ArticlePDF Available

Abstract

Desde mediados del siglo pasado, las repercusiones que la gestión de las empresas tienen en la sociedad, la economía y el medio ambiente; han trazado el derrotero de la responsabilidad social. Este trabajo ha profundizado en los hallazgos de varios autores y de importantes organismos internacionales dedicados a guiar al planeta hacia una consciencia global de gestión sostenible en todos los ámbitos. Analiza también los criterios y directrices emitidas por la normativa existente que configura el marco referencial y legal de la gestión sostenible en el mundo en general y en la ciudad de Quito en particula
Formando nuevos empresarios emprendedores: de la racionalidad instrumental del
taylorismo a una racionalidad sustantiva latinoamericana
94 95
IMPORTANCIA DE LA GESTIÓN SOSTENIBLE EN LAS
EMPRESAS DEL SIGLO XXI
Miguel Humberto Muriel Páez
miguel.muriel@uisek.edu.ec
Universidad Internacional SEK
Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas
Desde mediados del siglo pasado, las repercusiones que la gestión de las empresas tienen en la sociedad,
la economía y el medio ambiente; han trazado el derrotero de la responsabilidad social. Este trabajo ha
profundizado en los hallazgos de varios autores y de importantes organismos internacionales dedicados a
guiar al planeta hacia una consciencia global de gestión sostenible en todos los ámbitos. Analiza también
los criterios y directrices emitidas por la normativa existente que congura el marco referencial y legal de la
gestión sostenible en el mundo en general y en la ciudad de Quito en particular.
PALABRAS CLAVES: Gestión sostenible, responsabilidad social, desarrollo sustentable, recursos.
Since the middle of the last century, the repercussions that the management of companies have on society,
the economy and the environment; they have traced the course of social responsibility. This work has
deepened the ndings of several authors and important international organizations dedicated to guiding the
planet towards a global awareness of sustainable management in all areas. It also analyzes the criteria and
guidelines issued by the existing regulations that shape the legal and referential framework of sustainable
management in the world in general and in the city of Quito in particular.
KEYWORDS: Sustainable management, social responsibility, sustainable development, resources.
RESUMEN
ABSTRACT
Fecha recepción: septiembre 2018
Fecha aceptación: diciembre 2018
Revista mktDescubre - ESPOCH FADE
N° 12 Diciembre 2018, pp. 94 - 103
Revista mktDescubre - ESPOCH FADE
Registro IEPI Título Nº: 3232-12
Registro Código ISSN: 1390-7352
ISSN en Línea: 2602-8522
Latindex Folio: 22508
Directorio Folio único 20003 Catálogo
Formando nuevos empresarios emprendedores: de la racionalidad instrumental del
taylorismo a una racionalidad sustantiva latinoamericana
94 95
1. INTRODUCCIÓN
Luego de más de dos siglos de
intensa industria a nivel planetario, las
consecuencias comienzan a sentirse.
Desde nales del siglo XX, los principales
organismos internacionales del mundo
han empezado a investigar el estado y
las causas de la situación del planeta en
el que vivimos. Resulta muy preocupante
ver situación actual del planeta Tierra
.La mayor parte del calentamiento
observado en las últimas décadas, es
atribuible a la actividad humana; por ello
es completamente válido armar que el
calentamiento global antropogénico es un
hecho irrefutable (Navarro, 2007)
El tipo de civilización en la que vive la
humanidad, depende en una buen parte de
los combustibles fósiles. Ello ha ocasionado
que la mayoría de las actividades vayan
estrechamente relacionadas con el
consumo de los recursos naturales de
difícil y en algunos casos de imposible
renovación (Oscar, 2013)
Es así que la Organización de las Naciones
Unidas en la Asamblea General del 25 de
septiembre de 2015, estableció la Agenda
2030 para el Desarrollo Sostenible. En ella
se dejaron sentados los hitos a cumplir
dentro de la gestión de las Naciones en
los próximos lustros. Especícamente
se denieron 17 Objetivos de Desarrollo
Sostenible y 169 metas como parte de una
nueva agenda universal. Este esfuerzo
busca retomar los Objetivos de Desarrollo
del Milenio y corregir lo que no pudo alcanzar
de ellos. Asimismo, se desea convertir en
realidad los derechos humanos de todas
las personas, alcanzando una verdadera
igualdad entre los géneros. Los objetivos
y las metas son de carácter integrado e
indivisible, se conjugan en ellos las tres
dimensiones del desarrollo sostenible:
económica, social y ambiental.
