ChapterPDF Available

La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora

Authors:

Abstract

Desde su institucionalización, la comunicación política ha sido una alternativa laboral para los periodistas mexicanos. En Sonora, a partir del proceso electoral de 2009, ha emergido como uno de los patrones de renuncia dominantes, estableciendo una puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política. Partiendo del modelo de análisis de la rotación de personal voluntaria de Lee y Mitchell, este capítulo estudia los motivos y las consecuencias de este patrón. Identificando a la censura de la cobertura del incendio de la guardería ABC y a la oferta de trabajo no solicitada de la comunicación política como choques al sistema, se desafía la idea de que los periodistas renuncian al periodismo y se unen a la comunicación política sólo por una racionalidad económica. De igual manera, se analizan la reproducción social de este patrón de renuncia y la satisfacción laboral en la comunicación política.
COMUNICACIÓN POLÍTICA
Y CRISIS DE LA DEMOCRACIA
Nuevos entornos y desafíos
COMITÉ CIENTÍFICO DE LA EDITORIAL TIRANT LO BLANCH
Manuel asensi Pérez
Catedrático de Teoría de la Literatura y de la Literatura Comparada
Universitat de València
raMón Cotarelo
Catedrático de Ciencia política y de la Administración de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología
de la Universidad Nacional de Educación a Distancia
Mª teresa eChenique elizondo
Catedrática de Lengua Española
Universitat de València
Juan Manuel Fernández soria
Catedrático de Teoría e Historia de la Educación
Universitat de València
Pablo oñate rubalCaba
Catedrático de Ciencia Política y de la Administración
Universitat de València
Joan roMero
Catedrático de Geografía Humana
Universitat de València
Juan José taMayo
Director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones
Universidad Carlos III de Madrid
Procedimiento de selección de originales, ver página web:
www.tirant.net/index.php/editorial/procedimiento-de-seleccion-de-originales
COMUNICACIÓN
POLÍTICA Y CRISIS
DE LA DEMOCRACIA
Nuevos entornos y desafíos
Martín Echeverría
Francisco Aceves González
Rubén González Macías
Coordinadores
Autores
Martín Echeverría
Rubén González Macías
Jorge Luis Triana Sánchez
Carlos Muñiz
Alma Rosa Saldierna
Alejandra Rodríguez-Estrada
Luis Fernando Sánchez Murillo
Víctor Hugo Reyna García
Ciudad de México, 2018
Copyright ® 2018
Todos los derechos reservados. Ni la totalidad ni parte de este libro puede
reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento electrónico o mecánico,
incluyendo fotocopia, grabación magnética, o cualquier almacenamiento de
información y sistema de recuperación sin permiso escrito de los autores
y del editor.
En caso de erratas y actualizaciones, la Editorial Tirant lo Blanch México
publicará la pertinente corrección en la página web www.tirant.com/mex/
Directores de la Colección:
ISMAEL CRESPO MARTÍNEZ
Catedrático de Ciencia Política y
de la Administración en la Universidad de Murcia
PABLO OÑATE RUBALCABA
Catedrático de Ciencia Política y
de la Administración en la Universidad de Valencia
© Martín Echeverría, Francisco Aceves González,
Rubén González Macías y otros
© EDITA: TIRANT LO BLANCH
DISTRIBUYE: TIRANT LO BLANCH MÉXICO
Río Tiber 66, Piso 4
Colonia Cuauhtémoc
Delegación Cuauhtémoc
CP 06500 Ciudad de México
Telf: +52 1 55 65502317
infomex@tirant.com
www.tirant.com/mex/
www.tirant.es
ISBN: 978-84-9190-818-0
MAQUETA: Tink Factoría de Color
Si tiene alguna queja o sugerencia, envíenos un mail a: atencioncliente@tirant.com. En caso de no
ser atendida su sugerencia, por favor, lea en www.tirant.net/index.php/empresa/politicas-de-empresa
nuestro procedimiento de quejas.
Responsabilidad Social Corporativa: http://www.tirant.net/Docs/RSCTirant.pdf
Índice
Estudio introductorio. La democracia en crisis, la comunicación política
en crisis ................................................................................................... 9
Martín Echeverría
Rubén González Macías
Determinantes de la creencia y difusión de rumores de violencia en
Acapulco ......................................................................................... 29
Jorge Luis Triana Sánchez
Efecto del seguimiento de las elecciones en medios sociales sobre la parti-
cipación política online ........................................................................... 51
Carlos Muñiz
Martín Echeverría
Alma Rosa Saldierna
Alejandra Rodríguez-Estrada
Las propuestas de los candidatos a gobernador en México en el periodo
2009-2015 .............................................................................................. 77
Luis Fernando Sánchez Murillo
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en So-
nora ........................................................................................................ 105
Víctor Hugo Reyna García
Reseñas de los autores ............................................................................. 129
La puerta giratoria entre el periodismo y
la comunicación política en Sonora
Víctor Hugo Reyna García
El Colegio de Sonora
Resumen
Desde su institucionalización, la comunicación política ha sido una alternativa
laboral para los periodistas mexicanos. En Sonora, a partir del proceso electoral
de 2009, ha emergido como uno de los patrones de renuncia dominantes, es-
tableciendo una puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política.
Partiendo del modelo de análisis de la rotación de personal voluntaria de Lee
y Mitchell, este capítulo estudia los motivos y las consecuencias de este patrón.
Identicando a la censura de la cobertura del incendio de la guardería ABC y
a la oferta de trabajo no solicitada de la comunicación política como choques
al sistema, se desafía la idea de que los periodistas renuncian al periodismo y
se unen a la comunicación política sólo por una racionalidad económica. De
igual manera, se analizan la reproducción social de este patrón de renuncia y
la satisfacción laboral en la comunicación política.
Palabras clave
Censura, Comunicación política, Periodismo, Rotación de personal, Sonora.
INTRODUCCIÓN
Diversos académicos y periodistas emplean la metáfora de
puerta giratoria para describir la rotación de personal en-
tre el periodismo y la comunicación política (Lucas, 2015;
Shepard, 1997; Witcover, 1990). Desde las ciencias de la comu-
nicación o desde el periodismo, estos analistas suelen limitarse a
condenar y lamentar la fuga de talentos del periodismo hacia la
comunicación política, en tanto representa el cambio de bando de
profesionales que podrían dedicarse a la scalización de los grupos
106
Víctor Hugo Reyna García
de poder económico y político. En este sentido, su análisis es nor-
mativo antes que sociológico.
Con la referencia del modelo de análisis de la rotación de per-
sonal voluntaria de Lee y Mitchell (1994; también Lee et al., 1996;
1999), en este capítulo se estudian los motivos y las consecuencias
de la puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación polí-
tica en el estado de Sonora. Más allá del deber ser periodístico, se
pone atención en las intenciones de renuncia de los periodistas y en
los choques o sacudones al sistema que simbolizan las ofertas de
trabajo no solicitadas de la comunicación política. Así se trascien-
de la hipótesis de que los periodistas se unen a este campo laboral
sólo por una racionalidad económica.
Sonora, un estado ubicado en el noroeste mexicano, es un caso
paradigmático para el estudio de la rotación de personal entre el
periodismo y la comunicación política porque a partir del proceso
electoral de 2009 se ha hecho habitual este patrón de renuncia. En
2009, en este estado coincidieron la censura de la cobertura del in-
cendio de la guardería ABC, la elección del primer gobernador no
emanado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el panista
Padrés, y el éxodo de periodistas para fundar la ahora desapareci-
da Secretaría de Comunicación Social.
