Technical ReportPDF Available

Abstract

A nivel mundial, las pesquerías siguen siendo explotadas a tasas cada vez mayores. Las pesquerías de pequeña escala contribuyen en gran medida tanto en términos de captura general como el número de pescadores involucrados. Las reservas marinas han sido tradicionalmente una herramienta de referencia para las pesquerías en pequeña escala que explotan recursos bentónicos (por ejemplo, callo, abulón o langosta), sin embargo, los impactos de cambio climático y la disminución de los recursos están llevando a los pescadores y tomadores de decisiones a buscar nuevas estrategias para garantizar la sostenibilidad de la pesca y proteger los medios de vida en las comunidades costeras. En este documento presentamos dos estrategias implementadas en el norte de México, en las cuales los pescadores combinaron reservas marinas con arrecifes artificiales, recolección de larvas, siembra y maricultura. Presentamos un resumen de las metodologías seguidas y las lecciones aprendidas durante el proceso con el objetivo de promover la replicación exitosa de los proyectos. Los mensajes clave son: 1) muchos pescadores son conscientes de los cambios ambientales y están buscando activamente formas de adaptarse, 2) para que el proyecto tenga éxito, la comunidad debe tener un interés personal en el recurso y estar dispuesta a co-invertir en el proyecto, y 3) los fenómenos meteorológicos extremos (como los huracanes) pueden afectar negativamente al progreso y deben tomarse en la cuenta. Global fisheries continue to be exploited at ever-increasing rates. Small-scale fisheries contribute greatly both in terms of overall catch and number of fishers involved in these activities. Marine reserves have traditionally been the go-to tool for small-scale fisheries that fish benthic resources (e.g. penshell, abalone or lobster) however the increasing impacts of climate change, and ever decreasing resources, are moving fishers and managers towards new strategies to ensure sustainability in fisheries and protect livelihoods in coastal communities. In this document we present two strategies implemented in the north of Mexico, in which fishers combined marine reserves with artificial reefs, larvae collection, seeding and mariculture. We present a summary of the methodologies followed and the lessons learnt during the process with the aim of promoting successful replication of the projects. Key takeaway messages are that 1) many fishers are aware of the environmental changes, and are actively looking for ways to adapt, 2) for the project to be successful, the community must have a vested interest in the resource and be willing to co-invest in the project, and 3) extreme weather events (such as hurricanes) can adversely affect progress and must be taken in the account.
1
Lecciones Aprendidas de Proyectos Pilotos de
Herramientas de Manejo Pesquero Combinadas
2
Lecciones Aprendidas de Proyectos Pilotos de Herramientas de Manejo Pesquero
Combinadas
1
Resumen Ejecutivo
A nivel mundial, las pesquerías siguen siendo explotadas a tasas cada vez mayores. Las
pesquerías de pequeña escala contribuyen en gran medida tanto en términos de captura general
como el número de pescadores involucrados. Las reservas marinas han sido tradicionalmente
una herramienta de referencia para las pesquerías en pequeña escala que explotan recursos
bentónicos (por ejemplo, callo, abulón o langosta), sin embargo, los impactos de cambio
climático y la disminución de los recursos están llevando a los pescadores y tomadores de
decisiones a buscar nuevas estrategias para garantizar la sostenibilidad de la pesca y proteger
los medios de vida en las comunidades costeras. En este documento presentamos dos
estrategias implementadas en el norte de México, en las cuales los pescadores combinaron
reservas marinas con arrecifes artificiales, recolección de larvas, siembra y maricultura.
Presentamos un resumen de las metodologías seguidas y las lecciones aprendidas durante el
proceso con el objetivo de promover la replicación exitosa de los proyectos. Los mensajes clave
son: 1) muchos pescadores son conscientes de los cambios ambientales y están buscando
activamente formas de adaptarse, 2) para que el proyecto tenga éxito, la comunidad debe
tener un interés personal en el recurso y estar dispuesta a co-invertir en el proyecto, y 3) los
fenómenos meteorológicos extremos (como los huracanes) pueden afectar negativamente al
progreso y deben tomarse en la cuenta.
Executive Summary
Global fisheries continue to be exploited at ever-increasing rates. Small-scale fisheries
contribute greatly both in terms of overall catch and number of fishers involved in these
activities. Marine reserves have traditionally been the go-to tool for small-scale fisheries that
fish benthic resources (e.g. penshell, abalone or lobster) however the increasing impacts of
climate change, and ever decreasing resources, are moving fishers and managers towards new
strategies to ensure sustainability in fisheries and protect livelihoods in coastal communities.
In this document we present two strategies implemented in the north of Mexico, in which fishers
combined marine reserves with artificial reefs, larvae collection, seeding and mariculture. We
present a summary of the methodologies followed and the lessons learnt during the process
with the aim of promoting successful replication of the projects. Key takeaway messages are
that 1) many fishers are aware of the environmental changes, and are actively looking for ways
to adapt, 2) for the project to be successful, the community must have a vested interest in the
resource and be willing to co-invest in the project, and 3) extreme weather events (such as
hurricanes) can adversely affect progress and must be taken in the account.
1
Preparado por Stuart Fulton, Francisco Fernández, Ernesto Gastélum y Arturo Hernández. Marzo 2019.
3
Contenido
Resumen Ejecutivo ...................................................................................... 2
Executive Summary ...................................................................................... 2
Contenido ................................................................................................. 3
Introducción .............................................................................................. 4
Metodología ............................................................................................... 6
Resultados ............................................................................................... 10
Lecciones Aprendidas .................................................................................. 17
Conclusión ............................................................................................... 19
Bibliografía .............................................................................................. 19
4
Introducción
Las reservas marinas completamente protegidas
2
son áreas del océano protegida de cualquier
actividad extractiva, incluyendo la pesca (Roberts y Hawkings 2000). Una reserva marina exitosa
crea condiciones en las que las poblaciones de especies previamente capturadas pueden
recuperar y restaurar el equilibrio trófico en el ecosistema. Se decretan con objetivos para la
recuperación de la pesca tanto dentro como fuera de la zona cerrada. La recuperación de la
biomasa pesquera dentro de la reserva puede causar efectos colaterales en las zonas de pesca
adyacentes, tanto el traslado de especímenes adultos, como la exportación de larvas (Russ et
al. 2004, Gaines et al. 2010). Este efecto de desbordamiento puede ayudar a compensar algunos
de los costos de oportunidad para los pescadores que cedieron las zonas de pesca para crear la
reserva marina. Investigaciones a nivel mundial, con datos de más de 124 reservas marinas han
destacado que reservas marinas efectivas pueden producir grandes aumentos en la biomasa de
especies (+446% en promedio), tamaño (+28% en promedio) y la diversidad de especies (+21%
en promedio) (PISCO 2007).