Las esferas en las que se desarrollaran
los objetivos son: las personas, el planeta,
la prosperidad, la paz y las alianzas. Con
todo este trabajo a nivel mundial y de largo
aliento se quiere convertir al mundo en un
lugar mejor (ONU, 2015)
La literatura existente sobre el manejo
responsable y sustentable de las empresas
es bastante amplia, especialmente se
puede encontrar abundante información
relacionada con el tema ambiental
general., sin embargo para la gestión
total de la empresa no se tiene tanta
información como sería deseable. Para
obtener los ambiciosos objetivos del 2030,
se debe empezar desde los niveles más
básicos de la educación, si los niños se
forman desde tierna edad con principios de
respeto a la naturaleza y con conciencia de
sustentabilidad, la plausibilidad de la gran
idea planetaria se empieza a fortalecer
(Alba, 2017).
Formando nuevos empresarios emprendedores: de la racionalidad instrumental del
taylorismo a una racionalidad sustantiva latinoamericana
96 97
En el milenio anterior, marcadamente
en los últimos 3 siglos, la velocidad de
los adelantos que tenía la humanidad se
fundamentaban en la expansión geográca
de las grandes potencias, la invención de
nuevos medios de transporte y la creación de
artefactos mecánicos que permitieron a las
generaciones nuevas utilizar sus sentidos
para comer alimentos de una manera más
rápida, estrechar las distancias entre los
hemisferios del planeta, elevarse hasta el
cielo, sumergirse en las profundidades del
mar e inclusive viajar al espacio exterior
. Estas modicaciones de la sociedad
mundial no se han producido gratuitamente;
si bien en muchos sentidos la calidad de
vida a nivel general ha mejorado, lo ha
hecho en detrimento del bien más preciado
que tiene la especia humana, la naturaleza.
La Convención de las Naciones Unidas
de 1992 empieza a considera al sistema
climático como un sistema complejo e
interactivo, integrado por la atmósfera,
hidrósfera, geósfera, la biósfera y a las
interacciones que se den entre estos y los
seres vivos que los habitan. En los últimos
10.000 años el clima ha permanecido
signicativamente estable, lo que ha
colaborado al desarrollo de los humanos,
los animales y las plantas. Sin embargo a
nales del siglo XIX en 1896, el cientíco
Stave Arrehenius explicaba el posible
efecto del dióxido de carbono generado
por la actividad humana; él manifestaba
que si se duplicaba la cantidad de este gas
en la atmósfera, la temperatura de la tierra
subiría entre 5 y 6 grados centígrados.
Este fue el origen del poco alentador efecto
invernadero que tanto daño hace a la forma
de vida que se lleva en el planeta. Entre los
factores que más contribuyen al deterioro
ambiental se destacan el aumento de la
población, el desarrollo económico y la
excesiva urbanización. Con el incremento
de la temperatura en las zonas del
occidente de los Estados Unidos, en los
países alrededor de la línea ecuatorial, el
desierto del Sahara, parte del Asia, el Medio
Oriente y el Mediterráneo, existirán exceso
de precipitaciones, deserticación y fuertes
vientos. (Useros, 2012).
Sin embargo para otros autores como
Jeffrey D. Sachs, las estimaciones de
Arrehenius han quedado cortas porque
en ese entones el mayor causante del
incremento de CO2 era la quema de
carbón, en los años posteriores , más
contaminantes se han sumado a este
nefasto efecto. Por esta razón los 750
años que aparentemente iba a tomar el
incremento de la temperatura en el planeta
se verían reducidos a una quinta parte del
tiempo, es decir, se podrían dar alrededor
del 2050. (Sachs, 2008)
Para un importante número de la población
mundial, sobrevivir cada día se convierte
en el reto a vencer a lo largo de las 24
horas. La Organización de las Naciones
Unidas está plenamente consciente de
este tema, por ello a inicios del milenio
jó ciertas directrices enmarcadas a ser
Formando nuevos empresarios emprendedores: de la racionalidad instrumental del
taylorismo a una racionalidad sustantiva latinoamericana
96 97
:
:
cumplidas en el año 2015, una de ellas
es justamente la de reducir la pobreza
extrema a la mitad (Salgado, 2005) . Estos
ocho objetivos del milenio derivados de
la declaración del Milenio el año 2000
buscaban la sostenibilidad en el largo plazo,
desafortunadamente este cumplimiento no
se consiguió (Tórtola, 2013).