Aunque se han escrito numerosas columnas condenando y la-
mentando el cambio de bando de una generación de periodistas
(Cano, 2014; Parra, 2012; Rodríguez, 2010), aún no se ha reali-
zado un estudio sociológico que se adentre en las experiencias y
percepciones de los protagonistas. Con la intención de contribuir a
socavar este vacío, se han conducido 23 entrevistas no estructura-
das a periodistas y ex periodistas sonorenses. El trabajo de campo
ha permitido entender y explicar los motivos y las consecuencias
de la puerta giratoria en su amplio espectro.
El capítulo se organiza en tres apartados. El primer apartado
presenta el modelo de análisis de la rotación de personal volunta-
ria de Lee y Mitchell (1994; también Lee et al., 1996; 1999). En
el segundo apartado se justica la elección de la entrevista no es-
tructurada como técnica de investigación y se describe el muestreo
no probabilístico en cadena, mejor conocido como bola de nieve.
En el tercer apartado se analizan tanto los choques al sistema de
107
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
la censura y la oferta de trabajo inesperada como su reproducción
social y la satisfacción laboral de los periodistas en la comunica-
ción política.
LOS CHOQUES AL SISTEMA Y LA ROTACIÓN DE
PERSONAL VOLUNTARIA
A mediados del siglo XX, March y Simon (1958) desarrollaron lo
que hoy es considerado como el primer modelo de análisis de la
rotación de personal. Más que calcular las tasas de rotación en las
organizaciones, pretendían estudiar las condiciones que la provo-
caban. Parte de una teoría general sobre el equilibrio organizacio-
nal, en este modelo se plantea que hay dos factores que predicen
el balance de empleados: la deseabilidad percibida de abandonar
la organización (satisfacción laboral) y la facilidad percibida de
abandonar la organización (alternativas de empleo percibidas).
Hasta la década de 1980, arman Holtom et al. (2008) en un
amplio estado del arte, las bases sentadas por March y Simon guia-
ron el desarrollo de nuevos modelos de análisis. En ellos se in-
tentó explicar, desde un nivel individual, el proceso que atraviesa
una persona al abandonar una organización. Entre estos modelos,
destacan las contribuciones de Mobley (1977) y Hom, Griffeth y
Sellaro (1984), que complejizaron el vínculo entre insatisfacción
laboral y rotación de personal voluntaria al iluminar el proceso
previo a la toma de decisión de la renuncia.
En particular, estos modelos de análisis permitieron trascen-
der la caracterización de la rotación de personal como un proceso
unidimensional y demostraron, en primer lugar, la importancia de
la búsqueda de alternativas de empleo antes de concretar las in-
tenciones de renuncia y, en segundo lugar, la existencia de más
de un patrón de decisión. Renando el modelo de Mobley, Hom,
Griffeth y Sellaro expusieron que cuando se han desarrollado las
intenciones de renuncia y se evalúa su viabilidad, el trabajador
108
Víctor Hugo Reyna García
emprende una búsqueda de alternativas laborales y las compara
con su trabajo actual para decidir si permanece o no.
A partir de la década de 1990, los estudios sobre la rotación de
personal han crecido cualitativa y cuantitativamente. En el plano
cualitativo, se han incorporado conceptos como ajuste entre per-
sona y organización, apoyo organizacional, cultura organizacio-
nal, estrés e incertidumbre, entre otros, para explorar la amplia
gama de factores que pueden conducir a un individuo a abandonar
su trabajo (Holtom et al., 2008, pp. 240-243). Esto ha permitido
poner a prueba nuevas hipótesis y desaar algunas viejas, pero a
su vez ha generado una dispersión porque no todos los estudios
parten del mismo marco conceptual.
El modelo de análisis de la rotación de personal voluntaria de
Lee y Mitchell (1994; también Lee et al., 1996; 1999) surge en este
contexto de investigación. Para intentar cubrir vacíos e inconsis-
tencias de los estudios previos, los autores proponen un modelo
en el que la renuncia no esté acoplada a la acumulación de insatis-
facción laboral ni atravesada por la elección racional. No signica
que planteen que no existe relación entre satisfacción laboral y
rotación de personal voluntaria, sino que sugieren que hay eventos
de renuncia que parten de otro tipo de factores.
El caso de los trabajadores que renuncian para aceptar una pro-
puesta de trabajo que no esperaban les sirve a Lee y Mitchell para
teorizar sobre la relevancia de lo imprevisto en la toma de decisio-
nes relativas a la carrera. En este tipo de casos, el trabajador puede
estar o no satisfecho con su situación laboral y al recibir una ofer-
ta imprevista cambiar su punto de vista sobre su continuidad en
el empleo, pues la nueva propuesta le parece más conveniente en
cuanto a salario, horario o cualquier otra condición laboral. Ahí
no necesariamente hay una acumulación de insatisfacción laboral
ni una búsqueda de alternativas de empleo.
Estos eventos imprevistos son conceptualizados como choques
al sistema, en tanto interrumpen y modican la dinámica de lo
previsto. Pueden presentarse en forma de ofertas de trabajo ines-
peradas, pero también a través de eventos personales que hagan al
trabajador reconsiderar su continuidad en el empleo. Eventos pre-
vistos como matrimonios, embarazos, nacimientos o imprevistos
109
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
como el traslado de la pareja a otra ciudad o la enfermedad de un
familiar cercano pueden sacudir el sistema y producir eventos de
renuncia que no se darían bajo otras condiciones:
Un choque al sistema se teoriza para ser un acontecimiento muy dis-
tinguible que sacude a los empleados hacia juicios deliberados sobre
sus trabajos y, quizás, a dejar voluntariamente su trabajo. Un choque es
un evento que genera información o tiene signicado para el trabajo de
una persona. Un choque debe interpretarse e integrarse en el sistema de
creencias e imágenes de la persona. En este sentido, es tan chocante que
no puede ser ignorado. Nótese que no todos los eventos son choques. A
menos que un evento produzca deliberaciones relativas al trabajo que
incluya el prospecto de dejar el trabajo […], no es un choque1 (Lee &
Mitchell, 1994, p. 60).
En los estudios del periodismo, Zelizer (1993) emplea la noción
de eventos públicos clave para describir los choques al sistema que
unen a los periodistas alrededor de discursos e interpretaciones
colectivas. En esta teorización, estos eventos públicos son vitales
porque reorientan las prácticas periodísticas y establecen nuevos
estándares profesionales. No hay, sin embargo, en el análisis de
esta autora un vínculo con la toma de decisiones relativas a la
carrera ni tampoco atención a los eventos clave que ocurren en
las salas de redacción. Así, desconoce el impacto que estos eventos
pueden tener en las trayectorias profesionales.
Eventos como los golpes de redacción a Aristegui, Blancornelas
o Scherer se ubican entre lo público y lo privado y representan
choques al sistema que obligan a los periodistas a replantearse su
continuidad en el empleo. En estos casos no hay una insatisfacción
previa que conduzca a los trabajadores a buscar alternativas, sino
una pérdida de control sobre el proceso editorial que al pasar de
un estado latente a uno maniesto provoca una respuesta inme-
diata. En un caso fue un atrincheramiento en defensa del empleo
de sus reporteros y editores; en los otros dos, una renuncia para
formar una publicación propia.
El modelo de análisis de Lee y Mitchell (1994) contempla la
diversidad de maneras en las que los trabajadores, en distintas cir-
1 Traducción propia del inglés al español.
110
Víctor Hugo Reyna García
cunstancias, toman la decisión de abandonar sus organizaciones.
