía
Almendra-Arao, G., González-Estrada, A. y Mora-Flores, J. (2008), Los ciclos
económicos de México y sus regularidades empíricas. Agrociencia, 42(3),
299-311.
Antón, A. (2011), El ciclo económico en México: características y perspecti-
vas. Realidad, Datos y Espacio. Revista Internacional de Estadística y Geo-
grafía, 2(2), 32-49.
Baxter, M. y King, R. (1999), Measuring business cycles: Approximate band‐
pass filters for economic time series. The Review of Economics and Statis-
tics, 81, pp. 575–593.
Calderón, C. (2012), Crisis y ciclos económicos de México de 1896 al 2010: un
análisis espectral. Argumentos, 25(70), 105-128.
Calderón, C. y Hernández, L. (2017), Integración económica, crisis económi-
cas y ciclos económicos en México. Contaduría y Administración, 62(1),
64-84.
Canova, F. (1998), Detrending and business cycles facts. Journal of Monetary
Economics, 41(3), 475-512.
Cárdenas, E. (2015), El largo curso de la economía mexicana. De 1780 a nuestros
días. Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica.
Christiano, L. y Fitzgerald, T. (2003), The band pass filter. International Eco-
nomic Review, 44(2), 435-465.
De Jesús Romo, V. (2016), ¿Ciencia económica o el arte de hacer economía?
Metodología científica y replicaciones en economía. Investigación Econó-
mica, 75(296), 73-110.
del Rey, E., Goetz, R., Planells, N., Silva, J. y Xabadia, Á. (2014), Prácticas de
economía con ordenador. Madrid: Antoni Bosch Editor.
Erquizio, A. (2010), Recesiones regionales en México. Análisis Económico,
25(60), 81-113.
Germán-Soto, V. (2017), El ciclo económico de la productividad y su relación
con el ciclo político en México. Estudios Económicos, 32(1), 65-94.
Girón, A. y Correa, E. (2013), México en la trampa del financiamiento. El sende-
ro del no desarrollo. Ciudad de México: unam.
Heat, J. (2011), Identificación de los ciclos económicos en México: 30 años de
evidencia. Realidad, Datos y Espacio, Revista Internacional de Estadística
y Geografía, 2(2), 19-31.
Hernández, E. (2016), Tendencias recientes del mercado laboral (2005-2015).
Revista de Economía Mexicana. Anuario unam, 1(1), 87-139.
Hodrick, R. y Prescott, E. (1997), Post-war U.S. business cycles: An empirical
investigation. Journal of Money, Credit and Banking, 28(4), 1-16.
108
economía unam vol. 16, núm. 47, mayo-agosto, 2019
inegi (2013), Metodología de ajuste estacional. Aguascalientes: Instituto Nacio-
nal de Estadística y Geografía.
Loría, E. y Salas, E. (2014), Ciclos, crecimiento económico y crisis en México.
Estudios Económicos, 29(2), 131-161.
Mejía, P. (2003), Regularidades empíricas en los ciclos económicos en Méxi-
co: producción, inversión, inflación y balanza comercial. Economía Mexi-
cana, 12(2), 231-274.
Mejía, P., Martínez, J. y Rendón, W. (2004), Ciclos económicos industriales clá-
sicos en México. El Colegio Mexiquense, Documento de Trabajo No. 85.
Mejía, P., Gutiérrez, E. y Farías, C. (2006), La sincronización de los ciclos econó-
micos de México y Estados Unidos. Investigación Económica, 45(258), 15-45.
Mejía, P. y Silva D. (2014), Sincronización internacional de los ciclos del empleo
de los estados de México, 1998-2012. Paradigma Económico, 6(2), 59-93.
Mejía, P., Díaz, M. y Vergara, R. (2017), Recesiones de México en los albores
del siglo xxi. Problemas del Desarrollo¸ 48(189), 57-84.
Mejía, P., Rendón, L., Vergara, R. y Aroca, P. (2018), International synchro-
nization of the Mexican states business cycles: Explaining factors. North
American Journal of Economics and Finance, 44, 278-288.
Moreno-Brid, J. y Ros, J. (2010), Desarrollo y crecimiento en la economía mexi-
cana. Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica.
Perrotini, I. y Vázquez, A. (2017), Is the wage rate the real anchor of the in-
flation targeting monetary policy framework? Investigación Económica,
76(302), 9-54.
Sánchez, I. (2011), Estancamiento económico en México, manufacturas y ren-
dimientos crecientes: un enfoque kaldoriano. Investigación Económica,
70(277), 87-126.