Comunidad y Biodiversidad (COBI) ha trabajado durante 20 años para establecer, evaluar y
mantener reservas marinas en colaboración con las comunidades pesqueras de México. Las
reservas marinas pueden establecerse como zonas de refugio pesquero en virtud de la
legislación de pesca, zonas de no pesca bajo la legislación ambiental o voluntariamente como
reservas comunitarias reguladas por la comunidad. En las reservas marinas decretadas por los
socios de COBI se ha detectado que las reservas proporcionan protección a más de 28 especies
en peligro de extinción, aumentan la proporción de depredadores tope y protegen especies
durante tiempos claves de su ciclo de vida (COBI 2018). Sin embargo, también hemos detectado
que en algunos casos una reserva marina no es suficiente para proporcionar beneficios a la
pesca o proteger la pesquería de factores externos, como el cambio climático. Debido a esto,
en el 2012 COBI empezó a desarrollar estrategias que combinan otras herramientas de manejo
con reservas marinas para buscar el mejor beneficio pesquero y de conservación. Este reporte
documenta dos de los casos: Zonas de Manejo Integral y Arrecifes Artificiales.
Zonas de Manejo Integral
Las Zonas de Manejo Integral (ZMI) son un enfoque novedoso para el manejo y recuperación de
bivalvos, el cual incluye la combinación de diferentes herramientas de manejo pesquero y la
acuacultura. Implica la asignación de un área (por ejemplo de 1 a 25 hectáreas), en el cual los
productores definen una zonificación dentro del polígono: 1) zona de refugio pesquero, 2) zona
de aprovechamiento y 3) zonas de maricultivo (en esta última parte se lleva a cabo los trabajos
de colectar semillas del medio natural, pre-engorda y engorda).
A través de este diseño se busca el repoblamiento de pesquerías que están mermadas, o
mantener saludables poblaciones que se están aprovechando. Las ZMI se definen como un
proceso continuo, dinámico y participativo por medio el cual se toman decisiones sobre el uso
sustentable, el desarrollo, la protección de áreas y de los recursos marinos de una región.
Son de gran importancia y útiles para las comunidades pesqueras porque logran el desarrollo
sustentable de una pesquería, elevando la calidad de vida y reduciendo los riesgos causados por
la sobreexplotación. Ayudan a disminuir los conflictos generados por el uso de espacios de los
2
La nomenclatura puede variar e incluye: reservas marinas completamente protegidas, zonas de no pesca, refugios
pesqueros, zonas de restauración pesquero etc., pero el concepto sigue siendo el mismo, cero actividades
extractivas.
5
recursos e incrementa la abundancia de especies de importancia comercial, las cuales sustentan
pesquerías locales. Además, de ser procesos liderados por los pescadores, son sumamente
participativos y son mecanismos de involucrar a toda la comunidad pesquera.
Reservas Marinas con Arrecifes Artificiales
Los arrecifes artificiales (AA) son estructuras sumergidas, colocadas de manera deliberada sobre
el fondo marino para imitar alguna de las características de un arrecife natural. Las estructuras
varían en dimensiones, formas y materiales dependiendo del objetivo principal para lo que
fueron diseñados, ya que pueden estar pensados para el buceo recreativo, repoblamiento de
especies o restauración de ecosistemas. Dependiendo de estos objetivos los arrecifes
artificiales pueden estar fabricados de diversos materiales (ej. barcos, concreto, rocas) (Pratt
1994, Baine 2001, Pérez del Toro, 2001, Walker et al. 2002, Seaman et al. 2013).
La mayor parte de los AA instalados al día de hoy en aguas mexicanos están destinados a fines
turísticos, y en casos muy específicos, para fines de restauración o recuperación de especies
de interés comercial (Pickering et al. 1997). Los AA pueden ayudar a generar conectividad entre
algunas zonas que no tienen cómo desarrollarse, dando así la posibilidad de seguir creciendo y
repoblando nuestros mares. También sirven como refugios de especies denominadas “de
corrida”, un ejemplo de estas es la langosta, la cual por temporadas llega a ciertas zonas para
su reproducción. Además, sirven para que otro tipo de organismos, como los peces, tengan
mayor hábitat.
Figura 1 Ubicación de proyectos pilotos
6
Metodología
Zonas de Manejo Integral
El Golfo de California es conocido por su alta productividad, diversidad biológica y por albergar
importantes pesquerías de gran y pequeña escala. El buceo comercial de bivalvos de pequeña
escala ha predominado como actividad desde principios del siglo pasado, y ha mermado
fuertemente en las últimas décadas por causa de una pesquería desmedida. La sobreexplotación
de estos recursos ha sido generada principalmente por una escasa regulación, una situación de
acceso abierto y una sobre-capitalización del esfuerzo pesquero. Para asegurar un manejo
sustentable de estos recursos los productores requieren buscar alternativas para revertir la
crisis que atraviesa la pesquería.
En 2012 dos cooperativas en Sonora (Jóvenes Eco Pescadores de Bahía de Kino y Los Paredones
de Punta Cirios de Puerto Libertad) decidieron recuperar bivalvos en colaboración con COBI.