En contraste con los modelos previos, que consideraban uno o dos
patrones de renuncia, los autores clasican a los trabajadores que
renuncian en cuatro grupos o tipos ideales: los individuos que re-
nuncian después de haber buscado y encontrado otro trabajo, los
individuos que renuncian para empezar a buscar otro trabajo, los
individuos que aceptan ofertas de trabajo inesperadas y los indivi-
duos que renuncian por motivos personales.
En el primer y en el segundo grupo hay una insatisfacción la-
boral antes del evento de renuncia. La diferencia es que los indivi-
duos del primer grupo buscan y encuentran otro trabajo antes de
renunciar, mientras los individuos del segundo grupo renuncian
sin haber buscado o encontrado una alternativa laboral. Por eso
se plantea que renuncian para iniciar una búsqueda de trabajo.
En cambio, en el tercer y cuarto grupo no necesariamente hay una
acumulación de insatisfacción laboral y son los choques de una
oferta de trabajo inesperada o un asunto familiar los que conducen
a la renuncia (Figura 1).
Figura 1. Patrones de rotación de personal voluntaria
Grupo 1 Grupo 2 Grupo 3 Grupo 4
Renuncian para
tomar otro trabajo
Renuncian para
buscar otro
trabajo
Renuncian para
aceptar propuesta
inesperada
Renuncian
por motivos
personales
Renuncian por
insatisfacción
laboral
Renuncian por
insatisfacción
laboral
No renuncian
por insatisfacción
laboral, aunque
pueden tenerla
No renuncian
por insatisfacción
laboral, aunque
pueden tenerla
Renuncian cuando
buscaron y
encontraron otro
trabajo
Renuncian sin
haber buscado
otro trabajo
Renuncian sin
haber buscado
otro trabajo
Renuncian sin
haber buscado
otro trabajo
Renuncia
planeada
Renuncia no
planeada,
impulsiva
Renuncia no
planeada,
comparativa
Renuncia no
planeada,
condicional
Fuente: Elaboración propia con base en Lee et al., 2008, pp. 654-657.
111
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
Para el estudio sobre la renuncia de periodistas, el modelo de
Lee y Mitchell permite trascender la idea de que la acumulación de
insatisfacción laboral equivale y es la única vía de rotación de per-
sonal voluntaria en las organizaciones periodísticas, como acos-
tumbran a dar a entender los estudios sobre la satisfacción labo-
ral y el agotamiento profesional en el periodismo (Nygren, 2011;
Reinardy, 2011; Samuelson, 1962). Asimismo, demuestra que el
proceso de renuncia a una organización o al campo profesional del
periodismo puede ser planeado o no planeado, condicionado por
el impulso, la comparación u otros factores.
En el caso del patrón de renuncia al periodismo para incorpo-
rarse a la comunicación política, la oferta de trabajo inesperada
puede ser un factor más determinante que el décit de satisfacción
laboral porque sacude denitivamente el estado de las cosas. Es
así porque no son comunes las convocatorias abiertas al empleo
en la comunicación política y porque los periodistas suelen dudar
al abandonar su vocación profesional para unirse a lo que ellos
mismos caracterizan como “el lado oscuro”. En suma, no acos-
tumbran buscar la transición y generalmente son sorprendidos por
la invitación.
DISEÑO METODOLÓGICO
Los estudios sobre la rotación de personal en el periodismo son
escasos. Entre las décadas de 1950 y 1980 se publicaron algunos
trabajos (Guimary, 1986; Moss, 1978; Scott & West, 1955), pero
la distancia temporal entre uno y otro no permitió que consoli-
daran una línea de investigación. En su lugar, desde la década de
1960 han predominado los estudios sobre la satisfacción laboral
y el agotamiento profesional (Massey & Elmore, 2011; Reinardy,
2011; Samuelson, 1962), que predicen antes que analizan la re-
nuncia de los periodistas. En ambas perspectivas de análisis preva-
lece el uso de la encuesta como técnica de investigación.
112
Víctor Hugo Reyna García
Como consecuencia del incremento de la rotación de personal
en el periodismo, en los últimos años se han desarrollado estudios
centrados en las trayectorias profesionales y en las tomas decisio-
nes relativas a la carrera que conceptual y metodológicamente de-
safían a las perspectivas de satisfacción laboral y agotamiento pro-
fesional (Davidson & Meyers, 2016; Hardin & Whiteside, 2009;
Lassila-Merisalo, 2017). En vez de la encuesta, en estos estudios se
utilizan técnicas de investigación cualitativa como la entrevista o
la observación para adentrarse en las experiencias y percepciones
de los protagonistas.
Con la intención de contribuir a desestabilizar el carácter dado
de las perspectivas de satisfacción laboral y agotamiento profesio-
nal, este capítulo propone estudiar la rotación de personal entre
el periodismo y la comunicación política a través del modelo de
análisis de Lee y Mitchell (1994; también Lee et al., 1996; 1999)
y la técnica de investigación de la entrevista no estructurada. En
contraste con la entrevista estructurada o semi-estructurada, la
entrevista no estructurada no tiene un orden preestablecido de
preguntas, asemejándose a una conversación, y las preguntas se
realizan conforme a las respuestas.
Por medio de esta técnica de investigación se antepone la ex-
presión del entrevistado a la del entrevistador y se le permite ex-
presarse en sus propios términos, extendiéndose lo que considere
necesario. Esto es recomendable cuando, como en este caso, la po-
blación es de difícil acceso y muestra recelo ante actores externos,
pues brinda mayor exibilidad que las guías de preguntas preesta-
blecidas (Rojas, 2002, pp. 140-141). El punto de partida de todas
las entrevistas fue una pregunta simple: “¿Quién eres? Defínete a
ti mismo”. A partir de la respuesta se formularon preguntas espe-
cícas sobre los puntos tocados.
Como parte de un proyecto de investigación mayor, se entrevis-
taron a 23 periodistas y ex periodistas de Sonora. Algunos de los
entrevistados dejaron el periodismo para unirse a la comunicación
política, otros se han mantenido en el periodismo y otros han pre-
ferido emplearse en un campo laboral ajeno a lo comunicacional o
caer en el desempleo. En todos los casos hay consciencia sobre la
puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política y
113
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
frecuentemente se alude a ella para justicar su toma de decisiones
relativas a la carrera.
Al ser los periodistas que se unen a la comunicación política
una población difícil de acceder, se ha empleado un muestreo no
probabilístico en cadena, mejor conocido como bola de nieve.
Este muestreo consiste en la selección de los sujetos a estudiar a
partir de las sugerencias de los mismos sujetos. Como indica su
nombre, “del mismo modo que una bola de nieve al rodar por
una ladera se va haciendo más y más grande, esta técnica permite
que el tamaño de la muestra vaya creciendo a medida que los
individuos seleccionados invitan a participar a sus conocidos”
(Ochoa, 2015).
Además de las dicultades de acceso, la población de los pe-
riodistas convertidos en funcionarios públicos es móvil porque su
empleo concluye con el sexenio o trienio que los contrató. Esto
hace poco probable que, por ejemplo, los periodistas que se incor-
poraron a este campo laboral en 2009 se mantengan en su lugar
de trabajo en 2016, cuando se realizó el trabajo de campo para
este capítulo. Por esta razón, es necesario que los mismos sujetos
de estudio identiquen y proporcionen contactos de colegas que
pudieran interesarse en ser entrevistados.