Hablar de desarrollo sustentable involucra
una serie de aspiraciones de avances en
las condiciones de vida de la población,
mejora de la cultura ambiental y una
mayor consciencia planetaria. La sociedad
del conocimiento en la que vivimos va
estrechamente ligada con la era digital,
con la inmediatez de la prestación de los
servicios y la obtención de información. Se
presentan nítidamente fenómenos tales
como el alto consumo de los países más
ricos, crecimiento demográco global
y una fuerte presión sobre los recursos
ambientales por parte de los dos gigantes
emergentes como India y China. El
informe de Worldwatch de 2004, reporta
una aceleración de algunas tendencias
ambientales muy negativas, una de ellas,
la desaparición anual de 17 millones
de hectáreas de bosques por año . Se
determinó también que en ese entonces se
estaba gastando más de lo que el planeta
tenía en materia de recursos naturales;
los alimentos, el agua y la madera se han
extraído de manera que ya se encuentran
en peligro de no poder sustentar a las futuras
generaciones. Cuando inició la revolución
industrial en 1860, se han liberado más de
250 mil millones de toneladas de carbono
a la atmósfera, esto crece al 2% anual;
elevando así la temperatura del planeta en
0,7 grados centígrados en los últimos 100
años (Eastmond, 2005).
La reglamentación existe en el Ecuador es
bastante limitada todavía. Hace algunos
años se hicieron los primeros esfuerzos
con la creación de la ordenanza 333 del
Municipio de Quito, pero este cuerpo
legal no duró mucho tiempo. Es así que
la nueva ordenanza fue emitida a nes
de 2015. La investigación bibliográca
que sustenta este trabajo se basa en esta
primera entrega, en la ordenanza DMQ
084, la Norma ISO 26000 y el Manual de la
Empresa Sostenible de la Confederación
de Empresarios Privados de Bolivia.
La gestión empresarial y el desarrollo
sostenible DS conjugan de manera
real la relación sinérgica que tiene que
darse entre estos y la responsabilidad
social. La población y la producción no
pueden seguir creciendo indenidamente,
estas dos variables deben limitarse de
acuerdo a la incidencia que las mismas
tengan en el equilibrio medioambiental y
económico. La comunidad internacional
empieza a hacerse eco en la década de
los setenta con la Conferencia sobre el
Medio Ambiente Humano - Declaración de
Estocolmo, allí se proclamó la necesidad
de equilibrar el desarrollo económico
con el medio ambiente, estableciéndose
Formando nuevos empresarios emprendedores: de la racionalidad instrumental del
taylorismo a una racionalidad sustantiva latinoamericana
98 99
además que los recursos de la Tierra
podían ser guardados para generaciones
presentes y futuras. Ya desde la visión
más holística de las Naciones Unidas,
posteriores a la conferencia de 1992, se
dene al desarrollo sostenible como “la
integración de las preocupaciones sobre el
medio ambiente y del desarrollo para una
mayor atención a ellos, que llevará a la
satisfacción de las necesidades básicas,
mejorando los estándares de vida para
todos, logrando una mejor protección
o manejo del ecosistema y un futuro
más seguro y próspero. Los elementos
integradores del desarrollo sostenible
son la sostenibilidad económica, la
sostenibilidad ética, la sostenibilidad social
y la sostenibilidad ambiental. Los criterios
aplicables al DS son ; mejorar la calidad
de la vida humana, conservar la vitalidad y
diversidad de la Tierra, reducir al mínimo el
agotamiento de los recursos no renovables
y mantenerse dentro de la capacidad
de carga de la Tierra. Las acciones
sostenibles se resumen en modicar la
actitudes y prácticas personales, facultar a
las comunidades para que cuiden su medio
ambiente, proporcionar un marco nacional
para la integración del desarrollo y la
conservación y forjar una alianza mundial.
En las diferentes escalas, todas las
organizaciones tienen responsabilidades
económicas, sociales y ambientales que
sirven para asegurar la pervivencia y la
elevación de la calidad de vida de todos sus
integrantes (Locano, 2001). Conviene
en este punto del inicio de la investigación
establecer la igualdad de los conceptos
sostenible y sustentable.