Sánchez, I. (2012), Ralentización del crecimiento y manufacturas en México.
Nóesis. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades, 21(41), 137-170.
Sánchez, I., García, R. y Barajas, H. (2016), The relationship between total
production and public spending in Mexico: Keynes versus Wagner. Inter-
national Journal of Financial Research, 7(1), 109-120.
Sánchez, I. y García, R. (2016), Public debt, public investment and economic
growth in Mexico. International Journal of Financial Issues, 4(2), 1-14.
Sánchez. I. y Moreno-Brid, J. (2016), El reto del crecimiento económico en
México: industrias manufactureras y política industrial. Finanzas y Políti-
ca Económica, 8(2), 271-299.
Srithongrung, A. y Sánchez, I. (2015), Fiscal policies and subnational econo-
mic growth in Mexico. International Journal of Economics and Financial
Issues, 5(1), 11-22.
... Dado que la serie utilizada correspondió al periodo 1993/01 a 2017/03, se detectaron tres ciclos completos. Para la referencia técnica sobre el cálculo de los ciclos, véase Sánchez-Juárez (2019 El primer ciclo es el de mayor duración (8 años y nueve meses), la fase de expansión fue la más larga y la de mayor profundidad de los tres, lo que se corresponde con los primeros años de operación del tlcan(tras la superación de la crisis del 94-95 y la recesión más profunda de la historia reciente de México). El primer ciclo también registró la recesión más larga, pero no la más profunda. ...
Article
Full-text available
Este artículo se enfoca en demostrar que la producción y empleo entre 2000-2017 registraron una evolución totalmente insatisfactoria como consecuencia del diseño y ejecución de una política económica centrada en la estabilidad de los precios y las finanzas públicas equilibradas. Para verificar lo anterior se utilizaron estadísticas oficiales. Entre los princi-pales hallazgos se tiene que la economía creció de forma mediocre, en términos per cápita 0.94% en promedio y en materia de generación de empleo formal 1.02%. Por lo tanto, se recomienda el establecimiento de un modelo de dinamismo productivo, con el ánimo de generar un cambio estructural positivo que eleve el crecimiento de la producción y empleo.
Chapter
Full-text available
Aun cuando los indicadores más importantes de la pandemia son el número de contagiosos, de personas recuperadas y decesos, los impactos se manifiestan a diferentes niveles, tanto en las personas, como en las empresas, las actividades económicas, los gobiernos y las regiones. Si bien al mes de diciembre del 2020, ya existe una gran cantidad de estudios para medir los efectos negativos provocados, el recuento final se podrá evaluar cuando la Organización Mundial de la Salud declare como superada la pandemia en su fase 5. En este sentido, es importante mencionar que habrá efectos como el control sanitario de la pandemia, que con la presencia de las vacunas se logre controlar, no obstante, aspectos como el cierre de empresas, el desempleo generado, o los efectos financieros en la economía, tardarán años para ser superados en el mundo.
Chapter
Full-text available
El presente libro tiene como propósito dar a conocer los resultados de investigación que obtuvieron 55 autores-coautores adscritos a 32 Instituciones de Educación Superior (12 internacionales) y 1 institución de gobierno sobre los efectos que la estrategia sanitaria, implementada para atender los efectos perniciosos provocados por la pandemia sanitaria del COVID19, tuvo en el ámbito económico, productivo y social. De tal manera que destacan casos en empresas, sectores productivos, gobierno y grupos vulnerables, en los cuales se plasman tanto los efectos sentidos, mecanismos de afectación y las estrategias que fueron llevadas a cabo para enfrentar y superar, los efectos negativos que resintieron. Esta publicación refleja uno de los productos del proyecto “Efectos sociales, económicos, emocionales y de la salud ocasionados por la pandemia del COVID19 y la cuarentena sanitaria” ante una convocatoria internacional para documentar estudios de caso bajo una revisión por pares ciegos.
Chapter
Full-text available
En el capítulo se identifican los ciclos de crecimiento del empleo manufacturero, su duración y profundidad en Ciudad Juárez. Además, se expone el grado de sincronización entre los ciclos de Juárez y los nacionales (y de los EUA). Se usaron datos de empleo total manufacturero mensual de 1998 a 2020. Los ciclos se identificaron usando el filtro Cristiano-Fitzgerald y la sincronización con el apoyo de modelos VAR y una medida conocida como LINK. Se identificaron tres ciclos completos en Juárez (cuatro a nivel nacional y EUA), con dos recesiones importantes, una recesión del 2000/09 al 2003/03 con una profundidad promedio de -0.94% y otra del 2007/11 al 2009/06 con una profundidad promedio de -1.81%. Respecto a la sincronización se encontró que los ciclos en Juárez estuvieron relativamente más conectados con los ciclos nacionales que con los de EUA.