La Figura 2 congrega las características generales de la pobla-
ción entrevistada. Se entrevistaron a catorce mujeres y a nueve
hombres. El desbalance a favor de las periodistas corresponde
con la creciente feminización de las salas de redacción sonorenses
y a que este sector de la población es el más propenso a renunciar.
En el mismo sentido, para contrastar distintos puntos de vista, se
entrevistaron a periodistas pertenecientes a tres generaciones. El
promedio de edad de los entrevistados fue de 31 años, siendo la
mayor una editora de 52 años y la menor una practicante de 19
años.
114
Víctor Hugo Reyna García
Figura 2. Perles de periodistas y ex periodistas entrevistados
Género Edad Estado Posición
Periodista 1 Hombre 39 En activo Conductor
Periodista 2 Mujer 31 En receso Reportera
Periodista 3 Mujer 30 En receso Reportera
Periodista 4 Hombre 27 En receso Reportero
Periodista 5 Mujer 29 En receso Reportera
Periodista 6 Hombre 30 En activo Editor
Periodista 7 Mujer 25 En receso Reportera
Periodista 8 Hombre 37 En activo Reportero
Periodista 9 Mujer 26 En activo Editora web
Periodista 10 Mujer 52 En receso Editora
Periodista 11 Hombre 39 En activo Editor
Periodista 12 Mujer 20 En receso Practicante
Periodista 13 Mujer 19 En receso Practicante
Periodista 14 Hombre 22 En activo Practicante
Periodista 15 Mujer 24 En activo Reportera
Periodista 16 Mujer 49 En activo Editora
Periodista 17 Mujer 32 En activo Directora
Periodista 18 Hombre 26 En activo Reportero
Periodista 19 Mujer 24 En receso Reportera
Periodista 20 Mujer 30 En activo Reportera
Periodista 21 Hombre 35 En activo Reportero
Periodista 22 Hombre 43 En activo Editor
Periodista 23 Mujer 31 En activo Reportera
Fuente: Elaboración propia.
Partiendo de las autodeniciones de los entrevistados, se les
clasicó en dos grupos: los periodistas en activo, aquellos que se
encontraban activos en el campo del periodismo al momento de
concluir el trabajo de campo, y los periodistas en receso, aquellos
que ya no estaban activos en el periodismo al nalizar la ronda de
entrevistas. La mutabilidad de estas categorías es abreviada por
una periodista que había dejado su trabajo como reportera en un
periódico para estudiar un posgrado cuando fue entrevistada y
115
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
meses después se incorporó a otro periódico al completar sus estu-
dios y no encontrar otra alternativa laboral.
La noción de periodistas en receso que emplean los ex periodistas
para identicarse en ámbitos formales e informales coincide con la
metáfora de puerta giratoria, en tanto que advierte que la renuncia
al periodismo puede ser sólo provisional. Entre los periodistas que
se han entrevistados hay profesionales que se presentan como perio-
distas en receso a pesar de que están próximos a cumplir una década
sin trabajar como periodistas. Esto expone que las identidades pro-
fesionales de los periodistas persisten incluso cuando su situación
laboral ha cambiado de manera temporal o permanente.
Todas las entrevistas fueron grabadas en audio y fueron trans-
critas en el programa Microsoft Word. En promedio, las entrevistas
duraron 66 minutos, siendo las más largas de dos horas y la más
corta de 21 minutos. Todas las transcripciones fueron codicadas
en el programa QDA Miner Lite. Siguiendo una lógica inductiva,
la codicación fue abierta para derivar las categorías de análisis de
las experiencias y percepciones de los protagonistas, y no vicever-
sa. Para los efectos de este capítulo, se trabajaron tres categorías
de análisis: la satisfacción laboral, las intenciones de renuncia y las
ofertas de trabajo no solicitadas.
LA PUERTA GIRATORIA ENTRE EL PERIODISMO Y
LA COMUNICACIÓN POLÍTICA EN SONORA
En México, la institucionalización de la comunicación política coin-
cide con el proceso de modernización del periodismo y la política.
Vega (2003) la ubica en el proceso electoral de 1988, cuando el PRI
se vio obligado a desarrollar una estrategia de comunicación políti-
ca para intentar atenuar la crisis de legitimación generada por unos
comicios atravesados por la sospecha de fraude. En este sentido,
desde su origen, la comunicación política en México se ha orientado
a ocultar los actos de corrupción e incompetencia de la clase política
antes que a contribuir al proceso de democratización.
116
Víctor Hugo Reyna García
Bajo esta lógica, ha sido habitual contratar a periodistas para
desempeñar tareas de comunicación política, pues se supone que
son los más indicados para mantener relaciones de cordialidad con
otros periodistas e introducir en la esfera pública una imagen favo-
rable de los funcionarios. Como el periodismo y la comunicación
política han sido caracterizados como campos antagónicos, ha si-
do común reclutar a periodistas en etapas avanzadas de sus carre-
ras porque han acumulado cierto capital social en el campo profe-
sional del periodismo y en algunos casos han perdido sus ideales.
En Sonora, esta dinámica cambia con las elecciones de 2009,
cuando el inesperado triunfo del candidato panista a la guberna-
tura, Padrés, produce el reclutamiento no sólo de periodistas expe-
rimentados, sino también de periodistas jóvenes. La racionalidad
era doble: se buscaba explotar el capital social de dos generaciones
de periodistas y al mismo tiempo sacar del periodismo a algunos
de los periodistas que publicaban crónicas y reportajes que esta-
blecían agenda. Con esto se neutralizaba una parte importante de
la crítica y se sentaban las bases para un sexenio con menos sobre-
saltos que el del priísta Bours.
Además de la oferta de trabajo inesperada de la comunicación
política, en este caso fue determinante la censura a la cobertura
del incendio de la guardería ABC en el periódico Expreso porque
desmoralizó a los periodistas y los hizo desarrollar intenciones de
renuncia. Como los golpes de redacción a Aristegui, Blancornelas
o Scherer, este choque al sistema o evento organizacional clave
alteró trayectorias profesionales promisorias. La diferencia es que
no se expresó en la fundación de nuevos proyectos periodísticos,
sino en el refugio de los periodistas en la comunicación política.
De las intenciones de renuncia a la oferta de trabajo no soli-
citada
Dos eventos han marcado al periodismo sonorense durante el siglo
XXI: la desaparición de un reportero asignado a la fuente de segu-
ridad púbica de El Imparcial en 2005 y la censura a la cobertura
del incendio de la guardería ABC en Expreso en 2009. Expreso,
117
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
fundado en 2005, tras la desaparición del reportero de El Impar-
cial, proponía un periodismo narrativo en respuesta a la pirámide
invertida. Desde el día del incendio de la guardería ABC hasta el
día de la censura, sus reporteros desarrollaron una cobertura emo-
tiva a partir del punto de vista de las víctimas y lograron captar la
atención de la sociedad sonorense.
Como nunca antes en la historia del periodismo sonorense, la
sociedad tomaba las primeras planas de un periódico como emble-
ma de su reclamo de justicia. El incendio, que cobraría la vida de
49 infantes y dejaría más de cien heridos, ocurrió exactamente un
mes antes de las elecciones y adquirió un cariz político. A partir del
malestar generalizado con la respuesta del gobierno priísta, suce-
día el impensado triunfo del panista Padrés. El PRI y sus simpati-
zantes, entre ellos el propietario de Expreso, reaccionaban ante la
derrota dando golpes de mesa.