El concepto de sostenibilidad ha sufrido
algunos enriquecimientos en las últimas
décadas. La disgregación ha llegado incluso
a abarcar a los mismos proyectos, con esto
la gestión como tal ya viene de la mano con
las partes integrantes de las organizaciones
y los elementos aglutinantes como los mismo
proyectos. A los proyectos se los analiza con
detalle con este rigor: Dimensión económica;
desempeño nanciero, benecios nancieros
de las buenas prácticas , gestión de costos,
ética en los negocios, gestión de la relación
con los clientes, gobierno corporativo, gestión
de la innovación, desempeño económico,
contabilidad ambiental, gestión de intangibles,
internacionalización y mejoras en las
instalaciones. Dimensión ambiental: recurso
naturales, energía, agua, biodiversidad,
sistemas de gestión de políticas ambientales,
gestión de impactos sóbrele medio ambiente,
ecoeciencia, justicia ambiental, educación
ambiental, estrategia climática e informes
ambientales . Dimensión Social: prácticas
laborales, relaciones con la comunidad local,
participación de los interesados, nanciación
de la acción social, justicia social, relación
con proveedores , relación con contratistas,
contribución a campañas sociales , derechos
humanos, salud de los consumidores,
respeto a la privacidad, relación con los
sindicatos ,negociación colectiva e informes
sociales. (Porras, 2017)
Formando nuevos empresarios emprendedores: de la racionalidad instrumental del
taylorismo a una racionalidad sustantiva latinoamericana
98 99
:
:
Mirar a la sustentabilidad como un
modelo de desarrollo le colocan a la
empresa que lo usa, como poseedora
de ventajas competitivas importantes
dentro de cualquier sector en el que se
desempeñe. La Unión Internacional para
la Conservación de la Naturaleza denía
en 1990 al desarrollo sustentable como un
proceso de mejoría
económica y social que satisface las
necesidades y valores de todos los
grupos interesados, manteniendo las
opciones futuras y conservando los
recursos naturales” ; asimismo denió a la
sustentabilidad como una estrategia para el
cuidado del planeta”. Desafortunadamente
las cifras demuestran que poco se ha
venido haciendo en las últimas décadas
para plasmar en la práctica las buenas
intenciones de las múltiples instancias
internacionales que se han preocupado
de esta temática. En el año 2007 la
humanidad ya estaba consumiendo los
recursos de un planeta y medio de acuerdo
al factor de biocapacidad. Desde iniciado el
siglo XXI se han establecido lineamientos
cuantitativos importantes para reglar
la prevalencia de lo ético por sobre
los económico dentro de los negocios.
Entre los índices de sustentabilidad
más importantes se encuentran el Dow
Jones Indexes creado en 1999, el ISE –
BOVESPA del 2005 y el Environmental
Sustainability Index de la Universidad de
Yale en 1995. Estos indicadores comparan
cinco categorías generales: sistemas
ambientales, reducción de tensiones
ambientales, reducción de la vulnerabilidad
humana frente a las tensiones ambientales,
capacidad social e institucional para
responder a los retos medioambientales y
la gestión global. (Velásquez, 2012).
El incremento de estrategias de marketing
cada vez más agresivas, la masicación
de la mano de obra en los países del Asia
y la cada vez más fácil disposición de
productos y servicios han llevado a que
cada vez se consuma menos y se piense
más en el verdadero sentido de comprar. Se
compra productos y servicios de una forma
absolutamente compulsiva, la mayor parte
de adquisiciones se hace no por necesidad,
sino por el simple deseo provocado por
la mente consumista motivada por el
mercadeo. El consumo responsable se
basa en tres ejes: el consumo ético, el
consumo ecológico y el consumo solidario.
El consumo ecológico esta sustentado
en el triángulo de la ecología de reducir,
reciclar y reutilizar. Con este esquema, se
establecen prioridades de adquisición en
función de una consciencia ambiental en
cada acción. Los factores que impulsan el
consumo responsable en el ámbito social
son la salud , escolaridad, el tipo de empresa
y la predisposición del empresario; en el
ámbito ecológico la reducción , el reciclaje
y el cuidado ambiental ; en el punto de
vista ético el tipo de consumidor. (Punina,
2017)
Formando nuevos empresarios emprendedores: de la racionalidad instrumental del
taylorismo a una racionalidad sustantiva latinoamericana
100 101
La empresa sustentable es absolutamente
compatible con el desarrollo social y el
económico, amalgama los conceptos de
la Responsabilidad Social Empresarial
y la dirección por valores. Una gestión
sustentable demanda que los proceso de
la empresa tengan un control de calidad
en la fuente, de esta manera se puede
identicar las conformidades maniestas
para que éstas pueden ser superadas
(Valenzuela, 2007)
2. MATERIALES Y MÉTODOS
Se ha partido para el análisis de una
extensa revisión bibliográca de artículos
indexados y libros relacionados con la
importancia de la gestión sostenible en el
mundo.