Durante el inicio de los proyectos se identificaron aspectos de administración y manejo que se
podían mejorar. Se capacitó a los socios de las cooperativas en la tramitología de un permiso
(pesca y acuacultura de fomento) y se dieron talleres de herramientas de manejo pesquero
como: cuotas, permisos, tallas mínimas, zonas de no pesca, acuacultura, aspectos de la
dinámica población de bivalvos, conectividad y etapas de un cultivo.
En el año 2013 las dos cooperativas obtuvieron sus primeros permisos para Acuacultura de
Fomento (PAF) por parte de la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (CONAPESCA), para
poder implementar las ZMI para el callo de hacha (Atrina tuberculosa) en Bahía de Kino y el
callo de árbol (Pteria sterna) en Puerto Libertad, ya teniendo definida su zonificación. Las ZMI
incluyen el uso de 25 hectáreas con acceso exclusivo (no se puede aprovechar la especies en
esta área por otro grupo), que se subdividen en tres subzonas: 1) un area de no pesca, 2) zona
de captura (lugar de engorda en el fondo marino) y 3) zona de maricultura (captura de larvas y
engorda en suspensión). Para el funcionamiento de las zonas incluye la recolección de larvas
en el entorno natural, sembrando y engordando en estructuras sumergidas y en el fondo marino.
El proyecto está dividido en varias etapas, las cuales se describe en mayor detalle en el manual
de “Seguimiento al cultivo de bivalvos en ZMI” en Gastélum-Nava et al. (2018):
1. Identificar de la pesquería a recuperar.
2. Seleccionar del lugar de cultivo.
3. Realizar talleres de capacitación sobre temas de zonas de refugio pesquero,
conservación marina y pesca sustentable.
4. Realizar monitoreos de prospección para conocer el terreno (el cual servirá como línea
base).
5. Diseñar la zona de manejo integral. Cada cooperativa formula su propia disposición de
zonas sin la participación de actores externos.
6. Realizar el trámite del permiso de acuacultura de fomento y colecta del medio natural
(Figura 2).
7. Preparar infraestructura para el cultivo (equipo y materiales necesarios para echar a
andar el proyecto).
8. Monitorear las actividades de colecta y engorda a través de bitácoras.
9. Realizar un monitoreo submarino cada año para evaluar los cambios en abundancia de
la especie objetivo y otros componentes del ecosistema como peces e invertebrados.
7
Figura 2 Diagrama de flujo para la obtención de permisos para la acuacultura de fomento y recolección del medio
natural
Reservas Marinas con Arrecifes Artificiales
El Pacifico Mexicano, entre los estados de Baja California y Baja California Sur es un área rica
en historia y tradición pesquera. Las once cooperativas que juntas forman la Federación de
Cooperativas (FEDECEOOP) han sido identificadas como líderes en la pesca sustentable en
xico. Las cooperativas pescan escama, langosta (Panulirus interruptus y P. inflatus), abulón
(Haliotis fulgens y H. corrugata) y otras especies. La pesquería de langosta está certificada por
el Marine Stewardship Council como una pesquería sustentable, pero otras poblaciones están
en decline. En la última década, se ha detectado varios cambios ambientales, relacionados al
cambio climático, incluyendo cambios en la distribución de especies, temporadas y eventos de
hipoxia (Micheli et al. 2012), que ha causado mortalidad en especies bentónicas.
En el 2012 se realizó un evento de socialización de reservas marinas y herramientas de
conservación marina, con todas las cooperativas de la FEDECOOP por medio de un taller en
Ensenada. Durante el taller los técnicos de las cooperativas expusieron y evaluaron la aplicación
de estas herramientas en sus sitios de concesión. Después del taller se evaluó a cada
cooperativa participante mediante un análisis multicriterio (Delphos 4.1) (Hernández-Velasco
2013) con la finalidad de identificar que cooperativa mostraba mayor potencial para
implementar alguna herramienta de conservación marina. La SCPP El Progreso obtuvo mayor
puntaje de los criterios establecidos (por ejemplo: colaboración en otros proyectos de
investigación, estado de sus recursos pesqueros y nivel de inversión de la cooperativa).
En el 2015 se realizaron diversas reuniones con directivos y socios de la SCPP El Progreso para
exponer nuevamente el interés de colaborar con su organización. Durante las reuniones los
miembros de la mesa directiva expresaron su interés en establecer reservas marinas (para
8
abulón, escama y langosta), pero con la limitante de hábitat disponible para el establecimiento
de las mismas, propusieron el uso de arrecifes artificiales combinados con reservas marinas. En
el 2016, junto con investigadores expertos en arrecifes artificiales (University of California
Davis), reservas marinas (Stanford University y COBI) y pescadores (SCPP El Progreso) se realizó
un taller donde se diseñaron y propusieron diferentes modalidades de arrecifes artificiales.
Tomando en cuenta la complejidad, durabilidad, costo de fabricación, factibilidad de
instalación y monitoreo se decidió implementar modelos de casitas cubanas y pirámides
(combinación de modelos caribeños y californianos). El número de réplicas (arrecifes
artificiales) sitios y ubicación de dichos arrecifes fueron propuestas y evaluadas por
investigadores y pescadores de la cooperativa. Posterior al taller se presentaron los resultados
y propuestas finales a todos los socios de la cooperativa, y la propuesta fue sometida a votación
durante una asamblea ordinaria. Se comenzó con la gestión de permisos para instalar los
arrecifes artificiales en el 2016, así como la investigación científica para sustentar la
manifestación de impacto ambiental (MIA).
El proyecto se divide en las siguientes etapas (Figura 3 y 4, con más detalle en Hernández-
Velasco et al. 2018):
1. Establecer los objetivos por los que se pretende instalar un AA en la zona.
2. Definir especies objetivos a las que se pretende que sirvan los AA.
3. Caracterizar el sitio: identificar tipo de fondo, profundidad y dinámica de corrientes del
sitio.