En Expreso, la última noticia sobre el incendio de la guardería
ABC fue publicada el miércoles 8 de julio de 2009, con el título Ve-
rán a Káram padres de ABC (Gallegos, 2009). A su lado aparecía
una nota de tres párrafos anunciando la marcha del sábado 11 de
julio. No habría seguimiento a ese evento y el incendio de la guar-
dería ABC no volvería a gurar en la portada de esta publicación
sino hasta el martes 3 de noviembre, cuando se anunciaba el reco-
nocimiento de la Asociación Mexicana de Editores de Periódicos
(AME) a uno de los fotógrafos que cubrió la tragedia.
A esas alturas del año ya habían renunciado los reporteros y
editores fundadores de esta publicación y sólo quedaban el direc-
tor general, los editores de las secciones soft news y los fotógrafos,
algunos porque no percibieron como propia la censura y otros
porque no tenían alternativas laborales. En este sentido, en la sala
de redacción de Expreso se dio un violento ascenso y descenso
de la autonomía editorial, transformando el compromiso de los
trabajadores con la organización en intenciones de renuncia. Sus
protagonistas recuerdan que no renunciaron de manera inmediata
porque esperaban que el dueño recapacitara:
Poco a poco fueron renunciando los reporteros… a gotero… se iba
uno [luego se iba otro]. Recuerdo que íbamos a renunciar todos, así, en
bloque… todos los reporteros íbamos a renunciar… los editores… nos
118
Víctor Hugo Reyna García
íbamos a ir todos… Pero yo pensaba, en aquel momento, que iba a
reconsiderar la familia… la familia Luebbert… Entonces nos juntamos y
decidimos, para no perder el espacio, para no perder la oportunidad de
seguir trabajando… porque hacíamos cosas bien interesantes, periodís-
ticamente hablando… Decidimos esperar. Esperamos, pero nunca llegó
ese momento y poco a poco se empezaron a salir, y ya entre todos los
que se salieron, pues yo ya presenté la renuncia. En ese momento fue el
cambio de gobierno y Jorge Morales, que había sido mi jefe en El Impar-
cial, me invitó a regresar a Telemax, en el gobierno de la alternancia.
Querían democratizar la televisora, etcétera, etcétera… Entonces, pues
lo vi como una oportunidad profesional y me fui a Telemax (Periodista 1,
Hombre, 39 años).
En el modelo de análisis de Lee y Mitchell (1994; también Lee
et al., 1996; 1999), las ofertas de trabajo no solicitadas represen-
tan un choque al sistema porque hacen que los trabajadores consi-
deren renunciar a sus trabajos incluso cuando están satisfechos en
ellos. En el caso de los periodistas sonorenses, además de la oferta
laboral inesperada, la censura a la cobertura del incendio de la
guardería ABC fue otro choque al sistema porque durante un mes
habían realizado un trabajo extensivo e intensivo —algunos hasta
sacricando sus días de descanso— y súbitamente fue interrumpi-
do por un actor externo a la redacción.
De esta manera, el choque de la censura de la cobertura del
incendio de la guardería ABC antecedió y preparó el terreno para
la oferta laboral no solicitada de la comunicación política. Sin este
evento organizacional previo, sin esta pérdida de control sobre el
proceso editorial, los periodistas no habrían desarrollado inten-
ciones de renuncia y habrían resistido la tentación de unirse a la
comunicación política porque estaban realizando el periodismo
que idealizaban. Morales, el Secretario de Comunicación Social de
Padrés, era consciente de ello y pescó en río revuelto:
Laboré por cinco años en Expreso. Ya había rotado por la mayoría
de las fuentes y mi última asignación fue la cobertura electoral 2009.
Fue un proceso muy agotador. Los candidatos intentaban recuperar el
tiempo [perdido] entre las pausas obligadas, por el tema de la inuenza,
por ejemplo. Me sentía muy cansada físicamente por las jornadas tan
largas… pero la gota que derramó el vaso fue el caso de la guardería
ABC. Fue un desgaste mental y emocional tremendo vivir y contar las
historias de los papás, entrar en el debate ético de qué tanto debíamos
119
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
de involucrarnos como periodistas y nalmente superar la escena [del
propietario del periódico], que en paz descanse, golpeando mesas y
acusándonos de haber inuido en que se perdieran las elecciones, de
las cuales era nanciador. Esto derivó en la censura del tema ABC en
Expreso. El director editorial desaprobó la orden impuesta y presentó su
renuncia. Ese mismo día la presenté yo. No era un salto al vacío porque
afortunadamente tenía desde tiempo una propuesta laboral [en la hoy ex-
tinta Secretaría de Comunicación Social] que no me animaba a aceptar,
porque no quería dejar los medios […]. Tomé la puerta que tenía abierta
en el momento que salí corriendo, y aún no he encontrado el camino de
regreso […]. No lo descarto [volver algún día al periodismo], pero no
está en mis planes a corto plazo (Periodista 2, Mujer, 31 años).
A partir de las entrevistas y la consulta de columnas al respecto
(Cano, 2014; Parra, 2012; Rodríguez, 2010), se ha generado una
lista de hasta 25 periodistas que abandonaron el periodismo para
incorporarse a la comunicación política o a los medios guberna-
mentales durante el sexenio de Padrés. En la lista predominan los
periodistas que trabajaron bajo las órdenes de Morales en El Im-
parcial y los que estaban en Expreso al momento de la censura de
la cobertura del incendio de la guardería ABC. Aunque hay perio-
distas con antecedentes en radio y televisión, la mayoría provienen
de los periódicos de referencia.
Morales, como subdirector editorial de El Imparcial, había
mantenido una relación de antagonismo con el gobierno del priís-
ta Bours haciendo énfasis en el caos y el desorden generado por la
presencia del crimen organizado en Sonora (Reyna, 2013; 2014;
2015). En ese contexto había sido contratado el reportero de segu-
ridad pública desaparecido en 2005. Morales sabía que la agenda
política sonorense la establecían los periódicos y al cambiar de
bando se esmeró en vaciarlos de talento e inuir en ellos mediante
la compra de espacios de publicidad gubernamental.
Un reportaje publicado por una ex periodista de El Imparcial
en el portal en línea de Sin Embargo develó que en los primeros
tres años del gobierno de Padrés se gastaron casi 90 millones de
pesos en publicidad (Rosagel, 2012). En ese trabajo, otra ex re-
portera de El Imparcial advertía que el rasgo característico de la
comunicación política del nuevo sexenio era que ya no enviaban
comunicados de prensa escuetos como en otros sexenios, sino no-
120
Víctor Hugo Reyna García
tas listas para su publicación. A la par de los convenios de publici-
dad gubernamental, así se garantizaba la homogeneización de las
noticias.
En la cobertura de la inseguridad pública, esta manera de ope-
rar produjo el triunfo del discurso de que Sonora era el estado más
seguro de la frontera norte de México (Reyna, 2015). En contraste
con el excepcionalismo ensayado por Bours, el vaciamiento de las
salas de redacción de El Imparcial y Expreso impedía contrarres-
tar el discurso gubernamental y amparaba su reproducción. Así, la
desaparición del reportero de El Imparcial hizo presente la amena-
za criminal y la censura de la cobertura del incendio de la guarde-
ría ABC, más el éxodo hacia la comunicación política, terminó de
neutralizar al periodismo sonorense.
La reproducción social de la renuncia y la insatisfacción labo-
ral en la política
La renuncia al periodismo y la incorporación a la comunicación
política de un grupo de 25 o más periodistas no sólo transforma-
ron las trayectorias profesionales de sus protagonistas. También
establecieron un patrón de renuncia que, luego de los procesos
electorales de 2012 y 2015, diversos periodistas siguieron. En tres
años, los periodistas que fueron reclutados a la comunicación po-
lítica elevaron su estatus social. Algunos se emanciparon de sus
familias y vivieron la vida propia (Beck & Beck-Gernsheim, 2012).