Se han tomado muy en cuenta los criterios
del experto Jeffrey D. Sachs quien es un
investigador renombrado y que presta su
contingente intelectual como asesor del
Secretario general de las Naciones Unidas
en materia de desarrollo sustentable.
El enfoque utilizado es cualitativo, pues
se está sistematizando la información
obtenida en importantes aportes de
cientícos de alrededor del mundo.
Considero importante destacar la
transversalidad en este trabajo, pues el
mismo pretende ser el punto de partida
para varios otros documentos que al igual
que éste; entrelazarán la economía, la
responsabilidad social, el medio ambiente
y la gestión en general.
La presente es una investigación no
experimental, pero es la base para una
experimental que se desarrollará en las
empresas del sector textil de la ciudad de
Quito.
3. RESULTADOS
La motivación de las organizaciones
para implementar esquemas de gestión
sostenible se ve presionada por los
drásticos cambios que se producen en los
diferentes entornos. A lo largo de todas las
latitudes del globo se producen impactos
ambientales diarios e irreversibles que
cada vez más, lesionan y agravan la
problemática de sostenibilidad del planeta.
Sin importar el tipo o el tamaño de la
empresa, los factores ambientales,
sociales y económicos deben encontrarse
en armonía. Tradicionalmente el factor
económico y la rentabilidad de los negocios
han sobresalido por sobre el impacto
social y ambiental que la gestión de las
organizaciones demanda.
Se vuelve evidente la materialización
de la buen intención de propugnar
modelos de gestión que privilegien la
Formando nuevos empresarios emprendedores: de la racionalidad instrumental del
taylorismo a una racionalidad sustantiva latinoamericana
100 101
:
:
sostenibilidad económica, ética, social y la
medioambiental.
4. DISCUSIÓN
Pese a la importancia de la gestión
sostenible en las empresas, ésta no se ha
estandarizado como práctica en la ciudad
de Quito en particular, ni en el Ecuador
en general. Entre otros factores, por la
ausencia de promoción por parte de los
gobiernos centrales y seccionales, por
desconocimiento, por los costos aparentes
que conlleva y por la carencia de una
normativa especíca a nivel nacional
Durante una buena parte del siglo en
curso, un factor muy crítico dentro de
los avances de la sociedad, ha estado
constituido por las crecientes necesidades
de las personas y el excesivo uso de los
diferentes recursos naturales empleados
para satisfacerlas. La responsabilidad
social ha empezado a tomar fuerza en los
últimos años, sin embargo, apenas y se
han hecho intentos por lavar conciencias y
purgar las culpas de las grandes empresas
que tradicionalmente han pensado más en
las cifras del corto plazo que en el valor de
sus negocios percibidos en el mediano y
largo plazo.
Las dinámicas laborales son sumamente
variables, las organizaciones cada vez
deberán tener estructuras menos rígidas
y más productivas. Tendencias como el
teletrabajo, el pago por resultados, las
sinergias corporativas, la optimización de
recursos naturales, la proliferación del uso
de energías limpias y el respeto supremo a
la naturaleza serán norma.
La gestión sostenible implica que las
organizaciones no deben seguir alineándose
en el clásico sistema de producción de
bienes y servicios, hoy se deben establecer
los objetivos empresariales en función de
la sustentabilidad de todos los recursos
involucrados en la gestión empresarial.
No se debe simplemente producir por
producir, sino que hay que planicar un
output empresarial adecuado; generar
una producción duradera que satisfaga
necesidades especícas y que no solo sean
la satisfacción de necesidades articiales
creadas luego de investigaciones de
mercado destinadas a alimentar un
consumismo agresivo.