4. Identificar el tipo de material, forma y dimensiones de los AA.
5. Consensuar con los interesados todos los puntos anteriores.
6. Desarrollar e implementar un plan de monitoreo y evaluación de los AA.
a. Elaborar un monitoreo prospectivo antes de instalar los AA en arrecifes naturales
y en el sitio en específico donde serán instalados los AA.
b. Implementar un monitoreo de reclutamiento y sucesión de especies dentro y
fuera de los AA.
7. Elaborar el manifiesto de impacto ambiental (MIA). Someter a SEMARNAT, realizando un
pago en SEMARNAT para la recepción, evaluación y resolución de la MIA. A recibir una
respuesta positiva, tramitar un permiso de la Secretaría de Marina y Secretaría de
Comunicaciones y Transportes. En caso de estar dentro de un Área Natural Protegida
(ANP), se requiere solicitar una carta de No Objeción a la dirección del ANP
correspondiente.
8. Comenzar con la fabricación e instalación de los módulos arrecifales.
9. Instalar arrecifes artificiales.
10. Realizar monitoreo de línea base y establecer un proceso de monitoreo periódico de los
sitios.
9
Objetivo 1
Definición de objetivos
enofocados en especie
especies de corrida
(migratorias)
número de especies
objetivo
tipo de fondo del
hábitat natural de
especie objetivo
ciclo de vida especie
objetivo
especies residentes
(no migratorias)
enfocados en
ecosistemas
complejidad de
ecosistema (cuevas,
rugocidad,
dimenciones)
área disponible para
AA
tipos de fondo
dominantes de
ecosistema
alternativa económica
turismo (buceo,
snorkel)
distancia al sitio
interes turistico área atractiva
incrementar zona de
pesca
conectividad con sitios
de pesca
área disponible entre
sitios
continuidad de hábitat
especies pesqueras tipo de hábitat natural
de especies objetivo
Objetivo 2
Considerac-
iones
Hábitat
necesario
Figura 3 Diagrama de flujo pasos a seguir para identificar objetivo y diseño de arrecifes artificiales
Convenios de colaboración
(grupos involucrados)
Manifestación de Impacto
Ambiental (SEMARNAT)
No objeción de actividades
(CONANP)
Trámites y
Permisos
En tierra:
Fabricación de moldes para módulos
arrecifales
Fraguado de materiales en moldes
Secado de módulos arrecifales
En mar:
Colocación de los arrecifes en los
sitios específicos
Marcar con GPS y boya cada arrecife
Fabricación
e Instalación
Monitoreo de
reclutamiento y
sucesión de especies
Exportación de
especies y larvas de
manera natural a
sitios adyacentes
Monitoreo y
Operación
Figura 4 Programa de trabajo para instalar arrecifes artificiales en reservas marinas
10
Resultados
Zonas de Manejo Integral
Se obtuvo un permiso para la acuacultura de fomento (el cual es un derecho de acceso
exclusivo) con un área de 25.9 hectáreas en Bahía de Kino (BK) (Figura 5) y 31.4 hectáreas en
Puerto Libertad (PL) (Figura 6). La ZMI fueron diseñadas de la siguiente manera: 1) zona de
refugio pesquero (zona de no captura) que corresponde al 30.5% en BK y 33% en PL, 2) zona de
captura 32% BK y 33% PL y 3) la zona de restauración (maricultivo) donde se llevara a cabo la
captura de larvas del medio natural, el crecimiento de los organismos y el cultivo en el fondo
marino, el cual corresponde al 37.5% en BK y 34% en PL. Es de suma importancia recalcar que
en el permiso para la acuacultura de fomento, solo viene el área total solicitada y no la
zonificación propuesta por cada cooperativa (ej. zona refugio pesquero
3
, zona captura y zona
maricultivo).
Figura 5 Ubicación de la Zona de Manejo Integral de Jóvenes Eco Pescadores en Bahía de Kino
3
A 15 de febrero 2019 los estudios técnicos justificativos para oficializar las zonas de refugio pesquero (bajo la
NOM-049) se encuentran en revisión por parte de CONAPESCA.
Zona de Maricultivo
11
Figura 6 Ubicación de la Zona de Manejo Integral de Los Paredones de Punta Cirios en Puerto Libertad.
La colecta de larvas se realizó del año 2015 hasta 2017. Se revisaron a los colectores cada mes
para extraer las semillas que se pegaron y poder continuar con la pre-engordada y engorda de
las especies de interés. Los colectores captaron larvas de diferentes especies de bivalvos; callo
de hacha (Atrina spp), callo de árbol (Pteria sterna), almeja voladora (Euvola vogdesi), almeja
catarina (Argopecten circularis), madre perla (Pinctada mazatlanica) y otros bivalvos que no se
pudo identificar. Se identificaron los meses de mayo a septiembre como los mejores para
colectar semillas de callos de hacha, y para el 2018 la temporalidad de la captura de larvas se
modificó de todo el año a colectarse cada dos meses en el periodo de mayo a diciembre.
Figura 7 Revisión de colectores en la ZMI con Jóvenes Eco pescadores en segundo Cerro Prieto, Bahía de Kino.
12
En la ZMI de Bahía de Kino, de la cooperativa Jóvenes Eco pescadores, se realizó una línea base
de la abundancia de callo de hacha. En 2015 se estimó que no había callos en las 25 hectáreas;
en 2016 se estimó la presencia de 6,325 callos y en 2017 se estimó la presencia de 11,459
organismos.
El resultado de tres años de trabajo en la implementación de ZMI (colecta, engorda, monitoreo
y seguimiento), nos ha dejado diferentes éxitos y enseñanzas. Entre los éxitos están los
resultados en Bahía de Kino, donde los pescadores selección un sitio con las condiciones óptimas
(protección, profundidad, bajo transito). Los socios de la cooperativa invirtieron en tener la
presencia permanente de alguien que vigilar el sitio para que no fuera robado el producto y los
materiales. Por último el ingrediente más importante para el éxito de estos proyectos, todos
los socios de la cooperativa se apropiaron del proyecto, a tal grado, que esta cooperativa ha
capacitado a otros pescadores (de cuatro cooperativas) en temas de conservación y manejo de
bivalvos, también han compartido su experiencia en diferentes foros nacionales, con
investigadores, productores, OSC y gobierno. Por otro lado, la cooperativa Paredones de Punta
Cirio nos informó en el 2017 que no quería continuar con el proyecto. Los motivos expuestos
fueron la falta de vigilancia en la zona y el poco interés de los socios de la cooperativa en el
proyecto.