Otros compraron casas, carros y se dieron lujos que no podían
darse con sus salarios de periodistas.
Mientras tanto, la insatisfacción laboral crecía en periódicos
de referencia como El Imparcial y Expreso. Debido a la rotación
de personal, quedaron al mando los editores más conservadores
y llegaron a ocupar los puestos de reporteros los periodistas na-
cidos durante la segunda mitad de la década de 1980. Mientras el
cuerpo de editores envejecía, el cuerpo de reporteros rejuvenecía.
Se ensanchaba la brecha generacional y las características de los
periodistas jóvenes que antes eran apreciadas (es decir, capacidad
121
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
de asombro, creatividad e iniciativa) empezaban a ser interpreta-
das como rebeldía.
El caso más notorio fue el de un grupo de egresados de la Li-
cenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de
Sonora (UNISON) que ingresó a El Imparcial entre 2009 y 2010.
En entrevistas, este grupo denunció haber sido víctima de acoso
laboral por parte de editores y directivos. Los cambiaban de fuente
de información sin previo aviso, los degradaban a reporteros del
periódico popular, de nota roja, de El Imparcial, La I, y los amena-
zaban de despido de manera constante. Una de ellas, a sus 25 años,
decidió unirse a la comunicación política, como los reporteros que
renunciaron en 2009:
El Imparcial es muy matado, y los incentivos extras que teníamos
como reporteros, nos los fueron quitando. Entonces, ya no, por ejem-
plo… Cuando entré, [mi trabajo] era la nota diaria normal y, aparte, te
pagaban por subir notas al portal… Entonces, eso fue algo que nos pegó
mucho que, de repente, fue como: “ya por el portal, ya no van a ganar
nada”. Entonces, era el sueldo básico que, tú sabes… un reportero gana
muy poquito. [Pero] no fue nada más la economía [por lo que renuncié].
Fue que ya estaba cansada. Me cansé de hacer lo mismo… y también
de que [llevábamos ideas] de que “quiero hacer esto…”. “¡No!”, [nos
decían]. O llevábamos una nota y no les gustaba por el perl… lo que
sea, no entraba… O me editaban las notas para que no fueran tan… no
sé… ¿controversiales? No sé cuál es la palabra… y pues otros asuntos
ahí, con la gente de arriba, que no… Falta de motivación y reconoci-
miento, yo creo que es… valoración al trabajo […]. No me sentía valo-
rada, al contrario… mucha gente me decía: “yo veo que tú haces cosas
[importantes]”. Sin embargo, a mí, [en el periódico] me trataban como:
“mmm… nada más traes la agenda”. Y no es cierto, pues… trataba de
hacer las cosas distintas y de todas maneras no quedaba bien… Y tam-
bién cuando me salí [del periódico] no buscaba salirme; simplemente me
llegó una oportunidad y dije: “pues, bueno… me voy a salir, ya es buen
tiempo”. Y creo que, por lo que pasó después [el despido injusticado
de sus compañeros de generación], tomé la decisión correcta (Periodista
3, Mujer, 30 años).
Hasta ese punto, no era común que un periodista en etapas
tempranas de su carrera renunciara a El Imparcial, y menos para
unirse a la comunicación política. Los que habían seguido a Mo-
rales a la Secretaría de Comunicación Social desde este periódico
tenían 35 años o más. Los menores de 30 años provenían de Ex-
122
Víctor Hugo Reyna García
preso y habían aceptado la oferta de trabajo a causa de la censura
de la cobertura del incendio de la guardería ABC. No obstante, la
reproducción social del patrón de renuncia establecido por ellos
modicaba la dinámica de lo previsto y hacía habitual la rotación
entre estos campos profesionales antagónicos.
Meses después de la renuncia de la periodista de 25 años, los
otros integrantes de la generación 2009-2010 fueron despedidos
en cadena. Sería una de las últimas veces que la administración
de este periódico hiciera recortes de reporteros. La siguiente ge-
neración fue testigo de estos despidos porque fue contratada en
2013 para generar una sobrepoblación y presionar a la generación
precedente. Las condiciones, las relaciones y la organización del
trabajo siguieron iguales y la rotación de personal voluntaria de
esta generación inició en el mismo 2013, antes de cumplir un año
en su puesto de trabajo.
Unos salieron para estudiar posgrados, otros para aceptar ofer-
tas de trabajo que no esperaban y uno incluso para trabajar como
albañil en el extranjero. Uno de los primeros en renunciar de la
generación 2013 deambuló en el desempleo hasta caer en la co-
municación política, mas no como jefe de comunicación de alguna
dependencia, sino como community manager del candidato a la
gubernatura del Partido Acción Nacional (PAN), Gándara. En ese
trabajo encontró alivio temporal a su situación nanciera, pero
también insatisfacción laboral:
Yo siempre he pensado que estoy como en una lista negra porque
renuncié a El Imparcial… pero ésas ya son paranoias mías. Por X o Y
razón, [luego de renunciar] estuve como año y medio sin trabajo. Estaba
viendo cosas, buscando… llegué hasta pedir trabajo en un motel ahí,
de la salida de San Pedro a Nogales… Tampoco me lo dieron… Ahí fue
donde dije: “¡A la madre, algo está mal conmigo… ya que ni en un mo-
tel!”. Me dio mucha risa que no me aceptaran… Hasta ahorita te lo con-
eso, estuve en la campaña de Javier Gándara… Estuve como… Yo era
el que contestaba los comentarios de Facebook… ¡qué cosa tan horrible!
Ahí son las horas más bajas de toda mi vida en cuestión ética y cuestión
de orgullo, pero ocupaba el dinero. Ahí vi muchas cosas que como pe-
riodista era realmente [como] para llevarse las manos a la cabeza… las
campañas negras, la conrmación de los votos, los trolles… todo eso… Y
cómo posicionan un hashtag […]. Terminé vaciado yo, como persona…
terminé totalmente vaciado (Periodista 4, Hombre, 27 años).
123
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
En general, para los periodistas entrevistados, la comunicación
política representa una alternativa laboral temporal. Reconocen
que ofrece mejores salarios, pero saben que no ofrece mayor con-
tinuidad en el empleo. Desde que ingresan, son conscientes que su
trabajo termina con la administración que los emplea como traba-
jadores de conanza y que pueden ser despedidos en cualquier mo-
mento. Como consecuencia, no desarrollan identidades en el cam-
po profesional de la comunicación política: preeren autodenirse
como periodistas en receso antes que como funcionarios públicos.
A pesar de que hay casos de periodistas que prolongan su paso
por la comunicación política más allá de un trienio o sexenio, son
pocos los que la perciben como una carrera de larga duración. La
mayoría la ve como un punto intermedio entre el periodismo y lo
que sea que decidan hacer con el resto de su vida laboralmente
activa. La razón: las características de sus contratos y la escasa o
nula satisfacción que encuentran en las tareas que les asignan (re-
dacción de boletines, manejo de redes sociales y organización de
conferencias de prensa, entre otras).
El caso de los periodistas que se incorporaron a la comunica-
ción política durante el sexenio de Padrés es ilustrativo, pues al
no mantenerse en el poder el partido político que los contrató, el
PAN, no hubo continuidad en el empleo para ellos. Algunos abrie-
ron cafés y foodtrucks, otros han iniciado estudios de posgrado
para postergar el desempleo y evaluar las posibilidades de iniciar
una carrera académica y los menos han regresado al periodismo.