Los recursos de la naturaleza con los
cuales se elaboran y prestan la mayor
cantidad de bienes y servicios son cada vez
más escasos, por ello el presente trabajo
pretende desarrollar un modelo de gestión
sostenible para las empresas de Quito. Se
considerará los fundamentos de la gestión
sustentable en el mundo, la normativa
estandarizada a nivel internacional y la
reglamentación vigente para las empresas
que se desenvuelven en el Distrito
Metropolitano de Quito
Formando nuevos empresarios emprendedores: de la racionalidad instrumental del
taylorismo a una racionalidad sustantiva latinoamericana
102 103
Con el establecimiento de un modelo de
gestión sostenible, las empresas pueden
manejar su producción y administración en
general de una manera más acorde con la
situación planetaria. Este modelo implicará
las siguientes características: proceso
de mejora continua, compromiso de la
dirección, participación, transparencia y
cumplimento de la legislación. En la
creación del modelo se emplearan métodos
estadísticos, descriptivos , comparativos e
históricos.
5. CONCLUSIONES
- La motivación de las organizaciones
para implementar esquemas de
gestión sostenible se ve presionada
por los drásticos cambios en los
diferentes entornos.
- A lo largo de todas las latitudes
del globo se producen impactos
ambientales diarios e irreversibles
que cada vez más, lesionan y agravan
la problemática de sostenibilidad del
mundo.
- Es claro el hecho de que la revolución
industrial del siglo XIX fue el punto de
partida para el creciente abuso de los
recurso no renovables de la Tierra,
a partir de allí una buen aparte de
la teoría económica fundamentada
por Adam Smith se ha basado en
que la razón de ser de las empresas
siempre ha debido ser la generación
de riqueza; contraponiendo
absolutamente la visión de hoy en
la que las organizaciones buscan
ser socialmente responsables para
garantizar su propia supervivencia y
la de todo el planeta.
- El camino que las organizaciones
deben seguir en la actualidad, no
debe llevarlas a una mera utilidad
económica, la gestión de las
instituciones debe ser sostenible con
los recursos en el tiempo y alienada
con el bienestar de la sociedad.
- El cambio radical en la economía
mundial no puede esperar, la
humanidad tiene pocos años para
revertir los patrones de consumo y
daño ambiental que la agobian; en
poco más de veinte años los niveles
de dióxido de carbono serán tan
altos que la vida en las condiciones
actuales será difícil de llevar.
6. FUENTES BIBLIOGRÁFICAS
1. Alba, M. (2017). Monitoreo de los
procesos de educación ambiental:
propuesta de estructuración de un
sistema de indicadores de educación
ambiental. Revista Colombiana de
Educación, 81 - 106.
2. Eastmond, A. (2005). La sociedad
Formando nuevos empresarios emprendedores: de la racionalidad instrumental del
taylorismo a una racionalidad sustantiva latinoamericana
102 103
:
:
del conocimiento, el desarrollo
sustentable y el papel de la
educación superior en México en
el fomento de la cultura ambiental .
Revista de la Educación Superior, 65
-76 .
3. Locano, F. (2001). Gestión
empresarial y desarrollo sostenible.
Universidad & Empresa, 42 - 57 .
4. Navarro, A. (2007). Calentamiento
global . CienciaUAT, 10 - 14.
5. ONU. (2015). Transformar nuestro
mundo: La Agenda 2030 para el
desarrollo sostenible . Nueva York :
ONU.
6. Oscar, B. (2013). Calentamiento
Global: “La máxima expresión de
la civilización petrofósil. Revista del
CESLA, 32 - 68.
7. Porras, N. (2017). Una mirada a
la sostenibilidad en la gestión de
proyectos. International Journal of
Good Conscience, 328 - 344.
8. Punina, A. (2017). Factores que
impulsan y limitan el consumo
responsable . Revista ECA Sinergia,
99 - 112.
9. Sachs, J. Economía para un planeta
abarrotado. Editorial Debate,
Barcelona, 2008
10. Salgado, G. (2005). Una
aproximación a la pobreza en el
mundo. Bajo el Volcán , 197 - 208.
11. Tórtola, C. (2013). Cumplimiento
de los objetivos del milenio. Boletín
Económico de ICE, 29 - 39.
12. Useros, J. (2012). el cambio
climático: sus causas y efectos
medioambientales . Real Academia
de Medicina y Cirugía de Valladolid,
71 - 98.
13. Valenzuela, L. (2007). Un modelo
de gestión para la sustentabilidad y
la competitividad en las pymes de
artes grácas. International Journal
of Good Conscience, 1 - 16.
14. Velásquez, L. (2012). La
sustentabilidad como modelo de
desarrollo responsable y competitivo.
Ingeniería de Recursos Naturales y
del Ambiente, 97 - 107.
ResearchGate has not been able to resolve any citations for this publication.
ResearchGate has not been able to resolve any references for this publication.