Resultados del monitoreo de la Zona de Manejo Integral de Bahía de Kino
Durante la caracterización del sitio se identificaron cinco taxa de invertebrados epibénticos
(tabla 1), siendo los moluscos bivalvos los más representativos con cuatro especies. Además se
registró la presencia de cuatro especies de peces. Todas las especies que se registraron dentro
de la ZMI son de interés comercial y son aprovechadas en la región.
13
Tabla 1 Invertebrados observados dentro de la zona de manejo integral.
Nombre científico
Nombre común
Atrina tuberculosa
Callo de hacha
Megapitaria squalida
Almeja chocolata
Dosinia ponderosa
Almeja blanca
Hexaplex erythrostomus
Caracol chino rosa
Anadara sp.
Almeja pata de mula
La almeja blanca (Dosinia ponderosa) fue el taxón con mayor abundancia en la zona de refugio
(7.31 individuos/60m2). La especie objetivo callo de hacha (Atrina tuberculosa) fue observada
en el sitio control o zona de captura con una abundancia de 2.75 individuos/60m2.
Tabla 2 Composición y abundancia de invertebrados epibenticos registrados de la zona de manejo integral. Los
datos indican el promedio / m2 (error estándar); n= número de transectos.
Nombre científico
Sitio control
(n=16)
Zona de refugio
(n=16)
Atrina tuberculosa
2.75 (1.28)
- -
Megapitaria squalida
- -
0.06 (0.06)
Dosinia ponderosa
- -
7.31 (1.47)
Hexaplex erythrostomus
0.19 (0.14)
0.19 (0.14)
Anadara sp
0.25 (0.17)
- -
Los índices de riqueza, abundancia, diversidad y equidad presentaron valores altos en las zonas
de no pesca dentro de las zonas de manejo integral (Figura 7).
Figura 9 Indicadores ecológicos para invertebrados en la ZMI de Bahía de Kino
14
Reservas Marinas con Arrecifes Artificiales
Se instalaron 15 arrecifes artifíciales con el modelo californiano (pirámides) y 15 casitas
cubanas en tres zonas de la concesión de la SCPP Progreso. La cooperativa designó estas tres
áreas (59.8 hectáreas en total) como reservas marinas voluntarias y los arrecifes artificiales
abarcan un área de 97 m2 del fondo marino.
Para lograr la evaluación de los sitios, se instaló una estación de buceo (con equipo de buceo
SCUBA y un compresor) en La Bocana, la cual sirve de apoyo a diversos proyectos dentro de la
cooperativa y pescadores de la zona. Un grupo de monitoreo submarino, formado por siete
miembros de la comunidad, fue capacitado en el buceo autónomo y monitoreo con transecto
visual, para llevar a cabo las evaluaciones de los arrecifes artificiales. En paralelo, y como parte
de un esfuerzo regional, se instaló cuatro sensores MiniDOT en La Bocana para registrar datos
de temperatura y oxígeno disuelto en el mar.
La colonización de los arrecifes artifíciales en todos los sitios ha tenido buenos resultado ya que
dentro de los arrecifes artificiales se han registrado aumento en las abundancias de langosta
(Figura 10) y se han registrado especies de alto valor ecológico y comercial como la garropa
(Mycteroperca jordani) y la cola de escoba (M. xenarca). Sin embargo, son datos preliminares
y aun no se ha registrado datos durante una temporada completa de pesca de langosta, por lo
cual es probable que haya fluctuaciones en la abundancia de esta especie durante el año.
Figura 10 Instalación de arrecifes artificiales y la estructura en el fondo del mar
15
En febrero 2018, se sembraron 100 juveniles de abulón (de laboratorio) en cada pirámide.
Durante monitoreos posteriores se ha detectado una baja mortalidad, sin embargo muchos
organismos se han movido del sitio. Por lo cual se ha pensado en desarrollar estudios de
movimiento de abulón en los sitios.
Figura 11 Ubicación de las reservas marinas con arrecifes artificiales en La Bocana, BCS
16
La temporada de huracanes en el Pacifico durante 2018 fue muy activa y esto presentó nuevos
retos al proyecto. En un periodo de 12 días en septiembre-octubre dos huracanes categoría 4
(Rosa y Sergio) transitaron por la península de Baja California. Al momento de pasar por la
península, se convierten en tormentas tropicales, pero el ojo del huracán Sergio pasó entre 40
km de La Bocana. Debido al fuerte oleaje, ocho pirámides fueron desarmadas. Tanto las caras
internas como externas soportaron la caída, pero los amarres entre las caras no resistieron el
movimiento. Todas las pirámides que fueron desbaratadas se encontraban en sitios someros y
expuestos (Bocanita 5-10 m y El Rincón 8 m de profundidad), por el contrario las pirámides en
zonas profundas (La Bocanita 17 m) y en zonas protegidas (El Estero 2-3 m) se mantuvieron
armadas. Después del evento se tomó la decisión de no volver a armar las estructuras debido
al riesgo que se presentaría abajo del agua y el hecho que las pirámides caídas aun proporcionar
complejidad estructural para las poblaciones de especies marinas.
0
5
10
15
20
25
Marzo Septiembre Noviembre
No. langosta por estructura
2018
Figura 12 Abundancia promedia de langosta por estructura
17
Lecciones Aprendidas
Tema
Herramienta
Problema/Éxito
Impacto
Recomendaciones
Selección de
socios
Arrecifes
Artificiales
La cooperativa está organizada y
existe una alta aceptación por los
socios del proyecto.
La aceptación social promueve el desarrollo
y es clave para el éxito a largo plazo.