Del grupo de 25 o más periodistas que hicieron la transición, me-
nos de diez se desempeña como periodista a principios de 2018.
Sus jefes, el gobernador Padrés y el secretario Morales, enfren-
tan cargos por fraude, lavado de dinero y extorsión. Además del
estigma de la comunicación política, este grupo de periodistas car-
ga con el estigma de haber sido parte de un sexenio de corrupción.
A ocho años de distancia, su decisión no parece haber sido la más
acertada porque ha interrumpido y luego puesto n a trayectorias
periodísticas promisorias. Mientras algunos compañeros de redac-
ción destacan en medios nacionales e internacionales e incluso ga-
nan premios, ellos se encuentran en un limbo profesional.
124
Víctor Hugo Reyna García
CONCLUSIONES
Como en otros lugares del mundo, la puerta giratoria entre el pe-
riodismo y la comunicación política en Sonora ha sido condenada
y lamentada por diversos columnistas (Cano, 2014; Parra, 2012;
Rodríguez, 2010). Desde el periodismo, estos autores han reali-
zado un análisis normativo de la rotación de personal entre estos
campos profesionales y han ignorado los motivos y las consecuen-
cias de las tomas de decisiones relativas a la carrera de los actores.
Para trascender estas perspectivas, se ha realizado un estudio a
partir del modelo de análisis de la rotación de personal voluntaria
de Lee y Mitchell (1994).
Mediante la técnica de investigación de la entrevista no estruc-
turada se ha expuesto que los periodistas que se incorporaron a la
comunicación política a partir de las elecciones de 2009 no han
sido movidos sólo por una racionalidad económica y que la cen-
sura de la cobertura del incendio de la guardería ABC ha sido
un choque al sistema tan determinante como la oferta de trabajo
no solicitada. Los periodistas entrevistados coinciden en que no
pretendían abandonar su vocación hasta que ocurrió el evento de
censura y recibieron una oferta laboral inesperada que los hizo
reconsiderar su continuidad en el periodismo.
Esta combinación de factores hizo que no advirtieran del todo
las implicaciones del trabajo en la comunicación política, tanto
en términos de continuidad en el empleo como en términos de
satisfacción laboral. Fue una renuncia no planeada, comparativa,
pero también impulsiva en el sentido de que no se sopesaron sus
consecuencias a largo plazo. Como los trabajadores que renuncian
sin haber asegurado otro trabajo, dejaron sus puestos de trabajo
porque ya no soportaban continuar amordazados en ellos. De esta
manera, la insatisfacción laboral antecedió y facilitó la aceptación
de la invitación de la comunicación política.
Además de haber interrumpido trayectorias periodísticas pro-
misorias, la renuncia de un grupo de 25 o más periodistas estable-
ció un patrón de renuncia que otros periodistas han seguido. Ello
ha contribuido a institucionalizar una cultura de la renuncia y a
125
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
mantener a las salas de redacción de los periódicos de referencia
en una adolescencia perpetua, con recién egresados de las univer-
sidades entrando y saliendo incluso antes de cumplir un año en
ellas. Las organizaciones periodísticas se rehúsan a modicar las
condiciones, las relaciones y la organización del trabajo y respon-
sabilizan a las nuevas generaciones de sus renuncias.
Del mismo modo, la puerta giratoria entre el periodismo y la
comunicación política ha repercutido en la calidad de la demo-
cracia sonorense porque ha vaciado al periodismo y ha llenado a
la comunicación política de talento. Durante el sexenio del ahora
preso Padrés, con la colaboración de los periodistas que antes es-
tablecían agenda, se neutralizó a la crítica y se generó una imagen
de paz y orden que contrastó con el resultado nal. Los periódicos
estatales no hicieron un seguimiento a los actos de corrupción e
incompetencia y tuvieron que ser las periodistas sonorenses radi-
cadas en la Ciudad de México las que los destaparon.
Futuras investigaciones podrán estudiar los motivos y las con-
secuencias de la puerta giratoria en otros estados marcados por
la corrupción. Al igual que en Sonora, en Veracruz se ha dado el
encarcelamiento tanto del ex gobernador como de su vocera, tam-
bién formada en el periodismo, por lo que se puede suponer que
una serie de periodistas la acompañaron. De igual manera, el mis-
mo fenómeno puede ser analizado en estados donde ha sucedido
un proceso de alternancia, pues el partido político entrante viene
de la oposición y se ve en la necesidad de integrar un nuevo equipo
de comunicación política.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Beck, U., & Beck-Gernsheim, E. (2012). La individualización: el individualis-
mo institucionalizado y sus consecuencias sociales y políticas. Barcelona:
Paidós.
Cano, R. (2014). De la comunicación a la represión. Recuperado el 13 de no-
viembre de 2017, de http://www.ehui.com/2014/08/de-la-comunicacion-
a-la-represion/
126
Víctor Hugo Reyna García
Davidson, R., & Meyers, O. (2016). “Should I stay or should I go?” Exit,
voice and loyalty among journalists. Journalism Studies 17 (5), 590-607.
Gallegos, Z. (8 de julio de 2009). Verán a Káram padres de ABC. Expreso,
p. 1A.
Guimary, D. L. (1986). How newspapers in Alaska cope with staff turnover.
Journalism Quarterly 63 (3), 627-630.
Hardin, M., & Whiteside, E. (2009). Token responses to gendered news-
rooms: factors in the career-related decisions of female newspaper sports
journalists. Journalism 10 (5), 627-646.
Holtom, B. C., Mitchell, T. R., Lee, T. W., & Eberly, M. B. (2008). Turnover
and retention research: a glance at the past, a closer review of the present
and a venture into the future. Academy of Management Annals 2 (1),
231-274.
Hom, P. W., Griffeth, R. W., & Sellaro, C. L. (1984). The validity of Mobley’s
1977 model of employee turnover. Organizational Behavior and Human
Performance (34), 141-174.
Lassila-Merisalo, M. (2017). ‘I changed my life’s course’: the impact of the
Helsingin Sanomat Foundation fellowship on the career path of a journa-
list. Journalism, publicado en línea, 1-17.
Lee, T. H., Gerhart, B., Weller, I., & Trevor, C. O. (2008). Understanding
voluntary turnover: path-specic job satisfaction effects and the impor-
tance of unsolicited job offers. Academy of Management Journal 51 (4),
651-671.
Lee, T. W., & Mitchell, T. R. (1994). An alternative approach: the unoding
model of voluntary employee turnover. Academy of Management Review
19 (1), 51-89.
Lee, T. W., Mitchell, T. R., Holtom, B. C., McDaniel, L. S., & Hill, J. W.
(1999). The unfolding model of voluntary turnover: a replication and
extension. Academy of Management Journal 42 (4), 450-462.
Lee, T. W., Mitchell, T. R., Wise, L., & Fireman, S. (1996). An unfolding mo-
del of voluntary employee turnover. The Academy of Management Jour-
nal 39 (1), 5-36.
Lucas, F. (2015). ‘Revolving door’: more than two dozen journalists have joi-
ned the Obama administration, but is it really anything new? Recuperado
el 23 de octubre de 2017, de http://www.theblaze.com/news/2015/03/29/
revolving-door-more-than-two-dozen-journalists-have-joined-the-oba-
ma-administration-but-is-it-really-anything-new/
March, J. G., & Simon, H. A. (1958). Organizations. Nueva York: John Wi-
ley.