Chapter
Full-text available
Este trabajo tiene por objetivo evidenciar las condiciones de vulnerabilidad económica a las que se enfrentan personas en condición de autoempleo subordinado frente a las medidas de aislamiento social que se han implementado con la Jornada Nacional de Sana Distancia en México, específicamente en la ciudad surfronteriza de Chetumal, Quintana Roo. Se diseñó una entrevista con cinco dimensiones: precariedad e inestabilidad laboral; contexto económico; cambio en las formas de vida; capital social; y, desprotección del Estado. Se concluye que la pandemia de COVID-19 no hizo mas que evidenciar, aun más, lo desigual y amedrentador en términos económicos que resulta el modelo neoliberal en que se ha conducido México, y, que es necesario replantear y reorientar las políticas productivas y de protección social, en especial, para la fuerza de trabajo que no cuenta con acceso pleno a salud pública y seguridad social.
Article
Given the facts and events in the Mexican economy, the present paper is about using economic history and economic cycles theory to review, analyze and find out the behavior we had had between 1982 to 2018; the purpose is giving explanation thru some facts such as the lose decade, the petroleum economic crisis, the joining to NAFTA, the December’s mistake, the economic recovery by the end of the millennium, the mortgage economic crisis and finally the causes and symptoms for the economic recession by the end of 2018.
Article
Full-text available
En el presente documento se utiliza un enfoque episódico para contrastar las causas, los mecanismos de transmisión y las respuestas de política de las recesiones presentadas durante los años 2001-2003 y 2008-2009 en México, y explicar así, sus diferentes características. Ambas recesiones se derivaron de burbujas especulativas de sectores específicos de Estados Unidos y generaron episodios análogos en la economía mexicana como consecuencia de su alto grado de integración. No obstante, la primera fue más larga por los choques exógenos (ataques terroristas e ingreso de China a la Organización Mundial de Comercio (omc)) que agudizaron la caída de la manufactura, y la segunda más profunda debido a los efectos del colapso del crédito. Esta evidencia muestra los límites de la política económica nacional y la alta vulnerabilidad de la economía mexicana a loschoques externos.
Article
Full-text available
Con el procedimiento X-12-ARIMA y el filtro HP (λ=1 096) corregido al final de la muestra (St. Amant y van Norden, 1997; Sarabia, 2010) identificamos los ciclos de crecimiento y calculamos el crecimiento del producto potencial de México (1980.1-2013.4). Encontramos que: a) existen seis ciclos, b) su duración varía entre 15 y 22 trimestres, c) la amplitud de los ciclos como proporción del producto potencial varía en un rango de 4.46% a-6.48%, d) las fases de expansión nunca han superado a la primera cifra, por lo que puede considerarse como una señal de alarma del fin de cada ciclo y e) hacia 2013.4 la economía mexicana estaba 2.5% abajo.
Article
Full-text available
Numerous central banks (CBs) focus on controlling the nominal interest rate (i) to sway the price level and meet the inflation target (πo) nowadays (Taylor, 1993; Bernanke et al., 1999; Woodford, 2003). The i is taken to be the anchor for a low and stable rate of inflation in an open economy model. Yet, some analysts, orthodox and heterodox alike, have challenged this belief arguing that CBs turn to the exchange rate (e) channel and adopt it as a second policy tool with the aim of meeting πo (Svensson, 1999; Hüfner, 2004). The purpose of this paper is to show that the veritable anchor of inflation is neither i nor e, but the wage rate and the unit labour costs (ULC). We conduct econometric analyses based on data from a set of inflation targeting countries. The main empirical findings support our hypothesis regarding the higher importance of wages and the ULC vis-à-vis i and e in the determination of the CPI. http://www.revistas.unam.mx/index.php/rie/article/view/63281/55576
Article
Full-text available
En este artículo se analiza la peculiaridad de la dinámica de las fluctuaciones económicas de la economía mexicana en el marco de su integración con Estados Unidos y Canadá, y se demuestra cómo la economía mexicana endogeneizó las crisis macroeconómicas provenientes de Estados Unidos (2001 y 2007) y cómo los ciclos económicos de ambos países se fueron alineando. Con base en la teoría económica heterodoxa de las crisis y los ciclos verificamos la «ley empírica de la dinámica económica» del sistema capitalista mexicano según la lógica de la teoría del acelerador-multiplicador que nos permitió estudiar la dinámica de las fluctuaciones para el período de estudio (1993-2013). Para ello, construimos y estimamos un modelo VAR estacionario y utilizamos las pruebas de causalidad a la Granger y datos trimestrales.