Identificar a los usuarios para cada
proyecto antes que iniciar el
proyecto. Los usuarios deben tener
un interés en el éxito del proyecto a
largo plazo y las capacidades
técnicas y humanas para llevarlo a
cabo.
Zonas de
Manejo
Integral
Jóvenes Eco Pescadores han
aprovechado el recurso desde hace
más de 10 años y cuentan con mucha
experiencia.
Los Paredones de Punta Cirios se
dedican a la extracción de escama por
medio de chinchorros y no contaban
con buzos comerciales de bivalvos en
su cooperativa.
El trabajo de la cooperativa Jóvenes
Ecopescadores se está replicando en otros
grupos dentro de la región. Los pescadores
son ahora quienes dan las capacitaciones.
La cooperativa Paredones de Punta Cirios
no tenía buzos dentro de la cooperativa por
lo que implicaba contratarlos por fuera
para realizar las actividades de colecta
dentro de la ZMI (gastos adicionales) y falta
de apropiación del proyecto.
Selección de
sitios
Arrecifes
Artificiales
La cooperativa cuenta con el
porcentaje de hábitat ideal para la
instalación de los arrecifes artificiales,
en diferentes profundidades.
No se consideró la posibilidad de un
impacto directo de un huracán durante la
instalación. Huracán Sergio pasó entre 40
km del sitio, causando la caída de varias
pirámides ubicadas entre cinco y 12 metros
de profundidad.
Tomar en cuenta el clima actual y
potencial para la instalación de
infraestructura.
Arrecifes artificiales debería tener
suficiente fuerza para mantenerse
durante un huracán.
La colecta de larvas para una ZMI se
debe realizar en lugares protegidos
de vientos dominantes, y donde las
corrientes sean moderadas. Tener
presente todos los requerimientos
ambientales (temperaturas,
salinidad, corrientes de marea) y
posibles factores limitantes
(hábitat).
Zonas de
Manejo
Integral
La experiencia empírica de los
pescadores es la mejor opción para
indicar donde se realizarán las
actividades. Deben tener en cuenta:
área, problemas climáticos, si fue un
banco pesquero histórico, tráfico
marítimo, compatibilidad con otros
usos, accesibilidad para la vigilancia.
Al no saber seleccionar un área adecuada
para llevar a cabo la actividad puede
provocar mayor costos económicos si está
muy retirado de la costa. La ubicación debe
ser libre de embarcaciones mayores (ej.
Puerto Libertad, un barco industrial
destrozó los colectores porque entró a
pescar a la orilla).
Tramitología
Arrecifes
Artificiales
El tiempo de respuesta para emitir
resolutivos por parte de autoridades
correspondientes.
Desesperación por parte de los socios, a
tener que recurrir a otras personas u otros
medios para poder ser atendidos. Se supone
que no debe pasar más de tres meses para
contestar o mandar dictamen
(CONAPESCA). La primera vez se llevó más
de un año. Cuando nos atendieron por
primera vez en CONAPESCA Mazatlán (enero
2018) se presentaron los trabajos de ZMI, y
en dos meses ya se tenían los nuevos
permisos y uno de renovación.
Contemplar tiempo suficiente para
realizar el trámite y dar seguimiento
(visitas a oficinas de CONANP,
SEMARNAT, CONAPESCA, SEMAR).
Aprenderse bien el trámite,
requerimientos y tiempos antes de ir
a realizarlo. Tener en cuenta la
posibilidad de tener que viajar a
oficinas centrales de agencias de
gobierno para agilizar los trámites.
Zonas de
Manejo
Integral
18
Fabricación
Arrecifes
Artificiales
La capacidad organizacional de la
cooperativa facilitó la fabricación de
los moldes, utilizando la maquinaria de
la cooperativa. El costo y suministro de
materiales para la fabricación de
módulos arrecifales en las
comunidades era alto debido a las
distancias.
Se puede incrementar el costo dependiendo
de la disponibilidad de los materiales y la
logística de llevar materiales a
comunidades remotas para la construcción
de los módulos arrecifales.
Coordinar con la comunidad pesquera
para mejorar la logística de traslado
de materiales y la construcción de los
módulos arrecifales.
Considerar los costos elevados de
trasladar materiales de sitios
remotos, buscar involucrar a varios
actores para dividir costos y buscar
subsidios.
Zonas de
Manejo
Integral
Los equipos y materiales son caros para
llevar a cabo el trabajo en las ZMI, sin
embargo existen apoyos por parte de
agencias gubernamentales.
El costo inicial del proyecto podría frenar o
retrasar el proceso y el proyecto no debería
arrancarse hasta contar con fondos
suficientes.
Instalación
Arrecifes
Artificiales
La cercanía de sitios y profundidades
donde se instalaron los AA y las ZMI
facilitó la maniobra. Sin embargo, se
sufrió de condiciones climatológicas no
óptimas en varias ocasiones.
Se puede aumentar el riesgo de accidentes
con personal de apoyo para la instalación o
la perdida potencial de materiales, por
fractura o mala visibilidad. Es de suma
importancia priorizar la seguridad de los
participantes.
Nunca intentar instalar
infraestructura cuando la visibilidad
debajo del agua sea menor a cinco
metros. Si hay marejada, viento u
otra condición climatológica adversa
cancelar toda operación. Informarse
de medios climatológicos, y el
conocimiento tradicional de los
pescadores.
Zonas de
Manejo
Integral
Evaluación de
sitios
seleccionados
y modelos
pilotos
Arrecifes
Artificiales
La experiencia empírica de los
pescadores nos lleva a conocer que
terrenos son aptos para emplear las
herramientas de manejo y es el
conocimiento tradicional proporcionar
información importante para la
evaluación de los sitios.
Los pescadores y científicos localizar zonas
con diferentes condiciones de manera más
eficiente que darán resultados de mejor
calidad sobre el repoblamiento, dispersión
y sobrevivencia de especies.
Siempre involucrar a los pescadores
en la evaluación científica de los
proyectos.
Su conocimiento tradicional para
proporcionar información importante
para el desarrollo del proyecto y para
medir el logro de objetivos.