Massey, B. L., & Elmore, C. J. (2011). Happier working for themselves? Job
satisfaction and women freelance journalists. Journalism Practice 5 (6),
672-686.
127
La puerta giratoria entre el periodismo y la comunicación política en Sonora
Mobley, W. H. (1977). Intermediate linkages in the relationship between job
satisfaction and employee turnover. Journal of Applied Psychology 62 (2),
237-240.
Moss, M. (1978). Reporter turnover on Texas daily newspapers. Journalism
Quarterly 55 (2), 354-356.
Nygren, G. (2011). Passing through journalism? Journalism as a temporary
job and professional institutions in decline. En B. Franklin, & D. Men-
sing, Journalism education, training and employment (pp. 207-221). Nue-
va York: Routledge.
Ochoa, C. (2015). Muestreo no probabilístico: muestreo por bola de nieve.
Recuperado el 3 de noviembre de 2017, de https://www.netquest.com/
blog/es/blog/es/muestreo-bola-nieve
Parra, J. L. (2012). Periodistas y operadores electorales de Jorge Morales.
Recuperado el 13 de noviembre de 2017, de http://www.dossierpolitico.
com/vernoticiasanteriores.php?artid=114314
Reinardy, S. (2011). Newspaper journalism in crisis: burnout on the rise,
eroding young journalists’ career commitment. Journalism 12 (1), 33-50.
Reyna, V. H. (2015). ¿El estado más seguro de la frontera? Periodismo, poder
e inseguridad pública en Sonora. En C. Del Palacio, Violencia y periodis-
mo regional en México (pp. 365-403). Ciudad de México: Juan Pablos
Editor.
Reyna, V. H. (2014). Nuevos riesgos, viejos encuadres: la escenicación de la
inseguridad pública en Sonora. Hermosillo: El Colegio de Sonora.
Reyna, V. H. (2013). El ascenso y el descenso del periodismo de investigación
y denuncia en Sonora: hallazgos empíricos y reexiones normativas. En
A. Covarrubias, & E. Méndez, Estudios sobre Sonora 2011: instituciones,
procesos socioespaciales, simbólica e imaginario (pp. 103-130). Hermosi-
llo: El Colegio de Sonora.
Rodríguez, J. C. (2010). Atacan libertad de expresión en Sonora. Recupera-
do el 13 de noviembre de 2017, de http://elinformantesanluis.blogspot.
mx/2010/09/atacan-libertad-de-expresion-en-sonora.html
Rojas, R. (2002). Investigación social: teoría y praxis. Ciudad de México:
Plaza y Valdés.
Rosagel, S. (2012). Dinero público, el sostén de los medios en Sonora. Recu-
perado el 21 de octubre de 2017, de http://www.sinembargo.mx/12-11-
2012/425803
Samuelson, M. (1962). A standardized test to measure job satisfaction in
the newsroom. Journalism and Mass Communication Quarterly 39 (3),
285-291.
Scott, A., & West, R. (1955). Personnel turnover on small Texas dailies. Jour-
nalism Quarterly 32 (2), 183-189.
128
Víctor Hugo Reyna García
Shepard, A. C. (1997). The revolving door. Recuperado el 23 de octubre de
2017, de http://ajrarchive.org/article.asp?id=745
Vega, A. (2003). Los escenarios de la comunicación política mexicana. Recu-
perado el 23 de octubre de 2017, de http://www.razonypalabra.org.mx/
anteriores/n35/avega.html
Witcover, J. (1990). Revolving-door journalists. Washington Journalism Re-
view (12), 33-38.
Zelizer, B. (1993). Journalists as interpretive communities. Critical Studies in
Mass Communication 10 (3), 219-237
Article
Las agresiones contra la prensa no se limitan a los asesinatos, golpizas o secuestros. Por el contrario, en países como México, los informadores enfrentan cada vez mayores riesgos, tales como amenazas, campañas de difamación o espionaje digital. A pesar de la diversidad de ataques, el tema de la precariedad laboral como una forma de violencia no ha sido estudiado en profundidad. Por lo tanto, el objetivo de este artículo es analizar la percepción que los trabajadores de medios mexicanos tienen respecto a las condiciones con las que realizan sus tareas cotidianamente. A partir de una serie de entrevistas semiestructuradas con periodistas en activo ubicados en los 23 estados más peligrosos del país, los resultados indican que las circunstancias laborales adversas obstaculizan el cumplimiento de su función, la cual es fomentar la rendición de cuentas de la clase en el poder y, como resultado, mantener informada a la sociedad. Asimismo, el origen de esta situación se encuentra en las propias organizaciones mediáticas, cuyos dueños anteponen los intereses económicos a los estrictamente periodísticos.
Article
Full-text available
This study focuses on the fellowship program of Helsingin Sanomat Foundation, which has sent a hundred mid-career journalists from Finland to study abroad at prominent universities. Based on two surveys, one on the fellows (n = 45) and one on a control group (n = 52), the article discusses the impact the fellowship education has on the journalists and their careers. The surveys are complemented with in-depth interviews of 10 fellow journalists. The results are discussed in the context of protean career concept, and they indicate that the fellowship period has a notable positive impact on the career of an individual journalist, but a contradictory impact on the journalist’s home organization.
Article
Full-text available
Against the background of the crisis in the journalism industry, many journalists have decided to leave the occupation for other activities. We examine the reasons journalists give for leaving journalism, or remaining in it; the exit mechanisms they use; the destinations they choose and broader repercussions for Israeli journalism and the cultural industries. We base this examination on a sample of 60 life histories of active and former Israeli journalists, analyzed through the use of the “Exit, Voice and Loyalty” (EVL) typology developed by Albert Hirschman. Additionally, we investigate specific exit mechanisms and destinations using Bourdieu's notions of capital. We argue that applying the EVL typology to the data suggests the easy availability of exit routes out of journalism together with journalists' difficulty in voicing their occupational concerns within news organizations, given their chaotic organizational structure, contributed to news organizations' passive response to the crisis.
Article
Full-text available
The three-component Maslach Burnout Inventory-General Survey was implemented to examine burnout among newspaper journalists (N = 770). With a moderate rate of exhaustion, a high rate of cynicism and a moderate rate of professional efficacy, journalists demonstrate higher rates of burnout than presented in previous work. Additionally, journalists expressing intentions to leave the profession (n = 173) demonstrated high rates of exhaustion and cynicism, and moderate rates of professional efficacy, making them ‘at-risk’ for burnout. Also, 74.5 percent of journalists 34 and younger (n = 223) either expressed intentions to leave newspaper journalism or answered ‘don’t know’. The most ‘at-risk’ to burnout appear to be young copy editors or page designers working at small newspapers.
Article
Intensive study and pretesting at Stanford University have led to the development of a questionnaire which elicits meaningful information on 14 aspects of newspaper editorial work. One of the Stanford faculty members who has had a part in this work tells about the questionnaire and its proper use.
Article
Female sports journalists work as tokens in gendered organizations where masculinity is integral to hierarchical logic and newswork processes. Through in-depth interviews, this longitudinal study explores how women in the industry manage their gendered and professional identities and make career decisions. Our findings suggest that although participants framed their decisions to stay or to leave in idealized terms, their choices were also guided by cultural and structural impediments acknowledged but accepted as natural and immutable. The women noted negative gender-related experiences, but most minimized them and saw their gender as an advantage. They also described their struggles to balance their work and social lives, the latter of which they saw as a necessary sacrifice to become ideal workers. We discuss these issues and suggest that sports media will fail to reach gender parity until these barriers are addressed; until then, the revolving door will keep turning.