Article
Full-text available
El objetivo de este artículo es argumentar que para que la economía se fundamente plenamente como una ciencia, y no simplemente como un arte basado en la intuición, se deben seguir ciertos principios científicos. El artículo contribuye al debate sobre la materia, específicamente en dos aspectos metodológicos: 1) el adecuado análisis de datos para la verificación de las hipótesis de una investigación y 2) la replicación de los hallazgos científicos con la finalidad de evaluar a los mismos. El primer aspecto, con base en el enfoque probabilístico de la econometría de Haavelmo (1944), implica que los economistas aseguremos que los supuestos probabilísticos de los modelos estadísticos que utilizamos en nuestras investigaciones se cumplan. El segundo aspecto plantea que las replicaciones son un medio para establecer la fragilidad (derivada por errores del manejo de bases de datos o por la inadecuada especificación de los modelos estadísticos), o la solidez (derivada de la robustez de los resultados ante cambios en el periodo de análisis, en la economía analizada, en la especificación de las variables, en el método de estimación, etc.) de los resultados reportados en una investigación publicada. El artículo contribuye con una ilustración de nuestra propuesta metodológica: se trata de la replicación del artículo de Kakkar (2001), “Long run real exchange rates: evidence from Mexico”, publicado en la revista Economics Letters.
Article
Full-text available
El artículo se enfoca en un problema estructural de la economía mexicana: el bajo crecimiento económico. Se argumenta que las industrias manufactureras son el motor del crecimiento económico. En este sentido, se supone que una de las principales causas del bajo crecimiento en México es la insuficiencia dinámica de las manufacturas. Para verificar lo anterior, se usaron series de tiempo trimestrales de 1982 a 2015, de la producción manufacturera, no manufacturera y total, con las cuales se probó estacionariedad, cointegración y aplicó un test de causalidad de Granger. Se encontró que la serie de producción manufacturera es causa estadística de la producción no manufacturera y total, lo cual es consistente con el marco teórico sectorial-estructural usado como referencia. Con base en los resultados, el artículo discute la actual política económica, sugiere mejoras, particularmente tener un enfoque más activo en relación a la promoción del desarrollo de la producción manufacturera, para asegurar que la economía se dinamice y entre en un círculo virtuoso de causación acumulativa.
Article
Full-text available
The primary objective of this article is to answer the following two research questions: has the growing public debt of state governments promoted increased public investment? If the answer is yes, then does any increase in public investment lead to more growth in the Mexican states? Dynamic Models of panel data and the Generalized Method of Moments, with information for 32 states from 1993 to 2012, were used for this purpose. The econometric results confirmed that public debt is positively correlated with public investment and that this in turn generates economic growth. This does not mean that a good economic policy strategy has been followed, since the marginal positive impact of public investment, and therefore the public debt on the production per person, is reduced (1% increase in the interaction between public investment and public debt variable causes a 0.0005% increase in economic growth). This suggests deviations from the debt contracted for purposes other than production, which could lead to a situation of unsustainability of state public finances in the medium term.
Article
La teoría del ciclo político-económico (CPE) sostiene que las economías se ven favorablemente influenciadas en el último año de administración política y tienden a desacelerarse en el primer año. Para investigar esta hipótesis se analiza el ciclo de la productividad de las industrias manufactureras de México durante 1993.1-2014.4. Los resultados desde modelos dinámicos indican que la fuerza de la productividad es relativamente menor en los trimestres 1 y 4, lo que se relaciona con el ciclo político, ya que también la elasticidad cae en los trimestres del primer año de gobierno y se incrementa en el último.
Article
The aim of this paper is to identify the explaining factors of the synchronization of the business cycles of the Mexican states and those of the US economy. The cycle indicator is obtained by de-trending the series of total formal employment (Mexican states) and nonfarm employment and industrial production (US). In general, our panel data model estimations suggest the existence of spatial autocorrelation and significant time-period fixed effects. Also, the estimates indicate a significant and positive effect of the ratio of foreign direct investment to gross domestic product (GDP), which may be supplementing the impact of international trade (driven by the most internationally integrated states) and a negative effect of the ratio of remittances to GDP (driven by less integrated states). Finally, the evidence suggests that more similar productive structures yield more synchronized business cycles.