Zonas de
Manejo
Integral
La experiencia de los buzos de Bahía de
Kino en la búsqueda visual de bivalvos era
de suma importancia para el proyecto, algo
no reflejado en Puerto Libertad donde no
existía el mismo conocimiento.
Comunicación
de avances
Arrecifes
Artificiales
Puede ser difícil de comunicar los
avances a todos los socios de la
cooperativa sin embargo los directivos
ayudaron difundir información dentro
de la cooperativa y hacia el exterior.
Durante reuniones de FEDECOOP y otras
instancias los mismos miembros de la
cooperativa han mostrado sus resultados y
beneficios al implementar los arrecifes
artificiales, atrayendo interés de otras
cooperativas en la región.
Difundir avances y éxitos en la
comunidad. Crear materiales y
protocolos que describen el proceso
y convertir a los participantes en
voceros de los proyectos.
Zonas de
Manejo
Integral
La comunicación y el empoderamiento
son de suma importancia para el éxito
del proyecto.
Se generó un impacto positivo en el
ambiente y el buen trabajo que se ha
desarrollado ha sido notado por el gobierno
del estado y otras comunidades.
19
Conclusión
La combinación de reservas marinas con herramientas novedosas de manejo pesquero (AA y
ZMI) en el noreste de México se puede considerar un éxito. Se ha generado interés de replicar
los proyectos por parte de otras comunidades y de agencias de gobierno. El propósito de este
documento es proporcionar información sobre los procesos, retos y éxitos que los pescadores
enfrentaron para que otros grupos pueden aprender de sus experiencias y errores para trabajar
hacia un mejor manejo pesquero en todo el país. Temas centrales del éxito incluyen la
ubicación correcta de los sitios tomando en cuenta el hábitat adecuado, el conocimiento de los
pescadores y la disponibilidad de la comunidad pesquera de apropiarse de los esfuerzos para
asegurar el éxito a largo plazo.
Bibliografía
Baine, M. (2001). Artificial reefs: a review of their design, application, management and
performance. Ocean & Coastal Management, 44(3-4), 241-259.
Comunidad y Biodiversidad A.C. (2018). Reservas marinas totalmente protegidas en México (2005-2016).
Comunidad y Biodiversidad, A.C., Guaymas, Sonora, México.
Gaines, S. D., White, C., Carr, M. H., y Palumbi, S. R. (2010). Designing marine reserve networks for both
conservation and fisheries management. Proceedings of the National Academy of Sciences,
200906473.
Gastélum-Nava E., Fernandez-Rivera Melo F. J., Soria G. y Rocha-Tejeda L. (2018). Plan de seguimiento
para el cultivo de bivalvos en medio natural para la Región de las Grandes Islas. Comunidad y
Biodiversidad, A. C.
Hernández-Velasco, A. (2013). Análisis de pre-selección nuevo de socio reservas marinas voluntarias.
Comunidad y Biodiversidad A.C
Hernández-Velasco, A, Romero-Castro, A, Précoma de la Mora, M, Díaz-Mora, E. y Fulton, S. (2018).
Manual para implementar proyectos de arrecifes artificiales. Comunidad y Biodiversidad A.C.,
Guaymas Sonora
Partnership for Interdisciplinary Studies of Coastal Oceans. (2007). The Science of Marine Reserves (2nd
Edition, International Version). www.piscoweb.org.
Pérez del Toro, R. (2001). Arrecifes Artificiales: “Una nueva forma de conservación de ecosistemas
marinos. Scientific Reports, 2(08), 57-64.
Pickering, H., y Whitmarsh, D. (1997). Artificial reefs and fisheries exploitation: a review of the
‘attraction versus production’ debate, the influence of design and its significance for policy. Fisheries
Research, 31(1-2), 39-59.
Pratt, J. R. (1994). Artificial habitats and ecosystem restoration: managing for the future. Bulletin of
Marine Science, 55(2-3), 268-275.
Roberts, C., y Hawkins, J. P. (2000). Fully-protected marine reserves: a guide (Vol. 1250). Washington,
DC: WWF Endangered seas campaign.
Russ, G. R., Alcala, A. C., Maypa, A. P., Calumpong, H. P., y White, A. T. (2004). Marine reserve benefits
local fisheries. Ecological applications, 14(2), 597-606.
Seaman Jr, W. (Ed.). (2013). Artificial habitats for marine and freshwater fisheries. Academic Press.
Walker, B. K., Henderson, B., y Spieler, R. E. (2002). Fish assemblages associated with artificial reefs of
concrete aggregates or quarry stone offshore Miami Beach, Florida, USA. Aquatic Living
Resources, 15(2), 95-105.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
Article
Full-text available
The utility of no-take marine reserves as fisheries-management tools is con-troversial. It is hypothesized that marine reserves will help to sustain fisheries external to them by becoming net exporters of adults (the ''spillover effect'') and net exporters of propagules (the ''recruitment effect''). Local fishery benefits from spillover will likely generate support from fishing communities for marine reserves. We used underwater visual census to show that biomass of Acanthuridae (surgeonfish) and Carangidae (jacks), two families of reef fish that account for 40–75% of the fishery yield from Apo Island, Phil-ippines, tripled in a well-protected no-take reserve over 18 years (1983–2001). Biomass of these families did not change significantly over the same period at a site open to fishing. The reserve protected 10% of the total reef fishing area at the island. Outside the reserve, biomass of these families increased significantly closer to (200–250 m) than farther away from (250–500 m) the reserve boundary over time. We used published estimates of fishery catch and effort, and fisher interviews (creel surveys) to show that the total catch of Carangidae and Acanthuridae combined at Apo Island was significantly higher after (1985– 2001) than before (1981) reserve establishment. Hook-and-line catch per unit effort (CPUE) at the island was 50% higher during 1998–2001 (reserve protected 16–19 years) than during 1981–1986 (pre-reserve and early phases of reserve protection). Total hook-and-line effort declined by 46% between 1986 and 1998–2001. Hook-and-line CPUE of Acanthuridae was significantly higher close to (within 200 m) than far from the reserve. CPUE of Carangidae was significantly higher away from the reserve, possibly reflecting a local oceanographic effect. The benefits of the reserve to local fisheries at the island were higher catch, increased catch rate, and a reduction in fishing effort. The fishery and tourism benefits generated by the reserve have enhanced the living standard of the fishing community.
Article
Full-text available
Restoration ecology is an emerging field focused on recovering and reinvesting ecological capital now being quickly spent by humanity, principally in habitat alteration. There is presently great confusion about what constitutes ecosystem restoration. Despite belief in the plasticity of nature, damaged ecosystems are not self-renewing, and the several options available to managers charged with restoring damaged systems range from re-creation of the original ecosystem to construction of entirely new, alternative ecosystems. The creation of artificial reefs and a range of other activities now called “reclamation” fall within this range. Several ecological factors constrain the probable success of habitat management and restoration. Biotic communities are dynamic. Colonization, followed by succession, results in changing species compositions and biotic functions. Any artificial habitat will accumulate species, but these species may not be those desired nor may desired species persist for long periods. Predicting the success of artificial habitat management is fundamentally simple. Desired and necessary species must be available to colonize the new habitat. Management capability must be available to monitor community development and take appropriate action, based on fundamental science, when needed, Management may be limited to rehabilitating a limited set of ecological characteristics or to enhancing particular ecological functions which are of benefit to human society (i.e., ecological services).
Article
Few studies have compared the suitability of different artificial reef construction materials in terms of their efficacy in acquiring diverse faunal assemblages. We compared the fishes associated with 12 co-located reefs constructed of limestone quarry boulders, concrete-gravel aggregate, or concrete-tire aggregate (four of each substrate) in 7 m of water, 200 m offshore Miami Beach, Florida, USA. All 12 reefs were deployed 100 rn apart the same day in two lines of six. The four quarry stone reefs consist of a pile of 50 boulders each. The remaining eight reefs, of concrete-gravel aggregate and concrete-tire aggregate, were each constructed with 25 1.5 m edge and 25 1.2 m edge tetrahedron modules. Every two months from October 1998 to February 2001, SCUBA divers recorded fish species, abundance, and length, as well as spiny lobster, Panulirus argus, abundance. One hundred and forty-six species of fishes were recorded during the study period. The abundance and species richness of fish on each treatment exhibited a significant (p<0.05) seasonal variation with summer months having the greatest numbers and winter the lowest. There was no significant difference in total fish or spiny lobster abundance or fish biomass amongst the three reef types (p>0.05). Likewise, multi-dimensional scaling of Bray-Curtis dissimilarity indices did not indicate clustering of fish assemblages by reef type. Comparison of pre-deployment fish counts from the reef sites and neighboring hard bottom and jetty with counts from the same sites two years post-deployment indicate the artificial reefs increased both fish abundance and richness in the local area.
Article
A comprehensive literature review is undertaken of global artificial reefs, their design, application and management. The majority of papers are linked to North American research, reefs constructed from concrete and to the general theme of fisheries ecology and management. Within the review, the main area highlighted for consideration in future research and management is the design and complexity of artificial reefs. A more limited case study review identifies monitoring and management as crucial factors, noting a significant lack of information relating to ownership, liability, regulation, user conflict, environmental assessment and long-term management goals. An assessment of reef performance indicates that only 50% of the case studies meet their objectives, the remainder having no, little or limited success. Questions are therefore raised regarding their value. It is concluded that although artificial reefs do have the potential to fulfil the many objectives for which they are promoted, their success will ultimately reflect the quality of prior planning and ongoing management that is afforded them.
Article
Amidst the growing volume of published research on artificial reefs, one of the key questions concerns their potential for enhancing production over and above merely serving to attract and concentrate fish at specific sites. This paper reviews the ‘attraction versus production’ debate, highlighting the key role of design in determining a reefs effectiveness. Though some studies have apparently demonstrated that artificial reefs are capable of acting as production enhancers, others have not, for reasons which may be associated with the design of the reef itself. The review identifies a number of lines of enquiry for future research, and argues that while the proper design of a reef is essential to maximise productive potential, this may be of little value in the absence of a management strategy aimed at controlling the build-up of harvesting pressure which some reefs may engender.
Designing marine reserve networks for both conservation and fisheries management
  • S D Gaines
  • C White
  • M H Carr
  • S R Palumbi
Gaines, S. D., White, C., Carr, M. H., y Palumbi, S. R. (2010). Designing marine reserve networks for both conservation and fisheries management. Proceedings of the National Academy of Sciences, 200906473.
Plan de seguimiento para el cultivo de bivalvos en medio natural para la Región de las Grandes Islas
  • E Gastélum-Nava
  • F J Fernandez-Rivera Melo
  • G Soria
  • L Rocha-Tejeda
Gastélum-Nava E., Fernandez-Rivera Melo F. J., Soria G. y Rocha-Tejeda L. (2018). Plan de seguimiento para el cultivo de bivalvos en medio natural para la Región de las Grandes Islas. Comunidad y Biodiversidad, A. C.
Análisis de pre-selección nuevo de socio reservas marinas voluntarias
  • A Hernández-Velasco
Hernández-Velasco, A. (2013). Análisis de pre-selección nuevo de socio reservas marinas voluntarias. Comunidad y Biodiversidad A.C
Comunidad y Biodiversidad A.C., Guaymas Sonora Partnership for Interdisciplinary Studies of Coastal Oceans
  • A Hernández-Velasco
  • A Romero-Castro
  • Précoma De La Mora
  • M Díaz-Mora
  • E Fulton
Hernández-Velasco, A, Romero-Castro, A, Précoma de la Mora, M, Díaz-Mora, E. y Fulton, S. (2018). Manual para implementar proyectos de arrecifes artificiales. Comunidad y Biodiversidad A.C., Guaymas Sonora Partnership for Interdisciplinary Studies of Coastal Oceans. (2007). The Science of Marine Reserves (2nd Edition, International Version). www.piscoweb.org.